Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Unidad Popular'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 3 results

  1. 20 Noviembre 2016 Hobsbawm y su visión de la Unidad Popular Publican compilación de escritos sobre América Latina a cargo del célebre historiador británico. Se incluyen dos textos sobre la “vía chilena al socialismo”. En una de ésas, pudo haber vivido en Chile, pero no. En 1938, Eric Hobsbawm (1917-2012) residía en Inglaterra con su hermana Nancy, al cuidado de un tío. Nancy se vino ese año y Eric se quedó estudiando en Cambridge. Sin embargo, en Viña del Mar había otra rama de la familia, instalada por un tío llegado al Norte Grande en 1914 y así fue como en 1962 el hombre que se convertiría en “el historiador más conocido del mundo”, en palabras de Tony Judt, vino a Chile por primera vez. A visitar a los parientes, sin duda, pero no sólo a eso. Militante comunista desde 1936 -y hasta la disolución del PC británico, en 1991-, el futuro autor de La era del capital aprovechó también la primera venida para almorzar con el entonces senador Salvador Allende y su esposa, Hortensia Bussi. Volvería nueve años más tarde y, además de visitar La Moneda, se tomó el tiempo de observar y desentrañar lo que había en esa inédita “experiencia” que tanto interés generaba en el mundo: la “vía chilena al socialismo”. Y así fue como elaboró, para el número del 23/09/71 de The New York Review of Books, un ensayo acerca de lo que había visto y diagnosticado. El texto, titulado Chile: Year One, es hoy reeditado junto a otro que el académico redactó, desde el dolor y la derrota, días después del golpe de 1973. Ambos forman parte de Viva la Revolución: Hobsbawm on Latin America, volumen que recorre el subcontinente con la mirada de un historiador que lo consideró con afecto, si es que no con la esperanza de ver en él la cuna de grandes transformaciones. The Chilean way “Chile es el primer país en el mundo que trata seriamente de construir un camino alternativo al socialismo”, anota Hobsbawm en su ensayo. Lo hace para replicar lo que el propio Allende señaló en su primera cuenta ante el Congreso Pleno: que hay una vía institucional, aunque jamás recorrida antes, para una revolución (y que ése es, a su juicio, una “perspectiva apasionante y políticamente valiosa”). Pero también para recordar que “no hay nada que les guste más a los países, especialmente a los pequeños, que dar un ejemplo al mundo entero”. Hay de su parte una “natural simpatía” hacia el proceso de la Unidad Popular, así como una “enorme esperanza” en su éxito. Pero agrega que ni eso ni el ambiente de satisfacción y expectativas que palpa en el aire “debería cegarnos ante las complejidades de esta situación”. Acto seguido, anuncia frialdad y realismo en el análisis. Primero está Allende, “un político brillante y sofisticado del tipo ortodoxo, que se siente a sus anchas cuando se trata de las estrategias y las tácticas de lo posible, en las asambleas partidarias y en el Congreso. Además, tiene la enorme y justificada autoconfianza del hombre que ha triunfado contra todos los pronósticos: nadie creyó que pudiera ganar y su propio partido (el PS) trató de bajar su candidatura”. Para alguien así, prosigue, no significa nada llegar al Gobierno maniatado (por la oposición, el Poder Judicial y por los problemas en su propia coalición), pues “mucho puede hacerse dentro de los límites de los poderes existentes”. Más crítico se muestra Hobsbawm, sin embargo, respecto de la lentitud de Allende para imponerse dentro del PS. Este último es “poco más que un conjunto de grupos rivales, clientelismos y baronías políticas, virtualmente incapaces de actuar como un partido”, y su mayor problema está en el ala izquierda. Y el diagnóstico no es menos severo cuando se trata de la alianza de Gobierno. A su juicio, la Unidad Popular se muestra “organizacionalmente inadecuada frente a las tareas que ha asumido”. El rígido sistema de cuotas, en que ningún funcionario-militante puede tener un jefe o subalterno del mismo partido, “lleva a que cada departamento y agencia estatal consista en un