Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'Álvaro Rudolphy'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 8 results

  1. Federico Grünewald, sábado 3 de febrero de 2018, Vida Actual de El Mercurio El actor que ha ganado todos los premios con su personaje en "Perdona nuestros pecados" relata cuánto lo complica que le griten "malo" delante de sus hijos, revela el gran temor de su vida y dice que le encantaría vivir tanto como Nicanor Parra. Ocurrió en Concepción. Álvaro Rudolphy estaba de visita en la casa de su padre y un día salió a dar un paseo con sus hijos. Llevaba a uno de cada mano y caminaban cerca de una plaza, cuando pasó un tipo y le dijo: "'Soi malo, conch..., te voi a sacarte la chu..., cu...' Yo me asusté, seguí caminando y pensaba que me iba a llegar un palo en la espalda, una patada o un combo", recuerda Rudolphy. Es lo más desagradable que ha enfrentado desde que encarna al bestial Armando Quiroga en "Perdona nuestros pecados". El miedo y los garabatos se los banca. "Lo que me cuesta aceptar es la percepción que tienen los niños cuando la gente le grita al papá que es malo. ¿Qué es lo que entiende un niño de cuatro años y una niñita de seis? ¡Que el papá es malo!", explica el actor y estira el cuello hacia adelante con la típica mueca de quien está incómodo con la camisa. Rudolphy está vestido como Armando Quiroga, el personaje que el 6 de marzo cumplirá un año esquivando sus crímenes en Villa Ruiseñor, el pueblo ficticio de la teleserie de Mega. Es su papel número 29 y son 30 años continuos en pantalla. El primero fue en 1988, cuando la mayoría de los chilenos aún veía televisión en blanco y negro y había que cambiar de canal o subir el volumen girando unas perillas. Parece la prehistoria de las telenovelas. Para él ha sido tan breve como el clic de un interruptor. "Siento que partí ayer haciendo teleseries", comenta. Aparte del traje que lleva para la segunda temporada de "Perdona nuestros pecados", Rudolphy no tiene nada de Armando Quiroga. Hasta le molesta el bigote, porque nunca se había dejado y ya lleva un año y cuatro meses cuidándolo. -¿Es difícil entrar en ese personaje? Armando es bien asqueroso, desagradable. "Es que es un juego. Todos en el día a día jugamos distintos personajes, depende de con quién tengamos que relacionarnos y en qué situación. Si en una empresa te toca despedir a alguien, tienes que ser más frío. Aquí es un poco lo mismo, me meto en la situación y juego a que soy irónico, pesado, soberbio, déspota. Igual trato de darle a este personaje ciertos matices que no lo hagan tan estereotipado. Armando también sufre, se emociona, quiere a sus hijos, tiene momentos de alegría, se relaja". -¿Te pasa que el público siente esta perversión por el malo y se hace adicto a él? "Con el público me ha pasado que me dicen 'oiga, pucha usted que es malo'. 'Es malo, pero igual de repente llega a ser encantador el personaje', me han dicho. O me dicen 'oiga, usted que me da susto', pero es una suerte de juego, una relación lúdica". Hay un punto, sin embargo, en el que la relación con el público se vuelve tensa. "La gente en general no filtra mucho y de repente no calibra", sostiene Rudolphy y explica su punto: "A veces sienten que están con el personaje y no con el actor. Una vez estaba almorzando con mi familia y la familia de mi mujer, se acercó una tipa absolutamente borracha y se me tira encima y dice 'Soi malo, hueón'. Cuando estoy con mis niños, la situación se me hace un poco compleja, porque me dicen 'oiga, usted que es malo' o 'ahí va el maaaalo', y mis niños chicos no entienden. Mi hija, la menor, la otra vez me decía muy angustiada: 'Papá, ¿tú no eres malo?'. 'No', le dije. '¿Y por qué la gente te dice malo?'