Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Carolina Goic'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 6 results

  1. 10 Octubre 2018 Propuesta de ley del cáncer fijaría plazo para iniciar tratamiento: no más de dos semanas La senadora Carolina Goic (DC) se reunirá mañana con el ministro Gonzalo Blumel para solicitar que el Presidente Piñera cumpla el compromiso de apoyar este proyecto legislativo. La senadora y miembro de la Comisión de Salud del Senado, Carolina Goic, se reunirá mañana con el ministro de la Secretaria General de la Presidencia, Gonzalo Blumel, para entregarle la propuesta de Ley Nacional del Cáncer. La finalidad es que el proyecto de ley sea presentado en el Congreso a través del Ejecutivo. “El Presidente (Piñera) asumió un compromiso en campaña, no conmigo, no con la senadora, es un compromiso con miles de familias y pacientes que hoy día están enfrentando esta enfermedad, y le vamos a pedir que lo cumpla”, añadió la parlamentaria. Goic lidera un grupo de expertos que levanta la propuesta de “garantizar a todas las personas que tienen cáncer, que su enfermedad se aborde dependiendo de la etapa en la que estén”. Así, el proyecto pretende establecer tiempos de espera máximo desde el diagnóstico, para la atención de los distintos tipos de este mal. Sobre este punto, el cirujano jefe del hospital El Pino y uno de los expertos que acompaña a la senadora DC, Claudio Mora, quien además fue diagnosticado hace un año de padecer cáncer de páncreas, precisa que “el tiempo de espera no debería ser de más de una o dos semanas, en rigor, pero son plazos que probablemente habrá que definir más acotadamente en cada caso”. Otro que impulsa esta iniciativa es el exministro de Salud, Jorge Jiménez de la Jara, quien agrega que “la propuesta es tener una ley que de un marco que genere una institucionalidad y obligaciones para el Estado y los privados en materia de investigación, diagnóstico oportuno, prevención, adecuadas pesquisas, y tratamientos”. Por otra parte, se busca la creación de una red especializada de cáncer a lo largo de todo Chile, además de un programa para la prevención y el diagnóstico temprano de la enfermedad. Fuente: https://www.latercera.com/nacional/noticia/propuesta-ley-del-cancer-fijaria-plazo-iniciar-tratamiento-no-mas-dos-semanas/353733/
  2. 01 Abril 2018 Carolina Goic, senadora DC: “Nunca nadie del gobierno de Bachelet me dijo de frente que bajara mi candidatura” Sin rencores, pero tampoco con arrepentimiento. Así dice estar la ex abanderada DC tras la frustrada candidatura presidencial que desató una crisis en su partido. Tras meses de reflexión, sus cuentas son claras: no todos sus camaradas la apoyaron, el gobierno de Michelle Bachelet optó por restarse de la campaña y sus otrora socios decidieron ganar a costa de la DC. (NOTA: En página de fuente, se puede ver uno y varios videos) “No soy la misma de cuando partí la campaña”, asegura la senadora Carolina Goic (DC). Y, con la misma voz pausada, asegura que “valió la pena” levantar una opción en las pasadas elecciones presidenciales y romper la tradición de una candidatura única en el entonces oficialismo. Eso sí, sostiene que la responsabilidad de la derrota ante Sebastián Piñera debe ser compartida por varias partes. Y estas son sus cuentas. En lo que se llamó la Nueva Mayoría no hay dos voces: la elección presidencial se perdió frente a Piñera por la existencia de dos candidatos oficialistas. ¿Qué les dice a quienes sostienen esa idea? No comparto ni ese diagnóstico ni esa conclusión. Aquí hay una situación que se da desde antes, donde el tener dos candidaturas lo que buscaba como objetivo era ampliar el arco de representación. Lo dijimos siempre en campaña: si es que la elección se polarizaba y se izquierdizaba la propuesta frente a Sebastián Piñera, lo que hacíamos era darle ventaja. Si queríamos en esto representar una mayoría, lo que se necesitaba era ampliar. Y aquí hay una historia que tiene que ver no solamente con la definición de las candidaturas, sino que viene de antes en el gobierno, con un esfuerzo sistemático por ir reduciendo la injerencia de la DC y, por el otro lado, dar un peso más de miradas de izquierda, que desequilibraban finalmente lo que representábamos todos y que, finalmente, termina en lo que llevó a la pérdida del gobierno. ¿Y cuánta responsabilidad les cupo al gobierno y a la Presidenta Bachelet el no saber leer bien este diagnóstico que ustedes proponían? Hay responsabilidades del gobierno, sin duda. La Presidenta renunció a tener más injerencia como jefa de la coalición y esa fue una opción. Yo creo que en su momento se podía haber incidido mucho más o influido mucho más para que se generaran acuerdos. Cuando tienes partidos diversos, justamente en eso está su riqueza, lo que tienes que hacer si quieres ser coalición es permitir que todos ganen, un acuerdo en el que efectivamente todos ganen y no que unos ganen a costa de otros, que fue lo que pasó. Obtuvo el quinto lugar en las elecciones, un 5,88%. La DC fue golpeada, en particular, en la Cámara de Diputados, que bajo su representación a casi la mitad. ¿Valió la pena ir a primera vuelta? Sí, valió la pena. A quienes son