Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'cultura'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 65 results

  1. Ministro de Cultura y Museo de la Memoria: Más que un museo se trata de un montaje Más que un museo () se trata de un montaje cuyo propósito, que sin duda logra, es impactar al espectador, dejarlo atónito, impedirle razonar, de esa manera se refirió el ministro de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Mauricio Rojas, al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, lo anterior en el marco del libro Diálogo de Conversos (2015), escrito junto al actual ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero. Siguiendo en esa línea, el titular de dicha cartera apuntó en su momento que el recinto es un uso desvergonzado y mentiroso de una tragedia nacional que a tantos nos tocó tan dura y directamente, cita difundida en una entrevista de La Tercera este sábado. En varias ocasiones, quien hace sólo unos días fue nombrado como ministro de Cultura, se ha definido políticamente como converso. Al momento de describirse en aspectos valóricos, Rojas se muestra lejano a la derecha chilena, sosteniendo que yo no soy religioso, soy agnóstico y no tengo ningún problema con el matrimonio del mismo sexo. Tras el Golpe de Estado de 1973, Mauricio Rojas llegó a Suecia en calidad de exiliado con otros compatriotas, en una juventud -de acuerdo a la publicación- marcada por una breve militancia en el MIR. Asimismo, fue en sus días como estudiante en ese país cuando se acercó al liberalismo, doctrina política en la que ahondaría tras su regreso a Chile. Desde 2016, Rojas dirige la cátedra de Adam Smith en la Universidad del Desarrollo, uno de los autores más relevantes del capitalismo moderno. Tras saberse sus declaraciones respecto al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, el ministro utilizó su cuenta de Twitter para indicar que sus palabras provienen de una entrevista antigua que no refleja mi pensamiento actual. A lo anterior, agregó que él nunca ha minimizado ni justificado las inaceptables, sistemáticas y gravísimas violaciones de los derechos humanos ocurridas en Chile.
  2. 11 Mayo 2018 Miles de personas marchan en contra de la “cultura de la violación” Manifestación -que se realiza tras diversas acusaciones de violación, abuso sexual y acoso sexual- fue convocada por el movimiento NiUnaMenos. A eso de las 19.00, miles de personas comenzaron a marchar en Plaza Baquedano, Santiago, en una manifestación en contra de la cultura de la violación. La marcha, convocada por el Movimiento Ni Una Menos se realiza tras semanas en que se han dado a conocer diversas denuncias de violaciones, abusos sexuales y acoso laboral, en momentos en que se mantienen diversas tomas feministas en universidades del país. Elena Dettoni, vocera de Ni Una Menos, indicó a La Tercera que “el llamado es a marchar juntas contra la violencia directa, estructural y cultural que se ejerce hacia las mujeres. Esa violencia, que amparada en normas , símbolos y subjetividades, actúa en todos los espacios sociales”. Dijo, además, que lo que se busca es “exigir una ley integral que asegure a las mujeres y niñas una vida sin violencia”. Agregó que “queremos seguir avanzado para radicar la desvalorización simbólica de las mujeres, que históricamente nos pretende relegar a un estatus de subordinación y exclusión. El llamado es a manifestarnos todas, que nos acompañen nuestros compañeros que se han desprendido también de la idea patriarcal de que los hombres tienen un único papel”. Fuente: http://www.latercera.com/nacional/noticia/miles-personas-marchan-la-cultura-la-violacion/162070/
  3. Muchos no usamos los trajes de huaso o de Aymara en nuestro diario vivir, por eso a menudo se les suele decir disfraz con la excusa de que no es parte de nuestra cultura diaria. Otros en cambio, a pesar de no usarlos, les llaman vestimenta con la excusa de que con esa palabra, existe un respeto a dicho grupo. ¿Traje típico o disfraz? ¿Cómo los llamas tú?
  4. La Noche de Los Reyes Magos: La popular festividad que se vive en España El 6 de enero se celebra en algunos países del mundo, y especialmente en España, la festividad de los Reyes Magos, donde los regalos y el roscón son los protagonistas. Mientras la mayor parte del mundo espera con impaciencia al Viejo Pascuero el 25 de diciembre, los niños españoles lo tienen claro: los regalos vienen de la mano de los reyes magos. A pesar de ser España el país con una mayor tradición sobre este día festivo, no es el único en que se celebra. Países hispanohablantes como México, Argentina, Uruguay o República Dominicana comparten la tradición. En cambio, otros como Perú celebran la bajada de reyes, donde la familia se reúne para desmontar el belén y despedir las fiestas. En Cuba se conmemora el día conocido como La pascua de los negros, celebración que se remonta a la época colonial, cuando los españoles daban descanso a los esclavos el 6 de enero. En España, la festividad comienza con las vacaciones de navidad. Durante todo el mes de diciembre se sitúan por todo el país casetas con los tres reyes sentados en sus tronos. Uno a uno, los más pequeños se van sentando en las piernas de su rey favorito, Melchor, Gaspar o Baltasar, y, emocionados, les van contando si han sido buenos y que regalos les gustaría recibir. Todo eso se acompaña de una carta a sus queridas majestades, donde la imaginación de los niños se desata y en la que detallan esos regalos, que cada vez más dirigidos hacia juegos y dispositivos electrónicos. Y así durante todo el mes de diciembre los buzones de correos, situados específicamente para la ocasión, se van llenando de deseos e ilusiones. La cabalgata de reyes Pero el colofón final de tan emblemática fiesta llega la tarde del 5 de enero con la cabalgata de los Reyes Magos. Dispositivos de seguridad se reparten por toda la geografía española para recibir las magnificentes carrozas y despedir un año más la Navidad. La cabalgata del centro de Madrid es, sin lugar a dudas, la más representativa. Un espectáculo de sonido, luces y cientos de caramelos recorrió desde la Plaza San Juan de la Cruz hasta Cibeles. Con un decorado fantasioso y casi futurista, los tres reyes magos emocionaron a familias enteras en una ciudad completamente colapsada. Este año destacó de nuevo la inclusión, ya que además de la participaron de personas con problemas auditivos y movilidad reducida, en la Cabalgata de Vallecas desfiló una artista drag queen en defensa de la diversidad sexual. Lo único que no acompañó este año fue el tiempo. Pero, a pesar de la lluvia y los miles de paraguas, la magia de este especial día siguió siendo la protagonista y cientos de miles de personas invadieron el mítico paseo de la Castellana. Las carrozas repitieron otra vez, ya que, como explicó el ayuntamiento, es una iniciativa para fomentar el aprovechamiento y ahorro. La encargada de presidir el evento fue la Estrella de Navidad, compuesta por todas las estrellas de papel de los deseos de 6.000 madrileños y la participación por primera vez de la carroza del Teatro Real, que incluyó los elementos decorativos de las diferentes producciones de su historia, y que deslumbró a los asistentes. La iluminación estuvo compuesta por 76 pirámides de aluminio que emplearon 450 bombillas de bajo consumo y leds, y que con el reflejo multiplicaron la luz como si hubiera 3.600 focos. La principal novedad de este año fue la luminaria en diferentes colores de los reyes, recordando el regalo que llevaron a Jesús: Gaspar en magenta por el incienso, Melchor en dorado por el oro y Baltasar en azul por la mirra. Y llegan los regalos La noche de reyes es uno de los días más especiales para los niños españoles, quienes apenas pueden conciliar el sueño emocionados por el día venidero. La mayoría de las familias dejan turrón, agua y pan duro para los extasiados reyes y para sus camellos, que, tras su largo viaje desde Oriente y recorrer todos los hogares del país, necesitan reponer energías. Nervios, ilusión y felicidad son los elementos que definen este 6 de enero. Los más pequeños de la casa se levantan antes de lo habitual invadidos por los nervios y corren emocionados a abrir los regalos que les han dejado los reyes durante la noche. Muchas son las sorpresas que deparan los paquetes cerrados, desde los más diferentes juguetes, consolas recién salidas al mercado y, para los más mayores, perfumes, ropa y aparatos electrónicos, que llenan los pies de los árboles navideños. Pero y ¿qué pasa con los que no han sido buenos durante el año? Los Reyes Magos de Oriente no se olvidan de ellos y tienen preparado una buena dosis carbón para dejarles. No se sabe a ciencia cierta el origen de esta tradición, pero una de las teorías es que son las cenizas del incienso y la mirra que los reyes habían regalado como ofrenda a Jesús. La leyenda cuenta que el carbonilla, un paje de los Reyes Magos, tenía como misión vigilar a los niños durante el año para saber si se habían portado bien y así dar el chivatazo a los reyes para que sustituyeran esos regalos por carbón. Para poner el broche final a este mágico día, no podía faltar el dulce típico: el roscón de reyes. Este bollo circular se adorna con frutas escarchadas de diferentes sabores, y puede rellenarse con nata, crema o trufa, y suele tomarse acompañado de un chocolate caliente. Dentro se encuentra una pequeña figura de regalo, que otorgará suerte durante el año al que la encuentre. También se halla escondida en su interior un haba seca y quien la encuentre será el desafortunado que deba pagar el roscón. Y así finaliza uno de los días más especiales para los hogares españoles que ponen el broche final, un año más, a las fiestas navideñas.
