Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'entrevistas'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 20 results

  1. «Mi paso por Canal 13 fue penoso»: Carlos Díaz recordó su trabajo en «Río Oscuro» En entrevista con Hugo Valencia, el actor -quien hace unas semanas regresó a «Verdades Ocultas» como el villano Leonardo San Martín-, se refirió al personaje que interpretó en la teleserie nocturna que encabezó Amparo Noguera durante el 2019. En dicha conversación, Carlos Díaz aseguró que durante su paso por Canal 13 no recibió el trato que esperaba, tomando en cuenta además los malos resultados que obtuvo «Río Oscuro», situación que terminó provocando que fuera emitida a eso de la una de la madrugada. “Mi paso por Canal 13, el año pasado, fue bien penoso porque el canal estaba en una decadencia… No sustenta, no le da valor a la producción de ellos, no hay publicidad, no hay un manejo como otro canales», sostuvo, y lo ejemplificó con lo que ocurre hoy en día con «Helga y Flora». «La dan a las 12 de la noche y con cero marketing”, afirmó. Sobre esto, agregó que “la palabra no es penoso, pero fue triste porque no hubo un apoyo del canal a la producción que se estaba haciendo y se nota. Es una producción que la tiraron a la una de la mañana, tampoco se la jugaron por un producto… Los ánimos empiezan a decaer dentro del equipo y el público no era tan malo, teníamos 6 o 7 puntos y hay que crear audiencia también”.
  2. Amalia Kassai sobre lo que se viene en «Helga y Flora»: «Todo se empieza a poner más vertiginoso» La actriz que interpreta a Helga en la serie policial de Canal 13, que se transmite las noche de los sábados después de «Lugares que hablan», conversó con Fotech.cl y nos contó, entre otros detalles, cómo se preparó para realizar este papel y por qué la gente tiene que ver esta producción. ¿Qué tal fue la experiencia de protagonizar “Helga y Flora? Increíble, desafiante y muy enriquecedora. ¿Cómo preparaste a tu personaje? ¿Hiciste algo especial? Investigué la época, estudié mucho el guión y conversamos con Omar (Saavedra) y Christian (Aspèe), además de tener lecturas con mis compañeras/os de elenco durante el rodaje constantemente. Asimismo, tengo un método para preparar mis personajes. ¿Qué nos puedes contar de la experiencia de grabar en el extremo sur del país esta serie? Fue una experiencia inolvidable. El clima es muy cambiante y tuvimos que incorporar la naturaleza en el relato. La calidez de la gente es impresionante. Además, la entrega del equipo fue absoluta. ¿Cómo has sentido el recibimiento por parte del público de “Helga y Flora”? La recepción ha sido increíble. La gente quiere ver televisión de calidad y esta producción habla sobre nuestra identidad, nuestro pasado y nuestro presente. La serie ha mostrado varias líneas de acción y en el capítulo del sábado, el cuarto, hasta vimos que “Flora” te enfrentaba por poseer un arma y “Don Raymond” las quiere fuera de Kerren. En ese sentido, ¿qué puedes adelantar de lo que viene para “Helga”? Todo se empieza a poner más vertiginoso. La dupla de policías enfrenta una crisis, por la misión secreta que “Helga” está desarrollando en paralelo. La muerte de una nueva mujer de Kerren la golpea profundamente y conoceremos más sobre su historia. ¡Esto está recién empezando! Este 2020 te hemos visto en tres productos exitosos de tres canales, en “100 días para enamorarse” de Mega, “Gemelas” de Chilevisión y “Helga y Flora” de Canal 13. ¿Cómo tomas todo esto y el ser hoy una de las figuras relevantes de la actuación en la pantalla chica? Estoy profundamente agradecida de cada una de las oportunidades de trabajo y del cariño de la gente. Poder seguir mostrando mi trabajo es el mayor regalo, por eso espero que más pronto que tarde volvamos a retomar las grabaciones de los proyectos que quedaron en la mitad. “Gemelas” está en su recta final, ¿qué nos puedes decir de lo que se vendrá en su desenlace? “Paula” querrá conseguir su objetivo a toda costa y se las trae, eso no más puedo decir… En estos momentos, ¿en qué estás y cómo visualizas el futuro de la actuación tras esta pandemia? Grabé un corto en mi casa, pero para delante el futuro es incierto. Lo importante es que se siga haciendo televisión de calidad, que haya más recursos para poder hacerla, que los trabajdores de la cultura no queden en un desamparo absoluto y eterno. Por último, ¿qué le dirías a la gente que aún no ve “Helga y Flora” y que podría sumarse a verla? ¡Véanla! Aunque venga de cerca… es una joyita. ¡No se arrepentirán!
  3. Se recopilan algunas notas que se han hecho respecto a la foronovela "Cunas Opuestas"
  4. 14 Enero 2019 Cubillos dice que entrevistas para seleccionar seguirán prohibidas y responde a Peña: “Él está mezclando las cosas…” El proyecto del Ejecutivo que restablece el mérito y el esfuerzo como criterios de selección en colegios emblemáticos se presenta hoy en el Congreso. En esta entrevista, la ministra Marcela Cubillos responde a las críticas que ya se han hecho sobre la iniciativa. El proyecto fue anunciado el jueves pasado y tres días después ya tiene a varios y connotados detractores. En una ceremonia en el liceo Augusto D’Halmar en Ñuñoa, el Presidente Sebastián Piñera, junto a la ministra de Educación, Marcela Cubillos, presentaron “Admisión Justa”: la iniciativa que busca modificar el sistema de admisión que actualmente rige a los colegios emblemáticos y de alta exigencia académica introduciendo el “mérito y el esfuerzo” a la selección. Uno de los puntos que generaron más polémica fue el que vuelve a introducir la posibilidad de entrevista entre el establecimiento y los padres y apoderados en el sistema de admisión. Sin embargo, en esta entrevista, la ministra Cubillos aclara que usar ese mecanismo está prohibido por ley, que seguirá así, y que el texto solo permite usarlo para la “información de los padres” una vez seleccionado el colegio. Además se hace cargo de las críticas que vinieron de la oposición como del rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, y el periodista Daniel Matamala, a través de columnas el fin de semana. ¿Cuáles son los principales lineamientos del proyecto que ingresa hoy? Es un proyecto que busca reconocer el mérito en estudiantes vulnerables y de clase media de nuestra educación pública. Incorpora el mérito como factor de admisión en los liceos de alta exigencia académica calificados con la exigencia de calidad como con desempeño alto. Estamos hablando que alrededor de 8 mil colegios a los cuales se postula por el sistema de admisión escolar, 329 cumplen ese requisito y a muchos menos se les va a aplicar porque el otro requisito es que tenga más demanda que vacantes, entonces estamos hablando de un número reducido de liceos, de alta exigencia académica, para los cuales hoy está prohibido establecer procesos de admisión por mérito y nosotros queremos que se les permita. Incluso antes de que se presente, el proyecto ha generado polémica principalmente por reponer la realización voluntaria de entrevistas para los padres y apoderados, ¿a qué atribuye eso? Hoy las entrevistas están prohibidas en la ley como factor de selección y admisión y en eso no se innova, siguen estando como factor de selección y admisión. Lo único que hace el proyecto es corregir algo que es de sentido común, hoy día dice que las entrevistas solo pueden existir después de matriculado un hijo en un colegio. Hoy, por el sistema de admisión escolar, si tu hijo queda en un colegio de tu cuarta o quinta preferencia que probablemente apenas lo conoces, la ley prohíbe pedir una entrevista antes de matricularlo. Y nos parece que es absurdo, ya que ese padre tiene todo el derecho a ir a ese colegio, conocerlo, antes de matricular su hijo. Lo que se critica es que a través de esa entrevista se pueda influir finalmente en la selección a pesar de que no se permita… No se puede porque el sistema está centralizado. Por lo tanto te va a arrojar tu selección según los colegios que postulaste pero hoy está ciego a la información a los padres. Incluso se dice que las entrevistas solo pueden ser después de matriculado pero una cosa peor también se dice es que la discusión de los proyectos de los colegios no puede hacerse ni incluso públicamente durante el proceso de selección, que es cuando los padres están sintonizados con los colegios a los cuales quieren postular. Entonces ¿qué malo hay en que haya más información para los padres sobre los colegios a los cuales quieren postular? Lo cierto es que la entrevista voluntaria que se propone ha generado bastantes críticas ministra… Es que ahí hay desinformación porque las entrevistas están prohibidas hoy y lo siguen siendo en el proyecto como factor de admisión y selección sobre lo que es el texto. El Frente Amplio y el Partido Comunista tienen que escuchar la animosidad que tienen contra los liceos emblemáticos porque hace pocos meses fueron los únicos que votaron en contra de la ley que los protegía de la violencia y hoy quieren terminar también de destruirlos impidiendo que sigan cumpliendo un rol de movilidad social muy importante que hoy cumplen en Chile. Pretender dejar solamente a los particulares pagados, como instrumento de reconocimiento de mérito y esfuerzo y creer, que un joven vulnerable o de clase media no tiene derecho que se le reconozcan sus méritos, me parece que es una injusticia social inmensa. De hecho, en su tradicional columna de opinión, el rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, hace una crítica al proyecto y al gobierno, diciendo que aquí no se busca promover la meritocracia sino que tolerar una “prerrogativa hereditaria”. ¿Cómo se hace cargo de esa opinión? Ahí se cae en una confusión respecto a lo que es el texto. Cuando decimos que para los liceos de alta exigencia académica que tienen más demanda que vacantes se va a permitir un procedimiento de selección por mérito, se dice que es un procedimiento objetivo. Por ejemplo, lo que hace hoy el Instituto Nacional que tiene pruebas. Son procesos objetivos. Y además el proyecto sube a un 30% para alumnos prioritarios que es el doble de lo que hoy tiene la ley de inclusión. Por lo tanto, las entrevistas que menciona el rector Peña no tienen nada que ver en el proceso de selección de los liceos emblemáticos de alta exigencia académica, este es un mecanismo de información a los padres una vez seleccionado su colegio. Lo que él cuestiona es que la selección por mérito no puede incluir la pertenencia familiar… No, él está mezclando las cosas porque sostiene que la selección por mérito sería una mentira porque incorpora entrevista. La selección por mérito no incorpora entrevistas, están prohibidas por ley como un factor de selección y admisión y siguen estando prohibidas. ¿Qué es el mérito para usted? La educación es un derecho y también lo es reconocerle a jóvenes de clase media y de sectores vulnerables, que teniendo todo en contra, han logrado salir adelante, esforzarse y aspirar a liceos emblemáticos. ¿Qué es mérito? Te lo ejemplifico con un estudiante que conocí, puntaje nacional, de una zona rural, que bajaba 20 kilómetros diarios a su liceo y obtuvo un puntaje nacional en las posiciones más adversas socioeconómicas. La directora de me dijo además que no falta ni un solo día a clases. Ese niño tiene todo el derecho a que se le reconozca sus méritos como se le reconoció como el puntaje que obtuvo en la PSU al final. Y como esas historias, hay muchas en Chile. El proyecto ha desatado una discusión bastante transversal. ¿Cree que el mérito, reflejado en este proyecto, tiene que ver también con una discusión ideológica? Nosotros como gobierno, reconocemos que el mérito implica defender la educación pública como instrumento de movilidad social que es el rol que han jugado los liceos emblemáticos. Creemos que estar en contra implica dejar a los particulares pagados como los únicos vehículos de acceso a las capas dirigentes del países y eso es preservar en una injusticia que queremos revertir. El periodista Daniel Matamala también cuestionó el proyecto haciendo hincapié en la procedencia de quienes hicieron el texto. Da ejemplos de los colegios, incluyendo el suyo, de las autoridades, y también del parentesco. La crítica también es que a los colegios más caros de Chile nunca se les toca. ¿Está de acuerdo? Los que se están oponiendo a este proyecto, lo que están haciendo es precisamente preservar es que el mérito y el esfuerzo solo se reconozca en los alumnos de los colegios particulares pagados que no tienen ningún problema. Lo que nosotros queremos es que los jóvenes que no tienen derecho a acceder a los particulares pagados puedan seguir accediendo a colegios emblemáticos que han sido vehículos importantes de movilidad social. El propio Matamala, en una columna anterior en CNN, califica a los liceos emblemáticos como una escalera que aunque sea estrecha, es al menos una escalera a la meritocracia. Por lo tanto me quedo con esa columna. ¿Cómo anticipa que será la discusión del proyecto en el Congreso? Desde la oposición ya se han evidenciado algunas diferencias… Este es un proyecto que surge a raíz de los casos que nos han hecho llegar con la aplicación del sistema de admisión de todas las regiones del país. Muchos nos dicen que incluso el proyecto se queda corto y que no nos estamos haciendo cargo de otros problemas que han identificado las familias en la implementación. Entonces, conociendo la realidad, viendo lo que ha ocurrido con la implementación, va a tener que haber buena disposición, espero, a discutir con seriedad este tema. Fuente: https://www.latercera.com/la-tercera-pm/noticia/cubillos-dice-entrevistas-seleccionar-seguiran-prohibidas-responde-pena-esta-mezclando-las-cosas/484070/
  5. Esta es mi historia: Mi otro cáncer Este testimonio, de la profesora Francisca Duarte (44), es parte de la sección Esta es mi Historia, que reúne relatos de chilenos comunes y corrientes que vale la pena leer. Paula.cl La primera vez que me embargaron fue el último sábado de noviembre del año pasado, dos días antes de que mi hija, Camila (18), diera la PSU. Ese día tocó mi puerta un relator, acompañado de dos hombres más, con cara de culpa. Habíamos alcanzado a guardar en cajas de cartón nuestros libros, discos y álbumes de fotos, que dejamos en la bodega de mi mamá, y un par de muebles que mi vecina accedió a esconder en su living. Durante tres horas, y mientras mi mamá lloraba, yo veía inmóvil cómo se llevaban toda mi casa. Comedor, refrigerador, lavadora, microondas, tostadora. Un juego de ollas, platos, cubiertos. Cremas, champú, un saco de dormir. Un mes después me embargaron de nuevo, pero esa vez no me dolió tanto. Tengo un melanoma grado 4, debo casi 50 millones a una clínica del sector oriente de Santiago y me van a embargar durante los próximos tres años si no logro congelar la deuda. PUBLICIDAD inRead invented by Teads * Mi familia la componen mi mamá, Cecilia (72), y mi hija, con quien vivo en un departamento de 40 metros cuadrados en Vitacura, que es de mi mamá. Crecí en una familia de clase media alta. Mi mamá es hija de militar y mi papá fue sicólogo, y comunista, razón por la cual nos tocó vivir el exilio en Dinamarca, hasta mis 12 años. Por los contactos de mi mamá, cuando retorné a Chile estudié en uno de los colegios particulares más caros y pitucos de Arica. Más tarde nos vinimos a Santiago, me gradué de cuarto medio en el Saint Georges, y me titulé de profesora en Pedagogía Básica, con mención en Filosofía para Niños, en la Universidad Católica. Desde entonces he trabajado en colegios como el Saint Georges, The Grange School, San Nicolás de Mira, Manquehue, Bradford y Dunalastair, y en colegios rurales en varias regiones del país, y no hubo un solo año en el que no estudiara algo: magíster en Administración educacional, magíster en Religiones Comparadas, Lingüística Inglesa, Dramaturgia. Hasta que me pillaron el cáncer. La primera alerta fue en marzo de 2014, luego de un PAP de rutina en el que mis hormonas salieron disparadas. Mi carótida estaba llena de nódulos, que me sacaron en la Fundación Arturo López Pérez (Falp) junto con la mitad de mi tiroides. Luego vino el fonoaudiólogo, la radioterapia y quimioterapia oral, los vómitos y la caída de mi pelo. Cuatro meses después estaba llena de nódulos de nuevo. Se seguían produciendo y nadie entendía por qué. El geriatra cubano de mi mamá nos recomendó probar otra alternativa: viajar a Cuba a atenderme en la clínica Cira García. * ¿Cómo estás durmiendo?, ¿cómo estás comiendo?, ¿qué es lo que está pasando en tu alma, en tu corazón?, fueron las primeras preguntas que me hizo la oncóloga cubana, quien me atendió al día siguiente de solicitar una hora, sin exigirme rellenar ni un papel o un cheque adelantado. Ese día me indicó iniciar un tratamiento diario con factor de transferencia (derivado de leucocitos de donadores inmunes a receptores no inmunes, a través de células madre humanas y de carnero) y dormir, sin excusas, de 8 a 10 horas al día. También me enseñó a pincharme sola y me sugirió optar por una dieta alcalina de por vida. Dejé el azúcar, la sal, las harinas blancas, las carnes rojas y los colorantes. Salí de las pegas que no me gustaban y corté relación con amigos y parejas que no me aportaban. 14 días después aterricé en Chile con dos ciclos de 30 dosis cada uno. Comencé a pincharme cada tres días, a nivel medular: desde el coxis, tres dedos hacia arriba y uno hacia el lado. Luego de tres meses me realicé una ecografía completa en la Falp. De los 5 nódulos que tenía, no quedaba ninguno. Durante 2015 y 2016 visité un par de veces un doctor, para realizarme exámenes de control. Era una mujer completamente sana. * La segunda alerta fue en marzo de 2017. Un lunar carnoso en el cachete izquierdo de la cola que sangraba con el roce del calzón, y que la dermatóloga que me atendió recomendó sacar y biopsiar, junto a tres lunares más: uno en la nuca, uno en la pechuga y otro en el pie. Meses antes había contratado un seguro de salud en una clínica del sector oriente de Santiago. Eso me alivió. Como mucha gente, para ese entonces debía más de 20 millones de pesos en puros créditos, que destiné a salud, juicios de tuición y pensión alimenticia con mi ex marido, y viajes. Siempre acumulaba más y más deudas. Siempre llegaba en contra a fin de mes. Siempre era financiada o apañada por alguien. 