Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'espera'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 4 results

  1. Hospitalizaciones: 22% de pacientes de red pública espera más de 12 horas una cama Cifras de 2016 revelan que 78% se resuelve antes de ese plazo, pero que 11% aguarda más de un día. En 2011, el 54% superaba las 12 horas. Mientras son ubicados, reciben tratamiento en la urgencia, en boxes, camillas o sillas. Salud trabaja en mejorar indicador. Cuando una persona llega a la urgencia de un hospital es sometida a un examen para evaluar su complejidad, lo que determina el tiempo que debe esperar para recibir el tratamiento. Luego de esto, y en caso de que su cuadro requiera hospitalización, corre un nuevo plazo hasta que el paciente sea efectivamente ubicado en una cama. Según datos del Ministerio de Salud, en 2016 fueron 532.232 los pacientes que llegaron a las urgencias del país y recibieron indicación de hospitalizase, de los cuales 421.710 aguardaron un cupo. De ese grupo, el 78% fue ubicado en una cama antes de 12 horas, mientras que el 22% restante superó ese plazo: un 11% aguardó menos de 24 horas y otro 11% debió esperar un día completo. Esa espera se cursa dentro del área de emergencia, normalmente en un box de atención ambulatoria, donde los pacientes pueden recibir, al menos basalmente, el tratamiento indicado. En casos extremos, ante exceso de demanda, las personas son ubicadas en pasillos o sillas de ruedas. Así ocurrió con Juana López (85), quien el año pasado llegó con su hija, Ana Soto, a la urgencia del Hospital del Salvador. Cuenta que transcurrieron unas horas hasta que la revisó el doctor y recibió indicación de hospitalizarse, junto a órdenes de exámenes. Sin embargo, por falta de camas, se mantuvo entre la sala de espera y el box, en una silla de ruedas. “Esperamos todo el día y toda la noche, entre que le tomaban los exámenes y la llamaban. Ya casi había pasado un día cuando nos dijeron que era una trombosis y que había que dejarla hospitalizada”, relata Soto. El registro del Minsal revela que hubo otros 110.522 pacientes que, si bien debían hospitalizarse en el centro en que se atendían, no lo hicieron. De éstos, 39 mil cursaron el tratamiento en la urgencia, otros 31 mil pasaron directo a pabellón y 32 mil fueron derivados a otro centro. En tanto, 3.283 rechazaron la hospitalización y 3.296 fallecieron antes de internarse, por la gravedad de sus lesiones, según el Minsal. En la ex Posta Central, la principal urgencia del país, el año pasado el 35,9% de los pacientes se hospitalizó después de 12 horas, cifra menor que en 2014, cuando llegó a 38%. Su director, Sergio Sánchez, explica que en las 42 camas funcionales de la emergencia los pacientes reciben la terapia inicial, mientras se gestiona su cupo en el centro. “A veces los pacientes pasan allí períodos de 12 a 24 horas, por ejemplo cuando estamos en campaña de invierno y el tiempo de espera es mayor. Cada hospital tiene su forma de gestionar a los pacientes, pero nosotros no hospitalizamos ni en silla ni en pasillos, por una cuestión cultural”. En el Hospital San Juan de Dios, de los casi 10.500 pacientes de la urgencia que debían hospitalizarse, cerca de 4.500 aguardaron menos de 12 horas y casi 3.500 esperaron más de un día. Al respecto, Vladimir Pizarro, director del Servicio Metropolitano Occidente, afirma que “incide la relación de camas por número de habitantes que atiende este servicio, que en promedio es de 1,8 camas por 10 mil personas y el promedio nacional es de 2,1 camas. Además, la urgencia del San Juan de Dios es la única urgencia de adultos de la zona”. Pizarro añadió que se espera mejorar la situación con los dos nuevos recintos de la red, el Félix Bulnes y Melipilla, que contemplan 200 y 100 nuevas camas, respectivamente. Emilio Santelices, académico de la U. de Chile, afirma que la norma internacional indica que los cuadros de los pacientes deben ser resueltos en cuatro horas en la urgencia. “En ese plazo se debe definir si se le da el alta, se hospitaliza o se va a su casa con tratamiento. El problema es que ese plazo ya se excede y, además, la gente pasa 12 horas y más esperando hospitalización y, en muchos casos, eso es un retraso para el inicio del tratamiento”. Santelices añade que “hay una falla en la cadena del proceso de atención que se debe corregir, porque además pasa que los pacientes que recibe indicación de cirugía en la unidad de urgencia terminan siendo operados, en promedio, cuatro días después”. Patricia Navarrete, jefa de la División Gestión de Redes Asistenciales del Minsal, explica que cuando un paciente recibe orden de internación, se activa la pesquisa en el propio recinto, revisando las plazas disponibles y posibles altas. Si no hay cupos, se busca en el resto de los hospitales de la red y, si eso falla, se pide apoyo a la Unidad de Gestión de Camas Críticas del Minsal, que rastrea en las clínicas privadas que tengan convenio. Si no resulta, el hospital puede