Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'farc'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 31 results

  1. 14 Marzo 2019 Oficina de Bachelet en la ONU rechaza planes de Colombia reformar pacto de paz con las FARC La alta comisionada de la ONU para Derechos Humanos, Michelle Bachelet, advirtió que “no puede haber marcha atrás” en el pacto de paz en Colombia y consideró que el gobierno, resuelto a modificar el acuerdo que desarmó a las FARC, tiene la “responsabilidad histórica” de implementar los compromisos. En la presentación del informe anual sobre la situación de derechos humanos en Colombia, el representante de la alta comisionada cerró filas el jueves en torno a la defensa del acuerdo que permitió terminar con más de medio siglo de lucha armada de la guerrilla FARC. “El gobierno actual tendrá la responsabilidad histórica de continuar con la implementación plena del acuerdo de paz”, declaró Alberto Brunori. “No puede haber marcha atrás”, enfatizó. El presidente Iván Duque se propone modificar algunos aspectos del sistema de justicia pactado por su antecesor, el Nobel de la Paz Juan Manuel Santos, y los rebeldes marxistas. Suscrito a finales de 2016, el pacto prevé que los responsables de delitos graves cometidos durante el prolongado conflicto, ya sean exguerrilleros o militares, reciban penas alternativas a prisión si confiesan sus crímenes, reparan a las víctimas y nunca más vuelven a ejercer la violencia. “La construcción de una paz estable y duradera depende de la urgente sanción y promulgación sin delaciones del proyecto de la ley estatutaria de la Justicia Especial para la Paz (JEP)”, añadió Brunori. Cambios vitales Duque, que venía de cuestionar el trato indulgente a los rebeldes acusados de delitos atroces, anunció el domingo que objetará ante el Congreso seis de los 159 artículos de la ley que regula la JEP. El sistema de justicia es considerado la columna vertebral del pacto negociado con las ya disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), convertidas en partido político. Asimismo, el gobernante anticipó que presentará un proyecto de reforma constitucional para modificar tres puntos del estatuto que dio origen a la justicia de paz y que fue avalado por el Congreso en 2017 y por la Corte Constitucional, encargada de velar por el cumplimiento de la Carta Magna. Las reformas anunciadas por el mandatario de derecha, que no cuenta con mayorías aseguradas en el Congreso para sacar adelante los cambios, apuntan principalmente a modificar el compromiso que impide la extradición a Estados Unidos de miembros del partido FARC. Las partes habían acordado que ningún rebelde podría ser entregado a la justicia estadounidense por acciones cometidas antes de la firma de la paz, aunque quienes hayan incurrido en narcotráfico después de 1 de diciembre de 2016 enfrentarán una eventual extradición. El gobierno pretende, además, excluir de beneficios penales a responsables de delitos sexuales contra menores cometidos en el marco del conflicto y a quienes reincidan en actividades criminales. Respaldado por la ONU, el pacto de paz condujo al desarme de unos 7.000 combatientes y ha evitado la muerte de unas 3.000 personas al año. Los máximos responsables de la exguerrilla comenzaron a comparecer ante el tribunal de paz. “Si entre todos no somos capaces de dar a la JEP la autoridad, la independencia, la autonomía y las fuerzas necesarias para realizar su trabajo, las más perjudicadas serán las víctimas”, aseguró la embajadora de la Unión Europea en Colombia, Patricia Llombart, durante la presentación del informe. Balance preocupante En medio de la tensión generada por la propuesta de Duque, la oficina de la ONU describió como “preocupante” la situación de derechos humanos en Colombia. El organismo hizo hincapié en asesinatos de activistas de derechos humanos, que según diversas fuentes oficiales y humanitarias se han incrementado desde la firma de la paz. Algunos de los casos están vinculados con “sustanciales retrasos en la implementación” de los acuerdos relacionados con reforma rural y sustitución de narcocultivos, señaló Naciones Unidas. “Hoy hemos documentado tres casos más, subiendo a 113 el número de homicidios en 2018″, declaró Brunori. El 93% de los homicidios ocurrieron en zonas rurales y el 27% de las víctimas eran indígenas (18) o negros (12). Según la ONU, detrás de los crímenes están grupos guerrilleros o de origen paramilitar, y en menor medida la fuerza pública. El organismo también exhortó a la justicia de paz a esclarecer y reducir la impunidad en torno a los asesinatos de civiles a manos de militares que luego eran presentados como guerrilleros muertos en combate. “La fiscalía identificó un total de 2.248 víctimas de ejecucionesregistradas como bajas en combate entre 1988 y 2014, observándose una mayor incidencia entre 2006 y 2008″, cuando estaba en el poder el exmandatario y actual senador Álvaro Uribe (2002-2010), padrino político de Duque, anotó la ONU. Fuente: https://www.biobiochile.cl/noticias/internacional/america-latina/2019/03/14/oficina-de-bachelet-en-la-onu-rechaza-planes-de-colombia-reformar-pacto-de-paz-con-las-farc.shtml
  2. Historia del topic acá http://foros.fotech.cl/topic/340156-colombia-las-7-preguntas-del-referendo-anticorrupcion-en-colombia/?hl=%2Bcolombia&do=findComment&comment=23764008 07 Julio 2018 Diez guerrilleros de las FARC alistan su llegada al Congreso Senadores y diputados designados del partido FARC están cursando un diplomado sobre técnica legislativa y acción parlamentaria que dura un mes. Asumirán el 20 de julio. Tres futuros legisladores hablaron con La Tercera. LOS FARC IVÁN MÁRQUEZ, PABLO CATATUMBO, PASTOR ALAPE, VICTORIA SANDINO Y RODRIGO GRANDA, EN 2016. El 20 de julio asumirá el nuevo Congreso de Colombia con una particularidad: por primera vez en la historia de ese país, exmiembros de la extinta guerrilla de las FARC formarán parte del Legislativo. Son cinco senadores y cinco diputados del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) que entrarán al Parlamento, como indican los acuerdos de paz firmados en 2016, bajo el mandato del Presidente Juan Manuel Santos, y que pusieron fin a un conflicto armado que duró cinco décadas. A dos semanas de que se inicie la nueva legislatura, la futura bancada FARC se está preparando de manera intensa. Tres días a la semana y ocho horas al día destinan los futuros parlamentarios a un diplomado en técnica legislativa y acción parlamentaria, promovido y apoyado por la Universidad del Rosario, la Universidad Nacional de Colombia y otros organismos. “Yo he estado en otras instancias. Más en la acción con los territorios, con las comunidades, con el movimiento social, pero ahora que estamos conociendo más cómo funciona toda esta parte parlamentaria, vemos que no se diferencia mucho”, asegura a La Tercera Victoria Sandino, futura senadora y excombatiente durante 23 años. “Tiene mucha coincidencia el Congreso con la acción, porque al fin y al cabo lo que buscamos es trabajar con las comunidades en los territorios”, agrega. “Nosotros hacíamos política desde la guerrilla, nuestro objetivo fue siempre político, pero no me imaginé esto (ser diputado)”, comenta Marco Calarcá, quien ingresó a la guerrilla en 1986 y fue uno de los “cancilleres” de las FARC en Bolivia y México, pero que ahora asumirá como diputado del partido. Entre los temas que promoverán los legisladores de las FARC, en primer lugar figura el de los acuerdos de paz, por lo que promoverán la “correcta” implementación de estos acuerdos. Calarcá también asegura que harán todo lo necesario para una paz completa y para que se desarrolle el diálogo con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). Además, la corrupción, leyes enfocadas en las mujeres y la justicia social serán parte fundamental de las propuestas de la bancada. También, buscan impulsar reformas dirigidas a la distribución de tierras. “Colombia tiene un lío muy grande en cuanto a tierras porque es parte del desarrollo de un país, pero Colombia no está en esos niveles, tenemos un campo muy atrasado, la tierra está concentrada en muy pocas manos”, señala a La Tercera la futura senadora FARC, Sandra Ramírez. Ramírez ingresó a la guerrilla a los 17 años y ahí encontró “una opción de aspirar a un mundo mejor”. Fueron 35 años de su vida en la selva, en donde fue pareja del fundador y comandante en jefe de las FARC, Manuel Marulanda Vélez, alias “Tirofijo”. FARC versus uribismo Para la próxima legislatura el uribismo tendrá mayoría, lo que le hará las cosas mucho más fáciles al futuro Presidente Iván Duque. Sin embargo, para las FARC no será fácil. El uribismo fue el gran opositor a la firma de estos acuerdos. “Cuando se iniciaron conversaciones sobre cómo terminar el conflicto, nos sentamos con las personas con las que años atrás estuvimos enfrentados directamente en combate. Cómo no nos vamos a sentar con Uribe”, sostiene Ramírez. Marco Calarcá, en tanto, asegura que tratarán de comprobar en la práctica que es posible hacer “política sin armas”. “Nosotros estamos dispuestos a todos los debates, pero lo que sí exigimos es que tienen que ser con alturas, debates de ideas, no de epítetos y calumnias”, plantea. Para Sandino, la preparación para el Congreso no es solamente política e intelectual, sino que también “psicológica y espiritual porque se va a necesitar mucha fortaleza”, expresa. Fuente: http://www.latercera.com/mundo/noticia/diez-guerrilleros-las-farc-alistan-llegada-al-congreso/234133/
  3. Historia del topic acá http://foros.fotech.cl/topic/330106-colombia-elecciones-el-puerta-a-puerta-electoral-de-las-farc-en-colombia/?hl=%2Bcolombia&do=findComment&comment=23166603 08 Marzo 2018 La exguerrilla FARC se retira de la carrera presidencial en Colombia Timochenko, de 59 años, fue operado el miércoles de una compleja cirugía de baipás coronario, de la que se recupera de manera satisfactoria, tras sufrir hace una semana un infarto. La exguerrilla FARC anunció este jueves que se retira de la carrera presidencial en Colombia por los problemas de salud de su líder y candidato, Rodrigo Londoño (Timochenko), internado en un hospital de Bogotá. “La cirugía practicada en el día de ayer (…) nos ha llevado a declinar nuestra aspiración presidencial”, dijo el excomandante guerrillero y candidato al Senado, Iván Márquez, en rueda de prensa. Timochenko, de 59 años, fue operado el miércoles de una compleja cirugía de baipás coronario, de la que se recupera de manera satisfactoria, tras sufrir hace una semana un infarto. Márquez afirmó que la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), el partido surgido del acuerdo de paz de finales de 2016, continuará en la contienda legislativa del domingo y abogó por un “diálogo con todos los sectores políticos a fin de tender puentes para hacer realidad una gran convergencia nacional”. “El no participar en la contienda presidencial de manera directa y con candidato, no quiere decir que no asumamos también una vocería frente a los demás candidatos” a los comicios presidenciales del 27 de mayo, sostuvo Márquez, quien aseguró que no han iniciado acercamientos con otros aspirantes presidenciales. Timochenko, el último comandante de la que fue la guerrilla más poderosa de América al que las encuestas no le daban posibilidades de triunfo en la carrera presidencial, había suspendido el 9 de febrero los actos de plaza pública a raíz de protestas e intentos de agresión sufridos en varios puntos del país. Su salud venía en deterioro desde 2015, cuando estuvo al borde de la muerte a causa de un infarto que lo sorprendió en La Habana, sede por cuatro años de las negociaciones de paz. Londoño volvió a encender las alarmas en julio de 2017, cuando sufrió un “leve” accidente cerebro vascular que le dificultó el habla temporalmente. El excomandante guerrillero, que sobrevivió a una intensa campaña militar que intentó en vano acabar con las FARC a principios de esta década, recibió tratamiento por varios meses en La Habana, antes de asumir la candidatura de la FARC a finales del año pasado. Colombia celebrará el domingo elecciones al Senado y la Cámara. El acuerdo de paz garantiza al menos diez escaños a los rebeldes en un Congreso de 280 plazas, aunque deberán participar en la contienda. En tanto, en mayo los colombianos elegirán al sucesor de Juan Manuel Santos, que dejará el poder en agosto tras dos mandatos de cuatro años. Fuente: http://www.latercera.com/mundo/noticia/la-exguerrilla-farc-se-retira-la-carrera-presidencial-colombia/91863/
  4. Detienen a ex miembro de las FARC con seis kilos de marihuana en el aeropuerto de Santiago Fuente: Emol.com - http://www.emol.com/noticias/Nacional/2018/01/29/893075/Detienen-a-ex-miembro-de-las-FARC-con-seis-kilos-de-marihuana-en-el-aeropuerto-de-Santiago.html El individuo, de 53 años, portaba la mercancía en cajas de chocolate y juguetes. Quedó en prisión preventiva. Detectives de la Brigada Antinarcóticos del aeropuerto internacional de Santiago detuvieron a un pasajero cuando intentaba ingresar al país con más de seis kilos de marihuana del tipo creepy. Según informó la policía, el individuo fue identificado como Humberto Arias, de 53 años, y se trata de un ex miembro de las desaparecidas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. De acuerdo a la autoridad, la mercancía está avaluada en 36 millones de pesos y se encontraba oculta en cajas de chocolate y juguetes. Tras su detención, Humberto Arias se identificó como ex integrantes de las FARC, lo que posteriormente fue confirmado por la PDI mediante consultas a los organismos policiales de Colombia. El ciudadano extranjero ya fue formalizado por tráfico de drogas y quedó en prisión preventiva.
