Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Entrevista'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 455 results

  1. 12 Agosto 2019 General director de Carabineros: "Esta crisis, muy dura, sirvió" Mario Rozas, en una entrevista televisada, aseguró que la crisis institucional ha impulsado mecanismos de control para que "no vuelva a ocurrir nunca más". "Fuimos soberbios como institución", reconoció. Sobre el Caso Catrillanca, Rozas aseveró que se detectó "una falta de actitud, de acción y, sobre todo, una falta de control en los respectivos niveles de mando". El general director de Carabineros, Mario Rozas, aseguró este domingo que la "crisis muy dura" que ha enfrentado la policía uniformada en el último tiempo, a raíz del fraude conocido como "Pacogate", la "Operación Huracán" y el Caso Catrillanca, "sirvió" para implementar mecanismos de control para que una situación como esta "no vuelva a ocurrir nunca más". Rozas, en entrevista con el programa El Informante de Televisión Nacional, expresó que la crisis fue "una suma de acontecimientos, de circunstancias, hechos, que indudablemente nosotros como institución también tuvimos mucha culpa". Respecto al millonario fraude en Carabineros, el general director aseguró que "todo lo que pasó, que muy bien lo sabe la gente en su casa, fue cometido por un grupo de personas que se coludieron para robar, otros que se coludieron para cometer ilegalidades. Fue una falta de control. No es que la institución haya estado descontrolada, pero sí nosotros desde casi ocho meses a la fecha lo que hemos aplicado ha sido un estricto control, sobre todo controles cruzados y controlar bien la gestión". "Por eso es que a los generales, a los coroneles, a los mayores, a los que tienen mando directo sobre los carabineros les exigimos eso, sobre todo control", añadió Rozas. "Fuimos soberbios como institución" Al respecto, agregó que "las instancias de mando no dieron el ancho, no hubo efecto deseado. Y por eso es que hay que ser bastante crítico. Yo lo he dicho en más de una ocasión:fuimos soberbios como institución, en el sentido que nos miramos el ombligo y no supimos observar lo que estaba pasando a nuestro alrededor. Y no supimos incorporar las asesorías para poder ir colocándonos a las alturas de las circunstancias y del tiempo, de modernizarnos poco a poco". "Por eso que esta crisis, muy dura, sirvió. Estamos implementando mecanismos de control eficientes, eficaces y sobre todo incorporando la mejor gente, tanto en el ámbito interno como externo, para que esto no vuelva a ocurrir nunca más", enfatizó el general. "Mientras más control exista, indudablemente que va a ser mucho mejor para los carabineros. Yo creo que el primer control es el autocontrol, la disciplina consciente. Por eso, es que estamos apuntando a que nuestros carabineros sean formados de una base doctrinaria, disciplinaria, histórica y sobre todo de probidad, transparencia y, también, con apego a los derechos humanos. Y en forma paralela ir incorporando los mecanismos de control externo (..) Todo para detectar y corregir conductas que puedan en algún momento dado llevarnos a cometer estos errores, que finalmente fueron horrores", agregó. Caso Catrillanca: "Detectamos una falta de actitud, de acción y, sobre todo, una falta de control" Consultado por las circunstancias en que ocurrió el crimen del joven comunero mapuche Camilo Catrillanca, en Ercilla, Mario Rozas señaló que "hemos analizado ese caso y una vez más ahí detectamos una falta de actitud, de acción y, sobre todo, una falta de control en los respectivos niveles de mando". "Esa es lección aprendida y desde ahí para adelante cada vez que hemos tenido un caso de esta naturaleza, no igual pero sí parecido, hemos ejercido un control bastante severo. Cuando hay alguna duda razonable, lógica, hemos sido nosotros mismos los que hemos denunciado al Ministerio Público alguna situación que revista algún carácter de delito", agregó. Fuente: https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/ff-aa-y-de-orden/carabineros/general-director-de-carabineros-esta-crisis-muy-dura-sirvio/2019-08-12/003103.html
  2. 04 Agosto 2019 “Lo de Camilo Catrillanca no fue un asesinato” y otras frases de la última entrevista de José Antonio Kast El líder del futuro Partido Republicano se mostró confiado en estar en la papeleta de la próxima elección presidencial, no especificando si lo hará con Chile Vamos. José Antonio Kast fue el invitado de este domingo al programa Mesa Central de Canal 13, instancia en que habló de terrorismo, la Araucanía, pensiones y el futuro electoral en la derecha. El líder del futuro Partido Republicano se mostró confiado en estar en la papeleta de la próxima elección presidencial, no especificando si lo hará con Chile Vamos. Asimismo, José Antonio Kast dejó en claro su postura valórica, diciendo que no cederá en una eventual coalición con partidos más liberales, como es Evópoli. “Son ellos los que tendrán que elegir”. La Araucanía y Ley Antiterrorista – “En la Araucanía hay terrorismo todos los días”. – “Que Huenchumilla le conteste a la gente de la Araucanía si existe terrorismo o no”. – “La Ley Antiterrorista tiene menos facultades que la lay para combatir el narcotráfico o el robo de cables”. – “Los terroristas son desalmados que no tienen patria, que no tienen ley, no tienen bandera. Algunos con orgullo dicen que quieren territorio autónomo”. – “El Presidente Piñera no tiene ni actitud ni carácter”. – “En esa zona no hay Estado de Derecho”. Caso Catrillanca – “Ahí había un procedimiento policial después de un robo terrorista de un vehículo”. – “Lo de Camilo Catrillanca no fue un asesinato, fue un procedimiento policial que terminó en una lamentable tragedia”. – “Puede ser un cuasidelito de homicidio, pero que es un asesinato a sangre fría, no lo es”. Pensiones y Gobierno – “Guiller es un peligro institucional. Hoy tendríamos una Asamblea Constituyente, el doble impuesto, hasta podría haber eliminado la AFP”. – “Hay que subir el aporte previsional, pero el 4% al ente estatal es renunciar a la libertad de las personas”. – “¿Por qué voy a entregar mi 4% a un ente público donde el director podría llegar a ser Francisco Vidal?”. Chile Vamos – “Con Lavín jugamos en canchas distintas. Yo no estoy en los matinales todos los días, yo no dirijo la comuna más rica de Chile. Es muy fácil cuando vas a un panel con Francisco Vidal y hago cosas entretenidas. Muchas veces las soluciones que da en Las Condes no sirven en otras comunas”. – “Hoy no me invitaría las primeras de Chile Vamos. Iría directo a primera vuelta”. – “Evópoli tiene dos años de elegir si van a votar por Beatriz Sánchez o por mi”. – “No tengo una disputa con mi sobrino Felipe Kast. No me interesa una guerra con mi familia”. Fuente; https://www.eldinamo.cl/nacional/2019/08/04/frases-jose-antonio-kast/
  3. 21 Junio 2019 Trump: No hemos sido lo suficientemente duros con Venezuela El presidente de Estados Unidos definió además como "un proceso" su reconocimiento de febrero al opositor Juan Guaidó. En entrevista con Telemundo, el mandatario también presumió de haber sido "duro" con Cuba. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este jueves que su gobierno no ha sido lo "suficientemente duro" con Venezuela en su objetivo de deponer a Nicolás Maduro como mandatario. "Hemos sido muy, muy duros. Alguna gente dirá que hemos sido demasiado duros. Yo digo que no hemos sido lo suficientemente duros", afirmó Trump en una entrevista conTelemundo. El mandatario estadounidense también definió como "un proceso" su reconocimiento de febrero al opositor Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, un cargo que no ejerce. "He sido muy, muy duro con Cuba" En la entrevista, Trump también presumió de haber sido "duro" con Cuba: "He sido muy, muy duro con Cuba. Nadie ha sido como yo con Cuba. Vamos a resolver lo de Cuba. No de la forma que lo hizo Obama, que fue un desastre. Vamos a encargarnos de Cuba". Trump se mostró confiado en que su "dureza" con Cuba y Venezuela le permita ganarse la simpatía de los electores en Florida -con mucha inmigración de estos dos países- y ganar de nuevo este estado clave en las elecciones de 2020. México "ha cumplido con el acuerdo" Sobre México, el mandatario dijo que "esta semana" considera al país vecino como un "amigo" ya que está haciendo "un gran trabajo" tras la firma del acuerdo migratorio. "Tienen a 6.000 personas camino de la frontera. Tropas. Y están haciendo un gran trabajo. Quiero decir, hasta la fecha han hecho un gran trabajo", afirmó Trump. "Han cumplido -añadió- con el acuerdo. Si no lo estuvieran haciendo, impondría aranceles". El presidente dijo estar dispuesto a reunirse con su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y también mencionó sus "buenas relaciones" con los gobiernos de Mauricio Macri en Argentina e Iván Duque en Colombia. Trump también abordó en la entrevista su amenaza de deportar a "millones" de inmigrantes a partir de la próxima semana, y afirmó que los votantes latinos apoyan esa medida. Los votantes latinos "quieren que lo haga (...) No quieren perder sus empleos. Quieren mantener sus salarios, los aumentos. Y no quieren crimen. Cuando tienes a gente ingresando (al país), tienes a la (pandilla) MS-13 ingresando". "Si hay un (pandillero) entre cada 100 (inmigrantes), es demasiado", añadió. Fuente: https://www.cooperativa.cl/noticias/mundo/venezuela/trump-no-hemos-sido-lo-suficientemente-duros-con-venezuela/2019-06-21/002824.html
  4. 16 Junio 2019 Giorgio Jackson: El Frente Amplio está en el momento de dar el salto o quedarse relegado El diputado RD resaltó que el bloque está "madurando y en mejores condiciones de ofrecer alternativas", pero con el riesgo de no superar el "rol de irrelevancia" que -dice- se le ha asignado. Ya está mirando hacia las elecciones municipales y cree que será "tremendamente necesario" conversar con el PS y el nuevo bloque Unidad por el Cambio. El diputado Giorgio Jackson (RD) planteó la "tremenda necesidad" de que el Frente Amplio converse con el Partido Socialista y el recientemente creado bloque Unidad por el Cambio -conformado por el Partido Comunista, el PRO y la Federación Regionalista Verde Social-, con miras a las elecciones municipales del próximo año. El ex líder estudiantil se reunió, antes de que se conocieran los resultados de la encuesta CEP, con la presidenta de Revolución Democrática, Catalina Pérez, instancia en que se ofreció a liderar la estrategia y el trabajo en terreno del partido para los comicios; la respuesta de la timonel fue afirmativa. "Tengo la impresión de que va a ser tremendamente necesaria una conversación entre el PS, Unidad por el Cambio y el Frente Amplio. No lo veo como algo nacional, pero sí vamos a tener la necesidad de conversar", aseguró Jackson en entrevista con La Tercera. Sobre el resto de los partidos de la oposición, evitó "hacer una lista de supermercado, sino que (recibirán a) los que tengan la voluntad para articularse para que haya una diferencia en los municipios"; pero descartó a la DC, que "tomó la decisión de aislarse y me imagino que dentro de esa acción calcularán las consecuencias de sus decisiones, y al Partido Radical, que está "un poco más aislado también en esa búsqueda de réditos de corto plazo en materia legislativa". "Responsabilidad para ofrecer liderazgos", tras encuesta CEP En tanto, respecto a los resultados de la encuesta CEP, comentó que la baja aprobación ciudadana al Gobierno de Sebastián Piñera (25 por ciento) "nos entrega una enorme responsabilidad, y lo digo particularmente por quienes estamos en el Frente Amplio, para ofrecer liderazgos y propuestas alternativas (...) estamos en mejores condiciones de ofrecer alternativas porque no cargamos con expectativas frustradas desde antes". En ese sentido, marcó las diferencias con el nuevo Partido Republicano de José Antonio Kast, porque en éste "más de la mitad de su gente son ex UDI", mientras que "en nuestro caso ha habido un interés de plantearnos dudas y de apertura al diálogo con el resto". "Hemos ido madurando esta idea de la duda y no las certezas. Es cierto que al comienzo de la instalación del Frente Amplio, me incluyo, lo que se leían eran certezas con cierto tono de arrogancia porque queríamos irrumpir y cuestionar. Cuando uno cuestiona no cuestiona con dudas, cuestiona con la rabia que muchas veces hay. Hoy el FA está pasando por un momento de madurez en el que podemos dar el salto o podemos quedarnos relegados a un nicho", expuso. Pese a que reconoce que "las encuestas son una foto" y llama a no "sobregirarnos" ya que "tuvimos una mala experiencia con encuestas en general", apuntó que "en el Frente Amplio estamos bien posicionados hoy dentro de la oposición para poder ejercer un liderazgo mayor que el rol de irrelevancia, de una minoría (...) que se nos ha asignado, eso va a ir cambiando bruscamente". Sobre la ministra Cubillos, su "popularidad emocional" e interpelación Sobre la aparición de la ministra de Educación, Marcela Cubillos, en el cuarto lugar de los políticos mejor evaluados, el ex líder estudiantil lo atribuyó a la "popularidad emocional" de las "posturas que ha esbozado", algunas de las cuales buscan "instalar un miedo general y generar adhesión a partir de ese temor". En tanto, el diputado acusó que "en el ministerio de Educación ha habido tremendos problemas de gestión, de ejecución presupuestaria, de implementación de las reformas", y aunque aseguró que no está "en condiciones" para "asegurar que haya explícitamente un incumplimiento de deberes o alguna falta que amerite la acusación constitucional", sostuvo que "hay antecedentes de sobra para hacer una interpelación". Fuente: https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/politica/frente-amplio/giorgio-jackson-el-frente-amplio-esta-en-el-momento-de-dar-el-salto-o/2019-06-16/111722.html
  5. 10 Junio 2019 Presidente del Banco Central: Las reformas son un "elemento de incertidumbre" en la economía En entrevista con Lo Que Queda del Día, Mario Marcel se refirió a la disminución de la tasa de interés anunciada el pasado viernes. "Hemos tenido durante un tiempo relativamente prolongado una inflación menor a la que corresponde a nuestra meta", manifestó. Mario Marcel agregó que "en la medida que desaparezca esa incertidumbre" eso ayudará "a que se mantenga un buen ritmo de crecimiento". El presidente del Banco Central, Mario Marcel, se refirió a las reformas económicas que está impulsando el Gobierno y aseguró que son un "elemento de incertidumbre" en la economía del país. En entrevista con Lo Que Queda del Día, el presidente del ente emisor aseguró que "el que haya proyectos de reformas importantes en discusión legislativa, por supuesto, es un elemento de incertidumbre". En esa línea, se refirió particularmente a la situación de la reforma tributaria y aseguró que "un inversionista, un emprendedor, obviamente va a querer saber qué impuestos se le van a aplicar a futuro y, por lo tanto, es deseable que vaya despejándose esa incertidumbre, que haya mayor claridad sobre cuáles son los impuestos que se va a tener que pagar". "Ahora, hay un conjunto de proyectos de inversión que está avanzando de todas maneras, igual se están desarrollando, igual vemos algún avance en la inversión en la construcción pero posiblemente, en la medida en que desaparezca esa incertidumbre, probablemente también eso va a ayudar a que se mantenga un buen ritmo de crecimiento de la inversiónhacia adelante", agregó. Tasa de interés Marcel se refirió a la decisión del Banco Central de disminuir la tasa de interés y realizar el anuncio el pasado viernes. En ese sentido aseguró que haberlo comunicado ese día tiene que ver con "una razón de transparencia". "Si el viernes el consejo del Banco adoptó una decisión importante como fue el reducir la tasa de política monetaria, era un poco complejo dejar pasar dos días completos sin poder dar una explicación más detallada de las razones para hacerlo", manifestó. En ese sentido, detalló que "es una decisión importante que sabemos que el mercado no la había anticipado plenamente y, por lo tanto, si no hubiéramos dado una explicación más completa habríamos dado espacio para que hubiera habido mucho especulación al respecto". "Nuestra preocupación está determinada por el hecho de que hemos tenido durante un tiempo relativamente prolongado una inflación menor a la que corresponde a nuestra meta", explicó Marcel. Efectos para el chileno común El presidente del Banco Central además explicó qué efectos puede tener la disminución de la tasa de interés para el chileno "de a pie". En ese sentido, manifestó que "la economía chilena está creciendo más que lo que lo hizo en el período más bajo del ciclo. Ese crecimiento ha estado durante los últimos trimestres liderado por la inversión, eso es algo positivo. Por otro lado, el consumo se ha mantenido relativamente creciendo de manera bastante estable en el tiempo. Esos son todos elementos positivos". Aunque agregó que "necesariamente es un crecimiento que tiene que tomar en cuenta lo que está ocurriendo en el resto del mundo, lo que va pasando en ciertos sectores productivos". En la misma línea, explicó que la disminución "significa que se reduce el costo del crédito, que vamos a tener tasas de interés de mercado más bajas, que van a permitir -por ejemplo- a familias que están más endeudadas renegociar sus deudas con un costo menor, van a pedir financiar proyectos de emprendimientos, considerar la compra de una vivienda o algún tipo de inversión a costos financieros menores, por lo tanto, es algo positivo". Fuente: https://www.cooperativa.cl/noticias/economia/crecimiento/chile/presidente-del-banco-central-las-reformas-son-un-elemento-de/2019-06-10/200103.html
  6. 04 Junio 2019 Mauricio Jürgensen: “Me siento, como muchas personas de izquierda, huérfano de referente” El próximo 12 de junio cumple un año como panelista del matinal Bienvenidos. Sentado en el lobby de Canal 13, el inesperado rostro de televisión reflexiona acerca del rol que cumple cada mañana frente a la pantalla y a quiénes intenta representar: una voz disidente pero privilegiada, que busca aportar sentido común, aunque sienta pudor al decirlo en voz alta. Con 44 años y una carrera incipiente como panelista televisivo y conductor en “Sigamos de largo”, el periodista viñamarino conversa con The Clinic y habla de la indignación como motor para exigir la palabra cada vez que lo cree correcto. Además, habla sobre la polémica salida de su compañera de panel matutino, Raquel Argandoña, y niega rotundamente haber estado al tanto de su salida. En pocos días Mauricio Jürgensen cumplirá un año frente la pantalla como panelista de Bienvenidos, el matinal de Canal 13 que desde su llegada ha experimentado una reestructuración que pretende abordar la contingencia haciendo foco en hechos noticiosos de alto impacto en la opinión pública. La muerte de Margarita Ancacoy, el asesinato de Camilo Catrillanca, el juicio por la muerte del profesor Nibaldo Villegas, el misterio tras la muerte del Cangri, han sido solo algunos de los temas. Es en ese lugar donde también la voz de radio Cooperativa ha marcado la diferencia con opiniones punzantes, preguntas incómodas y desprejuiciadas lo que, era que no, le ha valido no solo elogios, sino que también varias capoteras virtuales. Sobre el balance de este primer año, el periodista dice que pasar al ojo público fue lo más chocante del proceso; “ver cómo se amplifica todo lo que uno pueda decir”, dice. De todos modos, reconoce que se mantiene atento para no distraerse de “lo que es realmente importante”. ¿Y qué es lo realmente importante? -Soy periodista, pero hay mucha gente a la que le parece raro que yo esté aquí. A veces es como si antes de la televisión, fuera todo o nada, o como si lo que hiciste antes fuera algo olvidable, como si entrar a la televisión te cambiara la vida dramáticamente. Yo no lo veo así. Tengo 44 años, entré “viejo” a la tele. Tampoco entré con ganas de hacer deliberadamente una carrera televisiva; a mí me invitaron a ser parte de un panel donde se tocan otros temas, un panel más informativo. Sí, desde tu llegada, el formato de ‘Bienvenidos’ también cambió harto. -Yo creo que sí. Y eso coincidió con una inquietud que yo tenía de no “jubilarme” como crítico de música. Encantándome todo lo que tiene que ver con el mundo de la música, y particularmente la música chilena, sí tenía ganas de buscar algo distinto. No había pensado en un matinal precisamente, pero coincidió con que se me ofrecía hablar de temas distintos y aportar desde otro lugar. Y siento que ha sido un conocimiento mutuo. Por un lado para ellos y por otro lado para mí, en el hecho de ver hasta dónde puedo llegar, tensar mis límites, ver lo que te dice la guata, el sentido común. Y sí, se me fue aclarando de manera natural, siempre desde la mirada de un periodista. Entonces sí, siento que el saldo ha sido positivo. Mientras me siga sintiendo cómodo y mientras siga sintiendo que soy un aporte donde estoy, voy a seguir acá. ¿Había algo que te generara pudor? -En la entrada lo que sí me preocupaba era esto de ser más autorreferente o doméstico con tus experiencias. O que tengas que bailar o que tengas que disfrazarte. Bueno, finalmente he hecho todo eso, pero creo que también tiene que ver con prestarse para un juego. Mi temor siempre fue que eso fuera más relevante que lo otro. Yo soy periodista, el contenido es lo que manda, pero si me disfrazo de Bee Gees o si bailamos una cueca, es también parte de lo que significa estar en la tele y me presto a eso de manera natural, sin tanta complicación. El día que sienta que estoy haciendo únicamente el loco, créeme que no voy a estar acá. Parte de la comodidad que yo he sentido es que no he tenido que actuar ningún papel. ¿Ese era un temor? -Yo siempre sentí cuando miraba la tele, en otra época, que había mucha gente simulando emociones, cercanía o fingiendo, qué se yo, la tristeza o lo que fuera, un poco actuando para la tele. En mi caso, yo soy lo que se ve en pantalla. He opinado desde ese lugar, desde lo que pienso, no he ocultado ni mi pensamiento político, ni mi simpatía sobre ciertos temas. He cuestionado abiertamente en pantalla cosas que no me gustan o no me parecen, he tenido esa libertad y agradezco que se me permita tenerla, pero por otro lado siento que es lo mínimo. Claro, te contrataron por eso. –Claro, para qué me invitan si saben como me pongo. ¿Echas de menos tu vida sin exposición mediática? –Hay que tener valor para “hacerte conocido” en época de redes sociales, donde se da a veces una cosa bien cargante. Yo hasta antes de llegar a la televisión conocía al hater musical, que podía sentirse ofendido si es que tú le criticabas mal a un artista que le gustara o lo que fuera, pero ahora me he encontrado con una cosa mucho más expresiva. Como que te sigue más gente en las redes sociales y es de más interés lo que tú publicas. Y en esta lógica de lo que se ha visto en televisión de mí, yo he terminado como el comunista, el rojo, el tipo que está con una agenda, que es militante, el que apoya a Maduro, el que apoya dictaduras de izquierda y bla, bla, bla. Y es bien curioso que eso emerja de manera tan fuerte. Ya, pero no todo es malo. -No, para nada. Pero para ser justos y es con lo que yo me quedo, veo que hay mucha gente que valora, más que mi postura política, la forma en que yo veo ciertas cosas, como pregunto, como hablo, o la sinceridad con la que puedo enfrentar ciertos temas. Y eso es algo que me gusta. Creo que la gente demanda un poco de realidad, un poquito más de sensibilidad. Generar esa disonancia para mí ha sido bien agradable, porque ha sido natural. ¿Qué rol sientes que juegas dentro de ese panel? -Yo siento que juego el rol de un periodista que viene de otro mundo, de una persona que no se formó “en la tele”… Por ejemplo, al decir que mi corazón político está en la izquierda, sentí esa cosa ambiental media como… “Uhh”, lo dijo… –Claro, ¿y por qué no decirlo?, en la época que corre… Igual lo entiendo, me pasaba a mí cuando entrevistaba músicos vieja escuela. En el fondo hay una cosa muy histórica en el mundo con esto de ocultar tu militancia. Porque te puede restar la simpatía de la otra mitad de la población. En ese sentido, no tengo problema en ubicarme en un lugar político que tiene que ver con la izquierda, esa es la simpatía histórica que tengo desde siempre, cosa que no significa, y eso lo quiero aclarar, que milite en algún partido o que defienda necesariamente todo lo que hacen los partidos de izquierda o que esté a favor de todo lo que haya hecho la ex Concertación o Nueva Mayoría. Al contrario, cuando veo cosas que me irritan de ese bloque, que es el que viene a “representar” un poco el ideario de gente como uno, me irrita más que lo hagan los de enfrente, es una decepción más profunda. EL ROJO ¿Cómo observas hoy en día la izquierda chilena? –En una larga siesta. Yo me siento, como muchas personas de izquierda, huérfano de referente. Históricamente he votado por la izquierda, soy hijo de mi generación, no voy a votar nunca por la derecha, mi corazón político está puesto ahí, donde están los derechos de los trabajadores, cierta sensibilidad social y a una agenda más progresista de la vida. Pero eso, no necesariamente tiene un correlato partidista. Me ha pasado que claro, he tenido que votar a disgusto en muchas elecciones y yo hoy día, si tuviéramos que votar mañana, francamente no tendría por quien votar. Y veo a la izquierda, sin ser analista político ni pretender serlo, viviendo lo que merece vivir: una reinvención fallida, muchos pecados de una administración muy larga. Yo creo que hay hartas cosas ahí, hartas deudas pendientes y veo poca renovación y eso me preocupa. ¿Y el Frente Amplio? Salieron de ahí algunos líderes, ¿qué pasa con ellos? –Hay personas que me gustan. Me gusta lo que pasa con Gabriel Boric, me gusta lo que veo con Sharp en Valparaíso. Soy viñamarino y me gusta que hay gente que puede decirle al mundo que pueden hacerse las cosas de manera distinta. ¿Daniel Jadue, por ejemplo? –Con el partido comunista en particular me pasa que encontrando que hay personas muy valiosas como el mismo Jadue, Camila Vallejo o Karol Carola, siento que hay un tema de ceguera ideológica frente a ciertos asuntos, y en particular Venezuela, que no termino de comprender. No entiendo que haya alguien dispuesto aún a defender lo indefendible. Y ahí me pasa que se genera también una distancia. Por eso a mí cuando me dicen “este comunista del matinal y de la tele”, no sé qué, tengo que aclarar que claro, yo no pertenezco al partido comunista y no podría pertenecer a un partido que se niega a ver lo que evidentemente pasa allá. Para decirlo bien en grueso: se puede ser de izquierda sin ser madurista, y ese es mi caso. ¿Te preocupa el ascenso de la ultraderecha? –Claro, pero eso es algo que ha pasado antes también. A mí lo que me preocupa, más allá de los bloques, es como el discurso populista, encendido, inflamado, apelando a los inmigrantes, esta agenda valórica media vieja escuela, esta mezcla entre Iglesia y política, esta lógica de los viejos valores, eso que encarna Kast. José Antonio es una persona que me preocupa. Me preocupa ese discurso, me preocupa cómo ese discurso puede ser efectivo en la masa. Ahí obviamente lo que uno defiende son las ideas, y las ideas con las que yo me siento más identificado están al otro lado de la vereda. Me siento