críticos hoy día, los invito a hacer el análisis qué hubiera pasado si nosotros nos hubiéramos omitido. Hubiéramos retrocedido aun más en la incidencia de nuestro partido, no sé con qué cartas negociaban, eso es lo primero. Aquí más bien entiendo el ir a primera vuelta a pesar del resultado -que he sido muy clara en reconocer que no era el que queríamos-, siento que eso es el inicio de un camino para la DC. ¿No es justo plantear que en función de lo presidencial se sacrificó a la mitad de los parlamentarios DC? En eso faltó franqueza de los partidos, porque lo que ellos esperaban era que se bajara la candidatura presidencial para generar el acuerdo parlamentario. Ahí hubo mucha pequeñez en no entender la necesidad de levantar un discurso que fuera más moderado, porque si no ese electorado de gente que quiere cambios, pero que los quiere con gobernabilidad, con diálogo, con acuerdos, es un electorado que le dejamos a Sebastián Piñera. ¿Hubo algún momento en el que se arrepintió de ser candidata presidencial? No, no, nunca. Hay situaciones donde a algunos les faltó convicción, donde creo que hubiera sido más sincero decir no queremos candidaturas y no tener que responder en lo comunicacional siempre contra este fantasma de “la van a bajar, la van a negociar”, y creo que eso finalmente fue un costo para todos. Quien pensaba que con eso se salvaba creo que se equivocó, fue un costo para todos, fue un costo para el partido también. Yo hubiera esperado ahí mayor convicción, y hay distintos motivos por los cuales uno puede interpretar que no se viera. Pero no tengo duda de que yo representé el sentir de las bases democratacristianas. ¿Y qué ganó la DC? A mí me alegra mucho escuchar hoy día a mucha gente hablar de ética en política. Veíamos el otro día en Icare al ministro Chadwick, al ministro de Desarrollo Social. Ahí hay un tema que nosotros instalamos, y que lo instalamos no con criterio pequeño electoral, porque uno sabía que probablemente con eso no era, no ganábamos muchos votos en el corto plazo. Pero sí que en el largo plazo se hace el camino a la reconstrucción de la confianza de los ciudadanos en la política, que pasa por la buena política y darle contenido, además, a lo que significa la ética en política. Romper en la práctica con la Nueva Mayoría al decidir levantar una candidatura se intuye que fue una decisión dura. ¿Pudo conversar el tema con la entonces Presidenta Bachelet, se le adelantaron a la entonces mandataria cuál eran los planes suyos y de su partido? No voy a comentar conversaciones privadas, menos con la Presidenta de la República, pero sí te puedo decir que para mí la decisión de ser candidata tenía que ver con la convicción de que era necesario para poder mantenernos en el gobierno, para enfrentar en el buen sentido en el debate electoral a Sebastián Piñera. Y tenía esa convicción, y eso sí lo informé, lo comenté, lo compartí donde correspondía, en el momento que correspondía también. Muchos señalaron que desde el gobierno se hicieron muchos esfuerzos para evitar dos candidaturas oficialistas. A mí nunca nadie del gobierno me dijo derechamente o de frente mejor baja tu candidatura. Nadie. ¿Y qué le pasa cuando después la responsabilizan a usted de la división oficialista? Veo falta de autocrítica. Es muy fácil echarle la culpa a la DC o a una decisión, así como vimos la soledad en que dejaron a Alejandro Guillier después de la derrota. La autocrítica respecto de qué pasó con el PS y las decisiones que tomó su presidente, que impidió el acuerdo parlamentario o cómo se dio la bajada del Presidente Lagos, que estaba dispuesto en esta complicidad de darnos espacio en la carrera presidencial y las implicancias de eso. Puedo decir hoy día, que dije en el ámbito privado que si se baja el Presidente Lagos, no tenemos posibilidad de ir a una primaria, porque significa un cuadro donde son todos contra la DC y eso no era equilibrado, no nos permitía tener una propuesta donde todos aportáramos. ¿Hubo prescindencia del gobierno entre usted y Alejandro Guillier? Es muy difícil cuando todos los partidos de gobierno están detrás de un candidato y por otro lado hay solo uno. Pero en eso no esperaba que fuera distinto. No esperaba respaldo. Yo lo que hubiera esperado es la capacidad de con mayor decisión poner durante la campaña temas sobre la mesa. ¿Qué echó de menos? Por ejemplo, haber avanzado en la tramitación de la reforma previsional. El gobierno debió haber sido más activo para mostrar las diferencias que teníamos con la propuesta de la derecha en periodo de campaña. Y en ese tema estábamos todos juntos, teníamos un acuerdo. No entiendo por qué se perdieron meses preciosos de tramitación legislativa y que, además, equilibraba un sistema, haciendo un sistema mixto, respondía además a los adultos mayores que necesitan hoy día aumentar sus pensiones. O en la separación del Sename en la agenda de infancia, donde también podríamos haber mostrado que en temas prioritarios para la ciudadanía estábamos comprometidos y éramos capaces de trabajar. ¿Qué hubo ahí, exceso de celo del gobierno para evitar eventuales divisiones entre ustedes? Desconozco los motivos y puse dos ejemplos, en los que podíamos