Jump to content

[Capítulo 05 - Parte 01] El Matrimonio


Recommended Posts

CAPÍTULO 05

 

 

1. Ext. Bosque – Día 18:10

Verónica, Iván, Rafael.

 

Iván, en el piso, siente hervir su rostro luego del golpe que le propinó su primo. Rafael mira a Verónica y se acerca a ella, rápidamente.

 

- ¿Qué le pasó a tu pie, Verónica? –le preguntó él, sobreprotector y raudo. - ¿Estás bien?

- Sí, bien –respondió ella, frágil, sin poder quitar su mirada de Iván.– Iván me encontró acá cuando mi caballo corrió despavorido y me ayudó… Él fue muy bueno conmigo, sabes.

- ¡Claro!

- Lamentablemente nos perdimos en la ruta de regreso y por eso nos demoramos…

- ¡Por supuesto! ¡Se perdieron “lamentablemente” camino a casa! ¡Qué casualidad!

 

Rafael vuelve a mirar con rabia a Iván, quien comienza a sonreír por las palabras de su primo.

 

– ¿Y te da risa más encima, huevón? –le dijo Rafael, queriendo acercarse a él, pero Verónica lo detiene tomándolo de un brazo.

- El principito azul debería ser más preocupado por su doncella y no dejarla así como así por lugares tan peligrosos –dijo Iván, poniéndose de pie.- ¡Mira! ¡Se lesionó un pie y gracias a mí, a tu primito querido, no pasó a mayores! ¡Un combo no es la mejor forma de agradecer!

 

Rafael, furioso, se acerca a Iván y lo agarra de la camisa. Verónica, angustiada y complicada, trata de separarlos, sin éxito.

 

- Rafael, amor, Iván no hizo nada malo conmigo –le dijo ella, sin ser escuchada. - ¡Déjalo!

- ¡Te las querías dar de superhéroe, maricón, sólo para estar con mi futura mujer, por eso inventaste toda esta cosa de perderse!

- ¡Te equivocas, primito! –le dijo Iván, defendiéndose, lanzando con sus brazos hacia atrás a su contrincante.– Yo no soy tan malo como crees y por ayudar a tu noviecita me interné en el bosque, cosa que tú no hiciste por andar quizás dónde…

 

Rafael, vuelve a abalanzarse sobre su primo, queriendo golpearlo, pero Verónica se cruza en su camino, deteniéndolo.

 

- ¡¿Por qué, huevón?! ¡¿Por qué te gusta todo lo que es mío?! –le gritó Rafael, con rabia.– Te dije que no te acercaras a Verónica… ¿Te lo dije, o no? ¡¿Te lo dije, maricón?!

- Tú no eres quien para decirme a quien acercarme o no… Si Verónica quiere acercarse a mí es cosa de ella. ¡Tú no eres su dueño!

- Me quisiste quitar a Julia, ¿acaso no podría desconfiar de ti?

- ¡Julia nunca te quiso! ¡Por algo te dejó botado!

- ¡No vuelvas a repetir eso!

- ¡Ya está bueno, córtenla! –les gritó Verónica, determinada.

 

Los dos primos la miran, descolocados ante su reacción. Rafael la mira, con rabia.

 

- ¿Te vas? – le preguntó Rafael a la mujer. - ¿O te quedas?

 

Verónica, complicada, no sabe qué hacer en ese momento. Finalmente, resignada, se acerca a Rafael y le toma la mano.

 

- Con este hombre te vas a casar –le dijo Iván, pasando por su lado.- Felicidades, Verónica.

 

Iván, molesto, se pierde entre el espeso bosque. Verónica, atribulada, lo mira alejarse y luego mira a Rafael, soltándole la mano.

 

- ¡Él solo quería ayudarme, Rafael! ¡Sólo eso! ¡No tenías por qué tratarlo así! –le dijo Verónica, con rabia, alejándose como puede.- ¡Julia! ¡Julia! ¡En todo tiene que estar metida esa maldita Julia!

 

Rafael la observa, con impotencia.

 

 

 

 

2. Ext. Pieza Alexis. Rancho – Día 18:20

Alexis, Daniela.

 

Alexis está frente al computador observando el facebook de Javier, siendo interrumpido por la llegada de Daniela, quien lleva unos estilosos lentes de sol y un vestido color amarillo.

