Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Educacion Publica'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 8 results

  1. 02 Agosto 2019 Liceo 7 de Providencia recibirá a 180 hombres desde marzo de 2020 Ya está en trámite el cambio del colegio, que elimina el "de Niñas" de su nombre. La Municipalidad de Providencia confirmó que desde marzo de 2020 el actual Liceo 7 de Niñas tendrá 180 cupos para hombres, para los niveles 7° básico y 1° medio, medida con la que "estamos cumpliendo con un anhelo de la comunidad escolar, y estamos felices de que se haga realidad", relató la alcaldesa, Evelyn Matthei. Las modificaciones a la infraestructura del recinto de calle Sótero Sanz implican una inversión de cerca de 50 millones de pesos y se realizarán durante las vacaciones de verano. Tras la votación de la comunidad -en abril- Providencia solicitó a la seremi de Educación el cambio de nombre del colegio, para eliminar el "de Niñas" y quedar como Liceo N°7 de Providencia Luisa Saavedra. "Creo que la educación mixta refleja mucho más lo que es el mundo de hoy día, los niños y niñas conviven desde chiquititos. Queremos que realmente a las mujeres se nos respete más, queremos también más respeto a personas que tienen otro tipo de identidad sexual, queremos que haya respeto entre todos y yo creo que el respeto realmente parte de conocerse", dijo Matthei. En Providencia ya pasaron a ser mixtos los liceos Bicentenario Arturo Alessandri (2018) y José Victorino Lastarria (2019), que eran sólo para hombres. De hecho, sobre el primero, la jefa comunal hizo una positiva evaluación "Tenemos una gran experiencia en el Liceo Alessandri, en donde se mejoró el rendimiento académico, la asistencia de los alumnos, y principalmente, el ambiente escolar". En el sitio web del Liceo 7 ya disponible la información para la admisión 2020. Fuente: https://www.cooperativa.cl/noticias/pais/educacion/colegios/liceo-7-de-providencia-recibira-a-180-hombres-desde-marzo-de-2020/2019-08-02/105915.html
  2. 27 Junio 2019 Análisis de la reforma a la educación pública: directores la aprueban, pero familias acusan burocratización Estudio del Centro Líderes Educativos de la Universidad Católica de Valparaíso, del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la Universidad de Chile y de la Universidad de Toronto analiza la implementación de los Servicios Locales de Educación. El proceso de creación del nuevo Sistema de Educación Pública es inédito en el mundo y que, pese a las incertidumbres que genera un cambio de este tipo, los nuevos Servicios Locales de Educación (SLE) se instalaron y lograron funcionar. Esa es una de las principales conclusiones de una investigación realizada por el Centro Líderes Educativos de la Universidad Católica de Valparaíso, del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la Universidad de Chile y de la Universidad de Toronto, Canadá. El estudio se realizó en el marco de un convenio de colaboración con el Ministerio de Educación e incluyó el análisis de los primeros 4 SLE en funcionamiento: Puerto Cordillera, Huasco, Barrancas y Costa-Araucanía. Asimismo, hicieron 70 recomendaciones específicas para la implementación de los próximos servicios. La investigación incluyó la búsqueda de experiencias internacionales similares, entrevistas individuales o grupales a cerca de 800 actores y encuestas digitales a directivos escolares. “Los SLE se están creando para resolver problemas que no estaban siendo resueltos por el sistema de sostenedores municipales”, afirma el estudio. Agrega que el desafío para la segunda etapa es administrar el proceso de integración y llevar las reformas al aula. El 100% de los directivos encuestados de establecimientos escolares y el 97,2% de directivos jardines infantiles consideran que esta reforma era necesaria. Sin embargo, un considerable porcentaje de directivos afirma que debió haberse implementado de forma distinta (46,2% en escuelas y liceos y 41,7% en jardines infantiles). “Es una reforma tiene una amplia legitimidad y fue aprobada en forma transversal por los partidos políticos. El gobierno actual tiene el desafío de implementarla exitosamente y la ciudadanía lo evaluará por ello”, dice Juan Pablo Valenzuela (CIAE), uno de los investigadores, junto a Mario Uribe (PUCV), Stephen Anderson (U. Toronto) e Isabel Margarita Núñez (CIAE/PUCV). Sin embargo, distinta es la opinión de los estudiantes y apoderados entrevistados. Para ellos, la experiencia de la reforma ha sido mucho más distante, con escasos espacios de información y, en la mayoría de los casos, con aspectos cotidianos de la educación que se han tornado más burocráticos, que se ha distanciado la relación con las autoridades administrativas y que algunos beneficios no han llegado o se han perdido. Entre las recomendaciones entregadas por los investigadores se encuentra poner foco en lo que sucede en las escuelas: “Es importante ver pronto señales de cambios. El más importante: apoyar a los docentes y mejorar los aprendizajes, de tal manera que este cambio tenga sentido y mantenga el respaldo inicial declarado por los actores locales. Ello implica intensificar la comunicación y participación de los docentes y las familias”, ratifica Uribe. Fuente: https://www.eldinamo.cl/nacional/2019/06/27/analisis-de-la-reforma-a-la-educacion-publica-directores-la-aprueban-pero-familias-acusan-burocratizacion/
