Jump to content
Sign in to follow this  
B.Plebeian

Capitulo 7 | "Haduf"

Recommended Posts

Capitulo VII "Haduf"

 

-No entiendo, ¿Qué es lo que sucede?-

-¡Hay problemas con el HV por eso no te llegaron los mensajes!-

-Bradco los Biper no dependen de la planta, no tiene sentido.-

-Puede que este fingiendo y en realidad lo hizo, tal vez protege su empleo es todo...-

-¡No es así, le conozco, no está mintiendo!-

-¿Entonces tenemos un alma caritativa que nos ayuda?, por favor Nicom.-

-¿Cómo has conseguido el empleo de analistas si no eres capaz de analizar nada?- me reclamó. -¡No lo sé!- me exclamo.

 

De pronto, sentimos que golpeaban la puerta. Ella hizo espontáneamente un gesto que pedía clemencia al cielo ante alguna pregunta obvia de alguno de sus empleados, mientras se aproximó a la puerta para abrirle.

 

-¿Qué mierda sucede ahora?- dijo mirándome en tanto giró también la manilla de la cerradura interior para abrir la puerta. Apenas jalaba la puerta y vio quien venía detrás, se hizo a un lado para dejarle pasar. Cuando me dio una rápida mirada y le vi el estupor impregnado, instintivamente opte por lo mismo, de hecho me coloque de pie en silencio mirando a quien daba el primer paso dentro de su oficina.

thhJg4S.jpg?1

-Virrey, ¿como esta?- le dijo ella seriamente y trayendo compostura.

-Nicom.- le dijo, haciendo una sutil reverencia con la cabeza. -Veo que estás ocupada...- se refirió mirándome.

 

Ella a su lado y un poco más atrás de él, me hacía con un gesto sutil de su cabeza, para que la inclinase frente a su presencia, cosa que hice enseguida.

VGAuckK.jpg

-Virrey, buenas tardes.- le dije frente a él haciendo similar gesto con la cabeza. El Virrey no respondió nada, solo me miraba extrañado por estar ahí, yo opte por silenciar. Todos nos quedamos en silencio un momento, como esperando que el otro iniciara el habla, realmente estar con el virrey fue un poco intimidante, incomodo tal vez y no lo digo solamente por lo que él representa, ya que físicamente es un tipo muy alto, delgado, de ojos pequeños, rasgos marcados y tés blanca, realmente parecen gente de otro planeta. Estar frente a un sujeto así, no es algo trivial: siempre serio, no se me ocurriría bromear frente a él en este u otro momento, no es alguien a quien le tomes confianza o la refleje.

El Virrey, tornó su mirada a Nicom, esperando que ella dijese algo que iniciara el dialogo.

EssGDfm.jpg?1

-Estábamos con Bradco viendo algunos asuntos de los informes, su ala está afectada por una falla en el HV.- dijo señalándome con la mano extendida.-

-Ya me he enterado…-Respondió mirándome de reojo.

-Ronas le ha enviado con algunos papeles, para poder avanzar.-

 

Él se quedó mirando un momento, nos miró a ambos sin decir nada como si indagase la veracidad en nuestras palabras, pero sin caer en algún gesto o emitir en ello algún comentarios que le dejase en evidencia de ignora la existencia de algún problema en la red.

-¿Han terminado con la documentación ya?, si es así, puedes retírate.- concluyo mirándome. Me quede un momento congelado, sin saber que decir, solo atine a mirar indirectamente a Nicom que me hacia el gesto con la mirada apuntando a la puerta para que le hiciese caso.

-Con su permiso.- dije, caminando con la carpeta que traía y tomar rumbo de salir de ahí. Fue cuando el Virrey me detuvo colocando su mano en mi hombro.

-Un momento..-dijo llevando la vista la carpeta que se iba conmigo bajo el brazo.

-Por supuesto, que despistado…- respondí, tomando la carpeta para dejarla sobre la mesa, pero él lo impidió, en lugar de esto, él mismo la tomó y movió la cabeza en signo de negación, luego se la entregó a Nicom quien la recibió en sus manos, la que vi que le dio una sutil ojeada y le cerro enseguida.

-Si es para ella, debes entregarle en sus manos, que nada se extravié aquí.- afirmó.Yo acepté moviendo la cabeza, luego salí de ahí.

Yo creo que estuve cerca de ensuciarme en los pantalones, me devolví con prisa a la otra ala de la planta, para llegar a la otra ala donde trabajo.

 

Me quede preocupado luego que salí de esa oficina y cerré la puerta tras de mí, el virrey quedo con ella y no sé si le habrá dicho algo o le habrá reprendido. La idea aún me mantenía con preocupación incluso a los pocos metros de llegar a mi puesto. Miré varias veces mi Biper, por si ella escribía algo así como un SOS, o algún mensaje de alerta, pero nada, no sé qué pasa. De pronto, sonó la campanilla del Biper con un llamado de ella.

 

-¿¡Que pretendes?!-

-¡Nicom! A mí también me de gusto saber que estas bien!-

-¡Bradco!, ¿papeles en blanco?-

-Tomé lo que tenía a mano.-

-¿Qué no fue suficiente lo ayer? ¿y si hubiese abierto la carpeta el Virrey?. Estás loco, ¡eres mala junta definitivamente!-

-Bueno, pero no sucedió.-

-¿Parece que quieres vivir pocos años?-

- Nicom, tenía que verte…- ella silencio.- Quería saber de ti, si llegaste bien a casa…-

-Lo que pasó ayer…lo lamento, Bradco, no fue buena idea que saliéramos.-

-Fue una gran idea, yo la pasé muy bien contigo, me sentí muy bien, a pesar que tengo tu mano tatuada en la cara…- le dije haciéndole reír.

