Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'liberal'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 3 results

  1. Historia del topic acá https://foros.fotech.cl/topic/345115-evopoli-francisco-undurraga-diputado-y-vicepresidente-de-evopoli-la-diversidad-de-chile-vamos-no-va-a-permitir-asonadas-populistas/?hl=%2Bevopoli&do=findComment&comment=24179714 05 Noviembre2018 Evópoli vs. Peña: “Esto no es una competencia de quién es más liberal” Ayer Carlos Peña los acusó de ser "liberales a costa ajena" por oponerse al reglamento del aborto en tres causales junto a la UDI y RN. "¿Una institución objetora puede, o no, dar una prestación como una cesárea? Nosotros creemos que sí", insiste jefe del partido. No tardaron en acusar el golpe luego que ayer Carlos Peña, los acusara de ser “liberales a costa ajena” en su casi siempre controversial columna de los domingos en El Mercurio. ¿El pecado que les imputó? Declararse liberales a los cuatro vientos, pero luego alinearse con el ala conservadora de la derecha, la UDI y RN, para oponerse en el Tribunal Constitucional al reglamento del aborto: “El problema es que ahora Evópoli pretende que una institución pueda ser objetora de conciencia -homenajear sus convicciones incumpliendo la ley- y al mismo tiempo recibir dineros del Estado para prestar atención ginecológica u obstétrica”. Peña les formula el cargo de “hacer la propia voluntad sin llevar los costos de hacerlo” y que “así cualquiera es liberal”. La reacción del partido fue tan o casi más rápida que si los hubiesen provocado la jefa UDI Jacqueline Van Rysselberghe o su par RN Mario Desbordes. Antes de ir a las comillas, puntos y comas, valga subrayar que el alto mando de Evópoli insiste en que no son conservadores y que sus principios no están en cuestión. Pero desde que Peña habló ya le han contestado al menos cuatro veces. Ayer mismo, el presidente del colectivo, Hernán Larraín Matte, partió por enviar una carta a El Mercurio en que defiende sus ahora cuestionadas credenciales liberales. Después, el partido hiló cuatro posteos consecutivos en su cuenta de Twitter. Luego Larraín ahondó el debate con La Tercera PM, y detrás suyo, algunos dirigentes. “Hay, efectivamente, principios liberales que están en tensión. Estamos convencidos que Evópoli está defendiendo principios propios de su ideario liberal, y nos parece muy legítimo que Carlos Peña exprese su punto de vista, y que nosotros respondamos”, explica el jefe del partido. Recalca que “lo importante es que el liberalismo es una tradición donde no existe “un” liberalismo; es una familia amplia y buscamos consistencia al defender los principios liberales que están en cuestión”. -¿Por qué se están comprando este problema, de que les cuestionen alinearse con la UDI y RN, si en estos meses se han desmarcado de ellos en temas valóricos y han hecho de todo por ser los liberales o chascones de la derecha? -Estamos recurriendo al TC porque para Evópoli existe el principio fundamental de libertad de asociación, la autonomía de los grupos intermedios, la diversidad y riqueza que le aportan a la sociedad civil y los privados -en su rol público- al país. Estamos defendiendo convicciones liberales, y al mismo tiempo estamos defendiendo principios comunes de Chile Vamos. -Entonces, al menos en este tema sí están de acuerdo con la UDI y RN. -En esta materia estamos defendiendo un principio común: libertad de asociación, autonomía de cuerpos intermedios y la subsidiariedad. -Peña los compara con “una comunidad amish” al referirse al estatus en que se busca dejar a las clínicas y planteles: “Es como si una comunidad amish pretendiera financiamiento para su escuela y, al mismo tiempo, no cumpliera el currículum escolar arguyendo que es contrario a sus creencias y que de todas formas presta un servicio puesto que enseña a leer”. -Es un ejemplo, que está en el límite de la caricatura, respecto del punto de fondo. ¿Una institución objetora puede, o no, dar una prestación