  3. 23 Enero 2019 Nueva Educación Pública: senadores de oposición acusan a Piñera y Cubillos de querer hacer “fracasar” proyecto de Bachelet Los 24 legisladores piden al Ejecutivo que rinda cuenta y "devele los fundamentos y propósitos de las decisiones y omisiones que hasta ahora han adoptado". Exigieron que la ministra de Educación de respuestas antes del fin del periodo legislativo 2018. A través de un documento difundido este miércoles, los 24 senadores de oposición, acusaron al gobierno del Presidente de Sebastián Piñera de querer hacer “fracasar” la Ley de Educación Pública, normativa más conocida como “Desmunicipalización” y que fue aprobada durante el mandato de Michelle Bachelet. Dicha ley estableció la creación de la Dirección de Educación Pública (DEP), dependiente del Ministerio de Educación, además de 70 Servicios Locales de Educación (SLE). Estos, por su parte, corresponden a servicios descentralizados y dirigidos por un Director Ejecutivo. Lo estipulado definía que cuatro de ellos comenzarán a funcionar en 2018. Junto con aquello, la Desmunicipalización contemplaba aumentar recursos y otorgar facultades resolutivas a los Consejos Escolares en materia de programación anual y reglamento interno. Teniendo en cuenta estos principios, los legisladores- que se unieron para denunciar este hecho- manifiestan que la actual administración, “en particular la ministra de Educación y sus autoridades, se encuentran empeñados en hacer fracasar la reforma aprobada en el periodo anterior, para justificar así una contrareforma destinada a seguir fortaleciendo la oferta privadaen desmedro de la educación pública”. Según explican los parlamentarios, a pesar de que el citado cuerpo legal fue aprobado en 2017, iniciado 2019 “no existe claridad sobre la situación de los servicios en funcionamiento de la Nueva Educación Pública, siendo, entre otros, los encargados de asegurar la continuidad y mejora del servicio educativo público que acoge a más de 57 mil estudiantes en 300 establecimientos distribuidos en 14 comunas del país”. En abril de 2018, sostienen, se advirtió que el retiro de los reglamentos de la ley generaría retraso en la puesta en marcha del sistema. Eso ocurrió y finalmente en 2018 no se pudieron realizar los concursos para elegir a los directores de los cuatro primeros SLE. Asimismo, manifestaron que en noviembre del mismo año el gobierno rechazó patrocinar una indicación que facultaba al Presidente a prorrogar a los directores de los SLE, hasta que los cursos por ADP permitieran nombrar uno nuevo. A esto se sumaría que el Ejecutivo declaró desierto el concurso de Alta Dirección Pública (ADP) que el gobierno había impulsado en 2018 para designar al Director Nacional de Educación Pública. “Como resultado de estas (in)acciones, los cinco servicios señalados (la Dirección de Educación Pública-DEP- y los cuatro SLE) han quedado descabezados, iniciándose en casa uno de ellos un ciclo de subrogancias que arriesga una adecuada gestión”, subrayaron los senadores. Ante este escenario, reconocen una “incógnita” referente a qué se hará para continuar con la preparación de la propuesta de Estrategia Nacional de Educación Pública. Tampoco, dicen, tienen claridad respecto al trabajo del Consejo de Evaluación de la Implementación de la ley, cuyo primer informe debería ser evacuado el primer semestre. “Existe total incertidumbre con respecto a la continuidad de numerosas iniciativas educativas que se estaban llevando a cabo por los SLE y la DEP orientadas al mejoramiento de los aprendizajes de los estudiantes, la convivencia escolar, el liderazgo directivo, o el carácter integral de la educación pública, entre otros”, remarcaron. Es por ello que los senadores hicieron presente que es imperioso que tanto el Gobierno como el Mineduc rindan cuenta y “develen los fundamentos y propósitos de las decisiones y omisiones que hasta ahora han adoptado. Exigimos que la ministra de cuenta ante el Congreso antes del fin del periodo legislativo 2018”. “Si la calidad de la educación parvularia y escolar es realmente una prioridad para el gobierno, la implementación de la Nueva Educación Pública debiera realizarse con el máximo cuidado y con una visión amplia y de Estado”, sentenciaron. Fuente: https://www.latercera.com/nacional/noticia/nueva-educacion-publica-senadores-oposicion-acusan-pinera-cubillos-querer-fracasar-proyecto-bachelet/497855/
  4. 11 Diciembre 2018 Santiago busca “venderle” 18 colegios al Estado, en medio de desmunicipalización Alcalde Alessandri ingresó una consulta a la Contraloría para ver la situación de 18 colegios que fueron comprados a una sociedad fiscal en 1988. Diputado Bellolio dice que la consulta es pertinente, pero Educación 2020 afirma que las indemnizaciones por escuelas no están en el espíritu de la ley. EL LICEO MANUEL BARROS BORGOÑO ES UNO SOBRE LOS QUE SANTIAGO TIENE DUDAS. En 2023, la Municipalidad de Santiago traspasará sus colegios al nuevo Servicio Local de Educación, la entidad estatal que administrará los establecimientos con la implementación de la Nueva Educación Pública, y que será uno de los cambios más significativos para la enseñanza escolar de los últimos 30 años. En esa ley quedó establecido que el proceso de devolución de las escuelas al Estado no implicará