Jump to content
Sign in to follow this  
ChicaLiberty

UC EN DICTADURA | Duro debate enfrenta a rector y Feuc: El cómplice rol de la UC en dictadura

Recommended Posts

:cambio21:

23/09/2016

 

 

Duro debate enfrenta a rector y Feuc: El cómplice rol de la UC en dictadura

 

Es una de las pocas instituciones del país donde aún se niegan a pedir perdón por su responsabilidad en los casi 30 casos de detenidos desaparecidos o ejecutados por la DINA y CNI, entre estudiantes, académicos y funcionarios.

 

 

 

Cuarenta años demoró un rector la universidad en efectuar el primer "gesto", entregar algunos títulos póstumos y reconocimientos a familiares de alumnos cuyos cuerpos jamás aparecieron. Estudiantes acusan silencio cómplice.
Una controversia sacude las viejas instalaciones de la casa central de la Universidad Católica de calle Alameda. La comunidad universitaria, encabezada por dirigentes de la Federación de Estudiantes de la UC (FEUC), ha denunciado como "impresentable que mientras la justicia y la verdad avanzan, a pasos cortos, pero avanza, nuestra universidad se mantenga impasible. Nos debería indignar que en plena semana de la memoria la universidad se mantenga impávida y no se haga parte activa de tan necesario proceso, encontrándose con su comunidad en tan necesaria reflexión", expresaron en relación con los 28 académicos, estudiantes y funcionarios de esa casa de estudios que permanecen detenidos desaparecidos o que fueron ejecutados en dictadura.
En la discusión intervino el rector, Ignacio Sánchez, rechazando las críticas y destacando los distintos gestos que él ha tenido en rescatar la memoria acerca de lo sucedido, citando a modo de "prueba" el que durante su administración -en 2013- se hizo la entrega de algunos títulos póstumos a detenidos desaparecidos, la ceremonia de reconocimiento a alrededor de 95 profesores exonerados en 2015, las cartas de invitación a las familias de Leopoldo Benítez y Jaime Ossa a ese evento y la declaración UC sobre la detención de Juan Emilio Cheyre. "Insuficiente", responden estudiantes, quienes recuerdan los 40 años de silencio.
Coordinados con la DINA
"Hay registro de que la DINA fue a la Universidad Católica y pidió hablar con el entonces rector delegado, almirante ® Jorge Sweet, a quien le pidieron antecedentes del profesor (Alejandro) Ávalos. El rector a su vez llamó a su asistente, que era Carlos Bombal -exsenador UDI, formalizado en caso Penta y a quien se acusa de ser informante de la DINA-, y lo instruyó para que les entregaran toda la información solicitada. En el juicio, este declaró que él quiso llamar a Alejandro al PIIE, pero los agentes le dijeron que no podía hacerlo, porque tenían órdenes de detenerlo sin testigos", relata la Premio Nacional de Educación y hermana del académico que continúa detenido desaparecido, Beatrice Ávalos Davidson.
Jorge Sweet confesaría judicialmente haber conversado con los agentes de la DINA que le pidieron la información y haber dado la orden a "Bombal para que autorizara a los agentes a facilitar su función".
Nada hizo la UC por evitar o denunciar la detención ilegal y secreta, tampoco por investigar cuál había sido el destino del académico y de los 30 más que cayeron en redadas y de los cuales se desconoce su paradero. Ni siquiera el exsenador entregó testimonio judicial de manera voluntaria, menos ha reconocido su rol como "enlace entre la DINA y la rectoría de la UC", como lo denunciaron el parlamentario Sergio Aguiló y el exsenador Camilo Escalona.