. Yo les trato de hacer entender que soy actor y que es una situación en que la gente ve al personaje. Entonces les hablo de la teleserie, pero a esa edad, uuufff... la otra vez lo conversaba con un psicólogo, el niño no hace esas dobles lecturas". -¿Cómo manejas el tema con tus hijos Eloísa y Diego? "De repente pasan avances de la teleserie en el día y les digo: '¿Ven? Ahí estoy yo', y les explico en relación a los monitos que ellos ven o series más adolescentes. Les digo: 'Mira, la Soy Luna no es ella. Ella se llama tanto, es una mujer que al igual que yo, hace un personaje de Soy Luna y se disfraza y canta unas canciones, pero son dos personas'". Insinuaciones Rudolphy tiene 53 años y, aparte de las teleseries, los planes para el resto de su carrera son "hacer más teatro, entrar en algún proyecto cinematográfico, hacer series. Quiero más". Fue en "Matilde dedos verdes" que Rudolphy aprendió los primeros códigos de la actuación en la televisión. Duró poco más de un mes y la transmitió Canal 13 en 1988. Ahí era Mauricio Torres y, además de ser su debut en teleseries, fue su primer "personaje de villano. Era hermano de la Pilar Cox y quería matar a Mauricio Pesutic. No sé por qué no lo hice", bromea. Entrar y salirse de un personaje, no llevárselo para la casa, saltar de la ingenuidad de "Pobre gallo" a la brutalidad de "Perdona nuestros pecados" son cosas que ya asume como parte del oficio. Lo mismo ocurre con las grabaciones. Rudolphy explica que cada escena tiene una mecánica y la idea es que el actor logre que no se note. "Ese es el juego. Cuando hay una escena de sexo o seducción, la gracia está en que toda la mecánica que tú armas -aquí se lanza a velocidad de ametralladora: porque la luz, la cámara, los lentes, el micrófono, por el sonido, porque aquí, porque te paras pa' llá, porque después hay que hacer esto, porque hay que tomar el vaso, justo suena el teléfono y hay que agarrar la pistola-, tiene que salir lo más natural posible". -¿Cómo manejas las relaciones, el sobajeo con distintas actrices del mismo elenco en la misma teleserie? "Mira, mi personaje no se sobajea tanto como el cura, ja. Y hay que pensar también en una cosa etaria. Con la Pao (Paola Volpato), que es con la que más me ha tocado, las escenas se trabajan mucho, se piensan, se cuidan, nos cuidamos, yo la cuido a ella, ella me cuida a mí, porque tampoco somos cabros de 20. Son más bien insinuaciones, es actuación, uno ahí está poniendo las caras, haciendo como que, pero comprenderás que estar metido en un set con 30 personas mirando, cuidando de no tapar la cámara, de no hacer sombra, de cuidar que se vea bien tal cosa, es más bien una mecánica. No es que uno se deje llevar por la pasión ni mucho menos, es casi una coreografía. Papá a los 46 El punto más alto en la carrera de Rudolphy se sitúa en el año 2001, con "Amores de mercado", cuando marcó el récord histórico de rating para una teleserie nacional. Entonces tuvo que interpretar a dos personajes, los dos protagónicos (Pedro "Pelluco" Solís y Rodolfo Ruttenmeyer), de manera simultánea. Terminó con estrés, "fue muy cansador, una carga muy potente, estaba siempre grabando", cuenta. Ahora, en cambio, ha estado mucho más relajado. Dice que no es cierto, y que fue un invento "patético y ridículo" cuando se publicó que las grabaciones de "Perdona nuestros pecados" estaban en peligro por una supuesta crisis de pánico suya. Al contrario, acá el protagonismo está más repartido y ha tenido bastante más soltura. Eso le deja más tiempo para estar con sus hijos y para escribir guiones de teatro. Eso lo tiene sumamente motivado. De hecho, "El velorio", la última obra de su autoría, se reestrenará en marzo en el Ictus, y tiene otra que le propuso dirigir a Boris Quercia. "Yo escribía antaño unas cosas rarísimas, que eran incoherencias, y