pagos a los gobiernos locales, pues estos los recibieron en 1986, en la municipalización, de forma gratuita. Sin embargo, en el municipio de Santiago se plantea que sí se debe recibir una indemnización por 18 de sus colegios, que en esa época no fueron transferidos gratuitamente, sino que fueron adquiridos “de manera onerosa” a la Sociedad Constructora de Establecimientos Educacionales, organismo que antiguamente construía los colegios fiscales. Por ello, el alcalde Felipe Alessandri ordenó ingresar un requerimiento a la Contraloría, en que se especifica que estos establecimientos fueron adquiridos en 1988 a través de una compraventa a la sociedad: “Es decir, a título oneroso, pagando el respectivo precio por ellos y con posterioridad a los convenios de traspaso” de la municipalización. Entre estos colegios están los liceos Javiera Carrera, Miguel Luis Amunátegui, Isaura Dinator, Teresa Prats y Manuel Barros Borgoño, además de varias escuelas. En la consulta, el municipio solicita conocer “el marco regulatorio de estas propiedades y las posibilidades de ejercer las facultades de uso, goce y disposición emanadas del derecho a dominio”, en el marco de la nueva norma. El alcalde Alessandri confirmó a La Tercera que ingresó el requerimiento en julio y que está esperando la respuesta, porque cree que pueden exigir un pago por los recintos. “Si quieren que entregue (los colegios), bueno, cómprenmelos. La Constitución protege mi derecho de propiedad (del municipio). Entonces, yo se los entrego, pero hay una tasación fiscal”, dice. El edil añade que con esto no buscan obtener ganancias, sino que pagar las deudas que los mismos colegios han generado. “Aquí nadie quiere ganar plata. Se los entrego al ministerio en 2023, pero me extinguen la deuda. No hay flujo de dinero de por medio. Le entrego el colegio y extingo la deuda, para entregar saneado”, explica. Y, de hecho, Alessandri agrega que el tema ya fue conversado con el Ministerio de Educación, donde dice que “hubo buena disposición de la parte jurídica”. Al respecto, el Mineduc solo dijo que implementarán “los Servicios Locales de Educación conforme a la Ley N° 21.040, que establece que las municipalidades deberán traspasar sus establecimientos educacionales a los servicios locales correspondientes”. Las interpretaciones En la discusión sobre la norma en el Congreso, varios alcaldes consultaron si podían exigir una compensación cuando se les quiten los colegios, lo que quedó descartado. Pero hubo algunas dudas, como en los casos en que los municipios construyeron los colegios, o estos fueron cedidos por un tercero exclusivamente al municipio. El diputado Jaime Bellolio (UDI) cuenta que “este fue uno de los puntos que expresamente pusimos en la discusión, en la que insistimos que no se podía, solo por el ministerio de la ley, traspasar los bienes municipales sin que fuera aprobado por el concejo municipal”. Agrega que había casos, como los de las comunas de Pirque y Viña del Mar, donde “hay donaciones modales, que son de personas que donaron edificios en el entendido de que solo iban a ser para uso de colegios municipales. Algunos dijeron que eso daba lo mismo, pero nosotros insistimos en que no, por lo que me parece pertinente la pregunta que hace Santiago”. Pero la directora ejecutiva de Educación 2020, Alejandra Arratia, advierte que “lo que se entiende del espíritu de la ley es que no corresponden pagos por el traspaso de colegios”, aunque también considera necesario esperar la resolución de la Contraloría. “También podríamos interpretar qué hay detrás de esta consulta (de Santiago), porque este es un tema que está zanjado, ya comenzó el traspaso de colegios en cuatro Servicios Locales de Educación, por lo que uno se pregunta qué hay detrás de esta búsqueda de resquicios para evitar o dificultar el proceso” de desmunicipalización. El avance del proceso La desmunicipalización comenzó este año con la instalación de los primeros cuatro servicios locales, que recibieron a 57 mil escolares, de 236 colegios, de 14 comunas. El próximo año entrarán en funcionamiento tres nuevos servicios, que se harán cargo de otros 49 mil estudiantes de 11 comunas. Se espera que hacia 2025 estén operativos los 70 servicios que creará la ley, los que administrarán más de cinco mil colegios con 1,2 millones de alumnos. Sin embargo, la ley también establece mecanismos para que algunos municipios puedan posponer, en casos excepcionales, el traspaso de colegios. Fuente: https://www.latercera.com/nacional/noticia/santiago-busca-venderle-18-colegios-al-estado-medio-desmunicipalizacion/439180/
