Jump to content

[Capítulo 02 - Parte 02] Entre La Espada Y La Pared


Recommended Posts

10. Int. Pieza Verónica. Rancho – Noche 22:40

Verónica, Rafael.

 

Rafael seguía descolocado con la pregunta de Verónica sobre Julia. Verónica, expectante, sin desprender su mirada de él.

 

- ¿Julia? ¿Por qué me preguntas por Julia?

- Porque todos murmuran su nombre a mis espaldas, pero nadie me ha querido decir quién es –le dijo Verónica, insistente.

 

Rafael se alejó complicado, intentando pensar en algún pretexto que pareciera convincente.

- Julia fue mi pareja –le dijo Rafael, con seguridad y convencimiento.- Nos íbamos a casar, pero ella me dejó plantado días antes de nuestro matrimonio.

- ¿Hace cuánto fue eso?

- Hace tiempo ya… Unos meses antes de conocerte… Y la verdad es que Julia es algo de mi pasado que quisiera olvidar y mi familia lo respeta, por eso no hablan del tema…

- No me imaginé que se tratara de algo así.

- Y si no te molesta, espero que ésta sea la última vez que hablemos del tema… Julia ya no importa –le dijo Rafael, sonriéndole con ternura.- Desde el momento en que te conocí, supe que mi amor por ella nunca fue real.

 

Verónica, complicada, llena de preguntas, mira a los ojos a Rafael.

 

- No me pidas que no hablemos de ella, yo quiero saber más –le dijo Verónica, insistente.- ¡Se iban a casar! ¿Por qué no me habías hablado nunca de ella?

- ¿Cómo que no te he hablado de ella? Tú lo sabías todo.

- ¿Cómo?

- Mi amor, entre nosotros nunca han habido secretos -insistió Rafael, certero.- La primera noche que hablamos, en la fiesta de tu compañera, yo te conté todo mi pasado…

- Esto de verdad no me gusta, me siento una estúpida… ¡No aguanto más esta situación! -exclamó Verónica, angustiada.

- No te sientas así, por favor, perdóname –le dijo Rafael, fingiendo estar complicado.- Es mi culpa, no tuya… De repente no sé si contarte o no algunas cosas que pasaron, el doctor me pidió que no hiciera diferencias contigo, que te hablara como si te acordaras todo.

- ¡Pero no lo hago, no me acuerdo!

 

Verónica se sentó en la cama, complicada, con inquietud. Rafael se sienta a su lado y le toma la mano, cariñoso, preocupado.

 

- ¡Tienes que estar tranquila! –le dijo Rafael, afectuoso.- Lo único que tienes que saber, por ahora, es que a la única mujer que amo es a ti… A nadie más que a ti… -le dijo Rafael, acercando su nariz a la de ella.

 

Verónica lo abrazó con fuerzas, sintiéndose más tranquila y seducida. Rafael la besó en los labios, suavemente, y luego comenzó a acariciarle sus cabellos.

 

 

CaidaMatilde.jpg

 

 

11. Int. Cocina. Rancho – Noche 23:00

Ilse, Matilde.

 

Ilse, entre sollozos, afectada aún por los malos tratos de Iván, está hirviendo agua en la tetera, preparándose un agua de hierbas. En eso, Matilde entra al lugar.

 

- ¿Has visto a Elías? –le preguntó Matilde, preocupada.

- No señora, debe estar acostado en su pieza –dijo Ilse, limpiándose la nariz, intentando no verse afligida.- O a lo mejor salió, no sé.

 

Matilde, perspicaz, se acerca a Ilse y toma las hierbas que había sobre la mesa.

 

- Toronjil –dijo Matilde, revisando las hierbas.- Dicen que es bueno para las penas de amor, porque actúa como sedante y protector de la memoria.

- Sí, mi abuelita decía que era lo mejor para la depre.

- ¿Te pasó algo?

- Lo de siempre, tonteras mías... Así es cuando una se enamora del hombre equivocado. No hay mucho que hacer, puro sufrir y prepararse estos tecitos.

- ¿Y da resultado? –le preguntó Matilde, interesada.

- ¿No me diga que usted también está sufriendo?

- No, ¿cómo se te ocurre? –le dijo Matilde, sonriendo, serena.- Pero en esta casa una debe estar preparada para las penas del corazón… Todos, en algún momento, hemos sufrido por alguien. Incluso yo.

- Sí pues, usted perdió a su esposo.

- Sí… -le dijo Matilde, pensativa.- ¿Te pido un favor? ¿Me puedes llevar una igual a mi pieza?

- Claro, señora. Apenas hierva el agua, le llevo una taza.

