Jump to content
Sign in to follow this  
vecinita

Argentina de luto. Murió Silvia "Goldy" Legrand. Hermana Gemela de Mirtha y madre de Susana Gimenez a los 93 años. Juanita Viale se quebró al aire.-

Recommended Posts

Posted (edited)

https://www.lanacion.com.ar/espectaculos/murio-silvia-goldy-legrand-una-estrella-de-bajo-perfil-nid2360725

Murió Silvia "Goldy" Legrand, una estrella de bajo perfil

3248420w380.jpg

2 de mayo de 2020  • 04:36

No estaba enferma, ni mucho menos del coronavirus como corrió en algunas versiones antojadizas. Simplemente se recostó a dormir una siesta en su casa en Olivos y ya no se levantó más. Vivía sola, con una persona que la asistía.

Silvia Legrand, la gemela de Mirtha Legrand, murió este 1° de mayo, a los 93 años, de muerte natural y sin síntoma alguno. Estaba en perfecto estado de salud. El último verano compartió en Mar del Plata actividades sociales con su hermana y amigos.

En las últimas semanas, como le sucedió al resto de los argentinos, cumplió la cuarentena sin salir de su domicilio. No tan salidora y mucho menos noctámbula que Mirtha, sin embargo Silvia conservaba un grupo de amigas con las que solía verse y hablar por teléfono.

 
 

Tan conversadora, o hasta quizás más que su hermana, estaba al tanto de todo y le gustaba estar bien informada. Recortaba de los diarios aquellas notas que le interesaban y hasta las marcaba y hacía fotocopias para distribuirlas entre sus allegados cuando le impactaban por algo en particular.

Muy conectadas las gemelas se hablaban a diario y lo hicieron por última vez la noche previa a la muerte. Por la cuarentena tampoco podían verse y el médico personal le prohibió a Mirtha trasladarse al domicilio de su hermana. Tristezas extras que deparan esta larga cuarentena.

 

 

 

Silvia Legrand durante el rodaje de "Campo arado" del año 1959 Silvia Legrand durante el rodaje de "Campo arado" del año 1959

 

 

María Aurelia Paula Martínez Suárez -tal su verdadero nombre- había nacido en Villa Cañás, provincia de Santa Fe, el 23 de febrero de 1927. Todos la llamaban "Goldy" porque era la más grande de las mellizas (de allí que la estrella de los almuerzos recibiera, en contraste, el apodo de "Chiquita").

Ambas crecieron estimuladas por su madre y se inclinaron ya de muy chicas hacia las manifestaciones artísticas, algo que se acentuó cuando se trasladaron de su pueblo natal a Rosario.

El hermano mayor de ambas, José Martínez Suárez, que murió hace siete meses, también dejó una huella indeleble en el mundo artístico al destacarse como uno de los grandes directores del cine argentino.

Ya en 1936, cuando su madre, una maestra de escuela, enviudó, se marcharon a Buenos Aires, donde siguieron formándose en el Conservatorio Nacional de Arte Escénico.

"Las Legrand" -como se las conoció en cuanto subieron varios peldaños de la fama- debutaron en el cine, en Hay que educar a Niní, nada menos que con la gran Niní Marshall, en 1940, a las órdenes del colosal Luis César Amadori, que al verlas tan despabiladas, ordenó extender los pequeños papeles de extras que tenían asignados.

 

 

 

Mirtha Legrand, Niní Marshall y Silvia Legrand durante el rodaje de "Hay que educar a Niní" Mirtha Legrand, Niní Marshall y Silvia Legrand durante el rodaje de "Hay que educar a Niní"

 

A partir de entonces recorrieron juntas un par de décadas compartiendo grandes éxitos en el cine, en la radio y en la televisión, al mismo tiempo que cada una de ellas desarrollaba por su lado sus propios trabajos individuales.

Irrumpieron en la vida pública a principios de los años 40 del siglo pasado. Rubias y muy bellas, con el plus de ser dos gotas de agua, parecían dos juveniles estrellas a imagen y semejanza de lo que pedían por entonces los grandes estudios norteamericanos. Deslumbraban a su paso y cuando hacían por Radio Splendid El club de la amistad, desde el teatro Ópera, se cortaba el tránsito de la avenida Corrientes por la aglomeración de gente que pugnaba por verlas de cerca.

