Jump to content
Sign in to follow this  
ChicaLiberty

COMITE CENTRAL PS | Ernesto Águila: “En el PS se está discutiendo sobre candidatos, cuando lo que está en juego es su vigencia histórica”

Recommended Posts

:latercera:

16 Enero 2017

 

 

Andrade se suma a competencia contra Elizalde por directiva del PS

 

 

 

Grupo liderado por ex timonel -que participó de la negociación- se integró a lista de cercanos a Atria.

 

242-820x385.jpg

 

 

 

Hoy, pasadas las 12.00, en el PS se vivía un clima de frenesí. La sede la colectividad, en calle París 783, se encontraba atestada de militantes que formaban parte de la inscripción de las listas que postularán al comité central y -una vez electa esa instancia- a la futura directiva.
En ese ambiente fue que se presentó al primer elenco para liderar el partido en los próximos dos años. El grupo, denominado “Unidad Socialista”, está encabezado por el ex vocero de gobierno Alvaro Elizalde, junto a representantes de las principales facciones: Andrés Santander (Grandes Alamedas), Karina Delfino (Nueva Izquierda) y Daniel Melo (Colectivo Identidad Socialista), entre otros. La idea del pacto -que también incluye al Tercerismo (representado en Elizalde) y al ex ministro Marcelo Díaz- es que Elizalde sea electo como presidente del PS y Santander como secretario general. “Es inédito en nuestra historia. No recuerdo que se inscribiera una lista con tal amplitud de apoyos internos”, resumió el ex vocero.
Minutos después fue presentada la lista contendora “Otro PS es posible”, compuesta por la facción Izquierda Socialista, que impulsa la precandidatura presidencial de Fernando Atria. “Creemos que el partido debe estar situado en la izquierda, que retome su vínculo con los movimientos sociales”, dijo el alcalde de Independencia y candidato a la presidencia, Gonzalo Durán. A esta lista se sumó el grupo “Convergencia Socialista”, que lidera el diputado Osvaldo Andrade, lo que llamó la atención en el PS. Esto, considerando que el propio ex timonel -cuyo grupo participó de las negociaciones previas- había dicho en diciembre que “si Elizalde configura un acuerdo para conducir al PS, estoy en disposición de colaborar”.
Desde la lista de “consenso” que lidera Elizalde señalaron que la exclusión de Andrade fue propiciada por la Nueva Izquierda y Grandes Alamedas, y que pesó el hecho de que el diputado fue uno de los principales críticos a la conducción de Isabel Allende.

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

:theclinic:

16 Enero 2017

 

 

 

Columna: ¿Por qué Elizalde es la oportunidad de cambio para el PS?

 

 

El abogado Daniel Manouchehri sostiene que “un liderazgo con credibilidad ante la ciudadanía puede permitir al PS afrontar los desafíos con mayor capacidad de éxito. Para la gente no sólo es importante el mensaje, también lo es de manera central quien lo transmite”.

alvaro-elizalde-a11.jpg

*

 

 

 

 

La candidatura de Álvaro Elizalde para presidir el PS es una oportunidad para el socialismo chileno. Rostro nuevo para la ciudadanía, pero con liderazgo político. De discurso sencillo, amable, y cercano a las personas. Pocos políticos reúnen esas condiciones hoy.

 

Un liderazgo con credibilidad ante la ciudadanía puede permitir al PS afrontar los desafíos con mayor capacidad de éxito. Para la gente no sólo es importante el mensaje, también lo es de manera central quien lo transmite.

 

El PS es hoy por hoy el partido de mayor relevancia política del país. La atención de los medios está permanentemente en lo que acontece en su interior. Por lo mismo, la dirección que encabece Elizalde, debe tener la capacidad de romper con la discusión de cupos y candidaturas, y llevar el debate a temáticas de interés ciudadano.

 

Es en extremo urgente que el Partido Socialista le hable a Chile y sintonizar con los temas de los chilenos de a pie. Políticos que sólo le hablan a políticos por los medios, es la manera más eficaz de aburrir a la gente. Elizalde tiene todas las herramientas para posicionar al partido Socialista.

 

El acuerdo amplio que se generó en el PS entorno a Elizalde no sólo le permitirá imponerse ante la lista de Osvaldo Andrade, sino que, además, será un poderoso piso para generar un nuevo proceso colectivo dentro del Partido Socialista, con su unidad fortalecida y su liderazgo renovado, que permitirán afrontar los desafíos que impone un Chile muy distinto al de la transición.

Son tiempos de cambios. El mundo se mueve de una manera caótica, pero la batalla por las ideas sigue en pie. Es deber del socialismo chileno mostrar nuevos caminos. Por lo que el desafío que tendrá Elizalde si se convierte en presidente del PS será enorme.

