Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Cocina'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 7 results

  1. Rosquitas - Donuts Ingredientes 1 kg harina 100 g manteca 1 taza azúcar 50 g levadura 3 huevos cantidad necesaria Leche Ralladura de limón Azúcar impalpable Pasos En un recipiente pequeño realizar el fermento, colocar la levadura, un poco de azúcar, un poco de harina y agua tibia. Mezclar bien y dejar leudar unos 10 minutos Colocar la harina en la mesada y formar una corona Agregar los 3 huevos en el centro y la manteca derretida, mezclar un poco dentro de la corona Colocar el fermento en el centro, el azúcar, la ralladura de limón y leche cantidad necesaria y amasar bien hasta formar una masa lisa y suave Dejar leudar en un lugar cálido 45 minutos Estirar la masa a un grosor de 1cm aprox Con un cortante de 10cm de diámetro realizar lo Cortes en la masa y con otro de 3 cm aprox de diámetro el agujero del centro Dejar leudar 30 minutos Freír a fuego moderado hasta que queden doradas Por último podes pasarlas por azúcar o crear un glasé con el azúcar impalpable https://cookpad.com/ar/recetas/5517170-rosquitas-donuts?via=search&search_term=como%20hacer%20donas
  2. ¿Con qué acompañas este alimento típico de la lluvia en nuestro país? Mostaza Kétchup Mayonesa Manjar Palta Pebre Ají O prefieres las típicas sopaipillas pasadas
  3. Radiografía a las encuestas: cómo se cocinan los cuestionados sondeos políticos Son al menos cuatro sondeos que periódicamente publican sus sondeos de opinión pública con el objetivo de influir en la agenda: CEP, Adimark, CERC-Mori y Cadem. Con distintas metodologías, los estudios muestran las alzas y caídas del círculo político, precipitando incluso algunas decisiones. Eso sí, con varias críticas de cómo éstas se realizan. Cada miércoles a las seis de la tarde, en las oficinas de Plaza Pública-Cadem ubicadas en Barrio Italia se comienzan a hacer cientos de llamadas para preparar la encuesta política que será publicada el lunes siguiente. Son 120 personas -divididas en varias áreas de investigación de mercado y opinión pública- que se comunican con un poco más de 700 personas que fueron seleccionados previamente desde una base de datos que busca representar al país en este estudio. El jueves, a la misma hora, continúan los llamados y, si aún faltan por hacer, se realizan el viernes en la mañana. También el jueves se realizan las encuesta cara a cara a 220 personas en tres puntos del país: la región de Valparaíso, del Biobío y la Metropolitana. Esta muestra complementa los llamados telefónicos para buscar una representatividad mayor, según el documento metodológico que mantienen en su sitio web. Así funciona la metodología que ocupan Cadem desde enero de 2014 cuando partieron realizando este sondeo, que semana a semana marca la agenda noticiosa y busca influir en ella, colocando más arriba o más abajo a los pre candidatos presidenciales y fijando la aprobación del Gobierno y de la Presidenta Michelle Bachelet. Cadem -dirigida por Roberto Izikson- es la única medición que lo hace semanalmente, una fórmula que le ha significado varias críticas. En la academia y en el circuito político relativizan su metodología, tanto por la baja cantidad de encuestados -738 casos en el último estudio- y porque solo cubren el 70% del país, lo que a juicio de expertos le quita representatividad. Izikson, gerente de Asuntos Públicos de Cadem, la defiende. “Quisimos rescatar lo mejor de las encuestas telefónicas, pero complementar con una encuesta cara a cara para llegar de forma efectiva a los niveles altos y bajos, lo que logramos en los puntos de afluencia. Hacer una medición probabilística en hogares significa mucho tiempo y recursos, por eso existen alternativas que se llaman cuotas por teléfono, fijos y celulares, por afluencia o incluso online”, afirma. Así lo hicieron para obtener los resultados publicados este lunes, donde el ex presidente Sebastián Piñera -de quien el mismo Izikson fue su asesor en La Moneda por cuatro años- quedó seis punto por delante de Alejandro Guillier, manteniendo el liderazgo histórico en esta encuesta, y prolongando el estancamiento de Ricardo Lagos. El mundo de los estudios Tanto Cadem como la encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) -que se realiza semestralmente-, la de Adimark -una vez al mes- y el Barómetro de la Política de CERC-Mori -trimestralmente- tienen metodologías y resultados distintos. Y, a