Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Clinicas'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 11 results

  1. 15 Mayo 2018 Clínicas y centros médicos pertenecientes a RedSalud cambian sus nombres (corregido) Clínica Tabancura ahora se llamará Clínica RedSalud Vitacura mientras que la antigua Clínica Mayor será la Clínica RedSalud Mayor de Temuco. Este lunes a través de un correo electrónico se le informó a sus afiliados que las clínicas y los centros médicos pertenecientes a RedSalud cambiaron sus nombres a partir del pasado domingo 13 de mayo. “Considerando lo anterior y para tu tranquilidad, te informamos que todos nuestros planes de salud mantendrán su actual cobertura, con la única diferencia que desde ahora llevarán un nuevo nombre“, dice el e-mail. Estos son los nuevos nombres de las clínicas y centros de RedSalud Nombre actual Nuevo nombre Megasalud Centro Médico y Dental RedSalud Clínica Avansalud Clínica RedSalud Providencia Clínica Tabancura Clínica RedSalud Vitacura Clínica Mayor Clínica RedSalud Mayor de Temuco Conformada por nueve clínicas presentes en Santiago, Punta Arenas, Temuco, Rancagua, Valparaíso, La Serena e Iquique y más de 30 centros médicos y clínicas dentales, de Arica a Punta Arenas, el propósito de esta nueva red es entregar salud de calidad a precios accesibles, con amplia disponibilidad territorial y una atención con calidez humana, señaló la compañía. Para Sebastián Reyes, gerente general de RedSalud, este hito no solo es un cambio de forma y denominación de los prestadores -desde ahora todos bajo el nombre RedSalud-, sino también una articulación y trabajo como red, fortaleciendo su modelo clínico mediante estándares de calidad transversales. “Queremos hacer explícito que somos la red de salud más grande de Chile con mayor cobertura territorial y lograr ser reconocidos por nuestros pacientes, profesionales de la salud y aseguradoras por entregar una salud de excelencia”, comentó el ejecutivo. RedSalud cuenta con más de 305 mil metros cuadrados construidos en total, en los cuales atienden más de 4.000 especialistas médicos y sobre 1.000 odontólogos, alcanzando el año pasado 3,6 millones de consultas médicas, 300.000 consultas de urgencia, 90.000 intervenciones quirúrgicas, 6,4 millones de exámenes de laboratorio y más de 2 millones de consultas dentales. De esta forma, la red se convierte así en el único conglomerado de salud de capitales nacionales presente en el país. “Esto nos permite estar en sintonía con las necesidades de los chilenos y ofrecer una atención acorde a sus necesidades, con el sello y calidez de nuestra red”, señaló Reyes. “En la práctica, el surgimiento de RedSalud trae consigo efectos positivos para los pacientes, entre ellos, acceso a la salud en cualquier parte del país donde esté presente la red, tanto para pacientes pertenecientes al sistema de Isapres o Fonasa”, añadió. Fuente: http://www.latercera.com/pulso/noticia/clinicas-centros-medicos-pertenecientes-redsalud-cambian-nombres/164970/
  2. 02 Junio 2017 Aplastante: 80% de los encuestados CEP cree que las AFP abusan El 73% cree que también lo hacen las isapres, el 68% las instituciones financieras y 62% las farmacias, al igual que las clínicas. Uno de los focos que tuvo la última encuesta CEP de los meses de abril y mayo de 2017 fue la percepción de los chilenos sobre la confiabilidad, abusos y corrupción al interior de distintas instituciones del país. Es así como de las 1.481 personas que fueron entrevistadas por la encuesta entre el 26 de abril y el 22 de mayo de este año, el 80% estableció que las AFP abusan de la ciudadanía, el 16% cree que hay “algo de abuso”, mientras que sólo el 2,0% dice que no hay. La cifra que viene a complejizar las críticas en contra del sistema de Administración de Fondos de Pensiones y de las instituciones que las integran. Por otra parte, el 73% cree que las isapres abusan de la ciudadanía y el 68% considera que los abusos corren por parte de las instituciones financieras y el 62% las farmacias, al igual que las clínicas. Ante la pregunta sobre la corrupción en las instituciones, los encuestados consideran que donde hay más corrupción ses en los partidos políticos (68%), seguidos por el Congreso (60%), al igual que el gobierno, y luego los Tribunales de Justicia (51%). Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2017/06/02/aplastante-80-de-los-encuestados-cep-cree-que-las-afp-abusan/
  3. 03 Febrero 2017 Asociación de clínicas acusa “descuido de la autoridad” por crisis de Masvida Ayer se suspendió el convenio con Clínica Santa María, mientras otros prestadores tuvieron problemas para vender bonos de la isapre. Una serie de cuestionamientos al rol de la autoridad, concretamente de la Superintendencia de Salud, hizo ayer Clínicas de Chile, gremio que agrupa a distintos prestadores de salud, frente a la crisis que enfrenta la isapre Masvida. La aseguradora con sede en Concepción vio esfumarse el acuerdo de traspaso del control que tenía con Southern Cross, luego de discrepancias surgidas en el proceso de due diligence. Según el presidente del gremio, Alfredo Schönherr, “esta situación genera una fuerte preocupación porque está en juego la cobertura de salud de 540.000 beneficiarios” planteó, acusando directamente al gobierno. “Creemos que aquí ha habido un descuido de la autoridad. Desde marzo del año pasado, como Clínicas de Chile, le hemos advertido en reiteradas ocasiones a la Superintendencia de Salud nuestras inquietudes sobre la suficiencia de las garantías legales del sistema de isapres, y luego sobre demoras en los pagos, anticipando lo que pensábamos era un eventual deterioro financiera. La respuesta siempre fue la misma: que se cumplía con los requisitos legales, desestimando nuestras preocupaciones, las que hoy se demuestra que eran fundadas”, añadió, al tiempo que explicó