Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'reformas'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 80 results

  1. 17 Abril 2019 Se acabó la espera: Piñera firmará el lunes proyectos que modifican sistemas de Isapre y Fonasa El anuncio se realizará en La Moneda, previo a que el Presidente parta rumbo a su gira a Asia. El Mandatario se había comprometido a enviar este mes la reforma al sistema privado de salud en medio del alza de los planes. Hasta ayer en la mañana estaba la duda en el gobierno si es que el Presidente Sebastián Piñera firmaría el proyecto que modifica el sistema de Isapres antes de partir a su viaje a China el próximo lunes 22 de abril o a su regreso. Sin embargo, por la tarde eso se despejó y hoy en el Ejecutivo aseguran que el Mandatario firmará la iniciativa el lunes antes de iniciar su gira a Asia. En medio del alza de los planes de las Isapres -que generó una profunda molestia en la ciudadanía-, Piñera se comprometió en su cuenta de Twitter, el pasado 2 de abril, que ingresaría durante este mes el proyecto al Congreso. “Este mes nuestro gobierno presentará al Congreso proyecto de ley moderniza el sistema de Isapres, creando un Plan Universal de Salud, eliminando preexistencias y carencias, permitiendo libre movimiento de usuarios entre Isapres y reduciendo diferencias de precio por edad, sexo y estado de salud”, aseguró en la oportunidad. Así, el Mandatario ese día reafirmó un anuncio que había hecho meses atrás para modernizar el sistema privado de salud, incluso, a inicios de marzo, cuando indicó que se ingresaría por esos días el mensaje presidencial. Sin embargo, se fue aplazando. Pese a que el proyecto estaba en carpeta hace tiempo, en Chile Vamos resintieron que el Jefe de Estado haya reafirmado el envío de la reforma justo en medio del alza de los planes, debido a que consideraron que se estaba legislando de acuerdo a la contingencia. Y, además, porque se juntó con la tramitación de otras reformas del Ejecutivo. El proyecto, además, se firmará luego de la polémica que generó la decisión de la Superintendencia de Salud de retrasar en dos años la puesta en marcha de la circular que obligaba a las isapres a rebajar el costo de los planes de algunos afiliados, determinación que La Moneda tuvo que salir a revertir y terminó con la salida de Ignacio García-Huidobro del cargo de superintendente. Finalmente, la espera -dicen en Palacio- terminó y el gobierno se encuentra alistando los detalles finales del anuncio que, hasta ahora, está contemplado que se concrete el lunes a las 11.00 en el Palacio de La Moneda. De hecho, las invitaciones ya están listas y estarían pronto a ser enviadas. Además, las mismas fuentes sostienen que el Mandatario no solo firmará el proyecto de Isapres, sino que el mismo día hará lo propio con el que modifica el sistema público de salud: Fonasa. De esta manera, el Ejecutivo concretará el ingreso de otra de sus reformas emblemáticas, que contempla los cambios al sistema privado y público, y que se suma a la modernización tributaria, que ya se aprobó su idea de legislar; y la de pensiones, que esperan sea votada durante la primera semana de mayo. Tramitación En la antesala del envío de los proyectos, el 6 de abril pasado, y en medio de la polémica por las alzas de la isapres, el Presidente Piñera deslizó una crítica a la oposición a través de su cuenta de Twitter. “Si Congreso hubiese aprobado proyecto de ley de Isapres que enviamos en primer gobierno, aprobado por la Cámara, pero paralizado en Senado, problema factores estaría resuelto”, dijo. De hecho, con miras agilizar la tramitación del proyecto que modificará el sistema privado de salud, el Ejecutivo ingresará una indicación sustitutiva a la iniciativa que Piñera hizo alusión en su Twitter. En el caso de Fonasa, en tanto, será un proyecto nuevo. Con todo, en el Ejecutivo algunos advierten que esta reforma será de compleja tramitación, pero que -al igual que la de pensiones- es una iniciativa “muy anhelada por la ciudadanía”. Y, así como se hizo con las otras normativas que impulsa La Moneda, habrá un diseño comunicacional establecido y no descartan que Piñera pueda realizar una cadena nacional sobre la materia. Fuente: https://www.latercera.com/la-tercera-pm/noticia/se-acabo-la-espera-pinera-firmara-el-lunes-proyectos-que-modifican-sistemas-de-isapre-y-fonasa/619259/
  2. 05 Marzo 2019 Piñera fija criterios para enfrentar a la oposición en año clave para sus reformas Mandatario informó ayer a Chile Vamos que se potenciará el discurso de búsqueda de acuerdos, pero que el éxito del gobierno no se mide solo en la aprobación de sus proyectos. EL PRESIDENTE PIÑERA SE SUMÓ AYER AL COMITÉ POLÍTICO AMPLIADO EN LA MONEDA. Ayer al mediodía, y de manera sorpresiva, el Presidente Sebastián Piñera se dirigió al salón en que todos los lunes se realiza el comité político ampliado entre ministros y dirigentes de Chile Vamos. El Jefe de Estado participó por cerca de una hora de la reunión, en la que, de manera especial, también estuvo la titular de Educación, Marcela Cubillos. En la cita, el Mandatario delineó la hoja de ruta para el segundo año de gobierno, considerado clave para La Moneda, porque se debatirán las principales reformas del Ejecutivo: pensiones, isapres y tributaria, entre otras. Esto, fijando criterios sobre cómo actuar ante la oposición y analizando el escenario político. Así, según los presentes, el Mandatario advirtió sobre la existencia de una estrategia de la oposición para “intentar medir” el éxito del gobierno en relación a la cantidad de reformas que logren aprobar. En ese sentido, el diagnóstico fue que “no hay que inmolarse por el Congreso” y que la idea es que “se puede ganar perdiendo”, es decir, plantear los temas, negociar y, si se rechazan, que sea la oposición la que pague los costos políticos ante la opinión pública. Sobre esto último, en el oficialismo dicen que la idea es replicar la estrategia usada con el proyecto Aula Segura, para el que hubo un fuerte despliegue de los parlamentarios de Chile Vamos y del gobierno para “dejar en evidencia” la actitud de la oposición, acusando a ese sector de no querer avanzar en iniciativas con alto respaldo ciudadano. Si bien Piñera destacó en la reunión que potenciarán el discurso de la búsqueda de consensos con la centroizquierda, en la cita también señaló que eso no significa ceder completamente respecto del programa de gobierno y que tendrán que aceptar que perderán muchas veces en el Parlamento. Esto último, dicen en el oficialismo, porque deben instalar con claridad que la oposición no es “cogobierno” y que alcanzar acuerdos no significa desnaturalizar las reformas que están impulsando “por mandato popular”. De hecho, el Ejecutivo ya desestimó la propuesta opositora de separar el aumento del Pilar Solidario del resto de la reforma previsional. Además, en el oficialismo sostienen que se insistirá en privilegiar la búsqueda de acuerdos con ciertos grupos de parlamentarios y no con la oposición como bloque. En el oficialismo, en todo caso, dicen que la demostración de la “voluntad” para conseguir acuerdos es el “tono” que ha usado el gobierno respecto de las reformas. Y un ejemplo que entregan es la decisión de separar el proyecto Admisión Justa para conseguir avanzar en su tramitación, medida que se podría replicar en otras iniciativas. “Cada proyecto se ve en su mérito”, dijo ayer el titular de la Segpres, Gonzalo Blumel. “Ganamos el gobierno con un programa, y hay que implementarlo en la medida de lo posible (…). Lo que no puede pasar es que terminemos perdiendo eso que nos hizo ganar las elecciones producto del chantaje”, agregó la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, mientras que su par de RN, Mario Desbordes, sostuvo que “debemos ceder en algunos puntos, pero el éxito del gobierno no está en los resultados del Congreso, la gente lo va a medir en muchas otras cosas”. El diseño para este año, además, será parte de una conversación que sostendrá Piñera en el Palacio de Cerro Castillo, por separado, con los senadores y diputados oficialistas. Hasta ahora, esos encuentros están fijados para el 13 y 14 de marzo, respectivamente. Prioridades legislativas Luego del comité político, Blumel encabezó la primera reunión de coordinación con los jefes de bancadas y comités de Chile Vamos para explicar la estrategia legislativa. En esa cita, el ministro transmitió que las urgencias serán similares a las de la última semana de enero y que Piñera fijó tres prioridades: fortalecer el crecimiento reforzando el concepto de “Chile en Marcha”, y las agendas de seguridad y social. Además, entregó una minuta con nueve proyectos estratégicos a discutir esta semana, entre ellos, el Ministerio de Desarrollo Social y Familia y la ley nacional del cáncer. Asimismo, reforzó la idea de que las reformas al sistema de pensiones y tributaria irán por carriles diferentes, junto con plantearles a los parlamentarios que hay que concentrar esfuerzos para que la idea de legislar de esta última iniciativa sea aprobada este mes. De hecho, Blumel insistió ayer en el llamado a la oposición, mientras que el propio Presidente Piñera potenció la materia en una actividad y señaló que “le digo a todo el país, y muy especialmente al Congreso y a la oposición, que de nuestra parte van a encontrar la mejor voluntad para dialogar, buscar acuerdos y perfeccionar esta modernización tributaria”. Fuente: https://www.latercera.com/politica/noticia/pinera-fija-criterios-enfrentar-la-oposicion-ano-clave-reformas/554645/
  3. 27 Diciembre 2017 Carlos Massad: El Gobierno de la Presidenta Bachelet va a ser recordado por las reformas El ex presidente del Banco Central planteó que "el futuro se ve razonablemente bueno para Chile". Destacó la seriedad del ministro Eyzaguirre en relación a la reforma a las pensiones. El ex presidente del Banco Central, Carlos Massad, realizó un balance de la economía del país durante este año en Cooperativa, asegurando que se ve un buen futuro tras las reformas impulsadas por el Gobierno de Michelle Bachelet. En diálogo con Lo que Queda del Día, Massad planteó que "el futuro se ve razonablemente bueno para Chile. Estados Unidos está creciendo muy bien, el último dato entregado por el Tesoro americano indica que en el tercer trimestre de este año creció un 3,2 por ciento, lo que es una muy buena tasa de crecimiento para ese país". "El promedio de crecimiento del segundo gobierno de la Presidenta Bachelet no es un buen promedio, sin duda. No fue muy bueno por varias razones, principalmente externas pero también internas", recordó. Para Massad, "el Gobierno de la Presidenta Bachelet va a ser recordado por las reformas,hay reformas importantes que están en camino. Me parece a mí que la gratuidad, con todos los defectos de aplicación que pueda tener, con todas las deficiencias que habrá que ir reparando de a poco, porque todas estas cosas muestran sus deficiencias en la práctica". En relación a la gratuidad, el economista destacó que "es un cambio fundamental para Chile, significa el acceso a la educación a gente que antes no podía tenerlo y eso implica que en muchos casos son los primeros miembros de la familia que ingresan a la universidad, eso es una transformación verdaderamente estructural". Massad también comparó el trabajo realizado por los dos últimos ministros de Hacienda, planteando que "Nicolás (Eyzaguirre) es más extrovertido de lo que es Rodrigo (Valdés) y entonces eso es una ventaja para la conversación, pero ha sido un periodo tan corto que es muy difícil de evaluar". Finalmente, el experto aseveró que "fue sabio de parte de Nicolás haber dicho que el problema de las pensiones no lo vamos a apurar porque no tenemos la plata para resolver el problema de las pensiones (...) se va a tener que resolver gradualmente, no se puede resolver de una plumada". "Es inevitable un aumento en la edad de la jubilación, porque no estamos viviendo 65 años, estamos viviendo 75, 80 (...) yo creo que la edad de jubilación debería subirse por lo menos cinco años", sentenció. Fuente: http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/presidenta-bachelet/carlos-massad-el-gobierno-de-la-presidenta-bachelet-va-a-ser-recordado/2017-12-27/193333.html
  4. Historia del topic acá http://foros.fotech.cl/topic/324901-francia-jean-marie-le-pen-defiende-la-unidad-de-espana-con-un-lema-franquista/?hl=%2Bfrancia&do=findComment&comment=22905290 15 Noviembre 2017 Macron: seis meses de rápidas reformas y baja aprobación El Presidente francés trabaja con rapidez y ya lleva cuatro leyes aprobadas desde que asumió el 14 de mayo de este año. Sin embargo, sólo un 35% lo respalda. R Macron, su esposa Brigitte y el ex Presidente Hollande lanzan globos para recordar a las víctimas del ataque en Bataclan, el lunes. Con un ritmo acelerado de reformas, Emmanuel Macron está camino a consolidar su sello. A seis meses de su arribo en el Palacio del Elíseo, en este breve período ha querido demostrar que se mueve con rapidez y que cumple con sus promesas. El ex ministro de 39 años y el Presidente más joven de Francia, ha optado , además, por alejarse de la centroderecha y la izquierda tradicional, con su partido de centro República En Marcha. Así, su gobierno es actualmente catalogado de social liberal. Según una encuesta de Harris Interactive difundida el sábado, apenas el 35% de los franceses está satisfecho con los primeros seis meses de Macron -en junio contaba con el 60%-, mientras un 59% se considera insatisfecho. La misma encuesta consultó sobre los adjetivos que se les vienen a la mente a los consultados al pensar en los primeros meses de la era Macron: “Presidente de los ricos”, “arrogante” , “pretencioso” y “decepcionante”, fueron los que más se repitieron. De todas formas, cercanos al mandatario sostienen que poco le importan las encuestas, ya que su tarea se basa en darle grandeza a su gobierno y devolverle a Francia influencia en el escenario mundial, después de los períodos de Nicolas Sarkozy y François Hollande. Hasta ahora, las reformas de Macron han sido impopulares, especialmente la laboral, que ha generado masivas manifestaciones en toda Francia. La medida más polémica tiene que ver con la eliminación parcial del impuesto sobre la fortuna que pagaban los ciudadanos franceses con un patrimonio superior a 1,3 millones de euros. Así, tras su aprobación en la Asamblea Nacional el 20 de octubre, estas personas dejarán pagar impuestos por bienes de lujo, como yates o aviones privados. Sin embargo, continuarán pagando tributos por sus bienes inmuebles. “Hay cierta impresión de que el Presidente ha hecho más por la gente con buena situación, que por la gente que tiene dificultades. Es una impresión, habrá que ver con el tiempo”, señala el político francés Jean-Paul Huchon (ver entrevista). Pero Macron no parece ceder a las críticas de la calle ni de la oposición, sino que camina convencido de que al fin de su mandato, estas reformas impulsarían el crecimiento económico y disminuirían el desempleo. A las reformas que ya ha llevado a cabo se suman la ley sobre la moralización de la vida política, que prohibe a los parlamentarios emplear a miembros de sus familias y elimina la “reserva parlamentaria” que permitía distribuir subvenciones. También se cuenta el fin al estado de emergencia luego de dos años y la ley que refuerza la lucha contra el terrorismo. En el caso de las reformas que están en curso, además del impuesto sobre la fortuna, figura el aumento de la Contribución Social Generalizada (CSG), impuesto destinado al financiamiento de la protección social, y la exención del impuesto a la vivienda para el 80% de los hogares para 2020. Dentro de las reformas en plena preparación, están las relacionadas a la formación profesional, el aprendizaje, el desempleo y la jubilación. Al mismo tiempo, los analistas sostienen que Macron apunta a convertirse en líder de Europa, con su idea de refundar el Viejo Continente, fortalecer la UE y posicionar a su país como actor clave. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/macron-seis-meses-rapidas-reformas-baja-aprobacion/
  5. Historia del topic acá http://foros.fotech.cl/topic/320631-clasificacion-de-riesgo-moodys-rebajo-el-panorama-crediticio-de-chile-a-negativo-pero-mantiene-nota-aa3/ 01 Septiembre 2017 Destaca que la renuncia de ministros es una nueva muestra de división y fragmentación de la política en Chile Moody's: cambio de gabinete podría sepultar la posibilidad de que reforma de pensiones y ley de bancos se aprueben en este Gobierno La agencia calificadora reaccionó este viernes al bullado cambio de ministros y enroques que significó la salida del equipo económico encabezado por Rodrigo Valdés. El análisis de la firma es que incluso con un nuevo presidente, alertan que la fragmentación del congreso y las profundas divisiones entre los partidos políticos "limitarán la capacidad del próximo gobierno de modificar las prioridades de las políticas públicas". Un lapidario análisis es el que difundió este viernes la agencia calificadora y de servicios financieros Moody's respecto al cambio de Gabinete realizado este pasado jueves por la Presidenta Michelle Bachelet. De acuerdo a la analista de la firma Ariane Ortiz-Bollin, "las renuncia de los ministros de Hacienda y Economía de Chile ponen en evidencia la animosidad que ha caracterizado al debate nacional sobre la dirección que debe tomar la política económica del país". La reacción de Moody's, tras las renuncias de Rodrigo Valdés, Luis Felipe Céspedes y Alejandro Micco, son una muestra de que "las diferencias en opiniones existen no solo entre los miembros del gobierno de Bachelet, sino también dentro del amplio espectro de partidos políticos, reflejando así deliberaciones aún sin resolver en materia de políticas públicas". Entre las conclusiones que sacan del hecho, esperan que "una de las consecuencias mas inmediatas de estos sucesos recientes es un potencial retraso en la aprobación del presupuesto para le año 2018". A eso se sumaría que se "reducen considerablemente las probabilidades de que el gobierno saliente pueda obtener la aprobación del congreso del nuevo proyecto de Ley de Bancos, así como también la reforma al sistema de pensiones", previendo que ambos proyectos se chutearían para el próximo gobierno. Pero más allá de dichos retrasos que se generaría en el trabajo legislativo, apuntan a una profunda división en el país, donde alertan que incluso con la elección de un nuevo presidente, sólo se resolverá "parcialmente el debate". Destacan que si bien la elección de un nuevo presidente daría un nueva aire y claridad respecto a las políticas económicas, las decisiones de inversión y las perspectivas de crecimiento, dicen que "la fragmentación del congreso y las profundas divisiones entre los partidos políticos limitarán la capacidad del próximo gobierno de modificar las prioridades de las políticas públicas". Fuente: http://www.elmostrador.cl/mercados/2017/09/01/moodys-cambio-de-gabinete-podria-sepultar-la-posibilidad-de-que-reforma-de-pensiones-y-ley-de-bancos-se-aprueben-en-este-gobierno/
  6. 22 Septiembre 2017 Dice que la Presidenta será recordada como "lo que pudo haber sido y no fue" Gabriel Salazar: "Bachelet no hizo las reformas con el pueblo, por eso ninguna tiene apoyo popular" El Premio Nacional de Historia aseguró que la mandataria impulsó las transformaciones "con políticos, expertos y no con el pueblo. La prueba está en que ninguna de estas reformas tuvo apoyo popular. Incluso, los supuestos beneficiarios". En conversación con la periodista Matilde Burgos en el programa "CNN Íntimo", el Premio Nacional de Historia 2006, Gabriel Salazar, acusó a la Presidenta Michelle Bachelet de no tener liderazgo. A juicio del historiador, la mandataria no hizo ninguna de las reformas "con el pueblo, por eso ninguna tiene apoyo popular" "Las hizo con políticos, expertos y no con el pueblo. La prueba está en que ninguna de estas reformas tuvo apoyo popular. Incluso, los supuestos beneficiarios. Los profesores no están de acuerdo con la reforma educacional, los estudiantes y apoderados tampoco", declaró el académico de la Universidad de Chile. "Entonces, ha sido un proceso de reformas que le faltó el contacto entre el gobierno y el pueblo, es decir un liderazgo ciudadano. Ahí está la falla de Michelle Bachelet. No es líder, no tiene condiciones de caudillo, su discurso no es un discurso de liderazgo (...) no está dirigiendo a un pueblo", agregó Salazar, concluyendo que Bachelet será recordada como "lo que pudo haber sido y no fue". Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2017/09/22/gabriel-salazar-bachelet-no-hizo-las-reformas-con-el-pueblo-por-eso-ninguna-tiene-apoyo-popular/