 

- ¡Tú y yo tenemos que hablar! –dice Daniela, haciendo que Alexis cambie de inmediato la ventana de internet.

- ¿Qué cresta viniste a hacer a aquí? –le dijo Alexis, molesto.- ¿A sacarme del clóset frente a mi familia?

- No precisamente, cuchito. Vine a pedirte disculpas por lo que pasó… Bueno, por lo que dije… Bueno, por lo que dije el otro día frente a mi hermano…

- Dani, fue muy feo lo que me hiciste sentir. ¡Me llené de plancha!

- Es que me puse celosa.

- ¿Y celosa de qué? Si sabes que lo nuestro es pura pantalla y tú empezaste con todo esto… No te me vengas a poner bellaquita ahora que tú sabes que--

- ¡Te estabas comiendo al Diego con la mirada y no me digas que no!

- ¿Te puedes ir, por favor?

- Pucha, entiéndeme… Cuando me fijé, me sentí igual como cuando quieres vomitar, esa sensación que no puedes parar, y puaj, exploté y vomité todo lo que sentía. Lo siento.

 

Alexis no emite respuesta. Ella se acerca más a él.

 

- ¿Cómo puedo hacer para que me perdones? –le preguntó Daniela, arrepentida, tomándole las manos.- ¿Nunca más?

- Deja que se me pase el enojo solo. Mira, tú eres la única amiga que sabe mis cosas y esto obviamente duele.

- Ok, te voy a dejar –le dijo ella, soltándole las manos del muchacho y comenzando a pasearse por la habitación.– Pero no olvides que para tu familia sigo siendo tu polola.

- Así como dije que estamos juntos, puedo decir que terminamos. No te preocupes. Y yo creo que va a ser lo mejor.

 

Daniela gira su mirada, sorprendida y boquiabierta. Alexis, determinado.

 

3. Int. Recepción. Rancho – Día 18:30

Elías, Gonzalo, Matilde.

 

Elías conversa misteriosamente con Gonzalo, previniendo que nadie escuche la conversación.

 

- Escúchame bien, le tienes que decir a Matilde que yo te reté –le dijo Elías, complicado.- ¿Me entendiste?

- ¿Y por qué le tengo que decir eso? –le preguntó Gonzalo, complicándose.– Usted sabe que no fue culpa mía. Yo deje todo intacto, limpio, como todos los días.

- Sí ya sé, pero tú sabes cómo son las mujeres: cahüineras, peladoras, nerviosas y sobre todo complicadas… Además, los accidentes ocurren, por algo se llaman accidentes. Por eso, para que Matilde no siga hueviando, dile que te reté.

 

Gonzalo asiente. En aquel momento ingresa Matilde, quien, con sus brazos cruzados y una mirada nerviosa, observa a ambos hombres.

 

- ¿Te pasó algo, mujer? –preguntó Elías al instante.

- No. Nada, Elías…

- ¿Segura?

- No te preocupes –sonríe, mostrando seguridad.– Debo estar así por esta cosa de Verónica, por lo del disparo, en fin.

- Don Elías ya me retó, señora –le dijo Gonzalo, cómplice.

 

En eso aparece Iván, quien lleva aún algunas hojas secas, boca ensangrentada y polvo sobre su ropa.

 

- ¡Por Dios! ¿Qué te pasó, hijo? -preguntó Matilde, corriendo para atender a Iván.

- Lo mismo de siempre –dijo Iván, con impotencia.- ¡Me peleé con Rafael!

 

Iván, con rabia. Matilde se mira con Elías, preocupados.

 

 

CaidaVeronica.jpg

 

 

4. Int. Pieza Verónica. Rancho – Día 19:00

Rafael, Verónica.

 

Rafael lleva a Verónica en sus brazos, dejándola sobre la suave cama de cobertor color azul añil, con suma delicadeza. Ella miró hacia otro lugar, molesta. Rafael se sienta a un lado de ella buscando su mirada.

 

- Fuiste muy injusto con el pobre de Iván –dijo Verónica rompiendo el silencio.– Si no hubiese aparecido él, aún estaría botada y quizás herida y atacada por osos, pumas, o cualquier otro tipo de animal carnívoro…

- ¿Osos? –preguntó Rafael, riéndose.- Con Jotes, diría yo. Con ese tipo de animal fue que te encontraste…

- ¿Te parece gracioso?