  5. Historia del topic acá http://foros.fotech.cl/topic/327512-colombia-elecciones-uribe-y-pastrana-se-unen-para-elecciones-de-2018/?hl=%2Bcolombia&do=findComment&comment=23010880 06 Enero 2018 El “puerta a puerta” electoral de las FARC en Colombia La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, el conglomerado político de la ex guerrilla de las FARC, prepara su estrategia electoral para su primera gran prueba tras el fin del conflicto armado. En un año electoral clave, deberán encantar a los votantes que aún se muestran escépticos de sus intenciones. Los miembros del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Jesús Santrich, Rodrigo Granda, Pastor Alape, Iván Márquez y Pablo Catatumbo. “Un abrazo de oso para todos y todas”, escribió el líder del partido político de las FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común), Rodrigo Londoño alias “Timochenko”, al finalizar una carta publicada el domingo pasado en donde dejó entrever parte de la estrategia de su agrupación ante un año clave en su historia. Tras dejar las armas y fundar su partido en 2017, las FARC se preparan ahora para su debut político. Colombia llevará a cabo elecciones (legislativas en marzo y presidenciales en mayo) y los ex combatientes tienen el desafío de convencer a los votantes en medio de la implementación de los acuerdos de paz, como resultado de las negociaciones entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la entonces guerrilla. Será la primera prueba de fuego para las nuevas FARC, tras la firma de los acuerdos, en noviembre de 2016. Según el diario colombiano El Tiempo, la dirigencia política de las FARC aprovechó los últimos días de 2017 para afinar una estrategia que les permita comenzar su campaña política en los próximos 15 días. El periódico detalla que varios miembros del Consejo Político Nacional se reunieron durante varios días en La Habana para definir cómo buscarán los votos. Según Jesús Santrich, candidato al Congreso, el partido se centrará en “presentarle en directo” a la gente los ejes del partido, enfocándose principalmente en la implementación de los acuerdos. “Toca insistir en eso, todavía no hay paz, estamos hasta ahora en la proyección de eso”, señaló Santrich a El Tiempo. Para llevar a cabo esa tarea el movimiento designó un equipo especial de ex guerrilleros liderado por Iván Márquez, candidato al Senado. En ese sentido, la candidata al Congreso y viuda de “Tirofijo”, Sandra Ramírez, detalló en una entrevista en diciembre pasado a La Tercera que las FARC estaban planeando una “campaña mediática por redes para saber cómo llegarle a la gente. Cómo llegar con el mensaje de que nosotros somos iguales a ellos. Tenemos las mismas necesidades. Nos toca hacer una campaña del tú a tú”, dijo. Andrés Camacho, candidato de las FARC a la Cámara Baja por Bogotá, detalló a La Tercera que como parte de la estrategia política realizarán un “puerta a puerta” para llegar directamente a la gente. “Vamos a hacer una campaña para llegar a cada barrio a hablar de los problemas de cada localidad. Los candidatos vamos a ir caminando, tocando las puertas de la gente y hablando de los problemas concretos”, aseguró. Camacho está consciente de que tras más de 50 años de conflicto armado, el principal desafío del partido político de las FARC es cambiar la imagen que tienen en la sociedad. “Después de tantos años de guerra, de confrontación, el imaginario que se armó en este país es que son unos terroristas, gente mala. Pero cuando la gente conoce en carne y hueso, de manera presencial, a las personas que vienen de la insurgencia, a las personas que conforman el partido, todo el imaginario cambia. Ven que es gente normal y gente común”, explica. Las FARC también están realizando varias asesorías y encuestas que los ayuden a tener en cuenta la percepción de la gente. Y desde ese punto, los ex combatientes están construyendo su estrategia política. Como parte de su estrategia se crearon “a lo largo y ancho” de Colombia las Unidades Tácticas del Común (UTC), que contarán con centros de difusión de la plataforma política de las FARC así como “comandos de dirección y organización de la campaña, centros de encuentro de los jóvenes, las mujeres, los artistas”, detalló Timochenko. Eso sí, los ex guerrilleros parten con una ventaja, como parte de lo acordado en La Habana. Su movimiento político tendrá asegurados cinco curules en el Senado y otros cinco en la Cámara de Representantes. Lo mismo correrá para las elecciones de 2022. Pero los analistas sostienen que el ex grupo armado deberá en estos años empezar con un buen pie en el espectro político, porque a partir del año 2026 el partido tendrá que someterse a las mismas reglas que el resto. Tras las elecciones legislativas, que se realizarán el 11 de marzo, “Timochenko” se concentrará en su campaña presidencial. Por eso, en la misma misiva publicada el fin de semana pasado, Rodrigo Londoño llamó a sus colaboradores a comenzar a trabajar “convencidos de que vamos a ganar por encima de las trabas y obstáculos”. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/puerta-puerta-electoral-las-farc-colombia/
  6. Historia del topic acá http://foros.fotech.cl/topic/321096-colombia-farcs-canciller-de-colombia-los-colombianos-tenemos-el-desafio-colectivo-de-construir-paz-y-reconciliacion/?hl=%2Bcolombia&do=findComment&comment=22674864 01 Septiembre 2017 Las FARC mantienen acrónimo para distinguir a su partido político en Colombia Los líderes también publicaron un gráfico con las prioridades políticas del partido, que incluirán la lucha contra la corrupción y el fomento de las artes y la cultura. Las FARC mantuvieron el histórico acrónimo de su época como grupo guerrillero para distinguir al partido político que lanzará próximamente, después de que dejó de lado una lucha armada de 53 años, aunque la sigla cambió de significado, informaron el jueves líderes del grupo. Las otrora Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pasarán a ser la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común -Farc-, tras su congreso nacional, que finalizará este viernes en un acto público en la Plaza de Bolívar, en el centro de Bogotá, a pocos metros del Congreso y la Presidencia. Tras estudiar otros nombres, algunos de los cuales mantenían también la sigla, el elegido ganó contra “Nueva Colombia” en una votación durante la conferencia, dijo su líder Rodrigo Londoño, conocido por su nombre de guerra como Timochenko. El acrónimo estará acompañado de una rosa roja con una estrella en el centro como logo. El acuerdo de paz que firmó las FARC con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos estableció que durante dos periodos, a partir del 2018, el partido que funde el grupo tendrá 10 curules en el Congreso -cinco en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes-, incluso si no consiguen los votos necesarios en las elecciones. Los líderes de las FARC también publicaron un gráfico con las prioridades políticas del partido, que incluirán la lucha contra la corrupción y el fomento de las artes y la cultura. “No más de los partidos políticos tradicionales y sus políticas corruptas. La transparencia y la verdad guiarán el accionar del nuevo partido”, dice el gráfico. “Jóvenes, mujeres, indígenas, campesinos, afrodescendientes, artistas, población LGBTI, amas de casa, estudiantes, trabajadores, desempleados… La opinión de todos sí cuenta”, agrega. Una reciente encuesta de Gallup mostró que las FARC tienen una mejor imagen que los partidos políticos en Colombia, golpeados en los últimos meses por casos de corrupción. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/las-farc-mantienen-acronimo-distinguir-partido-politico-colombia/
  7. 19 Agosto 2017 Murió observador chileno de la ONU en Colombia El delegado, identificado como Guillermo Saavedra, había sido trasladado a Bogotá hace tres días tras sufrir una hemorragia. Por el momento se gestiona su repatriación "lo más pronto posible", indicó el organismo. "Gran amigo y excelente profesional" Un observador chileno de la Misión de la ONU en Colombia que forma parte del mecanismo de monitoreo y verificación del alto al fuego con las FARC murió en Bogotá, donde fue trasladado hace tres días tras sufrir una hemorragia intracraneana, informó este sábado el organismo internacional. El delegado, identificado como Guillermo Andrés Saavedra Juárez, trabajó en la sede local del Mecanismo de Monitoreo y Verificación (MM&V) en Charras, en el departamento de Guaviare, donde cumplió funciones como oficial de operaciones y como segundo al mando de esa sede, indicó la ONU en un comunicado. "La Misión de las Naciones Unidas en Colombia lamenta profundamente el fallecimiento de nuestro colega" y "envía sus más sentidas condolencias y solidaridad a toda su familia, amigos, compatriotas y compañeros y compañeras de trabajo", agregó el organismo. La Misión y la Embajada de Chile "han mantenido contacto permanente con la familia" del observador y actualmente se gestiona su repatriación "lo más pronto posible". Gran amigo y excelente profesional" La ONU destacó a Saavedra "como un gran amigo y un excelente profesional que demostraba iniciativa y buena disposición en todas sus tareas" y recordó que "su frase de cabecera era: 'Siempre se pueden hacer mejor las cosas'". "Con una alta calidad humana, el mayor Saavedra aportó a la Misión, al departamento del Guaviare, y a Colombia, su experiencia profesional, su dedicación al trabajo y su compromiso con el proceso de paz colombiano. Sus colegas y todo el personal de la Misión le rinden tributo a su servicio", indicó la información. El funcionario fue trasladado el pasado miércoles en un avión King-350 medicalizado desde el municipio de Apiay, en el departamento Meta. Fuente: https://www.cooperativa.cl/noticias/mundo/colombia/guerrilla/murio-observador-chileno-de-la-onu-en-colombia/2017-08-19/125327.html
  8. Historia del topic acá http://foros.fotech.cl/topic/315817-colombia-l-farcs-farc-piden-veeduria-internacional-por-supuesto-incumplimiento-acuerdo-de-paz/?hl=%2Bcolombia&do=findComment&comment=22330162 Presidente de Colombia: Las FARC "dejan de existir" este viernes tras entrega de armas Fuente: Emol.com - http://www.emol.com/noticias/Internacional/2017/06/23/864130/Presidente-de-Colombia-Las-FARC-dejan-de-existir-este-viernes-tras-entrega-de-armas.html De visita en Francia, el Mandatario destacó que hoy concluye el proceso que forma parte del acuerdo de paz suscrito en 2016 entre su Gobierno y la guerrilla. El Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó en París que la ONU anunciará este viernes que las FARC entregaron "el 100% de sus armas" con lo que "dejarán de existir" como grupo guerrillero, tras más de medio siglo de conflicto armado. "Hoy 23 de junio las Naciones Unidas allá en Colombia van a declarar que las FARC entregaron el 100% de sus armas", señaló el Mandatario colombiano en un foro económico con empresarios. "Hoy, las FARC, la guerrilla más poderosa y más antigua de América Latina, deja de existir", agregó desatando los aplausos de la sala. Santos, que se encuentra en Francia desde el miércoles en una visita oficial, señaló que esta noticia "cambia la historia de Colombia". Desde el martes, la guerrilla está entregando el 40% restante de sus armas a la misión de Naciones Unidas en Colombia, como parte del proceso de paz alcanzado en 2016 con el gobierno de Santos. El otro 60% ya lo consignó en las últimas dos semanas. El Presidente, por cuyas exitosas negociaciones con las FARC recibió el año pasado el Premio Nobel de la Paz, había anunciado el domingo que el 27 de junio se haría un "acto de cierre de todo el proceso de dejación de armas". Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia tienen más de 900 escondites de armas que deben ser destruidas por la ONU a más tardar el 1 de septiembre, según el pacto de paz suscrito en noviembre pasado en Cuba. "Hoy más de 7.000 hombres y mujeres de esta guerrilla están concentrados en 26 zonas a lo largo y ancho de nuestro territorio, entregando a las Naciones Unidas las armas que tenían consigo", explicó Santos en un discurso en la sede de la Unesco, posterior a su intervención ante los empresarios. Pero el Mandatario reconoció que su país afronta todavía enormes desafíos, entre otros, garantizar una justicia "transicional" a las víctimas, desminar el territorio -Colombia, afirmó, es el país más minado del mundo después de Afganistán-, y "reincorporar a los ex guerrilleros a la vida civil, incluido la participación en la política, una vez cumplido el desarme". Admitió, no obstante, que una parte de los colombianos "no admite otra salida que la cárcel o la exterminación" para los ex guerrilleros, pero defendió que "la paz es cambiar las balas por los votos, las armas por los argumentos, la violencia por la democracia". El conflicto armado ha enfrentado a guerrillas, paramilitares y agentes estatales, dejando al menos 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 7,1 millones de desplazados. Santos afirmó que la única forma de construir una sociedad de paz es con las herramientas "de la educación, la cultura, la ciencia, la comunicación" y destacó que "por primera vez en la historia de Colombia, el presupuesto de la educación es el mayor dentro del presupuesto nacional". Con esa partida, dijo, se está por ejemplo garantizando la educación gratuita en todos los colegios oficiales. El Presidente colombiano fue investido en una ceremonia posterior Doctor Honoris Causa por la universidad de la Sorbona de París por sus esfuerzos para la paz. Su visita concluyó con la inauguración de la plaza Gabriel García Márquez en París y la apertura de la segunda parte del año Francia-Colombia con un concierto de niños franceses y colombianos.
