Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Axel Kaiser'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 8 results

  1. Axel Kaiser alaba la historia del capitalismo en irónica columna contra los “justicieros igualitarios” “Pero las ideologías son materias de fe, dijo el Nobel de Economía Douglass North, y aquellos que adoran la igualdad como algo bueno por definición, en general ellos mismos sin renunciar un mínimo a las comodidades que el capitalismo les puede ofrecer y a la desigualdad que con ello encarnan, deben condenar como inmoral al único sistema que nos ha igualado hacia arriba”, escribe en una columna en El Mercurio. En su columna “Creadores de desigualdad”, el abogado, autor de la “Tiranía de la desigualdad” y director ejecutivo de la Fundación para el Progreso, Axel Kaiser, dedica una larga reflexión a por qué es bueno que exista las diferencias de bienes en una sociedad. A lo largo de su texto publicado en El Mercurio, Kaiser, ironiza sobre los que despotrican contra los “creadores de desigualdad” y destroza a los “justicieros igualitarios”. “Asumamos por un minuto que la idea según la cual la desigualdad es inmoral por definición es correcta. Si ello es así, entonces, como sociedad debemos hacer todo lo posible por castigar a los creadores de desigualdad, y no solo eso, debemos condenarlos públicamente como inmorales por crear una sociedad más injusta. Para tener claro quiénes son esos despreciables personajes, debemos primero entender cómo surge la desigualdad en un orden de mercado. Imagine usted un pueblo muy pobre pero muy igual, sin antibióticos, sin celulares ni computadores, sin agua potable, sin electricidad, etc”, escribe Kaiser al inicio de su columna. “En otras palabras, imagine una sociedad como aquella en las que vivían nuestros antepasados. Esta sociedad, desde un punto de vista igualitario, es perfectamente moral, pues no hay grandes diferencias de ingresos, oportunidades o calidad de vida. Suponga por un momento que un hombre del pueblo, angustiado por la falta de alimentos para su familia, tiene la genial idea de inventar un invernadero. Al poco rato esa familia tendrá más alimento que las demás y, por cierto, más oportunidades de sobrevivir”, reflexiona el integrante de Fundación para el Progreso. Asimismo, Kaiser profundiza su teoría en contra de los que abogan por la igualdad y da un ejemplo de cómo deberían actuar los que buscan una sociedad igualitaria. “Desde el punto de vista de la ética igualitaria, esta sociedad es ahora más inmoral que antes, pues se ha creado una desigualdad que no existía. Desigualdad que no solo beneficiará al que inventó el invernadero, sino también a sus hijos, quienes no tienen ningún mérito por el ingenio de su padre y, por tanto, según ciertos igualitaristas, no merecen ese alimento más que otros niños que no tuvieron la suerte de tener un padre tan creativo. Los justicieros igualitarios deberán, por tanto, destruir tan pronto puedan el nuevo invernadero”, sustenta. “Ahora bien, como los seres humanos no son meros espectadores de buenas ideas, si los justicieros fracasan en su tarea, después de un tiempo muchos comenzarán a copiar la nueva tecnología, generando un incremento en la calidad de vida de sus familias. Esto ocurrirá hasta que se generalice el uso de invernaderos y todo el mundo esté mejor. Pero el problema para el igualitarista está lejos de terminar. A poco andar, a otro habitante se le ocurre inventar una medicina para una peste que mataba a mucha gente (…) Si por algún milagro los inventores de la medicina sobreviven a la persecución de los justicieros igualitarios, ocurrirá con ella lo que con el invernadero: tras el paso del tiempo, la nueva medicina se masificará y todos tendrán acceso a ella”, añade el abogado graduado de la Universidad Diego Portales. A modo de conclusión, Kaiser cierra su argumento al hacer un recuento de los “beneficios” que trae la posibilidad de tener más opciones de consumo material y destroza el “idílico mundo igualitario” que aspira a que todos seamos “igualmente pobres”. “En pocas palabras, habrá progreso universal. Esa es la historia del capitalismo. Tome el ejemplo de los celulares. Hace quince años solo gente muy rica podía tener uno y era de muy baja calidad. Hoy cualquiera tiene uno más barato y de mejor calidad que el que tenía el habitante más rico del mundo hace quince años. La lista de cosas que han seguido esa lógica es infinita”, argumenta. “Pero las ideologías son materias de fe, dijo el Nobel de Economía Douglass North, y aquellos que adoran la igualdad como algo bueno por definición, en general ellos mismos sin renunciar un mínimo a las comodidades que el capitalismo les puede ofrecer y a la desigualdad que con ello encarnan, deben condenar como inmoral al único sistema que nos ha igualado hacia arriba. No es casualidad que estos ideólogos ataquen tanto a los empresarios pues, a fin de cuentas, los empresarios son creadores de riqueza y consecuentemente de desigualdad relativa. Son ellos quienes nos sacan del idílico mundo igualitario en el que todos somos igualmente pobres para meternos en el infierno donde todos somos desigualmente ricos”, concluye Kaiser. Fuente: http://www.theclinic.cl/2016/02/23/
