Jump to content
Sign in to follow this  
kappa

UCRANIA..HILO IX: La Guerra olvidada en Europa..

Recommended Posts

Posted (edited)

Historia de Hilos.

 

HILO I:Marzo 2014 -Septiembre 2016

https://foros.fotech.cl/topic/244677-ucrania-zpor-que-se-recrudece-ahora-el-conflicto-en-ucraniaae/page-1?hl=+ucrania

 

HILO II:Diciembre 2016

https://foros.fotech.cl/topic/304760-ucrania-hilo-ii-las-redes-ucranianas-se-llenan-de-burlas-a-los-fallecidos-en-la-tragedia-del-tu-154/?hl=%2Bucrania&do=findComment&comment=21742181

 

HILO III: Enero 2017- Abril 2017

https://foros.fotech.cl/topic/305764-ucrania-hilo-iii-explota-un-vehiculo-de-supervisores-de-la-osce-en-el-este-de-ucrania-pagina-2/?hl=+ucrania

 

HILO IV: Mayo 2017

https://foros.fotech.cl/topic/313373-ucrania-hilo-iv-militantes-de-donbas-atacan-ucrania-28-veces-el-11-de-junio/?hl=%2Bucrania&do=findComment&comment=22350649

 

HILO V: Junio 2017

https://foros.fotech.cl/topic/316864-ucrania-hilo-v-ucrania-y-rebeldes-prorrusos-acuerdan-tregua/?hl=%2Bucrania&do=findComment&comment=22388951

 

HILO VI:Julio 2017

https://foros.fotech.cl/topic/318989-ucrania-hilo-vi-dpr-declara-creacion-de-estado-de-malorossiya-estado-sucesor-de-ucrania/?hl=%2Bucrania&do=findComment&comment=22526637

HILO VII: Diciembre 2017 - https://foros.fotech.cl/topic/328969-ucrania-hilo-vii-alexander-zakharchenko-instruyo-a-los-jefes-de-ciudades-y-regiones-a-realizar-un-inventario-de-refugios-antiaereos/?hl=%2Bucrania&do=findComment&comment=23105716

 

HILO VIII: Mayo - Diciembre 2018

https://foros.fotech.cl/topic/338903-ucraniahilo-viiiuna-guerra-olvidada-en-europaque-la-onu-desperto/

Edited by kappa

Share this post


Link to post
Share on other sites
Posted (edited)

La industria de Donbass ante el bloqueo ucraniano

RIAN_3227074.HR_.ru_.png?w=900

Hace un año y medio, los nacionalistas ucranianos comenzaron a bloquear las conexiones comerciales entre Kiev y las Repúblicas de Donbass. Más adelante, el bloqueo fue institucionalizado. Las empresas más grandes o detuvieron sus operaciones al completo o mantuvieron parte de la producción con grandes dificultades. Las autoridades de la RPD y la RPL dieron paso a un proceso de cambio de dueños de las empresas y fábricas. Izvestia ha analizado qué sucedió a continuación y cómo se encuentra la economía en la región.

Una economía en estado de sitio

El bloqueo comercial de Donbass comenzó en enero de 2017. Los nacionalistas ucranianos trataron de cortar las vías de conexión entre Donbass y Ucrania. Los militantes cortaron el tráfico ferroviario en la ruta Lugansk-Lisichansk-Popasnaya; interrumpieron las comunicaciones de tren con la estación central de Svetlanova, donde cortaron los raíles; construyeron una barrera y bloquearon el tráfico en la carretera Yasinovataya-Konstantinovka en la región de Donetsk.

A mediados de 2017, el bloqueo de los radicales dio paso a un bloqueo oficial. El decreto correspondiente fue firmado por el presidente Petro Poroshenko. Los cuerpos de seguridad recibieron la orden de “detener el paso de productos a través de la línea de separación en las regiones de Donetsk y Lugansk por tren y carretera”.

Hay que recordar que, en el momento en que entró en vigor el bloqueo comercial, el conflicto armado duraba ya tres años. La situación era bastante extraña: el dinero producido por los bienes que se producían localmente salía de la región. Los dueños de las empresas eran los oligarcas ucranianos, que actuaban de parte de los intereses de Kiev. Al mismo tiempo que bombardeaba las ciudades de Donbass, Ucrania recibía pagos de impuestos de esas empresas y podía disponer de sus ingresos. Sin embargo, las pensiones y salarios de los empleados públicos eran pagadas por la RPD y la RPL, ya que Ucrania decidió no cumplir con esas obligaciones.

La introducción del embargo hizo daño a las Repúblicas. La cadena de producción se rompió. Muchas minas y fábricas perdieron o sus mercados o su fuente de materias primas. Por ejemplo, la Planta Metalúrgica de Yenakievo (en la RPD) trabajaba con hierro ucraniano. Dejaron de producir las plantas química y metalúrgica de Alchevsk. Miles de personas se quedaron sin trabajo, miles de familias tuvieron que luchar por sobrevivir.

Adiós a Ucrania

Las autoridades de las Repúblicas tuvieron que tomar medidas urgentes. En marzo de 2017, las autoridades de la RPD y la RPL impusieron un control externo a miles de empresas que se encontraban bajo jurisdicción ucraniana. “Dejaremos de suministrar carbón a Ucrania. No hay ni capacidad ni forma de pago para el suministro de carbón. Vamos a recuperar la producción de las empresas y orientarla al mercado ruso y de otros países. Esta fue una de nuestras primeras promesas de la proclamación de nuestra República”, afirmaron en un comunicado conjunto los entonces líderes de la RPD y la RPL, Alexander Zajarchenko e Igor Plotnitsky.

Para controlar el proceso se creó un cuartel general que incluía a representantes de los trabajadores, sindicatos locales, movimientos sociales y diputados locales. El 4 de abril, Alexander Zajarchenko firmó un decreto que introducía administradores temporales en las fábricas ucranianas situadas en el territorio de la RPD e imponía control externo de la compañía Vneshtorgservis (VTS). Antes ya habían comenzado a pasar a la compañía empresas de la RPL.

Actualmente se encuentran bajo control de VTS la Planta Metalúrgica Donetskstal, la Planta Metalúrgica de Yenakievo y su filial de Makeevka, la planta química de Yenakievo, la Fábrica de tubos Jartsisk, la planta química de Yasnoe, Makeevkosk, Krasnodonugol, DTEK Rovenkiantratsit, DTEK Sverdlovantratsit, la Planta Metalúrgica de Alchevsk, etc. VTS emplea ahora a más de 40.000 personas.

Carbón y metal

Está claro que la introducción del control externo no ha sido la panacea que solucione todos los problemas. Sin embargo, ha sido capaz de conseguir algunos éxitos. Por ejemplo, la Planta Metalúrgica de Alchevsk pasó a control de VTS el 28 de noviembre de 2017. Tras veinte días, la compañía reanudó la producción. En junio de 2018, la RPL inauguró un puente de energía que permitió a la compañía reanudar el ciclo completo de producción. “La cantidad adicional de energía ha permitido terminar el ciclo de producción metalúrgica, que es el objetivo más importante de la producción”, afirmó el ingeniero jefe de AMK, Maxim Mokritsky. Según explicó, ahora la empresa tiene capacidad para producir 70.000 láminas de metal al mes, 70.000 bloques y 50.000 tubos. La producción aumentará en los próximos meses.

La producción de AMK ha permitido que reanudara el trabajo la fábrica de tubos de Jartsisk (JTZ), que recibe de Alchevsk las láminas de metal para los tubos. “El trabajo de JTZ ayuda a crear una cierta integración de las empresas de Donbass: Makeevka produce coque, la mina Komsomolskaya produce mineral y Alchevsk, metal. Así que tenemos un sistema macroeconómico que permite crear una cadena tecnológica de varias empresas, algo que antes era imposible. Así que ahora Donbass podrá suministrar al mercado productos terminados de alto valor, lo que supondrá ingresos para impuestos y para los salarios de los empleados de estas empresas, afirmó el director de JTZ.

“La metalurgia en las mismas manos”

La última en pasar a control de VTS es la Combinada de Dokuchaevsk (DFDK). “¡Va bien! Pagan a tiempo y el salario es el normal. Es un paso adelante”, afirmó ante la noticia uno de los trabajadores de la industria más grande de Dokuchaevsk. Antes, DFDK había reducido su producción al 5%. Ahora la planta vuelve a trabajar a todo volumen. Ha aumentado la producción y VTS ha iniciado un proceso de modernización del equipamiento y recuperación de las instalaciones. Y, lo que es más importante, alrededor de mil familias han conseguido un trabajo estable y un salario digno. “Veo como una inercia positiva que todo el sector del metal esté en las mismas manos que han construido esta cadena”, explicó el actual director de la planta de Dokuchaevsk, Alexander Kachanov.

La reanudación del trabajo de las fábricas supone, como es evidente, un efecto positivo en la esfera social. También hay que ayudar a las escuelas, hospitales o guarderías. Así que el cuartel general que controla las empresas que se encontraban bajo jurisdicción ucraniana y pasaron a control de la RPD trabajan en paquetes para los familiares de los trabajadores de las empresas que estaban paralizadas. Los hijos de los trabajadores tienen la oportunidad de visitar de forma gratuita diferentes lugares. Por ejemplo, los hijos de los trabajadores ferroviarios visitaron el 26 de marzo de 2018, un año después de la introducción del control externo, el jardín botánico de Donetsk.

En octubre de 2018, el Consejo de Ministros de la PRD y VTS concluyeron un acuerdo en el ámbito económico y social de 150 millones de rublos al año. Según el documento, en un año, VTS se compromete a invertir 12,5 millones de rublos en medidas sociales, incluyendo educación, educación física, deporte, medicinas y cultura. “Además de los impuestos y otras tasas, como saben, hemos concluido acuerdos sociales con VTS. La cantidad adicional es considerable, además, esos fondos se asignarán a todas las ciudades y regiones de la República, incluso a aquellas en las que no haya empresas de VTS”, afirmó Pushilin, que calificó el acuerdo como constructivo y centrado en el bienestar de los ciudadanos.

https://slavyangrad.es/2018/12/30/16028/

Sin unidad

%D1%81%D0%BD%D0%B5%D0%B3%D0%BE%D0%B2%D0%

Como cada primer día del año, el 1 de enero los nacionalistas ucranianos marcharon por las principales calles de diversas ciudades -principalmente Lviv y Kiev- para celebrar el cumpleaños de Stepan Bandera, a quien la ideología nacionalista dominante trata de convertir en héroe nacional, no solo del nacionalismo. Sin embargo, en esta ocasión, a pesar de que la celebración se ha institucionalizado con las decisiones del Gobierno, las elecciones han supuesto un obstáculo diferente para los grupos nacionalistas. Pese a la aparente unidad en lo que respecta a la ideología oficial y los principios del nacionalismo, la presencia de dos tendencias -una liderada por Andriy Biletsky y las estructuras de Azov y otra liderada por Svoboda- se ha evidenciado en esta celebración. Sin unidad en una celebración, es difícil imaginar que ambas facciones vayan a ser capaces de formar un bloque único con vistas electorales.

