Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'español'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 6 results

  1. ¿Están invadiendo los anglicismos nuestra lengua? Cada día es más común encontrarse con anglicismos en todas partes. Vamos a una tienda y en los escaparates de ésta tienen grandes carteles con la palabra SALE!, carteles de EXIT, palabras como fashion, dress, shirt, pants, leggings, para indicar algunas prendas a la venta, sólo por mencionar algunos términos. Aquí mismo en Fotech, la palabra prime, para definir el horario estelar de televisión, se prefiere por sobre ésta última. Así como también es muy usada la palabra rating, reality show, series finale, entre otras. Pero, ¿Qué son los anglicismos? Según la RAE, son las palabras, expresiones o giros procedentes de la lengua inglesa que se usan en otro idioma. En Chile, como en muchos países de habla hispana, es muy común encontrarlos en cualquier lado. Una realidad que contrasta los resultados de un estudio de Education First, que indica que los chilenos tenemos un bajo dominio del inglés, ubicándonos en el lugar 42 de los 72 países que fueron sometidos a ésta medición. Es probable que muchos de los chilenos que van al mall, ven televisión, leen las noticias, no son capaces de entender completamente lo que leen, por la barrera del idioma. Es por esto, que queremos preguntarte a ti, ¿Qué opinas del uso de anglicismos?, ¿Te acomodan o prefieres usar las palabras en castellano?, ¿Crees que se hace un abuso de estos o no?
  2. Adolfo Domínguez: “Nos vestimos para que nos quieran” En su paso por Chile, el costurero, diseñador, empresario, ecologista y artífice de la famosa frase “la arruga es bella” habló con revista Paula sobre el rol del vestuario hoy y como, a pesar de que su marca tiene altura de imperio económico, el cuidado del medio ambiente es parte de su ADN. “Nací entre costuras, en el primer piso de mi casa estaba el taller de mis padres y en el segundo vivíamos. Mi infancia transcurrió entre rollos de colores, estampados y telas”, relata Adolfo Domínguez (66), empresario español cuya compañía lleva su nombre y tiene ropa de hombre, mujer y niños, de líneas elegantes y sobrias, principalmente fabricada en lana y lino. En 1976 creó la empresa textil y abrió la tienda Adolfo Domínguez en Ourense, Galicia, donde presentó la primera colección de hombre diseñada y fabricada por él y hoy cuenta con más de 600 tiendas en 27 países. “Si tuviera que definir el sello de la marca, diría que el lino es algo nuestro. Fui yo el que lo recuperé. Me caracterizo por hacer cosas muy sencillas y con una dosis de poesía, porque la sencillez pura es aburrida. La ropa tiene que provocar una cierta emoción. Si no, la compras en cualquier hipermercado”, dice. Aunque es un empresario de la moda, prefiere definirse como “costurero”. No siempre tuvo claro que ese sería su destino. Antes estudió Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Madrid y Cine en Londres. En la capital inglesa, a principios de los setenta, entró en contacto con el movimiento ecologista, postura ideológica que defiende hasta hoy. ¿Por qué prefieres autodefinirte como costurero? Soy empresario, pero si tuviera que decir qué primero, te diría costurero. La palabra costurero había dejado de usarse y yo la recuperé. En mis tiempos estaba de moda la palabra diseñador. Y yo siempre preferí la de costurero, porque es más humilde y pegada a la realidad. Hoy volvió a usarse, ya que está de moda redescubrir los oficios: los cocineros, los costureros. ¿Qué aprendiste en el taller de tus padres que mantienes hasta hoy? El gusto por el trabajo manual. En aquellos tiempos todo se hacía a mano, todavía no aparecían las máquinas. Yo uso un lino muy grueso, hecho a mano, parecido al que hacía mi abuela, y lo consigo en Kerala, un estado al sur de la India. Me gusta sentir el temblor de la mano en mis prendas. La industrialización hace todo más barato y eficaz, pero siempre digo: si no está hecho a mano, que parezca hecho a mano. Eso me fascina. Acuñaste una frase imborrable en la escena de la moda: “la arruga es bella”. Sí. En los comienzos de la marca, la gente me devolvía las prendas porque el lino se les arrugaba. Pues yo acabé poniendo “la arruga es bella” en las etiquetas. Porque el lino se arruga y es parte de su gracia. De ahí pasó a eslogan. Hoy se usa para