haber trabajado en forma muy unitaria que nos hubieran permitido, además, reconectar con las necesidades de la gente. ¿Le parece que existió favoritismo del gobierno a Guillier? No tiene mucho sentido hoy decir si hubo favoritismo o no. Claro, estaban la mayoría de los partidos de gobierno detrás y muchos que apostaron, además, a la continuidad. ¿Le tocó conversar con la Presidenta Bachelet tras su derrota? No, nos hemos encontrado en un par de actividades solamente. Es extraño que un Presidente no tenga un diálogo más fluido con sus candidatos… La Presidenta optó por jugar un rol, y no solo tiene que ver con las candidaturas, sino con la relación que hubo con los partidos políticos durante el gobierno, y que probablemente hubiera sido mucho mejor que estuvieran más cercanos y más coordinados. ¿Cree que la DC estaría en esta situación si no hubiese existido la candidatura presidencial y el resultado que tuvo? Esto es parte de un proceso donde la DC está hoy día en una encrucijada y donde tiene que mirarse la crisis que tenemos de convivencia interna. ¿Tiene la íntima convicción de que los parlamentarios y dirigentes DC votaron y trabajaron para su candidatura? Si todos hubieran trabajado con convicción en sus territorios, si la DC en esto se hubiera creído efectivamente el cuento y sus dirigentes también, hubiéramos tenido mucho mejor resultado. ¿Cuál es su balance personal respecto de por qué no se le apoyó su candidatura: era una mala candidatura, Guillier podía traer más votos, vendettas internas? Probablemente pesó la intención de negociar y lo que significaba eso. Muchos creyeron, además, que con esto garantizaban espacios de poder. Pero hay algo que la DC tiene que mirar hacia adentro, o sea, mi experiencia no es distinta de la que vivió Claudio Orrego, de la que vivió Soledad Alvear, de la que vivió antes Andrés Zaldívar. ¿Y qué pasa en la convivencia interna de la DC, que no son capaces de ponerse detrás de un camarada? Ese es uno de los temas que la DC tiene que enfrentar, de frente, tal cual. Me gustaría que hoy día diéramos señales concretas de que aquí hay una lección que aprendimos, que el partido no puede seguir fagocitando sus propios liderazgos sea quién sea. ¿Descartaría en el futuro una nueva candidatura presidencial? Uno nunca puede descartar, decir esto no va a pasar. Pero hay una gestión que quiero defender como senadora e ir a la reelección, ese es el proyecto en lo inmediato. ¿Qué les dice a sus camaradas que en este minuto piensan en su continuidad en la DC? Tras la derrota, por supuesto que se siente desilusión. Siempre en esto las heridas las miro de frente, pero las dejo y no me quedo con los rencores, creo que uno tiene que sacar los aprendizajes. Sembramos una semilla que hay que hacerla crecer. Pero a mí lo que más me preocupan son los más jóvenes. Que los más jóvenes que vienen con esperanza, que vienen con ganas, que son imprescindibles para el futuro de un partido, hoy día no se sientan convocados. Fuente: http://www.latercera.com/reportajes/noticia/carolina-goic-senadora-dc-nunca-nadie-del-gobierno-bachelet-me-dijo-frente-bajara-candidatura/117108/
  3. 02 Julio 2016 Dirigentes DC insisten en que podría haber renuncias al partido si sus senadores apoyan el proyecto de aborto El senador Manuel Antonio Matta y el diputado Jorge Sabag se sumaron a la preocupación manifestada anteriormente por la ex senadora Soledad Alvear, quien advirtió posibles renuncias a la colectividad si la iniciativa se aprobara con la ayuda de votos DC. “Para algunos se trataría de una legalización del aborto. En consecuencia, ellos podrían estar en condición de observar en conciencia y poner en entredicho su militancia”, sostuvo Matta. Hace dos semanas, la ex senadora DC Soledad Alvear manifestó su preocupación frente al proyecto del Gobierno que despenaliza el aborto en tres causales -inviabilidad fetal, riesgo de vida de la madre y violación-, advirtiendo que de aprobarse la iniciativa con los votos de los senadores militantes de la colectividad, podría haber renuncias al partido. Pero no es la única que piensa esto. El senador Manuel Antonio Matta comparte la posición de Alvear, insistiendo en que “se han escuchado voces al interior del partido en términos de que el actual proyecto para despenalizar el aborto en tres causales, para algunos se trataría de una legalización del aborto. En consecuencia, ellos podrían estar en condición de observar en conciencia y poner en entredicho su militancia. De eso es lo que yo puedo dar testimonio, de acuerdo con lo que he escuchado”, según dijo a El Mercurio. En esa misma línea, el diputado Jorge Sabag sostuvo que “este tema lo hemos discutido en el consejo nacional. Y el tema de la defensa del derecho a la vida es decisivo para los humanistas cristianos; esto nos afecta”. “Hay muchos militantes que efectivamente se sienten desafectados porque parlamentarios de la DC voten a favor de un proyecto que al final del día significa quitarle la vida a un ser humano. De hecho, hay muchos que han dicho que se debiera cambiar el nombre del partido, no llevar el apellido cristiano, y otros que directamente me han dicho que se van a ir del partido, aunque no puedo