Las marchas han coincidido este año con el inicio de la precampaña electoral para las elecciones presidenciales que se celebrarán en marzo. Además de la brecha entre las diferentes tendencias, la asistencia a las marchas también recuerda que el apoyo popular de la extrema derecha (y lo mismo puede decirse de la figura de Stepan Bandera, sin duda menos popular de lo que le gustaría a la actual élite ucraniana) es limitado. A pesar de eso, su capacidad de organización, entrenamiento militar y disposición para hacer el trabajo sucio de las autoridades les ha dado poder para actuar, atacar y extorsionar con impunidad. Nada indica que la situación vaya a cambiar en la próxima legislatura.

Sin incidentes, sin unidad y con menor asistencia

Artículo Original: Ukraina.ru

Este año, la extrema derecha no ha sido capaz de llegar a un acuerdo y en la capital se celebraron simultáneamente dos actos.

Marchar por las calles de Kiev bajo la luz de las antorchas y portando retratos de Bandera el primer día del año se ha convertido en una tradición obligatoria para los actuales “patriotas” de Ucrania. Sin embargo, en esta ocasión, la asistencia no fue espectacular. Según la prensa, entre las dos marchas se reunieron varios miles de personas. No es descartable que la reducción del número de participantes se deba al desacuerdo entre los führers de las diferentes organizaciones de extrema derecha.

El motivo de la tensión en el bloque radica en la búsqueda de un único candidato nacionalista. Para los seguidores de Svoboda, no puede ser otro que su compañero de partido Ruslan Koshulinsky. Al otro lado de la disputa se encuentra el Corpus Nacional, cuyo líder blanco Andriy Biletsky no esconde sus ambiciones presidenciales.

Finalmente, las dos organizaciones decidieron acudir a la plaza de Maidan por separado. El Corpus Nacional y la Milicia Nacional [ambas partes de la estructura vinculada al movimiento Azov] comenzaron junto a la Ópera y Svoboda y otros movimientos, desde el parque Shevchenko.

Varios elementos diferenciaron las dos marchas. Si los partidarios de Svoboda decidieron no cambiar las tradiciones y marcharon bajo las antorchas, los defensores de Biletsky optaron por gorros de Santa Claus y delante de ellos, los organizadores habían colocado a animadores vestidos de muñeco de nieve. Parece una especie de burla del Corpus Nacional a sí mismos y sus oponentes en la marcha de antorchas rival. Ya en movimiento, los participantes entonaron los cánticos habituales: “Gloria a Ucrania. Gloria a los héroes”, “Bandera, Shujevich – nuestros héroes. Lucharon por nosotros y por vosotros”, etc. Finalmente, las dos columnas llegaron a la plaza de la Independencia, donde se celebró un acto.

“2019 será un año decisivo para el futuro de Ucrania y si, no continuamos activos y seguimos llevando nuestras ideas al pueblo, la situación será crítica. Solo nosotros, los ucranianos unidos, seremos capaces de resistir la venganza de las fuerzas antiucranianas. Ucrania no será salvada por los payasos y oligarcas, sino por los nacionalistas ucranianos”, afirmó en el acto Andriy Ilienko, uno de los líderes de Svoboda.

El punto final del acto neonazi fue la interpretación del himno de Ucrania. Así dieron por concluido el acto en memoria del aniversario de Stepan Bandera en Kiev. Se trata de una acción ya tradicional de los nacionalistas ucranianos, que, en esta ocasión, celebraba el 110º aniversario del nacimiento de Stepan Bandera. Este año, las autoridades ucranianas se han unido a los nacionalistas y han declarado el día fiesta oficial del país.

Antes, el Parlamento había calificado oficialmente a los soldados del Ejército Insurgente Ucraniano (UPA) y su ala paramilitar, la Organización de Ucranianos Nacionalistas (OUN) participantes en la lucha por la independencia. Esa decisión equipara a antiguos colaboracionista con la ocupación Nazi a los soldados que lucharon en el Ejército Rojo en la Segunda Guerra Mundial.

https://slavyangrad.es/2019/01/03/sin-unidad/

Informes indican que el total de bajas ucranianas oficiales en 2018 ha sido de 103 muertos y 590 heridos.

Edited by kappa

Share this post


Link to post
Share on other sites

Advierten sobre peligro de concentración de extremistas en Ucrania

ucrania-extremistas.jpg

El máximo dirigente musulmán ucraniano, Ahmed Tamim, advirtió hoy sobre el peligro de la concentración en este país de extremistas islámicos y de otras corrientes como los neofascistas.

 

Ucrania se convierte en una especie de base para todo tipo de extremistas. Algunos utilizan esta nación como punto de preparación, otros para reclutar adeptos y los terceros como territorio de tránsito, explicó Tamim.

 

El dirigente musulmán declaró a la publicación Gordon que varios radicales islámicos forman parte de los destacamentos nacionalistas en el conflicto en Donbass, incluidos antiguos participantes en la guerra de Chechenia.

 

La entrada en vigor de un acuerdo de excepción de visado entre Ucrania y la Unión Europea permite el ingreso a esta nación de miembros de formaciones terroristas como el Estado Islámico (EI), señaló.

 

Algunos de ellos ni siquiera disimulan su participación en operaciones terroristas en el Medio Oriente o su pertenencia al EI y otros grupos afines, declaró Tamim.

 

El dirigente islámico admitió que varios medios de difusión le solicitaron guardar silencio sobre la situación de los referidos extremistas.

 

Las autoridades ucranianas declararon como fiesta nacional el día del nacimiento de Stepan Bandera, quien creó el grupo armado UPA durante la ocupación nazi que colaboraron con los fascistas alemanes y participaron en el exterminio de judíos y la población.

 

Además, muchos de los miembros del UPA formaron parte de una unidad de los SS que operó en Ucrania. Algunos de ellos se convirtieron en verdugos en los campos de concentración nazi.

 

Tras el golpe de estado de la derecha en Kiev, en febrero de 2014, con apoyo de paramilitares neofascistas, en Ucrania se destruyeron monumentos erigidos a los héroes soviéticos que liberaron a esa región del nazismo alemán.

 

Esta semana se produjo en Kiev, la primera marcha neofascista con miles de seguidores, después de la declaración oficial del festejo por el nacimiento de Stepan Bandera.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Nuevo año, mismas estrategias

dxekf4puyaa6uiv.png?w=900

Tras unos días de menor actividad militar -como ocurre cada año con la tregua navideña, la más respetada de la serie de treguas que anualmente pactan Ucrania, la RPD y la RPL-, el representante de la OSCE, en el Grupo de Contacto, Martin Sajdik, comentaba esta semana que el número de infracciones al alto el fuego volvía a ascender. Sajdik se mostró también optimista por la ausencia de víctimas civiles durante esa tregua que comenzó en diciembre. El representante de la OSCE se refiere únicamente a víctimas causadas directamente por las bombas, ignorando el constante goteo de víctimas entre la población más vulnerable que causan los puestos de control ucranianos, artificialmente preparados para causar las mayores dificultades para la población civil.

En el frente diplomático, la situación no ha cambiado en exceso desde el año pasado, cuando Kiev ya había endurecido su postura y su intransigencia a la hora de negociar, o de negarse a negociar, temas políticos con las Repúblicas Populares. Cuando está a punto de cumplirse el cuarto aniversario de la firma de los acuerdos de Minsk de febrero de 2015, que debían dar paso a un proceso político que nunca ha comenzado, la RPL acusaba esta semana de mantener una postura poco constructiva a Kiev.

Así lo recogía tras el escaso éxito de la última reunión el diario Izvestia:

El representante de la autoproclamada República Popular de Lugansk en el subgrupo político del Grupo de Contacto, Rodion Miroshnik, ha denunciado el comportamiento de Kiev y su postura nada constructiva que a punto estuvo de cancelar la próxima reunión del subgrupo.

Según Miroshnik, el jueves 17 de enero, durante la reunión en Minsk, el coordinador de la OSCE, Pierre Morel, propuso celebrar una próxima ronda de consultas como una “reunión sin agenda” para identificar las contradicciones entre las partes. Sin embargo, los representantes de Kiev ignoraron la iniciativa y continuaron tratando de imponer una inaceptable lista de temas a debatir y se negaron también a tratar puntos que se encontraban en la agenda acordada por el Grupo de Contacto.

En dos semanas volverá a haber otra reunión formal. Sin embargo, como apuntó Miroshnik, no es de esperar que en dicha reunión se produzca ningún avance teniendo en cuenta la postura intransigente postura de Kiev.

Izvestia

Además de esa descripción de otra reunión sin ninguna productividad, las declaraciones de Miroshnik dejan clara la estrategia de Kiev. “Exigen que se discuta de prácticamente todo tipo de asuntos en la agenda y sacan temas como la liberación de los marineros ucranianos que violaron la frontera en el estrecho de Kerch, algo que no tiene nada que ver con el conflicto de Donbass o la implementación de los acuerdos de Minsk. En diciembre, esta postura hizo imposible un intercambio de prisioneros, bloqueó tanto la agenda política como la económica y la tregua navideña solo se pudo negociar después en una videoconferencia adicional en vísperas de Año Nuevo”, recordó el representante de la RPL.