  5. 22 Septiembre 2018 Rodrigo Egaña, director nacional de Educación Pública: “No hay más de 10 colegios con alumnos involucrados en actos de violencia” A días de que termine su período, el ingeniero comercial que estuvo a cargo de la puesta en marcha de la desmunicipalización analiza la realidad de los colegios públicos y sus desafíos. RODRIGO EGAÑA POSTULÓ PARA MANTENERSE EN SU PUESTO. Este año se pusieron en marcha los cuatro servicios locales que dieron inicio al nuevo sistema de educación pública: Barrancas, Costa Araucanía, Puerto Cordillera y Huasco. En total se trata de 300 colegios administrados directamente por el Estado. Al frente de este proceso estuvo el director nacional Rodrigo Egaña, quien está próximo a terminar su período. En los días venideros el gobierno debería anunciar si se mantiene en el cargo o si es reemplazado. En este contexto habló con La Tercera sobre el estado actual de la educación pública. ¿Cuándo podrían dar frutos los esfuerzos por mejorar la calidad en la educación pública? La primera vez que fui a la Comisión de Educación de la Cámara, el 10 de abril creo, una diputada me preguntó qué mejoras habíamos tenido en la calidad en la educación en las escuelas que ya se habían traspasado al nuevo sistema. Entonces, yo fui muy elegante en decirle que las escuelas llevaban como 30 días traspasadas a los nuevos servicios locales y que todos los expertos señalan que los procesos de mejora en la calidad de educación, teniendo todas las condiciones de base cumplidas, requieren de cuatro a seis años. Yo espero que tengamos resultados en mucho menos tiempo. En los servicios locales hay una serie de iniciativas que tienen que ver con la mejora del aprendizaje, la incorporación del teatro, del deporte, de cuestiones artísticas, de robótica, de uso de nuevas tecnologías, la vinculación con el medio externo, una serie de misiones que se están haciendo con los niños a otros países para perfeccionar el inglés. Entonces, eso está andando, yo esperaría que en los cuatro servicios que ya partieron tuviéramos mejoras en calidad, que sean medibles, en los dos próximos años. ¿Cree que la ley de nueva educación pública asegura el adecuado financiamiento de los colegios públicos, considerando que se mantiene el financiamiento por asistencia y no por matrícula? En la Dirección de Educación Pública (DEP) estamos haciendo un estudio sobre el sistema de financiamiento en general para la educación pública. Creemos que eso nos va a arrojar luces de por dónde debieran ir ciertas modificaciones, porque la ley no cambió el modelo de financiamiento, que se basa en asistencia, y que ahí hay problemas estructurales que a lo mejor hay que revisar, nosotros somos optimistas que con las actuales normativas y con la mejora en la administración de los recursos que ya se están logrando por la integración de los distintos colegios en una sola administración va a generar mejoras, no es que vamos a estar con superávit financiero fantástico, pero vamos a poder asegurar que los gastos necesarios para el buen trabajo se van a poder cubrir. Independientemente de esto, estamos trabajando en aumentar matrícula, vamos a hacer campañas. También necesitamos retener alumnos. ¿Cómo cree que puede afectar en la matrícula lo que está sucediendo en algunos colegios que han tenido actos de violencia? Hay que entender que cada servicio local responde a la particularidad de un territorio y este tipo de conflictos se han producido en poquísimos establecimientos públicos. Cuando se sumen todos los territorios a la educación pública vamos a tener 70 servicios locales y 6.700 establecimientos de educación parvularia, básica y media. ¿Cuántos de estos 6.700 son los conflictivos? Yo creo que no son más de 10 los colegios con alumnos involucrados en actos de violencia. Por lo tanto, hay que poner realismo en el tema. Nosotros no hemos tenido ningún conflicto con los estudiantes en ninguno de los 300 establecimientos que ya están en el nuevo sistema, porque hemos cambiado las relaciones de trabajo con los centros de alumnos. Eso es una cuestión muy importante, a los centros de alumnos hay que promoverlos, hay que establecer relaciones de conversación con ellos, hay que escucharlos y hay que reaccionar frente a las demandas que ellos plantean. Nosotros deberíamos ser capaces, en esta primera fase, de demostrar que no solo la educación pública puede ser de calidad, que puede recoger y llevar a la práctica todas las orientaciones que están en la ley, sino que además esto se puede hacer en un clima de convivencia escolar positivo. ¿Cómo ha sido el trabajo con el gobierno, considerando que tienen visiones ideológicas distintas con respecto a la educación? A ver, ahí yo quisiera ser muy claro, la ley que se está implementando fue aprobada al final por el 100% de los senadores y el 92% de los diputados. Oposición y gobierno de antes y de ahora, votaron unánimemente la ley. Que ha habido tensiones, ha habido y yo creo que han sido públicas. Una fue con respecto a la interpretación de si al final algún municipio iba a poder no integrarse al sistema de educación pública. Eso tiene que normarse reglamentariamente todavía, ese reglamento no ha salido a trámite de toma de razón de Contraloría, pero yo creo que ya nadie discute de que se está creando un solo sistema nacional de educación. Pudiera darse que algún municipio pudiera, en el futuro, pedir dilatar y este verbo fue utilizado por el subsecretario en el Senado y la Cámara, dilatar su incorporación, pero lo que está totalmente fuera de discusión es que a futuro puedan establecerse dos sistemas de educación pública. Yo creo que esa discusión se terminó. ¿En qué ha cambiado la vida cotidiana en las escuelas con este nuevo sistema? La directora de una escuela en Cerro Navia nos decía que ha cambiado el trato de la gente que está en el servicio local con la gente que está en las escuelas. Antes era un trato más burocrático, más distante. Una segunda cuestión es la preocupación por las cosas cotidianas. Ella decía que para comprar el confort para los baños