todo, para las arrugas de la cara también. Me gustan las cosas usadas, nvejecidas. ¿Sabes de dónde viene el gusto por lo envejecido? Los aristócratas ingleses no se ponían nunca una chaqueta nueva. Se la daban al chofer o al mayordomo, la usaban nueve meses y después ellos se lo ponían. Dos look otoño-invierno de Adolfo Domínguez: uno de sus emblemáticos abrigos y la pulcritud de una propuesta de día. / Fotografías: gentileza Adolfo Domínguez. ¿Por qué es tan importante la ropa hoy? Nos vestimos para que nos quieran. Para seducir. Si tú vives en el monte no te vistes igual que si vives en la ciudad. Allá no hay espejos y te cruzas con una persona cada mucho. El deseo es el motor del ser humano. Estamos diseñados no para ser felices, sino que para sobrevivir y reproducirse. El deseo es el motor de la reproducción. Las parisinas son las únicas mujeres que prefieren parecer listas que guapas. Ese es el punto de refinamiento máximo. Pero yo no les creo. Te declaras ecologista y la industria de la moda está en el ojo del huracán en esa materia. ¿Cómo, entonces, te mueves entre esos dos intereses? La industria de la moda es tan contaminante como otras. Mi obligación como costurero es escoger las fibras con menos huella de carbono posible. Nosotros vendemos bastante lino, que contamina menos que el algodón. La lana es altamente contaminante, por eso hoy las mezclamos con viscosa o incluso con acrílicos. La parte vegana en la colección para mí es importantísima. Los bolsos tienen una colección de piel y una colección vegana. Y es tan importante una como otra. Porque tú puedes tener un bolso de piel. Pero los dos siguientes tienen que ser veganos. El cuarto puede volver a ser de piel. Hay que mezclar para hacer un comportamiento sostenible. ¿Te provoca contradicciones pertenecer a esta industria? No, para nada, porque somos lo que somos. Somos unos nuevos ricos, todos los humanos. Hoy tú consumes más que una reina hace tres siglos. ¿Qué pasa? De repente nos hemos encontrado con posibilidades tecnológicas inmensas y lo queremos todo y para todos. Y no se puede y se llegará a esa conclusión pronto. Fuente: Revista Paula
  3. 46º Festival Internacional de Cine de Berlín, 1996. Un joven debutante sin ninguna experiencia profesional de ningún tipo a sus espaldas y sin haber finalizado sus estudios académicos de Imagen presentaba fuera de concurso, en la sección Panorama, su primer largometraje: 'Tesis'. Ambientada en ambientes universitarios, la película nos hablaba de violencia audiovisual, crímenes y conspiraciones: un contenido thriller (género poco habitual en el cine español) de precisión milimétrica que traía bajo el brazo un término poco conocido: snuff. A partir de aquí, la historia. Alejandro Amenábar ha vivido dos décadas con una carrera de altibajos, poblada de incontestables éxitos ('Los otros', 'Mar adentro') y trabajos fallidos ('Ágora', 'Regresión') que, sin embargo, le ha permitido trabajar con los mejores actores del panorama internacional (Javier Bardem, Nicole Kidman, Rachel Weisz, Ethan Hawke) y descubrir a otros que hasta entonces estaban prácticamente en el anonimato (Eduardo Noriega, Fele Martínez, Tamar Novas, Oscar Isaac). Tiene un Oscar y ocho premios Goya en su casa. Volvemos la vista veinte años atrás y revisamos aquella curiosa, hipnótica, inquietante y a la vez divertida ópera prima que sorprendió a propios y extraños y os invitamos a redescubrir estas nueve curiosidades que quizá no conocíais sobre 'Tesis'. Tres cortos en vídeo En 1995, y con tan solo veintitrés añitos en el DNI, Alejandro Amenábar, estudiante de la rama de Imagen de Ciencias de la Información y con alguna asignatura todavía pendiente para terminar la carrera, afrontaba el rodaje de su primera película como director, 'Tesis', en la que también escribía el guion (junto con su compañero y colega Mateo Gil), compondría la música (con la colaboración de Mariano Marín) y participaría en todo el proceso de la obra como productor asociado. El veterano cineasta José Luis Cuerda ('Amanece, que no es poco') no dudó en apadrinar a un chaval que hasta entonces solo tenía como carta de presentación tres cortos amateurs en VHS ('La cabeza', de 1991; 'Himenóptero', de 1992; y 'Luna', de 1995) pero que escribía, montaba, filmaba, interpretaba y componía la música de sus trabajos. Ahí había talento en bruto. El snuff