dimensionar el volumen”, agregó. Por otro lado, el ex ministro del Interior Belisario Velasco entregó su apoyo a la iniciativa y valoró que tanto el jefe de gabinete, Mario Fernández, y la presidenta del partido, Carolina Goic, también lo valoren. El proyecto de despenalización del aborto en tres causales se encuentra en la etapa de discusión de la comisión de Salud del Senado -presidida por Goic-, desde donde pasará a la comisión de Hacienda para luego ser votado por los siete parlamentarios que se reunirán nuevamente el próximo lunes en el ex Congreso con Soledad Alvear para discutir la iniciativa. Cabe señalar que en este encuentro con los senadores del comité democratacristiano también participarán el experto en bioética Sergio Valenzuela y el vicepresidente del Tribunal Supremo del partido Gonzalo García. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/07/02/dirigentes-dc-insisten-en-que-podria-haber-renuncias-al-partido-si-sus-senadores-apoyan-el-proyecto-de-aborto/
  4. Santiago, 4 de junio de 2016 | Hora: 19:04:01 Carolina Goic, presidenta de la Democracia Cristiana: "No vamos a aceptar candidatos que estén cuestionados" En entrevista con Cambio21, la senadora magallánica manifestó que gracias a los propios errores de la Nueva Mayoría la gente no ha percibido “toda la bondad de ciertos proyectos de ley”. A pesar del mal momento, la congresista cree en la proyección del bloque, pero poniendo al programa antes que a los abanderados. La senadora Carolina Goic (43) aún está impactada por el diálogo telefónico que filtró la Revista Qué Pasa donde el ex operador inmobiliario de Caval, Juan Díaz, aseguró que la Presidenta Michelle Bachelet recibió una parte de los millones que recaudó la empresa de la que su nuera Natalia Compagnon es socia, transcripción que fue retirada por el mismo medio porque su veracidad "no estaba en ningún caso acreditada". A dos meses de haber asumido de forma interina la testera de la Democracia Cristiana, en reemplazo del renunciado Jorge Pizarro, la representante de la región de Magallanes dice que esta situación "pasó todos los límites". "Al discutir sobre los estándares éticos, eso es válido para todos, no solamente para los políticos. Cuando se toma una información sin tener certeza de las fuentes y aparece como que fuera real, se trata de una actuación que es cuestionable. Se trata de la Mandataria y de una mujer, lo que tiene que llamarnos a una reflexión más allá del derecho a interponer acciones legales. Y eso consiste en cómo cuidamos este país y nos hacemos responsables de poner prudencia y no en extremas las cosas", comentó. En diálogo con Cambio21, la dirigenta además puso paños fríos respecto a una posible postulación presidencial suya. "Primero están las propuestas programáticas", se adelanta a decir, lo que incluye también la base para cuatro años más de Nueva Mayoría, conglomerado que vivió un duro momento luego de la fallida inscripción de los candidatos para la primaria municipal ante el Servel. En su opinión, nadie debe correr con colores propios porque el futuro está en juego... como si alguien lo entendiera. "Prudencia y ética" - En sus dos meses de ejercicio al mando de la DC le tocó una rara dualidad: participar del funeral del ex presidente Patricio Aylwin y simultáneamente enfrentar la tensa negociación municipal del oficialismo. ¿Qué lectura hace de ambos hechos? - Lo más complicado que me ha tocado tratar es la negociación municipal. De todas maneras, pero agradezco también haber estado en el funeral de don Patricio, con lo triste que fue. A mí me hubiera gustado que no sucediera nunca te fijas, más aún por ser una persona tan querida como él. Lo mejor, eso sí, fue ver lo que se generó en la valoración de su figura, su legado de la buena política y algo que nos transmite la gente con mucha fuerza, que es la molestia y el enojo con los políticos. Lo que no quiere decir no creer en la política, que es una diferencia muy importante, sobre todo porque hay una necesidad de creer. La gente nos pide líderes en los que podamos creer. Y en eso estaba el ejemplo de Aylwin para recuperar el camino de la confianza y responder efectivamente a los intereses y prioridades de las personas. Eso te marca y fue un momento intenso en lo emocional. - Pero en el otro lado de la moneda estaban los líos internos - Claro, la mala inscripción de las primarias fue delicado. Ahora vemos que se resolvió bien, pero atrás hubo una incapacidad para ponernos de acuerdo antes. Debemos tener una cuota de autocrítica, lo que no quita que ejercimos nuestro uso del derecho a reclamo, que fue lo que determinó el Tricel. Cuando te piden más de lo que la ley establece, uno tiene derechos como cualquier persona. Por otro lado, espero que podamos cerrar la negociación municipal para enfrentar las primarias legales y las consultas ciudadanas de cara a las próximas elecciones, que es la prioridad. - ¿Cómo calza la petición de perdón que usted hizo el día del entierro de Aylwin con la situación del bloque de Gobierno? - Pedir perdón era tremendamente necesario. Fue un acto muy profundo, porque se reconocen errores. Y no tiene que ver con un tema personal, sino que desde la clase política. Acá