Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Izquierda'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 31 results

  1. 08 Junio 2019 "Unidad para el Cambio": PC, PRO y FRVS lanzaron nuevo bloque de izquierda Los partidos subrayaron que la alianza "es un llamado no sólo a la unidad de todas las fuerzas de oposición", pero le cerraron la puerta a la DC. Con la elección municipal de 2020 como primer horizonte, acordaron presentarse con lista única de concejales. En el bloque se mostraron receptivos a concretar reuniones con otros sectores de izquierda. El Partido Comunista (PC), el PRO y la Federación Regionalista Verde Social (FRVS) lanzaron este sábado en Concepción su coalición de izquierda "Unidad para el Cambio", con la que buscan rearmar a una dispersa oposición. El bloque tiene como primer horizonte las elecciones municipales de 2020, para la cual acordaron ir con lista única de concejales; en tanto, se mostraron receptivos a concretar reuniones con otros sectores de izquierda para conversar sobre eventuales pactos para alcaldes y gobernadores regionales. El presidente del PRO, Camilo Lagos, resaltó que la alianza "es la fuerza no sólo del 10 por ciento electoral, es también una fuerza social importante con líderes sociales, con líderes centrales sindicales, federaciones de estudiantes; es una fuerza social, una fuerza política, territorial". "Son 16 parlamentarios que forman esta Unidad para el Cambio, es una fuerza gravitante, que además como principio fundamental y como espíritu fundacional es el llamado no sólo a la unidad nuestra, sino a todas las fuerzas de oposición", subrayó. El timonel del PC, Guillermo Teillier, definió a la nueva coalición con un "actor relevante" con miras a la elección y aseguró que a partir de hoy le quitarán el apoyo a alcaldes de partidos de oposición que hayan negociado proyectos con la derecha, cerrándole la puerta a una inclusión de la DC. Jadue y la opción presidencial En tanto, el alcalde de Recoleta, el comunista Daniel Jadue, aseguró que su principal objetivo es ir a la reelección como jefe comunal, pero no le cerró la puerta a ser el próximo candidato presidencial del bloque luego de su aparición en la Encuesta Criteria. "Por supuesto que está abierta (la opción), es una decisión que toman los partidos. Yo no tengo intención personal, yo soy militante de un partido (...) la decisión sobre el presidenciable las toma el colectivo y no hay proyectos personales", precisó. De todos modos, el alcalde valoró el cuarto lugar de las preferencias presidenciales en que lo ubicó el sondeo: "Nos llena de orgullo, de satisfacción, quiere decir que lo que hemos hecho en Recoleta ha tenido un impacto real en la calidad de vida de la gente, a la que hemos resuelto problemas que no se habían resuelto en 25 años porque no había habido voluntad política". Fuente: https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/politica/partido-comunista/unidad-para-el-cambio-pc-pro-y-frvs-lanzaron-nuevo-bloque-de-izquierda/2019-06-08/135637.html
  2. 19 Diciembre 2018 “La ingenuidad de la izquierda”, según Carlos Peña y Carlos Ruiz El decano de la UDP y el Director de Nodo XXI plantean su mirada sobre cómo la izquierda debe enfrentar el periodo neoliberal. “CUANDO LA IZQUIERDA SE AMPARA SOLO EN LA CRÍTICA MORAL, DEMUESTRA QUE NO TIENE POLÍTICA”, ASEGURA CARLOS RUIZ. “Que se pueda hacer política de espaldas a una cultura (neoliberal) que se ha desarrollado por 40 años, me parece realmente ingenuo. En esta ingenuidad suele incurrir la izquierda que, en vez de mirar la realidad, se dedica a adjetivarla, sin comprender que la ciudadanía se ha formado a la sombra de ella”. La afirmación es del decano de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, en el seminario sobre los Desafíos de Chile, que organizó el Senado. El rector de la UDP aludió a la forma en que la izquierda enfrenta el neoliberalismo, en forma coincidente con el análisis que hizo previamente, Carlos Ruiz, director de Nodo XXI. El debate giró en torno al desafío de la clase política por reconectar con una ciudadanía individualista, menos asociativa y que se formó en un sistema neoliberal. Al respecto, la mirada de Ruiz, ideólogo del Movimiento Autonomista, fue especialmente crítica de la izquierda. “Las izquierdas apelan a las cenizas del desarrollismo, se tiende a idealizar. Permítanme sacar una cuenta que es terrible : esta famosa etapa neoliberal que se instaló como un ciclo excepcional ya es más larga, más longeva que la etapa desarrollista, nacional popular, etc, de excepción no tiene nada …”, sentenció Ruiz, añadiendo que lo que sigue es “hacerse cargo de estas transformaciones”. “Esas formas de transformación no van a volver porque hubo una transformación capitalista gigantesca. Nos cambiaron el tablero. Y no podemos seguir jugando en un tablero que no funciona”, añadió. El seminario “Desafíos de Chile”, fue convocado por la presidencia del Senado, que encabeza Carlos Montes en colaboración con la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, y a el asistieron también la investigadora Sofía Correa y Carlos Fuentealba, director académico de la misma facultad. Fuente: https://www.latercera.com/la-tercera-pm/noticia/la-ingenuidad-de-la-izquierda-segun-carlos-pena-y-carlos-ruiz/452191/
  3. 17 Septiembre 2018 Gabriel Boric y la necesidad de enfrentar a la ultraderecha: “Debiera ser de profunda preocupación para la izquierda” El diputado del Frente Amplio cree que es necesario asumir una defensa activa ante los movimientos ultraderechistas. "Yo soy de los que cree que tenemos que defendernos. Si un tipo va y apuñala a una compañera, yo no voy a ir a decirle ‘pase por favor’, ni solamente hacerle un tuit", afirmó. El diputado del Frente Amplio, Gabriel Boric, ve con preocupación el crecimiento de movimientos de ultra derecha de corte nacionalista y conservador. El militante del Movimiento Autonomista sostuvo en una entrevista a Radio U. de Chile que no se puede ignorar el desarrollo que han tenido algunas organizaciones como el Movimiento Social Patriota. “Hay algunos que dicen que los ignoremos para no darle relevancia. Pero yo creo que la relevancia la tienen, y tienen a su vez expresiones políticas que son tremendamente preocupantes“, sostuvo y agregó que estas posiciones ya están representadas en el parlamento a través de posturas como la de la diputada Camila Flores (RN), quien constantemente hace alegorías a la dictadura. Boric también se refirió a los actos de violencia que se dieron en la última marcha a favor del aborto libre que dejó a tres mujeres apuñaladas. El diputado dijo que este tipo de amedrentamientos requieren una respuesta activa. “Yo soy de los que cree que tenemos que defendernos. Si un tipo va y apuñala a una compañera, yo no voy a ir a decirle ‘pase por favor’, ni solamente hacerle un tuit. Ante un acto flagrante de esas características hay que defenderse“, sostuvo. Fuente: http://www.eldesconcierto.cl/2018/09/17/gabriel-boric-y-la-necesidad-de-enfrentar-a-la-ultraderecha-debiera-ser-de-profunda-preocupacion-para-la-izquierda/
  4. 17 Agosto 2018 Boric emplaza a la izquierda chilena a condenar situaciones de Cuba, Nicaragua, China y Venezuela "Hay algunos que a cualquiera que plantee estas reflexiones inmediatamente lo llenarán de epítetos y descalificativos. Yo no estoy dispuesto a seguir en esa lógica que obliga al silencio y acalla las dudas", dijo el legislador del Frente Amplio. Tras el debate que se abrió luego de la renuncia del ex ministro de las Culturas y las Artes, Mauricio Rojas, quien calificó el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos como “un montaje”, el diputado del Frente Amplio Gabriel Boric sostuvo que “los derechos humanos deben ser respetados universalmente y su violación debe ser condenada sin matices”. A través de una reflexión que publicó en su blog personal, el legislador planteó que el episodio protagonizado por Rojas anterior “da cuenta de una herida que sigue abierta en la sociedad chilena. Porque no ha habido suficiente verdad ni suficiente justicia. Porque todavía tenemos cientos de desaparecidos y desaparecidas. Porque los presos políticos y torturados nunca fueron reparados como corresponde. Porque hay un sector de la sociedad chilena que de tanto en tanto nos notifica que si se volviera a repetir el contexto, volverían a actuar como actuaron”. “Los derechos humanos deben ser respetados universalmente y su violación debe ser condenada sin matices, independiente de quienes sean las víctimas y los victimarios”, escribió Boric. Y agregó: “Tal como condenamos la violación de los derechos humanos en Chile durante la dictadura (y también hoy día, por ejemplo con la criminalización del pueblo mapuche, o con el trato que el actual gobierno le está dando a parte de la población migrante), los golpes “blancos” en Brasil, Honduras y Paraguay, la ocupación israelí sobre Palestina, o el intervencionismo de Estados Unidos, debemos desde la izquierda con la misma fuerza condenar la permanente restricción de libertades en Cuba, la represión del gobierno de Ortega en Nicaragua, la dictadura en China y el debilitamiento de las condiciones básicas de la democracia en Venezuela”. En su escrito, Boric planteó las siguientes interrogantes: ¿Ser crítico del gobierno de Maduro significa necesariamente estar con el sector golpista de la oposición venezolana? ¿Condenar la violenta represión estatal en Nicaragua significa validar los asesinatos cometidos por bandas armadas contra militantes sandinistas? ¿Decir que el modelo de partido único de Cuba donde no hay libertad de expresión no debe ser nuestro modelo a seguir significa transformarse en un pseudo-agente de la CIA? ¿Dudar respecto a nuestras propias convicciones y tradiciones nos transforma en cobardes? “No. Categóricamente no. Desde la izquierda, el Frente Amplio, y en particular el Movimiento Autonomista, no podemos permitirnos continuar con el doble estándar en esta materia, ni escudarnos en el principio de autodeterminación de los pueblos para justificar violaciones a los derechos humanos contra esos mismo pueblos”, respondió en su reflexión. “Hay algunos que a cualquiera que plantee estas reflexiones inmediatamente lo llenarán de epítetos y descalificativos. Yo no estoy dispuesto a seguir en esa lógica que obliga al silencio y acalla las dudas. Creo profundamente en una izquierda socialista democrática y libertaria, que se enfrente al neoliberalismo sin complejos y que sea capaz de proponer una alternativa al sistema que hoy condena a la mayoría del pueblo a vivir para trabajar en condiciones de incertidumbre permanente. Pero para eso tenemos que hacernos cargo de este mínimo, que los derechos humanos se deben respetar siempre, en cualquier contexto y sin ninguna excusa”. Fuente: https://www.latercera.com/politica/noticia/boric-emplaza-la-izquierda-chilena-condenar-situaciones-cuba-nicaragua-china-venezuela/284691/
  5. 05 Mayo 2018 Izquierda debate futuro del socialismo El 12 de mayo se realizará el seminario "Los nuevos desafíos del socialismo chileno". En la actividad participarán los presidentes de ambas cámaras y figuras del Frente Amplio. “Los nuevos desafíos del socialismo chileno”. Este es el nombre del seminario que el próximo 12 de mayo se realizará en la sede de la CUT y que fue organizado por el Centro de Estudiantes de Derecho de la Universidad de Chile y distintas fundaciones ligadas a la centroizquierda, como Chile 21, Instituto Igualdad y Fundación Friedrich Ebert. El evento contará con la participación de la presidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández (PS), y el presidente del Senado, Carlos Montes (PS). Además, en los distintos paneles estarán figuras del Frente Amplio, como el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp; el fundador de Revolución Democrática (RD), Sebastián Depolo, y el diputado del mismo partido Miguel Crispi. Como representantes del PPD y el PS estarán el economista Álvaro García y el excandidato a diputado, el abogado constitucionalista Fernando Atria, respectivamente. Fuente: http://www.latercera.com/reportajes/noticia/izquierda-debate-futuro-del-socialismo/154381/
  6. Autor: Sebastián Andrés Amar Muñoz Fecha: 24/12/2017 ¡BOMBA! - HISTORIA DE UN COMPLOT SINOPSIS: Una amenaza de bomba en el Penal de Punta Peuco obliga a sus reclusos y guardias a enfrentar un dilema que podría perjudicarlos mucho más, ya que podrían evacuar con ayuda de Carabineros y ser llevados a otros recintos como Colina 1 mientras se investiga la amenaza, sin embargo todos saben que la única forma en que podría haber llegado una bomba es con ayuda de alguien del exterior y de algún familiar, lo que genera mucha más desconfianza entre los mismos reclusos, por lo que algunos están dispuestos a confezar historias trágicas de su pasado y como funcionarios de la Dictadura de Augusto Pinochet a cambio de que puedan protegerlos de sus mismos ex-compañeros de armas
  7. Feliz Día Internacional del Zurdo: Algunos datos sobre un mundo visto con la mano izquierda Este 13 de agosto se celebra la zurdera y se recuerda, entre otras cosas, las incomodidades que hasta el día de hoy se sufre en un entorno hecho más para la gente diestra. Miguel Ángel, Da Vinci, Pelé, Maradona y Messi, Marcelo Ríos o Rafael Nadal, la lista de personajes sobresalientes en destrezas que han sido zurdos es interminable, y quisimos recordar a algunos junto con datos curiosos sobre los que escriben con la mano izquierda en el Día Internacional de la Zurdera, este 13 de agosto. Desde tiempos inmemoriales, los zurdos han sufrido una inmerecida mala fama, a causa de la mitología y la religión. Por ejemplo, la bendición cristiana se imparte con la derecha y el demonio actúa con la izquierda; y en la antigua Roma se consideraba que la zurdera era un defecto y solía devolverse a los esclavos zurdos alegando que eran "productos dañados". Sin embargo, el jurista Ulpiano escribió en uno de sus textos que no es una dolencia, alrededor del siglo III. No hace tantas décadas, se continuaba obligando a los niños zurdos a aprender a realizar sus tareas cotidianas, como escribir, con la mano derecha, pero hoy en día hay consenso en que no se debe reeducar a las personas zurdas. De hacerlo, podrían provocarse alteraciones neurológicas y psicológicas. De hecho, algunas fuentes creen que el rey Jorge VI de Inglaterra tartamudeaba debido a que fue reeducado en su zurdera. Tal como explican en Zurdos.cl, el hemisferio cerebral izquierdo, que controla el lado derecho, se relaciona al discurso, lengua, escritura, lógica, matemáticas y ciencia; aquí está el modo de pensamiento lineal", señalan. Mientras que el hemisferio cerebral derecho, que controla la mano izquierda, abarca la música, arte, creatividad, opinión, emociones y el genio. Aquí está el modo de pensamiento holístico", explican. Ante esto, se cree que los zurdos suelen ser persona más creativas y visuales. Pero, por otro lado, nadie puede negar la buena fama que han ganado en el deporte, sobre todo en disciplinas individuales como el tenis, el boxeo o la esgrima. Según los expertos, son más difíciles de predecir. Además de los personajes antes mencionados, otros famosos de la historia y los medios de comunicación que escriben con la izquierda son: Napoleón, Alejandro Magno y Julio César; a los que se suman Simón Bolívar y Gandhi, además del ex Presidente de EE.UU., Barack Obama. Marie Curie, Albert Einstein, Ludwing van Beethoven, Charlie Chaplin, Greta Garbo y Marilyn Monroe, también se encuentran en la lista, además de Paul McCartney, George Michael y Bill Gates; junto al creador de Los Simpson, Matt Groening y cómo no, su personaje Ned Flanders. El Día Internacional del Zurdo fue promovido por la Internacional de Zurdos (Lefthanders International), y se celebra desde 1976.