veces, muy distintos. A comienzos de enero, las cuatro encuestas -que coincidieron en un mismo periodo- mostraron cifras distintas en la pregunta “¿Quién cree que será el próximo Presidente de Chile?” para Piñera, quien obtuvo entre un 43% y un 27% liderando los sondeos, y para Guillier con números entre un 25% y 11%. ¿Por qué pasa esto? Los expertos aseguran que tiene que ver con la metodología que ocupan. “Algunos tipos de encuestas pueden tener mayores niveles de precisión que otras. La encuesta cara a cara es más costosa y más compleja de realizar, pero si se logra bien tiene mayores niveles de calidad. En el caso de las encuestas telefónicas, no se sabe muy bien cuáles son las bases de datos que se usan, cómo se definieron y eso pone en duda su calidad”, explica José Manuel Gaete, investigador de la Academia de Humanismo Cristiano. De acuerdo al British Polling Council (BPC), una asociación de encuestadores inglesa que busca fijar un estándar para estos estudios, existen básicamente dos tipos de mediciones: las probabilísticas o las que son fijadas por cuotas poblacionales, también llamadas estratificadas. En el primer caso, todas las personas tienen una probabilidad de ser seleccionados en una muestra. En el segundo, se realizan cuotas de población para que, por ejemplo, exista una cantidad proporcionada de hombres y mujeres de acuerdo al último censo, lo que reduce las estimaciones de error. Gaete asegura que en las encuestas locales pocas veces hay clarificaciones de cómo se hizo la muestra, cómo se trata el reemplazo de personas que no quisieron ser sondeadas, cuántos contestaron o cuándo se habló con otra persona. Tampoco hay claridad de por qué y cómo las encuestadoras acceden a todas las bases de datos del país, dice. Adimark, por ejemplo, solo realiza estudios de una muestra aleatoria por vía telefónica y no hace pública la forma en cómo la construye. La información disponible en la encuesta publicada en enero especifica que fueron 1070 casos, de los que 853 fueron a red fija y 217 a celulares, solo de los principales centros urbanos del país. La medición que supera la “prueba de la blancura” es la del CEP, conocida como la madre de todas las encuestas. Es la única que entrega detalles, una semana después de publicar los resultados, de cómo se hizo el sondeo, la tasa de respuestas y la muestra completa. Esta encuesta -financiada por el empresariado- es exclusivamente cara a cara. El encuestador debe entrevistar a la persona seleccionada a como dé lugar, reagendando si es necesario. La idea es que quien fue escogido sea efectivamente parte de la encuesta, una rigurosidad que hace que no tenga tasa de reemplazo disminuyendo el margen de error. Con esta metodología logran una de las tasas más altas de respuesta en todo Latinoamérica. Metodología parecida tiene el barómetro de la política de CERC-Mori, donde no hay muestras telefónicas. La cuotas de la población Algunas de estas encuestas tienen otro problema, aseguran en la academia: la sobre y sub representación de sectores de la población. Esto último ocurre, sobre todo, en los sondeos telefónicos, ya que hoy solo una pequeña parte de la población tiene este tipo de servicios, siendo las personas mayores y sectores socioeconómicos medios y altos las que la lideran. Nueve de cada diez personas del 10% más rico del país tiene teléfono fijo, aunque normalmente no son usuarios de éste. “Si haces una encuesta C1 por teléfono, lo más probable es que te conteste cualquiera en la casa menos el C1 que te interesa”, explica Roberto Izikson. Al otro extremo, solamente el 30% del grupo socioeconómico D tiene líneas fijas, con una complicación adicional: en los horarios en que se hacen las encuestas, “las personas de esa condición social están en movimiento, después del trabajo o no están en sus casas”, dice el vocero de Cadem. Pese a esto, dos encuestas basan sus resultados en este tipo de entrevistas a red fija: Adimark y la dirigida por Izikson, aunque esta última incluye una muestra adicional y complementaria de entrevistas cara a cara con las cuotas que no pudieron ser representadas por la vía telefónica. La crítica contra estos sondeos indica que hay una sobre representación de ciertos sectores. “En el pasado, se sabía quiénes eran los usuarios de teléfono fijo por región y se podía estimar su condición socioeconómica y comportamiento anterior. Sabíamos que se comportaban de una manera pero hoy con el celular es muy difícil hacer eso, por