20 días después del examen, un viernes, mientras hacía clases de inglés a un primero medio en el colegio Dunalastair, recibí un mensaje de mi dermatóloga por Whatsapp: Hola Francisca, necesito que te vengas ahora a mi consulta. Los exámenes salieron malos. Pensé: Ok, salieron malos, ¡qué lata!, al menos los sacamos a tiempo. Llamé a mi mamá para que me acompañara y nos juntamos allá. Tienes un melanoma grado 4. Eso quiere decir que lo que sacamos es la punta del iceberg, y que debemos sacar hasta la cuarta capa de la piel. Hay que hacer una ampliación y realizar un estudio para ver cuántos ganglios están comprometidos, me soltó la dermatóloga. Quedé atónita. ¿Me estái hueveando? Yo no tomo sol en el poto. ¿Qué estoy haciendo mal que me estoy auto castigando así?, pensé. Quedamos en shock. Me enojé mucho. Sentí impotencia. Pensé en la Cami. Las posibilidades de la metástasis eran demasiado reales y tenía pavor de dejarla. Esto es grave. Necesitamos operar el lunes, como máximo, agregó el oncólogo, quien se sumó más tarde, ese mismo día. Cuando salí les escribí a mis amigos, un grupo de siete compañeros del colegio que ese mismo sábado estaban en el living de mi casa planeando cómo ayudarme de ahora en adelante. A mi hija le conté esa tarde. Gordita, me sacaron un lunar y salió malo. Tengo un cáncer, me tengo que operar. Te vas a quedar esos días con tu papá. Ella se enojó mucho. ¿Por qué todo de nuevo?, ¿por qué todo nos cuesta tanto?, me dijo. A mi mamá le dijeron que tenía tres meses de vida. * El lunes a mediodía entré a pabellón. La operación implicó sacar músculo, 26 ganglios y una cicatriz de 10 centímetros que hasta el día de hoy no cierra bien. Me quedé en la clínica hasta el jueves y días después recibí un llamado de mi doctor. Lo que sacamos no es suficiente. El ganglio centinela está comprometido y si no hacemos una disección ganglionar el cáncer podría agarrar la pierna. ¡Cresta! También me realizaron un PET, un examen similar a una resonancia, pero más larga y específica, que observa tu cuerpo por capas. Tenía, además, un tumor en el pulmón, 93% de probabilidades de reincidencia del melanoma en los primeros tres años y los doctores me habían sentenciado a que nunca más podría hacer ningún tipo de ejercicio, estar muchas horas de pie o caminar a pies descalzos. Siete días después estaba en pabellón de nuevo. Ya no tenía susto, tenía rabia. Esta vez me operaron por delante y todo lo que estaba agarrado al tumor, desde la cola hasta la ingle, salió. Y a cambio tenía un hoyo entre mi ingle y mi pierna que no me permitía recostarme de guata ni de lado del dolor. Cuando desperté, sentí unas corrientes en mi pierna izquierda, constantes, como si me estuvieran electrocutando. Tengo poca conciencia de los 18 días hospitalizada que vinieron después. Me acuerdo de estar volada todo el día, sintiendo mucho dolor. Durante esos días la Cami durmió y se duchó en la clínica. Se iba de la clínica al colegio, del colegio al preuniversitario y del preuniversitario a la clínica. Nunca más se fue a dormir con su papá o con sus amigas, y dejó de salir los fines de semana. Mi grupo de amigos del colegio, mi legión de ángeles, se organizó en turnos de cuatro horas, durante el día y la noche, para cuidarme y contener a mi mamá y a mi hija. El día que me dieron de alta no podía mover los pies ni levantarme. Tenía una neuropatía. Y, a diferencia de cómo entré a la clínica, ese día salí en silla de ruedas. Cuando volví a la Falp, los doctores me aseguraron que a ellos nunca les había ocurrido y que se trataba de una mala praxis. Dos meses después llegó la primera cuenta de la clínica. Debía 26 millones y el seguro no me cubriría ni un peso, justificando que había una preexistencia que yo no había declarado. Faltan a la verdad y a la ética. La segunda cuenta sobrepasaba los 30 millones. Se nos vino el mundo encima. ¿De dónde voy a sacar esa plata?, pensé. Quise volver a Cuba. * Mis amigos organizaron una Panchatón. Un evento musical en el local del marido de una compañera, que incluía música en vivo de tres bandas y una rifa, con premios recolectados o financiados por la OGA (Old Georgians Association, organización de ex alumnos del colegio Saint Georges). Ese día llegaron más de 100 personas y yo canté, en silla de ruedas, junto a mi grupo folklórico. En total, se reunieron casi 5 millones de pesos, que costearon mi pasaje y el de mi mamá, y los medicamentos. Los apoderados del curso de la Cami le regalaron el pasaje a ella. Para las vacaciones de invierno llegué a Cuba en silla de ruedas. Me recibió un equipo conformado por una oncóloga, un neurólogo, una enfermera, un fisiatra, un sicólogo. Y un coach, cuya única función es animarte cada vez que quieres tirar la toalla. El día comenzaba a las 7 de la mañana. Nos tomábamos un taxi a la clínica y me recibía María de los Ángeles, una cubana que llevó mi silla los 21 días que estuve ahí. Durante la mañana me administraban mi tratamiento, el mismo factor de transferencia de la vez anterior, pero el triple de fuerte, seguido de una hora de ejercicios inmediata y obligatoria, para que el medicamento circulara, y 5 gotitas diarias de veneno de alacrán azul. Durante la tarde, pasábamos cuatro horas en el mar haciendo ejercicios para mi pierna. Mete la pierna, saca la pierna, sube la roca, baja la roca. Y mientras acá me mandaban a hacer reposo, en Cuba me devolvían al hostal si es que llegaba desarreglada. Hasta que tú no estés bien vestida, con tus ojos y boca pintada, yo no te atiendo, compañera. Tú te quieres, que yo no puedo quererte por ti. ¿Para qué tú te quieres volver a la cama, si las camas son para dormir? Durante el día haces el tratamiento y de noche te vas de rumba, te tomas un roncito y si tú logras hacer el amor con alguien, tanto mejor. ¿Tú sabes cuáles son los beneficios de un buen orgasmo? Son 46. Te limpia arterias, hígado y estómago, engruesa las arterias debilitadas, limpia el recto. Tú no te vas a morir. Esto va a ser estricto, pero vamos a reeducar las células de tu cuerpo y tú te vas a recuperar, me dijo la oncóloga. Paralelamente, le realizaron exámenes a la Cami. Este cáncer es heredable, me dijeron los doctores. Lloré al instante. Compañera, no llores, la vacuna ya está hecha. La vacunamos ahora y ella no lo va a tener nunca en su vida, agregó. A mi hija le quedan tres dosis. Está limpia. Mi tratamiento y el de la Cami costaron, en total, un poco más de 2 millones de pesos. Y de Cuba me traje tres ciclos de inmunoterapia. En Chile, cada ciclo me salía 40 millones, no reembolsables. En Cuba, los tres ciclos me costaron un millón. Casi todo lo financié con lo que se había recaudado en la Panchatón. Luego de 21 días en Cuba, volví a Chile caminando con muletas. * Los siguientes dos meses continué con mi tratamiento diario, siempre en contacto con el equipo de Cuba, quienes me atienden a través de llamadas por videoconferencia. Reemplacé las 4 horas de fisiatría diarias en el mar por una hora al día con una kinesióloga. Y, como no tengo sistema linfático en la pierna, necesito realizarme una hora de masajes de drenaje al día. Volví a trabajar al colegio, pero duré una semana. La pierna no me dio para estar 10 horas al día parada. Tengo una pega que no puedo ejercer y, por ley de inclusión, no me pueden echar. Pero eres un cacho. Deberías tomarte más licencia. Por los niños, por los papás, me dijeron. En el fondo, es por ellos. Al medirme en discapacidad, había retrocedido un 48% de lo que había progresado. El ánimo se me fue a la cresta y mi siquiatra me recetó antidepresivos. Empezó la sicosis. Esto hay que pagarlo, vamos vendiendo la casa entera. * He sacado el cálculo mensual. 5 mil en Eutirox (tiroides), 50 mil en Prosac (antidepresivo), 30 mil en Gabapentina y 30 mil en Tramadol (analgésico), 15 mil en Carbamazepina (para la neuropatía), 50 mil en parches de silicona para las cicatrices y 171 dólares en veneno de alacrán. A eso se suman 15 mil pesos por sesión en kinesiólogo y 10 mil pesos por sesión en masajes linfáticos, que debo realizarme de lunes a viernes, además de 80 mil pesos en siquiatra. Sobrevivir bien me cuesta 750 mil pesos, sin incluir ningún tratamiento para el cáncer y ninguna consulta con oncólogos ni neurólogos. El primer castigo es la falta de sanidad. El segundo, el cáncer sistemático. Después de hacer prórrogas tras prórrogas de pagarés y apelar siete veces al seguro, la clínica -en la cual nunca más volví a atenderme- me ha propuesto pagar 30 millones de pesos como deuda final, a cambio de cancelar mi seguro, el que he seguido pagando sagradamente cada mes sin poder obtener ningún beneficio de él. Ni un examen de sangre. Perder el seguro implica un gasto de un millón y medio de pesos, cada tres meses, que es lo que cuesta el PET. Yo no tengo cómo financiar 6 millones anuales durante los próximos tres años. Llevo siete meses con licencia y sin sueldo, porque el Compin (Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez) considera que faltan antecedentes para un reposo justificado. Cada mes recibo entre 88 y 122 lucas, salvo por el último, en el que por primera vez recibí mi sueldo completo, de 700 mil pesos. Mientras tanto, le he puesto energías a mi Pyme, en la que vendo aceites de oliva y sales con especias, que me da un ingreso mensual de 150 mil pesos en promedio. He intentado participar de ferias gastronómicas, como lo hacía antes del cáncer, pero el dolor de la pierna es insoportable. La deuda sigue creciendo. Y mis amigos, mi legión de ángeles, me sigue financiando a través de una cadena de favores que me hace sentir culpable por ser tan afortunada. Vivo de la caridad de mis amigos y de la OGA, que se están moviendo todo el día, y de mis alumnos y apoderados, y eso me avergüenza, aun cuando dicen que uno cosecha lo que siembra. Mis amigos me pagan el PET. La OGA me proporciona una canasta familiar mensual y un abogado, ex alumno del colegio. Ex apoderados me han obsequiado cheques de hasta 800 mil pesos, porque tú lo vas a necesitar más que yo, y otros han pagado una mensualidad del colegio de mi hija. No tengo idea de lo que va a pasar en marzo. He solicitado al colegio evaluar la posibilidad de reasignar mis funciones, no soy capaz de estar parada tantas horas. Puedo adecuarme, hacer lo que me pidan. Me han amonestado por subir fotos en las que salgo bonita, bien, a Facebook. Por dejar que mis amigas se metan a la ducha conmigo, me maquillen y me saquen a un bar. Capaz que lo está inventando, porque no me veo lo suficientemente enferma. Ese es el tercer castigo, el cáncer social, y eso me hace autoboicotearme todo el tiempo. Si eres rico, tu familia paga por ti. Pero si eres clase media, te vuelves invisible. No tienes beneficios del Estado y todo confabula en contra: seguros, isapres, clínicas, seguridad social. Eres un estorbo. La gente te borra de la lista. Se agota de ti, porque no estamos formados en una sociedad de empatía y solidaridad. Tú cáncer molesta e incomoda a tus amigos, a tu familia y a tu pega. Te vuelves invisible. * En el PET que me realicé en octubre de 2017 salí limpia en cuello, pierna y pulmón. Pero en el que me realicé en febrero, volvieron a aparecer tumores en mi pierna izquierda, y ahora también en la derecha. Vives con miedo a que vuelva, pero de esto no me voy a morir. Estoy determinada a conseguir la sanidad. Pero de momento quisiera justicia y reinserción. Justicia para no depender de mendigar a otra gente. Quisiera un remezón en el sistema, que las isapres dejaran de ser una mafia y que los seguros fueran un poco más humanitarios. Reinserción para no quedarme encerrada en mi casa, para salir del encierro y volver a trabajar y vivir. Para volver a caminar sin muletas, para reinventarme. Para recuperar mi independencia, para sanar el cansancio mental y espiritual, para que mi mamá viva en paz, para que mi hija estudie tranquila.
  6. El amor de la capitán Maribel Mesías (36), capitán del Ejército, fue la primera mujer en la institución en desenterrar minas en la frontera de Chile con Bolivia. Hoy estudia Ingeniería en la Academia Politécnica Militar y sueña con ser coronel. En enero de 2019 se casará con su novia Helda González y ya salió del clóset en el Ejército, donde, dice, su orientación sexual no ha sido tema. . Por Carla Alonso / Fotografía: Alejandro Araya / Producción: Álvaro Renner Paula 1245. Sábado 10 de febrero de 2017. Especial Amor. En junio de 2017, al término del periodo de exámenes del plan común de Ingeniería en la Academia Politécnica Militar y mientras el curso afinaba los detalles del asado al que asistirían junto a sus familias, el mayor a cargo preguntó si alguien tenía algo que decir. Yo quiero salir al frente dijo la capitán Maribel Mesías, levantando el brazo. Se paró. Le transpiraban las palmas de las manos. Vestida con su tenida de combate y bototos color ocre, el pelo tirante y amarrado atrás, dijo: He compartido hartas cosas con ustedes y quiero transparentar algo que sé que saben porque es un secreto a voces Sus compañeros la seguían en silencio, atentos con la mirada. Ella tomó aire. La verdad es que estoy con Helda, que es mi polola. Los compañeros me aplaudieron, felicitaron, abrazaron, cuenta Maribel y se emociona. Está sentada en un café cerca de la Escuela Militar, donde estudió durante cuatro años, y a su lado está Helda González (34), su polola, quien es enfermera y la mira mientras habla. Dice Helda: Fue muy valiente la Mari en realidad. Llevan casi dos años juntas y fue el amor por esa mujer lo que le dio valor a Maribel para transparentar primero su orientación sexual con su familia, cuando tenía 34. Dice que se anima a contarlo en una revista porque quiere mostrarle a la gente que ha tenido la oportunidad de desempeñarse profesionalmente y que para el Ejército su orientación sexual no ha sido un tema. Me han aceptado como soy. Desde que transparenté la situación recibí muchos mensajes bonitos de mi línea de mando y compañeros. Desde que ingresó a la Academia, en marzo de 2016, a todas las actividades familiares de su unidad, a la que van los oficiales con sus señoras e hijos, Maribel asiste con Helda. En esas actividades no andan de la mano ni hacen demostraciones de cariño, al igual que las demás parejas, porque no está permitido por protocolo interno. El 21 de diciembre del año pasado fue con su novia, como su pareja oficial, a la cena de fin de año de la Academia. Ella vestía su uniforme y llegaron tomadas del brazo. Me acerqué a donde estaba mi mando directo y dije: Helda, ella es mi pareja. La saludaron como a cualquier otra persona. No pusieron cara, relata. Su mando, es decir, el jefe de curso, el subdirector y el director de la Academia este último es coronel, se enteraron en la fiesta, por la misma Maribel. La capitán es la primera mujer oficial en hacer pública su orientación sexual. Y cree que el modo en que se ha manejado internamente es una señal de cómo la institución se ha adaptado a los nuevos tiempos. En el Ejército, porque hay que hablar de la gente que lidera en este momento, me han abierto las puertas para poder ser yo y me siento libre de hoy hacer mi trabajo sin ningún cuestionamiento. Rastreando bombas Maribel es porteña y vivió su niñez en Puerto Montt. Supo que lo suyo era la carrera militar cuando estudiaba en un colegio de monjas y acompañaba a su padre, Harold Mesías, que era periodista, a las actividades del Círculo de Amigos del Regimiento Sangra, en esa ciudad. Mi papá me llevaba a los campeonatos de tiros, cuenta Maribel. Su madre, Mercedes Alcayaga, era dueña de casa y criaba a cinco hijos: Maribel es la menor. A los 18 años le dijo a su papá que quería entrar al Ejército. Era quitada de bulla, tenía buenas notas y el anhelo de Harold Mesías era que estudiara Ingeniería Comercial en una universidad. Dio la PAA, le fue bien y volvió a la carga con su padre: le pidió un preparador físico y prometió que estudiaría para la pruebas de ingreso a la Escuela Militar. Se preparó durante un año; entrenaba tres veces al día. En el transcurso de eso falleció mi papá. Nunca me vio de uniforme, recuerda hoy. Ingresó a la Escuela Militar en 2001, con 19 años. Y su generación inauguró la carrera de cadete de cuatro años para mujeres, en igualdad de condiciones con los hombres. Participábamos de todas las actividades de la formación profesional a la par con los hombres: las campañas, las marchas, con el mismo equipamiento. Tras cuatro años de estudio, egresó en 2004 con la especialidad de Arma de Ingenieros, como se llama a quienes hacen instrucción a los soldados conscriptos. El Arma de Ingenieros se dedica a la construcción de puentes, habilitación de caminos; trabajábamos con explosivos, con desminado humanitario, levantando minas en las fronteras, explica. En 2007, con 25 años, le tocó levantar minas antipersonales y antitanque en Arica, en la frontera con Bolivia, convirtiéndose en la primera mujer soldado en cumplir esta tarea. Por esto, le hicieron una entrevista en la revista del Cuerpo Militar del Trabajo de la institución en la que aparece, en una foto, con casco y un robusto traje gris, de protección, con una pierna sumergida en la tierra y una mina antitanque al lado, que ella había sacado. Fue una súper buena experiencia. Marcó un precedente y después ya entraron otras mujeres a trabajar en desminado humanitario. En Arica también hizo un curso de conducción de tanques y, tiempo después, y durante un año y medio, dirigió a una cuadrilla que se dedicaba a desenterrar minas antitanque y antipersonales. Más tarde fue destinada a Los Ángeles, donde trabajó en la reconstrucción de Dichato tras el terremoto. Ahí estuvo a cargo de una compañía de 100 hombres. Hoy cursa tercer año de Ingeniería con la idea de especializarse en el Ejército y poder seguir carrera. Está en plan común y a mediados de este año elegirá la especialidad de mantenimiento. Los que no se especializan no pueden seguir ascendiendo y su carrera dura 20-25 años. Para el 2027 se proyecta que el Ejército tendrá a mujeres en su alto mando alcanzando el grado de general de brigada. Maribel integra esa promoción, la primera de mujeres que entró a la institución en igualdad de condiciones con sus pares masculinos. En el Ejército, porque hay que hablar de la gente que lidera en este momento, me han abierto las puertas para poder ser yo y me siento libre de hoy hacer mi trabajo sin ningún cuestionamiento. Haciendo match Maribel y Helda se conocieron en Tinder. Hicieron match en marzo de 2016. Ambas venían saliendo de una mala relación que querían dejar atrás. Helda, quien entonces trabajaba en un hospital en Viña del Mar, recuerda sus primeras impresiones: Cuando me contó por Tinder que trabajaba en el Ejército para mí fue un susto. No tengo ningún familiar directo cercano ahí e igual estaba un poco atemorizada por la imagen que tenía del Ejército durante la dictadura y por desconocimiento. Pensé que era una mujer gigante, grande, como ruda, cuenta Helda. Hablaron casi un mes a través de Whatsapp antes de conocerse personalmente: charlas sobre su lugar de origen, gustos y valores que compartían, como que no perdonarían una infidelidad, por ejemplo. El 8 de abril de 2016, Maribel pasó a buscarla en auto a la salida de un seminario al que asistía Helda en Santiago por su trabajo. Le llevó rosas rojas, las mismas flores y de la misma florería que le regala hasta hoy y cenaron en Lastarria. El 17 de abril comenzaron a pololear. Y hace seis meses viven juntas; Helda dejó su casa en Viña del Mar y se mudó a Santiago. La Navidad pasada fue la primera que pasaron solas, en el departamento que comparten. Ahí, sobre un tren navideño de adorno, Helda dejó una cajita con dos anillos y sorprendió a Maribel con propuesta de matrimonio. Hoy cada una lleva su argolla de compromiso con la mitad de un corazón y una piedra amatista, de color morado, que es el favorito de ambas. Piensan casarse en enero de 2019. Aunque falta un año ya definieron algunos detalles: ambas usarán un vestido blanco, firmarán el Acuerdo de Unión Civil y la ceremonia y la fiesta será en la V Región, porque ahí se dieron su primer beso.