- Tienes que tener cuidado con mi primo, no es de los trigos muy limpios y yo sólo te quiero para mí.

- ¿Y no quieres a Julia también para ti?

 

Rafael se sorprende levemente y un escalofrío recorre su espalda.

 

- Julia ya no es nada para mí. La olvidé por completo, ¿y sabes gracias a quién?

- A mí, a su clon…

- Tú eres muy diferente –le dijo Rafael, acercándose más.– La olvidé gracias a ti, a tu aroma, a tu sonrisa, a tus enojos, a tu carita en general…

 

Verónica se siente avergonzada y derretida por las dulces palabras de Rafael, olvidando lentamente el conflicto del bosque.

 

- A tu piel, a tus labios, a tu bondad –continuó Rafael, acercándose a sus labios – A tu aliento, a tus besos…

 

Ambos se besan por un largo rato, reconciliándose.

 

- Eso sí, quiero que me prometas algo, Rafael –le pidió Verónica, apartándose.

- Todo lo que quieras, amor.

- No vuelvas a pelear con Iván, él es tu primo y no es malo como piensas…

 

Rafael, complicado, siente hervir su rostro con el nombre “Iván”, pero viendo los brillantes y suplicantes ojos de su novia, acepta dándole una sonrisa y un nuevo beso.

 

5. Int. Pieza Iván. Rancho – Día 19:10

Iván, Ilse, Matilde.

 

Ilse está limpiando la sangre que dejó Iván caer sobre el suelo, mientras Matilde aparece con paños húmedos para su mejor tapizo. Iván, a pocos metros, sostiene un pañuelo sobre su nariz y boca, molesto.

 

- Yo no puedo permitir que Rafael siga peleándose con Iván -dijo Matilde, indignada.– Ellos son como hermanos y no puede ser que actúen como dos animales salvajes cada vez que se miran a los ojos.

- Ay, no sé, señora –le dijo Ilse, preocupada.- Lo único que sé es que si su hijo sigue así va a terminar con anemia, porque botó cualquier sangre y me da susto…

- ¡Verónica es una completa imbécil! –interrumpió Iván, con rabia, lanzando el pañuelo al suelo.- ¿Cómo no se da cuenta de lo que realmente le conviene?

- Ella ya eligió y escogió a Rafael –responde su madre, serena.

- Escogió a un completo pelele, un mentiroso que no merece las mujeres que tiene.

- No digas eso de tu primo.

- Es la verdad… ¿Por qué Julia y Verónica nunca se fijaron en mí y sí lo hicieron con el desabrido y terco de Rafael? ¿Qué tiene él que yo no tenga?

 

Ilse, dolida al escuchar aquellas palabras de Iván, continúa limpiando el piso con más fuerza, como si la rabia le diese más poder. Iván ni siquiera la mira.

 

- Tú tienes perseverancia –le dijo Matilde, con su sabiduría característica. – Tú eres un gran hombre y a tu lado va a llegar una gran mujer, pero tienes que esperar. Ni Julia ni Verónica eran para ti.

- Te juro que me voy a olvidar de ella, mamá. No vale la pena. No vale ni siquiera una lágrima ni una gota de sangre más por parte mía… ¡Ni una más!...

 

Matilde, orgullosa, abraza a su hijo. Ilse deja caer sus lágrimas al piso, limpiando con ellas la sangre de su único amor.

 

 

CaidaIvan.jpg

 

 

Dos Semanas Después

 

6. Int. Pieza Verónica. Rancho – Día 15:00

Verónica, Adela, Iván.

 

Verónica, radiante, trata de ponerse su vestido de novia, dejándose ayudar por Adela, quien ajusta la espalda de ella para subir el cierre. Verónica está contenta, pero no más que Adela quien disfruta de la función de una dama de honor.

 

- Te ves preciosa, Verónica. Éste es lejos uno de los mejores vestidos de novia que he visto.

- ¿De verdad? Muchas gracias… ¿Pero el de Julia no fue mejor que éste?

- ¿El de Julia? ¿Qué tiene que ver Julia en todo esto? –preguntó Adela, complicada.

- Es que como al parecer todos aquí están como espirituados con el tema de Julia. Julia de aquí para allá, pensé que una broma no sería nada malo –dijo riendo.

