Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Ron Howard'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 5 results

  1. Liam Neeson interesado en participar en La Torre Oscura ¿Será el nuevo Roland Deschain? Hace ya mucho que se nos chafó la ilusión de ver a Javier Bardem protagonizando una saga de las que pueden convertirse en todo un hito si los ingredientes acaban siendo los adecuados. Hablo, cómo no, de La Torre Oscura, la saga literaria de Stephen King que Ron Howard lleva tiempo preparando y que sigue demorándose en el tiempo por motivos variados (presupuesto, indecisión del estudio, etc.). El actor quedó fuera a mediados de 2012 en una de las numerosas reconceptualizaciones del proyecto. Se rumoreó la posibilidad de que otro titán, Russell Crowe, sustituyera a Bardem, con la ventaja de que además el actor ya había trabajado dos veces con Howard (Una Mente Maravillosa y Cinderella Man). Esta semana estamos conociendo sin embargo nuevas informaciones que pueden augurar una nueva puesta en marcha del proyecto. Ayer se conocía en una entrevista con Aint It Cool que Aaron Paul, el actor de Breaking Bad al que pronto veremos protagonizando Need for Speed, que los rumores sobre su posible implicación en el proyecto eran ciertos. El actor se ha reunido con Ron Howard para estudiar su participación dando vida a Eddie Dean, y por su entusiasmo se traduce que si el proyecto sale, el hará lo posible por estar en él: He tenido un montón de reuniones sobre eso. He tenido una entrevista con Ron Howard, que es un gran fan de la serie (Breaking Bad). Es una locura el mero hecho de pensar que Ron Howard sepa quién soy. Están decididos a hacerlo estoy entusiasmado. Su meta es realizar tres películas, pero también tener un elemento televisivo junto a ellas, lo que será muy interesante. Por lo que tengo entendido, Eddie Dean es un personaje muy épico e icónico. De sus palabras se deduce, por tanto, que la idea de hacer tres películas y dos temporadas televisivas intercaladas sigue en pie. Esta idea la corroboran en Schmoes Know a través de un conctacto, parece ser, fiable. El tipo comenta que este proyecto será casi con seguridad el próximo que haga Ron Howard y que el presupuesto rondará los 60 millones (para la primera peli, se entiende). Pero además señala que, siendo la producción cosa de Media Rights Capital (productora de House of Cards) e Imagine, la serie podría acabar emitiéndose en Netflix. Ahora la bomba. Se dice, se comenta, que Liam Neeson está rondando el proyecto. Lo dice el mismo informante de Schmoes Know sin dar más detalles, aunque por el nombre del actor y la segunda juventud que vive estos años como héroe de acción, cabría esperar que su interés sea dar vida al mismísimo Roland Deschain. Yo compro, ellos también. http://www.aintitcool.com/node/65837 http://schmoesknow.com/from-the-desk-of-the-phantom-ron-howards-next-movie-likely-the-dark-tower-whos-interested-in-roland/ http://www.lashorasperdidas.com/index.php/2014/01/22/liam-neeson-interesado-en-participar-en-la-torre-oscura/
  2. Tras haber sucitado una gran polémica en 2006 con su taquillera pero críticamente vilipendiada adaptación de la novela de Dan Brown El Código Da Vinci, y haber revisitado el universo de conspiraciones religiosas del autor estadounidense en 2009 con Ángeles y Demonios, el actor Tom Hanks y el director de cine Ron Howard volverán a reunirse para adaptar una tercera novela de Brown. Según reporta Collider.com, se planea que la adaptación de la novela Inferno, una nueva aventura del simbólogo Robert Langdon, creado por Brown e interpretado por Hanks en las dos películas mencionadas, comenzará a filmarse en el próximo mes de abil, en Italia. La historia de Inferno vuelve a enfrentar a Langdon con misterios y conspiraciones, que en esta ocasión giran en torno a la Divina Comedia de Dante Alighieri. El guión de la adaptación es firmado por David Koepp, que también coescribió Ángeles y Demonios. Hasta ahora, la fecha oficial de estreno del filme es el 18 de diciembre de 2015, aunque la fecha de inicio de rodaje en abril probablemente indique que el estreno de la película será retrasado a 2016. Howard es director de aclamados filmes como Una mente brillante y Frost/Nixon. El año pasado estrenó el drama deportivo Rush. http://www.abc.com.py/espectaculos/cine-y-tv/tom-hanks-volvera-a-ser-robert-langdon-en-inferno-1279966.html
