Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Gaby Hernández'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 4 results

  1. Gaby Hernández y estreno de “Casa de Muñecos”: “Estamos un poquito sobrexcitados, todas, todos y todes” Este lunes se estrena “Casa de muñecos” y tuvimos la oportunidad de hablar con la actriz Gabriela Hernández, protagonista de la nueva producción dramática de Mega, quien nos contó como ha sido interpretar a Nora y nos reveló cuáles son sus tips para mantenerse tan bien, entre otros temas. Gabriela, interpretas a Nora, el personaje principal en “Casa de Muñecos”. Cuéntanos sobre ella. Mi personaje es una mujer de 75 años que está sospechando que tiene Alzheimer y ha decidido hacer un cambio en su vida. Ha estado 50 años en un matrimonio donde no ha sido muy feliz. Tiene cuatro hijas preciosas y encantadoras pero nunca la valoraron, siempre la engañaron, entonces ella decide que en el poco tiempo que le quede de lucidez quiere hacer su propia vida, tomar las riendas de ella aunque sea tarde e invitar a sus hijas a que hagan lo mismo, que si no están en una relación feliz o si tienen problemas que resolver que los resuelvan a los treinta y tantos o cuarenta años y no esperen a los 75 para hacerlo como lo hizo ella, pero lo hace. Finalmente despierta aunque sea tarde. ¿Cómo van a abordar el tema del Alzheimer? Mira, no vamos a pasar este tema por encima pero tampoco se va a profundizar como si fuera un documental o un programa médico. Se va a tratar con mucha humanidad, mucha simpatía, mucha tristeza también en ciertas partes, pero no se va a pasar por encima. Nora quiere hacer lo que dejó de lado, ¿qué cosas ha logrado hacer hasta ahora en su nueva forma de enfrentar la vida? Bueno, estar con sus hijas, sin los maridos ni niños, compartir con ellas lo que no pudo hacer cuando se casaron y cuando ella estaba pendiente de su marido. También tirarse en parapente, una serie de cosas muy entretenidas, algunas que muchos compartirán y otras personas no. Son deseos muy entretenidos que ella siempre quiso hacer y nunca pudo. Por ejemplo volver a pintar, ella estudió Artes y no la dejaron seguir su vocación, ella vuelve a pintar. En fin, una serie bien entretenidas de cosas. Las escenas que son más riesgosas, por ejemplo cuando se sube al parapente, ¿las haces tú o usas algún doble? La del parapente la hice yo. Algunas del principio, cuando nos metemos… ay no sé si puedo decirlo. Yo me caí en la calle por culpa de una bocatoma sin tapar y me quebré la cadera, entonces algunas de las primeras escenas, y espero que no se noten, cuando estoy de espalda o caminando mucho las hace mi doble porque en esa época yo estaba con muletas, ni siquiera podía dejar las muletas. Pero después ya las pude dejar, se me nota un poquito la cojera hasta el día de hoy pero cada vez menos. Entonces sí se ha utilizado a la doble pero en el parapente y varias cosas más, las he hecho yo y algunas no porque sencillamente no podía soltar las muletas en la vida real. Gaby, si bien tuviste un accidente, en general eres una mujer que se mantiene excelente. ¿Cuál es la receta para estar tan regia? Es una suerte, soy privilegiada, porque tengo buenos genes parece, tengo dos hermanas mayores, que no estamos tiquitaca pero estamos muy bien. Yo nací con un solo riñón, no he tenido una salud de oro toda mi vida