Saltar al contenido

Cambiar

Foto

CAPÍTULO 1 | Tanto tiempo...


  • Please log in to reply
6 respuestas a este tema

#1
Aníbal!

Aníbal!
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Temuco, Region de la Araucania

y3DKSy3.png

 

ENERO, AÑO 2013

1. EXT. CARRETERA – I/E BUS – TARDE.
Lorenzo Garrido (Pedro Campos), de 23 años, se dirige en bus hacia su casa. Hace apenas un minuto que él había el bus en una parada. Toma su teléfono celular y se dispone a llamar a su madre para avisarle.

- ¿Aló, mamá? – dice Lorenzo. – Soy yo, el Lorenzo. Ya estoy en el bus dirigiéndome a la casa. ¿Y ustedes por dónde van? Ya, perfecto. Ahí nos vemos en la casa. Chao.

 

2. EXT. CARRETERA – I/E AUTOMÓVIL – TARDE.

 

En un automóvil a lo lejos están José Antonio Garrido (Álvaro Morales), de 48 años, y su esposa Beatriz Correa (Ingrid Cruz), de 42 años, en los asientos de adelante y su hijo Rafael Garrido (Pedro Campos), hermano gemelo de Lorenzo, en los asientos de atrás. Beatriz termina de hablar por celular con Lorenzo.

 

- ¿Así que ya se subió al bus? – pregunta José Antonio.

- Sí, dice que se va derechito a la casa – dice Beatriz. – Ojalá que nos cuente cómo le fue.

 

Rafael atrás mira su teléfono, revisando su WhatsApp, pero sin conversar con nadie.

 

- Rafael, ¿escuchaste? – dice Beatriz. – Tu hermano ya se va para la casa.

Sí, me alegro mucho – dice Rafael, con indiferencia.

Ya, mi amor, yo sé que estás enojado con él, pero si hasta tú dijiste que te querías arreglar con él.

No, sí sé – dice Rafael ya más atento. – Miren, sí me enojé con él por lo del campamento, pero tampoco quiero estar peleado toda la vida con él. Yo no quiero eso.

- Así se habla, hijo – dice José Antonio.

Sí, mi amor, tienen que ponerse en la buena – dice Beatriz, aliviada.

 

El automóvil pasa un letrero que avisa la distancia que queda para Temuco. José Antonio intenta frenar un poco el auto para bajar la velocidad y doblar la curva, pero algo raro pasa en su auto.

 

- ¡Mierda! – dice José Antonio, algo preocupado.

BodsZ1j.png?1

 

- ¿Qué pasa? – pregunta Beatriz, preocupada.

- No sé qué pasa, el auto no quiere frenar – dice José Antonio, preocupado y sigue intentando frenar el auto.

- ¿Cómo que no quiere frenar? – pregunta Beatriz, algo alterada.

- ¡Qué no puedo, mujer, te estoy diciendo! – dice José Antonio, con rabia.

- ¡No me grites! Mira que no estoy sorda – dice Beatriz, también enojada.

- ¡No se pongan a discutir y hagan algo! – dice Rafael, también preocupado.

- El auto ya está por llegar a la curva y José Antonio intenta doblarla, pero ya era muy tarde. El auto se sale de la carretera y se desbarranca.

 

 

 

 

lgWhOAO.png

 

3. EXT. CARRETERA – I/E BUS – TARDE.

 

El bus ya ha cruzado la mitad del camino. Repentinamente, Lorenzo siente algo raro, como un dolor extraño en el estómago. No sabe por qué, pero el dolor le trae un mal presentimiento. Siente el impulso de llamar a su madre, pero el celular no contesta, lo mismo con su padre. Intenta también llamar a Rafael, aunque estuviera distanciado con él, pero ocurre lo mismo. Lorenzo no puede evitar preocuparse.

 

4. EXT. CARRETERA – I/E AUTOMÓVIL – TARDE.

 

José Antonio y Beatriz están en los asientos de adelante del auto, gravemente herido, al igual que Rafael en los asientos de atrás. Él es el primero en despertar, pero con un fuerte dolor en la cabeza debido a un golpe. Al ver la puerta del auto, la abre, pero cae rápido al suelo. Empieza nuevamente a perder el conocimiento y cierra los ojos de a poco cuando empieza a nublarse su vista, viendo una silueta humana, tal vez de un hombre o de una mujer, pero no alcanza a ver más, ya que pierde totalmente el conocimiento.

 

5. INT. CASA GARRIDO – DORMITORIO LORENZO – DÍA - 2 HORAS DESPUÉS.

 

Lorenzo ya está en su casa, en su dormitorio, después de ducharse, secándose su cabello. Termina de ponerse ropa limpia cuando oye el teléfono sonar. Corre a la habitación de sus padres para atender el teléfono inalámbrico.
 

 

Ea5j9DC.png

- ¿Aló? Sí, yo soy Lorenzo Garrido. ¿Qué pasa? – Lorenzo parece oír algo terrible. – ¿Qué? ¿Cuándo? Voy para allá.

