Jump to content
Sign in to follow this  
Diega

Lágrimas bajo la lluvia: 25 años del estreno de 'Blade Runner'

Recommended Posts

BLADE RUNNER

 

bladerunnerpostertl0.jpg

 

Lágrimas bajo la lluvia: se cumplen 25 años del estreno de Blade Runner

 

Fuente: La Nación

Martes 26 de Junio de 2007

 

Ayer se cumplió medio siglo del estreno del filme de Ridley Scott, basado libremente en la novela de Philip K. Dick "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?".

 

Con actuaciones de Harrison Ford, Rutger Hauer y Daryl Hannah, entre otros, su música fue compuesta por Vangelis.

 

"Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir". Con esta frase, Roy (Rutger Hauer) pasó a la historia de la filmografía mundial.

 

Warner celebrará el aniversario con una reedición conmemorativa en DVD.

 

-----

Share this post


Link to post
Share on other sites

Esto salió en El Mercurio el domingo:

 

La vida útil de un clásico

por Christian Ramírez

 

En los días del imperio del DVD es casi natural que uno se exponga a las películas más de una vez, sea para repasarlas completas, mirar algunos trozos o repetirse secuencias favoritas, tal como se hace con las canciones pop. Sólo que las películas no parecen resistir tantas pasadas. Un clásico de Los Beatles hoy podrá parecer todo un lugar común, pero su belleza y la exactitud aguantan tras 50 audiciones, cosa que no sé si ocurra con Taxi driver (por mucho que se la admire). De hecho, alguien que haya visto cincuenta veces el clásico de Scorsese tiene más de obseso de que de cinéfilo, más de feligrés que de espectador.

 

Tratar de exprimir la vida útil de la película hasta sus últimas consecuencias tiene algo de sicótico, pero eso no significa que la tendencia no tenga un lugar en el mercado.

 

Celebrando aniversarios

 

Ello se nota cada vez que un filme antiguo es relanzado para su aniversario en ediciones corregidas, aumentadas o remasterizadas, pero en la víspera del 25.o aniversario de Blade runner (estrenada un 25 de junio de 1982) esa tendencia parece estar a punto de salirse fuera de control: su director, Ridley Scott, pretende celebrarlo a fin de año con una caja quíntuple, que, en principio trae un nuevo corte de la cinta (con secuencias refaccionadas y otras inéditas), las dos versiones del corte original del 82 (europea y estadounidense), la "versión del director" del 91 y el workprint, el corte en bruto de marzo del 82 -sin música definitiva y ni montaje final- sobre el que los realizadores trabajaron hasta el último momento. La misma película cinco veces (aparte de la tonelada de documentales, diseños, comentarios y otros extras incluidos). Pantagruélico. Demasiado.

 

¿Es necesaria esta sobredosis de Blade runner?

¿Es un filme tan importante, tan básico, tan influyente como para justificar un tratamiento que no se le dio ni a Los Padrinos?

 

De verdad que, ante tanta proyección de abundancia, tales preguntas se vuelven algo irrelevantes.

 

En vez de un asunto de calidad, lo de Blade runner parece ser otro problema: el de una película que no para de mutar, el de una obra que ha perdido su identidad para empezar a tener varias. Parte de esa transformación la adelantó aquel librito antológico, que Tusquets sacó a mediados de los 80, donde varios autores daban cuenta de sus lecturas del filme, pero el proceso de cambio se hizo efectivo en 1991, cuando Scott lanzó su director's cut, la versión que prefería (sin voz en off y con un final más ambiguo). Muchos nunca nos recuperamos. Apreciábamos la idea de que Deckard, el cazarrecompensas interpretado por Harrison Ford, fuese narrando su investigación a la usanza de los detectives del film noir. Ok, había sido una imposición de los productores, pero otorgaba a la realización una estatura y equilibrio que la nueva versión no tenía.

 

Fue una sensación extraña: por un momento los espectadores sentimos que conocíamos y comprendíamos mejor al personaje que el propio director. Como si al quitar detalles claves, Ridley Scott dejase en claro que su propia ficción lo había superado y que de ahí en adelante estaría condenado a tratar de recrearla una y otra vez, versión tras versión, sin jamás conseguirlo. Blade runner, convertida en película "replicante". A Deckard le habría gustado la idea.

 

 

 

Blade runner cumple un cuarto de siglo en medio del anuncio de una nueva "versión del director" y una megacaja de DVD conmemorativa. ¿No será un exceso?

