Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'perdon'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 8 results

  1. 29 Mayo 2018 Hermanas del Buen Samaritano piden perdón tras denuncia de abusos sexuales de exreligiosa Congregación sostiene que estaban al tanto del "relato de los graves hechos ocurridos" y que las medidas que tomaron "no estuvieron a la altura". La Congregación de Hermanas del Buen Samaritano pidió perdón, a través de un comunicado, luego de una denuncia de una exreligiosa que denunció, en un testimonio publicado por Emol, haber sido víctima de abusos sexuales por parte de una monja hace 18 años. “En relación a las denuncias realizadas por Consuelo Gómez Pinto, exreligiosa de nuestra Congregación, manifestamos con dolor que conocíamos el relato de los graves hechos ocurridos al interior de nuestra comunidad religiosa, las medidas que tomamos y la actitud que tuvimos entonces no estuvieron a la altura de nuestra misión y vocación, a imagen de Jesús. Debimos acoger y acompañar, y no lo hicimos. Debimos disponer garantías para que estos hechos no se repitieran, y tampoco lo hicimos en su momento”, afirmaron. Al respecto, la orden religiosa añadió que “pedimos perdón a Consuelo Gómez, nuestra hermana en Cristo. Lo pedimos con humildad y sabiendo que esta petición por sí sola no repara el daño causado”. Además, añaden que “con el objetivo de actuar en justicia y evitar que este tipo de hechos se repitan, la Madre General, Patricia Ibarra, ha tomado una serie de medidas, que incluyen la instrucción de una investigación canónica para revisar las situaciones denunciadas”. Fuente: http://www.latercera.com/nacional/noticia/hermanas-del-buen-samaritano-piden-perdon-tras-denuncia-abusos-sexuales-exreligiosa/184702/
  2. 11 Abril 2018 Papa Francisco pide perdón y reconoce haber cometido “graves equivocaciones de valoración” en Caso Barros El Pontífice envió una carta a los obispos chilenos en la que los convoca a Roma para dialogar sobre las conclusiones que monseñor Charles Scicluna sacó durante su paso por Chile y tras entrevistarse con distintas partes de la Iglesia y con víctimas de Karadima. Esta tarde la Conferencia Episcopal de Chile dio a conocer la carta que envió el Papa Francisco a los obispos chilenos, luego de que recibiera el informe elaborado por monseñor Charles Scicluna en su paso por Chile, para indagar en las acusaciones contra el obispo Juan Barros. En la misiva – que fue dada a conocer por los monseñores Santiago Silva y Fernando Ramos- el Pontífice admite haber cometido errores en el marco del obispo de Osorno, que es acusado de haber encubierto los abusos sexuales de Fernando Karadima. “En lo que me toca, reconozco y así quiero que lo transmitan fielmente, que he incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación, especialmente por falta de información veraz y equilibrada”, dice la carta firmada el 8 de abril de este año, pero que fue enviada al mediodía de ayer. Además, Francisco pide perdón “a todos aquellos a los que ofendí y espero poder hacerlo también personalmente, en las próximas semanas, en las reuniones que tendré con representantes de las personas entrevistadas”. Por este motivo, todos los obispos chilenos fueron convocados a Roma para establecer un diálogo en torno a las conclusiones elaboradas por Scicluna y Jordi Bertomeu -que asumió al cargo de la investigación tras un problema de salud de Scicluna y que lo mantuvo internado en la clínica UC San Carlos de Apoquindo-, y sobre las suyas en torno al caso. “He pensado en dicho encuentro como en un momento fraternal, sin prejuicios ni ideas preconcebidas, con el solo objetivo de hacer resplandecer la verdad en nuestras vidas. Sobre la fecha encomiendo al secretario de la Conferencia Episcopal hacerme llegar las posibilidades”, agregó. Según señaló el Pontífice, la semana pasada recibió los últimos documentos que componen el informe elaborado por los enviados papales a Chile, que tienen un total de más de 2.300 folios, tras 64 entrevistas. En los testimonios que fueron recogidos en las actas, “se habla en modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes, de muchas vidas crucificadas y les confieso que ello me causa dolor y vergüenza”. Por lo mismo solicitó la colaboración de la Conferencia Episcopal para elaborar medidas de corto, medio y largo plazo para “reparar el escándalo y restablecer la justicia”. A la cita viajarían los 32 miembros de la instancia y que se encontraban presentes en la asamblea plenaria de Punta de Tralca, durante el mes de mayo. “Las dificultades presentes son también una ocasión para restablecer la confianza en la Iglesia, confianza rota por nuestros errores y pecados y para sanar unas heridas que no dejan de sangrar en el conjunto de la sociedad chilena”. Fuente: http://www.latercera.com/nacional/noticia/papa-francisco-reconoce-haber-cometido-graves-equivocaciones-valoracion-caso-barros/130396/
  3. Tras disculpas públicas de Jean Beausejour: Los "perdones" más recordados de los últimos años en Chile En el mundo de la política, el deporte y el espectáculo, nadie queda exento de tener que ofrecer disculpas en alguna ocasión. En Emol hicimos una recopilación de algunos de los "perdones" más emblemáticos. ¿Recuerdas algún otro? ¡Compártelo acá! SANTIAGO.- "Vi las imágenes y me avergüenzo de lo que hice. No me gusta lo que vi". Esas fueron las palabras de un arrepentido Jean Beausejour, quien dominado por la ira, protagonizó un caluroso enfrentamiento con su compañero de la Universidad de Chile Mauricio Pinilla, el domingo pasado durante el Superclásico contra Colo Colo. Abochornado, el lateral de la U se disculpó públicamente e incluso ofreció su renuncia al plantel de manera gratuita. El futbolista fue protagonista de un vergonzoso episodio que no será fácil de borrar de su memoria. Sin embargo, Beausejour no ha sido el único que ha debido dejar su orgullo de lado y mostrar su arrepentimiento de manera pública. Es por esto que en Emol quisimos remontarnos al pasado para evocar algunos de los "perdones" más recordados en Chile durante los últimos años. ¿Se tiene viene a la mente algún otro? ¡Compártelo en la caja de comentarios de más abajo! El Maracanazo del "Cóndor" Rojas (1989) La FIFA lo llamó "el mayor fraude futbolístico de todos los tiempos". Y es que difícil será olvidar uno de los incidentes más bochornosos a nivel del deporte mundial, protagonizado por el arquero chileno Roberto "Cóndor" Rojas. El futbolista había tenido un intachable paso por las filas de Colo Colo y sus habilidades como arquero lo habían llevado a la cima. Pero todo se vino abajo cuando una bengala proveniente desde las gradas cayó en la cancha a un costado del "Cóndor", aquel 3 de septiembre de 1989 cuando la "Roja" jugaba su partido contra Brasil en el estadio Maracaná por las clasificatorias al Mundial de Italia de 1990. Buscando el paso de su equipo a cualquier costo, el arquero nacional sacó un bisturí que escondía en uno de sus guantes y entre el humo procedió a cortarse la frente, con la intención de que el partido fuese suspendido. Después de insistir durante casi nueve meses en su inocencia, el