Jump to content
Sign in to follow this  
ChicaLiberty

ESTADO ISLAMICO | Líder del Estado Islámico reaparece en una grabación y pone en duda su supuesta muerte

Recommended Posts

Historia del topic acá

http://foros.fotech.cl/topic/319180-estado-islamico-trump-culpa-a-la-prensa-de-haber-frustrado-el-intento-de-matar-al-lider-del-estado-islamico/?hl=%2Bestado+%2Bislamico#entry22511160

 

 

 

 

:latercera:

25 Agosto 2017

 

 

 

Estado Islámico amenaza a Papa Francisco: “Llegaremos a Roma”

 

 

 

 

En la grabación se ven a militantes destruyendo estatuas de Cristo y un póster con el rostro del Pontífice.

 

 

 

 

El grupo yihadista Estado Islámico compartió un nuevo video en el que esta vez amenaza al Papa Francisco.

 
En las imágenes, que fueron grabadas en Marawi, Filpinas, se escucha a un yihadista que dice “llegaremos a Roma”.
 
Según constata la agencia ANSA, en la filmación que fue publicada por Al-Hayat Media Center -una de las redes oficiales del grupo yihadista- diversos militantes destruyen estatuas de Cristo y un póster con el rostro del Pontífice.
 
“Recuerden estos descreídos, estaremos en Roma”, asegura en inglés un yihadista identificándose como Abu Jindal.
 
Marawi fue un centro de violentos combates entre el Estado Islámico y el ejército filipino.
 
Además, esta grabación ocurre luego de que se diera a conocer otro video en que el grupo terrorista amenaza a España con más ataques tras los atentados en Barcelona y Cambrils.
 
 
 
 
 
 
 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Publicado: 26 ago 2017 15:58 GMT

 

 

 

La "extinción de la zona gris" o cómo el Estado Islámico utiliza la islamofobia a su favor

 

 

 

El propio Estado Islámico trata de fomentar la islamofobia para crear una división social sin la cual sus planes no serían posibles. Lo admiten ellos mismos.

 

 

 

59a0657ee9180fcc188b4568.jpg

 

 

 

Uno de los efectos colaterales más notorios que producen los atentados yihadistas es la intensificación casi inmediata, en ciertos sectores de la sociedad, de un encendido sentimiento islamófobo. Allá donde golpea este tipo de terrorismo, suelen producirse poco después ataques a mezquitas, pintadas xenófobas amenazantes, protestas de la ultraderecha...y las redes sociales suelen reflejar fielmente este fenómeno, con abundantes y encendidos mensajes de odio. Sin embargo, si los islamófobos supieran que con esta actitud están poniéndose al servicio de los verdaderos planes del Estado Islámico, tal vez revisarían su manera de actuar.

 

Este no es un artículo de opinión ni una reflexión sociológica: de lo que estamos hablando es de la verdadera estrategia social del Estado Islámico, reconocida por sus propios miembros, y publicada en un explícito artículo titulado 'La extinción de la zona gris'. Lo que el Estado Islámico llama 'zona gris' es cualquier lugar o entorno social en que exista tolerancia, multiculturalidad y convivencia pacífica de los musulmanes con ciudadanos católicos, ateos o de cualquier otra religión. Y ese espacio de convivencia es lo que los yihadistas necesitan destruir en primer lugar para poder desarrollar su delirante plan de expansión mundial.

 

59a067c608f3d9f03b8b4567.jpg

Manifestación antiterrorista tras los atentados de Cataluña. 21 de Agosto de 2017 / Sergio Perez / Reuters

 

Hay que tener en cuenta que, desde la rígida óptica del Estado Islámico, cualquier musulmán que se haya integrado en la vida de los países occidentales en los que vive es un infiel (al igual que lo son los refugiados que abandonan voluntariamente el Estado Islámico huyendo de la guerra). Por eso los espacios sociales que permiten esa integración (por ejemplo, las grandes ciudades occidentales donde los musulmanes pueden ser tratados legalmente como ciudadanos de pleno derecho) son considerados "zona gris".