"Carlos Bombal no declaró espontáneamente, fue mi madre la que se enteró de su participación y de cómo ocurrieron los hechos cuando se lo comunicó el secretario general de la Universidad Católica de esa época, Francisco Bulnes Ripamonti (padre del ex ministro de Justicia y Educación del gobierno de Sebastián Piñera, Felipe Bulnes). Es por eso que sabemos con plena seguridad que él fue detenido por la DINA, que desapareció en noviembre de 1975, que estuvo en Villa Grimaldi y que se le vio hasta febrero del año siguiente en ese recinto", denunció Beatrice Ávalos.
Sustento de la dictadura
La delación y cooperación cómplice no es lo único que se le imputa a esa casa de estudios. Jaime Guzmán y la base de lo que hoy son la UDI y RN tuvieron su origen en esa universidad. Ideólogos de la dictadura y base civil que prestó su cooperación activa a Augusto Pinochet y que le dio "relato" a su gobierno, ocupando sitios estratégicos desde los cuales se desmanteló el sistema político para instaurar una "democracia protegida", la misma que hoy mantiene pétrea la Constitución y las principales bases de la economía y relaciones laborales.
Los grupos económicos que durante la administración Pinochet devastarían el patrimonio público también se vincularon allí, entre ellos los "Chicago boys", los "pirañas" y otros grupos que hasta hoy lucran del "botín de guerra" de empresas licitadas entre gallos y medianoche al Estado y adjudicadas a los propios funcionarios y protegidos del régimen.
No solo eso, pues desde la facultad de economía de la PUC se ejecutaron las teorías político-económicas acuñadas por Milton Friedman en la Universidad de Chicago, que del debate académico pasaron a implantarse con la ayuda de la fuerza. Sergio de Castro, Rolf Lüders, Ernesto Fontaine, Carlos Alberto Délano, Carlos Eugenio Lavín, Hugo Bravo, Pablo Wagner, Manuel Antonio Tocornal, Samuel Irarrázaval Larraín y el mismo Sebastián Piñera se conocieron y coordinaron sus negocios desde esa plataforma académica. El soporte teórico de estos economistas fue un denso texto fundamentalista de teoría económica neoliberal denominado ‘El Ladrillo', el que se convirtió en el catecismo de la dictadura.
El "factor Cheyre"
Entre sus descargos el rector Ignacio Sánchez mencionó que con ocasión del procesamiento y detención de Juan Emilio Cheyre, "académico" de esa universidad, emitió una declaración donde destacaba el aporte en docencia del excomandante en jefe del Ejército como director del Centro de Estudios Internacionales y destacaba "el permanente compromiso con los Derechos Humanos" de la UC, "junto con respetar el funcionamiento de las instituciones y la autonomía de las instancias judiciales de nuestro país". ¡Tremendo mea culpa!
Los que sí hablaron y lo hicieron fuerte fueron 200 académicos, apoyados por los estudiantes, quienes valoraron que el exuniformado, involucrado en crímenes de lesa humanidad, ya no siguiera siendo parte de su comunidad universitaria y destacando"que no es una situación nueva la de académicos de la Universidad implicados en atropellos a los DDHH. En el año 2002, Emilio Meneses Ciuffardi, hasta ese momento académico del Instituto de Ciencia Política, presentó su renuncia voluntaria a consecuencia de los cargos en su contra presentados por su participación en apremios ilegítimos sufridos por personas detenidas ilegalmente en el Estadio Nacional", señalaron.