  7. 06 Julio 2017 Sinceró autocrítica por agenda de reformas Valdés reconoce debilidad política del Gobierno: "No se puede hacer todo al mismo tiempo, fuimos muy ambiciosos" El titular de Hacienda dijo que la actual administración intentó hacerse cargo de un malestar ciudadano. Sin embargo, reconoció que "si uno junta las restricciones económicas en un período no tan bueno con las restricciones políticas, es difícil hacer muchas cosas, porque cada cosa cuesta políticamente y uno tiene un capital político limitado de poder convencer a otros". Faltan ocho meses para que el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet llegue a su fin y ya comenzaron a surgir los balances de lo que ha sido esta administración, como el que hizo este jueves el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, quien admitió que en el Ejecutivo "fuimos muy ambiciosos" al intentar recoger el malestar ciudadano con el impulso simultáneo de varias reformas estructurales. En una entrevista a Radio Zero, Valdés fue consultado sobre si para mejorar en estándares de igualdad hay que sacrificar el crecimiento, indicando que "es un dilema bien difícil en que depende cómo se hagan las cosas, pero no se puede hacer todo al mismo tiempo y hay que tener mucho cuidado con los instrumentos". Y acto seguido sinceró que "nosotros en el Gobierno hemos hecho una autocrítica, que no es que quisimos hacer todo al mismo tiempo, pero fuimos muy ambiciosos, y si uno junta las restricciones económicas en un período no tan bueno con las restricciones políticas, es difícil hacer muchas cosas, porque cada cosa cuesta políticamente y uno tiene un capital político limitado de poder convencer a otros". "Hay un límite también de capital humano dedicado a estas cosas, uno dice 'escriban un proyecto de ley', pero los proyectos de ley se demoran semanas en madurar y en discutirse", agregó. Finalmente, sostuvo que "yo no hablaría de ambiciones desmedidas, creo que lo que pasó en este Gobierno, y esto será más para reflexión futura, es que se hizo cargo de un malestar ciudadano respecto de donde estábamos". Sin embargo, considera que "Chile sigue siendo un país que es bueno para vivir y bueno para invertir (...). Es cosa de ver la inmigración", señaló. Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2017/07/06/valdes-reconoce-debilidad-politica-del-gobierno-no-se-puede-hacer-todo-al-mismo-tiempo-fuimos-muy-ambiciosos/
  8. 13 Mayo 2017 Temer cumple primer año en el poder con gestión marcada por reformas y bajo apoyo Al conmemorar el aniversario, el mandatario dijo ayer que Brasil está en el “camino correcto”. Analistas consideran que su principal mérito ha sido implementar agenda económica. Bajo un cartel que decía “Un año de coraje, trabajo y avances”, el Presidente brasileño, Michel Temer, aseguró ayer que tiene “la certeza más absoluta” de que el país está en el “camino correcto” sin haber “apelado al populismo”, en abierta alusión a Dilma Rousseff, a quien reemplazó en el poder luego que la petista fuera suspendida de su cargo el 12 de mayo 2016 por presunta manipulación de las cuentas públicas antes de ser destituida definitivamente el 31 de agosto. Para conmemorar su primer aniversario en el Palacio de Planalto, Temer reunió a sus 28 ministros, a los jefes de las cámaras legislativas y a los presidentes de todos las empresas estatales, ante los que se ufanó de haberle devuelto a Brasil la “confianza que se había perdido” con “el descontrol de los gastos públicos”. La defensa política que Temer hizo de su gestión fue completada con argumentos técnicos presentados en el mismo acto por el ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, quien garantizó que la recesión en que Brasil se sumergió en los dos últimos años “ya es pasado”. Según el hombre fuerte del equipo económico, “Brasil vive un momento de profunda transformación”, gracias a que “por primera vez” se ha impuesto en el país “una agenda de futuro” y “modernización”. Sin embargo, el diario Folha de Sao Paulo aseguró ayer que Temer “aún no tuvo éxito” en las prioridades que estableció para su mandato en el discurso hecho cuando llegó a Planalto. “En su estreno como entonces Presidente interino, destacó que el mayor objetivo de la gestión era la reducción del desempleo”, destacó el periódico, recordando que en el primer trimestre, el desempleo alcanzó un récord de 14,2 millones de personas (13,7%). Temer, no obstante, se muestra confiado en que la “importantísima” agenda de reformas liberales en discusión en el Congreso, donde “goza de un poder casi total”, según EFE , harán disminuir pronto el desempleo “heredado” del gobierno de Rousseff. Pero las dos principales reformas defendidas por el mandatario -las del régimen laboral y previsional- son rechazadas por la mayoría de los brasileños. Según Datafolha, el 58% cree que la reforma laboral significará menos derechos para los trabajadores y 71% se manifiesta en contra de la reforma previsional. La crispación que estas medidas han causado llevaron a que los sindicatos realizaran en abril, con una adhesión calculada en un 45 % de la masa laboral, la que ha sido la primera huelga general desde 1996. Así, un año después de que reemplazara a Rousseff, ocho de cada 10 brasileños consideran que Temer hizo menos por Brasil de lo que esperaban. Y apenas un 9% aprueba su gestión, según una encuesta de Datafolha. Con todo, Rafael Cortez, analista de la consultora Tendências de Sao Paulo, explica a La Tercera que “el principal mérito del gobierno de Temer fue conseguir la implementación de una agenda económica en medio de un escenario político muy complicado, como resultado de los desgastes políticos de la operación Lava Jato y del proceso de impeachment de la ex Presidenta Rousseff”. Sin embargo, sostiene Cortez, “el escenario político aún es muy complicado”. “El gobierno de Temer enfrenta problemas de déficit de legitimidad, dado el proceso traumático y excepcional de formación del gobierno. Además de eso, la operación Lava Jato continúa disminuyendo la credibilidad de la clase política”, destaca. De hecho, recordó Folha, desde el inicio de su gestión, Temer perdió a siete ministros y a su mejor amigo, José Yunes, que tuvo que dejar el cargo de asesor especial de la Presidencia después de ser citado en la Operación Lava Jato. “Más, para bien o para mal, Temer sobrevive a costa de las victorias en el Congreso, del avance de las reformas y de la máxima de que, mal con él, peor sin él. En especial en la economía”, comentó ayer la columnista de O Estado de Sao Paulo, Eliane Cantanhêde. Temer, cuyo mandato concluye el 31 de diciembre de 2018, “descarta” competir en las próximas elecciones, según dijo en una entrevista publicada ayer por O Globo. “Si consigo, como gracias a Dios lo vengo consiguiendo, hacer las reformas necesarias para el país, me doy por felicísimo”, concluyó. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/temer-cumple-primer-ano-poder-gestion-marcada-reformas-apoyo/
  9. 14 Enero 2017 Camila Vallejo: “Para no quedar mal en las reformas, a veces el gobierno opta por la posición más conservadora” Legisladora acusa una tensión ideológica en la Nueva Mayoría. Además, aborda el rol del denominado Frente Amplio. En materia presidencial reconoce cierta simpatía por Guillier y una “distancia gigante” con Lagos. En el incandescente mes de enero, de a poco los partidos han ido decantando sus posturas presidenciales. El PR fue el primero, y proclamó al senador Alejandro Guillier. Hoy hará lo mismo el PPD con el ex Presidente Ricardo Lagos. El 21 de enero, el PS -colectividad que tiene a tres abanderados: además de Lagos, José Miguel Insulza y Fernando Atria- debe decidir si mantiene o no la ya acordada primaria interna para abril. Y el mes finalizará con la junta nacional de la DC, partido en el que, pese a no haber mucha claridad frente al tema, al menos se instaló la tentación de ungir a la presidenta del partido, Carolina Goic. ¿Y el Partido Comunista? El PC se ha dedicado a una suerte de diplomacia: reuniones con los abanderados, generosas en jugos y galletas. La mayoría de los militantes han expresado lo obvio, en orden a escuchar los candidatos y, luego, entre enero y marzo, tomar una decisión. Esto, salvo una sentencia en rechazo expresada por la diputada Camila Vallejo en junio respecto a Lagos, con una rotunda frase de corte popular: “Agachó el moño ante los empresarios”. En esta entrevista, la diputada hace un repaso por el año recién pasado: el escenario presidencial, el rol del PC en el gobierno y el incipiente surgimiento del Frente Amplio, análisis que, además, extiende a la tensión ideológica al interior de la Nueva Mayoría y a lo que espera para un segundo gobierno administrado por esta coalición. ¿Qué balance hace del 2016? Hemos avanzado en reformas políticas y sociales que han sido importantes y que, a lo mejor, han quedado invisibilizadas. O sea, yo me pillo en La Florida a familias o padres cuyos hijos están estudiando en la educación superior de manera gratis. Eso es un cambio sustantivo, que ha sido gracias a este gobierno. Sin embargo, creo que el principal problema de que hoy tengamos aún pendiente la reforma de la educación superior, la nueva educación pública y otras reformas como la nueva Constitución, tiene que ver con un problema político de que hay una disputa de la direccionalidad de las reformas. ¿Pero eso es por desorden en la coalición, falta de convicción en el gobierno? En educación también hemos visto reflejado aquello. Hemos tenido opositores dentro de la Nueva Mayoría desde un inicio, no a las reformas en sí mismo, sino que a la dirección que toman las reformas. Eso es lo que nos tiene de alguna manera entrampada, ya que en muchos casos se ha generado esa tensión. Y para no quedar mal con nadie en las reformas, a veces el gobierno opta por la posición más conservadora. Y esto lo digo viniendo de un partido que ha sido el único que ha defendido y luchado para que las formas se cumplan y se respeten sus principios y su objetivos. ¿Quiénes son los que entrampan las reformas en el oficialismo? Es evidente para todos los partidos, incluso en las últimas reuniones de la Nueva Mayoría, que el único senador que quería retrasar o dilatar la aprobación de la nueva educación pública era Ignacio Walker, y es un voto decisivo. Entonces, eso es un ejemplo concreto. En otros casos ha sido Zaldívar y Walker. No digo que no sean posiciones legítimas. El tema es que si queremos proyectar un segundo gobierno de la Nueva Mayoría de centroizquierda, como la misma senadora Goic lo ha dicho, es necesario un gobierno de centroizquierda, pero que sea de centroizquierda, no que sea centroderecha, donde muchas posiciones rayan en posiciones derechistas. Eso creo que es lo que se ha visto durante el desarrollo de este gobierno ¿Qué es lo que no debería pasar en un próximo gobierno? No tengo la receta, pero hay que evitar la restauración conservadora que se está tratando de instalar y que está pasando en Latinoamerica, en el mundo, con golpes de estado blandos, con liderazgo de derecha populista. Lo vemos en Argentina, lo vemos en EE.UU., con Donald Trump. Pero lo que sí debería pasar en un próximo gobierno tiene que ver con el cambio al moelo de desarrollo. Hay un problema en el ámbito laboral brutal que se expresa en la desigualdad y que tiene su origen con que los trabajadores no gozan con el fruto de su trabajo, el que termina acentuando la concentración de la riqueza. Hay que acortar la jornada laboral para hacer otras cosas, como disfrutar de la familia. Debe haber un cambio en la matriz productiva, con mayor industrialización sustentable y mayor inversión en ciencia y tecnología ¿Cómo ve la construcción del llamado “Frente Amplio”? Es una opción válida y legítima. Nosotros tomamos esa opción antes como partido con el Juntos Podemos Más, nos planteamos la alternativa de un frente de izquierda. Pero en un momento vimos la oportunidad de contar con un programa distinto de transformación con una correlación de fuerzas que realmente nos permitiera llegar al gobierno e implementar los cambios. ¿Advierte una posibilidad e que el Frente Amplio quite votos a la Nueva Mayoría y cope los espacios del movimiento social? Yo creo que la apuesta con ellos tiene que ser más que nada de colaboración, con distintas tácticas. Ellos fuera de la Nueva Mayoría, perfecto, está bien. Pero en esto la izquierda tiene que saber dónde está su adversario real. Espero que haya altura de miras en todas las fuerzas de izquierda para comprenderlo. El PC perdió estrepitósamente lapresidencia del Colegio de Profesores. ¿Es el costo inevitable de estar también en la institucionalidad del Poder Ejecutivo? Entiendo que sea difícil para muchos entender el por qué el Partido Comunista ingresa al gobierno de la Nueva Mayoría y da la disputa institucional para poder hacer avanzar los cambios. A muchos les gustaba la idea de que el PC sólo estuviese afuera, en las calles, y que se quedara sólo en el plano de la movilización. Sin embargo, nosotros, porque somos comunistas y somos marxistas también, entendemos que los cambios tienen que producirse de una manera dialéctica, entendiendo las condiciones objetivas y subjetivas. Yo aprendí el 2011 de mi experiencia, de que no bastaba simplemente con marchar. Había que movilizarse, había que marchar, pero también necesitamos espacio de decisión en un gobierno o en un Parlamento. Eso nos llevó a esta apuesta de decir ‘bueno, ¿cómo llegamos al Parlamento, cómo llegamos al gobierno?’. Eso implicaba una colación, una coalición que te permitiera entrar en ese espacio, pero para impulsar los cambios que tenemos la convicción que hay que hacer. ¿Es la Nueva Mayoría el espacio apropiado para superar el neoliberalismo, tal como aspira el PC? Es hasta el momento el único espacio para seguir haciendo cambios ahora. No te da todas las garantías, porque hay que generar las condiciones para mayores garantías. Una de las cosas para generar esas condiciones tiene que ver con lo que decía antes: programa, el tema electoral va ser importante, cómo va a quedar el nuevo Parlamento, un Parlamento que va a tener que estar integrado por más mujeres, pero también esperamos que por más fuerzas de izquierda progresistas y por un liderazgo presidencial que te permita resguardar la direccionalidad de los cambios. El PC aún no resuelve el tema presidencial, pero hay militantes comunistas que se adelantaron y apoyaron la candidatura de Alejandro Guillier. ¿Usted tiene resuelto el apoyo presidencial? Para no cometer los mismos errores del pasado (se ríe)… Yo quiero dar la discusión interna. Tengo una opinión muy positiva de Guillier, y lo he dicho, porque lo conozco de antes de estar en el Parlamento, lo conozco desde que era dirigente estudiantil. Es una persona que me parece honesta, tiene un carisma especial y siento que tiene muchas convicciones que comparto, en lo programático, en la mirada del futuro. Pero todavía hay que ir más al detalle, creo que falta aterrizar muchos elementos programáticos con Guillier. Con Lagos, sin embargo, tengo una distancia que es gigante. ¿Por qué en las encuestas del CEP la evaluación de la ciudadanía hacia usted es tan baja? Un 22% de apoyo y un 55% de rechazo… No sé, tal vez he hecho apuestas arriesgadas… No es fácil de entender, o no es fácil de compartir que yo haya pasado de ser dirigente estudiantil a pasar al Parlamento, en un momento donde el Parlamento es, quizás, uno de los espacios más repudiados de la sociedad chilena. Es como ‘para qué te metiste ahí’. Lo otro es de ser parte de la coalición de gobierno. ‘¿Por qué no te mantuviste fuera?’, pero yo tengo mis convicciones. Si hay gente que no comparte eso, no lo compartirá no más. No puedo caerles bien a todos. Y, claro, soy humana y también he cometido errores. ¿Cuáles? De repente debo tener más continencia verbal (se ríe), no ser tan tajante en algunas cosas, porque te pasan la cuenta. Porque por cualquier cosa que uno diga, te pasan la cuenta. Eso ya es un hecho. Pero con las palabras, es cosa de que te repitan en redes sociales, que es lo que me pasó, por ejemplo, con Michelle Bachelet. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/camila-vallejo-no-quedar-mal-las-reformas-veces-gobierno-opta-la-posicion-mas-conservadora/
  10. Bachelet: “Yo no opté a la presidencia para tener estatuas o calles con mi nombre” La Presidenta de la República en conversación con un medio español manifestó que no sabe si al final de su periodo habrá un reconocimiento pero que "creo que estamos instalando las bases para un país más justo". En cuanto al rol de la oposición, la Mandataria señaló que "nos acusan de improvisaciones y errores que no son tales". A quince meses de que finalice su segundo periodo como Presidenta de la República, Michelle Bachelet conversó con el diario español El Mundo en el que manifestó que su segunda gestión, marcada por las reformas, instala las bases para un país más justo. “Si hay reconocimiento de ello, no lo sé”, indicó a ese medio, pero aclaró que “yo no opté a la Presidencia de la República para tener estatuas o calles con mi nombre, sino para hacer lo que tenemos que hacer”. En esta misma línea añadió que si con la reforma a la educación se logra mejorar la calidad y que además esto “juegues el papel de abrir oportunidades, con eso seré feliz”. Además, acusó que sectores de la derecha instalan dudas en cuanto a las reformas en la mirada de los ciudadanos, y que los acusan de improvisación, a pesar de que señaló que “creo que hay personas que en privado podrían estar de acuerdo con las reformas, pero que quieren generar un coste político al gobierno y por lo tanto nos acusan de improvisaciones y errores que no son tales”. “También es cierto que hay sectores que todavía no logran aquilatar que Chile ha cambiado, que el mundo ha cambiado”. Bachelet, igualmente agregó que “todas las reformas que planteamos y que están en marcha buscan avanzar hacia un país más moderno, más inclusivo y más solidario”. INMIGRACION “Chile es un país muy abierto”. La Mandataria dijo con el mismo medio si bien hay sectores del país en el que ha surgido un sentimiento contrario a la inmigración, hay otros que se produce la integración. Pero en el caso europeo dijo que es “muy preocupante” que algunos países tiendan a cerrar las fronteras y a sentir como una amenaza la llegada de refugiados que huyen de la guerra en Medio Oriente. “Tenemos un mundo muy convulsionado”, sostuvo como explicación al aumento paulatino de algunos movimientos contrarios a la inmigración. “En el caso de países como Francia, que ha sufrido ataques terroristas suicidas, se apela al miedo a la pérdida de la vida, paulantinamente han crecido estos movimientos y es muy posible que en las próximas elecciones Marine Le Pen pase a segunda vuelta”. DONALD TRUMP En cuanto al triunfo del republicano, la Presidenta Bachelet dijo que hay una gran incertidumbre en cuanto a los anuncios que hizo tras ganar las elecciones como que Estados Unidos terminará con el Tratado de Asociación Transpacífico (TTP). “Mucha gente dice que aguardemos a ver qué pasa, que no saquemos conclusiones precipitadas y esperemos que cunda el buen juicio y que desde América Latina mantengamos las mejores relaciones con Estados Unidos, como las que hemos tenido con el presidente Obama”, puntualizó. www.latercera.com
  11. 26 Noviembre 2016 El efecto de la muerte en la conducción de Raúl Castro y el futuro de Cuba La duda es si el proceso de reformas se acelerará o si se mantendrá el ritmo de las medidas aplicadas por el actual gobernante. Por primera vez en toda su vida, Raúl Castro no cuenta con la presencia de su hermano. Desde los años en Birán, en el colegio, en La Habana, el paso por la prisión, la lucha en la Sierra Maestra, el poder y el relevo, siempre contó con la compañía, el consejo y hasta la disputa de Fidel. Fue una dupla permanente: uno era el líder carismático y el estratega, y el otro el “número dos” y el organizador. Y aunque formalmente Raúl Castro ocupa la cima del poder cubano desde el retiro por enfermedad del líder histórico de la Revolución Cubana en 2006, recién a partir de la noche del viernes pareciera que se encuentra verdaderamente solo en esa posición. Sin embargo, desde que en 2008 asumió como Jefe de Estado y luego en 2011 cuando se convirtió en primer secretario del Partido Comunista de Cuba, comenzó a seguir un camino propio: el de las reformas, la reducción del aparato estatal, el cambio de la ley migratoria y la búsqueda del entendimiento con Estados Unidos. Todas medidas que podrían decirse se alejaban de lo obrado por Fidel Castro en sus décadas en el poder, aunque también respondían a otro tiempo y a un escenario distinto. Por eso surge la interrogante sobre qué pasará en Cuba tras la muerte de Fidel Castro, si se acelerarán las reformas o se mantendrá el curso de la conducción raulista. Aunque durante sus años de jubilación Fidel esgrimió un tono crítico sobre algunas de las decisiones de su hermano -como cuando dijo que no confiaba en la política de Estados Unidos, pese a los intentos de La Habana de buscar un entendimiento con Washington- algunos analistas consideran que “el menor de los Castro” tenía desde hace al menos ocho años bajo su control todo el poder en Cuba. Para otros, Raúl ahora queda más libre sin tener que lidiar en forma permanente con la resistencia o freno de su hermano. “Con la muerte de Fidel, la situación política y económica probablemente se abrirá. Le quitará un peso a Raúl. El no tendrá que preocuparse más por las contradicciones con su hermano mayor, una personalidad avasalladora”, dijo a la agencia France Presse, Michael Shifter, presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano. En todo caso, más que la muerte de Fidel el futuro de Cuba puede que esté determinado por lo que haga el próximo Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien prometió en la campaña poner fin al deshielo con La Habana, volver a imponer las restricciones, pero en su historia personal él mismo sondeo la posibilidad de invertir en la isla incluso contraviniendo las leyes estadounidenses, como lo aseguró la revista Newsweek. Richard Feinberg, un ex consejero de seguridad nacional del ex Presidente Bill Clinton, dijo que ahora es menos probable que Trump revierta la apertura de Obama hacia la isla. “Estados Unidos tiene que tener un interés nacional en competir con China y Rusia en la influencia en Cuba y en todo el Caribe, y en ver a Cuba como un aliado natural en contraterrorismo”, dijo Feinberg citado por la agencia Reuters. El próximo relevo Como sea la muerte de Fidel Castro cierra un ciclo y se produce antes de que Raúl Castro entregue, aunque sea formalmente, el poder en febrero de 2018, con lo que hará cada vez más progresivo el traspaso de las responsabilidades a las siguientes generaciones. El que aparece con mejores proyecciones para tomar el testigo, al menos en la teoría, es el actual vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros, Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, un ingeniero eléctrico y profesor universitario, que nació en abril de 1960, después del triunfo de la Revolución. Fue con la llegada a la cumbre del poder de Raúl Castro, que Díaz-Canel escaló más arriba y quedó más cerca de la primera línea. En mayo de 2009 fue nombrado ministro de Educación Superior, en marzo de 2012 fue designado vicepresidente del Consejo de Ministros y en febrero de 2013. En todo caso aún no conquista el cargo de segundo secretario del PCC que durante más de cuatro décadas ostentó Raúl Castro y que ahora tiene el octogenario José Ramón Machado Ventura. Pero no se descarta que la sucesión esté pensándose de un Castro a otro Castro. Y quien suena con mucha fuerza es Alejandro Castro Espín, el hijo de Raúl. Pese a que este año no fue elegido para integrar el Comité Central del Partido Comunista de Cuba, este coronel del Ministerio del Interior sí fue delegado en el VII Congreso del PCC, de abril, y ha ganado cada vez más protagonismo, al punto que ha fungido como asesor de su padre y fue uno de los pocos funcionarios que acompañó a Raúl en sus reuniones a puerta cerrada con Barack Obama en Panamá, en abril de 2015, y en La Habana, en marzo pasado. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/efecto-la-muerte-la-conduccion-raul-castro-futuro-cuba/