huérfano de referente y siento que hay mucha gente que se siente con el corazón de izquierda, que le pasa un poco lo mismo. ¿Cómo se reencanta a la gente entonces? -Hay que convencer a la gente con ideas, sobre todo a los que no están votando, los que no quieren participar, los que están al margen, que son muchos. La abstención en general es mucha y no solo en Chile, es un fenómeno global, pero hay algo ahí que corregir. Pero por otro lado también, estamos en democracia y tenemos el presidente legítimamente elegido y yo creo que tampoco hay que confundirse en ese discurso. Eso también ha inflado la lógica de “deslegitimidad del sistema”. Uno escucha “y este es el presidente que tenemos”, pero el presidente que tenemos ganó y ganó con una mayoría más o menos expresiva. Sí, con alta abstención como en todas las elecciones del mundo hoy en día, pero está ahí y merece todo el respeto por el juego llamado democracia, hay que aceptarlo tal cual es. Te declaras de izquierda, me interesa conocer tu evaluación sobre lo que ha sido el Gobierno y las sistemáticas crisis que le ha tocado enfrentar. -Sí, digamos que todos los gobiernos enfrentan problemas, yo creo. El gran tema siento yo, y que hirió más políticamente al ministro del Interior, fue lo de Camilo Catrillanca. Pero sería injusto decir que las administraciones pasadas de Michelle Bachelet no enfrentaron quizás de manera igual de desprolija asuntos conflictivos con la Araucanía. En ese sentido, una vez más, la agenda no está puesta contra el gobierno de turno, yo creo que los cuestionamientos pueden ser súper transversales. Pero si me preguntas, veo un año de promesas incumplidas, veo un año de escaso crecimiento, veo un año de flancos que se abren como el de los hijos de Sebastián Piñera, o como de un INE que altera la cifra del IPC. Entonces ¿en serio?, ¿no iban a cambiar las cosas? Pero bueno, como en todo ejercicio político, me imagino que también la cosa se empieza a suavizar de alguna manera. Me preocupa que los medios no estén muy atentos de ciertos contenidos. ¿Qué temas te indignan a ti hoy? -Yo nací medio indignado la verdad. Claro, pasa también que en televisión uno a veces se inflama con ciertos temas y eso hace que quizás la gente a uno lo perciba más enojado, con un resentimiento profundo o con una rabia muy expresiva, pero claro, es porque en el fondo a mí las cosas me conmueven o me provocan ira. Me da rabia la injusticia, la desigualdad, cómo se reparte la cosa o la mirada mezquina que hay desde los medios. Y también trato de “hacerme cargo de eso” en ciertos asuntos. Cuando se habla no sé, de la marginalidad, la delincuencia, el estigma, me indigna por ejemplo que se estigmatice a los pobres, a los inmigrantes, a los marginales, a los raperos, a los diferentes. Esas son cosas que me indignan particularmente en escenarios donde de repente hay una discusión que uno siente que fuera de otra época. Dame un ejemplo. -El otro día estaba leyendo que hay una propuesta de algunos parlamentarios UDI de llevar el ejército a las calles para “hacerse cargo del tema de los funerales narco”, y eso es indignante. Que siempre se esté pensando en sacar a los militares a la calle para restaurar el orden público, habla de varias cosas indignantes: por lo pronto de que hay un Estado que no se hace cargo y de que hay una inteligencia policial que no funciona. Claro, esto de disfrazar un poco las motivaciones… -Esas expresiones me molestan profundamente o enfrentar discursos de odio, disfrazados de libertad de expresión, esta cosa que es muy astuta de ciertos personajes, que pueden decir las brutalidades más grandes y después decir “es mi opinión, ¿usted no está por la libertad de expresión?, ¿por qué no deja que yo pueda pensar que a los gais…?” No sé, estas ideas de que hay que decapitar a los violadores de niños, a mí todo eso me indigna. Siento que hay que defender los pocos triunfos sociales que ha tenido el país y hay que tener ciertas convicciones y ser demócrata o ser progresista te pone a prueba en ciertos escenarios. ¿Te ha pasado enfrentarte a esas opiniones en el matinal? -Llevaba tres días acá trabajando cuando nos tocó hablar del caso de tres ecuatorianos que mataron a palos a una mujer que iba camino a trabajar a la Universidad de Chile. Empezamos a conversar sobre eso y justo trascendió que había un video donde habían sido sometidos a tortura dentro de la cárcel. En ese momento se generó la discusión de “qué bueno, qué bueno que les pase esto”, y no. O sea, si estamos contra la tortura, estamos en contra de la tortura incluso para defender a tipos como esos. Ese tipo de discusiones son las que a mí que me urgen, me llaman a intervenir con pasión, con convicción. Cuando se está hablando, por ejemplo, de un “crimen pasional” para hablar de crímenes de odio o de feminicidio. Todo ese tipo de discusiones a mí me paran los pelos. Y me imagino que te toca enfrentarlo harto, porque justamente, y es un poco la crítica que se le hace a los paneles, es puro privilegio el que tú ves en pantalla. –Exacto, estoy de acuerdo con eso y también que se dejen pasar ciertas cosas que yo encuentro que a esta altura del partido son un poco inaceptables. Me acuerdo del caso de Nibaldo Villegas, este profesor de Villa Alemana que fue descuartizado por su mujer. En algún momento, el intendente de Valparaíso salió hablando rápidamente del sicariato, de estas modas, crímenes importados de la alta probabilidad de que fueran gente de otros países, o sea, con todo lo perjudicial y profundamente complejo que es decir eso, que lo diga una autoridad… yo salté al tiro. Hay que tener ese tipo de resguardos, que son de sentido común a veces, pero que no están. Para mí es súper importante poner eso en la pantalla también. Hay una desconexión con la realidad que a mi me preocupa. Cuando hablamos esto del panel ciudadano, esto de “estamos con ustedes”, “entendemos lo que pasa”, con todos los privilegios que tú mencionas, vale la pena preguntarse hace cuánto rato no subimos al metro, hace cuánto rato no andamos en la micro, ¿sabemos cómo es demorarse dos horas para llegar a la pega? Todo ese tipo de cosas me indignan. Recuerdo a Tonka Tomicic manifestándose a favor de las torturas que sufrieron los asesinos de Margarita Ancacoy… –Claro y probablemente nos pase que todos vamos aprendiendo de todos. No por eso voy a dejar de hablar con la Tonka, de hecho ni siquiera era mi intención volver sobre ese tema en particular por lo que ella dijo, tiene que ver… ¿Con cambiar de opinión? -Claro, darte cuenta de ciertas cosas. Es muy razonable que al hablar desde la guata uno diga cosas así, pero también hay que tener una responsabilidad de uno de comunicador, de estar ahí. Por más que uno piense: “puta, que bueno que le sacaron la cresta”, no lo puedes decir, tienes que estar defendiendo el Estado de derecho y las cosas como son. Esa agenda, ese discurso, tiene que estar ahí. Y sobre la convivencia, se da de manera natural, somos compañeros de trabajo, yo creo que la única diferencia con cualquier otra pega es que es expuesta y estás con la cámara encima viendo todas las diferencias o sintonías que puedes tener con alguien. Pero somos todos adultos, gente respetuosa, hay gente que piensa muy distinto a mí sobre un montón de cosas, pero hay, en general, convenciones sobre ciertos asuntos que a mí me dejan bien tranquilo. Yo, por ejemplo, no podría sentarme al lado de alguien que hace apología de la violación a los derechos humanos. Raquel Argandoña ha estado cerca, ¿o no? –Pero no lo ha hecho y eso es para mí es como un límite. O sea, no ha sido el caso en el panel que yo compartí con ella. Te lo digo porque es evidentemente un tema que yo sé que puede saltar. Y frente a eso, es casi un chiste como de siempre atacar a la derecha, “usted es de izquierda”, “usted vive en Vitacura”, “tú estás viviendo en Los militares” y nos reímos y ya está la “discusión”. Y es más, déjame decirte que en realidad con ella me llevo súper bien, no tengo ningún problema. Más allá, insisto, de las antípodas ideológicas que nos separan, que son efectivamente lugares muy distintos, yo quisiera pensar también que eso que se ve, o esto que te describo, es algo que la gente también puede valorar positivamente: Esto de que la convivencia de dos personas que pueden pensar tan distinto sí es posible. ¿Qué impresión tienes sobre su salida abrupta del matinal? –Son decisiones ejecutivas. Es una decisión del canal que yo, al igual que el equipo de panelistas, no conocíamos y que no teníamos cómo conocer. Eso por un lado. Y por otro decir que lo lamento mucho, que trabajé un año junto a ella y que tengo la mejor impresión profesional y personal. Pese a nuestras diferencias, tuvimos una buena relación. Esta fue una decisión del canal y no tenía cómo saberla. Lo lamento mucho por la relación que alcanzamos a tener. LAS CRÍTICAS ¿Te molesta la crítica que se te hace en redes sociales? -Mira, en general yo bloqueo la mala onda. Pero reconozco que tuvimos una discusión sobre el tema de Venezuela y esa conversación se generó un momento en el que me vi ubicado, de manera muy injusta, como un madurista. Yo terminé riéndome y llamándome a mí mismo “Maduricio”, pero ese momento pasó que en las redes sociales emergió un nivel de agresividad que yo no había vivido hasta ese momento estando en la tele y reconozco que fue un golpe de realidad… Y sí me llegó a afectar, pero también fue un antes y un después, porque ahí aprendí a administrar todo eso. Siento que es una cosa muy injusta, incluso todavía en algunos lugares no me he podido defender: gente que todavía cree que yo soy el gallo que trabaja en la tele que apoya a Maduro, sin apoyarlo y habiéndolo dicho explícitamente incluso antes de ese episodio y después. Pero son los costos que uno tiene que “pagar”. Comentarios puntuales como que la Carola me apitutó o que soy un piojento, soy un comunista, soy un burgués porque vivo en Vitacura… trato de entender de dónde vienen. Porque eso es muy distinto que te hagan una crítica fundada. ¿Y cómo viste lo que te dijo Julio César sobre la animación del programa “Sigamos de largo”, esto de que no eras un buen compañero para Fran García Huidobro? -Lo que me dijo Julio César, eso es otro tema. Tiene que ver con libertad de expresión de él, de una conducta personal, tiene que ver con un vínculo familiar que todos ya conocemos -fueron pareja y él es padre de su hijo-. Yo en ese sentido no respondí ni voy a responderle, porque encuentro que está bien, a mí también me pasa. Yo lo que veo y lo que leo, es que hay gente que me agrada más, gente que me agrada menos, de acuerdo a lo que yo creo. Sí te puedo decir algo: yo igual llegué a la televisión en un momento especial de la tele, en un momento de crisis, de cambio de paradigma, de reinvención, donde todo el mundo te dice “ la cosa no es como antes” y en ese sentido, me parece que mi presencia en la tele me ha hecho descubrir hartas cosas que no conocía. Por ejemplo, estos comentarios que pueden llegar de lugares más cercanos, de la misma televisión, más allá de lo que piensa la gente. Y lo que yo noto, quizás por este mismo cambio de paradigma, es cierto nerviosismo. “Nerviosismo”, a ver, ahondemos más en ese tema. –He notado un nerviosismo ambiental, por ejemplo a partir del comentario que tú mencionas o de ciertas otras observaciones que se han hecho respecto de mi trabajo. Pareciera que en este escenario, turbulento, emerger con una personalidad especial, aparecer, irrumpir o asomarse siquiera, sí, genera cierta incomodidad y nerviosismo en el ambiente. Eso es algo que no me esperaba y que lo he notado en ciertos comentarios, y me imagino también que es algo que hay que saber administrar. Pero, ¿y para el ego? ¿Cómo funciona? –El ego es algo que sí hay que saber administrar acá. O sea, lo que sí he descubierto en la tele, incluso a partir de estos comentarios que hace otra gente respecto de mi trabajo en la tele, me hace confirmar que si no estás medianamente equilibrado, concentrado, te puedes volver loco trabajando acá. Porque se genera una cosa muy irreal también, como una fama irreal, una tensión en torno a tu persona muy expresiva. La gente quiere más de ti y hay gente que te ayuda, que te peina, que te maquilla que te viste, que no sé qué. Entonces creo que si no tienes buena cabeza te puedes volver loco o creer el cuento. Entonces hay que equilibrarlo. Te puedes volver un Edmundo Varas. -Claro, o ni siquiera. Digo, hay gente menos vulnerable que se ha vuelto loca. Ni los halagos son muy reales, ni las críticas tampoco, lo que importa es que yo de acá me voy a mi casa a estar con mi hijo y mi mujer y en eso me concentro. Porque igual hay que concentrarse, es una pega que igual te demanda harto. Todo eso trato de limpiarlo llegar a la casa, porque ahí está lo que importa, ahí está lo que yo quiero y esto es una pega, así me lo trato de tomar, y me lo recuerdo día a día. Yo también reflexiono harto y me digo todo el rato: ¿Estoy hablando demasiado? ¿Me está interesando mucho esto? ¿Estoy subiendo muchas fotos a Instagram? Creo que es súper bueno recordarte continuamente que esto es una pega y nada más que eso. ¿Quieres ser la voz de la gente, la voz del pueblo? -Esos son ustedes (risas). No, obviamente sería demasiado arrogante de mi parte. Me gusta pensar que puedo ser la voz de gente que sentía a lo mejor que antes no había alguien que representara su pensar en un panel de matinal. Eso ya para mí es suficiente, pero así como la voz del pueblo del matinal, creo que puede ser un exceso. Fuente: https://www.theclinic.cl/2019/06/04/entrevista-mauricio-jurgensen-personas-de-izquierda-huerfano-de-referente/
  7. 22 Mayo 2019 Piñera: Muchos en la oposición quieren que Chile no crezca para dañar al Gobierno El Presidente cree "posible" cumplir la meta de 3,5% este año, pero reconoció que "no es fácil en un mundo que está con dificultades". Admitió además que las "dificultades y retrasos en aprobar modernizaciones urgentes y necesarias" están afectando la percepción de los chilenos. "Cada día me levanto más temprano y me acuesto más tarde para poder traer más y mejores soluciones", afirmó Piñera, que ha irritado a la oposición al llamarla "antipatriota". El Presidente Sebastián Piñera afirmó este miércoles que "muchos miembros de la oposición quieren que Chile no crezca" para poder atacar y dañar al Gobierno. Entrevistado en el informativo "Ahora Noticias" de MEGA, el Mandatario aludió a las bajas cifras de crecimiento –apenas 1,6 por ciento- que exhibió el país durante el primer trimestre del año, pero dijo confiar en que "es posible" alcanzar la meta de 3,5 por ciento que se ha impuesto el Ejecutivo, y que es puesta en duda por numerosos analistas. "Obviamente que queremos crecer más. Yo creo que es posible crecer al 3,5 por ciento (este año) y a mí lo que me sorprende es que da la impresión de que muchos chilenos lo único que quieren es que Chile no crezca con tal de causarle un daño (al Gobierno)... Para ser justos, no muchos chilenos: muchos miembros de la oposición", dijo el Mandatario. Ya en enero, en otra entrevista televisiva, Piñera había advertido que "hay una parte de la oposición que da la impresión que no quiere que a Chile le vaya bien". Con antelación había atribuido a aquellos sectores "actitudes antipatrióticas". "Tenemos que trabajar para crecer 3,5 (por ciento). Este primer trimestre fue el peor de todos. Yo puedo asegurar a mis compatriotas que la economía chilena va a ir de menos a más, que el segundo trimestre va a ser mejor y que el segundo semestre va a ser mucho mejor", indicó. "Dificultad en aprobar modernizaciones urgentes" Piñera fue consultado, en esta línea, por la caída de ocho puntos (de 34 a 26 por ciento) que registró desde el año pasado a éste la percepción de bienestar entre los chilenos. Señaló que su Gobierno logró "avances muy notables" durante 2018, pero "este año es un año más difícil". "En primer lugar, la economía mundial está mucho más débil; segundo, hay una lucha desatada, una guerra tarifaria entre Estados Unidos y China que nos afecta profundamente, y en tercer lugar, hemos tenido dificultades y retrasos en aprobar modernizaciones que son urgentes y necesarias para poner a Chile en marcha. Todo eso afecta, porque la gente percibe que el mundo está pasando por tiempos difíciles", reflexionó. "Por supuesto que no es fácil crecer en un mundo que está con todas las dificultades que acabo de mencionar, pero nosotros estamos trabajando para lograr crecer al 3,5 por ciento, que nos pondría a la cabeza de América Latina, sería mucho más que el promedio del mundo y mucho más que el crecimiento que tenía el Gobierno anterior", apuntó. "La gente ve estas preocupaciones y yo comparto esas preocupaciones. Créame: cada día me levanto más temprano y me acuesto más tarde para poder traer más y mejores soluciones y mejorar la calidad de vida de mis compatriotas", sostuvo. Fuente: https://www.cooperativa.cl/noticias/economia/crecimiento/chile/pinera-muchos-en-la-oposicion-quieren-que-chile-no-crezca-para-danar-al/2019-05-22/232713.html
  8. 19 Mayo 2019 Héctor Llaitul, mapuche, anticapitalista y revolucionario: “No represento a todo el pueblo nación mapuche” Esta entrevista fue transmitida por radio Sonar, donde todos los días , a las 19.30 hrs, converso con algún personaje de la cultura o la política. Cuando Héctor Llaitul llegó a los estudios de la radio, lo esperaban cámaras del canal 13, pero él se negó terminantemente a que lo filmaran. Accedió a este diálogo porque más tarde participaríamos juntos de una mesa redonda organizada por Espacio Público, Red Democrática y la UDP, donde compartió con Natalia Caniguan e Isabel Aninat, del Centro de Estudios Públicos (CEP). Desconfía de la prensa, a la que suele apellidar “burguesa”. Llaitul es mapuche, pero también pertenece a una casta latinoamericana “en vías de extinción”: el revolucionario. Ahí donde se reúnen los insurgentes, él ha estado. Militó en el Frente Patriótico Autónomo y hoy vive en el campo, de lo que cultiva en su tierra. Sumando y restando ha pasado cerca de 9 años preso. “No me asusta la cárcel ni la muerte”, asegura. Es enfático en aclarar que no representa al pueblo mapuche, sino apenas a una de sus facciones. De hecho, se distancia de sus representantes institucionales y tiene explícitas diferencias con buena parte de los otros líderes conocidos del Wallmapu. Mientras comía un sándwich con queso y palta me dijo que muchos peñis se vendían directamente por plata o indirectamente por financiamiento para sus proyectos. Antes de tomar asiento frente al micrófono se aparta y agacha para amarrarse un cintillo azul en la frente. “Es un trarilonko -explica-, que acá tiene un ñimín, y dentro del ñimín tiene un toki cura, que es una representación de lo que nosotros como CAM entendemos que está ocurriendo nuevamente en el conflicto entre nuestro pueblo con el estado nación chileno; tiene que ver con el weichan, tiene que ver con la resistencia, tiene que ver con la reconstrucción nacional. Eso es un poco lo que representa: el ñimín, la cultura, y el toki tiene que ver con este mando de nuestros antiguos weichafe o tokis que tenían una dirección en la lucha”. A continuación, se vuelve un gran conversador. Y aunque no esconde que su lucha incluye acciones violentas en contra de la propiedad -“nunca contra las personas”, aclara- sostiene que “nosotros vamos a reivindicar el parlamentar, porque es la historia de nuestro pueblo y jamás vamos a descartar esa posibilidad”. ¿Cómo describirías la relación del pueblo mapuche con el estado chileno en la actualidad? ¿Qué está pasando hoy distinto a lo que viene sucediendo desde el pacto de Nueva Imperial? -La lectura que nosotros hacemos en la CAM, y que es aquello que le dio origen, es que el escenario de las políticas neoliberales agudizaron las contradicciones con el sentir y la vinculación que tiene el pueblo nación mapuche y sus comunidades con la tierra y sus derechos. Una agudización que obligó a tomar otro rumbo al movimiento mapuche y, por lo tanto, hubo una irrupción de otra forma de hacer política, que puso en cuestión al Estado de Chile y que pasó de ser un simple reclamo por reivindicaciones a una suerte de antagonismo y, posteriormente, a instalar un cuadro de conflicto con el Estado. Algo que complejiza las negociaciones y los acuerdos con el pueblo mapuche es que no tiene una vocería. De hecho, cuesta decir que hay una causa mapuche, porque en su interior hay militantes de todos los partidos políticos de Chile, hay una multitud de tendencias. ¿Cómo describirías tú ese mapa mapuche… ideológico, político, de pretensiones, en fin? -Ciertamente hay un abanico de posiciones al interior del movimiento mapuche. No es menor la realidad de atomización y de desestructuración de gran parte del tejido social y político de nuestro pueblo. Hay un movimiento institucional que también ha tomado la voz. Alguna vez a nosotros nos han tratado de presentar como los representantes del pueblo mapuche, en circunstancias que no lo somos. Yo hago la vocería de una organización organización autonomista –la CAM- y que nos definimos básicamente como una organización mapuche revolucionaria, anticapitalista. Por lo tanto, yo no represento a todo el pueblo nación mapuche. Dentro de mundo mapuche también está el movimiento institucional, que aún persiste en buscar dentro de los mecanismos que ofrece el Estado, con esta posición de inclusión o de integración forzada, como la entendemos nosotros. Otra expresión tiene que ver con la visibilización de la causa, con ribetes internacionales… Aucán Huilcamán… -… Y por ahí buscar una presión, en el sentido de que hay un ordenamiento jurídico, legal, internacional, que favorecería la causa mapuche. Y, por otro lado, estamos nosotros, que representamos la resistencia mapuche con otras expresiones y ahí nos hacemos cargo de esta situación de conflicto donde la violencia política ha tomado protagonismo. ¿Tú dirías que existe una causa mapuche que reúna -si no la totalidad, porque la totalidad nunca se reúne para nada-, eso que mejor sintetizaría lo que el pueblo mapuche quiere? ¿La recuperación de sus tierras, autonomía para decidir su propio destino, mejorías económicas…? -Hay que entender que hubo una desestructuración muy profunda de la causa mapuche a partir de la ocupación de la Araucanía, hace ya más de un siglo. Estamos hablando no solamente del hecho concreto del despojo territorial y expropiación de nuestros territorios y recursos asociados, sino también de la destrucción de la capacidad etnopolítica de autogobernarnos. Ese fue el elemento más nocivo para la causa mapuche. Entonces, esto de despertar de nuevo, desde hace un tiempo a la fecha, las grandes demandas históricas que tienen que ver con la territorialidad o la autonomía como eje central, no fue tan fácil en ese marco de desestructuración y atomización que vivía el mundo mapuche. Nosotros hablamos que todo un tipo de ordenamiento jurídico, político, institucional y, de hecho, esta capacidad productiva y economicista que siempre ha primado en la construcción del Estado nación chileno, tiene ribetes de genocidio, de exterminio del pueblo nación mapuche. ¿Y cómo entiendes tú la causa revolucionaria de la CAM? Ya no hablando en representación de todo el pueblo, como tú decías, sino que de la CAM. ¿Qué es lo que la CAM quisiera? – Entendemos al capitalismo en su fase actual como una etapa de acumulación por desposesión, en el sentido de que los grandes empresarios, el poder económico, vienen por los recursos de tierra y agua. Es decir, más allá de tener un sistema de propiedad usurpado, vienen por más, y eso ha agudizado contradicciones con el pueblo nación mapuche y con los pueblos originarios en general. Eso explica la mayoría de las zonas de conflicto hoy día en el Wallmapu, donde la reivindicación del territorio o la reivindicación de la autonomía es más fuerte, tiene que ver con el apego a la tierra, tiene que ver con el sentimiento propiamente mapuche. EL ENEMIGO HISTÓRICO ¿Con la recuperación de un modo anterior de vida, de los orígenes del pueblo mapuche, o más bien con una ideología de izquierda que aspira a anular la propiedad privada y construir algo así como la utopía comunista? -Nosotros nos hemos presentado en escena por ser parte del movimiento de recuperación de tierras, colocando la impronta de la recuperación de territorio como demanda fundamental. La CAM hay que entenderla desde la demanda de territorio y autonomía. Partamos por ahí. Tenemos una estrategia fundada en dos ejes fundamentales: la resistencia mapuche contra el extractivismo, nuestro enemigo histórico, la oligarquía, hoy expresada básicamente en el desarrollo capitalista, y, en segundo lugar, el concepto nación mapuche. El concepto de nación, para nosotros, es fundamental. Es decir, a la causa de la recuperación de las tierras le agregamos una propuesta muy concreta de control territorial, con un sentido más político y de reconstrucción nacional. Esto significa recoger el legado del pueblo nación mapuche como un pueblo. ¿Eso es algo que se puede dar al interior del Estado de Chile o es una lucha directamente independentista? -Nosotros planteamos, por ahora, crear las bases para que nuestro pueblo vuelva a ser la nación mapuche y, por eso, la mayoría de nuestros esfuerzos están orientados a construir por fuera de esta institucionalidad opresora y de las lógicas y del formato del tipo colonial en las que está erigido y aún se sostiene en Estado nación chileno. ¿O sea, esa lucha, es una lucha revolucionaria que, por lo tanto, se da por las malas, o hay posibilidades de negociación, de acuerdos, de política? -No, no, no, lo que pasa es que a nosotros se nos ha endosado el tema de la violencia política. Pero ¿ustedes creen en ella, o no? -No. Nosotros cumplimos con asumir la violencia que históricamente se ha ejercido en contra del pueblo nación mapuche. O sea, nosotros recogemos el guante en relación a la forma en que se ha tratado y se ha sostenido el Estado en contra de nuestro pueblo nación. De acuerdo, ustedes han sido violentados por el la violencia institucional chilena y… -Hay que reconocer que el pueblo nación mapuche era un pueblo libre, que tenía territorio, que tenía autonomía, soberanía… ¿Hasta cuándo? -Hasta un siglo atrás, cuando concurren la formación de los Estados naciones chilenos y argentinos y se determina la ocupación de nuestros territorios ancestrales por la vía político militar: la guerra de exterminio para la apropiación del territorio de la nación mapuche. Ese hecho es muy importante a la hora de entender por qué nuestra reivindicación de tipo territorial y autonómica choca de frente con los intereses del gran capital hoy en día. Eso es lo primero. Y respecto de por qué nosotros estamos levantando una propuesta de liberación nacional, decimos que vivimos, permanentemente, un tipo de régimen de ocupación que se ha mantenido hasta el día de hoy, no solamente a través de los poderes fácticos, sino de todo este ordenamiento jurídico, político e institucional, la forma de la construcción del Estado y el discurso actualmente basado en el racismo y en la intolerancia respecto de nuestra nación mapuche. Eso entrega un diagnóstico muy nefasto respecto de la realidad mapuche; con comunidades reducidas, con un tipo de legislación basada en este cuadro de genocidio y exterminio que se instaló hace un siglo atrás y que aún persiste en la ley indígena, por ejemplo. GENOCIDIO