comprar, por trato directo, un cupo en un centro sin convenio. Así, el proceso puede tardar varias horas, dependiendo de la demanda asistencial, la existencia limitada de plazas y la necesidad de priorizar que la derivación sea costo-efectiva. Navarrete añade que, comparado a 2011, cuando el 54% de los pacientes aguardaba más de 12 horas antes de ser hospitalizado, los plazos han mejorado. Sin embargo, para acortarlos más, se ha optimizado el sistema de búsqueda de cupos e incrementado en un 24% las camas críticas, con 687 nuevas plazas. Además, se ha reforzado la hospitalización domiciliaria de pacientes menos complejos, para que los cupos hospitalarios se destinen a los más graves. “Cada vez es menos frecuente que un paciente espere ser hospitalizado en una camilla o silla de ruedas. Hemos pedido que estén vigilantes de eso, porque son situaciones que no deseamos. Además, el año pasado se mejoraron y acondicionaron 23 urgencias del país, para que la espera de pacientes y familiares sea lo más adecuada posible”. www.latercera.com
  2. 03 Mayo 2017 El promedio del último decenio es de mil fallecimientos por año Morir en la espera: el drama fatal de no recibir una oportuna atención AUGE En 12 años 11.507 personas que debían ser atendidas vía el Plan de Acceso AUGE murieron antes de que ello se concretara. El año pasado 22.459 personas fallecieron mientras esperaban la atención de un médico. Las autoridades dicen que no se puede establecer una causalidad entre los decesos y la dilación del Estado; sin embargo, las cifras dibujan un escenario de resignación donde no hay justicia. “La gente está muriendo, el trato que se da es indigno y las personas creen que se lo merecen porque no están pagando”, dice un vecino de Maipú. “Yo sé que lo que tengo no es culpa de nadie porque yo nací así, con un soplo al corazón. Estuve 15 años en tratamiento y me dieron de alta como desahucio prácticamente. El doctor Kaplan era mi médico tratante. Después empecé a hacer mi vida normal hasta hace tres años atrás. Ahí me dio el primer infarto, pero no me quejo, fui muy bien atendido en la Posta Central. Después me dieron dos infartos más. Todos los médicos generales me inscribieron en urgencia para que me viera un cardiólogo en el Hospital El Carmen, pero hay un desfase de 427 días, según me dijeron extraoficialmente porque nunca he recibido una explicación formal. Con informes particulares llegaron a la conclusión de que estoy desahuciado porque tengo el ventrículo izquierdo obstruido. Sigo a la espera de una hora, pero honestamente no tengo muchas expectativas porque sé que el sistema humano es así. Mi corazón se va a ir apagando de a poquito a corto plazo”. José Luis Salinas es constructor por oficio. Tiene 54 años y vive en Maipú. En septiembre de 2014 sufrió un infarto. Desde entonces está en lista de espera para que lo atienda un cardiólogo en el Hospital El Carmen de Maipú. Es solo una hora médica; sin embargo, jamás ha tenido acceso a que se concrete. Después de ese primer infarto, sufrió dos más. Aún así, no ha sido considerado. Su testimonio es un ejemplo de una cifra inmanente del sistema público de salud en el país. Las estadísticas que registra la Subsecretaría de Redes Asistenciales es que solo en el año 2016 teniendo en cuenta la lista no GES (es decir, cuyas enfermedades no tenían garantía estatal), 22.459 personas murieron mientras esperaban la atención de un médico. En ese mismo período, 2.358 personas fallecieron esperando por alguna intervención quirúrgica. De acuerdo a cifras de Fonasa, en cuanto al régimen de Garantías Explícitas de Salud, desde su implementación hace 12 años hasta febrero de 2017, han muerto 11.507 personas que “se encontraban con su garantía de oportunidad retrasada”. José luis Salinas sufrió un primer infarto -de tres- en 2014. Desde entonces espera una hora para el cardiólogo. Tras los números En julio de 2005 comenzó a operar el Plan AUGE. Según estableció la ley número 19.966, había enfermedades de alto impacto para el bolsillo que se sumarían a una lista que iría creciendo cada año –comenzó con 56- y que contarían con protección estatal. No solo tendrían cobertura financiera, sino que también existiría oportunidad en la atención: habría un plazo máximo para el otorgamiento de este tipo de prestaciones, que en general golpeaban en lo económico a los chilenos más vulnerables. El senador Alejandro Navarro consiguió las abultadas cifras de listas de espera mediante Ley de Transparencia y cuando las tuvo en sus manos, presentó una querella "contra todos quienes resulten responsables, sea esta la ministra de Salud, la directora de Fonasa o el presidente del Colegio Médico". Según Navarro las medidas han sido insuficientes y al menos en las muertes GES el Estado ha tenido una responsabilidad, aunque la ministra de Salud, Carmen Castillo se apuró en aclarar: “Nos preocupa que un senador plantee a través de una denuncia esta acción, que para nosotros es muy importante y que ojalá lo viera