  8. 09 Mayo 2017 OPINION Gustavo Andrés Sánchez Enterrar la etiqueta de izquierda Autorreconocerse como de izquierda implica asumir que lo social está determinado por la división, la fragmentación y el antagonismo. Entender a “la izquierda” como una más entre las categorías de identificación electoral implica despojarla de sus potencialidades transformadoras mediante la borradura del antagonismo. Si tradicionalmente la derecha ha renegado de reconocerse como tal, es porque en su visión de mundo el antagonismo o la división social no es algo constituyente sino que transitorio. No reconocerse de izquierda, por tanto, conlleva ceder la centralidad del antagonismo en los procesos de cambio social, lo que significa una forma distinta de valorar el mundo. Hoy en día pareciera ser un imperativo el que cualquier análisis de la política nacional comience señalando que “todo está muy líquido”. Y, para ser justos, es efectivo que el nivel de volatilidad de los acontecimientos es significativo: estadistas se bajan de carreras presidenciales, aficionados se suben, coaliciones históricas se dividen, y un largo etcétera. Sin embargo, nuestra liquidez pareciera ser tal, que posibilitó un fenómeno bastante peculiar: que algunos de quienes son identificados como de izquierda renieguen de tal calificativo y que, por el contrario, algunos de quienes son identificados como de derecha lo acepten abiertamente. Lo anterior es un cambio relevante, debido a que una de las características básicas del mundo de la izquierda es generar una correlación entre ser percibido como de izquierda, sentirse de izquierda y reconocerse de izquierda, correlación que no ocurre en la derecha, dado que está en su quintaesencia el no reconocerse como tal. Esto, como espero argumentar, va más allá de un simple cambio semántico y trae consigo una serie de consecuencias sociopolíticas. Ahora bien, si actualmente existe un espacio que es percibido como de izquierda, donde buena parte se siente de izquierda y donde parece razonable esperar un autorreconocimiento de izquierda, ese es el Frente Amplio, por lo que el hecho de que esto último no haya ocurrido de forma unánime y levante críticas, parece ser un buen punto de partida. Los argumentos sobre los cuales se ha sustentado este distanciamiento con la izquierda radican, según se ha dicho, en que el Frente “supera la dicotomía (de izquierda y derecha) y busca levantar una alternativa para la ciudadanía” (Karina Oliva), que “la ciudadanía no se identifica con el eje izquierda-derecha” (Sebastián Depolo) o que “nosotros [el FA] no vamos a responder a esa lógica, ni a las caricaturas tradicionales que quieren colocar a las organizaciones, o a los movimientos, o a algunos partidos, en esos polos” (Octavio González). El punto parece estar en que plantear el juego en el terreno “tradicional” de izquierda-derecha constituye un error táctico y que apelar a la ciudadanía es la mejor manera de lograr los objetivos. El riesgo que corren quienes entienden a la izquierda como una etiqueta –que, por tanto, puede usarse o no a voluntad– radica en reducirla a uno más de los tantos vectores sobre los cuales se posiciona generalmente a candidatos: cercanía-lejanía, vertical-horizontal, nuevo-viejo, etc. Vale decir, se asume que la distinción entre izquierda y derecha tiene un sustrato electoral y que se agrega automáticamente a las características epocales que marcan la política, como la demanda de liderazgos más cercanos, horizontales y jóvenes. Hay que reconocer que lo anterior tiene sustento. Lo que parece estar en la base de este alejamiento con la izquierda es un intento por ensanchar los estrechos márgenes transformacionales que se trazó la política de izquierdas transicional, una política que prácticamente siempre jugó desde y para la modernización neoliberal. En este sentido, efectivamente parece poco razonable autorreconocerse como de izquierda en un contexto donde sigue vigente una concepción concertacionista o “tradicional” de esta, la cual tenía pocos puntos de diferencia sustantivos con la derecha. Y, al mismo tiempo, parece plenamente justificado generar una revaloración política de la ciudadanía, si se tiene en cuenta que esta constituyó la principal exclusión que permitió sostener la transición. Así, mediante un autorreconocimiento ciudadano, se pone en cuestión el pacto elitario que permitió la profundización del modelo neoliberal, lo que constituye uno de los principales objetivos del Frente Amplio. Pero, a pesar del sustento que parece tener el alejamiento con la izquierda, este no parece estar exento de críticas. El precandidato Alberto Mayol señaló en su momento que es un error desligarse de la izquierda, porque “eso significa que estamos tratando de administrar etiquetas y no valores” y que, en ese sentido, el objetivo del Frente Amplio no es únicamente lograr votación sino que generar un cambio de valores sociales, lo que evidentemente es más duradero. Esto puede contraponerse a las recientes declaraciones de Marco Enríquez-Ominami, para quien existe una competencia “por quién es más de izquierda, y esa es una etiqueta que yo se las regalo, se las devuelvo”. Así las cosas, pareciera ser que la discusión radica en la utilidad que genera el denominarse de izquierda o no. El riesgo que corren quienes entienden a la izquierda como una etiqueta –que, por tanto, puede usarse o no a voluntad– radica en reducirla a uno más de los tantos vectores sobre los cuales se posiciona generalmente a candidatos: cercanía-lejanía, vertical-horizontal, nuevo-viejo, etc. Vale decir, se asume que la distinción entre izquierda y derecha tiene un sustrato electoral y que se agrega automáticamente a las características epocales que marcan la política, como la demanda de liderazgos más cercanos, horizontales y jóvenes. Siguiendo esta línea, es por tanto factible superar la dicotomía izquierda y derecha, dado que –según el contexto– es probable que la identificación electoral esté más bien determinada por otro tipo de variables. Sin embargo, y esta parece ser la advertencia que lanza Mayol, existe una concepción de la distinción izquierda-derecha que no se limita a lo electoral, sino que apunta a la propia constitución de la realidad. Ahí, la izquierda no es una etiqueta más –que se pueda regalar, devolver o superar– sino un mecanismo que posibilita la interpretación de los fenómenos sociales. Dicho en simple, autorreconocerse como de izquierda, en este plano, implica asumir que lo social está determinado por la división, la fragmentación y el antagonismo. Esto condiciona necesariamente nuestra comprensión sobre las raíces de los problemas, así como también las formas de solucionarlos. En este caso, ser de izquierda es una forma de tornar inteligible el mundo, o, por volver a Mayol, ser parte de una determinada forma de valorarlo. Entender a “la izquierda” como una más entre las categorías de identificación electoral implica, por tanto, despojarla de sus potencialidades transformadoras mediante la borradura del antagonismo. Si tradicionalmente la derecha ha renegado de reconocerse como tal, es porque en su visión de mundo el antagonismo o la división social no es algo constituyente sino transitorio, un asunto de ampliar oportunidades para que todos podamos triunfar. No reconocerse de izquierda, por tanto, conlleva ceder la centralidad del antagonismo en los procesos de cambio social, lo que significa una forma distinta de valorar el mundo. Difícil no recordar, con esto, un episodio bastante célebre en la vida de Mark Twain. En 1897 un periódico publicó la noticia de su deceso, lo cual evidentemente no era cierto, dado que Twain murió solo trece años después. La forma de salir al paso de esta situación fue un lacónico telegrama enviado por el autor al New York Journal: “Noticia de mi fallecimiento un tanto exagerada”. Recuerdo esto, porque no vaya a ser el caso de que, por encontrar argumentos electorales plausibles para enterrar la etiqueta de izquierda, se haga lo mismo con los valores de la izquierda, y estos nos informen en el futuro, de manera más bien trágica, que la noticia de su fallecimiento fue un tanto exagerada. Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2017/05/09/enterrar-la-etiqueta-de-izquierda/
  9. 05 Marzo 2017 Ser de izquierda en 2017: De lo que hay, hay, pero no hay Con presencia en la Nueva Mayoría, el Frente Amplio y otros movimientos alternativos, pero con la falta de un proyecto único que los aglutine a todos, la izquierda vive hoy tiempos de indefiniciones y dudas. Parlamentarios, líderes, excandidatos presidenciales y analistas intentar llegar al meollo del asunto. De tanto en tanto la pregunta parece repetirse para políticos, teóricos y analistas de todos los sectores: ¿qué es ser de izquierda hoy? Con presencia en casi todos los partidos de la Nueva Mayoría y en varios de los nuevos movimientos y colectividades alternativas, esta fuerza atomizada que comparte de igual manera diagnósticos de crisis social y luchas intestinas por el poder vive otra disyuntiva respecto de su presente y su futuro en el inicio de la campaña electoral 2017. Una de dos, o permanece enmarañada junto al centro, que es otro espacio ideológico que pertenece a todos y a nadie a la vez, o se sale de los márgenes de la moderación para situarse en el bando de la lucha libre frente a los dictámenes de la elite. No hay una tercera vía aquí. Es más, si usted "googlea" el término izquierda, el primer sitio web que aparece en el "Top Ten" del buscador de internet es la enciclopedia virtual Wikipedia, que lo define como "la defensa de la igualdad". Al revés, ser de derecha considera que las diferencias sociales son "algo inevitable, normal o natural". Nunca está de más recordar los orígenes: en la Asamblea Nacional Constituyente que vino después de la Revolución Francesa (14 de julio de 1789), los que se sentaron a la derecha del rey apoyaban la mantención de su poder absoluto y los que se ubicaron a la izquierda querían que el monarca solo ejerciera una suerte de veto limitado y que pusiera la soberanía nacional por sobre su autoridad. Todo lo demás son subdivisiones y corrientes que aparecieron con el paso del tiempo: anarquismo, socialismo, comunismo y socialdemocracia, sumado a los movimientos sociales que provienen de la defensa de los derechos civiles (mujeres, negros, pueblos originarios, sindicatos, cuidado del medioambiente y minorías sexuales) y reivindicaciones varias. No voy en tren, voy en avión Volvamos al presente y a la pregunta base del presente artículo: ¿quiénes se sentarían hoy al lado izquierdo del rey? La respuesta inmediata recaería en el Partido Comunista. Sin embargo, existen dos opiniones que van en el sentido contrario. La obvia, que viene del lado derecho del monarca, tiene al columnista de El Mercurio Francisco José Covarrubias cuestionando el vuelo en primera clase que emprendió a Frankfurt el diputado Guillermo Teillier. Citando "El Capital" de Karl Marx, el ingeniero comercial escribió que los "artículos de lujo son aquellos que solo forman parte del consumo de la clase capitalista y aunque sean producidos por obreros están lejos de su capacidad de consumo. ¿Qué hace, entonces, que el presidente del PC aspire a consumir como un miembro de la clase capitalista? ¿Por qué busca un privilegio arriba de un avión en lo que es casi una caricatura de la sociedad (donde hay unos pocos adelante privilegiados y el resto va más incómodo atrás)?". "La igualdad propiciada por el Partido Comunista no es posible, no solo por un problema de diseño y de implementación donde se ha tratado de llevar a cabo, sino porque choca con la propia naturaleza humana", disparó. La discusión se encendió en Twitter y no tuvo más alcance mediático, motivo por el cual el analista Pablo Lira manifestó a Cambio21 que "las redes sociales facilitan la crítica, que fue lo mismo que le ocurrió al diputado Gabriel Boric por su viaje familiar en un barco de la Armada a la Isla Lenox para homenajear a sus antepasados". "Todo lo que sea cuestionable hacia la actividad política y legislativa está sujeto al cuestionamiento público", insistió. "Hoy la dialéctica es otra" En la segunda mirada, que proviene del líder humanista Tomás Hirsch, se instalan interesantes conceptos. En lo inmediato, el excandidato presidencial dijo a este medio que "ellos (PC) no están pensando en formar parte de otro referente alternativo a la Nueva Mayoría. Incluso uno de los dirigentes de la juventud nos acusó abiertamente de ‘infantilismo' y de que ‘no hay agua en nuestra piscina'". Como parte del "Frente Amplio", el exembajador dice que "el concepto de izquierda va en retirada. Eso es parte de la lógica de los siglos XVII hasta el XX. Hoy la dialéctica es otra: hablamos de descentralización, multiculturalidad y democratización de las instituciones. Los chilenos que no quieren más AFP son de todos los sectores ideológicos, hasta de derecha". "La próxima discusión no se trata sobre ser más o menos izquierdista, sino que del humanismo versus al antihumanismo. Y en ese contexto, dentro el FA hay varios referentes que no se definen de izquierda", expuso. ¿Qué pensarán al respecto los diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric, líderes de Revolución Democrática y el Movimiento Autonomista, quienes sin rodeos hablan de una nueva fuerza de izquierda? Ojo, que según la académica de la Universidad de Chile y carta presidencial independiente Carola Canelo, ambos dirigentes son "productos derivados de la Nueva Mayoría" y "no son de izquierda". En fin, otro expostulante a La Moneda, Jorge Arrate, se integra a la conversación. "Lo que siempre he soñado es que toda la izquierda esté unida en torno a un gran referente", reflexiona, pero a la vez plantea que "la Guerra Fría ya terminó hace rato y la URSS ya no existe. Por ende, no se puede actuar como si aún existiera". ¿Palo para la DC y el PC luego que el gobierno cubano le negara el acceso al país a Mariana Aylwin y ambas tiendas se dispararan fuerte artillería? Es posible... Como sea, si todos los partidos, movimientos y colectivos de izquierda tienen el mismo diagnóstico, ¿cuál es el problema entonces? "En política, la disputa es por el poder y por la administración del Estado. Y solo ese factor hay que considerarlo antes de cualquier cosa", nos contesta el exministro. Tan cerca, tan lejos El propio Arrate, exmilitante PS, no desdramatiza con la dispersión y la atomización reinantes, toda vez que "más allá de algunas deformaciones que ha sufrido, en el socialismo está muy viva la izquierda. Lo mismo que en el PPD, en el radicalismo e incluso en la Democracia Cristiana". A propósito de la elección de directiva que enfrenta al exministro Secretario General de Gobierno Álvaro Elizalde con el alcalde de Independencia, Gonzalo Durán, por la testera de la colectividad, son los propios contendores los encargados de decir que a pesar de todos los cuestionamientos, "seguimos siendo de izquierda". "Es una expresión que está muy vigente, tanto en Chile como en España, donde se habla de ‘izquierdas' en un sentido amplio. Es una forma democrática que es clave para derrotar a la derecha como opción de cambio social y lucha contra la desigualdad", sostiene Elizalde. "El PS ha ido perdiendo la identidad y hay facciones que se han acomodado en el neoliberalismo, lo que nos tiene un tanto desdibujados. De todas formas, las bases perciben que estamos en un momento en el que es obligatorio refundar la democracia a través de lo local sin renunciar a las convicciones", agrega Durán. El diputado Jorge Tarud, una de las caras visibles del pepedeísmo, nos dice que no se siente parte de "la izquierda tradicional que encarna el PC, que aún cree en el marxismo leninismo. Yo siempre he sido socialdemócrata. Por lo tanto, nunca me tuve que renovar como sí lo hicieron otros". "Los grupos más pequeños son caudillos personalistas que defienden ideas algo estrambóticas. De hecho, no se sabe la línea política que tiene el Frente Amplio, porque cambian de ideas constantemente", enfatizó. "No me siento parte de la socialdemocracia que ha fracasado en todos lados", declaró en mayo de 2016 el senador Guido Girardi, uno de los máximos líderes del PPD, quien además afirmó que el modelo de izquierda que representa Ricardo Lagos Escobar "es trasnochada, totalmente elitista y que solo se piensa a sí misma". "¿Cuál es la visión progresista que Lagos está planteando para el futuro?", preguntó. Siendo justos con el contexto, es menester aclarar que tras la renuncia al PPD del diputado Pepe Auth el exmandatario pidió volver a los principios fundantes del partido de forma "plural y transparente". "Basta de clientelismo", disparó. Francisco Vidal, exministro, recordó que "en 2012 el PPD tomó una opción: ser un partido de izquierda y libertario, dos grandes definiciones que nos han generado los mayores problemas". "Se ajustó la diversidad, porque la ciudadanía pide coherencia. Un ejemplo: hace dos años en el PPD militaban el que construía HidroAysén (Daniel Fernández) y el que quería echarlo abajo (Girardi). Eso la ciudadanía no lo entiende, por eso tomamos decisiones", explicó. Por último, Felipe Harboe, senador y exsubsecretario del Interior, puso en duda si sigue o no en la tienda que hoy dirige Gonzalo Navarrete. El motivo: el "giro a la izquierda" de los últimos años y el "abandono de su vocación original", dado que "antes promovía temas innovadores, como el medioambiente, igualdad de género, aborto, divorcio y matrimonio igualitario". A buen entendedor pocas palabras. "Es un negocio" Marcel Claude, excandidato presidencial en la elección de 2013 (apoyado por el PH), tiene una hipótesis que explicaría el por qué la izquierda no ha podido levantar un "proyecto revolucionario y alternativo" en casi 27 años de democracia: "el surgimiento de partidos pymes que se dedican a levantar abanderados y luego recuperar dineros por medio del Servicio Electoral". En diálogo con Cambio21, el economista declaró que "incluso partidos antiguos del Frente Amplio, como el Humanista y Ecologista, se dedican a eso. Es un negocio, porque saben que el Servel no tiene cómo fiscalizar a todos las colectividades que levantan postulantes a La Moneda con tanta facilidad". "Por eso que la izquierda hoy es un desastre. Solo basta preguntarse por qué el FA y otros referentes se niegan a organizar primarias y optan por nombrar gente a dedo. Si hasta la derecha, que supuestamente es golpista y autoritaria, hace primarias. Al revés, la izquierda, que defiende los derechos humanos y la igualdad de oportunidades, no las hace", alegó. De acuerdo con Claude, "resulta curioso que cada vez que se levanta una opción distinta, como fue la mía, surgen de la nada un montón de competidores y rifleros ‘independientes', como Carola Canelo y Franco Parisi. Todo respaldado por el Servel, que pareciera estar en el negocio, toda vez que facilitó la formación de entidades pequeñas sin mucha dificultad". "Cómo se explica que se legalicen más de 30 partidos cuando la gente que se está inscribiendo para participar en política es muy poca", concluyó. No hay revolución En entrevista con Qué Pasa, el Premio Nacional de Historia Gabriel Salazar manifestó que "los gobiernos de la Concertación han sido todos neoliberales, ninguno quiere destruir las AFP. No hay izquierda. Y ni ellos mismos se denominan, sino de centroizquierda. Han fortalecido la permanencia de la clase política como clase política". "Entonces la derecha, el centro, la izquierda, en el estado liberal, coinciden en que deben mantenerse como clase política que controla al Estado", añadió. "Ser de izquierda en Chile -sostiene -, no significa ser revolucionario, porque estás aceptando las leyes del enemigo". Salazar postula que la izquierda en Chile es la que le dice "a la clase trabajadora: confíen en nosotros, haremos los cambios desde el Estado. Por eso que el pueblo fue convertido en un movimiento de masas, que no es lo que querían ni Luis Emilio Recabarren ni Clotario Blest". "La masa apoya desde la calle, vota por sus líderes y es obediente. O sea, le quitaron a la clase trabajadora la condición propia de la ciudadanía, ser soberano. Porque ser masa no es ser soberano. Por eso, si hablamos de izquierda, tendríamos que hablar de esa izquierda", concluyó. Fuente: http://www.cambio21.cl/cambio21/site/artic/20170303/pags/20170303175154.html