Y CAPITALISMO Un cuadro de genocidio que tú dirías se halla en una situación especialmente grave y violento, o que si bien está mejor, la mayor conciencia mapuche lo vuelve más inaceptable. ¿Cómo lo plantearías? -Bueno, en nuestra sociedad, la historia de agravios, de despojos, de injusticias, de actos genocidas respecto de nuestro pueblo está muy presente en las distintas generaciones, y hoy se ha asumido con más fuerza a la hora de la reivindicación territorial, y más cuando esta reivindicación territorial está chocando de frente con los intereses del gran capital que operan indiscriminadamente en la territorialidad. ¿Quién te resulta, hoy día, más agresivo -por así decirlo- el Estado de Chile o las forestales? ¿La política del Estado o la fuerza arrasadora del dinero, del gran capital, etc… o no los separas? -No hacemos una separación, de ninguna manera. Apropiándonos de conceptos o variables de análisis, nosotros entendemos a este Estado como un Estado capitalista. ¿Y ustedes no aceptan el capitalismo? -No. Es una antítesis de lo que es la reconstrucción mapuche, o sea, la reconstrucción de la nación mapuche pasa, necesariamente, por un choque frontal con el capitalismo. O sea ¿quien quiera creer que este conflicto se va a solucionar haciendo que en estos lugares se genere más riquezas, invirtiendo dinero y plantando, qué sé yo, berries, está equivocado? -Absolutamente, al menos desde la perspectiva de la reconstrucción nacional mapuche; por eso nosotros somos contrarios a entender esta lógica de la democracia supeditada a las técnicas del mercadeo capitalista. ¿El problema mapuche está muy lejos de ser un problema de pobreza? -Absolutamente. Esa es la lógica que han venido desarrollando los gobiernos, indistintamente: creer que se va a lograr la paz en un conflicto histórico a través de superar el subdesarrollo o con esta lógica de superar la pobreza es algo equivocado. Eso es como esconder bajo la alfombra que aquí hay un problema eminentemente político y que tiene que ver con una reivindicación que incluye la autonomía y la reconstrucción. ¿La violencia es una de las formas de lucha contra la violencia que recibirían ustedes desde el Estado? ¿Lo entienden así? -Claro, toda vez que la reivindicación territorial es el fundamento para la reconstrucción de la nación mapuche, porque nosotros no podríamos hablar de autonomía o capacidad de autogobierno si no tenemos los recursos o la territorialidad donde ejercer esta capacidad. Ahora, el problema nuestro es reconstruir esa capacidad etnopolítica, destruida por el régimen de ocupación colonial, sobre la base de nuestras autoridades tradicionales, ese tejido político que nosotros teníamos antaño. Si ese desafío de reconstrucción hoy día avanza sobre la base de ese choque o de la disputa territorial, que es lo que explica el conflicto actualmente, nosotros tendríamos la posibilidad de reconstruir nuestro pueblo. HURACÁN Tú fuiste detenido por el caso “Huracán”, esa historia de laboratorio, y ahora te acabas de querellar en contra del fiscal Moya. ¿Cuál sería la responsabilidad de Moya? -Esto habría que enlazarlo con cómo nosotros entendemos el conflicto actualmente. Como le decía, si usted me pregunta quién es nuestro enemigo histórico, bueno, es el sistema capitalista y el Estado capitalista que está implantado en la territorialidad ancestral, y a ese enemigo lo vemos en las políticas extractivistas con todo el impacto medioambiental que eso provoca, sobre la base de la expoliación de los territorios, es decir, sobre la usurpación territorial que no ha sido reconocida. Ahí es donde se ha dado la pelea y donde se va a dar por mucho tiempo. ¿Qué pito toca Moya? -O sea, la aplicación de la ley antiterrorista dice relación con ejercer un tipo de legislación que contraviene normativas, incluso internacionales, del debido proceso, porque apunta al movimiento mapuche que tiene procesos de ocupación de predios y donde nosotros ejercemos control territorial. También tiene que ver con esto de la militarización, la criminalización, entendida, para decirlo con claridad, como la reinstalación, nuevamente, de una doctrina en donde se define al pueblo nación mapuche como el enemigo interno. ¿Así ha operado Carabineros, en tu parecer? -En ese cuadro es donde se puede entender el montaje del plan “Huracán” y otros montajes menores, y se puede entender toda la persecución política que viene sufriendo el movimiento mapuche autonomista, principalmente aquel que se sostiene en la lucha territorial. ¿Por qué te estás querellando contra el fiscal Moya? -Porque nosotros hemos dicho que detrás del plan “Huracán” está la responsabilidad del Estado en su conjunto. Hay una responsabilidad de la institucionalidad toda a la hora de perseguir y criminalizar la causa mapuche, y nosotros estamos convencidos de que ha sido el Estado, con un tipo de tratamiento hacia al pueblo nación mapuche, el que da rienda suelta a estas cosas, a estos métodos no solo de criminalización, de allanamientos, de asesinato político, de prisión política… yo fui mucho tiempo preso político por la causa mapuche, y por eso soy conocido. Ahora, lo que llama la atención, es que hay quemas de camiones, hay quemas de bosques, ha habido crímenes como el de los Luchsinger… -Y sabotaje en contra de las forestales, menciónelo claramente, porque son las forestales los principales enemigos del pueblo nación mapuche. Dejémoslo claro. De acuerdo. Y aunque cada tanto apresan gente, no consiguen resolverse los casos. ¿Por qué? -¿Usted cree que no aparecen los culpables? Tenemos más de 30 presos políticos en las cárceles del Estado nación chileno en el sur… también tenemos asesinatos políticos de mapuche. Ok, pero la pregunta es otra. Lo que uno ve es que se quema la casa de los Luchsinger y… -Un caso excepcional dentro de las más de dos décadas… Un caso excepcional y del cual, nosotros como CAM, ya dejamos claramente que no teníamos nada que ver. También hay quemas de camiones… –Ahora, si la prensa busca casos excepcionales para criminalizar la causa mapuche, como diciendo que la causa mapuche no es justa, bueno, eso ya es un problema de la prensa burguesa. ¿Son parte de los métodos promovidos para la reivindicación de la causa mapuche las quemas de camiones, de bosques, de forestales, etc.? -Bueno, en la CAM, a la hora de su aparición, en el marco de las reivindicaciones territoriales, aparece, también (desde las quemas de Lumaco) la acción directa como un método para agudizar contradicciones con el gran capital. Pero en la CAM también quedó absolutamente acotado el margen de actuación que debieran tener estas acciones que nosotros llamamos de “autodefensa” y de sabotaje en contra del gran capital, que son quienes han sostenido hasta el último tiempo un sistema de usurpación territorial que hizo crisis en relación a las comunidades mapuche. O sea, son las políticas extractivistas que están destruyendo este hábitat del mundo mapuche y que tiene que ver con la supervivencia y la continuidad del mundo mapuche o su exterminio. En ese plano, hay un historial de reivindicaciones con mecanismos al interior de la institucionalidad y que nunca tuvieron resultados. Por lo tanto, hay aquí un asumir otro tipo de movilización y lucha que tiene que ver con confrontar directamente al otro, al enemigo directo, para salvaguardar los intereses de nosotros. Pero la violencia no la ejercen las comunidades, la violencia la ejerce el Estado y el sistema, toda vez que defiende a ultranza los intereses del gran capital. Históricamente ha sido así, y si usted nos dice que a través de la prensa y el discurso oficial se ha construido en el imaginario colectivo esta figura del terrorista, nosotros decimos que es porque se quiere esconder el verdadero terrorismo y al verdadero causante de la violencia, que es el Estado: ese Estado que oprime a un pueblo y que lo tiene, prácticamente, en estado de exterminio. Oye ¿Moya andaba armado cuando te detuvo? -Sí, él es un personaje dentro de esto, pero no podemos nosotros quedar dando vueltas en un personaje como puede ser Marín, Moya u otro fiscal o policía equis. Nosotros vamos, a través de la querella, por responsabilidades de jerarquía, porque, si no, no se explica la actuación del Estado. Nosotros vamos por las responsabilidades políticas. Les interesa llegar más arriba. -Por supuesto. ¿Dónde ves la cabeza de la “Operación Huracán”? -En la señora Bachelet. En el gobierno de turno. Derechamente, nosotros lo hemos dicho… Pero ¿identifican lugares puntuales donde esto pudo haberse originado? -Hay una responsabilidad del Ministerio del Interior, y directa y políticamente, del señor Mahmud Aleuy. Está implicado directamente, monitoreando, tal como quedó establecido con la mensajería ya filtrada incluso por el Mayor Marín en contra del General Villalobos. Estaba involucrada la más alta jerarquía policial, se supone dependiente del Ministerio del Interior y, en este caso, de fiscales que incluso saliéndose de esta jurisdicción, como es el caso del fiscal Moya, tienen las prerrogativas de actuar como asesores para un montaje, como asesores técnicos. Los fiscales. -Moya es “pillado” porque él asesoraba a la Unidad de Inteligencia Especializada que hoy está presa por este caso, con su dirección: el General Blue, el Mayor Marín, el Capitán Oses pertenecen y crearon esta Unidad Operativa Especializada en la persecución del pueblo nación mapuche. Y habían fiscales, no solamente Moya, otros fiscales, por eso es que nos querellamos en contra de Arroyo y Moya, porque ellos estaban al tanto de toda esta farsa y montaje. ¿Tú ves algún destino a las tratativas que hay ahora entre Felipe Kast y Huenchumilla para generar un espacio de diálogo con el pueblo mapuche una vez más, o tu desconfianza es tal que a esta historia no le ves por dónde? -Toda vez que la lucha del pueblo nación mapuche choca de frente con los intereses del gran capital, en materia de disputa territorial, la pregunta es si con este sector, el empresariado comprometido en la causa mapuche, la industria forestal, que hoy día pretende seguir abarcando mercado internacional con producción de madera y derivados, incluso con instalación de centrales de celulosas, de verdadera industria de mayor escala para cumplir con el mercado internacional, es factible un entendimiento. Es decir ¿ellos van a sacrificar sus intereses en aras de la reconstrucción del pueblo nación mapuche? Esa es una pregunta. Nosotros planteamos que si nos vamos a sentar a discutir sobre la posibilidad de una solución, tiene que ser sobre la base de discutir y de ver fórmulas para una reconfiguración de mapa territorial. ¿Un territorio equivalente a lo que tenía el pueblo mapuche a fines del siglo pasado o algo un poco más modesto? -Esto es un poco más modesto. Y, sobre la base de sacrificar esos intereses un poco más modestos, hay una voluntad nula de parte del empresariado, y optan por la salida militar, militarización, Comando Jungla, Ley Antiterrorista y montajes como el caso Huracán. **Esta entrevista se realizó originalmente en Sonar Actual. Fuente; https://www.theclinic.cl/2019/05/19/hector-llaitul-mapuche-anticapitalista-y-revolucionario-no-represento-a-todo-el-pueblo-nacion-mapuche/
  9. 11 Mayo 2019 Ricardo Lagos Weber, senador PPD: “Hay que articularse ahora para frenar el avance de la ultraderecha” El legislador hace un llamado a toda la oposición a “conversar sin complejos” para generar condiciones para un entendimiento. Está preocupado por el futuro de la oposición y emplaza a su sector a buscar entendimientos. El senador Ricardo Lagos Weber dice que el gran problema hoy es el crecimiento de la ultraderecha en Chile, no obstante, insiste en que acciones como la votación a favor de la idea de legislar en materia tributaria, que realizaron diputados de la DC, hacen perder las confianzas. En clave de candidato presidencial -aunque dice que solo ha manifestado su disposición y no está en precampaña- el legislador sostiene que hay que proponer una alternativa progresista y creíble para llegar al poder. ¿Qué le parece que figuras de la centroizquierda como Rodrigo Valdés, respaldaran la reforma laboral, cuando desde el propio PPD se ha dicho que se puede precarizar el trabajo? Es un proyecto que ni siquiera se conoce en detalle, pero ciertamente se genera un cuadro. Ellos terminan diciendo que la flexibilidad puede ser buena con los resguardos necesarios y ahí está el tema a discutir. Llamé a Rodrigo Valdés y le planteé que creía que era prematuro, sin conocer los detalles, señalar que estaban los resguardos necesarios para no precarizar el mercado laboral. Siempre es posible pensar reformas, pero que no precaricen el trabajo y que ayuden a la flexibilización en la medida que estén los resguardos adecuados y eso está por verse. También hay posiciones diversas en la oposición en otras reformas, ¿cómo deben enfrentarlas? Como oposición vamos a tener que hacer esfuerzo muy grande para encontrar puntos de entendimiento. Está fácil decir que no, lo complejo es que junto con decir que no propongamos una alternativa que les haga click a los chilenos. No basta aparecer bloqueando. Ahora, yo voy a parar todos los goles, voy a votar a todo en contra cuando haya que hacerlo. Pero aquí lo importante es que hay que parar a la ultraderecha, ese es el tema. Para mí lo que viene es que la oposición debe articularse para ofrecer una alternativa progresista y creíble frente al avance de la ultraderecha. Veo un neoconservadurismo muy fuerte en Chile que trata de tocar fibras de muchos compatriotas a los que les empieza a hacer sentido. Y esto pasa mientras en la izquierda o centroizquierda nos debatimos si en el pasado se hizo lo correcto o no. Hay que articularse ahora para frenar el avance de la ultraderecha. Pero, ¿cómo se hace? Conversando sin complejos, entendiendo nuestras biografías, no digo aplaudiéndolas, pero entendiéndolas. Conversando, generando confianzas mínimas y por eso que fue tan serio lo que ocurrió en el tema tributario. El trabajo de tres meses se vino abajo producto de la decisión que tomó la DC en ese minuto y con eso cuesta generar las confianzas, yo no quiero ocultarlo. ¿Creo que es posible recuperarlo? Sí. En la votación en particular, seguramente la DC va a rechazar la integración, ojalá que así sea. Ni siquiera existe una orgánica en la oposición para debatir. Tenemos seis u ocho meses para poder generar esos espacios. Tal vez no lo logramos y hay que ponerse en esa eventualidad, pero yo miro lo que ha ocurrido en otras latitudes. Miro el caso español, Podemos a regañadientes le permitió a Sánchez formar gobierno en la elección anterior, pero ellos no tenían ningún interés en participar de ese gobierno, fueron categóricos. No obstante, en esta elección hubo guiños de que tal vez iban a tener que trabajar juntos y ahora están planteando distribuir responsabilidades políticas, ¡qué elegante! ¿Qué quiere decir? Que hay un debate que tiene que darse al interior del Frente Amplio y al interior de nosotros, de cuáles son los bordes y las orillas de una futura mirada de centroizquierda chilena. Tal vez, me puedo equivocar, en el sentido de que no va a haber ese espacio, pero la responsabilidad -de aquellos que incluso hemos levantado la mano para decir que estamos disponibles para cosas más grandes- pasa por generar esos espacios. Hay que cuidar los vocabularios, cuidar las conductas, las expresiones corporales, para generar las condiciones para un entendimiento. El desafío es mucho más grande que simplemente una elección. En el PPD hay diferencias sobre el TPP11, ¿por qué existen? Tal vez no hubo espacio ni deseo de conversar, como dijo Heraldo Muñoz. He visto muchas críticas al TPP, algunas que son derechamente fake news, pero hay temas que sí son dudas razonables y que hay que despejar. Pero he visto tanto encono, que yo me pregunto, ¿hay 60 profesionales chilenos -que tomaron parte en la generación del TPP- que fueron a dañar a Chile? Lo encuentro bien inaceptable. He visto diputadas del PPD que dijeron que el texto lo redactaron las grandes corporaciones del mundo, o sea que ¿Heraldo Muñoz, se dejó manejar por las grandes corporaciones?, ¿la Presidenta Bachelet se dejó manejar por las grandes corporaciones? Se ha vinculado el desarrollo económico con los acuerdos de libre comercio, y creo que no es correcto. Hay una campaña en su contra, con folletos en las calles, en redes sociales, ¿no lo hace reflexionar? Es imposible que producto de eso uno vaya a cambiar su opinión, qué clase de legislador es uno si se sintiera presionado. No me pretendo victimizar, esto se lo hacen a todos en las redes sociales. ¿Y muchos hacen política por las redes sociales? Sí, creo que sí. Y ¿eso es bueno o malo? No es sano hacer política por las redes sociales, porque cuando empiecen a decir que se reponga la pena de muerte o que no queremos migrantes o no queremos gente de tal religión, o que los pueblos originarios no son tan importantes, ahí se socava todo. Las redes sociales son importantes, existen, vivo en este planeta, pero hay que calibrar. Usted ha planteado que en política internacional el gobierno tiene un multilateralismo a la carta, ¿qué significa eso en la práctica? Acá hay un cambio en política exterior que es real. La Constitución le otorga al Presidente la conducción de la política exterior, pero eso no significa echar por tierra todo por lo que Chile ha sido identificado en los últimos 40 o 50 años. Lo que ocurrió con el acuerdo de Escazú o cuando el Presidente alaba el pacto global de migraciones y da marcha atrás. Y lo que ocurrió ahora con la CIDH, donde no hay una institución de DD.HH. del mundo que no haya tenido críticas a la forma en que el gobierno operó. ¿La Cancillería supo algo? No supo nada. Y ahora el Presidente quiere que todo el mundo concurra a apoyar el TPP. Lo que ha hecho el Presidente con esto, es decirle a la opinión pública de que la política exterior se va a jugar en clave doméstica. Usted dice que el Presidente es el verdadero canciller… No sé quién es el verdadero canciller, pero sabemos quién no. ¿Ampuero? Sí, yo siento que a Ampuero lo han pasado por arriba, la desmoralización al interior de la Cancillería es grande. Las decisiones las están tomando en el Segundo Piso de La Moneda, esa es la verdad, entre el Presidente, Larroulet y Benjamín Salas Kantor. Entonces, a mí no me extrañaría que en el Congreso se le dijera al Presidente que el TPP puede esperar un año tranquilamente hasta que no se suscriba el acuerdo de Escazú y rectifique lo que hizo ante la CIDH. ¿Cree que es el momento de un cambio de gabinete? Todos los gobiernos hacen cambio de gabinete en algún minuto. Yo no estoy pidiendo ajuste de gabinete, estoy más preocupado de las señales que da el gobierno con sus reformas. En otro tema, ¿cuál es el objetivo de la gira que inició por el país? Estoy yendo donde me inviten, para tomarles el pulso a las regiones, para tomarle el pulso a los militantes y a los ciudadanos. La vida no es solamente la V Región. ¿No es una precampaña presidencial? No, si no ando ni con folletos (risas). Paremos el juego de máscaras. Estoy aprovechando de recorrer Chile para hablar de cosas que uno tiene que opinar, pero no es una gira. “Paremos el juego de máscaras”, ¿lo dice porque está disponible para ser candidato presidencial? Yo levanté la mano pero dije, en todo caso, que no hay candidatura ahora, habrá que definirlo en el futuro y seguramente van a haber primarias para esto en varios partidos. Pero más que candidaturas, volviendo al principio, la oposición debe tener capacidad de aglutinarse o tal vez vamos a tener dos oposiciones o tres oposiciones, partamos por ahí, lo otro va a ser secundario. ¿Heraldo Muñoz ha perdido liderazgo en el PPD? Heraldo y la mesa han hecho un esfuerzo para darle conducción al partido y, desde ese punto de vista, lo han hecho bien, más allá del tema puntual bancada de diputados y TPP. Ahora, en general la mirada que hay hacia los partidos es bastante mala, veíamos esta semana las cifras del Servel sobre afiliación a los partidos y el PPD está entre aquellos que perdió hartos militantes. Fuente: https://www.latercera.com/politica/noticia/ricardo-lagos-weber-senador-ppd-articularse-ahora-frenar-avance-la-ultraderecha/652173/
  10. 03 Mayo 2019 Isabel Plá: “Estamos en un país donde los hombres se perciben como jefes” La ministra de la Mujer y la Equidad de Género enfatiza que la brecha de género se agudiza en sectores vulnerables, por lo que se debe potenciar la independencia económica de las mujeres, especialmente en esos quintiles. La ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Isabel Plá, admite que si bien la brecha de género persiste en el país, se han registrado avances cuya profundización se relaciona con el impulso de “cambios culturales” en la sociedad chilena. ¿Cómo se define hoy el rol de la jefatura de hogar? El reconocerse como jefa de hogar es una percepción. Y en eso hay un cambio muy importante en Chile, que tiene que ver con el empoderamiento en general de las mujeres. Es positivo que más del 40% de los hogares esté percibido con una jefatura femenina, aunque la mayoría de esos hogares son monoparentales. ¿Cómo evalúa el porcentaje de mujeres insertas en el campo laboral, que no supera el 49,5%? En participación laboral seguimos estando muy por debajo del promedio en América Latina (55%). Más aún de los países Ocde, que es sobre 60%, o de naciones como España, donde según el Banco Mundial llega al 69%. ¿Qué información que revela la encuesta se debe resaltar? Con esta información uno se da cuenta de que en el 20% más vulnerable la participación laboral es solo del 32%. En cambio, en el quintil más alto la participación laboral es del 67%. Y en cuanto a las razones por las que no están participando laboralmente las mujeres, uno se encuentra con que el 40% de las mujeres más vulnerables no lo hacen por razones de cuidado familiar, de los hijos o de adultos mayores. En cambio, en los quintiles más acomodados el 5% o el 6% no se integra al mundo laboral por esas razones. ¿Cómo se puede disminuir la brecha entre las jefaturas de hogares en las familias biparentales? Empoderar económicamente a las mujeres es un elemento muy importante. Sin ingresos propios en muy difícil tomar decisiones y participar en igualdad de condiciones. El elemento económico es lo que marca y tiene mucha incidencia en el momento en el que una mujer quiere dar un paso, por ejemplo, para salir de un círculo de violencia. ¿Cuáles son las metas del gobierno en cuanto a equidad? Estamos en un país en que los hombres se perciben como jefes. Eso está claro. Pero no puedo separar eso de la condición socioeconómica y las oportunidades que van teniendo las mujeres en los distintos sectores de la sociedad. Por eso, una meta es el empoderamiento económico, y para ello impulsamos la modernización laboral y de inclusión, junto a la reforma de salas cuna. Y, por otra parte, apuntando a un cambio cultural que tiene que ver con la convicción social de que las mujeres tienen igual dignidad. ¿El tema de la no discriminación se está implementando en la educación? Sí, ya hemos trabajado en torno a la educación no sexista. En enero presentamos con la ministra (Marcela) Cubillos una política de equidad de género, que es fruto del trabajo de una mesa de especialistas que funcionó durante 2018, y la vamos a volver a convocar. ¿Cuáles son los principales pilares? Equidad de género en las salas de clases, es decir, el trato del día a día que deben tener niños y niñas para enfrentar ciertas materias. Una de las razones que inspira esto es que el 10% de la matrícula en la educación técnica, por ejemplo, es de mujeres, y eso tiene que ver con el trato que se les da a las niñas versus los niños en estas materias. Otro pilar es la erradicación de la violencia, para formar una sociedad con tolerancia cero a este flagelo. Y el otro pilar es el de la vocación por las carreras con mayores proyecciones técnicas. En ellas hay que invertir. Allí hay pocas mujeres. Usted, en su experiencia laboral, ¿ha sufrido discriminación? Por supuesto, como la gran mayoría de las mujeres. Es imposible no sufrirla. Solo que antes eso era parte de la causa, del paisaje. Y en los últimos años eso dejó de tolerarse. Hoy las decisiones discriminadoras y arbitrarias se denuncian. Eso habla bien del país. Recuerdo que yo no estaba casada aún y llevaba tiempo trabajando. Era una empresa pequeña y lo hacía bien, así que pedí un aumento de sueldo. Y cuando lo hice, mi jefe se sintió agredido, me dijo: Yo no tengo la culpa de que a ti no te mantenga nadie. Yo tenía 28 años. Fuente: https://www.latercera.com/nacional/noticia/isabel-pla-estamos-pais-donde-los-hombres-se-perciben-jefes/641391/