-¡Qué vergüenza!-

-No por favor, no es así….-le interrumpí.- Yo sé que me lo merecí por presionarte, no impórtalo que pasó, eres una chica muy especial y no quiero que nos distanciemos por eso.-

-Bradco… ya no empieces otra vez, que no quiero líos con nadie, te lo dije...-

-Princesa de los Moggios…por lo que más quiera- nos largamos a reír para silenciar.

-¡Porfiado!, mejor anda a trabajar y déjate de hacerme pasar sustos. ¿Quieres?-

-¡Ya tienes un par de cosas más que contar en tu vida!-

-¡A este ritmo será si sobrevivo!.- me dijo riendo pero con su voz más serena. Entremedio, recibí un par de tonos por la bocina, que me indican una llamada entrante: Ronas.

-Debo irme ahora, le dejo mi princesa…-

-Ay, dale con lo de princesa, ¡Ya deja de llamarme así tonto!-

-¿Nos vemos después?-

-Ya veremos, aún me queda algo de resentimiento con usted por fotografiarme!, ¡ya ahora déjame trabajar!-

 

Así terminó la llamada, pasando de inmediato la de Ronas.

 

-¿Dónde estás Bradco?-

-Voy llegando, solo unos minutos…-

-Se supone que estarías cerca, ¡Mejor no quiero saber dónde andas…solo date prisa!-

 

 

Ese día continuo en forma normal, no vi a Nicom salvo de lejos ahí en el casino a la hora de almorzar, ella encontró mi mirada también, y al vernos nos acordamos del lio. Ella me hizo la mueca como si recibía la carpeta y yo le respondí colocando la cara estirada y casi sin expresión de su Virrey, para reírnos entre la cara de incógnita de sus amigos que no entendieron nada. Le siguió un adiós disimulado y muy cómplice con la mano mostrando la palma.

 

A pesar que la situación que pasamos no pinto a bien ese día, los días que siguieron no nos restamos de ver y de vez en cuando, sin aviso y ni escusa, me arrancaba a su oficina; a veces en la mañana o bien en la tarde cuando estaba todo un poco más tranquilo. Ella me recibía en su oficina, conversábamos y compartíamos algo delicioso, como alguna golosina o alguna gaseosa que adquiría en un dispensador al interior de la planta. Reíamos mucho y conversábamos de cosas que a veces no tenían trascendencia pero que compartíamos con agrado, lo que nos llevaba a que al otro día, le enviase algún mensaje con algún asunto presuntamente formal y organizacional de esta importante procesadora de Halcyon, donde en su interior camufla la excusa para que me avisara si fuese prudente pasar por ahí. De hecho fue en una de esas ocasiones cuando una tarde venía de vuelta, me sucedió luego de cruzar el portal del acceso principal de las instalaciones administrativas. De pie, me esperaba Ronas notoriamente molesto, cruzado de brazos, muy serio por lo demás, como si se tratase de un asunto muy relevante, conjetura que pude suponer, pues dejaba deslizar sus gafas por el puente de su nariz, como una característica de su personalidad que hice que la postura de aquel accesorio, fuera parte de manifestar su mal humor. No fue posible pensar en siquiera esquivar esta situación, por lo que me detuve frente a él, a sabiendas de alguna reprimenda que recibiría por mi ausencia.

Ao2T1F4.jpg

-Bradco...- me dijo mirándome directo a los ojos. -¿Estás loco?..- exclamo llamando la atención de las dos muchachas que trabajan detrás del módulo de recepción- ¡No le estás viendo la gravedad de esto!- me replicó en un tono que trataba de ser un regaño pero que no podía darle el volumen de voz que requería para no volver a traer las miradas de la gente que circulaba en tanto me replicaba. -… ¡Llegó una notificación de revisión de tráfico!- me reclamó agitando un papel que sostenía de su mano apuñado por el coraje que tan desconocido documento para mi significaba. Yo me quedé en silencio, no entendía nada y tomando esto con naturalidad estiré la mano para ver que se traía.

-¡Esto por si no lo recuerdas es una petición del área de administración del HV que pide una revisión del tráfico de tus mensajes de Misiva!- me decía mientras estiraba el documento y leía la orden emanada de una especie de área de auditoria del HV que:

 

“…Según políticas de uso y restricciones, se ha tornado recurrente el envío y recepción de Misivas entre el área de documentación y área de comercio sin que el contenido de estás tuviera directa alusión a asuntos de la factoría, por lo anterior, requerimos una entrevista con el involucrado de su área para aclarar esta situación…”

 

-¿Qué estás haciendo?- me replicaba en ese mismo tono. -Espero que no te estés metiendo en líos con quien creo.- me encaraba, apuntando con ambas manos en dirección de donde había empezado a frecuentar.

-¿Qué es esto de la revisión de mis Misivas?-

-¡Si no te has enterado, todo lo de este recinto es propiedad de Halcyon Foods y por ende del reino!- se explicó separando los brazos como si todo lo que le rodease incluyendo el aire lo fuera también.- Así que verán que escribes y recibes, de quién y querrán saber por qué.- dijo.

-¿Pero eso a quién le importa?

-Aquí siempre el HV verá todo lo que se hace.-se explicó.- Eso que tienes en la mano, significa problemas, tendrás que explicar.-

-Ronas, esto es ridículo.- le dije incrédulo tratando de avanzar pasando por su lado, cosa que impidió anteponiéndose.

-Con la ley Haduf en plena vigencia, elegiste el peor momento para fijarte en esa muchacha.- me reclamó acercándose dejándome en evidencia en su cara, la gravedad del asunto en conjunto a un tono de su voz que hacía referencia a ello como algo sombrío sin entender por qué.- No olvides los incidentes, que fueron la razón para promulgarla.- prosiguió haciendo referencia a los hechos que gatillaron esa absurda prohibición.

-No he hecho nada malo.- exclame levantando la voz trayendo la atención.