 

Un nuevo PS, para un nuevo tiempo. Sería una buena noticia para Chile.

 

* Daniel Manouchehri es abogado, Master en Comunicación Política de la Universidad Autónoma de Barcelona.

 

 

Fuente: http://www.theclinic.cl/2017/01/16/columna-elizalde-la-oportunidad-cambio-ps/

Share this post


Link to post
Share on other sites

Indefinición presidencial marca inscripción de listas para presidir el Partido Socialista

Fuente: Emol.com - http://www.emol.com/noticias/Nacional/2017/01/17/840371/Indefinicion-presidencial-marca-inscripcion-de-listas-para-presidir-el-Partido-Socialista.html

:emol:

 

La presidenta Isabel Allende apuntó a que una "primaria sin Lagos no tiene sentido" y que si el ex Mandatario rechaza someterse al mecanismo, la deja en "un pie bastante difícil".

file_20170117062826.jpg

 

Poco antes de las 23 horas de anoche, la presidenta del PS, Isabel Allende, abandonó la sede de su partido tras una larga jornada. Seis horas antes se había iniciado la reunión de la mesa directiva, a la que siguió otra de la comisión política. En la jornada estaba previsto que se discutiese una eventual propuesta para el comité central del próximo sábado. Entre los puntos más controvertidos, se encuentra la definición presidencial: si se va a hacer por consulta o por decisión del propio comité, si eventualmente podría concretarse en abril, marzo o incluso este mismo sábado, como lo ha impulsado el laguismo. Sin embargo, anoche no hubo acuerdo. "En este tema (presidencial) hubo aproximaciones sucesivas", comentó el vicepresidente del PS, Juan Pablo Letelier, al abandonar la cita, a la que también asistieron los vicepresidentes Camilo Escalona y Miguel Ángel Aguilera, según consignó "El Mercurio". Allende, en tanto, comentó que la directiva podía volver a juntarse el jueves. "La idea es que si generamos una idea mayoritaria en la mesa, se la lleve al comité central", dijo. Además comentó que, aunque no se pronunciaba sobre el mecanismo, "hay bastante opinión mayoritaria de que hacer una primaria sin Ricardo Lagos no tiene sentido". Al respecto explicó que "aparentemente" Lagos no aceptaría una "cuarta urna" al estar ya proclamado por el PPD. La opción de la cuarta urna se refiere a que en la elección interna del 26 de marzo haya otro voto para decidir entre los abanderados socialistas. "Si no acepta ir a una primaria, la verdad es que a mí me deja en un pie bastante difícil", agregó, explicando que no "tiene razón de ser" realizar una primaria entre dos candidatos. Las diferencias también marcaron ayer la inscripción de las listas que buscan encabezar el PS y que competirán el próximo 26 de marzo. Una de las nóminas ("Unidad Socialista") es la liderada por el ex ministro Álvaro Elizalde, quien evitó pronunciarse sobre el tema, debido entre otras cosas, a que su lista incluye a distintos sectores internos, algunos de los cuales apoyan a Ricardo Lagos, otros a José Miguel Insulza y también al independiente Alejandro Guillier. "En este caso, quiero reconocer que existen múltiples hipótesis, múltiples planteamientos, y de hecho vamos a promover un diálogo para generar una propuesta que cumpla con el objetivo fundamental, que es tener una candidatura competitiva y fortalecer la unidad de la Nueva Mayoría", dijo Elizalde al ser consultado. El ex ministro agregó que apoyarán a la actual directiva y no reemplazarán su rol. En tanto, el alcalde de Independencia, Gonzalo Durán -quien lidera la lista competidora ("Otro PS es posible") y adscribe a la candidatura presidencial de Fernando Atria-, abogó porque "vamos a persistir en nuestro esfuerzo, porque se cumpla el itinerario que el PS acordó; esto es, que se defina el candidato presidencial del PS en una consulta ciudadana abierta y democrática".

Share this post


Link to post
Share on other sites

:elmostrador:

18 Enero 2017

 

 

La sombra de la mano autoritaria del ex senador se instala de cara al Comité Central

 

 

 

 

Escalona veta a Andrade y desata choque de trenes en el PS

 

 

 

escalona-andrade_816x544.jpg

 

 

 

La competencia abierta y descarnada por la mesa directiva era un flanco que la colectividad por meses trató de mantener cerrado, porque poco y nada ayuda a despejar el clima interno revuelto y fraccionado que existe en las huestes socialistas por la definición presidencial pendiente entre Ricardo Lagos, Alejandro Guillier, Fernando Atria y José Miguel Insulza. Ahora, dicha definición quedó estrechamente ligada a la pugna por el verdadero poder interno en el partido y enfrenta a dos de sus figuras históricas.