 

Entre las víctimas de esa casa de estudios se encuentran los periodistas Diana Arón y Eduardo Jara, la cinematografista Carmen Bueno Cifuentes, el documentalista Jorge Hernán Müller Silva, el estudiante de ingeniería Allan Bruce, el profesor de inglés Alejandro Ávalos, el pedagogo y ex sacerdote Omar Venturelli yel ingeniero Eugenio Ruiz Tagle-Orrego, asesinado por la Caravana de la Muerte.
foto_0520160923221428.jpg

 

 

Fuente: http://www.cambio21.cl/cambio21/site/artic/20160923/pags/20160923221428.html

Share this post


Link to post
Share on other sites

:latercera:

25 de septiembre del 2016 / 11:39 Hrs

 

 

 

Ignacio Sánchez: "No soy un disidente solitario"

 

 

Tras seis años como rector de la UC, Ignacio Sánchez dice no sentirse solo, a pesar de ser minoría en temas como el aborto o de haber sido el único voto disidente en el Consejo de Rectores años atrás. Aquí habla sobre gratuidad, la UC y los DD.HH., de por qué sigue defendiendo que en la red UC-Christus no se practiquen abortos en las tres causales y sobre la posibilidad de volver a comprar una parte de C13.

 

 

2335582.jpg

Ignacio Sánchez (55), rector de la Universidad Católica desde hace seis años y con cuatro años más por cumplir en el cargo, se preocupa de dejar pequeñas marcas. No es sólo influir en el debate sobre educación, aborto, el futuro de la UC dentro de C13. También están las pequeñas marcas que a Sánchez le importan y que están fuera de la discusión macro del país.
La rectoría, el espacio físico que Sánchez tiene en Casa Central, cambió. El rector dice que se encargó de hacer a un lado las enormes puertas de madera para cambiarlas por puertas de vidrio. Transparentes. En el lobby que antecede a su despacho instaló una enorme mesa con diferentes objetos ordenados en forma cronológica que cuentan la historia de la UC. Y mientras miramos, nos quedamos atascados en dos ítems de 1973. Ahí está una carta de despido, escrita por el rector de la época, Jorge Swett, al premio nacional de Historia, Gabriel Salazar, uno de los 120 profesores que fueron exonerados de la UC durante el régimen militar. También está una carta, del mismo Swett, pidiéndoles a las autoridades militares que dejen de entrar a los campus a detener estudiantes. “Puse ambas cartas para que se pudiera ver el contraste de lo que vivía la universidad”, dice.
Adentro, su oficina parece la de un rector universitario, salvo por dos detalles: una colección de citronetas en miniatura sobre una mesa (Sánchez tiene una verdadera en su casa) y varios objetos de Elvis Presley esparcidos por diferentes espacios del despacho. También, dice, le gustan bandas algo más actuales, como The Cure o Soda Stereo.
Más allá de sus hobbies, o de las pequeñas marcas que a Sánchez le gusta ir dejando, los días que siguieron al 11 de septiembre no fueron amables con el rector de la UC. A las disputas por la ley de educación o el debate por el aborto, se sumó algo que a Sánchez puede dolerle aún más: la crítica interna. El presidente de la Feuc, Daniel Gedda, lo acusó de hacer poco en cuanto a reparación y memoria. “Se vuelve urgente que la UC deje de estar callada y que levante la voz, para pedir perdón por su rol en dictadura y también para pedir justicia y verdad por los miembros de su comunidad asesinados”, dice una parte de su declaración.
Sánchez adopta ahora un tono serio. “Se dijo en forma muy liviana que no se había hecho nada”. Y luego dice que en 2013, junto a la Feuc presidida por Diego Vela, se entregaron títulos póstumos a estudiantes asesinados o desaparecidos post Golpe de 1973. A los alumnos que estudiaron los tres primeros años se les entregó un certificado de estudios y a los que hubiesen cumplido un cuarto año o más se les entregó un certificado de título. “Fue una ceremonia con una carga emotiva muy grande. Ahí estuvieron las madres o los parientes cercanos recibiendo los certificados”, asegura.
Sánchez agrega que en 2015 se homenajeó a los alrededor de 120 profesores que fueron exonerados durante el régimen militar, tres de ellos asesinados por agentes del Estado. “De los 120, hubo alrededor de 10 personas o familias que no quisieron participar y nosotros lo respetamos. Varios de esos profesores se han reintegrado a la UC de diferentes maneras”.
¿Basta con esos homenajes?
No, no basta. Esto es un proceso. Podemos entender el dolor de las víctimas y de los familiares. Al interior de la comunidad hemos seguido acompañando a las víctimas, sin mayor publicidad. Hacerlo público no es nuestro rol.
***
En sus seis años como rector de la UC, Sánchez se ha tenido que hacer cargo de varias batallas, muchas de ellas a contrapelo de la opinión del momento. En 2011 renunció a su cargo de vicepresidente alterno del Consejo de Rectores. Sánchez recuerda que algunas votaciones fueron 24 contra uno. El uno era él, claro.
