Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Chile'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 448 results

  1. 14 Abril 2019 Chile se suma a otros 19 países que buscan crear fondo de 10 mil millones de dólares para Venezuela Veinte países, entre ellos Chile y Estados Unidos, están impulsando la creación de un fondo de 10 mil millones de dólares para Venezuela. El dinero, según informó el ministro de Hacienda, será puesto a disposición del eventual nuevo gobierno de ese país. Lee también... EEUU impulsa fondo de financiamiento comercial de USD 10.000 millones para Venezuela El senador de la UDI y miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores, Iván Moreira, defendió la iniciativa, indicando que Chile siempre va a estar preparado para ayudar. El parlamentario agregó que todos los chilenos deberían respaldar esta determinación. Si bien aún no se anuncia cuál será el aporte económico que realizará Chile, el anuncio ya generó rechazo. El diputado socialista, Manuel Monsalve, criticó la iniciativa y señaló que el Gobierno debe dar explicaciones, porque se recorta el presupuesto para iniciativas sociales, pero estos están disponibles para Venezuela. “A los chilenos les dicen que no hay recursos, que es necesario hacer ajustes, recortes presupuestarios, que no hay recursos para mantener la gratuidad en la Educación Superior a 27 mil jóvenes, pero para colocar recursos en Venezuela, para gastar recursos en Venezuela no hay problema”, agregó el diputado. El alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, también se sumó a las críticas y señaló que si Chile desea ayudar a Venezuela, podría hacerlo presionando a Estados Unidos e Inglaterra, para que devuelvan los más de 70 mil millones de dólares que tienen retenidos a los venezolanos. “En Chile faltan muchos recursos para muchas políticas que están desfinanciadas”, añadió Jadue. Además de Chile y Estados Unidos, países como Alemania, Argentina, Colombia, Ecuador, España, Francia y Reino Unido también se sumaron a esta iniciativa Fuente: https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2019/04/14/chile-se-suma-a-otros-19-paises-que-buscan-crear-fondo-de-10-mil-millones-de-dolares-para-venezuela.shtml
  2. Paulina Susana Rubio Dosamantes (n. Ciudad de México; 17 de junio de 1971), es una cantante y actriz mexicana que ha vendido alrededor de 20 millones de discos en toda su carrera discográfica. El 30 de abril de 2007, contrajo matrimonio con el empresario español Nicolás Vallejo-Nájera "Colate". Es hija de la reconocida actríz mexicana Susana Dosamantes. Fue conocida en su país natal con la banda musical Timbiriche, en 1981, y se separó del grupo en 1991 después de haber grabado casi 10 álbumes de estudio con la banda. En 1992 lanzó La chica dorada, siendo su debut discográfico como solista con la compañía EMI Music. Tiempo después lanzó sus siguientes álbumes: 24 kilates, El tiempo es oro y Planeta Paulina, este último en grabar con EMI Music. Más tarde, Paulina Rubio se convirtió en una de las artistas mexicanas con más proyección de México. En el año 2000, firmó un contrato con Universal Music Group, una compañía que la llevaría a ser conocida internacionalmente. En ese mismo año lanzó el álbum Paulina. El disco se colocó en las listas de los álbumes más vendidos del año 2001, además de que le entregaron dos discos de diamante en mexico por haber recaudado más de 2.500.000 vendidas solamente en México. En España se consagró como la primera artista mexicana en conquistar el público español gracias al tema "Vive el verano". Debido a sencillos como "Lo haré por ti", "Y yo sigo aquí", "Yo no soy esa mujer y "El último adiós". El álbum ha logrado vender más de 5 millones de copias a nivel mundial. Para ese tiempo los medios la denominaban el "Huracán Mexicano debido al éxito que produjo con su carrera. En 2002, Universal Music y Paulina Rubio decidieron que era tiempo de dar un paso internacional con el álbum Border Girl, el primer sencillo, "Don't say goodbye" "(Si tú te vas)", rápidamente se filtró en varios países de Latinoamérica; el video y canción gusto al público nipón y fue ahí cuando hizo su gira en dicho país. En 2004 publicó su tercer álbum internacional Pau-latina, con sencillos como "Te quise tanto" y "Dame otro tequila", los cuales ocuparon los primeros lugares de las listas de sencillos de América Latina y Estados Unidos, lo que le valió ser considerada como la cantante mexicana con mayor proyección a nivel internacional. Le seguieron Ananda en 2006 y Gran City Pop en 2009.Paulina ha conseguido vender mas de 20 millones de discos en todo el mundo. Discografia 1992 - La Chica Dorada 1993 - 24 Kilates 1995 - El Tiempo Es Oro 1996 - Planeta Paulina 2000 - Paulina 2001 - I'm So In Love 2002 - Border Girl 2004 - Pau-Latina 2006 - Ananda 2009 - Gran City Pop 2011 - Brava!
  3. Pacto de Fuga: La película chilena que está inspirada en el escape carcelario más grande del país La cinta protagonizada por Roberto Farías y Benjamín Vicuña llegará a los cines en octubre de este año. En octubre de este año se estrenará Pacto de Fuga, una película de suspenso y acción que está inspirada en un evento real que ocurrió en 1990 en Chile. La cinta trata de la fuga carcelaria de medio centenar de reos de la Cárcel Pública de Santiago, planeada y perpetrada por 24 presos que cavaron un túnel de más de 80 metros de largo, escondiendo 55 toneladas de tierra dentro del penal, lo que les tomó más de un año de construcción, utilizando sólo un destornillador. Ni los presos comunes de las celdas cercanas, ni los gendarmes que los vigilaban a diario descubrieron el plan que llevaría a 49 reclusos a alcanzar la libertad en uno de los escapes más sorprendentes de la historia penal chilena. Dentro del reparto se encuentran destacados actores y actrices nacionales, entre ellos Benjamín Vicuña, Amparo Noguera, Roberto Farías, Francisca Gavilán, Victor Montero, Willy Semler, Mateo Iribarren, Diego Ruiz y Eusebio Arenas. La dirección, en tanto, está en manos de David Albala.
  4. Historia del topic acá https://foros.fotech.cl/topic/350140-economia-diciembre-crecimiento-de-noviembre-podria-ser-el-mas-bajo-del-ano/?hl=%2Beconomia&do=findComment&comment=24463591 01 Enero 2018 Forbes dice que Chile y Uruguay son los mejores países sudamericanos para negocios La revista especializada en finanzas y negocios destacó a Chile por un alto nivel de comercio exterior y una reputación de instituciones financieras sólidas, Chile y Uruguay son los mejores países de Sudamérica para hacer negocios en 2019, según un ránking publicado por la revista estadounidense Forbes. Sobre un total de 161 países analizados por Forbes en cuento a su posibilidades de negocios en 2019, Uruguay ocupa el segundo puesto en Sudamérica, detrás de Chile, y por delante de Brasil, Argentina y Paraguay, que se sitúan en los puestos tercero cuatro y quinto, respectivamente. Esta revista especializada en finanzas y negocios fundada en 1917 determina también que en el conjunto de Latinoamérica los destinos preferibles para hacer negocios en el nuevo año son Chile, Costa Rica, México, Uruguay, Perú, Colombia, Brasil, Argentina, República Dominicana, Guatemala, Ecuador y Paraguay, por este orden. En el conjunto de los 161 países evaluados por Forbes, Chile ocupa el puesto 33, Costa Rica el 48, México el 54, Uruguay el 58, Perú el 64, Colombia el 67, Brasil el 73, Argentina el 76, República Dominicana el 91, Guatemala el 97, Ecuador el 99 y Paraguay el 114, Honduras el 120,Bolivia el 128 y Nicaragua el 135. Forbes destaca que Chile es un país caracterizado por un alto nivel de comercio exterior y una reputación de instituciones financieras sólidas, así como una política consistente que le ha otorgado la calificación de bonos soberanos más sólida de Sudamérica. Las exportaciones de bienes y servicios de Chile representan aproximadamente, según Forbes, un tercio de su Producto Interior Bruto (PIB) y los productos básicos el 60% del total de las exportaciones. El cobre es la principal exportación de Chile y proporciona el 20% de los ingresos del Gobierno. Sus principales datos macroeconómicos son un PIB de 277 billones de dólares a diciembre de 2018, con un crecimiento del 1,5%; un PIB per cápita de 15.300 dólares; una relación entre balanza comercial y PIB negativa, del -1.5%; una población del 17,9 millones, una relación entre deuda pública y PIB del 24%, un desempleo del 6,7% y una inflación del 2,2%. Sobre Uruguay, la revista económica estadounidense resalta que este país austral tiene una economía de mercado libre caracterizada por un sector agrícola orientado a la exportación, una fuerza laboral bien educada y altos niveles de gasto social. También señala que ha buscado expandir el comercio dentro del Mercado Común del Sur (Mercosur) y con países que no son miembros de este bloque y que su presidente, Tabaré Vázquez “ha mantenido una combinación de políticas pro mercado y una fuerte red de seguridad social”. Tras las dificultades financieras a fines de la década de 1990 y principios de la década de 2000, el crecimiento económico de Uruguay promedió un ocho por ciento anual durante el período 2004-2008, añade Forbes. La crisis financiera mundial de 2008-2009 frenó el vigoroso crecimiento de Uruguay, que se desaceleró al 2,6% en 2009. Sin embargo, el país evitó una recesión y mantuvo las tasas de crecimiento positivas, principalmente a través de un mayor gasto público e inversión. El crecimiento del PIB alcanzó el 8,9% en 2010, pero se desaceleró notablemente en el período 2012-2016 como resultado de una nueva desaceleración de la economía mundial y de los principales socios comerciales de Uruguay y sus contrapartes del Mercosur, Argentina y Brasil. Las reformas en esos países deberían dar un impulso económico a Uruguay, subraya Forbes. El PIB de Uruguay a diciembre de 2018 es de 59 billones de dólares, con un crecimiento del 2,7%; su PIB per cápita 16.200 dólares; la relación entre su balanza Comercial y el PIB es del 1,5%; su población 3,4 millones; la relación entre deuda pública y PIB 66% el desempleo el 7,6% y la inflación el 6,2%. Fuente: https://www.latercera.com/pulso/noticia/forbes-dice-chile-uruguay-los-mejores-paises-suramericanos-negocios/467005/
  5. XVII. El Reino de la Verdad. (parte 2 y final) -… Tu eres el tipo que estas en los vídeos ¿no es verdad? - concluyo con voz grave y sin cambiar la expresión de seriedad en su proceder. Yo le quedé mirando sin saber que decir, Nicom hizo lo mismo. -A mí no me engañas…- me dijo cerrándome el paso. -¡No puedo creer que el mismísimo Testoreneitor esté en mi departamento!- exclamó sorprendido y feliz. Nicom me miro cerrando los ojos como si fuese un alivio tal conclusión. -¡…De verdad esto es increíble!- repetía en tanto ella me miraba conteniéndose que cubría con una sonrisa que de vez en cuando le regalaba a su novio que entusiasta le comentaba cosas que había visto en mi canal. Pronto llegaron más invitados, los comentarios, salieron las fotos de grupos conmigo y todo ese alboroto que surge y que estoy acostumbrado, ella me miraba y a veces le pude encontrar, le veía triste, le vi incluso en un momento que una lagrima caía por su mejilla y que limpió con la manta de su hijo. Me dejaron libre por unos segundos ya que se distrajeron subiendo este momento a las redes sociales, yo la miré sin saber que decir; era obvio concluir que ella ya tiene una vida y una familia. Finalmente, me disculpé con todos, inventé una urgencia, agradecí y fui amable para no despertar sospechas, me acerqué a Nicom, le besé la mejilla con suavidad y me retuve una fracción de segundos antes de separarme, también le miré a los ojos, ambos brillosos, así como los míos, como celdas que retienen el llanto y los sentimientos. Luego y escoltado por la gente y sus repetidas peticiones para que no me fuera aún, logré salir de su departamento alejarme y en el cajón de la escalera, romper a llorar. Sentí esa profunda tristeza, fue demasiado para mí, pensé que sucedería de otra manera e incluso antes de subir al coche, mire para arriba, a sus ventanales que estaban iluminadas y llenas de sombras de la gente que en ese momento le cantaban el cumpleaños feliz, me mantuve unos segundos, luego me largué, lento y con dirección a ningún sitio. Xunu veinte y seis apareció en mi mente como esa fecha especial, puede que por esa razón yo haya dejado para enviarle estos recuerdos, puede que REDO se encargara de eso; aún quedan por menores que no enlazo, pero ya da igual, de una o sea de otra forma, esto termina siempre mal. ¿Que nos pasó? Detuve mi andar en la costa más próxima, me bajé de coche y me asomé por el balcón a mirar como las olas golpeaban los roquerios que estaban al final de este peñasco. Ya avanzaba la noche ya hacia demasiado frio, ese que cala el alma. Tengo tanta impotencia, que solo puedo llorar, solo y en silencio, porque no podía ya decir nada de esto y no podía hacer nada para cambiarlo, porque cada vez que pensaba en esto, volvía a mí la mirada de Nicom y fue suficiente para saber que esto no da más. Metí las manos al bolsillo de mi chaqueta para calentarles y sentí el bulto de la cajita que llevaba con su anillo dentro; le miré una vez más, recordé momentos e intenciones que se fundieron ahí, recordé porque no se la había entregado y supe enseguida que ya no había razón para ello. Le metí con cuidado dentro de su caja, cerré bien su tapa y le abandoné sobre la baranda. Me metí dentro del carro, me sentí más guarecido del frío de esta noche, ya empezaba a caer más fuerte la vaguada de la costa y eso sumado al rocío marino dejado por las olas al chocar con las rocas, me había terminado por entumir. No sabía a quién recurrir, que hacer, me sentí muy solo, sin salida en esta insoportable confusión y del recibir y encajar momentos y recuerdos que resultan ser dolorosos. Tomé el Biper y contactando al HV, realicé una llamada a Ronas, pensé en él, que me pudiera ayudar, sé que lo recuerda, porque ahora se me ha venido su imagen de quién es que veo en la instancia final antes de un –rehacer- es él que me ha sacado cuando estoy tirado, debajo de algo o del sitio en que termino. Es posible que él recuerde todo, quizás no me ayudará en nada que resuelva esto, pero necesito hablar con alguien que pueda entender esta desenfrenada locura, no estoy bien. Desafortunadamente, nadie contestó al otro lado, saliendo luego de varios tonos de discado, la posibilidad de dejar algún mensaje que aproveché y que impregné en una decisión donde este sujeto será el primer informado. -Ronas, me harté de la verdad, ya no puedo con esto, mañana me cuentas como resultó todo si vale la pena hacerlo, porque del resto e incluyéndome, de seguro que no recordaremos este día como lo harás tú…- Me devolví en dirección al centro de la ciudad, mientras me hacía cargo de hacer unas cuantas llamadas, ya solo quiero olvidar, pero esta vez será para siempre. ---------------------------------------------------ooo----------------------------------------- Recepción a Virreyes, Capital Central del Reino de Halcyon Norte. (CCHN) Para ser honesto consigo mismo, me tienen algo agotadas las recepciones a la realeza; no es nada particular, pero el hacer esto frecuentemente donde debo estar con mi mejor predisposición y siempre dispuesta a seguir alguna aburrida y repetida historia de mis pares más viejos, es algo que hoy me cuesta demasiado soportar. Tengo demasiados problemas en mi cabeza, algo que mi padre no entenderá, solo debo de hacer el papel que me corresponde en la ausencia de mi madre que nos dejó hace unos años. Ahora entiendo lo extenuante de su labor y lo que significa acompañar al soberano en estos encuentros políticamente correctos y necesarios. Al menos me dejó claro cómo superarlo; una sonrisa, un gesto amable, un brindis y la atención en la conversación que te guste o no, “solo míralos como si te importara” eso me decía mi madre mientras estoy bebiendo con tres virreyes de avanzada edad a los cuales, hoy en particular me cuesta mucho concentrarme en sus historias. -Su alteza…- me dijo un mensajero que se acercó cauto para hablarme próximo al oído. -Tiene una llamada urgente…- -¿Quién es?- - Dice que es de un amigo cercano suyo…- Eso me causó extrañeza, sumando la hora de esta llamada. Me disculpé con mis comensales y caminé a un salón cercano, donde el mensajero me ha abierto la puerta y se ha retirado tras cerrarles. Usé el teléfono de la sala y le dejé en manos libres. -¿Se identificó?- - Su alteza, habla el jefe de seguridad, Niusk, he rastreado la llamada, es real, no hay distorsiones o emulaciones, se niega a darme detalles, pero asegura tener información vital, insiste en hablar con usted, es de Halcyon Este.- - ¿Cómo se llama? - - Dice que se llama Redo…- yo me quedé en silencio. -Es muy insistente, dice que es un asunto de seguridad del reino, si gusta me hago cargo, pero insistió que usted sabe de qué se trata…- - Hablaré con él…- - Como ordene. - A los segundos empecé a oír la respiración agitada de alguien al otro lado. -Habla la Princesa Romine, ¿quién eres realmente? – -Mi nombre es Ronas, soy de Halcyon Este…- -Ronas; bueno verás, no tengo idea quién eres, pero te diré que son pasada la media noche, me he salido de una recepción de virreyes de distintas zonas de mi reino para atender tu llamada urgente, espero que realmente sea algo importante lo que tengas que decirme…- le interrumpí. -¡Así que habla pronto!- -Para serle sincero, no tengo idea si sea importante para usted, solo hago lo que me pidieron, espero que usted sea la persona correcta y lo entienda y sepa que hacer. - -¿De qué estás hablando?- - Se activará un reinicio…- - ¿Reinicio? ¿esto es una broma? ¡Pierdes tu tiempo Ronas, ve a otro con historias de misterio! – - ¡No puedo decirle más, sin saber que usted es la persona! - - ¿Quién te dijo que me llamaras? - - Por favor diga que lo sabe…si no estaré perdido… y sin empleo…- - ¿Que sabes? - le pregunté. - ¡Vamos habla! - - ¡Bradco, él me dijo que le llamara, usted sabría que hacer!- me quedé en silencio al saber de él. - ¿Cómo lo conoces? - - Soy su amigo, también su jefe en la planta…- dijo - Si esto es una broma….- - Recuerdo todo…- Yo me quedé pasmada. -Y si usted es la persona, sé también que debe recordarlo…- Me di unos segundos para tomar razón de la situación; está sucediendo de nuevo, pero es muy distinto. - Tu eres el otro que liberó él ¿no es así? - Soy yo…- me confirmó. -¡Él recuerda todo, no sé cómo sucedió, pero está muy confundido y alterado!, me dijo de inmediato que activaría un reinicio más, que ya para mañana no importaría.- - Supongo que eres tú, ¿Dónde está él ahora? - - ¡Está en algún centro nocturno, desde ahí me llamó, activará un reinicio, ¡usted como yo, sabe lo que significa! - - ¡Si lo sé!- le respondí sintiendo un escalofrío en la espalda. -¿Qué más te ha dicho?- -Me habló de Savoy, recordó a Nicom, su exnovia, dice que la encontró…- Lo ultimó fue muy incómodo oírlo. – No es como las otras veces…algo sucedió, porque todo estaba normal, no se conocieron y… - ¡No podía creerlo, Bradco!, ¿pero cómo ha recordado?, ¿Por qué reiniciará?, ¡no ha sucedido nada como la vez anterior! -Ronas, búscalo, búscalo donde sea y me avisas, ¿entiendes?- le dije.- Aguarda en línea, te daré una conexión segura y directa.- -Si, sé que tengo que hacerlo, lo haré. - -¡Daphne!- llamé a mi asistente que entró a la habitación.- ¡Tengo una situación urgente: la llamada que tengo, asígnale un canal privado, directo a mi bíper.- le expliqué mientras ella tomaba notas en su tableta.- ¡Necesito transporte aéreo, debo salir de inmediato!- -Su alteza, haga contacto con el HV por favor. - yo coloqué el índice sobre la interface HV del escritorio. - Código de voz RZCTIS36.- Ella se quedó en silencio un par de segundos. - Princesa, debo confirmar… parece que hay un error en lo que pide, le estaba preparando el bicoptero Real: ¿Me está solicitando un transporte militar armado…?- -¡Si! Y con marines, ¡incluye además dos androides de la guardia armados, un médico y asistente!, ¡tengo prisa! - - Confirmado la orden... - me respondió nerviosa. -Esta completada…El cuadroptero SpireOne del cuerpo de marines estará disponible en veinticinco minutos, el carro le espera en la puerta para llevarle a la base Exacon, donde está siendo alistado.- -Muy bien, voy abajo. - -Notificaré al Rey de inmediato…- -No lo hagas- le dije deteniéndola. -Anula la notificación, él no debe ser molestado con esto, yo lo atenderé personalmente y le informaré cuando sea su debido momento ¿entiendes? - -Su alteza, si pide fuerza militar, el protocolo dice que debo avisar al Rey….- - ¡Es una operación reservada bajo mi responsabilidad, no llamarás ni a mi padre, ni al jefe de seguridad, a nadie, es una orden!, - Como diga su alteza. – respondió bajando la mirada. - Quiero que el comandante del equipo me llame al bíper cuando esté listo. – le dije en tanto bajábamos por el elevador a la entrada donde aguardaba mi carro. En el interior del vehículo, aproveché de cambiarme por ropa adecuada y mucho más cómoda. No sé cómo esto se vendrá, pero espero que sea con el más bajo perfil posible. -Princesa Romine. - escuche por los parlantes interiores. - el transporte se encuentra en la pista y esperándole, el cuerpo de marines se está reportando, abordará junto con los androides y el cuerpo médico, necesito que me instruya detalles de la misión. - -Comandante, lo primero que le diré es que esta es una operación reservada con prioridad máxima, nada de esto podrá ser divulgado, ¿lo comprende? - -Por supuesto Princesa, estamos a sus órdenes. - -Debemos entrar en territorio que no es nuestro, encontrar a un sujeto, su nombre es Bradco Evile, su expediente está ya disponible, el objetivo es sacarlo y traerlo a salvo a nuestro reino. – -Aquí dice que es un residente de Halcyon Este… - -Así es, es una operación en cubierta, el sujeto es muy importante para los intereses del reino, debe ser extraído a toda costa… - le expliqué. – Estoy próximo a llegar para abordar. - -¿Es necesario que nos acompañe?, podemos traerle de igual….- -Yo iré con ustedes comandante, ¿alguna objeción con eso?. – -Claro que no, como ordene su alteza. - Luego de arribar al cuadroptero, me dirigí a la cabina de mando donde me reuní con el comandante de la misión, finiquitamos detalles mientras nos aseguramos los cinturones de los asientos, me ha dicho lo complicado que es el volar por cielo de otra jurisdicción, me advierte que es posible que nos quieran derribar incluso, yo sé lo que implica y se aún más los líos políticos que podemos enfrentar, que pueden ser peor que un arma. Vi por la ventanilla cuando los marines y el cuerpo médico solicitado abordaron, como así los androides que pedí. Estoy nerviosa, trato de no demostrarlo, pero no puedo dejar que Bradco lo haga, tampoco que lo capturen. -Comandante estamos listos. - se escuchó por los altoparlantes. -Usted autoriza…- me dijo el comandante mirándome a los ojos. -Procesa, a toda prisa. - le dije, escuchando como las turbinas comenzaron a silbar y el cuerpo de la nave a vibrar con ello. -¡Despegue!- El despegue fue rápido y preciso, como funciona mi cuerpo de soldados, estamos volando por un pasillo que limita las fronteras, acercándonos a la zona donde Ronas me ha llamado, esperando su señal para saber dónde cruzar la frontera. -Princesa, el AspireOne, está a quince minutos del límite de la frontera, ¿tiene información donde debemos cruzar? - -Aun no tengo nada…- le dije atenta a mi bíper por Ronas. -Su alteza. - me llamó el comandante apagando su comunicador que tenía puesto en su oreja izquierda.- Debo saber por qué pidió una unidad armada…- -Comandante, lo que le diré usted jamás le ha oído. - -Por supuesto…- -Ese sujeto es la clave de un arma, una que ni siquiera necesita disparar una bala para cambiar todo, si no lo recuperamos, Halcyon del Este lo hará. - le explique ante el asombro del sujeto. – Entenderá lo vital que es encontrarlo. - - Cuente con ello, lo traeremos. - En ese momento mi bíper sonó con una llamada entrante. -Princesa, creo que sé dónde está, es un bar discoteca del centro de la ciudad. - -Envíame tu ubicación, debes llegar a donde está él, sacarlo e iremos por ambos, debe ser muy rápido. - -Lo haré, estoy aparcando y entraré al recinto, espero poder ubicarlo dentro, está repleto. - -Comandante, necesito imágenes, video, fotos de lo que se o pueda ver dentro del lugar, hay que ubicarlo y deben decirle a este sujeto que me habla donde hallarle. - -Hicks, conéctate a la ubicación del civil, quiero que me envíes señal de lo que ve!- - De inmediato! - Escúchame civil Ronas, te llamara mi técnico de comunicaciones, conectaremos tu visión ocular, necesitamos ver lo que observas. Él te dirá que debes hacer.- -De acuerdo, solo que no lo haga ahora, estoy en el urinario!- -¡Comandante, estamos en la zona paralela a la ubicación del civil, espero autorización para cruzar la frontera!- Él sujeto me miro esperando mi parecer, yo le respondí moviendo la cabeza. – Nos detectaran pronto, vuela a baja altura, ve por la zona cuarenta tres, dirección sur….- le instruyó en tato yo pensaba en que esto acabe lo antes posible. Hay demasiado en juego si Bradco lo hace nuevamente, no sé si la siguiente vez, seguiré recordando y podré intervenir. -Comandante, estamos internándonos por territorio de Halcyon del Este, tiempo estimado de llegada; diez y ocho minutos. - -Hicks. ¿cómo vas? - -¡Ya casi Sr. Desafortunadamente el civil que nos apoya es un completo imbécil! - -¡No me importa si un retrasado o es de la era de piedra, has que funciones, tienes cinco minutos!- -¡Comandante!, tenemos una llamada de la torre de control de Halcyon del Este, nos piden identificar..- -Era de esperar, aguarda un momento…- -Van a detectar pronto que voy con ustedes, es parte del protocolo internacional, sabrán que voy dentro y es mejor, así bajarán las sospechas. - -Piloto, informe fallo en equipos de navegación, va con nosotros la princesa y solicitamos permiso para aterrizar en la base civil que está cercana a nuestro punto de recogida. - -Sr. Piden que la soberana se identifique por el protocolo. - Coloqué mi dedo en la interface HV y me identifique con el código internacional, el cual debo hablarlo para que se ratifique mi identidad y mi completa lucidez. -El código fue autorizado sr, no envían coordenadas para llegar, pero no es la pista solicitada, esta se desvía más al norte, quedaremos a quince minutos más del objetivo. - -¡Hicks!- -¡Lo tengo Sr. ¡Ya tenemos imágenes! - nos dijo el tipo al tiempo que las imágenes aparecieron en una pantalla que tenemos frente a nosotros. Allí pude ver a través de la vista de Ronas un lugar repleto de gente, luces destellos, música estridente, es difícil identificar a alguien ahí.- - Sr, nos piden disminuir la velocidad, un bicóptero va a nuestra posición y nos escoltará. – - ¿En cuanto tiempo llegará la escolta?- - seis minutos aproximadamente. - - No tenemos muchas alternativas si no queremos llamar la atención.- - Tendremos que hacer que Ronas sea nuestro milagro…- le comenté viendo como apareció a mi ventanilla, las luces lejanas de la nave aérea que nos escoltará el resto del viaje. - Comandante, necesito hablar con Ronas. -Por supuesto, Hicks, danos comunicación con el civil.- -Ronas, escúchame muy bien.- -Le escucho princesa.- -Nos desviaron a una base, pero está más retirada, no puedo ir por ti ahora, solo cuando estemos seguros que tienes a Bradco.- -¡ Ese será un problema, he preguntado a todo el mundo y me mandan de un lado a otro, es una locura!, Hay ciertos lugares que no tengo acceso, puede que esté dentro, su bíper no responde!- se explicó mientras avanzaba entre el tumulto de gente que festejaba y bailaba en ese lugar. -Tienes diez minutos para encontrarlo, no hay más tiempo!- -Lo haré.- -Hicks., ¿puedes rastrear el Biper del objetivo?- -¡Está apagado, pero su última ubicación confirma que está dentro!- -¡Por el Creador….! – me dije tomándome la frente con la mano. -¿Cuál es el plan comandante? – -Descenderemos en la base y realizaremos maniobras simuladas de reparación, dejaremos en modo de espera la nave, no se darán cuenta por un rato, cuando el civil tenga el “bulto”, tendremos que simplemente despegar y desviarnos, describiremos una curva y lo reclamaremos como otra falla, pero eso solo nos dará algo de tiempo, tendremos que salir rápido…- -Se darán cuenta, ¿no es así?- él movió la cabeza confirmando. -¿Qué sucede si nos negamos?- -Será por la fuerza, es una posibilidad…- -Deme alternativas comandante…- El sujeto no respondió de primeras. -¡Estoy esperando!- exclamé golpeando con el puño la consola que tenemos al frente. Él me miró sorprendido, pero le hice reaccionar. - Antes de bajar, podemos lanzar un par de marines en capsulas de descenso, ellos pueden recorrer ese tramo sin ser detectados, puede ayudar al civil. - - Tardarán demasiado, ¿puede hacerlo un androide? - -Si, puede, pero su presencia, no pasará inadvertida, se lo aseguro. – -No hay otra opción, estamos contra el tiempo, hágalo. - -¡Atención equipo!.- dijo el comandante.- ¡Vamos en dirección a la base asignada, realizaremos maniobras de simulación de reparaciones, dejen todo preparado, el personal técnico que baja, sin ningún arma, no podemos despertar sospechas. Piloto, realice maniobras de descenso en tres minutos, sincronicen relojes, simule falla de altímetro y lance el androide a tierra. - instruyó. - ¡Hicks, asegúrate que encuentre al civil, pero mantenlo en cubierto hasta necesitarlo, recibida la señal del civil, iremos por ellos y nos vamos cagando leches! - Yo le miré extrañada por tal expresión. Pasaron los tres minutos a contar de la marca del comandante, el piloto realizo una maniobra brusca que nos bajó repentinamente, en ese momento, dio la señal y se dejó caer el androide. Había silencio absoluto del personal, solo se dejó pasar el audio de la conversación del piloto con el de la escolta. - Alfa Octuber uno, ¿Qué sucedió? ¡Parece que algo se desprendió de su fuselaje!- - ¡Perdimos una antena auxiliar! Tenemos dificultades con el sistema de navegación, está muy inestable, ¡Esta nave es un desastre!- -De acuerdo Alfa Octuber uno, ¡solo tratemos que llegue en una pieza a tierra!- No tardamos mucho en llegar a la base señalada, por la pantalla vi como desafortunadamente nos alejó de nuestro objetivo. En paralelo, el monitoreo mostró que el Androide avanzó a campo traviesa y ahora está volando a muy baja altura para entrar a la ciudad, donde uno de los marines, lo dirigirá para ocultarlo. Hemos llegado a la base, estamos descendiendo verticalmente y hemos alcanzado tierra firme. La tripulación esta inquieta y se ha hecho los preparativos para este montaje de esta supuesta falla. Yo en tanto solo espero noticias de Bradco, solo contamos con Ronas para salir de esto. -Usted aguarde aquí. - me dijo el comandante. -Vendrá un oficial a recibirnos, hare que tarde un poco más antes de que hable con usted. - - Comprendo, esperaré sus novedades. – Me quede en la cabina, mirando la señal algo intermitente de lo que Ronas ve, aún no lo encuentra, miré mi bíper, ya son más de la una de la madrugada, se nos agota el tiempo y no tenemos señales de Bradco. -Comandante!- escuché al tal Hicks.- Lo tengo!- -Él no está, dime que encontraste.- -Su alteza, el objetivo ha hecho un contacto con un HV, está a unos cuantos metros del civil,!- -Guíalo enseguida, tenemos que encontrarlo.- -Su alteza.- escuche por el alto parlante de la cabina de mando.- Tiene una vídeo llamada con prioridad.- -¿quien es?- -Es el virrey Harket, de este reino.- -…Harket…¿Qué hace llamando…? – me pregunté sorprendida.- Pasa la llamada por favor.- le ordené. En ese momento, apareció el rostro del virrey en la pantalla frontal. -Romine, ¡Pero que sorpresa! – me dijo sonriendo. -Si , aquí me vez, de comisión en mis virreynatos y con algunos problemas técnicos, nos quedamos sin orientación.- -¡Ya sabes que tienes que invertir en renovar tu flota, una princesa tan bella debería viajar con más lujos, te estas quedando a tras! – me dijo con algo de sarcasmo. -Si puede ser, lo que pasa es que invierto mucho en el bien estar de mi reino, más que en lujos personales…- -Ya veo, pero no sirve si su soberana queda varada en medio de la nada o bien en territorio ajeno… ¿no lo crees?- -Mis técnicos ya solucionaran el problema, no te quitaré más tiempo y mañana me haces el día con las bromas y chistes para que todo el reinado de aquí hasta Erva se entere que vuelo en una chatarra…- -Eso te aseguro que sucederá Romine, - me confirmó riendo. -Princesa.- me dijo Hiks por el interno que escucho por el audífono.- Ronas no puede acceder, es una acceso Vip, esta custodiado por guardia, le han sacado a patadas….- -Agradezco mucho tu consideración con esta falla, me indican que ya están listos, debo dejarte, me llamará mi padre…- me excusé colocándome de pie. -Claro, por su puesto .- respondió .- Solo aclárame una cosa.- me dijo deteniéndome volteando hacia la pantalla.- ¿Desde cuándo la soberana del reino viste de marine para ir a ver sus tierras? Y ¿a esta hora?- me preguntó luego de levantarme de mi asiento y notar como estaba vestida. No supe que decir instantáneamente, me atrapó. -¿Me vas a decir que son “tendencias”? – me preguntó cambiando su tono.- Vienes por algo a mi reino y para que te tomes la molestia de venir con tus marines en una nave militar, debe ser, demasiado importante ¿no lo cree mi bella princesa?- -¡Mira ya sé que estoy en tu reino, pero te diré que como haga las cosas en mis tierras es mi asunto!- le respondí tomando el control. – Te agradezco por todo, pero debo dejarte. – le dije acercándome para presionar la pantalla y colgar la llamada. -Vienes por REDO, ¿no es asi?- me encaró.- Como tú, también recuerdo, no sé si más que tú, pero se del proyecto…- -Harket, no sé de qué hablas….- -No está todo perdido, la pieza faltante, esa que busca Paal sin decirle a nadie, tú sabes quién es, no me engañas Romine, sabes que no puedes..- yo le quedé mirando, estamos en jaque, lo sabe. -¡Pudrete Harket!- le dije cortando la llamada.- ¡Comandante, lo saben!.- le dije por interno.- ¡Hicks, envía al “hermano mayor” de Ronas y encuéntralo ya!- -¡Si, su alteza!- -¡Comandante, el androide va al objetivo. Ingresando por acceso trasero, ¡encontramos al sujeto!, pero ¡hay intercambio de disparos en el lugar!- -¡¿Quién dispara?!- -La guardia del local, enfrentó al androide, creo que ya llamó suficientemente la atención. - -Princesa Romine, debe venir de inmediato, ¡esto es un caos! - me dijo Ronas entre todo el ruido y griterío. – -Hicks ¿tienes la posición? – -¡La tengo! – -Comandante, de la orden, ya lo tenemos localizado. - -Entendido. - respondió.- Piloto, active la nave, nos vamos ya.- Me dirigí a la cabina de los pilotos, desde ahí pude ver como el equipo se replegaba y a prisa guardaba todo el equipamiento, en tanto el comandante parecía despedirse a prisa de su par, que no entendía lo que pasaba. - -Torre, aquí AspireOne, solicita permiso de despegue, nuestro sistema de navegación ya está en orden.- -Recibido AspireOne, debe esperar bicóptero de escolta, este despegará en unos minutos, se está recargando celdas de energía. - -Torre, agradecemos, pero tenemos prisa por retornar a nuestro reino, si fuese posible, agradeceremos que nos deje marchar por ruta eco cuatro, alfa que nos asignó.- -Negativo AspireOne, debe esperar escolta.- nos decía el control, en ese momento llegó el comandante a la cabina. -Comandante, ya lo tenemos, pero también irán allá luego….- -Piloto; despegue de inmediato. – -Si Señor.- respondió activando los motores que empezaron a silbar agudamente y elevarnos. -AspireOne, no tiene permiso de salida aún, debe aguardar.- -¡Vámonos ya! ¡ya! ¡ya!- Exclamó el comandante sintiendo como esta nave nos eleva rápidamente y se enfila en dirección al sur, donde retomamos ruta directa. -¿Cuál es la situación Ronas?- le pregunté viendo las imágenes que nos llegan. -Algo no está bien, está muy débil, no sé si está drogado, ¡no sé qué hacer!- Decía viendo la imagen de Bradco que estaba sobre un sofá. La luz no era buena, pero distinguí que se mueve y mira a Ronas, no tiene buen aspecto. -¡Piloto!. Vamos date prisa!-. Llegamos al espacio aéreo dentro de la ciudad, nos acercábamos a las coordenadas que nos envió el androide que custodiaba a ambos, las llamadas de la torre de control fueron insistentes, hay advertencia de uso de fuerza si no descendemos, pero ya es tarde para todo eso, no podemos rendirnos ahora. -Comandante, necesito bajar .- -¡Imposible! ¡Su alteza, no puedo dejarlo, su seguridad esta primero! - -El civil se ve enfermo, debo asistirlo con el médico, no puede morir!- -No puedo. - -¡Le advierto que bajaré con o sin su ayuda!- El sujeto me quedó mirando sintiendo la presión que le daba sobre la actual que estamos pasando al ser prófugos en tierras ajenas. -Tiene diez minutos para ir y volver, no podemos esperar más, si nos alcanzan no podremos salir. – dijo.- Marines, escolten a la princesa y al doctor, traigan a los civiles, rápido y efectivo., prepárense!- Cuando llegamos al punto, la nave descendió en un claro del estacionamiento, prácticamente, empujando y aplastando algunos carros. La rampla trasera se abrió, bajé a toda prisa junto a un par de marines y el segundo androide que escoltaron tanto a mi como al médico. Entramos al recinto, donde una parte no se entera de lo que sucedía y seguía bailando y riendo, y una segunda sección donde penetró el grupo, que el caos reinaba luego del enfrentamiento a tiros que se cargó a un par de guardias y un destrozo de paredes y muebles. -¡Por aquí!- grito el marine que va de guía. Cuando recorrimos el ultimo pasillo, donde desembocó el cuarto más grande, donde todo estaba perforado y despedazado, encontramos al androide de pie y en guardia resguardando a Ronas que estaba junto a Bradco que permanecía tendido en un sillón. Me acerqué a él, le tomé la mano y le acaricié su cara, me miró, pero no parece reconocerme. -¡Bradco, no me hagas esto!- El medico intervino de inmediato he hizo un chequeo expreso. -¡Tardamos demasiado!- dijo Ronas lamentándose. -Sus signos están débiles, tiene una condición que pareciera que está bajo el efecto de alguna droga, esta con pupilas dilatadas, algo de fiebre, puede ser una intoxicación, debemos llevarlo de inmediato a un hospital. - -¡Marines, tómenlo, nos vamos!- ordené haciendo que ambos le cargaran en andas.- ¡Ronas nos vamos!- -¡Se aproxima otro cuadroptero!- nos advirtieron por radio. -¡Ya saben que estamos aquí!- No tardaron en llegar y darnos alcance, lo siguiente fue una verdadera batalla campal, estaban bien armados, tenían androides como los nuestros, sabían a quién disparar, sabían a quién matar, Se volvió todo caótico, se sumó el pánico colectivo, disparos, gritos, uno de los marines cayó muerto, el otro se llevó a Bradco sobre su espalda, Ronas ayudo, un androide nos cubrió, el otro se quedó reteniendo al resto, escapamos y recorrimos el mismo camino, eso creo, también tuve que disparar y abrir fuego, sentimos una explosión tras nosotros, Hicks nos dijo que se auto exploto el androide rezagado, él se ocupó de guiar nuestra salida al aparcadero que era un espacio abierto, pero convertido en un mar de gente que huía. Cuando llegamos ahí, no estaba el Aspire One y nos empezaban a sitiar ya que nos superaban en número, seguimos nuestro escape, pasando entre la gente para llegar al otro extremo del aparcadero, donde nuestra nave descendió y abrió su compuerta para dejarnos entrar, ahí fue donde cayó el segundo marine herido, sangraba mucho de la pierna, dejo una mancha serpenteante cuando el resto del equipo lo arrastro por la rampla para entrarlo a la nave, cayeron otros heridos que recibieron impactos mientras nos cubrieron, se hicieron cargo de Bradco, que parece estar casi inconsciente, el otro androide se encargó de cubrirnos, se quedó en tierra, mientras se despedazaba con cada impacto. Oí al comandante dar órdenes, fue por mí que estaba tirada sobre la rampla cubriéndome de los disparos que entraron en tanto se cerraba, nos elevamos rápido, el rebote de proyectiles se escuchaba por doquier en el casco. Los heridos fueron llevados la sección donde les trato el oficial médico, Bradco estaba sobre una camilla, también, sangraba por la nariz, se veía débil y desorientado. La situación estaba extrema en tensión, volábamos a toda prisa, seguidos por otra Aero nave que nos exigía descender y rendirnos. Yo me quedé con Bradco, a pesar de que el comandante me pedía ir a la cabina de mando por mi seguridad. Él no hablaba, trataba de decirme algo, pero con el caos fue difícil oírle, la nave se movía y se remecía, nos disparaban, lo hacía cerca intencionalmente, pero nos sacudía con violencia, No me importó si los demás se percataron del afecto que le tengo, le acaricié su rostro y le hablé tratando de que reaccionara. El asistente medicó le coloco suero y otras cosas, le examino con un scanner portable, le ayudé con ello porque nos movíamos de un lado para el otro, nos sacudíamos y se hacía difícil mantenerse en pie. -¡Comandante nos siguen dos naves, otra viene a interceptarnos desde el norte!- -¡¿Cuánto resta para la frontera?! – -¡En este rumbo serán diez o quince minutos!- -¡Nos bajarán en ese tiempo!- -¡Podemos volar en línea recta, cruzando por el este, próximo a la zona 0 de Halcyon foods- El asistente médico me hablo. -¡Esta muy débil su alteza, puedo estabilizarlo, pero hay que llevarlo a un hospital que tenga más recursos.- me dijo la asistente, mientras le colocábamos las agujas de las bolsas de medicamento. En el intertanto llegó el médico a bordo, que lo reviso y hablo con la asistente en tanto como los demás se sostenía para mantenerse en pie. Ronas también, llego a mi lado, estaba con rasguños y con golpes en la cara, me ayudó sosteniendo a Bradco en su camilla, me miró asustado tal como lo estamos todos. Le dije que lo había hecho bien, que se lo agradecía. Él sonrió levemente, luego ambos atendimos a lo que nos decía el médico. -¡El scanner indica la presencia de un componente extraño en la sangre, no lo sé con exactitud, pero es una especie de proteína sintética!- -¿Qué podemos hacer?- -Su alteza, está grave, no sé si lo logre…- Me contuve al escuchar la noticia, me dio demasiada pena, pero necesito ser fuerte ahora. Moví la cabeza entendiendo, él volvió por los heridos que aun atendía. Ronas me miró, pero no dijo nada, entendió como yo, lo que esto significa. Miré a Bradco, le limpié de la sangre que salía de su nariz, él abrió los ojos y me miró, lo hizo ajustado, pero reconocí en él que sabía de mí. Le vi mover la boca, me acerqué para oírle, porque no podía entenderle. -Romine…- pronunció bajo -Aquí estoy plebeyo tonto. - -¿Dónde estoy ?- - Estas en una nave militar de mi reino… - le respondí mientras se me escapaban las lágrimas. -¿Dónde vamos?- -A Halcyon del Norte, ahí cuidaré de ti, estarás bien…- -Tú y Ronas no saben mentir, y tú tampoco lavar un plato…- -Déjate de tonterías, saldremos de esta, ¡no me puedes decir que no!- -….Romine….no me imaginé que vendrías…- -¡No sabes cuidarte solo!- -Romine….- -Solo resiste…- -Ya no más, ya fue suficiente…- me dijo tomándome la mejilla. -Bradco, solo aguanta por favor….- le pedí tomándole la mano.- ¡Comandante, sáquenos de aquí!.- le exclamé. -¡Tenemos una llamada urgente, es para la Princesa, es el Virrey Harket!- -Pásala al mi comunicador. - ordené mientras me secaba las lágrimas. Me alejé unos pasos, discutí fuertemente con Harket, le exigí que detuviera su ataque, que tendría represalias, le recordé mi inmunidad, Pero a él no le importaba nada, se negó a todo, sabe que Bradco es la clave del arma, no lo entregará, no me dejará llevarme el arma a mi reino, ni a ninguna parte. “- Tienes 5 minutos para aterrizar y entregarlo, Si el arma no es mía, no será de nadie, ¿lo entiendes? -” me dijo colgando la llamada. Me quedé aterrada, se lo que significa, el comandante lo notó me miró, se aproximó preguntándome. -¡¿Qué sucedió?!- -Nos van a derribar…- -¡Sr , están apuntando misiles!- oímos al piloto. Yo miré a mi entorno, sin saber que decir o que hacer, estamos perdidos. -¡Piloto, acciones evasivas!, marines disponibles, a la artillería de popa!- La situación está muy tensa, trato de mantener la entereza, pero no puedo evitar pensar que este puede ser el fin, los marines se desplazaron a otras partes de la nave, el médico y la asistente con los heridos, hay sangre en el piso, luchamos por mantenernos de pie. Miré a Bradco moribundo, Ronas, hacía el esfuerzo por mantenerlo consiente y le sostenía de los vaivenes, estamos solos en territorio ajeno, no tenemos más opciones: Tendremos que rendirnos. De pronto, por una de las ventanillas, vi lejana, la mole de Halcyon Foods flotando, creo que estamos cerca. -¡Comandante, está la planta de Halcyon Foods, por ahí, nos puede servir para cubrir nuestra salida!- le dije -Nos puede dar algo de tiempo pasar. - comentó.- ¡Piloto, cambie curso, pasa entre la construcción! ¡ahora!- Nos siguieron minutos eternos de terror, la nave se movía de un lado a otro, nos empezaron a disparar, algo hizo el piloto para desviar los misiles, el ruido fue ensordecedor, las explosiones nos remecían, nuestra nave disparaba, se escuchaban las detonaciones, pero logramos avanzar y como pudo, logró entrar entre las ruinas de la planta de Halcyon que flota, no sirvió de refugio supongo para los disparos, aunque pareciera que algo de metralla atravesó el casco, porqué nos sacudimos violentamente, los fierros rechinaron, habían focos de incendio dentro de la nave, sonaban las alarmas y las luces rojas reemplazaron la iluminaria, la situación se volvía insostenible, pronto vamos a caer. -¡No resistiremos otro impacto como ese!- escuchamos. -¡Piloto, manténganos a salvo!- Como pude, me acerqué a Bradco, nos queda poco, pero quiero estar junto con él. Me aproximé a su rostro, ayudé a sostenerle, pensé en todos los de aquí, pero en mi interior, pensé egoístamente solo en nosotros dos, podrán salvarlo después de todo, sin nos rendimos él tiene una posibilidad, es lo más sensato. -Bajaremos, !nos rendiremos!. – le dije al comandante. -¡Princesa!