 

59a066ace9180fb2198b4567.jpg

Manifestación contra el estado de excepción en Francia, llevada a cabo por el Colectivo contra la Islamofobia. 12 de Marzo de 2016 / Geoffroy Van der Hasselt / AFP

A la luz de este lógica, cobra relevancia un dato ya de por sí abrumador: según las cifras de la 'Global terrorism Databaseel 87% de las víctimas del terrorismo yihadista son musulmanes, este tipo de musulmanes a los que el Estado Islámico denomina "infieles" y con cuya muerte intentan llevar a cabo la extinción de la zona gris. 

 

Los "tontos útiles" 

 

Los atentados son una forma relativamente eficaz de destruir ese espacio; pero la verdadera "extinción" de la zona de convivencia tiene lugar después, precisamente por el efecto corrosivo y socialmente dañino de la islamofobia, el odio y la discriminación entre sus habitantes. 

 

Es en esta infame tarea de destruir la convivencia e impedir la integración donde el Estado Islámico y la ultraderecha xenófoba se ponen a colaborar. La diferencia es que la ultraderecha lo hace sin saberlo, inconscientemente, creyendo que son un arma o un escudo contra el yihadismo, cuando en realidad son una herramienta a su servicio: están ayudándole a conseguir sus nefastos objetivos. Se creen defensores de occidente, pero tal como señala el periodista español Antonio Maestre, funcionan como "tontos útiles" al servicio de los planes yihadistas. 

 

Maestre, en su tuit, incluye un enlace a un artículo sobre este mismo asunto, en el que se explica, precisamente, que el medio del Estado Islámico "para lograr la conquista de sus objetivos es polarizar el mundo entre salvadores -ellos- y represores -infieles- para que los musulmanes en occidente se tengan que ver empujados a elegir entre unos u otros. Sin término medio, sin zona gris".

 

Las bombas o los atropellos destruyen el territorio enemigo y causan muertes, pero también tienen el efecto añadido (y deseado por los terroristas) de sembrar el odio hacia todos los musulmanes. Ese odio hacia el Islam en general forma parte del plan del Estado islámico.

 

 

 ¿Quién está detrás de #STOPIslam? 

 

Un buen ejemplo de esta estrategia social de "extinción de la zona gris" utilizando el racismo y la islamofobia como instrumento tuvo lugar poco después de los atentados de Bruselas. En medio de la consternación por el atentado, en ese clima de alteración, dolor y rechazo que hoy se respira aún en España y que entonces se respiraba en Bruselas, en ese estado de tensión post-traumática en la que se mezclan la rabia, la tristeza y el miedo, surgió en las redes sociales una de esas muestras de islamofobia a las que nos referíamos al principio de este artículo y que, tristemente, suelen aparecer tras cada ataque yihadista. Se trataba del hashtag xenófobo #STOPIslam

 

Lo interesante es que, al parecer, fue el propio Estado Islámico quien creó ese hashtag. Así lo indicó el experto en geopolítica Pedro Baños en conversaciones con el portal 'La Marea'. La intención era evidente: alentar la islamofobia en los territorios donde viven los musulmanes "infieles", para que estos sientan la presión de una sociedad que les rechaza, para obligarles a tomar partido, para provocar un caldo de cultivo de odio y segregación en el que luego sea más fácil convencer a esos musulmanes de que se radicalicen en favor de la yihad. 

 

59a06635e9180f4c198b4567.jpg

Manifestación en Madrid en enero de 2015, en solidaridad con las víctimas del atentado contra la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo, en París. En la pancarta puede leerse: Ni Yihadismo Ni islamofobia". Juan Medina / Reuters

Cada vez que los musulmanes que intentan integrarse pacíficamente en países occidentales salen a la calle en manifestaciones para aclarar que no son terroristas, están poniendo de manifiesto que se encuentran atrapados entre los yihadistas, que quieres exterminarlos por infieles, y los recelos de los xenófobos occidentales, que los confunden burdamente con terroristas o con radicales.

 

Por todo ello se insiste a diario, desde ámbitos diversos, en la necesidad de responder al terrorismo con unidad, y en eliminar los comportamientos xenófobos tan habituales tras los ataques yihadistas.  Puede parecer paradójico, pero la islamofobia actúa como la onda expansiva social de los atentados, y a la larga puede ser aún más destructiva, por lo que sirve perfectamente a los objetivos exterminadores del Estado Islámico.

 

David Romero

 

 

Fuente:  https://actualidad.rt.com/actualidad/248184-extincion-zona-gris-o-islamofobia

Share this post


Link to post
Share on other sites

:latercera:

27 Agosto 2017

 

 

 

Geoffrey Pleyers: “El islam radical le da a los jóvenes una orientación que no habían encontrado”

 

 

El destacado sociólogo belga dijo a La Tercera que existen varios perfiles para describir a los nuevos yihadistas.

 

 

232-820x385.jpg

Hasna Boulahcen, la joven de 26 años que se inmoló en Saint-Denis en 2015.

Geoffrey Pleyers es un destacado sociólogo belga. Ya desde 2007 aventuraba lo que serían movimientos como la Primavera Árabe y otros fenómenos ligados a la participación ciudadana y su efecto con el terrorismo en Europa. Pleyers se encuentra en Chile invitado por el Centro de Estudios Sociales (CIS) de la Escuela de Sociología de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano. En conversación con La Tercera se refirió a los jóvenes yihadistas en Europa.

¿Qué factores influyen para que jóvenes en Europa se sientan atraídos por el pensamiento radical?

Es cierto que es un desafío para nosotros, porque tenemos que reconocer que no entendemos muy bien por qué un joven de repente se radicaliza tan rápido cuando unos meses antes fumaba y tomaba alcohol, lo que está prohibido en la religión musulmana. En Bélgica tenemos el caso de un hermano que tenía mucho éxito en sus estudios y hacía deporte de alto nivel y el otro hermano que se convirtió en un terrorista. Vienen del mismo medio social y de la misma familia y no entendemos estos procesos. En todo caso, hay que tomar en cuenta que la juventud es un período particular de la vida, donde la búsqueda de sentido y de “quién soy” es algo muy importante, más que en otros períodos de la vida y para algunos, el islam radical da una orientación que no habían encontrado antes.

¿Se puede decir que los jóvenes se sienten fuera del sistema?

Esa es la explicación que teníamos antes. Sí es válida para algunos de ellos. Vimos que los que cometieron los ataques en París eran personas marginales, varios eran ladrones pequeños. Hay un caso en Francia sobre un joven que estudiaba para doctor en comunicación. Es lo mismo que vimos en el 11 de septiembre de 2001: eran ingenieros. Hay varios perfiles distintos. También hay que dejar claro que, en su mayoría, no son jóvenes que vienen de una migración reciente. Son jóvenes de la segunda o tercera generación, o sea que nacieron en Europa y a menudo sus padres también. También nos sorprendió mucho que se fueran a combatir en Siria para el Estado Islamista jóvenes de familias de clase media europeas recién convertidos al islam. En el caso de los jóvenes árabes que crecieron en Francia se enfrentan a un racismo fuerte, en particular al momento de buscar un empleo y cuando viven en barrios populares. Eso se mezcla, luego, con las redes sociales, con factores internacionales, donde hay una interpretación de lo que está pasando en Medio Oriente.

¿Qué impacto más profundo pueden tener los ataques terroristas en la sociedad?

Más allá del impacto directo, como la baja del turismo a corto plazo, tienen un impacto subjetivo fuerte en una gran parte de la población de estos países, y más aún en las grandes ciudades. Es particularmente fuerte para los niños. Es imposible que los padres les oculten lo que está pasando. De repente, ven militares delante de su jardín de niño o escuela primaria. Entienden que hubo una bomba en el metro que toman sus papás o que murieron niños como ellos en un atentado. Es probable que tenga un impacto sobre la manera de construirse a nivel personal y como generación, lo que quizás se verá más cuando sean jóvenes. Estos tipos de traumas existen en varios países latino-americanos, como en México o El Salvador. Otra consecuencia es que en Francia y en varios países ha subido la violencia policiaca en los barrios populares.

Con las leyes de excepción y el estado de emergencia, se incrementó mucho el derecho de la policía y se restringieron algunos derechos de los ciudadanos. La verdad es que los ciudadanos blancos de clase media o alta no lo viven, pero se multiplicaron los abusos en los barrios populares. Lo que hemos visto también es que ha subido el racismo tras los atentados. Las últimas elecciones en Austria, Holanda y Francia fueron interesantes, porque finalmente la extrema derecha no ganó.

 

 

Fuente: http://www.latercera.com/noticia/geoffrey-pleyers-islam-radical-le-da-los-jovenes-una-orientacion-no-habian-encontrado/

Share this post


Link to post
Share on other sites

:latercera:

27 Agosto 2017

 

 

El perfil de los nuevos yihadistas millennials

 

 

 

 

Existen ciertas características comunes entre estos terroristas: son la segunda generación de familias musulmanas, poseen estudios, tienen antecedentes penales y no necesariamente están interesados en el Corán.

 

 

 

149-820x385.jpg

Salah El Karib, uno de los cuatro detenidos en relación con los atentados yihadistas en Barcelona es trasladado a la Audiencia Nacional, el martes.

No usan shalwar kameez (vestimenta tradicional en Asia Central), como el fallecido líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, sino que poleras con motivos occidentales. Tampoco se restringen para beber alcohol e ir a discoteques a conocer mujeres. No rezan el Corán varias veces al día e incluso algunos practican el islam desde apenas unos meses. Se trata de los nuevos yihadistas millennials, aquellos jóvenes entre 18 y 35 años que han perpetrado ataques en Francia, Reino Unido, Bélgica, España y otros lugares.

Este fue el caso de Hasna Boulahcen, la joven de 26 años que se inmoló en el barrio parisino de Saint-Denis con un cinturón de explosivos, en noviembre de 2015. Según la revista española Semanal XL, sólo había utilizado el velo islámico apenas unas semanas. Incluso fumaba, bebía cerveza, había tenido varios novios y se tomaba selfies medio desnuda en la tina de baño. También le gustaba ir a fiestas y todo el día estaba pendiente de Facebook y de WhatsApp.
Lo mismo ocurrió con Mohammed Emwazi, conocido como “John el yihadista”, cuya función de verdugo del Estado Islámico capturó la atención mundial. En un artículo del diario The Times, el periodista Robert Verkaik explicó que el joven londinense, que murió en noviembre de 2015, tuvo una vida bastante normal. Creció en Maida Vale, un pudiente barrio del noroeste de la capital británica, en el seno de una familia que no era fanática religiosa. Asistió a un colegio católico, le gustaba el grupo S Club 7, era hincha del Manchester United y tuvo educación universitaria. Sin embargo, terminó radicalizándose y uniéndose a las filas del Estado Islámico.
Un perfil similar tienen los integrantes de la célula de 12 miembros que atentó en Barcelona y Cambrils. Incluso uno de los detenidos lucía una polera con las siglas de “USA”, algo impensado para un militante de Al Qaeda, por ejemplo. Al mismo tiempo, varios de los yihadistas contaban con estudios.
“Los nuevos reclutas del Estado Islámico son millennials, tienen una cultura digital y para seducirlos se usa el marketing viral, las redes sociales y el lenguaje audiovisual. Al Qaeda pasó de moda y el Estado Islámico es genial”, dijo a la revista el analista Ryan Mauro, autor del documental La tercera yihad. “Son adictos a los entretenimientos occidentales, a sus tecnologías. Occidente es una influencia corrupta, pero gozan de sus ventajas”, añadió.
Para el cientista político francés, Olivier Roy uno de los aspectos que comparten los nuevos yihadistas es que están dispuestos a morir en los ataques. En un extracto de su libro Jihad and Death: The Global Appeal of Islamic State (Yihad y Muerte: El atractivo del Estado Islámico) editado por el diario The Guardian, señala que “ahora la muerte del terrorista ya no es sólo una posibilidad o una consecuencia desafortunada de sus actos, es una parte central de su plan. Los ataques suicidas son percibidos como el último objetivo”, sostuvo.
Roy explica que el yihadismo contemporáneo, al menos en Occidente es un movimiento juvenil que no sólo está construido independiente de la religión y la cultura parental, sino que también tiene sus raíces en una cultura juvenil más amplia. A juicio de Roy, la dimensión nihilista es central porque lo que seduce es la pura revolución y la violencia no es un medio, sino que el fin.
El cientista estudió a 100 personas que han estado involucradas en terrorismo en Francia. Su conclusión fue que si bien no existe un perfil estándar, hay características recurrentes como que se tratan de jóvenes de segunda generación en el país, que estuvieron bien integrados a la sociedad en un comienzo, luego tuvieron un período de actividades criminales, de ataques con armas.
En la misma línea, un estudio realizado por Instituto Real Elcano a 176 detenidos por terrorismo en España entre 2013 y 2016, reveló que uno de cada 10 es converso, lo que quiere decir que su radicalización no está vinculada con el islam. Para Roy, la radicalización violenta no es una consecuencia de la radicalización religiosa, incluso si a menudo, toma prestado los mismos paradigmas. “El fundamentalismo religioso existe y presenta problemas considerables porque rechaza los valores basados en las elección individual y la libertad personal, pero no necesariamente lleva a la violencia política”, aclara.
Esta investigación también da cuenta que cerca de la mitad de sus base de estudio son segundas generaciones descendientes de inmigrantes procedentes de países mayoritariamente musulmanes. Quienes han cursado estudios de educación secundaria triplican a los que, sin embargo, no pasaron de una escolarización primaria.
Su radicalización yihadista se inició a partir de 2011 o 2012 en la mayor parte de los casos. Es decir, tras desencadenarse la guerra civil en Siria y el establecimiento de un condominio yihadista en el norte de Mali. La edad media al comienzo del proceso de radicalización fue de 25,9 años en el caso de los hombres y de 20,7 años en el de las mujeres.

Share this post


Link to post
Share on other sites

:latercera:

29 Septiembre 2017

 

 

 

Líder del Estado Islámico reaparece en una grabación y pone en duda su supuesta muerte

 

 

 

 

Rusia en junio de este año lo había dado por muerto, pero Estados Unidos dice que no hay razones para dudar de la autenticidad del audio. Abu Bakr al Bagdadi solo ha aparecido una vez en público, en julio de 2014.

 

 

 

RUSIA-ASEGURA-HABER-M-19326765-820x385.j

El jefe del grupo Estado Islámico (EI) Abu Bakr al Bagdadi, en una grabación atribuida a él y difundida el jueves, llamó a sus combatientes en Siria e Irak a “resistir” ante sus enemigos.
“Los jefes del Estado Islámico y sus soldados se han dado cuenta que para obtener la gracia de Dios y la victoria, hay que ser pacientes y resistir ante los infieles, sean cuales sean sus alianzas” afirmó el jefe del EI en esa declaración cuya fecha no fue precisada.
También insta a sus partidarios a multiplicar los ataques, en particular contra “los centros mediáticos” de los países que luchan contra su grupo.
Estados Unidos dijo que estaba efectuando verificaciones de la grabación, y señaló que no había razones para dudar de su autenticidad.
La grabación fue difundida por Al Furqane, la “productora” del EI encargada de lanzar las grabaciones y videos de la organización yihadista más temida en el mundo.
“Lo que importa no es la cantidad, ni los equipos ni la fuerza” de los adversarios, aseguró Bagdadi, que ha sido dado por muerto en varias ocasiones desde que el grupo ganó protagonismo mundial a partir de 2014.
“Seguiremos (presentes), demostraremos ser resistentes y pacientes (…) no cederemos, aunque nos maten, nos encarcelen y pese a nuestras heridas”, clamó el jefe del EI.
Pidió a “los soldados del califato y a los héroes del islam” que continúen con la “yihad” (la guerra santa) y sus ataques. “Los Cruzados no tienen que vivir en paz mientras vuestros hermanos son asesinados y bombardeados”.
La última manifestación pública de Bagdadi, divulgada por un medio de comunicación afín al grupo, data de 2016. Bagdadi no había dado señales de vida durante un año, y en la grabación del año pasado exhortó a sus hombres a resistir hasta el martirio en la ciudad iraquí de Mosul, que finalmente pasó a manos del ejército.
Rusia afirmó el 16 de junio que probablemente había matado a Bagdadi en un ataque aéreo cerca de Raqa, en Siria. Luego precisó que seguía intentando verificar si estaba muerto.
El jefe del EI habría abandonado Mosul a principios de 2017, probablemente rumbo a la región fronteriza entre Siria e Irak. Estados Unidos ofrece por su cabeza una recompensa de 25 millones de dólares.
Abu Bakr al Bagdadi solo ha aparecido una vez en público, en julio de 2014, en la mezquita de Al Nuri, en Mosul.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this  

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×