  3. Ron Howard es un tipo que cae bien automáticamente. Toda la industria habla maravillas de él, de su humildad, generosidad y compromiso a la hora de contar historias, aceptando rutas marcadas y clausulas firmadas con mano firme. Para los espectadores, es un valor seguro a la hora de ver películas rodadas con talento, sin demasiado aspavientos ni trucos fáciles, aseadas, conjuntadas, dispuestas para su disfrute. En el terreno de los artesanos, es decir, aquellos cineastas capaces de rodar cualquier tipo de película sin aportar nada especialmente relevante, pero sin dejar de ser efectivos en cualquier momento, él es uno de los más grandes. Analizando su trayectoria, mucho más variada de lo que pueda parecer, nos encontramos con un director que, en sus mejores momentos, aquellos que vamos a repasar a continuación, ha demostrado ir un paso más allá. En sus trabajos más redondos, Howard conseguía transmitir un nervio y una contundencia a prueba de balas. Se trata de obras en las que todo funciona a pleno pulmón, todo está medido, todo está en su sitio, nada se tambalea. La recompensa está a salvo y los espectadores somos cómplices directos. A punto de cumplir cuatro décadas en la industria, Ron Howard se ha atrevido con géneros tan dispares como el biopic más académico, la aventura familiar, emotivos dramas, thrillers frenéticos y, por encima de todo, hechos históricos recreados con pulso de hierro. A continuación, repasamos esos ocho trabajos que deben tener prioridad a la hora de descubrir la obra de un cineasta que, sin inventar nada nuevo, encontró un lugar ilustre dentro de esa jungla llena de fieras despiadadas llamada Hollywood. 1 'Willow' A pesar de que quedaban solamente dos años para que la década de los 80 dijera adiós, Hollywood tenía todavía fuerzas para plantar unos cuantos clásicos generacionales. Entre ellos, 'Willow' fue uno de los más destacados, esencialmente por lo inesperado de su éxito entre todo tipo de espectadores. Y es que, este cuento medieval de George Lucas ambientado en un universo de brujas, hechizos y princesas se ajustaba a la perfección a Ron Howard quien entregaba una dirección tan apasionado como cómplice con el género. La película, lejos de ser el éxito esperado en taquilla, en la que se enfrentaba nada más y nada menos que a La Mejor Película Familiar De La Historia, 'E.T.', consiguió su salvación económica gracias al vídeo doméstico, convirtiéndose en una de esas cintas que siempre estaban alquiladas en el videoclub más cercano. Pese al empeño de sus múltiples fans, 'Willow' nunca ha tenido esa secuela tan esperada, algo de lo que aún no nos hemos librado cien por cien pero que, de momento, nos sirve para seguir disfrutando sin miedo de una aventura para toda la familia llena de encanto. 2 'Apolo 13' Durante MUCHOS meses en la carrera hacia el Oscar a Mejor Película del año 1995, 'Apolo 13' parecía la gran favorita, un rival imbatible que, además, contaba con el respaldo de los tres gremios más importantes de la industria: SAG (Actores), PGA (Productores) y DGA (Directores). Sin embargo, algo extraño ocurrió en la última etapa, en el último giro, haciendo que la Academia terminara rendida ante 'Braveheart', la cual era, por otra parte, mucho superior. De esta forma, la película de Howard, que tenía todos los elementos para alzarse con el triunfo, terminó conformándose con dos tristes estatuillas: Mejor Sonido y Mejor Montaje, pobre balance final. Pero, más allá de los premios, 'Apolo 13' continúa siendo hoy otro ejemplo de lo que es, sencillamente, una buena película comercial. Pese a estar rodeada de cursilería, la visión cinematográfica que aporta el cineasta a la misión espacial que tuvo al mundo entero en vilo en 1970 tiene todos los elementos necesarios para agradar al espectador, emoción, suspense y acción bien medida. No hay nada memorable en ella, pero no deja de ser un producto notable en todos sus apartados. 