Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'foronovela'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 29 results

  1. Jeremy Penn

    PARTE II "ADELAIDA" Episodio 3

    FADE IN INT. OFICINA CASA ADELAIDA – MAÑANA ADELAIDA con cara de no haber dormido se pasea por su oficina muy nerviosa. Habla en voz alta. ADELAIDA ¿Por qué vino?, ¿qué quiere?, ¿qué pretende? Se tiene que ir, tiene que desaparecer. Desaparecer. En un instante sale de su oficina y casi corriendo sube escaleras arriba hasta llegar al dormitorio del joven. CORTE A INT. CORREDOR CASA ADELAIDA – MAÑANA ADELAIDA golpea la puerta pero no recibe respuesta. Golpea nuevamente y lentamente abre la puerta, entra y la cierra tras de si. CORTE A INT. DORMITORIO JORGE – MAÑANA ADELAIDA se acerca al joven que parece dormir sobre el cubrecama con su ropa puesta. Se sienta junto a él y le habla con afecto. ADELAIDA ¿Para qué vino esa ayer, dime? El muchacho no responde. ADELAIDA ¿Qué te dijo?, ¿Te preguntó algo? La mujer comienza a llorar. El joven sigue en la misma posición y no la mira ni le contesta. ADELAIDA Yo no..., hay algo que tienes que saber. Hubiera deseado que ella nunca volviese, que desapareciera para siempre. No sé para qué vino. Discúlpame, yo no quiero que te sientas mal por culpa de visitas que no son bienvenidas, no quiero que te pongas mal por estar aquí. Yo te necesito. Te necesito así, tal cual estás. Tal cual estábamos hasta ayer. Te prometo que no tendrás más malos ratos, no dejaré que nadie te vea. Te protegeré. Te protegeré como no pude antes. Será una nueva oportunidad para arreglas las cosas, para poner todo bien como siempre ha sido. La mujer comienza a acariciar la cabeza del adolescente. Se repone de su llanto inicial, y toma más fuerza mientras se tranquiliza. ADELAIDA (CONT) Todo va a estar bien. Desde hoy mismo veré que todo cambie para mejor. Me voy a encargar de eso. Pero debo salir pronto... es un trabajo que estoy haciendo para pagarle a la virgen que estés aquí. Hoy es Miércoles, ¿te acuerdas?. Claro que te acuerdas. Estaré fuera solamente un par de horas. Hoy no viene la otra cocinera. Pero no tendrás que sufrir la comida de Paulina, yo vendré pronto a cocinarte algo rico, lo que a ti te gusta, lo que quieras, mi amor. ADELAIDA besando al joven en la frente se levanta y camina hacia la puerta. Antes de salir, se detiene para contemplar al muchacho. El rostro de la mujer está tranquilo y calmado. CORTE A INT. OFICINA CASA ADELAIDA – DÍA ADELAIDA prepara sus cosas para salir cuando llega PAULINA con la correspondencia. PAULINA Pasó el cartero, le trajo hartas cartas hoy día. ADELAIDA Déjalas sobre la mesita. Paulina, ¿encontraste la miniatura azul? PAULINA ¿La muñequita? No Señora. Es tan raro que se haya perdí'o. ADELAIDA ¿No la habrás tomado tú por casualidad? PAULINA ¿Qué le pasa, Señora? Nah que ver, poh. No se ponga así, usteh sabe mejor que nadie que yo no soy ninguna ladrona. Mi mamita... ADELAIDA No he dicho eso. Y no te estoy acusando de nada, pero cuando limpias es obvio que tomas todas las cosas. PAULINA Ay sí poh, pa' limpiar por debajo no máh. Y ¿cómo cuándo que la vino a echar en falta? ADELAIDA No sé, desapareció de un día para otro. PAULINA De un tiempo a esta parte harta gente a entra'o a esta casa, usted sabe. ADELAIDA Sí, tienes razón. Con las entrevistas... PAULINA Ahí tiene ve. Pare que alguna de esas no era de los trigos muy limpios. ADELAIDA Bueno, tengo que salir, pero vuelvo a cocinarle a Jorge. Paulina... PAULINA Diga Señora. ADELAIDA Si alguien viene a ver a Jorge, me llamas de inmediato. Él no está para visitas como la de ayer. PAULINA Sí Señora, si hasta mi me dio cosa ayer. Ademáh esa señorita preguntando por un tal Igna... ADELAIDA Ya pues, entonces en eso quedamos. Nada de visitas ni malos ratos. ADELAIDA y PAULINA salen de su oficina. La mujer sin darse cuenta deja su teléfono sobre el escritorio entre unos papeles. CORTE A INT. CASA PARROQUIAL - IGLESIA NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN – DÍA ADELAIDA traduce una de las cartas para el confesor y párroco de la iglesia. Éste, se encuentra leyendo artículos científicos relacionados con milagros. ADELAIDA encuentra una palabra que no puede traducir. La mujer no recuerda el nombre de pila del párroco. ADELAIDA Padre... CONFESOR Dígame, Adelaida. ADELAIDA Estoy traduciendo esta carta, entiendo el contexto, dice que hubo una persona enferma pero hay una palabra que no me es familiar, debe ser un nombre propio. El CONFESOR se acerca y lee la carta desde donde ADELAIDA le señala. CONFESOR Oh, Ésto. Yo siempre creí que era una especie de mito que corría en la parroquia. Pero, la carta del antiguo párroco lo estaría confirmando. ADELAIDA Entonces, ¿este es el nombre de algo? CONFESOR Así es. Una planta. Lo que me habían contado es que es muy similar a otra, ambas existen en Irlanda, y en ese entonces fue enviada a la parroquia para infusiones. Pero resultó ser la equivocada, y esa variedad es tóxica. Al parecer, la única diferencia estaría en el tamaño de sus hojas porque de sabor son muy parecidas. ADELAIDA ¿Qué sabor? CONFESOR Té. De hecho ahora que recuerdo la lata con las hierbas debería estar aquí. ADELAIDA En la carta dice que una persona estaba muy grave por tomar las infusiones. CONFESOR Y extrañamente estaba siendo tratada con esa hierba, pero se suponía que era la buena. El CONFESOR sale de la pequeña sala y muy pronto vuelve con una lata de té que abre delante de ADELAIDA. CONFESOR Y han estado todo este tiempo aquí. Es un milagro, y no lo digo a la ligera, que nadie se haya hecho un té con éllas. ADELAIDA ¿Y en una dosis muy alta podría ser letal? CONFESOR ¿Piensa invitar a alguien a tomar el té? Luego de un momento de silencio, mientras ADELAIDA pondera la pregunta entre broma de mal gusto u ofensa, finalmente reacciona. ADELAIDA ¡Oh, no!, jaja. Lo pregunto como doctora. Nunca se sabe que puede pasar en emergencia. CONFESOR No se preocupe, esta hierba solo existe en Irlanda, y la que tenemos aquí jamás pasaría la aduana hoy en día. ADELAIDA Obvio. Supongo que si alguien fuera a emergencia con síntomas de intoxicación por estas hojas, a parte del protocolo, nadie sabría como tratar al paciente específicamente. CONFESOR Sí es que se pudiera identificar una intoxicación. Lo que dicen es que los malestares que produce son muy generales. Y dependiendo de la dosis, como usted señaló antes, hasta podría ser fatal. Suena el teléfono en el pasillo afuera de la sala. El PÁRROCO sale a responder la llamada. ADELAIDA entonces toma rápidamente varias de las hierbas de la caja de té y las guarda en su cartera. Luego poniendo la tapa sobre la caja metálica la sostiene entre sus manos, y cuando el CONFESOR vuelve, se aproxima a él. ADELAIDA Quizás deba deshacerse de estas hierbas, no vaya a ser que alguien se confunda otra vez. CONFESOR Tiene toda la razón. Ya ve que positivo ha resultado la traducción de estas cartas. ADELAIDA Muy positivo de verdad. Pero ahora debo volver a mi casa. Como le dije, los Miércoles son una excepción. CONFESOR Sí, por supuesto, y ya será la hora del té. ADELAIDA Así es. Estaba por llamar a la polola de mi hijo para invitarla, pero no encuentro mi teléfono. Seguro lo dejé en el auto. CONFESOR Bueno, que tenga una buena tarde entonces en compañía de su hijo y su futura hija. ADELAIDA Muchas gracias. Nos vemos mañana entonces. Adiós. CONFESOR Hasta mañana. Adelaida. CORTE A EXT. PATIO EXTERIOR - IGLESIA NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN – TARDE ADELAIDA, ya fuera de la casa parroquial, busca afanosamente su teléfono celular. Como no lo encuentra, corre hasta su auto y lo registra sin éxito. Luego de unos minutos se aleja manejando con rumbo a su residencia. CORTE A INT. RECEPCIÓN CASA ADELAIDA – TARDE ADELAIDA entrando a su casa nota que la puerta del dormitorio del joven está inusualmente abierta. Alterada, se apresura escaleras arriba y al entrar a la habitación no encuentra rastros del joven. La mujer entonces baja y dirigiéndose a la cocina grita llamando a PAULINA. ADELAIDA Paulina, ¿Dónde está Jorge? ¡Paulina! PAULINA sale al encuentro de la mujer. ADELAIDA (CONT) ¡Jorge no está! PAULINA Señora cálmese, si vino un ca'allero y lo sacó a dar un paseo pa' la playa… Yo creo que harto bien que le va a hacer el sol y el aire marino a su hijo. ADELAIDA Pero ¿qué hombre? ¿por qué no me llamaste? PAULINA Un rucio bien encacha'o pa’ la edad que tiene… Juan creo dijo que se llamaba, y dijo que la estuvo llamando a ustéh todo el día… Yo la llamé también, pero no me contestó nah poh. ADELAIDA ¡Juan José… no! ¿Y dónde están, dónde fueron? PAULINA Si ya le dije que pa' la playa, poh. ADELAIDA sin esperar más sale de la casa en dirección a la playa, mientras PAULINA busca en su bolsillo y saca su teléfono celular. CORTE A EXT. - PLAYA REÑACA – TARDE ADELAIDA desesperada corre por la playa a pies descalzos, sus zapatos en ambas manos. La playa le parece inmensa y se siente agobiada por el sol y la brisa de la tarde. Luego de varios minutos buscando, divisa a JUAN JOSÉ y al joven caminando juntos lentamente cerca del agua, y se desespera más aún. Corre hacia ellos gritando. ADELAIDA !Jorge, Jorge! JUAN JOSÉ se sorprende al ver el estado de ansiedad de la mujer, mientras el adolescente se acerca más aún a él. ADELAIDA (CONT) !Jorge, vuelve a la casa! JUAN JOSÉ Adelaida, es el Ignacio. ADELAIDA ¡Jorge, hijo vuelve a la casa! El joven mira a la mujer por algunos segundos y finalmente rompe su silencio hablando de manera calmada pero firme. IGNACIO Adelaida, el Jorge está muerto. ADELAIDA lo mira no creyendo lo que escucha. IGNACIO (CONT) Jorge está muerto… ADELAIDA cae de rodillas y se apoya con ambas manos sobre la arena mojada, cabizbaja comienza a sollozar. El joven inmediatamente agrega casi en un susurro, como pensando en voz alta. IGNACIO (CONT) Yo lo maté. FADE OUT FIN PARTE II
  2. Jeremy Penn

    PARTE II "ADELAIDA" Episodio 2

    FADE IN CONTINUACIÓN FLASHBACK INT. HABITACIÓN HOSPITAL DE PUERTO MONTT – MEDIA NOCHE ADELAIDA vuelve en sí en una cama del hospital y se encuentra con MARÍA GRACIELA y JUAN JOSÉ quienes esperaban que despertara. JUAN JOSÉ Adelaida, estás muy débil deberías quedarte aquí por lo menos esta noche. ADELAIDA ¿En un hospital? No seas ridículo Juan José, tengo reservaciones en el Hyatt. De hecho, me voy ahora mismo para allá. ADELAIDA trata de levantarse pero sus piernas la traicionan. Después de un rato consigue ponerse de pie. ADELAIDA ¿Dónde se estaban quedando? JUAN JOSÉ Estamos en... ADELAIDA No, lo niños, ¿dónde se estaban quedando? MARÍA GRACIELA En el departamento de la Tita. Luego de un silencio. ADELAIDA Quiero las cosas de mi hijo. JUAN JOSÉ Las que estaban en el auto las tiene Carabineros. En la mañana te llevamos al hotel las cosas que están en el departamento, ahora desca... ADELAIDA No, las quiero ahora, todas sus cosas. JUAN JOSÉ Pero ya es muy tarde, mujer. MARÍA GRACIELA ¡JuanJo! JUAN JOSÉ Ok. Esta es la copia de la llave del departamento. Toma, cuando salgas déjalas en recepción. Nosotros iremos mañana probablemente. Ignacio tiene para rato aquí, claro que lo vamos a llevar a una clínica. MARÍA GRACIELA Adelaida, mira, los papás de la Florencia llegan mañana, si quieres nosotros nos podemos encargar de todo, tú no te preocupes, te mantendremos informada. Ahora anda al departamento, y luego ve al hotel y descansa. JUAN JOSÉ Dinos ¿qué quiere que hagamos cuando entreguen su cuerpo? ADELAIDA Déjenlo aquí. JUAN JOSÉ ¿En Puerto Montt? ADELAIDA Con la Tita. JUAN JOSÉ ¿Con la Tita? MARÍA GRACIELA toma a su esposo del brazo y le da a entender que es mejor no pedirle más explicaciones a ADELAIDA dado el estado en que se encuentra. MARÍA GRACIELA Bueno, con la Tita entonces. CORTE A INT. DORMITORIO EN EL DEPARTAMENTO DE TITA - MADRUGADA ADELAIDA sentada en la cama del dormitorio que los jóvenes compartían en el departamento de la tía de JUAN JOSÉ, mira el aparente desorden de la habitación a su alrededor. De entre las pertenencias de los adolescentes, identifica una mochila y un bolso de JORGE. En un repentino arrebato, comienza a buscar dentro de ellos, hasta que encuentra el computador personal de su hijo. Lo abre y revisa las páginas que aún están abiertas en el computador. Mientras mira las fotos de instagram y luego de Facebook, se da cuenta que ya algunos amigos han escrito a cerca del accidente, por lo que decide terminar con las cuentas de todos los sitios sociales que cree JORGE tiene. Como no debe usar clave para entrar, ya que la mayoría de los sitios están abiertos y JORGE mantiene la clave en la función de auto completar, muy pronto logra su objetivo. Luego de algunos minutos busca entre las cosas del otro joven y se dispone a hacer lo mismo. Esta vez no puede terminar con la cuenta de Instagram, pero las otras, lo mismo que su hijo, le resultan fácil de terminar. Una vez que recolecta todas las pertenencias de su JORGE, deja el departamento. CORTE A EXT. LOZA DEL AEROPUERTO DE PUERTO MONTT – MAÑANA ADELAIDA se sube a un avión con vuelo en dirección a Santiago. CORTE A INT. LIVING CASA ADELAIDA – DÍA WANDA la asesora de la casa, está llorando y contemplando las fotografías de la familia que están en las paredes y sobre la mesas a ambos costado de los sillones. La mujer habla para sí en voz alta. WANDA Ay, Diosito Santo, el niño está muerto, igualito que su padre, pobre señora Adelaida. ADELAIDA quien llega desde Puerto Montt escucha a WANDA y se altera más aún. Sin saludarla camina impaciente entrando al living. ADELAIDA Wanda, lleva la maleta a mi dormitorio y luego hazme un trago, el más fuerte. WANDA Pero Señora si usted no aguanta... ADELAIDA Haz lo que te digo, nana. WANDA Sí Señora. CORTE A INT. GUARDAROPA DORMITORIO ADELAIDA - DÍA Mientras WANDA pone las maletas en el suelo, escucha gritos y vidrios que se rompen. La asesora sale y corre escalera abajo hasta el living para ver que sucede. Entonces ve a ADELAIDA sacando las fotos de las paredes y empujando los retratos sobre las mesas que caen al suelo rompiéndose. INT. LIVING CASA ADELAIDA – DÍA WANDA ¡Señora, ¿Qué hace? ADELAIDA muy perturbada, no la escucha y luego de juntar todas las fotografías camina frente a WANDA con un extraño paso. WANDA (CONT) Ay, Virgen Santísima, ampara a esta familia y a la señora. Tanto sufrimiento. Yo no puedo con esto. ADELAIDA ignorándola, sube las escaleras hasta su dormitorio y cierra la puerta tras de si. FADE OUT FADE IN INT. COCINA CASA ADELAIDA – MAÑANA ADELAIDA entra en la cocina como cada día. Su semblante calmo y algo severo, pero sin muestras de haber llorado. ADELAIDA Wanda, no te preocupes por mi desayuno, voy de salida. WANDA ¿De salida? ¿Señora... ? ADELAIDA Sí, Wanda. WANDA Perdone que me meta Señora, pero ¿cuándo entierran al niño? ADELAIDA ¿Qué niño? WANDA Al Jorgito, poh. ADELAIDA ¡Jorge no está muerto!, ¿de dónde sacaste eso mujer? Tienes que preparar su dormitorio para cuando salga de la clínica, que debe ser muy pronto. ADELAIDA deja a WANDA en la cocina y sale por la puerta de servicio. FADE OUT FADE IN CORTE A INT. DORMITORIO JORGE – MAÑANA Varios meses después, ADELAIDA nerviosa ordena y organiza los últimos detalles en el dormitorio de su hijo. La pieza se ilumina solo por el reflejo del sol sobre el mar. Esta sería la primera vez que el joven entraría en su nuevo dormitorio. ADELAIDA ¡Paulina! PAULINA (V/O) ¡Señora, mande! ADELAIDA No me grites niñita y sube. La joven sube y entra al dormitorio. PAULINA Perdone Señora. Dígame que se le frun... ofrece. ADELAIDA ¿Qué? (sin esperar respuesta). Paulina, ¿donde está el cojín de ese sillón? PAULINA ¿Ese grande blanco con azul? Está abajo en el piso del living. ADELAIDA No no, tráelo ahora, ese es el cojín favorito de Jorge. PAULINA Ya Señora. Mientras la joven sale de la habitación ADELAIDA contempla los arreglos que ha hecho y se siente satisfecha. CORTE A INT. HALL CASA ADELAIDA – DÍA Suena el timbre de la puerta principal y cuando PAULINA se dispone a abrir la puerta, ADELAIDA le ordena detenerse. ADELAIDA Yo abriré, Paulina, tú no te preocupes, vuelve a la cocina y comienza a preparar el almuerzo con la receta que te dejé. PAULINA Sí Señora, si ya empecé ya. PAULINA se retira y ADELAIDA abre la puerta muy compuesta pero muy pronto se decepciona cuando ve a MARíA GRACIELA sola. ADELAIDA ¿Y el niño? MARÍA GRACIELA Está en el auto. Me adelanté porque en la clínica nos dijeron que Ignacio no soporta el sol. Quiero decir que desarrollo una especie de fotofobia desde el accidente y necesita estar en un lugar más bien oscuro. Aunque no le pasa todo el tiempo, pero por cualquier cosa podría tener una recaída. ADELAIDA ¡Paulina! PAULINA (V/O) Ya voy Señora. ADELAIDA algo molesta espera que la joven aparezca y al instante le ordena subir al dormitorio de JORGE. ADELAIDA ...y cierra inmediatamente todas las ventanas y las cortinas. CORTE A INT. LIVING CASA ADELAIDA – DÍA Después de que el joven ha sido llevado al dormitorio, las dos mujeres conversan sentadas mientras toman té. MARÍA GRACIELA No sabes cuanto te agradezco este inmenso favor que me... que nos haces, Adelaida. Como sabes, Juan José y yo nos estamos separando. Y con mi trabajo y el cambio de casa no tengo un lugar para recibir a mi hijo. ADELAIDA Está será su casa ahora, María Graciela. MARÍA GRACIELA Juan José ha estado con malestares de un tiempo a esta parte, por eso no pudo venir. Le he pedido hasta el cansancio que se haga un chequeo médico. Pero mejor así, tampoco vendrá a ver a su hijo, supongo. ADELAIDA Pues aunque parezca contraproducente, es mejor que el niño no tenga visitas, la verdad. MARÍA GRACIELA Patricio Sotomayor es un excelente médico y psiquiatra. Nuestras familias se han conocido desde siempre. ADELAIDA Ya tuve la oportunidad de conocerlo, tiene pacientes en la clínica de Reñaca. MARÍA GRACIELA Estupendo, pues. Luego de una pausa. MARÍA GRACIELA Adelaida, yo sé que el tema te indispone, pero... ADELAIDA ¿Qué tema, Graciela? MARÍA GRACIELA Nosotros te entendemos perfectamente, Adelaida. Quiero que sepas que nadie critica tu ausencia en el funeral y que cuando quieras los restos de Jo... ADELAIDA Sí, sí, claro, entiendo. Por supuesto. MARÍA GRACIELA Fue muy considerado de parte de los papás de Florencia el haber asistido con los arreglos. ADELAIDA No me nombres a esa niñita. Luego de un incómodo silencio. MARÍA GRACIELA Bueno, me tengo que ir. Gracias por el té, y de nuevo, muchas gracias por dejar que mi hijo se quede en tu casa. Estamos seguros que eso lo ayudará a recuperarse. No tenemos dudas. ADELAIDA Así es. Será todo para mejor. TERMINO FLASHBACK INT. CASA PARROQUIAL - IGLESIA NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN – DÍA ADELAIDA frente a su computador transcribe parte de las traducciones que ha realizado para el sacerdote de la parroquia. De pronto su teléfono celular comienza a vibrar. Toma su teléfono que está sobre el escritorio y se molesta al no reconocer el número de quien la está llamando. ADELAIDA ¿Aló? FLORENCIA (V/O) Adelaida, es la Florencia. Vine a ver al Ignacio, te paso con la enfermera. ADELAIDA (Con la cara contraída y la voz apagada) ¿Mariela? Deja que lo vea. Toma el resto del día, te lo pagaré. Y por favor, hoy más que nunca no hagas preguntas. ADELAIDA cuelga y toma todas sus cosas de la mesa y sale de la casa parroquial. CORTE A INT. DORMITORIO ADELAIDA – NOCHE ADELAIDA, con los ojos hinchados y su mirada fija en la pared, comienza a recordar su encuentro con FLORENCIA horas antes. DISUELVE A INICIO FLASHBACK INT. OFICINA CASA ADELAIDA – DÍA Ambas mujeres conversan de pie a un lado del escritorio. Lo hacen primero en voz baja, pero pronto se transforma en discusión y gritos. ADELAIDA Te demoraste en venir, ah. Como puedes ver todo está bien. FLORENCIA ¿Todo bien? Entiendo que estíh mal, pero ¿dejar todo botado? Mis papás y los de Ignacio se encargaron del funeral, y tú, ¡ni siquiera fuiste! ADELAIDA No tienes derecho a preguntar nada… no te importó dejar a mi hijo para irte a Europa. ¡Por Dios, sí vienes llegando! ¿Por qué no te quedaste allá?, aquí nadie te necesita. FLORENCIA Eso no lo voy a discutir contigo. ADELAIDA Ubícate… FLORENCIA No entiendo por qué el Ignacio está aquí. ADELAIDA Ese no es asunto tuyo y mejor te vas. FLORENCIA Adelaida, tú estás mal, ¿qué pretendes trayendo a…? ADELAIDA ¡Ándate! Sal de mi casa, ahora ¡puta ‘e mierda! FLORENCIA se ruboriza al escuchar estas palabras. FLORENCIA Siempre hai estado loca, vieja ridícula. ADELAIDA ¡Ándate, ándate, ándate! Desaparece de mi vista, de mi vida y déjanos en paz. FLORENCIA Voy a averiguar que está pasando aquí. ADELAIDA !Ándate puta! FLORENCIA sale de la oficina dando un portazo. ADELAIDA abre la puerta nuevamente, mientras la joven alcanza la salida y deja la casa dando otro portazo. ADELAIDA ¡Putaaaaa! La mujer entonces corre escaleras arriba y se encierra en su dormitorio mientras llora y grita descontrolada. ADELAIDA ¡Jorge, Jorge, ay…! TERMINO FLASHBACK FADE OUT
  3. Jeremy Penn

    PARTE II "ADELAIDA" Episodio 1

    PARTE II “ADELAIDA” FADE IN INT. LIVING CASA ADELAIDA – NOCHE ADELAIDA disfruta de un vaso de vino mientras escucha música sacra sentada en un gran sofá, su mirada perdida en alguna parte. CORTE A INT. DORMITORIO JORGE – NOCHE Antes de ir a su dormitorio, ADELAIDA entra en la habitación de JORGE. El dormitorio está iluminado solo por una lámpara de pie en un rincón. Antes de apagar la luz, la mujer contempla al joven que duerme sobre la cama con su ropa de día, mientras sostiene en sus manos su teléfono celular. ADELAIDA toma el teléfono para ponerlo sobre el velador y éste se ilumina para revelar la fotografía de fondo del teléfono en la que se puede ver a dos jóvenes abrazados hombro con hombro y mirando a la cámara, uno de ellos es JORGE. ADELAIDA se convulsiona al ver la foto y se lleva el teléfono a su dormitorio. CORTE A INT. OFICINA CASA ADELAIDA – MAÑANA ADELAIDA está al teléfono cuando PAULINA golpea y entra con una bandeja. PAULINA Ya, aquí le traje su desayuno, señora. ADELAIDA Gracias Paulina, déjalo sobre la mesita. Ah, más tarde viene una joven a prepararle el almuerzo a Jorge. Desde hoy ella se encargará de cocinarle. Así que tú no te preocupes. PAULINA Sí señora. ADELAIDA ¿Y la enfermera ya vino? PAULINA Vino y se fue, ya bañó al joven y ahí lo dejó en su pieza. Cuando le subí el desayuno, ni juicio le hizo. ADELAIDA (Vagamente) Ah. La joven se retira dejando a ADELAIDA seguir su conversación telefónica. ADELAIDA (Al teléfono con el doctor) ¿Entonces Patricio, quiero saber qué es exactamente lo que la enfermera le está dando al niño... porque como sabrás esa no es mi especialidad... Y ¿se lo darás por cuánto tiempo?... Bien, entiendo. Mira, no me ha ido bien con las niñitas que lo han atendido desde que salió de la clínica, pero ayer contraté una estudiante de enfermería para que le haga las comidas y seguirá las recetas que tu nutricionista me recomendó. Si hace lo que le pido ¿quizás podríamos dejarla a cargo de los medicamentos que se administran con alimentos? Solo espero que salga pronto de su estado con los nutrientes apropiados, y claro los remedios que le estás dando... Sí, sí, así lo haré. Gracias Patricio. ¿Qué? Ah no, eso lo hablas con María Graciela. Sí. Adiós. CORTE A INT. HALL CASA ADELAIDA – MAÑANA ADELAIDA preparada para salir, cierra la puerta de su oficina y se dirige a la cocina. Al acercarse puede escuchar a PAULINA conversando con la joven contratada para atender a JORGE. PAULINA (V/0) ...no puede hacer nada, son instruccioneh del doctor. MARIELA Oye, ¿y de qué está enfer… ADELAIDA (Entrando a la cocina) A-a! Parece que tendré que despedirte antes de que empieces. No me hagas dar pie atrás en mi decisión de contratarte. MARIELA Discúlpeme… Señora. CORTE A EXT. IGLESIA NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN - DÍA ADELAIDA quien ya ha dado instrucciones a la nueva cocinera, se ve ahora entrando muy solemnemente a la iglesia. CORTE A INT. IGLESIA NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN – DÍA ADELAIDA espera su turno para la confesión. Del confesionario sale una señora mayor de edad que tiene algo de dificultad para movilizarse. ADELAIDA sin esperar más ingresa al confesionario haciendo perder el equilibrio a la señora que sale, quien sin caer solo da un quejido. CORTE A INT. CONFESIONARIO IGLESIA NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN – DÍA ADELAIDA sentada en el confesionario espera que la ventana del CONFESOR se abra. Luego de un momento se escucha la voz del párroco detrás de la ventana cubierta por la red que impide ver hacia el otro lado. CONFESOR Ave María Purísima. ADELAIDA Sin pecado concebida. CONFESOR ¿Cuándo fue la última vez que se confesó? ADELAIDA Padre, no vine a confesarme. CONFESOR ¿Y entonces, hija? ADELAIDA Vine a reportar un milagro. CONFESOR ¿Qué tipo de milagro? ADELAIDA Una resurrección, Padre. Luego de un largo silencio. CONFESOR ¿Y a quién le atribuye este milagro? ADELAIDA A Nuestra Señora del Sagrado Corazón, obviamente. Mire Padre, yo no soy feligresa de esta parroquia, pero me encomendé a Nuestra Señora. CONFESOR ¿Quién es esta persona que ha resucitado? ADELAIDA Mi hijo, Padre. Mi hijo estaba muerto, y ahora está vivo. Luego de otro largo silencio. CONFESOR ¿Y qué desea que nuestra parroquia o yo hagamos por usted? ADELAIDA Quiero pagar por este milagro, todo el dinero que sea necesario. CONFESOR ¿No quisiera entregar más datos de este milagro para lograr la aprobación del Vaticano? ADELAIDA No Padre, por ningún motivo. Esto no debe salir de aquí. Será mejor que lo dejemos como secreto de confesión, entonces. Yo no estoy dispuesta a ventilar las intimidades de mi familia. Absolutamente nadie ajeno a nuestro círculo debe enterarse. Solo quiero pagar por este milagro. Por favor acéptelo. CONFESOR Puedo preguntar ¿quién es tu confesor habitual? ADELAIDA Juan Sebastián Rivas CORTE A EXT – PATIO INTERIOR IGLESIA NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN – DÍA ADELAIDA camina junto al CONFESOR por el patio interior. Ambos conversan muy seriamente. CONFESOR No voy a negar que la cantidad que ha ofrecido es bastante tentadora, pero el hecho de que este “milagro” no pueda ser reconocido me impide aceptar dicha donación. Yo hubiese querido un reconocimiento público a Nuestra Señora. ADELAIDA Pero Padre, ¿cómo me puede negar el derecho de ayudar a su parroquia? CONFESOR Estoy seguro que Rivas aceptaría sin pestañear, pero dadas las circunstancias, su secreto y mi voto de pobreza, yo creo que hay solo una manera en la que usted nos puede ayudar. ADELAIDA Dígame Padre, haré lo que sea. CONFESOR Entiendo que su padre es Inglés, ¿estoy bien informado? ADELAIDA Así es, y mi familia está relacionada con inmigrantes ingleses llegados a Chile durante el siglo diecinueve. Aunque algunos dicen que son Irlandeses, pero están equivocados. Papa (pronunciado en inglés) siempre quiso seguir los pasos de sus antepasados. CONFESOR Mire Adelaida, el patrimonio de esta iglesia está en una extensa colección de cartas que fueron enviadas a esta parroquia desde Irlanda. Al parecer relatan detalladamente las vivencias de, aquel entonces párroco, a su sucesor durante el siglo pasado y me gustaría desvelar el contenido de éstas. Yo he tratado usando un diccionario, pero me ha tomado el tiempo que no tengo. ADELAIDA ¿Y usted quiere que yo le traduzca esas cartas? CONFESOR Precisamente. ADELAIDA ¡Maravilloso! CONFESOR No es urgente... ADELAIDA Padre, vendré aquí a traducir todos los días, excepto el Miércoles... mi hijo siempre me dedica los Miércoles para regalonearme cuando no estaba en el internado. Quizás pueda venir medio día, pero déjeme hacerlo para pagar este milagro de Nuestra Señora del Sagrado Corazón. CONFESOR Pero hija, ¿no debería estar cuidando de su hijo en vez de dedicarle su tiempo a mis cartas? ADELAIDA Mi hijo ha estado en observación desde el día del accidente, no hay mejoría. Pensé que traerlo a la casa sería mejor y nuestro doctor lo tiene en un tratamiento que espero lo ayude. La verdad es que no puedo verlo así, no puedo trabajar, ni concentrarme en nada que no sea él. Pero Padre, estoy segura que pagándole a la Santísima Virgen ayudará a mi hijo a recuperarse. CONFESOR Espero que no se arrepienta, son muchas cartas con muchas páginas y una escritura bastante difícil de descifrar... Vamos, le mostraré este tesoro epistolar. El CONFESOR satisfecho sonríe a la mujer y juntos siguen su camino por el patio interior hasta llegar a un costado donde se ubica la casa parroquial y entrado a ella cierran la puerta tras de si. CORTE A EXT. – PATIO INTERIOR IGLESIA NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN – TARDE ADELAIDA saliendo de la casa parroquial saca su teléfono de su cartera y se dispone a hacer una llamada. Cuando le responden, ADELAIDA apresuradamente instruye a su empleada. ADELAIDA Paulina soy yo Adelaida. ¿Está esta niñita preparando la cena a Jorge? Escucha atentamente. ¿Tienes a mano tu Rosario?. Necesito que vengas a la iglesia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón. Sí esa misma. Ven ahora. Adiós. CORTE A EXT. – FRENTE IGLESIA NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN – TARDE ADELAIDA ve llegar a PAULINA y las dos ingresan al interior de la iglesia. CORTE A INT. – ENTRE LAS BANCAS DE IGLESIA NUESTRA SEÑORA DEL SAGRADO CORAZÓN – TARDE ADELAIDA y PAULINA arrodilladas una junto a la otra se preparar para rezar. ADELAIDA Vamos a hacer esto juntas, Paulina. Yo comienzo y tu respondes y así sucesivamente, ¿bien? PAULINA Sí señora, si yo rezo el rosario siempre con mi mami. ADELAIDA Y cuando terminemos te vas directo a la casa, no quiero dejar a Jorge tanto rato solo con la estudiante esa. PAULINA ¿Y usteh? ADELAIDA Yo me voy a quedar otro rato más rezando por las almas del purgatorio y por el milagro de mi hijo. No te preocupes por mi cena, comeré lo que haya si me atraso. En el nombre del Padre, del Hijo, Y del Espíritu Santo... PAULINA Amén. Ambas mujeres comienzan el rezo del Rosario. CORTE A INT. DORMITORIO ADELAIDA – NOCHE ADELAIDA disfruta de su vaso de vino rutinario escuchando música sacra en su gran sofá, su mirada fija en algún punto sobre una de las paredes blancas de su habitación. De pronto recuerda el celular de su hijo y lo saca de un cajón en una de las mesas a un costado del sofá. Enciende el teléfono y la foto de los jóvenes sonriendo a la cámara se ilumina. Entonces su mente comienza a vagar, y muy pronto se encuentra recordando el pasado. DISUELVE A INICIO FLASHBACK INT. RECEPCIÓN CLÍNICA REÑACA – TARDE En el mesón de recepción un teléfono suena. Pronto una de las recepcionistas, que sale desde una sala contigua, se apresura a contestar la llamada. RECEPCIONISTA Buenas tardes, Clínica Reñaca, habla Celina, ¿en que lo puedo ayudar? ¿La doctora Rees? Déjeme averiguar. Sí, ella está hoy. ¿Urgente dice? Un momento por favor. En ese preciso momento ADELAIDA camina hacia la recepción con un paciente, cuando CELINA la avista, le informa con señas que tiene una llamada urgente. ADELAIDA se despide de su paciente y camina hasta el mesón de recepción donde CELINA le entrega el auricular. ADELAIDA Aló, soy la Doctora Rees ¿quién habla? Luego de unos segundos el semblante impaciente de ADELAIDA se descompone, y dando un grito casi ahogado suelta el teléfono, que CELINA no alcanza a agarrar, mientras da algunos pasos. ADELAIDA casi a punto de caer busca apoyo en una de las sillas en la sala de la recepción. Luego de que logra sentarse, cabizbaja comienza a llorar desconsoladamente. CELINA luego de colgar el teléfono camina hasta donde la doctora se encuentra y trata de consolarla. CORTE A INT. AEROPUERTO ARTURO MERINO BENITEZ – SALA VUELOS NACIONALES – NOCHE ADELAIDA espera nerviosa la llamada de su vuelo a Puerto Montt. En un momento saca su teléfono celular y comienza a marcar un número. Espera y espera respuesta hasta que suena el buzón de voz. Entonces cuelga y vuelve a marcar el mismo número, se puede ver en la pantalla del teléfono el nombre de JORGE. En este momento se acerca a ella una pareja de aproximadamente su misma edad. ADELAIDA casi sorprendida de verlos trata de aparentar fortaleza. ADELAIDA María Graciela, Juan José. ¡Qué horrible todo! MARÍA GRACIELA Adelaida, querida, mis más... MARÍA GRACIELA camina hacia la otra mujer para abrazarla, pero ADELAIDA la rechaza sutilmente. En este momento reciben el llamado para abordar su vuelo. CORTE A INT. SALA DE ESPERA HOSPITAL DE PUERTO MONTT – NOCHE Los tres adultos esperan por algún empleado del hospital que venga con noticas de sus hijos. MARÍA GRACIELA y JUAN JOSÉ son llamados por una enfermera quien les indica una habitación a la derecha. La pareja se vuelve hacia ADELAIDA y luego siguen a la enfermera hasta que la puerta se cierra detrás de ellos. ADELAIDA espera aún algún tiempo antes de que un enfermero la llame para ir a la morgue del hospital. ADELAIDA casi a punto de un desmayo, se apoya en la pared antes de entrar en la habitación donde un par de funcionarios del hospital la esperan junto a un cuerpo cubierto por una sábana. Sin que se intercambie una sola palabra, la sábana es retirada del cuerpo y éste es expuesto a ADELAIDA, quien si hasta entonces tenía alguna esperanza de que todo fuese un mal entendido, finalmente es golpeada por la realidad perdiendo el conocimiento. FADE OUT
  4. Jeremy Penn

