Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'gobernabilidad'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 2 results

  1. 07 Mayo 2018 Pablo Vidal: “Una señal de gobernabilidad sería coordinarnos con la ex Nueva Mayoría” Advierte que “buena parte del futuro del Frente Amplio se juega en las municipales del 2020”. Y enfatiza: “Tenemos que prepararnos para una coordinación con la ex Nueva Mayoría que permita enfrentar de manera sólida a la derecha”. A casi dos meses de que asumiera como uno de los 17 nuevos diputados del Frente Amplio, Pablo Vidal, de Revolución Democrática, aborda los principales desafíos de su conglomerado. Según el dirigente, la necesidad de recuperar la agenda de seguridad y crecimiento económico, la importancia que tendrán las elecciones municipales y el deber de reencantar a la ciudadanía con la política son los principales desafíos para el bloque. ¿Cuál es el balance que hace de la labor legislativa del Frente Amplio en el Congreso? La instalación ha sido más compleja de lo que esperaba porque, por lo general, no hay ningún incentivo puesto en realizar una buena labor parlamentaria. Existen conversaciones paralelas dentro de la sala, existen sesiones paralelas de comisiones. Hay muchos incentivos puestos en que la pega no se desarrolle de buena manera. ¿Y cómo se enfrenta eso? Uno de los desafíos que tiene el Frente Amplio es sobre la base de las expectativas que generó en campaña, y también en todos estos años durante la gestión de Giorgio Jackson, Gabriel Boric y Vlado Mirosevic. Y es que nosotros, con nuestra gestión, tenemos la oportunidad de que la gente se vuelva a encantar con la política y los políticos. Por lo tanto, hacerlo bien para nosotros es extremadamente importante, no pensando solamente en objetivos electorales sino porque la gente nos está mirando más que a otros. ¿Cómo han sorteado la diversidad interna en el Frente Amplio? A priori, desde afuera, uno podría haber pensado que la composición del Frente Amplio iba a generar una infinidad de roces y dificultades. Y la verdad es que, en general, la relación que hemos tenido como bancada ha sido buena. Hay buen trato, buena coordinación, con dificultades que son conocidas y que han sido vistas en distintos momentos, pero que son parte del hecho de que 17 de los 20 diputados somos nuevos. ¿Cómo evalúa la relación que han establecido con las otras bancadas de oposición? Se ha visto harta coordinación… Sí, exacto, para mí era esperable, en ningún caso aquí hay sorpresa. Pero efectivamente la gestión parlamentaria ha terminado desembocando en que confluyamos, naturalmente, por ciertas agendas, por ciertos temas de interés, por ciertos derechos sociales que nos interesa garantizar, con los distintos partidos de la muerta Nueva Mayoría. Y en ese sentido, ¿cómo ve una posible alianza, por ejemplo, para las próximas municipales? Ese es uno de los temas más importantes que el Frente Amplio tiene que definir. Yo creo que buena parte del futuro del Frente Amplio se juega en las elecciones municipales del 2020. Y en ese sentido, creo que tenemos que prepararnos para una coordinación entre el Frente Amplio y la ex Nueva Mayoría que permita enfrentar de manera sólida a la derecha que hoy está representada por Chile Vamos. Una señal de gobernabilidad sería coordinarnos con la ex Nueva Mayoría. ¿Bajo qué fórmula? ¿En un solo pacto, por ejemplo? Tenemos que ser capaces de ofrecerle a la ciudadanía candidaturas competitivas, que representen proyectos locales que les hagan sentido a las personas de las distintas comunas. Y en eso yo no sé cuál va a ser la fórmula. Si será pacto de omisión, primarias, alianza… creo que es muy apresurado definirlo hoy, pero sí espero que exista esa coordinación, porque, en cualquier caso, lo que espero del Frente Amplio es que podamos aumentar esta presencia actual de cinco alcaldes frenteamplistas a, ojalá, cincuenta, cien o más. La única forma en que le vamos a demostrar