Jump to content

Search the Community

Showing results for tags 'chile'.



More search options

  • Search By Tags

    Type tags separated by commas.
  • Search By Author

Content Type


Forums

  • Administración
    • Presentación & Bienvenida Nuevos Fotechitos
  • Premios Fotech
  • Portal Fotech
    • Televisión Chilena
    • Teleseries & Ficción Nacional e Internacional
    • Televisión Internacional por Cable y Plataformas Digitales
    • Área de Ficción Virtual
    • Arte, Cultura y Sociedad
    • Cine
    • Música Nacional y Radioemisoras
    • Música Internacional
  • Mundo Animado & Comunidad Asiática
    • Mundo Animado
    • Mundo Asiático
  • Actualidad, Ciencia, Deportes, Afectividad y Tecnología
    • Actualidad Nacional e Internacional
    • Ciencias, Historia y Naturaleza
    • Deportes
    • Afectividad, Salud y Sexualidad
    • Tecnología, Videojuegos y Diseño Gráfico
  • Ciencias, Educación y Tecnología
  • Pasatiempo
    • Recreo

Calendars

There are no results to display.

There are no results to display.


Find results in...

Find results that contain...


Date Created

  • Start

    End


Last Updated

  • Start

    End


Filter by number of...

Joined

  • Start

    End


Group


Ubicación


Intereses


Facebook


Twitter


Instagram


Skype


Website URL

Found 422 results

  1. B.Plebeian

    Capitulo 13 | "Mentiras"