Share this post


Link to post
Share on other sites

 

Lágrimas bajo la lluvia: se cumplen 25 años del estreno de Blade Runner

 

Fuente: La Nación

Martes 26 de Junio de 2007

 

Ayer se cumplió medio siglo del estreno del filme de Ridley Scott, basado libremente en la novela de Philip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?”.

 

Con actuaciones de Harrison Ford, Rutger Hauer y Daryl Hannah, entre otros, su música fue compuesta por Vangelis.

 

"Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir". Con esta frase, Roy (Rutger Hauer) pasó a la historia de la filmografía mundial.

 

Warner celebrará el aniversario con una reedición conmemorativa en DVD.

 

 

 

MEDIO SIGLO????????????????????????????????????

Share this post


Link to post
Share on other sites

MEDIO SIGLO????????????????????????????????????

 

Ah, eso... al parecer el autor de la nota original cometió un error. La información se publicó un poco distorsionada. ¿Qué esperaban? Es un artículo de La Nación. :D

 

Blade Runner pertenece a esa grata categoría de filmes que se hicieron importantes porque, antes que otra cosa, eran buenas películas. Hoy en día la noción de un buen filme es algo casi formulaico, "truchos" calculadamente hechos para causar impacto en festivales o complacer a bases de cultures. En ese sentido, tenemos que reconocerle a Ridley Scott que nunca ha pretendido ser más que un cineasta comercial con buen oficio, sin embargo, por más que otros realizadores como Michael Bay traten de parecérsele, Scott tuvo el talento al alcance de la mano.

 

Un director en la industria, que se mueve con presupuestos onerosos no puede -aunque quiera- ser un auteur; la cinematografía de autor es un nicho reservado a filmes "de cámara" en que una persona puede tener el control de casi todos los aspectos de producción, porque son pocos y asibles, pero un realizador de filmes de gran envergadura debe administrar y coordinar esfuerzos colectivos. ¿En dónde reside la fortaleza de Blade Runner? ¿En el relato de Philip K. Dick? ¿En el abrumador diseño de producción de Lawrence G. Paull y David L. Snyder? ¿En la asesoría conceptual del "futurólogo" Syd Mead? ¿En las citas a William Gibson? ¿En los elegantes efectos visuales de Douglas Trumbull? ¿En el talento de Ford, Rutger Hauer, Edward James Olmos y el resto?

 

El culto a Blade Runner es un caso especial, porque se lo apropiaron mayoritariamente los intelectuales (muy probablemente, los yerbateros que ya eran devotos de P.K. Dick en sus campus universitarios en los '60) que resaltaron las dimensiones poética y espiritual que traía consigo entre líneas este thriller policial futurista, temas que -por cierto- están también en la obra de Asimov, Gibson o Karel Cäpek. En ese aspecto, la gran virtud del filme de Scott fue sacar a la ciencia ficción del segmento de "clase B" donde suele encasillárselo (por prejucio más que por otra cosa) y demostrar que la luminosa industria hollywoodense podía, aunque fuera de casualidad, arrojar productos refinados y perennes. Había algo crucial para que la leyenda en torno a la película fuera más categórica: nadie la entendió al momento de estrenarse en cines... y fue una decepción en la taquilla. Si hubiese sido un exitazo, probablemente la reacción del público erudito no sería la misma, al parecer, se sienten culpables de avalar con su devoción productos hechos para ganar dinero.

 

Me gusta mucho Blade Runner, pero no más que lo que me gustan Planet of The Apes, Alien, Total Recall o RoboCop. Y para ellas no hay culto cinéfilo sofisticado, más bien son de adoración del público "friki" (como dicen los españoles). Es una buena película porque entretiene, tiene ritmo y una historia envolvente con una puesta en escena ídem. En ese sentido -respecto de lo que dice el artículo de Christian Ramirez- por mucho que me gusten las de El Padrino, suelen resultarme un poquitín tediosas y no las disfruto ni la mitad de lo que me deleito, por ejemplo, con Scarface; y al parecer es algo frecuente. Al respecto, las industrias del cine, y la del video home tienen un compromiso con las preferencias del público masivo más que con las sectas de adoración cinéfila, son un tema de números, estadísticos. Es como el dedo en la boca que le metieron los hermanos Wachowski a medio mundo con sus Matrix (si no hubieran caído en su propia trampa, creyendo que habían hecho una obra solemne y profunda cuando en realidad no era más que una especie de Star Wars para la generación del Playstation, las cosa les habrían resultado mejor al cerrar la trilogía)

 

Blade Runner es liebre por gato. Un producto de industria en el mejor sentido de la palabra que cautivó a la elite. Eso es lo que se le celebra... y además, tiene el suficiente estilo como para desear apilar un estuche lujoso en la repisa.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this  

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×