Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Pueblo Mapuche'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 8 results

  1. 30 Octubre 2017 Proyecto no cuenta con la atención ni el respaldo del oficialismo en el Congreso La letra muerta de la Ley Araucanía: el guiño a la derecha del Gobierno que no incluyó al pueblo mapuche En plena crisis por la huelga de hambre de los comuneros mapuche investigados en el caso Iglesias, la 'Operación Huracán' y las inesperadas vacaciones del subsecretario Mahmud Aleuy, se ingresó la iniciativa, fruto de las mesas de diálogo impulsadas por la Presidenta Michelle Bachelet y que buscaban iniciar una salida al conflicto en La Araucanía. Las mesas fueron abandonadas por representantes del mundo mapuche, quienes acusan que el programa de fortalecimiento económico contenido en el proyecto de ley es solo un coqueteo a la derecha y que no se hace cargo de la profunda pobreza en la zona. La denominada Ley Araucanía ha pasado sin pena ni gloria por el Congreso. El proyecto es resultado de casi cuatro años de trabajo en la Región de La Araucanía, en las mesas de diálogo levantadas por el Gobierno y dirigidas por el subsecretario Mahmud Aleuy. Tiene como objetivo hacerse cargo del ámbito económico de la salida al conflicto mapuche, presente en la región, pero prácticamente “nació muerto”, aseguran en la bancada oficialista. A pesar de que el ministro del Interior, Mario Fernández, la ha reconocido como una de las medidas materiales para el avance “global en el conflicto”, la iniciativa lleva casi un mes sin ser tramitada en el Parlamento. Fue ingresada a principios de octubre, en medio de la crisis en La Moneda, por las inesperadas vacaciones del subsecretario Aleuy. Dicho ingreso fue retrasado en innumerables ocasiones por el Ejecutivo. Tardó meses para que se concretara, incluso después de que la misma Presidenta Michelle Bachelet lo anunciase, el mismo día en que pidió perdón al pueblo mapuche, por la responsabilidad del Estado chileno en el conflicto. Finalmente, al ser ingresado al Congreso, no causó ningún revuelo, es más, la gran mayoría de los parlamentarios oficialistas ni siquiera han leído su contenido. Algunos se han justificado señalando que a principios de octubre la contingencia se centraba en la huelga de hambre de los comuneros en prisión preventiva por el caso Iglesias y en la denominada 'Operación Huracán', que terminó con ocho dirigentes mapuche en prisión preventiva y formalizados bajo la Ley Antiterrorista, los que después fueron puestos en libertad por la Corte Suprema. La idea original de ley era buscar el fortalecimiento de un “proceso económico que ayude a potenciar la región en función de su multiculturalidad”, idea que –según parte de la bancada oficialista– fue dejada a un lado en medio de las negociaciones, principalmente cuando las principales organizaciones mapuche abandonaron el diálogo. “Desde allí quedó la oposición a cargo del espacio y se formuló un negociado entre los diputados de la derecha y el Ministerio del Interior”, afirman desde la Cámara Baja. Es más, fueron pocos los parlamentarios oficialistas que se dieron por enterado de su ingreso y solo la oposición se refirió a su contenido al darse a conocer a la opinión pública. Ni siquiera asistió al Congreso un representante del Ejecutivo para dar cuenta de que había sido ingresado y, hasta ahora, el proyecto no ha pasado ni a la Comisión de Gobierno Interior ni a la Comisión de Hacienda. “Una muestra más de la inoperancia del Gobierno en materia del conflicto mapuche”, plantean desde la bancada oficialista, desde donde señalan que el contenido de la iniciativa dejó totalmente fuera las demandas ancestrales del pueblo mapuche en la zona, a la vez que tampoco logra dar con la reactivación económica de la región más pobre del país. Una historia que parece rememorar el curso de la denominada Consulta Indígena, hermana de la Ley Araucanía, la que ha sido criticada por la ausencia de conceptos clave como plurinacionalidad, interculturalidad, territorialidad y autonomía, y que se halla en consulta. Hasta es comparada con los anuncios de modificación de la Ley Antiterrorista, efectuados por el ministro Fernández. Para Juan Carlos Reinao Marilao, alcalde de Renaico y presidente de Amcam, esta ley solo ayuda mantener “la desconfianza hacia el Estado de Chile”, al tiempo que sostiene que el proceso ha construido una “ley excluyente, que tiene un pecado de origen, puesto que se construyó sobre una sola mirada. Los mapuche no hemos sido considerados en su formulación, faltando incluso una consulta y participación informada, consagradas en el Convenio 169 de la OIT”. Una ley sin piso político El proyecto busca redistribuir $295.315 millones en La Araucanía para el año 2018. Nace con el fin de impulsar el sector económico al interior de la región, además de dar facilidades para soluciones habitacionales a comunidades que estén integradas por miembros del pueblo mapuche. Las cifras de la precariedad en La Araucanía son conocidas: es la región más precarizada del país. En efecto, posee el índice de pobreza más alto en Chile, un 27,9% en el año 2015. Es más, “un 13,9% de los hogares no dispone de agua potable o no accede a un adecuado sistema de eliminación de excretas, en contraste con el promedio nacional de 3,6%”, destaca el proyecto. El proyecto busca redistribuir $295.315 millones en La Araucanía para el año 2018. Nace con el fin de impulsar el sector económico al interior de la región, además de dar facilidades para soluciones habitacionales a comunidades que estén integradas por miembros del pueblo mapuche. Las cifras de la precariedad en La Araucanía son conocidas: es la región más precarizada del país. En efecto, posee el índice de pobreza más alto en Chile, un 27,9% en el año 2015. Es más, “un 13,9% de los hogares no dispone de agua potable o no accede a un adecuado sistema de eliminación de excretas, en contraste con el promedio nacional de 3,6%”, destaca el proyecto. El denominado “Plan especial de inversiones para el desarrollo regional y territorial de la Región de La Araucanía” es parte de un proyecto más amplio, que “contiene iniciativas de reconocimiento político y cultural de los pueblos originarios” y la “reparación a las víctimas de la violencia rural”, especifica la iniciativa. El mensaje presidencial considera que el proyecto de ley “es un paso decisivo para enfrentar una larga historia de brechas sociales y conflictos culturales que afectan a la Región de La Araucanía, a sus habitantes y comunidades Mapuche”. Además de establecer que su principal objetivo es “enfrentar la larga historia de desencuentros y postergación que afecta a la región”. Uno de los principales elementos que se destacan es que la mayor parte de las iniciativas “están en marcha y dependen exclusivamente de la reorganización de presupuestos públicos”, punto que ha provocado críticas de la oposición, ya que no contemplaría la inyección de más recursos públicos, lo que ha sido calificado como “un intento insuficiente” por los diputados de Chile Vamos de la región. El proyecto crea un “Plan Especial Araucanía”, el acceso preferente a subsidios y programas ya existentes en la región, además de la entrega de subvenciones y subsidios para los programas habitacionales autorizados “a las comunidades y asociaciones indígenas siempre