a Chile que podemos gobernar este país es teniendo muy buenos gobiernos municipales como el de Jorge Sharp en Valparaíso. ¿Cómo proyecta el futuro del bloque? Espero que sigamos consolidando la construcción de un proyecto político que se haga cargo de las agendas que hoy más le duelen al pueblo de Chile. Desperdiciamos una oportunidad brutal en las presidenciales. El Frente Amplio no puede permitir nuevamente que la derecha se quede con agendas como la de seguridad ciudadana, como la del crecimiento económico o el empleo. Esas agendas han sido históricamente de la izquierda y permitimos que la derecha nos quitara la bandera y que instalaran que ellos eran los capaces de solucionar esa problemática. Se ha acusado una supuesta hegemonía de RD en el Frente. ¿Será positivo que algunos movimientos se fusionen como contrapeso? El que existan movimientos que se pongan a disposición de confluir y que estén disponibles para constituirse como un partido es una buena noticia para el Frente Amplio. Esa hegemonía que se habla de Revolución Democrática tiene sentido, toda vez que somos el partido que tiene más militantes, más parlamentarios y que tiene los liderazgos más populares, como Giorgio Jackson; que tenemos concejales y una representación mucho más amplia. Pero nunca hemos usado ese poder para condicionar al resto. Hemos hecho una construcción colectiva y esperamos poder seguir haciéndolo. ¿Tiene futuro el liderazgo de Beatriz Sánchez? Ahora está ligada a los medios de comunicación… Yo celebro la posibilidad de que Beatriz vuelva a su ámbito profesional. Eso habla de una de las características que la gente identificó en ella, una mujer normal, común y corriente. Es una excelente periodista y creo que desde ahí va a ser un aporte. ¿Podrá mantenerse en el tiempo como una opción presidencial? El liderazgo de Beatriz Sánchez hoy no tiene contrapeso en el Frente Amplio, pero sin lugar a dudas existen otros liderazgos que son relevantes, como son Gabriel, Giorgio, Vlado y Sharp, y en el proceso de estos años surgirán otros liderazgos. El debate de quién va ser el abanderado presidencial tenemos que darlo más adelante, pero el liderazgo de Beatriz no está en discusión. ¿Cómo evalúa la gestión del gobierno de Piñera en estos meses de instalación? Llevamos dos meses, y hasta el momento no hemos discutido ni votado ningún proyecto de ley ingresado por este gobierno a la sala. Además, se ha ido desmantelando poco a poco esta idea de que el gobierno de Piñera llegó con un libreto perfecto y se está demostrando cada día más que eso no es así, que este es un gobierno común y corriente. Esta semana el Presidente Piñera advirtió que Chile no reconocería las elecciones en Venezuela. ¿Comparte esa postura? Es preocupante la situación de Venezuela. Nosotros, como RD, estamos desarrollando una reflexión, pero las declaraciones del Presidente Piñera calificando las elecciones de fraudulentas no contribuyen en nada a la superación del conflicto. Peor aún cuando el Presidente toma postura y dice que el deber de Chile es colaborar con la oposición a Maduro, eso creo que es una intromisión en los asuntos internos de Venezuela que no corresponde. ¿RD reconocerá el resultado de esas elecciones? Más que reconocer o no las elecciones, lo que yo diría es que el debilitamiento de los estándares democráticos en Venezuela es preocupante. Observamos este proceso con mucha atención y creo que, en particular este proceso electoral, no va a solucionar la crisis que existe hoy en Venezuela. Fuente: http://www.latercera.com/politica/noticia/pablo-vidal-una-senal-gobernabilidad-seria-coordinarnos-la-ex-nueva-mayoria/155568/