  2. La dupla tras la Fundación para el Progreso y su agenda económica radical Nicolás Ibáñez y Axel Kaiser: los yihadistas del libre mercado por Ximena Pérez Villamil 15 enero 2016 Autor de cuatro libros, poseedor de un doctorado que estudió gratis en Alemania, hace y deshace en la Fundación para el Progreso. Para algunos no es un think tank, sino un fight tank, un centro de batalla ideológico, más conocido por Axel Kaiser que por la labor que realiza. Lo importante es que tiene el respaldo de su principal financista, Nicolás Ibáñez, un hombre que puede enojarse con la autoridad si lo toca o aplaudirla si la sanción es para alguien a quien no le guarda simpatía. Un libro de título casi tan largo como su segundo apellido -“La fatal ignorancia: la anorexia cultural de la derecha frente al avance ideológico progresista”- escrito por Axel Kaiser Barents-Von Hohenhagen, de nacionalidad chilena y alemana, y publicado en 2009, fue el link. Nicolás Ibáñez lo leyó, quedó tan encantado que lo contactó, le contó que quería defender las ideas de la libertad y estaba dispuesto a meter mucha plata. El abogado de la Universidad Diego Portales, a los 30 años, iba a cursar un doctorado en Estudios Americanos en la Universidad de Heidelberg, pero no fue obstáculo para que fuera nombrado director ejecutivo de la Fundación Para el Progreso (FPP). A cuatro años de su creación, la FPP es más conocida por Kaiser que por la labor que realiza. “Pretendía ser el tercer think tank de la derecha después del CEP y Libertad y Desarrollo, lo que no ha ocurrido, porque se ha personalizado en Kaiser”, sostiene el cientista político Carlos Martínez, asesor de empresas en medio ambiente. La fundación está muy teñida por el posicionamiento público de Axel Kaiser”, afirma Marco Moreno, decano de la Facultad de Ciencias Políticas de la U. Central. Suele coincidir con dos investigadores de la FPP, Francisco Belmar y Jorge Gómez, en el programa “Esto es noticia” de UCV. “No veo en ellos una posición tan integrista como la de Kaiser. Creo que resienten un poco que se les asocie solamente a este señor”, sostiene Moreno, quien este martes debatió con Belmar y Gómez sobre el Caso Caval en el espacio de UCV. Kaiser tiene una columna quincenal en El Mercurio, otra en el Diario Financiero, va a programas de televisión de canales grandes, seminarios y foros universitarios. Pone la cara donde sea, sin importarle las consecuencias. Escribe libros, cuenta con cuatro a su haber. Participa en concursos de ensayos y ganó el primer premio de la Sociedad Mont Pelerin, fundada por el premio Nobel de Economía Friedich Von Hayek y una suerte de exclusivo club, al que se entra por membresía y patrocinado por algún miembro, que reúne al pensamiento más radical del neoliberalismo económico. Lo han catalogado como “el liberal pinochetista que ama la desigualdad” y se han hecho rankings con sus frases más destacadas. “Un país que busca satisfacer derechos sociales, inevitablemente entra en la senda de la decadencia y el conflicto”. “La educación, aunque el dogma de moda diga lo contrario, es un bien económico, y no un derecho”. “La envidia es el fundamento último del igualitarismo fáctico”. “La defensa a la Constitución de Pinochet es la máxima prioridad de todo líder político, intelectual y empresarial chileno que aspira, por su propio bien, el de sus hijos y el de sus compatriotas, a proyectar hacia el futuro el éxito de las pasadas décadas”. “Kaiser no pensó en un think tank, sino en un fight tank, un centro de batalla ideológico, muy confrontacional, en el que él juega un rol de propagandista”, afirma Ortúzar, quien mientras trabajó en la fundación estaba muy en desacuerdo, al igual que el resto del equipo, con las columnas que enviaba Kaiser a El Mercurio desde Alemania. “Eran muy poco académicas, muy gruesas, muy de batalla”, dice el antropólogo. Tiene en Ibáñez a un mecenas. Recibe un generoso sueldo, que bordearía los $14 millones mensuales. Si quiere viajar a alguna conferencia, se embarca sin problemas. Si necesita investigadores, los contrata. Ibáñez es dueño de una fortuna cercana a los US$1.000 millones por la venta de sus acciones en D&S -dueña de los supermercados Líder y Ekono- a Walmart. Pudo darse el gusto personal de crear la FPP, a la cual en 2014 le donó $401 millones, según la página web de la fundación, y $145,5 millones en 2013. El otro donante es Dag Von Appen, vicepresidente de la fundación e hijo de Sven, con $120 millones y $145,6 millones, respectivamente. De vacaciones hasta fines de febrero, Kaiser está inubicable, informaron en la fundación, por lo que no fue posible conversar con él. El cisma y el apoyo del directorio a Kaiser Mientras cursaba su doctorado en Alemania -lo que le valió aclarar que se opone a la educación gratuita, pero no a las becas, porque se compite por ellas como lo hizo él-, la FPP contrató a una gerenta general, María Paz Reyes, que venía de la Segpres del gobierno de Piñera, para armar el proyecto. “Lo hizo con la visión de un centro de investigación, de perfil más académico. Entramos José Miguel Aldunate, abogado y filósofo de la UC; Marcel Oppliger, periodista que venía de La Segunda, y yo, antropólogo de la Chile”, cuenta Pablo Ortúzar, actual director de investigación del Instituto de Estudios de la Sociedad, con diez años de vida y financiado por 13 donantes, entre ellos, Juan Pablo Correa, su presidente, dueño de los Big John. A mediados de 2014, Kaiser regresa a Chile y se produce un choque de visiones. “Observa, pregunta qué estamos haciendo y se da cuenta que no era la que tenía en mente. Pasa un mes sin ir a la fundación. Después, la gerente general conversa con el directorio y éste último decide que el equipo y Kaiser no son compatibles. El directorio se la juega por Kaiser y le da carta blanca”, prosigue Ortúzar. A menos de seis meses de haber sido contratados los tres investigadores y la gerenta general renuncian. “No nos sorprendió la decisión del directorio, porque el proyecto lo habían pensado con Kaiser y no calzaba con lo que se había armado”, explica el antropólogo. Además de Ibáñez y Von Appen la mesa de la FPP está compuesta por Alberto Eguiguren, abogado de cabecera de Ibáñez; Gerardo Varela, socio del estudio Cariola y columnista de El Mercurio; y Juan Conrads, hijo de uno de los fundadores de Inchalam. “Kaiser no pensó en un think tank, sino en un fight tank, un centro de batalla ideológico, muy confrontacional, en el que él juega un rol de propagandista”, afirma Ortúzar, quien mientras trabajó en la fundación estaba muy en desacuerdo, al igual que el resto del equipo, con las columnas que enviaba Kaiser a El Mercurio desde Alemania. “Eran muy poco académicas, muy gruesas, muy de batalla”, dice el antropólogo convertido desde hace un tiempo en columnista quincenal de La Tercera, desde donde, a veces, le rebate a Kaiser. El 15 de diciembre Ortúzar escribió sobre el “supremacista moral” de izquierda, al que catalogó igualmente ideologizado que Kaiser. “Alguien que, al igual que el izquierdista, condena a su adversario como un ser inmoral movido por envidia, intereses y bajas pasiones (...) El resultado práctico de este tipo de discursos ideológicos es la desfiguración del adversario hasta imaginarlo como sub-humano, si es que no como un demonio”. La fundación tuvo otras bajas anteriores. Una de ellas fue la de uno de sus gestores, el historiador de la UC, Ángel Soto, invitado por Ibáñez casi al mismo tiempo que Kaiser. Lo mandó un verano a Washington para aprender a administrar un think tank, Soto se instaló en las oficinas del Cato Institute, un centro de pensamiento “libertario” como la FPP, asociado a los republicanos y conocido porque José Piñera es uno de sus “distinguished senior fellow” (distinguido investigador senior) en el área de pensiones. Ayudó a la inserción internacional de la FPP en redes como la Relial (Red liberal latinoamericana), Fial (Fundación Internacional para la libertad) de Mario Vargas Llosa en España y Atlas Foundation, que dona entre otros a Libertad y Desarrollo y a la FPP (casi nueve millones en 2014 y $4,6 millones en 2013). Volvió a Chile, trabajó unos meses y fue despedido cuando llegó la gerenta general María Paz Reyes, posteriormente renunciada. Ibáñez y sus vaivenes con la autoridad Ibáñez es un ser cambiante y cuando la autoridad lo toca, la fustiga, pero puede aplaudirla si la sanción es para alguien a quien no le guarda simpatía. El mismo día en que la Fiscalía Nacional Económica presentó un requerimiento en contra de Wal Mart, Cencosud y SMU por coludirse entre 2008 y 2011 -a través de los productores de pollos- para fijar precios mínimos de venta al público, envió una dura carta a El Mercurio. Rechazaba “el intento de la FNE de perseguir, desprestigiar y enlodar a las empresas de supermercados aludidas” y se refería a los dueños de las cadenas como “empresarios responsables de cumplir con la ley, la ética y las buenas costumbres y orgullosos de aportar nuestro esfuerzo en bien de la patria”. Se quejaba de que el tema se notificara y ventilara a través de la prensa, “con un claro intento de aprovechamiento político". Fue el más rápido y enérgico; a él le tocaba el asunto porque en 2008 junto a su hermano Felipe eran los controladores de D&S, y siguieron en la propiedad como minoritarios hasta febrero