  12. 26 Noviembre 2016 Marcelo Díaz: “Me irrita este ‘verdugueo’ a la Presidenta y a las reformas” En el balance del ex vocero de gobierno Marcelo Díaz destaca su molestia con la indisciplina de parte de la Nueva Mayoría y -en particular- con el afán por responsabilizar al comité político del gobierno de los errores de conducción: “El Estado Mayor de la coalición no es solamente el comité político, incluye a los jefes de partidos y a los líderes parlamentarios”, afirma. Un mes se dio como plazo el ex vocero de gobierno Marcelo Díaz (PS) para estar alejado de la primera línea desde que el viernes 18 dejó su cargo. En ese período debe despejar la circunscripción por la que competirá al Senado en 2017, porque su interés es volver al Parlamento que dejó en el último período. Este es su balance del paso por el gabinete de Michelle Bachelet. ¿Cuándo empezó a evaluar su salida del gobierno? El último mes o mes y medio. Había que abandonar el cargo un año antes de la elección parlamentaria y era una reflexión a la que, además, me invitaban dirigentes del PS. Me parecía importante dar ese paso para poder integrar una plantilla parlamentaria para las próximas elecciones del Congreso. ¿Por dónde va a competir? Tengo una idea en la cabeza, pero es un tema que tengo que hablar con el partido. Mi pretensión, que es evidente, es ser parte de la lista electoral del PS en las próximas elecciones parlamentarias. Se ha hablado de Aysén… Es una posibilidad, efectivamente. ¿Y cómo se condice con el interés de Camilo Escalona, que también está mirando ese lugar? Esta es una conversación que todavía está en pleno desarrollo al interior del PS, me parece muy bien que tengamos opciones alternativas, lo importante es que hagamos una reflexión colectiva que nos permita que la plantilla del PS sea fuerte y nos permita una buena representación en el próximo Congreso. Hoy día podría decir que tengo plena disposición para ser parte de cualquier definición, entre ellas, por cierto, una primaria. ¿Por qué quiere volver al Parlamento? Siento que la contribución histórica que ha hecho la Presidenta Bachelet -tomando una decisión que no debe haber sido fácil, allí hay un acto de coraje, de valentía, de generosidad, porque todos saben que es muy difícil que un segundo mandato sea tan popular como el primero- para impulsar una agenda distinta, una de las más ambiciosas respecto de la transformación de la sociedad, va a perseverar. Es el tipo social que estamos cambiando y es lo que los chilenos quieren, por eso es que a veces me irrita -lo digo con franqueza- este “verdugueo” a la Presidenta, al gobierno y este “verdugueo” a las reformas. Hay cuestiones que eran objetivos largamente anhelados por la antigua Concertación y que fueron concretados en este gobierno. Nuestra lealtad debe ser con quien encabeza este proyecto, la Presidenta Michelle Bachelet, pero también con el proyecto que les prometimos y les comprometimos a los ciudadanos, porque yo siento que la Nueva Mayoría tiene que darse cuenta, si mira bien los resultados de la elección municipal, que el futuro no está escrito, que la próxima elección presidencial la puede ganar cualquiera y, por tanto, ¿de qué depende? Primero, de que nosotros pongamos en valor lo que hemos hecho y que empecemos a resolver nuestras controversias de un modo distinto y que todos pongamos voluntad. ¿Usted quiere ser también candidato a la presidencia del PS? Me encantaría, pero sé que hay otros buenos nombres y sé que hay que tomar decisiones colectivas. La parte final de su gestión en el gabinete estuvo marcada por el tema del informe que usted compró siendo parlamentario a la empresa del ex ministro Insunza. ¿Ya fue citado a declarar en la fiscalía? No, no he sido citado. Si me citan, por cierto voy a colaborar en todo lo que pueda. ¿Fue tema para su salida, como se ha señalado? No, pero fue un tema que no es agradable. Yo compré un informe de análisis, un trabajo que se hizo, que estaba bien hecho, que sirvió para el propósito para el que fue adquirido y solo puedo dar cuenta de aquello, de lo demás, es algo que está afuera de mis posibilidades y de mis responsabilidades. ¿Le pesa haber dejado el gobierno en un período particularmente complejo, donde la Nueva Mayoría sigue enfrascada en tensiones? Es una crisis más global que afecta a Chile muy fuertemente también. No fue una decisión fácil y quizás voy a cometer una infidencia de las que suelo no cometer, pero agradezco la generosidad de la Presidenta de la República, primero, para nombrarme ministro y por comprender mi decisión de renunciar al gabinete. Conversé mucho con ella de esta decisión y conté con su comprensión. Eso es para mí motivo de gratitud. Estuvo casi un año y medio de ministro, ¿cuál es el balance personal de ese período? Siempre he sido bien autocrítico: creo que debo haber hecho cosas buenas, unas regulares y otras malas. Aporté lo que pude, me entregué de lleno, porque creo que ser parte de un gobierno en los tiempos que vivimos requiere mística, convicción. No es una pega, hay un acto de vocación detrás de servir un cargo público de este tipo. Usted dice que son otros los que tienen que evaluar y la evaluación ha sido demoledora de parte del propio oficialismo. De todas las críticas que hizo la Nueva Mayoría al desempeño del comité político, ¿de cuál se hace cargo? Nosotros en algún momento tuvimos diversidad de opiniones en el gobierno, lo quiero reconocer, y eso se saldó, se resolvió. La llegada del ministro Fernández jugó un papel importante en que el comité político tuviera una sola voz y actuara como un solo cuerpo. Creo que se le critica injustamente, porque cumple su rol. ¿Con Burgos había más disonancias? Tuvimos dificultades en la reforma laboral, eso fue evidente; se nos criticó mucho que el gobierno llegó a esa discusión con más de una opinión que circulaba en las conversaciones con los distintos actores de la reforma. Y creo que eso no estuvo bien. Hay cosas que uno puede decir con la libertad de no estar en el cargo: hay una contribución directa del ministro Fernández a la solidificación del comité político en una sola voz. En segundo lugar, los problemas de conducción de la coalición, no sólo es una materia que les corresponde a los ministros del comité político. También es responsabilidad de los partidos… ¿Cómo así? Si un diputado quiere A y el otro quiere B, eso no se puede hacer al mismo tiempo. Ayudar a construir cuál es el punto medio, cuál es la solución para poder resolver esa diferencia no es una tarea exclusiva del gobierno, también hay una responsabilidad enorme de los jefes de partidos, y también de los jefes de las fuerzas parlamentarias. Las críticas a veces exceden el tono que uno entiende razonable por aquellos que son parte de la coalición. ¿Cuándo se pasa esa línea? Cuando el ataque es personal, descalificatorio, cuando no se cuida no entregarle municiones al adversario. Si la pega de la oposición es esa, lo que no es razonable y los ciudadanos no esperan es que la pega de algunos sea tirotear todo el día y todo el rato al gobierno, por cada cosa que decide… Lo digo habiendo sido parte del movimiento de los díscolos del gobierno anterior… Cómo ex díscolo usted conoce algo de eso… Uno reflexiona en la vida y se da cuenta de que cuando tú tienes una coalición que tiene mayoría en las dos Cámaras, y que sin embargo se vuelve trabajoso y difícil poder conseguir mayoría para proyectos, a veces, de ley simple como el reajuste, tienes un problema…, y yo creo que ese problema se resuelve por dos vías: fortaleciendo a los partidos políticos, debemos abrirmos una discusión en serio sobre las órdenes de los partidos, porque yo creo que a ningún partido le sirve tener parlamentarios que hagan número, sino que sean parte de la coalición… Usted es partidario de eso, de que haya órdenes de partido en ciertas situaciones… Para ser honesto, soy más partidario de una solución más de fondo. Yo creo que hay que hacer un profundo cambio al régimen político y avanzar hacia un sistema semipresidencial en el que los incentivos de cohesión entre la mayoría gubernamental y la mayoría parlamentaria sean más nítidos, más claro. Hoy día tenemos un Congreso en el peor de los mundos, porque tiene poco poder colectivo y alta capacidad de daño individual, y es cosa de revisar lo que ha pasado estos dos años y medio, la inmensa mayoría de los parlamentarios de la Nueva Mayoría respalda al gobierno, pero a veces tenemos dificultades con unos cuantos que son capaces de hacer muy difícil la discusión de un proyecto de ley. Y pueden tener mucha razón, muy legítima, pero hay que buscar el modo de resolver las cosas. Según la experiencia que usted tuvo en este año y medio como ministro, ¿un jefe de partido puede comprometer los votos de sus parlamentarios? Los presidentes de los partidos han asumido que es difícil hacer esa afirmación tan categórica. Quiero destacar lo que ha sido la conducta de la presidenta del PS, la senadora Allende, recorrí mucho el país y el alegato que me hacían los militantes era la exigencia de lealtad, probablemente porque en el socialismo, la historia de lo que fue el gobierno de la Unidad Popular, y las debilidades del PS en su apoyo a Salvador Allende están en la retina y memoria de los viejos socialistas, pero también de los nuevos socialistas. Y lo que los socialistas nos pedían era lealtad en torno a la figura de la Presidenta de la República, y yo pienso que el PS y su inmensa mayoría estuvieron a la altura de esa demanda militante. ¿Y el resto de la Nueva mayoría? Yo creo que todos los partidos han colaborado. Lo que no me parece correcto, lo que no me parece propio de una coalición es que el modo de discutir y procesar esos matices, esas diferencias, sea de la forma virulenta en que a veces ocurría, del modo disruptivo, que se debata por la prensa. ¿Sintió que faltó lealtad de la Nueva Mayoría para cuadrarse con ciertas decisiones de gobierno? Sí, ha faltado lealtad. Ha faltado lealtad en primer lugar con la Presidenta de la República. Nosotros pasamos el período en que estuvimos en la oposición durante el gobierno del ex Presidente Piñera con mucha tranquilidad, entre otras cosas, porque sabíamos que había una figura como Michelle Bachelet a la que podíamos recurrir para recuperar el gobierno. Para volver a La Moneda. Es re fácil ser oposición así, si tú tienes el futuro más o menos asegurado podías darte muchos gustitos y mucha libertad. Se hizo una buena pega, se construyó una coalición distinta, se formó la Nueva Mayoría y eso me parece un tremendo aporte. Por tanto, la primera lealtad que le debemos es a quien le pedimos que pusiera su capital político a disposición de una coalición para retornar al poder, y poder concretar una agenda de transformación. Y en segundo lugar, lealtad al proyecto. ¿Cuál es la palabra que se empeña en una candidatura presidencial, en una campaña presidencial? Que no la empeña sólo el candidato, la empeñan los partidos y la fuerza parlamentaria, los candidatos que piden el voto para esa candidata o candidato presidencial, el programa. ¿Qué episodio recuerda como más amargo? ¿El reajuste donde se logró cero votos? La memoria es selectiva y diría que debe haber varios, pero el que se me viene a la cabeza ahora es el de la ley exprés del Servel. Nos hicimos cargo de un problema que no le correspondía al gobierno. Acogimos una propuesta que no surgió de nosotros, sino que del Servicio Electoral, desde donde se nos pedía, desde los propios partidos, que tomáramos decisiones, la tomamos, enviamos la ley. Esperamos más generosidad y más republicanismo por parte de la derecha y no el cálculo pequeño. Nos esforzamos en sacarla adelante, decidimos retirarla porque así nos lo pidió prácticamente en forma unánime la Nueva Mayoría en el Senado, no porque fuera una convicción nuestra, y las críticas que vinieron después fueron muy, a mi juicio, destempladas. ¿La Nueva Mayoría esconde sus diferencias, sus propias faltas, en las críticas al gabinete, como lo planteó el ministro Eyzaguirre, que se estaban convirtiendo en una suerte de chivo expiatorio de todos los males oficialistas? El Estado Mayor de la coalición no es solamente el comité político, no son los cuatro ministros del comité político, incluye a los jefes de partidos y a los líderes parlamentarios, si no, no tendríamos esa reunión lunes a lunes, y desde esa perspectiva cada uno tiene que asumir la cuota de responsabilidad que le toca para que ese Estado Mayor sea eficaz y decisivo. Y reconocerle, como corresponde, el rol de Jefa de Estado a quien lo encabeza, que es la Presidenta de la República. ¿Es usted de los que creen que el equipo político funcionaba extraordinariamente bien como la Presidenta sostuvo? Sí, en lo que ella dice que discutíamos, debatíamos intensamente, pero se resolvía y actuábamos de manera mancomunada. Eso no excluye ni evade responsabilidades o deficiencias que se pudieron haber hecho mejor. Aquí no hay una lectura autocomplaciente. Mucha gente lo interpretó así… Bueno, pero no interpretemos todas las cosas… Pongamos un poquito más de buena fe. Si de verdad lo que queremos es que los ciudadanos recuperen la confianza en la política, lo menos que tenemos que hacer es recuperar la confianza en nosotros mismos. Llama al menos la atención la disociación de diagnóstico que hay entre la Presidenta y su coalición… Pero ella lo expresó con mucha claridad. El comité político era capaz de analizar y procesar discusiones muy de fondo respecto de las decisiones que tenía que tomar el gobierno y ser capaces de concordar una o de llevarla para su decisión ante la Presidenta, y zanjada la decisión por parte de la Presidenta, ponerla en movimiento. Ustedes ponían en marcha la decisión que tomaban, pero su coalición no los acompañaba… No basta con que el gobierno esté ordenadito, se requiere algo más. No es solo el comité político el que tiene el rol de conducción política. Es probablemente el principal, porque expresa la voluntad presidencial, pero hay una tarea que les corresponde a los presidentes de los partidos. No veo contradicción cuando la Presidenta dice que el comité político funcionaba extraordinariamente bien, no está queriendo decir que se hace todo perfecto, da cuenta de cómo es la dinámica interna del comité político y yo la comparto, y no creo ser delirante cuando digo que es una reflexión que se funda en lo que es mi propia participación en ese comité político. Ahora, para que este Estado Mayor sea eficaz, requiere que todos repensemos y remiremos cómo estamos funcionando, cómo tomamos las decisiones y, sobre todo, la clave del éxito, a mi juicio, es simple: ser capaces de llegar a acuerdos y tener mecanismos para resolver las controversias y que esos acuerdos se cumplan. La demanda a la coalición es la disciplina. ¿Por qué esa coalición debe cumplir ese propósito si no se les escucha sus demandas? Voy a ser bien directo. En pedir no hay engaño, pero a esa petición un Presidente jamás va a estar obligado. El gabinete es una decisión soberana, exclusiva, privativa del Jefe de Estado, y no conozco ninguno que vaya a estar disponible a esa decisión, que es la más esencial que la de formar gobierno, sea intervenida. Yo a veces me pregunto: ¿Este gobierno tiene más errores que el promedio del resto de los gobiernos anteriores? Este gobierno es el gobierno peor evaluado por la ciudadanía desde el regreso de la democracia… Sí, yo a las encuestas no les hago el quite. Qué duda cabe que errores debemos haber cometido, y cometimos. Y lo dijo la propia Presidenta en un consejo de gabinete que para mí es paradigmático, que fue el consejo de gabinete de San Jorge, en junio, al poco tiempo de asumir el gabinete al que yo integré. En que ella asumió, ella en persona, en su discurso, errores. Hizo un acto de mucho coraje, pero al mismo tiempo de decir, sabe qué, frente a la petición de tiremos la toalla, ella dijo no, aquí hay que hacer lo que hay que hacer y hay que hacerlo bien. Porque son compromisos que siguen y porque es lo que Chile requiere. Reformas importantes. Las encuestas son una herramienta, hay que mirarlas, hay que usarlas, pero lo que cuenta en política es la decisión política, es la convicción política ¿Comparte usted el análisis que se ha hecho respecto del ajuste de gabinete acerca de que la Presidenta optó por atrincherarse más en sus afectos y no poner una figura que tenga redes reales en los partidos? Yo le puedo decir con mucha tranquilidad, porque la conozco hace muchos años, Paula Narváez es una militante de larga data del Partido Socialista, y desde esa perspectiva, yo no creo que carezca de las redes que hay que tener para desempeñar ese cargo. ¿Tiene más peso el ministro Valdés como voz en el comité político? En mi experiencia, no lo vi así. Tiene el peso que tiene todo ministro de Hacienda, pero si hay algo que yo agradezco es haber sido parte de un comité político bien horizontal. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/marcelo-diaz-me-irrita-este-verdugueo-la-presidenta-las-reformas/
  13. 26 Noviembre 2016 Apunta a la miopía política de Eyzaguirre y dice que solo entendía de “financiamiento” Carlos Huneeus: “Poner a un ministro de Hacienda a cargo de Educación fue un error gigantesco” “La Presidenta no ha sabido movilizar adhesión a las reformas”, comenta el editor de “Eduardo Frei Montalva: un gobierno reformista”. Dicha publicación, según el académico, merece especial atención si se considera que los cambios impulsados entre 1964 y 1970 sirven para “aprender cómo llevar a cabo cambios estructurales, para que queden bien, y no ocurran olas reaccionarias”. Como un elefante en una librería. Así ve Carlos Huneeus la performance del ministro Eyzaguirre en la cartera de Educación, a quien usa como ejemplo de mala implementación de las reformas estructurales impulsadas en el actual Gobierno. “En un período precioso de tiempo, se hizo mucho daño. Ese señor no sabía nada de nada y la política la entendía solo a través de sus costos, de cómo financiarlas”, comenta. Huneeus estuvo a cargo de la edición del libro Eduardo Frei Montalva: un gobierno reformista, que nació a partir de un seminario donde treinta autores, de diversas especialidades, universidades y tendencias ideológicas, analizaron las principales políticas públicas impulsadas entre 1964 y 1970. Fernando Atria, Calos Massad y Sergio Molina son algunos de los nombres que se encontrarán en los estudios que avanzan por el programa de reformas que –y esto se destaca a lo largo de toda la obra– “para ser exitoso tenía que estar bien preparado, con tiempo, con profesionales destacados (con o sin militancia) y en eso Eduardo Frei fue muy amplio y abierto, teniendo ministros del más alto nivel en cada una de sus carteras”, puntualiza Huneeus. “Siempre se aprende de la historia, pues esta se repite, y hay que leer para aprender cómo se hacen las reformas –para que queden bien y no ocurran olas reaccionarias–. Después todos andan llorando y hablando de fracasos democráticos (…). Es bueno saber qué errores se cometieron cuando se buscó impulsar reformas tan profundas como las que inicio Frei Montalva”, dice. El abogado y ex embajador del Gobierno de Aylwin recuerda que, cuando convocaron al seminario a fines de 2013, ad portas del nuevo mandato de Bachelet, “la publicación tenía una actualidad impresionante, porque la Presidenta había anunciado reformas estructurales”. Sin embargo, asegura que ambos procesos son completamente distintos. “Frei estaba encima de las cosas y mantenía una relación estrecha con la directiva del partido, reuniéndose con los parlamentarios, mostrando un esfuerzo notable por lograr una coordinación entre el Gobierno y los partidos –que es la única forma de tener éxito en este tipo de gestiones–. Hoy, es casi imposible un liderazgo de ese nivel”, señala, agregando que Bachelet no ha sido capaz de “movilizar adhesión a las reformas” y que, en general, “algunos políticos del Gobierno creen que la historia de Chile comienza en los 90 y que no hay nada que aprender de antes. Eso es un grave error”. Si bien prefiere no responder qué queda de los liderazgos de Eduardo Frei Montalva y Bernardo Leighton en la actual Democracia Cristiana, dice que "cuando se hizo el seminario, nadie del partido se hizo presente. Eso dice algo. También recuerdo que cuando fue la presentación del libro El otro modelo, Ignacio Walker, quien era presidente de la DC, simplemente desconocía la obra del principal líder de su coalición". “Líderes como Frei Montalva se dan a cada 50 años, tal como la izquierda no tiene un Allende: son figuras que formaron dos colectividades cuando el país se estaba desarrollando democráticamente. Le tocó la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría, los problemas del subdesarrollo. Entonces, el contexto es único, no se repite, y Frei tenia condiciones personales de ser muy estudioso, gran orador, que simplificaba las cosas, no era doctoral. Ricardo Lagos, que es el que más se aproxima, no es como Frei Montalva, Lagos es un profesor, Frei no era un profesor”, critica. Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/11/26/carlos-huneeus-poner-a-un-ministro-de-hacienda-a-cargo-de-educacion-fue-un-error-gigantesco/