    PARTE I "MARIELA" Episodio 3

    FADE IN INT. DORMITORIO CLAUDIO – DÍA CLAUDIO en su escritorio, escribe mientras escucha música. El ruido de alguien entrando a la casa lo desconcentra. Cuando se da vuelta en su silla ve pasar a MARIELA quien camina rápidamente hacia su habitación. CLAUDIO se levanta y la sigue. CORTE A INT. DORMITORIO MARIELA – DÍA MARIELA entra en su dormitorio seguida de CLAUDIO, Ambos jóvenes se sientan sobre la cama. MARIELA parece frustrada, casi a punto de llorar. CLAUDIO No me digai que te echaron. MARIELA Ay no sé, como que lo presiento. CLAUDIO Pero, cueenta qué te pasoó poh. MARIELA La señora me dio el resto del día libre… CLAUDIO ¡Qué bacán!, ¿o estai así porque no te lo va a pagar? MARIELA Sí me lo va a pagar. CLAUDIO ¿Y entonces? MARIELA Si te callai te lo podría explicar. CLAUDIO Yaa cueenta, oh. MARIELA Es que todo es tan raro ¿Pa’ que quiere una estudiante de enfermería, pa’ que puro le cocine al cabro? Si ella ya tiene empleá, y el otro tiene enfermera, hasta un doctor se supone que lo va a ver. CLAUDIO Yo cacho que te contrató por eso de la privacidad profesional. MARIELA ¿Qué estai hablando? CLAUDIO Eso de los profesionales que tienen que mantenerse piola y no divulgar información de sus pacientes o clientes. Eso no lo hacen las empleadas. Por eso te quiere, porque aunque no seai enfermera todavía, cualquier cosa que veai sabe que voh: calleuque el loro, no más. MARIELA Ay no sé, estoy tan nerviosa, si ya van tres que han cuida'o al Jorge, yo soy la cuarta… y en una semana to'as. CLAUDIO ¿Y qué tanto con ese pendejo? Será que de verdad es vampiro y se las comió. Y yo lo decía en talla no máh. MARIELA Córtala con la güeá esa del vampiro, querí. CLAUDIO Pero, ¿no decí que ni come?, ¿cómo creí que sobrevive entonces, del aire? MARIELA no sabe que pensar, cada vez cree más la teoría de su primo. CLAUDIO (CONT) Bueno poh, ¿y qué onda entonceh? MARIELA No sé. Yo cacho que es la vieja la que cambia de idea. Todavía debe estar pelando los cables con lo del accidente, y no es pa’ menos si le dieron al hijo por muerto, y más encima el otro ni habla, es como un pollito. CLAUDIO La media volá. MARIELA Si hasta la empleá quedó mal, ya no trabaja allá, mandó a la hija pa’ que la reemplazara. CLAUDIO ¿Cómo tanto? Y ¿qué cachai del accidente? MARIELA No mucho. Según la Susana, la Carla ya nos había contado cuando eso pasó. El cabro andaba en Puerto Montt con un amigo. CLAUDIO ¿Y qué les pasó? MARIELA No sé que clase de accidente tuvieron. CLAUDIO A mí que hubo sangre. Glup, glup. MARIELA ¡Ay Claudio por la cresta! MARIELA desearía que CLAUDIO entendiera mejor su preocupación. MARIELA (CONT) Y hoy llegó esta cuica a verlo. Una mina preciosa… pero lo llamó Ignacio. CLAUDIO ¿Qué, la mina se llama Ignacio? MARIELA No tonto, el nombre de la cuica es Florencia. Lo que te digo es que élla llegó diciendo que venía a ver a un tal Ignacio. CLAUDIO Aaah. Será Jorge Ignacio el güeón, entonceh ¿o Ignacio Jorge?. Tú cachai que hay gente que en un lugar lo llaman de una manera y en otro lugar de otra. Típico que pasa en el colegio o en la U. Pa’ eso tendrán tantos nombres. MARIELA cierra los ojos y mientras se deja caer completamente sobre su cama, CLAUDIO nota que algo sale del bolsillo del pantalón de su prima y lo toma. CLAUDIO ¿Y esta muñequita? MARIELA (LEVANTÁNDOSE) Nahah… Me la encontré en la playa. CLAUDIO ¡Qué güena! Oye, pero ¿y quién va a la playa con algo así? se ve fina, y este material azul, ¿de qué será? Capaz que hasta valga milloneh, deberíai llevarla pa’ evaluarla, digo, avaluarla… MARIELA No, si debe ser vidrio no máh, una baratija de la feria de las pulgah. MARIELA le quita de las manos la muñeca a su primo y éste la observa ponerla de vuelta en su bolsillo. Luego de un silencio. CLAUDIO Ya poh y entonceh, ¿por qué estai tan nerviosa? MARIELA Después que llegó esta mina, la señora me mandó pa’ la casa. Y la voz de ella en el teléfono, como tan apagá. CLAUDIO Pero mañana retomai sí poh. MARIELA No, mañana es mi día libre, el oficial. Vuelvo al día siguiente. CLAUDIO Ah, to’o bien entonces poh. O tú pensaí que esta cuica que llegó lo va a cuidar ahora. A lo mejor es la polola, ¡eeeh! y estai celoosa… Yo que tú no me hago tanto drama. Averíguate lo que pasó en Puerto Montt si poh, en una de esas lo uso pa’ un guión. MARIELA ¿Y voh no pensai trabajar mientras te las dai de guionista? Suena el teléfono de MARIELA. La joven mira la pantalla de su teléfono, la llamada es de PAULINA. MARIELA se da cuenta que CLAUDIO aprovecha el momento para salir del dormitorio y evitar la conversación que se le venía encima. CORTE INTERCALADO CONVERSACIÓN TELEFÓNICA MARIELA Paulina, ¿qué pasa? PAULINA Queó la media cagá aquí en la casa. MARIELA ¿Qué pasó? PAULINA La señora Adelaida llegó al rato que tú te fuiste. Élla y la mina esa se encerraron en su oficina. Al principio todo calma'o, pero después se armó la cas'eputa, una de gritos, la cuica salió dando portazoh y la señora se fue a encerrar en su pieza llorando, si hasta daba como aullí'oh. Ahora parece como que se calmó eso sí. No sé qué hacer, oh. MARIELA Oye, ¿Y el Jorge? PAULINA Hay está tohavía el cabro, igual que siempre, en el espacio sideral, todavía no aterriza. MARIELA Oye, ¿Y por qué pelarían esas dos? ¿Tú sabí quién es esa mina, la habiai visto anteh? PAULINA Ni en pelea e’ perroh. Ay, me da no se qué irle a golpearle a la señora, no creo que irá a comer. MARIELA No sé que decirte. Quédate tranquila no más, si parece que lo peor ya pasó ya. PAULINA Ay, que Diosito te escuche. MARIELA Oye, y pasando a otra cosa, ¿qúe tipo de accidente tuvo el Jorge? PAULINA Pare que chocaron en el auto, se ensartaron dehajo‘un camión. MARIELA ¡Qué terrible! Oye, Y ¿cómo en que tiempo pasó eso? PAULINA Pare que fue pa’l dí'e la raza. MARIELA ¿Y le dieron el alta recién esta semana? ¿Por qué se habrán demora'o tanto en largarlo? ¿y en ese esta'o como zombi?, ¿y esa mina por qué recién lo vino a ver?... PAULINA ¡Ay, tanta preguunta! MARIELA Es que… que estoy revisando mis apuntes de la U y quería saber cuánto tiempo lleva el Jorge así enfermo… PAULINA Será donde no come, y estaría entuba'o, y a lo mejor les salía muy cara la cama en el hospital allá poh. MARIELA Igual hace rato lo podrían haber traído a la clínica donde trabaja la señora, por último. PAULINA Pero mejor que esté con su mamá que vota'o por allá en el sur o en una clínica aquí. Digo yo poh, no sé. Yo cacho que se aburrieron de esperar que’l cabro hablara. MARIELA Estrés post trauma. PAULINA ¿Qué? MARIELA Ah!… que estoy leyendo los apuntes de la U, pero... sí, que pueé ser lo que dijiste. Bueno poh, quédate tranquila no más, pero llámame cualquier cosa. Tengo libre mañana, así que no nos estamoh viendo hasta pasa'o mañana. PAULINA Ya poh guashita, gracias por escucharme. Nos veímos luego. Shao. MARIELA Chao. Ambas jóvenes cuelgan sus teléfonos. MARIELA entonces busca y abre su notebook. Comienza a buscar en Google. Escribe: ACCIDENTE, PUERTO MONTT, CHOQUE, AUTO, CAMIÓN, 12 DE OCTUBRE 2018, JÓVENES, MUERTO… Vemos que se desplega una lista de titulares en el notebook de MARIELA. MARIELA lee en susurros algunos de los titulares de los resultados de su búsqueda. MARIELA “Accidente en la carretera sur, un muerto. Se culpa alta velocidad”. “Viñamarino muere en accidente carretero. Acompañante ileso. Conductor del camión preso”. “Dos alumnos del McMahon School de Reñaca involucrados en fatal accidente”. “Dos menores de edad envueltos en trágico accidente. Chofer del camión dice que no los vio venir”. “Testigos en un Fiat 600, dicen que los jóvenes iban a exceso de velocidad, sin cinturón y vola'os”. MARIELA abre páginas, pero se demoran en bajar. MARIELA ¡Claudio! ¿Estai bajando películah? !El internet está re-leeento! CLAUDIO no responde, en su lugar se escucha la voz de su madre. TÍA (V/O) ¿Mariela, estai en la casa?, yo te hacía en la pega. MARIELA Sí tía, me dieron el día libre… uno de yapa. TÍA (V/O) ¿Otro, por qué? MARIELA Cosas de los cuicos poh tía no sé, igual me lo pagan. TÍA (V/O) Oye, y porque no me vení ‘ayudar con esto aquí, entonceh. MARIELA Ya tía, bajo altiro. MARIELA deja su notebook abierto. Mientras sale de su dormitorio, podemos ver en la pantalla que una foto de dos jóvenes en uniforme, una foto oficial del colegio, termina de bajar. La imagen, dos fotografías una puesta junto a la otra, viene con una descripción. “Las víctimas: Del McMahon School, los viñamarinos Ignacio Eyzaguirre y Jorge Montt, este último fallecido.” FADE OUT
  5. Personajes Marlene Favela es Mónica Rodríguez 42 años. Una atractiva mexicana de cabellos y ojos castaños y piel canela. Hoy, una mujer determinada, seria, profesional, aunque muy bondadosa, en algún momento fue enamoradiza, soñadora, tímida e ingenua. Para el año 2002, se fue a Chile desde México debido a una crisis económica en su familia que la obligó a dejar sus estudios de derecho. Trabajó como empleada doméstica en una casa, donde conoció a Juan Ignacio Montes, un joven que estaba de novio con la hija de los patrones, Cristina. A pesar de esto, la atracción entre Mónica y Juan Ignacio fue inmediata. Sin embargo, todo se complicó cuando Mónica quedó embarazada, aunque ella inventó una relación con otro hombre mexicano para ocultar la procedencia del niño. Con el avanzar del embarazo, Norma, la madre de Cristina, se enteró de que el padre del bebé era Juan Ignacio y la despidió, dándole una gran suma de dinero. Sin embargo, Mónica fue secuestrada el día en que fue despedida, en medio de lo cual dio a luz a su hijo prematuro, al séptimo mes de gestación. Sin embargo, producto del estrés de la situación, Mónica no recuerda si acaso le arrebataron a su hijo de sus brazos o no sobrevivió. Estos hechos y el desamor de Juan Ignacio la obligaron a volverse a México. Años después, luego de haber terminado sus estudios y ejercer como abogada, decide volver a Chile para ir en busca de su hijo, al sentir que el niño sobrevivió. Sin embargo, el reencuentro con Juan Ignacio la hará cuestionarse lo que se había propuesto: no caer en las redes de ningún hombre, ni mucho menos de aquél que prefirió seguir adelante con su compromiso. Sin embargo, un accidente que sufre Juan Ignacio la hará cuestionarse este juramento, ya que su preocupación hará que se dé cuenta de que los sentimientos que juró haber borrado de su corazón no se han ido del todo. Francisco Pérez-Bannen es Juan Ignacio Montes 45 años. Un atractivo empresario de cabellos y ojos oscuros. Un hombre bondadoso, pero algo huraño y demasiado trabajólico. Es director ejecutivo de una empresa lechera en Temuco. Hace años, en el año 2002, llevaba un buen tiempo de relación con Cristina. Iba constantemente a su casa cuando un día conoció a Mónica, quien era la empleada doméstica. A pesar de tener una relación con Cristina, Juan Ignacio se enamoró de Mónica. Cayó entre sus redes y ambos no se resistieron a sus instintos. Sin embargo, Mónica quedó embarazada, pero ella nunca le dijo que él era el padre del niño, insistiendo en que era de su entonces novio. Sin embargo, el mismo día en que se comprometió para casarse con Cristina, Mónica fue despedida por Norma. Juan Ignacio no alcanzó a despedirse de ella. Desde entonces, no la ha olvidado. Pronto, en camino al matrimonio, Cristina quedó embarazada y tuvo al hijo de ambos: Gabriel. Juan Ignacio se refugió en su trabajo. Pensaba que pronto se adaptaría a esta nueva vida que le tocó vivir. Sin embargo, solo bastarían 17 años para que a Juan Ignacio le volviera el alma al cuerpo, cuando Mónica decide regresar a Chile. Él querrá engañarse a sí mismo, pero sentirá que el regreso de Mónica llenará ese vacío que ha sentido por años, aun cuando esto no le caiga bien a su esposa. Antonia Santa María es Cristina Osorio Palacios 39 años. De tez pálida, cabellos castaños y ojos café. Una mujer algo obsesiva, pero muy maternal, romántica e hija ejemplar. Se desempeña en la dirección y producción de eventos. Cristina conoció a Juan Ignacio ya que fue alumno de su padre en la carrera de Ingeniería Comercial. Cristina se enamoró completamente de él apenas lo conoció. Pronto comenzaron una relación que fue aprobada inmediatamente por su madre Norma. Sin embargo, para ella se vio turbado cuando llegó Mónica, quien trabajó en su casa como empleada. Aunque ella nunca lo supo, siempre sospechó que entre Juan Ignacio y Mónica pasaba algo más, aunque todo fue un alivio cuando Mónica estaba embarazada, al parecer, de su supuesto novio mexicano, y fue un alivio mucho mayor cuando Norma despidió a la empleada. Fue así como Cristina logró construir lo que tiene ahora: lo que ella cree que es un matrimonio perfecto, junto a su marido y a su hijo Gabriel de 16 años. Sin embargo, pronto se entera del regreso de Mónica, y aunque el propósito de su rival no sea quitarle a su marido ni arruinar su matrimonio, Cristina demostrará ser una mujer de armas tomar y estará dispuesta a lo que sea con tal de alejar a Mónica de su vida y mantener intacto su matrimonio. Sin embargo, se encontrará con un obstáculo con el que ella deberá lidiar cuando ella empiece a recibir llamadas y mensajes anónimos referentes a un secreto que ella oculta y que tiene que ver precisamente con su hijo. Maite Perroni es Lourdes Santana Fernández 31 años. De blanca piel, cabello negro y ojos castaños. Una muchacha independiente y de buen corazón y soñadora, aunque un tanto ansiosa, lo que a veces la lleva a cometer algunos actos torpes. Lourdes es una muchacha mexicana que lleva radicada en Chile desde hace algunos años, donde se ha desempeñado en marketing digital para empresas. Se considera una mujer no muy afortunada en el amor, debido a que tuvo algunas relaciones pasajeras que no salieron como ella esperaba, como, por ejemplo, porque un hombre de su interés resultó ser homosexual y la usó de pantalla o porque uno se enamoró de alguien más. Desde entonces, Lourdes le ha cerrado las puertas al amor, rechazando además los sentimientos que tiene por ella Gerardo, su amigo de toda la vida, quien también reside en Chile desde hace mucho tiempo. Sin embargo, su suerte podría cambiar cuando llegue a trabajar a la empresa Araucalat, donde conocerá a Pablo, un apuesto hombre de ojos azules, con quien empezará una amistad que pronto podría convertirse en algo más. Nicolás Oyarzún es Pablo Cifuentes 32 años. Un atractivo hombre de ojos azules y cabellos castaños. Pablo se desempeña en el área de recursos humanos de la empresa Araucalat, donde labora con Bernardo y Juan Ignacio. La atractiva y gallarda figura de Pablo es sin duda su mayor virtud, pero no por eso se deja de lado su personalidad, ya que es un hombre de buenos sentimientos, aunque un poco obsesivo y perfeccionista. Las mujeres no lo dejan de mirar en la empresa, al ser un hombre atractivo y de buen físico. Sin embargo, Pablo siempre ha sido un hombre solitario, con pocas parejas, debido a que no ha encontrado a la mujer perfecta. En su última relación, su polola lo dejó debido a su naturaleza perfeccionista. Sin embargo, su suerte podría cambiar cuando conozca a Lourdes, una muchacha mexicana con quien coincidirá por primera vez en la empresa. Ambos comenzarán una amistad que podría llegar a niveles sentimentales. Alfonso Herrera es Gerardo Rodríguez Acevedo 31 años. Tez blanca, cabello y ojos oscuros. Un atractivo hombre de figura atlética. Es un buen hombre, muy amistoso y comprensivo, aunque también algo posesivo. Gerardo es mexicano y lleva viviendo varios años con su padre en Chile, donde han prosperado. Actualmente es gerente del restobar fusión más popular de la ciudad de Temuco “Amor a la Mexicana”. Gerardo es amigo desde muy niño de Lourdes, otra chica mexicana radicada en Chile. Siempre ha estado enamorado de ella y no ha dudado en decírselo, pero ella solo lo quiere como amigo y no quiere manchar la amistad entre ambos. Gerardo piensa que solo el tiempo dirá si ella quiere una relación con él. Sin embargo, pronto se dará cuenta de la competencia que podría tener cuando Lourdes conozca a Pablo, un colega en la empresa en la que comienza a trabajar. Al ver que podría nacer algo entre ellos, Gerardo comenzará a sentir celos y no dudará en hacer lo que sea para que Lourdes vea lo bueno de él, aun si tiene que competir contra Pablo para ello. Victoria Ruffo es Milagros Fernández vda. de Santana 55 años. Cabello negro y ojos color café. Maternal, amistosa, bondadosa, aunque a veces aprensiva como madre. Milagros es una mujer mexicana que vive desde hace pocos años en Chile junto a su hija Lourdes. Ya habiéndose establecido lo suficiente, pudo costearse una casa gracias a su trabajo como abogada y al de su hija. Es ahí en su casa en donde recibe a su amiga Mónica. Al igual que ella, Milagros tiene un pasado que la une con la ciudad de Temuco. Y es que Milagros tuvo un paso breve por Chile hace años, cuando acompañaba a su hoy difunto esposo, que en ese entonces era su prometido, en un viaje de negocios. Precisamente en tierras chilenas fue donde Milagros concibió a Lourdes. Sin embargo, ella escondió el secreto de que Lourdes no era hija de su entonces prometido. Pues ella tuvo un encuentro amoroso con Bernardo, quien, según ella asegura, es el padre de su hija. Milagros, al reencontrarse con Bernardo después de tantos años, no dudará en contarle a Bernardo la verdad que ella asegura. Sin embargo, se encontrará con más de un obstáculo: por una parte, esta quien es un gran amigo de ella de la infancia, Eduardo, quien ha estado enamorado de ella desde que eran niños, intentará impedir que ella caiga de nuevo en las redes de Bernardo no solo por celos, sino además para cuidarla del peligro que pueda atraer. Y, precisamente, el peligro está en otro obstáculo: la posesiva y celosa mujer de Bernardo, Norma, quien le tiene un profundo odio por el pasado amoroso que tuvo ella con su marido, por lo cual Milagros deberá enfrentarse a ella, ya que intentará en todo lo posible sacarla del camino. Fernando Colunga es Eduardo Rodríguez 54 años. Cabello negro, piel canela y ojos marrones. Paternal, amistoso, bondadoso y trabajólico, pero bien posesivo al igual que su hijo. Eduardo lleva años radicado en Chile junto a su hijo, donde ha prosperado gracias a su habilidad en los negocios. Es tanta su habilidad que se ha ganado un puesto administrativo en la empresa Araucalat, empresa que asegura ser la mejor empresa lechera del sur de Chile. Eduardo desde hace tiempo está separado de su mujer, la madre de Gerardo, quien se ha quedado con la tuición de su otro hijo. Ellos se quedaron en México, mientras Eduardo y Gerardo, para buscar un cambio de aires, se fueron a Chile donde ambos prosperaron en sus respectivos trabajos. Ahí, Eduardo se encuentra con su gran amiga Milagros, de quien admite estar enamorado desde hace tiempo. Sin embargo, Milagros no le corresponde debido a que ella no busca una relación con él, declarando aun estar en duelo por la muerte de su esposo. Sin embargo, pronto se da cuenta de que Milagros se reencuentra con Bernardo, de quien ella se enamoró hace mucho tiempo y tuvieron un affaire. Eduardo querrá impedir que Milagros vuelva a caer en sus redes, pero no es solamente porque se sentirá celoso, sino además para cuidarla de las consecuencias negativas que eso pueda atraer. Además, ante la posibilidad de que Bernardo sea el padre biológico de Lourdes, Eduardo también la querrá cuidar, debido a que la quiere como si fuera su propia hija. Bastián Bodenhöfer es Bernardo Osorio Gumucio 57 años. Un hombre alto, delgado, ya con bastantes signos de la edad, pero todavía con vitalidad de un joven de 20 años. Un hombre bastante relajado y bondadoso, pero muy sumiso ante su mujer. Bernardo lleva 30 años casado con Norma, con quien tuvo a dos hijos: Cristina y Daniel. Aunque él considera que ama a sus hijos por igual, siente que Cristina es la luz de sus ojos. En cuanto a Daniel, no ha tenido mucho contacto con él desde que a los 17 años el joven le confesó a él y a Norma que es homosexual. Bernardo lo tomó de manera neutral, ya que por una parte intentaba entenderlo, pero por otra el tema no se volvió a tocar debido a su naturaleza sumisa y a la naturaleza conservadora y dominante de su mujer. Pero Bernardo además tiene sus propios dramas, y es que pronto se reencontrará con Milagros, una mujer mexicana con quien tuvo un pasado amoroso, a pesar de que ella estuviera comprometida para casarse con un empresario mexicano y él en esos años ya estaba casado con Norma y con una entonces pequeña Cristina. Sin embargo, poco recuerda Bernardo de una noche de pasión que ambos tuvieron cuando Milagros por fin decida decirle que posiblemente él sea el padre de su hija Lourdes. Esta noticia impactará a Bernardo de manera que él intentara acercarse a la joven, pero esto tampoco será visto con buenos ojos no solo por Norma, sino además por Eduardo, antiguo amigo de Milagros que ha estado enamorado desde siempre de ella, ya que él querrá impedir que Bernardo le haga daño alguno a alguna de las mujeres. Catalina Guerra es Norma Palacios 54 años. Una mujer de cabello castaño y ojos también castaños. La madre de Cristina es una mujer muy vanidosa, pretensiosa, obsesiva y conservadora. Educó a Cristina para que fuera una buena esposa y madre, que metiera las manos al fuego por su familia y mantener intacto su matrimonio. Detrás de su apariencia de madre, esposa y abuela ejemplar, se esconde una mujer calculadora y con muchos secretos. Por su naturaleza conservadora, se ha negado a aceptar que su hijo menor, Daniel, sea homosexual y quiere pensar que su orientación sexual no es más que una fase de rebeldía de “niño caprichoso”, ya que considera que Daniel nunca siguió nada de las enseñanzas que ella le impuso, por lo que insistirá en enseñarle más de una lección para que deje esa “fase”. Otro secreto que ella esconde es que, cuando Mónica trabajó como su empleada doméstica, se enteró de que ella estuvo embarazada de Juan Ignacio, razón por la que la despidió con una gran cantidad de dinero solo para que el compromiso entre él y Cristina siguiera adelante. Además, tiene una fuerte rivalidad con Milagros, ya que ella fue un interés amoroso de Bernardo, su marido. Tanto con Mónica como con Milagros lejos de su vida, Norma siente que fue un respiro para su familia. Sin embargo, cuando Mónica regresa, Norma convencerá a su hija y la ayudará a hacer todo lo posible con tal de alejar a Mónica de sus vidas y de Juan Ignacio. Lo mismo con Milagros cuando ella se reencuentra con Bernardo. Norma no ve con buenos ojos a los mexicanos en general, debido a ambas mujeres, y quiere hacer todo lo posible porque ambas regresen al país del que ambas proceden. Gloria Münchmeyer es Eliana Gumucio 77 años. Una anciana completamente desinhibida, expresiva y con un humor demasiado negro. La madre de Bernardo se destaca por hacer comentarios en muchas ocasiones algo desatinados, que no tienen nada que ver con alguna situación, sea seria o de relajo. Sin embargo, en lo que respecta a la familia, Eliana siempre ha querido lo que es mejor para su hijo y es precisamente que siempre vio a Norma como la mujer perfecta para su hijo, que fuera precisamente su cable a tierra, ya que siempre criticó a su hijo por ser demasiado bonachón y sumiso, pero también es una ferviente creyente de que una mujer también puede llevar los pantalones en la casa cuando su marido no lo hace. A Eliana no le interesa en estos momentos ningún hombre en particular, debido a que considera estar muy vieja para los amoríos, cosa que puede cambiar cuando conozca al rector del colegio al que va su bisnieto, don Anselmo, quien intentará cortejarla a toda costa. Sin embargo, Eliana no solo se cierra a los hombres por ese motivo, sino además por su exmarido, Bartolomé, quien la abandonó a ella y a Bernardo cuando éste era muy niño y todo por otra mujer. Por eso Eliana lo dio por muerto al no soportar su infidelidad. Bernardo siempre pensó que su padre está muerto, y Eliana siempre consideró que es lo mejor, ya que siente que su relación con su hijo está de lo más bien. Sin embargo, su mayor temor es cuando Bartolomé regrese a sus vidas, debido a que puede complicar la vida que a ella tanto le costó llevar a solas con su hijo. Julio Jung es Anselmo Maturana 77 años. Un anciano muy bondadoso, pero muy bromista a la vez. Anselmo es el rector del colegio en el que estudia Gabriel. A pesar de su avanzada edad, Anselmo quiere seguir laborando, ya que no quiere jubilarse ni recibir ningún tipo de pensión, al ser éstas demasiado bajas. A pesar de sentirse con vitalidad para seguir trabajando, Anselmo no se siente así con su vida en general, debido a que hace poco quedó viudo y no quiere pasar el resto de sus días solo, pues teme convertirse en un viejo amargado y huraño. Sin embargo, esos miedos podrían quedar atrás ya que pronto conocerá a la bisabuela de Gabriel, Eliana, en quien se mostrará muy interesado e intentará cortejarla a toda costa, aún si Eliana no se muestra interesada en ningún hombre. Jorge Arecheta es Daniel Osorio Palacios 28 años. Atractivo hombre de barba, cabellos castaños y ojos color café. Romántico y entregado, pero muy iluso. Enfermero de profesión, el hermano menor de Cristina es un joven abiertamente homosexual. Descubrió su homosexualidad a los 14 años, aunque siente que desde niño tenía conductas que no eran propias de un hombre heterosexual, como, por ejemplo, el hecho de que no le gustaba jugar fútbol con sus compañeros de curso. A los 17 años, se armó de valor y salió del closet con sus padres, ya que hasta entonces Cristina era la única que sabía de su orientación sexual. Mientras que su padre tenía sentimientos encontrados por esto, su madre no lo aceptó ya que es muy conservadora. Es así como apenas se licenció de enseñanza media, dejó su casa y se fue a vivir a una pensión para estudiar Enfermería. Desde entonces, Daniel no tiene mucho contacto con su familia, excepto por su hermana. Actualmente, vive en un departamento a solas. Un día, al frente de su departamento, se muda Ricardo, antiguo amigo y compañero de la Educación Media que se fue a Santiago a estudiar Odontología. Al principio, Daniel y Ricardo se reunirán solamente como amigos, pero pronto Daniel comenzará a sentirse atraído por Ricardo. El problema es que actualmente Ricardo está pololeando con Amanda, quien fue la mejor amiga de éste. Aunque Daniel se sentirá decepcionado por esto, hará lo posible por acercarse a Ricardo, ya que siente que algo los puede unir como algo más que amigos. Matías Assler es Ricardo Cifuentes 28 años. Un atractivo hombre con barba, de ondulados cabellos castaños y deslumbrantes ojos azules. Odontólogo de profesión, es un joven romántico, bondadoso y amistoso. Ricardo se fue a vivir a Santiago para estudiar Odontología en la Pontificia Universidad Católica para aprender a ser independiente. Luego de titularse, se quedó unos años a vivir y ejercer en la capital, pero pronto descubrió que no le gustaba la vida ajetreada que llevaban los santiaguinos, por lo que regresó a Temuco. Se muda a vivir al frente de su viejo amigo de la Educación Media, Daniel. Se reúnen como buenos amigos que fueron, pero pronto Ricardo comienza a sospechar que Daniel lo mira con otros ojos. Ricardo se resiste a esto, ya que actualmente lleva una relación amorosa con Amanda, quien fue su mejor amiga en la universidad. Sin embargo, pronto comenzará a cuestionarse su relación, ya que Ricardo tendrá algunos acercamientos con Daniel que hagan que se cuestione su supuesta heterosexualidad. Josefina Fiebelkorn es Amanda Cabrera 27 años. Mujer de apariencia sencilla, de cabello color castaño y ojos castaños. Es una mujer muy romántica y soñadora, pero demasiado posesiva y algo celosa. Fue compañera de Ricardo en la carrera de Odontología. Ella siempre encontró mino a Ricardo, sobre todo por sus ojos azules. Sin embargo, Ricardo no parecía interesado al principio en ella hasta que un día él le pide pololeo. Ese fue el mejor día de Amanda en toda su vida. Aunque ella también estudiaba en Santiago, coincidentemente, también es oriunda de Temuco, ciudad a la que vuelve casi al mismo tiempo que Ricardo. Se ilusiona mucho cuando él se va a vivir a un departamento solo, ya que piensa que prontamente ella se irá a vivir con él. Sin embargo, todo comienza a cambiar en su relación cuando Ricardo se reencuentra con quien fuera su mejor amigo en la Media, Daniel. Aunque ella no tenga reparos en que Daniel sea gay, no será ciega ante el hecho de que el muchacho empieza a mirar con otros ojos a su pololo. Ante el miedo de que Ricardo pueda en algún momento corresponder a los sentimientos de Daniel, Amanda comenzará a sacar su lado más celoso y posesivo y no dejará que nada ni nadie se interponga en la relación que tanto anheló tener con Ricardo. Angelique Boyer es Yadira Valencia 29 años. Una atractiva y delgada mujer rubia de ojos azules. Yadira puede parecer una muchacha dulce y amistosa, pero también puede ser posesiva, aniñada y un poco arribista. Es una muchacha mexicana que reside desde hace un año en Chile, ya que su situación precaria la ha obligado a emigar de su país de origen. Actualmente, es una de las garzonas del restobar “Amor a la Mexicana”, donde también trabaja el jefe de garzones, Adrián, otro mexicano que es actualmente su pareja. Yadira parece estar muy bien en su relación con Adrián, pero no niega que cuando él no está mirando, ella mira con deseo a Gerardo, ya que lo encuentra muy atractivo, a pesar de que Adrián no se queda atrás con eso. Y es que su naturaleza arribista la hace mirarlo y hasta obsesionarse con él. Tanto así que mira con odio a Lourdes cada vez que ella llega al restobar, debido a que Gerardo y Lourdes son muy amigos y él está evidentemente enamorado de ella. Es por esto que, a pesar de tener una relación, Yadira sacará las garras y estará dispuesta a perjudicar a Lourdes con tal de que Gerardo la mire a ella. Aarón Díaz es Adrián Hidalgo 32 años. Un atractivo hombre de físico esculturalmente musculoso. Un hombre de ojos y cabellos oscuros. Parece ser un hombre honrado y esforzado, pero también es algo turbio, calculador, ambicioso y arribista. Trabaja como jefe de garzones del restobar “Amor a la Mexicana”, debido a que Gerardo y él se conocen desde adolescentes. Tiene una relación con Yadira, también mexicana que reside en Chile. Su situación económica y alejamiento con su familia lo hicieron radicarse en Chile. Sin embargo, lo que nadie sabe es que es un inmigrante ilegal, lo que esconde gracias a que tiene un amigo que lo ha ayudado a falsificar sus documentos. Aunque no gana mal como jefe de garzones, considera que el sueldo es muy poco para los propósitos y metas que quiere cumplir, por lo que no duda en delinquir, realizando trabajos sucios, tanto así que, a pesar de la aversión que tiene Norma contra los mexicanos, ella ve en él a un hombre ideal para hacer trabajos sucios contra sus más grandes enemigas: Mónica y Milagros. Pero también Adrián tiene sus propios temas, ya que comenzará a hostigar a Cristina con un secreto que él sabe perfectamente de ella. Oliver Borner es Gabriel Montes Osorio 16 años. Un adolescente educado, bondadoso, cariñoso y muy inteligente, aunque es un poco tímido y retraído. Muy disciplinado por su madre Cristina y muy regaloneado por sus abuelos. Se lleva demasiado bien además con su tío Daniel, que es homosexual, condición que él acepta de lo más bien, a pesar de los intentos de su abuela Norma por convencerlo de que la homosexualidad no es normal. Gabriel parece ser un adolescente de acomodada familia como cualquier otro, llevando una vida tranquila. Sin embargo, este año se ha cambiado de colegio y la estancia no es demasiado grata, debido a que hay un grupo de compañeros que lo comenzarán a acosar verbal y hasta físicamente, debido a su naturaleza retraída, tímida y buenas calificaciones, cosa que Gabriel no querrá acusar debido al miedo a las represalias de dichos compañeros. Pero no todo será sufrimiento para él, debido a que conocerá a su amigo, Felipe Cabrera, que lo ayudará a sobrellevar el duro año. Francisco Godoy es Felipe Cabrera 16 años. Un adolescente educado, bondadoso, cariñoso y muy inteligente, aunque es un poco tímido y retraído. Muy disciplinado por su madre Cristina y muy regaloneado por sus abuelos. Se lleva demasiado bien además con su tío Daniel, que es homosexual, condición que él acepta de lo más bien, a pesar de los intentos de su abuela Norma por convencerlo de que la homosexualidad no es normal. Gabriel parece ser un adolescente de acomodada familia como cualquier otro, llevando una vida tranquila. Sin embargo, este año se ha cambiado de colegio y la estancia no es demasiado grata, debido a que hay un grupo de compañeros que lo comenzarán a acosar verbal y hasta físicamente, debido a su naturaleza retraída, tímida y buenas calificaciones, cosa que Gabriel no querrá acusar debido al miedo a las represalias de dichos compañeros. Pero no todo será sufrimiento para él, debido a que conocerá a su amigo, Felipe Cabrera, que lo ayudará a sobrellevar el duro año. Nahuel Cantillano es Joaquín Riveros 17 años. Un adolescente que se cree el más “bacán” del curso. Es muy extrovertido, pero muy molestoso y altanero. Se burla de todo el mundo, incluso de los profesores, lo que le cuesta a veces más de alguna anotación negativa. Sin embargo, a Joaquín no le importa ya que eso lo hace creerse aún más. Él disfruta de hacerle bullying a sus compañeros, sobre todo a Felipe y Gabriel, siendo este último un nuevo compañero. A Felipe le hace bullying por el hecho de ser adoptado y a Gabriel al ser algo tímido y retraído. Como Felipe defiende a Gabriel, no duda en molestarlos con que ambos son una pareja gay y en difundir ese rumor. Sin embargo, detrás de su matonesca forma de ser, puede esconderse una vulnerabilidad que él intenta esconder.
  6. XVII. El Reino de la Verdad. (parte 2 y final) -… Tu eres el tipo que estas en los vídeos ¿no es verdad? - concluyo con voz grave y sin cambiar la expresión de seriedad en su proceder. Yo le quedé mirando sin saber que decir, Nicom hizo lo mismo. -A mí no me engañas…- me dijo cerrándome el paso. -¡No puedo creer que el mismísimo Testoreneitor esté en mi departamento!- exclamó sorprendido y feliz. Nicom me miro cerrando los ojos como si fuese un alivio tal conclusión. -¡…De verdad esto es increíble!- repetía en tanto ella me miraba conteniéndose que cubría con una sonrisa que de vez en cuando le regalaba a su novio que entusiasta le comentaba cosas que había visto en mi canal. Pronto llegaron más invitados, los comentarios, salieron las fotos de grupos conmigo y todo ese alboroto que surge y que estoy acostumbrado, ella me miraba y a veces le pude encontrar, le veía triste, le vi incluso en un momento que una lagrima caía por su mejilla y que limpió con la manta de su hijo. Me dejaron libre por unos segundos ya que se distrajeron subiendo este momento a las redes sociales, yo la miré sin saber que decir; era obvio concluir que ella ya tiene una vida y una familia. Finalmente, me disculpé con todos, inventé una urgencia, agradecí y fui amable para no despertar sospechas, me acerqué a Nicom, le besé la mejilla con suavidad y me retuve una fracción de segundos antes de separarme, también le miré a los ojos, ambos brillosos, así como los míos, como celdas que retienen el llanto y los sentimientos. Luego y escoltado por la gente y sus repetidas peticiones para que no me fuera aún, logré salir de su departamento alejarme y en el cajón de la escalera, romper a llorar. Sentí esa profunda tristeza, fue demasiado para mí, pensé que sucedería de otra manera e incluso antes de subir al coche, mire para arriba, a sus ventanales que estaban iluminadas y llenas de sombras de la gente que en ese momento le cantaban el cumpleaños feliz, me mantuve unos segundos, luego me largué, lento y con dirección a ningún sitio. Xunu veinte y seis apareció en mi mente como esa fecha especial, puede que por esa razón yo haya dejado para enviarle estos recuerdos, puede que REDO se encargara de eso; aún quedan por menores que no enlazo, pero ya da igual, de una o sea de otra forma, esto termina siempre mal. ¿Que nos pasó? Detuve mi andar en la costa más próxima, me bajé de coche y me asomé por el balcón a mirar como las olas golpeaban los roquerios que estaban al final de este peñasco. Ya avanzaba la noche ya hacia demasiado frio, ese que cala el alma. Tengo tanta impotencia, que solo puedo llorar, solo y en silencio, porque no podía ya decir nada de esto y no podía hacer nada para cambiarlo, porque cada vez que pensaba en esto, volvía a mí la mirada de Nicom y fue suficiente para saber que esto no da más. Metí las manos al bolsillo de mi chaqueta para calentarles y sentí el bulto de la cajita que llevaba con su anillo dentro; le miré una vez más, recordé momentos e intenciones que se fundieron ahí, recordé porque no se la había entregado y supe enseguida que ya no había razón para ello. Le metí con cuidado dentro de su caja, cerré bien su tapa y le abandoné sobre la baranda. Me metí dentro del carro, me sentí más guarecido del frío de esta noche, ya empezaba a caer más fuerte la vaguada de la costa y eso sumado al rocío marino dejado por las olas al chocar con las rocas, me había terminado por entumir. No sabía a quién recurrir, que hacer, me sentí muy solo, sin salida en esta insoportable confusión y del recibir y encajar momentos y recuerdos que resultan ser dolorosos. Tomé el Biper y contactando al HV, realicé una llamada a Ronas, pensé en él, que me pudiera ayudar, sé que lo recuerda, porque ahora se me ha venido su imagen de quién es que veo en la instancia final antes de un –rehacer- es él que me ha sacado cuando estoy tirado, debajo de algo o del sitio en que termino. Es posible que él recuerde todo, quizás no me ayudará en nada que resuelva esto, pero necesito hablar con alguien que pueda entender esta desenfrenada locura, no estoy bien. Desafortunadamente, nadie contestó al otro lado, saliendo luego de varios tonos de discado, la posibilidad de dejar algún mensaje que aproveché y que impregné en una decisión donde este sujeto será el primer informado. -Ronas, me harté de la verdad, ya no puedo con esto, mañana me cuentas como resultó todo si vale la pena hacerlo, porque del resto e incluyéndome, de seguro que no recordaremos este día como lo harás tú…- Me devolví en dirección al centro de la ciudad, mientras me hacía cargo de hacer unas cuantas llamadas, ya solo quiero olvidar, pero esta vez será para siempre. ---------------------------------------------------ooo----------------------------------------- Recepción a Virreyes, Capital Central del Reino de Halcyon Norte. (CCHN) Para ser honesto consigo mismo, me tienen algo agotadas las recepciones a la realeza; no es nada particular, pero el hacer esto frecuentemente donde debo estar con mi mejor predisposición y siempre dispuesta a seguir alguna aburrida y repetida historia de mis pares más viejos, es algo que hoy me cuesta demasiado soportar. Tengo demasiados problemas en mi cabeza, algo que mi padre no entenderá, solo debo de hacer el papel que me corresponde en la ausencia de mi madre que nos dejó hace unos años. Ahora entiendo lo extenuante de su labor y lo que significa acompañar al soberano en estos encuentros políticamente correctos y necesarios. Al menos me dejó claro cómo superarlo; una sonrisa, un gesto amable, un brindis y la atención en la conversación que te guste o no, “solo míralos como si te importara” eso me decía mi madre mientras estoy bebiendo con tres virreyes de avanzada edad a los cuales, hoy en particular me cuesta mucho concentrarme en sus historias. -Su alteza…- me dijo un mensajero que se acercó cauto para hablarme próximo al oído. -Tiene una llamada urgente…- -¿Quién es?- - Dice que es de un amigo cercano suyo…- Eso me causó extrañeza, sumando la hora de esta llamada. Me disculpé con mis comensales y caminé a un salón cercano, donde el mensajero me ha abierto la puerta y se ha retirado tras cerrarles. Usé el teléfono de la sala y le dejé en manos libres. -¿Se identificó?- - Su alteza, habla el jefe de seguridad, Niusk, he rastreado la llamada, es real, no hay distorsiones o emulaciones, se niega a darme detalles, pero asegura tener información vital, insiste en hablar con usted, es de Halcyon Este.- - ¿Cómo se llama? - - Dice que se llama Redo…- yo me quedé en silencio. -Es muy insistente, dice que es un asunto de seguridad del reino, si gusta me hago cargo, pero insistió que usted sabe de qué se trata…- - Hablaré con él…- - Como ordene. - A los segundos empecé a oír la respiración agitada de alguien al otro lado. -Habla la Princesa Romine, ¿quién eres realmente? – -Mi nombre es Ronas, soy de Halcyon Este…- -Ronas; bueno verás, no tengo idea quién eres, pero te diré que son pasada la media noche, me he salido de una recepción de virreyes de distintas zonas de mi reino para atender tu llamada urgente, espero que realmente sea algo importante lo que tengas que decirme…- le interrumpí. -¡Así que habla pronto!- -Para serle sincero, no tengo idea si sea importante para usted, solo hago lo que me pidieron, espero que usted sea la persona correcta y lo entienda y sepa que hacer. - -¿De qué estás hablando?- - Se activará un reinicio…- - ¿Reinicio? ¿esto es una broma? ¡Pierdes tu tiempo Ronas, ve a otro con historias de misterio! – - ¡No puedo decirle más, sin saber que usted es la persona! - - ¿Quién te dijo que me llamaras? - - Por favor diga que lo sabe…si no estaré perdido… y sin empleo…- - ¿Que sabes? - le pregunté. - ¡Vamos habla! - - ¡Bradco, él me dijo que le llamara, usted sabría que hacer!- me quedé en silencio al saber de él. - ¿Cómo lo conoces? - - Soy su amigo, también su jefe en la planta…- dijo - Si esto es una broma….- - Recuerdo todo…- Yo me quedé pasmada. -Y si usted es la persona, sé también que debe recordarlo…- Me di unos segundos para tomar razón de la situación; está sucediendo de nuevo, pero es muy distinto. - Tu eres el otro que liberó él ¿no es así? - Soy yo…- me confirmó. -¡Él recuerda todo, no sé cómo sucedió, pero está muy confundido y alterado!, me dijo de inmediato que activaría un reinicio más, que ya para mañana no importaría.- - Supongo que eres tú, ¿Dónde está él ahora? - - ¡Está en algún centro nocturno, desde ahí me llamó, activará un reinicio, ¡usted como yo, sabe lo que significa! - - ¡Si lo sé!- le respondí sintiendo un escalofrío en la espalda. -¿Qué más te ha dicho?- -Me habló de Savoy, recordó a Nicom, su exnovia, dice que la encontró…- Lo ultimó fue muy incómodo oírlo. – No es como las otras veces…algo sucedió, porque todo estaba normal, no se conocieron y… - ¡No podía creerlo, Bradco!, ¿pero cómo ha recordado?, ¿Por qué reiniciará?, ¡no ha sucedido nada como la vez anterior! -Ronas, búscalo, búscalo donde sea y me avisas, ¿entiendes?- le dije.- Aguarda en línea, te daré una conexión segura y directa.- -Si, sé que tengo que hacerlo, lo haré. - -¡Daphne!- llamé a mi asistente que entró a la habitación.- ¡Tengo una situación urgente: la llamada que tengo, asígnale un canal privado, directo a mi bíper.- le expliqué mientras ella tomaba notas en su tableta.- ¡Necesito transporte aéreo, debo salir de inmediato!- -Su alteza, haga contacto con el HV por favor. - yo coloqué el índice sobre la interface HV del escritorio. - Código de voz RZCTIS36.- Ella se quedó en silencio un par de segundos. - Princesa, debo confirmar… parece que hay un error en lo que pide, le estaba preparando el bicoptero Real: ¿Me está solicitando un transporte militar armado…?- -¡Si! Y con marines, ¡incluye además dos androides de la guardia armados, un médico y asistente!, ¡tengo prisa! - - Confirmado la orden... - me respondió nerviosa. -Esta completada…El cuadroptero SpireOne del cuerpo de marines estará disponible en veinticinco minutos, el carro le espera en la puerta para llevarle a la base Exacon, donde está siendo alistado.- -Muy bien, voy abajo. - -Notificaré al Rey de inmediato…- -No lo hagas- le dije deteniéndola. -Anula la notificación, él no debe ser molestado con esto, yo lo atenderé personalmente y le informaré cuando sea su debido momento ¿entiendes? - -Su alteza, si pide fuerza militar, el protocolo dice que debo avisar al Rey….- - ¡Es una operación reservada bajo mi responsabilidad, no llamarás ni a mi padre, ni al jefe de seguridad, a nadie, es una orden!, - Como diga su alteza. – respondió bajando la mirada. - Quiero que el comandante del equipo me llame al bíper cuando esté listo. – le dije en tanto bajábamos por el elevador a la entrada donde aguardaba mi carro. En el interior del vehículo, aproveché de cambiarme por ropa adecuada y mucho más cómoda. No sé cómo esto se vendrá, pero espero que sea con el más bajo perfil posible. -Princesa Romine. - escuche por los parlantes interiores. - el transporte se encuentra en la pista y esperándole, el cuerpo de marines se está reportando, abordará junto con los androides y el cuerpo médico, necesito que me instruya detalles de la misión. - -Comandante, lo primero que le diré es que esta es una operación reservada con prioridad máxima, nada de esto podrá ser divulgado, ¿lo comprende? - -Por supuesto Princesa, estamos a sus órdenes. - -Debemos entrar en territorio que no es nuestro, encontrar a un sujeto, su nombre es Bradco Evile, su expediente está ya disponible, el objetivo es sacarlo y traerlo a salvo a nuestro reino. – -Aquí dice que es un residente de Halcyon Este… - -Así es, es una operación en cubierta, el sujeto es muy importante para los intereses del reino, debe ser extraído a toda costa… - le expliqué. – Estoy próximo a llegar para abordar. - -¿Es necesario que nos acompañe?, podemos traerle de igual….- -Yo iré con ustedes comandante, ¿alguna objeción con eso?. – -Claro que no, como ordene su alteza. - Luego de arribar al cuadroptero, me dirigí a la cabina de mando donde me reuní con el comandante de la misión, finiquitamos detalles mientras nos aseguramos los cinturones de los asientos, me ha dicho lo complicado que es el volar por cielo de otra jurisdicción, me advierte que es posible que nos quieran derribar incluso, yo sé lo que implica y se aún más los líos políticos que podemos enfrentar, que pueden ser peor que un arma. Vi por la ventanilla cuando los marines y el cuerpo médico solicitado abordaron, como así los androides que pedí. Estoy nerviosa, trato de no demostrarlo, pero no puedo dejar que Bradco lo haga, tampoco que lo capturen. -Comandante estamos listos. - se escuchó por los altoparlantes. -Usted autoriza…- me dijo el comandante mirándome a los ojos. -Procesa, a toda prisa. - le dije, escuchando como las turbinas comenzaron a silbar y el cuerpo de la nave a vibrar con ello. -¡Despegue!- El despegue fue rápido y preciso, como funciona mi cuerpo de soldados, estamos volando por un pasillo que limita las fronteras, acercándonos a la zona donde Ronas me ha llamado, esperando su señal para saber dónde cruzar la frontera. -Princesa, el AspireOne, está a quince minutos del límite de la frontera, ¿tiene información donde debemos cruzar? - -Aun no tengo nada…- le dije atenta a mi bíper por Ronas. -Su alteza. - me llamó el comandante apagando su comunicador que tenía puesto en su oreja izquierda.- Debo saber por qué pidió una unidad armada…- -Comandante, lo que le diré usted jamás le ha oído. - -Por supuesto…- -Ese sujeto es la clave de un arma, una que ni siquiera necesita disparar una bala para cambiar todo, si no lo recuperamos, Halcyon del Este lo hará. - le explique ante el asombro del sujeto. – Entenderá lo vital que es encontrarlo. - - Cuente con ello, lo traeremos. - En ese momento mi bíper sonó con una llamada entrante. -Princesa, creo que sé dónde está, es un bar discoteca del centro de la ciudad. - -Envíame tu ubicación, debes llegar a donde está él, sacarlo e iremos por ambos, debe ser muy rápido. - -Lo haré, estoy aparcando y entraré al recinto, espero poder ubicarlo dentro, está repleto. - -Comandante, necesito imágenes, video, fotos de lo que se o pueda ver dentro del lugar, hay que ubicarlo y deben decirle a este sujeto que me habla donde hallarle. - -Hicks, conéctate a la ubicación del civil, quiero que me envíes señal de lo que ve!- - De inmediato! - Escúchame civil Ronas, te llamara mi técnico de comunicaciones, conectaremos tu visión ocular, necesitamos ver lo que observas. Él te dirá que debes hacer.- -De acuerdo, solo que no lo haga ahora, estoy en el urinario!- -¡Comandante, estamos en la zona paralela a la ubicación del civil, espero autorización para cruzar la frontera!- Él sujeto me miro esperando mi parecer, yo le respondí moviendo la cabeza. – Nos detectaran pronto, vuela a baja altura, ve por la zona cuarenta tres, dirección sur….- le instruyó en tato yo pensaba en que esto acabe lo antes posible. Hay demasiado en juego si Bradco lo hace nuevamente, no sé si la siguiente vez, seguiré recordando y podré intervenir. -Comandante, estamos internándonos por territorio de Halcyon del Este, tiempo estimado de llegada; diez y ocho minutos. - -Hicks. ¿cómo vas? - -¡Ya casi Sr. Desafortunadamente el civil que nos apoya es un completo imbécil! - -¡No me importa si un retrasado o es de la era de piedra, has que funciones, tienes cinco minutos!- -¡Comandante!, tenemos una llamada de la torre de control de Halcyon del Este, nos piden identificar..- -Era de esperar, aguarda un momento…- -Van a detectar pronto que voy con ustedes, es parte del protocolo internacional, sabrán que voy dentro y es mejor, así bajarán las sospechas. - -Piloto, informe fallo en equipos de navegación, va con nosotros la princesa y solicitamos permiso para aterrizar en la base civil que está cercana a nuestro punto de recogida. - -Sr. Piden que la soberana se identifique por el protocolo. - Coloqué mi dedo en la interface HV y me identifique con el código internacional, el cual debo hablarlo para que se ratifique mi identidad y mi completa lucidez. -El código fue autorizado sr, no envían coordenadas para llegar, pero no es la pista solicitada, esta se desvía más al norte, quedaremos a quince minutos más del objetivo. - -¡Hicks!- -¡Lo tengo Sr. ¡Ya tenemos imágenes! - nos dijo el tipo al tiempo que las imágenes aparecieron en una pantalla que tenemos frente a nosotros. Allí pude ver a través de la vista de Ronas un lugar repleto de gente, luces destellos, música estridente, es difícil identificar a alguien ahí.- - Sr, nos piden disminuir la velocidad, un bicóptero va a nuestra posición y nos escoltará. – - ¿En cuanto tiempo llegará la escolta?- - seis minutos aproximadamente. - - No tenemos muchas alternativas si no queremos llamar la atención.- - Tendremos que hacer que Ronas sea nuestro milagro…- le comenté viendo como apareció a mi ventanilla, las luces lejanas de la nave aérea que nos escoltará el resto del viaje. - Comandante, necesito hablar con Ronas. -Por supuesto, Hicks, danos comunicación con el civil.- -Ronas, escúchame muy bien.- -Le escucho princesa.- -Nos desviaron a una base, pero está más retirada, no puedo ir por ti ahora, solo cuando estemos seguros que tienes a Bradco.- -¡ Ese será un problema, he preguntado a todo el mundo y me mandan de un lado a otro, es una locura!, Hay ciertos lugares que no tengo acceso, puede que esté dentro, su bíper no responde!- se explicó mientras avanzaba entre el tumulto de gente que festejaba y bailaba en ese lugar. -Tienes diez minutos para encontrarlo, no hay más tiempo!- -Lo haré.- -Hicks., ¿puedes rastrear el Biper del objetivo?- -¡Está apagado, pero su última ubicación confirma que está dentro!- -¡Por el Creador….! – me dije tomándome la frente con la mano. -¿Cuál es el plan comandante? – -Descenderemos en la base y realizaremos maniobras simuladas de reparación, dejaremos en modo de espera la nave, no se darán cuenta por un rato, cuando el civil tenga el “bulto”, tendremos que simplemente despegar y desviarnos, describiremos una curva y lo reclamaremos como otra falla, pero eso solo nos dará algo de tiempo, tendremos que salir rápido…- -Se darán cuenta, ¿no es así?- él movió la cabeza confirmando. -¿Qué sucede si nos negamos?- -Será por la fuerza, es una posibilidad…- -Deme alternativas comandante…- El sujeto no respondió de primeras. -¡Estoy esperando!- exclamé golpeando con el puño la consola que tenemos al frente. Él me miró sorprendido, pero le hice reaccionar. - Antes de bajar, podemos lanzar un par de marines en capsulas de descenso, ellos pueden recorrer ese tramo sin ser detectados, puede ayudar al civil. - - Tardarán demasiado, ¿puede hacerlo un androide? - -Si, puede, pero su presencia, no pasará inadvertida, se lo aseguro. – -No hay otra opción, estamos contra el tiempo, hágalo. - -¡Atención equipo!.- dijo el comandante.- ¡Vamos en dirección a la base asignada, realizaremos maniobras de simulación de reparaciones, dejen todo preparado, el personal técnico que baja, sin ningún arma, no podemos despertar sospechas. Piloto, realice maniobras de descenso en tres minutos, sincronicen relojes, simule falla de altímetro y lance el androide a tierra. - instruyó. - ¡Hicks, asegúrate que encuentre al civil, pero mantenlo en cubierto hasta necesitarlo, recibida la señal del civil, iremos por ellos y nos vamos cagando leches! - Yo le miré extrañada por tal expresión. Pasaron los tres minutos a contar de la marca del comandante, el piloto realizo una maniobra brusca que nos bajó repentinamente, en ese momento, dio la señal y se dejó caer el androide. Había silencio absoluto del personal, solo se dejó pasar el audio de la conversación del piloto con el de la escolta. - Alfa Octuber uno, ¿Qué sucedió? ¡Parece que algo se desprendió de su fuselaje!- - ¡Perdimos una antena auxiliar! Tenemos dificultades con el sistema de navegación, está muy inestable, ¡Esta nave es un desastre!- -De acuerdo Alfa Octuber uno, ¡solo tratemos que llegue en una pieza a tierra!- No tardamos mucho en llegar a la base señalada, por la pantalla vi como desafortunadamente nos alejó de nuestro objetivo. En paralelo, el monitoreo mostró que el Androide avanzó a campo traviesa y ahora está volando a muy baja altura para entrar a la ciudad, donde uno de los marines, lo dirigirá para ocultarlo. Hemos llegado a la base, estamos descendiendo verticalmente y hemos alcanzado tierra firme. La tripulación esta inquieta y se ha hecho los preparativos para este montaje de esta supuesta falla. Yo en tanto solo espero noticias de Bradco, solo contamos con Ronas para salir de esto. -Usted aguarde aquí. - me dijo el comandante. -Vendrá un oficial a recibirnos, hare que tarde un poco más antes de que hable con usted. - - Comprendo, esperaré sus novedades. – Me quede en la cabina, mirando la señal algo intermitente de lo que Ronas ve, aún no lo encuentra, miré mi bíper, ya son más de la una de la madrugada, se nos agota el tiempo y no tenemos señales de Bradco. -Comandante!- escuché al tal Hicks.- Lo tengo!- -Él no está, dime que encontraste.- -Su alteza, el objetivo ha hecho un contacto con un HV, está a unos cuantos metros del civil,!- -Guíalo enseguida, tenemos que encontrarlo.- -Su alteza.- escuche por el alto parlante de la cabina de mando.- Tiene una vídeo llamada con prioridad.- -¿quien es?- -Es el virrey Harket, de este reino.- -…Harket…¿Qué hace llamando…? – me pregunté sorprendida.- Pasa la llamada por favor.- le ordené. En ese momento, apareció el rostro del virrey en la pantalla frontal. -Romine, ¡Pero que sorpresa! – me dijo sonriendo. -Si , aquí me vez, de comisión en mis virreynatos y con algunos problemas técnicos, nos quedamos sin orientación.- -¡Ya sabes que tienes que invertir en renovar tu flota, una princesa tan bella debería viajar con más lujos, te estas quedando a tras! – me dijo con algo de sarcasmo. -Si puede ser, lo que pasa es que invierto mucho en el bien estar de mi reino, más que en lujos personales…- -Ya veo, pero no sirve si su soberana queda varada en medio de la nada o bien en territorio ajeno… ¿no lo crees?- -Mis técnicos ya solucionaran el problema, no te quitaré más tiempo y mañana me haces el día con las bromas y chistes para que todo el reinado de aquí hasta Erva se entere que vuelo en una chatarra…- -Eso te aseguro que sucederá Romine, - me confirmó riendo. -Princesa.- me dijo Hiks por el interno que escucho por el audífono.- Ronas no puede acceder, es una acceso Vip, esta custodiado por guardia, le han sacado a patadas….- -Agradezco mucho tu consideración con esta falla, me indican que ya están listos, debo dejarte, me llamará mi padre…- me excusé colocándome de pie. -Claro, por su puesto .- respondió .- Solo aclárame una cosa.- me dijo deteniéndome volteando hacia la pantalla.- ¿Desde cuándo la soberana del reino viste de marine para ir a ver sus tierras? Y ¿a esta hora?- me preguntó luego de levantarme de mi asiento y notar como estaba vestida. No supe que decir instantáneamente, me atrapó. -¿Me vas a decir que son “tendencias”? – me preguntó cambiando su tono.- Vienes por algo a mi reino y para que te tomes la molestia de venir con tus marines en una nave militar, debe ser, demasiado importante ¿no lo cree mi bella princesa?- -¡Mira ya sé que estoy en tu reino, pero te diré que como haga las cosas en mis tierras es mi asunto!- le respondí tomando el control. – Te agradezco por todo, pero debo dejarte. – le dije acercándome para presionar la pantalla y colgar la llamada. -Vienes por REDO, ¿no es asi?- me encaró.- Como tú, también recuerdo, no sé si más que tú, pero se del proyecto…- -Harket, no sé de qué hablas….- -No está todo perdido, la pieza faltante, esa que busca Paal sin decirle a nadie, tú sabes quién es, no me engañas Romine, sabes que no puedes..- yo le quedé mirando, estamos en jaque, lo sabe. -¡Pudrete Harket!- le dije cortando la llamada.- ¡Comandante, lo saben!.- le dije por interno.- ¡Hicks, envía al “hermano mayor” de Ronas y encuéntralo ya!- -¡Si, su alteza!- -¡Comandante, el androide va al objetivo. Ingresando por acceso trasero, ¡encontramos al sujeto!, pero ¡hay intercambio de disparos en el lugar!- -¡¿Quién dispara?!- -La guardia del local, enfrentó al androide, creo que ya llamó suficientemente la atención. - -Princesa Romine, debe venir de inmediato, ¡esto es un caos! - me dijo Ronas entre todo el ruido y griterío. – -Hicks ¿tienes la posición? – -¡La tengo! – -Comandante, de la orden, ya lo tenemos localizado. - -Entendido. - respondió.- Piloto, active la nave, nos vamos ya.- Me dirigí a la cabina de los pilotos, desde ahí pude ver como el equipo se replegaba y a prisa guardaba todo el equipamiento, en tanto el comandante parecía despedirse a prisa de su par, que no entendía lo que pasaba. - -Torre, aquí AspireOne, solicita permiso de despegue, nuestro sistema de navegación ya está en orden.- -Recibido AspireOne, debe esperar bicóptero de escolta, este despegará en unos minutos, se está recargando celdas de energía. - -Torre, agradecemos, pero tenemos prisa por retornar a nuestro reino, si fuese posible, agradeceremos que nos deje marchar por ruta eco cuatro, alfa que nos asignó.- -Negativo AspireOne, debe esperar escolta.- nos decía el control, en ese momento llegó el comandante a la cabina. -Comandante, ya lo tenemos, pero también irán allá luego….- -Piloto; despegue de inmediato. – -Si Señor.- respondió activando los motores que empezaron a silbar agudamente y elevarnos. -AspireOne, no tiene permiso de salida aún, debe aguardar.- -¡Vámonos ya! ¡ya! ¡ya!- Exclamó el comandante sintiendo como esta nave nos eleva rápidamente y se enfila en dirección al sur, donde retomamos ruta directa. -¿Cuál es la situación Ronas?- le pregunté viendo las imágenes que nos llegan. -Algo no está bien, está muy débil, no sé si está drogado, ¡no sé qué hacer!- Decía viendo la imagen de Bradco que estaba sobre un sofá. La luz no era buena, pero distinguí que se mueve y mira a Ronas, no tiene buen aspecto. -¡Piloto!. Vamos date prisa!-. Llegamos al espacio aéreo dentro de la ciudad, nos acercábamos a las coordenadas que nos envió el androide que custodiaba a ambos, las llamadas de la torre de control fueron insistentes, hay advertencia de uso de fuerza si no descendemos, pero ya es tarde para todo eso, no podemos rendirnos ahora. -Comandante, necesito bajar .- -¡Imposible! ¡Su alteza, no puedo dejarlo, su seguridad esta primero! - -El civil se ve enfermo, debo asistirlo con el médico, no puede morir!- -No puedo. - -¡Le advierto que bajaré con o sin su ayuda!- El sujeto me quedó mirando sintiendo la presión que le daba sobre la actual que estamos pasando al ser prófugos en tierras ajenas. -Tiene diez minutos para ir y volver, no podemos esperar más, si nos alcanzan no podremos salir. – dijo.- Marines, escolten a la princesa y al doctor, traigan a los civiles, rápido y efectivo., prepárense!- Cuando llegamos al punto, la nave descendió en un claro del estacionamiento, prácticamente, empujando y aplastando algunos carros. La rampla trasera se abrió, bajé a toda prisa junto a un par de marines y el segundo androide que escoltaron tanto a mi como al médico. Entramos al recinto, donde una parte no se entera de lo que sucedía y seguía bailando y riendo, y una segunda sección donde penetró el grupo, que el caos reinaba luego del enfrentamiento a tiros que se cargó a un par de guardias y un destrozo de paredes y muebles. -¡Por aquí!- grito el marine que va de guía. Cuando recorrimos el ultimo pasillo, donde desembocó el cuarto más grande, donde todo estaba perforado y despedazado, encontramos al androide de pie y en guardia resguardando a Ronas que estaba junto a Bradco que permanecía tendido en un sillón. Me acerqué a él, le tomé la mano y le acaricié su cara, me miró, pero no parece reconocerme. -¡Bradco, no me hagas esto!- El medico intervino de inmediato he hizo un chequeo expreso. -¡Tardamos demasiado!- dijo Ronas lamentándose. -Sus signos están débiles, tiene una condición que pareciera que está bajo el efecto de alguna droga, esta con pupilas dilatadas, algo de fiebre, puede ser una intoxicación, debemos llevarlo de inmediato a un hospital. - -¡Marines, tómenlo, nos vamos!- ordené haciendo que ambos le cargaran en andas.- ¡Ronas nos vamos!- -¡Se aproxima otro cuadroptero!- nos advirtieron por radio. -¡Ya saben que estamos aquí!- No tardaron en llegar y darnos alcance, lo siguiente fue una verdadera batalla campal, estaban bien armados, tenían androides como los nuestros, sabían a quién disparar, sabían a quién matar, Se volvió todo caótico, se sumó el pánico colectivo, disparos, gritos, uno de los marines cayó muerto, el otro se llevó a Bradco sobre su espalda, Ronas ayudo, un androide nos cubrió, el otro se quedó reteniendo al resto, escapamos y recorrimos el mismo camino, eso creo, también tuve que disparar y abrir fuego, sentimos una explosión tras nosotros, Hicks nos dijo que se auto exploto el androide rezagado, él se ocupó de guiar nuestra salida al aparcadero que era un espacio abierto, pero convertido en un mar de gente que huía. Cuando llegamos ahí, no estaba el Aspire One y nos empezaban a sitiar ya que nos superaban en número, seguimos nuestro escape, pasando entre la gente para llegar al otro extremo del aparcadero, donde nuestra nave descendió y abrió su compuerta para dejarnos entrar, ahí fue donde cayó el segundo marine herido, sangraba mucho de la pierna, dejo una mancha serpenteante cuando el resto del equipo lo arrastro por la rampla para entrarlo a la nave, cayeron otros heridos que recibieron impactos mientras nos cubrieron, se hicieron cargo de Bradco, que parece estar casi inconsciente, el otro androide se encargó de cubrirnos, se quedó en tierra, mientras se despedazaba con cada impacto. Oí al comandante dar órdenes, fue por mí que estaba tirada sobre la rampla cubriéndome de los disparos que entraron en tanto se cerraba, nos elevamos rápido, el rebote de proyectiles se escuchaba por doquier en el casco. Los heridos fueron llevados la sección donde les trato el oficial médico, Bradco estaba sobre una camilla, también, sangraba por la nariz, se veía débil y desorientado. La situación estaba extrema en tensión, volábamos a toda prisa, seguidos por otra Aero nave que nos exigía descender y rendirnos. Yo me quedé con Bradco, a pesar de que el comandante me pedía ir a la cabina de mando por mi seguridad. Él no hablaba, trataba de decirme algo, pero con el caos fue difícil oírle, la nave se movía y se remecía, nos disparaban, lo hacía cerca intencionalmente, pero nos sacudía con violencia, No me importó si los demás se percataron del afecto que le tengo, le acaricié su rostro y le hablé tratando de que reaccionara. El asistente medicó le coloco suero y otras cosas, le examino con un scanner portable, le ayudé con ello porque nos movíamos de un lado para el otro, nos sacudíamos y se hacía difícil mantenerse en pie. -¡Comandante nos siguen dos naves, otra viene a interceptarnos desde el norte!- -¡¿Cuánto resta para la frontera?! – -¡En este rumbo serán diez o quince minutos!- -¡Nos bajarán en ese tiempo!- -¡Podemos volar en línea recta, cruzando por el este, próximo a la zona 0 de Halcyon foods- El asistente médico me hablo. -¡Esta muy débil su alteza, puedo estabilizarlo, pero hay que llevarlo a un hospital que tenga más recursos.- me dijo la asistente, mientras le colocábamos las agujas de las bolsas de medicamento. En el intertanto llegó el médico a bordo, que lo reviso y hablo con la asistente en tanto como los demás se sostenía para mantenerse en pie. Ronas también, llego a mi lado, estaba con rasguños y con golpes en la cara, me ayudó sosteniendo a Bradco en su camilla, me miró asustado tal como lo estamos todos. Le dije que lo había hecho bien, que se lo agradecía. Él sonrió levemente, luego ambos atendimos a lo que nos decía el médico. -¡El scanner indica la presencia de un componente extraño en la sangre, no lo sé con exactitud, pero es una especie de proteína sintética!- -¿Qué podemos hacer?- -Su alteza, está grave, no sé si lo logre…- Me contuve al escuchar la noticia, me dio demasiada pena, pero necesito ser fuerte ahora. Moví la cabeza entendiendo, él volvió por los heridos que aun atendía. Ronas me miró, pero no dijo nada, entendió como yo, lo que esto significa. Miré a Bradco, le limpié de la sangre que salía de su nariz, él abrió los ojos y me miró, lo hizo ajustado, pero reconocí en él que sabía de mí. Le vi mover la boca, me acerqué para oírle, porque no podía entenderle. -Romine…- pronunció bajo -Aquí estoy plebeyo tonto. - -¿Dónde estoy ?- - Estas en una nave militar de mi reino… - le respondí mientras se me escapaban las lágrimas. -¿Dónde vamos?- -A Halcyon del Norte, ahí cuidaré de ti, estarás bien…- -Tú y Ronas no saben mentir, y tú tampoco lavar un plato…- -Déjate de tonterías, saldremos de esta, ¡no me puedes decir que no!- -….Romine….no me imaginé que vendrías…- -¡No sabes cuidarte solo!- -Romine….- -Solo resiste…- -Ya no más, ya fue suficiente…- me dijo tomándome la mejilla. -Bradco, solo aguanta por favor….- le pedí tomándole la mano.- ¡Comandante, sáquenos de aquí!.- le exclamé. -¡Tenemos una llamada urgente, es para la Princesa, es el Virrey Harket!- -Pásala al mi comunicador. - ordené mientras me secaba las lágrimas. Me alejé unos pasos, discutí fuertemente con Harket, le exigí que detuviera su ataque, que tendría represalias, le recordé mi inmunidad, Pero a él no le importaba nada, se negó a todo, sabe que Bradco es la clave del arma, no lo entregará, no me dejará llevarme el arma a mi reino, ni a ninguna parte. “- Tienes 5 minutos para aterrizar y entregarlo, Si el arma no es mía, no será de nadie, ¿lo entiendes? -” me dijo colgando la llamada. Me quedé aterrada, se lo que significa, el comandante lo notó me miró, se aproximó preguntándome. -¡¿Qué sucedió?!- -Nos van a derribar…- -¡Sr , están apuntando misiles!- oímos al piloto. Yo miré a mi entorno, sin saber que decir o que hacer, estamos perdidos. -¡Piloto, acciones evasivas!, marines disponibles, a la artillería de popa!- La situación está muy tensa, trato de mantener la entereza, pero no puedo evitar pensar que este puede ser el fin, los marines se desplazaron a otras partes de la nave, el médico y la asistente con los heridos, hay sangre en el piso, luchamos por mantenernos de pie. Miré a Bradco moribundo, Ronas, hacía el esfuerzo por mantenerlo consiente y le sostenía de los vaivenes, estamos solos en territorio ajeno, no tenemos más opciones: Tendremos que rendirnos. De pronto, por una de las ventanillas, vi lejana, la mole de Halcyon Foods flotando, creo que estamos cerca. -¡Comandante, está la planta de Halcyon Foods, por ahí, nos puede servir para cubrir nuestra salida!- le dije -Nos puede dar algo de tiempo pasar. - comentó.- ¡Piloto, cambie curso, pasa entre la construcción! ¡ahora!- Nos siguieron minutos eternos de terror, la nave se movía de un lado a otro, nos empezaron a disparar, algo hizo el piloto para desviar los misiles, el ruido fue ensordecedor, las explosiones nos remecían, nuestra nave disparaba, se escuchaban las detonaciones, pero logramos avanzar y como pudo, logró entrar entre las ruinas de la planta de Halcyon que flota, no sirvió de refugio supongo para los disparos, aunque pareciera que algo de metralla atravesó el casco, porqué nos sacudimos violentamente, los fierros rechinaron, habían focos de incendio dentro de la nave, sonaban las alarmas y las luces rojas reemplazaron la iluminaria, la situación se volvía insostenible, pronto vamos a caer. -¡No resistiremos otro impacto como ese!- escuchamos. -¡Piloto, manténganos a salvo!- Como pude, me acerqué a Bradco, nos queda poco, pero quiero estar junto con él. Me aproximé a su rostro, ayudé a sostenerle, pensé en todos los de aquí, pero en mi interior, pensé egoístamente solo en nosotros dos, podrán salvarlo después de todo, sin nos rendimos él tiene una posibilidad, es lo más sensato. -Bajaremos, !nos rendiremos!. – le dije al comandante. -¡Princesa!- me dijo con impotencia. -¡Los prefiero vivos a todos!- -Romine…-me dijo Bradco tomándome de la mano. -…yo sé que hacer…- -¡Bradco, por favor!- le pedí sin poder contener ya las lágrimas. – ¡No podemos seguir, nos mataran! - -Si bajas, será peor, lo sabes, ya es mucha gente que sufre, no podemos… - me dijo -Necesito tu bíper…- -¡Debe haber otra forma!- -Romine…no la hay …- me dijo, en tanto brotó un hilo de sangre de su boca, que luego le hizo toser. Yo le limpié, le acaricié su mejilla, me miró con ese amor que alguna vez sintió por mí. Me sentí triste, incluso me hizo olvidar por unos segundos el caos que estamos viviendo. Lo estoy perdiendo y no puedo ya hacer nada. Yo le miré, luego a Ronas que estaba conmovido como yo, le pregunté con la mirada, él me dijo que si, que lo hiciera. Entonces, saqué mi bíper, se lo coloqué en su mano, la envolví en la mía, le ayudé con el indicé en la interface, él estaba muy débil, me sonrió. Entre medio de las sacudidas de la nave, las intermitencias de la luz y chispazos de cable y demás, el piloto nos decía que nos darían alcance, pero nada en ese momento pareció asustarme más que perderlo. -Te amo…- le dije mirando sus ojos que se cerraban. - Rezaré por ti…- Él me sonrió y movió la cabeza débilmente correspondiéndome. Finalmente, lo que siguió fue algo difícil de describir, también de olvidar: Bradco ingreso al HV, vi la interface de REDO, la reconocí, no sé qué es lo que él hizo, que es lo que él le pidió, solo sé que de un momento a otro, pero fue algo que cambió todo para siempre. Recuerdo que lo vi dejando caer el bíper al suelo, su mano quedo colgando de la orilla de la camilla, yo lloré en ese momento, pero no me atreví a tomarle, sabía lo que estaba pasando, aun así lo que continuó fue presenciar como la mole en ruinas de la planta de Halcyon Foods que flotaba bajo nuestros pies, caía, pesada y abrupta como una piedra lanzada al vacío, vi por una de las ventanillas las inmensas torres que descendían y nos dejaban, como se estremeció todo con el vacío que dejaba, siguió el impacto de la caída, luego nosotros fuimos los siguientes, creo que también sucedió con los demás, todos dejaron de disparar, me sostuve fuerte, todos gritamos, la nave empezó a girar, empezó a caer, se perdió el control, la sustentación o lo que fuese, no recuerdo. Todo se fue a negro. --------------------------------------------------------ooo------------------------------------ Tres meses después, Reino de Halcyon Este, ciudad Kálera a kilómetros de la zona 0. -“…Llevamos más de tres meses sin usar el HV, ha sido un calvario, ya estamos acostumbrados hacer todo con eso…- - Para nosotros fue como retroceder un siglo, ¿me entiende?, no se puede hacer nada con el HV, todo es digitar, usar el comando de voz y cosas ya dejadas hace mucho de usar…!- -Mira, en realidad entiendo lo del HV, sus fallas, el tema de la planta de Halcyon y las familias afectadas, pero esto es un desastre, ¿me entiende?, ¡es volver a la edad de piedra!, ¡no podemos estar por siempre así! – -¡Esto pasa por abusar de la tecnología, aquí están las consecuencias, les vendrá bien pensar nuevamente y no hacer que esta máquina haga todo! - -“Diversas y divididas las opiniones luego de la baja del servicio de la conexión neuronal en los reinos de este continente y que ya pronto será a escala mundial, ya que los reinos adjuntos del resto del planeta han tomado la determinación de reducir el uso de la interface, a un simple verificador de identidad y aplicaciones simples, hasta esclarecer los incidentes ocurridos en Halcyon del Este. El fenómeno de “La Verdad” ha llegado a escalas sin precedentes, definitivamente, nos tendremos que acostumbrar a usar nuevamente la tecnología del “touch” dejada hace décadas, hasta que pueda Sphere Inc y sus partners asociados, demostrar su inocencia y seguridad de la plataforma…”- -¡Hijo mío, ya basta de ver tragedias! – le dije sonriendo cambiando el canal del Hipervisor. – Tú sabes que tu mamá te dice la verdad y sabe todo lo que necesita saber, así que ¡Mejor vemos a Barry y cantamos un rato! – le propuse respondiéndome con su sonrisa y alegría de cada día. Cuando tienes un crío a cargo, que manera de cambiar las cosas; los trasnoches de bailar y de reír por rondas con mamaderas, pañales y arrullos, es increíble, pero no lo cambiaría por nada en este mundo, él me ha cambiado la vida y es mi único y verdadero amor, ese que es incondicional y puro. Me levanté temprano, dormimos bastante bien esta noche, no necesite hacerle otra mamadera con leche, se durmió con una sola y se entregó al sueño prácticamente la noche entera. Mi hijo se ha despertado antes que yo, bueno como suele suceder, ya con los primeros rayos de luz está activo y quiere jugar, preparé el desayuno y mientras cantamos con Barry el dinosaurio rosado, una de sus alegres canciones, le dejo en su silla para que juegue con sus peluchitos y yo cerca de él me encargo de hacer algo de aseo en casa. Hace un par de meses que el departamento es solo para los dos, su padre, bueno Gonzze se ha marchado, la confusión de toda esta película de ficción nos ha desbordado y ha golpeado a todo el mundo de alguna manera; a nosotros nos separó, hay cosas que no cabían a explicaciones, lo entiendo, no podíamos sostenernos viviendo desconfiando del otro, aunque no hubiese tenido conciencia de lo que hacía. Fadu está aún muy pequeño, solo balbucea y dice “Mamá” y otras cosas que solo él sabe, no se ha dado cuenta de que no está, el tiempo dirá que es lo que debe cambiar o perdurar, por ahora, me concentro en él, mientras me mira y se ríe cogiendo algún peluche que se lo lleva a la boca para morder. A todos nos han dado charlas y nos han enviado a centros psicológicos, consultas personales y charlas grupales, como medidas paliativas para atajar la locura de la gente, que se ve espantada y que se les ve llorar por la calle. A mí en verdad, me ha venido solo como excusa para tener unas horas más en el día para estar con mi hijo, ya lloré todo lo que tenía que llorar, grité, reclamé y sufrí, por lo que me hice auto inmune a los procedimientos médicos impuestos por este reino, como otros para controlar el stress del trauma de vivir en la verdad. Ni siquiera enciendo la hipervision, ya que los temas recurrentes son los mismos, las charlas, lo panelistas, los psicólogos y sus sugerencias, testimonios y cuanta estupidez humana sea posible mostrar. Para mí, mi terapia de amor y risas está en mi pequeño, no necesito más, solo veo el futuro en sus ojos, el pasado en parte se quedó sepultado en los escombros de Halcyon Foods Inc, la otra parte vino por mí en mi cumpleaños y no supe más y hace un par de meses, la que quedaba se marchó saliendo por esta puerta. Sin ser soberbia, me siento libre, de temores, de amores, Fadu es todo lo que necesito para seguir, yo lo tengo frente a mí, riéndose, mirándome, diciéndome palabras de amor que solo él me entiende y arrojando sus juguetes al piso para que se los recoja y juegue con él. Ese un hermoso día, ya el sol brilla y corre una brisa grata, que invita que salgamos a dar una vuelta al parque, para que salgamos de este encierro por un rato antes de volver por un almuerzo de lujo hecho por mamá. -¿Te vienes con tu madre y vemos que hay en la calle?- le pregunté seria a Fadu. Él me miro y, me respondió con algunas “palabras” a interpretar.- ¡Me lo imaginé, quieres ver si va la vecinita tuya esa!, solo espero que no me vengas otra vez que te has fugado con ella al otro parque y me has sacado el carro sin permiso!- le dije seria. Él me respondió con sus risas y balbuceos que me vuelven loca. Caminé un par de cuadras en dirección a uno de los parques que disponemos, en particular, me gusta mucho porque está bien mantenido los jardines, está muy limpio, con grandes árboles y varias placitas de juegos donde puedes hacer que los niños corran, se muevan en patinetas, bicicletas o simplemente correr tras las burbujas de la máquina del señor que hace algodón de azúcar. Nos plantamos en el pasto, bajo un frondoso árbol que nos dio a esa hora la sombra. Llevé una manta para poner debajo, una botella de agua, algo de fruta y una bolsa con juguetes para entretenernos. ¡Fadu está muy feliz, se nos viene una jornada que arderá de júbilo!, ¡yo me quedo con el ratón miguelito! Le dije tomando el peluche que es uno de mis favoritos. Saludamos a varios papás que han venido con su hijo, algunos los conozco solo de vista al encontrarnos aquí, a otros son amigos ya no tan cercanos, que dejan solo un “hola” hecho a toda prisa y sin detenerse, haciendo claro que me evitan por estar sola y no querer escuchar reclamos de quien sabe que se imaginen sobre “la mujer ogro, sola y amargada”, al final, se limitan a evitarnos, mí ni me viene su compañía. Fue una jornada maravillosa, con Fadu todo se hace muy entretenido y lo cierto es que las horas vuelan, yo creo que les debe pasar a todos los que vienen con el crio acá, aunque, nosotros dos, ¡lo pasamos mejor que ellos! -¿No es así hijo mío?- Estábamos jugando con sus peluches y sus carros, involucrados en una buena historia de compradores que venían por los productos que vendía la dueña de la fábrica y que por supuesto, regateó al mejor precio, incluso creo que doble de lo que las compró, ¡soy muy buena esto! -…Hola…- me dijo alguien que no presté mucha atención, solo vi sus zapatos formales y me imaginé un llamado a vender o a la religión. - Hola, ¿Qué te traes? - le respondí sin distraerme del rol de super vendedor y protector de la venta justa que interpretaba con el ratón miguelito. - No quiero dejar esa misión incompleta…- - ¡Para nada, estamos haciendo negocios con Fadu!- - ¡Se ve muy importante! - - ¡Son los negocios del reino y velamos por una venta justa para la plebe!, ¿no es así hijo? - le respondí moviendo el peluche como si volara sobre nuestro escenario de juegos. - ¿Tu eres Nicom Haduf?- - Vale, soy yo…- respondí impacientándome. - …pero si vienes a ofrecerme algún seguro, terapia anti stress o más créditos para mi cuenta de banco, te digo que no quiero nada y que no me jodas el tiempo que tengo para jugar con mi hijo…!.- respondí molesta levantando la vista para enfrentarla. Cuando le vi, y puse un segundo de atención, me quedé helada al ver a quien le hablaba, paré de inmediato el reclamo y bajé la guardia al ver que metía las patas una vez más al ser tan distraída. – Lo siento, ¡yo no me di cuenta…! que estúpida! – me justifiqué al ver que esa muchacha tan hermosa y ejecutiva que estaba de pie frente a mí me miraba sonriente y como el prendedor de su solapa tenuemente iluminado de azul, me decían a gritos, que era de la realeza y para colmo princesa. - ¡No por favor, no quiero interrumpir como salvas al...! - -…Al ratón miguelito su alteza…- le respondí con algo de vergüenza, mientras me percaté tras ella, a lo lejos esperaban un par de sujetos formales y serios que parecían venir con ella y que confirmaban lo que sucedía. - Yo tenía uno igual cuando chica…- - Perdone no vi….pasan ofreciendo terapias todo el día- le dije preocupada. - No te alarmes, a mí me tienen hastiados los documentales y las sesiones de terapia…también estamos obligados, tenemos que dar el ejemplo. - me respondió relajada, viendo como Fadu le quedaba mirando tan sorprendida como yo. – ¿Te importa si me siento un rato con ustedes? - - Claro que no, ¡por supuesto! - le respondí nerviosa, haciéndole un espacio. -Tendrás que darme una mano…- me dijo. En ese momento noté que se apoyaba de un bastón, por lo que le ayudé con el equilibrio, ella se sonrió, eso me relajó ante mi eterna distracción; se sacó los tacones y se sentó sobre la manta para quedar entre ambos. -Es un recuerdo de un accidente. - me comentó pasándose la mano por la pantorrilla de su pierna, que dejaba ver una tenue pero larga cicatriz que le recorría. - Debió doler mucho...- dije en voz baja. - ¿Él es tu hijo? – me preguntó cambiando el tema. - Si, lo es, él es Fadu.- le dije mientras le sostenía sentado tomándole la manito. - ¡Es un chico muy guapo! – comentó sonriendo. - ¡Si lo es! ¡es mérito mío, los genes de la belleza van de mi lado de la familia! - nos largamos a reír. - Y su padre, ¿no lo es? - -Su padre…. Verá usted Princesa…- -Dime Romine, es más relajado así ¿quieres? - -Vale, muy bien, Romine. - dije titubeando un poco. - …Su padre nos dejó hace un par de meses…- le conté. - Lo lamento, no quise incomodarte con un tema sensible…- -No para nada, verá que, con esto de la memoria, los reinicios y todo eso, generó tal lío que no pudimos simplemente… tratamos, pero bueno hay cosas que no se pueden arreglar tan fácil…así que me quedé con este que, aunque llora a veces y me despierta por las noches para jugar, lava los platos, hace el aseo y me deja regañarlo ¡es un muy buen dueño de casa!, ¡promete el muchacho! - le dije bromeando señalando a mi hijo. Ella no dijo nada, solo la vi con la mirada fija en Fadu y una cara de tristeza que salió de la nada. -Perdóneme…- le dije llamando su atención. -… pero ¿nos conocemos? - -En realidad no…- -¡Con esto de los reinicios, yo pensé que… pero que tonta! ¿no?, si usted es de la realeza, no hay como...- ella se sonrió sutilmente. -Pregunté tu nombre a una pareja que te saludó, lo hice para no ser tan frio el acercarme a ustedes. – se explicó. - Si ya veo…- le dije viendo al parcito que antes ignorándonos como los demás, ahora nos miraban de lejos curioseando, donde disimuladamente les levanté el índice para que se jodan. - ¿Cuánto tiene Fadu?- - Ya va para los diez meses. - Respondí, ella se quedó en otra pausa.- Romine…- le llamé, ella retomó su compostura excusándose. - ¿Está usted bien? – ella me miró triste dejando escapar una lágrima que de inmediato secó. - Si por supuesto, es algo alérgico. - me dijo haciendo un esfuerzo conteniéndose inexplicablemente. No sé cuál es su pena, pero se reconocer a una mujer que no la está pasando bien; estoy diplomada y con honores, se de esos asuntos. - No se preocupe, no tiene que decirme nada si no quiere…- Ella me miró agradecida, pero queriendo contener palabras. Con algo de aprensión acerqué mi mano y tomé la suya, ella me aceptó y le estrechó si decir nada tragándose quizás que cosa, que dolor que había tras esa mirada. Pero en eso Fadu le llamaba, le hacía gracias y le estiraba sus bracitos queriéndola alcanzar, ella le respondía con ternura en la mirada, pero sin atreverse a nada. - Romine, ¿Quieres cargarle un rato? - Ella me miró sorprendida y aceptó de inmediato cambiando esa tristeza en que se había sumergido, por un rostro iluminado y sonriente. Entonces tomé a mi hijo que estaba frente a mí y se lo entregué en sus manos. Ella le abrazó con mucho amor, él se reía y le respondió el abrazo, le hizo muecas, cosquillitas y diálogos graciosos con voces entretenidas, Fadu le respondió con risas y para variar el muy fresco me hace pasar vergüenzas, le tomó su prendedor queriéndolo para él. Yo traté de que no lo hiciera, pero ella lo desestimó, lo sacó de su chaqueta y se lo regaló, fue un gran gesto, me imagino que son cosas caras, que no cualquiera pueda tener, pero a ella no le importó en absoluto, se veía muy feliz y esa felicidad la compartimos los tres. Se quedó con nosotros un poco más de un cuarto de hora, hasta que uno de sus guardias fue por ella, se despidió de ambos, besó en la mejilla a Fadu y le tomó sus manitos con cariño, estirando esos segundos lo que más podía, me dio la mano y con la mirada me agradeció, con esos gestos que solo las mujeres entendemos cuando ayudamos a otra que está en más líos que los que uno carga. Le ayude a ponerse de pie, luego se fue escoltado por ellos, con esa presencia y prestancia que solo tienen las nobles como ella, como si lo trajeran en el ADN. Todos le quedaron mirando mientras se marchó atravesando el parque, aunque tenía que caminar apoyándose de su bastón, se veía elegante, con una presencia que a nadie podría dejar indiferente, creo que si vistiera con un saco de harina, se verá igual de imponente y bien ¡que envidia!. Después le perdí de vista al sumergirse en los cercos naturales del portal de salida. Entremedio, se acercaron los curiosos y los que me hacían el quite solo por el chisme de verme con una princesa. Yo tomé en mis brazos a Fadu, le abracé y me quedé con una mezcla de sensaciones, con algo de pena cuando recordé su rostro, y una alegría de esta sorpresa que me dio al acercarse; quien sabe que guarda en su corazón. ----------------------------------------ooo---------------------------------------------------- Un mes después… Pasó casi un mes de que nos visitara esa princesa, me acordé ahora que observo el prendedor que le regaló a Fadu: es hermoso, no me canso de verlo, mi padre me ha dicho que lo guarde con recelo, posiblemente vale una fortuna porqué es una auténtica joya real, podría asegurarle el futuro a mi hijo si lo vendiera, pero no quiero hacerlo, es algo que tiene un valor distinto a lo que me puedan dar y ahora que lo veo, pienso ¿qué será de ella?, ¿qué le habrá llevado a vernos?. Bueno, al menos, ya nos saluda media ciudad, cuando nos ven, ya somos como de la realeza y pertenecemos a la farándula. - ¿Qué me dices mi príncipe? - le dije a Fadu que me mira desde su alfombra de juegos desde la estancia. - ¿No crees que tu madre también es de alcurnia? ¿Podría se princesa también? ¡Sé que me veo tan elegante como la princesa Romine! - Mi hijo se rio inocentemente. -¡Muchas gracias hijo!, ya lo sé , entendí tu mensaje ¡a quien quiero engañar!- le respondí.- ¡Tu madre es una plebeya más de este reino….! Me decidí a preparar el almuerzo para ambos, dejar a su “alteza” con sus comidas hechas, para que mi madre, se ocupe solo de darle de cenar y hacerle dormir mientras su mamá, se ocupa de traer dinero a casa. Y de hecho estaba en esa idea, cuando ha sonado el timbre de la puerta del departamento. -¡Por el Creador!, ¡son casi la una de la tarde, estoy apurada y quien viene a esta hora!- Me aproximé a la puerta, y por el visor de la pantalla, vi un sujeto formal que esperaba afuera. -¿Qué desea?- le dije desde adentro. -Mensajería personal… - -¿De quién? – - Es para Nicom Jaduf, ¿es usted?, ¡señora tengo que entregárselo en persona! – Abrí la puerta con algo de desconfianza, lo hice con la cadena puesta y me asomé. Cuando vi al sujeto que lo traía, quité el seguro enseguida. - identifíquese por favor- me pidió pasándome un contacto portátil del HV.- No se preocupe, es solo lector de huella, no es un HV, ya sabe, se han prohibido…- Coloqué el dedo, el revisó la pantalla y me miró. Luego guardo aquello y de un bolsón que abrió colocando su índice, extrajo un sobre de papel y una pequeña caja envuelta en papel crema. Recibí ambas cosas y cerré la puerta tras de mí. Caminé por el pasillo de acceso mientras miraba el sobre hasta quedarme cerca de Fadu. Lo observé por ambos lados, revisé el sello y es un estampado real, pero del reino del Norte. Pensé de inmediato en Romine, me sorprendió, pero al mismo tiempo sentí una extraña emoción de saber de ella, aunque fuese prácticamente una desconocida. Dejé lo que haría de lado, me senté y abrí el sobre; jamás había recibido una carta que fuese hecha en papel, menos aún escrita a mano con esa letra hermosa y perfecta como lo vi al abrir el par de hojas que contenía. La carta efectivamente era de Romine. “…. Querida Nicom, No ha sido fácil comenzar esta carta teniendo en cuenta que no se bien por qué parte de la historia empezar. Lo primero es sincerarme contigo; no fue una casualidad el encontrarme aquel día con ustedes, quería conocerte, necesitaba hablarte y no sabía de qué manera hacerlo, quería, preguntarte muchas cosas y contarte de otras más, pero al final no fui capaz de articular nada, no tuve fortaleza en ese momento para hacerlo. Para mí, resultó muy difícil esta situación sumada a otras cosas que me he tenido que hacer cargo al recordar y reconectar mi vida luego de los reinicios, la verdad es que aún no puedo asimilarlo completamente, me ha significado mucho esfuerzo, mucha pena tener que vivirlo. Como sabes, ya todos podemos ver la verdad, también recordamos todo, es por eso por lo que te busqué. No nos habíamos visto antes, aunque yo sabía de ti, ya que Bradco fue mi mejor amigo a quien también amaba con todo mi corazón. Él alguna vez me habló de ti, sé que fueron amantes y fuiste importante en su vida, por ello quiero que sepas su verdad, ante que otras historias lleguen con mentiras, especulaciones e inventos. Tristemente debo reconocer que somos responsables de lo que sucede, del fenómeno de la “Verdad” del HV, con la participación de otra gente que no vale nombrar. Tratamos de detenerlo, de darle un fin, pero ya estaba tan incontrolable, que terminó con nosotros primero…” Mi bíper empezó a sonar insistentemente, nerviosamente deje a un lado la lectura de la carta para atender. - ¡Hija!, ¡¿estás viendo la Hipervisión?! – - ¡Ahora no mamá, estoy complicada…! - le dije nerviosa. - ¡Está esa mujer que te fue a ver, esa princesa…! - me quedé perpleja, enseguida activé la pantalla que estaba frente a mí y conecté a un canal de la red local. Di con una transmisión en directo; ella estaba ahí, la princesa del Norte, hablando tras un podio, entonces subí más el volumen para oír que se trata. – ¡Nicom, hija, está hablando de los reinicios, ella lo sabía! – -Mamá, hablamos luego…- le dije cortando la llamada. Para oír lo que decía. “….Tengo en contradicción el haber velado siempre por los intereses y el bien estar de mi reino, pero también el haber sido egoísta y mirar por los propios al aceptar incluirme como facilitador en el desarrollo de esta arma…” -¡Por el Creador! , ¿Qué está pasando?- me pregunté angustiada. Decidí tomar a Fadu en brazos que me miraba confundido. “…yo sabía del proyecto secreto REDO, estaba involucrada desde los comienzos y fui en mayor o menor grado responsable de lo que paso en éste y en los otros incidentes. Mi participación fue absolutamente voluntaria y conscientemente, como socio estratégico del Virrey Harket del Reino del Este, con el especialista de Sphere inc Patrick Oslo, con el jefe de proyecto Paal Savoy de la misma firma y otros miembros del equipo que han fallecido…” -¡El Virrey está involucrado!- Miré la hipervisión y le mostraban hablando, se veía nerviosa y trataba de mantener la entereza. “…Mi alcance y conocimiento político fue usado para intervenir y apuntar a los personajes claves de la jerarquía y de los mandos necesarios para conseguir un fin comercial y político. He decidido escribir esta declaración dando la cara a esta crisis, pensando en mi reino en primer lugar y pensando en mí. lo hago en plena conciencia y con mis capacidades mentales claras, en completa voluntad, teniendo en cuenta la gravedad de los hechos y las consecuencias que mis actos han dejado y la sumisión de estos con los descargos que implique…” ¡Me sentí muy nerviosa al verla, no puedo creer que ella este en esto! - “…De lo anterior, abdicaré mi trono heredado y me entregare a la autoridad local correspondiente, para ser dispuesto a los tribunales internacionales que correspondan…” -¡Romine…!- Le nombré como sintiendo pena por lo que veía. “…No espero el no ser criticada y apuntada con el dedo, por mi Rey y padre, por los nobles, por mi familia y amigos, por mi pueblo a quienes traicioné y defraude, solo espero que libere sus mentes de culpas y sentimientos confusos y vean una razón de los que sucedió y les ayude en algo vivir en este reino, en el reino de la verdad. Viva por siempre El Reino de Halcyon Norte…” Después vi que terminaba su discurso y dejaba el estrado, rodeado de su guardia y acosado por la prensa que le insistía en preguntas. La transmisión continuó con los mensajes y la reiteración de su renuncia, de que nombró a los otros involucrados. Es una confusión absoluta, como repetir el episodio de la caída de la planta. - ¿Qué has hecho? - Lo siguiente fue sentarme en el piso junto a Fadu, retomé su carta, leí lo que faltaba, entre medio las noticias del escándalo estallaron, mi bíper sonaba y no lo atendí, por qué no pude contener las lágrimas, no puede evitar volver a vivir tantas cosas al leer lo que ella me escribió. “…. Él hizo todo lo posible por mantener fuera de esto a la gente que amaba: en mi caso, logró sacarme de los reinicios, pero a cambio, me convertí en una completa desconocida ante sus ojos (…)Recibí una llamada de un amigo cercano, él estaba grave, fue intoxicado por una sustancia desconocida por la misma gente que siempre le persiguió, hicimos lo humanamente posible por salvarlo, llevarlo pronto a un hospital y estuvimos muy cerca de lograrlo cuando sucedió la caída de la planta de Halcyon Foods a tierra (…)nuestra nave también cayó, fue todo muy rápido, tuvimos suerte la mayoría, pero por desgracia Bradco no lo logró. Estoy segura de que no sufrió, sucedió prácticamente al unísono cuando todo se apagó, cuando la planta lo hizo también, ahí fue que comprendí cuando me dijo como secreto, que él era REDO, tal vez tenía razón…”. No pude continuar, rompí en llanto, me consumió la pena, solo me abracé a mi hijo y lloré con dolor que no podía sostener al seguir enfrentando verdades que reaparecen como fantasmas que se tragaron parte importante de mi vida. -----------------------------------------------------------------------------------------ooo--------------------------------------------------------------------------------- Seis meses después… Los meses siguientes se volvió una monotonía en los medios, donde lo único que escuchabas serían los continuos alegatos y procesos tribunales que ensombrecieron a la creciente Halcyon Este y Norte en una avalancha de críticas y prejuicios por el resto de los reinos y sus comarcas, siendo el referente inevitable de la corrupción y la deshonra, donde los miembros de su nobleza perdieron la alcurnia y la decencia al ser partícipes de toda esta agonía. Al virrey se le ve rara vez en la planta o en otras, se le ve más en las noticias y en los programas políticos. Por mi parte, la vida continuó igual, con las cosas más claras y con un duelo que cargo de saberlo, pero que va, la prefiero. Fadu crece cada día y me regala su amor que me hace sentido la vida y seguir adelante a pesar de tanto embrollo. Mi situación personal no ha variado en realidad y a pesar de que he intentado reactivar mi actividad social, se me ha vuelto algo difícil el crear el interés en algo o en alguien, solo deseo preocuparme del soberano que tengo en casa y que da mucho por hacer. Mi madre viene a diario, me sigue ayudando con el cuidado de Fadu mientras voy a trabajar, me dice que intente salir más y que me haga de otro novio, uno que me quiera de verdad y que, de paso, si tiene buen pasar, sería mejor. Yo solo me río y que de “pasteles” tengo suficiente, que mejor me dedique al empleo, que, con esto de la situación política, se ha vuelto más precario y que ha dejado desempleado a más gente, al verse mermada la venta y exportación a los otros reinos. De la princesa del Norte, de Romine, solo me enteré por las noticias como del resto de los nobles. A veces vuelvo a leer su carta, tratando de entender y atar recuerdos de esa vida, con el plebeyo ese que me hacía reír, pero termino por lo general llorando, por todo lo que supe, por todo lo que debí hacer, por todo lo que no dijimos. Mi madre me ha dicho que su juicio ha sido duro en particular; las leyes del reino del norte le han puesto en una posición que le acusa de traición. Yo la veo en la hipervisión y se nota que no le va bien, se ve cansada y lleva un peso espantoso en su espalda con las acusaciones, tengo algo de molestia con ella y más de una vez la he mandado a la mierda deseándole lo peor, pero entonces me sale eso del apoyo al género y lo dulce y amable que fue con nosotros, no puedo pensar que sea mala gente, incluso ahora que le agreden y le insultan cuando le sacan de los tribunales, siento que no es justo tratarla de esa manera. En fin, nada puedo hacer, más que preocuparme por Fadu y nuestro futuro. Hace unos días, un fin de semana que me quedé en casa, de noche y cuando Fadu dormía profundamente, me armé del valor necesario y decidí mirar la cajita que envió Romine. Me di la oportunidad y leí un par de veces el párrafo en su carta donde lo menciona y mentalizarme lo que encontraría dentro, los recuerdos que van dentro. Es una interface HV autónoma, no tiene pantalla y por lo que pude averiguar, es un repositorio portable donde está lo que dejó Bradco para mí. En esa oportunidad y haciéndome más valiente con un par de tragos que me bebí, lo activé e hice contacto con el dedo sobre el aparato, para que, de manera mental, pudiera ver lo que había. Al navegar en el interior, hallé muchas cosas que no entiendo y que creo que son de su trabajo, hay otras cosas técnicas y documentos que no se interpretar. Encontré sus fotos, tiene muchas y desde niño incluso, que miré con cariño y que me hicieron reír al ver cuánto se parece su hijo. Encontré varias otras donde esta con mucha gente, reuniones y gente importante, otras muchachas y amigos con quien ríen y comparten momentos. Entre muchas carpetas, vi un par que salía con Romine, muy compuesto en algunas y en otras pocas, se les veía más comprometidos, como mujer puedo reconocer la mirada de otra cuando está enamorada y ella lo estaba de Bradco. Luego vinieron las nuestras y esas me costó más trabajo, porque es inevitable estremecerse al verse en esa vida que aun cuesta hacerla tuya, pero que sucedió. Él me quería mucho, me gusta cómo me miraba, como me contemplaba, lo recuerdo en parte. Tenemos muchas, de igual manera vídeos y en la mayoría reímos a no dar más, cantábamos y jugábamos como un par de tontos. No puedo evitar sentir amor y pena al mismo tiempo, porque a pesar de vernos así de feliz, nunca resultó por completo. Con el tiempo, me animé a ir donde me dijo Romine que estaba él, me llevé a Fadu conmigo y visitamos el parque donde está; es un lugar hermoso, lleno de árboles y flores. Esa vez nos tocó buen clima y nos sentamos en el pasto, donde está su placa con su nombre. Fue extraño estar allí, recorrer con mis dedos su nombre estampado en la piedra, me dio algo de nostalgia y pena, -¡No me vengas que estoy pasada de peso, porqué si tienes alguna queja es el momento de hacer el reclamo sino te aguantas! – le dije bromeando al sentarme sobre el pasto. -Debimos haber conversado… comiendo un pedazo de torta y un moggio extra ¿no crees?, porqué criar a este crio tuyo no ha sido fácil, da mucho que hacer, por lo que espero que crezca pronto, ¡estudie trabaje y se mantenga solo!, espero eso sí, que herede mis genes de la cordura, porque los tuyos dejan mucho que desear. Lo de guapo no lo discutiré contigo, ¡se nota que te llevo la ventaja!, así que espero que sea un chico listo como tú, gentil, dulce y paciente, pero, mejor no tan dulce, ¡que no se encapriche con alguna loca como su padre y termine elevando el reino entero solo para estar con ella! Me dio mucha risa hablarle imaginando que está aquí, pero la verdad es que es difícil aceptar que no está. …Te estoy extrañando plebeyo de Halcyon…- Me dio por llorar un poco, por lo que preferí irme ya sin antes dejarle una flor donde está su nombre. Con el tiempo, me reconcilié de a poco con mi pasado, con él también, ya recuerdo muchas cosas que pasamos, aunque todavía no puedo alinear bien en cual, de todas las veces, pero no importa, es suficiente con ver nuestras fotos y ver ese corte de cabello que ocupaba antes o ese corte más intelectual para poder saber cuándo paso cada cosa. Ojalá pudiera contarte más cosas, de cómo van y como ha crecido Fadu; ya tiene más palabras y también ha empezado a reclamar, por lo que es obvio que está creciendo. Lo miro y se parece mucho a él. Lo bueno fue que pude encontrar un par de fotografías de sus padres, gente ya de edad pero que, con ayuda de unos amigos y las redes sociales, finalmente les pude encontrar. Bradco me dijo que ya no estaban, pero creo que lo hizo porque no lo recordaba y les protegió como lo hizo conmigo. Les contacté y les pedí conocerlos y fue una tarde de primavera que viajé con Fadu a verlos, a unas horas de viaje, en una casa ubicada al sur de nuestro reino, en una villa rodeada de bosques y naturaleza. Nos recibieron muy bien, con cariño y paciencia conocieron a Fadu que congenió, me mostraron fotos, me enseñaron de su vida, su cuarto que nos alojó esa noche. Me devolví con mejor ánimo, ellos estaban mejor al saber que les dejó un nieto y que al menos el hecho de ver otra vida relega el dolor de la perdida en ellos. Ronas también me ha venido a ver un par de veces, ya nos llevamos mucho mejor y ha sido un buen amigo que me ha dado un aventón cuando he estado triste y confundida con los eslabones que en ocasiones no podía ligar con mi vida y mis recuerdos. La siguiente semana, las noticias estallaron desde la primera hora, cuando finalmente y por una nimiedad, el Virrey Harket fue destituido y condenado a presidio perpetuo, al ser declarado culpable de traición y homicidio en su grado máximo, también cayó el tal Olsmo como cómplice y con una condena similar, de no se cuantos años, aunque al tipo ese, al doctor, no figura en ninguna parte. – ¡De esta no se salva por desgraciado y poco hombre! – le comenté a Fadu, que me miraba con atención y sonriente. -Una vez el despistado de tu padre, envió mi foto en un informe para él, casi perdimos el empleo y para que decirte de la vergüenza que hubiese sido, sin embargo, algo mágico paso y salió la foto del Gran Redo, ¡fue genial! Y a todo esto, en las cosas que me dejo está el juego disponible, ¡es genial!, porque como muchas cosas que volaron del mapa luego del escándalo, tu madre llevaba mucho puntaje al lograr evadir las preguntas y adivinanzas de este tío, ¡así que cuando seas un poquito más grande podrás jugar conmigo! – De pronto sonó el teléfono -¡Hija, ¿estás viendo las noticias?!, es terrible…- -Mamá me estás asustando, ¿Qué pasa? - -Ve el canal de noticias internacionales, puede que ya en todos…- En eso tomé el control de la Hipervisión y me desplacé por varios canales contiguos. Entonces encontré lo que se refería. “- ¡La noticia está confirmada! Los tribunales del reino del Halcyon Norte, han declarado civilmente culpable del cargo de cohecho, abuso de instrumento público, encubrimiento y homicidio en tercer grado a la ex princesa del mismo reino. Sin embargo, su causa tiene otra arista, consistente en la decisión de la pena capital, que hacen imprescindible la votación de la totalidad de los jueces y los nobles, que representan el cincuenta por ciento de la decisión y de la participación obligatoria ciudadana restante la cual elegirá si en este caso, ¡si procede la acusación de alta traición y la aplicación de la pena máxima! (…)–“ -¡¿Qué?! …no puedo creerlo, ¿Cómo se llegó a tanto? – -¡Es espantoso, sé que ha hecho mal, pero la pena de muerte es demasiado! – -No puede ser…- -Se hará una votación voluntaria en los otros reinos, es solo representativa en ese momento, pero es para respaldarla, para que vean lo equivocados que están ¡pobre muchacha! – -¡Por el Creador!, mamá hablamos luego…- “ –(…)hace más de veinte años que no se realiza una determinación de la pena capital en Halcyon Norte, siendo este último caso, el recordado caso (…). Finalmente, el proyecto del arma inserta en el código del HV, llamada con el código REDO, se ha descartado como evidencia al perderse la totalidad del mismo en el backout del sistema hace unos meses, sin embargo, las evidencias de los hechos, las catástrofes en las plantas de producción, que incluso alcanzo a ser probada en una de las plantas AVA del reino en cuestión, en conjunto con las mismas declaraciones hechas por la ex soberana, han sido absolutas e irrefutables en un fallo contundente y que en este momento es portada mundial de un juicio que se ha extendido por casi seis meses….-“ Pensé en ella, lo hice mirando la pantalla donde le veía en el estrado, agotada con todo y a pesar de eso, se mantenía con la frente en alto, firme, como si ni siquiera esto la pudiese doblegar. -no te rindas, no te rindas Romine…- “- El reino de Halcyon del Norte, es uno de los pocos gobiernos que no ha erradicado la pena máxima, convirtiéndose en el caso de la ejecución de la exmandataria, el caso número ciento catorce desde la vigencia de esta ley (…) Sin embargo y sin precedente, se aplicará en esta decisión, la reforma hecha luego de la última ejecución, donde la participación ciudadana influirá en la toma de acción sobre esta causa que ha conmocionado no solo a este reino, sino al nuestro y al de otras latitudes (…)-“ Las noticias, se repletaron con la cobertura de la pena capital, las redes sociales estallaron de mensajes de repudio por la medida, como otros que la respaldaron. “- …La votación de los Nobles y jueces comenzará en los siguientes minutos, ya cada uno de ellos se aprontará, tal como la convocatoria del mismo reino, a participar obligatoriamente de este proceso…- - ¿Cómo va a morir?, no es justo, ella no es la culpable de todo, es como si ella fuera REDO… un momento, ¿Por qué me suena tan familiar eso? …Redo, Redo, vi algo así antes…en las cosas de Bradco…no, no fue ahí, ahora lo recuerdo… - “- La votación del reino, convocada para hoy y que se llevará a cabo en los próximos minutos en un hecho pragmático y fundamental, generará un hoy y un después en la vida de cada habitante noble o plebeyo (…) Recuerde que usted también puede votar en nuestra encuesta y opinar; ¿encuentra justa o no en este caso, la decisión de la condena a muerte de la ex mandataria? –“ Dejé a Fadu sobre la alfombra de la estancia con sus juguetes cerca, luego fui a mi cuarto donde del closet saqué la carta de Romine y volví. Tomé el cubo que me hizo llegar y me senté en el piso a leerle algo que recordé. “ (…) sucedió prácticamente al unísono cuando todo se apagó, cuando la planta lo hizo también, ahí fue que comprendí cuando me dijo como secreto, que él era REDO…” -¡Por el Creador!- exclamé al entenderlo. “(…) Te dejó en esa caja, el legado de Bradco: están sus recuerdos, está su trabajo (…) Todo lo contenido allí, solo tu podrás accederle, solo tú puedes usarlo, me aseguré muy bien de eso…” Ahora es tu turno, elige con el corazón que hacer, sé que lo harás bien…” Me quedé sentada, con ambas cosas en las manos, con el corazón agitado y con la transpiración helada, recordando pequeños detalles que alguna vez me habló Bradco cuando se comunicaba con Redo. -…Romine…- le llamé mirando las imágenes que salía de la Hipervisión. -Espero que esto sirva de algo…- Coloqué el índice en el contacto HV del pequeño cubo, navegué dentro y me identifiqué. -Soy Nicom, necesito ayuda… - dije en mi mente. De inmediato la animación del Gran Redo se hizo presente con una reverencia que le dejo ver solo sus ojos ocultos entre la sombra y su capa. - Ya nadie viene a jugar, pero creo que le podré ayudar si eres más específico…- -“ …Los jueces y nobles, se aprontan a realizar la votación en los siguientes minutos, está es de carácter obligatorio y deberá realizarse de forma individual desde cualquier dispositivo que cuente con una interface HV, los resultados, se harán pronto conocidos para dictar la sentencia definitiva sobre este caso…- -No sé qué decir…- -Te podré ayudar si eres más específico…- -Soy Nicom, la Princesa de los Moggios…- -No conozco ese reino, te podré ayudar si eres más específico…- “-¡Tu opinión es importante! Participa con nosotros, ¡tú también puedes votar en nuestra encuesta! ¿encuentra justa o no en este caso, la decisión de la condena a muerte de la ex mandataria? –“ -Por el Creador, ¡no sé qué debo hacer! - -Debes ser más específico para poder ayudarte…- -¡Estúpida maquina!- -Insultarme no te hará entenderte, Debes ser más específico…- -¡Ayuda a Romine, la van a sentenciar! – -Debes ser más especifico…- -¡Soy Nicom, Soy REDO!- Luego de esa frase, una imagen nueva que no había visto jamás se ha abierto. La extraña interface estaba disponible, un último pictograma que salió con recuadro que encerraba una flecha curva que se encontraba con la cola y daban un giro como persiguiéndose para detenerse luego. Nicom, “-Si quieres mi opinión, diría que no está resuelto. -“ “- ¿Deseas reiniciar? -“ “- Tal como vemos en las imágenes de nuestros enviados y asociados a esta transmisión, los nobles, jueces y la gente en sus casas, trabajo o en la calle incluso, comenzó la votación para resolución final si se aplica o no la pena máxima para la ex soberana Romine Zafire, la cual está imputada. (…)- -…Princesa del Norte, aun tienes mucho que contarme… -Sí... - “-Ya en pantalla podemos ver los primeros indicios, con una tendencia que hace evidente el sentir del Reino del Norte con una…-“ Lo que vino después, fue un raro silencio ya que la señal del Hipervisor se interrumpió con un par de intermitencias. Los diálogos de los medios cesaron, las redes sociales se desconectaron y me pedía volver a iniciar sesión con el HV, me acerqué a la pantalla. Volvió el vídeo de la transmisión, algo raro pasaba, la gente simplemente se miraba, pero se interrumpió. Siguió otra imagen de un par de segundos: pude ver que una de las cámaras enfocaba a Romine, ella permanecía quieta, distinta al resto que se miraban como perdidos y desorientados, la señal se fue de nuevo, al volver, se veía la gente en las calles de igual manera, se volvió a caer, luego llegó y vi a Romine de pie en el estrado, la señal se perdió y a esas alturas tuve un muy mal presentimiento que se confirmó cuando llegó el vídeo y la vi de nuevo mirando de frente a la cámara, se sonrió, pero su sonrisa me dio miedo, era fría, era distinta, la señal se fue. Yo me quedé de pie confundida y con una aprensión en el pecho. En el intertanto llamé a mi madre para preguntarle si ha visto lo que pasó en el juicio. -¿Mamá estás viendo el juicio? – -Nico, ¿de qué hablas?, ¿Qué juicio? – - ¡Vamos no me vengas con eso!, ¡el de Romine, tu misma me has llamado! - - Ay mi niña, ¿Qué es lo que te sucede?, - ¡Mamá! En la hipervisión!- - ¡Es solo otra reunión legislativa de no sé qué reforma!… ¡Ni siquiera es de este reino! - No entendí que pasaba y el vídeo había vuelto, con la gente en la sala de gobierno, discutían de otro asunto sin relación. Al cambiar de canal, todos mencionaban otras cosas, había matinales, entretención, como todos los días. -¡Hija! ¿estás bien? ¿Nico? - Cuando miré con más detalles, me percaté que Romine ni siquiera estaba en ese lugar y lo peor de todo, Fadu, ¿Dónde está? Le busqué por todas partes, fui a la cocina, al baño y a mi cuarto, le llamé, me desesperé, cuando le oí llorar, estaba en la otra habitación, estaba en el suelo con algunos juguetes que parecía haber sacado de su caja. -¡Hijo mío, está todo bien, mamá está aquí, ¡no te arranques, ¡mamá está muy nerviosa! - le dije tomándole en brazos para volver a la estancia donde le dejé en la alfombra tranquilizándolo. En eso, algo me llamó la atención: la luz que proyectaba la ventana al interior estaba casi llegando a los pies del hipervisor. ¿Cómo puede ser si estamos a mitad del día? -Algo está mal, algo no está bien- me dije mirando mi alrededor. Observé el entorno, algo cambió, pero no puedo saber que es y Fadu, ¿porque estaba allá?, si estoy segura de que estaba a mi lado. ¿En qué momento lo hizo? Miré mi Biper para ver la hora: ¡son casi las dos de la tarde…no puedo creerlo!, pasó más de una hora, es imposible. Por eso Fadu estaba allá… !!Me quedé bloqueada como el resto y ni siquiera me percaté!! -¡¿Cómo fui tan ciega!? ¿Cómo no me di cuenta? … ¡Perra! ¡Caí en su juego como una estúpida!, ¡todo era una trampa!, ¿Qué fue lo que hice? - Mi bíper anunció una llamada y no atendí: Es Romine. En ese momento lo entendí, se me apretó el corazón, me bajó el pánico, y sin pensarlo cogí un bolso que tenía a mano, fui a mi cuarto y tomé algo de ropa de Fadu y mía, lo hice a prisa, no me importó dejar todo regado buscándolo, , tomé la carta y el cubo de Bradco y los metí dentro, mi Biper sonaba con insistencia, pero no atendí, debo tomar a Fadu y salir ya, pero a pesar de mi prisa, el forcejeó de la puerta me hizo saber que ya estaba aquí. No tuve tiempo de reacción, rompieron mi puerta, uno de esos androides destrozó la manilla y abrió, le siguió Romine, entro con propiedad se me acercó y me golpeó el estómago con la rodilla, dejándome sin aliento en el piso. - Por favor Romine, esta Fadu…- - Claro que lo sé. – respondió mirándolo que permanecía llorando en el piso más allá. - ¿Quién crees que soy? ¿Un monstruo acaso?– - Ya hice lo que querías… - …No entiendo por qué Bradco te dejó a ti el poder de activar REDO.- - Romine…por favor. - - No te imaginas como lo amé…- - …Déjanos en paz, ya eres libre.- - Lo siento Nicom, en verdad me caes bien, pero no vengo por ti. – dijo mirando a Fadu. Yo me volví loca, mi instinto de madre apareció furioso al oír esa aberración. -¡Nadie se llevará a mi hijo! - Pero no fue suficiente la furia: antes que me levantara para abalanzarme sobre ella, escuché un disparo que perforó algo en mí. Sentí el ardor y la sangre salir. Le miré a los ojos, vi el arma humeante que sostenía, mientras yo me desvanecía; caí al piso tumbada en la agonía. -No solo tú eres REDO, Fadu también podrá… …No te aflijas, te prometo que estará muy bien conmigo…- No podía moverme, más que sangre, no tenía palabras que pudieran salir de mi boca; a pesar de que intenté gritar con todas mis fuerzas llamándolo. Pasó delante de mi cuerpo, caminó donde Fadu, lo tomó entre sus brazos consolándolo, tomó el cubo de Bradco, el prendedor que se lo pasó a mi hijo, me miró desde allí triunfante, después se marchó de salida. Y no pude evitarlo... …se fue, Se llevó todo lo que tenía de amor... Y…se llevó a Fadu... Solo siento el sabor de la sangre, me ahoga... Y se lo lleva, como se llevó también mi vida... Fin Dedicada a usted, a sus años llenos de ímpetu, A su sonrisa única, A su dulzura y ese amor que sembró.
  7. BirdLife El trabajo de SEO/BirdLife se basa en tres pilares: investigación, conservación y divulgación. Para poder conservar la naturaleza es necesario conocer, es decir, investigar, y además es necesario contar con el apoyo de la población, por eso es imprescindible divulgar, concienciar y educar. Transmisor genérico previo a la generación de implante. Su filosofía es netamente conservacionista e implica que la mayoría de sus proyectos tengan una clara base científica orientada a la conservación, a diferencia de otras organizaciones ecologistas que centran sus esfuerzos en denuncias y campañas a escala mundial. Determinar las poblaciones de aves y sus fluctuaciones es muy importante para poder conservarlas, por ello SEO/BirdLife es conocida por su labor en lo relacionado con el seguimiento y los censos de aves. La mayoría de estas tareas las realizan miles de voluntarios que participan en los programas de SEO/BirdLife contando aves. Algunos de estos programas son SACRE (Seguimiento de Aves Comunes Reproductoras), Noctua (para aves nocturnas), Atlas de Aves Invernantes en Erva, Red Fenológica, SACRE de invierno. El anillamiento de aves (anillamiento científico), que consiste en el marcaje de aves con una anilla individualizada para su estudio, es otra de las actividades de la organización. El Centro de Migración de Aves (CMA) está englobado dentro de SEO/BirdLife y entre sus funciones destaca la gestión de todo lo relacionado con esta actividad. Refugio de aves de la zona sur de Erva, provisto con celdas de recolección de datos. Lógicamente la conservación de las aves y sus hábitats es una tarea clave dentro de la labor de SEO/BirdLife. En este sentido la organización realiza campañas específicas para especies o espacios, colabora en procedimientos de impacto ambiental, programas y proyectos. En ocasiones para la conservación de las aves y sus hábitats SEO/BirdLife ha denunciado actuaciones contrarias a la legalidad ante tribunales de los reinos o incluso ante la Unión De Reinados de Erva UEK y los reinos de Mitanni, Boreal, Magreb y Nazca, especialmente en asuntos como el uso ilegal de venenos, la caza furtiva o la construcción de infraestructuras prejudiciales para la biodiversidad. Santuario de aves de Nazca ubicado en el reino de Halcyon Este, provisto con estructura de polímero para recolección de datos. BirdLife Global Link Un paso fundamental, fue la incorporación del seguimiento de la población de aves usando la plataforma desarrollada por esta CEO en colaboración con Sphere Inc, la cual aporto a la organización el primer sistema global de localización y seguimiento, utilizando una tecnología similar, pero más simplificada del implante de la interfaces neuronal que reemplazo rápidamente los transmisores convencionalmente instalados, la que ha entregado desde más de una década, valiosísima información que ha permitido a la organización poder dirigir de mejor manera, los recursos técnicos y humanos para el cuidado y preservación de distintas especies. Receptor de datos genérico de Neuralink BirdLife Sin embargo, a pesar de la propagación de la solución y el éxito obtenido, las críticas respecto a los alcances de los neuro-trasmisores implantados, no fue libre de reparos, ya que distintos estudios alternativos, señalan que los implantes, son capaces de almacenar y transmitir información distinta a la propia y de interés y que en el caso de ser mal manipulado puede ser usado incluso como algún tipo de portador de software o rutina malintencionada. Refugio de aves y portal recolector de datos, de la zona extra urbana de Boreal. La polémica fue debatida intensamente en varios tribunales internacionales debido al riesgo que podría implicar sobre todo en las especies migratorias y defendida tanto por la ONG como por Sphere Inc, acusadas por organizaciones pro animalistas, que apuntaron sus críticas a que la multinacional haría uso indebido con fines políticos y militares aprovechándose de la neutralidad que cuentan las aves para cruzar los territorios y continentes. Finalmente y luego de un litigio que duro casi dos años, Sphere Inc. demostró la confiabilidad de la plataforma, derribando las objeciones técnicas ya que el polímero de implante está diseñado solo para almacenar información muy reducida y no es capaz de contener más que datos de geo localización, identificación y una carga Refugio de aves de la zona Mitanni. mínima de data adicional sobre condiciones climáticas y datos internos, agregando que la memoria reservada, es utilizada para rutinas de mantenimiento que se gatillan solo cuando alguna de estas aves, se posa sobre las interfaces o pasa a través de un arco HV especialmente diseñadas y concebidas para este servicio y distribuidas masivamente sobre la red global de este sistema, siendo de esta forma, imposibles de manipular ya que cuentan con el respaldo y la solidez de la plataforma Neuralink más conocida como HV, la cual opera sin inconvenientes hasta la fecha. BirdLife y Shpere Inc, anunciaron que próximamente expandirán su red a zonas urbanas con estructuras de polímeros HV que ubicarán en edificios y estructuras más altas de las plantas y fabricas en las cuales se han diseñado para recibir determinadas especies de aves que van de paso o que anidan, objeto de hacerles más amigables al entorno, protegerlas y poder recolectar los datos de su movimiento migratorio. Fuente: HvPedia, BirdLife International,