como una cesárea? Nosotros creemos que sí. Según Larraín, la postura que su partido hoy asume “tiene que ver con principios que son parte de la cultura liberal. Evópoli está defendiendo convicciones liberales, tiene que ver con nuestra doctrina, con nuestra visión pluralista de la sociedad. Para nosotros esto no es una competencia de quién es más liberal; queremos ser genuinos defensores de nuestras convicciones”. “No estamos en contra del aborto en tres causales” El diputado y antecesor suyo en la testera del partido, Francisco Undurraga, subraya que, además de dicha explicación, y para que quede claro -dice- el fondo del asunto, “nosotros no estamos en contra del aborto en tres causales. Es una ley de la República”. También salió a defenderse el también ex presidente y hoy senador, Felipe Kast, para quien es “curiosa” la carta de Peña. “No me parece muy liberal querer imponer un régimen único a los cuerpos intermedios. Tal como diría Constant, si no hay cuerpos intermedios fuertes, la libertad individual se vuelve impotente frente al poder organizado del Estado”. Sigue Kast: “Lo que parece no incorporar Peña en su análisis es que la libertad de convicciones de los cuerpos intermedios no impide el pleno cumplimiento de la ley, y por el contrario, una limitada visión de la subsidiariedad sí genera costos sanitarios importantes a la sociedad, pues esos hospitales dejarían de atender a un grupo importante de la población”. Otras voces liberales salieron a respaldarlos desde fuera del partido. El empresario Álvaro Fischer dijo que tampoco comparte el juicio de Peña: “El convenio de salud es un pago por un servicio que el Estado considera beneficioso para la población, beneficio que no desaparece porque la institución invoque la objeción de conciencia. Quitarle el subsidio por esa sola razón es más un ejercicio de poder excesivo del Estado que una promoción indebida de sus valores por parte de la institución”. Y, volviendo a la comparación “caricaturesca” del rector, añadió que “tampoco comparto lo del ejemplo de la comunidad amish. Creo que el sentido de otorgar subsidios a la educación de las personas no es condicionarlo a lo que este (o la mayoría de turno) crea deben ser los contenidos del currículum, sino que a través de ellos permitir que las comunidades eduquen a sus miembros de acuerdo a sus creencias, (aunque no sean las del Estado) mientras ‘salven los derechos de terceros’, como dice Peña, frase con la que concuerdo. Eso también vale para una escuela que decida no enseñar evolución por razones religiosas”. Durante la mañana, en tanto, el Twitter de Evópoli (que partió reconociendo “críticas respecto al rol liberal que tiene nuestro partido”) ha insistido en que “el aborto en tres causales es una legislación que se debe cumplir, y que “lo que pretendemos con esta acción, es defender la autonomía, la diversidad de la sociedad civil y el rol público. Esto significa que estamos por la posibilidad de que los hospitales objetores de conciencia puedan continuar entregando prestaciones que beneficien a la comunidad”. Fuente: https://www.latercera.com/la-tercera-pm/noticia/evopoli-vs-pena-esto-no-es-una-competencia-de-quien-es-mas-liberal/388171/
  2. 19 Junio 2016 Carlos Peña: La novedad de un Opus Dei liberal como Fernández El comunista Carlos Peña abordó la situación que enfrenta Mario Fernández como miembro del Opus Dei y a la vez como Ministro del Interior, en un gobierno que impulsa la despenalización del aborto en tres causales. Carlos Peña, rector de la Universidad Diego Portales, dedicó su ya clásica columna dominical en El Mercurio al nuevo ministro del Interior, Mario Fernández y la difícil situación en que se encuentra en su calidad de Opus Dei y a la vez con la obligación de defender el proyecto de aborto en tres causal, que impulsa el gobierno de Bachelet. “El ministro del Interior, Mario Fernández, se encuentra en una situación difícil: debe explicar cómo un miembro del Opus Dei, alguien