  11. 27 Abril 2019 Andrónico Luksic: “Esta reforma tributaria tiene el combustible necesario para de nuevo darle fuerza a nuestra economía” Acompañando al Presidente Piñera en su gira por Asia, el empresario defiende la necesidad de impulsar la reforma tributaria. Asegura además que si se suben los impuestos la gente no invierte. También sostiene que la gente está cansada de tener una política de "guerrilla permanente". Afirma que no tiene aspiraciones presidenciales y que está "cómodo" con este gobierno. Son las 14.00 del sábado en China (2.00 horas de Chile) y el avión presidencial -que despegó hace unos minutos – traslada a Sebastián Piñera desde Beijing a Shenzhen, la segunda parada de la gira a Asia del Mandatario. Sobre la aeronave, el presidente de Quiñenco, Andrónico Luksic -quien por primera vez participa de una gira de Piñera-, interrumpe la lectura de un libro, “La única historia” de Julian Barnes, para realizar esta entrevista. El empresario, cuya presencia en el viaje ha generado cuestionamientos desde la oposición y ha sorprendido a los integrantes de la comitiva -quienes comentan, en privado, que les pareció positivo que aceptara ir en el avión presidencial y no en un vuelo privado-, aborda el escenario económico y político del país. Así Luksic, si bien destaca los avances en materia económica bajo el gobierno de Piñera y afirma que es necesaria la reforma tributaria, reconoce que no le gusta cómo ha evolucionado esta iniciativa del gobierno. “Creo que ha ido evolucionando mal lamentablemente”, dice. En ese sentido, el empresario emplaza a la oposición a que reflexione sobre el tema. Esta es primera vez que acompaña al Presidente Piñera en una gira, ¿por qué aceptó la invitación? La acepté por una razón muy sencilla: en el primer gobierno del Presidente Piñera nunca me invitó, jamás. Por supuesto que uno a través de la Sofofa puede llegar, pero jamás me invitó. Y en este gobierno me hizo esta invitación, y yo feliz de ir. El Presidente Aylwin tuvo la gentileza, en su momento, de invitarme a Estados Unidos y fuimos a Washington. La Presidenta Bachelet, en su momento, también me invitó para que la acompañara a México y Panamá, básicamente en Panamá porque estoy vinculado al Canal de Panamá. En este gobierno me llegó la invitación del Presidente, ¿cómo le voy a decir que no? Además que quedé bastante sentido porque nunca me había invitado. Bueno, no necesariamente me tienen que invitar a mí a los viajes presidenciales, pero me pareció importante China (….). Me gusta China, le tengo cariño a China. Usted dice que en su primer gobierno Piñera no lo invitó y ahora sí, ¿nota un cambio o aprendizaje en él? No sé. Eso no me atrevo a decir, pero no tengo ninguna duda que todos aprendemos con los años de nuestros errores, de las cosas que hacemos bien. ¿Cuál es la importancia de este viaje para Chile? Yo creo que, sin duda, esta es una invitación que se dio y se aprovechó una coyuntura muy especial, que el Presidente Xi Jinping estaba haciendo el foro de “Una franja, una ruta”. Fue muy inteligente haber tomado la invitación y haber participado de este foro porque claramente Asia es el futuro para nosotros los chilenos, no solamente China. El 95% de las cerezas que se comieron los chinos el año pasado, vienen de Chile…Yo creo que hoy día pueden crecer mucho más las cerezas, este es un mercado importante para nosotros, no podemos olvidarlo. Igualmente, no tenemos que olvidarnos de un socio muy importante como es Estados Unidos, hoy día Chile tiene dos socios comerciales muy importantes: China y Estados Unidos. El Presidente Piñera se reúne hoy con el CEO de la empresa Huawei, ¿cree que Chile se debería inclinar por esa compañía para la construcción del cable transoceánico para unir Chile con Asia? Creo que Chile debe hacer una licitación abierta, muy clara y darle la oportunidad a todos los que fabricamos cables en el mundo. ¿A usted también? Pero absolutamente. ¿Participará de esa licitación? No tengo idea, no sé cuáles son las condiciones del cable, pero tenemos una compañía que hace cables submarinos (Nexans), no es nuestra, somos accionistas del 30% y acabamos de terminar de poner el cable entre Mallorca y la Península. Voy a llamar por teléfono en cuanto aterricemos en Chile para ver si hemos estado participando, yo creo que sí. ¿Y cuál es la importancia de esta visita para su holding? ¿Aprovechó el viaje para hacer gestiones para su empresa? No, he estado acompañando al Presidente. He tenido la oportunidad de conversar un par de cosas con él, me ha preguntado un par de cosas. ¿Qué cosas? Hemos hablado de la economía del mundo, cómo la ve él y la ve como la vemos todos. Lo que está pasando en general, mire lo que pasa en Latinoamérica, a nuestros vecinos que no les ha ido muy bien. Ojalá que les vaya bien. Pero para el holding suyo, ¿qué tan relevante es la visita? Hubo críticas por parte de algunos parlamentarios luego que el presidente de Codelco cuestionara que no fue invitado… No, salvo lo que un diputado mencionó: que yo había venido por el cobre más o menos. Giorgio Jackson… No dijo eso la verdad, no quiero ser injusto. Pero efectivamente, tenemos una oficina en Shangai hace más de siete años. ¿Qué le pareció la polémica que se generó con Nelson Pizarro? Me pareció una chimuchina ridícula respecto de lo que se está haciendo y lo que está haciendo el Presidente en China. ¿Había que invitarlo o no a la gira? No tengo idea. Yo soy invitado, quien invita usted sabe quién es. De todas formas, se terminó retractando Pizarro. ¿Fue bueno que lo hiciera? Conozco a don Nelson Pizarro, le tengo un gran respeto, un gran minero. No quiero decir nada, demos vuelta la hoja. “Venezuela viene disminuyendo en democracia, al contrario de China, que se abre y genera libertades” ¿Qué le parecieron las críticas hacia el Presidente por sus dichos sobre el régimen político de China? El Mandatario sostuvo que “cada uno tiene el sistema político que quiera”, marcando un contraste con su postura con Venezuela. Honestamente, no lo vi, ni lo escuché. Desconozco cuál fue el comentario. ¿Es cuestionable, a su juicio, relacionarse con China, que es un país que tiene un régimen político que algunos califican como dictadura? Yo creo que China es un país que tiene dos mil o tres mil años de historia y que ha venido abriéndose al mundo, donde se han abierto libertades, el comercio, donde ha generado prosperidad y ha incorporado mucha gente para que pueda tener una casa, agua potable. Creo que China hay que mirarla en ese sentido, ojalá fuera más rápido, pero oiga, es un problema de los chinos cómo van de rápido. Pero que están abriéndose, que están generando una apertura, que está visualizando una China distinta a lo que había hace diez años atrás, este país está abriéndose al mundo, a lo mejor no con la velocidad que le gustaría algunos. Yo el año 84 llegué acá y lo único que había era una bicicleta, mire hoy día. Pero se genera un contraste en el gobierno en alabar a China y cuestionar a Venezuela… Oiga, pa’ qué le buscamos cinco patas al gato. Venezuela viene disminuyendo en democracia, al contrario de China, que se abre y genera libertades, a lo mejor no todas las que quisiera a sus habitantes, pero genera bienestar, le genera prosperidad, genera posibilidades de estudio a los hijos. ¿Y qué pasa hoy día en Venezuela? Totalmente al revés. Vamos cerrando esas libertades y se va generando un gobierno que está sostenido solamente por las Fuerzas Armadas y donde yo creo que el pueblo está hoy día con hambre, sin luz, sin agua. ¿Venezuela es una dictadura, a su juicio? No tengo idea si es una dictadura o no. Lo que sí tengo claro es que una elección abierta y bien hecha hoy día, no tengo ninguna duda que gana la oposición. “Es importante hacer la Reforma Tributaria, porque el país va a estar mejor” En cuanto al gobierno del Presidente Piñera, ¿cómo evalúa la reforma tributaria y cómo ha ido evolucionado su tramitación? Creo que ha ido evolucionando mal lamentablemente. Creo que esto es una reforma que tiene varios propósitos, pero que tiene una cosa principal: arreglar y simplificar la reforma que se hizo en el gobierno anterior. Una entelequia que no entiende nadie, por lo tanto, la veo, en ese sentido, absolutamente importante, porque esta no es una reforma para recaudar, sino que para simplificar, para ayudar y colaborar a las pymes tremendamente. Yo soy partidario absolutamente de que esto tiene que ser un sistema integrado. No hay que olvidarse de que por 20 años este es el sistema que nos llevó y crecimos desde el año 90 en adelante, cuando entramos en democracia. Tiene ventajas, ahora, en este momento donde la economía empieza a flaquear un poquito, es verdad. Efectivamente tenemos un medio ambiente en general en el mundo. En ese sentido, es fundamental que la reforma tributaria salga con la menor cantidad de cambios posibles. Yo soy partidario de un sistema integrado, tiene que ser así… acá en China, el año pasado, cuando empezó el problema de crecimiento se tomaron varias medidas, pero una de las medidas que se tomó es bajarle los impuestos a las personas. Imagínese nosotros yendo para atrás, la oposición está yendo para atrás. El gobierno para aprobar la idea de legislar de la reforma incorporó ideas de la oposición, sin embargo, siguen rechazando la integración. Usted dice que la reforma ha evolucionado mal, ¿en qué cosas? Yo creo que la integración es fundamental. Y que se generen los créditos tributarios tal como se generaban antes, las empresas van a invertir obviamente más, pero lo más importante es que se va a despejar. Llevamos tres gobiernos hablando de reformas, partiendo por el gobierno de Piñera, el primer gobierno, que me parece fue una muy mala idea, pero no importa. Lo hecho, hecho está. Y en este segundo gobierno, ¿cómo ha visto la propuesta y el liderazgo del Presidente Piñera en la reforma tributaria? Yo tengo la sensación personal de que se atrasó un poquito, esto debió haberse presentado y negociado con la oposición antes, pero bueno, no se hizo. Hoy día las cosas han cambiado y se está tratando de negociar. Yo pido y hago un llamado honestamente a la izquierda, la derecha y al centro, esta reforma tributaria tiene el combustible necesario para de nuevo darle fuerza a nuestra economía y no vayamos de a poco a poco perdiendo fuerza. En ese sentido, hay que tener claro: el crecimiento es lo único que nos permite progresar, avanzar a un país mejor, a mejores sueldos, a mejores rentas. Si no hay reforma estamos los chilenos pagando más impuestos que los extranjeros, ¿le parece razonable?. Durante la campaña presidencial, el entonces candidato Sebastián Piñera dijo que iba a bajar los impuestos a las empresas, sin embargo, luego se retractó debido al escenario económico. ¿Qué le pareció eso? Me parece que hizo una promesa en el entendido de que bajar los impuestos cuando las cosas están andando bien le da una mayor fuerza a la economía y, por lo tanto, las empresas invierten más, se generan más trabajo y más progreso. Las cosas no se le dieron políticamente y, bueno, no hay nada que hacer. Si no tiene la Cámara de Diputados, ni tampoco mayoría en el Senado. ¿No se debió hacer ese compromiso? A lo mejor tenía la idea de que efectivamente podía haber un cambio en las cámaras. ¿Pero le gustaría que se bajaran los impuestos a las empresas? Yo creo que hablar de bajar impuestos en Chile no es un tema que sea popular y genera rápidamente urticaria en mucha gente. Y eso hay que entenderlo así y no hay ningún problema. Lo que sí es importante es que esta reforma pase lo antes posible. Yo le pediría al Congreso, no soy nadie para hacerlo, pero le pediría honestamente que lo miraran con una visión país, una visión de Chile, que no hagamos la suma o la resta de si nos va tener más votos o menos votos. Yo creo que es importante hacerla, porque el país va a estar mejor. ¿Cómo ha visto la oposición hasta ahora? Mire lo que pasó con la posibilidad de la idea legislar, mire todo el tremendo problema que se generó… me parece que la oposición en ese sentido debería hacer una reflexión. Uno puede pensar internamente cuál es la manera de hacerlo, que ideológicamente la manera de hacerlo no es esta, bueno, se respeta, pero también hay que tener buena memoria y pensar que lo que han hecho en el pasado, particularmente en el gobierno de la Presidenta Bachelet fue un desastre. Se suponía que la reforma iba a recaudar para poder pagar la educación gratuita. Creo que alcanzamos el 60% y ni siquiera se recaudó lo que se pensaba por una cosa muy sencilla: porque en definitiva cuando usted sube impuestos la gente no invierte, así funciona. Si queremos ir en contra de las cosas que funcionan bien en el mundo, hagámoslo, ¿con qué objeto? Cuando lo que queremos todos es que este país salga adelante bien. ¿Pero le gusta o no cómo está la reforma tributaria actualmente? Hay empresarios que han planteado que se ha desdibujado Yo no lo he leído el proyecto, solo lo que he conversado con mis asesores, pero en definitiva, yo creo que no es la reforma que este país necesita en este momento para volver a generar fuerza para que la economía crezca. Yo creo que no es la reforma. ¿No le gusta entonces? Creo que se la he metido muchas cosas, se le ha cambiado una serie de cosas. Aquí todo el mundo quiere negociar todo, puede ser, está bien, pero no en esto. Despachemos rápidamente esto para hablar seriamente de un problema que es mucho más importante que son las pensiones. Entonces, no le gusta la reforma tributaria, pero quiere que igual se apruebe…. El proyecto ya está adentro. En China cuando bajaron los impuestos a las personas nadie se preocupó de los multimillonarios o billonarios si iban a ahorrarse uno o dos pesos, era lo que le hacía falta al país, para todos. En ese sentido, si la integración genera buenos beneficios y hay gente de la oposición que le da urticaria, a lo mejor habrá que pedirles a esas empresas grandes, que es el 1% de Chile, que se ven beneficiadas, o a esas personas que se ven beneficiadas, que hagan una contribución mayor en las pensiones, por ejemplo. ¿La solución pasa por ahí? Ya le di mi opinión. Ojalá salga lo antes posible. Ojalá haya efectivamente una visión país, empecemos a conversar y no perdamos el tiempo. La gente está aburrida que el Parlamento no se transforme en una herramienta que contribuya efectivamente a que este país siga creciendo, que es lo que necesitamos. Usted mencionó la reforma a las pensiones, ¿cómo evalúa la propuesta del gobierno? Me parece fundamental que la reforma tributaria salga lo antes posible del Congreso y que nos aboquemos todos, digamos, a la reforma a las pensiones. En ese sentido, yo creo que es fundamental el pilar solidario que el gobierno está pensando agregar y también la contribución de las empresas en términos de que si es un 4% o un 5%, me parece que debemos hacerlo. Ese es un tema prioritario, importante y fundamental. Las expectativas económicas de la ciudadanía han ido cayendo según las encuestas, en su caso, ¿pensó que este gobierno iba a hacerlo mejor en lo económico al ser de centroderecha? El Presidente Piñera salió elegido con la clase media de Chile, que ha crecido tremendamente y lo que le interesa es seguir mejorando su condición de vida y ya lo han logrado. Ese beneficio que hoy día tiene, esa garantía que hoy día tiene la posibilidad de viajar, de tener un segundo auto, la posibilidad de tener una casa en la playa. Nadie puede decir que este país no ha progresado, hay que ser muy ignorante. Que todavía hay gente que vive en condiciones que no debería, por supuesto, a eso tenemos que abocarnos. ¿Cómo nos abocamos? No poniéndole problemas a la reforma, no tratando que al gobierno le vaya mal para que la oposición pueda tener la posibilidad de ganar el gobierno en dos años más. Esa no es la manera, eso Chile no lo quiere, los chilenos no queremos ese tipo de políticos. No estoy conforme. Me parece que Chile puede más y esta reforma le puede dar el combustible necesaria. El Presidente ha transmitido que la situación económica global del país es más compleja de lo que se esperaba, ¿cuánto cree que pueda repercutir en Chile? El mundo está en un proceso complicado, muy complicado. Nosotros tenemos la oportunidad que tenemos un país ordenado en términos financieros, un gran Banco Central. Para qué corremos el riesgo esperando una reforma que nos pueda ayudar nuevamente. Es el combustible que necesitamos para que el avión tome más altura. Punto. ¿Qué debería hacer el gobierno? Yo creo que el gobierno está haciendo todo lo que puede en un contexto donde no tiene mayoría en las Cámaras, no es fácil. Y es menos fácil cuando esa oposición pretende tratar de que no le vaya bien. Si en definitiva, eso es. Yo creo que la gente está cansada de tener una política de guerrilla permanente. “Me siento cómodo con este gobierno” ¿A qué cree que se debe esa postura de la oposición? Porque perdieron el gobierno y van a querer volver. ¿No le gustaría que volviera un gobierno de centroizquierda? Oiga, el pueblo, que somos todos, elegimos a o b y si a sale tenemos que trabajar con a, si b sale hay que trabajar con b. ¿Pero se siente más cómodo con un gobierno de derecha? Me siento cómodo con este gobierno. Creo que tenemos un Presidente que trabaja como ningún otro Presidente, que trabaja 18, 20 horas, un hombre inteligente. Tiene sus caídas, a lo mejor sus chistes son malos y se equivoca en hacerlos cuando no hay que hacerlos, todos tenemos, nadie es perfecto. Pero tenemos un gran Presidente. ¿Está conforme con su liderazgo? Me gusta su liderazgo, sí. Ahora, creo que también se mete un poquitito mucho, se expone mucho digamos. ¿En qué cosas, por ejemplo? Yo creo que tiene buenos ministros y tiene que dejarlos trabajar un poco. Lo que pasa es que me da la impresión que el Presidente se desespera un poco porque las cosas no salen a la velocidad que él quiere. Cuatro años es muy poco, además, deberían haber sido seis. ¿Se debería volver a un sistema de seis años? El gobierno estaba estudiando una propuesta en esa línea… De todas maneras, absolutamente. ¿Por un tema de continuidad de las reformas? Sí. Y soy partidario también de la reelección. Y nadie se va atrever a tocar el punto, todo el mundo va a pensar que se va apitutar este, se va apitutar el otro, pero alguien debería hacerlo. Yo soy partidario absolutamente, como también soy partidario de que los parlamentarios se puedan reelegir una sola vez. No puede ser posible que permanezcan durante cuatros, ochos, diez periodos. Si finalmente vamos perdiendo energía. No digo que lo hagan mal, uno va perdiendo energía. Si se pudiera, ¿le gustaría la reelección del Presidente Piñera? Me gustaría, sin duda, ojalá se pudiera, pero no va a haber nadie, nadie y menos con estas Cámaras, sin tener la mayoría, no se va a poder hacer no más. Ya que tocó el tema de los parlamentarios, ¿cree que sería razonable reducirles el sueldo? Yo creo que los parlamentarios tienen que tener sueldos como los que hoy día tienen. Yo sinceramente creo que tienen que tener buenos asesores y qué se yo. Ahora, también creo que es importante que haya un buen control de gasto y transparencia por parte de la propia Cámara de Diputados, del Senado. La gente hoy día quiere transparencia. Usted mencionó que el Presidente debería dejar trabajar más a sus ministros, ¿le gusta cómo lo está haciendo el ministro de Hacienda, Felipe Larraín? Mire, conozco al ministro de Hacienda. Me parece que también es un hombre que ha tenido experiencia en el gobierno anterior. Yo creo que aprendió algunas cosas que le faltaban. Creo que es un gran tecnócrata, creo que es un hombre que conoce y que tiene las mejor intención en términos de lo que está poniendo. ¿Ha hecho suficiente para llegar a acuerdos con la oposición? Yo creo que más que el ministro, me pareció que en los primeros meses de este gobierno hubo una mayor conversación, una mayor relación con la oposición. Yo sinceramente pensé que iba haber una cosa más unitaria en términos de discusiones. Yo creo que eso se ha perdido y ojalá se retomara porque creo que es importante. Este país va a salir adelante en la medida que todos colaboremos. Por supuesto, que hay extremos que no van a estar nunca de acuerdo y que tienen sus propias visiones totalmente añejas y que ya se enterraron hace mucho años. El gobierno está trabajando en una iniciativa que se llama compromiso país, que busca potenciar el desarrollo, ¿lo invitaron a participar? No, pero invitaron a mi hermana. Me parece una buena iniciativa, ahora, no conozco cómo funciona, me pareció una buena iniciativa en su momento…Ahora, hay mucho que hacer en este país. Es cierto que nos falta mucho, hay gente que no tiene todavía los beneficios que debería tener, falta. Eso solamente se hace con crecimiento, tienen que entenderlo. Chile, la gente ya lo entendió, por eso salió el Presidente Piñera. Los que tienen que entenderlo ahora son los parlamentarios de oposición. ¿Quiénes particularmente de la oposición? Aquellos que tienen una visión sesgada. Dejemos la suma chica de lado, démosle a este país la fuerza necesaria. Y si mañana, oiga, entregamos un país creciendo mejor para el próximo gobierno que venga, pero más importante para la gente que necesita que este bienestar le llegue. “Hay gente rica en Chile, hay gente rica y pobre en Argentina, Perú, Brasil, China, Estados Unidos y en todos lados. O sea, no le busquemos cinco patas al gato” Usted que es una de las personas más ricas en este país, ¿qué responsabilidad cree que tiene para ese bienestar? Tengo mis dudas respecto del más rico del país, creo que hay otros empresarios (se ríe). Yo creo que tenemos una responsabilidad, todos los empresarios del país, particularmente los grandes. En mi caso, yo la visualizo en términos de que las personas que trabajan en el grupo puedan ir cada día mejorando sus condiciones, sus puestos de trabajo y sus rentas. ¿Y qué le parece el problema de distribución de la riqueza que existe en Chile? Los mayores ingresos están concentrados en un pequeño porcentaje de la población…. Creo que está concentrado en el 1%, no tengo idea en cuánto está concentrado. Pero mire, hay gente rica en Chile, hay gente rica y pobre en Argentina, Perú, Brasil, China, Estados Unidos y en todos lados. O sea, no le busquemos cinco patas al gato. Ahora, podemos hacer que eso sea menor, por supuesto. ¿Y cómo? creciendo, creciendo. Necesitamos crecer más, el país requiere crecer más. En otras reformas, ¿qué le parece la reforma a las Isapres y fonasa? Me estoy recién metiendo en ese tema, como para darle mi opinión. ¿Y qué piensa del matrimonio igualitario y del aborto? Me parece que por razones personales, (en el matrimonio igualitario) es una cosa que he ido evolucionando en el tiempo y hoy día me parece que es algo que la sociedad debe entender y comprender. En el aborto, tenemos en Chile las tres causales. Si usted me pregunta a mí, en el fondo de mi corazón, nunca fui partidario del aborto, pero ya está la ley, da lo mismo lo que yo piense. Pero, no soy partidario, pero hay que respetar lo que una mayoría importante quiere. Quiñenco Este año cumplió cinco años a la cabeza de Quiñenco, ¿qué diagnóstico hace? Cumplí cinco años desde que mi hermano murió lamentablemente. Nos ha tocado con el grupo que me acompaña, porque en esto claramente no estoy solo, hacernos cargos de dos o tres problemas que teníamos, particularmente en la Sudamericana de Vapores, que hemos logrado hacer la fusión, después la fusión con la Naviera Arabe. Hoy día la compañía se ve con buenas perspectivas. Yo hago un buen balance. Creo que hemos mirado al exterior con fuerza, con interés. En definitiva yo creo que el crecimiento nuestro debería ser un poco más afuera. ¿Cuáles son las metas que tiene para este año? Consolidar un par de cosas que tenemos pendientes. Yo creo que nuestra posición de accionista importante en Nexans, una compañía que tiene un mercado complejo, el mercado de los cables. Yo creo que ahí necesitamos consolidar que la compañía tome un ritmo transformador importante. En eso estamos y yo tengo gran confianza en la administración nueva que hoy día tiene la compañía. ¿Qué análisis hace estando ad portas de completar el pago de la deuda subordinada por parte del Banco de Chile? Pensé que no me iba a preguntar de lo único que me tiene extremadamente feliz y muy orgulloso, no solamente yo, sino que las 16 mil personas del Banco de Chile han colaborado para esto (…). Era una cifra muy grande, que el día 2 de mayo, deberíamos de terminar de pagar la última cuota, con lo cual se libera una cantidad importante de acciones, el banco pasa a ser uno de los bancos con mayor transacción, por lo tanto, se va a poder tranzar mucho más de lo que hoy día se tranza. Esto cierra una etapa de una época financiera negra en Chile, que fue cuando tuvieron problemas los bancos. Y lo más importante, se cierra esa etapa habiendo casi todos los bancos, yo creo que todos, pagado el préstamo a UF más cinco. Bueno, alguien dirá a UF más cinco, cuando nos prestaron el dinero a SAO, SM era una tasa buena. Sí, efectivamente fue una tasa buena, pero los últimos diez años, UF más cinco, oiga, el Banco Central no quiso que le pagáramos el año pasado, queríamos prepagarlo y ¿por qué? porque es una colocación muy buena. No creo que tenga el Banco Central una colocación mejor que UF más cinco, pero que se le acaba el día 2 de mayo, donde espero estar ahí y darle la mano al presidente del Banco Central, con el presidente, por supuesto, del Banco de Chile y llevarle un chequecito, o una cosa para dar por cerrado este capítulo (se ríe). Junto con su llegada a la cabeza de Quiñenco, a los años después, potenció el uso de sus redes sociales respondiendo todo por esa vía. ¿Por qué tomó esa decisión? Cuando fui a declarar a tribunales y me pegaron no solamente a la salida, sino que cuando salí del tribunal y el ascensor habían 30, 40 personas y los gendarmes no tuvieron ninguna condición de poder protegerme. Me pegaron, me escupieron, esa rabia que ví, me pregunté por qué, qué hemos hecho tan mal. Y la verdad que es que me pareció importante tener un instrumento, algo por si alguien me dice que yo soy un ladrón, yo pueda responderle que está equivocado. No tiene ningún otro propósito. ¿No es para posicionarse? En redes sociales hay quienes le han dicho que sea candidato presidencial… Usted es la única que me ve como candidato presidencial. No hay nadie que me vea así. ¿Y aspiraciones no tiene? No, ninguna. ¿A esta edad? No, hay políticos jóvenes y políticos que van a entender este mundo nuevo, digital. Fuente: https://www.latercera.com/politica/noticia/andronico-luksic-esta-reforma-tributaria-combustible-necesario-nuevo-darle-fuerza-nuestra-economia/632705/
