Saltar al contenido

Cambiar

Foto

CAPÍTULO 5 | Noche fatal

AFV Marcas Profundas

  • Please log in to reply
1 respuestas en este tema

#1
Aníbal!

Aníbal!
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Temuco, Region de la Araucania

y3DKSy3.png

 

INT. CASA DOMÍNGUEZ – RECIBIDOR – DÍA.

Sofía (Alejandra Fosalba) se queda atónita ante la petición de Fernando (Eduardo Paxeco).
 

- No sé de qué estás hablando – dice Sofía, cínicamente.

- Yo creo que tú lo sabes perfectamente – dice Fernando. – Tú fuiste la que la atropelló.
- ¿Y qué puedes saber si fui yo o no?
- Antes de morir en la clínica, se lo pregunté y ella dijo tu nombre. Eso fue razón suficiente para saber que fuiste tú.
- Lo más seguro es que estaba sedada. Estaba loca evidentemente – dice Sofía, con toda seguridad.
- ¡Para de mentir por la mierda! – grita Fernando.

De pronto, se oye la voz de Rafael.

- Sofía, ¿qué pasa? ¿Estás con alguien?

Sofía decidida comienza a llevar a Fernando afuera de la casa.

- No tengo tiempo para escuchar tus falsas acusaciones en mi contra, así que ándate de mi casa si no quieres que llame a carabineros – dice Sofía, amenazando a Fernando.
- No voy a descansar hasta que pagues por haber matado a Antonia – dice Fernando.

 

LykTJeP.png

Sofía ignorando esta última advertencia, empuja a Fernando y se dispone a cerrar la puerta, cuando ve de pronto algo en el suelo. Se trata del teléfono que se le cayó a Fernando, sin darse cuenta, cuando ella le empujó. Ella lo toma y ve atentamente en la pantalla una foto de ella como imagen de fondo.

- Sofía, yo estoy listo – dice Rafael desde arriba.
- ¡Ya! Voy por las llaves del auto y vamos – dice Sofía, quien todavía mira atentamente el celular de Antonia.

 

 

tlh5S3j.png

 

INT. CASA GARRIDO – DORMITORIO MATRIMONIAL – DÍA.

Lorenzo (Pedro Campos) y Beatriz (Ingrid Cruz) siguen regaloneando cuando Efraín (Alejandro Trejo) llega al dormitorio.

- Lorenzo, unos jóvenes te vinieron a ver. Están abajo – dice Efraín.
- ¿Quiénes? – pregunta Lorenzo.
- Es una joven pareja. Dicen que se llaman Gonzalo y Matilde.

Lorenzo se levanta rápidamente.

- Lorenzo, ¿quiénes son? – pregunta Beatriz.
- Enseguida te digo. Quiero que los conozcas – dice Lorenzo, contento.

Lorenzo rápidamente deja la habitación.

INT. CASA GARRIDO – PASILLO PRIMER PISO – DÍA.

Lorenzo baja y ve a Gonzalo (Etienne Bobenrieth) y a Matilde (Mariana Di Girólamo)

- ¡Gonzalo! Qué alegría que me hayan venido a ver – saluda Lorenzo a su amigo con un abrazo.
- Obvio, no te podíamos dejar de ver – dice Gonzalo, a la vez que Lorenzo saluda de beso y un abrazo a Matilde.

 

mz71Mr9.png

 

- ¿Por qué estás tan contento? – pregunta Matilde, quien se fija en la sonrisa de Lorenzo.
- Suban conmigo, quiero que conozcan a alguien – dice Lorenzo.
- Ya, ¿y por qué tanto misterio? – pregunta Matilde, riendo.

Los tres amigos suben al segundo piso y se dirigen al dormitorio de Beatriz.

INT. CASA GARRIDO – DORMITORIO MATRIMONIAL – DÍA.

Lorenzo entra primero y hace pasar a sus amigos, quienes saludan a Beatriz.