 

 

Hasta que la sangre llegó finalmente al río en el Partido Socialista (PS). El quiebre político que el 2013 protagonizaron el vicepresidente Camilo Escalona y el diputado Osvaldo Andrade, alcanzó esta semana su punto más álgido, representando el real trasfondo de por qué fracasó el acuerdo político con miras a las elecciones internas del PS, lo que desató un escenario de competencia abierta para definir la próxima mesa directiva. Algo que, hasta hace un par de semanas, estaba fuera de todo cálculo.
El veto de último minuto que impuso Escalona a la presencia de Andrade en la lista del pacto “Unidad Socialista”, llevó a que el presidente de la Cámara de Diputados se bajara del acuerdo el lunes en la mañana, solo unas horas antes de que se venciera el plazo de inscripción, decisión en la que fue respaldado por la diputada Maya Fernández, quien también se marginó.
Así, cerca del mediodía, se oficializó una lista con el ex ministro Álvaro Elizalde; el director del Fosis, Andrés Santander; Karina Delfino y Daniel Melo, además del ex vocero Marcelo Díaz, aglutinando al grueso de los “lotes” socialistas: el Tercerismo, las Grandes Alamedas, La Nueva Izquierda y el Colectivo Identidad Socialista. Pero sin la Convergencia Socialista de Andrade.
Lo que no estaba en los pronósticos de nadie de la “Unidad Socialista” es que Andrade y Fernández se jugaran una última carta y se sumaran a la lista “Otro PS es posible”, de la Izquierda Socialista –que lideran el alcalde de Independencia, Gonzalo Durán, y el académico Ernesto Águila–, decisión que fue secundada asimismo por los diputados Manuel Monsalve, Denise Pascal y Clemira Pacheco.
Así, la interna PS se transformó –por los próximos dos meses, hasta la elección del 23 de marzo– en un verdadero choque de trenes entre dos figuras históricas del socialismo, que por décadas tuvieron un estrecho vínculo personal y político, que fueron el eje de la Nueva Izquierda –junto al subsecretario Mahmud Aleuy– como columna vertebral del PS, corriente que se gestó en torno a la figura del ex canciller Clodomiro Almeyda.
Eso, hasta que en el marco de las definiciones de la plantilla parlamentaria el 2013, Andrade, en su papel de timonel del partido, no apoyase a Escalona en su intención de postular como senador por la X Región sin pasar por un proceso de primarias internas ante Rabindranath Quinteros, instancia en la que tampoco contó con el apoyo de la entonces candidata presidencial Michelle Bachelet, reflejando la distancia que existía con quien había sido su factótum en su primer Gobierno.
En esos días, en el círculo de hierro de Escalona se habló de la “traición” de Andrade y que había recibido de este una puñalada por la espalda. Cuestionamientos que se agudizaron después que el entonces senador no lograra –al trasladarse a la VIII Región– su objetivo de mantenerse en el Congreso, siendo derrotado por Alejandro Navarro, mientras que Quinteros ganó el escaño para el PS en la X Región de Los Lagos. Fue ahí cuando el ex hombre fuerte del PS comenzó su propia travesía por el desierto, con su vínculo cortado con Bachelet y Andrade, fuera del Congreso, de la directiva y relegado al Instituto Igualdad.
El 2015 se lanzó a disputarle la presidencia a Isabel Allende, pero tampoco obtuvo los resultados esperados y, tras la derrota sufrida nuevamente, ha mantenido un relativo bajo perfil desde una de las vicepresidencias del partido. A pesar de la distancia públicamente reconocida entre ambos, en esa contienda interna Andrade optó por apoyar a Escalona –aunque muchos de la Nueva Izquierda se sumaron a la opción de Allende–, pero en el círculo del ex senador se consideró que el respaldo del parlamentario no fue todo lo categórico y comprometido que requería dicha disputa.
El quiebre definitivo e irreparable entre ambos se instaló entre julio y agosto del 2016, después que estallara el caso del jubilazo en Gendarmería, en que estaba involucrada Myriam Olate, la ex mujer de Andrade. El diputado decidió renunciar formalmente a la Nueva Izquierda tras las críticas públicas que hizo Escalona sobre la situación de Olate y, luego de eso, creó la Convergencia Socialista.
Desde el lunes, en el PS rápidamente se comenzó a hablar del veto de Escalona a Andrade y que, si bien en términos formales se planteó su marginación por la “inconveniencia” de hacerlo parte de la lista, debido al efecto negativo que ha tenido la situación de Olate para el parlamentario, en el partido coinciden en que el trasfondo apunta a un “cobro de facturas políticas” del ex senador a quien fuera su hombre de confianza. Siempre se ha dicho, en las huestes socialistas, que Escalona no perdona y en más de una ocasión se ha ironizado con que el dirigente anota todo en una libreta negra, esperando el momento propicio para cobrarse.
Desde el lunes, en el PS rápidamente se comenzó a hablar del veto de Escalona a Andrade y que, si bien en términos formales se planteó su marginación por la “inconveniencia” de hacerlo parte de la lista, debido al efecto negativo que ha tenido la situación de Olate para el parlamentario, en el partido coinciden en que el trasfondo apunta a un “cobro de facturas políticas” del ex senador a quien fuera su hombre de confianza. Siempre se ha dicho, en las huestes socialistas, que Escalona no perdona y en más de una ocasión se ha ironizado con que el dirigente anota todo en una libreta negra, esperando el momento propicio para cobrarse.