    XIII Mentiras. -¡No te imaginas como detesto esta mierda…!- le escuche decir en tanto se contenía de apretar el gatillo en una especie de retención de autocontrol. El bíper del sujeto se escuchó y le sacó del bolsillo interior de su chaqueta bajando el arma que sostenía con la otra mano. Dio unos pasos de distancia y respondió; no sé con quien hablaba, pero sea quien sea, es importante porque le hablaba con respeto y mesura. Al colgar, se quedó en silencio dándonos la espalda, desistiendo, pero no fue así, simplemente se alejó un par de pasos y disparo en un par de oportunidades en dirección a ella. Nicom grito al tiempo que sintió cada estallido del arma. Me quedé congelado, mirando a Nicom que permanecía en la misma posición llorando, hasta que vi que levanto la cabeza mirándole y luego a mí con verdadero terror, a su lado, una columna delgada de humo que surgió del proyectil que perforó el piso, disipándose rápidamente. -…Eres una perra con suerte…- le dijo a ella volteándose a verle.-…Con mucha suerte…- reiteró con un dejo de desencanto.-…Pero tu amigo no tanto.- le dijo haciendo un gesto con chasquido de dedos donde los demás se abalanzaron a mí. Lo siguiente fue recibir una pateadura y golpes de puño por todos lados del cuerpo de la cual apenas pude resistir. No sé cuánto tiempo paso, puede que solo un par de minutos, pero suficientes para dejarme tendido en el piso sin poder moverme del dolor. Luego escuche que se replegaron y salieron de ahí a la orden de ese tipo. -Espero que en la siguiente oportunidad, vuelvas a ser el tipo que conocí...- me dijo cerca del oído, dándome otro punta píe en el estómago antes de partir con los demás. Como pude, me reincorporé quedándome de espaldas tratando de respirar de mis costillas adoloridas, miré a Nicom que lloraba sentada en el mismo lugar, le llamé un par de veces, ella se levantó y se sentó a mi lado, estaba muy nerviosa, insistió en llamar a la Policía de Halcyon del Este, que llamase al servicio médico también, yo me negué y le rogué que no lo hiciera, ya que solo empeoraría las cosas si llamaba la atención con esto. Me acarició el cabello, eso recuerdo, me desmayé escuchándole llorar desconsolada. Unos días después… Increíblemente, el médico; el Sr. Savoy me dio una mano con ello cuando me vio en tan de probables condiciones. No sé si fue lo correcto, pero apelé a esa supuesta amistad que tenemos y le expliqué lo que sucedió. Después de todo, el sigue mi caso, por lo que al venir a verme a casa, no necesitó de más argumentos para validar mi estado. -Menuda paliza…-me dijo en tanto examinaba mis costillas con un escáner portable. -No sé qué les pasó, pero pensé que nos matarían…- Él solo me miró y continuó. - Yo me llevé los golpes, pero a ella le apuntaron a la cabeza y le disparó a unos centímetros para espantarle…- Le relaté en tanto el prosiguió en silencio con su revisión. -No estas quebrado, solo un par de fisuras en tus costillas izquierdas, muchas contusiones y aún tienes algo de líquido en el pulmón del mismo lado, pero pasará.- me explicó en tanto guardaba sus implementos en una maleta. -Te dejaré otros analgésicos más y estos reconstituyentes de aceleración, cada ocho horas, procura tomar mucha agua y comer mucha proteína, esto te recuperará muy rápido, pero necesitas tener mucha energía.- dijo mostrándome un par de frascos con pastillas que dejo en la mesita que está en mi living. -¿Hay alguien que viene a ayudarte?- -Sí, claro…- le respondí.-Nicom, la chica que estaba conmigo ese día.- -Ya veo.- - Estoy algo desorientado aún, no sé si le conoció ¿Puede hablar con ella?, creo que le hará muy bien hablar con usted…- -..Bradco.- respondió tranquilo.-Debes estar en shock aún, pero...- -¿Qué sucede Doc?- -…Pensé que lo tenías claro…- -¿De qué habla?- le pregunté extrañado.- ¿Enterarme de qué?- -Tómalo con calma…-me decía tratando de contener una situación que no dimensioné.-…Pero la chica, no…- se explicaba moviendo la cabeza negando. -¿Qué es lo que dice? ¿Qué le sucede a Nicom?- -Bradco…- -¡Vamos déjese de rodeos y dígame que le sucede a ella!- le dije alterado reincorporándome del sofá para ponerme de pie.-¡Conteste de una vez! ¡¿Dónde está Nicom?!- le insistí ante su resistencia de dejarme salir por ella. -Ella murió- me dijo deteniéndome. -... ¿Qué ha dicho?- -Ella murió…-me reiteró.-recibió un disparo que le rosó una arteria en el cuello, se desangró camino al hospital…- -¡No puede ser!, ¡Ella estaba conmigo!- le respondí incrédulo. -Te encontramos desmayado, ella dio aviso a la P.H.E, al llegar estaba agonizando…- -¡Es una broma!, ¡Vamos si ella ha venido a diario!