pero al parecer de mayor, mala yerba nunca muere, porque no me resfrío a pesar que hemos hecho escenas nocturnas con vestiditos de verano, con un frio impresionante y por suerte no he caído ni siquiera un día a la cama, nada. Solo esta caída que tuve, que le pudo haber pasado a cualquiera y podría haber sido mucho peor. Pero tengo mucha salud, como bien, mucha proteína, una dieta variada pero me preocupo de comer proteínas, no tantas frutas y verduras, las como también pero la mayor parte es proteínas: carnes, queso, leche, huevos, porque si no es como si me faltara la gasolina. Ejercicio no he podido hacer últimamente porque he estado con esto de la cadera pero en general me muevo bastante, no soy nada pasiva. Tienes una gran trayectoria en teatro y televisión, has trabajado en muchas teleseries y ahora eres la protagonista de la nocturna que viene a reemplazar una de las producciones más exitosas de Mega. ¿Cómo te sientes al respecto? Me siento muy agradecida que me hayan dado esta oportunidad, contenta, feliz. Con cada papel que a mí me dan estoy contenta, imagínate cómo me siento cuando me dan un excelente papel, como fue la Lita (de “Pituca sin Lucas”) o varias otras que he hecho antes también. Cada papel que me dan yo lo tomo con cariño y les pongo todo lo que puedo y más de mi cosecha. Este es un escalón más, una etapa más y me encanta, por sobre todo ahora agradezco que me hayan dado esta oportunidad, sinceramente. Estamos a pocos días del estreno de la teleserie, ¿se comienzan a sentir los nervios en el elenco? Sí, estamos un poquito sobrexcitados, todas y todos, todes… y yo con mucha ilusión, con mucha esperanza de que les guste a la gente, de que se rían, lo pasen bien, que también que sepan más sobre el Alzheimer y como que invite a las mujeres que si tienen unas relaciones, en las que están metidas y que son tortuosas, o dolorosas, hagan el cambio, piénsenlo bien, no vayan a seguir otros cuarenta años con ese tipo de relación, no sigan, es linda la vida también cuando agarra las riendas y las vive a concho uno, donde uno es responsable de todo sin depender de nadie. Eso es lo que quiero que las mujeres sientan pero con alegría y ánimo, como está ahora el movimiento de las mujeres con el “no más” o “Me Too”. En esta teleserie te toca trabajar con otro gran actor como es Tito Noguera, primera vez que hacen de pareja en una teleserie, ¿Cómo ha sido esta experiencia? Es un agrado trabajar con él, una persona con tanta experiencia, encantador, muy afín, nos conocemos desde jóvenes. No habíamos trabajado nunca juntos en teleserie pero en teatro si, en El Rey Lear cuando éramos jóvenes y volver a reencontrarnos acá en la televisión ha sido muy agradable para mí. En esta teleserie los protagónicos son realizados por personas adultas. ¿Te has fijado que el público últimamente ha estado premiando la experiencia del actor por sobre la edad y aspecto físico? Sí, es verdad, esto es transversal porque el amor, el dolor es todo tan transversal que no hay que dejar a los viejos afuera. Todo el mundo tiene un abuelo o un padre mayor que quieren, entonces somos personajes de la vida real, absolutamente. En qué familia no hay 1, 2 o 3 ancianos, tenemos la esperanza de vida más alta de toda Latinoamérica así que acostúmbrense porque vamos a llegar todos a mucho más viejo que en toda esta parte del continente.