- Mamá, ellos son esos amigos de los que te hablé ayer – dice Lorenzo. – Ellos son Gonzalo y Matilde.
- Mucho gusto – dice Beatriz, a la vez Gonzalo y Matilde se acercan a saludar a Beatriz.
- Lorenzo, tengo que decir que tu mamá se ve estupenda. Con respeto, sí. Me refiero a que no parece que hubiese tenido un accidente – dice Gonzalo.
- Ella es así, como les dije – dice Lorenzo. – Una mujer fuerte y admirable.

Todos sonríen, incluso Matilde, a quien de pronto se le borra la sonrisa del rostro, claramente recordando a su madre ausente.

 

UmUUMwn.png?1

 

 

INT. CLÍNICA – SEGUNDO PISO – DÍA.

Sofía y Rafael (Pedro Campos) terminan de subir las escaleras. Sofía ve a un médico entrando a la habitación 214 (aquella en la que estuvo Beatriz). Le pide a Rafael que espere ahí y se dirige al mesón de la enfermera.

- Disculpe, señorita – dice Sofía, amablemente – buenos días. ¿La señora Beatriz Correa se encontrará con visitas?
- No, la señora Correa no se encuentra en esta clínica – dice la enfermera.

Sofía no puede creer las palabras de la enfermera y se sorprende.

- Pero, ¿cómo? Si me dijeron que ella estaba acá y hace unos días la vine a ver – dice Sofía.
- Es que recién la dieron de alta – contesta la enfermera, amable.

Sofía se queda algo perpleja.

 

Sofia-c8-1.png

- Gracias. Y disculpe la molestia – dice Sofía, seria y se acerca a Rafael, quien se encuentra esperando de pie. – Cambio de planes, no es aquí.
- Pero, ¿a quién veníamos a ver? – pregunta Rafael, curioso.
- Ya vas a ver, mi niño – dice Sofía, decidida y ambos bajan la escalera.

CORTE DIRECTO A…
EXT. CASA GARRIDO – CALLE – DÍA – 15 MINUTOS DESPUÉS.


Sofía y Rafael llegan en su auto y lentamente se detienen a unos metros de la casa Garrido.

- Ahí es, Rafael. Ésa es la casa – dice Sofía.
- Pero, ¿quién vive ahí? – dice Rafael.
- Es la casa de tu familia. Ahí viven tus padres y hermano – dice Sofía. – Tú viviste ahí con ellos.

Rafael se queda mirando la casa un momento. De pronto siente la necesidad de bajarse.

 

SWvlmHm.png

- ¡No, Rafael! ¡Espera! – intenta detenerlo Sofía, pero es muy tarde. Rafael ya se bajó del auto y cierra la puerta.

Rafael corre rápidamente hacia la casa mientras Sofía se queda mirándolo sorprendida. De pronto, Rafael oye la puerta abrirse y se esconde tras un poste grueso de luz que se encuentra frente a la casa. Ve salir a Gonzalo y Matilde, quienes a una distancia se despiden de Lorenzo con señas. Cuando ambos entran al auto, lo hacen andar y se alejan lo suficiente. Rafael corre rápido hacia la puerta. Toca el timbre esperando a que abran.

INT. CASA GARRIDO – PASILLO PRIMER PISO – DÍA.

Lorenzo está subiendo por la escalera cuando oye el timbre sonar. De pronto oye que insisten. Lorenzo ya terminando de bajar, abre la puerta y se sorprende al ver quién es.

 

n8f2uZE.png

- ¿Rafael? ¿Qué haces acá? – dice Lorenzo, extrañado al ver a su hermano ahí, pero no evita sonreír.

- Así que es aquí donde vives – dice Rafael, con una mirada desafiante y entrando a la casa.
- Y ésta también es tu casa, Rafael, tú lo sabes…
- ¡Cállate, imbécil! – interrumpe Rafael, enojado. – Si crees que te vine a abrazar o a pedir perdón, estás muy equivocado.
- Pero, Rafael, escucha por favor.
- No, tú me vas a escuchar a mí. Quizás te hayas salvado del accidente, pero esto no ha terminado. Vas a pagar por lo que…

De pronto, Rafael mira con detención a su alrededor y mira hacia la escalera.