 

Lorenzo se apresura en vestirse para ir rápido a la clínica.

 

6. INT. CASA DOMÍNGUEZ – DORMITORIO HUÉSPEDES – TARDE.

 

Rafael se despierta en un lugar que parece desconocer. Está acostado en una cama con algunos vendajes en su cabeza y algunos parches en algunas heridas y con un cuello ortopédico. Se siente todavía adolorido, pero apenas se puede sentar y apoyarse en el respaldo de la cama. Mira atentamente a la habitación en la que está y no parece reconocer nada. De pronto una muchacha, Isabel Paredes (Luciana Echeverría), 24 años, pasa al frente de la puerta que estaba algo abierta y se fija en Rafael. De pronto, ella corre hacia un lugar y vuelve con una mujer mayor que ella, Sofía Domínguez (Alejandra Fosalba), 44 años

 

- Sofía, mira. – dice Isabel – Está despierto.

- Disculpen, ¿quiénes son ustedes? – pregunta Rafael, confundido.

- Disculpa – dice Sofía. – Yo soy Sofía y ella es Isabel, mi sobrina. ¿Y tú cómo te llamas?

- Yo soy… - comienza a decir Rafael, pero no puede recordar nada. 

 

Rafael ha olvidado su nombre. Producto del accidente, él ha quedado totalmente amnésico.

 

- No lo sé – dice finalmente Rafael.

- ¿Cómo que no sabes? – pregunta Isabel.

- No me acuerdo – dice Rafael. – No me acuerdo de cómo me llamo.

 

Q4RUYOu.png?1

 
Isabel se queda sorprendida con el hecho de que el muchacho no recuerda quién es, pero Sofía parece estar feliz por algo.[/size]

 

- Isabel, ¿por qué no te vas y te preparas para que salgamos? – dice Sofía.

- Pero, ¿a dónde? – pregunta Isabel, extrañada.

- Haz lo que te digo – dice Sofía, con tono autoritario.
 

Isabel accede a irse. Sofía en la puerta ve si es que Isabel se ha alejado lo suficiente. Luego la cierra y se acerca a Rafael.

 

- ¿Qué quieres? – pregunta Rafael. – ¿Por qué sonríes?

- No, nada – dice Sofía. – Sólo me gustaría ayudarte a recordar quién eres.

- ¿Acaso sabes quién soy?

 

Sofía no dice nada, sólo se queda mirando a Rafael con una sonrisa algo malévola, como si estuviera planeando algo.
 

 

vnHih0T.png?1
 

 

7. INT. CLÍNICA – SEGUNDO PISO – TARDE.

 

Lorenzo corre rápidamente hasta llegar a la UCI y ve a un doctor salir de ahí.

 

- ¿En qué lo puedo ayudar, joven? – dice el doctor Dámaso Espinoza (Patricio Achurra), apenas Lorenzo se acerca a él.

- Disculpe, doctor – comienza a decir Lorenzo – necesito saber si hay personas ahí internadas.

- Sí, sí. Justamente las estaba viendo – responde el doctor.

- ¿Eran tres?

- No, sólo dos.

- ¿Sabe los nombres de esas personas?

- Bueno, tomaron sus documentos para hacer el ingreso y justamente tengo aquí sus fichas – dice el doctor, viendo la ficha de sus pacientes. – La señora Beatriz Correa y el señor Juan Antonio Garrido.

- Disculpe, ¿no será José Antonio Garrido? – corrige Lorenzo.[/size]

Eso mismo, disculpa, es que ni yo me entiendo la letra – dice el doctor, riendo.

 

Lorenzo se alivia al saber que sus padres están ingresados.

 

- Ah, eres hijo de ellos – dice el doctor.

- Sí, es que ellos tuvieron un accidente y yo… no estaba con ellos – dice Lorenzo, preocupado y algo nervioso. – Pero, ¿sabe si por ahí hay un tal Rafael Garrido? Es alguien más joven. Se parece a mí, sólo que no tiene barba como yo.

- No – dice el doctor con un tono desalentador. – Sólo ingresaron a tus padres.
 

Lorenzo, atónito, no puede creer lo que está oyendo. Se acaba de enterar de que su hermano no está internado en esa clínica.

 

PFUIZyS.jpg?1
 

8. INT. CASA DOMÍNGUEZ – DORMITORIO HUÉSPEDES – TARDE.

 

Rafael continúa acostado y Sofía continúa sentada a un lado de ésta.

 

- Dime, ¿sabes quién soy? – pregunta Rafael.

- No. Yo lo único que sé es que sufriste un accidente y por eso no te puedes acordar de nada – dice Sofía.

- De lo único que me acuerdo es que desperté dentro de un auto, abrí la puerta y al caer al suelo vi que alguien estaba frente a mí y… de ahí no me acuerdo más.

- Sí, esa persona era yo, que afortunadamente te encontré – dice Sofía, satisfecha. – Bueno, tú ahora tienes que descansar y reponerte del dolor, aparte te tienes que tomar esos calmantes que te dio el doctor que te vino a revisar.