  2. 30 de julio del 2016 / 00:56 Hrs Marcelo Díaz: "Se ha agotado el sistema de gobernabilidad del país" El ministro de Estado asegura que a este gobierno le ha tocado enfrentar "un momento de transición" y son necesarios cambios políticos estructurales."Si este gobierno que tiene mayoría en dos cámaras tiene que hacer esfuerzos enormes para sacar adelante su agenda, da cuenta de un problema estructural", afirmó. En una semana en la que el ex Presidente Ricardo Lagos habló de “la peor crisis política e institucional de Chile”, el vocero de gobierno, Marcelo Díaz, optó por plantear una reflexión del actual momento: afirma en esta entrevista que al Ejecutivo “le tocó” una etapa de transición donde se hace fundamental escuchar más a la ciudadanía y menos a la elite. Parte su análisis con algunos resultados del proceso constituyente iniciado por el gobierno, donde queda expuesta, según él, la necesidad de realizar cambios políticos estructurales, más allá de la gestión de la Presidenta Michelle Bachelet. “Los ciudadanos nos han dicho categóricamente cómo se resuelve la crisis: perfeccionando la democracia”, afirmó. En los resultados de los encuentros locales autovoncocados a nivel nacional, entre las instituciones más mencionadas están los plebiscitos, las consultas y los referendos. Esto no coincide con la decisión del gobierno de entregar la potestad de definición al Congreso para una nueva Constitución. Lo que el gobierno va a hacer es proponerle al Congreso una reforma al capítulo 14 para que se incorporen en la Constitución cuatro mecanismos para la discusión. Será el Congreso el que defina cuál de estos mecanismos se usará para discutirla. Y si queremos de verdad mejorar nuestra democracia, no podemos hacerlo a puertas cerradas. Pero este proceso de cabildos no es vinculante y el poder lo tiene el Congreso. ¿No es eso contradictorio? En el proyecto de nueva Constitución que enviará la Presidenta, me imagino que van a ser consideradas y recogidas las visiones de la ciudadanía. Además, es difícil que nuestro mundo parlamentario desatienda esta petición de la ciudadanía. Los parlamentarios comprenderán que si quieren que ese marco constitucional esté revestido de legitimidad, la participación de los ciudadanos debe ser protagónica. ¿Existe la posibilidad de que, una vez conocidos los insumos de todo el proceso de cabildos se cambie el cronograma? Nosotros estamos hablando de una reforma al capítulo 14 y eso es poder generar un mecanismo donde se discuta ese texto constituyente del que la gente está opinando. ¿Sigue pensando que la Asamblea Constituyente es la mejor alternativa? Ya expresé mi opinión hace un tiempo. Hoy me quiero atener al criterio del gobierno y reservar la opinión para un momento posterior al cierre de participación. En los en encuentros locales también se destacaron modificaciones al actual sistema presidencial. Quisiera hacer una reflexión de fondo en esto: estamos viviendo un momento de transición en Chile y a este gobierno le ha tocado. Se ha agotado el sistema de gobernabilidad del país. Si no nos hacemos cargo bien de encontrar ese modo de gobernabilidad que permita procesar a este nuevo país, los próximos gobiernos van a vivir este desacomodo que se expresa con tanta fuerza. Con un ciudadano más exigente y que reclama respuestas contundentes y una elite que no es capaz de procesar esas exigencias. Qué duda cabe que no hemos sido eficaces en la modernización de nuestro Estado, que poco hemos hecho en la revisión de nuestro régimen político. Es nuestro desafío y debemos encontrar nuevas condiciones de gobernabilidad para el país. En varios sectores piden impulsar el sistema semipresidencial para generar mayor gobernabilidad. En su momento dije estar de acuerdo con un sistema semipresidencial o parlamentario porque genera incentivos para un mayor entendimiento entre la mayoría del Ejecutivo y el legislativo. ¿Qué problemas ha tenido este gobierno con el actual sistema? Cuando los gobiernos gozan de apoyo en las encuestas su capacidad de ordenamiento aumenta. Cuando eso no pasa, su capacidad de ordenamiento disminuye. Tenemos además un poder Ejecutivo fuerte frente a un legislativo más débil. Este fenómeno actual no tiene que ver sólo con la agenda de un gobierno, sino