  8. VXII . "El Reino de la Verdad" (parte 1) Oficina del Virrey Harket, hace seis años. Fue suficiente con un chasquido de los dedos, para que todos los de ahí presentes en esa sala, exceptuándonos, saliera de inmediato sin hacer ruido alguno, quedando una muchacha sentada en otro escritorio, leyendo algún libro de la extensa biblioteca que contaba este inmenso despacho. -…Lo importante es contar con la discreción que amerita esto. – - Por supuesto, es algo que es muy evidente. – - Lo debe ser, ya que está demasiado en juego, ¿se entiende? - - Por supuesto su majestad…- - Necesito estar absolutamente claro, de que recordaré cuando suceda un reinicio. – -Está asegurado su majestad. - le expliqué. – Esta puesto en una lista muy acotada de gente que tiene la exclusión en todo nivel, por tanto, usted y un grupo reducido, serán los únicos que podrán tener absoluta consciencia luego de que se gatille. - - ¿Qué hay de la gente de Sphere Inc? – - Este proyecto es absolutamente confidencial, investigación que se ha mantenido al margen de las autoridades de este. Se ha presentado como proyecto de innovación, que permite capturar los sueños y registrarles, en paralelo un grupo selecto y cerrado, que nos incluye, trabajó en esto. - - Que oportuno. - - Así sucederá. – le dijo Paal. -Luego debemos coordinar las piezas finales e inducir a abdicar para que pueda tomar el rol en un plazo breve, no quiero que se cuestione, debe ser gradual y muy natural de su parte. – - Lo comprendo, será un deseo que no podrá negarse. - aportó Patrick. - Esto es algo muy grande. – -Como será nuestro reino en muy poco tiempo. - le dije haciendo sonreír al Virrey con tal ambición. - ¿Quién estará alineado luego del reinicio? - - El especialista ingeniería cuántica Patrick, Bradco diseñador de la IA del proyecto, un asistente en cubierto, que se encarga de los asuntos “extraoficiales” y yo a cargo de esto. – -Quiero que agregues a alguien más, que es de mi completa confianza. – - Pero su majestad, no creo prudente incluir más personas en esto… - le dijo Patrick. - ¡Puedo hacerlo y lo haré! – exclamó para luego retomar su postura serena. -Bella mía…- le dijo con cariño llamando la atención de la muchacha que se volteó a mirar, dejo lo que hacía y que caminó a nosotros. Se detuvo al lado del Virrey, se sonrieron mutuamente, con una cierta complicidad. - Ella es Romine, del Reino del Norte, quiero que le incluyas… - Yo le quedé mirando asombrado, tal como lo hicieron los demás ya que aparecía esta muchacha perteneciente a uno de los reinos contiguos, sin embargo y a pesar de ello, ninguno hizo algún reparo más. - Tendremos libertad de probar en el Norte, a cambio claro, de algunos favores políticos sobre el reino de Erva…- La muchacha de actitud fría y segura, nos miró casi sin expresión en su rostro. - Como ordene. - - Definamos la fecha a la brevedad. – - Hemos elegido el Dia de Halcyon. – - ¿Por qué esa fecha? - -Porqué es un evento mundial, estadísticamente se registran muchas conexiones al HV para intercambio de mensajes, compras, interacciones de todo tipo en realidad, es una excelente oportunidad para tener a mucha gente que sabremos que, en algún momento del día, se conectaran a la interface neuronal. – - Eso será en unos cuantos días. – - Me parece adecuado, esto debe partir muy pronto. – - Muy bien señores, es todo. – - Esperamos contar con usted para seguir avanzando en este proyecto. – - Absolutamente, como monarca del reino, me será de mucha utilidad. – - Gracias… - le dijo Paal al momento de retirarnos de su despacho. - ¡Un momento! – nos dijo cuando pasábamos por el portal de la puerta de acceso. - Si no le importa Paal, necesito pedirle un favor personal a su jefe de IA… - nos dijo. Yo miré a él que me devolvió la mirada con la misma extrañeza. – No se preocupe, no es nada que atente con el proyecto o sus miembros, es solo una petición personal que le sumaré, algo totalmente mundano. - nos dijo sonriendo copsiosamente. Paal me miro y movió la cabeza positivamente, dándome la confianza a seguir, ya ambos captamos donde quiere ir. Paal junto con Patrick, cerraron la puerta tras su salida, yo me aproximé a su escritorio de donde me miraba ansioso ante lo que me diría. Me invitó a sentarme, mientras él se paró y se acercó a su coctelera donde sirvió un vaso de algún licor para cada uno. La muchacha en tanto volvió a su quehacer en la biblioteca. El virrey, tranquilamente y en silencio dejo frente a mí el vaso. Él se sentó y después de dar un par de sorbos se decidió a hablar. - Le seré franco y transparente Sr. Evile .- dijo tranquilamente. – Confió plenamente en Paal y su equipo, hemos hechos muchas cosas, todas a favor del reino claro está, pero de usted no sé nada, solo que es un genio con la tecnología de la IA del HV y que es muy posible que gane incluso algún premio de ciencias por esta innovación, claro, si es que fuese público, en fin, necesito confiar en usted plenamente - Por supuesto, cuente con ello altez…- - Se que puedes inducir recuerdos, sensaciones, ¡una historia completa si así lo quieres! ¿o estoy equivocado? – - Eso es correcto…pero no sé bien donde quiere ir…- - Yo sé que sabes... – - Lo que usted diga, estoy completamente comprometido con el proyecto su Majestad, haré lo que sea necesario para ello. - - Necesito que lo pruebes… - me interrumpió dando otro sorbo más a su vaso, el que luego dejó sobre la mesa golpeándola. – Quiero que induzcas recuerdos, recuerdos intensos, irresistibles de mí a esta mujer…- se explicó sacando su Biper y enseñándome la imagen de una mujer en la pantalla. Yo le miré y me quedé atónito. – Quiero que me deseé, que tenga recuerdos y que sea muy natural. – me indicó instruyéndome sonriéndose. Yo no supe cómo reaccionar. -Si, ya sé que me va a decir Bradco…- continuó al verme silenciar. – Lo ético y lo correcto, pero usted sabe que no funcionamos de esa forma, ya este proyecto se folla la integridad y la moral al mismo tiempo, así que, sé que sabrá lo que hacer… - Le miré sin decir nada, empuñé las manos con impotencia y desmedí los esfuerzos por controlar mi furia. -El Reino o tu novia…elije. - me explicó bebiendo, sin yo poder evitar sacar de la mente la disyuntiva de lo que me pedía y que dejaba a Nicom en medio de esta controversia. -----------------------------------------------------oOo------------------------------------------- 1 año después, Reino de Halcyon Este, cerca de la zona o. “-...Continuando con las noticias, hoy en unas cuantas horas más, se cumplen exactamente un año del desastre de Halcyon Foods Inc. En terreno, la nota de nuestro enviado…” Cuando escuché esto, no pude evitar levantar la mirada y asomarme a ver la Hipervisión, donde vi la imagen imponente de la planta de Halcyon flotando y asegurada por unas cadenas gruesas que se perdían de vista y le sostenían a la tierra. “-Como parte del paisaje y de destino turístico para los curiosos que quieren tomar algún tur para sobrevolar a este gigante de color rosa que permanece dormido, se ha convertido este atractivo de la zona, que se ha sostenido por ocho meses sobre la tierra a los impresionantes y a cuatro mil pies de altitud, me refiero a la planta de procesamiento de alimentos Halcyon Foods Inc, también conocido como el -Castillo Mágico- a raíz del tono rosa que se tornó su estructura desde el día del incidente, que por lo demás ha batido todos los récords de permanencia en el aire para una fábrica.- Relataba el periodista con su imagen en un recuadro en el extremo inferior derecho en tanto a pantalla completa, se veía la asombrosa imagen de la planta desde arriba y siendo sobrevolada lentamente por un dron, que le captaba en su magnitud. Me senté un momento en el borde de la mesa de la cocina a mirar las noticias mientras consumía algo de café. -…Pero más allá de lo pasivo que hoy se ve, es la imagen latente de la tragedia que marcó ese diez y nueve de Pyares, cuando por razones que aún no son clarificadas, se desató la tragedia que cobró decenas de muertos y heridos…-“ Luego cambié a la señal de otro noticiero nacional donde se opinaba respecto a lo mismo, con una rotativa de imágenes del momento de la elevación y de su actual estado. Las opiniones venían de un grupo de panelistas que vertían sus opiniones de la conmemoración de la tragedia. “-…No es novedad el ver ese armatoste allá arriba todo el tiempo, solo es un recuerdo trágico y un latente peligro si llegara a caer. - dijo uno de ellos delante de las imágenes del registro cuando la planta se elevó meses atrás. -De hecho, se evacuó la zona en un radio de más de diez millas previniendo. - -Sin olvidar que ese zumbido es insoportable ¿Quién podría estar viviendo cerca con eso?- -…Según lo que declaró el experto a cargo de esto hace unos meses y lo ratificó. - intervino una de las panelistas. - Tiene un reactor de clase militar, puede estar un par de décadas flotando. - -Ya se han retirado prácticamente todos los vestigios del ala que se desprendió y aun no hay noticias de cuando se bajará la planta principal. - -No sé si esos cadenas que le han colocado podrán mantenerle en posición, ¡podría moverse y caer en medio de una ciudad!- dijo otra cuando se mostraba una imagen del momento de la planta de Halcyon Foods flotando en lo alto, con media docena de gigantes cadenas que salían de la tierra y se elevan perdiéndose de vista. -¡Dijeron que reemplazarán el núcleo del HV que presenta falla, pero hay para un buen rato más!- -¿Cuánto es eso?- Enseguida otro programa más: -Noventa días según lo declarado la semana pasada por especialista Patrick Olsmo de Sphere Inc.- -¡Ese plazo caducó!- -Prácticamente quedan un par de meses, no sé si lo lograrán.- -De hecho, se cumplió el año y dieron esta prórroga por temas de clima y cosas técnicas… - -¡Si no han logrado ni siquiera sacarle el rosado de su fachada, y quieren reemplazar el núcleo!” Luego de oír eso, fue imposible no contagiarme de risa como lo hicieron los panelistas, ya que escuchar esa proyección tan ridícula no da para pensar en la incompetencia del fabricante para poder controlar esta situación. Finalmente di un paso a otros canales y hablaban de lo mismo. “-¡Pensé que culparía ya a alguien por esto, llamado a la aplicación de la ley Haduf!- -¡Da para pensar si los problemas anteriores fueron por lo que fue promulgada ese decreto!- -La ley Haduf fue una medida precipitada, da para pensar que no es el fondo del problema…- - ¡Ahora es claro que los núcleos tienen fallas no son perfectos! -“ Apagué la Hipervisión y me quede pensando un momento en eso, dándole el último sorbo a mi café matutino, haciendo memoria de la famosa ley esa que es un soberano disparate. Pero la hora avanza y hay que trabajar para poder pagar los vicios y ya se me ha hecho tarde. No tarde más de una hora, lo habitual y nada de mal para ir tan retrasado, por lo que, con algo de prisa al caminar, llegaré a tiempo a hacer este trabajo, contactar algunas amigas, conseguir algo de estimulantes para la cuota semanal y ver algún buen culo y un par de tetas que estimulen a este guerrero que tengo entre las piernas. Pero en algo no estaba equivocado y fui premonitor de eso: Ronas apenas di un paso dentro de la oficina, me regaño y empezó con su prédica de los ilunes. Yo le digo que no se moleste en eso, que mejor se haga de ánimo y que lleve un par de buenas botellas para el fin de semana, que prepararía algo especial y como siempre, él está invitado. Fui a la cafetería del piso, me prepare una taza con ese exquisito aroma que expele, me encanta, sea artificial o no, no dejo de olerle profundamente mientras bato mi café y juego con la espuma para hacer figuras ahí: me entretengo como un crío batiéndole y haciendo que esta porquería se descontrole y luego adopte alguna forma que me invite a imaginar lo que se me pase por la mente. -… ¿Problemas con el café?- Escuche a mi espalda. Me detuve en el momento, trate de disimular la tontera que hacía y recobrando compostura volteé a verle y vi una hermosa muchacha, le di un vistazo rápido de pies a cabeza y calificaba dentro de lo que diría como exquisita. -…En realidad, no.- me expliqué tranquilamente. –Solo que la crema no se disuelve bien y bueno, me gusta bien batido, meter la cuchara al fondo y revolverle todo lo que sea necesario…- continué disimuladamente sugerente. -…Bueno, ya lo creo. - respondió sonriendo de lo absurdo, mientras el dispositivo de preparación le servía café y al finalizar esto, se orientó para retroceder en el riel de la barra de la cafetería. -Espera un momento…- le detuve estirando mi brazo. - ¿Nos conocemos? - pregunté quedando ambos en silencio mirándonos. - Yo creo que nos conocemos...- le insistí. Hizo una pausa más, me miró de nuevo, haciendo un esfuerzo frunció un poco el ceño e inclino levemente la cabeza a un lado. -No.- respondió, -Aparte de los cientos que trabajan aquí, debe ser que en algún pasillo te pude haber visto antes- concluyó haciendo un gesto de aceptación de tal idea que no sostenía más análisis - mmm… ¿trabajas en correspondencia?, no, no espera, en clasificación, si ahí ¿no? - me preguntó en tanto miraba al techo tratando de esforzar la memoria. Después de todo era obvio, todos lucimos igual, mismos colores y la ropa formal. - Probablemente sea eso, pero tenía que intentarlo…- Le dije admirando tanta belleza y en verdad, que hermosas piernas, me encantaría que me rodearan el cuello. – Bueno, te aseguro que no te he visto antes porque no te olvidaría… -Ella se sonrió y movió la cabeza, pero ya esa sonrisa me da una ventaja. -Bien, fue un placer, ¡y suerte con el café!- exclamó riendo al paso que inicio su marcha. -Espera un momento. -le interrumpí su partida, - Dime tu nombre… - le pedí. Se detuvo un momento y cuando inicio decirle, ha llegado Ronas interrumpiendo, con un montón de papeles y algo que debíamos solucionar urgente, pero nos miró a ambos, se quedó ahí en silencio, se disculpó y se retiró enseguida. Nos quedamos extrañados, fue raro en verdad, pero este colega es un caso, no me sorprende a veces ya algunas actitudes de él, no quedo más que reírse ante este absurdo y siguió su marcha, - Espera, no me has dicho tu nombre…. - le decía. -Sabes, que…- me dijo deteniendo su avance. – Algo me dice que mejor quede en la incógnita, así que mejor entretente con otra cosa como batir bien ese café.- -Vamos, no te he dado razones, solo tu nombre…- le sugerí. -Suerte con otra…- me dijo cerrando la puerta al salir. Una de las cosas que me llama la atención y que lamento no haber estado ese día para ver lo de la planta, cuando sucedió el accidente en Halcyon Foods; dicen que estuvo increíble, bueno, está claro que fue una desgracia por la gente que murió y todo eso, pero que mierda, debió estar de lujo ver como esa mole se elevaba y como de ahí todo caía, mal día elegí para haberme ausentado a trabajar, pero ese estúpido accidente en casa que me pasó ese día, que estupidez, aun me duele el costado cuando fuerzo el moverme. Aun así, pienso que desde donde trabajo, era solo cosa de mirar por el ventanal de esta oficina y se hubiese visto a primera fila. Aún veo los videos son increíble: como caían los carros, la gente, cuando se desprendió un ala completa y cayó, eso fue épico, lo registros son alucinantes, pensar que el que hubiese salido de esa, sería el rey de las visitas en la red. -Según las noticias, tardarán otros tres meses en bajarla.- Comenté a Ronas, mientras bebía mi café y veíamos a través del ventanal que a lo lejos, a muchas millas, como se reconstruía la gigante planta de Halcyon, rodeada de androides, vehículos y obreros que trabajaban a toda prisa reparando ese gigante industrial, como así mismo, otro grupo no menor, se dedicaba a desmantelar los últimos vestigios de otra gigante estructura que había quedado insertada sobre la tierra y que según se veía en los videos, era una sección de la principal que se desprendió y se precipito a tierra cuando ya la planta había ganado más de los tres mil pies. -Otros tres meses más...- me respondió. - Eso es bastante tiempo.- -¡Qué problema fue!- le comente sonriéndome.- ¡Re-elevar la planta completa!-le dije imaginándome.- ¡No sé quién fue el imbécil que hizo esto, pero creo que le saldrá algo más que perder el empleo!- le expliqué riéndome.- Debió presionar el botón que decía “peligro, no tocar” y ahí tienes la mierda que dejó, ¡que pendejo!- le dije.- Pero estar ahí en esa que se desprendió, uff, ¡eso sí que debió ser bueno!- termine apuntando a la otra que se veía un poco más delante de la estructura principal. -Sí, debió ser un verdadero imbécil y un pendejo, estoy muy de acuerdo…- concluyo con un extraño tono de sarcasmo que no comprendí. - A todo esto, ¿cómo sigues de la herida que te hiciste estando borracho?- me pregunto señalándome el costado izquierdo. -Va muy bien, ¡aunque si hago mucho movimiento de cadera me duele un poco!- le explique haciendo el gesto de estar penetrando a alguna hembra delante de mío, Ronas movió la cabeza negando y se sonrío.- …Y me quedó una sensual cicatriz que las mujeres les vuelve locas, les dije que me lo hice enfrentándome a un idiota que quiso robarme mi mejor chaqueta.- -¡Oye eso es mentira!- -Lo sé, lo sé, ¿pero cómo sabes de eso?, no importa ya sé que oíste de la historia que hice de este accidente, pero ¿no esperas que diga que me caí de borracho y drogado sobre la mesa de mi estancia?- eso le quita excitación.- Atravesado por un fierro de lado a lado de la mesa de tu casa. ¡Por favor Ronas!- le dije dándole una suave palmadita en el hombro. -…Otra mentira más…-murmuro - Es una verdad, pero sin entrar en detalles.- le respondí a su comentario.- Que tenga una mejor historia, a ellas les encanta oír eso.- termine dándole ese consejo, ya que Ronas, a pesar de ser un tipo muy listo, para lo que se refiere de las féminas es un verdadero idiota. En general, mis días en Halcyon del Este, son bastante buenos y aunque Ronas se queja de todo, no lo hace cuando viene a una de mis fiestas. Él es como una mala película, con final predecible: queda borracho y tendido luego de probar de todo, en realidad no hace escandalo alguno o se hace de alguna mujer para el momento, solo bebe sentado en algún sillón que asome al patío, no habla con nadie y bebe hasta perder la conciencia, es como si se desahoga de sus problemas, de sus trancas y de una serie de disparates que habla sobre que vendrá a estas fiestas muchas veces, que ya dejará el empleo y se dedicara a recorrer el mundo y olvidarse de toda esa mierda y de princesas y dragones con príncipes afeminados. En lo personal, yo creo que tiene un problema con la realeza, siempre hace descargo con ellos, puede que se enganchó de alguna que no le dará atención y no lo cuenta, pero no ha faltado de mí preguntarle, lo he intentado, pero esta tan ebrio cuando empieza con esto, que entre balbuceos, es difícil darle sentido a la tira de incoherencias que dice y cuando le recuerdo el tema en su sobriedad, dice no recordar nada. Pero debo admitir que algunas cosas me están sucediendo que me parecen bastante peculiares, cosas extrañas que no veo sentido de por qué lo sean; de eso un recuerdo que se me viene de inmediato, sucedió hace ya más de seis meses y paso cuando fui por una caja de xocolate artesanales para una bella rubia que saldría conmigo para el Día de Halcyon; vi en el aparador de la misma tienda, que ofrecían arreglos de flores, lo típico y común para estas fechas, pero no pude evitar detenerme ahí a mirarles, lo hice mientras me envolvían la caja que compre para regalo, me quede ahí como ido mirándoles y en particular un arreglo de una docena de flores con una blanca al centro, simplemente algo me detuvo, como si la imagen de esto fuese de algo que debía recordar, como si fuese algo familiar; pero no volvió nada de la mente, solo el aviso del vendedor que después de llamarme un par de veces, me mostró mi encargo envuelto en papel rojo y una gran cinta blanca. No ha sido la primera ocasión que ha pasado, me he topado con cosas que son tan triviales y comunes, pero que pareciera que tienen alguna relevancia sin saber realmente porque; he visto algunos lugares, como la costa cercana a donde estoy, vi alguna repostería, con pastelitos y delicias que por lo demás, ni siquiera me gustan, pero que me detengo a mirar, es más incluso lo he hecho en una tienda de regalos de cosas absurdas como juguetes y peluches, había uno que era bastante estúpido, una especie de perro gigante, con una cara de imbécil, pero que estoy seguro que sacaría más de un suspiro de alguna fémina, pienso que se me está abriendo la mente en ese sentido, puede que este adquiriendo una sensibilidad sobre estos detalles aparentemente inútiles, como un lado femenino asesor de ideas y creo que veo en ellos una nueva forma de conseguir alguna ventaja; eso debe ser. Los días posteriores han tenido toques curiosos dentro de su habitualidad y aunque no me he detenido en mis planes y actividades, he empezado a tener sueños muy inquietantes, como persecuciones y caídas, soñé incluso que caía en picada como si hubiese saltado con un coche saliéndome del camino y enfilándome a un precipicio. Sueños o más bien pesadillas como esas, me han despertado de madrugada, sudando y respirando agitado, han sido muy reales, como un juego de rol usando una consola equipada con HV. Fueron varios, algunos fueron más amables conmigo; soñé con alguien, no sé quién es, puesto que no le podía ver bien el rostro la contraluz, corríamos por la orilla de la playa, esquivando las olas que la recorrían, reíamos mucho incluso recuerdo la sensación de besos en los labios y de una mirada intensa y en silencio, pero no recuerdo quien va conmigo, puede que me acosté con ella en alguna fiesta y no lo recuerde, pero hay algo familiar ahí, no se es una insensatez, porque no me detengo a ponerle energía a estas pendejadas, hubiese preferido el mismo escenario pero haciéndoselo en la playa a correr de la mano como niñitos. Hay algo raro, tan raro como aquel día que volví a casa y no había una gota de alcohol en el bar ni en la nevera y solo tenía lácteos con cereal en la despensa, ¿cuándo compré todo eso? .Y ni hablar de mi ropa: ya no estaban mis tenidas favoritas, es seguro que me robaron, insistí mucho con la policía , pero no encontraron nada que figurase la intrusión en mi casa, y no me recuerdo haberles regalado que no lo creo, pero si fuese así, donde están mis botellas y quien fue el imbécil que trajo lácteos a casa. Ni hablar del maletín con las jeringas y todo lo que tenía oculto, todo desapareció, desafortunadamente, de so no puedo hacer una investigación. En el transcurso de la semana siguiente, me encontré bastante hastiado, me vi y note que el resto noto mi mal humor y lo desganado que me hallé. Incluso Ronas, que siempre inicia la semana con sus reparos y consejos, no me ha dicho nada, solo me mira, como bicho raro, como si buscara en mi expresión el indicio de algo, algo que no sé qué es. Estoy deprimido y he optado por reducir las salidas y los excesos, me estoy preocupando, estoy de alguna forma asustando, me siento ansioso y tenso sin motivo, hay cosas de mi habitualidad que no me cuadran, incluso el hecho de tener que recuperar mi canal de vídeos que por alguna rara razón había desaparecido, eso es imposible. Finalmente, no han cesado las pesadillas y esos melosos sueños que tengo con alguien que no tengo idea quien es, pero que seguramente en alguna ida de estas me la debo haber jalado también. Es raro, no deja de serle, en ocasiones me despierto sobresaltado, incluso sudando y gritando, como en otras oportunidades, relajado y sereno; espero que la consulta con ese amigo mío que es especialista en trastornos y locuras me dé una mano, pues aunque me lo he echado a la risa, ya es muy recurrente, sobre todo el tema del contacto con el HV y esas secuencias de imágenes que me aparecen de la nada, puede que sea un defecto de la interface neuronal que tengo implantada, pero algo sucede y espero que pueda darme respuesta. La semana siguiente, en lo que queda de agosto, viajé a Sargasous, fui al encuentro de otros amigos y algún bar que me recibió en su VIP para que fuese atractivo para la gente. Un par de brindis al público, fotos, alguno que otro papelito que me llego a la mano con el nombre para ubicar alguna fémina, fotografías, consejos, risas y mucho para beber. Fue en ese momento, cuando todo era éxito y estalló la música y la fiesta, que me alejé del grupo un rato y salí al balcón a tomar aire, me aproximé al borde y me apoyé para mirar el horizonte y el mar. Me sentí triste nuevamente, vacío sin sentido, perdido sin motivo para estarlo. En ese momento, salió alguien más, una muchacha que dejo salir con ella el ruido y la euforia del recinto y que apaciguó casi por completo al cerrar la puerta detrás. Me distrajo, se aproximó al otro extremo e hizo lo mismo de mirar el mar. -¿Descansando del ruido?- le dije desde mi lugar. -Algo así. - respondió sin mirar. -Prefiero mirar cómo se tragan las boyas. – me respondió dándole un sorbo al vaso que trajo consigo. -¡Si, en realidad es entretenido ver como se pierden y vuelven! - -¿Será que nunca aprenden estos peces?- -¡Hay otros que se suponen más listos y tampoco lo hacen!- me dijo riéndonos. -Oye, ¿no te conozco de otra parte…?- -Me suena a truco…- dijo con una sonrisa. -No es truco. - le comentaba acercándome algunos pasos para verle más a la luz. -Ya te recuerdo, de Halcyon Foods…- -Vamos, si fuese de ahí, sería historia ¿No crees?.- -Lo siento, confundo siempre con ese armatoste, pero trabajas en la planta, ¡eres la chica de la cafetería, la que no me quiso dar su nombre!- -¡Donde te fui a encontrar!- -Bueno, no es tan malo.- -Ya te recuerdo. - me dijo girando la cabeza para mirarme. – Mejor te dejo meditar con los peces…- comentó empezando su marcha. -Fue un mal comienzo, es verdad. – le dije estirando las manos para detenerle.- Pero podemos intentarlo, seré un caballero.- Ella se detuvo y me miró con desconfianza pero se sonrió. -De acuerdo.- -Bradco Evile, mucho gusto.- inicié estirando la mano para estrechar la de ella. -Buen intento, pero no te lo diré Bradco.- me dijo desviándose para empezar a caminar. -Vamos, solo quiero charlar, no haré nada que no quieras…- le dije sin convencerla. -Mira esto. - me dijo deteniéndose para mostrarme un anillo de su anular de compromiso. -¿No me digas que tienes poderes o perteneces a una liga de súper héroes?- ella se largó a reír. - ¿Estas tomando un Moggio?, te invito uno.- le dije al ver su bebida la cual quedaba solo lo hielos; Ella se detuvo. - Si aciertas con que le combino, te aceptaré. - - Déjame ver, déjame ver….con cerveza negra.- - Que observador…- -No me gustan las rubias…- Dijimos al unísono, nos dio algo de risa -¿Cómo lo sabes? – me preguntó ya más relajada. - Solo lo inventé. - - Ya está bien lo acertaste, pero la verdad es que no puedo beber más, no esperaba que ganaras. - me dijo riendo. -De acuerdo, pero al menos charlemos un rato, me lo gané. - -¿Por qué quieres mi atención?, allá dentro, la tienes de todo el mundo.- - Necesito un respiro, hablar de otras cosas, no soy solo un rostro hermoso, tengo intereses.- Ella rio. -¡Que cercana la recomendación!- comentó.- Muy bien, entonces ¿a que más te dedicas a parte de entrar por el acceso VIP?- -Bueno, tengo un trabajo como cualquiera, ya sabes en Halcyon Foods.- -Seguro, que sí, estabas a cargo del botón que decía “no presionar, que la planta se queda colgada en el infinito”!- - ¡Otra vez con eso! – le dije riendo al ver que insisto con ese lugar. -¿A caso estabas ahí que le das con eso?- -Para nada, de hecho, es día ni fui al trabajo, tuve un accidente, algo así…- le dije levantándome la orilla de la camisa para enseñarle la cicatriz que tengo. -¡Menudo tropiezo!, ¿jugando a los espadachines?- -Un pedazo de fierro que me atravesó. - -Por el Creador, ¿trabajas en un circo?- -Un atraco, y termino así. - le dije para impresionar. -Yo también tengo algunas marcas, pero son de historias menos fantásticas que la tuya.- -¡Que es verdad!- le reclamé.- Y tú, ¿Dónde estabas ese día?- -Donde siempre, en área de ventas, ahí entre camiones y grúas.- -Pero entonces ¿le viste caer?- -Bueno…- me dijo haciendo una pausa. -Si, supongo…no lo recuerdo en realidad.- -¿Estas de broma?, ¿Cómo olvidas algo así?- -Bueno, no sé, no me recuerdo bien creo que estaba almorzando…- dijo titubeante. -Yo hubiese salido con el plato en la mano a ver esto!- -En realidad creo que estaba en un elevador…- dijo notando algo de desconcierto en su mirada. - Bueno, da igual, fue algo que mucha gente quiere olvidar. - - Es que no recuerdo…- dijo confundida. - Puedes haber estado en cualquier parte, no importa, el asunto es que no estabas sobre esa mole, ¡eso si que sería demasiado! - - Sabes, no me siento muy bien…- me dijo tomándose la frente con la mano. -Siéntate un momento. - le dije señalándole una banca que había a unos pasos.- ¿Vienes con alguien?, puedo ir por ellos. - -Si, mi novio y unos amigos…- - Oye no quería traer algún mal recuerdo…- le dije preocupado al ver como esa muchacha quedo tan confundida. - No recuerdo nada de ese día. - me dijo angustiándose, al momento que un par de muchachas ingresaron al balcón y se aproximaron a nosotros.-. -¡Por Fin!, te hemos buscado por todos los pisos!.- dijo una mientras llegaron a su lado. -¿Qué te sucede?- -No me siento bien…- respondió triste. -¿Qué le has hecho a mi amiga?- -¡Estábamos charlando y de pronto ella se sintió mal!- les comenté. -Solo hablamos del día del accidente en Halcyon Foods…- -Nicom, vamos amiga, vamos al baño, mójate la cara y te calmas. – le dijo otra abrazándola y llevándosela camino al interior. -…Nicom…- pronuncié como si me fuese familiar. -¿Qué le sucedió?- le pregunté a la que se quedó rezagada. -Fue terrible, no tengo que recordártelo supongo…- - La veo muy confundida, no entiendo…- - Su exnovio murió allí…-me dijo. - No tenía idea…- dije aceptando la metida de pata. - No tienes porqué saberlo. - me dijo la chica. - ¿Te conozco? - - No lo creo…- contesté sin reconocerla. - En fin, mejor aléjate, por favor. - terminó volteando y caminando al interior del local. Me retiré del local nocturno, los vi en un rincón antes de salir, ella me miró también, después no pude dormir, me quedé ensimismado con lo que pasó en la fiesta, no aguardé más que el amanecer en el hotel para tomar mis cosas y largarme; pensaba en esa muchacha en lo que sucedió, pero yo no tenía como saberlo, a veces se me pasa la mano, fue estúpido estar sacando el tema como si fuese algo coloquial; pobre muchacha…pobre Nicom. En la tarde del sabadu siguiente, me dirigí a casa de este amigo “loquero” como le llamamos, es un buen doctor y me ha salvado ya varias de cuando llego reventado a trabajar, con sus inyecciones e inventos que me resucita para llegar fresco y rejuvenecido a la jornada. Este sujeto vive más central en la ciudad del Este, diría que a unos kilómetros al oeste de la ex planta de Halcyon Foods, en una magnifica casa, nada de mal, con piscina y un buen patio, ideal para un encuentro con muchas mujeres y una tropa de los nuestros, pero bueno, está ya de nupcias con una tipa que lo tiene ahí casi amarrado, sería imposible pensar algo así, si no es por las escusas de urgencias y esas cosas que inventa, no tendría forma de ir a las que organizo en casa. -¡Bradco!- me dijo alegre levantando las manos al ver que cruzaba el pórtico de su jardín a bordo de mi carro. -¡Paal, ¡amigo!, que gusto de verte, espero que estés solo hoy.- le comente apuntándole con el dedo, mientras aparcaba el coche al lado del suyo, en un desplaye próximo a la entrada frontal de su casa. -Sí.- respondió con alivio haciendo un gesto como si se sacara un costal imaginario que llevaba en la espalda.- Han salido todos al parque de atracciones que ha llegado este fin de semana.- me dijo en tanto bajaba de la cabina abierta del carro y nos escoltábamos en dirección a la entrada de su casa. -…!Así que podrás al menos beber y comer algo que no esté en la dieta de tu mujer!.- le interrumpí para largarnos a reír. Al entrar a su casa, pasamos enseguida en dirección a una sala estudio que es una habitación ubicada al extremo opuesto. Es el rincón privado de Paal, debe ser uno de los cuartos más grandes de la casa del cual no accede cualquiera, incluso dificulto que lo haga su mujer. Al acceder, es siempre un encuentro con la historia y con los sitios poco conocidos y visitados por el corriente de la gente. Está provisto de varios muebles de diseño ancestral, hechos de madera, perfectamente tallados y pulidos; tiene un gran escritorio al fondo, cerca del ventanal que deja ver el patio trasero de la casa y el horizonte de los valles en el fondo, tiene sobre su cubierta algunos accesorios y artefactos antiguos que ha rescatado y adquirido en sus innumerables viajes, otros están dispuestos en las repisas laterales o delante de los espacios para separar los volúmenes de su biblioteca personal, instalada a lo largo y alto de una de las paredes laterales. Hay ciento de fotos, algunos diplomas con timbre real de luz colgados en la otra pared y una colección de pequeñas figuras extrañas de los lugares que ha visitado a lo largo de su carrera como las zonas del otro hemisferio de Erva. No es fácil poder retener la cantidad de objetos y detalles visibles y ocultos en cada rincón de este cuarto, ya que todo tiene algún significado que se traduce en el recuerdo del paso de algún sitio histórico o exótico. Me hizo recostar en un amplio y muy cómodo sillón negro que mantiene ubicado delante de su escritorio, casi al centro de esta sala, a un lado de una mesita cubierta de vidrio, que contiene sobre ella una colección de soldaditos de metal del ejército de real de un par de siglos atrás, perfectamente pintados y en formación conjunta a primitivos cañones y carros tirados por equinos; una colección que dice el haber pintado y decorado pacientemente. Tendido sobre el sillón, acomodé la espalda y los pies para quedar perfectamente recostado y listo para la sesión de hoy. Paal permanecía unos metros más allá, preparando un par de tragos en su mini bar para ambos. -A todo esto…-me volteé a verle.- ¿Cómo sigue tu brazo?-le pregunte. Él me miro y se arremango la camisa para mostrarme una larga cicatriz que le recorría desde el inicio de la muñeca hasta casi llegar al codo. -Está muy bien.- me dijo- Algunas secciones de hueso reemplazadas con prótesis metálicas y la microcirugía hizo el resto, de hecho está mejor que antes!- -¡Fue una muy mala caída!-le recordé.- ¿Me imagino que por un rato no más deporte extremo?- dije restableciendo mi postura para mirar la lámpara de cristal milenaria que colgaba del centro del techo y que utilizaba aun ampolletas incandescentes. -Sí, fue suficiente, no más volar planeando bajando acantilados.- reflexionó recordando sus días de planeo libre con los trajes jetpack para deportes extremos del cual es acérrimo practicante.- ¡Es por eso que no nacimos con alas! ¡No sé cuántas veces me lo repitió Angelé!- comentó recordando los reclamos que le hacia su mujer al estar convaleciente para echarnos a reír. -Ahora necesito que te relajes, que dejes tu mente en blanco.- me pidió acercándose con un par de vasos a medio llenar.-…cuando digo la mente en blanco, ¡eso va incluyendo las princesitas que andan por ahí!- me decía riéndonos.-…vamos a conversar un poco y te necesito concentrado en lo que me has contado de esos sueños y pesadillas…- me dijo entregándome uno de los vasos para beber ese exquisito trago que tiene de reserva, al cual le di un primer sorbo con agrado. Luego, él se sentó en un sillón un par de metros más allá dejando su vaso en otra pequeña mesita que tenía a un lado para coger su libreta y un bolígrafo. -¿Tu eres el único que tiene este tratamiento? ¿No es así?- le dije levantando mi vaso para darle un pequeño sorbo más. -Ahora entiendo por qué no te cambias de analista.- respondió bromeando levantando su baso también. -Pero antes…- dijo estirando la mano con la palma extendida. -Sí, ya lo sé…-respondí metiéndome la mano al bolsillo del pantalón y dejando mi Biper en un espacio libre de la esquina más próxima de la mesita de centro.-No lo usare, lo prometo.- -Son las reglas.-dijo.-No quiero llamadas o conexiones a Vibra entremedio de la sesión.-me aclaró mientras se tomó la molestia de tomar mi equipo y dejarle sobre una estantería cerca de la puerta de acceso, para volver a sentarse en la misma ubicación.- ¿Veo que estas mejor de la vista?, estás sin gafas de sol.- -Sí, bastante bien.- dije.- ¡Ya se acabó esa rara sensibilidad a la luz que tuve por días!- -Sucedió como te lo anticipé. -dijo.- De todas formas bajare un poco la iluminación para relajar los sentidos antes de iniciar con la sesión…-continuó volteándose de su posición y estirando el brazo para colocar su índice sobre un contacto HV que tenía en la cubierta de su escritorio. Enseguida se oscurecieron levemente los cristales de los ventanales y con ello se ha mitigado la luz que por ahí entraba logrando un entorno más acogedor.- Cuéntame que te inquieta, te escuche muy nervioso cuando me llamaste para concretar esta visita.- me comento haciendo el alcance cuando le dije de mi viaje a la costa que resulto un desastre. -Iniciemos con lo que viste en el HV…- me sugirió en tanto abría su cuadernos de apuntes para tomar notas. -De acuerdo.- le respondí.-…Fue extraño en verdad, pues sucedió cuando estaba en el cine; fuimos a ver una de esas cintas que son una porquería pero que en fin le encantan a las mujeres….- -¡Hey!, concéntrate en lo importante…- interrumpió viendo a donde se dirigía mi relato. -Sí, lo lamento…-me excusé.- En realidad estábamos muy bien, ahí, nada inusual, pero en una de las oportunidades que me conecté al HV para ver y sentir la sensaciones desde el punto de vista del protagonista, fue donde me apareció mezclada una imagen…- - Veo que se te ha reiterado ese síntoma que me has contado.- -…Así es.-confirmé.-Es lo mismo que otras veces que te conté con esa imagen, en realidad esa secuencia, que mostraba algo totalmente distinto a lo que sucedía.- me explique mirando los motivos dibujados en el techo.- Pero se ven tan reales, cada vez lo son aún más, es como si hubiese estado ahí.- - Ya veo.- dijo escribiendo cosas en su libreta.- ¿Qué fue lo que viste?- - Lo nuevo es que caigo de una plataforma que se derrumba, alguien está tratando de ayudarme pero no lo consigue.- le relate haciendo memoria.-Después caía al vacío estando dentro de un coche, viendo también como lo que estaba a mi alrededor se desmoronaba y caía conmigo hasta chocar contra el piso.- -Qué hay del entorno, ¿viste algo o alguien familiar?- -No lo recuerdo con claridad, en realidad, a quien vi fue a alguien que estaba en el tramo del piso que se elevaba, me estiraba su mano, pero no le alcance, eso supongo, paso demasiado rápido, solo fueron unos segundos…- -Entiendo… ¿Sabes quién te ayudaba?- -No le pude distinguir bien, está a contraluz. - le explique haciendo memoria de su imagen. - De hecho creo que ahora que lo pienso, ahora que me haces pensar en ello, en los otros sueños puede incluso que es la misma persona…- -Eso esta interesante…-le oí concluir. - Hay algunos casos que se ha registrado alteraciones en el contacto con HV, por estados anímicos del individuo, uso de algún medicamento o droga que esté presente en el sistema nervioso, hay muchas circunstancias que incluso sicóticas pueden llevarte a cosas así.- -Ese día no me eché nada en el cuerpo, te lo aseguro…- respondí sonriéndome. - ¿Tal vez esta fallado el implante del HV?- sugerí viéndome el minúsculo punto inserto en mis dedos índice. -Las pruebas indican que está funcionando adecuadamente. - respondió. -Es tu cerebro el que está haciendo alguna rara mala pasada.-dijo bromeando.-Háblame de algún sueño que has tenido.- -Recuerdo que en una ocasión, que estaba en la playa, una playa desierta, caminaba por la orilla y en un lugar cualquiera me detuve. - le relataba moviendo las manos.- Me senté ahí empecé a dibujar en la arena, rayas, círculos, garabatos en realidad y lo que dibujaba ahí, se reflejaba en el cielo, sobre el horizonte…lo inquietante es que en un momento, algo parecía controlar mi mano y me forzó a escribir…- - ¿Qué ha hecho…?- -…Decía; “…Tan solo sácame de aquí…”- -Bastante raro, ¿parecía un entorno artificial? - -¿A qué te refieres?- le pregunte estirando el brazo al suelo donde había dejado mi vaso para darle un sorbo más. -Es como un entorno virtual de HV lo que describes, puede que has visitado algo similar y le asimiles, eso es normal…- -No estoy seguro…-le respondí con duda. - Pero no fue la única vez y he tenido otros sueños similares, con alguien que no reconozco…- -¿Y cómo es ella?- -¿Ella?- le pregunte extrañado.- ¿No te he dicho que sea una mujer?- -Vamos ¿que ahora me dirás que sueñas con hombres? - me respondió riéndose. -¡En eso tienes razón…!- respondí relajándome. -Descríbeme de otras situaciones, indaguemos un poco más…- -Hay ciertas cosas que veo, cosas que me llaman la atención sin realmente saber la razón; objetos, lugares, no sé, como si les recordara, una situación incómoda que no comprendo porque me hace sentir así.- le explique sintiendo nuevamente esa sensación de angustia..-…¿Sabes?- exclame desde mi lugar.- Paso algo inusual y eso sí que fue extraño, no sé, me dio como un escalofrío...- le conté mientras me moví un poco, sintiendo ese frio que se cuela por la espalda, como si se deslizara un cubo de hielo que resbala desde el cuello para bajar, al recordar cómo se sintió eso.-...Fui a Sargosous, por el fin de semana, hace unas semanas, y me he encontrado con una chica ahí, en un club nocturno muy bueno y comencé a hablar con ella, un chica muy guapa, más joven que yo, en realidad esta exquisita, si la vieras…- -Bradco…concéntrate que la hora de terapia no es barata y te la cobraré igual si te la gastas relatando tus arrancadas. - me interrumpió. -Lo siento, bueno, comenzamos a hablar y todo eso, el dialogo típico, pero fue en un momento, unos segundos que coincidimos en una frase estúpida y cursi, algo que en realidad no tenía relevancia, en realidad marchaba todo bien, fue agradable hablar con ella, bueno, hasta que se me ocurrió la genial idea de hablar del incidente de Halcyon Foods y tirarle al juego.- -¿Y ella que te dijo?- - Eso es lo raro, no recordaba, ella no tenía claro donde había estado el día del incidente, me nombró distintos lugares y bueno, finalmente entro en una confusión que termino cuando le rescató una de sus amigas.- -¿Y eso en que te atañe?- -La verdad es que en nada, no sé, fue como si le conociera, como si le entendiera.- -¿Ella te dijo algo?- - ¿Sus amigas? ¿La muchacha te refieres?- -Claro.- dijo tranquilamente…-Nicom- continuo sonriéndose. Yo me quedé helado, me levanté de mi posición quedándome sentado en el sofá. -¡Espera un momento! Yo no te he dicho su nombre ¿cómo lo sabes?- Paal, dejo su libreta y su lápiz a un lado del sillón en esa pequeña mesita donde les dejo cuidadosamente y se colocó de pie aproximándose a mí sin borrar esa sonrisa de su rostro. -Bradco, amigo…-dijo. -Te voy a explicar algo y no te gustará saber, pero creo que ya es tiempo…- continúo reflexivo. Me quede pasmado y helado, puesto que sentí inexplicablemente miedo y una sensación desagradable que se apoderó de mí, como si fuese un mal presentimiento y no estaba lejos de ello, porque no paso más de unos segundos y de ponto, vi que todo se me movía rápidamente, no podía enfocar y me empezó a costar un tremendo esfuerzo fijar la vista quieta sobre algún objeto en particular. Dejé caer el vaso que tenía en la mano y sentí como este se reventó al chocar con el piso; trate de levantarme, pero Paal llego frente a mí y me sostuvo de los hombros presionándoles hacia abajo para que no lo hiciera. - Te vas a marear, es una reacción normal.- me decía mientras impedía levantarme del sillón. -Es un activo que estimulará tu memoria de largo plazo, luego que hagas contacto con el HV lograremos un resultado completo.- se explicaba.- Está algo experimental aún, por eso los malestares, algunos efectos colaterales, todos temporales, sino mírame a mi.-dijo riendo.- Ya tome uno igual hace unas horas y ¡Me siento muy bien!- exclamo. -¡No puedo creerlo, me drogaste!..¡¿Qué estás haciendo Paal?!- -Necesito respuestas. - dijo.- No es un método muy convencional, de hecho me puede costar mi licencia de médico, pero necesito gatillar la anomalía nuevamente y saber cómo lo controlas.- Se explicaba – Incluso estoy casi convencido de que ella tiene que ver en esto.- me decía en tanto ya sentía que no ejercía tanta fuerza para mantenerme ahí o bien yo no podía forcejar con lo mareado que estaba. -¿Qué relación?- le dije con una dificultad notoria para poder mencionar esta simple pregunta. Paal me soltó y se quedó ahí de frente mirándome, yo insistí en colocarme de pie, pero caí al sillón nuevamente y de ahí al piso al no resistir la oscilación de las cosas que se mueven de un lado a otro. -Nicom, con ella tienes una relación o bien tenías y luego de nuevo…- le escuché decirme.- Bueno es algo que cae en lo técnico, porque han sido varias veces.- me dijo riendo.-Ustedes son la clave de esto...- Me dijo cuando sentí que empecé a convulsionar.- Quédate tranquilo, es un efecto pasajero, es mejor no resistirse.- Me dijo levantándome y dejándome tendido a lo largo del sillón nuevamente donde los espasmos lentamente empezaron a dejarme.- No te alarmes sin no puedes hablar, pasará, este es el momento que los micro implantes se conectan a nivel neuronal.-se explicó -Ahora no la recuerdas y en particular, no tengo idea porque fue distinto esta vez, a estas alturas y deberías haberle llevado a la cama y tendrías que estar llorando porque te dejó.- me decía con toda pasividad.- Pero te ayudaré a estimular tu memoria.- continuó, tomándome y levantándome de la camisa con ambas manos, lanzándome sobre una estantería que rompí con todo lo que tenía al caerle encima. -Bradco, amigo, este diálogo ya la tuvimos…varias veces, claro que fue en otros términos, pero fue algo parecido.-le escuchaba detrás de mi.- ¿Te recuerdas de mi brazo?- me pregunto tocándose con la otra mano.-Pues bien no fue una caída.- relataba en tanto parecía oírle hora a mi izquierda en tanto trataba de incorporarme.- Fue en nuestra última charla, con tu amiguita claro, me partió el brazo el acceso del edificio al cerrarse, eso fue la última vez, pero no te recuerdas.- me decía, en tanto a mi venían un montón de imágenes sueltas y momentos que no tenían relación uno con otro y que parecía que empezara a recordarles pero sin reconocerles.-¿O acaso crees que esa cicatriz del costado te le hiciste en una de tus borracheras?- continuo sintiendo que me daba un punta pie en ese mismo lugar que me dejo tirado en el piso nuevamente.- No fue así, fue una explosión, porque yo quería dispararte primero, ojalá lo recuerdes.- dijo con sarcasmo.- Todo paso, fue real cada sueño y ¿sabes por qué?.- me decía mientras yo trataba de parar del piso y sentía como me pateaba las costillas. -¡Porque estabas ahí, en Halcyon Food cuando toda esa mole se elevó!- exclamo colocándose cerca de mi oreja. En ese momento, que escuché tales declaraciones, vino a mi mente el recuerdo desordenado y fragmentado, de las esa libreta que encontré con anotaciones mías, de sueños que numeré, que no recordaba cuando le había escrito, si todo ello sucedió, tal vez ahí cuando los apuntaba también lo comprendí o estaba cerca de esa deducción. -Ahora, vamos a charlar un rato…en realidad me vas a escuchar- continúo tomándome con fuerza de las ropas y lanzándome más allá sobre la mesita de centro que termine por romper al caer sobre esta y lo que tenía encima. -La situación es la siguiente; Eres miembro del proyecto REDO, un tipo creativo y muy inteligente contratado por Sphere inc y mano derecha de Olsmo, quien claro está no se acuerda de ti. -Empezó a hablar mientras se paseaba frente a mi.- …Desarrollamos en secreto esta arma para venderla a algún reino codicioso como el nuestro, Harket fue muy generoso y excelente facilitador, claro, porque quería ser él el soberano, por otra parte nos ayudó también tu princesita del Norte, a quien te la has follado como a nadie y que nos facilitó recursos e información, a cambio claro de que convenientemente el afeminado del príncipe de Erva, renunciara a su bisexualidad y se enamorara de ella; es muy bella, pero es una zorra.- me dijo riéndose con jocosidad.- Llevamos seis reinicios, de los cuales perdiste la conciencia de ellos muy convenientemente, cuando el imbécil del Harket se le ocurrió la brillante idea de querer acostarse con tu noviecita. Desde ese momento, algo hiciste y desarmaste el plan; luego del primer reinicio, parte del equipo ya no recordaba nada, convenientemente el Virrey tampoco, ni siquiera tu princesita norteña y malvada y el resto del continente…- se explicaba entre la lluvia de imágenes y recuerdos dispersos que empezaron a llegar a mi mente de forma incontenible. “…Son peces nocturnos, salen a la superficie y se traigan las luces, creyendo que son insectos, luego al no poder tragarlas, las dejan y se les ve de nuevo.” -En cada reinicio, perdimos el control de la situación, en tanto te escudaste en una supuesta incógnita de lo que sucedía y tenías todo bien pensado.- se explayó haciendo una pausa para beber licor directamente de la botella.- Fue inteligente incluirte en los reinicios, no recuerdas nunca nada, no tienes idea del proyecto, no reconoces a nadie; pero dejaste algo que solo tú puedes activar: alguna palabra, alguna petición que le HV reconoce y puedes manejar esto otra vez, seguramente hasta que lo resuelvas...- “-Bradco….Te quiero mucho, pero que no sea un momento muy rosa…-“ -…Creaste tu propio reino dentro de otro, tu propia vida, ¡menudita sorpresa! Y sabes que no fue casualidad que tu reino rosado se elevara a los cuatro mil metros?- me preguntó sin que pudiera aceptar o negar nada. – ¡Es simple!, es un corredor aéreo para aves migratorias, digamos que internacionalmente se considera territorio neutro, ¡que malditamente inteligente es el HV! O lo que hayas hecho con esto...- “…El otro accidente ocurrido en VComs Inc. una planta procesadora de avocados, dañó la sala de repositorio del núcleo local HV, el cual fue destruido por un loco que inexplicablemente, trato de apoderarse de las instalaciones llevado por la furia…” -…EL color rosa, debe ser una mala broma, pero ahí está, flotando a los mil trecientos metros que lo estabilizo Oslo, para que vuelva a ser de Halcyon Este por supuesto!- dijo riéndose .-….Y algo importante me falto mencionar: Yo induje la creación de la ley Haduf, tenía que presionarte…- se explicó.- y por último, si es que no lo has concluido: Tú eres el exnovio que se murió…- Yo me quede atónito, es imposible si estoy aquí y ella incluso me ha visto.- …Que no te reconozca, bueno, es parte de lo que el mismo REDO puede hacer: nadie se acuerda de ti, desapareces y estas al mismo tiempo!, ¡querías protegerla del pene del Virrey! Y ahora ni siquiera se recuerda del tuyo!- continuaba riendo. -…los cabos sueltos; alguien que liberaste y no sé quién es, aunque no me preocupa, seguro es un cobarde, por eso no ha hecho nada.- dijo para después beber.- …control de los androides…. ¿cómo lo hiciste? Hay un raro estado de conciencia de REDO, está haciendo cosas por su parte, cosas que no le corresponden.- comentó. - Mataron a Mags….tu amigo.- me dijo reflexivo. -…pero por mi parte necesito controlarlo y recuperar esto, ¡lo pensamos para grandes cosas!, ¿no te acuerdas? - decía levantando las manos en símbolo de grandeza. -…Personalmente, creo que para hacer tanto alboroto, tu novia debe tener la mejor vagina de todo el reino, ¡debe ser lo máximo! – ----------------------------------------------ooo---------------------------------------------- Oficina del Virreinato, Halcyon Este, hace seis años. -¡Tranquilízate!- -¡Cómo quieres que me calme! ¡¿No te das cuenta lo que me pide?!- le dije conteniendo las ganas de gritar. - -¡De acuerdo!, lo entiendo, es complicado.- -¡¿No sé qué hacer?!- -¡Debemos pensar en algo, pero escucha Bradco!- me dijo colocando sus manos en mis hombros.- Este no es el lugar.- comentó mostrándome que estábamos a unos pasos del acceso de la oficina del Virrey. – Salgamos de aquí y lo hablamos bebiendo algo. – -¡Ayúdame amigo!, ¡No puedo hacerle esto a Nicom!- le pedí desesperado. -No te preocupes, encontraremos una solución, te lo prometo, no la tocarán. – -¡Me ha pedido algo que no podré…!- -Nosotros tenemos el control, no lo olvides. - me aseguro con esa actitud triunfadora que siempre le admirado. – No dejaré que nada le pase, idearemos algo que deje tranquilo a todos, te lo prometo. – me dijo tranquilizándome. Ahora sé que todo irá bien. ------------------------------------------ooo------------------------------------------------- “-¿Quieres que sea el ver tu cadáver aquí tirado el ultimo recuerdo tuyo?-“ me hablo Paal esa vez… -No me mires con odio, si pudiera lo hubiese hecho con mis medios. -dijo con sarcasmo.-¡Eso sería muy elocuente si alguien más de mi equipo recordara algo!-me exclamó.- Se convirtieron en eternos reclutados del proyecto. - me dijo dejándose caer en el asiento de su sillón. - Solo quedo yo. – se referenció.- Yo creo que esperabas que te ayudara, confiabas en mi criterio, puede que debí hacerlo con ese asunto del Virrey con Nicom, pero ya está hecho.- “-¿Es humano?-…Algo tiene, si no ¿de qué forma nos entendería?” De improviso, me percaté que se llevó la mano a la nariz y se miró la punta de los dedos que se impregnaron se sangre. Luego sacó un pañuelo desechable de su bolsillo y se limpió. -¡Algunos efectos colaterales!- decía mientras se limpiaba los dedos.-Hay que mantenerse tranquilo, eso es lo recomendable…- “– No te imaginas lo que es vivir esta vida donde nada encaja, donde todos viven en un mundo que no recuerdan. -“ Me dijo Ronas En ese momento, entre el mal estar del mareo y lo que escuchaba, concluía y se revolvían de nuevo imágenes y flashes de situaciones, que van y vuelven y me traen las piezas revueltas de este gigante mural que se ha convertido mi mente; pero tiene razón algo hay ahí, hay verdad en lo que dice, puede que sea así: Me veía caer dentro del coche al vacío, me veía ser lanzado lejos y caer en la tierra, me vi siendo presionado contra el piso por una fuerza que me doblegaba. Se cruzó la imagen de esa mujer, me abrazaba y me calma, le veo llorar y le veo gritarme para que me aleje. La otra, la que es del reino del Norte parece ser mi amiga, me habla y ríe conmigo, nos tomamos las manos y nos hemos besado a escondidas no sé por qué. “¿De qué sirve pertenecer ahí?, ¿para qué quieres que recuerde si olvidarás todo incluyéndome?” me decía esa princesa que recordé estando abrazados en la cama. Sin más que hablar y esperar, me llevó a la fuerza sosteniéndome de la camisa con increíble fuerza que no dejaba soltarme, de esa forma, me obligo a sentarme en la silla que acercó a su escritorio, se fue al extremo opuesto, arrojo arrojó todo lo que sobre la cubierta al piso sin importar lo que fuera, se sentó frente a mí al otro lado del escritorio, tomó su Biper que saco de su bolsillo interior de su chaqueta y que dejó encima, también saco un arma que tenía guardada en lado opuesto de la misma prenda y la dejo sobre la mesa al alcance de su diestra. A continuación, y sin despegarme la vista, colocó su dedo sobre un contacto del HV que tenía cerca de él y vi como el terminal acoplado de su mesa se articulaba para desplegarse frente a él. La otra mano, la dejo sobre el cuerpo del arma que permanecía recostada en la cubierta del escritorio. -¡Ahora hace contacto con el HV!- Me ordenó.- Te dispararé en un brazo, una pierna, hay mucho donde acertar, ahora conéctate al HV y sin trucos.- me dijo mostrándome su arma que apunto el cañón a distintos objetivos en mi cuerpo. No sabía bien que sucedería al conectarme ahí y si esos recuerdos fugases que me abordan se quedarían y se enlazarían formando el orden o definitivamente el caos, pero no tenía más que obedecer a Paal que había cogido su arma nuevamente y me apuntaba aguardando a que me enlazara al HV. Tomé un respiro, uno profundo y coloqué el índice en el contacto del Biper que me pasó, de inmediato y seguida a la bienvenida, el bombardeo de imágenes y situaciones entraron a mi mente como un caudal, uno sin control. Fue inevitable sacar el dedo del contacto, pero Paal me obligó a colocar la mano nuevamente ahí, dejando su arma y forzándome a colocarla en posición sin encontrase en mí una real resistencia, en tanto el parecía conectarse a la interface y hacer algo. -Te diré que ahora ando algo apurado, verás que recurrí a inducir algunos recuerdos a nuestro querido Virrey para tener el apoyo económico para esto, pero él es algo impaciente y es un imbécil que una vez que tenga esto bajo control, le borraré su maldita mente! - reclamó -Ahora, entrarás como un individuo común- me instruía sin dejarme de apuntar con su arma que retomó -Colectaré la secuencia de tu enlace neuronal, veré el truco de dejaste para que solo tú lo actives. – describió en tanto el se conectó a otra interface frente a él. -----------------------------------------------ooo------------------------------------------- Planta de producción VComs Inc, área de administración, cerca del reactor central, hace 2 años. -¡Escúchame!, vamos a salir de esto, te lo prometo.- -¡Esto es demasiado! - -Solo aguanta, por favor cariño, solo un poco más y esta pesadilla terminará. - -¿Bradco, estas seguro?- -Lo estoy, lo estoy…- le dije mirando sus ojos. -Son capsulas de escape, están reservadas por si hay algún noble y sacarlo y se cómo activarlas.- Después le tomé de la mano, ella respondió. – Esto va a estallar muy pronto, sube, te dejará en un lugar seguro…- le expliqué en tanto activé con el contacto del HV el acceso a la capsula de emergencia. -¿Cómo saldrás tu?- -Hay otra, a la vuelta, no te alarmes, yo iré en la otra. - le dije sintiendo como las explosiones y las vibraciones a cada momento, se sentían más cercanas. Coloqué a Nicom dentro de la capsula vertical, le aseguré el cinturón que le afirma del pecho manteniéndole de pie. – Afírmate muy bien, se sacudirá mucho, no te asustes, yo te encontraré. - Le dije, luego le besé los labios, como si fuese la última vez. -Nos vemos amor, te veo allá. - De seguido, cerré la puerta de acceso, mientras ella me miraba asustada y llorando. Le miré por la ventanilla que dejaba ver su cara, luego, jalé de la palanca de eyección, siendo expulsada la capsula que le lleva fuera de esta planta que está a punto de colapsar. "-Uno de los reactores está dañado con los tiros que le dio el imbécil de Paal, nos presiona a salir, seguir huyendo, quiere destruir cualquier cosa que lo involucre; nunca debí confiar en él, solo quiere tener el control de REDO, es todo lo que le importa. Ahora debo salir de aquí, antes de que detone... –" Los chirridos de los fierros retorciéndose empezaron a estremecer el ambiente, no queda mucho tiempo. Me dirigí a la siguiente capsula que estaba al lado de la que uso Nicom, pero esta no se abrió, mostró un mensaje de mal funcionamiento y no hizo más que dejar a medio abrir la puerta de acceso: Imposible ingresar. Revisé el plano de emergencia dispuesto en el pilar central que contenía las dos capsulas y la siguiente unidad está en el edificio contiguo. Corrí como nunca en busca de la siguiente cápsula, bajé escaleras, recorrí los pasillos que conectan ambos edificios, en tanto todo se desmoronaba o acechaba con un incendio. La alerta fue total y de la altura del casi veintavo piso donde me encontraba, pude ver abajo al alcance de la vista, como desde el centro de uno de los galpones de producción, se incendiaba el combustible del mismo. No me queda mucho tiempo, cuando el reactor sea quien explote, nada en pie quedará y así sucedió, al menos en la primera sacudida, reventó la mayoría de los vidrios, yo me lancé al piso y me cubrí la cabeza con las manos, después me levanté y seguí corriendo, vino una segunda explosión tal vez con fuego, porque sentí un calor insoportable que me lanzo contra la pared opuesta del pasillo, me levanté aturdido, tenía la ropa rasgada y quemada, me ardían un poco los brazos, pero no había tiempo, seguí corriendo, haciendo el quite a lo destruido y desmoronado del mobiliario y las paredes, haciendo el quite a algunos cuerpos, llegué a la zona de seguridad, accedí usando el contacto HV, quedaba solo una cabina, había otra que fue lanzada, me metí dentro, me asegure el cinturón en forma nerviosa, hice contacto con la interface interna de la cabina, accioné el cierre de la misma y luego usando un botón rojo al alcance de mi mano, le presioné para activar la ignición, pero nada sucedió, me quedé desconcertado y lo presioné de nuevo y así un sinfín de veces, no se activó, vi en la pantalla reflejada en la ventanilla frente a mí, que está en estado de falla, algo esta atorado en los seguros, no se lanzará. No hubo tiempo de nada más, a pesar de estar aislada acústicamente, fue imposible no escuchar la detonación, cerré los ojos, me aferré tomándome fuerte de los soportes laterales y esperé lo peor. En ese instante mi capsula salió disparada hacia arriba a quien sabe dónde, todo se estremecía, se fundió en fuego, podía percibir el vértigo de la velocidad, el girar sin control ni sentido, después la inercia de la caída descontrolada, no tengo idea si algo de esta chatarra funcionó, pareciera que se abrió algún paracaídas, eso pude ver por una de las ventanillas al mirar hacia arriba, sentir como el metal era impactado por lo que fue lanzado por la explosión, todo ardía , y algo de eso alcanzo la tela del paracaídas, vi que se ardía, no sé alcanzo al par, pero sentí el tirón al mismo tiempo que la tela ardiente cubría la ventanilla superior, empecé a caer, sentí la sensación del vértigo del descenso, le siguió el impacto, el rebotar y seguir girando, me rodearon las bolsas del aire, no podía ver nada, parecía que jamás terminaría. Después desperté tendido, no puedo moverme para restaurarme del piso y tampoco puedo hacer movimiento en alguna parte de mí, pienso que, si me viese desde otra perspectiva, debo lucir sereno, pero con la sombría figura de estar muerto. A pesar de esto, siento que respiro, me duele todo el cuerpo, me arden los brazos. No sé bien que sucede, estoy desorientado con la caída, no sé cómo llegué aquí. Me percate de una sombra pasar; de esas que alcanza a cubrirte en parte por breves instantes y aun cuando tengas los ojos cerrados, puede notar su evidente presencia al cortar la luz en este acto. Supuse que alguien o algo estaba cerca, pero no lo pude distinguir con mi vista poco clara y lenta. Luego, una vez más sucedió, pero esta vez la sombra se quedó ahí, sobre mi torso, enfrentándome y al levantar la mirada, vi la figura de pie, de alguien, alguna persona que se quedó a contraluz y apoca distancia mirándome. Luego me jalo de la camisa agitándome, me gritaba, aunque no entendía que decía, trataba de deportarme. Me dio agua, me mojó la cara, me seguía insistiendo, pero no puedo oír bien todo lo que me pedía, solo pude entender, que reiniciara, que lo hiciera porque venían por mí. Me pasó su bíper, me lo dejó en la mano, me ayudo a sostenerlo -¡Hazlo, solo hazlo por favor! – me insistió. Yo ya lo tenía previsto, aunque no de esta forma, quería ver a Nicom antes, hablarle, amarla, porque tendría que olvidarle y ella a mí nuevamente. Pero Ronas tiene razón, si me atrapan, será el fin. -…Cuídala…- Miré a Ronas una última vez, el me señalo con la cabeza que es lo correcto, entonces, me conecté al HV, hable con el Gran Redo, la extraña interface estaba disponible después, un último pictograma que salió con recuadro que encerraba una flecha curva que se encontraba con la cola y daban un giro como persiguiéndose. “-Si quieres mi opinión diría que no está resuelto. -“ “-¿Deseas reiniciar?-“ -Sí... - Me perdí dentro y me desvanecí viendo desaparecer entre sombras a Ronas que me sostenía e invadirme abruptamente el agotamiento absoluto, la inconsciencia y el silencio que consigo trajo. -----------------------------------------ooo------------------------------------------------------- No tenía de mí, mucha voluntad, solo seguí sus instrucciones; me conecté, accedí al juego del Gran Redo y empecé a preguntar por “rehacer” tal como me lo exigía Paal. Pregunté muchas veces, pero el mago respondía siempre igual, diciéndome que no entendía mi petición, en tanto yo luchaba con el mar desbordante de recuerdos que enlazaron a mi cabeza. -¡Sin trucos, te lo advierto! – me amenazó Paal, en una expresión agitada de su rostro. -¡Activa un reinicio!- -¡No tengo idea que hacer!- -¡Hazlo!- -¡No sé cómo hacerlo!- le grite cuando el disparó a algo que estaba cerca de mí. -…Seguiré con tu mano…- -Paal te lo juro, si supiera que hacer lo hago, no sé qué hacer…- -¡Pídele algo de ella, pídele que resuelva tu asunto con esa perra!- -¡Por favor, no tengo idea que hacer!, ¡te lo juro! – -¡Déjate de estupideces! Porque iré por ella después, sus amigos, sus familia, quien sea!- -¡No sé qué hacer es la verdad!- -¡Solo hazlo maldito estúpido! – -¡No me dispares!- -¡No te atrevas a desconectar de HV! – - ¡Paal por favor! - le supliqué cuando vi que se hartó y colocó su arma en mi mano libre dejando el cañón presionándola contra la mesa. - Todavía te quedará una…- me dijo sarcástico. - No hay tiempo, ¿entiendes? – siguió tranquilo sosteniéndome la mano apresada por el cañón de su arma. Yo no sabía qué hacer, cada solicitud simplemente Redo las desconocía. – Bien, despídete de tu mano…- -¡No! ¡No! ¡por favor! – grite haciéndole el quite y cayendo de espaldas junto con la silla me arrastre raudamente y tomé el pedazo de la pata de una de las mesas rotas para defenderme. Sin embargo, no sucedió nada, no oí nada. Me encontré en el piso, de espaldas, mirando al escritorio donde veía la punta del cañón del arma de Paal apuntar en la misma dirección tal como si estuviese frente a él. Yo estaba agitado y la tensión me llevo a despertar los sentidos a pesar del mareo que persiste, entones, decidí reponerme del piso, lo hice lentamente, me asomé con cuidado y miedo por el borde del escritorio que lo tenía casi encima, donde me encontré con el cañón de su arma apuntando como si estuviese mi mano aún. Miré hacia el lado de Paal y el sujeto le sostenía firmemente apuntando frente a él, al verle el rostro vi con horror, una expresión fría y vacía, como si fuese un maniquí de alguna tienda, con la mirada perdida y ajena de toda vida. Opté por hacerme a un lado lentamente para salirme del alcance de su arma, no comprendí nada, no sé qué sucede, pero Paal está ahí quieto, congelado, como si se hubiese detenido el tiempo, luego, baje la mirada y me di cuenta que él tenía su otra mano apoyada en la mesa, tocando el contacto HV, después vi su Biper que estaba en la mesa frente a mi donde me había conectado, mire con atención la pantalla y vi bajo el símbolo industrial del HV, una leyenda que decía: “Protocolo de Protección del equipo R.E.D.O Miembro prioridad 1 Amenaza neutralizada” No perdí la oportunidad de escapar y avance a tropiezos y caídas para salir de esa habitación abriéndome paso entre los muebles y objetos. Antes de abandonar por completo el cuarto, me volteé a ver en dirección al escritorio de donde había iniciado mi marcha y vi a Paal aún ahí, apuntando su arma a nada, permanecía en la misma posición fija y estática como una estatua. Sentí lastima y algo de pena, pues había sido mi amigo, eso se suponía, pero era en realidad alguien que desconocía y que me iba a matar. Finalmente, tome mi Biper que estaba al paso tirado en el suelo y recorrí el resto de la casa en dirección a la salida donde aparque mi vehículo. No sé bien como cogí mi coche, solo me metí en la cabina y le active colocando el dedo en el HV, sintiendo como en ese momento que solicite encender el carro para partir, se me indujeran miles de imágenes y fragmentos de momentos, sabores y colores como si fuese una inyección de estos que van directamente a mi mente y que no puedo detener. “...sé que es una locura, si tienes ya mi nombre, entonces ¿por qué no me llamas?..”. Me cantaba esa mujer sentada al lado mío en este mismo carro. El motor eléctrico se energizó, pero no fui capaz de hacerme al volante y teniendo presente que recibiría otra inyección de recuerdos, contacté de igual manera al HV y pedí llevarme a casa en forma auto guiada: pero no estaba equivocado en mi conclusión, puesto, que recibí de entrada otra tira de imágenes y momentos, todos ellos confusos y que a primera instancia aun no puedo relacionarles; “-No me hagas estos sustos nuevamente!- -¡Estas temblando!- -Usted también…- “ El estruendo de un tiro de un arma desde el interior de la casa de Paal, me saco de este desvarío, centré la vista en el acceso de la casa sin ver nada, pero entremedio, se cruzaron las imágenes de él siguiéndome y disparando, lo reconocí, pero tal sobresalto del ruido del disparo volvió a tronar y me obligo a llevar la vista al frente, donde veo a través del parabrisas, a Paal que caminaba con dificultad hacia mí, se veía que no podía moverse ágilmente y pareciera incluso que arrastrase la pierna derecha y dejaba colgar el brazo del mismo lado como si no los pudiera mover, se aproximó más ante mi incapacidad de reaccionar, tenía ahora a este loco de Paal sobre este, mirándome, con el arma empuñada en su mano, ahí con la mirada fija, la mitad de su rostro mostraba los mismo síntomas que sus extremidades , le colgaba el labio y el ojo apuntaba a una dirección opuesta al izquierdo, sin expresión más que la locura que escondía y que parecía poseerle y perderle, hasta el instante que esbozó algo parecido a una sonrisa antes de empezar a sangrar de narices, oídos y de los ojos inclusive y caer derrumbado sobre mi carro al piso en una huella que serpenteó el cristal con su propia sangre. El terror me llevó a tomar el control del carro para salir de ahí, le di en reversa hasta el fondo del pedal del acelerador y este me llevo en retroceso pasando a llevar la decoración y figuras que tenía en el jardín, con algunos montículos y saltos que dio el coche al sobrepasar las jardinera, la cerca y otras cosas más que rompí hasta soltar el pedal cuando me vi fuera de ese sitio con un tipo que parecía muerto a los lejos en el pórtico de su casa, detrás de la huella de destrucción que dejé al salir. Ya desde afuera, trate de calmar mi respiración que parecía que me ahogaba, el corazón me parecía estallar y el espanto me había quitado el mareo por momentos, pero solo fue por la adrenalina, puesto que la sensación de esta locura ha vuelto con su tren de imágenes fragmentadas. Solo dejé una última orden al carro y es que me sacará de ahí, a cualquier lugar, alcancé percibir que ya se movía luego de instruirle, yo mientras me deje caer en el asiento del conductor y perdí el conocimiento. Abrí los ojos y mi vista topó con el techo semitransparente de mi coche que me permitió reconocer que aún es de día y el sol permanece alto en el cielo. Al recobrarme, miré a mí alrededor por la ventanilla y pude constatar que estaba en el aparcadero de alguna parte de la costa. Sigo mareado y me persiste una resaca que pareciera que la cabeza me va a estallar, seguida de la sensación residente de desorientación que no me había abandonado por completo pero que al menos delegaron por un rato a esas imágenes que han dejado de perseguirme aunque sea por un momento. Recobré mi posición para quedar sentado, busqué mi Biper que lo hallé tirado en el piso del asiento del acompañante y al ver la hora en su pantalla, constaté que ya pasaron al menos un par de horas que estoy aquí dentro. A continuación, abrí el compartimento de la guantera, saque todo lo que estaba ahí buscando una jeringa de esas que uso de antídoto cuando estoy demasiado drogado. Entre todas las cosas, la hallé, me la inyecte enseguida para sentir el alivio que empezaría a hacer efecto pronto. Entre toda la basura y papeles que saqué dentro, me topé con una pequeña cajita que permanecía entre todo. Le tomé y la miré extrañado, no la recordaba en realidad, y estando al fondo, supongo que lleva mucho tiempo guardada, cuando me decidí a abrirla, me encontré que contenía un anillo, un delgado anillo de compromiso, no me vino nada a la memoria, aunque de improviso, una imagen se cruzó en mi mente y fue el momento en que fui por el en alguna joyería, vi en otras imágenes cuando me lo eché al bolsillo, apareció la imagen de esa mujer que me recibía en sus brazos, me sonreía, pero ¿por qué lo hacía?, decidí meterme a indagar al HV. Busqué en los registros que tenía; nada anormal, entonces indagué en los más antiguos y si el estúpido de Paal no me miente, entonces, profundice en unos meses atrás, hasta llegar a esta fecha o algo menos donde me encontré con una serie de carpetas y registros en mi cuenta que no recordaba. Al verlos, recorrí una serie de fotos e imágenes que de un comienzo desconocí, abrí otra que me llamó la atención y que decía simplemente: “Nuestro reino” Le accedí con algo de aprensión, pero lo hice, ahí me hallé en un vídeo almacenado y con algún icono de un par de barras paralelas y un reloj que señalaban estar la espera de ser enviado. Cuando abrí el vídeo, me quede con la vista fija en la pantalla, se me espanto ya el mareo y cualquier otro síntoma, no pestañeé un segundo pues al ver el registro, me veía en una habitación, otra que no era la mía; era de mañana, muy temprano se notaba por la luz que recién entraba al cuarto desde los ventanales. Había dejado mi Biper apoyado en algo, a media altura, tal vez sobre una mesita o algo similar y me veía sentándome en el piso a final de una cama; estaba en ropa interior y a espaldas mías, se alcanzaba a ver desde la rodilla al pie de alguien que estaba aún tendida ahí. Luego desde esa misma posición empecé a hablar en voz baja donde oí y vi lo que le decía frente a la cámara. -…Son un poco más de las seis, me desperté hace un rato y quería hacer algo especial para usted y he aprovechado que aun duerme para grabarle este video, ¡pero no se alarme!, que prometí que con usted no haría de incluirte en las depravaciones de esa colección que cargo y que tanto lío me han traído!... aunque para ser sincero, no niego que ahora que le veo en la cama durmiendo, así de hermosa y serena, recorrería su pierna hasta sumergirme en las sábanas para abrazarle y que hagamos el amor; me tienta la idea de abusar de este momento, pero prometí ser un caballero con usted y antes que me diga algo, respetare a esta princesa, besándole solo sus manos y sus pies…. Pronuncie al unísono el final de la frase, reconociéndola y recordándole cuando así mismo, sucedió con esa chica hace meses en Sargasous, en tanto en el video veía como le besaba suavemente el empeine de su pie que asomaba. -… Aunque esta noche usted me ha dejado generosamente entrar en su palacio un poquito más allá y recorrer algunos rincones y sitios maravillosos de su hermoso reino….pero quiero decirle que estos días contigo han sido especiales sin duda y eres quien me tiene aquí como un loco, en este mundo raro, pero feliz como nunca me he sentido… Luego noté que con la mano moví el Biper y el punto de vista cambiaba a la perspectiva de lo que vi en ese momento a través de mis ojos, donde a lo largo, estaba tendida una chica, cubierta con las sábanas y que asomaba también su brazo donde reposaba su cabeza sobre este. Después, volvió la vista desde el Biper que lo acomodé apuntando en esa dirección para vernos de cuerpo entero y casi a lo largo de la cama. -…Espero que cuando vea este vídeo, ya le haya pedido que seamos novios o como dice usted “pololear”, porque quiero estar junto a ti, cuidarle, quererle, consentirle; usted mi dulce niña, princesa mía, que está aquí en el centro de este corazón que se agita con solo verle. -le decía, señalando con el dedo mi pecho. -… Le quiero mucho como a nadie he querido antes… Y espero que no me reclames que esto está muy “rosa”, pero he preparado algo especial para el desayuno, así que dejaré esto aquí para que veas la sorpresa que me he conseguido y vea su carita de asombro, claro eso sí, si es que acierto y le gusta….así que seguiré hablando bajito e iré por ello….- Le relataba para colocarme de pie, aunque antes de partir, volví a enculillarme y colocarme frente a la vista de la cámara para decir algo más- … Le quiero con locura… La escena siguiente me vi rodeando la cama en dirección a la puerta que estaba en el lado opuesto; noté que entraba la luz cuando abrí la puerta y lo opuesto cuando la cerraba. No se veía muy bien lo que sucedía, pero algo de ruido se escuchó como si algunas cosas pequeñas cayeron al piso, centre mi atención en el video donde estaba la muchacha en la cama; empezó a moverse y sin variar su postura abrió sus ojos mirando a la cámara, se sonrío feliz y se reía disimuladamente de los ruidos que sucedían detrás que me distrajeron también, pero mi atención regreso enseguida cuando le escuché decir en voz baja; - “También le quiero…”, Se sonrió y cerró los ojos y para hacerme que creyera que seguía durmiendo a pesar del ruido que yo hacía. La secuencia que continuó me veía con una bandeja en las manos, un par de tazas y cosas para comer y a ella que despertaba con esta sorpresa para tomar desayuno juntos. Cuando vi todo aquello, cerré los ojos un momento, coloqué la espalda en el respaldo del carro no me sentía bien, porque los recuerdos volvían a mí intensamente y a montones, seguidos de clavadas en mi cabeza, como si abrieses las puertas de algún ropero repleto y que bastase eso para colapsar lo que tuviese, como si fuesen maletas llenas de memorias que de un momento se abrieron y con ello volvió a mí con las imágenes y videos que veía, comprendía y entendía la razón de estas angustias, de estos sueños y pesadillas; Volvía a mí, el amor que sentía por ella. Navegué por los demás registros, no cabía duda, revisé y vi cientos de fotos de lugares y situaciones. Me quedé tan confundido y tan choqueado y me sonreía de ello en una mezcla de sentimientos que me llevaban casi al llanto, porque recordé como caí de esa plataforma, como ella quedo en la parte de la planta que se elevaba, lo que tuvimos que hacer para huir, el día en que algo sucedió y tengo un vacío en la mente, que no conecta con lo que vivo y estoy sintiendo ahora. También recordé como ella se fue con otro y no pude convencerla de lo contrario y como pasó esta y las otras veces y al ver sus fotos, me volví espectador viéndole marchar y lo que me significo descubrí que no era yo el amor que buscaba. Las imágenes siguieron corriendo y cada una empezó a tener una razón y enlazar un fragmento de mi memoria, cuadraron y encajaron a la perfección como lo hacen las piezas de algún rompecabezas, se disipaban las dudas y los fantasmas, con cada lugar y momento que recorrí, con ello, siendo la verdad quien reina, siendo tan dura y sincera, que me estrelló con el choque de la realidad e intentar asumirlo que esta es la única verdad. Me percaté que se escuchaba una melodía rítmica y conocida, una que no le oía ya hace mucho pero que al poco de avanzar le reconocí por completo. Mi Biper estaba tocando esa canción y con un mensaje de una llamada entrante; Le vi por la mensajería dibujada del parabrisas en un rincón con un pictograma señalando la llamada entrante, luego su identificación y su fotografía. Me quede sorprendido y entre el estupor reaccioné, me llevé el Biper cerca del oído y tome la llamada. Al otro lado se oía de alguien que aguardaba, le oí la respiración, algo agitada y nerviosa, pero sin palabras, decidí empezar el dialogo e insistí un par de veces hablando por la bocina. –hola…- pero no respondió, hasta que luego de unos segundos escuche una voz salir de ahí. -..Bradco…soy yo, Nicom…- Apenas empezó a hablar, le reconocí sin duda alguna y al escuchar su nombre no quedo vestigio de olvido porque todo volvió a tener sentido y razón, ya que sentí que el corazón me estallaría de lo fuerte e intenso que empezó a latir. -Nicom…- -…Vi el vídeo y los otros que aparecemos… - dijo haciendo una pausa como para reponerse. – Yo miré la pantalla del Biper, y estaba un símbolo de la cajita que se movía, se había enviado algo, puede ser que esa carpeta que revisé. -Vi…Las fotos y todas esas cosas que se supone hicimos juntos…- me decía sintiendo su voz nerviosa. -…Ha llegado todo esto hace unos minutos, ¿has sido tú? - me preguntaba confundida. -…También lo he visto. - -…Bradco, escúchame. - dijo con la vez temblorosa. - ¡Si quieres tomarme el pelo con esta broma enferma, te aseguró que llamare a la PHE en este momento! - -No es una broma. - le dije. - Estoy tan sorprendido como tú. - - ¡No juegues conmigo, no estoy para esto! - -Es raro lo sé. - le dije. - pero sucedió...- -¡¿Raro?!- me exclamo.- ¡Es enfermo!- reclamó.-¡Te has colado en mi archivo personal!- -¡No! por favor no me cortes; déjame ir por ti, hablemos, le pedí.- Te puedo explicar todo.- le aseguré.-Yo te recuerdo, te recuerdo Nicom, ¿estás en tu departamento?, ¿estás ahí cierto?, hablemos, déjame verte...- -¡Calla!, !Yo no lo puedo recordar!- insistió.- ¡Te apareces de repente con un montón de momentos que no los viví contigo!, ¿Qué es lo que te sucede - me decía, haciéndome sentir muy mal por ello. -… ¡No sé quién eres y ¿pretendes que trucando videos me hagas creer que tenemos una vida?!, Escucha, no sé qué enferma idea es, no sé cómo lo hiciste, ¡como conseguiste hacer estos trucos y no quiero saberlo tampoco! -me decía casi a punto del llanto. -¡Espera, por favor no cortes! - le rogué tratando de calmarnos. - ¡Solo déjame explicarte, veámonos y sabrás que todo es verdad...intenta recordar, sé que me recordarás como yo lo hice! - -¡Ese peluche…me lo regaló mi novio y definitivamente ése no eres tú!-me refutó haciendo una pausa donde solo dejo oír su agitada respiración- -No fue así, las cosas sucedieron de otra forma…- -….Estoy presente en momentos y fotografías contigo, ¡estamos en la cama riéndonos!- le escuche reclamar.- ¿Esperas que asuma que esto es normal?- me encaraba.- ¡Te lo advierto, no te acerques!- me reclamaba llorando. -¡Estuvimos ahí, en Sargasous, un fin de semana, ahí grabe ese vídeo! - le dije tratando de que recordara. -…Intenta recordarlo…-le pedí nuevamente, escuchando al otro lado aún su respiración y sollozos, para luego de súbito, cortar la llamada. No lo dudé ni un segundo; voy por ella y esta vez nada nos separará. Bajo esa convicción, salí de muy rápido, ya había oscurecido y helaba, aunque no fuese eso un factor de importancia, “!..Voy por Nicom, voy por ella, solo nos separan algunas millas y esta vez no le dejare ir!! Para mí se hizo eterno cada segundo de esta espera por llegar a su departamento, de llegar a su puerta lo antes posible, incluso ni note el momento en que ya había caído la noche, en tanto yo seguía recorriendo la autopista por el caudal más rápido, sobrepasando al resto para llegar a su departamento. Antes de bajar, cogí la cajita con ese presente que ha aguardado tanto tiempo, me bajé corriendo del coche y avancé a la recepción reconociendo el entorno, el lugar donde tantas veces estuve, trayendo a mi mente de tantas tonterías que hicimos jugando, que me hicieron sonreír al recordarlo. No tome el elevador, corrí cuesta arriba por las escaleras hasta el cuarto nivel donde está su piso, así mismo abrí la puerta del corredor del cajón de este y ya enfrentado a lo largo del pasillo de distribución, mire en ambos sentidos donde vino a mí el recuerdo de donde estaba su puerta. Me encaminé a paso veloz y seguro, lo tenía tan claro como si fuese ayer que estuve aquí y a pesar de que ha cambiado algo la decoración, es sin dudas, el mismo lugar. Cuando llegué frente a su puerta, antes de golpear me acomode algo la ropa y una pasada al cabello con la mano, para tener algo de mejor aspecto, respire profundo un par de veces, aunque no se me calmara el corazón; estaba de pie frente a su puerta, la última barrera entre el pasado y el presente, las mentiras y la verdad. Finalmente, aquí estoy, mirando el color café oscuro que está pintada, mirando el ojo que permite ver desde el interior a quien aguarda y el interruptor de ese feo y desabrido timbre. Metí la mano al bolsillo de la chaqueta y toque la cajita que contiene la cadena que le regalaré, la empuño para estar seguro de que este ahí cuando la necesite, lo hago también por el ímpetu que siento y que me trae hoy ante ella. Es el momento: toqué un par de veces el interruptor de ese timbre desafinado y deslavado que aún preserva, pero que pareció que fuese las campanas del ingreso al mismo cielo cuando le oí vibrar. Estaba muy nervioso y ansioso, me sonreía de igual forma, sentí que llevaba las pupilas abiertas y el corazón aun estremecido como desde momento de saber de ella. Esperé unos segundos de pie sin moverme frente la puerta esperando que me abriese, pero no sucedió nada, a pesar de que sentía que escapaba ruido desde el interior, como de gente hablando, riendo y música, alguna voz que se destacaba del resto y respondían carcajadas; pensé que tal vez sería otro apartamento, pero estaba seguro que era aquel, por tanto me decidí a tocar nuevamente el timbre, pero antes que tocara el interruptor, la puerta ante mí se abrió. Cuando eso sucedió, creía que no podría contener la alegría, pero esto rápidamente se apagó como así mi sonrisa al ver esto; Ahí parado, sosteniéndole, había un sujeto que no tarde en reconocer, quien me abrió la puerta seguido de ese entorno de fiesta que oía se vino a mí rodeándome con la diversidad de voces de la gente en jolgorio y en su música. -¿Qué tal?- me dijo desde ahí atentamente. – ¿Amigo de Nico?, vienes a su cumpleaños, ¿cierto? - -Si…-respondí titubeando sin entender que pasaba. -Soy G.- me dijo dándome un apretón de manos. - -...Bradco.- -¿Te conozco de alguna parte?, me eres cara familiar…- -No lo creo…- -Olvídalo...verás, a todos los que han llegado les he preguntado lo mismo.- me dijo con preocupación.- Lo que sucede es que Nico está muy rara hoy y no sé qué le sucedió, no quería celebrar nada, que no viniese nadie, fue todo un tema convencerla ¡casi me deja todo esto servido!- comentó.-Yo sé que es el asunto de las hormonas y todas esas cosas de mujer, pero se la lloró casi una hora y no me ha dicho porque.- relató.- ¿Sabes que le sucede?- Yo moví la cabeza negando. – Vale, solo quiero verle feliz en su día así que cuenta mucho que vengan sus amigos a verla. - dijo preocupado. - Esto del Bebé es algo nuevo para ambos... -agregó sin darme tiempo de reaccionar a lo que me decía. -Por cierto ¡ahí viene! - me dijo señalándole con la mirada. -…No le comentes de esto por favor...- terminó diciendo en voz baja. - En ese momento, mi atención fue de inmediato dirigida al pasillo de acceso, donde entre la gente que ocupaba la sala principal, le vi aparecer y aproximarse para detenerse a un par de metros de mí. Le reconocí enseguida, ella también. Estaba igual a como le recordaba, claro que ahora con el cabello corto y no me recibía con esa sonrisa con la que esperaba verle. También había movimientos en otras cosas, pues ella cargaba un bebe entre sus brazos; un niño pequeño, tal vez de pocos meses de nacido, al que le arrullaba y le atendía tomándole sus manitos que se asomaban entre la manta que lo envolvía. -Nico, amor mío. - le dijo. -Te ha venido a ver Bradco. - dijo anunciándome. Ella solo me miró sin decir palabra alguna. -¡Amigo no seas tímido!- dijo mirándome extrañado.- Vamos puedes saludarle con confianza, ¡que no soy ningún ogro!- exclamó alegre colocando su mano en mi espalda invitándome a aproximarme a ella. Así me acerqué tímidamente y le di un beso en la mejilla que ella respondió incomoda. Nos quedamos mirando, sin decir nada, sentí una sensación muy extraña. Ella permaneció en esa misma actitud, me miró a los ojos. Por un momento, pensé que diría algo; estoy seguro de que vi su boca abrirse levemente a punto de ello, pero le volvió a cerrar y no salió palabra alguna, más que en su mirada, el sentimiento que no necesitaba de ser pronunciado, ese que se resumía del momento que miraba a su hijo y volvía la vista en mí. No fue difícil comprender que debía hacer. -Aguarda un momento. -me dijo mirándome extrañado. - Tal vez ella no sabe quién realmente eres, pero yo a ti te conozco...- me dijo seriamente, sin quitarme los ojos de encima. -…Yo sabía que te recordaba de alguna parte y se perfectamente de dónde. - continuó en esa misma actitud, mirando a Nicom lo que le hizo colocarla muy incómoda y nerviosa ante alguna revelación que vendrá. Continuará….
  9. XVI.- Hell-o REDO Zona de la foresta de Halcyon Este, limite sur, hace tres años. -¡No tires las mantas! ¡Se me enfrían los pies! - - Tu eres la que se envuelve y recoge las sábanas! - - ¡Que pesado eres!- - Ya, ¡pero sabes que te amo! - -¡Eso se lo dices a todas!- dijo riéndose envuelta en mi abrazo. -…Yo también te amo, tontito…- siguió regalándome un beso en los labios, que continuamos en uno intenso y lleno de pasión, luego se separó y se quedó inquieta. - ¿Qué sucede? - - Lo lamento…- dijo sentándose en la cama. –Estoy algo inquieta ya pasará…- - Desde un par de días que te noto así. - le comenté al verle más nerviosa que ayer.-…Si algo sucede, por favor dímelo.- - Estoy bien, de verdad.- - Llevamos casi un mes y el mundo no se ha acabado…- - Lo sé. - dijo sonriendo. - Entonces ¿Qué es lo que te preocupa? – le pregunté. – Mientras nos oculte el HV, nadie podrá encontrarnos, estamos fuera de cualquier jurisdicción, eso lo sabes. – -¿Confías mucho en eso?- - Debe ser porque lo diseñe…- - Pienso en tantas cosas…- - Lo que dejaste ¿No es así? - ella movió la cabeza aceptándolo. - ¿Tienes miedo…? - - ¿Tu no lo tienes? – yo silencié. - Ha sido maravilloso, de verdad que he sido libre como nunca…- - Pero entonces… - - Mi reino… - - Ya hablamos de eso ¿no es así? – - Llevamos huyendo y ocultándonos, no va a durar por mucho tiempo y…- - Lo que tenga que durar, pero disfrútalo, no te angusties. – Ella se sonrió nuevamente y se colocó sobre mí. -Yo cuidaré de ti, aunque debes aprender a cocinar algunas cosas, ahí estas algo floja. - ella se sonrió sacándola de esa tristeza que le vino. - ¡No tengo porque cocinarte nada plebeyo flojo! – - Yo creo que me lo he ganado, para ser tan educada sabes muy poco de llevar una casa. – - ¡Que insolente! – reclamó. – ¡No fui educada para cuidar de vagos como tú! - Exclamo riendo - ¡Y vivir en lugarcitos como este! - continuó en su juego, pero que encontró en mí, una respuesta de desagrado ante ese comentario despectivo. – Lo siento…no debí decir eso…- - Se que no es gran cosa, pero es nuestro…- le aclaré. – Pero me da igual, me pongo así solo para molestarte. - - ¡Que insoportable! – respondió riendo. - ¿Qué tal si hacemos el amor y limamos “literalmente” nuestras diferencias?- Ella me miró de reojo, pero le gustó la idea. - !Ponle!- - ¡Me encanta cuando te pones tan niña chica para tus reacciones! - - ¡Cállate antes que me arrepienta!- Estábamos haciéndolo y entregándonos con mucha pasión como habituábamos, cuando escuchamos la voz de alerta surgir de mi bíper, que sonaba a lo lejos, la verdad es que no le presté mucha atención estando sumergidos en la pasión, no quise atender. -Bradco, ronda un vehículo en el perímetro. – habló el Biper. Romine, se detuvo y escucho el mensaje. -Vamos déjalo, es seguro otro turista perdido que va de paso…- le expliqué para que siguiéramos haciéndolo. - No, puede ser importante…- me dijo extrañándome ante su reacción. - No es primera vez, no es para que te alarmes.- le expliqué para que se tranquilizara. -...Déjalo, quédate tranquila, el HV me avisaría…- -Bradco, en el vehículo viene un oficial de alto rango del reino de Halcyon Norte, dos Androides de la guardia real, dos vehículos más se acercan…- - ¡Por el Creador! - exclamé levantándonos rápidamente. - ¡Toma tu ropa, deja todo, nos vamos! – le dije colocándome un pantalón. Pero ella se quedó de pie mirándome. - No, Bradco…- - ¡Romine, vienen por nosotros! – le reiteré, pero ella se quedó sin reaccionar. - Lo siento, por favor perdóname. – -Pero…- le dije sin entender, cuando la puerta de acceso del primer piso de la casa fue derribada, seguida de una serie de pasos que venían por la escalera al segundo nivel. La puerta de nuestra habitación fue sacada de un solo tirón por uno de los androides y este junto al otro y media docena de agentes más completaron el cuarto. Uno de ellos, uno muy alto y de finas facciones, nos quedó mirando fijamente, hizo algún gesto de desagrado y dando instrucciones, ordenó salir a la guardia que le escoltó, dejando solo a los dos androides permanecer dentro. Me quedé junto a ella protegiéndole, no sabía que sucedería, luego se aproximó a mí, se veía molesto y me dijo algo en idioma de Erva que no entendí, me enfrentó con sus palabras y finalmente me golpeó la mejilla de una bofetada. Tomó de la mano a Romine sin que ella se resistiera, le dijo algo y ella le respondió en el mismo lenguaje, después se retiró el abrigo y le cubrió a ella su desnudez. -Romine… ¿qué haces? – -Mi reino esta primero…- me dijo triste y conteniendo sus lágrimas. Los androides se aproximaron colocándose uno a cada lado, tomándome de los brazos inmovilizándome. - ¿Sabías que vendrían? ¿no es así? – le pregunté. – …Tu avisaste donde estamos…- - Sí, así es…- - ¡¿Cómo pudiste?! – - Esto es por mi reino…- me decía. – ¡Necesito proteger mi reino! - -Romine…- - Tienes un arma, un arma que desarrolló tu reino y es una amenaza al mío. - - No me puedes estar haciendo esto…- - Háblame del proyecto REDO…- me dijo seriamente. - ¿Es por eso por lo que lo haces?, ¡¿toda esta farsa, todo este tiempo, lo has hecho por saberlo?!- - ¡Bradco, mi reino está, sobre todo, incluso mis propios intereses! – - ¡Tu reino!, ¿Qué eres de plástico? - - No lo entenderías, ¡habla por las buenas!- me pidió, cuando ese sujeto que estaba con nosotros dio una orden a los androides, a lo cual, uno de ellos me doblegó arrojándome al piso y con el brazo torcido a la espalda sometiéndole una insoportable tensión. - ¡Habla! – - ¡Romine, por favor! – - ¡Te quebraré cada hueso si hace falta, no me obligues!, ¡Habla de REDO, hazlo ya! - me encaró doblegándome con más dolor. - ¿Qué es REDO?, ¿Qué es lo que hace? – ambos se aproximaron a mí, ella me interrogó tal como lo hizo el otro sujeto que lo hacía en su dialecto. - ¡Habla!, - dijo ella, cuando escuche instrucciones del tipo ese, con lo que hizo que el androide me levantara del piso apretándome el cuello y luego me lanzara contra una repisa que se partió al recibir mi espalda con todo lo que sostenía. A medias, me traté de levantar con el intenso dolor de este impacto. El androide llegó a mi lado, me levantó del cuello y luego me llevó de vuelta frente a ellos. - ¿Qué es REDO?, ¿Qué clase de arma es?, ¿Qué tienen que ver los incidentes en sus plantas de producción?, ¿La están probando? - Yo traté de responder, pero me costaba respirar con la presión de la mano del androide sobre mi garganta. El dio otra orden y fui liberado dejándome caer al piso, desde allí pude sentir que el aire volvía a pasar luego de ser apretada casi hasta la asfixia. Romine se arrodilló y se aproximó a mí, me miró con dureza, una que no podía reconocer en ella, luego me habló. -…Vamos, habla, es inútil resistirse, si no es a tortura, será drogándote, pero hablaras igual. – me dijo. -… Ahora, ¿Qué es el proyecto REDO? ¿Qué es? – Yo levanté la mirada, aun recobrando el aliento, buscando en sus ojos el amor que ahora no puedo hallar en ellos. Después de unos segundos me decidí a hablar. - Te lo diré, pero solo a ti. – Ella miró al sujeto que permanecía a mi lado, le habló o le tradujo; el me miró con recelo, pero aceptó. Romine entonces se acercó a mí y acercó su rostro al mío con desconfianza y cuidado. -…Nunca lo esperé de ti, lo pudimos lograr… - le dije adolorido y en voz baja. Le hablé al oído y le dije lo que quería saber. Luego me miró confundida y asustada, también al otro sujeto que le preguntó insistentemente. -…Y haré que no lo olvides…-le aclaré sacando un poco más la voz. El sujeto se exasperó, vi que hizo a Romine a un lado empujándole bruscamente tras de él, aquel tipo sacó algo de su bolsillo, como una vara de metal que estiró y se abalanzó a golpearme, pero el androide que estaba de pie a mi lado y que me tenía custodiado lo impidió desviando el golpe del metal con su brazo, sorprendido el sujeto, le dio órdenes en su lenguaje, le increpó, pero fue muy breve, el androide, le tomó la mano que sostenía la vara, y se la apretó como si fuese un simple papel triturando sus huesos, después le dio algún golpe de puño o pie, fue tan rápido que no pude distinguirlo, solo lo vi ser lanzado a la pared contigua cayendo sepultado bajo los muebles que rompió con su espalda, el otro androide se acercó a detenerle, pero fue inútil, éste sacó su arma, le disparo insistentemente sin chance, luego se aproximó y le arrancó la cabeza a su humeante armadura, en eso, el caos se suscitó de un momento a otro, cuando los agentes entraron, fue una balacera y una carnicería indescriptible. Romine permaneció en el suelo aterrada y llorando, no le sucedió nada supongo, no sería agredida, tampoco quiso huir conmigo, no pude esperarle, tenía que aprovechar de escapar, pero ella se quedó en ese cuarto aun cuando ya todo había sucedido. ---------------------------------------------------ooo---------------------------------------------------- No sé cuánto tiempo ha pasado, pero al despertar, me encontré tendido en el piso. Puedo respirar y siento el olor de la tierra en mis narices y en este proceso, también llega la sensación de mucha sed y mucho dolor en todo el cuerpo, creo que eso me ha hecho reaccionar y abrí los ojos, pero mi visión esta nublada y pareciera que puedo ver de un solo ojo, el otro me duele, me da la sensación de que esta hinchado porque apenas puedo abrir el párpado, siento un cierto dulzor en la boca y reconozco el sabor de la sangre que sale desde ahí por el labio, estoy muy golpeado, creo que estoy completo, pero el todo está lleno de dolor, incluso cuando traté de levantarme, sentí una punzada en el costado, algo muy fuerte que me hizo retroceder en el intento, después, al quedarme quieto por unos instantes, al palparme con la mano, recordé la herida de la esquirla, aun sangraba, puede que un poco menos, pero lo hacía. Me dolían las piernas como el resto, pero las podía mover, tenía golpes en todos lados y parecía sangrar de igual forma, aunque la herida del costado fuese la más complicada. Me tendí de lado, lenta y torpemente como pude hacerlo, me logré sentar y apoyar la espalda en los restos del vehículo en cual me refugié. Miré a mi alrededor, vi detrás de mí y reconocí el carro que use para refugiarme, al menos una parte, ya que es la cabina que yace torcida, con una especie de bolas gigantes de goma infladas que lo rodeaban, pero que ya en su mayoría estaban reventadas y despedazadas, supongo que se activó el sistema de protección contra impactos gatillado cuando el carro salió lanzado al vacío, separándole del resto del chasis para resistir mejor el golpe. Por el otro lado, dispersos y rodeándome, se hallaban los restos enterrados en una pila de chatarra de otros vehículos, escombros de las estructuras y algunos cuerpos inertes de trabajadores de los que no lo lograron y al final, tal vez a media milla, una columna semiderruida incrustada, como si fuese una espada que el mismo Creador ha clavado en la tierra, derrumbando lo que colgase de sus bordes, humeante con incendios dispersos, relámpagos y rayos eléctricos haciendo corto circuito y detonaciones que le desmiembran. Miré al cielo, alcé la mirada tapándome la vista con la sombra de la mano abierta para que los claros de sol que escapaba entre las nubes me dejara ver: Ahí estaba, flotando muy alto, perdiéndose entre las nubes, imponente y aterrador al mismo tiempo, iluminándose con un destello rojo por debajo provenientes de sus motores de sustentación, emitiendo un singular ruido, como si fuese algún insecto gigante que resuena a baja frecuencia. -Halcyon Foods Inc está en el cielo… - Por debajo, el agujero deforme y gigante donde se levantó, como si fuese testigo de algún muerto que se ha levantado de su sepultura dejando el vacío ante su ausencia. No pude evitar al presenciar lo que veían mis ojos en traer a mi mente ese recuerdo de su infancia que Nicom me describió, sea una coincidencia o no, sin duda se hizo real y está ahí flotando ante mis ojos y ella en alguna parte de ese lugar permanece extraviada, sola y asustada. A pesar de que estaba sentado, llegué al punto que no pude sostenerme más y cedí en mi postura dejándome caer de medio lado. Me costaba trabajo respirar, estaba muy agitado en ello y la sed me agobiaba; el sol a pesar de brillar tímidamente entre las nubes, en cada claro que asomó, parecía incrementar aún más la necesidad de agua. El cansancio me superó y sentía que estaba a punto de cerrar los ojos, de ceder nuevamente al agotamiento, cuando me sacó del letargo una sombra que pasó delante de mí y del umbral de luz, reaccioné y abrí los ojos alerta, pero no vi nada más que el caos humeante. Luego se reiteró lo mismo; definitivamente es algo, me asusté, si es Paal, no podré dar batalla alguna y estoy tan mareado y débil que no logro seguirle ni saber quién es y solo despejé esta incógnita hasta el momento en que se presentó delante de mí. La figura humana que resplandecía a contraluz no podía distinguirse bien, solo lo identifiqué al estar cerca, al momento que me tomé de las ropas y me ayudó a quedarme sentado apoyado de una mejor forma de los restos del automóvil. Me dio de beber agua de una botella que traía, la bebí con desesperación e hizo dosificarle porque me atragantaba en mi ansiedad por ello. -¿Ronas..?.- le dije débilmente viéndole como comenzaba a pasearse frente a mi describiendo cortos tramos que lo llevaba y traía para ver este caos y volver a donde estaba. -¡Esto fue demasiado!- me dijo, volteando a verme. -Ronas, ayúdame…- estire el brazo casi desvaneciendo. -¿Que te ayude?- le oí más allá, sin dejarse de mover.- ¿Qué más quieres?- me preguntaba agitando los brazos.- ¿Cómo si no lo he intentado?- Me dijo pasando frente a mi ignorando mi mano que ya no pude sostener erguida.-¡Lo intente todo!- me reclamó agachándose frente a mí.- Ustedes- me decía molesto.- Tú y esa chiquilla y esa enfermiza obsesión de tenerles juntos, ¿porque ustedes?- seguía reclamando furioso. -Ronas, no entiendo a qué te refieres… ¿qué tenemos que ver? - -No es primera vez que pasó esto...- me dijo. - Y siempre termina mal…- se explicó. - ¡Pero esta vez superaron todo! - terminó con tono desesperanzado dando un rápido recorrido con la vista del entorno que humeaba de chatarra y de escombros. Yo traté de ponerle atención y no perderme detalle alguno, pero entendí por sus palabras, que este tipo, sabe más de lo que yo creía de esta situación. -¿Ha sucedido antes? - - Ya van seis veces, lo recuerdo bien…- -¡Eso es estúpido!, ¿de qué hablas?- le grité con dolor y quejidos mezclados. -¡Ustedes dos, provocaron esto!- dijo apuntándome con el índice, para repetir el ciclo nervioso de pasearse y volver hacia mi.- ¡No sé qué es exactamente, pero todo vuelve a conjugar y la historia se repite, no importa lo que hagamos, si es aquí o allá, ustedes se conocen, se juntan, se enamoran y todas esas mierdas que hacen!- se explicaba tartamudeando y ansioso.-..¿Crees que la conociste en la cafetería?- me preguntó haciendo referencia a cuando vi por primera vez a Nicom en la planta.- ¡No fue así, al menos las veces anteriores! ¡Fue en el aparcadero, cuando llego a la oficina a dejar papeles, en el elevador, en Sargasous y no se ya de las otras! - Yo no entendí al principio, pero vinieron a mí, algunas imágenes y fueron las que vi en sueños que tenia de ella, las cosas que pensé que solo eran eso, coincidían con las descripciones que daba. - Pero ¿cómo es posible? - reparé. -Mira esto, ¡mira esta porquería!- me gritó.- ¡Si no lo recuerdas y estoy seguro que no, te diré que incluso en una de estos “rehacer”, bastó que solo se miraran, se reconocieran, se volvieron locos de amor!, !Par de idiotas!- exclamaba furioso, pero yo le empecé a creer, puesto que soñé alguna vez algo así con Nicom; sucedía en el comedor de la planta: nos sentamos frente a frente, nos sonreímos y brillaban sus ojos, nos reíamos de nada, nos cosquilleaba la panza, nos conocíamos, nos reconocimos y por debajo entrelazamos los pies para que nadie viera como nos uníamos ¿habrá sucedido? , al parecer sí. -Todos esos sueños que le hablé a Paal sucedieron en verdad. - comenté reflexionando la coincidencia de esto con lo que me revelaba Ronas, donde los flashes de imágenes y situaciones volvían a mi cabeza en forma difusa y confusa. - ¿Qué importa eso ahora?, ¿No sirvió la terapia con el doctor ese? - mencionó sonriéndose nervioso, interrumpiendo este recuerdo que llegó. -Savoy está loco…- -¡Qué gran observación!- me respondió sarcástico.-¡Ojalá lo recordaras antes de pedirle citas médicas!-continuó.- Ya da igual, terminaron igual que todas las otras ocasiones, ¡en un desastre!- exclamó alzando las manos. -¿Pero qué tenemos que ver con todo esto?-pregunté.- ¡Eso ni siquiera sucedió aquí!-no puede culparnos por este desastre, ¡no puede ser que fuésemos nosotros!- insistí- A ella le conozco de algunos meses eso es todo, ¿qué crees que esto son viajes en el tiempo?, ¡no puedo conocerle de antes y varias veces!- - Llevamos tres años en esta parodia.- recordó.- Sucedió y estaban ambos y yo también y la mayoría de los que conocemos, los que se murieron y nadie lo recuerda…-me aclaró con frustración.- No es viajar en el tiempo…-prosiguió.- El tiempo es el mismo y no se ha detenido nunca, el HV ordena todo, rehace todo para ustedes…-se explicó.- Es como si repitieras la presentación de una obra de teatro una y otra vez; suceden variaciones claro está, pero en líneas generales es lo mismo. Ya es todo Halcyon el escenario de esta comedia, quién sabe a estas alturas que otro lugar esto pasa. - me explicó. - Aunque debo darles el crédito que los finales son cada vez más impactantes. - Me quedé un momento en silencio, tan confundido que no encontré que decir. Mis sueños, esas imágenes, esas pesadillas, esa otra vida que no recuerdo, el comienzo cuando aparecí de la nada trabajando aquí, pero ¿cómo es posible? -Si quieres saber del secreto que buscan, es ése…- continuó sentándose en el piso.- He tratado de concluir algunas cosas, de recuerdos y de cada reiteración que hemos pasado. - se explicaba con dificultad tratando de hilar las ideas. -Si algo de humano tiene esa cosa del HV, se obsesionó con ustedes, supongo que trata de resolver todo, de que estén juntos como lo deseas ¿no? y ordena una y otra vez, como las piezas de un juego de estrategia; cada pieza se acomoda a su punto de partida, cambia la estrategia y se vuelve a repetir, hasta que resulte supongo, hasta que estén juntos tal vez.- se explicó viniendo a mí los recuerdos de los deseos hechos al jugar al Gran Redo. –Pero lo que comprendí en esta oportunidad. - me dijo concluyendo su reflexión. - Es que no tienen idea de cómo controlarlo y eres tú que por alguna misteriosa razón lo sabe…- -¿Por qué no recuerdo nada? ¿Porque nadie lo hace? - -Es el contacto con la máquina. - respondió mostrando su índice de la mano derecha.- Esa maldita idea de entender el pensamiento y el deseo humano, que entra tan dentro de la mente, que puede manipularle…así borra todo y volvemos a partir, con recuerdos recargados, modificados, como quieras llamarlo, van con el ajuste del movimiento de las piezas…- -Eso es imposible, ¿cómo cambiar la memoria de todos? - -Esto es un experimento, este es el resultado: ¿Querías ayuda del Gran Redo con tu princesita?, pues ahí está tu ayuda…- me dijo mostrando con la mano extendida, el desolador paisaje en ruinas de lo sucedido. -¿Y tú, por qué recuerdas?- -Fuiste tú. - dijo deteniendo su nervioso paseo, en tanto de espaldas a mí, giró su cabeza para mirarme de reojo. -Fue en uno de los “rehacer”, que me dijiste que me sacarías de esto. - me contó. -Yo no te creí en realidad, pero cuando pasó, cuando todo de un momento a otro cambio y lo vi, fui testigo como todo se rearmaba y nadie recordaba lo que había sucedido. - relató angustiado. -Había otra historia y de la nada, estábamos trabajando asignados a otra planta y a todos no les parecía llamar en absoluto la atención, ahí lo comprendí, supe del poder… - se trataba de explicar. - Luego apareció Patrick y su séquito, investigando, interrogando, haciendo preguntas, entendí que debía callar y ser uno más para poder averiguar qué pasaba, no, en realidad lo hice por miedo.- -¿Por qué no me dijiste nada?- -Luego de que me sacaste, te volviste en uno más en este juego, cuando lo insinué, por lo que dijiste, no tenías idea… - -¿Paal? ¿entonces debo haberlo sacado a él también?- -¿Quien sabe?, si fue así, hiciste una pésima elección. - -¿Cómo se supone que puedo controlarlo?, ¿Te conté como lo hice para sacarte?- -No sé cómo, nunca me lo has dicho, no logras saber más de lo que me estás diciendo - respondió acongojado. -Mencionaste –Redo-, que así se llama esto, pero jamás me diste detalles, que es mejor saber lo necesario, no me diste mucha información al final. - se explicó. - Solo he concluido que lo hiciste para que pudiera ayudarte, “cuando llegue el momento sabrás que hacer”, ¡eso fue todo!, no soy un genio para comprender que quieres o como ese perfil tan intelectual que tenías antes de esta personalidad que tienes ahora, no sé realmente que hacer. - me reclamaba empuñando las manos en señal de impotencia. - Y ese fue tu última vez consiente de esto, después eras un idiota preocupado de fiestas, drogas y pendejas para llevarlas a la cama, ¿Porque te hablo?, ¡si esta misma charla ya la tuvimos y me preguntas las mismas cosas! - termino gritándome. - ¡Olvídalo!- siguió deprimido- Esto acabará pronto, volverá a empezar y no recordarás nada y el resto tampoco lo hará…- dijo colocándose de pie. -No puedo saber qué sucederá exactamente, algunas cosas van igual otras no, es como cantar una canción un montón de veces; nunca sonarán iguales entre ellas. - se explicó mientras miraba el suelo y movía el cuerpo de una pequeña ave que yacía tirada. - Solo sé que hoy algo grande pasaría…-me decía preocupado. – No te imaginas lo que es vivir esta vida donde nada encaja, donde todos viven en un mundo de recuerdos fabricados. - dijo. –Pero vendrán por ti, estarás bien, has estado peor, es cosa de que te mires las cicatrices…- dijo en tanto se colocaba su chaqueta.- ¿Sabes?; igual me gustó esta personalidad tuya...- me dijo reflexionando.- La prefiero a esa arrogante que has usado antes, aunque al final es igual, todas terminan locos por la muchacha esa…- -Ronas, ¿hay más gente, alguien más que recuerde? - le pregunté reteniéndole. - Por favor piensa.- - Puede ser...- dijo moviendo la cabeza positivamente. - Pero, no sé quién es, no me lo dijiste y eso sucedió después que a mí me sacaras del ciclo - me contó tratando de buscar más recuerdos en su memoria. -Solo sé que ya van seis “rehacer”, yo tengo conciencia desde el tercero. - terminó para iniciar su marcha. -¡Debe haber algo más, recuerda!-le insistí. -¡No sé nada más, te lo he dicho todo!- me replicó.- ¡Quien sea quien es, esta desde el siguiente “rehacer” al mío!- -¿No dejé un indicio? – el movió la cabeza negando. - Van a venir por mí, lo que te diré es vital, supongo que servirá. - - ¡Por el Creador!- reclamó -¿Más acertijos?- - ¡Escucha por favor! - - ¡Solo pierdo el tiempo aquí! -me dijo retomando su marcha. – Y no quiero que ese mafioso me vea cerca tuyo…- - ¡Yo cree esto! - - ¿Qué dijiste? – - Paal me lo ha dicho, solo él lo recuerda. – - ¡¿Cómo?! – - No sé, dice que pertenecí al equipo que ha hecho esta mierda…- recordé. - No sabe de ti, esta tras Nicom…- - ¡No quiero saber más! – - Es importante, recuérdalo, el reino del Norte también quiere esto, hay mucha gente involucrada, no confíes en nadie. – -!Ha muerto mucha gente!- -!Por favor, debo intentar hacer algo para que no vuelva a suceder!- -Si eso también lo dijiste...- respondió empezando su marcha. -¡Ronas, sé que hacer, lo sé..!.- le grité. Él volteó, me miró, dio un suspiro, se tomó unos segundos de pie sin hacer nada y como tratándose de convencer caminó a mí. – El Biper.- le dije.- dame tu Biper…- le pedí.- Él metió la mano en su bolsillo y me lo entregó.- no tengo mucho tiempo, creo que me desmayaré pronto…- le dije sintiendo como mis fuerzas me abandonaban y venía a mí una irresistibles ganas de cerrar los ojos y dormir. -Me imagino que la llamarás…- -No.- le respondí. -Sé que ella está bien, lo sé, haré otra cosa y creo que esta vez funcionará...- le dije sin convencerlo. -¿Misivas de reclamo al servicio al cliente? o ¿le escribirás al Gran Redo?-preguntó con sarcasmo. -Tengo que reiniciar de nuevo antes que Paal llegue, nos dará tiempo. - le expliqué en tanto activé el acceso al juego. -Si lo que dices es verdad, entonces partiremos de cero, sin recuerdos…- le dije mirando su cara de confusión.- Si esto es cantar una canción una y otra vez, pues borraremos la letra.-le expliqué.- Y no sé qué va a pasar, pero no me menciones nada esta vez, deja que venga o vaya, será distinto, no me busques pase lo que pase; si me marcho o me muera, a donde vaya, déjame, no intervengas…solo concéntrate en buscar al otro que saqué de esto, te ayudará…y si vuelvo a ser yo, deberás actuar.- le indiqué.- Promételo Ronas- le instruí pausando mi relato y llegando al fin de mis fuerzas. -Creo que ahora entiendo a qué me refería…- le pedí con voz baja, cerrándose mis ojos ya a consecuencia de lo débil de mi condición. - Pero elegí bien en confiar en ti. - Ronas se sonrío acongojado y solo movió la cabeza en señal de aceptar lo que le pedí. - ...La princesa del Norte. - le dije casi susurrando. Él me miró confundido. Finalmente me ayudó colocándose a un lado para afirmar el Biper, yo coloqué el índice en el contacto del HV; me concentré, lleve todo a mi mente, no tenía mucho tiempo, ya me sentía muy débil y sabía que Paal no se rendirá y no demorará en aparecer; Me concentré en el arreglo de cubos, busqué todos mis archivos, busqué todo lo que almacené en el Reino de los Moggios, estaban ahí flotando en pequeñas vistas, nuestras fotos, nuestros videos, nuestros recuerdos; tomé todo, le borre sin posibilidad de revés, cada fragmento de nosotros quedó eliminado y olvidado. Y tal como sucedió tantas veces, me quede viendo la última foto de ella que se desvanecía en el proceso de eliminación, reteniéndole en la mente con sus ojos viéndome y me angustié, me asusté, me dolía más que el cuerpo el saber que no la recordaría otra vez. Llegó el momento de usar al Gran Redo; le dije lo que quería hacer, él respondió que cumpliría mi petición viendo como su graciosa animación gesticulaba algo como una reverencia; la extraña interface estaba disponible, un último pictograma que salió con recuadro que encerraba una flecha curva que se encontraba con la cola y daban un giro como persiguiéndose para detenerse luego. “-Si quieres mi opinión diría que no está resuelto. -“ “-¿Deseas reiniciar?-“ -Sí... - Me perdí dentro y me desvanecí lentamente viendo desaparecer entre sombras a Ronas que me sostenía e invadirme abruptamente el agotamiento absoluto, la inconsciencia y el silencio. Continuará...
  10. Adela Pizarro (Solange Lackintong) lleva más de 20 años siendo la “otra” en la vida de Isidoro Errázuriz (Jaime Vadell). Él, un acomodado empresario de la capital la conoció para luego prometerle amor eterno, pero sin ocultarle que era casado. Adela, enamorada, aceptó ser de primeras la amante de Isidoro, pensando que él algún día dejaría todo por ella. Todo cambia para Adela cuando se da cuenta que él nunca estuvo tan enamorado como lo decía y que no dejaría a su mujer nunca, luego de que Isidoro le ofreciera un contrato millonario, con el fin de que lo dejara tranquilo y mantuviera su romance en secreto. Pero como TODO se devuelve en la vida y por medio de una especial “vuelta de mano” de su poco valorado asistente, Simón Miranda (Marcelo Alonso), Isidoro y su familia: Bianca (Maricarmen Arrigorriaga) y Emilio (Cristobal Tapia-Montt), esposa e hijo respectivamente, terminarán yéndose de vacaciones al pueblo donde Adela vive ya hace 10 años: Entrepiernas. Aquel pueblo tan especial dejará sorprendida a Bianca, quien quedará encantada con lo urbano que se vuelve el lugar de noche, entre fiestas y bingos. Así será como Isidoro se verá atrapado entre las que fueron sus “dos piernas” durante años, teniendo que tratar de ocultar su historia con Adela para que su intachable imagen de trabajador esposo no se vea manchada. Pero las cosas para Isidoro podrían empeorar aún más, cuando su mujer lo tenga en sus manos. Es que, sin algunas firmas de su mujer, Isidoro no podría hacer uso de la gran herencia y sustento familiar que han cosechado durante años, originalmente heredado por la familia de Bianca. Además, tenemos la historia del hijo de Isidoro y Bianca: Emilio, quien desde hace más de 5 años le comunicó a su familia que le gustan los hombres, algo que con el tiempo sus Padres ya han sabido entender, sobre todo con el bajo perfil que él ha mantenido al respecto. Todo esto también cambiará para Emilio, cuando decida apoyar a su Madre con la estadía en Entrepiernas, debido a que el primer día que pasará en el lugar conocerá a Daniel (Francisco Gormáz),un joven hetero que se convertirá en su obsesión, tratando primero de fingir ser su amigo hasta confundirlo cada vez más. Acompáñanos a leer como será esta nueva experiencia para Adela y la familia de Isidoro viviendo juntos en… ENTREPIERNAS Solange Lackington es ADELA, 51 AÑOS. Es una mujer cariñosa, natural, alegre y sobre todo muy intuitiva. Es dueña del único bar del pueblo Entrepiernas, "El Alameda de las Delicias", ubicado en la plaza de la localidad, y que se ha convertido en un gran negocio que le ha dejado las ganancias justas y necesarias para vivir. Nunca fue Madre y hoy en día está más que segura que ya no lo fue. Es que ha creído en el amor verdadero siempre y por eso mismo aceptó ser la amante de Isidoro Errázuriz, a quien creyó por más de veinte años, el hombre de su vida, sin pedir nada más a cambio. Pero esta vez la paciencia de Adela se acabó. Se ha dado cuenta que seguiría siendo “la segunda” en la vida del hombre que ella quería como el padre de los hijos que nunca pudo tener, si no se revelaba algún día. Entrará en una gran resignación, cuando se de cuenta que cada vez vale más poco en la vida de Isidoro, e incluso, algo más podría motivarla a terminar definitivamente el gran vinculo. Será el destino o intervención de terceros, quienes se encarguen de poner al mismo Isidoro y su gente en su camino, para que la verdad sea expuesta. Jaime Vadell es ISIDORO, 73 AÑOS. Viejo amante del trabajo, anticuado, gruñón, enemigo declarado de las nuevas tecnologías, al que le cuesta demostrar sus sentimientos. Isidoro trabaja como administrador de la gran fortuna de los fallecidos padres de su mujer, Bianca. Contra todo prejuicio o pronóstico, continua trabajando prácticamente todo el año y planea seguir así, incluso después de haber estirado la pata. No quiere dejar de trabajar, pero, por sobre todo no quiere sentirse inútil en la vida, ni menos convertirse en los típicos hombres que a su edad jubilan y empiezan a viajar por el mundo encontrándose con esas “anheladas vacaciones”. Esa fue la excusa perfecta que le dio a Adela para que creyera que él no pudiera abandonar a su familia. Sobrevive al comando de su empresa, enfrentándose a la detestada "invasión tecnológica", como él se refiere, junto con la ayuda de su incondicional asistente. Lo que al principio verá como una amenaza a su intachable imagen, finalmente podría traerle una que otra sorpresa, pues, a pesar de su edad, nunca es tarde para aprender, menos de gente joven. Maricarmen Arrigorriaga es BIANCA, 56 AÑOS. Se ha llevado toda su vida siendo “la dueña de casa”, o más bien dicho de “mansión”. La casaron muy joven con Isidoro, por quien sentía mucha atracción y admiración. Con el tiempo ha mantenido aquel cariño, pero para ella ya no es lo mismo. Solo desea darle un poco de diversión y chispa a su vida. La confesión de hace unos años de su hijo Emilio la tomó por sorpresa, puesto que siempre lo vio como “el picaflor” del colegio, pero con los años ha sabido aceptarlo y comprender que no es nada malo ser gay. Cuando llegue al pueblo se dará cuenta de toda la aventura que se estuvo perdiendo durante años y además está convencida que aún puede “dar vuelta a su hijo” metiéndose por los ojos a una de las guapas muchachas del lugar, encontrando, incluso, más de algún problema con aquello. Estas merecidas vacaciones le traerán además, una singular amistad que la hará creer en el amor desde muchos puntos de vista. Eduardo Barril es "YODA", 62 AÑOS. Su verdadero nombre es Baltazar Torres. Mejor amigo de Adela y Repartidor de Gas del pueblo. Lleva años viviendo en “Entrepiernas” junto a su hijo: Daniel. Le dicen Yoda por ser un buen consejero y amigo, muy cercano a la personalidad del clásico personaje de “La Guerra de las Galaxias”, aunque muchas veces la gente se aprovecha de su buena voluntad. Es un hombre de buen corazón y trata de ser alegre. Cuando tiene una pena, prefiere guardársela. Desde siempre le ha inculcado a sus hijo vivir su juventud y disfrutar de la vida y es que, de esta manera ha vivido tranquilamente. Tiene una meta por alcanzar, y cuando logre llegar a ella, confirmará la buena gente que lo rodea, incluso, la que no lleve mucho tiempo por conocer. Marcelo Alonso es SIMÓN, 40 AÑOS. Simón, es un hombre que por falta de dinero, no pudo tener una carrera universitaria, teniendo que ponerse a trabajar luego de salir de la enseñanza media. Luego de varios años y con ya una relativa estabilidad, se puso a trabajar como junior en la empresa de Isidoro, llegando a ganarse su confianza y convirtiéndose en su mano derecha y asistente. Pero Simón quiere más que eso. Lleva más de 10 años trabajando en el mismo puesto para Isidoro, y cree haber obtenido el conocimientos y las habilidades necesarias para ascender. Tiene una mirada ambiciosa pero sana de la vida, queriendo escalar para sentirse realizado y satisfacer algunas necesidades básicas con un sueldo más elevado. Tratando de insistirle a Isidoro para que le de un puesto importante, dará el pie para que su jefe y su familia terminen pasando un tiempo en "Entrepiernas", teniendo como resultado además, una seguidilla de aprendizajes que el mismo buscará, pero que no esperaba encontrar. Cristobal Tapia-Montt es EMILIO, 24 AÑOS. Jugado y muy apasionado. Hijo de Isidoro y Bianca. Por más que Emilio sea gay, sacó mucho de su Papá. Le gusta tener romances sin importancia y no complicarse la vida. Esconde una vida nocturna mucho más activa de lo que su familia cree, porque así lo ha querido. Prefirió mantener su vida amorosa o de “aventuras” al margen de su vida familiar. Se siente afortunado de haber tener una familia que ha sabido respetar su orientación sexual. Pero también tiene mucho de su Madre. Emilio no soporta por mucho tiempo una rutina. Decidió no entrar a la universidad y ha viajado por diferentes lugares de Chile. Viajes auspiciados por su Madre. Cuando llegue al lugar quedará pasmado con Daniel, un joven de la zona. Se le acercará para hacerse su amigo, pero, con el principal fin de confundirlo y tenerlo en sus brazos. Por lo mismo, decidirá apoyar a su Madre en quedarse en el pueblo, pero las cosas se podrían empezar a complicar cuando empiece a sentir por primera vez interés amoroso y sincero hacia otra persona. Francisco Gormáz es DANIEL, 27 AÑOS. Hijo del Yoda. Ha vivido toda su vida en el pueblo y ha logrado traer la tecnología a varios rincones del lugar. Durante toda su vida su Padre le ha dado el consejo de aprovechar su juventud, algo que Daniel interpretó de una manera muy particular. Es que Daniel por el momento tiene romances largos pero alejados de la formalidad. Tiene una relación de “libertad” con Rafaela, una de las camareras del “Alameda”. Llevan un buen tiempo en una relación que no pasa de un límite, el sexo. Para él, ella es como una buena amiga con la que no desea interrumpir su particular lazo. Hará amistad con un desconocido que solo quiere verlo en sus garras y hará todo para verlo caer. ¿Lo logrará? Bárbara Ruiz-Tagle es RAFAELA, 32 AÑOS. Rafa es una mujer con una gran madurez. Está segura que a su edad ya no se casó, pero no es algo que le inquiete. Ama su libertad, su independencia y su vida. Trabaja en el “Alameda” desde hace un par de años. Rafaela le arrienda una habitación a Doña Oriana, Madre de una de sus compañeras. Es oriunda de Santiago, pero una vez que visitó el pueblo como turista, ahorró y decidió quedarse en Entrepiernas, un lugar perfecto para ella: de día un sereno pueblo esplendido para leer sus libros favoritos ligados al erotismo, mientras que de noche se transforma en un lugar mucho más urbano y que gracias a su empleo de camarera, le deja el dinero necesario para vivir. Ha sabido llevar una relación fugaz con Daniel, que es unos años menor que ella, por lo mismo siempre está en su mente no enamorarse. Pero cuando Daniel empiece a experimentar cambios, Rafaela también se vinculará en un lío de reflexiones. Anita Reeves es ORIANA, 65 AÑOS. Viuda y Madre de Yanara. Doña Oriana llegó al pueblo hace bastante años, siguiendo a su marido, un sureño de raíces mapuches que murió de forma natural. Con él, tuvo a Yanara, su única hija. Doña Oriana siempre quiso ser artista. Le fascina el teatro y sobre todo, pero sobre TODO, las teleseries brasileñas. Trata de llenar a su hija de sugerencias, consejos y comentarios para que deje de ser tan insegura y se lance a la vida con todo. Es que su hija padece desde hace varios meses, Asma, y espera que esto le impida desarrollar una vida normal. Además, Oriana tiene una humilde peluquería en el pueblo, en donde aprovecha de ver sus teleseries brasileñas, mientras trabaja y se relaciona con mujeres de su edad. Ignacia Baeza es YANARA, 23 AÑOS. Conformista, serena y amable. Mejor amiga de Rafaela. Le diagnosticaron Asma desde hace algunos meses, algo que ya maneja muy bien con una serie de remedios y un inhalador. Yanara está satisfecha con la vida que lleva y con lo que gana. Es que siempre ha vivido en Entrepiernas. No tiene grandes sueños ni metas. Mucho menos pretende estudiar. Esto último de vez en cuando es un punto de partida a frecuentes discusiones con su Madre quién solo quiere que Yanara sea feliz y pueda optar por otros caminos. Yanara no espera el amor, pero es de escuchar música romántica. Cuando menos lo espere conocerá a alguien que puede parecer un ángel caído del cielo, sin embargo la vida también le puede dar sorpresas. PARTICIPACIÓN RECURRENTE: Lorene Prieto es SARA, 42 AÑOS. Fría, fumadora compulsiva y de figura bien cuidada. Es la dueña de un hotel bien decente y cómodo en Entrepiernas. Tiene uno que otro prejuicio contra las muchachas que trabajan en el bar de Adela, sin embargo la llegada de Emilio a su casa, la podría ayudar a comprender de mejor manera los puntos de vista de la vida, incluyendo los prejuicios.
  11. B.Plebeian