que a lo menos un 50% de sus integrantes sea indígena”. Asimismo, establece que “la Comisión Nacional de Riego podrá definir programas especiales para agricultores que cumplan determinados requisitos”. Contempla la creación del Instituto Regional de Asociatividad y Economía Social de La Araucanía, “que tendrá por objeto el estudio y la promoción del desarrollo de la asociatividad empresarial y la innovación social (...) para fortalecer el carácter multicultural de la región”. Finalmente, considera la generación de incentivos tributarios especiales para las empresas que trabajen en la región, que estén ubicadas en las comunas más pobres y cuyos ingresos provengan al menos en un 50% de actividades de turismo, con el fin de incentivar este rubro en el sector. Pese a que desde los sectores más progresistas señalan que el proyecto es un guiño para la derecha, la premisa de que es una iniciativa para “ponerle un check en la lista al programa” de la Nueva Mayoría, tiene el respaldo de la oposición. En efecto, según el diputado RN Diego Paulsen, “cuando un Gobierno sabe que no va a ser reelecto empieza a presentar proyectos solo por cumplir a la ciudadanía”. Al momento de su ingreso, tildó al proyecto de “insuficiente”, ya que “no inyecta la cantidad de recursos necesarios para poder dar solución real a las necesidades de nuestra región”. Añadió que la iniciativa no aborda una solución para “los temas de seguridad pública. No podemos pensar que empresas vayan a optar por los beneficios de exenciones tributarias, si no hay seguridad pública”. Por otra parte, la simplicidad de los puntos tratados y falta de contundencia, también han sido un problema, principalmente porque el trabajo prelegislativo duró tres años. “El gobierno nos dio la espalda y entrega una ley insuficiente, con pocos recursos, una ley mañosa”, agregó el diputado RN. Para su par Germán Becker, un punto conflictivo es la falta de recursos adicionales para la región. “Los recursos incluidos son para redistribuir recursos, no va a haber ningún incentivo adicional”. Respecto a la franquicia tributaria, causa molestia el hecho de que se aplique solo para casos de empresas que reciban al menos el 50% de sus ingresos por el rubro turístico, lo que –a juicio del parlamentario– “acota mucho el tema. Además yo creo que el incentivo tributario no alcanza para lograr que las empresas vayan a invertir a la región, porque tiene altos índices de violencia”. El punto de los beneficios tributarios también es criticado por el mundo mapuche, desde donde aseguran que es solamente una “compensación económica a latifundistas” dueños –de origen alemán– de tierras ancestrales. Un beneficio para “las mal llamadas víctimas del conflicto”. Señalan que “aquí no hubo ninguna conquista para el pueblo mapuche. En este diálogo de sordos con el Estado chileno, todo sigue igual”. Además, aclaran que el espíritu original de esta ley “siempre fue revisar la compra a través de la Conadi, lo que no fue cursado”; tampoco se incluyó la inyección de recursos directos para iniciativas que provinieran del pueblo mapuche. Beneficios para las grandes forestales Otro punto de conflicto que ha levantado ruido al interior del oficialismo, además del bajo respaldo a la iniciativa, es la permanencia de los beneficios tributarios para las forestales, a través del Decreto Ley 701 y su artículo N°20. Este, a pesar de que ya no incluye subsidio a la reforestación por parte de las forestales, sí mantiene un beneficio tributario, que ha beneficiado desde la dictadura a las grandes empresas del rubro en la región. El diputado Fuad Chahin (DC) ha condicionado su respaldo al proyecto, sobre la base de que la modificación de este artículo sea incluido en la denominada Ley Araucanía. Durante los primeros años de Gobierno y en la etapa prelegislativa del proyecto, se planteó en distintos espacios la necesidad de adecuar el decreto de ley, para que las grandes forestales no sigan recibiendo el beneficio tributario y que este incluya únicamente a las comunidades mapuche –que ya son beneficiadas– y los pequeños agricultores, que actualmente no son incluidos por el decreto. En términos de bonificación, según la Conaf, entre 1998 y el año 2014 se destinaron más de 450 millones de dólares de parte del Estado, de este monto solo un 6% fue percibido por grandes empresas, un 45% fue a la mediana y un 49% a la pequeña empresa. Desde la aplicación del decreto, entre los años 1974 y 2014, los grandes propietarios lograron forestar –principalmente con bosques artificiales– un 47% de las hectáreas totales; los medianos propietarios, un 38%; y los pequeños, un 15%. Según el diputado Chahin, el ex subsecretario Alejandro Micco, en el marco de la discusión de la Reforma Tributaria, planteó que se gravara con el impuesto territorial o contribuciones a las empresas forestales, que están exentas en el decreto ley. En contrapartida, se incluiría en la exención tributaria a todos los campesinos que son usuarios de Indap, en resumidas cuentas, “que las forestales pagaran sus contribuciones, y los pequeños propietarios no (...). En mi región las comunidades indígenas no pagan, las forestales no pagan, entre una comunidad y una forestal puede haber un parcelero no mapuche, que sí tiene que pagar”. Finalmente, la modificación no se realizó, ni siquiera en la Ley de Rentas Regionales, ya que nunca se ingresó. El diputado afirma que, durante la tramitación de la Ley Araucanía, los ministerios de Hacienda e Interior solo dieron excusas “vacías” sobre su no inclusión. Cabe señalar que actualmente las forestales no tienen subsidio a la forestación, “pero sí tienen este beneficio tributario”. Exención tributaria que tiene a los municipios del sector sin recibir tributos por cerca de 9 millones de hectáreas plantadas por parte de las grandes forestales. A pesar de que el DL 701 fue extendido en el Gobierno de Sebastián Piñera hasta el año 2018, y hubo un compromiso por parte de la Nueva Mayoría de no ampliar su ejecución, a principios del mandato de Michelle Bachelet hubo un intento por revivirlo, iniciativa que actualmente se encuentra congelada en el Congreso. “Una verdadera arma cargada, heredada de la dictadura, de la que no nos hemos hecho cargo”, asegura un parlamentario del oficialismo. Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2017/10/30/la-letra-muerta-de-la-ley-araucania-el-guino-a-la-derecha-del-gobierno-que-no-incluyo-al-pueblo-mapuche/
