Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'traslados'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 2 results

  1. 15 Enero 2018 Auditoría del Congreso detecta gastos poco “austeros” en traslado y comida Consejo de Asignaciones analiza una carta enviada por comité de auditores, en la que se exponen algunos casos de reembolsos que llamaron la atención. Pagos de taxis desde Santiago a Valparaíso, boletas que incluyen alcohol y alojamiento de $ 1 millón son parte de las rendiciones. (NOTA: Video en página de fuente) El Consejo Resolutivo de Asignaciones Parlamentarias (Crap), ente destinado a fijar los criterios de uso de los fondos que senadores y diputados reciben del Estado para su trabajo legislativo, desde hace algunas semanas posee una carta enviada por el Comité de Auditoría Parlamentaria, en cuyo contenido describe situaciones catalogadas como poco prudentes. Según el escrito enviado al presidente del Crap, Sergio Páez (consejo que renueva en marzo a sus integrantes), en cuyo contenido no se detallan los nombres ni la cantidad de parlamentarios fiscalizados, el comité se encontraba haciendo una auditoría a la asignación Gastos Operacionales, prevista en el plan anual 2017. Y con el fin de esclarecer si algunas situaciones detectadas en la revisión se encuentran conforme a la normativa vigente, los auditores -constituidos en un comité compuesto por cinco fiscalizadores que operan permanentemente en el Congreso- solicitaron un pronunciamiento de parte del órgano resolutivo. Entre los puntos se advierte que en las rendiciones de gastos de alimentación -las que son reembolsadas por el Congreso a los parlamentarios- se requiere precisar los alcances del concepto. “Se ha detectado la inclusión de consumo de alcohol en las rendiciones. En concepto del comité, el alcohol no puede considerarse alimento, al no constar de nutrientes para el organismo”, se lee en la carta. “Se requiere una interpretación vinculante de parte del consejo”, dice. Respecto de esta misma asignación, el Comité de Auditoría, además, espera que el Consejo regule los reembolsos de propina, “dado que suele incluirse en las rendiciones” -se señala en la carta-, esperando que se establezca, además, un monto máximo, citando el 10% consagrado como sugerencia a los consumidores en la ley. Más adelante, la misiva expone lo siguiente: “El comité estima conveniente poner en conocimiento del Consejo Resolutivo que en la auditoría se han advertido gastos que no parecen enmarcarse en los criterios de prudencia y austeridad que deben orientar el uso de asignaciones”. Esto, en virtud de oficios emanados desde el propio Crap, en los que se explicita -se recalca en la carta- utilizar los fondos públicos en forma “racional y razonable, sin incurrir en gastos excesivos o innecesarios”. En el detalle, los consejeros recibieron la descripción de las siguientes situaciones: “Tal es el caso de comprobantes de taxi por valores superiores a $ 100 mil, sin mayor especificación de los tramos recorridos. También la utilización del mismo medio de transporte para desplazarse entre Santiago y Valparaíso”. Al respecto, según parlamentarios sorteados en la auditoría, los fiscalizadores detectaron estos traslados en la Cámara de Diputados. Así, al ser consultado, el diputado UDI Enrique van Rysselberghe confirma a La Tercera que en sus rendiciones se detectó el uso de taxi desde el aeropuerto de Santiago hasta el Congreso. El parlamentario explicó que en algunas ocasiones ha hecho uso de ese medio. “Es cuando tengo premura en el traslado. Está la opción de arrendar un auto. Sin embargo, yo, por ejemplo, voy a un ministerio y no me ubico bien en Santiago (…). Hay otras opciones, y en su minuto el consejo dirá. Pero hoy está la libertad de poder tomarlo. Y cuando tomo un taxi, tengo una persona que me maneja. Entonces, yo puedo ir trabajando”, dijo. El legislador, además, hizo el alcance de que él no tiene vehículo en Santiago ni en Valparaíso, sólo en Concepción (lugar que representa), por lo que no gasta en estacionamiento en el aeropuerto, en combustible ni en un chofer. Alojamiento, Homecenter y bencina En la carta, los auditores hicieron ver a los consejeros otra situación detectada en la revisión, pero vinculada al alojamiento. “Para el caso de alojamiento se comprobaron pagos por montos superiores a $ 1 millón, sin información relativa al usuario o detalle del servicio”, dice. Del mismo modo, para el ítem combustible el comité también pide al Crap profundizar en la regularización. Esto, porque, según se explica en la carta, “tratándose de combustible, la rendición de montos superiores a $ 3 millones en el mes implicaría un kilometraje recorrido difícilmente posible de materializar”. Sin embargo, la auditoría realizada -que comprendió gastos entre enero y mayo de 2017- no planteó reparos a los distintos parlamentarios que incurrieron en estos gastos. “Estos no han sido sujetos a objeción, al carecer el comité de parámetros objetivos que permitan fundar suficientemente un eventual cuestionamiento”, dice el escrito. Según fuentes del Congreso, en la auditoría el comité analizó también una rendición de la diputada Camila Vallejo por un gasto en Homecenter relacionado con la remodelación de una oficina parlamentaria. En ésta se constató que la legisladora adquirió un taladro a un precio cercano a los $ 200 mil. Pese a que en su entorno explican que no fue comprado en 2017, según conocedores de la compra, la herramienta fue rendida a inicios de ese año. Este gasto tampoco fue objeto de reparo por parte de los auditores. La Tercera intentó acceder al registro de la nómina de parlamentarios auditados, pero se señaló en el Congreso que ésta aún no es pública. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/auditoria-del-congreso-detecta-gastos-poco-austeros-traslado-comida/
  2. Trasplantes: auditoría revela falta de protocolos y fallas en traslado de órganos Contraloría investigó cómo operan siete centros de procuramiento en la Región Metropolitana. Informe arrojó que los tejidos de donantes eran llevados en taxis colectivos, sin ningún resguardo. Una serie de falencias detectó la Contraloría General de la República en los centros de procuramiento de siete hospitales de la Región Metropolitana, tras auditar los procesos de trasplantes renales que se realizaron entre 2013 y 2014. La investigación se centró en 26 trasplantes de riñón provenientes de procuramientos realizados en los hospitales Barros Luco, Sótero del Río, San José, San Juan de Dios, Salvador, El Pino y la Ex Posta Central. En los tres primeros establecimientos, la Contraloría alertó que carecen de protocolos y que “no poseen manuales de procedimientos en los procesos de procuramiento de órganos”. La importancia de esos documentos, que deben existir de forma escrita en los recintos asistenciales, radica en la orientación que entregan al personal clínico y médico sobre los pasos a seguir en las distintas fases del trasplante, incluido, por ejemplo, certificar la muerte de un potencial donante. Además, la auditoría advirtió que en cinco de los complejos asistenciales, el traslado de los órganos se efectúa “en un taxi de la locomoción colectiva, sin ningún tipo de resguardo, situación que transgrede el principio de control”. También se detectó que el Hospital Barros Luco muestra deficiencias en los registros del nombre, domicilio y RUT del equipo médico que participó en algunos los trasplantes analizados. Además, se advirtió que cinco pacientes no habían firmado el documento denominado “consentimiento informado” en el cual los usuarios declaran que aceptan la cirugía a la que se someten y que conocen los riesgos asociados. Otro punto abordado se refiere a que este recinto, además del Sótero del Río y el San Juan de Dios, no cuentan con un espacio aislado para guardar los insumos en los que se trasladan los tejidos. Los objetos fueron hallados junto a los artículos de oficina y a un microondas usado por los funcionarios para calentar comida. La auditoría además halló que en algunos casos faltaba la autorización de un fiscal (del Ministerio Público) para una donación, documentos que posteriormente fueron entregados por los recintos a Contraloría. Respecto a los alcances del informe, Gisela Alarcón, jefa de gestión de Redes Asistenciales del Minsal, aseguró que para la cartera son “una oportunidad de mejorar. Cabe recordar que durante esta administración se construyeron las guías técnicas para trasplantes, las que fueron distribuidas a toda la red durante 2014”, sostuvo Alarcón, aludiendo los reparos que previamente fue haciendo la Controlaría. En tanto, sobre el transporte de órganos, dijo que actualmente está a cargo de una empresa especializada en salud. La red Ana María Arriagada, directora de la Corporación del Trasplante, dijo que la falta de manuales “no implica que el personal de salud se mande por su cuenta”. Añadió que existen procedimientos en los hospitales y que “todas las acciones las guía la Coordinación Nacional del Trasplante del Ministerio de Salud, por lo que se conoce cómo actuar y los pasos a seguir”. Ante las falencias detectadas, Arriagada planteó que “la realidad de cada establecimiento es muy distinta. Falta mucho presupuesto. Por ejemplo, un sistema de transporte adecuado para llevar los órganos a tiempo para llegar a realizar el procuramiento”. Enrique Reynolds, vocero de la Sociedad Chilena del Trasplante, afirmó que, aunque un hospital no posea un protocolo escrito “ninguna actividad la hace el personal de manera independiente. Se reporta todo al Ministerio de Salud”. Añadió que a esto se suma un programa computacional donde queda registrada toda la información de la persona que hace la entrega y quién recibe. En su informe, Contraloría ordenó que en un plazo de 60 días se subsanen las observaciones, entre ellas, que se pongan en marcha las normas de seguridad en los traslados de tejidos y cada recinto entregue sus manuales de procedimientos para las prestaciones vinculadas a trasplantes. www.latercera.com
×