de repente volví a escribir y se me empezaron a hacer concretas las ideas, a tener línea dramática, empezaron a cuajar", dice Rudolphy, que además cumplirá diez años de matrimonio con la periodista Catalina Comandari. -¿Cómo va la crianza de tus niños? Fuiste padre después de los 40. "A los 46, grande ya. Ha sido maravillosa, no te puedo explicar lo feliz que siento la paternidad, lo bien que lo paso con ellos, lo que gozo con ellos". -Egresaste a los 16 del colegio, ¿te perdiste algo de infancia? "Sí, entré con 16 a la universidad, me habría gustado salir de 18 del colegio. En cuarto medio tenía 16 años y mis compañeros 18. Había una diferencia brutal, ellos ya eran jóvenes, tenía compañeras de 18 años que ya eran mujeres y yo seguía siendo un cabro. Estaba en los Padres Franceses de Valparaíso. No sé qué pasó que cuando estaba en la Alianza Francesa de Concepción, de segundo básico pasé a cuarto básico, me saltaron. Hubo una reforma, no sé muy bien, voy a preguntarle a mi vieja". Rudolphy tiene tres hermanos ingenieros y otro arquitecto. Antes de la actuación, estudió un año Licenciatura en francés y otro más Ingeniería en alimentos. "Entré muy chico a la universidad", dice. Ahí un amigo, Abdo Torres, lo empujó a entrar en un grupo de teatro. "Entonces dije: ¡esto es! ¿Qué hago en ingeniería, tratando de entender cálculo? Me iba pésimo, no entendía nada. Me decidí y me vine a Santiago a estudiar Teatro". -¿Te gustaría llegar a los 103 de Parra? "Uf, yo feliz, me encantaría vivir harto, pero estando sano y lúcido, como estaba Parra. Enfermo y gagá, me muero. Si hay algo a lo que realmente le temo por sobre todas las cosas es al alzheimer. Lo único que ruego en esta vida, y me encomiendo al Señor, es por favor no tener alzheimer. Creo que perder la memoria, aparte de todo lo que significa la enfermedad... uf, es lo peor que a uno le puede pasar". -¿Casos cercanos? "Sí, mi abuela materna y colegas actores. Sin ir más lejos, Marcelo Romo, que acaba de morir y con el cual me tocó trabajar en varias teleseries. Terrible, terrible no saber. Me acuerdo de la Ana González (murió el 2008), con quien también me tocó trabajar. Me llegó muy fuerte, porque todo lo que hizo en su vida, todo lo que fue, después no tenía idea. No sabes quién eres, no sabes la persona que tienes al lado, estás aterrado... es un tema que me toca en lo profundo, sentir que no tienes a qué aferrarte, porque los recuerdos son un ancla que te permite sujetarte a algo: hice esto, viajamos juntos, ahí están mis niños, ellos son. Cuando pierdes esa conexión, es como si estuvieras flotando en el espacio sin tener de dónde agarrarte. Es una sensación terriblemente angustiosa. Espero que no me pase, por favor. Y si me da, mátenme". "Si hay algo a lo que realmente le temo por sobre todas las cosas, es al alzhéimer (...) Espero que no me pase, y si me da, mátenme". "Siempre es atractivo hacer de villano", dice sobre su rol de Armando Quiroga en "Perdona nuestros pecados", la segunda teleserie nocturna más vista de la TV chilena. Rudolphy ha destacado por la oscuridad, el machismo y la manipulación de su caracterización. "Es más complejo que los villanos comunes. Hemos querido darle matices y gestos de humanidad", afirma. También cuenta que ha enfrentado reacciones agresivas de algunas personas fuera de la pantalla por la maldad de su personaje. Desafíos interpretativos: "Los personajes siempre son un desafío, porque no es fácil innovar sin caer en estereotipos después de hacer 30 teleseries. Este rol fue preciso, porque pude desmarcarme de las cosas que había hecho antes". En 2018 continuará con este papel en la segunda temporada del proyecto. "Vamos a pasar a los años 60. Hay cambios de look y renovación. La trama viene muy sorprendente, que es la gracia de la teleserie". Los hitos de una larga carrera Treinta años de carrera, 28 telenovelas y 29 personajes entre Canal 13, TVN y Mega. Además, cine y teatro, actuando y dirigiendo. Álvaro Rudolphy tiene bastante de dónde elegir si tuviera que escoger. Papel que no repetiría (o su peor papel): "Joaquín, de 'Mi nombre es Joaquín'. Siempre estuve como a contrapelo de ese personaje. Era una especie de Antares de la luz anticipado a la historia real". Personaje en el que se reencarnaría (o su mejor papel): "El personaje de 'Aquelarre' (Juan Pablo Huidobro) tenía una humanidad que me gustó mucho, era muy luminoso". Mejor partner: "Me gusta harto trabajar con la Pao (Paola Volpato), con ella navego muy bien, nos leemos muy bien, podemos improvisar, surfear, irnos y volver en las escenas, con la emoción muy a flor de piel. Tuve muy buenas experiencias con la Sigrid (Alegría) también y con Melo (Francisco). Ellos son buenos partners ". Momento más difícil: "En 'Santo ladrón' era un mariscador (Adrián Villegas) que se metía a bucear al mar. Se supone que entraba en la playa y aparecía mar adentro. Partimos en un bote y me metí al agua con un traje, con pesos en la guata, y no me hundía y no me hundía. Pedí que me pusieran más peso y me fui pa' abajo, guaaaaaa... y después no podía subir. Me asusté, sentía que me ahogaba y me angustié muchísimo". Momento sublime: "En la película 'El entusiasmo', de Ricardo Larraín, trabajó Carmen Maura. Ella venía de muchos éxitos en España, era figura cinematográfica y estaba muy de moda por 'Mujeres al borde de un ataque de nervios'. Me tocó hacer un par de escenas con ella. Yo me preguntaba '¿qué es este regalo divino?'. Nos presentaron y empezamos a ver una escena, a repasar los diálogos en el camarín. Ella tenía que apuntarme con un arma y se me acerca y me dice: '¿Cómo lo hago?'. Carmen Maura, muy angustiada, pidiéndome a mí consejos de cómo lo tenía que hacer. 'Esto no puede estar pasando', decía yo. La gran estrella se me acerca y me dice 'ayúdame, por favor'. Le dije: no te preocupís, tú solamente apúntame". Cómo impactó el caso Weinstein en Chile Ni turcas ni mexicanas ni venezolanas. Para Álvaro Rudolphy, las teleseries con mejor factura son las brasileñas. Después de las chilenas, claro. "Siempre el público chileno va a preferir la ficción nacional", dice el actor y explica que la segunda temporada de "Perdona nuestros pecados" es una apuesta inédita que responde a la tendencia mundial de la industria de volcarse a la producción de series. "Es lo que está viendo la gente", argumenta. Sobre el asunto que sacude a las artes escénicas en el mundo desde fines del año pasado, el acoso y el abuso sexual en la industria a partir del caso Harvey Weinstein, Rudolphy explica que los actores en Chile discuten el tema, pero con cierta distancia. Sin justificar ("por ningún motivo", enfatiza) y "hablando desde la lejanía", también cree que "hay una suerte de caza de brujas. Estas son situaciones pendulares, en que la cosa llega a un extremo y luego a otro. Este tipo (Weinstein) está reconocido que fue un acosador y un abusador, pero empiezan a aparecer casos paralelos, con aristas como: 'Mira, hay un actor que el año no sé cuáaanto, hubo un tipo que lo fue a ver y le dijo oye que estás guapo. O una niña que le dijo estás guapa', y ahí queda la escoba. No avalo nada de esto en ningún caso. Sí creo que hay que ver el fondo, investigarlo y juzgarlo sin hacer una condena hasta no saber todo". -¿Has visto o has oído sobre algo así en la industria nacional? "Yo no conozco acá ningún caso así, nada para decir 'oye, tal director...'