- me dijo con impotencia. -¡Los prefiero vivos a todos!- -Romine…-me dijo Bradco tomándome de la mano. -…yo sé que hacer…- -¡Bradco, por favor!- le pedí sin poder contener ya las lágrimas. – ¡No podemos seguir, nos mataran! - -Si bajas, será peor, lo sabes, ya es mucha gente que sufre, no podemos… - me dijo -Necesito tu bíper…- -¡Debe haber otra forma!- -Romine…no la hay …- me dijo, en tanto brotó un hilo de sangre de su boca, que luego le hizo toser. Yo le limpié, le acaricié su mejilla, me miró con ese amor que alguna vez sintió por mí. Me sentí triste, incluso me hizo olvidar por unos segundos el caos que estamos viviendo. Lo estoy perdiendo y no puedo ya hacer nada. Yo le miré, luego a Ronas que estaba conmovido como yo, le pregunté con la mirada, él me dijo que si, que lo hiciera. Entonces, saqué mi bíper, se lo coloqué en su mano, la envolví en la mía, le ayudé con el indicé en la interface, él estaba muy débil, me sonrió. Entre medio de las sacudidas de la nave, las intermitencias de la luz y chispazos de cable y demás, el piloto nos decía que nos darían alcance, pero nada en ese momento pareció asustarme más que perderlo. -Te amo…- le dije mirando sus ojos que se cerraban. - Rezaré por ti…- Él me sonrió y movió la cabeza débilmente correspondiéndome. Finalmente, lo que siguió fue algo difícil de describir, también de olvidar: Bradco ingreso al HV, vi la interface de REDO, la reconocí, no sé qué es lo que él hizo, que es lo que él le pidió, solo sé que de un momento a otro, pero fue algo que cambió todo para siempre. Recuerdo que lo vi dejando caer el bíper al suelo, su mano quedo colgando de la orilla de la camilla, yo lloré en ese momento, pero no me atreví a tomarle, sabía lo que estaba pasando, aun así lo que continuó fue presenciar como la mole en ruinas de la planta de Halcyon Foods que flotaba bajo nuestros pies, caía, pesada y abrupta como una piedra lanzada al vacío, vi por una de las ventanillas las inmensas torres que descendían y nos dejaban, como se estremeció todo con el vacío que dejaba, siguió el impacto de la caída, luego nosotros fuimos los siguientes, creo que también sucedió con los demás, todos dejaron de disparar, me sostuve fuerte, todos gritamos, la nave empezó a girar, empezó a caer, se perdió el control, la sustentación o lo que fuese, no recuerdo. Todo se fue a negro. --------------------------------------------------------ooo------------------------------------ Tres meses después, Reino de Halcyon Este, ciudad Kálera a kilómetros de la zona 0. -“…Llevamos más de tres meses sin usar el HV, ha sido un calvario, ya estamos acostumbrados hacer todo con eso…- - Para nosotros fue como retroceder un siglo, ¿me entiende?, no se puede hacer nada con el HV, todo es digitar, usar el comando de voz y cosas ya dejadas hace mucho de usar…!- -Mira, en realidad entiendo lo del HV, sus fallas, el tema de la planta de Halcyon y las familias afectadas, pero esto es un desastre, ¿me entiende?, ¡es volver a la edad de piedra!, ¡no podemos estar por siempre así! – -¡Esto pasa por abusar de la tecnología, aquí están las consecuencias, les vendrá bien pensar nuevamente y no hacer que esta máquina haga todo! - -“Diversas y divididas las opiniones luego de la baja del servicio de la conexión neuronal en los reinos de este continente y que ya pronto será a escala mundial, ya que los reinos adjuntos del resto del planeta han tomado la determinación de reducir el uso de la interface, a un simple verificador de identidad y aplicaciones simples, hasta esclarecer los incidentes ocurridos en Halcyon del Este. El fenómeno de “La Verdad” ha llegado a escalas sin precedentes, definitivamente, nos tendremos que acostumbrar a usar nuevamente la tecnología del “touch” dejada hace décadas, hasta que pueda Sphere Inc y sus partners asociados, demostrar su inocencia y seguridad de la plataforma…”- -¡Hijo mío, ya basta de ver tragedias! – le dije sonriendo cambiando el canal del Hipervisor. – Tú sabes que tu mamá te dice la verdad y sabe todo lo que necesita saber, así que ¡Mejor vemos a Barry y cantamos un rato! – le propuse respondiéndome con su sonrisa y alegría de cada día. Cuando tienes un crío a cargo, que manera de cambiar las cosas; los trasnoches de bailar y de reír por rondas con mamaderas, pañales y arrullos, es increíble, pero no lo cambiaría por nada en este mundo, él me ha cambiado la vida y es mi único y verdadero amor, ese que es incondicional y puro. Me levanté temprano, dormimos bastante bien esta noche, no necesite hacerle otra mamadera con leche, se durmió con una sola y se entregó al sueño prácticamente la noche entera. Mi hijo se ha despertado antes que yo, bueno como suele suceder, ya con los primeros rayos de luz está activo y quiere jugar, preparé el desayuno y mientras cantamos con Barry el dinosaurio rosado, una de sus alegres canciones, le dejo en su silla para que juegue con sus peluchitos y yo cerca de él me encargo de hacer algo de aseo en casa. Hace un par de meses que el departamento es solo para los dos, su padre, bueno Gonzze se ha marchado, la confusión de toda esta película de ficción nos ha desbordado y ha golpeado a todo el mundo de alguna manera; a nosotros nos separó, hay cosas que no cabían a explicaciones, lo entiendo, no podíamos sostenernos viviendo desconfiando del otro, aunque no hubiese tenido conciencia de lo que hacía. Fadu está aún muy pequeño, solo balbucea y dice “Mamá” y otras cosas que solo él sabe, no se ha dado cuenta de que no está, el tiempo dirá que es lo que debe cambiar o perdurar, por ahora, me concentro en él, mientras me mira y se ríe cogiendo algún peluche que se lo lleva a la boca para morder. A todos nos han dado charlas y nos han enviado a centros psicológicos, consultas personales y charlas grupales, como medidas paliativas para atajar la locura de la gente, que se ve espantada y que se les ve llorar por la calle. A mí en verdad, me ha venido solo como excusa para tener unas horas más en el día para estar con mi hijo, ya lloré todo lo que tenía que llorar, grité, reclamé y sufrí, por lo que me hice auto inmune a los procedimientos médicos impuestos por este reino, como otros para controlar el stress del trauma de vivir en la verdad. Ni siquiera enciendo la hipervision, ya que los temas recurrentes son los mismos, las charlas, lo panelistas, los psicólogos y sus sugerencias, testimonios y cuanta estupidez humana sea posible mostrar. Para mí, mi terapia de amor y risas está en mi pequeño, no necesito más, solo veo el futuro en sus ojos, el pasado en parte se quedó sepultado en los escombros de Halcyon Foods Inc, la otra parte vino por mí en mi cumpleaños y no supe más y hace un par de meses, la que quedaba se marchó saliendo por esta puerta. Sin ser soberbia, me siento libre, de temores, de amores, Fadu es todo lo que necesito para seguir, yo lo tengo frente a mí, riéndose, mirándome, diciéndome palabras de amor que solo él me entiende y arrojando sus juguetes al piso para que se los recoja y juegue con él. Ese un hermoso día, ya el sol brilla y corre una brisa grata, que invita que salgamos a dar una vuelta al parque, para que salgamos de este encierro por un rato antes de volver por un almuerzo de lujo hecho por mamá. -¿Te vienes con tu madre y vemos que hay en la calle?- le pregunté seria a Fadu. Él me miro y, me respondió con algunas “palabras” a interpretar.- ¡Me lo imaginé, quieres ver si va la vecinita tuya esa!, solo espero que no me vengas otra vez que te has fugado con ella al otro parque y me has sacado el carro sin permiso!- le dije seria. Él me respondió con sus risas y balbuceos que me vuelven loca. Caminé un par de cuadras en dirección a uno de los parques que disponemos, en particular, me gusta mucho porque está bien mantenido los jardines, está muy limpio, con grandes árboles y varias placitas de juegos donde puedes hacer que los niños corran, se muevan en patinetas, bicicletas o simplemente correr tras las burbujas de la máquina del señor que hace algodón de azúcar. Nos plantamos en el pasto, bajo un frondoso árbol que nos dio a esa hora la sombra. Llevé una manta para poner debajo, una botella de agua, algo de fruta y una bolsa con juguetes para entretenernos. ¡Fadu está muy feliz, se nos viene una jornada que arderá de júbilo!, ¡yo me quedo con el ratón miguelito! Le dije tomando el peluche que es uno de mis favoritos. Saludamos a varios papás que han venido con su hijo, algunos los conozco solo de vista al encontrarnos aquí, a otros son amigos ya no tan cercanos, que dejan solo un “hola” hecho a toda prisa y sin detenerse, haciendo claro que me evitan por estar sola y no querer escuchar reclamos de quien sabe que se imaginen sobre “la mujer ogro, sola y amargada”, al final, se limitan a evitarnos, mí ni me viene su compañía. Fue una jornada maravillosa, con Fadu todo se hace muy entretenido y lo cierto es que las horas vuelan, yo creo que les debe pasar a todos los que vienen con el crio acá, aunque, nosotros dos, ¡lo pasamos mejor que ellos! -¿No es así hijo mío?- Estábamos jugando con sus peluches y sus carros, involucrados en una buena historia de compradores que venían por los productos que vendía la dueña de la fábrica y que por supuesto, regateó al mejor precio, incluso creo que doble de lo que las compró, ¡soy muy buena esto! -…Hola…- me dijo alguien que no presté mucha atención, solo vi sus zapatos formales y me imaginé un llamado a vender o a la religión. - Hola, ¿Qué te traes? - le respondí sin distraerme del rol de super vendedor y protector de la venta justa que interpretaba con el ratón miguelito. - No quiero dejar esa misión incompleta…- - ¡Para nada, estamos haciendo negocios con Fadu!- - ¡Se ve muy importante! - - ¡Son los negocios del reino y velamos por una venta justa para la plebe!, ¿no es así hijo? - le respondí moviendo el peluche como si volara sobre nuestro escenario de juegos. - ¿Tu eres Nicom Haduf?- - Vale, soy yo…- respondí impacientándome. - …pero si vienes a ofrecerme algún seguro, terapia anti stress o más créditos para mi cuenta de banco, te digo que no quiero nada y que no me jodas el tiempo que tengo para jugar con mi hijo…!.- respondí molesta levantando la vista para enfrentarla. Cuando le vi, y puse un segundo de atención, me quedé helada al ver a quien le hablaba, paré de inmediato el reclamo y bajé la guardia al ver que metía las patas una vez más al ser tan distraída. – Lo siento, ¡yo no me di cuenta…! que estúpida! – me justifiqué al ver que esa muchacha tan hermosa y ejecutiva que estaba de pie frente a mí me miraba sonriente y como el prendedor de su solapa tenuemente iluminado de azul, me decían a gritos, que era de la realeza y para colmo princesa. - ¡No por favor, no quiero interrumpir como salvas al...! - -…Al ratón miguelito su alteza…- le respondí con algo de vergüenza, mientras me percaté tras ella, a lo lejos esperaban un par de sujetos formales y serios que parecían venir con ella y que confirmaban lo que sucedía. - Yo tenía uno igual cuando chica…- - Perdone no vi….pasan ofreciendo terapias todo el día- le dije preocupada. - No te alarmes, a mí me tienen hastiados los documentales y las sesiones de terapia…también estamos obligados, tenemos que dar el ejemplo. - me respondió relajada, viendo como Fadu le quedaba mirando tan sorprendida como yo. – ¿Te importa si me siento un rato con ustedes? - - Claro que no, ¡por supuesto! - le respondí nerviosa, haciéndole un espacio. -Tendrás que darme una mano…- me dijo. En ese momento noté que se apoyaba de un bastón, por lo que le ayudé con el equilibrio, ella se sonrió, eso me relajó ante mi eterna distracción; se sacó los tacones y se sentó sobre la manta para quedar entre ambos. -Es un recuerdo de un accidente. - me comentó pasándose la mano por la pantorrilla de su pierna, que dejaba ver una tenue pero larga cicatriz que le recorría. - Debió doler mucho...- dije en voz baja. - ¿Él es tu hijo? – me preguntó cambiando el tema. - Si, lo es, él es Fadu.- le dije mientras le sostenía sentado tomándole la manito. - ¡Es un chico muy guapo! – comentó sonriendo. - ¡Si lo es! ¡es mérito mío, los genes de la belleza van de mi lado de la familia! - nos largamos a reír. - Y su padre, ¿no lo es? - -Su padre…. Verá usted Princesa…- -Dime Romine, es más relajado así ¿quieres? - -Vale, muy bien, Romine. - dije titubeando un poco. - …Su padre nos dejó hace un par de meses…- le conté. - Lo lamento, no quise incomodarte con un tema sensible…- -No para nada, verá que, con esto de la memoria, los reinicios y todo eso, generó tal lío que no pudimos simplemente… tratamos, pero bueno hay cosas que no se pueden arreglar tan fácil…así que me quedé con este que, aunque llora a veces y me despierta por las noches para jugar, lava los platos, hace el aseo y me deja regañarlo ¡es un muy buen dueño de casa!, ¡promete el muchacho! - le dije bromeando señalando a mi hijo. Ella no dijo nada, solo la vi con la mirada fija en Fadu y una cara de tristeza que salió de la nada. -Perdóneme…- le dije llamando su atención. -… pero ¿nos conocemos? - -En realidad no…- -¡Con esto de los reinicios, yo pensé que… pero que tonta! ¿no?, si usted es de la realeza, no hay como...- ella se sonrió sutilmente. -Pregunté tu nombre a una pareja que te saludó, lo hice para no ser tan frio el acercarme a ustedes. – se explicó. - Si ya veo…- le dije viendo al parcito que antes ignorándonos como los demás, ahora nos miraban de lejos curioseando, donde disimuladamente les levanté el índice para que se jodan. - ¿Cuánto tiene Fadu?- - Ya va para los diez meses. - Respondí, ella se quedó en otra pausa.- Romine…- le llamé, ella retomó su compostura excusándose. - ¿Está usted bien? – ella me miró triste dejando escapar una lágrima que de inmediato secó. - Si por supuesto, es algo alérgico. - me dijo haciendo un esfuerzo conteniéndose inexplicablemente. No sé cuál es su pena, pero se reconocer a una mujer que no la está pasando bien; estoy diplomada y con honores, se de esos asuntos. - No se preocupe, no tiene que decirme nada si no quiere…- Ella me miró agradecida, pero queriendo contener palabras. Con algo de aprensión acerqué mi mano y tomé la suya, ella me aceptó y le estrechó si decir nada tragándose quizás que cosa, que dolor que había tras esa mirada. Pero en eso Fadu le llamaba, le hacía gracias y le estiraba sus bracitos queriéndola alcanzar, ella le respondía con ternura en la mirada, pero sin atreverse a nada. - Romine, ¿Quieres cargarle un rato? - Ella me miró sorprendida y aceptó de inmediato cambiando esa tristeza en que se había sumergido, por un rostro iluminado y sonriente. Entonces tomé a mi hijo que estaba frente a mí y se lo entregué en sus manos. Ella le abrazó con mucho amor, él se reía y le respondió el abrazo, le hizo muecas, cosquillitas y diálogos graciosos con voces entretenidas, Fadu le respondió con risas y para variar el muy fresco me hace pasar vergüenzas, le tomó su prendedor queriéndolo para él. Yo traté de que no lo hiciera, pero ella lo desestimó, lo sacó de su chaqueta y se lo regaló, fue un gran gesto, me imagino que son cosas caras, que no cualquiera pueda tener, pero a ella no le importó en absoluto, se veía muy feliz y esa felicidad la compartimos los tres. Se quedó con nosotros un poco más de un cuarto de hora, hasta que uno de sus guardias fue por ella, se despidió de ambos, besó en la mejilla a Fadu y le tomó sus manitos con cariño, estirando esos segundos lo que más podía, me dio la mano y con la mirada me agradeció, con esos gestos que solo las mujeres entendemos cuando ayudamos a otra que está en más líos que los que uno carga. Le ayude a ponerse de pie, luego se fue escoltado por ellos, con esa presencia y prestancia que solo tienen las nobles como ella, como si lo trajeran en el ADN. Todos le quedaron mirando mientras se marchó atravesando el parque, aunque tenía que caminar apoyándose de su bastón, se veía elegante, con una presencia que a nadie podría dejar indiferente, creo que si vistiera con un saco de harina, se verá igual de imponente y bien ¡que envidia!. Después le perdí de vista al sumergirse en los cercos naturales del portal de salida. Entremedio, se acercaron los curiosos y los que me hacían el quite solo por el chisme de verme con una princesa. Yo tomé en mis brazos a Fadu, le abracé y me quedé con una mezcla de sensaciones, con algo de pena cuando recordé su rostro, y una alegría de esta sorpresa que me dio al acercarse; quien sabe que guarda en su corazón. ----------------------------------------ooo---------------------------------------------------- Un mes después… Pasó casi un mes de que nos visitara esa princesa, me acordé ahora que observo el prendedor que le regaló a Fadu: es hermoso, no me canso de verlo, mi padre me ha dicho que lo guarde con recelo, posiblemente vale una fortuna porqué es una auténtica joya real, podría asegurarle el futuro a mi hijo si lo vendiera, pero no quiero hacerlo, es algo que tiene un valor distinto a lo que me puedan dar y ahora que lo veo, pienso ¿qué será de ella?, ¿qué le habrá llevado a vernos?. Bueno, al menos, ya nos saluda media ciudad, cuando nos ven, ya somos como de la realeza y pertenecemos a la farándula. - ¿Qué me dices mi príncipe? - le dije a Fadu que me mira desde su alfombra de juegos desde la estancia. - ¿No crees que tu madre también es de alcurnia? ¿Podría se princesa también? ¡Sé que me veo tan elegante como la princesa Romine! - Mi hijo se rio inocentemente. -¡Muchas gracias hijo!, ya lo sé , entendí tu mensaje ¡a quien quiero engañar!- le respondí.- ¡Tu madre es una plebeya más de este reino….! Me decidí a preparar el almuerzo para ambos, dejar a su “alteza” con sus comidas hechas, para que mi madre, se ocupe solo de darle de cenar y hacerle dormir mientras su mamá, se ocupa de traer dinero a casa. Y de hecho estaba en esa idea, cuando ha sonado el timbre de la puerta del departamento. -¡Por el Creador!, ¡son casi la una de la tarde, estoy apurada y quien viene a esta hora!- Me aproximé a la puerta, y por el visor de la pantalla, vi un sujeto formal que esperaba afuera. -¿Qué desea?- le dije desde adentro. -Mensajería personal… - -¿De quién? – - Es para Nicom Jaduf, ¿es usted?, ¡señora tengo que entregárselo en persona! – Abrí la puerta con algo de desconfianza, lo hice con la cadena puesta y me asomé. Cuando vi al sujeto que lo traía, quité el seguro enseguida. - identifíquese por favor- me pidió pasándome un contacto portátil del HV.- No se preocupe, es solo lector de huella, no es un HV, ya sabe, se han prohibido…- Coloqué el dedo, el revisó la pantalla y me miró. Luego guardo aquello y de un bolsón que abrió colocando su índice, extrajo un sobre de papel y una pequeña caja envuelta en papel crema. Recibí ambas cosas y cerré la puerta tras de mí. Caminé por el pasillo de acceso mientras miraba el sobre hasta quedarme cerca de Fadu. Lo observé por ambos lados, revisé el sello y es un estampado real, pero del reino del Norte. Pensé de inmediato en Romine, me sorprendió, pero al mismo tiempo sentí una extraña emoción de saber de ella, aunque fuese prácticamente una desconocida. Dejé lo que haría de lado, me senté y abrí el sobre; jamás había recibido una carta que fuese hecha en papel, menos aún escrita a mano con esa letra hermosa y perfecta como lo vi al abrir el par de hojas que contenía. La carta efectivamente era de Romine. “…. Querida Nicom, No ha sido fácil comenzar esta carta teniendo en cuenta que no se bien por qué parte de la historia empezar. Lo primero es sincerarme contigo; no fue una casualidad el encontrarme aquel día con ustedes, quería conocerte, necesitaba hablarte y no sabía de qué manera hacerlo, quería, preguntarte muchas cosas y contarte de otras más, pero al final no fui capaz de articular nada, no tuve fortaleza en ese momento para hacerlo. Para mí, resultó muy difícil esta situación sumada a otras cosas que me he tenido que hacer cargo al recordar y reconectar mi vida luego de los reinicios, la verdad es que aún no puedo asimilarlo completamente, me ha significado mucho esfuerzo, mucha pena tener que vivirlo. Como sabes, ya todos podemos ver la verdad, también recordamos todo, es por eso por lo que te busqué. No nos habíamos visto antes, aunque yo sabía de ti, ya que Bradco fue mi mejor amigo a quien también amaba con todo mi corazón. Él alguna vez me habló de ti, sé que fueron amantes y fuiste importante en su vida, por ello quiero que sepas su verdad, ante que otras historias lleguen con mentiras, especulaciones e inventos. Tristemente debo reconocer que somos responsables de lo que sucede, del fenómeno de la “Verdad” del HV, con la participación de otra gente que no vale nombrar. Tratamos de detenerlo, de darle un fin, pero ya estaba tan incontrolable, que terminó con nosotros primero…” Mi bíper empezó a sonar insistentemente, nerviosamente deje a un lado la lectura de la carta para atender. - ¡Hija!, ¡¿estás viendo la Hipervisión?! – - ¡Ahora no mamá, estoy complicada…! - le dije nerviosa. - ¡Está esa mujer que te fue a ver, esa princesa…! - me quedé perpleja, enseguida activé la pantalla que estaba frente a mí y conecté a un canal de la red local. Di con una transmisión en directo; ella estaba ahí, la princesa del Norte, hablando tras un podio, entonces subí más el volumen para oír que se trata. – ¡Nicom, hija, está hablando de los reinicios, ella lo sabía! – -Mamá, hablamos luego…- le dije cortando la llamada. Para oír lo que decía. “….Tengo en contradicción el haber velado siempre por los intereses y el bien estar de mi reino, pero también el haber sido egoísta y mirar por los propios al aceptar incluirme como facilitador en el desarrollo de esta arma…” -¡Por el Creador! , ¿Qué está pasando?- me pregunté angustiada. Decidí tomar a Fadu en brazos que me miraba confundido. “…yo sabía del proyecto secreto REDO, estaba involucrada desde los comienzos y fui en mayor o menor grado responsable de lo que paso en éste y en los otros incidentes. Mi participación fue absolutamente voluntaria y conscientemente, como socio estratégico del Virrey Harket del Reino del Este, con el especialista de Sphere inc Patrick Oslo, con el jefe de proyecto Paal Savoy de la misma firma y otros miembros del equipo que han fallecido…” -¡El Virrey está involucrado!- Miré la hipervisión y le mostraban hablando, se veía nerviosa y trataba de mantener la entereza. “…Mi alcance y conocimiento político fue usado para intervenir y apuntar a los personajes claves de la jerarquía y de los mandos necesarios para conseguir un fin comercial y político. He decidido escribir esta declaración dando la cara a esta crisis, pensando en mi reino en primer lugar y pensando en mí. lo hago en plena conciencia y con mis capacidades mentales claras, en completa voluntad, teniendo en cuenta la gravedad de los hechos y las consecuencias que mis actos han dejado y la sumisión de estos con los descargos que implique…” ¡Me sentí muy nerviosa al verla, no puedo creer que ella este en esto! - “…De lo anterior, abdicaré mi trono heredado y me entregare a la autoridad local correspondiente, para ser dispuesto a los tribunales internacionales que correspondan…” -¡Romine…!- Le nombré como sintiendo pena por lo que veía. “…No espero el no ser criticada y apuntada con el dedo, por mi Rey y padre, por los nobles, por mi familia y amigos, por mi pueblo a quienes traicioné y defraude, solo espero que libere sus mentes de culpas y sentimientos confusos y vean una razón de los que sucedió y les ayude en algo vivir en este reino, en el reino de la verdad. Viva por siempre El Reino de Halcyon Norte…” Después vi que terminaba su discurso y dejaba el estrado, rodeado de su guardia y acosado por la prensa que le insistía en preguntas. La transmisión continuó con los mensajes y la reiteración de su renuncia, de que nombró a los otros involucrados. Es una confusión absoluta, como repetir el episodio de la caída de la planta. - ¿Qué has hecho? - Lo siguiente fue sentarme en el piso junto a Fadu, retomé su carta, leí lo que faltaba, entre medio las noticias del escándalo estallaron, mi bíper sonaba y no lo atendí, por qué no pude contener las lágrimas, no puede evitar volver a vivir tantas cosas al leer lo que ella me escribió. “…. Él hizo todo lo posible por mantener fuera de esto a la gente que amaba: en mi caso, logró sacarme de los reinicios, pero a cambio, me convertí en una completa desconocida ante sus ojos (…)Recibí una llamada de un amigo cercano, él estaba grave, fue intoxicado por una sustancia desconocida por la misma gente que siempre le persiguió, hicimos lo humanamente posible por salvarlo, llevarlo pronto a un hospital y estuvimos muy cerca de lograrlo cuando sucedió la caída de la planta de Halcyon Foods a tierra (…)nuestra nave también cayó, fue todo muy rápido, tuvimos suerte la mayoría, pero por desgracia Bradco no lo logró. Estoy segura de que no sufrió, sucedió prácticamente al unísono cuando todo se apagó, cuando la planta lo hizo también, ahí fue que comprendí cuando me dijo como secreto, que él era REDO, tal vez tenía razón…”. No pude continuar, rompí en llanto, me consumió la pena, solo me abracé a mi hijo y lloré con dolor que no podía sostener al seguir enfrentando verdades que reaparecen como fantasmas que se tragaron parte importante de mi vida. -----------------------------------------------------------------------------------------ooo--------------------------------------------------------------------------------- Seis meses después… Los meses siguientes se volvió una monotonía en los medios, donde lo único que escuchabas serían los continuos alegatos y procesos tribunales que ensombrecieron a la creciente Halcyon Este y Norte en una avalancha de críticas y prejuicios por el resto de los reinos y sus comarcas, siendo el referente inevitable de la corrupción y la deshonra, donde los miembros de su nobleza perdieron la alcurnia y la decencia al ser partícipes de toda esta agonía. Al virrey se le ve rara vez en la planta o en otras, se le ve más en las noticias y en los programas políticos. Por mi parte, la vida continuó igual, con las cosas más claras y con un duelo que cargo de saberlo, pero que va, la prefiero. Fadu crece cada día y me regala su amor que me hace sentido la vida y seguir adelante a pesar de tanto embrollo. Mi situación personal no ha variado en realidad y a pesar de que he intentado reactivar mi actividad social, se me ha vuelto algo difícil el crear el interés en algo o en alguien, solo deseo preocuparme del soberano que tengo en casa y que da mucho por hacer. Mi madre viene a diario, me sigue ayudando con el cuidado de Fadu mientras voy a trabajar, me dice que intente salir más y que me haga de otro novio, uno que me quiera de verdad y que, de paso, si tiene buen pasar, sería mejor. Yo solo me río y que de “pasteles” tengo suficiente, que mejor me dedique al empleo, que, con esto de la situación política, se ha vuelto más precario y que ha dejado desempleado a más gente, al verse mermada la venta y exportación a los otros reinos. De la princesa del Norte, de Romine, solo me enteré por las noticias como del resto de los nobles. A veces vuelvo a leer su carta, tratando de entender y atar recuerdos de esa vida, con el plebeyo ese que me hacía reír, pero termino por lo general llorando, por todo lo que supe, por todo lo que debí hacer, por todo lo que no dijimos. Mi madre me ha dicho que su juicio ha sido duro en particular; las leyes del reino del norte le han puesto en una posición que le acusa de traición. Yo la veo en la hipervisión y se nota que no le va bien, se ve cansada y lleva un peso espantoso en su espalda con las acusaciones, tengo algo de molestia con ella y más de una vez la he mandado a la mierda deseándole lo peor, pero entonces me sale eso del apoyo al género y lo dulce y amable que fue con nosotros, no puedo pensar que sea mala gente, incluso ahora que le agreden y le insultan cuando le sacan de los tribunales, siento que no es justo tratarla de esa manera. En fin, nada puedo hacer, más que preocuparme por Fadu y nuestro futuro. Hace unos días, un fin de semana que me quedé en casa, de noche y cuando Fadu dormía profundamente, me armé del valor necesario y decidí mirar la cajita que envió Romine. Me di la oportunidad y leí un par de veces el párrafo en su carta donde lo menciona y mentalizarme lo que encontraría dentro, los recuerdos que van dentro. Es una interface HV autónoma, no tiene pantalla y por lo que pude averiguar, es un repositorio portable donde está lo que dejó Bradco para mí. En esa oportunidad y haciéndome más valiente con un par de tragos que me bebí, lo activé e hice contacto con el dedo sobre el aparato, para que, de manera mental, pudiera ver lo que había. Al navegar en el interior, hallé muchas cosas que no entiendo y que creo que son de su trabajo, hay otras cosas técnicas y documentos que no se interpretar. Encontré sus fotos, tiene muchas y desde niño incluso, que miré con cariño y que me hicieron reír al ver cuánto se parece su hijo. Encontré varias otras donde esta con mucha gente, reuniones y gente importante, otras muchachas y amigos con quien ríen y comparten momentos. Entre muchas carpetas, vi un par que salía con Romine, muy compuesto en algunas y en otras pocas, se les veía más comprometidos, como mujer puedo reconocer la mirada de otra cuando está enamorada y ella lo estaba de Bradco. Luego vinieron las nuestras y esas me costó más trabajo, porque es inevitable estremecerse al verse en esa vida que aun cuesta hacerla tuya, pero que sucedió. Él me quería mucho, me gusta cómo me miraba, como me contemplaba, lo recuerdo en parte. Tenemos muchas, de igual manera vídeos y en la mayoría reímos a no dar más, cantábamos y jugábamos como un par de tontos. No puedo evitar sentir amor y pena al mismo tiempo, porque a pesar de vernos así de feliz, nunca resultó por completo. Con el tiempo, me animé a ir donde me dijo Romine que estaba él, me llevé a Fadu conmigo y visitamos el parque donde está; es un lugar hermoso, lleno de árboles y flores. Esa vez nos tocó buen clima y nos sentamos en el pasto, donde está su placa con su nombre. Fue extraño estar allí, recorrer con mis dedos su nombre estampado en la piedra, me dio algo de nostalgia y pena, -¡No me vengas que estoy pasada de peso, porqué si tienes alguna queja es el momento de hacer el reclamo sino te aguantas! – le dije bromeando al sentarme sobre el pasto. -Debimos haber conversado… comiendo un pedazo de torta y un moggio extra ¿no crees?, porqué criar a este crio tuyo no ha sido fácil, da mucho que hacer, por lo que espero que crezca pronto, ¡estudie trabaje y se mantenga solo!, espero eso sí, que herede mis genes de la cordura, porque los tuyos dejan mucho que desear. Lo de guapo no lo discutiré contigo, ¡se nota que te llevo la ventaja!, así que espero que sea un chico listo como tú, gentil, dulce y paciente, pero, mejor no tan dulce, ¡que no se encapriche con alguna loca como su padre y termine elevando el reino entero solo para estar con ella! Me dio mucha risa hablarle imaginando que está aquí, pero la verdad es que es difícil aceptar que no está. …Te estoy extrañando plebeyo de Halcyon…- Me dio por llorar un poco, por lo que preferí irme ya sin antes dejarle una flor donde está su nombre. Con el tiempo, me reconcilié de a poco con mi pasado, con él también, ya recuerdo muchas cosas que pasamos, aunque todavía no puedo alinear bien en cual, de todas las veces, pero no importa, es suficiente con ver nuestras fotos y ver ese corte de cabello que ocupaba antes o ese corte más intelectual para poder saber cuándo paso cada cosa. Ojalá pudiera contarte más cosas, de cómo van y como ha crecido Fadu; ya tiene más palabras y también ha empezado a reclamar, por lo que es obvio que está creciendo. Lo miro y se parece mucho a él. Lo bueno fue que pude encontrar un par de fotografías de sus padres, gente ya de edad pero que, con ayuda de unos amigos y las redes sociales, finalmente les pude encontrar. Bradco me dijo que ya no estaban, pero creo que lo hizo porque no lo recordaba y les protegió como lo hizo conmigo. Les contacté y les pedí conocerlos y fue una tarde de primavera que viajé con Fadu a verlos, a unas horas de viaje, en una casa ubicada al sur de nuestro reino, en una villa rodeada de bosques y naturaleza. Nos recibieron muy bien, con cariño y paciencia conocieron a Fadu que congenió, me mostraron fotos, me enseñaron de su vida, su cuarto que nos alojó esa noche. Me devolví con mejor ánimo, ellos estaban mejor al saber que les dejó un nieto y que al menos el hecho de ver otra vida relega el dolor de la perdida en ellos. Ronas también me ha venido a ver un par de veces, ya nos llevamos mucho mejor y ha sido un buen amigo que me ha dado un aventón cuando he estado triste y confundida con los eslabones que en ocasiones no podía ligar con mi vida y mis recuerdos. La siguiente semana, las noticias estallaron desde la primera hora, cuando finalmente y por una nimiedad, el Virrey Harket fue destituido y condenado a presidio perpetuo, al ser declarado culpable de traición y homicidio en su grado máximo, también cayó el tal Olsmo como cómplice y con una condena similar, de no se cuantos años, aunque al tipo ese, al doctor, no figura en ninguna parte. – ¡De esta no se salva por desgraciado y poco hombre! – le comenté a Fadu, que me miraba con atención y sonriente. -Una vez el despistado de tu padre, envió mi foto en un informe para él, casi perdimos el empleo y para que decirte de la vergüenza que hubiese sido, sin embargo, algo mágico paso y salió la foto del Gran Redo, ¡fue genial! Y a todo esto, en las cosas que me dejo está el juego disponible, ¡es genial!, porque como muchas cosas que volaron del mapa luego del escándalo, tu madre llevaba mucho puntaje al lograr evadir las preguntas y adivinanzas de este tío, ¡así que cuando seas un poquito más grande podrás jugar conmigo! – De pronto sonó el teléfono -¡Hija, ¿estás viendo las noticias?!, es terrible…- -Mamá me estás asustando, ¿Qué pasa? - -Ve el canal de noticias internacionales, puede que ya en todos…- En eso tomé el control de la Hipervisión y me desplacé por varios canales contiguos. Entonces encontré lo que se refería. “- ¡La noticia está confirmada! Los tribunales del reino del Halcyon Norte, han declarado civilmente culpable del cargo de cohecho, abuso de instrumento público, encubrimiento y homicidio en tercer grado a la ex princesa del mismo reino. Sin embargo, su causa tiene otra arista, consistente en la decisión de la pena capital, que hacen imprescindible la votación de la totalidad de los jueces y los nobles, que representan el cincuenta por ciento de la decisión y de la participación obligatoria ciudadana restante la cual elegirá si en este caso, ¡si procede la acusación de alta traición y la aplicación de la pena máxima! (…)–“ -¡¿Qué?! …no puedo creerlo, ¿Cómo se llegó a tanto? – -¡Es espantoso, sé que ha hecho mal, pero la pena de muerte es demasiado! – -No puede ser…- -Se hará una votación voluntaria en los otros reinos, es solo representativa en ese momento, pero es para respaldarla, para que vean lo equivocados que están ¡pobre muchacha! – -¡Por el Creador!, mamá hablamos luego…- “ –(…)hace más de veinte años que no se realiza una determinación de la pena capital en Halcyon Norte, siendo este último caso, el recordado caso (…). Finalmente, el proyecto del arma inserta en el código del HV, llamada con el código REDO, se ha descartado como evidencia al perderse la totalidad del mismo en el backout del sistema hace unos meses, sin embargo, las evidencias de los hechos, las catástrofes en las plantas de producción, que incluso alcanzo a ser probada en una de las plantas AVA del reino en cuestión, en conjunto con las mismas declaraciones hechas por la ex soberana, han sido absolutas e irrefutables en un fallo contundente y que en este momento es portada mundial de un juicio que se ha extendido por casi seis meses….-“ Pensé en ella, lo hice mirando la pantalla donde le veía en el estrado, agotada con todo y a pesar de eso, se mantenía con la frente en alto, firme, como si ni siquiera esto la pudiese doblegar. -no te rindas, no te rindas Romine…- “- El reino de Halcyon del Norte, es uno de los pocos gobiernos que no ha erradicado la pena máxima, convirtiéndose en el caso de la ejecución de la exmandataria, el caso número ciento catorce desde la vigencia de esta ley (…) Sin embargo y sin precedente, se aplicará en esta decisión, la reforma hecha luego de la última ejecución, donde la participación ciudadana influirá en la toma de acción sobre esta causa que ha conmocionado no solo a este reino, sino al nuestro y al de otras latitudes (…)-“ Las noticias, se repletaron con la cobertura de la pena capital, las redes sociales estallaron de mensajes de repudio por la medida, como otros que la respaldaron. “- …La votación de los Nobles y jueces comenzará en los siguientes minutos, ya cada uno de ellos se aprontará, tal como la convocatoria del mismo reino, a participar obligatoriamente de este proceso…- - ¿Cómo va a morir?, no es justo, ella no es la culpable de todo, es como si ella fuera REDO… un momento, ¿Por qué me suena tan familiar eso? …Redo, Redo, vi algo así antes…en las cosas de Bradco…no, no fue ahí, ahora lo recuerdo… - “- La votación del reino, convocada para hoy y que se llevará a cabo en los próximos minutos en un hecho pragmático y fundamental, generará un hoy y un después en la vida de cada habitante noble o plebeyo (…) Recuerde que usted también puede votar en nuestra encuesta y opinar; ¿encuentra justa o no en este caso, la decisión de la condena a muerte de la ex mandataria? –“ Dejé a Fadu sobre la alfombra de la estancia con sus juguetes cerca, luego fui a mi cuarto donde del closet saqué la carta de Romine y volví. Tomé el cubo que me hizo llegar y me senté en el piso a leerle algo que recordé. “ (…) sucedió prácticamente al unísono cuando todo se apagó, cuando la planta lo hizo también, ahí fue que comprendí cuando me dijo como secreto, que él era REDO…” -¡Por el Creador!- exclamé al entenderlo. “(…) Te dejó en esa caja, el legado de Bradco: están sus recuerdos, está su trabajo (…) Todo lo contenido allí, solo tu podrás accederle, solo tú puedes usarlo, me aseguré muy bien de eso…” Ahora es tu turno, elige con el corazón que hacer, sé que lo harás bien…” Me quedé sentada, con ambas cosas en las manos, con el corazón agitado y con la transpiración helada, recordando pequeños detalles que alguna vez me habló Bradco cuando se comunicaba con Redo. -…Romine…- le llamé mirando las imágenes que salía de la Hipervisión. -Espero que esto sirva de algo…- Coloqué el índice en el contacto HV del pequeño cubo, navegué dentro y me identifiqué. -Soy Nicom, necesito ayuda… - dije en mi mente. De inmediato la animación del Gran Redo se hizo presente con una reverencia que le dejo ver solo sus ojos ocultos entre la sombra y su capa. - Ya nadie viene a jugar, pero creo que le podré ayudar si eres más específico…- -“ …Los jueces y nobles, se aprontan a realizar la votación en los siguientes minutos, está es de carácter obligatorio y deberá realizarse de forma individual desde cualquier dispositivo que cuente con una interface HV, los resultados, se harán pronto conocidos para dictar la sentencia definitiva sobre este caso…- -No sé qué decir…- -Te podré ayudar si eres más específico…- -Soy Nicom, la Princesa de los Moggios…- -No conozco ese reino, te podré ayudar si eres más específico…- “-¡Tu opinión es importante! Participa con nosotros, ¡tú también puedes votar en nuestra encuesta! ¿encuentra justa o no en este caso, la decisión de la condena a muerte de la ex mandataria? –“ -Por el Creador, ¡no sé qué debo hacer! - -Debes ser más específico para poder ayudarte…- -¡Estúpida maquina!- -Insultarme no te hará entenderte, Debes ser más específico…- -¡Ayuda a Romine, la van a sentenciar! – -Debes ser más especifico…- -¡Soy Nicom, Soy REDO!- Luego de esa frase, una imagen nueva que no había visto jamás se ha abierto. La extraña interface estaba disponible, un último pictograma que salió con recuadro que encerraba una flecha curva que se encontraba con la cola y daban un giro como persiguiéndose para detenerse luego. Nicom, “-Si quieres mi opinión, diría que no está resuelto. -“ “- ¿Deseas reiniciar? -“ “- Tal como vemos en las imágenes de nuestros enviados y asociados a esta transmisión, los nobles, jueces y la gente en sus casas, trabajo o en la calle incluso, comenzó la votación para resolución final si se aplica o no la pena máxima para la ex soberana Romine Zafire, la cual está imputada. (…)- -…Princesa del Norte, aun tienes mucho que contarme… -Sí... - “-Ya en pantalla podemos ver los primeros indicios, con una tendencia que hace evidente el sentir del Reino del Norte con una…-“ Lo que vino después, fue un raro silencio ya que la señal del Hipervisor se interrumpió con un par de intermitencias. Los diálogos de los medios cesaron, las redes sociales se desconectaron y me pedía volver a iniciar sesión con el HV, me acerqué a la pantalla. Volvió el vídeo de la transmisión, algo raro pasaba, la gente simplemente se miraba, pero se interrumpió. Siguió otra imagen de un par de segundos: pude ver que una de las cámaras enfocaba a Romine, ella permanecía quieta, distinta al resto que se miraban como perdidos y desorientados, la señal se fue de nuevo, al volver, se veía la gente en las calles de igual manera, se volvió a caer, luego llegó y vi a Romine de pie en el estrado, la señal se perdió y a esas alturas tuve un muy mal presentimiento que se confirmó cuando llegó el vídeo y la vi de nuevo mirando de frente a la cámara, se sonrió, pero su sonrisa me dio miedo, era fría, era distinta, la señal se fue. Yo me quedé de pie confundida y con una aprensión en el pecho. En el intertanto llamé a mi madre para preguntarle si ha visto lo que pasó en el juicio. -¿Mamá estás viendo el juicio? – -Nico, ¿de qué hablas?, ¿Qué juicio? – - ¡Vamos no me vengas con eso!, ¡el de Romine, tu misma me has llamado! - - Ay mi niña, ¿Qué es lo que te sucede?, - ¡Mamá! En la hipervisión!- - ¡Es solo otra reunión legislativa de no sé qué reforma!… ¡Ni siquiera es de este reino! - No entendí que pasaba y el vídeo había vuelto, con la gente en la sala de gobierno, discutían de otro asunto sin relación. Al cambiar de canal, todos mencionaban otras cosas, había matinales, entretención, como todos los días. -¡Hija! ¿estás bien? ¿Nico? - Cuando miré con más detalles, me percaté que Romine ni siquiera estaba en ese lugar y lo peor de todo, Fadu, ¿Dónde está? Le busqué por todas partes, fui a la cocina, al baño y a mi cuarto, le llamé, me desesperé, cuando le oí llorar, estaba en la otra habitación, estaba en el suelo con algunos juguetes que parecía haber sacado de su caja. -¡Hijo mío, está todo bien, mamá está aquí, ¡no te arranques, ¡mamá está muy nerviosa! - le dije tomándole en brazos para volver a la estancia donde le dejé en la alfombra tranquilizándolo. En eso, algo me llamó la atención: la luz que proyectaba la ventana al interior estaba casi llegando a los pies del hipervisor. ¿Cómo puede ser si estamos a mitad del día? -Algo está mal, algo no está bien- me dije mirando mi alrededor. Observé el entorno, algo cambió, pero no puedo saber que es y Fadu, ¿porque estaba allá?, si estoy segura de que estaba a mi lado. ¿En qué momento lo hizo? Miré mi Biper para ver la hora: ¡son casi las dos de la tarde…no puedo creerlo!, pasó más de una hora, es imposible. Por eso Fadu estaba allá… !!Me quedé bloqueada como el resto y ni siquiera me percaté!! -¡¿Cómo fui tan ciega!? ¿Cómo no me di cuenta? … ¡Perra! ¡Caí en su juego como una estúpida!, ¡todo era una trampa!, ¿Qué fue lo que hice? - Mi bíper anunció una llamada y no atendí: Es Romine. En ese momento lo entendí, se me apretó el corazón, me bajó el pánico, y sin pensarlo cogí un bolso que tenía a mano, fui a mi cuarto y tomé algo de ropa de Fadu y mía, lo hice a prisa, no me importó dejar todo regado buscándolo, , tomé la carta y el cubo de Bradco y los metí dentro, mi Biper sonaba con insistencia, pero no atendí, debo tomar a Fadu y salir ya, pero a pesar de mi prisa, el forcejeó de la puerta me hizo saber que ya estaba aquí. No tuve tiempo de reacción, rompieron mi puerta, uno de esos androides destrozó la manilla y abrió, le siguió Romine, entro con propiedad se me acercó y me golpeó el estómago con la rodilla, dejándome sin aliento en el piso. - Por favor Romine, esta Fadu…- - Claro que lo sé. – respondió mirándolo que permanecía llorando en el piso más allá. - ¿Quién crees que soy? ¿Un monstruo acaso?– - Ya hice lo que querías… - …No entiendo por qué Bradco te dejó a ti el poder de activar REDO.- - Romine…por favor. - - No te imaginas como lo amé…- - …Déjanos en paz, ya eres libre.- - Lo siento Nicom, en verdad me caes bien, pero no vengo por ti. – dijo mirando a Fadu. Yo me volví loca, mi instinto de madre apareció furioso al oír esa aberración. -¡Nadie se llevará a mi hijo! - Pero no fue suficiente la furia: antes que me levantara para abalanzarme sobre ella, escuché un disparo que perforó algo en mí. Sentí el ardor y la sangre salir. Le miré a los ojos, vi el arma humeante que sostenía, mientras yo me desvanecía; caí al piso tumbada en la agonía. -No solo tú eres REDO, Fadu también podrá… …No te aflijas, te prometo que estará muy bien conmigo…- No podía moverme, más que sangre, no tenía palabras que pudieran salir de mi boca; a pesar de que intenté gritar con todas mis fuerzas llamándolo. Pasó delante de mi cuerpo, caminó donde Fadu, lo tomó entre sus brazos consolándolo, tomó el cubo de Bradco, el prendedor que se lo pasó a mi hijo, me miró desde allí triunfante, después se marchó de salida. Y no pude evitarlo... …se fue, Se llevó todo lo que tenía de amor... Y…se llevó a Fadu... Solo siento el sabor de la sangre, me ahoga... Y se lo lleva, como se llevó también mi vida... Fin Dedicada a usted, a sus años llenos de ímpetu, A su sonrisa única, A su dulzura y ese amor que sembró.