lo que hay que cambiar los modelos”, explica Claudio Fuentes, académico del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile. Misma opinión tiene José Manuel Gaete. “Los teléfonos fijos van en retirada y los celulares en alza, y con eso se producen errores probabilísticos de sobre y sub representación en una encuesta exclusivamente por llamadas”, explica. Estas distorsiones podrían explicar las altas diferencias entre una medición y otra, como en el caso de los sondeos de la primera semana de enero cuando en la percepción de quién será el próximo jefe de Estado Piñera obtenía un 43% en Adimark frente a un 27% en la CEP. Roberto Izikson, de Cadem, defiende la encuesta vía teléfono, aunque reconoce que existen limitantes. “Tienen fortalezas importantes todavía, como llegar a todo Chile, llegar a comunas pequeñas, a todas las edades, géneros y una transversalidad económica”, dice. “Nosotros creemos que las diferencias que podrían haber entre encuestas no tienen que ver con la muestra. Creemos en nuestro 70% de representación del país. No representamos el 30% restante porque para nosotros es muy caro, es más lento, no cumpliría los objetivos para una encuesta semanal, pero lo hemos asumido de forma transparente”, dice. Y lo reafirma: “Nuestros resultados con el 70% resultan ser muy parecidos a los del CEP con el 100%”. Prediciendo las elecciones Ninguna encuesta en el país puede predecir el resultado de una elección, aunque algunas se acerquen a los resultados. En eso concuerdan tanto los encuestadores como los expertos. Sin embargo, muchas de ellas se utilizan con el fin de determinar el comportamiento de las personas frente a un escenario presidencial. “Las encuestas son solo una foto en un largo fotograma de una película. Si pensamos que fuese así, habría que pensar en cuán difícil es adivinar el final de una película viendo solo un cuadro de ésta”, dice José Manuel Gaete. Según el académico lo que sí hacen estos sondeos son dos cosas: revelar tendencias históricas y hacer una comparación de grupos sociales, pero siempre como fotos del momento. “Lo que uno puede leer correctamente es la tendencia y lo que se muestra hoy concretamente es el ascenso rápido de Guillier y el estancamiento de Lagos. Eso es todo”, concluye. En lo concreto -agrega-, las encuestas preguntan qué harían si las elecciones fueran el domingo, “otra cosa es que nosotros tomemos esas preguntas como predicciones”. Además, el mismo experto explica que con una encuesta es muy difícil saber si alguien realmente va a ir a votar o si una persona está mintiendo al encuestador. De hecho, en la CEP posterior a las elecciones municipales, un 53% declaró haber ido a sufragar: en la realidad solo asistió un 35% del país. Según Marta Lagos, directora de CERC-Mori, el uso político de las encuestas, como la elección de candidatos por parte de los partidos políticos en base a estos estudios, ha reducido “la complejidad de las encuestas” a una batalla por influir en la opinión pública que le ha quitado credibilidad a los resultados. “Andar preguntando sobre las intenciones de voto en preguntas abiertas… ¡¡¡no sé a quién se le ocurrió hacer algo así!!! Eso es básicamente hacer una pregunta electoral infinita para un universo que sabemos que será finito”, dice Lagos con molestia. Claudio Fuentes dice que en los modelos predictivos anteriores se podía estimar de mejor manera el comportamiento del voto, pero que el voto voluntario cambió el escenario, terminando con las estimaciones y segmentaciones que se conocían. “Ni siquiera sabemos hoy si van a votar”, dice. El estándar internacional Marta Lagos es una férrea opositora de las encuestas Cadem y Adimark. Ella asegura que ninguna “cumple con las condiciones mínimas fijadas por los organismos internacionales de encuestas”, como ESOMAR, que son tener un mínimo de encuestas o que se cubra todo el territorio nacional. “La Cadem no mide al país completo. Adimark deja afuera al 30% del país, y siempre son los más pobres. Es imposible que puedan tener sus opiniones porque entrevistan a las personas de las ciudades más grandes, donde las personas de sectores más bajos no se concentran”, dice. La recomendación de los organismos que lideran el mundo de las encuestas en el mundo es que éstas sean de al menos mil casos, lo que va reduciendo el margen de error. Con mil entrevistas, el margen de error se sitúa en un 3%, mientras que con dos mil, se puede lograr un 2,7%. Así lo explican en el National