  7. 09 Enero 2018 ¿Cómo operará la Ley que busca impedir la re victimización de niños afectados por delitos? Este martes la Presidenta Michelle Bachelet promulgó la normativa que establece un sistema de entrevistas videograbadas para niños, niñas y adolescentes víctimas o testigos de ilícitos, conoce sus alcances. Este martes la Presidenta Michelle Bachelet promulgó el proyecto de Ley que establece un sistema de entrevistas videograbadas para niños, niñas y adolescentes víctimas o testigos de ilícitos, el cual busca impedir que estos tengan que entregar su testimonio en varias ocasiones. “Creo que es un día importante para los niños, niñas y adolescentes que han sido víctimas de delitos graves, lo es también para sus familias y para quienes defienden sus derechos desde la sociedad civil y también para el Estado, que en su conjunto concuerda la mejor manera de evitar la victimización secundaria a la que se ven expuestos de manera permanente”, dijo la Mandataria celebrando la iniciativa. Es así como la jefa de Estado aseguró que esta iniciativa nace del consenso de que “para un niño, ser víctima de un delito grave, es ya una experiencia suficientemente traumática, como para que además se vean sometidos a un proceso penal que pueda resultar igual o más negativo que el hecho injusto. “La victimización secundaria se produce por la cantidad de veces que los niños se ven expuestos a entregar su testimonio. En un circuito donde el niño debe repetir y repetir la experiencia traumática sin que ello garantice mayor éxito en el proceso”, sostuvo. Es así como esta nueva normativa busca ser una respuesta concreta a esta situación, donde los niños, como indicó Bachelet, solamente tendrán contacto con personas especialmente capacitada para ello y en espacios acondicionados que garanticen su privacidad e intimidad. Las herramientas contempladas Según dio cuenta la Mandataria en su discurso, esta ley aborda dos etapas centrales del proceso judicial, la entrevista investigativa y la declaración judicial. Entrevista Investigativa: Se realizará por un entrevistador designado por el fiscal en un espacio físico especialmente acondicionado, con el objetivo de recabar la mayor cantidad de antecedentes para poder llevar adelante una investigación penal exitosa. Esta instancia, como detalló la Presidenta, reemplazará “las múltiples declaraciones que se tomaban durante la investigación”. Declaración judicial: El sistema propuesto, además, contempla que en la declaración judicial (cuando se enfrenta al tribunal), el niño preste su declaración en una sala distinta a aquella donde se encuentran los intervinientes. Ahí estará solo con su intermediario que le formulará las preguntas solicitadas en la sala de una manera adecuada. Esto, como dijo la jefa de Estado, es una herramienta que “cautela y pondera cuidadosamente” los derechos de la defensa, pero protegiendo la integridad de niños, niñas y adolescentes. Las personas que desempeñarán funciones de entrevistador y de intermediario judicial, deberán contar con formación especializada y estar acreditados en un registro especial que será administrado por el Ministerio de Justicia. Otras medidas Adicional a las instancias antes mencionadas, Bachelet comentó que se dispondrán otras medidas de protección en favor de los niños, como por ejemplo que se habilitará al juez de garantía a decretar medidas antes de la formalización de la investigación. Esto quiere decir que se podrán adoptar resguardos tendientes a proteger la integridad física de la víctima, tales como prohibición del agresor de acercarse a ella o la obligación del agresor de hacer abandono del hogar común. La entrada en vigencia de esta nueva Ley será gradual, “siguiendo el modelo utilizado para la reforma procesal penal”, a fin de dar un tiempo suficiente para detectar aquellos errores que surjan, corregirlos y aprender de los mismos, como puntualizó la Presidenta. “Hoy damos un paso importante y es deber del Estado procurar que la implementación sea la correcta, velando siempre por el bienestar y la protección de las víctimas”. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/operara-la-ley-busca-impedir-la-re-victimizacion-ninos-afectados-delitos/ Las entrevistas videograbadas son parte de la Nueva Ruta Judicial. Su objetivo es registrar los testimonios del niño, niña o adolescentes víctimas de delitos sexuales, evitando la revictimización ante tribunales. #UnNuevoTratoconlaNiñez #LeyEntrevistasVideograbadas pic.twitter.com/HerzBw5RRT — Consejo Infancia (@coninfanciacl) 9 de enero de 2018
  8. Lucía Santa Cruz: la musa de la derecha Una de las intelectuales más influyentes de su sector habla de su otro lado: el costo de ser de derecha, el dolor de perder a una hija, de aborto, matrimonio igualitario y también de ser mujer: “nunca he adherido al feminismo”. . paula.cl Vive en una casa que sin ser tan grande es imponente, como una villa italiana, que un tiempo fue amarilla y ahora es blanca, en una calle que sigue siendo tranquila pese al implacable avance inmobiliario de las cuadras que la rodean, llenas de nuevos condominios, de ese Chile emergente que ella describe en su libro La igualdad liberal. Pero Lucía Santa Cruz no siente nostalgia por un pasado “agradable” como dijo alguna vez, pero que considera injusto. El tema de la movilidad social le viene interesando a esta historiadora hace años, desde que vivió en Inglaterra –dice– y le tocó ver un Parlamento que ya no manejaban los terratenientes y cuando, hace 30 años, escuchó a Carlos Cruz en la Universidad de Chile –quien después sería ministro de Obras Públicas– decir que “el cambio más importante es que antes un joven lo único que quería era ser empleado público y usar manguitas negras para surgir, y hoy lo único que quiere es estar en una empresa”. En el año 2000 hizo un estudio en la UAI con Eugenio Guzmán para analizar la influencia de las políticas económicas en los patrones de diferenciación social. Es el día después del triunfo de Sebastián Piñera y Lucía Santa Cruz está contenta. –Pensé que ganaba Guillier, incluso hice una apuesta en el banco –dice, refiriéndose al Santander, del que es directora. Aunque nunca ha militado en Renovación Nacional o en partido alguno, Lucía Santa Cruz es una musa de la derecha chilena, o de parte de ella. “Andrés Allamand me decía Madre Superiora porque los retaba”, dice. Ha sido una consejera e inspiración desde que escribía columnas en los 80 sobre los derechos individuales, las que le dieron también autoridad moral y política en su sector, aparte de la que le otorga su cultura y elegancia intelectual. También elegancia de la otra. Con un vestido suelto floreado, y un grueso collar de perlas que se enrosca en el cuello, sentada en un living lleno de libros sobre mesas de centro, con tapices puestos con naturalidad, sofás franceses y un jardín perfecto a su espalda, elegancia es el primer adjetivo que surge. En una mesa lateral hay dos fotos del príncipe Carlos de Inglaterra (una con Camilla Parker) dedicadas, y en otra, una del príncipe y su mujer junto a Lucía, su marido Juan Luis Ossa y su familia –tomada en esta casa–, amistad que viene desde los tiempos de juventud, cuando Lucía vivía en Londres como hija del embajador chileno, Víctor Santa Cruz, y después como estudiante en Oxford. Amistad de la que no habla con periodistas, por lo demás. “Tuve el gran privilegio de tener una educación extraordinaria, pero hay mucha gente que tiene una educación extraordinaria y no la aprovecha. La he aprovechado con mucho esfuerzo, soy matea”. Lucía fue decana de Artes Liberales de la UAI y miembro del directorio de TVN. Hoy es directora de la Fundación Adolfo Ibáñez y miembro del directorio del Banco Santander. Eres una optimista de la movilidad social. Pero sigue siendo difícil que un trabajador del sur, por ejemplo, llegue a ser presidente del Santander, aunque sea muy capaz. A ver, el presidente del Banco Santander nació en Iquique, fue a un liceo público, se llama Vittorio Corbo. El gerente general es Claudio Melandri, quien se vanagloria de haber crecido en Recoleta. Es muy distinta la situación a 1960. Si uno va analizando cómo está conformada la elite, no es la de 1970, de castellanos vascos que tenían el monopolio del poder político, económico y social; hoy es diversa, móvil, y hay mucha más meritocracia. Y tú, que eres una persona totalmente de la elite, por origen, pertenencia, apellido, ¿has vivido los cambios de la sociedad con cierta incomodidad? Todo lo contrario. Con un gusto enorme. Mira, Carlos Peña presentó mi libro y después me dijo, privadamente pero creo que a él no le importaría si lo digo, que yo era una igualitarista espontánea. Y eso es verdad. Me molestan las situaciones de privilegio no merecidas. Ahora, yo estoy en una posición muy beneficiosa, porque de alguna forma he podido competir bajo estas nuevas condiciones. ¿En qué sentido? En que creo que nada por lo cual soy conocida es producto de privilegios. Me lo he ganado competitivamente en el mercado. Pero cuando partiste tu carrera, el haber sido quien eras, hija de un embajador en Inglaterra, hacía que tuvieras privilegios de todo tipo. No. Tuve el gran privilegio de tener una educación extraordinaria en Inglaterra, pero hay mucha gente que tiene una educación extraordinaria y no la aprovecha. La he aprovechado con mucho esfuerzo, soy matea. Entonces, nunca me he sentido amenazada, me imagino que otras personas pueden haberlo sentido, sé que hay mucha gente que sí, pero yo no, todo lo contrario. ¿Y cuál ha sido la parte difícil de esta vida que se ve tan bien desde fuera? ¿Ser mujer ha sido un hándicap en contra? No, mis problemas no han sido públicos. Igual que todas las personas, uno tiene problemas privados, que son los que realmente le importan. A nosotros se nos murió nuestra hija, hemos tenido dolores… Fue al nacer. Era la primera. Es un golpe devastador. ¿En qué sentido eso te cambió? Los dolores ayudan a ordenar la escala de valores. A mí cuando me pasa algo –un fracaso profesional, una pérdida material– digo: “¿Cuánto más de eso daría yo para que a ningún nieto mío le pase nada?”. Lo daría todo. Entonces, te sitúa con una escala de valores, te los ordena, porque los dolores dejan de ser abstractos. ¿Te sentiste más vulnerable? Por supuesto, con un sentido de la mortalidad, del privilegio de la natalidad. Para mí, cada hijo que me nacía bueno y sano era la venida del Mesías. Son aterrizadas muy grandes. En todas partes hay enfermedad, hay soledad, hay conflictos familiares. Al final las cosas del ámbito privado son los hándicaps en contra. Pero sigo creyendo que soy muy privilegiada. Pero a veces sí siento… es curioso lo que te voy a decir… siento que ser de derecha es complicado. ¿Has pagado costos por ser de derecha? Pero por supuesto. Los troleos, los prejuicios. Tú no sabes la cantidad de gente de izquierda que me ha mirado con odio, y al conocerme hemos terminado siendo grandes amigos. Me tocó, durante la transición, formar parte de ese grupo que se organizó en el CED, que fue como el preámbulo del Acuerdo Nacional, y ahí me tocó una persona a la que le tuve que decir en un momento: “Mírame, salúdame, no tengo cuernos”, y terminamos íntimos amigos. Después me acuerdo de Eduardo Loyola (abogado socialista), nos hicimos íntimos amigos. Yo lo fui a ver a la cárcel, y él me mandó flores cuando nos echaron de De cara al país. Ahí conocí también a Carlos Ominami, quien una vez me dijo: “Yo no puedo dormir en la noche si tú me sigues diciendo que eres de derecha. Tú no puedes ser de derecha” (risas). Bueno, como eso. Y yo tengo íntimas amigas que la mitad votaban por Guillier y la otra mitad no. “Mis problemas no han sido públicos. Igual que todas las personas, uno tiene problemas privados, que son los que importan. A nosotros se nos murió nuestra hija. Fue al nacer. Era la primera. Es un golpe devastador”. ¿Esto fue como un proceso en tu vida? ¿O siempre fue igual? Siempre. A mí me gusta la diversidad. En Inglaterra aprendí a diferenciar el ámbito afectivo de las discrepancias objetivas. Trato siempre de no trasladarlos al ámbito personal, de manera de poder querer a alguien a pesar de que piense las cosas más horrorosas desde mi perspectiva. Y para la derecha es difícil que eso le pase… ¿Porque está muy enclaustrada? No, pasa porque hay mucho prejuicio, porque siento que tengo menos libertad genuina de expresión. ¿Porque tus ideas hoy en día son menos populares? No, son más populares, y quedó demostrado en la elección, pero creo que son minoritarias en el ámbito de los periodistas y en el ámbito académico. Pero el aborto, por ejemplo, ¿no sientes que para la derecha ya es batalla perdida? No. Y esa es una discusión tremendamente provinciana en Chile. Se está pidiendo unanimidad acerca de un tema que es profundamente divisivo y conflictivo en todas partes del mundo. Yo en una carta que escribí a El Mercurio cité a Michael Sandel, que dice: “Estar en contra del aborto y estar a favor del aborto, ninguna de las dos son posiciones moralmente neutras, todas conllevan un juicio de valor que depende de lo que uno crea acerca de la naturaleza del feto. Si cree que es una persona humana, es igual al infanticidio, si no cree que es una persona humana, por supuesto que priman otros derechos”. Entonces, esto de decir que la derecha es cavernaria, a mí me parece muy latinoamericano y muy provinciano. ¿Se te cayó Vargas Llosa? No, porque su gran contribución es antes que todo la literatura. Me siento amiga de Vargas Llosa. Creo que fue un juicio impulsivo, él tiene esa veta, que hay muchos liberales latinoamericanos que creen que –no es el caso de Mario Vargas Llosa– una parte muy importante del liberalismo tiene que ver con esos temas. Y para mí tiene mucho más que ver con la autonomía frente al Estado. Lucía Santa Cruz Sutil estudió Historia en la Universidad de Londres y tiene un M. Phil en Historia en la Universidad de Oxford. También es autora del libro de cocina La buena mano. ¿Sigues estando en contra del aborto en las tres causales? En todo, fíjate. O sea, creo que hay muchas cosas que son ilegales y uno está dispuesta a cometer una ilegalidad, pero eso no lo hace legal. Lo traté de explicar en una entrevista, pero no salió muy claro, pero si yo tuviera una hija de 12 años violada, no sé qué haría. Pero no encontraría que está bien, y diría “es infanticidio”, pero puede ser, y entiendo mucho que haya personas que lo hagan. Mi guagua murió porque no era viable, y no habría sacrificado ni un día de ese embarazo. Pero tú no sabías que no era viable. No, porque no había ecografías. Tenía una intuición, tenía algo… ¿Lo que no te gusta es que sean banderas estas causas? No, para nada. Pero en lo único que estoy ciento por ciento clara es en el aborto. ¿Qué piensas del matrimonio igualitario y la filiación? Mira, después de ver lo del Sename, que es la cosa más escandalosa que ha pasado en este país, que hayan muerto niños encargados al cuidado del Estado, bueno, cuando uno ve que hay niños que tienen ese destino… yo conozco parejas de homosexuales que les brindarían una vida infinitamente mejor. ¿Te has replanteado el tema? Es un tema que es discutible, tampoco hay que descalificar a nadie porque piensa otra cosa, porque la verdad es que la evidencia no existe, de cuál es el efecto, es muy corta la experiencia. Es un tema que hay que discutir, analizar, y ojalá no muy emocionalmente, y no casuísticamente. ¿Y piensas que esa debería ser la posición del nuevo gobierno también? El nuevo gobierno tiene el desafío de tratar de buscar los mínimos común denominadores, primero dentro de la fuerza que lo eligió, y después también con muchos que no votaron por él, pero que comparten algunos valores fundamentales. Tiene que ser una posición de negociación. EL LLAMADO DE LAGOS Lucía Santa Cruz participó a fines de los 70 en el libro Tres ensayos sobre la mujer chilena, donde analizó la época de la Conquista, desde la mirada que los extranjeros tenían sobre esta. “La veían como muy avanzada para su tiempo, muy autónoma”, explica. “Porque la historia de la mujer chilena no ha sido una historia de opresión. Las circunstancias históricas primeras, con una guerra en Arauco muy prolongada, significó que las mujeres, al margen de los derechos que le entregaba la ley, quedaban solas, tomaban decisiones importantísimas, y eso las hizo muy autónomas. Por eso creo que nunca ha habido movimientos feministas demasiado radicales o violentos en Chile, porque de alguna manera las mujeres pudieron soslayar los aspectos normativos con prácticas muy distintas a lo que la ley imponía. Fue uno de los primeros libros de lo que hoy día se llamaría –y me carga el concepto– estudios de género. Nunca he adherido al feminismo”. ¿Te carga la palabra? Sí, porque no adhiero al clasismo, ni al racismo, ni al machismo, ni a ningún “ismo”. Me cargan los “ismos”. ¿Y por qué te carga el feminismo? Porque no me gusta ningún análisis que se base en una categoría única para analizar la sociedad. O sea, el género es una variable de muchas. Obviamente para mí el hecho de ser mujer es muy importante. Pero en una parte, porque también me define tener la edad que tengo y ser de la generación que soy, ser católica, chilena, historiadora, haber trabajado en distintos ámbitos. Entonces, si a mí me tratan de explicar exclusivamente desde la categoría del género no van a entender quién soy. ¿Pero ser mujer te marcó en algún sentido en la dificultad de tu carrera? Fíjate que entiendo que para muchas puede haber sido así, para mí, tengo la impresión de que fue al revés, que me ayudó. Me tocó una época donde pasó a ser positivo, por ejemplo, tener mujeres directoras… La paridad te ayudó entonces. Es que no es la paridad, es una política de incorporación de miradas distintas en los directorios. ¿O sea no te sientes en un cupo de paridad mujer en el Santander, por ejemplo? Para nada. Siento que mi contribución en los directorios no ha sido tanto como mujer, no ha sido tanto desde la femineidad, que lo ha sido también, sino que desde las humanidades. Tener una mirada de la sociedad más compleja, que nada más que entendiendo al ser humano como el “homo economicus”, es un gran aporte. Aportes que han sido más desde esa mirada, y desde cierto rigor, en ciertos principios, valores éticos, que desde el ser mujer. Ahora, ser mujer también ha sido una contribución, pero esa contribución ha venido desde mi diversidad, no desde mi igualdad. He estado en reuniones donde percibo que una discusión se está poniendo muy conflictiva, y siento que tengo los instrumentos para irla desactivando. ¿Y eso no es desde el ser mujer? ¿Desde la empatía de lo femenino? Eso es desde el ser mujer, sí. Pero es desde mi diversidad, porque soy distinta a los otros hombres que están ahí. Pero estar en directorios, estuviste en TVN, ¿te hizo ser más proclive a la paridad, o sea, a poner mujeres en directorios? Es necesario. Ahora, no creo que deba ser impuesto, porque es profundamente humillante estar ahí nada más que en condición de mujer, porque entonces te están promoviendo en condición de tu inferioridad. Tenemos que estar en igualdad de condiciones. En muy poco tiempo, si una empresa muestra su memoria anual en Nueva York, en Londres o en Suiza, con un directorio integrado exclusivamente por hombres, va a ser muy mal vista. Hoy existe el convencimiento de la importancia de la diversidad de la integración de los directorios. No solo en términos de género, pero también en términos de género, que es la parte más obvia, por la sencilla razón de que si tú quieres reclutar a los mejores, no puedes reclutar sólo dentro del 50%, porque las capacidades están distribuidas. ¿Qué piensas de la brecha que aún existe en los sueldos? No hay un estudio que a mí me convenza que realmente se trata de igual trabajo, igual remuneración. En general, son globales. Es una brecha que ha ido disminuyendo, todavía falta, pero lo que importa es lo que está cambiando, y para eso lo que necesitamos es pleno empleo, es crecimiento, competitividad. Pero creo que nunca nadie ha podido explicar por qué las mujeres no luchan más por cargos directivos… Creo que genuinamente, hay una disposición a querer más tiempo para los hijos, y hay una disposición a no querer renunciar a las tareas que siente propias, que no las quiere delegar. ¿Tuviste que hacer renuncias que te dolieron en tu carrera, por tus niños? El gran desarrollo de mi carrera fue después de que mis niños ya eran más autónomos, cuando eran grandes. Tuve que hacer renuncias. Estuve en el directorio de la Nestlé en Suiza, y me significaba cuatro viajes al año, y me acuerdo un cumpleaños de un hijo que no estuve, que me dolió mucho. Pero nunca tuve que renunciar. “No creo que deba ser impuesto (mujeres en directorios), porque es profundamente humillante estar ahí nada más que en condición de mujer, porque entonces te están promoviendo en condición de tu inferioridad”. ¿Es verdad que cuando Lagos te ofreció ser miembro del directorio de TVN le dijiste que lo tenías que consultar con tu marido, y él te dijo: “No me esperé esta respuesta de una mujer como usted”? No, me dio una respuesta mucho mejor que esa. Me dijo: “Yo espero que esa sea la posición de una mujer en un matrimonio muy bien avenido, y no la de una mujer que tiene que pedir permiso” (risas). “Así es, Presidente. En general, él conversa conmigo los cambios en su vida profesional, y yo los míos”. Así que entendió perfectamente que pueden haber conversaciones paritarias en un matrimonio. Y jamás he sentido que me haya obstaculizado. No debe ser fácil para un hombre de su generación tener una mujer que brilla mucho por sus luces propias. Siempre digo que las mujeres hablan de lo difícil que es para ellas; yo encuentro que para los hombres es tremendamente difícil también estos cambios de roles. Hay índices antropológicos preocupantes. ¿Como cuáles? Por primera vez en la historia de las especies animales –y ciertamente de la especie humana– la mujer tiene el poder total sobre la reproducción, decide si se reproduce, cómo, con quién, y ni siquiera necesita la presencia física de un hombre para ello. Eso es un cambio en la estructura de poder gigantesco entre hombres y mujeres. Luego, cuando uno mide el estado de una especie, lo demográfico es por lejos lo más importante. Bueno, la mujer tiene más expectativas de vida, hay más abortos –tengo entendido– de fetos masculinos que femeninos, espontáneamente. En fin, todos los datos hablan de una “superioridad” demográfica de las mujeres. Los índices educacionales de las mujeres, en muchas carreras, son superiores a los de los hombres. El precio de la hora de trabajo hombre-mujer en Norteamérica y en Inglaterra está cada vez siendo, en más áreas, más alto para las mujeres que para los hombres. Entonces, el cambio va en una dirección favorable a las mujeres y difícil para los hombres. ¿Y para la especie? Mira, no creo que uno pueda construir a partir de la voluntad y de la decisión intelectual las realidades culturales. Por eso es que a mi juicio no habría que seguir subsidiando a las mujeres, hay que crear la cancha donde no haya obstáculos. Y para eso hay ciertas condiciones que tienen que ser mejoradas, como la flexibilidad. ¿Para hombres y mujeres por igual, para que todos se hagan cargo? Por supuesto, pero no un postnatal con igual derecho que las mujeres, porque esa es la última usurpación masculina de los derechos de las mujeres, que se embarazan, lo pasan pésimo 9 meses, tienen una disposición especial porque la lactancia materna es mejor, y después se los quitan. Por eso yo creo que todo debe ser voluntario.