encabalgamiento de máquinas partidarias rivales”. Cuando cuesta mucho definir cuestiones que no han sido ya definidas en el pacto pre-eleccionario, se puede generar una “parálisis desastrosa”, como la que observa en la reforma agraria. “Cualquier gobierno que no puede tomar decisiones está en problemas”, concluye, “pero un gobierno revolucionario que no puede tomarlas, tiene problemas muy serios”. A estas dificultades, se agregan las propias de un país monoproductor que debe importar buena parte de sus alimentos. La perspectiva de un bajo precio del cobre y de que el aumento de la producción agrícola e industrial estén bajo lo deseado, sólo complica las cosas. Por otro lado, “Allende no puede, aunque quisiera, imponer a su pueblo los sacrificios materiales que los cubanos han venido haciendo hace ya varios años”. Con todo, The Chilean way ofrece a su juicio resultados valorables en sus primeros 10 meses, especialmente en lo económico. Eso sí, los problemas pueden agudizarse en los años siguientes. Por esta y otras razones, sugiere que el Gobierno asuma la “iniciativa estratégica” y que el Presidente haga lo propio con su liderazgo político, para atraer a ese proletariado apolítico y no organizado que podría darle la esquiva mayoría absoluta. Un obituario No llegó la mayoría absoluta, pero sí el golpe de Estado, que Hobsbawm comentaría en caliente pocos días después. La nota que le publicó el semanario británico New Society se percibe como un obituario que no por casualidad se titula “The Murder of Chile”. El asesinato de Chile, escribe, se ha esperado tanto tiempo, y la agonía de los últimos meses de Allende ha sido tan reportada por la prensa, que ahora todos quieren verter sus lágrimas. Incluso los laboristas británicos, que nunca se desvelaron por este país “pequeño y remoto”. En el fondo, agrega, la mayoría de estos obituarios políticos no tenían mayor interés en Chile y en cómo este caso, como España, constituye un test de alcances globales. “Para la mayor parte del mundo fue un caso de prueba más bien teórico sobre el futuro del socialismo”. En cuanto al desenlace del 11, se pregunta por lo que Allende pudo haber hecho para evitarlo sin que la guerra civil fuese una opción. “No creo que haya habido mucho que pudiera hacer después de comienzos de 1972, excepto ganar tiempo, asegurar la irreversibilidad de los grandes cambios ya logrados y, con suerte, mantener un sistema político que podría dar más tarde a la UP una segunda oportunidad. (…) Durante los últimos meses, que fueron varios, ya era claro que no había prácticamente nada que pudiera hacer”. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/hobsbawm-vision-la-unidad-popular/
  2. Patricio Walker: Si la DC deja la Nueva Mayoría, sería como la Unidad Popular El presidente del Senado ahondó en la tensión que hay entre su partido y el PC, asegurando que entre ambas colectividades no hay "un mínimo común compartido". SANTIAGO.- Mientras la tensión entre la Democracia Cristiana (DC) y el Partido Comunista (PC) por el alcance de las reformas se acrecienta, el presidente del Senado, Patricio Walker, se refirió a su partido y la importancia de éste en la Nueva Mayoría. "Si deja de estar la DC dejaría de ser la Nueva Mayoría, pasaría a ser algo parecido a lo que hubo en el gobierno del Presidente Allende, lo que fue la Unidad Popular, por supuesto con partidos renovados con otros predicamentos, no quiero hacer caricatura. Pero obviamente sin la DC no habría Nueva Mayoría", expresó Walker este martes a Tele13 Radio. En este sentido, el parlamentario afirmó que "en una coalición hay que tener un mínimo común compartido, y con el PC no lo tenemos". Walker, además, aseveró que visualiza a la Nueva Mayoría sin el PC: "Hay que conversarlo, pero yo sí". Los dichos del presidente del Senado se suman a la seguidilla de declaraciones cruzadas entre ambos partidos, que se incrementó estos últimos días por las discrepancias en cuanto a la reforma laboral y la moción para anular la Ley de Pesca. Los timoneles de la DC y el PC han emitido críticas que hablan de disyuntivas entre las bases de los partidos. Fue el caso del presidente falangista, Jorge Pizarro, quien tras el comité político realizado el lunes en La Moneda, intensificó una vez más sus críticas diciendo que "no es el Partido Comunista el que nos va a venir a hablar a nosotros de democracia". Teillier, por su parte, insistió en que el timonel de la DC no tenía derecho a descalificar. www.emol.com