Council on Public Polls (NCPP), en Estados Unidos. “Entre más gente sea entrevistada, más pequeño es el margen de error. Pero también es un error pensar que ‘más es automáticamente mejor’, porque hay otros factores que pueden ser más importantes a la hora de calcular la calidad de una encuesta”, afirman. La encuesta Cadem es la que tiene la menor cantidad de entrevistados: 738 en la última medición frente a la recomendación de los organismos. “Entendemos ese punto”, dice Roberto Izikson, aunque afirma que su encuesta tiene 2280 casos al mes si es que se suman los cuatro estudios mensuales, o 3500 casos si hay una semana extra. “Si lo miramos así, tenemos muchos más casos que el resto de las encuestas, sobre todo más que Adimark si nos comparamos con ellos que tienen mil al mes. Eso nos disminuye los márgenes de error”, asegura. Según José Manuel Gaete, el gran problema en Chile con las encuestas es la transparencia. “Estamos súper al debe con la falta de información de cómo se realizan las mediciones en muchos ámbitos, desde el diseño hasta la presentación de los resultados. Lo importante es hacer cambios por esa línea para poder leer bien lo que nos están diciendo”. http://www.eldinamo.cl/nacional/2017/02/13/radiografia-a-las-encuestas-como-se-cocinan-los-cuestionados-sondeos-politicos/
  4. ¿Consumes habitualmente aceite de oliva? Conoce sus beneficios y aprende a distinguir uno de calidad Es recomendado por la dieta mediterránea y la OMS lo ha considerado como la clave para una excelente salud. Si eres un fanático de él, o bien aún no lo incorporas a tu dieta. SANTIAGO.- La dieta mediterránea lo recomienda y la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo ha considerado como la clave para estar saludables. Se trata del aceite de oliva, un producto que con los años se ha vuelto cada vez más popular entre los consumidores. La razón detrás de esto es clara: el aceite de oliva tiene innumerables propiedades saludables, y de ahí que médicos y nutricionistas sean unos verdaderos abanderados de él. "Posee propiedades antioxidantes, que según los últimos estudios están relacionadas al componente hidroxitirosol, causante de múltiples efectos positivos en la salud", afirma Natalia Gómez, nutricionista de Nutramed. En este sentido, la especialista señala que, entre otros beneficios, el aceite de oliva tiene efectos antiinflamatorios; protege contra algunos cánceres y enfermedades gastrointestinales; previene la ateroesclerosis y artritis; y disminuye los niveles de colesterol LDL (malo) e incrementa los de HDL (bueno). Asimismo, tiene acción antimicrobiana y mejora la hipertigliceridemia que acompaña a la diabetes mellitus. A pesar de sus múltiples beneficios, es importante considerar que el aceite de oliva es una grasa, específicamente del tipo monoinsaturada -la misma que se encuentra en la palta, los frutos secos, etc.-, es decir, tiene un alto aporte calórico significativo y es por esto que su consumo debe ser moderado. "La recomendación de consumo diario de aceite de oliva es de aproximadamente 40 cc para una dieta de 2.000 calorías, lo cual equivale a cuatro cucharadas de aceite al día", aclara Natalia Gómez. ¿Se puede cocinar con aceite de oliva? ¿Cómo distinguir uno de calidad? Por lo general, el aceite de oliva se utiliza para aliñar ensaladas, pero debes saber que sí se puede usar para cocinar, ya que -según explica la nutricionista- es muy termoestable, es decir, soporta bien las altas temperaturas. "Eso sí, es recomendable no mezclar aceites al momento de cocinar, freír o someterlos a cualquier proceso térmico, ya que puede ocurrir que un aceite fría al otro, dando origen a un producto más perjudicial para la salud", advierte. Natalia Gómez recalca que al momento de adquirir un aceite de oliva, lo más importante es que sea extra virgen. "Esto significa que conserva inalterados todos los componentes y propiedades de las aceitunas, es más natural, sin aditivos, ni conservantes y sin proceso de refinamiento, por lo cual se mantienen mejor sus propiedades y su valor nutritivo es mayor", sostiene. Además, entrega un secreto para distinguir uno de calidad: "Probar un poco, juntar los dientes y aspirar aire por la boca, de manera que los antioxidantes del aceite de oliva se mezclen con el oxígeno, tomando un gusto amargo. Mientras más amargo el gusto que tome, mayor poder antioxidante tendrá el aceite y, por ende, será de mejor calidad y brindará una mejor protección a la salud".