  6. BirdLife El trabajo de SEO/BirdLife se basa en tres pilares: investigación, conservación y divulgación. Para poder conservar la naturaleza es necesario conocer, es decir, investigar, y además es necesario contar con el apoyo de la población, por eso es imprescindible divulgar, concienciar y educar. Transmisor genérico previo a la generación de implante. Su filosofía es netamente conservacionista e implica que la mayoría de sus proyectos tengan una clara base científica orientada a la conservación, a diferencia de otras organizaciones ecologistas que centran sus esfuerzos en denuncias y campañas a escala mundial. Determinar las poblaciones de aves y sus fluctuaciones es muy importante para poder conservarlas, por ello SEO/BirdLife es conocida por su labor en lo relacionado con el seguimiento y los censos de aves. La mayoría de estas tareas las realizan miles de voluntarios que participan en los programas de SEO/BirdLife contando aves. Algunos de estos programas son SACRE (Seguimiento de Aves Comunes Reproductoras), Noctua (para aves nocturnas), Atlas de Aves Invernantes en Erva, Red Fenológica, SACRE de invierno. El anillamiento de aves (anillamiento científico), que consiste en el marcaje de aves con una anilla individualizada para su estudio, es otra de las actividades de la organización. El Centro de Migración de Aves (CMA) está englobado dentro de SEO/BirdLife y entre sus funciones destaca la gestión de todo lo relacionado con esta actividad. Refugio de aves de la zona sur de Erva, provisto con celdas de recolección de datos. Lógicamente la conservación de las aves y sus hábitats es una tarea clave dentro de la labor de SEO/BirdLife. En este sentido la organización realiza campañas específicas para especies o espacios, colabora en procedimientos de impacto ambiental, programas y proyectos. En ocasiones para la conservación de las aves y sus hábitats SEO/BirdLife ha denunciado actuaciones contrarias a la legalidad ante tribunales de los reinos o incluso ante la Unión De Reinados de Erva UEK y los reinos de Mitanni, Boreal, Magreb y Nazca, especialmente en asuntos como el uso ilegal de venenos, la caza furtiva o la construcción de infraestructuras prejudiciales para la biodiversidad. Santuario de aves de Nazca ubicado en el reino de Halcyon Este, provisto con estructura de polímero para recolección de datos. BirdLife Global Link Un paso fundamental, fue la incorporación del seguimiento de la población de aves usando la plataforma desarrollada por esta CEO en colaboración con Sphere Inc, la cual aporto a la organización el primer sistema global de localización y seguimiento, utilizando una tecnología similar, pero más simplificada del implante de la interfaces neuronal que reemplazo rápidamente los transmisores convencionalmente instalados, la que ha entregado desde más de una década, valiosísima información que ha permitido a la organización poder dirigir de mejor manera, los recursos técnicos y humanos para el cuidado y preservación de distintas especies. Receptor de datos genérico de Neuralink BirdLife Sin embargo, a pesar de la propagación de la solución y el éxito obtenido, las críticas respecto a los alcances de los neuro-trasmisores implantados, no fue libre de reparos, ya que distintos estudios alternativos, señalan que los implantes, son capaces de almacenar y transmitir información distinta a la propia y de interés y que en el caso de ser mal manipulado puede ser usado incluso como algún tipo de portador de software o rutina malintencionada. Refugio de aves y portal recolector de datos, de la zona extra urbana de Boreal. La polémica fue debatida intensamente en varios tribunales internacionales debido al riesgo que podría implicar sobre todo en las especies migratorias y defendida tanto por la ONG como por Sphere Inc, acusadas por organizaciones pro animalistas, que apuntaron sus críticas a que la multinacional haría uso indebido con fines políticos y militares aprovechándose de la neutralidad que cuentan las aves para cruzar los territorios y continentes. Finalmente y luego de un litigio que duro casi dos años, Sphere Inc. demostró la confiabilidad de la plataforma, derribando las objeciones técnicas ya que el polímero de implante está diseñado solo para almacenar información muy reducida y no es capaz de contener más que datos de geo localización, identificación y una carga Refugio de aves de la zona Mitanni. mínima de data adicional sobre condiciones climáticas y datos internos, agregando que la memoria reservada, es utilizada para rutinas de mantenimiento que se gatillan solo cuando alguna de estas aves, se posa sobre las interfaces o pasa a través de un arco HV especialmente diseñadas y concebidas para este servicio y distribuidas masivamente sobre la red global de este sistema, siendo de esta forma, imposibles de manipular ya que cuentan con el respaldo y la solidez de la plataforma Neuralink más conocida como HV, la cual opera sin inconvenientes hasta la fecha. BirdLife y Shpere Inc, anunciaron que próximamente expandirán su red a zonas urbanas con estructuras de polímeros HV que ubicarán en edificios y estructuras más altas de las plantas y fabricas en las cuales se han diseñado para recibir determinadas especies de aves que van de paso o que anidan, objeto de hacerles más amigables al entorno, protegerlas y poder recolectar los datos de su movimiento migratorio. Fuente: HvPedia, BirdLife International,
  7. VXII . "El Reino de la Verdad" (parte 1) Oficina del Virrey Harket, hace seis años. Fue suficiente con un chasquido de los dedos, para que todos los de ahí presentes en esa sala, exceptuándonos, saliera de inmediato sin hacer ruido alguno, quedando una muchacha sentada en otro escritorio, leyendo algún libro de la extensa biblioteca que contaba este inmenso despacho. -…Lo importante es contar con la discreción que amerita esto. – - Por supuesto, es algo que es muy evidente. – - Lo debe ser, ya que está demasiado en juego, ¿se entiende? - - Por supuesto su majestad…- - Necesito estar absolutamente claro, de que recordaré cuando suceda un reinicio. – -Está asegurado su majestad. - le expliqué. – Esta puesto en una lista muy acotada de gente que tiene la exclusión en todo nivel, por tanto, usted y un grupo reducido, serán los únicos que podrán tener absoluta consciencia luego de que se gatille. - - ¿Qué hay de la gente de Sphere Inc? – - Este proyecto es absolutamente confidencial, investigación que se ha mantenido al margen de las autoridades de este. Se ha presentado como proyecto de innovación, que permite capturar los sueños y registrarles, en paralelo un grupo selecto y cerrado, que nos incluye, trabajó en esto. - - Que oportuno. - - Así sucederá. – le dijo Paal. -Luego debemos coordinar las piezas finales e inducir a abdicar para que pueda tomar el rol en un plazo breve, no quiero que se cuestione, debe ser gradual y muy natural de su parte. – - Lo comprendo, será un deseo que no podrá negarse. - aportó Patrick. - Esto es algo muy grande. – -Como será nuestro reino en muy poco tiempo. - le dije haciendo sonreír al Virrey con tal ambición. - ¿Quién estará alineado luego del reinicio? - - El especialista ingeniería cuántica Patrick, Bradco diseñador de la IA del proyecto, un asistente en cubierto, que se encarga de los asuntos “extraoficiales” y yo a cargo de esto. – -Quiero que agregues a alguien más, que es de mi completa confianza. – - Pero su majestad, no creo prudente incluir más personas en esto… - le dijo Patrick. - ¡Puedo hacerlo y lo haré! – exclamó para luego retomar su postura serena. -Bella mía…- le dijo con cariño llamando la atención de la muchacha que se volteó a mirar, dejo lo que hacía y que caminó a nosotros. Se detuvo al lado del Virrey, se sonrieron mutuamente, con una cierta complicidad. - Ella es Romine, del Reino del Norte, quiero que le incluyas… - Yo le quedé mirando asombrado, tal como lo hicieron los demás ya que aparecía esta muchacha perteneciente a uno de los reinos contiguos, sin embargo y a pesar de ello, ninguno hizo algún reparo más. - Tendremos libertad de probar en el Norte, a cambio claro, de algunos favores políticos sobre el reino de Erva…- La muchacha de actitud fría y segura, nos miró casi sin expresión en su rostro. - Como ordene. - - Definamos la fecha a la brevedad. – - Hemos elegido el Dia de Halcyon. – - ¿Por qué esa fecha? - -Porqué es un evento mundial, estadísticamente se registran muchas conexiones al HV para intercambio de mensajes, compras, interacciones de todo tipo en realidad, es una excelente oportunidad para tener a mucha gente que sabremos que, en algún momento del día, se conectaran a la interface neuronal. – - Eso será en unos cuantos días. – - Me parece adecuado, esto debe partir muy pronto. – - Muy bien señores, es todo. – - Esperamos contar con usted para seguir avanzando en este proyecto. – - Absolutamente, como monarca del reino, me será de mucha utilidad. – - Gracias… - le dijo Paal al momento de retirarnos de su despacho. - ¡Un momento! – nos dijo cuando pasábamos por el portal de la puerta de acceso. - Si no le importa Paal, necesito pedirle un favor personal a su jefe de IA… - nos dijo. Yo miré a él que me devolvió la mirada con la misma extrañeza. – No se preocupe, no es nada que atente con el proyecto o sus miembros, es solo una petición personal que le sumaré, algo totalmente mundano. - nos dijo sonriendo copsiosamente. Paal me miro y movió la cabeza positivamente, dándome la confianza a seguir, ya ambos captamos donde quiere ir. Paal junto con Patrick, cerraron la puerta tras su salida, yo me aproximé a su escritorio de donde me miraba ansioso ante lo que me diría. Me invitó a sentarme, mientras él se paró y se acercó a su coctelera donde sirvió un vaso de algún licor para cada uno. La muchacha en tanto volvió a su quehacer en la biblioteca. El virrey, tranquilamente y en silencio dejo frente a mí el vaso. Él se sentó y después de dar un par de sorbos se decidió a hablar. - Le seré franco y transparente Sr. Evile .- dijo tranquilamente. – Confió plenamente en Paal y su equipo, hemos hechos muchas cosas, todas a favor del reino claro está, pero de usted no sé nada, solo que es un genio con la tecnología de la IA del HV y que es muy posible que gane incluso algún premio de ciencias por esta innovación, claro, si es que fuese público, en fin, necesito confiar en usted plenamente - Por supuesto, cuente con ello altez…- - Se que puedes inducir recuerdos, sensaciones, ¡una historia completa si así lo quieres! ¿o estoy equivocado? – - Eso es correcto…pero no sé bien donde quiere ir…- - Yo sé que sabes... – - Lo que usted diga, estoy completamente comprometido con el proyecto su Majestad, haré lo que sea necesario para ello. - - Necesito que lo pruebes… - me interrumpió dando otro sorbo más a su vaso, el que luego dejó sobre la mesa golpeándola. – Quiero que induzcas recuerdos, recuerdos intensos, irresistibles de mí a esta mujer…- se explicó sacando su Biper y enseñándome la imagen de una mujer en la pantalla. Yo le miré y me quedé atónito. – Quiero que me deseé, que tenga recuerdos y que sea muy natural. – me indicó instruyéndome sonriéndose. Yo no supe cómo reaccionar. -Si, ya sé que me va a decir Bradco…- continuó al verme silenciar. – Lo ético y lo correcto, pero usted sabe que no funcionamos de esa forma, ya este proyecto se folla la integridad y la moral al mismo tiempo, así que, sé que sabrá lo que hacer… - Le miré sin decir nada, empuñé las manos con impotencia y desmedí los esfuerzos por controlar mi furia. -El Reino o tu novia…elije. - me explicó bebiendo, sin yo poder evitar sacar de la mente la disyuntiva de lo que me pedía y que dejaba a Nicom en medio de esta controversia. -----------------------------------------------------oOo------------------------------------------- 1 año después, Reino de Halcyon Este, cerca de la zona o. “-...Continuando con las noticias, hoy en unas cuantas horas más, se cumplen exactamente un año del desastre de Halcyon Foods Inc. En terreno, la nota de nuestro enviado…” Cuando escuché esto, no pude evitar levantar la mirada y asomarme a ver la Hipervisión, donde vi la imagen imponente de la planta de Halcyon flotando y asegurada por unas cadenas gruesas que se perdían de vista y le sostenían a la tierra. “-Como parte del paisaje y de destino turístico para los curiosos que quieren tomar algún tur para sobrevolar a este gigante de color rosa que permanece dormido, se ha convertido este atractivo de la zona, que se ha sostenido por ocho meses sobre la tierra a los impresionantes y a cuatro mil pies de altitud, me refiero a la planta de procesamiento de alimentos Halcyon Foods Inc, también conocido como el -Castillo Mágico- a raíz del tono rosa que se tornó su estructura desde el día del incidente, que por lo demás ha batido todos los récords de permanencia en el aire para una fábrica.- Relataba el periodista con su imagen en un recuadro en el extremo inferior derecho en tanto a pantalla completa, se veía la asombrosa imagen de la planta desde arriba y siendo sobrevolada lentamente por un dron, que le captaba en su magnitud. Me senté un momento en el borde de la mesa de la cocina a mirar las noticias mientras consumía algo de café. -…Pero más allá de lo pasivo que hoy se ve, es la imagen latente de la tragedia que marcó ese diez y nueve de Pyares, cuando por razones que aún no son clarificadas, se desató la tragedia que cobró decenas de muertos y heridos…-“ Luego cambié a la señal de otro noticiero nacional donde se opinaba respecto a lo mismo, con una rotativa de imágenes del momento de la elevación y de su actual estado. Las opiniones venían de un grupo de panelistas que vertían sus opiniones de la conmemoración de la tragedia. “-…No es novedad el ver ese armatoste allá arriba todo el tiempo, solo es un recuerdo trágico y un latente peligro si llegara a caer. - dijo uno de ellos delante de las imágenes del registro cuando la planta se elevó meses atrás. -De hecho, se evacuó la zona en un radio de más de diez millas previniendo. - -Sin olvidar que ese zumbido es insoportable ¿Quién podría estar viviendo cerca con eso?- -…Según lo que declaró el experto a cargo de esto hace unos meses y lo ratificó. - intervino una de las panelistas. - Tiene un reactor de clase militar, puede estar un par de décadas flotando. - -Ya se han retirado prácticamente todos los vestigios del ala que se desprendió y aun no hay noticias de cuando se bajará la planta principal. - -No sé si esos cadenas que le han colocado podrán mantenerle en posición, ¡podría moverse y caer en medio de una ciudad!- dijo otra cuando se mostraba una imagen del momento de la planta de Halcyon Foods flotando en lo alto, con media docena de gigantes cadenas que salían de la tierra y se elevan perdiéndose de vista. -¡Dijeron que reemplazarán el núcleo del HV que presenta falla, pero hay para un buen rato más!- -¿Cuánto es eso?- Enseguida otro programa más: -Noventa días según lo declarado la semana pasada por especialista Patrick Olsmo de Sphere Inc.- -¡Ese plazo caducó!- -Prácticamente quedan un par de meses, no sé si lo lograrán.- -De hecho, se cumplió el año y dieron esta prórroga por temas de clima y cosas técnicas… - -¡Si no han logrado ni siquiera sacarle el rosado de su fachada, y quieren reemplazar el núcleo!” Luego de oír eso, fue imposible no contagiarme de risa como lo hicieron los panelistas, ya que escuchar esa proyección tan ridícula no da para pensar en la incompetencia del fabricante para poder controlar esta situación. Finalmente di un paso a otros canales y hablaban de lo mismo. “-¡Pensé que culparía ya a alguien por esto, llamado a la aplicación de la ley Haduf!- -¡Da para pensar si los problemas anteriores fueron por lo que fue promulgada ese decreto!- -La ley Haduf fue una medida precipitada, da para pensar que no es el fondo del problema…- - ¡Ahora es claro que los núcleos tienen fallas no son perfectos! -“ Apagué la Hipervisión y me quede pensando un momento en eso, dándole el último sorbo a mi café matutino, haciendo memoria de la famosa ley esa que es un soberano disparate. Pero la hora avanza y hay que trabajar para poder pagar los vicios y ya se me ha hecho tarde. No tarde más de una hora, lo habitual y nada de mal para ir tan retrasado, por lo que, con algo de prisa al caminar, llegaré a tiempo a hacer este trabajo, contactar algunas amigas, conseguir algo de estimulantes para la cuota semanal y ver algún buen culo y un par de tetas que estimulen a este guerrero que tengo entre las piernas. Pero en algo no estaba equivocado y fui premonitor de eso: Ronas apenas di un paso dentro de la oficina, me regaño y empezó con su prédica de los ilunes. Yo le digo que no se moleste en eso, que mejor se haga de ánimo y que lleve un par de buenas botellas para el fin de semana, que prepararía algo especial y como siempre, él está invitado. Fui a la cafetería del piso, me prepare una taza con ese exquisito aroma que expele, me encanta, sea artificial o no, no dejo de olerle profundamente mientras bato mi café y juego con la espuma para hacer figuras ahí: me entretengo como un crío batiéndole y haciendo que esta porquería se descontrole y luego adopte alguna forma que me invite a imaginar lo que se me pase por la mente. -… ¿Problemas con el café?- Escuche a mi espalda. Me detuve en el momento, trate de disimular la tontera que hacía y recobrando compostura volteé a verle y vi una hermosa muchacha, le di un vistazo rápido de pies a cabeza y calificaba dentro de lo que diría como exquisita. -…En realidad, no.- me expliqué tranquilamente. –Solo que la crema no se disuelve bien y bueno, me gusta bien batido, meter la cuchara al fondo y revolverle todo lo que sea necesario…- continué disimuladamente sugerente. -…Bueno, ya lo creo. - respondió sonriendo de lo absurdo, mientras el dispositivo de preparación le servía café y al finalizar esto, se orientó para retroceder en el riel de la barra de la cafetería. -Espera un momento…- le detuve estirando mi brazo. - ¿Nos conocemos? - pregunté quedando ambos en silencio mirándonos. - Yo creo que nos conocemos...- le insistí. Hizo una pausa más, me miró de nuevo, haciendo un esfuerzo frunció un poco el ceño e inclino levemente la cabeza a un lado. -No.- respondió, -Aparte de los cientos que trabajan aquí, debe ser que en algún pasillo te pude haber visto antes- concluyó haciendo un gesto de aceptación de tal idea que no sostenía más análisis - mmm… ¿trabajas en correspondencia?, no, no espera, en clasificación, si ahí ¿no? - me preguntó en tanto miraba al techo tratando de esforzar la memoria. Después de todo era obvio, todos lucimos igual, mismos colores y la ropa formal. - Probablemente sea eso, pero tenía que intentarlo…- Le dije admirando tanta belleza y en verdad, que hermosas piernas, me encantaría que me rodearan el cuello. – Bueno, te aseguro que no te he visto antes porque no te olvidaría… -Ella se sonrió y movió la cabeza, pero ya esa sonrisa me da una ventaja. -Bien, fue un placer, ¡y suerte con el café!- exclamó riendo al paso que inicio su marcha. -Espera un momento. -le interrumpí su partida, - Dime tu nombre… - le pedí. Se detuvo un momento y cuando inicio decirle, ha llegado Ronas interrumpiendo, con un montón de papeles y algo que debíamos solucionar urgente, pero nos miró a ambos, se quedó ahí en silencio, se disculpó y se retiró enseguida. Nos quedamos extrañados, fue raro en verdad, pero este colega es un caso, no me sorprende a veces ya algunas actitudes de él, no quedo más que reírse ante este absurdo y siguió su marcha, - Espera, no me has dicho tu nombre…. - le decía. -Sabes, que…- me dijo deteniendo su avance. – Algo me dice que mejor quede en la incógnita, así que mejor entretente con otra cosa como batir bien ese café.- -Vamos, no te he dado razones, solo tu nombre…- le sugerí. -Suerte con otra…- me dijo cerrando la puerta al salir. Una de las cosas que me llama la atención y que lamento no haber estado ese día para ver lo de la planta, cuando sucedió el accidente en Halcyon Foods; dicen que estuvo increíble, bueno, está claro que fue una desgracia por la gente que murió y todo eso, pero que mierda, debió estar de lujo ver como esa mole se elevaba y como de ahí todo caía, mal día elegí para haberme ausentado a trabajar, pero ese estúpido accidente en casa que me pasó ese día, que estupidez, aun me duele el costado cuando fuerzo el moverme. Aun así, pienso que desde donde trabajo, era solo cosa de mirar por el ventanal de esta oficina y se hubiese visto a primera fila. Aún veo los videos son increíble: como caían los carros, la gente, cuando se desprendió un ala completa y cayó, eso fue épico, lo registros son alucinantes, pensar que el que hubiese salido de esa, sería el rey de las visitas en la red. -Según las noticias, tardarán otros tres meses en bajarla.- Comenté a Ronas, mientras bebía mi café y veíamos a través del ventanal que a lo lejos, a muchas millas, como se reconstruía la gigante planta de Halcyon, rodeada de androides, vehículos y obreros que trabajaban a toda prisa reparando ese gigante industrial, como así mismo, otro grupo no menor, se dedicaba a desmantelar los últimos vestigios de otra gigante estructura que había quedado insertada sobre la tierra y que según se veía en los videos, era una sección de la principal que se desprendió y se precipito a tierra cuando ya la planta había ganado más de los tres mil pies. -Otros tres meses más...- me respondió. - Eso es bastante tiempo.- -¡Qué problema fue!- le comente sonriéndome.- ¡Re-elevar la planta completa!-le dije imaginándome.- ¡No sé quién fue el imbécil que hizo esto, pero creo que le saldrá algo más que perder el empleo!- le expliqué riéndome.- Debió presionar el botón que decía “peligro, no tocar” y ahí tienes la mierda que dejó, ¡que pendejo!- le dije.- Pero estar ahí en esa que se desprendió, uff, ¡eso sí que debió ser bueno!- termine apuntando a la otra que se veía un poco más delante de la estructura principal. -Sí, debió ser un verdadero imbécil y un pendejo, estoy muy de acuerdo…- concluyo con un extraño tono de sarcasmo que no comprendí. - A todo esto, ¿cómo sigues de la herida que te hiciste estando borracho?- me pregunto señalándome el costado izquierdo. -Va muy bien, ¡aunque si hago mucho movimiento de cadera me duele un poco!- le explique haciendo el gesto de estar penetrando a alguna hembra delante de mío, Ronas movió la cabeza negando y se sonrío.- …Y me quedó una sensual cicatriz que las mujeres les vuelve locas, les dije que me lo hice enfrentándome a un idiota que quiso robarme mi mejor chaqueta.- -¡Oye eso es mentira!- -Lo sé, lo sé, ¿pero cómo sabes de eso?, no importa ya sé que oíste de la historia que hice de este accidente, pero ¿no esperas que diga que me caí de borracho y drogado sobre la mesa de mi estancia?- eso le quita excitación.- Atravesado por un fierro de lado a lado de la mesa de tu casa. ¡Por favor Ronas!- le dije dándole una suave palmadita en el hombro. -…Otra mentira más…-murmuro - Es una verdad, pero sin entrar en detalles.- le respondí a su comentario.- Que tenga una mejor historia, a ellas les encanta oír eso.- termine dándole ese consejo, ya que Ronas, a pesar de ser un tipo muy listo, para lo que se refiere de las féminas es un verdadero idiota. En general, mis días en Halcyon del Este, son bastante buenos y aunque Ronas se queja de todo, no lo hace cuando viene a una de mis fiestas. Él es como una mala película, con final predecible: queda borracho y tendido luego de probar de todo, en realidad no hace escandalo alguno o se hace de alguna mujer para el momento, solo bebe sentado en algún sillón que asome al patío, no habla con nadie y bebe hasta perder la conciencia, es como si se desahoga de sus problemas, de sus trancas y de una serie de disparates que habla sobre que vendrá a estas fiestas muchas veces, que ya dejará el empleo y se dedicara a recorrer el mundo y olvidarse de toda esa mierda y de princesas y dragones con príncipes afeminados. En lo personal, yo creo que tiene un problema con la realeza, siempre hace descargo con ellos, puede que se enganchó de alguna que no le dará atención y no lo cuenta, pero no ha faltado de mí preguntarle, lo he intentado, pero esta tan ebrio cuando empieza con esto, que entre balbuceos, es difícil darle sentido a la tira de incoherencias que dice y cuando le recuerdo el tema en su sobriedad, dice no recordar nada. Pero debo admitir que algunas cosas me están sucediendo que me parecen bastante peculiares, cosas extrañas que no veo sentido de por qué lo sean; de eso un recuerdo que se me viene de inmediato, sucedió hace ya más de seis meses y paso cuando fui por una caja de xocolate artesanales para una bella rubia que saldría conmigo para el Día de Halcyon; vi en el aparador de la misma tienda, que ofrecían arreglos de flores, lo típico y común para estas fechas, pero no pude evitar detenerme ahí a mirarles, lo hice mientras me envolvían la caja que compre para regalo, me quede ahí como ido mirándoles y en particular un arreglo de una docena de flores con una blanca al centro, simplemente algo me detuvo, como si la imagen de esto fuese de algo que debía recordar, como si fuese algo familiar; pero no volvió nada de la mente, solo el aviso del vendedor que después de llamarme un par de veces, me mostró mi encargo envuelto en papel rojo y una gran cinta blanca. No ha sido la primera ocasión que ha pasado, me he topado con cosas que son tan triviales y comunes, pero que pareciera que tienen alguna relevancia sin saber realmente porque; he visto algunos lugares, como la costa cercana a donde estoy, vi alguna repostería, con pastelitos y delicias que por lo demás, ni siquiera me gustan, pero que me detengo a mirar, es más incluso lo he hecho en una tienda de regalos de cosas absurdas como juguetes y peluches, había uno que era bastante estúpido, una especie de perro gigante, con una cara de imbécil, pero que estoy seguro que sacaría más de un suspiro de alguna fémina, pienso que se me está abriendo la mente en ese sentido, puede que este adquiriendo una sensibilidad sobre estos detalles aparentemente inútiles, como un lado femenino asesor de ideas y creo que veo en ellos una nueva forma de conseguir alguna ventaja; eso debe ser. Los días posteriores han tenido toques curiosos dentro de su habitualidad y aunque no me he detenido en mis planes y actividades, he empezado a tener sueños muy inquietantes, como persecuciones y caídas, soñé incluso que caía en picada como si hubiese saltado con un coche saliéndome del camino y enfilándome a un precipicio. Sueños o más bien pesadillas como esas, me han despertado de madrugada, sudando y respirando agitado, han sido muy reales, como un juego de rol usando una consola equipada con HV. Fueron varios, algunos fueron más amables conmigo; soñé con alguien, no sé quién es, puesto que no le podía ver bien el rostro la contraluz, corríamos por la orilla de la playa, esquivando las olas que la recorrían, reíamos mucho incluso recuerdo la sensación de besos en los labios y de una mirada intensa y en silencio, pero no recuerdo quien va conmigo, puede que me acosté con ella en alguna fiesta y no lo recuerde, pero hay algo familiar ahí, no se es una insensatez, porque no me detengo a ponerle energía a estas pendejadas, hubiese preferido el mismo escenario pero haciéndoselo en la playa a correr de la mano como niñitos. Hay algo raro, tan raro como aquel día que volví a casa y no había una gota de alcohol en el bar ni en la nevera y solo tenía lácteos con cereal en la despensa, ¿cuándo compré todo eso? .Y ni hablar de mi ropa: ya no estaban mis tenidas favoritas, es seguro que me robaron, insistí mucho con la policía , pero no encontraron nada que figurase la intrusión en mi casa, y no me recuerdo haberles regalado que no lo creo, pero si fuese así, donde están mis botellas y quien fue el imbécil que trajo lácteos a casa. Ni hablar del maletín con las jeringas y todo lo que tenía oculto, todo desapareció, desafortunadamente, de so no puedo hacer una investigación. En el transcurso de la semana siguiente, me encontré bastante hastiado, me vi y note que el resto noto mi mal humor y lo desganado que me hallé. Incluso Ronas, que siempre inicia la semana con sus reparos y consejos, no me ha dicho nada, solo me mira, como bicho raro, como si buscara en mi expresión el indicio de algo, algo que no sé qué es. Estoy deprimido y he optado por reducir las salidas y los excesos, me estoy preocupando, estoy de alguna forma asustando, me siento ansioso y tenso sin motivo, hay cosas de mi habitualidad que no me cuadran, incluso el hecho de tener que recuperar mi canal de vídeos que por alguna rara razón había desaparecido, eso es imposible. Finalmente, no han cesado las pesadillas y esos melosos sueños que tengo con alguien que no tengo idea quien es, pero que seguramente en alguna ida de estas me la debo haber jalado también. Es raro, no deja de serle, en ocasiones me despierto sobresaltado, incluso sudando y gritando, como en otras oportunidades, relajado y sereno; espero que la consulta con ese amigo mío que es especialista en trastornos y locuras me dé una mano, pues aunque me lo he echado a la risa, ya es muy recurrente, sobre todo el tema del contacto con el HV y esas secuencias de imágenes que me aparecen de la nada, puede que sea un defecto de la interface neuronal que tengo implantada, pero algo sucede y espero que pueda darme respuesta. La semana siguiente, en lo que queda de agosto, viajé a Sargasous, fui al encuentro de otros amigos y algún bar que me recibió en su VIP para que fuese atractivo para la gente. Un par de brindis al público, fotos, alguno que otro papelito que me llego a la mano con el nombre para ubicar alguna fémina, fotografías, consejos, risas y mucho para beber. Fue en ese momento, cuando todo era éxito y estalló la música y la fiesta, que me alejé del grupo un rato y salí al balcón a tomar aire, me aproximé al borde y me apoyé para mirar el horizonte y el mar. Me sentí triste nuevamente, vacío sin sentido, perdido sin motivo para estarlo. En ese momento, salió alguien más, una muchacha que dejo salir con ella el ruido y la euforia del recinto y que apaciguó casi por completo al cerrar la puerta detrás. Me distrajo, se aproximó al otro extremo e hizo lo mismo de mirar el mar. -¿Descansando del ruido?- le dije desde mi lugar. -Algo así. - respondió sin mirar. -Prefiero mirar cómo se tragan las boyas. – me respondió dándole un sorbo al vaso que trajo consigo. -¡Si, en realidad es entretenido ver como se pierden y vuelven! - -¿Será que nunca aprenden estos peces?- -¡Hay otros que se suponen más listos y tampoco lo hacen!- me dijo riéndonos. -Oye, ¿no te conozco de otra parte…?- -Me suena a truco…- dijo con una sonrisa. -No es truco. - le comentaba acercándome algunos pasos para verle más a la luz. -Ya te recuerdo, de Halcyon Foods…- -Vamos, si fuese de ahí, sería historia ¿No crees?.- -Lo siento, confundo siempre con ese armatoste, pero trabajas en la planta, ¡eres la chica de la cafetería, la que no me quiso dar su nombre!- -¡Donde te fui a encontrar!- -Bueno, no es tan malo.- -Ya te recuerdo. - me dijo girando la cabeza para mirarme. – Mejor te dejo meditar con los peces…- comentó empezando su marcha. -Fue un mal comienzo, es verdad. – le dije estirando las manos para detenerle.- Pero podemos intentarlo, seré un caballero.- Ella se detuvo y me miró con desconfianza pero se sonrió. -De acuerdo.- -Bradco Evile, mucho gusto.- inicié estirando la mano para estrechar la de ella. -Buen intento, pero no te lo diré Bradco.- me dijo desviándose para empezar a caminar. -Vamos, solo quiero charlar, no haré nada que no quieras…- le dije sin convencerla. -Mira esto. - me dijo deteniéndose para mostrarme un anillo de su anular de compromiso. -¿No me digas que tienes poderes o perteneces a una liga de súper héroes?- ella se largó a reír. - ¿Estas tomando un Moggio?, te invito uno.- le dije al ver su bebida la cual quedaba solo lo hielos; Ella se detuvo. - Si aciertas con que le combino, te aceptaré. - - Déjame ver, déjame ver….con cerveza negra.- - Que observador…- -No me gustan las rubias…- Dijimos al unísono, nos dio algo de risa -¿Cómo lo sabes? – me preguntó ya más relajada. - Solo lo inventé. - - Ya está bien lo acertaste, pero la verdad es que no puedo beber más, no esperaba que ganaras. - me dijo riendo. -De acuerdo, pero al menos charlemos un rato, me lo gané. - -¿Por qué quieres mi atención?, allá dentro, la tienes de todo el mundo.- - Necesito un respiro, hablar de otras cosas, no soy solo un rostro hermoso, tengo intereses.- Ella rio. -¡Que cercana la recomendación!- comentó.- Muy bien, entonces ¿a que más te dedicas a parte de entrar por el acceso VIP?- -Bueno, tengo un trabajo como cualquiera, ya sabes en Halcyon Foods.- -Seguro, que sí, estabas a cargo del botón que decía “no presionar, que la planta se queda colgada en el infinito”!- - ¡Otra vez con eso! – le dije riendo al ver que insisto con ese lugar. -¿A caso estabas ahí que le das con eso?- -Para nada, de hecho, es día ni fui al trabajo, tuve un accidente, algo así…- le dije levantándome la orilla de la camisa para enseñarle la cicatriz que tengo. -¡Menudo tropiezo!, ¿jugando a los espadachines?- -Un pedazo de fierro que me atravesó. - -Por el Creador, ¿trabajas en un circo?- -Un atraco, y termino así. - le dije para impresionar. -Yo también tengo algunas marcas, pero son de historias menos fantásticas que la tuya.- -¡Que es verdad!- le reclamé.- Y tú, ¿Dónde estabas ese día?- -Donde siempre, en área de ventas, ahí entre camiones y grúas.- -Pero entonces ¿le viste caer?- -Bueno…- me dijo haciendo una pausa. -Si, supongo…no lo recuerdo en realidad.- -¿Estas de broma?, ¿Cómo olvidas algo así?- -Bueno, no sé, no me recuerdo bien creo que estaba almorzando…- dijo titubeante. -Yo hubiese salido con el plato en la mano a ver esto!- -En realidad creo que estaba en un elevador…- dijo notando algo de desconcierto en su mirada. - Bueno, da igual, fue algo que mucha gente quiere olvidar. - - Es que no recuerdo…- dijo confundida. - Puedes haber estado en cualquier parte, no importa, el asunto es que no estabas sobre esa mole, ¡eso si que sería demasiado! - - Sabes, no me siento muy bien…- me dijo tomándose la frente con la mano. -Siéntate un momento. - le dije señalándole una banca que había a unos pasos.- ¿Vienes con alguien?, puedo ir por ellos. - -Si, mi novio y unos amigos…- - Oye no quería traer algún mal recuerdo…- le dije preocupado al ver como esa muchacha quedo tan confundida. - No recuerdo nada de ese día. - me dijo angustiándose, al momento que un par de muchachas ingresaron al balcón y se aproximaron a nosotros.-. -¡Por Fin!, te hemos buscado por todos los pisos!.- dijo una mientras llegaron a su lado. -¿Qué te sucede?- -No me siento bien…- respondió triste. -¿Qué le has hecho a mi amiga?- -¡Estábamos charlando y de pronto ella se sintió mal!- les comenté. -Solo hablamos del día del accidente en Halcyon Foods…- -Nicom, vamos amiga, vamos al baño, mójate la cara y te calmas. – le dijo otra abrazándola y llevándosela camino al interior. -…Nicom…- pronuncié como si me fuese familiar. -¿Qué le sucedió?- le pregunté a la que se quedó rezagada. -Fue terrible, no tengo que recordártelo supongo…- - La veo muy confundida, no entiendo…- - Su exnovio murió allí…-me dijo. - No tenía idea…- dije aceptando la metida de pata. - No tienes porqué saberlo. - me dijo la chica. - ¿Te conozco? - - No lo creo…- contesté sin reconocerla. - En fin, mejor aléjate, por favor. - terminó volteando y caminando al interior del local. Me retiré del local nocturno, los vi en un rincón antes de salir, ella me miró también, después no pude dormir, me quedé ensimismado con lo que pasó en la fiesta, no aguardé más que el amanecer en el hotel para tomar mis cosas y largarme; pensaba en esa muchacha en lo que sucedió, pero yo no tenía como saberlo, a veces se me pasa la mano, fue estúpido estar sacando el tema como si fuese algo coloquial; pobre muchacha…pobre Nicom. En la tarde del sabadu siguiente, me dirigí a casa de este amigo “loquero” como le llamamos, es un buen doctor y me ha salvado ya varias de cuando llego reventado a trabajar, con sus inyecciones e inventos que me resucita para llegar fresco y rejuvenecido a la jornada. Este sujeto vive más central en la ciudad del Este, diría que a unos kilómetros al oeste de la ex planta de Halcyon Foods, en una magnifica casa, nada de mal, con piscina y un buen patio, ideal para un encuentro con muchas mujeres y una tropa de los nuestros, pero bueno, está ya de nupcias con una tipa que lo tiene ahí casi amarrado, sería imposible pensar algo así, si no es por las escusas de urgencias y esas cosas que inventa, no tendría forma de ir a las que organizo en casa. -¡Bradco!- me dijo alegre levantando las manos al ver que cruzaba el pórtico de su jardín a bordo de mi carro. -¡Paal, ¡amigo!, que gusto de verte, espero que estés solo hoy.- le comente apuntándole con el dedo, mientras aparcaba el coche al lado del suyo, en un desplaye próximo a la entrada frontal de su casa. -Sí.- respondió con alivio haciendo un gesto como si se sacara un costal imaginario que llevaba en la espalda.- Han salido todos al parque de atracciones que ha llegado este fin de semana.- me dijo en tanto bajaba de la cabina abierta del carro y nos escoltábamos en dirección a la entrada de su casa. -…!Así que podrás al menos beber y comer algo que no esté en la dieta de tu mujer!.- le interrumpí para largarnos a reír. Al entrar a su casa, pasamos enseguida en dirección a una sala estudio que es una habitación ubicada al extremo opuesto. Es el rincón privado de Paal, debe ser uno de los cuartos más grandes de la casa del cual no accede cualquiera, incluso dificulto que lo haga su mujer. Al acceder, es siempre un encuentro con la historia y con los sitios poco conocidos y visitados por el corriente de la gente. Está provisto de varios muebles de diseño ancestral, hechos de madera, perfectamente tallados y pulidos; tiene un gran escritorio al fondo, cerca del ventanal que deja ver el patio trasero de la casa y el horizonte de los valles en el fondo, tiene sobre su cubierta algunos accesorios y artefactos antiguos que ha rescatado y adquirido en sus innumerables viajes, otros están dispuestos en las repisas laterales o delante de los espacios para separar los volúmenes de su biblioteca personal, instalada a lo largo y alto de una de las paredes laterales. Hay ciento de fotos, algunos diplomas con timbre real de luz colgados en la otra pared y una colección de pequeñas figuras extrañas de los lugares que ha visitado a lo largo de su carrera como las zonas del otro hemisferio de Erva. No es fácil poder retener la cantidad de objetos y detalles visibles y ocultos en cada rincón de este cuarto, ya que todo tiene algún significado que se traduce en el recuerdo del paso de algún sitio histórico o exótico. Me hizo recostar en un amplio y muy cómodo sillón negro que mantiene ubicado delante de su escritorio, casi al centro de esta sala, a un lado de una mesita cubierta de vidrio, que contiene sobre ella una colección de soldaditos de metal del ejército de real de un par de siglos atrás, perfectamente pintados y en formación conjunta a primitivos cañones y carros tirados por equinos; una colección que dice el haber pintado y decorado pacientemente. Tendido sobre el sillón, acomodé la espalda y los pies para quedar perfectamente recostado y listo para la sesión de hoy. Paal permanecía unos metros más allá, preparando un par de tragos en su mini bar para ambos. -A todo esto…-me volteé a verle.- ¿Cómo sigue tu brazo?-le pregunte. Él me miro y se arremango la camisa para mostrarme una larga cicatriz que le recorría desde el inicio de la muñeca hasta casi llegar al codo. -Está muy bien.- me dijo- Algunas secciones de hueso reemplazadas con prótesis metálicas y la microcirugía hizo el resto, de hecho está mejor que antes!- -¡Fue una muy mala caída!-le recordé.- ¿Me imagino que por un rato no más deporte extremo?- dije restableciendo mi postura para mirar la lámpara de cristal milenaria que colgaba del centro del techo y que utilizaba aun ampolletas incandescentes. -Sí, fue suficiente, no más volar planeando bajando acantilados.- reflexionó recordando sus días de planeo libre con los trajes jetpack para deportes extremos del cual es acérrimo practicante.- ¡Es por eso que no nacimos con alas! ¡No sé cuántas veces me lo repitió Angelé!- comentó recordando los reclamos que le hacia su mujer al estar convaleciente para echarnos a reír. -Ahora necesito que te relajes, que dejes tu mente en blanco.- me pidió acercándose con un par de vasos a medio llenar.-…cuando digo la mente en blanco, ¡eso va incluyendo las princesitas que andan por ahí!- me decía riéndonos.-…vamos a conversar un poco y te necesito concentrado en lo que me has contado de esos sueños y pesadillas…- me dijo entregándome uno de los vasos para beber ese exquisito trago que tiene de reserva, al cual le di un primer sorbo con agrado. Luego, él se sentó en un sillón un par de metros más allá dejando su vaso en otra pequeña mesita que tenía a un lado para coger su libreta y un bolígrafo. -¿Tu eres el único que tiene este tratamiento? ¿No es así?- le dije levantando mi vaso para darle un pequeño sorbo más. -Ahora entiendo por qué no te cambias de analista.- respondió bromeando levantando su baso también. -Pero antes…- dijo estirando la mano con la palma extendida. -Sí, ya lo sé…-respondí metiéndome la mano al bolsillo del pantalón y dejando mi Biper en un espacio libre de la esquina más próxima de la mesita de centro.-No lo usare, lo prometo.- -Son las reglas.-dijo.-No quiero llamadas o conexiones a Vibra entremedio de la sesión.-me aclaró mientras se tomó la molestia de tomar mi equipo y dejarle sobre una estantería cerca de la puerta de acceso, para volver a sentarse en la misma ubicación.- ¿Veo que estas mejor de la vista?, estás sin gafas de sol.- -Sí, bastante bien.- dije.- ¡Ya se acabó esa rara sensibilidad a la luz que tuve por días!- -Sucedió como te lo anticipé. -dijo.- De todas formas bajare un poco la iluminación para relajar los sentidos antes de iniciar con la sesión…-continuó volteándose de su posición y estirando el brazo para colocar su índice sobre un contacto HV que tenía en la cubierta de su escritorio. Enseguida se oscurecieron levemente los cristales de los ventanales y con ello se ha mitigado la luz que por ahí entraba logrando un entorno más acogedor.- Cuéntame que te inquieta, te escuche muy nervioso cuando me llamaste para concretar esta visita.- me comento haciendo el alcance cuando le dije de mi viaje a la costa que resulto un desastre. -Iniciemos con lo que viste en el HV…- me sugirió en tanto abría su cuadernos de apuntes para tomar notas. -De acuerdo.- le respondí.-…Fue extraño en verdad, pues sucedió cuando estaba en el cine; fuimos a ver una de esas cintas que son una porquería pero que en fin le encantan a las mujeres….- -¡Hey!, concéntrate en lo importante…- interrumpió viendo a donde se dirigía mi relato. -Sí, lo lamento…-me excusé.- En realidad estábamos muy bien, ahí, nada inusual, pero en una de las oportunidades que me conecté al HV para ver y sentir la sensaciones desde el punto de vista del protagonista, fue donde me apareció mezclada una imagen…- - Veo que se te ha reiterado ese síntoma que me has contado.- -…Así es.-confirmé.-Es lo mismo que otras veces que te conté con esa imagen, en realidad esa secuencia, que mostraba algo totalmente distinto a lo que sucedía.- me explique mirando los motivos dibujados en el techo.- Pero se ven tan reales, cada vez lo son aún más, es como si hubiese estado ahí.- - Ya veo.- dijo escribiendo cosas en su libreta.- ¿Qué fue lo que viste?- - Lo nuevo es que caigo de una plataforma que se derrumba, alguien está tratando de ayudarme pero no lo consigue.- le relate haciendo memoria.-Después caía al vacío estando dentro de un coche, viendo también como lo que estaba a mi alrededor se desmoronaba y caía conmigo hasta chocar contra el piso.- -Qué hay del entorno, ¿viste algo o alguien familiar?- -No lo recuerdo con claridad, en realidad, a quien vi fue a alguien que estaba en el tramo del piso que se elevaba, me estiraba su mano, pero no le alcance, eso supongo, paso demasiado rápido, solo fueron unos segundos…- -Entiendo… ¿Sabes quién te ayudaba?- -No le pude distinguir bien, está a contraluz. - le explique haciendo memoria de su imagen. - De hecho creo que ahora que lo pienso, ahora que me haces pensar en ello, en los otros sueños puede incluso que es la misma persona…- -Eso esta interesante…-le oí concluir. - Hay algunos casos que se ha registrado alteraciones en el contacto con HV, por estados anímicos del individuo, uso de algún medicamento o droga que esté presente en el sistema nervioso, hay muchas circunstancias que incluso sicóticas pueden llevarte a cosas así.- -Ese día no me eché nada en el cuerpo, te lo aseguro…- respondí sonriéndome. - ¿Tal vez esta fallado el implante del HV?- sugerí viéndome el minúsculo punto inserto en mis dedos índice. -Las pruebas indican que está funcionando adecuadamente. - respondió. -Es tu cerebro el que está haciendo alguna rara mala pasada.-dijo bromeando.-Háblame de algún sueño que has tenido.- -Recuerdo que en una ocasión, que estaba en la playa, una playa desierta, caminaba por la orilla y en un lugar cualquiera me detuve. - le relataba moviendo las manos.- Me senté ahí empecé a dibujar en la arena, rayas, círculos, garabatos en realidad y lo que dibujaba ahí, se reflejaba en el cielo, sobre el horizonte…lo inquietante es que en un momento, algo parecía controlar mi mano y me forzó a escribir…- - ¿Qué ha hecho…?- -…Decía; “…Tan solo sácame de aquí…”- -Bastante raro, ¿parecía un entorno artificial? - -¿A qué te refieres?- le pregunte estirando el brazo al suelo donde había dejado mi vaso para darle un sorbo más. -Es como un entorno virtual de HV lo que describes, puede que has visitado algo similar y le asimiles, eso es normal…- -No estoy seguro…-le respondí con duda. - Pero no fue la única vez y he tenido otros sueños similares, con alguien que no reconozco…- -¿Y cómo es ella?- -¿Ella?- le pregunte extrañado.- ¿No te he dicho que sea una mujer?- -Vamos ¿que ahora me dirás que sueñas con hombres? - me respondió riéndose. -¡En eso tienes razón…!- respondí relajándome. -Descríbeme de otras situaciones, indaguemos un poco más…- -Hay ciertas cosas que veo, cosas que me llaman la atención sin realmente saber la razón; objetos, lugares, no sé, como si les recordara, una situación incómoda que no comprendo porque me hace sentir así.- le explique sintiendo nuevamente esa sensación de angustia..-…¿Sabes?- exclame desde mi lugar.- Paso algo inusual y eso sí que fue extraño, no sé, me dio como un escalofrío...- le conté mientras me moví un poco, sintiendo ese frio que se cuela por la espalda, como si se deslizara un cubo de hielo que resbala desde el cuello para bajar, al recordar cómo se sintió eso.-...Fui a Sargosous, por el fin de semana, hace unas semanas, y me he encontrado con una chica ahí, en un club nocturno muy bueno y comencé a hablar con ella, un chica muy guapa, más joven que yo, en realidad esta exquisita, si la vieras…- -Bradco…concéntrate que la hora de terapia no es barata y te la cobraré igual si te la gastas relatando tus arrancadas. - me interrumpió. -Lo siento, bueno, comenzamos a hablar y todo eso, el dialogo típico, pero fue en un momento, unos segundos que coincidimos en una frase estúpida y cursi, algo que en realidad no tenía relevancia, en realidad marchaba todo bien, fue agradable hablar con ella, bueno, hasta que se me ocurrió la genial idea de hablar del incidente de Halcyon Foods y tirarle al juego.- -¿Y ella que te dijo?- - Eso es lo raro, no recordaba, ella no tenía claro donde había estado el día del incidente, me nombró distintos lugares y bueno, finalmente entro en una confusión que termino cuando le rescató una de sus amigas.- -¿Y eso en que te atañe?- -La verdad es que en nada, no sé, fue como si le conociera, como si le entendiera.- -¿Ella te dijo algo?- - ¿Sus amigas? ¿La muchacha te refieres?- -Claro.- dijo tranquilamente…-Nicom- continuo sonriéndose. Yo me quedé helado, me levanté de mi posición quedándome sentado en el sofá. -¡Espera un momento! Yo no te he dicho su nombre ¿cómo lo sabes?- Paal, dejo su libreta y su lápiz a un lado del sillón en esa pequeña mesita donde les dejo cuidadosamente y se colocó de pie aproximándose a mí sin borrar esa sonrisa de su rostro. -Bradco, amigo…-dijo. -Te voy a explicar algo y no te gustará saber, pero creo que ya es tiempo…- continúo reflexivo. Me quede pasmado y helado, puesto que sentí inexplicablemente miedo y una sensación desagradable que se apoderó de mí, como si fuese un mal presentimiento y no estaba lejos de ello, porque no paso más de unos segundos y de ponto, vi que todo se me movía rápidamente, no podía enfocar y me empezó a costar un tremendo esfuerzo fijar la vista quieta sobre algún objeto en particular. Dejé caer el vaso que tenía en la mano y sentí como este se reventó al chocar con el piso; trate de levantarme, pero Paal llego frente a mí y me sostuvo de los hombros presionándoles hacia abajo para que no lo hiciera. - Te vas a marear, es una reacción normal.- me decía mientras impedía levantarme del sillón. -Es un activo que estimulará tu memoria de largo plazo, luego que hagas contacto con el HV lograremos un resultado completo.- se explicaba.- Está algo experimental aún, por eso los malestares, algunos efectos colaterales, todos temporales, sino mírame a mi.-dijo riendo.- Ya tome uno igual hace unas horas y ¡Me siento muy bien!- exclamo. -¡No puedo creerlo, me drogaste!..¡¿Qué estás haciendo Paal?!- -Necesito respuestas. - dijo.- No es un método muy convencional, de hecho me puede costar mi licencia de médico, pero necesito gatillar la anomalía nuevamente y saber cómo lo controlas.- Se explicaba – Incluso estoy casi convencido de que ella tiene que ver en esto.- me decía en tanto ya sentía que no ejercía tanta fuerza para mantenerme ahí o bien yo no podía forcejar con lo mareado que estaba. -¿Qué relación?- le dije con una dificultad notoria para poder mencionar esta simple pregunta. Paal me soltó y se quedó ahí de frente mirándome, yo insistí en colocarme de pie, pero caí al sillón nuevamente y de ahí al piso al no resistir la oscilación de las cosas que se mueven de un lado a otro. -Nicom, con ella tienes una relación o bien tenías y luego de nuevo…- le escuché decirme.- Bueno es algo que cae en lo técnico, porque han sido varias veces.- me dijo riendo.-Ustedes son la clave de esto...- Me dijo cuando sentí que empecé a convulsionar.- Quédate tranquilo, es un efecto pasajero, es mejor no resistirse.- Me dijo levantándome y dejándome tendido a lo largo del sillón nuevamente donde los espasmos lentamente empezaron a dejarme.- No te alarmes sin no puedes hablar, pasará, este es el momento que los micro implantes se conectan a nivel neuronal.-se explicó -Ahora no la recuerdas y en particular, no tengo idea porque fue distinto esta vez, a estas alturas y deberías haberle llevado a la cama y tendrías que estar llorando porque te dejó.- me decía con toda pasividad.- Pero te ayudaré a estimular tu memoria.- continuó, tomándome y levantándome de la camisa con ambas manos, lanzándome sobre una estantería que rompí con todo lo que tenía al caerle encima. -Bradco, amigo, este diálogo ya la tuvimos…varias veces, claro que fue en otros términos, pero fue algo parecido.-le escuchaba detrás de mi.- ¿Te recuerdas de mi brazo?- me pregunto tocándose con la otra mano.-Pues bien no fue una caída.- relataba en tanto parecía oírle hora a mi izquierda en tanto trataba de incorporarme.- Fue en nuestra última charla, con tu amiguita claro, me partió el brazo el acceso del edificio al cerrarse, eso fue la última vez, pero no te recuerdas.- me decía, en tanto a mi venían un montón de imágenes sueltas y momentos que no tenían relación uno con otro y que parecía que empezara a recordarles pero sin reconocerles.-¿O acaso crees que esa cicatriz del costado te le hiciste en una de tus borracheras?- continuo sintiendo que me daba un punta pie en ese mismo lugar que me dejo tirado en el piso nuevamente.- No fue así, fue una explosión, porque yo quería dispararte primero, ojalá lo recuerdes.- dijo con sarcasmo.- Todo paso, fue real cada sueño y ¿sabes por qué?.- me decía mientras yo trataba de parar del piso y sentía como me pateaba las costillas. -¡Porque estabas ahí, en Halcyon Food cuando toda esa mole se elevó!- exclamo colocándose cerca de mi oreja. En ese momento, que escuché tales declaraciones, vino a mi mente el recuerdo desordenado y fragmentado, de las esa libreta que encontré con anotaciones mías, de sueños que numeré, que no recordaba cuando le había escrito, si todo ello sucedió, tal vez ahí cuando los apuntaba también lo comprendí o estaba cerca de esa deducción. -Ahora, vamos a charlar un rato…en realidad me vas a escuchar- continúo tomándome con fuerza de las ropas y lanzándome más allá sobre la mesita de centro que termine por romper al caer sobre esta y lo que tenía encima. -La situación es la siguiente; Eres miembro del proyecto REDO, un tipo creativo y muy inteligente contratado por Sphere inc y mano derecha de Olsmo, quien claro está no se acuerda de ti. -Empezó a hablar mientras se paseaba frente a mi.- …Desarrollamos en secreto esta arma para venderla a algún reino codicioso como el nuestro, Harket fue muy generoso y excelente facilitador, claro, porque quería ser él el soberano, por otra parte nos ayudó también tu princesita del Norte, a quien te la has follado como a nadie y que nos facilitó recursos e información, a cambio claro de que convenientemente el afeminado del príncipe de Erva, renunciara a su bisexualidad y se enamorara de ella; es muy bella, pero es una zorra.- me dijo riéndose con jocosidad.- Llevamos seis reinicios, de los cuales perdiste la conciencia de ellos muy convenientemente, cuando el imbécil del Harket se le ocurrió la brillante idea de querer acostarse con tu noviecita. Desde ese momento, algo hiciste y desarmaste el plan; luego del primer reinicio, parte del equipo ya no recordaba nada, convenientemente el Virrey tampoco, ni siquiera tu princesita norteña y malvada y el resto del continente…- se explicaba entre la lluvia de imágenes y recuerdos dispersos que empezaron a llegar a mi mente de forma incontenible. “…Son peces nocturnos, salen a la superficie y se traigan las luces, creyendo que son insectos, luego al no poder tragarlas, las dejan y se les ve de nuevo.” -En cada reinicio, perdimos el control de la situación, en tanto te escudaste en una supuesta incógnita de lo que sucedía y tenías todo bien pensado.- se explayó haciendo una pausa para beber licor directamente de la botella.- Fue inteligente incluirte en los reinicios, no recuerdas nunca nada, no tienes idea del proyecto, no reconoces a nadie; pero dejaste algo que solo tú puedes activar: alguna palabra, alguna petición que le HV reconoce y puedes manejar esto otra vez, seguramente hasta que lo resuelvas...- “-Bradco….Te quiero mucho, pero que no sea un momento muy rosa…-“ -…Creaste tu propio reino dentro de otro, tu propia vida, ¡menudita sorpresa! Y sabes que no fue casualidad que tu reino rosado se elevara a los cuatro mil metros?- me preguntó sin que pudiera aceptar o negar nada. – ¡Es simple!, es un corredor aéreo para aves migratorias, digamos que internacionalmente se considera territorio neutro, ¡que malditamente inteligente es el HV! O lo que hayas hecho con esto...- “…El otro accidente ocurrido en VComs Inc. una planta procesadora de avocados, dañó la sala de repositorio del núcleo local HV, el cual fue destruido por un loco que inexplicablemente, trato de apoderarse de las instalaciones llevado por la furia…” -…EL color rosa, debe ser una mala broma, pero ahí está, flotando a los mil trecientos metros que lo estabilizo Oslo, para que vuelva a ser de Halcyon Este por supuesto!- dijo riéndose .-….Y algo importante me falto mencionar: Yo induje la creación de la ley Haduf, tenía que presionarte…- se explicó.- y por último, si es que no lo has concluido: Tú eres el exnovio que se murió…- Yo me quede atónito, es imposible si estoy aquí y ella incluso me ha visto.- …Que no te reconozca, bueno, es parte de lo que el mismo REDO puede hacer: nadie se acuerda de ti, desapareces y estas al mismo tiempo!, ¡querías protegerla del pene del Virrey! Y ahora ni siquiera se recuerda del tuyo!- continuaba riendo. -…los cabos sueltos; alguien que liberaste y no sé quién es, aunque no me preocupa, seguro es un cobarde, por eso no ha hecho nada.- dijo para después beber.- …control de los androides…. ¿cómo lo hiciste? Hay un raro estado de conciencia de REDO, está haciendo cosas por su parte, cosas que no le corresponden.- comentó. - Mataron a Mags….tu amigo.- me dijo reflexivo. -…pero por mi parte necesito controlarlo y recuperar esto, ¡lo pensamos para grandes cosas!, ¿no te acuerdas? - decía levantando las manos en símbolo de grandeza. -…Personalmente, creo que para hacer tanto alboroto, tu novia debe tener la mejor vagina de todo el reino, ¡debe ser lo máximo! – ----------------------------------------------ooo---------------------------------------------- Oficina del Virreinato, Halcyon Este, hace seis años. -¡Tranquilízate!- -¡Cómo quieres que me calme! ¡¿No te das cuenta lo que me pide?!- le dije conteniendo las ganas de gritar. - -¡De acuerdo!, lo entiendo, es complicado.- -¡¿No sé qué hacer?!- -¡Debemos pensar en algo, pero escucha Bradco!- me dijo colocando sus manos en mis hombros.- Este no es el lugar.- comentó mostrándome que estábamos a unos pasos del acceso de la oficina del Virrey. – Salgamos de aquí y lo hablamos bebiendo algo. – -¡Ayúdame amigo!, ¡No puedo hacerle esto a Nicom!- le pedí desesperado. -No te preocupes, encontraremos una solución, te lo prometo, no la tocarán. – -¡Me ha pedido algo que no podré…!- -Nosotros tenemos el control, no lo olvides. - me aseguro con esa actitud triunfadora que siempre le admirado. – No dejaré que nada le pase, idearemos algo que deje tranquilo a todos, te lo prometo. – me dijo tranquilizándome. Ahora sé que todo irá bien. ------------------------------------------ooo------------------------------------------------- “-¿Quieres que sea el ver tu cadáver aquí tirado el ultimo recuerdo tuyo?-“ me hablo Paal esa vez… -No me mires con odio, si pudiera lo hubiese hecho con mis medios. -dijo con sarcasmo.-¡Eso sería muy elocuente si alguien más de mi equipo recordara algo!-me exclamó.- Se convirtieron en eternos reclutados del proyecto. - me dijo dejándose caer en el asiento de su sillón. - Solo quedo yo. – se referenció.- Yo creo que esperabas que te ayudara, confiabas en mi criterio, puede que debí hacerlo con ese asunto del Virrey con Nicom, pero ya está hecho.- “-¿Es humano?-…Algo tiene, si no ¿de qué forma nos entendería?” De improviso, me percaté que se llevó la mano a la nariz y se miró la punta de los dedos que se impregnaron se sangre. Luego sacó un pañuelo desechable de su bolsillo y se limpió. -¡Algunos efectos colaterales!- decía mientras se limpiaba los dedos.-Hay que mantenerse tranquilo, eso es lo recomendable…- “– No te imaginas lo que es vivir esta vida donde nada encaja, donde todos viven en un mundo que no recuerdan. -“ Me dijo Ronas En ese momento, entre el mal estar del mareo y lo que escuchaba, concluía y se revolvían de nuevo imágenes y flashes de situaciones, que van y vuelven y me traen las piezas revueltas de este gigante mural que se ha convertido mi mente; pero tiene razón algo hay ahí, hay verdad en lo que dice, puede que sea así: Me veía caer dentro del coche al vacío, me veía ser lanzado lejos y caer en la tierra, me vi siendo presionado contra el piso por una fuerza que me doblegaba. Se cruzó la imagen de esa mujer, me abrazaba y me calma, le veo llorar y le veo gritarme para que me aleje. La otra, la que es del reino del Norte parece ser mi amiga, me habla y ríe conmigo, nos tomamos las manos y nos hemos besado a escondidas no sé por qué. “¿De qué sirve pertenecer ahí?, ¿para qué quieres que recuerde si olvidarás todo incluyéndome?” me decía esa princesa que recordé estando abrazados en la cama. Sin más que hablar y esperar, me llevó a la fuerza sosteniéndome de la camisa con increíble fuerza que no dejaba soltarme, de esa forma, me obligo a sentarme en la silla que acercó a su escritorio, se fue al extremo opuesto, arrojo arrojó todo lo que sobre la cubierta al piso sin importar lo que fuera, se sentó frente a mí al otro lado del escritorio, tomó su Biper que saco de su bolsillo interior de su chaqueta y que dejó encima, también saco un arma que tenía guardada en lado opuesto de la misma prenda y la dejo sobre la mesa al alcance de su diestra. A continuación, y sin despegarme la vista, colocó su dedo sobre un contacto del HV que tenía cerca de él y vi como el terminal acoplado de su mesa se articulaba para desplegarse frente a él. La otra mano, la dejo sobre el cuerpo del arma que permanecía recostada en la cubierta del escritorio. -¡Ahora hace contacto con el HV!- Me ordenó.- Te dispararé en un brazo, una pierna, hay mucho donde acertar, ahora conéctate al HV y sin trucos.- me dijo mostrándome su arma que apunto el cañón a distintos objetivos en mi cuerpo. No sabía bien que sucedería al conectarme ahí y si esos recuerdos fugases que me abordan se quedarían y se enlazarían formando el orden o definitivamente el caos, pero no tenía más que obedecer a Paal que había cogido su arma nuevamente y me apuntaba aguardando a que me enlazara al HV. Tomé un respiro, uno profundo y coloqué el índice en el contacto del Biper que me pasó, de inmediato y seguida a la bienvenida, el bombardeo de imágenes y situaciones entraron a mi mente como un caudal, uno sin control. Fue inevitable sacar el dedo del contacto, pero Paal me obligó a colocar la mano nuevamente ahí, dejando su arma y forzándome a colocarla en posición sin encontrase en mí una real resistencia, en tanto el parecía conectarse a la interface y hacer algo. -Te diré que ahora ando algo apurado, verás que recurrí a inducir algunos recuerdos a nuestro querido Virrey para tener el apoyo económico para esto, pero él es algo impaciente y es un imbécil que una vez que tenga esto bajo control, le borraré su maldita mente! - reclamó -Ahora, entrarás como un individuo común- me instruía sin dejarme de apuntar con su arma que retomó -Colectaré la secuencia de tu enlace neuronal, veré el truco de dejaste para que solo tú lo actives. – describió en tanto el se conectó a otra interface frente a él. -----------------------------------------------ooo------------------------------------------- Planta de producción VComs Inc, área de administración, cerca del reactor central, hace 2 años. -¡Escúchame!, vamos a salir de esto, te lo prometo.- -¡Esto es demasiado! - -Solo aguanta, por favor cariño, solo un poco más y esta pesadilla terminará. - -¿Bradco, estas seguro?- -Lo estoy, lo estoy…- le dije mirando sus ojos. -Son capsulas de escape, están reservadas por si hay algún noble y sacarlo y se cómo activarlas.- Después le tomé de la mano, ella respondió. – Esto va a estallar muy pronto, sube, te dejará en un lugar seguro…- le expliqué en tanto activé con el contacto del HV el acceso a la capsula de emergencia. -¿Cómo saldrás tu?