  3. Colusión de los supermercados: Presidente de la UC sale en defensa de la economía de mercado y dice que en la UP no había pollos que comprar The Clinic Online 09 Enero, 2016 “No he querido decir que hay que hacerse los lesos con la colusión porque igual los pollos en los supermercados salen más baratos. Es inaceptable que por unos dólares más algunos empresarios transgredan la ley y no traspasen todos los beneficios de la libre competencia que les corresponden a los consumidores. Pero es una soberana estupidez decir que porque se descubre colusión en un mercado hay que terminar con la economía de mercado”, dice Luis Larraín. A propósito de la denuncia de colusión que involucra a las cadenas Lider, Jumbo y Unimarc, el economista, director de Libertad y Desarrollo (LyD) y actual presidente de Cruzados, Luis Larraín, escribió una columna en El Mercurio, en donde defiende que pese a todos sus vicios la economía de mercado es necesaria. “Es positivo para nuestra institucionalidad que posiciones tan encontradas puedan ser dirimidas por un órgano independiente como es el Tribunal de la Libre Competencia. Pero entretanto, con esa superficialidad que nos caracteriza desde hace algún tiempo, cualquiera se permite hacer todo tipo de conjeturas, afirmaciones y análisis acerca de nuestra sociedad, los empresarios, la economía de mercado y la naturaleza humana, sin siquiera atender a los hechos o realizar una mínima reflexión. Este último ejercicio, tan escaso en Chile, es lo que pretendemos hacer”, sostiene. En ese aspecto, hace un punto para advertir que “entre las cosas que se han dicho es que la mera existencia de cadenas de supermercados perjudica a los consumidores; que la economía de mercado, dado que hay colusión en muchos mercados, es también mala para los consumidores”. A manera pedagógica, Larraín, dice que “supongamos por un momento, sólo como una hipótesis, que la Fiscalía tiene razón. Si los supermercados se coludieron, presumiblemente habrían cobrado por los pollos más que el precio que cobrarían en ausencia de colusión (no se entiende, si no, para qué se coluden), perjudicando así a los consumidores”. “Si ese fuera el caso tendríamos la siguiente situación (valores ficticios): a) Precio de pollos en supermercados con colusión $103. b) Precio de pollos en supermercados sin colusión $100. c) Precio de pollos en almacenes $115. d) Precio de pollos sin economía de mercado no hay pollo (o pollos belgas). Respecto del último, subraya que “requiere alguna explicación para los jóvenes”. “En el tiempo de la Unidad Popular, en que no había economía de mercado, la distribución de alimentos estaba en manos de organismos estatales (Dirinco, JAP) y el resultado, además de la inflación que llegó a 500% en 1973, era el desabastecimiento de productos de primera necesidad. No había forma de conseguir pollo y si lo conseguías eran unos pajaritos importados de Bélgica que pesaban como un kilo”, asegura. Asimismo, plantea que “los almacenes, aún sin coludirse, igual cobran más caro por el pollo, lo que no significa por supuesto que la colusión es buena sino que hay otras ventajas de la operación de los supermercados”. “Con lo anterior no he querido decir que hay que hacerse los lesos con la colusión porque igual los pollos en los supermercados salen más baratos. Es inaceptable que por unos dólares más algunos empresarios transgredan la ley y no traspasen todos los beneficios de la libre competencia que les corresponden a los consumidores. Pero es una soberana estupidez decir que porque se descubre colusión en un mercado hay que terminar con la economía de mercado”, concluye. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/01/09/presidente-de-la-uc-sale-en-defensa-de-la-economia-de-mercado/
×