  5. Comenzó las fiesta del teatro: Santiago a Mil 2018 Hoy se está dando inicio a #lafiestadelteatro con diez espectáculos gratuitos simultáneos en la Región Metropolitana y Antofagasta, en el marco de Antof. A Mil. Los hitos importantes del evento ya se están desarrollando. Es el caso de la inauguración del primer “Día del Patrimonio del Teatro”, gracias al cual se abrirán más de 50 salas de teatro y espacios artísticos, desde el Teatro Municipal de Arica hasta el Espacio Cultural La Idea de Punta Arenas. El punta pie inicial se realizaró en Teatro Camilo Henríquez con un punto de prensa que estuvo encabezado por Carmen Romero, directora de la Fundación Teatro a Mil, Alejandra Garcés, representante de BHP/Minera Escondida, y Paulina Urrutia, directora del recinto quien posteriormente invitó a la prensa a recorrer la emblemática sala, y así conocer sus más recónditos lugares. Bajo ese marco, la actriz y director, hizo un llamado a recuperar las tradiciones en las salas de teatros. La actividad terminó en la exposición fotográfica: Alfredo Castro y La Memoria que pondrá en relieve al desaparecido Teatro La Memoria con trabajos del destacado Juan Francisco Somalo. Carmen Romero, directora de Fundación Teatro a Mil, invitó a todos a ser parte de esta nueva versión del festival e ir a las salas de teatro disponibles para la celebración. “Quiero invitarlos a salir de sus casas y visitar las salas que abrirán gracias a este primer Día del Patrimonio del Teatro, para descubrir los lugares recónditos que encierran estos patrimonios culturales del país. Así también, los motivo a que descubran otras comunas de su ciudad y desde ahí, se sumen a esta fiesta que se tomará, como ya es tradición, el mes de enero”. Son 25 años de vida lo que está celebrando el festival, y 20 de ellos han sido apoyado por BHP Minera Escondia, permitiendo que el evento no sólo quede en Santiago, sino que salga a región, “Como Antofagasta, Iquique y en otras zonas del país”, destacó Alejandra Garcés, Lider de Comunidades de la minera. La fiesta del teatro continua esta tarde honrando la memoria del emblemático Teatro del Silencio, compañía que partió en los inicios del festival, y que hoy regresa a Chile para estar presente con el estreno de ¡Oh! Socorro. El montaje mostrará un tránsito por el universo de Samuel Beckett desde la mirada de Juan Radrigán a las 19.30 horas en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Desde Francia, la compañía L’Homme Debout será la encargada de aterrizar con el gigante de esta versión: Venus. Este espectáculo onírico, ambulatorio y lúdico, sigue los pasos de una gran marioneta de mimbre de más de 7 metros de altura que viene a Chile a contarnos la historia de su exilio y la de los seres humanos en busca de su destino. El deambular de este muñeco que busca entregar una mirada poética del mundo, lo podremos ver en la Plaza El Trébol de Independencia a partir de las 21.00 horas. España, en tanto, se hará presente con Sarruga Produccions, quienes vuelven al Festival con el estreno de Beringei, un espectáculo inspirado en el nombre de una de las especies de gorilas más amenazadas del mundo y que busca exigir la detención de su muerte en África. El montaje creado y dirigido por Pakito Gutiérrez se presentará en el Parque Juan Pablo II de Puente Alto a las 21.00 horas. Asimismo, el Gran Circo Teatro nos volverá a cautivar con La Negra Ester, uno de los grandes clásicos del teatro chileno del siglo XX. La obra, estrenada en 1988 y que lleva 30 años presentándose de manera ininterrumpida, se presentará a las 20.30 en el Parque Brasil de La Granja. Al otro lado de la capital, la fiesta la protagonizará Le Grand Continental®, una experiencia participativa de danza que reunirá a 150 bailarines amateurs que asistieron a un casting masivo en agosto pasado y que se han perfeccionado de forma intensiva desde el mes de octubre. De la mano del coreógrafo canadiense Sylvain Émard, niños, jóvenes y adultos nos harán disfrutar de una explosión de música y baile, que se desatará en el Centro Cultural Chimkowe de Peñalolén a las 21.00 horas. Mientras que, luego de su exitoso paso por el Festival 2017 con Nufonia Must Fall, regresará el reconocido DJ canadiense Kid Koala con Vinyl Vaudeville, un show de música en vivo cargado de títeres, bailes y robots que se presentará a las 21.00 horas en la Plaza Valle Lo Campino de Quilicura. Y para seguir bailando, desde la India llegará Rhythm Divine II, River Runs Deep, un espectáculo que integra delicadas coreografías con las artes marciales y la tradición musical de un grupo de percusionistas de Manipur. Dirigido por el reconocido bailarín y coreógrafo Astad Deebo, se presentará en el Teatro Municipal de San Joaquín a las 20.30 horas. Por último, se realizará el gran estreno latinoamericano que abrirá los fuegos de esta XVII versión de Antof. A Mil: As the world tipped. El título proveniente del Reino Unido marcará un antes y un después en la ciudad, ya que por primera vez los antofagastinos presenciarán el desarrollo de una obra en el cielo, donde el escenario y los actores están suspendidos en el aire, a varios metros de altura, sobre una pantalla gigante. La pieza altamente tecnológica, proyectará una película sobre el desastre de la tierra, generando conciencia sobre el cambio climático, y se presentará a las 21.30 horas, en Las Ruinas de Huanchaca. Conmemoración a Violeta Parra “Una óbrica callejérica para las másicas”, así se define Paloma ausente, el último trabajo de La Patogallina que se enmarcó en el pasado centenario de Violeta Parra, también será parte de esta extensa inauguración. A través de las múltiples facetas que esta gran mujer desarrolló durante su vida: la madre, la cantante, la guitarrista, la recopiladora y la artista visual, la compañía mezclará el teatro físico, muñecos y una fuerte presencia de la música en vivo para dar vida al espectáculo. El montaje recién estrenado tendrá su primera función en una multicancha ubicada en Laguna Sur con España, Pudahuel, a las 21.00 horas. Y mostrando otra visión de la cantautora, Ayudándole a sentir explora un momento de su vida que, tal vez, conocemos poco: su infancia. A través de sus canciones y décimas, retroproyecciones, sombras y juegos con pintura, el montaje se convierte en una experiencia en que la música y las artes visuales se funden en un lenguaje común. La obra, que cuenta con dramaturgia de Manuela Infante, tendrá su primera función a las 20:30 horas en la Casa de la Cultura Violeta Parra de Cerro Navia. Bío Bío es La Radio oficial de Santiago a Mil 2018
  6. Exposición "Lo Común": Fotografías de Luis Weinstein La muestra incluye una selección de 11 obras que el fotógrafo realizó en los años 80, en que muestra escenas urbanas de carácter cotidiano durante la dictadura militar, se exhiben de manera gratuita hasta el 3 de diciembre en el Barrio Lastarria. El archivo fotográfico de Luis Weinstein nos hace insertarnos en la década de los ´80 en Chile, en plena dictadura militar; sin duda, uno de los momentos sociales y políticos más complejos de nuestra historia reciente. El ojo del fotógrafo es capaz de salir de las barricadas para encontrar el foco en lo cotidiano, proponiendo un diálogo poético/político, en donde el enunciado no sólo recae en los sujetos representados ni en los textos aludidos dentro de las imágenes (carteles, publicidades, titulares de prensa, etc.), sino que pone la mirada en Lo Común, aquello usual que por su condición se desestima. Por ello, la obra de Weinstein nos permite comprender que la insistencia de documentar la vida diaria es un gesto de sinceridad que, entendida desde el territorio de lo humano, se convierte en indispensable para indagar en nosotros mismos, en nuestra sociedad, encontrando constantes dualidades entre el poder y la vulnerabilidad; el sonido y el silencio; a través de soledades y compañías; llena de ilusiones y precisiones; un mundo cotidiano que vive entre el acto poético y la realidad. Un espacio en donde las imágenes nos invitan a revalorar la construcción de un mundo que colectivamente se construye a diario. Luis WeinsteinFotógrafo y profesor, gestor cultural, periodista, presentador de televisión. Ha trabajado también como curador y productor de exposiciones fotográficas y en la coordinación de los festivales chilenos de fotografía FotoAmérica y Festival Internacional de Fotografía de Valparaíso (FiFV). Fué miembro del colectivo AFI (Asociación de Fotógrafos Independientes) – presidente en ’83 - y pertenece a la comunidad fotográfica desde comienzos de los años ‘80. Produce exposiciones de grandes fotógrafos en Chile como Robert Doisneau, Cartier-Bresson, Robert Frank o Sergio Larraín, entre otros. Con su trabajo autoral ha participado en numerosas exposiciones individuales y colectivas y publicado seis libros de fotografía. Fundó y edita la Revista Sudamericana de Fotografía "Sueño de la Razón", plataforma editorial colectiva integrada por editores de todos los países de la región. Jurado de diversos concursos, entre ellos POY Latam ( 2013), World Press Photo multimedia (2014), BES Photo (2014), Felifa (2016). Exposición "Lo Común" En Galería Flach, Villavicencio 301. Metro Universidad Católica. Hasta el 3 de diciembre,. Lunes a viernes de 12:30 a 19:00 horas / sábado y domingo de 15:00 a 21:00 horas. Entrada liberada.