  12. 14 Abril 2019 Ignacio Walker, expresidente de la Democracia Cristiana: “Tal vez llegó la hora de cambiarnos de nombre a Partido Democrático de Centro (PDC)” El exsenador también lanza una advertencia al PS, al PPD y al PR. “Tienen que entender de una vez por todas que la DC nunca ha sido y nunca va a ser un partido de izquierda”, sentencia. Cuenta que está escribiendo un libro sobre sus reflexiones como legislador católico y otro sobre la transición chilena. El expresidente de la Democracia Cristiana Ignacio Walker hoy está alejado de la primera línea -es investigador de Cieplan y profesor de la Universidad Católica de Valparaíso-, pero no de la política. Y en esta entrevista aborda la contingencia. Defiende la decisión de su partido de aprobar la idea de legislar de la reforma tributaria del gobierno y advierte a sus socios que ya no aguantarán el “bullying”. Pero también hace una reflexión sobre su propia colectividad y sostiene que quizás es el momento de dar un giro e incluso cambiar de nombre. Viendo las consecuencias, ¿sigue respaldando la decisión de la DC de aprobar la idea de legislar de la reforma tributaria? Felicito a la bancada y a la directiva de la DC por saber anteponer el interés de Chile a esta suerte de rencillas, escaramuzas, guerra de guerrillas en que se ha convertido la política interna. En segundo lugar, es digno de destacar lo que han obtenido, nadie se puede extrañar de las cosas que se le estaban pidiendo al gobierno. Pero lo tercero es lo más importante, es un argumento político y de poder: lo que la DC le ha comunicado al país es que no va a aceptar más el bullying y que sea ninguneada, tironeada, especialmente hacía la izquierda y desde la izquierda. ¿Qué significa en la práctica? Que vamos a hacer nuestra política con mucha autonomía. Los partidos de izquierda, sobre todo nuestros amigos tradicionales, el PS, el PPD, el PR, tienen que entender de una vez por todas que la DC nunca ha sido y nunca va a ser un partido de izquierda, y tienen que entender que si la siguen tironeando hacia la izquierda, lo único que vamos a hacer es seguir subsidiando a la derecha. Pero esto también ha generado divisiones internas en el partido e incluso varios diputados están en “estado de reflexión” frente a su militancia, ¿qué le parece? Más que divisiones, hay legítimas diferencias. Lo importante es entender que la DC tiene una gran diversidad interna. Por lo tanto, cada uno tiene que tratar de contar hasta 10, aplicar un poco más de autocontención, ventilar los temas al interior del partido más que por la prensa, porque están todos los canales abiertos. Pero ¿no siente que se evidencian las dos almas? Una más conservadora y otra más progresista. Siempre ha habido dos o tres o más almas al interior de la DC. A fines de los años 60 eran los oficialistas, los rebeldes y los terceristas; los rebeldes terminaron como Mapu, los terceristas como IC y el partido subsistió a esos grandes quiebres. Después vino el quiebre con Adolfo Zaldívar. Los más de 20 partidos políticos de izquierda, incluida la ex Nueva Mayoría y ex Concertación, deben entender que la DC no es un partido de izquierda, eso es lo básico para empezar a conversar. ¿No le da miedo un aislamiento de la DC? Cuando fui presidente del partido nuestro lema fue “identidad sin complejos”. Siempre actuamos en el marco de la Concertación y contribuimos a formar la Nueva Mayoría, pero con identidad sin complejos, y eso causaba irritación en muchos partidos, pero no cedimos en esa política, porque los partidos tienen historia, cultura, electorado, narrativa, discurso, una subjetividad que hay que respetar. Yo no le temo a que existan dos almas, tres almas en el partido en la medida en que logramos sostener una base común. Pero el tema es mucho más de fondo, tal vez llegó la hora de cambiarnos de nombre a Partido Demócrata de Centro (PDC). ¿Cómo es eso? Hablo de un centro con personalidad, democrático y reformista. Ni conservador ni revolucionario, más allá de derechas e izquierdas como fue nuestra definición a fines de los años 30, que cree en la gradualidad de los cambios, comprometido con los derechos humanos, sin ambigüedades ni doble estándar, que da cuenta de la sociedad actual y los desafíos del futuro, con una mirada centrada en los nuevos sectores medios, en los jóvenes y las mujeres. Finalmente, un centro donde converjan el socialcristianismo, la socialdemocracia y el social liberalismo. No le tengo miedo a hacer esta discusión. ¿Y eso no es renegar de las raíces cristianas del partido? No se trata de renegar de nuestras raíces cristianas, porque el humanismo cristiano es nuestra filosofía política, pero el espacio de la DC es cada vez más reducido, por lo tanto, tenemos que procurar una convergencia con otros humanistas, con otras miradas políticas y culturales. Chile sigue siendo un país más de centro que de extremos, pero ese mundo está huérfano de representación política. Muchos lo apuntan a usted como uno de los impulsores del camino propio, ¿se hace cargo de eso? Nunca he sido partidario del camino propio, he sido partidario sí, con mucha fuerza, de una identidad sin complejos. Evidentemente que si me quieren acusar de haber marcado con mucha fuerza la identidad del partido soy culpable, pero eso no es sinónimo de camino propio. Caminamos con la Concertación y fui socio fundador de la Nueva Mayoría. Sin embargo, tampoco puedo esconder que el gobierno de la Nueva Mayoría no terminó bien, pero que no se me impute a mí el resultado de 2017, porque no era siquiera el presidente del partido. Usted firmó el origen de la Nueva Mayoría, que incluyó al PC, ¿se siente responsable de las diferencias surgidas en la centroizquierda? Claramente, no. No me arrepiento de haberlo firmado, porque nadie de los partidos de la oposición quería construir un quinto gobierno de la Concertación. Había un ciclo que había concluido, exitosamente, a mi juicio, por lo tanto, cuando hablamos de una nueva mayoría social y política, estábamos viendo cómo responder a la nueva realidad del país. Confieso que, más que el tema del PC, yo nunca entendí, y la verdad es que no lo entiendo hasta el día de hoy, por qué Michelle Bachelet cambió tan brutalmente de libreto en relación a su primer gobierno. Ahí se cometió un error muy grande, en el sentido de inventar la rueda, del ánimo refundacional, de la desmesura y la lógica del primer tiempo, de un lenguaje que alienó a los sectores medios, a los independientes, a los moderados, de centro, que terminó votando por Sebastián Piñera. Con el paso del tiempo, ¿no hace una autocrítica por haber respaldado a un gobierno sin haber leído el programa? Pero si ningún partido en Chile ha leído ningún programa en 20 años. Yo no sé por qué hay tanta sorpresa frente a algo que es propio de la monarquía presidencial chilena. Los programas presidenciales los deciden el candidato con una o dos personas. Por ejemplo, el tema de la gratuidad universal, que no era nuestro acuerdo, fue una sorpresa, entonces, yo dije la verdad nomás. Con todo, en las próximas reformas, ¿la oposición tienen que actuar en unidad? Depende de cuáles son los temas que se debaten, depende de cuáles son las visiones de cada partido. Una de las cosas que a mí me tienen impactado es que el PS y el PPD, aparentemente, hayan decidido votar en contra el Tratado Transpacífico, suscrito por Michelle Bachelet, militante socialista, Presidenta de la República; por Heraldo Muñoz, militante PPD, canciller y, además, presidente del partido. Dos partidos aliados y amigos van a votar en contra de Bachelet y Muñoz en un proyecto que es de la esencia de la estrategia de desarrollo que hemos impulsado durante 30 años. Entonces, ¿quién le tiene que dar explicaciones al país? ¿Nosotros? Esa sí que va a ser una prueba de fuego. De nuevo una oposición dividida. El TPP no es un tema entre gobierno y oposición, es un tema entre los Twitter y las redes sociales, por un lado, y la responsabilidad política de los parlamentarios. ¿Hay partidos de oposición que le tiene miedo a lo que diga el Frente Amplio en redes sociales? Por supuesto que sí. Me lo han dicho los propios parlamentarios de distintos partidos. Fuente: https://www.latercera.com/politica/noticia/ignacio-walker-expresidente-la-democracia-cristiana-tal-vez-llego-la-hora-cambiarnos-nombre-partido-democratico-centro-pdc/613843/
  13. 11 Abril 2019 Diputada Gael Yeomans: “El feminismo es la principal lucha emancipadora de este tiempo” Nacida y criada en Rancagua, Yeomans es abogada de la Universidad de Chile e inició su vida política durante la enseñanza media, militando en las Juventudes Comunistas, para luego llegar a la Casa de Bello a conformar el Frente de Estudiantes Libertarios (FEL). En 2017 fue electa Diputada por el Distrito 13º, -por las comunas de El Bosque, La Cisterna, Lo Espejo, Pedro Aguirre Cerda, San Miguel y San Ramón, bajo el alero de Revolución Democrática (RD)- y hoy es la principal impulsora del proyecto de ley que busca reconocer el trabajo doméstico y de cuidados. Acá los detalles de esta iniciativa, sus convicciones sobre el feminismo, los desafíos dentro de la bancada frenteamplista y de la nueva Bancada Convergente. “El socialismo es posible en este Chile”, señala. El proyecto que lidera Gael Yeomans pretende considerar el trabajo doméstico y de cuidado como un trabajo más, que existan estadísticas públicas donde se considere y que el Estado promueva la corresponsabilidad como principio. La única encuesta que existe es la que realizó el INE el 2015. Ahí no se devela cuántas mujeres, sino que cuánto es el tiempo que destinan para hacer las labores domésticas. Por lo tanto, tampoco hay una estadística de todas las mujeres que se dedican a hacer esas labores, y es por eso que cree necesario avanzar en este cambio constitucional. Gael cuenta que en la feria es donde mayor contacto tiene con la gente que vive en el mismo distrito, en especial con las mujeres. Agrega que muchas de ellas son cuidadoras de otros/as en situación de dependencia o adultos mayores; entre el 39% y el 49% de los hogares de su distrito tiene una persona, ya sea adulto mayor dependiente de otra o una persona con alguna enfermedad. “Esa situación no puede dejarnos impávidos. Es tan violento que una mujer no pueda tener tiempo para ella”, afirma. En la práctica ¿cómo se haría cargo el Estado? Creemos que lo primero que tiene que pasar acá es que se tiene que valorizar, se debe incluir en las estadísticas. En otros países hay estadísticas satélite donde se considera la hora valor de trabajo doméstico y por ahí queremos partir para comenzar a promover políticas públicas. Si no entendemos eso como un deber del Estado, no habrá nada. Esa es la puerta de entrada para poder hacerlo efectivo en las pensiones, en la equidad salarial, en la sala cuna universal. ¿Por qué has señalado que esta situación perpetúa la violencia de género? El hecho de que una mujer trabaje toda su vida para otros, en su casa, haciendo cosas que se ven muy naturales -y que sienten como algo que obviamente deben hacer- para luego tener una pensión miserable, me parece que es violencia. Después de toda una vida de trabajo, y que además depende del sustento económico de la pareja que en la mayoría de los casos es hombre, es violento y le quita independencia, libertad y la posibilidad de decidir sobre su futuro. Es violento que una mujer tenga que sí o sí, por el solo hecho de ser mujer, hacerse cargos de todas esas labores. Existen casos en que son hombres los que realizan este trabajo doméstico, ¿también corre la ley para ellos? Sí, porque la idea es visibilizar que el trabajo doméstico también es trabajo, independiente de quién lo haga. Pero no podemos dejar de lado que en la mayoría de los casos son mujeres las que realizan estas labores. Lo ideal sería una jornada laboral reducida, una que permita poder hacerse cargo de eso teniendo en cuenta los trayectos de las personas acá en Santiago, que muchas veces es más de una hora de ida y otra de vuelta. El trabajo de la casa es desgastante para cualquier persona, entonces debemos hablar de nuevo acerca de nuestras condiciones de vida. ¿De qué manera este proyecto ayudaría a que la mujer ingrese al mercado laboral? Hay una visión de que es necesario que existan más mujeres trabajando de manera remunerada. Yo creo que hay una brecha entre la inserción laboral entre una mujer y un hombre. Visibilizando este trabajo doméstico se deberían generar condiciones para que todos nos hiciéramos cargos. Por ejemplo, reducir la jornada laboral o tener políticas que promuevan la corresponsabilidad, va a hacer que no solamente sea que la mujer tenga esos costos en su vida, sino que también un hombre. Por ejemplo, un post natal obligatorio para un hombre permite que tengan mejor lazo, que se involucren en la crianza, no solamente en ese periodo de tiempo sino que también para el futuro. Evidenciar el trabajo doméstico es asumir que existe y que todas y todos nos tenemos que hacer cargo de esto. LA REBELDÍA EN REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA Hace poco más de un año asumiste como diputada con un cupo RD… Sí, porque el movimiento político en el cual participo no es un partido, entonces en el tema electoral no quedaba de otra. Ahora estamos construyendo un partido político. ¿Qué significa esta Bancada Convergente? Están los tres compañeros diputados del Movimiento Autonomista: Diego Ibáñez, Gonzalo Winter y Gabriel Boric. Estoy yo, que soy de Izquierda Libertaria. Estamos en proceso de construcción de un partido político legal, juntando principios que tenemos en común y aunando criterios que nos han venido identificando hace un tiempo. Además, se integra también por Nueva Democracia y Sol. Estamos concluyendo las distintas tesis que nosotros decimos respecto a distintos temas y empezaremos el proceso de inscripción del partido. ¿Por qué se desmarcan del Frente Amplio? Nos situamos dentro del FA, pero queremos identificarnos como un núcleo. Así como existe RD, nosotros también tenemos nuestra existencia y nuestra propia opinión política, que a veces puede disentir de nuestros compañeros del FA. Venimos de una tradición socialista, recogemos la tradición histórica de la izquierda de nuestro país, no como otros integrantes del FA. Recogemos la lectura que hace Marx hace 200 años de que en este sistema de mercado no podemos ser libres y hoy el feminismo, por ejemplo, nos abre una puerta porque es la principal lucha emancipadora de este tiempo, de liberación… El socialismo es posible en este Chile. Además, es un socialismo libertario, por lo tanto, partimos de las críticas del socialismo del siglo XX: eso no lo tienen otros compañeros dentro del FA. Queremos ser un aporte para construir esa visión. ¿Cómo han sido las dinámicas internas en el FA que hicieron que naciera la necesidad de este nuevo partido? No necesariamente dinámica interna. Creo que hay que entendernos como un conglomerado de partido políticos, con un programa común que nos une, pero somos distintos. En esta diversidad nos perdemos también, entonces tenemos que aclarar desde dónde partimos. No por ser del FA nos va a representar todo a todos. No es así, hay cosas que a mi no me representan de RD y por eso estoy construyendo un partido político distinto. Igual llevamos un año y ni siquiera nos conocíamos todos. ¿Crees que RD es lo mismo que la Concertación en su momento? Es una constante pregunta y hay un desafío: ¿vamos a repetir los mismos errores que la Concertación, vamos a hacer lo mismo o haremos algo distinto? Nacemos con el compromiso de ser algo distinto. Las personas que votaron por nosotros creyeron en eso y no lo vamos a perder. En cada una de nuestras acciones debemos demostrar que hay una nueva forma de hacer política y de comprometernos con los cambios. Lo que pasó con la Concertación en la transición es un debate que tenemos que dar, no podemos hacer un “borrón y cuenta nueva” y partir de cero. Es un partido que gobernó bajo políticas neoliberales que han dejado la embarrada en el país, con empresas que se llevaron todos los derechos sociales, la esperanza de la gente. Para ser justos, no podemos hacer omisión a que salimos electos con esas promesas, sino que tenemos que hacer las transformaciones reales y eso es lo que está en disputa en el FA porque a veces nos perdemos. ¿Crees que el FA está en crisis? No creo que sea una crisis, sino que son situaciones complejas y me parece que no hemos estado a la altura de ese desafío. Cuando ponemos diferencias entre nosotros, personales, a la luz pública, no estamos a la altura de lo que deberíamos estar cumpliendo. Para eso tenemos que fortalecer el porqué estamos acá, nuestros lazos con los territorios, con las organizaciones sociales y poner eso en el centro. FEMINISMO Tu lucha siempre ha sido territorial, con una conciencia de clase notoria. ¿Cómo se traduce en tu manera de vivir el feminismo? Nadie nace feminista en una sociedad así de machista. Hay un proceso donde influyen muchas cosas en tu vida. Tuve una abuela que fue dueña de casa y recibió una pensión miserable, y la otra que era profesora. Me marcó mucho que siempre había una dependencia de un hombre. Conocer a otras mujeres en el colegio, a mis profesoras y compañeras, y valorarnos como somos es lo más bonito. Mi feminismo viene de encontrarme con otras, de darnos cuenta de que hay situaciones que no debemos naturalizar, de saber que las mujeres nos marcan en nuestra historia. ¿Cómo fue en la universidad? Tuve un shock de agua fría de misoginia y machismo: había profesores que nos decían que íbamos a clases a buscar marido. Cuando empezó la movilización el año pasado, fue un grito de esperanza y del todo lógico. ¿A qué te refieres con feminismo de élite? Hay una diferenciación entre feminismo liberal y un feminismo socialista, que es el que me representa. Cuando veo a la derecha diciéndome que son feministas luego del debate del aborto en tres causales, en donde tratan a las mujeres como objeto o donde decían que nosotras provocábamos las situaciones de violación, no lo creo y no lo creeré nunca. En términos ideológicos, cuando el feminismo liberal te dice que una mujer será libre en este sistema de mercado, de “sálvese quién pueda”, no lo creo. Una mujer nunca podrá ser libre si existen estas desigualdades económicas y sociales, porque todo eso nos limita. Si una mujer tiene que trabajar muchas horas al día, para volver a la casa y seguir trabajando y tener un sueldo que no alcanza, ¿dónde está la libertad? ¿Crees que el trabajo sexual es trabajo? Es un gran debate del feminismo. En este Chile, en las condiciones que se dan, con la precariedad que hay, no creo que sea trabajo. La verdad es que no creo que las mujeres que trabajan sexualmente, donde muchas de ellas son niñas, están voluntariamente prostituyéndose. Me preocupa que sea por dinero, eso no es libertad. No me cierro a poder debatir y conversarlo en otras situaciones. La gracia del feminismo es que una está en un constante aprendizaje, no sólo académico sino que de las otras experiencias. ¿Cómo es tu evaluación de las ministras mujeres, sobre todo luego del movimiento feminista que resurgió el año pasado? La verdad es que la ministra Plá me ha decepcionado; cuando el gobierno asumió una postura de oposición a la huelga del 8M demostró su visión política y es una bien preponderante desde el Presidente. Es contradictorio que se hagan llamar feministas después de lo que han hecho y dicho, oponiéndose a los derechos de las mujeres. Fuente: https://www.theclinic.cl/2019/04/11/diputada-gael-yeomans-el-feminismo-es-la-principal-lucha-emancipadora-de-este-tiempo/
  14. 08 Abril 2019 Presidente del PC dice que “no es bienvenida la visita” de Pompeo a Chile y que “viene a tratar de establecer su hegemonía sobre el Grupo de Lima” El diputado Guillermo Teillier también anunció que participarán de un encuentro de partidos comunistas de América Latina para abordar la situación en Venezuela. En política interna dijo que si no hay unidad de la oposición su partido llevará candidatos a gobernador regional "independiente de que otros lleven". Acompañado del secretario general del Partido Comunista, Lautaro Carmona, del histórico dirigente de la colectividad, Juan Andrés Lagos, y de la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa, el presidente del PC, Guillermo Teillier, entregó este lunes las resoluciones emanadas del último Pleno del Comité Central de la tienda. Fue en el contexto de ese extenso punto de prensa que el máximo líder del PC abordó la visita que efectuará a Chile -el próximo 12 de abril- el secretario de Estado y jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Mike Pompeo, según confirmó esta mañana el canciller Roberto Ampuero. Cuestionando la postura del gobierno del Presidente Sebastián Piñera respecto a Venezuela, como el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente encargado de dicho país, Teillier aseguró: “Vemos nosotros que hay algunos sectores que avalaron mucho esta posición norteamericana a través del Grupo de Lima. Y yo creo que a eso viene Pompeo, a tratar de establecer su hegemonía sobre el Grupo de Lima”. El diputado comunista argumentó su postura asegurando que dicha hegemonía “la han ido perdiendo, porque sectores que antes iban ciegamente tras el régimen de Venezuela, ahora se han planteado que están en contra de la internación militar en Venezuela y eso nos alegra mucho y ha sido producto, por un lado, de una oposición firme nuestra y de otros partidos de izquierda, y también y sobre todo por la emergencia de un movimiento solidario muy grande que tiene que ver con la juventud, los sectores de la cultura (…)”. En esa línea, Teillier agregó que “nos parece a nosotros que no es bienvenida la visita de Pompeo a Chile, él viene a eso, viene de nuevo a realinear, porque ve que se le debilitan sus posiciones y que el señor Guaidó no logra levantar cabeza, a pesar de todo el bloqueo a Venezuela y otros países, a pesar de la guerra eléctrica como se dice, de todos los atentados que han realizado contra las centrales eléctricas de Venezuela”. Reunión de partidos comunistas de la región Al comentar su postura sobre Venezuela, Teillier también reveló que su colectividad participará de un encuentro con partidos comunistas de América Latina para enfrentar conjuntamente el tema. Esto, en momentos que colectividades de la derecha han sostenido también reuniones para abordar la crisis en dicho país, como el Foro por la Democracia que se efectuó hace algunas semanas en Chile. “Nosotros vamos a asistir a una serie de eventos internacionales, va a haber una reunión de los partidos comunistas de América del Sur en Uruguay próximamente. Se está realizando en México una reunión plenaria del Foro de Sao Paulo, que se va a hacer también una reunión especial más adelante para enfrentar este tema y así como la derecha se reúne aquí en Chile, nosotros también vamos a empezar a reunirnos y coordinar nuestros esfuerzos con otras fuerzas de izquierda democráticas y progresistas del continente”,dijo el timonel comunista. “Si no se logran procesos unitarios vamos a llevar nosotros candidatos a gobernadores” En el marco de las resoluciones del Pleno del Comité Central, Teillier abordó también uno de los temas de relevancia para la oposición: los comicios de alcaldes y gobernadores regionales -hoy intendentes- de 2020. El diputado dijo que si bien están como partido “propiciando la unidad de toda la oposición”, es “evidente que hay dificultades” en esa línea. Así, y pese a que el fin de semana se distanció de la idea de la DC de realizar segunda vuelta en la elección de alcaldes, esta vez señaló que “vamos a avanzar o tratar de conseguir la unidad más amplia que consigamos. Después se verá si en segundas vueltas o volvemos nuevamente a actuar de conjunto”. Manifestando nuevamente que su colectividad está por “primarias en todas las comunas para elegir alcaldes”. El máximo líder del PC comunicó también que como partido van a llevar “candidatos a concejales y concejalas a través de todo el país y ojalá en todas las comunas”, además de “llevar alcaldes y apoyar alcaldes con la idea de favorecer todo lo que tenga que ver con elegir alcaldes de izquierda, progresistas, unitario, que estén por las demandas sociales”. Sobre la elección de los hoy intendentes, Teillier agregó que “en gobernadores regionales también vamos a llevar candidatos y si no se logran procesos unitarios vamos a llevar nosotros candidatos a gobernadores, independiente de que otros lleven. Pero lo vamos a hacer así. Esa es nuestra decisión. Seguramente los gobernadores se van a definir o por acuerdos o por primarias, estamos dispuestos a entrar en todo eso”. Fuente: https://www.latercera.com/politica/noticia/presidente-del-pc-dice-no-no-bienvenida-la-visita-pompeo-chile-viene-tratar-establecer-hegemonia-grupo-lima/605450/
  15. 06 Abril 2019 Gabriel Boric, diputado del Movimiento Autonomista: “Los golpes te van haciendo madurar” Decidió cambiar el foco. Más que los grandes discursos para cambiar el modelo, hoy quiere visibilizar los problemas de salud mental de los chilenos. Su propia experiencia -tiene un Trastorno Obsesivo Compulsivo- lo conectó con la vulnerabilidad. Esta es su nueva cruzada. El plantel más rudo del poder siempre advirtió, un poco en broma y un poco en serio, que la política es sin llorar. Ese lema -que se instaló como un mantra en una generación de dirigentes que hoy bordea los 60 años- parece ser una muestra más de que hay una forma de hacer política que va quedando atrás. “La política también es con llorar”, señala Gabriel Boric en uno de los patios del Congreso apenas comenzamos esta entrevista. Hoy, la palabra vulnerabilidad ocupa un lugar central en su lenguaje político. Fue en octubre del año pasado que Boric, uno de los íconos del Frente Amplio, posteó en sus redes sociales que se encontraba internado en el Hospital Psiquiátrico de la Universidad de Chile para tratar un Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC). Estuvo dos semanas internado, fuera de la cancha de juego. Habló de lo que le había pasado y contó que esa condición se la diagnosticaron a los 12 años. Pero el proceso que ese suceso gatilló en él se ha ido develando con los meses. En febrero cumplió 33 años. Ha bajado varios kilos. Se recortó la espesa barba que lo caracterizaba, juega fútbol rutinariamente y decidió reenfocar su accionar político. Infancia y salud mental son su nueva cruzada. Los últimos seis meses fueron difíciles y polémicos. Su reunión en París con Ricardo Palma Salamanca y luego su aparición con una polera con la imagen de Jaime Guzmán con una bala en la cabeza marcaron una etapa compleja. ¿Qué cambió en Gabriel Boric? Tus intervenciones, tu relato en redes sociales, te muestran más cercano a la fragilidad que a la rudeza política. Más que un giro o un cambio, es un proceso de maduración política en función de lo que me ha tocado ver. En Chile hay mucha incertidumbre, una sensación de angustia y fragilidad. Hay millones de chilenos que lo pasan mal. Uno no puede quedarse solo en los grandes discursos. Hay que bajar. Por eso esta decisión de poner énfasis en temas más específicos. ¿Con qué te encontraste en la calle? Con un peso silencioso. Piensa que cerca del 23% de las licencias que se dan están vinculadas a salud mental. Sin embargo, la tasa de rechazo es altísima. Bueno, eso tiene que ver con el estigma que sufren las enfermedades mentales, porque no se ven. Tú no ves el hueso roto o la mano sangrando, pero la procesión va por dentro. ¿Cuánto de este cambio de énfasis tiene que ver con lo que te pasó a ti? En política necesitamos mirarnos a los ojos y no hablar solamente desde las grandes abstracciones. Eso lo he aprendido a partir de mi experiencia personal. ¿Y ha sido difícil mostrar fragilidad en un mundo más bien duro, como es la política? Es que, como decía la Bea Sánchez, la política también es con llorar. No puede ser que existan espacios en que la masculinidad se entienda como una suerte de “superhombre”, de alguien que no tiene temores, que no duda, que está siempre entero. Pero, aclaro, esto no se trata de andar ventilando los problemas personales, sino de asumir que todos vivimos en una sociedad que denuesta la fragilidad. ¿No es riesgoso apostar por la vulnerabilidad en un mundo que no tolera las fisuras? Sí, es una apuesta riesgosa, pero yo no lo quiero llevar adelante como una cruzada personal. Participar en la Mesa Nacional de la Infancia, priorizar la salud mental como uno de nuestros ejes de trabajo, tiene que ver con impulsar un debate en función de las carencias que hay en nuestra población. He visto muchas personas sufriendo en silencio, porque si hablan, las estigmatizan. ¿Y cómo empalma este nuevo énfasis con el discurso crítico que tiene el Frente Amplio hacia la estructura del modelo? En que los problemas de salud mental en Chile no son individuales. Son producto del sistema competitivo, individualista que tenemos. Por lo tanto, esta fragilidad hay que abordarla de manera sistémica. El filósofo coreano Byung-Chul Han dice que estamos en la sociedad del rendimiento, donde todo apunta al éxito o al fracaso personal. Cuando alguien es vulnerable o fracasa, termina culpándose a sí mismo y, por lo tanto, se vuelve depresivo y no un revolucionario tratando de cambiar el sistema. ¿Y el Frente Amplio levanta esas banderas? ¿No estarás siendo un llanero solitario? No quiero ser un llanero solitario. Si lo fuera, estaría garantizada la derrota. Creo que al instalar estos temas logramos hacer visible la fragilidad en que viven millones de ciudadanos. No sirve el puro testimonio. Pero, además, estos temas tan relevantes para la sociedad no han sido bien abordados por la izquierda. ¿La izquierda no ha logrado ser espejo de los problemas reales de las personas? Uno de los problemas de la izquierda es que generamos demasiados espejos. Como que nos gusta mirarnos a nosotros mismos, pero no vemos lo que está pasando afuera. Tenemos que salir al territorio, hablar con la gente. Porque cuando te pones a trabajar más allá del discurso general, aparecen estos nichos de vulnerabilidad no tocados por el modelo chileno. Ahí hay que trabajar. La gente no vive de promesas escatológicas. Un tiempo difícil Decías en un posteo de tu Instagram: “Por la cresta que he aprendido en el último tiempo”. Pasó lo de la internación, lo de la polera con Jaime Guzmán, la reunión con Palma Salamanca. Han sido meses turbulentos que muchos califican como erráticos… Ha sido un tiempo de gran aprendizaje. Como dice el maestro Bielsa: “En el éxito están el acomodo, el relajo y la mediocridad”. Y es justamente cuando uno se tropieza cuando adquiere mayores competencias para enfrentar el mundo. Y yo, efectivamente, tuve momentos difíciles que te enseñan mucho. ¿Qué te enseñaron? Es muy difícil explicarlo en una entrevista, porque son procesos superlargos y que todavía no terminan. No es que te levantes una mañana y digas: “Hoy soy una persona completamente diferente respecto del que fui ayer”. Pero yo diría que el tema de la empatía ha sido un elemento fundamental para mí. O sea, ser consciente del dolor del otro, escucharlo, verlo. Asumirte vulnerable, ¿también fue un aprendizaje o no tanto? Ese es un aprendizaje permanente. Es maduración… Los golpes te van haciendo madurar, te ayudan a ser más empático, más reflexivo. Me refiero a si desde el comienzo lo viviste como aprendizaje o te atormentaste un poco… Nunca hay que perder la voluntad de levantarse. ¿No te gana el tormento, a veces? No estaríamos haciendo esta entrevista si me hubiese ganado. Pero, insisto, no lo pongamos en mí. Aquí hay millones de personas pasándolo mal. Pero tu experiencia te empujó a sacar del ropero ese problema. Evidentemente, tu historia de vida va moldeando el cómo te relacionas con el mundo. Pero no quiero hacer de mi historia una cruzada personal. Tiene que ser un proyecto colectivo. En su minuto me pareció importante -por ser yo un personaje público- transparentar esa enfermedad, pero no quiero ostentar de ella. Muchas veces uno puede entrar en una suerte de victimización y no estoy en eso para nada. O sea, no porque me haya tocado a mí se vuelve más importante. Lo que pasa es que quizás antes no lo veíamos. Seguramente, eso genera un efecto en otros que ahora se animan a hablar. Sí. Y lo he conversado con profesionales del área. Me contaban que cuando las hermanas Prieto denunciaron los casos de abuso que habían sufrido, eso permitió que mucha gente que había sufrido lo mismo empezara a hablar. Cuando James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Andrés Murillo cuentan su experiencia con el cura Karadima, también permitieron que otros hablaran. Esto tiene un componente de solidaridad importante, no de figuración personal. Por eso no me interesa poner el foco en mí. El Gabriel Boric que emergió de las marchas estudiantiles era más frontal, más categórico. Te llamaban el niño terrible. ¿Ese niño mutó? El día en que se me pasen la rebeldía y la necesidad de querer cambiar un mundo injusto, espero que la gente no me elija para estar acá, porque va a significar que me acostumbré a un mundo de privilegios. ¿No es agobiante tener que ser rebelde, revolucionario, siempre? Ser rebelde y revolucionario no tiene nada que ver con la imagen del revolucionario de los 60. Yo creo que el ser revolucionario tiene que ver con tus convicciones. Hoy, tus convicciones probablemente chocan con una sociedad que cada día tiene más rabia con los políticos. ¿Difícil hacerse cargo de eso? “…La rabia simple del hombre silvestre”, decía Silvio en una canción muy bonita, Días y Flores. Y yo creo que esa rabia que está muy extendida hacia la política tenemos que transformarla en acción creativa. Ser capaces de empatizar y estar conscientes del dolor y la soledad que viven muchos en este país. Ahí hay que poner el foco. Fuente: https://www.latercera.com/reportajes/noticia/gabriel-boric-diputado-del-movimiento-autonomista-los-golpes-te-van-madurar/602906/