  14. 20/09/2016 Y eso que es un balazo para los chistes. Cristián García-Huidobro (Humbertito) dice que los políticos "nos metieron el dedo en la boca" En entrevista con Cambio21, el actor que personifica al personaje que no entiende nada, dice que “perdimos una oportunidad histórica de haber hecho una transformación grande en el país”, a la vez que ironiza con su querido Humbertito: “me hubiera llenado de plata explicándole a la gente las reformas que nadie entiende”. Aburrido de los productores ("son un mal necesario"), el comediante Cristián García-Huidobro (64) decidió autogestionar sus trabajos y formar una pyme ("dentro de mis pequeñas posibilidades"). Reactualizó "Cómo mienten los chilenos", montó el espectáculo "La nueva minoría" (con Rolando Valenzuela), lanzará un canal de YouTube antes de fin de año ("tengo seis virales listos y queremos hacer diez más") y pronto deberían ver la luz algunas de sus participaciones en cine. Para los nostálgicos que a cada rato la preguntan por qué no sale en televisión ("como si fuera una obligación estar en pantalla"), el actor comentó las aventuras y desventuras que le ha tocado vivir con "Los Eguiguren", sección con la que se hizo famoso en Sábados Gigantes junto a Coca Guazzini, Malucha Pinto y Gonzalo Robles, con quien protagoniza la obra "Deslenguados y Bipolares". Se acabaron las ideas Así parte la conversación con Cambio21: "En la administración anterior de TVN, mientras estaba la Coca en el canal, nos volvimos a juntar y conversar por la buena onda que tenemos. Pese a las diferencias, nunca nos hemos peleado. Fue así como le planteamos la idea a Carmen Gloria López (entonces directora ejecutiva) y Nicolás Acuña (gerente) en algo que se iba a llamar "Los nuevos viejos". Luego añade: "Lamentablemente poco a poco comenzaron a cambiar a los gerentes y ya casi no nos movíamos por dinero, dado que los sueldos que íbamos a recibir eran muy bajos. Queríamos hacerlo porque creíamos que Chile necesitaba un programa de humor social. Había libretistas y actores jóvenes en una especie de mix entre ellos y nosotros los dinosaurios. Se fueron López y Acuña y resulta que un ‘cerebro gris de arriba' leyó un libreto (que era para hacerlo en vez de verlo) y se negó al proyecto y todo quedó en nada tras nueve meses de trabajo". - ¿Grabaron? - No, no alcanzamos. Hicimos lecturas dramatizadas y trabajamos con Tito Geishman, que fue una de la cabeza de "Los 80". Todo bien hasta que un día él ya no estaba. ¿Qué hicimos? Nos juntamos y lo armamos. Fue mucho más sano. Hemos actuado en los casinos de Talca y Concepción, en el festival de La Serena y ahora en el Teatro Municipal de Ñuñoa. Tenemos una rutina muy buena sobre cómo están los Eguiguren ahora. Nos divertimos mucho en ello. Es un goce y nos pagan bastante bien. Es como un gusto que nos damos. - ¿Cómo calza el estilo de vida de esa familia en los tiempos actuales, con un chileno que está mucho más agrandado y arribista que antes? - (Ríe) Nos costó encontrarlo, aunque desde siempre la gente toma muchas pastillas y está lleno de remedios. Hoy la situación ha cambiado, pero el "Pompi" sigue igual, pobrísimo, pero siempre con un estatus muy alto. Cuando "Caroca" le pregunta a qué se dedica, dice que se dedica al retail y que tiene un local con miles de cosas. ¿Dónde está ubicado? Contesta que es simpático y moderno y que así como está el Village de los Estados Unidos y Carnaby Street en Londres, acá existe la calle Benjamin Franklin (ríe y pone con acento inglés), que queda cerca de un río... ¡cuando es un puesto en la calle! Anda con un bolso con cargadores alemanes y chalecos reflectantes que tiene que vender. - ¿Y Caroca? - Yo no es conserje y no maneja un camión. Tiene 98 camiones, una flota de buses alimentadores del Transantiago y una universidad con fines de lucro en la que hay una fundación que se llama "Cultura y Arte" (Culiarte) y que tiene como presidenta a la Priscilla. ¡Fantástico! - ¿Este refresh de Los Eguiguren es un espejo de la sociedad de hoy? - El chileno modelo 2016 no es el que conocimos antes. Se habla tanto de los '80 y que estuvimos en dictadura, pero en esa época igual podíamos sentarnos a conversar. Hoy, y me incluyo, estamos preocupados del teléfono y de leer el WhatsApp. Nos hemos transformado en un país que solo habla de plata. Ya no vemos a nuestras autoridades, que han dado un pésimo ejemplo en la crisis política que hay, que es individual. Por el concepto que yo tengo, el político antiguo podía tener sus pequeñas corrupciones, pero trabajaba por un ideal fuese socialista, liberal, democratacristiano, etc. Había todo un ideario que ahora se acabó. Y eso ha influido mucho en el chileno que se siente indignado y pasado a llevar, porque se empezaron a reventar leyes que fueron amarradas a partir de los Presidentes que tenemos ahora. - Lo que relata en "La nueva minoría". - Así es. Hago un resumen de todos los Mandatarios, desde Patricio Aylwin y el paso del arcoiris hasta lo último de Michelle Bachelet. Y aunque no lo vaya diciendo, dado que mi humor no es muy confrontacional y no me gusta mucho el insulto, la gente se ríe mucho de la parte histórica, porque siento que nos metieron el dedo en la boca. Para qué entrar en detalles: casas Copeva, tren rápido a Puerto Montt, Transantiago y suma y sigue. Somos ciudadanos que alegamos poco además. En Argentina habrían cortado las calles. Acá, con los 17 años que tuvimos, tendemos a agachar mucho la cabeza. Tenemos a un chileno desconfiado y que trata de cubrirse y protegerse en su situación personal cuando ve a la autoridad o a un dirigente grande que está agarrando y sacando todo. "Binominal camuflado" - Usted fue candidato a senador por la Quinta Región Cordillera en 2009 junto a Carlos Ominami en la campaña de Marco Enríquez-Ominami. ¿Cómo fue que terminó allá? - Yo siempre trabajé con Carlos. Siempre lo ayudé en la organización de sus actos y nunca cobré un peso ni gané plata. Encontraba que era un estadista y un buen senador. Nos hicimos bastante amigos. En fin, yo estaba muy metido en su campaña, porque estaba difícil, y él a última hora me dice que soy candidato. Se bajó la prima de Bachelet (Vivienne) y quisieron poner a una actriz, pero también se les cayó. Fue así que me dijeron que necesitaban a un gallo que "nos sume votos" y que "mientras tanto nosotros te damos una parte ($) para que podai vivir". - ¿Cómo reaccionó? - Yo me dije, bueno, servirá para conocer la región. Fue un momento bien especial de mi vida. Así que fue como "¡ya poh, hagámoslo!". En el fondo, trabajé para Carlos, pero recorrí en un auto medio tarriento toda Quinta Cordillera. Me dio un aire nuevo en mi vida conocer a la gente, que, debo admitir, no me tomaba muy en serio el que fuera candidato. Además, la estrategia... yo le hacía shows a la gente. La campaña a senador, por lo que yo calculé en 2009 y reajustada a tiempos de ahora, costaba 300 millones de pesos. Eso para comenzar a conversar. La mía costó 20, incluido financiarme a mí. Una burla. Saqué como 3.800 votos. En un pueblo chico sería alcalde con eso. Igual fue bien heroico. - Así que la gente creía que eras parte de la campaña más que candidato. - No, sabían que era candidato, pero más o menos. En los café concerts los locales se llenaban y el público se reía y lo pasaba el descueve, pero en la parte de los contenidos... después aprendí más cuando empecé a dictar charlas motivacionales con las que hoy me va bastante bien. En fin, me sirvió mucho para saber cómo puedes motivar a la gente. Ahora, una campaña así... lo haría de una manera distinta si me tocara de nuevo. El tema es que no teníamos ni uno. Y en las campañas hay que tener plata, sobre todo de senador. Igual conozco la zona como la palma de la mano. La Ligua, Petorca, Chincolco, Cabildo, Quillota, Calera, Quintero y todos los cruces. Es una región muy extensa que ahora será una sola y con un senador más (nueva ley electoral). Va a favorecer a los que están más instalados, pero la plata va a correr igual. - Habrá que tener un cerro de billetes. - Cerro que no estará. Y el trabajo además. Yo no sé cómo van a hacer esa campaña. Es complicado... lo que pasa es que todo en Chile es como un binominal camuflado. Como sea, me divertí mucho y me di cuenta de que tenía cero posibilidades y Carlos se perdió, porque iba por fuera. A Marco le sumamos hartos votos y sacó el 20%, que fue su peak. - ME-O encarnó un proyecto importante. - Sí. Marco representó un movimiento de gente joven que aglutinó una idea bastante revolucionaria. Desgraciadamente, estaba la Concertación histórica, que también perdió en ese instante. - Hoy pasa por en un momento complicado. ¿Le da lata que termine siendo cuestionado por las boletas del caso SQM? - Claro poh, sin duda. Él está muy complicado. A mí me gustaría oírlo... lamentablemente, nadie se libró del fenómeno Ponce Lerou. Nadie. Compró a todo el mundo. Hay muchos que se protegen entre ellos, cuando están todos metidos. Lo mismo que Corpesca. La ley estaba mal hecha parece. - ¿Ha conversado con él? ¿Lo has visto? - No. Me han invitado a muchas reuniones, pero por decisión propia estoy "out" de la política por todo lo que he visto. O sea, tengo problemas por el show de La nueva minoría. Muchas partes bacheletistas del gobierno me ponen barreras y no tengo amigos en el Consejo de la Cultura. El Fondart es una de las cosas más enredadas que hay, porque los gestores valen más que los artistas. Entonces, debo preocuparme de lo mío, no tengo tiempo y no me interesa. Sí creo que como país perdimos una oportunidad histórica de haber hecho una transformación grande. No se trataba de ser una nueva Corea del Norte o Venezuela, que son dictaduras que no soporto. No. Lograr una democracia más participativa e inclusiva, pero desgraciadamente la educación no la cambiamos. - ¿Cómo lo solucionamos? Queda un año y medio de gobierno y hay una campaña entre medio. - Hay que cambiar la Constitución y tiene que haber la posibilidad de plebiscito. El binominal lo instauraron entre cuatro paredes. Otra cosa, pondría un Congreso Unicameral, porque hay un exceso de parlamentarios con los sueldos más altos del mundo. Cero perspectiva - ¿Qué le parece que el favorito para ganar la elección presidencial -a poco más de un año- sea Sebastián Piñera? - No voté por él (2009) y no votaría por él. Tuvo un canal de televisión (CHV) a su cargo, donde privilegió la farándula dura. Entonces, lo veo como un gallo bueno para hacer negocios y no como un empresario, que es distinto. Un futuro gobierno suyo tratará de deshacer cosas que se han hecho. No tengo perspectiva de Piñera. Va a salir un sistema neoliberal muy fuerte, seguirá y aumentará la brecha económica y costará emprender. - ¿Por qué puntea las encuestas? - Hubo más pega y eso lo que el chileno quiere. Estaba mejor el precio del cobre y la gente siente que fue más ordenado. Rockstar - ¿Es verdad que gracias al "Humbertito" su amigo Roberto Poblete logró ser diputado? - Es cierto. Me pidió ayuda en su candidatura de 2013 y yo acepté encantado. Se consiguió a unos expertos de una universidad y juntos le hicimos unos virales que ocupó en el distrito donde competía (Los Ángeles). Entonces, él como Gaspar me contaba unas cosas sobre la región y el Humbertito no entendía nada y decía todo el revés. Fue un acierto que gustó mucho y que le permitió subir la votación y salir arrastrado por su compañero de lista (el radical José Pérez). - ¿Con la crisis cómo se ha portado este querido personaje? - Muy bien. Hicimos una campaña para la facturación electrónica, que se llamó "Agilice", dos eventos para una empresa de inversiones con un tema bastante árido como lo era el cambio de servidor computacional y también algunos shows para un casino, en una gira que compartí con el Pollo Fuentes, Claudio Moreno (Guru Guru) y Carolina Oliva. Humbertito interrumpía la situación y preguntaba por la contingencia de las AFP. Muy gracioso todo... la reflexión que yo hago es que fui muy imbécil al haber terminado con el personaje. ¡Cómo me hubiera llenado de plata explicándole a la gente las reformas que nadie entiende (ríe)! Fuente: http://www.cambio21.cl/cambio21/site/artic/20160916/pags/20160916191350.html
  15. El misterio de Bachelet Desde todos lados le exigen a la presidenta que tome decisiones que hagan mejorar la gestión de su gobierno para que enmiende el rumbo perdido. Sin embargo, ella coloca la pausa, sin tolerar presiones. La mandataria, pese a todo, aún mantiene esperanza de que el proceso reformista sea reconocido con el paso de los años. Martes 13 de septiembre. Mediodía. Palacio de La Moneda. Un grupo de estudiantes secundarios inicia el recorrido de uno de los tradicionales tours históricos en el Patio de los Naranjos de la casa de gobierno. Los adolescentes, lápices y cuadernos en mano, comienzan a tomar apuntes registrando las primeras impresiones de la visita. El guía les explica —ante una inquietud expuesta por uno de los alumnos— qué está haciendo a esa hora la presidenta Michelle Bachelet: “La presidenta, en el marco de sus reformas, está ahora reunida con un grupo de empresarios para ver las reformas a las pensiones que está preparando el gobierno”, fue la respuesta del guía. Y es que pese a los cuestionamientos provenientes de varios sectores políticos, la mandataria tiene decidido continuar con su plan. Poco le importan las presiones por un cambio de gabinete, y ha insistido enque ya no le duele el 15% de aprobación obtenido en la última encuesta CEP, señalan sus cercanos. En cambio, Bachelet se mantiene en su cápsula reformista, mirando de lejos los reproches de la Nueva Mayoría. De hecho, los presidentes de los siete partidos aún esperan una audiencia, solicitada hace semanas con la mandataria. Y, al parecer, deberán seguir en espera, pues aún no está en la agenda de la mandataria recibirlos. Contra viento y marea, el único norte que mantiene en pie a la mandataria es dejar a modo de legado histórico las reformas estructurales que propuso al país tras regresar de Nueva York en 2013 para convertirse en candidata de lo que ella inauguró como la Nueva Mayoría. Sin mayor diseño estratégico ni político ni comunicacional — como comentan varios inquilinos en Palacio— ,Bachelet está convencida de que cuando esas reformas toquen la puerta del ciudadano común su imagen y aprobación subirán. No a los niveles de su anterior mandato, pero subirán. Esa continúa siendo la esperanza de sus asesores más cercanos. En el gobierno saben que no será tarea fácil y existe —a estas alturas y a 18 meses de una nueva ceremonia de traspaso de la banda presidencial— un cierto ánimo de resignación de que ya no es mucho más lo que se puede hacer para recuperar el beneplácito de la opinión pública. Ya se tocó fondo, comenta una fuente de Palacio. La presidenta lo sabe y está plenamente consciente de ello, agrega, pero, pese a ese escollo ella seguirá buscando seducir a la ciudadanía bajo la lógica de que los cambios y las reformas modificarán la vida de los chilenos. “No por nada” Analistas, parlamentarios y asesores presidenciales coinciden en que este gobierno ya llegó a su fin. El ánimo en La Moneda se grafica en que algunos viven el día a día bajo la única motivación de terminar “la pega” lo más dignamente posible. Mucho se habla de que, en ese ambiente, la presidenta estaría aislada bajo un estado de ánimo decaído. Mientras fuentes de diversos ministerios hablan de “decadencia y desorden” que muchos atribuyen a la carencia de un liderazgo a todo nivel, en el círculo más cercano a la jefa de Estado explican que ella sigue convencida de que la obra que se está llevando a cabo bajo su mandato pasará, en algún momento, a escribirse en los libros de historia con otro cariz. Y por ello está, con más energía que nunca, trabajando sin desviar su atención para alcanzar ese ambicioso objetivo. Quienes la conocen comentan que ella sabía muy bien desde un primer minuto que las reformas que iba a proponer serían complejas y difíciles de concretar. Pero al momento de dar el paso hacia su segunda aventura presidencial tenía una cerrada convicción: había que iniciar este proceso de cambios que ningún otro presidente de la extinta Concertación había querido hacer. Y el proceso no ha sido fácil, con sendas divisiones al interior del conglomerado que la eligió y con un distanciamiento cada vez mayor entre los partidos y ella. Bachelet entiende el poder de una manera clara: ella es la figura presidencial, y a esa figura se la respeta. Por lo mismo, no tiene por qué recibir a todos los partidos cada vez que se lo pidan. Incluso más: un funcionario de Palacio dice que mientras más le insista, menos lo hará. Ello, a raíz de la última avalancha de críticas emanadas desde la Nueva Mayoría y que se resumieron en el reflote de los cuestionamientos hacia la mala gestión política de La Moneda y que desembocaron en que el 23 de agosto, en el comité político que reúne a los jefes de partidos con los ministros del área, se le pidiera —por intermedio del ministro del Interior, Mario Fernández— que la jefa de Estado los recibiera para abordar los magros resultados en las encuestas. Desde Palacio confirman que ya hubo un análisis respecto a las encuestas, pero que ello queda al interior del trabajo de cada ministerio y de la propia Bachelet. Y, en ese plano, lo único que queda por hacer es seguir proyectando el legado del gobierno, más allá de lo que la misma Nueva Mayoría piense. Bajo esa lógica, en varias de sus últimas intervenciones públicas la presidenta ha mencionado una sencilla pero profunda frase: “No por nada”. La última vez fue el lunes pasado en las dependencias de la empresa Cintac, en Maipú, al inaugurar la mayor planta de energía solar del país. Allí, ante empresarios del sector y trabajadores de la empresa dijo: “No por nada ocupamos el cuarto lugar a nivel mundial en el Ranking de atractivo para invertir en Energías Renovables. No por nada, el 52% de la energía adjudicada en la última licitación, proviene de energías renovables”, recalcó. La frase emitida para un tema específico es una reiteración de ideas que ha intentado plasmar en los últimos meses. Ya llegó la hora de mostrar y resaltar los avances, explican desde Palacio, haciendo oídos sordos a lo que la gran mayoría del oficialismo crítica. Sin miedo a las pautas masivas En medio de la fría relación con sus partidos amigos, Bachelet intenta hacer de su trabajo una rutina normal. Se levanta todos los días a las 5: 30 AM para estudiar sus discursos y revisar los informes de prensa que le prepara la Secom. Desde allí, empieza a coordinar sus actividades, ya sean las pautas públicas o las audiencias privadas. Ella decide a dónde va a ir de acuerdo a lo que estime son sus prioridades. Varios cercanos afirman que siempre está buscando hacer pautas ciudadanas para estar cerca de la gente. Esa cercanía con la ciudadanía fue una de las mayores fortalezas que la llevaron a ser la primera presidenta de Chile. En ese espacio Bachelet se siente cómoda. Es su terreno. Y, en este segundo mandato, pese a mantener una mayor distancia con menos espacio para dejarse ver en público, de igual modo busca las oportunidades para participar en pautas masivas, sin miedo a las pifias o los posibles insultos que puedan emanar de la gente. Es miércoles, y mientras los primeros rayos de sol se dejan caer por la Vega Central, la actividad del mercado capitalino se nota intensa en los días previos a las Fiestas Patrias. Los trabajadores en medio del ajetreo, sacando de los camiones bandejas de verduras y frutas murmuran bajo un solo sonido que se deja escuchar por cada pasillo del mercado: “Por ahí anda la Bachelet”. Entre la multitud de vendedores y clientes se levantó un punto de prensa para presentar un recetario saludable. Bajo un abultado contingente de seguridad, algo mayor que de costumbre, la jefa de Estado trataba de, por unos minutos, despojarse del aislamiento, para colocarse un delantal blanco y preparar el clásico mote con huesillo, pero sin azúcar para que cumpliese con la consigna de saludable. Con un semblante de tranquilidad y con una sonrisa en su rostro se dio tiempo hasta de cantarle el “cumpleaños feliz” a un locatario. Tras ello, comenzó a caminar por el interior de la Vega, siempre bajo la atenta y recelosa mirada de un completo staff de guardias, tanto de su escolta personal como de los