que, en su visión, “lo importante es buscar soluciones efectivas para que los beneficiarios de Masvida continúen recibiendo su actual cobertura de salud”. Fin del convenio Justamente, ayer Clínica Santa María (CSM) -ligada a Empresas Banmédica-, informó la suspensión del convenio con Masvida, por lo que desde ahora el valor de las prestaciones ambulatorias y hospitalizaciones “deberán ser pagado en su totalidad” por los usuarios, quienes deberán “reembolsar directamente en la isapre”, según se detalló en un correo electrónico enviado a afiliados. Así, CSM se sumó a Clínica Las Condes, que ya había suspendido su convenio. Esto implica que los usuarios deben asumir el riesgo de pago de sus prestaciones, para luego buscar su devolución en una firma cuyas dificultades de liquidez financiera son un hecho conocido. Pero eso no es todo. Ayer, las clínicas Indisa, Tabancura, Alemana e Integramédica informaban a los afiliados de Masvida que, debido a una caída del sistema I-med para venta de bonos de esa isapre, las atenciones debían ser pagadas en efectivo. En la red I-med comentaron que el problema podría deberse a una falla técnica. Masvida, como ha sido la tónica en los últimos días, no respondió a las consultas. La situación tiene nerviosos a usuarios pero también a expertos, debido a la falta de transparencia sobre el estado real de la empresa y los efectos que pudiera tener una eventual quiebra sobre sus afiliados. La señal tranquilizadora que pueda dar el regulador es clave según la vocera del Colegio Médico, Izkia Siches. “Es un espacio que la Superintendencia puede usar para dar una señal de tranquilidad a los beneficiarios y a los médicos que están prestando servicios sin tener la seguridad de que van a tener su retorno económico”, dijo. Para el ex superintendente de salud, Héctor Sánchez, lo más importante es enfocarse en los afiliados. “Si Masvida tiene una estructura de siniestros similar al mercado, un 40% de su cartera podría tener preexistencia, y de esos entre 30% a 40%, podrían ser verdaderamente cautivos por problemas de salud serios”. Si la firma quebrara, dice, el regulador y el gobierno tendrán que jugársela y negociar con las Isapres para responder razonablemente a las personas. Una quiebra es algo que afecta muy fuerte a la imagen de la industria y por lo tanto no es sólo un acto de generosidad, sino de sacar cuentas sobre qué conviene más a todos”, añadió. “El tratamiento de los problemas del sector se ha demorado y no necesariamente por culpa del superintendente sino de los legisladores y el Ejecutivo. El gobierno ha sido opaco respecto de lo que quiere para el sector”, dijo a su vez el académico de la UAI y ex miembro de la Comisión asesora de Salud, Guillermo Paraje. El diputado de la comisión de Salud de la Cámara, Jorge Rathgeb (RN) se alineó con las clínicas y acusó “despreocupación evidente del Gobierno”, para frenar la situación a tiempo. Mientras su par PS Juan Luis Castro pidió al superintendente que explore todos los alcances de la situación financiera de Masvida porque sería una catástrofe su quiebra. “Todo esto coloca en el tapete la necesidad de regular mejor al sistema con una nueva ley. Así se logra regular el reajuste abusivo de los planes, y también resolver las quiebras o insolvencias”, asegura. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/asociacion-clinicas-acusa-descuido-la-autoridad-crisis-masvida/
  4. 20 Febrero 2017 Lo que gastan al año los hospitales y clínicas en la atención de pacientes Los diagnósticos que generan más costo en el sistema son las digestivos, seguidos de los embarazos y partos. Estudio del Minsal revela lo que cuestan las enfermedades de alta complejidad. Se desembolsan cerca de US$ 3 mil millones. ¿Qué enfermedades significan más gastos para clínicas y hospitales? Esta fue la pregunta de investigación realizada por el Ministerio de Salud (Minsal) para estudiar la distribución del desembolso, tanto por enfermedad, sexo y edad, en el sistema de salud público y privado. Así, el estudio arrojó que en el país el gasto en la atención de alta complejidad se traduce en cerca de US$ 3 mil millones y que, además, las enfermedades digestivas lideran la lista de mayores gastos. El informe, publicado el año pasado y elaborado con estadísticas financieras del sistema público (archivo de Fonasa, registros clínicos electrónicos, bases de datos del ministerio) y privado (Superintendencia de Salud, consultora IMS Health y registros clínicos electrónicos) de 2014 y encuestas poblacionales, utilizó una metodología que logró distribuir por enfermedad, sexo y edad, el 89% del gasto en la atención cerrada, es decir, aquella de mayor complejidad y que requiere de hospitalización. Dicho monto corresponde a US$ 3.303.174.302 (MM$ 2.127.244). Además, el costo promedio anual por beneficiario asciende a $ 159.884 (ver infografía). “Este ejercicio de información que hizo el ministerio es importante, ya que permite entender cómo funcionan los costos en el sistema”, sostiene Luis Castillo, ex subsecretario de Redes Asistenciales. Al desglosar las estadísticas del gasto por grupo de diagnóstico, las patologías del sistema digestivo son las que más gastos le significan a los prestadores, que llega a un 12%. Esta es una diferencia respecto de otros países que han realizado análisis de este tipo, ya que en ellos el grupo que lidera los costos es el de las enfermedades del sistema circulatorio. Ricardo Amaya, gastroenterólogo de Vidaintegra, dice que “el sistema digestivo conlleva una serie de enfermedades debido a que es uno de los aparatos más importantes del cuerpo, por lo que las patologías que pueden surgir van desde la gastritis hasta las úlceras”. En la distribución de las causas digestivas, la biliar litiásica ocupa el primer lugar de los gastos de los prestadores. “En Chile hay una incidencia bastante alta de