Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Teleseries de TVN'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 15 results

  1. Teleserie histórica de Televisión Nacional de Chile, de 63 capítulos, transcurrida en el periodo comprendido entre 1770 y 1831, durante el Virreinato de Ambrosio O'Higgins y la Batalla de Lircay. Esta fue una de las alternativas que eligió TVN en reemplazo de la teleserie "Todos nosotros", que fue suspendida por su argumento subido de tono, según se supo en la oportunidad. [ignoro si se emitió o no] La Tercera, 9 de septiembre de 1981
  2. Estos son recortes de prensa de una teleserie de los años ochenta que jamás se emitió, pero cuyo guión dio pie a la publicación de un libro.
  3. El próximo domingo 28 de enero a las 21 horas en el Festival Quilicura Teatro Juan Radrigán 2018 será presentado parte de su proyecto inconcluso presentado en su momento a TVN y que fuera rechazado. Lo mejor de todo es que la entrada es gratis, así que no hay razones para no ir. Los detalles: HOMENAJE A JUAN RADRIGÁN (traducido al creol) 28 de enero, 21 horas Villa Santa María, Del Trigal con El Romeral. Producido por la Corporación Cultural de Quilicura, este nuevo tributo contempla un trabajo sobre el texto El pueblo del mal amor y sobre el proyecto inconcluso de una teleserie escrita por Radrigán, llamada Piel de oveja. El trabajo dramatúrgico fue realizado por su hija y destacada dramaturga, Flavia Radrigán, y cuenta con la dirección de Marcelo Leonart , además de Carmina Riego, Héctor Morales, Tito Bustamante y Mónica Ríos en el elenco, al que se suman dos actores haitianos asentados en la comuna: Enfant Cher y Pierre Overt. Esta obra será traducida al creol y los subtítulos serán proyectados en las pantallas del escenario. Fuente: http://quilicurarte.cl/1298-2/
  4. El pasado sábado 2 de septiembre se cumplieron seis años desde que murió Felipe Camiroaga. Para recordarlo, seleccionamos dos capítulos destacados del libro "Felipe Camiroaga, la verdadera historia", de Cristián Farías y Cecilia Gutiérrez, referidos a su paso por las teleseries Jaque Mate y Rojo y Miel. La cirugía a la nariz y el flechazo con Angélica Castro En septiembre de 1992, cuando llevaba apenas seis meses animando Buenos Días a Todos, Felipe Camiroaga aparece en la sala de pautas respirando ansioso. (El director) Mauricio Correa lo queda mirando. Felipe le informa que tiene un anuncio muy importante que dar. El director frunció el ceño, aprontándose a lo que venía. Llama al equipo. En ese ambiente de expectación, Camiroaga informa que se va. Le dice adiós al matinal para integrarse al área dramática. "Fue un batatazo", recuerda uno de los presentes. El desconcierto se dibujó en ciertas caras. Hubo mujeres que se angustiaron, aunque, en general, todos sabían cuánto anhelaba actuar y se alegraron por él. Menos Mauricio Correa. El director pernaceció en silencio, permanentemente molesto, aunque en esa reunión no lo manifestó. Correa estaba descolocado. Ya había acuñado una manera de liderar su equipo, en la cual es amo y señor. Muchos integrantes de Buenos Días a Todos, incluso el mismo Camiroaga, en algún momento se sintieron pasados a llevar por el tono fuerte, directo y golpeado del director. "Es un jefe duro, al que no le gusta que lo contradigan, te plantea sin ninguna delicadeza lo que no le parece", describe uno de sus colaboradores históricos. No estaba de acuerdo con la partida de su animador estrella, pero esta vez no podía hacer nada, porque la decisión estaba tomada a nivel ejecutivo. Ahora solo le quedaba arreglárselas para encontrar rápidamente un reemplazante. El hábitat natural del conductor era el campo, un lugar donde pudiese despertar con el trinar de los pájaros, el canto del gallo, abrir la puerta y encontrarse con pasto, árboles, tierra y animales. Llevaba las postales de sus veraneos en el sur pegadas en la memoria y desde que entró a trabajar en televisión soñaba con comprarse un terreno. El sueldo en TVN era bueno. Sumando "pitutos", como el programa Los Éxitos del Mundo, que grababa diariamente en Radio Galaxia, contó con los medios para cumplirlo. Era ahorrativo, no despilfarraba en ropa cara, bacanales en restaurantes ni viajes de lujo. Manejaba un flamante BMW, pero cada vez que recibía una cantidad de dinero importante, por algún contrato publicitario o un trabajo especial, invertía en tierras. Mientras construía su primera casa -"donde me voy a ir a compartir con gallinas, caballos y perros", según anunciaba- arrendó una en La Dehesa. La construcción era amplia, con techo de tejas, chimenea, una gran terraza donde estacionaba su moto, jardín y piscina. Allí desplegó su gusto por la decoración sin pretensiones. Arregló el living con sillones de diversos estilos, grandes cojines, una mecedora y harto filodendro. El único toque personal era un würlitzer. Para allá se llevó al Kiwi, a Bibiano Castelló y a un fino ejemplar de pastor alemán, al que bautizó simplemente Perro. Durante unos días también recibieron a Lucho Jara, cuando estuvo soltero por una disputa familiar y no tuvo donde quedarse. El cantante rompió la puerta de vidrio de la ducha y nunca la pagó. Felipe se enclaustró para preparar su personaje en la telenovela Jaque Mate, adaptación de una telenovela brasileña. Contaba la historia de dos poderosas familias dueñas de un banco, que vienen en mansiones contiguas. A Camiroaga le dieron el papel de Aldo Tapia, el jovencito de la trama, hijo de la cocinera y el chofer de una de las acaudaladas familias. Un joven humilde, tímido, a veces apocado, pero muy esforzado, que trabaja y estudia. Por supuesto que también conquista a la niña rica, interpretada por Aline Kuppenheim, la llamada "Juliette Binoche de las teleseries chilenas", quien comenzaba su apogeo en el género. No le tocó un rol principal. Era actor secundario. Entró sin hacer pruebas ni casting a un elenco dirigido por el destacado Vicente Sabatini e integrado por figuras de la talla de Claudia Di Girolamo, Francisco Reyes y Paulina Urrutia, no por talentoso, sino que, nuevamente, por lindo. Era un anzuelo para que sus miles de seguidoras vieran la telenovela. Y como acostumbraba en lo profesional, afrontó el tema en la prensa, aunque por dentro hubiese odiado la pregunta. "TVN pensó que yo iba a ser un buen gancho para la teleserie. A mí no me molesta, es una realidad. Sería un engaño que creyera que actúo en Jaque Mate por mi talento como actor. Pero estudié un año teatro. No es un capricho. Quiero trabajar en esto", declaró en La Segunda. Su maestra fue Anita Reeves, la respetada actriz que llegaba a La Dehesa para instruir al joven que salió duro para memorizar textos y meterse en el personaje. Él se esforzaba y se preocupaba de los detalles como salir a comprar el montgomery que usaría el Aldo en escena, pero no había caso. Se look estaba perfecto: se cortó el pelo estilo militar y se fotografió en traje de baño, saliendo de la piscina, promocionando su nueva faceta. Pero repasaba de pe a pa el libreto y no se lo aprendía. Se desconcentraba. El joven aprendiz no tenía training. Incluso moverse y hablar al mismo tiempo en una escena se le había un mundo. Para peor, una semana antes de comenzar las grabaciones, le llegó una patada en plena nariz y tuvo que operarse. Camiroaga era tan palomilla cuando andaba de buen humor, que apenas llegaba a un lugar lanzaba bromas y buscaba en qué entretenerse. En noviembre de 1992 le dio por ponerse a jugar a los karatecas nada menos que con el jefe de seguridad de la Teletón, Juan Manuel Chandía. Esa mañana el conductor fue de los primeros en llegar a la Estación Central de Santiago, de polera y parka clara, para subirse el "tren del amor" que recorrería el sur, lleno de artistas para promocionar la jornada solidaria organizada por Don Francisco. Era muy temprano. Para pasar la hora y matar el frío, el inquieto Felipe comenzó a dar golpes y puntapiés al aire con el experto Chandía. Iba un manotazo para allá, un puntapié al aire. Un golpe hacia acá, un par de fintas. Hasta que el jefe de seguridad hizo un pequeño error de cálculo. Una de sus patadas dio justo en el marco de los anteojos de Camiroaga. Un trozo de este quedó incrustado en la nariz del conductor. Saltó la sangre. Quedó agachado del dolor. Se llevó las manos a la nariz. Cundió el pánico. La punzada era intensa. Felipe