Tras la película con Niní Marshall volvieron a trabajar juntas para la pantalla grande en cuatro films más: Soñar no cuesta nada, Novios para las muchachas, Claro de Luna y Bajo un mismo rostro. Luego, los grandes sellos cinematográficos se las disputaron. Así, mientras Chiquita siguió rodando para los estudios Luminton, Goldy se convirtió en la estrella de Argentina Sono Film.

La primera película que hizo sin la compañía de su hermana fue El más infeliz del pueblo, dirigida por Luis Bayón Herrera, en cuyo reparto ya brillaba Luis Sandrini, y nadie prestaba demasiada atención a una de las actrices de reparto: Eva Duarte, quién apenas tres años más tarde, al conocer al coronel Juan Domingo Perón, abandonaría el mundo del espectáculo para entrar por la puerta grande de la política.

 

 

 

En una de sus últimas apariciones públicas, durante el homenaje que le rindieron a los tres hermanos en su Villa Cañás natal En una de sus últimas apariciones públicas, durante el homenaje que le rindieron a los tres hermanos en su Villa Cañás natal Fuente: Archivo

 

Solo en 1941 Silvia filmó cuatro películas, otras tres al año siguiente y dos, en 1944. En La casa de los cuervos trabajó con Amelia Bence, bajo la dirección de otro de los grandes nombres del cine argentino de aquellos tiempos dorados: Carlos Borcosque. En El tercer beso volvió a filmar a las órdenes de Amadori, pero ya encabezando con Pedro López Lagar y Amelia Bence.

Participó en un total de 16 películas. Una de las más recordadas (y que Mirtha destaca) fue Bajo un mismo rostro, en 1962, dirigida por su cuñado Daniel Tinayre, con guión de Silvina Bullrich, inspirada en una novela de Guy des Cars, donde, una vez más, se reencontró con su hermana, cuya trayectoria ya había tomado más vuelo tras casarse con uno de los más talentosos directores de la época, quien la dirigió en recordados éxitos de la pantalla grande local. Silvia, en cambio, se casó con un militar, y siguió trabajando diez años más, pero sin el vértigo que le imprimió Mirtha a su carrera.

También juntas, en 1966, protagonizaron en Canal 13 la telecomedia cuasi policial y risueña Carola y Carolina, donde encarnaban a dos detectives, junto a Osvaldo Terranova y Tincho Zabala. El fuerte actoral de Silvia era el drama y en su último trabajo para el cine, en 1972, le imprimió gran carácter a su composición de Mariquita Sánchez de Thompson para el film de Manuel Antín, Juan Manuel de Rosas.

A partir de ese momento fue muy terminante y no volvió a actuar. Fue una decisión tomada con serenidad.

En los años siguientes solo le concedió dos veces a su hermana visitarla en sus célebres almuerzos. Pero después nunca más quiso aparecer en cámara. Como una suerte de Greta Garbo local, prefirió disfrutar de la vida privada sin renunciar a ser atenta observadora, y crítica, de los programas de Mirtha. Accedió en los últimos años a salir, pero solo por teléfono, en el programa de Susana Giménez, y no se ocultó de las cámaras cuando las gemelas cumplieron los noventa años redondos, aunque prefería mantenerse lejos de ellas.

La más memoriosa de tres hermanos igualmente lúcidos y con recuerdos intactos, Goldy era una suerte de Google de los tiempos remotos al que Chiquita no dudaba en acudir por celular cuando su memoria tecleaba por algún nombre olvidado. Silvia, inmediatamente, la sacaba del olvido. Simpática, aguda y tierna al mismo tiempo, creó para Mirtha una frase que es todo un estandarte legranesco: "Lo que no es, puede llegar a ser; como te ven, te tratan, y, si te ven mal, te maltratan".

Deja dos hijas y varios nietos y bisnietos.

Sus restos descansarán en el cementerio Memorial, junto a los de su marido, Eduardo Lópina.