- -Hay otra, a la vuelta, no te alarmes, yo iré en la otra. - le dije sintiendo como las explosiones y las vibraciones a cada momento, se sentían más cercanas. Coloqué a Nicom dentro de la capsula vertical, le aseguré el cinturón que le afirma del pecho manteniéndole de pie. – Afírmate muy bien, se sacudirá mucho, no te asustes, yo te encontraré. - Le dije, luego le besé los labios, como si fuese la última vez. -Nos vemos amor, te veo allá. - De seguido, cerré la puerta de acceso, mientras ella me miraba asustada y llorando. Le miré por la ventanilla que dejaba ver su cara, luego, jalé de la palanca de eyección, siendo expulsada la capsula que le lleva fuera de esta planta que está a punto de colapsar. "-Uno de los reactores está dañado con los tiros que le dio el imbécil de Paal, nos presiona a salir, seguir huyendo, quiere destruir cualquier cosa que lo involucre; nunca debí confiar en él, solo quiere tener el control de REDO, es todo lo que le importa. Ahora debo salir de aquí, antes de que detone... –" Los chirridos de los fierros retorciéndose empezaron a estremecer el ambiente, no queda mucho tiempo. Me dirigí a la siguiente capsula que estaba al lado de la que uso Nicom, pero esta no se abrió, mostró un mensaje de mal funcionamiento y no hizo más que dejar a medio abrir la puerta de acceso: Imposible ingresar. Revisé el plano de emergencia dispuesto en el pilar central que contenía las dos capsulas y la siguiente unidad está en el edificio contiguo. Corrí como nunca en busca de la siguiente cápsula, bajé escaleras, recorrí los pasillos que conectan ambos edificios, en tanto todo se desmoronaba o acechaba con un incendio. La alerta fue total y de la altura del casi veintavo piso donde me encontraba, pude ver abajo al alcance de la vista, como desde el centro de uno de los galpones de producción, se incendiaba el combustible del mismo. No me queda mucho tiempo, cuando el reactor sea quien explote, nada en pie quedará y así sucedió, al menos en la primera sacudida, reventó la mayoría de los vidrios, yo me lancé al piso y me cubrí la cabeza con las manos, después me levanté y seguí corriendo, vino una segunda explosión tal vez con fuego, porque sentí un calor insoportable que me lanzo contra la pared opuesta del pasillo, me levanté aturdido, tenía la ropa rasgada y quemada, me ardían un poco los brazos, pero no había tiempo, seguí corriendo, haciendo el quite a lo destruido y desmoronado del mobiliario y las paredes, haciendo el quite a algunos cuerpos, llegué a la zona de seguridad, accedí usando el contacto HV, quedaba solo una cabina, había otra que fue lanzada, me metí dentro, me asegure el cinturón en forma nerviosa, hice contacto con la interface interna de la cabina, accioné el cierre de la misma y luego usando un botón rojo al alcance de mi mano, le presioné para activar la ignición, pero nada sucedió, me quedé desconcertado y lo presioné de nuevo y así un sinfín de veces, no se activó, vi en la pantalla reflejada en la ventanilla frente a mí, que está en estado de falla, algo esta atorado en los seguros, no se lanzará. No hubo tiempo de nada más, a pesar de estar aislada acústicamente, fue imposible no escuchar la detonación, cerré los ojos, me aferré tomándome fuerte de los soportes laterales y esperé lo peor. En ese instante mi capsula salió disparada hacia arriba a quien sabe dónde, todo se estremecía, se fundió en fuego, podía percibir el vértigo de la velocidad, el girar sin control ni sentido, después la inercia de la caída descontrolada, no tengo idea si algo de esta chatarra funcionó, pareciera que se abrió algún paracaídas, eso pude ver por una de las ventanillas al mirar hacia arriba, sentir como el metal era impactado por lo que fue lanzado por la explosión, todo ardía , y algo de eso alcanzo la tela del paracaídas, vi que se ardía, no sé alcanzo al par, pero sentí el tirón al mismo tiempo que la tela ardiente cubría la ventanilla superior, empecé a caer, sentí la sensación del vértigo del descenso, le siguió el impacto, el rebotar y seguir girando, me rodearon las bolsas del aire, no podía ver nada, parecía que jamás terminaría. Después desperté tendido, no puedo moverme para restaurarme del piso y tampoco puedo hacer movimiento en alguna parte de mí, pienso que, si me viese desde otra perspectiva, debo lucir sereno, pero con la sombría figura de estar muerto. A pesar de esto, siento que respiro, me duele todo el cuerpo, me arden los brazos. No sé bien que sucede, estoy desorientado con la caída, no sé cómo llegué aquí. Me percate de una sombra pasar; de esas que alcanza a cubrirte en parte por breves instantes y aun cuando tengas los ojos cerrados, puede notar su evidente presencia al cortar la luz en este acto. Supuse que alguien o algo estaba cerca, pero no lo pude distinguir con mi vista poco clara y lenta. Luego, una vez más sucedió, pero esta vez la sombra se quedó ahí, sobre mi torso, enfrentándome y al levantar la mirada, vi la figura de pie, de alguien, alguna persona que se quedó a contraluz y apoca distancia mirándome. Luego me jalo de la camisa agitándome, me gritaba, aunque no entendía que decía, trataba de deportarme. Me dio agua, me mojó la cara, me seguía insistiendo, pero no puedo oír bien todo lo que me pedía, solo pude entender, que reiniciara, que lo hiciera porque venían por mí. Me pasó su bíper, me lo dejó en la mano, me ayudo a sostenerlo -¡Hazlo, solo hazlo por favor! – me insistió. Yo ya lo tenía previsto, aunque no de esta forma, quería ver a Nicom antes, hablarle, amarla, porque tendría que olvidarle y ella a mí nuevamente. Pero Ronas tiene razón, si me atrapan, será el fin. -…Cuídala…- Miré a Ronas una última vez, el me señalo con la cabeza que es lo correcto, entonces, me conecté al HV, hable con el Gran Redo, la extraña interface estaba disponible después, un último pictograma que salió con recuadro que encerraba una flecha curva que se encontraba con la cola y daban un giro como persiguiéndose. “-Si quieres mi opinión diría que no está resuelto. -“ “-¿Deseas reiniciar?-“ -Sí... - Me perdí dentro y me desvanecí viendo desaparecer entre sombras a Ronas que me sostenía e invadirme abruptamente el agotamiento absoluto, la inconsciencia y el silencio que consigo trajo. -----------------------------------------ooo------------------------------------------------------- No tenía de mí, mucha voluntad, solo seguí sus instrucciones; me conecté, accedí al juego del Gran Redo y empecé a preguntar por “rehacer” tal como me lo exigía Paal. Pregunté muchas veces, pero el mago respondía siempre igual, diciéndome que no entendía mi petición, en tanto yo luchaba con el mar desbordante de recuerdos que enlazaron a mi cabeza. -¡Sin trucos, te lo advierto! – me amenazó Paal, en una expresión agitada de su rostro. -¡Activa un reinicio!- -¡No tengo idea que hacer!- -¡Hazlo!- -¡No sé cómo hacerlo!- le grite cuando el disparó a algo que estaba cerca de mí. -…Seguiré con tu mano…- -Paal te lo juro, si supiera que hacer lo hago, no sé qué hacer…- -¡Pídele algo de ella, pídele que resuelva tu asunto con esa perra!- -¡Por favor, no tengo idea que hacer!, ¡te lo juro! – -¡Déjate de estupideces! Porque iré por ella después, sus amigos, sus familia, quien sea!- -¡No sé qué hacer es la verdad!- -¡Solo hazlo maldito estúpido! – -¡No me dispares!- -¡No te atrevas a desconectar de HV! – - ¡Paal por favor! - le supliqué cuando vi que se hartó y colocó su arma en mi mano libre dejando el cañón presionándola contra la mesa. - Todavía te quedará una…- me dijo sarcástico. - No hay tiempo, ¿entiendes? – siguió tranquilo sosteniéndome la mano apresada por el cañón de su arma. Yo no sabía qué hacer, cada solicitud simplemente Redo las desconocía. – Bien, despídete de tu mano…- -¡No! ¡No! ¡por favor! – grite haciéndole el quite y cayendo de espaldas junto con la silla me arrastre raudamente y tomé el pedazo de la pata de una de las mesas rotas para defenderme. Sin embargo, no sucedió nada, no oí nada. Me encontré en el piso, de espaldas, mirando al escritorio donde veía la punta del cañón del arma de Paal apuntar en la misma dirección tal como si estuviese frente a él. Yo estaba agitado y la tensión me llevo a despertar los sentidos a pesar del mareo que persiste, entones, decidí reponerme del piso, lo hice lentamente, me asomé con cuidado y miedo por el borde del escritorio que lo tenía casi encima, donde me encontré con el cañón de su arma apuntando como si estuviese mi mano aún. Miré hacia el lado de Paal y el sujeto le sostenía firmemente apuntando frente a él, al verle el rostro vi con horror, una expresión fría y vacía, como si fuese un maniquí de alguna tienda, con la mirada perdida y ajena de toda vida. Opté por hacerme a un lado lentamente para salirme del alcance de su arma, no comprendí nada, no sé qué sucede, pero Paal está ahí quieto, congelado, como si se hubiese detenido el tiempo, luego, baje la mirada y me di cuenta que él tenía su otra mano apoyada en la mesa, tocando el contacto HV, después vi su Biper que estaba en la mesa frente a mi donde me había conectado, mire con atención la pantalla y vi bajo el símbolo industrial del HV, una leyenda que decía: “Protocolo de Protección del equipo R.E.D.O Miembro prioridad 1 Amenaza neutralizada” No perdí la oportunidad de escapar y avance a tropiezos y caídas para salir de esa habitación abriéndome paso entre los muebles y objetos. Antes de abandonar por completo el cuarto, me volteé a ver en dirección al escritorio de donde había iniciado mi marcha y vi a Paal aún ahí, apuntando su arma a nada, permanecía en la misma posición fija y estática como una estatua. Sentí lastima y algo de pena, pues había sido mi amigo, eso se suponía, pero era en realidad alguien que desconocía y que me iba a matar. Finalmente, tome mi Biper que estaba al paso tirado en el suelo y recorrí el resto de la casa en dirección a la salida donde aparque mi vehículo. No sé bien como cogí mi coche, solo me metí en la cabina y le active colocando el dedo en el HV, sintiendo como en ese momento que solicite encender el carro para partir, se me indujeran miles de imágenes y fragmentos de momentos, sabores y colores como si fuese una inyección de estos que van directamente a mi mente y que no puedo detener. “...sé que es una locura, si tienes ya mi nombre, entonces ¿por qué no me llamas?..”. Me cantaba esa mujer sentada al lado mío en este mismo carro. El motor eléctrico se energizó, pero no fui capaz de hacerme al volante y teniendo presente que recibiría otra inyección de recuerdos, contacté de igual manera al HV y pedí llevarme a casa en forma auto guiada: pero no estaba equivocado en mi conclusión, puesto, que recibí de entrada otra tira de imágenes y momentos, todos ellos confusos y que a primera instancia aun no puedo relacionarles; “-No me hagas estos sustos nuevamente!- -¡Estas temblando!- -Usted también…- “ El estruendo de un tiro de un arma desde el interior de la casa de Paal, me saco de este desvarío, centré la vista en el acceso de la casa sin ver nada, pero entremedio, se cruzaron las imágenes de él siguiéndome y disparando, lo reconocí, pero tal sobresalto del ruido del disparo volvió a tronar y me obligo a llevar la vista al frente, donde veo a través del parabrisas, a Paal que caminaba con dificultad hacia mí, se veía que no podía moverse ágilmente y pareciera incluso que arrastrase la pierna derecha y dejaba colgar el brazo del mismo lado como si no los pudiera mover, se aproximó más ante mi incapacidad de reaccionar, tenía ahora a este loco de Paal sobre este, mirándome, con el arma empuñada en su mano, ahí con la mirada fija, la mitad de su rostro mostraba los mismo síntomas que sus extremidades , le colgaba el labio y el ojo apuntaba a una dirección opuesta al izquierdo, sin expresión más que la locura que escondía y que parecía poseerle y perderle, hasta el instante que esbozó algo parecido a una sonrisa antes de empezar a sangrar de narices, oídos y de los ojos inclusive y caer derrumbado sobre mi carro al piso en una huella que serpenteó el cristal con su propia sangre. El terror me llevó a tomar el control del carro para salir de ahí, le di en reversa hasta el fondo del pedal del acelerador y este me llevo en retroceso pasando a llevar la decoración y figuras que tenía en el jardín, con algunos montículos y saltos que dio el coche al sobrepasar las jardinera, la cerca y otras cosas más que rompí hasta soltar el pedal cuando me vi fuera de ese sitio con un tipo que parecía muerto a los lejos en el pórtico de su casa, detrás de la huella de destrucción que dejé al salir. Ya desde afuera, trate de calmar mi respiración que parecía que me ahogaba, el corazón me parecía estallar y el espanto me había quitado el mareo por momentos, pero solo fue por la adrenalina, puesto que la sensación de esta locura ha vuelto con su tren de imágenes fragmentadas. Solo dejé una última orden al carro y es que me sacará de ahí, a cualquier lugar, alcancé percibir que ya se movía luego de instruirle, yo mientras me deje caer en el asiento del conductor y perdí el conocimiento. Abrí los ojos y mi vista topó con el techo semitransparente de mi coche que me permitió reconocer que aún es de día y el sol permanece alto en el cielo. Al recobrarme, miré a mí alrededor por la ventanilla y pude constatar que estaba en el aparcadero de alguna parte de la costa. Sigo mareado y me persiste una resaca que pareciera que la cabeza me va a estallar, seguida de la sensación residente de desorientación que no me había abandonado por completo pero que al menos delegaron por un rato a esas imágenes que han dejado de perseguirme aunque sea por un momento. Recobré mi posición para quedar sentado, busqué mi Biper que lo hallé tirado en el piso del asiento del acompañante y al ver la hora en su pantalla, constaté que ya pasaron al menos un par de horas que estoy aquí dentro. A continuación, abrí el compartimento de la guantera, saque todo lo que estaba ahí buscando una jeringa de esas que uso de antídoto cuando estoy demasiado drogado. Entre todas las cosas, la hallé, me la inyecte enseguida para sentir el alivio que empezaría a hacer efecto pronto. Entre toda la basura y papeles que saqué dentro, me topé con una pequeña cajita que permanecía entre todo. Le tomé y la miré extrañado, no la recordaba en realidad, y estando al fondo, supongo que lleva mucho tiempo guardada, cuando me decidí a abrirla, me encontré que contenía un anillo, un delgado anillo de compromiso, no me vino nada a la memoria, aunque de improviso, una imagen se cruzó en mi mente y fue el momento en que fui por el en alguna joyería, vi en otras imágenes cuando me lo eché al bolsillo, apareció la imagen de esa mujer que me recibía en sus brazos, me sonreía, pero ¿por qué lo hacía?, decidí meterme a indagar al HV. Busqué en los registros que tenía; nada anormal, entonces indagué en los más antiguos y si el estúpido de Paal no me miente, entonces, profundice en unos meses atrás, hasta llegar a esta fecha o algo menos donde me encontré con una serie de carpetas y registros en mi cuenta que no recordaba. Al verlos, recorrí una serie de fotos e imágenes que de un comienzo desconocí, abrí otra que me llamó la atención y que decía simplemente: “Nuestro reino” Le accedí con algo de aprensión, pero lo hice, ahí me hallé en un vídeo almacenado y con algún icono de un par de barras paralelas y un reloj que señalaban estar la espera de ser enviado. Cuando abrí el vídeo, me quede con la vista fija en la pantalla, se me espanto ya el mareo y cualquier otro síntoma, no pestañeé un segundo pues al ver el registro, me veía en una habitación, otra que no era la mía; era de mañana, muy temprano se notaba por la luz que recién entraba al cuarto desde los ventanales. Había dejado mi Biper apoyado en algo, a media altura, tal vez sobre una mesita o algo similar y me veía sentándome en el piso a final de una cama; estaba en ropa interior y a espaldas mías, se alcanzaba a ver desde la rodilla al pie de alguien que estaba aún tendida ahí. Luego desde esa misma posición empecé a hablar en voz baja donde oí y vi lo que le decía frente a la cámara. -…Son un poco más de las seis, me desperté hace un rato y quería hacer algo especial para usted y he aprovechado que aun duerme para grabarle este video, ¡pero no se alarme!, que prometí que con usted no haría de incluirte en las depravaciones de esa colección que cargo y que tanto lío me han traído!... aunque para ser sincero, no niego que ahora que le veo en la cama durmiendo, así de hermosa y serena, recorrería su pierna hasta sumergirme en las sábanas para abrazarle y que hagamos el amor; me tienta la idea de abusar de este momento, pero prometí ser un caballero con usted y antes que me diga algo, respetare a esta princesa, besándole solo sus manos y sus pies…. Pronuncie al unísono el final de la frase, reconociéndola y recordándole cuando así mismo, sucedió con esa chica hace meses en Sargasous, en tanto en el video veía como le besaba suavemente el empeine de su pie que asomaba. -… Aunque esta noche usted me ha dejado generosamente entrar en su palacio un poquito más allá y recorrer algunos rincones y sitios maravillosos de su hermoso reino….pero quiero decirle que estos días contigo han sido especiales sin duda y eres quien me tiene aquí como un loco, en este mundo raro, pero feliz como nunca me he sentido… Luego noté que con la mano moví el Biper y el punto de vista cambiaba a la perspectiva de lo que vi en ese momento a través de mis ojos, donde a lo largo, estaba tendida una chica, cubierta con las sábanas y que asomaba también su brazo donde reposaba su cabeza sobre este. Después, volvió la vista desde el Biper que lo acomodé apuntando en esa dirección para vernos de cuerpo entero y casi a lo largo de la cama. -…Espero que cuando vea este vídeo, ya le haya pedido que seamos novios o como dice usted “pololear”, porque quiero estar junto a ti, cuidarle, quererle, consentirle; usted mi dulce niña, princesa mía, que está aquí en el centro de este corazón que se agita con solo verle. -le decía, señalando con el dedo mi pecho. -… Le quiero mucho como a nadie he querido antes… Y espero que no me reclames que esto está muy “rosa”, pero he preparado algo especial para el desayuno, así que dejaré esto aquí para que veas la sorpresa que me he conseguido y vea su carita de asombro, claro eso sí, si es que acierto y le gusta….así que seguiré hablando bajito e iré por ello….- Le relataba para colocarme de pie, aunque antes de partir, volví a enculillarme y colocarme frente a la vista de la cámara para decir algo más- … Le quiero con locura… La escena siguiente me vi rodeando la cama en dirección a la puerta que estaba en el lado opuesto; noté que entraba la luz cuando abrí la puerta y lo opuesto cuando la cerraba. No se veía muy bien lo que sucedía, pero algo de ruido se escuchó como si algunas cosas pequeñas cayeron al piso, centre mi atención en el video donde estaba la muchacha en la cama; empezó a moverse y sin variar su postura abrió sus ojos mirando a la cámara, se sonrío feliz y se reía disimuladamente de los ruidos que sucedían detrás que me distrajeron también, pero mi atención regreso enseguida cuando le escuché decir en voz baja; - “También le quiero…”, Se sonrió y cerró los ojos y para hacerme que creyera que seguía durmiendo a pesar del ruido que yo hacía. La secuencia que continuó me veía con una bandeja en las manos, un par de tazas y cosas para comer y a ella que despertaba con esta sorpresa para tomar desayuno juntos. Cuando vi todo aquello, cerré los ojos un momento, coloqué la espalda en el respaldo del carro no me sentía bien, porque los recuerdos volvían a mí intensamente y a montones, seguidos de clavadas en mi cabeza, como si abrieses las puertas de algún ropero repleto y que bastase eso para colapsar lo que tuviese, como si fuesen maletas llenas de memorias que de un momento se abrieron y con ello volvió a mí con las imágenes y videos que veía, comprendía y entendía la razón de estas angustias, de estos sueños y pesadillas; Volvía a mí, el amor que sentía por ella. Navegué por los demás registros, no cabía duda, revisé y vi cientos de fotos de lugares y situaciones. Me quedé tan confundido y tan choqueado y me sonreía de ello en una mezcla de sentimientos que me llevaban casi al llanto, porque recordé como caí de esa plataforma, como ella quedo en la parte de la planta que se elevaba, lo que tuvimos que hacer para huir, el día en que algo sucedió y tengo un vacío en la mente, que no conecta con lo que vivo y estoy sintiendo ahora. También recordé como ella se fue con otro y no pude convencerla de lo contrario y como pasó esta y las otras veces y al ver sus fotos, me volví espectador viéndole marchar y lo que me significo descubrí que no era yo el amor que buscaba. Las imágenes siguieron corriendo y cada una empezó a tener una razón y enlazar un fragmento de mi memoria, cuadraron y encajaron a la perfección como lo hacen las piezas de algún rompecabezas, se disipaban las dudas y los fantasmas, con cada lugar y momento que recorrí, con ello, siendo la verdad quien reina, siendo tan dura y sincera, que me estrelló con el choque de la realidad e intentar asumirlo que esta es la única verdad. Me percaté que se escuchaba una melodía rítmica y conocida, una que no le oía ya hace mucho pero que al poco de avanzar le reconocí por completo. Mi Biper estaba tocando esa canción y con un mensaje de una llamada entrante; Le vi por la mensajería dibujada del parabrisas en un rincón con un pictograma señalando la llamada entrante, luego su identificación y su fotografía. Me quede sorprendido y entre el estupor reaccioné, me llevé el Biper cerca del oído y tome la llamada. Al otro lado se oía de alguien que aguardaba, le oí la respiración, algo agitada y nerviosa, pero sin palabras, decidí empezar el dialogo e insistí un par de veces hablando por la bocina. –hola…- pero no respondió, hasta que luego de unos segundos escuche una voz salir de ahí. -..Bradco…soy yo, Nicom…- Apenas empezó a hablar, le reconocí sin duda alguna y al escuchar su nombre no quedo vestigio de olvido porque todo volvió a tener sentido y razón, ya que sentí que el corazón me estallaría de lo fuerte e intenso que empezó a latir. -Nicom…- -…Vi el vídeo y los otros que aparecemos… - dijo haciendo una pausa como para reponerse. – Yo miré la pantalla del Biper, y estaba un símbolo de la cajita que se movía, se había enviado algo, puede ser que esa carpeta que revisé. -Vi…Las fotos y todas esas cosas que se supone hicimos juntos…- me decía sintiendo su voz nerviosa. -…Ha llegado todo esto hace unos minutos, ¿has sido tú? - me preguntaba confundida. -…También lo he visto. - -…Bradco, escúchame. - dijo con la vez temblorosa. - ¡Si quieres tomarme el pelo con esta broma enferma, te aseguró que llamare a la PHE en este momento! - -No es una broma. - le dije. - Estoy tan sorprendido como tú. - - ¡No juegues conmigo, no estoy para esto! - -Es raro lo sé. - le dije. - pero sucedió...- -¡¿Raro?!- me exclamo.- ¡Es enfermo!- reclamó.-¡Te has colado en mi archivo personal!- -¡No! por favor no me cortes; déjame ir por ti, hablemos, le pedí.- Te puedo explicar todo.- le aseguré.-Yo te recuerdo, te recuerdo Nicom, ¿estás en tu departamento?, ¿estás ahí cierto?, hablemos, déjame verte...- -¡Calla!, !Yo no lo puedo recordar!- insistió.- ¡Te apareces de repente con un montón de momentos que no los viví contigo!, ¿Qué es lo que te sucede - me decía, haciéndome sentir muy mal por ello. -… ¡No sé quién eres y ¿pretendes que trucando videos me hagas creer que tenemos una vida?!, Escucha, no sé qué enferma idea es, no sé cómo lo hiciste, ¡como conseguiste hacer estos trucos y no quiero saberlo tampoco! -me decía casi a punto del llanto. -¡Espera, por favor no cortes! - le rogué tratando de calmarnos. - ¡Solo déjame explicarte, veámonos y sabrás que todo es verdad...intenta recordar, sé que me recordarás como yo lo hice! - -¡Ese peluche…me lo regaló mi novio y definitivamente ése no eres tú!-me refutó haciendo una pausa donde solo dejo oír su agitada respiración- -No fue así, las cosas sucedieron de otra forma…- -….Estoy presente en momentos y fotografías contigo, ¡estamos en la cama riéndonos!- le escuche reclamar.- ¿Esperas que asuma que esto es normal?- me encaraba.- ¡Te lo advierto, no te acerques!- me reclamaba llorando. -¡Estuvimos ahí, en Sargasous, un fin de semana, ahí grabe ese vídeo! - le dije tratando de que recordara. -…Intenta recordarlo…-le pedí nuevamente, escuchando al otro lado aún su respiración y sollozos, para luego de súbito, cortar la llamada. No lo dudé ni un segundo; voy por ella y esta vez nada nos separará. Bajo esa convicción, salí de muy rápido, ya había oscurecido y helaba, aunque no fuese eso un factor de importancia, “!..Voy por Nicom, voy por ella, solo nos separan algunas millas y esta vez no le dejare ir!! Para mí se hizo eterno cada segundo de esta espera por llegar a su departamento, de llegar a su puerta lo antes posible, incluso ni note el momento en que ya había caído la noche, en tanto yo seguía recorriendo la autopista por el caudal más rápido, sobrepasando al resto para llegar a su departamento. Antes de bajar, cogí la cajita con ese presente que ha aguardado tanto tiempo, me bajé corriendo del coche y avancé a la recepción reconociendo el entorno, el lugar donde tantas veces estuve, trayendo a mi mente de tantas tonterías que hicimos jugando, que me hicieron sonreír al recordarlo. No tome el elevador, corrí cuesta arriba por las escaleras hasta el cuarto nivel donde está su piso, así mismo abrí la puerta del corredor del cajón de este y ya enfrentado a lo largo del pasillo de distribución, mire en ambos sentidos donde vino a mí el recuerdo de donde estaba su puerta. Me encaminé a paso veloz y seguro, lo tenía tan claro como si fuese ayer que estuve aquí y a pesar de que ha cambiado algo la decoración, es sin dudas, el mismo lugar. Cuando llegué frente a su puerta, antes de golpear me acomode algo la ropa y una pasada al cabello con la mano, para tener algo de mejor aspecto, respire profundo un par de veces, aunque no se me calmara el corazón; estaba de pie frente a su puerta, la última barrera entre el pasado y el presente, las mentiras y la verdad. Finalmente, aquí estoy, mirando el color café oscuro que está pintada, mirando el ojo que permite ver desde el interior a quien aguarda y el interruptor de ese feo y desabrido timbre. Metí la mano al bolsillo de la chaqueta y toque la cajita que contiene la cadena que le regalaré, la empuño para estar seguro de que este ahí cuando la necesite, lo hago también por el ímpetu que siento y que me trae hoy ante ella. Es el momento: toqué un par de veces el interruptor de ese timbre desafinado y deslavado que aún preserva, pero que pareció que fuese las campanas del ingreso al mismo cielo cuando le oí vibrar. Estaba muy nervioso y ansioso, me sonreía de igual forma, sentí que llevaba las pupilas abiertas y el corazón aun estremecido como desde momento de saber de ella. Esperé unos segundos de pie sin moverme frente la puerta esperando que me abriese, pero no sucedió nada, a pesar de que sentía que escapaba ruido desde el interior, como de gente hablando, riendo y música, alguna voz que se destacaba del resto y respondían carcajadas; pensé que tal vez sería otro apartamento, pero estaba seguro que era aquel, por tanto me decidí a tocar nuevamente el timbre, pero antes que tocara el interruptor, la puerta ante mí se abrió. Cuando eso sucedió, creía que no podría contener la alegría, pero esto rápidamente se apagó como así mi sonrisa al ver esto; Ahí parado, sosteniéndole, había un sujeto que no tarde en reconocer, quien me abrió la puerta seguido de ese entorno de fiesta que oía se vino a mí rodeándome con la diversidad de voces de la gente en jolgorio y en su música. -¿Qué tal?- me dijo desde ahí atentamente. – ¿Amigo de Nico?, vienes a su cumpleaños, ¿cierto? - -Si…-respondí titubeando sin entender que pasaba. -Soy G.- me dijo dándome un apretón de manos. - -...Bradco.- -¿Te conozco de alguna parte?, me eres cara familiar…- -No lo creo…- -Olvídalo...verás, a todos los que han llegado les he preguntado lo mismo.- me dijo con preocupación.- Lo que sucede es que Nico está muy rara hoy y no sé qué le sucedió, no quería celebrar nada, que no viniese nadie, fue todo un tema convencerla ¡casi me deja todo esto servido!- comentó.-Yo sé que es el asunto de las hormonas y todas esas cosas de mujer, pero se la lloró casi una hora y no me ha dicho porque.- relató.- ¿Sabes que le sucede?- Yo moví la cabeza negando. – Vale, solo quiero verle feliz en su día así que cuenta mucho que vengan sus amigos a verla. - dijo preocupado. - Esto del Bebé es algo nuevo para ambos... -agregó sin darme tiempo de reaccionar a lo que me decía. -Por cierto ¡ahí viene! - me dijo señalándole con la mirada. -…No le comentes de esto por favor...- terminó diciendo en voz baja. - En ese momento, mi atención fue de inmediato dirigida al pasillo de acceso, donde entre la gente que ocupaba la sala principal, le vi aparecer y aproximarse para detenerse a un par de metros de mí. Le reconocí enseguida, ella también. Estaba igual a como le recordaba, claro que ahora con el cabello corto y no me recibía con esa sonrisa con la que esperaba verle. También había movimientos en otras cosas, pues ella cargaba un bebe entre sus brazos; un niño pequeño, tal vez de pocos meses de nacido, al que le arrullaba y le atendía tomándole sus manitos que se asomaban entre la manta que lo envolvía. -Nico, amor mío. - le dijo. -Te ha venido a ver Bradco. - dijo anunciándome. Ella solo me miró sin decir palabra alguna. -¡Amigo no seas tímido!- dijo mirándome extrañado.- Vamos puedes saludarle con confianza, ¡que no soy ningún ogro!- exclamó alegre colocando su mano en mi espalda invitándome a aproximarme a ella. Así me acerqué tímidamente y le di un beso en la mejilla que ella respondió incomoda. Nos quedamos mirando, sin decir nada, sentí una sensación muy extraña. Ella permaneció en esa misma actitud, me miró a los ojos. Por un momento, pensé que diría algo; estoy seguro de que vi su boca abrirse levemente a punto de ello, pero le volvió a cerrar y no salió palabra alguna, más que en su mirada, el sentimiento que no necesitaba de ser pronunciado, ese que se resumía del momento que miraba a su hijo y volvía la vista en mí. No fue difícil comprender que debía hacer. -Aguarda un momento. -me dijo mirándome extrañado. - Tal vez ella no sabe quién realmente eres, pero yo a ti te conozco...- me dijo seriamente, sin quitarme los ojos de encima. -…Yo sabía que te recordaba de alguna parte y se perfectamente de dónde. - continuó en esa misma actitud, mirando a Nicom lo que le hizo colocarla muy incómoda y nerviosa ante alguna revelación que vendrá. Continuará….
  8. BTS llega con su Burn the Stage a los cines de Chile: 15 y 29 de noviembre Los próximos 15 y 29 de noviembre, Cinemark se sumará a la fiebre k-pop al presentar en Chile Burn the Stage, largometraje en formato documental que retrata la historia y el meteórico ascenso a la fama de BTS, la banda surcoreana que actualmente encabeza la explosión del género a nivel mundial. La cinta, cuya duración cronometra 83 minutos, incluye material exclusivo que fue grabado durante la más reciente gira del proyecto iniciado en 2013, así como entrevistas que entregan una amplio punto de vista de la vida y personalidad de cada uno de sus miembros. El septeto adolescente, formado por Jin, Suga, J-Hope, RM, Jimin, V y Jungkook, alcanzó el estrellato gracias a singles como Fake Love, Spring, DNA y Fire, y discos y Eps como Dark & Wild, 2 Cool 4 Skool, Wings y Love Yourself: Tear, material que ha escalado hasta el tope de los ránkings de popularidad en todo el orbe. La llegada de BTS al mundo musical detonó un fervor inesperado, llevándolos a cruzar las fronteras de su natal Corea del Sur para apoderarse del mundo como parte de un fenómeno artístico nunca antes visto, y que los ha traído hasta Chile en dos ocasiones, en agosto de 2015 y con dos Movistar Arena sold-out en marzo de 2017. Burn the Stage tendrá su estreno mundial el 15 de noviembre, y su proyección en Cinemark está programada únicamente en Mallplaza Vespucio. El día 29 de noviembre se sumarán funciones en las sucursales de Alto Las Condes, Mallplaza Oeste, Portal Ñuñoa y Plaza Norte, además de Mallplaza Arica, Mallplaza Iquique, Mallplaza La Serena, Espacio Urbano, Open Plaza Rancagua, Mallplaza El Trébol, Mallplaza Mirador Bio Bío y Portal Osorno. Las entradas para ambas funciones estarán disponibles desde el 22 de octubre en boleterías de Cinemark y en www.cinemark.cl Info: Agenda Musical
  9. El origen de las propinas no es tan inocente como pensábamos: la racista historia de esta práctica En 2014 se estableció en Chile una ley que obliga a los dueños de restaurantes, bares y otros locales similares, a sugerir a sus clientes dejar una propina de al menos el 10% de su consumo. La mayoría de los chilenos han optado por seguir esta norma tácita durante años y sin reproches, viéndola cómo una forma de recompensa por un trabajo bien hecho o sólo por el trato amable que han recibido. Pero no en todos los países se aborda el tema de igual forma, ya que existen lugares donde las propinas no son bien vistas e incluso consideradas antidemocráticas, sexistas y racistas. Aunque el origen de esta práctica no está completamente confirmado, la mayoría de los historiadores teorizan que comenzó en Europa en el siglo XV y como un ejercicio puramente aristocrático, donde la clase alta otorgaba una mera concesión a las personas de clases socialmente inferiores. A finales de la Edad Media, los amos o señores feudales, solían darles a sus criados algunas monedas como expresión de buena voluntad, y en ocasiones, también para humillarlos y demostrarles quienes estaban a cargo. El avance de la propina Con el paso del tiempo, los ingleses dieron un giro a esta práctica y comenzaron a dejar una pequeña cantidad de dinero para los empleados de las mansiones en las que se hospedaban durante una visita, a la que llamaban vail. La idea era compensar a los sirvientes del propietario por tener que trabajar más allá de sus deberes normales por su causa. Según Kerry Segrave, autor del libro Tipping: An American History of Social Gratuities, con el tiempo los sirvientes comenzaron a esperar esta recompensa, que inicialmente era sólo un gesto de buena voluntad. La nobleza y la aristocracia comenzaron a quejarse. Un intento de abolir a los vails en Londres en 1764 provocó disturbios, afirmó el autor. Gracias al comercio, la propina comenzó a expandirse a través del mundo hasta llegar a Estados Unidos a mediados del siglo XIX. Después de la Guerra Civil de ese país, los aristócratas norteamericanos comenzaron a visitar Europa y adoptar algunas practicas extranjeras para demostrar que habían salido del país y que contaban con una educación refinada. El lado oscuro De acuerdo con una investigación realizada por la activista y defensora de los trabajadores de restaurantes, Saru Jayaraman, para la organización Restaurant Opportunities Centers United, fue en ese momento en que la propina tomó un oscuro giro. Los esclavos negros recién liberados comenzaron a congregarse en las principales ciudades para buscar trabajo, sin embargo, solo fueron contratados en lo que se consideraban puestos no calificados, principalmente en restaurantes. Los propietarios, en su mayoría racistas, consideraban que no tenían el deber de pagarle a los empleados de color, por lo que comenzaron a utilizar las propinas de los clientes para evitar darles un salario. Mientras algunos norteamericanos aceptaron esta práctica considerándola como algo normal, pues distinguía a los acaudalados de las masas, un grupo importante de la población miró con malos ojos lo que ocurría, ya que iba en contra de la lucha de derechos que daban en ese minuto. A fines de 1880, los trabajadores negros representaban casi la mitad de la industria hotelera, por lo que estas voces comenzaron a tomar cada vez más fuerza. La discusión sobre las propinas quedó ilustrada en una declaración escrita por el periodista John Speed en 1902. Los negros aceptan propinas, por supuesto, uno espera eso de ellos, es una señal de su inferioridad. Pero dar dinero a un hombre blanco me daba vergüenza, consignó el portal NPR. Esta lucha se oficializó en 1904, con el surgimiento de de la primera Sociedad Anti-Propina de América en Georgia, donde sus más de cien mil miembros decidieron no volver a dar propinas. Dos años después, Washington se convirtió en el primero de seis estados en aprobar una ley que las prohibía, aunque las autoridades nunca obligaron a obedecer la norma y finalmente fue derogada en 1926. A pesar de la batalla que dieron miles de personas, la propina se normalizó y se siguió extendiendo hasta el punto que las leyes se acomodaron a ella. Sin ir más leos, se aprobó una ley de salario mínimo que permitió establecer un sueldo más bajo para los trabajadores que reciben propinas. Aunque hoy prácticamente en todo el mundo se deja propina, ésta nunca ha sido capaz de sacudir sus orígenes racistas, algunos incluso creen que sigue teniendo cierto sesgo. Un estudio realizado en 2008 por la Universidad de Cornell y el Mississippi College encontró que los clientes, independientemente de su raza, se inclinaban a dejar una propina mayor a los meseros blancos que a los afroamericanos. Otros estudios han demostrado que las mujeres enfrentan una mayor tasa de acoso sexual en la industria de restaurantes, en parte porque sus ingresos dependen de complacer al cliente. Muchas se sienten obligadas a soportar el acoso sexual para evitar perder ingresos por propinas. Aunque las condiciones han mejorado desde los primeros días de la propina, aún existen problemas significativos dentro de la práctica.
  10. Francia prohíbe a sus estudiantes utilizar teléfonos celulares en las salas de clases Francia aprobó una ley que obliga, desde esta semana, a los estudiantes entre 3 y 15 años a dejar en su casa o apagar los teléfonos celulares cuando realicen actividades académicas. De acuerdo a lo informado por la cadena francesa Bfmtv, esta nueva ley fue aprobada en el parlamento francés a mediados de Julio y apunta a mejorar la comunicación que existe entre profesores y alumnos en el aula. Por otra parte, docentes de establecimientos secundarios o liceos en Francia podrán elegir si adoptan o no la medida con sus estudiantes, que en su mayoría tienen por sobre los 15 años. El ministro de educación francés, Jean-Michel Blanquer, indicó al canal Bfmtv que el objetivo principal de esta nueva ley es proteger la integridad de niños y jóvenes dentro de los establecimientos educacionales. “Sabemos hoy que existe un fenómeno de adicción a la pantalla, el fenómeno del mal uso del teléfono móvil. Nuestro papel principal es proteger a los niños y adolescentes. Es un papel fundamental de la educación, y esta ley lo permite”, explicó. Este proyecto fue aprobado por el congreso con 62 votos a favor, éste fue apoyado básicamente por partidos de centro como “La République en Marche”, mientras que algunos parlamentarios de derecha se abstuvieron de votar. Según la información del diario español El País, nueve de cada diez estudiantes franceses, de entre 12 y 17 años, tienen un teléfono móvil, según una encuesta de 2016.
  11. XVI.- Hell-o REDO Zona de la foresta de Halcyon Este, limite sur, hace tres años. -¡No tires las mantas! ¡Se me enfrían los pies! - - Tu eres la que se envuelve y recoge las sábanas! - - ¡Que pesado eres!- - Ya, ¡pero sabes que te amo! - -¡Eso se lo dices a todas!- dijo riéndose envuelta en mi abrazo. -…Yo también te amo, tontito…- siguió regalándome un beso en los labios, que continuamos en uno intenso y lleno de pasión, luego se separó y se quedó inquieta. - ¿Qué sucede? - - Lo lamento…- dijo sentándose en la cama. –Estoy algo inquieta ya pasará…- - Desde un par de días que te noto así. - le comenté al verle más nerviosa que ayer.-…Si algo sucede, por favor dímelo.- - Estoy bien, de verdad.- - Llevamos casi un mes y el mundo no se ha acabado…- - Lo sé. - dijo sonriendo. - Entonces ¿Qué es lo que te preocupa? – le pregunté. – Mientras nos oculte el HV, nadie podrá encontrarnos, estamos fuera de cualquier jurisdicción, eso lo sabes. – -¿Confías mucho en eso?- - Debe ser porque lo diseñe…- - Pienso en tantas cosas…- - Lo que dejaste ¿No es así? - ella movió la cabeza aceptándolo. - ¿Tienes miedo…? - - ¿Tu no lo tienes? – yo silencié. - Ha sido maravilloso, de verdad que he sido libre como nunca…- - Pero entonces… - - Mi reino… - - Ya hablamos de eso ¿no es así? – - Llevamos huyendo y ocultándonos, no va a durar por mucho tiempo y…- - Lo que tenga que durar, pero disfrútalo, no te angusties. – Ella se sonrió nuevamente y se colocó sobre mí. -Yo cuidaré de ti, aunque debes aprender a cocinar algunas cosas, ahí estas algo floja. - ella se sonrió sacándola de esa tristeza que le vino. - ¡No tengo porque cocinarte nada plebeyo flojo! – - Yo creo que me lo he ganado, para ser tan educada sabes muy poco de llevar una casa. – - ¡Que insolente! – reclamó. – ¡No fui educada para cuidar de vagos como tú! - Exclamo riendo - ¡Y vivir en lugarcitos como este! - continuó en su juego, pero que encontró en mí, una respuesta de desagrado ante ese comentario despectivo. – Lo siento…no debí decir eso…- - Se que no es gran cosa, pero es nuestro…- le aclaré. – Pero me da igual, me pongo así solo para molestarte. - - ¡Que insoportable! – respondió riendo. - ¿Qué tal si hacemos el amor y limamos “literalmente” nuestras diferencias?- Ella me miró de reojo, pero le gustó la idea. - !Ponle!- - ¡Me encanta cuando te pones tan niña chica para tus reacciones! - - ¡Cállate antes que me arrepienta!- Estábamos haciéndolo y entregándonos con mucha pasión como habituábamos, cuando escuchamos la voz de alerta surgir de mi bíper, que sonaba a lo lejos, la verdad es que no le presté mucha atención estando sumergidos en la pasión, no quise atender. -Bradco, ronda un vehículo en el perímetro. – habló el Biper. Romine, se detuvo y escucho el mensaje. -Vamos déjalo, es seguro otro turista perdido que va de paso…- le expliqué para que siguiéramos haciéndolo. - No, puede ser importante…- me dijo extrañándome ante su reacción. - No es primera vez, no es para que te alarmes.- le expliqué para que se tranquilizara. -...Déjalo, quédate tranquila, el HV me avisaría…- -Bradco, en el vehículo viene un oficial de alto rango del reino de Halcyon Norte, dos Androides de la guardia real, dos vehículos más se acercan…- - ¡Por el Creador! - exclamé levantándonos rápidamente. - ¡Toma tu ropa, deja todo, nos vamos! – le dije colocándome un pantalón. Pero ella se quedó de pie mirándome. - No, Bradco…- - ¡Romine, vienen por nosotros! – le reiteré, pero ella se quedó sin reaccionar. - Lo siento, por favor perdóname. – -Pero…- le dije sin entender, cuando la puerta de acceso del primer piso de la casa fue derribada, seguida de una serie de pasos que venían por la escalera al segundo nivel. La puerta de nuestra habitación fue sacada de un solo tirón por uno de los androides y este junto al otro y media docena de agentes más completaron el cuarto. Uno de ellos, uno muy alto y de finas facciones, nos quedó mirando fijamente, hizo algún gesto de desagrado y dando instrucciones, ordenó salir a la guardia que le escoltó, dejando solo a los dos androides permanecer dentro. Me quedé junto a ella protegiéndole, no sabía que sucedería, luego se aproximó a mí, se veía molesto y me dijo algo en idioma de Erva que no entendí, me enfrentó con sus palabras y finalmente me golpeó la mejilla de una bofetada. Tomó de la mano a Romine sin que ella se resistiera, le dijo algo y ella le respondió en el mismo lenguaje, después se retiró el abrigo y le cubrió a ella su desnudez. -Romine… ¿qué haces? – -Mi reino esta primero…- me dijo triste y conteniendo sus lágrimas. Los androides se aproximaron colocándose uno a cada lado, tomándome de los brazos inmovilizándome. - ¿Sabías que vendrían? ¿no es así? – le pregunté. – …Tu avisaste donde estamos…- - Sí, así es…- - ¡¿Cómo pudiste?! – - Esto es por mi reino…- me decía. – ¡Necesito proteger mi reino! - -Romine…- - Tienes un arma, un arma que desarrolló tu reino y es una amenaza al mío. - - No me puedes estar haciendo esto…- - Háblame del proyecto REDO…- me dijo seriamente. - ¿Es por eso por lo que lo haces?, ¡¿toda esta farsa, todo este tiempo, lo has hecho por saberlo?!- - ¡Bradco, mi reino está, sobre todo, incluso mis propios intereses! – - ¡Tu reino!, ¿Qué eres de plástico? - - No lo entenderías, ¡habla por las buenas!- me pidió, cuando ese sujeto que estaba con nosotros dio una orden a los androides, a lo cual, uno de ellos me doblegó arrojándome al piso y con el brazo torcido a la espalda sometiéndole una insoportable tensión. - ¡Habla! – - ¡Romine, por favor! – - ¡Te quebraré cada hueso si hace falta, no me obligues!, ¡Habla de REDO, hazlo ya! - me encaró doblegándome con más dolor. - ¿Qué es REDO?, ¿Qué es lo que hace? – ambos se aproximaron a mí, ella me interrogó tal como lo hizo el otro sujeto que lo hacía en su dialecto. - ¡Habla!, - dijo ella, cuando escuche instrucciones del tipo ese, con lo que hizo que el androide me levantara del piso apretándome el cuello y luego me lanzara contra una repisa que se partió al recibir mi espalda con todo lo que sostenía. A medias, me traté de levantar con el intenso dolor de este impacto. El androide llegó a mi lado, me levantó del cuello y luego me llevó de vuelta frente a ellos. - ¿Qué es REDO?, ¿Qué clase de arma es?, ¿Qué tienen que ver los incidentes en sus plantas de producción?, ¿La están probando? - Yo traté de responder, pero me costaba respirar con la presión de la mano del androide sobre mi garganta. El dio otra orden y fui liberado dejándome caer al piso, desde allí pude sentir que el aire volvía a pasar luego de ser apretada casi hasta la asfixia. Romine se arrodilló y se aproximó a mí, me miró con dureza, una que no podía reconocer en ella, luego me habló. -…Vamos, habla, es inútil resistirse, si no es a tortura, será drogándote, pero hablaras igual. – me dijo. -… Ahora, ¿Qué es el proyecto REDO? ¿Qué es? – Yo levanté la mirada, aun recobrando el aliento, buscando en sus ojos el amor que ahora no puedo hallar en ellos. Después de unos segundos me decidí a hablar. - Te lo diré, pero solo a ti. – Ella miró al sujeto que permanecía a mi lado, le habló o le tradujo; el me miró con recelo, pero aceptó. Romine entonces se acercó a mí y acercó su rostro al mío con desconfianza y cuidado. -…Nunca lo esperé de ti, lo pudimos lograr… - le dije adolorido y en voz baja. Le hablé al oído y le dije lo que quería saber. Luego me miró confundida y asustada, también al otro sujeto que le preguntó insistentemente. -…Y haré que no lo olvides…-le aclaré sacando un poco más la voz. El sujeto se exasperó, vi que hizo a Romine a un lado empujándole bruscamente tras de él, aquel tipo sacó algo de su bolsillo, como una vara de metal que estiró y se abalanzó a golpearme, pero el androide que estaba de pie a mi lado y que me tenía custodiado lo impidió desviando el golpe del metal con su brazo, sorprendido el sujeto, le dio órdenes en su lenguaje, le increpó, pero fue muy breve, el androide, le tomó la mano que sostenía la vara, y se la apretó como si fuese un simple papel triturando sus huesos, después le dio algún golpe de puño o pie, fue tan rápido que no pude distinguirlo, solo lo vi ser lanzado a la pared contigua cayendo sepultado bajo los muebles que rompió con su espalda, el otro androide se acercó a detenerle, pero fue inútil, éste sacó su arma, le disparo insistentemente sin chance, luego se aproximó y le arrancó la cabeza a su humeante armadura, en eso, el caos se suscitó de un momento a otro, cuando los agentes entraron, fue una balacera y una carnicería indescriptible. Romine permaneció en el suelo aterrada y llorando, no le sucedió nada supongo, no sería agredida, tampoco quiso huir conmigo, no pude esperarle, tenía que aprovechar de escapar, pero ella se quedó en ese cuarto aun cuando ya todo había sucedido. ---------------------------------------------------ooo---------------------------------------------------- No sé cuánto tiempo ha pasado, pero al despertar, me encontré tendido en el piso. Puedo respirar y siento el olor de la tierra en mis narices y en este proceso, también llega la sensación de mucha sed y mucho dolor en todo el cuerpo, creo que eso me ha hecho reaccionar y abrí los ojos, pero mi visión esta nublada y pareciera que puedo ver de un solo ojo, el otro me duele, me da la sensación de que esta hinchado porque apenas puedo abrir el párpado, siento un cierto dulzor en la boca y reconozco el sabor de la sangre que sale desde ahí por el labio, estoy muy golpeado, creo que estoy completo, pero el todo está lleno de dolor, incluso cuando traté de levantarme, sentí una punzada en el costado, algo muy fuerte que me hizo retroceder en el intento, después, al quedarme quieto por unos instantes, al palparme con la mano, recordé la herida de la esquirla, aun sangraba, puede que un poco menos, pero lo hacía. Me dolían las piernas como el resto, pero las podía mover, tenía golpes en todos lados y parecía sangrar de igual forma, aunque la herida del costado fuese la más complicada. Me tendí de lado, lenta y torpemente como pude hacerlo, me logré sentar y apoyar la espalda en los restos del vehículo en cual me refugié. Miré a mi alrededor, vi detrás de mí y reconocí el carro que use para refugiarme, al menos una parte, ya que es la cabina que yace torcida, con una especie de bolas gigantes de goma infladas que lo rodeaban, pero que ya en su mayoría estaban reventadas y despedazadas, supongo que se activó el sistema de protección contra impactos gatillado cuando el carro salió lanzado al vacío, separándole del resto del chasis para resistir mejor el golpe. Por el otro lado, dispersos y rodeándome, se hallaban los restos enterrados en una pila de chatarra de otros vehículos, escombros de las estructuras y algunos cuerpos inertes de trabajadores de los que no lo lograron y al final, tal vez a media milla, una columna semiderruida incrustada, como si fuese una espada que el mismo Creador ha clavado en la tierra, derrumbando lo que colgase de sus bordes, humeante con incendios dispersos, relámpagos y rayos eléctricos haciendo corto circuito y detonaciones que le desmiembran. Miré al cielo, alcé la mirada tapándome la vista con la sombra de la mano abierta para que los claros de sol que escapaba entre las nubes me dejara ver: Ahí estaba, flotando muy alto, perdiéndose entre las nubes, imponente y aterrador al mismo tiempo, iluminándose con un destello rojo por debajo provenientes de sus motores de sustentación, emitiendo un singular ruido, como si fuese algún insecto gigante que resuena a baja frecuencia. -Halcyon Foods Inc está en el cielo… - Por debajo, el agujero deforme y gigante donde se levantó, como si fuese testigo de algún muerto que se ha levantado de su sepultura dejando el vacío ante su ausencia. No pude evitar al presenciar lo que veían mis ojos en traer a mi mente ese recuerdo de su infancia que Nicom me describió, sea una coincidencia o no, sin duda se hizo real y está ahí flotando ante mis ojos y ella en alguna parte de ese lugar permanece extraviada, sola y asustada. A pesar de que estaba sentado, llegué al punto que no pude sostenerme más y cedí en mi postura dejándome caer de medio lado. Me costaba trabajo respirar, estaba muy agitado en ello y la sed me agobiaba; el sol a pesar de brillar tímidamente entre las nubes, en cada claro que asomó, parecía incrementar aún más la necesidad de agua. El cansancio me superó y sentía que estaba a punto de cerrar los ojos, de ceder nuevamente al agotamiento, cuando me sacó del letargo una sombra que pasó delante de mí y del umbral de luz, reaccioné y abrí los ojos alerta, pero no vi nada más que el caos humeante. Luego se reiteró lo mismo; definitivamente es algo, me asusté, si es Paal, no podré dar batalla alguna y estoy tan mareado y débil que no logro seguirle ni saber quién es y solo despejé esta incógnita hasta el momento en que se presentó delante de mí. La figura humana que resplandecía a contraluz no podía distinguirse bien, solo lo identifiqué al estar cerca, al momento que me tomé de las ropas y me ayudó a quedarme sentado apoyado de una mejor forma de los restos del automóvil. Me dio de beber agua de una botella que traía, la bebí con desesperación e hizo dosificarle porque me atragantaba en mi ansiedad por ello. -¿Ronas..?.- le dije débilmente viéndole como comenzaba a pasearse frente a mi describiendo cortos tramos que lo llevaba y traía para ver este caos y volver a donde estaba. -¡Esto fue demasiado!- me dijo, volteando a verme. -Ronas, ayúdame…- estire el brazo casi desvaneciendo. -¿Que te ayude?- le oí más allá, sin dejarse de mover.- ¿Qué más quieres?- me preguntaba agitando los brazos.- ¿Cómo si no lo he intentado?- Me dijo pasando frente a mi ignorando mi mano que ya no pude sostener erguida.-¡Lo intente todo!- me reclamó agachándose frente a mí.- Ustedes- me decía molesto.- Tú y esa chiquilla y esa enfermiza obsesión de tenerles juntos, ¿porque ustedes?- seguía reclamando furioso. -Ronas, no entiendo a qué te refieres… ¿qué tenemos que ver? - -No es primera vez que pasó esto...- me dijo. - Y siempre termina mal…- se explicó. - ¡Pero esta vez superaron todo! - terminó con tono desesperanzado dando un rápido recorrido con la vista del entorno que humeaba de chatarra y de escombros. Yo traté de ponerle atención y no perderme detalle alguno, pero entendí por sus palabras, que este tipo, sabe más de lo que yo creía de esta situación. -¿Ha sucedido antes? - - Ya van seis veces, lo recuerdo bien…- -¡Eso es estúpido!, ¿de qué hablas?- le grité con dolor y quejidos mezclados. -¡Ustedes dos, provocaron esto!- dijo apuntándome con el índice, para repetir el ciclo nervioso de pasearse y volver hacia mi.- ¡No sé qué es exactamente, pero todo vuelve a conjugar y la historia se repite, no importa lo que hagamos, si es aquí o allá, ustedes se conocen, se juntan, se enamoran y todas esas mierdas que hacen!- se explicaba tartamudeando y ansioso.-..¿Crees que la conociste en la cafetería?- me preguntó haciendo referencia a cuando vi por primera vez a Nicom en la planta.- ¡No fue así, al menos las veces anteriores! ¡Fue en el aparcadero, cuando llego a la oficina a dejar papeles, en el elevador, en Sargasous y no se ya de las otras! - Yo no entendí al principio, pero vinieron a mí, algunas imágenes y fueron las que vi en sueños que tenia de ella, las cosas que pensé que solo eran eso, coincidían con las descripciones que daba. - Pero ¿cómo es posible? - reparé. -Mira esto, ¡mira esta porquería!- me gritó.- ¡Si no lo recuerdas y estoy seguro que no, te diré que incluso en una de estos “rehacer”, bastó que solo se miraran, se reconocieran, se volvieron locos de amor!, !Par de idiotas!- exclamaba furioso, pero yo le empecé a creer, puesto que soñé alguna vez algo así con Nicom; sucedía en el comedor de la planta: nos sentamos frente a frente, nos sonreímos y brillaban sus ojos, nos reíamos de nada, nos cosquilleaba la panza, nos conocíamos, nos reconocimos y por debajo entrelazamos los pies para que nadie viera como nos uníamos ¿habrá sucedido? , al parecer sí. -Todos esos sueños que le hablé a Paal sucedieron en verdad. - comenté reflexionando la coincidencia de esto con lo que me revelaba Ronas, donde los flashes de imágenes y situaciones volvían a mi cabeza en forma difusa y confusa. - ¿Qué importa eso ahora?, ¿No sirvió la terapia con el doctor ese? - mencionó sonriéndose nervioso, interrumpiendo este recuerdo que llegó. -Savoy está loco…- -¡Qué gran observación!- me respondió sarcástico.-¡Ojalá lo recordaras antes de pedirle citas médicas!-continuó.- Ya da igual, terminaron igual que todas las otras ocasiones, ¡en un desastre!- exclamó alzando las manos. -¿Pero qué tenemos que ver con todo esto?-pregunté.- ¡Eso ni siquiera sucedió aquí!-no puede culparnos por este desastre, ¡no puede ser que fuésemos nosotros!- insistí- A ella le conozco de algunos meses eso es todo, ¿qué crees que esto son viajes en el tiempo?, ¡no puedo conocerle de antes y varias veces!- - Llevamos tres años en esta parodia.- recordó.- Sucedió y estaban ambos y yo también y la mayoría de los que conocemos, los que se murieron y nadie lo recuerda…-me aclaró con frustración.- No es viajar en el tiempo…-prosiguió.- El tiempo es el mismo y no se ha detenido nunca, el HV ordena todo, rehace todo para ustedes…-se explicó.- Es como si repitieras la presentación de una obra de teatro una y otra vez; suceden variaciones claro está, pero en líneas generales es lo mismo. Ya es todo Halcyon el escenario de esta comedia, quién sabe a estas alturas que otro lugar esto pasa. - me explicó. - Aunque debo darles el crédito que los finales son cada vez más impactantes. - Me quedé un momento en silencio, tan confundido que no encontré que decir. Mis sueños, esas imágenes, esas pesadillas, esa otra vida que no recuerdo, el comienzo cuando aparecí de la nada trabajando aquí, pero ¿cómo es posible? -Si quieres saber del secreto que buscan, es ése…- continuó sentándose en el piso.- He tratado de concluir algunas cosas, de recuerdos y de cada reiteración que hemos pasado. - se explicaba con dificultad tratando de hilar las ideas. -Si algo de humano tiene esa cosa del HV, se obsesionó con ustedes, supongo que trata de resolver todo, de que estén juntos como lo deseas ¿no? y ordena una y otra vez, como las piezas de un juego de estrategia; cada pieza se acomoda a su punto de partida, cambia la estrategia y se vuelve a repetir, hasta que resulte supongo, hasta que estén juntos tal vez.- se explicó viniendo a mí los recuerdos de los deseos hechos al jugar al Gran Redo. –Pero lo que comprendí en esta oportunidad. - me dijo concluyendo su reflexión. - Es que no tienen idea de cómo controlarlo y eres tú que por alguna misteriosa razón lo sabe…- -¿Por qué no recuerdo nada? ¿Porque nadie lo hace? - -Es el contacto con la máquina. - respondió mostrando su índice de la mano derecha.- Esa maldita idea de entender el pensamiento y el deseo humano, que entra tan dentro de la mente, que puede manipularle…así borra todo y volvemos a partir, con recuerdos recargados, modificados, como quieras llamarlo, van con el ajuste del movimiento de las piezas…- -Eso es imposible, ¿cómo cambiar la memoria de todos? - -Esto es un experimento, este es el resultado: ¿Querías ayuda del Gran Redo con tu princesita?, pues ahí está tu ayuda…- me dijo mostrando con la mano extendida, el desolador paisaje en ruinas de lo sucedido. -¿Y tú, por qué recuerdas?- -Fuiste tú. - dijo deteniendo su nervioso paseo, en tanto de espaldas a mí, giró su cabeza para mirarme de reojo. -Fue en uno de los “rehacer”, que me dijiste que me sacarías de esto. - me contó. -Yo no te creí en realidad, pero cuando pasó, cuando todo de un momento a otro cambio y lo vi, fui testigo como todo se rearmaba y nadie recordaba lo que había sucedido. - relató angustiado. -Había otra historia y de la nada, estábamos trabajando asignados a otra planta y a todos no les parecía llamar en absoluto la atención, ahí lo comprendí, supe del poder… - se trataba de explicar. - Luego apareció Patrick y su séquito, investigando, interrogando, haciendo preguntas, entendí que debía callar y ser uno más para poder averiguar qué pasaba, no, en realidad lo hice por miedo.- -¿Por qué no me dijiste nada?- -Luego de que me sacaste, te volviste en uno más en este juego, cuando lo insinué, por lo que dijiste, no tenías idea… - -¿Paal? ¿entonces debo haberlo sacado a él también?- -¿Quien sabe?, si fue así, hiciste una pésima elección. - -¿Cómo se supone que puedo controlarlo?, ¿Te conté como lo hice para sacarte?- -No sé cómo, nunca me lo has dicho, no logras saber más de lo que me estás diciendo - respondió acongojado. -Mencionaste –Redo-, que así se llama esto, pero jamás me diste detalles, que es mejor saber lo necesario, no me diste mucha información al final. - se explicó. - Solo he concluido que lo hiciste para que pudiera ayudarte, “cuando llegue el momento sabrás que hacer”, ¡eso fue todo!, no soy un genio para comprender que quieres o como ese perfil tan intelectual que tenías antes de esta personalidad que tienes ahora, no sé realmente que hacer. - me reclamaba empuñando las manos en señal de impotencia. - Y ese fue tu última vez consiente de esto, después eras un idiota preocupado de fiestas, drogas y pendejas para llevarlas a la cama, ¿Porque te hablo?, ¡si esta misma charla ya la tuvimos y me preguntas las mismas cosas! - termino gritándome. - ¡Olvídalo!- siguió deprimido- Esto acabará pronto, volverá a empezar y no recordarás nada y el resto tampoco lo hará…- dijo colocándose de pie. -No puedo saber qué sucederá exactamente, algunas cosas van igual otras no, es como cantar una canción un montón de veces; nunca sonarán iguales entre ellas. - se explicó mientras miraba el suelo y movía el cuerpo de una pequeña ave que yacía tirada. - Solo sé que hoy algo grande pasaría…-me decía preocupado. – No te imaginas lo que es vivir esta vida donde nada encaja, donde todos viven en un mundo de recuerdos fabricados. - dijo. –Pero vendrán por ti, estarás bien, has estado peor, es cosa de que te mires las cicatrices…- dijo en tanto se colocaba su chaqueta.- ¿Sabes?; igual me gustó esta personalidad tuya...- me dijo reflexionando.- La prefiero a esa arrogante que has usado antes, aunque al final es igual, todas terminan locos por la muchacha esa…- -Ronas, ¿hay más gente, alguien más que recuerde? - le pregunté reteniéndole. - Por favor piensa.- - Puede ser...- dijo moviendo la cabeza positivamente. - Pero, no sé quién es, no me lo dijiste y eso sucedió después que a mí me sacaras del ciclo - me contó tratando de buscar más recuerdos en su memoria. -Solo sé que ya van seis “rehacer”, yo tengo conciencia desde el tercero. - terminó para iniciar su marcha. -¡Debe haber algo más, recuerda!-le insistí. -¡No sé nada más, te lo he dicho todo!- me replicó.- ¡Quien sea quien es, esta desde el siguiente “rehacer” al mío!- -¿No dejé un indicio? – el movió la cabeza negando. - Van a venir por mí, lo que te diré es vital, supongo que servirá. - - ¡Por el Creador!- reclamó -¿Más acertijos?- - ¡Escucha por favor! - - ¡Solo pierdo el tiempo aquí! -me dijo retomando su marcha. – Y no quiero que ese mafioso me vea cerca tuyo…- - ¡Yo cree esto! - - ¿Qué dijiste? – - Paal me lo ha dicho, solo él lo recuerda. – - ¡¿Cómo?! – - No sé, dice que pertenecí al equipo que ha hecho esta mierda…- recordé. - No sabe de ti, esta tras Nicom…- - ¡No quiero saber más! – - Es importante, recuérdalo, el reino del Norte también quiere esto, hay mucha gente involucrada, no confíes en nadie. – -!Ha muerto mucha gente!- -!Por favor, debo intentar hacer algo para que no vuelva a suceder!- -Si eso también lo dijiste...- respondió empezando su marcha. -¡Ronas, sé que hacer, lo sé..!.- le grité. Él volteó, me miró, dio un suspiro, se tomó unos segundos de pie sin hacer nada y como tratándose de convencer caminó a mí. – El Biper.- le dije.- dame tu Biper…- le pedí.- Él metió la mano en su bolsillo y me lo entregó.- no tengo mucho tiempo, creo que me desmayaré pronto…- le dije sintiendo como mis fuerzas me abandonaban y venía a mí una irresistibles ganas de cerrar los ojos y dormir. -Me imagino que la llamarás…- -No.- le respondí. -Sé que ella está bien, lo sé, haré otra cosa y creo que esta vez funcionará...- le dije sin convencerlo. -¿Misivas de reclamo al servicio al cliente? o ¿le escribirás al Gran Redo?-preguntó con sarcasmo. -Tengo que reiniciar de nuevo antes que Paal llegue, nos dará tiempo. - le expliqué en tanto activé el acceso al juego. -Si lo que dices es verdad, entonces partiremos de cero, sin recuerdos…- le dije mirando su cara de confusión.- Si esto es cantar una canción una y otra vez, pues borraremos la letra.-le expliqué.- Y no sé qué va a pasar, pero no me menciones nada esta vez, deja que venga o vaya, será distinto, no me busques pase lo que pase; si me marcho o me muera, a donde vaya, déjame, no intervengas…solo concéntrate en buscar al otro que saqué de esto, te ayudará…y si vuelvo a ser yo, deberás actuar.- le indiqué.- Promételo Ronas- le instruí pausando mi relato y llegando al fin de mis fuerzas. -Creo que ahora entiendo a qué me refería…- le pedí con voz baja, cerrándose mis ojos ya a consecuencia de lo débil de mi condición. - Pero elegí bien en confiar en ti. - Ronas se sonrío acongojado y solo movió la cabeza en señal de aceptar lo que le pedí. - ...La princesa del Norte. - le dije casi susurrando. Él me miró confundido. Finalmente me ayudó colocándose a un lado para afirmar el Biper, yo coloqué el índice en el contacto del HV; me concentré, lleve todo a mi mente, no tenía mucho tiempo, ya me sentía muy débil y sabía que Paal no se rendirá y no demorará en aparecer; Me concentré en el arreglo de cubos, busqué todos mis archivos, busqué todo lo que almacené en el Reino de los Moggios, estaban ahí flotando en pequeñas vistas, nuestras fotos, nuestros videos, nuestros recuerdos; tomé todo, le borre sin posibilidad de revés, cada fragmento de nosotros quedó eliminado y olvidado. Y tal como sucedió tantas veces, me quede viendo la última foto de ella que se desvanecía en el proceso de eliminación, reteniéndole en la mente con sus ojos viéndome y me angustié, me asusté, me dolía más que el cuerpo el saber que no la recordaría otra vez. Llegó el momento de usar al Gran Redo; le dije lo que quería hacer, él respondió que cumpliría mi petición viendo como su graciosa animación gesticulaba algo como una reverencia; la extraña interface estaba disponible, un último pictograma que salió con recuadro que encerraba una flecha curva que se encontraba con la cola y daban un giro como persiguiéndose para detenerse luego. “-Si quieres mi opinión diría que no está resuelto. -“ “-¿Deseas reiniciar?-“ -Sí... - Me perdí dentro y me desvanecí lentamente viendo desaparecer entre sombras a Ronas que me sostenía e invadirme abruptamente el agotamiento absoluto, la inconsciencia y el silencio. Continuará...
