Jump to content
Sign in to follow this  
Adult

DECLARACIONES | La reflexión con que el analista Pato Navia da entender que Insulza está obsoleto políticamente | Carlos Peña vuelve sobre Insulza tras su queja por el “linchamiento público” a los políticos

Recommended Posts

:elmostrador:

 

Hasta Alfredo Moreno, presidente de Penta, es socio de la entidad

 

Daniel Matamala critica duramente a Chile Transparente, donde es director Insulza, por defensa del ex canciller a Longueira

 

por El Mostrador 16 febrero 2016

 

El periodista cuestiona el estándar de la organización local frente al de su matriz internacional al recordar que aquí al menos su presidencia parece un cargo reservado para políticos en tránsito a otros cargos. Sin contar que algunos de sus socios son conocidos nombres de la elite, pero cuestionados en algún momento por su desempeño privado.

 

A_UNO_631763_c94d7_816x544.jpg

 

"Transparencia a la chilena" se llama la columna que el periodista Daniel Matamala publicó en revista Qué Pasa a propósito de la entrevista en que José Miguel Insulza defendió al ex senador Pablo Longueira, después de que se descubrieran los correos relativos al lobby que hizo con Patricio Contesse, ex gerente de SQM en el marco de la tramitación de la reforma tributaria.

 

Matamala, autor del recientemente publicado Poderoso Caballero: El peso del dinero en la política chilena, recuerda que Insulza está entre los integrantes del directorio de Chile Transparente, capítulo chileno de la ONG global Transparency International. Matamala se encarga de comparar el estándar de la sede chilena con el de la matriz internacional con sede en Berlín, Alemania.

 

"No soy partidario de los linchamientos populares", repitió dos veces en entrevista con La Segunda el director de Chile Transparente. Y agregó que la conducta de Longueira ("negoció muchas cosas y seguramente intercambió mucha información con muchos empresarios") era "perfectamente normal".

 

¿Cómo calzan tales palabras con los ideales que TI promueve en el mundo? La corrupción, debemos recordar citando la definición de la misma TI, es "el abuso del poder confiado para obtener una ganancia privada". A Pablo Longueira le fue un confiado un poder en representación de los ciudadanos (un cargo de senador), el cual usó en beneficio de un poder privado con quien mantenía relaciones de mutua conveniencia. Y sin embargo, en nuestra muy chilena versión de la transparencia, cuestionar las prácticas de ese poder confiado por los ciudadanos equivale a salir a la calle portando cruces ardiendo y con la cara tapada con un gorro cónico blanco, buscando a quien colgar de un árbol, escribió Matamala.

 

El conductor de CNN cita al presidente de la organización para cuestionar la posición de Insulza.

 

"El presidente de Transparency International, José Ugaz, cree lo contrario. El abogado peruano destaca la indignación pública ante los escándalos en países como Brasil: "'Es alentador que los ciudadanos se hayan movilizado para combatir la corrupción y los corruptos', consigna Matamala, y agrega:

 

Sabemos que Pablo Longueira no sólo filtró información reservada a su amigo y financista Patricio Contesse en 2010, cuando era senador. Hizo lo mismo en 2014, cuando ya no ejercía cargos formales, pero de todos modos negociaba la reforma tributaria. Hay en ese episodio una doble opacidad: la participación de Longueira se hizo de espaladas a la ciudadanía, y él uso esa posición secreta para beneficio de su financista.

 

Y luego vuelve sobre Insulza recordando otra de sus respuestas en la entrevista con La Segunda:

 

"No siendo funcionario público yo informo a quien quiero de lo que me da la gana'", es el estándar de Insulza. O sea, quienes participan de las «cocinas» extrainstitucionales en que suele condimentarse la política chilena, tienen carta blanca para usar esa posición para su provecho personal (...) El estándar de TI, afortunadamente, es muy diferente al del miembro del directorio de su capítulo chileno: la corrupción política, explican, es cometida por quienes 'abusan de su posición para sostener su poder, estatus y riqueza.

 

Después Matamala además cuestiona una especie de "silla musical" para políticos en tránsito que se da en la versión chilena de la organización. En la presidencia, antes que Insulza, estuvo José Antonio Viera-Gallo, quien había cumplido su período como ministro en el Tribunal Constitucional y "dejó" en el cargo a José Miguel Insulza, cuando fue nombrado embajador en Argentina. Insulza venía de cumplir su período en la OEA y dejó la presidencia de Chile Transparente, para quedar solo en el directorio, cuando fue nombrado agente chileno para la demanda boliviana en La Haya.