  2. 12 Octubre 2016 La monumental y desconocida obra de Claudio Gay sobre el pueblo mapuche En Draguignan, tranquila localidad ubicada en el sur de Francia, una modesta sociedad científica guarda los originales nunca editados de la obra más extensa y detallada que se escribió sobre el pueblo mapuche antes del siglo XX. Su autor: Claudio Gay, el naturalista que llegó a Chile en 1828 y le dio expresión científica a nuestro territorio. El antropólogo Diego Milos logró acceder a los manuscritos y se encontró con una tarea titánica, rica en información inédita y anécdotas sabrosas, a la que Gay dedicó sus últimos años de vida. Fue, por desgracia, la única obra que escribió en francés, porque los chilenos, según comprobó, no tenían el menor interés en el tema. Grabado de Claudio Gay Sólo dos personas han leído las 800 carillas de “Usos y costumbres de los araucanos”, obra de Claudio Gay (1800-1873) que documenta aspectos de la cultura mapuche del siglo XIX sobre los que no hay registros parecidos. La primera de esas personas es un viejito francés que vive –si todavía vive– en Draguignan, el pueblo natal de Gay, unos 850 km. al sur de París. La segunda es el antropólogo chileno Diego Milos (35), quien además completó la transcripción de los originales –unas 640 páginas de Word– que había iniciado el anciano. La historia de cómo Milos accedió a esos originales no merece ser omitida. “Hace unos diez años, yo estaba investigando el rol de los curas franciscanos en la Pacificación de la Araucanía. Y un día, el antropólogo Rolf Foerster me cuenta que Claudio Gay escribió algo muy largo sobre los mapuches, y que el historiador Rafael Sagredo tenía las fotocopias de un capítulo y quería traducirlo. Traduje ese capítulo, pero quedé pegado con el tema”, recuerda Milos. Sagredo le contó que el resto del libro estaba en Draguignan y que lo había encontrado un tal Luis Mizón, un chileno radicado en Francia. En 2007, Milos ganó una beca para cursar un doctorado en la Escuela de Altos Estudios de París y allá contactó a Mizón. “Él me confirmó que el manuscrito estaba en Draguignan, pero me dijo que por el momento no podía ayudarme, así que mejor buscara lo que él había escrito al respecto en su libro sobre Claudio Gay. Leí el libro, pero no decía casi nada sobre esto”. Milos partió entonces a Draguignan, donde un grupo de jubilados mantiene una “sociedad científica”, cuya joyita, desde luego, es el manuscrito de Gay. El viaje fue en vano. “No, no te lo puedo mostrar. Tienes que hablar primero con Luis Mizón”, le dijo al cabo de cuatro días el jefe de la Sociedad, hoy alcalde del pueblo. De vuelta en París, Milos decidió visitar personalmente a Mizón, quien finalmente le dio la pasada. Un año y medio después de su primera visita, regresó a Draguignan. Esta vez le ofrecieron alojamiento y hasta le hicieron una nota para el periódico local. El esperado momento en que le entregaron los manuscritos careció de toda solemnidad: “Me pasaron una caja de cartón. La abro y me encuentro con 22 carpetitas, y adentro de cada carpetita unos pequeños folletos –en total unos 800– escritos con una letra enana. No sé cuánto costaba el papel en esa época, pero parece que Gay era muy ahorrativo”. Cada carpetita resultó ser un capítulo del libro, dedicado a una dimensión específica de la cultura mapuche: “Casas”, “Comida”, “Guerra”, “Religión”, “Astronomía”, “Lengua”, “Entretenimientos”, etc. “Estuve veinte días revisando esos papeles. También me dieron las imágenes digitalizadas. Un viejito de la asociación, el único que en realidad leyó todo eso y que ojalá esté vivo todavía, ya había transcrito una parte, y también me pasaron ese Word. Pasé los siguientes dos años –2008 y 2009– confrontando esa transcripción con los originales y transcribiendo lo que faltaba, que era la parte más pesada”, relata el antropólogo. CLAUDIO GAY EN CHILE Esta historia comienza con el hallazgo de otro libro, también en Draguignan, aunque casi doscientos años antes. Claudio Gay nació en dicho pueblo en el año 1800 y allí, trabajando en una farmacia, descubrió un libro de botánica. De esa lectura nació una vocación. Con 18 años, consiguió ir a París a estudiar Farmacia y en sus tiempos libres siguió los cursos del Museo de Historia Natural, por entonces la institución científica más importante del mundo, a la que llegaban animales, plantas y minerales de los cinco continentes para ser clasificados (y cuyo entorno de jardines botánicos y escuelas abiertas al público fue la inspiración de Gay para diseñar la Quinta Normal de Santiago). Era el esplendor del naturalismo taxonómico fundado por Carlos Linneo: todo cuanto existiera en el planeta debía ser recolectado y clasificado por la ciencia. Gay participa de excursiones botánicas y adquiere algún prestigio, pero todavía no el suficiente para hacer carrera al interior del Museo. Le conviene ser primero un científico recolector, de esos que viajan por el mundo y envían muestras y descripciones a París. Y cuando tiene 28 años, ocurre la coincidencia: un aventurero francés de incierta reputación le propone ir a trabajar como profesor en Santiago de Chile, donde planea fundar un colegio para la élite conservadora del país. Gay acepta. “Pero no porque le interese hacer clases –aclara Milos–, sino porque ve en Chile un territorio inexplorado donde él podría descubrir nuevas especies y, de paso, estampar su nombre en ellas. En ese momento el mapa del mundo tiene zonas que ya están investigadas y otras que son lagunas, y Claudio Gay viene a cubrir una laguna que se llama Chile”. Gay desembarcó en Valparaíso a fines de 1828 y al poco tiempo el nuevo colegio cerró sus puertas. Pero en 1830, la joven república de Chile decide levantar un catastro científico de todo su territorio. Y se lo encargan a él. El Estado le ofrece un sueldo por recorrer el país durante casi una década y generar lo que, muchos años después, serán los treinta tomos de la Historia Física y Política de Chile, obra cuyo valor no tiene parangón en la historia de nuestra ciencia. Sin embargo, cuando el científico propone una lista con las materias a investigar –geografía, botánica, zoología, etc.–, anota al final algo que parece una extravagancia: un estudio sobre los araucanos, como se les llamaba entonces. Su cliente, el Estado de Chile, no muestra interés alguno por ese servicio. Y aunque Gay se las arregló en sus viajes para meterse en territorio mapuche, tomar notas y hacer algunos de sus más famosos grabados, no pudo avanzar mucho más. Regresó a Francia en 1842 y desde entonces se dedicó a confeccionar su inmensa obra, incluidos los ocho tomos de nuestra Historia Política, la ingrata labor que le encargó Mariano Egaña y que para él no significó otra cosa que un gigantesco cacho. Hasta que en 1863, Gay fue invitado a Chile a recibir honores. Y en esa invitación, explica Milos, vio una oportunidad. “Él dice por ahí en una carta ‘esto no me interesa mucho, pero voy a aprovechar de arrancarme a la Araucanía y hacer la investigación que siempre quise hacer’. Y se quedó varios meses en la Araucanía –ya tenía 62 años– haciendo el trabajo de campo para este libro. En un momento clave para la sociedad mapuche, porque está empezando la Pacificación de la Araucanía que la va a transformar dramáticamente. Luego, casi en 1870, quedó liberado de sus obligaciones para con el Estado chileno y en otra carta dice ‘por fin voy a poder dedicarme a escribir este texto’. Y también dice, algo frustrado, que como en Chile no le dieron bola con este proyecto va a escribirlo en francés, porque es un tema que sólo les podría interesar a los franceses”. GAY EN LA ARAUCANÍA Claudio Gay Entonces, ¿contiene “Usos y costumbres de los araucanos” información realmente nueva sobre la sociedad mapuche del siglo XIX? Muchísima, responde Milos. “Y me atrevo a decir que es la primera etnografía metódica que se hizo sobre el pueblo mapuche. Casi todas las fuentes del siglo XIX son misioneros que quieren evangelizar y militares o funcionarios que quieren conquistar. Gay sólo quiere saber. Por eso ve detalles que a ellos no les interesaban. Además, su principal herramienta son las entrevistas cara a cara, cuando ir a entrevistar a alguien y preguntarle sobre su vida era algo que no hacía nadie. Gay va a la Araucanía