Como ha quedado claro desde prácticamente el inicio del proceso, la estrategia de Kiev no es otra que negociar únicamente los temas que son de su interés -como fue el caso del intercambio de prisioneros que se celebró en 2017- y tratar de introducir en la agenda temas que nada tienen que ver con los acuerdos de Minsk con el objetivo de evitar una negociación política sobre los puntos previstos en los acuerdos y alargar el proceso con la esperanza de que el paso del tiempo obligue a las Repúblicas Populares a rendirse y aceptar una versión reducida y sin concesiones políticas de los acuerdos de Minsk. A dos meses de las elecciones presidenciales, nada indica que esta actitud vaya a cambiar.

https://slavyangrad.es/2019/01/19/nuevo-ano-mismas-estrategias/

**************

La ONU ha actualizado la lista de víctimas desde el inicio de la guerra.
Entre los muertos. Unos 3.300 civiles, 4.000 soldados ucranianos y 5.500 miembros de las fuerzas de ocupación.
De heridos dan una cifra global de entre 27.000-30.000,.

https://www.unian.info/war/10416549-don ... 00-un.html

*************

Donbass, la agresión invisible

 

Moscú, Rusia. Las relaciones entre Rusia y Ucrania cerraron el 2018 como un diálogo de sordos, donde Kiev defiende peligros invisibles para acomodar a un reducido grupo de políticos aferrados al poder.

1-123rf-1-3.jpg

En la primera etapa del año, el equipo del presidente ucraniano, Piotro Poroshenko dio, como dicen los rusos, un tiro en el pie: apoyó el bloqueo de los ultranacionalistas al flujo de mercancías desde y hacia la región hullera de Donbass.

El grueso del carbón y materiales acompañantes para el trabajo en las fábricas metalúrgicas se extrae en las minas del Donbass, donde se ubican las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk. Ello llevó al cierre de fábricas y cortes de energía.

Luego, en medio de un litigio judicial para evitar pagos a la empresa rusa Gazprom por el gas suministrado, Ucrania decidió “independizarse” y comprar carbón estadunidense y gas reexportado desde Europa.

Sin embargo, finalmente la propia élite del negocio nacional de producción de carbón y de comercio de gas en Ucrania decidió la compra de gas ruso y carbón de Donbass.

El esquema consiste en simular un gas comprado a naciones del este europeo a precio de mercado, aunque en realidad se desvía de los depósitos de gas ruso, donde se debe acumular para su exportación a Europa por el gasoducto ucraniano.

Algo parecido ocurre con el carbón, las empresas ucranianas simulan la adquisición en el extranjero a un precio mucho mayor para de forma indirecta comprar a Rusia el carbón que le vende Donbass.

A finales de este año, las tarifas para la población de gas y calefacción crecieron entre 12 y 25 por ciento, lo cual formó una deuda en los pagos de más de 250 mil millones de grivnas (más de 9 mil 18 millones 759 mil dólares).

En una segunda etapa del año, se hicieron más frecuentes los ataques de los ultranacionalistas y neofascistas a sucursales de bancos rusos y se refuerzan los pasos de Kiev para institucionalizar una mentira: la agresión rusa en Donbass.

La Rada Suprema (parlamento unicameral) aprobó una ley que calificó a Rusia como país agresor en Donbass, y consideró a ese territorio como zona ocupada.

Además, la ley cambia el estatus del conflicto en Donbass y el mando se traslada del Servicio de Seguridad de Ucrania a la jefatura de las Fuerzas Armadas.

Recordemos que tras el golpe de Estado de febrero de 2014, cuando los neofascistas tomaron por la fuerza edificios administrativos en la capital y otras provincias, en Donbass la población se movilizó para rechazar a los golpistas.

Así, la operación de castigo contra la población rebelde de Donbass fue calificada por el propio Kiev como antiterrorista, es decir, eran los militares ucranianos contra sus ciudadanos.

El cambio del estatus pretendió legitimar la fábula del gobierno de Poroshenko de la invasión rusa y de la guerra librada contra el agresor por el ejército ucraniano, argumento utilizado para justificar el uso de la fuerza contra los civiles.

Kiev reforzó, sobre todo, la “limpieza” del espacio informático ucraniano para liberarlo de la “propaganda rusa” y eliminar las alternativas a la leyenda de lucha contra el invasor.

Por mucho tiempo, los medios ucranianos denunciaron la supuesta falsedad de la construcción por compañías rusas de un puente sobre el estrecho de Kerch, para unir la comarca rusa de Krasnodar y la península de Crimea.

Tras ser inaugurado el puente en el verano de este año, se inició una etapa de descrédito y amenazas contra esa instalación.

A la par, Ucrania introdujo otra técnica: ante la deuda pública equivalente a más del 70 por ciento de su producto interno bruto, Kiev presentó varias demandas contra Rusia en entidades judiciales europeas. La empresa ucraniana Naftogaz, luego de negarse a pagar una deuda de 3 mil millones de dólares a Gazprom por el gas ruso suministrado, recibió un veredicto a su favor. Ahora Gazprom debe pagar 2 mil 500 millones de dólares en materia de compensación.

Otra demanda de Kiev pretende impedir la construcción del gasoducto Torrente Norte 2, que une estaciones de bombeo en Rusia con Alemania a través del mar Báltico, con capacidad para 55 mil millones de metros cúbicos al año.

Ucrania afirma que si se construye el Torrente Norte 2 y Rusia decide suspender el suministro de gas a Europa a través de Ucrania, Moscú deberá pagar unos 12 mil millones de dólares como compensación por su pérdida del estatus de país de tránsito.

Ese proceso coincide con pasos dados por Kiev para boicotear la celebración en Rusia del campeonato mundial de futbol, mientras Moscú anunciaba el fin de la construcción de una vía ferroviaria en la región de Rostov del Don, para evitar el paso por Ucrania.

Desde los días de la preparación del mundial, se aceleraron las tensiones en la zona de confrontación en Donbass. Rusia respondió con la aplicación de sanciones contra empresas y personalidades ucranianas.

En el horizonte asomaron las elecciones de marzo de 2019, en medio del resurgimiento de protestas en el cuarto trimestre del año contra la subida de las tarifas, la reducción de salarios y de puestos de trabajo en instituciones estatales. Ante la posibilidad real de las protestas, toma fuerza otro aspecto en Ucrania: la probabilidad de una autocefalia para la ortodoxia en Ucrania, lo cual amenaza con otro conflicto interno, ahora de carácter religioso, y con un nuevo diferendo con Rusia.

Poroshenko, interesado en poner en práctica su lema de “Patria, religión y tierra”, interfiere en los asuntos de la Iglesia y de facto encabeza el proceso de autocefalia que introduce otro motivo de confusión y confrontación en Ucrania. Al finalizar 2018 Poroshenko, luego que los servicios de seguridad interrogaron a dirigentes religiosos y el Gobierno, anunció la confiscación de santuarios a la Iglesia canónica ortodoxa de Ucrania, y la división entre líderes religiosos aumentó.

En la última etapa del año salieron a relucir con más claridad los temores y ambiciones de Poroshenko. Su popularidad está por debajo de al menos cuatro candidatos y en caso de perder, analistas consideran que podrían presentarse cargos judiciales en su contra.

Por ello, los pasos dados por el mandatario ucraniano más bien responden a supervivencia personal. Así, el 25 de noviembre, dos lanchas artilladas y un remolcador violaron las aguas territoriales rusas en el mar Negro y se acercaron al estrecho de Kerch.

La provocación, para lo cual existían órdenes especiales de Kiev, según demostró Moscú, concluyó con una operación de los guardacostas rusos, con saldo de tres heridos.

El incidente completó el expediente preparado por Poroshenko para avalar la imposición de la ley marcial en más de una decena de regiones, sobre todo las fronterizas con Rusia, donde encuentra más resistencia a su reelección.

Por otro lado, el mayor respaldo popular en los sondeos lo tiene el Ejército, a causa de lo que Kiev considera como guerra en Donbass. Analistas estiman que en el afán por aumentar su apoyo electoral, Poroshenko habla de una confrontación con Rusia.

Al finalizar 2018, como señaló la presidenta del Consejo de la Federación (senado ruso) Valentina Matvienko, Occidente logró lo impensado: enemistar a dos pueblos hermanos como el ruso y el ucraniano. Todo ello basado en el fantasma de la agresión de Moscú.

Antonio Rondón/Prensa Latina

https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2019/01/15/donbass-la-agresion-invisible/

Edited by kappa

Share this post


Link to post
Share on other sites
Ucrania, un país dividido

13088009224_8a4b9df54e_k-1310x874.jpg

Ucrania estuvo en el centro del mundo en 2014. Los sucesivos acontecimientos que comenzaron con la retirada de la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea y desembocaron en las protestas del Maidán, la invasión rusa de Crimea y la guerra del Donbás demostraron una realidad soterrada desde la independencia de Ucrania: la fractura de concepciones del país que debe ser Ucrania.

 

El 1 de diciembre de 1991 fue la fecha en la que Ucrania se constituyó por primera vez como un Estado independiente y se enfrentó a la tarea de unir territorios y provincias que nunca habían estado gobernados bajo una misma bandera. Para comprender esta situación, debemos echar un vistazo a un mapa de Ucrania y a su Historia. Ucrania es un territorio que ha sido frontera y campo de batalla entre tres grandes imperios: el austrohúngaro, el ruso y, en menor medida, el otomano. Esto produjo una gran movilidad de fronteras y de población y una heterogeneidad de lenguas.

Ucrania_1793_1914.png

 

Esta Historia imperial lastraría la construcción de una identidad nacional. Dicha construcción comenzaría, como en la mayoría de los países del este de Europa, con el declive de los imperios que los controlaban. Sin embargo, al contrario que países como Polonia o Checoslovaquia, que adquirieron su autonomía tras la I Guerra Mundial, Ucrania siguió bajo el dominio ruso, esta vez con la bandera soviética.

Durante esta etapa soviética, se producen dos hechos que afectarían a la conformación del país y que saldrían a la palestra en el conflicto territorial con Rusia en 2014. En 1921 ocurre el primero cuando la URSS puso a la región sureste de Ucrania bajo la administración de la Kiev, un hecho inédito, puesto que este territorio siempre había permanecido bajo la administración rusa; de hecho, se lo conoce como Nueva Rusia y tanto antes como ahora tiene una alta tasa de población rusa. En 1954 ocurre el segundo cuando Nikita Jruchov regaló Crimea a Ucrania para celebrar los 300 años de la reunificación con Rusia.