 

Un perfil que contrasta fuertemente con el de TI, donde los principales cargos no son ocupados por políticos en transición entre un cargo y otro, sino por destacados luchadores contra la corrupción en sus respectivos países. Su directorio está presidido por Ugaz, quien persiguió, hasta llevar a la cárcel, a Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos, escribe Matamala

Efectivamente, el nombre de Insulza no es el único que podría cuestionarse entre los socios que aparecen en la lista de Chile Transparente. Entre ellos se encuentra además el ex canciller Alfredo Moreno, parte directorio de las empresas Penta, y asesor del grupo cuando estallaron los casos de financiamiento irregular en la política.

 

También lo integran el abogado Enrique Barros, que defendió a la empresa Don Pollo, multada por colusión. Además el estudio al que pertenece tomó la defensa de la supermercadista SMU, acusada de coludirse con la competencia en el mercado avícola.

 

Entre los socios también está el ex subsecretario Jorge Correa Sutil, que mientras estuvo en Interior, durante el gobierno de Lagos, fue cuestionado por la forma en que manejó el programa de Derechos Humanos que dependía de él, dificultando la investigación en algunos casos.

 

En la lista también está el ingeniero Marcos Lima que, como gerente de Codelco, no quiso en primera instancia entregar los sueldos de algunos ejecutivos de la estatal con la excusa de que la competencia podía levantarlos.

 

 

Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/02/16/daniel-matamala-critica-duramente-a-chile-transparente-donde-es-director-insulza-por-defensa-del-ex-canciller-a-longueira/

Share this post


Link to post
Share on other sites

En Chile se toma todo y se adecua a los intereses de los empresarios, por ejemplo el socialismo de Bachelet, los comunistas en un gobierno, etc.

 

Todo gira en torno en los empresarios.

 

 

¿No será que los empresarios tienen al país secuestrado?

 

- Políticos sobornados,

 

- Fisco, estafado

 

- Consumidores, engañados

 

 

¿Y las utilidades? en paraísos fiscales.

 

No en vano se oponen tanto a las reformas, especialmente, a una nueva Constitución.

  • Like 1

Share this post


Link to post
Share on other sites

Jajajajá

 

Y qué podemos esperar o imaginar!?...si en política no hay un grupo bueno ni malo: todas las mierdas (en un 90%) del duopolio son lo mismo, una mierda...

  • Like 2

Share this post


Link to post
Share on other sites

 

 

¿No será que los empresarios tienen al país secuestrado?

 

- Políticos sobornados,

 

- Fisco, estafado

 

- Consumidores, engañados

 

 

¿Y las utilidades? en paraísos fiscales.

 

No en vano se oponen tanto a las reformas, especialmente, a una nueva Constitución.

 

Felices con la nueva constitución, por lo mismo Bachelet estaba en contra y ahora muy a favor.

 

Los políticos son empleados del empresariado y no hacen leyes para nosotros sino que para sus jefes.

Share this post


Link to post
Share on other sites

 

 

¿No será que los empresarios tienen al país secuestrado?

 

- Políticos sobornados,

 

- Fisco, estafado

 

- Consumidores, engañados

 

 

¿Y las utilidades? en paraísos fiscales.

 

No en vano se oponen tanto a las reformas, especialmente, a una nueva Constitución.

 

 

Allí está la webada!!...Chile de aquí (desde unos 5 años atrás) en adelante no crece, no progresa ni evolucionará maaaás!!...cómo podrían los empresarios y sus operadores políticos (ambos al mando de los destinos del país), hacer un cambio que le mueva el piso, aunque sea mínimo, si ellos están bien??...cómo podría un sujeto darle permisividad a un cuento que le puede tambalear el piso aunque sea mínimo??...

 

A estas alturas, para evolucionar transversalmente un poco más, hasta el último wn de la fila, se requieren transformaciones significativas...y estamos claros que aquello implica un pequeño temblorcillo a los wns de arriba, pero eso hoy ya es imposible...sus mafias están tejidas en el congreso y en todos los gobiernos...

Share this post


Link to post
Share on other sites

Insulza fustiga a los que critican sólo con titulares y advierte mayor crispación política desde antes del Golpe

 

“Yo no pido silencio, pido respeto. Que se juzgue y se condene, por la justicia y/o por la política; pero que se respete, en ambos casos, la presunción de inocencia, la dignidad de las personas y su derecho a defenderse ante los Tribunales y ante sus pares (…) Es tiempo de reflexionar sobre cómo cambiar de rumbo. Y creo que muchos comunicadores, cuya libertad de expresión respeto plenamente, deberían jugar un papel más constructivo”, escribe el “Panzer”.