  9. Mi hijo Nicolás El 31 de agosto una llamada de madrugada despertó a Gerardo Scheel. Su hijo de 17 años y alumno de la Alianza Francesa, Nicolás Scheel de la Maza, se había suicidado. Días antes, había sido llevado a una comisaría, sin sus padres, luego de que fuera sorprendido con 1,7 gramos de marihuana en el colegio. “Él cambió absolutamente después de lo ocurrido”, asegura. Aquí, habla por primera vez y cuenta cómo era la relación de ambos: “Siempre le dije a Nikito, todos los días: ‘te quiero’“. El café Viajero, en República de Cuba 1417, en Providencia, está vacío. Son las 10 de la mañana y desde dentro, a través de dos antiguas mamparas que hacen de puerta, se ve entrar a Heidi Scheel (38), de pelo castaño claro, liso y suelto, y pantalón y chaqueta de jeans bordada. Detrás de ella, siguiendo su paso, viene Gerardo Scheel (68), su padre, de cabeza cana, ojos celestes, anteojos, pantalón beige y polar negro. Debajo del polar, colgando de su cuello, una medalla de rugby de Nicolás, de color dorado, que por estos días no se saca. Se sientan uno al lado del otro, ella primero, él después. Ella pide un café. Él pide un chocolate caliente. Allí, a cuadras de la plaza donde su cuarto hijo, de 17 años, se quitó la vida hace 33 días, habla por primera vez de él y lo sucedido. “Nicolás era más bien reservado. Responsable. Yo lo pasaba a buscar a la casa de su mamá y llegábamos a las 8 de la mañana al colegio. Él entraba a las 8:30, nunca llegó tarde. Nunca tuvo problemas de disciplina, tenía promedio 6,5, era un buen alumno. Muy respetuoso y cariñoso”, cuenta el ingeniero comercial, iniciando la entrevista. ¿Alguna vez sintieron temor por la situación anímica de Nicolás? Nunca, hasta después de lo ocurrido en el colegio. Nunca hubo problemas de ningún tipo, nunca hubo una situación que requiriera de alguna intervención. En el colegio han dicho que a ustedes, sus padres, los habría notificado la sicóloga, quien habría sugerido iniciar una terapia… Yo no supe nada de lo que ocurrió ese viernes, en el colegio, hasta varios días después. No recibí comunicación alguna. Lo interrumpe el sonido de su celular. Lo saca de su bolsillo del pantalón, se levanta, contesta y sale del café. Nicolás Scheel de la Maza tenía 17 años y era alumno del colegio Alianza Francesa. También era el hijo menor por el lado de su madre, Ximena de la Maza, y de su padre, quienes tienen uno y tres hijos más, respectivamente, que tienen sobre 30 años, de matrimonios anteriores. Heidi es la tercera y única mujer por el lado de Gerardo. También es quien recibía a Nicolás varios fines de semana largos y vacaciones durante el año en su casa, en Pucón, donde vive hace 10 años junto a su marido y sus dos hijos. “Esto es muy fuerte”, confidencia. “El Nico era introspectivo, pero tenía una fuerte veta social y era de conversación fácil, chistoso. Para mis hijos, Alexander y Oliver, de 15 y 13 años, él era el tío Nik, el que entrenaba con ellos y les hacía clases de rugby a ellos y a otros niños del barrio”. Heidi se mete en su celular y comienza a revisar algunas fotos. En todas está Nicolás. Y agrega: “Le gustaban la música, las excursiones, la escalada, las fogatas. En el colegio aprendió a tocar flauta dulce y compartía las canciones que sacaba con nosotros. Mi hijo mayor no puede entender esto, me dice ‘pero cómo, si él era tan feliz’. El Nico tuvo una vida muy bella, llena de tesoros. Mi marido, Benjamín, lo describe como una estrella fugaz, que dejó el brillo entre nosotros”. Gerardo Scheel vuelve a sentarse. “Disculpa, estoy esperando una llamada importante”, dice. Mientras revuelve con una cuchara una capa densa de chocolate caliente, reconstruye los hechos. “Esto pasó un día viernes y nadie me contó a mí. Nico no quería contarme y la mamá tampoco me contó. Ese fin de semana me fui con mi hijo mayor y mis nietos a los Nevados de Chillán. El martes siguiente era feriado y ese lunes él fue a clases, no quería faltar porque se había cambiado hace poco de curso”, relata. ¿Por qué se había cambiado de curso? Porque en el que estaba era doble, estudiaban para la PSU y para la prueba de admisión francesa, para ir a estudiar a Francia. Pero como él quería estudiar Medicina acá, se cambió a un curso que solo preparaba la PSU. Estar en el curso doble era mucha carga. ¿Cuándo regresaste a Santiago? Volvimos la medianoche del martes feriado. Ese fin de semana yo había recibido por correo una comunicación del colegio que explicaba que había un plan de prevención de drogas y que habían sorprendido a un alumno en estas circunstancias. ¿Te llamó la atención? No mayormente. Ese mismo fin de semana, recibí otro correo de un apoderado amigo del colegio quien me ofrecía ayuda. Hasta ahí no habían mencionado tampoco ningún nombre. Muchos lo sabían, pero yo no tenía idea. El miércoles en la mañana, cuando llevé al Nico al colegio, lo noté cabizbajo, cosa que nunca había ocurrido antes, siempre íbamos conversando o bromeando en el auto. Él a veces aprovechaba de dormir un ratito más en el camino o cambiaba mi música clásica por la música que le gustaba a él, como Imagine Dragons. ¿Esa mañana conversaron algo respecto al comunicado? Nada, en la tarde lo noté… le digo en broma: “mira, me llegó esta comunicación, ¿no serás tú, verdad?”. Él me respondió: “Sí, papá, fui yo”. ¿Cuál fue tu reacción? No aprobé lo ocurrido. Él se sentía mal, me pidió que no le contara a sus hermanos. Al día siguiente, asegura Gerardo, llamó al colegio y solicitó una entrevista con el vicerrector y la sicóloga. “Yo no recibí ninguna llamada, yo pedí una entrevista porque estaba preocupado por él. Ahí me enteré de que Nicolás había ido a conversar con la sicóloga del colegio varias veces y me recomendaron llevarlo a una sicóloga externa”, recuerda. Y agrega: “Yo no sabía nada de lo que había ocurrido el día viernes, cuando lo sorprenden, hasta que sostuve la entrevista en el colegio”. ¿Nunca tuvieron una sesión con la sicóloga del colegio? No, no, no. Conversamos esa tarde que yo lo solicité. A la mañana del día siguiente de la entrevista, Nicolás me contó que tenía pruebas y que no había estudiado nada. Entonces lo retiré a mediodía, lo llevé a almorzar y ahí conversamos. Después me estacioné en un lugar lindo, bajo algunos árboles y él se quedó dormido. Mientras tanto, yo llamé a la sicóloga externa que me habían recomendado y agendamos una sesión para el día siguiente. Alcanzó a ir a dos sesiones. A la primera junto a mí y su mamá, y a la segunda solo. Si uno revisa cifras de consumo de marihuana en jóvenes no es tan extraño que Nicolás haya tenido la curiosidad de probar. ¿Creen que lo sobre estigmatizaron con el tema? A mí me preguntaron en el colegio y yo dije que no compartía ni el consumo ni el porte de marihuana. Ahora, la cantidad que él tenía, que era 1,7 gramos, es una cantidad absolutamente menor, una simple falta que no ameritaba una denuncia porque no corresponde a un delito. ¿Repruebas el protocolo que siguió el colegio? Hay una investigación de la Superintendencia de Educación que está en este momento en curso, ellos determinarán si fue el protocolo correcto o no. Ahora, desde mi punto de vista, podrían haberme avisado a mí también y no solo a la mamá. Mi trabajo está a 5 minutos del colegio, muy cerca, podría haber llegado de inmediato y no me llamaron. Lo interrogaron, cosa que no corresponde… él es un menor de edad, tendrían que haber visto lo que dice la ley. Primero, los derechos del niño. Primero es eso, eso es lo fundamental. Segundo, hay que hacer algo con los padres. Yo estaba ahí, no importa lo que hubiese estado haciendo, habría llegado en 5 minutos. Tercero, había un plazo de 24 horas para tomar la decisión. Entonces… la investigación está en curso, yo no me pronuncio más sobre eso. ¿Cómo vieron que afectó esta vorágine a Nicolás?, ¿creen influyó la presión de cómo se manejó la situación desde el colegio? Difícil lo que me estás preguntando, no quiero emitir juicios al respecto. No quiero hacer acusaciones, por favor, que eso quede claro. La Superintendencia es la que está investigando si se realizaron correctamente los protocolos y si cumplieron o no con la ley, pero sí, él cambió absolutamente después de lo ocurrido. De ahí que el niño no era el mismo. NICOLÁS ÍNTIMO Heidi tenía 21 años cuando supo que Nicolás venía en camino. “Yo siempre quise tener una hermanita. Cuando Nico llegó le escribía cartas, para que las leyera cuando creciera. Él fue un regalo. Además, tenía una edad tan cercana a mi hijo, Alexander, de 15 años, que era tener un compañero”, cuenta, mientras posa su taza sobre una carpeta plástica, de tapa transparente, que deja entrever algunos versos que ella y su padre le han escrito a Nicolás. ¿Él también escribía? Sí, le gustaba –contesta Gerardo–, pero sus intereses iban más por el rugby, la naturaleza. Yo siempre he practicado deporte y traté de introducirlo a los míos. Cuando tenía 5 años le compré unas zapatillas que, me acuerdo, eran talla 28, chiquititas, y lo llevé a escalar por primera vez. Después hizo cursos de vela, en la Cofradía Náutica. Un día en el colegio repartieron unos folletos invitando a participar en el equipo de rugby del Stade Francais, Nicolás tenía 8 años. Ahí se mantuvo hasta ahora. Él no era un jugador estrella que lograba los trails, era un jugador de equipo, que colaboraba con los demás. ¿Compartían también el gusto por la naturaleza? Sí. Una de las experiencias grandes que tuvimos fue conocer juntos el Gran Cañón, en Estados Unidos, hace 4 años. Él quería conocer los árboles gigantes del Sequoia y el Kings Canyon. Ahí también vimos a una osa con sus dos cachorros y a una serpiente cascabel. Él tenía mucho amor por los animales. También viajamos a Isla de Pascua y a conocer los glaciares de la región de Aysén. ¿Y las matemáticas? Antes él era más matemático, incluso alcanzó a hacer una práctica en una empresa de ingeniería, una especie de ‘pasantía’ de una semana que ofrece el colegio. Pero este año le interesaron las ciencias y llegaba contando lo que había aprendido en Biología. Estaba muy motivado, quería estudiar Medicina e hizo una práctica en Urgencias del Hospital de Peñalolén, donde tuvo mucho contacto con el médico a cargo. Yo lo pasaba a buscar en la mañana, lo llevaba, conversaba con el doctor, él le decía cómo prepararse para la PSU. Tenían una relación cercana… Sí, lo veía prácticamente todos los días. Yo lo iba a buscar a la casa, lo llevaba al colegio y en la tarde lo iba a buscar al colegio y lo llevaba al entrenamiento de rugby. Hablábamos por teléfono y por Whatsapp también. ¿Alguna vez te comentó algo respecto a la diferencia de edad que tenían? Un día lo fui a buscar al colegio, cuando era pequeñito, y escucho que uno de los niños le dice: “¿Te busca tu abuelo?”. Entonces se acerca otro niño y le dice: “no, si es el papá” (ríe), pero como yo era deportista, íbamos a la nieve, hacíamos rafting… Te devolvió la juventud… Sí, claro. Por supuesto. Tenía que esforzarme, me obligó a tener un buen estado físico. Por el lado materno y paterno Nicolás tenía hermanos sobre 30 años. ¿Cómo era su relación con ellos? Imagínate, él tenía 8 sobrinos que eran un poco menores que él no más. Era como el tío-amigo… De todas maneras, y era su ejemplo. Con el deporte creció grande y fuerte, era más alto que yo, medía 1,82 metros y pesaba 80 kilos. Heidi interrumpe: “Benjamín, mi marido, le decía en juego: ‘Cuando tú seas capaz de vencerme en la lucha libre, vas a ser el responsable de esta casa’. De repente el Nico se convirtió en un gorila. En el invierno, en la casa de mis papás, Benjamín lo empujó suavecito bromeando. Nicolás lo tomó, lo lanzó al sillón y le dijo: ‘ahora soy yo el jefe de la casa’. Lamentablemente eso no va a ser nunca, jefe de la casa ya no fue, pero se lo había ganado”. EL CORAZÓN QUEMA De los días que vinieron después del episodio en el colegio, cuando Gerardo dice que Nicolás cambió, el padre no quiere ahondar. “Un suicida no quiere matarse, quiere dejar de sufrir”, dice. Heidi toma su brazo. “Perdona, hijita, perdona, pero eso es lo que yo creo”. Y sigue: “Su sufrimiento es insoportable y no ve otra forma de escapar, ¿te fijas?”. Gerardo cuenta que Nicolás era de los que siempre tenía una palabra de aliento para sus amigos y compañeros. Los mismos que se reunieron e hicieron un gran círculo en el patio del colegio en su honor, tras su muerte. “Llenaron el frontis del colegio de flores y frases como ‘Todos somos Nico’, y el principal mensaje es ‘nunca más’. Que esto no vuelva a ocurrir. Que ningún padre reciba una llamada en la madrugada diciendo: ‘venga de inmediato porque su hijo se suicidó’”. Sus ojos se llenan de lágrimas. “Eso no debe volver a ocurrir, a nadie. Debemos cuidar a estos niños (sus compañeros). Cualquier cosa que se diga es no respetar su dolor y el nuestro. Estos niños tienen que ser escuchados, están afectados. Y si la ley o los procedimientos tienen errores, hay que mejorarlos ¡ya! Ese es nuestro objetivo, que nunca más se produzca una muerte como esta. Nunca más”, sentencia Gerardo. ¿En qué crees que fallamos como sociedad? La palabra crítica yo no la voy a usar, pero hay que cuestionarse, reflexionar (responde Heidi, y continúa). El niño debe ser el centro, sin importar su clase social. La muerte de Nico tiene la misma importancia que la de un niño del Sename. Debemos cuestionarnos: ¿quiénes somos y quiénes queremos ser?, ¿el adulto conoce a su hijo?, ¿entabla conversaciones?, ¿le interesa lo que le está pasando?, ¿qué significa enojarse con un hijo adolescente?, ¿le estás cerrando una puerta? A un mes de que tu hijo Nicolás ya no está con ustedes, ¿qué reflexión hacen ustedes como familia?, ¿qué mensaje les gustaría darles a otras familias que puedan estar pasando por lo mismo? Primero, que solo no eres capaz de soportarlo. Si tú me preguntas cómo estoy, yo digo mal. Unos días mal y otros días, muy mal. Nunca estoy bien. Superar esto solo es imposible, la unidad familiar es fundamental. “El familión”, como decía Nico. Hay tanta gente que nos ha manifestado su apoyo, están disponibles para que uno los llame a cualquier hora, puede ser medianoche o las 6 de la mañana. Gente desconocida que ha compartido con nosotros su experiencia y que nos han dicho: “gracias a esto ahora conversó más con mis hijos y les pregunto más. Les hago más cariño”. Yo siempre le dije a Nikito, todos los días: “te quiero”. Siempre. Siempre uno piensa que podría ser más, tengo una espina aquí clavada (apunta su pecho) porque no estuve con él el día que esto ocurrió. No sé…”. Gerardo solloza. Heidi le susurra en inglés: “Es suficiente, papá, ya es suficiente, hay que cuidar las emociones. Y agrega: “Solo la gente que perdió un hijo puede entenderlo. Nosotros estamos recién empezando y otras familias, como Cristián Warnken y Danitza Pavlovic, vieras cómo nos abrazan. Lloramos juntos. Pero dentro de cada dolor hay una belleza, incluso en el dolor de los dolores es posible sacar un diamante. Si pudiese compartir un mensaje con esas familias, les diría que vayan a los colegios de sus hijos y pregunten qué protocolos tienen, que se informen, que se incluyan. No estoy predicando dogmas, pero es un llamado a pensar y a actuar. Un pensamiento sin acto se queda solo en pensamiento”. Y termina Heidi: “Yo creo que ya estamos bien con las preguntas. Duele en este momento, bastante, el corazón quema y cada día quema más”.
  10. Gloria Laso: Hay mucho punga que cree que siendo de derecha va a entrar al club de golf Gloria Laso regresará a las teleseries en las próximas semanas después de tres años alejada las producciones de pantalla chica. De todas formas, pese a su ausencia de la tevé, la actriz no se ha restado del debate público, sobre todo en los últimos meses donde se ha referido a diversos temas contingentes a través de sus redes sociales. El rodeo, las desigualdades, la violencia contra la mujer y las violaciones a los Derechos Humanos son tópicos que normalmente comenta y que la han llevado a protagonizar acaloradas discusiones con varios usuarios, normalmente de derecha. En medio del lanzamiento de la nueva teleserie de TVN, Wena Profe, y dejando de lado por unos minutos su cuenta de Twitter, la actriz conversó con El Dínamo sobre educación, la gestión de Bachelet, el cierre de Punta Peuco, las encuestas, Sebastián Piñera y la mirada retrógrada que ofrece la oposición en temas valóricos, como son el aborto y el matrimonio igualitario. Wena Profe tocará un tema esencial como la educación. ¿Cómo lo abordas entendiendo el contexto nacional y las reformas en esta área? La educación es todo. Todo empieza y termina en la educación. Un pueblo educado es un pueblo que no va a ser corrupto, que va a saber elegir a la gente. La educación es lo básico. ¿Te parece correcto lo que se ha hecho en materias de educación en el gobierno de Bachelet? Hay miles de personas de clase media que llegan a duras penas a fin de mes, entonces no es llegar y pagar una universidad. Es el 1% el que puede pagar y prefiero que ese 1% pague sus impuestos y todos estudien gratis. Así era en nuestro tiempo, nosotros estudiamos gratis. La Universidad Católica tenía un cierto margen de pago yo creo que un pueblo educado es un pueblo consciente. La cultura es todo, no sacamos nada con que la economía vaya fantástico, el PIB sea perfecto, todo el desarrollo económico marche viento en popa si tenemos un pueblo inculto que solo sabe comprar y que no sabe donde está parado. ¿Y cómo evalúas el gobierno de la Presidenta en general? Creo que Michelle Bachelet fue muy valiente. Si no hubiera sucedido lo que pasó con el hijo, probablemente habría sido distinta la percepción de la gente. A pesar de ese tremendo bache, que fue muy duro porque nadie esperaba eso, ha sido muy valiente en enfrentar y cumplir lo que prometió. Porque prometer en campaña y cumplir en gobierno es otra. Creo que ha sido muy valiente en eso y espero que no tenga marcha atrás. De todas formas, Sebastián Piñera lidera las encuestas y podría convertirse en presidente Creo que lo primero es ver con detención quiénes son los que hacen estas encuestas. A mí me encantaría que fueran personas objetivas, porque sabemos que todos los dueños de estas encuestas son precisamente de derecha. Es un poquito pisarse la manguera entre bomberos, no sé si será tan real eso de que Piñera tiene la carrera ganada. Buena parte de la Nueva Mayoría argumenta que con Piñera se ponen en riesgo las reformas. ¿Cómo lo ves? Por lo menos no va a poder echar marcha atrás, lo que ya es bastante. Yo siento que en este país pasa algo complicado, igual que en todo el mundo, pero la gente no se pone en los zapatos del otro, no sabe y no es capaz de percibir. Los Piñera no fueron de mucha plata, pero tampoco fueron pobres de vivir en los extra muros de Santiago y andar cuatro horas para llegar a un trabajo en micro o metro. Siento que la gente de derecha, sin mala intención, no entienden porque nunca lo han vivido. Los pobres tampoco han sido tan ricos, si hubieran sido ricos, seguramente tendrían un resentimiento horroroso de haber sentido eso. Siento que es complicado, todo lo hacen en el papel en Chile: la cifra, la cifra, la cifra. Hace un par de semanas el equipo económico de Bachelet renunció por el tema Dominga. ¿Sientes que es acertada la visión de la Presidenta en cuanto a economía y medio ambiente? Soy hija de militar y mi papá, cuando yo era chica, estaba en la Academia de Guerra. Recuerdo que se paseaba y decía pasa esto, esto, y esto otro: 500 bajas, yo le decía papá, yo creo que no son bajas, son personas y mi papá me decía que me callara porque no tenía idea. Para los militares son bajas, para los economistas son cifras y resulta que somos personas, somos seres vivos, bosques, diversidad, no todo es plata. Tú no puedes, para dar 10 mil puestos de trabajo, arrasar con el medio ambiente que es lo único que tenemos en este planeta. Esos conceptos yo siento que Bachelet los ha entendido y los ha asumido. Crecer dentro de un respeto al medio ambiente es fundamental. En estos años se han aprobado cosas como la ley del maltrato animal y cuando yo era chica existía el dicho morir como un perro. Los perros sienten, los seres vivos sentimos todo. ¿Sientes que hay un retroceso en este sentido? tomando en cuenta eso de morir como perro Creo que hay gente del siglo XX y del siglo XXI. Creo que mucha gente que está en puestos de poder se quedo en el siglo XX y no pasó al siglo XXI, con los conceptos distintos del siglo XXI. Porque esa gente del siglo XX fue educada con gente del siglo XIX, sus padres y sus abuelos tuvieron conceptos victorianos. El mundo avanzó cien años y como Chile es súper aislado, y la gente que viaja, va a los lugares turísticos pero no vive allá, no entienden el nivel de relación con la cultura y con el avance del mundo. Chile es un país muy aislado y por eso es tan xenófobo, y por eso es tan racista y por eso es tan clasista, porque se quedó en el siglo XX. ¿Cómo proyectas un posible nuevo gobierno de Chile Vamos? Lo que a mí me da susto de los cambios de gobierno es que la gente que pueda estar en el poder, es gente que tiene conceptos de vida, de mundo, de escala de valores, de relaciones humanas del siglo XX. En el siglo XXI tú le preguntas a los niños y quieren ser vegetarianos, no les importa la homosexualidad. Los niños tienen otro conceptos, se relacionan de otra manera con el mundo y yo creo que esa gente, en vez de decir me estoy quedando atrás, no son capaces de más. En vez de sentarse y aprender lo que viene con el mundo, tratan de imponer sus viejos conceptos. Me da susto que Chile vuelva para atrás. Yo siento que con el Golpe de Estado, Chile retrocedió 30 años. Y cómo recuerdas al Chile antes de eso Cuando era joven estaba en la universidad para el Golpe. Hubo un momento en que no existían las clases sociales. La gente se casaba con cualquiera, solo porque te gustaba, porque estaban en lo mismo y porque había un proyecto en común, de vida. Pero eso se acabó de un día para otro y volvimos a los apellidos, a los colegios, a de dónde vienes, quiénes son tus padres y de nuevo la cosa separada en castas, igual que en la India. Con el avance del siglo, hemos vuelto a avanzar pero corremos peligro de retroceder si acaso se imponen las ideas antiguas. Siempre en Chile está esa lucha entre el autoritarismo y el progresismo. Entre el pensamiento que va hacia adelante y lo que va hacia atrás. Hace algunas semanas se anunció que en septiembre se cerraría Punta Peuco, ¿eso es ir hacia adelante? No creo que sea tan importante, no tengo un espíritu de venganza. A mí me preocupa mucho más que las personas que cometieron esas brutalidades inconmesurables la otra vez estuve hablando con una amiga mía, que yo no sabía, que a ella la habían violado con perros. Lo supe y casi me morí, porque de verdad es muy fuerte y ella estudiaba veterinaria. Nunca más pudo estudiar su carrera. Entonces, cuando tú dices que hubo gente capaz de hacer eso y que no es capaz de arrepentirse a mí no me importa que estén en Punta Peuco o en otra parte, porque lo que sí me importa, y sí creo que es tremendo, es que no se hayan arrepentido de los horrores que hicieron. Lo dramático es que nunca hayan dicho lo siento, me equivoqué, no debí haber hecho esto. Eso es lo trágico. ¿Cómo explicas esa indolencia? Encuentro que ellos son un poquito víctimas. El Golpe de Estado y lo que pasó después con el Ejército fue una maniobra maquiavélica de Pinochet y de un grupito bastante chico cercanos a él. Él se enriqueció hasta que le dio puntadas, robó hasta que le dio puntadas, su familia se enriqueció y robó hasta que le dio puntadas, sus amigos se enriquecieron y robaron hasta que le dieron puntadas. Él se murió en su cama, feliz de la vida, y están los hijos con los nietos, la vieja y todo el mundo, millonarios, felices. Quiénes le hicieron el trabajo sucio y quiénes están presos, ¿qué ganaron ellos siguiendo las órdenes de Pinochet y Contreras? Contreras murió en su ley, fue más digno que el otro. Pinochet salió incólume, multimillonario, robándole a todo el mundo y cientos de miles de civiles que empujaron a los militares a hacer el Golpe. Los civiles Ellos gobernaron en las sombras y están hoy día en el Congreso, felices de la vida. Siento que de algún modo, los que están presos son el pato de la boda, porque ellos fueron a la DINA, hicieron lo que otros militares no quisieron hacer. ¿Cuántos están pagando y cuántos son realmente culpables? ¿Son realmente más culpables los que torturaron o los que mandaron a torturar? Es como el poema de Sor Juan Inés de la Cruz, O cuál es más de culpar, aunque cualquiera mal haga: la que peca por la paga o el que paga por pecar?. Gloria Laso, tuitera Te volviste una activa usuaria de redes sociales y llevas varios encontrones con seguidores de la derecha. ¿Qué opinión te merecen ellos? -Volvemos al tema de la cultura y al tema de ponerse en la piel del otro. Creo que es pura ignorancia, ni siquiera es maldad, creo que es una ignorancia feroz y un arribismo tremendo. En Chile están convencidos que ser de derecha es ser de clase más alta, entonces hay mucho punga que cree que si es de derecha va a entrar al club de golf. No sabe nada que los de derecha se mueren de la risa de ellos, los han ridiculizados y se han reído siempre, como lo hicieron con los milicos la vida entera. Porque los conozco requetebien. ¿Por qué tan bien? Vi a mi abuelo materno reírse la vida entera -era el presidente del Salón Azul del Club de la Unión- y habló toda la vida de estos picantes, de estos rotos, estos siúticos y estos arribistas. Nunca los consideraron iguales. Creo que pasa lo mismo con toda esa gente mira, por ejemplo, los de la UDI cacharon y le pusieron UDI popular. Discúlpame, pero son la cosa menos popular del mundo. A lo mejor pueden tener mucha base en las poblaciones, también la tienen los evangélicos, pero eso no significa que tengan más fuerza que la Iglesia Católica. Siento que hay mucha gente que cree que ser de derecha es estiloso. Así como yo soy de clase alta, soy un éxito, he conseguido el éxito. Eso habla un poco de empatía, también -La gente hoy en día no lo concibe. Si yo te digo, ¿sabes lo que sintió Camiroaga cuando se iba cayendo el avión? No te lo puedes imaginar y yo tampoco, porque nunca hemos vivido esa experiencia. Hipotéticamente decimos sí, debe haber sido muy angustioso, pero si nosotros nos hubiésemos caído en un avión y hubiéramos sobrevivido, a lo mejor miraríamos de otra manera la situación. A esa gente le pasa eso, no tiene la capacidad de empatizar y no tiene la cultura ni la inteligencia suficiente para decir qué pasaría si me hubiera pasado a mí y si fuera mi papá, mi abuelo o mi hermano. Pienso que si la gente tuviera más cultura, más educación, también habría más compasión, más empatía y más ponerse en el lugar del otro, porque la gente cuando tiene más inteligencia, tiene más capacidad de reflexión.