- Gracias.

 

Matilde comienza a retirarse de la cocina, pero antes de salir, se voltea hacia Ilse.

 

- Y si ves a Elías, dile que lo ando buscando –dijo Matilde, con serenidad.

 

Ilse asiente. Matilde sale de la cocina. Ilse la mira retirarse, conmovida.

 

12. Int. Pieza. Depto. Adela – Noche 23:30

Elías, Adela.

 

La habitación estaba iluminada por la tenue luz que propinaba la lámpara del velador. Entre las sábanas, los cuerpos de Adela y Elías se revolcaban de placer. Elías la besaba con pasión, con entusiasmo, mientras la estrechaba entre sus brazos. Adela, a pesar de estar excitada, parecía tener la cabeza en otra parte. Elías, dándose cuenta, se separa de ella.

 

- ¿Qué pasa? –le preguntó Elías, preocupado.- ¿No te gusta?

- Elías, mi amor, sabes que me encantas –le dijo Adela, complicada.- Pero en este momento estoy pensando en otra cosa, no te lo puedo negar.

- ¿En qué?

- En Rafael... y en Verónica…

 

Elías sonríe, extasiado, fascinado. Adela, preocupada.

 

- Bueno, que mi hijo haya vuelto a la casa debería ser motivo de alegría para nosotros, no de preocupación –dijo Elías, dándole un beso en los labios.- Deberíamos celebrar.

- Pero no puedo dejar de pensar en Verónica.

- ¿Por qué? ¿Te dijo algo cuando hablaste con ella?

- ¿Cómo?

 

Adela se descoloca unos momentos. Elías la mira, expectante.

 

- No, no –le dijo Adela, incorporándose.- Pero debe ser terrible no acordarse de nada.

- Okey, entiendo que estés pensando en esa mujer y en su memoria, pero tarde o temprano va a recordar y fin del tema.

- ¿Y qué va a pasar cuando recuerde? –preguntó Adela, con evidente preocupación.- ¿Qué va a pasar cuando ella se dé cuenta quién es realmente?

- ¿Cómo que va a pasar?... Nada va a pasar… Va a acordarse de cómo se conoció con Rafael, de cómo se enamoraron y van a ser tan felices como lo somos nosotros… ¿O no?...

 

Elías, cariñoso, abraza a Adela, y comienza a besarla apasionadamente en el cuello, ignorando lo que está pasando en realidad con su hijo y con Verónica. Adela, angustiada, no puede sacarse de la cabeza el secreto que ahora comparte con Rafael.

 

 

CaidaRafael.jpg

 

 

13. Ext. Rancho – Noche 23:40

Rafael.

Rafael, abrigado con un poncho, sale a fumar en las afueras del rancho. Mientras juguetea con el cigarrillo en la boca, no puede dejar de mirar la gran cantidad de estrellas que hay en el cielo, completamente despejado. Da la primera fumada, sintiendo como un escalofrío le recorre el cuerpo. No es frío, es preocupación, piensa. Intenta calmarse consumiendo muy rápidamente el tabaco pero no puede controlarse: ¿En qué problema se estaba metiendo? ¿Acaso su paso errante por el bosque habían terminado de enloquecerlo después de su decepción amorosa? ¿Qué pasaría si efectivamente Verónica recuperara todos sus recuerdos? De improviso apareció en su cabeza la imagen de Julia, sonriente, hermosa, tal como la recordaba. ¿La seguía amando e intentaba suplir esa falta con Verónica? No pudo evitar dejar escapar un pequeño grito de terror al momento en que botaba su cigarrillo. Comprendía, que en el fondo de su corazón, se hallaban todas las respuestas.

 

 

CaidaDia.jpg

 

 

14. Int. Comedor. Rancho – Día 09:30

Ilse, Rafael, Verónica, Matilde, Elías.

 

La mesa está completamente dispuesta para el desayuno. El lugar está silencioso aún. Elías y Matilde están sentados, esperando a que Ilse les sirva un café. Matilde, complicada, comienza la conversación, intentando no parecer obvia.

 

- ¿Dónde pasaste la noche? –le preguntó Matilde a Elías, con impavidez.

- Me recosté un rato en la cama y me quedé dormido –le mintió Elías, seguro.- Con todo eso de mi cumpleaños, el regreso de Rafael y tanto papeleo que tuve que hacer después, seguramente me agoté.

- Te golpeé la puerta y no me contestaste.

- Para que veas lo cansado que estaba –dijo Elías, tranquilo, tomando un sorbo del café.- Está exquisito, Ilse, sin azúcar ni endulzante. Muchas gracias.