  9. Líder de las FARC evalúa aplazar la entrega de armas tras captura de guerrilleroFuente: Emol.com - http://www.emol.com/noticias/Internacional/2017/06/04/861309/Lider-de-las-FARC-evalua-aplazar-la-entrega-de-armas-tras-captura-de-guerrillero.html Rodrigo Londoño acusó que la captura de "Yimmi Ríos" en Bogotá es irregular, ya que realizaba labores propias del acuerdo de paz que se trabaja con el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos. El líder de las FARC, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", aseguró este domingo estar considerando "ordenar el aplazamiento" de la entrega de armas que debe concluir el 20 junio debido a la captura de un guerrillero. "Ante la captura de 'Yimmi Ríos', quien está (realizando) tareas relacionadas con la implementación (del acuerdo de paz) estoy considerando ordenar el aplazamiento dejación armas", escribió "Timochenko" en su cuenta de Twitter. Según explicó el líder guerrillero, "Yimmi Ríos" tenía permiso para acudir a esas labores tras un acuerdo al que llegó con el Alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, y con Mónica Cifuentes, asesora de su despacho, "con conocimiento del presidente Santos". "Con el argumento que fue capturado 'Yimmi Ríos', cualquier integrante de las FARC que ande en tareas de la implementación puede ser detenido", agregó. Hace una semana, el Gobierno y las FARC acordaron extender hasta el 20 de junio la entrega de armas de la guerrilla, que inicialmente debía concluir el pasado 29 de mayo, debido a atrasos surgidos en el proceso de implementación del acuerdo de paz. Según explicaron a EFE fuentes de la guerrilla, "Yimmi Ríos", que forma parte del Bloque Martín Caballero, fue detenido este domingo en Bogotá a las 07:30 hora local. La policía le solicitó la cédula como parte de un control y fue detenido cuando comprobaron que sobre él pesaban órdenes de búsqueda por varios delitos. Según esas fuentes, sobre "Yimmi Ríos" pesa una circular roja, utilizada por la Interpol para solicitar la detención preventiva con miras a la extradición, por lo que debe ser un juez quien dicte su libertad. La oficina del Alto Comisionado para la Paz detalló que el guerrillero tenía suspendida la orden de captura por una resolución presidencial y otra del fiscal general. "Estaba en Bogotá desde hace dos meses realizando tareas propias del proceso de paz dirigidas a la consolidación de los listados de los miembros de las FARC que van a hacer su tránsito a la legalidad", agregó la información. Sin embargo, la suspensión de la orden de captura se hizo a nombre de "Yimmi Ríos", ya que proporcionó a las autoridades su alias de guerrillero y no su nombre real, lo que puede haber dado origen a la detención.
  10. Colombia confirma que disidentes de las FARC secuestraron a funcionario de la ONU Fuente: Emol.com - http://www.emol.com/noticias/Internacional/2017/05/04/856882/Colombia-confirma-que-disidentes-de-las-FARC-secuestraron-a-funcionario-de-la-ONU.html El consejero presidencial para el posconflicto en ese país, Rafael Pardo, informó que el trabajador será liberado al mediodía de este jueves. El consejero presidencial para el posconflicto de Colombia, Rafael Pardo, confirmó hoy que un funcionario de la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDC) fue secuestrado por disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el departamento de Guaviare. "Hoy al mediodía sería liberado el funcionario de la ONU. Fue plagiado por una disidencia de las FARC y ya anunciaron que lo iban a liberar. Esta acción es absolutamente inaceptable", dijo Pardo a periodistas sobre el incidente. Más temprano medios locales habían informado que el funcionario del organismo internacional había desaparecido en la pequeña localidad de Barranquillita. Según consigna el portal colombiano "El Tiempo", el trabajador habría sido parte de una comitiva de 15 personas que fueron interceptadas por sujetos armados en una carretera cercana al municipio de Miraflores. Sólo uno de ellos, de nacionalidad colombiana, habría sido secuestrado. El funcionario, identificado según la agencia EFE como Harley López, promovía planes de sustitución de cultivos ilegales entre campesinos de la zona. El hecho ocurre paralelamente al inicio de la visita del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que se encuentra en el país para supervisar el avance del acuerdo firmado en noviembre por el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos y las FARC, para poner fin a un conflicto que ha dejado unos 220.000 muertos. El mismo frente disidente responsable del secuestro cometió hace un mes un ataque contra una patrulla del Ejército en esa misma región, que dejó un soldado muerto y cuatro más heridos. Casi 7.000 ex combatientes de las FARC se encuentran actualmente concentrados en 26 zonas del país en el proceso de dejación de armas que supervisa la ONU, antes de conformar un partido político como lo establece el acuerdo de paz. Sin embargo, alrededor de 300 combatientes de seis frentes de esa guerrilla que operan en zonas selváticas se apartaron del acuerdo de paz y se declararon en disidencia, según fuentes del Ejército.
  11. 04 Marzo 2017 Gigante brasileño Odebrecht pagó “impuesto guerrillero” a las FARC El seminario brasileño Veja, reveló que la constructora pagó durante 20 años a la guerrilla para garantizar la seguridad de sus obras en zonas que ellos controlaban. La empresa de construcción brasileña, Odebrecht, se encuentra en medio de un escándalo de corrupción que sacude a varios países de América Latina por entregar sobornos a ciertos gobiernos para asegurarse la concesión de ciertas obras. Pero ahora se dio a conocer que el gigante brasileño entregó dinero a la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), durante 20 años para garantizar la seguridad de sus obras, según reveló este sábado el seminario brasileño Veja. De acuerdo a la publicación, dos ejecutivos de la empresa reconocieron al fiscal general de la República que esos pagos, de entre 50.000 y 100.000 dólares por mes, se realizaban a cambio de permisos para la realización de obras en las zonas controladas por la guerrilla. Esta medida fue realizada en los años 90 luego de que las FARC secuestraran a dos ejecutivos de Odebrecht. La empresa contrató un grupo de estadounidenses especializados en zona de conflicto y negociaron la liberación de los rehenes. Se sugirió una solución definitiva para que estos problemas no volvieran a suceder, explicó Veja. Se denominó “impuesto guerrillero” por las FARC, y los pagos eran calificados de “costo operativo” o “tributo territorial” en los balances de la empresa. Este acuerdo permitió a Odebrecht realizar trabajos, como la Ruta del Sol, una autopista de más de 500 kilómetros que une el centro de Colombia con la costa del Caribe, según indica la agencia de noticias AFP. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/gigante-brasileno-odebrecht-pago-impuesto-guerrillero-farc/
  12. Publicado: 1 mar 2017 19:50 GMT La Cámara de Representantes de Colombia aprueba participación política de las FARC La incorporación de la guerrilla de las FARC a la política fue aprobada con 86 votos a favor y 17 en contra, con lo que pasará a debatirse en el Senado colombiano. La Cámara de Representantes de Colombia ha aprobado un proyecto de ley que permitiría a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) participar como partido en la política del país, según informa el organismo a través de su cuenta de Twitter. El proyecto, aprobado con 86 votos a favor y 17 en contra, faculta a la guerrilla para ocupar cinco puestos en la Cámara y otros cinco en el Senado, además de darle participación en las elecciones de 2018, según informa HispanTV. Las FARC, que en la actualidad cuentan con cerca de 7.000 combatientes, recientemente decidieron que depondrían definitivamente las armas para finales de abril, mientras que a comienzos de junio pasarían oficialmente a la vida civil. A partir de ese momento, sus integrantes pretenden formar parte de un movimiento político legal. Este proyecto se debatirá en el Senado colombiano. A finales del año pasado, ese organismo votó unánimemente a favor de la Ley de Amnistía para los integrantes rasos de la FARC, con vistas a proporcionar seguridad jurídica a los militantes que entreguen las armas, excepto los sospechosos de haaber cometido crímenes de lesa humanidad, genocidio, abusos sexuales, reclutamiento de menores y otros delitos graves. Fuente: https://actualidad.rt.com/actualidad/232275-colombia-aprueba-participacion-politica-farc
  13. 23 Febrero 2017 Así fue el secuestro de Ingrid Betancourt por las FARC hace quince años La en ese entonces candidata a la presidencia de Colombia, estuvo secuestrada por seis años y cuatro meses en una zona selvática al sur del país. Un día como hoy, pero hace 15 años atrás, Ingrid Betancourt viajaba entre la ciudad de Florencia y la población de San Vicente del Caguán en Colombia como parte de su campaña presidencial. Tres días antes, el Presidente de Colombia de ese entonces, Andrés Pastrana, rompió los contactos con una de las guerrillas más antiguas del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Ingrid, que iba acompañada de su jefa de campaña, Clara Rojas y dos fotógrafos, fue advertida de lo peligroso que podría ser su visita debido a la fuerte presencia de los guerrilleros en el lugar, sin embargo, decidió continuar con su destino. Esto hizo para conocer la presencia de la fuerza pública en el municipio y lanzar su campaña. Pero esto se vio obstaculizado porque el vehículo que los transportaba fue detenido y miembros de las FARC les solicitaron todos sus documentos. Es así como los capturaron y llevaron como rehenes al interior de la selva de la zona sur de Colombia junto a otros secuestrados políticos. Cinco meses más tarde, se reveló un video protagonizado por la ex candidata y su asesora donde daban a conocer en detalle las condiciones en las que se encontraban. Las imágenes mostraban a Ingrid sentada en una silla de madera encadenada y una notoria baja de peso, lo que desató movilizaciones internacionales que exigían su liberación. Luego de seis años y cuatro meses, Ingrid Betancourt fue rescatada en un operativo organizado por el Ejército colombiano conocido como “operación jaque”, el que contó con la ayuda de personal infiltrado en las FARC y se logró liberar a 15 personas secuestradas. La situación actual con las FARC En 15 años ha cambiado severamente la relación entre las Farc y el gobierno colombiano. Entre ambos, tratan de poner fin a más de 52 años de conflicto interno, luego de firmar un pacto de paz en noviembre del año pasado. Ahora, la guerrilla más antigua del país y con más reclutas, tiene previsto el inicio de su desarme para el 1 de marzo, pero han pedido a la ONU que se cambie la fecha por supuestos incumplimientos por parte del gobierno. Sin embargo, el Alto Comisionado para la Paz de Colombia, Sergio Jaramillo, reiteró esta semana que las FARC ya habrán entregado todas sus armas para el próximo 1 de junio cuando se cumplirán los 180 días tras la ratificación del acuerdo de paz en el Congreso, pese a la petición hecha a la ONU. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/asi-fue-secuestro-ingrid-betancourt-las-farc-quince-anos/
