Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'El bar'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 9 results

  1. Estudio asegura que las parejas que beben alcohol juntas son más felices Un estudio denominado Patrones de consumo de alcohol entre los cónyuges mayores concluyó que las parejas adultas que suelen emborracharse juntas tienen mayores momentos de felicidad en sus matrimonios o relaciones de pololeo. Para elaborar el informe, que fue publicado en la revista The Journals of Gerontology, se analizaron los comportamientos de 4.864 participantes, los cuales habían estado casados por al menos 33 años. En este sentido, los investigadores midieron los niveles de satisfacción marital de las personas que bebían alcohol con moderación, 2 vasos de vino aproximadamente, en conjunto con su pareja. Las esposas que aseguraron beber alcohol indicaron que sintieron una disminución de la percepción negativa de su matrimonio, justo en el momento en que compartían alguna bebida con sus esposos, quienes aseveraron sentir lo mismo, declaró el estudio. La psicóloga encargada de la investigación, Kira Birditt, indicó a Reuters que para lograr estos niveles de satisfacción las dos personas debían llevar a cabo esta acción en compañía. Por otra parte, cuando esta actividad se realizaba por separado (sólo uno de los 2 estaba bebiendo) los niveles de negatividad e insatisfacción aumentaban considerablemente. Estos hallazgos son particularmente notables dado el aumento del consumo de alcohol entre las parejas y la importancia de la calidad conyugal para la salud entre los mayores, declaró. No obstante, Birditt indicó que el documento no llama a las parejas a beber para salvar sus matrimonios o pasarlo mejor, sino que ejemplifica con una situación que se puede desarrollar en conjunto, con moderación, para llevar una vida más plena. El estudio muestra que no se trata de lo mucho que una pareja llegue a beber, es la forma como ellos comparten un momento de relajo en torno a un vituperio y una conversación, expresó. Desde el equipo de investigación agregaron que dejaron fuera de la muestra a personas que indicaran llevar un alto consumo de alcohol, ya que ellos suelen tener relación ambivalente con sus parejas. Cabe señalar que, según el informe 2016 de Senda sobre consumo de alcohol en Chile, un hombre en el rango de edad entre 25 y 44 años bebe en promedio un total de 54 gramos a diario, mientras que una mujer ingiere cerca de 30. Estudios difieren de este análisis Un estudio, publicado el viernes 24 de agosto por la revista médica The Lancet, evalúa los niveles de consumo de alcohol y sus efectos en la salud en 195 países entre 1990 y 2016. El alcohol causó 2,8 millones de muertes en 2016, señala la investigación. En 2016, el consumo de alcohol era el séptimo factor de riesgo de muerte prematura y de invalidez en el mundo y la principal causa de muerte entre las personas de entre 15 y 49 años (accidentes de carretera, suicidios, tuberculosis). Las bebidas alcohólicas están relacionadas con una de cada diez muertes en esta franja de edad. A partir de los 50 años, el cáncer representa la principal causa de muertes asociadas al alcohol. Beber un vaso al día durante un año aumenta en un 0,5%, entre las personas de entre 15 a 95 años, el riesgo de padecer uno de los 23 problemas relacionados con el alcohol: cáncer, enfermedades cardiovasculares, AVC (accidente cerebrovascular), cirrosis, accidentes, violencia, etc., consideran los autores.
