Jump to content

SALUD PUBLICA | La obsolescencia de la red pública hospitalaria


Recommended Posts

Ids74TS.png

 

 

 

 

:latercera:

19 Julio 2018

 

 

Pabellones de hospitales: el 48% de su capacidad total está inutilizada

 

 

Minsal busca reducir tiempos ociosos de esas áreas y llegar a una ocupación del 80%. Gestionar evaluación previa y obligación de cumplir tabla quirúrgica son algunas de las estrategias.

 

 

 

Imagen-51065.jpg

 

 

 

“La capacidad y ocupación de nuestros pabellones es de un 52%. Esto significa que tenemos una aeronave de alto costo en el hangar, guardada la mitad del tiempo”, admitió el ministro de Salud, Emilio Santelices, ante la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

Para graficar esta subutilización de los recursos quirúrgicos en los hospitales del país, Santelices contó a los parlamentarios el caso del Guillermo Grant Benavente de Concepción, en la Región del Biobío, donde habían cinco pabellones nuevos -de un total de 18- que se encontraban sin uso. ¿Las causas? Falta de mobiliario clínico.
“Compramos el equipamiento y eso nos permitirá incrementar en 400 mil las cirugías al año, sin haber incorporado ningún recurso humano, ya que esos están disponibles”, relató.
En toda la red pública del país existe una dotación de 640 pabellones quirúrgicos, de los cuales 580 están actualmente habilitados y en uso.
Y según cifras entregadas por el Minsal, el 52% de la ocupación de estas áreas que se registró en 2017, significó la realización de 1.206.506 cirugías mayores y menores. Esto significa que, considerando la capacidad disponible de los pabellones, podrían haberse realizado, al menos, un millón más de intervenciones quirúrgicas en todo el país.
Al problema de la subutilización de los pabellones, se suma la capacidad que se pierde por la cancelación de intervenciones previamente fijadas.
Según los registros del Ministerio de Salud, entregados vía Transparencia, en 2017 se programaron 387.925 cirugías de especialidad a lo largo del país. De ellas, sin embargo, se realizó el 89%, pues se suspendieron poco más de 43 mil. Entre las causas de estas cancelaciones, lideran las atribuibles al paciente (por ejemplo, no estar apto para la intervención o no poder concurrir a esta), seguido por problemas en la constitución del equipo (inasistencia o no disponibilidad) y fallas administrativas.
El director del Instituto de Salud Pública de la U. Andrés Bello, Héctor Sánchez, explica que parte de la subutilización de los pabellones se produce por “una mala o insuficiente programación de las cirugías por falta de cirujanos; una tasa de pabellones programados que no llegan a concretarse por falta de profesionales clave, como un anestesista u otro integrante del equipo quirúrgico; o porque un paciente no llegó”, indicó.
Esta situación no solo redunda en el abultamiento de la lista de espera -que a mayo pasado alcanzó las 284.025 intervenciones pendientes- sino que también tiene un costo para el Estado: los pabellones implican el 29% del gasto hospitalario y la pérdida de una hora de pabellón está valorada en alrededor de $ 360.000.
Dada esa situación, es que el Minsal inició un programa denominado Pabellón Puesto a Punto, para poder optimizar la capacidad ociosa identificada.
La subsecretaria de Redes Asistenciales, Gloria Burgos, explicó que el diagnóstico realizado mostró que uno de los principales problemas es la gestión de las cirugías canceladas:“Muchas veces se supenden porque el paciente no estaba bien preparado y eso se corrige con un sistema de manejo prequirúrgico”.
Burgos explicó que entre las estrategias implementadas para revertir los problemas de los pabellones destaca proveer de cargos a los hospitales para que destinen a una persona a realizar la evaluación previa de los pacientes: “Este profesional verifica que el paciente programado esté con todos sus exámenes al día, confirme asistencia y esté apto para recibir la cirugía”.
Además, la subsecretaria aclaró que se instruyó como una obligación el realizar reuniones de tablas quirúrgicas, instancias en la cual se programan las cirugías, dependiendo de los insumos y recursos humanos disponibles, junto con las necesidades en materia de lista de espera. “Con esto esperamos llegar a un nivel de ocupación del 80%”, planteó la autoridad.
Rubén Gennero, director del Hospital de La Florida, indicó que actualmente su ocupación es del 77% de los 17 pabellones del recinto, cifra que destaca en el promedio nacional. Gennero agregó que en el recinto existe la figura de “jefe de pabellones”, quien lleva el control exhaustivo de su funcionamiento. “Pusimos el foco en la gestión de estas áreas para mejorar su funcionamiento en horario hábil, y las razones del ascenso tienen relación con el liderazgo de la jefatura de pabellones. Esa persona en terreno lleva el control de la tabla quirúrgica y gestiona los factores productivos, como insumos o recursos humanos”, indicó.
Carlos Grant del Río, subdirector de Gestión Asistencial del Servicio de Salud de Concepción, manifestó que los cinco pabellones que fueron equipados tras el diagnóstico del gobierno estarán operativos a fin de año. “Salud aprobó $ 1.700 millones y, una vez operativos, serán un aporte invaluable a la resolución de lista de espera, pues en cada uno de ellos se pueden realizar cinco cirugías diarias”, dijo.
Respecto de las estrategias, Sánchez indicó que “las tasas de uso de pabellones son sólo un síntoma de la gestión del hospital en su conjunto”, agregando que “es un error pensar que eso se resuelve con intervenir la gestión de pabellones, ya que lo que se debe intervenir es la gestión del hospital y, principalmente, la gestión médica”.
Mientras, el ex subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, añadió que, a su juicio, lo que se debe modificar “es el modelo, y alinear los incentivos con los resultados sanitarios y presupuestarios. Además de mejorar la cobertura durante las tardes y asegurar el cumplimento mínimo de metas institucionales”.
Reducción lista espera
Parte de las estrategias de optimización de los pabellones y su capacidad ociosa se puso a prueba con el Plan de Reducción de Lista de Espera Quirúrgica del gobierno, que buscaba reducir el 25% de las 280 mil cirugías pendientes, con intervenciones en horario inhábil y los fines de semana. Hasta el jueves pasado, del total de 71 mil, se habían concretado 28 mil operaciones, mientras que otros 43 mil casos se resolvieron administrativamente, lo que da un avance del 60,9% de la meta.