- ¡Espera! – dice Rafael, que de pronto se siente algo en el bolsillo trasero. – Aquí tengo algo.

 

Se trataba de su billetera, la cual analiza poco a poco. Y ve su cédula de identidad.

 

- Es tu carné – dice Sofía, quien amablemente se sienta al lado de él. – ¿Ves? Ése es tu nombre.

- “Rafael… Antonio… Garrido… Correa…” – lee Rafael.
 

Rafael de pronto ve algo que le llama la atención de su billetera. Se trataba de una foto.

 

- ¿Quiénes son? – pregunta Rafael.

MdxDlFB.png?1

 
Sofía mira la foto y reconoce a las personas que están ahí. Siente odio al verlos, pero disimula frente a Rafael.

 

- Ése eres tú – dice Sofía, señalando a una de las personas de la foto – y ese otro… se parece bastante a ti, pero con barbita. Debe ser tu hermano gemelo.

- ¿Gemelo? – Rafael se extraña al oír la palabra, pero parece recordar algo. 

- Bueno, yo me tengo que ir. Te dejo para que descanses – dice Sofía, acariciándole el mentón a Rafael.[/size]

 

Sofía deja la habitación y Rafael mira atentamente a la foto.
 

 

S722EUk.jpg?2

 

 

9. INT. CLÍNICA – SEGUNDO PISO – TARDE.[/size]
 

Lorenzo sigue hablando con el doctor Espinoza.

 

- ¿Cómo que no está mi hermano? – pregunta extrañado Lorenzo.

- Eso mismo te digo – dice el médico. – No está tu hermano aquí. Quizás está en otra clínica u hospital.

 

Lorenzo se angustia al no saber dónde puede estar su hermano. Se queda un rato callado.

 

- Oiga doctor, ¿puedo entrar a ver a mis papás? – dice por fin Lorenzo.

- No, amigo – dice el médico. – Por ahora no los puedes ver, están en observación, pero apenas puedas te aviso.

 

El médico se retira y le pone una mano a Lorenzo sobre su hombro. Lorenzo se sienta en una de las sillas del pasillo. Por estas noticias, no puede evitar derramar lágrimas de angustia y dolor.
 

 

Ov6O3F0.png?1

 

10. INT. CASA DOMÍNGUEZ – COMEDOR – NOCHE – 3 HORAS DESPUÉS.[/size]

 

Isabel está en el comedor junto a Emiliano Montero (Hernán Contreras), su novio de 28 años y Sofía, todos terminando de tomar once. Sofía se levanta de la mesa para ver a Rafael y deja a Isabel y Emiliano solos en la mesa.

 

- Amor, ¿qué onda? ¿Quién es ese Rafael? – pregunta Emiliano.

Bueno – comienza Isabel – la Sofía se lo trajo cuando ella se venía de regreso de un viaje a Pucón con una amiga. Lo vio al lado de un auto volcado afuera de la carretera y se lo trajo.

- ¿Y por qué no se lo llevó a un hospital o la clínica?

- No sé. Parece que venía de vuelta con un médico amigo que lo examinó.

- Qué raro, yo pensaba que ya no hacían visitas domiciliarias – dice Emiliano, con curiosidad.

- ¿Y tú, pasaste a conocerlo? ¿Cómo lo encontraste?

- Bien, dejando de lado esas contusiones, los parches y las vendas que tenía.

- Digo, ¿no te pusiste celoso ni cosas así?

- No, ¿cómo se te ocurre? Aparte, no era tan mino como yo.

 

Y66qDKc.png?1

 

- Ya. Qué ególatra, te pasaste - dice Isabel riendo.

Si es broma – dice Emiliano. – Oye, ¿te tinca si después de ordenar aquí salimos a bailar?[/size]

- Ya buena idea, pero primero me tendría que cambiar para ir.[/size]

- No, qué lata, tú te demorai como 100 años en estar lista – dice Emiliano, riendo.[/size]

- ¡Ya, qué pesado! – dice Isabel, dándole algunos golpes. [/size]

 

Isabel empieza a retirar todas las tazas y platos. Emiliano la ayuda, pero sigue riendo.[/size]

 

11. INT. CLÍNICA – SEGUNDO PISO – NOCHE.

 

Lorenzo sigue esperando, aunque está de pie esta vez. Lorenzo llora desconsoladamente al pensar en que su hermano está desaparecido y justamente antes del accidente él se había peleado con él. De pronto, suena su celular.

 

- ¿Aló? – contesta Lorenzo, mientras se seca las lágrimas. – Hola tío Efraín, sí soy yo, el Lorenzo. Sí, estoy acá en la clínica. No, no me dejan verlos, es que están en observación. Bueno, llámame cuando vengai. Un abrazo, chao.

 

Lorenzo corta el teléfono y se sienta a seguir esperando.