- Una broma –Adela sonríe también.– Se nota que estás contenta entonces con esto del matrimonio. Y lo tienes que estar aún más, ¿sabes por qué?

- ¿Porque me caso con el hombre más buen mozo y genial del pueblo?

- Corrección. Porque te casas con el hombre más hermoso y genial de todo el mundo… Y con mi mejor amigo, no te olvides de eso –contestó Adela, buscando algo en su cartera.

 

Verónica sonríe, ahora más emocionada y nerviosa que antes.

 

- Aunque nos casemos por el civil, no descartamos seguir la religión… Tú sabes lo especial que es para nosotros seguir las tradiciones.

- No sólo para ustedes, para cualquiera… ¡Qué emoción!

- Pero sabes… -le dijo Verónica, complicada, sentándose sobre la cama.– A ti no te puedo mentir. No siento ese cosquilleo, ese desvanecimiento de emoción y ansiedad que revuelve el estómago… Siento a veces que me caso con un extraño, Adela. O sea, estoy feliz, pero me falta algo. Siento que no estoy completa.

 

Adela se sorprende e incómoda un poco con los dichos de la mujer, sin embargo mantiene su sonrisa intacta.

 

- Es lógico que te ocurra, si todavía no te acuerdas de todo… Ya verás como al pasar los días o quizás unos segundos antes de dar el sí, vas a sentir todo eso, incluso, te vas a llegar a hacer pipí por la emoción. Ahora deja de estar tan nerviosa y abre tu mano.

 

Verónica obedece y queda sorprendida, sonriendo aún más al ver el objeto que hay allí.

 

- ¿Qué es esto?

- Es una cinta color roja que tienes que usar el día de tu matrimonio. Es mía y te la entrego con mucho cariño. Es algo pequeño pero significativo porque tienes que tener algo regalado.

- Muchas gracias, Adela –Verónica se emociona aún más y abraza a la psicóloga.

 

En aquel momento Iván abre la puerta y descubre a ambas mujeres.

 

- ¿Se puede? –preguntó Iván, asomándose.

- ¿Qué haces de aquí, Iván? –preguntó Verónica, tratando de taparse con las cortinas de su ventana. – Se supone… Se supone que un hombre no puede…

- No te preocupes. Aunque me gustaría, yo no soy el novio.

 

Adela, algo molesta, se acerca a la puerta donde está de pie Iván mirando a la novia.

 

- Te voy a pedir que te vayas, por favor –le dijo Adela, sin ánimos.

- Pero necesito hablar con Verónica.

- No hagas problemas. A Rafael no le gustaría verte acá, te lo advierto.

 

Iván no accede y mira a Verónica fijamente, quien asiente a su petición, respondiéndole a Adela.

 

- ¿Nos dejas un ratito? No debe ser nada tan importante…

 

Adela sonríe empática, entendiendo, y sale de la habitación. Iván le sonríe a Verónica.

 

7. Int. Recepción. Rancho – Día 15:10

Matilde, Gonzalo, Diego.

 

Gonzalo ordena unos papeles en la recepción, mientras conversa con Diego, quien lo observa atentamente.

 

- Tienes que aprovechar todos los juegos que hay por estos lados antes que te vuelvas a la capital -le dijo Gonzalo, servicial.

- Me encantaría tirarme en canopi, rafting, hacer cabalgata, de todo, pero en dos días no se puede hacer mucho –respondió Diego, algo triste.

- Mira, ordena tu tiempo y demás que lo puedes conseguir porque…

- Con permiso, jovencitos -saludó Matilde, irrumpiendo la charla, con su elegante vestido y armonioso look.

- ¡Señora Matilde! –exclamó Gonzalo, sonriendo.- Con mucho respeto, déjeme decirle que se ve muy guapa.

- Ay, Gonzalo, qué tierno –le dijo Matilde, sonriéndole.- Oye, ¿no ha llamado nadie por casualidad?

- Un par de clientes y don Andrés, que dijo que venía atrasado… ¿Por qué? ¿Está esperando la llamada de alguien especial?

- ¡No! No me hagas caso –mintió Matilde, nerviosa.- Es sólo por si llegaba algún regalo más… Con su permiso…

 

Gonzalo volvió a mirar a Diego, quien no le quita la mirada de encima.