 

 

NAC-Cirugias.jpg

 

 

 

 

 

Fuente: https://www.latercera.com/nacional/noticia/pabellones-hospitales-48-capacidad-total-esta-inutilizada/248444/

Edited by ChicaLiberty
Link to post
Share on other sites
  • Replies 6
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

Como es posible esto :notecreo:

Ojalá se logre solucionar :pordios:

 

 

 

Y que terminen de nuevo con las listas de espera :descaro:

 

Estimado no es de facil solucion, porque he de suponer que los pabellones de los otros hospitales publicos, sufren lo mismo que los del Salvador (donde trabajo) y estos no se pueden utilizar al 100%, porque muchos tienen problemas en sus instalaciones, como focos quemados, que hace como 3 años que no se cambian, otros tienen quebrada la pata de mesa quirurgica y estan inutilizados, y la verdad que el que esta bloqueado en El Salvador ni idea desde cuando porque desde que llegue yo ha estado asi.

En resumen, paso la mitad del primer gobierno de SP y ambos gobiernos de MB y no han sido reparados.

Para no crear confusiones, hablo de los inutilizados del Hospital del Salvador, Providencia, Santiago

Link to post
Share on other sites

:latercera:

19 Julio 2018

 

 

 

Deuda hospitalaria llega a $ 321 mil millones a junio

 

 

 

Para el Minsal si bien a la fecha no se ha logrado una reducción, la cifra sí denotaría una contención respecto de la proyección de la deuda.

 

 

Imagen-Hospital-Sotero-del-Rio-0328.jpg

 

 

A un total de $ 321 mil millones llegó la deuda hospitalaria en el primer semestre de este año, cifra que supera la alcanzada en igual período de 2017, cuando cerró en $ 258 mil millones.
Para el jefe de la División de Presupuesto del Ministerio de Salud, Mauricio Verdejo, si bien a la fecha no se ha logrado una reducción, la cifra sí denotaría una contención respecto de la proyección de la deuda, que se estimó podría llegar a $ 800 mil millones a diciembre -200 mil millones más que en 2017- de no mediar un plan de ajuste.
“Al dividir los $ 321 mil millones en estos seis meses, obtienes un promedio de $53 mil millones. Y los $ 630 mil millones de deuda de 2017 significan $ 52 mil millones mensuales, por ende, el promedio es bastante parecido”, dijo Verdejo, quien añadió que, en ese contexto, “la evaluación es positiva, porque estamos conteniendo la deuda. Sin embargo, tenemos planes en ejecución que van en orden de disminuirla”.
Entre las medidas adoptadas destacan compras masivas, vía licitaciones, para proveer desde insumos clínicos a útiles de aseo a la red de hospitales; la centralización, a través de Cenabast, de la compra de medicamentos; cambios en la modalidad de pago a las sociedades médicas y un programa de acompañamiento a la gestión de los hospitales.
El académico de Medicina y de Clapes UC, Luis Castillo, sostuvo que es necesario agilizar las medidas tendientes a reducir la deuda: “Las cifras a junio revelan que el déficit operacional no se ha disminuido, debido a que aún no existen elementos evidentes de una mejor gestión”.
Link to post
Share on other sites

:latercera:

21 Julio 2018

 

 

Salud inicia plan para terminar con sociedades médicas

 

 

La idea es disolver las casi 400 firmas que se desempeñan en los hospitales, contratando a honorarios a sus profesionales. Ello, para optimizar recursos y reducir la deuda del sector.

 

 

 

Imagen-Tematica-medicos-Hospital0265.jpg

 

 

Disolver y poner término a las sociedades médicas que funcionan en los hospitales, es una de las estrategias que está implementando el Ministerio de Salud para optimizar el gasto y reducir la deuda del sector, que en junio llegó a $ 321 mil millones.
Estas asociaciones de médicos, mayoritariamente especialistas, prestan servicios en horario inhábil o en los espacios donde existen brechas asistenciales, por falta de profesionales, a partir de contratos suscritos con las direcciones de los centros de salud.
Hasta el año pasado, Salud registraba 440 sociedades médicas, en hospitales de los 29 servicios de salud.
Según Mauricio Verdejo, jefe de Presupuestos del Minsal, para terminar con estas asociaciones se buscará traspasar a los médicos que las conforman a las plantas de cada establecimiento, como funcionarios a honorarios. “El pago que se hace a la prestación entregada por una sociedad es similar al que se hace al hospital. Lo que encarece el valor son los gastos de administración de la sociedad y el IVA, que encarecen un 26% el funcionamiento de la sociedad”, explicó Verdejo, quien agregó que “el objetivo es optimizar los recursos que se pagan en horas clínicas, por la modalidad de sociedades médicas”.
Para lograrlo se revisará cada sociedad, para identificar a quienes la integran y definir si están en condiciones de ser contratados. Eso, considerando que algunos profesionales de estas agrupaciones no han rendido el Eunacom -habilitante para trabajar en la red- y no cuentan con el permiso provisorio de las Seremi de Salud.
Además, en caso de que los médicos rechacen los contratos, se determinará si existen otros profesionales dispuestos a ocupar dichos puestos y si es posible reemplazarlos, lo cual dependerá de la oferta de cada región, lo que podría dificultar el plan en las zonas extremas del país, por el déficit de facultativos.
Control
A la fecha, numerosas auditorías del Minsal y de Contraloría han detectado irregularidades en el funcionamiento de las sociedades médicas, junto con anomalías en la reducción de las jornadas funcionarias de los hospitales, tendientes a favorecer la externalización de los servicios, en jornadas donde las tarifas son más altas.
Los esfuerzos por terminar con estas asociaciones no son nuevos. En el primer gobierno del Presidente Piñera, cuando se conoció su existencia, se hicieron los primeros intentos por normarlas. En la administración pasada de Bachelet, en tanto, se instruyó una auditoría a 64 establecimientos, que identificó el funcionamiento de 440 asociaciones y que derivó en 41 sumarios, por incompatibilidad horaria y faltas a la probidad, entre otras materias. Además, se pusieron restricciones a los pagos de estas firmas en las glosas presupuestarias y se establecieron mecanismos de control, junto con un plan integral de mejoramiento y control de conductas inadecuadas, según explicó la exsubsecretaria de Redes Asistenciales Gisela Alarcón.
Matías Goyenechea, presidente de la Fundación Creando Salud, explicó que “las prestaciones que se compran mediante sociedades son entre tres a 20 veces más cara que una prestación institucional comprada. Sin embargo, la modalidad de pago a honorarios no resuelve el problema, hay que avanzar hacia una Ley Médica Única, hacia la carrera funcionaria y la retención de los profesionales, asegurando su permanencia en el sistema público”
La presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, dijo que la presencia de las sociedades médicas es un tema que debe abordarse. “Esperamos conocer el detalle de la propuesta para poder colaborar. Una opción es contratar médicos vía honorarios, pero lo más relevante es seguir fortaleciendo la contratación pública y que esto sea un complemento”.
Contención
Junto con esto, el plan del Minsal para contener la deuda incluye la compra conjunta a nivel nacional de insumos clínicos, artículos de aseo, escritorio e impresión, que significaron en 2017 un gasto de $ 54 mil millones y con lo cual Salud espera ahorrar, al menos, un 15%.
Además, se amplió la canasta básica de medicamentos de 223 a 500, para que los hospitales puedan optar en mayor medida a los beneficios de la compra masiva mediante Cenabast. En materia de gasto energético, se realizará la migración de cliente regulado a cliente libre de los hospitales que superan 5.000 KWA de potencia de uso, lo cual llevaría a una disminución estimada en el precio de un 15%. Cabe considerar que en 2017 el gasto por consumo eléctrico fue de $ 31.074 millones.

 

 

 

 

Fuente: https://www.latercera.com/nacional/noticia/salud-inicia-plan-terminar-sociedades-medicas/251423/

Link to post
Share on other sites

 

Estimado no es de facil solucion, porque he de suponer que los pabellones de los otros hospitales publicos, sufren lo mismo que los del Salvador (donde trabajo) y estos no se pueden utilizar al 100%, porque muchos tienen problemas en sus instalaciones, como focos quemados, que hace como 3 años que no se cambian, otros tienen quebrada la pata de mesa quirurgica y estan inutilizados, y la verdad que el que esta bloqueado en El Salvador ni idea desde cuando porque desde que llegue yo ha estado asi.

En resumen, paso la mitad del primer gobierno de SP y ambos gobiernos de MB y no han sido reparados.

Para no crear confusiones, hablo de los inutilizados del Hospital del Salvador, Providencia, Santiago

Estamos claro que no es algo al corto plazo, pero que tomen medidas al largo plazo, pero que no siga esto así :wena:

Link to post
Share on other sites

:latercera:

28 Julio 2018

 

 

 

La obsolescencia de la red pública hospitalaria

 

 

 

El diagnóstico del Ministerio de Salud revela una dura realidad: más de la mitad de los hospitales se construyó antes de 1980, lo que se refleja en un incumplimiento del estándar de infraestructura en el 80% de los recintos, con el 70% de sus camas y el 36% de sus equipos obsoletos. ¿Los efectos? Malas condiciones para los pacientes y poco estímulo para captar médicos, en edificios que funcionan desde 1886.

 

 

hospital.jpg

 

 