  12. XV. Ven al Reino de los Cielos. No sé si me dice la verdad o no, pero tomé mi chaqueta y me dirigí a toda prisa a la puerta de la habitación, al salir, me dirigí al elevador que estaba al medio del pasillo de distribución, en momentos que la campanilla de aviso e arribo me detuvo y siendo cauto retrocedí quedándome detrás de la puerta de acceso de emergencia, donde entre abriéndole, miré al pasillo en dirección a la puerta de mi cuarto, presenciando cuatro sujetos que escoltaban a Patrick en ese rumbo. -¡Romine tenía la razón!, vienen por mí, ¿pero cómo lo supo?- Sin pensarlo más, despacio, liberé la puerta para que esta se cerrase, una mala ocurrencia, ya que esta al moverse, emitió un chillido y un ruido al trabar la chapa. Cerré los ojos por un instante, pero está claro que ese ruido retumbo en el eco del mismo cajón de la escalera y en el pasillo. Por lo que, sin pensarlo, simplemente empecé a correr bajando las escaleras, donde pude percibir que arriba mío, se abría el acceso y la seguidilla de pasos empezaron a retumbar detrás de mí. Decidí salir luego de bajar un par de pisos y retomar otro acceso internándome en el pasillo de otro piso del hotel, donde me acoplé al interior de un acceso de un ascensor que empezaba a cerrarse. Al interior presioné el botón para que se cerrase en el momento, que vi que un par de sujetos trataron de entrar cuando las puertas empezaban a juntarse, por lo que tuve que empujar a uno de ellos golpeándole con el pie en el pecho para sacarlo. Cerré las puertas y respiré agitado, en el interior, había una pareja dentro que me quedó mirando extrañado. -Es por el tema del peso, ellos son muy pesados y yo necesito bajar...- Miré el display del panel, viendo en la numeración simplificada como cada punto y barra cambiaba para llevarnos en descenso. De improviso, el ascensor se detuvo en el primer nivel, uno antes que el del aparcadero donde necesitaba llegar. Las puertas se abrieron y salió aquella pareja, le siguieron, pero de entrada lo hicieron aquellos sujetos, que entre ambos lograron reducirme en el piso de este. -Lo tenemos, vamos a la planta baja, traigan el carro a la salida del ascensor. - dijo uno de ellos hablando a su bíper. -¿Pensaste que escaparías?- me dijo el otro esposando mis muñeca, en tanto empezamos a descender de pisos hasta que a los breves segundos nos detuvimos en la planta subterránea, donde al parar, se abrieron las puertas. Desde donde estaba solo podía mirar los pies y algo de las canillas, donde un par de ellas aguardaban a la entrada. .!Lo lamento, pero no puede entrar!, asunto policial…!- le dijo uno cuando se escuchó una serie de golpes y movimientos que dejaron al tipo inconsciente, tirado en el piso, mientras el otro que me sostenía en el piso cayó con la misma suerte. Al mirar, pude reconocer un rostro familiar. -¡Vamos levántate!.- me gritó. Al mirarle, reconocí a esa muchacha, que es la asistente de Romine. -¡vamos plebeyo, muévete!- me dijo tomándome del brazo de un tirón para llevarme con ella corriendo. -¡Qué haces aquí?- -¡Sigue corriendo hay un carro esperando!- me grito mientras me conducía por el aparcadero. -¡Por allá!- escuchamos seguido de un par de disparos que acertaron en las paredes que recién pasábamos. -¡Esto esta feo nos disparan!- -¡Estamos cerca del carro!- me dijo tomándome de la chaqueta para quedarnos detrás de un pilar.- Cuando te diga corres a la derecha, ahí de vuelta, están esperando!- -¡Espera!- le dije .- ¡Nos están disparando!.- -¡Yo me encargo de eso, tu solo corre!- me dijo sacando un arma del interior de su chaqueta.-¡Ahora!- me grito cuando salí corriendo lo más rápido que pude donde ella me indico, sintiendo el intercambio de disparos que alcanzaron, paredes pisos en tanto avanzaba. Al dar la vuelta por el corredor de los vehículos, vi que al final de este, aguardaba uno más grande que me esperaba con su puerta lateral abierta. Corrí para allá, también caí tropezándome y volviéndome a parar, dando una mirada rápida donde vi a aquella muchacha que me seguía y se volvía para responder los disparos. Me quedaban pocos metros y corrí como nunca a pesar de estar esposado y de mantenerme semi agachado para tratar de no ser blanco, pero cuando estaba a metros de entrar por la puerta del carro, tropecé y caí golpeando la cabeza en este. No recuerdo más que algunas imágenes y los ecos de los disparos que continuaban. Vi que otros sujetos me subían al coche entre todo este alboroto, vi caer a esa muchacha de un tiro muy cerca nuestro, escuche gritos y ordenes que venían de ambos lados y un tiroteo que no cesaba: Eso es todo lo que recuerdo. -------------------------------------------------------------------------ooo-------------------------------------------------------------------------------- Cuando abrí los ojos, me siguió un fuerte dolor de cabeza, justo en la frente donde me di el golpe. Estaba tendido sobre una cama en un lugar que no se de quien es y donde sea. Ya no estaba esposado, por lo que me levanté y caminé siendo cauto en esta habitación que permanecía con las cortinas cerradas dándole penumbra. Me acerqué a la ventana y les abrí levemente para asomarme sin ser visto y reconocer que estaba sobre unos cinco o seis pisos de altura, en un lugar que daba algo así como un jardín. -…Yo no haría eso…- me dijo una voz que me hizo saltar del susto. - Al voltear, traté de reconocerle en la poca luz disponible. -¿Quién eres? ¿Qué hago aquí? - -Alguien que al menos debería recibir las gracias. - -…¿Romine?- pregunté hasta reconocerle estando cerca. -La próxima vez, cuando te diga que salgas rápido, hazlo. - -¿Dónde estoy?- -En una residencia del reino que usamos para conferencias y reuniones privadas. - me dijo encendiendo la luz que me cegó por un momento. -¿Cómo supiste que venían por mí?- -Porque este es mi reino y yo sé todo lo que en el sucede. - - …Estoy confundido. – -Te sacamos a tiempo, fue complicado. - -La chica, la que fue por mi…- -No lo logró…- dijo dando un suspiro. -¿Está muerta?, pero ¿Qué es lo que está pasando?- -Esa pregunta, la tienes que responder tú. - -¡Yo no lo sé, me persiguen, me tratan de llevar a la fuerza!- le dije.- ¡No comprendo que es lo que quieren de mí!- -Bradco, ¿A caso no te acuerdas de quién eres?- me cuestionó extrañada. -Perdí la memoria hace un tiempo…- -¿Qué? ¿Estás jugando?- me preguntó molesta. –¡Estoy arriesgando mucho salvando tu pellejo y me sales con esa estupidez! - -¡Es la verdad!- insistí.- ¡No sé quién soy, solo tengo fragmentos de recuerdos y problemas!.- -¡Ha muerto gente Bradco!.- me gritó.- ¡Hoy fue mi asistente y hace dos días no quedó más remedio que dispararle al tipo que estuvo a punto de volar la planta de HAWA completa!.- continuó de igual manera.- ¡Y tú dices que no tienes idea de nada!- -¡No sé por qué me persiguen!.- le dije -¡Solo soy un empleado de esa planta!- me excusé elevando la voz con insistencia.- ¡No tengo idea de lo que sucede, de quienes son, de lo que he hecho y de quien diablo eres tu realmente!- Ella se acercó a mí y me dio una bofetada silenciándome. -¡Ya deja de comportarte como un imbécil!- -¡Estás loca!- le dije.-¡Como todos los de aquí!- me aproximé a otro acceso que había de fondo de la habitación el cual también estaba cerrado. -¿No te acuerdas de mí?- me dijo desde unos metros más atrás. Yo me volteé a mirarle incrédulo. - Romine, eso no es posible…- -No es así, te conozco muy bien…-reafirmó dando unos pasos aproximándose.- Sé que eres un perdido, que traficas y que eres famoso por tus fiestas…- - ¡Eso es de dominio público!-, le dije en tanto caminé a las ventanas que estaban bloqueadas.- -Tienes una cicatriz en el brazo izquierdo…- me dijo deteniéndome. - Te la hiciste en el incidente de Vcoms…- yo me volteé a mirarla nuevamente. -¿Y qué es lo que me sucedió?- le dije enfrentándola, sabiendo del origen de esta por la quemadura que tuve y que ratificó Savoy –Perdiste el brazo…- me dijo asustándome.- Tienes una microcirugía que te lo ha unido…- Yo me quedé sin palabras, tocándome el brazo y sintiéndolo y trayendo en mí el recuerdo de esa pesadilla que tuve hace un tiempo. -¡Eso es una quemadura!- -No lo es-. Insistió. - Te fui a ver al hospital un par de veces, mientras estabas en coma…- me relató ante mi asombro.- -¿Quién diablos eres?- le pregunté. - No me puedes retener…- -Si sales de aquí te llevarán donde no podré ayudarte.- -¿Por qué lo haces?, ¿Por qué arriesgas tanto y a tu gente?- -Porque somos los mejores amigos….- me dijo acariciándome la mejilla a lo cual rechacé. -A penas te conozco…- -Ya comprendo que no recuerdas…- pronunció. –Pero mi reino esta primero Bradco. - me dijo viendo como su rostro se entristecía y dejaba escapar un par de lágrimas de sus ojos. –Perdóname…- me dijo cuando vi que sacó un arma de su chaqueta, me apunto y escuché el estallido del disparo. -------------------------------------------------------------------------ooo-------------------------------------------------------------------------------- Desperté de un brinco tocándome el pecho donde entró la bala, pero yo estaba en otro sitio, dentro de la cabina del carro el cual corría en alta velocidad serpenteando el camino. Sentí unas manos que me querían alcanzar, pero instintivamente le alejé quedándome sentado tratando de entender mi entorno. -¡Bradco! ! ¡Calma!, ¡Vamos Cálmate hombre! - escuché una voz que me hablaba tratando de hacerme razonar. - ¡Nos están alcanzando! - dijo otro. - ¡Pide la escolta real! - ordenó ella. - ¡Pero Princesa…! - le respondió el otro titubeando. - ¡Ya veré como manejo esto con la prensa! ¡ahora haz lo que te ordeno! -. - ¡Enseguida! - respondió. En tanto nos sacudíamos de un lado a otro en cada giro violento que hacía el carro al cambiar de dirección. -¡Estaremos a salvo muy pronto! – me dijo ella. -Romine…- le respondí mareado arrinconado en los asientos posteriores de su carro. -¡Vamos a un refugio del reino!- me decía mientras oía los disparos que rebotaban en la carrocería del coche que corría a gran velocidad. –¡Está cerca de aquí! - me aclaró. -¡No es la ciudad…!- le dije al asomarme por la ventana y ver que seguíamos algún camino rural que rodeaba bosques y serpenteaba. -¡Sea lo que suceda, no podemos estar en mi reino, ni en el tuyo!- me decía permaneciendo cerca mío, sosteniéndose del constante tambaleo de las bruscas maniobras.-¡…Vamos por un corredor entre ambas fronteras, para llegar al Halcyon Oeste donde tenemos inmunidad, no podrán acercarse!- -¿Por qué nos persiguen?- pregunté sintiendo los que rebotaban en el carro reforzado. -Porque quieren algo que solo tú puedes hacer…- me dijo preocupada. -Romine, nos conocemos. ¿No es así? - ella sonrió por un momento. -¡Eres mi mejor amigo!- me contestó acariciándome la mejilla, emocionándose a momentos a lo cual contuvo. -¡Estamos a un poco más de tres kilómetros de cruzar la frontera, su Alteza!- dijo uno de los guardaespaldas. -¡Romine!- le dije tomándole la mano.- ¿Qué es lo que hice?.- le pregunté esperando respuestas de todo esto, cuando sentimos un estallido en el costado que remeció y tambaleo el carro. -¡Nos disparan con alguna especie de cañón!- -¡¿Dónde está la guardia?!- -Vienen en camino, están a menos de un…- dijo el otro interrumpido de una segunda explosión, que levantó el carro y le hizo girar en el aire con todos nosotros dentro moviéndonos como si fuésemos objetos sin peso alguno. Todo pasó muy rápido, aunque pareció eterno y lento la forma que el entorno giraba a nuestro alrededor, al instante se inundó la cabina de un líquido espeso y transparente que se endureció y nos inmovilizó protegiéndonos del impacto de la caída y el rebote del carro al impactar el piso nuevamente. No recuerdo bien, lo que siguió, o su correcta secuencia, se escucharon gritos, disparos, metal que se retorció al ser abierto por alguna máquina, y algo que derritió la gelatina que nos envolvió para así un par de sujetos llevarme sin poder poner resistencia alguna, mientras vi el coche destrozado que humeaba por todos lados, el intercambio de disparos que se hizo más intenso con la llegada de dos o tres androides de la guardia real, gigantes de armadura dorada y armas que repelieron a los intrusos, cerraron filas recibiendo los tiros y algún disparo de algo más grande que voló piezas de alguno de ellos, en tanto pude ver entre el humo , las chispas y el fuego como última imagen, a Romine que permanecía inmóvil dentro del carro, detrás que los escudos de su guardia le cubrieran. -------------------------------------------------------------------------ooo-------------------------------------------------------------------------------- -¿En que está pensando princesa mía?- -En nada en especial, mi plebeyo. - me respondió con ternura dándole luego, otro sorbo a su taza de café que sostenía entre sus manos. – En realidad si, - -Válgame, entonces cuéntame. - le respondí al ver su entusiasmo y reconocer esa carita que me decía de alguna gran idea por venir. -Me recordé cuando niña, cuando soñaba con eso de los castillos y las princesas…- me dijo con algo de pena. - ¡Ay! Es una tontería me da vergüenza. - -Cuénteme. - prometo no burlarme, ni reírme. - le dije colocándome sobre la cama para quedar frente a ella. - ¿Lo promete?. - me dijo apuntándome con el índice. - De verdad. - le respondí serio. -Al menos en los primeros diez segundos! – -¡Pesado!.- -Vamos dígame…- -Cuando niña soñaba con conocer un príncipe…- -¿Azul?.- interrumpí. -¡No! ¡El color da igual, prefiero que sea verde de hecho! - -¿Y entonces?- -¡Bueno, casarme y todas esas cosas y vivir en un castillo de color rosa que flotara entre las nubes! - -¿Un castillo mágico?- -¡No te burles!- -Son sueños de inocencia, después la realidad es tan diferente…- me dijo con algo de nostalgia. – ¡No te imaginarías con los príncipes que me topé!- - Vamos, usted es mi princesa. - le dije tomándole sus pies y besándoles suavemente, a lo que ella sonrió. -Me haces sentir así. - comentó. - aunque sea solo una plebeya de este reino.- -Bueno no conociste a un príncipe azul, pero es lo que hay…- -Sí, está guapo, aunque me llegó con algunos problemas que no figuraban en el catálogo. - me dijo analizando y tomando esa postura supuestamente seria. -¡Bueno, no es perfecto, pero tampoco mal! - le dije defendiéndome. -¡Si, puede ser, aunque con algunos años extras a lo que decía el fabricante!- me dijo burlándose. - ¡Eso es un engaño! - dijo riendo a momentos que me coloqué sobre ella para hacerle cosquillas y abrazarle. Nos quedamos luego mirándonos fijamente, sus ojos me decían tantas cosas que solo tenía cabida de perderme en ellos como habituaba. Nos dimos un par de besos en los labios, ella me sonrió y levantó las cejas un par de veces en forma insinuante. Yo le respondí de igual forma, descendiendo por su pecho sin quitarle la vista, mientras resbalaba en su vientre y ante sus cosquillas y sus juguetones reparos y negaciones, me sumergí entre sus piernas sin perder contacto con sus ojos que se cerraban ante las sensaciones y el placer, hasta que un par de fuertes golpes sobre la mesa del comedor, nos alertaron y nos han sacado de esto. Nos quedamos quietos, ella me miraba asustada y se recogió de su postura cubriéndose con la sábana. Yo me quedé en alerta y le hice el gesto con la mano para que no hiciera ruido, al volverme para ir a ver lo que sucedía, me recibió un violento golpe en la mejilla que me lanzó de espaldas al piso. -------------------------------------------------------------------------ooo-------------------------------------------------------------------------------- Abrí los ojos y miré para todos lados aún segado y con la vista sin poder enfocar ante los destellos de la iluminaria del techo. Me dolía la cara del golpe y me retumbaban los oídos del estruendo reciente. Escuche lo lejano de los pasos de alguien que luego volvió. Estaba de espaldas en el piso, pero al tratar de reponerme, me di cuenta de que estaba en una silla y mis manos estaban esposadas con esos brazaletes que encandecían un tenue color rojo, Observé sin ver nada en realidad más que muros de vidrio, en una habitación de color blanco y aparentemente vacía. Desde mi posición pude ver en parte una mesa de metal delante de mí y un par de sillas más al otro lado que nadie ocupaba. No pude ver quien estaba ahí conmigo, solo escuché sus pasos que permanecían fuera de mi alcance. Mareado y desorientado, sentí que sangraba algo del labio y puede que, de alguna parte de la cabeza, de todas formas, no tenía las competencias físicas para intentar nada, ni siquiera el ponerme de pie. -¡Intenté despertarte golpeando la mesa!- habló un sujeto que de improviso apareció frente a mí. - -¿Me recuerdas?- me preguntó acercándose para quedar frente a mi cara. Entre lo encandilado y aun mareado, distinguí su rostro; el desgraciado de Mags se burlaba y sonreía sarcástico. -¡Nos encontramos de nuevo!- dijo alegre.- ¡Claro que no esperé tanta resistencia!.- me dijo señalando un parche que tenía en la sien y su muñeca vendada. -¡Sí que tienes buenas amistades!- dijo acercándose a mi nuevamente. -¡La princesita de Halcyon Norte, wow!- eso sí es tener suerte Bradco!- exclamó asombrado.- ¡ Eso si es tener del mejor corte, lo más fino y delicioso!- exclamaba cerrando los ojos como si se imaginara a Romine desnuda frente a él.- ¡Tienes que habérselo hecho de una manera muy dura!, ¡Yo creo que la hiciste gritar y alcanzar el orgasmo hasta el punto que su vagina era una fuente interminable de jugos del amor!- me exclamó moviendo la cadera como si copulara con ella. -¡Es preciosa, te felicito! ¡Y lo mejor de todo es que es una princesa de verdad! - dijo riendo. -¡Nada personal con tu otra princesita, está bien buena también, pero es solo plebeya, ya sabes, común y corriente, darle, desaguar y dejarla, como lo sueles hacer!- se explicó paseándose frente a mí. -¡Lo lamento si te ocasionó un problema con ese recuerdillo de ese incidente en la fiesta… tenía que defender a uno de los nuestros! - se explicó siguiendo con su paseo.-….Te iba a partir el culo ese tipo…- -¿Dónde estoy?- -¡En cualquier parte y en todas, como prefieras! - me dijo levantando los brazos. -¡Lo importante es que sucedieron dos cosas!- dijo riendo.- La primera es, que me contrataron para esa firmita donde trabajas…! ¿Cómo se llama…?, en fin esa que hace la mierda del HV!- dijo sin importar recordar su nombre. – ¡La segunda es que me encanta como me luce este traje, lo uso solo en ocasiones que lo ameriten si no te recuerdas! - me explicó mostrando el corte de ese terno de color gris. - ¡Pero quedó arruinado! ¿Ves? - se explicó mostrándome la solapa manchada de sangre y los puntos negros de agujeros quemados sobre su chaqueta. - ¡Todo gracias a la puta de la princesa esa que trajo a sus guardias robots a defenderla! - me gritó tomando el borde de la mesa que lanzó con furia para que se estrellara al piso. - ¡Maldito imbécil!.- siguió furioso dándome una patada en el pecho que me derribó de espaldas. - ¡Suficiente! - grito alguien desde más atrás. - ¡Lo necesito consiente pedazo de idiota! - le reclamó molesto acercándose a mí. - ¿Todo bien amigo? - me preguntó tranquilo y sereno, dándome el espanto de ver quien era. -Vamos, levántalo y ¡hazlo con cuidado! - le exigió. Mags se acercó en silencio y temeroso, no hizo reparo alguno y me levantó de mi posición para dejarme nuevamente sentado, en tanto prosiguió levantando la mesa que restauró en su lugar. -Es muy arrebatado, la última vez casi mata a tu novia, bueno ex en realidad, llamé justo a tiempo, tuve ese presentimiento ¿sabes?, pero cumple lo que se le pide! - me dijo sonriéndose. - Doctor, por favor ayúdeme…- -Dime solo Paal, es más ameno. - Me respondió indiferente a la situación. - ¿Qué está haciendo? - -Descubriendo como haces algunos trucos con el HV…- -Pero usted…- le traté de decir entre el estupor y la confusión de verle aquí. - …me ayudó, nos ayudó tanto…- -Si lo hice Bradco. - dijo sentándose en la mesa para quedar frente a mí. -No es que sea una mala persona, lo hice en forma sincera, bueno en parte, es que te necesito aún para resolver la inconsistencia. - decía. - - ¿De qué habla? - - ¡Lo hiciste muy bien amigo!, lo debo reconocer, ¡tanto así que no lo recuerdas! - se explicó riendo, mirándonos y siendo confirmado por Magne que le seguía el juego. -¡…Lo pensaste muy bien!, si no recuerdas como, entonces nadie podía hacerlo, claro exceptuando tú, puede que inconscientemente o no, no lo sé, seguramente dejaste algunas palabras claves, algo que tú mismo pudieras esperar de ti! – concluía riendo de sus resolución. -Pero puedes de alguna manera y la verdad es que necesito ya enterarme del “cómo se hace”, ¡ya he hecho este papelón muchas veces y estoy algo hastiado! – - ¿Hacer qué?, ¿de qué habla? - - ¡Reiniciar, de reiniciar todo, como lo has hecho una y otra vez! - - ¿Reiniciar? - - ¡Sí Bradco! - exclamó feliz. - ¡Y es tecnología cuántica, muy compleja por lo demás…! - - Vamos Doctor…-le dije dando un suspiro mientras de apoco me reponía de mi condición. - ¿Ahora quiere que le descifre esto?, por favor…- - Si, exactamente. – aclaró.- ¡Así que necesitaremos que te conectes al HV y converses con él! - me pidió amablemente. - ¡Es más, te traje un experto que nos ayudará!! - - ¿Quiere que converse de estadísticas con él? - Paal me quedó mirando fijamente y cerró su sonrisa para endurecer su mirada y su postura. - ¡Quiero que te conectes y actives el reinicio! - me gritó cambiando completamente su actitud. - ¡Trae a Olsmo!.- le ordenó a Mags. Al rato escuché los pasos de otro sujeto que ingresaba al frío cuarto vestido de negro con una maleta sostenida de su mano. -Le dije plebeyo que sería solo cuestión de tiempo. – me dijo. -Ya decodificamos todo Bradco. - continuó Patrick colocando su maletín sobre la mesa para abrirle. -…Cada mensaje, misiva, llamada de ese reino que inventaste para esa muchacha está abierto y disponible. - relató mostrando el contenido de una carpeta que dejó caer sobre la mesa. - ¡Y caramba que eres bueno escribiendo cartas! - dijo riendo Savoy. - ¡Mi dulce y querida princesa de los Moggios, mi corazón late con tal fuerza al verle…!- leía mofándose. – Muy encantador…y aquí están las demás, igual de melosas y estúpidas. – - Te atrapamos. - me dijo Patrick. -…Si me procesan por la ley Haduf y será mi fin…- - ¡No me interesa la estúpida ley esa! – replicó Paal. - ¡Quiero saber que mierda haces para gatillar el evento! - - ¿De qué evento me habla?, ¡yo no sé nada de eso! - - Vamos a hablar claro. - dijo sentándose sobre la mesa frente a mi.- ¿Piensas que cualquiera puede llegar y hablar con HV? ¿Crees que alguien como el idiota de tu jefe puede siquiera hacer algo así? - me dijo enfrentándome. - Aquí al lado tuyo tienes uno de los pocos que puede hacerlo.- se explicó señalando a Patrick.- Ni siquiera un ingeniero avanzado que lleve años en Sphere puede en tan poco tiempo hacer que BirdLife sea su mensajería personal… Por cierto…- continuó tranquilamente, sacando una bolsa transparente del maletín de Patrick–…Ya eliminamos tu chat privado…-dijo sarcástico dejando caer un par de aves muertas envueltas en plástico. –¡No me mires así no soy mala persona! - me dijo sonriendo. - ¡Amo la naturaleza y hago donaciones a BirdLife! ¡Soy médico!, pero también trabajo en el servicio secreto del reino de Halcyon del Este. - aclaró. - Y también miembro del equipo que desarrolló REDO…- se explicó serenándose. - Así como tú también…- me dijo sorprendiéndome como lo hizo Patrick. -¡…Ni siquiera Olsmo lo recuerda, pero da igual!- continuó ante el asombro del otro. Aunque no creí lo que oía, la situación en que me envolvía me decía que toda esta locura, tenía algo de increíble y mucho de verdad. - ¡Hoy te reencontraras con alguien que sé que extrañas! - me dijo sonriente. Yo le miré sin entender. - ¡No por favor! - rio sorprendiéndose. - ¡No es la niñita que tanto amas! - aclaró dándome una palmada en el hombro. -Es alguien más interesante. - se explicó dándole una señal a Magne que se acercó, me levantó bruscamente de la silla para conducirme con el grupo fuera de esa habitación, por un pasillo contiguo largo y muy bien iluminado, donde después de recorrerle por un rato, nos detuvimos frente a una puerta bastante grande y muy reforzada, que estaba custodiada por un par de androides de seguridad que permanecían a la espera con esa luz azul encandeciendo en su pecho. Lo que vi, no podré olvidarle jamás, pues esta sala tenía una superficie considerable y similar a lo que ya habíamos recorrido caminando al bajar aquí, estaba muy bien iluminada, contaba con personal que vestía completamente de blanco y cubiertos de pies a cabeza con gorras y protectores de ojos y calzado, puede que no más de media docena de personas, las que nos quedaron mirando al ingresar. Nosotros nos quedamos en la periferia, en una especie de pasillo que rodeaba esta sala y que con vidrios circundaba a su vez a otra más pequeña que alojaba en el centro, donde estaba esta gente, que iba de un lado a otro, con tableta en sus manos y que monitoreaban indicadores mostrados en pantallas de sus terminales y de los proyectados en los costados. En el centro de todo, un cilindro de cristal que debía tener algo cercano al metro de diámetro y unos tres de altura, con algunos indicadores en números de Halcyon, algunas luces y otras que parecían resplandecer de los delgadísimos hilos que lo conectaban e incluso en los contactos que hacían con la masa de algo parecido a un cerebro, pero que se veía más alargado y considerablemente más grande que el de un humano, que permanecía conectado con tubos y cables, que inyectaban burbujas a un líquido de apariencia espesa y transparente. Ese organismo u órgano, flotaba ahí, se mecía suavemente manteniéndose central en su posición elevado por las mismas burbujas que a cada cuanto, se alzaban en columnas que se perdían al subir. Me quedé asombrado de lo que veía, increíble si me lo contaran, no sé si es algún experimento porque parece película de ficción, pero es real, muy real. -Por favor Patrick.- dijo Paal mirándole.- Haz el tour “HV”.- -Este es el HV.- dijo Patrick señalando aquel engendro.- ¿No habías visto nunca uno?- pregunto.- No hay realmente mucha información disponible en la red y la que ha salido se elimina, esto de que sea un híbrido no es muy bien recibido por el común de la gente.- me explicaba paseándose frente a mí. –Pero no pienses que es el único, no, para nada este es uno de muchos núcleos del HV, y sabes que son bastante caros, probablemente lo que ganes tú y tu familia trabajando toda una vida…- se refería mostrando en sus expresiones lo insignificante que parecían nuestra existencia comparado con esta tecnología.-…Bueno, aquí está la máxima expresión, lo que controla todo en conjunto con la red de los demás extendidos en lo inmenso de Halcyon, esto es lo que interpreta tus simples pensamientos y deseos…- -¿Es humano?- pregunté. Patrick volteó a mirar el engendro, dándome la espalda y me respondió en esa misma postura. -…Algo tiene de eso.-dijo volteando un momento para ver mi cara.- Si no ¿de qué forma nos entendería?.- se explicó.- Es un ser inteligente, sumado a su interface cuántica, es lejos superior al intelecto de cualquier humano promedio por muchas veces, pero sin una conciencia real.- dijo señalándole con la mano. -Está muy educativo todo, ¿pero qué hago aquí?- pregunté. -Vas a tener una grata charla con tu viejo amigo HV. ¿No le echas de menos? - me preguntó con esa sonrisa sarcástica. - ¡Todo el mundo fuera!.- exclamó seriamente llamando la atención del personal que estaba ahí. Él levantó la mirada y les recorrió –Lo siento, lo olvide ¡Por favor, salgan de aquí ahora!- dijo ante la sorpresa de todos. - ¡Vamos ya escucharon, fuera todos! ¡Muévanse! - exclamó Mags que haciendo los gestos de empujar apuró a todo el mundo para que saliera de la sala y cerrar su acceso después. Mags cogió una silla, y me sentó bruscamente empujándome del hombro. Aún tenía mis manos esposadas por lo que no había resistencia a nada, rápidamente Patrick cogió su maletín que trajo consigo, Mags le despejó la mesa, tirando lo que tenía sobre ella al piso, a lo que Patrick le miró moviendo la cabeza con resignación a su torpeza. Patrick sacó, un par de frascos pequeños de vidrio, con algún líquido de color en su interior, sacó una jeringa y le cargó por su parte posterior ambos frascos, para luego acercarse e inyectarme sin previo aviso y sin que pudiera evitarlo, alguna sustancia en mi cuello. -Es un estimulante para que te relajes…- le escuché decirme. -La idea es que puedas hablar con él y no vomites en el proceso. - le siguió Paal. Yo me empecé a sentir algo extraño, diría que algo mareado y lento, llevaron mis manos para el frente y colocaron mi dedo índice en alguna interface HV, el resto, es viajar dentro, precipitadamente, al menú extraño de opciones y a REDO. -¡Bradco!- escuche en mi cabeza.- ¡Que sorpresa!- pero no pude prestar mucha atención antes que me envolviese un incontrolable letargo. -------------------------------------------------------------------------ooo-------------------------------------------------------------------------------- Reino de Halcyon Norte, suburbio sur, hace 3 años. -¡Vamos, siéntate que vengo con prisa y mucha hambre! - -¡Válgame, que agradable sorpresa! - le respondí sentándome en la cama luego de estirar los brazos. - Espero que te guste…- me dijo sonriendo en tanto dejaba sobre la cama una bandeja con un par de tazas humeantes de té, unas tostadas con mermelada. - Esta habilidad es totalmente desconocida para mí.- - ¿Qué te crees?- me respondió riendo.- ¿Crees que no soy capaz de hacerme una taza de café?- - Yo tenía mis dudas….- - ¡Que pesado!- me dijo mientras se sentaba a mi lado. -¡Eres una caja de sorpresas, eso me vuelve loco por ti! - le dije acercándome para besarla, ella se resistió un poco jugando, pero me recibió riendo. Luego tomó su taza y bebió un par de sorbos quedándose en la meditación y la mirada fija al frente. –¿Que sucede su malvada alteza? - le pregunté sacándole del trance. - Estoy tan feliz….- - No parece…- - Estoy cansada de que tengamos que estar así ocultándonos…- - Romine…- - Ya lo sé tontito.- me respondió mirándome y acariciándome la mejilla. Luego bebimos té y comimos un rato sin decir nada. - Te propongo algo.- le dije rompiendo el silencio. - ¿No me digas que quieres algún cargo en la realeza?- me dijo bromeando. - Me gustaría de verdad, pero ya sabes que toda esta gente está muy loca, ¡sobre todo la princesa! - le dije molestándola. - Somos demasiados elevados intelectualmente querido…- me dijo dándome algún rose bajo el ombligo con su mano. - Y muy ardiente….- - Vamos plebeyo tonto, ¿qué quieres? - - Huye conmigo…- le dije viendo su expresión de asombro que le silenció. –Huye conmigo, vamos a otro reino, deja todo estoy empecemos una vida, yo cuidaré de ti…- Ella me quedó mirando se sonrió sutilmente y luego me esquivó. - Bradco, no puedo hacer eso….- - ¿Por qué no? ¿No te sientes feliz y libre? ¡Hagámoslo! - - Estas loco…- dijo levantándose de la cama para quedarse de pie, junto a una pequeña mesa donde teníamos nuestra ropa tirada y mezclada. Yo me levanté y me aproximé, me puse frente a ella la que miraba al frente angustiada. – Míranos Bradco, estamos en un hotel, a media noche, en alguna parte del suburbio, a escondidas…- - Podemos hacerlo, quiero estar junto a ti…- - ¿Para qué quieres huir conmigo? ¿No te das cuenta de que es lo único que hemos estado haciendo? - me preguntó afligida, después me sonrió tímidamente y bajó la mirada, cuando escuchamos que golpeaban un par de veces la puerta de la habitación. Nos quedamos en silencio, luego nos miramos y supimos lo que vendría; vestirnos, salir por distintos caminos, ignorarnos y fingir que no somos nada, ignorando la pasión que este amor debe callar cada día. -------------------------------------------------------------------------ooo-------------------------------------------------------------------------------- -¿Sabías que con las ultimas mejoras ya puedo entender y registrar los sueños?- me dijo una voz que de un salto me despertó y me hizo ver donde estoy prisionero. –¡Aun es una rutina en prueba, requiere de mucho procesamiento, pero es muy divertido ver como son los sueños de los humanos! - - ¿Qué quieres? - - No estás de muy buen ánimo Bradco, ¿puede ser por ese sueño que tenías?, ¿Es algo que has vivido o te lo has creado?, ese tipo de cosas aún no puedo diferenciarlas. - - ¡Basta de charlas!- interrumpió Paal. –Pregúntale de REDO, quiero saber cómo gatillas el reinicio, ¡pregúntale! - - Paal no me agrada…- - ¡No sé de qué me hablas Paal, no sé del reinicio!, ¿por qué no simplemente lo haces tú?- - Solo me preguntan por “reiniciar” y yo no puedo hablar de aquello…- - ¿Por qué no?, solo diles que hacer y sácame de este lío.- - Eso no es posible, tú me has instruido que no hable de eso con nadie.- me dijo desesperándome. - ¡Pues cambié de opinión!, ¡dale lo que quieran! - - …No puedo, me has instruido para que no suceda, aunque cambies de parecer.- re afirmó. – ¡El juego que me has planteado ha sido un desafío, ya he liberado una versión demo y ha sido un éxito!, ¿lo sabías? - - ¿De qué habla? - Oí a Paal. - …Me ha llevado a ingeniosas ideas y sugerencias de la comunidad, hay cosas que estoy viendo implementar. - se explicó.- ¿Podré hablar con la princesa de los Moggios?, me sería muy útil para enriquecer el contenido de este juego.- - ¿De qué habla?- - Se supone que es la soberana de ese reino paralelo que ha creado el núcleo.- - ¿Qué dices Patrick?, ¿Cuándo sucedió eso? ¿Por qué no lo has dicho?- - No tiene relación con REDO, es una particularidad, un comportamiento esperado de sus rutinas de mejora continua; una especie de juego que desarrolló la inteligencia del núcleo y lo perfecciona para lanzarlo al mercado. - se explayó Patrick.- …Es parte de las labores que hacen las unidades de racionamiento humano, para perfeccionarse y liberar aplicaciones y juegos, eso es automático…- - ¡No es parte de eso!- le vi molesto.- ¡Está creando un reino frente a tus narices y no te has percatado!- exclamó en tanto me desconectó del HV sacándome bruscamente la mano de la interface. - ¡Eso ya lo sé!,- dijo. - ¡Están solo jugando, de alguna manera este tipo logró usar ese juego para comunicarse con la muchacha! – se explicó en tanto Paal se paseaba nervioso.- ¡Es un delito, está claro por intervenir con el HV y usarle, pero ya investigué con todo mi equipo y más allá de ser una jugada inesperada no hará nada más que llevarle a juicio y la cárcel!- - ¡Busca a la muchacha! - dijo él en tanto cogió una de las tablets dejada por el personal, donde empezó a indagar. - ¿Qué tiene que ver? - -¡Tráela ahora!- ordenó a Mags que salió de inmediato del cuarto.- ¡Eres un genio sobre todo lo del HV, pero un estúpido en lo que humanos se refiere!- ¡Esto no es algo tan trivial como tú y tus inadaptados creen!, ¡Ella es la princesa de ese reino lo ha dicho el mismo HV!- Patrick se quedó atónito pensando en lo que sucedía.- ¡Mira esto!.- le gritó Paal mostrándole la pantalla de una tableta que sostenía. Patrick lo miró con detención y se quedó en silencio, luego cerro los ojos y suspiro nerviosamente. - …No puedo creerlo…- - Hace media hora se ha elevado la declaración de dominio e independencia del Reino de los Moggios en las mismas tierras de Halcyon Este…- dijo tomándose la frente. - ¿Quieres ser quien le explique al Rey como tiene un reino nuevo fundado bajo sus zapatos?, yo prefiero pasar…! -¿Cómo pudo suceder esto?- - ¿Así que quieres fundar tu propio reino? - me preguntó Paal seriamente. - ¿Ese es tu plan? Sí que me has sorprendido, lo has hecho. - - Estamos en posición, en su oficina no está…- se escuchó por el bíper. - Son casi la una de la tarde…- comentó Patrick. - Va a almorzar, Mags, lleva más gente, que no se escape. - le dijo Paal concluyendo en donde podría estar. - ¿Para que la quieres? - le interrumpí. - Tal vez a ella le diste la posibilidad de activar REDO, lo averiguaré. - - ¡La muchacha está en la fila dentro del casino! ¡la veo por la cámara de seguridad, está aguardando! .- -Escúchame bien Johnours, no se te puede escapar, tráela. - - Señor, está repleto el lugar…crearemos el pánico…- -¡Sácala a la fuerza es preciso!- le gritó por el bíper. -¡Mags, ve para allá y hazte cargo, ¿entendiste?!- - Claro jefe, ¡voy por esa perra!- Luego Paal se aproximó a Patrick donde discutieron acaloradamente sobre esta situación y como se supone que la manejarían, en el intertanto, miré a mi alrededor, viendo si algo podía servir para lograr salir de aquí, pero no vi nada de utilidad, estaba atrapado sentado y esposado, sin embargo en un segundo de claridad, vi que tenía la interface HV al alcance de mi mano, por lo que cuidadosamente y valiéndome de la distracción de ambos, me conecté y entré a la interface oculta de REDO para hablare con él. -Por favor no digas nada y escúchame. - le dije mentalmente. -Estamos en peligro. - -Yo no lo estoy Bradco.- - Pues yo sí y Nicom también, debes ayudarnos. - - ¡Has cometido un delito por lo que entendí, aunque debo admitir que soy parte de ello y el juego ha quedado muy bueno! - - ¡Por favor, no dejes que se la lleven, la van a matar! - - No puedo interponerme, ellos son agentes federales, no estoy en posición de intervenir sobre la jurisdicción de Halcyon Este.- - ¡Claro que no puedes, pero sobre el Reino de los Moggios si y es su soberana quien peligra! - le reclamé, sintiendo los malestares que vienen de usar la conexión neuronal. El HV no dijo nada por unos segundos. - …Este es el mejor juego que he creado Bradco, ¡será sensación! - me respondió con ese raro entusiasmo en su artificial voz, la que finalmente y por fatiga me hizo vomitar y casi desvanecerme. - ¡Maldito imbécil! - escuche gritar a Paal, seguido de un golpe de puño en la cara que me arrojó al piso un par de metros más allá. – ¡Se conectó al HV!- - ¡Habló con él, pero no puedo acceder al diálogo! - - ¡Terminemos esto pronto! - le oí decir a Paal. - ¡Intenta ver que ha hecho! - -¡No puedo decodificar! -¡¿Qué le has pedido?!- me gritó levantándome del piso empuñando mi camisa. ¡Habla! - - Le pedí que te cerrara la cuenta de Facelook…- él me miró y se sonrió, luego me enfrentó con un rodillazo en el estómago y me dejó tendido en el piso. – Luego me tomó de las esposas que apresan mis muñecas y me arrastro hasta un pilar metálico y usando otro par más que disponía, me dejo encadenado a ese sitio. - ¡¿Mags, Tienes a la muchacha?!- - ¡Estamos llegando! - - ¡Conecta el video del lugar! - Yo me recobré del golpe y levanté la mirada para ver el video de la zona de casino donde estaban detrás de Nicom. -¡Patrick, bloquea las puertas, hazlo ya!- ordenó Paal. -¡Mags! ¿Dónde estás? - -¡Estoy fuera!- exclamó.-¡Esta todo cerrado y no puedo entrar al casino!- le oí responder mientras intentaba derribar las puertas a patadas. -¡Si lo sé!, nosotros lo hicimos, te abriré la puerta principal donde quedó la mujer! -De acuerdo, usted manda. - le oí responder entre el griterío de la gente que saturo el audio de la llamada. -Patrick, indaga en la petición de soberanía que ha hecho REDO, niégala, dale argumentos necesarios y llama a quien sea, debemos detenerlo ahora! - -¡ Sí, lo veo en este momento!- -¡La tenemos!, vamos de regreso…- -¡Menudito lío que armaste!- exclamó sonriendo sarcásticamente. -¡Pero yo soy más listo que tú! - - Ha hecho una declaración completa de soberanía sobre la zona donde está la planta de Halcyon Fruits…- dijo Patrick con voz temblorosa. - Ha declarado patrimonio las instalaciones y a inscritos a los mismos empleados como residentes dándoles doble nacionalidad. - - ¡Eso es imposible!, ¡esos trámites pueden ser años!- -No para quién es que los hace…- -¡Detenlo Patrick!, o esto será también tu fin…- -¡Le estoy contrarrestando que no tiene soberanía sobre territorio adjudicado por este reino, estoy cancelando todas los requerimientos sobre esto….!- comentó en tanto manipulaba su terminal portátil.- ¡Estoy llamando a todo el equipo, estamos en alerta máxima!- Luego de un cuarto de hora o algo más llegaron con Nicom a la sala. - Ya están aquí…- dijo Patrick abriéndose la puerta de acceso al centro de control del núcleo HV. Entró Mags con Nicom que le traía a la fuerza del brazo, ella estaba asustada, reconoció a Mags y seguramente por su expresión ha revivido los recuerdos desagradables que resultan al verlo. -Muy bien!, muy bien Mags.- le dijo al tipo.- Al fin aquí, perdona las formas, pero estamos algo apurados.- - ¡No puede ser! ¿usted está en esto?- le dijo ella. -¡Usted nos ayudó!- - No solo tu exnovio tiene secretos, el resto también. - le dijo excusándose. - Ahora siéntate. - Mags se encargó de malas formas dejarla sentada en una silla a unos metros de mí. -Saldremos de esto Nicom…- -¡Más de tus sorpresas? - me dijo nerviosa y molesta. -¡No quiero tu ayuda!- - ¡No la metas en esto! ¡No sabe nada! - le pedí a Paal. - No lo creo Bradco, ella sabe más de lo que aparenta. - me respondió mientras le sonreía. – ¡Esta perra se hace la inocente! - me dijo tomándole del cabello doblegándola violentamente. -¡Suéltala!- De improviso, el bíper de Paal empezó a sonar, el miró la pantalla e hizo un gesto de desagrado y preocupación. -Su excelencia…estoy al tanto, y estamos en ello, con todo el equipo…lo controlaré, estará pronto…No se preocupe de ello, dígale al Rey que es una solicitud sin fundamento, no es factible…lo haré…lo que ordene….- - Esto es una emergencia, necesito que el equipo se conecte de inmediato, tenemos una situación anómala en el HV, repito es una emergencia, deben integrarse el equipo de inmediato.- -¿De qué te sirve la muchacha esa?, ¿No ves en el lío que estamos?- -¡Esa muchacha, puede tener la clave para activar REDO, con eso salvaremos tu trasero también Patrick, no se te olvide! - - ¡Vamos equipo necesito respuestas! - - Estamos bajando los procesos y cancelando la operación…- - El núcleo cuántico está casi al 100% de uso…- le decía otro entrando en una discusión técnica que les distrajo de nosotros. -Nicom…- le dije llamando su atención. - Tenemos que salir de aquí… ¿de acuerdo? - -¡¿En qué me has metido?!- me respondió reclamando. -No podemos quedarnos a ver qué pasará…- -Manténganse en silencio! - nos interrumpió Mags que nos sorprendió. -… No sé qué está haciendo, solo muestra el pictograma del engranaje, ¡que está pensando! – - ¡Insiste, debemos saber! - exclamó Paal furioso. Vi que Patrick se conectaba a su terminal y se enganchó por la interface HV. A los segundos después, miró a Paal que estaba a su lado más relajado y aliviado de la tensión de toda esta situación. -¡La propuesta fue rechazada!- le dijo respirando aun nervioso.- ¡No puede hacer soberanía sobre tierras ya declaradas!- le respondió entre la alegría y silbidos de celebración del equipo que se veía en recuadros en las pantallas colgantes de este centro. -¡Eso estuvo cerca, demasiado!- -¡Ahora me dirás que hablaste con el HV!- me encaró Paal tomándome de la camisa para levantarme del piso.- ¡Vamos habla!.- me exigió golpeándome el estómago con el puño. Nicom, lloraba asustada y le oí pedir que me dejara. -¿Ahora te defienden las putas como esta?- me preguntó cuando presencié que se acercó a ella dándole una bofetada violenta en la cara, que le dejo el labio sangrando. -¡Déjala! ¡maldito cobarde! - le grité de impotencia recibiendo otro golpe de puño en la mejilla por Mags. -¿Cobarde?- me dijo sorprendido -¡Tú eres quien metió en este lío a esta y a quien sabe cuanta más gente!- me dijo golpeándome en la cara también.-¡Esto es para todos ustedes del equipo de ingenieros!- dijo levantando la voz mirando a su alrededor y los que presenciaban esto.- ¡Estamos en una situación de emergencia, de interés del reino, por lo que, aquí han visto y oído, aquí se queda si no quieren ser enviados a una prisión federal. ¡¿me han oído?! - El equipo respondió titubeante. -Patrick, inyéctala y la conectaremos al HV.- le dijo al tipo que no le prestó atención- ¡Hey Patrick!, ¡Vamos vuelve en ti!- le reiteró sin que este lo considerase.- ¿Qué está pasando?- Patrick volteó a verle, con el espanto reflejado en la cara, pero incapaz de decir una palabra. - Me estas preocupando hombre, ¿Qué sucede? - le reiteró. -¡Alguien de ustedes me diga que pasa!- - ¡Nada se ve! – dijo uno. - Está todo normal señor…- intervino otro. - - ¡Ay no! – exclamó uno de ellos. -¡El núcleo cuántico esta nuevamente en índices de stress! - - ¡Ya activé el apagado, pero no responde ¡Debe ser una falla! - -¡Patrick! ¡reacciona! – vi que le decía Paal. - ¡No es una falla!- interrumpió silenciando a todos.- Ha resuelto el problema de la soberanía. - dijo en tanto se dejó caer en una silla. Paal se acercó a él buscando respuestas. -¿De qué hablas? Dijiste que estaba solucionado…- - El HV ya encontró como resolverlo…- le interrumpió asustándonos con la expresión de desaliento. -…Su reino no está en la tierra, está en los cielos…- Paal permaneció pasmado, tratando de entender como todo el resto, sobre que significaba tal anuncio. - No puedo creerlo, ¡apáguenlo!, ¡ahora! - - ¡No podemos!, no responde…!- Pero no pasó más de lo que terminó sus declaraciones, cuando se vino abajo la iluminaria completamente, fue un apagado general de todo, que de la misma forma silenció la planta. En la oscuridad, después de un par de pestañazos se encendieron algunas luces rojas de emergencia, ubicada en los techos y los accesos, que daban un espectro luz para orientarse en conjunto a algunas luces proveniente de los equipos de la sala. Luego vino el sonido de los accesos que se abrieron al unísono. Sin excepción nos quedamos en silencio mirando a todos lados sin saber que pasaba; Paal ordeno a Johnours salir y averiguar qué sucedía, Mags se volteó a preguntarle a Paal y fue entonces que vi la luz roja de mis esposas cambiar a verde acompañado de un sonido de un roce de metales que les destrabo enseguida. Sin pensarle me hice de las fuerzas que tenía y tomé una silla que estaba cerca mío y en la distracción del tipo, se la desarmé sobre la cabeza en tanto caía al piso inconsciente. -¡Nicom, corre!.- le grité en tanto yo le alcanzaba para que huyéramos. a toda prisa salimos corriendo de ahí por las puertas que se abrieron. A pesa r de la ventaja, Paal no siguió un tramo, incluso nos disparó cerca, para obligarnos a parar, pero no nos detuvimos, y nos mezclamos entre la oscuridad y de la gente se alborotaba en los pasillos como el resto, tratando de salir. Nos abrimos paso entre el tumulto desorientado y asustado que empezó a repletar el pasillo central y que evacuaba, no se veía mucho, demasiada gente y la iluminaria se hizo precaria ante la absoluta ausencia de luz del exterior, todo se volvió confuso y difuso mientras llevaba a Nicom de la mano entre todo este caos armado por la falta de energía, la oscuridad y el caos colectivo del disparo hecho por Paal que lo alborotó aún más. Asumí que este sujeto y sus agentes vendrían por nosotros, era solo cosa de tiempo para poder salir de la planta y huir para buscar ayuda. Yo estaba muy golpeado e igualmente asustado, me estaba agotando a pesar de los esfuerzos y desafortunadamente, no teníamos muchas oportunidades. Ella me miraba y le veía su desesperación en su rostro reflejado con el rojo pálido de las luces que se entrecortaban con la sombra proyectada de la gente que quería salir de esa sección y se agolpaba en el acceso principal de los elevadores que no operaban y de la escalera de emergencia. Estábamos al final de este largo pasillo que terminaba con estos accesos como única oportunidad de escapar, había mucha confusión y la gente se desesperó cuando las luces de emergencia comenzaron a fallar y titilar dejando a momentos, todo a oscuras. Acerque a Nicom a mí para no separarnos, y miramos en todos los sentidos buscando alguna salida que no hallaba al ver el tumulto que aglomero la escalera de evacuación, donde el caos anticipaba su arremetida final, haciendo un preludio de llantos y gritos de auxilio, de los que caían al piso o no podían ver otra forma de escape. No pasó mucho tiempo cuando el violento y furioso Paal llegaba, seguido de un tambaleante pero no menos molesto Mags, abriéndose paso a empujones con la gente, estaba a unos cuantos metros de nosotros separado por toda esta gente, vi que traía su arma, hizo un disparo al techo para acelerar su pasar, se escuchó el ruido y se vio un destello azulado que relampagueó con la intensidad suficiente para iluminar por una fracción de segundo todo el lugar. La gente grito e instintivamente se agachó buscando refugio y resguardo de ese tiro perdido, lo siguiente fue la estampida que, sin control alguno, trataba al unísono de salir por el único acceso que restaba. Miré buscando algo con que defenderme, por lo que arranqué del soporte que le sujetaba a la pared, un tambor portable extintor que lo usaría para golpear a quien se nos acercase, en tanto lentamente y rodeados de la gente que nos empujaba, traté de llevarme a Nicom a la salida. -¡No hay donde ir!- nos gritó el tipo mostrando su arma que sostenía en alto apuntando el techo -¡Será difícil reconstruir nuestra amistad después de esto!- nos dijo en voz alta ya a un par de metros de nosotros, en tanto aparecía de improviso surgiendo por la salida de emergencia y a empujones entre el tumulto histérico, Johnours seguido del séquito de agentes que venían con él. Nos rodearon rápidamente, Paal se encargó de despejar donde estábamos con un par de tiros más y unos gritos para apartar la gente de su camino con la intención de reducirnos, los demás sostenían una especie de bastón eléctrico empuñado en la mano que cada cuanto desprendía unos destellos en su punta y que agitaban amenazándonos y sonriéndose al tener la ventaja. -¡Ya no hay donde ir!.- gritó Johnours, en tanto empezamos a retroceder aproximando la espalda a las puertas del elevador.