conversado con nosotros”. Las estadísticas que registra la Subsecretaría de Redes Asistenciales es que solo en el año 2016 teniendo en cuenta la lista no GES (es decir, cuyas enfermedades no tenían garantía estatal), 22.459 personas murieron mientras esperaban la atención de un médico. En ese mismo período, 2.358 personas fallecieron esperando por alguna intervención quirúrgica. La subsecretaria de Redes Asistenciales, Gisela Alarcón, dijo que no es posible forzar una relación de causalidad entre estar en una lista de espera y la que las personas murieran esperando. No significa que fallecieran producto de la enfermedad que padecían”, dijo. Sin embargo, tampoco existe un cruce de datos para establecer si eso pudo ser así en algunos de los casos. -Lo que pasa es que los pobres naturalizaron que la salud es un regalo, no un derecho –comenta Carlos Carvajal, quien trabaja el tema en la zona poniente de Santiago. Carlos es miembro de un comité de salud de Maipú donde hacen trabajo territorial junto a otros vecinos hace un año. Juntos participan en el movimiento “Salud para Todos”, un grupo que se está gestando desde los usuarios, trabajadores y estudiantes hace dos años. La idea es generar las mismas características de la coordinadora No más AFP, pero en torno a las demandas de salud. Carlos Carvajal es parte de una organización de pobladores por la salud. Dice que la gente no reclama porque cree que no se lo merece si no paga. Matías Goyenechea, de la Fundación Creando Salud, cree que el problema es complejo porque los números reflejan una falencia para enfrentar los problemas de la población. “Lo central es que exista una mejor forma de priorizar la atención, así como se dota a la red de pública de mayor capacidad”, dice. La paciencia Ingrid González (49) tiene Lupus, artritis y fibromialgia. Se atiende en el Hospital San José hace 5 años; sin embargo, sigue en lista de espera porque necesita hacerse una resonancia magnética, ecografía y consulta dermatológica. “Por una hora para los exámenes ya llevo esperando 8 meses. Para que me atienda un dermatólogo, 6 meses”, cuenta Ingrid. La diputada Karol Cariola, presidenta de la comisión de Salud de la Cámara, señala que cuando “se muere una persona por no tener una atención oportuna en salud es porque estamos fracasando y aquí claramente se ha expresado un fracaso del estado chileno en esta materia. La salud requiere un cambio estructural”. Cariola comenta que si bien es cierto este gobierno bajó de “un 47% a un 18% las personas que esperan por más de dos años del total de lista de espera”, esta se sigue reproduciendo y sigue aumentando. “En Chile estamos en deuda con la salud pública”. Cuando Carlos Carvajal mira lo que pasa en su comuna o en todo el país, cree que la situación de la salud pública es mas compleja que una simple falencia: -Si hay una lista de espera es porque también hay falta de especialistas. Hay problemas con las urgencias. La gente espera a veces hasta 8 ó 14 horas. Lo peor es que lo encuentra normal. Hay una salud para ricos y otra para pobres y nadie puede decir lo contrario. Es aberrante. La gente está muriendo, el trato que se da es indigno y las personas creen que se lo merecen porque no están pagando. Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2017/05/03/morir-en-la-espera-el-drama-fatal-de-no-recibir-una-oportuna-atencion-auge/
  3. Rafael Garay ya está en Chile: Falso economista podría ser enviado a prisión a la espera de su juicio Fuente: Emol.com - http://www.emol.com/noticias/Nacional/2017/03/16/849713/Rafael-Garay-ya-esta-en-Chile-Falso-economista-podria-ser-enviado-a-prision-a-la-espera-del-juicio-en-su-contra.html A las 10:08 horas de este jueves aterrizó el vuelo Airfrance 406 -proveniente de París- donde viaja el ingeniero tras ser extraditado por la justicia rumana. En calidad de detenido llegó este jueves al país el falso economista Rafael Garay tras ser extraditado desde Rumania para enfrentar un proceso penal en Chile por supuestas estafas contra 37 personas que bordean los $1.800 millones. El ingeniero aterrizó en la losa del aeropuerto internacional de Santiago Arturo Merino Benítez a las 10:08 horas de hoy, a bordo del vuelo Airfrance 406, proveniente de París. Lo hizo escoltado por tres policías de Interpol Chile, quienes una vez concretado los trámites de su ingreso al país, lo trasladarán hasta el palacio de Tribunales para ser notificado -en la secretaria criminal de la Corte de Apelaciones- del proceso de extradición en su contra. Garay viajó sentado en la última fila de la nave y descenderá por la cinta 2 una vez que todos los pasajeros lo hayan hecho. Se espera que cerca del mediodía, luego de su paso por Policía Internacional, salga de la terminal aérea rumbo a tribunales y posteriormente, será trasladado hasta el Centro de Justicia, donde a las 13:00 horas se realizará la audiencia de formalización y se definirán las medidas cautelares a las que quedará sujeto mientras dure la investigación en su contra.