Hasta el estreno de 'Tesis', casi nadie había oído hablar del snuff (grabaciones de asesinatos reales en vídeo) en España. A priori sonaba bastante escabroso, pero Amenábar, que llevaba varios años dándole vueltas a un guion cuyo tema fuese el snuff, no tardó en calmar a su benefactor: para él, era más importante sugerir que mostrar. Así, el joven realizador planificó todas aquellas escenas en las que los personajes veían estas cintas jugando con el sonido y con el fuera de campo con precoz maestría, manipulando (deliberadamente) la mente del espectador para que este fuera quien se imaginara las atrocidades que la película solo insinuaba. A pesar de todas estas precauciones, en ciertos países como México, Argentina, Chile, Francia o Estados Unidos, entre otros, se eliminaron algunas de estas escenas, dejando el metraje original de 125 minutos en 116. Hay que decir que muchos recursos narrativos y estilísticos de 'Tesis' provienen del corto 'Himenóptero', como la propia esencia de la historia (las grabaciones de crímenes) o los puntos de vista a través de las cámaras. Nuevos rostros Amenábar y Mateo Gil escribieron 'Tesis' pensando en la emergente Penélope Cruz, que por entonces era una prometedora actriz que había debutado solo unos años antes en el cine (tras una recordada etapa televisiva), pero la actriz de 'Jamón, jamón' y 'Belle Epoque' declinó la propuesta. Hay diferentes versiones sobre este no: que si a la futura señora de Bardem no le hacía mucha gracia trabajar con un material tan sensible y aparentemente violento, que si no se fiaba de este grupo de novatos (aunque Cuerda estuviese detrás del proyecto), que si en realidad fue incompatibilidad de agendas... El personaje de Ángela recaería finalmente en Ana Torrent, quien venía de coincidir precisamente con Cruz en 'Entre rojas' (Azucena Rodríguez, 1995), y Pé sí que se apuntaría posteriormente al proyecto 'Abre los ojos' (1997). Los debutantes Fele Martínez y Eduardo Noriega llegaron por caminos dispares. El alicantino acababa de salir de la Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid y comenzaba su andadura en la compañía semiprofesional Sexpeare; cuenta la leyenda que conoció a Alejandro en un autobús. El santanderino, sin embargo, ya había trabajado con Amenábar en el corto 'Luna' (donde también aparecía Nieves Herranz, quien interpretaría a la hermana de Ángela en 'Tesis'), y acababa de debutar en la pantalla grande con un pequeño papel en 'Historias del Kronen' (Montxo Armendáriz, 1995). Rosa Campillo, la exnovia de Noriega en la película, acababa de hacer un pequeño papel de presentadora de televisión en 'El Día de la Bestia' (Álex de la Iglesia, 1995) cuando llegó a la producción. A ellos se les unirían dos veteranos: Xavier Elorriaga, que se había hecho muy popular en los años ochenta gracias a la serie de televisión 'Anillos de oro', interpretaría a Castro, mientras que otro veterano, el cineasta y actor Miguel Picazo, encarnaría al profesor Figueroa. Picazo y Torrent, por cierto, ya habían coincidido dos décadas atrás en 'El espíritu de la colmena' (Víctor Erice, 1973). El propio José Luis Cuerda haría también un pequeño cameo en el film. De su propia cosecha 'Tesis' está salpicada de elementos autobiográficos del director. La escena del metro que abre la película está inspirada en un hecho que vivió el propio Amenábar, aunque, al contrario que su protagonista, asegura que él no miró a la vía. La famosa cámara Sony XT-500 que con tanto ahínco buscan Ángela (Torrent) y Chema (Martínez) pertenecía a Amenábar, y era la misma que aparecía y con la que se grabó 'Himenóptero'; el personaje de Eduardo Noriega está inspirado en otro homónimo que aparecía igualmente en 'Himenóptero' y que entonces fue interpretado por el propio director; los escenarios universitarios se filmaron (en agosto, aprovechando el parón lectivo) en la propia Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense madrileña donde cursaba estudios el realizador; y otro de los personajes, Jorge Castro (Elorriaga), fue bautizado así en honor de un profesor de Amenábar que nunca le aprobó en la asignatura de Realización. Años después, el catedrático se defendería alegando que Alejandro nunca se presentó a sus exámenes. Cinefilia La cinefilia de Amenábar también queda reflejada en múltiples momentos de la película. En la famosa secuencia de los