que debe orar con la misma frecuencia que respira, lector de Camino, asistente a misa diaria y seguidor de Escrivá de Balaguer, como es él, puede, al mismo tiempo, ser partidario de permitir legalmente el aborto”, abrió Peña. “Hasta donde se sabe, el Opus Dei es un firme y férreo opositor al aborto, quienes lo integran creen firmemente que el aborto es, rigurosamente hablando, un asesinato y no un acto moralmente indiferente. Por esa razón los miembros de la Orden, a la que el ministro adscribe, creen que incluso la mera despenalización del aborto es un error moral que equivale a despenalizar el asesinato por motivos utilitarios. Para el Opus Dei el aborto simplemente no debe estar permitido. Se puede remitir la pena -atendiendo a las circunstancias-, pero, siendo un crimen, no admite un permiso general de ejecución”, argumentó. Frente a los cuestionamientos por la inconsistencia, Fernández pidió que se respetaran sus creencias religiosas. “El ministro Fernández entonces tiene todo el derecho a que esas creencias suyas (que lo inspiraron y de las que no se apartó un milímetro mientras fue miembro del Tribunal Constitucional) se respeten con escrúpulo; pero, al mismo tiempo, los miembros del Opus Dei tienen todo el derecho de exigirle que él sea el primero que las respete, y los ciudadanos, por su parte, el derecho de pedirle que explique por qué, si las siguió tan al pie de la letra cuando fue ministro del Tribunal Constitucional, las relativiza ahora cuando asume como ministro del Interior. ¿En cuál de esos dos momentos el ministro Fernández fue fiel a sí mismo? ¿Cuando, siendo juez constitucional, decía ser obediente a su obispo o ahora que, siendo ministro del Interior, se declara dispuesto a desobedecerle?, se pregunta el influyente columnista. “El problema, del que el ministro Fernández no es más que un ejemplo, es de la máxima importancia pública: alude a las relaciones que median entre las convicciones que animan a las personas de fe y las convicciones que animan a las personas que se dedican a la política”, planteó. “Los liberales cuentan con una manera sencilla y clara de resolver ese problema (…) Un liberal puede tener convicciones firmes acerca de cómo guiar su propia vida; pero cree que es necesario suspenderlas cuando se trata de la vida de los demás. Pero esa fácil división no es la del Opus Dei”, explica. “Los miembros del Opus piensan, al revés, que hay una línea continua entre lo que alguien estima es bueno para él y lo que estima es bueno para los demás. Si alguien está convencido de que el aborto es un crimen, entonces está, por supuesto, obligado a no abortar; pero también está obligado a no permitir que los demás lo cometan. Y es que un miembro del Opus Dei cree que no es posible separar la vida en una esfera privada (donde se despliegan las convicciones religiosas) y una esfera pública (donde se las suspende o se las hace enmudecer)”, sotuvo. Por lo tanto, concluye Peña: “El ministro Fernández parece, sin embargo, estar empeñado en una innovación: declarar que posee las creencias y convicciones morales de un Opus Dei, pero acto seguido advertir que, al menos desde que fue nombrado jefe de gabinete, las tiene nada más que para sí mismo. Para todos, el programa que aprobó la mayoría; para él, las convicciones del Opus Dei que le revela la fe”. “Toda una novedad: un Opus Dei liberal”, remató. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/06/19/carlos-pena/