portero reconoció en una entrevista con el diario La Tercera haber sido el culpable y no la víctima. "¡Soy culpable! (...) Pensaba sacar una ventaja deportiva para mi equipo: que nos dieran por ganados los puntos. Sólo pensé en mi país (...) Ya no podía más con mi conciencia porque no se puede vivir con la mentira a cuestas", confesaba el ex capitán de la selección chilena, siendo sancionado de por vida por la FIFA. "Chino" Ríos llora en conferencia de prensa y pide disculpas por infidelidad (1999) "He perdido a mi polola, por culpa de una maliciosa publicación y por esta situación ni siquiera puedo concentrarme. Incluso mis padres están dispuestos a hablar con ella para que vuelva conmigo. Si mi novia vuelve conmigo estoy dispuesto a casarme con ella", se confesaba entre lágrimas Marcelo "Chino" Ríos ante la mirada atónica de los periodistas en una conferencia de prensa de la Copa Davis en 1999. Las disculpas del ex número uno del tenis hacían referencia a una infidelidad que le costó el noviazgo con su polola de aquel entonces, la costarricense Giuliana Sotela. El Chino había sido fotografiado bailando y besando a otra mujer en una fiesta en París. Tras el quiebre amoroso y su arrepentimiento público, Sotela le dio otra oportunidad. Panelistas de Primer Plano ofrecen disculpas a Carola Julio por video prohibido (2007) Corría el año 2007 cuando el grupo de panelistas de Primer Plano conformado por Pamela Díaz, Francisca García-Huidobro, Jordi Castell y Julián Elfenbein, se grabaron a sí mismos insultando a la periodista Carola Julio, quien también pertenecía en aquel entonces al programa de Chilevisión. "Me condoreé y no lo borré", decía Díaz sobre el registro prohibido que rápidamente se viralizó en Internet, llegando a ser visto por la propia afectada. "Somos seres humanos que cometemos errores", justificó García-Huidobro como parte de una disculpa pública ofrecida por los panelistas -menos Pamela Díaz, quien estaba desvinculada de CHV en ese momento- antes de comenzar el programa. "Vuelvo a pedir disculpas porque creo que es lo único que hay que hacer en este momento, a la Carola Julio, a mi familia y a las autoridades del canal", decía Castell, mientras que Julián agregó: "Como hombre que soy tengo que reconocer los errores (...) no puedo expresar la vergüenza que siento". Michelle Bachelet y su mea culpa por el Transantiago (2007) En marzo de 2002, el ex Presidente Ricardo Lagos Escobar anunciaba la creación del Transantiago, un nuevo plan de locomoción colectiva que operaría en el área metropolitana de la ciudad de Santiago. Pero tras años de retrasos y modificaciones, el proyecto terminó siendo inaugurado cinco años más tarde, en febrero de 2007, durante el primer año de gestión de la ex Mandataria Michelle Bachelet. En el marco de descontento, críticas y molestias de los usuarios por los retrasos y el mal funcionamiento del nuevo plan de locomoción, Bachelet salió al paso haciendo un mea culpa por los trastornos ocasionados por el Transantiago. "No es común que un Presidente se pare frente a la Nación y diga: aquí las cosas no se han hecho bien. Pero eso es exactamente lo que yo quiero decir esta noche en el caso del Transantiago", manifestaba la Jefe de Estado, en el marco de la segunda reestructuración del gabinete. Sebastián Piñera y los errores en el censo (2013) Michelle Bachelet no es la única Presidenta chilena que se encuentra dentro de la lista de los "perdones" más recordados. Sebastián Piñera también debió ofrecer sus disculpas públicas a raíz de los errores cometidos en el que prometía ser el "mejor (censo) en la historia de Chile" realizado en 2012, durante su primer gobierno. "Efectivamente se cometieron errores en su planificación y ejecución. Quiero pedir humildemente perdón a todos los chilenos por todos esos errores (...) Todos los censos tienen omisiones, pero en este caso fue más allá de lo recomendable", decía el Mandatario en agosto de 2013, cuando los resultados del Censo de Población y Vivienda arrojaban que se había omitido al menos al 9% de la población chilena. Tras lo ocurrido, la administración aseguraba que el censo volvería a repetirse en 2015, pero finalmente fue realizado en 2017 durante la segunda administración de Bachelet. Tonka y Martín se disculpan por difundir informe ginecológico de Nabila Rifo (2017) "Vamos a partir asumiendo una situación que ocurrió ayer y queremos hacerla pública con respeto, primero a Nabila y a su familia", decía el conductor de "Bienvenidos", Martín Cárcamo, al iniciar el programa el 13 de abril de 2017. Por su parte, Tonka Tomicic agregaba: "Frente a eso, sabemos, sentimos y pensamos que nunca deberíamos haber emitido ese video (...) Siendo muy sinceros, eso nos avergüenza y nos apena". Las disculpas por parte de los animadores de Canal 13 hacían referencia al error cometido por la publicación del informe ginecológico de Nabila Rifo, mujer que fue agredida en Coyhaique en el año 2016, durante la emisión en directo del matinal. La exhibición del contenido íntimo de la víctima causó molestia en la audiencia y en la propia Nabila, quien demandó a Tomicic, al canal y al ex director del matinal, Pablo Manríquez por daño moral. El perdón de Marcelo Díaz tras su error en la Copa Confederaciones (2017) Es probable que el volante de la Selección Chilena aún no pueda olvidar el desliz de Marcelo Díaz que le costó a la "Roja" la derrota frente al plantel germano, en el marco de la final de la Copa Confederaciones en julio de 2017. A los 20 minutos de partido, Marcelo Díaz tuvo una pésima salida y permitió que el alemán Lars Sintdl anotara el único gol del encuentro, hecho que lo marcó por el resto del enfrentamiento mostrándose con un bajo nivel de rendimiento mientras estuvo en el campo. Sonó el pitazo final y Marcelo sintió la culpa del 1-0. El jugador del Celta de Vigo se fue llorando desconsoladamente a su banca, mientras sus compañeros y el técnico de entonces, Juan Antonio Pizzi, se acercaban para consolarlo. "Soy el único responsable del gol de Alemania", decía el futbolista, quien no pudo contener los llantos frente a la prensa. "Quizás pueda ser el peor error que cometa en mi vida de futbolista. Lamentablemente con un error que significó una copa", manifestó. "Barraco" Parra y sus disculpas por robarse cuadernos de Nicanor (2018) Todo comenzó en diciembre de 2017 cuando se reportó por primera vez la desaparición de verdaderos tesoros nacionales: cuadernos originales de Nicanor Parra, una fotografía regalada por Pablo Neruda y otros materiales que habían sido sustraídos de su casa en Las Cruces. Este episodio quedará por siempre en la conciencia del menor de los hijos del fallecido antipoeta, Juan de Dios "Barraco" Parra, quien reconoció su responsabilidad por la pérdida y venta ilegal de los artículos. "La cagué vendiendo algunos cuadernos y papeles de mi padre, pero no me robé el Louvre. Sus cosas eran también mis cosas, y siempre lo tomé como un empeño. Siempre pensé que las iba a recuperar", se sinceró Barraco en una reciente entrevista con la Revista SML, convirtiéndose así en el más reciente de los "perdones" que sin duda serán recordados.