pensó que tenía el tabique roto. Estaba más que asustado. Llegó ayuda, limpió la herida, se puso un parche curita y abordó el tren con la nariz hinchada. El dolor no se detuvo. La molestia no cesaba porque tenía una fractura y, tras un chequeo con especialistas, el martes 17 de noviembre se sometió a una cirugía en la Clínica Alemana que duró dos horas y media. Junto a su cama lo esperaban su padre y Bibiano Castelló, que las hizo de vocero y contó que su amigo presentó "solo pequeños malestares y una leve alza de presión" tras despertar de la anestesia. El recién operado permaneció con yeso y reposo total durante varios días, y ya tenía quien lo cuidara: Angélica Castro. El flechazo fue fulminante y ocurrió durante uno de esos fines de semana de adrenalina al máximo que se vivían en las carreras del Jeep Fun Race. El evento deportivo era auspiciado por una gran marca. Los vehículos todo terreno volaban por un circuito lleno de baches y obstáculos construido especialmente para provocar escenas de riesgo. Uno de los conductores era Felipe. Obsesionado con los autos, manejaba por entre pendientes y fosas con agua. Descargaba el estrés de la pantalla chica y se lucía frente a las espléndidas espectadoras del torneo. Angélica Castro también competía en el Jeep Fun Race, donde llamaba la atención como una conductora aguerrida que luchaba con todo. Tenía 20 años, altísima, cintura de 57 centímetros, piernas interminables y pelo rubio y largo a lo Jerry Hall, la famosa maniquí texana de los años 70. El conductor quedó alucinado de inmediato y, por primera vez, decidió apurar su plan de seducción. Antes echaba mano de un arsenal de técnicas de acercamiento. "Interpretaba distintos papeles, el del niño tímido, el necesitado de cariño, el desprotegido...", enumeró en revista Ya. Pero intuyó que esta rubia no era como las otras y se presentó sin caretas. Luego de algunas citas, en la primavera de 1992 comenzaron a pololear. En un principio solo los íntimos supieron, igual que con Salosny y Lucero. "No estamos pololeando. Saliendo sí, porque somos muy amigos hace harto tiempo", declaró ella, cuando en realidad la relación estaba formalizada, pero llegaron al acuerdo de proteger su intimidad a toda costa. Camiroaga tenía fobia a que los medios de comunicación hablaran de sus parejas. "Creo que nunca va a pasar que salga a responder con quién estoy. Para hablar de mi trabajo estoy súper abierto... Pero no, no creo que alguna vez grite que estoy enamorado y que se llama tal. Se trata de guardar algunos secretos para uno y compartirlo con tu entorno más íntimo", argumentaba. Angélica era igual de hermética que él. En los seis años que estuvieron juntos, jamás se le escapó un detalle del affaire. Batió el récord como la pareja más infranqueable del animador. "Lo íntimo es sagrado", afirmó en Cosas. Fue la primera novia que el conductor reconoció públicamente. "Estamos súper contentos. Tenemos problemas como todas las parejas y esto nos ha permitido crecer mucho como pololos", contó, pero solo hubo algunas fotos juntos y exclusivamente en eventos sociales donde fueron sorprendidos. Castro posaba sensual en las revistas de papel cuché, donde dio extensas entrevistas, pero en el asunto amoroso solo dijo generalidades (...) La trastienda de su paso como galán de teleseries El debutante se integró a las grabaciones de Jaque Mate con su nariz convaleciente y afinada. Era más vanidoso de lo que reconocía, y más tarde recalcó en La Nación que se la operó "por un golpe, no por vanidad. Yo tenía una nariz muy bonita, chiquitita. No había nada que hacerle. Cuando uno se opera por vanidad no quedan cicatrices a la vista". Las mansiones de la telenovela se levantaron en el Club de Tiro Lo Caña, donde Felipe no podía hallar su personaje. Llegó a repetir hasta siete veces una escena. Aline Kuppenheim le sacó en cara con paciencia y simpatía que no se aprendía los textos. Y del primer beso que se dieron, la actriz recuerda que el debutante "estaba muy nervioso. No le habían explicado cómo era la cosa técnicamente, así es que le dije: "mira, tiene que ser sin lengua". Y me respondió: "¡Ay, ya! Ahora entiendo". Ahí se relajó". Camiroaga nunca llegó a entender bien a Aldo Tapia. Opinaba que era "muy ganso" y "muy pasivo" frente a su enemigo, un paltón prepotente encarnado por Mauricio Pesutic, que humillaba a Aldo. En ocasiones quiso cambiar el libreto y el director se lo prohibió. "Un día le dije a Vicente Sabatini: "Aquí el Aldo tiene que pegarle un combo a Rodolfo Möller [Pesutic]". Pero Vicente me contestó: "No, tu personaje no es así. Eso no está en su naturaleza", señaló. Quedó frustrado. En medio de su trabajo en Jaque Mate, Camiroaga partió nuevamente al Festival de Viña, en febrero de 1993. Se fue cargado de chaquetas de hombreras gigantes, a promocionar su nuevo rol de galán de la teleserie. TVN había ideado una nueva fórmula para potenciar a sus figuras en el evento. El animador Antonio Vodanovic dejaría la presentación de las canciones en competencia a parejas formadas por rostros de la estación. Los elegidos fueron Claudia Di Girólamo, protagonista de Jaque Mate, el actor Bastián Bodenhöfer y Margot Kahl, quienes cada noche aparecían arreglados como para baile de disfraces. Felipe ocupaba portadas tomando el sol en la terraza. Del look a lo Papelucho del colegio y el Fido Dido del Extra Jóvenes, pasó al de Adonis de teleserie, con reloj metálico y cruz de plata y oro al cuello. Sobre el césped, con el pelo aún mojado por el agua de la piscina, miraba despreocupado ,como si el fotógrafo no lo estuviese apuntando. Sexy. Cada noche recibía fuertes aplausos al subir al escenario de la Quinta Vergara. Le pidieron el tradicional beso cuando le tocó presentar con Di Girolamo y se lo dio mucho menos complicado que cuando animó con Soledad Onetto en 2009 y 2010. Se hizo bien amigo de la actriz, con quien actuó en Jaque Mate. Al finalizar la jornada, Antonio Vodanovic lo invitaba a su habitación para beber alo y darle consejos, y lo sorprendieron bailando hasta las cinco de la madrugada con una integrante del ballet llamada Isolina. A la mañana siguiente corría a leer las críticas de los diarios que para él siempre fueron un asunto de vida o muerte. Quedaba feliz. Los periodistas lo aprobaron, y su papá lo llamaba para felicitarlo. "Creo que estuviste bien. Muy justo lo que hiciste", le comentaba el mesurado Jorge Camiroaga. "A los tres años de carrera, estar en el escenario más importante de Chile y uno de los más importantes del mundo en cuanto a festivales, es una cosa grande", se vanaglorió en el suplemento de espectáculos Estreno. Con el ánimo y el ego bien alto hacía de las suyas, forrado en unos jeans más ajustados y sus nuevas chaquetas de mezclilla o cuero Diesel. Pasado el alegre lapsus viñamarino vino la decepción. Jaque Mate fue un desastre de marca mayor. Se estrenó en marzo de 1993 y perdió por paliza frente a Marrón Glacé, la apuesta de Canal 13 de ese primer semestre, ambientada en un centro de eventos y que sltó a la prensa del corazón porque en las grabaciones la actriz Carolina Arregui le fue infiel a su marido, Óscar Rodríguez, director de la historia, con Fernando Kliche, antagonista de la trama. La diferencia de rating entre las dos producciones fue aumentando con los días y Marrón Glacé se convirtió en "un batatazo", como reconoció Camiroaga. Los promedios de rating fueron: 24,7 puntos para la teleserie de Canal 13 y 13,3 para Jaque Mate, según Time Ibope, la empresa que mide las audiencias televisivas. Felipe quedó devastado con las cifras lapidarias. El inmenso ego que había inflado en tres años en pantalla se vino al suelo. Se desahogó explicando que le puso todo el empeño, pero nunca logró meterse en la piel de su personaje y, cuando lo hizo, la sensación duró solo unos minutos. Afirmó que si los ejecutivos habían decidido usarlo como "gancho" para captar rating, mejor lo hubiesen usado bien, dándole un papel protagónico, porque su rol no agarró fuerza en los libretos. Estaba confundido. Derrotado. Por primera vez en los siete años que llevaba trabajando, desde que entró a hacer la práctica en Canal 11, necesitaba un descanso largo para decantar la derrota y rearmarse. Camiroaga se dedicó a lamer sus heridas, aunque le fue imposible desconectarse por completo. En esos días libres se dedicó a ver tele, a observar