  10. ¿Se acerca el fin del ciclo de la izquierda en América Latina? Lenín Moreno, el candidato oficialista en Ecuador, no pudo ganar en primera vuelta. Evo Morales busca la manera de poder ser reelecto por tercera vez en 2019. Era la hora de un outsider. Con la promesa de cambiar la Carta Magna mediante un proceso constituyente y un encendido discurso en el que acuñó términos como “las cúpulas podridas” o “el viejo modelo debe morir”, un ex teniente coronel que en 1992 había dado un fallido golpe militar, ganó en diciembre de 1998 las elecciones en Venezuela para sorpresa de muchos. El triunfo electoral de Hugo Chávez no sólo significó el inicio de la posteriormente llamada “Revolución Boliviariana”, sino que también inauguró una era de gobernantes de izquierda en América Latina, región que concluía así su tránsito de las dictaduras militares a los posteriores gobiernos de derecha, democratacristianos y socialdemócratas. En vez de todo aquello, había nacido el “Socialismo del Siglo XXI”. Chávez demoró poco en encontrar aliados socialistas, a quienes por supuesto ayudó. En 2005 triunfó Evo Morales en Bolivia; en 2006 Rafael Correa en Ecuador y Daniel Ortega en Nicaragua; en 2008 Fernando Lugo en Paraguay y en 2009 José “Pepe” Mujica en Uruguay. También en 2011 ganó en Perú otro amigo de Chávez, Ollanta Humala, aunque luego giró hacia la derecha. Además de la Cuba de Fidel y Raúl Castro, el chavismo encontró aliados con los dos peso pesados de la región: el Brasil de Lula da Silva y la Argentina de los Kirchner. Pero tras 15 años, el ciclo de la izquierda socialista en la región parece estar llegando a su fin. Para algunos analistas, simplemente se agotó “el modelo”, sumado a la caída de los precios de las materias primas y las sendas denuncias de corrupción que le costaron caro al kirchnerismo en 2015 (triunfó el empresario Mauricio Macri) y a Dilma Rousseff, suspendida de sus funciones en agosto y reemplazada por Michel Temer, exponente de la derecha brasileña. Aunque los más entusiastas resaltan que en coincidencia con el proyecto bolivariano 72 millones de personas salieron de la pobreza en América Latina entre 2003 y 2013, también reconocen que el afán de algunos gobernantes por perpetuarse en el poder finalmente les pasó la cuenta. “Nunca hay que olvidar que en América Latina lo que nos parece permanente resulta transitorio y lo que pensábamos que era pasajero termina siendo permanente”, advierte Moisés Naím, columnista de El País y uno de los intelctuales más destacados a nivel global. Señales sobre el eventual fin de este ciclo hay varias. La última tuvo lugar en las elecciones presidenciales del domingo en Ecuador. El candidato oficialista, Lenín Moreno, no pudo ganar en primera vuelta al obtener el 39,3% de los votos (necesitaba un 40% para evitar el balotaje) frente al 28% obtenido por el ex banquero de derecha Guillermo Lasso. A excepción de su primera elección en 2006, en las dos elecciones siguientes Correa nunca necesitó de la segunda vuelta y en ambos casos arrasó en las urnas. Aunque a analistas como Michael Shifter del Diálogo Interamericano les sorprende que pese al desgaste oficialista Lenín Moreno estuvo muy cerca de ganar, analistas ecuatorianos como Wladimir Sierra advierten que el balotaje del próximo 2 de abril es incierto. De hecho, el propio Correa, que dio un paso al costado en la sucesión presidencial, advirtió que podría regresar en 2021. ¿Evo 2019? Otra señal tuvo lugar el martes, cuando miles de personas salieron a las calles en varias ciudades de Bolivia para conmemorar la derrota de Evo Morales en el referendo del 21 febrero de 2016, día en que el 51,3% rechazó un cambio constitucional que hubiese posibilitado que el gobernante postulara a un cuarto período en 2019. Según varias encuestas, siete de cada 10 bolivianos rechaza que Evo pueda postular a una tercera reelección. De todos modos, el martes se manifestaron también los adherentes del Presidente, quien dice tener el apoyo de los movimientos sociales por lo que busca un artilugio para poder postular nuevamente. “La izquierda, como los commodities, tiene ciclos. Claramente la izquierda sudamericana está en la parte baja del ciclo, en plena decadencia. Pero el fenómeno contrario sucede en México, donde en parte por razones internas (la izquierda no logró llegar al gobierno federal) y razones externas (Trump le ha dado alas al populismo mexicano), el populismo está de subida. Otro factor interesante es que la izquierda populista latinoamericana, salvo en México, está en seria decadencia al mismo tiempo que el populismo (de izquierda o derecha) resurge en Europa. Otra vez se comprueba lo difícil que es que América Latina funcione de manera acompasada con el mundo”, plantea Alvaro Vargas Llosa, escritor y periodista peruano, columnista de La Tercera. Para Carlos Cordero, cientista político boliviano, “los partidos de izquierda llegaron al poder mediante elecciones, en el marco de la democracia burguesa y lograron tener un desempeño exitoso. Sin embargo, la ineficiencia estatal, el despilfarro o la corrupción terminó por devorarlos. La celebración del 21F en Bolivia es una señal de que Evo perderá en 2019 y sellará el fin del ciclo de la izquierda en América Latina, por un par de décadas”. También está el caso venezolano. El país de Nicolás Maduro terminó 2016 con una inflación de 550% y con el 80% de los hogares en la pobreza según la Encuesta sobre Condiciones de Vida en Venezuela (Encovi) conocida esta semana. Además, la oposición domina el Congreso y este año espera conquistar la mayoría de las gobernaciones. Al mismo tiempo, a pesar de haber ganado las elecciones de noviembre para un tercer período consecutivo, a Daniel Ortega en Nicaragua le llueven las acusaciones de nepotismo: su esposa Rosario Murillo es la Vicepresidenta y siete de sus hijos ocupan cargos clave. Eterno retorno “Sería más preciso hablar del fin del ciclo del neo-desarrollismo en América Latina. Porque ninguno de los Presidentes involucrados, Chávez, Fidel, Correa, Evo, Kirchner, realmente querían el Socialismo del Siglo XXI”, dice Heinz Dieterich, académico alemán que acuñó ese término y asesoró a Hugo Chávez. “Como Brasil y Venezuela era las fuerzas dominantes, fue determinante para el fin del ciclo actual de esa izquierda la caída de Dilma y la crisis del chavismo. Solo queda Ortega en Nicaragua pero está gobernando como un dictador de derecha, pactando con la iglesia y los empresarios”, insiste Vargas Llosa. “Pero varios volverán si los gobiernos que los sustituyan no cometen los mismos errores”, advierte Cordero. De hecho, en 2018 planean postularse Lula y Lugo en Paraguay; en 2019 Cristina K en Argentina y Evo en Bolivia y en 2021 Correa en Ecuador. “La tendencia es clara pero la batalla definitiva entre la democracia liberal y el populismo se librará en México en las elecciones de 2018”, concluye Enrique Krauze, escritor e intelectual mexicano. www.latercera.com
  11. 29 Noviembre 2016 LAS OPCIONES DE UN FRENTE AMPLIO DE IZQUIERDA Francisco Figueroa, dirigente de Izquierda Autónoma: “La Nueva Mayoría, aunque se derrumbe, todavía tiene posibilidad de amaestrarnos” Líder del movimiento estudiantil (vicepresidente de la FECH entre 2010 y 2011), investigador del centro de estudios Nodo XXI y ahora master en Cultura y Sociedad de la London School of Economics, acaba de aterrizar hace tres semanas en Chile, luego de un año fuera de la contingencia política. Durante su ausencia, se dio el quiebre más bullado y relevante de la izquierda, la salida del diputado Gabriel Boric y otros dirigentes, de Izquierda Autónoma. Figueroa, “sin dudarlo”, se quedó en IA. Ahora, su tarea es empujar el Frente Amplio de la izquierda radical joven con una lista parlamentaria única y un candidato presidencial. Su próximo desafío, ser el nombre para competir como diputado por Ñuñoa y Providencia el 2017. Aquí habla del duro golpe que fue el quiebre con Boric, de Guillier, de Lagos, de la crisis que atraviesa la izquierda en el mundo y del riesgo de no lograr la unidad: “En estas elecciones esa fragmentación va a ser mortal”, asegura. -¿Cómo ha sido la vuelta a Chile? Me fui en septiembre del año pasado a Londres en un momento político en que creí que no podía estar peor, llevo tres semanas acá y la descomposición de la política avanzó más rápido de lo que pensaba. -¿Qué te impresionó? Me encontré con un escenario más volátil de lo que imaginé. Estando allá, Lagos se perfilaba con mucha facilidad, pero resulta que ahora no le compran ni los partidos de la Concertación y Guillier es una carta sustentable, cosa que no esperaba. Hace tres semanas la hipótesis era que la derecha ganaba con Piñera, pero ahora también se ve que lo puede golpear lo que pasa con sus finanzas en paraísos fiscales. -Es Nueva Mayoría, no la Concertación… Concertación, no creo que haya razones para concederle el proyecto nuevo. -Estuviste en Londres cuando se produjo el quiebre con Gabriel Boric y el Movimiento Autonomista, bueno, cuando lo echaron de Izquierda Autónoma por los diarios la verdad… Lo que se supo por la prensa fue el punto de llegada, detrás hubo un proceso muy largo de convergencia autonomista donde al final no fuimos capaces de resolver las diferencias. Pero creo que es importante hablar del asunto porque hay gente que dice que lo pasado, pasado está y lo que nos pasó no fueron solo problemas internos, son problemas que aquejan a toda la izquierda joven con ganas de nacer. -¿Qué gente no quiere hablar del quiebre entre la IA y Boric? Viene un año electoral y hay una ansiedad por la unidad, cosa que también es parte de nuestros planes, pero toda la izquierda joven está pasando por un proceso de discusión, de maduración y es importante conversarlo y derribar las caricaturas. -¿Cuáles fueron las diferencias entre IA y el Movimiento Autonomista de Boric? Estaba la idea de que no queríamos ir a elecciones, centrarnos en la calle y sólo en la batalla educacional, pero nosotros creemos que, además de tener una buena estragia electoral, tenemos que tener partido y proyecto político. Sin brújula ni barco nos van a barrer. Algunos pensaban distinto y se sentían mejor dotados, que estábamos mejor parados. En segundo lugar se dio una discusión en medio de la crisis de corrupción, donde nosotros pensamos que el divorcio entre sociedad y política no es solo por la corrupción, sino que por la colonización de la política por parte de intereses particulares, empresariales, que están súper normalizados y no queríamos perfilar a la IA como un partido anticorrupción. Es muy pobre movilizar a la sociedad para defender reformas, sobre la base de decirles que tú no robas. Y por último, había una discusión acerca de la amplitud. Para nosotros no se trata de cuán cerca o lejos de ti ponemos una reja, sino de cómo invitas a gente detrás de un objetivo común. Estas cuestiones no fuimos capaces de resolverlas democráticamente y eso fue una derrota, pero fue el subproducto de una ansiedad electoral a la que creo no escapa a mi generación, post 2011. -¿Estás diciendo que el liderazgo de Boric estaba limitado por un afán eleccionario? No nos quebramos por culpa de Gabriel o porque no estuviéramos de acuerdo con él. Más que reacción a Gabriel, estábamos desarrollando hacia dónde ir y en esa discusión quedamos en lados distintos. No era una impugnación a Gabriel. -Estaban buscando hacia dónde ir, pero por otro lado tenían a uno de los diputados más valorados por la ciudadanía, con quien además compartían, no solo una historioa común y afectos, sino gran parte de las aspiraciones del sector y no fueron capaces de lograr mantenerse juntos, ¿no pecaron de inmadurez, de alharaca? Inmadurez sin duda, una organización debiera ser capaz de resolver estas diferencias. Además se agarraron por Facebook… Fue una fracción muy ínfima la que se agarró por Facebook, pero fue un síntoma. En Izquierda Autónoma se instaló la sensación de que el ocaso de los partidos no es nuestra primavera y que había que ver muy fríamente nuestra popularidad en las encuestas, la exposición que teníamos a través de nuestro diputado en el parlamento y que eso no significaba que la habíamos hecho y hubo una discrepancia en torno a cuán preparados estábamos para eso. – Una frustración tremenda ¿no? Por supuesto que nos frustró, nos golpeó súper duro, era algo por lo que veníamos trabajando hace diez años, con Gabriel entramos juntos a esto… Pero ahora las visiones pueden convivir perfectamente desde organizaciones distintas en una alianza, ahora se está hablando de Frente Amplio, ojalá estemos a la altura de ese nombre tan ambicioso. Yo creo que todas estas visiones pueden convivir en una alianza, que asuma la forma de un movimiento político, de un partido… -¿Van a inscribirse como partido político? No estamos pensando en inscribirnos todavía, pero cualquier formato que adquiera una organización política hoy, tiene que actuar sobre la base de la unidad. Cuando hay diferencias , la mejor forma de entenderse es siendo parte de un frente político. Tampoco vamos a inventar la rueda: un frente, una coalición… -Como la Concertación, una coalición… No como la Concertación, una coalición, sí. -Otras de las diferencias que tuvieron con Gabriel Boric y el movimiento autonomista fue por el tema de la candidatura de Jorge Sharp en Valparaíso. ¿Qué relación tiene la Izquierda Autónoma ahora con el electo alcalde de Valparaíso? La relación que existe entre dos movimientos distintos como son Izquierda Autónoma y Movimiento Autonomista. -¿Nada? O sea, estamos recién volviendo a conversar. -¿Participaron de la campaña de Sharp? No. -Y una vez que salió electo, ¿se acercaron a Sharp? Nosotros le hicimos saber directamente a Jorge y a tambien a través del Movimiento Autonomista, que le vamos a ofrecer nuestro respaldo absoluto. Esto se lo dijimos en persona, no es que lo tuitié. Cómo le vaya a Valparaíso va a ser súper importante para la legitimidad de las fuerzas emergentes. Tenemos que tener la madurez para decir que, a pesar de las diferencias que tuvimos y que no fuimos capaces de resolver, hoy a Valparaíso corresponde apoyarlo. ¿Qué es apoyar en Valparaíso? Hay que conversarlo, pero lo primero es que a nivel nacional va a haber un ataque de los partidos tradicionales a lo que hagan ellos y nosotros tenemos que ser irrestrictos en decir que Valparaíso se va a tomar un tiempo en hacer los cambios que la gente está demandando. -Otro tema de tensión entre la IA y el Movimiento Autonomista fue la relación con Revolución Democrática. Boric reconoció que siempre hubo tensión al respecto. ¿El acercamiento de Boric con Jackson les incomodaba? No nos incomodaba. Pero nosotros no podíamos tener una política distinta hacia la Concertación, porque esa política del otro lado nos divide. -¿Izquierda Autónoma se “estudiantilizó”, como dijo Boric? No hay una estudiantilización porque nuestro trabajo es en el movimiento de profesores, académicos, autoridades… -…bueno, quedarse circunscritos en el sector de la educación. Nunca debimos haber soltado la batalla por la reforma educacional y otras que se han ido alimentando por la batalla de los derechos sociales. Pero no fuimos capaces de tener éxito en convencer de que no nos dividiéramos. -Boric dijo que había que abrirse a otros frentes… Izquierda Autónoma trabaja con un montón de dirigentes que están metidos en otras luchas, hay un movimiento feminista, contra la ley de pesca… -…pero siguen creyendo que el foco debiera estar en la educación. Por una razón simple, que nosotros metimos la necesidad de hacer reforma y si soltábamos la presión ahí, a pesar de que la derecha estuviera mal políticamente, los interéses del status quo iban a echar hacia atrás la necesidad de hacer reformas y hoy eso ha sucedido. ¿En qué debiera estar enfocada la Izquierda Autónoma el 2017? El próximo año es electoral y vamos a trabajar por una bancada por los cambios, por los derechos sociales y eso implica hacer una alianza electoral amplia, y una candidatura presidencial única, pero sobre todo una lista parlamentaria única a nivel nacional. Y esto no puede pensarse en una dicotomía con las movilizaciones sociales, a nosotros nos metieron en la cabeza esta idea tan torpe de la dicotomía reforma-revolución: ya que no funcionó la revolución, ahora hagamos reformas. Vamos a estar en todos los lugares donde sea necesario hacer cambios, en el parlamento, en la calle, en el ministerio, si somos capaces de tener la fuerza suficiente… -¿Con quién es este Frente Amplio? Tiene que haber una alianza entre agrupaciones que estén por superar el neoliberalismo desbocado, que tengan convicción por garantizar derechos sociales, que se pongan muy firmes con las demandas del movimiento de mujeres por derechos sexuales y reproductivos, repensar la distribución sexual del trabajo y vemos que puede haber una gran sintonía con RD, con los Humanistas, con el Partido Verde, con el Partido Poder, con los compañeros del Movimiento Autonomista y otras izquierdas emergentes. -¿Cuándo se van a reunir con esas otras fuerzas? No existe una fecha, pero esas conversaciones ya están en curso. De todos modos, nosotros hace dos semanas y para acelerar estas discusiones políticas, tomamos la decisión de poner a disposición candidatos al parlamento. -¿Quiénes son esos candidatos? -Camila Rojas, la presidenta saliente de la Fech, ella es de San Antonio y tiene un vínculo muy fuerte allá. Rodrigo Oliva, dirigente de los pescadores en Iquique, que ha trabajado para cambiar la Ley de Pesca. En Valdivia hay dos exdirigentas estudiantiles y feministas muy