  2. Estudio destaca que Chile se ubica bajo el promedio mundial en precio de la cerveza El sitio de comparaciones financieras Finder Chile comparó el precio de una jarra de cerveza en 177 de los lugares más poblados del mundo. De acuerdo con datos sobre costo de vida de Numbeo y Expatistan, Chile ocupa el puesto 78 a nivel mundial en costo por una vaso de cerveza, con un precio promedio de $2,073.98 pesos chilenos, lo mismo que en Mumbai, India. El costo por una unidad de cerveza en nuestro país es 4.3% menor que el promedio mundial, que es de $2,162 pesos por una pinta. Por debajo de Chile están Sri Lanka, Tailandia, México y Venezuela. Mientras que una jarra en Qatar, Islandia, Noruega o Suiza puede llegar a costar hasta 5,218.35 pesos chilenos más. EL vaso más barato en el mundo se encuentra en Caracas Venezuela, en $436.63 pesos chilenos, y el más cara en Dubai, Emiratos Árabes Unidos con un precio que llega hasta los $7,204.37 pesos. De 177 ciudades, las cinco más caras para comprar una cerveza son: 1.- Dubai, Emiratos Árabes Unidos, CLP$7,204.37 2.- Doha, Qatar, CLP$7,137.20 3.- Reykjavik, Islandia, CLP$6,683.77 4.- Oslo, Norway, CLP$6,020.43 5.- Mariehamn, Islas Aland, CLP$5,877.69 Crecimiento de las importaciones a Chile Un crecimiento sostenido se ha visto en las importaciones de cerveza en los últimos cinco años. El año 2016 se registró un aumento de 8%, en millones de litros, respecto de 2016, según cifras entregadas por la Asociación de Productores de Cerveza (Acechi) en base a la información obtenida de Aduanas. En ese sentido, durante 2017 los envíos de cerveza alcanzaron los 206.878.043 de litros, lo que corresponde a US$ 231.798.137. El hecho de que la importación de cervezas se mantenga con un sostenido aumento en los últimos años, representa, por una parte, la diversificación del mercado, como también una industria cervecera cada vez más especializada en nuestro país, y consumidores cada vez más demandantes. Este aumento constante se da porque las personas están dispuestas a probar nuevas variedades y estilos, lo que incentiva, al mercado a innovar y a importar productos nuevos con el fin de satisfacer la demanda, aseguró Ximena Bravo, gerente general de Acechi. En lo que respecta a los países de origen, Estados Unidos lideró el 2017, con envíos que superan los 107 millones de litros, aumentando en un 65% respecto al año anterior, y desplazando a México del liderazgo en importaciones. En segundo lugar, se encuentra el país azteca, con casi 52 millones de litros. Por su parte, Alemania, subió al tercer lugar, realizó envíos por más de 21 millones de litros, un 53% más que el año anterior.
  3. ¿Es malo agregar agua al whisky? Agregar un poco de agua al whisky no es un sacrilegio como muchos piensan, según indica un estudio realizado por bioquímicos suecos y publicado por la revista Scientific Reports. Los investigadores, en su mayoría de la Universidad Linnaeus de Kalmar, trataron de comprender lo que sucede cuando los bebedores añaden un poco de agua al vaso de whisky antes de consumirlo. El whisky se obtiene por destilación de cereales fermentados, por lo regular cebada. Los whiskies de malta contienen alrededor de 70% de alcohol por volumen, antes de pasar tres años envejeciendo en barriles de roble. Durante ese periodo, el alcohol se evapora parcialmente y la tasa de alcohol baja a entre 55% y 65%. Antes de embotellarlo, el whisky es diluido con agua pura para obtener una tasa de alcohol del 40%, una etapa muy importante del proceso que modifica significativamente el gusto del licor. Cuando van a beber el whisky, algunas personas suelen agregar algunas gotas de agua para reforzar su sabor. El sabor del whisky está principalmente asociado a unas moléculas que tienen la característica de tener una parte hidrófila (que se puede enlazar al agua) y otra parte hidrófoba (que la rechaza), subraya el estudio publicado en Scientific Reports. Una de esas moléculas, guaiacol, particularmente presente en los whiskies escoceses, suministra un sabor de tipo ahumado durante el proceso de malteado de la cebada con humo de turba, como ocurre en la isla de Islay. Por el contrario, está menos presente en los whiskies estadounidenses o irlandeses. Según los investigadores, cuando se agregan algunas gotas de agua al vaso de whisky, uno de los agentes que posibilita más la liberación de los aromas del licor podría ser precisamente la molécula guaiacol. Los investigadores realizaron simulaciones por computadora para estudiar como el agua y el etanol (el alcohol) reaccionan en presencia de la molécula guaiacol. Percibieron que esta molécula se localiza de manera preferente en la interfase líquido/aire cuando la tasa de etanol es de 45% o menos (lo que corresponde a las botellas de whisky vendidas en el comercio). Por el contrario, cuando la tasa de etanol sube a 59%, la molécula guaiacol se aleja de la superficie. Como la bebida es consumida primero en la interfase líquido/aire, nuestros resultados aclaran porqué agregar agua puede reforzar su gusto, escriben los bioquímicos Bjorn Karlsson y Ran Friedman en el estudio. Comprender lo que ocurre a nivel molecular puede llevar a optimizar el gusto de esas bebidas, subrayaron los autores.