  14. Historia del topic aca: http://foros.fotech.cl/topic/303207-colombia-el-senado-de-colombia-aprueba-unanimemente-la-ley-de-amnistia-para-las-farc/?hl=%2Bcolombia&do=findComment&comment=21755331 El general que combatió a las Farc: “La reconciliación en Colombia es una necesidad” En entrevista con La Tercera, Carlos Alfonso Rojas cuenta su nuevo rol como protector de las Farc. El general revela cómo fueron las negociaciones con la guerrilla en La Habana Colombia está intentando enterrar más de cinco décadas de conflicto armado. La transformación no es sencilla. Exige profundos cambios en cada uno de los actores principales de la guerra. Algunos muy dolorosos. También exigentes. Bien lo sabe el general Carlos Alfonso Rojas Tirado. Pasó buena parte de su carrera castrense combatiendo de primera mano a los guerrilleros de las Farc. Pero su vida ha dado ahora un giro de 180 grados. El gobierno de Juan Manuel Santos le encargó la difícil misión de vigilar las zonas donde se desmovilizarán los rebeldes. Así, ahora deberá velar por su seguridad. El general, al mando del Comando Conjunto de Monitoreo y Verificación, recibió a La Tercera en su despacho de Bogotá para conversar sobre el nuevo reto del Ejército colombiano. ¿Cómo afronta la paradoja de haber combatido a las Farc y ahora tener que protegerlas? Es difícil enfrentarse a una realidad como esa. Tenemos que entender que estamos tratando de trabajar por conseguir una mejor Colombia. ¿Han preparado psicológicamente a las tropas que van a estar allí sobre el terreno? Sí. Tanto las tropas como los mecanismos de monitoreo y verificación han pasado por una capacitación certificada por la ONU. Usted participó en las negociaciones de La Habana con la guerrilla ¿Cómo las recuerda? Dos años estuvimos allí. Fueron unas negociaciones muy difíciles. Duras. Nos enfrentábamos dos visiones absolutamente diferentes. Siempre hubo que buscar un acuerdo y un consenso donde se lograran puntos de equilibrio para los dos. Durante todo el tiempo hubo una relación respetuosa de lado y lado. Aunque hubo momentos de crisis y angustia, también hubo momentos de satisfacción cuando pudimos ver materializado en un documento el modelo que habíamos construido durante dos años. Aunque no es un modelo perfecto, yo creo que es un modelo que nos deja contentos a las partes. Esa era la misión que teníamos. ¿Cuáles fueron los momentos más críticos que recuerda? Hay un momento muy crítico. El primer día. La llegada. Mirar personalmente a esas personas a las que habíamos perseguido por años. De las que sólo teníamos referencia de fotos. Es un momento impactante. Hubo momentos de mucha tensión en la negociación con las Farc. Cada uno de nosotros tenía su propio enfoque y su visión personal de muchos temas. Superamos eso. ¿Conoció a algún líder guerrillero que usted mismo haya combatido? Sí, claro. Allí estaban una serie de personajes con los cuales estuvimos enfrentados durante muchos años. En algunas oportunidades tuvimos tiempo hasta de conversar cómo se veían las operaciones del lado nuestro y cómo se habían visto del lado de las Farc. ¿Puede haber reconciliación en Colombia? Es una necesidad. Estamos en el siglo XXI. Las diferencias no se pueden solucionar a tiros como se hacía en el lejano oeste. Aquí la pelea es de ideas. En el último año han sido asesinados más de 70 líderes sociales en Colombia, muchos de movimientos simpatizantes de las Farc y en zonas cercanas a donde va a desmovilizarse la guerrilla. Hay quien compara la situación con el fracaso del anterior proceso de paz. ¿Le preocupa la situación? El gobierno de Colombia ha estado muy preocupado de la protección de estos líderes sociales. Nosotros estamos ya en el proceso de la ocupación de estas zonas (de entrega de armas). Elementos díscolos del Ejército han jugado en el pasado un papel relevante, por acción u omisión, en la violencia del país. Parte de la población tiene muy presente casos como el de los falsos positivos, o asesinatos sumarios ejecutados por miembros del Ejército. Nosotros hemos estado siempre del lado de la ley. Quienes desafortunadamente se han salido de la ley están respondiendo ante la justicia. La profesión militar es una profesión de honor. Es una vocación de honor. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/general-combatio-las-farc-la-reconciliacion-colombia-una-necesidad/
  15. 12 Noviembre 2016 Gobierno colombiano y las FARC anunciarán hoy nuevo acuerdo de paz Ambas partes darán a conocer la propuesta tras nueve días de intensas reuniones en La Habana, donde se escucharon los planteamientos de los defensores del "no" en el plebiscito del 2 de octubre. Esta tarde los equipos negociadores del gobierno colombiano las FARC anunciarán un nuevo acuerdo de paz, tras nueve días de intensas reuniones en La Habana en las que discutieron las propuestas del los defensores del “no” en el plebiscito del 2 de octubre. “Vamos a anunciar los avances de los últimos días y que hemos alcanzado un nuevo acuerdo”, señaló el portavoz del equipo negociador de las FARC. Las dos delegaciones comparecerán ante la prensa de manera conjunta en una convocatoria programada para las 17.00 hora local. Después de diversos encuentros con los portavoces del “no” en Bogotá para conocer sus propuestas, el equipo negociador del gobierno, encabezado por Humberto de la Calle, regresó a La Habana la semana pasada para lograr con la delegación de las FARC un nuevo acuerdo de paz que satisfaga a los grupos que rechazaron el acuerdo inicial. El jefe negociador de las FARC, “Iván Márquez” (alias de Luciano Marín Arango), escribió el viernes en su cuenta de Twitter: “el extraordinario esfuerzo desplegado por las partes en la Mesa pronto será premiado con el acuerdo de paz definitivo”. “No se desespere, posiblemente mañana las noticias sean muy agradables”, indicó por su parte en la misma red social el negociador de la guerrilla “Jesús Santrich”. Más cautos fueron desde el equipo del Gobierno, que también publicaron ayer en su cuenta oficial de Twitter un mensaje en el que hacían un “reconocimiento especial” a los representantes de los países garantes, Cuba y Noruega, por acompañar a las delegaciones “en las extensas jornadas de trabajo”. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, convocó hoy a una reunión “urgente” al expresidente Álvaro Uribe, líder del opositor Centro Democrático, que encabezó la campaña del “no” en el plebiscito para refrendar el acuerdo de paz. Los ex presidentes Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe Vélez (2002-2010) son las voces más representativas del “no” y quienes presentaron la semana pasada a Santos un documento con 500 propuestas de modificación, en las que han trabajado estos días los equipos negociadores en La Habana. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/gobierno-colombiano-las-farc-anunciaran-hoy-nuevo-acuerdo-paz/
  16. 01 de octubre del 2016 / 00:51 Hrs La paz divide a la cuna de las Farc Hace 52 años, en la localidad de Planadas, nació la guerrilla. Sus habitantes crecieron junto a las Farc y por eso temen que su pueblo se transforme en tierra de nadie tras el acuerdo de paz. De todos modos la mayoría votará que "Sí" en el plebiscito de mañana. Planadas es también una de las zonas en las que las Farc deberán entregar sus armas. Es martes por la noche en Planadas y este municipio colombiano -ubicado a 330 kilómetros de Bogotá- está de fiesta. En la plaza principal cientos de personas se ríen de quienes se atreven a subir a un improvisado escenario a cantar karaoke. Otros toman cervezas Aguila y shots de agua ardiente. Y algunos de los militares presentes en el lugar juegan con los niños. En Planadas la mayoría celebra, al ritmo de rancheras y ballenatos. Cada cierto rato el animador recuerda el por qué de tanto jolgorio: apenas un día antes, el lunes 26 de septiembre, el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) firmaron la paz en Cartagena de Indias, tras 52 años de un conflicto armado que dejó 267 mil muertos. “Demos gracias a Dios. Celebremos la paz. ¡Es un día muy especial, sí, sí!”, dice el animador. “¿Quién se va a atrever a cantar ahora?”, pregunta. Para los 29.000 habitantes de Planadas, en el departamento de Tolima, la presencia de las Farc no es ajena. Muy por el contrario: es parte de su historia. Fue en esta verde e intrincada zona rural donde en 1964 un levantamiento campesino dio origen a la guerrilla más antigua de América Latina. Pero ahora, este poblado rodeado de montañas espera dejar atrás el mote que acuña desde hace años: “La cuna de las Farc”. Por eso mismo, mientras muchos celebran, otros miran con recelo el acuerdo de paz y también el plebiscito de mañana, en el que los colombianos deberán refrendar el histórico pacto. Marta tiene 45 años y vende plátanos fritos en la plaza de Planadas. Cuando se le pregunta por el proceso de paz mira hacia ambos lados y se pone seria. “Es un engaño”, advierte. “Un engaño para el pueblo, para los campesinos. La gente está ciega”, afirma. Tras negarse a dar su apellido cuenta que “todas las fiestas y eventos” que se han realizado en el pueblo tienen un doble propósito: “Si se analiza bien, estamos engañados, no va a mejorar nada”. Marta confiesa que las Farc “solucionaban los problemas” cuando tenían más presencia en la zona, pero eso no significa que quieran verlos en la política. “Si entran a la política, ahí sí que no. Cuando entran cambia todo. Hay mucha corrupción”, concluye. Uno de sus clientes, Ander Acevedo, de 28 años, se une a la conversación y asegura que “no va a cambiar nada, sólo van a sustituir una banda criminal por otra”. Ander es conductor de un camión y trabaja trayendo carga desde Ibagué, ciudad a 230 kilómetros de Planadas (cinco horas en vehículo). “Si la política de corrupción no cambia, no va a cambiar nada”, asegura. Su compañero de trabajo, Diego, de 30 años, también está de acuerdo. “En tres o cuatro años más esa paz será la guerra una vez más”, sentencia y agrega: “El Presidente Uribe le enseñó a Santos un montón. Ahora Santos le da un golpe en la espalda. Esperamos que con las Farc no pase lo mismo y le den un golpe en la espalda a Santos”, opina. Ninguno de los tres sabe si acudirá a votar en el plebiscito del domingo. Tienen la sensación, explican, de que independiente de cual sea su voto, la campaña del “Sí” se impondrá frente al “No”. “Está escrito. Que Dios nos ayude”, acota Marta, mientras reparte servilletas a sus comensales. El enfermero de “Tirofijo” En la plaza del pueblo, conocen bien a Jorge Ardila. “Debe estar en la finca pero ya viene”, comenta el dueño de un quiosco. Ardila, de 59 años, ha tenido, como muchos en Planadas, contacto directo con las Farc. Pero su vínculo es más profundo: su padre, Pedro Antonio Ardila, era nada menos que el enfermero del líder histórico de las Farc, Manuel Marulanda “Tirofijo”, que murió en 2008. “Mi padre permaneció con Tirofijo por mucho tiempo, pero también con el Ejército. El trabajó con todos sin discriminar a nadie; quien necesitaba sus servicios se los ofrecía”, dice. “Las Farc le tenían mucha confianza. Le mandaban a pedir los medicamentos, si estaba muy grave venían y se lo llevaban a escondidas para el monte. Fue muy duro para mi padre, porque a pesar de tanto servicio, él terminó en la cárcel. Luego lo declararon inocente, pero estuvo ocho meses (en prisión)”, cuenta Ardila. Sin embargo, ese no fue el peor momento para su familia. Dos de sus hermanos murieron en manos de las Farc. “Con Tirofijo teníamos una buena relación. Cuando mataron a mi primer hermano, él hizo una misiva y cambiaron al comandante de las Farc que estaba a cargo. Dijeron que se habían equivocado. Pidieron disculpas, pero no sé”, rememora. A pesar de todo, Ardila cree que el acuerdo que se firmó el lunes puede cambiar las cosas para bien. “Es una buena oportunidad. En este país nos hemos equivocado demasiado y ojalá se cumpla lo prometido. Ojalá no hayan malas intenciones debajo de las mesa”, dice. Sin embargo, explica que hay una gran desconfianza entre los habitantes de Planadas. “La gente no tiene una decisión. Desafortunadamente eso es lo que ha ocurrido, hay desconfianza. Aunque ahorita tengan una buena intención, con todos los antecedentes uno nunca sabe a qué atenerse”, opina. Ardila ya perdonó a las Farc. “Lo del perdón es evolucionar y de pronto mirar al futuro. Si uno no perdona nunca llegaría a ser feliz”, dice. Pero lo persigue una culpa: “Haber contribuido a crear a ese monstruo”, comenta, algo resignado. Entrega de armas “Cuando me preguntan cuándo van a llegar las Farc a Planadas, yo siempre contesto lo mismo: ellos no van a llegar, porque siempre han estado aquí”, dice Raúl Durán, un funcionario público de Gaitania, un pueblo emplazado en lo alto de los montes de Planadas, muy cerca del veredal de El Jordán, que en los últimos días ha obtenido una inusual atención. El Jordán es una de las 23 zonas que el gobierno estableció como parte de los acuerdos de paz para que los guerrilleros de las Farc entreguen sus armas, en un período de seis meses. Además, harán capacitaciones técnicas, agrícolas y también, de cierta manera, podrán volver a la escuela. El veredal de El Jordán es comentario obligado de los habitantes de la zona, porque es aquí donde se espera que cientos de combatientes de las Farc comenzarán su transición a la vida civil. Algunas personas creen que esto será positivo para la zona. Durán es uno de ellos. “Siempre se ha vivido aquí un conflicto bastante complicado. Pero se ha venido hablando del acuerdo de paz y esperamos que una vez se haga realidad, esto será más tranquilo”, dice. La zona tiene una característica en común con el resto de los veredales y ocho campamentos establecidos como parte del acuerdo de paz: está completamente alejada de un centro urbano importante, pero con la accesibilidad suficiente para que el grupo tripartito que lo monitoreará (Naciones Unidas, el gobierno y las Farc) pueda resguardar tanto a la guerrilla como a los lugareños. Para llegar al veredal de El Jordán, desde el centro de Planadas hay que recorrer un camino empinado, rodeado de verdes montañas. El veredal está a 15 kilómetros de Planadas, pero llegar ahí toma una hora en auto. Se sabe que se está cerca cuando dos militares detienen a los pocos vehículos que cada día llegan a la zona de entrega de armas. “¿Vienen de la ONU?”, preguntan los soldados. Es que en los próximos días distintas delegaciones de Naciones Unidas llegarán a supervisar el inicio de las construcciones. En estos momentos el veredal no es más que una zona verde resguardada por postes de madera. “No sé cuándo irán a llegar”, dice arriba de un caballo un joven que no quiere dar su nombre. “Se comenta de todo, hay gente que está de acuerdo y gente que no”, señala. La cercanía de la guerrilla no es el problema, explica, porque desde hace décadas que en esta zona han estado acostumbrados a su presencia. “Están ahí arriba”, afirma, apuntando a las montañas. “Los que no están de acuerdo es porque no están de acuerdo con que se entreguen, con que se acabe la guerrilla. Pero que lleguen aquí no, nadie se opone. Como no hay alguien por aquí, esto se pone muy peligroso. De todas maneras ellos nos han cuidado acá de muchas cosas y al no estar, pues aquí cada quien hace lo que quiere”, explica y detalla que hay gran expectación sobre el plebiscito de mañana. Conversaciones informales con diferentes pobladores dan cuenta que la mayoría votará que “Sí”. Carmenza, una mujer que pasa por el veredal en su moto, se detiene a comentar el plebiscito. “Vamos a salir el domingo a votar por el sí y para ver lo que cambia”, dice. Carmenza también añora la época en que las Farc dominaban la zona. “Ya estamos acostumbrados a vivir entre ellos. Ellos no salían matando a cualquiera. Aquellos que no cumplían la ley eran castigados, pero nada pasaba”, dice. El responsable de este veredal por parte de la policía es el teniente Andersson Arana, quien se mudó recién hace dos semanas a Planadas. Alrededor de 400 guerrilleros llegarán a esta zona, explica Arana, que reconoce que “muchas personas se sentían más protegidas con la guerrilla”. “Para nadie es un secreto que a quienes no hacían caso, los mataban”, concluye. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/mundo/2016/10/678-698828-9-la-paz-divide-a-la-cuna-de-las-farc.shtml Historia del topic aca http://foros.fotech.cl/topic/294921-colombia-alvaro-uribe-el-acuerdo-de-paz-pone-a-colombia-en-el-camino-de-venezuela/page-3?hl=%2Bcolombia&do=findComment&comment=21326135