de 2014, cuando le vendieron el último paquete de acciones -un 25%- a Walmart. A través de una carta al director de El Mercurio, el 20 de julio de 2008, Ibáñez aplaudió, en cambio, las multas aplicadas por la Superintendencia de Valores en contra de ocho personas por no cumplir el deber de reserva y por comprar acciones de D&S y Falabella con información privilegiada durante la negociaciones para fusionar ambas empresas, lo que finalmente fracasó. Una de los sancionados era Hans Eben por no guardar el deber de reserva como director de D&S, según la SVS, porque Vicente Aresti, su yerno y un sobrino de Eben -todos ejecutivos de la arrocera Tucapel, de la que Eben era director y había faltado a una reunión cuando se analizaba la fusión- habían comprado papeles de D&S, con información privilegiada proporcionada supuestamente por Eben. Este apeló hasta la Corte Suprema, y perdió, pero en el plano penal fue el único de los ocho que no fue formalizado, porque el Ministerio Público decidió no perseverar. A raíz de la carta a El Mercurio, Eben renunció al directorio de D&S, donde llevaba diez años, porque Ibáñez le quitó el piso. Fue muy comentado, ya que contaba con el apoyo incondicional de Felipe Ibáñez, el presidente de D&S, expresado en otra carta publicada dos días antes que la de Nicolás. Se habló de un gallito entre los hermanos, de estilos muy distintos, que ganó Nicolás. O de una pasada de cuenta a Eben, quien sintonizaba con Felipe Ibáñez, y juntos apoyaron la salida de Nicolás de la gerencia general de D&S, en 2002, para separar al dueño de la gestión y por la molestia que provocó la publicación de la querella por violencia intrafamiliar de su ex señora. Aunque ahora Ibáñez y Dag Von Appen son financistas de la FPP y se sientan en el mismo directorio, Sven, el padre de Dag, apoyó públicamente a Eben en aquel capítulo, en otra carta a El Mercurio: “Siendo un amigo de muchos años de Hans Eben, me permito decir que soy conocedor de su trayectoria profesional, de directorios, y de su reputación internacional académica, además de sus magnánimos principios en el deporte del tenis. Considero que ha recibido una sanción altamente injusta”. Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/01/15/nicolas-ibanez-y-axel-kaiser-los-yihadistas-del-libre-mercado/
  3. Ex dueño de D&S (actual Walmart Chile) Nicolás Ibáñez rechaza colusión y acusa al gobierno de tratar "una vez más de desprestigiar a los empresarios" por El Mostrador 7 enero 2016 El empresario ligado a los Legionario de Cristo y reconocido admirador de Augusto Pinochet, dijo que es un emprendedor "responsable de cumplir con la ley, la ética y las buenas costumbres y orgullosos de aportar nuestro esfuerzo en bien de la patria". Sobre él pesan varias historias, una de ellas registrada por la propia Justicia: fue acusado por su ex esposa por violencia intrafamiliar. "Rechazo enfáticamente el intento de la Fiscalía Nacional Económica de perseguir, desprestigiar y enlodar a las empresas de supermercados aludidas en el requerimiento presentado el día de hoy (ayer) ante el Tribunal de la Libre Competencia". Así comienza la carta enviada por Nicolás Ibáñez Scott, ex controlador de D&S (actual Walmart Chile), a El Mercurio donde hace sus descargos respecto del requerimiento presentado por FNE contra tres cadenas de supermercados por coludirse para fijar precios de pollos. Al respecto, señala que "somos empresarios responsables de cumplir con la ley, la ética y las buenas costumbres y orgullosos de aportar nuestro esfuerzo en bien de la patria. Por lo anterior, rechazo el procedimiento usado por la FNE y el Ministro de Economía (...) de notificar y ventilar estos temas a través de la prensa con un claro intento de aprovechamiento político". El empresario entonces dispara: "Es inaceptable el intento del gobierno, a través de esta maniobra inconducente y claramente mediática, de tratar una vez más de desprestigiar a los empresarios". Ibañez Es el menor de los hijos de Manuel Ibáñez y fue controlador - junto a su hermano Felipe - de D&S hasta su venta a Walmart, a finales de 2008. Junto a su hermano sumaban un 25,06% de Walmart Chile, lo que les permitía elegir cuatro directores y que el propio Felipe fuera el presidente de la compañía. Tras negociaciones ambos comunicaron la venta a la estadounidense del porcentaje de acciones que aún mantenían en unos USD 1.491 millones Operación que se materializó en febrero de 2014. Ibáñez es un ferviente Legionario de Cristo y un reconocido admirador de Augusto Pinochet. Prueba de esto último, es mandó a colocar en los jardines del entonces edificio corporativo de D&S una placa que rezaba “Augusto Pinochet Ugarte, Patriota Soldado y Estadista Visionario”. Su simpatía por Pinochet quedó registrada en una entrevista a la revista Capital en 2004: “A Pinochet le tengo una enorme gratitud”. En 2002, el empresario compró todos los ejemplares del diario La Nación Domingo, para que no se conociera una acusación de violencia intrafamiliar en su contra de parte de su ahora ex esposa. Sus esfuerzos fueron en vano ya que se imprimió una segunda edición para que los lectores accedieran a la información. Según el reportaje de la periodista Marcela Ramos, "en agosto de 2002, su esposa, María Carolina Varela, interpuso una demanda en su contra por “hechos de violencia” ante el 30º Juzgado Civil. “La violencia de que me ha hecho víctima el denunciado comenzó hace ya largo tiempo (…) Me ha agredido física y sicológicamente”, dijo la mujer. Varela dejó constancia en tres oportunidades ante Carabineros de la 47ª Comisaría de Los Domínicos de las agresiones de que era víctima. "En circunstancias que teme a la reacción de su cónyuge, ya que éste la agredía física y sicológicamente desde el inicio de su matrimonio, insultándola con palabras groseras frente a sus tres hijos, cerró el domicilio y cambió la chapa de la puerta principal”, se lee en una de ellas. “Mis hermanos le exigieron (a Ibáñez) que me dejara tranquila y se fuera a otra de sus casas después de la última vez que me maltrató, me insultó y agredió físicamente (…) Esta conducta, tan cristiana y civilizada, de un hombre que le pega a la mujer (…) es el verdadero origen inmediato de nuestra separación”, declaró posteriormente la mujer. El 16 de agosto de 2000, la jueza María Eugenia Campo resolvió concederle protección policial a María Carolina Varela y a su grupo familiar, “velándose por la seguridad física como sicológica de éstos de cualquier eventual acto de agresión proveniente del demandado don Nicolás Cirilo Ibáñez Scott, restringiéndosele a éste el ingreso al hogar de la demandante”. Dos meses después, la magistrado reiteró las citadas “medidas precautorias” en favor de Varela. Fuente: http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/01/07/nicolas-ibanez-rechaza-colusion-y-acusa-al-gobierno-de-tratar-una-vez-mas-de-desprestigiar-a-los-empresarios/
  4. Axel Kaiser vuelve a la polémica: “Los derechos sociales son un mito, es un derecho a la plata de otro” "Es difícil, pero podemos salvar a Chile del mito y la falacia de la igualdad, que ha metido una élite de intelectuales y políticos de izquierda que viven entre los más privilegiados del país y que también han utilizado el mantra de la igualdad para servir sus propios intereses y ambiciones y su propio lucro", agregó. Nacional 4 de enero, 2016 Autor: El Dínamo Axel Kaiser, autor del libro “Tiranía de la Igualdad”, reiteró sus críticas hacia las reformas impulsadas por el Gobierno y el principio de la igualdad, dejando en claro que los “derechos sociales son un mito, es un derecho a la plata de otro”. En entrevista con El Líbero, el abogado apuntó que “en nombre de la igualdad se han cometido los peores crímenes y atrocidades, se han arruinado las vidas de millones de personas, y es una idea atractiva, magnética, poderosa pero que no resiste un análisis muy de fondo. Apela a ciertos instintos humanos, que como se encausan como se pretende ahora, son destructivos, porque busca que nadie sobresalga ni se destaque sobre otros. Ese instinto que tiene relación directa con la envidia, cuando se instala como fuerza en la discusión y las políticas públicas y económicas arruina los países”. Junto con ello, se refirió a la situación de Chile, explicando que “el camino igualitarista es un camino estatista y ése es el de la ineficiencia, corrupción, despilfarro, la destrucción de las libertades y eso no permite que las personas y los países salgan adelante”. Sin embargo, se mostró ‘esperanzado’ en que nuestro país deje atrás la idea de la igualdad, reconociendo “que es difícil, pero podemos salvar a Chile del mito y la falacia de la igualdad, que ha metido una élite de intelectuales y políticos de izquierda que viven entre los más privilegiados del país y que también han utilizado el mantra de la igualdad para servir sus propios intereses y ambiciones y su propio lucro. Todo eso lo podemos exponer y arreglar en la medida que le mostremos un camino alternativo y tengamos la pasión y convicción de hacerlo”. Tras cartón, señaló que “uno no puede caer en la trampa conceptual de que hay derechos sociales. Los derechos sociales son un mito, no existen, un derecho social es un derecho a la plata de otro. Y le ponen el nombre social, que es un concepto fácil de vender, a algo completamente antisocial porque es convertir a cierto grupo de personas en proveedores ilimitados de recursos para otros grupos de personas, los que, a su vez, se transforman en dependientes del asistencialismo estatal con el que nunca salen adelante, y entre medio el que reparte se lleva la mejor parte. No hay nada más antisocial que eso”. Finalmente, exteriorizó su temor a una nueva Constitución, calificando el proceso presentado por el Gobierno para su elaboración como “bananero”. “Cuando uno analiza lo que pretenden los refundadores de Chile, que quieren hacer la nueva Constitución, y los ves tan alineados con la agenda del Foro de Sao Paulo, lo que ocurrirá será un desorden generalizado en Chile, en que habrá más conflicto y polarización porque una Constitución define las reglas de todo el mundo y todo el mundo tiene ideas distintas de cómo deben ser las reglas (…) No me cabe ninguna duda de que la Constitución que salga, si se llega a hacer, de un proceso tan bananero como el propuesto, será una Constitución mucho menos libertaria y hará de Chile un peor país, no tengo ninguna duda”, sentenció. Fuente: http://www.eldinamo.cl/nacional/2016/01/04/axel-kaiser-derechos-sociales-igualdad/
  5. Dura columna de Axel Kaiser contra los “jóvenes privilegiados” que apoyaron lista de izquierda que ganó en la FEUC The Clinic Online 10 Noviembre, 2015 “¿De verdad quieren para Chile el odio y la dictadura de Fidel Castro, denunciada por todas las organizaciones de Derechos Humanos del mundo por sus torturas, presos políticos, miles de asesinatos, policías secretas, además de mantener a la población cubana en la miseria mientras los líderes del partido viven como multimillonarios?”, escribió el director ejecutivo de la Fundación para el Progreso. En una columna en El Mercurio titulada “Ampuero, Rojas y los hijos del Che”, el director ejecutivo de la Fundación para el Progreso, Axel Kaiser, fustigó a los estudiantes partidarios de Crecer, la lista de izquierda que acaba de derrotar al gremialismo en las elecciones de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (Feuc). El argumento que expone el abogado autodefinido como en extremo liberal, apunta a la identificación con la utopía socialista, que según opina generó “miseria generalizada” y “la división fratricida a la que llevó a tantas sociedades”. En ese sentido, se pregunta cómo era posible que un grupo de jóvenes, “todos privilegiados por cierto, se declararan herederos de una tradición que encuentra su principal motor en el odio y el deseo de matar a otros”. Al mismo tiempo, sostiene que resultó chocante para mucha gente el cántico que enarbolaban con la frase “somos los hijos de Guevara, los hijos de Chávez y Fidel… unidos combatiendo hasta vencer o morir!”. Kaise apoya su argumento en que “Roberto Ampuero y Mauricio Rojas, el primero ex militante comunista y el segundo ex miembro del MIR, en su reciente y estremecedor libro “Diálogo de conversos”, nos dan pistas para entender este fenómeno. Ambos quisieron hacer de Chile un paraíso comunista, el primero con las armas más bien intelectuales, el segundo fusil en mano. Y ambos, en el exilio, despertaron de la fiebre revolucionaria que los embargaba para entender algo a lo que muchos estudiantes hoy parecen completamente ajenos: que la utopía socialista, ese esfuerzo por construir un paraíso sobre la tierra donde el hombre nuevo viva en la abundancia absoluta e igualitaria, es una meta tan grandiosa que no hay costo lo suficientemente alto para su realización y, por lo mismo, debe conducir inexorablemente a la dictadura y al genocidio”. “Como ocurrió a Ampuero y a Rojas, no cabe duda de que la mayoría de los estudiantes que en Chile se identifican con doctrinas de extrema izquierda desean hacer el bien. De lo que uno duda es de su capacidad de entender realmente lo que están proponiendo y aquello con lo cual se están identificando”, agrega. Hijos del Che Uno de los aspectos que más enjuicia Kaiser es la identificación de este grupo con la figura del Che Guevara. En ese sentido exclama: “¿Qué significa declarase “hijos del Che”? Pues esto es lo que el Che tendría que decirles: “El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo, que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar… un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal”. En otra oportunidad diría: “No soy Cristo y filántropo, soy todo lo contrario de un Cristo. Lucho por las cosas que creo con toda las armas a mi alcance y trato de dejar muerto al otro”. Y agregaría: “Tenemos que crear la pedagogía de los paredones del fusilamiento y no necesitamos pruebas para matar a un hombre”. ¿Realmente es eso con lo que se identifican los jóvenes de izquierda?, ¿buscan convertirse en frías máquinas de matar, como lo hizo Guevara, quien era conocido en Cuba como “el carnicero de La Cabaña”, insiste. A eso, complementa con que “¿de verdad quieren para Chile el odio y la dictadura de Fidel Castro, denunciada por todas las organizaciones de Derechos Humanos del mundo por sus torturas, presos políticos, miles de asesinatos, policías secretas, además de mantener a la población cubana en la miseria mientras los líderes del partido viven como multimillonarios?” Kaiser aprovecha además de recordar al chavismo, régimen que -según dice- transformó un país rico en una dictadura del narcotráfico. “¿Creerán de verdad en lo que dicen los propagandistas del régimen cubano y venezolano, en el sentido de que todos esos son inventos imperialistas, pero que por lo demás en Cuba y Venezuela reina un paraíso de igualdad, democracia, libertad y abundancia y, si no lo hay, es por culpa de los “gringos” capitalistas?”, espeta. “Por último, y más importante aún, ¿están sinceramente dispuestos a que los maten, como estuvieron Rojas y Ampuero, por llevar adelante el sueño de su ídolo máximo, el Che, quien por lo demás murió abandonado en Bolivia luego de ser traicionado por Castro, otro de sus ídolos? Si están dispuestos a todo eso, al asesinato, a la mentira, a la tortura, a la dictadura, a los campos de concentración tipo La Cabaña que dirigía el Che, a crear miseria para los chilenos, a ser muertos y a traicionarse entre ellos, entonces son verdaderos hijos de Guevara, de Fidel y de Chávez y los demás debemos darnos por notificados. Si no es así, entonces lo mínimo que podemos exigirles es un poco de responsabilidad y criterio respecto a las ideas, la retórica y la causa que llevan adelante”, cierra. Fuente: http://www.theclinic.cl/2015/11/10/dura-columna-de-axel-kaiser-contra-los-jovenes-privilegiados-que-apoyaron-lista-de-izquierda-que-gano-en-la-feuc/
  6. Así entiende Axel Kaiser los actos de colusión en el mercado chileno The Clinic Online 04 Noviembre, 2015 “La libertad siempre implica la posibilidad de abuso, si no, no sería libertad. Y así como no tiene sentido condenar al fútbol, en tanto deporte, cuando un futbolista es sorprendido con dopaje, no tiene sentido condenar al mercado, en tanto juego de intercambios, por el abuso cometido por uno o más de sus jugadores. Lo importante, salvaguardando siempre la presunción de inocencia, es que existan sanciones inteligentes para estos casos, pero por lo demás la libertad debe ser la regla”, escribe. En su columna “Liberalismo y colusión”, el abogado y director ejecutivo de la Fundación para el Progreso, Axel Kaiser, se refiere al porqué de los carteles que proliferan en Chile, con la consecuente afectación a los consumidores. “Los liberales siempre han entendido que los seres humanos actuamos, en buena medida, motivados por nuestro propio interés, no solo en el mercado, sino también en el Estado. La colusión entre políticos y grupos de interés sindicales, empresariales o de otro tipo, o la colusión entre privados para derogar las reglas de competencia son producto de ese impulso, así como también lo es la captura del Estado por parte de sus funcionarios, como prueba el caso dramático del Registro Civil”, escribe en su espacio en El Mercurio el autodefinido liberal en extremo. Al respecto agrega que “es para evitar lo más posible este tipo de desviaciones (…) que los liberales promueven, por un lado, una fuerte conducta ética, y, por otro, la desconcentración del poder económico y político”. Dice que “en el Estado, una forma de disminuir abusos, además de limitar su tamaño, es con la división de poderes, la que implica que exista competencia y fiscalización mutua entre ellos”. Respecto de los privados, opina que “no es muy diferente: para minimizar abusos se requiere de una amplia libertad de entrada y competencia tanto local como internacional”. Con esas consideraciones a cuestas, argumenta que el problema en Chile es que es precisamente el mismo Estado, “el que mediante sus innumerables y complejas regulaciones pone barreras a la entrada para nuevos actores, facilitando la colusión entre los que ya están. Cualquier emprendedor ha vivido esto en carne propia en nuestro país. Quienes abogan por una mayor intervención estatal para prevenir casos de colusión, entonces, proponen exactamente la receta que favorecerá su multiplicación”. En esa línea, apunta que “un mayor sinsentido incluso es condenar al mercado por estos casos. La libertad siempre implica la posibilidad de abuso, si no, no sería libertad. Y así como no tiene sentido condenar al fútbol, en tanto deporte, cuando un futbolista es sorprendido con dopaje, no tiene sentido condenar al mercado, en tanto juego de intercambios, por el abuso cometido por uno o más de sus jugadores. Lo importante, salvaguardando siempre la presunción de inocencia, es que existan sanciones inteligentes para estos casos, pero por lo demás la libertad debe ser la regla”. Fuente: http://www.theclinic.cl/2015/11/04/asi-entiende-axel-kaiser-los-actos-de-colusion-en-el-mercado-chileno/