 

12. INT. CASA DOMÍNGUEZ – DORMITORIO DE HUÉSPEDES – NOCHE.

 

Sofía entra a la habitación, deja su cartera encima de una silla que está a un rincón de la habitación y ve a Rafael durmiendo, luego éste se despierta.

 

- ¿Sofía? – dice Rafael.

- Te acordaste de mi nombre. ¡Qué lindo! – dice Sofía, asombrada, mientras se sienta a un lado de la cama. – Ya… averigüé más de tu vida.

 

Sofía mira cuidadosamente los pasillos y cierra la puerta y se sienta a los pies de la cama.

 

- Se trata de tu familia – dice Sofía.

- ¿Qué pasa con ellos? – pregunta Rafael.

- Pucha, corazón…– dice Sofía, fingiendo lástima.

- ¿Qué? – dice Rafael.

- Ellos nunca te quisieron.

- ¿Cómo es eso? – dice Rafael.

- Según supe, ellos sólo querían tener un hijo, pero desafortunadamente tu mamá tuvo gemelos y te querían abandonar, pero al final no lo hicieron. No tenían corazón para abandonarte tan guagüita.

 

Rafael se intriga por las palabras de Sofía.

 

- Te decidieron abandonar cuando tenías seis años porque… bueno, tu mamá se volvió loca, tu papá era alcohólico y ahí, con toda esa locura, decidieron abandonarte a ti.

- ¿Cómo pudieron? – pregunta Rafael, estupefacto.

- Te abandonaron con una familia muy rica que nunca pudo tener hijos. Te criaron y te quisieron mucho como si fueras su hijo, e incluso estaban por hacer los trámites para la adopción legal, pero tu papá adoptivo, si se puede decir, se fue de viaje de negocios y… pucha… su avión se estrelló, así que te dejó a ti y a tu mamá adoptiva una gran herencia. Y tiempo después, cuando tenías 10 años, tu hermano y tú se reencontraron y recuperaron el tiempo perdido y volviste con tu familia, por resolución del juez. De ahí la foto en que salen ustedes dos.

 

Sofía le pasa la foto a Rafael y él la mira atentamente.

 

- Pero en realidad – continúa Sofía – tus papás biológicos te querían recuperar sólo para quitarte la herencia de tu padre.

- ¿Qué? Eso es terrible – dice Rafael.

- Así es. En verdad, tu hermano te dijo que te quería, cuando en verdad era parte del plan de tus papás biológicos para robarte a ti y a la mujer que te cuidó. Un día tus papás te iban a abandonar en medio de la carretera, pero ocurrió este terrible accidente y por las coincidencias de la vida, te encontré y te salvé.

 

A Rafael de pronto se le asoman unas lágrimas.
 

 

ME3fgt8.png?1

 

- ¿O sea que… mi hermano tampoco me quiso? – pregunta Rafael, muy angustiado.

- No, él nunca te quiso ni tampoco tus papás – dice Sofía. – Por eso, en cuanto te pongas bien, quiero que me ayudes a vengarme de esa familia porque quisieron estafarme a mí.

- ¿A ti? ¿Por qué? – dice Rafael.

- Porque yo… yo soy la que te cuidó – dice Sofía.

 

Rafael no puede creer lo que está oyendo. Sofía en tanto, comienza a fingir lágrimas de dolor.

 

- Por suerte - continúa Sofía, secándose las lágrimas - la fortuna de mi amado y difunto marido está a salvo, pero no basta para quedarme tranquila. Por eso quiero que me ayudes a que sufran, sobre todo por hacerte sufrir a ti, mi niñito precioso.

 

Rafael sigue llorando por todo esto que está oyendo.

 

- Sí – dice Rafael, aún con lágrimas. – Cuenta conmigo.

 

Sofía se sonríe malévolamente.

 

- Bueno, mi niño – dice Sofía, quien se pone de pie y toma su cartera. – Yo ahora me voy a acostar porque mañana tengo mucho que hacer. Tú ahí te tomas tus calmantes y te duermes.

 

 Sofía se acerca a Rafael le da un beso en la mejilla y se va. Rafael se queda pensando en lo ocurrido. No podía creer lo que le acaban de contar. Lo único que hace es derramar algunas lágrimas y mirar con odio la foto en que está él con Lorenzo.
 
 

Sm0xuWa.png?1

 
Sofía, afuera de la habitación, cierra la puerta y se apoya sobre ella y empieza a reír malévolamente en silencio.[/size]

 

- Ay, Beatricita – dice Sofía en voz baja, con una sonrisa malévola y sacando una foto de Beatriz que tenía en su cartera. – Por fin te tengo donde quería. Vas a lamentar el haberme quitado el amor de José Antonio, perra de mierda. Y tengo a tu hijo de mi lado.

 

 

Sofia-c16.png

 
Sofía se dirige a su escritorio, que se encuentra en el primer piso.