  5. Rolando Ortega, mejor chef del 2015: “Lucía Hiriart es mala de adentro, igual que un costillar penca” Marcelo Salazar 08 Abril, 2016 El dueño del restorán “Salvador Cocina” y chef corporativo del Bar The Clinic acaba de ser reconocido como el Chef del Año, según el Círculo de Cronistas Gastronómicos. Ortega es un especialista en cocinar interiores y en su carta mantiene un menú diario con estos productos. Su amor por el chancho, que utiliza desde la nariz a la cola, se ha transformado en el deleite de sus parroquianos. Acá habla sobre la cocina chilena, Master Chef y los platos de su creación para los bares de este beodo pasquín. ¿Qué se siente ser el mejor chef del 2015? Tiene sensaciones encontradas. Está bueno que realcen tu trabajo. El 2014 me gané el Chef Revelación del Wikén y debo ser el primer cocinero sin chaqueta blanca que recibió un premio de manos de El Mercurio. Y ahora, el 2015, el Círculo de Cronistas Gastronómicos me entrega el Chef del Año. Alimenta bastante el ego, pero al otro día hay que seguir trabajando. No soy mejor cocinero porque tengo o no el premio. En tu restorán Salvador Cocina, trabajas con menús distintos día a día, ¿qué desafíos te exige? Siempre me preguntan si me volví loco y yo lo veo como todas las pegas. Vivo en torno a la cocina, estoy todo el día pensando en platos y no lo hago por plata ni presionado. Tengo la suerte que mi trabajo es mi hobby. ¿Te sientes un privilegiado? Absolutamente. Es un trabajo como el de todos, que tiene ciertos niveles de estrés, pero en el que no tengo que rendirle cuentas a nadie. ¿Y cómo te tiene la cabeza esa dinámica? Me cansa, seguramente como todas las pegas. Pero hay unas de mierda comparadas con la mía. Un hueón que está apaleando mezclas todo el día, ese se cansa. En cambio, lo que hago es lo que más me gusta. Hay un estrés, pero se produce cuando se corta la luz o se echa a perder la máquina del café en la mitad del servicio. Lo otro es dinámica de la pega, como ir a La Vega o al Matadero de Franklin. ¿Qué vida encuentras en La Vega? Vas, te metes a las cocinerías y te encuentras con una señora que lleva 15 años haciendo cazuela. A ella no le interesa la gastronomía molecular. Se levanta pensando que quiere hacer el mejor plato que pueda, a base de su conocimiento adquirido a lo largo de los años y al producto que encuentre ese día. Ese cariño que se ve en ese tipo de cocina no hay en otras. ¿Y en el Matadero? Te encuentras con gente que tienen unas pegas terribles. Un cargador es un hueón que está subiendo pedazos de cincuenta kilos todo el día. Tengo una carnicería en que compro siempre y entablé una buena relación. Al principio les pedía los cortes tradicionales, pero cuando empezamos con otros no me entendían lo que quería. ¿Como cuáles? El pork belly, que es el pecho de cerdo. Puedes preguntarles a todos y no saben lo que es. Es una parte del costillar sin hueso y con cuero. O el crepín, que es una membrana de grasa parecida a una tela de araña que cubre el estómago del chancho. ¿Cómo llegaste a esos pedazos? Leyendo, comiendo e investigando. Viendo qué otras opciones hay para salir de lo tradicional. Para mí, el animal por excelencia es el chancho, y lo que más me gusta hacer son los interiores. Tengo la filosofía de ocupar desde la nariz hasta la cola. Una vez subí una fotos a Instagram donde mostraba el proceso de deshuesado de una cabeza de chancho, donde al final saqué como una máscara. Ahí salieron los animalistas preguntando cómo podía ser así. ¿Y qué respondiste? Es que no me estaba mofando del chancho. Simplemente estaba explicando un proceso. Si de verdad somos carnívoros, la forma de enaltecer al animal es aprovecharlo por completo. Si matamos