    Capitulo 14 | "La Princesa del Norte"

    XIV. La princesa del Norte Cuando ingresé a la planta, lo que había visto de lejos, se hizo aún más extraño al presenciarlo cerca, ya que ese tono oscuro y frío que adoptó la estructura de los edificios y de la planta y tal como ocurrió en la vez anterior, incluso el mobiliario tomo estas tonalidades dejándole como el enchapado sobrio de la cubierta de un piano, logrando con aquello, entristecer y hacer aún más penosa esta situación. Volvió la desorientación y de alguna forma la sensación de inseguridad que nos sobrecogió la oportunidad anterior con el cambio de color, sin embargo, este particular tono, no es precisamente el de un castillo encantado, lo que ahonda en un sentimiento de inquietud al estar en este lugar. Al caminar por el interior, la sensación se hacía más escalofriante, donde incluso la iluminación se hizo más tenue e insuficiente para lograr ver el final de algún pasillo de distribución. La gente llegó a ocupar sus puestos, en mi división sucedió lo mismo y Ronas luego de una hora de estar reunidos con los demás encargados de área con el Virrey y sus asesores, nos llevó a una sala de reuniones contigua y nos comunicó las medidas a tomar: -Escúchenme con atención- nos dijo silenciando nuestros murmullos.- Está demás decirles que esta situación no es para nada regular, sin embargo, escúchenme por favor.- nos reiteró ante nuestros comentarios.- Por una decisión del Virrey, suspendió las labores por hoy y dejó solo al personal necesario, técnicos, ingenieros, etc., que debería resolver esto a su condición normal.- se explayo entre la pobre luz disponible dentro de la oficina. –Estén atentos al Biper, se les enviará información respecto a cuándo y dónde retomaremos nuestro trabajo, es muy posible que nos reubiquen en forma temporal, así que estén preparados.- -¿Qué es lo que sucede?- preguntó una colega. -No lo sabemos, se sospecha de una falla como lo que pasó hace un tiempo.- -¡Pero esto es muy raro!, es como un castillo del terror.- dijo otra asustada. -¡Si claro, solo esperemos que aparezcan los zombis o algún alma perdida!- respondió otro molestándola ante las risas de algunos. -¡Vamos muchachos!, no se den esto a la broma, por favor no hagan comentarios que den para el chisme.- se explicó. -Bueno, veamos ¿alguien tiene alguna pregunta? ...Que valga la pena por favor.- -¿Nos darán vacaciones?- -¡Muy gracioso Clarens, considerando que aun debes el informe del vienres anterior!- le respondió Ronas a un sujeto. – No son vacaciones, no bajan los brazos, el trabajo continúa, esto es temporal.- -¡Esto ya fue demasiado!- dijo otra.- Primero Vcoms y ahora problemas aquí, no sé si podré con ello.- reclamaba con pesar. -...O me busco otro empleo o enloqueceré- -Ya estas bastante tocado de la cabeza, ¡así que ve la opción del empleo!- le dijo otro bromeando. -Es una locura, quien sabe qué hará esta planta el día de mañana.- -¡Este estúpido HV, dejo la planta como una funeraria!- dijo otro trayendo algunas risas. Ronas le quedó mirando sin decir nada. -¡Y si está asfixiado se volverá azul!- comentó otro riendo. En ese momento entendí lo que aquel sujeto de la Hipervision comentó ante los panelistas y ellos se burlaron. - ¡Muy bien, ya está bueno de chistes!- dijo levantando las manos para silenciarnos.- Esto no es para la broma.- nos aclaró.- Carli ¿Qué tenemos esta semana?- Le pregunto a una de las muchachas que estaba al frente de él- -Tenemos la entrega del reporte treinta y tres al área de operaciones…y…-nos decía leyendo la pantalla de su biper.-… tenemos una reunión con el área de contabilidad que le han pedido la semana pasada.- -El informe queda sujeto a esto, ambas cosas se postergan hasta saber cuándo se resuelve esto.- -…Tenemos programada una visita a Halcyon Norte…para un par de días más hasta el Vienres…- -Es cierto lo había olvidado.- dijo Ronas colocándose la mano en la frente. –Yo no podré ir, tengo que estar aquí.- dijo. -Bradco.- dijo apuntándome con el dedo.- Te vas de viaje.- -¡Puedo ir yo por usted jefe!- dijo otro. -Lo siento, pero necesito alguien que no se duerma en la reunión.- le respondió seguido de risas nuestras. -Ve a Halcyon Norte, te vas mañana.- dijo. -Jefe, pero es en un par de días más…-le recordó ella. -Ve antes, se realizarán otros seminarios que me interesa que te enteres, después te unes al resto.- aclaró.- Muy bien es todo.- dijo a los demás.-…Vayan a casa y no se desconecten.- dijo finalizando la reunión. Yo me quedé un momento y espere para que los demás salieran para hablar con Ronas. -Ronas, ¿estás seguro? Con esto que está pasando, no sé si es un buen momento…- -Es el mejor momento, es la excusa para que puedas salir, porque con esto, el tema reflotará como burbuja.- Se explico.- No está prohibido el que puedas ir en representación en una comisión, es mejor que no estés presente cuando el caos técnico de inicie y aparezca el raro de Patrick haciendo preguntas, es una comisión agradable, puede que te presenten a la princesa de Halcyon Norte, es muy guapa por lo que dicen…- -Ronas, yo no tengo que ver con esto…- -Puede ser, pero los dardos apuntan a una cara visible y por ahora esa cara es la tuya.- -Gracias...- -Solo hazme el favor de no meterte en líos y tampoco de acostarte con la princesa.- -Dalo por hecho, no más líos.- le aseguré. El viaje no tardo demasiado; un poco más de hora para llegar a la capital y puede que otra media hora en llegar al edificio donde se realizará la convención. Cuando llegué a destino, deje aparcado el carro en uno de esos estacionamientos públicos, tipo “ropero” que te toman el coche y que lo colgaran dentro de un hangar subterráneo con cientos más. Me enfile a caminar a través de esta moderna ciudad en dirección al recinto que estaba a poco andar, en ese trayecto era imposible no prestar atención al entorno ya que en si era fastuosos y muy moderno, con sus inmensos edificios de increíble altura y figuras complejas y caprichosas, influencias de los -Antiguos- diría sostenidos por otras figuras en imponentes dimensiones y alturas. Aquí sí que hay muchísima gente y toda va a prisa, lo notas en los cruces y en los pasos habilitados entre las avenidas y calles, donde a la espera de pasar, pueden repletar las esquinas. Al llegar ahí, todo seguía siendo fastuoso y de una alta sofisticación siguiendo la tónica del resto y que sin lugar a dudas no cabe a comparación de dónde vengo. Subí un par de niveles en uno de los tantos ascensores dispuestos en el vestíbulo, al salir, me topé con una cantidad importante de gente que aguardaba en una grata charla, el inicio de la conferencia. Me registré con un contacto al HV en uno de las mesas donde me recibió un par de muchachas que como otras más, realizaban esta tarea. Luego avance por el primer portal de cristal, donde se encontraba la gente inscrita y a la espera de la apertura de un portal custodiado por un par de sujetos apostados delante de las puertas de cristal empavonadas que permanecían cerradas y por el aspecto de los tipos: traje oscuro, gafas iguales, fornidos, fue fácil distinguir que formaban parte del cuerpo de seguridad de alguna autoridad de este reino. Entré con algo de timidez al principio, porque me encuentro habitualmente con gente que no recuerdo conocerle, pero a este nivel, soy sin dudar, un completo desconocido, por lo que de cierta forma, me permitió sentirme cómodo esta vez. Me acerque a una de las mesas que proveían algunas delicias y cosas para beber como café y jugos Cogí un café y unas galletas para aguardar por el ingreso al salón principal Luego de unos minutos de estar parado ahí con mi café escuchando el murmullo y las conversaciones ajenas de la gente que habla a mi alrededor, vi que una tenue luz azul se encendió en el acceso del salón iluminándole sus puertas cristalizadas que se han vuelto trasparentes para ver a través de estas. Dos asistentes, se encargaron de abrirles de par en par y de esta manera permitir que la gente, lenta y ordenadamente empezaron a ingresar para completar las localidades ahí dentro. Al ingresar me topé con la sorpresa que lucía como un auditorio, era muy grande aprovechando cada rincón para disponer de una localidad más y dar cabida a una cantidad importante de gente. El primer orador provenía de Erva del Norte, donde la variación del idioma me hacía imposible entenderle una palabra, por lo que opté por poner mi dedo sobre el diminuto cristal del HV de brazo de la butaca y escucharle en el lenguaje local con su misma voz inserta en tu cerebro; No negaré que no pude evitar jugar un momento con eso, sacando y colocando el dedo repetidas veces para escuchar que sucedería. Luego de una hora y de escuchar de “ ser plebeyo uno de clase A, es una ventaja”; “…que mierda de slogan….”, hicimos una pausa, la anunció el mismo orador, pero para reírme un rato le escuche fragmentado en los dos idiomas, sacando y colocando el dedo rápidamente en el HV, una estupidez, lo hice como si me propusiera burlarme de él, cómo si me fuera a escuchar, pero qué más da, me hizo reír. Afuera, nos encontramos con todos los asistentes que fueron por algún refresco, yo salí entre el montón, me quede al centro de la otra sala, se formaron grupos a conversar y compartir en el entretiempo, yo me quedé solo, con mi vaso de jugo y una galleta. Me acerqué a otra mesa por otra galleta de esas deliciosas de frutos silvestres, la última que había en ese plato, pero otra mano también fue por ella encontrándose. -Lo siento, pero técnicamente le alcance antes que tu.- dije bromeando. -Yo diría que no, porqué has colocado tu mano encima, eso es trampa.- -¿Tecnicismo para tener la razón?- le dije mirándole. -En realidad no.- respondió.-Es una distracción.- dijo tomándola y dándole un mordisco. -¡Ya, eso me pasa por confiado!- -Ya sabes, lo que se dice.- me dijo sonriéndome.- ¡El que pestañea pierde!- -¡Que literal ejemplo!- le respondí viendo cómo se comía la galleta. –No me he presentado.- dije a la muchacha. .- Soy Bradco Evile, estadístico y comedor de galletas frustrado.- terminé extendiendo mi mano para estrechar la de esta hermosa y ejecutiva muchacha. Ella me miro y se sonrió, en realidad le dio algo de risa que contuvo y mirándome con esa mirada segura y directa extendió su mano respondiendo el saludo. -Romine.- dijo.- Un gusto.- Del reino de Halcyon Norte.- -¡Es mío y para hacerte sincero, aquí no conozco a nadie y hacer contacto con otro ser humano normal es una bendición!- ella se sonrió. -¿Normal?- me preguntó.- ¿Hay gente rara aquí?- -Bueno ya sabes, tanta realeza y todos tan estirados.- le expliqué acercándome a ella y en voz más baja. -Bueno, es verdad, son todos unos estirados.- -¿Vienes también por el seminario o trabajas por aquí?- -Si, soy del área de administración en un puesto en reino, nada de otro mundo, pero es un buen empleo.- -Pues estamos muy parecidos.- le comenté, dando un sorbo a una nueva taza de café que me han servido. -¿Eres adicto al café?- me preguntó al ver mi entusiasmo al recibirle. -Bueno, la verdad es que me gusta mucho.- -¿De qué parte de Halcyon vienes?- -Halcyon Este, de Foods Inc.- -¡Wow!- me dijo sorprendida.- ¡Ahí sé que suceden cosas!- continuó de igual forma.- ¿de qué color esta hoy esa planta?, déjame adivinar….- -Esta de color negro, como un sarcófago….- -Los negocios no marchan muy bien apareciera….- -¡No, no es eso, pero algo pasa con núcleo local del HV, han venido muchos técnicos y especialistas, ahora mismo lo está y no entiendo que pasa y ellos que son los expertos, saben un poco más que nosotros! - - !Ojalá que aquí pasaran cosas así de alucinantes! - - No sé si te gustaría, es desconcertante en verdad.- -!Al menos tu planta de producción te acompañaría en el color si tienes un mal día! – inventó largándonos a reír. -Si bueno, te imaginas si estas con sueño…- -Estaría como media inclinada y saldrían unas “Z” gigantes de alguna chimenea! - -¿Y si estas con la resaca de una fiesta?- -¡Me imagino que pálido y apoyado en la planta de al lado para dormir un rato! - nos largamos a reír nuevamente de la tontería. -¡Que imaginación!- le comenté ante su ingenio. -¿Y por qué estás aquí?, entre todos estos aburridos nobles.- - ¡Tal como te sucede, me han dicho que tenía que venir en representación y aquí estoy!- -Tienes un gran sentido del humor.- -Claro que si.- -Es que te ves muy seria.- -¿por qué lo dices? ¿Me estabas mirando?, mira que aquí existe la denuncia por acoso- me dijo molestando. -No para nada, por favor!. - le dije mostrándole las manos en señal de no ocultar nada.- Te veías muy seria cuando me sacaste la galleta.- -Lo soy, en verdad.- -No estoy tan seguro, pero está bien.- - ¿Y a ti quien te envió plebeyo Bradco?- me preguntó.- ¿No ha venido tu jefe o un representante noble de tu reino?- -Me enviaron solo a esto, están muy ocupados con algunos temas allá.- le expliqué.- Oye, ¿porque no omites eso de plebeyo?- -¿Te viene a menos que te llame así?- -Despectivo, plebeya…- -¿Plebeya?- -¿Te das cuenta que es molesto?- le dije al ver su cara de asombro. -Algo me dice que tienes algún resentimiento…- -Para nada, te lo aseguro.- - Si seguro, veamos entonces ¿qué me dices de las mujeres de la nobleza?- -Nada en particular con el género eso te lo aclaro, pero creo que están algo locas.- -¿Locas?-dijo sorprendida, riéndose. -Sí, es la verdad, hay ciertos rasgos de locura y eso ya de plano lo hace complejo, por ejemplo ser amigos y de ahí ligar, eso sí que debe ser toda una hazaña.- -Eso sí que es nuevo, pensé que serían gente normal, e incluso inteligentes.- -No para nada, ¡así como tú y yo no! Más normal es el resto, pero de una mejor posición.- le argumenté. -¡Vaya! Que sorprendente, Bradco, ¿cierto?- me dijo riendo de las bromas. -Si Bradco.- -Sabes ha sido muy interesante tu charla, pero ya debemos entrar.- me dijo señalando el portal que se iluminó en azul. -Si es cierto, ya hay que entrar.- le dije mirando esos ojos hermosos que me parecen tan familiares.- Romine, ¿Me aceptarías un café luego, no, no, ya fue mucho café aquí, un jugo puede ser?- Ella se río.- -Lo siento, pero no podré aceptar tu invitación.- -Vale, es una lástima, me hubiese encantado charlar más.- -¿Para hablar de los nobles?- me dijo riéndonos. -No, no por favor.- le dije.- De otros temas, conocer a que te dedicas y saber un poco de ti.- Ella me miro sonriéndose. -Parece una buena idea, pero ya tengo un compromiso…- me dijo encogiéndose de hombros.- Pero siéntate conmigo y charlamos, también me aburro en estas conferencias.- me confesó.- No te preocupes, estoy lejos de “los estirados”.- me avisó. -¡Vale!- le afirmé cuando vi que se aproximó una señorita de traje formal dirigiéndose a ella, hablándole al oído. -Hay que entrar…- me dijo.- ¿O te quedas?- -Te sigo.- respondí empezando a caminar. Nos sentamos juntos en la fila de butacas más cercanas a la salida, como sucedió antes, el auditorio se oscureció y se ilumino el centro donde se encontraba el orador, yo me coloque en contacto con la interface del HV para entenderlo, sin embargo, note que ella no lo hacía. -¿No podrás entenderle?- le comente en voz baja cerca de su oído. -No lo necesito, entiendo el idioma.- me respondió de igual forma sin despegar los ojos del orador. -Válgame, ¿eres de Erva?…- comenté. -Viajo frecuentemente…- -¿Dónde has viajado?- le pregunte nuevamente, teniendo su atención.- -Halcyon Erva, Mitanni, Magreb, Nazca…Boreal- -impresionante, solo te faltó el mundo de Hi Kitty.- ella se rió conteniéndose. -Me parece que no estas prestando atención a lo que se habla.-comentó volviendo a su postura seria, apuntando con su mano al orador, al ver que solo le miro. -Tu tampoco…- le dije sonriéndonos. Ella se giró y miró al frente. -¿Has probado el interrumpir el traductor del HV?- -¿Cómo es eso?- -Coloca tu dedo en el HV…- le instruí colocando el dedo en el contacto de mi butaca.- Luego le das la orden de traducción.- -ok, veamos.- dijo haciendo lo mismo. -Luego sacas el dedo y lo colocas.- le conté mostrando como lo hacía. Ella lo repitió pero lo hizo muy lento. -No me resulta.- Me dijo intrigada. -Déjame ayudarte.- le dije tomándole su dedo empezando a moverle rápidamente haciendo el contacto. Ella empezó a oír el caos de idioma que se forma en la cabeza que le hizo reír. Se tapó la boca y se contuvo al reírse de la tontería que hicimos. Algunos nos miraron, retomamos la compostura, nos miramos con disimulo y ella volvió a jugar con el HV. Mantuvimos las buenas costumbres por un rato, aunque de vez en cuando intercalamos alguna broma para reinos de cualquier tontería. -Dime ¿ese de ahí como lo ves?- me decía en voz baja y con disimulo. -Afeminado negativo…- ya que era de tez ocura. - Y ese de ahí.- me pregunto por un sujeto pasado de peso que estaba más adelante. -Afeminado que se comió a su gemelo.- - ¿y ese de adelante...?- -Ese es bello, muy bello, pero afeminado igual….- le respondí entre sus risas que ella se guardaba. -…Y para terminar, dejaré con ustedes a una oradora muy especial y querida en este reino…- escuche la voz del presentador que llamó la atención mía y de todos.- Nuestra futura soberana, Romine Zafire, la Princesa del Norte de Halcyon.- En ese momento, la gente se colocó de pie, y se voltearon a mirar e nuestra dirección, yo miré hacia atrás, pero las miradas estaban hacia nosotros, se presentó la misma señorita que nos encontró afuera pidiéndome con un gesto, que me parara y le diera paso a Romine que muy solemnemente se colocó de pie y saludo con una reverencia y una sonrisa a la gente que le aplaudía. -¡Ay no!; es princesa….- me dije tragando saliva. En tanto me vino un vació en el estómago al ver con quien estaba y con la lista de estupideces que me he gastado luciéndome como un idiota. -Trágame tierra o que venga Jhonours por mí en este momento…Si no voy preso por intervenir el HV, voy por imbécil…- Me hice un lado mientras ella se dirigió al estrado escoltado por un par de asistentes. -Para mí es un verdadero placer y me siento honrada por estar aquí, en la presentación de las nuevas soluciones de inteligencia de negocios que han sido desarrolladas y focalizadas para la mejora de nuestros procesos productivos, de intercambio comercial y para el mejor fin de todos, que es el bien estar de los reinos de Halcyon Norte y sus reinados amigos y vecinos quienes agradezco el tomarse el tiempo de venir, prestar atención a los oradores y creer en nuestro proyecto…- decía al público, dándole énfasis a sus últimas palabras y dirigiendo a ratos la mirada en mi dirección.- En muchas ocasiones no son bien entendidas nuestras intenciones y nuestros esfuerzos por nuestra clase trabajadora, no dicen simplemente que somos unos estirados!.- comentó trayendo la risa del auditorio a su dinámico relato.- Pero nos esforzamos como cualquiera, tomando decisiones complejas que nos restan incluso de nuestro propio bien por engrandecer nuestro reino, su gloria y a su pueblo a quien queremos y protegemos.- se explayaba mientras cada palabra parecía ser un taladro que me hundía más en mi asiento a lo largo que fue su aplaudido y vitoreado discurso. Después ella volvió a su asiento entre el reconocimiento y el cariño de la gente que le veía pasar por su lado, hasta incluso el momento que llegó a mi lado y vio mi cara mezclada de espanto y vergüenza. -¿Supongo que te llevarás una mejor impresión de las Locas de la realeza?- -Con todo lo que le dije, creo que trabajare en las minas de su reino por el resto de mi vida….- -Me sorprendes que aun tengas ánimo para hacer chistes…-me dijo sonriéndose disimuladamente. -Discúlpeme….- le dije arrepentido de mi torpeza. Ella no dijo nada, solo siguió su camino de salida como los demás. Hubo una recepción para los presentes, donde se conversó y se trataron temas afines expuesto por los oradores de la jornada. Había un ambiente muy activo y lleno de ideas que se compartían y parecían fluir e inundar la sala de entusiastas representantes de los reinos contiguos. Yo me quedé en un lado, cerca de una mesa donde había algunas delicias; me sentí pésimo y avergonzado al recordar lo dicho y por mi mirada tan superficial de una realidad que no conozco en su real magnitud. Romine estaba más allá, hablaba con los comensales y ellos parecían estar muy atentos e interesados de sus comentarios. Me quedé un rato, miré a todos; nadie parecía verme, no sé qué hago aquí en verdad, ya es momento de partir, he redondeado la estupidez a un punto que no tiene explicación, bebí el ultimo sorbo de café y deje la taza en la mesa cuando una figura frente a mi apareció. -Plebeyo Bradco.- me dijo la chica asistente de la princesa.- Su alteza solicita que se aproxime a su presencia.- me dijo señalándole con la palma abierta de la mano. Me vino un nuevo apretón a la tripa, pero no podía negarme, ya no podía escapar, por lo que me dirigí donde ella y le saludé a ella y a sus acompañantes inclinando la cabeza en reverencia. -Bradco.- dijo ella. –Quisiera presentar a algunos miembros de la familia real de Halcyon Norte y sus aliados.- me dijo mostrando al grupo de nobles que le rodeaban los cuales me sonreían y saludaron con un gesto sutil de su cabeza. - Por este lado, está el afeminado que se comió su gemelo.- dijo nombrándole de esa forma, que me hizo transpirar al verle la cara que no parecía inmutarse. – Mi primo Exander Zafire Conde en Mitanni,- dijo siendo saludado por él.- Aquí al frente, el afeminado negativo es represente en Nagreb, bueno prácticamente es de ahí, es negro como vez y por eso lo oscuro del él que me mencionaste! El Señor colonizador Mandele- me dijo ante el asombro de sus palabras y el posterior saludo de esa autoridad.-Y finalmente el hermoso pero igualmente afeminado de los afeminados Su excelencia el príncipe Davie de Erva, que por cierto es mi prometido…- se explicó con una gran sonrisa en tanto esa autoridad me dio un apretón de manos al saludar. -Tendré que tener más de un hijo para heredar y pagar lo años de prisión que me gané ¿no es cierto?- le pregunté a ella. -Por suerte ninguno habla la lengua de Halcyon Nazca, la encuentran muy vulgar…- me dijo sarcástica en tanto, hablando en distintas lenguas me ha presentado o eso creo que hizo. Uno de ellos me preguntó algo que no entendí pero que Romine traduzco. -Pregunta su excelencia si es que te sientes bien! ¡porque te ves muy pálido! - dijo ella conteniendo reír ante la expresión de espanto que permanecía en mi cara. Luego de una breve charla, y enterándose de mi procedencia, salió al tapete las cosas que han sucedido en Halcyon Este y sus factorías, haciéndome preguntas de los fenómenos que pasan y de los extraños sucesos de cambios de color de la estructura, situación que les llamó mucho la atención y a la risa colectiva, cuando referenciaron a la planta y al Virrey de mi zona, en lo que pude entender de lo ilegible idioma en que ellos se hablan. Cumpliendo protocolarmente, las autoridades se empezaron a retirar con la previa venía y agradecimiento de la autoridad organizadora que dirigía Romine y sus nobles. De apoco, en el transcurso de la siguiente hora, la recepción se empezó a vaciar quedando los últimos nobles, que luego de reverenciar a la princesa se retiraron, incluyendo a su novio quien le beso en la mejilla y se retiró con su escolta de asistentes como los demás. Ella me solicitó quedarme, porque tenía que hablar muy seriamente conmigo al finalizar este evento, petición que no tenía posición alguna de cuestionar. Quedó un grupo reducido de asistentes reales y de los sirvientes que se encargaron del orden y el aseo. Romine, supervisó algunas cosas y otras instruyo a sus asistentes en información que recibía en sus tabletas y por las cuales ella parecía aprobar, rechazar o enmendar. Me llamó mucho la atención su personalidad, su forma de ser, sarcástica sin duda, pero sorprendente desde cualquier mirada. Es muy bella por lo demás, aunque no fuese lo importante en ella, se nota su estampa real, esa que no vi, pero su ejecutiva actitud y su liderazgo nato que veo la ese lucir muy especial. Luego de un rato, caminó unos pasos en mi dirección en tanto le aguardaba afirmando la espalda en un pilar mientras bebía café. Dejé mi tasa a un lado y me aproxime a ella. Traté de mirarle a los ojos, pero me sentí muy avergonzado, no sabía cómo justificar tanta tontería que dije sin saber quién es ella. -Romine, perdón; quise decir Princesa Romine…- -¿Ahora te vas a colocar serio y protocolar?- -No es eso, lo siento en verdad, yo no sabía quién era usted y abrí la bocota…- me excusé nuevamente. -¡No seas latero, de esos tengo miles a diario en este reino!- me dijo mirándome seria.- ¿Ahora soy otra porque sabes quién soy?- yo levanté la mirada y me encontré con sus ojos. –Y otra cosa.- me dijo señalándome.-Nada de “usted” ¿me oíste plebeyo?- me reclamó seria. –¡Soy joven, de seguro mucho más que tú!- dijo.-¡No me trates como vieja!- -Con todo lo que te dije, creo que trabajaré en las minas de tu reino por el resto de mi vida….- ella se sonrió. -Manerita que tienes de presentarte…- me dijo riendo.- Es muy probable…- -¿Y si partimos de nuevo?- le propuse. -¿De nuevo? ¿Porque haríamos eso?- -¿Podrás?- ella aceptó moviendo la cabeza. -Soy Bradco Evile, del reino del Este, en representación del mismo.- -Romine, ciudadana del reino del Norte, ¡mucho gusto!- me dijo estrechando las manos como al principio. -¿A qué te dedicas?- -Bueno, tengo un cargo administrativo en el reino, nada muy relevante por lo demás, pero me gusta lo que hago.- me dijo relajada.- ¿Y qué me dices tú?- -Administrativo de estadísticas en una pequeña planta de alimentos de la comarca, una que por cierta esta medía enloquecida, pero que aún funciona.- - ¡Muy interesante!- dijo.- Y ¿Cuál es tu labor ahí?.- -Hacer muchos informes para el Virrey, recopilar datos y una serie de cosas aburridas….- le relaté. -Cosas para los estirados ¿no es así?- me dijo riendo. -¡Has acertado!- completé.- ¡También meto la pata a fondo con frecuencia cuando estoy con alguna autoridad!- -¡Eso se ve complicado!- dijo con falsa preocupación.-¿No se cómo te han enviado aquí?, ¿no habían más voluntarios? , ¿Ya has metido la pata?- -Si me arrestan luego lo sabré.- me expliqué.- Traté de afeminados a la mitad de la familia real, incluyendo al novio de la princesa.- ella se rió nuevamente. -¿Y te han perdonado semejante ofensa?- -Bueno, verás, tuve la suerte de encontrarme con una autoridad que tiene un gran corazón...- nos largamos a reír de tan zalamero comentario. - Además de ser muy inteligente, aguda y guapa!- complementó. -Vale, si pero…-le dije.-No sé si hablamos de la misma persona…- ella se largó a reír y me quedo mirando seria después. -Yo creo que sí, ¡para poder perdonar a semejante vago!- me dijo sarcástica.- -No lo creas hay un humor negro debajo de esa encantadora sonrisa.- - Es parte de sus atributos, créeme, yo le conozco bien.- - Pues dile que, me encantaría conocerle…- -No lo sé, no sé si se interese en eso.- -¡Solo dile que me dé una oportunidad, soy una buena persona, algo atarantado, lo sé!- -Si eso ya lo noté y algo bruto también…- -Pero no hay otra lectura en mí, soy lo que ella ve…- Romine me quedó mirando y se sonrió. -No te prometo nada, pero intentaré darle tu mensaje.- dijo.-…Es una persona muy ocupada, no sé si accederá.- -Hazlo, yo sé que sí, ¡no se arrepentirá!- le insistí siguiendo el juego en el momento que cesaron las risas y nos quedamos mirando en un sutil y cómplice silencio. -Ya debo marcharme.- me dijo retomando su seriedad.-…Asuntos de la realeza.- -Si también debo partir.- le dije.- Asuntos de esclavos, ya sabe.- le expliqué sacándole una sonrisa. –Romine…- Le dije antes que partiera.- Me gustaría mucho volverte a ver…- ella me miro unos segundos sin responder. – ¿Vendrás los otros días de la conversión?, puede que sea mucho pedirte pero…- -Si lo es.- dijo seria. -Entiendo.- viendo su determinada actitud.- Supongo que será hasta pronto entonces.- -Hasta pronto Bradco.- dijo saliendo del lugar acompañada de su escolta. Me quedé sorprendido y a la vez encantado de la personalidad de la princesa del norte; sin duda es muy particular, sin dejar de lado que es bellísima: no esperé encontrar esa personalidad tan espontánea en ese semblante tan serio y ejecutivo, fue muy grato encontrarme con ella, espero poder vernos de nuevo, me hizo muy bien este respiro y lo noté camino al hotel que me hospedé. Ya que por este día, deje atrás la angustia, deje a un lado la ansiedad de saber de Nicom; la presencia de Romine, me permitió pensar en otras cosas y salir de este agujero a tomar una bocanada increíble de aire fresco. No vi a Romine al siguiente día, tampoco el subsiguiente contaron con su presencia, situación que inexplicablemente convirtió la experiencia de estar ahí en vacía y tediosa. Luego del tercer día, donde llegó la comitiva completa del reino de Halcyon Norte y su presencia no estaba aquí, percibí que algo no marchaba bien. Pregunté con precaución y disimulo por la delegación del Norte, pero en realidad lo único que pude ver, es a la misma gente que el primer día con la excepción de Romine. Ni siquiera una de sus asistentes a quien pude reconocer, me aclaró algo de su paradero, cerrándose en una respuesta escueta y que no vario de lo siguiente: “-La Princesa del Norte, está ocupada en otros asuntos que le requieren, a pedido que se expresen sus disculpas por no poder recibir al resto de las delegaciones-“ -Perdona, pero ¿Sucedió algo?, están todos nerviosos…- Ella me miró por unos segundos revelando algo que está omitido, remitiéndose a negarlo con la cabeza y luego dejarme. En la noche, cuando volví al hotel, me tendí sobre la cama y encendí la hipervision donde revisé el noticiero en busca de novedades que no hallé de primeras, sin embargo al recorrer los noticieros, uno de ellos mostraba la vista aérea de una planta de fabricación de carros, que estaba demolida en parte de su estructura y siendo asistida por los servicios de emergencia. Según lo que ahí se mostraba y se relataba, fue una falla de un generador que provocó una explosión dejando una docena de heridos y un fallecido. Sin más cobertura que aquello, este y los demás noticieros donde encontré la noticia, se refirieron en términos similares de contenido y extensión. Esto no me dejó tranquilo, fue una noticia inquietante por sus características y había algo que me decía que tenía que preguntar más por esto, por lo que decidí llamar a Ronas y preguntar por novedades. -Ronas, ¿Qué tal?- -Aquí marchando todo nuevamente, ya somos normales.- dijo con humor en su expresión. -¿Cómo va todo por allá?- -Nada en especial, nos dan la lata con las ventajas de ser plebeyo y una serie de tonterías a fines.- -Es mejor que estar aquí.- -Puede ser, pero mira en realidad te llamo por qué sucede algo raro…- le comenté.- ¿Te has enterado del algo que esté pasando en Halcyon Norte?- le pregunté.- Están nerviosos y Romine ya no asistió a los siguientes días…- -¿Quién es Romine?- -La princesa….- -¿Romine?, ¿Le estas tratando de tú?- me pregunto extrañado.- No me digas que estas en líos con ella….- -¡No para nada!, quédate tranquilo, de conocidos nada más.- -¿Y ya le tratas de “tu”?- comentó.- Mejor no quiero saber detalles.- -¡Para nada!, amigos nada más, de hecho la conocí por casualidad, no tenía idea que era ella, ¡Si supieras las brutalidades que dije de sus parientes!- -Ya estamos perdidos…- -Vamos Ronas, tú tienes muchos amigos en este reino, algo está pasando, pregunta, es una fábrica de acá, de automóviles me parece, no sé hay algo que no me cuadra. - -Déjame ver, haré un par de llamadas, pero por lo que más quieras, por nada de este mundo, no te la lleves a la cama a la princesa o nos iremos a la guerra por el polvo ese…- -Quédate tranquilo, ¡no soy estúpido para hacer algo así! - le afirmé. - Solo pregunta y me avisas.- -De acuerdo, te cuento si se dé algo. - Me quedé un rato más sentado en la cama, con una inquietud extraña como si presintiera algo que no puedo reconocer. Miré la pantalla de mi Biper, esperando novedades ansioso, de pasada mire en mis archivos algunas fotos que tengo con Nicom y me detuve en una de estas en la cual me mira de frente con detención, una fotografía que se la saque cuando estábamos en su cama viendo una película y se detuvo a mirarme donde le tome esta imagen obtenida de lo que vieron mis ojos. -…Me miras con tanto amor, con tanta dulzura, que aún no puedo entender donde se fue todo eso de un momento a otro. Si pudiera, créeme que jamás te hubiera llevado a ese lugar, la historia sería otra…- Pasó un buen rato tal vez una media hora, cuando en la pantalla del bíper, apareció la imagen de Ronas en reemplazo de la de ella anunciando la llamada entrante. -Bradco, hablé recién con un colega de la zona noreste de ese reino y hay novedades…- -¡Por favor! ¡qué sucede! - -Hace dos días hubo un incidente en una planta de producción de automóviles una filial de HWA que fabrica los AVA, no está lejos de donde estás- me relataba.- No sabe bien que fue, la versión oficial hablan de un generador que estalló, pero dicen que se oyeron disparos, por lo consiguiente se ha manejado muy hermética; ¡cerraron una división completa!- me relató.-incluso se vio llegar a la Princesa…- me decía para mi sorpresa. -¡Lo vi en la prensa, quedo desecha!- -Pero es extraño…- - ¿Qué cosa? - -El hecho de que interviniera la policía, ¿Qué tipo de accidente necesita disparos? – deducía. Yo me quedé en silencio. -Viajaré a ver qué sucede. – - ¡Que dices! - -Tengo que ver esto con mis propios ojos. - le dije. - ¿Para qué vas a ir? - -Puede que lo que esté pasando aquí, sea lo mismo que sucedió con las factorías de allá. - -Pues déjaselo a los expertos, ¿Qué vas a concluir tú que ellos no lo harán? - me cuestionó. - ¡Bradco, es estúpido lo que quieres hacer!, ¡no entiendo el interés por ir! – me reclamó. - ¡Esa zona esta custodiada, no te dejarán entrar!- -Si hay algo que me permita recordar quien soy y que es lo que me pasó, debo ir e intentarlo. – le dije. - Hay cosas parecidas, no lo sé, es como si me pareciera similar a VComs...- -Ese fue un trauma para todos los que somos “asilados laborales”- - ¡Yo soy el único que no recuerda nada, ni como pasó, que hacía cuando trabajaba, el momento de la explosión, solo aparecí parado en medio de la planta sin entender como llegué! ¡No recuerdo nada de nada! – Ronas se quedó en silencio un momento. -Bradco, no lo hagas amigo te meterás en un lío en otra jurisdicción. – -A estas alturas ya no tengo nada que perder. - le expliqué. - Sin familia, amigos, pasado y Nicom…- -…Lo lamento, pero no es momento de hacerse el héroe…- me dijo. - ¡No lo hagas Bradco, por lo que más…! - - Estoy a algo menos de una hora, voy de salida, mañana hablamos, gracias. - Terminé colgando la llamada. Me levante de la cama, me cambié la ropa por una más cómoda para el viaje, tomé mi chaqueta y finalmente cogí mi bíper, cuando en eso, una llamada entro. Al mirar la pantalla, no mostraba identificación del remitente, solo la leyenda de “private id”. Dudé en responder, pero a estas horas y estando aquí, supuse que valdría la pena atender. -¿Alo?- -Bradco, soy Romine.- -¿Romine?, pero ¿dónde has estado?, se te ha echado de menos…- -¡Cállate hombre!-me exclamó.-¡ Debes salir ahora de ahí ahora! - -¡¿Por qué?!- -¡Patrick Oslo con agentes de la PHE van para allá!- me dijo. -¡No puede ser!- exclamé pensando en tal vez que ya habían cargos hacia mí. -¡¡Reacciona!!.- me grito por el bíper.- ¡¡ Sale de ahí ahora!!- Continuara….
  12. B.Plebeian