y hace las mismas preguntas que hacemos hoy los antropólogos: usted qué come, de dónde saca la comida, por qué come esto y no esto otro. Y habló con caciques famosos de la época, como Colipi. Cuando llegaba a un lugar, lo primero que hacía era preguntar dónde estaba el quimlo, el viejo sabio, para ir a entrevistarlo. Y lo primero que pregunta es cómo le llaman ellos a cada cosa”. Así, por ejemplo, en el capítulo “Astronomía” escribe sobre los nombres que dan los mapuches a las constelaciones estelares: “La Cruz del Sur es su peinon choique, que significa ‘huellas de patas de avestruz’; la Cola del Escorpión es malalhuaca, que significa ‘corral de las vacas’; las Pléyades son gaupagni que me tradujeron como un puñado de papas; el Triángulo, laqui, porque las tres estrellas están organizadas como si representaran las bolas de una boleadora […] y las de Capricornio se llaman quithranthrehua, los Testículos del Perro”. El cielo nocturno, por cierto, también era un instrumento altamente sensible para medir el tiempo. Desde la duración de los meses, que respondían a una original combinación entre las fases lunares y las de la vegetación (por lo que no eran períodos exactos), hasta la repartición de los turnos para cuidar a los caballos durante un viaje, que respondían a la posición de ciertas constelaciones en relación a un planeta o una montaña. Para medir el espacio, en tanto, existían unidades de medidas como el “caballo”, equivalente a la distancia que podía correr un caballo a todo reventar antes de extenuarse. Este dato resultaba vital en contextos bélicos, pues para tener cubierta una ruta en caso de emergencia, era preciso ubicar caballos a “un caballo de distancia” a lo largo de todo el camino. En el capítulo “Medicina – Adivinos”, Gay distingue a los machis de los Ampives, médicos que curaban dolencias buscando causas empíricas y no ocultas. Entre ellos identifica al Gicunve, encargado de producir sangrados enterrando una piedra de obsidiana en la vena del paciente; al Cataveche, que trataba las enfermedades dolorosas haciendo un hoyo en el lugar del dolor con un cuchillo o la punta de un hierro caliente para formar una especie de ampolla; al Entuvurove, encargado de arrancar dientes, entre cuyos métodos se contaba quizás el más excéntrico jamás concebido para este efecto: amarrar al diente un nervio de caballo que por el otro extremo era amarrado a un árbol, para luego acercar al paciente un tizón con fuego prendido hasta que se viera forzado a arrancar, de modo que el diente quedara colgando del cordel; o al Uluve, dedicado “a las operaciones más sucias y las más asquerosas, como por ejemplo chupar con la boca la pus y todas las secreciones que vienen después de la apertura de un absceso. Estos médicos inspiran mucho desdén”. VALENTÍA Y ELOCUENCIA Curiosidades aparte, Diego Milos sostiene que la visión de Claudio Gay sobre el pueblo mapuche, comparada con las opiniones que circulaban por esos años en la sociedad chilena, resulta claramente más positiva. “Es alguien que los respeta. Destaca valores como la valentía, la hospitalidad, la generosidad, e incluso considera muy deseable que su entereza y fuerza de carácter logren permear a la sociedad chilena. También está consciente de que se han cometido injusticias con ellos, y ya advierte que hay un problema con la propiedad de la tierra”. Muy influido por las ideas de Rousseau, Gay creía reconocer en la cultura mapuche los vestigios de una civilización avanzada y noble, cuya fuerza y pureza habían entrado en decadencia tras las sucesivas invasiones de incas, españoles y chilenos. Una noción anticuada, pero con un ingrediente interesante: las pruebas mejor conservadas de esa grandeza las encontró en su lengua, en la que descubrió una serie de ventajas –como su carácter aglutinante– que la volvían especialmente versátil para componer neologismos y crear nuevas ideas. “Esta lengua merece la atención de los filólogos por la riqueza de sus expresiones, a la vez vigorosas, sonoras y armónicas, por sus formas gramaticales y, sobre todo, por el estado de perfección al cual llegó alguna vez”, escribió. El diccionario que confeccionó de esa lengua, con más de doscientas entradas, es sin duda uno de los aportes más significativos de su libro. Otro rasgo que admiró fue la elocuencia y la elegancia de los oradores mapuches. La cuidadosa selección y entonación de las palabras, según observó, eran atributos extremadamente valorados, en los que podían jugarse muchas cosas. Para ilustrar la importancia que podía tener el arte de la conversación, cuenta la anécdota de un hombre que habló durante tres días sin que nadie dejara de escucharlo. Y hasta menciona unos juegos de penitencias para sancionar a quienes se quedaban dormidos en el medio de interminables alocuciones. Sin embargo, lo que más parece admirar Claudio Gay de los mapuches es el estoicismo de su carácter. La impasibilidad de su expresión, por ejemplo, a la hora de resistir el dolor: frío, hambre, incluso torturas. Atributo que también estaba asociado a esa valoración de la fuerza física que formaba parte de la educación temprana del hombre mapuche. “Hay cosas que vio Gay que hoy podrían sonar violentas –afirma Milos–. Por ejemplo, cómo educan a los niños para que aprendan a pelear desde chicos. Las madres mantienen un poder casi total sobre sus hijas, pero el hombre, mientras antes de independiza de su madre, mejor. Independizarse significa andar afuera de la ruca corriendo, peleando, buscando animales. Una cultura del juego muy centrada en la fuerza, la agilidad, que en definitiva son valores para la guerra. Cuestión muy explicable como respuesta a la violencia que tuvieron que enfrentar de parte de los españoles”. PASAJES INCÓMODOS El componente más sabroso de estos manuscritos inéditos son las historias y anécdotas que Claudio Gay narra en primera persona, pero éstas podrían ser también su fuente de controversia, pues no todas pasan el test de la corrección política actual. El propio autor advierte que tratar de entender a una cultura distinta según los parámetros de la propia supone un mal comienzo, pero no se abstiene por ello de lamentar algunas de las escenas que atestigua o le son narradas. Las más folclóricas tienen que ver con las borracheras, que a sus ojos de recatado hombre europeo degeneran en juegos y bailes obscenos. Se despacha este párrafo sobre la danza del racimo: “Aquí caemos más bajo que en los lupanares de los antiguos romanos, lo cual es bastante extraño para un pueblo que actúa con tanta severidad en contra de la mujer adúltera. El araucano, incluso cuando no está completamente borracho, es muy liberal en su conversación, y habla de las cosas más indecentes delante de sus hijas y de sus hijos. Va incluso más lejos cuando, ya aturdido por el movimiento de la bebida, se despierta esta embriaguez de los sentidos y la alegría que lo lleva a besar a sus mujeres delante de todo el mundo y a entregarse sin ningún pudor a actos que las sombras del misterio velan en cualquier otro lugar”. Pero más incómodos son los relatos que dan cuenta de prácticas crueles, en el contexto de severos ajusticiamientos. “Cualquier individuo que no muere de una muerte violenta, se entiende que fue víctima de un maleficio, y los adivinos son los encargados de descubrir al autor”, informa Gay, aludiendo a una creencia cuyo