potentes, Nicole Cornejo y Kari Álvarez y mi candidatura en Ñuñoa y Providencia. -¿La división de la izquierda en las próximas elecciones sería un suicidio? En la presidencial pasada, hicimos la propuesta de ir unificados tras un nombre, pero no pudimos y no quisimos alimentar la fragmentación cazándonos con un candidato presidencial. Pero en estas elecciones esa fragmentación va a ser mortal. El cambio en la ley electoral castiga mucho más la división, ni hablar de ir como independientes. -¿Cuáles son las proyecciones? No soy experto electoral, pero creo que en un Frente Amplio tenemos que ser capaces de sacar ocho o diez parlamentarios. -¿Y qué pasa con la abstención? Está la paradoja, porque no podemos centrarnos únicamente en lo electoral. Hay un 65% de chilenos que no están siendo interpelados y no podemos cometer el mismo error de los viejos partidos, que dicen: “estamos mal, pero no importa” y se van como buitres a pelear una torta cada vez más chica. Meternos en esa pelea va a ser mortal. Tenemos que movilizar nuevo electorado, y a la gente descontenta que ha dejado de votar. ¿Tú le estás asignando a este Frente Amplio la responsabilidad de que lleve más gente a votar? Por supuesto, sin eso vamos a ser más de lo mismo. -¿Por qué uno tiene que creer que la Izquierda Autónoma va a tener vocación de unidad, si meses atrás se dividieron por temas que a uno le parecen bien poco? No nos dividió tener o no vocación de unidad. -¿Por qué va a funcionar ahora? Lo central es que ahora se asuma cuánto tiene que perder la izquierda con ganas de nacer en este escenario de desafección, el nivel de vacío político que hay y hasta qué punto quienes están en condiciones también de aprovecharse de eso es una derecha peor de la que teníamos, un Piñera que se siente impune para hacer lo que quiere. Un Ossandón que perfectamente puede ser nuestro Trump, entender la responsabilidad que tenemos en nuestros hombros. LA CRISIS DE LA IZQUIERDA -La derecha en el mundo está avanzando, no porque lo esté haciendo bien sino porque la izquierda está en una crisis. ¿Cuál es tu diagnóstico de la crisis de la izquierda? El neoliberalismo cambió la sociedad tan profundamente que todas las estrategias de la izquierda para hacer política, se fueron a las pailas y que se ha insistido hasta ahora en fórmulas que no tienen cabida en la sociedad en la que estamos. Por un lado porque la izquierda llamada social demócrata, terminó legitimando un neoliberalismo que ha sido responsable de la desigualdad y eso está detrás de lo que hoy el progresismo no esté dando la respuesta ante la inseguridad económica, por ejemplo en EEUU y en Inglaterra. La izquierda progresista, la socialdemocracia, ha sido parte del problema y no de la solución. Mientras esto avanzaba, la izquierda que quería cambios radicales metió la cabeza en la arena y rehuyó de la política durante mucho tiempo dedicándose a la micropolitica de lo social. En el camino pasó algo fundamental y es que los gobiernos de la centro izquierda, al ser incapaces de concretar los cambios que proponían, fueron generando mucha frustración en la gente. Hoy no hay estímulo en participar en política, que era algo que la izquierda daba por sentado, que a más explotación, en la vieja jerga, más disposición a participar, pero eso no ocurre: la gente ve que sus problemas los resuelve el mercado. -¿Qué debe hacer la izquierda? Romper esta falsa dicotomía de los cambios hoy día o los cambios mañana, y tener horizontes de transformación profundos, pero produciendo cambios ahora. Las promesas frustradas de la Concertación de, por ejemplo, “crecer con igualdad”, o el “gobierno para la gente” es lo que está detrás en la desconfianza de los partidos políticos y la no participación. -La izquierda radical está complicada con la promesa no cumplida de la socialdemocracia. La promesa también actúa sobre nosotros porque genera una frustración que la izquierda necesita revertir para comprometer a sectores amplios de la sociedad. Las reformas profundas no van a concretarse si la gente no las defiende. -¿Cómo se revierte ese proceso? El año que se viene tenemos que combinar un nuevo ciclo político, que se exprese en una nueva bancada parlamentaria por los cambios, pero a la vez presionar porque la agenda de las reformas democráticas se empiece a concretar. Sin esas transformaciones, en las que hay que estar en todas partes, vamos a ser incapaces de romper este problema de desafección que para nosotros es mortal. No lanzarnos en una oficina a hacer ingeniería electoral, volver a insistir en la reforma educacional… -Nadie entiende la reforma educacional, no tengo idea en qué está. Nadie la entiende, pero sigue siendo necesaria. Hay que insistir en que toda la movilización que ha levantado el movimiento de mujeres se traduzca en reformas hoy día… Va a ser difícil y nadie garantiza que va a suceder, pero es el proceso el qué importa. -La izquierda está desconectada, “habita en un universo paralelo”. Es un peligro real, la izquierda no puede encerrarse en el mundo que lo sigue en tuíter o que le comenta en redes sociales porque es un submundo. -Hay algunos que dicen que el problema de la izquierda es que abandonó la lucha de clases por el género, la raza y la sexualidad. Y que jamás debió ser una cosa o la otra. No estoy de acuerdo con esa dicotomía. O sea es efectivo que la izquierda del siglo XX no fue capaz de pensar la emancipación en términos más integrales que puramente económicos, pero el problema es que no fue la izquierda transformadora la que se hizo cargo de eso, sino que fue un alguacil llamado progresismo que ya había sido colonizado por el pensamiento de derecha y ve todas estas demandas como demandas individuales. No estamos hablando de individuos que pelean por una cosa u otra, uno es trabajador, tiene un género, es afectado por como se depreda el medio ambiente… lo que la izquierda no ha sido capaz de elaborar es cómo vemos lo que hay en común entre las reivindicaciones, tenemos que ofrecer un proyecto que las rearticule. Estas reivindicaciones no son posibles de resolver sin apelar a transformar el Estado. Esta es una pelea que no hay que abandonar, algo que le pasó a la llamada nueva izquierda después de los 60 hasta ahora. EL PS Y PC, ALIADOS NATURALES -¿El PC y el PS son aliados naturales de este Frente Amplio? Veo más reflexibidad y más debate en el campo socialista y lamento mucho que la izquierda socialista no haya decidido salirse en esta vuelta de la Concertación, creo que aportaría al pluralismo de la izquierda que ellos fueran parte de un eventual Frente Amplio. Más allá que no esté de acuerdo con todo lo que opina Fernando Atria, es un esfuerzo que suma. En el PC en cambio, a pesar de lo que me gustaría, lo veo poco reflexivo acerca de lo que se ha hecho en el gobierno y no le compro esto que pasó con la presidenta de la CUT garabateando a un ministro, no me compro la rabia de la CUT, eso genera más desconfianza. ¿Bárbara Figueroa fue al Congreso a hacer un show? No, pero lamentablemente la DC y la Concertación están metidas en peleas más en función de incrementar sus bonos de cara a la negociación de las parlamentarias y presidenciales, que dando peleas de proyecto. ¿Qué opciones reales tiene este Frente Amplio sin la incorporación de partidos tradicionales como el PC o el PS? Los necesitamos, no como partido, porque como partido están acabados, pero sí necesitamos ser capaces de traer a muchas de esas personas acá. -Sin embargo, aún no los pueden seducir de ser parte de este Frente Amplio. Es que la gente progresista de la Concertación todavía no se convence de que no puede ser la muleta de la derecha neoliberal en el conglomerado y nosotros no hemos sido capaces de llenar con agua la piscina y convencerlos. En la medida que nos sigan tratando de convencer que dentro de la Concertación se van a producir los cambios, tampoco va a ocurrir. Ese es el problema con Guillier, no ser parte de la solución sino del problema. -Cero aporte Guillier… Lo positivo es que hay mayor voluntad de desafiar a un Lagos, pero cuáles son los puntos que eventualmente podría defender Guillier, no me queda claro. Igual votó a favor del reajuste ratón del gobierno, un reajuste más ratón del que hizo Piñera, esas cosas le quitan credibilidad. No le creo su discurso antipolítico, algo que nosotros nunca hemos levantado, siempre hemos llamado a la gente a militar. Está por verse Guillier, no lo cancelo a priori. -¿Votarías por Guillier si supieras su propuesta? No voy a votar por ningun candidato de la Concertación, tenemos que tener nuestro propio candidato presidencial. -¿Qué nombre te seduce para representar al Frente Amplio, Cristián Cuevas, Fernando Atria, Carlos Ruiz, son algunos que han sonado? Algunas agrupaciones nos han consultado por qué Carlos Ruiz (Presidentde de Nodo XXI) no es candidato a presidente y no te voy a mentir que igual nos enorgullece que haya valoración de lo que ha hecho para construir izquierda este último tiempo, pero no estamos por alimentar este baile de nombres. -¿Qué Lagos ves ahora? Muy personalista y metido en un espiral de egocentrismo. Debilitado. Ya no es un restaurador de una vieja Concertación. Nunca se puede culpar a una persona de los procesos políticos, pero él tiene una gran responsabilidad en la descomposición de la política, habiendo dado tanto espacio a los poderes económicos para gobernar y así debilitar a los partidos. Pero él no asume eso, parece vivir en otro planeta. Lagos está en un naufragio, diciendo que la educación de mercado estaba mal, ¡pero si es el responsable del CAE! Hay una disociación de la realidad. Contrario a lo que se dice, me parece un liderazgo muy irresponsable. -¿Y Piñera? Uf…yo creo que no hemos dimensionado hasta qué punto ya su primer gobierno fue la punta del iceberg de toda la descomposición que ha sucedido. Normalizamos que un presidente pudiera ser un especulador, que pudiera gobernar según sus impulsos y nos pareció chistoso y después nos preguntamos de dónde salen los Trump o los Ossandón. Todos nos reimos con las Piñericosas, pero la cara seria fue una banalización de la política. -¿Qué te parece la figura de Carola Canelo, abogada de la U. de Chile, quien está buscando firmas para una candidatura presidencial con un discurso muy duro de izquierda? A la izquierda no la interpela, interpela a editores y directores de los medios que buscan más clics e inventan estos personajes. -Ustedes no van a gobernar en la siguiente elección, ¿pero la izquierda joven tendría una mejor opción con un segundo gobierno de Piñera? No. Un gobierno de Piñera va a estimular una falsa articulación tipo “frente antifacista”, para ponerle un nombre en términos antiguos, un frente antipiñera que va a hipotecar la posibilidad de construir una nueva izquierda. -La Nueva Mayoría en la oposición los perjudica más entonces. La Nueva Mayoría, aunque se derrumbe, todavía tiene posibilidad de amaestrarnos. De ponernos los tiempo, los límites, los temas y eso es más posible con un gobierno de derecha, considerando lo verde que estamos. Lo que me preocupa es que cuando la Nueva Mayoría tiene la posibilidad de jugar la carta de ser el verdadero progresismo en Chile, confunde al mundo de la izquierda y nos divide. Nosotros no debiéramos preocuparnos como va a ser posible un gobierno de la Concertación, sino cómo ofrecer una alternativa y cómo entendernos con la Concertación en votar leyes, definir elecciones, pero con autonomía, como dos actores políticos distintos, uno ya viejo y uno recién naciendo, pero ya no como los cabros chicos que a última hora nos pegan la pifia y nos hacen apoyarlos. Con eso no vamos a nacer nunca, no podemos ser una izquierda muleta de la Concertación, sí entendernos. -Van a tener que entenderse con la Concertación, como la llamas… Es que ya no hubo derrumbe del modelo, esto va a ser largo. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/11/29/francisco-figueroa-30-dirigente-de-izquierda-autonoma-la-nueva-mayoria-aunque-se-derrumbe-todavia-tiene-posibilidad-de-amaestrarnos/
  12. 23 Agosto 2016 Izquierda Autónoma renombra sede del PPD: "Partido por el dinero" Estudiantes y profesionales de IA ocuparon esta mañana la sede de la colectividad. Un grupo de estudiantes y profesionales de Izquierda Autónoma (IA) ocuparon esta mañana la sede del Partido Por la Democracia (PPD) denunciando el vínculo de interés entre los militantes del partido de la Nueva Mayoría con el negocio en los derechos sociales. "Estamos aquí para exigir que el PPD se defina en esta contradicción que no entendemos: su declaración de principios se compromete con la educación pública, pero una de sus militantes es vocera de las instituciones privadas que lucran" comenta Alejandra Avendaño, vice presidenta de la Federación de la Universidad Santo Tomás. "Nosotros creemos que un cambio en la educación es urgente, cuestión que hemos pedido millones de chilenas y chilenos en la calle. Sin embargo vemos que las autoridades más importantes involucradas en el proyecto de reforma a la educación militan en el mismo partido de quienes se han beneficiado del lucro en la educación. Por lo tanto nos parece fundamental que se definan. Hace 10 años, cuando Ricardo Lagos, fundador del PPD era Presidente de Chile, se prometió una reforma que le ayudara a los estudiantes a entrar a la universidad y hoy tenemos un millón de familias endeudadas con un crédito que bordea la estafa y que ha entregado millones a los bancos. La ambigüedad del PPD autoriza esos horrores", explica Camila Rojas. Andres Fielbaum, el coordinador nacional de Izquierda Autónoma, comentó que "nosotros hemos planteado nuestra voluntad a contribuir en que exista una reforma a la educación superior que impulse el crecimiento de la matrícula pública, que termine efectivamente con el lucro en el sistema y que garantice que en la educación pública hay un espacio para esos estudiantes que hoy están en una institución que pueda cerrar por mala calidad. Por esto nos parece muy relevante que el PPD aclare si es su voluntad poner la educación pública como pilar de la reforma o si va a seguir obstaculizando una reforma que realmente cambie las cosas”. Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/08/23/izquierda-autonoma-renombra-sede-del-ppd-partido-por-el-dinero/
  13. 25 Agosto 2016 Engel dice que fue simbólico "enterarnos de que el yerno del dictador financiaba desde la derecha a la izquierda tupido y parejo" El presidente de la "Comisión Engel" señaló que en ésta época "más que un aumento importante de la corrupción, conflictos de intereses y tráfico de influencias, creo que ahora sabemos lo que antes no". El economista Eduardo Engel revisó la situación que vive Chile, luego de que estallaran distintos casos de colusión, corrupción y financiamiento irregular a la política. El presidente de la "Comisión Engel" señaló a La Segunda que en esta época "más que un aumento importante de la corrupción, conflictos de intereses y tráfico de influencias, creo que ahora sabemos lo que antes no". Asegura que hubo "ciertos elementos simbólicos, como enterarnos de que el yerno del dictador financiaba desde la derecha a la izquierda, tupido y parejo", que marcaron a la ciudadanía en general. Engel sostiene que ha "dado un montón de charlas, y todas pro bono, pero cuando doy una para una empresa, les pido que hagan una donación a un hogar de adopción al cual van mi señora y mi hija a ayudar los domingos. La primera vez que lo hice, hablamos con el hogar y nos dijeron que era una buena noticia, porque el principal financista se les había caído. ¿Quién era? Era SQM". Finalmente, el economista hace hincapié en que "a pesar de todo lo que se han quejado, hemos tenido una clase política que ha sido capaz de aprobar estas reformas" y recalca que "en Chile aún nos escandalizamos, indignamos o espantamos frente a las cosas que hemos ido conociendo. No nos hemos vuelto cínicos como los de otros países, que frente a estas situaciones se ríen, se sonríen y al final lo aceptan". Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/08/25/engel-dice-que-fue-simbolico-enterarnos-de-que-el-yerno-del-dictador-financiaba-desde-la-derecha-a-la-izquierda-tupido-y-parejo/