  4. Carta de un ex adicto a sus hijos Lleva 20 años limpio. 20 años que no toma, no fuma y no jala. Pero ese gusto por las drogas, que comenzó a los 13 e hizo crisis a los 36, siempre está ahí, rondando, como una amenaza. El empresario Diego Juez (57) mira hacia atrás y siente que su adicción le quitó mucha vida. Hoy intenta que sus cinco hijos no cometan el mismo error. Aquí, sus palabras para ellos. “Hace 20 años que no tomo alcohol, no fumo marihuana y no jalo cocaína. Nada. Ninguna recaída. Sin embargo, sigo siendo un adicto. O dependiente químico como médicamente se les conoce a quienes desarrollamos esta enfermedad. Pero vivir en la abstinencia por dos décadas no es fácil, porque las ganas de consumir siempre están ahí. Es como el iCloud en la computación: arriba mío siempre está esa nube donde tengo guardada la adicción. Está ahí, cerca de mí. Nunca se ha ido, pero yo la manejo. Algo que aprendí a controlar tras tres años de rehabilitación. Porque, de lo contrario, si la nube se acerca demasiado, bastaría un mínimo sorbito, una piteadita o una finísima línea de coca para caer en aquello en lo que estuve metido desde mi adolescencia hasta los 36 años, cuando ya estaba casado y con cinco hijos, que hoy tienen 30, 28, 26, 24 y 21. Durante ese tiempo no hubo ningún día en que no tomé, fumé un pito o jalé”. “A los drogadictos nos gustan las drogas. Parece obvio, pero el norte del drogadicto es la droga y todo lo demás es anexo: tu mujer, tus niños, tu mamá, tu pega. Todo. O dicho de otra manera: si no hubiera tenido recursos para comprar droga, probablemente habría robado y tal vez hasta matado por conseguirla. No lo hice porque no me tocó: tenía el dinero para comprarla, pero de no haberlo tenido, tal vez sería un delincuente”. Esa versión de mí “Tenía 13 años –o quizás menos– la primera vez que tomé alcohol. Estábamos en una celebración familiar y un primo y yo nos metimos en una bodega con una botella de vino que echamos en una olla. Lo tomamos entero con cuchara y terminamos vomitando. Por ese mismo tiempo empecé a fumar cigarros. Escuchaba a Led Zeppelin y Pink Floyd; quería tener el pelo largo y la actitud al estilo Revolución de las Flores que se respiraba por esa época. Era inicios de los 70 y, a pesar de que llegó el Gobierno Militar y hubo muchas restricciones de horarios, los niños igual salíamos a la calle con mucha libertad”. “Soy el segundo y único hombre de tres hermanos. Mis padres eran bastante mayores. Mi papá tenía 40 años cuando se casó con mi mamá, de 35. Mi familia tenía una estructura machista en la que el hombre podía hacer todo lo que quería y las mujeres no. Tal vez por eso, nunca me dijeron nada cuando salía con mis amigos el día entero. Con ellos hacíamos una vaca y comprábamos vino y cerveza para terminar borrachos. Pasaba todo el día en las calles del barrio en una casa abandonada que transformamos en una especie de club. Me convertí en un vago empedernido; era flojo, me dedicaba al ocio y no estaba ni ahí con el colegio. De hecho, estuve en tres colegios distintos”. “Tomar era algo normal: con mis amigos no sentíamos que estábamos haciendo algo malo. Tal vez porque en mi casa se tomaba. Aunque nunca vi a mi papá descompuesto, él siempre bebió a la hora de almuerzo y a mí me daba una copa de vino con agua para que aprendiera a beber”. “Mi adolescencia fue un eterno carrete y, mientras mis amigos de fiesta entraron a la universidad, yo, que era menos aplicado, empecé a trabajar en la empresa de mi papá, dedicada al rubro de la madera. En paralelo, comencé a estudiar Administración de Empresas en el Incacea, de donde me titulé a los dos años. Allí conocí a pura gente reventada igual que yo y probé marihuana. Me fui en una volada muy extrovertida, de mucha risa. Con el copete me pasaba lo mismo: yo, que soy introvertido y tímido, con esto me desinhibía. Me gustaba esa versión de mí. Enganché con la marihuana de inmediato. En esa época fumar un pito no era tan normal como hoy y era algo que uno hacía escondido, solo con tu grupo de amigos”. “Después probé unos hongos alucinógenos, pero bastó solo una vez para no volver a consumirlos porque me hicieron sentir pésimo. También probé cocaína, pero no me gustó eso de meterte un polvo por la nariz. Y de ahí descubrí los desbutales o anfetaminas. La primera vez que las tomé se me subió el ánimo y pude carretear hasta el otro día como si nada. El trío de alcohol, marihuana y anfetaminas se convirtió en mi cóctel infaltable. Muchas veces llegué a mi casa sin saber cómo. Pero no me importaba, me sentía invencible, hacía lo que quería y, además, mis papás nunca dijeron nada. La única vez que se pronunciaron fue cuando tenía 21 años y encontraron un paquete de marihuana escondido en mi clóset. Llegué de un carrete y sobre este había una carta del Club de Leones –mi papá era socio de allí–, que era un instructivo sobre la adicción a las drogas. Borrado como estaba lo leí, pero al otro día no hubo conversación, todo como si nada. Ahora que lo pienso es como triste eso porque, tal vez, de haber enfrentado el tema, las cosas se podrían haber frenado allí”. “Jalé una línea. Tenía 30 años y creo que me hice adicto de