-Si se entera el Virrey, no será bueno.- comento en un tono más conservador, invitándome a seguirlo en eso, moviendo las manos como si empujara algo hacia abajo, para que bajara el tono de la voz.- ¡Lo ves muy ligero, no te imaginas lo que estás haciendo!- me reclamo quitándome el papel de las manos para retirarse furioso de ahí.

Me quede pasmado mirando cómo se perdía en el fondo del pasillo de las oficinas, pensando si tal lio con las misivas me traerá las repercusiones que tanto vaticina.

 

El día siguiente, todo comenzó como habitual, aparque el coche, entre al edificio administrativo, dejé mi chaqueta en el respaldo de la silla y tome una taza de café hecha por ese experto y automatizado expendedor antes de iniciar la jornada, para luego disponerme en mi estación para iniciar el ingreso de data en la terminal y hacer mis quehaceres de analista, mientras trabajaba de improviso escuché cuando se abre la puerta de la oficina y se presenta un hombre que no había visto antes por aquí el cual lleva todas las miradas de los presentes. Creí que era importante, porque su presencia no pasó desapercibida y eso lo digo por qué no tenía embestidura de noble, no hubo quien ante su paso, pudiera evitar el no mirar de reojo tratando de no ser visto por él o fuese la razón por la que sus pasos tomaran sentido al puesto de trabajo de alguno.

Lo que me intimidó fue el sonido de sus pasos aproximándose: ese sonido de la baldosa fría que hacia contacto con sus zapatos golpeando, a un ritmo parejo y rápido, como si fuese una marcha que le anuncia y que sin dudas a mí me hizo sudar delatando mi súbito e inexplicable nerviosismo ante aquella presencia que se me acercaba. Finalmente, al sentir sus pasos detenerse a mi lado, evite mirar para no corroborar que estaba ahí, como si tal ingenuo gesto, lograse que se fuera.

dgrVP8A.jpg?1

-Bradco.- me dijo en tono profundo,

Yo levante la mirada y torné la cabeza en su dirección lentamente, como si tuviera la ilusión que llamara a otra persona con ese mismo nombre.

-Soy, soy yo.- dije con torpeza.

-Johnours. - me dijo presentándose. -De la oficina de sistemas.- continuó .- Los que administramos el HV, ¿quizás te has enterado de eso? - dijo inclinándose hasta la altura de mi cara asegurándose que lo viese y que quedara claro el motivo de que sea alguien de importancia ahí. -Necesito que charlemos un momento- me dijo invitándome a seguirlo. Yo me levanté, y partí detrás del sin cuestionar nada, como si fuese un perro que amarrado a la correa le llevan sin hacer reparo alguno.

 

Salimos a una oficina contigua, una que se usa habitualmente para reuniones que me ha tocado asistir, pero la verdad es que pese a que es un espacio cómodo, el estar ahí con él, se volcó en una situación distinta a lo que yo había pasado. Me indicó tomar asiento, lo hizo con un gesto seguido por la acción que lo llevo a sentarse frente a mí en un movimiento involuntario que terminó al sentarnos casi al unísono.

 

Me miro fijo un momento sin decir palabra alguna, colocó sus manos entrelazadas frente a su rostro, afirmando el mentón sobre estas, como concentrándose, preparándose, esperando seguramente a que yo dijese algo o le reclamara. Fueron segundos incómodos, solo le respondí mirando, algo de reojo, porque tal mirada no se podía sostener. De pronto, cambio de postura, bajo sus manos y apoyo las palmas en la mesa y haciendo un gesto que indicaba la reflexión de una idea.

 

-Estimado….-inicio la charla mirando su reflejo en el pulido de la cubierta de la mesa.-…Los de sistemas se han preguntado porque tienes tanta interacción de Misivas con… deja me ver.- se interrumpió sacando su Biper del bolcillo interior de su chaqueta para después, buscar en la pantalla de ese equipo alguna información. -…sí, aquí lo tengo (….), Nicom…Nicom Haduf- continuó. -¡Que curiosos alcance de apellidos, debe ser objeto de chistes a diario!- comentó sonriéndose.-…Agente de ventas, zona sur…-leyó de su Biper. -¿qué tienes que decir?- me pregunto mientras devolvía su equipo al bolsillo interior de su chaqueta.

-...La verdad es que no mucho…es solo rutina.-

-Son demasiadas Misivas.-prosiguió a mi respuesta. -…No entendemos el motivo.- me decía.- Ya que su contenido no tiene relación con lo que hacen aquí.- aclaró.- ¿Sabes que si estas ocultando algo lo averiguaremos de igual manera?- dijo con total e inquietante seguridad en tanto abría una carpeta con algunos papeles que dejo sobre la mesa.

-No tengo nada en particular, solo es rutina.- le insistí tratando de mantener la compostura.

Yp4vFHB.jpg?1

 

 