  4. La lista "no oficial" de los tragos que toman los chilenos Si bien es cierto que un buen licor o fermentado es gusto de paladares exigentes, siempre es entretenido mezclar. Y como el "ingenio del chileno" da para todo, populares híbridos -que incluyen desde frutas hasta harina y pólvora- forman parte de nuestras más excéntricas tradiciones etílicas. – Frutas, harina, huevos... No se trata de los ingredientes para hacer una tartaleta. Y si a eso le agregamos hielo, helado, chancaca, gaseosas varias y un poquito de pólvora, tenemos los elementos necesarios para elaborar los más excéntricos, populares, guachacas, taquilleros y épicos tragos nacionales. Porque como "el ingenio del chileno" da para todo, y muchas veces contraviniendo todas las normas de la Real Academia del Buen Beber, los populares "combinados" made in Chile se han adentrado en el alma patria. Así como Condorito o el perrito de Lipigas. Acá va una lista ampliada con las distintas variantes de nuestras joyitas etílicas, para degustar en toda ocasión. ► Pa'la sed, pa' la calor: Fanshop: No hay como un Fanshop (Fanta + Shop) para pasar esas acaloradas tardes veraniegas. La mezcla va a gusto del consumidor, pero siempre con la cerveza bien helada y, de preferencia, un paisaje marino frente a los ojos. Como los comerciales de TV. Refrescan tanto como el chirimoya alegre que venden en la calle. Y suele dejar más "alegre". Vino con hielo y azúcar: Una alternativa más de cantina para paliar el calor es el vino con hielo y azúcar. Se sugiere cambiar el paisaje marino por uno rupestre. ► Pa'l carrete: Piscola: Postulada por algunos como "el trago nacional", la popular piscola (Pisco + bebida cola) es la fiel compañera de tertulias, vituperios y carretines del país. Una buena piscola debe llevar hielo y limón. Y, aunque el origen del pisco puede estar en duda, la piscola es 100% chilena. ► Pa'l hambre: Chupilca: Un nutritivo trago, inspirado en el tradicional y alimenticio "ulpo" -a base de agua, harina tostada y azúcar- con el pequeño detalle de que se cambia el agua por vino. Malta con huevo: Ideal para el desayuno, sobre todo después de la "caña". Incluye malta, huevo, azúcar y canela. También es un buen título para una película. Piscolate: Por el nombre parece un nuevo postre para los niños. Pero, junto a la leche de chocolate, tiene su cuota de 'malicia' a través del pisco. Pihuelo: Parecido a la chupilca, pero en lugar de vino utiliza aguardiente o chicha, o ambas. Igual de nutritivo. Borgoña de fruta: Para que no digan que los tragos no se complementan con la vida sana. Tal como una macedonia, este combinado utiliza frutas de la estación trozada, de preferencia fresas, duraznos o chirimoyas, además de azúcar y hielo. La versión con vino blanco se llama Cleri y es una bebida típica del verano. ► Pa' los chiquillos: Vino en melón: Este original trago, que no requiere vaso y bien podría consumirse en "Lost", utiliza un melón abierto en uno de sus extremos y sin pepas, por donde se le introduce vino blanco y un poco de azúcar a elección. Mientras se consume se puede ir raspando el melón por dentro con una cuchara para que quede más dulcecito. Es típico de paseos a la playa de universitarios. Una variante, después de consumir varios y perder el equilibrio, incluye un poco de arena. Yugoslavo: El nombre probablemente es por la forzada mezcla. 'Le lleva' cerveza y vino blanco. Una delicadeza, según sus consumidores. ► Pa' los tatitas: Navegado: Ideal para pasar el frío es el vino caliente con naranja. Algunos llaman así al vino tinto "chambreao" o entibiado (del francés chambré... nada más patriótico). También se le puede echar azúcar, canela y clavo de olor. Se entibia a baño María, aunque algunos solían calentarlo al lado del brasero. En la actualidad, se podría entibiar con la estufa a gas natural o ¿el microondas? Chuflay: A base de aguardiente con bilz. Es un derivado de un trago realizado en el campo, donde se le inyecta aguardiente a una sandía y el alcohol se consume la carne de la fruta, produciendo un trago muy dulce. ► Pa' las minorías: Mudai: Bebida mapuche que es básicamente chicha de trigo... ¡Pero! Para que fermente, se utiliza la saliva de las mujeres que lo preparan. Negra del Pueblo: Toda una alternativa a las bebidas energéticas. Este trago utiliza cerveza y café instantáneo, más gotitas de jarabe o dulzor líquido. ► Pa' que se mueva el piso: Terremoto: Un clásico de los clásicos. Surgido en "El Hoyo", bar de Estación Central, en la actualidad es el trago más consumido en "La Piojera", emblema del movimiento guachaca. A base de pipeño y helado de piña, más un toque de amargo o fernet y un chorrito de granadina, su prestigio ha trascendido las fronteras, saltando a la fama en un canal internacional. Desde luego, el segundo trago que se sirve se llama "réplica". Tsunami o erupción: Violenta mezcla de cerveza, vino, pisco y hielo. La erupción se ve como una consecuencia necesaria. ► Pa' la batalla: Chupilca "del diablo": Éste trago sí que supera todos los parámetros. Según cuenta la tradición nacional, los soldados chilenos durante la Guerra del Pacífico mezclaban aguardiente con pólvora, lo que aumentaba la fiereza del combatiente que, sin sudarlo, "iba a todas" las batallas. Después de beber tan explosiva mezcla, tomarse "el morro" era un detalle. Obviamente, es parte de la mitología. ► Pa' los salvajes: Cola de Mono: Angelical trago que trae buenos recuerdos porque se consume en Navidad y Año Nuevo, esas entrañables fechas en que no hay que estudiar ni trabajar, sino que sólo darse regalos y pasarlo bien. Lleva leche, leche condensada, cáscara de naranjas, clavos de olor, canela, vainilla, café, aguardiente o pisco. Es tan propio de estas festividades que no sería raro ver llegar a Papa Noel con un vaso de cola de mono en la mano. "Pipí" de León: Pisco con Kem Piña y hielo. Es más grato beberlo sin conocer su nombre, ni imaginarlo. Pingüino: Vino tinto y vino blanco. Nada más simple. Para entibiar a cualquiera en el Polo Sur. Pajarete: Típico del norte chico. Es como un "pingüino", pero recargado. Lleva vino tinto, vino blanco, aguardiente y chancaca. ► Pa' los machos: Fanfarrón: Suena a tipo presumido, pero es sólo Fanta con ron. Pillín: Lo mismo. Sólo un juego de palabras: Pisco con ginger ale. Qué ingenio. Jote: Además de hombre 'enamoradizo' y 'catete', es vino con bebida cola, típicamente guachaca. El secreto es usar un poco más de vino que de gaseosa. ► Pa' los urgidos: Vino de la casa: Cuando la necesidad de beber es mucha, se puede hacer un reciclaje en pos del presupuesto familiar. Para esto se juntan los restos de diversas botellas, los que se mezclan y sirven en una jarra. Pese a su dudosa procedencia, tiene un nombre con cierta alcurnia. Bigoteado: Es casi lo mismo que el anterior, pero con un origen aún más cuestionable. Incluye las sobras de vasos y jarras de bares, los que antiguamente se vendían a menor precio. Champaña de los pobres: A falta de dinero, buena es la creatividad. Esta mezcla de vino blanco con Sprite no tiene nada que envidiarle a la champaña de verdad. Flaite: Variante del jote. Pero esta vez el vino es acompañado por bebida rari cola. Vino blanco con jugo en polvo: Cuando se piensa que ya nada puede ser peor, aparece esta impensada mezcla. Hay que estar bastante necesitado... y curado. Pájaro Verde: Sin comentarios. Consultar en la cárcel. ► Bonus track: Pa' los piratas: Perla Negra: Digno de Johnny Deep o de los "piratas del Caribe" (el grupo musical), este cautivador trago incluye granadina, licor de menta, jugo de naranja y, desde luego, nada de ron, sino que auténtico pisco chileno de 35°.
  5. || EL BAR || Comparte tus tragos favoritos... ¿Con o sin alcohol? ¿Los preparas? Cuentanos...
  6. || EL BAR || Comparte tus tragos favoritos... ¿Con o sin alcohol? ¿Los preparas? Cuentanos...
  7. || EL BAR || Comparte tus tragos favoritos... ¿Con o sin alcohol? ¿Los preparas? Cuentanos...
  8. || EL BAR || Comparte tus tragos favoritos... ¿Con o sin alcohol? ¿Los preparas? Cuentanos...
×