Piezas de adobe, sin aire acondicionado ni calefacción, y una ventilación deficiente. Edificaciones con pisos deteriorados y que obligan a pasear a los pacientes en camilla, por largos trayectos, a vista y paciencia de todo el público. O equipos de imagenología que cumplen tres décadas y siguen operativos, aunque desactualizados, a punta de repuestos y reparaciones.
Esos son algunos ejemplos de la obsolescencia que afecta a gran parte de los hospitales del país y que fue expuesta a los integrantes de la Comisión de Acuerdo Nacional por una Salud Digna y Oportuna que convocó el gobierno. Allí, el diagnóstico del Minsal fue duro: en el 80% de los hospitales se incumple el estándar de infraestructura, con el 70% de las camas y el 36% del equipamiento obsoletos.
“El 63% de los recintos cuenta con una edificación anterior a los años 80, que en muchos casos no se condice con los actuales estándares de calidad de atención a los pacientes, y menos aún con los estándares de acreditación sanitaria”, dice el documento del Minsal.
El jefe de Inversiones de la cartera de Salud, Luis Barrios, explica que la larga data de las edificaciones y la falta de renovación de las mismas explican esta situación. “El núcleo duro es el área más antigua de los hospitales y allí es donde, normalmente, están hospitalizados los pacientes (…) Se trata de infraestructura levantada cuando no existían sistemas de climatización de ningún tipo; muy malos (o inexistentes) sistemas de ventilación; estándares por sobre las tres camas por baño y donde el concepto de ‘arquitectura-sanitaria’ aún no estaba implementado”, dice.
Barrios sostiene que hay numerosas salas de hospitalización que no cuentan con baño interior, lo que obliga a los pacientes a salir al pasillo; otros casos donde seis pacientes comparten un baño -hoy no deben ser más de tres personas- y piezas donde hay ocho camas, en lugar de las cuatro que se aconsejan: “Hoy estamos construyendo cuatro camas por habitación, con dos baños. Ese es el estándar, que en algunos casos puede ser tres camas y un baño. Pero hay muchos hospitales muy lejos de eso”.
Las disposiciones actuales recomiendan menor cantidad de pacientes por pieza y separaciones más amplias, lo que, además de un tema de dignidad del paciente y facilidad para la atención profesional, busca prevenir contagios o infecciones. Pero en los hospitales más antiguos la realidad es otra: “son camas habilitadas en una infraestructura con condiciones de habitabilidad obsoletas: habitaciones edificadas antes de los años 80, cuando el promedio de metro cuadrado por cama hospitalaria rondaba los 60 m2/cama, mientras que hoy se diseña por sobre los 200 m2/cama”, admite Barrios.
Antigüedad
Considerando el primer módulo, los recintos más añosos del país, aún en uso, son el Hospital de Buin (1886) y el del Salvador (1889), en la Región Metropolitana, seguidos por el San José de Casablanca (1900) en Valparaíso.
El ex subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, señala que “son hospitales fuera de estándares en aspectos como seguridad clínica. Hoy, salas de cinco camas no se planifican en recintos modernos y es por una razón práctica: aumentan la contaminación cruzada, las infecciones nosocomiales y empeora la epidemiología sanitaria y bacteriana. Ahora se construyen salas con dos a tres camas, de manera de dar más dignidad a los enfermos, para que puedan contar con espacios para recibir a su familia”.
Ramón Vergara, subdirector médico del Hospital de Buin, relata las complejidades de atender en un recinto de casi 132 años: “Por la antigüedad que tiene, nos deja en una situación complicada para entregar las prestaciones a la población. La gente se queja de que la infraestructura es antigua o que los espacios son pequeños, hay aglomeración en el servicio de urgencia. Aparte, afecta en términos de calidad. No tenemos aire acondicionado, calefaccionamos con sistemas antiguos, aunque tenemos sistemas de calefacción con los estándares adecuados en pabellón, neonatología y pediatría”.
Gisella Castiglione, directora del Hospital Barros Luco, relata una situación similar. “Tenemos un hospital de un piso, lo que complejiza los traslados de los pacientes por pasillos que pueden estar más fríos, y de los equipos médicos, que demoran más en llegar. Además, continuamente tenemos que estar refaccionando y reparando, lo que encarece los costos de servicios generales y afecta la deuda hospitalaria”, afirma.