hay situaciones que son inaceptables, como por ejemplo, lo que se ha conocido respecto a de dónde venían los recursos y las formas de financiar la política. No porque se hayan hecho significa que eran buenas. Jugar a que no me van a pillar o pensar que se le va a pasar a la gente es no entender y no saber leer la realidad de la democracia actual que requiere otro estándar de transparencia. El ciudadano es mucho más inteligente de lo que muchos creen. - La pregunta del millón es cómo se supera el mal momento. - Esto pasa por un cambio de actitud respecto a cómo hacemos las cosas. Y eso parte por el reconocimiento y decir que esto no debió haber sido así. Tenemos una oportunidad de establecer un lazo distinto con la gente y de concentrar las energías en lo que está pasando en lo cotidiano en materia de inseguridad, protección a la mujer que sufren la violencia intrafamiliar, el desempleo, el crecimiento y productividad, pero con rostro humano. Es decir, cómo pasamos del país de las cifras al de los rostros concretos y cómo transmitimos esa seguridad a la gente. - ¿Una clave es lograr que ningún dirigente con líos legales o reproches éticos pueda sea candidato? - Nosotros tenemos un código de ética aprobado hace varios meses, donde militantes formalizados deben suspender su militancia y si es condenado la pierde. También dijimos que no vamos a aceptar candidatos que estén cuestionados, lo que hemos hecho en más de un caso de personas con mucha votación. En esto no solo debe haber un discurso, sino que también una acción que sea coherente. Distinto es cuando se trata de solo una acusación. Los últimos sucesos demuestran que también se requiere de prudencia y una ética incluso de parte de los medios de comunicación, porque a veces toman por ciertas cosas que no siempre son verdades. Debe existir un derecho a investigar y una legítima defensa. - ¿En qué consiste el convenio que la DC firmó con el Consejo de la Transparencia? - Somos el primer partido que lo hace. Nos comprometemos a que nuestros candidatos van a utilizar el portal del "candidato transparente". Eso tiene que ver tener información accesible que antes no se conocía de la propuesta programática, no solo del financiamiento, el patrimonio, la declaración de intereses y los gastos de campaña. La persona que vota sabe por qué es lo que vota y pueda cobrar cuentas por eso. Me alegro mucho del último ranking en el que pasamos del penúltimo lugar al segundo. Discusión ajena - En marzo de 2018 se acaba el actual Gobierno y existen teorías que señalan que hasta esa fecha dura la Nueva Mayoría. ¿Hay espacio para intentar proyectar la coalición? ¿No será que estamos en presencia del fin de una era y el inicio de otra con bloque más pequeños y posiciones más claras? - Lo que nos une a nosotros es una propuesta programática y es súper bueno volver a eso. Porque como país necesitamos enfrentar decididamente enfrentar la desigualdad. Hemos crecido y tuvimos gestiones exitosas, pero cuando vemos la distribución del ingreso estamos al debe absolutamente. Eso requiere reformas estructurales y apuestas en educación y cambios tributarios y laborales con mayor diálogo social al interior de las empresas. Hacia allá apuntamos, pero ese objetivo no se logra cumplir en cuatro años. Más que la coalición o cómo nos mantenemos juntos, el punto es cómo somos capaces de proyectar un objetivo común. Buena parte de la molestia ciudadana tiene que ver trabajo extenuante y empresarios que se hacen más ricos y que se despreocupan de la salud de sus empleados. Hay situaciones como Gobierno hemos generado, pero que no han permitido que la gente perciba toda la bondad de ciertos proyectos. Y en eso es sano el mea culpa. - ¿Cómo unimos al grupo? Se percibe a un partido con un pie en la calle y el otro en La Moneda y a otro que lo critican por instalar demasiados matices. ¿Cuál sería el hilo conductor? - Hay que asumir que no es buena la evolución del Gobierno. Por eso que importa tanto la actuación colectiva y enfrentar esto juntos con un espíritu de cuerpo unitario sin perder el norte. Acá nadie se salva solo y el riesgo de retroceder es importante pensando en un proyecto país. Son momentos de marcar disciplina y de respaldo a la Presidenta con metas muy realistas y con discusiones previas a los proyectos para llegar con acuerdos. Estamos en un escenario distinto al que hubiéramos querido. - Pase lo que pase, el próximo año hay elecciones y un candidato presidencial al que habrá que apoyar. ¿Es tan descabellado que cada partido llegue con el suyo a la primera vuelta? - Hoy no es el momento de discutir sobre lo más operativo, que es lo electoral. Salió una encuesta Cadem hace algunos días donde no aparecía ninguna figura escapada como candidato presidencial. Incluso el que lideraba no tenía mucho puntaje. ¿No hay entonces? No es eso. La gente no está preocupada del tema presidencial y es absolutamente razonable y de sentido común que así sea. Existen muchas urgencias que atender desde la gestión presidencial. Como partido hemos definido un itinerario, que parte con la propuesta programática, sumando el tema previsional, la forma de la salud que está pendiente, descentralización, etc. Eso