. Quizás se puede decir 'oye, este tipo es mirón' o de repente 'este es más coquetón', pero dista bastante de las referencias que uno tiene de este tipo de casos. Aun así, creo que algunos, por lo que he leído, están un poquitito hiperventilados. Yo siempre trato de decir que no todo es negro ni blanco. Nadie es tan malo y nadie es tan inocente que no se dio cuenta. Pasamos pendularmente de un extremo a otro y somos absolutamente lapidarios y vamos cortando cabezas, y de repente las cosas son grises, hay matices". -¿Te llamó más la atención un caso que otro? Kevin Spacey, por ejemplo. "El caso de Dustin Hoffman me llamó la atención, como que no le encontré tanto asidero. Y sí, el de Kevin Spacey me impresionó mucho, pero no me sorprendió a un nivel de reacción de escándalo. Creo que no solamente en la industria cinematográfica ocurre eso. Ocurre en todos lados". -¿No sientes que es el momento en que hay que llegar hasta el fondo, como en el caso de los abusos en la Iglesia? "Sin duda hay que llegar hasta el fondo, sin duda, pero no hay que ser más papistas que el Papa. Y no creo que tenga relación, porque en el tema de la Iglesia hay una suerte de abuso de poder investido por la jerarquía, pero una jerarquía emocional. No es el poder del jefe, es una jerarquía moral, valórica, como la fe. Están jugando con tu cabeza, con tus emociones, con tus pensamientos, y en edades mucho más frágiles".
  2. Puedes evaluar cuantas veces quieras, colocando un 4,0 o un 7. La única condición es que previamente lo haya hecho otro usuario. Esta semana Resultados Frente a Frente Anterior Pablo Illanes: 6,1 José Ignacio Valenzuela: 4,9
  3. Paola Volpato y Alvaro Rudolphy, actores: “Lo que está pasando con las áreas dramáticas es preocupante” La dupla de Pituca sin lucas estará por primera vez en una nocturna de Mega, llamada Perdona nuestros pecados. La Tercera, Valentina Pizarro, sábado 4 de febrero de 2017 Paola Volpato y Alvaro Rudolphy se conocen hace años y, hace más de tres, emigraron desde el área dramática de TVN a lo que para ese entonces era una propuesta de la señal del grupo Bethia, liderada por María Eugenia Rencoret, a partir de cero, a armar algo nuevo con la experiencia del equipo en sus trabajos anteriores. Con su primera teleserie en el canal, Pituca sin lucas, Volpato y Rudolphy pasaron a convertirse en la pareja más querida de la televisión en los últimos años, dupla que repitieron para Pobre Gallo. Los actores conversaron con La Tercera sobre lo que ha significado fundar esta nueva era y sobre los desafíos en torno a la segunda nocturna de la señal, Perdona Nuestros Pecados, que los tiene nuevamente juntos. ¿Cuáles fueron los principales miedos al cambiarse de canal? P.V: No alcancé a tener tanto miedo, porque apenas me lo ofreció María Eugenia Rencoret, le dije que sí, desde la guata. Aunque claro, era arriesgado porque no había ni canal, en el fondo era un salto al vacío. Lo que se sabía a nivel de los actores, es que Mega era Morandé con Compañía y no había nada más. A.R: Fue una decisión arriesgada, pero acertada porque por suerte salió bien. Los miedos eran que no resultará, pero como todo. Igual sabíamos que teníamos un gran proyecto en las manos y que el grupo que se venía también, pero no pensé que iba a ser inmediato el éxito. ¿Cómo viven estar en esta apuesta nocturna? P.V: En mi caso, me gustan mucho las nocturnas, siento que en los guiones profundizas más, los temas son más internos, hay un carácter marcado en cada personaje y por lo mismo pasan más cosas. A.R: Yo tenía ganas de hacer nocturnas hace tiempo, la idea me encantó. Cuando leí el guión, la historia la encontré buenísima, los conflictos se presentan y se resuelven muy rápido, si bien es una teleserie, parece a ratos una serie americana. ¿Cómo ven las Areas Dramáticas de los otros canales? P.V: Lo que está pasando con las áreas dramáticas es bastante preocupante, si se cierran es un mal signo. Canal 13 está hace rato intentando y vuelve a caer, no hay una apuesta de intentarlo por años. Un canal tiene que tener área dramática y un noticiero, sino es una mala señal. A.R: Yo lo veo como una búsqueda de la línea editorial, yo tengo la sensación de que a CHV no le interesa porque su línea es distinta, y me parece lícito y bien, además de que no todos los canales pueden tener el mismo norte, porque no hay audiencia para tanta ficción dramática, por eso cada canal tiene que encontrar su camino. ¿Existe una competencia para Mega? P.V: No lo sé. No me gusta por ejemplo que Un Diablo Con Angel no tenga rating o que baje, o que Preciosas como buena producción que era, no fuera vista, entonces yo siento que la competencia es súper buena porque genera más expectativas y nos tiene más alerta para hacerlo mejor. Además, TVN está tratando de hacer muchas cosas, han sacado producciones que estaban al aire y siento que caen en un vacío de audiencia y eso repercute en el tema económico. Está pasando que no hay nada que hacer ahí, no hay proyectos. A.R: Ojala que TVN sea competencia, creo que es bueno que lo sea, es bueno que los otros canales hagan ficción dramática, no sé si tienen que ser teleseries, pueden ser otro tipo de producciones pero que estén. TVN está dando la pelea y eso porque eso nos nivela a todos , no puede ser un monopolio. ¿Cuál creen que es el sello del área dramática de su canal? P.V: Creo que es una conjunción de cosas, entre las que está saber lo que necesita gente, lo que quiere ver y apuntarle a eso. Generar historias entretenidas, con actores que la gente quiere. Aquí lo que se hizo fue elegir la historia y pensar que después se iba a crecer. A.R: En Mega se ha sabido poner la historia correcta en los distintos horarios, se ha tenido la sabiduría de llegar a esas audiencias con las distintas producciones. Pasó hace unos años que el público se desorientó, se desarmaron las áreas dramáticas y no es que haya quedado un público suelto sino que había que reencantarlo. ¿Creen que por ser el canal líder pueden tocar otras temáticas en sus producciones? P.V: Yo creo que por estar bien evaluados, se puede hacer. El público crece contigo y los procesos permiten que podamos abarcar más tema a las 3 de la tarde, por ejemplo. A.R: Siempre está el cuidado con los temas y se evalúa cómo apuntar. La gente tiene que entender que esto es ficción, no es un programa de noticias y como tal vamos jugando todo el tiempo.
  4. Álvaro Rudolphy revela el tierno secreto que lo mantiene estupendo El actor, que se prepara para protagonizar la nueva teleserie de Mega, “Perdona nuestros pecados”, interpretará un rol que no tiene nada del galán clásico que nos gusta. “Lo van a odiar”, adelanta. A sus más de cincuenta, Álvaro Rudolphy se mantiene como el galán de antaño, aquel que nos ha hecho suspirar por décadas. Es que el actor lleva de lo más bien sus años, tanto, que no se desvive por el paso del tiempo. “Encuentro que cuando uno se cuida mucho se nota y se ve como raro. Entonces trato de envejecer como ‘es lo que hay’, jajá”, comenta. Armando Quiroga es el nombre del personaje que Rudolphy interpretará en la nueva nocturna. Imagen: gentileza Mega. El actor, que protagonizará la nueva nocturna de Mega, “Perdona nuestros pecados”, revela, eso sí, que en su próximo papel sus fans, más que suspirar, tendrán ganas de pegarle a la pantalla. “Ahora me van a odiar harto”, advierte, agregando que su personaje “funciona poniéndole la pata encima al resto, es bastante déspota”. Los secretos de Álvaro ¿Cómo te mantienes en forma y saludable? Tengo la suerte de que genéticamente hago un poco de ejercicio y me mantengo en el peso. La verdad es que no cultivo mucho el físico. Entonces, ¿cuál es tu secreto? Yo pienso que, como tengo