propios efectivos con los que cuenta el recinto. Bachelet se detenía en cada puesto para, con su particular gesto de cabeza inclinada, saludar a las personas. Por supuesto todos querían una foto, pero sin espacio para la selfie, pues los mismos efectivos de seguridad tomaban la cámara para plasmar el momento. Todo era normal, incluso hasta en el rostro de sus asesores se dejaba escapar un tibio, pero relajante semblante de alegría, e incluso hasta de emoción. El escenario parecía una copia perfecta de aquellos nostálgicos días de campaña, donde Bachelet era intocable. Para los momentos actuales, la escena de esa mañana era más bien algo semejante a un recreo, pues devuelta ya debía abordar el auto presidencial para emprender rumbo a su lugar de trabajo. Entrar a su oficina presidencial y continuar tomando las decisiones con algo ya más parecido a la soledad. LA AGENDA PRIVADA DE BACHELET Cada vez que la presidenta tiene una baja actividad en sus pautas, el rumor de cambio de gabinete crece al interior de la prensa de Palacio. La misma prensa que se agrupa en la “Copucha” hace tiempo, en su gran mayoría, dejó de cubrir las pautas presidenciales al percatarse que poca información se podía extraer ante la negativa de la mandataria por contestar preguntas. En la prensa más política de La Moneda ya se perdió el interés, excepto cuando en su agenda justamente no hay actividades. ¿En qué está la presidenta en esos espacios ventanas? El lunes, por ejemplo, la única actividad programada fue la de la empresa Cintac. De ahí en adelante, todo un misterio. Por algunas redes sociales y despachos radiales de mediodía se aludía a lo que significaba ese vacío en la agenda de la mandataria, y se volvió a especular con un cambio de gabinete. Ese día, confirman altas fuentes consultadas, Bachelet estuvo abocada a otra cosa: preparar parte del viaje que comenzará este 19 de septiembre a Estados Unidos y al presupuesto. En la primera materia, la jefa de Estado fue invitada por el Banco Mundial a participar de un foro sobre la educación como fuente del desarrollo que se llevará a cabo en Washington y que contará con expertos de diversos países. El formato del encuentro es de reunión de trabajo a puerta cerrada, en la cual Bachelet deberá exponer la experiencia chilena en la reforma educacional. Por ello, comentan en la sede de gobierno, debe estudiar y prepararse, pues es un encuentro complejo. Pero lo segundo es lo que más ha mantenido ocupados tanto a la mandataria como a gran parte del gabinete. En las últimas dos semanas las reuniones con el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, y con Fernández se han intensificado, efectuándose encuentros prácticamente todos los días, pues la discusión del presupuesto 2018 se viene muy complicada, advierten en el Ejecutivo. Es un año electoral y todos los parlamentarios quieren doblar los aportes fiscales para sus regiones. Un dolor más de cabeza que debe enfrentar La Moneda en esta tensa y compleja relación con los partidos. Pero Bachelet ya dio un mandato: las prioridades son seguridad pública, educación y salud. En el Ejecutivo cuentan que aún está lejos de que se logre un acuerdo con la Nueva Mayoría y eso sí le preocupa a Bachelet. Los problemas de relato Uno más de los tantos problemas detectados tanto por la oposición como por la misma Nueva Mayoría es el de gestión. No hay relato, acusan varios presidentes de partido. “El gobierno tiene que mejorar la gestión, la coordinación política, poner una hoja de ruta que vaya en sintonía con lo que los chilenos nos están demandando”, dijo el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, el lunes tras el comité político, en donde se volvió a insistir en la necesidad de apresurar un ajuste ministerial. El desorden estructural con el que está actuando el gobierno, creen en el bloque oficialista, pasa porque la presidenta ejerza más liderazgo. Sin embargo, más que soluciones, son complicaciones las que aparecen día tras día en Palacio. Y una de estas ocurrió este martes con la salida del director se la Secretaría de Comunicaciones (Secom) Germán Berger. Su mala relación con el ministro Marcelo Diaz fue la principal razón, pero otra apunta a este ánimo de desidia o de fin de gobierno con el que se está trabajando en La Moneda reflejado en la carencia de un plan estratégico. Berger es reconocido por su capacidad en materia audiovisual, pero por su poco dominio de comunicaciones estratégicas y su escasa sapiencia política. Esta carencia tuvo su punto cúlmine tras los resultados de la CEP. Dentro del equipo de comunicaciones del gobierno se extrañó alguna gestión de crisis. Todo seguía igual, explica un funcionario del Ejecutivo, sin un rumbo fijo, salvo que había que seguir explicando de mejor modo el proceso reformista, siguiendo la lógica bacheletista del legado histórico. Bachelet deberá tomar una decisión en torno a quién liderará el equipo comunicacional para lo que le resta de mandato. Y en este plano hay visiones encontradas: hay quienes estiman que aún es tiempo de enmendar el rumbo, mientras que otros ya creen que es tarde para hacer algo. Cuestión de estilo En medio de un ambiente tenso, esta semana, la nominación de Lorena Fries como nueva subsecretaria de Derechos Humanos causó más molestia al interior de la Nueva Mayoría porque nuevamente sintieron que en decisiones importantes no eran tomados en cuenta. Los más críticos resaltan que el problema está justamente en el hermetismo con que la mandataria toma sus decisiones. Esa soledad del poder es comentario reiterado tanto en los pasillos del Congreso como en la misma casa presidencial. En su entorno desmienten esta teoría. Fuentes consultadas coinciden en que la mandataria se rodea de poca gente, pues sólo confía en un puñado de personas, pero tampoco es presa de un claustro permanente. Al menos con los ministros tiene línea abierta, y sobre todo ahora con su jefe de gabinete: “el Peta”. Ya para nadie es un misterio que la comunicación con el anterior ex ministro Jorge Burgos era nula. Ahora con Fernández la cosa cambió. Con el ministro conversan diariamente, pues se conocen hace años de los tiempos de cuando Fernández era asesor en Defensa y Bachelet ministra. Comparten los mismos códigos y, pese a las diferencias religiosas y de creencias, se adaptan el uno al otro. Sin embargo, la pregunta que surge en la Nueva Mayoría es hasta dónde la voz de Fernández está siendo realmente tomada en cuenta por la presidenta. Eso también es parte del misterio. Otro de los temas que todavía aguarda una decisión presidencial es el cierre del Penal Punta Peuco. El lunes en la reunión del comité político se le pidió al gobierno una determinación, sin obtener una respuesta concreta por parte de La Moneda, que no aclaró cuáles son los motivos por los que el recinto se mantiene abierto. La ministra de Justicia, Javiera Blanco, fue clara al explicar que la palabra final la tiene la presidenta. Nadie sabe exactamente qué es lo que piensa al respecto y cuál será el futuro del controvertido recinto carcelario. La insistencia de Bachelet Gran parte de los esfuerzos de Bachelet por insistir en su estrategia de las reformas tuvo un balón de oxigeno con la proclamación anticipada de Ricardo Lagos, quien hizo un sutil guiño a la mandataria al expresar —en su comunicado— que se debía continuar con el proceso de cambios que estaba viviendo el país. Ese día la prensa de La Moneda sí se interesó por seguir a la presidenta a sus cuatro actividades programadas en búsqueda de alguna reacción. Hasta que llegó. Bachelet hizo un alto en el camino y a la entrada del patio de los cañones dijo que “es muy bueno que haya hombres serios que quieran ser candidatos”. La jefa de Estado, contra la oposición de todos y desde su escritorio presidencial, no escatimará esfuerzos en su afán reformista. Es lo único que le queda. El resto ya pasó o puede esperar. Puede quedar en pausa. Así, Bachelet en algunas de sus últimas intervenciones ha emitido ideas como: “Es muy emocionante ver cómo los beneficios de los programas que estamos llevando adelante en el Gobierno pueden cambiarles la vida a los niños (26 de julio); “Estamos resolviendo necesidades de salud que por largo tiempo estaban pendientes (2 de septiembre). Son sólo algunos ejemplos. También intentará trabajar una agenda renovada en sus salidas a regiones, en donde se reforzarán los comités económicos, con el fin de abordar programas de inversiones. Todo parece un último esfuerzo, en medio de la espera de gran parte del mundo político para que tome decisiones importantes que hagan cambiar el rumbo a lo que le queda de gobierno. La presidenta mantiene esa sensación de suspenso. Maneja sus tiempos y no tolera imposiciones. Para muchos se está quedando sola y sin ideas renovadoras que la mantienen estancada en su actuar sin capacidad de reacción; pero para ella todo gira en torno a una relativa normalidad enfocada en su legado y reconocimiento a largo plazo, y con la convicción de que los cambios que propuso, mal o bien hechos, eran necesarios. Para la presidenta cada día de trabajo sigue siendo un día normal. www.quepasa.cl
  16. 12 de septiembre del 2016 / 00:00 Hrs Bachelet dice que le "encantaría" que su sucesor creyera en las reformas En entrevista con UCV, la Presidenta abordó anoche la carrera presidencial de 2017. La Mandataria también se refirió a su bajo apoyo en las encuestas y al futuro de sus iniciativas. El 11 de septiembre siempre es un día intenso para la Presidenta Michelle Bachelet. Más allá del peso personal de la fecha, por la detención y posterior muerte de su padre, el general de la Fuerza Aérea Alberto Bachelet, en 1974, como Mandataria tiene varias actividades relativas a la conmemoración del Golpe de Estado y también debe asistir al Servicio de Acción de Gracias de las Iglesias Evangélicas. Este domingo cumplió con todas esas tareas, recibiendo a familiares del ex Presidente Salvador Allende en La Moneda, depositando ofrendas florales en diferentes lugares de Palacio y acudiendo al Tedeum en la Catedral Metodista Pentecostal en Estación Central. “Hemos escuchado el mensaje de los obispos llamándonos a ser un país más fraterno, más amoroso entre todos, donde la unidad nos permita avanzar en los desafíos que tenemos como sociedad”, señaló a la salida del evento. Hubo que esperar hasta la noche para escuchar las opiniones de la Presidenta sobre algunos temas más contingentes, ya que estas no fueron las únicas apariciones públicas de la Jefa de Estado. Bachelet fue la primera entrevistada del programa Mejor que la Televisión (MQLTV) de UCV, que comenzó a emitirse la noche de este domingo. Durante la conversación, grabada este miércoles, Bachelet fue consultada respecto de la carrera presidencial para el próximo año. “¿Le gustaría entregarle la banda presidencial a Ricardo Lagos?”, fue la consulta puntual. Luego de acomodarse los lentes y dar un suspiro, Bachelet evadió una respuesta directa, pero manifestó que su apoyo está condicionado a que el eventual candidato de la Nueva Mayoría le dé continuidad a las reformas puestas en marcha durante su mandato. “Yo le voy a entregar la banda presidencial a cualquier hombre o mujer que sea electo en el país en las próximas elecciones. Me encantaría que ese hombre o mujer sea alguien que, pudiendo tener críticas a algunas de las reformas, crea que las reformas y los cambios en este país -que no se verán hoy ni mañana, sino más adelante- son algo necesario para que Chile sea un mejor país, más moderno, más justo, también más probo”, señaló la Presidenta. Reforma al Sename En la entrevista, Bachelet también se refirió al “clima de crispación” y enfrentó su baja popularidad en las encuestas, que hace un par de semanas alcanzó un mínimo histórico de 15% según la última CEP. “Me gusta reírme de mí misma, porque creo que el humor es lo más importante para vivir dignamente en estos cargos. Así que digo que estoy más machucada que membrillo de colegial por las encuestas. Yo leo las encuestas, las tomo en serio. Realismo no es algo que me falta a mí y soy bien autocrítica, pero creo que en los momentos difíciles hay que ser firme y serena. Uno no se puede estar subiendo por las paredes. Se deben tomar decisiones serenamente, sin angustia y ansiedad”, dijo. En otros temas, la Mandataria anunció -como anticipó La Tercera- que el Ejecutivo volverá a presentar un proyecto de ley que divida el Servicio Nacional de Menores (Sename) en dos instituciones que se hagan cargo, por un lado, de los niños abandonados y, por otro, de los que han presentado conductas delictivas. Esta iniciativa ya había fallado durante la primera administración de Bachelet, al igual que en la presidencia de Sebastián Piñera. “Vamos a separar el Sename porque tenemos, por un lado, jóvenes infractores de la ley, y tienes niños abandonados y desprotegidos. Todos están juntos. No es lo mejor para un niño desprotegido. Ambos tienen necesidades distintas. Nosotros hemos desarrollado una política de infancia, el Consejo de la Infancia, y vamos a crear la Subsecretaría de la Infancia, porque si no, a los niños nadie los ve. Hemos invertido más de $ 4.500 millones en esto, porque la precariedad era muy grande”, expresó Bachelet, quien además aprovechó de defender a la ministra de Justicia, Javiera Blanco, señalando que las acusaciones constitucionales en su contra “no tenían mérito evidente”. Respecto de algunas promesas emblemáticas de su administración, como la gratuidad de la educación, la gobernante indicó que la gradualidad se ha debido a que “no están los recursos, porque no planificamos que el cobre cayera en los precios que cayó, ese es el ingreso fiscal y la reforma tributaria se hizo de manera gradual. Hay que avanzar en la medida que se pueda”. Pese a esas condiciones, reiteró que se seguirá avanzando en este ítem el próximo año. Bachelet también se refirió al proyecto de despenalización del aborto en tres causales que fue tocado ayer en el Tedeum evangélico. “Tendremos despenalización de la interrupción del embarazo (en este gobierno). Esperamos que avance lo más posible para que las mujeres puedan decidir si quieren mantener el embarazo en esas tres causales y para que no sean criminalizadas por ello”, expresó. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/politica/2016/09/674-696318-9-bachelet-dice-que-le-encantaria-que-su-sucesor-creyera-en-las-reformas.shtml
  17. 29 Agosto 2016 El retorno de Roxana Miranda: “Basta de la élite y la caca del sistema capitalista” Roxana Miranda, la excandidata presidencial que más incomodó al establishment, ahora vuelve a la carga. Junto a las pobladoras con las que lleva más de una década luchando contra los desalojos, está articulando su nuevo partido, ANDHA Chile. La dirigente social llama a una ruptura total con las élites, incluida la whiskierda, reivindica la lucha de clases y aspira a que el pueblo llegue al poder para emprender las grandes transformaciones. Acá, el crudo análisis de Miranda sobre la realidad nacional y su batalla por movilizar a las poblaciones. ¿Cómo te ha ido con la inscripción de ANDHA? ANDHA Chile ya es un partido legal en tres regiones, ahora estamos trabajando para legalizar Rancagua y paralelamente vamos a trabajar en Valparaíso y luego en el norte. Es una organización mayoritariamente de mujeres. Después de 10 años, si bien hemos reivindicado el derecho a la vivienda, creemos que bajo un techo se oculta toda la problemáticas que existen en nuestro país. Estamos levantando una alternativa popular. Son nuestros cabros los que están en la calle pidiendo educación gratuita y nuestros viejos desde los sindicatos exigiendo mejores condiciones laborales. Somos nosotras las que andamos en los consultorios. El pueblo. ¿Qué llamado harán como partido para las municipales? A no votar, a los pocos que están ahí a medio morir saltando, que quieren ir igual, les diría: “Vecino sabe qué, -hasta le pegaría un paipazo-, cómo se le ocurre, cómo va a legitimar lo que ya es ilegítimo. Cómo va a ir a votar por delincuentes”. Eso, que la gente se reste, se abstenga. Para que les quede bien la cagá, bien la cagá. En tu caso, el año próximo ¿vas a postular al parlamento o irás a la presidencial? Vamos a presentar candidatos a diputados y senadores y luego vamos a ir por la presidencial, pero aún no tenemos fecha, estamos trabajando en silencio. Está todo el mundo mirando para el lado, tratando de hacer alianzas oportunistas. No las vamos a hacer porque no nos interesan. Es oportunismo barato. Esa misma gente que hace el llamado de convergencia, son los mismos que te desprecian, solo te buscan y te miran cuando hay coyuntura electoral. ¿Te refieres al Frente Amplio de izquierda? No nos vamos a sumar a nada que venga con mal olor. Recuerda que ellos vienen de la traición del mundo estudiantil. Jackson, Boric, Camilla Vallejo, Karol Cariola, por lo tanto, ni acércanos. Salvo Boric, el resto son gente que ha estado doblegada al gobierno de la Nueva Mayoría. No nos interesan. Nosotros convocamos al Chile real, al Chile que no quieren mirar. Ellos son el mundillo de los ideologizados, los más políticos, que hablan más bonitos. Nosotros, en cambio, convocamos al pueblo, a los que son sujetos de las políticas públicas. ¿Cuál es tu opinión sobre Gabriel Boric? A Boric le diría que mire para abajo. Teniendo todo, plataforma, recursos, ¿tú crees que levantó movimiento popular en Punta Arenas? No. Ellos están desde la elite, son la whiskierda. Por qué no arman una alternativa popular, la cosa no es desde la universidad. Hay que convencer a la vecina, a la pobladora que está viendo tele, ahí es donde hay que apuntar. Por eso nosotros somos una herramienta peligrosa, porque hacemos ese trabajo. ¿Qué te parecieron los resultados de última encuesta CEP? Las encuestas reflejan el descontento popular. Creo que el gobierno nunca se imaginó llegar al 15%, porque ha habido mucho soberbia de no querer reconocer las demandas del pueblo y que tapan con los medios de comunicación, ocultan la realidad que estamos viviendo. Yo soy usuaria del sistema público de salud, sé como funciona y sé lo que significa estar ahí. Anda a un hospital, son días enteros esperando atención, eso no va a mejorar mientras esta gente siga gobernando. ¿Qué crees que va a pasar hacia adelante con la crisis política? Si no se logra converger en una alternativa política de gente normal, vamos a estar perdidos. No queremos más representantes. No queremos gente de la élite gobernando nuestro país, queremos a la señora Cristina, la señora María, que no han estado en la política sucia, que gente como ellas esté en los puestos de poder, definiendo la políticas reales y decentes para sus propios vecinos. La otra vez escuchaba a esa niña de la tele que fue sumamente criticada por la estupidez que habló de los jubilados, le dieron con todo en redes sociales… Cata Edwards. Ella habla desde su realidad, que no es la nuestra. Yo lo que veo y la realidad en que vivo es que a la gente le falta para comer, para la micro, ellos no viven eso. No pueden creer que la gente viva en una población con 80 lucas, como yo no puedo creer que les falte plata si ganan un par de millones mensuales. Las realidades son demasiado lejanas, yo no me puedo poner en el lugar de ella, ni ellos se pueden poner en el lugar de nosotros. No podemos dialogar. ¿Ahí radica el problema de representación? Sí, por eso no es posible que nos representen, los que la estamos pasando mal somos miles y miles. No es fácil llegar a fin de mes, aun cuando tengas un ingreso más o menos, también te falta, porque especulan con todo: altos arriendos, dividendos caros, el supermercado, el agua, el gas, la luz, empiezas a sumar y tampoco te alcanza. Y la gente endeudada, te pasan la tarjeta de crédito así te amarran. Hoy día tenemos remates por juicio ejecutivos, gente que está al día con sus dividendos y que por deudas con créditos de consumo, le están quitando sus casas. Entonces, estás por romper con las elites y reivindicar la lucha de clase. Sí, que es ser de verdad poblador en Chile: cuando no tení y tenís que arreglarte de alguna otra forma. Yo tomo todos los días la micro en la carretera. Veo a los viejos cansados, derrotados, gente muy viejita trabajando, limpiando las calles, porque no alcanza. No hay forma. Ahí me reconozco, ese es mi lugar. Nunca me voy a alejar de ahí, es la clase de la que yo provengo, que es la más noble y que vive a diario todo este sistema. Prefiero seguir así toda cagá. Nosotros vamos lento, pero lejos. Queremos un gobierno popular. Hay que recoger la historia y no repetir los mismos errores. Queremos ser los protagonistas. Basta de la élite y la caca del sistema capitalista. SISTEMA DE PENSIONES ¿Fuiste a marchar contra las AFP? Por supuesto. Los ahorros de las personas los tomaron para hacer negocios diversos, incluyendo la vivienda. En mi candidatura hablamos de sistema tripartito, hasta se rieron de nosotros. Ahora estamos viendo la primera horneada de jubilados de este sistema macabro. Creo que es triste habernos demorado tanto tiempo en cambiarlo. Es triste cómo nos engañaron. Ese día, escuché a Bachelet, cuando anunció las medidas, hervía, te juro. Me puse a tuitear. Me parece asqueroso como pretenden aun defender el sistema, cómo pretenden que ahorremos más si nos pagan una mugre, están locos. El sistema no lo van a eliminar. No pueden eliminarlo, están tan amarrados, hay tanto negocio involucrado, que no pueden. ¿Ustedes que proponen? Mira, esta idea de la coordinadora de Mesina de pasarse al fondo E, no nos parece, es una propuesta amarilla que no va a terminar con el sistema. Ahora vamos a lanzar un video, planteamos