es previo a las candidaturas de la DC. En la Junta Nacional decidimos llevar uno propio, que es imprescindible, pero después del programa. - Pero los medios son ansiosos y ya enumeran nombres, como el suyo. ¿Se mira dentro de una nómina que suma a Lagos Escobar, Guillier, Boric y Jackson? - Yo tengo claro cuál es mi desafío y mi prioridad hoy día. Estoy muy contenta de estar al frente de la dirección de la DC y de sentir que una puede ayudar a generar un ánimo distinto. Veo a un partido que se mueve y se activa y en el que cada fin de semana capacita en regiones a monitores para el proceso constituyente y en distintas comisiones, como la indígena y la juventud, más allá de lo que pasa con la campaña, el refichaje y la nueva ley de partidos. Es harta tarea en poco tiempo y en eso están concentrados mis esfuerzos. - Se lo piden seguido eso sí. - Me han dado bastantes muestras de afecto y cariño, pero también de respaldo y de encontrarnos, que era algo muy necesario. Mirarnos las caras no porque hay que definir una candidatura y estamos armando algo para la mesa, sino porque somos de un mismo partido y tenemos una tarea que hacer. Siento que aporto con eso del "aire nuevo" que dicen los medios, y voy a cuidar que solo ese sea mi aporte. Otra cosa es decir que soy candidata, lo que es parte de una discusión que no es mía hoy día. Fuente: http://www.cambio21.cl/cambio21/site/artic/20160603/pags/20160603175445.html
  5. Diputados DC en picada contra otros militantes DC encabezados por Mariana Aylwin y Eduardo Aninat: usan argumentos que utiliza la derecha, acusan Un grupo de diputados DC -entre ellos Yasna Provoste, Aldo Cornejo (foto), René Saffirio, Gabriel Silber y Víctor Torres-, junto con otros dirigentes del partido, redactaron un documento en respuesta a las críticas manifestadas contra la reforma laboral por históricos militantes DC y ex ministros de la Concertación agrupados en "Progresismo con progreso" Un grupo de diputados democratacristianos -entre ellos Yasna Provoste, Aldo Cornejo, René Saffirio, Gabriel Silber y Víctor Torres-, junto con otros dirigentes y abogados del partido, redactaron un documento en respuesta a las críticas manifestadas hacia la reforma laboral por históricos militantes DC y ex ministros de la Concertación agrupados en "Progresismo con progreso". El grupo que integran entre otros, Eduardo Aninat, Mariana Aylwin y Álvaro Clarke, argumentó que el proyecto laboral del Gobierno pone en "serio riesgo" la competitividad y la inversión. Sin embargo, para los diputados del grupo, estas críticas "no contribuyen a un debate ponderado y razonable". Además, acusan que sus argumentos son los mismos que los esgrimidos por la derecha y por grupos empresariales en el debate y que "el temor al cambio es propio a la derecha chilena y, por lo mismo, muy lejano al pensamiento e historia de la DC". En ese sentido es que apuntan a que el "contrabando ideológico y la contaminación técnica a nadie favorecen". Junto con ello, apuntan a que los ex ministros autores del texto difunden el "estigma" de que esta es una "reforma sindical" También llamaron a no "demonizar el no reemplazo interno en huelga" y a no "ver esta reforma como una amenaza". Aseguran que apoyan el proyecto porque "la experiencia empírica y comparada muestra que sus orientaciones serán una fuente generadora de externalidades positivas". Pero además, enfatizan en que "no son sólo las razones técnicas las que determinan nuestra disposición favorable, también son fundamentales los principios y convicciones que nos alientan como DC". Lea la declaración completa: La Reforma Laboral: Por una Democracia Cristiana coherente con su historia Nuevamente algunos militantes de la Democracia Cristiana reunidos en torno al Grupo ´´Progresismo con Progreso´´ han formulado severas críticas a otro proyecto del gobierno que busca complementar la tarea por una mayor igualdad en que nos encontramos empeñados para hacer de Chile un país más inclusivo y con mayor densidad democrática. Esta vez fue el turno de la Reforma Laboral (RL). Sus argumentos por legítimos que sean no contribuyen al debate ponderado y razonable que necesitamos tener para crear las condiciones que nos permitan superar los desafíos de un país que ha agotado un ciclo político y que requiere revertir la tendencia de rendimientos decrecientes en lo económico (bajo crecimiento del PIB) y social (persistencia de una alta desigualdad). Sorprende la similitud de sus argumentos críticos con los esgrimidos por sectores de derecha durante el actual período de tramitación legislativa. Así es, argumentar que esta RL pone en riesgo el crecimiento de la economía, la creación de empleos y la capacidad para incrementar los salarios en el largo plazo es lo que hemos escuchado de parte de la derecha y de algunos sectores empresariales. Es por lo demás el mismo argumento que conocimos al inicio de nuestra transición democrática cuando el presidente Aylwin propuso reformas en el ámbito tributario y laboral, entre otras, y que la realidad demostró ser falsos pues el país creció a tasas históricas en la década de los noventa, lo que sólo se detuvo por efectos del contagio de la crisis asiática. El