 

A través de una columna escrita en El Mercurio bajo el título “La justicia y la democracia se fortalecen con prudencia y respeto”, el exministro y agente chileno en La Haya, José Miguel Insulza, sale a referirse a las críticas que recibió por la entrevista concedida la semana en La Segunda en donde se refería a la situación de Pablo Longueira por la revelación de los correos que intercambió con el exgerente de SQM, Patricio Contesse en 2010 y 2014.

“Por algún motivo, ciertos “defensores” de la libertad de expresión se sienten en el deber de condenar (no solo criticar) expresiones que no coinciden con las suyas. Y, además, lo hacen de manera superficial, leyendo solo titulares. Por eso empiezo por resumir lo que dije”, sostiene el “Panzer” para explicar que:
“Lo que afirmé y mantengo se resume en tres conceptos: 1) Pablo Longueira jugó un papel clave en momentos cruciales de la política chilena, en dos casos muy concretos en que actuó para defender la estabilidad del Estado democrático, por sobre los intereses de su partido y su sector político; algunos en la derecha hablaban de desalojo y otros pedían la renuncia del Presidente de la República; 2) no obstante, si es objeto de acusaciones, deberá responder por ellas, si así lo consideran los Tribunales de Justicia; y 3) los antecedentes disponibles son comunicaciones con el principal ejecutivo de una empresa acerca de proyectos de ley, una de las cuales se habría producido cuando Longueira no era funcionario público, por lo que no está claro cómo esto pudiera constituir una falta punible”.
También se da tiempo para responder a Carlos Peña, y asegurar que “nunca dije que no había que juzgar a alguien. Sostuve que para condenarlo, hay que esperar conocer mejor sus declaraciones, en qué contexto se hicieron, y esperar la acción de la justicia. Nunca dije, tampoco, que no deben existir comentarios sobre su conducta en el terreno político, donde ese tipo de hechos provocan controversia. Pero estimé indispensable que, al emitirse esos juicios, se separe con claridad la falta política de la comisión de un delito”.
Al respecto, afirma que “calificativos como “sumisión y lealtad canina” para evaluar una conducta política no me parecen correctos ni dignos de la pluma que lo escribe. Esta inflamación retórica luego conduce a las turbas que insultan a los imputados, “presuntos inocentes”, a la entrada de los tribunales, antes de que ninguna autoridad judicial se pronuncie sobre ellos”.
“Entre la legítima controversia y el linchamiento público hay una gran diferencia. Uso el término con extremo cuidado. Un linchamiento ocurre cuando antes de someter a juicio a una persona, un grupo indeterminado de sujetos la declara culpable y la ajusticia. Sin dramatizar: ¿es posible negar que después de meses de “indignación popular”, muchos de los acusados, aun sin motivo, han sido ya condenados en la opinión pública? ¿Puede un tribunal emitir libremente y sin presiones un veredicto de inocencia, sin enfrentar el desprecio y la ira popular? Y cuando, como siempre ocurre, y se separe la mucha paja del poco trigo, ¿quién responde por los daños causados al sistema político, a la dignidad de las personas y, en definitiva, a la democracia?”, se pregunta.
En esa línea, indica que “yo no pido silencio, pido respeto. Que se juzgue y se condene, por la justicia y/o por la política; pero que se respete, en ambos casos, la presunción de inocencia, la dignidad de las personas y su derecho a defenderse ante los Tribunales y ante sus pares”.
Recuerda Insulza, casos como el escándalo de drogas en el Congreso en 1995, el caso Coimas y el MOP-Gate, el caso Spiniak “y las falsas acusaciones contra senadores, alcaldes y otras autoridades”.
“Sus nombres en primeras planas durante meses, mientras el dedo acusador de la opinión pública les impedía salir de su casa. Y todo era mentira: Gemita Bueno, el padre Jolo, el menor L.Z., todo inventado por algún prestidigitador que nunca nadie pudo identificar. ¿Alguien pidió excusas a los políticos acusados falsamente?”, exclama.
Por todo lo descrito es que Insulza expresa que “el ambiente que se ha creado en los últimos doce meses en este país es el más nocivo que recuerdo en mi vida política, con la obvia salvedad del período anterior al golpe militar de 1973. Es tiempo de reflexionar sobre cómo cambiar de rumbo. Y creo que muchos comunicadores, cuya libertad de expresión respeto plenamente, deberían jugar un papel más constructivo”.
Jos%C3%A9-Miguel-Insulza-A1.jpg
mainLogoTC2.png