una. Reemplacé los pitos por los jales, aunque seguía fumando ocasionalmente. Me gustaba, sobre todo, enrolarme un ‘nevado’: hacer un pito de marihuana y ponerle coca dentro”. La vida paralela “Con Bernardita, mi mujer, nos casamos cuando los dos teníamos 27 años. La fiesta fue una noche de verano y apenas tomé para el brindis. Dos años antes, había entrado a estudiar Auditoría vespertina en la UDP y estaba más tranquilo y enfocado en mis estudios, aunque seguía consumiendo marihuana. El primer pito me lo fumaba a las 8 de la mañana en la camioneta, apenas salía de la casa al trabajo. Me fumaba otro al mediodía, a las 4, a las 6 y en la noche antes de entrar a clases. No perdía la conciencia, pero me gustaba estar arriba de la pelota y podía hacer mi vida normal. Fumar era un secreto, no lo hacía delante de mi mujer, aunque tal vez ella lo intuía. Era un lío porque el olor de la hierba es extremadamente delator y eso me complicaba porque no quería que ella se enterara”. “Una vez estaba con mi dealer de marihuana y le comenté que estaba chato de andar ventilando el auto por el olor a pito, mirándome los ojos rojos o de esconder la cola. Él me dijo: ‘¿Por qué, entonces, no pruebas con cocaína? Es más limpia y rápida, la escondes en la billetera y no sale olor’. Me acordaba que no me gustó la primera vez que la probé, pero ahí mismo le di otra oportunidad y jalé una línea. Tenía 30 años y creo que me hice adicto de una. Reemplacé los pitos por los jales, aunque seguía fumando ocasionalmente. Me gustaba, sobre todo, enrolarme un ‘nevado’: hacer un pito de marihuana y ponerle coca dentro. Extraordinario. No es que jalaba todos los días, pero sí al menos tres veces a la semana, sobre todo asociado al carrete”. “Como estudiaba vespertino, mi señora se quedaba en la casa con los niños y yo tenía la excusa perfecta para desaparecer: iba a la universidad, después me juntaba a estudiar con mis compañeros y siempre terminábamos en carrete. Llegaba tarde, cuando ya todos dormían. Otras veces me hacía el dormido y esperaba que todos se durmieran. Entonces, me levantaba y me iba a carretear, generalmente a Bellavista. Gastaba gran parte de mi plata en la vida bohemia: trago, jales, mujeres. Volvía a mi casa a las 6 de la mañana y me tenía que levantar a las 6:30, entonces guardaba una línea para la mañana, si no, imposible funcionar”. “Llevar esta vida paralela no era algo que me hacía sentir mal. Sabía que podía controlarlo y, además, yo rendía: trabajaba y me iba bien y atendía a los niños cuando estaba en la casa. Aunque en los estudios me demoré como 8 años en sacar una carrera de 5. Pasaron 6 años con esta doble vida. Una parte de mi conciencia me decía: ‘compadre, esto está mal’. Pero no era difícil hacer caso omiso. Igual que cuando era joven, jamás me importó manejar ebrio y jalado, llegaba a mi casa por inercia y les contaba a mis amigos como hazaña las veces que los carabineros estuvieron a punto de parar mi auto. Corría esos riesgos sin pensarlo. Mi mundo era el carrete, mis amigos, mi independencia. Yo cumplía pasando la plata para la casa”. “Mi mujer nunca sospechó sobre mis salidas nocturnas. Ni las veces que jalaba a escondidas en el baño durante alguna celebración familiar o las veces que jalaba manejando. Nada. En esa época mis 5 hijos eran chicos, la mayor tenía 9 años y la menor 2, entonces cuidar de ellos ocupaba la mayor parte de su tiempo. Además, ella también trabajaba. Nuestra relación no era tan cercana. Nos veíamos algunas noches o los fines de semana, cuando yo no estaba haciendo las tremendas siestas post carrete. Era como una presencia ausente. Lo mismo pasaba con mis niños, a quienes veía temprano en la mañana solamente. Me perdí esa etapa de sus vidas”. “La vez que me pillaron, fue la vez que todo comenzó a cambiar: era un día de semana y, como de costumbre, me había escapado, mientras todos dormían a carretear. Cuando volví borrado a mi casa tipo 5 o 6 de la mañana, mi señora estaba levantada con los niños llorando porque uno estaba muy resfriado. Ella estaba descolocada de que yo no estuviera. No tenía idea dónde andaba y me recriminó el estado en que llegué. Acorralado, de una le conté: ‘Tengo un problema con las drogas’. A ella se le cayó el mundo”. “Al otro día, se me pasó la caña y minimicé el asunto. Le dije: ‘No es para tanto, si fue una noche no más’. Pero ella me puso entre la espada y la pared y me exigió que me tenía que ir de la casa si no conseguía ayuda. Solo ahora pienso que esas salidas tan evidentes, eran tal vez una forma de pedir auxilio sin decirlo. Era imposible que no me pillaran algún día”. Ganarle a la adicción “Con mi mujer llegamos al Instituto Médico Schilkrut en busca de ayuda. El tratamiento es tajante. Apenas llegas te dicen que no hay ninguna posibilidad de consumir, se corta de raíz. Mi mujer eliminó todo el alcohol de la casa e incluso dejó de tomar, aunque siempre lo hizo muy moderado. Me quitó el celular y llamó a todos mis amigos de consumo, incluso al dealer, para decirles que estaba internado y que no intentaran contactarme. Nunca nadie trató de hacerlo. Estuve dos meses internado, con remedios y terapias grupales. Como entré