  3. 7 Junio 2016 DE LA MORALISTA A LA LIBERAL Las audaces Constituciones de la anarquía chilena Chile tuvo tres Constituciones durante los años de la llamada Anarquía (1823-1830), período que los historiadores denominan hoy Organización de la República. La primera era tan puritana que vigilaba hasta la sumisión filial, la segunda dio a las regiones aún más poder del que reclaman por estos días y la tercera es probablemente la mejor escrita que hayamos tenido. Sepa de qué se trataba cada una y por qué ninguna logró sobrevivir a nuestra inocencia republicana. LA CONSTITUCIÓN MORALISTA Santiago, Congreso Constituyente, octubre de 1823. El jurista Juan Egaña lee el proyecto de una nueva Constitución Política que pretende organizar la República tras la caída de Bernardo O’Higgins. A medida que avanza en la lectura aumenta el estupor de los diputados. La Carta del doctor Egaña parece un reglamento escolar de buena conducta pública. Impacta, sobre todo, una frondosa legislación que bajo el título de “Moralidad Nacional” regula un código “que detalle los deberes del ciudadano en todas las épocas de su edad y en todos los estados de la vida social, formándoles hábitos, ejercicios, deberes, instrucciones públicas, ritualidades y placeres… ”. Esta institucionalidad, además de farragosa y complicada, instaura el soplonaje, la delación y la intriga política doméstica mediante la organización de un ejército de 20 mil inspectores, prefectos, regidores de educación y policía que informarán al Senado del comportamiento de los chilenos en cuanto a su celo en el trabajo, respeto a las leyes, heroísmo en combate, defensa de los oprimidos, prodigalidad, beneficencia y hasta sumisión filial. El argumento de Egaña para justificar esta especie de República Talibán es que los chilenos aún no poseen hábitos cívicos, tras siglos de monarquía española. En consecuencia, la Constitución los educará como ciudadanos virtuosos. Se trata de la Carta más ambiciosa en cuanto a depositar en un documento escrito la confianza de reformar a todo un pueblo. Es el delirio encarnado del tecnócrata ilustrado. La promulgación de la llamada “Constitución Moralista” fue, en todo caso, la más entusiasta y festejada de las existentes a la fecha. El 29 de diciembre de 1823 se hace la lectura y juramento solemne de los diputados y del Director Supremo Ramón Freire. Apenas disipado el humo de las salvas de artillería que saludaron la ceremonia, Freire monta a caballo y marcha al sur para combatir a los montoneros realistas que asolaban la provincia de Concepción en la llamada “Guerra a Muerte”. En ausencia del mandatario, el doctor Egaña se lanza con un festejo de alto vuelo. Misa solemne en la catedral, tres noches de luminarias y la perpetración de una obra dramática de su cosecha titulada “La Constitución”. Y para dejar fijado el magno evento en la memoria colectiva, se acuñan monedas, se escriben memorias de las fiestas y se cambian los nombres a la Alameda por el de “Paseo de la Constitución” y de la calle Estado por “Constitución”; en la esquina de ambas arterias se proyecta levantar un arco triunfal de mármol, con la imagen de la Libertad sosteniendo la Carta que reglamentaba la moralidad nacional. Afortunadamente, estos atentados urbanísticos no llegan a concretarse. En Concepción y Coquimbo la Constitución es recibida con desagrado. La orden de que sea jurada en los pueblos y que levanten monumentos no es obedecida. Freire vuelve a Santiago el 14 de junio y reasume el mando. Seis meses de vigencia de la Constitución Moralista han provocado un horroroso desorden administrativo. El articulado de la Carta es restrictivo, engorroso o francamente incomprensible. La ciudadanía acusa que es un atentado a las libertades públicas y el gobierno la considera inaplicable. Solo el doctor Egaña parece seguir creyendo en su obra. LA CONSTITUCIÓN FEDERAL Tras la liquidación de la Constitución Moralista se suceden los motines y las conspiraciones. Una vez más Freire abandona las intrigas políticas por la espada. En noviembre de 1825 se embarca en la expedición para liberar Chiloé de manos realistas. Regresa en marzo a Santiago cubierto de gloria y, aprovechando su prestigio, convoca a un nuevo Congreso para redactar otra Constitución. Esta corporación, elegida por voto popular y sin intervención del gobierno, se instala en Santiago el 4 de julio de 1826. El nuevo Congreso es de ideas liberales. Su figura más prominente es José Miguel Infante, el paladín del federalismo en Chile. El