  7. El crudo proyecto que intenta mostrar el sufrimiento de personas con enfermedades mentales “Body of souls” es un proyecto ideado por la artista plástica Kelly Odell, quien, con ayuda de maquillaje y efectos especiales, se inspiró en los “demonios internos” del ser humano, para representar enfermedades como la bipolaridad, el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad y la depresión. “Creo que todos tenemos demonios internos. Algo que constantemente nos arrastra hacia abajo”, opina la autora. HorrifyMeLa artista creó una máscara de látex y las extremidades en 9 días, para luego plasmar su obra en el cuerpo de la modelo Suzi Cumming. “Queríamos mostrar qué podría verse en el cuerpo de una persona que está sufriendo si el dolor fuese visible”, cuenta. La modelo le sugirió incorporar manos y ataduras en sus muñecas para graficar la sofocación. “Realmente quería mostrar expresiones y emociones en las caras dentro del diseño”, relata al portal BoredPanda. Las imágenes fueron tomadas por el fotógrafo Rick Jones en su estudio Horrify me. “Lo escogí por sus increíbles habilidades de edición y el amor que tiene por el horrir y los detalles”, señala y cuenta que, tras la captura de las fotos, Rick agregó sangre falsa que dio un toque más “gore” al resultado. HorrifyMeEn tanto, tardaron 6 horas en colocar a la modelo, el maquillaje elaborado por la artista. “El objetivo de usar una máscara se relaciona con que todos nosotros escondemos nuestros sentimientos detrás de una cara feliz, para enmascarar el dolor que sentimos en los momentos más difíciles”, explica. Finalmente, Kelly destaca que su objetivo fue enseñarles a todos quienes sufren estas enfermedades no están solos. Puedes ver la galería de imagenes acá: http://www.biobiochile.cl/noticias/sociedad/curiosidades/2017/10/04/el-crudo-proyecto-que-intenta-mostrar-el-sufrimiento-de-personas-con-enfermedades-mentales.shtml#lg=1&slide=0+ Fuente: http://rbb.cl/i56b
  8. El día de ¿qué raza? América ya había sido descubierta hacía 30.000 años por sus primeros pobladores y el "crisol de razas" no fue fruto de la integración sino de la escasez de mujeres blancas. Hace casi un siglo que en la Argentina se celebra el Día de la Raza, una de las efemérides emblemáticas de la liturgia escolar. Fue instituido por el presidente Hipólito Yrigoyen en 1917, por decreto. Su fecha corresponde al avistamiento de una de las islas Bahamas por Rodrigo de Triana, vigía de la nave "La Pinta" de Cristóbal Colón, quien parece que le birló el premio instituido diciendo que él la había visto primero. La fecha ha sido siempre interpretada como un inicio, pero qué es lo que comienza varía mucho según el opinante, yendo de la civilización de los indígenas y la salvación de sus almas a la ruina de su cultura y su esclavitud. A los que afirman que los castellanos trajeron nuevos animales y plantas, otros les contestan que se llevaron el oro y la plata viejos. A que trajeron la escritura se retruca que también la viruela. En el medio se ubican los progresistas que enfatizan que fue el comienzo de una nueva "raza", la iberoamericana o latinoamericana, innovación que merece un festejo anual. El tema no parece haber sido debidamente discutido en el ámbito que más importa, el escolar (los turistas del fin de semana largo no se preocupan por estas minucias ideológicas), de modo que daré aquí un puntapié inicial. El Día de la Raza no puede festejar el descubrimiento de América porque ésta fue descubierta hace unos 30.000 años por sus primeros pobladores, que vinieron a través de Alaska o tal vez desde la Polinesia. Tampoco corresponde al descubrimiento de América por los europeos, porque los vikingos dirigidos por Leif Eriksson (hijo de Erik "el Rojo") llegaron a Canadá en el siglo XI. En todo caso, es el día en que comenzó la conquista europea de América, cosa muy diferente. El concepto de raza, de infame memoria por el genocidio nazi, es hoy rechazado por los científicos. Los estudios genéticos muestran que todos los seres humanos descendemos de un antepasado común africano. Las migraciones hacia los restantes continentes de pequeños grupos, que luego se multiplicaron, hicieron predo minar ciertos rasgos físicos, por azar o por mejor adaptación al ambiente. La piel negra, por ejemplo, abundante en melamina, intercepta los rayos ultravioletas que en las regiones de alta insolación dañan la dermis y producen cáncer de piel. Las diferencias genéticas entre grupos humanos diversos no son mayores que las que hay dentro de un mismo grupo, aunque una ínfima porción de ellas, como el color de la piel, el cabello y los ojos, resulte muy notoria. Los antropólogos usan en cambio el concepto de etnia, grupo humano que comparte una misma cultura, en particular un lenguaje. A diferencia de los conquistadores bereberes de la península ibérica que permitieron a los cristianos practicar libremente su religión (bueno es recordarlo en tiempos en que se pinta a todos los musulmanes como sanguinarios fanáticos), los conquistadores castellanos impusieron la suya. También impusieron sus leyes, en particular una apropiación privada de la tierra y sus productos, que los indígenas no podían comprender. En este marco no vale la pena discutir la verdad o falsedad de la "leyenda negra" que los reinos europeos competidores de España se ocuparon de difundir ya que, aunque hubiera sido con la mejor de las intenciones, la conquista y la colonización europeas destruyeron la base de sustentación de las culturas indígenas, sumiéndolas en la indigencia. La cultura europea que introdujeron, como puede leerse todavía hoy en cualquier tratado de economía o simplemente verse en la televisión, está más preocupada por la máxima generación de bienes supernumerarios que por la satisfacción de las necesidades esenciales de todos sus integrantes. En la época de la colonización uno de los requisitos para venir a América era la "limpieza de sangre", no ser descendiente de judíos ni de moros (a pesar de que los monarcas ibéricos tenían antepasados árabes). Posteriormente, prejuicio que perduró hasta mediados del siglo XIX, el requisito de "limpieza de sangre" frecuentemente agregó en la práctica la prohibición de tener sangre indígena. El "crisol de razas" que tanto se menciona, el gran mestizaje inicial entre españoles e indígenas (que, justo es reconocerlo, no se produjo en las colonias británicas), no fue el fruto de la voluntad de integración sino de los instintos biológicos y de la escasez inicial de mujeres blancas. Aunque las leyes de Indias no lo prohibían, los españoles rara vez se casaban con mujeres indígenas, salvo que se tratara de princesas, y el concubinato era la práctica generalizada. La "raza" iberoamericana no fue el fruto de la tolerancia sino de la lujuria. Reconozcamos, como contrapeso de la balanza, que -aunque se dieron genocidios de instigación privada, como el de los onas patagónicos- no hubo una política estatal de segregación étnica como el de las reservas indígenas estadounidenses. Por varios siglos España se benefició de las riquezas que obtenía de sus colonias americanas, tan grandes que generaron una nueva y muy remunerativa actividad, la piratería que vivía de las migajas que arrebataban de éstas. España pagó, sin embargo, un alto precio por este "regalo del cielo". Como era más fácil vivir de la intermediación comercial con América que producir allí o en España los bienes de consumo y suntuarios, cuando se acabaron el oro y la plata los españoles se habían quedado sin industrias. Se convirtieron así, durante siglos, en el furgón de cola de una Europa tecnificada y pujante a la que hoy tratan frenéticamente de alcanzar. Como claramente establecen los considerandos del decreto del 4 de octubre de 1917 por el que Yrigoyen instituyó el Día de la Raza, no lo hizo para ensalzar una inexistente "raza" iberoamericana sino en celebración de España y su "descubrimiento" de América. A mi juicio, el feriado debería ser eliminado por constituir un triple anacronismo: porque el concepto de raza ha sido desterrado de los diccionarios científicos, porque no hubo tal descubrimiento y porque ensalza una cultura por encima de muchas otras que pueden ser mejores o peores que la europea según el ángulo desde el cual se elija mirar. CARLOS E. SOLIVÉREZ (*) Especial para "Río Negro" (*) Doctor en Física y diplomado en Ciencias Sociales. [email protected]
  9. El infeliz último año de Violeta Una pena de amor como causa de su suicidio o una gran popularidad en Chile, son parte de las tantas falsedades que rodean la biografía de Violeta Parra. Pablo Figueroa se adentró en el último año de la artista y todas las desventuras que vivió al regresar al país y nos cuenta porqué su legado a medio siglo de muerte aún no es comprendido por gran parte del país. http://www.cnnchile.com/noticia/2017/10/04/el-infeliz-ultimo-ano-de-violeta El pago de Chile dicen... y ahora se llenan de homenajes tontos.
  10. Arte, cultura y sociedad se complace en presentar a un nuevo moderador que nos acompañará, esperamos, por un largo tiempo... Conocido por muchos por aportar en este subforito Denle la bienvenida a: . . . . . . KAZCKON ¡Déjenle sus saludos de bienvenida y buenos deseos acá abajo!