  16. 31 Marzo 2019 Felipe Kast, senador de Evópoli: “Por sí solo, el control preventivo de identidad no tiene mucho impacto” Dice que esa medida debe enmarcarse en un conjunto más amplio que enfrente los problemas de seguridad para que la iniciativa “sea efectiva, no efectista”. Así, plantea “una política seria de reinserción escolar”. Menos de 24 horas después de que el Presidente Sebastián Piñera se reuniera con los timoneles de los partidos de oposición, el gobierno desestimó una de sus solicitudes -separar el pilar solidario de la reforma previsional- y anunció el envío del proyecto que amplía el control preventivo de identidad a menores, iniciativa resistida por la centroizquierda. Aunque aquello generó diversas críticas por parte de los líderes opositores, para el senador de Evópoli Felipe Kast, lejos de mostrar una actitud contradictoria, lo ocurrido responde a que el Ejecutivo “tiene que siempre estar dispuesto a transar cosas que no desnaturalicen el espíritu original del proyecto”. ¿Es real la intención de diálogo que había manifestado el Mandatario? Es genuino, lo ha venido haciendo desde el inicio del gobierno con los cinco grandes acuerdos que se construyeron… No veo ninguna contradicción en sus reuniones con los presidentes de los partidos de oposición para explicarles en profundidad el contexto de cada una de las medidas y que ojalá la oposición no se dedique solo a criticar, sino a proponer mejoras en los objetivos que, sin lugar a dudas, todos compartimos en cada uno de los acuerdos. ¿Pero ve real disposición a mejorar los proyectos? El llamado que hace el Presidente es a la búsqueda de acuerdos, pero a las pocas horas se realizan anuncios o iniciativas que no consideran los principales elementos planteados por la oposición… El gobierno tiene que siempre estar dispuesto a transar cosas que no desnaturalicen el espíritu original del proyecto. Por lo tanto, me parece correcto que diga que muchos de estos proyectos no son divisibles, porque en el corazón de la reforma previsional y de la tributaria hay elementos a los que no estamos dispuestos a renunciar. Y en una democracia, siempre tienen derecho a votar en contra. En la relación del gobierno con la oposición se ha visto una actitud “zigzagueante”, que oscila entre llamar a acuerdos y la idea de enrostrarle a la centroizquierda sus votos en contra. ¿Usted no lo ve así? Sería un error que el gobierno se inmovilizara por temor a que le rechacen algo, y esto no es una ofensa a la oposición. No hay que confundirse: el gobierno va a buscar acuerdos, pero no paralizándose. En su opinión, ¿la clave es seguir impulsando esta idea de los grandes acuerdos? El gobierno tiene una hoja de ruta muy clara. Lo que sí siento que hay que retomar -porque de un tiempo a esta parte se dejó de realizar-, es darle continuidad al trabajo de esas mesas de diálogo. Ha bajado la notoriedad de los cinco grandes acuerdos y se debe retomar -políticamente hablando, porque técnicamente sí se está haciendo- el énfasis que se le dio a esas mesas de trabajo. Una de esas mesas de trabajo fue de seguridad ciudadana, y lo que releva hoy el gobierno es el control preventivo, propuesta no contenida en ese acuerdo. ¿Por qué el Ejecutivo promueve justamente algo que no formó parte de ese acuerdo? El desafío en materia de seguridad ciudadana es también mostrar que el control preventivo no es una medida central del gobierno para combatir la delincuencia, sino que es una medida dentro de un conjunto. Tú puedes estar a favor o en contra, pero si sabes que va dentro de un paquete que incorpore, por ejemplo, aumentar las penas a los adultos que usan a menores en delitos y entiendes que el control preventivo puede ser una medida efectiva para que esos adultos vayan presos, aumenta la recepción ciudadana y la posibilidad de que tenga un impacto mayor. O si el control ciudadano va acompañado de una política seria de reinserción escolar -que los 150 mil jóvenes que no están yendo al colegio van a poder ser identificados, acompañados para que vuelvan al colegio-, el foco del control preventivo cambia. Entonces, la puesta en escena del control preventivo pudo haber sido mejor, porque acompañado de una batería de propuestas, das cuenta a la ciudadanía que lo importante es el objetivo de fondo y este es un elemento más. Por sí solo, el control preventivo de identidad no tiene mucho impacto. ¿Evópoli respaldará la propuesta? Mi gran crítica al control de identidad, más que con la medida en sí, tiene que ver con darle más profundidad, más contexto, que sea efectiva, no efectista. Y para eso, hay que acompañarla de otras cosas. Como principio, al menos, ¿le parece correcto que se aplique a menores desde los 14 años? No tengo problema en que se haga un control a alguien mayor de 14 años, lo que me interesa es saber cuál es el fin. Y si el fin es reintegrarlos al colegio, bienvenido sea. Si el fin es tener una política de acompañamiento social para que sus padres sepan que un menor está en una banda criminal, también lo encuentro positivo. Pero si el fin es, simplemente, hacer el control preventivo y después de eso no pasa nada, claramente no sirve de mucho. En ese caso, ¿cree que se está dejando de lado la mirada más técnica y de política pública de fondo? Claramente, siempre tiene que haber un diálogo muy fluido, sincero y constructivo entre lo político y lo técnico. Nunca puede existir un divorcio entre lo técnico y lo político. Ese es parte del desafío que tiene todo gobierno: gobernar, haciéndose cargo de las demandas políticas, siempre cuidando la rigurosidad de sus proyectos. Y, por lo mismo, cuando se critica el control preventivo de identidad, para mí la gran crítica que es válida es que es completamente insuficiente y que, por lo tanto, para que tenga algún impacto tiene que ir acompañado de otras medidas. ¿Para proyectar al gobierno basta únicamente con decir “la oposición no nos dejó”? Yo no creo que la continuidad de Chile Vamos o del gobierno se juegue en el Congreso. Creo que es importante, pero no es un elemento que vaya a determinar la popularidad del gobierno. ¿Y el gobierno puede tener éxito aunque no le aprueben sus reformas? Por supuesto. De hecho, por mucho tiempo la Concertación decía que no le aprobaban cosas, y le echaba la culpa a la derecha. Les funcionó bastante bien. Ahora, no creo que esa sea la forma de hacerlo. Yo creo que hay que hacer política seria. Por eso soy partidario de volver al espíritu de los cinco grandes acuerdos. Ahí hay reformas muy importantes para Chile y que generan unidad. Le daría mucha continuidad a esa agenda. ¿Se dejó botada esa agenda? Esos cinco grandes acuerdos están avanzando, pero se les dejó de comunicar como parte de esos cinco grandes acuerdos. Y lo sé, porque yo estoy metido muy fuerte en el tema de infancia y veo cómo se avanza, pero siento que no se le da el correlato de que estas medidas que estamos tomando en infancia tienen que ver, justamente, con esos grandes acuerdos… La única forma de que la ciudadanía vea consistencia, es que uno sea consistente. Y, por lo tanto, si comenzaste con un correlato de cinco grandes acuerdos, la continuidad de las acciones comunicacionales y de las reformas asociadas a ese correlato se tienen que mantener con un volumen más alto. Usted usa la palabra “consistente”. Esa consistencia del gobierno en torno a grandes acuerdos, diálogo y unidad, no se ve con el constante cambio de diseño… No, yo creo que el pecado de omisión del gobierno es no darle tanta continuidad comunicacional y coherencia interna a cada uno de los cinco grandes acuerdos nacionales… Cuando el control preventivo de identidad va aislado, carece de fuerza, carece de sentido. Cuando va en una estrategia global, tiene otra percepción ciudadana e, incluso, otra percepción política en la oposición. La oposición probablemente tome mejor los proyectos si es que los enmarcas en algo que construimos todos juntos, que fue el espíritu original de los cinco grandes acuerdos. Fuente: https://www.latercera.com/politica/noticia/felipe-kast-senador-evopoli-solo-control-preventivo-identidad-no-mucho-impacto/595151/
  17. 27 Marzo 2019 Jorge Sharp: “Hay que pensar dos veces si confiar al Frente Amplio la política internacional de un país” El alcalde de Valparaíso lleva dos años en su cargo y acaba de cumplir 34 años. En esta entrevista aborda el estado actual de su coalición, el Frente Amplio, y da una visión crítica sobre cómo han actuado sus dirigentes en el último tiempo: "Hay que dejar la pelea pequeña", dice. <iframe width="600" height="338" src="https://rudo.video/vod/bHjjik?autostart=false" frameborder="0" allowfullscreen allow="autoplay; fullscreen"></iframe> “Todos los días es lunes en la alcaldía”, repite insistentemente el edil de Valparaíso, Jorge Sharp (MA), a lo largo de esta entrevista que se realizó precisamente el lunes 25. Lo dice con tono de urgencia porque coincide con un día que fue particularmente agitado para el joven político del Frente Amplio. Esa mañana, se despertó con la noticia de que camioneros de la Federación Regional de Dueños de Camiones (Fedequinta) atravesaron sus vehículos en la Ruta 68, justo en la entrada a la ciudad donde desplegaron carteles en su contra. Gran parte del día lo dedicó a eso, a esta entrevista y a celebrar su cumpleaños. El lunes, Sharp cumplió 34. En poco tiempo, el alcalde se ha convertido en una de las voces más autocríticas del Frente Amplio. Aquí dice que la coalición tiene que dejar la “pelea pequeña” y pone como ejemplo lo que pasó en la Cámara por el acuerdo administrativo y los episodios que involucraron a su compañero de movimiento Gabriel Boric y la diputada de RD Maite Orsini por su reunión con Ricardo Palma Salamanca, además del video en que se le vio al ex dirigente estudiantil con una polera de Jaime Guzmán ensangrentado. Pero su análisis más duro es sobre cómo se abordan los temas internacionales en el bloque: “Al Frente Amplio lo que más le afecta es la posibilidad de convertirse en un cuadro más del parlamento”, advierte. ¿Cuál es su visión del estado actual de la oposición? Que tiene como último episodio lo que ocurrió con la votación para elegir al Presidente de la Cámara… Tengo mi posición y mi lectura, desde afuera, totalmente crítica al show que se produjo en el parlamento a propósito de la designación del diputado Flores como presidente de la Cámara, las cosas podrían haber llegado a otro punto si se hubiese hecho de otra forma. Los diputados del Frente Amplio fueron protagonistas de ese episodio… Espero que lo que importe este año de verdad, no sea, como en algún momento lo dije, quién presida la Cámara de Diputados sino lo que importe sea legislar pensando en los problemas que hoy tiene la gente. A mí me extraña muchísimo que la oposición no impulse leyes, porque podría hacerlo al no tener candados constitucionales para poder hacerlo, para impulsar modificaciones que permitan el mayor empoderamiento y participación de la ciudadanía en las tomas de decisiones en general del país. Este año, espero que la oposición, pero en particular el Frente Amplio porque me interesa mucho cómo le vaya al Frente Amplio en el Congreso, deje la pelea pequeña. En eso los parlamentarios y las parlamentarias han avanzado muchísimo para centrarse en cosas que le interesan a la gente. Hace poco, al cumplir un año en el gobierno, el Presidente Piñera dijo que el Frente Amplio debía dejar la adolescencia y encontrar su causa, que no bastaba la rebeldía. ¿Está de acuerdo con esos dichos? El Presidente más que dedicarse hacer refranes de estas materias, debiese valorar que en muchas ocasiones cuando el gobierno ha requerido la opinión de miembros del Frente Amplio para distintos temas, se ha estado dando esa opinión. Por ejemplo Gabriel (Boric) con Natalia Castillo (RD) participaron en la comisión de Infancia. A mí me tocó participar en calidad de alcalde, en materia en la comisión de seguridad y las parlamentarias y parlamentarios del Frente Amplio contribuyen a mejorar deficientes proyectos de ley del gobierno en el Congreso. Creo que denota un dejo de desprecio a la labor parlamentaria por parte del Presidente, eso siempre es un mal índice de la democracia. ¿Qué tanto afectó para la imagen del Frente Amplio el hecho de que dos diputados de la coalición, Boric y Orisini, se hayan reunido en París con Ricardo Palma Salamanca? No tenía ningún objetivo político reunirse con el señor Palma Salamanca. Fue una acción que no tiene un sentido, a mi juicio, de carácter político. Creo sí, que dicha reunión fue ocupada oportunistamente por sectores de la derecha que no solo expresaron su carácter anti democrático al solicitar la destitución del diputado Boric. Los primeros y los últimos que tienen que decir si el diputado Boric es o no parlamentario son los electores de la región de Magallanes, entonces me parece que el tema tampoco fue más allá y que fue una acción sin sentido político. Después de eso vino el episodio de la polera de Jaime Guzmán y ahora hace poco la división de la bancada del Frente Amplio por el pacto administrativo en la Cámara. ¿Cómo evalúa esos hechos? Son cosas propias de lo anecdótico en política. Cosas que no tienen tanta importancia como la que deberían tener y creo que adquieren más importancia porque la discusión parlamentaria muchas veces está media vacía de contenido y los mismos parlamentarios así lo comentan autocríticamente. Entonces cuando no hay contenidos, al final terminan constituyéndose como noticia cualquier cosa que se haga. Ahora, quiero ser super categórico, creo que ningún asesinato de ninguna persona, sea o no senador, es algo aceptable y algo sobre lo cual uno pueda festinar, en ningún caso. Nuestro proyecto es en ese sentido es humanista, respetuoso completamente de los derechos humanos, de la existencia de otro aunque piense completamente distinto. Ahí el Frente Amplio tiene que enfrentar esos debates sin complejos. “A estas alturas, decir si es dictadura o democracia importa poquísimo” Las definiciones sobre Cuba y Venezuela siempre han incomodado al Frente Amplio. ¿Usted define como dictadura al gobierno de Nicolás Maduro? En primer lugar, a mí no me molesta ningún tipo de pregunta, menos estas. Ahora, a mí la gente me va a juzgar más que por lo que yo opine de Venezuela, por lo que haga en Valparaíso y por eso siempre prefiero priorizar mis respuestas sobre la ciudad. Mira, el tema Venezuela está saturado en este momento. O sea todos los días nos llegan noticias de Venezuela, todos los días pasa algo, sabemos más de Venezuela de lo que sucede en el último rincón de nuestro país. El tema Venezuela se ha ocupado como un caballito de batalla para la política interna y yo espero que lo único que suceda sea una salida democrática al conflicto que tienen y que ojalá, quien termine ganando con esto sean los venezolanos que lo están pasando mal en lo económico y en lo social. A estas alturas decir si es dictadura o democracia, realmente para el debate, importa poquísimo, porque la crisis es muy grande y hay opiniones en todo sentido. Me quedo con lo que por ejemplo ha hecho el Presidente de México, Antonio López Obrador, que a partir del principio de la no intervención ha propiciado un diálogo abierto entre las partes. Lo que no podemos aceptar es que haya una salida militar al tema. Lo cierto es que los temas internacionales han sido uno de los principales temas de división al interior de su bloque. Hay muchas posturas para lo que está ocurriendo en otros países. ¿Cómo ve eso? Creo que al Frente Amplio lo que más le afecta es la posibilidad de convertirse en un cuadro más del parlamento. Eso es lo más dramático que como Frente Amplio debemos enfrentar. ¿A qué se refiere? Es decir, aparecer como una fuerza política más, como una fuerza que no marque diferencia, que no sea disruptiva, que no tenga la capacidad de conectar con el malestar, eso es más preocupante de si opinamos sobre una u otra cosa que suceda en uno u otro país. Tomando el estado actual del Frente Amplio, hay que pensar dos veces si confiar al Frente Amplio la política internacional de un país. Como también al Presidente Piñera que anda como cowboy, como pistolero en Latinoamérica en estas materias. Pero para mí lo más importante es que el Frente Amplio es una fuerza política territorializada, localizada, que tenga la capacidad que desde los territorios, desde las ciudades y los pueblos, convertirse en una alternativa real de gobierno, no para seguir haciendo lo mismo, si no para poder transformar y eso siempre tiene peligro de perderse, de desvanecerse. ¿Y cree que el Frente Amplio hoy día está preparado para ese desafío mayor? Más de lo que estábamos hace un año atrás, sin lugar a ninguna duda. Muchísimo más. Hay un proceso de maduración sumamente interesante, las elecciones municipales van a ser un buen apronte en esa dirección. Se critica mucho al Frente Amplio respecto a lo que hace o no hace, pero bueno en Valparaíso, la alcaldía ciudadana no es el proyecto del Frente Amplio en Valparaíso, es el proyecto del Frente Amplio y otras fuerzas más para Valparaíso. Y aquí estamos teniendo que enfrentar un montón de problemas vinculados a la cuestión de gobernar, sin presupuesto, sin facultades, con una derecha local que no da tregua, que no le interesa que la ciudad se mueva hacia un lado o a otro. Entonces estamos con una experiencia que va a ser super importante para lo que venga. ¿Y qué le pasa cuando ve declaraciones como las del diputado Renato Garín? Que apuntaron al estado mental de algunos diputados del Frente Amplio, a cómo actuaban en el Congreso… Es una entrevista más amplia que eso la que dio el diputado Garín. Yo respeto al diputado, como también a los otros diputados y diputadas del Frente Amplio, y no me interesa hacer comidillo o no de lo que diga el señor Garín. Tenemos que trabajar más como equipo, creernos menos Messi y trabajar más como la selección chilena campeona las dos copas América. ¿Cómo se tomó los últimos resultados de la encuesta Criteria que lo ponen a usted como el político con mayor aprobación de 35 años hacia abajo? Con tranquilidad. Te lo digo porque todos los días aquí, hay un vecino y una vecina de Valparaíso que requiere de la ayuda del alcalde desde cosas tan sencillas como un paquete de fideos hasta una casa. La realidad la tenemos aquí en Valparaíso todos los días, por tanto, no hay tiempo para marearse con las encuestas. Y quizás si esas encuestas marcan lo que marcan es porque quizás se reconoce una forma de hacer las cosas que pueden ser distintas o que marcan una diferencia, pero de verdad, aquí estamos siempre en el límite, como digo yo todos los días son lunes. ¿Y ya tiene decidido que se va a repostular? Nos interesaría mantenernos, claro. Nos interesa que este proyecto siga adelante y pienso que una reelección dentro del marco de la necesaria alternancia,es algo completamente compatible que este proyecto puede tener. A mí me interesa que la alcaldía ciudadana en Valparaíso siga adelante y me interesa que también existan otras alcaldías ciudadanas a lo largo de todo Chile. Esta elección municipal para el Frente Amplio es muy importante en ese sentido. “Hemos hecho más gestión que los ocho años de la UDI” ¿Por qué dice que la ciudad está viviendo un momento importante? La ciudad está viviendo un momento bien especial en su historia. Valparaíso está en el tránsito de dejar de ser una ciudad del siglo XX para intentar convertirse en una ciudad del siglo XXI. Por tanto, existe discusión, existe un debate y naturalmente diferencias hacia dónde tiene que ir la ciudad. Y este no está exento de lucha, de dificultades, de problemas de convertirse en una ciudad del siglo XXI. Me refiero a cosas tan concretas como que a cinco minutos de donde estamos aquí en auto, hay 10 mil personas que no tienen agua potable de alcantarillado porque en el sector que es el Barrio Puerto, es decir en el sector que fue catalogado por la UNESCO como patrimonio de la humanidad, existen adultos mayores en situación de abandono completamente olvidados o que la región de Valparaíso, para no hablar solamente de la comuna, es una de las que lidera por las denuncias por violencia machista o xenófoba. ¿Y cómo se logra ese tránsito? El énfasis en el segundo tiempo tiene que estar puesto en algo que, ni el Estado ha logrado hacer en Valparaíso y creo que pocos privados han podido hacer, y que tiene que ver con desarrollar una estrategia de desarrollo económico que ponga su centro en la generación de inversión, pero pensada no solamente desde la perspectiva de empresario, a efectos reportar tazas de ganancia que eso es legítimo y lo entendemos y alentamos que eso sea así, si no que más bien, sean pensadas también a escala humana. ¿Y qué autocrítica hace en este sentido? Creo que tenemos que ser más claro con ese mensaje, tenemos que ser quizás más abiertos también y señalar con más claridad que nosotros sí pensamos que la ciudad de Valparaíso tiene que tener un entendimiento mucho más expedito, mucho más claro, mucho más nítido, mucho más abierto con empresarios tanto pequeños, como locales que permita precisamente detonar un conjunto de inversiones de la ciudad, ese es a mi juicio un problema que tenemos que hacernos cargo hoy día. Valparaíso es una oportunidad, también para los empresarios de no temerle a lo que no se entiende, si no que intentar entender e intentar construir un acuerdo que permita hacer un modelo para todo el país y creo que en eso podemos aportar muchísimo. En ese sentido, ¿siente el peso de demostrar que una alcaldía del FA puede administrar una ciudad tan importante como Valparaíso? Sin duda, la gestión de la alcaldía ciudadana está siendo observada por muchas personas. No solamente a nivel local o regional sino que también a nivel nacional y me atrevo a decir también incluso en términos internacionales. Creo que hemos actuado en función de esa tremenda responsabilidad que tenemos, la primera responsabilidad que tenemos es con la gente de Valparaíso, para eso estamos al frente de la municipalidad de Valparaíso, no para ser el conejillo de indias de una coalición política. Entonces me parece de que eso es lo que la gente tiende a agradecer, acá se dice que hemos ido mala gestión, particularmente sectores de derecha, es que el alcalde no hace gestión, pero si hemos hecho más gestión que los ocho años de la UDI anteriormente. Fuente; https://www.latercera.com/la-tercera-pm/noticia/jorge-sharp-pensar-dos-veces-confiar-al-frente-amplio-la-politica-internacional-pais/589066/