Diversos dirigentes y asesores socialistas aseguraron que el objetivo de Escalona sería “borrar” a Andrade, sacarlo totalmente de la escena política, apostando a una debilidad política como efecto del caso de Olate, en pos de intentar recuperar el poder e influencia indiscutido que ostentó hasta hace unos años en el partido.
“Escalona está pasando la máquina interna, es de lo mejor que sabe hacer”, explicaron entre quienes conocieron los términos de la negociación, ya que el ex senador planteó la marginación de Andrade de la lista como requisito para que la Nueva Izquierda apoye a Elizalde como próximo timonel PS.
En dicha tienda dicen que Elizalde aceptó en parte también por un eventual ajuste de cuentas con Andrade, a quien los más cercanos al ex vocero de Palacio responsabilizan de los problemas que tuvo este mientras fue ministro, especialmente en cuanto a de la nula relación que desarrolló en el Congreso con la bancada PS.
Lo anterior, una decisión que no ha pasado inadvertida entre parlamentarios, dirigentes y asesores socialistas, a quienes les hizo ruido, considerando que Elizalde en su momento fue secretario general de la mesa de Andrade y que el diputado fue uno de los que lo respaldó cuando Bachelet lo nombró vocero y, antes, el año 2008, durante su primer gobierno, superintendente de Seguridad Social.
Con este escenario, se abrió un flanco en el PS que poco y nada ayuda a ordenar el clima interno, revuelto y fraccionado, que impera por la definición presidencial pendiente entre Ricardo Lagos, Alejandro Guillier, Fernando Atria y José Miguel Insulza, cuyas primeras luces deberían aparecer en el Comité Central que el PS realizará este sábado. Más aún, dicha definición presidencial ahora quedó enredada y amarrada a la pugna de poder interno en el partido.
Por esa razón en el socialismo algunos advirtieron que Elizalde cometió un error al aceptar el veto que impuso Escalona, demostró falta de visión política y desperdició la oportunidad de instalarse, desde ahora, como un liderazgo de consenso. “En vez de eso, avaló el veto, no unificó al partido, lo dividió más”, criticó un analista PS.
¿Errores de cálculo?
El lunes, al inscribir la lista, Elizalde destacó que dicho pacto aglutina una confluencia de lotes nunca vista en una interna: “Es inédito en nuestra historia. No recuerdo que se inscribiera una lista con tal amplitud de apoyos internos”, apuntó.
Elizalde no se equivoca en eso, pero en el PS precisaron un detalle no menor: los errores de cálculo que habría cometido Escalona en este episodio.
Por una parte, al instalar el veto a Andrade, reflotó el estilo autoritario que impuso en el partido mientras fue timonel, que tantas críticas internas le ha valido hasta hoy y que fue lo que lo llevó a ningunear públicamente la opción presidencial que ese año intentó levantar Marco Enríquez-Ominami (ME-O).
Al llamarlo “Marquito”, no dar espacio a una definición interna del candidato presidencial e imponer la opción de Eduardo Frei, solo consiguió incendiar la pradera socialista y desató una espiral de renuncias a la colectividad, como las de Jorge Arrate, Alejandro Navarro y el propio ME-O.
En el partido hablaron de “una trampa” del vicepresidente, que dilató plantear la marginación abierta de Andrade hasta casi el final de las negociaciones, precisamente para que el diputado no tuviera tiempo de reacción, salvo retirarse. Ahí –dicen– cometió el segundo error de cálculo, porque Escalona no contempló que Andrade y Fernández se sumarían a la lista de Durán y Águila, no creyó que nadie se atreviera realmente a competir con un acuerdo tan amplio como el de la “Unidad Socialista”.
Y la lista de Durán puede terminar siendo un verdadero dolor de cabeza para Escalona, Allende, Santander y Elizalde. Convoca a todo el mundo de Atria que, si bien en las encuestas nacionales no aparece competitivo, internamente en el PS –explicaron– ha desarrollado un intenso y minucioso trabajo de hormiga con las bases en todo el país, de Arica a Punta Arenas, reuniones, conversatorios, encuentros programáticos. No por nada, abundan las fotos de concejales socialistas con el abogado, un elemento que pesa, cuando la estructura tradicional de los “lotes” se ha debilitado en los últimos años.
Además, Durán fue reelegido en octubre con el 59% de los votos, es alcalde de una comuna popular, que se caracteriza por su fuerte presencia de militancia socialista, mientras que Águila es una figura transversalmente respetada en el socialismo como un ideólogo de peso.
Al apoyo que ahora les suman Andrade, Fernández, Pacheco, Pascal y Monsalve, se suma otro elemento. El ruido interno en las bases ante la incongruencia de que las Grandes Alamedas ahora estén alineadas con Escalona y la Nueva Izquierda, los mismos a los que, hace casi dos años, apuntaron como el ejemplo de un estilo político sectario y autoritario que el socialismo debía dejar atrás. Promesa que, claramente, olvidaron.