Las diferentes concepciones de Ucrania

Ucrania, al igual que sus vecinos, ha seguido una concepción de construcción nacional basada en el etnocentrismo, es decir, en la búsqueda de la identidad nacional en la cultura previa a las ocupaciones imperiales del territorio. En esta tarea de conformación nacional ha habido una serie de características que han entorpecido el proceso. Una es la juventud del propio Estado ucraniano, con apenas 20 años de existencia, lo que ha impedido que se forme un fuerte sentimiento de pertenencia nacional. Otra es la propia construcción nacional, basada en una identidad que no sienten como propia todas las regiones del país debido a su diferente recorrido histórico. Esto ha provocado una amplia descentralización con una unidad territorial bastante débil. Por último, el escaso desarrollo económico y las repetidas crisis económicas que ha sufrido el país han sacudido las ya livianas bases sobre las que se sustentaba el Estado ucraniano.

A estas tres situaciones debemos sumar la creación de diversas fracturas políticas que afectan en gran manera a la composición del Parlamento ucraniano y a la creación de diversos partidos políticos para representar los intereses de la población. La primera fractura es la división étnica del país: un 73% de la población es étnicamente ucraniana, un 22% rusa —la mayoría, en las regiones del este— y un 5% de diversas minorías. La segunda está estrechamente relacionada con la primera: un 30% de la población considera el ruso su lengua materna. La mayoría de la población rusófona se vuelve a localizar al este del país, al contrario que las personas que tienen el ucraniano por lengua materna, mayoritariamente en el oeste. La última fractura es la relacionada con la religión: los ortodoxos ucranianos dependientes del Patriarcado de Kiev son alrededor de la mitad de la población total, mientas que los ortodoxos dependientes del Patriarcado de Moscú son poco más de un cuarto de la población.

La cesión de territorio por parte de la URSS a Kiev ha marcado visiblemente la política ucraniana y la composición cultural y poblacional del país. Así, podemos ver que existen dos visiones de Ucrania: la oriental y la occidental. La visión nacional de la Ucrania oriental sostiene la creación del país sobre las dos poblaciones mayoritarias en la región, ucranianos y rusos, un Estado bicultural y bilingüe. Al contrario, la Ucrania occidental defiende que la base de la nación ucraniana debe ser únicamente la cultura y lengua ucranianas. Ambas visiones de Ucrania se apreciarán en los bandazos políticos que pegará el Gobierno de Ucrania según el origen de cada presidente. Esto provocará una gran inestabilidad política, acrecentará el distanciamiento entre las regiones del este y oeste y será uno de los condicionantes que provoque la Revolución naranja y la del Maidán.

depositphotos_51647623-stock-illustratio

La Revolución naranja y el fin de la neutralidad

Leonid Kuchma, nacido en el este de Ucrania, salió elegido presidente en 1993 en un contexto de crisis social y económica debido a la reciente independencia de Ucrania de la URSS dos años antes. Kuchma parecía poner el país en una vía que lo llevaría a estrechar relaciones con Moscú y fortalecer los lazos económicos heredados de la pertenencia de Ucrania al bloque comunista con el Pacto de Varsovia. Sin embargo, esta iniciativa se vio truncada por los diversos litigios con Rusia sobre los límites de las fronteras, lo que obligó al presidente ucraniano a mirar hacia el oeste.

https://elordenmundial.com/ucrania-un-pais-dividido/

Share this post


Link to post
Share on other sites

la 30ª Brigada Mecanizada han vuelto a ser desplegados en zona de combate.
http://militaryland.net/ukraine/azov-an ... frontline/

 

En el siguiente enlace se ve el bombardeo una posición de las fuerzas de ocupación en Zolote, Luhansk. Según los ucranianos, 3 muertos.
https://www.dialog.ua/war/170943_1549094524

En espera de confirmación, las fuerzas de ocupación de Donetsk aseguran haber capturado a 3 efectivos del SBU con 40kg de explosivos listos para cometer sabotajes. Han dado 3 nombres. Yuri Ivanov, Stanislav Surovtsev y Andrei Garryus.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Guerra psicológica

1017948121.png?w=900

Últimamente se ha registrado un cierto aumento de la intensidad de los bombardeos en los alrededores de las afueras de Donetsk y Dokuchaevsk, intercambio de disparos al norte de Donetsk, uso de drones ucranianos en el frente entre Yasinovataya y Gorlovka y habituales ataques contra las posiciones de la RPD en la zona del mar de Azov. En Lugansk, por su parte, según las informaciones de la parte ucraniana, parece que los mineros se han cansado de la impunidad de los ataques contra sus posiciones y han respondido con misiles antitanque y han destrozado un camión militar ucraniano, enviando a tres soldados al hospital.

Es probable que la situación en el frente siga siendo tensa, pese a los sacrificios. La defensora del pueblo de la RPD, Daria Morozova, ha presentado las tristes estadísticas del año pasado: en 2018, en el territorio de la RDP resultaron heridos al menos 310 civiles, 162 murieron, 5 de ellos niños [en el que posiblemente fuera el año menos violento desde el inicio de la guerra-Ed]. La región ya está cansada de preguntarse: ¿quién puede parar esta guerra?

Al mismo tiempo que el lado ucraniano infringe los acuerdos de Minsk y los términos del alto el fuego (la misión de la OSCE ha encontrado recientemente armamento pesado ucraniano prohibido por Minsk-2 escondido en zonas civiles), se está produciendo en la parte de Donbass controlada por Kiev un constante adoctrinamiento de la población. No hay duda de que esta actuación está destinada a que las actuales autoridades de Kiev puedan contar con, al menos, una parte de ese electorado en las presidenciales de marzo.

En su intento de desacreditar a los defensores de Donbass, los propagandistas de Kiev no se detienen en nada. Recientemente, las tropas ucranianas dispararon contra un camión de servicio de Voda Donbassa [Agua de Donbass]. En el incidente resultaron heridos tres de los trabajadores, que se disponían a reparar los daños causados por los bombardeos ucranianos. La lógica dice que lo mejor en ese momento era permanecer en silencio.

No fue así. El órgano oficial del Parlamento de Ucrania, el diario gubernamental, explicó a sus lectores que Donetsk disparó contra sus propios trabajadores. Sin dudar un instante, la publicación añadía que, los heridos fueron rápidamente trasladados al hospital de Yasinovataya. Y lo hacía de tal manera que el lector pudiera pensar que Yasinovataya está ocupada por las benévolas almas del Ejército Ucraniano.

Es importante señalar que la nota estaba escrita por el que fuera presidente de la filial regional de Donetsk de la organización de escritores de Ucrania, Pavel Kusch, lo que deja claro que ya no se dedica a escribir historias de humor y qué tipo de periodismo está haciendo.

Falsedades

El 15 de enero se cumplieron tres años del ataque final y derrota de los ciborgs ucranianos en el Aeropuerto Internacional de Donetsk Sergey Prokofiev. En Donetsk no se pasó por alto esa fecha y se homenajeó a quienes comandaron ese victorioso asalto final de las tropas de la RPD: Arsen Pavlov, Motorola, Mijail Tolstij, Givi y Alexander Zajarchenko, Batya.

Kiev también quiso utilizar la ocasión para publicar un patriotero vídeo de enaltecimiento de la “heroica defensa” del aeropuerto. Como apuntaban en sus blogs observadores de Donetsk, no es más que una maniobra barata diseñada exclusivamente para aquellos que aún creen en Poroshenko y sus estrategas políticos y que no quieren saber que los elegidos soldados ucranianos pasaron meses fortificando el edificio de seis pisos, parte bajo tierra, y que fueron expulsados en tres semanas, con escasas bajas en la RPD.

Pasara lo que pasara en realidad, la historia del aniversario de la captura del aeropuerto demostró que la unidad especial del Ministerio de Defensa de Ucrania no cree sus propias mentiras. Han sido especialmente activos en los últimos meses y semanas. Así lo expresó Eduard Basurin, portavoz del comando de la RPD, en una entrevista informal concedida a Alexander Sladkov el canal de televisión Rossiya. Basurin insistió en que el oponente intensifica constantemente la presión psicológica, tanto contra los residentes y defensores de la RPD como contra muchos residentes de la parte de Donbass controlada por Ucrania.

Banderización de Donbass

Los residentes de la ciudad de Konstantinovka, por ejemplo, han observado la completa ucranización de los colegios y preescolares. Si antes la única preocupación era el proceso educativo, este año se habla solo de conmemoraciones, actos y eventos en los que participan oficiales del Gobierno, con todo pintado de los colores nacionales y de la ideología nacional. No hay una palabra en ruso en estas actividades. “En la ciudad no hubo una sola fiesta de Año Nuevo en la que los niños no tuvieran que ir vestidos con la ropa nacional”, afirmó una profesora de preescolar de la ciudad.

Las autoridades ucranianas continúan intentando inculcar el culto a Bandera en Donbass. Para ello, en las ciudades más grandes -Slavyansk, Kramatorsk, Mariupol, Artyomovsk- se celebraron marchas de antorchas con retratos de Stepan Bandera, como suele hacerse en Lviv y Kiev, el 1 de enero, día de su cumpleaños. Es impensable que en el Donbass rusoparlante esta acción fuera una muestra de identidad de Donbass sino una demostración de quién manda ahora con intención de calmar cualquier aspiración local a resistirse.

Intentaron que fuera especialmente convincente la marcha banderista en Slavyansk, la primera ciudad que se levantó en Donbass y que opuso una feroz resistencia contra los golpistas ucranianos con Turchinov y Poroshenko a la cabeza. Los esfuerzos fueron en vano: además de varias docenas de nacionalistas llegados de fuera y un pequeño grupo de activistas locales, la marcha no convenció a la población local con sus odiosos lemas. Sin embargo, esto solo es el principio, una gota en el océano que irá a más. Y eso es preocupante.

Todo esto se produce en el marco de la actual crisis económica. Encontrar trabajo en las ciudades de Donbass del “lado ucraniano” es, por decirlo suavemente, muy complicado. Antes de la guerra ya existía ese problema, pero muchos se buscaban la vida en Donetsk, algo que ahora es imposible. Los mineros de “ese” Donbass llevan meses sin cobrar sus salarios regularmente y a menudo han organizado huelgas, sentadas en Kiev o bajo tierra. La metalurgia y la fabricación de máquina-herramienta aún aguantan en cierta forma, sin ellas las ciudades de Donbass llevarían años vacías.