  17. 05 Octubre 2016 Ex senadora partidaria de la FARC es retenida en el aeropuerto por la PDI Piedad Córdoba se dirigía a participar de un evento académico con la Fundación José Martí en nuestro país, cuando fue retenida por la Policía de Extranjería, que le impidió su ingreso al país por "representar un peligro para la seguridad nacional". Este martes en la noche, Piedad Córdoba llegó a Chile invitada por la Fundación José Martí para realizar una visita y diversas actividades. Mientras efectuaba los trámites de ingreso al país, en el Aeropuerto de Santiago, la PDI le consultó por los motivos de su visita, ante lo cual ella mostró su programa de actividades, entre las cuales contemplaba reuniones con dos dirigentes mapuches. Según informó el senador Alejandro Navarro, fue una funcionaria de la PDI quien le impidió el ingreso al país a la ex senadora colombiana, asegurando que representaba "un peligro para la seguridad nacional", lo que provocó su regreso inmediato a su país. Según consigna Cooperativa, ante esto el senador Navarro señaló que "es un bochorno, es una vergüenza para Chile lo que le ha ocurrido a Piedad Córdoba y espero no solo que haya una muy buena explicación, sino que haya una disculpa formal a esta dirigenta latinoamericana que además jugó un rol clave en todo el proceso de paz con la guerrilla de las FARC". Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/10/05/ex-senadora-partidaria-de-la-farc-es-retenida-en-el-aeropuerto-por-la-pdi/
  18. 14 de agosto del 2016 / 21:22 Hrs El proceso de paz no logra convencer a todos los colombianos La mayoría de las encuestas le dan el triunfo a la opción "No" en un plebiscito para refrendarel acuerdo de paz. La desconfianza en la guerrilla y el apoyo del uribismo al "No" son algunas de las razones de este pesimismo. A mediados de junio el Presidente colombiano Juan Manuel Santos anunció un hecho histórico: la firma del acuerdo de alto el fuego definitivo entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y el gobierno. La paz, luego de más de 50 años de enfrentamientos, es algo largamente anhelado por los colombianos. La lucha armada ha dejado hasta la fecha más de 260.000 muertos y 6,9 millones de desplazados. Las negociaciones, que desde hace tres años se llevan a cabo en La Habana para llegar a un pacto final que termine el conflicto, han dado sus frutos. Sin embargo, sondeos recientes han mostrado un pesimismo que va en alza frente al acuerdo de paz y que se ve reflejado en el plebiscito que llevará a cabo el gobierno para refrendar el acuerdo. Según una encuesta de Ipsos, sólo un 59% de los colombianos está decidido a votar en la consulta sobre los acuerdos que deben firmar próximamente el gobierno y las Farc. Un 41% aseguró que no acudirá a las urnas. Además, un 50% rechazaría el acuerdo y un 39% respaldaría la paz final. Al mismo tiempo, un 11% dice que aún no sabe qué opción tomará. El sondeo muestra un claro retroceso respecto de la consulta realizada en junio, donde un 56% se inclinó por el “Sí” y un 39% por la opción del “No”. El 63% de los consultados se mostró pesimista de que los diálogos de paz lleguen a un acuerdo definitivo y sólo el 35% piensa que tendrá un final positivo. Otra encuesta publicada por la revista Semana también afirma que “siete de cada 10 sienten que las cosas van por mal camino”. Recién esta semana una encuesta le dio por primera vez la delantera a la opción del “Sí”, pero por estrecho margen. Según la medición de Opinómetro para el diario El Tiempo y W Radio, un 33,7% de los encuestados apoyaría el proceso mientras que un 32,4% respaldaría la opción del “No”. Para aprobar los acuerdos de paz se necesita un mínimo de 4,5 millones de votos, es decir, el 13% del censo electoral. El Presidente Santos, quien promueve el “Sí”, cuenta con el respaldo de la coalición de su gobierno y la izquierda. Las Farc han asegurado que aunque gane la opción “No” buscarán opciones que les permitan alcanzar la paz. Según explicó la revista Semana, la guerrilla conserva una imagen alta de falta de confianza y esa la principal razón por la cual los colombianos consideran que aún se puede dañar el proceso. Hay una reticencia, según explica este medio, a que el gobierno sea “generoso” con las Farc. Ipsos confirma la teoría. Un 88% de los encuestados considera que los miembros de las Farc deben pagar por sus crímenes en las cárceles y un 75% se mostró en contra de la posibilidad de que los jefes de la guerrilla puedan participar en política una vez que se desmovilicen. Otro factor que podría estar afectando la percepción de la firma de paz es la campaña que el ex Presidente y actual senador, Alvaro Uribe, ha promovido a favor del “No”. Uribe se ha posicionado como el principal opositor y crítico de las negociaciones entre el gobierno y la guerrilla. “Solamente nos queda la opción de decir sí a la paz votando no al plebiscito”, aseguró Uribe a comienzos de mes, durante una multitudinaria marcha para dejar en claro que el “uribismo” optará por el “No”. El antecesor de Santos ha cuestionado puntos clave en el proceso de paz, como las zonas de concentración donde estará la guerrilla mientras se verifica el proceso de desarme. El apoyo de Uribe supone un gran desafío para Santos. El ex presidente, un político de gran popularidad, logró en las elecciones parlamentarias que su Centro Democrático lograra la segunda votación más alta. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/mundo/2016/08/678-692587-9-el-proceso-de-paz-no-logra-convencer-a-todos-los-colombianos.shtml
  19. 22 Septiembre 2016 Editorial: Shirley, la guerrillera de las FARC El lunes 26 de septiembre, tras 52 años en guerra, casi 250.000 muertos, 49.000 desaparecidos y 7.000.000 de desplazados, el presidente de Colombia Juan Manuel Santos firmará la paz en Cartagena de Indias con Timoleón Jiménez, “Timochenko”, máxima autoridad de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Una semana después, el domingo 2 de octubre, este acuerdo deberá ser ratificado por los colombianos en un plebiscito que, todo indica, ha ido ganando el afecto de las mayorías. Describir las atrocidades que se han vivido a lo largo de este conflicto costaría barriles de tinta y de lágrimas. Antes de juzgar “a mata caballos”, conviene entender que no todos los protagonistas de este conflicto son monstruos. Esta conversación aconteció en el campamento guerrillero José María Carbonell a comienzos de julio. Shirley debe medir menos de 1,60 m., tiene los ojos oscuros y se amarra un mechón de pelo negro que salta hacia arriba de su cabeza. Capturó de inmediato mi atención cuando a la 5:15 am del día siguiente a nuestra llegada me acerqué a ver los ejercicios del pelotón. Fue la primera vez que vi a la tropa reunida. Ese moño enchuecaba su gorro de tal manera que, de uniforme completo y con su arma recortada subiendo y bajando según el jefe Schneider ordenara a la compañía, le daba un toque de gracia. Marcaba su personalidad. No era la desordenada del grupo: mientras estaba en formación, por más que buscara su mirada la mantenía atenta y marcial. En los días sucesivos intenté repetidas veces sacarle un guiño de complicidad en medio de los entrenamientos, pero jamás conseguí distraerla. La primera mañana, después de los ejercicios, nos sentamos juntos en el búnker, y mientras los profesores hablaban de la realidad según Marx (“Los hechos son incorruptibles”, decían que decía), ella me preguntaba si tenía miedo. Le dije que “No, ¿y tú?”. Sonrió. Los demás seguían atentos la clase mientras nosotros cuchicheábamos. Cuando pusieron un video de la ceremonia realizada en La Habana el 23 de junio, en la que el presidente Santos y Timochenko se comprometían al cese al fuego bilateral, le conté que yo había estado en Cuba con Timo y con los comandantes Pastor Alape e Iván Márquez, en una jornada larguísima donde nos tomamos “hasta el agua de los floreros”. Cogió mi libreta y escribió lo siguiente: “Hermanos chilenos, saludos con honor desde las montañas de la revolución”. Entonces acerqué su cuaderno y contesté: “En la guerra con dolor y en la paz con regocijo, si estos profes no se callan, yo me voy del escondrijo”. El mensaje le pareció tan gracioso y atrevido que se cubrió la cara con las manos para ocultar una risa nerviosa y cómplice. No cundía el humor en ese sitio. Los jóvenes que estaban ahí no se permitían la duda que siempre lo sustenta, y Shirley, al experimentarlo, vivía un placer culpable. Shirley “Churri” tiene 26 años e ingresó a los trece a la guerrilla, poco después de que Álvaro Uribe asumiera la presidencia de Colombia y el ejército entrara en su pueblo. “La cosa se calentó tanto que había enfrentamientos armados incluso adentro de la escuela”, me dijo más tarde. La suya, como la de todos con quienes conversé, fue una niñez plagada de miserias. Muchos coincidían en que de no haber entrado a las Farc, hubieran terminado en el ejército, con los paras o los narcos. “Tenía cuatro años cuando mis papás cayeron presos en Bogotá por tráfico de drogas. A mi mamá la soltaron un año después que a él, y ese mismo día que fuimos a buscarla a Facatativá, en Cundinamarca, murió mi papá. Nunca se me olvida ese día. Yo creo que él lo tenía planeado de antes, algo había sucedido entre ellos. Llegamos y los dos estuvieron hablando un buen rato. Parece que ahí mi mamá le dejó claro que no quería seguir con él, de modo que se envenenó”. Su familia paterna culpó a su madre del suicidio y, en venganza, no le permitieron llevarse a Shirley. Hasta los siete años vivió con su abuela y unos tíos, y la vieja le pegaba tanto que se escapó en una canoa por el río Guaviare hasta llegar a Villeta, donde volvió a reunirse con su mamá. Ahí conoció a sus cuatro hermanos y volvió a la escuela, “y todo fue color de rosas hasta que a mi mamá la echaron de la heladería (fuente de soda) y se enfermó”. Entonces volvieron a hacerse cargo de ella y de sus hermanos los mismos tíos de antes, pero eso no duró mucho “porque la mayoría de mis tíos tenían orden de captura. Corríamos riesgos. Eran todos mafiosos (narcos) en mi familia y nos mandaron al campo cuando supieron que iban a entrar los paramilitares”. Shirley tenía once años cuando volvió a huir en busca de su madre. Esta vez la siguieron sus hermanos, pero al llegar al pueblo lo halló todo cerrado y destruido como después de una estampida de elefantes: la heladería, el pool y la casa en que habían vivido ya no eran los mismos. “Entonces comenzamos a buscarla y nos dijeron que la habían tenido que sacar del pueblo, de manera que nos quedamos solitos en Calamar, que parecía un pueblo fantasma. A finales del año ella volvió. Como ahora no tenía trabajo debía levantarse temprano a vender buñuelos y pericos (café con leche) para darnos de comer. A mi hermana grande –ella tenía 16 y yo 12– le gustaba el baile y el alcohol, así que no era mucho lo que ayudaba. Se lo gastaba todo con los hombres. Intenté trabajar, pero nadie quería contratar a una niña tan chica. Entonces me fui a un sitio que se llama Argelia, y pedí ingreso en la guerrilla”. Recién había cumplido los 13 años. “Ideas políticas en sí, no tenía. Fue la única posibilidad que se me ocurrió. No le conté a nadie de mi familia. No me despedí de ninguno. A mí mamá le dejé una nota donde le decía que no quería más esa vida, y que iba a buscármelas sola. Le escribí algo de los colores: ‘me voy tras el color verde, que es el color de la esperanza’, algo así fue que le escribí. Ese mismo día ella llegó a buscarme, pero me escondí. Mis tíos, para convencerme, me ofrecieron educación y hasta armas si lo que quería eran armas. Pero les respondí que no con tanta fuerza que lo comprendieron. ‘Entonces échale pa delante’, me dijeron, y nos despedimos para