ejemplo de los Estados Unidos será la guía de esta Constitución: autonomía para las provincias y progreso material. Así, el 11 de julio de 1826 el Congreso aprueba una ley que constituye a la República de Chile por el sistema federal. El país será dividido en 8 provincias autónomas con sus propias Constituciones regionales. Se crearán asambleas provinciales que elegirán a sus intendentes, gobernadores, alcaldes y curas párrocos, prescribiendo su duración en el cargo y su régimen interior. Pero esta amplia autonomía despertará los celos de la patria chica. En la provincia de Colchagua, la ciudad de Talca no reconoce la supremacía de Curicó y crea una provincia propia. Quillota y Melipilla piden ser separadas de las provincias de Aconcagua y Santiago, respectivamente, para unirse a Valparaíso y formar una nueva provincia. Santiago, siempre oligárquico, se resiste a elegir un intendente por votación popular. La Serena lo mismo. Chillán no acepta que Concepción sea la capital provincial y pide su incorporación a la provincia del Maule. Y es en el Maule donde estalla la disputa más peligrosa y disparatada. Los poblados de Quirihue y San Carlos se alzan en rebelión ante Ninhue, cabeza de departamento, y las antipatías llegan al extremo de casi provocar una guerra civil. En medio de estas reyertas se perpetra un motín militar. Freire vuelve a tomar la espada, lo sofoca, regresa a Santiago, da cuenta de su conducta y renuncia al poder. El Congreso, para retenerlo en el mando, lo elige formalmente como presidente de la República y a Francisco Antonio Pinto como su vicepresidente. Pero apenas este último llega a la capital, Freire renuncia sin apelación y el mando supremo queda en manos de Pinto. Será él quien liquide el régimen federal. En agosto de ese año deroga las facultades de las provincias para elegir intendentes, gobernadores y curas párrocos. Es el fin del federalismo chileno. LA CONSTITUCIÓN LIBERAL En enero de 1828, el vicepresidente Pinto llama a elecciones para un nuevo Congreso Constituyente. Todo de nuevo. En esta ocasión liberales y federales van unidos. Los conservadores, en franca minoría, se creen perdidos y trabajan poco por sus candidatos. La elección no trae sorpresas: triunfo rotundo para los liberales, que celebran por lo alto y se regodean provocando a los derrotados conservadores. Estos últimos, viendo que la vía institucional les cierra opciones políticas, ya coquetean con el golpe militar. Sin embargo, en las ciudades el liberalismo es mayoría, cuenta con jefes del ejército y con toda la juventud. En los campos encaran a los latifundistas y éstos, acostumbrados a mandar por generaciones de vasallaje campesino, no toleran estos cambios. Además, la llegada de “hombres nuevos” al poder, sin apellidos, fortuna ni antecedentes, los irrita sobremanera. El vicepresidente Pinto encarga la redacción de un proyecto de Constitución a su amigo el literato español José Joaquín de Mora, recientemente llegado a Chile. Escritor, educador y consejero de gobierno, dejará una huella profunda en el país, solo equiparable a la de otro extranjero ilustre, Andrés Bello. Mora redacta el texto en unas cuantas semanas y lo presenta para su revisión por el Congreso. La Constitución de 1828, conocida como “Constitución Liberal”, es una transacción entre el gobierno unitario y el federal bajo el amparo de las más amplias libertades públicas. Habrá un Presidente elegido por electores designados por votación popular. El mandatario nombrará a tres ministros y las resoluciones de gobierno deberán llevar las firmas de estas cuatro autoridades, las cuales –gran novedad para la regulación del poder– serán responsables de esos actos y podrán ser sometidos a juicio por ellos. Se mantendrán las asambleas provinciales, que además de organizar el régimen interno de las provincias elegirán a los senadores para el Parlamento, mientras los diputados serán elegidos por votación popular. El Congreso tendrá atribuciones para crear leyes, nombrar ministros de la Corte Suprema, altos mandos de las fuerzas armadas, empleos públicos y fijar el presupuesto nacional. Esta Constitución es para muchos la más clara, concisa y bien escrita de nuestra historia republicana. Pero además de estas valiosas prendas, fijaba una convención para el año 1836 con el objeto de examinarla y efectuarle las reformas que se estimasen necesarias. Era una Constitución sin amarras ni enclaves. La labor política de Freire y Pinto, que ha permitido el libre juego de las tendencias políticas en medio de tantos obstáculos y peligros, ha sido exitosa. Pero mientras se realiza la discusión de la Carta, estalla un levantamiento militar en San Fernando. El gobierno envía una fuerza militar desde Santiago para controlarlo y sorpresivamente es derrotada por los insurrectos, quienes penetran en la capital. El pueblo santiaguino, presa de la alarma y la indignación, sale a las calles a enfrentar a los sublevados. Estos, sin apoyo popular, son encarados por el vicepresidente Pinto y finalmente se rinden. Este motín, de oscuras motivaciones, es considerado un ensayo de golpe de Estado al estilo del “Tanquetazo” que precedió al golpe de septiembre de 1973. Ramón Freire La jura de la Constitución Liberal se efectúa el 18 de septiembre de 1828. Los festejos, encabezados por Pinto, son similares a los realizados anteriormente, pero con una diferencia no menor. En esta ocasión no hay misas para solemnizarla. En Santiago se instala un altar de lo más irreligioso en medio de la Plaza de Armas donde se jura fidelidad a la nueva Carta. Al día siguiente es instalada en la Alameda y es jurada por el ejército y las milicias. Pero con la Constitución ya aprobada ocurre un suceso de índole financiero y administrativo que tendrá profundas repercusiones. En diciembre de 1828 el Estado liquida el contrato con la Compañía Portales y Cea por el denominado “Estanco”. El acuerdo consistía en que, a cambio del monopolio en la comercialización del tabaco, licores, naipes y té, la compañía debería cancelar las cuotas de la deuda externa chilena. Pero la empresa fracasó. El contrabando le impidió asegurar las ganancias y no pudo cumplir sus compromisos, cayendo en la quiebra y el desprestigio público. Diego Portales, uno de los socios propietarios de la compañía, culpó al desorden gubernativo de este fracaso y decidió entrar en la arena política porque, en sus palabras, “si alguna vez tomé un palo para poner orden en este país, fue para que las putas y los huevones de Santiago me dejaran trabajar en paz”. En ese momento se formó el partido político denominado “Los Estanqueros”, constituyendo la vanguardia de la revolución conservadora. En 1829 estallaría la guerra civil. El bando conservador estanquero se haría del poder por la fuerza, Ramón Freire sería enviado al exilio y la Constitución Liberal sería anulada. José Joaquín de Mora, alejado del gobierno y de las labores educativas, publicaría unos versos satíricos en contra del nuevo poder conservador titulado “El Uno y El Otro”. Ahí desenmascara a Diego Portales como el poder en las sombras del nuevo presidente conservador José Tomás Ovalle. En el poema, “El Uno” era Portales, hábil y flaco; “El Otro” era Ovalle, torpe y gorda marioneta del anterior: “El Uno subió al poder, con la intriga y la maldad, El Otro sin saber cómo, lo sentaron donde está”, y así seguía sin misericordia. Estos versos fueron muy festejados y recitados majaderamente por las calles de Santiago, significando una protesta festiva y popular en contra del nuevo orden conservador. Según Vicuña Mackenna, el obeso y enfermizo Ovalle habría sufrido tal mortificación por esta humillación pública, que le habría provocado un ataque al hígado que lo llevó a la muerte. Mora sería expulsado del país, pero antes había vengado por la letra la derrota liberal perpetrada por la espada. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/06/07/las-audaces-constituciones-de-la-anarquia-chilena/
×