 

13. INT. CLÍNICA – SEGUNDO PISO – NOCHE – 1 HORA DESPUÉS.

 

Lorenzo sentado sigue esperando una respuesta por parte del doctor para ver si le da permiso para ver a sus padres o si los van a transferir a alguna habitación. Pero Lorenzo de pronto se ve luchando contra el sueño hasta empezar a quedarse dormido. Una enfermera se acerca a él.

 

- ¡Joven! – dice la enfermera, sacudiéndolo un poco. – ¡Joven, oiga!

 

Lorenzo sobresalta un poco.

 

- Joven, ¿por qué no se va a su casa? – dice la enfermera. – No creo que el doctor le deje ver a sus papás hasta mañana. Mire si está muerto de sueño.

- No, no se preocupe – dice Lorenzo, bostezando. – Yo voy a estar bien aquí. No me pienso mover de aquí hasta saber de mis papás.

- Bueno, usted sabrá, mi niño. Cualquier cosa, yo voy a estar por ahí cerquita.

 

Lorenzo sólo hace señas de haber entendido y de agradecimiento, pero todavía sigue esperando e intentando luchar contra el sueño hasta que no da más y se queda dormido.

 

14. INT. CASA DOMÍNGUEZ – DORMITORIO SOFÍA – NOCHE.

 

Sofía está acostada en su cama, viendo su notebook. Ve una noticia referente al accidente y lee que las dos víctimas que encontraron ahí se encuentran internadas en la Clínica. Sofía sabe a quiénes se refiere la noticia y se queda pensativa. De pronto, un recuerdo invade su cabeza.
 
FLASHBACK – AÑO 1989 (24 AÑOS ATRÁS).
 

REÑACA – INT. HOTEL – HABITACIÓN 205 – NOCHE

Sofía, de unos 20 años encuentra frente a frente a una Beatriz de 18 y un José Antonio de 24. Todos están vestidos elegantemente, como si fueran a una fiesta elegante. Sofía está hecha una furia luego de ver a ambos besarse.

 

- ¡Maldita perra! – dice Sofía – ¡Te metiste con mi pololo! ¿Qué acaso se te olvidó que estamos comprometidos?

- Sofía, amiga – dice Beatriz – mira, las cosas no fueron así. Es que…

- ¡Cállate! – interrumpe furiosa Sofía – No te importó que nos fuéramos a casar. ¡No te importó que fuera justo en mi cumpleaños! ¡No te importó que fuéramos amigas!

- Sofía, mi amor – dice José Antonio, preocupado – lo que sucede es que…

- ¡Cállate, maldito traidor! – grita furiosa Sofía – Ustedes no tienen perdón de Dios. Ustedes, las dos personas a las que más quería en el mundo.

 

Sofía se sienta en la cama y empieza a llorar. Beatriz intenta acercarse para consolarla y pedirle perdón.

 

- ¡Suéltame, perra traicionera! – dice Sofía, empujándola. – No mereces ni un segundo de felicidad luego de lo que me hiciste.

- Sofía – dice Beatriz, entre lágrimas y en el suelo – amiga, yo…

- ¡Cállate! – dice Sofía y se levanta rápidamente – ¡Me las vas a pagar muy caro por haberte metido conmigo!

 

Sofía intenta abalanzarse hacia Beatriz con el fin de ahorcarla, pero José Antonio se adelanta y con fuerza, la levanta para llevársela afuera de la habitación.

 

- ¡Suéltame! ¡Suéltame, traidor de mierda! – grita Sofía golpeándolo en la espalda. – ¡Te juro que mato a esa perra!

 

José Antonio finalmente la saca de la habitación y Beatriz presencia todo tirada en el suelo, llorando. Sofía, en tanto, afuera de la habitación está llorando y golpeando la puerta y se tira al suelo a llorar desconsoladamente.
 
FIN DEL FLASHBACK.
 
Sofía tiene una profunda mirada de odio tras el recuerdo y le brotan lágrimas. Luego se seca las lágrimas y decide cerrar y guardar su notebook para dormirse, pero de pronto oye el timbre. Corre rápidamente a ver quién es y luego la lleva rápidamente al escritorio. Se trata de Antonia Villaverde (Luz Valdivieso), una mujer de 38 años.

 

- Antonia – dice Sofía – ¿qué haces aquí a estas horas? Mira que tengo a gente durmiendo.

- Perdona – dice Antonia – pero tenía que hablar contigo.

- Sí, pero resulta que ese joven que nos trajimos del accidente en la carretera al sur está durmiendo ahí arriba.

- Precisamente de ese accidente te quiero hablar.

- ¿Qué cosa? No me amargues la noche, porque si son malas noticias, preferiría que te fueras.

- Es que Sofía, ya no aguanto más. La culpa me come viva. ¡Tengo que confesarlo todo!

- No, no – dice Sofía. – No me vengas con la culpa, mira que nosotras…

- Yo sé que fue parte de nuestro trato, pero tengo que hacerlo, tengo que decir que yo fui la que cortó los frenos del auto.

WBKktEV.png?1

 
Sofía no puede creer que Antonia quiere confesar ese accidente.