-Bradco…- me interrumpió.- Sabes que tener alguna relación más allá de lo laboral sin que sea consentida por el Virrey no está permitido…-se explicó.- Se ha promulgado como ley expresa y por ende más allá de perder este empleo, es considerada una falta grave, un potencial peligro que pone en riesgo la operación, según dicta el artículo noveno de la ley promulgada para esto.- se expresaba con total e inquietante serenidad.-Te cerrará la puertas en otros empleos.- se explicaba largamente.- Han sucedido cosas graves recientemente: ya sabes, la explosión del hipercompresor de la planta de Halcyon Grains & Cereals.- decía haciendo referencia a un incidente ocurrido no lejos de aquí donde inexplicablemente ese equipo de precisión falló.-…Alcanzaron a evacuar a la mayoría, pero un puñados de agentes de seguridad y otros empleados salieron muy mal heridos y otros no lo lograron.- recordó con algo de indiferencia en su relato.- Seguramente fuiste uno de los que pensó que fue un terrible accidente, pero no fue así.- dijo sorprendiéndome.- Debes ver más noticias, pensé que a tu edad serías alguien más enterado.- me dijo sarcásticamente.-Una pareja feliz, un despecho porque ella dejo al sujeto y este se volvió loco.-decía.- Un día cualquiera llegó, se tomó esa área de control donde trabajaba y ¿qué crees que hizo?.- me pregunto.- Activo el hipercompresor en forma inversa, aumentando la gravedad a lo largo de cien metros con tal violencia, que todo lo que quedo ahí, maquinas, carros, equipos, personas, sucumbió aplastado como si apuñaras una hoja de papel.- se explicó doblando una hoja que tenía a mano y dejándola caer luego rodar hecha una bola deforme sobre la mesa.- El incidente Halcyon Avocados, Rcom, VComs Inc., todas más o menos parecidas y siempre con el mismo factor común -dijo nombrando otros lugares donde sucedieron tragedias conocidas.- Y como comprenderás, no se tomó esto a la ligera.- me explicaba mientras escarbaba en una carpeta otros papeles más que traía en una carpeta.-¡Parece que el amor nos está volviendo locos!- comento riendo. -Porque hay gente que ha terminado expulsada viviendo en zonas más lejanas de esta zona Halcyon por mucho menos que esto...- me dijo.

-No tengo nada que ocultar, es solo trabajo…- le respondí con mesura, en tanto el dejaba sobre la mesa, como un abanico, los papeles las copias impresas de los Misivas con Nicom.

 

El sujeto me dio una mirada y cogió una de las hojas y empezó a leerles.

 

- “…Nicom, no importa si este encuentro fue inconcluso, sea que tenga cruzar bosques, montañas y valles, o que deba cruzar el desierto sin coche, llegaré a ti aunque este fuese mi último aliento…-…este es muy bueno.- me insistió dándole un tono de burla a sus palabras.- asunto: “responde sobre notificación de problema de sistema”….No puedo negar que son muy originales para los títulos!! Mira, tu amiguita dice esto: “..Qué bien que te ha gustado mi bronceado, ha sido un trabajo lograrle sin que mis seguidores me acosen en el proceso.”- Leyó intercalando algunas cortas risas entre las frases. -¡Espera que hay otras mejores!, escucha este ..: Asunto, Registro perdido.—¡Registro perdido! - Decía mientras sonreía y negaba moviendo la cabeza de un lado a otro como si fuese una broma.-…Nicom, ¿puedo verte un momento..?, Luego Nicom le dice: Respuesta Registro Perdido.-..Bradco, estoy ocupada ahora, ¿sucede algo?- ¡Y ahí viene lo bueno…! Respuesta Nueva Registro perdido. Entonces Bradco le responde: -…No es nada importante en realidad, solo quería salir de aquí un rato… - Termino riendo. - ¿Quieres que siga? porque hay más y muchos más, créeme que se han hecho populares ahí en la oficina, ¡que luego de cada Misiva estamos atento de la siguiente!-

-¡No tiene nada!- exclame.- ¡Eso no prueba que tenga algo con ella.- le dije.-por lo demás es algo personal, no tiene derecho a leer las cosas de otros!-

-¡Si lo tengo!- exclamo volviendo su semblante a una dureza inquietante.-…Es propiedad de la compañía y tengo todo el respaldo que quiera, de tu jefe, del mío, del Rey incluso!- exclamo levantando la voz.- ¡Así que no me vengas a decir a dónde puedo llegar, llego a donde quiero y necesito!- me exclamo silenciando mis reclamos. Fue ahí donde me salió el valor de la nada y me atreví a responderle de igual forma.

-¡No me intimidan sus amenazas!

Este tipo se quedó mirando fijo, no respondió nada ni me interrumpió, solo note su evidente molestia que no tardo en salir.

-Aquí está tu notificación de Bloqueo, por el articulo veintiséis de la Ley Haduf…- me decía en tanto dejó delante de mí un documento impreso, con lo descrito.

-…No puede ser!-

-…por lo anterior, te notifico que estarás en esta condición en forma indefinida, hasta que la comisión local lo estime. ¿Entendiste?-

-¡Esto es ridículo!-

-¡Esto es lo que te buscaste!- exclamó dando un golpe con la palma abierta sobre la mesa. Me silenció con eso, después le vi ponerse de pie, se dirigió a la puerta a la puerta deteniéndose a mi lado. -¡Ah!, te dejo las copias de tus misivas, tengo de sobra en tu archivo…- concluyo esparciendo un puñado de papeles que se desparramaron frente a mí.

 

Luego de cerrar la puerta tras de sí, me quede un rato más sentado, asimilando lo que este mafioso me había dicho. Me incliné hacia adelante y apoyé me tomé cabeza con las manos teniendo encima de mí, lo que está sucediendo y en el lío que me he metido gratuitamente, cuando de pronto me vino a la mente la imagen de Nicom y con ella un sinfín de interrogantes

¡No puede ser! ¿Habrá pasado por esto? y ¿si este sujeto va ahora donde ella? – pensé en voz alta.

 

A toda prisa, busque mi Biper en mi bolsillo y colocando el pulgar sobre el contacto, pedí llamarle, pero apareció enseguida un pictograma en pantalla que me negaba la conexión, con la cajita del HV su cara siempre sonriente y que con la mano con el índice extendido, lo movía de un lado a otro en señal de negar esa solicitado. Entonces, me prepare para redactarle una Misiva en forma mental, lo más rápido que pude, para terminarla y enviarla antes de que este tipo se apareciera donde ella. Pero sucedió lo mismo y mi intento termino con el gesto de negación del servicio HV. No entendía que pasaba, pero no podía comunicarme con ella. Fue entonces que me dirigí rápidamente a la oficina y cogí el teléfono para comunicarme usando el mismo método de contacto con la interface, pero el mismo mensaje recibí en la pequeña pantalla del cuerpo del teléfono. Ronas, que se aproximó sin que lo notase, miro la pantalla y haciéndose luego a un lado, terminó con un gesto de negación con la cabeza diciendo:

 

“…. Ya está, te han bloqueado…”.