esta enfermedad; los factores asociados tienen que ver con la obesidad, tener más de 40 años y estar en edad fértil”, indica Claudio Canales, cirujano digestivo de la Clínica Ciudad del Mar, quien añade que los montos desembolsados son altos debido a que el tratamiento requiere de intervención quirúrgica. Mientras, en segundo lugar de los mayores gastos se cuentan el embarazo, parto y puerperio, con un 11%, y en tercer lugar las cardiovasculares. Si bien el desembolso total promedio hasta los 75 años que se realiza en hombres ($ 665.293) es mayor que en mujeres ($ 595.058), ellas son quienes muestran más diferencia en análisis por rangos etarios, ya que entre los 15 y 44 años el gasto es de casi el doble que sus contrapartes, de $ 122.930 frente a $ 65.027. “En Chile hay una característica en particular y es la alta incidencia en cesáreas. Esto pese a que en los informes de la Ocde se recomienda tener cerca de 20% de casos, pero la realidad acá es del doble, y eso aumenta el gasto porque se trata de una cirugía compleja”, afirma Víctor Zárate, decano de la Facultad de Medicina de la U. San Sebastián. De acuerdo a Constanza Fernández, socióloga de la Corporación Miles, “en términos macros, las mujeres tienen un mayor control de su salud que los hombres”, y agrega que “la mujer en esta edad tiene un mayor control de su salud sexual y reproductiva, y, en ese sentido, utilizan más prestaciones en ginecólogo y también más gastos en métodos que un hombre”. Para Hernán Calderón, presidente de la Corporación Nacional de Consumidores (Conadecus), existe una relación entre los gastos del sistema y el de los usuarios: “Viendo estos costos, hay relación para que en Chile la salud sea cara no solo en atención, sino también en medicamentos. Es una realidad que se traduce en un importante gasto de bolsillo”. Los expertos apuntan a que este tipo de análisis, que hasta ahora no había sido del todo desarrollado en el país, permitirá un avance en las políticas de salud y en el manejo de la red asistencial tanto pública como privada. “Estos datos son fundamentales para poder generar políticas públicas que apunten a realizar un mejor uso de los recursos dependiendo de las patologías, especialmente las propias de Chile”, sostiene Zárate. De hecho, el informe señala que “por ejemplo, contar con estadísticas de gasto por tipo de enfermedades permite determinar prioridades (…) y comprender cuáles son los motivos que explican las tendencias de evolución del gasto”. Para Castillo, “este estudio tiene la gracia de que por primera vez conocemos una carga económica asociada a grupos de enfermedades, porque es el reflejo de la epidemiología del país”, y “puede ayudar a planificar económicamente la realidad presupuestaria de un establecimiento de alta complejidad año a año”. Añade un punto respecto del impacto de los datos en la lista de espera en los hospitales: “Un director de hospital, teniendo la realidad epidemiológica y su impacto económico, si tiene una lista de espera muy constituida y transparente, debiera ser capaz de saber cuánto le cuesta resolverla. Esa es la trascendencia de este estudio”. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/lo-gastan-al-ano-los-hospitales-clinicas-la-atencion-pacientes/
  5. 01 Diciembre 2016 Clínicas e Isapres: Efectos de la integración vertical dividen a industria, expertos y parlamentarios Estudio de superintendencia afirma que vinculación de clínicas e isapres no favorece a sus afiliados. Aseguradoras dicen que esquema permite control de costos. Expertos llaman a regular el tema. Visiones encontradas sobre los efectos de la integración vertical generó el estudio de la Superintendencia de Salud, que reveló que la vinculación de clínicas e isapres no favorece a sus afiliados, y que estos tienen menos cobertura y pagan 19% más que usuarios de otras aseguradoras que se atienden con plan preferente en centros de un holding. Marcelo Dutilh, gerente general de Consalud -una de las isapres sindicadas en el análisis-, dijo que a diferencia de lo planteado, cifras de la aseguradora muestran que los afiliados que recurren a centros en red pagan menos y tienen más cobertura. “Al negociar no nos fijamos si el prestador está relacionado o no, tratamos de conseguir el mejor precio para resolver un problema de salud con calidad y a precio accesible, y eso se está dando en muchos prestadores que tienen relación con la isapre”, dijo Dutilh, añadiendo que para el caso de la colecistectomía, cifras de 2015 muestran que los afiliados que prefirieron centros en red pagaron $ 1,9 millones, mientras que quienes se atendieron en centros externos cancelaron 2,4 millones. “Eso coincide con estudios independientes que dicen que los costos de resolución de problemas de salud en prestadores relacionados a empresas que también tienen isapres es donde se presentan los menores precios, la bonificación es mayor y el copago del cliente es menor”, sostuvo. El presidente de la Asociación de Isapres, Rafael Caviedes, dijo que la integración es una respuesta al incremento de los costos: “Es buena, pero requiere una norma, no que la prohíba, sino que dé garantía a los usuarios de buen servicio”. El superintendente de Salud, Sebastián Pavlovic, dijo que si bien el análisis hecho no es concluyente, arroja “hallazgos que dan luz hacia dónde tenemos que seguir investigando”. Héctor Sánchez, director del Instituto de Salud Pública de la Unab, dijo que “el estudio de la autoridad va en el camino correcto, pues es necesario analizar esto en profundidad. Lo más importante es que el marco regulatorio de los seguros integrados verticalmente se perfeccione, para garantizar al afiliado que esto no lo va a perjudicar”. Rony Lenz, economista en salud de la Unab, aclaró que “desde el punto de vista económico, la integración vertical no es ni buena ni mala a priori. En el caso de las isapres, nuestra regulación esta hecha para planes que presuponen que haya una separación entre el seguro y los prestadores, pero el mercado ha cambiado hacia la integración y la regulación quedó obsoleta”. El senador Francisco Chahuán (RN) afirmó que el esquema está prohibido por ley para las isapres y que “esto demuestra que se requiere regular, pero el gobierno no ha querido tramitar el proyecto”. Mientras, el diputado Miguel Angel Alvarado (PPD) sostuvo que la vinculación de clínicas e isapres a través de holdings “es una política inconcebible. En cualquier sistema moderno, por supuesto que no está permitida, es monopólico y no deja otro tipo de acción, y eso demuestra por qué los chilenos gastan más recursos económicos en salud”. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/clinicas-e-isapres-efectos-la-integracion-vertical-dividen-industria-expertos-parlamentarios/
  6. 19 de septiembre del 2016 / 01:40 Hrs Estudio revela que clínicas tienen más de 200 precios para el mismo examen Así lo evidencia análisis de la Superintendencia de Salud a los pagos de isapres a prestadores. Recintos privados descartan resultados. Expertos piden más regulación del sistema. Un estudio de la Superintendencia de Salud, dado a conocer recientemente, reveló la diversidad y heterogeneidad de precios que fijan las clínicas a un mismo examen. Esto, tras detectar que dichos centros cobraron más de 200 valores distintos para una misma prestación. El análisis consideró una muestra de 17 prestaciones con tecnologías estandarizadas, que representan el 52% de las atenciones curativas realizadas a usuarios de isapres en 2014, y el 22% del gasto facturado ese año por las aseguradoras. Los montos, en tanto, se obtuvieron a partir de lo que las isapres pagaron a las clínicas, y que fueron informados por las aseguradoras al ente regulador. El estudio arrojó que, por ejemplo, Clínica Santa María exhibe 219 precios distintos para un hemograma a un paciente hospitalizado en prestador no preferente y 153 en modalidad preferente, es decir, cuando existe convenio con la isapre. Asimismo, Clínica Alemana evidenció 195 valores para el mismo procedimiento en atención ambulatoria y modalidad no preferente (ver tabla). Además de la multiplicidad de precios, el análisis mostró su heterogeneidad. Para ello, se calculó la dispersión de los valores de las prestaciones, es decir, cómo cambian los diferentes montos en torno a su promedio, lo que se cuantificó en base al indicador estadístico llamado coeficiente de variación, que mide cuán extremos son los precios y su cantidad de éstos. En este caso, las dispersiones sobre el 20% representan una heterogeneidad alta, o sea, tiene muchos costos para un mismo test. Para evitar la influencia de los valores extremos (muy altos o muy bajos), se eliminaron del cálculo los que estaban fuera del rango percentil 5 y 99. Por ejemplo, un examen de glicemia -para detectar diabetes-, realizado en el Hospital Clínico de la U. de Chile, en atenciones hospitalarias y prestador no preferente, los valores fluctuaron entre $ 780 y $ 72.090, es decir, tuvieron un coeficiente de variación del 431%. Esta prueba en atención ambulatoria, en el mismo prestador y en modalidad no preferente, tuvo costos informados por las aseguradoras de entre $ 920 y $ 1.830, lo que implica una dispersión del 27%. En Clínica Las Condes, los pagos para las glicemias en atención ambulatoria no preferente arrojaron pagos de entre $ 3.679 y $ 25.900, variación que alcanza el 94% (ver infografía). El estudio concluye que, ante la falta de regulación del costo a pagar de las atenciones que otorgan los centros privados, “resulta razonable suponer -al menos teóricamente- que los incen- tivos de los prestadores se orientarán a establecer políticas de discriminación de precios, captando con ello la mayor parte del excedente del consumidor, maximizando de esta manera sus beneficios”. Una situación que se vería favorecida por la “asimetría de información propia de la industria de la salud, en que el paciente-consumidor no dispone de la información requerida para determinar su demanda”. El superintendente de Salud, Sebastián Pavlovic, agregó que el estudio se enmarcó “dentro de un esfuerzo por darle mayor transparencia y generar bases o evidencia para una discusión sobre mejorar regulaciones para el sistema de salud”. Las conclusiones del análisis van en la misma línea, proponiendo la creación de un registro público nacional de precios, para disminuir la opacidad del mercado. El ex ministro de Salud y ex director de Clínica Las Condes Jaime Mañalich dijo que los datos “no son nuevos y reflejan la poca transparencia del mercado”. Agregó que “estas diferencias de precios no pueden explicarse sólo por una diferencia en los costos. Aquí ha habido oportunidades comerciales, planes de salud, coberturas y negociaciones, que hacen, en la práctica, que cada plan de salud y cada aseguradora tenga para el mismo examen y para el mismo prestador, precios muy diferentes”. Mañalich sostuvo que esto es “algo que la ley permite y por eso me parece inverosímil que, teniendo todos estos antecedentes, no se avance en una reforma al sistema privado de salud”. Rafael Caviedes, presidente de la Asociación de Isapres, manifestó que “es necesario avanzar en herramientas que permitan hacer más transparente la calidad y los precios que cobran los prestadores. Se entiende, y es necesario, que pueda haber diferentes tarifas, como horario hábil o inhábil, o descuentos por volúmenes para diferentes aseguradores, pero, sobre todo, la política de precios, si bien debe ser libre y competitiva, también debe ser muy transparente”. Agregó que “la heterogeneidad de precios es un tema que debe ser vigilado, pero con herramientas que permitan comparar calidad y resultados. En Chile, el resultado clínico es un misterio. ¿Cuántos pacientes se