Saltar al contenido

Cambiar

Foto

El día que mataron a John Lennon

John Lenon

  • Please log in to reply
No hay respuestas a este tema

#1
ChicaLiberty

ChicaLiberty
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:Jardín Ciber

:culto:

16 Mayo 2018

 

 

 

El día que mataron a John Lennon

 

 

 

john-lennnoen-dando-autc3b3grafo-a-su-as

 

 

 

El ex beatle fue asesinado por el impacto de cuatro balas disparadas por Mark D. Chapman, un hombre de 25 años que solo quería ser famoso.

 
El 8 de diciembre de 1980 el mundo dijo adiós para siempre a John Lennon, el ex beatle que continuó su carrera en solitario y pasó a la historia como uno de los músicos más importantes de todos los tiempos.
 
No fue una enfermedad que lo aquejaba lo que causó su deceso, tampoco un accidente o su decisión de quitarse la vida. John Lennon fue asesinado tras recibir cuatro impactos de bala por la espalda a manos de Mark D. Chapman.
 
Este hombre de 25 años, viajó desde Hawai a Nueva York el 5 de diciembre con el objetivo de matar al ex fab four porque quería “ser alguien”.
 
En diciembre de 1992 concedió una entrevista a Larry King para CNN. En ella respondió sin titubear cada una de las preguntas de King dando cuenta en primera persona de los hechos que dieron muerte al famoso cantante británico.
 
Chapman contó que salió en la mañana del hotel Sheraton donde se estaba hospedando y compró el libro El guardián en el centeno, escrito por J.D. Salinger en 1951. Luego se dirigió a la calle 72 donde se ubica el edificio Dakota, residencia de Lennon y Yoko Ono en Nueva York.
 
Al lugar llegó una limusina de la cual descendió el músico británico y la artista japonesa. Chapman presenció el rápido paso de la pareja junto a un pequeño grupo de fans que se agolpó a la espera de autógrafos o fotografías o simplemente algunas palabras, pero solo unos pocos fueron los afortunados antes de verlos desaparecer.
 
Los fanáticos tomaron un receso para ir a almorzar. Mark fue con Jude [una de las fanáticas] a comer algo, y a su regreso esperaron nuevamente reencontrarse con Lennon afuera del Dakota. “El fotógrafo, Paul Goresh, me dijo ‘Esta es tu oportunidad, has esperado todo el día’. Así que me acerqué a John y le dije: ‘John, firmarías, mi álbum'”.
 
El cantante tomó entre sus manos el disco Double Fantasy de 1980 y respondió “Claro”. Luego de escribir su nombre le preguntó a Chapman “¿Eso es todo?¿Quieres algo más?”, Chapman aseguró a Larry King que percibió en la mirada de John que “Él sabía subconscientemente que estaba mirando a los ojos al hombre que lo iba a matar”.
 
 
R-515893-1363442561-4719.jpeg.jpg
 
 
John y Yoko regresaron entre las 10 y 11 de la noche al Dakota. Mark esperaba sentado en vez de estar en una cita con Jude quien, según Chapman, rechazó su invitación a cenar esa noche. “Si hubiese dicho que sí, hubiese estado con ella esa noche”, dijo a King, para luego aclarar que de todas formas hubiese regresado al lugar para cometer el crimen.
 
Ono bajó del automóvil y pasó por el lado de Chapman, luego bajó Lennon. Cuando este estaba caminando al interior del vestíbulo, Chapman precedió a decir “Mister Lennon”, y sin esperar que se diera vuelta, dio cinco disparos, de los cuales cuatro dieron a su espalda y uno a la pared.
 
Fue el portero del edificio quien recibió a Lennon herido mientras Yoko lloraba sobre su cuerpo. José, el portero, tomó por el brazo a Chapman y le quitó el arma arrojándola lejos.
 
A los pocos minutos llegó la policía en respuesta a los disparos que fueron denunciados inmediatamente. Steve Spiro, uno de los policías que estaba de turno esa noche, contó en entrevista con VH1 en 2010 que Chapman simplemente se quedó quieto en el lugar con las manos en alto, sin oponer resistencia a los oficiales que rápidamente lo detuvieron e ingresaron a una de las patrullas.
 
La prioridad en ese momento era John Lennon, quien fue traslado en la otra patrulla policial hacia el Hospital Roosevelt en 5 minutos. No había tiempo para esperar una ambulancia. El Dr. Stephan Lynn, quien atendió a Lennon, dijo en entrevista con VH1 que en primera instancia no sabían quién era el paciente, solo que era un herido de bala: “No había presión arterial, no había pulso, no habían señales de vida. Literalmente llegó muerto”.
 
Se aplicó una traqueotomía de emergencia para intentar resucitarlo, sin embargo, ya era tarde. Las balas destruyeron los vasos sanguíneos del corazón causando una hemorragia masiva y el pulmón estaba perforado. A las 11.20 horas se declaró oficialmente la muerte de John Lennon.
 
Una vez revelada la noticia por los medios de prensa, en menos de una hora cientos de fanáticos se reunieron afuera del edificio Dakota. Sus seguidores y el mundo de la música estaban devastados.
 
EL JUICIO A MARK D. CHAPMAN
 
El asesino se entregó completamente al proceso y colaboró en el interrogatorio respondiendo cada pregunta y proporcionando todos los detalles que tenía en sus manos. Eso sí, aseguró que tenía dos voces en su interior: una que le decía que lo hiciera y otra que intentó impedirlo. “Su confesión fue hecha de tal manera, que pudiera ser declarado como inimputable”. Chapman firmó su confesión y esperó comparecer ante un Tribunal en Nueva York.
 
El abogado defensor alegó inocencia de su cliente por ‘demencia’, por lo que se dictaminó que fuera internado en el Hospital Psiquiátrico Bellevue para ser observado por 30 días. La defensa estaba empecinada en que su condena se viera influenciada por el diagnóstico de demencia.
 
Trascurrido el tiempo estipulado, Chapman fue trasladado a la prisión Rikers Island. En conversación con el psiquiatra confiesa haber tenido un padre abusivo y sentir una constante lucha interna. Por otro lado, se compara con Holden Caulfield, protagonista de El guardián en el centeno, dando a entender que luchaba contra la hipocresía en el mundo.
 
“Él pensaba que salvaba al mundo al matar a John Lennon”, dijo el Dr. Daniel W. Schwartz, pues Chapman veía al músico como un millonario que desde sus comodidades exigía paz mundial.
 
 
mark-david-chapman-9244472-2-402.jpg
 

 

 

En diciembre de 1980 se realizó el juicio que determinó la condena de Mark. D. Chapman. Este se declaró inocente por demencia, sin embargo no fue aceptado ya que anteriormente declaró que tenía una lista de posibles famosos para asesinar: Johnny Carson, Marlon Brando, Walter Cronkite y Jackie Onassis. “Es claro que tenía como objetivo matar a un famoso para llamar la atención”, dijo Kim Hogrefe, ex asistente del fiscal de Manhattan a VH1.
 
Finalmente en agosto de 1981, el mismo Chapman se declaró culpable del homicidio de John Lennon. Fue sentenciado a un mínimo de 20 años en la prisión Attica y Cadena perpetua como condena máxima, la cual cumple hasta el día de hoy.
 
 
 
 







0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos