Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Bélgica Castro'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 2 results

  1. Por Bernardita Pérez S. Lo que sé de las mujeres, Revista Ya de El Mercurio. Martes 10 de mayo de 2016 "Les falta que se las respete en la casa, en la calle y en la pega" Para las mujeres, a diferencia de los hombres, la vida teatral es... Un territorio más propio, más orgánico y más fértil. Siempre me ha parecido que las mujeres tienen más herramientas naturales que nosotros para subirse al escenario. Da la sensación de que tienen menos dificultades para contactarse con sus sentimientos de manera abierta y son más inteligentes emocionalmente. Quizás sea esa la razón. ¿Qué aspectos de la mujer chilena se ven representados en la película "Vida sexual de las plantas"? El coraje que requiere enfrentar las contradicciones de un contexto machista como el nuestro. Lo que el personaje "Bárbara" hace es desafiar las convenciones sociales que nos definen y modelan como país. Y eso es representativo de nuestro espíritu de época. Mi lectura de la protagonista tiene que ver con eso; se trata de una mujer y su periplo a través de sus más profundas contradicciones morales, culturales y biológicas. Las decisiones que toma tienen esa pugna, esa pregunta. ¿Hasta dónde debo ser parte de esto que me rodea y que entendemos como sociedad? ¿Hasta dónde debo escuchar lo que me dictan mis instintos? En ese sentido, se habla también de nuestra innegable condición animal. ¿Qué mujer es objeto de su admiración? ¿Teatralmente hablando? Bélgica Castro. Su obra inclaudicable y su candor eterno me emocionan profundamente. De los personajes femeninos icónicos de teleseries chilenas, ¿con cuál se queda? Con "Sarita Mellafe", en "Fuera de Control". Nadie puede humanizar tanto las contradicciones éticas como lo hace Paulina Urrutia en esa teleserie. Recuerdo, aunque ha pasado tiempo, haber visto a una actriz construyendo un personaje tremendamente rico en profundidad, en contrarios y en humanidad, que logró instalarse en mi memoria y la de muchos. ¿Qué les falta a las chilenas? Les falta igualdad. Les faltan oportunidades. Les falta nuestro respeto y reivindicación. Les falta ganar el mismo sueldo que ganamos nosotros. A igual trabajo, igual sueldo. Les falta que se les respete en la calle, en la casa y en la pega. Les falta que avancemos más y más en legislaciones que aseguren sus libertades y derechos. Les falta mucho, lamentablemente. En definitiva, les faltan hombres de verdad. *
  2. Confesiones de 7 divas del teatro chileno La historia de Chile y la del teatro nacional, a través del relato de sus vidas y carreras, desgranan siete de las mayores actrices de su generación en el documental "Viejos Amores". Aquí, a ocho voces, Gloria Münchmeyer, Bélgica Castro, Delfina Guzmán, Carmen Barros, la cineasta Gloria Laso, Nelly Meruane, Gaby Hernández y Liliana Ross reafirman por qué la actuación ha sido el eje de sus vidas. Por María Cristina Jurado. Fotografías: Carla Dannemann. Yo quisiera morirme arriba del escenario. La frase la repiten todas. Siete mujeres que han hecho su vida sobre el escenario. Siete actrices con carreras teatrales rutilantes y medio siglo de recuerdos que dan origen a "Viejos Amores", documental de una hora y media que da cuenta de cómo se forjaron estas divas nacionales. Se estrena hoy en el Gam y, desde el jueves, se podrá ver en la Cineteca Nacional y en el Cine Arte Alameda, antes de ir a regiones. Una experiencia fílmica que emprendió hace menos de un año la actriz y cineasta Gloria Laso, su segunda incursión en el cine. Y, en los días de su estreno, estas siete actrices icónicas repasan y recuerdan. Como Gloria Münchmeyer: -Yo no he hecho nada extraordinario. Lo único que he hecho es trabajar toda la vida nomás. Y no parar y persistir. El único mérito que tengo yo como actriz es la persistencia. Y creo que este documental es un premio a la persistencia, la de todas. Persistencia en el tiempo, a pesar de los embates de todo tipo. Münchmeyer, altiva, de personalidad directa y dueña de una de las mayores reputaciones actorales en este país -acumulada en 49 años de vida profesional- es esquiva en sonrisas. A veces, su sentido del humor traspasa la barrera. Entonces, todo su cuerpo se ríe: -Mira, para el 2016, estoy igual que Sampaoli. Esperando las ofertas y ofreciendo seis años ¡por muchos millones de pesos! El año pasado, esta actriz cosechó aplausos en todos los géneros, desde las televisivas "Los Años Dorados" y "Las Matriarcas", hasta la teatral "El Marinero", de Fernando Pessoa, pasando por la cinematográfica "El Bosque de Karadima". Y, aunque no dice su edad, "tengo menos de los que crees y más de los que quisiera tener", Münchmeyer reconoce que debutó, veinteañera, a mediados de los 60, y enfiló, con tesón y talento, directo al estrellato. Para la cineasta y actriz Gloria Laso era importante recoger la experiencia de estas mujeres. -En 80 o 90 años de vida, ellas tenían la experiencia de toda la historia del país. Y creo fundamental guardar la memoria, los viejos tienen sabiduría, inteligencia, conocimiento de vida: había que transmitir ese conocimiento a las nuevas generaciones. Para los nuevos actores, el ver a estas mujeres que tienen 94 años y siguen arriba del escenario y tienen vidas tremendamente ricas, tremendamente valientes, es algo que quedará. Laso acumuló veintidós horas de conversación que, en un laborioso trabajo, se convirtieron en una película de una hora y media. Desde sus propias casas, Delfina Guzmán, Bélgica Castro, Liliana Ross, Gaby Hernández, Nelly Meruane, Gloria Münchmeyer y la actriz y cantante Carmen Barros evocaron tropiezos, alegrías, amores, vidas y carreras. Incombustibles y vigentes Bélgica Castro -quien este año batió dos récords: cumplió 95 años y veintiuno desde que ganó el Premio Nacional de Artes de la Representación, y es considerada por los expertos como la mejor actriz que Chile ha tenido- sorprende por su energía y vigencia. Castro respira teatro y jamás ha cedido frente a las millonarias ofertas en televisión, un medio que ella juzga mediocre y pobre. -Nunca voy a parar en teatro. Si puedo trabajar, sigo. Porque te llena la vida tener un compromiso, eso es lo que importa. En este momento tengo fuerza, tengo ánimo, puedo aprender cosas. Uno nunca termina, yo quiero aprender siempre. Recuerda sus inicios con Pedro de la Barra en el Teatro Experimental de la Chile, un teatrista visionario que la marcó en el oficio. También su amor por el dramaturgo Alejandro Sieveking, "¡lo más importante que me ha pasado, porque él también es teatro!". -Lo conocí y nunca más nos separamos... Alejandro ha sido una suerte para mí, me ha aconsejado, es muy inteligente, me ha orientado a elegir solo teatro de calidad. Ahora, desde el 5 de abril, voy a actuar en "Pobre Inés, sentada ahí", que él escribió. Es muy interesante. -Entonces, ¿nunca dejará las tablas? -¡Cómo se te ocurre! ¡Para qué irse cuando lo están buscando a uno! Y yo escucho y acepto..., pero solo cuando las cosas son de calidad, esa es la condición. Las anécdotas salpican la filmación. Como cuando Carmen Barros recuerda a sus padres, embajadores en Berlín, bailando Charleston entre plato y plato, para no engordar. O cuando Nelly Meruane, 87, evoca a los suyos, inmigrantes árabes y comerciantes en Toltén, quienes iban a comprar en bote porque llovía mucho. Gaby Hernández, quien el año pasado destacó en la teleserie "Pituca sin Lucas" e hizo cine, recuerda en el documental sus viajes por el mundo: -Tengo 77 años y actúo desde los 21. Con Gloria (Laso), que es muy amiga mía, nos fuimos por el lado de mis aventuras, porque yo he tenido una vida muy aventurera. Pero mi profesión siempre ha sido parte fundamental de ella, todo ha estado absolutamente imbricado. Por primera vez, en 2015 no hizo teatro. La televisión la absorbió. "Siempre había hecho televisión y teatro. Y, cuando no hacía televisión, como en España, hacía teatro y clases, hacía esto y lo otro. El año pasado me tocó un papel que tenía muchas escenas en una teleserie de mucho éxito, también hice cine. Pero no teatro. Y, por un momento, me sentí muy vacía. Porque la energía la habría sacado, por supuesto. Siempre saco energía para hacer teatro". Y Carmen Barros, cuyos hitos teatrales, evalúa, fueron la Carmela de San Rosendo en "La Pérgola de las Flores" en 1960 y "Esta Señorita Trini", dos años antes -que ella califica como la primera comedia musical chilena y que hoy está en manos de un productor para reponerse en 2016 con ella como directora-, tuvo sus inicios en el canto: -Yo pasé a las tablas como cantante, después de estar metida de lleno en una carrera operática. Y es que la ópera te pone en las tablas. Mi primera incursión fue muy linda, vino un elenco del Metropolitan de Nueva York a hacer la única ópera de Beethoven, "Fidelio". Son diálogos hablados en alemán y yo, como hablaba alemán como el castellano, fui llamada para hacer La Muchacha. Fue mi primera subida al escenario del Teatro Municipal. Con un éxito extraordinariamente bueno, porque éramos dos chilenos nomás. Fue en 1945 y Carmen tenía 20 años. Hoy, a los 91, brilla en "Los Años Dorados". Y a Nelly Meruane, quien también debutó en el Teatro Municipal con "El Tiempo y los Conway" en 1952, muchos de sus roles la marcaron de por vida. Hoy, a los 87, nombra a la pituca Cotocó Pereira -gran amiga de Bebé Mackay de Moller, que interpretaba Silvia Piñeiro en una de las series más famosas que recuerda Chile, "Juani en sociedad"- y se ríe con nostalgia. En sus paseos, la paran en la calle: -El público es realmente el juez de uno. Y tú en la calle ves el amor que la gente siente por uno, es una cuestión impresionante. Eso quiere decir que uno ha perdurado. Y eso a mí me llena, me da una satisfacción inmensa: dejé algo en esta vida. Durante 25 años, Meruane, quien es profesora titulada en la Chile, actuó y enseñó al mismo tiempo. "Una profesión se nutría de la otra. Por ejemplo, anoche era la Cotocó. Al otro día llegaba y las niñas se descolgaban por las ventanas del liceo para mirar a esta persona que estaba anoche en la televisión. En clases, ¡yo les hacía todos los personajes! Lo pasaban muy bien conmigo". Como Delfina Guzmán, quien desafió a su medio conservador a mediados de los 50; como Bélgica Castro, quien llegó de Temuco para ser profesora; como Gaby Hernández, cuyo padre quería que ella fuera pianista; como Carmen Barros y su pasado aristocrático; como Liliana Ross, quien llegó de Italia huyendo de la Segunda Guerra; como Gloria Münchmeyer, Nelly Meruane tuvo que vencer infinitas barreras para ser actriz: -En este documental está la vida, y todo es importante, todas las facetas. De dónde viene uno, cómo evolucionó, como sufrió para poder lograr lo que uno quería. Por todo ese entorpecimiento familiar...¡que 'cómo la niña iba a estar en un escenario'! Todos esos atavismos que existían. Y ya lleva 64 años. -El teatro para el ser humano es purificador. Es un arte que sube el estatus del hombre, en el sentido de lograr alcanzar dimensiones. Me acuerdo de "Mama Rosa", que fue un hito teatral en 1982. Nosotros veníamos llegando de vivir nueve años en Caracas. Y ahí vino el famoso director Pedro Mortheiru y yo le dije: '¡Cómo se te ocurre que voy a interpretar a una niña de 16 años!'. Ya la tercera vez que me vino a convencer, le contesté: 'Bueno, está de Dios'. Y partimos con "Mama Rosa", una de las cosas más lindas que he hecho en mi vida. "vivir otras vidas" Delfina Guzmán, deslenguada, inteligente y talentosa, continúa, a un mes de cumplir sus 88, diciendo lo que piensa y haciendo lo que dice. Es una de sus gracias. Como hoy, que recuerda uno de los momentos clave de su existencia, cuando descubrió su oficio. Ya estaba casada con su primer marido y tenía dos hijos pequeños, Joaquín y Nicolás. - ¡Tuve muchas dificultades para poder actuar! Muchas dificultades para cumplir mi profesión, la más linda que puede tener un ser humano. Y me acuerdo de un momento en que me dio mucha rabia. Alguien me preguntó en qué trabajaba yo. 