El transporte ferroviario, por el contrario, está al borde de detener sus operaciones. Tras el bloqueo del carbón de Donbass y las limitaciones en las comunicaciones con Rusia, los trabajadores del transporte ferroviario apenas tienen nada ni nadie que transportar. Un amigo que trabaja en el almacén de la estación de Krasny Liman me explicó: “los parques de salidas y llegadas están vacíos, allí no van más que para jugar al fútbol. Solo hay apariencia de actividad, apenas hay cargamento local”. Tras esas palabras, recordé las preocupaciones del Ministerio de Transporte y las autoridades ferroviarias de Donetsk en 1985 al construir el nudo de comunicaciones de la estación de Krasny Liman: entonces la duda es si sería lo suficientemente grande. Ahora sobra.

Crimen más joven y de camuflaje

Los problemas económicos producen paro. Y eso, con el tiempo, puede hacer aumentar los índices de criminalidad. La web Ukraina.ru ya ha escrito sobre el hecho de que en la parte “ucraniana” de Donbass ha aumentado el crimen. Hay que añadir que el crimen es cada vez más joven y, en muchos casos, está cometido por hombres vestidos con el uniforme del Ejército Ucraniano, especialmente en los lugares en los que hay bases de las fuerzas ucranianas que se enfrentan a la RPD como Konstantinovka y Mariupol.

Además de eso, es habitual que las tropas deserten. Según el viceministro de Defensa de Ucrania, Ivan Rusnak, han desertado del “mejor ejército de Europa” más de 9.500 soldados desde que comenzó la guerra.

Ante el aumento de precios de las facturas de los servicios básicos, los más necesitados tienen que solicitar préstamos o, simplemente, dejan de recibir esos servicios. La región de Donbass, además, cuenta con un gran número de pensionistas que contaban con subsidios que ahora han desaparecido. El intento de conseguir que esta población sumida en la pobreza apoye los primitivos lemas nacionalistas del Gobierno solo causa más desesperanza en Donbass y, en ocasiones, preguntan a sus familiares en la RPD: “bueno, ¿cuándo vendréis a buscarnos?”.

Siendo justos, creo que preguntan más bien por inercia. Es una inercia potente, esa que dio lugar a la “primavera rusa” de 2014, pero que lentamente ha sido absorbida por la fatiga que cubre esta región antes activa y poderosa. La guerra ha dividido Donbass en dos mitades y cada una de ellas es una gota que trata de unirse a la otra. Es así si hablamos de la gente. Dos millones de esas personas salieron a las calles y votaron por su soberanía y por la secesión de Ucrania en mayo de 2014.

Las actuales autoridades de Ucrania se han propuesto hacer de estas personas individuos sin ningún poder. Todo es sencillo: en las últimas elecciones, la población de Donbass fue privada del voto bajo pretexto de la “operación antiterrorista”. Ahora solo tendrían que imponer el estado de excepción, algo que ya han probado tras el incidente del estrecho de Kerch.

https://slavyangrad.es/2019/02/04/guerra-psicologica/

Edited by kappa

Share this post


Link to post
Share on other sites

Cinco años de guerra en Donbass

troops.jpg?w=880&h=332

Hace cinco años se declaró la “operación antiterrorista (ATO)” en Donbass, que en realidad fue una fase de transición entre la violenta confrontación ante las protestas y la guerra civil en Ucrania. Y se trata de una guerra civil porque la gran mayoría de personas que tomaron las armas a ambos lados eran ciudadanos de Ucrania, en nuestro lado ayudados por voluntarios de Rusia y el voentorg [literalmente comercio militar, el tráfico de armas permitido implícitamente por Rusia para que las milicias de Donbass pudieran armarse-Ed] y en el lado de la junta de Kiev, por mercenarios occidentales, organizaciones fascistas europeas e instructores de países de la OTAN.

Slavyansk, tomado por el grupo de Strelkov, se convirtió en el primer punto en el que la junta de Kiev aplicó la fuerza y, hasta septiembre de 2014, trató de destruir Donbass con acciones activas ofensivas, soñando con la repetición de la operación Oluja que destruyó la Krajina. De hecho, ATOfue una declaración de guerra por parte de la junta en el poder en Kiev a los rebeldes de Donetsk y Lugansk, donde las Repúblicas Populares declararon no reconocer el golpe de Estado y que no se subordinarían a Kiev.

Fue precisamente el hecho de que ciertas regiones de Ucrania no reconocieron el golpe de Estado apoyado por Estados Unidos que se había producido en Kiev lo que llevó a la guerra civil, con la deserción de Crimea y Donbass. Se puede decir sin miedo a equivocarse que, de no ser por Euromaidan, Crimea y Donbass habrían seguido siendo parte de Ucrania con Yanukovich y, posiblemente, también con su sustituto, fuera quien fuera que, a raíz de la crisis política, hubiera llegado al poder por medio de unas elecciones anticipadas que podrían haberse realizado en 2014.

Pero como a algunos no les interesaba ese escenario, optaron por derrocar a Yanukovich y centrarse en hacerse con toda Ucrania y eliminar toda influencia rusa (algo que ahora están haciendo con éxito en las zonas controladas por Ucrania). No hay duda de que en Crimea y Donbass estaría pasando lo mismo [eliminación del ruso como lengua en la escuela, prohibición de libros y películas rusas, etc.] que en el resto de Ucrania de no haber hecho lo que hicieron.

Rusia respondió con la operación de Crimea, donde apoyó las actuaciones de la población. Entonces comenzó también el proyecto Novorossia, al que se echó el freno a finales de abril de 2014, que llevó al reconocimiento ruso de la junta (que pareció un error entonces y lo sigue pareciendo ahora), la cancelación del permiso del Senado a enviar tropas a Ucrania y de toda actuación relacionada con la oposición a la junta en otras zonas del Sureste de Ucrania. Esto no impidió que se realizara el escenario del “viento del norte” ni que se mantuviera abierto en canal del voentorg, pero no fue más que asistencia limitada en lugar de lo que se había esperado en la primavera de 2014.

En abril empezó la guerra (aunque en Slavyansk ya se había derramado sangre y Bolotov había tomado el SBU una semana antes), que se convirtió en un punto de no retorno a pesar de que, en mayo de 2014, aún se mantenía la ilusión de que después de unos disparos todo se tranquilizaría y sería como con Yuschenko. Las masacres en Odessa y Mariupol [9 de mayo] claramente mostraron que la antigua Ucrania ya no existía y que no iba a volver. Ucranianos fueron asesinados en las calles de Kiev y quemados vivos en Odessa. Después de eso, la intensificación de la guerra civil era inevitable y llevó al sangriento verano de 2014, cuando el Ejército Ucraniano sufrió una dura derrota pese a varios éxitos iniciales [fundamentalmente recuperar Mariupol antes de que pudiera armarse su defensa y la captura de Slavyansk-Kramatorsk en Donetsk y Lisichansk-Popasnaya en Lugansk].

Lo ocurrido en Slavyansk y las acciones de los grupos armados en la zona Slavyansk-Kramatorsk jugaron un papel importante en la creación de las dos Repúblicas Populares como estados no reconocidos. Durante tres meses soportaron ante las mejores unidades del Ejército Ucraniano enviadas a Donbass y repelieron varios intentos de asaltar la ciudad. Eso hizo ganar tiempo a la rebelión de Donbass para desarrollarse, extenderse a gran parte de la zona y permitió la llegada de una gran cantidad de voluntarios de Rusia, que contribuyeron a dar forma a las milicias que se enfrentarían al Ejército Ucraniano con ayuda del “viento del norte”, que inclinó la balanza del lado de la RPD y la RPL. Los planes de destrucción militar rápida de las Repúblicas fueron derrotados en septiembre de ese año, aunque la junta ya había perdido en abril-junio, cuando intentó acabar con la milicia en Slavyansk-Kramatorsk. Las tropas que salieron del sitio de Slavyansk jugaron más adelante un papel importante en las batallas defensivas de julio y agosto y quienes lucharon en el grupo de Strelkov (ya entonces había luchas internas entre los comandantes y padres fundadores) se hicieron muy conocidos por la épica de Slavyansk.

Por una parte, en esa épica de Slavyansk hay un elemento de amargura y frustración porque la gran Novorossia no se consiguió y el proyecto fue descartado. Y el fascismo en Ucrania no ha desaparecido en estos cinco años. Al contrario, se ha hecho más evidente, incluso para aquellos que se negaban a verlo y lo calificaban como un mito de la propaganda. Sin embargo, sin Slavyansk la RPD y la RPL no estarían en el mapa político del mundo. Muchos de los antiguos y actuales comandantes del ejército de la RPD llegaron de Slavyansk y la historia de su defensa es inseparable de la creación del ejército y la estructura de Estado de la RPD.

En resumen, el inicio de la defensa de Slavyansk y la declaración de guerra de la junta de Kiev se convirtieron en el inicio de la fase caliente de la guerra civil en Ucrania, en la que Rusia apoyaba a las milicias y Estados Unidos a la junta de Kiev y sus batallones punitivos. La guerra continúa hoy con ataques diarios, escarceos y actividades de sabotaje. La guerra dura ya cinco años y no está claro cuándo va a acabar. Se ha institucionalizado, se ha estructurado y se ha convertido en la anormal norma que afecta las vidas de millones de personas. Pero es importante recordar que nació del golpe de Estado en Kiev, que llevó a la guerra civil. Sin una renuncia al golpe de Estado y a sus organizadores, sin una desnazificación y desbanderización no es posible hablar de ningún tipo de reconciliación. Los mismos motivos que empujaron a muchos a cruzar media Rusia camino de Slavyansk para unirse a un pequeño grupo siguen existiendo ahora. No hay reconciliación posible con el fascismo ucraniano. Esto es tan obvio hoy como lo era hace cinco años cuando se empezó a organizar la resistencia en los alrededores de Slavyansk. Ya escribí sobre ello en febrero:

“Hay que comprender que la crisis no iba a desaparecer y que fuera quien fuera que se convirtiera en presidente en 2015 – Yanukovich, Timoshenko, Yatseniuk o Klitschko-, el fascismo que enseñó los dientes en Kiev en el invierno de 2014 no iba a desaparecer, se ha convertido en un factor de la realidad ucraniana que antes o después llevaría a la guerra y a la destrucción. Cuanto antes se dé cuenta de ello la población, menor será el precio que tendrá que pagar por la destrucción del fascismo ucraniano”.