El director (S) del Hospital Sótero del Río, Gonzalo Menchaca, describe los problemas operativos: “son edificios viejos y rígidos, construidos para aguantar bombardeos, pero no para meter máquinas de millones de dólares. Llega un momento en que mantener operativo un hospital como este sale más caro que construir uno nuevo”. La autoridad agrega que “los circuitos eléctricos, las cañerías, los techos, todo se filtra. En algún momento teníamos que llevar a los pacientes por el patio para hacerle exámenes y tuvimos que construir un puente para evitarlo, lo que costó muchos millones de pesos. Todos los edificios están como a una cuadra, entonces, si el clima es malo, hay que mover a los pacientes en ambulancia”.
Con todo, la ex ministra de Salud y académica de la U. de Chile, Soledad Barría, afirma que si bien la red está deteriorada, no debiera incidir en la atención: “Que no sea la mejor y la más moderna infraestructura no quiere decir que el hospital no esté en condiciones de dar una buena atención. Los hospitales públicos están acreditados en calidad por la Superintendencia de Salud”.
Para revertir esta situación, Barrios detalla que el plan de inversiones del gobierno anterior y el que se impulsará en esta administración han tomando en cuenta la obsolescencia, por lo que la red se modernizará en un nivel importante: “tenemos un plan de ocho años, en el que aspiramos a que el hospital más antiguo no tenga ninguna infraestructura anterior al año 60” (ver tabla).
Equipos
En el caso del equipamiento, el diagnóstico del Minsal revela que el 36% del equipamiento disponibles en los hospitales está obsoleto. “Son equipos que superan la vida útil recomendada por el fabricante, pero que por necesidad de nuestro sistema se deben seguir utilizando; en muchos casos con niveles de fallas que pueden afectar la atención”, dice Barrios, quien agrega que en la red hay equipos de tres y más décadas que siguen operativos, pero que se deben ir refaccionando, lo cual es cada vez más difícil, pues debido a su antigüedad cuesta conseguir mantenimiento y repuestos, que dejan de fabricarse. “No todos funcionan mal, pero están pasados del plazo aconsejado. También pasa que otros cumplieron su obsolescencia tecnológica, están lejos de la vanguardia y se siguen usando. Esto no pone en riesgo a los pacientes, pero el estándar podría y debería ser mejor. Además, en muchos casos se trabaja con equipos análogos, cuando en todos lados son digitales”.
El director del hospital de Buin, el más antiguo del país, comparte esta visión: los médicos se asustan un poco o no quieren contratarse en lugares que están demasiado deteriorados, porque por una parte puede ser riesgoso, y por otra es poco atractivo”, señala.
La Asociación de Proveedores de la Industria de la Salud (APIS) abastece al 100% del sistema público, con equipamiento de imagenología y quirófano. Eduardo del Solar, director médico de APIS, plantea que “la falta de mantención y la obsolescencia de los dispositivos médicos no contribuyen a otorgar una salud de calidad y oportuna a los pacientes más necesitados y aumentan los retrasos o listas de espera en las prestaciones”. Agregó que las revisiones que se realizan son insuficientes, producto de los pocos recursos que destinan a ello: “Existen normas y pautas de mantenimiento internacionales y de los fabricantes que en el sector público poco se aplican”. Además, añadió que estas carencias afectan a los pacientes. “En un pabellón quirúrgico el 90% son dispositivos médicos. Si uno de ellos falla o no está en condiciones de ser usado con seguridad para el paciente, es casi seguro que las cirugías programadas no puedan realizarse”.
Frente a esta materia, Barrios precisó que se ha aprobado una potente inversión: “ Tenemos proyectado gastar $ 150 mil millones de aquí a marzo para comprar nuevo equipamiento. Vamos a partir con $ 80 mil millones para reponer tecnología, especialmente en pabellones, porque nos incrementa la capacidad operativa, y vamos a seguir con las áreas de imagenología, que va a permitir dar un salto en resolutividad en la red”.
Además, para asegurar que las nuevas adquisiciones se mantengan en buen estado, se harán cambios a la glosa presupuestaria. “El sector se ha caracterizado por no mantener los equipos médicos, porque el presupuesto para ello va directo a los servicios de salud y es la misma glosa con que el director tiene que cubrir diferentes cosas, entonces se posterga. Por ello, en 2020 ese ítem va a estar separado, vamos a sacarlo de los servicios de salud”.

 

 

 

 

 

Fuente: https://www.latercera.com/nacional/noticia/la-obsolescencia-la-red-publica-hospitalaria/260412/

Edited by ChicaLiberty
Link to post
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×
×
  • Create New...