por cocaína, me tranquilizaba el pensar que apenas saliera de allí iba a poder seguir tomando alcohol y fumando marihuana. Me costó mucho tiempo entender que no era así”. “Tuve un chaperón por un año que iba conmigo a todos lados y no me dejaba solo ni a luz ni sombra. Como dormía en mi casa, a mis hijos les dijimos que era un trabajador de mi empresa, que por ese entonces estaba recién partiendo. Lo único que podía hacer era fumar cigarrillos y tomar café. Me sentía disminuido, porque uno va como cordero a esta cuestión, como que te llevan. Sin tus drogas, te sientes nada”. “El tratamiento dura dos años, pero yo lo extendí un año más: no me sentía confiado de poder solo. Es que me demoré mucho en tomar conciencia de que tenía una enfermedad grave. Y entender que la sanación no tiene que ver con la fuerza de voluntad. A los adictos la voluntad no los salva porque cuando se inserta la adicción en tu estructura, la enfermedad te va pidiendo más y más drogas. Es como decirle al diabético que por voluntad controle al páncreas para que secrete más insulina. La única manera de ganarle a la adicción es con inteligencia. Por ejemplo, una de las herramientas más eficaces para controlar la adicción es contárselo a alguien. Apenas me dan ganas de tomar o fumar un pito, se lo comento al amigo que está al lado. De esa forma, elimino la ansiedad y las ganas se desvanecen”. “Uno de los mitos que derribé sobre el tratamiento es comprobar que todos los clichés son ciertos: primero, que sí existe y es posible la rehabilitación; segundo, que es fundamental el apoyo de tu familia. En ese sentido mi mujer fue una figura primordial. Aprendí que ella era mi codependiente porque al no darse cuenta de mi adicción, normalizaba mis actitudes, como cuando llegaba tarde y carreteado a la casa. Jamás dijo nada. Y eso es algo que tu codependiente también trabaja en la terapia”. “Además, aprendí que esta enfermedad tiene muchos nombres y uno de ellos es la ‘enfermedad de los sentimientos’, pues el proceso incluye sincerarte completamente, algo que genera dolores muy profundos. A mi señora le conté todo. Y entiendo la rabia e incluso odio que sintió al enterarse de que prefería invertir mi tiempo y plata en carrete y mujeres, en lugar de estar con ella y los niños. Son engaños que hieren el alma”. Pedir perdón “¿Es posible hacer tu vida normal, pasarlo bien y salir sin alcohol ni drogas? Ahora sé que sí. Muchos piensan que es imposible volver a ir a una fiesta. En parte, para qué exponerse, entonces rechazo invitaciones para salir. Por otro lado, han pasado dos décadas desde que veo el mundo desde la sobriedad y obvio que deja de ser agradable cuando un amigo que está con trago te cuenta la misma historia dos veces. Ahí me voy. Para los matrimonios, termino sentado con mis cuñadas que no toman. Lo paso bien”. “Luego de la rehabilitación aprendí que esta se construye día a día. No es que uno se va de alta y todo es feliz. Recuperé el control de mi vida y cuando eso pasa, disfrutas realmente de ella. Por ejemplo, a mí me encanta ir al estadio y antes siempre iba volado, pero ahora, que voy sobrio, lo gozo mucho más. Resulta que gozas las cosas en su justa medida, sin extender la euforia. Para mí este ha sido un periodo de luz, real y lúcido. Con mi mujer llevamos 30 años y hemos podido criar a nuestros hijos. Me encantaría traspasarles mi madurez para que no hagan tonteras, pero a veces es imposible y tienen que cometer errores”. “Cuando mi hija mayor tenía 14, la otra 12 y el otro 10, les conté mi historia. A las dos menores les conté tiempo después. Les dije que era adicto a las drogas y al alcohol. Ellos han crecido sabiendo que tengo esta enfermedad y que ellos también podrían desarrollarla. Resulta que hay un componente genético y, revisando para atrás, supe que tuve dos tíos alcohólicos. No sé si el fantasma de la adicción está muy presente en ellos, pero saben lo grave que es. Ellos toman con moderación y me han dicho que jamás han probado drogas; les creo. Como vivimos en San Bernardo, hay que ir a dejarlos y a buscarlos en auto a todos sus carretes. Yo asumí el rol de conductor, en parte, para supervisar a dónde van y cómo son sus amigos. Algo que no pasa con los jóvenes santiaguinos que llegan solos a sus casas y muchos papás no tienen idea en qué estado”. “Hoy, que mis hijos son grandes, lamentablemente hay alcohol en mi casa. Mi señora lo compra para las salidas de mis hijos, así sabe cuánto se gasta en ítem carrete. Conté esto en una reunión de Schilkrut y casi me destierran. Es que la casa de un adicto es su templo y se debe mantener como un espacio limpio de cualquier sustancia. No es el ideal, pero la vida tampoco es perfecta”. “Ahora, que casi bordeo los 60 siento que he tenido dos vidas. Durante mi vida de oscuridad perdí la posibilidad de estudiar porque me hubiese gustado estudiar más. Me encantaba hacer deporte y tampoco exploté esa veta. También dejé de tener buenas conversaciones con mi mujer e hijos cuando estaban pequeños, darles tiempo de calidad. A ellos no les he pedido perdón. Siempre he querido escribirles una carta, pero no sé qué pondría. Tal vez publicar este relato sea un avance”.