  2. La intérprete de 79 años protagoniza la nueva teleserie nocturna de Mega, Casa de muñecos. Pese a no tener uno de los personajes protagónicos en Pituca sin lucas, Gabriela Hernández confiesa que luego de interpretar en 2014 a Lita Amunátegui en la exitosa teleserie de Mega, su vida cambió en 180 grados. Tanto, que dejó de frecuentar ciertos lugares, como el Persa Biobío. “Todos me saludan. La gente es muy amable conmigo y nunca antes había recibido tanto cariño”, relata la actriz. Cuatro años después Hernández sigue en la señal de Bethia, aunque esta vez sí tiene a su cargo el papel principal de una ficción, porque será ella quien lleve la historia de Casa de muñecos, la telenovela que sucederá a Perdona nuestros pecados en el bloque nocturno. Allí, la actriz de 79 años será Nora Elizalde, quien luego de ser diagnosticada de Alzheimer decide dejar a su marido, que siempre la postergó y le fue infiel. “Decide liberarse de todas sus cadenas y vivir su vida como ella quiere el poco tiempo que le quede con la cabeza sana”, explica. ¿Lita y Nora son similares? Nora tiene ciertos rasgos parecidos a Lita, como el humor, pero nada más. Nora es una mujer fuerte y valiente, le hace frente a la vida y es más garabatera y menos convencional. Tiene mucho dinero pero no es de familia de apellidos, no es pituca. Usted es una de las pocas actrices de su edad que puede decir que tiene trabajo estable en televisión. ¿Por qué cree que es así? Yo, lo que siempre digo, es que tengo la suerte de tener buena salud. Me quebré una cadera hace poco y ya me repuse. Todo esto de la tercera edad depende de la salud, porque el que no tiene salud o dinero para buenos tratamientos no se le puede pedir que esté feliz en la tercera edad. Yo nunca he experimentado lo de sentirme excluida. Al contrario, de mayor me llamaron para Pituca sin lucas y creo que nadie se imaginó el exitazo en el que se convertiría mi personaje. ¿Teme que dejen de llamarla? No es que le tema. Si sucede, lo encuentro normal. Pero yo todavía estoy vigente. De partida, yo necesito trabajar. Mi sueldo no es ni la sombra de lo que pueden ser otros sueldos de este mismo canal y de otros. A mí lo que me gusta es trabajar y ganar un buen sueldo para mantenerme a mí, ayudar a mi hija y a algún pariente, y poder viajar. Lo demás no me interesa. ¿Siente que tiene algo de Nora? No nací feminista, pero sí con una idea absoluta de la igualdad que tiene que haber entre hombre y mujer. Me eduqué en el Manuel de Salas, un colegio mixto, y mi padre, un español, nos crió a mí y a mis hermanas para que fuéramos mujeres independientes, universitarias, para que jamás dependiéramos de un hombre. Yo nunca fui Nora en la vida real y eso fue por crianza y por personalidad. Casa de muñecos tendrá mucha presencia femenina, partiendo por usted. ¿Qué le parece la ola feminista que se tomó la contingencia? Me parece fantástico, y qué bueno que por fin llegó. Aquí el feminismo llegó tarde. O más bien, creo que hay un resurgimiento del movimiento feminista de los 60, que fue heavy y en todos lados. Tienen todo mi apoyo, porque para mí esto es normal, es lo lógico. Incluso, creo que aquí es tardío. Y no hablemos de feminismo, hablemos de una cosa natural de la que tenemos que darnos cuenta. ¿Cuál es su postura frente a las denuncias de acoso y abuso contra directores de cine y televisión? Es bueno que se norme al respecto y que las madres no críen tan machistas a sus hijos. Eso es lo principal. Después, que las madres no críen a sus niñas como princesitas, y que les den las herramientas para defenderse con inteligencia, hacerlas más fuertes. Que les enseñen que nadie puede pasarles por encima. Muchas veces me enfrenté a situaciones de abuso en la vida, pero si me metía sola en las patas de los caballos, tenía las herramientas para salir. Y si un jefe pretendía algo más, me iba y me quedaba sin trabajo, pero no importa. Hay que enseñarles a las niñas a saber reaccionar y saber elegir.