error de este argumento está en su simplismo, pues omite la experiencia comparada del mundo desarrolladoque nos muestra sistemáticamente que para saltar la trampa de los ingresos medios, los países requieren combinar simultáneamente tres logros, como son mantener un horizonte futuro de una década de altas tasas de crecimiento económico, acompañado de una reducción sostenida de la desigualdad y de una consolidación y perfeccionamiento de sus instituciones democráticas (Alejandro Foxley, 2012). Por el contrario, nuestroscamaradas critican la RL arguyendo que con ella Chile se aleja de los países agrupados en la OCDE. Nuevamente omiten la evidencia empírica que muestra que mientras en promedio estos países tienen una tasa de afiliación sindical del 17,1% y una tasa de cobertura de negociación colectiva de 62%, Chile presenta tasas promedio de 15,3% y 6%, respectivamente. Demonizan el no reemplazo interno en huelga, pero omiten que en los países europeos donde este se ha permitido por vía de decisiones judiciales particulares, los sindicatos pueden votar huelgas sorpresivas sin previo aviso a los empleadores y que el proyecto del gobierno considera, en el peor de los casos, un plazo mínimo de 55 días antes de que ésta se haga efectiva. Omiten también que en la mayoría de estos países existe la negociación colectiva por rama o sector de actividad. Si no ¿cómo se explica sus altas tasas de cobertura en negociación colectiva? Comparten además el argumento de la derecha al estigmatizar esta reforma como una reforma sindicalpor no incluir una modernización de los programas de capacitación laboral y que apunte directamente a incrementar la productividad de los trabajadores y sus ingresos, obviando que la actual reforma laboral sólo busca perfeccionar nuestra actual legislación en materia de derechos colectivos para alcanzar un mayor equilibrio de poderes entre la parte trabajadora y empleadora al interior de las empresas. Esto, en miras de facilitar las condiciones para una mejor distribución de los ingresos del trabajo o, dicho en otras palabras, disminuir las asimetrías de poder en las relaciones laborales.Esta preocupación por muy válida que sea, sabemos que debe ser abordada en una agenda más bien vinculada al desarrollo productivo y de políticas de empleo y empleabilidad, pero jamás desde aquella que apunta exclusivamente al fortalecimiento de los derechos colectivos de los trabajadores. A menos que lo que se quiera decir, es que desmantelar o desregular completamente estos derechos, sí constituye una buena política de empleo. Pero digámoslo claramente, no son sólo las razones técnicas las que determinan nuestra disposición favorable a esta reforma, también son fundamentales los principios y convicciones que nos alientan como demócratas cristianos. Está en nuestra esencia superar la dialéctica estado-mercado, lo nuestro es también la construcción de comunidad o dicho en lenguaje moderno, la acumulación de mayor capital social. Esta reforma laboral no merece ser vista como una amenaza, sino que como una oportunidad para avanzar en igualdad y construcción de un mayor asociativismo y empoderamiento de los trabajadores y trabajadoras. El temor al cambio es propio y consustancial a la derecha chilena y, por lo mismo, muy lejano al pensamiento e historia de la Democracia Cristiana. Apoyamos esta Reforma Laboral porque creemos que es necesario cambiar las relaciones al interior de las empresas, las que se caracterizan por altos niveles de desconfianza, escasa colaboración y carencia de diálogo entre los actores, lo que no es de extrañar en un Chile en que el nivel de confianza interpersonal alcanza sólo al 13% y que muestra comparativamente con el mundo desarrollo un déficit significativo de capital social. Apoyamos esta RL porque sabemos que la experiencia empírica y comparada muestra que sus orientaciones serán una fuente generadora de externalidades positivas en dos ámbitos. Primero, la evidencia empírica sugiere consistentemente que en las organizaciones donde se verifican buenos procesos de negociación colectiva acompañados de altas tasas de asociatividad de sus trabajadores -sindicatos fuertes- generan entornos que favorecen relaciones laborales modernas, justas y equilibradas. Segundo, empresas con sindicatos fuertes y profesionales (OIT, 2013) mejoran la redistribución vía remuneraciones, establecen con más facilidad incentivos por rendimiento e invierten más en capacitación de sus trabajadores. Por ello, se afirma que la existencia de sindicatos genera círculos virtuosos. Para mayor abundamiento, David Kreps, académico de la Universidad de Stanford invitado recientemente a Chile, sostuvo a propósito del debate de la RL que "estudios recientes señalan que en promedio, los sindicatos mejoran la productividad y aumentan el total de ganancias a repartir. Entonces, cuando se ha dado al sindicato una voz fuerte, se ha producido una relación laboral más productiva. En el caso chileno, si los empresarios y los sindicatos tienen buenas relaciones, las reformas mejorarán la productividad hasta beneficiar a ambos. Sin embargo, donde no hay buenas relaciones, sufrirán ambos. En mi opinión, es deber de los empresarios