  5. 23 Diciembre 2016 Ceremonia religiosa en Punta Peuco: cuando la historia vuelve para dividir nuevamente al país Conversamos con algunos parlamentarios para saber cuál es su mirada frente a la comentada ceremonia religiosa que se realizará este viernes en la cárcel que alberga a los condenados por crímenes contra los Derechos Humanos durante la dictadura cívico-militar. El día ha llegado, los comentarios se han multiplicado y las sensaciones se han vuelto casi incontrolables. La ceremonia religiosa que se realizará el viernes en la mañana en Punta Peuco ha vuelto a dividir a gran parte de la ciudadanía chilena. Cuando algunos de los condenados del penal indicaron que quieren utilizar la ceremonia para pedir disculpas públicas por los abusos cometidos en dictadura, muchos comenzaron a dudar de las reales intenciones y de la honestidad de los involucrados. ¿Repentinamente llegó a algunos de los reos el espíritu del arrepentimiento y de la reconciliación nacional? ¿O se trata de un plan elaborado para conseguir beneficios carcelarios? Algunos de los civíles invitados a la ceremonia, los sacerdotes Mariano Puga, Fernando Montes y el pastor Alfred Cooper, han insistido en que se debe esperar un acto honesto y verdadero. Sin embargo muchos de los chilenos, y principalmente los más cercanos a organizaciones de Derechos Humanos y a partidos de centro izquierda, han dejado en claro que desconfían de la actividad. Asimismo, desde la derecha política, algunos creen que pedir disculpas es algo inmerecido, pues el encarcelamiento fue fruto de un acto honorable de salvataje de la patria. Así, llegado el minuto de la ceremonia recién podríamos sacar conclusiones sobre la honestidad, un interés secreto o sobre si se trata de un paso en vías de la reconciliación. Mirada política Conversamos con algunos parlamentarios para saber si consideraban genuino el esfuerzo de los internos del penal y si veían que se trataba de un paso en la senda correcta. Para el diputado de la UDI Ignacio Urrutia la ceremonia y el perdón son algo innecesario. "El pedir perdón me parece que se trata de un tema absolutamente personal, donde cada persona deberá evaluar en su conciencia si cree que cometió o no cometió un delito. Personalmente veo que ninguno de los internos de Punta Peuco haya cometido un delito, el único pecado que cometieron fue el salvar a la patria en un momento determinado y después recibieron el pago de Chile. Si alguno de ellos considera que sí cometió un delito y que cree prudente pedir perdón allá ellos", expresó el diputado. Consultado sobre si el pedir perdón tendría algo que ver con las solicitudes de beneficios carcelarios, el parlamentario aseguró: "Debemos tener claro que en Punta Peuco hay personas con alzheimer y que no entienden ni saben dónde están, entonces porqué pedir perdón, de qué pedir perdón. Si los que se encuentran más afectados son los familiares de los presos, por que muchos de los reos no tienen idea de dónde se encuentran, en este caso no tiene mucho sentido tener a una persona encarcelada, terminemos con las venganzas", comenta. "Hasta cuando vamos a seguir con este tema de los Derechos Humanos vistos solamente desde una perspectiva, los Derechos Humanos son para todos. Cuando estos se transforman en venganza se acaban y no es posible que solamente sirvan a la izquierda", concluyó el diputado UDI. Para el parlamentario DC Claudio Arriagada, integrante de la comisión de Derechos Humanos, la situación debe ser vista desde las intenciones de los involucrados. "Si partimos de la base de que tengan buenas intenciones, y que si los involucrados realmente tiene buenas intenciones podría tener una significación positiva la ceremonia. Sin embargo, si se trata de una forma para obtener beneficios posteriores pierde realmente todo su sentido", comenta el diputado. "Personalmente veo que el pedir perdón es mucho más beneficioso para quien lo otorga, no principalmente para quien lo recibe. Desconozco si existe algún movimiento estratégico de parte de los organizadores de la ceremonia, pero personalmente pienso que los condenados por delitos de lesa humanidad deberían cumplir sus condenas en la cárcel", explica el DC. Consultado sobre si la ceremonia podría eventualmente modificar la situación actual de los condenados el diputado Arriagada dijo que "para nada lo modificaría, porque estamos hablando de eventuales modificaciones legislativas y en el Congreso no estamos disponibles para eso. No debería producir cambios, me parece que los temas de conciencia son individuales, y una ceremonia como esta, por más profunda que sea, no debería influir y modificar los fallos judiciales", concluyó. Para el diputado Claudio Núñez, del Partido Comunista, esto es meramente un show mediático que busca limpiar una imagen de los internos. "Esto es claramente una farsa, un montaje para así poder crear una sensación de impunidad. Personalmente no creo en nada, no le veo algo verdadero y el arrepentimiento es algo pensado y sin ningún tipo de arrepentimiento sincero. Ellos buscan no pagar sus penas en la cárcel", afirma el diputado. "Es algo muy triste, cuando vemos a actores del mundo nacional que se presten para este juego mediático y anuncien sus asistencia a la ceremonia. No han evaluado el dolor y la angustia que provoca en los familiares de los desaparecidos y de los asesinados", aseguró Núñez. "Si alguien de los condenados tiene una real sensación de arrepentimiento no necesita de este show para demostrarlo. Basta con un acto silencioso e individual, pero nunca han querido colaborar con la verdad, y actualmente se escudan en la edad y en las enfermedades para buscar no pagar su deuda. Me parece que se trata de algo escandaloso", concluyó el diputado PC. Fuente: http://www.cambio21.cl/cambio21/site/artic/20161222/pags/20161222164934.html