Share this post


Link to post
Share on other sites

:elmostrador:

17 Enero 2017

 

 

 

PS dividido: Laguismo intenta "pasar máquina", Insulza trata de salvar los muebles y Guillier entra al ruedo

 

 

partido-socialista_816x544.jpg

 

 

Hasta cuatro opciones presidenciales se barajan en el PS. El Comité Central de este sábado será fundamental y los lotes internos ya se juegan sus cartas.

 

 

 

El Partido Socialista se encuentra absolutamente dividido de cara al Comité Central de este sábado en donde en teoría deberían definirse la mecha y el mecanismo para la división presidencial. Pero ni siquiera eso está claro.

Sectores del partido buscarían que este mismo sábado se dirima en la instancia al abanderado para noviembre, mientras que otros se la juegan por la consulta de marzo o abril, ya sea abierta o para militantes. Sin embargo todo es incertidumbre. Ni siquiera están definidos concretamente los nombres de los candidatos a escoger, porque hasta el momento figuran Fernando Atria y José Miguel Insulza, a los que habría que agregar a Ricardo Lagos -ya proclamado por el PPD debido a su "doble militancia"- y a un último convidado: En los últimos días ha tomado fuerza la idea de sumar a Alejandro Guillier a la contienda.
Figuras como el alcalde de El Bosque Sadi Melo y la diputada Daniella Cicardini ya han expresado públicamente su respaldo al periodista, e incluso gente del laguismo se abre a la opción de que compita en la interna pese a que ya tiene asegurado su lugar en la primaria legal de la coalición como abanderado radical. El laguismo también está preocupado por la suerte de su candidato, y saben que una consulta abierta es un escenario menos ventajoso que una decisión del comité central, por lo que es probable que hasta último minuto quieran posibilitar que el sábado sea una instancia decisiva.
Quienes más damnificados han salido son paradójicamente los dos candidatos más "autóctonos" de la tienda de calle París. Fernando Atria tiene fuerza en sectores jóvenes universitarios y es apoyado por la Izquierda Socialista, el movimiento "más al extremo" de la colectividad, sin embargo no ha logrado ser tomado en cuenta por la prensa masiva ni por el aparataje del partido (dominado por los tradicionales "lotes" de caudillos), tampoco ha logrado modificar su tono académico y su perfil de nicho. José Miguel Insulza en tanto, se ha visto atrapado entre el voluntarismo de Atria y el pragmatismo y la morigeración del laguismo, o sea, se ha quedado por poco margen para crecer especialmente cuando su público objetivo -los moderados del PS y los adherentes del "partido del orden"- apoyan mayormente al ex Presidente de la República.
Los partidarios de Atria intentarán a toda costa que el sábado se fije fecha y mecanismo para una consulta, lo más abierta posible, y es muy probable que los adherentes de Insulza y Guillier se les sumen en este punto. Al frente tendrán a la poderosa maquinaria laguista, que si no logra que sea el Comité Central quien decida el nombre del abanderado, al menos tratará de que el mecanismo sea lo menos abierto posible.

Share this post


Link to post
Share on other sites

:latercera:

18 Enero 2017

 

 

Laguismo presiona al PS para inclinar comité central en favor de ex presidente

 

 

 

Socialistas que apoyan al ex mandatario han enviado mensajes a la mesa para propiciar escenario. En paralelo, el senador Carlos Montes impulsó una carta recordando los hitos de su gobierno.