- -Entréguense, tal vez sea mejor… - continuo Paal acechándonos y sonriendo hipócritamente. -Nos vendría bien una mano…- murmuré. De improviso, se restableció la energía eléctrica, iluminándose todo el sector para recobrar la normalidad. La gente pareció calmarse, los sujetos se rieron con malicia y todos sin excepción alguna, alzamos la vista viendo la iluminaria encandecer nuevamente como un acto reflejo creyendo en que, con esto, traía la normalidad consigo. - ¿Quieres que sea el ver tu cadáver aquí tirado el ultimo recuerdo tuyo?- continuó apuntándome. Yo cansado y agitado, miré de reojos a Nicom que permanecía tras de mí, ella me respondió acercándose más a mi espalda, me apretó los hombros con sus manos, movió la cabeza negándose. Ya no había más que hacer, era más sensato rendirse; decidí bajar el extintor, lo hice con cuidado y sin ningún movimiento brusco que despertara el nerviosismo de ellos, Paal se acercó, me tiro al piso empujándome con violencia, recibí de él también un par de punta pies y un golpe eléctrico de Johnours que le vi llegar por un costado, acertando en mi espalda que me dejo tirado en el piso. En paralelo se abalanzaron a ella y nadie intervino para ayudarnos, solo algunos gritos de terror y la gente que se apartó de lo que sucedía mirándonos. Yo no podía levantarme, no me respondía el cuerpo aún afectado por el último embate, me giré y la vi a ella, que luchaba por zafarse y gritaba por ayuda que no pude darle, pero esto tomó un giro repentino, cuando el sonido metálico surgía del pasillo abriéndose paso, vi que Mags y Johnours retrocedieron, le siguieron los demás, otros aprovecharon el momento y huyeron por las escaleras, desde el piso donde me encontraba tirado, reconocí la silueta de los androides de seguridad, esta vez con un vistoso color rojo en la cabeza, ahí en ese ojo, que habitualmente estaba en verde. De inmediato y de forma muy violenta le liberaron de sus captores, golpeándoles y lanzándoles a las paredes para dejarles neutralizados o agónicos. Nadie supo que sucedía, al principio pensé que les traía Paal, pero por su cara y su reacción, nos enteramos de que sus razones eran otras. Acompañados de sonidos sincrónicos de sus mecanismos y motores biónicos, sacaron del paso a los agentes que rodearon a Nicom con la facilidad de coger una almohada y lanzarla al otro extremo de esta sala, el caos volvió a escena con la gente asustada y gritando, sumando ahora a un par de androides descontrolados atacando, que parecían protegerla, ya que se antepusieron delante protegiéndole. En tanto el equipo de agentes se abría para ponerse a cubierto, cuando vi que algunos cogían sus armas de fuego. Aproveché el repliegue de ellos y haciendo omisión al dolor me puse de pie quedándome apoyado contra la pared teniéndole a ella la vista. Johnours fue el primero que intentó investirlos haciéndose de su bastón eléctrico, pero antes que lograra acertar con un golpe, recibió otro impacto mayor de parte del puño electrificado de uno de los androides, lanzándole lejos contra la pared contigua terminándole inconsciente en el piso. Los demás al unísono se abalanzaron contra ambos que la protegían, recibiendo los golpes y descargas y siendo rápidamente repelidos y golpeados duramente por el dúo que se encargó de rechazarles con descargas eléctricas y golpes de puños que les lanzaron contra paredes, ventanales y el mismo suelo, para dejarles a algunos sangrando e inconscientes luego de esa arremetida. Se movían con mucha rapidez, tenían la ventaja y la fuerza que superaba a cualquiera de ellos, incluso cuando les atacaron en grupo y empezaron a ganar. Le di un vistazo a Nicom mientras recuperaba fuerzas para ver el momento que podíamos huir, ella se quedó inmóvil asustada detrás de los androides mientras luchaban y se encargaban de los agentes y de una media docena adicional que llego a repeler este ataque, de pronto comenzaron los disparos, Nicom se agachó en el piso y se cubrió con los brazos la cabeza y uno de los androides se interpuso delante de ella recibiendo los impactos del arma de Paal y las de Mags que se unió disparando también. Vi las chispas que salían del rebote de los proyectiles en sus metálicos brazos y en partes del cuerpo donde rebotaron, donde algunos también lograban penetrar, sin embargo este androide imparable se abalanzó sobre él en tanto este no dejaba de disparar incluso teniéndole ya encima, mientras se despedazaba con cada bala, el androide arremetió con un golpe que lanzó a Paal contra la pared opuesta con tal fuerza, que parecía que este sujeto no tenía peso alguno, sin embargo este maldito loco se levantó tambaleante y sangrando de la cabeza , abrió fuego insistentemente con otra arma que tenía detrás de su cintura y que parecía tener más poder contra el androide que se interpuso nuevamente delante de Nicom, recibiendo los tiros, que despedazaron el resto de su armadura y parte de su cabeza que lo terminaron en neutralizar en una nube de humo y chispas que dejó caer su cuerpo inerte al piso entre ruidos de mecanismos que dejaban de funcionar. La puerta de uno de los elevadores se abrió, no sé si fue coincidencia o alguien los envió, pero el segundo androide se interpuso delante dejándonos el espacio justo para pasar por detrás de él y entrar. En ese instante aproveché de correr hacia ella, le tomé de la mano y la levanté para correr y entrar al elevador, los gritos de los agentes se hicieron oír al vernos escapar, pero a quienes se atrevieron, recibieron la paliza del androide que quedaba aun en pie que les repelió a quien nos siguiera. Nos arrinconamos, para cubrirnos detrás de los bordes apegando la espalda lo más posible, el elevador enseguida comenzó a cerrar sus puertas, por último vimos un cuerpo de uno de los agentes caer quedando asomado dentro del elevador, lo que detuvo el cierre de la puerta automática. Afuera comenzaron los estruendos de los disparos del arma de Paal y de otros más contra el robot, dejé a Nicom parapetada en la esquina que no se exponía al exterior, ella se agacho y empezó a gritar asustada cuando algunos de los disparos entraron e impactaron la pared opuesta a la puerta, quebrando plásticos y un gran espejo que había en el interior en un gran estallido, yo me deslice por debajo e intente sacar al sujeto muerto que bloqueaba la entrada, pero en este campo de batalla se hacía imposible permanecer lo suficiente para lograrlo, eso hasta que al mirar hacia afuera, vi que el androide se volteó a mí, tomo el cadáver desde la espalda y lo lanzo contra el resto de los agentes que en ese momento intentaron abordarnos, mientras recibía desde otros flancos una innumerable descarga de balas en su armadura que rebotaban en chispazos y en destellos del cuerpo del mismo que evidenciaban que empezaban a penetrar, yo me quede tendido en el piso en tanto la puerta del ascensor se accionó y se cerró recibiendo las balas pasantes en su estructura dejando los abollones de las latas, como evidencias de los proyectiles que no pudieron atravesarles. Me coloqué de pie y miré a Nicom que permanecía en la esquina llorando y tan asustada como lo estaba yo, se escuchó un grito de alguien que dijo algo de una bomba, luego de eso, cuando el ascensor iniciaba su partida, vino un estremecimiento y un ruido ensordecedor que empujo el elevador con fuerza para arriba en tanto nos logramos afirmar de las paredes y cubrirnos de los recubrimientos del techo que se caían y los chispazos de la iluminaria que explotó y cortocircuitó. Fueron un par de segundos y puede que menos, pero fue traumático y aterrador ver como la puerta se deformó al recibir la fuerza del impacto de lo que haya explotado ahí afuera, pero aun así y para nuestra suerte, con fuertes ruidos de roce de metales y chispazos por todos lados, aún seguía funcionando y elevándose. Nos quedamos ensordecidos por un instante, desorientados y con ecos lejanos del entorno y lo que sucedía, hasta que reaccioné al verle frente a mí. -¿Estas bien?- le pregunté mirándole desde donde me sostenía de pie, ella movió la cabeza asegurándolo a pesar de que tenía el labio inferior partido que sangraba un poco. -Bradco….-me dijo alarmada. Yo le miré sin entender y luego seguí la dirección de su vista, donde a la altura del estómago, en un costado, surgía una mancha roja que se empezaba a expandir lentamente. De igual manera que esto me sorprendió, empecé a sentir el ardor y el dolor que me envolvía y me hacía contraerme, Nicom, me abrió la camisa para revisar la herida, fue un pedazo de esquirla que me rozó la costilla en un corte que parecía poco profundo pero de varios centímetros de largo, lo entendí porque al mirar hacia atrás, vi en la pared, el metal incrustado y manchado de sangre. Me asusté, tomé conciencia de esto y me vino de improviso también con el dolor, la dificultad extra que esto nos traía para que ambos pudiésemos huir. -¡…No sé que hacer!- me dijo angustiada. -Parece que es solo rozó. - le dije mientras me presionaba la herida con la mano.-Debemos seguir, no podemos quedarnos, ¿lo sabes también?- -¿Que está pasando?- me preguntaba afligida.-¿Por qué nos disparan?, ¿Por qué nos siguen?.- me cuestionaba. -No lo sé Nicom.- le dije adolorido.- Algo hay con eso, con el juego ese REDO, pero no comprendo bien que es lo que pasa.- le respondí agitado, tratando de ver en qué piso estábamos.- ¡Nicom!- le nombre llamando su atención.-Ahora debemos salir de aquí, ¿lo entiendes?- le dije, tocándole su mejilla con la mano que tenía libre de la herida. Ella cerro los ojos conteniendo las lágrimas y movió la cabeza aceptando. - Saldremos al estacionamiento y tomaremos mi carro que está más cercano. ¿De acuerdo? - le instruí. Ella movió la cabeza nuevamente aceptándolo. –No sé si nos dejará afuera esto, puede que tengamos que subir escaleras… - dije viendo el contador que señalaba el piso uno del nivel de la calle. - Prepárate a correr y no pares por nada, mi carro está...- le decía en una frase inconclusa, cuando se sintió un inmenso estruendo seguido de un movimiento de toda la estructura, violento y continuo que provenía de abajo y que nos sacudió al punto de quedar ambos en el extremo contrario del interior del elevador. El ascensor se detuvo a media altura del nivel que necesitábamos llegar, encendiéndose la luz roja de emergencia en fallo total. Quedamos desconcertados de esto que sucedió, no sabía si se trataba de una explosión nueva u otra a consecuencia de la anterior. Nuevamente se sintió el estruendo acompañado de otros movimientos, de menor intensidad, pero importantes sin duda. El ascensor ya no avanzaría más, por lo que tuvimos entre ambos, meter los dedos entre sus deformadas puertas y abrir lo que más pudiéramos alguna de las dos hojas del acceso para poder salir por nuestros propios medios de este encierro. Cuando logramos dejar a medio abrir una de éstas, supimos que estábamos a un poco más de un metro por debajo del piso de la salida, prácticamente en el pasillo principal que nos conduciría al hall de recepción para salir, por lo que ayude a Nicom a que subiese hasta el piso y luego ella, jalándome de las ropas, como pudo tiro de mí para dejarme a un lado con ella, ante la inminente caída del elevador, que a cada momento, parecía ceder de su posición y deslizarse unos centímetros para abajo, terminando en caer como una roca pesada al fondo del cajón del ascensor. No hubo tiempo de reponerse, tampoco de pensar en el dolor que tenía en el costado, solo nos pusimos de pie y empezamos a correr en conjunto con todo el resto del personal que despavoridos salían de sus oficinas, para abandonar las instalaciones administrativas y de producción. Las alarmas se activaron, las señalización de emergencia entro en función y luego otro movimiento más, uno tan violento como el primero que arrojó a todo el mundo al lado opuesto de donde estaba parado; a diferencia de los anteriores, le siguió un sonido profundo, uno que hizo estremecer los cristales por su intensidad y frecuencia, nos colocamos de pie nuevamente, vimos como todo vibra, como un terremoto sacude la planta en forma constante, vimos como por debajo de nuestros pies se sentía incrementar esta vibración, como los muros de vidrio se sacudían rápidamente deformando nuestro reflejo en ellos, para ser seguido por la quebrazón de algunos. Seguimos corriendo, abriéndonos pasos entre los demás que intentaban también escapar. Cuando alcanzamos la última esquina del pasillo de distribución que nos llevó al hall, comenzamos a percibir entre los gritos y el ruido de las cosas que empezaban a caer y quebrarse, una especie de silbido, uno muy profundo como el que está presente, pero que a razón de tiempo comenzó a volverse progresivamente más agudo y a subir su intensidad de ruido. Yo tomé a Nicom de su mano, con la otra me sostenía la herida que sangraba, seguimos corriendo haciendo el quite al resto de la gente que como podía trataba de huir, que agravó su angustia cuando la iluminaria de emergencia empezó a fallar y a ser intermitente en tanto una voz grabada del sistema de alerta, se escuchaba por todas partes con un mensaje reiterativo llamando a la calma y al ser uso de las vías de escape para evacuar de inmediato. Finalmente alcanzamos el hall de acceso y a pocos pasos más, cruzamos las puertas que nos llevaron fuera del edificio para ir por mi carro y salir de este caos. Nos detuvimos un segundo afuera y miramos el escenario caótico del personal que huía despavorido; no entendíamos nada de lo que sucedía y si realmente el carro sería la solución para salir de la planta cuando ya había colisiones en el aparcadero de los que habían tomado esa alternativa. Otra sacudida más nos llegó: todos caímos al piso o se enfrentaron lanzados a chocar las paredes, el ruido se incrementó haciéndose aún más agudo, al punto que resonaba en la estructura y se hacía difícil escuchar otra cosa o la voz de alguien. En ese punto, las estructuras más frágiles empezaron a caer y se desprendían pedazos de los edificios, de la iluminaria de calle, cediendo incluso postación, griferías y cableado eléctricamente vivo que humeaba y chispeaba. Yo me llevé a ella entre todo esto, abriéndonos paso esquivando lo que caía o ya estaba tirado. -¡¿Dónde vamos ahora?!- me preguntó gritando. -¡No lo sé!- respondí.- ¡Pero debemos salir antes que este nos alcance!- continué dirigiéndonos a prisa por la pista de vehículos en tanto presenciamos como una estructura que sobresale de una de las torres principales se desprendía y caía sobre el aparcadero, reduciendo todo a una pila de chatarra y humo que ensombreció todo alrededor. Miré para atrás y entre la gente, vi que nos alcanzaba Paal, vi que asomó su arma frente a él y trataba de apuntarnos, pero venia una y otra sacudida, que todo se estremecía de tal forma que se hacía imposible sostenerse salvo fuese apoyado a una pared o algún pilar. De pronto vi como frente nuestro a mitad de una de las calles, surgía lentamente abriendo el pavimento que cedía a tal fuerza, una especie de cilindro gigante, tal vez tan grande como lo es un par de los vehículos pesados de carga que se ven en esta planta, que se tal vez a más de diez metros, dejando relucir el brillo cromado y semi oxidado de esa especie de turbina que entre unas ranuras que tenían en sus costados, dejaba ver un reflejo azul de una luz o algún rayo que circulaba dentro de éste generando una inmensa turbulencia y un ruido ensordecedor. Tuvimos que hacernos a un lado, porque esa imponente estructura lo requería y lo hizo haciéndose paso entre carros y escombros que le bordearon. Al terminar de elevarse tal vez unos diez metros, surgieron unas garras gigantes que le anclaron al piso como si le asegurasen, después, la aceleración de este que empujo con una fuerza descomunal del aire que desplazaba y que parecía ser producida por ese rayo de energía que descontroladamente giraba en su interior. -¡No te detengas!- le dije jalándole del brazo para llevarla rodeando este aparato y llegar a una puerta de acceso dentro de uno de los edificios que estaba al paso para tratar de guarecernos de esto y perder al desequilibrado de Paal en el interior y entre la estampida de gente que le abandonaba. Paal nos vio y se acerca, nos disparó un par de veces, quebrando ventanales y perforando algún muro, en tanto los gritos y el pánico los alimentaba aún más en los lugares que corría tras nosotros. El ruido se convirtió en un silbido agudo que se secundaba con otros de distinto tono que empezaban a sonar y aumentar la vibración permanente que sacude todo. -¿Qué es eso?- me preguntó en tanto avanzábamos dentro del hall del edificio. -¡No había visto algo así antes!- le dije mirando a través de uno de los ventanales el descomunal aparato que estremecía todo a su alrededor. -¡Alto!- escuche detrás de nosotros deteniéndonos en seco.-¡Juro que les dispararé!- nos dijo, escuchando como su voz se elevaba a medida que se nos acercaba. Nos detuvimos y volteamos a ver, estábamos en el portal posterior de la puerta de salida del recinto que no habíamos metido para perderlo, estaba abierto de par en par, solo nos faltaban unos pasos para salir, pero él nos tenía apuntándonos, yo coloque a ella de tras de mí, me coloqué delante para enfrentar lo que viniese. -¡Me dirán el secreto, me dirán como lo hicieron!- insistió acercándose cuidadosamente y sin bajar el arma. -¡No sé qué quieres!, ¿qué secreto?- preguntó desesperada Nicom. -¿Cómo les favorece?, ¿cómo arma todo para ustedes?- preguntaba sin entenderle palabra alguna. –Dímelo o la mataré.- me encaro dirigiendo el arma tras mío a la frente de ella. –Después de todo, con cualquiera de ustedes dos lo puedo descifrar.- -¡No dejaré que eso pase!- le respondí sacando valor que me hizo olvidar por ese instante el dolor de la herida. El solo me miro y se sonrió decidido, cuando nos sacudimos repentinamente con otro estruendo, cuando él disparó, resultando su tiro con destino al techo interior donde se incrusto el proyectil, no había forma de quedar de pie esta vez, nos sacudimos como la intensidad de un sismo muy fuerte, que fue suficiente para empujarnos al piso. Nos arrastramos y salimos gateando para cruzar el portal de vidrio. No perdí tiempo y me levanté tomando a Nicom de la mano para que me siguiera, cuando Paal empezó a disparar desde donde estaba tirado, instintivamente, nos cubrimos con los brazos, luego nos percatamos que los tiros incrustados en los cristales, que nos separaban. Paal se colocó de pie con su arma empuñada apuntándonos, caminó hacia nosotros con algo de dificultad, no se veía bien, parecía estar herido y con quemaduras en el rostro y en los brazos y un hilo de sangre seca que le mancho la frente - ¡Uno de ustedes dos vendrá conmigo ahora!- ordenó abriéndose la puerta para cruzar el portal. Nosotros le miramos sin decir o hacer nada, esto se volvió tan peligroso como el sismo que sacude estas instalaciones. -¡Mags, están en el ala este, en el segundo edificio, ven enseguida!- -¡Se derrumba todo y piensas en resolver la estupidez de REDO!- le reclamé mientras abrazaba a Nicom. -¡Ustedes provocaron esto, ustedes lo han hecho y debo saber cómo lo logran!- nos respondió con ideas y frases que no tenían sentido alguno. – ¡Me llevaré la chica, servirá igual, ya me tienes hastiado!- dijo apuntándome, cuando sin razón alguna, se cerró la puerta de corredera del portal atrapándole el antebrazo. Él grito del dolor y grito aún más cuando sus huesos crujieron y su brazo se deformo con la fractura lo que le hizo soltar el arma al piso. Sin titubear, tomé la mano de ella y corrimos sin mirar atrás, escuchando la voz perdida de Paal y sus amenazas que se disiparon mientras nos alejamos y nos sumergíamos en el caos de una planta que empezaba a desmoronarse. Retomamos una ruta de las calles principal de transito de la plana, donde estaba repleto de escombros y objetos volcados o destruidos por la caída. Ya había gente muerta y herida, mientras seguían cayendo de las cumbres más altas de las cuatro torres principales de la planta, equipos de comunicaciones, torretas adyacentes e incluso una pista de aterrizaje para cuadróptero, que nos obligó a desviarnos rápidamente, cuando vimos que se desprendía y se inclinaba entre los ruidos insistentes de fierros retorciéndose y quebradura de vidrios por doquier, nosotros pudimos alejarnos lo suficiente, aunque otros no estoy seguro que lo han conseguido pues di un vistazo rápido en el momento que caía desde más de treinta metros y se desintegraba en el piso con todo lo que estuviese abajo. Todo seguía vibrando, incluso se veían los coches aparcados mecerse, como los hacían los postes y cualquier objeto que está presente en esta construcción. Se nos hizo muy difícil avanzar con los temblores persistentes y con el infernal ruido de ese zumbido que ensordecía, lejos del acceso y sin carro, se nos hacía imposible salir pronto, teniendo presente que algo grande está pasando y no sabemos que alcance tendrá. Tal vez a unos doscientos metros del acceso principal al exterior de la planta, Nicom se detiene y me exclama asustada: -Bradco ¡Mira allá!- dijo ella señalándome a lo lejos otras columnas cromadas que se veían alzadas -¡Debe haber una docena de estas cosas!- le respondí en tanto me giraba a ver a mi alrededor. -¡Bradco nos hundimos….!- me dijo viendo como el paisaje del horizonte se desplazaba hacia abajo. Yo me detuve un momento; no podía creer lo que sucedía, ahora comprendía lo que Patrick nos dijo. -¡No nos hundimos!- le dije mirando lo mismo.- ¡Nos elevamos!- le dije tomándole de la mano para seguir nuestra huida. No sé cuánto corrimos, porque resulto una suerte de esquivar cosas caídas, escombros y un centenar de gente que huía en estampida para alcanzar la salida, de ver como columnas de las periferias de la planta de Halcyon se derrumban y caían sobre otras y sobre la gente. Nos fue muy difícil llegar a alcanzar algún extremo, porque habían partes que al llegar estaban destruidas y se habían desprendido del resto y se convirtieron en gigantes grietas imposibles de saltar, algunos lo intentaron desesperados, pero no había forma sin ser tragados por el interior de esta falla, la salida principal estaba perdida y solo era una pila de autos apilados que se resbalaban para caer por los costados libres de suelo y liberados del resto de la tierra firme, se escuchó un estupor casi al unísono, cuando este fenómeno se aceleró y la sensación era evidente: Ese ruido infernal, esas estructuras que han surgido a la superficie anclándose, son motores de sustentación que se han reactivado, Halcyon Foods Inc, se eleva completa y se desprende de la tierra donde fue ya hace varias décadas dispuesta, se separa desmembrando las calles, desgarrando los accesos y puentes que tenía para unirla con sus cimientos y con el entorno y se alza imponente propulsada por los mismos motores que le trajeron, nos quedamos de pie, en uno de los pocos claros tras del acceso destruido, la abrace mirando el caos a nuestro alrededor continuaba, ella lloraba y se aferró a mi asustada como lo estoy y no sé a dónde dirigirnos, todo se remecía y el ruido mezclado del caos se incrementó inyectando más potencia a los motores de sustentación y esta pesadilla indicaba que no había donde huir, pero de pronto, entre todo lo que sucedía, vi que a un costado, a no más de unos treinta o cuarenta metros, se balanceaba suavemente un grueso cable que estaba unido a la tierra, aún se veía holgado, era de gran diámetro, suficiente para caminar sobre este, por lo que hay oportunidad de usarlo para pasar, por lo que sin dudar esa era nuestra carta de salida. -¡Nicom, te sacaré de aquí!- le dije mirándole a sus ojos, dándole la seguridad de que algo haría al respecto. Le llevé corriendo de la mano, esquivando la devastación que ocurría donde ese gran cable que aun colgaban del extremo de la loza de uno de los patios principales que colinda con el limite oeste de la planta y que aún no se han desprendido. Le queda suficiente recorrido para aguantar un rato antes de tensar, es nuestra posibilidad, podemos cruzar por ahí, sé que, si nos damos prisa, podemos llegar. Sacamos las últimas fuerzas del agotamiento, el dolor de la herida me superaba y me empezaba a debilitar y a hacerme más lento y torpe mi avanzar, pero sin duda que el terror y la adrenalina pueden sacar fuerzas donde ya nos habían abandonado; Corrimos como nunca, corrí dando tropezones y cayendo al piso, donde ella me ayudo a levantarme, corrimos porque nos jugábamos la vida en este rechinar de fierros que se tuercen y caen y a medida que avanzábamos. A poco llegar, ya había algunos que habían iniciado el escape, caminando por este tendido, sosteniéndose con las manos sobre una línea de vida que estaba a un metro sobre esta y le recorría, aun se sostenían este extremo al resto de la tierra a medida que lentamente, se elevaba la planta principal de Halcyon Foods, cambiando a cada momento el ángulo de inclinación de la pasada. Cuando nos enfrentamos a esto llegando a la orilla despedazada, teníamos bajo los pies este inmenso cable; alrededor, un cráter tan gigante como es esta planta y a una distancia de varios pisos que evidenciaba como todo esto se separaba de la tierra donde yacía, donde no era difícil concluir que para cualquiera dar un paso en falso y caer resultaría fatal, pero ya no había más tiempo ni alternativas, ya que de apoco se empieza a alejar y con esto el cable se está estirando y pronto se tensará al punto que se romperá y con ello, nuestra única oportunidad de salir con vida. -¡Bradco, no puedo, no puedo pasar por ahí!- me gritaba ella entre todo el ensordecedor ruido. -¡No tenemos opción, no hay otra salida, debemos ir antes que se corte!- le dije viendo lo que sucedía y sintiendo que aumentaba la fuerza del viento, lo que me decía que esto se está elevando muy rápido. Pero sucedió estando en, cuando otro remezón y un potente ruido de estos silbidos, se incrementó nuevamente, dando un fuerte empujón a la estructura, que elevo a más prisa la planta, llegando al punto de tensión del cable y en consecuencia el desprendimiento final desde el extremo que llegaba a tierra cayendo al cráter los restos de éste y la gente que intentaba cruzar a salvo. Fuimos testigos horrorizados de lo que presenciábamos, sin poder hacer nada por esas desafortunadas almas. Nuevamente el piso se estremeció con la tensión ejercida por la resistencia del cable y bajo nuestros pies, al mirar se empezó a fracturar la loza, tuvimos que retroceder, ya que una grieta de ahí mismo empezó a surgir y a expandirse, sin embargo, el problema surgía a varios metros más allá, donde ésta empezaba a dividir, de inmediato corrimos a toda prisa para llegar hasta ésta, fácilmente unos treinta o cuarenta metros de retroceder para superar la falla que se veía que crecía y cedía a simple vista, pero en cosa de un pestañar, la grieta se expandió a lo largo de esta loza abarcando una rebanada que recorría un borde y formó un tajo como si fuese una gigante mordida, que abarcó de extremo a extremo dividiendo toda una gran ala donde nos vimos cercanos a uno de eso motores que a diferencia de los otros, tenía un ruido de metales y de chispazos en su interior, que hacía claro que no funcionaba como sus pares, ya que a contraste, su silbido y dispersión de ese torbellino de aire que generaban, en este parecía decaer e interrumpirse. Todo paso tan rápido que cuando nos dimos cuenta de que esto estaba muy mal, fue también el momento que el piso comenzó a inclinarse y a ceder, haciéndonos sentir la gravedad suficiente para que el cuerpo sintiese esa diferencia en el piso. Las cosas ya caídas sobre el suelo empezaban a deslizarse y a rodar en forma incontrolable para recorrer el largo de la superficie y caer de la altura que ya tenía la planta. Era evidente que el motor de sustentación de esta sección fallaba, lo supuse por el sonido intermitente que tenía y que parecía detenerse al disminuir el silbido que producía a diferencia de los otros que se escuchaban con más ímpetu: esta sección de la loza caería en cualquier momento. -¡Nos elevamos demasiado rápido, corre, volvamos a una de las torres!- le dije apuntando a una gigante estructura que se elevaba varios pisos y que era el punto más cercano que nos podía proveer refugio, en tanto le hacíamos el quite a cosas que se deslizaban a nuestro paso –¡Nos refugiaremos ahí, está cerca!.- continué comenzándonos a mover, viendo como esta mole alcanzaba altitud cada vez más rápido, al punto que ya las nubes más bajas empezaron a estar presente a simple vista. Entre el infernal caos y el ruido que se sumó la quebrazón final de esa loza de piso, que cedió y bajo con nosotros un par de metros de sopetón justo cuando ya creíamos que empezábamos a cruzar. Caímos de espalda inevitablemente, hicimos el quite a objetos que cayeron y se deslizaron para perderse al recorrer el piso y terminar en el vacío, nos levantamos como pudimos, pero nos encontramos que frente nuestro, había una pared de casi dos metros de alto, formada de la loza rasgada que se había dividido mostrando sus entrañas de cables, tuberías y fierros retorcidos que se separó del resto y que se alzó a lo largo de toda la fisura en similar condición. Corrimos a esa pared que nos separaba del resto de la plataforma, había que subirle de inmediato. -¡Sube, sube Nicom!- le grite tomándole del brazo para que intentara escalarle. – ¡Vamos, afírmate, sube!- continué para que se agarrara de lo que fuese para trepar en tanto sentía bajo mis pies que el piso se inclinaba más. Ella empezó a encaramarse, se tomó de lo que pudo y yo hice uso de la fuerza que me restaba para empujarle de los pies para que alcanzara la loza, luego ella desde arriba, se tendió en el piso y estiro su mano para ayudarme, de inmediato empecé a escalar el muro, aunque ya me sentía débil y algo mareado, aun así, seguir mi ascenso hasta llegar a centímetros de su mano que estiraba para estrechar la mía, cuando de pronto ella se hizo a un lado y me grito que me apartara, pero no tuve oportunidad y fui envestido por un barril plástico que rodaba en mi dirección y que me tiro con éste al piso nuevamente. Tendido de espaldas, escuchaba a lo lejos la voz de Nicom que me llamaba en tanto volvía en sí, le oía gritarme una y otra vez para que me levantara, hasta que escuché su voz claramente y recobré la conciencia de nuestra situación, como pude logre colocarme de pie, me aproximé al muro que ya estaba más alto aún y afirmándome de los cables cortados que asomaban de esa pared, usándoles para trepar a duras penas, resbalando entre mi escalada, pero avanzando contra toda dificultad para alcanzar la cima, vi su mano ya muy cerca, ya estando yo casi arriba, estirándole la mano para alcanzar la de ella, sentí que alcancé a tocar la punta de sus dedos y que entre la tensión y el esfuerzo que hice para subir el último metro el agotamiento me hacían temblar las piernas, pero alcanzamos a empezar a estrechar la mano, cuando sucedió que otra mano tomó la mía y con fuerza me ayudó a pasar el torso sobre la rasgadura del piso. -¡Sorpresa!- me dijo Mags para mi sorpresa. Nicom estaba a su lado en tanto le apuntaba con el arma. -¡Mags, esto está a punto de caer!- le dije. - ¡Olvida las locuras de Paal, tu eres mi amigo! ¿lo recuerdas? ¡Me lo has repetido muchas veces! ¡ayúdanos! - el pareció pensarlo un segundo. - ¡Claro, soy tu amigo y te ayudaré! – me dijo dándome un gesto de confianza al guardar el arma. Pero no fue más que una distracción, ya que me soltó la mano que me sostenía y colocándose de pie, me dio un empujón con el pie, haciéndome caer. Nuevamente de espaldas en el piso, adolorido nos sorprendió, además, otro inmenso estruendo, la explosión de la copa del motor que estaba tras mío, uno que hizo que este se detuviera y que llevase a que la plataforma terminara bruscamente por desprenderse del resto. Mire desde ahí como la separación se hizo inminente y por varios metros que rápidamente empezaron a aumentar. Ella me llamaba con gritos que escapaban del estruendo, vi su rostro, lloraba y vi su mano que la mantenía estirada en mi dirección, Mags se la llevaba, aunque también creí ver la silueta de alguien más a su lado, alguien o algo que proyectaba una luminosidad azul, creo que es un androide, eso fue lo último que vi a medida que esto se terminó de fracturar y empezó a caer y su voz que se perdió como el resto de la estructura que continuó elevándose para perderse entre las nubes. Sentí una profunda pena, que superó el terror de ver como esto se desplomaba; faltó tan poco, solo unos centímetros para alcanzarla y ahora que estoy aquí tendido, viendo como lo que está sobre la loza se mueve y cae al vacío por las orillas, como el viento que se agita con más fuerza y de la manera que esa sensación de vértigo que me tomo el estómago con el inicio del desplome ante la falla inminente del motor principal que sostenía esta sección. Entendí que fue la forma que he de morir, es como sucedería, puesto que no se me pasó la vida en segundos, porque no tengo recuerdo alguno, solo pensé en ella, en verle feliz mirándome y riendo, cerré los ojos, antes de atravesar un banco de nubes que se sumergió esto, ya no hay nada que podía hacer, solo sentí un caos de todo, el piso vibraba, solo fui un objeto más sobre la superficie, incluso caían grandes estructuras que habían resistido y que salieron lanzadas como si fuesen papel, como lo hicieron también camiones, autos y lo que se asomase a la orilla, cayendo en picada como esto, en dirección al vacío. Miré a mi alrededor, donde el caos y el fin desfilaron como protagonistas, viendo como tal irrisoria contradicción era mostrada por esas pantallas informativas de buenas prácticas laborales y de disciplina que aun operaban y tambaleante y afirmado de un borde, mostraba las frases absurdas de esta compañía, fue imposible no reírme ante tanta insensatez de lo que estoy viviendo: “Si vez una anormalidad que ponga en riesgo tu trabajo, eres responsable de informarla” Hasta que, de improviso, el texto fue reemplazad por un pictograma, indicándome una secuencia a interpretar: ¡No puedo creerlo!, ¡pero puede funcionar! Miré en todas las direcciones, apenas me puedo sostener de pie, no veo que pueda hacer, no sé dónde ir, luego de eso, el vacío del estómago del vértigo, a continuación, la estrepitosa caída de un cuerpo ante mis ojos, para mi sorpresa, era Mags con la expresión perdida y sangrante muerto frente a mí, con un gran agujero humeante en el pecho. -¡Nicom!- exclamé -¿Qué sucedió con ella?, ¿Porqué Mags está muerto?, ¡tengo que salir de esto de alguna forma!- Miré a mi alrededor y me percaté de uno de los carros abandonados que tenía su cabina abierta, en ese momento todo se estremecía y se movía con más fuerza de un lado a otro, como si moviesen las cosas que están sobre una mesa balanceándoles a voluntad. Sentí otras explosiones, de los motores más pequeños de sustentación ya recalentados que fallaban tratando de sostener inútilmente esta mole. No había más tiempo y como pude me subí y active el cierre de la cabina, quedándome dentro y asegurado con el cinturón de seguridad, sentí como se inclinaba la plataforma, como el vértigo se venía al perder esto centro y estabilidad, en tanto ya veía como desde el horizonte, se asomaban las primeras cumbres que se acercaban y nos envolvían esas nubes que antes vimos sobrepasar; La vibración fue tremenda, estaba alcanzando mucha velocidad de descenso y ya el profundo zumbido de los motores auxiliares que afirmaban esto se había detenido por completo; Lo siguiente fue una violenta caída en picada, una que hizo que las cosas más livianas aparentasen flotar. Me aterre cuando al mirar al frente, noté que ya estábamos a nivel de la cumbre de los cerros y pasándolas con mucha velocidad, cerré los ojos, el carro empezó a moverse y resbalar, se quebraron algunos vidrios, la carrocería comenzó a ser golpeada, por otros objetos y vehículos, comencé a gritar y me aferre firmemente del volante refugiándome, pedí ayuda al Creador, todo se empezó a balancear, el carro comenzó a derrapar perdiendo adherencia al piso y empezó a girar golpeado por todo lo que estaba sobre la superficie seguido de los restos y otros vehículos hasta que en un último balanceo, uno muy enérgico, en el cual este vehículo derrapo moviéndose en reversa y de medio lado donde no sentí más el chillido de los neumáticos a la resistencia por adherirse, que no pudieron impedir el ser catapultado lejos, dejando un raro silencio que se mezclaba con el ruido del viento silbar. ...Continuará
  13. INFOGRAPHIE - L’Amérique Latine gangrenée par la corruption Les sénateurs argentins doivent examiner, mercredi 15 août, une demande de perquisition au domicile de l’ancienne présidente, Cristina Kirchner, mise en cause dans l’affaire des « cahiers de la corruption ». Le lundi 13 août, elle était entendue par le juge dans une affaire de corruption. Un événement qui n’en est plus un, dans une région très touchée par ces scandales. Cliquez ICI pour afficher l’infographie en plein écran. ARGENTINE ► Le 13 août 2018, l’ancienne présidente de l’Argentine Cristina Kirchner (2007-2015) a été entendue par un juge dans l’affaire des « cahiers de la corruption ». Oscar Centeno, ancien chauffeur du vice-ministre de la planification, a noté dans des carnets les transports de fonds clandestins dont il était chargé entre 2004 et 2015. Certains allaient directement au domicile des Kirchner. Le 7 août, l’ancien vice-président (2011-2015) de Cristina Kirchner, Amado Boudou, a été condamné pour la reprise d’une entreprise imprimant des billets de banque alors qu’il était ministre de l’économie. BRÉSIL ► Luiz Inacio Lula da Silva, l’ancien président du Brésil (2003-2011), est favori des élections présidentielles d’octobre 2018… mais aussi en prison pour son implication dans le scandale Odebrecht. Le leader de la gauche doit faire déposer sa candidature au tribunal supérieur électoral avant le 16 août. Comme de nombreux autres politiciens brésiliens, Lula aurait profité d’une alliance d’entreprises de BTP qui se partageaient les appels d’offres du géant local du pétrole Petrobras et se faisaient surfacturer. CHILI ► Le fils de l’ancienne présidente du pays Michelle Bachelet (2014-2018), Sebastian Davalos, a été inculpé en mars 2018 pour son implication dans le « Caso Caval » : il est accusé de trafic d’influence dans une opération immobilière. Sa mère avait dû renoncer à se représenter. COLOMBIE ► Le 24 juillet 2018, une enquête a été ouverte à l’encontre de l’ancien président Alvaro Uribe (2002-2010) pour corruption et fraude électorale. Son successeur Juan Manuel Santos (2010-2018) est impliqué dans l’affaire Odebrecht, qui lui aurait permis de financer ses campagnes victorieuses de 2010 et 2014. PANAMA ► En juin 2018, l’ancien président Ricardo Alberto Martinelli (2009-2014) a été extradé des États-Unis vers le Panama, où il sera jugé pour avoir placé 150 adversaires politiques sur écoute et pour des faits de corruption liés à l’affaire Odebrecht. MEXIQUE ► Le président mexicain nouvellement élu (juillet 2018), Andrés Manuel López Obrador, en avait fait un argument de campagne pour l’élection présidentielle : lutter contre la corruption et la fameuse « estafa maestra » (« l’escroquerie totale » en espagnol). Le gouvernement fédéral mexicain aurait ainsi détourné 417 millions de dollars (365 millions d’euros), via 128 sociétés fantômes. Aucune poursuite judiciaire n’a pour l’instant été lancée. PEROU ► Le 7 juillet 2018, des journalistes d’investigation péruviens ont dévoilé un scandale qui ébranle toute la justice du pays. Des magistrats auraient négocié des peines et monnayé leur influence dans le processus de nomination de juges. Le ministre de la justice a dû démissionner. En mars 2018, le président Pedro Pablo Kuczynski avait dû faire de même, accusé dans l’affaire Odebrecht. Il avait été remplacé par Martin Vizcarra, premier vice-président du Pérou. Le prédécesseur de Pedro Pablo Kuczynski, Ollanta Humala était lui aussi impliqué dans le scandale. NICARAGUA ► Dans ce petit pays de 6 millions d’habitants, de nombreux manifestants s’opposent depuis plusieurs mois aux partisans du président Daniel Ortega, lui reprochant d’instaurer une dictature, où la corruption est loi. RÉPUBLIQUE DOMINICAINE ► La République Dominicaine est le troisième pays le plus concerné par le scandale Odebrecht, derrière le Brésil et le Venezuela. Le parquet dominicain a inculpé en juillet sept entrepreneurs et fonctionnaires liés à une somme de 92 millions de dollars de pots-de-vin. SALVADOR ► Le 8 août 2018, l’ancien président Antonio Saca (2004-2009) a reconnu devant un tribunal avoir détourné près de 300 millions de dollars. En 2016, il avait été condamné à trente ans de prison pour corruption. Son successeur, Mauricio Funes (2009-2014) est accusé des mêmes faits et s’est enfui au Nicaragua pour échapper à la justice. VENEZUELA ► En novembre, les militaires vénézuéliens ont arrêté deux hauts dignitaires accusés d’avoir détourné 500 millions d’euros. En août 2017, l’ancienne procureuse générale Luisa Ortega expliquait avoir des preuves des pots-de-vin d’Odebrecht touchés par le gouvernement de Nicolas Maduro. Le Venezuela est le pays le plus corrompu d’Amérique Latine, selon l’ONG Transparency International, avec près de 70 milliards de dollars (61 milliards d’euros) détournés. https://www.la-croix.com/Monde/Ameriques/INFOGRAPHIE-LAmerique-Latine-gangrenee-corruption-2018-08-15-1200961966?from_univers=lacroix
  14. 04 Julio 2018 El acoso sexual no está tipificado como delito en Chile Según abogados, el acoso sexual no existe jurídicamente en la legislación chilena, la que solo contempla penas en casos de abuso sexual. El acoso solo está restringido al ámbito laboral, que lo sanciona con indemnizaciones, despidos o autodespidos. La diferencia entre uno y otro está marcada por el contacto físico. En octubre de 2017 las denuncias en contra de Harvey Weinstein por acoso y abuso sexual desataron el movimiento #MeToo (Yo También), para denunciar esos hechos, fenómeno que en Chile ha tenido dos episodios similares: Herval Abreu y Nicolás López, este último a quien ocho actrices lo acusan de acoso y abuso sexual. López se defendió y a través de un video minimizó su conducta, afirmando que solo se trató de un “descriterio”. Pero las penas en contra del acoso sexual es algo que recién se consideró a mitad de la década de los 70 en EE.UU., primer país en legislar sobre el tema. En los 80, otros países promulgaron leyes que lo sancionaban. En Chile, recién en 2005 la legislación contempló la definición y disposiciones sobre el acoso sexual, pero solo en el ámbito del trabajo (Ley N° 20.005). La norma definió acoso sexual como una acción en que una persona -hombre o mujer – realiza en forma indebida y por cualquier medio requerimientos de carácter sexual, no consentidos por la persona afectada -hombre o mujer- y que amenacen o perjudiquen su situación laboral o sus oportunidades en el empleo. No se encuentra limitado a acercamientos o contactos físicos. Se entiende, legalmente, como cualquier requerimiento de carácter sexual indebido, el que puede ser por cualquier medio e incluye propuestas verbales, correos electrónicos, cartas o misivas personales. La diferencia con el abuso sexual es que este sí está tipificado como delito, explica Joanna Heskia, de Espinoza y Heskia Abogados, “Es un delito perseguible por vía del Ministerio Público y tribunales penales”, dice. Y aquí, a diferencia del abuso, “se requiere de fuerza o intimidación o de que la víctima esté privada de sentido”, aunque reconoce que a veces es muy difícil de probar. La pena es de presidio mayor en su grado mínimo, es decir, entre cinco años y un día a 10 años, mientras que la violación va de los 10 años a los 15 años. En el caso del acoso, explica María Elena Santibáñez, directora del Departamento de Derecho Procesal de la U. Católica, “solo se trata de conductas sancionadas por el Código del Trabajo, que contempla un protocolo para denuncias que da lugar a indemnizaciones o despido si es por parte de otros pares, o puede haber indemnizaciones en el caso de que sea de parte de un jefe, que puede dar lugar a un autodespedido y que se le indemnice con creces”. Mailen Parodi, abogada de Corporación Humanas, explica que se reconoce como acoso sexual vertical cuando es un superior el que la ejerce, y se habla de horizontal cuando es entre compañeros. “Por el sistema patriarcal, la mayor cantidad de víctimas son mujeres”, dice. El actual ordenamiento jurídico considera esas conductas constitutivas de delito solo en el ámbito laboral, dice Santibáñez. “Hay un vacío respecto de acoso sexual que no tienen lugar en ese espacio, por eso hay un proyecto sobre el acoso callejero”. En marzo de 2015 se presentó al Congreso el proyecto de ley de respeto callejero, y desde el año 2016 está en segundo trámite constitucional en el Senado. Un criterio para entender el acoso, agrega Parodi, es que este no implica un contacto corporal entre acosador y acosado, y el abuso sí. “Pero el acoso sexual no existe jurídicamente hablando, por lo que no se pueden establecer legalmente las diferencias, dependería de si existiera una figura legal que lo definiera”. A la hora de denunciar el acoso sexual, el Código del Trabajo establece que la persona afectada puede recurrir al empleador directamente o bien a la Inspección del Trabajo. En el primer caso, el empleador puede iniciar una investigación interna que no podrá extenderse más allá de 30 días, o bien, dentro de los cinco días remitir los antecedentes a la Inspección. Si esta última se hace cargo, en el mismo plazo, debe comprobar la veracidad de los hechos y establecer. Finalizada la investigación, las conclusiones son notificadas al empleador, al denunciante y al denunciado, y se establece la sanción. En el caso de un delito sexual, la denuncia se puede realizar en Carabineros, PDI y en las fiscalías del país. Por eso, en el caso de las denuncias de Abreu y López, la Fiscalía Oriente determinó investigar, pues hay sospechas de que no se trata solo de acoso sexual, sino que puede haber abuso, que sí es constitutivo de delito. Denunciar Lorena Contreras, directora del Magíster en Psicología Jurídica de la U. Diego Portales, indica que el acoso y el abuso sexual no es igual si se da por parte de un conocido a si viene de un desconocido. Cuando es un desconocido, se trata de algo abrupto, en cambio, cuando es de un conocido, se genera una aproximación gradual, “en la que el agresor poco a poco va traspasando los límites y genera una interacción dudosa para la víctima”. No es fácil entonces distinguir cuándo empieza una práctica abusiva, sostiene la psicóloga. “Genera muchos cuestionamientos en la víctima y hacia su propia percepción, que puede pensar que está malinterpretando una situación que para muchas es normal, y temen ser tildadas de exageradas y ser marginadas de proyectos laborales”, dice. Fuente: http://www.latercera.com/nacional/noticia/acoso-sexual-no-esta-tipificado-delito-chile/229908/
  15. ¿Es tu ciudad entretenida? ¿Tiene todo lo que buscas?
  16. Estudio destaca que Chile se ubica bajo el promedio mundial en precio de la cerveza El sitio de comparaciones financieras Finder Chile comparó el precio de una jarra de cerveza en 177 de los lugares más poblados del mundo. De acuerdo con datos sobre costo de vida de Numbeo y Expatistan, Chile ocupa el puesto 78 a nivel mundial en costo por una vaso de cerveza, con un precio promedio de $2,073.98 pesos chilenos, lo mismo que en Mumbai, India. El costo por una unidad de cerveza en nuestro país es 4.3% menor que el promedio mundial, que es de $2,162 pesos por una pinta. Por debajo de Chile están Sri Lanka, Tailandia, México y Venezuela. Mientras que una jarra en Qatar, Islandia, Noruega o Suiza puede llegar a costar hasta 5,218.35 pesos chilenos más. EL vaso más barato en el mundo se encuentra en Caracas Venezuela, en $436.63 pesos chilenos, y el más cara en Dubai, Emiratos Árabes Unidos con un precio que llega hasta los $7,204.37 pesos. De 177 ciudades, las cinco más caras para comprar una cerveza son: 1.- Dubai, Emiratos Árabes Unidos, CLP$7,204.37 2.- Doha, Qatar, CLP$7,137.20 3.- Reykjavik, Islandia, CLP$6,683.77 4.- Oslo, Norway, CLP$6,020.43 5.- Mariehamn, Islas Aland, CLP$5,877.69 Crecimiento de las importaciones a Chile Un crecimiento sostenido se ha visto en las importaciones de cerveza en los últimos cinco años. El año 2016 se registró un aumento de 8%, en millones de litros, respecto de 2016, según cifras entregadas por la Asociación de Productores de Cerveza (Acechi) en base a la información obtenida de Aduanas. En ese sentido, durante 2017 los envíos de cerveza alcanzaron los 206.878.043 de litros, lo que corresponde a US$ 231.798.137. El hecho de que la importación de cervezas se mantenga con un sostenido aumento en los últimos años, representa, por una parte, la diversificación del mercado, como también una industria cervecera cada vez más especializada en nuestro país, y consumidores cada vez más demandantes. Este aumento constante se da porque las personas están dispuestas a probar nuevas variedades y estilos, lo que incentiva, al mercado a innovar y a importar productos nuevos con el fin de satisfacer la demanda, aseguró Ximena Bravo, gerente general de Acechi. En lo que respecta a los países de origen, Estados Unidos lideró el 2017, con envíos que superan los 107 millones de litros, aumentando en un 65% respecto al año anterior, y desplazando a México del liderazgo en importaciones. En segundo lugar, se encuentra el país azteca, con casi 52 millones de litros. Por su parte, Alemania, subió al tercer lugar, realizó envíos por más de 21 millones de litros, un 53% más que el año anterior.