 

- ¿Cómo se te ocurre? – dice Sofía, amenazante. – Tú sabes perfectamente que eso no era parte del trato.

- Lo sé, Sofía – dice Antonia – pero yo nunca me había atrevido a hacer algo así.

- ¿Acaso quieres que te metan presa? ¿O acaso me quieres delatar?

- No tengo ninguna intención de delatarte, pero no aguanto la culpa.

- ¡No! ¡Por ningún motivo! Eso no te lo voy a permitir.

- Pero Sofía, se trata de mi vida y de la tuya.

- Mira, si tú llegas a abrir la boca y dices una sola palabra de esto, te juro que te vas a arrepentir.

- Pero, Sofía…

- ¡Cállate! Cuando te dije que me ayudaras a cortarle los frenos a ese auto, juramos que nunca íbamos a volver a tocar este tema.

- Lo sé, pero es que yo no sé qué hacer.

- Ni se te ocurra abrir la boca. Si llego a saber que tú confesaste el crimen y de paso tú me delataste con alguien, te juro que te mato ¿me oíste?

 

OEW0IbM.png?1

 
- Antonia siente mucho miedo ante las palabras de Sofía.

 

- Tú sabes perfectamente que soy capaz de eso y mucho más – dice Sofía, amenazante.

 

Antonia no sabe qué elegir. Está completamente aterrada por las amenazadoras palabras de Sofía.

 

- Está bien – dice Antonia, finalmente. – Si es lo mejor para las dos… no lo voy a hacer.

- Eso es justamente lo que quería oír – dice Sofía, con una sonrisa leve. – Ahora ándate que es muy tarde y alguien puede venir.

 

Dicho esto, Antonia se va de la habitación para irse de la casa. Sofía se queda sola y se sienta en su escritorio.

 

15. INT. CLÍNICA – SEGUNDO PISO – DÍA SIGUIENTE.[/size]

 

Lorenzo se encuentra recostado en unos asientos y con una frazada cubriéndolo. De pronto, Lorenzo se despierta y se da cuenta de que estuvo durmiendo toda la noche en la clínica y de la frazada que lo cubría. Lorenzo se sienta y se estira un poco. De pronto, el doctor Espinoza se acerca a él y se sonríe.

 

- ¿Así que mi amigo pasó la noche acá? – dice el médico, entre risas.

- ¡Doctor! – dice Lorenzo, sobresaltado al no darse cuenta de la presencia del médico. – ¡Dígame! ¿Cómo están mis papás?

- La verdad – dice el médico – te tengo una buena y una mala noticia. Y te digo al tiro que la mala de verdad es desalentadora.

- ¿Qué cosa, doctor? – pregunta Lorenzo y se pone de pie rápidamente. – Dígame la mala primero.

- Lamentablemente - comienza a decir el médico, poniendo una mano sobre el hombro del muchacho – tu padre falleció anoche, mientras tú dormías.

- ¿Qué? ¿Cómo?

- Al parecer fue una insuficiencia cardiaca mientras dormía.

 

Lorenzo se queda impactado y empieza a llorar desconsoladamente.

 

- ¿Y dónde está él? – pregunta Lorenzo entre lágrimas – ¿Sigue ahí?

- No – dice el médico, con tono desalentador. – Se lo llevaron al Instituto Médico Legal como para saber exactamente si fue una insuficiencia cardiaca u otra cosa lo que causó su muerte.

 

Lorenzo llora aún más desconsoladamente ante estas palabras.

 

CpogVFM.png?1

 

 

- ¿Y mi mamá? – pregunta Lorenzo, todavía entre lágrimas. - ¿Mi mamá está bien?

- Ahí vienen las buenas noticias – responde el médico con un tono de voz más alentador. – Tu mamá está bien. Evolucionó bastante bien durante la noche.
 

Lorenzo sigue entre lágrimas, pero esta vez con un poco más de alegría.

 

- ¿La puedo ver? – dice Lorenzo, secándose las lágrimas.

- Sí – responde el médico.

 

Lorenzo le da las gracias al doctor y lo abraza rápido. Y corre rápido hacia la UCI.

 

16. INT. CASA DOMÍNGUEZ – HABITACIÓN DE HUÉSPEDES – DÍA.

 

Rafael se despierta y se da cuenta de que alguien está entrando a la habitación. Se trata de Sofía quien entra con una bandeja de desayuno.

 

- ¿Cómo amaneció el accidentado? – dice Sofía. – ¿Tienes hambre?

- Sí, un poco – dice Rafael. – Hoy amanecí mucho mejor, sin tanto dolor.

- Me alegro mucho porque el doctor dijo que ya con los calmantes y mucho reposo, en unos días más te vas a poder poner en pie.

 

Sofía le pasa la bandeja a Rafael, quien se dispone a sorber un poco de jugo de naranja.

 

- Mi amor – dice Sofía, sentándose a un lado de la cama de Rafael –, quisiera que habláramos de lo que te conté ayer y de lo que te pedí.

- ¿De qué, exactamente? – pregunta Rafael.