- Rafael, ¿qué te pasa? – pregunta Lorenzo.

Rafael empuja a Lorenzo para apartarlo de la escalera y sube para dirigirse al que alguna vez fue su dormitorio.

INT. CASA GARRIDO – DORMITORIO RAFAEL – DÍA.

Rafael mira con detención su ex dormitorio. Mira todo lo que hay alrededor y camina lentamente adentro de él. De pronto, ve una foto sobre el velador y se sorprende al ver lo que hay: una foto de dos niños gemelos.

De pronto, un recuerdo transcurre por su mente.

FLASHBACK – AÑO 2000 (13 AÑOS ATRÁS).

INT. CASA GARRIDO ANTIGUA – LIVING/COMEDOR – DÍA


Unos pequeños Lorenzo y Rafael se encuentran en un rincón del living. Ambos se encuentran abrazados uno al lado del otro para ser fotografiados por su padre. De la cámara sale un fugaz flash. José Antonio (Álvaro Morales) se acerca a sus dos hijos para mostrarles la fotografía. A un lado se encuentra Beatriz. José Antonio le pasa la cámara a su mujer y se acerca a sus hijos para ser fotografiados junto con él.

- Qué lindos – dice Beatriz. – Sonrían.

FIN DEL FLASHBACK

Rafael se queda impactado ante tal recuerdo y todavía mirando la fotografía.

 

4ZyQR5g.png

- No puede ser – dice Rafael.
- Créelo, Rafael – dice Lorenzo, quien se acerca a él por atrás y le pone la mano sobre su hombro, causando el susto de Rafael. – Siempre fuimos así de unidos. Recuérdalo.
- ¡Suéltame, maricón! – dice Rafael, mirándolo con odio. – ¡No te creo nada!
- ¡Escucha, Rafael! ¡Deja de ser tan ciego, por la mierda! ¡Eres mi hermano, nacimos juntos, crecimos juntos y vivimos juntos!
- ¡Cállate, weón de mierda!
- ¿Por qué te cuesta tanto entenderlo, por la chucha? – grita Lorenzo.

De pronto, se oye la voz de Beatriz.

- ¿Qué son esos gritos, Lorenzo? ¿Estás con alguien?

Rafael de pronto reconoce la voz, que es la misma de la mujer de sus recuerdos. Rafael vuelve a empujar a Lorenzo para salir del dormitorio y se dirige al dormitorio de Beatriz.

INT. CASA GARRIDO – DORMITORIO MATRIMONIAL – DÍA.

Rafael entra rápidamente al dormitorio para buscar a Beatriz y de pronto la ve en la cama y se queda sorprendido.

- ¡Rafael! Principito – dice Beatriz, contenta. – ¡Llegaste!

 

Beatrizc-5.png

 

- ¡No! ¡No puede ser! ¡Tú eres…! – dice Rafael, quien vuelve a su recuerdo y reconoce que es la misma mujer.

Lorenzo vuelve a aparecer al lado de Rafael, entrando a la pieza de su madre.

- Sí, ella es nuestra mamá – dice Lorenzo, volviendo a poner una mano sobre el hombro de Rafael.
- Rafael, ¿por qué no te acercas a darme un abrazo? – dice Beatriz, abriendo ambos brazos.

Rafael mira impactado a Lorenzo y a Beatriz y de pronto empuja fuertemente a Lorenzo, tumbándolo en el suelo y sale corriendo.

EXT. CASA GARRIDO – CALLE – DÍA.

Sofía sigue esperando a Rafael en su auto, cuando de pronto él sale corriendo de la casa y se dirige al auto y se sienta rápidamente con una respiración agitada.

- Rafael, mi niño, ¿qué te pasó? – pregunta Sofía, fijándose en lo agotado y en lo pálido del rostro de Rafael.
- ¡Vámonos de aquí! ¡Me siento mal! ¡Muy mal! – dice Rafael.
- Pero, Rafael, yo te traje aquí para…
- ¡Vámonos te dije! ¡Quiero salir de este lugar ya! ¡Vámonos!