  3. TVN y Mega coincidirán con esta temática en sus próximas producciones nocturnas La teleserie que Mega acaba de anunciar, y que tiene a Gabriela Hernández como protagonista, incluirá una temática que está muy presente en “Dime Quién Fue”, la próxima nocturna de TVN que ya se encuentra en plenas grabaciones: el Alzheimer. Y es que en la historia que está a cargo del guionista Marcelo Castañón veremos a Adriana, rol que interpreta Claudia Di Girólamo, quien se verá afectada por esta enfermedad, la que la hará dar un giro radical a su vida porque decide cerrar sus días con su conciencia limpia y antes de olvidarlo todo, será ella quien contactará en secreto a Laura (Antonia Santa María) para confesarle que su madre no se suicidó, sino que fue asesinada hace veinte años, en la noche de Año Nuevo. Su confesión será el gatillante de una historia de secretos y venganza. En tanto, en la nueva teleserie nocturna de la señal de Bethia, Gaby Hernández será una mujer que poco a poco va olvidando todo, a tal punto de no recordar pasajes de su vida. Es ahí cuando se da cuenta que enfrenta esta enfermedad, por lo que decide dar un giro radical a su vida: separarse después de cincuenta años de matrimonio y comenzar a disfrutar de manera plena, los momentos de lucidez que le quedan. Según pudieron confirmarnos fuentes al interior del canal estatal, el personaje de Di Girólamo en un principio estuvo pensado que fuera igual al de Hernández. Es decir, tras entregarle su diagnóstico, se separaría de su marido, el que nuevamente recaerá en Francisco Reyes, para comenzar a vivir una nueva vida. Posteriormente esto se desechó, y ambos serán ex pareja en la producción. De hecho, el actor se involucrará sentimentalmente con el personaje de Santa María. “Dime Quién Fue” comenzó sus grabaciones la semana pasada, mientras que la nueva nocturna de Mega recién están en etapa de lectura de guiones y su estreno será para el 2018
  4. Confesiones de 7 divas del teatro chileno La historia de Chile y la del teatro nacional, a través del relato de sus vidas y carreras, desgranan siete de las mayores actrices de su generación en el documental "Viejos Amores". Aquí, a ocho voces, Gloria Münchmeyer, Bélgica Castro, Delfina Guzmán, Carmen Barros, la cineasta Gloria Laso, Nelly Meruane, Gaby Hernández y Liliana Ross reafirman por qué la actuación ha sido el eje de sus vidas. Por María Cristina Jurado. Fotografías: Carla Dannemann. Yo quisiera morirme arriba del escenario. La frase la repiten todas. Siete mujeres que han hecho su vida sobre el escenario. Siete actrices con carreras teatrales rutilantes y medio siglo de recuerdos que dan origen a "Viejos Amores", documental de una hora y media que da cuenta de cómo se forjaron estas divas nacionales. Se estrena hoy en el Gam y, desde el jueves, se podrá ver en la Cineteca Nacional y en el Cine Arte Alameda, antes de ir a regiones. Una experiencia fílmica que emprendió hace menos de un año la actriz y cineasta Gloria Laso, su segunda incursión en el cine. Y, en los días de su estreno, estas siete actrices icónicas repasan y recuerdan. Como Gloria Münchmeyer: -Yo no he hecho nada extraordinario. Lo único que he hecho es trabajar toda la vida nomás. Y no parar y persistir. El único mérito que tengo yo como actriz es la persistencia. Y creo que este documental es un premio a la persistencia, la de todas. Persistencia en el tiempo, a pesar de los embates de todo tipo. Münchmeyer, altiva, de personalidad directa y dueña de una de las mayores reputaciones actorales en este país -acumulada en 49 años de vida profesional- es esquiva en sonrisas. A veces, su sentido del humor traspasa la barrera. Entonces, todo su cuerpo se ríe: -Mira, para el 2016, estoy igual que Sampaoli. Esperando las ofertas y ofreciendo seis años ¡por muchos millones de pesos! El año pasado, esta actriz cosechó aplausos en todos los géneros, desde las televisivas "Los Años Dorados" y "Las Matriarcas", hasta la