rehospitalizan, mueren o requieren otros tratamientos? ¿Cuál es la tasa de éxito en una intervención quirúrgica? No hay información relevante de los resultados clínicos, ni tampoco de los precios que cobran los prestadores”. Dudas de metodología En la Asociación de Clínicas declinaron, por ahora, referirse a los resultados del estudio, pues “tenemos dudas importantes sobre su metodología, razón por la cual hemos hecho las consultas pertinentes a la Superintendencia de Salud”. Una situación que fue prevista por Pavlovic. “Muy probablemente las clínicas van a decir que esto no es así, pero los datos están ahí. No es que mandemos fiscalizadores a preguntar valores a las clínicas, sino que tienen que ver con precios que las propias isapres nos reportaron que habían pagado por las prestaciones”, indicó. Desde la Clínica Santa María aclararon que “para el examen hemograma en pacientes no preferentes hospitalizados sólo se registran siete precios distintos, cuya diferencia entre el más alto y el más bajo es de $ 1.061, lo que se debe principalmente a las condiciones de reajustabilidad pactadas con las distintas aseguradoras en convenio”. Agregaron que la heterogeneidad de precios se debe a que “los convenios preferentes tienen condiciones especiales, entre ellas, beneficios en la tarificación de sus aranceles y en la cobertura de su aseguradora, ya que son personas que eligen atenderse en un prestador definido”. En la Clínica Alemana indicaron que “el estudio presenta errores metodológicos al mezclar precios, sin analizar el origen del convenio del que emanan (..,). Por política comercial, nunca se ha cobrado un arancel distinto para un mismo examen por el hecho de que éste se realice de manera hospitalizada. Las diferencias que arroja el estudio podrían obedecer a descuentos que emanan de los convenios suscritos con las aseguradoras y al convenio Todo Alemana (...) es imposible que existan para un mismo examen, en un mismo año, el elevadísimo número de valores diferentes que se mencionan”. En Clínica Las Condes dijeron que “estamos en una exhaustiva revisión del estudio, ya que la información no concuerda con nuestros precios”. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/nacional/2016/09/680-697162-9-estudio-revela-que-clinicas-tienen-mas-de-200-precios-para-el-mismo-examen.shtml
  7. 11 de agosto del 2016 / 23:26 Hrs Compra de camas a privados sube 53% por saturación de hospitales Entre enero y julio se hicieron 3.104 derivaciones a clínicas, mil más que el año pasado. El gasto por este ítem creció 32%. Casos de neumonía e influenza en adultos mayores han elevado a 12% la tasa de hospitalización, dentro del total de consultas. En un 53% aumentó la compra de camas a privados entre enero y julio de este año, respecto al mismo período de 2015, de acuerdo a información del Ministerio de Salud. Las causas responderían a la alerta sanitaria decretada en las regiones de Valparaíso, Metropolitana y Biobío, debido a una mayor demanda asistencial gatillada por la circulación de distintos virus respiratorios. Los cupos adquiridos a clínicas totalizaron hasta el mes pasado 3.104, mientras que en 2015 eran 2.034. El gasto, en tanto, aumentó un 32% al comparar ambos períodos, pasando de $ 23 mil millones a $ 30 mil millones, según detalló Radio Bío Bío. “El aumento ha sido del 30% porque el precio que hemos pagado por egreso del paciente es más bajo, debido a un nuevo modelo de gestión que implica pagar por GRD (Grupos Relacionados a Diagnóstico). Es decir, hemos comprado más camas, pero el gasto individual lo hemos reducido”, dijo el jefe de la División de Gestión de Redes del Minsal, Jorge Lastra, aludiendo el sistema de pago a las clínicas por costo fijo, dependiendo del diagnóstico del paciente, que debutó el año pasado para mejorar la eficiencia del gasto. Entre las razones que influyen en ese aumento, está la presión de la Campaña de Invierno y la agresividad de los virus circulantes. “Esto era previsible, tenemos un año muy duro desde el punto de vista de las infecciones respiratorias y la vacunación fue bastante pobre para un año en que la influenza está circulando mucho más que años anteriores, quizás no a los niveles de 2009, pero ya pasamos el umbral de alerta, y, como hay retraso en la construcción de camas públicas, los hospitales colapsan y la única respuesta que le queda a Fonasa es comprar al sector privado”, dijo el académico de la U. de Los Andes y ex ministro de Salud, Jaime Mañalich. Según el último informe epidemiológico del Minsal, existe una baja en la circulación del virus respiratorio sincicial, que afecta principalmente a los menores de un año, pero se mantiene una alza en los casos de influenza, que tiene efectos más graves en los adultos mayores. A esto, se suma un aumento de los casos de neumonía que, es una complicación de la influenza, que en la última semana registró 3.648 atenciones, superando la mediana de los últimos cinco años. “En general hay una circulación de virus menor que otras semanas, sin embargo, lo que se está viendo es un mayor número de diagnósticos de neumonía que requieren más hospitalizaciones”, aseguró el subsecretario de Salud Pública, Jaime Burrows. Se trata de una infección que, por su agresividad, estaría aumentando la presión asistencial. Según Lastra, del total de consultas en los hospitales, un 12% está siendo internado, cifra que llega al 17% en algunos recintos del país, muy por sobre el promedio de 7% de las temporadas con menor circulación de virus. “Los pacientes graves con neumonía requieren ventilación mecánica y oxígeno, y es por eso que las unidades críticas no pueden seguir hospitalizando y se empiezan a acumular los pacientes en las urgencias”, dijo el presidente del Colegio Médico, Enrique Paris. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/nacional/2016/08/680-692326-9-compra-de-camas-a-privados-sube-53-por-saturacion-de-hospitales.shtml