3 'The Beatles: Eight Days a Week' La objetividad, en ocasiones, es especialmente escurridiza. Para todos aquellos que hemos crecido, y seguimos haciéndolo, con la música de los Beatles como imprescindible compañía, 'The Beatles: Eight days a week', el reciente documental de Ron Howard sobre los años de gira que convirtieron al cuarteto de Liverpool en fenómeno social histórico aporta pocas sorpresas. Los beatlemaniacos somos así, llevamos tantos años empapándonos con curiosidades, libros, películas, documentales, artículos y todo lo que caiga en nuestras manos sobre los Fab Four que, a estas alturas, pillarnos desprevenidos es más que complicado. Sin embargo, Howard adapta con inteligencia sus mejores virtudes en el mundo de la ficción a un documental que se devora con indudable gusto, que transmite mucha de la magia Beatle y que, en sus mejores momentos, consigue emocionar. Ayudan, claro, las canciones de los mayores genios de la historia del pop, pero esa es una carta que venía dada de antemano y que el cineasta sabe usar con talento. Y todos contentos. 4 'Rush' Tras caer al punto más bajo de su carrera con la lamentable comedia 'The Dilemma' y levantar tímidamente el vuelo con el documental sobre el festival de música 'Made in América', Ron Howard nos pilló a todos desprevenidos, por desgracia a la Academia también, con 'Rush', fabulosa adaptación a la gran pantalla de la apasionante relación entre los pilotos de fórmula 1 James Hunt y Niki Lauda. Una trepidante película en la que el director se metía de lleno en una historia repleta de emoción, competitividad, drama, éxitos y fracasos, lanzándonos en medio de vibrantes carreras que nunca dejaban de pisar el acelerador. Pocas veces se ha visto a Ron Howard tan acertado en sus movimientos de cámara, pocas veces una de sus propuestas ha transmitido tanto cine en cada una de sus escenas, pocas veces se ha reflejado con tanta contundencia y talento el universo que rodea este deporte y que, al mismo tiempo, forma parte esencial de su naturaleza. Una de las cimas indiscutibles de su carrera. 5 'A Beautiful Mind' Y al fin, los Oscar. Era cuestión de tiempo que un cineasta como Ron Howard terminara con las estatuillas de Mejor Director y Mejor Película en sus manos. Algunas más, otras menos, pero todas sus propuestas, o la inmensa mayoría de ellas, son de un academicismo evidente, pulcras y alejadas de riesgos que pudieran poner en serio peligro a la taquilla y al gusto del espectador que va al cine en ocasiones contadas. Así, gracias a la biografía de John Forbes Nash, Howard planteaba un sólido drama con puntuales toques de thriller psicológico que desprendía un aroma a estatuilla que, en sus peores momentos, era demasiado evidente, molesto. Pese a estar nominada con cuatro películas que eran muy superiores a ella, 'El señor de los anillos: La comunidad del anillo', 'Gosford Park', 'En la habitación' y 'Moulin Rouge', 'A Beautiful Mind' era la opción menos arriesgada, menos polémica. Y en esa neutralidad, en esa capacidad para gustar a la inmensa mayoría reside su indiscutible virtud principal. 6 'Cinderella Man' Puede ser casualidad, o no, pero lo cierto es que pocos directores se han encontrado tan cómodos, y han obtenido resultados tan positivos, como Ron Howard en el siempre peligroso terreno de las películas basadas en hechos reales. En esta ocasión, y tras probar suerte en el género western con la curiosa 'Desapariciones', el cineasta se acerca en 'Cinderella Man' a la historia de James J. Braddock, un boxeador retirado que decide volver al cuadrilátero en plena época de la Gran Depresión para salvar a su familia de una situación bastante delicada. Acompañado de nuevo por un estupendo Russel Crowe, y con Paul Giamatti robando planos a diestro y siniestro, Howard entrega un drama visualmente impecable, rodado con sabiduría, sin estridencias, siempre jugando sobre seguro, anclado en una zona tan saludable como el clasicismo bien entendido. Una película a la que es realmente complicado encontrarle un 'pero'. Ni falta que hace. 7 'Cocoon' Tras alcanzar su primer gran éxito en la taquilla con la simpática 'Splash', con la que recaudó más de 69 millones de dólares solamente en Estados Unidos, Ron Howard se entregó en cuerpo y alma a 'Coccon', pequeña joya de culto en la que un grupo de ancianos que viven en una residencia descubren la fuente de la eterna juventud. Un punto de partida que puede sonar ridículo pero que el director estadounidense enfoca desde la ternura y el cariño total hacia sus encantadores personajes, otorgando a la película una capacidad para la emoción que, a priori, no se esperaba. Un trabajo de orfebrería que desprende una sencillez y humildad cautivadora y que, varias décadas más tardes desde su estreno, sigue siendo una de las propuestas más interesantes y entrañable en la carrera del director. Conviene rescatarla más a menudo. 