a uno de 100 kilos y lo único que aprovecharemos es la pata trasera, el costillar, la pulpa y el lomo, hacemos que la muerte haya sido en vano. COCINANDO CON MÓNICA En general, ¿qué te parecen los programas de cocina? Hay programas buenos y malos. ¿Cuál es bueno? Uno del Travel & Living, Guerra de Cuchillos. Es en un restorán bien rockero donde se presenta a dos cocineros, los que tienen una hora para generar la mayor cantidad de platos posibles con los ingredientes que hay en una caja sorpresa. De repente, les pasan unas carnes que necesitan cuatro horas para cocinarse y ellos tienen una hora para todo. Es entretenido. ¿Qué otro programa te gusta? The Taste. Es como The Voice, donde hay un hueón seco que elige un equipo con el que va compitiendo. La gracia es que deben hacer comida que entre en una cuchara. Si son cuatro jurados, cada uno recibe una. Todo queda en el sabor, no puedes salsear ni todos esos mariconeos. ¿Qué te parece Máster Chef? Es un programa de entretención. Si el casting está bien hecho, funciona. La gente que quiere aprender a cocinar viendo un programa está perdida. Se podrá sacar una idea pero, como cuando se veía Cocinando con Mónica en los 90′, nadie saca todo listo de la cocina. Pasa también una tendencia de que estamos en un período donde la gente consume libros y programas pero se cocina cada vez menos. ¿Por la pega? Por la pega, por el tiempo. Va de la mano con que, hace muchos años, la mujer salió de la casa y trabajó. Esta carga de la que se despojó fue porque la sociedad dijo que la cocina casera era solamente de ella. Más que un placer, se transformó en una carga de la que el hombre siempre se desligó. La mujer, en todo su derecho, salió a trabajar y dejó de cocinar en la casa. Se dio una polémica entre Coco Pacheco y Yan Ivin, en que el primero dijo que nunca lo había visto en un evento gastronómico. Si hablamos de programas de entretención, Yan Ivin es un animador. Todos podemos ser críticos gastronómicos por el conocimiento que tenemos. El gusto es algo tan subjetivo. Me encantan las criadillas o las guatitas, las cocino y me quedan la raja. Pero si tú eres el jurado y no te gustan, ¿qué vamos a hacer? Hay un afán de polemizar, aparecer, figurar. No hay un interés de crear un diálogo en torno a la gastronomía que vaya a producir algún tipo de resultado positivo. Es parte del mismo circo de un programa de televisión. COCINA CHILENA Y FERRÁN ADRIÁ ¿Cómo comen los chilenos? Tuvimos un tiempo de letargo donde se valorizó lo de afuera. Creo que todavía pasa que de diez restoranes que se abren, seis son peruanos. Al chileno le da por temporadas. Los chinos, las pizzerías, después el sushi. Después vino el peruano, que se mezcló con el nikkei. Está bien que existan, pero de un tiempito a esta parte han aparecido en escena cocineros como nosotros, que casi siempre somos jóvenes, que hacemos gastronomía a base de lo nuestro. Hay un común despertar en lo culinario. Cada vez se abren más restoranes que trabajan cocina chilena. ¿Cómo definirías nuestra cocina? Sabiendo que Chile es un país larguísimo donde tenemos distintos tipos de gastronomía, la defino como sabrosa, contundente y contenedora. Hablamos de comida chilena y pensamos en un plato calentito que te abriga. En una cazuela o un charquicán. Todo ligado con lo cocido, donde no hay platos agridulces a no ser las humitas con azúcar. La comida chilena mezcla proteínas con vegetales, donde la base son un sofrito, sal, comino, pimienta y ají de color. ¿Qué te parece esta cocina de Ferrán Adriá en que te comes una espuma? Ferrán Adriá es Dios pero no por el tipo de cocina que hace, sino porque hasta antes de él los franceses decían que estaba todo inventado. Su