Sofía, aún sin entender, pero decidida a hacer lo que le pidió Rafael, hace partir el auto y se van.

INT. DEPTO. MONTERO – LIVING/COMEDOR – DÍA.

Emiliano (Hernán Contreras) se encuentra sentado en el sofá, cuando de pronto alguien llama a la puerta. Rápidamente va a ver quién es y abre la puerta. Isabel (Luciana Echeverría) entra al departamento de su novio y lo saluda con un beso en los labios.

- Mi amor, ¿qué haces aquí tan temprano? – pregunta Emiliano. – Se supone que yo te iba a ir a buscar a la casa como a las 12:30.
- Es que no me pude aguantar, quería verte. Aparte, tú siempre me vas a buscar a mí, así que yo te vine a buscar a ti – dice Isabel, con tono de coquetería.

 

GtAf4UK.png

 

- Bueno, pero pudiste haberme llamado, aparte no me gusta que te vengas caminando hasta acá.
- Bueno, me vine en taxi y la plata para mí no es ningún problema.
- Pero pudiste haberme llamado, si para eso estamos…
- ¡Ya déjate de insistir tanto! ¡Ése es el problema contigo eres tan insistente! Además, ¿acaso no puedo ni por un minuto…?

Isabel se sorprende con algo que ve y lanza un grito de horror y se tapa los ojos con ambas manos.

- Mi amor, ¿qué pasa? – pregunta Emiliano, preocupado.
- Ahí atrás, algo horrible – dice Isabel, horrorizada.

Emiliano se da vuelta y ve a su hermano Sebastián (Ricardo Vergara), quien se encuentra mirando ahí quieto, totalmente desnudo sin una toalla atada a la cintura, sino secándose con ella su pelo mojado. Emiliano le hace señas a su hermano para que se vaya rápidamente a su dormitorio y Sebastián accede a la petición de su hermano y cierra la puerta.

- ¿Ya se fue? – dice Isabel, aún horrorizada y con los ojos tapados.
- Sí, sí – dice Emiliano y le toma ambas manos a Isabel para destapar sus ojos.

Emiliano abraza a su polola, quien sigue horrorizada, pero ríe un poco.

INT. CASA DOMÍNGUEZ – DORMITORIO HUÉSPEDES – DÍA.

Rafael está sobre su cama sentado de piernas cruzadas. Sofía está a un lado de la cama.

- No sé lo que vi, Sofía – dice Rafael, pensativo y algo confundido. – No entiendo nada. Ahí… se me vinieron a la mente recuerdos de cuando era niño.

 

Q4RUYOu.png?1

- Rafael, no pienses en eso – dice Sofía, tratando de consolarlo.
- ¿Por qué no me dijiste que existían fotos de cuando éramos niños?
- No pienses en eso ahora. Mira, yo sé que estás confundido, pero lo importante ahora es que sabes donde vive esa gente mala.
- Pero en mi recuerdo parecían tan amables… y yo… no sé por qué me vi tan unido a mi hermano.
- Porque a esa edad conociste a tu familia verdadera. En ese entonces, tu familia ya te había recogido de nuevo. – un silencio invade la habitación, pero Sofía pronto rompe el hielo. – Escucha, mi niño, yo sé que es difícil para ti asimilar todo esto, pero ellos de verdad no son buenos. Lo que viste sólo era teatro por parte de ellos.

Rafael mira atentamente a Sofía.

- Por favor, mi niño. No te enojes conmigo. Por favor, créeme que lo que te digo es verdad – dice Sofía, tomándole la mano a Rafael.

 

MdxDlFB.png?1

- Yo te creo, Sofía, pero ahora necesito estar solo. Necesito pensar – dice Rafael, algo afligido.
- Bueno, mi niño, yo voy a estar abajo por si me necesitas. Cualquier cosa, sólo llámame, ¿ya?

Sofía le da un beso en la frente a Rafael y lo deja solo.

INT. MERCADO – RESTAURANTE “DONDE HERNÁN” – TARDE – 2 HORAS DESPUÉS.