8 'El desafío: Frost contra Nixon' Hay que decirlo cuanto antes y eso que dejamos resuelto desde el principio: 'El desafío: Frost contra Nixon' es la mejor película de la carrera de Ron Howard. Y, además, con diferencia. Tras reventar taquillas de todo el mundo y recibir las peores críticas de su carrera con la adaptación cinematográfica de 'El código Da Vinci', Howard se lanzó de lleno a una de esas historias que, sea en el formato que sea y la descubras en el momento en el que la descubras, consigue ser automáticamente apasionante. Tras mantener un silencio de tres años desde su salida de la Casa Blanca, Richard Nixon concedió una entrevista en 1977 para hablar sobre su mandato y, claro, analizar el caso Watergate. La cuestión es que el periodista escogido, David Frost, era la opción menos obvia y más sorprendente de todas las posibilidades, entendiendo que lo que buscaba el ex presidente era un contrincante lo más asequible posible. Sin embargo, el comunicador británico puso contra las cuerdas a Nixon hasta llevarlo al extremo de la disculpa. Un acontecimiento histórico que, primero, se convirtió en obra de teatro de la mano de Peter Morgan y que, finalmente, se elevó a las alturas gracias a Ron Howard. Todo en su película está narrado con nervio, genio, inteligencia. Una propuesta que se devora, que arrasa con las expectativas, que convierte a Howard en una especie de Frost, alguien de quien en ese momento no se esperaba gran cosa y que, finalmente, se alzó con una victoria (cinematográfica) de las que marcan una carrera.
  4. Meses atrás se supo que tendríamos que esperar aún más para un encuentro entre Paul Thomas Anderson (Boogie Nights, There Will Be Blood, The Master) y Robert Downey Jr. (Iron Man), dado que el primero no dirigiría la versión que Warner Bros. prepara de Pinocchio -ya habían querido trabajar juntos en Inherent Vice-. No ha habido novedades en torno a este proyecto pasión del actor y su productora Team Downey, hasta ahora que The Tracking Board informa que el realizador Ron Howard podría ser quien tomara el lugar vacante. Esta reimaginación del libro de Carlo Collodi ha estado en desarrollo por años, en un punto con Ben Stiller (Zoolander, Tropic Thunder) vinculado como director y antes de ello con Tim Burton. Michael Mitnick (The Giver), Bryan Fuller (Hannibal) y Jane Goldman (Kingsman: The Secret Service) han trabajado en guiones previos, pero habría que esperar que el director de Rush e In the Heart of the Sea tenga voz en la elección del siguiente escritor. Downey Jr., Susan Downey y Dan Jinks (Milk) serán los productores, quienes ahora unirían fuerzas con Howard y su socio Brian Grazer. El clásico de 1883 sigue la historia de un carpintero que talla una marioneta que mágicamente es traída a la vida y desea convertirse en un niño de verdad. Si bien ha tenido múltiples adaptaciones a distintos formatos, la versión más recordada es la animada de Disney de 1940. El actor de la próxima Captain America: Civil War se pondrá en la piel de Geppetto, aunque tiempo atrás se rumoreó que podría encarnar tanto al hombre como a Pinocho. El proyecto cobró vigor en meses pasados cuando se supo que la compañía del ratón había puesto en marcha una versión live-action de Pinocchio, con Peter Hedges (About a Boy, What's Eating Gilbert Grape) al desarrollo de su guión. También sigue en el tintero el film de animación stop-motion en 3D que Guillermo del Toro prepara hace años, no obstante eso parece tan improbable de avanzar como la tercera Hellboy. Howard, por lo pronto, está abocado a la próxima Inferno, que se estrena este año, a la vez que se vinculó recientemente a la adaptación de The Girl Before. ¿Qué tal? http://www.cinescondite.com/fullnews.php?id=8534