- De nada, don Elías –le dijo Ilse, asintiendo.

 

Matilde prefirió callar, sabiendo perfectamente que Elías le está mintiendo. En ese momento, Verónica y Rafael llegan a la mesa, sonriente. Ilse, complicada y algo molesta con la presencia de Verónica, decide salir del comedor.

 

- ¡Buenos días! –exclamó Elías, poniéndose de pie.- Siéntense. Tú, Rafael, aquí a mi lado. No sabes la falta que me hiciste en estos meses, campeón.

- ¿Iván no va a desayunar con nosotros? –preguntó Rafael, sentándose junto a su padre.

- Mi hijo sigue levantándose con las gallinas, igual que siempre –le dijo Matilde, sonriendo, con sutil ironía.- Hay cosas que no han cambiado en este tiempo. ¿Cómo estás, querida? ¿Pudiste hablar con Rafael? –le preguntó luego a Verónica.

- Sí y me contó todo de Julia –dijo Verónica, tímida.

- ¡Otra vez hablando de esa mujer! –exclamó Elías, molesto.- ¿Hasta cuándo?

- No se preocupe –le dijo Verónica, determinada.- Ahora que sé quién es, no hace falta que volvamos a nombrarla. Nunca más.

 

Verónica, confiada, le toma la mano a Rafael, quien le sonríe, enamorado. Elías y Matilde los miran, complacidos.

 

15. Int. Consulta Adela. Pucón – Día 10:00

Adela, Iván.

 

Adela, interesada, curiosa, está frente a su notebook, mirando un buscador. Ella escribe en su teclado “Verónica Rivas” y comienza a revisar uno a uno los resultados que arroja la pantalla.

 

- La siguen buscando –dijo Adela, angustiada, cerrando el notebook.- ¿Qué estás haciendo, Rafael? ¿No te das cuenta en lo que te metiste?

 

En eso, unos golpes en la puerta la interrumpen.

 

- Pasa –dijo Adela, incorporándose, cerrando su notebook.

- Hola Adela –le dijo Iván, entrando, determinado.- Necesito hablar contigo.

- ¿Sobre qué?

- Sobre Rafael –le dijo Iván, convencido.- Tengo razones muy poderosas para pensar que él le está mintiendo a Verónica y quiero que me ayudes a confirmar mis sospechas.

 

Adela, complicada. Iván, serio y determinado, hablando con gran convicción.

 

16. Int. Recepción. Rancho – Día 09:40

Alexis, Gonzalo

 

Alexis, está expectante frente a la pantalla de su computador cuando suena el tradicional sonido del MSN. Aparece un mensaje de Javier.

 

Javier: ¡Hola! Disculpa la demora.

Alexis: No te preocupes. Pensé que no te ibas a conectar :)

Javier: Nada que ver. Si te lo prometí.

Alexis: Lindo.

Javier: ¿Cómo está todo por allá?

Alexis: Todo bien… jajaja… ¿quieres que te cuente algo gracioso?

Javier: Sí, obvio.

Alexis: Ayer llegó una familia al rancho y estoy seguro que una mina me está joteando.

Javier: ¿Ah sí?

Alexis: Sí, pobre.

Javier: Seguro que tú igual le hiciste ojitos…

Alexis: Ay, tontito, nada que ver.

Javier: ¿Estás seguro?

Alexis: Obvio que sí. No pienses tonteras. Si sabes que en la única persona que pienso es en ti.

Javier: :)

Alexis:. Oye, ¿te puedo pedir algo?

Javier: Obvio.

Alexis: ¿Cualquier cosa? :d2:

Javier: ¿Qué quieres?

Alexis: Me gustaría que me dieras tu teléfono. Tengo ganas de escuchar tu voz.

 

La respuesta demoró más que de costumbre. Alexis volvió a escribir.

 

Alexis: ¿Aló?

Javier: Sí, estoy acá. Pucha, no puedo darte mi número.

Alexis: ¿No quieres?

Javier: No, lo que pasa es que es el celular que me pasan en la pega y me revisan las llamadas.

Alexis: ¿Y no te pueden llamar amigos?

Javier: No me crees, ¿cierto?

 

Alexis se frustra. En eso, aparece Gonzalo.

 

- Alexis -le dijo Gonzalo, desde la puerta.- El desayuno está servido.

- Gracias, Gonza. Al tiro voy -le respondió Alexis, volviendo al chat.

 

Alexis: Tengo que ir a desayunar. De ahí hablamos. Chauuuu

Javier: Shau!

 

Alexis cierra el MSN y baja la pantalla del computador. Se levanta para dirigirse al comedor. Gonzalo lo observa desde el umbral.