    Capitulo 13 | "Mentiras"

    XIII Mentiras. -¡No te imaginas como detesto esta mierda…!- le escuche decir en tanto se contenía de apretar el gatillo en una especie de retención de autocontrol. El bíper del sujeto se escuchó y le sacó del bolsillo interior de su chaqueta bajando el arma que sostenía con la otra mano. Dio unos pasos de distancia y respondió; no sé con quien hablaba, pero sea quien sea, es importante porque le hablaba con respeto y mesura. Al colgar, se quedó en silencio dándonos la espalda, desistiendo, pero no fue así, simplemente se alejó un par de pasos y disparo en un par de oportunidades en dirección a ella. Nicom grito al tiempo que sintió cada estallido del arma. Me quedé congelado, mirando a Nicom que permanecía en la misma posición llorando, hasta que vi que levanto la cabeza mirándole y luego a mí con verdadero terror, a su lado, una columna delgada de humo que surgió del proyectil que perforó el piso, disipándose rápidamente. -…Eres una perra con suerte…- le dijo a ella volteándose a verle.-…Con mucha suerte…- reiteró con un dejo de desencanto.-…Pero tu amigo no tanto.- le dijo haciendo un gesto con chasquido de dedos donde los demás se abalanzaron a mí. Lo siguiente fue recibir una pateadura y golpes de puño por todos lados del cuerpo de la cual apenas pude resistir. No sé cuánto tiempo paso, puede que solo un par de minutos, pero suficientes para dejarme tendido en el piso sin poder moverme del dolor. Luego escuche que se replegaron y salieron de ahí a la orden de ese tipo. -Espero que en la siguiente oportunidad, vuelvas a ser el tipo que conocí...- me dijo cerca del oído, dándome otro punta píe en el estómago antes de partir con los demás. Como pude, me reincorporé quedándome de espaldas tratando de respirar de mis costillas adoloridas, miré a Nicom que lloraba sentada en el mismo lugar, le llamé un par de veces, ella se levantó y se sentó a mi lado, estaba muy nerviosa, insistió en llamar a la Policía de Halcyon del Este, que llamase al servicio médico también, yo me negué y le rogué que no lo hiciera, ya que solo empeoraría las cosas si llamaba la atención con esto. Me acarició el cabello, eso recuerdo, me desmayé escuchándole llorar desconsolada. Unos días después… Increíblemente, el médico; el Sr. Savoy me dio una mano con ello cuando me vio en tan de probables condiciones. No sé si fue lo correcto, pero apelé a esa supuesta amistad que tenemos y le expliqué lo que sucedió. Después de todo, el sigue mi caso, por lo que al venir a verme a casa, no necesitó de más argumentos para validar mi estado. -Menuda paliza…-me dijo en tanto examinaba mis costillas con un escáner portable. -No sé qué les pasó, pero pensé que nos matarían…- Él solo me miró y continuó. - Yo me llevé los golpes, pero a ella le apuntaron a la cabeza y le disparó a unos centímetros para espantarle…- Le relaté en tanto el prosiguió en silencio con su revisión. -No estas quebrado, solo un par de fisuras en tus costillas izquierdas, muchas contusiones y aún tienes algo de líquido en el pulmón del mismo lado, pero pasará.- me explicó en tanto guardaba sus implementos en una maleta. -Te dejaré otros analgésicos más y estos reconstituyentes de aceleración, cada ocho horas, procura tomar mucha agua y comer mucha proteína, esto te recuperará muy rápido, pero necesitas tener mucha energía.- dijo mostrándome un par de frascos con pastillas que dejo en la mesita que está en mi living. -¿Hay alguien que viene a ayudarte?- -Sí, claro…- le respondí.-Nicom, la chica que estaba conmigo ese día.- -Ya veo.- - Estoy algo desorientado aún, no sé si le conoció ¿Puede hablar con ella?, creo que le hará muy bien hablar con usted…- -..Bradco.- respondió tranquilo.-Debes estar en shock aún, pero...- -¿Qué sucede Doc?- -…Pensé que lo tenías claro…- -¿De qué habla?- le pregunté extrañado.- ¿Enterarme de qué?- -Tómalo con calma…-me decía tratando de contener una situación que no dimensioné.-…Pero la chica, no…- se explicaba moviendo la cabeza negando. -¿Qué es lo que dice? ¿Qué le sucede a Nicom?- -Bradco…- -¡Vamos déjese de rodeos y dígame que le sucede a ella!- le dije alterado reincorporándome del sofá para ponerme de pie.-¡Conteste de una vez! ¡¿Dónde está Nicom?!- le insistí ante su resistencia de dejarme salir por ella. -Ella murió- me dijo deteniéndome. -... ¿Qué ha dicho?- -Ella murió…-me reiteró.-recibió un disparo que le rosó una arteria en el cuello, se desangró camino al hospital…- -¡No puede ser!, ¡Ella estaba conmigo!- le respondí incrédulo. -Te encontramos desmayado, ella dio aviso a la P.H.E, al llegar estaba agonizando…- -¡Es una broma!, ¡Vamos si ella ha venido a diario!- -No es posible eso Bradco…- -Si lo es, de hecho ahora está en el cuarto, me dijo que se cambiaría de ropa, vendrá pronto.- le expliqué. Él cerró los ojos y movió la cabeza. -¡Nicom, princesa mía!- le grite amable en dirección al pasillo de distribución. -Lo lamento Bradco…- dijo. -No espere, ella vendrá.- -Bradco estás solo en casa.- me dijo tratando de lograr cordura en mi.-…Quien has visto es una empleada de casa, que te conseguí para que te vea algunas horas…- se explicó. -No, no. Le está confundiendo sé que está ahí.- -No es ella, lo siento en verdad.- dijo.- Te veré pronto, lo lamento en verdad…- terminó marchándose, cerrando la puerta tras de sí. Yo me quedé de pie, con lágrimas en los ojos, confundido y aterrado. -…No puede ser…- me dije repitiéndolo una y otra vez. -…Ella está aquí…- me decía tratando de unir los fragmentos de la confusión que me hizo dudar si realmente le había visto. De improviso sentí un ruido, que venía de mi cuarto; la puerta se habría y emitía con ello un tenue chillido de la bisagra. Vi surgir algo desde su interior; uno de sus pies asomarse, estaba descalza, pero reconocí su figura que se formó en la sombra del pasillo y que luego se completó con el cuerpo entero. -Cariño mío, que susto me has dado.- le dije con alivio.-…Ha estado el doctor Savoy aquí y no sé qué le ha dado…- le dije sonriéndome. Me acerqué un poco, di unos pasos con dificultad afirmándome el costado adolorido y con la otra mano, de la pared. –Nicom… ¿estás bien?- -Deberías hacerle caso a tu médico…- -Es buen doctor, pero está más chiflado de lo que aparenta!- le dije sonriéndome. - Nicom ¿Qué sucede?- le pregunté al ver que no se aproximaba. -Él es el entendido, ¿Qué sabes tú de medicinas?, solo sabes de drogas…- -Vale, de acuerdo, pero no es necesario que me lo cargues cada vez…- -¿Ha si? ¿Te parece injusto?- -¿Qué es lo que te sucede?- le pregunté, decidiéndome a caminar en su dirección. -¡Y esto! ¡¿Te parece acaso justo?!- me exclamó llorando cuando le vi surgir a la luz del farol del pasillo. Para mi estupor, su blusa estaba empapada de sangre, que surgía de un lado de su cuello. -----------------------------------------------------------000---------------------------------------------------------------------- -¡Bradco! ¡Bradco!, ¡vamos plebeyo cálmese!- oí una voz de improviso. Yo abrí los ojos y le quedé mirando; Nicom estaba al lado de mi cama tomándome de la mano y afirmándome del hombro para tranquilizarme. -¡Por el Creador!, Nicom...- le llamé al tiempo que le toqué su carita que me miraba con ternura. -¿Estas bien?- le pregunté mirándole el cuello. -Tranquilo, estoy aquí, está todo bien plebeyo mío.- me dijo calmándome.- Deje de tocarme, no estamos solos…-me dijo haciendo el quite con voz risueña.-…Tuviste una pesadilla.- se explicó tomándome ambas manos y estrechándolas. -Menuda paliza…-escuché una voz a los pies de la cama. Al levantar la vista, vi al doctor Savoy guardando sus implementos en un maletín. -¿Aún con pesadillas?.- me preguntó.- Al menos no estas quebrado, solo un par de fisuras en tus costillas izquierdas, muchas contusiones y algo de líquido en el pulmón, pero pasará pronto.- me explicó. -...Le dejaré otros analgésicos más y estos reconstituyentes de aceleración, debe dárselos cada ocho horas.- le decía a ella.- Procura que tome mucha agua y de comer mucha proteína, esto le recuperará muy rápido, pero necesita tener mucha energía.- dijo mostrándole un par de frascos con pastillas que dejo en la cómoda de mi habitación. -Estuvimos hablando con Nicom de lo sucedido.- me contó aproximándose a nosotros.-Manejaremos esto a discreción.- nos dijo.-A Bradco le debo unas cuantas.- -¿Estas bien?, te quedaste sin habla.- me preguntó extrañado, yo asentí con la cabeza. -Gracias…-le dijo ella. -No es nada, no olvide lo que charlamos, es un momento difícil, pero va a pasar, solo manténgase lejos de estos sujetos, tengo una amistad influyente en la PHE, me debe un favor y procurará hacer una ronda y estar pendientes estos días de tu casa.- nos contó.-…y si requieren algo, no dudes en llamarme.- le instruyó a ella. –Descansa amigo.- me dijo levantando la mano para abandonar la habitación acompañada de Nicom que le dejo en la puerta. Nicom, me explicó que hablaron largamente mientras yo dormía, que no hizo muchas preguntas más que las justas y me emitió un permiso médico extendiendo un certificado por un accidente por caída en casa que fue tramitado en línea con la planta de Halcyon. Me dijo que es un tipo agradable, que le ha servido mucho hablar con él porque le ha tranquilizado, lo considera muy buen especialista por ello, además que le ha dejado medicación para que le facilite conciliar el sueño. A mí me tiemblan las manos al recordar la imagen que vi de Nicom en esa pesadilla, en tanto ella sonriente me relata lo que trataron en mi ausencia. Pasaron un par de semanas que me quedé en mi hogar, Nicom venía a verme con regularidad y se ocupaba de algunas cosas, obviamente más allá de besos y abrazos adoloridos, no hicimos el amor, aunque se prestó tal situación para reírnos de este mal paso, que también compensó con cariños y mimos. Desafortunadamente, quedan huellas, a veces se distrae y por momentos, se pierde con esa mirada al infinito que la lleva lejos a quien sabe dónde. Después de todo ella lo ha pasado muy mal y a pesar que conversamos de esto y de la ayuda del doctor Savoy, me confesó que aún persiste el miedo y por ellos se ha quedado en casa de un amigo hasta que se sienta segura de estar en su departamento; no quiere estar sola, pero no quiere quedarse en mi casa para ella fue demasiado y con esto de que me siento tan apaleado, me ha sido toda una hazaña hacerle buena compañía y darle la seguridad que necesita. En general estamos bien, hemos dejado de discutir y nos hemos acercado más como pareja, lo que ha sido muy bueno. Yo ya estoy en pie, algo adolorido en algunos movimientos, pero ya deje de orinar con sangre y tengo mi condición casi normal. Mi musculatura se ha recuperado notoriamente y mi fuerza gracias a lo recetado por Savoy. Tenemos una mejor convivencia y hemos vuelto a hacer el amor, aunque sea con más cuidado y a menor ritmo, lo que nos lleva a la risa ya que me dice que parece que lo hiciera con un anciano ante tanta queja. Me llamó un par de veces Ronas y otras lo hizo el Doc, donde reporté a cada uno mi condición y mejorías. Volví al trabajo, volví a la normalidad, nada especial sucedió y con Nicom, seguimos comunicándonos secretamente usando Birdfree. Llegado el fin de semana acordamos de vernos el Sabadu, le insistí en que hiciéramos algo distinto, como salir a bailar. Al principio no le cautivó mucho la idea, por lo sucedido seguramente, prefería una cocina colectiva o que invitemos a los amigos al departamento, sin embargo, yo le sugerí que fuese el salir y contactarse con los amigos fuera del hogar, la idea que refrescaría y renovaría nuestros ánimos. Decidí dar un paso más en nuestra relación, regalarle un anillo y pedirle que sea mi novia o bien “mi polola” como ella dice referenciando a un par de insectos voladores que van siempre juntos. Esa noche sería el momento propicio y me había dispuesto a buscar la ocasión para entregarle y con esto darle un símbolo a nuestro amor y con ello formalizar este “andar” que tenemos hace ya un tiempo. Llegué a su departamento cerca de la diez, Me dejo en el sofá de su living, junto a su peluche al cual le encargo vigilarme, para que no le siguiera a su cuarto, porque ya estaba pronto y volvía para salir. - No te confíes de este sujeto- le decía mientras aguardaba en el sillón -¡Si intenta algo, acabas con él!- le instruía a su peluche permanecía con esa dulce e irresistible mirada. Luego de unos minutos, salió de su cuarto, con su vestido negro y acinturado que le llegaba hasta antes de sus rodillas, sus botines negros de tacón, un hermoso escote que adornaba con un collar con figuritas geométricas de un color dorado y de aspecto metálico, sus pulseras de plata, sus labios de rubí, sus ojos de grandes pestañas y llenos de cielo que me miran a pareciera que me hipnotizan entre cada pestañar. -¿Que me dice?- me preguntó dando un giro delante de mi rosándome sutilmente, casi con el viento y su aroma que deja la punta de su cabello en mi rostro. -... Estoy bonita el día de hoy, ¿digna de dirigir el Reino de Moggios?- -Mi querida princesa, ¡las hormonas ya empezaron la fiesta antes que nosotros!- le dije embobado de su hermosura. -¿Eso es todo?, ¿no le provoca nada más el verme?- me preguntó con insinuante ternura, deslizando su mano por la cintura. -Mire, si sigue así estaré tan excitado que no tendré piel ni para cerrar los ojos.- ella hecho a reír. -Debo admitir que son algo extraños sus elogios, ¡pero por eso le quiero, tanto!- me respondió riéndonos. Salimos tomados de la mano afuera del pórtico del edificio de departamentos, le dije que se hiciera de me brazo para continuar, que sería así más justo y acorde a tan bella realeza que escoltaba, haciendo con ello, de reverencias y honores, para que sea digno de que tal princesa entrara a mi carro. -Me han recomendado un buen sitio por el lugar, es el círculo del medio oriental de Halcyon, ¿no sé si le conoces?- le comenté mientras dirigía el coche. -Es un buen lugar, lo he frecuentado unas cuantas veces.- me respondió retocándose los labios.- ¡Si vamos allá, es seguro que estará mi pandilla Halcyhop!.- exclamó entusiasmada pensando en los amigos que compartimos en Sargacious. –¡Les avisaré que vamos!- -¡Claro que sí!- le dije.- Solo espero que esta vez sea más discreto ese amigo tuyo.- le dije recordando al sujeto que no pudo evitar delatarme solo para obtener algunos tragos gratis de la barra. -Es un gran chico, no sea malo con él.- me dijo mirando tiernamente. -Tendremos que hablar de eso, que me pones esas miradas y me matas, ¡mira incluso olvido como manejar el carro!.- le dije soltando las manos del volante.- -¡No haga eso!- me reclamaba riéndose nerviosamente. Luego de un cuarto de hora de camino y una parada para comprar agua embotellada, llegamos a las afueras del recinto: Había mucha gente, se veía un lugar de mucha vida y muy concurrido. A medida que nos acercábamos, la música que salía del interior, se hacía más presente elevando su nivel al punto de sentir como los compases rítmicos hacían vibrar el aire y con ello penetrar la piel. Nos aproximamos al aparcadero para dejar el coche a un lado del edificio, había muchos carros que llegaban con nosotros, por lo que se hacía algo lento ese ingreso. Nicom sonreía y ya del asiento veía como su cuerpo se mecía suavemente al ritmo de la música que superaba la aislación del coche. Le veía muy feliz, le mire mientras esperábamos nuestro turno de entrar, de la manera como miraba el entorno y lo entusiasmada que ella está, volvió a ser tan chispeante en ese momento, que recordé como le veía. Luego de aparcar, nos bajamos rápidamente, ella me tomó de la mano y nos fuimos pronto a formar parte de la fila de acceso que si bien no era abismante, no dejaba de demostrar la popularidad del lugar. Me comentó lo bueno que es estar ahí, que le encanta la música que colocan y que espera bailar hasta que los pies no se lo permitan. Me insistió que no admitirá escusas para parar, porque está con muchas energías y hoy quiere sentirse llena de vida; yo le dije que le acompañaría, estaba demostrado, que negarme ante esos ojitos, no había manera. Pronto fue nuestro turno de acceder y como pasó en otros lados, no entregarían las pulseras azules VIP, sin embargo y a consecuencia de querer tener un pasar como cualquiera, renuncie a ello, lo que trajo un respiro a Nicom, que me sonrió orgullosa de mi decisión. A pocos pasos más, el portal nos recibió con su música y luces que nos tragó como si fuese alguna animal que tendido, deja su hocico abierto a que entremos y nos devore. Dentro la música estaba muy alta y tal como en otros locales, teníamos que elevar la voz y acércanos para oírnos al conversar. Estábamos próximos a la barra, donde por su ubicación, el ruido parecía atenuarse lo suficiente para no tener que hablar fuerte para hablar. Pedimos algo de beber, agua soda y para mi algo de bebida con un toque suave de alcohol; mire a Nicom mientras bebí el primer sorbo, se veía muy entusiasmada y miraba a todos lados como si no quisiera perder detalle alguno. -Deben andar los chicos por aquí, ¿te importa si los buscamos?- -Claro ¡lo que usted quiera!- le respondí. Y seguido de algunos empujones involuntarios y de encandilarse un poco con las luces de colores que recorrían las cabezas de los asistentes en el barrido que terminaba sobre las paredes y que retornaba en un ir y venir, Nicom reconoció a una de las amigas, la ubicó llamando nuestra atención agitando su mano en alto para que le viésemos en el rincón donde estaba el grupo. Nos hicimos así cercanos a la pista de baile y de adueñarnos de ella con mucha energía y ganas, así fue de igual manera, que con el paso de las horas, habíamos dejado definitivamente atrás todo estos malos ratos pasados y nos encontrábamos disfrutando intensamente de esta fiesta. Bailamos mucho, realmente hasta que sudamos y los pies nos pedían pausar, fue entonces que Nicom me ha pedido algo de agua, momento que aprovecharía de mojarme la cara e ir al baño, mientras ella se quedó en la pista entre el grupo de sus amigos que inagotables se movían con la misma energía que al empezar. Me acerqué a otra de las barra que estaba a cercana a la pista, sobre una tarima que la elevaba del resto; ahí pedí una botella de agua para ella y otra de gaseosa para mí, me quedé de pie un rato mientras esperaba que trajeran las bebidas, miraba a la pista donde estaban ellos, viendo como mi dulce Nicom se entregaba al placer de los acordes y el ritmo con alegría y ganas, pronto una voz femenina atendió mi pedido, una voz que me llamo por mi nombre. -Bradco- escuché una voz de mujer cerca de mi oído.- Parece que te había tragado las arenas de los desiertos de Halcyon- me exclamo bromeando. Al voltearme, vi que era una hermosa muchacha que traía en sus manos las botellas heladas de las bebidas que dejo sobre el mesón. Yo traté de reconocerle, aunque como me ha pasado en otras ocasiones, no tenía la menor idea de quién es, sin embargo parecía ser amable y sus sonrisa me decía que le conocía en mejores términos también. Ella se apoyó sobre la barra, sus ojos claros se clavaron en los míos y con sensualidad, acomodo su rubia cabellera dejando ver su cuello y su oreja. -Hola, hola….Sie.- le dije leyendo disimuladamente bajando solo los ojos y ver la chapita que llevaba en su pecho que tenía su nombre grabado. Ella se percató de ese movimiento que hice e hizo una risa sutil, algo incrédula. -No ha pasado mucho tiempo, ¿te costó recordarme?- -Perdóname.- le respondí.- No quiero ofenderte por mi falta de prolijidad y fragilidad en la memoria.- dije -Bueno, ¿pero de cuando tan educado para hablar?-dijo extrañada.- Está bien que sé que no eres un modelo muy monógamo a seguir, pero que educado estás, ¿cuándo te has disculpado antes?- dijo. -Mira lamento si no te recuerdo, he tenido un problema médico y una amnesia que me trae solo problemas: no sé si hice alguna estupidez o dejé algún cabo suelto, te ruego que me disculpes, sinceramente pero hoy es un día especial para mí, no quiero discutir con nadie.- le expliqué tratando de anticiparme a alguna estupidez que dejé. -Bradco ¿eres tu realmente?- me dijo mirándome con detención.- ¿No puedo creer lo que dices, ¿qué pasó?, que te has convertido a alguna religión o algo?- me preguntó riéndonos y haciendo más relajada esta conversación.- No te alarmes, no me dejaste esperando para casarnos.- continuo riéndome de la broma.- Claro que me dejaste embarazada.- continuó seriamente. A mí me vino un apretón en la tripa, donde el colon sumaba la reacción a la angustia de lo que oía.- ¡Relájate hombre!- me dijo dándome un suave golpe en el pecho con la palma de la mano.-¡Es broma!, fue un buen intento, estuvo bueno para mi.- me dijo llevando su vista al techo, haciendo recuerdos que tal vez dibujaba ahí sobre alguna historia que tuvimos en común.-¿Cómo estás ahora?, ¡pero qué cambio Bradco!, ¿quién es la culpable?.- -Es alguien muy especial.-le respondí sincerándome ante alguien que lo había notado de entrada.- Ella es muy especial en verdad.- -¡No puedo creer lo que escucho!- respondió mirándome sería. -¡Te enamoraste Bradco!- me respondió sorprendiéndome. Yo le quedé mirando ante lo que declaraba, como si en realidad no lo supiese y me revelara una verdad que estaba sucediendo; me estaba enamorando de Nicom, hermosa y profundamente, lo que estaba sintiendo no es nada más que solo amor. -Sí…- le respondí sonriéndome de esta realidad.-Si tienes razón, me estoy enamorando.- -¿Quién es esa mujer que cambio a este vago perdido?- exclamó mirando a todos lados. -Es ella...- le dije apuntando al fondo donde entre las luces y el tumulto, veía su silueta moverse sensualmente. -Es muy linda.- me respondió mirándole unos segundos. -Sí.- le confirmé dándole una mirada más.- Y sabes, estoy muy feliz, como no me había sentido en mucho tiempo!- le ratifiqué.-…Lo siento, contándote estas cosas, discúlpame estas ocupada en otras asuntos!- -No te preocupes.- me respondió.- Se ve que eres otro...- me confirmó moviendo la cabeza positivamente.- ¿Pero sabes que galán? -dijo.- Parece que alguien más también se interesa que le cambien su vida.- continuó señalándome con los labios, detrás de mí donde estaba el grupo. Me di vuelta rápidamente y le busque entre los colores y reflejos de la iluminación; a lo lejos, de pie, estaba alguien con ella, le hablaba de muy cerca, movía las manos y ella permanecía quieta con la mirada al piso rodeada de sus amigos que les observaban; AL ponerle más atención no podía creerlo: es G. No dude en salir de inmediato en su búsqueda, abriéndome paso entre la gente, que parecía incrementarse y dificultar mi llegada a ella, pero esta vez no dejaría que aquel sujeto le deprimiera con que sabe qué argumentos, fue así que apure el paso, porque quería llegar a su lado y nada me lo impediría. Nicom me vio llegar, vi que giró la cabeza en el sentido que venía y aunque no le veía bien, creí ver en la expresión de sus ojos, que estos esperaban por mí llegada. -¿Nicom, que sucede?- le dije. Luego, voltee a mirar al sujeto con intencional molestia. - ¿Qué quieres aquí?- Pregunté colocándome delante de ella enfrentando al sujeto. - ¡El asunto es con ella! - me respondió.- Nada personal, ¡pero aquí nadie te llamó!- continuó el tipo que me superaba bastante en altura y contextura. -¡Vamos G!, ¡déjate de tonterías!- le dijo ella. -Nico, necesito que hablemos.- le insistió.- He cambiado, de verdad, sabes que te quiero…- -Muy bonito todo eso, pero verás, ella está ahora conmigo...- -¡No te metas imbécil y cállate antes que te rompa la cara!- me increpó. -Ya veo que estas más sereno, menudo cambio.- le dije sarcásticamente. - ¿Y este cavernario fue tu novio?- le pregunte a ella extrañado. -Bradco, solo marchémonos, ¿quieres?- me dijo llevándome del brazo. -¡Yo necesito hablar contigo!- le dijo parándose frente a ella. -G, no es el momento, por favor…- le respondió Nicom nerviosa. -Ya le oíste, déjala en paz.- le insistí llevándomela de la mano, pasando por su lado. El sujeto se interpuso, le soltó de mi mano y me envió al piso de un golpe en la cara. -¡No ella no se va contigo!- -¡Por favor, no peleen!- En ese momento, la gente que notó lo que estaba pasando nos hizo algunos espacios que nos rodearon y que me permitieron ver cómo le insistía a Nicom que parecía no poder con ello. Quedé algo atontado con el golpe, pero me pude colocar de pie. Ella se me acercó y me miró el labio que me ardía y que sangraba un poco. -¿Qué haces Nico?, ¡deja a ese imbécil!- le dijo él tomándole del brazo para alejarla de mí. Fue ese acto lo necesario que gatilló en mi la furia ; me levanté, lo empujé para separarlo del grupo al tiempo que le empecé a golpear de una forma que no me explico, pero que no le di oportunidad alguna de responder, luego cayó, me enceguecí en esto, me trataron de contener los amigos de Nicom, pero me detuve cuando ella me gritó: -¡Bradco! ¡Déjalo! ¡Déjalo!- Fue la única voz que escuché y me hizo reaccionar. Miré a mi alrededor y ya muchos nos observaban, veía sus rostros entre los haces de luz que se movían en la pista. Nicom me miraba espantada, con los ojos llenos de lágrimas, no lo podía creer, estiré mis manos, pero tenían sangre en los nudillos. -…Bradco… ¡¿Qué haces?!- -Solo te defiendo…- le dije en tanto ella se acercó a G, que se levantaba del piso, escupiendo sangre. -…G…Por el Creador.- le decía mirando cómo le sangraba del labio y de la nariz. Él algo le murmuró, supuse que le decía que estaba bien.- ¡No necesito que ninguno de ustedes dos me defienda, yo sé arreglármelas muy bien!- -¡Yo sé quién eres...!- me replicó G.- ¡Esa pose tuya, esa amabilidad, ese carisma, pudiste convencerla a ella a sus amigos, pero yo sé quién eres en verdad!- me gritó. -¡Eres una mierda!, ¡¿Cómo te atreviste a mentirle a mi novia?!- siguió en momentos que ya mucha gente nos rodeaba y murmuraba. -No soy tu novia G…- -¡Pero volverá a ser así!,¡Me la jugaré al cien!- -G, te lo ruego, no quiero más alboroto, hablemos otro día…- -¡No Nico!, ¡No!- le dijo callándole. -¡Este tipo es un mafioso, es un desgraciado que vive haciéndose el lindo con chicas para incluirlas en sus porquerías!- -¡¿Qué estás haciendo?! ¡¿Ahora eres la victima?!- reclamé. -¡Estoy haciendo lo que sea para recuperar a la mujer que amo!- me gritó apuntándome con el dedo. -¡Eso debiste hacerlo antes, cuando estabas con Nicom!- le respondí molesto.-¡Ahora es tarde para buenas intenciones!- G me miró en silencio.-¡La dejaste, ahora soy yo quien me ocupo de jugármela!- -¡Te partiré la cara!- -¡Me sobran ganas también!- Le dije sin prestarle atención, insistiendo en estirar la mano para llevarme a Nicom la que me miraba confundida. -¡No lo hagas Nico!- le decía mirándole. -¡Deja de llamarla así, que no es un hombre!, ¡se llama Nicom maldito idiota!- le dije regresando la furia. -¿Le contaste que haces material pornográfico? ¿Y que en esas fiestas también traficas?- me decía colocando su mano frente a ella evitando que me acercara.- ¿No sabias que Bradco es conocido por eso?, ¿de quién crees que se rodea? ¿Quién le saluda o le llama?- -Yo estoy fuera hace mucho.- le dije dando otro paso más para que ella tomara mi mano. –...Cariño mío, ya ven conmigo por favor.- -¡Estas mintiendo! Y todo el mundo aquí lo sabe…- -Nicom, por favor, solo toma mi mano y larguémonos de aquí.- pero ella nos miraba confundida y no reaccionaba. -¡Todo el mundo aquí sabe que te hicieron una “quitada” hace un par de semanas!- me gritó, ya trayendo consigo la atención de la mayoría que están aquí. En ese momento la música bajó de intensidad, en respuesta de que algo estaba pasando. Yo la miré a ella, sabemos que es verdad y fue imposible no traer lo que pasamos ese día. – ¡..Y a ella, le apuntaron a la cabeza por tu culpa!- gritó a todo el mundo, devolviendo más de una expresión de asombro, sobre todo de sus amigos que no tenían idea de lo que había pasado. Ella miró espantada, le volvió la angustia de ese día y en parte la vergüenza de omitir a sus amigos lo que le sucedió, ella bajo la mirada y se largó a llorar. Un par de sus amigas, se acercaron y abrazaron a Nicom conteniéndola. -¿Pensaste que nadie se enteraría?- me dijo acercándose. -¡Eres un maldito drogadicto y un traficante!- me gritó en la cara. La gente nos miraba, lo hacía acusándome, se acercaron, ya varios tenían su bipers grabándonos, como si quisieran hacer a un más popular y masivo los detalles. -¡No dejaré que te quedes con ella! ¡Yo la amo y la protegeré siempre!- me increpó, en tanto la multitud curiosa nos estrechaba más a medida que G se aproximaba a mí. Yo sentí un coraje interno, el mismo coraje con el que hace un rato le di esa paliza, la misma furia con la que volvería a remeter contra él. -¡No se admiten peleas!- se escuchó la voz por los parlantes de un tipo de seguridad.-¡Deben abandonar el recinto!, serán escoltados por la seguridad del local!- -¡Estas acabado imbécil!- me dijo G. -Eres un maldito y hablas demasiado ¿lo sabías?- -No…-escuchamos una voz que venía detrás de él-…!El boca suelta eres tu imbécil!- le dijo haciendo algún movimiento con su mano detrás de él mientras no me quito esa perversa mirada de mí: Mags estaba aquí. G se inclinó de lado con un profundo dolor que lo doblego al piso de rodillas, el otro tipo se acercó dando un paso largo sobre él y me habló: -Así es como nos cuidábamos.- luego me dio una palmada en el hombro, retrocedió donde G que permanecía de rodillas quejándose y le empujo con violencia usando el pie sobre su espalda, dejándolo tendido en el piso. En ese momento, se escucharon los gritos e inicio la estampida de la gente. En el piso, G con una navaja enterrada en su espalda, la cual desclavó, le envolvió en un pañuelo y se sumergió entre la multitud para perderse. Nicom corrió junto a sus amigos a ver a G que permanecía tirado, la seguridad llegó también y se armó algún operativo, me redujeron entre varios, otros asistieron a G, que estaba consiente pero en mal estado yo la llamé y ella me miró con pena y decepción, lloraba al ver lo sucedido y como estaba su ex herido. Después se colocó de pie, se acercó a mí y me bofeteó con furia, luego me dio unos golpes con sus manos empuñadas sobre mi pecho antes que otro guardia me la quitase de encima. -¡¿Cómo pudiste hacer algo así?! – me gritó. - ¡Casi lo matas! ¡Y traes con nosotros a ese mafioso que me apunta con su arma! ¡Ese fue el tipo que me iba a matar!¡¿Qué ya lo olvidaste?! ¡Ése que ha venido a defenderte!, ¡Cobarde!, ¡Mentiroso!, ¡te odio Bradco!- me gritó soltándose del tipo que la contenía, para volverse donde G. -Tenemos un problema de seguridad…- escuche decir a un guardia mirándome. -¡Llama a la PHE y una ambulancia, tenemos un herido grave!-decía.- ¡Si, tenemos un herido por arma blanca, hay que llevarlo rápido…de acuerdo hay espacio en el frente, despejaremos, que aterrice ahí!- Desde el lugar donde me confinaron, no pude ver muchos detalles, una especie de cuarto de aislamiento ubicada en el segundo piso, sin nada dentro, solo los que una pequeña ventanilla que daba a la calle me dejo ver cuando llegó un cuadroptero de la asistencia médica y se llevó a G y con él se fue también Nicom. A mí me llevó la PHE a la tenencia local, donde terminé el resto de la noche dentro de un calabozo con otros. ----------------------------------------------------------0 ---------------------------------------------------------------- Tuve que declarar ante uno de los policías de turno, no pude explayarme demasiado, desafortunadamente, tengo que hacer que ese loco de Mags no es una persona con la cual tenga vinculo, solo dije que fue un mal entendido e intervino un sujeto que según yo, se dejó llevar por su propia cuenta. Aun así, el cargo por desorden y peleas hecho por la empresa dueña del local, me ha dejado preso aquí hasta la resolución de algún juez el lunes. Claramente, me dejaron sin bíper como para poder ubicar a alguien que supiera de Nicom y la llamada que tenía a mi favor, la usé para ubicar a Ronas, que por desgracia no atendió, dejándome la alternativa de un mensaje que quien sabe cuándo le oirá. No pegué un ojo, a diferencia de los otros tres que comparto la celda, no sé qué estará pasando, no sé qué piensa y no puedo olvidar sus palabras despreciándome. Tuve que declarar ante uno de los policías de turno, no pude explayarme demasiado, desafortunadamente, tengo que hacer que ese loco de Mags no es una persona con la cual tenga vinculo, solo dije que fue un mal entendido e intervino un sujeto que según yo, se dejó llevar por su propia cuenta. Aun así, el cargo por desorden y peleas hecho por la empresa dueña del local, me ha dejado preso aquí hasta la resolución de algún juez el lunes. Claramente, me dejaron sin biper como para poder ubicar a alguien que supiera de Nicom y la llamada que tenía a mi favor, la usé para ubicar a Ronas, que por desgracia no atendió, dejándome la alternativa de un mensaje que quien sabe cuándo le oirá. No pegué un ojo, a diferencia de los otros tres que comparto la celda, no sé qué estará pasando, no sé qué piensa y no puedo olvidar sus palabras despreciándome. -Debería haberte hecho caso, probablemente estaríamos riéndonos de alguna tontería, hubiéramos cenado algo rico y hasta haber hecho el amor.- Escuché un par de golpes en los barrotes que me despertaron de un salto; al mirar al frente, estaba un oficial de la PHE parado mirándome. -Bradco Evile…- dijo en voz alta.-Han pagado su fianza, acérquese para procedimiento de registro de salida.- Yo me aproximé enseguida. -¿Pero quién ha sido?- -No lo sé, pero alguien que se apiadó de verle aquí.- me respondió abriendo la celda con el contacto del HV en la cerradura. Luego del procedimiento de salida, donde me entregaron mis efectos personales, me llevaron por un pasillo que desembocaba al hall principal donde un rostro familiar aguardaba. -!¿En que mierda te has metido?!- -Si, también me da gusto de verte, gracias Ronas, te debo una grande…- -Mira, ahórrate eso, que el dinero de la fianza me lo tienes que devolver.- -Si por supuesto.- le confirmé.-Solo necesito un baño y dormir un rato.- -Eso no podrá ser.- me interrumpió.- En una hora más vendrá uno de los ingenieros jefe de HV a hablar contigo.- -¡No puedo ser!- -Así es, esto ya pasa a ser asunto del reino, por la famosa Ley Haduf que estás siendo cuestionado, por hacerte el lindo con tu amiguita estas a punto de de ser enjuiciado.- -¿Tengo opciones?- -Ninguna, más que ir.- -Con esta facha…- le dije mirando la informalidad. -Si no llegas eso dará igual.-me dijo.- Tenemos que irnos ya.- Nos fuimos en su carro, manejó con agilidad y se dirigió en alta velocidad para llegar pronto a la planta. -¿Qué es lo que hiciste?- me preguntó mientras manejaba. -Una estupidez inimaginable.- -Si claro, ¿para caer preso?- -Necesito saber de Nicom.- -Ya, me imagino que algo tiene que ver esa niñita.- -Ronas, ¿tienes cómo saber de ella?- -¿Qué sucedió?- -Es una historia muy larga, no la creerás, pero en resumen, me peleé con su ex, le apuñalaron, ella me culpa y no querrá volverme a ver.- -Ya, sí que haces intensos tus fines de semana.- -Por favor, averigua cómo está.- -Veré que puedo hacer, no te prometo nada.- respondió.- Ahora concéntrate en lo que sucederá.- -¿Qué quiere el tipo ese?- -Es una de las más altas autoridades técnicas de Shpere Inc.- me contó.- Este tipo investiga los casos complejos de núcleos HV.- prosiguió.- Supongo que hiciste algo extraordinario como para que se tomen la molestia de mandar a este sujeto a entrevistarte.- -…No lo sé…- -Pues algo hiciste y está avalada por la ley esa, así que no te puedes negar.- -Espero que solo sea algo de rutina…- -Eso espero también, aunque tienes un talento para problemas….- Definitivamente Ilunes empezó con dificultad, aún persisten los efectos de este estrés, también tengo ansiedad, por llegar y ver si puedo ir a verle, esperando que quiera hablar y buscando buenos argumentos para que cambie de parecer y quiera conversar, que no vea temor de estar conmigo, que yo le quiero de verdad. Pero fue utópico en verdad, ya que apenas coloqué un pie dentro de la oficina, me esperaban Johnours junto a otro sujeto que no tenía idea quien es, pero que lucía tan parco y desagradable como el mismo Johnours que lo presentó. -Bradco.- me dijo con su peculiar estilo de galán mafioso. - El Sr. Patrick, sénior administrador de Virtual Shpere Inc, por si no lo sabes, fabricante de HV para Halcyon, Erva y sus principales reinos.- concluyó con una breve introducción. El tipo hizo una sutil reverencia inclinando la cabeza mientras era presentado. Cuando le vi de cerca, creí reconocerle, de hecho su tés era muy blanca, parecía como si poca sangre le circulara o tuviera carencia de presión arterial, muy delgado, con una sobriedad intimidante, además de ese traje negro que los hace ver como si fuesen empleados de funeraria, con esa disposición y actitud oscura, como si fuese requisito para trabajar en ese rubro. Me tarde unos minutos en recordarle, pero pude traer ese momento, me lo había topado en la consulta del Dr. Savoy, era el sujeto que había salido de su despacho antes que yo ingresara. Me miró con sus ojos azules, seriamente me miro, dejo su abrigo reposando en el respaldo de mi silla y se dirigió a mí. -Parece que viene de otro lado…- me comentó al ver mi facha y el aspecto que señala el rastro de una pelea. - Creo que usted nos podrá ayudar con un pequeño inconveniente…- continuó con su plática. Nos ubicamos en una de las salas de reuniones,. Una bastante grande, que en realidad superaba en mucho lo que requeríamos, pero que sin duda reflejaba también el grado de privacidad y relevancia que tendría esta reunión. Me invitaron a sentarme a un lado de la mesa, la que daba a los gigantes ventanales que a esa altura y posición dejaban ver en toda perspectiva, lo extenso de las instalaciones de Halcyon Foods. Johnours y este sujeto Patrick, se sentaron frente a mí, ceremoniosamente, éste nuevo personaje, dejo su portafolios sobre la cubierta de la mesa y desde dentro, sacó una carpeta que dejo sobre la mesa y un lápiz que dispuso perfectamente alineados y en paralelo frente a él. Johnours me miraba sin pestañar ni moverse, Ronas, al otro lado y separado por una silla más, miraba nervioso sin decir ni hacer nada más que mirar al resto de reojo. Nadie hablo por unos segundos, Ronas golpeaba suavemente el borde de la mesa con los dedos, hasta que la mirada intimidante de este sujeto le hizo cesar. -Bradco, veamos.- me dijo mirando una carpeta que contenía unos impresos.-…Cuarenta y dos años, estudios superiores, buenos puestos en Halcyon sur y Norte, buenas calificaciones, pero no muy buena reputación ciudadana.- me decía levantando las cejas.-Parece que tienes algunos reclamos de vecinos y algunos problemas con denuncia por ruidos molestos y desorden...- leía de otras hojas que saco de esa carpeta. -Supongo que no venimos a hablar de mi currículo...- dije, teniendo de respuesta la clavada mirada de él en mí. -Claro que no...- respondió ordenando estas hojas y dejándolas a un lado.- vengo por esto...- dijo deslizando unas hojas que se abrieron como abanico sobre la suave superficie de la mesa quedando expuestos ante mis ojos.- Quiero que me explique lo del Reino de Moggios...- continuo leyendo el nombre que tenía en una de sus notas. -No se dé que habla.- respondí viendo una descripción técnica de un Reino de Halcyon que tenía ese nombre y que por lo que se podía ver, le daban un carácter de ser una completa realidad. -Bradco, escúcheme.- dijo sin alterarse.- Lo que sea que pase dentro del HV y que tenga alguna relevancia en éste me enteraré, de eso se trata mi cargo.-se explicaba pacientemente.- El color original de esta planta se lo restaure yo nuevamente, la estabilidad y la operatividad, fue un trabajo arduo de mi equipo.- se explicaba mirándome fijamente.- Muy caro por lo demás y no fue fácil hacerle comprender al Virrey de esta zona, que su autoridad máxima y superior sobre todas las cosas, no tenía valor alguno ni jurisdicción sobre –ese otro reino- ya que tenía que ser alguna autoridad de este supuesto reino burbujeante, quien tendría estas facultades.- se explicaba.- Y créame que decir Moggios, no me viene a nada.- continuó molesto. - Ahora, Bradco, si miras las hojas de tu derecha verás algunas misivas enviadas.- me dijo señalando las hojas frente a mí. Al tomarles, vi la referencia del “de”, indicando -Plebeyo- y de “destinatario” a la –Princesa de los Moggios-, el asunto de cada una de las muchas misivas estaba también claro, sin embargo el contenido de cada una de ellas, tenía una leyenda entre un par de asteriscos: **Decodificación no permitida** Revise cada una y todas estaban en las mismas condiciones. -Tengo la certeza que eres tú y esa otra empleada…- -Nicom…- le sopló Johnours. -Lo lamento, pero yo estoy bloqueado, ya me cayó el peso de la ley por escribir un par de tontas misivas.- le expliqué. –No es posible que yo sea quien busca.- -No fue una misiva corriente.- intervino.- Quien logró esto es una persona inesperadamente creativa…-hablaba en tanto revisaba otros documentos.- Aun no sé cómo, no es una tarea de principiantes, pero es posible que tenga un talento que no ha compartido.- -Es una pena que se desperdicié, ojalá pudiera tener una parte de eso siquiera, tendría un cargo mejor, no sé, como el de Ronas por ejemplo…- -Claro, seguro que es así.- -No sé cómo ayudarle con misivas en blanco.-pregunté mostrando un par de hojas.- ¿De esto quiere hablarme?- -En realidad no están en blanco.- aseveró.- Aún no podemos abrir su contenido, por ser de otro “reino”, sin embargo es cosa de tiempo.- me explicó retirando las hojas y dejándoles frente de él.- Ahora dígame.- dijo mirándome fijamente.- ¿Es usted el Plebeyo mencionado ahí?-. Los asistentes a esa reunión se quedaron en silencio en espera de lo que dijese. Yo me tomé una pausa y reflexioné. -Pues técnicamente, si, yo lo soy.- le respondí viendo la cara de sombro de Johnours y Ronas, el otro sujeto en cambio, no se inmuto, tampoco realizo acto que no sea mirarme fijamente.- Soy plebeyo como todos los de aquí, debemos ser unos mil seiscientos o setecientos tal vez, todo el tiempo me lo dicen y me lo recuerdan…- -¡Suficiente!- exclamo haciéndome callar.-¡Esto no es una broma!- reclamó golpeando la mesa con el puño.- ¿No sabe lo que ha significado modificar el comportamiento del núcleo de un HV?- me pregunto subiendo la voz.- ¿Un organismo híbrido que controla lo que se hace aquí y en todas parte, en conjunto a otros pares? ¿Tecnología cuántica?,! no creo que tenga la capacidad ni de imaginarlo Sr. Bradco!.- exclamo.- ¡Esto es mucho más grave de lo que veo que pueda entender!- continuó colocándose de pie afirmado por sus manos sobre la mesa e inclinándose a mi.- ¡Lo que hace cada día, que se encienda la luz, el Biper, ver Hipervisión, el que el sanitario se ocupe de evacuar sus desechos, todo se hace cargo esto, no se puede jugar con ello!- me reclamo alterado.- ¡Ahora, dígame quién y cómo lo hizo, si es usted el llamado Plebeyo y la identidad de la denominada Princesa e los Moggios!.- exclamo. Yo me quede en silencio un momento, le quede mirando y respondí. -Conozco a la princesa…- dije viendo nuevamente la reacción de sorpresa de Johnours que se limitó a mirar al otro tipo para ver cómo reaccionaría al ver que revelaría su nombre y a Ronas que en tanto, se tapó la cara con las manos..- Para serle sincero.- continúe.- Conozco a muchas princesas, increíbles, ahora, seguramente estaba tan ebrio o drogado que no recuerdo el nombre de todas, pero hay mucho material en la red y es cosa de verles y pueden reconocerlas, bueno puede que ya los hayan visto, en fin, pero puedo recordarles...- me explicaba viendo como el sujeto se ruborizaba de furia y empuñaba las manos. -…Incluso si hubiese alguno de ustedes estado en alguna de ellas ni siquiera lo podría asegurar!- le respondí mirándoles y terminando mi vista y sonrisa sarcástica sobre Ronas que bajo la cabeza nerviosamente. -Entiendo...- dijo el tipo serenándose y tomando asiento nuevamente.-Veo que usted no podrá ayudarnos, pero le diré algo Bradco.- me dijo haciendo una reflexión.- Quien este en esto, no sabe en lo que se ha metido, porque esto es un delito federal y es castigado severamente...- explicaba.- quien salga de esto culpable, pasara una larga temporada trabajando en las latitudes extrema del Halcyon, donde los días duran muchos meses, así como las noches, temperaturas extremas y trabajos al estado por un par de décadas…claro, eso si es que no coopera con despejar esto que sucede y con ello es posible que las latitudes se acerquen un poco más a donde estamos..- termino reflexivo y sarcástico. -¡Pues, espero que puedan dar con los culpables y suerte con ello, que es por Halcyon!.- respondí.- Ahora, si me disculpan, tengo que hacer y mi jefe, aunque este aquí, es muy estricto y no tolera retrasos…- me expliqué colocándome de pie para marcharme. -¡Esto no ha terminado aquí!- me interrumpió el sujeto.-..Llegaré a saber la identidad de quien está detrás, eso lo verá y tendré acceso a todo lo de ese reino tiene; misivas, mensajería, fotos, videos, todo, incluso los lugares que frecuentan y las veces que se fueron a la cama; esta fue su oportunidad Plebeyo Bradco, y la desperdicio.- se explicó en tono calmado pero amenazante en tanto guardaba los papeles dejados sobre la meza en perfecto orden y posición.- Que tenga buen día Bradco.- terminó colocándose de pie, seguido por los otros dos sujetos. -¿Qué se supone que fue eso?- preguntó Ronas ya estando solo conmigo. -Sacar verdades de mentiras.- -¿Tienes que ver con esto en verdad?- -Yo nada, soy solo un empleado más aquí. Solo uno más- Ronas me miró de re ojo. Luego de esa desagradable reunión y el dolor respectivo de estómago consiguiente, traté de hacerme un espacio para ir a ver a Nicom, desafortunadamente las cosas cuando vienen a mal, vienen todas juntas y se está haciendo eco; Ronas pudo averiguar que no se presentó a trabajar, que ha dado una razón personal que no puede saber, fue todo lo que logró averiguar, del resto solo problemas y dificultades que se encargaron de hacer de este Ilunes devastador para mí. El periodo de esta semana no ha sido para nada fácil; sumado al problema que tengo con ella, Johnours se ha empeñado en hacerme las cosas aún más complejas y cada ciertos días, como por recomendación de ese otro sujeto; me sita a reuniones rápidas, donde insiste sobre mismos tópicos y preguntas, haciendo hincapié en nueva documentación que se está abriendo del Reino de los Moggios, pero que sin más, son solo mas registros de misivas, que solo tienen el destinatario y en la mayoría de los casos bloqueado incluyendo el asunto. Solo conjuga con las fechas y me insiste con absurdas conclusiones que pueden hacer coincidir con algún momento de ausencia o presencia mía en determinados lugares. Sin embargo aunque intenta presentarle como evidencia firme e irrefutable, es por donde se mire frágil y débil, carente de la consistencia necesaria para darle unión a los eslabones que puedan relacionarme o bien que puedan tener alguna implicancia en Nicom; es entonces así, que solo le escucho sin decir nada, mientras mi mente está lejos, más allá, pensando solo en ella y en el momento que podamos hablar. Un par de días después, fui a su oficina, pero ella no está, Inis me recibió algo incomoda, me ha contado a modo de reserva que Nicom ha pedido unos días adelantado de sus vacaciones, que no sabe nada más. Sé que sabe, pero se mantuvo en reserva, prefirió no meterse entre este problema, solo me reiteró el motivo por cual ella se ausenta. No escatime en esfuerzos por saber o llegar a ella de alguna forma, aunque la situación aquí para mí se ha vuelto tensa y a pesar de que inicialmente Johnours y ese tipo Patrick solo daban palos de ciegos, con los días se han empezado a revelar algunos detalles sobre misivas e interacciones en que he participado junto a Nicom, puede que aún no son del todo concluyentes, han logrado definir horas y fechas y estas se han comparado con nuestra permanencia y con los registros del sistema de video vigilancia: por ahora me pueden culpar de fugarme para verle, pero la supuesta alteración de su HV eso es ya otro tema y no tiene argumento y no hay suficiente peso en la acusación para hacer uso de Ley Haduf, donde sería cuestionado e incluso culpado de cargos al tener relaciones sentimentales entre el personal de una instalación del gobierno o que sea proveedora de este organismo como es la gran parte de las plantas de esta zona y que con ello, pusiera en riesgo la seguridad, la integridad y la operación de la misma, argumentos ya memorizados de tantas veces que el imbécil de Johnours me las repetía; esta famosa ley, solo ha traído pesares a quien se le ha aplicado, sea esto en justa o exagerada medida, pero vivirlo, esto ha sido agobiante. A pesar de que no niego que siento presión por esta persecución que se me hace, ya se me ha venido para anestesiarme de los nervios cuando veo a ese par o a alguno de ellos venir o llamarme, creo que lo hacen con el fin de que hable por cansancio, me imagino que les piden resultados, puesto que en varias oportunidades, mientras nos -reunimos-, le llaman a su Biper donde él se aleja y se pasea de un lado a otro, dando explicaciones de las anomalías y temas técnicos que no entiendo pero que suenan complejos, en tanto yo estoy también en mi mundo, puesto que no me interesa lo que suceda con el resto de las cosas y con esta planta, yo estoy más allá, pensando, recordando, resolviendo que hacer, donde encontrarle, necesito que hablemos, ya es tiempo de que lo hagamos, necesito escucharla y mientras Johnours me replica y argumenta, yo escucho la voz de ella sobreponerse a cualquier ruido y a las estupideces que este tipo exclama. He insistido de contactarme con ella y ha sido para mal, ya que no responde por ningún medio y ahora con esta redada que vivo a diario, se hace complejo encontrar indicios de ella. También fui a su departamento, pero nunca le encuentro, incluso al hospital donde está G, pero solo recibí el rechazo del grupo cercano de sus amistades que me rodeó y me obligó a salir, no pude ver a Nicom, ni siquiera sé si estaría ahí, solo recibí los reparos y la escolta de la guardia del recinto para sacarme. Ahora me siento como un extraño, como si fuese alguna enfermedad o un tumor del que nadie quiere saber y solo extirparle. Las redes sociales han mostrados algunos indicios de lo que puede suceder con Nicom, ya que al verle en su perfil de Facelook, siguen los comentarios en la lista de novedades donde ella agradece el apoyo por la recuperación de G y las visitas que los amigos y conocidos que ha tenido en el hospital, algunas fotos con todos, en tanto él, ya ha respondido por su cuenta sobre lo mismo, pero desafortunadamente ya no estoy dentro de sus amistades, por lo que solo puedo ver lo que es público. Pronto se agotaron los contactos por terceros ya que finalmente me han sacado de sus listas de conocidos y a poco tiempo, me han aislado de saber de nuevas. Lo último relevante que supe, fue atreves de su amigo Rare, quien fue inesperadamente el único que me respondía el Biper, aunque fuese solo en el modo de conversación vía mensajería instantánea, me enteré que ella está bien dentro de todo, que no me ha mencionado más desde aquel día y que evita hacerlo por lo demás, también me contó que se le ve en forma frecuente, en realidad a diario a visitar a G que ha sido sometido a un par de intervenciones más de microcirugía para reparar el daño muscular y otras cosas afines, noticia por lo demás que fue dolorosa de saber, pues ahí coincidieron las piezas faltantes de sus ausencias al enterarme donde va en esos día de permiso y donde cada día toma rumbo luego de salir del trabajo. Pero por mala fortuna, después de un par de conversaciones más lejanas y escuetas, no me volvió a contestar, los nexos comunes desaparecieron y me han dado la espalda por completo y de un momento a otro, pasé de ser parte de su vida, a ser parte del problema. Otro Ilunes, sin mensajes en la terminal, sin misiva alguna de ella, solo espero y funciono bajo la reacción. Ronas me presiona y me empuja sobre los reporte a entregar, yo solo le escucho y acepto moviendo la cabeza para responder la propuesta de trabajo que me haga, no me responde de mala forma, no me insistió por Nicom como solía molestar, solo me mira, se conforma y me deja ir. Johnours me observa de lejos, se cruza de brazos e intenta apuñalarme con esa mirada aguda, yo paso por su lado y creo ya no temerle ni prestarle atención, solo siento que me sigue con la mirada en esto.; Sobre el viejo y pálido Patrick, no lo veo hace muchos días, me prometió que descubriría que sucede, pero las presiones de VirtualSphere Inc, por atender otros requerimiento tal vez de mayor urgencia que éste, han dejado en segunda prioridad por falta de sustentación. Aun así, no he bajado la guardia y he tratado de indagar más de mí en las redes y en otros sitios donde el buscador del HV me ha señalado que he sido mencionado o bien mi foto ha sido rotulada. Hay mucho material y se ve la tropa de idiotas a que pertenezco y que no se de nadie, exceptuando claro está a Mags, que se reitera como si fuese un gran amigo tal como lo mencionó. De todas maneras, está en evidencia que la misma historia de mi vida viene consigo esta ola de problemas a la que estoy sumergida, por consecuente, el no saber quién soy y que he hecho es mi punto débil. Pero sucedió que ese día ya no pude más y en la tarde sin meditarlo y sin excusa alguna, me levanté de mi escritorio y me dirigí al ala sur de Halcyon donde trabaja Nicom. Llegué pronto y no me detuve por nadie, solo me decidí partir allá y ahí me encontré, frente a la puerta de su despacho y no lo medité y no me pregunte si fuese bueno o malo, solo tomé la manilla, le giré y entré y me quedé ahí en la puerta, sosteniéndola a medio abrir y yo a medio entrar. La encontré sentada detrás de su escritorio, Inis estaba frente a ella y ambas me quedaron mirándome sorprendidas, se regresaron la mirada y ella tomo un cuaderno y su tableta y se marchó de ahí sin decir nada. Nicom le miró pidiéndole con un gesto evidente como si le suplicara que no le dejara sola, pero fue inútil, ella le respondió algo de igual forma, paso por delante mío, ingrese para darle paso y cerro detrás de si la puerta. Nos quedamos mirando unos segundos y ella luego evitó hacerlo dando un respiro extendido, me acerqué, cogí una silla y me senté delante de ella determinado a oírle de su boca que sucede. -¡¿Qué haces aquí?!- me preguntó seriamente. -Tenemos que hablar…- le respondí sentándome frente a ella. -¡Quiero que te largues ahora!- -¡No lo haré, aunque venga el mismo rey, no me muevo de aquí!- -¡Ya no hay nada que decir Bradco, lo sabes!- me reclamó. -Yo creo que si.-refuté.-No he tenido la oportunidad de al menos saber que pasó.- -¿Es broma verdad? ¿O traemos al mafioso ese para que te haga el resumen?- -¡Lo haremos si hace falta!- insistí.- ¿Qué sucede Nicom?- -Bradco escúchame...- -Créeme que lo lamento lo que pasó, pero ese idiota que apareció arruinó todo…- -¡Ese idiota que es tu amigo!- -Hablemos, solucionemos estos, verás que todo irá bien, te lo prometo!- -¡Bradco!-me interrumpió abruptamente.- ¡Sabes que debes resolver esos asuntos tuyos y el tema de tu memoria, los líos que estás metido, no quiero estar involucrada en eso!- -Lo sé, pero eso no debe ser razón para separarnos.-le dije acercándome a ella para quedar con los brazos sobre su escritorio.- Resolveré esto y no habrá nada que vuelva a interferir entre nosotros, pero no te rindas, por favor…-le decía en tanto tome sus manos para sostenerles entre las mías. Ella miró esto y sutilmente, les retiro deslizándoles y las dejo tras el escritorio descansándoles sobre su falda. -¿Por qué?- pregunté para sacarle la razón de su lejanía.-…Solo dilo de una vez y terminemos con esto, el hablarle nos hará muy bien, nos fortalecerá y…- - Volví con G…- respondió interviniendo, llevando consigo la mirada a fuera de lo que sucedía tras su ventana. Yo me quedé pasmado por unos segundos, tratando de digerir lo que me dijo. - No puedo creerlo….- Después me coloqué de pie y sentí un dolor profundo en el pecho que me cruzo de lado alado dirigido por la angustia y la ansiedad y una furia que no podía contener al escuchar aquello. -¿Qué pasó con eso que era asunto cerrado?-le pregunté molesto.- ¡¿Cómo puedes volver con ese imbécil?!- -Él ha cambiado, lo sé y le creo.- me respondió.- No es perfecto, pero hace el esfuerzo ¡y lo mejor de todo es que no me miente!- -¿Que pasó con nosotros?- -No hay un nosotros Bradco, fue una aventura y ya terminó...- Yo le quedé mirando sin capacidad de reacción inmediata, solo con la premura de una confesión que no quería ver materializada en algo que ya de antes mi corazón me alertaba como una remota posibilidad que hoy es tangible. -Ahora entiendo dónde iba a parar tu mente…- le dije.- Ya hace un tiempo que estabas hablando con G, ¿no es así?- -No espero que lo entiendas o que te guste la idea, pero es la verdad.- -Nicom…- pronuncié su nombre destruido por dentro. -…Sabes que te amo…- -¡Déjate de tonterías Bradco!- me respondió entre las lágrimas que empezaron a rodar por su mejilla.-…Ya no más.-me dijo.-…Yo te quiero, pero no eres la persona a quien amo y no lo vas a ser.- se explicaba secándose las lágrimas con una de las mangas de su blusa. -Nicom...cariño mío…- le dije con los ojos empapados. –Solo intentémoslo una vez más…- -Bradco.-me decía sollozando.- Vete ya…- Con esa frase, nos quedamos en silencio un par de segundos más, donde cada uno evitó mirar al otro, donde traté de sobreponerme a tal confesión que ella hacía, no fui capaz de sostenerle la mirada, sentí que se me inundaban los ojos también pero no lloré aunque por dentro me consumió la tristeza con la rapidez y voracidad que lo hace una hoja de papel que ha caído entre las llamas de una hoguera. Le miré por última vez, como si esperase una reversión a mi favor y un asomo de amor de ella para no terminar, pero entendí que no sucedería, me sentí muy mal, también estúpido, rozando la ingenuidad y ya a los años que llevo, no me deberían doler como lo hace. Me siento demasiado mal para decirle algo más y se hizo inútil ya redondear las ideas. Salí de su oficina cerrando la puerta tras de mí. Afuera me quedé apoyando la espalda en la pared contigua, suspire nuevamente para hacerme ánimo y digerir esto. Inis que llegó me miró comprendiendo; No pregunto de todas formas, solo dijo que el virrey estaba cerca, que me diera prisa por salir. Volví al otro lado, a mi oficina, cogí mi chaqueta y salí rumbo al aparcadero, escuche a Ronas preguntarme algo desde el pasillo tras de mí, pero yo no oía a nadie, solo caminé hasta tomar mi coche y largarme de la planta. Al día siguiente, llegué a la planta como siempre, aún me sentía muy mal, pero tenía trabajo y la vida no se detiene, al menos ya sé que sucede y que esperar, puede que sea mejor concentrarme en mi empleo y puede que no esté lejos de buscarme otro, este asunto terminó por podrirse. Pero por desgracia, las preocupaciones se incrementaron inesperadamente y el cuestionamiento pasó a un segundo plano, cuando el tráfico de la autopista se ralentizó por una congestión, porque cuando alcancé al tramo final donde entre un par de cerros ya podíamos ver la imponente planta de Halcyon Foods, esta me volvió a sorprender y como la oportunidad anterior, la gente se detuvo a un costado de la pista a mirar lo que se veía en esta: La planta completa luce un tétrico color negro en toda su infraestructura, dándole con eso, un incuestionable sombrío aspecto que no dejó indiferente a quien le viera. -!¿Pero, qué es lo que sucede con la planta de Halcyon Foods?!- Continuará….
  13. Capitulo 12.- "No es el final, es el comienzo." La siguiente semana fue muy agitada laboralmente y me consumió el tiempo más de lo particular, no nos vimos con Nicom más allá de una sonrisa y algún gesto disimulado a lo lejos. Nos vimos después en un par de oportunidades fuera de la planta de Halcyon Foods, para compartir algo de comer y retomar nuestra relación algo mermada desde el retorno de nuestra salida por Sargasous. -¿Notaste que de un momento a otro todo en la planta empezó a funcionar nuevamente?- me dijo en tanto llegaba el mesero con un par de jugos servidos. -Sí, todo bien; los sistemas, los terminales, la impresora, misivas…- respondí para darle luego un mordisco a mi sándwich.- - No, ¡Bueno eso para casi todos!- dijo dándole un mordisco a su emparedado vegetariano. -Bueno, todo no se puede!- -¡Que no importe!, si nos vemos igual por fuera y eso es…- me respondió dando un apretón de sus piernas que abrazaban las mías por debajo de la mesa. - Lo sé Nicom, pero me encantaría poder llamarte, no sé, enviarte algún mensaje de vez en cuando.- -También me gustaría, me gusta mucho cuando me escribes esas misivas tan poéticas.- -Te daría las buenas noches, hablaríamos de cuanta cosa, compartir alguna foto…- -¡No, no, no eso olvídalo!- me interrumpió seria.- ¡No me interesa que me mandes fotos de tu pene!- -¿Cómo lo supiste?- -Ya te leo la mente plebeyo.- -Caramba, pensé que me enviarías alguna tuya.- -¡Claro que no!, ¡Fresco!- dijo riendo, en tanto me lanzo un pedacito de pan. -¡Alabado el Creador que me ha librado de tener misivas contigo!- dijo levantando las manos y cerrando sus ojos como si fuese un acto de profunda Fe. -Casi lo consigo, ¡Maldito bloqueo!- ella movía la cabeza no creyendo lo que decía. -Eres un cochino Bradco…-me dijo sonriéndose. -Si en verdad, lo sé.- En ese momento mi Biper vibró notificando un mensaje nuevo. Nicom miró con disimulo, como si fuese una travesura. -¿Alguna princesita por ahí?- - No te imaginas cuántos de estos mensajes recibo y no tengo idea de quién son.- -Pensé que sería alguien conocido.- -Por desgracia no…-le dije silenciando un momento.- No es solo de una persona, estoy seguro que son del famoso sitio ese de los videos…- -¿Cómo lo sabes?- -Porqué preguntan cuándo se subirá nuevo material o que ha pasado con el canal que no tiene nada nuevo y cosas afines.- -Ya lo creo…- -¿No serás tú escribiéndome algún mensaje pervertido?- nos largamos a reír. -Me descubriste, pensé que no lo notarías!- -Fue fácil, porque me hablaste de lugares que conozco muy pero muy bien.- -¡Ya déjate de hablar tonteras!- -¿Y porque te da tanto pudor?- le pregunte molestándola al ver que se sonroja. -¡Pesado! ¡No te seguiré el juego!- me respondió colocándose seria.- Veamos, dime una cosa Bradco, ¿no te recuerdas de alguien importante? ¿Alguna chica? O tal vez algún chico…- me pregunto bromeando al final. -No, nadie me reclama.- -No sé si creerte…- -Aunque a veces sueño con alguien…- -Yaaa y ¿Quién es?- -No lo sé, no la recuerdo y no puedo reconocerle.- me sinceré.- No son sueños gratos, son pesadillas en verdad.- -Dime más, se está poniendo interesante.- me dijo atenta, afirmando su barbilla con ambas manos.-¿Tan mal te has portado?- -¡Claro que no!, en realidad situaciones extrañas…-le decía tratando de acordarme de algún detalle importante.- Pero si es algún alma que mortifiqué, pues parece que es a ella.- -¡Mejor no enterarse que le has hecho!-me contaba trayendo la risa de ambos. -¡Es todo un karma el que vengan detrás de ti en los sueños!, es parte del encanto que tengo.- -Pues no sé si es peor cuando son de carne y hueso…- me dijo dándole una mordida a una papa frita que robó de mi plato. -Y en su caso, ¿Ya no vienen por usted?- aproveché de preguntarle ya que salió la oportunidad. Ella me quedó mirando un momento, se dio un trago más y habló. -No, no se ha aparecido nuevamente.- dijo.- Aunque mi fantasma si tiene cara, nombre y un genio, ¡Uf!- -Nicom.- le dije tomándole su mano.- ¿Qué es lo que realmente pasó?- Ella me miro y apretó la mano que estrechábamos. -Bueno, “G” era una persona amable, cariñosa, te podrás imaginar; pendiente de mí, cuidándome y dándome todo ese “amor” que sabe dar.- me relataba como si fuese la historia de otro. –Con el tiempo, también fue considerado y amable preocupándose de mis horarios, con quien andaba, donde andaba...-prosiguió, llevando su mirada a otro lado, viajando en el tiempo para ver lo que relataba.- Al cabo de un poco más de un año, dejé de ver mis amigos, de hacer lo que gustaba, de ver poco a mi familia incluso, todo gracias a ese “gran amor” que decía sentir por mí.- se explicaba con una sonrisa nerviosa.-…Hasta que luego vinieron los malos tratos, los celos enfermos…- -¿Cuándo te diste cuenta lo que pasaba?- - Tarde supongo.- respondió tomando con la otra mano una papa frita que untó en una salsa y se hecho a la boca. -…Cuando un día me vi resistiendo; me sostenía de los brazos apretándoles, preguntando porque no le respondí a tiempo su llamada.- -Lo lamento, no debe ser fácil pasar por algo así…- -Son cosas que suceden, amores tóxicos, nacidos de los vapores de un reactor nuclear…- -Menudo vuelco su historia.- -Así suceden las cosas…- comentó.- Se parece mucho a ti al principio de todo...- dijo, espantándome con esa comparación. -No lo creo.- le rebatí de inmediato- ¡Yo soy mucho más apuesto y muy simpático por lo demás!- ella sonrió. -¡Bradco, por favor! , ¡Qué poca modestia!- -Y mi corazón late por ti cuando te ve, se enloquece.- le dije tomándole la mano para acercarla a mi pecho. –No hay nadie que pueda llevar esta pasión por ti de la forma que lo siento.- -¡Ya, pesado!- me dijo sonriéndose. – ¡Mentiroso! No te meterás en mi cama hoy, ¿me escucho?- -Mírame, vamos míreme….-le decía poniendo mi mejor cara de cachorro abandonado. -Eres muy tierno conmigo...- me dijo serenándose y mirándome dulcemente.-…Fue una comparación estúpida, lo siento.- -No lo digas, tenía que preguntar...- -Aunque pensándolo bien, no me cuadra con ese que vi en Sargasious.- respondió aguda en su humor. -¿Ese que lee los tatuajes de tu barriga?- -Ya salió “Mr. T” de nuevo, ¡me retracto!- me dijo riéndonos. -Te quiero princesa mía.- -Yo no lo sé…-dijo bromeando.- ¡Claro que sí ¡te quiero!- me dijo feliz.- ¡Pero no te daré la pasada!, ¡por caliente!- me reclamó.- ¡No se me olvida aún como se te ofrecieron esas locas en el Sargasious!- Me reclamó simulando estar seria y molesta con el asunto. Luego de una larga conversación, unos chistes y de pagar la cuenta en el restaurant, nos fuimos a su departamento, donde continuamos con una sesión de caricias y besos que culminó en su cama, donde se ha quedado dormida a mi lado antes que hiciéramos el amor, le ha ganado el cansancio del día, pero aun así, tenerle tan cerca y estrecha me llena de satisfacción. Me quedé despierto un momento más, me quedé mirando la hipervisión, viendo todo y prestando atención a nada, cuando de pronto, mi bíper, encendió su aura celeste en torno a su estructura, señalando la llegada de un mensaje nuevo. En un principio no le di mayor importancia, la verdad es que llegan muchos sobre todo este último tiempo, me imagino que es por la ausencia de los canales que acostumbraba publicar material. Sin mucho esperar, le di una mirada a la pantalla, donde me percaté que la dentro de la lista de notificaciones, le encabezaba, una notificación del Gran Redo. Al acceder al mensaje, me llevó al juego, luego de ahí a la notificación que me obligaba a contactarme a la interface HV del bíper. Ahí dentro, la interface extraña del otro día y unos pictogramas donde me enseñó lo que debía saber. -Bradco, plebeyo mío, ¿aun despierto?- me dijo Nicom somnolienta al verme sentado en la cama. Yo le devolví la mirada sin decir nada más que la cara de asombro. – ¿Qué sucede?- preguntó al verme así. -¡Por fin llegó la respuesta!- le dije, mostrándole el mensaje que estaba en la pantalla. Ella se reincorporó y se sentó rápidamente a ver el detalle. Le vio con atención y se sonrió. Las instrucciones estaban claras: -Bradco, ¿de dónde ha sacado esto?- -Es la solución al bloqueo.- -¡De nuevo con eso!- -Mírelo, no es una fantasía, la salida me la ha dado quien nos bloquea.- -¿Redo?-preguntó.- ¿Me dirás que ese juego encontró la solución al bloqueo?- -Yo no le creí, pero aquí esta.- -¿Tenemos bíper nuevamente?- -¡Bueno es algo así, pero esta genial!- dije riendo. –Pero parece que no podemos hablar.- le dije al ver una marcación de prohibido sobre un pictograma. -Podemos escribirnos.- acotó. -Al menos eso ya está bueno.- comenté.- Mire, quien sea que nos está ayudando, si esto da resultado, será el fin de esta estúpida restricción.- -No lo sé, es tan inesperado.- -Mire esto, es lo que hay que hacer.- -Dice que son solo ciento cuarenta caracteres…- me dijo llamando mi atención sobre otro pictograma que señaló con el dedo.- Parece que serán mensajes cortos, no más de ciento cuarenta por lo que entiendo.- -¡Tendremos que usar la creatividad!- -¿Dónde están esos terminales?- me preguntó. Yo mire el resto de la gráfica, donde una segunda página, mostraba en pictogramas la cafetería y la máquina expendedora y a un lado de esta, un cuadrado que referenciaba una tapa de algo. Por parte de Nicom, se dibujó su oficina donde tras su puerta estaba representada la misma figura. -¡Es una locura definitivamente, no estoy tan segura de que debamos usar esto!- -Aquí muestra un pájaro.- le dije señalando el pictograma que lo representaba. -Ese símbolo lo he visto antes.-me decía haciendo memoria.-…Bird, BirdFree, eso es…- -¿Qué es eso?- -Una organización privada, que cuida las aves y su migración, me inscribí en una donación el año anterior.- -¿Y qué tiene que ver con nosotros?- -Ni idea, no sé porque lo muestra. -Mira eso, se puede enviar un video...- -¿Sin voz significara ese símbolo?- -¡Veinte segundos!, ¡esto es como del siglo pasado!- -Debe ser una broma, alguien nos está jugando una broma- me dijo. -Si es así, mañana lo sabremos.- le respondí a su sonrisa. Hicimos una pausa con una mirada cómplice. -Demasiado bueno para ser verdad. ¿No te parece?- -Es un juego, pero qué más da, si resulta, ¿te das cuenta lo que significaría?- -¿Qué es lo que está pasando por tu mente en este momento?- -Formas de celebrarlo…- -¡Deberíamos pensar en que lío ahora nos vas a meter si esto es real!- -Lo del lio no me importa mucho….lo de meter….- -Le propongo tomar un café, ¿Qué dice?- me pregunto riéndose. -Si puede ser…- le dije abrazándola en tanto ella me rodeó con una de sus piernas las mías.- ¿Pero bebemos el café antes “de…” o después “de…”?- -¡En realidad, en ves “de…”!- respondió riéndonos, para terminar por besarnos y sumergirnos debajo de las sabanas a jugar. Al día siguiente, cada uno llegó en su carro, a distinta hora y ocupó su lugar de trabajo de forma de no levantar sospecha. Atendimos lo del primer día y luego de eso, como acordamos, al medio día ejecutamos el instructivo que compartí con ella en su Biper. Me escapé por un momento con la excusa del café, cuando llegué ahí, me fijé que no había nadie dentro y dejé con seguro la puerta de forma de evitar sorpresas. Miré la pantalla de mi Biper y me dirigí a un lado de la máquina expendedora de café, en la pared había una tapa que cubría una especie de panel, la cual tenía algo similar a un pequeño terminal con una pantalla y un teclado alfanumérico y un montón de botones que quien sabe que hacen. Reconocí el logo de BirdFree que mencionaba Nicom y que está presente en el mensaje. Miré a la puerta un momento y luego me concentré en lo que debía hacer siguiendo el instructivo.: Lo primero fue hacer contacto con la interface HV de ese equipo, luego de eso, me apareció un logo de algún sistema o algo así que no supe reconocer. Después, me fue posible escribir el mensaje usando el pequeño teclado disponible. Me quede un momento ahí mirando, no sabía que escribir, pero luego simplemente envié un mensaje simple: “Hola mundo, ¿hay alguien ahí?” Luego debía elegir la libreta de direcciones de destino, curiosamente solo tenía dos alternativas: . Destinatarios del Halcyon Foods Inc, Reino de Halcyon Este. .. Destinatarios del Halcyon Foods Inc, Reino de Moggios Me resulto desconcertante, ¿De cuando existe ese otro Reino?, vamos si solo fue un juego. Finalmente seleccione la segunda opción, donde se desplego la lista de los destinatarios disponibles, solo habían dos personas listadas. . Princesa de los Moggios. .. Plebeyo de los Moggios. Me sonreí, eligiendo la opción clara. Luego seleccioné un botón que decía “enviar”, así como se usaba hace décadas atrás. Lo que salía en pantalla fue borrado y se reemplazó por una leyenda simple, que decía. …Mensaje enviado. Aguardé un rato ahí, puede que dos o tres minutos, pendiente de la pantalla, esperando lo que sucediera, si es que algo pasaría. Para mi sorpresa, la pantalla se activó y se escribió un mensaje en pantalla, donde figuraba una imagen simple de un sobre, como los que se usaban antes para enviarse las misivas escritas entre la gente. Le presioné sobre la pantalla, pero eso no funciona así, debía usar el teclado, donde había un pequeño pivote donde al dirigirle con el dedo, movía una flecha que se desplazaba por la pantalla, hasta llegar allá. Después. Me ha pedido que me autentifique con el HV, luego de eso, se mostró el mensaje: “Cargando su mensaje, espere….” En ese momento, la puerta fue empujada, pero retenida por el seguro: -¿Hay alguien dentro?, ¡esto está con seguro!- escuche a Ronas que reclamaba desde afuera, insistiendo en entrar. -Un minuto.- respondí dando tiempo de que el mensaje se desplegara.-Se me ha volcado café al piso, esta resbaloso.- -¿Y que fue justo en la entrada?- -Si, en realidad salpicó a todas partes, ya está aguarda un momento.- le respondí esperando que apareciera algo en la pantalla.- -Vamos abre, pediré a alguien de aseo que se haga cargo, me muero por un café y debo volver, igual que tú!- -Claro, solo un minuto, es que es un caos- le pedí mientras miraba la pantalla que no salía de ello. -¿Qué haces ahí dentro?, vamos abre de una vez, ya somos varios aguardando.- -Claro, ya está casi, solo un segundo más!- le respondí haciendo más tiempo., sin ver cambios en la pantalla. -Olvídalo, ya llegó el encargado, lo que sea mejor que lo vean ellos.- -¡No, espera!, me dará mucha pena que vean el desastre, ya casi terminé.- le dije cuando un texto apareció en pantalla. -Bradco, olvídalo, ya llegó el encargado con un ayudante.- “¿Todo este tiempo sin escribirnos y es lo único que se te ocurre?, te quiero tontito, lo conseguiste, mil besos” Fue inevitable sonreírme y saber que nuevamente estamos conectados, aunque tal alegría termino, cuando escuche que se insertaba la llave mecánica para sacar el seguro de la puerta, entonces a toda prisa, presione el botón de “escape” para que se borrase el mensaje y cerrar la tapa del gabinete en momentos que entró Ronas, escoltado de la gente de aseo, generosamente equipados para un desastre y de los otros administrativos que querían entrar. Me quedaron mirando, como yo pasaba con un trozo de papel secante sobre la tapa de la consola. -¿Dónde está el desastre?- -Ya está todo listo.- Te lo dije.- Le respondí a Ronas que como los demás trataban de encontrar el supuesto caos que describí –Nos vemos en la oficina.- terminé dándole una palmada en el hombro para salir del lugar. Desde ese punto, nuestra realidad cambió en un giro increíble, de hecho, el ya poder comunicarnos, aun cuan improvisado método fuese y limitado a solo 140 caracteres que podíamos escribir y a una cámara de baja resolución disponible en la consola para adjuntar alguna imagen graciosa o a algún video escueto al mensaje, nos regaló la oportunidad de enviarnos breves momentos donde en esos pocos segundos teníamos que expresar lo máximo. Sin duda nos permitió estrechar nuestros lazos enormemente, ya que se convirtió en un juego secreto con mensaje cargados de amor y aventura. Pronto El gran Redo, me entrego una lista de terminales dibujadas en un plano de la ciudad donde podíamos hacer esto, que incluyeron un terminal ubicado en el primer piso del edificio donde vive ella, dentro de un gabinete de servicios y por mi parte, un terminal ubicado a media cuadra de mi casa, sostenido de los pilares de la postación eléctrica. Todo esto hizo que las fronteras de la planta ya no fueron límites para llegar al Reino de los Moggios. En resumen, hicimos lo que una pareja joven y animada con una relación sentimental haría, incluyendo salidas, algo de cine a ver la triste y melosa Titanium, flores, caricias, besos, cocina colectiva, un peluche gigante que nos sirvió para reírnos imaginando sus aventuras y que en alguna ocasión cubrió el cuerpo desnudo de Nicom tras de éste cunado me esperó detrás de su puerta y un sinfín de sabores propios del amor. Sin embargo, a pesar de todos estos condimentos felices aportados, no fuimos la excepción en la regla que refiere en estos asuntos del amor sobre el primer mes que siempre es bueno y sucedió que al final de la cuarta semana, el ánimo de Nicom decayó: le vi más cansada y su energía parecía empezar a escasear. Le pregunte qué sucedía, que le notaba desanimada, que si había comido adecuadamente y esas cosas, me contó que se ha inscrito en un gimnasio puesto que se ha propuesto regular su peso y tonificarse, que en parte era por ello, estaba agotada y que además se había decidido a empezar una estricta dieta en conjunto; me ha insistido que solo será por un periodo, que no me alarme, pero no puedo evitarlo. -Es que no puedo, pero luego de un par de semanas, vamos donde quiera a comer...- Me respondió cuando le invité a que saliéramos una noche. Yo le he dicho que tal cual es hermosa, ella me ha respondido que lo hace porque quiere sentirse así; no comprendo. Nos coordinamos muy bien para poder enviarnos mensajes usando este sistema, con horarios definidos para darnos tiempo de atenderlos, pero a pesar de esta ventaja, nos empezamos a ver menos, ya que ella tenía una nueva rutina y por otra parte dejar las tentaciones y delicias tras su mano que me dice -Bradco, no me traiga nada, no más dulces ni pastelitos-. Con esto de la dieta solo podía ofrecerle jugos de fruta naturales, agua purificada y vegetales hidropónicos. Sumado a esto y el ejercicio, me preocupa verle así cansada, pareciera que no tiene energías ni para encender un cerillo y eso me mantiene inquieto. La tercera semana nos vimos pocas veces, ella estaba tan rendida que apenas tenía ganas de compartir; incluso se dormía mientras hablábamos tendidos en su cama, también sucedió cuando veíamos uno de sus programas favoritos en la Hipervision; Estaba tendida en el sillón con sus piernas sobre mi falda, yo le acariciaba sus pies mientras veíamos esa serie de misterio que no perdíamos hasta el final, sin embargo ella no resistió más de media hora y cayó profundamente dormida. La primera vez le llevé a su cama para que durmiéramos juntos, ya la segunda vez, le llevaba pero le dejé su peluche a un lado retirándome a casa para dejarle descansar, aunque al día siguiente me reclamó molesta por haberme marchado. Empezó a perder peso rápidamente, estaba realmente delgada, fue como si de improviso le viniese una baja que lo noté al tocar su cintura y empezar a sentir que sus costillas estaban más filosas y luego lo pude constatar cuando le vi desnuda al hacer el amor. Le pregunté si estaba bien, pues sus rasgos se habían tornado más agudos en pómulos y mentón, ella me respondía con su sonrisa y su voz tranquilizándome, que ya esto terminaba, el verle así de espigada le hace lucir bien según dice, yo veo que trae consigo una carga de ansiedad que trata de disimular pero que le delatan sus cutículas mordidas. Su carácter también cambió, se ha vuelto inexplicablemente más impaciente y sensible lo que nos ha llevado a discutir por cosas sin importancia, sobre todo cuando al salir nos hemos encontrado con gente que dice conocerme; hombres y mujeres que me saludan al paso y de presencia inquietante por lo demás, con esto las llamadas al Biper y mensajes insinuantes y extraños, que de primeras solo llamaron a las risas pero que con el pasar de ellos, han caído en silenciarnos y dejar una extraña sensación de vacío, molestia y desconfianza donde esa amnesia mía ya no fuese excusa. -¡No quiero saber de tus extrañas llamadas!- -Nicom ¿Qué dices? Yo no sé quiénes son.- -Vamos, ¿Cómo no vas a reconocer a ninguno de ellos?- -No puedo hacerlo, ¡lo quiero en verdad!- -Yo no puedo con esto.- me reclamaba entristeciéndose.-No sé si creerte…-declaró.-¡Es lo que pienso!- -No puedo hacer nada contra esa idea que tienes.- le dije tomando mi chaqueta que estaba sobre su sillón.- Si no quieres creerme, es tu verdad contra la mía.- -¿Qué haces?- -Te dejaré pensar que quieres hacer.- le respondí.- ...No voy a inventar escusas, ya sabes mi realidad.- le dije.- Lo que si estoy seguro es que no es solamente el hecho de encontrarnos con esta gente o las llamadas, hay algo más y no me lo quieres decir.- le dije silenciándonos. Ella me miro y bajo la mirada, me dolió mucho, porque cada gesto la delataba, yo solo salí de su departamento y fui por mi carro con el corazón herido, porque su actitud solo reafirmaba lo dicho; como quisiera haber estado equivocado. Ese día, el siguiente e incluso dos días más, no hablamos, no nos vimos, tampoco llegaron mensajes a la consola, aunque les revise a las horas que acordábamos, no me escribió nada, tampoco hice yo el esfuerzo. Esto va a mal, definitivamente algo sucede que nos está fracturando. El jueves, casi terminando el día, me acerqué a la consola ubicada en la postación cercana a mi casa. Hice el procedimiento como habitual para ver si algo había sin esperar nada en verdad. Al activarle e identificarme con el HV, para sorpresa, había un mensaje de Nicom: “Bradco, no quiero perderte, espero que nos conciliemos con una rica cena que preparemos esta noche en tu casa, te quiero mi plebeyo” Me volvió el alma al cuerpo y sentí un tremendo alivio al leer ese breve mensaje, me habla de sus intenciones y de un reencuentro que por momentos pensé lejano. Había sido enviado hace un rato, por lo que asumí que tal vez debería estar en viaje. Decidí entonces, ordenar un poco la casa, me preparé para recibirla cuando en eso, no había pasado una media hora, y escuché la campanilla del timbre de la puerta exterior, me sonreí y me sorprendí gratamente lo pronto, fui en dirección de abrir la puerta para recibirle y que dejara su coche aparcado dentro. Para mi sorpresa, no era Nicom, se ha presentado en su lugar un sujeto en la puerta de mi casa y cuando digo en la puerta, no fue la exterior del cierre perimetral, estaba dentro ahí de pie en el acceso, de mi estatura, rubio y de tez blanca, puede que de mi edad o un poco más, muy bien vestido de un traje gris, sonriente, acompañado de cinco sujetos a sus espaldas. -Bradco ¡amigo!- me dijo sonriente extendiendo sus brazos como si tuviese la intención de abrazarme. -¿Qué hacen ustedes en mi casa?- les pregunté despertando las risas de ellos que se miraron entre sí. -¿Ahora no me conoces?- me dijo con burla.-Pues yo si te recuerdo muy bien.- -¡Oigan deben salir de mi propiedad, llamare a la P.H.E!- les amenacé sacando el Biper del bolsillo situación que de inmediato fue atajada por uno de los tipos que me lo quitó de las manos lo dejo caer al piso y lo reventó de un pisotón. -De verdad que estás perdido.- comentó.- Me lo comentaron, pero no creí.- dijo ese raro tipo que los lideraba.-¡El negocio no se mueve! ¿Qué sucede con las fiestas?, ¿la droga?, ¿el canal de video?, ¿te volviste al celibato de un día para otro y dejaste todo botado?- -¡No tengo idea quien eres, pero estoy fuera de eso!- -¿Que no estás en eso?, ¿escucharon muchachos? ¡El maldito Bradco ya no le gustan las fiestas ni penetrar vaginas!- les dijo riéndose con los demás. -Mira no sé qué negocio o trato tenía contigo, pero ya no recuerdo nada, perdí la memoria en un accidente y no…- le dije en momento que me ha callado el golpe en el estómago que me dejó sin aliento y el segundo que recibí en la cara que me dejó tirado en el piso rendido ante el puño de uno de sus acompañantes. -¡¿Quién te crees?!- me dijo agachándose para decírmelo al oído. –¡Tenemos un trato, las regalías de tu sitio y la de auspiciadores, la venta que mueve debajo de esto y ¿cierras tu canal?-me preguntó.-¡¿Qué es lo que te sucede?!- me gritó. Como pude me levante del piso lentamente y me quedé sentado ahí recobrando el aliento, sobándome la panza. -¡Quédate con todo, si hay algo llévatelo!- -Claro, eso sería muy bueno, si hubiese algo.- me dijo en tanto se paseaba frente a mí. – ¿Dónde está el maletín?- me preguntó, llegando a mí de inmediato la imagen de aquel que tengo sobre el ropero de mi cuarto.- Vamos ¿Dónde está?, al menos eso aún lo tienes, es mucho dinero y es de la mejor del mercado, así que me la llevaré con eso pagaremos al menos los costos operacionales hasta que vuelvas a ser tú, otra vez ese talentoso publicador de vídeos!- -¡Son solo unas jeringas, ¡yo no tengo que ver con esto!- alcancé a decir cuando recibí otro puñetazo en el costado de uno de esos matones -Está bien…Sobre el ropero de mi cuarto…- le respondí rindiéndome. El sujeto miro a uno de los tipos que le secundaban y con un gesto con la cabeza le hizo entrar e ir por él. -Qué lástima, te consideraba un verdadero amigo, un camarada, tuvimos buenos momentos.- me dijo acercándose a mí. –Realmente lo pasamos muy bien y ahora te miró y que patético...- me dijo con desprecio. Al rato llego el tipo sosteniendo el maletín, el cual le abrió y reviso con atención antes de cerrarle nuevamente. –Está casi completo, al menos dejaste suficiente.- me dijo sosteniéndole de su manija.- Te dejaré en este lugarcito que tienes para que te re encuentres con la naturaleza.- me dijo en voz baja.- Me llevaré esto y las otras que tienes ocultas en tu escondite bajo tu cama.- continuó sorprendiéndome de algo que no tenía idea. -Puede que sea mejor esto que pasó, puede que estés ya viejo y acabado…-terminó sonriéndose para colocarse de pie frente a mí. –Saca todo lo que tiene en su bodega, hay cuatro o cinco más de estas maletas.- Le dijo a un sujeto que estaba a su derecha levantando el maletín para enseñarle que buscar.-Me llevaré todo lo que tengas escondido en esta pocilga que vives.- me comentó encendiendo un cigarro y dándole una aspirada. – ¡Ustedes busquen por todos lados!- ordenó a los otros.- Oculta algunas dosis en los muebles, siempre hace eso, así que de vuelta todo.- le dijo a los dos que estaba a su izquierda. -Ya tienes lo que querías no es necesario que hagas esto.- le pedí. -Realmente no recuerdas nada Bradco…- me dijo concluyente.- Nunca fue suficiente para ambos.- me dijo con desaliento en tanto escuché como en el interior de mi casa, se volcaban los muebles y la quebrazón de cristales y objetos al ser arrancados y lanzados buscando en sus interiores. – Y ahora mírate, no vale nada, eres un maldito idiota…- me dijo con desprecio.- Ya quiero largarme de este lugar.- le escuche decir en tanto fumando y con ese maletín colgando de su mano se alejó de mí. Los otros sujetos salieron de casa con varios maletines iguales de sus manos que empezó a registrar. -Creo que debo darte un buen recuerdo de este día Bradco.- me dijo. -Denle una lección, no en la cara, tampoco lo quiebren, quiero verle bien su carita cuándo se decida a volver a trabajar para nosotros.- instruyó en momentos que escuchamos el sonido de un carro que se detuvo afuera e iluminó hacia la entrada con sus luces. Enseguida el sujeto ordeno a otro que se asomara entre las tablas que formaban el portón, en tanto vi que su mano derecha se fue a su cintura como si fuese a coger un arma. -Nicom…-me dije en voz baja. -¿Estabas esperando visitas?- me preguntó el tipo. -Es una mujer…- dijo el otro que miraba afuera. El que estaba a cargo, le hizo un gesto con la cabeza en señal que le entrara, lo que fue suficiente para que este abriera la corredera violentamente, jalando del brazo a ella que venía despreocupada, dejando caer las cosas que traía consigo al piso. Yo me coloqué de pie, pero al dar un par de pasos fui derribado por el golpe al riñón del idiota que tenía a mi lado. - Cuanto lo siento.- dijo, acercándose a ella que trataba de zafarse del matón que le sostenía. -¡Suéltame imbécil!- -¡Es muy brava!- comentó. -¡Suéltame!, ¡Bradco!- me pedía ayuda. -Linda, pero gritas mucho para mi gusto.- le dijo molesto.- Nunca me gustaron gritonas.- -¡Llamaré a la policía!, ¡Auxilio!- -Porque mejor no te callas.- -¡Ayuda por favor!- -¡Cállate!¡Cállate maldita perra estúpida!- le gritó dándole un golpe en el estómago que le silenció. Nicom cayó al piso, donde el tipo que le sostenía la dejo caer. -¡No le hagas daño!, ¡ella no tiene que ver en esto!- -Es joven y bonita –dijo mirándola en tanto ella recobraba el aliento adolorida. -…Como las buscas siempre.- -Por favor, solo déjala ir…- -¿Pidiendo por favor?…No entiendo que te pasó, ¡¡teníamos todo!!- Exclamó levantando los brazos. -¡Quédate con todo!- -¡Fuimos tan amigos, tan unidos…hicimos mover toda esta maldita comarca de afeminados!-reflexionaba paseándose entre nosotros. –¿Y sabes que linda?.- le decía mirando a Nicom.- ¡Ni siquiera me recuerda!- -¡Solo llévate lo que quieras!- le repetí sin quitarle la mirada a ella que estaba a unos metros de mí. -¡Solo quiero matarte Bradco!, eso es todo, no quiero tus cosas, no soy un ladrón, hoy me llevo lo que es mío!, ¡no necesito nada!- insistía.-…Debería mejor cargarme a esta perra contigo….- reiteraba con una extraña tristeza en su voz, acariciándole un mechón de cabello de Nicom. –Terminaríamos con esto de una vez…- continuaba conformándose. Luego se paseó inquieto de un lado para el otro como si fuese un animal enjaulado -¡Estoy harto!- gritó.-¡Ya no más!- nos decía cuando se detuvo frente a ella, aplastando unos pequeños tomates que quedaron esparcidos al caer y que fueron reventados bajo sus zapatos. - ¡A la mierda todo, mi querido amigo Bradco!-Después vi que de su cintura sacó un arma le retiró su seguro e hizo pasar la bala a la cámara y apuntó a la cabeza de Nicom que instintivamente cerró los ojos aterrorizada al ver que su dedo presionará el gatillo. -¡No! ¡por favor no lo hagas!- le grite. Continuará…
  14. B.Plebeian