y analizar el escenario en el que estaba metido. Además, animó diversas etapas del festival juvenil Crush y viajó a Miami. Se recuperó. Fue un hombre que no se rindió. "Si he pagado el piso ha sido por algo", declró. Felipe tenía proyecciones serias. Por una mala teleserie no iba a tirar por la borda su plan de showman. En Las Últimas Noticias lanzó su eslogan: "Lo que cuesta es mantenerse y seguir creciendo. Mi deseo es ser un comunicador integral y para eso hay que proponer nuevas fórmulas, cosas nuevas". Pero llegó la hora de cumplir las promesas que TVN había publicitado. A comienzos de 1994 la prensa se preguntaba por el "Camiroagazo" que habían prometido los ejecutivos del canal público tiempo atrás, al anunciar que el conductor realizaría un estelar propio a otro nivel. ¿Dónde estaba el gran programa de ese impetuoso veinteañero que aseguraba que "tengo material para opacar a muchos"? En TVN le renovaron la promesa de un estelar a su pinta y con grandes recursos, pero primero volvería a las teleseries. No con un papel chico y deslavado donde se perdiera, sino como protagonista. Sería un playboy vividor y pérfido que engañaba y utilizaba a las mujeres, en una historia que primero titularon Palabra de Mujer y finalmente fue bautizada como Rojo y Miel. Formaría un triángulo amoroso con una dupla probada: Bastián Bodenhöfer y Ángela Contreras, que venían de Ámame, el exitazo que había sacado a flote al área dramática de la señal, después del desastre de Jaque Mate. Lo convencieron de que Rojo y Miel sería su venganza en la llamada "guerra de las teleseries". La propuesta le encantó. Además, a él se le ocurrió que su personaje fuera un "cuico" jugador de polo, porque a esas alturas se manejaba aún mejor con los caballos. Había seguido en contacto con el campeón Jorge "Tono" Iturrate y tomó clases en la escuela dedicada a este deporte que Iturrate tenía en El Salto con Vespucio. Hasta allí lo acompañaba su fiel polola Angélica Castro, quien a veces se quedaba dormida dentro del auto, de puro aburrida y cansada, esperando que Felipe terminara de practicar. Ahora solo tenía que dar explicaciones a la prensa sobre el majadero aplazamiento de su esperado "Camiroagazo" en los estelares. Enfrentó a los periodistas defendiendo la decisión de sus jefes, como acostumbró hasta su último día. Se mostró segurísimo. Pero también estaba asustado. Era su última oportunidad para demostrar que la actuación no era "un capricho de cabro chico", uno de los comentarios que más sintió cuando derivó de la conducción a las telenovelas. El regreso al hogar era placentero tras las agotadoras grabaciones. Entregó la casa en La Dehesa y se trasladó a su primer refugio, donde dio rienda suelta a su gusto por el campo, lo rústico, la soledad y los animales. En un terreno camino a Farellones cumplió su fantasía de perderse en la montaña, en una construcción con paredes de madera y lámparas de metal diseñadas por su hermano Francisco, que se hizo camino como reconocido decorador. Allí, Camiroaga armó un ambiente surtido con la mejor artesanía. Cubrió pisos con alfombras de lana pura y decoró con buena dosis de canastos, cojines, los filodendros que rescató de su anterior morada y adornos de fierro. Se relajaba repasando sus discos de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, bajo el fuerte olor de los inciensos que encendía. Su pasión por los pájaros estaba expuesta en los colgajos de aves de mimbre que rodeaban la chimenea metálica y un loro al que bautizó como Lucas y que precedió a su afición por los halcones. Al pastor alemán llamado Perro se sumó un grupo de perros regalones y su primer caballo. Antes del estreno de Rojo y Miel, Camiroaga tuvo una aparición de un mes en La Noche del Mundial, para Estados Unidos 1994. Los mundiales significaron una importante vitrina para el conductor. Experimentaba un boom de energía y creatividad, y se lucía. Aunque en esta primera experiencia lo desaprovecharon en un panel liderado por César Antonio Santis, Sergio Livingstone y Andrea Tessa. La olvidable experiencia en La Noche del Mundial le sirvió para preparar el debut de Rojo y Miel. Felipe se jugó todos los cartuchos y se lanzó en una ronda de entrevistas promocionales. Brillaba en las fotos con chaqueta de lana, pantalón Hugo Boss, camisa de cuello abierto y un carísimo reloj Rolex. Lucía la piel cuidada, perfecta, y el pelo hacia atrás, peinado con un cuarto de litro de gel, su toque. Aunque aseguraba en las entrevistas del corazón que no era tan vanidoso, lo necesario y no más. "No hago ningún ejercicio como para mantenerme en forma, sino que, como soy bastante hiperkinético, juego harto tenis, practico equitación y me gusta hacer gimnasia con máquinas, pero no las hago por estética. Si quisiera tener un cuerpo como Adonis, tendría la guata dura, con calugas y todo, pero no me gustan los abdominales", aseguró. Se puso el parche antes de la herida y aseguro que en Rojo y Miel el más experimentado era Bastián Bodenhöfer y la más carismática Ángela Contreras, con quien se hizo bien amigo y la acompañó a buscar departamnto. Él aportaría al trío con una cuota de humilde "show" y "marketing". "Estoy pensando en ti, dime que me llamas, dímelo", cantaba Keko Yunge en la pegajosa canción central de la comedia. A los siete minutos del primer capítulo apareció Camiroaga, cabalgando al viento, jugando un partido de polo. Su personaje se llamó Javier Escudero y hablaba con su mismo tono, jugaba polo y se peinaba como él. Era un galanazo que partió coqueteando con la primera mujer que se le cruzó en la historia. Felipe se notaba cómodo en la piel de este casanova que conquistaba por interés a una preciosa periodista recién recibida, interpretada por Ángela Contreras. Su papel era el otro extremo del apocado Aldo Tapia de Jaque Mate. Si en esa primera historia había pensado que mostrarse en el jacuzzi de un motel perjudicaba su imagen, en Rojo y Miel no tuvo pudor en personificar a un malvado que raptó a un niño. Los críticos notaron su crecimiento y, finalmente, se validó como actor de telenovelas. Su epifanía vino en el último capítulo, donde hizo llorar a la directora María Eugenia Rencoret en el ensayo, en el grabación y en la transmisión del episodio. Puso su alma en la escena donde Javier Escudero se despide para siempre de Damián, el niño que había visto crecer como suyo, interpretado por un pequeño Damián Bodenhöfer, hijo de Bastián. Cuando las lágrimas brotaron de sus ojos rojos, usó todo el training que había ganado aplicándose al máximo. No era para ganarse el Oscar, pero Felipe lo hizo muy bien. "¡Te las mandaste!", le gritaban. Lo aplaudieron. Pero más que ese éxito en Rojo y Miel, lo que realmente marcó durante esta época a la joven promesa fue su encuentro con el teniente Juan García, maestro en la Escuela de Equitación de Carabineros, en Maipú, donde se perfeccionó en el polo y participaba en partidos durante los fines de semana. García lo invitó a sus tierras, en el sector El Guindo, en Chillán. Y bajo el techo de esa construcción de campo sintió de inmediato el tremendo calor de hogar del matrimonio García, compuesto por Juanito y Silvita, los padres, y los hijos Juan y su hermano Luis. Los dueños de casa, ya de cierta edad, lo recibieron con los brazos abiertos, con una hospitalidad y calidez que la estrella de la televisión siempre anheló tener. Camiroaga idealizó a ese matrimonio que llevaba muchos años juntos y seguían tratándose con el cariño del primer día. "Después se invitaba solo y partía donde los García", bromea uno de los testigos de esa historia de amor fraterno, donde Felipe se convirtió en un hijo más para la familia sureña. Chillán fue su segundo hogar, más aún que el de su segundo papá, Jorge Camiroaga. Las visitas fueron cada vez más frecuentes y llegaron a tal grado de cercanía, que en los retratos familiares estaban todos los García, más Felipe, y Silvita puso una foto del animador en su pieza. El rostro de TVN aparecía en Chillán con pololas o amigos, y desde ahí se dirigía a las termas, iban en moto hasta Pichirrincón, o enfilaban a Aguascalientes. Con Luis hicieron proyectos y negocios, y el patriarca don Juan, a quien llamaba el Ídolo, fue como un padre. Los invitaba a Santiago y se alojaban semanas en el hogar del conductor, cuando tenían que cumplir con algún trámite médico o estaban de vacaciones.