  8. 01 de julio del 2016 / 23:38 Hrs Las urgencias que se transforman en esperas Demoras de más de siete horas. Padres agotados, algunos hastiados y muchos niños enfermos. Ese fue el panorama que La Tercera encontró tras realizar un recorrido por diversas clínicas de Santiago y regiones, con el fin de constatar la realidad de las unidades pediátricas de urgencia del sector privado. Son las 23.00 del jueves 30 de junio. En la sala de espera de urgencias pediátricas de Clínica Dávila, en la comuna de Recoleta, Rut Beltrán aguarda junto a su hija y su nieta. Dice que ha estado allí desde las 15.00. “Llevamos más de siete horas esperando. Mi nieta tiene dos meses y está con mucha tos, ahora se le estaban hundiendo las costillas. Nos dijeron que teníamos que esperar 18 horas y eso es mucho, porque los niños se agravan. Pero hay que esperar, no queda otra”, dice resignada. La misma noche, a las 21.00, la sala de espera del Hospital Clínico de Niños de Viña del Mar está repleta. Claudia Jeria no puede disimular su cansancio y molestia, luego de aguardar casi cuatro horas por la atención de su hija de nueve años, quien padece una rinofaringitis. “Una hora tuve que esperar sólo para registrarla”, reclama. Al interior, el panorama es complejo: padres buscando otra urgencia y reclamando en el mesón, mientras otros, simplemente, se han quedado dormidos. A la misma hora, en el servicio de urgencias de la Clínica Biobío de Talcahuano, informan a los pacientes desde el mesón que la espera será de dos horas. “Lo traje a la clínica porque pensé que iba a ser más expedita la atención, pero no fue así”, dice Pamela Araya, quien espera junto a su hijo de siete años, quien tiene dificultad para respirar. En la Indisa, en Providencia, a las 11.00 del jueves, a María José le informaron que el tiempo de espera para su hijo de ocho meses era de tres horas. “Despertó con vómito y fiebre y me da miedo que se deshidrate. Me dieron de referencia al paciente anterior, que esperó tres horas y que tenía que hacerme el ánimo. Ya llevo una hora y media aquí”, contó. Son los efectos de la mayor circulación de virus a lo largo del país y el alza en los contagios, principalmente, de los niños menores de cuatro años, cuya demanda asistencial lleva a duplicar y triplicar las esperas en el sector privado. Así lo constató La Tercera, tras realizar un recorrido por las clínicas Las Condes, Alemana, Indisa, Dávila, Santa María y Red UC Christus en Santiago, además de del centro Biobío en Talcahuano, y Reñaca y Hospital de Niños, en Viña del Mar. En todos los mesones de recepción de las urgencias se entregaron los mismos casos: un menor de dos años con fiebre y vómitos, y un menor de la misma edad con un golpe en la cabeza, para recibir información respecto al tiempo de espera. Se realizaron tres visitas a los recintos: la noche del miércoles y del jueves, además de la mañana de ese mismo día, cerca de las 10.00. En la clínica Alemana durante la mañana no había demora, y el peak llegó a dos horas, la noche del miércoles. La misma espera tenía Las Condes en la misma jornada, descendiendo a 45 minutos la mañana siguiente. En el centro Marcoleta de la Red UC, la noche del miércoles se informó dos horas de espera en la urgencia, plazo que bajó en 30 minutos la siguiente jornada, a las 21.00. En la urgencia de Indisa se indicó demoras de seis horas en la mañana del jueves y de tres a cuatro horas a contar de las 20.00. La clínica Santa María marcó un peak de cuatro horas de espera el miércoles. El caso más crítico se registró en la Clínica Dávila, donde se indicó un tiempo estimado de diez a 18 horas de espera para ser atendidos por un médico. Cabe señalar que la información de las esperas fue recopilada en el mesón de recepción de cada servicio de emergencia, por lo que el plazo real para cada persona puede variar, dependiendo de la primera evaluación -o Triage- que realiza una enfermera para determinar si se trata de una urgencia real o de cuadros menos severos, que tendrán que aguardar más tiempo. Ana María Albornoz, gerente general de Clínicas de Chile, dijo que “en los servicios de urgencia los tiempos de espera dependen de la gravedad de cada paciente, lo que se mide bajo el sistema Triage. Así, las personas con patologías más complejas son atendidas con rapidez. Puede haber situaciones particulares, pero de ninguna manera es lo normal”. Añadió, además, que “en esta época del año es usual que haya un aumento de la cantidad de pacientes en las urgencias producto de enfermedades respiratorias, pero las clínicas tienen la capacidad de reconvertir recursos y destinar el personal necesario para atender la mayor demanda”. Viviana Sotomayor, epidemióloga de la Subsecretaría de Salud Pública, señaló que “estamos con un alza importante en la cantidad de pacientes atendidos tanto en el sistema público como en el privado, por un aumento en los virus respiratorios, especialmente del sincicial, que afecta en su mayoría a niños pequeños, menores de cinco años”. Sobre los tiempos de espera, Clínica Dávila señaló que “estamos monitoreando minuto a minuto la cantidad de pacientes que requieren atención en nuestro servicio de urgencia, implementando las medidas que estén en nuestras manos para dar respuesta a esta gran cantidad de pacientes. Como ejemplo, hemos habilitado horas pediátricas extra en nuestro centro médico”. Clínica Indisa, por su parte, dijo que se optó por “reconvertir camas de adultos para la atención infantil y ampliar la capacidad de camas críticas infantiles”. También explicaron que, debido a que la clínica acepta a niños graves traslados desde otros centros, los cupos se agotan rápidamente. “Para enfrentar esta situación, se sumaron ocho boxes de urgencia y se reforzó con pediatras las horas de más demanda”. Clínica Santa María aclaró que