Jump to content

NICARAGUA | Los empresarios de Nicaragua exigen el respeto a la Constitución


Recommended Posts

Daniel Ortega asesta otro golpe al Parlamento y se hace con todo el poder en Nicaragua

 

 

 

 

El Tribunal Electoral, controlado por el presidente, despoja a la oposición de sus escaños parlamentarios. Ortega impone en Nicaragua un régimen de partido único

 

 

 

 

 

El Tribunal Electoral de Nicaragua entregó este viernes al presidente Daniel Ortega el control total del Parlamento, al despojar a los diputados de la oposición de sus escaños. El mandatario nicaragüense consolida así todo el poder en su figura, con tintes cada vez más autoritarios, e impone un régimen de partido hegemónico en el país centroamericano.

El fallo del tribunal ordena a la directiva de la Asamblea Nacional el despojo de los escaños a los diputados que fueron electos en 2011 por el PLI, que comandaba el líder opositor Eduardo Montealegre.

El 8 de junio, la Corte Suprema ya había despojado a Montealegre de la representación legal del partido. Con aquella decisión, la justicia nicaragüense dejaba a la oposición sin una casilla electoral para participar en las presidenciales de noviembre, en las que Ortega, del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), será el único candidato importante en liza.

La Corte entregó la representación del Partido Liberal Independiente (PLI) a un político de poca monta que hasta entonces era desconocido en Nicaragua, Pedro Reyes, quien exigió obediencia a los 20 diputados elegidos en 2011 por el PLI y su aliado, el Movimiento Renovador Sandinista (MRS).

Estos representantes opositores —que desde su elección han denunciado desde el Parlamento las arbitrariedades de Ortega, convirtiéndose en una voz incómoda para el presidente— se negaron a obedecer a Reyes, al que consideran un “aliado silencioso” de Ortega, y éste pidió al Tribunal Electoral que los despojase de sus escaños, decisión que ha tomado este jueves.

De esta manera, Reyes pasa a las páginas de la historia de Nicaragua como el político que entregó todo el poder a Ortega, considerado por la oposición como un mandatario autoritario que quiere imponer una nueva dinastía familiar en el país, que no logra sacudirse un pasado de opresión, dictaduras y guerras.

Varios dirigentes del MRS, fundado en 1994 por el exvicepresidente y escritor Sergio Ramírez y conformado por disidentes del Frente Sandinista, denunciaron en un comunicado publicado en redes sociales que el presidente “ha liquidado la Asamblea Nacional sacando a diputados opositores”. Por su parte, el movimiento Ciudadanos por la Libertad —que aglutina a los simpatizantes de Montealegre y a los diputados opositores despojados de sus escaños— también emitió una nota crítica con la decisión judicial. “Podrán destituir a todos y quitarnos un partido, pero la dignidad y principios nunca”, remarcaba.

Hasta ahora no queda claro cuál será la estrategia de la oposición tras quedar fuera de la competencia electoral y sin su principal fuerza: la representación parlamentaria. Algunas voces abogan, desde el interior del movimiento opositor, un cambio de estrategia y un nuevo liderazgo.

“Se necesita un liderazgo, pero uno que entienda que es temporal y dependiente de ideas, de una plataforma ideológica, no un líder que se haga dueño del partido o siga per sécula seculórum [por los siglos de los siglos]. Precisamente lo que nos pasa a los liberales y a muchos otros partidos en América Latina, es que no tenemos teoría de sucesión. Entonces, cuando se trata de suceder a un líder, ocurre una guerra intestina que termina despedazándonos”, admite el político opositor Eliseo Núñez.

Sin oposición y con todos los poderes bajo su control, ahora a Ortega solo le falta solucionar un problema: encontrar una fórmula más o menos legítima paragarantizar la sucesión familiar en el poder y fundar una nueva dinastía.

El mandatario ya ha situado a sus hijos en cargos públicos y al frente de la administración de las empresas que han enriquecido a su familia al amparo de la ingente cooperación petrolera de Venezuela. Pero todavía no ha designado a ninguno de sus familiares como sucesor. En los mentideros nicaragüenses, los rumores apuntan a su mujer, Rosario Murillo, una poderosa primera dama que controla toda la administración pública y cogobierna con Ortega. El mandatario tiene, según la ley electoral, hasta el 2 de agosto para nombrar a su candidato a la vicepresidencia. Y en Managua se cree que la línea de sucesión llega a los pies de Murillo.

http://internacional.elpais.com/internacional/2016/07/29/america/1469811779_708844.html

Edited by layne staley
Link to post
Share on other sites
  • Replies 4
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

Top Posters In This Topic

Popular Posts

La revolución Bolivariana democrática?, un intento más de psuedodictadura del proletariado y punto

Los empresarios de Nicaragua exigen el respeto a la Constitución

 

 

 