 

Me dio una palmada en el hombro como un gesto de compasión a una derrota que solo llamo a que me resignara ante lo que veía, después se retiró a su despacho. No sabía qué hacer, ¿cómo me podía comunicar con ella?, salí detrás de Ronas, él me podía ayudar, bastaba un mensaje solo una Misiva o una llamada que le avisara, pero fue inútil; él se negó, se rehusó a ayudarme, solo se centró en reiterarme lo mismo que me repetía, en lo que sucedió, lo que paso con ese sujeto y que no me metiera en líos, que no importaba lo que suceda con Nicom. Seguramente ya estaba siendo cuestionada como lo había hecho conmigo.

 

 

Pasó el tiempo sin noticias, las rueditas que indican el tiempo del dispositivo que está en la pared dentro de nuestra oficina, habían movido cada cual a su tiempo, esto es que habían pasado un par de horas y con esto, marcaban las cinco de la tarde. Se me había hecho eterna la espera y no tenía noticia alguna de ella.

Me apresure por salir cuando fue el final del día, me apresure en ver si le podía ver, pero ya es sabido que es tal la cantidad de gente aquí y la distancia en que estamos ambos, el buscarle entre todo este alboroto de gente y de coches que salían del aparcamiento, fue imposible encontrarle.

 

Fui a casa con una rara sensación de angustia; no podía hacer nada más, no se dé que otra forma comunicarme. Revise por los tutoriales de HV y constate que el llamado “bloqueo” del artículo cuarto de la ley, que es realmente la imposibilidad de comunicarse con alguien y de cualquier medio o dispositivo; y le he probado por los métodos que ahí aparecen y no puedo hacer una simple llamada telefónica no importa de dónde la haga, usando mi Biper el de otro o el aparato que este en la otra parte del planeta, ¡no funciona! Es la Había sabido de esto, pero vivirlo es increíblemente estúpido y desalentador, es como un monopolio, no puedo comunicarme con Nicom, simplemente si no le voy a ver en persona, no tengo como hacerlo.

 

Ya es tarde y me duelen los ojos y la cabeza; no doy más, llevo horas indagando y esto figura como una prohibición que no admite hacerle quiebre. Me madrugue interiorizándome de esto y se ha hecho Sabadú, no queda más remedio y tendré que esperar hasta el ilunes, para irle a visitar, eso será por ahora mi mejor opción.

 

Ilunes Siguiente

 

En el camino a la planta reconocí en mí una carga de ansiedad y nerviosismo; la semana pasada no había terminado bien, el desacuerdo con ese tal Johnours y el de no saber y poder comunicarme con Nicom me mantenía en un estado de inquietud. Como cada día al llegar aparque el carro y me dirigí a paso firme a la oficina, nadie me miró o me saludo como costumbre, tampoco hubo reparos o alguna comentario de Ronas, nadie dijo nada de lo sucedido con Johnours, ni hubo pregunta alguna; todo comenzó como si fuese un día más y no hubiese asunto. Trate en varias oportunidades entre la rutina de mi trabajo de enviar alguna misiva a Nicom, sin embargo los pictogramas fueron siempre los mismos; el Biper hizo tal cual el otro aparato y así el que probase; definitivamente no era una medida transitoria.

 

Trate de concentrarme en mis asuntos, incluso me atrevería a decir que lo hice con mayor cuidado, precisión y rapidez, pero lleno de ansias, demasiadas ansias, tratando de esta forma evadirme de lo que sucedía y con ello hacer que la mente trabaje y se agote en estos menesteres. Sin novedades en el Biper, no resistí más y en un momento que Ronas salió de la oficina, me arranqué en dirección del ala sur a verle. Crucé los controles de acceso y entre el tráfico de vehículos de carga, que si bien había bajado el tráfico por la hora, no cesaba su paso por esa zona; me aproxime al rincón donde se encontraba la puerta de acceso a su oficina. Toque la puerta un par de veces, nadie salió, toque nuevamente y no hubo respuesta, por lo que me acerqué a la ventana para tratar de ver dentro, de pronto me tocan el hombro y yo de un brinco me giro para ver a quien se me aproximó.

 

NnYxIpg.jpg?2

 

-¿Bradco?- me exclamo, -¿Qué haces aquí?- me pregunto tomándome del brazo y entrándome con ella al interior de su oficina. Antes de cerrar la puerta, le indico a uno de sus ayudante que supervisaba al equipo de grúas robots, a través de un gesto que apuntaba los dedos de su mano delante de su ojos y otra señal que apuntaba con el índice el entorno, para que estuviese atento de lo que pasaba alrededor mientras estábamos dentro - Me avisas si viene el alguien… dos golpes en la ventana, atento antes que llegue ¿me oíste?- luego cerró la puerta y con ello un solemne momento de silencio.

-Si nos pillan estaremos en líos.- me dijo mirándome fijo a los ojos.-

-Ese tipo estuvo el Vernes allá y me hizo muchas preguntas, ¡es un idiota!, ¡hoy no te vi y no pude comunicarme contigo…! -Me explique.

-Lo sé, ya estuvo aquí también y te diré que no fue nada amable, me mostró las misivas que nos enviamos, fue desagradable en verdad.- me contó tomando una silla para sentarse frente a mí sin tener la aprensión con la que yo había llegado a su oficina.

-Lo lamento, de verdad que no quiero meterte en líos.-

-Están todos sensibles y saltones con el tema de los otros incidentes y es por eso que están tan quisquillosos con el asunto de que le digas algo más que “buenos días” al otro.- me decía

-¿Te mostró las misivas?-

-¡Claro y vieras tú como se burló el estúpido ese!-

-A mí me ha hecho lo mismo, me ha dado un poco de vergüenza que alguien ajeno les lea.-

-Es solo uno más de los esclavos de esto, no le tomes mucha importancia.- se explicó sonriendo.