teatral "El Marinero", de Fernando Pessoa, pasando por la cinematográfica "El Bosque de Karadima". Y, aunque no dice su edad, "tengo menos de los que crees y más de los que quisiera tener", Münchmeyer reconoce que debutó, veinteañera, a mediados de los 60, y enfiló, con tesón y talento, directo al estrellato. Para la cineasta y actriz Gloria Laso era importante recoger la experiencia de estas mujeres. -En 80 o 90 años de vida, ellas tenían la experiencia de toda la historia del país. Y creo fundamental guardar la memoria, los viejos tienen sabiduría, inteligencia, conocimiento de vida: había que transmitir ese conocimiento a las nuevas generaciones. Para los nuevos actores, el ver a estas mujeres que tienen 94 años y siguen arriba del escenario y tienen vidas tremendamente ricas, tremendamente valientes, es algo que quedará. Laso acumuló veintidós horas de conversación que, en un laborioso trabajo, se convirtieron en una película de una hora y media. Desde sus propias casas, Delfina Guzmán, Bélgica Castro, Liliana Ross, Gaby Hernández, Nelly Meruane, Gloria Münchmeyer y la actriz y cantante Carmen Barros evocaron tropiezos, alegrías, amores, vidas y carreras. Incombustibles y vigentes Bélgica Castro -quien este año batió dos récords: cumplió 95 años y veintiuno desde que ganó el Premio Nacional de Artes de la Representación, y es considerada por los expertos como la mejor actriz que Chile ha tenido- sorprende por su energía y vigencia. Castro respira teatro y jamás ha cedido frente a las millonarias ofertas en televisión, un medio que ella juzga mediocre y pobre. -Nunca voy a parar en teatro. Si puedo trabajar, sigo. Porque te llena la vida tener un compromiso, eso es lo que importa. En este momento tengo fuerza, tengo ánimo, puedo aprender cosas. Uno nunca termina, yo quiero aprender siempre. Recuerda sus inicios con Pedro de la Barra en el Teatro Experimental de la Chile, un teatrista visionario que la marcó en el oficio. También su amor por el dramaturgo Alejandro Sieveking, "¡lo más importante que me ha pasado, porque él también es teatro!". -Lo conocí y nunca más nos separamos... Alejandro ha sido una suerte para mí, me ha aconsejado, es muy inteligente, me ha orientado a elegir solo teatro de calidad. Ahora, desde el 5 de abril, voy a actuar en "Pobre Inés, sentada ahí", que él escribió. Es muy interesante. -Entonces, ¿nunca dejará las tablas? -¡Cómo se te ocurre! ¡Para qué irse cuando lo están buscando a uno! Y yo escucho y acepto..., pero solo cuando las cosas son de calidad, esa es la condición. Las anécdotas salpican la filmación. Como cuando Carmen Barros recuerda a sus padres, embajadores en Berlín, bailando Charleston entre plato y plato, para no engordar. O cuando Nelly Meruane, 87, evoca a los suyos, inmigrantes árabes y comerciantes en Toltén, quienes iban a comprar en bote porque llovía mucho. Gaby Hernández, quien el año pasado destacó en la teleserie "Pituca sin Lucas" e hizo cine, recuerda en el documental sus viajes por el mundo: -Tengo 77 años y actúo desde los 21. Con Gloria (Laso), que es muy amiga mía, nos fuimos por el lado de mis aventuras, porque yo he tenido una vida muy aventurera. Pero mi profesión siempre ha sido parte fundamental de ella, todo ha estado absolutamente imbricado. Por primera vez, en 2015 no hizo teatro. La televisión la absorbió. "Siempre había hecho televisión y teatro. Y, cuando no hacía televisión, como en España, hacía teatro y clases, hacía esto y lo otro. El año pasado me tocó un papel que tenía muchas escenas en una teleserie de mucho éxito, también hice cine. Pero no teatro. Y, por un momento, me sentí muy vacía. Porque la energía la habría sacado, por supuesto. Siempre saco energía para hacer teatro". Y Carmen Barros, cuyos hitos teatrales, evalúa, fueron la Carmela de San Rosendo en "La Pérgola de las Flores" en 1960 y "Esta Señorita Trini", dos años antes -que ella califica como la primera comedia musical chilena y que hoy