el tiempo de espera “varía según el día y hora de consulta, pero que en promedio alcanza dos horas, plazos que pueden aumentar en invierno, debido a la mayor demanda de atención por el peak de enfermedades respiratorias”. Se añadió que “no obstante, una enfermera especializada en Triage, antes de 30 minutos, categoriza el estado de cada paciente para definir la prioridad”. Ricardo Rabagliati, director del Hospital Clínico de la Red de Salud UC, explicó las medidas que han tomado para enfrentar la mayor demanda pediátrica. “Hemos organizado los procesos de atención dentro de urgencias, basado en la flexibilidad de los boxes y asegurando el buen funcionamientos del sistema Triage (...) Por otra parte, optimizamos las comunicaciones entre el Servicio de Urgencia y los de hospitalización pediátrica, habilitando áreas según demanda y garantizando la calidad de atención y cuidado de los niños enfermos.” En la Clínica Alemana afirman que sus intervalos de atención de urgencia no superan las dos horas. “Esto se debe a una plan de trabajo abordado por el equipo a cargo de la urgencia, que ha adoptado distintas formas de gestión para reducir los tiempos de atención, ya sea con mayor número de médicos para consultas o aumentando los box, entre otras medidas”. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/nacional/2016/07/680-687229-9-las-urgencias-que-se-transforman-en-esperas.shtml
  9. 16 Mayo 2016 Negocio redondo: Clínicas ganaron $55 mil millones el año pasado “Las utilidades de las clínicas son las que son porque quienes las dirigen están muy preocupados de la eficiencia”, dice Ana María Albornoz, gerenta general de Clínicas de Chile. Utilidades por $55 mil millones; algo así como 79 millones de dólares, obtuvieron las clínicas privadas chilenas el año pasado, según indica una publicación de El Mercurio. La cifra corresponde a ganancias de 6,9% en comparación con el periodo anterior. “Las utilidades de las clínicas son las que son porque quienes las dirigen están muy preocupados de la eficiencia”, dice Ana María Albornoz, gerenta general de Clínicas de Chile. Las platas de las clínicas, reseña El Mercurio, se comparan con los $37 mil millones de las isapres, las prestadoras que además son dueñas de la mayoría de los centros privados de salud. Albornoz afirma que “el sector privado está atendiendo a ocho millones de pacientes, pero los costos para las clínicas han aumentado porque suben los precios de los insumos y los sueldos de los médicos. Lo que pasa es que esos costos no se traspasan a los usuarios, sino que se manejan con gestión”. Los expertos en la materia además sostiene que hay otros factores a analizar, esto por la naturaleza distinta de las clínicas y las isapres. Además, al observar las utilidades obtenidas en comparación con los ingresos, las clínicas alcanzaron 4,2% mientras las isapres 1,6%. En cambio, si el desglose se hace sobre el patrimonio, los prestadores de salud lograron el año pasado una rentabilidad de 8,2%, mientras las aseguradoras un 9,8%. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/05/16/negocio-redondo-clinicas-ganaron/
  10. 08 de mayo del 2016 / 08:30 Hrs El 64% de las clínicas en la Región Metropolitana está en el sector oriente De 58 centros privados con hospitalización, 36 se ubican en Providencia, Las Condes, Ñuñoa, Vitacura y Lo Barnechea. Expertos dicen que los centros se establecen en zonas de mayor poder adquisitivo y llaman a fortalecer la atención estatal. Una hora es el tiempo estimado que tarda en viajar una persona desde Puente Alto hasta Providencia, si utiliza el transporte público. Un trayecto que recorren muchos habitantes de la comuna más poblada de la capital, quienes, buscando una atención de salud más expedita, deben dirigirse al sector donde se ubica la mayor parte de las clínicas de la Región Metropolitana. Esto, debido a que en el sector oriente de Santiago se encuentra el 64% de los establecimientos privados con atención cerrada -es decir, hospitalización-, correspondiente a 36 de las 58 clínicas que se han construido en toda la región, de acuerdo a datos preliminares de la Superintendencia de Salud. Providencia es la comuna que lidera el número de recintos de alta complejidad, con 18 centros. Le sigue Santiago, que tiene ocho; Las Condes,con siete; Ñuñoa, con seis y Vitacura, con cinco (ver infografía). Desde Clínicas de Chile, organización conformada por los principales establecimientos privados, la gerente Ana María Albornoz, explica que “estamos en los lugares de alta conectividad y fácil acceso, porque las personas viven en algunos lugares, pero trabajan, estudian o se mueven en otros”. Por ejemplo, la ejecutiva indica que “en Providencia hay un importante número de clínicas porque ahí circula un millón de personas por día”. Agrega que “también hay centros médicos en las comunas donde no hay clínicas de hospitalización”. Hace unos años, sin embargo, el sacerdote jesuita, Felipe Berríos, fundador de la organización Techo, inició un debate en torno a la desigualdad en la ubicación de las universidades privadas, que se construían en el sector cordillerano, a las que denominó “de la cota mil”. Hoy, Berríos afirma que lo que ocurre con la salud “es una clara muestra de que se ha transformado en un negocio, y que el mercado, aunque es muy bueno para ciertas cosas, no puede meterse a regularla”, junto con recalcar que “me parece inmoral que se construyan hospitales o clínicas en sectores que ya están bien atendidos”. Atenciones médicas Una visión panorámica al sistema de salud deja ver que de los 17 millones de chilenos, 13 millones tiene Fonasa, mientras que el resto pertenece a isapres o Capredena, en el caso del personal de las Fuerzas Armadas. “El peso relativo que tiene la contribución del sector privado en el sistema de salud es bajo. Lo que tenemos en el país es un sistema que descansa