Matilde y Gonzalo llegan al restaurante. Se sientan en una de las mesas y un joven mesero se les acerca. Matilde mira a su alrededor.

- ¿Por qué será que te gusta tanto venir a este lugar? – pregunta Matilde.
- Porque yo trabajé aquí como mesero, ¿te acordai? – dice Gonzalo.
- Sí, pero no veo el motivo de que siempre tengamos que venir aquí. O sea, sé que la comida es deliciosa, pero me gustaría ir a otros lugares – Matilde dice esto, ya que tiene miedo de encontrarse de nuevo con Emiliano.
- Bueno, si quieres vamos a otro lugar, pero yo confío más en este lugar. Aparte es del amigo de mi tía porque él, como jefe, es un siete.
- Sí, sé. ¿Te acordai de ese día que…?

De pronto, Matilde ve a Emiliano entrando con Isabel y empieza a sentirse un poco nerviosa.

- ¿Qué pasa, mi amor? – pregunta Gonzalo, preocupado al ver a su polola algo pálida.

Gonzalo se da vuelta y ve a Emiliano. Mientras, Emiliano e Isabel están con un mesero quien se retira rápidamente.

- ¿Emiliano? – dice Gonzalo.
- ¿Gonzalo? – dice Emiliano.

Matilde se acerca a su novio.

- ¡Compadre! ¡Hace tanto tiempo que no te veo! – saluda Emiliano a Gonzalo con un abrazo.
- ¿Perdón? ¿Se conocen? – pregunta extrañada Matilde.
- Sí, mi amor, él es Emiliano, ese amigo que conocí aquí cuando trabajamos juntos – dice Gonzalo.

 

 

 

- Qué bueno encontrarte, compadre. Tenemos tanto de que conversar.

De pronto, Emiliano se interrumpe al ver a Matilde y se queda un poco congelado. Isabel se fija en cómo Emiliano mira a Matilde.

- ¡Ah, perdón! – dice Gonzalo. – Ella es Matilde, mi polola.
- Mucho gusto – dice Emiliano, fingiendo no conocer a Matilde.
- Mucho gusto – dice Matilde, saludándolo de beso con pocas ganas.

- ¡Ah! Y ella es Isabel, mi polola – dice Emiliano.

Matilde se queda extrañada y mira de reojo a Emiliano.

- Mucho gusto – dice Isabel, saludando amablemente a Gonzalo y Matilde.
- Bueno, ¿qué hacemos? ¿Almorzamos por separado o almorzamos todos juntos? – pregunta Gonzalo.
- Por mí no hay problema, podemos almorzar todos juntos. ¿Y tú, Matilde? ¿Qué dices? – dice Emiliano, como insinuando algo.
- No, no hay problema – dice Matilde, con una incómoda sonrisa, pero mirando de reojo a Emiliano.
- Bueno, entonces apenas llegue el garzón con el menú, lo llamamos y nos decidimos por algo – dice Gonzalo.

Todos se sientan en las sillas sobrantes que hay en la mesa de Emiliano e Isabel. Matilde mira a Emiliano de reojo, pero se voltea a ver a Gonzalo con una sonrisa. Emiliano, en tanto, mira incómodamente a Matilde.

INT. CASA DOMÍNGUEZ – COMEDOR – TARDE.

Sofía y Rafael se encuentran solos, terminando de almorzar.

- Bueno, Rafael, tú retiras todo esto que queda que no es tanto – dice Sofía.
- Pero, ¿por qué no me ayudas tú? – pregunta Rafael.
- Tengo que hacer una llamada – dice Sofía, quien se va del comedor, dejando a Rafael solo.

 

S722EUk.jpg?2

 

Rafael ve todo lo que debe retirar. Se queja un poco, pero accede al final a retirar todo lo de la mesa.

INT. CASA DOMÍNGUEZ – ESTUDIO – TARDE.

Sofía se encierra y toma su cartera que estaba sobre la silla de su escritorio. Saca de ella su celular y el celular de Antonia. Sofía está buscando un número en el celular de Antonia y al encontrarlo, se dispone a marcar dicho número en el suyo. Sin embargo, decide llamar desde el celular de Antonia a dicho número, que es el de Fernando.