  18. 26 Marzo 2019 Patricia Rivadeneira por Piñera y visita de Bolsonaro: “Ante cualquier país más grande demuestra que es un ratoncillo” La actriz de Mega sostuvo que con la visita del Mandatario brasileño "da la impresión" de que La Moneda comparte sus valores. "Qué caída de estilo, diría yo, Presidente", agregó. Patricia Rivadeneira, por estos días parte de la teleserie nocturna Juegos de Poder, fue una de las presentadoras de la tercera edición de los premios Clap! Atrápalo, el que distinguió a lo mejor del teatro chileno en el último año y que fue transmitido por primera vez en televisión de la mano de La Red. La actriz de Mega celebró esta nueva instancia. En conversación con El Dínamo sostuvo que “siempre es bueno porque son premios del público y para nosotros los actores que hacemos teatro y para el mismo teatro, la creación de nuevas audiencias, la promoción de nuestras obras es súper importante. Es la esperanza de que vayamos a tener más público y va a haber gente que se va a acercar a los teatros”. “El teatro goza de muy buena salud, lo que pasa es que a veces no tenemos la infraestructura, los teatros no son muchos y tenemos hartos problemas para difundir nuestras obras en provincia, que es siempre la expectativa que todos tenemos, el poder recorrer Chile para mostrarlas”, criticó. – En el último tiempo se ha criticado el poco financiamiento a proyectos culturales – Siempre es poco para un país con tan poca cultura, donde el acceso es difícil, es costoso y para sostener un teatro como este, para sostener la creación de nuestros artistas se requiere un financiamiento público como se hace en todos los países que admiramos tanto, sobre todo. – Normalmente desde el gremio se culpa a gobiernos de derecha por bajas en financiamiento. ¿Cómo lo ves? – A mí me encantaría saber qué pasó con la sala que estaban construyendo acá al lado, la ampliación del GAM. Baja (el financiamiento) porque, claramente, no es prioritario, porque un pueblo más culto es uno que cuestiona más, y un pueblo cuestiona más es un pueblo que se da cuenta si les están robando sus vidas y sus lucas. – ¿Cómo así? – Los poderes financieros no quieren que la gente se entere cómo funcionan y el teatro en particular es gente de cuestionamientos y de poner la contingencia, lo que está ocurriendo en el país, develarla, exponerla, invitar a la población a reflexionar con lo que pasa. Eso siempre es visto como peligroso. Eso pasa en los países donde las clases dirigentes son muy ignorantes, porque eso no ocurre en los países del primer mundo, donde los gobiernos sean de derecha o izquierda. Ellos comprenden que un pueblo mejor informado es un pueblo que va a elegir mejor a sus dirigentes, que va a saber cómo servir mejor a su país, que va a crear una comunidad más sana, más feliz, más compacta a la hora de elegir, a la hora de decidir. Gente más informada, más feliz, con una capacidad más crítica es gente que puede crear un país mejor. Esta es una mirada un poco feudalista, creo que la derecha más moderna, más liberal, comprende que ese no es el camino. – Hace un tiempo conversamos sobre derechos de la mujer y el aborto. ¿Cómo ves la agenda de género actual? – Creo que el gobierno está manejándose mucho con ciertas frases populistas, mucho mirando la estadística y poco pensando en las necesidades de la gente. Lo que me hace sentir más tranquila es que hay gente joven, sobre todo, que está muy despierta y que no va a dejar que le pasen gato por liebre, que están alerta y que requieren, exigen cambios y medidas contundentes para hacer frente a las injusticias garrafales e históricas, de la sociedad. – En ese contexto, ¿cómo viste la visita el acercamiento entre Piñera y Jair Bolsonaro en Prosur? – Creo que cuando hay acercamientos tan efusivos, tan alegres respecto de un personaje nefasto, claramente alguien que no respeta los valores de la democracia, como que uno empieza a pensar que en realidad este gobierno es mucho peor de lo que uno cree o de lo que uno quisiera creer. Como que muestra la hilacha, ante cualquier país más grande demuestra que es un ratoncillo. Quisiera no creer que nuestro gobierno comparte esos valores, no lo creo, porque da la impresión de que los comparte, pero lo oculta. Da la impresión de que ellos quisieran ser como Bolsonaro. – ¿Lo ves como contraproducente? – Sí, muy contraproducente ser tan amable, tan simpaticón con alguien tan nefasto. Qué caída de estilo, diría yo, Presidente. – ¿Qué te parece que la familia de Hernán Canales -hombre que murió atropellado en Cauquenes el 2014- exigiera que sacaran del aire la teleserie Juegos de Poder? – Creo que las telenovelas son ficción que se inspiran en sucesos reales y me parece desproporcionado, no tienen un valor histórico. Las telenovelas son una exacerbación de las realidades y sobre todo son ficción. Creo que hay que mantener la cordura respecto de esto. Fuente: https://www.eldinamo.cl/actualidad/2019/03/26/patricia-rivadeneira-por-pinera-y-visita-de-bolsonaro-ante-cualquier-pais-mas-grande-demuestra-que-es-un-ratoncillo/
  19. 17 Marzo 2019 Gabriel Silber, diputado DC: “Ni en mis peores días pensé en pasar por este thriller político” “Es absolutamente falso este anónimo y su contenido”, asegura el diputado en alusión al correo electrónico -sin remitente conocido- en el que se le acusa de violencia intrafamiliar y que le costó su postulación a la presidencia de la Cámara de Diputados. “Siento frustración. Este es de los momentos más amargos que he vivido en mi vida”, señala. La medianoche del sábado 9 el celular de Gabriel Silber (DC) comenzó a sonar y no paró más. La totalidad de los diputados -excepto él- habían recibido un correo electrónico anónimo en el que se acusaba al parlamentario DC de violencia intrafamiliar. “Al principio, no le di importancia”, afirma Silber. Pero la avalancha fue imparable. El martes 12, el diputado presentó una denuncia ante la PDI para determinar a los responsables y renunció a su postulación a la presidencia de la Cámara de Diputados. ¿Cómo ha sido la reacción de sus compañeros en el Congreso frente a la acusación anónima de la que ha sido objeto? Si bien se comenzó a tender una suerte de cortina de dudas, de preguntas, a las pocas horas pudimos despejar que no tengo ningún tipo de denuncia ni las he tenido en mi vida privada ni en mi vida pública. Así es que quiero agradecer, al final del día, la solidaridad transversal de muchos colegas al entender que este es un tema que si se instala como un precedente para otro tipo de decisiones que se tomen en política, termina siendo un daño a la democracia. La decisión de declinar su postulación a la presidencia de la Cámara ¿fue suya, de su partido, compartida? Todos saben lo difícil que ha resultado lograr el acuerdo de la oposición en torno a la mesa de la Cámara y sentíamos que la ventana de tiempo que se abría con esta denuncia podía echar abajo un acuerdo que tardó meses en cristalizar. Como siempre, apelé a que el acuerdo de la oposición era un proyecto más importante que mi persona, entendí que lo lógico era dar un paso al costado. Esa decisión fue conversada con Gabriel Ascencio, jefe de la bancada. Entendimos que era lo más sano en esas horas. Lo que pasa es que al renunciar a su opción, acordada en conversaciones con sus camaradas, se da veracidad a la denuncia… Yo creo que mi principal reivindicación moral va a ser aquella que haga la justicia. Y lo segundo, que lo he conversado con mis pares de bancada, que estoy disponible para el próximo año. ¿Por qué usted o su esposa no negaron derechamente la existencia de algún episodio de violencia intrafamiliar? En un primer término encontramos una infamia desmentir un anónimo y optamos por la vía judicial. Pero ahí fuimos enfáticos en descartar que es absolutamente falso este anónimo y su contenido. Frente a una denuncia, por falsa o infundada que sea, uno a lo menos tiene el derecho a la defensa. Acá la paradoja era que ni siquiera esta posibilidad tenía, no tenía ni la posibilidad de hacer mis descargos, ni enfrentar a esa persona, porque no conocía su rostro. ¿No le parece que está sentando un precedente peligroso al dar un paso al costado en su postulación frente a un anónimo? Este tipo de denuncias podrían transformarse en un arma habitual para generar hechos políticos… Tiene que haber una reflexión colectiva donde debe primar el principio de inocencia. Y por sobre todo, entender que una denuncia anónima puede cambiar una decisión política importante. A eso súmale que temas como la violencia de género no pueden utilizarse maliciosamente para fines políticos. Aquí se vio lo peor de la política y espero que nunca más vuelva a ocurrir. Por eso era importante mantener su opción si señala que la denuncia es falsa. ¿Por qué no someterse al escrutinio de sus propios pares? ¿Tan mal piensa de sus compañeros parlamentarios que piensa que van a creer en un anónimo? Había muy pocas horas para decidir y creo que la dilación que pudo existir en esta decisión ponía en serio riesgo el acuerdo de la oposición. Entendí que el proyecto de la oposición o la búsqueda de consenso no podía pasar por el destino de una persona, aun cuando esta se tratara de mí. Muchas veces se instalan esta suerte de cacería de brujas, donde uno requiere algo más de tiempo para despejar aún un anónimo o una fake new. Entendí que había un bien mayor. Es decir que a usted le parece que la mantención de las autoridades de la Cámara en manos de la oposición es más importante que su honra personal, su imagen pública… Mi honra es mi principal patrimonio en este caso a cuidar, lo hago de frente, o sea, de frente a todos los chilenos. Me asiste la conciencia de espíritu en esta materia y mi principal reivindicación será la que hagan los tribunales, e insistiré el próximo año -ya con la tranquilidad en este caso- a postular a la testera. O sea se inmoló… Hay veces en las cuales en política uno tiene que tomar este tipo de decisiones. Yo fui uno de los principales promotores del acuerdo, apelaba a la generosidad y a la altura de miras, incluso a la renuncia para que este se llevara a cabo. Qué mejor renuncia que la que hago en primera persona al poner mi cargo a disposición y dar un paso al costado. ¿Siente rabia, siente pena? Uno primero siente frustración. Este es de los momentos más amargos que he vivido en mi vida del punto de vista político y personal. Ni en mis peores días, en este caso en política, pensé pasar por esta suerte de thriller político, que finalmente terminó siendo casi una historia de terror. También ha causado daño a mi familia y a mi entorno cercano, pero como dijo Churchill: en política, a diferencia de la guerra, aquí se puede morir, pero también pararse muchas veces. ¿Cuándo la vida personal de un político debiera ser objeto de escrutinio público? Quienes estamos en política sabemos que nuestra vida es parte de ese escrutinio, pero en la medida en que se funden respecto de hechos verdaderos. Hasta de una denuncia por falsa que esta sea uno puede defenderse, de allí a instalar una mentira, en este caso fundada en un anónimo, creo que es una barrera que como democracia o como sociedad no podemos pasar a llevar El presidente de su partido, Fuad Chahin, admitió que usted pasaba por una crisis matrimonial. Eso era conocido y lo ponía en una situación quizás de exposición… Acá son dos cosas radicalmente distintas: uno puede efectivamente tener una crisis del punto de vista personal, pero en caso alguno se condice con la naturaleza o cargos sobre los cuales se me quisieron enlodar. ¿Había sido amenazado en privado por esta situación? No. Usted y su partido han hablado de una operación política. ¿Estaba digitada en su contra o en contra del acuerdo de la Cámara? Como toda caza de brujas, yo me enfrenté a un enemigo cuyo rostro no conozco. Lo que sí llama la atención es que luego de meses de trabajar y lograr articular un acuerdo en torno a la oposición, donde estábamos poniendo la pieza final, alguien deliberadamente quiso romperlo y echar todo abajo. Por eso, yo también entendí la necesidad de anteponer, justamente, mi interés personal con el interés de la necesidad del acuerdo de la oposición y allí veo, obviamente, una operación política más que respecto a sacar a Gabriel Silber, impedir la cohesión o convergencia de las fuerzas de oposición que hoy día existen en el Congreso. ¿Quiénes estarían detrás de esta operación? No me gustaría caer en el rumor o las teorías que lleva adelante la investigación, pero siempre dividir es gobernar y aquí se estaba logrando cierta cohesión o sentido de unidad interna. Y obviamente, el que esta se haya fracturado o intentado romper a días de cristalizarse, obviamente, es una ganancia para un sector político. ¿Oficialista o de oposición? Prefiero no apuntar a nadie. ¿Qué posibilidades tiene de que se llegue a identificar a los responsables? Opto por defenderme con los medios que el estado de derecho le entrega a cualquier ciudadano y vamos a llegar al final y tocar todas las puertas que haya que tocar, porque la verdad al final del día debe imponerse. Fuente: https://www.latercera.com/reportajes/noticia/gabriel-silber-diputado-dc-mis-peores-dias-pense-pasar-este-thriller-politico/572830/
  20. 17 Marzo 2019 Gonzalo Blumel, ministro de la Secretaría General de la Presidencia: “El gobierno no se rige por encuestas, sino que por convicciones” Titular de la Segpres refuta que detrás de iniciativas como ampliar el control preventivo de identidad y Aula Segura haya un cálculo de La Moneda. Además, hace una advertencia a la oposición en un año clave para el avance de las reformas. “Sería un error que la oposición moderada se deje pautear por la izquierda más extrema”, dice. En su despacho en La Moneda, con dos lápices bic -uno azul y otro rojo- y una libreta negra con apuntes, al estilo del Presidente Sebastián Piñera, el ministro Gonzalo Blumel analiza la primera semana del nuevo periodo legislativo y proyecta lo que será un año decisivo para el avance de las principales reformas del gobierno. El titular de la Segpres reconoce que el escenario en el Congreso “es complejo”. Sin embargo, apuesta a avanzar en su agenda con la ayuda de la oposición “más moderada”, a quienes emplaza a “no dejarse pautear”. Además, el secretario de Estado refuerza que el gobierno, junto con impulsar reformas por la vía legislativa, promoverá todas las iniciativas administrativas que sean necesarias, las que -reconoce- ascienden a más de 450. Asimismo, aborda la polémica que se generó en torno a la ampliación del control preventivo de identidad y refuta las críticas que apuntan a que el Mandatario gobierna con el cálculo de las encuestas. “El gobierno siempre actúa por convicción”, asegura. Ha dicho que este año la agenda legislativa estará centrada en tres ejes: social, económico y seguridad. ¿Cuáles son sus expectativas? El Presidente ha planteado como sello del gobierno a la clase media. La principal prioridad del gobierno para este año es interpretar sus valores y también sus aspiraciones y temores. Por eso la agenda que hemos puesto en marcha está enfocada fundamentalmente en ellos. Uno de los desafíos que tendrán que enfrentar es la votación sobre la idea de legislar de las reformas tributaria y previsional. Sin embargo, eso aún no está garantizado. ¿Qué camino seguirán? Hay que recordar que se está discutiendo votar la idea de legislar de los proyectos, por lo tanto, lo que se analiza es si comparten las ideas matrices. Y como dijo el expresidente Lagos, si estamos de acuerdo en las ideas fundamentales, entonces avanzamos y vamos concordando. Y esa es la estrategia que estamos siguiendo. En el caso de la modernización tributaria, venimos realizando un trabajo en la Comisión de Hacienda tanto con los parlamentarios de Chile Vamos como con los de oposición. Ellos nos han hecho un planteamiento y vamos a responder. ¿Cuándo esperan que se vote? La oposición ha dicho que va a votar la idea de legislar durante la próxima semana y esperamos que ese compromiso se cumpla, porque rechazarla sería incomprensible por tres razones: porque tienen legitimidad ciudadana, no son proyectos refundacionales, corrigen algunos temas que deben ser corregidos… Y porque son proyectos conectados con las prioridades de la gente. En el caso de pensiones, la oposición está pidiendo una serie de garantías antes de la aprobar la idea de legislar. ¿Hay margen para eso? Reiteramos el punto. Discutir sobre la idea de legislar es discutir sobre si estamos de acuerdo sobre los principios. ¿Estamos de acuerdo con subir las pensiones? ¿Estamos de acuerdo con apoyar a las pymes? Sí. Entonces, avancemos. Como gobierno entendemos que tenemos que flexibilizar nuestras posiciones, pero sin desnaturalizar la esencia de los proyectos. Ha dicho que avanzarán “en la medida de lo posible” y que si la oposición no da los votos, ellos tendrán que pagar el costo político. ¿Cuánto puede resistir esa estrategia? No, por el contrario, el gobierno ha estado permanentemente abierto al diálogo. Pero, como dijo el presidente de la DC: para bailar tango se necesitan dos. Sería un error que la oposición moderada se deje pautear por la izquierda más extrema. Dice que hay disposición al diálogo, pero esta semana se impulsará el proyecto que amplía el control preventivo de identidad, el que no está en el programa y tampoco fue parte del acuerdo de seguridad. ¿Cómo se mantiene ese diálogo si se impone un proyecto que ni siquiera socializan dentro de su propia coalición? El programa es una hoja de ruta, pero naturalmente en el camino aparecen coyunturas o circunstancias que hacen necesario legislar otras materias como, por ejemplo, el control preventivo. Y lo que hay que tener claro es que no en todas las materias nos vamos a poner de acuerdo. Pero en esa materia necesariamente requerirán votos de oposición. Además, hay ruido en el oficialismo. ¿Se van a mantener en los 14 años? Con la ampliación está toda la coalición de acuerdo. La discusión es respecto a la edad en la cual se aplica. Y en el debate legislativo, con la evidencia sobre la mesa, va a haber espacio para generar apoyo. Es cosa de ver las estadísticas, donde en una importante cantidad de delitos, especialmente violentos, participan menores de edad… El Presidente ya fijó la línea; se amplían las facultades del control de identidad y se incorporan a las personas mayores de 14 años. En el oficialismo dicen que se hicieron encuestas internas. ¿Es así? No tenemos encuestas internas en esta materia. El gobierno no se rige por encuestas, sino que por convicciones. El gobierno siempre actúa por convicción. El exministro Eyzaguirre sostuvo que el apostar por esa iniciativa refleja que el Presidente invierte en temas que concitan mayor respaldo. ¿Se está cayendo en el populismo? No, el gobierno prioriza sus iniciativas obviamente en función de las principales prioridades ciudadanas. Nuestro programa fue construido de esa manera, pero prácticamente la totalidad de las iniciativas que han generado más controversia, como, por ejemplo, Admisión Justa, Aula Segura y ahora el control preventivo de identidad, forman parte de la matriz y el ADN del programa de gobierno. ¿No cree que la ampliación del control preventivo perjudica, como han dicho desde la oposición, el eslogan de “los niños primero” y, además, genera un contrasentido con la situación de desprestigio que atraviesa Carabineros? Por eso estamos impulsando una modernización… Pero eso no ha llegado a concretarse, está en su primer trámite esa iniciativa. Entonces, hace sentido que se cuestione el timing y se abra la pregunta de si priorizar este tema responde a las encuestas… Se prioriza porque la principal preocupación de la ciudadanía es la seguridad ciudadana. Entonces, junto con impulsar más facultades a Carabineros, estamos impulsando su modernización. Es absolutamente compatible esta iniciativa con nuestra prioridad de poner a los niños primero, porque lo que busca es que los adultos no manipulen a menores de edad para que cometan delitos. ¿Cree que con esta ofensiva de relevar el respaldo ciudadano, muy parecida a la de Aula Segura, se termine haciendo ceder a la oposición? Más que hacer ceder a la oposición, lo que nosotros buscamos es que se abran a discutir temas que son prioritarios para los chilenos. En Aula Segura, de hecho, construimos un buen acuerdo; y si se fijan, los overoles blancos desaparecieron prácticamente. Por lo tanto, la herramienta fue efectiva para sus objetivos. El Presidente Piñera llamó a Chile Vamos a que apoyen la iniciativa. ¿Deberían alinearse? Bueno, la mayoría de Chile Vamos es favorable y partidaria de esta iniciativa. Es legítimo que haya dudas y discrepancias, pero no tengo ninguna duda de que cuando llegue el momento, Chile Vamos se va a cuadrar. El presidente del Senado, Jaime Quintana, pidió cuidar “el tono democrático”. ¿Hay una autocrítica respecto del que se tuvo en 2018? Esta semana fue bastante positiva en la relación entre el gobierno y la oposición . Primero, la oposición se abrió a legislar sobre el proyecto de modernización tributaria, y eso lo valoramos. Y, segundo, la actitud con que asumió la nueva mesa del Senado, llamando a un clima de colaboración. El Presidente le ha pedido al senador Quintana que el Senado vuelva a ser la casa de los acuerdos, y tenemos confianza en que eso será así. Le vamos a cobrar la palabra. Ellos también dicen que les van a cobrar la palabra sobre cuidar el tono, dejar atrás los conceptos de antipatriota y obstruccionismo… Bueno, pero el diálogo es la clave para poder evitar esos episodios. ¿Pero cómo se puede mantener un diálogo permanente y fluido si se sigue insistiendo con esto de que la oposición le da la espalda a la ciudadanía cada vez que tienen diferencias con el gobierno? Es que efectivamente rechazar la modernización tributaria es darle la espalda a las pymes, a las regiones y a los trabajadores. Rechazar la reforma a las pensiones es darles la espalda a dos millones y medio de pensionados. Pero, una reflexión más de fondo: hoy ese sector está definiendo una identidad, entre ser una oposición abierta al diálogo o ser una oposición definitivamente obstruccionista. Y nosotros esperamos que predomine el sector más abierto, porque, de hecho, lo que ocurrió con la ex Nueva Mayoría es que se dejaron pautear por los sectores más extremos de la izquierda, lo que los condujo al fracaso. Quintana le pidió al Presidente que en debates como el matrimonio igualitario asuma el estilo de Mauricio Macri, es decir, abriéndose a que se discuta. ¿Lo ve posible? Nosotros tenemos prioridades que son las que están en nuestro programa: las pensiones, el crecimiento y el empleo, la salud, la educación, la clase media. Por lo tanto, en eso nos vamos a enfocar y nuestras urgencias legislativas van a estar orientadas hacia esas prioridades. ¿Pero van a vetar los debates? No está en el ánimo del Ejecutivo retirar los proyectos ni vetar los debates. Esta semana usted pidió gobernabilidad a la Cámara. ¿Cómo ve el escenario tras la decisión de Gabriel Silber de bajar su candidatura a la presidencia de la corporación? Es complejo, porque hoy estamos debatiendo ahí proyectos clave de nuestro programa. Por lo tanto, necesitamos que puedan avanzar con la máxima agilidad, y eso depende de una mesa que asegure el buen funcionamiento de esa corporación. ¿Cuánto les perjudica el acercamiento entre la DC y el Frente Amplio? Los votos de la DC fueron clave para el gobierno el año pasado… Me tocó coincidir con el presidente de la DC esta semana en un foro, y él mismo planteó que como partido van a actuar con autonomía y, bajo ningún punto de vista, van a condicionar sus votos a lo que otros sectores establezcan. Confiamos en que la DC, el PR, el PPD y algunos sectores del PS que han estado más abiertos al diálogo mantengan esa actitud de debatir los temas en su mérito. El jefe de los diputados DC decía que ellos no estaban disponibles para el “pirquineo” de votos, una estrategia que ustedes han seguido… Todo lo contrario, nuestra estrategia ha sido sistemáticamente construir los acuerdos más amplios posibles. Lo que pasa es que no siempre eso es factible, y ahí nuestro deber es buscar los apoyos necesarios para que la agenda avance. Esta semana el gobierno reforzó que iba a potenciar la vía administrativa. Incluso, usted mismo lo recalcó el viernes en Icare, lo que no cae muy bien en la oposición… Nosotros tenemos del orden de 700 compromisos en nuestro programa. Aproximadamente 260 son materia de ley y todo el resto, es decir, poco más de 450, corresponden a iniciativas administrativas. Y las vamos a implementar. Por lo tanto, que nadie se confunda: vamos a avanzar con nuestra agenda legislativa con mucha intensidad y convicción, pero también usaremos las herramientas administrativas que tenemos y que son absolutamente válidas. El senador Ossandón señaló que los tiempos mejores aún no los siente la ciudadanía. ¿Lo comparte? No, discrepo. De hecho, si uno mira las expectativas, hay mejores expectativas. Por cierto que queda mucho por hacer y, en ese sentido, no vamos a caer en el conformismo. El Presidente ha dicho que el éxito del gobierno se mide en tres áreas, una de ellas es la proyección de la coalición. ¿Qué acciones debe tomar el Ejecutivo para asegurarla? Hay tres aspectos fundamentales para lograr ese objetivo. El primero, la unidad de Chile Vamos. Si hay algo que la gente castigó en el pasado fueron los conflictos y las eternas peleas de la Alianza. Lo segundo tiene que ver con hacer un buen gobierno. Si no lo hacemos, no tenemos ninguna posibilidad de seguir contando con la confianza de la ciudadanía. Y lo tercero tiene que ver con que seamos un proyecto político que interprete los valores, las aspiraciones y los temores de la clase media. Hace meses anunciaron que están trabajando en un proyecto de reducción parlamentaria. ¿Cuándo se va a ingresar? En materia de reformas políticas tenemos, a lo menos, tres que queremos impulsar: reducir el número de parlamentarios a 120 diputados y 40 senadores; limitar su reelección y perfeccionar el sistema de reemplazo; y establecer los mecanismos necesarios para la acusación constitucional de los gobernadores regionales. ¿No hay fecha, entonces? Eso es algo que tenemos que conversar con Chile Vamos, pero es una decisión del Presidente. Ya hay críticas por parte del oficialismo. ¿Se podría revaluar el envío? Está en nuestro programa de gobierno, y las iniciativas de nuestro programa son un mandato ciudadano que tenemos que cumplir. Fuente: https://www.latercera.com/politica/noticia/gonzalo-blumel-ministro-la-secretaria-general-la-presidencia-gobierno-no-se-rige-encuestas-sino-convicciones/573767/
  21. 14 Marzo 2019 “O te defendías o te dejabas masacrar”: Palma Salamanca da nueva entrevista en Francia y defiende su paso por el FPMR "Creo que tomé la decisión correcta para el tiempo y el contexto histórico que había en ese tiempo", señaló a la AFP el exfrentista, condenado como autor material del crimen de Jaime Guzmán, al tiempo que dijo que no espera volver a Chile "nunca". “Éramos testigos de un abuso y matanza permanente”. Ricardo Palma Salamanca, un exguerrillero chileno condenado por el asesinato de uno de los máximos ideólogos de Pinochet, relata sus años de lucha armada y sus dos décadas de clandestinidad. En entrevista con AFP en Francia, país que le concedió hace unos meses el asilo político, contó su historia, desde su espectacular fuga de una cárcel en Santiago en 1996 realizada en el interior de una canasta tirada por un helicóptero, hasta su detención en París en 2018, pasando por los más de 20 años en los que vivió escondido bajo diferentes identidades en México. “Tuve varios nombres, muchas fechas de nacimiento”, contó Palma Salamanca impasible, entre dos sorbos de café, en un pequeño apartamento del barrio Latino de París. Antes de empezar la entrevista puso dos condiciones, se niega a hablar de sus juicios, ni de la política actual chilena “para evitar más polémicas”. Tampoco quiso cámaras de televisión. “Estar delante de las cámaras me tensa mucho”, explicó este hombre de 49 años, de tez morena y cabello canoso. Parte de su historia la plasmó en un libro, “Une étreinte du vent, Chili” (“El gran rescate” en español), que presentará en el Salón del Libro de París desde este viernes y con el que espera financiar parte de sus gastos de justicia. En éste relata la preparación de su fuga en helicóptero de una cárcel de alta seguridad, donde cumplía una condena a cadena perpetua por el asesinato a tiros en 1991 del senador Jaime Guzmán, considerado como el máximo ideólogo de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). A continuación extractos de la entrevista. -¿Por qué decidió venir a Francia? En México descubrieron mi identidad, el círculo comenzaba a cerrarse. Con mi excompañera y nuestros dos hijos nos fuimos a Cuba y de ahí vinimos a Francia. Era el único destino posible, fundamentalmente porque teníamos familia que nos podía brindar soporte y también por la historia de solidaridad que existió por parte de Francia con todo el proceso de la dictadura en Chile. -¿Se esperaba a que Francia le otorgue el asilo? No, casi me desmayo (risas). No me lo esperaba. O sea todo el mundo me decía que sí, que todo iba a estar bien. Pero yo me decía ‘están siendo condescendientes’. No sentí alivio sino una especie de incredulidad. Me preguntaba si era cierto lo que estaba pasando. -¿Qué lo motivó a unirse al Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR)? Creo que la motivación era evidente. Éramos testigos de una guerra desigual y sobre todo un abuso y matanza permanente. Eran tiempos muy radicalizados, o te defendías o te dejabas masacrar. -¿Si pudiera dar marcha atrás, volvería a hacer lo mismo? Creo que tomé la decisión correcta para el tiempo y el contexto histórico que había en ese tiempo. Aunque Pinochet ya no estaba en el poder, era comandante en jefe y luego pasó a ser senador vitalicio. La ideología fascista de Pinochet seguía dictando el curso de la política en todo orden. Todo lo demás era como una puesta en escena. Los políticos jugaban a tener democracia. -¿Qué recuerda de su fuga? Fue una operación perfecta. Muy pocas veces en ese tipo de situaciones la planificación se cumple al 100%. Todo salió como reloj y nadie salió herido. -¿Cómo logró desaparecer durante más de 20 años? Con documentación distinta, te haces pasar por otra persona. Reboté por muchas partes antes de llegar a un lugar y establecerme. Siempre existieron redes de apoyo, gente dispuesta a ayudar sin ningún tipo de condición. Y tomé la decisión de hacer un corte radical con mi pasado. No volví a dar noticias a mi familia ni amigos, hasta ahora. -Imagino que fue lo más difícil…. No, no fue difícil. Porque había algo más grande, el terror de volver a la cárcel. Cuando estuve en la cárcel valoré tanto mi existencia en libertad que dije yo no vuelvo a pasar eso jamás en mi vida. Fueron 4 años y 10 meses. 1825 días. En ese tiempo, en particular conmigo, se ensañaron de una forma muy profesional. Era una política permanente de hostigamiento. -¿Espera volver un día a Chile? Nunca. -¿Cuáles son sus aspiraciones? Retomar un vida.. o ni siquiera retomar porque nunca la tuve. Construir una vida austera, tranquila, en silencio. Y desenvolverme como cualquier otro mortal. Fuente: https://www.latercera.com/nacional/noticia/te-defendias-te-dejabas-masacrar-palma-salamanca-da-nueva-entrevista-francia-defiende-paso-fpmr/570932/
  22. 13 Marzo 2019 Alcalde de Valparaíso tras salida de TCVAL de concesión de Puerto: “Valparaíso es una ciudad que no acepta malos proyectos, es exigente” Jorge Sharp descarta un ánimo anti inversión en la comuna y propone que el Terminal 2 pueda avanzar, pero con un acuerdo amplio. Además, adelanta que están trabajando en un cambio al plano regulador y prevé que la zona del plan pueda atraer inversión privada. Como “un anuncio esperado” califica el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, la decisión de TCVAL, filial del grupo australiano IFM, de abandonar la concesión que mantiene en el puerto de la capital de la V Región, aduciendo demoras en tramitación ambiental. Y en vez de verlo como algo negativo, el edil plantea que se debe mirar como algo positivo. “Pensamos que constituye una oportunidad para la estrategia nacional de desarrollo portuario lo que sucedió en Valparaíso”, añade el edil, cuyo municipio ha sido crítico del proyecto, incluso de manera activa presentando reparos al Servicio de Evaluación Ambiental. Algunos parlamentarios llamaron a los opositores del proyecto del Terminal 2 del Puerto de Valparaíso a hacerse responsables, ¿asume parte responsabilidad en la decisión de la empresa? -No, porque creo que son críticas oportunistas y que hablan de la falta de memoria que hay respecto a este proyecto, que comenzó bajo el primer gobierno del presidente Sebastián Piñera, y lo que lo ha hecho tambalear es la debilidad del mismo proyecto. No me interesa responder esas críticas, me interesa el futuro de Valparaíso. ¿Qué debilidad ve en el proyecto? -Vemos serios reparos de carácter ambiental. Encargamos hace varios meses un informe a la Universidad de Chile que señalaba que tanto la fase de construcción como la de operación iba a contribuir a que Valparaíso se convirtiera, desde la perspectiva de la calidad del aire, en una zona saturada. El proyecto también tenía serios problemas vinculados a la vocación patrimonial de la ciudad. Y también un efecto urbano, entre otros. ¿Cuál es la alternativa? -Lo responsable en este momento es poner todas las alternativas sobre la mesa. Pienso que la alternativa más viable es comenzar con un nuevo proyecto que genere acuerdo y consenso en todos los actores, la Municipalidad, EPV, los empresarios y los trabajadores portuarios, esa es la oportunidad a la que me refiero, de hacer las cosas bien en Valparaíso en materia portuaria. Pero EPV seguirá defendiendo el permiso ambiental, y una de las opciones es relicitar. ¿Se opondrán si llega una nueva empresa a construir el proyecto? -Eso tendríamos que conversarlo. A mí no me parece descabellado volver a licitar el proyecto, eso podría eventualmente dar un espacio para conversar sobre su futuro. Lo que a nosotros nos interesa es conversar y hasta ahora no hemos podido conversar sobre el proyecto mismo. Para algunos hay un ánimo anti inversión es Valparaíso, ¿es así? -No, en ningún caso. El empresariado no le tiene que temer a lo que no entiende. Tiene que tener disposición a dialogar con la complejidad que suponen ciudades como Valparaíso. En este mismo edificio han estado empresarios conversando sobre el futuro de la ciudad: Alfonso Swett de la CPC, Bernardo Larraín Matte de la Sofofa, representantes de las cámaras locales. Era un proyecto de US$500 millones que daría una gran cantidad de empleos. ¿la decisión de la empresa afecta a Valparaíso? ¿ve un costo para la ciudad? -Puede ser que tenga un costo de imagen en el corto plazo, estará por verse lo que suceda en el largo plazo. Si las cosas las hacemos bien, podemos comenzar desde ya a trabajar en proyectos alternativos o diferentes al Terminal 2 y el costo en el mediano y largo plazo no va a existir. ¿Es similar esto a lo ocurrido con grupo Plaza cuando desistió de Mall Barón? -Valparaíso es una ciudad que no acepta malos proyectos, es una ciudad exigente. Todo el mundo pensaba hace un año que en ese lugar no se podía hacer absolutamente nada y hoy se va a concretar una inversión millonaria. En el caso portuario podemos avanzar en la misma dirección, pero para eso el gobierno es el que tiene que abrirse a la posibilidad. Valparaíso puede ser un lugar donde podamos impulsar proyectos portuarios, de inversión público-privada, que respondan de verdad a las promesas de campaña que se hicieron, pero eso ya no depende del alcalde de Valparaíso. ¿Le gusta el proyecto del tren rápido a Valparaíso? -Somos partidarios de esa inversión, nos parece un proyecto muy interesante. Aquí lo importante es que el gobierno asuma el liderazgo de una vez por todas sobre este proyecto y dejemos de especular, si se va a ocupar el sistema de concesiones, bueno, que se acelere eso. A mí me gustaría que la ministra de Transportes sea menos la ministra del Transantiago y más la ministra de los puertos. ¿Vienen cambios al plan regulador? -Viene una modificación al plan regulador completo, tenemos un equipo en la municipalidad que está trabajando. Pensamos que hay condiciones para poder en el marco de este periodo alcaldicio tener aprobado el plan regulador, vamos a trabajar pensando en esa dirección. Hay en particular una área en la ciudad que es el sector del plan de la ciudad, que pensamos puede convertirse en un lugar muy interesante para principalmente la inversión privada. Fuente: https://www.latercera.com/pulso/noticia/alcalde-valparaiso-tras-salida-tcval-concesion-puerto-valparaiso-una-ciudad-no-acepta-malos-proyectos-exigente/569187/
  23. 13 Marzo 2019 Manuel José Ossandón: “Si Piñera no es capaz de traspasar su legado, este gobierno será un fracaso” En el balance del primer año de Piñera, senador dice que “se dan muchos anuncios con grandes eslóganes y, en vez de beneficiar al gobierno, lo perjudican, porque la gente se crea más expectativas”. Además, advierte que “cuando le dan duro a Bachelet, después no pueden pedir un gran acuerdo”. Hace un tiempo fue a un seminario donde el Presidente Sebastián Piñera y el ministro Felipe Larraín abordaron las expectativas económicas. “Yo estaba en primera fila. Al lado mío, el exministro Rodrigo Valdés. Durante 20 minutos, todas las cifras que daba el Presidente era comparándolas con las del gobierno anterior, y le dio como caja a la presidenta Bachelet. Después habló el ministro Felipe Larraín e hizo lo mismo. Y los dos terminan diciendo que necesitamos un gran acuerdo con la oposición para mejorar nuestra reforma tributaria. Humanamente, la persona que estaba ahí (Valdés) no estaba dispuesta a hacer ningún acuerdo después de todo lo que le habían dicho. Ese es un tremendo error”. Recordando ese episodio, el senador Manuel José Ossandón (RN) hace un balance del primer año de gobierno y aborda los desafíos para 2019, en el que -afirma- “no se juega el éxito del gobierno”. ¿Por qué cree que no ha habido autocrítica en su sector respecto del primer año del gobierno? Más que autocrítica, lo que debe existir es un cambio de estrategia. Este gobierno fijó su punto en lo social, pero debe traspasarlo a la gente con más claridad. ¿No cree que ha habido un discurso autocomplaciente? La autocrítica es buena y podría haberse hecho, pero no es lo fundamental. Cuando hay un programa de gobierno y un proyecto serio para -por lo menos- ocho años, nada se juega ni en el primer ni en el segundo año. Por eso, la estrategia tiene que hacer que la gente empiece a sentir que hay tiempos mejores, porque hoy día no lo siente. ¿Por qué? Porque es imposible cambiar la dinámica de un país en un año. Este gobierno es muchísimo mejor que Piñera 1, Bachelet 1 y Bachelet 2, pero tiene que tener cuidado con la estrategia, porque hay problemas que vienen por décadas y no se van a arreglar así como así. Muchas veces se dan muchos anuncios con grandes eslóganes y, en vez de beneficiar al gobierno, lo perjudican, porque la gente se crea más expectativas de las que realmente se pueden concretar. Parte de eso está en el desafío que se autoimpuso el gobierno de sacar adelante varias reformas estructurales. ¿Ahí hay un error de estrategia, entonces? Es un error decir que el éxito se juega en los futuros proyectos de ley, porque tenemos minoría en las dos cámaras y en todas las comisiones. Además, tenemos al frente una oposición que no tiene proyecto político y que, a veces, lo que los une es obstruir al gobierno. Si fijamos nuestra estrategia en el Parlamento y en el segundo año, vamos a salir mal de todas maneras. Lo que tiene que hacer el gobierno es no abandonar las banderas sociales, cumplir el programa y ver medidas para generar bienestar a corto plazo. El gobierno tiene grandes reformas, tiene que mostrarle al país lo que quiere hacer, y si nos niegan la sal y el agua, la opinión pública va a castigar a la oposición. Usted pone el peso de la carga en lo comunicacional. ¿Cómo debe fortalecer o modificar ese aspecto el gobierno? Esto pasa por entender que las banderas sociales no son de la izquierda, que la derecha social existe y que nosotros sí podemos luchar por la gente y defenderla. Pero tenemos que partir de la base de que la gente no confía en la derecha en estos temas, tenemos que ganarnos la confianza. Yo presenté un proyecto que castiga la clonación de tarjetas; no puede ser que logremos aprobarlo por unanimidad en el Senado y, en la Cámara, el Ministerio de Economía me lo cambia entero y pone todas las indicaciones que pusieron los bancos. ¡No se pueden caer así! ¡Hay que creérsela! El que mejor parece levantar esas banderas por estos días es Joaquín Lavín. ¿Qué opina de su trabajo? Es un gran político, pero ser alcalde de la comuna más rica de Chile es distinto a ser presidente. Cuando él habla de integración, lo felicito, pero le cuento que yo el año 96 empecé con la integración cuando era alcalde de Pirque. Lavín no descubrió la pólvora; partimos con la integración hace muchos años y nos llamaban populistas. ¿Qué opina de la decisión de haber convocado a grandes acuerdos en el primer año? Hace mucho rato que vengo diciendo que este país necesita grandes acuerdos nacionales, es clave, pero eso hay que abordarlo siendo inteligentes y entendiendo que la política es humana. Cuando le dan duro a la presidenta Bachelet, después no pueden pedir un gran acuerdo. Con los resultados hasta ahora, ¿qué nota le pone al gobierno? En comparación con los últimos tres gobiernos, este tiene un 6.0. Nota sobresaliente. Es que ha sido un buen gobierno, muy, pero muy superior a los pasados, sobre todo en lo conceptual; por primera vez hablamos de que el desarrollo económico es para el desarrollo humano; priorizamos el Metro para la gente más modesta; estamos dispuestos a modificar la Ley de Pesca, que atenta contra su propia casta; el Presidente se compromete a llegar al 90% de gratuidad en los técnico-profesionales. Es un cambio de paradigma, y me siento súper orgulloso, porque los mismos que me acusaban de populista hoy enarbolan esas banderas en la mitad de La Moneda. ¿Cuál va a ser la prueba de fuego del gobierno? Que el Presidente le traspase la banda a alguien de nuestro sector. Si no es capaz de traspasar su legado a otro gobierno de Chile Vamos, este gobierno será un fracaso. Ante el objetivo de tener un sucesor del sector, ¿qué debe hacer el Presidente? En algún minuto tiene que tomar alguna opción, no mantenerse al margen. Hay dos cosas: quiénes pueden ganar en el sector y quiénes pueden ganar la presidencial. El Presidente tendrá que ver qué quiere hacer. Ahora, tiene que ser generoso con varios, pero no con todos, esto no es chacota. Hay muchos que quieren ser candidatos y lo hacen por entretenerse o porque creen que pueden quedar bien para la próxima. No podemos jugar a eso. El Presidente tiene varios mecanismos para saber quiénes realmente la llevan, y a esos tiene que darles oportunidades. Si no se preocupa de hacer correr a varias personas, es súper difícil que lo sucedan y el gran perdedor va a ser él. Fuente: https://www.latercera.com/politica/noticia/manuel-jose-ossandon-senador-rn-pinera-no-capaz-traspasar-legado-este-gobierno-sera-fracaso/567475/
  24. 03 Marzo 2019 Jorge Pizarro, jefe de comité de senadores DC: “El debate sobre pensiones tiene que ser realista y no despertar falsas expectativas” El senador sostiene que es la reforma prioritaria de este año, donde aún no surge la presión electoral, por lo que llama a generar una discusión en que se eviten los populismos tanto en el oficialismo como en la oposición. No tiene dudas. La reforma a las pensiones tiene que ser la prioridad de este 2019. El senador Jorge Pizarro (DC) es crítico del proyecto del gobierno en esta materia, pero sostiene que se debe llegar a un gran acuerdo nacional y, para ello, el debate tiene que ser serio y sin eslóganes, y en eso apunta también a su sector político. Asimismo, advierte sobre la necesidad de legislar “bien y rápido” en materia de financiamiento a las Fuerzas Armadas. A su vez, en materia de política exterior, su visión es tajante y dice que en este tema la relación con el gobierno “ya no es la misma”. ¿Cuáles deben ser las prioridades legislativas para este año? Todos los años son importantes, pero este puede ser muy especial. Es el único donde la agenda va a estar marcada por los temas de fondo y no por asuntos electorales. Y en los temas de fondo, nos ha parecido prioritario enfrentar de una vez la reforma al sistema de pensiones. El sistema no da para más y los pensionados chilenos están en una situación de vulnerabilidad tremenda. La propuesta de gobierno plantea potenciales mejorías a largo plazo, a 40 años el sistema de pensiones, a cuatro y ocho años las pensiones básicas solidarias, eso no es sostenible. El Presidente dijo que eso no era cierto, que desde el primer año la reforma iba a surtir efecto y, además, pidió acelerar la aprobación… Me alegro que el Presidente diga que quiere agilizar el debate, porque hay que enfrentarlo. Por lo tanto, se tiene que hacer partiendo de la base de que tiene que haber una modificación al actual sistema de AFP que no tiene credibilidad ni legitimidad entre los ciudadanos. La propuesta que ha hecho el gobierno no modifica en nada el sistema, al revés, lo fortalece. Y la gradualidad planteada en el proceso es la que lleva a pensar que, una vez implementadas todas las modificaciones, recién aquellos chilenos que en 30 y tantos o 40 años se van a jubilar van a tener una mejoría objetiva en sus pensiones, y eso tampoco es aceptable. Usted planteó la necesidad de que la reforma tributaria fuera de la mano con la reforma de pensiones, ¿sigue insistiendo en esto? Cuando uno se plantea una reforma tributaria es evidente que uno diga cuánto de la recaudación de esa nueva reforma tributaria va a ir a mejorar las pensiones de los chilenos, y ahí es donde tiene que ir la discusión de manera conjunta. Es un hecho de la causa, al gobierno le puede interesar mucho separar los temas, pero esto es un punto que aparece de manera natural. ¿Hasta dónde están dispuestos a ceder? Tenemos que encargarnos de este problema ahora y eso requiere de acuerdos grandes que permanezcan en el tiempo. En eso el gobierno es el que más empeño debe colocar, porque es el que tiene la iniciativa. ¿Ve a la oposición lo suficientemente madura para enfrentar este debate? Hemos trabajado de manera bastante seria y consistente con equipos técnicos. Frente a cada tema tenemos una alternativa y nos interesa trabajar lo más rápido posible. Esa discusión tiene que ser abierta en todo sentido y no caer en anuncios engañosos que sean efectistas o que despierten expectativas que después no podemos cumplir. Pero hay diferentes posturas en la oposición, hay un sector que apuesta a que se acaben las AFP, ¿cómo se enfrenta el debate? Cualquiera puede plantear sus distintas alternativas, otra cosa es que se puedan hacer realidad. El debate sobre pensiones tiene que ser realista y no despertar falsas expectativas ¿Cuál es su llamado? A hacer un debate serio, un debate país, un debate sin eslogan. Si no encaramos este tema este año, que es un año donde vamos a tener la tranquilidad para tratar estos temas sin populismo, sin la presión electoral o sin la presión de candidaturas que van a ofrecer quién sabe qué, creo que cometerían un error. Yo lo he conversado con el gobierno, ellos están conscientes de que es el gran desafío que se viene por delante. Un tema que marcó el verano es lo que ocurre en el Ejército, hay sobre la mesa dos proyectos: uno sobre modernización del financiamiento de las FF.AA. y otro sobres gastos reservados, ¿se ha enfrentado bien este problema? En el tema de los gastos reservados, el gobierno cumplió el compromiso de enviar el proyecto y lo que corresponde es legislar bien y rápido, sin prejuicios. Si algunos pensaban que los gastos reservados de las FF.AA. tenían pisos mínimos como se planteaba hace un par de meses, eso hoy día es irresistible, no lo va a apoyar nadie. No va a estar en discusión tampoco el que tiene que haber un control mucho más fuerte del poder civil sobre el uso de estos recursos. En esa línea, como miembro de la ex Concertación y de la ex Nueva Mayoría, ¿tiene algún tipo de autocrítica por no haber empujado antes un mayor control civil sobre las Fuerzas Armadas? Por supuesto que uno siempre tiene que ser autocrítico respecto de lo que fue capaz de hacer o lo que dejó de hacer. En materia de control de gastos de Fuerzas Armadas nunca tuvimos la oportunidad de construir mayorías políticas importantes que permitieran modificar esto. ¿Por qué? No porque no quisiéramos, es porque la derecha no estuvo disponible. También la agenda la ha copado la crisis en Venezuela, ¿ha hecho lo correcto el gobierno de Piñera? Venezuela vive una crisis política, social, económica y humanitaria que no resiste más. Tenemos que insistir como país en generar condiciones para permitir un proceso de diálogo, que genere un acuerdo que permita elecciones libres, democráticas, pacíficas y transparentes. Los hechos de Cúcuta o lo que se trató de hacer el fin de semana pasado no resultó para quienes se habían planteado esos objetivos. Quienes diseñaron esa estrategia o quienes pensaron que por esa vía se iba a generar un cambio radical a la situación de control que hoy día tiene el dictador Maduro, creo que se equivocaron. Se hizo un uso mediático del tema más que buscar una solución o un efecto práctico concreto para el pueblo venezolano. ¿Fue poco prudente el Presidente Piñera al haber ido? No hablaría de prudencia o imprudencia, lo que preguntaría es si fue eficaz o no y eso claramente no fue eficaz. Lo que sí, desde el punto de vista político, fue importante que el propio Grupo de Lima tuvo que corregir su postura eliminando la opción de intervención militar. Vengo llegando de una reunión de la Asamblea Parlamentaria de Europa y de América Latina en Santa Cruz, Bolivia, donde todos teníamos claridad de que la salida es política. El propio Evo Morales, quien nos sorprendió a muchos, transmitió que él entendía que la salida iba por ese camino. A mí me parece que hay que perseverar en esa línea y creo que nuestro gobierno, que siempre tuvo políticas de Estado en esta materia internacional y que era un garante de ir buscando acuerdos a través del diálogo, ha perdido esa capacidad. La política exterior chilena ha perdido fuerza, está más débil. Entonces, ¿coincide con la declaración del grupo de figuras de centroizquierda que cuestionaron lo que está haciendo el gobierno en RR.EE.? La gran crítica que hemos hecho es que Evo Morales hacía política interna a propósito de la relación con Chile. Me parece que este gobierno ha caído un poco en eso y eso no es bueno para el gobierno, para el Presidente, para el país. Entonces, cuando el Presidente nos invite o nos convoque nuevamente o nos pida opiniones en la materia, no va ser lo mismo, ya no es lo mismo. Fuente: https://www.latercera.com/politica/noticia/jorge-pizarro-jefe-comite-senadores-dc-debate-pensiones-realista-no-despertar-falsas-expectativas/552269/
  25. 26 Febrero 2019 Tucapel Jiménez: “La familia Guzmán vive el mismo dolor que nos tocó vivir a nosotros” El diputado PPD ahonda en las palabras que expresó el lunes, en el marco de la conmemoración del homicidio de su padre, donde pidió justicia por el crimen del exsenador de la UDI, Jaime Guzmán. El diputado PPD, Tucapel Jiménez, se dirigió ayer a Lampa para acudir a un segundo homenaje que se hizo a su padre, el dirigente de la Anef del mismo nombre que fue asesinado por la Dine en 1982. El lunes, en un primer acto en Santiago, destacaron las palabras que le dirigió al subsecretario de Hacienda, Francisco Moreno, sobrino del senador asesinado Jaime Guzmán, quien se encontraba en el público. “Siempre he pedido justicia para Jaime Guzmán y he condenado su crimen”, dijo entonces. Llamaron la atención sus palabras… Me ha llamado la atención que algo completamente normal para mí haya provocado noticia. Es algo que he dicho públicamente en varias ocasiones y ayer me encontré con la sorpresa de que él estaba presente ahí como subsecretario. Saludé una por una a todas las autoridades y quise hacer el énfasis porque esto tiene que ver con empatía. Ellos (la familia Guzmán) vivieron y siguen viviendo el mismo dolor que nos tocó vivir a nosotros. Siempre he condenado el crimen de Jaime Guzmán, con todas las diferencias políticas que yo tengo con él. ¿La Oficina Francesa de Protección a los Refugiados y Apátridas (OPFRA) tomó una decisión incorrecta al darle la calidad de refugiado a Palma Salamanca? No sé si ellos tomaron una decisión correcta o no. Yo lo único que quisiera pedir es que cualquier persona debiera enfrentar los Tribunales de Justicia chilenos. Si Palma Salamanca dice que es inocente, él debiera haber venido y haber enfrentado a la justicia chilena. Y si es culpable, debiera pagar por el crimen. Es así de simple. No veo otra mirada respecto a un crimen, y más aún si es un crimen político. Uno de los argumentos de la OPFRA es que en ese tiempo no se dieron las garantías del debido proceso a Palma Salamanca… Uno siempre puede tener cuestionamientos a los fallos de los tribunales, pero uno tiene que respetarlos. Las democracias siempre tienen déficit y siempre puede pedir más. Pero hoy Chile está en condiciones de hacer un debido proceso a cualquier persona. Independientemente de los cuestionamientos que hay con la justicia, que uno queda insatisfecho con determinados fallos, pero eso no se ajusta a la realidad de lo que ocurre en Chile. ¿Hay un doble discurso al condenar el asesinato del exsenador y juntarse con Palma Salamanca, como lo hicieron los diputados Maite Orsini y Gabriel Boric? Lamentablemente las divisiones de Chile siguen apegadas a los temas de DD.HH., a lo valórico, a lo ético, a lo humano, siendo que debería ser lo único que nos una. Las diferencias políticas son legítimas, la política siempre es dialogada y se trata de buscar puntos de encuentro, pero en donde no deberíamos tener ninguna diferencia es en la defensa de los DD.HH. y en el respeto fundamental de ellos. Boric y Orsini han dicho en todas sus maneras que condenan el crimen de Jaime Guzmán y que, en general, fue un error, a lo mejor, reunirse con Salamanca, pero no me cabe ninguna duda de que tienen un compromiso irrestricto con la defensa de los DD.HH. ¿Pero dónde ve esas divisiones? Las mayores divisiones se provocan justamente cuando se va al extremo. Cuando veo un sector de la derecha que descaradamente sale en defensa de los DD.HH. de otro país, pero le preguntan por Chile y defiende a la dictadura, defiende al dictador y justifica los crímenes. Y por su lado la izquierda hace lo mismo. Entonces, esa inconsecuencia es con lo que tenemos que terminar, porque nos provoca un gran daño. Yo condeno todas las dictaduras, la defensa de los DD.HH. no tiene color político, hay que defenderlos donde sea que se violen. Uno tiene que tratar de ser lo más consecuente posible en esta defensa y ahí hay una cosa muy compleja en Chile. ¿Habría un doble discurso en la derecha y en la izquierda con respecto a Venezuela? Correcto. Yo siempre he sido clarísimo con respecto a Nicolás Maduro. En cualquier país donde coartan libertades uno no puede seguir hablando de democracia. Pero también he sido claro, y me duele que se haga un uso político de la palabra humanidad o ayuda humanitaria, porque todos comprenderán que EE.UU. manda ayuda humanitaria a Venezuela, pero Donald Trump no tiene ningún interés en la defensa de los DD.HH. de los venezolanos. Ahí claramente hay un aprovechamiento político y, lamentablemente, se sumaron otros países a eso. El viaje que realizó Sebastián Piñera a Cúcuta, ¿qué le parece? Estoy completamente de acuerdo con la ayuda humanitaria. Pero yo no comparto el viaje de Sebastián Piñera a Colombia. Fue completamente innecesario. ¿Le cree al gobierno cuando dice que está preocupado por los derechos humanos de Venezuela? Todos entendemos que la mayoría de los países actúan bajo el alero de Estados Unidos, y ellos no tienen ninguna preocupación por los DD.HH en Venezuela. Y, lamentablemente, los países han caído en ese juego. No sé si lo han hecho de mala o buena fe, espero que haya sido de ingenuidad, pero por supuesto que la duda está instalada. Fuente: https://www.latercera.com/politica/noticia/tucapel-jimenez-la-familia-guzman-vive-dolor-nos-toco-vivir/545679/
×