'Soy actriz', le contesté. Y me dice: 'No, le pregunto en qué trabaja'. Entonces me enojé y le digo, furiosa: 'Mire, yo además de hacer teatro, soy puta'. -Ha dicho que su estreno de mayo será su última obra. -¡Quién sabe, no soy adivina! En verdad, no me lo creo ni yo misma. Pero no todo fueron risas. También hubo lágrimas. Por ejemplo, cuando las siete actrices recordaron el 11 de septiembre de 1973, un evento que a todas les trastocó la vida de diferentes maneras. Dice la documentalista: -Yo creo que el golpe, en mayor o menor medida, a todos nos quebró la vida. La gente no volvió a ser la misma, aunque hayan sido los momios más momios, hasta los mismos militares. El país cambió y es otro. Pero, cruzando los momentos difíciles de sus vidas y carreras -ninguna esquivó recuerdos- las siete actrices encontraron la tónica que domina la película. La palabra clave fue Entusiasmo. Laso dice: -Ellas tienen más de 80 y 90 años y siguen entusiasmadas. Siguen trabajando, siguen queriendo, siguen enamoradas, siguen contentas. Creo que son un paradigma para las personas en general, pero en particular para las mujeres. Esas mujeres que se dejan morir porque el marido se les fue con una más joven o porque los nietos son lo único que importa y ellas ya no valen. Yo creo que no, ¡que uno tiene que seguir creciendo! La actriz Carmen Barros concuerda: -Me siento parte de la memoria de Chile. Soy alguien que ha sido muy querido por el hombre de la calle. Ahora, con "Los Años Dorados", es impresionante la cantidad de gente que se me acerca. Con este personaje, a pesar de que esta vieja es lo más pesado del mundo, la gente me pesca, me abraza y me dice: 'Sigue, sigue diciendo garabatos'. Como si fuera yo quien los dice. También comparte esta óptica Liliana Ross, quien, a los 76, va al gimnasio regularmente y cumplió medio siglo en las tablas. Ross, quien en realidad se llama Brescia, llegó a Chile a los seis años con su familia desde Italia, huyendo de la Segunda Guerra Mundial. Se subió a un escenario en los años 40 y lleva consigo recuerdos imborrables. Uno de ellos se liga directamente a un hito actoral. -Fue la teleserie "Machos", de 2003. Una de las cosas más maravillosas que he hecho y por la cual he sido reconocida en Chile y hasta en San Petersburgo, Rusia. Se exportó a muchas partes. En 2007, estando en San Petersburgo con Raoul (su marido), estaba comprando y una muchacha me dice: 'You are an actress, you are the one of Machos'. Y me abraza llorando. En Rusia dejaban el original y escribían abajo en ruso. Puede hablar horas de cómo las obras del Siglo de Oro español definieron mucho de su aprendizaje y de su vocación. "Haber hecho, La vida es sueño, con Héctor Noguera fue un trabajo que me obligó a prepararme. Y a trabajar la voz, el comprender, el entender lo que estabas diciendo porque no era nada fácil'. Hoy siente igual entusiasmo que cuando se quemaba las pestañas con los textos y, en paralelo, criaba a tres hijas. -El teatro, más que la televisión, es la gran escuela para un actor. Lo que uno más ama es el teatro. Es donde uno realmente se da cuenta que esta es una profesión, donde te afirmas en tu trabajo. Y para la actriz Gaby Hernández, quien está en la teleserie "Pobre Gallo" y actuará en la obra "Fugitivos de la ausencia", del dramaturgo Jorge Díaz, hay un solo hito en sus 56 años arriba del escenario: -Mi carrera de más de 50 años. Por la que me gusta levantarme todos los días a trabajar todavía. Y crear personajes. Y vivir otras vidas. Un hito haber podido hacer algo que me fascinó desde niña y todavía me fascina. Ese es mi gran hito. Maquillaje: Glenda Barra para Bobbi Brown. "anoche era la cotocó. al otro día, las niñas se descolgaban por las ventanas del liceo para mirarme", dice Nelly Meruane, actriz y profesora. Disciplina férrea, ética y defensa de textos de calidad ha sido la tónica de estas siete actrices icónicas de Chile. Y un amor sin límites por el teatro. 1. Liliana Ross, con poco más de un año, en Italia, con su madre. 2. Delfina Guzmán, quien pronto cumplirá 88 años, en 1929. Tenía un año de edad. 3. La actriz y cantante Carmen Barros a fines de los años 50, en la Plaza San Marcos de Venecia. 4. Bélgica Castro en 1953, en el Teatro Experimental de la U. de Chile, con Agustín Siré. Fuente: Revista Ya, Martes 8 de marzo de 2016.
×