  17. No sólo pasa en Chile: estos son los nombres más raros en Ecuador ¿Estás buscando a Nemo? En Ecuador hay dos a falta de uno. En la lista de los nombres más raros también hay dos James Bond, un Disney Landia y hasta un Semen. Entre los 16,7 millones de ecuatorianos resaltan nombres curiosos, algunos únicos en el país, según una lista difundida esta semana por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Inec). Los nombres Semen, Querido Ecuador, Caña y Disney Landia han sido registrados una sola vez en el país, reportó el Inec, que no proporcionó los apellidos de estas personas pues de acuerdo con una norma los datos individuales obtenidos para estadísticas son reservados. El popular pececito de la película Buscando a Nemo tiene dos tocayos en Ecuador. Lo mismo ocurre con el famoso espía de las películas James Bond y el whisky Jack Daniels. Rambo, el recordado personaje que interpretó Sylvester Stalone en la década de los 80, también vive en Ecuador. En el país andino tres personas tienen ese nombre. Entre 1970 y 2017, 99 ecuatorianos recibieron el nombre del rey del pop, Michael Jackson. En 2009, el año en el que murió el cantante estadounidense, se registra el mayor número de inscritos con ese nombre. También hay 12 Shakespeare, 24 Adolfo Hitler y 531 Blanca Nieves, según una base de datos del Inec que cuenta con información desde 1800. Por otra parte, José y María tienen el récord como los nombres más populares. En Ecuador han sido inscritos con el nombre de José 534.942 varones, mientras que 980.499 mujeres han sido registradas como María. La Ley de Gestión de la Identidad y Datos Civiles permite que los ecuatorianos mayores de 18 años cambien sus nombres o alteren el orden de estos por una sola vez. El trámite se realiza en el Registro Civil y requiere de una solicitud ante las autoridades y el pago de la inscripción.
  18. El sorprendente auge de los colegios premilitares En 7 años los colegios premilitares han aumentado su matrícula en un 200% y la demanda sigue en aumento. En estos colegios, los inspectores son reemplazados por instructores y el mal comportamiento se castiga con sentadillas y flexiones
  19. B.Plebeian

    Capitulo 14 | "La Princesa del Norte"

    XIV. La princesa del Norte Cuando ingresé a la planta, lo que había visto de lejos, se hizo aún más extraño al presenciarlo cerca, ya que ese tono oscuro y frío que adoptó la estructura de los edificios y de la planta y tal como ocurrió en la vez anterior, incluso el mobiliario tomo estas tonalidades dejándole como el enchapado sobrio de la cubierta de un piano, logrando con aquello, entristecer y hacer aún más penosa esta situación. Volvió la desorientación y de alguna forma la sensación de inseguridad que nos sobrecogió la oportunidad anterior con el cambio de color, sin embargo, este particular tono, no es precisamente el de un castillo encantado, lo que ahonda en un sentimiento de inquietud al estar en este lugar. Al caminar por el interior, la sensación se hacía más escalofriante, donde incluso la iluminación se hizo más tenue e insuficiente para lograr ver el final de algún pasillo de distribución. La gente llegó a ocupar sus puestos, en mi división sucedió lo mismo y Ronas luego de una hora de estar reunidos con los demás encargados de área con el Virrey y sus asesores, nos llevó a una sala de reuniones contigua y nos comunicó las medidas a tomar: -Escúchenme con atención- nos dijo silenciando nuestros murmullos.- Está demás decirles que esta situación no es para nada regular, sin embargo, escúchenme por favor.- nos reiteró ante nuestros comentarios.- Por una decisión del Virrey, suspendió las labores por hoy y dejó solo al personal necesario, técnicos, ingenieros, etc., que debería resolver esto a su condición normal.- se explayo entre la pobre luz disponible dentro de la oficina. –Estén atentos al Biper, se les enviará información respecto a cuándo y dónde retomaremos nuestro trabajo, es muy posible que nos reubiquen en forma temporal, así que estén preparados.- -¿Qué es lo que sucede?- preguntó una colega. -No lo sabemos, se sospecha de una falla como lo que pasó hace un tiempo.- -¡Pero esto es muy raro!, es como un castillo del terror.- dijo otra asustada. -¡Si claro, solo esperemos que aparezcan los zombis o algún alma perdida!- respondió otro molestándola ante las risas de algunos. -¡Vamos muchachos!, no se den esto a la broma, por favor no hagan comentarios que den para el chisme.- se explicó. -Bueno, veamos ¿alguien tiene alguna pregunta? ...Que valga la pena por favor.- -¿Nos darán vacaciones?- -¡Muy gracioso Clarens, considerando que aun debes el informe del vienres anterior!- le respondió Ronas a un sujeto. – No son vacaciones, no bajan los brazos, el trabajo continúa, esto es temporal.- -¡Esto ya fue demasiado!- dijo otra.- Primero Vcoms y ahora problemas aquí, no sé si podré con ello.- reclamaba con pesar. -...O me busco otro empleo o enloqueceré- -Ya estas bastante tocado de la cabeza, ¡así que ve la opción del empleo!- le dijo otro bromeando. -Es una locura, quien sabe qué hará esta planta el día de mañana.- -¡Este estúpido HV, dejo la planta como una funeraria!- dijo otro trayendo algunas risas. Ronas le quedó mirando sin decir nada. -¡Y si está asfixiado se volverá azul!- comentó otro riendo. En ese momento entendí lo que aquel sujeto de la Hipervision comentó ante los panelistas y ellos se burlaron. - ¡Muy bien, ya está bueno de chistes!- dijo levantando las manos para silenciarnos.- Esto no es para la broma.- nos aclaró.- Carli ¿Qué tenemos esta semana?- Le pregunto a una de las muchachas que estaba al frente de él- -Tenemos la entrega del reporte treinta y tres al área de operaciones…y…-nos decía leyendo la pantalla de su biper.-… tenemos una reunión con el área de contabilidad que le han pedido la semana pasada.- -El informe queda sujeto a esto, ambas cosas se postergan hasta saber cuándo se resuelve esto.- -…Tenemos programada una visita a Halcyon Norte…para un par de días más hasta el Vienres…- -Es cierto lo había olvidado.- dijo Ronas colocándose la mano en la frente. –Yo no podré ir, tengo que estar aquí.- dijo. -Bradco.- dijo apuntándome con el dedo.- Te vas de viaje.- -¡Puedo ir yo por usted jefe!- dijo otro. -Lo siento, pero necesito alguien que no se duerma en la reunión.- le respondió seguido de risas nuestras. -Ve a Halcyon Norte, te vas mañana.- dijo. -Jefe, pero es en un par de días más…-le recordó ella. -Ve antes, se realizarán otros seminarios que me interesa que te enteres, después te unes al resto.- aclaró.- Muy bien es todo.- dijo a los demás.-…Vayan a casa y no se desconecten.- dijo finalizando la reunión. Yo me quedé un momento y espere para que los demás salieran para hablar con Ronas. -Ronas, ¿estás seguro? Con esto que está pasando, no sé si es un buen momento…- -Es el mejor momento, es la excusa para que puedas salir, porque con esto, el tema reflotará como burbuja.- Se explico.- No está prohibido el que puedas ir en representación en una comisión, es mejor que no estés presente cuando el caos técnico de inicie y aparezca el raro de Patrick haciendo preguntas, es una comisión agradable, puede que te presenten a la princesa de Halcyon Norte, es muy guapa por lo que dicen…- -Ronas, yo no tengo que ver con esto…- -Puede ser, pero los dardos apuntan a una cara visible y por ahora esa cara es la tuya.- -Gracias...- -Solo hazme el favor de no meterte en líos y tampoco de acostarte con la princesa.- -Dalo por hecho, no más líos.- le aseguré. El viaje no tardo demasiado; un poco más de hora para llegar a la capital y puede que otra media hora en llegar al edificio donde se realizará la convención. Cuando llegué a destino, deje aparcado el carro en uno de esos estacionamientos públicos, tipo “ropero” que te toman el coche y que lo colgaran dentro de un hangar subterráneo con cientos más. Me enfile a caminar a través de esta moderna ciudad en dirección al recinto que estaba a poco andar, en ese trayecto era imposible no prestar atención al entorno ya que en si era fastuosos y muy moderno, con sus inmensos edificios de increíble altura y figuras complejas y caprichosas, influencias de los -Antiguos- diría sostenidos por otras figuras en imponentes dimensiones y alturas. Aquí sí que hay muchísima gente y toda va a prisa, lo notas en los cruces y en los pasos habilitados entre las avenidas y calles, donde a la espera de pasar, pueden repletar las esquinas. Al llegar ahí, todo seguía siendo fastuoso y de una alta sofisticación siguiendo la tónica del resto y que sin lugar a dudas no cabe a comparación de dónde vengo. Subí un par de niveles en uno de los tantos ascensores dispuestos en el vestíbulo, al salir, me topé con una cantidad importante de gente que aguardaba en una grata charla, el inicio de la conferencia. Me registré con un contacto al HV en uno de las mesas donde me recibió un par de muchachas que como otras más, realizaban esta tarea. Luego avance por el primer portal de cristal, donde se encontraba la gente inscrita y a la espera de la apertura de un portal custodiado por un par de sujetos apostados delante de las puertas de cristal empavonadas que permanecían cerradas y por el aspecto de los tipos: traje oscuro, gafas iguales, fornidos, fue fácil distinguir que formaban parte del cuerpo de seguridad de alguna autoridad de este reino. Entré con algo de timidez al principio, porque me encuentro habitualmente con gente que no recuerdo conocerle, pero a este nivel, soy sin dudar, un completo desconocido, por lo que de cierta forma, me permitió sentirme cómodo esta vez. Me acerque a una de las mesas que proveían algunas delicias y cosas para beber como café y jugos Cogí un café y unas galletas para aguardar por el ingreso al salón principal Luego de unos minutos de estar parado ahí con mi café escuchando el murmullo y las conversaciones ajenas de la gente que habla a mi alrededor, vi que una tenue luz azul se encendió en el acceso del salón iluminándole sus puertas cristalizadas que se han vuelto trasparentes para ver a través de estas. Dos asistentes, se encargaron de abrirles de par en par y de esta manera permitir que la gente, lenta y ordenadamente empezaron a ingresar para completar las localidades ahí dentro. Al ingresar me topé con la sorpresa que lucía como un auditorio, era muy grande aprovechando cada rincón para disponer de una localidad más y dar cabida a una cantidad importante de gente. El primer orador provenía de Erva del Norte, donde la variación del idioma me hacía imposible entenderle una palabra, por lo que opté por poner mi dedo sobre el diminuto cristal del HV de brazo de la butaca y escucharle en el lenguaje local con su misma voz inserta en tu cerebro; No negaré que no pude evitar jugar un momento con eso, sacando y colocando el dedo repetidas veces para escuchar que sucedería. Luego de una hora y de escuchar de “ ser plebeyo uno de clase A, es una ventaja”; “…que mierda de slogan….”, hicimos una pausa, la anunció el mismo orador, pero para reírme un rato le escuche fragmentado en los dos idiomas, sacando y colocando el dedo rápidamente en el HV, una estupidez, lo hice como si me propusiera burlarme de él, cómo si me fuera a escuchar, pero qué más da, me hizo reír. Afuera, nos encontramos con todos los asistentes que fueron por algún refresco, yo salí entre el montón, me quede al centro de la otra sala, se formaron grupos a conversar y compartir en el entretiempo, yo me quedé solo, con mi vaso de jugo y una galleta. Me acerqué a otra mesa por otra galleta de esas deliciosas de frutos silvestres, la última que había en ese plato, pero otra mano también fue por ella encontrándose. -Lo siento, pero técnicamente le alcance antes que tu.- dije bromeando. -Yo diría que no, porqué has colocado tu mano encima, eso es trampa.- -¿Tecnicismo para tener la razón?- le dije mirándole. -En realidad no.- respondió.-Es una distracción.- dijo tomándola y dándole un mordisco. -¡Ya, eso me pasa por confiado!- -Ya sabes, lo que se dice.- me dijo sonriéndome.- ¡El que pestañea pierde!- -¡Que literal ejemplo!- le respondí viendo cómo se comía la galleta. –No me he presentado.- dije a la muchacha. .- Soy Bradco Evile, estadístico y comedor de galletas frustrado.- terminé extendiendo mi mano para estrechar la de esta hermosa y ejecutiva muchacha. Ella me miro y se sonrió, en realidad le dio algo de risa que contuvo y mirándome con esa mirada segura y directa extendió su mano respondiendo el saludo. -Romine.- dijo.- Un gusto.- Del reino de Halcyon Norte.- -¡Es mío y para hacerte sincero, aquí no conozco a nadie y hacer contacto con otro ser humano normal es una bendición!- ella se sonrió. -¿Normal?- me preguntó.- ¿Hay gente rara aquí?- -Bueno ya sabes, tanta realeza y todos tan estirados.- le expliqué acercándome a ella y en voz más baja. -Bueno, es verdad, son todos unos estirados.- -¿Vienes también por el seminario o trabajas por aquí?- -Si, soy del área de administración en un puesto en reino, nada de otro mundo, pero es un buen empleo.- -Pues estamos muy parecidos.- le comenté, dando un sorbo a una nueva taza de café que me han servido. -¿Eres adicto al café?- me preguntó al ver mi entusiasmo al recibirle. -Bueno, la verdad es que me gusta mucho.- -¿De qué parte de Halcyon vienes?- -Halcyon Este, de Foods Inc.- -¡Wow!- me dijo sorprendida.- ¡Ahí sé que suceden cosas!- continuó de igual forma.- ¿de qué color esta hoy esa planta?, déjame adivinar….- -Esta de color negro, como un sarcófago….- -Los negocios no marchan muy bien apareciera….- -¡No, no es eso, pero algo pasa con núcleo local del HV, han venido muchos técnicos y especialistas, ahora mismo lo está y no entiendo que pasa y ellos que son los expertos, saben un poco más que nosotros! - - !Ojalá que aquí pasaran cosas así de alucinantes! - - No sé si te gustaría, es desconcertante en verdad.- -!Al menos tu planta de producción te acompañaría en el color si tienes un mal día! – inventó largándonos a reír. -Si bueno, te imaginas si estas con sueño…- -Estaría como media inclinada y saldrían unas “Z” gigantes de alguna chimenea! - -¿Y si estas con la resaca de una fiesta?- -¡Me imagino que pálido y apoyado en la planta de al lado para dormir un rato! - nos largamos a reír nuevamente de la tontería. -¡Que imaginación!- le comenté ante su ingenio. -¿Y por qué estás aquí?, entre todos estos aburridos nobles.- - ¡Tal como te sucede, me han dicho que tenía que venir en representación y aquí estoy!- -Tienes un gran sentido del humor.- -Claro que si.- -Es que te ves muy seria.- -¿por qué lo dices? ¿Me estabas mirando?, mira que aquí existe la denuncia por acoso- me dijo molestando. -No para nada, por favor!. - le dije mostrándole las manos en señal de no ocultar nada.- Te veías muy seria cuando me sacaste la galleta.- -Lo soy, en verdad.- -No estoy tan seguro, pero está bien.- - ¿Y a ti quien te envió plebeyo Bradco?- me preguntó.- ¿No ha venido tu jefe o un representante noble de tu reino?- -Me enviaron solo a esto, están muy ocupados con algunos temas allá.- le expliqué.- Oye, ¿porque no omites eso de plebeyo?- -¿Te viene a menos que te llame así?- -Despectivo, plebeya…- -¿Plebeya?- -¿Te das cuenta que es molesto?- le dije al ver su cara de asombro. -Algo me dice que tienes algún resentimiento…- -Para nada, te lo aseguro.- - Si seguro, veamos entonces ¿qué me dices de las mujeres de la nobleza?- -Nada en particular con el género eso te lo aclaro, pero creo que están algo locas.- -¿Locas?-dijo sorprendida, riéndose. -Sí, es la verdad, hay ciertos rasgos de locura y eso ya de plano lo hace complejo, por ejemplo ser amigos y de ahí ligar, eso sí que debe ser toda una hazaña.- -Eso sí que es nuevo, pensé que serían gente normal, e incluso inteligentes.- -No para nada, ¡así como tú y yo no! Más normal es el resto, pero de una mejor posición.- le argumenté. -¡Vaya! Que sorprendente, Bradco, ¿cierto?- me dijo riendo de las bromas. -Si Bradco.- -Sabes ha sido muy interesante tu charla, pero ya debemos entrar.- me dijo señalando el portal que se iluminó en azul. -Si es cierto, ya hay que entrar.- le dije mirando esos ojos hermosos que me parecen tan familiares.- Romine, ¿Me aceptarías un café luego, no, no, ya fue mucho café aquí, un jugo puede ser?- Ella se río.- -Lo siento, pero no podré aceptar tu invitación.- -Vale, es una lástima, me hubiese encantado charlar más.- -¿Para hablar de los nobles?- me dijo riéndonos. -No, no por favor.- le dije.- De otros temas, conocer a que te dedicas y saber un poco de ti.- Ella me miro sonriéndose. -Parece una buena idea, pero ya tengo un compromiso…- me dijo encogiéndose de hombros.- Pero siéntate conmigo y charlamos, también me aburro en estas conferencias.- me confesó.- No te preocupes, estoy lejos de “los estirados”.- me avisó. -¡Vale!- le afirmé cuando vi que se aproximó una señorita de traje formal dirigiéndose a ella, hablándole al oído. -Hay que entrar…- me dijo.- ¿O te quedas?- -Te sigo.- respondí empezando a caminar. Nos sentamos juntos en la fila de butacas más cercanas a la salida, como sucedió antes, el auditorio se oscureció y se ilumino el centro donde se encontraba el orador, yo me coloque en contacto con la interface del HV para entenderlo, sin embargo, note que ella no lo hacía. -¿No podrás entenderle?- le comente en voz baja cerca de su oído. -No lo necesito, entiendo el idioma.- me respondió de igual forma sin despegar los ojos del orador. -Válgame, ¿eres de Erva?…- comenté. -Viajo frecuentemente…- -¿Dónde has viajado?- le pregunte nuevamente, teniendo su atención.- -Halcyon Erva, Mitanni, Magreb, Nazca…Boreal- -impresionante, solo te faltó el mundo de Hi Kitty.- ella se rió conteniéndose. -Me parece que no estas prestando atención a lo que se habla.-comentó volviendo a su postura seria, apuntando con su mano al orador, al ver que solo le miro. -Tu tampoco…- le dije sonriéndonos. Ella se giró y miró al frente. -¿Has probado el interrumpir el traductor del HV?- -¿Cómo es eso?- -Coloca tu dedo en el HV…- le instruí colocando el dedo en el contacto de mi butaca.- Luego le das la orden de traducción.- -ok, veamos.- dijo haciendo lo mismo. -Luego sacas el dedo y lo colocas.- le conté mostrando como lo hacía. Ella lo repitió pero lo hizo muy lento. -No me resulta.- Me dijo intrigada. -Déjame ayudarte.- le dije tomándole su dedo empezando a moverle rápidamente haciendo el contacto. Ella empezó a oír el caos de idioma que se forma en la cabeza que le hizo reír. Se tapó la boca y se contuvo al reírse de la tontería que hicimos. Algunos nos miraron, retomamos la compostura, nos miramos con disimulo y ella volvió a jugar con el HV. Mantuvimos las buenas costumbres por un rato, aunque de vez en cuando intercalamos alguna broma para reinos de cualquier tontería. -Dime ¿ese de ahí como lo ves?- me decía en voz baja y con disimulo. -Afeminado negativo…- ya que era de tez ocura. - Y ese de ahí.- me pregunto por un sujeto pasado de peso que estaba más adelante. -Afeminado que se comió a su gemelo.- - ¿y ese de adelante...?- -Ese es bello, muy bello, pero afeminado igual….- le respondí entre sus risas que ella se guardaba. -…Y para terminar, dejaré con ustedes a una oradora muy especial y querida en este reino…- escuche la voz del presentador que llamó la atención mía y de todos.- Nuestra futura soberana, Romine Zafire, la Princesa del Norte de Halcyon.- En ese momento, la gente se colocó de pie, y se voltearon a mirar e nuestra dirección, yo miré hacia atrás, pero las miradas estaban hacia nosotros, se presentó la misma señorita que nos encontró afuera pidiéndome con un gesto, que me parara y le diera paso a Romine que muy solemnemente se colocó de pie y saludo con una reverencia y una sonrisa a la gente que le aplaudía. -¡Ay no!; es princesa….- me dije tragando saliva. En tanto me vino un vació en el estómago al ver con quien estaba y con la lista de estupideces que me he gastado luciéndome como un idiota. -Trágame tierra o que venga Jhonours por mí en este momento…Si no voy preso por intervenir el HV, voy por imbécil…- Me hice un lado mientras ella se dirigió al estrado escoltado por un par de asistentes. -Para mí es un verdadero placer y me siento honrada por estar aquí, en la presentación de las nuevas soluciones de inteligencia de negocios que han sido desarrolladas y focalizadas para la mejora de nuestros procesos productivos, de intercambio comercial y para el mejor fin de todos, que es el bien estar de los reinos de Halcyon Norte y sus reinados amigos y vecinos quienes agradezco el tomarse el tiempo de venir, prestar atención a los oradores y creer en nuestro proyecto…- decía al público, dándole énfasis a sus últimas palabras y dirigiendo a ratos la mirada en mi dirección.- En muchas ocasiones no son bien entendidas nuestras intenciones y nuestros esfuerzos por nuestra clase trabajadora, no dicen simplemente que somos unos estirados!.- comentó trayendo la risa del auditorio a su dinámico relato.- Pero nos esforzamos como cualquiera, tomando decisiones complejas que nos restan incluso de nuestro propio bien por engrandecer nuestro reino, su gloria y a su pueblo a quien queremos y protegemos.- se explayaba mientras cada palabra parecía ser un taladro que me hundía más en mi asiento a lo largo que fue su aplaudido y vitoreado discurso. Después ella volvió a su asiento entre el reconocimiento y el cariño de la gente que le veía pasar por su lado, hasta incluso el momento que llegó a mi lado y vio mi cara mezclada de espanto y vergüenza. -¿Supongo que te llevarás una mejor impresión de las Locas de la realeza?- -Con todo lo que le dije, creo que trabajare en las minas de su reino por el resto de mi vida….- -Me sorprendes que aun tengas ánimo para hacer chistes…-me dijo sonriéndose disimuladamente. -Discúlpeme….- le dije arrepentido de mi torpeza. Ella no dijo nada, solo siguió su camino de salida como los demás. Hubo una recepción para los presentes, donde se conversó y se trataron temas afines expuesto por los oradores de la jornada. Había un ambiente muy activo y lleno de ideas que se compartían y parecían fluir e inundar la sala de entusiastas representantes de los reinos contiguos. Yo me quedé en un lado, cerca de una mesa donde había algunas delicias; me sentí pésimo y avergonzado al recordar lo dicho y por mi mirada tan superficial de una realidad que no conozco en su real magnitud. Romine estaba más allá, hablaba con los comensales y ellos parecían estar muy atentos e interesados de sus comentarios. Me quedé un rato, miré a todos; nadie parecía verme, no sé qué hago aquí en verdad, ya es momento de partir, he redondeado la estupidez a un punto que no tiene explicación, bebí el ultimo sorbo de café y deje la taza en la mesa cuando una figura frente a mi apareció. -Plebeyo Bradco.- me dijo la chica asistente de la princesa.- Su alteza solicita que se aproxime a su presencia.- me dijo señalándole con la palma abierta de la mano. Me vino un nuevo apretón a la tripa, pero no podía negarme, ya no podía escapar, por lo que me dirigí donde ella y le saludé a ella y a sus acompañantes inclinando la cabeza en reverencia. -Bradco.- dijo ella. –Quisiera presentar a algunos miembros de la familia real de Halcyon Norte y sus aliados.- me dijo mostrando al grupo de nobles que le rodeaban los cuales me sonreían y saludaron con un gesto sutil de su cabeza. - Por este lado, está el afeminado que se comió su gemelo.- dijo nombrándole de esa forma, que me hizo transpirar al verle la cara que no parecía inmutarse. – Mi primo Exander Zafire Conde en Mitanni,- dijo siendo saludado por él.- Aquí al frente, el afeminado negativo es represente en Nagreb, bueno prácticamente es de ahí, es negro como vez y por eso lo oscuro del él que me mencionaste! El Señor colonizador Mandele- me dijo ante el asombro de sus palabras y el posterior saludo de esa autoridad.-Y finalmente el hermoso pero igualmente afeminado de los afeminados Su excelencia el príncipe Davie de Erva, que por cierto es mi prometido…- se explicó con una gran sonrisa en tanto esa autoridad me dio un apretón de manos al saludar. -Tendré que tener más de un hijo para heredar y pagar lo años de prisión que me gané ¿no es cierto?- le pregunté a ella. -Por suerte ninguno habla la lengua de Halcyon Nazca, la encuentran muy vulgar…- me dijo sarcástica en tanto, hablando en distintas lenguas me ha presentado o eso creo que hizo. Uno de ellos me preguntó algo que no entendí pero que Romine traduzco. -Pregunta su excelencia si es que te sientes bien! ¡porque te ves muy pálido! - dijo ella conteniendo reír ante la expresión de espanto que permanecía en mi cara. Luego de una breve charla, y enterándose de mi procedencia, salió al tapete las cosas que han sucedido en Halcyon Este y sus factorías, haciéndome preguntas de los fenómenos que pasan y de los extraños sucesos de cambios de color de la estructura, situación que les llamó mucho la atención y a la risa colectiva, cuando referenciaron a la planta y al Virrey de mi zona, en lo que pude entender de lo ilegible idioma en que ellos se hablan. Cumpliendo protocolarmente, las autoridades se empezaron a retirar con la previa venía y agradecimiento de la autoridad organizadora que dirigía Romine y sus nobles. De apoco, en el transcurso de la siguiente hora, la recepción se empezó a vaciar quedando los últimos nobles, que luego de reverenciar a la princesa se retiraron, incluyendo a su novio quien le beso en la mejilla y se retiró con su escolta de asistentes como los demás. Ella me solicitó quedarme, porque tenía que hablar muy seriamente conmigo al finalizar este evento, petición que no tenía posición alguna de cuestionar. Quedó un grupo reducido de asistentes reales y de los sirvientes que se encargaron del orden y el aseo. Romine, supervisó algunas cosas y otras instruyo a sus asistentes en información que recibía en sus tabletas y por las cuales ella parecía aprobar, rechazar o enmendar. Me llamó mucho la atención su personalidad, su forma de ser, sarcástica sin duda, pero sorprendente desde cualquier mirada. Es muy bella por lo demás, aunque no fuese lo importante en ella, se nota su estampa real, esa que no vi, pero su ejecutiva actitud y su liderazgo nato que veo la ese lucir muy especial. Luego de un rato, caminó unos pasos en mi dirección en tanto le aguardaba afirmando la espalda en un pilar mientras bebía café. Dejé mi tasa a un lado y me aproxime a ella. Traté de mirarle a los ojos, pero me sentí muy avergonzado, no sabía cómo justificar tanta tontería que dije sin saber quién es ella. -Romine, perdón; quise decir Princesa Romine…- -¿Ahora te vas a colocar serio y protocolar?- -No es eso, lo siento en verdad, yo no sabía quién era usted y abrí la bocota…- me excusé nuevamente. -¡No seas latero, de esos tengo miles a diario en este reino!- me dijo mirándome seria.- ¿Ahora soy otra porque sabes quién soy?- yo levanté la mirada y me encontré con sus ojos. –Y otra cosa.- me dijo señalándome.-Nada de “usted” ¿me oíste plebeyo?- me reclamó seria. –¡Soy joven, de seguro mucho más que tú!- dijo.-¡No me trates como vieja!- -Con todo lo que te dije, creo que trabajaré en las minas de tu reino por el resto de mi vida….- ella se sonrió. -Manerita que tienes de presentarte…- me dijo riendo.- Es muy probable…- -¿Y si partimos de nuevo?- le propuse. -¿De nuevo? ¿Porque haríamos eso?- -¿Podrás?- ella aceptó moviendo la cabeza. -Soy Bradco Evile, del reino del Este, en representación del mismo.- -Romine, ciudadana del reino del Norte, ¡mucho gusto!- me dijo estrechando las manos como al principio. -¿A qué te dedicas?- -Bueno, tengo un cargo administrativo en el reino, nada muy relevante por lo demás, pero me gusta lo que hago.- me dijo relajada.- ¿Y qué me dices tú?- -Administrativo de estadísticas en una pequeña planta de alimentos de la comarca, una que por cierta esta medía enloquecida, pero que aún funciona.- - ¡Muy interesante!- dijo.- Y ¿Cuál es tu labor ahí?.- -Hacer muchos informes para el Virrey, recopilar datos y una serie de cosas aburridas….- le relaté. -Cosas para los estirados ¿no es así?- me dijo riendo. -¡Has acertado!- completé.- ¡También meto la pata a fondo con frecuencia cuando estoy con alguna autoridad!- -¡Eso se ve complicado!- dijo con falsa preocupación.-¿No se cómo te han enviado aquí?, ¿no habían más voluntarios? , ¿Ya has metido la pata?- -Si me arrestan luego lo sabré.- me expliqué.- Traté de afeminados a la mitad de la familia real, incluyendo al novio de la princesa.- ella se rió nuevamente. -¿Y te han perdonado semejante ofensa?- -Bueno, verás, tuve la suerte de encontrarme con una autoridad que tiene un gran corazón...- nos largamos a reír de tan zalamero comentario. - Además de ser muy inteligente, aguda y guapa!- complementó. -Vale, si pero…-le dije.-No sé si hablamos de la misma persona…- ella se largó a reír y me quedo mirando seria después. -Yo creo que sí, ¡para poder perdonar a semejante vago!- me dijo sarcástica.- -No lo creas hay un humor negro debajo de esa encantadora sonrisa.- - Es parte de sus atributos, créeme, yo le conozco bien.- - Pues dile que, me encantaría conocerle…- -No lo sé, no sé si se interese en eso.- -¡Solo dile que me dé una oportunidad, soy una buena persona, algo atarantado, lo sé!- -Si eso ya lo noté y algo bruto también…- -Pero no hay otra lectura en mí, soy lo que ella ve…- Romine me quedó mirando y se sonrió. -No te prometo nada, pero intentaré darle tu mensaje.- dijo.-…Es una persona muy ocupada, no sé si accederá.- -Hazlo, yo sé que sí, ¡no se arrepentirá!- le insistí siguiendo el juego en el momento que cesaron las risas y nos quedamos mirando en un sutil y cómplice silencio. -Ya debo marcharme.- me dijo retomando su seriedad.-…Asuntos de la realeza.- -Si también debo partir.- le dije.- Asuntos de esclavos, ya sabe.- le expliqué sacándole una sonrisa. –Romine…- Le dije antes que partiera.- Me gustaría mucho volverte a ver…- ella me miro unos segundos sin responder. – ¿Vendrás los otros días de la conversión?, puede que sea mucho pedirte pero…- -Si lo es.- dijo seria. -Entiendo.- viendo su determinada actitud.- Supongo que será hasta pronto entonces.- -Hasta pronto Bradco.- dijo saliendo del lugar acompañada de su escolta. Me quedé sorprendido y a la vez encantado de la personalidad de la princesa del norte; sin duda es muy particular, sin dejar de lado que es bellísima: no esperé encontrar esa personalidad tan espontánea en ese semblante tan serio y ejecutivo, fue muy grato encontrarme con ella, espero poder vernos de nuevo, me hizo muy bien este respiro y lo noté camino al hotel que me hospedé. Ya que por este día, deje atrás la angustia, deje a un lado la ansiedad de saber de Nicom; la presencia de Romine, me permitió pensar en otras cosas y salir de este agujero a tomar una bocanada increíble de aire fresco. No vi a Romine al siguiente día, tampoco el subsiguiente contaron con su presencia, situación que inexplicablemente convirtió la experiencia de estar ahí en vacía y tediosa. Luego del tercer día, donde llegó la comitiva completa del reino de Halcyon Norte y su presencia no estaba aquí, percibí que algo no marchaba bien. Pregunté con precaución y disimulo por la delegación del Norte, pero en realidad lo único que pude ver, es a la misma gente que el primer día con la excepción de Romine. Ni siquiera una de sus asistentes a quien pude reconocer, me aclaró algo de su paradero, cerrándose en una respuesta escueta y que no vario de lo siguiente: “-La Princesa del Norte, está ocupada en otros asuntos que le requieren, a pedido que se expresen sus disculpas por no poder recibir al resto de las delegaciones-“ -Perdona, pero ¿Sucedió algo?, están todos nerviosos…- Ella me miró por unos segundos revelando algo que está omitido, remitiéndose a negarlo con la cabeza y luego dejarme. En la noche, cuando volví al hotel, me tendí sobre la cama y encendí la hipervision donde revisé el noticiero en busca de novedades que no hallé de primeras, sin embargo al recorrer los noticieros, uno de ellos mostraba la vista aérea de una planta de fabricación de carros, que estaba demolida en parte de su estructura y siendo asistida por los servicios de emergencia. Según lo que ahí se mostraba y se relataba, fue una falla de un generador que provocó una explosión dejando una docena de heridos y un fallecido. Sin más cobertura que aquello, este y los demás noticieros donde encontré la noticia, se refirieron en términos similares de contenido y extensión. Esto no me dejó tranquilo, fue una noticia inquietante por sus características y había algo que me decía que tenía que preguntar más por esto, por lo que decidí llamar a Ronas y preguntar por novedades. -Ronas, ¿Qué tal?- -Aquí marchando todo nuevamente, ya somos normales.- dijo con humor en su expresión. -¿Cómo va todo por allá?- -Nada en especial, nos dan la lata con las ventajas de ser plebeyo y una serie de tonterías a fines.- -Es mejor que estar aquí.- -Puede ser, pero mira en realidad te llamo por qué sucede algo raro…- le comenté.- ¿Te has enterado del algo que esté pasando en Halcyon Norte?- le pregunté.- Están nerviosos y Romine ya no asistió a los siguientes días…- -¿Quién es Romine?- -La princesa….- -¿Romine?, ¿Le estas tratando de tú?- me pregunto extrañado.- No me digas que estas en líos con ella….- -¡No para nada!, quédate tranquilo, de conocidos nada más.- -¿Y ya le tratas de “tu”?- comentó.- Mejor no quiero saber detalles.- -¡Para nada!, amigos nada más, de hecho la conocí por casualidad, no tenía idea que era ella, ¡Si supieras las brutalidades que dije de sus parientes!- -Ya estamos perdidos…- -Vamos Ronas, tú tienes muchos amigos en este reino, algo está pasando, pregunta, es una fábrica de acá, de automóviles me parece, no sé hay algo que no me cuadra. - -Déjame ver, haré un par de llamadas, pero por lo que más quieras, por nada de este mundo, no te la lleves a la cama a la princesa o nos iremos a la guerra por el polvo ese…- -Quédate tranquilo, ¡no soy estúpido para hacer algo así! - le afirmé. - Solo pregunta y me avisas.- -De acuerdo, te cuento si se dé algo. - Me quedé un rato más sentado en la cama, con una inquietud extraña como si presintiera algo que no puedo reconocer. Miré la pantalla de mi Biper, esperando novedades ansioso, de pasada mire en mis archivos algunas fotos que tengo con Nicom y me detuve en una de estas en la cual me mira de frente con detención, una fotografía que se la saque cuando estábamos en su cama viendo una película y se detuvo a mirarme donde le tome esta imagen obtenida de lo que vieron mis ojos. -…Me miras con tanto amor, con tanta dulzura, que aún no puedo entender donde se fue todo eso de un momento a otro. Si pudiera, créeme que jamás te hubiera llevado a ese lugar, la historia sería otra…- Pasó un buen rato tal vez una media hora, cuando en la pantalla del bíper, apareció la imagen de Ronas en reemplazo de la de ella anunciando la llamada entrante. -Bradco, hablé recién con un colega de la zona noreste de ese reino y hay novedades…- -¡Por favor! ¡qué sucede! - -Hace dos días hubo un incidente en una planta de producción de automóviles una filial de HWA que fabrica los AVA, no está lejos de donde estás- me relataba.- No sabe bien que fue, la versión oficial hablan de un generador que estalló, pero dicen que se oyeron disparos, por lo consiguiente se ha manejado muy hermética; ¡cerraron una división completa!- me relató.-incluso se vio llegar a la Princesa…- me decía para mi sorpresa. -¡Lo vi en la prensa, quedo desecha!- -Pero es extraño…- - ¿Qué cosa? - -El hecho de que interviniera la policía, ¿Qué tipo de accidente necesita disparos? – deducía. Yo me quedé en silencio. -Viajaré a ver qué sucede. – - ¡Que dices! - -Tengo que ver esto con mis propios ojos. - le dije. - ¿Para qué vas a ir? - -Puede que lo que esté pasando aquí, sea lo mismo que sucedió con las factorías de allá. - -Pues déjaselo a los expertos, ¿Qué vas a concluir tú que ellos no lo harán? - me cuestionó. - ¡Bradco, es estúpido lo que quieres hacer!, ¡no entiendo el interés por ir! – me reclamó. - ¡Esa zona esta custodiada, no te dejarán entrar!- -Si hay algo que me permita recordar quien soy y que es lo que me pasó, debo ir e intentarlo. – le dije. - Hay cosas parecidas, no lo sé, es como si me pareciera similar a VComs...- -Ese fue un trauma para todos los que somos “asilados laborales”- - ¡Yo soy el único que no recuerda nada, ni como pasó, que hacía cuando trabajaba, el momento de la explosión, solo aparecí parado en medio de la planta sin entender como llegué! ¡No recuerdo nada de nada! – Ronas se quedó en silencio un momento. -Bradco, no lo hagas amigo te meterás en un lío en otra jurisdicción. – -A estas alturas ya no tengo nada que perder. - le expliqué. - Sin familia, amigos, pasado y Nicom…- -…Lo lamento, pero no es momento de hacerse el héroe…- me dijo. - ¡No lo hagas Bradco, por lo que más…! - - Estoy a algo menos de una hora, voy de salida, mañana hablamos, gracias. - Terminé colgando la llamada. Me levante de la cama, me cambié la ropa por una más cómoda para el viaje, tomé mi chaqueta y finalmente cogí mi bíper, cuando en eso, una llamada entro. Al mirar la pantalla, no mostraba identificación del remitente, solo la leyenda de “private id”. Dudé en responder, pero a estas horas y estando aquí, supuse que valdría la pena atender. -¿Alo?- -Bradco, soy Romine.- -¿Romine?, pero ¿dónde has estado?, se te ha echado de menos…- -¡Cállate hombre!-me exclamó.-¡ Debes salir ahora de ahí ahora! - -¡¿Por qué?!- -¡Patrick Oslo con agentes de la PHE van para allá!- me dijo. -¡No puede ser!- exclamé pensando en tal vez que ya habían cargos hacia mí. -¡¡Reacciona!!.- me grito por el bíper.- ¡¡ Sale de ahí ahora!!- Continuara….