Edited by vecinita

Share this post


Link to post
Share on other sites

Lo que muchos no saben, es que Goldy  adoptó a Susana Giménez cuando está perdió a su madre, a los 50 años.-

Share this post


Link to post
Share on other sites

https://www.infobae.com/teleshow/infoshow/2020/05/02/el-desgarrador-testimonio-de-susana-gimenez-tras-la-muerte-de-goldie-legrand-eramos-familia/

El desgarrador testimonio de Susana Giménez tras la muerte de Goldy Legrand: “Éramos familia”
Entre lágrimas, la diva reveló que fue Mirtha Legrand quien le contó sobre la muerte de su hermana gemela. “No hay muchas personas como ella”, aseguró

Susana Giménez se enteró de la muerte de Goldy Legrand a través de Mirtha. Así lo contó la propia conductora en diálogo con Telefe Noticias. Entre lágrimas, relató detalles de la conversación que tuvo con la diva y reveló la relación íntima que tenía con la ex actriz.

“Estoy muy triste. Goldy era muy importante en mi vida. Hablábamos mucho y siempre me decía ‘acordate que desde que no está Lucy -que era mi madre-, estoy yo. Siempre te voy a mirar”, comenzó con su relato, muy conmovida, Susana.

“Me lo contó Chiquita. Me dejó peor porque yo quería gritar como loca y ella también, pero tenía miedo de que le hiciera mal, entonces le dije ‘no, te va a hacer mal’. Me dijo ‘sí, me va a hacer mal’, y cortó. Sé que está con Marcela (Tinayre) pero es muy duro. Imaginate, eran una sola persona. Hablaba todos los días con ella, terminaba el programa y le decía de la ropa, de lo que había dicho”, contó.

En ese sentido, la diva se refirió a la personalidad de Goldy y sorprendió con el vínculo cercano, casi familiar, que tenían: “Era una persona muy cálida, muy amorosa. No hay personas así. Dios la premió con esa muerte pacífica, porque se acostó y no sintió nada. Nunca más se levantó. Era un ser de luz, una maravilla. Aparte lo peor es que había hablado con ella ayer o anteayer, no me acuerdo, y me mandó una torta enorme. Era mi familia del alma”.

“Estoy muy triste y me imagino que toda la familia de ella también. Después voy a llamar a sus hijos, que no sé si se podrán despedir. Hace poco me mandó un regalo y me dijo ‘quiero ir a verte a La Mary’”, contó. Y luego, emocionada, agregó: “Sabíamos que alguna vez iba a pasar, pero uno cree que la gente que uno ama es inmortal”.

La noticia sorprendió a todos, ya que Goldy se encontraba bien de salud. Aunque Susana notó un detalle unos días atrás que le llamó la atención: “De la cabeza estaba muy bien, ni hablar, porque es mágica, las dos son mágicas. Pero lo que noté es que hablaba más despacito que de costumbre, como si tuviera menos fuerza. Pero igual hablamos una hora, le gustaba mucho hablar por teléfono. Hasta en la India me llamó por teléfono, cuando pasé un cumpleaños en lo de la Madre Teresa. Ella nunca me dejó de llamar para mis cumpleaños, nunca en su vida. Estando en los lugares más insólitos recibía el llamado de Goldy. Era tan cariñosa y cálida. La adoraba y mi hija también. Mercedes hablaba mucho con ella. Éramos familia, eso siempre me lo decía”.

Goldy Legrand, actriz y hermana gemela de Mirtha, murió este viernes a los 93 años en su casa en Martínez, provincia de Buenos Aires, según confirmó a Teleshow Marcela Tinayre, la hija de la diva.

Todavía no trascendieron las causas del fallecimiento, pero fuentes cercanas a la familia contaron a este medio que María Aurelia Paula Martínez Suárez, tal era su verdadero nombre, se fue a dormir la siesta y no volvió a despertarse. Se encontraba bien de salud y se descarta que tuviera coronavirus.

Las hermanas comenzaron juntas su carrera en el mundo de la actuación. Grabaron varias películas en las décadas del ’40, ’50 y ’60. Pero casi de un día para el otro Goldy decidió dar un paso al costado y nunca más volvió a pisar un escenario ni un estudio de grabación, convirtiéndose en la primera de los tres hermanos en alejarse del mundo del espectáculo.