  5. TRAILER Llega el filme sobre el naufragio que inspiró Moby Dick La cinta En el corazón del mar narra la travesía del Essex, hundido por un cachalote en 1820. Rodrigo González Se llamaba Owen Coffin, cuyo apellido significa ataúd en inglés, y fue el primer sacrificado de la tripulación. Antes de él, los hombres del Essex habían agotado casi toda el agua, galletas y alimentos. También, deshidratados tras tres meses en alta mar a bordo de sus botes salvavidas, habían bebido su propia orina y aprovechado de comerse los cadáveres de cuatro tripulantes muertos por inanición. Por eso, cuando le llegó el turno a Coffin, el hambre era tan grande que sólo quedaba comerse entre ellos y elegir al azar al desafortunado. Los sombríos sucesos de los tripulantes del barco ballenero Essex forman parte de la leyenda marítima del siglo XIX. Según el libro En el corazón del mar, el naufragio fue al siglo XIX lo que el Titanic significó para el XX.Derribado y hundido por dos golpes en la proa de un enfurecido cachalote de 26 metros en noviembre de 1820, el Essex inspiró a Herman Melville para escribir Moby Dick. El autor se nutrió de los relatos de Owen Chase, primer oficial del buque, y de conversaciones con Thomas Nickerson, mozo de cabina. Los detalles más escabrosos de tal odisea, sin embargo, los dejaría escritos el propio Nickerson y no serían descubiertos hasta 1960. A partir de ellos es que Nathaniel Philbrick desarrolló su obra En el corazón del mar. La travesía de los marinos del Essex llega ahora al cine a través de la versión que Ron Howard (Una mente brillante) realizó a partir de la obra de Philbrick. La película que se estrena el 12 de marzo en Chile es una gran producción con un presupuesto sobre los 100 millones de dólares. Filmada en Islas Canarias, la protagonizan Chris Hemsworth ( Thor) como el oficial Owen Chase, Cillian Murphy como el segundo oficial Matthew Joy y Brendan Gleeson en el rol de un adulto Thomas Nickerson. La historia del Essex, que zarpó de la isla de Nantucket (frente al estado de Massachusetts) en un cálido verano de 1819, fue una tragicomedia de equivocaciones. Los errores y la mala fortuna se sucedieron: el barco era viejo y demasiado pequeño para arponear ballenas y dos días después de salir fue dañado por un torbellino en el Atlántico. Las tensiones en la tripulación fueron pan de cada día y los conflictos entre el oficial Chase y el capitán Pollard recrudecieron cuando ya frente a a las costas de Chile seguían sin hallar ballenas. En ese momento se tomó la infausta decisión de enfilar hacia el norte, siguiendo el rumor que a la altura de las Islas Marquesas sí había cetáceos. En efecto, tras un año y tres meses desde la salida en Nantucket, los hombres encontraron donde festinar los arpones. Casi al mismo tiempo que el baño de sangre en altamar, Chase dio cuenta que un cachalote de inusuales proporciones (26 metros, el mismo largo que el Essex) se dirigía impasiblemente hacia la proa del barco. Con apenas dos golpes lo destrozó. En la película de Howard se detalla la embestida (como se puede apreciar en el primer trailer) y también las penosas circunstancias posteriores: repartidos en tres botes, los 22 marinos emprendieron rumbo hacia el sur, buscando llegar a las costas de Chile que quedaban a 3.700 kilómetros de distancia. Tal como lo recordaría Nickerson en sus diarios, la paradoja se instaló en la opción de dirigirse hacia el sur. Aunque las Islas Marquesas estaban más cerca y el propio capitán Pollard era partidario de esa alternativa, la falsa creencia de que sus habitantes eran caníbales ahuyentó a los marinos. Liderados por Chase, más popular que Pollard, los tripulantes prefirieron Sudamérica. Fue una mala jugada: finalmente los únicos caníbales del viaje fueron ellos mismos. En el trayecto, que tomó tres meses y concluyó con apenas ocho sobrevivientes entre 22 marinos, tres hombres decidieron quedarse en la isla Henderson, en pleno Pacífico Sur. Los otros cinco siguieron hacia la costa y lograron ser avistados por otro ballenero estadounidense, que finalmente los llevó a Valparaíso. En el Pacífico, un barco australiano pudo ser avisado de los náufragos de la isla Henderson y finalmente dio con ellos, agonizantes y apunto de morir de deshidratación. Los ocho marinos del Essex se reunieron con sus familias en Nantucket, conocieron a hijos de los que no sabían antes de zarpar, fueron a la iglesia local y uno de ellos, Owen Chase, escribió la historia que casi dos siglos después llega a los cines. IMAGENES
×