dos hijos chicos, eso me mantiene bastante. Al más chico, además, le gusta mucho luchar conmigo, y los dos están en esa etapa de “upa”. Entonces ese es mi ejercicio más importante del día. Sus hijos, de tres y cinco años, son el mejor ejercicio, cuenta el actor. Imagen: Instagram. ¿Eres goloso o te preocupas de comer saludable? No soy un excesivo en la comida ni en el vino ni en nada. No soy un gourmand ni tampoco un asceta que no come nada. Sólo disfruto, en la justa medida. ¿Tienes alguna rutina de belleza? No. Es que la verdad es que no me maquillo mucho, a lo más me echan polvo o a veces una base para tapar mis rojeces. Pero en Pirque, donde están grabando la teleserie, pega harto el sol… Sí, y hay varios ratos en que tenemos que bancarnos el calor en el día, pero ahí hay que echarse mucho bloqueador no más. No tiene rutinas de belleza, pero sí ha tenido que cuidarse bastante del sol, ya que las grabaciones de Perdona Nuestros Pecados son en Pirque. Imagen: Instagram ¿Tienes algún Dato Biut? Me gusta ir a cachurear a las ferias de antigüedades de Valparaíso y también los vinos Viu Manent. ¿Te sigues considerando un galán? La verdad es que yo nunca me considere galán, sino un actor que tiene algunas posibilidades de interpretar distintos papeles. Al final, pienso que eso del galán es anticuado, pero como a veces me han tocado papeles más románticos hay mas suspiros de las telespectadoras. Es solo eso. http://www.biut.cl/espiritu-femenino/2017/01/los-secretos-de-alvaro-rudolphy/
  5. Mario Horton y Mariana Di Girólamo serán la pareja protagónica de la próxima nocturna de Mega Dentro de las próximas semanas comenzarán las grabaciones de la teleserie sucesora de “Sres. Papis” que se ambientará en los años ’50 y que girará en torno a una poderosa familia de la aristocracia chilena, liderada por Armando Quiroga, interpretado por Álvaro Rudolphy. Sigue leyendo, aquí...
  6. Álvaro Rudolphy se confiesa: “Quiero hacer algún personaje intenso” A sus 52 años Álvaro Rudolphy es uno de los actores más cotizados de la televisión chilena, y es que el actor oriundo de Viña del Mar ya cuenta con varios éxitos en su carrera. Actualmente interpreta a Nicolás Pérez de Castro en la teleserie vespertina Pobre Gallo de Mega, pero sin duda uno de sus papeles más queridos en este último tiempo fue Manuel Gallardo en Pitucas Sin Lucas de la misma estación televisiva. En entrevista con Página 7, el actor conversó sobre sus futuros proyectos, analizó su último trabajo televisivo y también se refirió a su reservada vida personal. Si bien el actor nos señaló que no tenía idea de su nuevo personaje, aseguró que aunque supiera no podía decir nada al respecto, pues desde Mega le pidieron encarecidamente que si manejaba información, no la revelara. “En verdad no sé nada, solo sé que empiezo a trabajar luego, pero no tengo idea en qué, ni en qué horario…“, señaló. ¿Y qué personaje te gustaría interpretar? Me gustaría hacer algún personaje intenso, como lo fue el personaje de Alguien Te Mira. Quiero salir un poco de este estilo de hombre bueno, enamorado, de ese galán romántico y volver a hacer esos personajes más oscuros. ¿Crees que ese perfil de personaje encaja más en las teleseries nocturnas? Sí, sin duda, pero no tengo idea cómo se viene la mano así que no sé… ¿Qué tipo de teleseries te acomodan más? ¿Vespertinas o nocturnas? Me gustan las nocturnas, pero el horario de las vespertinas también me acomoda. Lo paso bien haciéndolas, además son teleseries más masivas y eso también tiene sus beneficios. A todos los actores nos gusta ir variando, pero no te voy a negar que sería interesante hacer una nocturna. ¿Veremos algún cambio de look en tu próxima teleserie? No sé, eso no lo determino yo. Eso sí, voy a estar más joven (risas). Yo creo