Share this post


Link to post
Share on other sites

https://www.infobae.com/teleshow/2020/05/02/el-entierro-de-goldy-fue-sin-familiares-ni-amigos-pero-con-videollamada-mirtha-legrand-no-pudo-acercarse-a-dar-su-ultimo-adios/

El entierro de Goldy fue sin familiares ni amigos, pero con videollamada: Mirtha Legrand no pudo acercarse a dar su último adiós
No hubo cortejo fúnebre, tampoco coronas: el protocolo sanitario que rige por la pandemia obligó a que la despedida de la hermana gemela de la diva se realizara casi en soledad, en un cementerio privado de Pilar

El cajón con los restos de Goldy Legrand, rumbo a su última morada (Fotos: Franco Fafauli)

Habrá que reformular el modo en el cual se afronta el duelo de un ser querido, en caso de que su dolorosa partida se produzca en estos días de cuarentena total y obligatoria. Porque hasta ese punto nos llevó el coronavirus. Y es que las medidas previstas para evitar la propagación del COVID-19 también se aplican a velatorios y entierros: apenas unas pocas personas son autorizadas a acercarse al lugar para dejar una flor, unas palabras, su último adiós.

Este sábado los restos de Silvia Legrand -la querida Goldy- encontraron su morada eterna en el cementerio Memorial, de Pilar. Y su hermana gemela, Mirtha Legrand -su adorada Chiquita- no pudo estar allí. Tampoco su sobrina, Marcela Tinayre, ni sus hijos, Juan y Nacho Viale. Lo mismo sucedió con el resto de su familia. Y con los amigos que tanto la querían, como Susana Giménez (“Eramos familia", contó ayer, desolada). En un mediodía de otoño en los que por momentos asomó el sol, una hermosa alegoría para quien tanta luz brindó a quienes tuvieron el enorme privilegio de conocerla, esta mujer de mirada y gesto amables fue despedida con un puñado de testigos: su yerno, Alfredo Solari, con su hijo Santiago, y dos empleados de la cochería, empleando barbijos, antiparras protectoras y guantes.

En un momento, su yerno tomó un teléfono celular. Y junto al cajón, realizó una videollamada. Se desconoce quién se encontraba del otro lado. Tal vez las hijas de Goldy, Gloria y Mónica. Puede ser Mirtha. O quizás, la familia entera, participando de esa despedida virtual, una de las pocas alternativas que nos brinda esta época regida por el desamparo.

Goldy y Chiquita nacieron el 23 de febrero de 1927, en Villa Cañas, Santa Fe. En época donde no existían las coreografías, su madre -la docente Rosa Suárez- supo que tendría gemelas el mismo día del parto. La bebas eran idénticas, claro, aunque con un detalle: una pesaba varios gramos más que la otra. A los siete años la familia se instaló en Rosario. Pero tras la muerte de don José Martínez, el padre de los tres hermanos, en 1937 se mudaron a Buenos Aires.

Allá por su adolescencia, Silvia y Mirtha comenzaron juntas en el espectáculo. Fue después de que el representante Ricardo Cerebello decidiera que las hermanas actrices debían prescindir de aquel Martínez tan habitual en estas latitudes por un Legrand más distintivo. Sin embargo, en 1944 Goldy se alejó del mundo artístico tras conocer a quien sería su marido: el militar Eduardo Lopina, con quien -lo dicho- tuvo dos hijas.

Con su tempranero retiro los flashes quedaron dirigidos entonces sobre la figura de su hermana. Quienes las recuerdan de aquellos años dorados del cine hablan de una extraordinaria belleza compartida por ambas, de un mayor talento en Goldy, de un carácter tenaz y decidido en Chiquita. Pero pocos comprenderán la dimensión de que ambas se sabían una sola. Y desconocerán así que, desde ayer, Mirtha ya no cuenta con una parte esencial de sí misma.

Pero ni siquiera pudo estar allí para darle un último beso a su adorada Goldy. Aunque la naturaleza hizo justicia, brindándole por momentos un mediodía soleado a quien fuera la luz de sus ojos.

Goldy Legrand, actriz

Share this post


Link to post
Share on other sites

Y ahora falleció Sergio Denis, ex de Su Gimenez y de Alfano!!!

Murió producto de un accidente ocurrido hace 14 meses.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this  

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×