- -No es posible eso Bradco…- -Si lo es, de hecho ahora está en el cuarto, me dijo que se cambiaría de ropa, vendrá pronto.- le expliqué. Él cerró los ojos y movió la cabeza. -¡Nicom, princesa mía!- le grite amable en dirección al pasillo de distribución. -Lo lamento Bradco…- dijo. -No espere, ella vendrá.- -Bradco estás solo en casa.- me dijo tratando de lograr cordura en mi.-…Quien has visto es una empleada de casa, que te conseguí para que te vea algunas horas…- se explicó. -No, no. Le está confundiendo sé que está ahí.- -No es ella, lo siento en verdad.- dijo.- Te veré pronto, lo lamento en verdad…- terminó marchándose, cerrando la puerta tras de sí. Yo me quedé de pie, con lágrimas en los ojos, confundido y aterrado. -…No puede ser…- me dije repitiéndolo una y otra vez. -…Ella está aquí…- me decía tratando de unir los fragmentos de la confusión que me hizo dudar si realmente le había visto. De improviso sentí un ruido, que venía de mi cuarto; la puerta se habría y emitía con ello un tenue chillido de la bisagra. Vi surgir algo desde su interior; uno de sus pies asomarse, estaba descalza, pero reconocí su figura que se formó en la sombra del pasillo y que luego se completó con el cuerpo entero. -Cariño mío, que susto me has dado.- le dije con alivio.-…Ha estado el doctor Savoy aquí y no sé qué le ha dado…- le dije sonriéndome. Me acerqué un poco, di unos pasos con dificultad afirmándome el costado adolorido y con la otra mano, de la pared. –Nicom… ¿estás bien?- -Deberías hacerle caso a tu médico…- -Es buen doctor, pero está más chiflado de lo que aparenta!- le dije sonriéndome. - Nicom ¿Qué sucede?- le pregunté al ver que no se aproximaba. -Él es el entendido, ¿Qué sabes tú de medicinas?, solo sabes de drogas…- -Vale, de acuerdo, pero no es necesario que me lo cargues cada vez…- -¿Ha si? ¿Te parece injusto?- -¿Qué es lo que te sucede?- le pregunté, decidiéndome a caminar en su dirección. -¡Y esto! ¡¿Te parece acaso justo?!- me exclamó llorando cuando le vi surgir a la luz del farol del pasillo. Para mi estupor, su blusa estaba empapada de sangre, que surgía de un lado de su cuello. -----------------------------------------------------------000---------------------------------------------------------------------- -¡Bradco! ¡Bradco!, ¡vamos plebeyo cálmese!- oí una voz de improviso. Yo abrí los ojos y le quedé mirando; Nicom estaba al lado de mi cama tomándome de la mano y afirmándome del hombro para tranquilizarme. -¡Por el Creador!, Nicom...- le llamé al tiempo que le toqué su carita que me miraba con ternura. -¿Estas bien?- le pregunté mirándole el cuello. -Tranquilo, estoy aquí, está todo bien plebeyo mío.- me dijo calmándome.- Deje de tocarme, no estamos solos…-me dijo haciendo el quite con voz risueña.-…Tuviste una pesadilla.- se explicó tomándome ambas manos y estrechándolas. -Menuda paliza…-escuché una voz a los pies de la cama. Al levantar la vista, vi al doctor Savoy guardando sus implementos en un maletín. -¿Aún con pesadillas?.- me preguntó.- Al menos no estas quebrado, solo un par de fisuras en tus costillas izquierdas, muchas contusiones y algo de líquido en el pulmón, pero pasará pronto.- me explicó. -...Le dejaré otros analgésicos más y estos reconstituyentes de aceleración, debe dárselos cada ocho horas.- le decía a ella.- Procura que tome mucha agua y de comer mucha proteína, esto le recuperará muy rápido, pero necesita tener mucha energía.- dijo mostrándole un par de frascos con pastillas que dejo en la cómoda de mi habitación. -Estuvimos hablando con Nicom de lo sucedido.- me contó aproximándose a nosotros.-Manejaremos esto a discreción.- nos dijo.-A Bradco le debo unas cuantas.- -¿Estas bien?, te quedaste sin habla.- me preguntó extrañado, yo asentí con la cabeza. -Gracias…-le dijo ella. -No es nada, no olvide lo que charlamos, es un momento difícil, pero va a pasar, solo manténgase lejos de estos sujetos, tengo una amistad influyente en la PHE, me debe un favor y procurará hacer una ronda y estar pendientes estos días de tu casa.- nos contó.-…y si requieren algo, no dudes en llamarme.- le instruyó a ella. –Descansa amigo.