- Mira, esas personas no se van a quedar tranquilas hasta dejarnos en la calle. Por eso en cuanto te pongas en pie, empezaremos con nuestro plan.

- ¿Tienes un plan? – dice Rafael, mientras come una tostada con mantequilla.

- Así es. Si te llegas a encontrar con tu hermano, no dudes en hacerle daño. Es sobre todo él quien debe pagar por lo que te hizo, por haberte ilusionado.

- Bueno, pero ¿de qué se trata tu plan?

- Todavía no te puedo decir nada, pero quédate tranquilo, ya vas a saber. – Sofía se levanta. – Bueno, me tengo que ir porque tengo cosas que hacer. Tú termina tranquilito tu desayuno y hablamos a la vuelta.

 

Sofía se despide de él con un beso en la mejilla, mientras Rafael se queda pensando en lo que acaba de hablar con Sofía.

 

17. INT. CLÍNICA – UNIDAD DE CUIDADOS INTENSIVOS – DÍA.

 

Lorenzo entra en la UCI, con un delantal y gorro que por reglamento debe usar para ingresar. Beatriz está aún con algunas heridas y con un cuello ortopédico. Beatriz duerme plácidamente y de pronto despierta y grande es su sorpresa al ver a su hijo.

 

- ¡Lorenzo! – dice Beatriz, con alegría. – Principito. ¿Cómo estás?

- Mamá – dice Lorenzo sonriendo y se acerca a besarle la frente a su madre. – Yo estoy bien, pero lo más importante, ¿cómo estás tú?

- Yo estoy bien, mi amor. Todavía estoy algo adolorida, pero todo bien gracias a Dios.

- ¡Qué alegría! – dice Lorenzo sonriendo, pero de pronto comienza a llorar.

- Principito– dice Beatriz, acariciándole el rostro y secándole algunas lágrimas. – ¿Qué pasa? ¿Por qué lloras?

- Mamá, no sé si sabes, pero… el papá murió.

- ¿Qué? – dice Beatriz, impactada. – ¿Pero cómo?

- Según el médico, murió de una insuficiencia cardiaca cuando dormía, pero… eso no es todo. El Rafa… el Rafa no está aquí, mamá, no está en esta clínica.

 

Beatriz comienza a llorar desconsoladamente ante estas noticias.
 
- ¡No! – dice Beatriz y comienza a llorar. – ¡No! ¡Mi Jose! ¡Mi Rafita!
 

 

zE68gTB.png?1

 
Lorenzo se acerca a su madre y apoya su cabeza sobre su pecho, llorando también desconsoladamente. Beatriz llora también desconsoladamente, acariciándole la cabeza a su hijo.

 

- Mamá – dice Lorenzo, secándose las lágrimas y apartándose de su madre. – Mira, yo sé que el papá murió y nada lo va a devolver, pero estoy seguro de que el Rafa está por ahí con vida. Yo lo sé, lo siento.

- ¿Cómo estás tan seguro? Quizás dónde estará. – dice Beatriz, aun llorando. – O quizás esté muerto.

- ¡No digas eso ni en broma, mamá! Yo te prometo que voy a encontrar al Rafa. Aunque me tome toda la vida, te juro que lo voy a encontrar.

- ¡Júramelo, hijo! – dice Beatriz, tomándole una mano. – Júrame que vas a encontrar a tu hermano.

- Sí, mamá – dice Lorenzo. – Te lo juro.

 

Cr3NPN3.png?1

 
Lorenzo vuelve a abrazar a su madre, quien acaricia la cabeza del muchacho.

 

18. INT. CLÍNICA – PASILLO SEGUNDO PISO – DÍA – MEDIA HORA DESPUÉS.

 

Lorenzo deja la habitación de su madre y aunque se alegra de haberla visto con vida, comienza a llorar, aún triste por la muerte de su padre y desaparición de su hermano. Luego se dispone a irse.

 

Mientras, Sofía termina de subir la escalera y mira atentamente a Lorenzo y se esconde para no cruzarse con él. Luego de que él comienza a bajar la escalera, se dispone a entrar a la habitación en donde está internada Beatriz mientras una enfermera desde el mesón la mira atentamente, pero no parece importarle.

 

19. INT. CLÍNICA – UCI – DÍA.

 

Beatriz está recostada en la cama despierta, con algunas lágrimas en su rostro luego de saber de la desaparición de Rafael y la muerte de José Antonio. De pronto, ve que la puerta se abre y se acomoda para levantarse, aunque se queja de los dolores. De pronto, grande es su sorpresa e impacto al ver quién entra por la puerta.

 

- ¡Sofía! – dice Beatriz, impactada. – ¡No! ¡No puede ser!

- Hola, Bea – dice Sofía, con malicia. – Tanto tiempo. ¿Cómo has estado?

 

Beatriz sólo demuestra miedo e impacto en sus ojos, a la vez que Sofía demuestra odio en los suyos al ver a su enemiga.
 

 

9avdrqL.png?1

 

mqfGMke.png?1

 

CONTINUARÁ...