Share this post


Link to post
Share on other sites

Si claro, la misma defensa y presunción de inocencia que le dan a una persona que vendía jugos naturales o que vendía cds pirateados :negraalpiso:

O sea, básicamente, para no tener un golpe de estado o un desastre mayor hay que dejar tranquilitos a los empresarios y políticos que cometen fraude :abanico: Ni ahi con tu planteamiento Insulza :next:

Share this post


Link to post
Share on other sites

:theclinic:

 

La reflexión con que Pato Navia da entender que Insulza está obsoleto políticamente

 

 

“Insulza corresponde a una lógica de política de la transición que fue muy exitosa, pero ahora ya no sirve. Por ejemplo, los teléfonos fijos eran la única forma e para comunicarnos a fines de los 80, y funcionan muy bien, pero si hoy te dicen que tienes que hacer tu trabajo sólo con un teléfono fijo y sin acceso a celular e internet, vas a decir ahora ya no me sirve. Insulza, en ese sentido, representa los teléfonos fijos en la época del celular. Funcionó muy bien, pero no funciona bien en la nueva realidad”, advierte el analista, al referirse a los coletazos que dejaron las palabras del exministro respecto del caso Longueira. Asimismo, repasa los dichos del abogado Carlos Peña, al respecto.

 

El analista político Patricio Navia se mete de lleno en la polémica que generaron las declaraciones de José Miguel Insulza respecto de la situación de Pablo Longueira. En entrevista con La Segunda, desglosa los argumentos del agente chileno en La Haya y las repercusiones de sus palabras, como las columnas y cartas de Carlos Peña.
Según dice, éste último habla del “el púlpito del columnista e Insulza nos recuerda que la política se hace en la cotidianidad de la vida. Peña está hablando desde el laboratorio limpio con un delantal blanco e Insulza nos está diciendo que la política se hace en la sala de emergencia con bacterias, sangre y mucho desorden. Entiendo el punto de ambos, pero también entiendo que en ningún país del mundo la política es como Peña plantea”.
Respecto de los calificativos de lealtad perruna, esgrimidos por Peña para graficar el intercambio epistolar con el exgerente de SQM, Patricio Contesse, sostiene que “yo no tengo perros, no conozco muy bien la lógica de los perros, pero creo que el uso de ese adjetivo era innecesario; además no creo que lo de Longueira sea sumisión y lealtad. Longueira siempre ha defendido los principios del libre mercado, no es que él recibía plata y por eso defendía a SQM. Más bien es al revés, SQM financiaba a Longueira porque él defendía los principios en que esa empresa creía. Me parece que acusarlo de ‘lealtad canina’ es injusto”.
Peña -asimismo- examina el rol del exministro, actual representante de Chile en La Haya por la demanda boliviana, y advierte que “está defendiendo una forma de hacer política que fue muy común en Chile en los últimos 25 años. Insulza fue partícipe de eso, Longueira, Lagos, Lavín, todos los que hicieron política entre el 90 y 2014, han sido partícipes de eso mismo. Pero no es la forma en que la política debiese hacerse desde ahora en adelante”.
Para respaldar su tesis, Navia echa mano a un metáfora que tiene que ver con los avances de la tecnología, con el transitar del tiempo, ese que todo lo perfora y olvida, o al menos hace parecer añejo.
“Sin duda, Insulza corresponde a una lógica de política de la transición que fue muy exitosa, pero ahora ya no sirve. Por ejemplo, los teléfonos fijos eran la única forma e para comunicarnos a fines de los 80, y funcionan muy bien, pero si hoy te dicen que tienes que hacer tu trabajo sólo con un teléfono fijo y sin acceso a celular e internet, vas a decir ahora ya no me sirve. Insulza, en ese sentido, representa los teléfonos fijos en la época del celular. Funcionó muy bien, pero no funciona bien en la nueva realidad”, remata.
Patricio-Navia.jpg

Share this post


Link to post
Share on other sites

:theclinic:

 

Carlos Peña vuelve sobre Insulza tras su queja por el “linchamiento público” a los políticos

 

 

“Esos grupos (la ciudadanía) solo cuentan con los medios de comunicación para hacer el escrutinio de quienes conducen al Estado. Si ya no pueden juzgar a sus representantes por la fidelidad a una ideología (el agente Insulza es un buen ejemplo de cómo la ideología ya no parece inspirar a quienes alguna vez inflamaron a las masas con ella), tienen que juzgarlos por su desempeño, por el grado en que ejercen las modestas virtudes del apego a la ley y la rendición de cuentas. Y ocurre que la única forma de hacerlo es mediante los medios masivos”, comentó Peña.