- me dijo levantando la mano para abandonar la habitación acompañada de Nicom que le dejo en la puerta. Nicom, me explicó que hablaron largamente mientras yo dormía, que no hizo muchas preguntas más que las justas y me emitió un permiso médico extendiendo un certificado por un accidente por caída en casa que fue tramitado en línea con la planta de Halcyon. Me dijo que es un tipo agradable, que le ha servido mucho hablar con él porque le ha tranquilizado, lo considera muy buen especialista por ello, además que le ha dejado medicación para que le facilite conciliar el sueño. A mí me tiemblan las manos al recordar la imagen que vi de Nicom en esa pesadilla, en tanto ella sonriente me relata lo que trataron en mi ausencia. Pasaron un par de semanas que me quedé en mi hogar, Nicom venía a verme con regularidad y se ocupaba de algunas cosas, obviamente más allá de besos y abrazos adoloridos, no hicimos el amor, aunque se prestó tal situación para reírnos de este mal paso, que también compensó con cariños y mimos. Desafortunadamente, quedan huellas, a veces se distrae y por momentos, se pierde con esa mirada al infinito que la lleva lejos a quien sabe dónde. Después de todo ella lo ha pasado muy mal y a pesar que conversamos de esto y de la ayuda del doctor Savoy, me confesó que aún persiste el miedo y por ellos se ha quedado en casa de un amigo hasta que se sienta segura de estar en su departamento; no quiere estar sola, pero no quiere quedarse en mi casa para ella fue demasiado y con esto de que me siento tan apaleado, me ha sido toda una hazaña hacerle buena compañía y darle la seguridad que necesita. En general estamos bien, hemos dejado de discutir y nos hemos acercado más como pareja, lo que ha sido muy bueno. Yo ya estoy en pie, algo adolorido en algunos movimientos, pero ya deje de orinar con sangre y tengo mi condición casi normal. Mi musculatura se ha recuperado notoriamente y mi fuerza gracias a lo recetado por Savoy. Tenemos una mejor convivencia y hemos vuelto a hacer el amor, aunque sea con más cuidado y a menor ritmo, lo que nos lleva a la risa ya que me dice que parece que lo hiciera con un anciano ante tanta queja. Me llamó un par de veces Ronas y otras lo hizo el Doc, donde reporté a cada uno mi condición y mejorías. Volví al trabajo, volví a la normalidad, nada especial sucedió y con Nicom, seguimos comunicándonos secretamente usando Birdfree. Llegado el fin de semana acordamos de vernos el Sabadu, le insistí en que hiciéramos algo distinto, como salir a bailar. Al principio no le cautivó mucho la idea, por lo sucedido seguramente, prefería una cocina colectiva o que invitemos a los amigos al departamento, sin embargo, yo le sugerí que fuese el salir y contactarse con los amigos fuera del hogar, la idea que refrescaría y renovaría nuestros ánimos. Decidí dar un paso más en nuestra relación, regalarle un anillo y pedirle que sea mi novia o bien “mi polola” como ella dice referenciando a un par de insectos voladores que van siempre juntos. Esa noche sería el momento propicio y me había dispuesto a buscar la ocasión para entregarle y con esto darle un símbolo a nuestro amor y con ello formalizar este “andar” que tenemos hace ya un tiempo. Llegué a su departamento cerca de la diez, Me dejo en el sofá de su living, junto a su peluche al cual le encargo vigilarme, para que no le siguiera a su cuarto, porque ya estaba pronto y volvía para salir. - No te confíes de este sujeto- le decía mientras aguardaba en el sillón -¡Si intenta algo, acabas con él!- le instruía a su peluche permanecía con esa dulce e irresistible mirada. Luego de unos minutos, salió de su cuarto, con su vestido negro y acinturado que le llegaba hasta antes de sus rodillas, sus botines negros de tacón, un hermoso escote que adornaba con un collar con figuritas geométricas de un color dorado y de aspecto metálico, sus pulseras de plata, sus labios de rubí, sus ojos de grandes pestañas y llenos de cielo que me miran a pareciera que me hipnotizan entre cada pestañar. -¿Que me dice?- me preguntó dando un giro delante de mi rosándome sutilmente, casi con el viento y su aroma que deja la punta de su cabello en mi rostro. -... Estoy bonita el día de hoy, ¿digna de dirigir el Reino de Moggios?- -Mi querida princesa, ¡las hormonas ya empezaron la fiesta antes que nosotros!- le dije embobado de su hermosura. -¿Eso es todo?, ¿no le provoca nada más el verme?- me preguntó con insinuante ternura, deslizando su mano por la cintura. -Mire, si sigue así estaré tan excitado que no tendré piel ni para cerrar los ojos.- ella hecho a reír. -Debo admitir que son algo extraños sus elogios, ¡pero por eso le quiero, tanto!- me respondió riéndonos. Salimos tomados de la mano afuera del pórtico del edificio de departamentos, le dije que se hiciera de me brazo para continuar, que sería así más justo y acorde a tan bella realeza que escoltaba, haciendo con ello, de reverencias y honores, para que sea digno de que tal princesa entrara a mi carro. -Me han recomendado un buen sitio por el lugar, es el círculo del medio oriental de Halcyon, ¿no sé si le conoces?