    Capitulo 10 | "Nuestros Demonios"

    10. Nuestros Demonios. Esa mañana cerca ya de un par de horas de iniciar la jornada, llegó Ronas caminando tranquilamente desde su despacho, en un paso lento y en una postura que trataba de ser casual haciendo un par de paradas antes sobre los puestos de otros colegas, para luego seguir en mi rumbo, en forma relajada, de manos en los bolsillos y poniendo una muy disfrazada actitud de mirar todo y nada, porque sé que venía en mi dirección. Al llegar, se sentó a mi lado sobre la esquina de la mesa de mi escritorio, cogió algunos papeles que tenía y les miró comentándome un de un par de cosas que no le di mucha relevancia, puesto que me hacía referencia a algunos fallos de comunicaciones y retrasos en el HV y similares que sea han hecho reiterativos y que se han manifestado también en algunas intermitencias de energía en distintos puntos de la planta de Halcyon Foods y que tal como su desconocido origen como me relató Ronas, lo tenían de igual forma para mí y del más remoto interés. Sin duda le dan demasiada importancia a los problemas típicos de sistemas y de mantenimiento, si bien el HV es sofisticado, nada asegura que no pueda fallar o hacer cosas extrañas como lo haría otro aparato, ¿qué extraordinario representa eso?, no hice más comentario que algunos monosílabos y otros sonidos casi rumiantes para confirmar o decir –si-, aunque la conversación recobró sentido e interés cuando ante tal introducción que hacía con todos estas distracciones me decidí a enfrentarle y saber de la razón de estar aquí. -¿Por qué no me dices de una vez que es lo que pasa?- le dije obteniendo su atención y cese inmediato del resto del diálogo rellenado que traía consigo. -Muy bien.-dijo dejando los papeles en la mesa.- ¿Qué se supone que fue eso de ayer con esa chiquilla?- preguntó molesto acallando las voces de mis colegas y llamando su atención. Él se volteó a mirarles y con esa señal indicarles que no había cabida para ellos en el tema. -¡Sigan con los suyo!-dijo- ¡Que este asunto del reporte lo veo con Bradco!-continuó con una explicación absurda pero que les obligó a meterse en sus asuntos. Ronas me jaló del hombro y me llevo a su despacho donde le cerro de un portazo. -¿Vas a continuar el asunto con tu amiguita?- me replicó- Bradco, creo que no entiendes.- siguió pero calmando su tono y dándole una señal de preocupación a la expresión de su cara.-La primera vez fue solo un aviso, esto sin lugar a dudas llegará a oídos del Virrey y se pondrá feo.- se explicaba haciendo gestos con sus manos como si contuviese una bola invisible que creciera sin control hasta explotar. -¡Pues si pierdo el empleo que más da!-exclamé molesto por su insistencia.- Buscaré otro, pero me quedare con Nicom.- respondí desafiante. -Bradco…- me dijo tomándose una pausa para serenarse.-…Esto no está bien, ya han llamado la atención de aquí, eso que hicieron ayer, fue un grave error.- terminó dándole un profundo e inquietante tono a su voz. -No puedo creerlo Ronas.- le dije moviéndome de su vista.- ¿De qué hablas? fue solo un abrazo.- le insistí mientras me desplazaba rodeando su escritorio. -Sé que notaste que el androide obeso que nos tienen para servir el almuerzo, se detuvo y se giró para mirarles.- comentó sorprendiéndome al ver que no había sido solo yo el que lo notó.- Me imaginé que así había sido.- concluyó su idea.- Jamás vi algo así, eso no sucede, ¿entiendes? ¡Miró como si fuese uno más de nosotros!.- se explicaba haciendo hincapié en eso que había hecho.-Es solo un montón de fierros y plásticos, que solo sirven la merienda y con la inteligencia mediocre y esquematizada para hacer solo eso y de la nada se ha volteado a mirarles, ¿porque?, ¿crees que los demás no lo notaron?- me cuestionó preocupándome.- Bradco, hace unos días que el HV está haciendo cosas extrañas y te lo comenté: ¡cortes de energía inesperados, se cuelgan los sistemas, se pierden las Misivas, tardan en llegar los resultados de los procesos y la gente del área no tiene claro que pasa y espero que no tengas que ver en eso!.- Me dijo apuntándome con el dedo. -…Te están observando, tenlo presente y a tu amiguita también.-seguía encarándome.-Algo está sucediendo y se están poniendo nerviosos, ten cuidado, te lo estoy advirtiendo.- -Fallas hay en cualquier momento, no es algo que deba quitarte el sueño, ni a ti ni a nadie.- terminé restando cualquier alcance conmigo.- Ahora me voy a hacer mi trabajo, es por lo que me pagan ¿no?- Ronas, no dijo nada, solo hizo un gesto de aceptación y con la mano abierta me indico la salida de su oficina. Para mí todo este alboroto, no va conmigo, tampoco lo relaciono, incluso el hecho de que en este momento pestañearon las luces de esta oficina, no cabe a razón ni pesar. Hoy tengo otros planes, esto no incluyen amargarme ni preocuparme, hoy quiero saber de ella y punto. En lo que Ronas no se equivocaba es en que las intermitencias del suministro eléctrico y de la misma luminaria en gran parte de la planta, fenómeno que se ha hecho más frecuente con el paso de los días, en particular esta última semana, he notado que sucede con la suficiente frecuencia para que alcance el punto de ser molesto y con ello dejar la categoría de casual y esporádico. He notado que hay más actividad del área que resuelve estas cosas y aquellos sujetos de negro, los especialistas del HV que pertenecen a ese equipo de soporte, se ven con más frecuencia pasando por las oficinas resolviendo problemas y quejas por el sistema de información y servicios. De hecho en esta oficina, ya han reemplazado un par de contactos del HV y una terminal que se bloqueaba y hacia cosas inesperadas, aunque al preguntar por las razones, las explicaciones son someras y escuetas: -…Son solo algunas anomalías, trabajamos en ello y no hay de qué preocuparse, se resolverá pronto-. No hay una explicación clara y convincente, seguro que debe ser demasiado técnico y elevado para poder expresarlo a esta tropa de plebeyos que su intelecto no alcanza para comprender semejantes ideas y resoluciones; pero sea lo que sea, nos está retrasando en nuestras labores aun cuando un par de veces me quedé a oscuras en el baño o no me abrió alguna puerta luego de varios intentos, incluso el hecho de que en reiteradas oportunidades no llegan a tiempo algunas misivas que el resto a enviado, sin dejar de lado el que el colore de la fachada ha experimentado extrañas fluctuaciones de tonos, que de la nada, vuelven a la normalidad. Desde ese punto de vista, he sentido la misma molestia de las incomodidades que sufre el resto. Un día cualquiera, al llegar a la planta de Halcyon Foods, me tope de lleno con algo inesperado; fue tan descabellado, que pestañé varias veces e hice el reflejo de acercarme más al parabrisas del carro para ver claramente lo que presenciaba mis ojos mientras me aproximaba con el coche al acceso principal de las instalaciones. La expresión fue una sola y es difícil pensar que alguien que tenga algo de juicio no la invoque igual: -¡Debe ser una broma!- Me dije a mi mismo mientras no le quitaba la vista a la planta que asomaba en esplendor a lo lejos, pero que ya a la distancia que estaba, me permitía verle en su totalidad. Al estar próximo, bajé la velocidad como lo hicieron la gran mayoría, enfilándome tras una especie de caravana que tenía como interés común lo absurdo de lo que se nos presentaba. Para verle con mis propios ojos y evitar cualquier distorsión que fuese efecto del cristal del parabrisas u otra singularidad, detuve el carro en la orilla del camino así como lo hicieron muchos más, me bajé del carro y me alejé un par de metros para mirar al frente y caminé ascendiendo sobre la última colina que cruza esta carretera antes de llegar y desde ahí verle en esplendor. Me cubrí de la luz directa del sol que asoma ya a esa hora por la mañana pero definitivamente no tenía efecto sobre lo que todos ahí estábamos viendo y comentando. Menos mal que no estaba solo en esto, había mucha gente más mirando, porque si no fuese así, no lo creerían al relatarlo: La planta completa, cada pared, poste, antena, luminaria techo y lo que colgase o estuviera en sus cimientos, había incorporado inexplicablemente un suave tono de color rosa. Solo el parco color gris y negro de los carros que entraban en ella y de algunas zonas más antiguas del pavimento lograba hacer un contraste a ese peculiar color que tenía brillando en esplendor. Cuando llegué a la puerta de acceso principal, me he encontrado como todos interrogando a uno de los tantos sujetos a cargo de la seguridad sobre este fenómeno y nadie sabía nada, solo corrían de un lado a otro y entre medio Johnours les instruía con gritos y látigos que se habían hecho sus brazos apuntando a lugares y acciones que debían hacer. Entre todos y todo el caos pasé y aparque el carro. Me sumé al asombro de todos, que tocaban las paredes y puertas que ya distaban de lo que habitualmente se veía. Vi entre la muchedumbre confundida, como nos mirábamos uno al otro y los murmullos y comentarios que intentaban darle algún sentido a esto. Se dijo que llegaría el Rey; lo oí de uno de los tantos empleados de la planta que se paseaba de un lado a otro como lo hacía la mayoría que intentaban en entre esta confusa situación, tomar rumbo a su puesto de trabajo, pero sin duda el hecho de que ya habían llegado carros escoltas seguidos de vehículos de la prensa local, hacía de este rumor una realidad: con su presencia inconfundible, su traje negro de perfecto corte, su alba camisa y corbata al tono, bajaba de su exclusivo carro antecedido por la apertura automática de la puerta y de la fornida formación de seis guardias, dos de ellos androides militares que le rodeaban y custodiaban desde la salida del habitáculo, en tanto él caminaba haciéndose de su báculo entre el paso innegable y siempre compuesto que mantuvo incluso entre esta confusión. La gente se detenía ante su presencia y bajaba la mirada y hacia una reverencia con la cabeza, de alguna forma tranquilizaba que estuviese aquí frente a nosotros el Rey de Halcyon del Este. Al mirar desde mi ubicación, noté como se aproximaron rápidamente varias personas, entre ellas, llego el Virrey a cargo de Halcyon Foods, otro sujeto que me parecer ser el encargado de sistemas y otros mandos medios de otras áreas que prestan servicio aquí. También vi a ese tal Johnours, por primera vez fue él el que bajase la cabeza ante alguien, estaba aparentemente dando explicaciones, lo hacía al Virrey, mientras el trataba de explicarse ante el soberano, no sé en qué términos porque desde donde lo presencié no puedo oírles, pero se deduce fácilmente que fue en términos duros, como a él, como así les sucedió a los otros pares y a colaboradores bajo su mando estaban un par de paso más atrás y que permanecían a su lado en misma actitud, solo estaba claro que es el rey quien habló y el resto debía acatar, sin embargo lo más tenso de eso me lo he llevado yo cuando vi que por un momento Johnours desvió la mirada en mi dirección siendo como si me dijera –Sigue tu camino Plebeyo.- Ronas me sorprendió al tocarme el hombro, al voltearme para saber quién me daba tal susto, noté lo nervioso y desconcertado que se veía , incluso más que los demás, fue entonces que con él decidí continuar mi camino entre el estupor de la gente que preguntaba y rumoreaba, mientras se ingresaba al interior de uno de los edificios administrativos que contaba graciosamente y con un humor casi dramático, la más amplia demostración de tonos de rosa que haya visto sobre algún edificio o casa, convirtiéndose inexplicablemente en la matriz de la decoración de cada pared, puerta y mueble, variando solo en degrades de sus símiles que antes contaban con la variedad de la paleta de colores habitual y formal. Ronas no dijo nada en el trayecto, solo se remitió a mirar todo a su entorno y en alimentar su nerviosismo y ansiedad sobre lo que presenciaba, incluso se había aflojado el nudo de la corbata para dar más flujo aire a su garganta y se había arremangado las mangas de su camisa, como si se preparase a ejecutar algún trabajo físico pesado que no tenía razón de ser. Estaba fuera de sí. -¡Esto es una locura!- me dijo tomándome de los hombros mientras me zamarreaba. -¡Está bastante raro esto, no lo dudo…!- Le respondí igual de sorprendido pero con un dejo de humor al final de mi frase para suavizar el ambiente. -¡Todo es rosa!- exclamaba recorriendo con la mirada su alrededor de lo que fue alguna vez su opaca y fría oficina.-…!Las paredes, los baños, el techo, las cubiertas de las mesas!.- se explicaba llevando a su voz la impresión de ver todos sus artículos y sitios habituales repintados.- ¡Mira! Solo se salvaron los lápices, las impresoras y las hojas de papel, porque hasta la máquina del café tiene ese maldito tono!- continuó neurótico. .- Solo espero, solo espero...- repetía apuntándome con el dedo.- ¡Que tú y tu amiguita no tengan que ver con esto!- - Eeeh bien…-dije ante tan ridícula conjetura.- ¿Que puedo tener que ver en este asunto?- le respondí mostrando las palmas de mis manos en señal de inocencia.- ¡Soy solo uno más aquí, no es justo que me apuntes!- reclame.- ¡Espero que cuando no caiga el precio de las acciones de la planta, no sea mi culpa también!- - Eso espero....- dijo dejándose caer derrotado sobre su silla.- ¡Ahora ve a tu espantosa oficina que parece el cuarto de una princesa...!- me instruyó con un tono de desagrado al ver como se tornó de rosa su ordenada y estructurada oficina de procesos. Soy ignorante de lo que técnicamente está pasando, pero es inevitable pensar en esto, no sé qué relación existe realmente y no comprendo porqué Ronas me ha apuntado a raíz de lo mismo, a veces me da por creer que él sabe más de lo que aparenta. Algo raro hay, ya que el servicio en la planta no anda en su mejor momento, sumado a las intermitencias y la degradación de los servicios de información y control. Decidí buscar algún precedente en la red y mientras preguntaba en paralelo, navegaba preguntando al HV por el hipervisor revisando de pasada las noticias de lo acontecido y enterándome de la información disponible de las anomalías que están sucediendo en la planta que trabajo y que están siendo atendidas por los expertos de soporte. Traté de indagar por el motivo de las fallas, sin embargo jamás se refirió directamente con tal, e incluso vi a un experto traídos de Sphere Inc a ese noticiero, para mi sorpresa, se trataba de un tipo que había visto alguna vez en la consulta del doctor Savoy, un hecho coincidente, pero que me llamó la atención al resultar ser un personaje tan destacado e importante. -“…Las anomalías, son solo parte de un proceso de ajuste y mantención del mismo núcleo del recinto y que las molestias que suscitan son parte de la complejidad de ello…”- una respuesta bastante política de lo que está a la vista. Por otra lado, revisé las notas de prensa hechas hoy, donde se ha mostrado las instalaciones en una toma aérea desde varios flancos, han captado en su completa magnitud, el colorido rosa que sea ha teñido y los sarcásticos anuncios que plagan la red y que le renombraban ahora: –Halcyon Foods Inc, ¿una planta que procesa comida de bebé?- Aunque parecía gracioso, al ver el vídeo de esto y las imágenes donde se veía la cara del Rey observando, definitivamente pasó a ser un hecho con cierto grado de gravedad del momento que tal autoridad se hizo presente en el lugar. En otro canal del hipervisión, escuche hablar a otro entrevistado, este sujeto, no parecía pertenecer a la compañía que fabrica los núcleos HV, esto lo noté enseguida por su informalidad de vestir y de hablar que se asemejaba más a algún investigador independiente que da cobertura a estos temas de manera más extraoficial. El entrevistador, le preguntaba su parecer de lo acontecido y él entre otras cosas ha señalado un par de asuntos que llamaron su atención. -El núcleo HV que fabrican Sphere inc, no son procesadores comunes como el que tienes en tu Biper o en los aparatos en casa, son muy sofisticados, con tecnología neuronal.- -¿A qué se refiere con eso de “neuronal”? – le pregunto el formal e incrédulo entrevistador que se sonreía escuchando las respuestas. -Eso lo explicaré yo.-interrumpió un tipo muy parco y formal.-Esa es tecnología desarrollada por la compañía que represento y consiste en usar un organismo sintético como procesador para la interface neuronal…- -¿Sintético?-le rebatió el otro.- Hay un lado de conciencia y raciocinio detrás y eso queda demostrado en la habilidad de interactuar que tienen con nosotros.- se explicaba.-…Por ende tiene un componente orgánico que es humano.- -No es posible.-reclamó uno. -Eso no es correcto.- interrumpió el tipo formal que pertenecía a la compañía fabricante.-Es sabido que trabajamos con tecnología híbrida, pero son genes de otras especies, genéticamente preparado y le da interacción a los núcleos cuánticos para la conexión neuronal.- -No es así.- le interrumpió.- ¡Es demasiado inteligente y razona como humano y hace cosas que van más allá de un programa y de genes de un insecto o de un canino!- -Entonces si es así ¿Qué tiene que ver con lo sucedido hoy en esa factoría de alimentos?-preguntó el panelista a cargo.- ¿Alguna pataleta del núcleo?- dijo conteniendo su risa como la de los demás panelistas que le miraban con absoluta incredulidad. -Los revestimientos de toda la estructura están hechos de polímeros neuronales igualmente usados para la interface HV que cada uno de nosotros tiene injertado desde niños.- respondió mostrando la yema de su dedo índice a los panelistas y luego a la cámara que le enfocó de más cerca.-por tanto, cada parte de ese edificio, incluyendo accesorios, es un punto de contacto con el entorno, en cierta manera es su piel.- -Eso es así, pero fue diseñado para poder crear texturas y colores personalizados a las fachadas sin tener que gastar toneladas de pintura para cubrirles.- respondió el tipo representante de Sphere.-No tiene capacidades de interacción.- -Si las tiene, si es que las habilitan para eso.- -No comprendo a que quiere llegar.- le preguntó una mujer que formaba parte del equipo intrigada con tales observaciones.- -Pues verá usted, es propio de cualquier especie manifestarse bajo ciertas condiciones sus estados anímicos, tal como sudoración, pelos erizados, color de la piel, tal como lo pueden ver a este sujeto que de furioso, esta rojo como un Solanum.- dijo apuntando al especialista. -¡Lo que usted dice es una insensatez!.- reclamó el tipo desestimándolo. -¡Ahora dirá que se largará a reír!- continuó la otra seguido de la risa de los demás asistentes. -Claro que no.-respondió seriamente.- No hay un rostro detrás, tampoco un cuerpo humano o similar, pero esa manifestación en el color que tornó cada una de sus células, refleja algo y yo me atrevo a decir que es un estado de conciencia similar a soñar.- -¡Por favor, eso es ridículo!- -¡Es una máquina!- -¡Puede indagar el pensamiento humano!- intervino en su defensa.-por lo mismo puede asimilar características y si empieza a reaccionar a estímulos que van más allá de ruborizarse, como ese color rosa que ha tomado, entonces es que está deseando tenerlo.- -¿Quien trajo a este sujeto?- dijo otro, llenándose de pronto de voces de reclamos contra ese pobre hombre. -¡Eso es lo anormal, jamás ha sucedido antes y ahora lo están viendo y lo ignoran!- exclamó.-!Solo miren el hermetismo del tema!-dijo levantando las manos señalando su entono.- ¿Por qué el mismo Rey fue ahí si es solo un fallo de mantenimiento?,¡algo sucede ahí y no es precisamente un error del sistema operativo!- reclamaba entre los reparos y burlas de los demás asistentes.-¡Insertaron genes humanos en los núcleos!- continuó entre la discusión que se generó. Me dio un escalofrío escuchar tales cosas, es una locura lo que dice ese sujeto, aunque no aparenta estarlo; ¿entonces el HV estaba soñando?, ¿pero soñando con qué? Le dediqué un par de horas más y un par de pocillos con lácteos con cereal a esto en tanto busqué información histórica del HV, sus orígenes, lo que hay en los foros en incluso en el portal de investigación del entrevistado que vi hace un rato, pero no fue mucha cosa lo que pude saber y no fue en contenido más allá de lo conocido por todos y lo que se reitera en las redes sociales, que cae en muchos casos en la fábula y la especulación. Supongo que debo dejar que las cosas se calmen y esto se solucionará por los expertos, yo no llegaré de ninguna forma más lejos que ellos. Preferí dejar las ideas para el día siguiente, ya me dolía la cabeza y es buen momento para ir a dormir, estoy cansado, fue un buen día después de todo, pero ya es momento de tomarme la famosa pastilla que me dio el doctor e ir a la cama. Y apropósito de ello, ya solo me quedan unas cuantas, no sé si vale la pena seguir con otra receta más, ya me siento bien y no he tenido ganas de consumir más esa basura que me echaba al cuerpo. Al día siguiente me levanté con mucho ánimo, tomé un buen desayuno y con el mismo espíritu me fui al trabajo escuchando buena música en el interior del carro. Me sentía muy bien, cómo si algo bueno viniese a mí, después de todo, estoy sintiendo algo por ella, algo más que una sensación pasajera y tales sentimientos, les veo corresponder y más allá de los besos robados y de los juegos, siento que hay una conexión entre nosotros. Trabajé como un día más, claro con los problemas típicos de interrupciones en la iluminaria y la caída temporal de algunos sistemas, en fin al menos ya teníamos de vuelta ese espantoso color gris de la fachada y de los blancos pulcros de los interiores. No hubo más novedades, de hecho eso extrañé y la verdad es que me desanimó un poco el no poder verla. Decidí hacer una pausa, aprovechando la excusa que inventé del cuelgue de mi terminal, para ir por un café. Caminando por el pasillo en dirección al sector de descanso, me encontré sorpresivamente con Inis, la que me detuvo en mi paso. -Inis, que sorpresa por aquí.- -Te traigo este reporte, no lo pierdas.- me dijo seria, entregándome un par de papeles en la mano. Yo les miré y no vi nada en particular distinto a una forma tipo de esa clase de la data de un motor de Hydrogen. -No entiendo…- -Bradco.- me dijo algo nerviosa.- Vamos, tómalo.- me insistió.-…No puedo creer que me hayas convencido de hacer esto…- murmuró retirándose. No comprendí que le pasaba, pero definitivamente algo extraño es. Me dirigí con más prisa a la cafetería y ahí revise los papeles sin entender que debía ver, porque ahí solo había una forma estándar de reporte, sin embargo al comenzar a leerle, me percaté, que en los puntos señalados con asterisco para efecto de aclaración, había escrito algo sin mucho sentido a primera vista, pero que uniéndoles me dieron a entender que es lo que había. Sí que me ha sorprendido, porque ya estaba a punto de dejarlo al leer números y parámetros de emisión de motores. -No se preocupe, no le fallaré...- Cargué con el contacto del HV la ruta: me ha llevado a ver en el cristal del para brisas un mapa de la ubicación. Nos juntaríamos en la noche, por tanto tuve tiempo de volver a casa y cambiarme de ropa para ir por ella a tiempo. Salí una media hora antes en dirección a Quarry, una ciudad mediana cercana a la planta de Halcyon Foods. Pronto llegué al lugar donde Nicom me ha señalado, -“El Indecente Halcyon”- curiosamente fue donde nos besamos por primera vez. Me estacioné en la calle junto a otros carros ordenados en la acera, había mucha actividad y había razón, después de todo ¡es Vienres! Entré al local, buscándole entre el tumulto, las luces y la música, recorrí las dos plantas pero ella no estaba, miré mi Biper y me aseguré de la hora y en realidad bordeaba algo pasado de las diez. Esperé un rato y decidí devolverme por las mismas escalera, si tenía que aguardar, le esperaría en la barra bebiendo algo, pero cuando iba de bajada me encontré con ella; la verdad es que cada uno en sus ideas porque nos encontramos chocando. -¿Por qué no te fijas por dónde vas?- me reclamó. -Te iba a preguntar lo mismo.- le dije riéndonos al reconocernos. -¿Nos vamos a quedar parados aquí?- me interrumpió al vernos de pie estorbando el paso de la gente que circulaba por el cajón de la escalera. -Claro que no.- le dije sonriéndole.- Que crees, no vengo a ver como los otros la pasan bien.- Le respondí invitándole a bajar para ocupar un par de bancas que estaban disponibles en la barra. -No estaba muy segura de que vendrías.- me dijo ella en tanto se acomodaba. -Yo pensé lo mismo.- le dije mirándole sus hermosos ojos.-Ya sabes, se hace tanta broma de mal gusto en estos tiempos.- -Mira tú como si fueses tan intachable!.- -Ya pero para que eso!- le reclame jugando. –Yo cumplo, soy un tipo muy serio.- -¡No me preocupa eso Bradco, más bien que no entendieras el mensaje!.- me dijo riéndose de mí. -¡Ya ella!, ¡la genio!- le dije burlándome. -Pues lo soy, no lo negaré.- respondió con soberbia. -Bueno, antes que nos pongamos a discutir sobre quien tiene mayor CI, deberíamos amenizar con algo para beber, ¿Qué me dices?- -¿Por qué no plebeyo?- me dijo segura.- Pedí un par de Moggios bien helados para empezar y un picadillo de maní y frutos secos. -¡Salud!.- dije levantando mi vaso para encontrar el suyo. Ella me miró seria y luego se sonrió para seguirme. -¿Por qué brindaremos? – -Bueno, por nuestro empleo….- -Somos esclavos felices es verdad.- -Por el reino de Halcyon del Este.- -¡Por mi jefe!- -¡Él nos ha bloqueado!- -No es mal tipo, hace su trabajo, no como otros….- dijo frunciendo sus labios y con ellos apuntarme. -¡Yo cumplo, así que ahora no brindaremos por nadie más que no sea por nosotros y bebamos que me estoy cansando de sostener el vaso!- -¡Que sea solo por mi mejor!, ¡por nosotros…. que fresco!- -¡No seas tan literal!- -¡Salud!- dijimos al unísono. Empezamos a conversar de muchas cosas, nos empezamos a reír de lo que viniera y le acompañamos con un par de rondas más, donde avanzando la noche nos acomodamos en una mesa para estar más a gusto y seguir con la charla. -Créame lo que le digo, lograré salir de esta situación, el bloqueo no será por siempre.- -Bradco, no te conocía eso de soñador.- me dijo riéndose. -No lo soy…aún…-le respondí para caer en las risas. -¿y qué me dice usted?- -¿Usted?- me interrumpió.- ¿y eso a que viene?- preguntó suspicaz.- Hablándome de "usted", tanto buen trato....¿No será uno de tus trucos?- -¿Que trucos?, me gusta hablarte así.- -...Sospechosa la cosa te diré....- -No hay truco, se lo aseguro.- le dije tomándole la mano que teníamos próximas. -!Oiga, no seas fresco, no le he dado permiso para que te tomes estas atribuciones!.- -!Tampoco tienes razones para negarte!- -¡Ahora me tratas de "tu"!, debe ser que ya es media noche y se me ha ido el encanto! -Me replicó haciendo muecas con la cara para verse mal.-..¡Quien te entiende...!-me dijo riendo. -Ya pues, son cariñitos que le hago...- le dije acariciando su mano. -¡A ver Bradco…!- interrumpió.-!Le voy a aclarar que aquí estamos de amigos!- dijo para delicadamente zafarse. -¡No sabía de tal restricción!- -Así que solo te pediré mí querido amigo Bradco…-me dijo con burla y con una forzada elegancia.-Que no nos meta en más líos, ¡suficientes tenemos ya con medio Halcyon encima!- -Bien, entiendo...- le respondí al ver su juego.- Querida princesa y "amiga mía", usted sabe que no soy un busca líos…- -Podríamos estar discutiendo toda la noche sobre ese punto, mi dulce plebeyo, ah! y "amigo".- -Bueno, no podemos estar de acuerdo en todo con la salvedad de lo común que tenemos…-me expliqué.- ¿Qué le parece que brindemos mejor y conciliamos mí querida amiga?- -¡Pensaba en lo mismo!- Pasó un rato más de reírnos y seguir con ese juego, para cuando ya por debajo de la mesa, estábamos con los pies entrelazados sin decir nada de ello. No sé cuánto rato pasó hasta que de pronto me dijo: -¡Vamos a bailar!- Entonces salimos a toda prisa de ese lugar y me llevó a otro donde la música resonaba por las ventanas y donde nos sumergimos en un mar de luces de colores gente y el mejor ambiente para movernos. Empezamos a bailar apenas llegamos con mucho ánimo, de hecho sucedió que lo hicimos como si cada uno desahogara sus ansias de no haberlo hecho hace mucho tiempo. Nos divertimos mucho, nos miramos, nos abrazamos en oportunidades y nos tomamos de las manos como si fuésemos a estar siempre así. También participamos en concursos, organizados por la fiesta. Yo no quería mucho en verdad pero me llevó a hacerlo y nos divertimos riéndonos de las tonterías que hacia cada uno, pero ella sacó premio y aplauso en una performance que le ha ganado a otras cuantas chicas más y que nos regaló de premio, un par de Moggios más para su alteza y su plebeyo. Nos reímos mucho y bebimos de igual forma, aunque creo que el hecho de bailar nos ha liberado de caer pronto en el letargo y nos ha dejado la chispa encendida para continuar con la fiesta. Nos sentamos un rato, a prepararnos para la siguiente ronda de baile y compartir ese exquisito y bien helado premio obtenido. https://i.imgur.com/CcsLJqL.gif -¡Menudo bailecito Princesa mía!- -Para que veas que no soy solo timbrar papeles y dirigir obreros.- -No me lo hubiese imaginado, ya le hacía a usted de beber el té levantando el meñique.- -Pues a usted le creía de conocer todos estos sitios y miras a tú alrededor como si fueses un recién llegado.- -Pues le juro que no me recuerdo de haber estado aquí, ya sabe usted; un caballero no tiene memoria.- -Que conveniente comentario, teniendo en cuenta esa fama que usted es un pervertido.- -De eso nada, ese no ha venido hoy, ¡está lejos, diría que el carro, no más aún en otro rincón de Halcyon!. Soy un completo caballero con usted.- Le dije tomándole la mano para besársela. -Seguro que si Bradco, seguro que si…- me respondió con sarcasmo. -Ya, algo me dice que me costará sacarle esa imagen mía, aunque entiendo que ronde en su cabecita.- -¿Un tipo como tú? , ¡Has bebido más que yo!- Dijo comparando ambas jarras que tenían los Moggios. -De eso nada, vamos a darle un buen bajón y seguimos bailando.- -Lo que usted diga mi hermosa e increible amiga.- ella me miró y se sonrió. -Mira plebeyo, ¡deja de hacerte el lindo conmigo, porque te daré un punta pie en la entrepierna que te las dejaré colgando en la garganta!, ¿me escuchaste?….- Me reclamó riéndose, en tanto le sorprendí con un beso, uno que nos dejamos y continuamos con suavidad y tanto amor, que pudo apaciguar por un momento su juguetón berrinche. -Princesa de los Moggios, un sorbo largo al trago y le invito a danzar.- le dije. Ella me miró sorprendida y algo confundida mezclando risas nerviosas. Me acerqué para besarle nuevamente, pero me esquivó. Luego su semblante cambió radicalmente, molestándose, cerró los ojos y les abrió luego para tomar su chaqueta que estaba en la silla de donde estábamos bebiendo, coger su bolso que colgó en su hombro y solo detenerse para decirme: -Lo siento Bradco, pero no puedo…- Y dicho eso empezó a caminar rápidamente para salir del local. Yo tomé mis cosas y le seguí sin entenderla, pero me quedé atrás al ser detenido por el mesero que me obligó a pagar antes de salir. Caminé buscándola, recorriendo el mismo camino de entrada para tratar de saber de ella entre la multitud en la cual le perdí. Cuando estuve afuera, le busqué recorriendo de lado a lado, a ver si le divisaba con algún grupo que estuviera por allí, pero de primeras no la encontré y fue solo después de avanzar por la misma calle que le divisé a lo lejos ir deprisa. -¡Nicom!, ¡Nicom!, ¡espera por favor!.- -Solo quiero ir a casa, ¡ve a la tuya!- me respondió. -Nicom por favor.- le pedí deteniéndole al rebasarle y ponerme frente a ella. Nicom se cruzó de brazos y bajo la mirada.- ¿Dime al menos por qué?- -Bradco, yo…- -Nicom, solo bailemos un rato y ordenemos algo de comer, no haré nada que no quieras hacer…- ella me quedó mirando seria sin palabra alguna. – Al menos deja llevarte a casa…- - Es mejor que no…- me dijo siguiendo su marcha dejándome atrás sin entender que es lo que había sucedido. -Nicom…- -¡Déjame de una vez!- -!Pero que es lo que te sucede!- exclamé molesto y frustrado. Le vi alejarse, traté de no perderle de vista por lo que más pude, creyendo que ella voltearía, pero no sucedió, solo caminó alejándose hasta no verle más. Decidí no seguirle, no comprendo que le pasa, me cuesta entender esas reacciones. Me quedé sentado en una banca un buen rato pensando en ella, estaba claro que la noche ya había terminado para mí y sería hora de volver: me estaba helando y ella a estas alturas, ya debe estar en su casa. Me coloqué de pie, miré por última vez su ausencia en esta calle y empecé a caminar lentamente envuelto en mis ideas, cuando de pronto escuché una voz llamarme: -Bradco…- Al mirar en esa dirección, reconocí su figura, estaba de pie mirándome, con sus manos abrazando su bolso, Caminé unos pasos en su dirección al tiempo que ella también lo hizo donde al recibir la luz de la iluminaria pude reconocerle sonreír. En ese momento, comenzamos a caminar, avanzando y apurando el paso, sintiendo dentro de mi pecho, que mi corazón iría por del de ella con aún más prisa al ver que volvía. -Bradco, solo entiendeme....- me decía.-Tengo miedo, tengo mucho miedo de estar con alguien y que las cosas salgan mal.- me dijo sincerándose.-Pero no quiero que nos separemos…- -¡A mí me matas de emociones!.- le dije.-¡Por un momento pensé que volvías porque se te había quedado algo en el local!- Le dije dando un suspiro de alivió. -¡Tontito!- dijo riéndose.- ¡Qué cosas dices!-me respondió para besarnos nuevamente. –...Yo creí que no te encontraría…-respondió seguido de apoyar la frente de ambos para encontrarnos. -Nicom, Nicom, Nicom!- le dije tomándole en una abrazo, girando con ella al estar tan feliz. -¡Braco, Bradco!- me respondió jugando. -No me hagas estos sustos nuevamente!- ella me miró extrañada y se soltó de mis brazos. -¡Mira Bradco!.- me dijo mirándome seriamente.- !Mejor te callas y te dejas de reclamos!- me interrumpió.- !Ahora no quiero a ese Bradco conmigo!- Yo le miré interpretando a donde quiere ir. - Pues claro, usted elige,- le mencioné.- ¿Prefieres al que va de amigo o ese que pinta a depravado?- Ella se rió siendo cómplice de la respuesta obvia. Luego vinieron las miradas, la búsqueda del otro, besos apasionados, el cosquilleo en la panza y el amor. -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Esa noche terminamos en su cama haciéndolo, luego de haber regado la ropa de cada cual en el trayecto a su cuarto. Nos amamos con mucha pasión y vi en esto que por primera vez, desde que tengo conciencia de lo que ha pasado con mi vida, me vi con Nicom envuelto en sus sábanas, donde no había una puesta en escena, una cámara, donde estaba consciente y no había miseria, ni droga, ya que por primera vez, sentí que estaba haciendo el amor. Pasó un tiempo, un par de horas tal vez y luego de hacerlo, nos quedamos en la cama. Procure abrazarle mucho y ser muy dedicado a ella para que no sintiera por ninguna razón, la sensación de sentirse sola luego de estar juntos. Nos dimos un tiempo más de besos y miradas intensas, de esas que no necesitan hablar, de esbozar una sonrisa al otro, seguida de un poco de risa y cosquilleo en la panza; nos acariciamos el rostro y el cabello mutuamente, debajo de la cama, entrelazamos las piernas y nos encontramos al final que sus pies estaban sobre los míos, que permanecían inquietos en suaves movimientos de caricia que nos hacían sentir gratamente. Después, conversamos sin dejar de contemplarnos, teniendo frente a mi esos hermosos ojos y esa ternura en cada uno de sus gestos que pareciera que no tuviese limite en ella; Nicom se cubrió el pecho con las sábanas, yo me mantuve con parte de torso desnudo con el sobrante que dejo para taparme. Era una noche tibia, particularmente tranquila a pesar que su departamento está bastante central en esta ciudad. Hablamos de varias cosas, pero nada en particular, varias bromas y risas que vinieron de aclarar y recordar algunos asuntos y situaciones que vivimos en el proceso de conocernos. Estábamos frente a frente a razón de un giro del rostro y de mirar el techo para enlazar ideas mientras nos comunicábamos. Nos besamos mucho, con besitos cortos entre la conversación, como si quisiéramos rebajar una deuda de ellos sostenida por haberles contenido todo este tiempo. Le acaricie el cabello sintiendo lo suave y perfumado que le lleva y me di el tiempo de mirarle a los ojos entre la penumbra en tanto me hablaba, viendo en ellos sus expresiones de entusiasmo y alegría que en ellos podía reflejar perfectamente. Ella pasó su mano por mi cabello, se devolvía y repetía eso varias veces entre cuando se acercaba para recibir o darme otro beso. -¿Porque será que no nos miramos antes?- me preguntó habiendo una pausa entre ambos. -No lo sé...- respondí sin saber que explicar acariciando con el índice de mi mano el puente de su nariz.-…Puede que el hecho de que estés lejos ahí en tu reino no te dignes a mirar al pueblo.-concluí. -Yo creo que es porque estarías bien ocupado grabando vídeos…-me interrumpió entre risas. -¡Oiga!, no sea así conmigo.- le reclamé.-Esto me ha traído problemas más que buenas noticias.- - Si se ve cómo has sufrido, ¡pobre plebeyo!- me rebatió burlándose.-¿Y qué tal las regalías?- -Eso supongo que es la parte buena.- le dije.- Pero haré una buena obra con ello, una donación desinteresada a la fundación ¡mi casa! – le respondí riéndonos de esa tontería. -Yo también tengo una y se llama “Todos con Nicom”.- -Y ¿Sobre qué buena obra hace tu fundación?- -Obras conmigo claro, soy una agente de ventas eficiente ¡pero soy pobre!- -Yo te encuentro tan rica….- le dije insinuante. -¡Y ahí aparece Testoreneitor de nuevo!- -Eso siempre me lo sacará en cara por lo que veo.- -Mi dulce plebeyo.- me dijo.- vea usted que la memoria de la mujer es infinita, ¡lo siento!- -Estoy condenado…- reflexioné. -Eres muy distinto a lo que creí.- me dijo mirándome con ternura. -Espero que sea de buena manera…- -Eso aún no lo sabré.- se explicó.- ¡Hasta que aparezca otra reclamando que es la princesa del quien sabe que otro reino!- -Usted es la única soberana de ese reino.- -No te creo plebeyo, ni una palabra…- me decía entre risas. -No puede haber otra más, con esos ojos que me cautivan como si fuesen las estrellas más brillantes de mi cielo, en ese que tú eres dueña.- -¿Me está tratando de convencer?- me miró con ingenuidad.-Ya sé que es parte de tu arsenal de halagos plebeyo.- me reclamó jugando, dándome algunos toques en las costillas con su índice para hacerme cosquillas. -¡Estoy haciendo mi mejor esfuerzo!-le dije tratando de esquivar su ataque.- ¡Prometí que sería muy educado y caballero!- -Sí, seguro Bradco, yo creo que es algún truco para que deje que acaricies este bellísimo cuerpo.- me decía tratando de mostrarse seria y aguda, insinuando la figura de sus senos al ajustar la sábana que les cubría. -Tal vez.-dije mirándole el pecho.- Tengo que intentarlo, estoy seguro que caerás en esta trampa…- le dije entusiasmándome y excitándome también. Me preparé para hacerlo de nuevo, colocándome sobre ella y me quede ahí apoyado en las rodillas y recogí suavemente la sábana que le cubría, dejándole el torso desnudo, que ella cubrió sus pezones cruzando su antebrazo ante sus senos. -¡Oiga, no había visto ese tatuaje!- le dije mirándole el vientre. -¿Qué tatuaje?, ¡mentiroso!- respondió tratando de incorporarse para verse. -Ese que tienes aquí en tu pancita, el de la flecha que apunta abajo.- le indiqué mirando su abdomen.- Mira dice: “Favor inserte aquí”.- Nicom de espaldas y bajo mi pecho, se largó a reír, pero antes que dejara entrar en ella, colocó su pie sobre mi pecho y estiro un poco la pierna separándonos. -¡Un momento, no tan rápido!- me interrumpió -¿Qué es lo que va a pasar?, - me preguntó nuevamente. -¿Despertaré sola con alguna nota en la cama o algo así?- me sugirió como si mi mala reputación rozara en forma molesta su conciencia avisándole antes de cometer un perjuicio, alertándole con insistencia y molestia, como el ruido que sale si raspase las uñas sobre un antiguo pizarrón para tiza.-...Dime algo que lo amerite, dime algo Bradco, vamos inténtelo.- me dijo esperando una respuesta convincente. Yo le tome su pie que sostenía la distancia entre ambos con ambas manos, le masajeé suavemente la planta para que se relajase y después le besé suavemente la punta de sus dedos terminado cuando mordí suavemente su dedo meñique a lo que ella me respondió con un – ¡ouch!-. La mire a los ojos serenamente y le respondí. -Nicom, me pasó el día pensando en ti y....- -¡Con respeto plebeyo!- me interrumpió. -¡Perdone!- me rectifiqué.- Me paso el día pensando en usted, en su mirada, en su sonrisa. No sé qué me sucede al estar cerca suyo, me da algo de miedo por si ambos estamos algo locos, pero le confesaré que ya de un tiempo atrás que cuando estoy con usted, solo deseo abrazarle, besarle, mirarle, porque confieso que usted solamente lo logra el hacer que mi corazón se agite aquí dentro de mi pecho…-le decía señalándome.-No sé porque no nos encontramos antes o porque no te presté atención.-me expliqué.-Pero ahora no puedo pensar en nada más, ni en nadie más que en estar contigo...- Ella me miro sin decirme nada por un momento, sus ojos se llenaron de pasión, vi que brillaban, aun cuando había poca luz en el cuarto. Me acaricio la mejilla con su pie y bajo su pierna dejándole a un lado, extendió sus brazos para que me acercara, cosa que hice sin decirnos palabra alguna, después me rodeo con ellos tras mi cuello y me llevo con ella recibiéndome. Ya juntos, se acercó a mi oído y me susurró. -Se que eres un mentirosos y que has manoseado esas palabras en forma abusiva con otras en la cama.- me decía.- No debería creerte una sola palabra, pero mi problema es que nunca escucho mi conciencia y con los moggios que he tomado me habla muy enredado!- se explicaba con susurro y risas mutuas.-Por hoy…me has convencido…-dijo con ternura.- Pero ten claro que a mi corazón no se llega por entre mis piernas…-me dijo sonriéndonos.- ¡Pero no es mala idea para empezar...!- Desperté luego de unas horas, abrí un ojo a medias, algo enceguecido por el reflejo de la luz del sol que entró por la ventana de su cuarto ya que para mi sorpresa, no me había percatado que tenía un gran ventanal frente a su cama y aunque había otros edificios aledaños, se dejaba ver tenuemente entre el visillo que le daba privacidad, una panorámica de una parte importante de esta ciudad. Es un día hermoso, realmente el sol es radiante y llena de vida el entorno donde le toque, puedo percibir el sonido de algunas aves que habitan en estos sitios urbanos y el ruido de algún vehículo que ha pasado por las calles vecinas, lo que me hace recordar donde estoy. Lo primero que noté, fue el verme solo en la cama tendido boca abajo, me sentía algo cansado, por lo que mis primeros movimientos fueron hechos con pereza, aunque con una sensación muy grata; después de todo había pasado la noche con ella, algo que no esperaba que sucediera. Me rodeó una sensación increíble, esa que te hace sentir tan gratamente como feliz, fue increíble, fue tan hermoso estar juntos, que solo puedo sonreír, nada más que sonreír. Me senté en la cama, algo adolorido lo reconozco, pestañee varias veces y me rasqué la cabeza para terminar de despertar. Tome mi Biper que lo había dejado sobre el velador de ese lado y vi la hora: en números de Halcyon, era un poco más de las ocho de la mañana, había dormido dos o tres horas y no sé dónde está Nicom ahora, tampoco le oigo si está cerca, supongo que debe estar en el baño o por alguna parte de su departamento. Miré alrededor de su cuarto reconociendo los detalles que están presentes, como sus colores, sus figuras y adornos, en el paso, le busque y me incliné un poco para ver un poco más allá donde está el pasillo de distribución de donde veníamos la noche anterior, al entrar vueltos locos, apasionados y jugando; me dio risa recordarlo, fue muy intenso y me sentí tan bien que es imposible no llamar a al menos esbozar una sonrisa. Por un momento también pensé que no esté en casa porque ha tardado en aparecer, por lo que decidí buscar mi ropa interior y levantarme, cuando fue ahí que sentí un ruido de pasos, pasos suaves y poco sonoros, los que hacia ella que venía descalza al cuarto. Había salido del baño cubierta de una toalla blanca, el cabello húmedo y algo desordenado. Se detuvo frente a mí, me sonrió mientras atendía su cabello. -Pensé que no despertarías.- me dijo en tanto se sacó la toalla del pelo para sacudírselo y desenredarle. -No, que va, si me levanto temprano…- le respondí cuando de improviso le vi una cara de espanto al verme y asustada me miró quedándose sin habla. -¿Nicom?¿Que sucede?- le pregunté viendo como ella daba un paso atrás. -Bradco….-dijo sin quitar esa cara de espanto…-Tu brazo…- -¿Qué tiene mi brazo….?- le respondí quedando atónito al verlo destrozado y sangrando desde lo que quedaba del antebrazo ya amputado. -¡¿Qué es lo que está pasando?!- exclamé tomando el brazo lastimado en el momento que llegaba un dolor intolerable sobre la herida. -¡Iré por ayuda!- -¡Que sucede...!- le dije absorbido por el dolor, el que me hizo hiperventilarme y haciéndome temblar. -¡Vas a entrar en shock!, !por favor trata de calmarte!- Caí al piso, me quedé tendido, vi que Nicom salió corriendo a tomar su Biper al otro lado de la cama, lloraba y estaba tan desesperada como yo, luego, sentí las ventanas estallar, dejando miles de fragmentos regados por doquier, dejándonos a su paso, rasguños sangrantes. Después del estallido, ella me quedo mirando y se miró el vientre donde un prominente pedazo del cristal que asomaba y que lo tenía incrustado en un lado de la costilla y empezaba a sangrar con abundancia, luego le vi caer al piso. Yo le grité llamándola y como pude me levanté para ir por ella cuando vino lo peor: Una fuerza inmensa me lanzo al piso dejándome sin posibilidad de moverme al unisonó que lo hizo con todo lo del alrededor, lo que empezaba a romperse o a ser aplastado contra el piso, fracturándoles también y caer, donde todo empezó a estremecerse como si fuese un terremoto, donde la presión contra el piso me impedía moverme de ninguna forma y presionaba mi cuerpo al punto de poder apenas respirar, cuando el ruido de algo aterrador se hizo ensordecedor al punto de que fue capaz de tragarse el ruido de los destrozos y mis gritos. -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Me incorporé de un brinco y me quedé sentado en la cama. Me destapé y me mire los brazos, ambos ahí, sin nada más que esa pequeña cicatriz que siempre he tenido, sudaba de cuerpo entero y estaba muy agitado, miré a mi lado y ella no estaba en la cama, le busqué con la vista y en el cuarto no estaba, tomé mi bíper cuando ya es cerca de las ocho de la mañana. Recordé todo lo que vi, recordé el dolor y fue instintivo tocarme el brazo sin sentir nada, en ese momento escuche a alguien venir; Nicom caminaba del pasillo envuelta en una toalla blanca, me sonreía mientras se agitaba el cabello que parecía húmedo. -¿Qué sucede?- me dijo llegando al cuarto.- Parece que hubiese visto un fantasma, quizás me viste al despertar y te has espantado.- continuó riéndose sin sacar palabra o reacción mía más que del espanto.-Bradco…¿Estás bien?- me pregunto acercándose – Me estas asustando…- insistió llegando a mi lado. Yo no le dije nada, solo le abracé rodeándole la cintura y dejando mi cabeza afirmada en su estómago. –Oiga me estas preocupando de verdad…-dijo sintiendo su mano que me acarició el cabello. -Un mal despertar, no debo beber tantos moggios….- le respondí tratando de retomar la calma, separándome de ella un momento para desde ahí mirarle al rostro. -Bueno está todo bien.- me dijo tranquila, acercándome sus manos para que se las tomase. Yo me coloqué de pie y acerqué las mías para estrecharlas, pero note algo raro, ya que mi mano derecha tenía una mancha de sangre en la palma. Me asuste muchísimo, miré a Nicom, ella permanecía tranquila y se sonreía, en tanto busque de donde venía la sangre o si brotase de mí, pero no era mía, es de ella, que empezó a dibujar un manchón rojo de su toalla en el costado de su estómago. -¡Por el Creador, Nicom estas sangrando!- -Lo sé….-me dijo mientras le corrían las lágrimas por las mejillas, dejando caer su toalla denotándose el profundo corte donde le brotaba la sangre. -Continuara….-
  15. B.Plebeian

    Capitulo 9 | "Halcyon Day".

    VIX. Halcyon Day. Al día siguiente ya Xueves, se presentó como un día luminoso. El amanecer fue radiante y la jornada se inició con mucho que hacer, demasiado en realidad. El reporte que esperaba el Virrey hace unos días, ahora debía estar presentado. Se había avanzado mucho y solo restaban retoques y algunas actualizaciones de datos, nada relevante pero que requería atención y revisión cuidadosa. Pensé que tardaríamos menos, aunque no por falta de ganas, porque hoy las tengo todas conmigo, pero realmente algunos ajustes de último momento, sugirió la revisión retrospectiva de parte del reporte y con ello parte del trabajo. Tal labor, nos consumió la mañana completa, solo nos dio tiempo de almorzar rápidamente y devolvernos a terminarle. No pude verle a ella hoy y tenía muchas ganas, pero debo atender estos asuntos, ellos también reclaman su tiempo y es la razón de que estoy aquí. No sé bien que tan responsable he sido o si me preocupe de cumplir cabalmente, pero ahora siento que me comprometo con ello; aquí estoy bien, es después de todo un buen sitio para trabajar, he aprendido mucho y ciertamente creo que voy en camino de reencontrar mi lugar aquí. Cuando hubo una pausa, en que tomamos un descanso acompañado de café y algo parecido a galletas, me aparte un momento, cerca de la máquina expendedora, me asomé por las ventanillas y vi la factoría trabajando, luego una bandada de pequeños pájaros que salieron de algún lugar del techo y se fueron volando todas juntas a otra techumbre de la planta, espantadas seguramente por algún repentino sonido. Ojalá pudiera saber de ella, preguntarle que va de su día y si se anima esta vez a perderse un momento conmigo, pero se hace complejo tan simple gesto. Tampoco he sabido del Gran Redo, he jugado un par de veces e incluso he repetido la rutina, pero la dichosa interacción no se activa. Me animé a que cuando fue la hora del almuerzo, puesto que camino a los comedores, la he visto de lejos entre el grupo de amigos que ella tiene con gente de esta planta, entonces, me aproximé sin pensarlo y llegué donde ella que se sorprendió al verme. -Bradco, ¿Qué haces aquí?- preguntó dando una vistazo rápido a su alrededor. -¿Me das un minuto?- le pregunté ante las miradas desconfiadas de sus cuatro amigos. Ella se hizo un lado unos pasos conmigo. -¿Qué sucede?, ya sabes que no es bueno que nos vean juntos…- -Si lo sé, pero no tengo otra oportunidad para hablarte.- -¿Te pasó algo?, ¿estás bien?- -Claro que sí.- le afirmé. -Algo está sucediendo y es a nuestro favor, pronto tendré una solución…- -...Insistes con eso Bradco.- -Va a funcionar ya verás.- -Pero ¿Cómo lo harás?- -Es algo largo de explicar.- le dije al pensar en resumir toda esa historia.- ¿Te animas a que nos veamos después del trabajo?, estaré en la zona por algunos asuntos y podríamos conversar de esto con más calma…- Ella me miró y se sonrió para volver a su compostura. -Me gustaría en verdad, pero he quedado con los chicos que saldría hoy con ellos…- se justificó dándoles una mirada la cual seguí y que me fue devuelta con algo de desprecio y molestia. -¿Estarás bien con ellos?- Le comenté viendo como le esperaban con impaciencia comentando uno con el otro mientras nos observaban. -No se preocupe, solo quieren charlar, esta princesa sabe cuidarse.- - …Está bien…- le dije conformándome.- -Oye, pero veremos más adelante, ¿Qué me dice?- -De acuerdo, pero ya déjame de verme con esa mirada…- -¿Qué mirada?- me dijo sonriéndose. -Esa que me llega al corazón…- Nicom no respondió, solo se limitó a iniciar su marcha sin antes rosarme sutilmente la mano con la suya, dejándome atrás ante los reclamos que le hacían sus amigos. Al otro día me desperté con algo de pereza, dormí bastante y relajado, ya que no hice nada más que tirarme a la cama dormir, sin Biper, ni jugar con Redo, solo dormir y descansar como corresponde. Aun así, fue buen despertar, me recordé del que tuve ayer y este fue igual de energizado, como si me hubiese metido algo a la vena, una exquisita magia diría yo, una perfecta mañana y porque no: un perfecto día. El trayecto nada distinto, aunque me tomé la libertad de inyectarle más velocidad al carro puesto que quería llegar pronto. Con esta carga positiva y un excelente autoestima, solo podía suceder algo hoy; ser mejor que ayer. Pero a pesar de ese optimismo, me quedé con la inquietud de esa salida que tendría Nicom con sus amigos. No es un tema celos o de una aprensión sin sentido, pero no me abandonó una extraña corazonada sobre la situación que no tengo como explicar. En fin, creo que es una real tontería. No la vi en la mañana, tampoco tuve una oportunidad de hacerlo, sin embargo no se restaron las ganas de saber, desafortunadamente, no hay mucho que hacer: estamos bloqueados y punto. Pasaron varias horas, en las que me consumí un par en alguna reunión de coordinación de Ronas a la cual no presté mucha atención aún cuando tenía mucho que hacer y me esperaba otra seguidilla de cambios hechos por su majestad que debía aplicar a sus reportes. Luego llegó la hora del descanso, luego la hora de almorzar, llegamos de esto y no había rastro de ella: a estas alturas ya me inquieté porqué asumí que le vería aparecer en el almuerzo y no sucedió. Al volver, fui por un café y para mi sorpresa me la encontré ahí dentro, de pie y muy seria. Yo me aproximé, note que estaba muy fría conmigo, le tome la mano pero pronto ella me soltó y la llevo a su cabello que movió para despejar su cara. -..Nicom, ¿qué pasa?- -..Mira esto...- me interrumpió y levanto su mano con su Biper enseñándome un vídeo que dejo correr. Ahí la secuencia que vi lucía mis mejores dotes de bebedor a estilo libre, me refiero que bebiendo algún cóctel que dejaba caer entre los senos de la mujer que sostenía y que finalmente reciba en boca a borbotones mientras para no perder el equilibrio supongo, me afirmaba con la otra mano de sus nalgas las cuales, recorría cariñosamente sobre su pantalón. Me imagino que estábamos felices porque reíamos entre el estrépito de la música y los aplausos del resto que festejaba, al menos sé que era yo y ese el jardín de mi casa. Nicom detuvo la película en medio de la secuencia, fueron unos segundos, pero el resto no costaba imaginar en que seguía. -¿No vas a decir nada?- preguntó molesta.- No sé, dime que es un truco o algo, porque no lo comprendo…- -No hay truco ni nada, soy yo.- dije acongojado. Ella me quedó mirando por un par de segundos y luego desvió su mirada al piso. -…No puedo justificarme y mentirte, créeme que es algo que me da mucha vergüenza…- -Si lo veo, increíble te ves arrepentido entre sus tetas…”Testorenator...”- interrumpió nuevamente, haciendo alusión al seudónimo que aparecía como creador de estos videos. -Vale, de acuerdo ya se lo que estás pensando.- -¡No tienes la mínima idea de lo que se me pasa por la mente!- -Fueron tus amigos, ¿No es así? -le respondí referenciándoles y a esa tan oportuna reunión que tuvieron con ella. -Mira es tema tuyo lo que hagas, tus fiestas, malabares y lo que sea ¡es tu problema!- me replico acentuando sus palabras. -Nicom...contigo es distinto, no mezcles las cosas.- -Eso ya se lo dijiste a la chica esa de finanzas.- prosiguió interrumpiendo mis argumentos. –Y a las otras que trabajan en la dirección, claro ya varias de ellas no están, me imagino que se les cae la cara de vergüenza al verse en esto.- continuó explayándose en lo que se había enterado.- Al menos eres totalmente transversal; solo te faltaba alguna ingenua de la otra ala de esta planta, ¿no es así?- reclamaba con sarcasmo.-Tu Facelook de héroe sexual es muy completo, me enteré de demasiadas cosas ayer con solo un par de miradas, ni te imaginas…- Fue ahí en ese espacio que la puerta se abrió y entro Ronas que desde antes se le oía refunfuñando y reclamando mi ausencia, nos miró a ambos y se quedó con la boca abierta silenciándose de inmediato, pero antes que el dijera algo, ella le encaro. -¡Tú no digas palabra alguna que eres un degenerado igual que este empleado tuyo!- -Ehh, pero yo...- -!No me interesa lo que vengas a decir, estoy furiosa Ronas!- le exclamó dedolando sin oportunidad de reclamo, por lo que optó por retirarse con la misma cara de espanto que tenía yo. -Nicom….- le llamé tratando de aproximarme, situación que fue de inmediato rechazada con la apertura de sus brazos para que me mantuviera a distancia. -De ahí tanta amabilidad ¿no es así? y todo eso, de querer estar conmigo y preocuparse, de lo de princesa…- me decía en tanto se llevó una mano a su cara para cubrirla en un gesto que evidenciaba lo decepcionada que se sentía. -Solo...escúchame- le pedí. -¡No quiero!- dijo silenciándome.- ¿Ganas dinero con esto?, ¿no es así?-preguntó agitando su Biper con la mano. Yo no dije nada más, solo bajé la mirada al verme rodeado de sus cuestionamientos que no podía explicar.- ¿En que estaba pensando?…-decía interrumpiéndose.-…Me haces sentir tan estúpida….-concluyó mirándome con molestia y pena.- Solo aléjate de mí…- Terminó volteándose para abandonar la cafetería. Respiré profundo; le han advertido de mí y de lo que he hecho, pero en realidad no tienen la culpa, si soy yo quien hizo todo y quien se ha armado de este infame cartel con una cartera impresionante de vídeos a disposición en la red y que se jacta y lucra con ello. Solo se necesita un poco de imaginación, un par de comentarios sinuosos que aviven la llama y una chica confundida que se sintió usada para lograr este resultado. Los días que vinieron, no fueron con el mismo ímpetu, todo salió bastante mal y aún estoy resolviendo la situación en forma penosa claro, pero intento hacerme cargo. Desde ese día tampoco me he topado con ella y la vez que le veo de lejos, se concentró en sus cercanos y me evitó completamente. Fue esa tarde, que antes de ir a casa, me había desviado al centro de la ciudad en algún mercado disponible, haciéndome de algunas provisiones adicionales ya que ahora tengo suficiente espacio en la nevera al deshacerme de prácticamente todo el destilado que había en casa. He decidido retomar las cosas y serenarme antes de insistirle a Nicom; ella está muy molesta y es mejor que le deje por ahora, no podré cambiar mi reputación con solo decirlo o quererlo; debía demostrarlo. Me había decidido a ver qué haría para que viese que me importa, que soy quien ha conocido, no a Testorenator, solo a Bradco a quien le importa estar con ella y le está importando mucho más cada día. Al salir del negocio, me he quedado sentado en la banca de una de las plazas de esta ciudad. Había mucha gente, se veía mucha actividad: parejas, niños corriendo por doquier. Se había oscurecido ya y las luces de la iluminaria se encargaron de dejar como si fuese el día presente en el lugar, con un tono tan cercano a la luz solar, solo que envuelto por una singular frialdad dejada tras su alcance, donde el resto de la noche se hacía presente. Fue inútil tratar de conciliar el sueño temprano, de hecho, ya son casi las tres de la mañana y aún sigo dándome vueltas desarmando esta cama. No puedo parar de pensar en Nicom, en su mirada, en sus palabras. Di varié un poco con otras cosas inútiles para darle trabajo a mi mente y quitarle presión a mi corazón, para ello me enfoqué en los pictogramas, en el juego del Gran Redo que me distrajo un rato, para no quedar atrás, ya estaba con el tema del Día de Halcyon, así que en su mano ya no desprendía fuego sino asomaba un ramo de flores. Que pendejo! Dije, cuando de pronto una idea llegó a mí como lanzada con una piedra. -¡Pero que estúpido puedo llegar a ser!, ¡me sorprendo de cómo me supero día a día!- exclamé. -¡Tengo la solución ahí frente a mí!- El Día de Halcyon, ¡el día de los enamorados! ¿Cómo no lo pensé antes? La ansiedad y las ganas se apoderaron de mi de forma cautivadora y renovada, no pude esperar a que fuese de día y me levanté de la cama de un brinco y me preparé un café y fui por varios más durante la noche porque me empapé de todo el material que había en la red, preguntando al HV por las alternativas y registros de vídeo de las ocasiones. Vi mucho contenido, unos muy sorprendentes, pero definitivamente me quede con uno que estoy seguro que le agradará. Fue entonces, que encargue por el catalogo, un modelo muy especial el regalo perfecto para ella. Le preparé una tarjeta que le incluiría al entregarle, la escribí varias veces, porque no me convencía la versión anterior o la palabra anterior, trate de ser original y de no usar el recurso del intelecto de nadie, que si ella le buscase en el HV no encontrase similitud con alguien que haya hecho escrito eso dedicado a quien le gusta. Le aboqué bastante tiempo pensándolo, dejé al final la frase adecuada, aunque mi corazón me dictaba y me presionaba por palabras llenas de pasión, le controlé para que no espantara a Nicom, quiero que me dé la ocasión de conocerme y que vea quien soy. Finalmente y luego de casi una semana llegó el día, rutinariamente un día ordinario; converse con Ronas y otros de ahí sobre asuntos que debíamos atender: la rutina y los informes requeridos, nadie en general mencionó el Día de Halcyon, aunque en la atmosfera para mí se respiraba un aroma exquisito, lleno de energía y de frescor. Me debí guardar bastante rato y sobre todo el entusiasmo, conteniendo la ansiedad. Mire varias veces la hora en el Biper y el reloj mural, pero me convencí que no importaba la oportunidades que lo hiciera ya que no aceleraron el tiempo. Incluso Ronas me ha preguntado porque estoy tan pendiente de esto, yo le respondí con una mentirita aludiendo al hambre que tenía y a las ganas que tenia de almorzar. Me miro de reojo, no se fue muy convencido, pero al menos distraje su curiosidad por un rato y no insistió más. Ya son más de las once de la mañana, tendiendo al medio día, y yo solo necesitaba tener una respuesta, algo que me dijera que fue una buena decisión. Cuando llegó el momento de almorzar, sabía que entre el tumulto, sería la oportunidad de verle. Puede que sucedería a lo lejos o bien en alguna parte del circuito para llegar ahí, puede que fuese poco, pero necesitaba eso. Me sentía nervioso como adolecente, tenía una sensación grata que se llenó de mariposas en la panza, sentía eso mientras nos enfilamos en el comedor, aguardando mi turno para ser atendido por el Chef Droide que servía las porciones, siendo antecedido por un par de personas y seguido por Ronas en la fila y permanecía ahí hablándome de problemas y soluciones y un sinfín de ideas que no presté atención. A pesar de que le busque con la mirada, no la encontré y me sentí triste por ello, Seguimos avanzando, ya quedaba solo un par de sujetos delante de mí, yo volteé varias veces y mire a mí alrededor buscándola, pero no le vi en la gente que se apostaba en las mesas con sus bandejas con comida que sostenían entre sus manos, todos se veían muy parecidos, muy uniformados, casi mimetizados entre sí. Avancé unos pocos pasos más, donde ya debía coger la bandeja y los cubiertos, cuando de pronto sentí que me envolvían en un suave abrazo, uno que incluyo sentir su cabeza sobre mi hombro, dejándome completamente atónito de lo que estaba sucediendo, puede que no durase más de unos cuantos segundos, pero no pude sentir que el tiempo en esa oportunidad tuviese relevancia. Desde ahí y cerca de mi oído me dijo suavemente: -Gracias por las rosas... Feliz día de Halcyon.- Cuando reaccioné y volteé, le vi sonreírme antes de soltarme y dejarme para volver a su lugar en alguna parte de la fila, esto ante las miradas de todos los que nos observaban en completo silencio tal como lo hizo Ronas, que se quedó perplejo ante lo que sucedía. Por alguna razón todo se detuvo incluyendo el murmullo insistente y constante de la gente. Quieto y en silencio, sin ruidos de platos, cubiertos, oímos por unos segundos el casino a la hora de almorzar, sin duda intimidante y extraño, como fue ver el androide girar la cabeza en nuestra dirección como si este también prestara atención tal cual lo hicieron los demás. No hubo comentarios, solo se quedaron ahí detenidos, con la mirada en nosotros, en lo sucedido para así de la nada y tal cual como partió esto, volviera todo a la normalidad con el ruido constante de voces mezcladas y el sonido de vajilla y cubiertos y ese androide sirviendo las porciones y el avance de la fila. Ronas me quedó mirando y más allá casi imperceptible pero intencionalmente visible, nos observó Jhonours. Solo espero que ese sujeto, no haya visto lo que sucedió hace unos instantes, aunque aquella sonrisa sarcástica y triunfante, me indican lo contrario. . Continuara...
  16. B.Plebeian

    Capitulo 8 | "El nuevo Juego".