arraigo en la sociedad mapuche ya ha sido comentada por otros antropólogos, y por la cual generalmente las machis pagaban el pato. Prosigue Gay: “Son las mujeres y los niños los que están más expuestos y que son sacrificados a esta criminal y extravagante credulidad. Las víctimas son bastante numerosas, sobre todo cuando muere un cacique, acontecimiento fatal que provoca estos actos de barbarie. […] Los sacrificios que les hacen sufrir varían según las tribus, y pueden llegar al nivel de tortura para obligarlos mediante el sufrimiento a denunciar a los cómplices”. Acto seguido, describe una sesión de tortura –que le fuera narrada por Cayulán– a una mujer acusada de envenenar a la difunta esposa del cacique Inal, según el veredicto de un prestigioso un adivino de Tucapel. Las mujeres adúlteras, según el libro de Gay, no solían correr mejor suerte. LOS MISTERIOS DE LA HUMANIDAD Páginas del manuscrito Claudio Gay era un científico católico, y su capítulo sobre la religiosidad mapuche es uno de los más notables de “Usos y costumbres de los araucanos”. No sólo porque testimonia una religión mucho más centrada en el culto al sol que a la tierra –al revés de como la entendemos hoy–, sino porque Gay busca en esa religión algo más que pura información. Ser un naturalista, en su tiempo, aún significaba leer en la naturaleza el libro que Dios escribió sobre la Tierra, cuando creó a todas las especies de una sola vez y para siempre. “De hecho, Gay alcanzó a leer a Darwin y le costó digerir sus ideas –apunta Milos–. Él cree en el Diluvio. También cree en la Atlántida, que podría explicar el poblamiento de América. De ahí que en la cultura mapuche él está buscando rastros de lo que podríamos llamar el pueblo original, y de cómo ese pueblo fue poblando el planeta. Para escribir este libro leyó muchísimo sobre otros pueblos ‘primitivos’, entonces compara lo que hizo tal machi con lo que otro viajero observó en Tahití, por ejemplo. Es muy interesante su esfuerzo por buscar esas relaciones y descubrir lo que él llamaba ‘los misterios de la humanidad’. En el fondo, detrás de su gigantesco afán de objetividad, es eso lo que está buscando: entender qué pasó después de la Torre de Babel. Así que es una etnografía muy científica en su método, pero muy poco científica, desde la perspectiva actual, en cuanto al sentido que le quiere dar a todo esto”. Esto último parece dar a la figura de Claudio Gay un cierto relieve trágico, propio del mártir que sacrifica su vida entera a una causa destinada a derrumbarse (y que, de hecho, colapsa casi en simultáneo a la propia muerte de Gay). Una suerte de último mohicano de ese viejo naturalismo que vivía sus años de gloria cuando él se embarcó rumbo a Chile, y al que se entregó con tal devoción que se convirtió, como lo visualiza Milos en sus manuscritos, en un hombre que vivía fuera del tiempo: “En los años 30, podía haber una guerra civil y él estaba cazando mariposas. Y en los 60, mientras los misioneros o los militares describen la Pacificación de la Araucanía, él está describiendo el color de los dientes de los mapuches. Imagínate que, en 1831, él viajó a Francia a conseguir instrumentos y plata, y le fue mal. Pero en una carta dice ‘lo bueno es que me comprometí para casarme con tal mujer, y ella tiene mucha habilidad para el dibujo, así que me será de gran utilidad’. Se terminaron divorciando, obviamente. Su mundo era registrar el mundo. Tú revisas sus cuadernos de viajes y ves un apunte sobre las moscas, otro sobre el trigo, otro sobre algún rito religioso, otro sobre tal palabra mapuche… Es un ojo que está recorriendo Chile anotándolo todo. Para después clasificarlo todo”. Semejante voracidad obligará a un trabajo de edición muy exhaustivo antes de publicar “Usos y costumbres de los araucanos” (para lo cual no hay, por el momento, proyectos editoriales avanzados). Gay redactó el texto y luego agregó una multitud de notas al margen indicando dónde debía insertarse cada una, pero murió antes de ordenar la edición definitiva. También dejó decenas de notas al final de cada capítulo, clasificadas según un sistema de códigos que remiten a otras tantas referencias desperdigadas en otros textos. Lo que nunca hizo Claudio Gay fue retomar su carrera en el Museo de Historia Natural de París. A cambio, fundó el de Santiago. Tampoco intentó deslumbrar al mundo con las numerosas especies que descubrió en nuestro territorio: volvió a Francia, paradójicamente, a escribir sólo para Chile. Es muy sugerente comparar su destino con el de Charles Darwin. Ambos se conocieron el año 1834, justamente en el sur de Chile, y según cuenta Darwin en sus diarios, sostuvieron interesantes conversaciones. Hasta ahí, podía hablarse de dos naturalistas similares recorriendo los confines del mundo. Pero los caminos que tomarán en adelante no pueden ser más inversos. Así lo plantea Milos: “Gay se queda en Chile para describir intensamente un solo territorio. Darwin viaja por el mundo comparando las especies de cada región, y eso le permite concebir la teoría de la evolución que va a echar por tierra el universo explicativo que inspira a Gay. Y Darwin se convirtió en el gran naturalista, y Claudio Gay es un naturalista completamente olvidado. En Francia nadie sabe quién es, ni siquiera en la comunidad científica”. Suena triste, pero no lo fue. Lejos de lamentarse, la idea de haber sido “el científico de un país” sedujo a Gay hasta el final de su vida. Y claro, se le pasó la mano. Tanto que ese país todavía no termina de descubrir su legado. CURIOSIDAD INSACIABLE Los cuestionarios que preparaba Claudio Gay antes de salir a terreno se pueden leer como documentos valiosos por sí solos. Lo que sigue es sólo un fragmento de su cuestionario sobre el ítem “Ideas”: “Qué idea tienen de Dios – del diablo – del alma – de la vida – del cielo – del sol – de la luna – de las estrellas – de los volcanes – de los terremotos – de la luz – del arcoiris – de los vientos – de la lluvia – del trueno – de los rayos – del mar – de las aguas minerales – de la muerte y de adónde van – del ruido de los cañones – pronósticos felices – infelices – de sus ancestros – si la mujer es inferior – de un niño que nace muerto o con alguna enfermedad – qué animales son buenos o malos pronósticos – de la viruela o cualquier otra epidemia – del corazón – de los vegetales útiles o perjudiciales – qué opinan de los negros – de los blancos – de los rojos – de los rubios […] preguntar qué opinan del ferrocarril – de las fotografías – si hay otra vida – qué sucede con el alma – si los animales tienen un alma – describir su idea del lugar adonde van sus almas – si ellas vuelven a verlos – si hay un lugar para los locos y para los malos – si saben su edad – cómo”. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/10/11/la-monumental-y-desconocida-obra-de-claudio-gay-sobre-el-pueblo-mapuche/