 

 

248-820x385.jpg

El paso de las horas se acerca inexorable al sábado 21 y el ambiente al interior del Partido Socialista se complejiza progresivamente. Mientras la directiva PS se alista para la reunión extraordinaria que hoy tendrá a las 17.00 para explorar una fórmula que resuelva su dilema presidencial, los diversos sectores que cohabitan en el partido han ido mostrando sus posturas en favor de los abanderados socialistas en juego: Fernando Atria, José Miguel Insulza, además del ex Presidente Ricardo Lagos.
Ejemplo de ello fue una misiva difundida por el senador PS Carlos Montes, uno de los partidarios del ex mandatario al interior del socialismo. En la carta se hace un largo recuento de las obras de Lagos durante su pasada administración, además de llamar a respaldar la candidatura del otrora gobernante. “Creemos que la trayectoria de Ricardo Lagos y los planteamientos que ha hecho en los últimos tiempos son la mejor carta de nuestro sector para restablecer los lazos con la ciudadanía y los actores sociales; liderar la profundización de las reformas planteadas en el actual gobierno y convocar a todas las fuerzas y agrupaciones de centro e izquierda, dentro y fuera de la Nueva Mayoría, generando una alianza mayoritaria por los cambios”, dice un extracto del escrito, respaldado por los senadores socialistas -salvo Isabel Allende y Alfonso de Urresti-, los diputados Clemira Pacheco, Marcelo Schilling y Juan Luis Castro. Según indicaron los firmantes, la misiva será respaldada por más de 600 socialistas.
Presiones cruzadas
Lo anterior, sin embargo, es muestra de una soterrada ofensiva. En la dirigencia socialista reconocen que el círculo de Lagos ha transmitido la conveniencia para el ex presidente de que en el comité central PS de este sábado -el que se realizará a las 9.30 en el ex Congreso de Santiago- se proclame a Lagos o se fuerce una votación entre las diferentes alternativas. En paralelo, Lagos ya ha definido criterios. En reiteradas ocasiones, el ex presidente ha dicho que no está disponible para participar en las primarias internas del PS, un rito que, además, no necesita, pues ya fue proclamado por el PPD, lo que asegura su presencia en la primaria legal de junio.
En el entendido de que el comité central resuelva el mismo día sábado, la directiva socialista calcula que el ex presidente podría ganar con el 38% de los 112 integrantes del comité central. Un triunfo estrecho que debilitaría la posición de Lagos en el PS y que, además, fraccionaría a la colectividad, considerando que los apoyos socialistas a Guillier también son significativos. Lo anterior, sin contar que la lista de unidad que encabeza el ex ministro Alvaro Elizalde para postular a la futura conducción partidaria tiene diferentes apoyos presidenciales; Camilo Escalona (Nueva Izquierda) apoya a Lagos, mientras que el diputado Daniel Melo (Identidad Socialista) apoya a Guillier.
Pese a ello, los otros contendores también han marcado postura. Ejemplo de ello fue José Miguel Insulza, quien llegó a advertir que retiraría su candidatura en caso de que el PS no realice primarias internas. “Estaría en desacuerdo que se hiciera una votación privada en cualquier momento, ese día (sábado 21) o días después, da lo mismo. Además, esa votación no sería entre cuatro candidatos, serían tres, porque yo no estaría en eso”, dijo el ex agente en La Haya.
En tanto, Fernando Atria sostuvo ayer un almuerzo con la bancada de diputados PS, donde reiteró su defensa de primarias abiertas a la ciudadanía. Horas más tarde, el académico difundió una carta abierta dirigida a la presidenta del PS, Isabel Allende, donde le recuerda que hace algunos meses, la timonel era partidaria del mecanismo de primarias. Esto, a diferencia de ahora, donde Allende reconoció la noche del lunes, luego de la última comisión política del partido, la escasa utilidad de realizar primarias entre Insulza y Atria, ambos abanderados que no logran repuntar en las encuestas.
Fuente: r

Share this post


Link to post
Share on other sites

:elmostrador:

24 Enero 2017

 

Dice que lista de Elizalde se define como de "unidad, pero es imposible saber qué los une”

 

 

 

Ernesto Águila: “En el PS se está discutiendo sobre candidatos, cuando lo que está en juego es su vigencia histórica”

 

 

directiva_ps_comite2_816x544.jpg

 

 

 

 

El analista y militante socialista asegura que la “resolución de primarias y el hecho de que se rechazara la idea de que el Comité Central proclamara a Ricardo Lagos es el dato más importante del pleno”. Afirma, asimismo, que el ex Mandatario representa un “proyecto que no marca un desapego al proyecto neoliberal, tipo Tercera Vía. Hubo una discusión política en torno a que el liderazgo del ex Presidente no era lo que el partido necesita (...). Fue un gran triunfo de la institucionalidad del partido”.

 

 

 

Un verdadero balde de agua fría caía sobre el laguismo el sábado , tras la resolución del Comité Central del Partido Socialista que ratificó la opción de realizar primarias el 23 de abril, con el fin de escoger su carta presidencial para el 2017.