Así que son ridículos los intentos de volver a la situación de 2013, negociar con Poroshenko, luchar por los acuerdos de Minsk, reanudar relaciones con Ajmetov y demás. La naturaleza del régimen instalado en Ucrania gracias al golpe de Estado y los objetivos de los patrocinadores de este golpe no han dado motivo alguno para creer que les interese la coexistencia pacífica. Han sido cinco años de fascismo ucraniano, con todas sus tendencias operativas y sectarias, tambores de guerra y persecución de disidentes. Es imposible derrotarlo con persuasión o apelación a la lógica o la razón. Solo empieza a entender cuando se le enseñan los dientes, algo que ocurrió por primera vez en Slavyansk. Hubo otros golpes de diferente intensidad y con diferentes consecuencias, pero Slavyansk se convirtió en un símbolo del principio de la resistencia que continúa hoy. Hay que recordar a esa gente que empezó la batalla y a aquellos que continúan luchando hoy.

https://slavyangrad.es/2019/04/15/cinco-anos-de-guerra-en-donbass/

Share this post


Link to post
Share on other sites

Lluvia de pasaportes rusos para ucranianos: Putin consolida su control en el Donbás

El presidente ruso, Vladímir Putin, cumplió este miércoles su amenaza y amplió la categoría de ucranianos que podrán recibir la ciudadanía por la vía rápida

Foto: Vladímir Putin en el consejo de seguridad en Moscú. (EFE)

El presidente ruso, Vladímir Putin, cumplió este miércoles su amenaza y poco después de simplificar los trámites de concesión de pasaportes rusos a los residentes en el revuelto Donbás, amplió la categoría de ucranianos que podrán recibir la ciudadanía por la vía rápida. 

"He dicho en muchas ocasiones que ucranianos y rusos son pueblos hermanos. Más aún, considero que, en realidad, somos un único pueblo. Si tenemos una ciudadanía común, saldrán ganando tanto los rusos como los ucranianos", declaró Putin para justificar su política hacia Ucrania.

 

Varios millones de ucranianos afectados

Putin hizo oídos sordos a la unánime condena occidental y apenas dos semanas después de las elecciones presidenciales en el país vecino firmó este miércoles un segundo decreto que podría beneficiar a varios millones de ucranianos.

Si la medida aprobada el 24 de abril afecta a los casi cuatro millones que viven en las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, la anunciada este miércoles podría tener consecuencias insospechadas, ya que también afecta a sus padres e hijos.

02/05/2019 05:00

El presidente ruso, Vladímir Putin, cumplió este miércoles su amenaza y poco después de simplificar los trámites de concesión de pasaportes rusos a los residentes en el revuelto Donbás, amplió la categoría de ucranianos que podrán recibir la ciudadanía por la vía rápida. 

"He dicho en muchas ocasiones que ucranianos y rusos son pueblos hermanos. Más aún, considero que, en realidad, somos un único pueblo. Si tenemos una ciudadanía común, saldrán ganando tanto los rusos como los ucranianos", declaró Putin para justificar su política hacia Ucrania.

Varios millones de ucranianos afectados

Putin hizo oídos sordos a la unánime condena occidental y apenas dos semanas después de las elecciones presidenciales en el país vecino firmó este miércoles un segundo decreto que podría beneficiar a varios millones de ucranianos.

Si la medida aprobada el 24 de abril afecta a los casi cuatro millones que viven en las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, la anunciada este miércoles podría tener consecuencias insospechadas, ya que también afecta a sus padres e hijos.

Según algunos analistas, la medida contribuirá a congelar el conflicto armado en el Donbás, ya que consolidará el control ruso sobre las zonas separatistas, cuyos dirigentes son nombrados, a todas vistas, por el Kremlin.

Tras las elecciones

Y todo ocurre en medio del proceso de traspaso de poder del actual presidente ucraniano, Petró Poroshenko, al ganador de los comicios del 21 de abril, el actor Vladímir Zelenski, que llegó al poder con propuestas de diálogo con Rusia para frenar la guerra, promesas que la granjearon muchos votos en el este rusoparlante.

A partir de este miércoles, podrán solicitar el pasaporte ruso por la vía rápida -menos de tres meses de trámites- los ciudadanos ucranianos, los refugiados y los apátridas que residan temporalmente en territorio ruso o tengan permiso de residencia permanente.

Cuando el decreto habla de refugiados, se refiere a los cientos de miles de personas que cruzaron la frontera para huir de la guerra contra los separatistas prorrusos durante los últimos cinco años, aunque parte de ellos han vuelto, según Kiev.

Millón y medio de personas

Pero el documento también implicaría a los que solicitaron asilo o a los que emigraron en busca de trabajo, que ascenderían a un millón y medio, según algunos cálculos, lo que incluye a los procedentes de otras zonas del país, incluida la parte del Donbás controlada por el Ejército ucraniano.

También aquellos que participen en el programa de retorno de los rusos que viven en el exterior o residían en ciertas zonas de las regiones ucranianas de Donetsk y Lugansk entre el 7 y 27 de abril de 2014, es decir cuando estalló la sublevación prorrusa. El decreto también hace mención especial de aquellos que se vieron obligados a abandonar la península de Crimea antes de la anexión rusa consumada el 18 de marzo de 2014.

En estos dos últimos casos, Putin se refiere a los ucranianos que fueron presuntamente perseguidos por apoyar la anexión rusa de Crimea y la independencia del Donbás tras el derrocamiento del presidente Víktor Yanukóvich en la revolución del Maidán.

Putin ya había adelantado que el Kremlin barajaba la concesión de la ciudadanía a los ucranianos, en general, y no sólo a los que residen en Donetsk y Lugansk, pero algunos pensaron que era sólo un farol.

Centro de pasaportes

Rusia abrió el lunes en el sur del país el primer centro de entrega de pasaportes a los residentes en el Donbás menos de una semana después de que Putin firmara el correspondiente decreto.

Según los servicios migratorios, los solicitantes que reciban la ciudadanía rusa no tendrán que renunciar, en ningún caso, a la ucraniana, cuando tradicionalmente en este país la legislación obliga a ello.

https://www.elconfidencial.com/mundo/2019-05-02/lluvia-de-pasaportes-rusos-para-ucranianos-putin-vuelve-a-tensar-la-cuerda-con-occidente_1977766/

 

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Zelenski convoca elecciones anticipadas al parlamento de Ucrania para el 21 de julio

El nuevo líder ucraniano empieza a nombrar a sus colaboradores y cambia al jefe del Ejército

Zelenski convoca elecciones anticipadas al parlamento de Ucrania para el 21 de julio

El nuevo presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha convocadoeste martes elecciones anticipadas a la Rada Suprema (Parlamento) para el 21 de julio de este año. Antes, ha firmado el decreto para disolver la Cámara legislativa, como había anunciado el lunes tras la ceremonia de toma de posesión.

Zelenski, que ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales el mes pasado con un contundente 73 % frente a Petró Poroshenko, se encuentra con la dificultad de hacer valer su poder debido a que no tiene partidarios en el parlamento. Cambiarlo es la forma más rápida de afianzarse en el poder. El presidente ucraniano justificó su decisión por la ausencia de una coalición de Gobierno desde hace tres años.

El nuevo presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha convocadoeste martes elecciones anticipadas a la Rada Suprema (Parlamento) para el 21 de julio de este año. Antes, ha firmado el decreto para disolver la Cámara legislativa, como había anunciado el lunes tras la ceremonia de toma de posesión.

Zelenski, que ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales el mes pasado con un contundente 73 % frente a Petró Poroshenko, se encuentra con la dificultad de hacer valer su poder debido a que no tiene partidarios en el parlamento. Cambiarlo es la forma más rápida de afianzarse en el poder. El presidente ucraniano justificó su decisión por la ausencia de una coalición de Gobierno desde hace tres años.

 

“Como garante de la Constitución, estoy obligado a garantizar los derechos de los ciudadanos ucranianos”, argumenta Zelenski

Durante una reunión con los líderes de los grupos parlamentarios, el presidente explicó que “el principal argumento para disolver la Rada es la extremadamente baja confianza de los ciudadanos en esta institución, un 4 %. Esto es una evaluación del trabajo del parlamento y el principal argumento para terminar con sus poderes. Como garante de la Constitución, estoy obligado a garantizar los derechos de los ciudadanos ucranianos. La base legal para la disolución es que no hay una coalición desde 2016”.

Zelenski, un actor, humorista y showman de 41 años que ha llegado a la presidencia de esta exrepública soviética sin tener experiencia previa en política basándose en una campaña contra la corrupción y en la baja popularidad de Poroshenko, tomó posesión de la vara de mando del país el lunes, 20 de mayo.

 

Durante su discurso inaugural, anunció además dimisiones de altos funcionarios como el jefe del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), Vasili Gritsak; y exigió también la del ministro de Defensa, Stepán Poltorak, y la del fiscal general, Yuri Lutsenko. Horas después el primer ministro, Volodimir Hroisman, anunció que dejará el poder este miércoles, lo que supondrá de hecho el fin del Ejecutivo. Pavlo Klimkin, titular de Exteriores, ya había anunciado su dimisión el pasado fin de semana.

Poltorak, por su parte, ha presentado su dimisión, pero este martes ha dicho que permanecerá en su puesto hasta que sea retirado por la Rada. Justificó su decisión ante los periodistas “porque cuando un país está en estado de guerra, es muy peligroso dejar sus fuerzas armadas sin coordinar el control de mando y sin liderazgo”.

Este martes, Zelenski también ha empezado a colocar a sus colaboradores en puestos claves de la alta administración del Estado. Ha nombrado al nuevo jefe de la Administración Presidencial, Andréi Bogdán, quien hasta ahora era asesor de Zelenski para asuntos jurídicos. También ha cambiado a la cabeza del Ejército, nombrando al teniente-general Ruslán Jomchak en sustitución del general Víktor Muzhenko. También ha nombrado a su consejero priimero, Serguéi Shefir.