  11. MISIVAS A SU GRAN AMIGA AMPARO CLARO Las cartas desconocidas de Violeta Parra A fines del año ’64, Violeta Parra dejó todo para vivir al lado de Gilbert Favré, el último gran amor de su vida. Ambos tenían en mente recorrer Europa, mostrando su música a bordo de una camioneta: Gilbert la manejaría y Violeta estaría a cargo de cocinar. Era el único sueño de la pareja. En ese corto período, Violeta desplegó toda su creatividad a nivel musical y pictórico. Quería exponer en el Museo de Arte Moderno de París y que Picasso le comprara sus obras. Con sus hijos lejos, y pasando por penurias económicas, Violeta se desahogaba con su única amiga de ese tiempo, Amparo Claro. A ella le mandaba cartas, que aquí mostramos, contándole desde detalles cotidianos hasta sus grandes sufrimientos. A principios de enero de 1965, Violeta Parra estaba viviendo con su amado Gilbert Favre, su novio 19 años menor, el gran amor de su vida, en Ginebra. Había dejado París para ir en su búsqueda. Su amiga Amparo Claro la acompañó en ese viaje de reencuentro. Violeta tenía sospechas infundadas de que el suizo le era infiel y quería pillarlo infraganti. Pero nada de eso ocurrió: Gilbert la esperaba con los brazos abiertos. Ella aprovechó que sus hijos estaban en Chile para quedarse una temporada con Gilbert. Se fueron a vivir a la rue Voltaire a una casa con un viejo patio donde en las tardes se sentaban a tocar guitarra y Violeta pintaba sus cuadros. Ella irradiaba alegría por los poros. Con unos ahorros que tenía, Violeta se compró una camioneta para cumplir el sueño de ambos: recorrer toda Europa difundiendo su música y arte. “Ese es nuestro único y definitivo sueño”, le contaba a su amiga. Pero los problemas no tardaron en aparecer. No le quedaba más plata para poner el auto circulación y que además tenía problemas con el motor. Solo le quedaban 40 francos. Tenía licencia, pero Violeta no sabía manejar. Gilbert era un as al volante y no contaba con permiso para conducir: acumulaba una decena de multas anteriores por manejar sin documentos, sin frenos y contra el tránsito. “Qué lata, Amparito, no tener jamás la libertad para vivir”, se lamentaba. Violeta tenía que reunir dinero para ponerse en marcha. Le habían ofrecido un contrato para una gira por Europa y debía contratar músicos. “La lesera es que no sé cuánto hay que cobrar”, se quejaba. Violeta estaba amarrada de pies y manos. Pero se aferraba a la esperanza de que Amparo le vendiese algunos tapices y esperaba que un amigo chileno le comprara una guitarra. Estaba angustiada. Para más remate, se enteró que su hijo Ángel “cayó en pecado mortal”: “No pagó una deuda mía. Estoy furiosa, porque yo personalmente pago mis cuentas. Me jugó la talquina este condenado de dulces ojos, que es mi hijo querido, yo le dije el cheque…y él, ahí lo tienes. Milagrosamente sufre su jugarreta”, le contaba a su amiga. Pronto llegarían buenas noticias. EN GINEBRA Mientras esperaba la llegada de dinero y poder emprender el viaje, en una carta que le escribió a Amparo a inicios de febrero de 1965, Violeta le cuenta a su amiga que vivía un proceso creativo al lado de Gilbert. “En el muro no cabe nada más. ¡Diez cuadros nuevos! Y de nuevo estilo. En relieve. Se trabajan lentamente, pero el resultado es satisfactorio. Gran colorido, excepto uno que es en blanco y negro. Se llama Rayos X”. En la misiva, de seis páginas, que iba escribiendo en sus ratos libres, se le ocurrió una gran idea: su amiga debía instalarse a vender sus arpilleras afuera de los grandes hoteles para captar posibles compradores. “El capitalismo es una buena mierda (perdone el vocablo). La iglesia retarda el avance de la cultura de los pueblos. Estos misioneros dejan la tendalada, si acaso no se comulga en masa. La inquisición en España me tiene furiosa. Los conquistadores en Chile me la tienen que pagar algún día. Tengo un cuadro casi listo, contra todo esto. Inés de Suárez se llamará”. Al fin de la carta, le cuenta que recibió la mejor noticia: acababan de depositarle casi 700 suizos. Esa noche, Violeta celebró con un fondue bourguigmignon y un buen vinito a la salud de Amparo. Y pudo pagar el seguro del auto. También guardó plata para comprarse una máquina de escribir y sacar adelante un libro de poesía popular Se vinieron buenos días para la cantautora, de tranquilidad económica y descanso: “Escucho un disco de música colérica, bastante buena. Completamente encamada. Cierto desorden en la pequeña y modesta casita, pero con los cajones repletos de mercadería. Increíble, hay desde crema de castaña, hasta el tocino, y sin olvidarse de los langostinos. Todo va bien”, le cuenta una semana después. Tras el descanso, Violeta retoma la composición musical preparando sus recitales en Europa. “El repertorio, abundante: 20 temas, 17 son composiciones mías. Una composición cada día por medio, aproximadamente”. Estaba motivadísima con su gira. “El primer país será Italia. Luego los otros. Anunciaremos nuestra llegada al son de la quena y la guitarrilla. La gente saldrá a la ventana, algunos se acercaran a la camioneta. Muchos se reirán de mis pinturas, pero muchos no”, le cuenta a su amiga que está en París. Le entusiasmaba viajar acompañada de su amado Gilbert. “Imagínate lo contenta que estaré cuando vaya a París con él al volante. Yo prepararé alguna comidita. Pararemos en algún arbolito y destaparemos la ollita. Mejor si estás con nosotros. Te serviré en un plato bien lindo. Te sentarás atrasito para que no te moleste nadie. Enseguida, estaré yo con mi olla y mi anafe, y adelante el chofer, también con su regio plato en la mano. Afuera algunos pajarillos y algunos cerros, seguramente. El auto tendrá todos sus espejos correspondientes y mucha bencina”. El viaje nunca se concretó. En esos días, Violeta también retomó la pintura, de la que no quería saber nada por esos días, cuando solo se dedicaba a la música. Estaba viviendo un proceso creativo como nunca y eso se lo traspasaba a su amiga Amparo. La animaba a que dejara de ser solo dueña de casa: “La vida no es tan solo tener su Julio y dos niñas preciosas. Eso lo consigue cualquier mujer y hay algunas que tienen diez preciosuras de niños. Y hay también algunas que han vivido 55 años con su Julio y yo no sé para qué baten ese record…”. Con Gilbert, por otra parte, las cosas funcionaban bien. Aunque, de repente, aparecían los celos incontrolables de Violeta: “Gilbertito el mismo bueno de siempre, yo la misma mañosa. Lástima que al carácter no se le puede poner una lata de yeso”. Pero el dinero se esfumaba y volvían las penurias económicas. Para revertir la situación, le daba consejos a su amiga para que vendiera sus tapices. “No descuides a ninguna de las personas que te recomendé ver. Son amigos fenomenales. Seguramente, van a comprar. Tienes que saber entrar con ellos. Pero como eres tan encantadora, lo conseguirás”. Cuando se trataba de cobrar plata, Violeta era cosa seria: “Son bastante divertidos los franceses cuando tienen que pagar una deuda. ¡Se olvidan los perlas! Cuesta mucho encontrar en este mundo personas comme il faut. Yo soy chilena a penas, pero no me olvido que debía una platita a un Danielito y le mandé la plata al Danielito”. Por esos días, Violeta también planeaba montar una gran exposición en París. O era en grande o nada, decía. Tenía mucha fe en los últimos cuadros que había realizado. “Con estos trabajos nuevos, voy a entrar como bala en el Museo de Arte Moderno. Estoy segura”. Le pidió a su amiga que se reuniera con el director del museo y le llevara de regalo una arpillera pequeña para estrechar vínculos. Pero hubo cambio de planes. Violeta recibió malas noticias desde Santiago de Chile. EL REGRESO Durante el tiempo que vivió en Ginebra con su Gilbert, no tuvo noticias de su familia en Chile. No sabía nada del paradero del antipoeta y sus hijos brillaban por su ausencia. “Estos cabros me ponen el corazón langucho”. A fines de marzo, recibió una misiva de su hija Chabela en que le daba a entender que las cosas no iban bien. “Me llaman. Me necesitan. Están llorando. Tienen pena. Entonces tengo que ir a Chile a ver a mis grandotes, Me están llamando Amparito. ¡Son mis cuatro guaguas!”. Violeta cayó en una angustia. No sabía qué hacer. Tampoco tenía dinero para comprar un pasaje y reunirse con sus retoños. “Necesito hasta el último cobre para ver a mis chiquillos. De haber sabido hubiera guardado todo el dinerillo que ha caído a mis manos. Solo tengo 500. Es una miseria, porque tengo que volver con todos ellos. ¡Puchas que estoy apenada!”. A su amiga le suplicaba que la ayudara a cobrar la plata que le debían: “Ayúdame Amparito. Apúrese en ubicar a esa gente, que su amiga está muy triste por sus hijos. ¡Tengo que ir luego, Amparito! El cristiano no tiene jamás tranquilidad. Tan bien que estaba trabajando y todo pasó en este momento”. En su desesperación, Violeta agendó incluso una reunión con el pintor Pablo Picasso y se amononó para ese encuentro. “Le llevaré un gran paquete con una muestra de cada trabajo, una carta del 1 y nada más. ¡Ojo! Si acaso me va bien, las tapicerías subirán a las nubes. Estoy a punto de mandarme este round con el maestro”. Un encuentro que no resultó como esperaba: el pintor no le compró ninguna obra. La carta de Isabel significó el preludio de lo que se le venía. Dejó a Gilbert en Ginebra, con quien después terminaría de la peor manera, y partió a París intentando vender sus arpilleras. A los pocos meses, cuando pudo reunir dinero, tomó un vuelo a Santiago y se incorporó a la Peña de Los Parra. Era el comienzo del fin. Fuente: http://www.theclinic.cl/2017/09/18/las-cartas-desconocidas-violeta-parra/
  12. Detienen a pareja de turistas chilenos por robar fragmentos del Coliseo en Roma Los sujetos fueron sorprendidos intentando guardar unos trozos de ladrillo en un bolso, por lo que fueron capturados. .- Dos turistas chilenos fueron detenidos por las autoridades italianas este martes en Roma tras ser sorprendidos intentando robar trozos del Coliseo en la capital italiana. Se trata de una pareja compuesta por un hombre de 40 años y una mujer de 42, quienes fueron sorprendidos por personal de Carabineros de Roma tratando de esconder en un bolso los fragmentos de ladrillo, recogidos del suelo. Además, según consignan el Corriere della Sera y el medio Il Messaggero, en el bolso también se hallaron otros restos que datan de la misma época histórica, los que también habrían sido robados. Es por esto que la pareja será denunciada por ocupación ilegal de bienes culturales pertenecientes al estado, de acuerdo a estos medios. Del mismo modo, luego de la detención de la pareja chilena y gracias al testimonio de un testigo, la policía italiana capturó a un búlgaro de 34 años, escribiendo con una llave en una pared antigua romana en la Via San Buenaventura un corazón con las iniciales de su nombre y el de su novia. El "romántico" gesto le valió a este hombre ser denunciado por daño agravado.