buscar una relación positiva". Asimismo, siempre es bueno recordar, que el contrabando ideológico y la contaminación técnica a nadie favorecen. Es más probable que se legisle mal si no hay espacio para un diálogo serio y constructivo a que si, por lo contrario, nos damos la oportunidad de escucharnos y abrirnos a la razón del otro. Varias de las indicaciones del Ejecutivo son una prueba de ese espíritu. Es más necesario para un país que aún no alcanza su desarrollo la construcción de un consenso político y económico-social amplio a otro que ya lo consiguió. Peor aún, si ese país está expuesto a una crisis de legitimidad y representatividad de su sistema político, es responsabilidad de todos, especialmente de su elite, redoblar estos esfuerzos. Lo paradójico del Chile actual es que estas obviedades anteriores no están presentes. La tramitación de la RL es un buen ejemplo de estos males que nos aquejan. Cuantas barbaridades se han tenido que escuchar en nombre del crecimiento económico. En qué quedó el consenso manifestado en la elección presidencial pasada en el sentido que debíamos reforzar la búsqueda de una mayor igualdad sin descuidar el crecimiento económico, dejando así atrás definitivamente el paradigma neoliberal de la dictadura. Por último, apoyamos esta Reforma Laboral para ser fieles con la historia del Partido y de sus grandes líderes sindicales como son Manuel Bustos, María Rozas y Pepe Ruiz Di Giorgio. YASNA PROVOSTE CAMPILLAY DIPUTADA / VICE PRESIDENTA NACIONAL PDC MAURICIO JELVEZ EX SUB SECRETARIO DEL TRABAJO ALDO CORNEJO - DIPUTADO SOLEDAD LUCERO - VICE PRESIDENTA NACIONAL PDC CLAUDIO ARRIAGADA - DIPUTADO DIEGO CALDERÁN, PRESIDENTE NACIONAL JDC RICARDO RINCÓN - PRESIDENTE REGIONAL PDC O'HIGGINS Y DIPUTADO EDUARDO ABEDRAPO - EX SUBSECRETARIO DE PLANIFICACION RENE SAFFIRIO - DIPUTADO OMAR JARA - EX GOBERNADOR DE VALPARAISO PATRICIO VALLESPIN - DIPUTADO LUIS EDUARDO THAYER - ABOGADO LABORALISTA SERGIO OJEDA - DIPUTADO JOAQUIN CABRERA - ABOGADO LABORALISTA VICTOR TORRES - DIPUTADO JOSE CASTRO - ABOGADO LABORALISTA MARIO VENEGAS - DIPUTADO NESTOR GUTIERREZ - ABOGADO LABORALISTA JUAN MORANO- DIPUTADO JUAN PABLO SEVERIN - ABGADO LABORALISTA GABRIEL SILBER- DIPUTADO JORGE CONSALES - FRENTE DE TRABAJADORES PDC RODOLFO FORTUNATTI - FRENTE DE PROFESIONALES PDC JOSE SOTO SANDOVAL CORE REGIÓN METROPOLITANA MARIANELLA CERRI - MILITANTE JOSE CRIADO REYES EX DIRIGENTE NACIONAL DE TRABAJADORES FERROVIARIOS DE CHILE RAMON MALLEA ARAUS - MILITANTE LUIS PLATONI FLORES PRESIDENTE DISTRITAL MAIPO NICOLAS MENA - MILITANTE RICARDO HALABI CAFFENA - FRENTE PROFESIONALES PDC JORGE BERAZALUCE D. MILITANTE HECTOR GARATE - CONSEJERO NACIONAL GABRIEL RODRIGUEZ EX PRESIDENTE DE DE FUTBOLISTAS PROFESIONALES DE CHILE OSCAR SOTO RIVEROS EX PRESIDENTE DISTRITAL MAIPO http://www.cambio21.cl/cambio21/site/artic/20160322/pags/20160322173347.html
  6. Congreso pide al gobierno patrocinar creación de Ley General del Cáncer A través de una carta que será entregada al Ministerio del Interior y que cuenta con el respaldo de todos los parlamentarios, la senadora Carolina Goic pidió al Ejecutivo apoyar la iniciativa y generar una mesa técnica de trabajo. En el Día Mundial del Cáncer, la senadora e integrante de la comisión de Salud del Senado, Carolina Goic (DC), solicitó hoy al gobierno que patrocine el proyecto que pretende crear una Ley General de Cáncer y generar una mesa técnica de trabajo que permita avanzar en dichos objetivos. En reunión con los ministros del Interior, Jorge Burgos, y de Salud, Carmen Castillo, la parlamentaria recordó que la propuesta cuenta con el respaldo de los 120 diputados y los 38 senadores (Carta que será entregada al Ministerio del Interior), situación que claramente, permitirá una tramitación expedita de la iniciativa en el Congreso Nacional. "Le estamos pidiendo al ministro Burgos que se conforme una comisión técnica junto con los parlamentarios para precisar en detalle los temas que tienen que ver con el presupuesto y el financiamiento”, señaló Goic. Asimismo, Carolina Goic señaló que es una propuesta de una ley general de cáncer que recoge el trabajo que ha venido desarrollando el Foro Nacional de Cáncer y distintas organizaciones de la sociedad civil. “Estas organizaciones han hecho una propuesta que hemos trabajado por más de dos años y se ha transformado en un proyecto de ley, que esperamos que el gobierno patrocine con mucha fuerza”, añadió. De igual manera, la futura presidenta de la comisión de Salud -a partir de marzo-, indicó que la iniciativa busca que el Estado asuma en forma integral y sistemática el tratamiento del cáncer, que es una enfermedad que se ha transformado en la segunda causa de muerte en el país y la primera en muchas regiones, tomando en cuenta que una de cada cuatro personas muere de cáncer. Goic también afirmó que con el cuerpo legal se establece la obligación del Ministerio de Salud (Minsal) de adoptar una política pública seria y tener una estrategia que se revise cada cinco años con su correspondiente plan, que incluya desde prevención, fortalecimiento hábitos de vida sana, detección temprana y acceso a tratamientos con diagnóstico oportuno. www.latercera.com
×