  14. 14 de agosto del 2016 / 02:25 Hrs La fuga comienza por la izquierda Mientras el foco de atención se concentra en la disputa entre la DC y el PC, buena parte de la izquierda del bloque -que se conformó para respaldar un segundo gobierno de Michelle Bachelet- ha comenzado a armar sus maletas y a despedirse: el senador Alejandro Navarro y el diputado Sergio Aguiló junto a su partido -la IC- ya decidieron su ruptura con la Nueva Mayoría. EL miércoles 10, en una de las oficinas del Congreso en Valparaíso, el senador del MAS Alejandro Navarro y el diputado de la Izquierda Ciudadana Sergio Aguiló se reunieron para formalizar una decisión que han venido meditando desde hace meses y que es un secreto a voces entre los dirigentes del oficialismo: su salida definitiva de la Nueva Mayoría. Mientras el foco de atención ha estado concentrado en la disputa entre democratacristianos y comunistas, buena parte de la izquierda del bloque -que se conformó para respaldar un segundo gobierno de Michelle Bachelet- ha comenzado a armar sus maletas y a despedirse. Fue el propio Aguiló, minutos después de sellar su salida junto a Navarro, quien se acercó a varios de sus colegas en la Cámara de Diputados -en especial a sus ex compañeros socialistas- para informarles de su partida. En el gobierno aún no han sido notificados de la decisión, pero de todos modos algunos miembros del comité político han desplegado intentos por revertir la determinación. Los esfuerzos, hasta ahora, han sido infructuosos. Navarro y Aguiló comparten un diagnóstico: tienen la convicción de que las reformas llevadas adelante por el gobierno no han sido suficientes, sostienen que la Nueva Mayoría ha sido crecientemente cooptada por los sectores más conservadores -en especial por la DC- y no estarán disponibles para respaldar una eventual aventura presidencial de Ricardo Lagos Escobar, si es que decide competir. Su intención, ahora, es aportar a la conformación de un frente amplio que corra por fuera del oficialismo. “Esta es una decisión colectiva de la Izquierda Ciudadana. Puede que haya algunos que están en una posición diferente, pero la mayoría está de acuerdo en dejar a la Nueva Mayoría y trabajar en el desarrollo de una nueva fuerza política. La Nueva Mayoría tendrá vida corta, como dicen algunos DC, como Burgos o Zaldívar. Y aunque tenga vida corta y la coalición siga llamándose Nueva Mayoría, nuestro diagnóstico es que la hegemonía de esta coalición post Bachelet va a estar en manos de la vieja guardia de la Concertación”, explica el diputado Sergio Aguiló. El parlamentario por el Maule dejó la presidencia de su colectividad por razones de salud, pero ha continuado participando en las definiciones de los principales lineamientos de la tienda. Además, es uno de los participantes junto a Navarro en un grupo conformado, además, por dirigentes como Gonzalo Martner -que esta semana formalizó su renuncia al PS-, los ex diputados Jaime Mulet y Esteban Valenzuela, el ex candidato presidencial Jorge Arrate y representantes del Partido Humanista, Revolución Democrática y del Movimiento Autonomista, entre otros. La oficialización de la ruptura de Navarro -que a diferencia de Aguiló no será acompañado por su colectividad, el MAS, sino que sólo por su círculo más estrecho- pondrá término al conglomerado oficialista tal y como fue concebido en 2013, como plataforma de respaldo a la segunda candidatura presidencial de Michelle Bachelet. La nueva coalición estaba originalmente conformada por siete partidos -el PS, la DC, el PPD, el PR, el PC, la IC y el Movimiento Amplio Social (MAS)- y supuso el reemplazo de la ex Concertación que gobernó el país por 25 años y que se rompió tras la derrota presidencial a manos de Sebastián Piñera. Aunque la dimisión de Navarro y Aguiló no significará un cambio en el respaldo al gobierno en el Parlamento -de hecho, ambos han señalado que mantendrán su apoyo a los proyectos legislativos de Bachelet-, sí abrirá una discusión sobre la permanencia de sus personeros en el aparato público. En especial, porque -en el caso de la IC, que tiene un ministro en el gabinete, el titular de Bienes Nacionales, Víctor Osorio- esperan mantener a sus personeros hasta el término del mandato, en marzo de 2018. Todo ello, a pesar de que competirán con el oficialismo en las parlamentarias y presidenciales del próximo año. “Ya no me siento parte de la Nueva Mayoría” Los primeros acercamientos entre Navarro y Aguiló y sus futuros socios políticos se iniciaron por una invitación del ex diputado Esteban Valenzuela a un grupo de académicos de la Universidad Alberto Hurtado y la Universidad de Santiago, que incluyó en su formación inicial a Martner, Juan Ignacio Latorre (vinculado a RD) y el sociólogo Alberto Mayol. Una primera señal de que los intereses del grupo comenzaban a confluir fue la redacción del manifiesto por la Tercera Fuerza, publicado en mayo pasado. Según sus fundadores, al principio eran un puñado de dirigentes; hoy serían centenares. Los contactos comenzaron a potenciarse en momentos en que sectores de la DC levantaban su voz para cuestionar la izquierdización de la Nueva Mayoría, cuando -en paralelo- en la IC y el MAS se agudizaba el descontento por la moderación de las reformas comprometidas. “Ya no hay forma de entenderse dentro de una coalición. Ya no hay espacio para seguir buscando un entendimiento como se hizo durante tantos años dentro de la Concertación. Hoy esos dos sectores han entrado en colisión”, explica Martner. La IC tendrá un consejo general en noviembre, después de las municipales, donde trazarán el camino de salida de la coalición oficialista. A pesar de las gestiones de algunos ministros por retener a Aguiló y a su gente, la decisión está sellada. “Nuestra apuesta a futuro es este referente fuera de la Nueva Mayoría, en la que tendremos primarias para definir a nuestro candidato presidencial a primera vuelta”, dijo Aguiló a Reportajes. La misma ruta de Aguiló tomará el senador del MAS Alejandro Navarro. “Ya no me siento parte de la Nueva Mayoría”, comentó esta semana el ex candidato presidencial a sus cercanos, a modo de notificación de que oficializaría su ruptura con el oficialismo en las próximas semanas. En el entorno de Navarro sostienen que desde que la coalición lo sacó de la vicepresidencia del Senado por sus continuas críticas, en 2015, el senador agudizó su desafección con el resto del bloque. A pesar de que en varios encuentros en Valparaíso sus pares lo han llamado al orden, el parlamentario ex PS no sólo no ha querido alinearse, además ha subido la puntería y ha cuestionado directamente a sus colegas y la propia Bachelet, algo que era impensado cuando arrancó el gobierno. Navarro -en todo caso- no será acompañado por su colectividad, el MAS, en su ruptura con la Nueva Mayoría. Lo suyo, más bien, es una apuesta solitaria. En el MAS la tesis de abandonar el oficialismo para formar parte de una alternativa de izquierda no es compartida. En el último consejo de la colectividad esta apuesta fue derrotada. “Es importante consolidar los cambios que está llevando adelante este gobierno y para eso es fundamental darle continuidad a una coalición de mayoría. Eso logró la Nueva Mayoría y eso debe proyectarse”, asegura Fernando Zamorano, secretario general del MAS. Un nuevo bloque “Hay un acuerdo de levantar un referente que se presente como una alternativa al liberalismo y al centralismo, con total autonomía de las empresas y respeto entre todos los movimientos. Esto último ha sido un gran aporte de los movimientos nuevos, como RD y los Autónomos, con sus experiencias de mesa plana y diálogo interno. Hay acuerdo en que no podemos replicar las viejas prácticas de la Concertación”, dice el ex diputado Esteban Valenzuela. El incipiente entendimiento podría abarcar desde ex figuras oficialistas, como Navarro y Aguiló, hasta diversos sectores de izquierda, incluidos Revolución Democrática -ligado a Giorgio Jackson- y el Movimiento Autonomista de Gabriel Boric. La idea preliminar es que se debute con un elenco en las parlamentarias de 2017 y se tome un acuerdo en torno a un candidato presidencial único. Ayer, el naciente partido de Jackson organizó el seminario “¿Qué es un Frente Amplio? Uno de los panelistas fue Gonzalo Martner. En el oficialismo -en tanto- miran con atención los contactos, en particular por la tensión que supone para el Partido Comunista la conformación de una plataforma de izquierda en la que no estén incorporados. La futura incororación de personeros o partidos renunciados a la Nueva Mayoría supone -en todo caso- un debate para la conformación de un nuevo bloque. “Nosotros tenemos una definición más o menos clara: no vamos a ser prte de la Nueva Mayoría. Hay una cultura y un entorno que están viendo que necesitamos cuestiones alternativas, más allá de que alguien se quiera descolgar”, explica Sebastián Depolo, coordinador nacional de RD. En el grupo del diputado Boric la distancia con la Nueva Mayoría es aún mayor que en sus socios de RD. “Tenemos un debate en nuestra organización y con otras fuerzas políticas para la construcción de un frente amplio como se ha hablado, y en eso hemos tenido acuerdos en ir avanzando con RD, con Nueva Democracia, con Izquierda Libertaria, pero no hemos tenido conversaciones de manera formal con esos parlamentarios (Navarro, Aguiló). Por supuesto que en algún momento vamos a tener que conversar con ellos, pero eso aún no ha sido una decisión oficial del movimiento”, explica Andrea Salazar, miembro de la dirección ejecutiva del Movimiento Autonomista. Otra duda en la naciente fuerza política es la que genera el abanderado presidencial y líder del PRO, Marco Enríquez-Ominami. “Hay distintas posturas al interior, pero lo más consensual es no vetar a Marco, pero tomar distancia de él, aunque sea difícil, porque todo el mundo coincide en que no ha habido un mea culpa ni una explicación suficiente sobre su situación. Además, este proceso de convergencia puede funcionar con él o sin él”, explica Valenzuela. La pugna DC-PC La inminente fuga de la izquierda se ha visto eclipsada en el oficialismo por el aumento de las tensiones entre la DC y el PC, que esta vez parecen haber provocado una grieta profunda y -también- el inicio de un distanciamiento definitivo que termine por sepultar a la Nueva Mayoría como coalición política. En el comité político del lunes 8, las declaraciones del ex ministro del Interior Jorge Burgos a El Mercurio, donde enumeró los que han sido, a su juicio, los múltiples desencuentros entre los comunistas y el gobierno, y sentenció que “el PC participando con el nivel de influencia programática que ha tenido en este gobierno no le hace bien al país”, fue un nuevo motivo de tensión. La tesis de Burgos fue repudiada por el ala izquierda de la Nueva Mayoría, pero, por primera vez, encontró un respaldo no menor al interior de la falange. Según varios de los presentes en el encuentro, la presidenta de la DC salió al paso y confesó que, a pesar de que no estaba de acuerdo con el ex ministro del Interior -afirmó que su opinión era “la de un militante más”-, el estado actual de la colectividad le impedía forzar un pronunciamiento más crítico de su directiva. El estilo más conciliador de Goic ha despertado cuestionamientos en un sector de la falange -en especial dentro de la antigua disidencia y la tendencia autodenominada como progresista al interior de la tienda- que esta semana se comenzó a articular y que quiere evitar que la senadora por Magallanes prolongue su mandato más allá de diciembre, el plazo impuesto por la junta nacional. Su interés es que existan comicios internos sea cual sea el resultado municipal. Una figura que podría surgir como alternativa a Goic es Ximena Rincón. El 18 de agosto se realizará un encuentro de militantes de la DC que tendrá a la ministra del Trabajo como la invitada estelar. Las palabras de Goic en el comité político, para sorpresa de algunos de los asistentes, dejaron conforme a Guillermo Teillier, quien fue particularmente crítico con Burgos. Eso distendió -por un momento- la compleja relación entre las siete fuerzas del oficialismo, hasta que explotó el episodio de la querella. El martes 9, el comité de los senadores de la DC convocó a sus siete miembros -incluido el independiente Pedro Araya- a una reunión de emergencia en la oficina de la bancada en Valparaíso. La presentación de una denuncia por cohecho en contra de uno de los suyos, Patricio Walker, molestó a los parlamentarios. De la sorpresa, sin embargo, los parlamentarios pasaron esa mañana rápidamente a la rabia cuando se enteraron de que la denuncia había sido presentada por una agrupación de pescadores de Aysén y patrocinada por el abogado Matías Ramírez, que figura como asesor en el Congreso del diputado comunista Hugo Gutiérrez. Ramírez, además, es miembro de la organización “Defensoría Ciudadana DHG”, ligada a Gutiérrez, y que tiene su domicilio en Iquique, zona que el diputado representa. “Esto ya es insostenible”, dijo el jefe de bancada, Andrés Zaldívar, apenas arrancó la improvisada reunión. Otros hablaron de un “ajuste de cuentas” con uno de los senadores más críticos a la presencia comunista en el oficialismo. La rabia era tal entre los senadores DC, que la opinión fue unánime: la relación con el Partido Comunista no da para más. Entre los asistentes se encontraba la presidenta de la colectividad, Carolina Goic, que también evidenció su molestia y que confidenció que en un par de oportunidades ya había conversado con el líder del PC, Guillermo Teillier, respecto de tratar de evitar las tensiones entre los dos extremos de la Nueva Mayoría. En medio de la reunión, ante la mirada atenta de sus colegas de comité, Goic llamó por teléfono a Teillier para pedirle explicaciones por la querella presentada por un asesor directo de Hugo Gutiérrez. Según la versión que entregaron parlamentarios presentes en la cita, el timonel comunista advirtió que Matías Ramírez no era un militante del partido, que él históricamente ha estado ligado a causas “ciudadanas” -anteriormente ha presentado recursos similares en contra de Jaime Orpis y Pablo Longueira- y que no tenía control sobre sus acciones. La solución que Teillier le ofreció a Goic fue que el propio Walker se acercara a conversar con Gutiérrez para explorar una solución. La propuesta no satisfizo en nada a los senadores DC, que optaron por no tomar en esa reunión una definición más drástica, pero dejaron en claro que ya no compartían mucho más con ese sector del oficialismo. Al final de la cita se sumó el secretario nacional de la colectividad, Gonzalo Duarte, a quien le solicitaron una revisión de todas las comunas en las cuales el candidato de la falange depende o necesita del apoyo del PC para ganar. Gutiérrez, en tanto, solicitó ese mismo martes un permiso a la mesa de la Cámara de Diputados para ausentarse durante el miércoles 10 y el jueves 11, argumentando “actividades propias del distrito” y evitando así un potencial cara a cara con el senador Patricio Walker. La tesis de la desafección fue analizada durante cuatro horas el jueves 11 en el consejo nacional de la falange. Una de las principales conclusiones de la cita fue dar inicio a una ronda de conversaciones con las fuerzas de la centroizquierda, “a fin de evaluar las coincidencias programáticas que permitan construir una coalición de gobierno”. Los principales dirigentes DC, que durante toda la semana conversaron del episodio y exploraron caminos de salida, creen que la llave maestra para separar aguas definitivamente con el PC serán los énfasis que le imprimirán a un próximo programa presidencial. Esta vez, en la falange no van a permitir que temas en los que no exista un acuerdo sean parte de un eventual entendimiento. Un primer encuentro programático del partido se realizará el 20 de agosto próximo. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/politica/2016/08/674-692523-9-la-fuga-comienza-por-la-izquierda.shtml
  15. 12 Agosto 2016 Pepe Mujica explica por qué la izquierda perdió terreno en América Latina: “El pequeño burgués quiere tener más” “Creo que es una racha que va a pasar, porque tampoco la derecha va a cumplir con las expectativas ni nada por el estilo. Lo veo como movimientos de vaivén. Por ejemplo, en Chile, capaz que vuelvan a votar a Piñera. Pero Piñera no les va a solucionar los problemas. Los chilenos van a seguir disconformes”, dice el expresidente de Uruguay en diálogo con la revista Qué Pasa. “Porque no convenció a la gente. Les solucionó los problemas, pero no les ganó la cabeza”, es como explica el ex presidente de Uruguay, José “Pepe” Mujica, por qué la izquierda ha ido perdiendo terreno en América Latina, con la irrupción, por ejemplo, de gobiernos de derecha en Argentina y Perú. Mujica dice a Qué Pasa que este fenómeno se entiende por la disconformidad de la gente.”El pequeño burgués quiere tener más: ahora quiere un auto y tiene sólo una moto. Y tiene derecho a un auto, dice él, así que se la agarra con el gobierno que lo sacó de la pobreza. Eso es muy claro en Brasil. No pensemos que la gente va a ser agradecida porque mejoró su suerte, a la gente además hay que convencerla. Y eso es difícil en el marco de una economía y de una vida donde lo único que importa es el éxito económico”. De todos modos, advierte que es un asunto cíclico, de un fenómeno pasajero. “Creo que es una racha que va a pasar, porque tampoco la derecha va a cumplir con las expectativas ni nada por el estilo. Lo veo como movimientos de vaivén. Por ejemplo, en Chile, capaz que vuelvan a votar a Piñera. Pero Piñera no les va a solucionar los problemas. Los chilenos van a seguir disconformes”. Al respecto, opina que Chile “fue “país carne” de las reformas neoliberales y está pagando el costo de eso. Se benefició notoriamente con la mejora de algunos precios, como el del cobre, pero por más vuelta que le den, la economía chilena sigue siendo muy sensible a lo que pasa con el cobre. Ha diversificado su economía, tiene presencia en múltiples mercados, firmó un montón de tratados. Parece un país maravilloso. Pero tiene una diferencia interna en materia del reparto del ingreso enorme y eso conspira contra su crecimiento. Los ricos estarán cada vez mejor, pero todavía hay un sector que ni se entera del desarrollo”. Consultado por el concepto actual de socialismo, entremezclado con el neoliberalismo, responde que “hay un socialismo que parte de la base que con reformas sucesivas al capitalismo se puede caminar hacia el socialismo. Hay otra visión apocalíptica en que se cree que hay que nacionalizar todos los medios de producción, lo que también ha demostrado ser un fracaso, porque todo quedó sepultado por la burocracia. Es decir, los caminos que plantearon tanto la socialdemocracia como el comunismo al parecer no llevaron a ningún lado o fueron el camino más largo hacia el capitalismo, que es hacia donde se volvió. En lo personal, creo que no es posible plantearse la construcción del socialismo en una sociedad pobre y semianalfabeta. El socialismo necesita una población calificada y con las realidades materiales sustantivas solucionadas. También es necesario un Estado vigoroso, antiburocrático y que responda a la gente. Ahora, discrepo con los compañeros que, con buena intención, creen que el capitalismo se humaniza con una serie de reformas. El capitalismo es como es y no tiene vuelta”. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/08/12/pepe-mujica-analiza-por-que-la-izquierda-perdio-terreno-en-america-latina/