siempre”. Todo esto me lo contaba Shirley en voz baja, como se les habla a los sicólogos, a los sacerdotes o a los pretendientes, los dos solos en una mesa de palos en medio del bosque, mientras el resto de los guerrilleros almorzaban unas cazuelas en platos hondos de aluminio y con las armas apoyadas en los árboles vecinos. “Yo era tan pequeña que no había uniformes para mi tamaño –retomó riendo–. Me pasaron un bucito y unas botas y me mandaron a la escuela del campamento, donde a una le enseñan las normas, el régimen disciplinario por el que se rigen las Farc y cómo parar guardia, los giros en formación, sacar consignas, todo eso. Antes de enseñarle a disparar a uno lo forman. Me trataron siempre bien. Era una vida mucho mejor que la de donde yo venía. Mi mamá, cuando me fue a buscar, me dijo que volviera con la familia y yo le contesté que mi familia estaba acá”. En eso se puso a llover muy fuerte. “Tu historia es tan triste –le confesé– que me dan ganas de abrazarte”. Había pasado 13 años de su vida combatiendo a tiros, pero ahí se veía como una niña, harto menor que los 26 años que ya tiene. Me dijo: “eso hacía mi novio cuando le contaba mi historia, pero mejor no hablemos de él”, e indicó con el codo una mesa que estaba cerca del horno, donde él almorzaba con su nueva pareja. Poco antes me había mostrado un cuaderno maltratado en el que escribía pensamientos románticos que luego envolvía en el dibujo de una nube. “Hay palabras que duelen dependiendo de quién vengan. Chao amor”, fue el primero que me permitió leer. “Las huellas bien puestas, jamás se borran”, decía otro, y cuando leí en voz alta: “No quiero ser más tu marioneta. Prefiero ser una persona normal. No sentir nada por nadie jamás”, la Churri me quitó el cuaderno de las manos. “Me da vergüenza”, alegó. Aún tiene colgando de una cadena la medalla de lata con las iniciales de los dos. “Cuatro meses después salí a un enfrentamiento. La primera arma que me pasaron fue una MP5 de 9mm, livianita, como una mini UZI. Yo estaba en una unidad de orden público, que son las encargadas de enfrentar al enemigo, y como se planteó la necesidad, pues fui. Todavía no cumplía 14. Es difícil describir lo que se siente la primera vez. Era como si no tuviera nada en la barriga. Estás en el medio del susto y viene ese vacío en la barriga. Uno hace lo que dice el mando. Si es vamos, vamos. Y partimos a la emboscada. Ahí murieron dos compañeros. A mí me decían ‘queme para allá’ y yo disparaba. No es un susto que dé ganas de escapar, sino eso otro, el vacío en la barriga. Ese primer enfrentamiento no se olvida jamás”. Hubo un par de años que Shirley los pasó sin combatir, dedicada al estudio del marxismo, cartografía, primeros auxilios y manipulación de explosivos. No lleva la cuenta de cuántos cientos de kilómetros ha recorrido caminando –“regiones enteras, pues”– ni de la cantidad de campamentos en que ha dormido. Nunca salió, eso sí, del Bloque Oriental. Hace 13 años que no pone los pies en una ciudad, que no interactúa con gente común y corriente, que se acuesta y levanta combatiendo por una Revolución que parece dormir en la literatura y con la cual los miembros de su generación jamás se topan al interior de sus teléfonos celulares. Ahí no se drogan ni emborrachan. Los comandantes toman whisky, y a veces algo la tropa, pero nada parecido a lo que se bebe en cualquier fiesta de Occidente. Deben ser los únicos colombianos que no bailan. Celebran recitando, brindando y cantando himnos socialistas el 27 de mayo, día del aniversario de las Farc, el 8 de octubre, día del Guerrillero Heroico en que conmemoran la última batalla del Che Guevara, y el 8 de marzo, día de la mujer. Es cierto que ninguna de ellas forma parte del Secretariado o comandancia, pero en la vida del campamento cumplen un rol protagónico. “Los explosivos se usan principalmente para causar sicología en el enemigo –continuó Shirley–. Las minas antipersonales no es que maten, pero quitan pies. Yo he colocado muchas minas. Y eso, claro, es algo de cuidado, porque cualquier falla queda en la historia. Tampoco es que dé orgullo ser explosivista. Nadie se siente contento de tumbarle los pies a un soldado, pero es la manera de evitar que se metan en las áreas nuestras. No hay otra. Así como ellos utilizan los borbandeos, nosotros necesitamos recurrir a esto. Son muchas las áreas con minas y parte del trabajo de paz será desminarlas”. ¿Y hay algo de lo que has visto o hecho durante todo este tiempo que no te haya gustado?, le pregunto. “Cosas que tuvieron que ver con la población civil. Cometimos fallas. No me gusta que nos ayuden sólo esperando algo a cambio, plata o lo que sea. No es que uno diga ‘no’, pero cuando todo es por un interés… Eso es fatal, porque el día que uno no tenga nada para ofrecerles, ¿se acaba la masa, entonces?”. ¿Y lo más triste que te ha tocado vivir? “El borbandeo en la travesía del 7mo al 27, donde murieron 36 camaradas. No me la podía creer. Íbamos todas las compañías de marcha. Fue un estruendo del berraco. Si el borbandeo es cerca toca quedarse quietico, porque caen las bengalas y ahí te ven los soldados que desembarcan. Los que murieron eran ‘cursantes’, venían entrando, y yo los conocía a todos. No pudimos rescatar los cuerpos. En el camino encontramos heridos, eso sí. Tipos con las piernas todas rajadas. Con los muslos descolgados”. Asegura que no le gustaría casarse, porque “casarse no es la palabra adecuada para estar al lado de la persona que uno quiere”. Está segura, sin embargo, de que si encuentra a alguien para compartir su vida, será de la organización. “No puedo imaginarme que no tenga convicciones revolucionarias. Tiene que ser un comunista. No me puedo imaginar emparejada con un borrachín después de tanto tiempo dedicada a esto. No funcionaría con un man del cine, por ejemplo, que le gusten los lujos y las joyas. Querría decir que boté mi aprendizaje a la basura. ¿Tener hijos? Todavía no”. –¿Valió la pena esta guerra, Shirley? –No se puede decir que haya valido la pena la guerra, porque querría decir que me gusta. Se dio y la enfrentamos, y sobrevivimos a ella. Y la sociedad no es mejor todavía, pero va a serlo. No hemos sido derrotados. Hemos estado en guerra porque no nos han dejado hacer política, porque no nos han querido escuchar. Y ahora, aunque entre dientes, están escuchando más. Quizás igualdad no puede haber, pero un equilibrio mejor, sí. *** (El sábado recién pasado –17 de septiembre– comenzó la X Conferencia Nacional de las FARC-EP en los Llanos del Yarí. Alrededor de 200 delegados de la guerrilla y más de 350 medios de comunicación acreditados están participando de ella. Lo que se vive allí es un ánimo festivalero que ha llevado a algunos periodistas a bautizar el evento como el Woodstock de las Farc. Se baila, se bebe, se festeja. Shirley ha sido elegida para formar parte de un coro que por estos días ensaya con esmero. El 26 de septiembre, cuando se firme la paz en Cartagena de Indias, estas guerrilleras cantarán para Colombia, para América Latina y para el mundo entero Himno de la Alegría). Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/09/22/554825/
  20. Bachelet asistirá a la firma del acuerdo de paz entre Colombia y las Farc La Mandataria confirmó que viajará durante esta noche para asistir mañana a la ceremonia que se realizará en La Habana. La Presidenta Michelle Bachelet confirmó esta mañana que asistirá el jueves a la histórica ceremonia donde se firmará la paz entre la guerrilla de las Farc y el gobierno de Colombia, que se llevará a cabo en La Habana, Cuba. La Mandataria indicó que viajará esta noche y que la decisión la tomó tras sostener una conversación telefónica con el presidente colombiano Juan Manuel Santos. "Dada la importancia y el rol que Chile ha jugado y la importancia para el mundo de terminar con un conflicto que lleva más de 50 años, y que ha tenido efectos devastadores, es que en una conversación con Juan Manuel Santos he decidido asistir personalmente", manifestó. Esta mañana el gobierno de Colombia y las Farc anunciaron que el acuerdo de cese al fuego fue alcanzado y que es definitivo. Los detalles se darán a conocer en el acto en La Habana. A la cita además llegará el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon y otros representates de la comunidad internacional como el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. El conflicto colombiano ha enfrentado durante más de 50 años a guerrillas, paramilitares, miembros de la fuerza pública y grupos del narcotráfico, dejando un saldo de alrededor de 260.000 muertos, 45.000 desaparecidos y 6,9 millones de desplazados. www.latercera.com
  21. 30 de julio del 2016 / 01:14 Hrs Empresarios en La Araucanía miran el diálogo con las Farc En La Araucanía los agricultores andan armados, una pareja de Carabineros está en casi todos los campos grandes y entre vecinos se turnan para vigilar. "No hay Estado de derecho", repiten. Antes era usual que en medio de las eternas carreteras de La Araucanía, los empresarios llevaran gente que hacía “dedo”. Hoy eso ya no se da. La desconfianza, dicen ellos mismos, se ha instalado y eso ha llevado a que en gran parte de los campos se instalen container de Carabineros, por seguridad. El problema más urgente, dicen, es que en esta zona del país el Estado de derecho no existe y ninguno de los políticos está muy preocupado de cambiarlo. Los votos y no aparecer contra una causa que desde Santiago parece de toda justicia, afirma uno, sería la gran barrera que frena el desarrollo de una zona con amplio potencial agrícola. “Las empresas no vienen porque no les interesa que les quemen los fundos y las máquinas”, agrega Ewald Luchsinger, agricultor de la zona y familiar del matrimonio Luchsinger-McKay que fue asesinado hace seis años en el sector de Cautín. Justamente en la reconstruida casa de dicho matrimonio es donde ayer almorzó el comité ejecutivo de la Sofofa encabezado por su presidente, Hermann von Mühlenbrock. Antes de eso, desayunaron con siete parlamentarios de la zona y se comprometieron a hacer visible este problema desde la capital. Y la noche del jueves, la cita fue con cerca de 40 empresarios locales. Sin embargo, y aunque a ratos los relatos de los empresarios parecieran los de un mundo apocalíptico, recalcan que aquí no hay una guerra, no hay dos mundos enfrentados, lo que falla, aseguran más que convencidos, es una política de Estado que haga cumplir la ley. “Hay gente que lo único que ha buscado es la destruccion de la región y su gente. Quienes están por la vía de la violencia tienen que estar en la cárcel. Ellos han asesinado, han quemado, están fuera de la ley”, dice Angélica Tepper, presidenta de la Multigremial de La Araucanía, y quien ha liderado las voces de privados contra la falta de garantías del Estado. El balance de la visita, para Von Mühlenbrock, es uno solo: “Estamos convencidos que el problema que hay acá es el más importante que hay en el país, realmente nos sentimos con la obligación de hablar permanentemente sobre esto. Tenemos que llevar este tema a Santiago, hacer conversaciones, seminarios, realmente que sea un tema país, no regional”, dice el presidente. Y en cuanto a soluciones, la mesa de diálogo que se armó entre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las Farc pareciera ser algo replicable. “En Chile nadie está por sobre la ley, a todos esos grupos que son extremistas se les debe dar la oportunidad de que depongan su actividad agresiva y la violencia y se sienten a conversar. Creo que Colombia nos ha dado un ejemplo, donde la Farc generó un período de tranquilidad, y se pudieron sentar a conversar y mire lo que están logrando, ha sido largo, ha sido complejo, pero todos los que se sentaron en esa mesa depusieron su actitud agresiva”, añade el líder de la Sofofa. Como datos, aparece el último Barómetro que elabora la Multigremial. “La violencia de connotación indígena en el primer semestre 2016 en las Regiones de Biobío, La Araucanía y Los Ríos, la intensidad de la violencia ha aumentado. El incendio, atentado incendiario y/o atentado explosivo ha implicado un porcentaje muy decidor en las tres regiones: el 72,7% de las denuncias en el Biobío, 56,4% en La Araucanía y el 83% en los Ríos”, dice el reporte. La pobreza El problema de base, dicen una y otra vez los empresarios locales, es la pobreza, el abandono sistemático de éste y todos los gobiernos que han pasado. “Aquí tiene que haber un reconocimiento a la nación mapuche, ellos lo han pasado mal, lo siguen pasando mal. Son la zona más pobre de Chile, evidentemente que el Estado y el mundo privado tienen una tremenda deuda. ¿Cómo puede ser que uno de cada cuatro habitantes de La Araucanía sea pobre o que uno de cada 10 habitantes vive en extrema pobreza? Ese es un pasivo que los chilenos tenemos la obligación de trabajar y resolver”, afirma Von Mühlenbrock y agrega: “Uno conoce Pucón, hermoso y con un bonito volcán, pero cuando uno ve que esta región tiene un ingreso per cápita de US$ 4 mil, hay algo que no hemos hecho bien”. Respecto de la deuda histórica y otras banderas que han levantado dirigentes promapuches, la líder de los empresarios de la región, señala: “Hay que poner las cosas en su contexto. Lo que pasó hace 150 años no es lo que se está viviendo hoy en día, era otro momento, la historia hay que escribirla mirando el momento que se estaba viviendo”, dice enfática. La otra solución de la que hablan es cambiar o defintivamente eliminar la actual Ley Indígena, que consagra la recuperación de tierras como una política pública. “Hay que dejar sin efecto la Ley Indígena, que es una ley anacrónica, que genera pobreza, los mapuches son más pobres que en 1992 que es cuando entró en vigencia” dice Juan de Dios Fuentes, abogado, agricultor de Pidima y presidente de Paz en La Araucanía. De hecho, afirma que el 60% de los campos que han sido comprados por la Conadi hoy están vacíos, improductivos y sin comunidades mapuches en ellos. “Hoy La Araucanía está en un círculo vicioso porque nadie va a invertir, o cada vez es más complicado cuando hay violencia, cuando están quemando iglesias, cuando están quemando camiones, pero si logramos detener eso, y nos sentamos con apertura de diálogo y con una manera inclusiva de mirar las cosas, yo soy bastante optimista de lo que pueda pasar”, recalca el líder de la Sofofa. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/negocios/2016/07/655-690781-9-empresarios-en-la-araucania-miran-el-dialogo-con-las-farc.shtml