  11. Karin Cáceres: “Si bien Luis Pedraza canta súper, no es de mi gusto” Muchos la conocieron por su paso por el extinto “Rojo Fama Contrafama”, de TVN, donde fue parte de la primera generación. Años más tarde reapareció en la primera temporada “The Voice Chile”, de Canal 13, donde fue parte del equipo de Franco Simone. Próximamente lanzará su disco, el que logró financiar gracias a la donación a través de internet. Un grupo de usuarios de nuestro foro logró conversar con Karin Cáceres de su paso por televisión y de los próximos desafíos de su carrera musical. Karin, tú te iniciaste mediáticamente en el programa Rojo Fama Contrafama, donde fuiste parte de la mítica primera generación y luego regresaste para un repechaje que hubo posteriormente. ¿Qué recuerdos tienes de tu experiencia de Rojo Fama Contrafama? Hoy puedo verlo desde otra perspectiva más positiva. La gente me conoció ahí y aprendí o nació la necesidad de encontrar mi identidad como cantante. Para mí fue una experiencia muy extraña, era muy inmadura y hubo muchas cosas que no supe enfrentar. ¿Mantienes contacto con tus ex compañeros? ¿Con quién? Con nadie de la primera generación. Con la Toty, sí; con Daniel Donoso, el Nico Álamo y la Mon (Laferte). No nos juntamos, pero sí estamos en contacto. Luego de tu paso por Rojo pasaron varios años antes de tener noticias tuyas en lo musical, al menos mediáticamente. ¿Qué sucedió durante esos años en tu vida? ¿A qué te dedicaste en tu vida y musicalmente? Canté muchísimo diferentes estilos y aprendí mucho en bares y eventos. Y también fui mamá de cuatro hermosos enanitos. ¿Qué rescatas de tu experiencia laboral como cantante a lo largo de estos años? Que he aprendido muchísimo en todo ámbito profesional y en la parte humana más aún. Posteriormente, fuiste parte nuevamente de una primera generación, pero esta vez del popular programa de televisión “The Voice”, en su versión chilena, por Canal 13. ¿Qué te llevó a presentarte y cómo fue el proceso de audición? Cuando vi The Voice, el formato gringo, dije ‘si alguna vez llega a Chile iré’. Mandé la audición por internet, con bien pocas expectativas la verdad. Y así pasé como cuatro audiciones hasta que pasé a las audiciones a ciegas. ¿Qué te llevó a elegir a Franco Simone como coach? ¿Mantienes contacto con él todavía? Lo dije cuando lo elegí: yo me crié escuchando su música. Y sí, mantenemos contacto. ¿Crees que el ganador de The Voice fue el correcto, o consideras que otro/a cantante debió haber ganado? Si bien Luis Pedraza canta súper, no es de mi gusto. Sí reconozco que tiene una tremenda voz, pero creo que ese estilo ya está muy repetido. Por eso creo que a Camila le ha ido tan bien, es una voz mas fresca. Karin, sabemos que acabas de completar tu Fondeadora, por lo cual podrás grabar tu disco. Te felicitamos por eso y nos alegramos que hayas logrado la meta. Al salir del programa pudiste grabar el tema Tormenta, el cual tuvo una gran aceptación en nuestro foro. ¿Cómo fue el proceso de grabado de la canción y qué significa para ti este tema? ¡Sí! Quedé muy feliz con los resultados. Si bien es un estilo muy diferente a lo que hay en Chile, a mi me encantó. Cuando Franco me muestra la canción yo dije “uy, es como yo jajaja”. Por eso creo que pude poner tanta pasión. La grabamos entre Chile e Italia. Tormenta es mi primer sencillo, le tengo un cariño especial. ¿Cómo has utilizado las redes sociales en la difusión de tu música? Me ha costado un montón estar activa en las redes, es complejo. Soy muy dispersa y media dura de cabeza para estas cosas. Hay gente que me ayuda, que trabaja conmigo. Sin ellos no se que haría… ¿Qué te llevó a usar Fondeadora como tu forma de lograr grabar un disco? Los niños que me ayudan, que trabajan en mi proyecto conocían a la Mon, y de ahí me dieron esa idea, me gustó y la hice. Analizamos el proyecto y vimos que se podía. Gracias a todas las personitas que creyeron en esto lo logramos ¿Qué podemos esperar de tu disco? ¿Qué sonidos tendrá este disco? Cada vez que me preguntan eso no se qué responder. Es un disco con mucha intensidad, es como un desahogo de mi vida. En cuanto a los sonidos hay muchas influencias hay un poco de rock, pop, baladas. Es una fusión, algo de blues también, es un disco muy diverso, pero lo que lo caracteriza es la intensidad. Es un sonido Karin, jajaja. ¿Cómo te sentiste en la experiencia del picnic acústico? ¿Qué significó esa instancia en tu proceso del Fondeadora? El picnic fue maravilloso poder compartir con la gente que le gusta lo que hago. Mostré un par de mis nuevas canciones y a la gente le gustó. Fue un peldaño más dentro de la Fondeadora, porque así la gente ve el esfuerzo que hay detrás. Una usuaria de nuestro sitio alcanzó a escuchar en el picnic que en esta etapa quieres que te nombren sólo como Karin. Si es así esto, ¿por qué? Sí. Es un nuevo comienzo para mí. ¿Algún mensaje final para nuestros usuarios que te siguen? Muchas gracias por el cariño que siempre me envían. ¡Eso me da fuerza para continuar y no bajar los brazos! Un beso a todos. http://www.fotech.cl/karin-caceres-si-bien-luis-pedraza-canta-super-no-es-de-mi-gusto/2017/05/31/
  12. Buenas tardes/noches. Sean bienvenidos a esta primera edición de la temporada 2017 de... En esta ocasión tuvimos la oportunidad de entrevistar a una destacada actriz de antaño, que actualmente ha vuelto a las teleseries, pero esta vez trabajando en guiones... ¡VALENTINA POLLAROLO! Sí, la destacada actriz de los noventa, que fue parte de famosas telenovelas como "Ámame", "Estúpido Cupido", "Playa Salvaje", "Cerro Alegre", entre otras, y que ahora está enfocada en una nueva pasión: la escritura. Recientemente ha sido parte de proyectos como la sitcom "Los Años Dorados", "Preciosas" y actualmente "Un Diablo Con Ángel". 1. En Las Últimas Noticias, mencionaste que ahora escribes escenas que te encantaría actuar. Basándonos en eso, ¿hay algún impedimento para que esto último (actuar) no haya vuelto a ocurrir? Es un tema de opción, básicamente. Escribir es un oficio muy demandante y que requiere tiempo, dedicación y mucha energía puesta en eso, por lo tanto, creo que en términos prácticos no sería posible hacer las dos cosas. En este momento estoy full dedicada a la escritura. 2. ¿Tenías algún prejuicio o desconocimiento acerca del mundo de los guiones antes de decidirte a trabajar en esto? Es un mundo que conocía a través de mi trabajo como actriz, por lo tanto no había prejuicios. Es un mundo que me era cercano. Esto de pasar a escribir guiones fue un proceso. Antes, en términos profesionales, estaba cien por ciento dedicada a mi carrera de actriz. Se fue dando en forma natural, a medida que fui teniendo el tiempo para hacerlo y para finalmente estar ahora dedicándome a esto. 3. Por el lado materno de tu familia, se sabe que hay muchos dedicados a la escritura en general. Tú y tus primos están más enfocados en los guiones. ¿Te interesaría escribir una novela (libro) o algo por el estilo? Sí, me gustaría explorar en otros formatos. El año pasado escribí una obra (Juan, relato imaginario) que estuvo una temporada en cartelera y ahora estoy en proceso de escritura de otra obra. Además de la obra que estoy escribiendo, hace tiempo estoy trabajando en una serie de cuentos, que espero poder publicar en algún momento. Me atrae mucho el relato corto. 4. Una de tus colegas más famosas, Luz Croxatto, señaló el año pasado en el programa de Via X "El Interruptor", los siguientes puntos: "Nosotros los autores chilenos tenemos mejores ideas que las que nos dejan hacer" y "A Chile le falta narrativa". ¿Qué crees que quiso decir con esto? ¿Estás de acuerdo? Creo que efectivamente hay muchas y muy buenas ideas en los autores chilenos. Las historias de ficción en tv han ido evolucionando en la forma y en el fondo, y siento que de a poco la televisión se ha ido abriendo a explorar nuevas formas de narrar. Es lo que a mi me ha tocado como guionista. Mi experiencia personal por ejemplo en "Un Diablo con Ángel" es que hemos contado con la libertad y la confianza como para explorar en el formato Sobre la narrativa en Chile, creo que hay mucha, el problema es lograr conectar más al lector con ella. 5. ¿Pensaste alguna vez en el pasado que te dedicarías a los guiones de manera seria o lo veías como un pasatiempo? Desde chica pensé que me dedicaría a la escritura, no a la actuación. La actuación llegó después y me terminé dedicando a actuar. Soy feliz haciendo ambas cosas, pero un poco más feliz escribiendo. 6. Ahora que puedes posicionarte en el lugar del actor y el dramaturgo, ¿qué es más importante?: Cómo está escrito el personaje, cómo se dirige o la interpretación del mismo. Si alguna de las tres no funciona, el resto de ellas deja de brillar. Pero para mí, todo parte desde el guion. Si un guion no funciona, es poco lo que un actor o director pueden hacer. Siempre se nota cuando el texto o dirección no acompañan al personaje. Uno puede decir, "mira, este actor es seco, pero el texto es pésimo". Y la idea no es que cada uno salve como pueda, sino lograr una obra que funcione en su conjunto. Para mi el guion es la base de todo. 7. "Chascas" Valenzuela, en una entrevista anterior, mencionó que no cree en las fuentes de inspiración. Según tu caso, ¿opinas lo mismo? ¿Te sirve inspirarte para escribir? La inspiración es solo trabajo. Es crear el ambiente adecuado, darse el tiempo necesario, no distraerse, enfocarse, revisar, reescribir. Lo otro es ir manejando o estar en la ducha y que de pronto, de la nada, se te venga una idea a la cabeza. Eso es maravilloso, pero no es inspiración, es porque en mi caso mi cabeza siempre está funcionando y buscando ideas. Pero eso de "no voy a escribir ahora porque no estoy inspirado" es una excusa. Lo único que funciona para escribir, es sentarse a escribir. 8. ¿Se puede escribir bien acerca de lugares o tipos de personas que uno no conoce? Creo que en general uno parte escribiendo sobre lo que sabe y si no sabe habrá que hacer un trabajo de investigación. A mi me gusta mucho indagar sobre las relaciones humanas, sobre los mundos internos de los personajes, sobre emociones que están en todos pero funcionan o se manifiestan de distinta manera. Por eso en mi caso, siempre estoy con el radar encendido para lograr entender y observar cómo funcionan las relaciones y las dinámicas entre las personas. Cuando uno escribe ficción no necesariamente va a hablar sobre lo que a uno le gusta o lo identifica, pero tiene que ser capaz de crear mundos creíbles y reconocibles. Por ejemplo, yo odio los malls, pero reconozco que ahí hay un mundo entero funcionando, hay historias, hay códigos y como guionista me interesa explorar mundos. No me gusta ir, pero eso no significa que no se pueda crear una historia interesante a partir de él. 9. Fuiste parte de una época muy rica y creativa en cuanto a las temáticas y producciones que se presentaba al público. Hay muchos que todavía añoran la década de los 90, ya sea por las locaciones, el elenco o por las historias. ¿La teledramaturgia chilena se estancó definitivamente? ¿Ya no hay vuelta atrás? Para nada, creo que hay mucho por hacer todavía, pero sabiendo que hay nuevas plataformas que han entrado al escenario. En los 80 ni siquiera había cable, en los noventa apareció el cable y ahora tenemos internet con toda su oferta. Claramente no se puede obviar que la tv abierta ya no es la única opción y por eso mismo estancarse no es opción. Hay que ser alternativa a las nuevas plataformas. Una alternativa atractiva y cercana. 10. ¿Hay elementos que extrañas de las producciones de antaño que deberían regresar? Tal vez los presupuestos, que permitían una mayor libertad creativa. Creo que el desafío es saber adaptarse a los tiempos, a los que hay ahora, más que añorar lo que fue, porque eran escenarios completamente distintos a lo que hay ahora. 11. ¿Crees que también se deba a que hoy en día hay distintos productores o directores a los que había en antes? Yo creo que básicamente la tv ha cambiado. El público ha cambiado. Lo que funcionaba en los 90 no necesariamente funcionaría hoy. Lo importante es poder seguir evolucionando, entendiendo y recogiendo lo que funcionó antes y sumarle la visión actual. Por ejemplo, no entiendo como directores como Óscar Rodríguez hoy no están en tv, con todo lo que tendrían que entregarle a la gente nueva, poder complementar distintas miradas y experiencias. 12. ¿Qué tanto varió tu relación con los guionistas antes y ahora que eres parte del staff? Antiguamente, ¿cómo se relacionaban los actores con ellos? Siempre ha habido una relación cercana pero respetuosa entre guionistas y actores. Ahora desde el lugar de guionista, creo que es fundamental que los guionistas tengan la instancia para explicarles de primera mano a los actores sus personajes. 13. ¿Crees que es importante para un guionista escuchar las ideas que le propongan los actores? Creo que siempre es bueno escuchar los aportes que un actor pueda hacer, pero dentro de lo que ya existe y lo que ha sido creado por el guionista. Ahora, yo como actriz siempre confié en los guionistas y sé que son ellos los que tienen clara la historia y los personajes en su cabeza y que hay que entregarse a ellos. Como actriz no puedo tener la soberbia de pensar que yo sé hacer mejor la pega de guionista. Lo mismo que como guionista yo no voy a ir al set a decirle a un actor como tiene que hacer su escena. Básicamente yo creo que es un tema de respeto y límites. Todo suma, mientras no signifique pasar a llevar el trabajo del otro. 14. De los personajes que hiciste en telenovelas, es un hecho que "Paola Cárcamo" fue un antes y un después en tu carrera. Y justamente este año a fines de julio, se cumplirán 20 años de "Playa Salvaje". ¿Qué anécdotas que recuerdes nos puedes contar acerca de cómo nació ese rol y su paso del papel a la pantalla? A mí me llamó Óscar Rodríguez para interpretar a la Paola Cárcamo. Y para mí fue una tremenda sorpresa, porque era primera vez que alguien pensaba en mi para interpretar un personaje de comedia. Yo adoro la comedia y fue un desafío maravilloso. Antes de empezar las grabaciones tuve reuniones con Pablo y Óscar, hablamos del personaje y fue una felicidad absoluta, porque era un personaje que estaba maravillosamente escrito. Óscar y Pablo lo tenían clarito. Yo le busqué la forma de hablar, la que obviamente encontré manejando y hablando sola durante horas, que es como generalmente encuentro la forma de hablar de los personajes. Esa teleserie fue una gran experiencia, de las que recuerdo con gran cariño y fue un tremendo aprendizaje también, porque me tocó estar cerca de gente muy talentosa. 15. ¿No tenías ningún prejuicio contra Paola? ¿Conociste chicas así? Ningún prejuicio. Además la Paolita era bien querible, entonces había que empatizar con ella, con su locura y darle vida. A la Paolita la había visto mil veces, en mil lugares. Hay muchas Paolas Cárcamo. Me las sigo encontrando de vez en cuando. 16. ¿Existe algún personaje (Anita Rosado, Cony Castellot, Bárbara Castro, Pamela Manterola, Rocío Ureta, Roxana Campos, Fernanda García, Lorna Sánchez, Marisol Carmona) que interpretaste que ahora te hubiese gustado modificar, según tu criterio? ¿Por qué? A veces pienso que a la Fernanda García (Cerro Alegre, 1999) la hice un poquito pesada de más. Creo que más de lo necesario. Tal vez debí haberla matizado más. Me faltó ponerle más sonrisa a ese personaje, darle más momentos de liviandad. Pero son cosas que uno ve con el tiempo, cuando revisa material. Y claro, como actriz, siempre pienso que "pude haberlo hecho mejor". Pero es fácil ver lo que no hiciste bien con el tiempo, con la distancia, pero en el momento uno hace lo que piensa que es lo mejor con los recursos que tiene. Lo que sí habría hecho distinto es haberlo pasado mejor, disfrutar más. Me estresaba más de la cuenta. 17. Hay personas que recuerdan con mucho cariño a Pamela Manterola de "Estúpido Cupido". ¿Qué significó para ti la teleserie y el personaje? Sin duda fue una de las teleserie que más disfruté. Fue muy mágico e irrepetible vivir todo ese proceso de meterse en otra época, con otra estética, con otros temas. La teleserie estuvo muy bien hecha además, todo muy cuidado, el vestuario, el arte, la recreación de la época, el guion. Un placer absoluto y uno de mis mejores recuerdos en televisión. 18. Siendo actriz trabajaste con los siguientes directores: en 4 ocasiones con Vicente Sabatini y Óscar Rodríguez. 2 veces con Ricardo Vicuña y Cristián Mason. Y solamente una vez con María Eugenia Rencoret. Exceptuando a Vicuña (con quien te reencontraste en Los Años Dorados), ¿con cuál director te gustaría volver a trabajar y que recuerdas de tu relación con ellos? Con todos aprendí y muchísimo. Sin embargo, siento un gran cariño por Óscar Rodríguez, porque logró ver en mí el potencial de comedia y se arriesgó conmigo, a pesar de haberme visto siempre en personajes más dramáticos. 19. ¿Fue una buena experiencia para ti trabajar con Vicente Sabatini, que fue un destacado director de esta llamada "época dorada"? Imagínate, tener 20 años y trabajar con Vicente, una tremenda escuela y un privilegio. De hecho, menos de 20 años. Porque estuviste también en "Teresa de los Andes". Miniserie dirigida por él. Con Paulina Urrutia de protagonista. Igual de debutante que tú. Fue lo primero que hice en televisión. Era un personaje que no hablaba, apenas se veía, pero yo era la persona más feliz del mundo. No podía creer mi suerte, tenía 16 años y estaba ahí, aprendiendo, siendo parte de todo eso. ¡Me creía Meryl Streep! He tenido mucha suerte. 20. Actualmente, ¿quiénes son tus actores favoritos? Luz Jiménez, Amparo Noguera, Lucho Alarcón, Julio Jung, Francisca Gavilán, Roberto Farías, Juan Pablo Miranda. De los más nuevos, me gusta mucho Claudio Castellón. Adoro lo que está haciendo Elisa Zulueta en "Un Diablo con Ángel". Preguntas de Usuarios ¿Actuar o escribir? ¿Qué le apasiona más? Disfruto mucho las dos cosas, pero escribiendo lo paso mejor. No existe la presión por la imagen, no hay que ser linda, ni flaca, solo hay que escribir buenas historias. ​ ¿Qué fortalezas y debilidades cree tener como escritora? Estoy en un camino de aprendizaje, que espero no termine nunca, pero creo que mis fortalezas van por el lado de la historia de amor, de la comedia y de las construcción de personajes. Por otro lado, estoy tratando obsesivamente de ir adquiriendo oficio en la estructura. ¿Qué estudios de guion tiene? Tomé talleres con José Ignacio Valenzuela y Julio Rojas. ¿Horario nocturno, vespertino o diurno? Me gusta mucho el horario nocturno, por la libertad que entrega para tocar temas que en otro horario no se podrían tocar. Estoy feliz escribiendo nocturnas. ¿Qué herramientas actorales pueden ayudar a que la escritura sea de mejor calidad y que pueden ser una ventaja en relación a quienes no son actores? A mí me ha ayudado en el sentido en que pienso la escena como actriz y como guionista y siento que eso me da una visión más complementaria. Además de escribir las escenas en función a la historia, trato de lograr una escena que motive al actor, una escena que a mí me gustaría actuar. Es como un gustito extra. ¿Le gustaría trabajar otra vez como actriz o seguiría como guionista por el momento? En una de esas me gustaría hacer un personaje mínimo en alguna teleserie en la que participe como guionista. Más que nada por el gustito de actuar, pero toda mi energía creativa está puesta en mi trabajo como guionista. ¿Cómo fue trabajar con actrices de la talla de Lucy Salgado, Sonia Viveros y Silvia Piñeiro y qué recuerdas de ellas? A todas las veía en las teleseries cuando yo era chica y era una fanática absoluta. Imagínate lo que fue llegar a trabajar con ellas, actrices a las que yo admiraba mucho. En mi primera teleserie me tocó ser hija de Lucy. Yo al principio estaba paralizada, tratando de que no se me notara el nervio y la emoción de estar actuando con ella. Lo mismo con Sonia, a la que admiraba desde "Martín Rivas". La Lucy era divertida y generosa, la Silvia una maravillosa actriz y la Sonia era un sol, se preocupaba de mí como si fuera su hija. Ahora como guionista, me ha pasado, estar pensando con el equipo en el casting y decir "¡este personaje está perfecto para la Lucy Salgado!". ¿Qué relación tuvo con sus colegas Ángela Contreras y Carolina Fadic? ¿Cómo eran ellas? Con quien tuve más cercanía fue con Carolina. Nos hicimos más cercanas en "Estúpido Cupido" y la Carola aparte de ser una actriz talentosa y con un ángel impresionante, era una mujer muy divertida, con un gran sentido del humor. Tengo recuerdos preciosos de ella y de esa época. ¿Le hubiese gustado participar en la época de oro de las teleseries del primer semestre de TVN ("Oro Verde", "Iorana", "La Fiera", "Romané", "Pampa Ilusión", etc)? En "Romané", me habría encantado. ¿Qué tal fue la experiencia en "Picnic" y quienes la escribieron? Lo pasé increíble haciéndola. Un personaje que amé hacer, con mucha comedia. En los guiones estaba Claudia Aldana, Pablo Mantilla y Daniel Castro. ¿Le gustó haber dado un beso a una mujer en la serie? Fue un desafío actoral y creo que quedó bien hecho, con sutileza. ¿Cómo fue la experiencia de escribir "Los Años Dorados" y si acaso depende de los guionistas la escasa representatividad que tiene el adulto mayor hoy en las teleseries? Fue una tremenda experiencia, un gran desafío. Creo que es necesario incorporar más tramas y personajes que reflejen el mundo del adulto mayor. Hay mucho tema ahí, está lleno de personajes fascinantes. ¿Es cierto que los guiones de "Un Diablo con Ángel" tuvieron su origen en el 2014, cuando salió en la prensa que escribiría una comedia generacional? No, ese fue otro proyecto que empezamos a trabajar, pero con el mismo equipo de UDCA. ¿Qué tiene UDCA que la hace diferente a una teleserie clásica? Creo que es innovadora en la forma y en el fondo. Los temas que se tocan en ella son temas transversales y universales, como las segundas oportunidades, la búsqueda de los afectos verdaderos, la recomposición de los lazos rotos, el individualismo y la soledad, pero contados desde otro lugar, agregándole elementos fantásticos y una importante cuota de comedia. Entonces los temas se tocan con profundidad, con personajes cercanos y agregándole una cuota lúdica a la forma de narrar. ¿Qué personajes fueron creados solo por ti en "Un Diablo con Ángel"? UDCA fue un trabajo en equipo y, si bien es cierto que cada uno lleva ciertas tramas, todo se va creando entre los miembros del equipo. No hay créditos personales. ¿Tienes nuevos proyectos como guionista? ¿De qué se trata? Con el mismo equipo de UDCA ya estamos escribiendo la siguiente nocturna para TVN. ¿De qué se trata? Todavía no puedo contar nada, pero estoy feliz con el proyecto. Si pudiera hacer una nueva versión de alguna de las teleseries en las que actuó, ¿cuál elegiría y por qué? -¿prefiere la actuación, locución o el guion? En el guion es donde siento que puedo entregar más y lo que más disfruto haciendo.