  3. Camioneros exigen al Gobierno decretar Estado de Emergencia por nuevo ataque incendiario La CNTC lo emplazó a aplicar la ley en el Biobío y La Araucanía para terminar con el "terrorismo" en el sur. "Si está esperando que nos armemos para defendernos, tendremos que hacerlo", advirtió. SANTIAGO.- El nuevo atentado incendiario contra dos camiones forestales ocurrido esta mañana en Contulmo enfureció a la Confederación Nacional de Transporte de Carga (CNTC), que pidió al Gobierno decretar Estado de Emergencia en las regiones del Biobío y La Araucanía para "perseguir a los terroristas". Dos encapuchados quemaron cerca de las 10:30 horas las máquinas que circulaban con carga en el cruce "Pata de Gallina", en la ruta que une dicha comuna con Antiquina, provincia de Arauco. "Aquí hay que utilizar las herramientas que existen y decretar Estado de Emergencia entre las regiones de Biobío y La Araucanía, porque no puede ser que el Gobierno de turno tenga la posibilidad de aplicar las leyes y no lo haga", expresó su presidente (s) José Villagrán a Emol. El dirigente aseguró que si se decreta este Estado de Excepción constitucional se podría "perseguir a estos terroristas con carabineros, la Policía (de Investigaciones) y, si es necesario, con el Ejército". Villagrán aseguró a este medio que la reunión la CNTC sostuvo con el ministro de Interior y Seguridad Pública, Jorge Burgos, y el subsecretario Mahmud Aleuy, le advirtieron que en enero y febrero serían blanco de nuevos ataques incendiarios. Por ello, calificó como "irrisorio" que el Gobierno anuncie la presentación de una querella contra quienes resulten responsables cada vez que ocurren estos ataques. "Los camioneros y la ciudadanía no creemos en nada. Las bases nos están exigiendo una cirugía mayor y si el Gobierno no la hace tendremos que partir de nuevo a La Moneda", advirtió. El dirigente afirmó que ya se contactaron con el intendente del Biobío, Rodrigo Díaz, quien será recibido por el ministro Burgos en La Moneda, este lunes, para manifestarle la necesidad de que el secretario de Estado los reciba a la brevedad. Según cifras de la CNTC, en estos dos meses de 2016 ya han sufrido cinco ataques incendiarios, lo que se suman a los 153 atentados que perpetrados el año pasado. "Esto es terrorismo" El presidente subrogante del gremio llamó a La Moneda a asumir que en el sur del país existe "terrorismo" y que los ataques incendiarios a los camiones no corresponden a "robo de madera". "Aquí no hay hechos aislados ni robo de madera, sino terrorismo puro y hay que terminarlo con las leyes que se tienen a mano (...) Ahora, si el Gobierno está esperando que nos armemos para defendernos vamos a tener que llegar a eso. Eso será terrible, porque no puede ser la ley de Oeste", señaló. La CNTC dijo que los atentados en el sur del están provocando la pérdida de fuentes laborales, pues ninguno de sus representados "quiere seguir trabajando por los atentados". "Las autoridades están diciendo que tienen todo controlado (...) ellos tienen que reconocer que en las regiones del Bío Bío y La Araucanía que existe terrorismo. Esto hay que atacarlo con elementos disuasivos, como la aplicación de la Ley Antiterrorista", sostuvo. www.emol.com
  4. Los detalles que marcan la visita de Bachelet a La Araucanía La región es la única que la Presidenta no había visitado durante su segundo mandato. El viaje fue sorpresivo y en medio de estrictas medidas de seguridad. En medio de estrictas medidas de seguridad y total reserva sobre las actividades, la Presidenta Michelle Bachelet materializó hoy la primera visita oficial a la Región de La Araucanía a casi dos años de iniciado su segundo mandato, visita que no ha estado exenta de curiosidades y detalles que no se han dado en otras oportunidades. Lo primero que sorprendió fue el secretismo que rodeó las primeras horas del viaje, a los periodistas que usualmente cubren las actividades de la Presidenta se les avisó con una hora de anticipación, cerca de las 6.00 horas, que debían dirigirse al Grupo 10 de la Fach, en el aeropuerto de Santiago para viajar junto a la Mandataria a un lugar que no se especificó. Nadie supo dónde viajaban hasta que estaban arriba del avión a punto de despegar. Finalmente, fue la propia Bachelet quien, ya en vuelo, les informó a los periodistas que se dirigían a La Araucanía. De este viaje además, tampoco fueron informados los parlamentarios de la zona. Se acostumbra que los diputados y senadores del oficialismo y la oposición acompañen a la Presidenta cuando realiza actividades en regiones, lo que en esta oportunidad no se avisó. La molestia no tardó en llegar a las redes sociales, donde el diputado RN Nicolás Monckeberg calificó como "insólito" el viaje y la forma en que se comunicó. En tanto, la ausencia del ministro del Interior, Jorge Burgos, también llama la atención, ya que él ha sido el máximo representante del gobierno que había visitado la zona en constantes ocasiones para coordinar las acciones de seguridad en la zona de conflicto mapuche, siendo la última el 26 de noviembre pasado. www.latercera.com
  5. 23.11.2015 Santiago No es Chile La cruda violencia policial contra los niños mapuche Heridas con balines, bombas lacrimógenas, interrogatorios ilegales en los colegios, rapto e incluso tortura a menores mapuche por parte de Carabineros están siendo denunciados por diferentes organizaciones. Por Greta di Girolamo Mijael Carbone tenía apenas ocho años cuando corrió desesperado tras la patrulla policial que se llevó detenidos a su abuelo y a su abuela, las únicas dos personas con las que vivía en la comunidad de Temucuicui. Ambos adultos formaban parte de las demandas del pueblo mapuche por la restitución de sus tierras, una lucha que sigue vigente hasta el día de hoy. Ese día el pequeño Mijael, sin ninguna explicación de Carabineros por la detención de sus familiares, tuvo que volver solo a su casa y esperar a que vecinos de la comunidad fueran a acompañarlo y le explicaran lo que había sucedido. El episodio lo recuerda como si hubiera sido ayer y fue lo que lo inspiró a estar a la cabeza de la organización Alianza Territorial Mapuche (ATM). Uno de los aspectos del pueblo mapuche del que se preocupa especialmente la ATM es de proteger los derechos de la niñez para evitar que los niños pasen por situaciones como la que Miajel vivió y también para asistirlos en caso de que ocurran. “Me tocó una consecuencia muy parecida a la que están viviendo hoy día los niños mapuche, una situación sin posibilidades, sin derechos, con abuso de poder, reducción de territorio. Un montón de cosas con las que, obviamente, un niño mapuche no se cría de la mejor forma”, dice Mijael Carbone, hoy de 27 años. Pero la situación que viven actualmente los niños indígenas no es tan diferente a la que él vivió. A pesar de que ya no hay presencia militar en el territorio, algo que sí le tocó ver al dirigente, la violencia policial hacia menores de edad mapuche es innegable. En el contexto de la reivindicación de sus tierras ancestrales, una serie de niños ha sufrido las consecuencias de los allanamientos policiales, viendo cómo los carabineros arrestan a sus familiares e incluso recibiendo golpes de parte de ellos. “En un allanamiento la agresividad es impactante, pocas veces hemos podido registrar imágenes donde Carabineros golpea a un niño, golpea a una mujer con una niña en brazos. Que tu casa esté llena de lacrimógenas al interior y tengas que salir producto del ahogo o ver a tu padre lleno de perdigones y sangrando por todos lados, son cosas que impactan mucho a un niño. Impactan a cualquier persona”, dice Mijael Carbone. Para denunciar esta situación, hace un par de semanas la ATM, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) y la Fundación Apoyo a la Niñez y sus Derechos (Anide) hicieron una presentación ante la Comisión