Durante su toma de posesión, el nuevo líder ucraniano se fijó como una prioridad solucionar el conflicto armado en el este de Ucrania, en la región del Donbass, donde desde 2014 se libra una guerra contra los separatistas prorrusos de las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk (RPD) y Luhansk (RPL) y donde se han perdido 13.000 vidas. Señaló estar dispuesto a sacrificar popularidad y el puesto de presidente para parar el conflicto. Pero subrayó la importancia de mantener la unidad territorial de Ucrania, es decir, una paz sin perder la zona que ahora tienen los separatistas. También aseguró que tiene que volver a Ucrania la península de Crimea, anexionada por Rusia en marzo de 2014.

https://www.lavanguardia.com/internacional/20190521/462399279672/zelenski-convoca-elecciones-anticipadas-21-julio-ucrania.html

Share this post


Link to post
Share on other sites

Donbás, la guerra olvidada

 

ombardeos diarios, cazas de zinc, corredores humanitarios, campos de minas y odio, mucho odio. El conflicto del Donbás tiene todos los ingredientes de una guerra fratricida, pero el resto del mundo mira para otro lado. Sin hidrocarburos de por medio, las hostilidades en el este de Ucrania son vistas casi como rencillas entre vecinos.

Cada vez son menos los políticos occidentales que sacan a la luz el sufrimiento de millones de ucranianos que lo han perdido todo: sus familias, sus propiedades, su país, su libertad. Los acuerdos de paz de Minsk se firmaron en febrero de 2015, pero ninguno de los bandos ha cumplido con su parte. El resultado son más de 10.000 muertos, entre soldados del Ejército ucraniano, milicianos prorrusos y civiles, según la ONU.

El apagón informativo es cada vez mayor. El hartazgo se ha extendido a la opinión pública internacional, más preocupada por otras cuestiones. Mientras, los horrores del Donbás se han convertido en un lugar común para los ucranianos, que empiezan a entender que sólo podrán salir del infierno en el que se han metido por sus propios medios.

El Donbás, que recibe su nombre de la cuenca del río Donets en el este de Ucrania y adquirió fama mundial por sus ricos yacimientos hulleros, incluye a las regiones de Donetsk y Lugansk, ambas limítrofes con Rusia. La guerra ha partido en dos ambas regiones, una mitad controlada por los separatistas prorrusos y la otra bajo dominio del Ejército ucraniano. Los Acuerdos de Minsk de febrero de 2015 estabilizaron el frente y trazaron una línea de separación de fuerzas entre ambos bandos. La guerra a gran escala cesó entonces, pero las hostilidades y escaramuzas son constantes.

 

SLAVIANSK, EL CORAZÓN DE LA SUBLEVACIÓN

“Gracias por acordaros de nosotros”, grita uno de los policías apostados a la entrada de la comisaría de Slaviansk, región de Donetsk, donde el 12 de abril de 2014 estalló la sublevación prorrusa. Los residentes del Donbás tienen la impresión de que el mundo se ha olvidado de ellos y temen que la guerra se convierta en un conflicto congelado, sin vencedores ni vencidos.

No es causalidad que el retirado oficial ruso Ígor Strelkov, líder de la rebelión prorrusa, eligiera Slaviansk como centro de operaciones. "Recibimos el apoyo total de la población. El 90 % de los habitantes de Slaviansk querían unirse a Rusia y, además, todos hablaban en ruso, no en ucraniano", comenta a Efe. Slaviansk está orgullosa de su pasado, estrechamente vinculado con el imperio ruso desde su fundación a finales del siglo XVII.

El Ejército ucraniano intenta ganar adeptos en las zonas de Donetsk y Lugansk bajo su control, como Slaviansk, pero las heridas de la guerra aún supuran y las huellas de la destrucción son latentes. Cinco años después, la pequeña localidad de Semiónovka, escenario de una de las primeras batallas de la guerra, recuerda a Dresde después del bombardeo aliado de 1945, o a Grozni tras la ofensiva rusa contra Chechenia en 1994.

No hay un alma en sus calles. Los escombros de lo que antaño era un hospital y las viviendas de la zona son ahora hogar de ratas y alimañas. Todas las paredes están agujereadas por balas de ametralladora de grueso calibre. Ningún tejado aguantó el incesante bombardeo con mortero. Las únicas señales de vida son dos viviendas reconstruidas por vecinos con cara de pocos amigos y una nueva clínica para niños con deficiencia.

“Aquí no hay futuro”, señala Misha, un veinteañero que antes trabajaba para los ferrocarriles y que cuenta que la mitad de sus compañeros de clase emigraron a la vecina Rusia. A la entrada del pueblo hay un memorial, pero está dedicado exclusivamente a la media docena de militares ucranianos caídos en los combates en Semiónovka. Nadie se atreve a profanarlo, pero son muchos los que no entienden por qué no hay un monumento a los civiles muertos. Lo que ellos ven como una conflicto civil contra la opresión del Gobierno nacionalista, en Kiev lo ven como una guerra contra separatistas apoyados por el jefe del Kremlin, Vladímir Putin.

“Un amigo mío murió aquí. Y no era un miliciano. Iba por la calle y una bomba lo mató”, recuerda Alexandr, un taxista que rebosa rencor hacia Kiev.

ODIO QUE NO CICATRIZA

El Gobierno ha llenado la ciudad de carteles en ucraniano, un idioma que casi nadie habla. El ruso es la lengua franca para todos. “Vivimos bajo ocupación”, comentan muchos vecinos. En el centro de Slaviansk ha aparecido un iglesia autocéfala, pero todos acuden al templo vinculado con el Patriarcado de Moscú. También ha cambiado el nombre de las ciudades, de “Limán Rojo” a sólo Limán, de Artiomovsk a Bajmut, aunque todo el mundo está apegado a los viejos nombres. “Hasta retiraron la estatua de Lenin de la plaza”, insiste Alexandr.

Tampoco se celebra el 12 de abril, sino el 5 de julio, cuando los soldados ucranianos liberaron la ciudad del yugo ruso. Todos los años, el Ayuntamiento recuerda a los 63 soldados que perdieron la vida en la batalla de Slaviansk. “Con Strelkov se vivía mucho mejor. Fusilaba en el acto a los ladrones y bandidos”, contraviene Vasili, un joven oriundo de Slaviansk, sobre los dos meses de control prorruso.

El miedo atenaza a muchos. Algunos lo tienen porque participaron activamente en la sublevación, cuentan con familiares en el bando separatista o porque estuvieron en Rusia.

“La situación es pacífica, pero sufrimos las secuelas de la guerra”, comenta a Efe Vadim Liaj, alcalde de Slaviansk. Y es que Slaviansk está a apenas cien kilómetros del frente. Reconoce que Kiev “no es muy popular” entre los habitantes de la zona, pero cree que la principal demanda del pueblo no es la independencia, sino la mejora del nivel de vida. “La gente no está contenta porque los frigoríficos están vacíos y no hay nada que comer. Lo que pasa es que cuando en el Donbás se quejan de las altas tarifas, en Kiev ven la mano de Moscú. La gente se va a Polonia y Rusia no porque se sientan perseguidos o no puedan hablar en ruso, sino porque quieren ganar dinero para mantener a su familia”, apunta.

EL CORREDOR DE LA VIDA Y DE LA MUERTE

En ningún lugar es tan evidente el odio como en Stanitsia Lukanska, el único corredor humanitario en 150 kilómetros de frente en la provincia de Lugansk. Debido a la voladura del puente sobre el río Severski Donets por las milicias prorrusas, que querían evitar una posible incursión con blindados del enemigo, más de 10.000 personas deben recorrer diariamente los cinco kilómetros de corredor para comprar alimentos o cobrar salarios y pensiones.

La peregrinación incluye a personas de todas las edades y a familias enteras, ya que la escasez es la nota predominante en territorio prorruso debido al bloqueo impuesto por el Gobierno ucraniano sobre este territorio separatista. Es por eso por lo que la promesa que hizo Vladímir Putin de reducir a menos de tres meses la espera para obtener el pasaporte ruso ha animado a muchos, que confían en salir de una vez por todas del círculo vicioso del odio, la guerra y la destrucción.

Entre todos, quienes peor lo pasan son los jubilados, ya que deben recorrer este paso libre cada dos meses para demostrar que están vivos, de lo contrario no cobrarán su pensión. La caminata es especialmente ardua en invierno, ya que la nieve y las bajas temperaturas lo convierten en una odisea. Algunos pensionistas se ven obligados a contratar a jóvenes porteadores que, a cambio de unas 300 grivnas (unos 12 dólares) les llevan en sillas de ruedas, en trineos o en improvisados carritos de metal.

"Es una forma honrada de ganarse la vida. No hay nada de qué avergonzarse", asegura Azot, un pequeño oseta de espalda encorvada que empuja un carrito con fruta y legumbres. Le miran un adulto y un joven, que esperan a un par de ancianas para llevarlas de regreso a su casa y cobrar su dinero.

Los caminantes culpan a Kiev de su sufrimientos. Los comparan con los nazis por bombardear con saña sus casas. Muchos se tapan la cara ante la proximidad de un reportero. Según explica a Efe una portavoz del Ejército ucraniano, los que se cubren son colaboradores de los "sépar" (separatistas, según la jerga militar) o trabajan para la autoproclamada república popular de Lugansk. "¿Es normal que una abuela como yo tenga que andar tantos kilómetros para cobrar su pensión?", lamenta una anciana de 78 años, que se queja de dolor de ciática y cojea ostensiblemente.

La guerra ha roto vidas y familias, pero alguien debe armarse de valor y de paciencia para recorrer los cinco kilómetros para visitar a sus seres queridos "al otro lado" de la zona de separación de fuerzas. Lo hacen de manera ordenada y sin abandonar el camino, ya que a ambos lados el territorio está minado. Además, los francotiradores prorrusos están apostados al otro lado del puente, por lo que nadie debe hacer movimientos en falso. También han dejado atrás casas y propiedades, por lo que deben visitarlas para evitar que sean desvalijadas.