  4. 27 de septiembre del 2016 / 22:25 Hrs La incómoda espera de la DC El ex timonel Gutenberg Martínez admitió que el partido está pagando costos por no haber adoptado ya una definición presidencial. “Es algo que nos está penando hoy día”. Gutenberg Martínez exteriorizó este martes, de esta forma, una sensación que se ha instalado en varios dirigentes de la DC en el último tiempo: que el 29 de enero -cuando se realice la próxima junta nacional- será demasiado tarde para establecer la definición presidencial del partido. A más de cuatro meses del encuentro, Ricardo Lagos ya corre como candidato, Alejandro Guillier sube en las encuestas y Sebastián Piñera se mantiene en ellas con una ventaja considerable, dentro de los magros resultados generales. Y aunque, al igual que ellos tres, los eventuales candidatos democratacristianos están acompañando a las cartas municipales, ninguno logra posicionarse aún como un posible presidenciable. “Cuando dejamos pasar una municipal sin candidato presidencial propio, es una gran farra en términos políticos. La DC debió tener un candidato apuntalando la lista de alcaldes y concejales, desplegándose territorialmente. Fue un gran paso en falso no haberlo tenido. Cada segundo que pase es tiempo precioso de una carrera presidencial que ya partió”, admite, al respecto, el diputado Gabriel Silber. El mismo Martínez había tratado de acelerar las cosas. En enero de 2015 había redactado un documento que planteaba que, ese mismo año, la mesa DC debía definir a un candidato presidencial, pero no logró el apoyo suficiente. “Estamos experimentando la desventaja de no haber resuelto esto en su momento”, remarcó. La decisión del ex presidente Lagos de explicitar su disposición para una candidatura fue el principal detonante del dilema temporal que vive la DC, más aún dado que ya ha aprovechado actividades de apoyo a candidatos municipales para hablar de su opción. “Sin duda que precipitó las cosas, y es cierto que la decisión de la DC de esperar a enero de 2017 aparece como desfasada”, comentó el senador Ignacio Walker, quien, pese a ser uno de los interesados en competir en noviembre del próximo año, dijo ser partidario de mantener el cronograma acordado. Acerca de las opciones de Lagos y Guillier, Martínez señaló que se deben “respetar y proteger” tanto como las de los otros posibles candidatos de la Nueva Mayoría, aunque precisó que eso es “sin perjuicio de que nosotros queremos propugnar, también, otros liderazgos”. El ex timonel dijo confiar en las capacidades de la Democracia Cristiana para lograr marcar su presencia una vez que el tema presidencial se traslade a un debate de contenidos. Y planteó que “el valor de la candidatura DC está en que haga un aporte, refleje a una identidad que representa a una porción de los ciudadanos y responda a una propuesta programática inspirada en nuestros principios identitarios”. La primacía de lo programático es, también, la respuesta que esgrime la mesa directiva del partido al abordar este tema. “Queremos hacer las cosas distintas: poner la ideas y después al candidato”, señaló la presidenta DC, Carolina Goic, quien destacó el trabajo que los equipos programáticos del partido se encuentran realizando bajo la coordinación del vicepresidente Sergio Espejo. Respecto de la posibilidad de que la colectividad logre una nutrida propuesta pero no consiga potenciar a un candidato para defenderla, Goic concluyó: “Lo que nos interesa es tener una presencia que se condiga con lo que significamos como partido”. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/politica/2016/09/674-698370-9-la-incomoda-espera-de-la-dc.shtml
×