túneles de la facultad podemos ver un plano de una rana y una telaraña juntos similar al que Charles Laughton introdujo en su clásico de 1955 'La noche del cazador'; un póster de la película 'Mi Idaho privado' (Gus Van Sant, 1991) preside el dormitorio de Ángela (Torrent); y Chema (Martínez), por su parte, tiene un cartel de 'Razas de noche' (Clive Barker, 1990), una camiseta de 'Holocausto caníbal' (Ruggero Deodato, 1980) y, en un momento del film, le encontramos viendo la película española de animación 'La leyenda del viento del norte' (Juan Bautista Berasategui, Maite Ruiz de Austri, Carlos Varela, 1992). Y todo esto sin hablar del speech que se marca Castro (Elorriaga) en su conferencia: "¿Qué es el cine? [...] Dar al público lo que quiere ver". Toda una declaración de intenciones del propio Amenábar sobre lo que iba a ser su carrera cinematográfica de las dos siguientes décadas. Escenas eliminadas Algunas secuencias se quedaron en la sala de montaje. Entre ellas: un recorrido por la casa en la que vemos a la familia de Ángela (Torrent) durmiendo plácidamente, mientras ella (y nosotros) escuchamos unos desgarradores gritos; Chema (Martínez) haciendo muecas obscenas ante una Ángela dormida; Ángela buscando las famosas cámaras XT-500 en la facultad; Ángela acariciando una imagen de Bosco (Noriega) en el televisor; la confesión de Sena (Herranz); o el momento en el que Ángela empuja a Bosco y este cae desde una altura considerable, una imagen que sí aparece en el tráiler original de la película. Éxito en dos tiempos Los marcianos de Roland Emmerich ('Independence Day'), los vampiros de Robert Rodríguez ('Abierto hasta el amanecer'), los tornados de Jan De Bont ('Twister') o la primera aventura cinematográfica del agente Ethan Hunt/Tom Cruise ('Misión imposible') fueron algunos de los reyes de una taquilla española copada en sus primeros puestos por el mercado americano. Sin embargo, a 'Tesis' no le fue nada mal en este sentido: con un presupuesto medio-bajo para la época (120 millones de pesetas, unos setecientos mil euros de hoy día), cosechó más de cuatrocientos cuarenta, lo que vienen a ser más de dos millones seiscientos mil euros. La crítica acogió con cierto agrado la audacia de la propuesta y el talento del director debutante, el público más joven conectó fácilmente con un cine español fresco y novedoso y empezó a cosechar reconocimientos en diversos festivales nacionales e internacionales. Tras los Goya 1997 (ver siguiente diapositiva), 'Tesis' gozó de una nueva vida en el mercado doméstico, ya que, si bien la película no volvería a proyectarse en salas (su estreno comercial había sido casi un año antes, en abril de 1996), las copias en VHS se agotaron rápidamente en tiendas y centros comerciales. Los Goya: casi un pleno Contra pronóstico (la favorita aquél año era 'El perro del hortelano'), 'Tesis' arrasó en los Goya de 1997 logrando siete de los ocho cabezones a los que aspiraba: Película, Dirección Novel, Guion Original, Actor Revelación (para Fele Martínez), Montaje, Dirección de Producción y Sonido (solo le faltó el de Actriz Protagonista, que se lo llevaría Emma Suárez por el film de Pilar Miró). Este fue el inicio de una relación idílica de Amenábar con la Academia, ya que todas sus películas (excepto 'Regresión') han optado a premios importantes en la fiesta anual del cine español: desde 'Abre los ojos' (que se fue de vacío tras 10 nominaciones) hasta 'Ágora' (diez candidaturas y siete galardones), pasando por las multipremiadas y triunfantes 'Los otros' (quince nominaciones y ocho premios) y 'Mar adentro', que ostenta un récord histórico: catorce de quince posibles. Remake 'interruptus' Al parecer, el irlandés Jim Sheridan ('En el nombre del padre'), que por entonces preparaba la que sería su cuarta película ('The Boxer'), quedó tan impactado que no dudó en comprar los derechos para dirigir una versión de 'Tesis' en Hollywood. Este proyecto nunca se materializó, y a estas alturas podemos asegurar que la idea está completamente aparcada. Sin embargo, no son pocos los que ven algo más que una casualidad argumental entre la ópera prima de Amenábar y la película 'Asesinato en 8mm.'. El director Joel Schumacher aseguró en su momento que desconocía por completo la producción española, pero... ¿quién sabe? http://www.ecartelera.com/noticias/28825/20-aniversario-tesis-curiosidades
×