  13. 7 reglas de los mormones que quizá te resulten muy curiosas La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días mejor conocida como Iglesia Mormona, es una derivación del cristianismo que posee sus propias regulaciones, las que vienen tanto de la Biblia como también de libros propios. Los pertenecientes al movimiento mormón deben respetar reglas algo extrañas que son parte de su día a día y que nos parecen algo curiosas para quienes no pertenecemos a esta iglesia fundada en 1830, en Estados Unidos. 1. Nada de citas antes de los 16 Los jóvenes mormones esperan con ansias su cumpleaños 16 y no por la fiesta o licencia de conducir, sino que porque a esa edad se les permite comenzar algún tipo de relación con el sexo opuesto siempre que se trate de una persona de otro mormón. Si bien están permitidas las citas a los 16 años, la iglesia recomienda citas grupales para evitar que al estar solas las parejas puedan caer en tentaciones de la carne, no por nada los mormones suelen casarse a temprana edad. 2. Los tatuajes están prohibidos El arte corporal es cada vez más aceptado, pero si eres mormón no puedes tener ningún tipo de tatuaje. Con respecto a los piercings se permite que las mujeres solo tengan una perforación en cada oreja, mientras que los varones los tienen vedados. Los mormones son famosos por buscar convertir a otros a su religión y si un nuevo miembro posee tatuajes o perforaciones, se le incita a eliminarlos mediante procedimientos láser para que su cuerpo «vuelva a estar puro». 3. Nada de bebidas calientes cafe y té Un café para despertarse en la mañana o un té caliente en un día frío no son opciones para los mormones, ya que esta fe prohíbe el consumo de bebidas calientes y con cafeína, aunque hay ciertas excepciones. Por ejemplo, los miembros de esta religión pueden consumir bebidas colas y chocolate, pero no café descafeinado, según lo estricto que se sea el té helado puede o no estar permitido. Te interesará: «Estudio revela que la religión tiene el mismo efecto en el cerebro que el consumo de drogas» 4. El sexo oral es pecado Los principios mormones sindican que «el sexo es solo para la procreación» y que cualquier otra práctica sexual es impura, lo que se aplica tanto a los solteros como casados, aunque quienes aún no contraen matrimonio deben abstenerse del sexo por completo. 5. Guardar comida para 3 meses La Iglesia Mormona espera que sus miembros estén siempre listos enfrentar adversidades en lo que se conoce como «Principio de Preparación», que establece planes de emergencia entre los que se encuentran el acumular agua y comida para subsistir por un mínimo de 3 meses. 6. Ni pornografía ni masturbación La pornografía, no importa su tipo, está completamente prohibida en las iglesias mormonas y por porno se considera no solo vídeos o fotos, sino que también textos escritos e incluso conversaciones en las que se tocan temáticas que podrían relacionarse a la sexualidad. La masturbación es para los mormones una perversión de los instintos del cuerpo y, desde temprana edad se les enseña a los niños de no caer en la tentación de la autosatisfacción. 7. Mentir no es pecado La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días considera a la Biblia como libro sagrado, pero hay uno de los «Diez Mandamientos» que se puede romper, se trata de aquel que dice: «No darás falsos testimonios ni mentirás». Los mormones pueden mentir sin que sea pecado en situaciones donde la verdad pondría en peligro a la Iglesia o para proteger a sus miembros, lo que no se puede es mentirle a otro mormón solo a personas ajenas a la religión. Los adhieren al movimiento mormón respetan estas estrictas reglas y las inculcan durante mediante sus misioneros en todo el mundo, aunque hay mormones más liberales que ya integran algunas costumbres del día día sin dejar de lado su religión.
  14. Centro Cultural Estación Mapocho extiende su convocatoria de fotografía y artes visuales Artistas nacionales e internacionales podrán enviar sus proyectos hasta el jueves 31 de agosto. Las bases están disponibles en el sitio web de la institución. Una nueva fecha de cierre para la recepción de proyectos de artes visuales y fotografía determinó Centro Cultural Estación Mapocho, con el fin de entregar más oportunidad a jóvenes talentos, especialmente de regiones. De este modo, hasta las 12.00 horas del jueves 31 de agosto, los postulantes podrán hacer envío de sus trabajos, que serán puestos a disposición de un jurado externo compuesto por representantes de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, Balmaceda Arte Joven, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, un fotógrafo independiente y el mismo centro cultural. Los interesados deben presentar sus proyectos (antes de la fecha señalada) al correo [email protected] Las bases e indicaciones técnicas se encuentran disponibles en el sitio www.estacionmapocho.cl.
  15. Chile es el cuarto país más caro del mundo para comprar un boleto de avión Según un estudio realizado en Europa, nuestro país es solo superado por Bélgica, Holanda y Qatar. Un estudio realizado en Europa reveló que Chile es el cuarto país más caro del mundo para comprar pasajes aéreos, siendo sólo superado por Bélgica, Holanda y Qatar. El informe, que incorpora 80 diferentes países o ciudades en su análisis, ubica a Chile en el cuarto puesto entre las naciones más costosas al momento de adquirir un boleto de avión, con un valor promedio de 53,53 dólares los 100 kilómetros de vuelo. La cifra resulta extremadamente elevada si se toma como referencia el país más económico a la hora de realizar un viaje. Se trata de Malasia, donde los 100 kilómetros de vuelo tienen un costo cercano a los 4,18 dólares. En la presentación del informe se explica que en cada país que se integra a esta muestra, se analizaron los vuelos de larga y corta distancia, y luego se calculó un costo promedio de los pasajes por cada 100 kilómetros de trayecto. Se indica además que estas diferencias en los valores tienen muchas explicaciones, donde incluso se consideran situaciones tales como precio del petróleo, inestabilidad política, competencia del mercado local e incluso las condiciones del clima que se deben afrontar durante los trayectos. "Los precios de las entradas fluctúan constantemente por un sinnúmero de razones. Año tras año los cambios pueden atribuirse en parte a los precios del combustible, cambios sociopolíticos como Brexit, elecciones recientes y las fluctuaciones en los tipos de cambio", explicó el CEO de Kiwi.com, Oliver Dlouhý, al momento de dar a conocer el informe de mercado. Al respecto, en COCHA comentaron que "si bien no podemos hacer mucho al respecto, ya que los precios de los pasajes aéreos no los fijamos nosotros, en la agencia de viajes desarrollamos una herramienta que permite a los viajeros elegir sus vuelos con toda la información necesaria, entregándoles el precio final, la duración del viaje, sus escalas, e incluso sugiriendo alternativas para que encuentren el mejor vuelo según su necesidad". La nueva herramienta tiene la gran ventaja de ofrecer de una manera más amigable los mismos servicios que se encuentran en otros portales dedicados a la industria del turismo pero con la salvedad que la agencia cuenta con representación en Chile y con dirección conocida, lo que es garantía de un mejor servicio y atención en el caso de existir algún tipo de inconveniente. A Chile le sigue Argentina en el puesto 18 entre los países vecinos más caros al momento de comprar un pasaje de avión. Luego viene Bolivia (22), Perú (26), Venezuela (29) y Brasil en la posición 33. En tanto, México figura como el país más barato para volar de América Latina en la posición 56 seguido por Colombia en el casillero 44. En relación a igual estudio realizado durante 2016, las cosas para Chile no cambiaron mucho ya que en dicho período también ocupó la cuarta posición. En el estudio de este año llama la atención que de los cinco países más caros del mundo al momento de adquirir un pasaje aéreo, Chile tiene el servicio completo más costoso del mundo con un precio promedio de 152,01 dólares por cada 100 kilómetros de viaje, seguido por Qatar con 102,32 dólares.