  5. María José Prieto y confesión de Denise: "No sé si perdonaría algo así" La Estrella de Valparaíso, Sábado 4 de febrero de 2017
  6. El doblaje es la principal estrategia de las producciones chilenas para salir al extranjero El Mercurio, Martín Cifuentes Fuentes, lunes 30 de enero de 2017 Títulos como "Pobre gallo", de Mega, "El camionero", de TVN, y "Preciosas", de Canal 13, han sido presentados en mercados internacionales. Hace tres décadas surgió el negocio del doblaje en Chile. Desde ese entonces, las empresas del rubro se han expandido en la industria, pasando a diversas plataformas y adaptando producciones a distintos idiomas, incluyendo al español. Recientemente Dint (Doblajes Internacionales) -el estudio a cargo de doblar producciones locales como "Machos" (Canal 13)- comenzó a trabajar con "Pobre gallo" (Mega), para así poder llevarla a los mercados internacionales. Las señales locales han optado por aumentar la factura de sus trabajos y proyectarlos hacia el marcado extranjero. Prueba de esto fue la fuerte presencia en las pasadas ferias de contenido Mipcom de octubre y en la Natpe de mediados de enero, donde se mostraron ficciones como "Preciosas" o "20añero a los 40", ambas de Canal13; "Ámbar" o "Sres. papis", de Mega; "El camionero" o "Un diablo con ángel", de TVN, entre otras. Dint, que nació en 1982, logró posicionarse como uno de los líderes del área del doblaje a nivel nacional e internacional y realiza trabajos para Fox, Discovery Channels, Nickelodeon, Netflix, Amazon, largometrajes, entre otros. Fueron los encargados de las voces de "Las mil y una noches", y esa fue su gran apertura hacia el exterior. Les siguió "Ezel" (Mega), "Gumus" (Mega), "Medcezir" (Mega), "Kosem" (Canal 13), "Paramparça" (Canal 13) y otras ficciones otomanas que aún no salen al aire, como "Intikam" (Mega), "Wounded love" (Mega), "Iffet" (Mega), entre otras. "No solo doblamos para canales chilenos, también para Turquía. Nos piden desde allá directamente", cuenta Patricia Menz, directora general de la compañía. Fue también el estudio encargado del doblaje "al chileno" de la teleserie argentina "Esperanza mía", la serie de CHV protagonizada por Lali Espósito. Actualmente prepara la versión de "Pobre gallo" (Mega) en un español neutro, por encargo de la señal para comercializarla en el exterior. "Calzar, adaptar un texto al neutro y que no pierda la picardía del chileno es un arduo trabajo", comenta Menz. La producción de Bethia fue vendida a una señal de Costa Rica en su versión original, pero el canal prepara su estrategia. "Doblarla fue una decisión nuestra para explorar la llegada que pueda tener el producto", dice Juan Ignacio Vicente, gerente de contenidos y negocios internacionales de Mega. En este doblaje, el personaje de Álvaro Rudolphy será realizado por Andrés Skoknic, el mismo que dobló a Onur en "Las mil y una noches". En el caso de Canal13, "Preciosas" fue elegida como uno de los formatos "más frescos" en el Mipcom de octubre. "Como nos dimos cuenta de que es buena para exportarla, la incluimos en la cartera de productos internacionales, pero siempre la pensamos doblada", comenta Herval Abreu, director general del área de ficción de Canal 13. "Doblar no es una mala consecuencia debido a un error por nuestro lenguaje, sino que es una opción nuestra y que tomamos de antemano", agrega el también productor y director. TVN, en la reciente Natpe, presentó, a través de Telemundo, "El camionero" y "Un diablo con ángel". En ocasiones anteriores vendieron "La chúcara" en el mercado internacional con un español neutro y fue adquirida por Teletica, de Costa Rica. La misma señal centroamericana está en conversaciones con Mega para adquirir "Amanda", pero en su versión original. "El doblaje permite que el producto se vuelva más transversal a las audiencias y se universalice, desde esa mirada nuestros productos tienen un mercado potencial mucho más amplio, aunque siempre hay que analizar caso a caso variables", comenta Alexis Piwonka, subgerente de Negocios Internacionales. En el caso de las ficciones representadas por Telemundo, el ejecutivo dice que están en conversaciones con interesados, por lo que doblarla a otro lenguaje o al español neutro es una alternativa que aún tienen en evaluación. A nivel canal, TVN ya ha comercializado en el exterior "Oro verde", "Tic tac", "Iorana", entre otras de la época dorada de las teleseries. Pantalla argentina Pero el caso chileno no es el único que está doblando sus producciones. "Como argentinos, junto con Chile y España, tenemos una barrera natural. Son los contenidos que más les cuesta viajar", dice Guillermo Borensztein, gerente de negocios internacionales de Telefe. La señal argentina estrenó el lunes "ADDA... Amar después de amar", que es también su segundo doblaje al español neutro realizado para una producción de TV, luego de "Entre caníbales" (2015). Esta misma ficción es la que adquirió CHV en el Natpe de Miami y que transmitirá este año. "Más allá de producir en neutro en Argentina, que es una alternativa, sentimos que era importante doblar 'ADDA...'. El servicio de doblaje es neutro para que viaje por toda la región", dice Borensztein El ejecutivo avala lo planteado por Abreu, sobre la cercanía con las audiencias y la opción del doblaje. "Nuestro ingreso más fuerte es el mercado argentino y las audiencias locales se identifican con actores que hablen su mismo acento. Todavía existe esa tendencia que nos debemos al mercado local, pero tenemos el foco en empezar a producir en neutro", finaliza. "Cada canal tiene su propia razón para doblar. La idea es que las discusiones o chistes se entiendan. Es una barrera que deja fuera a cierta cantidad de público y reducirlo es una gran ayuda para entrar a la competencia internacional. Los productos que funcionan no están en un solo mercado, sino en muchos", finaliza Rodrigo Díaz, director del área de ficción de CHV.
  7. El regreso de los 90: Revive la efervescencia por recordados personajes de teleseries viernes, 03 de junio de 2016, Cristopher Ahumada y Eduardo Miranda, El Mercurio Las protagonistas de "Adrenalina" alistan un montaje teatral y la inolvidable Olguita Marina ("Sucupira") se presentará en un evento. Otros roles generan interés en redes sociales. Fue una de las décadas más relevantes y fructíferas de la ficción nacional. Teleseries como "Sucupira", "Adrenalina", "La fiera" o "Fuera de control" se transformaron en exitosos productos de los años 90, pero sus historias aún perduran en la memoria del público. Hoy, a casi 20 años de sus estrenos, algunos de sus personajes revivirán en espectáculos teatrales, mientras otros generan amplia repercusión en redes sociales. Olguita Marina, la inolvidable mujer que abandonaba constantemente a su marido en "Sucupira" (TVN), es uno de ellos. El popular rol, interpretado por Carmen Disa Gutiérrez, volverá el próximo sábado 11 de junio en un evento de la discoteque Blondie titulado "Kitsch teleseries", donde compartirá con los asistentes a la fiesta. "Parece que es una especie de ícono de cierto tiempo. Pero lo que más me impresiona es que ha ido creciendo con los años, incluso más de lo que fue en esa época", dice la actriz, que lo interpretó en 1996. Además del espectáculo, el personaje también inspiró el nombre de una banda de cumbia -que lanzó su primer disco en 2015- y un "síndrome" que se asocia popularmente al deseo de huir en momentos vitales. "Se ha transformado en un concepto, y es increíble la cantidad de gente que se identifica con ese síndrome", agrega Carmen Disa. Pero hay más personajes de teleseries que reviven esta temporada: las cuatro protagonistas de "Adrenalina" regresan 20 años después de aparecer en la pantalla de Canal 13, pero esta vez sobre el escenario. "Las reinas de la noche" es la apuesta teatral que dirige Felipe Ríos y que protagonizan Francisca Merino, Alejandra Herrera, Berta Lasala y Aranzazu Yankovic. "Son personajes emblemáticos que pasaron y marcaron la televisión. Es interesante y novedoso ver cómo han evolucionado, pero en otro género, como el teatro", cuenta Ríos sobre el montaje que verá la luz durante el segundo semestre. El actor Juan Pablo Sáez hizo lo suyo en 2009, cuando volvió a vestir la chaqueta de DJ Billy -también de "Adrenalina"- para una fiesta en Blondie: "Es un personaje al que le tengo mucho aprecio, pero estoy cansado del tema. No me da vergüenza, pero siento que hoy estoy más cercano al teatro". También hay otros roles de teleseries que se mantienen en el recuerdo colectivo gracias a las redes sociales y en la voz de sus fanáticos. Sarita Mellafe, la villana de Paulina Urrutia en "Fuera de control", tiene cuentas en Twitter y Facebook. Lo mismo pasa con DJ Katia (Tamara Acosta), de "La fiera", y con personajes de "Romané" y "El circo de las Montini". "Es divertido ver en internet fotos o videos del Perhan. La gente recuerda a esos personajes porque estaban muy bien construidos desde el guión y la actuación", dice Felipe Ríos sobre su rol en la ficción de TVN centrada en el pueblo gitano.
  8. Los hombres se adueñan de las teleseries y series: suman papeles y elevan la sintonia. Las teleseries ya no son un producto netamente del interés femenino o un placer culpable para aquellos hombres que se atrevían a verlas. Y no se trata de un fenómeno local. En México, por ejemplo, el 47,3% de la audiencia de las teleseries la conforman hombres versus el 54,7% de mujeres, según estudios realizados por la Organización Editorial Mexicana (OMG). Chile no está ajeno a esta tendencia, que ha ido creciendo con la arremetida de producciones que incorporan temáticas y protagonistas masculinos. "Machos" (2003), "Hijos del monte" (2008), "Peleles" (2011), "Separados" (2012) y "Las Vega's" (2013) son algunos ejemplos de historias protagonizadas por varones y que han logrado sumar público de su mismo género. La audiencia de "Separados", por ejemplo, fue vista por un 23,7% de mujeres y un 17,8% de hombres, y "Pituca sin lucas", el fenómeno 2014 de Mega, tuvo una audiencia de 32,8% de hombres y 44,1% de mujeres (los porcentajes corresponden al share o cantidad de hombres y mujeres que están viendo distintos programas de televisión al momento de la emisión de los programas señalados). En cuanto a series, la incorporación de hombres al elenco e historias de acción o biográficas también contribuyen a que las audiencias sean transversales. Dos ejemplos: "Escobar, el patrón del mal" fue vista en 2013 en Mega principalmente por hombres (20,2%), aunque las mujeres también se sumaron (15%), y "Hasta que te conocí", la historia de Juan Gabriel que emite CHV, tiene un 12% de audiencia masculina y un 15%, femenina. Liza Menéndez, analista de estudios de Mega, se refiere a la creciente incorporación de los hombres a ver ficciones: "A medida que se han ido incorporando temáticas masculinas en las telenovelas con personajes que generan identificación real entre los hombres, ellos se han sumado como público, logrando un mayor equilibrio de género en su consumo", comenta. Las historias que vienen Mega seguirá potenciando a los hombres como protagonistas de sus historias. Ya lo hizo con "Papá a la deriva", cuyo rol principal estaba a cargo de Gonzalo Valenzuela, y actualmente tiene en pantalla "Pobre gallo", con Álvaro Rudolphy, ambas con una importante participación de hombres en su audiencia. Ahora el canal se prepara para debutar en el horario nocturno con la versión local de "Señores papis", la teleserie argentina de Telefé y donde tres papás de distintas generaciones comparten sus experiencias a diario cuando van a dejar a sus hijos a colegio. "Actualmente, el rol de los hombres como padres se ha redefinido y también el vínculo que tienen con sus hijos, por lo que esta nueva teleserie les da la oportunidad de verse reflejados y reírse de sí mismos", dicen desde Mega. TVN, por su parte, prepara el debut de "El camionero" en el horario vespertino. La historia será protagonizada por Marcelo Alonso, un hombre de familia y trabajador cuya vida cambia por completo cuando se entera de que tiene una hija cuya identidad desconocía por completo. El director Italo Galleani comenta que la producción está dirigida a la familia en general, pero que los hombres son fundamentales. "En TVN trabajamos para que todas nuestras apuestas de ficción sean entretenidas y generen identificación transversal. Buscamos apelar a la familia y, desde esa premisa, claramente el público masculino es clave". Canal 13, en tanto, mantiene al aire "20añero a los 40", protagonizada por Francisco Pérez-Bannen, que aunque es la historia de un triángulo amoroso, también apela a una audiencia transversal. El próximo proyecto "Preciosas", al revés de la competencia, será protagonizado por siete mujeres. Algunas producciones donde ellos eran las estrellas "Las Vega's" La historia sobre un grupo de vedettos, que Canal 13 emitió en el 2013, se inspiraba en la cinta "The full Monty" y capturó la atención de mujeres y hombres. Cristián Campos, Mario Horton, Cristián Arriagada y Álvaro Gómez interpretaban a los stripers . "El patrón del mal" La historia protagonizada por Andrés Parra se convirtió en un fenómeno en toda la región. En Chile fue vista mayoritariamente por hombres interesados en conocer la vida del narcotraficante colombiano Pablo Escobar Gaviria. "Machos" El clan Mercader, liderado por Héctor Noguera y sus siete hijos, representó a distintos tipos de hombres y sus problemáticas en la producción de Canal 13. El personaje de Felipe Braun, además, abordó la homosexualidad. "Separados" La teleserie de TVN, protagonizada por Álvaro Rudolphy y Jorge Zabaleta, entre otros, incluso fue llevada al teatro bajo el nombre de "Divorciados". La historia desarrollaba los conflictos de una separación desde la óptica masculina. Sábado 30 de abril de 2016
  9. Publicado originalmente en POTQ.net el 14 de Abril de 2016 por Daniel Hernández Música en las teleseries: canciones a la deriva Cuando uno pone la televisión y está alguna de las teleseries locales, sin mirar en muchos casos, podría sentir que está en el pasado. Más allá de las tímidas innovaciones temáticas, de los intentos escasos por una mejora técnica de las mismas, o por la renovación -que sigue costando- de rostros familiares al espectador, si uno cierra los ojos y se queda sólo con las canciones que suenan, en algunos casos, parecería que el tiempo se ha detenido en algún lugar de hace 5, 10, 15 y, en algunos casos, hasta 20 años atrás. No tanto por el uso de canciones que tengan ese tiempo (que, en muchos casos también), sino por la sensación de hilo musical monóntono y poco diverso. Si nos centramos en las más recientes, por ejemplo la exitosa “Pobre Gallo” de Mega, en la que el argumento gira alrededor del tópico “pez fuera del agua”, nos encontramos con que el soporte sonoro se compone baladistas de corte tropical (Américo, Joey Montana, Carlos Baute o Abel Pintos), además de una canción de uno de los intérpretes de la serie, Augusto Schuster. Que un intérprete sea, a la vez, uno de los músicos no es, en ningún caso, excepcional. Por ejemplo, el pasado año en TVN, en su serie “Matriarcas”, protagonizada por Blanca Lewin y Catalina Saavedra, Denisse Rosenthal, en un papel secundario, era también la elegida para cantar, junto a Consuelo Schuster, el tema de apertura “Una Matriarca”. En esta serie, al contrario de lo comentado en “Pobre Gallo”, al apuntar a un target mucho más urbano y juvenil, se buscó una banda sonora acorde a esto. Aunque poblada también de baladistas pop como Amaia Montero, Camila o Jesse y Joy, introduce ritmos latinos como Gente de Zona (en varias de sus colaboraciones), Juan Magán, Pitbull, Wisin, Yandel o Daddy Yankee. Pero también hace un repaso por muchos de los mayores éxitos de los últimos tiempos en el pop mundial. Por ahí se pasean las celebérrimas ‘Uptown Funk’ de Mark Ronson y Bruno Mars, el exprimido ‘Happy’ de Pharrell, ‘Sugar’ de Maroon 5, ‘Rude’ de Magic, el ‘All About That Bass’ de Meghan Trainor y hasta Calvin Harris con ‘Summer’. Por sonar, suena hasta el ‘Girls, Girls, Girls’ de Motley Crue. Una lista diversa, bastante contemporánea y que hace un esfuerzo por estar al día. No es el caso de “Veinteañero a los 40”. La serie en la que aparecen Tamara Acosta o Pablo Macaya, tiene la excusa argumental para el recuerdo, puesto que trata de alguien que despierta de un coma tras un tiempo y tiene que enfrentar su vida tras ese periodo en blanco. No es que sea el colmo de lo original, como tampoco su selección para ambientar este viaje al pasado. Roxette, Robert Palmer, Journey, Foreigner en los anglo y Enanitos Verdes, Virus, Mecano o la Nicole de ‘Tal Vez me Estoy Enamorando’, nos muestran esa música que sonaba “entonces”. Pequeñas concesiones al presente como Magic, Black Keys o Enrique Iglesias y Nicky Jam con el quemadísimo ‘El Perdón’, tema central de la serie, también aparecen. Otra de las que está actualmente en emisión desde no hace demasiado tiempo es “Te Doy la Vida” en Mega para el horario de después de comer. Nombres familiares como Baute, Luis Jara o el tema principal a cargo de Luciano Pereyra que se suman al ‘Bailando’ de Enrique Iglesias y Gente de Zona que, por mucho que le guste al que esto escribe, es tiempo de moverse a otra cosa, ¿no? En este pequeño repaso ya se aprecian la repetición una y otra vez de algunos nombres. Enrique Iglesias, Carlos Baute, Jesse and Joy, regaetoneros y bachateros varios, Vicentico (otro de los triunfadores cuando la SCD cobre los derechos sobre la música emitida) y otros pocos se repiten una y otra vez. ¿No me creen? repasando el 2015 vemos que en la muy exitosa “Papá a la Deriva” de Mega, estaban Juan Magán, Gente de Zona, Nicky Jam, Wisin, Daddy Yankee. Si miramos “Buscando a María”, unos de los últimos esfuerzos de Chilevisión por la producción propia, nos encontramos a Los Vasquez (otros muy repetidos en otras series), Axel, Wisin, Luis Fonsi, y otros como Ricky Martin o Río Roma. Parece claro el patrón. En este caso se agradece el esfuerzo por, dentro de unos parámetros más o menos reconocibles, insertar algunos nombres como Manuel García o María Colores, que den un ligero (ligerísimo) toque diferencial. Quizá la más original en los últimos tiempos sea “Esa no soy yo” en el que el tema principal ‘Yo no soy esa’, a cargo de Soledad del Río, la imponente vocalista de La Guacha (que ya fueron la cabecera de otra serie de TVN, “La Chúcara” con la excepcional ‘Matorrales’), es acompañada en la serie por una de las mezcolanzas de estilos más curiosas en la tele nacional. Desde el baladista multiplatino Sam Smith y su equivalente hispano y aflamencado Pablo Alborán, pasando por Aerosmith, La Ley, Demis Rousoss, Cerati, Los Bunkers, Julieta Venegas y hasta los ochenteros The Church, aunque con paradas en los inevitables Río Roma, Los Vásquez, Vicentico o Luis Fonsi. Además, viendo las series, da la sensación de que las canciones están puestas de forma aleatoria y asfixiante, como si tuvieran miedo al silencio. Cuando uno ve una serie foránea (y no hablo sólo de estadounidenses o inglesas), no siente que las canciones son constantes y que recalcan cada instante de la narración (aunque hay excepciones tipo The O.C. o Anatomía de Grey). ¿Por qué ese miedo a unos segundos sin música recalcando la acción? Haciendo un repaso rápido a las teleseries de 2015 y lo poco que llevamos de 2016, los ganadores de esta competición por ver quién suena más, serían Ricky Martin, con cinco apariciones, Jessy and Joy, Luis Fonsi, Carlos Vives, Vicentico, Nicky Jam, con cuatro y Yotuel, Daddy Yankee, Shakira, Gente de Zona, Enrique Iglesias, Wisin, Los Vasquez o Chayanne con tres. Aunque algunos de estos nombres ponen varias canciones en una misma teleserie, lo que hace aún más continuada su presencia. Mirando este repaso a las músicas de las teleseries de los dos últimos años, parece claro que hay un problema de diversidad musical. ¿Por qué los encargados piensan que unos adolescentes no pueden estar escuchando Tenemos Explosivos, Planeta No, Matorral o Cevladé? Pero claro, si no hay un riesgo en lo estético o en lo argumental, pedir que lo haya en lo musical sería un tanto iluso. Queda, eso sí, tanto para lo visual como para lo musical, las miniseries como “Príncipes de Barrio” o “Zamudio” (esta última musicalizada por los Dënver) y más en el pasado “El Reemplazante”, en el que el cuidado formal en la fotografía, las actuaciones, los encuadres… se une a una búsqueda de apoyos sonoros que no necesariamente hayan de ser reconocibles a la primera para el público, incluso que pasen desapercibidos, pero que apoyen a la propia narración. Si el pop chileno fue capaz de hacer su propia revolución unos años atrás, si también lo hizo el cine ¿será capaz de hacerlo también la televisión?. Esperaremos con el control remoto en la mano.
  10. Diario La Tercera, Lunes 28 de marzo de 2016. María José Prieto, actriz: "TVN tiene todo para mejorar y con esta teleserie podría resultar" En la nueva producción El camionero, será parte de un triángulo amoroso junto a Felipe Braun y María Elena Swett. El yoga no lo es todo por estos días para María José Prieto. La actriz se incorporó al área dramática de TVN para ser parte de El camionero, la nueva teleserie vespertina del canal. Prieto, quien no realiza telenovelas con un personaje estable desde el año 2008, en Mala conducta de CHV, vuelve a la pantalla chica con un rol que, como ella comenta, la tiene muy feliz por tratarse de algo distinto a lo que ha realizado en su carrera. La producción dramática, que se estrenaría cerca del mes de mayo, muestra la historia de Antonio Flores (Marcelo Alonso), un chofer de camiones, sin ataduras y con un espíritu libre. Pero todo cambia cuando conoce a Ema Barros (María Elena Swett), la única mujer que podría hacer cambiar su rumbo. Prieto se incorporará por el momento sólo a este proyecto, aunque no descarta poder indagar en roles de conducción de algún espacio cultural, como ya lo hizo en Manzana, de Chilevisión, en 2006. ¿Cómo se gestó la decisión de volver a las teleseries? Este año me volvió el bichito por la actuación. Entonces me puse a buscar alguna opción en teatro para participar y en ese momento justo, me llamaron de TVN para incorporarme a su nueva vespertina. Fue perfecto porque estaba con ganas de retomar esta veta que tenía más votada por otras opciones laborales, entonces fue ideal, además de que mi hija está más grande y esto también ayuda. ¿Podría adelantar algo sobre su personaje? El personaje que yo interpreto en la teleserie es el de Denise Cienfuegos. Parece ser una chica buena pero no lo es tanto. Es una arquitecta de 34 años que siempre ha sido la niña consentida de sus padres, quienes le han dado todo y no le han puesto límite alguno. La Denise es muy frívola, le gusta mucho la moda, la belleza y es una persona obsesionada con las dietas y por su apariencia exterior. Yo soy amiga cercana de Ema, aunque tengo una relación secreta con su marido Genaro, interpretado por Felipe Braun. Así que me las traigo. ¿Cómo es trabajar en un elenco que mezcla a generaciones de actores? Me gusta mucho este elenco. Si bien hay varios a los que no conozco tanto, somos pocos y nos va a tocar trabajar mucho y vernos seguido las caras. Con la Mane Swett, Felipe Braun y la Carola Arregui es como reencontrarnos. Me ha tocado estar en otras teleseries como pareja de Felipe y me siento muy cómoda. A la Mane no me la topo desde Machos y es como volver al pasado. Con respecto a las generaciones nuevas, como es el caso de Matías Assler o la Denise Rosenthal,también es un lujo. Es un grupo muy entretenido y parte de trabajar es aprender de ellos. Este grupo de grandes actores hace que las teleseries de TVN tengan ese peso. ¿Cómo ve la situación actual de fuga de actores de sus emblemáticas casas televisivas? Esta denominada fuga de actores, me parece bien, me parece sano. Hay que darle nuevos aires a los canales. Las mismas parejas televisivas aburren y hacen que los actores pierdan credibilidad como tal. Y eso siento yo que la gente lo castigó, que por eso se fueron a las turcas. Es bueno que se vayan los actores emblemáticos y surjan nuevos actores en los canales. Sobre la situación que vive TVN, ¿Le atemoriza incorporarse a una producción del canal por eso? Para nada. Siento que TVN tiene todo para mejorar y que con esta teleserie la cosa podría resultar. El canal ha estado bailando con la fea un buen rato y viendo esta historia la gente creo que va a enganchar. Se van a sentir identificados y eso me da tranquilidad. Por eso también tuve las ganas de apostar por este proyecto y por el canal.
  11. Encuesta publicada por la Revista Wikén del diario El Mercurio el viernes 11 de septiembre de 1998. Los expertos opinan: Lo mejor y lo peor de las teleseries chilenas (1998) Se rompe un mito. Ni “La madrastra” ni “Los títeres” fueron consideradas como la mejor telenovela de la era de la televisión a color. Directores, productores, guionistas y actores entregaron reveladores conclusiones sobre las 71 producciones dramáticas que desde 1981 han realizado UC-TV, TVN y, recientemente, Megavisión. LOS VOTANTES Los siguientes directores, productores, guionistas y actores de teleseries participaron con sus opiniones en esta encuesta: Oscar Rodríguez, Eugenia Rencoret, Ricardo Miranda, Herval Abreu, Nené Aguirre, Daniella y Néstor Castagno, Jorge Marchant, José Ignacio Valenzuela, Pablo Illanes, Consuelo Holzapfel, Shlomit Baytelman, Cristián Campos, Sergio Urrutia, Patricio Achurra, Liliana Ross y Ramón Núñez. Se optó por no individualizar las opiniones. - La Mejor Teleserie 1. “ÁNGEL MALO” (6 VOTOS) Es una teleserie que hasta hoy es recordada como “algo importante”. La historia de una humilde, pero ambiciosa niñera cautivó a la teleaudiencia del primer semestre de 1986. “Carolina Arregui rompió el molde de la típica heroína ingenua, presentando un personaje con un potente lado oscuro”. Esta teleserie también innovó al mostrar un inesperado final: ella muere. 2. “LOS TÍTERES” (4 VOTOS) Es considerada “la gran teleserie realista de la TV chilena”. Entre otras cosas, un “modelo de la telenovela clásica, con trama, personajes y diálogo de primera”. También es calificada como una producción de “cuidada factura y buenas actuaciones”. 3. “TRAMPAS Y CARETAS” (2 VOTOS) “Un perfecto equilibrio entre el drama representado en una furiosa lucha de poderes y el humor liberal de personajes que hicieron historia. Excelentes actuaciones”. Con esta teleserie, TVN comienza a explotar la línea de la comedia. - La más influyente 1. “LA MADRASTRA” (11 VOTOS) “Imposible no remitirse a ella, es el comienzo de esta época de producciones dramáticas”. “Todos sus actores pasaron al estrellato”. “Dejó claro que había capacidad de sobra en el país”. “Se convirtió en mito por haber tenido al país entero colgando de un suspenso y por haber sido el primer intento serio y estelar de contar una buena historia”. 2. “LOS TÍTERES” (2 VOTOS) “Diálogos, historia y caracterizaciones de gran nivel”. “Artemisa (Claudia Di Girólamo) y Adriana (Gloria Münchmayer) son personajes inolvidables”. “Una propuesta novedosa para la época”. 3. “IORANA” y “SUCUPIRA” (1 VOTO CADA UNA) “(”Iorana”) tenía mucho atractivo por el interés que genera todo lo relacionado con Isla de Pascua”. “Sucupira” marcó un hito por su destape al mostrar a Ángela Contreras en un sugerente topless, mientras que “los personajes secundarios consiguieron mayor presencia que los protagónicos”. - La más sobrevalorada 1. “LA MADRASTRA” (5 VOTOS) “Un atractivo melodrama en cuya versión mexicana quedó en evidencia su pobreza argumental”. “Es una fórmula demasiado fácil y recurrente durante más de 15 años”. “Una cosa es la cantidad de público que la vio, y otra distinta es que sea un producto realmente bueno”. “Fue sólo un fenómeno de audiencia”. 2. “IORANA” (4 VOTOS) “Las locaciones en Isla de Pascua fueron el principal gancho de la producción, porque el aspecto dramático era francamente inverosímil”. “Puro paisaje”. “Los tres personajes interpretados por Francisco Reyes, eran verdaderamente poco creíbles”. 3. “SUCUPIRA” (3 VOTOS) “La misma fórmula fue repetida hasta el cansancio”. “La historia del cementerio estaba mucho mejor tratada en el original brasileño, “El bienamado”. - La más subvalorada 1. “VOLVER A EMPEZAR” (5 VOTOS) “Amada por los pocos que la vieron”. “Fue estrenada en un muy mal momento, cuando el público no quería escuchar el tema del exilio”. El segundo móvil de esta teleserie, la infidelidad, fue un tópico “incomprendido” en el contexto de la historia. 2. “MATRIMONIO DE PAPEL” (3 VOTOS) “Fue la primera producción que incursionó de lleno en la comedia”. Sus personajes principales, encarnados por Bastián Bodenhöfer y Rebeca Ghigliotto, representaron a los antihéroes: ella como la fea simpática y él, un desgarbado hijo de un ex millonario. 3. “MARTA A LAS OCHO”, “LA DAMA DEL BALCÓN”, “ROSSABELLA”, “MATILDE DEDOS VERDES”, “EL PALO AL GATO”, LA INVITACIÓN”, “JAQUE MATE”, “TOP SECRET”, “LA TRAMPA”, “DOBLE JUEGO” (1 VOTO CADA UNA) - Mejor guión 1. “LOS TÍTERES” (4 VOTOS) “Sergio Vodanovic es el mejor escritor de teleseries de este país, porque trabaja sobre el realismo. Cuando le da espacio a la comedia, es un pequeños detalles de la vida cotidiana, nunca en farsas”. 2. “ÁNGEL MALO” (3 VOTOS) Mostró, por primera vez, a un personaje creíble en su maldad y su bondad. “La protagonisas, por fin, fue más humana, más real”. Las historias paralelas tenían peso específico para ser entendidas en sí mismas y en relación a los demás relatos. 3. “SECRETOS DE FAMILIA” y “ROMPECORAZÓN” (3 VOTOS CADA UNA) “En “Secretos de familia”, Sergio Vodanovic logró mezclar con acierto el drama con una realidad económica como es la quiebra de una empresa. El también supo intercalar sutiles detalles de comedia”, “(”Rompecorazón”) Un modelo de comedia brillante en base al estupendo guión original de Cassiano Gabus Mendes” - Mejor villano 1. LUIS ALARCÓN / GUILLERMO BETANCOURT, “LA REPRESA” (6 VOTOS) “El más odiado de Chile”. “Un patrón de fundo despreciable y abusivo”. Guillermo Betancourt se convirtió en el modelo del malo, referente que hasta hoy sigue vigente. Como todo villano tuvo un fin de antología: su jeep se desbarrancó, dejando como precedente el primer gran accidente automovilístico de las telenovelas. 2. CRISTIÁN CAMPOS / IVAN ANDRADE, “MARPARAÍSO” (5 VOTOS) “Mezcla perfecta entre demonio y empresario, y amante encantador”. “Papel bien logrado”. 3. GLORIA MÜNCHMAYER / ADRIANA GODÁN, “LOS TÍTERES” (3 VOTOS) La maldad de Adriana Godán logró su máxima expresión en un momento clave de la teleserie: cuando trucó la fotografía que “arruinó” la vida de Artemisa (Claudia di Girólamo). - Mejor actuación 1. BASTIÁN BODENHÖFER, “TE CONTÉ” (5 VOTOS) “Leo fue el primer ciego de una teleserie que a pesar de su impedimento, no daba pena”. “Excelente logro del actor, uno se olvidaba que Bastián era vidente”. “El ciego más mujeriego y frescolín que he visto”. 2. CAROLINA ARREGUI, “ÁNGEL MALO” (4 VOTOS) “A pesar de ser autodidacta, logró caracterizar con dramatismo, profundidad y encanto a Nice”. Con una sonrisa angelical manipulaba al resto de los personajes”. “Definitivamente, me enamoré de ella”. 3. CLAUDIA DI GIRÓLAMO, “ESTÚPIDO CUPIDO” (3 VOTOS) “Una monja inolvidable, tierna, juguetona y sutilmente enamorada”. “El papel ideal para Claudia a su edad”. - Trama menos creíble 1. “AMÁNDOTE” (5 VOTOS) “Un confuso conflicto de personalidad que nunca cuajó del todo y que transmitió más incertidumbre y poca credibilidad que entretención”. “Un fallido Hamlet que terminó en un “Poltergeist” a la chilena: todos tenían poderes extrasensoriales”. 2. “TIC TAC” (3 VOTOS) “Horrorosa y con pretensiones de comic a la sudaca de última categoría”. “Casi absurda”. “Telenovela no pertenecía al género y que se vio entrampada en la realidad e irrealidad de un protagonista fantasma”. “Un final ridículo al estilo de “Grandes héroes de la Biblia”” 3. “MORIR DE AMOR” (2 VOTOS) “Inverosímiles desvaríos amnésicos de un pescador”. “Por decir lo menos, es raro que una mujer adulta se dispute con otra varios años menor, el amor del joven galán”. - Pareja amorosa inolvidable 1. BASTIÁN BODENHÖFER y CAROLINA ARREGUI (10 VOTOS) “Por partida doble (”Ángel Malo” y “Te conté”). “Desde personajes muy bien construidos y diferentes, lograron una pareja conmovedora”. “La muerte de Nice hizo de ellos una pareja inmortal”. 2. CRISTIÁN CAMPOS y CLAUDIA DI GIRÓLAMO (4 VOTOS) “Aparte de los pormenores propios de la historia (”La madrastra”), se sumó el hecho de que los actores se enamoraron en la vida real, lo que le dio mayor veracidad e impacto en el público”, 3. JAEL UNGER y WALTER KLICHE; LUCIANO CRUZ-COKE y ALEJANDRA HERRERA (1 VOTO CADA UNA) “(Unger y Kliche) El amor maduro e intenso que renace después de 20 años de separación”. “(Cruz-Coke y Herrera) Una nueva pareja para los ‘90″. - Mejor canción 1. “ROJO Y MIEL” (”ESTOY PENSANDO EN TI) y “ÁMAME” (”INOCENCIA EN TUS OJOS”) (2 VOTOS CADA UNA) “(”Estoy pensando en ti”, de Keko Yunge) Romántica y pegajosa”. “(”Inocencia en tus ojos”, del grupo argentino Psyco) Liviana, fácil de recordar y de cantar”. 2. “ROSSABELLA” (”ESAS MUJERES”); “BELLAS Y AUDACES” (”Y QUÉ SÉ YO QUE SÉ”); “MARRÓN GLACÉ” (”UNA HISTORIA DISTINTA”); “AMÁNDOTE” ( “AMÁNDOTE”); “MARPARAÍSO” (”YO VIVIRÉ”); “TE CONTÉ” ( “TE CONTÉ”); “IORANA” (”ENUA EKORO”); “LA MADRASTRA” y “ÁNGEL MALO” (1 VOTO CADA UNA) - Peor teleserie 1. “ANAKENA” (4 VOTOS) “Guión lento”. “Desaprovechamiento del escenario natural”. “Ana María Ramos, la pascuense de rasgos más continentales que se ha visto”. 2. “AMÁNDOTE” y “TIC TAC” (3 VOTOS CADA UNA) “(”Amándote”) Una historia que no cuajó, que sonó pretenciosa y que, al parecer, nadie disfrutó de hacer, o al menos, esa es la impresión que deja”. “(”Tic Tac”) Enrique Cintolesi y Leonor Varela, la pareja protagónica más débil y fría de los últimos años”. “Abusaron del cómic y terminaron en caricatura forzada”. 3. “BIENVENIDO HERMANO ANDES” y “JUEGOS DE FUEGO” (2 VOTOS CADA UNA) “(“Bienvenido…”) Era soporífera”. “Como una teleserie de mimbre”. “(Juegos de fuego”) Era como con smog y grabada en pleno invierno. “Un guión muy enredoso”. HITOS DRAMÁTICOS DE LAS TELESERIES CHILENAS - Los primeros efectos especiales: Para la escena final de “Las Herederas” (1983) se contemplaba un espectacular incendio de la gigantesca mansión que albergaba a los protagonistas. Los creativos de entonces resolvieron la escena quemando una evidente y minúscula maqueta de la casa en cuestión. - La primera escena de cama: Anita Klesky y Sergio Aguirre, quienes protagonizaron un romance maduro en “El juego de la vida” (1983), causaron revuelo al aparecer entre las sábanas y con los hombros al descubierto. - El primer garabato: En 1985, Nelly Meruane profirió el primer garabato que se recuerda en una teleserie: “¿Sabís que más Tamayo? ¡Ándate a la cresta!”, le dijo furiosa al inescrupuloso periodista encarnado por Julio Jung en “Matrimonio de papel”” - El año más prolífico (NOTA: Hasta 1998, cuando apareció el artículo): En 1982, Canal 13 puso al aire cinco producciones dramáticas. Además de las dos del horario tradicional, tuvo dos miniseries nocturnas: “La señora” y “Una familia feliz”, más la única teleserie chilena que se hizo pensando en la franja de después de almuerzo: “Bienvenido hermano Andes”. - Debut y despedida: Hubo dos actrices que después de protagonizar una teleserie nunca más volvieron a estar en pantalla: Ana María Ramos, que interpretó a la heroína de “Anakena” en 1982, y Alejandra Elsesser, que fue una de las hermanas de “Villa Los Aromos” y que impactó con su personaje de una “niña bien” que queda embarazada en el Santiago de principios de siglo. – Las sospechosamente parecidas “Anakena” (1982) y “Iorana” (1998): Ambas transcurrían en Isla de Pascua y un médico del continente se enamora de una isleña. “Las herederas” (1983) y “Borrón y cuenta nueva” (1998): Un grupo de mujeres debe cumplir una serie de pruebas para recibir una jugosa herencia. “Mi nombre es Lara” (1987) y “Loca Piel” (1996): La televisión desde dentro fue la apuesta de estas producciones. Las dos mostraban cómo se grababa una teleserie. “De cara al mañana” (1982) y “Ámame” (1993): Acá los protagonistas eran los escolares. Se repiten los romances de jumper y hasta las bandas musicales juveniles.
  12. Así luce hoy la niña que fuera estrella de las teleseries chilenas en los años noventa Fuente: Teletrece, Miércoles 2 de marzo de 2016. En los años noventa hubo una niña que llamó la atención en la televisión chilena e hizo varias teleseries. Se trataba de Camila Guzmán, hija de los actores David Guzmán ySilvia Novak. La pequeña fue parte de producciones como "Rompecorazón" (1994, TVN), "Juegos de fuego" (1995, TVN) y "Loca piel" (1996, TVN). Cabe destacar que en algunas de esas apuestas hizo dupla con otro recordado niño actor de esos años: Jorge "Coke" Hevia. Pero, ¿qué fue de Camila Guzmán Novak? Ahora es una mujer hecha y derecha. Se casó y es ingeniera comercial. Específicamente, la joven estudió ingeniería comercial, con mención en administración y finanzas, en la Universidad Católica, entre los años 2006 y 2010, para luego hacer un magister en finanzas en esa misma casa de estudios. Actualmente se desempeña como analista de inversiones en una importante empresa, a la vez que en el plano personal se casó en el año 2013. http://www.t13.cl/noticia/tendencias/espectaculos/asi-luce-hoy-nina-fuera-estrella-teleseries-chilenas-anos-noventa
×