  16. 01 de agosto del 2016 / 07:21 Hrs ¿Por qué la izquierda no se ha beneficiado con la crisis económica mundial? (y la derecha sí) La teoría dice que la izquierda se beneficia de las crisis del capitalismo. Pero tras la debacle de 2008, esto no ha sucedido. ¿Cómo se explica? Syriza se convirtió en la única alternativa de izquierda que llegó al poder en Europa después del crack de 2008. Una vieja teoría de la izquierda basaba la revolución en las crisis: la agudización de las contradicciones internas del capitalismo como vía regia para una alternativa socialista. Pero a diferencia del crack del 29 que dio origen al "New deal", la intervención estatal y el Estado Bienestar, el estallido financiero de 2008, que todavía planea sobre el estancamiento económico global, ha visto un resurgimiento de un populismo de derecha -sea Donald Trump, Marie Le Pen o el Brexit-, basado en una retórica nacionalista, antiinmigrante y nebulosamente antielitista. En América Latina, baluarte del resurgimiento de una alternativa de izquierda este siglo, el panorama no es diferente. Si bien Rafael Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivia o Michelle Bachelet en Chile todavía representan con sus peculiaridades variantes a gobiernos de izquierda, en Argentina gobierna Mauricio Macri con un proyecto neoliberal respaldado por las urnas, en Brasil Dilma Rousseff sigue suspendida hasta que se decida el destino final del "impeachment" y en Venezuela se debate si hay un referendo revocatorio de Nicolás Maduro. En Estados Unidos, el fenómeno ha sido Donald Trump, aunque Bernie Sanders también se ha visto aupado. Según Costas Lapavitsas, exdiputado de Syriza en Grecia, académico de SOAS en la Universidad de Londres y autor de "El capitalismo financiarizado. Expansión y Crisis", la izquierda no se ha recuperado de la derrota política sufrida en el siglo XX. "La izquierda perdió la confianza en sí misma a raíz de la derrota histórica que sufrió con la caída del muro de Berlín. Su análisis económico es anticuado y sus valores históricos no han sido replanteados. El internacionalismo es un caso. Seguir planteándolo es un error cuando hoy los grandes beneficiarios de la globalización son las corporaciones", señaló a BBC Mundo. En resumen, una crisis histórica, política, ideológica y de valores que ha dejado un gran vacío y un pesado interrogante en ese lugar que llamamos la izquierda. Pero vamos por partes. El fin de la revolución Uno de los grandes historiadores de la modernidad, Eric Hobsbawm, señala que la caída del muro de Berlín marcó el fin de un ciclo que empezó en el siglo XVIII con la "era de la revolución" (francesa, americana e industrial) y siguió en el 20 con la revolución soviética. El dramatismo histórico de este evento tuvo un claro impacto en una filosofía política que giraba en torno a la idea de un cambio profundo de estructuras económicas, políticas e institucionales. La caída del Muro de Berlín, uno de los momentos más simbólicos del siglo XX, también significó un cambio enorme para la izquierda mundial El Partido Comunista, poderosísimo en Italia y Francia, influyente en Grecia, España y Portugal, es hoy una sombra de sí mismo que deambula en algunos casos -como Italia- con nuevo nombre y principios eclécticos. La otra pata de la izquierda del siglo XX, la social democracia, basada durante décadas en una profunda reforma keynesiana del capitalismo, perdió esa brújula y buscó absorber de una manera u otra el neoliberalismo triunfante. Heiner Flassbeck fue asesor del ministro de economía alemán Oskar Lafontaine que llevó adelante en 1998-1999 el último proyecto radical social demócrata europeo. "La izquierda no ha comprendido el nuevo capitalismo financiero que ha estado en el centro de la actual crisis porque se volvió conservadora y teme cuestionar el sistema actual", señaló a BBC Mundo. En este terreno resbaladizo y sin utopía revolucionaria a mano se produjo la crisis de 2008. El malestar de la globalización La globalización, que prometía un paraíso del libre mercado capitalista a principios de los 90, quedó gravemente en entredicho con el estallido financiero. La crisis económica de 2008 tuvo repercusiones en todo el mundo. La tímida recuperación económica que siguió al descalabro financiero global no revirtió la pérdida del salario real promedio: En Estados Unidos es un 1,2% más bajo que antes de la crisis. En el único caso de sólida supervivencia económica de la eurozona, Alemania, disminuyó un 2,4%. En el Reino Unido los salarios declinaron año a año entre 2009 y 2014, "la peor caída desde mediados del siglo XIX", según el semanario "The Economist". En las economías en desarrollo de América Latina, pasado el boom de las materias primas, que igual no consiguió eliminar altos niveles de desigualdad, la desaceleración la están sufriendo las clases medias y bajas. "La tragedia es que la derecha estaba lista para aprovechar esta crisis. La izquierda no estaba preparada porque se había reacomodado a las ideas neoliberales dominantes", indicó a BBC Mundo Lapavitsas. El límite de la opulencia En el mundo desarrollado, Syriza fue la respuesta más radical al estallido de 2008 y terminó reconvertida a una agenda neoliberal bajo la presión del resto de la Unión Europea (UE). Jeremy Corbyn en el Partido Laborista británico, Bernie Sanders entre los demócratas estadounidenses o Podemos en España surgieron al calor de la crisis, pero ninguno consiguió dar el salto de movimiento de protesta a alternativa de poder. Entre los movimientos sociales, la irrupción del Movimiento 15-M en España, también conocido como Indignados, o Occupy Wall Street en Estados Unidos marcaron protestas masivas que no se consolidaron en el tiempo. Occupy Wall Street no se transformó en movimiento político Michael Kazin, profesor de historia en la Universidad de Georgetown, Estados Unidos, y coeditor de la revista "Dissent" explicó a BBC Mundo que el bienestar económico de estas sociedades limitan el impacto de un mensaje alternativo. "El hecho de que hoy mucha gente en las sociedades industrializadas tienen pequeñas computadoras en sus bolsillos, simboliza el acceso a un consumo masificado impensable en otras épocas. En la crisis de los años 30 la mayoría no tenía teléfono. Eso no quita que la creciente desigualdad sea una oportunidad para la izquierda", señala Kazin. Los medios Un gran beneficiario del vacío ideológico que dejó el fin de la Guerra Fría fueron los medios que se convirtieron en grandes intérpretes del devenir económico, político y social. En 1995, el entonces líder de la oposición laborista en el Reino Unido, Tony Blair, cruzó medio planeta para encontrarse con el magnate mediático Ruppert Murdoch, dueño de Fox, "The Wall Street Journal", "The Times", "The Sun" y Sky TV, entre otros formadores de opinión. Muchos vieron en ese encuentro un pacto con el diablo seminal de la idea del "nuevo Laborismo" que corrió al partido hacia el centro. Tony Blair en Reino Unido intentó unir izquierda y capitalismo en lo que denominó una "tercera vía". Es un proceso de larga data. Un escritor y periodista estadounidense, Walter Lippmann fue el primero en vincular, a principios del siglo pasado, a los medios con una "revolución en el arte de la democracia" que podía servir para "manufacture consent", es decir, crear un consenso. Con un 85% de la información mundial controlada por unos 10 conglomerados mediáticos, el poder de fuego de estos grupos para "generar consenso" a favor o en contra de un partido, político o iniciativa es considerable. En Estados Unidos, Fox contra Obama; en Brasil, Globo contra el Partido de los Trabajadores; o en Argentina, Clarín contra el Kirchnerismo, son ejemplos de esta colisión entre grupos mediáticos y proyectos de centroizquierda. Costas Lapavitsas reconoce el fenómeno, pero señala que tiene límites. "Siempre volvemos al tema de los medios. Es un gran problema, en especial con la actual desorganización de la izquierda. Pero la realidad es que en Grecia la mayoría se oponían el año pasado en el referendo que convocó Syriza y, a pesar de ello, Syriza, lo ganó por un 60%", señaló. La toma del poder en Cuba en 1959 por parte de Fidel Castro y sus seguidores marcaron un momento de cambio en América Latina. América Latina El fin de la "era de la revolución" impactó particularmente a la izquierda de América Latina que desde la revolución cubana se planteaba un cambio de sistema fuera por la vía pacífica o las armas, caminos ejemplificados por Salvador Allende en Chile y las guerrillas en distintos países. Pero en el siglo XXI, para sorpresa de muchos, América Latinapareció convertirse en la brújula perdida por la izquierda. En pocos años, distintas variantes de izquierda, ganaron el poder en Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador y Venezuela. En muchos de estos países la izquierda constituyó una reacción al proceso de globalización encarnado por el Consenso de Washington (desregulación, privatización, apertura de mercados) que, implementado en los 90, no había producido el despegue económico-social prometido. Pedro Brieger, director de Nodal, primer portal dedicado exclusivamente a América Latina y el Caribe, señala que esta nueva izquierda encarnó un cambio de paradigma. "Son gobiernos marcados por la caída del muro de Berlín y la crisis de la izquierda tradicional. Todos tienen una matriz populista muy fuerte, pero no conforman un pensamiento homogéneo. No hay una revolución clásica como la bolchevique o francesa. No se prohíbe a los partidos o la prensa opositora, no se desmantela el aparato judicial y, por lo tanto, se enfrentan a grandes poderes que siguen coexistiendo con ellos. La revolución cubana destruyó el Estado de Batista y creó uno nuevo", señaló a BBC Mundo Brieger. Hugo Chávez se convirtió en el símbolo de los partidos de izquierda que llegaron al poder a finales del siglo XX principios del XXI Mientras el boom de las materias primas y la dinamización del mercado interno por la redistribución del ingreso favorecieron altas tasas de crecimiento, el modelo fue posible. En esta época de vacas flacas está crujiendo. "Hoy el neoliberalismo sigue siendo la ideología dominante en todo el planeta, pero es una ideología que va a quebrarse por su propia rigidez. La izquierda necesita estar lista para la próxima crisis. No puede repetir el error de 2008", remata Lapavitsas. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/mundo/bbc-mundo/2016/08/1433-690979-9-bbc-por-que-la-izquierda-no-se-ha-beneficiado-con-la-crisis-economica-mundial-y.shtml
  17. 19 Mayo 2016 LANZA LIBRO QUE HACE PEBRE A LOS "CONVERSOS" DE IZQUIERDA. Mónica Echeverría: “Tenemos que patear, escupir y vomitar para que se nos quite todo” Tres años le tomó escribir “¡Háganme Callar!”, una autobiografía que entrelaza su historia con la de ocho jóvenes idealistas de fines de los 60: José J. Brunner, Eugenio Tironi, Enrique Correa, Jaime Estévez, Fernando Flores, Marcelo Schilling, Óscar Guillermo Garretón y Max Marambio, quienes fueron, en su mayoría, amigos de ella y de su marido, el arquitecto, Fernando Castillo Velasco. Hoy, con 95 años, la escritora y actriz los llama “conversos”, y en su libro –donde entrevista algunos– se pregunta qué los hizo cambiar. Acá los repasa con ganas y se declara feliz de que uno de ellos la esté amenazando con querellarse: “Estoy más rebelde que cuando tenía 15 años, fíjate. Ojalá haya más viejos como yo en el mundo”. ¿Por qué escribiste este libro? –A Fernando, mi marido, al igual que a mí, nos chocó que ciertas personas que habían sido tan nuestras, tan de izquierda, tan partidarias de Salvador Allende como de la toma de la Universidad Católica, después cambiaran tanto. ¿Qué pasó con ellos? Eran gente muy amiga que nos metió en la política, porque nosotros no éramos seres políticos. Yo estaba preocupada del teatro, de mis clases de castellano y Fernando de la arquitectura. Fue Miguel Ángel Solar, el líder de la toma de la Católica, quien llegó a la casa y nos invitó a participar de la política. Ahí nuestra vida cambió. ¿Cómo fue eso? –Miguel Ángel Solar tenía la misión que le había encomendado el Cardenal de buscar al nuevo rector de la universidad. Luego de entrevistarse con muchos, el último en la lista era Fernando Castillo Velasco y nunca supimos bien por qué apareció, porque no era políticamente conocido. Fernando era arquitecto, nunca fue a una reunión de la DC. Eduardo Frei, para nombrarlo alcalde, le dijo “te voy a inscribir en la DC”, pero nunca fue un militante verdadero. Pero ya se sabía de él como alcalde de La Reina, tal vez por eso los jóvenes de la Católica lo buscaron… –Me imagino que eso fue. Fernando hizo que los pobladores se autoconstruyeran en el terreno más lindo de La Reina de ese entonces. Él hizo la población Villa La Reina y eso nos marcó a todos. ¿Cómo eran esos jóvenes que llegaron a tu casa? –Eran muy jóvenes, vibrantes, gritones, como son los jóvenes en general. Yo tenía hijos de la edad y sabía cómo eran los jóvenes de 20, rebeldes. ¿Te parecieron muy radicales, te asustaron? –¡No, los míos eran mucho peores! Cuando Miguel Ángel Solar llegó a la casa con ellos, Fernando no les dijo nada, solo les preguntó “¿qué quieren de la universidad?”. Y los escuchó. Yo creo que por eso lo eligieron también. –Elegiste ocho personajes: José Joaquín Brunner, Eugenio Tironi, Enrique Correa, Jaime Estévez, Fernando Flores, Marcelo Schilling, Óscar Guillermo Garretón y Max Marambio. ¿Qué te producen ellos ahora? –Una gran decepción, un desaliento. Por eso a mí me resalta la imagen de Miguel Ángel Solar. A él le ofrecen de todo. Allende le ofrece un ministerio, pero dice que no para terminar la carrera de Medicina. Ya en el exilio, en Venezuela le abren las puertas, pero decide irse al lugar más pobre donde están los enfermos. Es como el extremo opuesto de los otros. Por eso le dedico el libro. Cuentas que Brunner era de los más cercanos a Fernando porque trabajaron juntos en la reforma de la UC, ¿qué te chocó de él? –Su interés por el poder, desconociendo que en ese momento tenían el poder todos los que rodearon a Pinochet. Cuando fue amigo nuestro, él parecía darle mucha importancia a lo social en la educación, pero después lo abandonó. Es un entendido en educación, pero sin el sentido de la toma de la UC. Es un cambio tan brusco que Fernando ni siquiera lo nombraba. Incluso al final, cuando muchos vinieron a verlo, él nunca apareció. Sabía que estaba contrariando la amistad idealista de su vida, y cambió los ideales por los del poder. Brunner aceptó reunirse contigo para este libro. –Vino y yo le dije “nunca más te hemos visto”. Le pareció pésima la idea del libro, lo encontró absurdo, no le gustó el nombre, no respondió nada, pero luego volvió y me respondió el cuestionario. ¿Crees que Brunner siente cierta vergüenza por este cambio, o siente orgullo? –Yo desearía que tuviera vergüenza, pero no la tiene. Es tan importante para él estar en el poder. De hecho me dijo: “Yo estoy totalmente feliz y realizado hoy día”. Tironi también te dio una entrevista… –¡Encantador! Yo llamo a Correa y a Tironi los seductores, porque saben seducir, de ahí el éxito de ellos. Saben ganarte, aunque tú estés pensando lo contrario. Son encantadores, pero no por eso los voy a perdonar. Cuando le preguntas por qué ha cambiado, Tironi responde que siempre ha luchado “contra el dogmatismo y el fanatismo”. ¿Te está tratando de fanática? –Yo he sido lo menos fanática que hay. Nunca he militado en ningún partido, soy anarquista, rebelde a dogmas. En cierto sentido yo lo podría comprender, pero lo que no pude comprender es que claudicaran de algo que había sido tan importante para ellos. Escribes el libro desde una suerte de superioridad moral. –Sí, totalmente. Yo tengo muy claro cuál es el sentido moral de mi vida. ¿Desde dónde escribes ese libro, qué te da esa superioridad moral? –Desde los que han sido marginados, los que están en el suelo, tanta gente que todavía nadie se preocupa por ellos. Hay algo en los marginados y en el mundo que me produce demasiada ternura y dolor. No es algo intelectual, es algo de piel, es cuando uno se cruza con un niño en estado de pobreza… El argumento de Tironi, Correa y de muchos otros, es que este modelo trajo bienestar económico. –Pero con poca visión. Lo que más me produce horror en Chile es que todo lo que sea pobreza está escondido, para que los ricos no sepan de ella. Los pobladores cerca de La Dehesa no existen, su conciencia es tan especial que prefieren no saber, y a los turistas les hacen creer que no existen. Este libro te ha traído problemas con Jaime Estévez, ¿quién es él para ti? –Jaime tuvo menos relación directa con nosotros, pero perteneció a una comunidad nuestra, la Quinta Michita, vivía justo al frente nuestro. En la comunidad todos teníamos relaciones, peleábamos, hacíamos asados, fiestas de Navidad, pero él nunca aparecía. Eso ya era raro. Yo creo que demoró en irse porque esperó a estar más poderoso y tener más dinero para alejarse de todos nosotros. Cuando lo llamé por el libro, tuvo una reacción brusca, de mala educación, rara… Brunner, por ejemplo, me dijo que esto lo encontraba absurdo, pero de una manera simpática. Jaime no sabe dialogar. Trató de convencerme de que no lo hiciera, pero no lo sabe hacer, es de pachotadas y brusquedades verbales: que no grabara, que sí… No como Correa o Tironi, que te dan vuelta, y uno dice “bueno, quizás soy yo la idiota y estoy mal”. Mandó una carta a la editorial exigiendo una “rectificación”. –Su señora fue a la editorial y dejó una carta. Es dije ella, pero muy dominada por él, una chica Aguirre, hija de Jorge Aguirre, un arquitecto. Marcelo Schilling también te hizo el quite. –Me cortó bruscamente el teléfono. Óscar Guillermo Garretón tampoco quiso nada. Siento que en ellos hay una mala conciencia. ¿Por qué los demás aceptan? Tampoco aceptó Fernando Flores… –Pero porque Flores no existe. Llamé a la secretaria, le mandé las preguntas, volví a llamar y ella me dijo “señora, me ha causado usted un gran trastorno: después que le dije que bueno, me despidieron”. ¿Por tu llamado? –Sí, la pobrecita perdió su pega por culpa mía. ¿Qué es tener “mala conciencia”? –No enfrentar un diálogo. Se dieron vueltas de carnero y la conciencia les pega por las noches y ellos prefieren no hacerle frente. Brunner, Correa y Tironi me hacen frente, pero los otros ni se plantean la posibilidad de estar equivocados. ¿Te das cuenta la diferencia? Correa es una maravilla para contestar. Es tu favorito. –Seductor, convincente, el número uno. El dos es Tironi. Yo lo pasé regio con Correa, me mandó a buscar, me mandó a dejar, me mostró toda la oficina. “Sigue nomás, no te preocupes”, me decía, cuando uno sabe que no tiene mucho tiempo, si está metido en tanta cosa… ¿Nunca lo viste alerta con tus preguntas? –No, para nada. “Quédate más rato, hazme otras preguntas”… Y sabía de qué se iba a tratar el libro. ¿A ninguno le encuentras sentido cuando explican sus cambios? ¿Por qué cambiaron? –Todos me dicen que la esperanza fue una utopía. Dicen cosas muy dramáticas de la UP, sobre cómo ellos se dejaron llevar por esta locura, que era una cosa imposible. Ellos consideran que se equivocaron. ¡Todos nos equivocamos! Allende, en cambio, yo creo que siempre supo que su destino iba a ser ese, pero el resto estábamos embaucados. Yo también caí. ¿En qué caíste? –En la euforia de la UP, caí redonda. Allende no nos dio importancia a las mujeres, pero el hecho de sentir la vibración… Ahí ya pisamos el palito, sentir ese entusiasmo, la euforia. Yo trabajaba en poblaciones y sentí que los pobladores también sentían lo mismo, estaban metidos. Creía que Chile podía ser distinto. Pero luego vino el Golpe y ese silencio y ese horror de los marginados chilenos, que siguen en su hoyo… El sueño de esa izquierda se derrumbó en todo el mundo. ¿Cuál es la diferencia entre tú y estos personajes? –Yo todavía creo y tengo una esperanza. Pertenezco a la Teología de la Liberación, por eso estuve en un charla en la Católica con Mariano Puga y José Aldunate, haciendo mis últimas intervenciones públicas. Porque sigo creyendo que es posible y que debemos seguir luchando por esta causa. ¿Cuál es la causa? –El respeto, abrir camino, dar esperanza. Nos está faltando sujetar, detenernos. Hay muchos idealistas que no ven que haya otros seres humanos en el mundo en lo mismo, creen que no tienen a qué sujetarse. Eso les ha sucedido a los marxistas, porque se los quiso borrar, aniquilar, lo mismo que ha pasado con la Teología de la Liberación. Pero está la esencia, y ese germen está todavía moviéndose y espero morirme con una cierta esperanza de que va a haber un resurgimiento, diferente, donde los protagonistas sean los marginados del mundo. ¿Hablas de un estallido social, una rebelión violenta? –No, yo creo que va a ser el fracaso del capitalismo, que no les va a dar la felicidad que ellos creen. Y eso ya comenzó, lo estoy sintiendo. No le está dando a la gente lo que aspiraba y de ahí puede surgir un movimiento. ¿Crees que las personas de las que hablas en tu libro son felices? –Toda esa gente es feliz. Pero cuando se den cuenta que han dejado marginada a tanta gente, no sé hasta dónde