  13. La sección en donde se entrevistan a diversos guionistas, ya sea en el ámbito del cine o la televisión (teleseries, series, unitarios, entre otros), En esta ocasión, tendrá como cuarto(a) entrevistado(a) a una novedosa sorpresa para los asiduos a esta área... ¡VALENTINA POLLAROLO! Sí, la destacada actriz de los noventa, que fue parte de famosas telenovelas como "Ámame", "Estúpido Cupido", "Playa Salvaje", "Cerro Alegre", entre otras, y que ahora está enfocada en una nueva pasión: la escritura. Recientemente ha sido parte de proyectos como la sitcom "Los Años Dorados", "Preciosas" y actualmente "Un Diablo Con Ángel". Damos la oportunidad tanto a los asiduos del subforo, como a usuarios de Fotech, para dejarle preguntas que Valentina responderá el día de la publicación de la entrevista. ¡ATRÉVETE A PARTICIPAR! ¡NO SEAS TÍMIDO! Saludos
  14. La sección en donde se entrevistan a diversos guionistas, ya sea en el ámbito del cine o la televisión (ya sea en materia de teleseries, series, unitarios, entre otros), En esta ocasión, tendrá como tercer(a) entrevistado(a) a... ¡FRANCISCA BERNARDI! Guionista de teleseries, como "Tentación", "Gatas y Tuercas", "Conde Vrolok", "La Poseída" y actualmente, "Preciosas". Damos la oportunidad tanto a los asiduos del subforo, como a usuarios de Fotech, para dejarle preguntas que Francisca responderá el día de la publicación de la entrevista. El plazo para dejar sus preguntas es hasta este lunes (hora tope, 12 hrs. PM), ya que la entrevista se publicará la siguiente semana. ¡ATRÉVETE A PARTICIPAR! ¡NO SEAS TÍMIDO! Saludos
  15. Buenas tardes/noches. Sean bienvenidos a esta segunda edición de la temporada 2016 de... En la sección de hoy, entrevistamos a un reconocido guionista nacional, que formó parte de varias telenovelas recordadas por televidentes y aplaudidas por especialistas, sobre todo en la década de los noventa y años 2000. Después de mucho tiempo intentando y esperando, por fin lo decimos con mucho orgullo. Con ustedes, les dejamos la entrevista hecha a... ¡HUGO MORALES! Guionista de teleseries como "Aquelarre", "Sucupira", "Estúpido Cupido", "16", "Alguien te Mira" y actualmente, "Te Doy la Vida". 1. Has escrito teleseries para los distintos horarios que hoy en día existen en cuanto a ficción nacional (15 hrs, 20 hrs y 22 hrs). ¿Cuál de todos los horarios crees que te acomoda más para escribir teleseries? Me gustan todos, pero sin duda el horario nocturno es el que permite correr el cerco de lo posible en cuanto a temáticas. El presupuesto, la posibilidad de trasladar a los personajes y los exteriores son otro beneficio de trabajar a las 22 hrs, algo que no sucede a las 15 hrs en donde contamos con muy pocos personajes, escasos escenarios y exteriores. Los guionistas que hemos trabajado para ese horario estamos obligados a “quebrarnos la cabeza” para inventar todo a puertas cerradas y lograr una historia de calidad. En mi opinión, la teleserie de las 15 hrs es la más difícil de escribir. 2. A la hora de hacer una historia original tuya, ¿recurres a alguna fuente de inspiración para crear esas historias? Inevitablemente se recurre a todo lo que ha pasado frente a tus ojos, a todo lo que has vivido, escuchado o te han contado. Hay historias que obsesionan y que uno quisiera contar mil veces. Me inspiran y me estimulan los cambios en la sociedad, especialmente a nivel valórico. Quiero volver a escribir sobre mujeres, especialmente sobre mujeres contemporáneas, rebeldes y atrevidas. 3. En base a la larga trayectoria que llevas como guionista y las veces en que una historia de tu autoría ha sido adaptada en la pantalla chica, ¿te acomoda más colaborar con el desarrollo de la historia de otro colega? Prefiero y elijo siempre trabajar con buenos guionistas y construir buenas historias. Estoy convencido que una mala historia puede llegar a buen puerto si cae en manos de un equipo de guionistas capaces. Lo contrario es espantoso. Creo que lo importante es la forma en cómo se cuenta el cuento. Y para eso se necesitan colaboradores talentosos, responsables y comprometidos. 4. Participaste como guionista en dos teleseries de época: "Estúpido Cupido" (ambientada en los 60) y "La Poseída" (ambientada a fines del siglo XIX). ¿Qué tan complejo es investigar y llevar a cabo en la ficción, las costumbres o formas de hablar o de pensar de la gente de esas distintas épocas? Como en cualquier proyecto de esa envergadura, hay que estudiar mucho y ponerse en los zapatos de las personas-personajes a quienes les tocó vivir en esos momentos. Por supuesto que es una delicia y un privilegio ser convocado a participar en proyectos tan importantes y complejos. La literatura, el cine, las series, las historias que escuchaste de niño, todo es fuente de inspiración cuando hay que mirar al pasado y relatar costumbres y otros tipo de convivencia. Escribir una teleserie de época implica un desafío mayor que vale la pena. 5. Habiendo sido parte de la época más fructífera en la producción de telenovelas en nuestro país, te tocó junto a un variado grupo de libretistas hacerse cargo de temáticas contingentes como polémicas y rupturistas que fueron trasladadas a la ficción. ¿Qué importancia crees que tuvieron ese tipo de historias inspiradas en la vida real y que de alguna forma, no dejaron indiferentes al público seguidor? ¿Recuerdas alguna anécdota o hecho marcante que atravesaste, mientras escribías estas teleseries con una carga realista actual? El caso de Dónde Está Elisa?, basada en un hecho real, recuerdo específicamente el gran placer y al mismo tiempo la angustia de esos muchos meses desarrollando un guion en que casi todo estaba enfocado en la pérdida y en el profundo sufrimiento de ese grupo de personajes. En lo personal, significó un desgaste emocional tremendo y la inquietud constante por averiguar si el público iba a empatizar con una historia tan desgarradora. Sin embargo, el suspenso y la intriga que desarrollamos junto al equipo de Pablo Illanes, dieron resultado y el público nos acompañó hasta el último capítulo con altísima sintonía. 6. "Sucupira" y "Oro Verde" fueron telenovelas con muchos personajes de comedia y situaciones muy originales y graciosas. ¿Cómo era la organización de personajes, historias y diálogos entre el equipo de libretistas (Tú, Carrasco y Peralta)? ¿Cómo nacían los momentos cómicos que meses después se veían en pantalla? Eramos todos muy jóvenes y Sucupira fue un campo fértil para la comedia y las situaciones llevadas al absurdo. Tengo muy buenos recuerdos de esas dos teleseries, porque lograron enganchar al público con personajes y situaciones de mucho humor que muchos recuerdan hasta el día de hoy: Federico Valdivieso y su cementerio sin inaugurar, el amor de Juan del burro por su Morena maravillosa, las comidas de las hermanitas Lineros, los ahogos de Olguita Marina, las locuras de Daniela y las subterráneas, las lepidópteras de Diógenes, el pescador que quería volar, etc. Además, fue una teleserie que con mucho humor hizo una visionaria crítica sobre la clase política y la corrupción. Nos reímos mucho escribiéndola. 7. Nos enteramos que en la versión original de "Sucupira", una de las hermanas Lineros moría asesinada. En base a este hecho desconocido para muchos, durante los años en que estuviste dedicado a la adaptación de libretos extranjeros, ¿hubo historias o temáticas de los guiones originales que como equipo debieron omitir o modificar debido a la época o a la sociedad chilena? O Bem Amado de Dias Gomes fue escrita en 1973 y a partir de eso la adaptación que se hizo en Chile fue profunda, tanto así que a partir del capítulo 10, prácticamente comenzamos a contar una historia distinta, con códigos noventeros y formas de relacionarse muy distintas a lo que sugería el original. Lo mismo ocurrió con Estúpido Cupido, a cada capítulo que avanzaba nos distanciábamos más y más del original. Por supuesto no le resto mérito, las ideas y los personajes estaban ahí y eran geniales, pero hubo que meterles mucha mano para actualizarlas. En cuanto a los temas que más costó poner en pantalla fue el de la homosexualidad. Lamentablemente, Chile es un país demasiado conservador y hubo que argumentar muy bien para romper esa barrera. Afortunadamente, hoy ya nadie puede espantarse con el tema porque todos sabemos que existe, y por lo tanto hay que abordarlo como cualquier otra historia de amor. 8. ¿Crees que "Sucupira, la comedia" tuvo lo que se necesitaba para considerarse una "continuación" de la teleserie original? ¿Encontraste justificada esta secuela? ¿Por qué no estuviste en la segunda temporada de la serie? Sucupira, la comedia se hizo debido al gran éxito que alcanzó la teleserie (lo mismo ocurrió en Brasil) y creo que era lógico regalarle al público la posibilidad de explorar otras áreas de sus personajes favoritos. En la segunda parte no participé porque en ese momento tuve la fortuna de ser convocado para integrarme al equipo de Fernando Aragón que venía llegando de Canal 13 junto a Arnaldo Madrid. Esa fue otra época muy bonita para mi. Iorana y Aquelarre fueron momentos de mucho aprendizaje y muchas satisfacciones. 9. A la hora de escribir comedia, ¿qué tipo de humor has escrito con más frecuencia y cuál te gusta más escuchar/leer/ver? Me gusta el humor cotidiano, el que está al alcance de la mano, el juego de palabras, el humor negro. Lo que dice la gente en la calle; lo que se puede escuchar, leer o ver en cualquier esquina de la ciudad. Soy muy callejero y el humor lo encuentro en cada esquina o lugar donde voy. 10. ¿Hubo influencia de los talleres de escritores brasileños a los que asististe en los inicios de tu carrera, en la creación de "Aquelarre"? En 1995 tuve la posibilidad de participar en el taller que Lauro César Muniz dictó en TVN. Fue una experiencia alucinante que reafirmó mi predilección por un estilo que conocía y que siempre me acomodó. Mi teleserie favorita de todos los tiempos es La Gran Mentira, escrita justamente por Lauro. Conocerlo y aprender de él fue cumplir un sueño que tuve desde niño; escribir para la televisión. Por otro lado, el realismo mágico de "Tieta de Agreste" de Jorge Amado me cautivó y se convirtió en mi máxima fuente de inspiración a la hora de crear la anécdota de Aquelarre: un pueblo donde solamente nacían mujeres. La locura, el ímpetu y la fuerza de esas mujeres provenían de Tieta. 11. ¿Hubo personajes o situaciones en el desarrollo de “Aquelarre” que se tenía contemplado incluir, pero que al final fueron desechados? El proyecto que yo presenté al canal fue potenciado y reestructurado por Fernando Aragón y Arnaldo Madrid junto a la asesoría de Jorge Marchant. De hecho, originalmente las hermanas Patiño eran sólo tres: Rodolfa, Gustava y Eduarda. Luego apareció "La casa de Bernarda Alba" y se integró a esa familia el personaje de Emilia, además de Ricarda, la hermana menor. Creció el haras, aparecieron las mexicanas falsas, la Casa de Novias y los campos de flores que en mi original eran uva, temporeras y vino. 12. "El Circo de las Montini" fue una teleserie que llamó mucho la atención el año de su exhibición, pero que adquirió mayor fama los años posteriores, con sus respectivas repeticiones. Obtuvo muchas críticas de parte de expertos en televisión e incluso de algunos actores, y no necesariamente favorables. Como parte del equipo de guionistas de la teleserie, ¿cómo fue el proceso de investigación de ustedes en el mundo circense y en el puesto de San Antonio? ¿Qué tanto les afectó al equipo los comentarios hacia el producto, pese a que lideraba la audiencia? Me integré al Circo en el capítulo nueve o diez, no recuerdo muy bien. Ese año Canal 13 no hizo teleserie y por ende no tuvimos competencia. Ciertamente lo más desalentador de esa experiencia fue correr solos. No tengo los mejores recuerdos de esa producción. 13. ¿Estuvo pensado que en "El Circo de las Montini", como otras teleseries del canal existiese una contraparte social que friccionara con el mundo popular y de clase media baja de los personajes insertos en el circo? No puedo dar muchos detalles porque no participé en la creación de ese proyecto. 14. En "El Circo de las Montini", se vio un intento por tocar levemente el tema de abuso sexual, por parte del personaje de Sergio Hernández (Johnny “Mambo” Paredes) a Tamara Acosta (Nadia Carolina Marín), pero no llegó a más allá de eso. ¿Hubo una especie de censura por parte del canal, del director o de producción cuando se intentó abordar? Hubo dificultades con esa historia y ciertamente los personajes parecían no estar preparados para resistir algo tan extremo. 15. Una de las historias amorosas principales de "El Circo de las Montini" contenía mucha cuota dramática, ya que se presentaba una guerra entre una madre (Olga II) y una hija (Olga III) por el amor del padre (David), exponiendo un claro complejo de Electra. Ante esta propuesta de Víctor Carrasco, como una parte fundamental de la telenovela, ¿hubo resquemores de parte del equipo de guionistas, del director o de los actores? No estuve en esa parte del proceso. 16. "16" es recordada como la primera teleserie de temática netamente juvenil, donde se abordó temas como la bulimia, embarazo adolescente, rebeldía, entre otras cosas. ¿Hubo temas propios de la adolescencia que también se quiso tocar en la teleserie y que al final no se pudo? ¿Propusiste algún tema que se tocó o no dentro de la teleserie? ¿Quién te hubiese gustado que fuese “El Pata Negra”? Esa teleserie tuvo la misión de inaugurar un nuevo nicho para las teleseries, además de reflejar e identificar a la juventud de ese momento. Junto a Marcelo Leonart, Nona Fernández y Ximena Carrera dimos vida a un grupo de agudos e inquietos adolescentes que en todo momento parecían tener la necesidad de cuestionar sus existencias y las reglas que los adultos les imponían. La rebeldía con argumento era la tónica y eso me encantó escribirlo. Esas producciones fueron un bálsamo entre tanto melodrama y me obligaron a bucear entre lúdicos recuerdos de adolescencia. 17. A raíz del éxito de "16", se hizo una segunda parte llamada "17". ¿Qué piensas de las segundas partes? ¿Crees que se lograron bastantes cosas en esta secuela? ¿Se intentó hacer que se pareciera un poco a la primera o que tuviera su sello propio? ¿Se sintió mucho la ausencia de personajes de la teleserie original? Las segundas partes son buenas, si hay material para seguir adelante y en este caso las historias del grupo de jóvenes que recién comenzaba a vivir nos dieron material de sobra. Personalmente disfruté mucho más haciendo la segunda parte. La hicimos con más tranquilidad, conociendo los personajes al revés y al derecho e incluso tuvimos a una actriz argentina haciendo de antagonista de Magdalena (Francisca Lewin) que resultó ser también su hermana por parte de padre. Las teleseries juveniles deberían volver, son necesarias 18. ¿Qué recuerdos tienes de haber incursionado en una teleserie nocturna como "Los Treinta"? ¿Hubo temas que se quisieron tocar, pero no se pudo? Participar en la segunda teleserie nocturna fue simplemente maravilloso. Había que consolidar el horario y el prime nos sugería que podíamos correr el cerco con más fuerza. Así se hizo y fue todo un éxito. Trabajar con colegas como Ximena Carrera, Nona Fernández y Marcelo Leonart es otro de los grandes privilegios que me ha dado esta carrera. 19. "Amor en Tiempo Récord" es (hasta la fecha) la última teleserie de temática juvenil realizada por TVN. Dicha teleserie se enfocó principalmente en el tema del dopaje y se llevaba a cabo en un Rancho Deportivo. ¿Crees que a esta teleserie le faltó algo para que fuera mejor recordada? ¿Consideras que fue un proyecto incomprendido, incompleto o una teleserie más? No sé exactamente qué falló. Lo que sí recuerdo es que se trataba de un guion muy sólido a cargo de María José Galleguillos, pero que lamentablemente debió enfrentarse a Gatas & Tuercas, una teleserie que llevaba meses en el aire y con gran éxito. Fue un proyecto arriesgado porque tenía una temática más adulta que, además, fue concebida para el horario juvenil y que finalmente terminó en el horario de las veinte horas. 20. ¿Qué recuerdos tienes de haber trabajado con Pablo Illanes, principalmente en el género thriller? ¿Cómo fue la primera vez incursionando en ese género, después de años de trabajar en melodrama y comedia romántica? De todas las teleseries de thriller donde trabajaste, ¿cuál es tu favorita y por qué? Pablo Illanes tiene tantas ideas al mismo tiempo y todas tan oscuras que siempre es un placer trabajar con él. Si me preguntan por una de mis épocas más creativas, sin duda respondería que fue durante Alguien te Mira y Dónde está Elisa? Junto a Pablo, Josefina y Nona Fernández tuvimos todo el tiempo del mundo para escribir dos teleseries que, de alguna manera, rompieron con el molde. Las teleseries no pueden ser escritas a la rápida. No hay nada más nefasto que escribir más de tres capítulos a la semana. Dónde está Elisa? es la prueba más concreta de que una gran teleserie debe ser "guionisada" por equipos de calidad y en el tiempo adecuado. En tiempos en que casi todas las historias ya han sido abordadas, es muy importante contar con colegas capaces de hacer giros y escribir diálogos suficientemente profundos y novedosos. 21. ¿Cómo fue la experiencia de escribir en el extranjero, cuando incursionaste en los guiones de "Último Año", serie juvenil emitida por MTV Latinoamérica el 2012? ¿Cómo se dio la gestión para que fueses parte de este proyecto y que lecciones sacas al limpio de todo eso? Josefina Fernández me invitó y yo acepté encantado. Fueron meses de mucho trabajo y también fue muy satisfactorio llegar a otros públicos y trabajar con personas que no conocía. Fue una experiencia increíble, la repetiría mil veces. 22. ¿Cómo es normalmente la relación entre los guionistas y los actores? ¿Íntima, cercana o distante? Si eres jefe de equipo, la relación con los actores puede ser más cercana. Es necesario “hacer entrega” de un personaje a un actor para contarle de dónde viene, cuál es su motor y su misión en la historia. De ahí en adelante me parece que la relación entre los actores y el director es y debe ser de mucha comunicación y confianza. 23. ¿A qué guionista fallecido te hubiese gustado conocer? O si conociste a alguno, ¿con quién te hubiese gustado trabajar? Tuve la suerte de conocer y trabajar con los más grandes. Obviamente no podría haber trabajado con Arturo Moya Grau, pero reconozco en él a un gran maestro del melodrama, conocido en toda latinoamérica con remakes de teleseries tan importantes como La Colorina. Sergio Vodanovic fue otro maestro que nos deslumbró con grandes teleseries. De ellos aprendimos todos. 24. ¿Cuáles crees que son tus fortalezas y debilidades como guionista? Mi fortaleza es haber trabajado para todos los horarios abordando todos los estilos, junto a los mejores guionistas de este país. Mi debilidad es no haber perseverado para internacionalizar mi carrera. Es una deuda que tengo pendiente. 25. ¿Crees que el predominio completo de la comedia en las teleseries tenga fecha de vencimiento? Si lo crees, ¿qué género te gustaría que estuviese de moda? Viva el melodrama, el thriller, la comedia bien escrita, las miniseries, todo. Hay tres horarios disponibles y los canales eligen las historias que quieren contar. Si la historia y los personajes funcionan, el estilo me da lo mismo. 26. ¿Te acomoda escribir diálogos de personajes de una generación o sexo específico? A estas alturas me acomodan los personajes que tengan algo significativo que aportar. Todos los personajes son exquisitos si son bien abordados, desde el protagonista hasta la empleada de la casa que guarda algún secreto. Me gustan los personajes populares y me gusta reírme de ciertos millonarios que no saben que hacer con tanta plata. Las mujeres en general suelen ser personajes muy interesantes, especialmente las madres y dueñas de casa porque son las que más trabajan y tienen mucho que contar. 27. ¿Crees que hacen faltan mayor presencia de personajes de la tercera edad en la ficción en general, pero con historias propias y de peso, y no como acompañamiento de actores más jóvenes? Definitivamente es bueno y necesario ver a los mayores con historias que los identifiquen. El adulto mayor tiene mucho que decir en un país que ellos no entienden o al que se están acostumbrando. ¡Además son un público muy fiel! Necesitan compañía, sentirse integrados y nosotros necesitamos aprender de ellos. 28. ¿Cómo fue trabajar con reconocidos pioneros en las teleseries chilenas como Jorge Marchant Lazcano y el fallecido Fernando Aragón? ¿Qué enseñanzas te dejaron en la labor de guiones? En 1991, mientras se emitía Volver a Empezar, Jorge Marchant junto a Sergio Vodanovic fueron invitados a formar parte de un panel de conversación en la Estación Mapocho, sobre la influencia de las teleseries en la vida de las personas. Ahí conocí a Jorge y él tuvo la gentileza y la generosidad de leer mis primeros proyectos. Más tarde me invitó a formar parte del equipo de guionistas de Estúpido Cupido. Jorge me formó. A punta de gritos, pero me formó. Y hoy, cada vez que puedo, le digo que gracias a él soy lo que soy. No conforme con ese regalo, la vida tenía otro para mí y ese fue trabajar, empatizar y querer mucho al gran Fernando Aragón. Una pérdida que duele hasta el día de hoy, y una ausencia que se va a extrañar por siempre. Fernando me enseñó muchas cosas que apliqué en mi vida. En el plano profesional me dijo que nunca perdiera la frescura al escribir. En honor a él intento nunca perderla. 29. ¿Te es más cómodo o más práctico, escribir en equipo o te aventurarías a trabajar en solitario? Jamás trabajaría en solitario. Me encanta discutir con mis colegas qué va a pasar con los personajes. Trabajar con amigos es lo mejor del mundo, porque las reuniones están llenas de creatividad, carcajadas, delirios y complicidad. Alguien tira una pelota, el que sigue la golpea, el tercero la hace girar y así hasta que todos encontramos lo que satisface a nuestra lógica guionistica. 30. Hoy en el 2016, ¿cómo crees que se ha desarrollado el tema de la homosexualidad en la ficción televisiva? ¿Acaso hay una diferencia entre teleserie y serie en cuanto al realismo que le pueden entregar? ¿Qué aristas del mundo homosexual crees que no se han tocado todavía en las teleseries? Creo que el avance fue lento, pero finalmente ya no hay nada que no se pueda decir o mostrar. Actualmente la televisión tiene la necesidad de reflejar la vida tal cual es, por lo que no me extrañaría que muy pronto viéramos en pantalla familias homoparentales con sus alegrías y conflictos, como cualquier otra. La diversidad es buena. Nos hace crecer y madurar como país. 31. ¿Se pueden conocer los proyectos que has presentado a lo largo de tu carrera que no se hayan podido concretar o te los han rechazado? Presenté muchos y sigo presentando. Lamentablemente, por el momento no puedo hablar de ellos. Espero que pronto vean la luz. 32. ¿Dónde crees que se encuentran las mejores teleseries del mundo, actualmente, y por qué? Difícil pregunta. Me gustan mucho los actores chilenos, creo que son de lo mejor que hay. Y por supuesto las producciones brasileñas que siempre fueron buenas y que ahora se pegaron un salto a nivel estético. Tanto que, esto es una opinión muy personal, a veces siento que perdieron un poco la identidad. En Colombia también se hace un trabajo muy serio y de primer nivel, más de autor, intuyo. Chile tiene una larga tradición y muchas de nuestras teleseries han sido vendidas y adaptadas en diversos países. Eso habla muy bien de de quienes escribimos cada una de las frases y giros dramáticos de las obras que se exportan. 33. ¿Tu pareja romántica favorita de todas las teleseries que has formado parte (tanto escrita como no escrita por ti)? Waldo y Felicia de Estúpido Cupido. La ingenuidad de ella y la picardía de él, inserta en los años sesenta, dio como resultado una pareja muy particular. Un excelente trabajo de Ximena Rivas y del magnifico Pepe Soza. 34. ¿Tu villano favorito de las teleseries que has formado parte (tanto escrito por ti como no escrito por ti)? Elena Vergara de Aquelarre.
  16. La sección en donde se entrevistan a diversos guionistas, ya sea en el ámbito del cine o la televisión (ya sea en materia de teleseries, series, unitarios, entre otros), En esta ocasión, tendrá como segundo(a) entrevistado(a) a... ¡HUGO MORALES! Guionista de teleseries y series, como "Aquelarre", "Sucupira", "Estúpido Cupido", "El Circo de las Montini", "Los Treinta", "Dónde Está Elisa?, "La Poseída" y actualmente, "Te Doy la Vida". Damos la oportunidad tanto a los asiduos del subforo, como a usuarios de Fotech, para dejarle preguntas que Hugo responderá el día de la publicación de la entrevista. El plazo para dejar sus preguntas es hasta este sábado (hora tope, 22 hrs.), ya que la entrevista se publicará la próxima semana. ¡ATRÉVETE A PARTICIPAR! ¡NO SEAS TÍMIDO! Saludos
  17. Buenas tardes/noches. Sean bienvenidos a esta primera edición de la temporada 2016 de... En el regreso de esta sección, hemos entrevistado a alguien que nos ha dado su disposición para responder a distintas preguntas, entre las cuales tenemos algunas hechas por nuestro espacio y otras hechas tanto por los usuarios de Fotech como los asiduos al AFV. Con ustedes, les dejamos la entrevista hecha a... ¡ROSARIO VALENZUELA! Actriz y guionista de teleseries como "Dama y Obrero", "Solamente Julia", "Eres Mi Tesoro" y actualmente, "Te Doy la Vida". 1. Tenemos entendido que tú provienes de una familia de escritores. Está tu tía Ana María Güiraldes, tu hermano José Ignacio "El Chascas" y recientemente, tu prima Valentina Pollarolo. ¿Cuándo crees que comenzó tu pasión por la escritura y por los guiones? La verdad, es que aparte del ADN, de parte de mi abuela , madre , hermanos, tías, etc. Siempre me gustó mucho escribir. Creo que sin darme cuenta siempre quise ser escritora de teleseries, amo los diálogos y las situaciones. A los nueve años tomé un cuaderno que usaba para dibujar y de un día para otro me puse a escribir una teleserie a mano. El cuaderno quedó repleto en un instante y lo más divertido es que me imaginaba a mi como la protagonista y el pequeño galán era el niñito del curso de al lado que me gustaba en esa época. Al entrar a la escuela de teatro, Gustavo Meza quién era mi profesor y director, nos pidió al curso que adaptáramos a obra de teatro una novela. Terminé yo sola adaptando la novela casi completa, porque me di cuenta que se me daba fácil. Mis compañeros me pasaron todas las escenas que les correspondían a ellos y terminé escribiéndolas yo. Luego, seguí con las obras de teatro y después teleseries. 2. ¿Cómo llegaste a ser guionista de teleseries? ¿Eras consumidora de telenovelas antes de dedicarte a esto? Tomé un taller de guiones que dictó mi hermano en la Universidad Católica. La meta era poder escribir el capítulo número 1 de una teleserie. Ignacio quedó bien contento con mi trabajo. Un día le ofrecí ayudarlo con escenas, si es que se veía muy atorado en alguna teleserie. Luego, me llamó para cobrarme la palabra y me ofreció que trabajáramos juntos en una nueva teleserie que comenzaría a escribir próximamente, era Dama y Obrero. Entré a escribir a partir del capítulo 2. Fui consumidora de telenovelas, pero por tiempo, a veces, no lograba verlas de manera tan fluida como hubiese querido. Desde chica, eso sí, nos reuníamos en familia antes de la comida y nos devorábamos desde Te Conté, Villa Nápoli,Trampas y Caretas, Rompecorazón, Amor a Domicilio, etc. Las recientes que vi completas fueron ¿Dónde está Elisa?, La Familia de al Lado y la primera parte de Soltera Otra Vez. Las series sí, me era mucho más fácil verlas. Siempre me han gustado muchísimo. Los 80, creo que fue una joya. 3. Según hemos visto, tus inicios en la escritura para televisión, fueron como asistente de guiones de Chascas, en la teleserie Dama y Obrero (2012). ¿Cómo recuerdas esa experiencia asistiendo a tu hermano? ¿Volverías a trabajar con José Ignacio? Lejos la teleserie que recuerdo con más cariño es Dama y Obrero. Aparte de ser una historia preciosa, un melodrama puro y a la vena y una teleserie tremendamente bien contada, fue mi primer trabajo y aprendí a escribir ahí, en la rueda, como se dice. Dama y Obrero fue mi escuela y resultó ser un éxito. Trabajar con José Ignacio fue como tomar clases de escritura todos los días. El también hace clases, por lo tanto, tiene una manera muy didáctica de explicar por qué estás cometiendo un error en alguna escena o decirte por qué quedo tan buena. Escribir con él fue como haber tomado la carrera en la universidad. Me costó al principio organizarme, ya que los guionistas se hacen sus horarios y se buscan como oficina el lugar que más les acomode. Sin nadie diciéndome cuándo y dónde tenía que trabajar, tuve que aprender a repartir mis tiempos y encontrar donde concentrarme, con tres niños chicos no es fácil... Trabajaría con José Ignacio nuevamente a ojos cerrados, sin desmerecer los otros equipos fantásticos con los que he trabajado, desde luego. 4. Curiosamente estás relacionada únicamente con historias del horario diurno, ¿te acomoda más escribir historias para las 15 hrs? ¿Te gustaría incursionar en otro horario? Feliz incursionaría en otro horario. Si he escrito solo teleseries de las 15 horas, es solo porque me han llamado para trabajar en ese horario. Es un horario fascinante, eso sí, porque es mucho más flexible. El melodrama puede tener mucho humor en personajes secundarios, suspenso en antagonistas y muchísima emoción en todos y cada uno de los personajes, no solo la pareja protagónica. Tienes que regirte, eso sí, por la línea clásica que tiene sus reglas, pero que siempre va a funcionar por los siglos de los siglos. Las nocturnas me atraen bastante, ya que en ese horario te desenmarcas de estructuras y puedes contar las historias de manera más interesante, como saltar del futuro al pasado y tocar temas tabú con mucha más libertad. 5. ¿Cuál teleserie de las que participaste como guionista crees que fue, por decirlo así, la más redonda? Dama y Obrero. Luego, Eres mi Tesoro. 6. Aparte de guionista, te has desempeñado como actriz. ¿Qué recuerdos tienes de haber actuado en Fuera de Control (1999)? ¿Cómo pudiste obtener un personaje en aquella producción? Trabajé en Fuera de Control con dieciocho años recién cumplidos. Siempre quise ser actriz y tenía claro que esto era el comienzo de una profesión, pero nunca le tomé realmente el peso a lo importante que era en la carrera de un actor obtener un papel en una teleserie de Canal 13 en esos tiempos. Era mi primer casting y un tiempito después yo ya estaba fichada en un elenco con actores como Willy Semler, Tomás Vidiella, Javiera Contador, Cruz Coke y yo recién salida de cuarto medio. Años después aprendí que un actor podía pasar años buscando esa oportunidad que a mí me llegó de golpe y casi sin pedirla. Fue una gran oportunidad, justo cumplí los dieciocho, aprendí a manejar, comencé a ganar un buen sueldo en Canal 13, me hice conocida , así que de ir al colegio pasé a ser como una pequeña adulta de un día para otro. Nunca dejé eso si, de acordarme siempre que eso podía ser solo una etapa. Que la vida del actor no es siempre así. Y no lo fue 7. ¿Te sentiste cómoda interpretando a Denisse Rodríguez? ¿Te gustó como estaba escrita o no? La teleserie completa estaba bien escrita, no solo mi papel. Claro que me sentía cómoda , el personaje hacía lo que me hubiese gustado hacer a mí en esa época, yo era bien temerosa del que dirán, como se verá, que pensarán y la Denisse era todo lo contrario, así que al encenderse las cámaras yo jugaba feliz a que era una desfachatada que todo le importaba un poco menos. 8. Referente a las preguntas anteriores, ¿pudiste conocer en persona a Pablo Illanes (el autor de la teleserie) o tuviste que esperar años después? Lo conocí en la reunión individual que tienen los autores con los actores. Me explicó el personaje, conversamos y fue bien encantador. No me ha tocado trabajar con él como guionista. 9. También te vimos por última vez en las pantallas como la desquiciada Marisol Merino, en una participación especial en La Familia de al Lado (historia escrita por Chascas), el 2010. ¿Te gustó interpretarla? ¿Cómo fuiste invitada a participar en la teleserie? Me gustó mucho interpretarla. La verdad, es que disfruto del papel que me den. El actor debe recibir su personaje como un regalo y defenderlo siempre, le guste o no lo que le depare al final de la historia. Defender todas y cada una de sus acciones para que, aparte de hacerlo con verdad, entienda el motor y desde donde vienen sus actos. Esta mujer era mentalmente inestable. Quería matar a Pilar (Mane Swett) ya que ésta le había arruinado la vida a su hermano, la rabia la desquició aún más ¡y terminó amenazándola con cuchillo y todo! Era un personaje redondito, como todos los de La Familia de al Lado, que fue una gran teleserie. Llegué a la teleserie por la productora ejecutiva que trabaja en ese minuto en TVN. Como todos los actores, siempre andaba buscando trabajo y llamando o visitando productores en los canales y llegué en el minuto en que necesitaban una actriz para ese personaje. 10. Como guionista es de suponer que tienes ideas en mente para historias o incluso posibles ideas originales que podamos ver en un futuro para TV u otro formato. ¿Recurres a alguna fuente de inspiración para crear esas historias? ¿Has presentado algún proyecto de tu autoría alguna vez? No, no tengo fuentes de inspiración y si llega a existir una seré la primer en adquirirla. No sé de donde vienen las ideas, me imagino que de lo que te gustaría que te pasara o de lo que jamás te gustaría que te tocara vivir. De historias del pasado exacerbadas, de rumores, de la contingencia misma. Creo que a la gente le gusta fantasear con lo posible pero poco probable. El público se ríe de si mismo cuando se ve reflejado desde su día a día hasta sus peores miserias. Presenté un proyecto junto a mis dos ex compañeras Camila Villagrán y Malú Urriola lo aceptaron en TVN y fue cuando comenzamos a escribir Volver a Amar, junto a Jaime Morales. 11. Aparte de teleseries, ¿qué otras cosas has escrito (capítulos para series de televisión, obras de teatro, cuentos, novelas, etc.)? Siempre he escrito obras de teatro, mucho antes de comenzar a escribir teleseries. Mi obra "Con pecados concebidas", se desarrolla en el convento de las monjas redimidas, con Sor Fango, Sor Escoria y Sor Perdición junto a la Madre Superiora, una tragicomedia de humor negro muy divertida. Esa obra lleva más de diez años en cartelera y con mucho éxito. También escribí "Cinco mujeres, un hombre y un muerto", que con harto éxito lleva casi seis años en cartelera. He escrito infantiles que se montaron con mucho éxito en el Mori del Parque Arauco y con gira por Chile, en los tiempos en que se nos ocurrió con mi marido y un amigo tener un teatro de cámara negra en el cual nos fue muy bien, pero por cosas de tiempo preferí seguir de autora y no de empresaria. Este año escribí para el micro teatro de Miami una obra llamada "El muerto es mío" y recientemente terminé mi segunda micro obra, "El retiro espiritual". 12. ¿A quiénes consideras como tus maestros en el mundo de los guiones? Gustavo Meza me enseñó a incursionar en el mundo de la dramaturgia permitiendo que adaptara gran parte de "Cero a la Izquierda", una novela de Poli Delano. Con esa obra estuvimos en Teatro a Mil y los Temporales internacionales de Puerto Montt. Gustavo es uno de los grandes directores y dramaturgos teatrales que ha tenido nuestro país, yo lo tuve de profesor dos años y después de egresada trabajé dirigida por él en varias ocasiones. Siempre me instó a actuar y seguir escribiendo. Yo lo he admiro mucho y le tengo un cariño infinito ya que él siempre me hizo sentir que yo estaba en el lugar correcto, al haber elegido esta carrera tan insegura y a veces ingrata. José Ignacio Valenzuela también es uno de mis maestros sin duda alguna, no solo es escritor de teleseries, sino que, series, películas, obras y novelas. Ignacio es como una máquina de la escritura que mientras conversa y sin darse cuenta, te va enseñando paso a paso el oficio. Me falta agarrar el cuaderno para tomar apuntes, mientras conversamos en mi casa, con mis niños dando vueltas por ahí. Aprender a sintetizar un párrafo en dos frases y que éstas expresen exactamente la idea anterior, darles sucesos a todas las escenas de un capítulo sin que ninguna te sobre, que nada parezca lo que es Tengo harta suerte, en realidad, de tener estas mini clases particulares. También Malú Urriola con quién trabajé en Volver a Amar. Malú, aparte de ser guionista, es una de las grandes poetas que tiene nuestro país. La manera en la que imprime la poesía y emoción en sus diálogos, hacen de estos una joyita. La admiro muchísimo como guionista y persona, porque también es tremendamente generosa con sus conocimientos. Por último, estoy leyendo en este minuto El Guion Story, de Robert McKee, no lo conozco en persona, pero su libro de más de 500 páginas acerca de sustancias, estructura, estilo y principios de la escritura de guiones me han hecho aprender mucho de él. Ha sido profesor de autores, directores y actores de la talla de Quincy Jones, Kirk Douglas y Steve Pressfirld. 13. ¿Hay algún otro género en el que te gustaría incursionar? Series de todas maneras. Capítulos unitarios con hilo conductor, pero sin tanta continuidad necesariamente y así como para ponerme bien regodiona, partir con una serie de humor. 14. Si te dieran toda la libertad para escribir una historia a tu pinta, ¿qué temas tratarías? ¿Cuál sería tu elenco ideal para esa historia? Me fascina el tema de las apariencias en esas familias perfectas, acomodadas y conocidas. Me encantan sus historias, oscuras, sus desavenencias, sus sordideces, inconsecuencias, amores ocultos e imposibles. Es fascinante lo que Facebook e Instagram han hecho en ese sentido, la foto perfecta, tomada en el minuto preciso. Una gran y feliz familia, una bella y resuelta mujer, un exitoso hombre, pero al conocerlos en persona, te das cuenta que la foto es lo que ellos quieren que veas de si mismo y no su realidad. Me encantan las apariencias, a decir verdad. Amo las actuaciones de Solange Lackington, María Izquierdo, Tamara Acosta, Daniel Muñoz, Daniel Alcaíno, Carolina Arregui, María José Bello, Héctor Morales y la gran Paulina Urrutia, que no la vemos en pantalla hace un tiempo. Se me deben quedar actores en el tintero, claramente, pero no es nada personal. 15. ¿Qué tipo de elencos te gustan más en las producciones dramáticas? ¿Numerosos o reducidos? De todas maneras los elencos reducidos. Como guionista hay que hacerse cargo de todas las historias. Cuando hay demasiados personajes éstas se pierden y desinflan ya que hay una historia principal que contar que requiere mas tiempo en pantalla que las secundarias. Las historias secundarias son importantísimas ya que son esos personajes los que tienen permiso para volverse un poco locos y romper las reglas, por lo general no hay protagonistas excéntricos, drogadictos, anoréxicos, ludópatas, con doble vida, etc Y esas historias hay que cuidarlas. De lo bueno, poco. 16. ¿Qué es lo mejor y peor de escribir guiones? Que te puedo decir, he escrito bajo la sombra de una palmera y al lado de mi guagua recién nacida mientras toma una siestaSer guionista tiene algo de libertad y esclavitud que se complementan bastante bien, aunque suene paradójico. 17. ¿Lo más fácil o lo que más te cuesta a la hora de escribir una escena? Todas las escenas tienen que tener un suceso o algún antecedente nuevo que aportar, si no, ésta escena podrías sacarla del capítulo y nadie la echaría de menos. Por lo menos, uno de los personajes en cada escena debe cambiar su estado de positivo a negativo o al revés, debe tener un pequeño viaje. Lograr eso, en por lo menos cuarenta escenas de cada capítulo es difícil. Eso y aprender a sintetizar una idea en dos o tres frases para no dar la lata. 18. ¿Qué opinas de que en la industria de teleseries en Chile haya más guionistas hombres que mujeres, a pesar de que el género siempre ha sido señalado, a nivel latinoamericano, hacia un público femenino? Eso no solo pasa en la industria de las teleseries. Pasa en todos los medios y en todo el mundo. Cuando mi abuela era joven, las mujeres no podían votar y prácticamente el papá les elegía el marido. El mundo se está ajustando de a poquitito. Es cosa de paciencia 19. Actualmente, te desempeñas escribiendo guiones para el área dramática de Mega. ¿Cómo ves el actual escenario de las áreas dramáticas de los distintos canales (tanto de Mega, como de TVN y Canal 13)? Como un ciclo que hay que respetar. Todos los canales han estado arriba en su momento y otros abajo. No dudo en que Mega ha sabido elegir muy bien sus contenidos llegando a ser líder en este minuto. Pero, también las otras áreas dramáticas, a pesar de que han cometido graves errores como tirar teleseries al aire y cambiarle los horarios o simplemente sacarlas de pantalla, arrastran esta especie de nube negra que hace que la gente rechace de plano sus contenidos antes siquiera de verlos. Se puso como de moda que a cierto canal le vaya mal, por lo tanto desde ya, no veo sus teleseries aunque éstas tengan muy buenos guionistas, directores y una buena producción. 20. ¿Qué crees que les hace falta a TVN y Canal 13 para levantar sus áreas dramáticas? Más que dar sugerencias de lo que se debe hacer, sé bien lo que no se debe. Como por ejemplo, cambiar de horario las teleseries que emiten, cortarlas, sacarlas de pantalla, machetear de manera brutal sus primeros capítulos y dejarlos como un Frankenstein que nadie entendió. Finalmente, se avergüenzan tanto del resultado que recluyen sus propias teleseries a un horario que pasa tan inadvertido que nadie podrá seguir criticándola. Todos los que toman ese tipo de decisiones deben ser gente que lleve años en el medio, ya que solo así se tiene la sensibilidad necesaria para manejar un producto artístico. Las telenovelas son arte, también. 21. ¿Compartes la idea de algunos espectadores de que las teleseries chilenas, en general, se han vuelto sumamente predecibles? Y si es así, ¿a qué crees que se deba? Si, algunas se han vuelto totalmente predecibles. Se quedan con una sola fórmula que si dio resultado, la repiten una y otra vez. Hay un concepto errado de la Entretención. Por eso, las series de Netflix tienen tanto éxito: se desarrollan en lugares y con personajes muy diversos unos de otros; parejas gays; adultas mayores; reos; familias tradicionales; gente de la Edad Media y todo el mundo consume sus series con una voracidad increíble, porque están tan bien contadas que entretienen y al público le importa un comino si la serie es un fiel reflejo de su vida, solo quiere saber qué es lo que va a pasar en el próximo capítulo. 22. ¿Nuestra teledramaturgia chilena perdió algo con el paso del tiempo que se debe recuperar o ya se perdió para siempre? Se pierden algunas, pero se ganan otras. Igual que las personas con los años. Antes había menos oferta, eran solo las dos teleseries por semestre de los canales tradicionales. Había menos donde elegir. Ahora hay nocturnas, a la hora de almuerzo, a las ocho de la noche y en varios canales. Claro, el problema es que algunas se han vuelto más desechables, se nota que están sacadas a la rápida para cumplir con dos dígitos, por lo menos, para que económicamente valga la pena haberlas emitido. 23. ¿Crees que las restricciones que imponen los ejecutivos coartan la libertad creativa, o pueden convertirse en una suerte de "excusa" para no desarrollar buenas historias? Si lo creo. No siempre es culpa del guionista que una historia no funcione. Porque esto es una industria y siempre hay alguien que toma las decisiones finales y ese no es uno. 24. Según tu opinión, ¿las teleseries diurnas, al rescatar la esencia del melodrama, son lo mejor que se está haciendo en el género hoy en día en Chile? Bueno, siempre he dicho que el melodrama es un género que te permite hacer de todo un poco. Es muy difícil, por ejemplo, que en una nocturna tengas humor o puedas mostrar un mundo popular con todo el conventilleo entretenido que trae consigo. Es difícil, también, en una teleserie de las ocho de la noche agregarle suspenso o algún toque policial. Pero, a la hora de almuerzo puedes hacer todo eso, tienes más libertad. En todo caso, eso es algo favorable para el guionista, no es que sea el mejor género. Eso, es una elección del público y me parece fantástico la diversidad de temas que hay hoy en día en pantalla. 25. ¿Qué opinas sobre las adaptaciones chilenas de telenovelas argentinas y hace varios años, brasileñas? ¿Crees que es difícil respetar cosas de la obra original y brindar también un sello propio? ¿Se han hecho reversiones destacadas, según tu opinión? Creo que Soltera Otra Vez, la primera parte fue una muy buena adaptación. No creo que sea difícil darle un sello propio a una teleserie extranjera, es cosa de mucha investigación y sentido común para saber qué cosas ponerle y quitarle a la versión original. He visto teleseries chilenas adaptadas afuera que no tienen ninguna gracia ya que lo que la caracterizaba en Chile eran cosas propias del país, como el clasismo, arribismo llevado a la comedia, personajes con tendencia política muy clara y eso no supieron transformarlo en la adaptación. Creo que todas se pueden adaptar, pero de manera muy cuidadosa. 26. ¿Te gustaría escribir para otros países? Si es así, ¿cuáles? Quizás para Estados Unidos que es donde estoy viviendo en este momento o México. 27. ¿Conoces las foronovelas? Si es así, ¿crees que sea una buena forma de iniciarse en los guiones? Siempre es favorable que tu trabajo pueda verlo más gente y en ese sentido es una buena plataforma para iniciarse, pero siempre se necesita estudio también. Complementarlo con muchos talleres y por qué no, la carrera de literatura, licenciatura en letras, cine, comunicación audiovisual y hasta teatro. En mi caso, fue así, estudié teatro, actué durante quince años sobre el escenario y también hice televisión, luego dirigí teatro y luego comencé a escribir mis obras que claramente no es lo mismo que telenovelas, pero sí hay diálogos y finalmente tomé el taller en la Católica para escritura de telenovelas. 28. Por último, ¿qué consejo, sugerencia o recomendación le dejarías a los usuarios de Fotech que quieran seguir el camino de la escritura de guiones? Nunca dejar un guion a medias, si no te gusta lo que estás escribiendo, revísalo, cámbialo, mejóralo, nunca lo deseches. Nunca quedarse con la primera idea, complícala un poco y después dale un giro. Que no se haga obvio para el resto el desenlace de las cosas. No olvidar que hay gente a la que probablemente no le gustará lo que escribes, pero eso es cosa de gustos, no necesariamente que tu trabajo esté mal hecho. Busca un lugar para escribir donde puedas estar cómodo y concentrado. Si honras tu trabajo, el trabajo te honrará a ti con creces. +BONUS: El personaje que más te gustó escribir de: ​Dama y Obrero: Alfonsina. Solamente Julia: Fernanda. Volver a Amar: Salustio. Eres Mi Tesoro: Marión y Carolina. Te Doy la Vida: Valeria. El personaje que más te costó escribir de: Dama y Obrero: Mariano. Solamente Julia: Emilio. Volver a Amar: Búho. Eres Mi Tesoro: Susana. Te Doy la Vida: Rosa María. ¿Qué fue lo mejor y lo peor de cada teleserie donde participaste? Dama y Obrero: Trabajar con mi hermano. Lo peor; escribirla con contracciones cada media hora. Solamente Julia: Aprender a trabajar en equipo. Lo peor; una vez que me equivoqué y cambié los números de las escenas en una escaletaQue vergüenza. Volver a Amar: Conocer a grandes personas y amigos como Malú, Jaime y Camila. Lo peor; que no he vuelto a trabajar con ellos. Eres Mi Tesoro: El jefe de equipo era Luis Ponce, un gran jefe capaz de resaltar y aprovechar los talentos de cada integrante del grupo, tenía un gran ojo. Lo peor; ¡No hubo fiesta de cierre de teleserie y si hubo, no fui! Te Doy la Vida: He podido escribirla desde USA. Lo peor; aún no lo sé, porque no hemos terminado de escribirla.
  18. ¿A qué personaje de foronovelas y del amplio y diverso mundo de la ficción virtual, te gustaría entrevistar? ¿Qué le preguntarías?
  19. Saludos, estimados asiduos del Área de Ficción Virtual (AFV). Nos complace anunciar que vuelve una gran sección de este subforo. Después de algunos intentos, finalmente vuelve... :village: Así es, vuelve esta sección en donde se entrevistan a diversos guionistas, ya sea en el ámbito del cine o la televisión (ya sea en materia de teleseries, series, unitarios, entre otros). En esta ocasión, nuestro(a) primer(a) entrevistado(a) será... ¡ROSARIO VALENZUELA! Actriz y guionista de teleseries como "Dama y Obrero", "Solamente Julia", "Volver a Amar", "Eres Mi Tesoro" y, actualmente, "Te Doy la Vida". Además, en esta ocasión, daremos oportunidad tanto a los asiduos del subforo como a usuarios de Fotech para dejarle preguntas que ella responderá. El plazo para dejar sus preguntas es hasta este viernes, ya que la entrevista se publicará la próxima semana. ¡ATRÉVETE A PARTICIPAR! ¡NO SEAS TÍMIDO! Saludos
  20. Nicole saca la voz Viene llegando de presentar su último disco en Nueva York y brilló en The Voice donde demostró una vez más que tiene talento para la TV y llegada en el público a pesar de los cuestionamientos de que el concurso estaba previamente acordado. En un mundo como el de hoy, con mucha corrupción y mentira, la gente cree que todo está arreglado. Reconoce que su marido ha sufrido prejuicios por dedicarse a la música siendo animador y adelanta que pretenden formar una banda juntos. Es un día luminoso en La Parva. Hace frío y el viento es intenso. Nicole toma entre sus manos una copa de vino y mira por la ventana de La Marmita. Al fin un momento de descanso después de una larga sesión de fotos para la portada de CARAS. Se ve mucho más madura, diferente a la niña que debutó como cantante a mediados de los 80 y que hoy es reconocida por dos generaciones, tanto por los jóvenes que no se perdieron capítulo de The Voice, donde ella destacó como coach, como por quienes crecieron y bailaron con sus canciones cuando ella era casi una escolar. Hoy, a sus 38 años, casada con el animador y periodista Sergio Lagos, con dos hijos pequeños (León de 6 años y Celeste, de 2), Nicole vuela a otra altura. Y lo sabe. En sus veintiséis años de carrera y un total de seis discos, su carrera en televisión sigue en ascenso. Como ocurrió desde el verano de 2013 cuando reemplazó a Tonka Tomicic en Bienvenidos donde se robó la película y hasta fue tentada para firmar contrato con otros canales y luego por su rol en los estelares Mi nombre es y ahora The Voice, que nuevamente la posicionó como la reina del rating. La gente premió su cercanía y carisma. A sus compañeros los cantantes Franco Simone, Álvaro López y Luis Fonsi los volverá a ver para una segunda temporada, ya confirmada por los ejecutivos de la estación, felices tras haber conseguido algo que a estas alturas parecía imposible: dejar por las cuerdas a las teleseries turcas de Mega, imbatibles durante meses. Nicole sonríe. Claramente ya no tiene que demostrarle nada a nadie. Ni en la televisión ni con su música, donde ha logrado evolucionar con las tendencias por el pop, el rock y la electrónica hasta hacerse un nombre que suena constantemente en las radios, reconocida a pesar de la amenaza de la música digital gratuita y las versiones piratas que abundan en internet. Hace algunas semanas estuvo en Nueva York presentando su última producción, Panal (2013). Dejó a los niños con Sergio y partió al verano neoyorquino; allá fue entrevistada en canales como Telemundo, Warner y CNN, y tocó en el legendario club SOBs, en el SoHo, en el mismo escenario donde alguna vez estuvieron Tito Puente, Marc Anthony, Celia Cruz o Astrud Gilberto. Luego fue con su familia de vacaciones a las playas de Trancoso en Brasil. Viajamos una semana y fue súper rico; León se lo pasaba en el agua. Anduvimos a caballo, caminamos harto. Fue maravilloso. Y muestra algunas de las tomas que hizo con su celular. Primera imagen: sus hijos jugando a las escondidas alrededor de las cabañas de estilo rústico en Trancoso. Es muy loco, pero es la misma relación que teníamos con mi hermano. Se ha repetido la historia. Estoy viviendo un momento muy lindo como familia, y cantando Todo muy intenso, reconoce. Imagen dos. Nicole y sus niños tocando música en la sala que armaron en su casa con Sergio. León al teclado y Celeste siguiendo el ritmo. Tenemos un piano y a León lo tengo con clases. Y Celeste siempre está ahí dando vueltas con la guitarra. Me ven cantar en la casa y saben perfecto a qué me dedico. Y León es tremendamente apasionado por la música. El otro día dijo: Papá, ¿me puedo cambiar el nombre? Me quiero llamar Rock, Rock Lagos . ¡Imagínate!. Su hijo nunca olvidó cuando, en febrero de este año, con su papá subieron nada menos que al escenario de la Quinta Vergara para acompañar a Nicole a recibir la gaviota. Alucinó. Desde los tres meses que va conmigo a las tocatas. Para él ha sido algo natural. Un día llegó del colegio cantando Tal vez me estoy enamorando porque a las tías les encantaba esa canción y yo nunca se la había mostrado. Ahí empezó a estar orgulloso de mí, a tener conciencia de que lo que yo hago es apreciado por la gente. Para la cantante fue emocionante volver al escenario viñamarino después de 19 años. Sabía que mi mamá estaba ahí; ella siempre me decía: Vamos a volver a la Quinta Vergara y yo voy a estar contigo. Me mostraba el video de mi última presentación, en 1996: Nunca te olvides que la gente fue súper cariñosa contigo, me recordaba. Nicole se refiere al momento cuando el certamen era organizado por Megavisión. Ese año la estación optó por no entregar gaviotas ni antorchas, sólo un galardón. Pero el show terminó y no me lo dieron, no sé qué pasó. Para la prensa fue un escándalo. Por eso le insistía: No te desilusiones: vas a volver y yo estaré contigo. Luz María Soza, su mamá, fue su brazo derecho, amiga y protectora. Cuando Nicole tenía 12 años y ya era una artista, dejó su trabajo en una notaría para dedicarse por completo a la carrera de su hija. Tenía una fe ciega en su talento y la acompañaba en las presentaciones de fin de semana en algún escenario o en un programa de TV. Murió a fines de 2012, de cáncer. Nicole lloró cada día su partida. No sé, han pasado sólo dos años, pero yo creo que son dolores de los que es muy difícil recuperarse. La extraño. ¿Y sintió esa conexión el día de su presentación en Viña? Todo el tiempo. Me la imaginaba viendo qué ropa ponerme, o el maquillaje. Minutos antes de entrar al escenario estaba solita con la guitarra y la sentí ahí, acompañándome. Me dio paz, me calmó y ya no sentí esa adrenalina, cuando el corazón me late más fuerte. Estoy segura de que ella tiene que haber estado ahí. Esta pérdida de su mamá, ¿en qué se ha ido transformando con el tiempo? Es un proceso. La extraño todos los días. Obviamente ya no lloro como en el primer año, pero me hace falta. Reflexiona: Al final la vida es sabia: haber tenido otra hija, estar con los niños, afortunadamente con mucho trabajo, siempre pendiente de mi papá, de mi abuela, tener a mi hermano cerca cuando antes vivía en México, que es el productor general y técnico de mis shows, me ha ayudado un montón. Nicole sabe que éste ha sido un gran año y que se ha posicionado como una figura potente. Pero asegura que no lo ha logrado sola. He estado en muy buenos proyectos, con excelentes equipos, y con el tiempo me he dado cuenta de que mi trabajo como cantante, e incluso lo que he hecho en televisión, no ha sido sólo mérito mío sino gracias a este tremendo staff. Se han conjugado las cosas. ¿La estimula la idea de centrarse en su carrera como animadora? Me interesa estar comunicándome con la gente a través de la televisión, y si más encima se trata de un espacio ligado a la música, mejor. Aunque sé que tengo otros temas que compartir, me gusta que ése sea mi sello. Hace falta música en la televisión. Aunque da la impresión de que ha preferido frenar su carrera televisiva en pos de la música. Es que es mi prioridad. Tengo que ensayar, producir. Con mi equipo trabajamos de lunes a viernes, con horarios de oficina, para lograr giras dentro y fuera de Chile, buscar presupuestos, armar demos, grabar discos, hacer videos. Y si le dedico más tiempo a la televisión tendría que dejar de trabajar en lo mío. ¿O en el fondo teme exponerse más de la cuenta? Soy una figura pública desde hace mucho tiempo. No me asusta la TV. Tengo claro que hay tiempos en que la gente está más interesada y habla más de mí. Pero con Sergio lo hemos sabido llevar; vivimos en un barrio súper céntrico, nos gusta, no tenemos miedo ni sentimos que debemos estar escondiéndonos. Mis decisiones han sido en base a mis prioridades, y no son sólo profesionales: está mi familia, mis hijos. Me gusta estar con ellos haciendo tareas, contando cuentos, llevándolos a la plaza o a buscarlos al jardín. Como pareja les ha tocado abordar las polémicas principalmente en las redes sociales, y que apuntaron a Nicole y al resto de los miembros del jurado (Luis Fonsi, Franco Simone y Álvaro López) de, supuestamente, concertarse para votar por algunos hijos de famosos. En un mundo como el de hoy, con mucha corrupción y mentira, la gente desconfía y cree que todo está arreglado, incluso un programa de concursos, pero jamás me prestaría para algo así. ¿Se puso a prueba su credibilidad? No, pero cuando sales dos veces a la semana en un programa tan visto, obviamente que habrá personas a quienes no les caerás bien. Entiendo que hoy la gente sea descreída, pero todo lo que vimos en The Voice fue auténtico. ¿Cómo lo toma usted? Hoy la gente duda de todo. Y tú sabes que desde el minuto que estás frente a la cámara que también duda de ti. Y eso es nuevo, es fuerte. ¿Pero lo encuentra legítimo? Tienen razón de dudar. Las personas pueden opinar todo lo que quieran. Es un país súper libre y eso es bacán. Pero también hay que tener ojo porque hay muchas cosas que la gente dice en Twitter que jamás diría a la cara. Piden más transparencia pero por otro lado hay como una opacidad, se esconden. Con su marido les tocó experimentarlo en carne propia cuando a su cuñado, Manuel Lagos, lo detuvieron y estuvo en la cárcel por portar marihuana. Nuestro caso abrió los ojos y la conversación; muchos papás no sabían que sus hijos algunos mayores de 30 años fumaban. También hay muchos que creen que la marihuana es lo peor. Entonces está bien que se hable, igual como se debe hacer con el alcohol o el cigarrillo. En mi caso, creo que se debe legalizar la marihuana, pero sólo para los mayores de dieciocho años. Lo digo como mamá y porque yo también me he fumado mis pitos Hay que regular y terminar con el tráfico y la cosa escondida, pero sobre todo con las acusaciones infundadas. O sea, mi cuñado fue tratado como un delincuente, como un traficante. Siendo que no se dedicaba a vender. El trabaja en otra cosa. ¿Cómo lo vivieron como familia? Fue muy difícil, intenso. Hubo que estudiar, meterse en las leyes, conversar y apoyarnos bastante. Es un hecho que se fuma marihuana, que cada vez hay más gente y que además ésta tiene beneficios claros. La sociedad ha ido evolucionando hacia la transparencia y hoy muchos países han legalizado la venta y el consumo. También se ha validado el autocultivo. Se trata de terminar con la delincuencia y el tráfico Sin embargo, el gran problema es la fiscalización. ¿Cree que el revuelo que tuvo este caso fue porque se trataba del hermano de una persona pública? Obviamente que tomó más relevancia. El fiscal lo vio como una gran oportunidad. Pero se trataba de una ley tan confusa, tan mal planteada. Hay mucha gente que, como Manuel, hoy está presa injustamente y que son tratados como delincuentes. La sociedad entendió que era urgente cambiar esa ley. Además, Sergio fue muy inteligente al no solamente defender a su hermano sino que se metió en lo legal, habló con personas a favor y en contra. Y ahora está pendiente con lo que está sucediendo con el proyecto de autocultivo. El es una persona que está ahí, no es un tipo que va por la vida con las cosas a medias. Y yo creo que el amor se basa mucho en eso, en la admiración. Con Sergio no nos ponemos límites. No existe un ahora tú, ahora yo, nos vamos apoyando, dice sobre los caminos paralelos que muchas veces convergen en lo profesional. El también hace música, está a punto de sacar un nuevo disco que es hermoso, Cosmos. Y tiene un proyecto muy amplio e interesante en torno a esta producción. Entonces si veo que él está con muchas giras, yo trato de tocar menos. Cuando fui a Nueva York, él se quedó en Santiago con los niños. A veces se produce un cierto grado de competencia entre las parejas que se dedican a lo mismo. ¿Les sucede? Siempre nos hemos apoyado. Sé que él siente mi proyecto un poco suyo, quiere me vaya bien y yo a él también. ¿Se muestran las canciones? Ríe. El pobre dice que estaba convencido de que cuando nos casáramos nos íbamos a pasar todo el tiempo cantando, guitarreando, que nos mostraríamos nuestros trabajos. Pero cuando llegaba a la casa yo inmediatamente apagaba la computadora; no por pudor o por ocultar algo, sino porque yo quería tomar un vinito, darle besos, ir a ver una película, hacer otra cosa. Pero él decía: Ya poh, muéstrame. Y yo: No, si todavía no está terminado. Siempre fui así, con mi mamá, con todos. ¿Y Sergio? Es más abierto, pero como vio que soy más reservada, me fue mostrando menos. Además, qué difícil debe ser confesarle que un trabajo suyo no le gusta. Sergio no tiene el ego tan a flor de piel, es súper consciente que ha ido de a poco. Y en el disco que está haciendo ahora, comparado con el primero, hay un tremendo avance. La gente tiene mucho prejuicio con Sergio por ser animador de televisión, pero él es un súper músico, y como cantante ha mejorado increíblemente. En sus letras tiene una forma de decir las cosas que es muy poética y sencilla al mismo tiempo. Es súper él, pero claro, lo discriminan. Dicen que se cree músico, pero él ha estado en esto desde hace mucho tiempo; su mamá era dueña de una disquería en Concepción. Y se atrevió con su primer disco cuando empezamos a pololear. Me encanta y lo respeto enormemente. De hecho, nuestro sueño es tener una banda juntos. Que podamos viajar, tocar y llevar a los niños. Ahora estamos armando nuestro estudio, precisamente para empezar a darle forma; la idea es que en vez de ver una película, junto a una copa de vino ir armando nuestras primeras canciones. Ese será nuestro mejor carrete.
×