Jump to content

ISLA DE PASCUA | Parque Rapa Nui pasa a manos de pascuenses


Recommended Posts

La dura batalla de la Isla de Pascua con su basura
Los 6.500 habitantes y los 95.000 turistas que llegaron en 2015 generaron una media diaria de 7 toneladas de residuos. Difícil, en un lugar donde sólo el 20% de los residuos se reciclan.

2315006.jpg

Las corrientes marinas arrastran hasta su litoral la basura de medio mundo, en particular plásticos, y sólo el 20% de los residuos que generan sus habitantes y los cada vez más numerosos turistas se reciclan. Isla de Pascua lucha por deshacerse de sus desechos.

No es fácil encontrar una solución ecológica y sostenible cuando la tierra firme más cercana está a 3.700 km de distancia y sólo entre 30 y 40% de la población separa los residuos, dice Varoia Ike, encargada de educación ambiental en la Municipalidad de Rapa Nui, el nombre vernáculo de Isla de Pascua.

Y los que lo hacen, "no todos lo hacen bien", reconoce. "Dependemos de las empresas recicladoras del continente y los residuos deben estar limpios y secos y sólo la mitad están en buenas condiciones", dice. El resto, el 80%, va al vertedero.

Los 6.500 habitantes y los 95.000 turistas que llegaron el año pasado, generaron una media diaria de siete toneladas de residuos. Prácticamente, todo lo que se consume en la isla se importa.

Para 2025 se calcula que llegarán a la isla 32 toneladas de cartón, 18 de plástico, 12 de latas y nueve toneladas de vidrio.

Si a eso se suma que este pequeño territorio -la cima de una montaña submarina de 3.000 metros de altura- en forma de triángulo, cuyos lados miden 16, 17 y 24 km, está en el paso de las corrientes marinas que arrastran basura desde el continente y desde la 'isla de plástico' del Pacífico sur, el problema es de difícil solución.

En la aerolínea Lan Cargo han encontrado un aliado. Cada viernes, la bodega del avión se lleva gratis tres toneladas de cartón al continente. Dos toneladas de plástico salen el primer jueves de cada mes y otras dos toneladas de aluminio el último.

En el caso del PET, solo las botellas totalmente limpias son aceptadas por la empresa recicladora que las compra en el continente para fabricar envases de frutas y galletas, dice Marcos Haoa, un historiador que ha cambiado las aulas por la planta de reciclaje de Orito en tierra de los moáis, esas esculturas de piedra sagradas que pueblan la isla.

Construcción con materiales de desecho
El resto, se va al vertedero, aunque a veces sirve como material de construcción.

El arquitecto estadounidense Michael Reynolds, conocido como el 'guerrillero de la basura' ha construido un edificio autosustentable -el segundo en Sudamérica- con materiales reciclables para albergar la Escuela de Música de Rapa Nui, fundada por la concertista Mahani Teave y el constructor pascuense Enrique Icka.

Más artesanas, las oficinas del centro de reciclaje se han construido con latas de aluminio, botellas de plástico y envases tetrapack. Para el suelo, la arena del concreto se sustituye con vidrio molido.

Electrodemésticos, carcasas de coches y neumáticos viejos -sometidos a tratamiento para matar eventuales focos de dengue- se apilan en el centro de acopio, así como aceites y baterías que junto con las latas de conserva, vidrios, aerosoles y tarros de cristal resultan difíciles de colocar.

"Si encontramos receptores para todos los tipos de residuos que se generan se los vamos a enviar todos. Si quieren se los regalamos!", dice riendo Haoa.

Voluntarios para limpiar las costas
Desde hace 29 años, Piru Huke, una funcionaria de la Municipalidad, le tiene declarada la guerra a la basura que llega por mar, cada vez más dañina para los peces que se enredan en las cuerdas y redes o se comen los microplásticos que el agua va triturando.

Entre dos y cuatro veces al año organiza batidas de voluntarios. En la última, en mayo, cerca de 150 recogieron de las costas 1,8 toneladas de basura.

"No es suficiente", reconoce tras lamentar la falta casi total de recursos disponibles. Una empresa les da mensualmente 100 bolsas de basura gratis. Pero a menudo, los voluntarios tienen que sacar los desechos a cuestas o a lomos de caballo.

Pero lo peor, es que "se saca del mar y se traslada al vertedero", dice supurando impotencia: "A uno se le quitan las ganas".