van a poder ser felices. Tienes 95 años y escribes este libro desde la rabia, dices que tienes “ganas de vomitar”, que estás “descompuesta”, hablas de “basura humana”… Uno cree que con la vejez viene la resignación, la conformidad. –Para nada, yo estoy más rebelde que cuando tenía 15 años, fíjate. Y ojalá haya más viejos como yo en el mundo. Clotario Blest fue un viejo rebelde y yo lo admiré tanto, José Aldunate… Yo atraigo mucho a los jóvenes, cuando fui profesora tenía tumultos que me seguían para allá y para acá. Tengo diálogo con los que se han tomado la universidad, esos vienen para acá. Saltándonos a los de entre 35 y 65 años, tenemos diálogo. Entre los viejos y los jóvenes vamos a tener que aniquilarlos a todos ustedes entremedio. A los que creen estar muy felices y satisfechos, que necesitan de la droga para sentirse más contentos, porque sin la droga no tienen ni siquiera buen sexo, vamos a demostrarles que son unos mal paridos, egoístas y prepotentes. El desprecio es un sentimiento fuerte, ¿cómo te manejas con él? –Escribiendo estos libros. Ya tengo hasta una amenaza de querella y ojalá vengan más. Cuando estoy con un juicio estoy feliz, ahí me tomo un trago, ja, ja, ja. Cuando hice esa charla en la UC, sentí que había tantos jóvenes y por ahí está la cosa. Vamos a tener que hacer callar y demostrar que toda esta generación que hoy maneja el mundo ha fracasado, no ha dado ninguna felicidad real. Y estos pocos viejos y los jóvenes juntos vamos a tener que dar una salida más optimista, de hermandad, de fraternidad, de gritos de alegría. Tenemos que patear, escupir y vomitar para que se nos quite todo, todas las falsedades que nos fueron metiendo. En el libro hablas de Lagos, “uno más de estos idealistas que cambiaron la piel, el vestuario y la estatura”. –No voy a votar por él por ningún motivo. No representa ni los ideales de una revolución verdadera ni un futuro posible, creo que está totalmente pasado, acabado. Igual hago una diferencia: Luisa Durán hizo una labor increíble, con mucha fuerza y fui muy amiga de ella. ¿Y Michelle Bachelet? –¿Sabes que Michelle fue empleada mía? En la época de la dictadura yo trabajaba en un grupo PIDEE, Fundación de Protección a la Infancia Dañada por los Estados de Emergencia, donde nos preocupábamos por los niños que quedaban sin padres y madres. Y me dicen “llegó una pediatra joven y la hemos contratado”. Era totalmente distinta, una cosita flaquita con un pelo castaño oscuro largo. Bailaba, cantaba, salía todas las noches, no te lo puedo asegurar, pero le interesaba mucho el sexo, la farándula, el baile y el canto y de repente llegaba atrasada… “ven, dejaste abandonado a tal niño, no sigas farreando tanto”. Ella pasaba las noches en fiestunga, en bailes, en cantos… Muy buena para la fiesta, debe haber sido salvaje. Pero ser buena para la fiesta es algo bueno, ¿no? –Estupendo, cómo no lo voy a encontrar bueno. Era muy simpática, muy alegre. ¿Ella también sería una conversa? –No, yo creo que interiormente y como ser humano, no, para nada. A la pobrecita le ha costado tomar el ritmo, hacer frente, ha sufrido mucho y ha sido demasiado doloroso todo lo que le pasó. Michelle no te da ganas de vomitar ni te descompone… –No, pero me deja un poquitito indiferente. Siento que no es la persona adecuada en este momento. Si pudiese decirle algo le diría “patea, grita más, haz lo que hay que hacer”. La siento poco rebelde, poco definida, aplastada, también por lo familiar, se le juntó todo. Siento que ella es pura, deseosa, pero que le faltan esa vibración y esos nervios. Le pondría vitalidad, rebeldía. Yo creo que si quiere realmente terminar bien, tiene que dar un grito. ¡Háganme Callar! Mónica Echeverría Yáñez CEIBO Editores, 2016, 196 páginas Presentación: Jueves 19 de mayo a las 19:00 horas en el Salón de Honor de la Casa Central de la Universidad de Chile. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/05/19/monica-echeverria-tenemos-que-patear-escupir-y-vomitar-para-que-se-nos-quite-todo/
  18. Ignacio Walker: “A ratos siento que Ricardo Lagos tiene más apoyo en la DC que en sectores de la izquierda” Ignacio Walker se pronunció respecto a las decisiones que debe tomar la Democracia Cristiana (DC) y, en esa línea, indicó que la junta nacional de 2 de abril debe definir la conducción partidaria, la opción presidencial y la “eventual proyección de la Nueva Mayoría”. Además se refirió a la posible candidatura de Ricardo Lagos Escobar. Ignacio Walker se pronunció respecto a las decisiones que debe tomar la Democracia Cristiana (DC) y, en esa línea, indicó que la junta nacional de 2 de abril debe definir la conducción partidaria, la opción presidencial y la “eventual proyección de la Nueva Mayoría”. Además se refirió a la posible candidatura de Ricardo Lagos Escobar. Consultado sobre si la DC lo apoya en una eventual candidatura, el senador precisó que “no podemos ir a las elecciones municipales informando que no vamos a competir en las presidenciales. Ahora, si alguien quiere jubilarse, que lo haga, pero que no jubile al partido. Además, el escenario está muy difuso, muy fluido”, de acuerdo a La Tercera. Respecto a si tiene una fecha determinada para dar a conocer su decisión de competir, sostuvo que “si la DC no define una opción presidencial en el primer semestre de este año, no tiene ninguna posibilidad de competir en serio en la elección presidencial, por una razón muy sencilla: porque el candidato tiene que recorrer todo Chile, acompañando a los candidatos a alcalde y concejal del partido”. Agregó que “eso va a depender mucho de la decisión que tome el partido. Yo soy un hombre de partido, para mí la política siempre ha sido un proyecto colectivo y no individual”. En relación a la junta nacional que se llevará a cabo el 2 de abril, Walker sentenció que esta “tiene que discutir y definir tres cosas: la conducción partidaria, la opción presidencial y la eventual proyección de la Nueva Mayoría. Entonces hay que definir esa opción presidencial antes del 30 de junio, el primer semestre, porque de lo contrario, ¿cómo lo vamos a hacer? ¿Cómo vamos a desperdiciar una elección municipal para acompañar a todos los candidatos? Es el momento de levantar a ese candidato o candidata, de que aparezca en el radar, de que marque en las encuestas”. “El elemento gatillante es la decisión de la DC de competir con un candidato o candidata presidencial propio, y eso, obviamente, va a desatar una dinámica interna en que emergerán distintos liderazgos. El liderazgo de Barack Obama no nació marcando en las encuestas, de hecho, era bastante desconocido, nació de ciertas convicciones y de una visión. Hoy la DC no tiene un liderazgo indiscutido”, añadió. RICARDO LAGOS ESCOBAR En relación a una eventual candidatura del ex presidente Ricardo Lagos Escobar, Walker sostuvo que “qué duda cabe que Ricardo Lagos sería un gran candidato y que sería un gran Presidente. Cómo voy a decir otra cosa, yo fui su ministro de Relaciones Exteriores y todos somos testigos de sus tremendas capacidades como estadista, pero insisto en el punto: Lagos dijo “pregúntenme el 2017”, eso es un año más y mi pregunta es, ¿si dice que no va a ser candidato? ¿Nosotros qué, nos vamos a cruzar de brazos? ¿Vamos a seguir vitrineando? Ya estamos un poco atrasados en esta decisión”. Agregó que “lo que veo en la DC me recuerda la imagen de ese caballo que fue a competir en unas olimpiadas y que, llegado el momento, no fue capaz de entrar en competencia y le decían el desganado. A la DC le está ocurriendo lo mismo. Estamos de alguna manera en una actitud de brazos caídos, sin mucha convicción básica de lo que somos, de nuestra trayectoria, de nuestras posibilidades”. Al ser consultado respecto a si competiría con Lagos en una primaria, el senador subrayó que “¿Por qué no? Evidentemente que es una posibilidad (…) si la DC así lo decide, por supuesto que lo haría, yo o cualquiera, cualquier candidato o candidata y en una de esas terminamos todos detrás de la candidatura de Ricardo Lagos, ¿cuál sería el problema? Pero demos la pelea, creámonos el cuento, dejemos de lado esta actitud de brazos caídos. Pero yo insisto, ¿y qué pasa si Lagos decide no ser candidato?”. Walker se refirió además al hecho de que Lagos asumiría la presidencia con 80 años, y enfatizó que: “Eso no me preocupa para nada, el liderazgo de Lagos está plenamente vigente y, por lo tanto, el tema del carnet o de la edad no es un problema. De hecho, a ratos siento que Ricardo Lagos tiene más apoyo en la DC que en sectores de la izquierda. Nosotros le tenemos mucho afecto y hay una alta valoración en la DC por su liderazgo. Yo soy el primero en reconocerlo, creo que es un liderazgo muy atractivo y en una de esas terminamos todos detrás de la candidatura presidencial de Ricardo Lagos, pero, por Dios, eso lo vamos a saber en un año más”. Fuente: www.theclinic.cl
  19. ¿Los gobiernos de izquierda en la región están en retroceso? A juicio de expertos, los recientes reveses electorales del oficialismo en Venezuela, Argentina y Bolivia, y los cuestionamientos que enfrentan los gobiernos de Brasil y Ecuador evidenciarían un cambio de tendencia y un creciente descontento en la región. “Perdimos la batalla, pero no la guerra”. Aún sorprendido por los resultados, Evo Morales intentaba el miércoles explicar así la derrota del “Sí” en el referendo del domingo pasado, veredicto popular que en la práctica se traduce en la imposibilidad para el Presidente boliviano de postularse nuevamente al cargo en las elecciones de 2019, para el período 2020-2025. La fatiga tras 10 años de gobierno parecen haberle pasado la cuenta a Evo Morales, al igual que varios escándalos de corrupción surgidos en meses recientes. Evidentemente, “su estrella ya no está en el mismo punto de antes”, escribió Ricardo Avila, director de periódico colombiano Portafolio. Un declive, que en su opinión, “tiene similitudes con el observado en aquellos países de la región en donde el populismo de izquierda parecía imbatible”. ¿Cambio de ciclo o agotamiento del modelo?, se pregunta Carlos Malamud, investigador de América Latina en el Real Instituto Elcano de Madrid, en una columna publicada en el portal Infolatam. Malamud señala que las victorias opositoras en Argentina y Venezuela “han disparado las especulaciones de un cambio de ciclo en la región”. Y agrega que “también se insiste en la idea del fin del populismo”. Es lo que piensa Riordan Roett, director de Estudios Latinoamericanos en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins. A su juicio, “la elección de Mauricio Macri en Argentina, los resultados del referendo en Bolivia, el colapso del gobierno de Dilma Rousseff en Brasil, la victoria de la oposición (en las elecciones legislativas) en Venezuela y la probable elección de un candidato de derecha en Perú a mediados de este año, confirman el cambio de la tendencia, lejos de los candidatos de izquierda-populista de una década”, según dijo a La Tercera. ¿Pero qué factores explicarían este supuesto cambio de tendencia? Javier Corrales, cientista político del Amherst College, en Massachusetts, reconoce que “hay muchas explicaciones posibles y es difícil privilegiar una”. Pese a ello, detalla que se debería a una mezcla de factores internos y externos. Entre los primeros cita los de orden coyuntural (“mucho tiempo en el poder”); los intrínsecos al populismo (“muchos errores acumulados, como el mal manejo de la macroeconomía (salvo en Bolivia)”, y los intrínsecos al estatismo (“muy poco rendimiento de cuentas por parte del Estado, con lo cual ha florecido la corrupción, el sectarismo, el nepotismo y el amiguísimo”). En tanto, entre los factores externos menciona el “fin del auge de precios de las materias primas”, destacando en ese sentido el rol de China. Respecto a este último punto, Michael Shifter, presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, explica a La Tercera el impacto del ciclo económico sobre la política de América Latina. “La ola de líderes de izquierda en la región más o menos coincidió con un período de crecimiento económico y altos precios de las materias primas. Con una desaceleración económica en la mayoría de los países, esos líderes ya no tienen el espacio fiscal que tenían y están luchando para satisfacer las mayores demandas y expectativas de las nuevas clases medias que se expandieron durante los buenos tiempos. El descontento y la frustración están en aumento y los líderes de izquierda están pagando el precio en las urnas”, resume. Según Malamud, el impacto del ciclo económico sobre la política comenzó a notarse a fines de 2014 en unas elecciones brasileñas definidas por escaso margen, en los que Rousseff se impuso con una ventaja de sólo 3,28% sobre el candidato opositor Aécio Neves. Y hoy, apunta Avila, Brasil “está inmerso en una debacle en la que se mezclan las acusaciones de corrupción, la incertidumbre política y la falta de dinámica del sector productivo”. En el caso de Venezuela, el investigador del Real Instituto Elcano sostiene que “tras la muerte de Hugo Chávez el liderazgo bolivariano comenzó a eclipsarse y posteriormente la incompetencia de Nicolás Maduro y los bajos precios del petróleo clavaron la puntilla al proyecto cubano venezolano”. “El acercamiento entre La Habana y Washington aportó lo suyo”, agrega. En Ecuador, “el parte es preocupante”, afirma Avila. “Con el fin de mantenerse en el cargo, el Presidente Rafael Correa busca recursos en forma desesperada, incrementando la dependencia que tiene con China. Aun así, las cuentas siguen sin dar y menos ahora que el barril de crudo está cerca de los US$ 30”, escribe. Malamud recuerda que Correa decidió no presentarse a las presidenciales de 2017, si bien se garantizó la posibilidad de la reelección indefinida. “Nuevos líderes” En opinión de Roett, “hoy el electorado está buscando cada vez más nuevos tipos de líderes, gente que preserve los logros de la última década (Perú y Bolivia) o que reformule la definición de la estrategia de desarrollo nacional (Venezuela, Argentina y Brasil). Los ‘viejos’ líderes son considerados como fuera de sintonía con las demandas sociales de hoy”. “Bolivia es una excepción, pero los resultados del referendo muestran que incluso con una buena gestión y razonables políticas sociales, los votantes quieren el cambio, una rotación en el poder. Los votantes en Argentina, Brasil y Venezuela están cansados de eslóganes. Ellos quieren que los gobiernos controlen la inflación, mantengan los precios estables, y enfrenten la corrupción flagrante. Este es de hecho un ‘momento crítico’ en el clima político de la región”, advierte. Pero aunque reconoce que el descontento y la frustración con los líderes de izquierda están en aumento, Shifter aclara que “esto no significa que los latinoamericanos estén cambiando ideológicamente y ahora se están inclinando a la derecha y no a la izquierda”. “Sólo significa que son pragmáticos y quieren mejores servicios públicos y soluciones a los problemas, por lo que si los gobiernos de cualquier tendencia no se los entregan, corren el riesgo de perder el apoyo”, destaca. En ese sentido, Michael Reid, editor durante años de la sección Americas de The Economist, resumió así, según el diario El País, los cambios políticos que asoman en la región: “No es que los votantes se hubiesen puesto antes tanto a la izquierda y ahora a la derecha. Lo que está pasando, especialmente en Sudamérica, es algo muy sencillo: la alternancia en el poder propio de una democracia”. Una opinión que Shifter comparte: “Un deseo por la alternancia en el poder es, después de todo, una característica de los sistemas democráticos, incluso aquellos que pueden tener tendencias autoritarias”. www.latercera.com
  20. Cristián Cuevas: “La izquierda de la Nueva Mayoría perdió la batalla” El ex militante comunista y dirigente social, Cristián Cuevas, realizó una fuerte crítica a los sectores más progresistas de la coalición, incluido el PC. Considera que, con tal de permanecer en el poder, cedieron ante los sectores conservadores, transaron el programa, impulsaron reformas tibias y perdieron el vínculo con la ciudadanía. Actualmente apuesta por la construcción de un referente que aglutine a la izquierda extraoficial. Cristián Cuevas, el dirigente de la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC) y consejero nacional de la CUT, hace cinco meses renunció a su militancia en el Partido Comunista y dejó su cargo como agregado laboral en España. Decepcionado de la Nueva Mayoría y del PC, Cuevas realizó una fuerte crítica a los sectores más progresistas de la coalición. Considera que, con tal de permanecer en el poder, cedieron ante los sectores conservadores, transaron el programa e impulsaron reformas tibias. En entrevista con el diario La Tercera, Cuevas expone sus argumentos y su análisis sobre la marcha de la coalición: “hay acciones que están destinadas a destruir el proceso de transformación y eso, cuando yo hablaba de acciones conspiradoras me refería a los sectores conservadores de la Nueva Mayoría, la casta vinculada a la Concertación, que ha resistido el proceso de transformación. Ahí hay una conspiración destinada a no posibilitar el cambio y el tiempo me ha dado la razón. Creo que ha sido correcta mi decisión de dejar la militancia y dejar ese conglomerado”. Consultado por quienes serían los conspiradores, apuntó hacia la vieja guardia de la Concertación, entre ellos, José Miguel Insulza: “Hay actores en los partidos que se coluden para impedir transformaciones. Lo más nítido es la vieja guardia de la Concertación, como el señor Insulza, que hoy en forma miserable y deplorable sale en defensa de Longueira, porque tienen sus alianzas en función de la crisis del MOP-Gate cuando Longueira fue al salvataje de Ricardo Lagos y, por tanto, entre ellos se deben favores. También están Andrés Zaldívar e Ignacio Walker, que hacen todo lo necesario para impedir cambios. Por eso se ha desdibujado el compromiso que se adquirió con los ciudadanos. Se perdió el liderazgo y el vínculo de Bachelet con la ciudadanía”. El dirigente también criticó a la izquierda y su alineación con Ricardo Lagos: “la izquierda de la Nueva Mayoría perdió la batalla más allá de que trate de poner un mayor énfasis en las reformas tibias que hay. Los sectores de mayor avanzada en función del programa, son los mismos que hoy caen rendidos ante una candidatura de Ricardo Lagos”, explicó. “Lamentablemente, todo este proyecto que lideraba la Nueva Mayoría se desdibujó en función del financiamiento irregular, que terminó permeando el liderazgo de Michelle Bachelet y debilitó el proceso de cambio. Esa acción obedece a la descomposición de la elite que gobierna y que es parte del andamiaje institucional. Se va configurando un cuadro en que, finalmente, las reformas no pueden avanzar”, agregó. Sobre su ex partido, explicó: “Dejé de militar ahí porque el PC ya no me representa, porque creo que cedió demasiado en el proceso de construir a la Nueva Mayoría(…) No veo en el próximo período al PC fuera de la Nueva Mayoría. Esa decisión ya ha sido zanjada. Por tanto, ellos son un actor dentro del gobierno, ellos decidieron estar adentro, cada uno hace sus negocios y sus acuerdos políticos. El PC está cómodo en el gobierno y estas pequeñas tensiones no son relevantes a la hora de analizar el camino que ha elegido. Además, aseguró que se trabaja por crear un referente de izquierda extraoficial que impulse cambios reales al modelo: “Los espacios que estamos fuera del gobierno estamos recién floreciendo, no hemos florecido del todo, somos un camino posible y, por tanto, en esa diversidad hoy se está construyendo. La idea que uno representa es cuánto esfuerzo vamos a hacer para constituir un espacio común de coordinación de una fuerza transformadora, diversa, que genere alianzas con otros actores, como Revolución Democrática, la Izquierda Autónoma, la Izquierda Libertaria, por nombrar algunos, y cómo desarrollamos experiencias comunes. En el mundo estudiantil, si nos pusiéramos de acuerdo seríamos mayoría, en el mundo sindical si nos ponemos de acuerdo somos mayoría y desplazaríamos a la burocracia que ha hecho todo lo contrario a la acción sindical”. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/02/21/521666/