La principal cámara empresarial del país se pronuncia sobre la decisión de Ortega de eliminar a la oposición del Parlamento

 

 

La larga luna de miel que el llamado gran capital de Nicaragua ha mantenido con el presidente Daniel Ortega a lo largo de sus diez años de gobierno —en los que los empresarios no han expresado mayor preocupación por los desmanes del exguerrillero sandinista— parece amargarse. La principal cámara empresarial del país, el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), exigió al Ejecutivo el respeto de la Constitución y evitar “la concentración del poder en perjuicio de la democracia”, tras el despojo de los escaños a 28 diputados de la oposiciónelectos en las elecciones generales de 2011, lo que ha sido considerado por los opositores como un “golpe de Estado” contra el Parlamento.

El Tribunal Electoral de Nicaragua, controlado por el presidente Daniel Ortega, emitió un fallo el viernes en el que despoja de sus escaños a los diputados opositores y sus suplentes. Tras las elecciones de 2011, Ortega mantenía la mayoría parlamentaria con 62 de los 91 diputados, pero los escaños opositores eran para él una voz incómoda que denunciaba todas las arbitrariedades del Ejecutivo. Desde el viernes el gobernante Frente Sandinista se hace del control total del Legislativo y Ortega aferra todo el poder en Nicaragua.

 

Además del Parlamento y el Tribunal Electoral, Ortega controla la Corte Suprema (que garantizó la reformas que han permitido al mandatario perpetuarse en el poder), los juzgados y tribunales de cuentas, las alcaldías del país y —a través de una controvertida legislación denominada Ley de Seguridad Soberana que da amplias márgenes a Ortega para reprimir a la población, a decir de organismos de derechos humanos— se ha garantizado la sumisión de la Policía y la lealtad del Ejército.

 

Para los empresarios el último golpe de Ortega a la legalidad de este país centroamericano “debilita la democracia representativa, el pluralismo político y la división de poderes”, por lo que, dicen, “resulta imperioso y urgente que nos propongamos y dispongamos a la brevedad a establecer las condiciones mínimas para fortalecer la institucionalidad democrática de nuestro país”.

 

De la misma manera se expresó la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, una organización empresarial que promueve el intercambio comercial con Estados Unidos, que en un comunicado aseguró que la maniobra del presidente Ortega “profundiza la crisis política e incertidumbre que vive el país”.

 

La debilitada oposición nicaragüense apenas ha podido reaccionar al golpe político del viernes. Los diputados destituidos dijeron que el despojo de sus escaños “constituye la demolición del último bastión de la institucionalidad democrática y el Estado de Derecho, porque violenta todos los procedimientos legales y destruye las bases del sistema constitucional nicaragüense”, a decir de Wilber López, quien fue el jefe de la bancada opositora en el Parlamento.

 

Los opositores convocaron la tarde del viernes a una conferencia de prensa para sentar su posición. Sus rostros decían más que sus palabras, porque denotaban perplejidad. A juicio de una fuente política de Managua, que durante años luchó contra el régimen dinástico de Somoza, el asombro de los opositores es una muestra de que no estaban preparados, porque la acción del presidente se veía venir. “No saben lo que es vivir en dictadura”, dijo. Los opositores se limitaron a informar que acudirán a las “instancias nacionales correspondientes” y denunciarán el despojo ante las organizaciones internacionales, lo que significa que tocarán las puertas de la Organización de Estados Americanos (OEA).

 

Ortega ha demostrado que todavía tiene margen de maniobra para fortalecer su régimen personalista, de partido hegemónico y cada vez más autoritario, aunque no está claro si sobrevivirá a los vientos desfavorables que llegan desdeVenezuela, gran aliada y soporte económico del gobierno sandinista.

 

Sin oposición y con altos índices de popularidad según las encuestas, al mandatario parece no afectarle ni los escándalos de corrupción que desbordan al Ejecutivo, principalmente relacionados al desvío a arcas privadas de la ingente cooperación venezolana (más de 3,500 millones de dólares desde 2007), ni la mano dura con que castiga cualquier indicio de rebelión u oposición a su gobierno, ni el hecho de que aísla a Nicaragua al expulsar del país a extranjeros(principalmente periodistas, activistas y académicos) y diplomáticos. Sin embargo, algunas voces críticas ven en las últimas maniobras de Ortega un blindaje frente a un futuro incierto. “¿Sobrevivirá Ortega al desgaste de la corrupción desenfrenada y el efecto nocivo del personalismo en la centralización del poder, con más represión? La liquidación del pluralismo político al menos sugiere que el régimen se está preparando para su mala hora”, advirtió el periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro.

 

 

http://internacional.elpais.com/internacional/2016/07/30/america/1469897506_561750.html

Link to post
Share on other sites
Guest
This topic is now closed to further replies.
  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×
×
  • Create New...