  22. 14 Julio 2016 Editorial: En el campamento de las Farc (El fin de la revolución, 1ra parte) El campamento se esconde al interior de un bosque de palmeras, parecido a otros varios que a partir de cierto punto aparecen como manchones entre las lomas de la sabana, sólo que aquí concluye esa zona de pastizales, para dar pie, a continuación, a la espesura de la selva amazónica. De ahí salieron a buscarnos, como si fueran personajes del bosque, una decena de jóvenes, hombres y mujeres, en tenida de campaña, algunos con polera blanca y otros enteros de verde cargando sus armas y cartucheras. En una mesa de madera, bajo un toldo plástico sobre una estructura curva de ramas, nos recibió el Comandante Mauricio Jaramillo, también conocido como “El Médico”, jefe de todo el Bloque Oriental –Meta, Bocayá, Guaviare, Arauca, Dinamarca…-, nueve departamentos en total, la región insurgente más grande del país, y la única que deslinda con Venezuela. Este comandante conoció a Chávez –quien le habló de la importancia de “luchar no sólo por terminar con la violencia en Colombia, sino en todo el continente”- y fue el primero en ir a La Habana para sostener las conversaciones preparatorias de lo que cuatro años después sería el acuerdo de paz que aún espera ser firmado, pero que ya parece irreversible. “Hace tiempo que no hay tiros”, me dijo el cabo primero Pérez frente a la barrera que cierra el camino a la salida de San Vicente del Caguán. “Ya no es como antes”, agregó. Antes – especialmente durante el gobierno de Uribe, en que la violencia recrudeció-, la región del Caquetá fue campo de enfrentamientos entre el ejército, los paramilitares y las Farc. Desde el 23 de junio pasado, cuando el presidente de Colombia Juan Manuel Santos y el comandante Rodrigo Londoño, alias Timochenco, firmaron en La Habana el cese al fuego bilateral de una guerra que ya superó el medio siglo, con 250.000 muertos, más de 50.000 desaparecidos y cerca de 7 millones de desplazados, que las cosas son distintas. Aunque hasta llegar a esa barrera (e incluso un poco más allá) la zona continúa plagada de soldados en tenida de guerra, el ambiente se ha distendido. El rigor de los controles ya no es como tiempo atrás, cuando incluso el ganado debía descender de los camiones para ser inspeccionado antes de seguir camino hacia La Macarena, atravesando aproximadamente un millón de hectáreas que todavía hoy permanecen bajo el control de la guerrilla. Desde ahí a la frontera con Venezuela, en plena selva amazónica, incluyendo todos los llanos y las sabanas del Yarí, no es la ley del Estado, sino la ley de las Farc la que gobierna. Las huellas que surcan ese territorio no aparecen en los mapas. Son caminos pésimamente mal tenidos, interrumpidos por grietas profundas y llenas de agua que no cualquier carro ni cualquier chofer son capaces de superar, menos cuando las lluvias que últimamente no han cesado las inundan hasta convertirlas en piscinas de una hondura impredecible. Pasando el pueblo de Los Pozos – donde en febrero del 2001 el presidente Pastrana y Manuel Marulanda “Tirofijo” firmaron un acuerdo de 13 puntos para buscar una salida política al conflicto, acuerdo que se fue cayendo punto por punto hasta volver a fojas a cero- se debe pagar un peaje de 3.000 pesos colombianos a la insurgencia. El siguiente caserío se llama La Sombra, y su nombre no puede estar mejor puesto, porque si bien abundan las colinas verdes y arboladas a todo su alrededor, ahí la vida parece subsistir en blanco y negro. Se respira un aire fantasmal. Apenas un par de campesinos recorren sus calles, hay sólo un almacén abierto con mercadería básica y una gasolinera Terpel fuera de servicio desde hace tiempo. La venta de combustible, a todo lo largo de la cuadra que dura el pueblo, se realiza en envases plásticos de dos litros que pueden encontrarse acumulados en estantes de madera, como aguardientes en una botillería de feria. Fue un poco más allá, frente a una casucha de la villa El Recreo, que encontramos al motorista anónimo que nos conduciría al campamento guerrillero José María Carbonell. Faltaba, sin embargo, todavía un buen trayecto para arribar a este refugio de combatientes comunistas: un camino de varias horas que, entre otros hitos reconocibles, atraviesa el puente colgante del río La Tunia (a Marulanda le gustaba diseñar puentes colgantes), y el hoy abandonado pueblo de Caquetania, donde permanecen en pie las construcciones más elegantes del recorrido y donde también, según supe más tarde, ocultaron durante algunos días a Ingrid Betancourt luego de ser raptada entre Montañita y Paujil, justo antes de llegar a San Vicente del Caguán. *** El campamento se esconde al interior de un bosque de palmeras, parecido a otros varios que a partir de cierto punto aparecen como manchones entre las lomas de la sabana, sólo que aquí concluye esa zona de pastizales, para dar pie, a continuación, a la espesura de la selva amazónica. De ahí salieron a buscarnos, como si fueran personajes del bosque, una decena de jóvenes, hombres y mujeres, en tenida de campaña, algunos con polera blanca y otros enteros de verde cargando sus armas y cartucheras. En una mesa de madera, bajo un toldo plástico sobre una estructura curva de ramas, nos recibió el Comandante Mauricio Jaramillo, también conocido como “El Médico”, jefe de todo el Bloque Oriental –Meta, Bocayá, Guaviare, Arauca, Dinamarca…-, nueve departamentos en total, la región insurgente más grande del país, y la única que deslinda con Venezuela. Este comandante conoció a Chávez –quien le habló de la importancia de “luchar no sólo por terminar con la violencia en Colombia, sino en todo el continente”- y fue el primero en ir a La Habana para sostener las conversaciones preparatorias de lo que cuatro años después sería el acuerdo de paz que aún espera ser firmado, pero que ya parece irreversible. Él, con Sergio Jaramillo y Enrique Santos –hermano del presidente- en representación del gobierno, fueron quienes acordaron los temas a resolver antes de fijar cualquier itinerario de diálogo entre ambos bandos. “Sergio lo primero que me pidió fue que dejáramos las armas. ¡Imagínese usted! Yo vuelvo con ese compromiso y me fusila la guerrillerada. Tardamos en llegar a la palabra “dejación””, nos contó, uno de los tantos eufemismos a que ha debido acudir este proceso para volverlo digerible. Mientras más complejo es el arte de la política, más cuida las palabras. “Quería que nos rindiéramos y que no habláramos nada de paramilitares ni de Reforma Agraria ni de terminar con la compra de votos. Así no se puede, le dije, y los muertos serán su responsabilidad, Sergio”. Según él, en el plano político, no están pidiendo más que una verdadera democracia. “Al finalizar esos encuentros, rió El Médico, Jaramillo le envió de regalo a Timochenco un libro de Lisistrato en griego. ¿Qué le parece?”, y agregó con sorna que su amigo Timo apenas leía en español. “Somos un partido, una agrupación, y vemos en la paz una oportunidad. Así también lo ven los campesinos. Siempre hemos buscado la paz”, explicó a continuación. Mientras Juliana -una muchacha de 21 años que nos miraba con curiosidad a través de un mechón húmedo que le caía por la mitad de la cara- nos servía café, El Médico contó cómo había sido el bombardeo en que murió el Mono Jojoy (“arrojaron más de 60 toneladas de explosivos”, especificó), que ahí el ejército y los paramilitares son los mismos, que la droga había destruido la cultura campesina y que la justicia especial para la paz era, según él, simplemente el establecimiento de la verdad. A continuación nos dijo que debía salir a dar “una vueltica”, de modo que nos instaláramos, y que durante los días que permaneciéramos en el campamento conversáramos libremente con quien se nos antojara, y sacáramos fotos y filmáramos si queríamos, salvo, pidió, “a los dos maestros que vienen del pueblo, porque para ellos puede ser complicado”. Ahí oscurece a las 18.30, y había pasado esa hora cuando guerrilleros que ya no se veían nos condujeron a nuestras caletas con camas de tierra cubiertas de hojas, plástico y una colcha, todo velado por un mosquitero negro. Al día siguiente el movimiento de la guerrillerada comenzó a las 5 am, única hora en que la compañía sale del bosque al llano con todas sus armas y atuendos a realizar los ejercicios matutinos, hasta que termina de amanecer y vuelven a su escondite. *** Una gran historia está viviendo sus capítulos terminales por estos días: la historia de la Revolución en América Latina. Durante los últimos años, La Habana (no podía sino ser en la capital de la Revolución donde esto aconteciera) ha sido el escenario central de este final de cuento. Desde diciembre del 2014, cuando Raúl Castro y Obama hicieron pública su voluntad de restablecer relaciones, y EE.UU dejó de ser el enemigo de Cuba para convertirse, paso a paso, en su interlocutor cultural y comercial, que la palabra socialismo se escucha cada vez menos en los discursos oficiales y las conversaciones cotidianas de la isla. Todo tiende allí a la apertura económica y, aunque de momento suceda a ritmos altamente controlados, también el ingreso del mercado parece un hecho sin vuelta atrás. Al mismo tiempo, fue en La Habana que se acordó, luego de más de 3 años de negociaciones, la incorporación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia a la vida política de su país, es decir, al fin de la guerra, pero también de la pretensión radicalmente transformadora que las vio nacer el año 1964, tras la operación de Marquetalia. La idea del hombre nuevo, de una sociedad sin clases, donde los individuos produzcan lo que puedan y reciban lo que necesitan, quedó archivada hasta nuevo aviso. El sistema capitalista, en cualquiera de sus formas, terminó de expandirse a lo largo y ancho del planeta. En el campamento José María Carbonell, sin embargo, todavía no lo tienen claro. El promedio de edad de esta compañía compuesta por 60 guerrilleros (18 mujeres y el resto hombres) debe bordear los 27 o 28 años. Todos aquellos con quienes conversé durante la semana que permanecimos ahí habían llegado entre los 11 y los 14, algunos con el beneplácito de sus padres y otros huyendo de ellos. Es sabido que las Farc también han realizado reclutamientos forzados, pero ninguno de los que hallé confesó haber ingresado de ese modo. Combatieron por primera vez antes de cumplir los 15 y no hay quién se salve de haber visto morir a un amigo cerca. Lisandro Rondón (33) entró con su hermano, pero al cabo de un par de años éste falleció en combate. “Cuando murió, sentí aburrimiento por tres días”, me dijo, “pero acá somos como una gran familia, y el comandante, que es como mi padre, me explicó y me consoló”. No imaginan su futuro lejos de las Farc. Los jóvenes tienen en su mayoría el pelo corto y con dibujos, como los futbolistas o los reggaetoneros, mientras ellas usan más de un aro en cada oreja, tejen pulseras con sus nombres o la cara del Che con mostacillas y bordan las cartucheras de sus armas y municiones con coquetería adolescente. Hombres y mujeres realizan las mismas labores, el aborto está permitido (“la mujer decide”, dice El Médico), y las parejas duran lo que estiman pertinente, sin establecer compromisos formales. Una vez adentro, la mayoría nunca volvió a ver a sus parientes, y si lo hicieron fue en circunstancias breves y especiales, pero jamás regresaron a la ciudad. Han terminado por constituir algo parecido a una secta. Ya no imaginan su vida lejos de la “organización”. Si se les pregunta qué harán cuando se firme la paz (lo que podría suceder en agosto, según adelantan los que saben) y dejen sus armas y deban incorporarse a la vida normal, unánimemente responden: “lo que ordenen nuestros comandantes”. Si se les insiste reconocen sus ambiciones ocultas sin demasiado énfasis. Entre las jóvenes, fueron varias las que me confesaron “enfermería, porque como ya sé un poco, me gustaría saber más”. Según Shirley: “Las convicciones permanecerán, porque hay algo que ya está adentro de nosotros. Seguiremos trabajando para las Farc”. Imaginan que continuarán viviendo juntos dedicados a la causa, sin sus metralletas 223, ni sus AK 47, M 16, AK 15 o R 15 (portátil), “y por eso ahora nos pasamos estudiando en lugar de tener entrenamientos de tiro”, explica Churri, que a sus 26 años lleva la mitad de la vida en combate. Para Diego, el jefe del campamento, “la lucha sigue y el objetivo final es la toma del poder”. Todos ellos continúan creyendo en la Revolución, aunque la Revolución ya no crea en ellos. *** Sólo un comentario para el cierre de esta entrega: me sorprendió encontrar ahí, en el campamento, y más tarde en Bogotá, paralelos inesperados y paradójicos entre el proceso de paz colombiano y la transición democrática chilena. En Colombia, es la extrema derecha encabezada por el ex presidente Uribe (un paramilitar emparentado con los narcos de Escobar) la que pide justicia sin amnistía, algo así como “ni perdón, ni olvido”, mientras las fuerzas de izquierda guerrillera hablan de “justicia en la medida de lo posible”. (Esta historia continuará…) Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/07/14/editorial-en-el-campamento-de-las-farc-el-fin-de-la-revolucion-1ra-parte/