“Hubo propuestas que hice en ese momento que fueron ampliamente rechazadas y hoy son aceptadas”, dice Sánchez. “Se tuvo que esperar a que hubiera una propuesta tan radical como retirar el sistema único de admisión y llevárselo a una dependencia gubernamental para que al interior del Consejo de Rectores se viera que tenemos que avanzar, pero tenemos que mantener la independencia del sistema de admisión de los entes estatales. Esto que planteé hace un tiempo y que fue fuertemente rechazado es como la historia de mi vida”, afirma.
El año pasado, la UC fue crítica del sistema de gratuidad universitaria que estaba implementando el gobierno. En varias ocasiones la voz del rector dijo que “no están dadas las condiciones para sumarse”. Finalmente, la UC decidió hacerlo. Según Sánchez, se hablaba de una influencia sobre los gobiernos universitarios muy fuerte, con control estricto de la parte económica y del desarrollo institucional. Además, no le parecía que los recursos fueran suficientes para el desarrollo de las instituciones en el contexto de la gratuidad universal. Todas estas posturas se fueron flexibilizando, especialmente la gratuidad, que pasó de universal a enfocada en los alumnos más vulnerables. “Optamos por ingresar para poder discutir desde dentro el futuro proyecto. Somos parte del Cruch, tenemos una voz a nivel país y una comunidad con una necesidad económica importante. Ingresamos sabiendo que teníamos un déficit económico, no solamente nosotros, sino que cerca de 10 de las 30 instituciones iban a tener un déficit. El nuestro es de $ 1600 millones. Aunque esos fondos ya los estábamos poniendo en becas antes de que comenzara la gratuidad, hemos mantenido las becas”, asegura.
El déficit se explica porque el arancel regulado más el 20% no es suficiente para instituciones como la UC. “Nuestro proyecto educativo es más caro que en otras universidades, porque tenemos más profesores, más infraestructura, variedad de cursos. Entendemos que el Estado tiene que definir ciertos topes para la entrega de recursos públicos, pero también se tienen que definir indicadores de calidad para que esos recursos se entreguen”, explica.
La gratuidad como está, ¿es sostenible en el tiempo?
Como está ahora no es una gratuidad completa. Hay 10 instituciones que tienen que poner recursos y ese es un error estructural del sistema. Y uno no puede cobrarles más a las familias que están pagando para suplir esto. Si el Estado no aumenta los recursos va a ocurrir que las instituciones van a tener que disminuir su calidad.
De los 28 mil estudiantes de la UC, 3.600 accedieron a la gratuidad este año.
***
El jueves 22 en la UC se lanzó un código de honor que establece marcos de conducta, y que podrán firmar, voluntariamente, funcionarios y estudiantes. Para quienes ingresen desde el próximo año será obligatorio. “La idea es que nadie pueda decir que no sabía cuáles son las directrices de la institución”, dice Sánchez.
¿Este código es una respuesta a que profesionales de la UC hayan estado implicados en casos como La Polar, Penta, SQM?
Esto no debiese verse como un elemento reactivo a hechos que han ocurrido con ex alumnos o alumnos. Pero es claro que a esta institución se le menciona prioritariamente cuando hay egresados. Cuando los egresados son de otras universidades, como que ese no es el tema, más bien es responsabilidad personal.
¿Se le carga la mano a la UC?
Lo que pasa es que se nos exige más y está muy bien que se nos exija más y tenemos que entender que es así. Tenemos un compromiso mayor por la calidad y los principios y valores que queremos entregarle a la sociedad. Entonces viene el gran tema de la coherencia, con cumplir con lo que nosotros estamos promocionando. Cuando ha habido egresados de Harvard en situaciones anómalas el gran tema es que han sido egresados de Harvard, porque se les pide más a las instituciones de mayor calidad.
Ese mismo estándar Sánchez lo ha sentido en la actual discusión sobre las tres causales de aborto. El rector admite que, en esta pasada, es minoría: “Es cierto que las encuestas muestran que hay una mirada más mayoritaria a apoyar las tres causales de aborto. En lo personal, estoy muy contento y entusiasmado de seguir exponiendo los argumentos a favor de la defensa de la vida, independiente de si es mayoría o no. Cuando se habla de obligar a hacer esta prestación a todo el sistema, estás hablando más de una legalización que despenalización. Nuestra red de salud no tiene por qué ser obligada a hacer algo que va en contra de sus principios. Nosotros no estamos hablando de emergencias. Si cuando estamos conversando, llega a uno de nuestros hospitales una madre que se autopracticó un aborto en su casa con una hemorragia, la vamos a recibir, porque es una urgencia y la vida de la madre está antes que nada”.