gran aporte fue crear. La espuma fue una de esas, pero su valor fue crear técnicas de cocina que no existían. Formas de tratar los productos que nadie había hecho. El mérito es su pensamiento crítico sobre las cosas. Preguntarse el porqué. No puede ser que todo esté inventado ¿Por qué si siempre se hace con azúcar no se puede con sal? ¿Qué te parece el concepto de chef? Es algo personal. Yo no tengo resquemor, ni odio o me caen mal los que se dicen chef. Pero para mí ese es un cargo dentro de la cocina, un oficio en el que hay que estar todos los días parado en la trinchera y darle. Por lo mismo, busco diferenciarme del término “chef”, de este artista de blanco impoluto que más que cocinero es relacionador público. Eso de recorrer las mesas y conversar es más una relación pública que estar ensuciándose, quemándose y transpirando como uno más. ¿Qué opinas que en algunos restoranes un plato cueste más de 20 mil pesos? Hay distintos tipos de conceptos gastronómicos y, si tienen público, son válidos. Hay restoranes en que un plato vale 20 lucas por lo caro de sus productos. Si quiero comerme un jamón crudo ibérico alimentado con bellota, no puedo esperar que me cobren dos lucas por 100 gramos. Va de la mano con el precio de venta y ciertos tipos de locales. Yo no podría tener un plato que cueste 25 lucas, pero hay restoranes que lo tienen y un nicho que los paga. El tema es cuando toda la parafernalia del local hace que el plato valga eso. ¿Y qué piensas de los platos que traen poca comida? Es una cocina súper válida. No es la cocina que me gusta, jamás la voy a hacer. A veces, cuando consumo en ese tipo de restoranes, espero hasta el final para preguntarme si salí bien o me estafaron. Porque hay lugares caros donde puedo pagar por esta comida contemporánea conocida como alta cocina y, si salgo sabiendo que comí la raja, vale la pena. Ahora, si me siento estafado porque pagué 50 lucas por tres bocados que pude haber hecho en mi casa, simplemente no vuelvo. LUGARES DE HUEVEO Hace casi un año eres el Chef Corporativo del Bar The Clinic ¿Cómo ha sido el desafío? Mi trabajo es crear un estándar de gastronomía y una carta distinta para cada bar a base de un concepto en común. Cada uno tiene su personalidad. Si pensamos, el Bar The Clinic de Ñuñoa apunta a un público y el de Brasil a otro. Ambos deben tener comida Clinic pero a públicos distintos. Esto se multiplica por 10 si pensamos en el Bar The Clinic de Antofagasta versus el que abriremos en Punta Arenas, donde me puedo dar el lujo de vender centollas. ¿Cuál es el concepto de un Bar The Clinic? Son lugares de hueveo. De música fuerte y piscolas gigantes. Es un barucho para ir a sentarse a chupar y nuestro desafío es crear una carta de bar que funcione bien y que tenga un estándar de calidad. Conversemos sobre algunos platos de la carta. ¿Qué nos puedes decir del “Natalia Champiñón”? Nos habla de hueás que funcionan como la callampa. Cosas que se hacen mal y que nos tienen en un clima de incertidumbre. En el país donde no existía la corrupción, donde se pensaba que los argentinos eran los corruptos, nos prometieron tantas cosas de la buena forma de obrar de los políticos que nos terminamos dando cuenta que somos uno más. El “Natalia Champiñón” y su paila de champiñones salteados es un reflejo de eso. La nuera de la presidenta haciéndose unos enjuagues tan buenos como ese. Qué queda para el resto. ¿Y el “hombre honesto” como lo es el “Longueira”? Es un plato emblemático de nuestra carta porque el nombre produjo el plato. Todos conocemos el personaje que es. Al que le habla Jaime Guzmán y que después le dio depresión. Con esta ley mordaza que aprobaron lo único que queda claro es que, de lo que