  7. Axel Kaiser: “No soy pinochetista. Que defienda el modelo de Augusto Pinochet es distinto” The Clinic Online 04 Octubre, 2015 “Lo único que adoro más que la libertad son las mujeres. Nunca me han faltado, porque tengo algo de arrastre entre ellas. Eso sí, a mí me gusta que sean extranjeras y liberales”. El abogado Axel Kaiser, conocido por sus opiniones conservadoras, entregó en La Tercera algunos detalles de su pensamiento político y ahondó también en temas personales. “No soy pinochetista. Que defienda el modelo de Augusto Pinochet es distinto a ser pinochetista. Pasa que soy un defensor de la libertad. La Constitución que tenemos hoy, firmada por Ricardo Lagos, prácticamente no tiene ningún enclave autoritario del gobierno militar. Si quieren hacer una nueva Constitución -que será sin dudas socialista-, yo me margino de eso. En la izquierda hay una desconexión entre la gente del barrio alto, la izquierda y el pueblo: a la gente lo que le preocupa es que no la asalten, y que la educación y salud funcionen. Los ignorantes son los que quieren cambiar la Constitución. El que cree que cambiándola se arreglarán esas otras cosas, vive en un mundo de fantasía. Pero eso no me hace ser pinochetista”, indicó Kaiser en la edición de este domingo del matutino. Además, abordó la homosexualidad, poniéndose en el caso de tener un hijo gay. Al respecto, Kaiser fue claro: “No me da lo mismo si un hijo mío sale homosexual, pero lo voy a querer igual. (…) Tampoco considero la homosexualidad como algo tan grave. Y no porque tenga algo contra ellos, sino porque tengo una cierta visión del mundo y ciertas creencias porque me he formado así, pero aceptaría a ese hijo. ¿Si prefiero que mi hijo sea homosexual? No, preferiría que no fuera gay. Ahora, no creo que serlo sea un problema grave. Peor es tener un hijo deshonesto y que estafe”, aclaró el hombre de leyes. Tuvo tiempo también para comentar su “arrastre” con las mujeres y avisó (por si a usted, bella lectora le interesa) cuál es su tipo. “Lo único que adoro más que la libertad son las mujeres. Nunca me han faltado, porque tengo algo de arrastre entre ellas. Eso sí, a mí me gusta que sean extranjeras y liberales, aunque eso es por defecto, porque las mujeres de otros países son liberales de por sí. Igual, no ando con cualquiera, soy muy selectivo. Si tengo que elegir entre salir a pasarlo bien con dos amigas a bailar o irme a juntar con un premio Nobel de Economía a conversar, prefiero irme con las amigas. Por suerte, nunca me ha faltado en ese ámbito. No me puedo quejar”, agregó. Fuente: http://www.theclinic.cl/2015/10/04/axel-kaiser-no-soy-pinochetista-que-defienda-el-modelo-de-augusto-pinochet-es-distinto/
  8. Joyita: Axel Kaiser explica por qué es “repugnante desde el punto de vista moral” la igualdad de oportunidades “Es imposible lograr igualdad de oportunidades, sin conseguir la igualdad de resultados que proponía el socialismo clásico. Entonces cualquiera de las fórmulas que apliques, te va a llevar a un resultado desastroso desde el punto de vista económico y repugnante desde el punto de vista moral”, aseveró el columnista. En entrevista con Educación para la libertad de España, el abogado de derecha y director ejecutivo de la Fundación para el Progreso, Axel Kaiser, detalló el contenido de su libro “La tiranía de la igualdad que Editorial El Mercurio publicó el mes pasado. Aquí un extracto de sus planteamientos: “Si todos parten en las mismas condiciones materiales de educación, de salud, de todo lo que tu quieras, bueno, como somos todos distintos los seres humanos y diversos y tenemos distinta disposición al esfuerzo, distintas inteligencias, distintas capacidades, distintas preferencias, después de un tiempo vamos a tener resultados diferentes y qué te va a impedir a ti que esa primera generación que partió con igualdad de oportunidades no le transfiera a sus hijos la desigualdad de resultados que tuvieron, es decir, lo que fueron más exitosos, que no les paguen mejores colegios a sus hijos, que no tengan mejor salud, que no tengan una casa más grande para sus niños, que no le puedan enseñar otros idiomas. Entonces, de inmediato se te va a producir la desigualdad de oportunidades porque va a haber unos más exitosos que otros y esas ventajas se van a transmitir a las generaciones que vienen. Entonces es imposible lograr igualdad de oportunidades, sin conseguir la igualdad de resultados que proponía el socialismo clásico. Entonces cualquiera de las fórmulas que apliques, te va a llevar a un resultado desastroso desde el punto de vista económico y repugnante desde el punto de vista moral porque quién eres tú para decirle a un padre que no puede darle la mejor oportunidad que puede a su hijo. Eso a mí me parece desalmado, cruel e injusto”. Presiona el enlace para escuchar entrevista completa: https://www.thinglink.com/card/700719070701420546 https://ia801507.us.archive.org/22/items/AxelKaiserLaTiranaDeLaIgualdad/Axel%20Kaiser_La%20tiran%C3%ADa%20de%20la%20igualdad.mp3 Fuente: http://www.theclinic.cl/2015/09/16/joyita-axel-kaiser-explica-por-que-es-repugnante-desde-el-punto-de-vista-moral-la-igualdad-de-oportunidades/
×