INT. DEPARTAMENTO FERNANDO – LIVING/COMEDOR – TARDE.

Fernando se encuentra en su departamento, fumando un cigarro sentado en el sofá. De pronto oye su celular sonar, que se encuentra encima de la mesa del comedor. Rápidamente, apaga su cigarro en un cenicero que se encuentra en una mesa de centro, se levanta a ver de quién se trata. Al ver en la pantalla “ANTONIA”, se asusta y empieza a buscar en sus bolsillos.

- ¡Chucha! – dice asustado, al darse cuenta de que lo que busca no está en sus bolsillos ni de su pantalón ni de su camisa.

Rápidamente, busca por todo el living/comedor.

INT. CASA DOMÍNGUEZ – ESTUDIO – TARDE.

Sofía sigue tratando de ubicar a Fernando por su celular, pero no parece obtener alguna respuesta, hasta el momento.

- ¡Contesta, imbécil! ¡Contesta! – dice Sofía, enojada, esperando respuesta.

INT. DEPARTAMENTO FERNANDO – LIVING/COMEDOR – TARDE.

Fernando decide dejar de buscar el celular de Antonia, asumiendo por fin que no está en su departamento y que se le cayó en algún lugar. Decide calmarse y contestar al fin.

- ¿Aló? – dice Fernando, un poco nervioso.
- Fernando, soy yo Sofía – dice al otro lado del teléfono.

 

mNF8uGu.png?1

 

 

- ¡Sofía! ¿Dónde cresta tienes el celular de Antonia? – dice enojado Fernando.
- Cálmate. Al muy imbécil de ti se te cayó cuando discutimos acá en mi casa.
- Bueno, ¿qué quieres?
- Mira, yo sé que soy la última persona en el mundo de la que quisieras saber, pero… estoy dispuesta a confesar mi crimen.
- ¿En serio? – pregunta Fernando extrañado.
- Sí. Mira, no hay pruebas para que me inculpes, pero con mi confesión será suficiente.
- ¿Y quién me asegura que no me quieres poner una trampa?
- Mira, para que no desconfíes ni cosa por el estilo, ¿qué te parece si nos juntamos a conversar?
- Bueno. ¿Dónde y cuándo nos juntamos?
- Como al anochecer en tu departamento, ¿te tinca? – dice Sofía sonriendo malévolamente.
- Bueno, te doy la dirección – dice Fernando, sonriendo también.

Sofía escucha atentamente a Fernando, aún con su sonrisa malévola.

INT. MERCADO – REST. “DONDE HERNÁN” – TARDE – 20 MINUTOS DESPUÉS.

Matilde, Gonzalo, Emiliano e Isabel terminaron de almorzar.

- Estaba todo exquisito – dice Isabel.
- Sí, siempre me ha sorprendido este restaurante – dice Emiliano.
- No por nada conozco al dueño – dice Gonzalo.

Matilde sólo juega con su plato vacío y con su cara apoyada contra su puño.

- Mi amor, ¿qué te pasa? Has estado callada todo el rato – dice Gonzalo, preocupado por su novia.
- No, no es nada. No te preocupes – dice Matilde.
- ¿Cómo no quieres que me preocupe? Normalmente tú siempre conversas y…
- ¿Sabes qué? No sigai. De verdad estoy bien.
- Bueno, yo me voy al baño – dice Isabel, parándose de la mesa.

Cuando ella se va, ocurre un silencio incómodo. Gonzalo ve al dueño del restaurante y se para para saludarlo, dejando solos a Emiliano y Matilde. Esta última se siente incómoda con Emiliano cerca de ella.

- A ver, Matilde, ¿qué te pasa conmigo? – dice Emiliano.