Pero la primera causal se trata justamente de salvarle la vida a la madre…
Exactamente. Por eso decimos que en la primera causal no debiera haber ninguna legislación, porque en la práctica médica la ley te permite tomar una decisión pensando en la vida de la madre. Hay que tener cuidado con la nomenclatura, porque ese no es una aborto terapéutico. Es un tratamiento de una madre que como efecto secundario no deseado produce la muerte del niño que lleva en gestación.
La UC tiene convenios con hospitales públicos, como el Sótero del Río, en el que sus doctores trabajan. ¿Qué pasa con esos doctores si las tres causales se aprueban?
Esperaría que un profesor de esta universidad, independiente si está trabajando aquí o en otro lugar, vaya a hacer objeción de conciencia en su eventual participación de un procedimiento abortivo.
¿Se siente una suerte de disidente?
No, siento que en este cargo uno tiene que ser muy fiel a la verdad, las convicciones y la misión que tiene esta universidad en el país. Mi entorno familiar ha estado muy interiorizado con la universidad, seis de mis siete hijos son o han sido alumnos. Siento un gran apoyo familiar y de la comunidad. Siento también que esta es una institución muy querida para la Iglesia, que tiene el apoyo y la guía de nuestro Señor. Todo ese apoyo hace que no me sienta un disidente solitario, como se puede mirar desde afuera.
***
A pesar de los flancos internos, la semana pasada Sánchez recibió una buena noticia. La UC quedó entre las primeras 150 universidades del mundo, según el ranking QS, uno de los más importantes. El lugar exacto fue el 147, quedando entre las primeras tres de Latinoamérica.
“A pesar de que estamos 147 en el global, hay que destacar que nuestros egresados están 28 en calidad a nivel mundial y primeros en Latinoamérica. Nuestros profesores están 60 en el mundo”, comenta.
Una de las principales áreas donde se necesita mejorar para seguir avanzando en el ranking es en investigación. “Una universidad grande de EE.UU. invierte lo mismo en ciencia y desarrollo que todas las universidades de nuestro país, unos US$ 850 millones ”, dice.
La participación de la UC en Canal 13 es otro tema que debe despejarse. En agosto de 2010, la universidad vendió dos tercios de la estación. La venta se hizo con una cláusula: en octubre de 2017 la universidad tendrá la opción de recuperar un 17%, al mismo precio de 2010, para llegar a tener la mitad de la propiedad. Eso está en evaluación. “Para tener buen rating muchas veces se necesitan programas que distan mucho de la línea de esta universidad. Estar en TV comercial se hace cada vez más difícil. Hoy nos interesa más influir con ideas que vengan de la universidad. Y eso puede ser a través de un canal cultural o universitario de nicho, pero que muestre más fidedignamente la identidad de la universidad”, asegura Sánchez.
¿Están pensando en salir de Canal 13?
Si para la UC es conveniente comprar ese 17% lo vamos a hacer. Pero en el largo plazo, tenemos que ver cómo vamos migrando a una televisión universitaria. Hoy es muy evaluable para la UC el seguir en la televisión comercial.
Además del canal, Sánchez ha tenido que decidir sobre el futuro de la universidad en Cruzados SADP. El año pasado se comenzó un aumento de capital que apunta a reunir US$ 10 millones para el equipo de fútbol. En ese escenario, la UC tuvo que disminuir su porcentaje de participación en Cruzados. “No nos parece complejo disminuir la propiedad de un 20% a un 12%, siempre y cuando el número de directores y la injerencia en las cosas principales se mantengan. Por ejemplo, el rector de la universidad tiene que aprobar quién es el presidente del club y eso se mantiene.”
Se habla que la baja participación de accionistas nuevos se debe a que la universidad sigue manteniendo poder de decisión sobre Cruzados…
Sé que se dice eso, pero esta apertura se ha hecho en un período de crecimiento difícil para el país. Hasta hace unas semanas se habían reunido la mitad de los US$ 10 millones con los que se piensa aumentar el capital. Puede que en las últimas semanas eso haya aumentado. Pero los principales accionistas se identifican muy fuertemente con la universidad.
Es pasado mediodía. Sánchez para. Y agarra un auto en Alameda con Portugal para ir a Amunátegui, donde está el Ministerio de Educación.

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this  

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×