  20. Historia del topic acá http://foros.fotech.cl/topic/335426-inmigrantes-en-chile-recintos-de-regularizacion-para-migrantes-registraron-largas-filas-pag-8/page-8?hl=%2Binmigrantes&do=findComment&comment=23526858 03 Mayo 2018 ¿Quiénes representan a los migrantes en la Cámara Baja? El mapa electoral de los extranjeros en Chile Los mayores de edad se concentran en tres distritos: el 2 (Alto Hospicio, Huara, Camiña, Colchane, Pica y Pozo Almonte), el 10 (Providencia, Ñuñoa, Santiago, Macul, San Joaquín y La Granja) y el 11 (Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, La Reina y Peñalolén), que corresponden a 17 diputados *Cristóbal Huneeus es Director de Data Science de Unholster. “Necesitamos que la migración cambie para mejor y que sea ordenada, segura y regular….Para eso hay que tener leyes modernas y no del siglo pasado…porque las cosas han cambiado y mucho. Antes nos íbamos de Chile, ahora todos quieren venir a Chile… Claro, ahora Chile es un país de oportunidades, y a quien quiera aportar hay que invitarlos para que se venga… sí, pero para que se venga con sus papeles en regla. Sí, porque antes de recibir visita, primero hay que ordenar la casa”. Este es un extracto del libreto del video “Ley de Migración” con que el 8 de abril, el presidente Sebastián Piñera dio a conocer una nueva moción que enviará al Congreso con el objetivo de regular los flujos migratorios, ampliar los tipos de visa, mejorar y agilizar los procesos de expulsión de extranjeros del país. Para que dicho proyecto pase la primera etapa para convertirse en ley, debe contar con mayoría simple: es decir, tener la votación a favor de 78 de los 155 diputados en ejercicio. De acuerdo a una comparación de datos hecha por Unholster, de acuerdo a las bases de datos del Censo 2002 y Casen 2015, en la primera medición, un 1,5% de los censados mayores de 18 años, decían provenir de otro país. Trece años después esa cifra se duplicó alcanzando el 3%. En el mapa, su distribución geográfica se expande desde Santiago al Norte grande, y si este mapa lo llevamos al plano de la representación política, vemos que ya en 2015, entre los distritos 1 y 11, los migrantes correspondían al 5,3% de los mayores de 18 años y su territorio luego de la última elección parlamentaria, representado por 68 diputados. Es decir, a sólo 10 votos de la mayoría simple. A nivel político, los migrantes mayores de edad se concentran en tres distritos: Distrito 2 (Alto Hospicio, Huara, Camiña, Colchane, Pica y Pozo Almonte), Distrito 10 (Providencia, Ñuñoa, Santiago, Macul, San Joaquín y La Granja) y Distrito 11 (Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, La Reina y Peñalolén), segmentos que corresponden a 17 diputados: seis militan en Renovación Nacional, tres en la UDI, uno en el Partido Comunista, tres en RD, dos Evopoli, , uno en el Partido Socialista y uno Partido Humanista. Es decir, el gobierno en estos distritos tiene mayoría y en pocos días más el Censo nos dará verdaderas luces de cuántos son los extranjeros que decidieron radicarse en Chile. La última encuesta Mori- Cerc dio a conocer que un 77%- transversalmente en todas las clases sociales- ven “con mala cara” la llegada de la migración. La evidencia de cómo votan los inmigrantes en otras partes del mundo depende del país dónde se mire y el tipo de inmigrantes. Conocido es el caso de los mexicanos que tienden a votar por los demócratas en Estados Unidos, pero los cubanos en las ultimas elecciones apoyaron a Trump. En el caso inglés, si los miembros de la Unión Europea que vivían en Inglaterra al momento del Brexit pudieran haber votado (unos 2,2 millones), quizás Leave no hubiera ganado por 1,2 millones de votos con que lo hizo. En el caso de inmigrantes de ascendencia turca en Alemania, la evidencia muestra que tienden a votar mas por el SPD que el partido de Ángela Merkel. Ahora a la hora de votar el proyecto de ley, habrá que ver qué deciden los diputados: si apoyar al presidente que los representa, alinearse a la oposición, atrincherarse a la mirada con malos ojos de los chilenos o mirar al norte y ver quiénes serán los posibles votantes que podrán decidir cualquier elección en disputa el 2021 o elegir un alcalde, o concejal en dos años más. Diputados por distrito Distrito 2 (Alto Hospicio, Huara, Camina, Colchane, Pica y Pozo Almonte) Hugo Gutiérrez (PC) Renzo Trisotti (UDI) Ramón Galleguillos (RN) Distrito 10 (Providencia, Ñuñoa, Santiago, Macul, San Joaquín y La Granja). Giorgio Jackson (RD) Natalia Castillo (RD) Gonzalo Winter (RD) Maya Fernández (PS) Marcela Sabat (RN) Sebastián Torrealba (RN) Jorge Alessandri (UDI) Luciano Cruz Coke (Evopoli) Distrito 11 ( Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, La Reina y Peñalolén). Tomás Hirsch (PH) Francisco Undurraga (Evopoli) Gonzalo Fuenzalida (RN) Catalina del Real (RN) Karin Luck (RN) Guillermo Ramírez (UDI) Unholster es una empresa de tecnología que desde 2008 se ha posicionado como una de las compañías pioneras en el mercado chileno en la competitiva industria del software. Su foco es la creación de soluciones con altos estándares de calidad, desarrollando proyectos en diferentes áreas como el Big Data, Optimización, Visualización de Datos, Inteligencia Artificial, Automatización de Procesos, Apps web/móviles a medida e Inteligencia Pública. Fuente: http://www.latercera.com/la-tercera-pm/noticia/quienes-representan-los-migrantes-la-camara-baja-mapa-electoral-los-extranjeros-chile/152095/
  21. Polémica por el "preuniversitario" para niños de tres años para que entren a colegios de excelencia La empresa "Lidslearning" ofrece un programa con tutores, sicopedagogas y psicólogos que buscan desarrollar las capacidades de los niños para que enfrenten de buena manera el ingreso a colegios de elite. "Algo así como un preuniversitario". Así explica una publicación de la revista Paula, quien presenta a "Kidslearning", una empresa que tiene como misión -entre otras prestaciones- reforzar el aprendizaje de los niños para que entren a colegios de excelencia. El plan está enfocado a niños de 3 años, para que se preparen, considerando los altos estándares en aquellos establecimientos educacionales con escasos y demandados cupos. Kidslearning ofrece servicios desde los 6 meses de edad, y entre ellos está "Preparación de examen". "El objetivo es ejercitar, preparar y reforzar los contenidos para el examen a través del aprendizaje constante por medio de ejercicios y actividadesaip:Xo todos los niños en edad pre-escolar cuentan con las mismas habilidades, para entrar al colegio, se necesitan competencias y habilidades básicas las cuales son de suma importancia para su desarrollo posterior", publica su sitio web. Andrea Segura, directora de la empresa, asegura que el 98% de los niños que prepararon quedaron en los colegios que los padres querían, siendo los más demandados el San Ignacio El Bosque, Verbo Divino, Villa María, Santiago College, Nido de Águilas, Craighouse, Wenlock, San Francisco de Asís y San Nicolás de Myra. http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2018/05/05/polemica-por-el-preuniversitario-para-ninos-de-tres-anos-para-que-entren-a-colegios-de-excelencia/
  22. B.Plebeian

    Capitulo 13 | "Mentiras"

    XIII Mentiras. -¡No te imaginas como detesto esta mierda…!- le escuche decir en tanto se contenía de apretar el gatillo en una especie de retención de autocontrol. El bíper del sujeto se escuchó y le sacó del bolsillo interior de su chaqueta bajando el arma que sostenía con la otra mano. Dio unos pasos de distancia y respondió; no sé con quien hablaba, pero sea quien sea, es importante porque le hablaba con respeto y mesura. Al colgar, se quedó en silencio dándonos la espalda, desistiendo, pero no fue así, simplemente se alejó un par de pasos y disparo en un par de oportunidades en dirección a ella. Nicom grito al tiempo que sintió cada estallido del arma. Me quedé congelado, mirando a Nicom que permanecía en la misma posición llorando, hasta que vi que levanto la cabeza mirándole y luego a mí con verdadero terror, a su lado, una columna delgada de humo que surgió del proyectil que perforó el piso, disipándose rápidamente. -…Eres una perra con suerte…- le dijo a ella volteándose a verle.-…Con mucha suerte…- reiteró con un dejo de desencanto.-…Pero tu amigo no tanto.- le dijo haciendo un gesto con chasquido de dedos donde los demás se abalanzaron a mí. Lo siguiente fue recibir una pateadura y golpes de puño por todos lados del cuerpo de la cual apenas pude resistir. No sé cuánto tiempo paso, puede que solo un par de minutos, pero suficientes para dejarme tendido en el piso sin poder moverme del dolor. Luego escuche que se replegaron y salieron de ahí a la orden de ese tipo. -Espero que en la siguiente oportunidad, vuelvas a ser el tipo que conocí...- me dijo cerca del oído, dándome otro punta píe en el estómago antes de partir con los demás. Como pude, me reincorporé quedándome de espaldas tratando de respirar de mis costillas adoloridas, miré a Nicom que lloraba sentada en el mismo lugar, le llamé un par de veces, ella se levantó y se sentó a mi lado, estaba muy nerviosa, insistió en llamar a la Policía de Halcyon del Este, que llamase al servicio médico también, yo me negué y le rogué que no lo hiciera, ya que solo empeoraría las cosas si llamaba la atención con esto. Me acarició el cabello, eso recuerdo, me desmayé escuchándole llorar desconsolada. Unos días después… Increíblemente, el médico; el Sr. Savoy me dio una mano con ello cuando me vio en tan de probables condiciones. No sé si fue lo correcto, pero apelé a esa supuesta amistad que tenemos y le expliqué lo que sucedió. Después de todo, el sigue mi caso, por lo que al venir a verme a casa, no necesitó de más argumentos para validar mi estado. -Menuda paliza…-me dijo en tanto examinaba mis costillas con un escáner portable. -No sé qué les pasó, pero pensé que nos matarían…- Él solo me miró y continuó. - Yo me llevé los golpes, pero a ella le apuntaron a la cabeza y le disparó a unos centímetros para espantarle…- Le relaté en tanto el prosiguió en silencio con su revisión. -No estas quebrado, solo un par de fisuras en tus costillas izquierdas, muchas contusiones y aún tienes algo de líquido en el pulmón del mismo lado, pero pasará.- me explicó en tanto guardaba sus implementos en una maleta. -Te dejaré otros analgésicos más y estos reconstituyentes de aceleración, cada ocho horas, procura tomar mucha agua y comer mucha proteína, esto te recuperará muy rápido, pero necesitas tener mucha energía.- dijo mostrándome un par de frascos con pastillas que dejo en la mesita que está en mi living. -¿Hay alguien que viene a ayudarte?- -Sí, claro…- le respondí.-Nicom, la chica que estaba conmigo ese día.- -Ya veo.- - Estoy algo desorientado aún, no sé si le conoció ¿Puede hablar con ella?, creo que le hará muy bien hablar con usted…- -..Bradco.- respondió tranquilo.-Debes estar en shock aún, pero...- -¿Qué sucede Doc?- -…Pensé que lo tenías claro…- -¿De qué habla?- le pregunté extrañado.- ¿Enterarme de qué?- -Tómalo con calma…-me decía tratando de contener una situación que no dimensioné.-…Pero la chica, no…- se explicaba moviendo la cabeza negando. -¿Qué es lo que dice? ¿Qué le sucede a Nicom?- -Bradco…- -¡Vamos déjese de rodeos y dígame que le sucede a ella!- le dije alterado reincorporándome del sofá para ponerme de pie.-¡Conteste de una vez! ¡¿Dónde está Nicom?!- le insistí ante su resistencia de dejarme salir por ella. -Ella murió- me dijo deteniéndome. -... ¿Qué ha dicho?- -Ella murió…-me reiteró.-recibió un disparo que le rosó una arteria en el cuello, se desangró camino al hospital…- -¡No puede ser!, ¡Ella estaba conmigo!- le respondí incrédulo. -Te encontramos desmayado, ella dio aviso a la P.H.E, al llegar estaba agonizando…- -¡Es una broma!, ¡Vamos si ella ha venido a diario!- -No es posible eso Bradco…- -Si lo es, de hecho ahora está en el cuarto, me dijo que se cambiaría de ropa, vendrá pronto.- le expliqué. Él cerró los ojos y movió la cabeza. -¡Nicom, princesa mía!- le grite amable en dirección al pasillo de distribución. -Lo lamento Bradco…- dijo. -No espere, ella vendrá.- -Bradco estás solo en casa.- me dijo tratando de lograr cordura en mi.-…Quien has visto es una empleada de casa, que te conseguí para que te vea algunas horas…- se explicó. -No, no. Le está confundiendo sé que está ahí.- -No es ella, lo siento en verdad.- dijo.- Te veré pronto, lo lamento en verdad…- terminó marchándose, cerrando la puerta tras de sí. Yo me quedé de pie, con lágrimas en los ojos, confundido y aterrado. -…No puede ser…- me dije repitiéndolo una y otra vez. -…Ella está aquí…- me decía tratando de unir los fragmentos de la confusión que me hizo dudar si realmente le había visto. De improviso sentí un ruido, que venía de mi cuarto; la puerta se habría y emitía con ello un tenue chillido de la bisagra. Vi surgir algo desde su interior; uno de sus pies asomarse, estaba descalza, pero reconocí su figura que se formó en la sombra del pasillo y que luego se completó con el cuerpo entero. -Cariño mío, que susto me has dado.- le dije con alivio.-…Ha estado el doctor Savoy aquí y no sé qué le ha dado…- le dije sonriéndome. Me acerqué un poco, di unos pasos con dificultad afirmándome el costado adolorido y con la otra mano, de la pared. –Nicom… ¿estás bien?- -Deberías hacerle caso a tu médico…- -Es buen doctor, pero está más chiflado de lo que aparenta!- le dije sonriéndome. - Nicom ¿Qué sucede?- le pregunté al ver que no se aproximaba. -Él es el entendido, ¿Qué sabes tú de medicinas?, solo sabes de drogas…- -Vale, de acuerdo, pero no es necesario que me lo cargues cada vez…- -¿Ha si? ¿Te parece injusto?- -¿Qué es lo que te sucede?- le pregunté, decidiéndome a caminar en su dirección. -¡Y esto! ¡¿Te parece acaso justo?!- me exclamó llorando cuando le vi surgir a la luz del farol del pasillo. Para mi estupor, su blusa estaba empapada de sangre, que surgía de un lado de su cuello. -----------------------------------------------------------000---------------------------------------------------------------------- -¡Bradco! ¡Bradco!, ¡vamos plebeyo cálmese!- oí una voz de improviso. Yo abrí los ojos y le quedé mirando; Nicom estaba al lado de mi cama tomándome de la mano y afirmándome del hombro para tranquilizarme. -¡Por el Creador!, Nicom...- le llamé al tiempo que le toqué su carita que me miraba con ternura. -¿Estas bien?- le pregunté mirándole el cuello. -Tranquilo, estoy aquí, está todo bien plebeyo mío.- me dijo calmándome.- Deje de tocarme, no estamos solos…-me dijo haciendo el quite con voz risueña.-…Tuviste una pesadilla.- se explicó tomándome ambas manos y estrechándolas. -Menuda paliza…-escuché una voz a los pies de la cama. Al levantar la vista, vi al doctor Savoy guardando sus implementos en un maletín. -¿Aún con pesadillas?.- me preguntó.- Al menos no estas quebrado, solo un par de fisuras en tus costillas izquierdas, muchas contusiones y algo de líquido en el pulmón, pero pasará pronto.- me explicó. -...Le dejaré otros analgésicos más y estos reconstituyentes de aceleración, debe dárselos cada ocho horas.- le decía a ella.- Procura que tome mucha agua y de comer mucha proteína, esto le recuperará muy rápido, pero necesita tener mucha energía.- dijo mostrándole un par de frascos con pastillas que dejo en la cómoda de mi habitación. -Estuvimos hablando con Nicom de lo sucedido.- me contó aproximándose a nosotros.-Manejaremos esto a discreción.- nos dijo.-A Bradco le debo unas cuantas.- -¿Estas bien?, te quedaste sin habla.- me preguntó extrañado, yo asentí con la cabeza. -Gracias…-le dijo ella. -No es nada, no olvide lo que charlamos, es un momento difícil, pero va a pasar, solo manténgase lejos de estos sujetos, tengo una amistad influyente en la PHE, me debe un favor y procurará hacer una ronda y estar pendientes estos días de tu casa.- nos contó.-…y si requieren algo, no dudes en llamarme.- le instruyó a ella. –Descansa amigo.- me dijo levantando la mano para abandonar la habitación acompañada de Nicom que le dejo en la puerta. Nicom, me explicó que hablaron largamente mientras yo dormía, que no hizo muchas preguntas más que las justas y me emitió un permiso médico extendiendo un certificado por un accidente por caída en casa que fue tramitado en línea con la planta de Halcyon. Me dijo que es un tipo agradable, que le ha servido mucho hablar con él porque le ha tranquilizado, lo considera muy buen especialista por ello, además que le ha dejado medicación para que le facilite conciliar el sueño. A mí me tiemblan las manos al recordar la imagen que vi de Nicom en esa pesadilla, en tanto ella sonriente me relata lo que trataron en mi ausencia. Pasaron un par de semanas que me quedé en mi hogar, Nicom venía a verme con regularidad y se ocupaba de algunas cosas, obviamente más allá de besos y abrazos adoloridos, no hicimos el amor, aunque se prestó tal situación para reírnos de este mal paso, que también compensó con cariños y mimos. Desafortunadamente, quedan huellas, a veces se distrae y por momentos, se pierde con esa mirada al infinito que la lleva lejos a quien sabe dónde. Después de todo ella lo ha pasado muy mal y a pesar que conversamos de esto y de la ayuda del doctor Savoy, me confesó que aún persiste el miedo y por ellos se ha quedado en casa de un amigo hasta que se sienta segura de estar en su departamento; no quiere estar sola, pero no quiere quedarse en mi casa para ella fue demasiado y con esto de que me siento tan apaleado, me ha sido toda una hazaña hacerle buena compañía y darle la seguridad que necesita. En general estamos bien, hemos dejado de discutir y nos hemos acercado más como pareja, lo que ha sido muy bueno. Yo ya estoy en pie, algo adolorido en algunos movimientos, pero ya deje de orinar con sangre y tengo mi condición casi normal. Mi musculatura se ha recuperado notoriamente y mi fuerza gracias a lo recetado por Savoy. Tenemos una mejor convivencia y hemos vuelto a hacer el amor, aunque sea con más cuidado y a menor ritmo, lo que nos lleva a la risa ya que me dice que parece que lo hiciera con un anciano ante tanta queja. Me llamó un par de veces Ronas y otras lo hizo el Doc, donde reporté a cada uno mi condición y mejorías. Volví al trabajo, volví a la normalidad, nada especial sucedió y con Nicom, seguimos comunicándonos secretamente usando Birdfree. Llegado el fin de semana acordamos de vernos el Sabadu, le insistí en que hiciéramos algo distinto, como salir a bailar. Al principio no le cautivó mucho la idea, por lo sucedido seguramente, prefería una cocina colectiva o que invitemos a los amigos al departamento, sin embargo, yo le sugerí que fuese el salir y contactarse con los amigos fuera del hogar, la idea que refrescaría y renovaría nuestros ánimos. Decidí dar un paso más en nuestra relación, regalarle un anillo y pedirle que sea mi novia o bien “mi polola” como ella dice referenciando a un par de insectos voladores que van siempre juntos. Esa noche sería el momento propicio y me había dispuesto a buscar la ocasión para entregarle y con esto darle un símbolo a nuestro amor y con ello formalizar este “andar” que tenemos hace ya un tiempo. Llegué a su departamento cerca de la diez, Me dejo en el sofá de su living, junto a su peluche al cual le encargo vigilarme, para que no le siguiera a su cuarto, porque ya estaba pronto y volvía para salir. - No te confíes de este sujeto- le decía mientras aguardaba en el sillón -¡Si intenta algo, acabas con él!- le instruía a su peluche permanecía con esa dulce e irresistible mirada. Luego de unos minutos, salió de su cuarto, con su vestido negro y acinturado que le llegaba hasta antes de sus rodillas, sus botines negros de tacón, un hermoso escote que adornaba con un collar con figuritas geométricas de un color dorado y de aspecto metálico, sus pulseras de plata, sus labios de rubí, sus ojos de grandes pestañas y llenos de cielo que me miran a pareciera que me hipnotizan entre cada pestañar. -¿Que me dice?- me preguntó dando un giro delante de mi rosándome sutilmente, casi con el viento y su aroma que deja la punta de su cabello en mi rostro. -... Estoy bonita el día de hoy, ¿digna de dirigir el Reino de Moggios?- -Mi querida princesa, ¡las hormonas ya empezaron la fiesta antes que nosotros!- le dije embobado de su hermosura. -¿Eso es todo?, ¿no le provoca nada más el verme?- me preguntó con insinuante ternura, deslizando su mano por la cintura. -Mire, si sigue así estaré tan excitado que no tendré piel ni para cerrar los ojos.- ella hecho a reír. -Debo admitir que son algo extraños sus elogios, ¡pero por eso le quiero, tanto!- me respondió riéndonos. Salimos tomados de la mano afuera del pórtico del edificio de departamentos, le dije que se hiciera de me brazo para continuar, que sería así más justo y acorde a tan bella realeza que escoltaba, haciendo con ello, de reverencias y honores, para que sea digno de que tal princesa entrara a mi carro. -Me han recomendado un buen sitio por el lugar, es el círculo del medio oriental de Halcyon, ¿no sé si le conoces?- le comenté mientras dirigía el coche. -Es un buen lugar, lo he frecuentado unas cuantas veces.- me respondió retocándose los labios.- ¡Si vamos allá, es seguro que estará mi pandilla Halcyhop!.- exclamó entusiasmada pensando en los amigos que compartimos en Sargacious. –¡Les avisaré que vamos!- -¡Claro que sí!- le dije.- Solo espero que esta vez sea más discreto ese amigo tuyo.- le dije recordando al sujeto que no pudo evitar delatarme solo para obtener algunos tragos gratis de la barra. -Es un gran chico, no sea malo con él.- me dijo mirando tiernamente. -Tendremos que hablar de eso, que me pones esas miradas y me matas, ¡mira incluso olvido como manejar el carro!.- le dije soltando las manos del volante.- -¡No haga eso!- me reclamaba riéndose nerviosamente. Luego de un cuarto de hora de camino y una parada para comprar agua embotellada, llegamos a las afueras del recinto: Había mucha gente, se veía un lugar de mucha vida y muy concurrido. A medida que nos acercábamos, la música que salía del interior, se hacía más presente elevando su nivel al punto de sentir como los compases rítmicos hacían vibrar el aire y con ello penetrar la piel. Nos aproximamos al aparcadero para dejar el coche a un lado del edificio, había muchos carros que llegaban con nosotros, por lo que se hacía algo lento ese ingreso. Nicom sonreía y ya del asiento veía como su cuerpo se mecía suavemente al ritmo de la música que superaba la aislación del coche. Le veía muy feliz, le mire mientras esperábamos nuestro turno de entrar, de la manera como miraba el entorno y lo entusiasmada que ella está, volvió a ser tan chispeante en ese momento, que recordé como le veía. Luego de aparcar, nos bajamos rápidamente, ella me tomó de la mano y nos fuimos pronto a formar parte de la fila de acceso que si bien no era abismante, no dejaba de demostrar la popularidad del lugar. Me comentó lo bueno que es estar ahí, que le encanta la música que colocan y que espera bailar hasta que los pies no se lo permitan. Me insistió que no admitirá escusas para parar, porque está con muchas energías y hoy quiere sentirse llena de vida; yo le dije que le acompañaría, estaba demostrado, que negarme ante esos ojitos, no había manera. Pronto fue nuestro turno de acceder y como pasó en otros lados, no entregarían las pulseras azules VIP, sin embargo y a consecuencia de querer tener un pasar como cualquiera, renuncie a ello, lo que trajo un respiro a Nicom, que me sonrió orgullosa de mi decisión. A pocos pasos más, el portal nos recibió con su música y luces que nos tragó como si fuese alguna animal que tendido, deja su hocico abierto a que entremos y nos devore. Dentro la música estaba muy alta y tal como en otros locales, teníamos que elevar la voz y acércanos para oírnos al conversar. Estábamos próximos a la barra, donde por su ubicación, el ruido parecía atenuarse lo suficiente para no tener que hablar fuerte para hablar. Pedimos algo de beber, agua soda y para mi algo de bebida con un toque suave de alcohol; mire a Nicom mientras bebí el primer sorbo, se veía muy entusiasmada y miraba a todos lados como si no quisiera perder detalle alguno. -Deben andar los chicos por aquí, ¿te importa si los buscamos?- -Claro ¡lo que usted quiera!- le respondí. Y seguido de algunos empujones involuntarios y de encandilarse un poco con las luces de colores que recorrían las cabezas de los asistentes en el barrido que terminaba sobre las paredes y que retornaba en un ir y venir, Nicom reconoció a una de las amigas, la ubicó llamando nuestra atención agitando su mano en alto para que le viésemos en el rincón donde estaba el grupo. Nos hicimos así cercanos a la pista de baile y de adueñarnos de ella con mucha energía y ganas, así fue de igual manera, que con el paso de las horas, habíamos dejado definitivamente atrás todo estos malos ratos pasados y nos encontrábamos disfrutando intensamente de esta fiesta. Bailamos mucho, realmente hasta que sudamos y los pies nos pedían pausar, fue entonces que Nicom me ha pedido algo de agua, momento que aprovecharía de mojarme la cara e ir al baño, mientras ella se quedó en la pista entre el grupo de sus amigos que inagotables se movían con la misma energía que al empezar. Me acerqué a otra de las barra que estaba a cercana a la pista, sobre una tarima que la elevaba del resto; ahí pedí una botella de agua para ella y otra de gaseosa para mí, me quedé de pie un rato mientras esperaba que trajeran las bebidas, miraba a la pista donde estaban ellos, viendo como mi dulce Nicom se entregaba al placer de los acordes y el ritmo con alegría y ganas, pronto una voz femenina atendió mi pedido, una voz que me llamo por mi nombre. -Bradco- escuché una voz de mujer cerca de mi oído.- Parece que te había tragado las arenas de los desiertos de Halcyon- me exclamo bromeando. Al voltearme, vi que era una hermosa muchacha que traía en sus manos las botellas heladas de las bebidas que dejo sobre el mesón. Yo traté de reconocerle, aunque como me ha pasado en otras ocasiones, no tenía la menor idea de quién es, sin embargo parecía ser amable y sus sonrisa me decía que le conocía en mejores términos también. Ella se apoyó sobre la barra, sus ojos claros se clavaron en los míos y con sensualidad, acomodo su rubia cabellera dejando ver su cuello y su oreja. -Hola, hola….Sie.- le dije leyendo disimuladamente bajando solo los ojos y ver la chapita que llevaba en su pecho que tenía su nombre grabado. Ella se percató de ese movimiento que hice e hizo una risa sutil, algo incrédula. -No ha pasado mucho tiempo, ¿te costó recordarme?- -Perdóname.- le respondí.- No quiero ofenderte por mi falta de prolijidad y fragilidad en la memoria.- dije -Bueno, ¿pero de cuando tan educado para hablar?-dijo extrañada.- Está bien que sé que no eres un modelo muy monógamo a seguir, pero que educado estás, ¿cuándo te has disculpado antes?- dijo. -Mira lamento si no te recuerdo, he tenido un problema médico y una amnesia que me trae solo problemas: no sé si hice alguna estupidez o dejé algún cabo suelto, te ruego que me disculpes, sinceramente pero hoy es un día especial para mí, no quiero discutir con nadie.- le expliqué tratando de anticiparme a alguna estupidez que dejé. -Bradco ¿eres tu realmente?- me dijo mirándome con detención.- ¿No puedo creer lo que dices, ¿qué pasó?, que te has convertido a alguna religión o algo?- me preguntó riéndonos y haciendo más relajada esta conversación.- No te alarmes, no me dejaste esperando para casarnos.- continuo riéndome de la broma.- Claro que me dejaste embarazada.- continuó seriamente. A mí me vino un apretón en la tripa, donde el colon sumaba la reacción a la angustia de lo que oía.- ¡Relájate hombre!- me dijo dándome un suave golpe en el pecho con la palma de la mano.-¡Es broma!, fue un buen intento, estuvo bueno para mi.- me dijo llevando su vista al techo, haciendo recuerdos que tal vez dibujaba ahí sobre alguna historia que tuvimos en común.-¿Cómo estás ahora?, ¡pero qué cambio Bradco!, ¿quién es la culpable?.- -Es alguien muy especial.-le respondí sincerándome ante alguien que lo había notado de entrada.- Ella es muy especial en verdad.- -¡No puedo creer lo que escucho!- respondió mirándome sería. -¡Te enamoraste Bradco!- me respondió sorprendiéndome. Yo le quedé mirando ante lo que declaraba, como si en realidad no lo supiese y me revelara una verdad que estaba sucediendo; me estaba enamorando de Nicom, hermosa y profundamente, lo que estaba sintiendo no es nada más que solo amor. -Sí…- le respondí sonriéndome de esta realidad.-Si tienes razón, me estoy enamorando.- -¿Quién es esa mujer que cambio a este vago perdido?- exclamó mirando a todos lados. -Es ella...- le dije apuntando al fondo donde entre las luces y el tumulto, veía su silueta moverse sensualmente. -Es muy linda.- me respondió mirándole unos segundos. -Sí.- le confirmé dándole una mirada más.- Y sabes, estoy muy feliz, como no me había sentido en mucho tiempo!- le ratifiqué.-…Lo siento, contándote estas cosas, discúlpame estas ocupada en otras asuntos!- -No te preocupes.- me respondió.- Se ve que eres otro...- me confirmó moviendo la cabeza positivamente.- ¿Pero sabes que galán? -dijo.- Parece que alguien más también se interesa que le cambien su vida.- continuó señalándome con los labios, detrás de mí donde estaba el grupo. Me di vuelta rápidamente y le busque entre los colores y reflejos de la iluminación; a lo lejos, de pie, estaba alguien con ella, le hablaba de muy cerca, movía las manos y ella permanecía quieta con la mirada al piso rodeada de sus amigos que les observaban; AL ponerle más atención no podía creerlo: es G. No dude en salir de inmediato en su búsqueda, abriéndome paso entre la gente, que parecía incrementarse y dificultar mi llegada a ella, pero esta vez no dejaría que aquel sujeto le deprimiera con que sabe qué argumentos, fue así que apure el paso, porque quería llegar a su lado y nada me lo impediría. Nicom me vio llegar, vi que giró la cabeza en el sentido que venía y aunque no le veía bien, creí ver en la expresión de sus ojos, que estos esperaban por mí llegada. -¿Nicom, que sucede?- le dije. Luego, voltee a mirar al sujeto con intencional molestia. - ¿Qué quieres aquí?- Pregunté colocándome delante de ella enfrentando al sujeto. - ¡El asunto es con ella! - me respondió.- Nada personal, ¡pero aquí nadie te llamó!- continuó el tipo que me superaba bastante en altura y contextura. -¡Vamos G!, ¡déjate de tonterías!- le dijo ella. -Nico, necesito que hablemos.- le insistió.- He cambiado, de verdad, sabes que te quiero…- -Muy bonito todo eso, pero verás, ella está ahora conmigo...- -¡No te metas imbécil y cállate antes que te rompa la cara!- me increpó. -Ya veo que estas más sereno, menudo cambio.- le dije sarcásticamente. - ¿Y este cavernario fue tu novio?- le pregunte a ella extrañado. -Bradco, solo marchémonos, ¿quieres?- me dijo llevándome del brazo. -¡Yo necesito hablar contigo!- le dijo parándose frente a ella. -G, no es el momento, por favor…- le respondió Nicom nerviosa. -Ya le oíste, déjala en paz.- le insistí llevándomela de la mano, pasando por su lado. El sujeto se interpuso, le soltó de mi mano y me envió al piso de un golpe en la cara. -¡No ella no se va contigo!- -¡Por favor, no peleen!- En ese momento, la gente que notó lo que estaba pasando nos hizo algunos espacios que nos rodearon y que me permitieron ver cómo le insistía a Nicom que parecía no poder con ello. Quedé algo atontado con el golpe, pero me pude colocar de pie. Ella se me acercó y me miró el labio que me ardía y que sangraba un poco. -¿Qué haces Nico?, ¡deja a ese imbécil!- le dijo él tomándole del brazo para alejarla de mí. Fue ese acto lo necesario que gatilló en mi la furia ; me levanté, lo empujé para separarlo del grupo al tiempo que le empecé a golpear de una forma que no me explico, pero que no le di oportunidad alguna de responder, luego cayó, me enceguecí en esto, me trataron de contener los amigos de Nicom, pero me detuve cuando ella me gritó: -¡Bradco! ¡Déjalo! ¡Déjalo!- Fue la única voz que escuché y me hizo reaccionar. Miré a mi alrededor y ya muchos nos observaban, veía sus rostros entre los haces de luz que se movían en la pista. Nicom me miraba espantada, con los ojos llenos de lágrimas, no lo podía creer, estiré mis manos, pero tenían sangre en los nudillos. -…Bradco… ¡¿Qué haces?!- -Solo te defiendo…- le dije en tanto ella se acercó a G, que se levantaba del piso, escupiendo sangre. -…G…Por el Creador.- le decía mirando cómo le sangraba del labio y de la nariz. Él algo le murmuró, supuse que le decía que estaba bien.- ¡No necesito que ninguno de ustedes dos me defienda, yo sé arreglármelas muy bien!- -¡Yo sé quién eres...!- me replicó G.- ¡Esa pose tuya, esa amabilidad, ese carisma, pudiste convencerla a ella a sus amigos, pero yo sé quién eres en verdad!- me gritó. -¡Eres una mierda!, ¡¿Cómo te atreviste a mentirle a mi novia?!- siguió en momentos que ya mucha gente nos rodeaba y murmuraba. -No soy tu novia G…- -¡Pero volverá a ser así!,¡Me la jugaré al cien!- -G, te lo ruego, no quiero más alboroto, hablemos otro día…- -¡No Nico!, ¡No!- le dijo callándole. -¡Este tipo es un mafioso, es un desgraciado que vive haciéndose el lindo con chicas para incluirlas en sus porquerías!- -¡¿Qué estás haciendo?! ¡¿Ahora eres la victima?!- reclamé. -¡Estoy haciendo lo que sea para recuperar a la mujer que amo!- me gritó apuntándome con el dedo. -¡Eso debiste hacerlo antes, cuando estabas con Nicom!- le respondí molesto.-¡Ahora es tarde para buenas intenciones!- G me miró en silencio.-¡La dejaste, ahora soy yo quien me ocupo de jugármela!- -¡Te partiré la cara!- -¡Me sobran ganas también!- Le dije sin prestarle atención, insistiendo en estirar la mano para llevarme a Nicom la que me miraba confundida. -¡No lo hagas Nico!- le decía mirándole. -¡Deja de llamarla así, que no es un hombre!, ¡se llama Nicom maldito idiota!- le dije regresando la furia. -¿Le contaste que haces material pornográfico? ¿Y que en esas fiestas también traficas?- me decía colocando su mano frente a ella evitando que me acercara.- ¿No sabias que Bradco es conocido por eso?, ¿de quién crees que se rodea? ¿Quién le saluda o le llama?- -Yo estoy fuera hace mucho.- le dije dando otro paso más para que ella tomara mi mano. –...Cariño mío, ya ven conmigo por favor.- -¡Estas mintiendo! Y todo el mundo aquí lo sabe…- -Nicom, por favor, solo toma mi mano y larguémonos de aquí.- pero ella nos miraba confundida y no reaccionaba. -¡Todo el mundo aquí sabe que te hicieron una “quitada” hace un par de semanas!- me gritó, ya trayendo consigo la atención de la mayoría que están aquí. En ese momento la música bajó de intensidad, en respuesta de que algo estaba pasando. Yo la miré a ella, sabemos que es verdad y fue imposible no traer lo que pasamos ese día. – ¡..Y a ella, le apuntaron a la cabeza por tu culpa!- gritó a todo el mundo, devolviendo más de una expresión de asombro, sobre todo de sus amigos que no tenían idea de lo que había pasado. Ella miró espantada, le volvió la angustia de ese día y en parte la vergüenza de omitir a sus amigos lo que le sucedió, ella bajo la mirada y se largó a llorar. Un par de sus amigas, se acercaron y abrazaron a Nicom conteniéndola. -¿Pensaste que nadie se enteraría?- me dijo acercándose. -¡Eres un maldito drogadicto y un traficante!- me gritó en la cara. La gente nos miraba, lo hacía acusándome, se acercaron, ya varios tenían su bipers grabándonos, como si quisieran hacer a un más popular y masivo los detalles. -¡No dejaré que te quedes con ella! ¡Yo la amo y la protegeré siempre!- me increpó, en tanto la multitud curiosa nos estrechaba más a medida que G se aproximaba a mí. Yo sentí un coraje interno, el mismo coraje con el que hace un rato le di esa paliza, la misma furia con la que volvería a remeter contra él. -¡No se admiten peleas!- se escuchó la voz por los parlantes de un tipo de seguridad.-¡Deben abandonar el recinto!, serán escoltados por la seguridad del local!- -¡Estas acabado imbécil!- me dijo G. -Eres un maldito y hablas demasiado ¿lo sabías?- -No…-escuchamos una voz que venía detrás de él-…!El boca suelta eres tu imbécil!- le dijo haciendo algún movimiento con su mano detrás de él mientras no me quito esa perversa mirada de mí: Mags estaba aquí. G se inclinó de lado con un profundo dolor que lo doblego al piso de rodillas, el otro tipo se acercó dando un paso largo sobre él y me habló: -Así es como nos cuidábamos.- luego me dio una palmada en el hombro, retrocedió donde G que permanecía de rodillas quejándose y le empujo con violencia usando el pie sobre su espalda, dejándolo tendido en el piso. En ese momento, se escucharon los gritos e inicio la estampida de la gente. En el piso, G con una navaja enterrada en su espalda, la cual desclavó, le envolvió en un pañuelo y se sumergió entre la multitud para perderse. Nicom corrió junto a sus amigos a ver a G que permanecía tirado, la seguridad llegó también y se armó algún operativo, me redujeron entre varios, otros asistieron a G, que estaba consiente pero en mal estado yo la llamé y ella me miró con pena y decepción, lloraba al ver lo sucedido y como estaba su ex herido. Después se colocó de pie, se acercó a mí y me bofeteó con furia, luego me dio unos golpes con sus manos empuñadas sobre mi pecho antes que otro guardia me la quitase de encima. -¡¿Cómo pudiste hacer algo así?! – me gritó. - ¡Casi lo matas! ¡Y traes con nosotros a ese mafioso que me apunta con su arma! ¡Ese fue el tipo que me iba a matar!¡¿Qué ya lo olvidaste?! ¡Ése que ha venido a defenderte!, ¡Cobarde!, ¡Mentiroso!, ¡te odio Bradco!- me gritó soltándose del tipo que la contenía, para volverse donde G. -Tenemos un problema de seguridad…- escuche decir a un guardia mirándome. -¡Llama a la PHE y una ambulancia, tenemos un herido grave!-decía.- ¡Si, tenemos un herido por arma blanca, hay que llevarlo rápido…de acuerdo hay espacio en el frente, despejaremos, que aterrice ahí!- Desde el lugar donde me confinaron, no pude ver muchos detalles, una especie de cuarto de aislamiento ubicada en el segundo piso, sin nada dentro, solo los que una pequeña ventanilla que daba a la calle me dejo ver cuando llegó un cuadroptero de la asistencia médica y se llevó a G y con él se fue también Nicom. A mí me llevó la PHE a la tenencia local, donde terminé el resto de la noche dentro de un calabozo con otros. ----------------------------------------------------------0 ---------------------------------------------------------------- Tuve que declarar ante uno de los policías de turno, no pude explayarme demasiado, desafortunadamente, tengo que hacer que ese loco de Mags no es una persona con la cual tenga vinculo, solo dije que fue un mal entendido e intervino un sujeto que según yo, se dejó llevar por su propia cuenta. Aun así, el cargo por desorden y peleas hecho por la empresa dueña del local, me ha dejado preso aquí hasta la resolución de algún juez el lunes. Claramente, me dejaron sin bíper como para poder ubicar a alguien que supiera de Nicom y la llamada que tenía a mi favor, la usé para ubicar a Ronas, que por desgracia no atendió, dejándome la alternativa de un mensaje que quien sabe cuándo le oirá. No pegué un ojo, a diferencia de los otros tres que comparto la celda, no sé qué estará pasando, no sé qué piensa y no puedo olvidar sus palabras despreciándome. Tuve que declarar ante uno de los policías de turno, no pude explayarme demasiado, desafortunadamente, tengo que hacer que ese loco de Mags no es una persona con la cual tenga vinculo, solo dije que fue un mal entendido e intervino un sujeto que según yo, se dejó llevar por su propia cuenta. Aun así, el cargo por desorden y peleas hecho por la empresa dueña del local, me ha dejado preso aquí hasta la resolución de algún juez el lunes. Claramente, me dejaron sin biper como para poder ubicar a alguien que supiera de Nicom y la llamada que tenía a mi favor, la usé para ubicar a Ronas, que por desgracia no atendió, dejándome la alternativa de un mensaje que quien sabe cuándo le oirá. No pegué un ojo, a diferencia de los otros tres que comparto la celda, no sé qué estará pasando, no sé qué piensa y no puedo olvidar sus palabras despreciándome. -Debería haberte hecho caso, probablemente estaríamos riéndonos de alguna tontería, hubiéramos cenado algo rico y hasta haber hecho el amor.- Escuché un par de golpes en los barrotes que me despertaron de un salto; al mirar al frente, estaba un oficial de la PHE parado mirándome. -Bradco Evile…- dijo en voz alta.-Han pagado su fianza, acérquese para procedimiento de registro de salida.- Yo me aproximé enseguida. -¿Pero quién ha sido?- -No lo sé, pero alguien que se apiadó de verle aquí.- me respondió abriendo la celda con el contacto del HV en la cerradura. Luego del procedimiento de salida, donde me entregaron mis efectos personales, me llevaron por un pasillo que desembocaba al hall principal donde un rostro familiar aguardaba. -!¿En que mierda te has metido?!- -Si, también me da gusto de verte, gracias Ronas, te debo una grande…- -Mira, ahórrate eso, que el dinero de la fianza me lo tienes que devolver.- -Si por supuesto.- le confirmé.-Solo necesito un baño y dormir un rato.- -Eso no podrá ser.- me interrumpió.- En una hora más vendrá uno de los ingenieros jefe de HV a hablar contigo.- -¡No puedo ser!- -Así es, esto ya pasa a ser asunto del reino, por la famosa Ley Haduf que estás siendo cuestionado, por hacerte el lindo con tu amiguita estas a punto de de ser enjuiciado.- -¿Tengo opciones?- -Ninguna, más que ir.- -Con esta facha…- le dije mirando la informalidad. -Si no llegas eso dará igual.-me dijo.- Tenemos que irnos ya.- Nos fuimos en su carro, manejó con agilidad y se dirigió en alta velocidad para llegar pronto a la planta. -¿Qué es lo que hiciste?- me preguntó mientras manejaba. -Una estupidez inimaginable.- -Si claro, ¿para caer preso?- -Necesito saber de Nicom.- -Ya, me imagino que algo tiene que ver esa niñita.- -Ronas, ¿tienes cómo saber de ella?- -¿Qué sucedió?- -Es una historia muy larga, no la creerás, pero en resumen, me peleé con su ex, le apuñalaron, ella me culpa y no querrá volverme a ver.- -Ya, sí que haces intensos tus fines de semana.- -Por favor, averigua cómo está.- -Veré que puedo hacer, no te prometo nada.- respondió.- Ahora concéntrate en lo que sucederá.- -¿Qué quiere el tipo ese?- -Es una de las más altas autoridades técnicas de Shpere Inc.- me contó.- Este tipo investiga los casos complejos de núcleos HV.- prosiguió.- Supongo que hiciste algo extraordinario como para que se tomen la molestia de mandar a este sujeto a entrevistarte.- -…No lo sé…- -Pues algo hiciste y está avalada por la ley esa, así que no te puedes negar.- -Espero que solo sea algo de rutina…- -Eso espero también, aunque tienes un talento para problemas….- Definitivamente Ilunes empezó con dificultad, aún persisten los efectos de este estrés, también tengo ansiedad, por llegar y ver si puedo ir a verle, esperando que quiera hablar y buscando buenos argumentos para que cambie de parecer y quiera conversar, que no vea temor de estar conmigo, que yo le quiero de verdad. Pero fue utópico en verdad, ya que apenas coloqué un pie dentro de la oficina, me esperaban Johnours junto a otro sujeto que no tenía idea quien es, pero que lucía tan parco y desagradable como el mismo Johnours que lo presentó. -Bradco.- me dijo con su peculiar estilo de galán mafioso. - El Sr. Patrick, sénior administrador de Virtual Shpere Inc, por si no lo sabes, fabricante de HV para Halcyon, Erva y sus principales reinos.- concluyó con una breve introducción. El tipo hizo una sutil reverencia inclinando la cabeza mientras era presentado. Cuando le vi de cerca, creí reconocerle, de hecho su tés era muy blanca, parecía como si poca sangre le circulara o tuviera carencia de presión arterial, muy delgado, con una sobriedad intimidante, además de ese traje negro que los hace ver como si fuesen empleados de funeraria, con esa disposición y actitud oscura, como si fuese requisito para trabajar en ese rubro. Me tarde unos minutos en recordarle, pero pude traer ese momento, me lo había topado en la consulta del Dr. Savoy, era el sujeto que había salido de su despacho antes que yo ingresara. Me miró con sus ojos azules, seriamente me miro, dejo su abrigo reposando en el respaldo de mi silla y se dirigió a mí. -Parece que viene de otro lado…- me comentó al ver mi facha y el aspecto que señala el rastro de una pelea. - Creo que usted nos podrá ayudar con un pequeño inconveniente…- continuó con su plática. Nos ubicamos en una de las salas de reuniones,. Una bastante grande, que en realidad superaba en mucho lo que requeríamos, pero que sin duda reflejaba también el grado de privacidad y relevancia que tendría esta reunión. Me invitaron a sentarme a un lado de la mesa, la que daba a los gigantes ventanales que a esa altura y posición dejaban ver en toda perspectiva, lo extenso de las instalaciones de Halcyon Foods. Johnours y este sujeto Patrick, se sentaron frente a mí, ceremoniosamente, éste nuevo personaje, dejo su portafolios sobre la cubierta de la mesa y desde dentro, sacó una carpeta que dejo sobre la mesa y un lápiz que dispuso perfectamente alineados y en paralelo frente a él. Johnours me miraba sin pestañar ni moverse, Ronas, al otro lado y separado por una silla más, miraba nervioso sin decir ni hacer nada más que mirar al resto de reojo. Nadie hablo por unos segundos, Ronas golpeaba suavemente el borde de la mesa con los dedos, hasta que la mirada intimidante de este sujeto le hizo cesar. -Bradco, veamos.- me dijo mirando una carpeta que contenía unos impresos.-…Cuarenta y dos años, estudios superiores, buenos puestos en Halcyon sur y Norte, buenas calificaciones, pero no muy buena reputación ciudadana.- me decía levantando las cejas.-Parece que tienes algunos reclamos de vecinos y algunos problemas con denuncia por ruidos molestos y desorden...- leía de otras hojas que saco de esa carpeta. -Supongo que no venimos a hablar de mi currículo...- dije, teniendo de respuesta la clavada mirada de él en mí. -Claro que no...- respondió ordenando estas hojas y dejándolas a un lado.- vengo por esto...- dijo deslizando unas hojas que se abrieron como abanico sobre la suave superficie de la mesa quedando expuestos ante mis ojos.- Quiero que me explique lo del Reino de Moggios...- continuo leyendo el nombre que tenía en una de sus notas. -No se dé que habla.- respondí viendo una descripción técnica de un Reino de Halcyon que tenía ese nombre y que por lo que se podía ver, le daban un carácter de ser una completa realidad. -Bradco, escúcheme.- dijo sin alterarse.- Lo que sea que pase dentro del HV y que tenga alguna relevancia en éste me enteraré, de eso se trata mi cargo.-se explicaba pacientemente.- El color original de esta planta se lo restaure yo nuevamente, la estabilidad y la operatividad, fue un trabajo arduo de mi equipo.- se explicaba mirándome fijamente.- Muy caro por lo demás y no fue fácil hacerle comprender al Virrey de esta zona, que su autoridad máxima y superior sobre todas las cosas, no tenía valor alguno ni jurisdicción sobre –ese otro reino- ya que tenía que ser alguna autoridad de este supuesto reino burbujeante, quien tendría estas facultades.- se explicaba.- Y créame que decir Moggios, no me viene a nada.- continuó molesto. - Ahora, Bradco, si miras las hojas de tu derecha verás algunas misivas enviadas.- me dijo señalando las hojas frente a mí. Al tomarles, vi la referencia del “de”, indicando -Plebeyo- y de “destinatario” a la –Princesa de los Moggios-, el asunto de cada una de las muchas misivas estaba también claro, sin embargo el contenido de cada una de ellas, tenía una leyenda entre un par de asteriscos: **Decodificación no permitida** Revise cada una y todas estaban en las mismas condiciones. -Tengo la certeza que eres tú y esa otra empleada…- -Nicom…- le sopló Johnours. -Lo lamento, pero yo estoy bloqueado, ya me cayó el peso de la ley por escribir un par de tontas misivas.- le expliqué. –No es posible que yo sea quien busca.- -No fue una misiva corriente.- intervino.- Quien logró esto es una persona inesperadamente creativa…-hablaba en tanto revisaba otros documentos.- Aun no sé cómo, no es una tarea de principiantes, pero es posible que tenga un talento que no ha compartido.- -Es una pena que se desperdicié, ojalá pudiera tener una parte de eso siquiera, tendría un cargo mejor, no sé, como el de Ronas por ejemplo…- -Claro, seguro que es así.- -No sé cómo ayudarle con misivas en blanco.-pregunté mostrando un par de hojas.- ¿De esto quiere hablarme?- -En realidad no están en blanco.- aseveró.- Aún no podemos abrir su contenido, por ser de otro “reino”, sin embargo es cosa de tiempo.- me explicó retirando las hojas y dejándoles frente de él.- Ahora dígame.- dijo mirándome fijamente.- ¿Es usted el Plebeyo mencionado ahí?-. Los asistentes a esa reunión se quedaron en silencio en espera de lo que dijese. Yo me tomé una pausa y reflexioné. -Pues técnicamente, si, yo lo soy.- le respondí viendo la cara de sombro de Johnours y Ronas, el otro sujeto en cambio, no se inmuto, tampoco realizo acto que no sea mirarme fijamente.- Soy plebeyo como todos los de aquí, debemos ser unos mil seiscientos o setecientos tal vez, todo el tiempo me lo dicen y me lo recuerdan…- -¡Suficiente!- exclamo haciéndome callar.-¡Esto no es una broma!- reclamó golpeando la mesa con el puño.- ¿No sabe lo que ha significado modificar el comportamiento del núcleo de un HV?- me pregunto subiendo la voz.- ¿Un organismo híbrido que controla lo que se hace aquí y en todas parte, en conjunto a otros pares? ¿Tecnología cuántica?,! no creo que tenga la capacidad ni de imaginarlo Sr. Bradco!.- exclamo.- ¡Esto es mucho más grave de lo que veo que pueda entender!- continuó colocándose de pie afirmado por sus manos sobre la mesa e inclinándose a mi.- ¡Lo que hace cada día, que se encienda la luz, el Biper, ver Hipervisión, el que el sanitario se ocupe de evacuar sus desechos, todo se hace cargo esto, no se puede jugar con ello!- me reclamo alterado.- ¡Ahora, dígame quién y cómo lo hizo, si es usted el llamado Plebeyo y la identidad de la denominada Princesa e los Moggios!.- exclamo. Yo me quede en silencio un momento, le quede mirando y respondí. -Conozco a la princesa…- dije viendo nuevamente la reacción de sorpresa de Johnours que se limitó a mirar al otro tipo para ver cómo reaccionaría al ver que revelaría su nombre y a Ronas que en tanto, se tapó la cara con las manos..- Para serle sincero.- continúe.- Conozco a muchas princesas, increíbles, ahora, seguramente estaba tan ebrio o drogado que no recuerdo el nombre de todas, pero hay mucho material en la red y es cosa de verles y pueden reconocerlas, bueno puede que ya los hayan visto, en fin, pero puedo recordarles...- me explicaba viendo como el sujeto se ruborizaba de furia y empuñaba las manos. -…Incluso si hubiese alguno de ustedes estado en alguna de ellas ni siquiera lo podría asegurar!- le respondí mirándoles y terminando mi vista y sonrisa sarcástica sobre Ronas que bajo la cabeza nerviosamente. -Entiendo...- dijo el tipo serenándose y tomando asiento nuevamente.-Veo que usted no podrá ayudarnos, pero le diré algo Bradco.- me dijo haciendo una reflexión.- Quien este en esto, no sabe en lo que se ha metido, porque esto es un delito federal y es castigado severamente...- explicaba.- quien salga de esto culpable, pasara una larga temporada trabajando en las latitudes extrema del Halcyon, donde los días duran muchos meses, así como las noches, temperaturas extremas y trabajos al estado por un par de décadas…claro, eso si es que no coopera con despejar esto que sucede y con ello es posible que las latitudes se acerquen un poco más a donde estamos..- termino reflexivo y sarcástico. -¡Pues, espero que puedan dar con los culpables y suerte con ello, que es por Halcyon!.- respondí.- Ahora, si me disculpan, tengo que hacer y mi jefe, aunque este aquí, es muy estricto y no tolera retrasos…- me expliqué colocándome de pie para marcharme. -¡Esto no ha terminado aquí!- me interrumpió el sujeto.-..Llegaré a saber la identidad de quien está detrás, eso lo verá y tendré acceso a todo lo de ese reino tiene; misivas, mensajería, fotos, videos, todo, incluso los lugares que frecuentan y las veces que se fueron a la cama; esta fue su oportunidad Plebeyo Bradco, y la desperdicio.- se explicó en tono calmado pero amenazante en tanto guardaba los papeles dejados sobre la meza en perfecto orden y posición.- Que tenga buen día Bradco.- terminó colocándose de pie, seguido por los otros dos sujetos. -¿Qué se supone que fue eso?- preguntó Ronas ya estando solo conmigo. -Sacar verdades de mentiras.- -¿Tienes que ver con esto en verdad?- -Yo nada, soy solo un empleado más aquí. Solo uno más- Ronas me miró de re ojo. Luego de esa desagradable reunión y el dolor respectivo de estómago consiguiente, traté de hacerme un espacio para ir a ver a Nicom, desafortunadamente las cosas cuando vienen a mal, vienen todas juntas y se está haciendo eco; Ronas pudo averiguar que no se presentó a trabajar, que ha dado una razón personal que no puede saber, fue todo lo que logró averiguar, del resto solo problemas y dificultades que se encargaron de hacer de este Ilunes devastador para mí. El periodo de esta semana no ha sido para nada fácil; sumado al problema que tengo con ella, Johnours se ha empeñado en hacerme las cosas aún más complejas y cada ciertos días, como por recomendación de ese otro sujeto; me sita a reuniones rápidas, donde insiste sobre mismos tópicos y preguntas, haciendo hincapié en nueva documentación que se está abriendo del Reino de los Moggios, pero que sin más, son solo mas registros de misivas, que solo tienen el destinatario y en la mayoría de los casos bloqueado incluyendo el asunto. Solo conjuga con las fechas y me insiste con absurdas conclusiones que pueden hacer coincidir con algún momento de ausencia o presencia mía en determinados lugares. Sin embargo aunque intenta presentarle como evidencia firme e irrefutable, es por donde se mire frágil y débil, carente de la consistencia necesaria para darle unión a los eslabones que puedan relacionarme o bien que puedan tener alguna implicancia en Nicom; es entonces así, que solo le escucho sin decir nada, mientras mi mente está lejos, más allá, pensando solo en ella y en el momento que podamos hablar. Un par de días después, fui a su oficina, pero ella no está, Inis me recibió algo incomoda, me ha contado a modo de reserva que Nicom ha pedido unos días adelantado de sus vacaciones, que no sabe nada más. Sé que sabe, pero se mantuvo en reserva, prefirió no meterse entre este problema, solo me reiteró el motivo por cual ella se ausenta. No escatime en esfuerzos por saber o llegar a ella de alguna forma, aunque la situación aquí para mí se ha vuelto tensa y a pesar de que inicialmente Johnours y ese tipo Patrick solo daban palos de ciegos, con los días se han empezado a revelar algunos detalles sobre misivas e interacciones en que he participado junto a Nicom, puede que aún no son del todo concluyentes, han logrado definir horas y fechas y estas se han comparado con nuestra permanencia y con los registros del sistema de video vigilancia: por ahora me pueden culpar de fugarme para verle, pero la supuesta alteración de su HV eso es ya otro tema y no tiene argumento y no hay suficiente peso en la acusación para hacer uso de Ley Haduf, donde sería cuestionado e incluso culpado de cargos al tener relaciones sentimentales entre el personal de una instalación del gobierno o que sea proveedora de este organismo como es la gran parte de las plantas de esta zona y que con ello, pusiera en riesgo la seguridad, la integridad y la operación de la misma, argumentos ya memorizados de tantas veces que el imbécil de Johnours me las repetía; esta famosa ley, solo ha traído pesares a quien se le ha aplicado, sea esto en justa o exagerada medida, pero vivirlo, esto ha sido agobiante. A pesar de que no niego que siento presión por esta persecución que se me hace, ya se me ha venido para anestesiarme de los nervios cuando veo a ese par o a alguno de ellos venir o llamarme, creo que lo hacen con el fin de que hable por cansancio, me imagino que les piden resultados, puesto que en varias oportunidades, mientras nos -reunimos-, le llaman a su Biper donde él se aleja y se pasea de un lado a otro, dando explicaciones de las anomalías y temas técnicos que no entiendo pero que suenan complejos, en tanto yo estoy también en mi mundo, puesto que no me interesa lo que suceda con el resto de las cosas y con esta planta, yo estoy más allá, pensando, recordando, resolviendo que hacer, donde encontrarle, necesito que hablemos, ya es tiempo de que lo hagamos, necesito escucharla y mientras Johnours me replica y argumenta, yo escucho la voz de ella sobreponerse a cualquier ruido y a las estupideces que este tipo exclama. He insistido de contactarme con ella y ha sido para mal, ya que no responde por ningún medio y ahora con esta redada que vivo a diario, se hace complejo encontrar indicios de ella. También fui a su departamento, pero nunca le encuentro, incluso al hospital donde está G, pero solo recibí el rechazo del grupo cercano de sus amistades que me rodeó y me obligó a salir, no pude ver a Nicom, ni siquiera sé si estaría ahí, solo recibí los reparos y la escolta de la guardia del recinto para sacarme. Ahora me siento como un extraño, como si fuese alguna enfermedad o un tumor del que nadie quiere saber y solo extirparle. Las redes sociales han mostrados algunos indicios de lo que puede suceder con Nicom, ya que al verle en su perfil de Facelook, siguen los comentarios en la lista de novedades donde ella agradece el apoyo por la recuperación de G y las visitas que los amigos y conocidos que ha tenido en el hospital, algunas fotos con todos, en tanto él, ya ha respondido por su cuenta sobre lo mismo, pero desafortunadamente ya no estoy dentro de sus amistades, por lo que solo puedo ver lo que es público. Pronto se agotaron los contactos por terceros ya que finalmente me han sacado de sus listas de conocidos y a poco tiempo, me han aislado de saber de nuevas. Lo último relevante que supe, fue atreves de su amigo Rare, quien fue inesperadamente el único que me respondía el Biper, aunque fuese solo en el modo de conversación vía mensajería instantánea, me enteré que ella está bien dentro de todo, que no me ha mencionado más desde aquel día y que evita hacerlo por lo demás, también me contó que se le ve en forma frecuente, en realidad a diario a visitar a G que ha sido sometido a un par de intervenciones más de microcirugía para reparar el daño muscular y otras cosas afines, noticia por lo demás que fue dolorosa de saber, pues ahí coincidieron las piezas faltantes de sus ausencias al enterarme donde va en esos día de permiso y donde cada día toma rumbo luego de salir del trabajo. Pero por mala fortuna, después de un par de conversaciones más lejanas y escuetas, no me volvió a contestar, los nexos comunes desaparecieron y me han dado la espalda por completo y de un momento a otro, pasé de ser parte de su vida, a ser parte del problema. Otro Ilunes, sin mensajes en la terminal, sin misiva alguna de ella, solo espero y funciono bajo la reacción. Ronas me presiona y me empuja sobre los reporte a entregar, yo solo le escucho y acepto moviendo la cabeza para responder la propuesta de trabajo que me haga, no me responde de mala forma, no me insistió por Nicom como solía molestar, solo me mira, se conforma y me deja ir. Johnours me observa de lejos, se cruza de brazos e intenta apuñalarme con esa mirada aguda, yo paso por su lado y creo ya no temerle ni prestarle atención, solo siento que me sigue con la mirada en esto.; Sobre el viejo y pálido Patrick, no lo veo hace muchos días, me prometió que descubriría que sucede, pero las presiones de VirtualSphere Inc, por atender otros requerimiento tal vez de mayor urgencia que éste, han dejado en segunda prioridad por falta de sustentación. Aun así, no he bajado la guardia y he tratado de indagar más de mí en las redes y en otros sitios donde el buscador del HV me ha señalado que he sido mencionado o bien mi foto ha sido rotulada. Hay mucho material y se ve la tropa de idiotas a que pertenezco y que no se de nadie, exceptuando claro está a Mags, que se reitera como si fuese un gran amigo tal como lo mencionó. De todas maneras, está en evidencia que la misma historia de mi vida viene consigo esta ola de problemas a la que estoy sumergida, por consecuente, el no saber quién soy y que he hecho es mi punto débil. Pero sucedió que ese día ya no pude más y en la tarde sin meditarlo y sin excusa alguna, me levanté de mi escritorio y me dirigí al ala sur de Halcyon donde trabaja Nicom. Llegué pronto y no me detuve por nadie, solo me decidí partir allá y ahí me encontré, frente a la puerta de su despacho y no lo medité y no me pregunte si fuese bueno o malo, solo tomé la manilla, le giré y entré y me quedé ahí en la puerta, sosteniéndola a medio abrir y yo a medio entrar. La encontré sentada detrás de su escritorio, Inis estaba frente a ella y ambas me quedaron mirándome sorprendidas, se regresaron la mirada y ella tomo un cuaderno y su tableta y se marchó de ahí sin decir nada. Nicom le miró pidiéndole con un gesto evidente como si le suplicara que no le dejara sola, pero fue inútil, ella le respondió algo de igual forma, paso por delante mío, ingrese para darle paso y cerro detrás de si la puerta. Nos quedamos mirando unos segundos y ella luego evitó hacerlo dando un respiro extendido, me acerqué, cogí una silla y me senté delante de ella determinado a oírle de su boca que sucede. -¡¿Qué haces aquí?!- me preguntó seriamente. -Tenemos que hablar…- le respondí sentándome frente a ella. -¡Quiero que te largues ahora!- -¡No lo haré, aunque venga el mismo rey, no me muevo de aquí!- -¡Ya no hay nada que decir Bradco, lo sabes!- me reclamó. -Yo creo que si.-refuté.-No he tenido la oportunidad de al menos saber que pasó.- -¿Es broma verdad? ¿O traemos al mafioso ese para que te haga el resumen?- -¡Lo haremos si hace falta!- insistí.- ¿Qué sucede Nicom?- -Bradco escúchame...- -Créeme que lo lamento lo que pasó, pero ese idiota que apareció arruinó todo…- -¡Ese idiota que es tu amigo!- -Hablemos, solucionemos estos, verás que todo irá bien, te lo prometo!- -¡Bradco!-me interrumpió abruptamente.- ¡Sabes que debes resolver esos asuntos tuyos y el tema de tu memoria, los líos que estás metido, no quiero estar involucrada en eso!- -Lo sé, pero eso no debe ser razón para separarnos.-le dije acercándome a ella para quedar con los brazos sobre su escritorio.- Resolveré esto y no habrá nada que vuelva a interferir entre nosotros, pero no te rindas, por favor…-le decía en tanto tome sus manos para sostenerles entre las mías. Ella miró esto y sutilmente, les retiro deslizándoles y las dejo tras el escritorio descansándoles sobre su falda. -¿Por qué?- pregunté para sacarle la razón de su lejanía.-…Solo dilo de una vez y terminemos con esto, el hablarle nos hará muy bien, nos fortalecerá y…- - Volví con G…- respondió interviniendo, llevando consigo la mirada a fuera de lo que sucedía tras su ventana. Yo me quedé pasmado por unos segundos, tratando de digerir lo que me dijo. - No puedo creerlo….- Después me coloqué de pie y sentí un dolor profundo en el pecho que me cruzo de lado alado dirigido por la angustia y la ansiedad y una furia que no podía contener al escuchar aquello. -¿Qué pasó con eso que era asunto cerrado?-le pregunté molesto.- ¡¿Cómo puedes volver con ese imbécil?!- -Él ha cambiado, lo sé y le creo.- me respondió.- No es perfecto, pero hace el esfuerzo ¡y lo mejor de todo es que no me miente!- -¿Que pasó con nosotros?- -No hay un nosotros Bradco, fue una aventura y ya terminó...- Yo le quedé mirando sin capacidad de reacción inmediata, solo con la premura de una confesión que no quería ver materializada en algo que ya de antes mi corazón me alertaba como una remota posibilidad que hoy es tangible. -Ahora entiendo dónde iba a parar tu mente…- le dije.- Ya hace un tiempo que estabas hablando con G, ¿no es así?- -No espero que lo entiendas o que te guste la idea, pero es la verdad.- -Nicom…- pronuncié su nombre destruido por dentro. -…Sabes que te amo…- -¡Déjate de tonterías Bradco!- me respondió entre las lágrimas que empezaron a rodar por su mejilla.-…Ya no más.-me dijo.-…Yo te quiero, pero no eres la persona a quien amo y no lo vas a ser.- se explicaba secándose las lágrimas con una de las mangas de su blusa. -Nicom...cariño mío…- le dije con los ojos empapados. –Solo intentémoslo una vez más…- -Bradco.-me decía sollozando.- Vete ya…- Con esa frase, nos quedamos en silencio un par de segundos más, donde cada uno evitó mirar al otro, donde traté de sobreponerme a tal confesión que ella hacía, no fui capaz de sostenerle la mirada, sentí que se me inundaban los ojos también pero no lloré aunque por dentro me consumió la tristeza con la rapidez y voracidad que lo hace una hoja de papel que ha caído entre las llamas de una hoguera. Le miré por última vez, como si esperase una reversión a mi favor y un asomo de amor de ella para no terminar, pero entendí que no sucedería, me sentí muy mal, también estúpido, rozando la ingenuidad y ya a los años que llevo, no me deberían doler como lo hace. Me siento demasiado mal para decirle algo más y se hizo inútil ya redondear las ideas. Salí de su oficina cerrando la puerta tras de mí. Afuera me quedé apoyando la espalda en la pared contigua, suspire nuevamente para hacerme ánimo y digerir esto. Inis que llegó me miró comprendiendo; No pregunto de todas formas, solo dijo que el virrey estaba cerca, que me diera prisa por salir. Volví al otro lado, a mi oficina, cogí mi chaqueta y salí rumbo al aparcadero, escuche a Ronas preguntarme algo desde el pasillo tras de mí, pero yo no oía a nadie, solo caminé hasta tomar mi coche y largarme de la planta. Al día siguiente, llegué a la planta como siempre, aún me sentía muy mal, pero tenía trabajo y la vida no se detiene, al menos ya sé que sucede y que esperar, puede que sea mejor concentrarme en mi empleo y puede que no esté lejos de buscarme otro, este asunto terminó por podrirse. Pero por desgracia, las preocupaciones se incrementaron inesperadamente y el cuestionamiento pasó a un segundo plano, cuando el tráfico de la autopista se ralentizó por una congestión, porque cuando alcancé al tramo final donde entre un par de cerros ya podíamos ver la imponente planta de Halcyon Foods, esta me volvió a sorprender y como la oportunidad anterior, la gente se detuvo a un costado de la pista a mirar lo que se veía en esta: La planta completa luce un tétrico color negro en toda su infraestructura, dándole con eso, un incuestionable sombrío aspecto que no dejó indiferente a quien le viera. -!¿Pero, qué es lo que sucede con la planta de Halcyon Foods?!- Continuará….
×