Un final que parecía poco certero a principios de la semana pasada, cuando se definieron los listados para disputar las elecciones internas, proceso que terminó con el quiebre de la lista de “unidad” que intentaría dar cohesión al partido, en medio de una fuerte crisis y críticas internas por las grandes presiones que habría ejercido el laguismo, liderado por Camilo Escalona.

Un panorama complejo, que desmenuza Ernesto Águila, analista y académico que milita en el Partido Socialista. Según el Director del Departamento de Estudios Pedagógicos de la UDP, en el “PS se está discutiendo sobre candidatos y procesos, pero en realidad lo que se debe estar hablando es el proyecto de sociedad, eso es lo que está en el trasfondo de algunos sectores del Partido Socialista. Porque lo que realmente está en juego es su vigencia histórica”.

Esta falta de conexión con las discusiones de bases, junto con la negación a la ideología y el proyecto de origen, podría significar que dicha tienda siga “los derroteros que están ocurriendo con Partidos Socialistas europeos”, como lo que sucede con el Partido Socialista francés, “que hoy está en los suelos, desde que no logró interpretar una salida a la crisis del neoliberalismo europeo y que no supo conectar con los cambios”.

-Respecto a las elecciones internas del Partido Socialista, la conformación de las listas fue compleja. En un principio se estaba armando una lista única de consenso, lo que no llegó a buen puerto, ¿cuál es su percepción del acomodo de las fuerzas al interior del PS, que se ven plasmadas en las listas que hoy compiten por la dirección?
-Lo primero es constatar que, efectivamente, existen tres listas en el PS. Hubo un intento por conformar una sola lista con todos los sectores del partido, lo cual limitaba bastante la posibilidad de elegir de la militancia. Además, la lista de unidad, desde el punto de vista político, era bastante ficticia.

Ahora, las elecciones del PS van a ser competitivas, hay dos candidatos que se están promoviendo, Gonzalo Durán y Álvaro Elizalde, y lo que está en disputa en estas dos listas es una cierta visión de que el Partido Socialista se está jugando su vigencia histórica. Lo que está en juego es saber si en verdad el PS es un proyecto de izquierda vigente en Chile, o le va a pasar lo que les está sucediendo a los partidos socialistas europeos. Debemos saber si el PS va a superar la actual crisis política, ideológica, de conexión con la sociedad, por la que está pasando y, para ello, la figura de Durán parece demostrar más el proyecto de conexión histórica, un contrapunto.

-Si Durán representa este contrapunto, ¿qué trae consigo la figura de Elizalde? ¿Tiene la capacidad de marcar esta disposición de retomar los orígenes del socialismo?
-Elizalde es una figura joven, que tiene energía y capacidad política, es parte de una generación de recambio en el PS y tiene méritos y cualidades políticas. Su principal problema es que encabeza una lista con profundas diferencias ideológicas y políticas. Están allí desde militantes de la AC hasta sus más firmes detractores. Se define como una lista de "unidad", pero es imposible saber qué los une. Administra una alianza que no tiene definiciones políticas coherentes, en las cuales no existen las mismas convicciones de llevar al Partido Socialista hacia la izquierda y hacia la recuperación de la trayectoria histórica que tuvo.

 

-Dentro del contexto político-social que vive el país, ¿cuáles serían las consecuencias de que el Partido Socialista profundice su distanciamiento con un origen de izquierda, que busca transformaciones profundas?
-Por un lado, dejar de tener vigencia histórica, de tener sentido para lo que fue creado, o sea, transformar la sociedad en función de las necesidades de los sectores de trabajadores y populares. Esa pérdida de vigencia, de su esencia, para este contexto político, va a significar su desaparición.

“Hay una tensión dada por si el liderazgo lo construyen las encuestas o el partido tiene un proyecto de sociedad y propone liderazgos con esos proyectos y principios. Los partidos tienen que construir su electorado. Esto de que la opinión pública construye los candidatos hay que matizarlo, no ir por el vaivén de las encuestas y renunciar a ser un partido que trata proyectos. Si el partido solo hubiera sido encuestas, Salvador Allende no habría sido Presidente. Esta rendición incondicional a las encuestas genera que esta discusión de popularidad reemplace a la discusión de programa, y debe ser combatida si lo que se quisiera es crear realmente liderazgos”.

Para el país representa el fin de una herramienta política, que significó organización, representación, construcción de programa, proyectos históricos y materiales como el de Salvador Allende. Para el propio PS significa iniciar su declinación histórica, probablemente marginándose y es justamente eso lo que está en juego, no la manera de la presidencial o la manera en que se enfrente la contingencia del 2017, sino que es, ni más ni menos, que su visión como partido. Estamos en ese punto.