que sí va a ver un cambio de look, y eso espero yo también, pero siempre depende de la teleserie. Por ejemplo, si es de época, si el personaje es popular o no, hay que ver mil detalles. ¿Seguirás haciendo pareja con Paola Volpato? Yo creo que ya es hora de que Paola haga de mi madre (risas). ¿Qué opinas sobre las similitudes de las historias de Pobre Gallo y Pitucas Sin Lucas? Creo que fue buscado de esa forma, o sea, somos el mismo elenco y los triángulos amorosos se repiten, entonces obviamente que hay similitudes. Es una teleserie vespertina que apela a esta cosa del encuentro social, el encuentro de dos mundos dentro de una sociedad tan polarizada como la chilena, y obviamente sí, tienen muchas similitudes. …Pero Pobre Gallo no tuvo el mismo éxito que Pitucas Sin Lucas, ¿Crees que la gente se aburrió de ver lo mismo? No sé a qué atribuirle eso, pero sin duda no tuvo el impacto que provocó Pitucas Sin Lucas. Quizás fue la novedad que trajo esa teleserie (Pitucas Sin Lucas), quizás la gente se aburrió un poco de ver las mismas parejas, quizás el guión no fue tan potente como el anterior…pueden ser miles de factores. En redes sociales abundan los piropos sobre tu apariencia y lo bien que te conservas a tus 52 años ¿Tienes algún secreto para mantenerte tan bien a tu edad? En realidad no me mantengo tan bien (risas). La neurosis, estar muy estresado, creo que eso me ha ayuda mucho a mantenerme bien. Porque en realidad no hago ninguna dieta en especial, ni tampoco una rutina de ejercicios, hoy en día mi ejercicio son mis hijos, tengo que estar full time con ellos y ahí hay un desgaste energético importante. Sabemos que eres bastante reservado con tu vida privada y no eres muy “fan” de las redes sociales, pero hace un tiempo abriste Instagram ¿Algún motivo en especial? Es lo único que tengo, no tengo ni Twitter, ni Facebook, solo Instagram. Y lo abrí por mi obra, la que estreno en un poco más que se llama Envenenados. Creo que es una buena plataforma de difusión. La verdad es que no manejo mucho este tipo de redes sociales, pero me pareció bueno, o sea, los jóvenes se están comunicando mediante esto, entonces por qué no aprovechar esta instancia para promover mi obra. Pese a que tienes fotos junto a tu familia, nunca haces comentarios al respecto ¿Se debe a algo en particular? Es que yo creo que a mis cercanos no les interesa estar expuestos y a mí tampoco. Entonces lo hago más que nada por eso y, obviamente, por respeto a ellos.
  7. Los “Separados” se reúnen en Mega Los protagonistas de la nocturna de TVN terminaron por emigrar al área dramática de la señal privada. Así, a Álvaro Rudolphy, Fernando Larraín y Andrés Velasco, se suman las recientes incorporaciones de Jorge Zabaleta y Rodrigo Muñoz, los que serán parte de la nueva teleserie para el horario prime que prepara la televisora. Fue en noviembre del 2013 cuando María Eugenia Rencoret renunció a TVN para armar una nueva área dramática en Mega. Así, uno de los primeros actores en seguirla fue Álvaro Rudolphy, quien ya lleva dos teleseries en la estación: “Pituca sin Lucas” y “Pobre Gallo”. Dentro de los protagonistas de “Separados” le siguió Fernando Larraín, quien volvió a Mega con una participación en “Pituca sin Lucas” para posteriormente sumarse a “Papá a la Deriva”. En esta última, y a través de una breve participación, se produjo el debut de Andrés Velasco. El actor actualmente está al aire con “Pobre Gallo”. En el caso de Jorge Zabaleta y Rodrigo Muñoz, ambos llegan a Mega para formar parte del elenco de la nueva nocturna, una adaptación libre de la historia argentina “Sres. Papis”. Cabe recordar que tras el éxito de la teleserie, los protagonistas realizaron un espectáculo titulado “Divorciados” con el que realizaron una gira por todo Chile.
×