tenían que hacer cuotas entre los profesores, hoy día les llega el confort y el cloro para limpiar los baños y los elementos pedagógicos. Para todas esas cosas antes tenían que hacer colectas y pedirles a los padres. También ha cambiado la forma cómo se aborda el bullying. Tenemos mil alumnos estudiando teatro con la gente de Teatro a Mil para ver cómo ellos desarrollan sus competencias dramáticas para la vida cotidiana. La preocupación porque las salas de computación tengan computadores. En los próximos días debiera conocerse el nombre del nuevo director de Educación Pública, nombrado por Alta Dirección Pública, usted postuló al cargo. Postulé porque estimé que era de mi responsabilidad mostrarme disponible para seguir en esta tarea. Yo he estado toda mi vida trabajando en tareas de dirección pública en distintas esferas y estoy convencido de que podría ser un aporte en esta tarea. Pero, ciertamente, la decisión es una decisión presidencial, absolutamente entendible y respetable. Fuente: https://www.latercera.com/nacional/noticia/rodrigo-egana-director-nacional-educacion-publica-no-mas-10-colegios-alumnos-involucrados-actos-violencia/327493/
  6. Profesora por un día: Lady Gaga sorprendió a estudiantes al llegar a su salón de clases Se presentó como la “maestra suplente” en un colegio en Hollywood, como parte de una campaña para promover la educación pública en Estados Unidos La ‘madre monstruo’, como es conocida, habló con los estudiantes de la escuela Walter Reed Middle sobre su futuro y sus sueños. Durante su visita, se grabó un comercial que será utilizado para promocionar la campaña social. La cantante afirmó que se trata de una alianza con dos fundaciones que buscan recaudar dos millones de dólares para garantizar el acceso a la educación. "Quiero que los chicos se amen a sí mismos sin ningún miedo (…) tienen que descubrir sus pasiones y liberar todo su potencial", afirmó Gaga durante el rodaje. A través de su fundación Born This Way, Lady Gaga trabaja para combatir el abuso sexual y el bullying. https://noticias.caracoltv.com/entretenimiento/profesora-por-un-dia-lady-gaga-sorprendio-estudiantes-al-llegar-su-salon-de-clases Qué amor
  7. 15 de julio del 2016 / 22:45 Hrs La rabia de los estudiantes 'Sí, tengo rabia...', dicen los estudiantes, que este año nuevamente se tomaron colegios y universidades. Esta generación no quiere quedarse atrás y, como las anteriores, busca su propia revolución. El sistema, la apatía de los adultos y la sensación de que en una década de movilizaciones no han conseguido nada son algunas de las razones que dan para explicar por qué están tan enojados. El 28 de abril pasado, los estudiantes universitarios se manifestaron frente a los ministerios de Educación y Hacienda. Ese día Gabriel Iturra, uno de los dirigentes más activos de los últimos años, primero como vocero de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES) y hoy en la Confech, sintetizó el mensaje de los estudiantes de forma clara y directa: “Tenemos rabia, tenemos indignación”. Han pasado más de 10 años de la revolución de los pingüinos, actualmente hay en marcha un proyecto de reforma de educación superior y un esquema de gratuidad que desde este año opera en una primera etapa, pero los secundarios y universitarios continúan saliendo a la calle, paralizando clases y tomándose los establecimientos donde estudian. Aunque con enormes desigualdades, en promedio esta generación que nació a fines de los 80 o comienzos de los 90 es la que más acceso a bienes de consumo y servicios ha tenido probablemente en la historia de Chile, y ha vivido una situación política que, comparada con la que les tocó a las que vinieron antes que ellos, ha sido estable y sin grandes fracturas. Pero ellos tienen rabia. Dicen que porque no les gusta la educación tal como está y porque el gobierno hace caso omiso a sus demandas. Es común escuchar que la culpa de todo la tiene “el sistema neoliberal”, aunque no siempre puedan precisar a qué se refieren con eso. Sin embargo, cuando van más allá del discurso colectivo, aparecen otras cosas: historias de pobreza, problemas familiares o el prejuicio que según ellos hay contra los estudiantes. Un recorrido por distintos establecimientos emblemáticos, que están movilizados, y conversaciones con algunos de sus dirigentes o simples participantes dejan la impresión de que la sensación que recorre a los estudiantes no tiene aún fecha de vencimiento. “Algún día esta rabia se me va a quitar pero luego vendrá otra. Decir que la juventud no va a tener rabia es utópico”, dice Santiago Julio, alumno de tercero medio del Colegio Saint George’s, institución que en el último tiempo ha participado de la mayoría de las marchas convocadas por la Confech. Más que indiferencia Matías tiene 14 años, estudia en un liceo emblemático y dice que tiene rabia desde el año pasado, cuando participó por primera vez en una marcha estudiantil. “Un carabinero me pegó con una luma acá en el muslo (se toca esa zona). Era mi primera marcha y ni siquiera estaba camoteando (tirando piedras)”, asegura, y agrega que ese acto despertó en él una rabia contra el gobierno y contra los carabineros. A partir de ese momento quiso ser uno más de los que han luchado años, “pero no del montón”. Hoy va a las marchas encapuchado. Ha participado unas diez veces y dice