  16. Armando familia tras la tragedia de Juan Fernández El 2 de septiembre de 2011 la historia de Consuelo Murillo tuvo un vuelco dramático. Su hijo Sebastián Correa y su nuera, Catalina Vela, perdieron la vida en el accidente del CASA 212 que volaba al archipiélago. De inmediato ella y su marido decidieron hacerse cargo de los tres pequeños hijos de la pareja. Esta es la historia de una abuela que eligió echarse su pena en la espalda y volver a criar. El llamado los despertó a las 4 de la mañana. Estaban muy lejos, de viaje por Tallin, en Estonia. Al otro lado de la línea, Cristián Goldberg, gerente de Desafío Levantemos Chile, los fulminaba con cuatro palabras: el avión está desaparecido. Consuelo Murillo recuerda ese momento como si fuera ayer, aunque ya han pasado casi seis años desde ese 2 de septiembre de 2011, cuando el Casa 212 de la Fuerza Aérea se estrelló en el mar con 21 pasajeros. En ese avión viajaban su hijo Sebastián Correa y su nuera, Catalina Vela, rumbo a Juan Fernández. “Al principio crees que es un sueño, no puede ser verdad“, comenta con su voz entrecortada. Las horas siguientes fueron eternas para Consuelo y su marido, Eugenio Correa. Sus hijos les pedían que no encendieran la televisión, que no vieran noticias, mientras ellos hacían esfuerzos desesperados por conseguir pasajes de regreso a Chile. ¿Qué le decía su intuición de madre en esas horas de incertidumbre? Yo solo pensaba: mi negro es seco para nadar, es un deportista, de todas maneras debe haber podido salir del avión y está nadando. Van a aparecer en cualquier momento. Pero llegamos a Madrid, haciendo escala y de repente escucho a una señora hablando por celular que dice: “murieron todos, murieron todos”. Me acerco y le pregunto qué pasó. “¿Y usted no supo del accidente de Juan Fernández?” me dice. Ahí sentí que era verdad, tienes la sensación de que se te muere la mitad de tu cuerpo, que te vas a desvanecer… y nos abrazamos con Eugenio largamente. En Santiago, la esperaba otro momento desgarrador. En casa de su hija Consuelo estaban sus tres nietos, los hijos de Sebastián y Catalina: Laura, Sebastián y Leonor, que apenas comprendían lo que pasaba, con sus cortos 11, 9 y 5 años, respectivamente. –Cuando vi a esas tres cabecitas y los abracé con fuerza, tuve esa certeza profunda de que íbamos a cuidarlos para siempre. Eugenio me dijo que nos hacíamos cargo nosotros y no dudé en ningún momento de que tenía que ser así. Si tú tienes un hijo que quieres tanto y que sabes como quiere a sus hijos, no hay espacio a la duda. Ese día nos tomamos todos de la mano y comenzamos este nuevo camino. Ese día transformó para siempre la vida de Consuelo Murillo y de toda su familia. Hoy, a sus 71 años, ejerce con Eugenio (74 años) el pleno cuidado de sus tres nietos, ante la ley. Recién ahora se siente preparada para hablar públicamente del tema y lo hace desde el nuevo hogar que formó junto a los nietos Correa Vela. Una foto sonriente de la pareja preside la entrada, en las paredes solo cuelgan cuadros pintados por Catalina y las habitaciones de los niños están repletas de dibujos y recuerdos de momentos compartidos. Con sus expresivos ojos azules, Consuelo dice que “ni se me ocurrió pensar en que tenía que hacer loncheras en la mañana, que iba a madrugar todos los días, solo amor, amor, que fue lo que ellos dejaron y es lo único que necesitan los niños”. Si sintió que la mitad de su cuerpo había muerto con la partida de Sebastián y Catalina, hoy los niños han llenado de vida cada espacio de su casa. El dolor y la pena, claro, nunca van a desaparecer. Dolor a puertas cerradas Sebastián y Catalina, ambos de 39 años, eran tan apegados a sus tres hijos que jamás habían viajado sin ellos. El arquitecto estaba muy comprometido con la causa de Felipe Cubillos en Desafío Levantemos Chile para apoyar la reconstrucción de Juan Fernández, uno de los lugares más azotados por el terremoto de 2010. Ese año había viajado en siete oportunidades a la isla, para supervisar la construcción de unos locales comerciales. Esta vez, le pidió a Catalina que lo acompañara para inaugurar los jardines infantiles que ella había decorado. Por eso, accedió a dejar a sus hijos un fin de semana al cuidado de la familia. Antes de viajar, Sebastián le escribió un correo a Consuelo: –Me decía que estaban felices porque se iban a ir de pololeo, los dos solos. Siempre recuerdo que cuando se iban a casar, Sebastián me dijo muy seguro: la Cata va a estar conmigo al lado para el resto de la vida, vamos a estar siempre juntos… y así fue. La noche del accidente, los hermanos de Sebastián corrieron a la casa donde estaban viviendo los niños. Cristóbal Vigil, marido de su hija Consuelo, se encargó de contarles lo que había sucedido, en un lenguaje que pudieran comprender a su edad: “como iban en un avión los papás sacaron sus alitas y en vez de ir a otro lugar, se fueron directo al cielo”, –Consuelo se emociona con el relato– y se lo dijo con todo el amor del mundo. Les preguntaron qué querían hacer y dijeron que venirse con ellos. Pescaron un poco de su ropa, a los dos perros y se vinieron para acá. Y desde ese momento nunca más salieron de aquí. A pesar de lo aprensivos que eran con sus niños, Sebastián y Catalina no dejaron nada por escrito o alguna instrucción verbal, por si algo ocurría. Tenían todo preparado para mudarse a su regreso del viaje a la casa nueva que recién habían construido en Peñalolén, con un amplio terreno para cultivar una vida más sana, como era su estilo de vida. Los planes cambiaron drásticamente. Los abuelos paternos, Consuelo y Eugenio, vivían en un departamento y lo dejaron para armar una suerte de condominio familiar, arrendando dos casas contiguas a la de su hija Consuelo, que además están conectadas internamente. Los abuelos y los tres niños se instalaron en una, y su hija Soledad –que se vino con sus dos hijos de Isla de Pascua para estar más cerca– en la tercera. –Nosotros habíamos arreglado el departamento recién, preparándonos para vivir otra etapa –cuenta Consuelo–. Estábamos listos para empezar a viajar, no parar más y darnos la buena vida, que era lo que nos tocaba, habiendo criado a nuestros cuatro hijos. ¿Qué pasó con la casa donde estaban viviendo los Correa Vela? Nunca más volví a esa casa, no me sentía capaz. Mis hijos hicieron la mudanza, trasladaron todo para acá. Nosotros no trajimos nada de lo nuestro, porque tratamos de mantenerles tal cual era su ambiente, para que no fuera tan violento el cambio de vida sin sus papás. ¿Cómo vivieron esos primeros días, para contener a los niños, si, además, todos estaban atravesados por el dolor? Fue muy duro, recuerdo que estuvimos una semana encerrados sin salir, dedicados a los niños. En eso, la ayuda de mis hijos fue fundamental. Todos los días nos amanecíamos entre todos abrazando a uno, acompañando y consolando al otro. Mi hija Consuelo decidió cerrar las puertas de la casa para que no entrara nadie que no fuera del círculo familiar más directo y a los niños los alejamos de todo lo que se publicaba en la prensa. A poco andar, Consuelo y Eugenio obtuvieron ante un juez el cuidado total de los nietos. Un proceso del que prefiere no entregar mayores detalles, por cuidar a los tres niños involucrados. ¿No pensaron en que la responsabilidad la asumieran sus hijos, que tienen niños de edades similares? Consuelo y Soledad al tiro dijeron que se hacían cargo, todos fueron muy generosos, pero las dos estaban esperando guagua cuando fue el accidente. Mi hijo mayor, Eugenio, se casaba en pocos días más, entonces era lógico que nosotros tomáramos esa opción. Estoy segura de que los niños (Sebastián y Catalina) nos mandaron estas casas para que pudiéramos vivir todos al lado y así apoyarnos en el día a día. “Yo soy la abuela a la que le tocó el regalo de quedarse con ellos. Jamás intentaría –ni podría– reemplazar a la Cata y a Sebastián”. ¿Y cómo conciliaron su decisión con la familia materna, que también estarían dispuestos a recibirlos? Para ellos era más difícil hacerse cargo de los niños, por diferentes razones y la ley es muy exigente con los requisitos para entregarte a los niños. Lo que nos jugaba en contra a nosotros era la edad, que somos mayores. Pero frente a ese argumento, respondimos que la Cata y Sebastián eran muy jóvenes y que, por lo mismo, nadie puede asegurar nada. Fue maravilloso que nos dieran la oportunidad. ¿Siente que cambió su rol de abuela por el de mamá? Por ningún motivo, yo soy la abuela a la que le tocó el regalo de quedarse con ellos. Jamás intentaría –ni podría– reemplazar a la Cata y a Sebastián. Ellos son irremplazables y, además, los dos fueron maravillosos con sus hijos, lo dieron todo por ellos. ¿Qué tan cercana era su relación con los tres niños antes? Porque es bien distinto ver a la abuela cada tanto que vivir con ella. Yo tenía una relación bien estrecha con mi hijo, con la Cata y con los niños. Siempre veraneaba con ellos en el sur. A mi marido no le gusta acampar, así es que yo me tomaba el bus y partía con mi carpa, porque me encanta esa vida al aire libre, ese ambiente familiar. En la semana, mantenía mucho contacto con ellos. A veces también me dejaban a los niños en la noche. Eran muy regalones, así es que rogaba que no despertaran porque, como extrañaban, no paraban de llorar. Con los tres hijos de Sebastián en la casa, Didí –como la apodan cariñosamente sus 10 nietos– tuvo que echar mano a su ingenio para conciliar su estilo de vida con la educación