 

- ¿Tú ya tomaste desayuno? -le preguntó Alexis, al pasar por su lado.

- Uf. Hace rato ya, pues. Con la Ilse.

- Ya. Nos vemos más rato.

 

Alexis sale de la habitación. Gonzalo, se cerciora de que efectivamente se haya ido hacia el comedor. A continuación, raudo, levanta la pantalla del computador y muy concentrado, abre la carpeta del historial de mensajes.

 

- Aquí está –murmuró Gonzalo, abriendo el archivo.

 

Gonzalo se muestra sorprendido con lo que va leyendo.

 

 

CaidaVeronica.jpg

 

 

17. Ext. Rancho – Día 10:05

Verónica, Rafael.

 

Verónica, tranquila y más confiada, camina junto Rafael, tomados de la mano, enamorados. Se acercan al sector de las caballerizas.

 

- Ayer estuve acá por largo rato y nunca sentí esa pasión que tú dices que siento con los animales –le dijo Verónica, preocupada.- ¿Por qué puede ser?

- Porque estás apurando las cosas –le dijo Rafael, con seguridad.- Se supone que mientras vayas recuperando la memoria, vas a ir recuperando tu esencia también.

- ¿Y si no la recupero nunca?

- A mí no me importa –le dijo Rafael, tomándole el mentón y dándole un suave beso en los labios.- Yo te voy a querer igual.

 

Verónica, sonríe, decepcionada. Rafael la mira a los ojos, enamorado.

 

- Te amo, Verónica –le dijo Rafael, con certeza, decidido.- Y me da lo mismo tu pasado, lo único que nos tiene que importar es nuestro futuro juntos, nuestro matrimonio… Mira, en este sector me gustaría que nos casáramos.

- ¿Y no en la iglesia? –le preguntó Verónica, confundida.

- El padre Benito es bien amigo de mi papá y no va a tener problemas en hacernos una ceremonia aquí mismo… Tú sabes que con plata, todos los monos bailan…

- Bueno, como quieras.

- Ahora, si tú prefieres que nos casemos en la parroquia, no hay problema.

- No, está bien acá. Me gusta la idea.

- ¿Segura?

 

Rafael, expectante. Verónica, asiente y le sonríe. En ese momento, el sonido de una avioneta comienza a escuchar desde el cielo.

 

- Ese ruido –dijo Verónica, inquietándose.- Es un avión.

- Sí, tranquila –le dijo Rafael, preocupándose.

- ¡Es un avión, Rafael! ¡Un avión! –dijo Verónica, cada vez más angustiada, llevándose una mano a la cabeza.- ¡Yo estaba en un avión!

 

Verónica, afectada, comenzando a recordar. Rafael, aterrado, la mira sin saber qué hacer.

 

 

FIN CAPÍTULO 02

Link to post
Share on other sites
  • Replies 3
  • Created
  • Last Reply

Top Posters In This Topic

Top Posters In This Topic

Matilde no cacha que Elías se mete con Adela :eliza:

Me cae mal Iváaaan :ira::notecreo:

Ilse y su agüita de hierbas :tie: es tan rural, me encanta.

Ay no :chistoso: Morí con el " :d2: " en la conversación entre Alexis y Javier :memeo:

Gonzalo lo pilló :eliza: :eliza:

Esta por recordar :ira:

Oye Zer, ¿Alexis tiene a Javier en Facebook?

 

Demasiado bueno :willy:

Link to post
Share on other sites

:ira: :ira: :ira: Wowwww!! Se pasó el capítulo de verdad!!!!!! Estoy gratamente sorprendido por ciertas cosas que pasaron en el capítulo que no había visto!!! De verdad todas mis felicitaciones :wow:

 

¡Iván!!!!!!!!!!!!! Está sospechando y le pidió ayuda a Adela! Esta escena debo decir que me encantoooooooooooooooooooó me dejó loco!!! Es que Woow! Ahora Adela lo va a tener que alejar de su objetivo y se hará más cómplice de Rafael de lo que imaginó! Me encantó la fuerza de la escena para ramificar una variedad de consecuencias que podrían ocurrir, de verdad se pasó!!

 

Luego la escena siguiente de Gonzalo descubriendo la aventura secreta de Alexis!!! Todo muy extraño que Javier no se quiera mostrar! Eso me hace pensar que puede ser alguien que se está escondiendo!!! Y al final para rematar esa escena de Verónica angustiada comenzando a recordar!!! Se pasó excelente Webserie!!!

 

 

 

Link to post
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

  • Recently Browsing   0 members

    No registered users viewing this page.

×
×
  • Create New...