que “sólo camotea” (tira piedras) y se protege de las lacrimógenas. Para él es su manera de hacerse escuchar, asegura que su mamá lo sabe y que lo apoya porque ella también marchó en su juventud. “No encontré otro medio para desahogar mi rabia”, dice. El mes pasado, la Universidad Diego Portales lanzó el informe Los jóvenes y la educación para medir cómo va evolucionando la opinión de las personas entre 18 y 29 años en relación con el resto de la población. Los resultados mostraron que la educación sigue siendo el tema principal para ellos. “Es un tema prioritario muy por encima de los otros. Y eso se ha mantenido estable en el tiempo”, dice Carolina Segovia, profesora de la Escuela de Ciencia Política de la UDP. El mismo informe dice que ese grupo es el con mayor disposición a participar de las movilizaciones, algo que ha bajado en relación con el 2011, pero que se mantiene mucho más alto que la de los adultos. Justamente ese es uno de los conceptos que más repiten los jóvenes: la rabia por la apatía de las autoridades, de la gente en general e incluso de sus propios compañeros, a quienes les pasan la cuenta por el desinterés hacia un problema que, consideran, es de toda la sociedad. “Tengo rabia porque a pesar de todos los años que hemos estado en la calle, tomándonos colegios y universidades, y luchando por una educación más digna y de calidad, nadie nos ha escuchado y tampoco nos han apoyado”, dice en la toma del Instituto Nacional Gabriel Fernández (18), alumno de cuarto medio, y agrega que su motivación para involucrarse en la toma tiene algo muy personal: “Yo quiero ser profesor y la educación va a estar conmigo toda mi vida. Por eso estoy luchando. Y si es necesario, habrá que estar luchando todo el tiempo”. Jhon Jaime (19) concuerda con él. Estudia ciencia política en la UDP y participa desde las movilizaciones en 2011, cuando repitió primero medio después de una toma de siete meses en el INBA. “Me da rabia llevar tanto tiempo con un movimiento firme y que no hayamos ganado nada”, dice, mientras Claudio Parra (17), alumno de los Salesianos de Alameda, explica que experimenta esa indiferencia en su propia casa y cuenta una anécdota: el año pasado empezó a consumir marihuana y en un momento se sintió superado por la situación. Le dio miedo contarle a su familia y recurrió a un profesor para que lo ayudara, pero no se sintió apoyado por ninguno y hoy vive de castigo en castigo, alega. “Mis papás no valoraron el acto de hablarlo, no fue fácil para mí contárselo a ellos o a mi profe”, explica. Para él, su caso es una analogía de lo que pasa en todos los ámbitos: adultos que no escuchan a los jóvenes. “El estilo estricto de mi papá es peor, y eso se ve también en el tema de las demandas estudiantiles. ¿Hace cuánto se está hablando de esto? Llevamos mucho tiempo donde no se ha logrado solucionar y creo que es por la poca escucha que se tiene hacia los jóvenes”. También alega por la postura de su padre frente a la toma Maynno Arancibia (18). “Me dice que me está pagando la universidad para estudiar, no para venir a puro huevear. En parte tiene razón, me la paga para sacarla lo antes posible, pero no se da cuenta que esto es necesario”, opina el joven que pasó dos meses en la toma de derecho de la UNAB. “Me da rabia que no entienda lo que estamos peleando, lo que es ser joven y estar acá. Es un cambio que quizás nunca vamos a poder hacer. Después, cuando uno crece, deja de lado estas cosas y se preocupa más de su camino”, opina. Esas ganas de tener su propia revolución a esta edad es algo que perciben los profesores universitarios, especialmente en los alumnos que llegan a primer año. El sociólogo Alberto Mayol explica que los estudiantes sienten una “exigencia moral” que se plantea así: “Bueno, entonces tú qué vas a hacer en pos de esta lucha”. Agrega que si bien la rabia (él prefiere llamarla malestar) es una sensación generalizada en la sociedad, los estudiantes están haciéndose cargo porque tienen más expectativas de poder modificar el escenario actual y han sido capaces de darle un poco más de forma a esa sensación. “Ahí aparece la necesidad de ser algo en el mundo, de ser algo revolucionario”, agrega. “Detrás de la rabia hay una sensación de que el país no avanza hacia lo que ellos estiman que debería ser otro modelo de sociedad”, dice, por su parte, Alejandra Lunecke, del Instituto de Sociología de la UC. En un comienzo las marchas y acciones del movimiento estudiantil contaron con la simpatía de una parte significativa de la sociedad; hoy eso parece haber cambiado. Lo dice la encuesta de Adimark de junio: si bien las demandas de los estudiantes siguen despertando una adhesión mayoritaria (63 por ciento), “la forma” en que se han manifestado es aprobada sólo por un 21 por ciento de la población, algo que ellos parecen sentir y resentir. Natalia Carrasco (19) dice que cuando van a la Vega Central, a pedir aportes para la toma de la UNAB, la gente les reprocha los desórdenes, los encapuchados o hasta el Cristo roto en la Gratitud Nacional. “Para ellos todos somos patos malos que andan haciendo destrozos”, dice. “A mí las señoras siempre me dicen: ¿Y tú por qué estás marchando? ¿Acaso estás informada? Y yo les digo: sí, sé bastante del tema y ustedes deberían informarse”, responde Alondra (14). Varios le echan la culpa a la cobertura