hacer un sorteo, para elegir una AFP y convocar a que todos sus afiliados se cambien a otra, a cualquiera, solo con ese ejercicio eliminaste una de inmediato y luego las siguientes. Ahí sí que les va a quedar la patá, es un ejercicio real de cómo con fuerza de la gente, puedes eliminar estas mugres de AFP. Corta y precisa. Verás como de inmediato prohíben cambiarse. ¿Cómo has visto el avance de las reformas? Para nosotros no son reformas, son conformas, o sea, confórmate con lo que hay. En el discurso pudo haber sonado interesante, pero en la práctica cuando ves en que se transformaron la reforma educacional, tributaria, ahí uno dice, confórmate y aguántate. Nosotros no estamos por reformas, sino por cambios sustanciales y profundos, cambios que la Nueva Mayoría no los hizo ni los va a hacer. La derecha, menos. Entre tus propuestas eras partidaria de la Nueva Constitución. ¿Qué te pareció el proceso constituyente? Un show, solo observé. No participamos de algo que es un proceso que ya viene trucho y que después lo tienen que aprobar los mismos delincuentes del parlamento, el 50% es toda gente corrupta que está legislado. No es un proceso vinculante, fue puro gastadero de saliva, agarraron a la gente como borreguitos, -que tenía interés genuino y esperanza en el proceso-, los hacen participar y así la legitiman internacionalmente. De sustancia no tiene nada. Nuevamente vendieron la pescá. EL CAPITÁN PLANETA ¿Qué opinas de los candidatos presidenciales como Lagos o Piñera? Es una chacra. Levantando muertos para gobernar. Lagos, el capitán Planeta. Fue el presidente ideal para toda esta manga de sinvergüenzas, el tipo se movía por todas las aguas. En seis años vendió el país completo a las transnacionales, completito, todo. Eso es Lagos. Pretenden traerlo nuevamente, creen que la gente es tonta. Por eso no va a votar nadie. No están estimulando la participación de la gente, todo lo contrario, con la nueva ley de partidos dificultan la posibilidad de levantar nuevas alternativas que disputen la política. Van a instalarse los mismos bloques políticos de siempre. La gente se seguirá restando, aunque haya más movilización, no se va a modificar nada. ¿Por qué no? Está demostrado, te lo doy firmado, está demostrado con la lucha estudiantil. ¿En qué se transformó? Agarraron a los líderes instalados mediáticamente de parlamentarios. ¿En qué se transformó el alzamiento de Aysén? Fuentes de parlamentario. ¿En qué se va a transformar la lucha de la AFP? Van a agarrar a Mesina y de parlamentario, te lo aseguro. Esto va a ser a la mala, con protesta real, dejando la cagá, no va a ser de otra forma. Va a reventar. ¿O sea, con más agitación social? Esta es la última oportunidad que tienen de arreglar esto pacíficamente, incluso democráticamente. Por eso es clave la presidencial, si no llegamos a a ser gobierno, cagamos con todo. Los delincuentes del parlamento van a legislar para contener el descontento popular. La burguesía no se va a suicidar. Solo con lucha social se va a revertir este escenario. No es solo dejar la cagá, sino con protagonismo popular, disputar los espacios de poder, quitárselos. Necesitamos gente valiente y puntuda, que tire el mantel. Lo que está ocurriendo con estas marchas es histórico, hace 40 años atrás que no se veía algo así. La gente ya cachó que la Nueva Pillería y la derecha es lo mismo, no hay diferencia, te cagan igual, eso es lo que siente uno. ¿Qué te dice la gente? Mis vecinos me apoyan, los demás que me tilden de lo que sea. Me han dicho de todo, vieja pasá a cloro, pero a mucha honra, si no, cómo limpias. Cuando era la candidatura, para el debate, me decían, cámbiate el vestido. Oye, pero si los trabajadores estamos todos el día con el uniforme, con delantales. Yo lo que hice fue romper esquemas, era decirles: ¡Aquí estamos, aquí está el pueblo! Pero no me puedo comparar con ellos. Yo las cargas emocionales las traigo por dentro, no hay punto de comparación, hasta en la forma de decirlo, porque uno lo vomita, ellos no, se cuidan y no han vivido lo que nosotros. Hay más rabia. Sí, hay más rabia acumulada, resentimiento, mucho. Pero no de cagarte a todo el mundo, sino que las cosas las hemos sentido tantas veces, que no te queda otra que luchar y tratar de invertirlas. No existe un diálogo posible entre las clases, son mundos distintos. Por último, ¿por qué rompiste con Igualdad? Igualdad hoy día es una cáscara, una imagen chiquitita. Se evitó deliberadamente la participación masiva de gente normal. Nosotros ayudamos a formar ese proyecto, estaba convencida, pero claro había mucho marxista, mucho ideoligizado, mucho PC, y “empezó a llegar la gente más capacitada”, entonces ellos hacían la política. A nosotras en el último encuentro, nos mandaron a lavar platos, ahí decidimos salirnos. La alternativa popular se empezó a perder. Eso está podrido. Despreciaron a la clase popular. No estoy para que nos utilicen. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/08/28/el-retorno-de-roxana-miranda-basta-de-la-elite-y-la-caca-del-sistema-capitalista/
  18. 22 de agosto del 2016 / 01:13 Hrs Yasna Provoste: "Estamos por revalidar una alianza política fundada en profundizar las reformas" "Aquí no cabe ni el camino propio ni el exacerbado anticomunismo de algunos camaradas de la DC", dice la diputada y vicepresidenta de ese partido. Ex ministra afirma que esa es la visión que defenderá su sector en la próxima elección interna de la colectividad, programada para el 4 de diciembre “Este gobierno es un gobierno al que hemos adscrito”, dice la diputada Yasna Provoste (DC), ingresando al debate que en las últimas semanas instalaron dos de sus correligionarios: Jorge Pizarro e Ignacio Walker. El primero sostuvo que la DC firmó un programa con el que no estaban totalmente de acuerdo, mientras que el segundo afirmó que ni siquiera firmó, como timonel del partido, ese programa, sino que sólo hubo una decisión de respaldar la propuesta por “lealtad” a Michelle Bachelet. Es un debate que no le gusta a la ex ministra, como tampoco le gustó cuando, días antes, Jorge Burgos criticó al gobierno y a la Nueva Mayoría. “Esas señales no le hacen bien a la DC ni al país. Lo que corresponde es privilegiar la lealtad hacia un programa de gobierno y una agenda de reformas en los que hemos participado”, afirma la vicepresidenta de la colectividad. Entonces, usted está a favor de una línea de continuidad después del gobierno... Nosotros de ninguna manera estamos por revertir las reformas. Estamos por revalidar una alianza política fundada en profundizar estas reformas y perfeccionar las reformas que el país necesita. Las próximas elecciones, tanto presidenciales como parlamentarias, deben tener a la DC con una propuesta programática muy fuerte, que esté marcada por profundizar y perfeccionar estas reformas y donde nos hagamos cargo también de resolver los problemas de gestión que muestra el aparato público y que son evidentes. Eso yo no lo escondo. Hay un sector de la DC que no está de acuerdo con eso. Hay dirigentes, como Gutenberg Martínez, Mariana Aylwin, Burgos y Walker, que no creen en una línea de continuidad... Esos temas van a estar puestos en el debate de la elección interna de la DC en diciembre de este año, donde estamos conscientes de que debemos generar una alianza interna mucho más amplia de lo que nosotros mismos representamos. Y ella debe estar dada por, previamente, establecer cosas como cuál va a ser nuestra política de alianzas. Nadie puede pensar que las transformaciones que requiere este país van a ser posibles con el apoyo sólo de la DC o de una parte de la DC. Pero una cosa es tener la certeza de que es necesario gobernar en una coalición y otro asunto es con quiénes... Esta tarea no se agota en cuatro años. Menos, cuando algunos se han dedicado a decir que esta alianza política tiene una fecha de vencimiento. Construir aliados políticos duraderos en el actual cuadro de desconfianza requiere que todos, incluidos los DC, seamos leales. Y esto también lo digo respecto de otros. Hay algunos que creen que nuestro futuro podría estar en ser una minoría decisiva producto del nuevo sistema electoral, pero la DC no puede renunciar a su vocación histórica de ser parte de coaliciones mayoritarias. ¿Cuál de estas dos posturas internas cree que va a ser mayoritaria en la junta nacional de la DC? Eso va a ser parte del debate que se va a dar en la elección interna del partido. Nos vamos a enfrentar a estas dos posturas: la que aspira a ser una minoría y la que aspira a ser una mayoría en alianzas con otros, donde incluso uno o una de las nuestras puede conducir al país, y que siga adelante con las reformas que hemos impulsado. En esa lógica, no cabe ni el camino propio ni el exacerbado anticomunismo que hemos visto en algunos camaradas. Ese camino va en revalidar nuestro domicilio político. Mariana Aylwin planteaba que un sector de la DC tiene más convergencias ideológicas con el PC que con el sector que representa ella al interior del partido... La DC siempre ha sido un actor político que ha promovido los cambios democráticos. Me pregunto qué pasaría con esos militantes en el momento de la reforma agraria… Las reformas que estamos promoviendo, la laboral, la educacional, tienen que ver con eso. La separación es si vamos a seguir defendiendo a los grupos de interés o a la gran mayoría de los chilenos que se ha visto perjudicada por las AFP o por las universidades que lucran , o si vamos a seguir defendiendo la colusión. Con ese horizonte trazado, ¿cómo abordaría usted los problemas de la Nueva Mayoría, que van más allá de la gestión? Quizás quienes tienen responsabilidad de conducir los partidos de nuestra coalición no han tenido mecanismos adecuados para dirimir las controversias internas. En esto hay una responsabilidad política de todos. Muchas veces estas dificultades se fundan también por la poca destreza de nuestro gobierno, que a veces no lo vemos como parte de esta coalición. ¿Cómo evalúa la gestión de Carolina Goic en la DC? Hace una semana y media, usted se reunió con un grupo de diputados y firmaron una carta que, además de expresar su preocupación por la falta de debate en torno al cambio de estatutos, buscaba ratificar que no se aplazaran las elecciones internas. ¿Qué los impulsó a hacer eso? Era muy inconsistente postergar la elección y no postergar una junta nacional en la que se iban a aprobar los nuevos estatutos. ¿Está conforme con la conducción de Goic? Esta es una mesa que se construyó intentando generar una dinámica diferente en el partido, pero que tenía una conducción que en ese momento era por lo que nos sumamos a esta tarea. Y hoy entendemos que el escenario es otro. A lo que aspiramos es que nuestro sector compita en las próximas elecciones del 4 de diciembre. ¿Usted va a competir? Nuestro sector sí. Tenemos que definir primero nuestra política de alianzas interna y luego nuestra propuesta partidaria. Luego, quien encabece la lista va a contar con el apoyo de todos. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/politica/2016/08/674-693355-9-yasna-provoste-estamos-por-revalidar-una-alianza-politica-fundada-en-profundizar.shtml
  19. 16 de agosto del 2016 / 14:55 Hrs Encuesta Universidad de Santiago: Un 61% cree que hay que cambiar las AFP por sistema público solidario En tanto el 24% de los encuestados considera que es mejor opción complementar el modelo con una Administradora de Fondos de Pensiones del Estado. Una gran mayoría de los chilenos cree que el actual modelo de pensiones debe ser reemplazado. Ese es uno de los resultados que forma parte de Triangular, estudio de la Universidad de Santiago liderado por el sociólogo Alberto Mayol. Una de las encuestas que forma parte de este estudio arroja que un 61% de los consultados está de acuerdo con cambiar las AFP por un sistema público solidario. Mientras, el 24% cree que es mejor opción complementar el modelo con una Administradora de Fondos de Pensiones del Estado. Solo un 3% cree que el actual modelo es apropiado y que debiera conservarse. El sondeo "Estudio de Valores. Primer Semestre de 2016", se aplicó sobre una muestra de 701 casos de 18 a 65 años de Arica a Punta Arenas, desde el 24 de mayo hasta el 15 de junio, presentando un 95% de confianza y considerando un margen de error de 3,7%. De acuerdo a Mayol, lo significativo de este resultado es que la ciudadanía se debate sobre si querer más AFP o no querer más el actual sistema de pensiones. En ese sentido, la solución propuesta por el sistema político, una AFP estatal, no respondería al problema que percibe la gente. "Entonces, tenemos una situación que es muy difícil de administrar, porque finalmente no hay una conversación ni simultánea ni posible", explica el sociólogo. La encuesta también arroja que si bien un 79% está de acuerdo con cambiar la constitución vigente por una nueva, solo un 18% respalda la fórmula del Gobierno (cabildos), en contraste con un 59% que se muestra partidario de efectuar el cambio a través de una Asamblea Constituyente. Por otra parte, aunque el 92% cree que es necesario realizar una reforma al sistema educacional chileno, los consultados evaluaron la medida impulsada por el Gobierno con una nota promedio de 3,3. Similar situación ocurre con la Reforma Laboral. Mientras un 85% es partidario de realizarla, califican la iniciativa de la actual administración con nota 3,5. Respecto a la Reforma Tributaria, el 60% piensa que es negativo "hacer crecer los impuestos y la burocracia", frente a un minoritario 26% que destaca "la importancia de avanzar en mayor recaudación fiscal para derechos sociales". Fuente: http://www.latercera.com/noticia/negocios/2016/08/655-692737-9-encuesta-universidad-de-santiago-un-61-cree-que-hay-que-cambiar-las-afp-por.shtml
  20. 30 de julio del 2016 / 05:20 Hrs Universidades, conductores y usuarios presentan claves para reformar el Transantiago El plan de transportes cumple una década y deberá tener cambios profundos cuando se liciten los nuevos servicios en 2017. La "Mesa por un nuevo Transantiago", integrada por expertos, organizaciones de usuarios y conductores, propusieron seis ejes para mejorar la experiencia de viajes de los usuarios y no repetir las fallas del sistema. En 2017 se realizará la nueva licitación del Transantiago, plan que modificó la forma de trasladarse de los capitalinos. Crisis financiera de las empresas, denuncias de los conductores y quejas de los usuarios por mal servicio han marcado este programa lanzado en 2007, por lo que la “Mesa por un nuevo Transantiago” propone cambios que podrían ser introducidos en los nuevos contratos. La entidad está formada por académicos en el área, la Coalición por el Transporte Justo, la Fundación Transurbano, la Confederación Nacional del Transporte de Chile y la Federación Nacional de Trabajadores de Transporte. Genaro Cuadros, coordinador de la Mesa Social y académico de la U. Diego Portales, afirma que los participantes que debatieron alcanzaron acuerdos mínimos sobre cómo mejorar el sistema. A partir de eso se elaboró una propuesta que será entregada a la autoridad para que sea incluida en las bases de licitación. "Estamos convencidos de que un nuevo Transantiago requiere una carta de navegación consensuada entre los actores principales y razonablemente detallada en su listado de acciones”, dice el experto. Los planteamientos están plasmados en seis ejes. El primero de ellos tiene que ver con la comodidad de los pasajeros, para lo que se plantea que los usuarios puedan participar en el diseño del interior de los buses, de acuerdo a sus necesidades. También se sostiene que se debe establecer un proveedor de vehículos para el reemplazo de la flota en mal estado y que debería haber protocolos de mantención para la revisión técnica de las máquinas. En esa línea, se señala que se debe asociar la antigüedad y kilometraje máximo de los buses al historial de mantención. El documento de la mesa también incluye hay que separar al operador de la propiedad de los terminales de buses, con el fin de evitar el control de mercado por parte de algunas firmas ante la escasez de estos lugares. Se añade que el Ministerio de Transportes debe habilitar nuevos puntos de regulación en las calles con instalaciones adecuadas para el descanso de los conductores. Otro punto se refiere a que deben haber corredores, vías exclusivas y pistas solo buses para el transporte de superficie. Se determina que deberían ser, al menos, 500 kilómetros. Se sostiene que los buses articulados u oruga, deberían circular solo por esas rutas. En relación a la infraestructura, se plantea que las bases de licitación deberían establecer la existencia de zonas pagas de alto estándar en el 5% de los paraderos con mayor demanda y que haya un solo ente encargado de la mantención de las paradas, refugios peatonales, calzadas y aceras. Una de las áreas más relevantes donde hubo consenso es que debe existir un capítulo especial destinado a los conductores, con el fin de mejorar sus condiciones laborales. Así, se señala que es clave la exigencia de que las empresas publiquen la ejecución de turnos de conducción, lo que permite monitorear las horas que están al volante. Para mejorar la seguridad de los choferes, la mesa indica que los trabajadores deben tener casetas de seguridad herméticas, además de cámaras de vigilancia. Se asegura que el pago a las empresas concesionarias debe ser por indicadores de calidad del servicio como el cumplimiento de frecuencia y regularidad, lo que permite conocer cuáles son los malos operadores. Las organizaciones también acordaron solicitar que se modernicen los planes de operación de las empresas, utilizando información sobre la velocidad y la demanda de pasajeros. Otra propuesta se da en torno a que los buses posean itinerarios fijos que puedan ser conocidos por los pasajeros previamente. La Mesa consideró que los ciudadanos deben conocer con transparencia los indicadores del sistema, por lo que se plantea la creación de una figura de “Observatorio de movilidad” y que exista una Superintendencia del Transporte Público que regule con independencia al sector. Se señaló que también que se deben definir formas de persecución de delitos ligados al transporte como la evasión del pago de pasaje, violencia en los buses, transgresiones a la ley laboral, además de excesos de velocidad de las máquinas. Los participantes en la Mesa Social del Trasantiago que diseñaron el documento fueron Genaro Cuadros, director Laboratorio Ciudad y Territorio UDP, Ricardo Hurtubia, Universidad Católica de Chile y parte de CEDEUS; Gonzalo García, Representante Colectivo Muévete; Rodrigo Quijada, Representante Coalición Transporte Justo; Víctor Barrueto, Presidente Ejecutivo Fundación Transurbano; Ricardo Maldonado, Confederación Nacional Unitaria de Trabajadores de Transporte de Chile y Miguel Matus, Federación Nacional de Trabajadores de Transporte. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/nacional/2016/07/680-690775-9-universidades-conductores-y-usuarios-presentan-claves-para-reformar-el.shtml
  21. 16 Julio 2016 Nicolás Eyzaguirre: “Subestimamos las dificultades de emprender tantas reformas de manera simultánea” El ministro de la Segpres, Nicolás Eyzaguirre, abordó las dificultades que enfrenta el gobierno, la Nueva Mayoría y los bajos niveles de aprobación de la Presidenta Bachelet. “Cuando los gobiernos están con popularidad más baja, el costo de desalinearse es mucho menor, y a veces es hasta muy rentable criticarlos. Eso ocurre tanto en la oposición como en el propio Gobierno, y le ocurriría a cualquier coalición política. Gobernar en un sistema presidencial con baja aprobación es complejo”, afirmó. El ministro secretario general de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre, abordó la contingencia, habló de la baja popularidad del gobierno, el fuego amigo, el costo de las reformas y su relación con la Presidenta Bachelet, en una extensa entrevista con El Mercurio. Acá, seleccionamos los extractos más destacados: En relación a las criticas que provienen de la Nueva Mayoría, el Ministro dijo: “Cuando los gobiernos están con popularidad más baja, el costo de desalinearse es mucho menor, y a veces es hasta muy rentable criticarlos. Eso ocurre tanto en la oposición como en el propio Gobierno, y le ocurriría a cualquier coalición política. Gobernar en un sistema presidencial con baja aprobación es complejo”. “Yo creo que subestimamos las dificultades de emprender tantas reformas de manera simultánea. Ahora, en beneficio nuestro, la demanda que hay de la ciudadanía por cambio, por la saturación que hay con el statu quo , no obstante los enormes progresos que ha tenido Chile, es muy alta también”, reflexionó el Ministro. Sobre la gestión e implemntación de las reformas, sostuvo: “La multiplicidad de reformas a veces conspira en contra de su factura técnica y de su gestión política. Pero no es menos cierto que las más de las veces las críticas porque hay desprolijidad provienen de aquellos que no ven su particular punto de vista completamente representado en un proyecto de ley… Mi amigo Ignacio Walker siempre usa la palabra “desprolijo”, y siempre le digo que hay una cosa distinta entre ser desprolijo y que estemos en desacuerdo; son cosas muy distintas”. Ante los conflictos de conviviencia en la Nueva Mayoría, comentó: “La amplitud de la coalición es sin duda alguna parte de su fuerza, pero también es parte de su dificultad, porque no todos piensan exactamente igual. Es muy elogioso presentar un arcoíris grande, pero ponernos de acuerdo también cuesta más; sin duda alguna”. “La carga tributaria va subiendo, por muchas razones; por ejemplo, la elasticidad de los tributos al crecimiento. Con la tecnología vas a ir controlando más la evasión y también confío en que más temprano, más tarde, el precio del cobre algo se recuperará. Pero va a ser una discusión abierta.En algún momento, claro, la sociedad tendrá que preguntarse: ¿Queremos seguir avanzando en gratuidad sobre la base de tomar medidas para subir la carga tributaria, o no subimos la carga tributaria, y nos demoramos más en gratuidad? Eso va a ser una discusión”, sostuvo consultado sobre si será necesaria una nueva reforma tributaria. En cuanto a la oposición y las opiniones del expresidente Piñera sobre la incertidumbre para invertir y que “la Nueva Mayoría sembró vientos y hoy está cosechando tempestades”. Eyzaguirre respondió: “Yo les pediría que me dijeran cuál es el contrafactual. ¿Creen que por no hacer reformas, nosotros disminuiríamos la incertidumbre? Eso es lo que se llama “el sillón de don Otto”. No sembramos vientos para cosechar tempestades. Los vientos estaban instalados desde antes en la ciudadanía, y lo que corresponde al liderazgo de la Presidenta es canalizar esos vientos para que la sociedad pueda seguir avanzando. No desoírlos, porque si no, esos vientos terminan por transformarse en una tormenta que te saca todo de cuajo”. “Creo que el Gobierno no repunte en las encuestas tiene que ver con por los fenómenos de credibilidad de la élite, que han sido, sin duda alguna, agigantados por los casos de corrupción, colusión, abusos, y este desgraciadamente es un gran problema para la democracia moderna. Miraba la última publicación respecto de popularidad de presidentes latinoamericanos, y (Ollanta) Humala está peor que la Presidenta Bachelet, (José Manuel) Santos estaba peor en esa misma encuesta, y (Enrique) Peña Nieto, un poco mejor. Estoy seguro de que si mira 10 años atrás, va a encontrar una realidad distinta. Aquí hay un fenómeno de las democracias modernas y agigantado en el caso de Latinoamérica y Sudamérica por el fin de los ciclos de los commodities y el fin de la ilusión de que el desarrollo estaba al alcance de la mano”, afirmó sobre los niveles de aprobación de la Mandataria. “Me acuerdo de que durante el gobierno de Lagos, varias veces se hablaba de la dictadura de Hacienda; no solo me consideraban poderoso, sino dictador, y ahora algo así como regalón de la Presidenta. Siempre, por anga o por manga, te van a tratar de pegar”, conluyó. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/07/16/nicolas-eyzaguirre-subestimamos-las-dificultades-de-emprender-tantas-reformas-de-manera-simultanea/