  21. Ex ministra defiende el rol de su partido en la coalición de gobierno Mariana Aylwin no se explica por qué la DC no hace sentir su voz dentro de la NM y cuestiona el ideologismo más de izquierda que “no está permitiendo el progreso” por El Mostrador 17 enero 2016 “Echamos de menos que la DC ocupe su poder en el Congreso. Escribimos esa carta preocupados por la baja aprobación que tiene este gobierno y la baja en la representación de la Democracia Cristiana. Están surgiendo nuevos referentes de centro que ocupan el lugar que ocupaba la DC”, señala la ex ministra de Educación. La ex ministra de Educación, Mariana Aylwin, arremetió este domingo contra las reformas que impulsa el gobierno de Michelle Bachelet, cuestionando las razones por las cuales la DC no hace sentir su voz sobre el tema y criticando el “ideologismo más de izquierda que no está permitiendo el progreso”. En entrevista al programa de TVN, 'Estado Nacional', Aylwin defendió la carta firmada por 26 ex autoridades y militantes DC, colocando en duda la posición de su colectividad por alzar la voz que le da la representación parlamentaria. Además, la ex secretaria de Estado se refirió al giro a la izquierda que está dando la Nueva Mayoría, en donde a su juicio las cosas no se están haciendo bien. “No estamos de acuerdo con la orientación de algunas políticas, porque creemos que algunas de ellas tiene una visión central que no calza con la DC. No sé por qué no podemos influir en cómo se desarrollan las cosas. El ideologismo más de izquierda no está permitiendo el progreso”, explicó, al tiempo que añadió que su partido no ha ejercido su poder para revertirlo. Para la ex ministra, la poca importancia que le está dando el gobierno al crecimiento económico en las discusiones de las reformas, sería el punto más complicado para la actual administración y el conglomerado oficialista. Aylwin, quien también es directora de Giro País, explicó que su posición crítica a las reformas no van a dejar de coincidir con la postura que tiene la Nueva Mayoría en varias materias. En ese sentido, sostuvo que “no se está tan en contra, hay muchos de los puntos en los que se está a favor, hay muchas coincidencias, pero la DC está en su legítimo derecho de plantear su postura. No porque nosotros hayamos votado por Bachelet y estemos en la Nueva Mayoría nos tenemos que quedar callados”. Sobre el rol de su partido, señaló que la DC no está ayudando al gobierno con no alzar la voz en estas materias, puesto que el principal temor que existe es que en las próximas elecciones se entregue nuevamente el poder a la derecha. “Echamos de menos que la DC ocupe su poder en el congreso. Escribimos esa carta preocupados por la baja aprobación que tiene este gobierno y la baja en la representación de la Democracia Cristiana. Están surgiendo nuevos referentes de centro que ocupan el lugar que ocupaba la DC”, expresó. Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/01/17/mariana-aylwin-no-se-explica-por-que-la-dc-no-hace-sentir-su-voz-dentro-de-la-nm-y-cuestiona-el-ideologismo-mas-de-izquierda-que-no-esta-permitiendo-el-progreso/
  22. ¿Por qué la CEP no mide a Gabriel Boric? La pregunta que una vez más quedó dando vueltas The Clinic Online 16 Diciembre, 2015 La ausencia del diputado de la Izquierda Autónoma no pasó inadvertida en las redes sociales. “Lo que tratamos de hacer es ir balanceando a las personas que aparecen”, respondió el coordinador de la CEP, Ricardo González, quien agregó que “sin perjuicio que no haya aparecido en esta encuesta podría aparecer en la siguiente”. Giorgio Jackson, el político mejor evaluado en noviembre, le escribió a Boric en Twitter que “si te hubieran medido te habría ido igual o mejor. Desafío es despersonalizar apoyo”. Si está Giorgio Jackson, hoy el político con la valoración positiva más alta de Chile, por qué no figura Gabriel Boric, su camarada de la llamada bancada estudiantil, su socio, como lo llamó el ex presidente de la FEUC este mismo miércoles. La pregunta, tal como aconteció en otras entregas de la encuesta CEP quedó en el aire, toda vez que en distintos sondeos, como la CERC-MORI, el diputado de la Izquierda Autónoma figura en la lista de los cinco políticos con más futuro. En palabras del coordinador de la CEP, Ricardo González, consultado sobre el tema tras hacer entrega del estudio, “pesan también que sean personas que estén vinculados al gobierno o no. Por supuesto que hay una lista y hay más personas de centro izquierda que centro derecha, y eso es porque la centro izquierda es gobierno”. “Lo que tratamos de hacer es ir balanceando a las personas que aparecen”, agregó. González dijo además que “sin perjuicio que no haya aparecido en esta encuesta podría aparecer en la siguiente”. “El grado de conocimiento es una variable importante”, respondió además al ser interrogado por el hecho de que Boric no figura en la lista donde se mide el porcentaje de conocimiento. Gracias socio, “Si te hubieran medido en la @cepchile te habría ido igual o mejor. Desafío es despersonalizar apoyo”, escribió en su cuenta de Twitter, Giorgio Jackson luego de que Boric lo felicitara por la misma vía, indicando que “felicitaciones a mi socio (no comercial sino de futuro) por su evaluación en la CEP. En Chile hay espacio para 3era fuerza”. En las redes sociales, parece que no cayó muy la ausencia de Boric en la medición, lo que algunos leyeron como miedo. Fuente: http://www.theclinic.cl/2015/12/16/por-que-la-cep-no-mide-a-gabriel-boric-la-pregunta-que-una-vez-mas-quedo-dando-vueltas/
  23. Mujica y las paradojas del progresismo El ex Presidente de Uruguay visitó ayer a la Presidenta y asistió a un foro de la Fundación Chile 21. Allí criticaría los vicios de la vida moderna y la corrupción en la izquierda. En medio de la circunspección de la guardia presidencial y el enjambre de cámaras, aparece en La Moneda la figura de José Mujica, ex Presidente de Uruguay. Con su habitual sencillez indumentaria, más cercano a la figura de un profesor de escuela rural que a la gala de Estado, Mujica mira las filmadoras de televisión y lanza su primera frase para romper las formalidades: “¡Pero qué negocio para los japoneses y coreanos!”, dijo previo a subir hasta el despacho de la Presidenta Bachelet. Era la primera escena de la visita que realizó el otrora mandatario a Chile, invitado por la Fundación Chile 21 a inaugurar el “Foro Anual del Progresismo”. La visita a la Presidenta se extendió por casi 50 minutos. “¿Somos locos o tarados?” Fue en el foro de Chile 21 donde Mujica profundizó sus reflexiones que lo han llevado, incluso, a ser postulado al Premio Nobel de la Paz. Allí dedicaría largos minutos a criticar la vida moderna. “¿Pero somos locos o tarados? Tiramos una cantidad de riqueza inútil que no aprovechamos, tenemos que trabajar el doble y después tenemos que arreglar los efectos del desastre que hicimos. Es la lógica de la acumulación capitalista”, dijo. Pero contario a lo que se podría esperar de un seminario de esa naturaleza, Mujica advirtió paradojas de la izquierda ante la atención de un público progresista. “Tenemos que ser menos egoístas, menos miserables. Y por eso adentro de la izquierda se nos cuelan valores y conductas francamente contrarias. Nos aparecen fenómenos como la corrupción”, añadió, desenfadado. Luego vendría la dinámica de pedirle posturas sobre todos los males de la región; desde el régimen de propiedad de las aguas en Chile hasta la aspiración marítima de Bolivia. “Todos los pueblos tienen derecho a salir al mar, pero eso no tiene nada que ver con la territorialidad”, sostuvo. También le consultaron por recetas para que los políticos chilenos recuperen la legitimidad perdida: “Que pasen 14 años en cana”, dijo, recordando sus años de prisión en calidad de ex guerrillero Tupamaro, para terminar acariciando el rostro de una periodista: “Es un chiste, mija. Y yo qué sé”, se excusó. A pesar de criticar el consumismo, Mujica no pudo evitar ser acosado por sus seguidores, a fin de posar ante las pantallas de teléfonos y tabletas. Su rostro evidenciaba una lucha interna entre la cordialidad y el hastío. Para las mujeres, en todo caso, articulaba una sonrisa y achinaba sus cansados ojos de 80 años. “Lo del consumismo les entró por aquí y les salió por allá”, remató sin destinatario apartente, previo a regresar a su apacible chacra en las afueras de Montevideo, donde lo espera su casa de paredes sin empastar, su perra Manuela -a la que le falta una pata- y el destartalado Volkswagen Escarabajo de 1987. www.latercera.com
  24. Dura columna de Axel Kaiser contra los “jóvenes privilegiados” que apoyaron lista de izquierda que ganó en la FEUC The Clinic Online 10 Noviembre, 2015 “¿De verdad quieren para Chile el odio y la dictadura de Fidel Castro, denunciada por todas las organizaciones de Derechos Humanos del mundo por sus torturas, presos políticos, miles de asesinatos, policías secretas, además de mantener a la población cubana en la miseria mientras los líderes del partido viven como multimillonarios?”, escribió el director ejecutivo de la Fundación para el Progreso. En una columna en El Mercurio titulada “Ampuero, Rojas y los hijos del Che”, el director ejecutivo de la Fundación para el Progreso, Axel Kaiser, fustigó a los estudiantes partidarios de Crecer, la lista de izquierda que acaba de derrotar al gremialismo en las elecciones de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (Feuc). El argumento que expone el abogado autodefinido como en extremo liberal, apunta a la identificación con la utopía socialista, que según opina generó “miseria generalizada” y “la división fratricida a la que llevó a tantas sociedades”. En ese sentido, se pregunta cómo era posible que un grupo de jóvenes, “todos privilegiados por cierto, se declararan herederos de una tradición que encuentra su principal motor en el odio y el deseo de matar a otros”. Al mismo tiempo, sostiene que resultó chocante para mucha gente el cántico que enarbolaban con la frase “somos los hijos de Guevara, los hijos de Chávez y Fidel… unidos combatiendo hasta vencer o morir!”. Kaise apoya su argumento en que “Roberto Ampuero y Mauricio Rojas, el primero ex militante comunista y el segundo ex miembro del MIR, en su reciente y estremecedor libro “Diálogo de conversos”, nos dan pistas para entender este fenómeno. Ambos quisieron hacer de Chile un paraíso comunista, el primero con las armas más bien intelectuales, el segundo fusil en mano. Y ambos, en el exilio, despertaron de la fiebre revolucionaria que los embargaba para entender algo a lo que muchos estudiantes hoy parecen completamente ajenos: que la utopía socialista, ese esfuerzo por construir un paraíso sobre la tierra donde el hombre nuevo viva en la abundancia absoluta e igualitaria, es una meta tan grandiosa que no hay costo lo suficientemente alto para su realización y, por lo mismo, debe conducir inexorablemente a la dictadura y al genocidio”. “Como ocurrió a Ampuero y a Rojas, no cabe duda de que la mayoría de los estudiantes que en Chile se identifican con doctrinas de extrema izquierda desean hacer el bien. De lo que uno duda es de su capacidad de entender realmente lo que están proponiendo y aquello con lo cual se están identificando”, agrega. Hijos del Che Uno de los aspectos que más enjuicia Kaiser es la identificación de este grupo con la figura del Che Guevara. En ese sentido exclama: “¿Qué significa declarase “hijos del Che”? Pues esto es lo que el Che tendría que decirles: “El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar… un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal”. En otra oportunidad diría: “No soy Cristo y filántropo, soy todo lo contrario de un Cristo. Lucho por las cosas que creo con toda las armas a mi alcance y trato de dejar muerto al otro”. Y agregaría: “Tenemos que crear la pedagogía de los paredones del fusilamiento y no necesitamos pruebas para matar a un hombre”. ¿Realmente es eso con lo que se identifican los jóvenes de izquierda?, ¿buscan convertirse en frías máquinas de matar, como lo hizo Guevara, quien era conocido en Cuba como “el carnicero de La Cabaña”, insiste. A eso, complementa con que “¿de verdad quieren para Chile el odio y la dictadura de Fidel Castro, denunciada por todas las organizaciones de Derechos Humanos del mundo por sus torturas, presos políticos, miles de asesinatos, policías secretas, además de mantener a la población cubana en la miseria mientras los líderes del partido viven como multimillonarios?” Kaiser aprovecha además de recordar al chavismo, régimen que -según dice- transformó un país rico en una dictadura del narcotráfico. “¿Creerán de verdad en lo que dicen los propagandistas del régimen cubano y venezolano, en el sentido de que todos esos son inventos imperialistas, pero que por lo demás en Cuba y Venezuela reina un paraíso de igualdad, democracia, libertad y abundancia y, si no lo hay, es por culpa de los “gringos” capitalistas?”, espeta. “Por último, y más importante aún, ¿están sinceramente dispuestos a que los maten, como estuvieron Rojas y Ampuero, por llevar adelante el sueño de su ídolo máximo, el Che, quien por lo demás murió abandonado en Bolivia luego de ser traicionado por Castro, otro de sus ídolos? Si están dispuestos a todo eso, al asesinato, a la mentira, a la tortura, a la dictadura, a los campos de concentración tipo La Cabaña que dirigía el Che, a crear miseria para los chilenos, a ser muertos y a traicionarse entre ellos, entonces son verdaderos hijos de Guevara, de Fidel y de Chávez y los demás debemos darnos por notificados. Si no es así, entonces lo mínimo que podemos exigirles es un poco de responsabilidad y criterio respecto a las ideas, la retórica y la causa que llevan adelante”, cierra. Fuente: http://www.theclinic.cl/2015/11/10/dura-columna-de-axel-kaiser-contra-los-jovenes-privilegiados-que-apoyaron-lista-de-izquierda-que-gano-en-la-feuc/
  25. Senador asegura que aún hay intentos hegemónicos desde la izquierda Walker da un ultimátum para no ampliar la Nueva mayoría: "Por la misma puerta que entra el PRO, sale la DC" por El Mostrador 8 noviembre 2015 "Cuando se escucha hablar de una federación PS-PPD, o de la posibilidad de un pacto electoral que agrupe las fuerzas de izquierda, surge una preocupación no solo de los dirigentes, sino también de los militantes del PDC, de ver que sectores de la Nueva Mayoría desconocen el valor de la DC", señala el ex timonel de la Democracia Cristiana. El senador y ex presidente de la DC, Ignacio Walker, golpeó la mesa y dio un ultimátum a la Nueva Mayoría en su anhelo de ampliar el conglomerado oficialista, incorporando al PRO que lidera el Marco Enriquez-Ominami, dejando establecido que el ingreso de esta colectividad, motivará la salida de su partido. En entrevista con La Tercera, Walker explica que "sería impensable, porque la Nueva Mayoría se constituyó en torno a ciertas coordenadas, y el PRO en torno a otras. No hay nadie en la DC que esté disponible para algún tipo de alianza política, de candidatura común, con el PRO. Sería incoherente". Y en ese mismo sentido, agrega tajante "por la misma puerta por la que entra el PRO a la Nueva Mayoría, sale la DC. Conozco a mi partido y no va a haber dos voces en el tema". "Espero que la Presidenta entienda y asuma que el gobierno no se escribe en primera persona plural, que este es un esfuerzo colectivo, que la Nueva Mayoría es una realidad diversa, y la unidad se construye sobre la diversidad, al margen de cualquier pretensión de hegemonía. Los pactos electorales no le puede ser indiferentes a la Presidenta, porque se están insinuando lógicas que pueden ser complejas para el propio gobierno", explicó. Walker también estima que en el oficialismo aún hay intentos hegemónicos desde la izquierda, precisando que el acercamiento entre el Partidos Socialista y el PPD es una mala señal para su partido. Mencionó que "la Nueva Mayoría sigue enfrentando la posibilidad latente de un intento de hegemonía de un sector de la izquierda. Cuando se escucha hablar de una federación PS-PPD, o de la posibilidad de un pacto electoral que agrupe las fuerzas de izquierda, surge una preocupación no solo de los dirigentes, sino también de los militantes del PDC, de ver que sectores de la Nueva Mayoría desconocen el valor de la DC". Sobre los acercamientos entre el PS-PPD, Walker sostiene que cualquier intento de reagrupación de la izquierda en torno a un pacto electoral que pudiera marginar a la DC "es el fin de la Nueva Mayoría. Así de claro. Y espero que no tengamos que enfrentar ese escenario. Una cosa es la pretensión de hegemonía de un sector de izquierda, y otra es traducir un bloque de izquierda en un pacto que margine a la DC". "Un esquema de reagrupamiento de la izquierda sería de una torpeza infinita. No solo sería el fin de la Nueva Mayoría, sino que le provocaría un daño irreversible al gobierno de la Presidenta". Además, el ex timonel de la DC indica que existe una preocupación y molestia entre la militancia y dirigencia de su colectividad sobre las relaciones con el gobierno, ya que "hay muchas cosas que ocurren en el gobierno y que no muestran una valoración de la contribución de la DC a este gobierno, y eso me preocupa, porque estos sentimientos de molestia se van acumulando en una dirección no precisamente virtuosa. Yo siento una creciente desafección de la militancia y la dirigencia DC hacia el gobierno. Creo que llegó el momento de definir de mejor forma y aclarar los términos de referencia de nuestra relación con el gobierno". Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2015/11/08/walker-da-un-ultimatum-para-no-ampliar-la-nueva-mayoria-por-la-misma-puerta-que-entra-el-pro-sale-la-dc/
×