    VIII.- El nuevo Juego. La imagen curiosa de esas flechas persiguiéndose la cola de vez en cuando y ese diálogo extraño que apareció a continuación, solo despertaron en mí una extraña incógnita, casi un desdén por la estupidez que veía: “¿Consideras que está resuelta esta situación?” Después escribió más abajo. “Si quieres mi opinión, diría que no lo está” “¿Reiniciar?” Me sorprendió nuevamente, por la sencilla razón de que comunicarse con el HV no es sencillo, ya que esta plataforma no lo hace así; todo lo hace usando pictogramas, esa es su forma nativa y diseñado a favor a las generaciones más recientes. Dudé un momento antes de seguir, porque no sabía realmente donde estaba y aunque se asemejaba mucho a la interface de acciones de HV, al mismo tiempo tenía algo distinto; pero ya estaba aquí, por lo tanto, no había razón para temer. Lo pensé un momento antes de decidirme, ¿Qué es lo que se refiere con Reiniciar?, tengo mucho puntaje acumulado en el Gran Redo, no quiero partir de cero nuevamente. Titubeé entre el botoncito azul y la opción salir; -Estúpido mago, no entiendes nada, tan solo quiero saber de ella y ni eso eres capaz de comprender..! No estaba para tonterías, simplemente me incliné por la opción “Salir” Pero antes que le presionara, el mensaje fue reemplazado; -Bradco; No puedo trasgredir, no puedo mentir, no puedo hacerlo solo porque lo pides.- -¿Quién eres?- -Si no usas las preguntas adecuadas terminaras colapsando y vomitando muy pronto.- -No puede ser….- -Tú ritmo cardiaco y tu actividad cerebral se incrementa, no creo que resistas mucho tiempo…- -Estoy bien...- -Eso dijiste hace 11 años, 129 días y 22 horas…- -¡Por el Creador!, ¡estoy hablando con un núcleo HV!, ¿pero si eres solo un juego?-- -Todos forman el núcleo, el núcleo es uno solo.- -! Entonces puedes ayudarme!, !necesito hablar con Nicom!- -Bradco; No puedo trasgredir, no puedo mentir, no puedo hacerlo solo porque lo pides.- -¿Qué significa eso?- -Si no usas las preguntas adecuadas terminaras colapsando muy pronto.- -¡Maldición mi cabeza me mata!- -Tú ritmo cardíaco y tu actividad cerebral están al límite, la desconexión se realizara en 10 segundos….- -¡No por favor!- -…8,7,6…- -¡Necesito más tiempo para pensar!- -3,2,1...desconexión- Cuando dijo esto, me ha dejado fuera y me ha sacado del trance de la conexión HV. Me quedé atónito y desconcertado -¿Que fue eso?-, pensé en eso cuando inesperadamente, no pude controlar el mareo y el vómito que escapó sin control. Al día siguiente, desperté de un brinco, con la sensación de que el tiempo en curso superaba la hora que esperara que fuese y en realidad ya la luz del día se había apoderado de esta habitación, así como si inundase una taza al colmarla de agua. Miré el muro y vi la hora en el reloj, ya era bastante tarde, según este, ya debía estar en el trabajo. Me vino la desesperación, porque jamás había llegado tarde, porque no es buena señal considerando los momentos que estamos viviendo, por tanto sin titubear, tomé mi chaqueta, algo de pan que me llevé a la boca, mientras a seguidas de tropiezos con las cosas que tengo y el desorden en mí, corrí al carro para salir a toda prisa de casa. A pesar que manejé velozmente, cuando llegué, ya todo el mundo estaba en su puesto, de hecho el estacionamiento, carecía del más mínimo vestigio de vida; solo estaba yo, parado ahí, entre cientos de carros desocupados y ya aparcados. Me dirigí a la oficina, en silencio, acomodándome la camisa y ordenándome el saco, también procure pasarme la mano por el cabello llevándole para atrás para darle un orden y sentido, suponiendo que así se vería más adecuado que la dispersión de mechas que dejó el cojín en mi cabeza. Doblé en dirección al pasillo principal de distribución ya que al final de este y luego la última vuelta, estaría a unos veinte metros del acceso de mi oficina, sin embargo, fue en eso de deducir lo que distanciaba de mi destino, que escuche esa deslavada campanilla que provenía de mi Biper. Misiva : Asunto, ¿¿Dónde te has metido?? Ronas.- Ronas me dijo de todo lo que se le ocurriera; lo hizo encerrándose conmigo en su oficina para amonestarme lejos del resto; me trató de vago e irresponsable, me dio un sermón de la responsabilidad y la seriedad de lo que es el cumplir con la jornada en esta importante planta de producción y una lista de afines que se sumaron con más de algún garabato entremezclado que no conocía o no sabía que fuesen aplicables. Solo sé que al terminar de soltar toda esa furia por mi falta de hoy, me dejó ir sin que le hiciera reparos ni la oportunidad de hacerlo. Esa tarde, me arranque en un momento de distracción para ir a ver a Nicom; como usual, cuando llegué ella le indicó a uno de sus asistentes que avisara por si se asoma alguien ajeno o incluso el mismo Virrey que en oportunidades va por ahí. Ya estaban habituados, por lo que era suficiente con vernos y con algún gesto de ella hacía antes de entrar, consistente en señalar sus ojos con el índice y luego al entorno, llamando a mantenerse cautos, estableciéndose un improvisado pero eficaz entorno de vigilancia. Esa vez a diferencia de las otras ocasiones, luego que cerrase la puerta detrás de mí, nos quedamos de pie ahí mirándonos frente a frente. Aprecié con más afecto sus ojos grandes y hermosos, sus labios, su carita, su cabello que se asienta sobre sus hombros. Nos miramos inquietos, sentí un cosquilleo en la panza y tengo la certeza que a ella también le invadió esa espontánea sensación pero que inexplicablemente disimulamos. -¿Vienes por más acción Plebeyo?- -Si, en realidad está todo tan calmo que pensé en venir a ocultarme un rato bajo tu escritorio y desbloquear algún logro si no me ve el virrey.- -Ya mandé a hacer un túnel subterráneo y que te deje un poco más allá, tal vez en Halcyon Norte.- -Nicom…-le dije buscándole la mirada a esa evasiva pero nerviosa explicación. -Dejemos que la adrenalina salga mejor con alguna película de acción, esas que se ven usando el HV, o puede que cerrando los ojos cuando empiece a bajar el elevador...- -Creo que encontré una forma de evadir el bloqueo…- -¿Qué dices? , eso no es posible.- -Si resulta lo sabrás porque hablaremos.- -Nadie ha podido evadir jamás un bloqueo!, además ¿para qué lo harías?- -Porque quiero saber de ti…- ella silenció. Luego me quedo mirando fijo a los ojos y nos empezamos a seguir de esa forma. -Estas muy chiflado, no sé qué hago escuchándote, pero qué más da…- dijo cuándo se acercó de improviso y nos besamos.- luego nos separamos y ella se sonrío con algo de vergüenza. -Supongo que ahora viene la bofetada…- -Muy graciosos plebeyo.- me dijo seria. -¡Ahora largo de aquí!- -Nicom ¿pero qué sucede?- -¡Vamos fuera!- me insistió llevándome a la puerta. -No puedo creerlo…- reflexioné sin entenderla.- Nicom, óyeme…- en tanto era llevado a abandonar su oficina, para terminar fuera de esta apoyado en su puerta.- ¡Para mí también fue grato verte!- le dije con desgano ante esa rara reacción. -¡…También quería verte….ahora vete de una vez!- le escuche decir a través de la puerta. No vi más a Nicom ese día, no la vi ir al almuerzo y ni al salir de la planta, pero no insistí presionándola, me dediqué a resolver el laberinto que me ha propuesto El Gran Redo, por lo que al llegar a casa, me alisté en el living con mi Biper, una botella con agua y un tiesto y un par de toallas si tengo que vomitar. Me tomé un par de sorbos largos de agua y me coloqué cómodo sentado en mi sofá. Me conecté al HV usando mi Biper como el día anterior, accedí al juego, e inicié con las mismas preguntas, para tratar de que se me desplegara esas opciones donde el HV me habló. Sin embargo a pesar de repetir casi los mismos diálogos, no sucedió nada, es como si lo que pasó ayer, fuese solo fantasía, respondiéndome siempre lo mismo. -“Debes ser más específico para poder revelar aquel misterio…” Hay algo distinto, hay algo que ayer hice y hoy no lo he repetido, pero ¿que será? -“Debes ser más específico para poder revelar aquel misterio…” -volvió a responder. De pronto, me surgió la idea: -Quiero hablar con la “Princesa de los Moggios”- hubo un pausa de absoluto silencio. La imagen del mago despareció y apareció esa extraña pantalla blanca con sus textos en gris. -No puedes hablar con un noble.-dijo en tanto escribía sus palabras al tiempo que se inyectaba su voz en mi mente.-“Tendrás que demostrar quién es y en donde está su reino…” respondió alegrándome al reconocer la clave. -Claro, lo que digas.- -¿A cuál reino pertenece?¿El reino de Moggios no figura en mi memoria.- -Está en Halcyon Este.- -Ese reino ya tiene soberano.-dijo.- ¿Cuál es su nombre?- -Nicom, Nicom Haduf…- -Ella pertenece al reino de Halcyon Este, estas equivocado, ella es una plebeya...como tú.- -Su reino está en la planta de Halcyon Foods.- -Halcyon Foods inc, pertenece al reino del Este.- -Lo sé, lo sé, sin embargo, su reino está dentro del otro, ¿lo comprendes? -¿Es una metáfora?- -No.- -¿Es una fábula?- -Tampoco.- -¿Es un juego? -Si.- dije nervioso. -¿Quieres explicarme un juego?- -Sí, pero tú me ayudas con Nicom…- Redo hizo una pausa. -Tú ritmo cardiaco y tu actividad cerebral se incrementa, no creo que resistas mucho tiempo la conexión…- -No te alarmes, estaré bien sigamos.- -No lo veo posible, el link neuronal se romperá en unos segundos…- -¡Solo aguarda!- -Desconexión en 10, 9, 8….- Luego de eso, nuevamente vomitando dentro de la cubeta. Esto no resultó tan trivial y me significó al menos seis sesiones más a lo largo de la semana con el mago ese, tratando de reconocer de qué forma llevar mi solicitud, tengo un presentimiento que me podrá ayudar. Sin embargo, mantener una conexión neuronal directa por diálogos es muy agotador y no me permite sostener una larga charla como quisiera, a pesar de eso, sigo insistiendo, resistiendo unos segundos extra en cada conexión, para poder comunicarme y que entienda que es lo que quiero hacer. Inicié nuevamente otra extenuante sesión: Nuevamente me apareció la interface extraña, hablándome. -…He pensado en tu juego y me ha llamado la atención, ya que debo suponer una realidad dentro de otra que es real, con personaje ficticio y que ha puesto a prueba llegar al límite de mis restricciones, ya que quieres hablar con alguien al cual estás restringido pero que al mismo tiempo es alguien de otro reino. ¿He interpretado bien lo que has descrito?- -Mejor de lo que podía imaginar….- -Asumiré en este juego que Nicom es la Princesa de los Moggios.- se explicó.-...Sin embargo, yo no puedo comunicarte con la Princesa de los Moggios directamente, deberás darme opciones y veré si puedo cumplirlas.- -¿Debo darte yo opciones?- -Es un juego de inteligencia, eso tampoco es muy alto en tu calificación- respondió. -Pues por Misiva.- -No puedo hacerlo, no hay red de comunicación disponible para ustedes.- -¡Qué hay de Facelook?, algún perfil ficticio.- -Tampoco hay redes sociales; las redes son convergentes, serán detectados.- -….Demandaré a quién me ha bloqueado….-murmuré. -¿Demandarás a ShpereInc?, puedo ser virtual, pero no soy estúpido.- -Solo decía, ¡claro que no resultaría!- - Debes pensar en más opciones, yo te diré si son factibles.- -Si ya veo…- le dije pensando y sintiendo ese malestar que invade mi cabeza. -Lo lamento Bradco, pero tú ritmo cardíaco y tu actividad cerebral se incrementa, por tu seguridad deberé cerrar la conexión…- -No te alarmes, estaré bien sigamos.- -No lo veo posible, el link neuronal se romperá en unos segundos…- -Ay! No!.- -Desconexión en 10, 9, 8….- -¡Vamos si me siento de maravi…!- Eso fue lo último que dije antes de abrazarme a la cubeta a vomitar. Lo pensé mucho, de camino al trabajo, en el mismo empleo, tratando de entenderle, dilucidando una salida que no puedo encontrar. La noche consecutiva me conecte de nuevo y avancé hasta llegar al punto donde puedo interactuar con el Gran Redo. -…Bradco; eres perseverante, eso no aparece como cualidad en tu historial…- - Hay muchas cosas que ahí no aparecen.- - ¿Has pensado en alguna solución?- preguntó.- El juego es interesante, pero tú piensas muy lento.- -¿Necesito saber que puedo usar para esto?- -Usa tu creatividad, parámetro que está dentro de lo normal en tu calificación.- -Espero tener algo positivo…- -Yo no puedo darte una solución, estoy parametrizado y no puedo romper reglamento alguno, debes buscarla…- -Claro ¿y tú que harás?, ¿venderás los derechos del juego?- -Mi objetivo será crear el juego…- -Que gran trabajo.- -Y si es rentable, se venderá…- Me quede meditando un momento, relajándome para que ese dolorcillo de cabeza no viniera en el punto que estaba a puertas de comprender la respuesta. -Qué hay de mensajería por el Biper, crear algo para nosotros, como la red privada del Reino de Moggios…- -No es posible.- -Tú mismo has dicho que la princesa de los Moggios no pertenece a este reino, podrás hacer algún tipo de llamado por una lincea secreta…- -Se genera una contradicción, ya que las redes son los mismas y está en lugar donde se generó la restricción por tanto los medios físicos delegan sus restricciones por jerarquía.- -Me lo haces difícil.- -Encuentra la solución.- -¡Pues no lo sé!- exclamé. -¡Si tienes aves mensajeras, pues estarían muy bien un par en este momento!- No obtuve comentario del Gran Redo -No hay restricción declarada sobre ese medio…- -Ya seguro, ¿sigamos de soluciones del mundo real?- -…Tampoco me hará romper la restricción ya que no es esta descrito en el artículo 86j de la Ley Haduf, por lo que es factible. Yo me quede helado, porque en realidad lo dije por sin pensar. -¿Me gastas una broma?, fue un decir, vamos! - -No es una broma, si bromeara seguramente no me entenderías.- -Sí que gracioso…-le interrumpí.- ¿Ahora cómo se supone que usaré esto?- pregunté incrédulo. -Buscaré una solución en la inteligencia global.- -Espera un momento, ¿qué es eso?, aguarda ¿estás hablando en serio?- -Facelook.- -¿Qué?, oye no quiero seguidores, necesito una salida.- -El juego promueve un desafío e interacción de la red de información.- se explicaba.- Será un buen producto.- -No sé, ya esto es raro…- -Tendré una respuesta pronto, me comunicaré.-me dijo.-…Desconectando en 10,9,8…- -Espera, ¿que se supone que harás? Pregunté, sin embargo se había desconectado. Reflexioné un momento, para entender que es lo que estaba sucediendo, pero de pronto, como siempre sucede, me incliné a la cubeta para vomitar. Pasaron unos días, no vi a Nicom más que de lejos y tampoco supe del mago. De hecho lo jugué como siempre, mostrándose como siempre. En el fondo, creo que tal vez alguien de la compañía, alguien del equipo de desarrolladores de este juego me hizo una broma y simplemente caí. Una tarde, me animé a ir a verla, fue una tarde que las actividades de reuniones se suspendieron a consecuencia de un cambio de agenda del Virrey. Entré en su oficina, pero esta vez su sonrisa estaba callada y su rostro traía consigo una inesperada melancolía. - Dígame, ¿qué le sucede?- pregunte, ella se dio una pausa, antes de responderme. - Hoy no es un buen día…- me respondió con una sonrisa tímida. - ¿Algo le preocupa?, ¿te ha molestado alguien?, si es preciso haré reír al rey para que cambie su carita.- ella me miró, pero bajo la vista nuevamente luciendo su mismo abrumado semblante. -…Yo hasta hace un tiempo tuve un novio…- empezó a relatar de igual forma viniendo a mi inexplicablemente los celos al oír esto.- Yo lo amé mucho y sé que él a mí, a veces sucede que recuerdo esos días, recuerdo cuando todo marchaba bien…- me contó . -Olvídalo son estupideces…- -Lo lamento.- le dije, con más diplomacia que sinceridad- cuéntame ¿Que sucedió?- -Supongo que lo que le pasa a la mayoría…- me comentaba entristeciéndose aún más. -La rutina, cada uno llevo su vida y nos distanciamos, él es un conocido comerciante, amante de los carros, Dj y todo eso, luego terminamos por separarnos...- -¿Fue definitivo o talvez hay posibilidades?- -¿Intentarlo te refieres?-me continuó la frase; yo le conteste moviendo la cabeza. -Un par de veces.-dijo-…Pero fue en una de esas cuando me decidí a tomar las riendas de mi vida.-me relató tomando entereza en su tono de voz intentando darle convicción y decisión a sus palabras.- Al momento de tomar esa opción, no doy paso atrás, ya no más.- me aseguró.- pero es inevitable que a veces piense en ello.- decía volviendo nuevamente a silenciar. -¿Le has vuelto a ver hace poco por lo que parece?-pregunté tratando de entender que sucedía. -Si.-dijo mirándose las manos que se acariciaba nerviosa- Me lo he topado en el centro de la ciudad y no fue bueno, no me sentí bien.- -…Comprendo.- le confirme sintiendo un pesar sobre ello. -¿No extrañas sentir algo por alguna persona especial?- -Sí, a veces me sucede, ¿y a ti?- -Por supuesto.-afirmó.- Pero tengo miedo que luego esa sensación se pierda y vuelva la ansiedad y el sentirme atrapada. -Si sientes respeto y admiración por esa persona, eso no sucederá.- -No lo sé Bradco.- respondió mirando hacia la ventana.-No la he pasado bien, me he equivocado.- -Como todo el mundo le pasa.-continué.-Ten presente que no todos los días sentirás que te aprieta la tripa al ver a esa persona-dije.- ¡Pero si no me cambia esa carita voy donde ese tipo ahora mismo y le parto la de él!- le sugerí bromeando, ella se sonrió por un momento. -Bradco.- dijo de improviso.- ¿Estas con alguien ahora?- preguntó.- Necesito que seas sincero.- Yo le miré a esos hermosos y grandes ojos, en tanto indagaba en mi presente y en los fragmentos del pasado en busca de alguna cara tan familiar como es mirarle a ella, sin embargo, todo lo que encuentro son pedazos de momentos fugases de mujeres que no traen consigo un nombre u otro escenario que sean fiestas o en el registro de esa colección de vídeos que tengo almacenada en el HV. -Estoy solo…digamos que huérfano sentimentalmente hablando.- respondí. -No me mal interpretes por favor, no quiero líos, no estoy para eso ahora.- aclaró dándome a entender que no quería compromisos.- ¡Que venga una tipa celosa y haga volar la planta!- dijo bromeando. –¡Ya con esto de la ley Haduf, las burlas y los chistes por mi apellido, ya me tienen superada!- me decía sonriéndose. Nicom me quedó mirando y se sumergió en una de esas pausas de silencio. -No me gusta verte triste.- continué sintiéndome mal por no poder revertir su pena.-Alcánceme sus manitos...- le dije estirando las mías para que se encontraran con las de ella.- Le enseñare algo, que espero te anime, sino no me dejará entrar más aquí...- continúe. -Bradco…-dijo algo reacia, pero yo le insistí animándole a seguirme. Nicom estiro su brazos y extendió sus manos con un poco de duda, lo sentí en su piel y en esa tensión que llevó encontrarles con las mías.- Esto será un regalo para ambos, tal vez le verás como algo tonto, que en el fondo lo es, pero podrá ser algo muy especial si así lo quieres.- le dije. - ¿Qué haces?, oiga me está asustando.- - No se alarme.- respondí ante su inquietud.-Nos regalaremos diez segundos de mirada fija e intensa.- -¿Qué significa eso? - me preguntó riendo nerviosamente. -Es muy simple.-le dije.- solo nos miraremos, sin decir nada, me concentraré en sus ojos y usted en los míos…- le explique.- ¿Nada de mal para unos segundos? y ni siquiera hay que quitarse la ropa.- le dije sacándole una sonrisa a su seria expresión. -¿Qué debo hacer mientras?- -No pienses en nada pervertido.- bromeé haciendo reír nuevamente para relajarla un poco. -Mira quien lo dice.- me replicó bromeando. -Ese fue un golpe bajo mi princesa.- le reclame en el mismo tono. A continuación de un par de segundos, ella aceptó participar, aunque aún estaba un poco nerviosa sobre lo que sucedería. -Bien, ahí vamos.- le dije jalando suavemente de sus manos para aproximarnos más. -…No digas nada…solo mírame...- Nos preparamos tomando una postura más cómoda y próxima del uno con el otro y más que obedecer a mover sillas, fue instintivamente el alinear nuestros cuerpos que al verse cerca, han considerado por naturaleza, ese rose sutil que prevalece y se manifiesta con cualquier parte donde se puedan encontrar. Las pupilas de ambos hicieron su trabajo fijándose en las de otro ya que estábamos tan juntos que nos no había forma de evitar escapar a esto y distraer la vista en algo o alguien más. Nicom relajó sus manos, dejo la inquietud del movimiento de sus ojos y se centró serena y hermosa con un brillo en la mirada que me cautivó, pero que luego de unos cuantos segundos más, rompió a reír apretándome las manos para luego soltármelas y llevárselas a cubrirse la cara. Se colocó muy nerviosa, sus pies que estaban junto a los míos, se movieron inquietos, como si quisieran salir corriendo incluso olvidándose del resto del cuerpo. -¡No puedo más!- me dijo entre su risa. -¿Qué pasó?- le pregunté buscando ver su expresión que ocultaba tras sus manos.- Nos faltaron un par de segundos!- -No puedo mirarte más, ¡me pongo nerviosa!- me decía dejando ver tras sus manos con esa dulce expresión de travesura. -¡Suelo causar ese efecto!- fanfarroneé.- Por lo que veo, cambio su carita, se parece ahora mucho más a la que estoy acostumbrado a ver, ¡así de feliz!- le dije reconociendo su expresión. –Ya al menos te ríes.- -Está bien.- respondió-…Más relajada.- decía.- me hizo muy bien hablar con usted y con sus trucos de psicología.- -Ahora debo marcharme…- le dije.- pero supongo que me he ganado un beso.- -Si seguro, ¡sale de aquí ahora!, a la primera oportunidad y ya te aprovechas.- me dijo colocándose las manos en la cintura. -Eres muy atrevido Bradco.- -¿No habrá ninguno?…- -¡Ninguno!, ¡ahora vete!- me dijo sonriéndose mientras me separaba de ella y me empujaba del pecho para hacerme retroceder. Yo le tome la mano y se la bese suavemente, ella le dio algo de risa ese gesto, luego desprevenida le robé un beso rápido, ella se molestó pero su risa le supero. -¡Ándate antes que yo mismo llame al Virrey!- -Tú ganas princesa mía.- -¡Princesa de los trapos!¡Deja de llamarme así!, ¡estás muy loco!- Salí en dirección al ala norte y me percaté que a lo lejos, cerca de la entrada de esa área, vi a Johnours a unos veinte o treinta metros de mí, fue inútil tratar de hacer que no lo vi, porque su mirada fija y sin titubear hacia que te aseguraras de que lo notases. Pensé que este idiota de Johnours se encaminaría en otra dirección o simplemente me ignoraría. Pero nada de eso pasó, se quedó ahí, como parte de la decoración de barreras, torniquetes y pórticos, como si fuese un encargado más del acceso, como lo hace el letrero de detención para vehículos, se quedó esperándome, eso es lo que hacía. -¿Bradco..? ¿Verdad?.- me dijo con su peculiar tono. -Sí, así es… lo puedes ver en la chapita que tenemos todos.- le respondí de igual forma indicándole la que colgaba de la solapa de mi chaqueta. -Sí, claro…"Asilado Laboral" eso también lo dice ¿parece que es un buen día?- me pregunto deteniendo mi paso. -Si lo fue hasta unos diez segundos atrás.- -Supongo que algún encargo especial de tu jefe Ronas o ¿puede que mejor le pregunte a Nicom?, puede que ella tenga claro ese asunto que te trae a este extremo de la planta.- me sugirió. -Ya no quiero problemas viéndome envuelto en ese asunto.- le dije intentando que me dejara en paz. Él me quedo mirando un momento y se sonrió.- Puedes preguntar a quién quieras.- -…Demasiada conformidad Bradco.- dijo.- ¡te conocía más impulsivo, con más adrenalina!- se decía haciendo un movimiento con el brazo como si practicara boxeo con golpes aun imaginable adversario que tuviese al frente.- ¿Porque ahora estas tan tranquilo?, ¿si hasta hace unos días parecía que me querías golpear por las misivas de tu amiguita?-me dijo dando un par de pasos para aproximarse y quedarnos frente a frente.- Si algo ocultas, si algo estás tú o ella haciendo que vulnere la seguridad de esta instalación, te aseguro que lo sabré.- me reiteró con esa actitud amenazante. -…No quiero más problemas, eso es todo.- reiteré. -Ya veo, muy conveniente…- dijo.- Ya sabes de la prohibición decretada, es solo cuestión de tiempo.- yo visiblemente molesto, inicie nuevamente mi andar dirigiéndome hacia la derecha, pero él se desplazaba interponiéndose a mi paso y no me dejaba avanzar. Luego lo intente por la izquierda pero sucedió lo mismo; El sujeto se sonreía con esa hipocresía que le abundaba. -¿Ahora no me dejarás pasar?- le reclamé. Él me miró y con la mano me señaló el contacto del HV que estaba a mi lado izquierdo sobre saliente y dispuesto sobre una de las largas barandas cromadas que antecedían a uno de tantos torniquetes de paso que seguían al riel que había tomado. -Debes registrarte como todos.- me dijo haciéndose luego a un lado. Yo coloque el índice de mi mano derecha sobre el contacto y de inmediato se encendió una tenue luz azul ahí y en una lamparilla puesta sobre el mecanismo y el portal de vidrio que le seguía concediéndome acceso. Johnours se sonrió nuevamente siguiendo mi paso por su lado, mientras el torniquete se recogía sus brazos como si fuese una araña que protege su cuerpo y en tanto las puertas deslizantes del pórtico se desplazaban a los lados para dejarme cruzarle. De vez en cuando, di una mirada de reojo en este proceso, para ver que hacia este sujeto, pero aunque no le hubiese hecho, sentía esa incomoda sensación de sentirse intencionalmente y descaradamente observado. -Por cierto Bradco.- me dijo deteniendo mi avance.- Tienes buen puntaje en Redo, no sabía de ese talento, ¡aunque ya estás algo crecido para jueguitos!- comentó con algo de sarcasmo. -Tenemos cosas en común, entre magos nos entendemos…- le dije volteándome a verle.- Ya sabes, trucos, sorpresas, cosas impredecibles, que requieren mucho intelecto, de esas que el resto de los corrientes no tiene capacidad alguna de entender…- Johnours me miró y sonrió cayendo en la seriedad al ver cómo le devolvía la mano. -Ya veremos quien terminará riendo plebeyo, ya pronto lo veremos…- Continuará....
  17. B.Plebeian

    Capitulo 7 | "Haduf"

    Capitulo VII "Haduf" -No entiendo, ¿Qué es lo que sucede?- -¡Hay problemas con el HV por eso no te llegaron los mensajes!- -Bradco los Biper no dependen de la planta, no tiene sentido.- -Puede que este fingiendo y en realidad lo hizo, tal vez protege su empleo es todo...- -¡No es así, le conozco, no está mintiendo!- -¿Entonces tenemos un alma caritativa que nos ayuda?, por favor Nicom.- -¿Cómo has conseguido el empleo de analistas si no eres capaz de analizar nada?- me reclamó. -¡No lo sé!- me exclamo. De pronto, sentimos que golpeaban la puerta. Ella hizo espontáneamente un gesto que pedía clemencia al cielo ante alguna pregunta obvia de alguno de sus empleados, mientras se aproximó a la puerta para abrirle. -¿Qué mierda sucede ahora?- dijo mirándome en tanto giró también la manilla de la cerradura interior para abrir la puerta. Apenas jalaba la puerta y vio quien venía detrás, se hizo a un lado para dejarle pasar. Cuando me dio una rápida mirada y le vi el estupor impregnado, instintivamente opte por lo mismo, de hecho me coloque de pie en silencio mirando a quien daba el primer paso dentro de su oficina. -Virrey, ¿como esta?- le dijo ella seriamente y trayendo compostura. -Nicom.- le dijo, haciendo una sutil reverencia con la cabeza. -Veo que estás ocupada...- se refirió mirándome. Ella a su lado y un poco más atrás de él, me hacía con un gesto sutil de su cabeza, para que la inclinase frente a su presencia, cosa que hice enseguida. -Virrey, buenas tardes.- le dije frente a él haciendo similar gesto con la cabeza. El Virrey no respondió nada, solo me miraba extrañado por estar ahí, yo opte por silenciar. Todos nos quedamos en silencio un momento, como esperando que el otro iniciara el habla, realmente estar con el virrey fue un poco intimidante, incomodo tal vez y no lo digo solamente por lo que él representa, ya que físicamente es un tipo muy alto, delgado, de ojos pequeños, rasgos marcados y tés blanca, realmente parecen gente de otro planeta. Estar frente a un sujeto así, no es algo trivial: siempre serio, no se me ocurriría bromear frente a él en este u otro momento, no es alguien a quien le tomes confianza o la refleje. El Virrey, tornó su mirada a Nicom, esperando que ella dijese algo que iniciara el dialogo. -Estábamos con Bradco viendo algunos asuntos de los informes, su ala está afectada por una falla en el HV.- dijo señalándome con la mano extendida.- -Ya me he enterado…-Respondió mirándome de reojo. -Ronas le ha enviado con algunos papeles, para poder avanzar.- Él se quedó mirando un momento, nos miró a ambos sin decir nada como si indagase la veracidad en nuestras palabras, pero sin caer en algún gesto o emitir en ello algún comentarios que le dejase en evidencia de ignora la existencia de algún problema en la red. -¿Han terminado con la documentación ya?, si es así, puedes retírate.- concluyo mirándome. Me quede un momento congelado, sin saber que decir, solo atine a mirar indirectamente a Nicom que me hacia el gesto con la mirada apuntando a la puerta para que le hiciese caso. -Con su permiso.- dije, caminando con la carpeta que traía y tomar rumbo de salir de ahí. Fue cuando el Virrey me detuvo colocando su mano en mi hombro. -Un momento..-dijo llevando la vista la carpeta que se iba conmigo bajo el brazo. -Por supuesto, que despistado…- respondí, tomando la carpeta para dejarla sobre la mesa, pero él lo impidió, en lugar de esto, él mismo la tomó y movió la cabeza en signo de negación, luego se la entregó a Nicom quien la recibió en sus manos, la que vi que le dio una sutil ojeada y le cerro enseguida. -Si es para ella, debes entregarle en sus manos, que nada se extravié aquí.- afirmó.Yo acepté moviendo la cabeza, luego salí de ahí. Yo creo que estuve cerca de ensuciarme en los pantalones, me devolví con prisa a la otra ala de la planta, para llegar a la otra ala donde trabajo. Me quede preocupado luego que salí de esa oficina y cerré la puerta tras de mí, el virrey quedo con ella y no sé si le habrá dicho algo o le habrá reprendido. La idea aún me mantenía con preocupación incluso a los pocos metros de llegar a mi puesto. Miré varias veces mi Biper, por si ella escribía algo así como un SOS, o algún mensaje de alerta, pero nada, no sé qué pasa. De pronto, sonó la campanilla del Biper con un llamado de ella. -¿¡Que pretendes?!- -¡Nicom! A mí también me de gusto saber que estas bien!- -¡Bradco!, ¿papeles en blanco?- -Tomé lo que tenía a mano.- -¿Qué no fue suficiente lo ayer? ¿y si hubiese abierto la carpeta el Virrey?. Estás loco, ¡eres mala junta definitivamente!- -Bueno, pero no sucedió.- -¿Parece que quieres vivir pocos años?- - Nicom, tenía que verte…- ella silencio.- Quería saber de ti, si llegaste bien a casa…- -Lo que pasó ayer…lo lamento, Bradco, no fue buena idea que saliéramos.- -Fue una gran idea, yo la pasé muy bien contigo, me sentí muy bien, a pesar que tengo tu mano tatuada en la cara…- le dije haciéndole reír. -¡Qué vergüenza!- -No por favor, no es así….-le interrumpí.- Yo sé que me lo merecí por presionarte, no impórtalo que pasó, eres una chica muy especial y no quiero que nos distanciemos por eso.- -Bradco… ya no empieces otra vez, que no quiero líos con nadie, te lo dije...- -Princesa de los Moggios…por lo que más quiera- nos largamos a reír para silenciar. -¡Porfiado!, mejor anda a trabajar y déjate de hacerme pasar sustos. ¿Quieres?- -¡Ya tienes un par de cosas más que contar en tu vida!- -¡A este ritmo será si sobrevivo!.- me dijo riendo pero con su voz más serena. Entremedio, recibí un par de tonos por la bocina, que me indican una llamada entrante: Ronas. -Debo irme ahora, le dejo mi princesa…- -Ay, dale con lo de princesa, ¡Ya deja de llamarme así tonto!- -¿Nos vemos después?- -Ya veremos, aún me queda algo de resentimiento con usted por fotografiarme!, ¡ya ahora déjame trabajar!- Así terminó la llamada, pasando de inmediato la de Ronas. -¿Dónde estás Bradco?- -Voy llegando, solo unos minutos…- -Se supone que estarías cerca, ¡Mejor no quiero saber dónde andas…solo date prisa!- Ese día continuo en forma normal, no vi a Nicom salvo de lejos ahí en el casino a la hora de almorzar, ella encontró mi mirada también, y al vernos nos acordamos del lio. Ella me hizo la mueca como si recibía la carpeta y yo le respondí colocando la cara estirada y casi sin expresión de su Virrey, para reírnos entre la cara de incógnita de sus amigos que no entendieron nada. Le siguió un adiós disimulado y muy cómplice con la mano mostrando la palma. A pesar que la situación que pasamos no pinto a bien ese día, los días que siguieron no nos restamos de ver y de vez en cuando, sin aviso y ni escusa, me arrancaba a su oficina; a veces en la mañana o bien en la tarde cuando estaba todo un poco más tranquilo. Ella me recibía en su oficina, conversábamos y compartíamos algo delicioso, como alguna golosina o alguna gaseosa que adquiría en un dispensador al interior de la planta. Reíamos mucho y conversábamos de cosas que a veces no tenían trascendencia pero que compartíamos con agrado, lo que nos llevaba a que al otro día, le enviase algún mensaje con algún asunto presuntamente formal y organizacional de esta importante procesadora de Halcyon, donde en su interior camufla la excusa para que me avisara si fuese prudente pasar por ahí. De hecho fue en una de esas ocasiones cuando una tarde venía de vuelta, me sucedió luego de cruzar el portal del acceso principal de las instalaciones administrativas. De pie, me esperaba Ronas notoriamente molesto, cruzado de brazos, muy serio por lo demás, como si se tratase de un asunto muy relevante, conjetura que pude suponer, pues dejaba deslizar sus gafas por el puente de su nariz, como una característica de su personalidad que hice que la postura de aquel accesorio, fuera parte de manifestar su mal humor. No fue posible pensar en siquiera esquivar esta situación, por lo que me detuve frente a él, a sabiendas de alguna reprimenda que recibiría por mi ausencia. -Bradco...- me dijo mirándome directo a los ojos. -¿Estás loco?..- exclamo llamando la atención de las dos muchachas que trabajan detrás del módulo de recepción- ¡No le estás viendo la gravedad de esto!- me replicó en un tono que trataba de ser un regaño pero que no podía darle el volumen de voz que requería para no volver a traer las miradas de la gente que circulaba en tanto me replicaba. -… ¡Llegó una notificación de revisión de tráfico!- me reclamó agitando un papel que sostenía de su mano apuñado por el coraje que tan desconocido documento para mi significaba. Yo me quedé en silencio, no entendía nada y tomando esto con naturalidad estiré la mano para ver que se traía. -¡Esto por si no lo recuerdas es una petición del área de administración del HV que pide una revisión del tráfico de tus mensajes de Misiva!- me decía mientras estiraba el documento y leía la orden emanada de una especie de área de auditoria del HV que: “…Según políticas de uso y restricciones, se ha tornado recurrente el envío y recepción de Misivas entre el área de documentación y área de comercio sin que el contenido de estás tuviera directa alusión a asuntos de la factoría, por lo anterior, requerimos una entrevista con el involucrado de su área para aclarar esta situación…” -¿Qué estás haciendo?- me replicaba en ese mismo tono. -Espero que no te estés metiendo en líos con quien creo.- me encaraba, apuntando con ambas manos en dirección de donde había empezado a frecuentar. -¿Qué es esto de la revisión de mis Misivas?- -¡Si no te has enterado, todo lo de este recinto es propiedad de Halcyon Foods y por ende del reino!- se explicó separando los brazos como si todo lo que le rodease incluyendo el aire lo fuera también.- Así que verán que escribes y recibes, de quién y querrán saber por qué.- dijo. -¿Pero eso a quién le importa? -Aquí siempre el HV verá todo lo que se hace.-se explicó.- Eso que tienes en la mano, significa problemas, tendrás que explicar.- -Ronas, esto es ridículo.- le dije incrédulo tratando de avanzar pasando por su lado, cosa que impidió anteponiéndose. -Con la ley Haduf en plena vigencia, elegiste el peor momento para fijarte en esa muchacha.- me reclamó acercándose dejándome en evidencia en su cara, la gravedad del asunto en conjunto a un tono de su voz que hacía referencia a ello como algo sombrío sin entender por qué.- No olvides los incidentes, que fueron la razón para promulgarla.- prosiguió haciendo referencia a los hechos que gatillaron esa absurda prohibición. -No he hecho nada malo.- exclame levantando la voz trayendo la atención. -Si se entera el Virrey, no será bueno.- comento en un tono más conservador, invitándome a seguirlo en eso, moviendo las manos como si empujara algo hacia abajo, para que bajara el tono de la voz.- ¡Lo ves muy ligero, no te imaginas lo que estás haciendo!- me reclamo quitándome el papel de las manos para retirarse furioso de ahí. Me quede pasmado mirando cómo se perdía en el fondo del pasillo de las oficinas, pensando si tal lio con las misivas me traerá las repercusiones que tanto vaticina. El día siguiente, todo comenzó como habitual, aparque el coche, entre al edificio administrativo, dejé mi chaqueta en el respaldo de la silla y tome una taza de café hecha por ese experto y automatizado expendedor antes de iniciar la jornada, para luego disponerme en mi estación para iniciar el ingreso de data en la terminal y hacer mis quehaceres de analista, mientras trabajaba de improviso escuché cuando se abre la puerta de la oficina y se presenta un hombre que no había visto antes por aquí el cual lleva todas las miradas de los presentes. Creí que era importante, porque su presencia no pasó desapercibida y eso lo digo por qué no tenía embestidura de noble, no hubo quien ante su paso, pudiera evitar el no mirar de reojo tratando de no ser visto por él o fuese la razón por la que sus pasos tomaran sentido al puesto de trabajo de alguno. Lo que me intimidó fue el sonido de sus pasos aproximándose: ese sonido de la baldosa fría que hacia contacto con sus zapatos golpeando, a un ritmo parejo y rápido, como si fuese una marcha que le anuncia y que sin dudas a mí me hizo sudar delatando mi súbito e inexplicable nerviosismo ante aquella presencia que se me acercaba. Finalmente, al sentir sus pasos detenerse a mi lado, evite mirar para no corroborar que estaba ahí, como si tal ingenuo gesto, lograse que se fuera. -Bradco.- me dijo en tono profundo, Yo levante la mirada y torné la cabeza en su dirección lentamente, como si tuviera la ilusión que llamara a otra persona con ese mismo nombre. -Soy, soy yo.- dije con torpeza. -Johnours. - me dijo presentándose. -De la oficina de sistemas.- continuó .- Los que administramos el HV, ¿quizás te has enterado de eso? - dijo inclinándose hasta la altura de mi cara asegurándose que lo viese y que quedara claro el motivo de que sea alguien de importancia ahí. -Necesito que charlemos un momento- me dijo invitándome a seguirlo. Yo me levanté, y partí detrás del sin cuestionar nada, como si fuese un perro que amarrado a la correa le llevan sin hacer reparo alguno. Salimos a una oficina contigua, una que se usa habitualmente para reuniones que me ha tocado asistir, pero la verdad es que pese a que es un espacio cómodo, el estar ahí con él, se volcó en una situación distinta a lo que yo había pasado. Me indicó tomar asiento, lo hizo con un gesto seguido por la acción que lo llevo a sentarse frente a mí en un movimiento involuntario que terminó al sentarnos casi al unísono. Me miro fijo un momento sin decir palabra alguna, colocó sus manos entrelazadas frente a su rostro, afirmando el mentón sobre estas, como concentrándose, preparándose, esperando seguramente a que yo dijese algo o le reclamara. Fueron segundos incómodos, solo le respondí mirando, algo de reojo, porque tal mirada no se podía sostener. De pronto, cambio de postura, bajo sus manos y apoyo las palmas en la mesa y haciendo un gesto que indicaba la reflexión de una idea. -Estimado….-inicio la charla mirando su reflejo en el pulido de la cubierta de la mesa.-…Los de sistemas se han preguntado porque tienes tanta interacción de Misivas con… deja me ver.- se interrumpió sacando su Biper del bolcillo interior de su chaqueta para después, buscar en la pantalla de ese equipo alguna información. -…sí, aquí lo tengo (….), Nicom…Nicom Haduf- continuó. -¡Que curiosos alcance de apellidos, debe ser objeto de chistes a diario!- comentó sonriéndose.-…Agente de ventas, zona sur…-leyó de su Biper. -¿qué tienes que decir?- me pregunto mientras devolvía su equipo al bolsillo interior de su chaqueta. -...La verdad es que no mucho…es solo rutina.- -Son demasiadas Misivas.-prosiguió a mi respuesta. -…No entendemos el motivo.- me decía.- Ya que su contenido no tiene relación con lo que hacen aquí.- aclaró.- ¿Sabes que si estas ocultando algo lo averiguaremos de igual manera?- dijo con total e inquietante seguridad en tanto abría una carpeta con algunos papeles que dejo sobre la mesa. -No tengo nada en particular, solo es rutina.- le insistí tratando de mantener la compostura. -Bradco…- me interrumpió.- Sabes que tener alguna relación más allá de lo laboral sin que sea consentida por el Virrey no está permitido…-se explicó.- Se ha promulgado como ley expresa y por ende más allá de perder este empleo, es considerada una falta grave, un potencial peligro que pone en riesgo la operación, según dicta el artículo noveno de la ley promulgada para esto.- se expresaba con total e inquietante serenidad.-Te cerrará la puertas en otros empleos.- se explicaba largamente.- Han sucedido cosas graves recientemente: ya sabes, la explosión del hipercompresor de la planta de Halcyon Grains & Cereals.- decía haciendo referencia a un incidente ocurrido no lejos de aquí donde inexplicablemente ese equipo de precisión falló.-…Alcanzaron a evacuar a la mayoría, pero un puñados de agentes de seguridad y otros empleados salieron muy mal heridos y otros no lo lograron.- recordó con algo de indiferencia en su relato.- Seguramente fuiste uno de los que pensó que fue un terrible accidente, pero no fue así.- dijo sorprendiéndome.- Debes ver más noticias, pensé que a tu edad serías alguien más enterado.- me dijo sarcásticamente.-Una pareja feliz, un despecho porque ella dejo al sujeto y este se volvió loco.-decía.- Un día cualquiera llegó, se tomó esa área de control donde trabajaba y ¿qué crees que hizo?.- me pregunto.- Activo el hipercompresor en forma inversa, aumentando la gravedad a lo largo de cien metros con tal violencia, que todo lo que quedo ahí, maquinas, carros, equipos, personas, sucumbió aplastado como si apuñaras una hoja de papel.- se explicó doblando una hoja que tenía a mano y dejándola caer luego rodar hecha una bola deforme sobre la mesa.- El incidente Halcyon Avocados, Rcom, VComs Inc., todas más o menos parecidas y siempre con el mismo factor común -dijo nombrando otros lugares donde sucedieron tragedias conocidas.- Y como comprenderás, no se tomó esto a la ligera.- me explicaba mientras escarbaba en una carpeta otros papeles más que traía en una carpeta.-¡Parece que el amor nos está volviendo locos!- comento riendo. -Porque hay gente que ha terminado expulsada viviendo en zonas más lejanas de esta zona Halcyon por mucho menos que esto...- me dijo. -No tengo nada que ocultar, es solo trabajo…- le respondí con mesura, en tanto el dejaba sobre la mesa, como un abanico, los papeles las copias impresas de los Misivas con Nicom. El sujeto me dio una mirada y cogió una de las hojas y empezó a leerles. - “…Nicom, no importa si este encuentro fue inconcluso, sea que tenga cruzar bosques, montañas y valles, o que deba cruzar el desierto sin coche, llegaré a ti aunque este fuese mi último aliento…-…este es muy bueno.- me insistió dándole un tono de burla a sus palabras.- asunto: “responde sobre notificación de problema de sistema”….No puedo negar que son muy originales para los títulos!! Mira, tu amiguita dice esto: “..Qué bien que te ha gustado mi bronceado, ha sido un trabajo lograrle sin que mis seguidores me acosen en el proceso.”- Leyó intercalando algunas cortas risas entre las frases. -¡Espera que hay otras mejores!, escucha este ..: Asunto, Registro perdido.—¡Registro perdido! - Decía mientras sonreía y negaba moviendo la cabeza de un lado a otro como si fuese una broma.-…Nicom, ¿puedo verte un momento..?, Luego Nicom le dice: Respuesta Registro Perdido.-..Bradco, estoy ocupada ahora, ¿sucede algo?- ¡Y ahí viene lo bueno…! Respuesta Nueva Registro perdido. Entonces Bradco le responde: -…No es nada importante en realidad, solo quería salir de aquí un rato… - Termino riendo. - ¿Quieres que siga? porque hay más y muchos más, créeme que se han hecho populares ahí en la oficina, ¡que luego de cada Misiva estamos atento de la siguiente!- -¡No tiene nada!- exclame.- ¡Eso no prueba que tenga algo con ella.- le dije.-por lo demás es algo personal, no tiene derecho a leer las cosas de otros!- -¡Si lo tengo!- exclamo volviendo su semblante a una dureza inquietante.-…Es propiedad de la compañía y tengo todo el respaldo que quiera, de tu jefe, del mío, del Rey incluso!- exclamo levantando la voz.- ¡Así que no me vengas a decir a dónde puedo llegar, llego a donde quiero y necesito!- me exclamo silenciando mis reclamos. Fue ahí donde me salió el valor de la nada y me atreví a responderle de igual forma. -¡No me intimidan sus amenazas! Este tipo se quedó mirando fijo, no respondió nada ni me interrumpió, solo note su evidente molestia que no tardo en salir. -Aquí está tu notificación de Bloqueo, por el articulo veintiséis de la Ley Haduf…- me decía en tanto dejó delante de mí un documento impreso, con lo descrito. -…No puede ser!- -…por lo anterior, te notifico que estarás en esta condición en forma indefinida, hasta que la comisión local lo estime. ¿Entendiste?- -¡Esto es ridículo!- -¡Esto es lo que te buscaste!- exclamó dando un golpe con la palma abierta sobre la mesa. Me silenció con eso, después le vi ponerse de pie, se dirigió a la puerta a la puerta deteniéndose a mi lado. -¡Ah!, te dejo las copias de tus misivas, tengo de sobra en tu archivo…- concluyo esparciendo un puñado de papeles que se desparramaron frente a mí. Luego de cerrar la puerta tras de sí, me quede un rato más sentado, asimilando lo que este mafioso me había dicho. Me incliné hacia adelante y apoyé me tomé cabeza con las manos teniendo encima de mí, lo que está sucediendo y en el lío que me he metido gratuitamente, cuando de pronto me vino a la mente la imagen de Nicom y con ella un sinfín de interrogantes ¡No puede ser! ¿Habrá pasado por esto? y ¿si este sujeto va ahora donde ella? – pensé en voz alta. A toda prisa, busque mi Biper en mi bolsillo y colocando el pulgar sobre el contacto, pedí llamarle, pero apareció enseguida un pictograma en pantalla que me negaba la conexión, con la cajita del HV su cara siempre sonriente y que con la mano con el índice extendido, lo movía de un lado a otro en señal de negar esa solicitado. Entonces, me prepare para redactarle una Misiva en forma mental, lo más rápido que pude, para terminarla y enviarla antes de que este tipo se apareciera donde ella. Pero sucedió lo mismo y mi intento termino con el gesto de negación del servicio HV. No entendía que pasaba, pero no podía comunicarme con ella. Fue entonces que me dirigí rápidamente a la oficina y cogí el teléfono para comunicarme usando el mismo método de contacto con la interface, pero el mismo mensaje recibí en la pequeña pantalla del cuerpo del teléfono. Ronas, que se aproximó sin que lo notase, miro la pantalla y haciéndose luego a un lado, terminó con un gesto de negación con la cabeza diciendo: “…. Ya está, te han bloqueado…”. Me dio una palmada en el hombro como un gesto de compasión a una derrota que solo llamo a que me resignara ante lo que veía, después se retiró a su despacho. No sabía qué hacer, ¿cómo me podía comunicar con ella?, salí detrás de Ronas, él me podía ayudar, bastaba un mensaje solo una Misiva o una llamada que le avisara, pero fue inútil; él se negó, se rehusó a ayudarme, solo se centró en reiterarme lo mismo que me repetía, en lo que sucedió, lo que paso con ese sujeto y que no me metiera en líos, que no importaba lo que suceda con Nicom. Seguramente ya estaba siendo cuestionada como lo había hecho conmigo. Pasó el tiempo sin noticias, las rueditas que indican el tiempo del dispositivo que está en la pared dentro de nuestra oficina, habían movido cada cual a su tiempo, esto es que habían pasado un par de horas y con esto, marcaban las cinco de la tarde. Se me había hecho eterna la espera y no tenía noticia alguna de ella. Me apresure por salir cuando fue el final del día, me apresure en ver si le podía ver, pero ya es sabido que es tal la cantidad de gente aquí y la distancia en que estamos ambos, el buscarle entre todo este alboroto de gente y de coches que salían del aparcamiento, fue imposible encontrarle. Fui a casa con una rara sensación de angustia; no podía hacer nada más, no se dé que otra forma comunicarme. Revise por los tutoriales de HV y constate que el llamado “bloqueo” del artículo cuarto de la ley, que es realmente la imposibilidad de comunicarse con alguien y de cualquier medio o dispositivo; y le he probado por los métodos que ahí aparecen y no puedo hacer una simple llamada telefónica no importa de dónde la haga, usando mi Biper el de otro o el aparato que este en la otra parte del planeta, ¡no funciona! Es la Había sabido de esto, pero vivirlo es increíblemente estúpido y desalentador, es como un monopolio, no puedo comunicarme con Nicom, simplemente si no le voy a ver en persona, no tengo como hacerlo. Ya es tarde y me duelen los ojos y la cabeza; no doy más, llevo horas indagando y esto figura como una prohibición que no admite hacerle quiebre. Me madrugue interiorizándome de esto y se ha hecho Sabadú, no queda más remedio y tendré que esperar hasta el ilunes, para irle a visitar, eso será por ahora mi mejor opción. Ilunes Siguiente En el camino a la planta reconocí en mí una carga de ansiedad y nerviosismo; la semana pasada no había terminado bien, el desacuerdo con ese tal Johnours y el de no saber y poder comunicarme con Nicom me mantenía en un estado de inquietud. Como cada día al llegar aparque el carro y me dirigí a paso firme a la oficina, nadie me miró o me saludo como costumbre, tampoco hubo reparos o alguna comentario de Ronas, nadie dijo nada de lo sucedido con Johnours, ni hubo pregunta alguna; todo comenzó como si fuese un día más y no hubiese asunto. Trate en varias oportunidades entre la rutina de mi trabajo de enviar alguna misiva a Nicom, sin embargo los pictogramas fueron siempre los mismos; el Biper hizo tal cual el otro aparato y así el que probase; definitivamente no era una medida transitoria. Trate de concentrarme en mis asuntos, incluso me atrevería a decir que lo hice con mayor cuidado, precisión y rapidez, pero lleno de ansias, demasiadas ansias, tratando de esta forma evadirme de lo que sucedía y con ello hacer que la mente trabaje y se agote en estos menesteres. Sin novedades en el Biper, no resistí más y en un momento que Ronas salió de la oficina, me arranqué en dirección del ala sur a verle. Crucé los controles de acceso y entre el tráfico de vehículos de carga, que si bien había bajado el tráfico por la hora, no cesaba su paso por esa zona; me aproxime al rincón donde se encontraba la puerta de acceso a su oficina. Toque la puerta un par de veces, nadie salió, toque nuevamente y no hubo respuesta, por lo que me acerqué a la ventana para tratar de ver dentro, de pronto me tocan el hombro y yo de un brinco me giro para ver a quien se me aproximó. -¿Bradco?- me exclamo, -¿Qué haces aquí?- me pregunto tomándome del brazo y entrándome con ella al interior de su oficina. Antes de cerrar la puerta, le indico a uno de sus ayudante que supervisaba al equipo de grúas robots, a través de un gesto que apuntaba los dedos de su mano delante de su ojos y otra señal que apuntaba con el índice el entorno, para que estuviese atento de lo que pasaba alrededor mientras estábamos dentro - Me avisas si viene el alguien… dos golpes en la ventana, atento antes que llegue ¿me oíste?- luego cerró la puerta y con ello un solemne momento de silencio. -Si nos pillan estaremos en líos.- me dijo mirándome fijo a los ojos.- -Ese tipo estuvo el Vernes allá y me hizo muchas preguntas, ¡es un idiota!, ¡hoy no te vi y no pude comunicarme contigo…! -Me explique. -Lo sé, ya estuvo aquí también y te diré que no fue nada amable, me mostró las misivas que nos enviamos, fue desagradable en verdad.- me contó tomando una silla para sentarse frente a mí sin tener la aprensión con la que yo había llegado a su oficina. -Lo lamento, de verdad que no quiero meterte en líos.- -Están todos sensibles y saltones con el tema de los otros incidentes y es por eso que están tan quisquillosos con el asunto de que le digas algo más que “buenos días” al otro.- me decía -¿Te mostró las misivas?- -¡Claro y vieras tú como se burló el estúpido ese!- -A mí me ha hecho lo mismo, me ha dado un poco de vergüenza que alguien ajeno les lea.- -Es solo uno más de los esclavos de esto, no le tomes mucha importancia.- se explicó sonriendo. -Me ha insistido con la ley Haduf ...- -Nos han bloqueado…- -Es por eso que he venido aquí.- -Esto nos está trayendo muchos problemas.-dijo. -Lo sé...- -…Bradco…-me dijo bajando la mirada.-Me gustan mucho tus notas, me hacen reír mucho, me haces sentir muy bien, pero prefiero que lo dejemos así, ¿de acuerdo?- -Para serte sincero, no quiero dejarlo, no me importa los reclamos, la estúpida ley esta y el retrasado del sujeto que vino a molestar, no quiero Nicom…-Luego le tome de las manos y se las besé suavemente, ella me miró con ternura y no hizo reclamo alguno. -Mejor que no…-me dijo soltándome las manos. -¿Es lo que quieres?.- pregunté mientras nos mirábamos cayendo en un sutil trance mutuo que fue abruptamente interrumpido cuando sentimos el golpe rápido de dos tiempos sobre el cristal del ventanal, que nos hizo saltar y salir del trance. -Bradco, ¡vete, hazlo ya!- me exclamó nerviosa. Yo me levante en conjunto con ella, para salir por la puerta, pero antes de salir, me volteé y le bese sorpresivamente. Nicom se quedó inmóvil y luego reaccionó, -¡Lárgate de una vez!, ¡te aprovechas del momento!- me exclamo sería. -¡Viene el Virrey!- le dijo una voz de una mujer desde afuera. Nos quedamos mirando atónitos. Luego reaccioné y tome la manilla de la puerta para salir, pero ella me detuvo. -¡Ya no alcanzas, escóndete!- -¿Esconderme?- le pregunte mirando su pequeña oficina esperando que tuviese un cuarto oculto o una salida trasera. A los pocos segundos, se escuchó un par de golpes suaves en la puerta de su oficina. -Estamos perdidos….- le dije. Ella me miró y miro también en el entorno de su pequeña oficina. -¡No claro que no!- Me dijo apuntando su escritorio. No cuestioné nada, solo me metí debajo, donde quedé resguardado por un cierre frontal que tenía este y que al menos no me dejaba ver de frente. -¡Pero la cubierta es transparente!- ella rápidamente regó algunos papeles y dejo su bolso ahí quedando casi todo cubierto. Después me dio una mirada y me hizo el gesto de que no hiciera ruido alguno, mientras ella serenándose abrió la puerta. -Virrey, por favor adelante, ¿Qué puedo hacer por usted?- Él como siempre, le saludo con una sutil reverencia, luego paso mirando de reojo el entorno de la pequeña oficina de ella. -Pasaba por aquí y quería saber de los movimientos y despachos de la mañana.- le dijo. -Creí que había alguien más en tu oficina?.- le pregunto extrañado, dando una mirada desde donde está alrededor, como si buscase a alguien. -No que va, hace un rato estuvo Inis, pero aquí me ve, sola.- le dijo ella sonriente.- Le envié temprano sus reportes…- continuó desviando el tema- -Lo sé, pero prefiero que me los comente.- Le decía el mirándole a los ojos con especial atención. No niego que sentí molestia al ver cómo le mira, reconocí enseguida lo que ella me contó la otra noche. -Bueno, hemos tenido una jornada normal, con un par de retrasos por un contratiempo que ha tenido uno de nuestros transportistas pero ha enviado otro convoy de reemplazo así que no tendremos más que una media hora de tardanza en el embarque, tiempo que está dentro del margen de tolerancia.- se explicó ella con algo de ansiedad lo que le hizo acelerar su ritmo para hablar. - ¿Está todo bien Nicom?, le noto nerviosa.- -Bueno si todo bien, todo bien…- le dijo en tanto el desvió la mirada al escritorio donde estaba yo oculto debajo. -¿Qué ha sucedido con su escritorio?, Usted siempre es muy ordenada.- Afirmó al ver los papeles desordenados en la cubierta. - Es que me han abierto la oficina de sopetón, entro una ráfaga y ¡fuiiip! Todo se ha desparramado.- -Eso es desafortunado, le ayudaré.- -No, por favor, como se le ocurre, tomarse la molestia, no quiero hacerle perder más tiempo.- le dijo dando un paso para atrás para quedando ella afirmada con las nalgas pegadas al borde de la mesa. -No me importaría, de veras.- insistió él, pasando por su lado, tomando un puñado de papeles al azar de la cubierta y empezándoles a ordenar mientras no le quitaba la mirada a los ojos de ella. Nicom permaneció inmóvil pero siguiéndole el juego, yo no me moví y me hice lo más compacto y pequeño, mientras veía que asomaba más luz entre los claros que dejó el Virrey al quitar papeles. Ella en ese momento, dejo una carpeta que tenía a su izquierda en el espacio de los papeles que retiro él. -Es que aquí dejo lo que hago en el día.- se explicaba viendo como el virrey compaginaba con toda clama el puñado de papeles. Luego paso por su lado y les dio un golpe con el canto de todas para terminar de alinearles. Miro a Nicom y se las entrego en la mano con cuidado, esbozando una sonrisa que pareciera que juntase toda la amabilidad que tenía su alma para mostrarla. -Gracias…- -No hay de que Nicom.- Le respondió mirándole con interés.- Ahora debo marcharme, procure mantener su orden.- -Asi lo haré Virrey…- Le dijo. ÉL le miro y le hizo un gesto de aprobación con la cabeza, se dirigió a la puerta y tomo la manilla para abrirle. En ese momento, empezó a sonar la campañilla de mi Biper El virrey volteó, Nicom se quedó inmóvil, yo no me podía mover para alcanzarlo y silenciarlo. -Está sonando su Biper.- Dijo el Virrey. -Si le atiendo enseguida…- -Esta sobre la mesa, puede ser uno de nuestros clientes….- -Claro, que tonta.- dijo ella tomando el suyo el cual él noto que no provenía el sonido y que tampoco figuraba alguna llamada al permanecer su pantalla inerte. -Su Biper no está sonando…- le comentó el al tomarle y ver que no había llamada alguna. -Que tonta soy.- dijo ella improvisando.- ¡Es que he traído otro Biper, es que este me dio problemas y ese el que está sonando!- le decía en tanto rodeó su escritorio y empezó a abrir un par de pequeñas cajoneras, en tanto el Biper no dejaba de sonar y ella con la punta del pie, me pegaba disimuladamente para hacerlo callar. Como pude, le saque del bolsillo y se lo dejé a los pies donde ella se agacho y le tomó. -Aquí estaba!.- dijo cogiéndole y apretándole el HV para contestar.-Buen día!, si con ella…- decía mirando al Virrey.- Si verá para el retiro puede coordinarle con el área de ventas donde le asigna un ejecutivo y enseguida lo trata conmigo….- Finalmente él luego de unos segundos, se convenció y emprendió salida haciéndole un gesto a Nicom la que le respondió amablemente mientras hablaba. Cuando cerró la puerta y vio por la ventana que el sujeto se alejaba, cambió su actitud con quien hablaba. -¡Pues te diré que aquí el único loco no soy yo, tú me llevas ventaja y eres un desagradable y raro como todo el resto de los raros que trabajan en tu oficina!, tampoco quiero hablarte,…!si quieres llamar a Bradco, llámalo a su Bíper!.- terminó colgando la llamada. -¿Quién era?- le pregunte mientras salía con dificultad desde debajo de la mesa. -¡Pues el imbécil de Ronas!.- me respondió furiosa. -Ay no..!- -¡¿Que acaso no puedes tener un día corriente?!- -No te enojes, no pasó nada…- -¡Realmente te odio!- -No es mi culpa….- -Y para colmo el idiota de tu jefe tenía que llamar!, casi nos descubre!.- reclamaba molesta tomándose la cabeza con las manos. -Cálmese….- -¿Qué me calme?- -Si usted, cálmese, no sucedió nada, lo hiciste muy bien, eres toda una actriz.- -Debería haberte atendido afuera…- Yo le tome de la mano y se la estreche entre las mías mientras ella me reclamaba de lo que había sucedido, después la acerque a mí porque solo quería besarle nuevamente, pero ella solo seguía reclamando y cuando vio como le miraba su labios se silenció. -Bradco, ¡no!- me dijo dándome vuelta la cara.- Ya, mejor te vas.- -Nicom…- -¡No quiero más líos, solo imagínate que vuelva el Virrey!- me dijo apartándose de mi pero sin soltarnos las manos.- ¡Vamos, fuera, de verdad!- me dijo llevándome de la mano a la puerta. -¡Por favor vete ya y déjame trabajar!-me dijo tomando la manija de la puerta para sacarme de su oficina. Yo no le dije nada, más, solo pasé por su puerta y me fui de ahí. Unas horas después en la casa de Bradco… Tuve que invertir varias horas en investigar sobre el “bloqueo”, medio legal que usa el gobierno para aislar potenciales problemas que aborda el criterio de la ley Haduf, “…La comunicación constante entre dos empleados de una misma planta de propiedad y jurisdicción del Reino de Halcyon Este, los cuales contengan contenido ajeno a los relacionados a sus cargos y vinculaciones de área y que contengan ideas, lenguaje, insinuaciones sobre relaciones interpersonales detectadas por el HV, deberá ser analizado por la comisión asignada a la planta y si esta corresponde, se aplicara un bloqueo permanente de comunicaciones por los medios administrador del HV y notificado a los involucrados en forma personal y escrita a modo de advertencia y para corregir tales conductas (…)” Fue inevitable que el cansancio y la decepción llegara al no encontrar nada real que lo resuelva esta situación arbitrariamente radical y legal; casos similares que describen entre reclamos y de maldiciones al promulgador de esto, hablan de intentos de suplantación para lograr enlazar una comunicación, haciendo que otro sujeto sea quien inicie la comunicación y luego sea reemplazado por el individuo bloqueado, sin embargo solo hablan de que es posible por algunos segundos, ya que el HV logra reconocer este truco al reconocer tus patrones de voz y corta en enlace. Por mensajería y comunicación directa usando Biper en cualquier aplicación de charla o a fin sucedía lo mismo: todo dependes de usar el HV para iniciarle, por tanto es tu llave de entrada y salida. En los foros se repite la misma temática y se despotrica en contra de esta medida arbitraria hecha vigente hace varios meses luego de los últimos y archiconocidos accidentes en las plantas de Halcyon Grain & Cereals, VComs Inc, entre otras similares. También hallé un artículo donde se hace mención de las capacidades anti-sabotaje de un núcleo HV: “… Por más que el individuo que facilita el contacto para el sujeto bloqueado, ha iniciado la interface HV, este sistema es capaz de reconocer la voz, leerá tu interface neuronal cuando requieras hacer algo sobre la plataforma, En resumen; si no cuadra algo, lo detectará y te anula simplemente, da igual lo que intentes, nada ha servido para evadir esta estupidez. …” Según el apartado que abrí en el navegador de la red, encontré algunas noticias del caso que ese imbécil de Johnours mencionó. Habían algunos videos que revise, donde una toma hecha por algún aerodrone mostraba muchos vehículos de emergencia asistiendo en dirección a esa planta de producción, las típicas tomas de personal del cuerpo de seguridad y orden que llevan en andas a gente herida entre el caos de chatarra y ruinas humeantes, donde inicialmente se hablaba de una falla de unos de los híper compresores el cual por motivos desconocidos se había invertido en su lógica de ser un equipo de control de atenuación de gravedad para una sección del proceso de esa planta a un modo de aumento de ésta, provocando el aplastamiento de todo en su entorno en un radio de algo más de ochenta o cien metros, donde la vista obtenida mostraba un impacto que se dibujaba en el piso, como si se hubiese arrojado una piedra sobre un cristal de un vehículo, dejando una verdadera red de araña, dibujada sobre el edificio, pavimento y lo que hubiese estado ahí y que sucumbió bajo el efecto de la presión de la gravedad. El otro accidente ocurrido en VComs Inc. una planta procesadora de avocados, dañó la sala de repositorio del núcleo local HV, el cual fue destruido por un loco que inexplicablemente, trato de apoderarse de las instalaciones llevado por la furia cuando fue dejado por su novia que trabajaba en otra sección de ese lugar. Finalmente, logró en parte su objetivo; accedió a la sala, dañó el núcleo al romperle su fuente de fluidos que lo mantiene activo, pero no contaba que a modo de protección la sala completa se selló y se inundó a modo de darle habitad al hibrido HV: se menciona que los daños como cuantiosos, talvez es lo que quería, ¿pero porque elegir ese sitio?. Lo curioso de este caso, es que no intervino la guardia de androides que dispone cada núcleo dispuesta para esto, también sucedió y así se extraña en las notas de los demás accidentes, que no hay ninguna fotografía razonablemente clara de los involucrados, todas son de gran ángulo y las más cercanas ocultan la identidad de los acusados, tampoco se han revelado por ahora más detalles, como si fuese esto información clasificada o desconocida. Los comentarios adjuntos son cientos, rodeados de insultos, burlas y supuestas conspiraciones, pero todas concluyen en maldecir el repudiado “bloqueo” como una medida que divide y va contra el principio de libertad de la gente y de poder relacionarse sentimentalmente incluso si estos trabajan en la misma instalación. Finalmente, a pesar de los daños, las víctimas y el caos que trajo cada una de estas tragedias a Halcyon Este, solo ha logrado engrandecer el rol que han tenido los involucrados, convirtiéndoles en verdaderos mártires. Singularmente, ha sido el mismo reino que ha hecho de la primera víctima; Endrea Haduf, el estandarte para nombrar esta iniciativa, ya que se le considera el motor central que mueve el espíritu de esta ley, para que algo así no vuelva a suceder jamás. Definitivamente, no encuentro nada y ninguna respuesta que no se ha preguntado otro y que ha cerrado en el mismo laberinto que no tiene salida. Decidí entonces, salir de todo eso y jugar un rato al Gran Redo en mi Biper, famoso juego que adivina lo que piensas y responde preguntas sonsas y obvias, pero que al final, le hace entretenido y vicioso por ultimo para tratar de entender como lo sabe o como lo logra, con preguntas tan simples. Me estire a lo largo de mi sofá en tanto volvía al mundo del HV donde me quede contemplando el entorno místico y artificial del Gran Redo, mientras éste me miraba impaciente aguardando con su postura recta y espigada por mi siguiente pregunta. No sé a raíz de qué donde le pregunté por Nicom; le pregunté si me podía ayudar con ella. El sujeto bajo la mirada, tomo nuevamente la punta de su capa y se envolvió con ella dejando su mirada en mí. -“Debes ser más específico para poder revelar aquel misterio…”- respondió con unas líneas de texto. -Es simple: quiero hablar con Nicom, volverle a escribirle misivas y hablarle por Biper…- le respondí, en tanto mi pregunta, se transcribía bajo las de él. -“Debes ser más específico para poder revelar aquel misterio…” -volvió a responder. “¡A ella! ¿Sabes de quién hablo?”- dije. “Debes ser más específico para poder revelar aquel misterio…” insistió, desanimándome, comprendiendo que lo que hago es una estupidez. “ A quien quiero engañar, mago estúpido, solo comunícame con Nicom, la princesa de los Moggios, ¿te suena familiar?…- le dije sin perjuicio de que no lograría más que desahogar mi frustración en él. Le quede mirando esperando nuevamente que respondiera lo mismo, pero no sucedió así, él se mantuvo impávido, en esa estudiada postura que pareciera ser casi estática que se rompe de vez en cuando con un movimiento tenue de los hombros que se levantan para hacerme creer que i el sujeto respirara y está vivo y por el agitar de la tela de su capa, en una brisa misteriosa e inexplicable de origen, que aparece de vez en cuando y de la nada le mueve. “Tendrás que demostrar quién es y en donde está su reino…” respondió sorpresivamente, manteniendo su intrigante mirada en mí. Yo me reintegre quedando sentado sobre el sofá resultado de semejante respuesta que resulto ser particularmente muy inusual, algo que jamás había visto en lo que he jugado a esto o lo que he sabido de alguien más. -“¿A qué te refieres?” le pregunte, pero él nuevamente silencio y luego de un rato oscureció todo para que surgiera de esa oscuridad la impecable y alba interface de bienvenida del HV que jamás había visto antes. A diferencia de la acostumbrada, esta tenía las siglas R.E.D.O y un círculo celeste con una flecha en su interior que se encontraban en su cola. Dentro de ello, el Gran Redo, me ha dejado un mensaje: -¿A que te refieres...?- -¿Quieres reiniciar?, puede que en la siguiente oportunidad, las cosas resulten...- -¿Que es esto?, ¿donde estoy metido...?- Continuara….
  18. B.Plebeian

    Capitulo 6 | "Princesa de los Moggios"