  22. 8 Junio 2016 El juicio crítico sobre la llamada ‘obra gruesa' del Gobierno Por qué las reformas de Bachelet rascan donde no pica Para Gabriel Salazar, la Presidenta no cumplió debido a la mediocridad de los ejecutores de este proyecto, la falta de capacidad de liderazgo de la propia Mandataria y por no convocar a los actores sociales y terminar negociando todo con la élite. En tanto, para José Joaquín Brunner, la Jefa de Estado “mostró que no tenía las habilidades de conducción” para enfrentar la presión de un programa “insensato” y con proyectos que no fueron diseñados para cumplir cambios paradigmáticos. Mario Waissbluth, por su parte, sostiene que el problema principal es que la gobernante llegó “subida a la retroexcavadora” con proyectos mal formulados, en vez de “producir un itinerario prudente con una secuencia ordenada y bien diseñada de reformas”. Tal como un encuentro de fútbol, el discurso de la Presidenta Michelle Bachelet en su cuenta pública del 21 de mayo solo duró 90 minutos. Coincidentemente para la gran mayoría de analistas y políticos, que se dieron un festín descomponiendo los alcances del mismo, el verdadero “partido” de este Gobierno se acabó y solo quedan los descuentos. La supuesta “retroexcavadora”, si es que alguna vez existió, quedó estacionada y ahora solamente existen los detalles de una supuesta “obra gruesa” materializada. Pero más allá de la utilización de las figuras literarias, analogías y retórica, lo cierto es que, si bien hay una especie de consenso respecto a un supuesto “fin” del Gobierno, donde sí hay dudas es sobre los alcances reales de las transformaciones que, al menos en el discurso programático, buscaba la Presidenta. La gran protagonista de los análisis es la propia jefa de Estado, y cómo no, si su liderazgo siempre cruza los cuestionamientos y muchos apuntan a su “zigzagueo” permanente, en esta su segunda administración, como el principal responsable de los resultados. De hecho, la encuesta Plaza Pública Cadem del lunes 30 de mayo, tras su cuenta ante el Congreso Pleno, muestra que solo un 21% aprueba la gestión de la Presidenta y un 70% la desaprueba, pero lo más relevante son los magros números en los atributos de la misma. Quienes creen que “Cumple lo que promete” abarcan solo un 25%, mientras un 29% dice tener “Confianza” en ella. Respecto a si “Cuenta con autoridad y liderazgo”, recibe un 29% de apoyo, y sobre el atributo “Tiene capacidad para solucionar los problemas del país”, un 27%. El único ítem que supera la media es “Tiene carisma”, con un 59%. Los números fueron ratificados por la encuesta Adimark del mes de mayo, donde el apoyo a la Mandataria llegó solo a un 24%, mientras que su desaprobación aumentó siete puntos porcentuales, alcanzando un 72%. Respecto a los atributos presidenciales, seis de los siete considerados registraron una disminución: “Es activa y enérgica” con 35% (-9 puntos), “Cuenta con capacidad para solucionar los problemas del país” con 40% (-7 puntos), “Cuenta con capacidad para enfrentar situaciones de crisis” con 41% (-3 puntos), a los que siguen “Cuenta con liderazgo” y “Es creíble”, que decaen ambos en 4 puntos y “Le genera confianza” con una disminución de 8 puntos, llegando a 33%. “Es respetada por los chilenos” es el único atributo que mejora, alcanzando un 42%, un alza de 4 puntos. El Gobierno en su conjunto, alcanzó un 20 por ciento de rechazo. El balance que se hace respecto de Bachelet dice relación fundamentalmente con los grandes ejes anunciados como sustento del programa: las reformas tributaria y educacional, y la nueva Constitución. Además, hay quienes suman un par más de grandes promesas, como son el cambio al sistema binominal y la reforma laboral. Según la propia Cadem, existe un alto nivel de desacuerdo con las reformas. Un 60 por ciento está en desacuerdo con la reforma tributaria, su nivel más alto desde abril del 2014; un 56 por ciento está en desacuerdo con la reforma laboral; y un 64 por ciento está en desacuerdo con la reforma educacional, 10 puntos más que 2 semanas antes. En la Adimark los números son similares, las principales reformas no son respaldadas por el grueso de la población, en mayo un 49% declaró estar de acuerdo con la reforma educacional; la reforma laboral recibió un apoyo del 28%. Por supuesto que se trata solo de encuestas, esto es, ‘fotografías’ de momentos determinados, de valor relativo, que depende del rigor metodológico empleado, del tipo de muestra utilizada y del “error muestral” de cada una dichas mediciones. Para uno de los intelectuales concertacionistas más críticos del proyecto de la Nueva Mayoría, el ex ministro José Joaquín Brunner, ninguna de las iniciativas legales que daban sustento a esta administración en la práctica se han materializado. A juicio del militante del PPD, ninguno de los proyectos emblemáticos cambió el curso real de las cosas y ni siquiera hay obra gruesa. Para él, el origen de todo está dado en un diagnóstico "insensato". “El problema fue neta y estrictamente político-ideológico. Qué duda cabe que el diseño original elaborado fundamentalmente al amparo del círculo y la red de técnicos creados por (Rodrigo) Peñailillo y (Alberto) Arenas, equivocó radicalmente el diagnóstico de la sociedad chilena y luego creó una especie de fantasía de enormes expectativas respecto de cambios que al parecer se podían hacer en cuatro años con efecto de transformación muy profunda de las estructuras y del paradigma de la sociedad”, explica Brunner a El Mostrador. En visión del académico, “el diseño programático era de una completa ingenuidad, o sea, como dijo en su momento el ministro de Educación cuando dejó de serlo, (Nicolás) Eyzaguirre, ‘nos propusimos tantas cosas simultáneamente que ni siquiera Superman las podría haber llevado a cabo’. No era una manera muy elegante de decir que en realidad había un diseño inicial que estuvo mal concebido, que era poco realista, que era poco maduro, que no tenía un buen diseño técnico, que no descansó en todo el conocimiento acumulado que hay en la sociedad chilena y fuera de ella, sobre la base de la experiencia de cambio en distintas sociedades. Entonces, todo el diseño tiene que ver con un problema de mala concepción de los cambios, una teoría del cambio muy frágil. Se pensó que en realidad el cambio iba a consistir en aprobar leyes y, como había mayoría en el Parlamento, se pensó que cualquier cosa que quedara escrita en ese papel iba a poder ser aprobada por la Nueva Mayoría”, añade. Igual de tajante es el Premio Nacional de Historia, Gabriel Salazar, quien explica a El Mostrador que este “ha sido un Gobierno extremadamente mediocre si lo comparamos históricamente y que no ha logrado, siquiera siendo reformas importantes, despertar la atención ni el apoyo de la gente. Es un gobierno que prometió mucho y no ha cumplido y eso se revela en la mediocridad de los ejecutores de este proyecto. Empezando por la Presidenta y todo su equipo de apoyo”. Para Salazar, este Gobierno en el papel se propuso reformas tan profundas como las que impulsó Eduardo Frei Montalva con sus reformas agraria, educacional, tributaria y de chilenización del cobre, pero con resultados diametralmente opuestos. “Este es un gobierno que se propuso objetivos bastante ambiciosos, pero que no ha tenido ninguna capacidad, ni para aclarar exactamente qué quiere reformar y cómo reformarlo, ni capacidad para conseguir apoyo ciudadano, ni capacidad siquiera para dar a entender con un discurso que promueva la movilización de la gente en su apoyo”, recalca el historiador, un referente de la izquierda no oficialista y del movimiento estudiantil. En tanto, para el fundador de Educación 2020, Mario Waissbluth, “el problema central es que la Presidenta llegó en marzo de 2014 subida a una retroexcavadora, y pensó que podía completar todo su programa legislativo en 18 meses, en educación, laboral, tributaria, Constitución, etc. En lugar de producir un itinerario prudente con una secuencia ordenada y bien diseñada de reformas, comenzó una suerte de orgía legislativa, con proyectos apurados y muy mal formulados, lo cual llevó a una cuasirruptura de la coalición de Gobierno y abrió el espacio para un desorden político y una crispación mayor, que seguiremos viviendo un tiempo, aunque ella haya bajado el tono y el ritmo”, subraya a El Mostrador. Una reforma tributaria "sin corazón" La primera gran reforma que La Moneda puso en debate en el Congreso fue la tributaria. La iniciativa que buscaba recaudar unos 8.300 millones de dólares adicionales para financiar cambios a la educación pública, sufrió la dura oposición del empresariado y todo su aparataje, cuestión que parecía en cierta medida de toda lógica, porque al menos en el discurso era el sector más afectado. Pero, a poco andar, los cuestionamientos vinieron desde el propio oficialismo, desde donde –encabezados por el senador Andrés Zaldívar (DC)– plantearon la necesidad de modificar incluso “el corazón” de la misma. El Gobierno, con el paso del tiempo, tuvo que ceder en varios aspectos del proyecto. E, incluso, impulsó un protocolo de acuerdo entre la oposición y el oficialismo en torno a llevarla adelante, que incluyó una puesta en escena con todos los presidentes de partidos y varios ministros de Gobierno en su firma en Valparaíso. Según explicaron posteriormente en las filas de la Nueva Mayoría, las negociaciones pusieron en evidencia algunas diferencias entre la Presidenta Bachelet y el ministro de Hacienda de entonces, Alberto Arenas, quien bregó hasta el final para evitar los cambios al proyecto original. “Fue la Presidenta quien finalmente ‘cortó el queque’ y optó por llegar a un acuerdo con la oposición”, explica un personero oficialista, recordando las tratativas de entonces. La jefa de Estado, a pesar de lo que había planteado en un comienzo, decidió evitar la prolongación del debate fundamentalmente porque su cronograma apuntaba a la necesidad de apurar el tranco en este punto. Al final el apuro y “la falta de un trabajo más en detalle y con expertos de calidad”, según explica un parlamentario oficialista involucrado en la discusión, terminó con un proyecto que, apenas 15 meses después de haberse convertido en ley, debió sufrir ajustes. Una iniciativa además que, tanto desde el oficialismo como desde la oposición, varios aseguran aún no saber siquiera cuánto recauda ni hacia dónde efectivamente van a parar todos los recursos. “¿Puede alguien sostener seriamente que una reforma tributaria que producirá (quizá) el equivalente a tres puntos porcentuales adicionales para el presupuesto de la Nación, con destino al sector educación básicamente, constituye una medida radical de transformación de la economía, cambiará el ámbito de acción educativa del Estado o significará por sí sola un mejoramiento cualitativo de las oportunidades educacionales? Si la reforma tributaria tuvo además alguna otra intención más allá de aumentar la renta nacional (como mejorar la distribución del ingreso, por ejemplo), el diseño de esa parte fue de tal manera confuso e inviable que debió ser modificado, sin que hasta hoy se conozca su impacto”, explica en una columna Brunner. Un presidente de partido oficialista, sin embargo, asegura que “en un país con tanto peso del empresariado, y la campaña permanente de los medios en contra, la reforma tributaria aprobada representa un gran éxito de este Gobierno y una recaudación relevante, la más importante desde el regreso a la democracia". Según explica Salazar, “para una reforma educacional como la que se propuso, yo busco el apoyo inmediato de los alumnos y los profesores, y me desentiendo de la oposición política, de la derecha, y de los partidos medios confusos, como los de centro que hay en este país, y con eso logro el apoyo para llevar adelante esta reforma de cara a las ciudadanía, pero no se hizo así. Se hizo puertas adentro, con supuestos expertos, como que el pueblo no entiende nada, al pueblo se le conduce de la mano, ‘nosotros sabemos lo que hacemos’, etc., pero esa es la visión que tiene un político viejo y agotado como es el senador Zaldívar, que dice que la soberanía, la sapiencia está en la clase política, no en el pueblo”. Sin embargo, para Brunner esa tesis no es válida. “Si uno va reforma por reforma y alguien me dice que hubo una gran oposición a la reforma tributaria, es simplemente vivir en el reino de la fantasía. Los empresarios que podrían ser los principales opositores, porque efectivamente una parte importante de la carga tributaria que aumenta recae en sus espaldas, fueron los primeros en decir 'mira, si efectivamente aquí hay un buen plan educacional, a nosotros nos parece bien’. Otra cosa es que, teniendo incluso la buena disposición del empresariado, el Gobierno bajo la inspiración de aquel primer grupo técnico, presidido por Arenas y por Peñailillo, diseñó de tal manera la reforma que se enredó el propio Gobierno completamente y al final se aprobó algo que no dejó contento a nadie y que a lo largo del tiempo ha venido cambiándose por una ley y por decenas de reglamentos. Entonces, no veo que sea una buena defensa el decir ‘es que hemos tenido una enorme oposición’, yo creo que ha tenido la más baja oposición y ha tenido críticas internas que no han sabido articular, ni conducir ni canalizar”, recalca. La madre de todas las batallas La reforma educacional es mencionada por muchos como el real legado que pudiera dejar este segundo Gobierno de Bachelet. No obstante, el resultado aún es incierto y para varios analistas los cambios paradigmáticos de esta, en la práctica, son nulos. Según explica Salazar, “para una reforma educacional como la que se propuso, yo busco el apoyo inmediato de los alumnos y los profesores, y me desentiendo de la oposición política, de la derecha, y de los partidos medios confusos, como los de centro que hay en este país, y con eso logro el apoyo para llevar adelante esta reforma de cara a las ciudadanía, pero no se hizo así. Se hizo puertas adentro, con supuestos expertos, como que el pueblo no entiende nada, al pueblo se le conduce de la mano, ‘nosotros sabemos lo que hacemos’, etc., pero esa es la visión que tiene un político viejo y agotado como es el senador Zaldívar, que dice que la soberanía, la sapiencia está en la clase política, no en el pueblo”. En la misma línea, el historiador sostiene que con la agenda educacional ni siquiera se “está seguro que se acabe el lucro, no es seguro que se haya beneficiado la educación pública (...). La educación pública se ha ido deteriorando cada vez más durante la Concertación y El Mercurio aplaude ruidosamente porque los colegios públicos se están desmantelando, están quedando sin alumnos. ¿Qué efecto real está produciendo la reforma?”, se pregunta Salazar. Tras el discurso del 21 de mayo, el rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, hizo un crudo análisis de la gestión en su columna donde sostuvo que Bachelet ha retrocedido en aquello que se atesoraba como lo más importante. “Al tratar de la reforma educativa la Presidenta debió relativizar, hasta casi suprimirla, la meta que se había trazado cuando, persuadida de que la educación era la llave maestra de la estructura social, decidió que la gratuidad universal contribuiría a resolver la desigualdad. Ahora se sabe que gratuidad universal no habrá, que en 2018 ella alcanzará recién a los seis primeros deciles y que el horizonte final deberá fijarlo la futura ley. ¿Cuál? Pues una ley cuyos contornos todavía se desconocen”. Brunner, en tanto, se pregunta si “¿alguien puede pensar que se ha producido un real cambio en nuestros sistemas escolar y superior o bien que las leyes aprobadas guardan el potencial de efectuar una radical transformación en la calidad, efectividad, igualdad y pertinencia de las oportunidades de aprendizaje y su distribución social?”. Explica además que “la Presidenta ha incorporado lo de la gratuidad bajo fuego cruzado, porque luego de presentados los primeros proyectos que señalaron fin de la selección, fin del copago y fin del lucro, todo el mundo empezó a darse cuenta –y no solamente quienes éramos críticos públicos– de que en realidad estas medidas no iban a contribuir en nada a mejorar la calidad de las oportunidades educativas y de aprendizaje para los niños y jóvenes”. Sin embargo, la Presidenta sigue, en el marco del mensaje, sosteniendo que la reforma va a ser profunda, de hecho en una entrevista con radio Duna, que realizó a días de su discurso en el Salón de Honor del Congreso, insistió en que la agenda gubernamental busca mejorar “la calidad” y agregó que “no he renunciado a la gratuidad universal, solo cambié que no vamos a alcanzar el 70%”. Gran parte de los parlamentarios oficialistas insisten en que esta es la gran reforma de este Gobierno y que los resultados se van a comenzar a ver y que al final de esta administración el paquete de proyectos será una señal potente para la ciudadanía. “Hay 15 proyectos que cambian el paradigma y extirpan en gran parte el lucro que ha contaminado el sistema educativo por años”, asegura un diputado socialista. Pero para Waissbluth el problema no dice relación necesariamente con el paquete de medidas en esta temática. “En Chile suele creerse que basta con legislar, y casi no se piensa en la implementación de las leyes. ¿Cómo se irá a implementar la Ley de Inclusión o la desmunicipalización?, ¿quién ha evaluado las dificultades de implementación de la reforma tributaria? Una de las reformas del Estado más urgentes es crear la largamente anunciada Agencia de la Calidad de las Políticas Públicas, con la autonomía y potestad para evaluar la eficacia, implementabilidad, gestión e impacto de políticas, programas e instituciones”, aclara, y además advierte que la reforma de la educación superior “se encamina hacia una trifulca interminable de la cual no vamos a salir indemnes en este período de gobierno”. La "flexibilidad" constitucional A poco andar de la gestión Bachelet, los parlamentarios oficialistas empezaron a dar señales de que la nueva Constitución no se materializaría en este Gobierno. Lo que parecía una especie de rumor o análisis previo, quedó en evidencia en octubre de 2015, cuando la Mandataria dio a conocer el cronograma autoimpuesto del proceso constituyente. “Siempre se pensó así, solo era iniciar el debate, nunca hubo real convicción de que esto pudiera llevarse adelante en tan poco tiempo, pero había que responder a lo que la ciudadanía estaba pidiendo”, explica un alto dirigente oficialista. Lo cierto es que si bien el proceso avanza, los cuestionamientos han surgido de varios sectores y el Gobierno ha debido enfrentar tensiones con la Nueva Mayoría y con una oposición dura en este debate. Tal como lo explica Brunner, el proyecto “avanza a través del laberíntico, granular y líquido proceso de 'participación-consulta-conversación-celebración comunitaria-focus group' diseñado por el Gobierno, sin que se avizore todavía su dirección”. En todo caso, en la entrevista radial antes mencionada, la Jefa de Estado dio muestras nuevamente de una maleabilidad inusitada en este proyecto. “Siempre estoy por