Editado por Aníbal!, 04 abril 2018 - 15:12 hrs..

  • A Petercat le gusta esto



#2
Kvothe

Kvothe
  • Sexo:Hombre

Buen comienzo.

Lo que más me gustó de la historia es que al parecer tendremos una villana de armas tomar, como me gustan. No me esperaba que el padre muriera y menos que Bea y Sofía tendrían un encuentro tan pronto. Me intriga saber cómo se desarrollará la venganza y sobre todo cómo Sofía mantendrá la mentira, cosa que veo difícil de hacer.

Felicitaciones Aníbal. Seguiré leyendo :another:


  • A Aníbal! le gusta esto

#3
Chrisfe

Chrisfe

    Vida? Me suena esa palabra...

  • Moderador
  • 39.510 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Osorno, haciendo clases: En el Colegio, en el Preu... donde sea

Un rato más leo con calma y comento. :)


  • A Aníbal! le gusta esto

#4
Aníbal!

Aníbal!
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Temuco, Region de la Araucania

Edité el capítulo porque habían unas cosas que se me pasaron a la hora de publicar. Es que ayer cuando publiqué tenía que salir y llegué y lo publiqué sin cuidar detalles, pero ahora está todo corregido.

 

Además, agregué fotos, el afiche con el título del capítulo y el opening :lider:



#5
Aníbal!

Aníbal!
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Temuco, Region de la Araucania

Buen comienzo.

Lo que más me gustó de la historia es que al parecer tendremos una villana de armas tomar, como me gustan. No me esperaba que el padre muriera y menos que Bea y Sofía tendrían un encuentro tan pronto. Me intriga saber cómo se desarrollará la venganza y sobre todo cómo Sofía mantendrá la mentira, cosa que veo difícil de hacer.

Felicitaciones Aníbal. Seguiré leyendo :another:

Gracias, Kvothe :amor:

 

José Antonio aunque muere, igual tiene importancia dentro de la historia. Igual aparece en flashbacks y eso.

 

Sofía lejos es el personaje que menos me costó construir y el que más me gustó hacer. A mí también me encantan estos villanos de armas tomar. 

 

Saludos :another:

 

Un rato más leo con calma y comento. :)

Tranqui, lee y comenta cuando puedas ;)


  • A Chrisfe le gusta esto

#6
Pachacútec

Pachacútec
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Antofa!

Hola Aníbal :another: (Soy ex JCTV :fun:)

Ohhhh hace tantos años que no leía una foronvela, y acabo de hacerlo con Marcas Profundas :riqueza:

Ágil primer capítulo. Sofía toda una perra maquiavélica; parte con todo. 

Como murió José Antonio, me llama la atención saber si Beatriz tendrá algún otro interés amoroso. 
¡Qué bacán que este remake tenga actores chilenos! Se me hace mucho más cercano. 

Pedro Campos el fetiche del AFV :yaveras: 
Quiero saber, también, qué monos pinta la Lutty. 

Saludos, pasaré por aquí nuevamente. 
Éxito. 



#7
Chrisfe

Chrisfe

    Vida? Me suena esa palabra...

  • Moderador
  • 39.510 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Osorno, haciendo clases: En el Colegio, en el Preu... donde sea

Efectiva la primera escena del accidente de Beatriz, José Antonio, y Rafael. Ese es un gran golpe de impacto para partir :soto:.

 

Es verdad eso de que cuando algo va a pasar, ya sea con uno o con tus seres queridos se siente algo raro en tu cuerpo, o en el ambiente.

Sofía, producto de la amnesia ya empezó a maquinar sus planes. No me extrañaría que estuviera tras el accidente :sole:

 

- Disculpe, ¿no será José Antonio Garrido? – corrige Lorenzo.[/size]

- Eso mismo, disculpa, es que ni yo me entiendo la letra – dice el doctor, riendo.

 

 

 

:memeo:

 

Como que al leer la escena de Isabel y Emiliano, pude sentir la química  de los actores :P.

 

- Ay, Beatricita – dice Sofía en voz baja, con una sonrisa malévola y sacando una foto de Beatriz que tenía en su cartera. – Por fin te tengo donde quería. Vas a lamentar el haberme quitado el amor de José Antonio, perra de mierda. Y tengo a tu hijo de mi lado.

 

 

Destilando rencor.

 

Mish, la tal Antonia Villaverde es la autora material del corte de frenos, por orden de Sofía, como pensé. Infunde mucho miedo Sofía.

 

Fue conmovedora la escena de Lorenzo y Beatriz, en que ésta última se entera de la muerte de José Antonio y la desaparición de Rafa.

 

Me gustó el flashback. Se puede. entender el odio de Sofía. Ésta ya tejió la historia con la que engañó a Lorenzo, haciéndole creer que es rechazado por su familia.

 

Buen final de capítulo, con Sofía y Beatriz frente a frente en la clínica :omg:

Punto aparte. Me encanto el opening. :amor:

 






0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos