Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Soledad'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 3 results

  1. Experta explica los beneficios psicológicos de viajar solo Viajar sin compañía ya no es una rareza. La posibilidad de encontrar hospedajes baratos en cualquier parte del mundo a través de Internet, las redes de contacto que ayudan en la logística del periplo y las mil ofertas existentes en el mercado para costear estas aventuras, hoy facilitan la decisión de algunos para hacer las maletas y partir. Un entusiasmo que ya no sólo pertenece a los más jóvenes, sino que cruza el universo de todas las edades. Emprender una aventura en solitario, ya sea por nuestro propio país o por el mundo, es algo cada vez más común. Realizados a modo de año sabático, antes, durante o luego de finalizar los estudios, estos viajes son incorporados como algo normal entre la juventud. Pero, ¿qué pasa cuando esta práctica es realizada por un adulto? La Jefa de carrera de Psicología de la Universidad del Pacífico, Carmen Gutiérrez, señala que estos viajes en solitario tienen un sentido existencial diferente dependiendo de la edad del viajero. “El sentido en el más joven irá más por el lado de la conquista, de sentirse ciudadano del mundo pero pisando fuerte, con valentía y arrojo. Además, teniendo 20 años, te importa bastante menos pasar hambre o dormir en el suelo o sin comodidades. Y en la medida que vamos envejeciendo, el viaje es una conquista del mundo, pero básicamente una conquista interior, una conquista de vencer los propios miedos, las inseguridades y, también, para descubrirse en otra dimensión”, comenta la psicóloga. Casos reconocidos hay, como el de la viajera de la famosa historia “Comer, Rezar, Amar”, que emprende un recorrido por Italia, India e Indonesia en búsqueda del equilibrio físico y espiritual, luego de haber vivido una crisis. Al respecto, la especialista de la U. del Pacífico plantea que en ello hay algo positivo, puesto que muestra a una persona que está en una crisis existencial preciosa y maravillosa. ”Pero no con el carácter negativo, porque es deseable y sano que así suceda”, dice. Pero, ¿a qué se deben estas crisis existenciales? “Uno normalmente hacia los 40 años, más menos, empieza a preguntarse cuál es el sentido real de la vida; qué es lo que estoy haciendo con mi vida, si es esto lo que me hace feliz, lo que soñé. Y se entra a una etapa de cuestionamientos, que es lo que se denomina una crisis existencial”, explica. “A todos naturalmente nos va a pasar que la tengamos, porque de alguna manera está ligado con que la finitud se nos hace más evidente e, incluso, hay cambios físicos y biológicos que nos dicen que ya no somos los mismos que éramos hace algunos años atrás. Entonces uno ya no tiene todo el tiempo del mundo para reconstruirse y uno no está ya en la etapa de ser conquistador, cazador, poseedor, sino que está más bien para construir su casa interna, por decirlo de alguna manera”, agrega Carmen Gutiérrez. En este sentido, los cuestionamientos pueden llevar a las personas por diversos caminos. “Hay personas que simplemente desoyen el llamado del alma y hay personas que lo escuchan. Hay unas que lo resuelven separándose y cambiando el auto; haciéndose una liposucción o con cambios externos, porque atribuyen su insatisfacción o falta de desarrollo a otro externo y llevan su conflicto a ese plano, lo que implica muchas veces crisis matrimoniales, separaciones, amantes; etc. Son formas de resolver la crisis, pero que lo hacen parcialmente”, advierte la Jefa de carrera de Psicología de la U. del Pacífico. ¿Qué ofrece un viaje en este contexto? “Otros emprenden un viaje como forma de resolver esta inquietud y esta búsqueda. Pero este viaje es un viaje simbólico, un viaje iniciático, que en definitiva es hacia adentro, hacia el mundo de la propia subjetividad, de la propia psiquis y es para volver a preguntarse quién soy, para dónde voy, pero en este momento las profundidades de esas preguntas alcanzan otras dimensiones”, explica. La psicóloga agrega que además que estos viajes en solitario permiten un conocimiento y crecimiento personal. “Porque viajar por el mundo tiene la posibilidad de mirarse en distintos contextos y escenarios, ya que lo que aflora de uno es algo distinto. Ya no es la misma forma de resolver en los espacios conocidos, porque hay que vincularse con personas de países diferentes, con otros idiomas, que te muestran la realidad posible y, además, te enseñan otro lado de ti”, apunta. La experta de la U. del Pacífico señala que en algunos casos este viaje iniciático es concreto y en otros casos es simplemente hacer algo distinto. “Uno puede hacer un viaje como por el mundo y subir sus fotos, o instalarse a meditar estando sentada, aparentemente haciendo nada, o arreglando el jardín, o haciendo un curso de cocina”, precisa. Por lo mismo, todos de alguna manera podemos hacer este tipo de viajes. “Creo que ese tipo de preguntas debiera emerger en todas las personas, independientemente de sus características personales. Lo que sí, el cómo se prepara cada persona para ese viaje será distinto. Posiblemente alguien introvertido será de espacios más seguros y contenidos, y alguien extrovertido será más osado y arriesgado”, acota la docente El verdadero sentido del viaje Para Carmen Gutiérrez, lo que puede suceder con un viaje es algo muy bonito, en el sentido de descubrir nuevas dimensiones de la vida, porque considera partes de la vida dejadas de lado. “En las crisis empieza a despertar algo que nos dice ´tómame en cuenta´ y que tiene que ver con que si uno lo hace, se completa con ese lado postergado”, indica. Además, un buen viaje iniciático también permite descubrir partes de uno que requieren morir. “Uno entiende la vida como algo lineal, donde vivimos y luego morimos, pero no es así. El ciclo es vida, muerte, vida y en forma permanente. Y con el viaje nos abrimos a las dimensiones nuevas, dejando morir las viejas, que tienen que ver con soltar certezas y desidentificarse con ciertos aspectos, y lo ideal es que al final del viaje integremos la experiencia. Cuando lo hacemos, no es que uno se levante siendo otro, sino que hay un lado de uno que crece, se complejiza y llega más integrado y, por lo tanto, uno debiera llegar más abierto, más flexible, más sensible, más tolerante”, explica la psicóloga. “Hay quienes viven las crisis, hacen malas salidas y van por el camino de la evitación. Y también pasa mucho que otros hacen malos viajes, que son de huida, especialmente de sí mismos, y en el viaje pone muchas cosas y deja de escucharse”, dice Gutiérrez, y por ello es clave saber cuál es el sentido del viaje. “El sentido y el valor del viaje es el viaje, más que el destino. Entonces, cuando uno está haciendo un viaje, hay que vivirlo a conciencia, con todo lo que implica el proceso de ese viaje, sin poner el énfasis en la meta, viviendo cada momento con sus pros y contra”, concluye la Jefa de carrera de Psicología de la U. del Pacífico.
  2. Honrar la soledad Columna de Catalina Infante Beovic, editora, escritora y una de las dueñas de Librería Catalonia. Hace un tiempo salí con un chico casi diez años menor que yo. Estábamos adentro del metro yendo a una exposición y no me acuerdo a raíz de qué me contó que le gustaba mirar a las personas en la calle e imaginarlas en 40 años más; más viejos, más gordos, más gruñones. Le pregunté cómo me imaginaba a mí, pensando que me contestaría lo obvio: más fea, más arrugada, más mañosa. Pero me dijo que me imaginaba sola. En el mismo departamento donde vivo, tomando té, sola. Nos reímos y seguimos el juego, pero esa imagen de mí misma me acompañó no solo el resto del día sino que de la semana. Incluso cuando el chico había pasado a la historia esa imagen me siguió acompañando como un fantasma que de pronto aparece. Algo en esa fotografía imaginaria de mí misma, deambulando en soledad en el mismo espacio en el que hoy escribo, me hizo sentir miedo. Cuando pienso en el estilo de vida solitario que llevo a mis 33, pienso en algo que busqué y en un camino importante: pienso en mi independencia económica y mental al dejar de depender de mi padre a los 25; pienso en mi búsqueda de individualidad al separarme de una pareja y un proyecto de vida que me hacían muy infeliz a los 28, pienso en asumir mi necesidad de espacio y respetar mi mundo interior al decidir dejar de compartir departamento con amigos a los 30, pienso en el paso de asentar raíces propias y decidir crear mi propio hogar sin esperar a una pareja para hacerlo y correr el riesgo de invertir en un departamento sola a los 31. Pienso en lo importante que es para mí haber logrado, por muy básico que parezca, llevar un hogar, alimentarme de forma decente, ser feliz sola los domingos o que las plantas no se me mueran. A mis 33, saber que soy capaz de cuidarme sin esperar que nadie lo haga por mí. Pienso en todas las relaciones que dejé atrás porque me hacían daño o no me permitían crecer, en tantos procesos difíciles y trabajos internos y en cómo disfruto estar parada hoy firme donde estoy. Pero basta que alguien me muestre en un espejo la imagen de mí misma como una persona destinada a la soledad para que despierte en mí ese fantasma social que nos atormenta, creo, a todos. Me pregunto de dónde viene esa angustia y pienso que el miedo de ese reflejo no es más que el enfrentarse a la imagen que la sociedad nos proyecta; que las personas que no tenemos una pareja o hijos estamos solos, incompletos, carentes de algo, que transitamos un camino irremediable de soledad y olvido. Recordé los hombres y mujeres solos que rodean mi vida, cuánto entiendo ahora lo admirables que son. Pienso en mi abuela paterna que después de enviudar, que se le muriera una hija y que casi todos sus hijos se fueran al exilio vivió hasta su muerte sola en un departamento. Siempre sentí admiración por ella y de su enriquecido mundo interior. Pienso en una de mis mejores amigas quien a sus 40 vive sola, sin hijos ni pareja, viaja por el mundo, es una gran profesional y es la mujer más libre, guapa e independiente que conozco. Pienso en mi tía, quien después de embarazarse a los 15, haber sido exiliada, y sufrir el suicidio de su marido hoy vive su vida sola viajando por el mundo enseñando la meditación. Pienso en mi mejor amigo, quien dejó su trabajo y sus comodidades a los 32 por irse a recorrer solo el mundo hasta la China, porque nunca es tarde para hacerlo. Entonces me acuerdo que detrás de nuestra estigmatizada soledad existe una decisión y que en esa decisión vibra un poder, una libertad, una fortaleza. Sin importar los fantasmas que aparezcan, lo único que quiero en este momento es honrar y abrazar esa soledad.
  3. 27 Septiembre 2016 Sorpresivo frente judicial para Lagos: Citado a declarar como testigo en disputa por terrenos de Pascua Lama Una demanda que se mantiene desde 2001 busca anular el protocolo entre Chile y Argentina firmado por el ex Presidente y su entonces canciller Soledad Alvear porque estaría viciado al incluir pertenencias mineras que no son de la empresa Barrick Gold. El 23º Juzgado Civil de Santiago solicitó que el ex Presidente Ricardo Lagos Escobar declare como testigo en el juicio que se tramita en ese tribunal a propósito de un disputa entre dos sociedades mineras por los terrenos donde funciona el proyecto Pascua Lama. Se trata del reclamo que el empresario chileno Jorge Lopehandía, radicado en Canadá mantiene desde 2001 por la propiedad de parte de las pertenencias mineras donde funciona el proyecto de Barrick Gold, paralizado desde 2013. Según el demandante, Lagos, cuando era Presidente, promulgó el 18 de agosto de 2004 un decreto supremo sobre el protocolo de acuerdo entre Chile y Argentina que estaría viciado. Al aprobar dicho proyecto operado en Chile por la empresa Barrick Gold Corporation, a través de su filial en Vallenar, se dio luz verde a lo que Lopehandía considera una inconstitucionalidad e ilegalidad, ya que 8.600 hectáreas de pertenencias mineras no estarían a nombre de la citada empresa canadiense ni tampoco tendrían títulos en el Conservador de Minas de Vallenar. Vale decir que los terrenos en los que se levantaría el millonario proyecto minero, legalmente estarían a nombre de otra persona, ajena al proyecto, por lo que mal se podrían transar los títulos mineros, como ya se ha hecho. En este contexto, según informa el Diario Financiero, el tribunal accedió a la solicitud de los demandantes, teniendo en cuenta que el Consejo de Defensa del Estado, argumenta que la acción judicial no tiene un fundamento real. “dicha afirmación, aunque hipotéticamente fuese cierta, no constituye un vicio de nulidad, pues resulta evidente que el único objeto sería precisar las pertenencias (no sus dueños) en cuanto a lugares que conforman la zona considerada por el convenio". No se ha precisado la fecha en que esta diligencia podría materializarse. Fecha : http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/09/27/sorpresivo-frente-judicial-para-lagos-citado-a-declarar-como-testigo-en-disputa-por-terrenos-de-pascua-lama/
×