Los buques factoría japoneses, chinos o españoles que faenan en estas aguas ricas en atún de aleta azul, el dorado, la palometa, la barbacuda y el marlin y que sirven de corredor de animales migratorios como ballenas, tortugas y tiburones, suelen abandonar redes de pesca y desechos de plástico que acaban llegando a la costa o al estómago de los peces.

La Mesa del Mar, una organización nacida en 2014 que agrupa a pequeñas asociaciones locales, trabaja en la creación de un área de pesca exclusiva Rapa Nui, que impida la pesca industrial e ilegal, y lamentan que las autoridades chilenas no le den la prioridad que el problema necesita.

"La pesca ilegal extrae 306.000 toneladas al año en la zona. Un solo barco saca 549 toneladas de atún", lamenta el director ejecutivo de la Mesa, Ludovic Burns Tuki.

Eso hace que los pescadores artesanales de la isla tengan que navegar horas mar adentro para capturar especies de pequeño tamaño, cuando "antes, a media hora podían pescar atunes de hasta 50 kg", asegura.

www.latercera.com

Link to post
Share on other sites
  • Replies 3
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

:elmostrador:

10 Septiembre 2016

 

 

Comisión de Medioambiente sesionó en Isla de Pascua por nueva ley que limita presencia de visitantes a 30 días

 

 

 

7-cautivantes-teorias-sobre-la-Isla-de-P

 

 

 

Presidente de la instancia, diputado Marcelo Chávez, señaló que "son muchos los problemas que enfrenta la isla y esperamos que la participación ciudadana se incluya en esta nueva legislación".

 

 

Durante dos días, la comisión de Medioambiente de la Cámara de Diputados sesionó en Isla de Pascua recogiendo las inquietudes y opiniones de los habitantes y autoridades locales en relación al proyecto, enviado por la Presidenta Michelle Bachelet, que busca regular el ejercicio de los derechos a residir, permanecer y trasladarse hacia y desde dicho territorio.

Al respecto, el diputado Marcelo Chávez (DC), presidente de esta instancia, informó que "nos reunimos con representantes de trece organizaciones locales sobre los alcances del proyecto; aquí hay varios puntos que analizar, pues además de los problemas que se generan desde el punto de vista de exceso de visitantes y de personas que prácticamente se quedan a vivir, muchas veces en situaciones laborales poco claras, hay un impacto en el ecosistema que es evidente".
Precisó que "debemos avanzar hacia una serie de normas que permitan efectivamente un desarrollo armónico y sustentable del territorio, para evitar que un futuro sea impactado negativamente por la fuerte afluencia de turistas en la isla ".
Cabe señalar que uno de los problemas que más preocupa actualmente es el destino de la basura, pues los 65.000 habitantes y los más de 95.000 visitantes que llegaron a la isla en el 2015 generaron u promedio diario de siete toneladas de residuos, en un territorio donde solo el 20 por ciento se recicla. "Este es sin duda preocupante, y entendemos perfectamente la inquietud que existe en el territorio, obviamente, además de este proyecto que analizamos hoy se necesitarán otras normas y disposiciones que colaboren en este ámbito".
El legislador dijo que este proyecto responde a una demanda de los propios isleños por el crecimiento demográfico en Rapa Nui, debido a que no ha existido un marco regulatorio que permita el control de quienes llegan a la isla de vacaciones y que luego toman la decisión de quedarse a vivir en ella, lo que, a su vez, ha generado una recarga física, social, ambiental y cultural, provocando algunos daños al ecosistema, como por ejemplo, en lo relativo al aumento de residuos.
Consultado sobre el proyecto en trámite, Chávez explicó que el texto señala que toda persona tendrá el derecho a ingresar y permanecer en la isla por un plazo máximo de 30 días, prorrogable bajo ciertas condiciones. La excepción estará dada, acotó, para personas que cumplan con requisitos especiales, por ejemplo: por el ejercicio de alguna actividad económica; por una relación familiar; por vínculos laborales; o por el ejercicio de alguna función pública con órganos del Estado.
En cuanto a los requisitos exigidos para ingresar a Isla de Pascua, precisó que las personas deberán contar con una cédula de identidad, pasaporte u otro documento idóneo de viaje; un billete de pasaje de ida y de regreso; un documento que acredite el lugar de alojamiento turístico o carta de invitación de alguna de las personas que residen en la isla; y un documento que acredite que cuenta con medios para solventar su estadía.
Luego, detalló que quienes tienen domicilio en la isla con anterioridad al 24 de enero de 2016, tendrán un plazo de seis meses, desde la entrada en vigencia de la ley, para dar cumplimiento a aquellos requisitos establecidos en el presente proyecto.
Link to post
Share on other sites
  • 3 weeks later...