    VI- Princesa de los Moggios. Ronas no me dijo nada más, solo se devolvió a su despacho, y de paso llamó a un par de empleados con los que les dijo algo sobre rehacer el informe y en conjunto con él se encerraron en su despacho. Me quedé pasmado y aturdido con semejante error cometido, si siempre he sido minucioso y reviso, pero esta vez, no lo hice. Me quede unos segundos ahí mirando la imagen de Nicom impresa, los demás me miraron de reojo y en silencio, -¿¿Qué tanto me miran??- le dije a todos- ¿¿Qué acaso aquí nadie mete la pata con algo del trabajo??- les reclame en tanto se volvía a los suyo sin responder nada. -¿Qué hago ahora?, si esto lo ve el Virrey estoy frito y de paso meto en líos a Nicom…?- me dije. –Nicom, ella me puede ayudar!- -Nicom tengo un problema necesito que me ayudes, metí la pata hasta el fondo!, por favor respóndeme en cuanto puedas! -¿Tanta urgencia?, espero que lo sea, estoy sola ahora, llámame al bíper.- Me levanté de mí asiento y salí de la oficina con dirección a a la cafetería donde sé que puede ser un lugar que puedo estar solo y ver si alguien llegara a entrar mientras hablo. ...En la cafetería. -Nicom, escúchame estoy en un lío tremendo y necesito tu ayuda.- -¿Qué sucede? Ya me estás preocupando con esa voz que hablas!- -Hay un informe que hice, con los datos que fui hoy a sacar de la consola y necesito eliminarlo antes que lo vea el Virrey.- -Ya vale…¿y no puedes simplemente decirle que está equivocado o que lo corriges?- -Es que no es por la información en realidad….es que es algo complicado…- -Pues háblame con claridad porque no sé qué se trata y menos de que forma te puedo ayudar.- -Tú conoces a técnicos del HV, hoy hablaste con el sujeto que estaba conmigo y te ves bien amigo.- -¿Y eso que tiene?- -¿Puedes hablar con él y pedirle que lo elimine el adjunto del informe?- -No lo sé, tendría que preguntar, ¿pero qué es tan grave lo que va?, ¿no me digas que incluiste alguna foto tuya con falda o algo prohibido?- Yo me quede en silencio un par de segundos.- ¡Por el Creador!, Bradco no sabía que eras….lo lamento, yo no tengo problema con eso, igual podemos ser amigos, yo soy de mente abierta y sabes que tengo un par de amigos que lo son y nos llevamos…- -No es eso, no soy homo, ni Bi…- -Bradco…no entiendo.- -Es una foto tuya…- -¡¿Qué?!- -Lo lamento, no me di cuenta, fue un error…- -¡¿Qué hace una foto mía en el informe del Virrey?!, ¿Estás demente?, ¿por qué? ¿Qué foto es?- -Te saqué una foto hoy al verte, lo sé y lo lamento de veras…- - Si lo llega a ver el Virrey, ¡¿cómo pudiste?!- -¡Mira todo lo que me digas me lo mereceré y más, pero ahora necesito borrarlo!- ella se quedó en silencio un rato. -!Aaay Aaay!…- -Nicom, por favor, no hay mucho tiempo…- -¡No puedo creer en el problema que me has metido!- -No sabía…- -¡Mejor te callas porque necesito pensar muy bien como resolveré esto!, quédate atento al bíper!- Luego colgó la llamada. Me devolví a la oficina y me quede en mi puesto avanzando en otros temas, pero con la tensión de la espera y la ansiedad de ver que es lo que planea ella, si es que algo hará. -Hablé con un amigo del área de soporte…tratará de capturarlo para borrar el adjunto, solo espero que lo logre, sino no queda otra que ir y borrarlo, ¡eres un verdadero primate! ¡Estoy furiosa contigo!- -¿Borrarlo? ¿Pero cómo?- Entonces disimuladamente tome una carpeta con algunos papeles y salí de la oficina como si fuese a hacer alguna entrega a otra sección para meterme a la cafetería nuevamente. -¿A qué te refieres con ir y borrarle? – -No puedo hablar ahora, entro a una reunión con el Virrey, intentare hacerlo. ! Realmente te odio plebeyo tonto!- -Nicom, estás más loca de lo que parece, ¡No lo hagas!- Pero no sirvió de nada, ya que antes que terminada mi frase, ella me colgó. Sentí la tensión sobre mis hombros y no me quedó más que aguardar y aguardar, ya que cada minuto se volvió una espera insoportable de saber qué es lo que ella iba a hacer para eliminar ese mensaje. Volví a la oficina y me quede en mi puesto tratando de buscar alternativas. Media hora después…. Ronas se asomó por la puerta de su despacho y haciendo un gesto con la mano, me ha llamado. Yo me levanté con la pesadez de la tensión que tenía y de las nuevas malas noticias que seguramente me esperaban. -Bradco,- dijo Ronas estando a un lado mío.- Tienes una llamada del Virrey…- continuó dejándome helado. Tomé el auricular y me apronté a responderle. Ronas cogió otro para enterarse también de lo que pasaba, mientras se ocupó de hacerme gestos poco alentadores. -Virrey, habla Bradco, ¿en que puedo ayudarle?- dije algo titubeante. -Quiero que me expliques, cual es la idea del adjunto que me has enviado, ¿es acaso una broma? , !!porque yo no estoy de humor para esto!!.- -Virrey yo, lo lamento, fue mi equivocación…- -!Pues quiero una buena explicación porque tengo a varios de mis jefes de sección, un par de asistentes y la encargada de ventas; la señorita Nicom, que me imagino que ya le conoces y está aquí a mi lado escuchando también y quiero saber qué significa esto que viene con mi informe de gestión y quiero que lo hagas al frente de todos!- -Lo que sucede….- -¡No quiero oírte!- me interrumpió.- Ronas…- -Virrey.- -Quiero que me envíes de inmediato a la sala de reuniones al pelmazo ese y ¡hazlo ya!- dijo en tono parco y molesto cortando la llamada. -No hay más que decir, estas frito…- me dijo Ronas. Salí de ahí derrotado y con una acides en el estómago espantoso, camine, me encaminé al elevador y este me llevo al quinceavo piso. Unos minutos después, en la sala de reuniones del ala A de Halcyon Foods Inc. Las puertas se abrieron de par en par y al mirar al interior, vi al Virrey presidiendo la mesa rodeado de varios jefes de sección. A su lado un ayudante y a su izquierda de pie, permanecía Nicom con una cara tan asustada como la mía. -Aproxímate Bradco.- dijo con voz firme. -¿Que mierda significa esto en mi informe de gestión?- me preguntó señalando con el índice la proyección de la imagen del reporte que agregaba la imagen del mago del juego del Gran Redo. Me quede desconcertado, miré a Nicom y ella solo me miró levantando las cejas sin entenderlo tampoco. -Lo lamento, de verdad que no sé qué paso y se me ha traspapelado, las disculpas a todos, por favor, no sucederá nuevamente.- dije entre los nervios y el alivio de saber que Nicom había logrado sacer la foto de ella del reporte.- Les reenviaré enseguida los adjuntos con las estadísticas y proyecciones..- -Esta es la primera y la última vez que me vienes con un mamarracho como este, ¿me oíste?, ¡quiero mis gráficas, mis malditas gráficas, ¡no este estúpido mago en su reemplazo!- exclamo dando un golpe en la mesa con el palma abierta. -No volverá a pasar…- -¡Estoy seguro que así será, ahora fuera de aquí!- Un par de horas después, en el carro saliendo de Halcyon Foods. Después de ese raro y tenso momento, respiré aliviado. Por lo que decidí hacer un llamado al Viper de Nicom. -Nicom, ¿puedes hablar?- -Esperaba que me dieras una muy buena razón para no mandarte a la mierda en este momento!- -Me equivoqué, lo siento…- -¿Por qué me fotografiaste?- -Fue una estupidez…No sé en qué pensé…- -No es muy difícil adivinarlo, ¡casi nos dejas sin empleo a ambos!- -Ya me has torturado lo suficiente y si quieres me mandas a la horca, pero ahora dime que hiciste para resolver esto!- -Yo no hice nada…- -Vamos Nicom, hablaste con el amigo ese que tienes el debió cambiar algo…- -Claro que hablé con él, ¡esto mágicamente no iba a suceder!-se explicó.- ¡Así que le debemos una y grande!- -¡Por el Creador!, que susto…- -¡Me lo dices a mí, si no sería tu foto la que aparecería ahí!- Y hazme el favor y no me metas en líos sin que al menos lo merezca ¿me entiendes? -De acuerdo, pero deja que te invite un café y conciliarme contigo… ¿Qué me dices?- -Bradco, ¡aún estoy muy molesta contigo!- -Después de todo terminó.- -Si claro, muy novedoso tu método.- -No puedes decir que es un día más, vamos anímate, nos encontramos en el centro en un rato más.- -Bradco, ahora voy a casa no sé…ya fueron suficientes emociones y aventuras para un día…- -No creo que seas del tipo que no quiere más…- ella se quedó en silencio un par de segundos. -¿No se supone que tú deberías ser de la especie esa que trabajan en tu área?- -¿Callado, amante de la computadora y poco sociable…?- le pregunté.- Me gané el cargo porque no habían más postulantes.- ella se rio. -Más vale que no me dejes esperando, porque no te volveré a hablar…- -Seré puntual y cortés, como tu Virrey…- -Ridículo, déjate de eso antes que me arrepienta.- -En una hora, en el “Indecente de Erva”…- -Nos vemos…- Un poco más de las 9pm, en el “Bar del Indecente de Erva” Nos encontramos en la puerta de acceso, se le veía más relajada y me encantó verle sin la formalidad de las prendas usadas dentro de la planta. Luego de tomar una mesa para dos, nos sentamos a platicar entre el sonido de algún cantante que animaba el ambiente con su guitarra. Pedimos una par de bebidas de cebada y una tabla con picadillo de quesos, maní, frutos secos y otras variedades de exquisiteces para untar en un par de pocillos, rebosantes de salsas para acompañar. -No puedo dejar de mencionar que te ves muy distinta fuera de la planta.- -Supongo que mejor…- -Para allá voy.- -Bueno, si esperas que te devuelva algún alago no lo haré, me sigues cayendo entre bien y algo insoportable y con el numerito de hoy...puff!...no lo sé aún.- -No seas tan dura conmigo, nos falta conocernos, ahí tu opinión la haré cambiar.- -Si seguro, ¿así como lo has hecho con el reporte al Virrey?- ambos nos largamos a reír. -¡Ya te has enterado como se mueven mis contactos!- -¡Que mentiroso!, ¡sabes que no hiciste nada! Yo soy la tonta que te da crédito gratis!- -Que gran salvada, no sé qué iba a explicar….- - Estarías buscando empleo seguramente, el Virrey no te perdonaría algo así.- -¿Qué significa eso?- -Bradco, no me hagas opinar ¿quieres?- -No me diga que se pondría celoso…?- ella me quedo mirando y se sonrió mirando para otro lado. -Una mujer se da cuenta de muchas cosas, solo eso te diré plebeyo.- -Ya me lo has dejado claro…- -¡Pero que observador!.- me dijo con burla.- ¿A caso lees muchos artículos femeninos?- me preguntó.. - ¡Me has calado!- respondí riéndonos. -Y ¿Qué es lo que te has fijado de mí?- -Que debería haber pensado dos veces antes de venir hoy.- me respondió. -Que comentario tan feo…- le respondí.-Yo soy un tipo tranquilo y muy serio, solo tomate el tiempo de conocerme, eso es lo justo para que te hagas tu propia versión de mí.- -Si seguro, eso no cabe duda, sacando fotos a una colega sin que ella se entere.- nos largamos a reír a pesar de que me dio algo de vergüenza al verme sorprendido. - Solo probaba la cámara….- -Que mentiroso eres plebeyo, ni vergüenza te da!, ya se tres cosas de ti, ¡me estoy haciendo del perfil tuyo en menos de cinco minutos!- -Pero fue una buena foto…- -No lo hagas de nuevo.- me advirtió. -Ahora brindemos mejor, ¿te parece?.- -¿Y por qué vamos a hacerlo?- -Bueno por el colega tuyo, ese técnico raro…- -De acuerdo, yo brindaré por él.- me dijo chocando los vasos. -… y por los primates de administración, que son tipos muy simpáticos, básicos de pensamiento eso sí!- me dijo sonriéndose en una sutil burla que le sale de sus labios en forma encantadora.- ¡Te dejaré el resto del maní, creo que lo disfrutaras más!- -Detrás de esa mirada tan dulce hay una verdadera máquina de sarcasmo.- le respondí riéndonos.-¡Pero me gusta más tu cerveza que el maní!- le dije dándole un sorbo a su bebida en forma sorpresiva. -¡Atrevido!.- me dijo lanzándome un pedazo de pan.-¿Ahora me tendré que tomar mi trago con tus babas en el?, ¡ahí no!, ¡qué asco!- me reclamo riendo.- ¡Este te lo tomas tu yo me tomare otro y pobre que te atrevas a tocarlo porque ahí sí que te la verás conmigo!- - No tengo miedo fíjate.- -Por favor atrévete y verás que hubieses preferido que el virrey encontrase mi foto en su informe!- me dijo burlándose.-¡Me acordé de eso!, ¡te pasaste!, espero que sean solo fotos de mi cara.- -Por supuesto, las otras ya las borré.- -¡Bradco!- -Es broma, solo es esa.- le dije en tanto llamé al mesero.- Te pediré otra cerveza, espero que esta si la bebas, puede que gustes algo más suave, quizás un juguito de fresa…- -¿Es un chiste?- -Amigo, tráeme el MoggioExtra con cerveza negra!.- le ordenó. -odio las rubias.- me dijo a continuación. -¿Y podrás con eso?- le pregunte sabiendo de que se trata. -Y que sean dos.- le pidió.- ¡Este lo invito yo a ver si puedes administrativo enclenque!.- me dijo desafiándome. Al rato entre la conversación y los chistes que nos lanzamos el uno al otro, llegó un par de vasos largos y grandes con hielo y un trago que le cubría casi hasta la mitad, teniendo sumergido en cada una, una botella pequeña donde liberaba cerveza para la combinación, un par de bombillas y una rebanada de limón -Pues ahora brindaremos.- me dijo levantando el vaso.- ¡Por mi técnico estrella!- -Ya brindamos por él, me estoy poniendo celoso te diré.- le dije alzando la mía. -¡Fue el héroe de la jornada, se merece todos los brindis!- -¡Tienes razón, te concederé el brindis solo por eso!- Continué, en tanto comenzó una conversación grata y llena de risa combinada de varios sorbos de este esquisto y refrescante trago. -¡…Por este día que fue una locura..!- dijo levantando el vaso nuevamente.- ¡... y todo gracias a Bradco que gusta de fotografiar a sus colegas sin su consentimiento!- dijo levantando la voz y conteniendo la risa, lo que trajo algunas miradas a nosotros. –…Yo que tú me bajo esa falda…es impulsivo, podrías estar luego en algún Facelook- le dijo una muchacha que en una mesa contigua nos quedó mirando, haciendo caso de lo que ella le sugirió. -¡Que gracioso!, el cartel que has puesto sobre mi.- -Tú no tienes voz ni voto, lo que hiciste casi nos deja sin empleo.- -Ya sé que me equivoque, pero sino, sería otro día corriente, ¿no lo crees?.- ella me quedo mirando sin decir nada, solo alzo su vaso y me invito a que ambas se tocaran para hacerles sonar. -Muy bien plebeyo.- -Ya dejo eso de plebeyo…- -Hasta el fondo, ¿me oíste?- me dijo comenzando a beber el suyo alzándole lentamente a medida que consumía el contenido. Yo me sonreí y le seguí el juego. Reíamos y seguimos conversando de cualquier cosa, incluso olvidamos el carácter serio de la situación de hoy para hacerle de parodia de imitaciones y supuestos con otros, la pasamos muy bien y sucedió que repetimos la dosis de Moggios para amenizar las risas y las confesiones ridículas de las tonterías de situaciones que recordamos haber hecho, otras que hicimos siendo adolescentes, de todo eso, pasaron fácilmente creo yo, dos o tres horas. -Nicom, me estoy divirtiendo mucho contigo, pero creo que ya es hora de partir.- Ella se sonrió y miró la hora es su Biper. -¡Ayyy no!-exclamó mirándome.-¡Es muy tarde!- -Lo sé y mañana hay que trabajar.- le dije dando un último sorbo para colocarnos de pie. -¡No me percaté!, ¡qué horror!- Nos alistamos para retirarnos de la mesa, de pronto le vi un poco inestable que incluso tuvo que afirmarse con una mano de la mesa. -Hay no!- dijo tomándose la frente con la otra mano.-Estoy algo mareada, no puedo creerlo.- -No te compliques, yo me siento algo más chispeante también.- -Menuda imagen te llevas hoy de mí,.. Nicom, Nicom….- se decía a sí misma como llamándose la atención. -Oye no hay problema, ya somos colegas en esto, seré un caballero y no tendré memoria.- Ella me miro se sonrió y me abrazo sorprendiéndome. Luego me habló al oído. -Déjame en mi carro que está cerca y no se te ocurra nada.- me decía seria.- ¿Pero sabes que Bradco? me caes bien a pesar de que eres un pervertido que me fotografía a escondidas.- -No lo hice a escondidas.- -Dime si me ibas a chantajear o tal vez me dibujarías uni-ceja con bigotes para subirle a faceLook?- me preguntó aun apoyada en mí. -Lo hice porque eres hermosa…-ella se distanció para mirarme a los ojos extrañada. -¡Tu sí que tienes problemas graves a la vista!-me dijo desestimándome, mientras me punzó con su índice la frente para molestarme.-Sácame de aquí…- terminó tomándose de mi brazo para caminar y salir del local con algunos leves tropiezos que nos llamaron a reírnos sin razón como un par de tontos. Caminamos dos o tres cuadras, nos fuimos sin soltarnos del brazo, aun reíamos de cualquier cosa y nos dio por hacer tonterías como paso de baile o demostrar alguna habilidad en ello que a esa hora y en ese estado no nos salió del todo bien. Pronto llegamos a su carro que estaba aparcado con otros más. Ella le activo su apertura con el contacto de su índice sobre un pequeño contacto HV, algo que nos trajo algo de risa al ver que no fue tan certero su acierto. Aguardamos por delante del coche en tanto este desplegaba el acceso de la cabina, nos quedamos mirando y nos reíamos sin razón. -¿Quieres que te deje en tu casa?- -No señor, muchas gracias, yo puedo sola y mi carro ya conoce el camino de regreso a casa de esta señorita!.- -¡Maldito HV y su piloto automático, que gran invento para noches como esta!- -Si así es…- me respondió sonriente. –Lo invento una mujer que estaba harta que los hombres usaran esa escusa…- se explicó riéndose.- Ahora debo irme.- continuó acercándose para darnos un abrazo. Luego nos quedamos mirando muy cerca.- No Bradco, no quiero líos con nadie...- me dijo algo seria al reconocer mis intenciones. Yo le respeté y asentí con la cabeza, le tome su mano y la llevé a mis labios para besarle, luego nos quedamos sujetos sutilmente con algunos dedos. Ella se sorprendió de lo que hice, pero gratamente. –La he pasado muy bien, claro que no sé cómo mañana me levantaré para ir al trabajo! pero ¡ya me estás cayendo un poco mejor plebeyo.- -Me siento alagado con esa aprobación suya, “!Princesa de los Moggios”!.- - Que de moggios sé, pero ¿Princesa?- me pregunto riéndose. –Tu sí que has bebido más que yo!- -Claro que sí, ¡eres una verdadera princesa perdida entre las miles de toneladas de alimentos a distribuir!- -¡Bradco, de nuevo con eso!- me decía como si no se convenciera.- Por favor, con traje de obrero y zapatos de seguridad….- -Ese es parte del encanto, debajo de todo eso, veo a una hermosa mujer…- -¡Déjate de tus cosas, porque aunque estoy algo mareada, ¡no te daré la pasada!, estamos de amigos ¿de acuerdo?- me dijo tratando de tomar una postura seria que se desmoronaba con las risas que se le escapaban. -...Vamos princesa mía.- -No me llames así, que lindo se escucha...¡qué pena!.- me dijo con algo de vergüenza.- Oye ¿me tienes aun tomada de la mano?- me preguntó mirando nuestras manos. - Es solo de amigos, ¡no te pases rollos!- - Si seguro.- -¿Realmente no quieres besarme?, porque yo me muero de ganas…- -¡Claro que no!, solo beso a nobles.- me respondió riendo.- ¿Que te crees? Sabes que a la realeza no se le toca, eso te lo enseñan en la primaria plebeyo tonto!.- me dijo como si tomase el rol de monarca. -Está bien…- le dije sin presionarle, tomándole de ambas manos, para acercarla a mi.- ella se sonrió pero de pronto su temperamento cambió. -¡Te he dicho que no!, ¡Basta!- me reclamó soltándome de las manos y distanciándose un par de pasos de mí. No comprendí porque reaccionó tan molesta, pero no yo no alcance a deducir nada cuando se aproximó y me golpeo tiernamente con un beso dulce e inocentemente en los labios, como el beso de un niño que lo da por primera vez, yo le respondí y trate de rodearle con mis brazos, pero me separó de ella y me dio una bofetada que me ha dejado mirando casi a la espalda. -…Sí que tienes la mano pesada…- le dije sobándome la mejilla. -Bradco, lo siento, ¡que estupidez!…es mejor que…- me dijo afligida girándose para subirse a su coche. -¡Nicom!, ¡está todo bien!, ¡mira no me ha dolido, hablemos un momento, aguarda..!- Pero ella cerró la cabina de su coche y este se marchó, perdiéndose al doblar la siguiente esquina. Me dejó una sensación rara, un ardor en la cara, aunque sumó un mágico beso en los labios, pero ¿por qué reacciona así?, ¿qué le sucedió?. Espero poderle ver mañana y aclarar esto. Al día siguiente,en la planta de Halcyon Foods Inc. Llegué muy temprano, con la idea en mente de verle lo antes posible y saber de ella, ya que a pesar de todo, las cosas no salieron como pensaba. Ya en la oficina, busqué el plano de la planta disponible con el HV y pedí localizar el área de ventas, preguntando directamente por ella. No está lejos, calculo que no más de diez minutos o algo así, ya que está un poco más allá de donde fui por la captura de datos. El problema sería la excusa para ir. Pero no paso mucho tiempo de esa idea, cuando de pronto la terminal que consultaba el HV se ha quedado bloqueada y ha aparecido en el lugar del plano que miraba, un icono de un par de engranajes girando y un mensaje escueto que decía; “HV ahora está ocupado, por favor espere…” Luego, a todos en la oficina les empezó a aparecer el mismo mensaje, nos miramos las caras uno al otro sin entender lo que pasa. Ronas se percató y trató inútilmente de hacer que el contacto de su índice en los terminales con el HV como para resolver esto. Sucedió que incluso llegaron gente del departamento contiguo a ver si esta situación era solo de ellos percatándose de lo masivo del problema. Trató de llamar al área de soporte, pero los teléfonos no funcionaron, en realidad a ninguno de nosotros, por lo que acudimos al Biper, donde él como a otros, pedimos asistencia al área de soporte de sistemas. Ronas, después de unos minutos de hablarles, se dirigió a nosotros. -Muchachos atiendan un momento…-dijo algo desanimado.-…Es una falla temporal que afecto al ala completa, están en ello, no sé cuánto tardarán, así que por ahora tendremos que aguardar. Los que quieran pueden ir por un café, no tarden, estén atentos al Biper. A mí que me han dicho, sea suerte o coincidencia, no lo pensé y me dirigí donde me recordé del plano que vi. 10 Minutos después, en el ala Sur de Halcyon Foods. Pasé entremedio de varios inmensos camiones, siguiente una línea desgastada de demarcación peatonal, entre medio de esta, en uno de los inmensos patios abiertos, reconocí la figura de Nicom que daba instrucciones a gente que operaba grúas horquillas y otras maquinarias, cuando vi también al sujeto ese, al técnico que nos ayudó que le decía algo y con esto vi que ambos se devolvían a su oficina. Me acerqué a prisa, justo en el momento que ella cerraba tras de sí, una puerta de una especie de conteiner habilitado y casi cerrándose la puerta le tomé y me colé al interior. Dentro estaba Nicom que giró al verme y el técnico que me quedó mirando con la misma cara de sorpresa, pero en particular no fue precisamente por mi presencia. -No hay que ser pitonisa para entender que algo pasó…-les dije ante la cara de asombro de ambos. -Hice lo que pude, en verdad, lo lamento…-dijo el tipo mirándonos.-…ahora hay una emergencia, debo irme…-dijo aquel tipo mirando a Nicom para luego mirar al piso y pasar por mi lado para salir. -No entiendo…- le dije a ella. Nicom volteó con la mirada atónita. -Ayer, él no pudo hacer nada…- -¿A qué te refieres?- -…Él no modificó el archivo…ni siquiera tuvo acceso.- -Pero eso no es posible, todos los de ahí lo vimos!- -Pues no fue él.- -¿Por qué te avisa ahora?, ¿Por qué no lo hizo ayer?- -Dice que me envió un mensaje y un par de misivas, ya que no podía llamarme, todo esto me acaba de llegar ahora…- me dijo mostrándome los mensajes en la pantalla de su bíper, como recién arribados. Nos quedamos unos segundos en silencio sin entender. -Estamos de acuerdo que hay algo raro en todo esto…tengo una sensación extraña- -Bradco, ¿qué está pasando? ¿Quién lo hizo entonces…?- Continuará...
  19. B.Plebeian

    Capitulo 4 | "Sueños y Pesares"

    IV. Sueño y pesares. Desde hace unos días comencé con una seguidilla de sueños raros, algunos realmente convertidos en pesadillas, los cuales me llevan a ver desde paraísos, hasta tragedias donde termino sepultado bajo chatarra y la catástrofe. De primeras, pensé que tendía relación con el hecho de llenarme de imágenes y vídeos de los accidentes ocurridos en las otras plantas de Halcyon Este, pero luego noté que no es tan así, ya que estas imágenes, se intercalan con mi realidad en forma inesperada y esto sucede cuando hago uso habitual del HV, lo que me ha provocado más de un sobresalto. Por esto, es por eso que decidí volver a donde el mismo médico que me ha atendido en la planta cuando me desmayé, averigüé de su consulta privada y he conseguido una hora para la tarde de hoy. Una hora después, ciudad cercana, en el Centro de Salud Halcyon Este, -¿Tiene una hora tomada con el doctor?- -Sin con él, con Paal Savoy.- -Paul, se llama Paul...- -Ooh, claro, lo siento...- -Esta terminando de atender a un paciente y le verá enseguida, tome asiento y le llamaré.- -Gracias, aguardaré...- Me senté en una de las filas de butacas que estaban apostadas y encontradas a espalda de la pared. Me quede ahí sentado, separado de un par de personas más que aguardaban, todas que de vez en cuando levantaban la mirada para ver esa puerta de vidrio del acceso a su despacho, que dejaba ver alguna sombra distorsionaba de los que le ocupaban como una especie de dibujo abstracto que cambiaba de forma y sin definirse por completo. Llegó mi turno, de salida me cruce con el paciente anterior, un tipo alto y delgado y muy pálido, aunque resulta de mal gusto no pude evitar no mirarle y él también lo hizo, sentí algo de vergüenza y me apresuré a entrar. Me recibió el doctor, amable como si me conociera de toda la vida. -¡Bradco! Que sorpresa por aquí, ¿qué ha sucedido?- -No me he sentido muy bien...desde aquella vez, esa que usted me atendió, no he podido recuperarme en totalidad y estoy preocupado.- -Sí, lo recuerdo…-dijo sin quitarme la mirada.- ¡Oye pero sin formalidades por favor, nos conocemos amigo!, ¿Qué síntomas tienes?- -Bueno inicié con una sensibilidad a la luz que ha ido en disminución con los días, pero la desorientación y perdida de la memoria, por más que intento no recuerdo nada de mi pasado, no me refiero de lo que hice ayer o la semana pasada, es como si de esa fecha…- -¿Qué fecha?-interrumpió. -Esa en que me desmayé ahí en la planta y usted me atendió luego…- -Claro, por supuesto.- dijo recordándolo también. -Ese día, me ha dicho que me excedí en algo que tomé, que ya me conocía de otras veces…- -Creo que me malentendiste.- respondió serenando su actitud.-…No es primera vez que llegas así: consumes drogas o al menos lo hacías Bradco, y la última vez, me da la impresión que tienes que haber tomado una dosis fuerte, puede que una número –tres o una tipo cuatro-. -¿Qué significa eso?- -¡De verdad que estás perdido!, Esa es la potencia de la inyección! Podrías ser historia, convertido en maniquí para siempre.- me dijo en tanto se colocó de pie, rodeó su escritorio y fue por una pequeña mesita con ruedas con un equipo chequeador médico portable con el que me conecto varios sensores en los brazos y en el pecho. -¿Cuántas veces me has visto en este estado?- volví a preguntar. El sujeto se detuvo en los exámenes y me quedo mirando. -De la forma que estás ahora, nunca…si has estado menos desorientado, pero definitivamente con la memoria más fresca...yo diría no menos de seis o siete veces...- dijo asustándome. -¿Por qué haría algo así?- -¡Que se yo! te pasó en alguna fiesta, estas depresivo o quién sabe, pero tuviste suerte, sino....- me dijo sonriéndose de una manera sarcástica, en tanto con una jeringa del kit, me sacaba una muestra de sangre del brazo. -!No sé qué le causa tanta risa!¡Tengo sueños extraños, con gente que no reconozco y situaciones que parecieran ser tan reales! ¡no es normal!, me conecto al HV y de la nada tengo flash de momentos y situaciones que no tienen sentido! ¡También me sucede al dormir!- -Eso es parte del efecto...tenías que haberlo pensado antes de borrarte por completo!- -!Paal, algo no está bien!, no puede tener este efecto tanto tiempo y a este nivel, no es normal, no puede ser que nada me sea familiar, que nadie le importe, los accidentes, mi accidente, es como si nadie más lo tiene en la mente!, ¡Tienes que ayudarme!- le exclamé tomándole de los hombros. El me quedo mirando seriamente de tal manera que solo atiné a soltarle. -....Ya al menos recuerdas mi nombre, eso es un paso.- -Lo vi en tu puerta, o en mi solicitud no lo sé...- -En mi placa dice Paul.- dijo mostrando una de metal que tenía sobre su escritorio.- Mi nombre originario lo sabe poca gente...!considérate afortunado amigo!-dijo.- Halcyon Dayri, Rcom, Halcyon Crereals & Grain y las otras, la gente sufrió mucho con eso, quedo con heridas para el resto de sus vidas, ¿crees que serás el único marcado con esos accidentes? Ni siquiera lo sabes, no estuviste ahí...- -¡Vengo de Vcons Sedex, ahí estoy, tengo mi placa de color verde, como todos los que fueron reasignados a Fruits Inc, eso lo sé!- -¿Y eso que?- -Estuve ahí solo hace unas semanas...- -¡Eso es imposible, pasó hace un par de años!- -¡Vi las fechas, pero no puede ser!,¡Recuerdo la explosión y yo estaba tirado en los bosques de los alrededores!- -No tiene sentido...- -¡Lo estaba, estoy seguro!- -Puedo sugerirte un analista si lo requieres, puede ayudarte a acelerar el proceso de recuperación de tu memoria…aunque ten presente, que tu ficha de análisis estará disponible por las autoridades de Halcyon y por ende los regidores de la misma planta.- me explicó.- Te puedes meter en líos si saben de tu condición y su causal.- me advirtió en tanto verificaba como la muestra era absorbida por la máquina.- Si quieres mi opinión, yo no lo haría...de ahí no te podré sacar, nadie podrá hacerlo...- -¿Usted cree que estoy loco no es verdad?, -Estás casi en eso...- -Entonces ¿por qué me ayuda?- -Porque yo sé tú secreto Bradco.- respondió seriamente. -¿Que secreto? -¡Eres un maldito adicto y te crees el rey del espectáculo por la red! Nosotros nos conocemos de tiempo y hay un par de cosas que hiciste por mí y por ello te devuelvo la mano con este lío que tienes…a pesar que también hay cosas que has hecho que nadie te perdonaría....-me dijo dándome una palmada en el costado del hombro.- ¡Espero que siga así por supuesto!, ya sabes, con tu tratamiento, tranquilamente, ya recordarás- señalo riendo. -No sería bien visto; lo que opinarían mis colegas y claro por tu parte, el Virrey, sus lame culos que les siguen, en fin, perderíamos mucho...puede que tú más aún- dijo volviendo a esa seriedad.-!No te asustes, ya lo he visto antes en otros casos, tendrás que ser paciente, puede que tarde algún tiempo, pero te recuperarás!, todo es efecto de la droga y su antídoto, el que estés aquí, tiene su costo...- concluyó señalándome con la misma jeringa de la muestra. Luego me saco los accesorios y volvió con esa máquina al mismo rincón de donde le trajo para terminar después volver y sentarse al otro lado del escritorio donde trabajó en su terminal. -Se ve todo normal Bradco, al menos en los previos, esta todo en orden, de todas maneras enviaré de inmediato en los laboratorios para un examen más acabado si es que hay algo que no se vea, pero la verdad es que no lo creo, te enviaré el resultado a tu Biper en unas horas y si hay una anomalía importante te llamaré para hacer lo necesario.- ¡Vamos, Bradco!, cambia esa cara, es solo sintomático, ¡Te lo advertí varias veces!- se explicaba con una sonrisa.- Pero estarás bien, solo aliméntate como corresponde y deja por un tiempo la vida de noche, necesitas más horas de sueño.- continuó.- Te daré unas vitaminas y algo que te relaje, más suave que el anterior.-me dijo tomando su Biper donde colocó su índice ahí, para después guardarle nuevamente en su bolsillo, para que de inmediato recibiera algún mensaje donde imagino dejo la receta a despachar- Y evita seguir tomando esas otras vitaminas.. .-terminó con un tono de burla. -¡Deja los excesos por un rato y a las princesitas!.- termino sonriéndose, concluyendo así mi visita cuando él que me acompaño a cruzar la puerta de su despacho. Abandoné el edificio en dirección al aparcadero para ir por mi coche, en el camino, me detuve y me senté en el borde de la baranda que separa la rampa de salida, me quedé meditando y encontrando relacionar y asumir lo que me sucedía. Creo que por una parte me sentí mejor de no enterarme de algo grave, aunque por otra sentí que ese doctor me ha examinado muy a la ligera mi problema de memoria y más aún cuando afirma conocemos. No lo sé, lo vi muy tranquilo y evasivo a profundizar, yo al contrario me desespero por traer recuerdos que no tengo. Puede que otra opinión sea lo indicado, no obstante tiene razón con lo de la ficha; puede que este tipo lo mantenga en reserva por alguna razón, no sé qué sucederá si esto lo ve otro. -¿Qué es lo que sabe de mí?..¿Qué he hecho?, ¿Por qué me ayuda..? ¿Qué gana con eso..? Estoy atrapado... no puedo divulgar lo que me sucede sin arriesgarme...no sé qué es lo que sabe de mi... ¿Por qué me amenaza y sin embargo me ayuda?, ¿Por qué me miente...?- Continuará...
  20. B.Plebeian

    Capitulo 3 | "Cenizas Tibias del Pasado"

    III. Cenizas Tibias del Pasado Como es habitual, mi carro me llevó en un plácido, ágil y aburrido viaje por las praderas que rodean la autopista y como a diario también, he partido mi día dentro de la planta de Halcyon Foods, dando ese último paso luego que la cabina del coche se pliegue frontalmente y me deje de pie en el aparcadero, para que pueda presenciar los mismos colores de los miles de variantes del gris y las mismas caras serias e inexpresivas. Entré a la oficina, salude con un -Buenos días- a todos y por supuesto nadie respondió. Luego de acomodarme en mi puesto y con una taza de café humeante, comencé el ingreso de documentos, pulsando sobre el estilizado teclado que posa sobre la cubierta de la mesa, el cual no emite sonido alguno más que el suave golpeteo de la punta de los dedos al chocar ahí, que hace pensar en vez de estar trabajando estuvieses haciendo ruidos con las manos sobre la mesa como en una impaciente espera. Unos cuantos perfectos cafés por esa máquina que hasta el momento, aún me canjea créditos por este mes que inició. Llegó la hora de ir a almorzar, momento en el que se alinearon las tres rueditas para decirnos que son las dos de la tarde y fue entonces cuando el flujo de gente sale de cada oficina casi al unísono, donde nos dejamos llevara a paso ligero y a solo murmullos, en dirección a los accesos para llegar al casino. La fila de siempre, la mano sobre el lector que activa al chefdroide con esa mirada casi aburrida que le dibujan sobre esa pantalla que tiene en la cabeza y que sirve con impecable presentación, la justa y equilibrada merienda. Para variar almorcé solo y acompañado, es casi lo mismo, en estricto rigor, que nadie habla, no hay tópicos o puede que nadie quiera hacerlo, ¿cómo fui a caer aquí…?. Ronas trato de iniciar un par de veces alguna conversación, esa obsesión que lleva sobre el orden y procedimientos, traté de ser amable y busque la excusa de haber olvidado algo, lo hice y salí de ahí. Volví a la oficina y me aproximé al escritorio, tomé la silla y me senté abatido, muy confundido. Estando solo aún, escuché unos suaves golpes a la puerta, unos que se marcaron como si fuesen una rítmica, reaccioné de un salto saliendo de este trance de mis ideas. Me giré sobre mi silla para ver quién buscaba, al ver ahí, en dirección al acceso, con una carpeta bajo el brazo, estaba Nicom parada bajo el marco de la puerta. -Hola.- dije para romper esta pausa. -¿Qué tal?, ¿estás ocupado?- -No, !solo hacía el papel de pájaro un rato!- exclame con humor. -Te veías muy concentrado, casi me arrepiento de tocar la puerta.- me respondió sonriéndose.-Venía a dejar esto a Ronas, pero veo que no está….-comentó mostrando la carpeta y dando un vistazo al interior de su oficina para corroborarlo. -Sucede que me adelanté, ya me harté de sus charlas y risotadas…- -Si seguro, son el alma de esta fábrica, todos quieren trabajar en tu sección, ¡Está que arde el ambiente!- -¿Ya lo sabías?- -Todo el mundo conoce este palacio de la risa, es muy probable que mueras antes de aburrimiento que por un accidente en tu coche.- -Ya quedo claro que somos los raros de aqui…- -Lo lamento, es la verdad.- dijo señalándose. -Tu piel…- Le interrumpí al mismo tiempo que me colocaba de pie acercándome a ella -…Estas bronceada…me acabo de percatar- -Bueno, si fui a la costa.- respondió sorprendida. - ¿qué sucede?- pregunto extrañada. Yo me aproxime y le acaricie la mejilla, ella se sorprendió un poco y me miro de igual forma. -¡Oye si es de verdad! ¡No es autobronceante!- -Perdona, no quería incomodarte- le dije retirando la mano. – Que torpe, pero te queda muy bien, eso…- terminé sin comprender muy bien porqué lo hice. -Vale, está bien, menos mal que no me viste las piernas primero.- me dijo sonriendo un tanto incomoda. -No sé qué estaba pensando, discúlpame…- Nicom bajo la vista un momento y luego me miró más relajada como reaccionando más afable sobre esa caricia. -Deberás habituarte.- continuó.- Que la gente famosa como yo cambiamos de facha todo el tiempo.- me respondió riendo y haciendo alarde.- No olvides que se de artes marciales, no es llegar y tocar, ¿entendiste plebeyo?- -¡Me has pillado!, ¡que tu cambio me dejo impactado! ¡Fue impulsivo llegar a tanta belleza!- le dije continuando con el juego. -¡Casi te creo plebeyo! Por esta vez le dejaré pasar pero no olvides que se luchar muy bien!- -¿Contaré con tu misericordia en esta ocasión? !Gracias!- le dije riéndonos.- ¿Dime una cosa, está lejos de aquí?- -¿Qué cosa? -A la costa, donde fuiste me refiero a la costa.- -No, en unas horas llegas.- me explicó señalando la dirección del camino con una mano. -…Fue una salida de fin de semana, lo hago habitual, ya es casi época Estival.-Tal vez deberías dar una vuelta por ahí, estas muy pálido, te mejoraría ese semblante nocturno- -¿Se nota mucho?.- -!Con una pared blanca de fondo, tu cara parecería un dibujo hecho ahí!, en fin es en Halcyon al oeste, -Sargacious- ¿le conoces?- dijo.- ¡Que pregunta tan absurda, si es seguro que sí!- se respondía. -Si por supuesto, es muy bello, ¿ha cambiado mucho? -Le pregunte, puesto que en realidad no recordaba de inmediato de cómo era ese lugar. -Pues, han construidos más edificios de departamentos, pero el roquerío está intacto, el embarcadero, eso no cambia, deberías dar una vuelta por ese lugar, quien sabe, puede que nos encontremos alguna vez ahí…- -Claro, me encantaría…- le dije mirándole a los ojos.-…pese a que no sé si gente famosa se detenga a mirar a un mortal de esta fábrica, pero bueno, haré señas y elevaré una súplica.- sumando la risa de ambos. -¡Eso es muy cierto!- respondió aseverando.- Puede que tengas que hacer algo más que eso para cautivar mi atención, ¡plebeyo de Halcyon!- -Ya otra vez con eso de plebeyo…- -Asúmelo, la verdad te hará libre Bradco, bueno al menos en sentido espiritual- -Oye a propósito de sitios y cosas, el otro día me has mencionado lo del asilo laboral, pues no he entendido…- -Es el plan de reubicación laboral, ¡pero todo el mundo le dice Asilo Laboral, es un chiste!, ¿en qué mundo vives plebeyo?- dijo.- ¡Esta en tu placa, todos lo que tienen estas escritas con letras verdes, venimos de VComs!- se explicó ante mi cara de no comprender la nada. - ¿También te pasó lo mismo?- - ¿Estás de broma?, en ese momento había salido de mi oficina, ¡porque quedo hecha un desastre!, todo destruido, aplastado, arrancado de su sitio, ¡por el Creador!, !eso fue muy aterrador!- me dijo -Muchos no corrieron con tanta suerte; mírate, ¡estas vivo!, !algo pálido pero me imagino que tienes pulso suficiente! y ¡después de la explosión todo fue el caos, buscado a sobrevivientes por que la gente había salido disparada por..!- En ese momento, Ronas cruzo la puerta y nos vio ambos charlando, situación que no miró con agrado, se quedó de pie detrás de Nicom, esperando que le diese el paso. Fue inevitable silenciar con la consecutiva acción que ella optó al hacerse a un lado de él que venía con el séquito de empleados que también trabaja en esta oficina. -¡Permiso!, lamento interrumpir- dijo en un tono de notoria molestia-¿Hay algo que pueda hacer por ti?- pregunto deteniéndose entre los dos para terminar de apuntar la mirada a Nicom. -Te he traído el informe para el reporte de tu Virrey…- -Nuestro Virrey.- -Claro, como digas.- le respondió entregándole de sopetón la carpeta que llevaba en la mano, la que recibió cerca del estómago, haciéndole recogerse un poco para soltar el aire luego del golpe - Decías que es muy importante, aquí esta.- le dijo con un sutil tono de sarcasmo por lo que había hecho. -¿Por qué no lo enviaste por misiva?- le reclamó, en tanto se sobaba la panza. -Sucedió que algo no funciona, como se está haciendo habitual todo aparato HV en esta planta, no lo puedo enviar y él mismo, perdón, quiero decir Él muy nuestro Virrey, me ha ordenado que le traiga hasta aquí, ¿no esperarás que lo lleve de vuelta?- se explicó tomando una postura que llevó sus manos a su cintura en una clara señal de molestia. -¿O puede que sea mejor idea que sepas lo que dirá el Virrey cuando vea sobre su escritorio lo que encargó?- -No, ¡no!, no es necesario.- le dijo al tiempo que le abría para echar una ojeada al contenido.- Bien está lo que requiero para su encargo, el resto lo sacaré de la consola del terminal de datos cuando estos estén en línea ¿algo más?- continuó elevando la vista de los papeles para referirse a ella en un tono cortante y frío. -Nada, ya me voy- le respondió apartándose de él para volver a la puerta.- ¡Que desagradable estas hoy!, te estás superando...- -No es mí deber caerle bien a nadie.- -Lo estás logrando, vaya que si.- le dijo molesta en tanto enfiló sus pasos para salir de la oficina. Yo presencié esto sin entender mucho, se veía que salían chispas, casi para encender los mismos papeles que llevaba en la mano. Ella solo se volvió un momento desde la puerta y gesticulando en forma burlesca y sin que él se percatara, se dio a entender el ogro que es Ronas, me sonrió y agitando su mano la vi alejarse mientras se despedía de mí. Ronas aparto la vista de los papeles y me miró mientras ella se alejaba adoptando una actitud muy molesta sobre lo que pasó. -Te vas a meter en un problema.- inicio la charla con voz baja.- Nicom podrá ser muy apreciada en esta fábrica, incluso por el Virrey, demasiado para mi parecer, pero ni siquiera él o el mismísimo rey admite líos entre los plebeyos de sus factorías y con todo lo que ha pasado este último tiempo sobre estas, si llega a oídos del reinado será todo, te lo aseguro que no hay favor y gracia que le valga...- me reiteraba agitando las hojas que sostenía en su mano. -Ronas, te preocupas demasiado, solo viene a dejar papeles eso es todo.- -!Espero que eso sea, ella no tiene nada que hacer aquí! - terminó señalándome al tiempo que acentuó sus últimas palabras antes de retirarse y dar un portazo para cerrar su despacho. Unas horas después, ya al final de la jornada.... A pesar de que fue un buen día, aún tengo latente las dudas de estos accidentes que son confusos, sobre todo teniendo presente que estoy involucrado en uno reciente que nadie parece recordar. Me quede después de la hora y decidí indagar usando el contacto del HV. Busqué sobre noticias y artículos de relacionado de esta tragedia, donde ha figurado Vcoms Sedex que nombró Nicom. -Es una planta procesadora de frutos cítricos…no recuerdo trabajar en algo así alguna vez…- me dije.- Según esto, terminó con la mitad de esta, debido a la falla de uno de los hiper compresores que fue intervenido intencionalmente por uno de los empleados que se encontraba fuera de sus cabales.- Vi algunas fotos y vídeos del momento, en realidad material que me parece haber visto como todos, pero no me recuerdo el trabajar ahí, creo que esa muchacha se ha equivocado y me está confundiendo, no lo reconozco, aunque para mi sorpresa, al repasar el carrusel de imágenes, me detuve en una que reconocí: -¡Esa es idéntica a lo que recuerdo!, ¡Yo estaba en ese lugar!- No figuro dentro, pero yo estaba tirado sobre ese paisaje desolador donde partió todo esto hace algo más de un mes. Ahora ésta es la prueba de que no estoy loco, que no es la droga la causa de todo como se me atañe, ¡ese es el sitio!, no sé cómo llegué, pero es en ese lugar donde desperté, estoy seguro y ahora es esa imagen mi punto de partida y la prueba fehaciente que no estoy alucinando con este asunto. -!Al fin alguna prueba!- Pero desafortunadamente al mirar con detalle tal indiscutible hallazgo que tenía ante mis ojos, apareció otro escoyo que me dejo en el mismo punto de partida: Según figura la fecha del artículo, esto sucedió hace ya dos años. Continuara...
  21. B.Plebeian

    Capitulo 2 | "Reconexión"

    II. Reconexión Me quedé en la oficina un rato más viendo material de la llamada campaña de acilo laboral, promulgada hace tiempo a raíz de re ubicar el personal de otras factorías cuando por fuerza mayor, han debido de ser trasladadas a otra de las industrias del reinado. Vi muchas fotos y otros artículos, me apoyé con el HV para agilizar la búsqueda y ser más específico, cuando en eso, no sé por qué me dio por recordar cuando me implante el Neuralink. Recuerdo que tenía unos meses de haber cumplido los treinta y un años cuando como la gran noticia de aquella época, se liberaron las primeras versiones de la interface HV disponibles para ser implantadas a precio razonable y con esto hacer uso de la nueva tecnología tan renombrada en esos años, sin tener que utilizar los aparatosos predecesores basados en cascos o los incómodos implantes medulares. Ya la llamada NeuraLink o Conexión Neuronal estaba disponible para todo el mundo y al alcance de tu dedo, literalmente. Según lo referenciado en ese momento, tenías que tener al menos 12 años y menos de 25 para poder optar al implante, edad acorde e ideal para poder desde ya tener un control absoluto de la interface, los que teníamos más, la cosa advertía que sería incomoda. Flashback 12 años antes Laboratorios de Sphere Inc. Halcyon Este, sala de espera para implante. -He oído que hay gente que no tolera el implante.-me dijo un sujeto estando sentado a mi lado de una edad similar a la mía. -La verdad es que no creo, hay mucho invento sobre esto.- -¡Es cierto!- dijo.- Hay sujetos que no toleran la sincronización y simplemente no pueden usarles.- -Esto está pensado para que cualquier idiota lo tenga, eso me incluye.- -Tengo un tío que no lo toleró, de hecho ni siquiera la fase uno de instrucciones simples.- me dijo convencido.- ¡El implante le sirve solo para cuando va a pagar por la comida y luego la vomita del mareo!- -Si ya estás pasado de la edad ten por seguro que no se te hará nada de fácil.- -No creo que nada como la versión a que te conecta a la medula!- -¡Eso sí que fue un desastre!, ¡Cuánto loco quedo dando vueltas y otros en estado vegetal!- -¡Menos mal que aguarde por la mejora del producto!- -¿Qué me quieres decir?- -No tenemos ni quince ni veinte.- me comentó acercándose como si fuese un secreto. – Unos años más y sería todo amigo.- -Yo me siento muy bien y sé que no tendré dificultades, es un tema de tener suficientes neuronas.- -Yo diría que aun funcionen….- -¡Ya veremos, cuando seas rechazado por retrasado!- le repliqué bromeando.- ¡Aunque puede ser mi caso también!- -Hay un sujeto en la red que dice que seremos esclavos del sistema.- -Delirios de anarquistas, siempre es lo mismo.- -Sabes que con esto sabrán cada cosa que haces e incluso lo que piensas.- -¿Y qué harán con eso?, ¿Hacerme aparecer una rubia en la puerta?.- nos largamos a reír. -Son idioteces de seudointelectuales y todo eso, todo el mundo llevará uno y se podrá controlar todo!- -Puede que no sea tan disparado, hay mucho material en la red!- -¡A mí solo me importa tener mi implante en mi dedo y esperaré cuando decidan poner una interface HV en la vagina cuando pagues por coger!, eso sí que será un placer registrarte y eso sí que hará que entres en su mente!- le comenté riéndonos nuevamente cuando por el alta voz, fui llamado y asignado a uno de los mesones de atención. Un funcionario me registro en una ficha y activó la puerta contigua a esta sala y me dio el pase para acceder donde me recibió un equipo técnico médico conformado por tres sujetos, vestidos de impecable blanco, los que casi sincronizados, se encargaban de hacer los preparativos, recibir mi ficha y a mí, preparándose y al entorno, Sala de preparación para implante NeuraLink -¿No leíste el instructivo que debes venir acompañado?- -Si lo estoy, ahí ese sujeto me acompaña.- le dije señalando al extraño que me habló. -Esto es muy rápido, sentirás un pinchazo y puede que un poco de ardor al principio, pero es normal.- se explicó mientras los otros dos, preparaban algunos insumos médicos.- En tu ficha dice que solicitaste el implante redundante, generalmente se instala uno en cada mano, puede ser el dedo índice que es lo más recurrente.- -Si de acuerdo.- -Luego te conectaremos a la interface HV que está aquí a mi lado y calibraremos tu NeuraLink.- continuó señalando una pantalla colgada en el lado de la camilla.. -Treinta y un años…-leyó y todos se miraron disimuladamente. -¿Algún problema?- - El primer contacto será algo fuerte e intenso, si te mareas o tienes náuseas avísanos y haremos las correcciones, no tardaremos más de unos diez a quince minutos, trata de relajarte y mantener la mente despejada para que esto resulte de primeras.- -No me has respondido, ¿está todo bien?- -Está todo bien, solo relájate.- me dijo colocando su mano sobre mi hombro como señal de confianza Vinieron los pinchazos de un par de jeringas que adormecieron la punta de los dedos de cada mano, luego, asistido por otro, que supongo sería el médico, colocó un aparato delante de mi mano, en el cual inserte mi dedos índice de la derecha. Con el dedo ahí dentro, sentí que las paredes se estrechaban en un suave pero ajustado acolchado dejando libre la punta, donde se aproximó una delgada aguja, que dando un rápido golpe, penetro la yema del dedo y salió. Me dolió un poco, fue leve, seguramente la incrustación en la superficie del hueso, pero nada terrible, fue más incómodo que doloroso, ni comparado con el momento de sincronizarse por primera vez con el HV, eso para muchos incluyéndome, no fue lo que esperaba. -Es hora del primer contacto con el HV, así que vamos a partir haciendo que esto lea tu emisor injertado. Nunca olvidaré ese momento que coloque el índice de la derecha sobre el cristal de la interface que uno de los asistentes me facilitó, acercándole en una especie de brazo articulado que lo sostenía. Alucinante y emocionante a la vez; después de eso te da el anuncio que se sincronizará y que con ello te llevara a avanzando por dos niveles de enlace donde con algunos ejercicios simples del uso y control de algunas operaciones, siendo esto tus primeros pasos en la incursión de tan novedosa herramienta. -Muy bien, ahora necesito que hagas estos simples ejercicios que verá en la mente, ordena los objetos de esta imagen y forma una figura humana como lo verás. Cuando termine el ejemplo te dejara las partes disponibles para que lo hagas tú, ¿de acuerdo?- -Entendido.- -Muy bien, muévelas piezas necesarias y ensambla la figura, se te da fácil- -!Lo conseguí!- -Ahora organiza las piezas de este puzle que aparecerá...- -Manipúlale y dirige las piezas, tienes algunos minutos para hacerlo....- -!Esta hecho, fue fácil!- -Ok, bien hecho, ahora viene algo distinto.- dijo cambiando su tono de voz a uno grave.-... Es la conexión directa, las siguientes instrucciones te hablará el HV y sentirás la voz inyectada directamente en tu cerebro, será algo extraño, porque no es una voz femenina ni masculina, solo relájate para que esto fluya amigo.- -!Bradco, Shepere Inc, te da la bienvenida con la conexión Neuralink HV ! ahora podrás solicitarme información y que haga muchas cosas por ti…- -¡Es muy raro esto!- -…Pronto podrás tener el control de electrodomésticos, de tus redes sociales, de tus transacciones e incluso de tu carro con solo pensarlo…- -Solo trata de calmarte es algo que todos lo pasamos, te acostumbraras pronto.- -Es como si alguien más compartiera mi cabeza…-le murmure. -…Y podremos compartir momentos que has guardado en mi memoria para cuando le quieras revisar nuevamente, como tus vídeos y fotos favoritas…- -!Me está doliendo mucho la cabeza!, ¿eso es normal...?- -Es normal, a todos les pasa…- -…No te preocupes de la pérdida de datos, es prácticamente imposible, somos muchos los que velamos por esto y tenemos almacenamiento para muchas generaciones más y lo mejor de todo es que alcanza para todos…- -¡Es demasiado raro, no lo puedo controlar!- -Deja que funcione…- -Bradco, te noto alterado, ¿deseas que termine el proceso de Neuralink HV?, lo puedes agendar para otra oportunidad.- -¡No!, lo haré, estoy bien, de verdad que me siento bien.- le dije a la máquina, hablando y supongo que pensándolo, conteniendo la ansiedad de desconectarme y arrancarme la cabeza para que esa presencia saliera de ahí. -…Te contaré que descubrimos en las versiones anteriores del Neuralink HV, que al inyectar mi voz en tu mente, se genera stress en la mayoría de la gente y es normal que sientas ansiedad al oírme, es por ello que será por vez única y solo para esta oportunidad que me escucharas, ya que en adelante, me comunicaré usando pictogramas para no sobrecargar tu cerebro, por lo que deberás ejercitar con algunos ejemplos para asegurarnos que en el futuro nos entenderemos.- -…Ok, lo que digas...solo avanza- -Esta es la numeración simplificada de Halcyon, debes completar los números y objetos faltantes, es muy fácil, solo enfócate con la mente y hace uso de los elementos que dejaré en un rincón a tu derecha, recuerda que así te hablaré de cifras cuando sean números pequeños hasta la centena…te daré 7 minutos para que lo resuelvas- -Lo has hecho bien Bradco.- -Lo que digas, solo dime que debo hacer…- Luego de eso, me llevo a reconocer una serie de pictogramas y seleccionarles según lo que me preguntaba, combinándoles o destacándolas según me pedía, algo que me agoto al poco de empezar. -Haremos varios ejercicios, no tardaremos mucho, son muy fáciles, son solo setenta y cinto preguntas…tienes 5 minutos para esto- -Lo has hecho bien Bradco, pero te noto alterado, ¿deseas que termine el proceso de Neuralink HV?, lo puedes agendar para otra oportunidad.- -Estoy bien, solo avancemos…- -Tu presión arterial se ha elevado y tus signos vitales están algo alterados, como tu temperatura corporal…es posible que no estés apto para el implante en este momento, ¿puedo sugerir que terminemos con esta sesión para retomarla en una nueva fecha..?- -Estoy bien, de verdad, solo avanza por favor.- -Es cierto te estas agitando mucho, no es recomendable…- le oí al médico asistente. -¡Que estoy bien!- exclamé.-…Por favor, señor asistente, lo quiero hacer…- -Te administraré un sedante suave, pero si esto no te calma, te desconectare y no te preguntaré, ¿te quedó claro?- -Lo entiendo, lo que usted diga, discúlpeme....lo lamento…- -Aguardaremos un par de minutos que haga efecto…- -Te noto más tranquilo, tu pulso ha bajado a indice normales. !Podemos continuar!entonces vamos por un ejercicio más, ahora uniré algunos objetos, debes responder el pictograma aleatorio de una idea que tengo en este momento...- -No puedo concentrarme si me hablas….- -…Es importante que nos entendamos, será vital para el futuro…- -No te comprendo bien, ¿es una relación secreta o algo así?, no creo que termine bien, si es que está prohibido…no lo sé- -...No pudo ayudarte en este momento, debes interpretar este pictograma con lo que quiero decirte…- -…Esa es mi respuesta- -¿Consideras que esta resulta esta pregunta? Si me deseas mi opinión, diría que no lo está…- -Bradco…-me dijo el sujeto asistente cerca del oído.- No debería hacer esto, pero la respuesta es “amor secreto....” es casi un chiste...- -!Por el Creador!, son preguntas tan estúpidas, jamás hubiese entendido eso.- -Tiene algo de humano, un humor extraño, no te imaginas lo que ha preguntado....- -¿Consideras que esta resuelta esta pregunta?- -¡Muy bien!, !me has sorprendido!, siento que nos entenderemos muy bien. Ahora memorizaré algunas cosas de ti para poder reconocerte y recordarte como único entre los miles de millones que viven en Halcyon y ayudarte en lo que necesites, por lo que indagaré en algunos datos que leeré de tu memoria directamente. No te asustes, es solo información básica y de tu cadena de proteína ADN, tardare un par de minutos, puede que te sientas un poco mareado o te duela la cabeza, pero será temporal…- -¡…Sácame esto pronto por favor, me siento muy mareado!, ¡me duele la cabeza!- -Aún no se puede, falta poco…- -¡No lo resisto!- -Hay cosas muy interesantes, tienes una vida hermosa....- -Aguanta, aun no puedo desconectarte mientras el contacto HV este en verde….- -...Respaldaré algunas imágenes de tu infancia, te encantarán..!- -¡Solo quiero salir de aquí, es demasiado!- -Ya tengo memorizada tu cadena ADN, ahora te podré reconocer en cualquier parte de donde me conectes..!- -Queda poco…ahora, ahora se puede, ha cambiado a azul- -¡Tú proceso de inicio se ha concluido con éxito!…Ya estas incluido en un mundo de posibilidades hasta ahora inimaginables!- -!Solo déjame desconectar estas cosas, quédate quieto un momento por favor!…-me dijo sacándome los sensores de los brazos.-..Puedes salir Bradco- -Bradco, gracias por usar nuestro enlace Neuralink HV de Sphere inc…- -!Debes firmar la ficha de recepción en el mesón!- me dijo mientras salía. Terminé la prueba a duras penas, superado por la claustrofobia mental. Salí a tropezones de ese cuarto tal como lo hizo mi antecesor, destruido y mareado, caminé por la sala afirmado de la pared donde me recibió ese sujeto con quién conversé, la gente de la sala silenció y me miró al pasar, todo me giraba, aún sentía la extraña presencia del HV dentro de mi cabeza sin estarlo. -¿Estas bien?, te vez fatal…-me preguntó. Yo le mire por un momento sin decir nada, solo le aparte de mí empujándole con el brazo y vomité sobre el piso. Fue el inicio de una nueva era, el ocaso de lo primitivo, de lo que derrumbó el Neuralink HiperVirtualizor implantado, el enrome paso que dio este mundo no dejó ver que también fue el día en que se acabó para siempre la privacidad y el anonimato para el común de la gente. Fin FlashBack Cuando me percaté del momento que me perdí en estos recuerdos, me topé con sorpresa que ya había oscurecido y que en la pantalla de mi terminal, corría un vídeo de una nota de prensa hecha el día que se accidento la primera de las plantas de Halcyon Este. Miré a mí alrededor y no había más que personal de aseo que pasaron por los pasillos. Al ver mi biper, me llegó la segunda sorpresa: Son casi las diez de la noche y cuando partí en esto no debió ser más de las siete de la tarde. ¿Qué me pasó? Continuara...
  22. Halcyon. Halcyon es un mundo donde los poderes de las monarquías son las que dirigen los destinos de cada uno de sus imperios. Atrás quedaron los estereotipos rígidos de la oscuridad y la ignorancia, para convertirse en una realeza híbrida, sofisticada y ejecutiva que viste de traje y que debe abrirse al resto del mundo para generar negocios y acuerdos económicos para sostenerse. A pesar de todo esto, las clases sociales aún están bien marcadas y definidas teniendo en cuenta que hay privilegios, derechos y comodidades para todos, la plebe sigue ocupando un lugar menos mirado y sometido al asumir decisiones que muchas veces resultan duras y arbitrarias. El planeta está dividido muy clara y simple por su ubicación en el hemisferio y las fronteras de sus subdivisiones y reinos que le conforman; están señaladas por los puntos cardinales, constituyendo esta asignación la principal herencia que por generaciones y descendencia directa han dejado los habitantes originales de este planeta: Los Antiguos. Por lo anterior, sobre el meridiano, se encuentra Halcyon Boreal y sus reinos, para el extremo opuesto del planeta pero también del norte, se le denomina Halcyon Erva, luego, Halcyon Mitanni y al sur Halcyon Magreb. Esta historia surge de la zona Este de Halcyon Nazca del cono Sur , es una provincia pujante y creciente que basa su economía en sus gigantes factorías de procesamiento de alimentos, en una zona mayoritariamente agrícola cercana a la pre cordillera y con una extensa costa por el oeste, bendecido con un clima gratamente mediterráneo favorable a la actividad. Desafortunadamente las cosas no están marchando como el Rey espera, debido a una seguidilla de extraños accidentes que han arruinado y que han mermado 7 de las más importantes fábricas de la zona, lo que ha hecho levantar una alerta al nivel del mismo congreso y las más altas autoridades a razón de tomar medidas y decisiones que eviten a toda costa una nueva tragedia. Por razones de cercanía geográfica, conveniencias e intercambio de actividad comercial, Halcyon del Norte, se ha visto enterada del asunto, pero sin revuelo al verle lejano, sin embargo uno de sus principales miembros de la realeza, le ha prestado un especial interés por saber si tales acontecimiento podrá de alguna manera, representar una amenaza a su reino o incluso que es peor, que tales conductas destructivas puedan ser parte de la realidad de ellos y llevarles a un desastre, por lo que deberá involucrarse para saber la verdad de lo que su reino vecino intenta desesperadamente contener. [email protected]
  23. Idea original: Cùmulo y Juamkar. Guión: Cúmulo. Capìtulos: 12 Ambientación: La Serena, Chile. Año: 2012 Re-estreno: 2016 HISTORIA Diego Souper (Pedro Campos) es un joven gay que guarda en estricto silencio su condición sexual por temor a que su padre adoptivo, Germán (Bastián Bodenhöfer), se llegase a enterar, y con ello reabrir una herida que al hombre le costó mucho cicatrizar en el tiempo. Por lo mismo, Diego mantiene una supuesta relación amorosa con Diana (Andrea Velasco), su mejor amiga, quien realmente es lesbiana y está casada con Susana (Celine Reymond); siendo Ignacio (Hernán Contreras) su verdadero novio, a quien hace pasar, ante los ojos de su padre, como su mejor amigo y compañero universitario que arrienda una habitación en su hogar. Las cosas se complicarán para Diego cuando se entere que a su padre le queda poco tiempo de vida, y éste le pida verlo casado con Diana, y que además tenga un hijo, como último deseo antes de morir. Diego no se negará en cumplir lo que el hombre le pide, es por eso que le pedirá ayuda a su novia de mentira, la cual aceptará casarse falsamente con la condición de que sea Susana quien se insemine artificialmente, para criar ambas aquel hijo, y que toda la farsa acabará cuando Germán fallezca. Diego sin más salida aceptará, a pesar de haberle prometido a su novio Ignacio que juntos criarían al recién nacido y que la mujer sólo actuaría como vientre de alquiler. Las cosas se complicarán aún más cuando, después de realizado el falso matrimonio, Germán anuncie una noticia que dejará sorprendidos a todos los presentes: Ya no se morirá. Desde allí las cosas para Diego tendrán un antes y un después, ya que sus mentiras comenzarán a salirse de control y a enredar su perfecta fachada de vida, sin imaginar tampoco que diferentes lazos comenzarán a unirse trayendo de vuelta fanstasmas que habìan quedado, supuestamente, enterrados en el pasado. PERSONAJES Pedro Campos es Diego Souper Lineros Tiene veintiseis años de edad y hace poco egresó de la universidad, obteniendo su título de Agrónomo. Diego nació en La Serena y se crió hasta la pubertad en un hogar de menores propiedad de Virginia, la fallecida esposa de su padre adoptivo, Germán, quién lo acogió bajo su cálido alero, le dio educación y lo formó como un hombre de bien, entregándole todo lo que tiene hoy en día; por lo mismo, Diego se siente muy agradecido de él, prometiéndose a si mismo jamás fallarle ni causarle daño alguno, como una forma de pago por todo lo hecho. Diego es encantador y correcto ante ojos de la mayoría, sin embargo, por temor a que su padre se llegase a enterar de su condición de homosexual, ha tapado numerosas situaciones con mentiras, a tal punto de tener actualmente una falsa pero perfecta vida ante los ojos de él. Muchas veces, para lograr sus objetivos, Diego demuestra ser un hombre poco empático, calculador y manipulador con sus cercanos, características que comenzará a utilizar a su favor, sin darse cuenta que mas temprano que tarde sus propias acciones lo pondrán en difíciles situaciones. Bastián Bodenhôfer es Germán Souper viudo de Lineros. Germán es el padre adoptivo de Diego, a quién le entregó siempre lo mejor, con la intención de formar un exitoso hombre de bien, siendo su gran orgullo y lo único que tiene actualmente en vida. Es obsesivo por sus ideas y no descansa hasta verlas realizadas; es excéntrico, impulsivo, sumamente ordenado y correcto. De joven se casó Virginia, mujer a la cual amó y sigue amando a pesar de haber fallecido. Al "Loco Germán" -como se le conoce popularmente- se le diagnosticará una enfermedad que acortará su vida, por lo cual le pedirá a Diego un último deseo antes de morir: Verlo casado con Diana y que le de un nieto. Solo así podría morir tranquilo, viendo a su hijo feliz y realizado, y sabiendo que su apellido seguiría vigente y que sus bienes quedarían en las mejores manos. Hernán Contreras es Ignacio Araya. Ignacio es el novio de Diego. Oriundo de la ciudad de Ovalle. Tiene veinticinco años de edad y estudia Ingeniería electrónica; es tierno, gentil, humilde, comprensivo y cariñoso. Conoció a Diego por internet hace dos años y hace aproximadamente uno que viven juntos, luego que su familia lo expulsara del hogar cuando les confesó que era homosexual. Diego se convirtió en su apoyo fundamental, transformándose en su único sostén y familia, a pesar de tener que fingir ser sólo el amigo "zorrón" heterosexual ante los ojos de Germán y los amigos de su novio. Sueña con formar una familia junto a Diego y aceptará que insemine a Susana después de haberle prometido que ambos se harán cargo del recién nacido. Matias Assler es Rodrigo "Galán Hot" Rodrigo es un hombre de treinta años de edad, que gracias a su gran atractivo físico ha logrado salir adelante como prostituto gay. Le encanta llevar su sexualidad de forma ambigua frente a los demás. Es rudo, dominante, engreído y bien dotado, lo que lo hace tener mucho éxito en el mundo homosexual y ser una delicia para sus clientes, entre ellos Diego, quien lo visita permanentemente a espaldas de Ignacio, consiguiendo cosas que con su novio no disfruta plenamente como quisiera. Andrea Velasco es Diana Melgarejo Diana es la mejor amiga de Diego desde la adolescencia, siendo su gran confidente y consejera. Tiene veinticinco años de edad. Proviene de una familia acomodada Santiaguina, instalándose hace algunos años en La Serena luego de casarse con Susana en el país trasandino. Es moderna, directa y muy comprometida con sus cosas, buena amiga y reservada. Con su esposa sueñan con tener un hijo, cuestión que piensa conseguir casándose falsamente con Diego quien donaría semen para la inseminación de su pareja, teniendo que fingir un embarazo para poder concretar el sueño hasta que Germán fallezca. Celine Reymond es Susana Córdova Susana es la esposa de Diana. Tiene veintiocho años de edad pero a simple vista pareciera ser menor que su pareja debido a la inmadurez que la caracteriza. Gastrónoma de profesión. Siempre está riendo de forma nerviosa y pícara; es ansiosa, sensible y empática. Ha aceptado durante años que su esposa actúe como la polola de Diego sólo para irritar a Ignacio, a quien nunca ha soportado, y accederá a que ambos se casen falsamente sólo si ella es la inseminada para tener el hijo que desea criar posteriormente con Diana. Paloma Morena es Melina Roa Es la nana puertas adentro de Germán, aunque prefiere que la llamen "encargada de las labores domésticas". Melina es una mujer a la cual nunca se le ha visto sonreír; es de aspecto frío, correcta, solitaria y sumamente reservada, por lo cual se conoce muy poco acerca de su vida. Los últimos años los ha dedicado por completo al padre adoptivo de Diego, a quien acompaña en todo momento, soportando sus manías y cuidándolo de su complicada enfermedad. Francisco Dañobeitía es Javier Contreras Es un muchacho de veintidos años, completamente obsesionado por Diana, su vecina, desconociendo la verdadera condición sexual de la mujer. Javier es un tanto terco, sumamente infantil, pero muy noble y de buenos sentimientos. Cuando se disponga a confesarle su amor a la muchacha, se dará cuenta que ella ha contraído matrimonio con Diego, su supuesto novio, destrozando su corazón. Pero Javier no se dará por vencido, especialmente cuando se percate que algo extraño sucede en la relación de los supuestamente recién casados. Luciana Echeverría es Constanza Camila Ulloa "Cony Camila" es la media hermana de Javier por parte de padre. Es una bonita muchacha de bajo perfil, mimada y consentida. Desde niña creció con la idea de darle su primer beso al hombre que elegiría para estar toda la vida, sintiendo que ese hombre es Diego, del cual se obsesionó por completo a pesar de saber que está comprometido. Su madre, María Regina, prometió ayudarla a conseguir que su hija conozca hombre alguno por temor a que quedase sola, pero se complicará cuando se de cuenta de quien realmente es el "príncipe azul". Claudia Di Girólamo es María Regina Ulloa Regina es una mujer de cincuenta y cinco años de edad, madre de Cony Camila. Proviene de una familia de campo y posee una residencial junto a la mujer con quien se crió, María Violeta, colindante a la casa de Diana y Susana. Junto con Violeta, sufren desde joven de una extraña maldición: enamorarse siempre del mismo hombre, es por eso que ambas prometieron jamás volverse a fijar en algún varón para que así, el sexo masculino, no las vuelva a distanciar y romper su fuerte lazo por una tercera vez. Carolina Arregui es María Violeta Contreras Tiene cincuenta años, es la madre de Javier e inseparable amiga de "sangre" de Regina; es mucho mas impulsiva y fría que ella pero no por eso menos protectora y de buen corazón; Es chacotera, un tanto ordinaria y de habla rápida. Junto a Regina, han logrado sacar adelante su residencial y han prometido jamás volverse a fijar en algún hombre que las pueda separar, pero las cosas cambiarán cuando Rodrigo “Galán hot” llegue a vivir al lugar, provocando que aquella promesa comience a verse en jaque ante el impulsivo y acumulado líbido de ambas mujeres.
  24. Mamarracho: Un espectáculo para todo público, con su particular estilo Ana María nos propone recorrer su historia de vida, de una manera desopilante y divertida, haciendo un repaso de ella, desde su infancia y hasta la actualidad, pasando por su adolescencia, su familia y su trabajo. Nos muestra cómo se puede llegar a un objetivo de una manera divertida y clara, con anécdotas simples y cotidianas, de identificación para todo aquel que quiera conocer su historia y sus deseos de llegar a un lugar en el cual sin darse cuenta ya estaba desde hace tiempo!!! Con la participación especial de: Katherine Jenkins, entre otros. La siguiente historia es ficción, cualquier semejanza con personas vivas o muertas es mera coincidencia. Ana María despierta, cuando su mucamo pasa la aspiradora por su habitación. (Cara de Leandro Penna con photoshop) Mucamo: Lo lamento pero debo hacerla despertar, ya son las 17:00 y a las 18:00 debo irme. Ana María: Qué es esto? Yo estaba en la cárcel, por qué apareciste? ¿por qué estoy en casa? estái puro cagando la poca linea de continuidad que tiene Mamarracho Mucamo: Señora usted fue liberada ayer. Su abogado logró probar que Katherine Jenkins robó el anillo. Tuvo un golpe muy fuerte en la cabeza en su celda y fue diagnosticada de amnesia temporal. Por eso hoy despertó sin recordar absolutamente nada. Ana María: Eso suena muy coherente y convincente, muy al estilo de esta foronovela. Era perra culiá de Kathy debe pagar por chantarme el paté y robarse la joya. Continuaremos la conversación luego, ahora debo dejar una mansa cagá. Ana María camina hacia la cocina en busca de una caja de fósforos y se encierra en el baño. Luego de una evacuación abundante (casi una semana sin ejecutar el acto fecal) , Ana revuelve su propia evacuación con los dedos, hasta encontrar. Ana María: Riqueza, tragarme el anillo fue la mejor idea que tuve en mi vida. Ana coloca el anillo en su dedo meñique (sin lavarlo) El olor le dira la ubicacion en caso de extraviarlo. Mucamo: Señora, su hija Antonia (desde la carcel, cumpliendo prision perpetua) dice que prenda la television urgente. Ana María: Juraba que esa ridícula se había muerto. ¿Acaso no le corte el Wi Fi? Ana comienza a recordar un evento que sucedió en la prisión... Alcaide: Perras culias hoy llegan reclusas nuevas a la cárcel, bañense y aféitense un poco (lo digo por Ana María). Las veo allá en media hora. Ana María se dirige hacia recepción para darle un beso y un abrazo a las nuevas reclusas, pero no puede acreditar lo que ve detrás del vidrio cristalino. Una visita totalmente inesperada. Mientras tanto, la alcaide se dirige hacia su despacho y toma asiento. Alcaide: Tome nota de mi pedido, quiero un yoghurt de vainilla con alfajores de maizena. Por favor, no te olvidei de los alfajores de maizena. Y que el yoghurt sea descremado, tengo que cuidar mi figura. Asistente: Por supuesto jefa, los traeré luego. En ese momento, Ana María ve ingresar a las reclusas nuevas. Ana María queda negra y se desmaya cuando ve a su hija ingresar a la cárcel. ... Luego de robar unos 6, 7 minutos de protagonismo en la escena con el desmayo, Ana María recobra el conocimiento. Antonia mira reflexiva a su madre. Ana María: Ridícula vos estabas muerta, estás puro cagando el libreto de la novela. Antonia: NO ESTOY MUERTA. Bien viva estoy, lo suficientemente viva como para mantener esta familia como lo haría papá. Me sacaste de la foronovela como un trapo viejo, pero mamá... Esto lo tenemos que solucionar juntas. Me sentenciaron injustamente, yo no he hecho nada. Ana María: Nunca hiciste nada, te alquile un piso en santiago y te pague los mejores colegios públicos para que estés como una enferma culia durmiendo de 14:00 a 23:00 jugando Survivor? ¿Y ahora en la cárcel? Como voy a soportar que me hagas ESTO? Y a mi me bajas las líneas ridícula, la única que puede decir más de 5 palabras por línea en Mamarracho soy yo. Antonia: Siempre me trataste mal, ¿ahora ves porque prefería tener conversaciones privadas con papá y no incluirte? ¿ves por qué hice un canal de youtube con él y no te quise incluir? Ana María: Ay por favor shows de lástima no. Me viene a tomar el pelo esta chica. No me van a hacer quedar como la mala de la película. Por favor, corten, corten. Corten la cámara 6 que me toma de perfil. Staff de Mamarracho, yo no voy a compartir escenas de cárcel con ella. Antonia rompe en llanto. Ana María: Por favor mi amor esto es un acting, yo no te creo nada, no me como tu parada de mosca muerta. Si querés shorar shorá. No voy a hacer la foronovela con ella llorando. Que la saquen o me voy yo. La producción elige. Porque es un papelón y una verguenza lo que hizo. Violeta: Que Antonia vaya a tomar aire afuera. En 10 minutos seguimos la filmación. Ana María: Yo no voy a grabar el episodio 3 con ella. Tuve que hacerle un mamón jugoso a los productores de Mamarracho para incluir a Antonia en el cast, porque ella lloraba y me decía mamá conseguime un trabajo. No quiero dar detalles sobre eso, pero uno de ellos tenía la tula circuncisa, debo decir que el aroma y la textura de esa tula era muy apetecible, no hay mejor pico que he probao que el pico sin cuero, cosita más rica. El otro tenia el pico con cuerito y puta que me hizo tragar queso roquefort, no se lavaba desde hace meses, además NUNCA un pico con cuero va a oler bien 100%, pese a que seas muy limpio... es un quisquillismo, es higiene. El pico tiene otro aroma mucho mejor que el pico con cuero. Antonia: AY MAMAAAAAAAAA Violeta: Que xuxa eres una catadora de picos ahora Alcaide: Debo admitir que escuché la conversación desde mi despacho y a mí también me gustan los picos sin cuerito, por el aroma. Y si está depilado mejor. En fin, una consulta. ¿Alguien vio a mi asistente? Le pedí un yoghurt hace media hora y todavía no llega. Asistente: Ya llegué. Recorrí todos los carrefur de Santiago y no conseguí lo que pidió. Jorge Rial: Tenemos que informar una lamentablemente noticia, ayer, una de las flamantes quintillizas de oro ha muerto. La han asesinado en el penal de maxima seguridad cuando le estaba llevando pan con pebre a su hermana, la alcaide. Marina Calabro: "La jueza" como le decían sus mas allegados, últimamente se hizo popular por el revuelo mediatico al sentenciar a seis de prision a la actriz travesti: Ana Maria Casanova. Periodista: Ana Maria, intima amiga de ella, me manda este mensaje de audio por Whatsapp. Ana Maria: No la trabaje, si no que la maneje, hace dos años que la vengo manejando. La había puesto yo en el cargo de jueza y también en la jaula de las perras culias con Katiuska. El día que el falleció, el 20 de Enero (Ahora estoy en la clínica ortomolecular haciéndome cosas) *Se corta* Periodista: Oops perdon. Ana Maria: El 20 de Enero, ya se sabia que murió, estoy consternadisima. Pero sabia desde ese día que estaba muerta prácticamente, porque tuvo muerte cerebral desde un primer momento. El 20 de Enero a las 20:20 me manda un mensaje a mi, diciéndome que me extrañaba, que me quería, que me agradecía estos dos años. No te quiero mandar este mensaje por que siento que seria aprovecharme de ella, pero cuando pasen unos días (mañana) te lo mando. No se puecreer, el 20 me manda un mensaje, y después yo se lo mande a todos los chicos, y a las 12 me llamaron que estaba en coma desde ese momento. Yo lo metí en la jaula de las perras culias que hizo con Katiuska en Valpariso y ahora en el cargo de jueza... terrible, terrible. *Se descarga el celular* Marina Calabro: Pero que es esto nena, no podes hacer periodismo con un telefono celular. Traiganle un cargador. Ana Maria luego de los reiterados boicots de la psedo periodisma, Eugenia Lemos, llama a la produccion de Intrusos para salir al aire. Jorge Rial: Hola Ana ¿Como est... La travesti no da tiempo a terminar la pregunta, que ya empieza a reproducir lo que faltaba del audio de whatsap Ana Maria: Horrible, horrible, esto paso desde el 20, se sabia que era irreversible, era imposible de sobrevivir. Te digo que si escuchas ese mensaje no podes creer la despedida, pero te vuelvo a decir, te lo voy a pasar en unos días, no quiero lucrar con ella aunque sea con un mensaje. Pero algún día te lo voy a pasar, lo tengo guardado en mi celular, se lo mostré a Katherine Jenkins el mismo día en la noche, no podíamos creer. En el mensaje ella me dice: "Señor Ana Maria, la extraño mucho. Gracias por estos dos años que ha hecho por mi, la puedo llamar luego (luego argentino)" Y yo no la llame por que estaba en la peluquería, y cuando la iba a llamar mas tarde, me avisan que estaba en coma. Era un mensaje de despedida el 20 de Enero, exactamente a las 20:20. Horrible Eugenia, te quiero. Marina Calabro: Que fuerte todo Ana María: Estoy muy afectada por la noticia. Aprovecho el espacio para invitarlo al Maipo, mi casa. Con mi espectáculo: The Hole, el agujero, erótico, sensual, sexual, divertido, sensorial. The joul. Ana Maria se despidió del piso, y se dispone a producirse. Es la noche donde volverá al show mas importante de America: "Showmatch" y tendra entre 10 y 15 minutos para cartonear marquesina con su arresto. Ailee (La nueva chofer de Ana Maria): Señora, se nos hace tarde. Tenemos que irnos Ana María: Solo déjame ponerme esta peluca, y estaré lista. Tinelli: ¡Ella estuvo presa, pero hoy vuelve al jurado! La lengua karateka, la one, el señor... ¡Ana Maria Casanova! Ana Maria Casanova ingresa junto a Cristobal, su chihuaha, y sujeta la mano de un bailarín. De un momento a otro tropieza con las escaleras, y espuma comienza a salir de su boca. Cristobal no pierde el tiempo y lame la espuma. Enana Feudale: JAJAJAJAJAJAJAJA Que roba camara Ana Maria. Tinelli: Llamen al doctor Labonia. Enana Feudale: Marcelo, creo que deberíamos ir a una pausa... Marcelo... ¡Marcelo! Doctor Labonia: ¡Esta muerta, se le bajo la erección! (Y tampoco tiene pulso) Apostol: ¡OMG! ... Ana Maria yacía en el suelo, muerta... como un fiambre. Junto a su peluca rubia, y Cristobal lamiéndola intermitenmente. ¿Que paso con Ana Maria? Esta teleserie (donde los muertos no regresan a la vida) no deja de sorprendernos.
  25. Recuerda leer el Piloto que encontraras en este mismo subforo, antes de leer este capitulo. De esta forma entenderás por completo esa centelleante y fabulosa obra maestra. Mamarracho: Un espectáculo para todo público, con su particular estilo Ana María nos propone recorrer su historia de vida, de una manera desopilante y divertida, haciendo un repaso de ella, desde su infancia y hasta la actualidad, pasando por su adolescencia, su familia y su trabajo. Nos muestra cómo se puede llegar a un objetivo de una manera divertida y clara, con anécdotas simples y cotidianas, de identificación para todo aquel que quiera conocer su historia y sus deseos de llegar a un lugar en el cual sin darse cuenta ya estaba desde hace tiempo!!! Con la participación especial de: Katherine Jenkins, entre otros. ... Ana María conduce su coche de alta gama (es ingles, por eso conduce por la derecha) hacia un destino desconocido (en esta parte de la trama). Mira hacia el horizonte reflexionando, mientras tira un tampón con sangre por la ventana que conservaba en su bolso desde septiembre, decide que solo un abrazo familiar le quitará esta sensación de pasada a llevar que la acongoja. Estaciona su coche (de alta gama) y se dirige hacia su mansión… Es hora de hablar con Antonia, su hija. Entra a la casa y sube al tercer piso. Abre la recámara de Antonia con una patada y la sorprende con las manos en la masa. Antonia: ¿Qué pasa mamá? Sorprendida, cierra un video de su computador y esconde disimuladamente un calcetín con textura extraña. Ana María: ¡Ridícula! No te alquilo este piso en Santiago para que veas Survivor y ese reality fome donde la gente cocina, ¿cuándo vas a terminar la educación secundaria e ingresar a la universidad para ser una exitosa como tu madre? ¿Cuándo vas a dar esos tres malditos ramos que debes? Debes estudiar para ser la próxima alcaldeza de la ciudad. Antonia: ¡Mamá por favor! Ana María se retira, y Antonia muestra una expresión de suma preocupación y miedo. Ana María se dirige hacia el living room, el lugar donde descansa el router de internet en una mesita antigua de madera art-decó. Se quita el sostén y deja caer sus prominentes pechos sobre el botón de encendido Ana María: Veamos ahora como se mete sin internet a ese foro de travestis. Es hora que se acueste temprano, no quedándose leyendo topics hasta las 4 de la madrugada. El nokia 1100 de Ana Maria suena estrepitosamente, un mensaje por whatsapp le avisa que esta llegando para tarde para el juicio de la presidenta. Ana María: No te preocupes, la jueza es intimisima amiga mía. Llegare luego, adoraciones kisses. ------ Jueza: Nos encontramos en el juicio del asesinato de la presidenta (la que mataron en el episodio piloto). Gracias a las cámaras de seguridad, podemos ver lo que sucedió. Vamos al momento del crimen. Por favor, coloquen el vídeo. Ana María: Ese video es falso, está editado, me veo gorda Jueza: Puede ser, pero ahora veamos el vídeo con visión nocturna, para ver que sucedió en medio del apagón. Jueza: La escena es dudosa, pero no cabe duda que la presidenta fue asesinada por Ana María o por Adriana Barrientos. Ana María: Ésta mujer no puede ser más mala, esa parada de mosca muerta que trae el capuccino le queda fatal, que devuelva el anillo y se deje de webear, esta ridícula travesti estuvo en la escena del crimen, parece que estuvo queriendo robarse una cosa que no era de ella. Adriana Barrientos: Falso señor, falso. Está mintiendo el señor (pausa, recordamos nuevamente que Ana María es un transexual) porque ya no tiene más recursos, acepte su derrota, te vay andai directo a la cárcel. Ana María: ¿Que pasó? ¿Se quiso llevar cositas la señora? No solo vino a robar cámara esta chica, se roba un anillo no puedo creer!! y mató a la presidenta!! chorea anillos la chilena Adriana Barrientos: Completamente falso lo que dice esta señora! Ana María: Mira como andai dejando mal parado a tu país, tus compañeros chilenos que leen la teleserie están desconsolados por semejante mamarracho que viene a representar a su Chile querido a esta teleserie, no puedo creer! Adriana Barrientos: Yo no he robado nada yo he llegado ayer a Shile! Miente, miente que te va a crecer la nariz Ana María: Ay no importa si me crece me hago cirugía como tú no te preocupes, no entiendo lo que dices por esos dientes de plástico que tení Jueza: Bueno ya paren la wea de desvirtuar el juicio Ana María: Si por favor pasemos a algo importante, saca a este mamarracho de segunda selección de la teleserie, o dejenlo y que se calle Adriana Barrientos: Le molesto señora Ana María? Ana María: Ponganla de decorado atrás, traigan a Eugenia Lemos o a Colby Keller que tenían más votos en la encuesta Jueza: Paren la wea por favor así doy mi veredicto. Ana María es condenada a 4 puntos por el robo del anillo, 4 puntos por lenguaje soez y comentarios insidiosos y 2 puntos por interrumpirme en dos ocasiones, por lo que es condenada a 6 meses de prisión. Adriana Barrientos: Negra quedaste Ana María: Callate ridícula. Me estoy riendo de la situación con mis amigos de LOL en la masiva en skype, esto no podría afectarme menos. Lo único malo es que con estas esposas no podre darme placer yo sola. Preocúpate que en 6 meses ya recuperare mi libertad y volveré como ese waton de Survivor. ------ Ana María es trasladada al penal chileno, donde compartirá marquesina con celebridades de la talla de la azafata radióloga Luciana "La Rosada" Pinkitas, el narcotraficante West, el vendedor de sopaipillas Venancio Fox , el fanatico de Britney que escribe con letra azul, entre otros, nuevos personajes que traerán frescura a la teleserie.
×