de los medios de comunicación. Camilo Fuentes, estudiante de cuarto medio en los Salesianos de Alameda, alega que los noticieros sólo muestran los desmanes al final de las marchas. “Me aburre ver noticias, siempre trato de ver las de las nueve pero muestran puras estupideces, como dónde está el mejor helado de Santiago”, dice. David Bugueño, estudiante de administración pública en la U. de Chile, ya sólo se informa por Facebook, lo mismo que hacen muchos estudiantes. El sistema y yo Santiago Julio tiene 16 años, estudia en el Saint George’s, vive en las afueras de Colina y se lanza con todo: “Somos víctimas de la injusticia y del sistema educacional, y eso me da rabia”. Reconoce que nunca le ha faltado nada y que va a un colegio privado, pero ser un “beneficiado del sistema” lo hace, al mismo tiempo, ser víctima. Así lo explica: “Dentro del sistema educacional todos los estudiantes somos víctimas porque hay un abuso en la educación, da lo mismo si sales ganando o perdiendo, eres una víctima de todas formas porque he recibido cosas buenas a costa de los demás”. Uno de los personajes más reconocidos de estos últimos meses ha sido Diego Arraño. Con 16 años, es vocero de la ACES y presidente del Centro de Estudiantes del INBA, que bajó la toma en las vacaciones de invierno. “Recuerdo el movimiento del 2006 y 2011, donde mi familia y los estudiantes marchaban, pero ¿qué pasó ahí? Nada. Entonces de nuevo tengo que pasar frío, hambre, ser golpeado, ahogarme en lacrimógenas. ¿Cómo no voy a tener rabia?”, dice Arraño. Ustedes han tenido mayor acceso a bienes y servicios que otras generaciones. ¿No crees que eres parte de una generación beneficiada por el sistema? No, somos los que pagamos los platos rotos de este sistema desigual y eso me da rabia. Efectivamente hoy hay más acceso a la educación y alimentación, pero se siguen enterrando las necesidades básicas y los derechos sociales de las personas. Tenemos que pagar por todo. Cuando estudie en una buena universidad, me tendré que endeudar con el CAE. Si estoy enfermo y tengo que ir a un hospital, tengo que esperar horas para que me atiendan, eso si es que hay especialistas. Y si voy a alguna clínica privada, tengo que pagar mucho por atenderme. Nacimos dentro del sistema neoliberal, entonces somos los jóvenes perjudicados de un sistema que es para los ricos, donde nosotros, los pobres, nos tenemos cómo vivir sin endeudarnos. Por otra parte, Sebastián Salinas, estudiante de medicina y miembro de la federación de estudiantes de la UDD, piensa que en comparación con las anteriores generaciones, en la suya se puede acceder más a distintas garantías, “pero me molesta que los estudiantes de ahora no las aprovechen”, dice. Alejandra Lunecke cree que es justamente el mayor acceso de esta generación a educación o a bienes, lo que los impulsa a exigir más. Un proceso que explica ya ocurrió en Europa durante los 70 u 80. “Una vez satisfechas las primeras necesidades más materiales, la ciudadanía empieza a demandar otros temas a quienes los gobiernan. Como Chile es un país que en términos de crecimiento económico superó ciertos niveles, estos grupos juveniles, hijos de la democracia, que no tienen una dictadura encima y que tienen ciertas materialidades más resueltas ahora demandan calidad, ya no sólo cobertura. Hoy se movieron las expectativas”, explica la socióloga. De hecho, los estudiantes repiten una y otra vez que “la educación es todo”. Ahí tienen puestas todas sus fichas para salir adelante y tener mejores oportunidades. A Mayol le hace sentido que así lo sientan: “El discurso oficial fue ‘depende de ti’ y el camino legítimo para llegar a ascender socialmente es la educación. Si te formas, te educas y tienes títulos, vas a obtener un resultado”. El problema, agrega, llega cuando se dan cuenta de que ese camino no lleva adonde les prometieron. La burbuja La desigualdad también es un tópico que se repite en los jóvenes. Muchos mencionan que en su barrio o población han visto cómo la gente que no accede a una buena educación termina en la calle, la delincuencia o la droga. Los que tuvieron la suerte de llegar a un liceo emblemático no se olvidan de su pasado y esa experiencia ha sido clave para, aseguran, sentir rabia. Y otros, más acomodados, también hablan de eso. “Me da rabia que los pobres reciban mala educación y salud”, dice Amaro Álvarez (16), de tercero medio del Colegio Saint George’s. Antes iba en un establecimiento en Macul y vivía en La Cisterna, ahora lo hace en La Reina y asegura que ha visto las dos caras de la moneda. “Actualmente tengo la oportunidad de estudiar en un buen colegio, becado y sin grandes problemas económicos, pero me doy cuenta que a mis compañeros les ha hecho mal tener tantas comodidades. Nunca han podido abrir los ojos frente a la falta de oportunidades”, dice y habla de su hermana, que no tuvo su suerte: “Me da rabia que a mi hermana, que estudió en el mismo colegio de Macul en que yo estaba, no le sirvió la educación que recibió ahí para entrar a la universidad”. Rosario Cleveland le pasa la cuenta a sus propias compañeras. “Me da rabia que la gente no salga de su burbuja, que no mire más allá de su ombligo”, dice la ex estudiante de diseño en la UDP, que ahora se cambió a sicología en la UDD. “En la Portales todos tienen una opinión. No hay nadie que no sepa lo que está pasando. Acá hablo con mis compañeras y nadie sabe lo que es la reforma educacional o ni siquiera quién es la ministra de Educación. No les interesa informarse”. Al otro lado de la vereda, la estudiante de derecho en la UNAB Natalia Carrasco está enojada con el sistema. “Da impotencia y rabia saber que no se puede hacer nada con las pensiones. Veo a mi abuelo trabajando de lunes a sábado, levantándose temprano y llegando tarde. Él ya le dio todo a sus hijos, a sus nietos les da lo que puede y ahora tiene que seguir trabajando para sobrevivir”. El también estudiante de derecho en la UNAB Vicente Quezada (18) dice que es justamente la falta de justicia la razón de su molestia (“no se juzga de la misma forma a un delincuente de ‘cuello y corbata’ que a alguien que vende cedés piratas”). Mientras que Felipe Peña (19), ex alumno del Instituto Nacional, dice que la gente alega mucho por las injusticias, se queja, pero no hace nada. “Suben el precio de la comida o la bencina y la gente dice ‘bueno, a apretarse el cinturón’. En Argentina salen altiro a la calle’”. Por si fuera poco, insiste Felipe, se habla mal de los estudiantes, que sí están haciendo algo por el resto. Y eso también le da rabia. Arturo Arriagada Sociólogo y docente de la Escuela de Periodismo de la UAI. ¿Por qué los jóvenes, a 10 años del movimiento estudiantil, siguen teniendo rabia contra el sistema? Cuando el sistema son las instituciones, el gobierno y los partidos, la rabia tiene que ver con la incapacidad de estas organizaciones de resolver problemáticas que inciden en distintos ámbitos de la vida social. El Injuv no es una organización que permita encontrar trabajo o tomar mejores decisiones relacionadas con la educación. Para acceder a los beneficios de la tarjeta joven hay que tener plata y capacidad de consumo. Si los jóvenes prefieren ayudar a los pobres a través de organizaciones como Un Techo para Chile y dar el vuelto del supermercado para luchar contra la pobreza, o salir a la calle para demandar un respeto a la diversidad sexual, es porque las instituciones no son vistas como organizaciones eficientes para resolver demandas sociales. ¿Por qué no para esa rabia? Porque esta “ineficiencia” del sistema no la resuelve el mercado, pero es donde pueden echar mano para intentar contener cierta rabia. Los jóvenes hoy tienen mayor poder adquisitivo, está el mall, el acceso a crédito del retail, está Facebook y un celular que pagan a crédito para compartir lo que quieran. Pero el panorama no es muy estimulante cuando ven que el mercado valora el título universitario, que éste es caro y se debe pagar en muchas cuotas, y que después el mercado no paga esa inversión porque la publicidad es engañosa. Ante la consulta de por qué tienen rabia, varios jóvenes empiezan hablando “contra el sistema neoliberal” pero terminan comentando historias de pobreza o falta de oportunidades. ¿A qué se debe esto? Lo que ellos llaman “el sistema neoliberal” a muchos les ha permitido mejorar sus condiciones materiales, principalmente en los grupos socioeconómicos medio-bajos, a costa de empeorar sus vínculos sociales. Los papás trabajan, no siempre en buenas condiciones, para que los hijos tengan un mejor pasar, pero es menos tiempo el que comparten juntos. Los papás les dicen a sus hijos que todo este esfuerzo lo hacen para que ellos tengan mejores oportunidades y se dan cuenta que no tienen redes sociales, no conocen gente, no pueden acceder a buenos trabajos y terminan muchas veces haciendo lo mismo que sus padres. Igual de mal pagados, pero con acceso a más crédito. Pero también hay historias donde la cosa es más color de rosa, como la del estudiante que ganó una beca para hacer un postgrado fuera de Chile gracias al aumento de becas impulsado por el gobierno. Ese beneficio potencia una historia y un camino donde se están superando las faltas de oportunidades. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/tendencias/2016/07/27-688979-9-la-rabia-de-los-estudiantes.shtml
  8. Estudiantes solicitan marchar desde Plaza Italia hasta Manuel Montt La movilización se realizaría este jueves, con un llamado de los organizadores a movilizarse de manera pacífica. Este lunes, los estudiantes agrupados en la Confech, solicitaron los permisos a la Intendencia para una nueva marcha por la educación, esta vez con un recorrido alternativo. Desde el movimiento solicitan que se les apruebe el recorrido que va desde Plaza Italia, hasta Manuel Montt, por Andrés Bello. La convocatoria es para este jueves 23 de junio. Camila Rojas, presidenta de la Fech, sostuvo que están dispuestos a adoptar un recorrido alternativo y a colaborar con la Intendencia y Carabineros. Así solicitaron a distintas entidades que se sumen a la movilización, con paro de funciones. En esa línea, la líder estudiantil hizo un llamado a realizar una marcha pacífica, "tiene que poner el centro en la educación pública", dijo. Por su parte, el vocero de la Confech, Gabriel Iturra, sostuvo que esta nueva movilización "se da en el contexto de que estamos a vísperas del ingreso del proyecto de ley, un proyecto que todavía no ataca los problemas de la educación pública". En tanto, Diego Arraño, vocero de la Aces, indicó que las manifestaciones no van a cesar. "No vamos a parar, queremos seguir marchando", sostuvo. www.latercera.com
×