-Pero muchos plantean que hace años, en función de las definiciones más macro del Partido Socialista, se evidenciaba el abandono de su esencia. ¿Es evidente un proceso así?
-Al comienzo de la transición, el PS se unificó en torno a un proceso de renovación socialista que tuvo en sus orígenes razones históricas importantes, pero qe la coyuntura de 1990 lo llevó a un proceso de cambio que desarma la identidad socialista y que lo va asimilando cada vez más a una socialdemocracia en su versión más neoliberal, marcando una ruptura con la identidad del Partido Socialista, que era una mezcla de programa con objetivos revolucionarios y una mirada más institucional. Así, el PS se empieza a deslizar por unas aguas más neoliberales.

Esto empieza a producir un choque con la cultura original del PS, que tiene un frente allendista, esto desata una crisis, y lo que ocurrió el día sábado en el consejo, es uno de los triunfos de las bases del PS, que no se había producido hace muchos años. Haber optado por un camino de defensa de la institucionalidad, proponiendo primarias y obligando a todos los liderazgos a someterse a esa primaria, resistiendo la presión del laguismo, marca un punto de inflexión.

Un poder central más debilitado

La prueba de fuego del último Comité Central era la opción que tomarían respecto a las primarias. A pesar de que finalmente se optó por esta opción y hasta se le habría “quitado poder a la dirección nacional del partido”, el proceso de resolución fue cuestionado por haber sido realizado a puertas cerradas, “sin las bases del partido”.

“Esto demuestra que la dirección del Partido Socialista vive un proceso muy parecido al de la élite chilena: que está en tensión con los ciudadanos, en algunos casos y, en otros, con la misma élite (...). Es una práctica inusual, que revela una desconfianza en las bases del Partido Socialista. Creo que fue un aspecto, quizás menor, pero que refleja que existe una gran brecha entre la dirigencia y la militancia socialista”, apunta Ernesto Águila.

-¿En qué pie deja a la candidatura de Ricardo Lagos esta resolución? ¿Es una opción arraigada en el núcleo que concentra el poder al interior del PS?
-La resolución de primarias y el hecho de que se rechazara la idea de que el Comité Central proclamara a Ricardo Lagos es el dato más importante del pleno. Evidenciar que el proyecto de Ricardo Lagos no logra reconectar con la sociedad desencantada de la política, con las generaciones jóvenes, con el mundo popular, no le permitía el proyecto de Lagos reencantar a todos esos sectores que se han ido de las urnas, en casi un 65%.

El de Lagos, es un proyecto que no marca un desapego al proyecto neoliberal, tipo Tercera Vía. Hubo una discusión política en torno a que el liderazgo del ex Presidente no era lo que el partido necesita. Ahora, la resistencia hacia Lagos no es a su persona ni trayectoria, sino que a lo que políticamente representa. La respuesta a eso fue no proclamarlo, hacer un proceso de primarias a la que subió Lagos, pero que tiene que enfrentar su posición en el partido. Fue un gran triunfo de la institucionalidad del partido.

El laguismo no supo captar que el PS está preocupado por su vigencia política y, por lo tanto, no abrió el diálogo necesario para fundamentar por qué el liderazgo de Lagos podía permitir al PS sobrevivir a los procesos que están ocurriendo.

-En cuanto a la profundidad del proyecto, ¿cuánto de contenido hay en la discusión? Porque las últimas intervenciones han estado centradas en la discusión de la forma en vista del año electoral.
-Hay una tensión dada por si el liderazgo lo construyen las encuestas o el partido tiene un proyecto de sociedad y propone liderazgos con esos proyectos y principios. Los partidos tienen que construir su electorado. Esto de que la opinión pública construye los candidatos hay que matizarlo, no ir por el vaivén de las encuestas y renunciar a ser un partido que trata proyectos. Si el partido solo hubiera sido encuestas, Salvador Allende no habría sido Presidente. Esta rendición incondicional a las encuestas genera que esta discusión de popularidad reemplace a la discusión de programa, y debe ser combatida si lo que se quisiera es crear realmente liderazgos.

-¿Existen voluntades para esto?
-Existen visiones distintas al interior del PS. Lo que representa una visión de poner en juego un partido que recupere el origen del PS es lo que representa Fernando Atria, él se ha atrevido a volver hablar de socialismo. Resulta casi increíble que el Partido Socialista no use el concepto de socialismo para hablar de su proyecto. Es una derrota en el lenguaje, pero que representa un trasfondo.

Finalmente, el analista señala que “en la primaria presidencial también se está jugando si es un partido que simplemente corre detrás de un candidato o si es un partido que construye un programa, una respuesta”.

Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2017/01/24/ernesto-aguila-en-el-ps-se-esta-discutiendo-sobre-candidatos-cuando-lo-que-esta-en-juego-es-su-vigencia-historica/

Share this post


Link to post
Share on other sites
Guest
This topic is now closed to further replies.
Sign in to follow this  

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×