Internacional de Derechos Humanos en Washington D.C. donde mostraron pruebas visuales de acciones policiales violentas contra 73 niños, niñas y adolescentes mapuche en lo últimos años. Ahí, Mijael Carbone, junto a las abogadas Manuela Royo y Juliana Bravo, expuso un crudo video (que puedes revisar a continuación) con imágenes de niños ensangrentados, con sus piernas heridas por balines y moretones en el cuerpo producto de allanamientos policiales. En la misma exposición participó Juliana Bravo, abogada del Cejil que fue parte de la solicitud que se le hizo a la Comisión para que haga un seguimiento del tema. “Es una población que es vulnerable, no solo porque son niños, sino porque son indígenas. Esas dos condiciones se mezclan, son poblaciones en las que los estados tienen obligaciones reforzadas a nivel internacional para proteger los derechos y no lo hace”, dice Bravo en conversación con eldesconcierto.cl desde la sede de la organización en Argentina. Los hechos no son novedosos, por casos de esta misma índole el año 2011 tres organismos presentaron una demanda contra el Estado de Chile frente a la Corte Interamericana de Derechos Humanos. En ese momento la Red de ONGs de Infancia y Juventud de Chile también denunció presencia de bombas lacrimógenas, interrogatorios ilegales en los colegios, rapto e incluso tortura a menores mapuche. La demanda concluyó en un acuerdo con el que el Estado chileno se comprometió a no aplicar la Ley Antiterrorista a niños. Pero la situación no me ha mejorado mucho. El escenario se repite años después en recursos de amparo que ha interpueso el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH). En 2012 la institución denunció a Carabineros de Chile por disparar perdigones a cuatro menores en el Hospital de Collipulli mientras se llevaba a cabo la constatación de lesiones tras el desalojo de una toma de un fundo perpetuada por un grupo de comuneros. En 2014 policías bloquearon el paso de un furgón escolar con niños con sus vehículos blindados, el hecho generó descontento en los apoderados y terminó con la utilización profusa de gases lacrimógenos que afectaron a 11 niños y niñas. Ese mismo año, en el contexto de otro desalojo por la ocupación de un fundo, una niña de diez años y un niño de doce grabaron el procedimiento policial y “personal de Carabineros de forma violenta se dirigió a los niños/as, obligándolos a tirarse al suelo y a entregar los artefactos mencionados. En estas condiciones los niños/as fueron esposados y arrastrados al furgón policial”, según constata el documento del INDH. En el último informe anual de la institución, publicado a comienzos de 2015, se lee: “las violaciones de derechos –en particular de niños/as y adolescentes mapuche– producto del uso excesivo de la fuerza por parte de personal de Carabineros, se ha mantenido a lo largo del año sin mayores cambios en un patrón sobre el cual el INDH ha reclamado, y al cual se ha referido la justicia, en el sentido de cuestionar y sancionar el actuar de las fuerzas de seguridad, particularmente respecto de niños y niñas mapuche, exigiendo su apego irrestricto a las normas y reglamentos vigentes”. El INDH ya expresó su preocupación al Comité de los Derechos del Niño de la ONU, que hizo público el recién pasado 2 de octubre un documento con observaciones y sugerencias respecto a la infancia al Estado de Chile. Allí declara que “El Comité sigue profundamente preocupado por la situación permanente de la desigualdad, la discriminación y la violencia contra los niños indígenas, en particular los niños mapuches”. Juliana Bravo, del Cejil explica que en un escenario como este se puede prestar para pensar que existe discriminación hacia estos niños por ser mapuche.”Una de las preguntas que nosotros nos hacíamos era qué pasaría con la sociedad, con los medios de comunicación, si lo que sucede en una escuela en el sur en Chile con niños mapuche en la que un grupo de funcionarios del estado lanza gases lacrimógenos, pasara en una escuela en Santiago. No tenemos una evaluación para decir que esto es dirigido a ellos porque son mapuche, pero si uno hace una evaluación en este sentido uno puede pensar sí”, declara. Carabineros no se refirió a los hechos cuando fue contactado por eldesconcierto.cl, arguyendo que necesitaban más tiempo para gestionar la respuesta. En cuanto al gobierno, en conversación con eldesconcierto.cl la directora del Consejo de la Infancia, Estela Ortíz, dijo que se ha “avanzado en un acuerdo con el Ministerio del Interior para que cuando se use la violencia desmesurada y un carabinero sea condenado sea inmediatamente dado de baja, cosa que hasta hace meses atrás no ocurría. Independientemente de eso, hemos tenido una mesa de trabajo con expertos indígenas. Tenemos situaciones graves de las cuales tenemos que hacernos responsables”. Crecer con rabia “Si ustedes continúan en los mismos pasos que sus papás, los vamos a matar a todos”, recuerda un niño de nueve años que le dijo un Carabinero en uno de los enfrentamientos que le han tocado vivir en su corta vida. Amenazas de este tipo, según Mijael Carbone, son casi pan de cada día. “Los mapuche nos educamos siempre cercanos al papá y la mamá, entonces crecimos viendo qué es lo que hacen, lo que hablan, lo que pasa. Yo viví teniendo las ganas de crecer lo antes posible para poder defenderme y defender a los que estaban alrededor mío. Los niños de hoy día también crecen con allanamientos, ven la agresividad de parte de Carabineros sin tener explicación alguna, entonces hay una niñez mapuche con rabia y no queremos que nuestros niños se críen con ese odio”, declara el dirigente de la ATM. A su propia hija, de nueve años, le ha tocado vivir varios allanamientos e incluso un ataque con bombas lacrimógenas dentro de su escuela. Como ella son muchos los niños que temen y desconfían de los adultos que llevan uniforme verde. Para tratar estos casos la organización está llevando a cabo talleres de pintura, eventos con payasos, cuenta cuentos, clases de mapudungún y otras actividades que permitan a los menores conectarse con su niñez y que puedan “cambiar el switch”, dice Mijael. “Queremos que ellos puedan tener una niñez, la niñez que nosotros no tuvimos. Nosotros nos criamos con eso y no queremos seguir criando a más gente con lo mismo. Hemos crecido para poder protegerlos y evitar que ocurra absolutamente lo mismo. Queremos que esto cambie”, añade. Pero el cambio al que aspira no es fácil, sobre todo considerando que desde su visión la violación a los derechos de los niños, niñas y adolescentes indígenas va a seguir hasta que se solucione el conflicto de fondo entre el Estado de Chile y el pueblo mapuche: “Acá hay un tema de fondo; mientras no haya un dialogo directo verdadero con las comunidades, una disponibilidad de parte del Estado para avanzar en las demandas, los derechos, no solamente de los niños, sino de las personas, se van a seguir violando en territorio mapuche”. Fuente: http://www.eldesconcierto.cl/santiago-no-es-chile/2015/11/23/la-cruda-violencia-policial-contra-los-ninos-mapuche/