está en manos de un productor para reponerse en 2016 con ella como directora-, tuvo sus inicios en el canto: -Yo pasé a las tablas como cantante, después de estar metida de lleno en una carrera operática. Y es que la ópera te pone en las tablas. Mi primera incursión fue muy linda, vino un elenco del Metropolitan de Nueva York a hacer la única ópera de Beethoven, "Fidelio". Son diálogos hablados en alemán y yo, como hablaba alemán como el castellano, fui llamada para hacer La Muchacha. Fue mi primera subida al escenario del Teatro Municipal. Con un éxito extraordinariamente bueno, porque éramos dos chilenos nomás. Fue en 1945 y Carmen tenía 20 años. Hoy, a los 91, brilla en "Los Años Dorados". Y a Nelly Meruane, quien también debutó en el Teatro Municipal con "El Tiempo y los Conway" en 1952, muchos de sus roles la marcaron de por vida. Hoy, a los 87, nombra a la pituca Cotocó Pereira -gran amiga de Bebé Mackay de Moller, que interpretaba Silvia Piñeiro en una de las series más famosas que recuerda Chile, "Juani en sociedad"- y se ríe con nostalgia. En sus paseos, la paran en la calle: -El público es realmente el juez de uno. Y tú en la calle ves el amor que la gente siente por uno, es una cuestión impresionante. Eso quiere decir que uno ha perdurado. Y eso a mí me llena, me da una satisfacción inmensa: dejé algo en esta vida. Durante 25 años, Meruane, quien es profesora titulada en la Chile, actuó y enseñó al mismo tiempo. "Una profesión se nutría de la otra. Por ejemplo, anoche era la Cotocó. Al otro día llegaba y las niñas se descolgaban por las ventanas del liceo para mirar a esta persona que estaba anoche en la televisión. En clases, ¡yo les hacía todos los personajes! Lo pasaban muy bien conmigo". Como Delfina Guzmán, quien desafió a su medio conservador a mediados de los 50; como Bélgica Castro, quien llegó de Temuco para ser profesora; como Gaby Hernández, cuyo padre quería que ella fuera pianista; como Carmen Barros y su pasado aristocrático; como Liliana Ross, quien llegó de Italia huyendo de la Segunda Guerra; como Gloria Münchmeyer, Nelly Meruane tuvo que vencer infinitas barreras para ser actriz: -En este documental está la vida, y todo es importante, todas las facetas. De dónde viene uno, cómo evolucionó, como sufrió para poder lograr lo que uno quería. Por todo ese entorpecimiento familiar...¡que 'cómo la niña iba a estar en un escenario'! Todos esos atavismos que existían. Y ya lleva 64 años. -El teatro para el ser humano es purificador. Es un arte que sube el estatus del hombre, en el sentido de lograr alcanzar dimensiones. Me acuerdo de "Mama Rosa", que fue un hito teatral en 1982. Nosotros veníamos llegando de vivir nueve años en Caracas. Y ahí vino el famoso director Pedro Mortheiru y yo le dije: '¡Cómo se te ocurre que voy a interpretar a una niña de 16 años!'. Ya la tercera vez que me vino a convencer, le contesté: 'Bueno, está de Dios'. Y partimos con "Mama Rosa", una de las cosas más lindas que he hecho en mi vida. "vivir otras vidas" Delfina Guzmán, deslenguada, inteligente y talentosa, continúa, a un mes de cumplir sus 88, diciendo lo que piensa y haciendo lo que dice. Es una de sus gracias. Como hoy, que recuerda uno de los momentos clave de su existencia, cuando descubrió su oficio. Ya estaba casada con su primer marido y tenía dos hijos pequeños, Joaquín y Nicolás. - ¡Tuve muchas dificultades para poder actuar! Muchas dificultades para cumplir mi profesión, la más linda que puede tener un ser humano. Y me acuerdo de un momento en que me dio mucha rabia. Alguien me preguntó en qué trabajaba yo. 