:latercera:

26 de septiembre del 2016 / 01:21 Hrs

 

 

 

Parque Rapa Nui pasa a manos de pascuenses

 

 

 

En un hecho inédito en Isla de Pascua, la etnia rapanui se hará cargo de proteger los más de 25 mil vestigios arqueológicos del lugar y gestionar los mil millones de pesos en ingresos que genera esta reserva.

 

 

2335635.jpg

 

 

 

Desde el lunes pasado, los turistas que ingresan al Parque Nacional Rapa Nui, en Isla de Pascua, ya no le pagan las entradas a los guardaparques de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) para ingresar a esta reserva. El cobro lo realizan los miembros de la comunidad indígena Ma’u Henua que se hizo cargo de coadministrar, por un año, esta área protegida tras firmar un acuerdo con la Corporación en agosto.
“Para nosotros esto es algo nuevo, algo histórico porque vamos a administrar nuestra herencia ancestral que son nuestros más de 25 mil vestigios arqueológicos que existen en la isla que todos estos años han estado en estado de abandono y deterioro continuo”, dice Camilo Rapu, presidente de Ma’u Henua.
Hetereki Huke es arquitecto y ha desarrollado investigaciones patrimoniales en el parque que ocupa cerca del 40% de la isla. Explica que el patrimonio arqueológico no solo se concentra allí sino que está presente en todo este territorio insular.
A su juicio, los factores que aceleran su deterioro son la exposición de las estructuras a la intemperie, el paso de vacas y caballos, la acción de los turistas y el crecimiento urbano.
El Parque Rapa Nui recibe unos 65 mil turistas en promedio al año y se ubica entre los más visitados del país, según Aarón Cavieres, director de la Conaf.
Cavieres, quien firmó el convenio de coadministración en agosto con Ma’u Henua explica que este instrumento permite que la comunidad comparta la administración de uso público del parque, haciéndose cargo de las tareas vinculadas al acceso y manejo de la visitación de las áreas de uso público. Conaf, en tanto, se preocupará de la biodiversidad del lugar y el control de incendios, entre otras funciones.
El plan de acción inicial con la comunidad busca pasar de 5 sitios de visitación habilitados, como Rano Raraku o Tahai, a 25 sitios con presencia de personal que atienda al visitante sin afectar la conservación del patrimonio arqueológico.
“Existe consenso de todos los involucrados, en que el traspaso de competencias es un proceso que, para que sea exitoso, debe ser paulatino”, advierte Cavieres.
Rapu, en tanto, advierte que aspiran a la administración total del parque el próximo año, antes que la Presidenta Michelle Bachelet deje su cargo. Por eso pidieron expresamente que se incluyera en el convenio de asociatividad parte del discurso que hizo la mandataria el 30 abril pasado, en el que señala que seis meses antes que termine el gobierno hará una evaluación y el traspaso del parque.
El presidente de Ma’u Henua agrega que en promedio son $1.200 millones los que ingresan al parque por concepto de entradas, las que cuestan $30 mil para extranjeros y $10 mil para nacionales.
“Todo se puede reinvertir en la mantención y conservación, porque Conaf destinaba antes los fondos a la parte operativa”, asegura Rapu, quien advierte que el precio podría subir a US$80 para extranjeros y US$20 para turistas nacionales, $52 mil y $13 mil respectivamente, a raíz de un acuerdo que están heredando de la Conaf con la Comisión de Desarrollo de Isla de Pascua (Codeipa).
La presidenta de la Codeipa, Anakena Manutomatoma, señala que desde julio están analizando este tema con la Corporación y la cámara de turismo. “Si hay un alza de las tarifas es para mejorar todo dentro del parque y entregar al turista un mejor servicio”, plantea.
El manejo conjunto de áreas protegidas, como en este caso, se promueve a través de tratados internacionales y será parte de la discusión del futuro Servicio de Biodiversidad.
Link to post
Share on other sites
Guest
This topic is now closed to further replies.
  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×
×
  • Create New...