  23. 11 de julio del 2016 / 14:56 Hrs BBC: Habla el "misterioso" guerrillero chileno de las Farc En 2015 las fuerzas de seguridad de Colombia encontraron documentos de un chileno en un campamento de las Farc. Y nunca más se supo de él, hasta ahora. BBC Mundo lo encontró y habló con él. En agosto de 2015 se supo brevemente de su existencia pero luego se convirtió en un misterio, no se escuchó más nada de él. Ese mes, un medio colombiano informó que tres pasaportes a nombre de José Roberto Carrasco Pizarro habían sido encontrados en operativos del ejército contra el frente 21 de las FARC en el Tolima. Citando fuentes de de organismos de seguridad se agregaba que el dueño de los pasaportes era conocido como "el chileno", había ingresado 7 años antes y el entonces máximo comandante de las FARC, Alfonso Cano -abatido en noviembre de 2011- lo había delegado las funciones de manejo de masas, informática y especialmente los cuidados médicos de los integrantes del comando central de la agrupación guerrillera. Hace poco, BBC Mundo pudo hablar con José Roberto Carrasco Pizarro. Y tanto él como el ejército desmintieron parte de la información divulgada en agosto de 2015. "Santiago" "Primero me pusieron Agustín pero me hacía acordar a Augusto Pinochet y me lo cambié por Santiago, por la ciudad", dice, con barba de un par de días, gorra negra y camisa negra. Estamos en un lugar de las selvas del occidente de Colombia. BBC Mundo encontró a Santiago en las selvas del occidente de Colombia. Luego nos confirma que el nombre divulgado, José Roberto Carrasco Pizarro, es el correcto. (Su familia le confirmó a BBC Mundo que efectivamente Carrasco Pizarro y Santiago son la misma persona.) Sin embargo casi todo lo demás lo desmienten tanto él como el ejército. Por ejemplo, "Santiago" dice que no estuvo en el ataque, que ocurrió en julio de 2015, porque se había trasladado desde Tolima a otra zona para recibir una formación en organización política de masas, lo que le iba a permitir ascender en la estructura de la guerrilla. Otro guerrillero le dijo a BBC Mundo que no se sabe por qué el comandante de Tolima le retuvo los documentos. Santiago le regaló este libro a otro guerrillero También niega que sea médico, aunque sí recibió entrenamiento como enfermero en las FARC. Tampoco, dice, es cierto que había llegado a Colombia siete años antes. Eso también lo dice Ejército, que informó a BBC Mundo que la primera vez que supo de él fue en marzo de 2014, cuando un desmovilizado de las FARC les contó que había conocido a un guerrillero chileno, al que llamaban Chile o Agustín, quien portaba un fusil Galil. Volvieron a saber de él en agosto del mismo año de boca de otra desmovilizada. Finalmente, en julio de 2015, cuando bombardearon un campamento en el municipio de Río Blanco, en Tolima, escucharon nuevamente su nombre, cuando una guerrillera que se desmovilizó tras el ataque les entregó los pasaportes y el documento de Santiago. Esa vez ya no portaba el Galil, sino un fusil M-16. Estos fueron los pasaportes y el documento de identidad de José Carrasco que encontró el Ejército colombiano. En los pasaportes que encontraron las fuerzas de seguridad colombianas había una visa Schengen otorgada por España y otra de Estados Unidos. La información difundida en 2015 sostenía que manejaba contactos fuera Colombia para financiar a las FARC. Algo que el chileno también niega: las sacó para viajes de placer y de estudio, dice. No tenía la jerarquía como para ser recaudador internacional, dijo el Ejército. Publicista Santiago tiene 33 años y es del puerto chileno de Valparaíso; estudió comunicación en Viña del Mar con el objetivo de ser publicista, formación que completó en Barcelona (de ahí la visa). Hoy reniega de su oficio: "El publicista es una especie de abogado del Diablo porque vende productos que no se necesitan". El discurso anticapitalista está bien asentado. Pero más allá de las palabras y las ideas, ¿qué llevó a un joven chileno de buena posición a unirse a una guerrilla de origen campesino a miles de kilómetros de su país natal? "Siempre me ha gustado viajar", dice; y agrega: "Me gustan las FARC porque siempre han estado al lado de los pobres". Su visión de la guerrilla no es compartida por la mayoría de los colombianos, que la asocian con violencia, extorsión, narcotráfico y desplazamiento forzado. Tampoco por Estados Unidos y la Unión Europea, que la consideran una organización terrorista. Pensaban que era infiltrado No conocía mucho sobre las FARC cuando empezó su viaje, simplemente iba hacia el norte desde Chile con la vaga idea de sumarse a alguna guerrilla. ¿Pero qué hace un chileno peleando una guerra ajena, una guerra colombiana?: "Las grandes empresas no reconocen países, ¿por qué los revolucionarios no debemos unirnos para defendernos? Para mí las fronteras son en los mapas nomás". Santiago tiene 33 años y es del puerto chileno de Valparaíso. Ingresó a las FARC en 2012. Ingresó a las FARC un par de meses antes del inicio de las negociaciones formales de paz con el gobierno en noviembre de 2012, pero no le resultó fácil ganarse la confianza de la insurgencia. "Aquí la gente es muy desconfiada. Compraba un periódico y si decía 'Combate en San Antonio', me iba para allá", cuenta. No los lograba encontrar. En una ocasión se instaló en una finca por la que le dijeron que pasaba la guerrilla. Pero lo encontró el Ejército. Como hasta entonces no había tenido contacto con las FARC y sabía que no había nada de qué acusarlo les dijo: "Llévenme y yo los demando". No lo llevaron, pero la guerrilla no apareció tampoco. Luego pasó ocho meses en una vereda (la más pequeña división geográfica rural de Colombia) del departamento del Tolima, en el centro del país, esperando, tratando de generar un contacto. Pero lo primero que generó fue sospecha: dice que pensaban que era un infiltrado que quería instalarse en las filas de la guerrilla. Pero finalmente logró entrar. "Sucios, sin comer" "Cuando usted está por fuera la guerrilla es algo totalmente desconocido. Yo pensaba que iban sucios, que pasaban días sin comer", le dijo a BBC Mundo. El presidente colombiano Juan Manuel Santos y el líder de las FARC Rodrigo Londoño alias Timochenko acordaron un cese el fuego bilateral e indefinido el pasado 23 de junio. Descubrió que no era así; asegura que es una organización militar, en la que el orden y la pulcritud forman parte de los hábitos y la disciplina. También descubrió la guerra; estuvo en dos combates en los que la asignaron el rol de enfermero, para el que había sido entrenado. En otra ocasión, de noche, el campamento en el que estaba fue bombardeado. Murieron tres guerrilleros. Dos directamente se desintegraron, las bombas les cayeron encima. El tercero -cuenta- murió en sus brazos, "le colgaba la pierna de un hilito". Él se salvó, dice, porque armaba su caleta (lugar para dormir) siempre al lado de un árbol grande y el tronco lo protegió. Extranjeros en las FARC Dice que le gusta viajar, sin embargo siente la lejanía de su país: "Extraño todo de Chile: la familia, los lugares. Crecí en una familia muy unida". En Colombia, Santiago no tiene familia, pero tiene a su compañera, Clara, una guerrillera colombiana de 30 años. El acento ya está algo desdibujado, colombianizado. Su familia vive en Chile son sus padres y sus dos hermanas. No fue una familia particularmente de izquierda, dice, ni afectada por el gobierno de facto de Augusto Pinochet. Una de sus hermanas, de hecho, forma parte de la Democracia Cristiana, un partido de centro que hoy está asociado a la coalición que gobierna el país. Natalia Carrasco es alcaldesa de la comuna chilena de El Quisco, unos 40 kilómetros al sur de Valparaíso. En Colombia Santiago no tiene familia, pero tiene a su compañera, Clara, una guerrillera colombiana de 30 años. La más conocida entre los extranjeros en las FARC es Tanja, la mujer holandesa que hoy se encuentra en La Habana con el equipo negociador de la guerrilla. Santiago no es el único extranjero en las filas de las FARC. La más conocida es Tanja, la mujer holandesa que hoy se encuentra en La Habana con el equipo negociador de la guerrilla. Pero hay otros. Días atrás Radio France Internationale dio a conocer el caso de Nathalie Mistral, una guerrillera francesa en las filas de las FARC. Santiago dice que conoció a un venezolano y que le han contado que hay un argentino. Se llama José Roberto Carrasco Pizarro. Pero su alias en las FARC es "Santiago". Fuente: http://www.latercera.com/noticia/mundo/bbc-mundo/2016/07/1433-688402-9-bbc-habla-el-misterioso-guerrillero-chileno-de-las-farc.shtml
  24. 17 Mayo 2016 Nuevo acuerdo con las FARC permitirá la salida de niños menores de 15 años de los campamentos guerrilleros El acuerdo entre el Gobierno colombiano y las FARC, anunciado ayer en La Habana como parte de las negociaciones que buscan poner fin a más de 50 años de conflicto armado, incluye elaborar una “hoja de ruta” para desmovilizar progresivamente de esa guerrilla a todos los menores de edad. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, destacó hoy el acuerdo alcanzado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que permite la salida de los menores de 15 años de los campamentos guerrilleros, algo en lo que venía insistiendo el Ejecutivo desde tiempo atrás. “No conozco ningún acuerdo de paz en el que un Gobierno y una guerrilla hayan logrado esto antes de la firma del acuerdo final”, dijo el jefe de Estado en una alocución televisada. Este acuerdo es un “paso especialmente importante porque este proceso de paz lo estamos haciendo, precisamente, por nuestros niños, por asegurar su futuro”, señaló Santos. Asimismo, el gobernante dijo que sacar a los niños de la guerra es otra muestra de que “pronto terminará este capítulo doloroso” de la historia colombiana y “comenzará uno nuevo”. Diversos sectores nacionales e internacionales han expresado su complacencia con el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y las FARC para desvincular a los menores del conflicto. El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) calificó de “histórico” el acuerdo, mientras la Defensoría del Pueblo de Colombia expresó su “beneplácito” y ofreció “toda su disposición y experiencia (…) para avanzar en la construcción de la hoja de ruta requerida para propiciar el regreso” de los menores a la sociedad. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/05/17/nuevo-acuerdo-con-las-farc-permitira-la-salida-de-ninos-menores-de-15-anos-de-los-campamentos-guerrilleros/
  25. Colombia: Santos someterá a plebiscito acuerdo de paz con las FARC En tanto, las tropas revolucionarias abogan por resolver el fin del conflicto armado de más de 50 años, a través de una asamblea constituyente. El Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció este lunes que convocará un plebiscito para decidir el acuerdo final de paz con las FARC, aunque estas se opongan. "Lo que se firme en La Habana lo someteré a plebiscito, les guste o no a las FARC", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter, horas después de que, desde Cuba, sede de los diálogos con las fuerzas opositoras, el jefe negociador de las tropas revolucionarias, Iván Márquez, rechazara esta forma de determinar el pacto definitivo. "No aceptamos la aplicación del llamado plebiscito para refrendación del acuerdo final, porque ese convenio que traerá la paz a Colombia, que se está construyendo con tanto esmero y sacrificio, no puede ser puesto en peligro por ligerezas políticas", declaró Márquez. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, en tanto, han insistido desde el inicio de las negociociones de paz en que la forma en que se debe acordar el cese al fuego definitivo es mediante una asamblea constituyente, que "ofrezca seguridad jurídica y personal" a sus miembros y a todos los actores del enfrentamiento armado. www.latercera.com
×