Como en todas las guerras, siempre hay algunos que hacen negocio con la escasez. Algunos cruzan al lado controlado por Kiev para adquirir alimentos, productos o equipos electrónicos, cuyo precio en territorio separatista es mucho mayor. También están los porteadores que se ganan la vida haciendo un viaje al día y cargando hasta 75 kilogramos, el máximo permitido por el Ejército para evitar el colapso del puesto fronterizo, ya que cada persona debe mostrar su pasaporte y sus bártulos deben ser registrados minuciosamente.

Aunque las hostilidades tienen lugar a cientos de kilómetros de distancia, la guerra también se libra en la retaguardia. En Kiev, una pizzería situada en una calle aledaña a la plaza de la Independencia (Maidán) recoge donativos y contribuciones para los soldados que combaten en el frente. En la capital ucraniana cruzarse con gente de uniforme está a la orden del día.

Con todo, las elecciones presidenciales, en las que el actor Vladímir Zelenski arrasó a Poroshenko con su propuesta de diálogo con Rusia para acallar los cañones en el Donbás, demostraron que los ucranianos no quieren seguir combatiendo y muriendo y que, pese a que muchos consideran a Rusia un Estado agresor, quieren normalizar sus relaciones con Moscú, conscientes de que de ello dependen no sólo la paz, sino el fin del infierno.

https://www.lavanguardia.com/internacional/20190603/462637889072/donbas-la-guerra-olvidada.html

Share this post


Link to post
Share on other sites

Sobre las bajas que sigue causando la guerra

bajas.png?w=900

En los últimos días, en relación con la continuada guerra de trincheras, además de la información sobre los bombardeos del Ejército Ucraniano contra localidades de las Repúblicas Populares (principalmente en la RPD), ha aumentado el número de informaciones sobre las bajas entre las tropas ucranianas y los batallones punitivos en varias zonas de la línea del frente. Nos estamos refiriendo tanto a las actuales operaciones de las fuerzas armadas como a publicaciones de vídeos del trabajo de grupos de sabotaje y reconocimiento y francotiradores de la RPD en los últimos meses.

En cuanto a la publicación de vídeos, todo está claro: desde 2015, toda la información del frente de la RPD pasa, por motivos de secreto militar, por los filtros de la censura militar, por lo que las imágenes se han reducido a la décima parte, o incluso menos, que en 2014, cuando salían a la luz documentos gráficos de voluntarios y organizaciones humanitarias que acudían a las posiciones de las unidades de las milicias. Con la transformación de la milicia de Donbass en un ejército regular, además de las órdenes militares, se estableció un protocolo para trabajar con la información, con lo que el flujo de “vídeos del frente” prácticamente se secó.

En los últimos meses, los canales de propaganda del Ejército Ucraniano han convertido en norma la publicación de vídeos de drones ucranianos, tanto de reconocimiento como de ataque, así como imágenes del trabajo de la artillería para mostrar la destrucción de posiciones del ejército de la RPD y varios carros blindados. En algunos casos, en esos episodios se produjeron víctimas entre los soldados de la RPD. Todo esto ha creado una imagen distorsionada de la realidad, ya que un bando muestra golpes certeros y operaciones militares exitosas y el otro solo publica texto que, solo de forma ocasional acompaña con fotografías o vídeo.

Últimamente, las fuentes de la RPD han comenzado a publicar más material de este tipo, lo que crea una imagen más realista en la que la RPD ya no parece una banda apaleada sino que responde a las acciones del oponente. Estas publicaciones son útiles tanto en términos de demostrar el trabajo real de los militares de la RPD contra el enemigo como para demostrar a los ciudadanos de Ucrania el coste de continuar la guerra en Donbass.

Por otra parte, en el marco de la discusión sobre el deseo de Zelensky de una tregua en Donbass, vemos un creciente número de informaciones de ambos bandos sobre el aumento de víctimas entre las tropas ucranianas en la última semana entre los solados de la 35ª Brigada Separada, de la que forman parte los últimos soldados capturados en un camión, y la 53ª Brigada Mecanizada, así como muertos y heridos entre el personal del batallón punitivo Azov en la zona de Gorlovka y Svetlodarsk.

En todos estos casos, hay que decir que ha sido el propio Ejército Ucraniano el que ha provocado todas esas bajas: los intentos de los grupos de sabotaje y reconocimiento ucranianos de probar el frente en dirección a Dokuchaevsk causaron bajas innecesarias. El camión de los viejos [uno de ellos tenía 54 años, una edad poco común en el frente] soldados borrachos pasó un puesto de control ucraniano y acabó en el territorio de la RPD. Las bajas de Azov también están asociadas a intentos de presionar a las líneas de defensa del frente del Primer Cuerpo del Ejército de la RPD, pero al girar al oeste se encontraron en un campo minado en un sector fuerte para los francotiradores de la RPD.

Evidentemente, nada de esto habría pasado si el comando del sector hubiera parado este tipo de operaciones y se hubiera centrado simplemente en mantener la línea del frente. Pero estas actividades continúan, como ya ocurriera bajo el reinado de Poroshenko, en la continuación de viejas tendencias.

En Dokuchaevsk, semirrodeado, el Ejército Ucraniano está intentando con el trabajo táctico aumentar la vulnerabilidad de las posiciones de la RPD para intentar cortar el paso al sur y mantener así una constante amenaza desde Volnovaja a través de Dokuchaevsk y Elenovka hacia la frontera entre la RPD y Rusia.

En Svetlodarsk y en la zona de Gorlovka, el Ejército Ucraniano ha realizado en los últimos años -además de los rutinarios bombardeos de las localidades en las afueras al oeste de Gorlovka- un intento de capturar la zona neutral a base de operaciones ofensivas locales. También en Svetlodarsk, el Ejército Ucraniano ha avanzado gradualmente por la ruta Artyomovsk-Debaltsevo hacia Logvinovo y Kalinovka.

En Gorlovka, el Ejército Ucraniano ha ocupado repetidamente localidades abandonadas en la zona neutral cercanas a las colinas, lo que le permite controlar a fuego una parte de la ciudad. El Ejército Ucraniano ha pagado con sangre estas ocupaciones que han permitido a Poroshenko y sus propagandistas decir que el ejército estaba de ofensiva y avanzando. Sin embargo, ninguno de esos avances ha cambiado en absoluto la situación operativa. Aun así, el precio ha sido elevado. Este escenario era ventajoso para Poroshenko, una ayuda con la que esperaba ganar las elecciones, aunque al final de su mandato otros factores fueron más determinantes.

Con la llegada de Zelensky, ni él ni el recién nombrado Jomchak han dado órdenes (aunque tienen el poder de hacerlo) de dejar de molestar con el fuego de artillería a las localidades de la RPD y la RPL, de detener el trabajo de los grupos de sabotaje en la primera línea del frente o en la retaguardia de ni de parar la práctica de ocupar zonas entre las posiciones avanzadas de las partes para detener así los enfrentamientos.

Por el momento, observamos una clara continuidad de la inercia del camino marcado por Poroshenko, por lo que no puede cambiar significativamente la naturaleza de la guerra en Donbass ni detenerse este proceso que causa víctimas sin sentido.

Se ha hablado mucho de la “disposición a salvar a toda costa las vidas de soldados ucranianos”, pero las semanas pasan y siguen muriendo soldados, como ya lo hicieran en el mandato de Poroshenko. Ahora el poder está (formalmente) en otras manos, pero no hay cambios fundamentales en las tácticas del Ejército Ucraniano en el frente. Y si no hay cambios en el enfoque del Ejército Ucraniano, entonces no desaparecerá, sino que empeorará, el tema de las bajas.

Las webs de los radicales fascistas se lamentan de que “el traicionero agresor mata a nuestros mejores hombres”, pero esta postura es falsa: ningún “traicionero agresor” envió a la muerte a los soldados a Dokuchaevsk ni ningún “traicionero agresor” mandó al punitivo Azov al campo minado.

Los causantes de estas muertes tienen nombre y apellidos y están en el cuartel general de las brigadas en el Estado Mayor encargado de los sectores, así como en Kiev, donde las autoridades mantienen el mismo régimen de uso del ejército contra la RPD y la RPL, a pesar de que los tribunales ucranianos hayan declarado ilegal el uso del ejército para aplastar la disidencia en Donbass [recientemente, un tribunal ucraniano calificó la “operación antiterrorista” de uso ilegal del ejército contra ciudadanos ucranianos-Ed]. Pero, en condiciones de guerra civil desde hace cinco años, la legalidad ya no juega un papel significativo en Ucrania.

https://slavyangrad.es/2019/06/11/17028/

 

Según la encuesta, la mayoría de los rusos apoyan la retirada de Donbass de Ucrania

66475_3264x2178_1024_11511aa8f946e40efc049b95bce147e91.jpg

De acuerdo con una encuesta reciente realizada por el encuestador independiente del Centro Levada, la mayoría de los rusos dicen que quieren que dos repúblicas encabezadas por un seperatista en el este de Ucrania se separen del país.

Las regiones de Donetsk y Luhansk, conocidas colectivamente como Donbass, han existido como estados de facto en el este de Ucrania desde que estalló el conflicto entre los separatistas respaldados por Rusia y las fuerzas ucranianas en 2014. Más de 13,000 personas murieron en la guerra, y las partes se acusan regularmente de violar un alto el fuego negociado internacionalmente.

Según el sondeo de Levada publicado el martes, el 29 por ciento de los rusos dice que les gustaría que el Donbass se convierta en un estado independiente, mientras que otro 27 por ciento dice que preferiría que la región ucraniana se uniera a Rusia.

Otro 17 por ciento de los encuestados dijo que el Donbass debería seguir siendo parte de Ucrania, pero debería tener mayor independencia de Kiev, mientras que el 14 por ciento dijo que debería seguir siendo parte de Ucrania con las mismas condiciones que tiene ahora.

La última vez que se realizó la encuesta en 2017, el 37 por ciento de los encuestados dijo que quería la independencia para el este de Ucrania, mientras que el 21 por ciento dijo que quería que la región se uniera a Rusia.

El recién elegido presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, dijo que recuperar el control sobre el Donbass era una prioridad para su gobierno. El jefe de la administración seperatista de Donetsk en abril dijo que el este de Ucrania "debe regresar a su tierra natal" de Rusia

https://www.themoscowtimes.com/2019/06/11/majority-russians-support-donbass-breaking-away-from-ukraine-survey-says-a65955

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this  

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×