 

 

CaidaRafael.jpg

 

 

8. Int. Pieza Rafael. Rancho – Día 15:20

Elías, Rafael, Alexis.

 

Elías, orgulloso, posa su mano en el hombro de Rafael, quien está terminando de abotonarse la camisa. Alexis lo acompaña a su lado, tan elegante como su padre.

 

- Te nos casas, huevón –le dijo Elías, contento, hinchado.- Te nos casas con una hermosa y gran muchacha.

- Espero que ahora sí haya matrimonio -dijo Alexis, bromeando, recibiendo la mirada reprochadora de su padre.

- Es mejor no acordarse de Julia, hermano –le dijo Rafael, seguro.- No podemos decir su nombre más de tres veces o sino en la noche se va a aparecer debajo de la cama.

- Tu madre estaría muy feliz si estuviera acá –le dijo Elías, quebrándose.

 

Elías, sin quererlo, se emociona. Rafael le sonríe, ilusionado.

 

- Que seas muy feliz, Rafael –le dijo Alexis, regalándole un abrazo.

- Y prepárate tú, enano –le dice Elías a su hijo Alexis. – Que después de tu hermano, te toca a ti. Tengo toda la tincada que esa Daniela lo único que quiere es ponerte la soga al cuello.

- Yo soy el que le quiere poner la soga a ella –dijo Alexis, complicado.- Pero bien firme…

- ¡Ése es mi hijo! –dijo Elías, riéndose, entendiendo otra cosa.

 

Alexis niega, superado. Rafael mira a su padre y a su hermano, con orgullo.

 

- Gracias por estar siempre conmigo –les dijo Rafael, convencido.- Voy a ser muy feliz junto a Verónica, saben. Tan feliz que nunca nada ni nadie podrá separarnos.

 

Rafael sonríe, convencido.

 

9. Int. Pieza Verónica. Rancho – Día 15:30

Verónica, Iván.

 

En el dormitorio, Verónica, con su vestido de novia puesto, se muestra un poco distante. En tanto, Iván, un poco complicado.

 

- ¿Y qué es lo tan importante que me tienes que decir? –le preguntó Verónica, seria.

- Quería conversar sobre lo que pasó en el bosque… No quiero que pienses que las palabras que dijo el odioso de Rafael eran verdad…

- ¿Sobre Julia?

- Sobre Julia, sobre ti. Eso de haber inventado no recordar el camino de regreso al rancho y que quise aprovecharme de ti, en fin.

- Ay, ¿cómo crees? –Verónica rompe la frialdad y toma las manos de Iván, enternecida.– Rafael se puso celoso y punto. Yo nunca pensé que tú hayas inventado tales cosas. Y a todo esto estoy muy agradecida de que me hayas encontrado y ayudado…

- A todo esto, ¿cómo va tu pie?

- Mira, regio…

 

Verónica, sonriendo, le muestra uno de sus zapatos blancos. Ellos se quedan mirando. Un largo momento de silencio los recorre a ambos. Se escucha el fresco viento que entra por la ventana y mueve la cortina y el vestido de novia de Verónica. Ella sonríe. Él, complicado y con aún sentimientos encontrados, se coloca de pie.

 

- Te deseo toda la felicidad del mundo, Verónica –le dijo Iván, abrazándola fuerte.– Tú y nadie más que tú, te lo mereces. Eres una gran mujer.

 

Verónica, perpleja pero agradecida, toca lentamente la espalda de Iván hasta responder completamente aquel abrazo. Ella se aleja. Él también. Antes de irse, él la mira un largo rato, sin decir nada. Verónica, tímida, reacciona a abrir la puerta pero Iván no la deja y se rinde ante su tentación, tomándola por sorpresa y dándole un apasionado beso.

Link to post
Share on other sites
  • Replies 2
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

Popular Days

Top Posters In This Topic

Excelente capítulo!!!! Me cagué de la risa con lso dichos de Daniela :fun: Bellaquito :fun::billy2: esa dani es muy chistosa, de verdad se pasó!!!!! Aunque para mí que Alexis todo el rato con el cuñado!!! :fun:

 

Me carga Iván! Que bueno que Rafael le haya pegado, ojalá no se confunda Verónica!!!!! :tie:

 

Muy buen capítulo!!

Link to post
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×
×
  • Create New...