-Me ha insistido con la ley Haduf ...-

-Nos han bloqueado…-

-Es por eso que he venido aquí.-

-Esto nos está trayendo muchos problemas.-dijo.

-Lo sé...-

-…Bradco…-me dijo bajando la mirada.-Me gustan mucho tus notas, me hacen reír mucho, me haces sentir muy bien, pero prefiero que lo dejemos así, ¿de acuerdo?-

-Para serte sincero, no quiero dejarlo, no me importa los reclamos, la estúpida ley esta y el retrasado del sujeto que vino a molestar, no quiero Nicom…-Luego le tome de las manos y se las besé suavemente, ella me miró con ternura y no hizo reclamo alguno.

-Mejor que no…-me dijo soltándome las manos.

-¿Es lo que quieres?.- pregunté mientras nos mirábamos cayendo en un sutil trance mutuo que fue abruptamente interrumpido cuando sentimos el golpe rápido de dos tiempos sobre el cristal del ventanal, que nos hizo saltar y salir del trance.

-Bradco, ¡vete, hazlo ya!- me exclamó nerviosa. Yo me levante en conjunto con ella, para salir por la puerta, pero antes de salir, me volteé y le bese sorpresivamente. Nicom se quedó inmóvil y luego reaccionó, -¡Lárgate de una vez!, ¡te aprovechas del momento!- me exclamo sería.

-¡Viene el Virrey!- le dijo una voz de una mujer desde afuera. Nos quedamos mirando atónitos. Luego reaccioné y tome la manilla de la puerta para salir, pero ella me detuvo.

-¡Ya no alcanzas, escóndete!-

-¿Esconderme?- le pregunte mirando su pequeña oficina esperando que tuviese un cuarto oculto o una salida trasera.

rVbVZiq.jpg?1

A los pocos segundos, se escuchó un par de golpes suaves en la puerta de su oficina.

-Estamos perdidos….- le dije. Ella me miró y miro también en el entorno de su pequeña oficina.

-¡No claro que no!- Me dijo apuntando su escritorio. No cuestioné nada, solo me metí debajo, donde quedé resguardado por un cierre frontal que tenía este y que al menos no me dejaba ver de frente.

-¡Pero la cubierta es transparente!- ella rápidamente regó algunos papeles y dejo su bolso ahí quedando casi todo cubierto. Después me dio una mirada y me hizo el gesto de que no hiciera ruido alguno, mientras ella serenándose abrió la puerta.

-Virrey, por favor adelante, ¿Qué puedo hacer por usted?- Él como siempre, le saludo con una sutil reverencia, luego paso mirando de reojo el entorno de la pequeña oficina de ella.

-Pasaba por aquí y quería saber de los movimientos y despachos de la mañana.- le dijo. -Creí que había alguien más en tu oficina?.- le pregunto extrañado, dando una mirada desde donde está alrededor, como si buscase a alguien.

-No que va, hace un rato estuvo Inis, pero aquí me ve, sola.- le dijo ella sonriente.- Le envié temprano sus reportes…- continuó desviando el tema-

-Lo sé, pero prefiero que me los comente.- Le decía el mirándole a los ojos con especial atención. No niego que sentí molestia al ver cómo le mira, reconocí enseguida lo que ella me contó la otra noche.

-Bueno, hemos tenido una jornada normal, con un par de retrasos por un contratiempo que ha tenido uno de nuestros transportistas pero ha enviado otro convoy de reemplazo así que no tendremos más que una media hora de tardanza en el embarque, tiempo que está dentro del margen de tolerancia.- se explicó ella con algo de ansiedad lo que le hizo acelerar su ritmo para hablar.

- ¿Está todo bien Nicom?, le noto nerviosa.-

-Bueno si todo bien, todo bien…- le dijo en tanto el desvió la mirada al escritorio donde estaba yo oculto debajo.

-¿Qué ha sucedido con su escritorio?, Usted siempre es muy ordenada.- Afirmó al ver los papeles desordenados en la cubierta.

- Es que me han abierto la oficina de sopetón, entro una ráfaga y ¡fuiiip! Todo se ha desparramado.-

-Eso es desafortunado, le ayudaré.-

-No, por favor, como se le ocurre, tomarse la molestia, no quiero hacerle perder más tiempo.- le dijo dando un paso para atrás para quedando ella afirmada con las nalgas pegadas al borde de la mesa.

-No me importaría, de veras.- insistió él, pasando por su lado, tomando un puñado de papeles al azar de la cubierta y empezándoles a ordenar mientras no le quitaba la mirada a los ojos de ella. Nicom permaneció inmóvil pero siguiéndole el juego, yo no me moví y me hice lo más compacto y pequeño, mientras veía que asomaba más luz entre los claros que dejó el Virrey al quitar papeles. Ella en ese momento, dejo una carpeta que tenía a su izquierda en el espacio de los papeles que retiro él.

-Es que aquí dejo lo que hago en el día.- se explicaba viendo como el virrey compaginaba con toda clama el puñado de papeles. Luego paso por su lado y les dio un golpe con el canto de todas para terminar de alinearles. Miro a Nicom y se las entrego en la mano con cuidado, esbozando una sonrisa que pareciera que juntase toda la amabilidad que tenía su alma para mostrarla.

dG3dGVV.jpg?1

-Gracias…-

-No hay de que Nicom.- Le respondió mirándole con interés.- Ahora debo marcharme, procure mantener su orden.-

-Asi lo haré Virrey…- Le dijo. ÉL le miro y le hizo un gesto de aprobación con la cabeza, se dirigió a la puerta y tomo la manilla para abrirle. En ese momento, empezó a sonar la campañilla de mi Biper El virrey volteó, Nicom se quedó inmóvil, yo no me podía mover para alcanzarlo y silenciarlo.