  6. 01 Diciembre 2016 ONU pide perdón a Haití por el cólera tras seis años de epidemia en el país El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon se dirigió directamente al pueblo haitiano para lamentar "profundamente la pérdida en vidas humanas y el sufrimiento causado por la epidemia de cólera". La Organización de las Naciones Unidas se disculpó hoy ante los haitianos por su responsabilidad en la epidemia de cólera que afecta al país desde 2010 y urgió a la comunidad internacional a aportar fondos para ayudar a los afectados por la enfermedad. Con toda la solemnidad, en un discurso ante la Asamblea General, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon se dirigió directamente al pueblo haitiano para lamentar "profundamente la pérdida en vidas humanas y el sufrimiento causado por la epidemia de cólera". "En nombre de Naciones Unidas, quiero decirlo muy claramente: pedimos perdón al pueblo haitiano", dijo. Cabe mencionar que durante años la ONU se resistió a admitir que estuvo en el origen de una epidemia que ha afectado a cerca de 800.000 personas y que se ha cobrado más de 9.000 vidas. Según varias investigaciones, el brote de cólera en Haití se inició en 2010 por un vertido de residuos fecales a un río por parte de "cascos azules" de nacionalidad nepalí. Luego de esto, grupos de víctimas reclamaron a la ONU reparaciones en los tribunales, peso a esto, la organización evitó hasta este año reconocer su papel en la crisis. El giro llegó este verano, cuando la Justicia estadounidense confirmó que la ONU goza de inmunidad ante este tipo de reclamaciones y desestimó el caso. Inmediatamente, Naciones Unidas admitió por primera vez que tuvo un papel en la epidemia y anunció un nuevo plan para ayudar a Haití a librarse de la enfermedad y para apoyar directamente a los afectados. Hoy, en su discurso, Ban dio un paso más en esa dirección, disculpándose formalmente ante Haití y reconociendo que la ONU no hizo "lo suficiente" ante el brote y su propagación en la isla. "Es una mancha en la reputación de las operaciones de paz de la ONU y de la organización en todo el mundo", dijo el diplomático, que se dirigió a los haitianos en creole y en francés. En ese sentido, el vicesecretario general, Jan Eliasson, explicó hoy que para Naciones Unidas "no es posible" admitir una "responsabilidad total" por lo ocurrido, pues ello impondría "limitaciones" a una organización que "tiene que trabajar en las situaciones más difíciles" en distintas crisis. Es decir, la ONU sigue sin cambiar su postura "jurídica" ante el caso, pero sí admite una "responsabilidad moral" de ayudar a los afectados y de trabajar para acabar con la enfermedad. Aunque la ONU evita hablar de compensaciones o reparaciones, Ban dijo hoy que se trata de "una expresión concreta del pesar de la organización por el sufrimiento que han pasado tantos haitianos". Naciones Unidas, explicó hoy Eliasson a los periodistas, ha estado considerando la posibilidad de dar ayudas económicas directamente a individuos y familias, pero considera que la fórmula plantea muchas dificultades. Por ello, se está inclinando por canalizar el dinero a través de las comunidades y baraja opciones como programas de microcréditos o becas educativas para los familiares de los fallecidos. En total, Naciones Unidas quiere invertir 400 millones de dólares en el programa, unos 200 millones en cada una de las dos vertientes. Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/mundo/2016/12/01/onu-pide-perdon-a-los-haitianos-por-el-colera-tras-seis-anos-de-epidemia/
  7. Informe de Contraloría dermina que gobierno de Piñera gastó US$35 millones en ficha de protección que no implementó Luego de un año de investigación, el organismo fiscalizador concluyó que entre las fallas importantes estuvo para la puesta en marcha, estuvo el software para calcular el puntaje de cada familia. La Contraloría General de la República (CGR) luego de una investigación que se extendió por un año determinó que el gobierno de Sebastián Piñera a través del Ministerio de Desarrollo Social gastó US$ 35 millones en el diseño de la Nueva Ficha de Protección Social, sin que el instrumento se haya finalmente implementado. El Ministerio de Desarrollo Social, mediante transferencias a las municipalidades y diversas adquisiciones efectuadas durante los años 2011, 2012 y 2013, invirtió un total de $ 18.200.714.520, sin que, en definitiva, se implementara la aludida Nueva Ficha de Protección Social”, dice el informe según consigna hoy La Tercera. De todas maneras el informe puntualiza que no existen los respaldos para justificar la decisión de no continuar con la implementación de esta ficha, teniendo en cuenta la gran cantidad de recursos invertidos. El informe publicado el 22 de julio de este año pide al Ministerio de Desarrollo Social que en el sumario actualmente en curso incorpore "las observaciones que dicen relación con la tardanza en la contratación y en el desarrollo de los proyectos informáticos concernientes a la NFPS, con la inobservancia del pago total de los valores acordados para los contratos, y con el incumplimiento de las metas fijadas en 191 convenios suscritos entre las Seremi de Desarrollo Social y los municipios, sobre la cantidad de encuestas a realizar”. Según la investigación uno de los problemas para implementar la ficha, el principal instrumento para acceder a beneficios sociales y subsidios, fue el software para calcular el puntaje de cada familia. "Relativo al puntaje del nuevo cuestionario de la NFPS, los datos del mismo no se utilizaron para determinar puntajes para la obtención de beneficios... no se finalizó el respectivo software de cálculo ni se formalizó el algoritmo o fórmula definitiva para ello, resultando por tanto inoficioso pronunciarse acerca de que ésta no calcularía los puntajes, debido a que ello ha perdido oportunidad”, sostiene el texto. www.elmostrador.cl
  8. Lavanderías de las Magdalenas: las monjas irlandesas no piden perdón Para la Iglesia, eran mujeres de mala vida y en un país donde la religión está muy arraigada, eso significó que no se prestó atención a lo que pasó tras los muros de las instituciones religiosas con chicas a menudo jóvenes. A Mary Merritt la mandaron a trabajar en una de las lavanderías de las Magdalenas en Dublín cuando era adolescente. El trabajo era tan arduo y el régimen tan cruel, que rompió una ventana y se escapó. Llegó a donde un sacerdote a pedirle ayuda. El cura la violó. Cuando la policía la apresó y la llevó de vuelta a la lavandería, las monjas no le creyeron. La encerraron en una celda. El año pasado, una investigación sobre lo que pasó en las lavanderías de las Magdalenas, un sistema de asilos dirigidos por monjas católicas en Irlanda, en las que durante décadas miles de mujeres fueron forzadas a trabajar bajo duras condiciones, no encontró ninguna evidencia de abuso. Sin embargo, quienes vivieron entre las paredes de las lavanderías rechazan esa conclusión e insisten en que las monjas deben rendir cuentas por sus actos. Los pecados "¡Dios mío! Esto me trae tantos recuerdos", exclama Elizabeth Coppin, de 65 años, al abrir la puerta de la iglesia que está al lado de la lavandería de las Magdalenas, a donde la mandaron a trabajar cuando tenía 14 años de edad. "Solíamos ir a confesarnos una vez por semana", rememora frente a los micrófonos de la BBC, al pasar ante el confesionario. "El sacerdote se sentaba ahí y nosotras le contábamos nuestros pecados... pero, ¿qué pecados podíamos haber cometido? Trabajábamos todo el tiempo". "Ellos eran los pecadores, no nosotras: nos estaban torturando". Mujeres de mala vida Durante décadas, Irlanda ignoró a las antiguas trabajadoras de las lavanderías de las Magdalenas y sus denuncias. Después de todo, ¿no