 

QGKNVVn.png

- Déjame tranquila – dice Matilde, enojada.
- Ya, pero no te pongai así. ¿Qué te hice yo para que me tratís así?
- Lo sabís perfectamente – dice Matilde en voz baja. – Tú ayer me trataste de besar y hoy me entero que estai pololeando. Erís bien car’e raja.
- A ver, ¿qué te pasa? ¿Tai’ celosa?
- No, no estoy celosa, pero me parece de muy mal gusto que querai engañar así a tu polola – dice Matilde, aún enojada y en voz baja.
- Si querís, yo termino con la Isabel al tiro – dice Emiliano, coqueteándole a Matilde. – Y de paso, terminai con el Gonzalo.
- ¡Cállate! ¡Cállate si no querís que te pegue como ayer! – dice Matilde con voz baja y más enojada.

 

2Yk9QOr.png?1

- ¡A ver! ¿Qué pasa acá? – dice una voz de hombre detrás de ellos, lo que hace que ambos se asusten.

Se trataba de Sebastián, el hermano menor de Emiliano.

- Seba, ¿se puede saber qué estai haciendo acá? – pregunta Emiliano, enojado.
- ¿Acaso no puedo venir a ver al hermano que me volvió a dejar botado? – dice Sebastián con tono irónico.
- ¿Saben qué? Yo mejor me voy – dice Matilde, algo incómoda.
- ¡No! Tú no te mueves de acá – dice Emiliano.
- ¿A ver, hermanito? ¿Qué onda? ¿Tai’ engañando a la Isabel? – pregunta Sebastián aún irónico.
- ¡Cállate, Sebastián! ¡Ándate de aquí! – dice Emiliano, molesto.
- ¡No! ¡No me voy a mover de aquí hasta haber almorzado! – dice Sebastián.

 

Isabel vuelve del baño y Gonzalo vuelve de hablar con el dueño del restaurante.

- ¿Qué está pasando acá? ¿Me perdí de algo? – pregunta Isabel, luego se percata de la presencia de Sebastián, lo que no la pone precisamente contenta – Uf, aquí penan las ánimas.
- Parece que tenemos compañía – dice Gonzalo.
- Sebastián Montero, hermano de Emiliano, para servirles – Sebastián le estrecha la mano a Gonzalo y Matilde.
- Seba, por favor, ándate – insiste Emiliano, incómodo.
- ¿Por qué? ¿Será que a mi hermanito le gusta comer en platos desechables? – dice Sebastián como insinuando algo.

 

Df5008Z.png?1

 

- Uy, el weón desagradable – dice Isabel. – ¿Por qué no le hacís caso a tu hermano y te vai mejor?
- ¿Por qué, Isabelita? Yo no veo ningún letrero que me prohíba la entrada – dice Sebastián, sarcástico. – “Se le prohíbe la entrada a Sebastián Montero”.
- ¡Cállate, Sebastián! ¡Estai puro haciendo el ridículo! – dice Emiliano, aún enojado. – Mira, si no te vai ahora, te juro que te voy a…
- Yo todavía no he almorzado y no me sigai insistiendo en que me vaya porque no me pienso ir – dice Sebastián, sentándose en uno de los lugares de la mesa.

Emiliano se encuentra asombrado, al igual que Isabel y Gonzalo quienes no entienden lo que pasa. Matilde se acerca rápidamente a abrazarlo.

- Mi amor, ¿qué pasa? – dice Gonzalo.
- Me quiero ir de acá, amor – dice Matilde casi llorando. – Me carga todo esto. Vámonos.
- No, mi amor, no te pongai así – dice Gonzalo, quien abraza a su novia.

 



INT. DEPTO. FERNANDO – LIVING/COMEDOR – ANOCHECER – 7 HORAS DESPUÉS

Fernando se encuentra esperando a Sofía, quien quedó de juntarse con él en su departamento. Sentado en su sofá, está fumando un cigarro que ya está a la mitad de ser consumido. De pronto, tocan el timbre y Fernando apaga su cigarro presionándolo sobre el cenicero. Se para a abrir la puerta.

- Sofía, pensé que no ibas a venir – dice Fernando.
- Yo soy una mujer de palabra – dice Sofía, quien entra con una botella de vino y se la enseña a Fernando. – Mira, te traje algo para que brindemos.
- ¿Brindar? ¿Y por qué?
- ¿Cómo? ¿No te dije que te iba a contar toda la verdad? Aparte, para pasar las penas por la muerte de Antonia.
- ¿Penas? – pregunta Fernando extrañado, mientras que Sofía asiente.