que está vinculado con el modelo. ¿En qué se traduce esa necesidad de fin del modelo tradicional? Si este gobierno que tiene mayoría en dos cámaras tiene que hacer esfuerzos enormes para sacar adelante su agenda, da cuenta de un problema estructural y este sistema de gobernabilidad agotado. Es más difícil compactar a la coalición y no sólo afecta a este gobierno, también lo vimos en el de Sebastián Piñera. ¿Pero no ve responsabilidad de esta administración en el problema? Además del modelo, uno siempre debe mirarse con autocrítica. ¿En qué? En reforzar el diálogo, la conversación, el compromiso, la convicción. Y cuando se habla de conducción política, no solo le corresponde al gobierno, se necesita la colaboración de los líderes partidarios. Por eso, cuando se habla de comparar a la Nueva Mayoría con la Concertación yo digo que la añoranza concertacionista no es más que una ilusión elitista. El país cambió y por eso es que hay que hacerse de los compromisos políticos de fondo. El ex presidente Lagos habló de la peor crisis política e institucional de Chile excluyendo el golpe de Estado. Usted respondió que el gobierno no era responsable. No, dije que entendí en las palabras de Lagos que esto nos desafiaba a todos. Esta es una crisis de confianza que afecta al poder político, moral, económico, deportivo. Una fractura de la confianza de la ciudadanía. Y en eso la Presidenta ha hecho cosas. ¿Pero el gobierno no tiene responsabilidad en esa crisis de confianza si la nuera de la Presidenta está formalizada y la propia Jefa de Estado declaró en el caso, si hay ministros y un subsecretario que salieron por temas de probidad, además del administrador de La Moneda? Lo que nosotros señalamos es que todos tenemos responsabilidad en la crisis y en la salida de la crisis. Y así leí las declaraciones del ex Presidente Lagos que siempre habla desde una mirada propositiva y eso hay que valorarlo. Los ciudadanos nos han dicho categóricamente cómo se resuelve la crisis: perfeccionando la democracia. Es lo que los ciudadanos quieren, más transparencia, mejores instituciones, fin del abuso. Eso es agenda de probidad, ley anticolusión, cambio en reglas del juego entre la política y los negocios y varias otras medidas. Pero da la sensación de que el ex Presidente sí apuntó a este gobierno cuando dijo no saber si el país aguanta un año y medio más de esta crisis. Suena a lo que queda de esta gestión. Yo lo tomo en otro sentido: o colaboramos todos o dejamos de hacer de esa crisis una guerrilla. Algunos reclaman que la crisis se alimenta con un exceso de derrotismo. Eso de hablar de “la peor de las crisis”. Cuando la política está tan golpeada, se impregna de un ánimo pesimista que no permite ver que más allá de las dificultades también hay avances en temas como la lucha contra la pobreza o en una reforma tributaria para mejoras sociales. ¿Fue demasiado pesimista Lagos? No me refiero a él específicamente. Tenemos un tremendo desafío en un conjunto de instituciones y la Presidenta lo ha dicho varias veces. Pero no creo que el desafío sea discutir sobre el tamaño de la crisis, sino lo que hay que hacer para enfrentarla. Hay rumores de cambio de gabinete. ¿Usted se va ministro? Los cambios de gabinete los resuelve la Presidenta, los ministros estamos a su disposición siempre. El oficialismo pidió una “cirugía mayor” en el gabinete. No es la primera vez ni la única que dirigentes políticos piden cambios de gabinete en este o en cualquier gobierno y seguramente seguirá ocurriendo. Pero todos saben también que es facultad constitucional de la Presidenta. ¿Le gustaría quedarse hasta el final del gobierno o quisiera emprender una candidatura parlamentaria? Sé que hay mucha especulación y no me voy a sumar a eso. Estoy cumpliendo mi tarea y es lo que puedo señalar. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/politica/2016/07/674-690795-9-marcelo-diaz-se-ha-agotado-el-sistema-de-gobernabilidad-del-pais.shtml
×