habían dicho los curas que ellas no eran más que mujeres de mala vida o criminales dementes, que merecían estar encerradas la mayor parte de sus vidas y trabajar sin sueldo para purgar sus pecados? Los días eran largos, el trabajo arduo y no había escapatoria. En la foto, una escena del drama de la BBC "Pecadoras". Coppin había sido víctima del abuso sexual de su padrastro y enviada a un orfanato, una de las varias instituciones de beneficencia administradas por la Iglesia en nombre del Estado. De ahí, cuando todavía era una niña, fue introducida en la red de lavanderías de las Magdalenas y forzada a trabajar desde las 08:00 hasta las 18:00 todos los días, menos domingos y feriados. En uno de esos lugares fue erróneamente acusada de robar dulces, por lo que la encerraron durante tres días en la celda de castigo, sin cama ni colchón. Pero eso no era nada comparado al castigo por tratar de escaparse: la enviaron a otra lavandería donde el régimen era más estricto. Tras los muros del convento "Me cambiaron el nombre por uno de hombre. Me raparon la cabeza y obligaron a usar un uniforme: me quitaron mi identidad. ¿Cómo puede manejar eso una niña?, se pregunta. El gobierno le pagaba a la Iglesia para que cuidara a las mujeres. No fue sino hasta que Coppin y otros acudieron al Comité contra la tortura de la ONU, el cual presionó al gobierno irlandés para que investigara, que el senador Martin McAleese, un antiguo miembro del senado irlandés y devoto católico, fue puesto a la cabeza de una pesquisa sobre lo que pasó exactamente tras los muros del convento. Para el asombro de las sobrevivientes, el informe concluyó que "maltrato, castigo físico y abuso (...) no ocurrió en las lavanderías de las Magdalenas". Tumbas sin nombre de niños Ahora, el gobierno irlandés ordenó que se haga una investigación sobre lo que ocurrió en otra institución administrada por la Iglesia: los hogares para madres no casadas y sus bebés. A principios del año fue revelado el hallazgo de casi 800 tumbas sin nombre de niños pequeños que databan de 1925 a 1961 en un convento en el occidente de Irlanda. Algunos de los restos de los menores fueron encontrados en un tanque de concreto. Las sobrevivientes de las lavanderías de las Magdalenas están solicitando que esta pesquisa sea más amplia para que revisen su caso de nuevo. En manos de las monjas desde su nacimiento Mary Merritt, de 83 años, nació en uno de esos hogares, pues era hija de una madre soltera, pasó años en un orfanato y terminó en una lavandería: todas instituciones administradas por monjas. "En uno de los orfanatos, a los que en ese entonces los llamaban ‘escuelas industriales’, un día tenía tanta hambre que me robé unas manzanas del huerto". Lavandería High Park en Dublín, donde Merritt trabajó durante 14 años. "Las monjas me mandaron a la lavandería High Park en Dublín y me dijeron que me quedaría ahí hasta que aprendiera a no robar. Estuve trabajando ahí sin sueldo durante 14 años", relató a la BBC. "No habría recibido esa pena en esa época ni por haber matado a alguien". Años de cautiverio Según el informe de McAleese, el promedio de estadía de las mujeres en las lavanderías era de siete meses. "¡Tonterías!", exclama Merritt cuando vamos a visitar la fosa común de las antiguas empleadas de la lavandería de las Magdalenas High Park, en el cementerio central de Dublín. La mejor amiga de Mary Merritt, enterrada en una fosa común, trabajó cinco décadas para las monjas. "Yo estuve en la lavandería durante 14 años y sé de al menos una mujer, mi mejor amiga, que estuvo durante 50 años" dice, señalando su nombre, uno de los 160 grabados en la lápida de granito. Los investigadores del grupo de presión Magdalene Names Project indicaron a la BBC que, según su investigación centrada en un período de 10 años -de 1954 a 1964- en la lavandería High Park, la mayoría de las mujeres pasaron al menos ocho años en cautiverio. Buen negocio El informe de McAleese alega además que las lavanderías nunca se beneficiaron económicamente, otra idea que desestiman las mujeres. "Yo era una trabajadora esclava", dice Coppin, quien pasó cuatro años en tres lavanderías. "Las monjas tenían contratos con todos los hoteles y negocios locales así como conventos y seminarios", denuncia. Es difícil confirmar la afirmación de que se trataba de una operación "sin ánimo de lucro", pues las cuentas que las órdenes religiosas presentaron para la pesquisa gubernamental, preparada por sus propios contadores, no están abiertas al escrutinio público. No obstante, la BBC encontró un libro de contabilidad de la lavandería High Park en un museo de Dublín, que data de 1980. Las cuentas contradicen a las monjas: se beneficiaban del trabajo de las mujeres bajo su control. Las meticulosas cuentas muestran que sus clientes incluían conventos y restaurantes, así como el aeropuerto, la estación central de tren en Dublín y ministerios gubernamentales. Esto explica por qué los sindicatos y las lavanderías comerciales se quejaban en esa época: estaban teniendo que competir con unas monjas que se beneficiaban de trabajo forzado y gratuito. Monjas ricas pero no contribuyentes El diario The Irish Examiner, que ha investigado las finanzas de las órdenes religiosas involucradas en la administración de las lavanderías, señala que en 2012 sus activos eran US$1.900 millones. La fortuna de las monjas incomoda no sólo a las sobrevivientes, quienes sienten que fueron explotadas injustamente, sino también cada vez más a los contribuyentes irlandeses. A pesar de las carencias del informe McAleese, el gobierno irlandés se excusó por el sufrimiento de las mujeres y nombró a un respetado juez para implementar un sistema de compensación. No queda mucho tiempo para resarcir a las mujeres que vivieron encerradas injustamente. La cuenta final de esa compensación probablemente excederá los US$190 millones, y las órdenes religiosas se rehúsan a contribuir. La BBC le preguntó a la vice primer ministra de Irlanda, Joan Burton, por qué el gobierno no estaba presionando a las monjas para que pagaran. "La conversación está en curso", respondió. ¿Escuchará el gobierno a las sobrevivientes de las lavanderías y extenderá la nueva investigación para incluirlas? "Se incluirán los elementos relevantes. Aún no hemos terminado de definirlo", respondió. Las sobrevivientes de las lavanderías de las Magdalenas no se dan el lujo del optimismo. "La ideología religiosa está muy arraigada en la sociedad irlandesa", lamenta Coppin. "Yo quiero que alguien diga la verdad y se disculpe", reclama Merritt. "Las monjas, la Iglesia, los sacerdotes... alguien que me pida perdón antes de que me muera". http://www.latercera.com/noticia/mundo/bbc-mundo/2014/10/1433-599840-9-bbc-lavanderias-de-las-magdalenas-las-monjas-irlandesas-no-piden-perdon.shtml
×