-Está sonando su Biper.- Dijo el Virrey.

-Si le atiendo enseguida…-

-Esta sobre la mesa, puede ser uno de nuestros clientes….-

-Claro, que tonta.- dijo ella tomando el suyo el cual él noto que no provenía el sonido y que tampoco figuraba alguna llamada al permanecer su pantalla inerte.

-Su Biper no está sonando…- le comentó el al tomarle y ver que no había llamada alguna.

-Que tonta soy.- dijo ella improvisando.- ¡Es que he traído otro Biper, es que este me dio problemas y ese el que está sonando!- le decía en tanto rodeó su escritorio y empezó a abrir un par de pequeñas cajoneras, en tanto el Biper no dejaba de sonar y ella con la punta del pie, me pegaba disimuladamente para hacerlo callar. Como pude, le saque del bolsillo y se lo dejé a los pies donde ella se agacho y le tomó.

FJqvQPD.jpg?1

-Aquí estaba!.- dijo cogiéndole y apretándole el HV para contestar.-Buen día!, si con ella…- decía mirando al Virrey.- Si verá para el retiro puede coordinarle con el área de ventas donde le asigna un ejecutivo y enseguida lo trata conmigo….- Finalmente él luego de unos segundos, se convenció y emprendió salida haciéndole un gesto a Nicom la que le respondió amablemente mientras hablaba.

Cuando cerró la puerta y vio por la ventana que el sujeto se alejaba, cambió su actitud con quien hablaba.

-¡Pues te diré que aquí el único loco no soy yo, tú me llevas ventaja y eres un desagradable y raro como todo el resto de los raros que trabajan en tu oficina!, tampoco quiero hablarte,…!si quieres llamar a Bradco, llámalo a su Bíper!.- terminó colgando la llamada.

-¿Quién era?- le pregunte mientras salía con dificultad desde debajo de la mesa.

-¡Pues el imbécil de Ronas!.- me respondió furiosa.

-Ay no..!-

-¡¿Que acaso no puedes tener un día corriente?!-

-No te enojes, no pasó nada…-

-¡Realmente te odio!-

-No es mi culpa….-

-Y para colmo el idiota de tu jefe tenía que llamar!, casi nos descubre!.- reclamaba molesta tomándose la cabeza con las manos.

-Cálmese….-

-¿Qué me calme?-

-Si usted, cálmese, no sucedió nada, lo hiciste muy bien, eres toda una actriz.-

-Debería haberte atendido afuera…- Yo le tome de la mano y se la estreche entre las mías mientras ella me reclamaba de lo que había sucedido, después la acerque a mí porque solo quería besarle nuevamente, pero ella solo seguía reclamando y cuando vio como le miraba su labios se silenció.

-Bradco, ¡no!- me dijo dándome vuelta la cara.- Ya, mejor te vas.-

-Nicom…-

-¡No quiero más líos, solo imagínate que vuelva el Virrey!- me dijo apartándose de mi pero sin soltarnos las manos.- ¡Vamos, fuera, de verdad!- me dijo llevándome de la mano a la puerta. -¡Por favor vete ya y déjame trabajar!-me dijo tomando la manija de la puerta para sacarme de su oficina. Yo no le dije nada, más, solo pasé por su puerta y me fui de ahí.

 

 

Unas horas después en la casa de Bradco…

 

 

 

Tuve que invertir varias horas en investigar sobre el “bloqueo”, medio legal que usa el gobierno para aislar potenciales problemas que aborda el criterio de la ley Haduf,

 

“…La comunicación constante entre dos empleados de una misma planta de propiedad y jurisdicción del Reino de Halcyon Este, los cuales contengan contenido ajeno a los relacionados a sus cargos y vinculaciones de área y que contengan ideas, lenguaje, insinuaciones sobre relaciones interpersonales detectadas por el HV, deberá ser analizado por la comisión asignada a la planta y si esta corresponde, se aplicara un bloqueo permanente de comunicaciones por los medios administrador del HV y notificado a los involucrados en forma personal y escrita a modo de advertencia y para corregir tales conductas (…)”

 

Fue inevitable que el cansancio y la decepción llegara al no encontrar nada real que lo resuelva esta situación arbitrariamente radical y legal; casos similares que describen entre reclamos y de maldiciones al promulgador de esto, hablan de intentos de suplantación para lograr enlazar una comunicación, haciendo que otro sujeto sea quien inicie la comunicación y luego sea reemplazado por el individuo bloqueado, sin embargo solo hablan de que es posible por algunos segundos, ya que el HV logra reconocer este truco al reconocer tus patrones de voz y corta en enlace. Por mensajería y comunicación directa usando Biper en cualquier aplicación de charla o a fin sucedía lo mismo: todo dependes de usar el HV para iniciarle, por tanto es tu llave de entrada y salida. En los foros se repite la misma temática y se despotrica en contra de esta medida arbitraria hecha vigente hace varios meses luego de los últimos y archiconocidos accidentes en las plantas de Halcyon Grain & Cereals, VComs Inc, entre otras similares.

También hallé un artículo donde se hace mención de las capacidades anti-sabotaje de un núcleo HV:

 

“… Por más que el individuo que facilita el contacto para el sujeto bloqueado, ha iniciado la interface HV, este sistema es capaz de reconocer la voz, leerá tu interface neuronal cuando requieras hacer algo sobre la plataforma, En resumen; si no cuadra algo, lo detectará y te anula simplemente, da igual lo que intentes, nada ha servido para evadir esta estupidez. …”

 

Según el apartado que abrí en el navegador de la red, encontré algunas noticias del caso que ese imbécil de Johnours mencionó. Habían algunos videos que revise, donde una toma hecha por algún aerodrone mostraba muchos vehículos de emergencia asistiendo en dirección a esa planta de producción, las típicas tomas de personal del cuerpo de seguridad y orden que llevan en andas a gente herida entre el caos de chatarra y ruinas humeantes, donde inicialmente se hablaba de una falla de unos de los híper compresores el cual por motivos desconocidos se había invertido en su lógica de ser un equipo de control de atenuación de gravedad para una sección del proceso de esa planta a un modo de aumento de ésta, provocando el aplastamiento de todo en su entorno en un radio de algo más de ochenta o cien metros, donde la vista obtenida mostraba un impacto que se dibujaba en el piso, como si se hubiese arrojado una piedra sobre un cristal de un vehículo, dejando una verdadera red de araña, dibujada sobre el edificio, pavimento y lo que hubiese estado ahí y que sucumbió bajo el efecto de la presión de la gravedad. El otro accidente ocurrido en VComs Inc. una planta procesadora de avocados, dañó la sala de repositorio del núcleo local HV, el cual fue destruido por un loco que inexplicablemente, trato de apoderarse de las instalaciones llevado por la furia cuando fue dejado por su novia que trabajaba en otra sección de ese lugar. Finalmente, logró en parte su objetivo; accedió a la sala, dañó el núcleo al romperle su fuente de fluidos que lo mantiene activo, pero no contaba que a modo de protección la sala completa se selló y se inundó a modo de darle habitad al hibrido HV: se menciona que los daños como cuantiosos, talvez es lo que quería, ¿pero porque elegir ese sitio?. Lo curioso de este caso, es que no intervino la guardia de androides que dispone cada núcleo dispuesta para esto, también sucedió y así se extraña en las notas de los demás accidentes, que no hay ninguna fotografía razonablemente clara de los involucrados, todas son de gran ángulo y las más cercanas ocultan la identidad de los acusados, tampoco se han revelado por ahora más detalles, como si fuese esto información clasificada o desconocida. Los comentarios adjuntos son cientos, rodeados de insultos, burlas y supuestas conspiraciones, pero todas concluyen en maldecir el repudiado “bloqueo” como una medida que divide y va contra el principio de libertad de la gente y de poder relacionarse sentimentalmente incluso si estos trabajan en la misma instalación. Finalmente, a pesar de los daños, las víctimas y el caos que trajo cada una de estas tragedias a Halcyon Este, solo ha logrado engrandecer el rol que han tenido los involucrados, convirtiéndoles en verdaderos mártires. Singularmente, ha sido el mismo reino que ha hecho de la primera víctima; Endrea Haduf, el estandarte para nombrar esta iniciativa, ya que se le considera el motor central que mueve el espíritu de esta ley, para que algo así no vuelva a suceder jamás.

 

Definitivamente, no encuentro nada y ninguna respuesta que no se ha preguntado otro y que ha cerrado en el mismo laberinto que no tiene salida. Decidí entonces, salir de todo eso y jugar un rato al Gran Redo en mi Biper, famoso juego que adivina lo que piensas y responde preguntas sonsas y obvias, pero que al final, le hace entretenido y vicioso por ultimo para tratar de entender como lo sabe o como lo logra, con preguntas tan simples.

 

Me estire a lo largo de mi sofá en tanto volvía al mundo del HV donde me quede contemplando el entorno místico y artificial del Gran Redo, mientras éste me miraba impaciente aguardando con su postura recta y espigada por mi siguiente pregunta. No sé a raíz de qué donde le pregunté por Nicom; le pregunté si me podía ayudar con ella. El sujeto bajo la mirada, tomo nuevamente la punta de su capa y se envolvió con ella dejando su mirada en mí.

 

-“Debes ser más específico para poder revelar aquel misterio…”- respondió con unas líneas de texto.

-Es simple: quiero hablar con Nicom, volverle a escribirle misivas y hablarle por Biper…- le respondí, en tanto mi pregunta, se transcribía bajo las de él.

-“Debes ser más específico para poder revelar aquel misterio…” -volvió a responder.

“¡A ella! ¿Sabes de quién hablo?”- dije.

“Debes ser más específico para poder revelar aquel misterio…” insistió, desanimándome, comprendiendo que lo que hago es una estupidez.

“ A quien quiero engañar, mago estúpido, solo comunícame con Nicom, la princesa de los Moggios, ¿te suena familiar?…- le dije sin perjuicio de que no lograría más que desahogar mi frustración en él.

bsSvvXb.jpg?1

Le quede mirando esperando nuevamente que respondiera lo mismo, pero no sucedió así, él se mantuvo impávido, en esa estudiada postura que pareciera ser casi estática que se rompe de vez en cuando con un movimiento tenue de los hombros que se levantan para hacerme creer que i el sujeto respirara y está vivo y por el agitar de la tela de su capa, en una brisa misteriosa e inexplicable de origen, que aparece de vez en cuando y de la nada le mueve.

 

“Tendrás que demostrar quién es y en donde está su reino…” respondió sorpresivamente, manteniendo su intrigante mirada en mí.

sgNnoK2.jpg?1

Yo me reintegre quedando sentado sobre el sofá resultado de semejante respuesta que resulto ser particularmente muy inusual, algo que jamás había visto en lo que he jugado a esto o lo que he sabido de alguien más.

 

-“¿A qué te refieres?” le pregunte, pero él nuevamente silencio y luego de un rato oscureció todo para que surgiera de esa oscuridad la impecable y alba interface de bienvenida del HV que jamás había visto antes.

 

A diferencia de la acostumbrada, esta tenía las siglas R.E.D.O y un círculo celeste con una flecha en su interior que se encontraban en su cola.

Dentro de ello, el Gran Redo, me ha dejado un mensaje:

 

0VdytIg.png?1

 

-¿A que te refieres...?-

-¿Quieres reiniciar?, puede que en la siguiente oportunidad, las cosas resulten...-

 

 

-¿Que es esto?, ¿donde estoy metido...?-

 

Continuara….

Edited by B.Plebeian

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this  

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×