'Soy actriz', le contesté. Y me dice: 'No, le pregunto en qué trabaja'. Entonces me enojé y le digo, furiosa: 'Mire, yo además de hacer teatro, soy puta'. -Ha dicho que su estreno de mayo será su última obra. -¡Quién sabe, no soy adivina! En verdad, no me lo creo ni yo misma. Pero no todo fueron risas. También hubo lágrimas. Por ejemplo, cuando las siete actrices recordaron el 11 de septiembre de 1973, un evento que a todas les trastocó la vida de diferentes maneras. Dice la documentalista: -Yo creo que el golpe, en mayor o menor medida, a todos nos quebró la vida. La gente no volvió a ser la misma, aunque hayan sido los momios más momios, hasta los mismos militares. El país cambió y es otro. Pero, cruzando los momentos difíciles de sus vidas y carreras -ninguna esquivó recuerdos- las siete actrices encontraron la tónica que domina la película. La palabra clave fue Entusiasmo. Laso dice: -Ellas tienen más de 80 y 90 años y siguen entusiasmadas. Siguen trabajando, siguen queriendo, siguen enamoradas, siguen contentas. Creo que son un paradigma para las personas en general, pero en particular para las mujeres. Esas mujeres que se dejan morir porque el marido se les fue con una más joven o porque los nietos son lo único que importa y ellas ya no valen. Yo creo que no, ¡que uno tiene que seguir creciendo! La actriz Carmen Barros concuerda: -Me siento parte de la memoria de Chile. Soy alguien que ha sido muy querido por el hombre de la calle. Ahora, con "Los Años Dorados", es impresionante la cantidad de gente que se me acerca. Con este personaje, a pesar de que esta vieja es lo más pesado del mundo, la gente me pesca, me abraza y me dice: 'Sigue, sigue diciendo garabatos'. Como si fuera yo quien los dice. También comparte esta óptica Liliana Ross, quien, a los 76, va al gimnasio regularmente y cumplió medio siglo en las tablas. Ross, quien en realidad se llama Brescia, llegó a Chile a los seis años con su familia desde Italia, huyendo de la Segunda Guerra Mundial. Se subió a un escenario en los años 40 y lleva consigo recuerdos imborrables. Uno de ellos se liga directamente a un hito actoral. -Fue la teleserie "Machos", de 2003. Una de las cosas más maravillosas que he hecho y por la cual he sido reconocida en Chile y hasta en San Petersburgo, Rusia. Se exportó a muchas partes. En 2007, estando en San Petersburgo con Raoul (su marido), estaba comprando y una muchacha me dice: 'You are an actress, you are the one of Machos'. Y me abraza llorando. En Rusia dejaban el original y escribían abajo en ruso. Puede hablar horas de cómo las obras del Siglo de Oro español definieron mucho de su aprendizaje y de su vocación. "Haber hecho, La vida es sueño, con Héctor Noguera fue un trabajo que me obligó a prepararme. Y a trabajar la voz, el comprender, el entender lo que estabas diciendo porque no era nada fácil'. Hoy siente igual entusiasmo que cuando se quemaba las pestañas con los textos y, en paralelo, criaba a tres hijas. -El teatro, más que la televisión, es la gran escuela para un actor. Lo que uno más ama es el teatro. Es donde uno realmente se da cuenta que esta es una profesión, donde te afirmas en tu trabajo. Y para la actriz Gaby Hernández, quien está en la teleserie "Pobre Gallo" y actuará en la obra "Fugitivos de la ausencia", del dramaturgo Jorge Díaz, hay un solo hito en sus 56 años arriba del escenario: -Mi carrera de más de 50 años. Por la que me gusta levantarme todos los días a trabajar todavía. Y crear personajes. Y vivir otras vidas. Un hito haber podido hacer algo que me fascinó desde niña y todavía me fascina. Ese es mi gran hito. Maquillaje: Glenda Barra para Bobbi Brown. "anoche era la cotocó. al otro día, las niñas se descolgaban por las ventanas del liceo para mirarme", dice Nelly Meruane, actriz y profesora. Disciplina férrea, ética y defensa de textos de calidad ha sido la tónica de estas siete actrices icónicas de Chile. Y un amor sin límites por el teatro. 1. Liliana Ross, con poco más de un año, en Italia, con su madre. 2. Delfina Guzmán, quien pronto cumplirá 88 años, en 1929. Tenía un año de edad. 3. La actriz y cantante Carmen Barros a fines de los años 50, en la Plaza San Marcos de Venecia. 4. Bélgica Castro en 1953, en el Teatro Experimental de la U. de Chile, con Agustín Siré. Fuente: Revista Ya, Martes 8 de marzo de 2016.
×