sabemos, aún no sabemos nada. Si crearon tan rápido una ley en que están penalizadas las filtraciones es porque hay mails para leer por siempre. ¿ Y el “Bolocazo a la viñamarina”? Es más lúdico porque la relación es clásica: el plato tiene chorito. Aunque la Bolocco tiene sus años y no sé qué tanto quede. Tuvo sus años mozos, como todos, pero ahora la veo bastante deteriorada. Está más infiltrada que las rodillas de Paredes. El full HD los cagó a todos. ¿Qué plato se te ocurre con Ricardo Lagos? Un refrito. Cuando haces asados que no te quedan tan buenos, no te los comes. Como no lo vas a botar, lo agarras, lo picas chico y haces un ajiaco. En el fondo, te comes lo mismo cocinado de otra forma. ¿Y con Marco Enríquez Ominami? Uno que cueste venderlo pero que se piensa como vendible. Pasa a la historia como uno que intentaste meter por todos lados, incluso en avión. Aunque no en Sky low cost, ni cagando. ¿Uno con Soledad Alvear? Es querer pensar que pertenece a cierto lado de la política de los nuevos tiempos pero, cuando se tocan ciertos temas ligados a lo moral y religioso, te das cuenta que es el mismo osobuco que te comiste toda la vida. ¿Algo con Lucía Hiriart? Cuando el Jumbo te vende costillar aliñado es porque estaba malo. Te lo disfrazan de señora bonachona, viejita, a la que hay que tenerle complacencia por como está. Pero es un costillar malo. Si no lo vendiste así te cambian la fecha de vencimiento, seguro. Lucía Hiriart es mala de adentro, igual que un costillar penca, porque creo que era peor que el caballero. Hay mucha gente que está esperando que este costillar se tire a la basura. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/04/08/529215/
  6. Horroroso crimen donde mujer descuartizó, descueró y cocinó a su marido se convertirá en película El caso de Katherine Knight y John Price será escrito por el mismo autor del best seller sobre esta cruda historia. Mundo26 de marzo, 2016 Autor: El Dínamo Hace quince años un polémico y desgarrador caso, estremeció a Australia luego de que Katherine Knight, asesinara a su marido con 37 puñaladas y lo colgara en frío. Posteriormente, y con un impensado sadismo, tomó un gancho carnicero y en su agonía, lo torturó y le sacó la piel, lenta pero brutalmente. Tras acabar con su vida, lo mutila, lo desmembra y lo descuartiza para realizar una sopa que, aunque no lo creas, le sirvió a sus tres hijos. La cabeza, en tanto, fue un sabroso trofeo para ella, pero a su vez, su talón de Aquiles. La policía encontró la cabeza de su marido, John Price, en una olla, junto a parte de las nalgas del hombre, tal y como cuenta el best seller que escribió Peter Lalor y que tituló Blood Stain (Mancha de Sangre). Fue él mismo quien confirmó que la cruda historia llegará a la pantalla grande y que será él mismo el encargado de escribir el guión. “Me asusté de leer el guión. Está hecho para el cine. En la investigación lo que realmente me sorprendió fue lo común y corriente que se veía. Llevaba un bonito vestido y un crucifijo alrededor de su cuello, como se hace cuando se está frente a una acusación de asesinato”, comentó. Además, aseguró que “sus ex compañeros eran mineros del carbón, camioneros, tipo duros. La mayoría lloraba cuando hablaba de ella y el abuso que sufriendo de su parte”. “Ella tenía una historia de maldad y una enfermedad mental, un trastorno límite de la personalidad. Eso no es de ninguna manera una excusa ni lo es el abuso en su propia familia. Ella estaba enferma, pero había una marca de mal en ella. Fue un acto de venganza, pero no se hizo en el calor del momento”, comentó, según lo publicado por Página 7. Fuente. http://www.eldinamo.cl/mundo/2016/03/26/horroroso-crimen-sera-pelicula/
×