de los Correa Vela: iban a un colegio tipo Waldorf, que desarrolla un sistema pedagógico alternativo; su mamá cocinaba todo muy natural y depurado y hasta les cosía o tejía la ropa con sus propias manos. “Al principio no sabía qué cocinarles, porque comían cosas bien distintas, además que la mayor es vegetariana, entonces armar el menú no era sencillo. Un día cociné budín de coliflor y una sopa de choritos y me quedaron mirando con cara de horror“, suelta una carcajada Consuelo. En la casa de Sebastián y Catalina, tampoco había televisión, porque sus padres estrujaban al máximo la creatividad de los niños. –Al comienzo ellos la apagaban, porque sentían que estaban traicionando la educación que les habían dado sus papás, muy sana y limpia. Poco a poco se fueron acostumbrando y saben dosificar, no se contaminan con lo que no necesitan. Los cambiaron de colegio, para que estuvieran con sus primos Correa, y poco a poco fueron adaptándose –si cabe una palabra así– a esta nueva vida que intentaba sanar a punta de cariño ese tremendo vacío que habían dejado sus padres. Hay un aspecto no menor y es el tema económico, porque asumen tres niños en edad escolar con todo lo que implica. Gracias a Dios lo tenemos arreglado. Sin duda los gastos aumentaron, pero menos mal que mi marido pudo seguir trabajando en la oficina de arquitectos que formó con sus dos hijos. Por ahora, Correa no se jubila–, acota sonriendo. Vitalidad y energía le sobran. De lunes a viernes, Consuelo se levanta a las 6:30 de la mañana para despertar a los tres niños que hoy tienen 16 (Laura), 14 (Sebastián) y 10 (Leonor). Les prepara su lonchera y repasa los turnos de la semana que le asignaron para recogerlos en el colegio. No se pierde ninguna reunión de apoderados aunque “cuando se alargan, tengo la excusa de que soy viejita y me tengo que ir”, acota con el buen humor que no ha perdido. A las ocho de la noche, comen todos juntos y se ponen al día con los abuelos. En la logística escolar participan no solo sus hijos. También amigos de Sebastián y Catalina colaboran en lo que se pueda: unos cruzan la ciudad para llevarlos al colegio en la mañana, otros aterrizan con una bandeja de brownies caseros una vez a la semana, o alguien inventa un paseo que aliviane un poco esos días más bajos. –Por donde pisas, encuentras huellas de amor que dejaron estos dos seres maravillosos. Sus amigos plantaron dos árboles en su recuerdo y les hicieron un homenaje precioso; las amigas de la Cata organizan dos veces al año subidas al cerro San Cristóbal con los niños y lanzan globos de helio con mensajes que suben al cielo. En nuestra casa hacemos dos o tres veces al año una misa en su recuerdo y siempre se llena de sus amigos, que siguen recordándolos con enorme cariño. “En algún momento me dio por pensar qué iba a pasar con los niños si faltaba yo o mi marido (…). A veces me afligía pensando y le pedía al de arriba que me mandara más tiempo porque todavía tengo mucha pega por delante”. ¿Y cómo se las arregla con las crisis de los niños, que las habrán tenido? En eso ha sido fundamental el apoyo de mis hijos, porque cuando veo que no puedo ayudarlos a calmar su pena, vienen ellos y conversan, porque naturalmente son más cercanos en edad a sus papás. Yo les doy un abrazo, un beso, dan ganas de decirles que esto va a pasar, que es normal que estén tristes, pero a mí me cuesta, porque a veces yo también estoy mal. Los tres niños han tenido apoyo sicológico para ayudarlos a expresar su pena y de este modo puedan atravesar un puente que a ratos tambalea y se quiebra en su interior. ¿Los temas propios de la adolescencia con quién los conversan? Porque si con los papás es difícil, más con la abuela. ¡Por supuesto! Muchas veces los veo salir a la casa de mis hijos, calladitos, a conversar sus cosas. Por ejemplo, en temas de sexualidad, para mí es más difícil porque en mi época ni se hablaba del tema, poco sabíamos. Mi hijo Eugenio, que no vive tan cerca, también está muy pendiente con Sebastián hijo. Esta casa es de todos, muy abierta, pero cada uno tiene su espacio y eso se respeta. ¿Es una abuela conservadora o de mente más abierta para los permisos, las decisiones en general? Nosotros cambiamos mucho nuestra manera de pensar a medida que fueron ocurriendo situaciones al interior de nuestra familia, como la separación de dos de nuestros hijos. Uno va evolucionando, no te puedes quedar pegada en lo que para ti era conveniente en tu tiempo. En lo práctico soy bien despelotada, nada rígida. Trato de estar en sintonía con mis nietos, tengo una relación especial con cada uno de ellos. ¿Y le complica su edad para esta labor de tan largo aliento? (Se detiene a pensar). En algún momento me dio por pensar qué iba a pasar con los niños si faltaba yo o mi marido, porque no podría hacerlos sufrir de nuevo una pérdida; y sé que a ellos les preocupaba ese tema. A veces me afligía pensando y le pedía al de arriba que me mandara más tiempo porque todavía tengo mucha pega por delante. Por eso me mantengo activa, me preocupo de estar bien, ocupar la mente en lo positivo y olvidarme de esos pensamientos. Visita en sueños En la vida diaria, se habla a cada rato de Sebastián y Catalina, no es un tema tabú. Consuelo es creyente y cuenta que mantiene “línea directa“ con los niños –como ella se refiere a la pareja–: –Les hablo muy seguido. Cuando veo que hay algo que no anda bien, o alguno de los niños está más triste, les pido que me manden buenas vibras; o si tengo dudas de qué camino tomar les pido que me inspiren, que me ayuden. O si la estoy embarrando, que me manden alguna señal para que me dé cuenta y rectifique. Una vez, Sebastián me vino a visitar en un sueño y lo vi muy nítidamente. Fue muy lindo –su voz se quiebra– había pasado poco tiempo de su partida y me dijo: vieja, quédate tranquila que todo va a salir bien, nosotros estamos bien. ¿Los niños también tienen ese vínculo más espiritual con ellos? Recién ocurrido el accidente, Sebastián hijo comentó que la noche anterior había venido a verlo su papá. Le dijimos “¿cómo no avisaste?” y él respondió: “por miedo a que se fuera”. Se la ve con una enorme fortaleza para contener a sus nietos, pero ¿dónde está el espacio para vivir su propio duelo? No sé cómo explicarlo, te vuelcas en ellos con la certeza de que son lo único que importa. Alguien me recordaba que en los aviones te dicen siempre que en una emergencia te pongas primero tú la mascarilla antes de ayudar a otros. Yo, la verdad, nunca hice eso. Pensé que no necesitaba mascarilla y que los que realmente necesitaban contención eran los niños. Mi únicos siquiatras son el golf y el pilates. Ni un solo día dejé de esperarlos en la puerta cuando llegaban del colegio, para que no se sintieran solos. Aunque cada uno se fuera a su pieza o a hacer otra cosa, yo estaba para lo que fuese necesario. No soy de mucho abrazar –mi marido sí– pero con estos gestos les demuestro mi cariño. Recién ahora me he podido relajar un poco más porque los veo mejor. Me estoy poniendo yo la mascarilla, en un sentido figurado. “Yo les doy un abrazo, un beso, dan ganas de decirles que esto va a pasar, que es normal que estén tristes, pero a mí me cuesta, porque a veces yo también estoy mal”. ¿Y con qué se ha encontrado al ponerse la mascarilla? Mi hija me mandó al siquiatra y el médico me recetó pastillas para salir de la depresión. Y yo le dije que no tengo depresión, tengo pena y eso no lo voy a tapar ni esconder con pastillas. Menos aun cuando estoy a cargo de tres niños. ¡Imagínate que me quede dormida y no sienta en la noche si necesitan algo! En cambio, sí solté mucho en unas sesiones que tuve con imanes. Descubrí que físicamente el dolor estaba como adherido en el corazón. En el momento que me ayudaron a sacarlo fui capaz de ver todo como en una película: el accidente, a Sebastián y la Cata, todo… Lloré mucho, mucho, y recién después tuve la sensación de haber soltado lo que tenía tan guardado en ese lugar. Fue muy impactante. No me había dado cuenta que me apretaba tanto. Pero, en el fondo, el duelo es para siempre, para toda la vida. Yo, al menos, no puedo decir que ya lo viví, que ya lo saqué afuera. Pero creo que me ha ayudado mucho ser muy positiva. ¿Le está pasando la cuenta el cansancio físico con este ritmo que lleva? Todavía no lo siento –dice riendo–. Mi meta es que la Laurita (la mayor) cumpla 21 años. Quizás entonces quiera viajar a estudiar fuera, porque en eso mi marido es muy abierto y los estimula a que viajen. Para mí, ese sería un momento para decir misión cumplida y descansar un poco, ellos van a poder volar más solos y no tendré que cargarles la mano a mis hijos. Para esa fecha, restan cinco años. Consuelo no afloja. Se nutre de sus amigas más jóvenes del golf, del corazón de su familia y de la energía que los mismos niños le aportan a diario. “Estoy segura que Sebastián y la Cata están felices de que estén con nosotros. Me siento orgullosa de lo que he hecho. Hemos construido la familia como ellos habrían querido, viviendo todos cerca. Y si no tienes fuerzas, tendrás que sacarla de alguna parte. Lo que sí, tengo una conversación pendiente con el caballero de arriba. Necesito que me explique por qué les mandó esto tan duro a los tres niños, cuál es el sentido de todo esto… quizás hay algo escrito en su destino que yo ni siquiera alcance a ver”. Paula.cl