CORTE DIRECTO A…
INT. DEPTO.FERNANDO – LIVING/COMEDOR – ANOCHECER


Sofía y Fernando se encuentran sentados en el sofá del living, tomando cada uno una copa de vino tomado a medias.

- La verdad yo no quería matar a Antonia – dice Sofía, fingiendo inocencia y pena. – Yo no vi que ella había cruzado la calle y simplemente la atropellé de puro pava que soy.
- Y entonces, ¿por qué te diste a la fuga? – pregunta Fernando, curioso.
- Fue un impulso. No quería que nadie me culpara de algo que no fue intencional.
- Bueno, pero eso se puede solucionar, simplemente das la declaración y asunto arreglado.
- Sí, pero ¿quién me va a creer? ¿Quién le va a creer a alguien que mató a una persona por error?
- No te preocupes que yo te entiendo perfectamente. Yo te creo.

CORTE DIRECTO A…
INT. DEPTO.FERNANDO – DORMITORIO – NOCHE


Fernando se encuentra completamente alcoholizado, ya que bebió demasiado del vino que le trajo Sofía, quien por su parte, no bebió demasiado. Sofía usa su arma de seducción, lo hace sacarse la polera que llevaba puesta y comienza a besarlo. Sofía también se saca lo que lleva puesto arriba, quedando únicamente en sostenes.

 

LRkzz85.png?1

Sofía lo tumba sobre la cama y lo besa muy apasionadamente. Fernando, completamente ebrio, se deja llevar por el momento. Sofía baja y comienza a besarle el pecho. Toma de los pantalones a Fernando hasta bajárselos completamente, dejándolo en ropa interior. Fernando pone una cara de satisfacción sexual, pensando que Sofía ya quiere tener sexo con él.

Sofía vuelve a subir para gatear sobre él y lo besa. Fernando no se da cuenta de que ella lleva puestos unos guantes de cuero, y una mano la lleva escondida. Sofía lo sigue seduciendo hasta que saca su mano escondida, que lleva un cuchillo e intenta enterrárselo en el pecho a Fernando, quien se da cuenta y le retiene el brazo. Sofía lucha por tratar de enterrarle el cuchillo con la intención de matarlo.

 

h9lLtOp.png?1

 

CONTINUARÁ...


Editado por Aníbal!, 01 mayo 2018 - 16:46 hrs..




#2
Chrisfe

Chrisfe

    Vida? Me suena esa palabra...

  • Moderador
  • 39.510 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Osorno, haciendo clases: En el Colegio, en el Preu... donde sea

Fernando encarando a Sofía, pero ésta logra apartarlo, no sin antes ser fuertemente amenazada. A Fernando se le cae el celular de Antonia ¿Qué hará la pérfida?  :cahuin:

 

Buena toda la escena entre los gemelos y Rafael, frente a su madre :riqueza:

 

Sebas siempre sale sorpresivamente de lugares inimaginables, cual Carlos Pinto. Y desnudo :P. Jejeje.

 

Y se encontraron las dos parejas: Emiliano- Isabel / Gonzalo – Matilde. Esto se pondrá bueno :soba:

 

La presencia de Sebas. otra vez emergiendo a escena, logró incomodar a Emiliano y Matilde.

¿Será que a mi hermanito le gusta comer en platos desechables? – dice Sebastián como insinuando algo.

 

 

Me encantan estas salidas suyas :xD:

 

Cómo tan :anana: e :idiota:  Fernando. Le crees a Sofía, le permites que vaya a tu casa y le aceptas un trago. Esa muerte (que es lo más probable que ocurra, di no se nos acaba la historia), va a ser como la del personaje de Renato Munster a manos del de Paula Sharim, en Verdades Ocultas. Aunque en vez de envenenado, será acuchillado :xD:

 







También se etiquetó con una o más de estas palabras clave: AFV, Marcas, Profundas

0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos