Jump to content
Sign in to follow this  
Jeremy Penn

PARTE IV "JUAN JOSÉ" Episodio 1

Recommended Posts

PARTE IV

 

JUAN JOSÉ”

FADE IN

 

EXT. ENTRADA PRINCIPAL CASA ADELAIDA – TARDE

 

JUAN JOSÉ aún dudando que sea una buena idea, llega para ver a su hijo. Toca el timbre y lo recibe PAULINA.

 

PAULINA

Sí, dígame.

 

JUAN JOSÉ

Buenas Tardes, vine a ver a Ignacio, yo soy su…

 

PAULINA

¡Otro máh con lo de...!

 

JUAN JOSÉ

¿Otro más?

 

PAULINA

Ay disculpe, es que ayer vino…, sabe que, no me haga juicio mejor, amanecí como estresá hoy día.

 

JUAN JOSÉ

He estado llamando a Adelaida, pero no me contesta.

 

PAULINA

La señora salió a medio día, hoy se supone que es su día libre de la clínica y debería estar cuidando al Jo… ven, pero no sé para dónde saldría. Ay pero pase, pase.

 

CORTE A

 

INT. SALA RECEPCIÓN CASA ADELAIDA – TARDE

 

PAULINA

Y ¿Se quiere servirse algo?

 

JUAN JOSÉ

No gracias, quisiera ver a Ignacio, por favor.

 

PAULINA

Ay sí sí.

Mire, arriba la primera puerta a la derecha, esa es su pieza.

Entre sin golpear, él nunca responde, no ve que no habla.

 

JUAN JOSÉ

Gracias.

 

CORTE A

INT. DORMITORIO IGNACIO – TARDE

 

El joven, como de costumbre se encuentra en la oscuridad, inmóvil y cabizbajo sentado sobre la cama con un denario en su mano derecha.

 

JUAN JOSÉ entra y se detiene con sorpresa al ver a su hijo y darse cuenta que su estado no es diferente al cual se encontraba cuando fue transferido desde el hospital a la clínica de Puerto Montt. Lo llama con una voz dulce y cálida, pero el joven no responde.

 

JUAN JOSÉ

Ignacio.

 

EL hombre entonces se dirige hacia la ventana y abre las cortinas y las ventanas sin temer por la fotofobia que el joven parecía haber desarrollado. La luz y el aire fresco del mar entran en la habitación. El padre se sienta sobre la cama junto a su hijo.

 

JUAN JOSÉ

Ignacio.

Hijo.

Me imagino que te parece extraño estar aquí y más extraño aún que yo haya venido.

Mira, cuando..., quiero decir tu ma...

Ignacio, tengo cáncer.

Un cáncer terminal.

 

Luego de un silencio el joven comienza a balbucear mientras se vuelve hacía el hombre.

 

IGNACIO

Pa… papá.

 

IGNACIO entonces abraza a su padre quien comienza a sollozar mientras le corresponde el abrazo. El denario que el joven sostenía cae al piso. Padre e hijo permanecen abrazados y llorando por un momento. Luego, aún abrazados, JUAN JOSÉ besa a IGNACIO en la frente.

 

JUAN JOSÉ

Hijo, perdóname, perdónanos, no hemos sido los mejores padres del mundo y ni siquiera cuando estuvimos a punto de perderte eso nos hizo reaccionar.

 

IGNACIO

Papá.

 

JUAN JOSÉ quisiera que este momento durara para siempre, y siente mucho dolor por no poder ser parte de la vida de su hijo en el futuro debido a su enfermedad.

 

JUAN JOSÉ

Ven hijo vamos a la playa, necesitas sol, estás muy pálido. Vamos a caminar y hablamos si quieres.

 

JUAN JOSÉ se pone de pie seguido de IGNACIO, quien vuelve a abrazar a su padre. Por un momento permanecen de pie, abrazados. JUAN JOSÉ mira por la ventana, tiene lágrimas en sus ojos, pero está feliz de tener al hijo que conoce de vuelta.

 

CORTE A

EXT. PLAYA REÑACA – TARDE

 

JUAN JOSÉ e IGNACIO caminando por la playa, se detienen en algunos tramos para mirar hacia el horizonte mientras permanecen en silencio, y otras veces JUAN JOSÉ contempla a su hijo que aún no ha dicho otra palabra desde que salieran de su dormitorio.

 

JUAN JOSÉ

Ya sabes que tu mamá y yo fuimos socios e iniciamos la firma antes de casarnos. A veces creo que ella solo aceptó la unión para beneficiar a su familia. Y más claro aún me quedó cuando me contó de su embarazo solo porque ya era casi evidente que su vientre estaba creciendo.

Me imaginé todo tipo de razones por la que hizo eso, pero al preguntarle solo dijo que era porque estaba muy ocupada.

El convertirse en mamá no la cambió en nada, al día siguiente de tu nacimiento estaba de vuelta en la oficina. Solo por presión familiar, te amamantó hasta que fue posible.

Yo, por mi parte, no fui mejor que ella tampoco. Mientras, te dejamos en manos de familiares hasta por semanas, vimos crecer nuestra firma legal a costa de no verte crecer a ti.

El internado fue el paso natural a seguir, claro.

Aún así cada vez que pude me quedaba contigo, un poco para compensar que María Graciela ya no quisiera estar conmigo. Si hasta te cociné un par de veces.

Yo creo que ella daba gracias a Dios que creciste tan reservado y paciente, como esperando que nos acordábamos que teníamos un hijo.

Cuando fuiste de intercambio a Sydney, ella jamás te llamó. Su vida seguía igual que siempre incluso cuando pasó el accidente, incluso mientras decidíamos la separación.

¿Por qué no vienes a vivir conmigo en mi nuevo departamento?, te va a gustar la vista desde allá.

 

Antes de que IGNACIO pueda siquiera pensar en dar una respuesta, ADELAIDA viene corriendo acercándose a los dos hombres gritando.

 

CORTE A

INT. SALA DE ESPERA CLINICA REÑACA – NOCHE

 

JUAN JOSÉ e IGNACIO esperan alguna noticia del estado de ADELAIDA a quien tuvieron que traer de emergencia a la clínica.

 

JUAN JOSÉ

Hijo, ¿por qué le dijiste a Adelaida que tu mataste a Jorge? Lo que pasó fue un accidente.

 

IGNACIO

Es mi culpa.

 

JUAN JOSÉ

Jorge iba manejando a exceso de velocidad.

Pero si me quieres contar, por favor no dudes en hacerlo, no es bueno guardarse las cosas.

 

IGNACIO

Papá...

 

En ese momento aparece PATRICIO SOTOMAYOR, el doctor que está a cargo del tratamiento de IGNACIO.

 

JUAN JOSÉ

¿Patricio?

 

PATRICIO

¡Juan José!, ¿qué haces acá, le pasó algo a...?

 

El doctor se sorprende al ver al joven de pie en la sala de espera de la clínica.

 

PATRICIO (CONT)

¿Ignacio?

 

JUAN JOSÉ

Mi hijo salió del estado en el que estaba, pero la Adelaida...

 

PATRICIO

¿Qué le pasó?

 

JUAN JOSÉ

Sufrió una crisis de nervios en la playa. ¿Sabes que Adelaida llamó Jorge a mi hijo?, estaba como en un trance.

 

PATRICIO

¿Pero, qué lo provocó?, ¿perdió el conocimiento?

 

JUAN JOSÉ

No inmediatamente, primero le dio como una ataque de llanto, y luego se puso furiosa que casi no la pudimos controlar, hasta que quedó inmóvil y se desmayó.

 

PATRICIO

Esto parece grave. Qué bueno que vine. Hoy no tengo turno, pero...

Ignacio ¿y tú, cómo estás?

 

IGNACIO

Bien... gracias.

 

PATRICIO

Mira Ignacio, ahora voy a ver a Adelaida, pero tendremos que hablar nosotros dos, de tu tratamiento, no lo debes dejar.

Y todavía no me dicen que causó esta reacción en Adelaida.

 

JUAN JOSÉ

No sabemos.

Cuando la vimos venir ya estaba alterada. No sabemos de dónde venía tampoco.

 

PATRICIO

Ok, bueno, ustedes si quieren pueden irse, yo me encargo de Adelaida.

 

JUAN JOSÉ

No, mira, nosotros te esperamos.

 

PATRICIO

Está bien.

Quizás se la puedan llevar a la casa esta noche, entonces.

 

PATRICIO ingresa por el pasillo hacia la sala de observaciones.

 

JUAN JOSÉ

Ignacio, ¿quieres tomar o comer algo?, yo me tomaré un café.

 

Ambos hombres se dirigen entonces a la cafetería de la clínica.

 

CORTE A

INT. CAFETERÍA CLINICA REÑACA - NOCHE

 

JUAN JOSÉ e IGNACIO toman café en vasos de papel en una de las mesas de la cafetería.

 

JUAN JOSÉ

Hijo, perdona que te cortara cuando apareció Patricio. Supongo que no tengo costumbre de comportarme como un padre.

 

IGNACIO

Está bien.

 

JUAN JOSÉ

Mira, nosotros cuando estuvimos en Puerto Montt supimos por algunos de los testigos que Jorge iba a exceso de velocidad, y que perdió el control del auto, pasando al otro lado de la pista donde chocaron con el camión que venía en sentido contrario.

 

IGNACIO

Sí, íbamos super rápido, pero Jorge no se distrajo.

 

JUAN JOSÉ

¿Qué estaban haciendo los dos, yendo a esa velocidad?

 

IGNACIO

Todo empezó como un juego tonto en la mañana ese día. Nos empujándonos cada vez que veíamos al otro distraído, y...

 

JUAN JOSÉ ve que aparecen lágrimas en los ojos de IGNACIO y que le cuesta seguir hablando.

 

JUAN JOSÉ

No te esfuerces. Ya tendremos tiempo.

 

IGNACIO

Papá, necesito decirlo.

 

JUAN JOSÉ

Bueno pero vamos a la capilla mejor, si no hay nadie allá podremos conversar.

 

CORTE A

INT. CAPILLA CLÍNICA REÑACA – NOCHE

 

JUAN JOSÉ e IGNACIO sentados en una de las bancas de la capilla esperan que deje la capilla la única otra persona que se encuentra ahí. Una vez que ésta sale re-inician la conversación de la cafetería.

 

JUAN JOSÉ

Nosotros hablamos con uno de los jóvenes que iba en el fiat.

 

IGNACIO

Jorge y yo seguíamos con el juego cuando él decidió manejar hasta el lago Llanquihue.

Era un día caluroso.

Ibamos tonteando y cantando y nos empujabamos de vez en cuando.

Cuando vimos al fiat, notamos que hacía mucho ruido pero iba muy lento, y eso nos hizo mucha gracia. Jorge entonces decidió acelerar y los pasamos a gran velocidad mientas nos reíamos de ellos.

 

JUAN JOSÉ

Eran tres en ese auto tan chico. Uno de ellos nos dijo que el pasajero los iba filmando con un celular.

 

IGNACIO

Jorge quería grabar como los adelantábamos. Y luego me pasé al asiento trasero para tener un video del fiat desapareciendo en la distancia.

 

JUAN JOSÉ

Por eso te encontraron entre lo asientos del frente y no sentado adelante.

 

IGNACIO

Jorge me empujo cuando me iba pasando al asiento trasero, y yo...

 

En ese momento IGNACIO se emociona y no puede hablar. JUAN JOSÉ temiendo que su hijo vuelva a su estado anterior se pone nervioso.

 

JUAN JOSÉ

Ignacio, no sigas si no quieres. Ya tendremos tiempo.

 

IGNACIO

Estoy bien papá... yo... mientras me pasaba al asiento trasero, empujé a Jorge con mi pierna y mi rodilla le dio de lleno en la cabeza y ahí perdió el control del auto.

 

JUAN JOSÉ abraza a su hijo y ambos permanecen en silencio. Esta confesión de IGNACIO es difícil de aceptar para JUAN JOSÉ por la responsabilidad de su hijo en el accidente y la muerte de JORGE.

 

FADE OUT

Share this post


Link to post
Share on other sites
Justo ahora, Jeremy Penn dijo:

 

 

IGNACIO

Estoy bien papá... yo... mientras me pasaba al asiento trasero, empujé a Jorge con mi pierna y mi rodilla le dio de lleno en la cabeza y ahí perdió el control del auto.

 

JUAN JOSÉ abraza a su hijo y ambos permanecen en silencio. Esta confesión de IGNACIO es difícil de aceptar para JUAN JOSÉ por la responsabilidad de su hijo en el accidente y la muerte de JORGE.

 

FADE OUT

 

:negraalpiso:

 

 

 

 

 

En la tarde digo lo que pienso, estoy en la pega :oprah:

 

 

 

Spoiler

 

Pero habiendo tanto recurso narrativo, tanta droga recreativa :pordios:

 

 

ese fue el motivo?  :negraalpiso:

 

 

  • Like 1

Share this post


Link to post
Share on other sites
Spoiler

Sí, una weá tan simple... de hecho de eso va mi historia, de como algo simple se magnifica y se especula cuando no se sabe, en fin... :moolah:

 

Share this post


Link to post
Share on other sites
Spoiler

Quizás lo podría haber abordado de otra manera, pero mi idea siempre fue que la cosa fuera como de vida real, como esas películas que vez y luego piensas que no pasó nada en todo el rato, pero luego empiezas a descubrir que algo había. Eso :janin2:.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this  

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×