  17. 'Villapolis": presentan juego que recupera la memoria patrimonial de la Villa Olímpica Entre una feria navideña, el cierre de las iniciativas de 2016 de la Escuela de Artes y Oficios y la presentación del proyecto de biblio-huerta, entre otros talleres que se realizaron durante el año en la Villa Olímpica, académicos del Instituto de la Vivienda (INVI) de la Universidad de Chile, junto a estudiantes y ex alumnos, realizaron una serie de actividades para fomentar el debate y la participación de los vecinos respecto a diversos temas. Los deberes y derechos de los ciudadanos que habitan en una zona típica, como es la Villa Olímpica, un recorrido patrimonial que buscó poner en valor los hitos más importantes del barrio, y el juego Villápolis que busca socializar esta información patrimonial, fueron algunos de los más destacados puntos del primer Encuentro Ciudadano sobre Vivienda, Territorio y Hábitat Patrimonial, celebrado el sábado 17 de diciembre. Así lo explicó el académico Carlos Lange, quien aseguró que la idea de este tipo de actividades es generar dinámicas que permitan que los ciudadanos aprendan jugando sobre sus deberes y derechos en la producción de su hábitat y territorio, en un esfuerzo conjunto con los vecinos del barrio. Universidad de Chile “Esperamos desarrollar una metodología de aprendizaje sobre estas materias, aprendiendo de lo que los vecinos han hecho en la construcción de su barrio y sistematizando esa experiencia. Queremos replicar esto en otros barrios y ojalá también en otras regiones, de manera que podamos entender que el ejercicio de nuestros derechos puede ser una instancia alegre y participativa“, aseguró Lange. A lo largo de la tarde numerosas familias, niños, jóvenes y adultos mayores participaron de las diferentes instancias organizadas, conversando, jugando y recorriendo la Villa Olímpica e identificando algunos de sus hitos más relevantes. El arquitecto Miguel Lawner, quien participó del conversatorio Villa Olímpica: Zona Típica, destacó el ejemplo que implica la lucha de los vecinos por defender su patrimonio y obtener la declaración de zona típica para su barrio, manteniendo la calidad del conjunto habitacional y su espacio público y mejorándolo. “Este es uno de los ejemplos más notables que tenemos en Chile de cómo la participación ciudadana logra mantener y mejorar un conjunto habitacional, y estamos en la obligación de cuidar este tesoro que significa la participación comunitaria”, afirmó Lawner, quien también enfatizó en que la generación de espacios colectivos de conversación sobre estos temas permite identificar nuevos problemas y buscar soluciones colectivas a los mismos. Universidad de Chile Ana Paz Cárdenas, secretaria técnica del Consejo de Monumentos Nacionales, quien acompañó a Lawner en el debate, aseguró que es una gran responsabilidad resguardar un monumento nacional, en este caso una zona típica, siendo una tarea que recae en el Estado pero también en la comunidad involucrada, por lo que “conversar sobre su significado y sus implicancias es fundamental para que tengamos claro a lo que nos enfrentamos”. Este proyecto del INVI se enmarca en el Convenio Universidades suscrito entre el Ministerio de Vivienda y Urbanismo y la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, mediante el cual el INVI se comprometió a realizar actividades orientadas a reflexionar y discutir aspectos relacionados al proceso constituyente en el ámbito del hábitar y el territorio. Para ello, este tipo de actividades lúdicas como el tablero de juego Villápolis o la dinámica de “búsqueda del tesoro” del recorrido patrimonial permitió que la gente aprendiera a través de una instancia diferente, relajada y “contribuir en la conformación de un mapa colectivo, y en una noción de barrio conformada por todos los actores del barrio“, destacó Felipe Ávalos, quien forma parte del grupo Hábitat y territorio.
  18. 17 Noviembre 2016 El enfoque social y educativo de Francisca Florenzano, la nueva directora de CorpArtes La ex directora de Senda liderará la fundación que cuenta con el CA660 y el Festival Sanfic. Uno de los desafíos de la socióloga será fortalecer y promover un mayor acceso a la cultura. Su nombre, de buenas a primeras, se asocia a temas relacionados con salud y reinserción, tras haber ejercido entre el 2010 y 2014 la dirección de Senda (Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol). Sin embargo, Francisca Florenzano (44) cuenta que sus intereses profesionales van mucho más allá. “Senda es algo que me ha marcado muy fuertemente, pero yo primero soy socióloga y me especialicé en el extranjero, en políticas sociales, entonces creo que mi gran motor tiene que ver con lograr que grupos que tienen menos acceso a una serie de posibilidades puedan acercarse a ellas, en este caso es la cultura y las artes”, dice la profesional, quien fue anunciada ayer como la nueva directora ejecutiva de la Fundación CorpArtes tras la salida de Jacqueline Plass en febrero pasado. Para Catalina Saieh, vicepresidenta de CorpArtes, Florenzano representa justamente el perfil que hace un buen rato venían buscando para la fundación. “Francisca tiene una formación muy completa y una profunda conexión personal con la cultura, además posee los talentos y habilidades que buscamos para liderar esos equipos. Tenemos una visión clara y los objetivos de la fundación son de largo plazo. Proyectos como el nuestro que miran a futuro, requieren en el tiempo de liderazgos con talentos y habilidades distintas, para sus diferentes momentos de crecimiento”, explica. Tras su paso por Senda, Florenzano se desarrolló como consultora de Políticas Públicas y Salud Pública en Social Development Consultant; más recientemente fue gerente de Asuntos Corporativos y Comunicaciones de laboratorio Pfizer, y asume que el ámbito de la cultura será un gran salto en su carrera. “Es un desafío enorme que asumo con muchas ganas”, dice. “Me interesa mucho aportar desde el sector privado a que este grupo de la población, que hoy no tiene acceso a la cultura por motivos geográficos, de poder adquisitivo o incluso por interés, pueda acceder a ella. Esa ha sido la misión principal de CorpArtes en estos 14 años de existencia; yo vengo a fortalecer eso”, señala la nueva directora ejecutiva. Cultura para todos Desde sus inicios en 2002 por iniciativa del empresario Alvaro Saeih y su familia, Fundación CorpArtes, una entidad privada y sin fines de lucro, tiene la misión de ser un espacio para la cultura accesible para todos. Así nacieron iniciativas como el Festival Internacional de Santiago (Sanfic) y el Festival de Cine Las Condes. En agosto de 2014, además, abrieron las puertas de su propio centro cultural, el CA660 Itaú/Corpbanca, ubicado en Rosario Norte 660, que rápidamente se transformó en una nueva plataforma para el arte, la música, el teatro y la danza. En sus tres años de vida, el centro ha tenido varios hitos, como la exitosa muestra debut de Joan Miró, que atrajo a 84 mil personas, y la de la japonesa Yayoi Kusama, que en 2015 batió el récord de asistencia, con 195 mil visitas. A eso se suma una rica oferta de música clásica que este año tuvo a figuras internacionales como Zubin Mehta y Kent Nagano. Con 35 espectáculos en 2016, el CA660 fue visitado por más de 120 mil personas, y de ellas cerca de 47 mil fueron estudiantes: 60% de establecimientos de educación municipal y particular subvencionado, con un índice del 59% de vulnerabilidad media/ alta. Estos últimos datos son los que Francisca Florenzano intentará ampliar. “Entre las estrategias está el fortalecer las alianzas público/privada con los colegios, municipios, organizaciones y fundaciones educativas y llevar a cabo un programa educativo amplio e innovador. Queremos desarrollar nuestros propios materiales educativos para que puedan ser ejecutados por profesores de música y artes visuales. Otra idea es no sólo concentrar en el centro cultural toda la oferta, sino también ir a la calles y estar presente en otros lugares donde la gente vive su día a día”, adelanta la socióloga. La impronta internacional que ha caracterizado al centro continuará en 2017 con exposiciones como Yoko Ono: Dream Come True, de la artista japonesa que ya estuvo en el Malba de Buenos Aires este año; la visita de la Orquesta Filarmónica de Praga y del actor estadounidense John Malkovich, quien se presentará junto a la Sinfónica de Chile. La cartelera de teatro suma al director canadiense K.K Barret con la obra Nufonia Must fall, y desde Bélgica viene el montaje de danza Speak low if you speak love… del director Wim Vandekeybus. Todo esto complementado con una oferta nacional donde destaca la reposición de Realismo, de la compañía Teatro de Chile y las muestras de dos importantes artistas locales: Federico Assler y Jorge Tacla. “La programación 2017 ya está definida y yo vengo a sumarme a eso con el desafío de aportar al acceso. CorpArtes se ha caracterizado por tener una oferta internacional que de otra forma no tendríamos, pero al mismo tiempo valoran y apoyan mucho la producción nacional; creo que esa mezcla es notable”, dice Florenzano. “Al igual que el deporte, la cultura puede ser un articulador que acorta las brechas de pobreza, pero sobre todo puede ampliar el horizonte de todas las personas sin excepción. Se trata de poder experimentar y acercarse a una parte que hoy los chilenos quizás tenemos un poco dormida, que son las emociones; ése es el gran potencial del arte”, concluye. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/enfoque-social-educativo-francisca-florenzano-la-nueva-directora-corpartes/
×