en camas que son públicas; entonces, no es de extrañar que los prestadores privados, que son unos pocos, se concentren en ofrecer alternativas de atención donde está la gente que tiene mayor poder adquisitivo”, plantea Oscar Arteaga, director de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile. Así, en términos económicos, las comunas en las que se han construido los establecimientos son, precisamente, las que tienen un per cápita más alto en comparación con otras zonas de la ciudad. Por ejemplo, lideran el Indice de Calidad de Vida Urbana (ICVU), las comunas de Las Condes, Vitacura y Providencia, lugares en los que se han levantado 30 centros privados de atención cerrada. Mientras, en las zonas con peor calidad de vida, como Pedro Aguirre Cerda, Cerro Navia, Lo Espejo y La Pintana, no hay clínicas. Según explica Albornoz, la elección del lugar para la instalación de una clínica “se hace pensando en satisfacer a una demanda que se encuentra presente en el sitio, por lo que se atiende a una población que valora a ese prestador”. Por otra parte, para Hernán Calderón, presidente de la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios de Chile (Conadecus), “es una realidad que las clínicas privadas privilegian las zonas de más altos ingresos, porque lo que buscan es rentabilidad”. Añade que “las personas que tienen menos ingresos, recurren mucho más a los consultorios y hospitales en sus zonas, porque en comunas más estigmatizadas y con bajos ingresos no hay clínicas y las personas no tienen una alternativa si quieren otra atención”. Para Arteaga, esto también se traduce en un escape de especialistas hacia el sector privado. “Los médicos obtienen las rentas en ese sector porque lo que ocurre es que hay, desde el punto de vista de recursos, un déficit enorme en lo que son los estándares de exigencia que nos plantea el estar en la OCDE”, detalla. Sin embargo, Albornoz enfatiza en que sí existe cobertura a toda la población: “Las clínicas están donde la gente las necesita, y donde tiene una marcada preferencia por ir a estos lugares”, y agrega que “lo importante es que la gente que demanda atenciones en las clínicas valora atenderse en ellas”. Salud pública Para los expertos, lo necesario actualmente para detener la brecha de desigualdad en la salud, es modernizar y fortalecer el sistema estatal. “El desafío que tenemos por adelante es cómo modernizamos el sistema de salud público para que llegue a tener estándares que nos haga querer atendernos ahí”, dice Arteaga. De acuerdo a Calderón, además de fortalecer a la salud, se deben crear incentivos para mantener a los profesionales de este ámbito, ya que “faltan especialistas y profesionales que quieran trabajar en el sector público, porque saben que en el sector privado están las mayores rentas”. Felipe Delpin, alcalde de La Granja y presidente de la comisión de salud de la Asociación Chilena de Municipalidades (Achm), postula que se trata de “una mirada absolutamente economicista de la salud, y esto se tiene que revertir con mayor inversión del Estado, creando hospitales”. Según Albornoz, puede ser que en un futuro “cuando se realicen mayores inversiones, éstas se hagan en otras comunas distintas, donde ahora no hay prestadores”, además de no descartar mayor complementación entre el sistema público y privado. Para el presbítero Felipe Berríos, es necesario que esta tarea la asuma el Estado y no los privados: “No podemos pedirles a las clínicas que hagan algo cuando es su sistema el que ha transformado la salud en un negocio”. Fuente: http://www.latercera.com/noticia/nacional/2016/05/680-679781-9-el-64-de-las-clinicas-en-la-region-metropolitana-esta-en-el-sector-oriente.shtml
  11. Sernac inicia mediación colectiva con 14 clínicas tras detectar cláusulas abusivas Se encontraron problemas vinculados a autorizaciones con respecto al tratamiento de datos personales, falta de información veraz y oportuna. El Sernac inició mediaciones colectivas con 14 clínicas del país, luego de revisar, analizar y detectar en los pagarés y mandatos, que éstas entidades de salud ponen a disposición de los usuarios que solicitan una atención médica en sus establecimientos, la existencia de cláusulas abusivas que estarían vulnerando los derechos de los consumidores. Las clínicas involucradas, en este proceso extrajudicial son: 1.- Hospital Clínico Pontificia Universidad Católica de Chile. 2.- Hospital Clínico Universidad de Chile. 3.- Clínica Santa María. 4.- Clínica Antofagasta. 5.- Clínica Las Lilas. 6.- Clínica Alemana. 7.- Clínica Vespucio. 8.- Clínica Tabancura. 9.- Clínica Universidad de Concepción. 10.- Clínica Cordillera. 11.- Clínica Los Carrera. 12.- Clínica Avansalud. 13.- Clínica Ciudad del Mar. 14.- Clínica Las Condes Entre los incumplimientos a la normativa se hallaron pagarés y mandatos con letra inferior a 2,5 milímetros; eximentes de responsabilidad; renuncia anticipada de derechos; prórrogas de competencia; falta de información veraz y oportuna con respecto a los gastos que los usuarios deben asumir; vulneración a la ley de protección de datos personales, entre otros. Es por ello, que el Sernac inició estas mediaciones colectivas con el propósito que estos establecimientos de salud modifiquen estas cláusulas y se ajusten a la normativa actual y vigente. El director del Sernac, Ernesto Muñoz, afirmó que una cláusula abusiva es aquella que establece un desequilibrio en perjuicio del consumidor y están prohibidas por la ley. También desinforma al usuario de sus derechos, pues lo hace creer que es válida por estar escrita en un contrato. Por último, la autoridad señaló que “cuando existe un grupo importante de consumidores afectados, la mediación colectiva es el mecanismo rápido y eficiente para lograr soluciones y en este caso, se trata de la eliminación de estas cláusulas abusivas”. www.latercera.com
×