  6. Topic Oficial Paro de Camioneros Camioneros van a La Moneda “con o sin autorización” de las autoridades “Vamos a traer varios camiones quemados para que la Presidenta sepa que en la Región de La Araucanía hay terrorismo”, aseguraron los dirigentes.  Nacional 19 de agosto, 2015 Autor: El Dínamo El presidente subrogrante de la Confederación Nacional de Transportes de Carga (CNTC), José Villagrán, entregó una solicitud a la Intendencia Metropolitana para poder marchar el 27 de agosto desde la Región de La Araucanía hasta La Moneda y entregar un documento a la Presidenta Michelle Bachelet con todos los hechos de violencia acontecidos en el sur del país. “Vamos a traer varios camiones quemados para que la Presidenta sepa que en la Región de La Araucanía hay terrorismo”, expresó Villagrán, quien también sostuvo que hasta la fecha han sido 132 camiones los incendiados. En este sentido, Villagrán advirtió que éste será el último viaje que harán a Santiago en bus ya que “el próximo lo vamos a hacer en camión”. A su vez, confirmó que espera que el trayecto se inicie en La Araucanía y recorra las diferentes ciudades del sur, pasando por la Ruta 5 Sur para finalmente arribar a capital. En Santiago, el trazado partirá en Avenida Matta para continuar por Alameda hastas Plaza Italia, para luego regresar y estacionarse en las cercanías de La Moneda. Villagran, presidente de la Federación de Dueños de Camiones del Sur, espera que que el Intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, autorice el recorrido, en caso contrario aseguró que encontrarán la forma de llegar al Palacio Presidencial. “En democracia todo el mundo se puede expresar. Así que el intendente no se puede negar a autorizar la marcha. No queremos hacer daño a nadie ni al propiedad privada ni pública”, agregó. Finalmente, el dirigente fue crítico al analizar el actuar del Gobierno ante la violencia en La Araucanía. El Ejecutivo “está más preocupado de otras cosas que dar solución a los problemas de los ciudadanos de la violencia y el terrorismo. Creemos que se debe hacer una cirugía mayor en las leyes para poder terminar con la delincuencia”, concluyó. Fuente: http://www.eldinamo.cl/nacional/2015/08/19/camioneros-llegaran-a-la-moneda-con-o-sin-autorizacion-de-las-autoridades/
  7. Evelyn Matthei y el presente de Chile: “Si hubiese sido Presidenta el país habría crecido más” La ex candidata sostuvo que "mientras Bachelet siga como Presidenta de la República la economía no va a repuntar, porque sinceramente perdió la confianza de todo el mundo". Nacional14 de julio, 2015 Autor: El Dínamo Evelyn Matthei sostuvo que si hubiera sido elegida Presidenta de la República el crecimiento económico del país hubiera sido más grande. La ex candidata presidencial de la UDI estuvo invitada en el programa Cadena Nacional de Vía X, donde fue consultada si el futuro económico de Chile habría sido distinto con ella en La Moneda, respondiendo: “No me cabe ninguna duda. Y si hoy día Piñera fuera presidente estaríamos creciendo a un 3% o a un 4%… No a un 0,7%”. Junto con ello, se refirió a las reformas anunciadas por el Gobierno tras llegar a La Moneda, indicando que “todos los que estuvieron en esa campaña mintieron mucho, realmente pusieron en el programa cosas que ellos sabían que no se podían cumplir. Cuando yo era candidata dije que ese programa era imposible de cumplir”. Por otro lado, para la ex candidata la Presidenta Bachelet “ya no está mandando” y “mientras ella siga como Presidenta de la República la economía no va a repuntar, porque sinceramente perdió la confianza de todo el mundo”. También se refirió a la situación de la Alianza tras los casos SQM y Penta, apuntando a un trato diferenciado entre los involucrados de la oposición y los de la Nueva Mayoria. “Yo quiero decir hoy nuevamente que me han bajado todas, todas, todas las sospechas sobre si la Fiscalía va a realmente formalizar a Martelli, a Peñailillo, a Pizarro, a la gente de la Concertación. La diferencia en el trato… ¿alguien se enteró, hubo televisión, cuando fue a declarar Rosenblut? ¿Cuándo fue a declarar Martelli? ¿Peñailillo? Es evidente que hay privilegios, es evidente y esos privilegios son inaceptables”, expresó. Finalmente, disparó contra la decisión de la Justicia de determinar arresto domiciliario para Jovino Novoa, indicando que “no podía creer que la Fiscalía y el juez estaban tomando en cuenta como Jovino estaba votando un proyecto de ley al dictar cautelares, eso es de un grado de ignorancia y de mala leche inaceptable”. Fuente: http://www.eldinamo.cl/nacional/2015/07/14/el-vaticinio-de-evelyn-matthei-si-hubiese-sido-presidenta-el-pais-habria-crecido-mas/
  8. El Gobierno destituye al intendente de la Araucanía, Francisco Huenchumilla El Ejecutivo pide la renuncia al intendente de la Araucanía, Francisco Huenchumilla, el día que la ex autoridad regional tenía previsto entregar una propuesta para la región al Ministerio del Interior. El Ciudadano Ayer 11:08 El Ministerio del Interior solicitó esta mañana la renuncia a intendente de La Araucanía, Francisco Huenchumilla. El ex intendente tenía previsto presentar hoy al Gobierno el documento: “Propuesta al Gobierno respecto de la situación de la Región de la Araucanía”, un plan para hacer frente al conflicto chileno-mapuche que esta semana viene marcado por las protestas del gremio de camiones, quienes se movilizan desde ayer por la violencia en la zona. Después que se oficializara su situación, Huenchumilla cargó duramente contra el Ejecutivo: “No sé qué pretenden, imagino que volver al garrote y al encarcelamiento, como lo hicieron anteriores autoridades”, señaló. “Una vez más el Estado chileno no entiende esta situación. Siento que la Nueva Mayoría no sea capaz de entender estos nuevos fenómenos y no tengan el código para leer lo mal que estamos”, agregó la ex autoridad regional. Además de subrayar las diferencias que lo separan de su correligionario Jorge Burgos, Huenchumilla criticó severamente al Ministro de Interior porque “no tiene idea del conflicto mapuche” y aseguró que “tiene miedo” a la propuesta de pacificación que esta mañana le iba a entregar: “Una hora antes de entregarla, Burgos me llamó por teléfono y me dijo que se la entregara como un ciudadano común”, explicó. Huenchumilla se refirió también al conflicto originado con los camioneros que se desplazan hacia Santiago para manifestarse el próximo jueves: “También hay que oírlos –afirmó–. Tienen razón, ellos no son los responsables de la situación del pueblo mapuche. Esa es una responsabilidad del Estado”, sentenció. No terminó sus declaraciones sin apelar a los mapuches para que sigan en su lucha a pesar de que desde su propio partido no sean capaces de “entender estos nuevos fenómenos y de que no tengan el código para leer lo mal que estamos”. El lugar de Huenchumilla será ocupado por Andrés Jouannet Valderrama (DC), gobernador de Cautín en el primer mandato de Michelle Bachelet y hasta ahora asesor en el gabinete del Ministerio del Interior. Además, el Gobierno removió a las intendentes de las regiones de Arica y Parinacota, Emilio Rodríguez Ponce, y de Los Lagos, Juan Carlos Gallardo. En Arica y Parinacota fue designada Gladys Acuña Rosales (39 años). Militante del PS, hasta su nombramiento se desempeñaba como Seremi de Vivienda en la misma región. En Los Lagos fue designado Leonardo Patricio de la Prida, de 44 años, es militante del PPD, abogado y fue fiscal de la Fiscalía Metropolitana Centro-Norte entre 2004 y 2010. El Ciudadano Fuente: http://www.elciudadano.cl/2015/08/25/204906/el-gobierno-destituye-al-intendente-de-la-araucania-francisco-huenchumilla/
×