 

Carlos Peña, rector de la Universidad Diego Portales y columnista de El Mercurio, criticó la postura de José Miguel Insulza respecto al clima que existe en la ciudadanía producto de los escándalos de corrupción que han protagonizado diversos actores políticos.

El exministro de la Concertación, hace unos días, respondió a las críticas de Peña, por sus dichos en defensa de Longueira, luego de conocerse sus relaciones con Patricio Contesse, exgerente de SQM. En una columna en El Mercurio, Insulza se defendió diciendo que nunca dijo que no se puede opinar a partir de los casos conocidos, pero sí marcó distancia de lo que él ha denominado como “linchamiento público”.
Este domingo, en columna en el mismo diario, Peña respondió.
Para el columnista la visión de Insulza reduce “el escrutinio de la conducta de los políticos al estado judicial. Si se aceptara su punto de vista, las reglas del debate judicial (que tienen por objeto limitar la posibilidad de coacción del Estado) se trasladarían a la esfera pública reduciendo los deberes de quienes representan o aspiran a representar a la ciudadanía. Como es seguro Insulza jamás aceptaría esa consecuencia, él debe abandonar ese argumento”.
Por otra parte, argumentó que el exministro tiene una “mala comprensión de la relación entre la ciudadanía y la clase política que, de perseverar en él, lo condenará a que su próxima aspiración política solo puede ser la de mantenerse como agente… Por la época de la transición ( de la que Insulza, todo hay que decirlo, fue uno de los gestores), la ciudadanía poseía una identidad social clara y los partidos (y sus dirigentes) podían confiar en lo que cientistas políticos acostumbran llamar “clivaje”: en el hecho que las personas adscribían a una posición política más que al desempeño de sus dirigentes”.
El columnista explica que producto de la transición se generaron nuevos grupos medios sin una identidad fundada en un partido o un conglomerado político y que juzgan a los líderes, no por su ideología, si no más bien por su comportamiento. Peña aseguró que “estos grupos ahora juzgan a los políticos por su desempeño y no son fieles a una simple adscripción que (como resultado de la ampliación del consumo y la movilidad intergeneracional) hoy no existe”.
“Esos grupos solo cuentan con los medios de comunicación para hacer el escrutinio de quienes conducen al Estado. Si ya no pueden juzgar a sus representantes por la fidelidad a una ideología (el agente Insulza es un buen ejemplo de cómo la ideología ya no parece inspirar a quienes alguna vez inflamaron a las masas con ella), tienen que juzgarlos por su desempeño, por el grado en que ejercen las modestas virtudes del apego a la ley y la rendición de cuentas. Y ocurre que la única forma de hacerlo es mediante los medios masivos”, comentó.
“Esto impone un fuerte gravamen a los políticos, entre ellos al estar sometidos a reglas más exigentes, y a una crítica más ácida, que al común de los mortales. Disminuir ese gravamen dañaría la democracia, acentuando la asimetría entre el político y el ciudadano (sobre esto puede consultarse el fallo en The New York Times versus Sullivan)”.
El rector de la UDP dijo que si la no cumpliera su labor fiscalizadora y la gente no juzgara a los políticos por su quehacer, “entonces las predicciones de Gaetano Mosca, Pareto o Michels (cuyas obras describen el sistema social como dominado por una clase, la clase política) se cumplirían en Chile al pie de la letra: los políticos tendrían el camino libre para consolidarse como un grupo cuyos miembros, al margen de su posición ideológica o su historia personal, reconocerían los mismos intereses, conformando una suerte de oligarquía opaca que a pretexto de los intereses del Estado, la caballerosidad y la complejidad inabarcable de los asuntos públicos, acabaría, como ha estado ocurriendo el último tiempo (asunto ante el cual desgraciadamente José Miguel Insulza cree necesario no pronunciarse), infringiendo con esmero, o tolerando en silencio se infrinjan, las mismas leyes que apenas ayer promulgaban, una de las cuales fue la que él mismo y el entonces senador Longueira impulsaron”.
“Ahí sí que la democracia estaría definitivamente dañada”, concluyó.
Cabe destacar que entre las sesudas reflexiones de Insulza, destacó que el ambiente actual “es el más nocivo que recuerdo en mi vida política, con la obvia salvedad del período anterior al golpe militar de 1973. Es tiempo de reflexionar sobre cómo cambiar de rumbo. Y creo que muchos comunicadores, cuya libertad de expresión respeto plenamente, deberían jugar un papel más constructivo”.
jose-migue-insulza.jpg

 

 

Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/02/21/521631/

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now
Sign in to follow this  

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×