la flexibilidad. No estoy por una cosa rígida que cambia la vida y que no se pueda ordenar”, al tiempo que recalcó que “voy a cumplir con enviar un proyecto de Constitución al Parlamento, aunque este sea tema de un próximo Congreso”. Varios parlamentarios oficialistas manifiestan en privado su decepción con la Mandataria, de quien aseguran que nunca dio chances reales para que se materializara una Asamblea Constituyente. De hecho, el cronograma planteado por Bachelet apunta a que sea el próximo Congreso el que decida el mecanismo para la nueva Carta Magna, lo que no deja ningún grado de certeza, ni siquiera que la misma se discuta si es que el próximo Gobierno es de derecha, como muchos temen en el oficialismo. “No creo que se logre nada”, sentencia Waissbluth. Las otras reformas En el oficialismo recuerdan una y otra vez el cambio radical que significa el término del sistema binominal, que consiguió despachar este Ejecutivo luego de años de intentos. Lo muestran como un trofeo significativo de los esfuerzos de este Gobierno para realizar modificaciones reales al sistema que por años organizó al país. Sin embargo, no todos están de acuerdo con lo expresado desde la Nueva Mayoría. Para Gabriel Salazar, el nuevo sistema electoral no modificará el statu quo político y solo es la representación de un gatopardismo que se replica en distintos ámbitos. “Ellos le han dado mucha importancia a la reforma al binominal, como si eso hubiera limpiado y purificado la acción política, las prácticas políticas, pero sacaron un sistema electoral que la dictadura había implementado para beneficio de sí mismo y de la derecha, ok, sacaron eso, pero eso no ha limpiado la política. Eso no ha limpiado el problema ético de la política que tenemos hoy día hasta los huesos metido. No ha tenido ningún impacto real, entonces, ¿qué reforma es esa? En el fondo, lo único que hicieron es aumentar el número de políticos y de parlamentarios y, enseguida, buscar el financiamiento para la acción política de ese mayor número de parlamentarios”, asegura el Premio Nacional de Historia. La carencia de capacidad de conducción de Bachelet Los principales responsabilidades que surgen entre quienes aseguran que bajo ningún punto de vista se logró cumplir con las expectativas transformadoras de este Gobierno, dicen relación con Bachelet. Si bien todos reconocen la existencia de “elementos externos”, que van desde la economía internacional hasta el caso Caval, también apuntan a sus capacidades. “Creo que faltó liderazgo en ella, reconociéndole todas las virtudes que tiene, pero, para hacer reformas tan profundas en un período en que hay una crisis internacional, se requieren condiciones de liderazgo que no las tiene desafortunadamente Michelle Bachelet”, sostiene Salazar. Además, el historiador complementa asegurando que “el gran error político que ella tuvo es que negoció con la oposición y los partidos estos proyectos de reforma, sobre la base de comités internos, conversaciones con supuestos expertos en el tema, que de expertos no tenían mucho, en vez de buscar apoyo en los actores sociales involucrados”. Para Carlos Peña, Bachelet incluso ha perdido la espontánea empatía que poseía en años anteriores y que “carece de las virtudes que se requieren para encender una épica de la transformación social como la que, sus redactores de discursos y sus asesores, insisten en imprimirle”. Brunner con otros argumentos es igual de tajante y sostiene que el de ahora va a ser “un Gobierno más, no va a ser un Gobierno histórico ni va a ser recordado como un antes y un después, como le gusta decir a alguna gente, ni tampoco como un Gobierno que introdujo un nuevo modelo de desarrollo del país o que cambió el paradigma de las políticas, no me parece. Me parece que acentuó más el espíritu reformista, pero que tuvo que enfrentar la mala gestión, aunque por otro lado tuvo condiciones objetivas mucho más complicada que cualquiera de los gobiernos anteriores casi con excepción del Gobierno de Aylwin”. “Hay una percepción muy nítida de que este es el Gobierno con la gestión más baja de todos los gobiernos que hemos tenido desde 1990 hasta hoy día” y, añade en particular respecto a Bachelet, que “va a pasar como una persona que puesta bajo presión por su propio programa mostró que no tenía las habilidades de conducción de un plan tan ambicioso que probablemente era imposible de llevar a cabo. Pero, en todo caso, ella misma mostró que no estaba en condiciones de dirigir un proceso donde se había autoimpuesto un programa completamente exagerado, maximalista o como se le quiera llamar”. No obstante, también Brunner le entrega un espaldarazo a la Presidenta al señalar que tuvo la capacidad de mantener el rumbo institucional en un momento complejo del país y no seguir a quienes la azuzaban para que cumpliera todo. “Le tocó enfrentar situaciones en general muy complejas en el plano político, un ciclo de escándalo que reveló por debajo de eso algo más serio todavía, que es una crisis de nuestras élites dirigentes en todos los campos. En fin, ese es un movimiento más geológico de la sociedad que demora más años en despejarse y este Gobierno intentó hacer un programa completamente exagerado hasta que se golpeó contra la pared dentro de esta nueva situación y a su favor lo que va a quedar claro es que, sin embargo, se mantuvo estrictamente dentro de la institucionalidad”. Con todo, entre sus colaboradores todavía existe la idea de que al final de su mandato la Jefa de Estado y su Gobierno puedan tener mejores cifras de aprobación y un balance más equilibrado respecto de los alcances del mismo. Algunos apuntan de todos modos a que, tras el paso de los años, esta gestión será recordada como “la que hizo más en 25 años para cambiar las cosas”, asegura un parlamentario oficialista. Otros señalan que con la decisión –casi obligada por los temas de financiamiento irregular de campañas– de sacar del comité político al ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, y de Hacienda, Alberto Arenas, quienes fueron los principales promotores del programa reformista, se terminó por descartar el objetivo final del mismo. En el oficialismo se reconoce, hoy, que el actual ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, ha ganado influencia en la Presidenta y con ello, también, una visión más “mesurada y conservadora” de los proyectos. Sin embargo, la propia Presidenta ha dado muestras de sus “derrotas”. Así, en el último consejo de gabinete que se realizó en La Moneda, la propia Mandataria pidió una “ejecución prolija y rigurosa de esas tareas en cada uno de los sectores”. Dando muestras de que efectivamente hay reparos porque las cosas se han hecho mal. No obstante, en esta permanente dualidad, también pidió enfatizar "la mirada de productividad, de fomento al crecimiento económico y el empleo", haciendo como siempre “guiños” a los sectores empresariales. La frase que la Presidenta de la República entregó la semana pasada, en el 21 Congreso de la Democracia Cristiana de América, expresa la sensación que ella misma tiene sobre su obra y los propios límites que se autoimpuso. "Hemos enfrentado problemas por construir grandes reformas políticas en educación, en el sistema tributario, en las relaciones laborales, en probidad, en transparencia. Es cierto, pero más cierto aún es que hemos evitado al país las grandes explosiones sociales o la crisis de gobernabilidad que se derivan de no actuar ni querer actuar a tiempo", recalcó. Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/06/08/por-que-las-reformas-de-bachelet-rascan-donde-no-pica/
  23. Bachelet y Hollande abordan situación de Venezuela en París Presidente francés aseguró que no se escatimarán esfuerzos para hacer que en Venezuela se pueda encontrar una solución. Hoy la Presidenta Michelle Bachelet tuvo su última actividad oficial de su gira por Francia. Cerca del mediodía, la Mandataria llegó hasta el Palacio Eliseo en el centro de Paris para sostener un almuerzo de trabajo junto a su par francés, Francois Hollande. La Mandataria llegó al lugar acompañada de los ministros de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, de Hacienda, Rodrigo Valdés, de Transportes, Andrés Gómez Lobo y de Trabajo, Ximena Rincón. Uno de los temas abordados por los jefes de Estado respecto a América Latina fue la situación que se vive actualmente en Venezuela. Esto fue confirmado por Hollande, quien al término de la reunión declaró: "La Presidenta de Chile y este servidor han podido hablar de los temas preocupantes del continente latinoamericano. No escatimamos esfuerzos para hacer que en Venezuela se pueda encontrar una solución, para que la crisis que se ha ampliado, se pueda solucionar, en el marco de los procedimientos y el respeto del derecho. Junto a esto, el Presidente francés agregó: "también estamos atentos a lo que pasa en brasil A su turno, la Presidenta Bachelet declaró: "hemos echado una discusión, una mirada sobre nuestra América Latina, sobre Venezuela, sobre Brasil, sobre Colombia, sobre Haití". Hollande destaca reformas de Chile Además de abordar el tema regional, los Presidentes abordaron el proceso de las reformas promovidos por el gobierno de Bachelet. "Quiero saludar las reformas que fueron emprendidas por la presidenta Michelle Bachelet. La reforma de educación, las reformas de la economía, las reformas de la salud y también su compromiso, especialmente para la igualdad entre las mujeres y los hombres porque Michelle Bachelet es identificada a los ojos de mundo entero como uno de los ejemplos ilustres en la defensa de esta causa, que es la nuestra", aseguró Hollande. Bachelet, por su parte, aseguró que Chile destaca el sistema educacional francés y que por lo mismo "una delegación vendrá acá (a Francia) también a mirar la experiencia francesa en educación para ver como podemos mejorar las cosas". La Presidenta además informó que invitó oficialmente al Mandatario a visitar Chile lo antes posible. A su vez, se invito también a autoridades francés a sumarse del encuentro de la Alianza del Pacífico que se realizará el próximo 1 de julio en Puerto Varas. www.latercera.com
  24. TOPIC OFICIAL 2016 PROCESO CONSTITUYENTE Presidenta Bachelet llamó a chilenos a participar en proceso constituyente La Mandataria realizó una cadena nacional este martes. Apuntó a que la Constitución se debe discutir de una nueva manera. Publicado: 21:07 | Autor: Cooperativa.cl Presidencia La Presidenta realizó una alocución que no superó los cuatro minutos. La Presidenta Michelle Bachelet llamó a todos los chilenos a participar en el proceso constituyente, en una cadena nacional emitida este martes. En una alocución que no superó los cuatro minutos, la Mandataria manifestó que "esta nueva Constitución no sólo debe ser nueva en su contenido, sino que también debe ser nueva en la manera en que se discute y elabora. Se trata de que los compatriotas tengan verdaderamente la oportunidad de decir lo que piensan y sean tomados en cuenta". "Seis meses atrás, en octubre del 2015, informé al país del inicio del proceso para elaborar una Constitución para Chile, nacida en democracia y como resultado de las propuestas hechas por ustedes, los ciudadanos y ciudadanas. Ya culminamos la primera etapa de este proceso, que estaba dirigida a comunicar y explicar los objetivos y métodos de la elaboración de una nueva Constitución", recordó Bachelet. "Queremos que sean miles los jóvenes, adultos, hombres y mujeres, campesinos, emprendedores, mineros, pescadores, profesionales, del Norte, del Sur, del campo y la ciudad y los pueblos indígenas, quienes, además, tendrán una participación y consulta específica", destacó. "En nuestro país, la inmensa mayoría quiere una Constitución moderna, que refleje mejor lo que somos y que responda adecuadamente a nuestras necesidades de hoy. Pero no basta con que algún experto presente una propuesta concreta de texto y se someta a votación popular", dijo la Presidenta. La Mandataria continuó indicando que "están todos invitados a expresar sus sueños de país; están invitados a plantear cómo imaginan el Chile del futuro, en temas como ¿cuáles son los valores y principios que deben inspirar nuestra Constitución? ¿Cuáles son los derechos, deberes y responsabilidades que la Constitución debe establecer para todas las personas? O, ¿cuáles y cómo deben ser las instituciones del Estado que contemple la Constitución?". Oportunidad única "¿Quiénes pueden participar? Todas las personas mayores de 14 años, chilenas y chilenos, y extranjeros residentes. Bueno, ¿y cómo podemos participar?. Hay diferentes formas de hacerlo: en forma individual, en grupos a nivel comunal, en instancias provinciales y regionales", precisó Bachelet. Además, los interesados podrán encontrar más detalles en el sitio web www.unaconstitucionparachile.cl. "Como país tenemos una oportunidad única de poder escribir entre todos nuestra Carta Fundamental. No se hará entre cuatro paredes, sino que serán millones de manos las que tendrán la posibilidad de participar en esta elaboración inédita. Todas las miradas tienen cabida, el proceso es abierto y nos pertenece a todos", aseguró Bachelet. "Es un derecho, pero también una responsabilidad. Quienes quieren un Chile mejor, tienen que levantar su mano y opinar. Es hora, pues, de involucrarse y de actuar, porque el futuro depende de todos nosotros. Ahora te toca a ti ser parte de la historia de la nueva democracia", finalizó. Fuente: http://www.cooperativa.cl/noticias/pais/presidenta-bachelet/presidenta-bachelet-llamo-a-chilenos-a-participar-en-proceso-constituyente/2016-04-12/210737.html
  25. Topic Oficial 2016 Reforma Laboral Los retrocesos para los derechos de los trabajadores en la Reforma Laboral Gonzalo Castillo | Sábado 2 de enero 2016 9:49 hrs. A más de un año de su presentación, expertos realizan un balance del camino legislativo que ha recorrido el proyecto, el que ha estado, a juicio de los consultados, marcado por los retrocesos en materia de derechos laborales, además del “fuego amigo” que ha torpedeado la iniciativa, según la CUT. Distintos actores sociales hicieron un balance a más de un año que la Reforma Laboral inició su proceso legislativo, en el cual a juicio de algunos expertos, se han verificado retrocesos en un proyecto que ya consideraban deficitario respecto del objetivo de generar más derechos para los trabajadores y sindicatos. El abogado laboral de la Universidad Diego Portales, José Luis Ugarte, plantea que la Reforma Laboral implica sólo retrocesos para los derechos de los trabajadores, tanto que caracteriza a la iniciativa como un “proyecto de flexibilidad laboral”, y ejemplificó con la introducción de los pactos de adaptabilidad, los cuales permitirán al empleador distribuir de manera más libre los horarios de trabajo de los trabajadores. Otros retrocesos, a juicio de Ugarte, tienen que ver con los requisitos para formar sindicatos, ya que quedaría instituido que sus integrantes deben representar al 50 por ciento de los trabajadores; así también la figura de los servicios mínimos en caso de huelga y la ampliación del plazo para hacer efectiva la huelga, que ahora serían hasta cinco días, además de que ahora el empleador podrá exigir, sin acuerdo del sindicato, que los trabajadores voten cada cinco días el fin de la huelga, o que se elimina el fuero retroactivo en la constitución de un sindicato: “Cuando digo retrocesos no es que sean avances que están mal hechos, no, los trabajadores quedan en peor pie que la legislación actual”, asegura el jurista. En tanto, el abogado Ugarte sostiene que a la luz de todos estos elementos, el apoyo de la CUT a la Reforma Laboral se explica, entre otras cosas, por “la tozudez, una lealtad mal entendida por el Partido Comunista, que es el que controla a la CUT ahora, que lo hace montarse un relato ficticio de que esto es un avance, y por otro lado ignorancia”, y califica como “sorprendente” que muchos de estos retrocesos no sean entendidos por los dirigentes sindicales. Finalmente, José Luis Ugarte se mostró pesimista respecto de la posibilidad que el proyecto pueda dar marcha atrás, dado que desde la CUT se han conformado con defender la iniciativa “tal cual salió de la Cámara” como si fuera un avance, y planteó que, salvo excepciones, los parlamentarios tienen una concepción neoliberal del trabajo. Una de los pocos aspectos que se pueden rescatar de este proceso, a juicio de Ugarte, es que los trabajadores han notado que han sido abandonados por los partidos políticos. “Que el movimiento sindical chileno sepa que está solo y que no tiene ninguna influencia en el proceso político, y que tú tienes senadores y parlamentarios completamente cooptados por la ideologíaempresarial –ya ni siquiera por el mundo empresarial en términos de boletas y esas cosas-, de manera tal que ven con alivio que no haya sindicatos, es un proceso necesario, y creo que prepara al movimiento sindical para algo que es obvio: si no se tiene poder, no se puede pretender jugar en la política como se pretendió hacer en esta vuelta”. Gonzalo Durán, investigador de Fundación Sol, sostuvo que la fuerza sindical en Chile está muy mermada, teniendo en cuenta que de un total de 11 mil sindicatos activos, en la mitad de ellos se verifican menos de 40 afiliados, y que en veinte años el incremento real de las remuneraciones de los trabajadores ha subido un 3 por ciento, cuestiones que desde su punto de vista “son impresentables en una coalición que se hace llamar de centro-izquierda”. “Eso responde, efectivamente, a entender en la visión de quienes han gobernado que se pueden buscar de estas soluciones tipo “ganar-ganar”, donde al empresariado no hay que tocarle la tasa de ganancia, por ejemplo, y a nuestro modo de ver ese es un camino errado. En el contexto de las relaciones de producción siempre va a existir el conflicto entre el capital y quien vende su fuerza de trabajo. El trabajo y la acción colectiva, necesariamente tiene que estar al centro de la agenda de transformaciones”. Gonzalo Durán destacó que en 2015, desde su perspectiva, se produjo la politización de los trabajadores en Chile, “algo bastante necesario y positivo”, y otro aspecto importante tiene que ver con la autonomía del movimiento sindical “que se puedan generar demandas que no sean las del Gobierno, sino las de la clase trabajadora”. El ex dirigente sindical Cristián Cuevas consideró que del momento que la Reforma Laboral desechó la posibilidad de incluir la negociación por rama, esta no representa lo que se había planteado por el mundo sindical, y a esto se suma que “la Reforma se ha ido desdibujando, empequeñeciéndose, y sobre todo, al arbitrio del empresariado de nuestro país, que es cavernícola, casi primitivo, de no entender las relaciones laborales en un mundo globalizado, en donde los temas que están planteando, la verdad son bastante suaves, y que en ningún apuntan a ninguna situación distinta de seguir reproduciendo el modelo de precarización ”. El vicepresidente de la CUT, Nolberto Díaz, si bien señaló que el proyecto “es insuficiente”, y que aún tiene mucha “letra chica, y que lleva entre medio una fórmula de reemplazo en huelga que nosotros rechazamos”, espera que se comience a saldar las deudas con el mundo sindical, ya que “nos deben todo”, aseguró el dirigente. “Nosotros dijimos huelga sin reemplazo, sin descuelgue y sin grupos negociadores, y nos estamos encontrando con la sorpresa que ocho senadores de la Nueva Mayoría, tres del PPD y cinco de la DC se van a descolgar del ideario de la centro-izquierda. Eso nos parece grave, porque no puede ser que aquí haya fuego interno desde la propia Nueva Mayoría. En ese contexto, esperamos que todas estas ideas sean rechazadas las próximas semanas y logremos, a lo menos el piso aprobado en la Cámara”. Nolberto Díaz fue enfático al señalar que en el oficialismo hay diferencias profundas “que son motivo de quiebre”, y que se han expresado durante la discusión sobre este proyecto, ya que que, a juicio del vicepresidente de la CUT, hay sectores de la Nueva Mayoría que le creen más al empresariado. Díaz aseguró que los trabajadores siempre han estado estando solos políticamente hablando, y que siempre los han traicionado: “Nos traicionaron cuando hubo en Chile un golpe, durante la Dictadura asesinaron a más de 300 dirigentes sindicales y la Concertación hizo una promesa el año 1989 que, al día de hoy 25 años después no ha cumplido. Nadie puede pretender creer que nosotros somos ignorantes de esa realidad. A nosotros nos costó meter el tema laboral en el Programa de Gobierno porque no estaba, y ahora que vamos entrando al tercer año de gobierno hemos tenido traiciones al interior de la propia Nueva Mayoría”. En relación con los procesos internos de la CUT, Nolberto Díaz señaló que el deber la multisindical es transparentar sus padrones electorales, “aquí lo que tiene que haber es un mayor nivel de transparencia de los padrones electorales, porque la misma transparencia que se les pide a los partidos políticos, es la misma transparencia pública de los padrones de la CUT. Yo creo que ese es el desafío”. Durante la primera semana de enero, la Reforma Laboral comenzará a ser analizada por la Comisión de Hacienda del Senado, para luego ser vista en detalle por la Sala instancia desde la cual, de ser aprobada, se trasladará nuevamente a la Cámara, aunque los diputados ya han advertido que si la Cámara Alta realiza cambios sustantivos al proyecto lo rechazarán, siendo muy probable que una comisión mixta deba destrabar este eventual conflicto. Fuente: http://radio.uchile.cl/2016/01/02/los-retrocesos-para-los-derechos-de-los-trabajadores-en-la-reforma-laboral
×