- le comenté mientras dirigía el coche. -Es un buen lugar, lo he frecuentado unas cuantas veces.- me respondió retocándose los labios.- ¡Si vamos allá, es seguro que estará mi pandilla Halcyhop!.- exclamó entusiasmada pensando en los amigos que compartimos en Sargacious. –¡Les avisaré que vamos!- -¡Claro que sí!- le dije.- Solo espero que esta vez sea más discreto ese amigo tuyo.- le dije recordando al sujeto que no pudo evitar delatarme solo para obtener algunos tragos gratis de la barra. -Es un gran chico, no sea malo con él.- me dijo mirando tiernamente. -Tendremos que hablar de eso, que me pones esas miradas y me matas, ¡mira incluso olvido como manejar el carro!.- le dije soltando las manos del volante.- -¡No haga eso!- me reclamaba riéndose nerviosamente. Luego de un cuarto de hora de camino y una parada para comprar agua embotellada, llegamos a las afueras del recinto: Había mucha gente, se veía un lugar de mucha vida y muy concurrido. A medida que nos acercábamos, la música que salía del interior, se hacía más presente elevando su nivel al punto de sentir como los compases rítmicos hacían vibrar el aire y con ello penetrar la piel. Nos aproximamos al aparcadero para dejar el coche a un lado del edificio, había muchos carros que llegaban con nosotros, por lo que se hacía algo lento ese ingreso. Nicom sonreía y ya del asiento veía como su cuerpo se mecía suavemente al ritmo de la música que superaba la aislación del coche. Le veía muy feliz, le mire mientras esperábamos nuestro turno de entrar, de la manera como miraba el entorno y lo entusiasmada que ella está, volvió a ser tan chispeante en ese momento, que recordé como le veía. Luego de aparcar, nos bajamos rápidamente, ella me tomó de la mano y nos fuimos pronto a formar parte de la fila de acceso que si bien no era abismante, no dejaba de demostrar la popularidad del lugar. Me comentó lo bueno que es estar ahí, que le encanta la música que colocan y que espera bailar hasta que los pies no se lo permitan. Me insistió que no admitirá escusas para parar, porque está con muchas energías y hoy quiere sentirse llena de vida; yo le dije que le acompañaría, estaba demostrado, que negarme ante esos ojitos, no había manera. Pronto fue nuestro turno de acceder y como pasó en otros lados, no entregarían las pulseras azules VIP, sin embargo y a consecuencia de querer tener un pasar como cualquiera, renuncie a ello, lo que trajo un respiro a Nicom, que me sonrió orgullosa de mi decisión. A pocos pasos más, el portal nos recibió con su música y luces que nos tragó como si fuese alguna animal que tendido, deja su hocico abierto a que entremos y nos devore. Dentro la música estaba muy alta y tal como en otros locales, teníamos que elevar la voz y acércanos para oírnos al conversar. Estábamos próximos a la barra, donde por su ubicación, el ruido parecía atenuarse lo suficiente para no tener que hablar fuerte para hablar. Pedimos algo de beber, agua soda y para mi algo de bebida con un toque suave de alcohol; mire a Nicom mientras bebí el primer sorbo, se veía muy entusiasmada y miraba a todos lados como si no quisiera perder detalle alguno. -Deben andar los chicos por aquí, ¿te importa si los buscamos?- -Claro ¡lo que usted quiera!- le respondí. Y seguido de algunos empujones involuntarios y de encandilarse un poco con las luces de colores que recorrían las cabezas de los asistentes en el barrido que terminaba sobre las paredes y que retornaba en un ir y venir, Nicom reconoció a una de las amigas, la ubicó llamando nuestra atención agitando su mano en alto para que le viésemos en el rincón donde estaba el grupo. Nos hicimos así cercanos a la pista de baile y de adueñarnos de ella con mucha energía y ganas, así fue de igual manera, que con el paso de las horas, habíamos dejado definitivamente atrás todo estos malos ratos pasados y nos encontrábamos disfrutando intensamente de esta fiesta. Bailamos mucho, realmente hasta que sudamos y los pies nos pedían pausar, fue entonces que Nicom me ha pedido algo de agua, momento que aprovecharía de mojarme la cara e ir al baño, mientras ella se quedó en la pista entre el grupo de sus amigos que inagotables se movían con la misma energía que al empezar. Me acerqué a otra de las barra que estaba a cercana a la pista, sobre una tarima que la elevaba del resto; ahí pedí una botella de agua para ella y otra de gaseosa para mí, me quedé de pie un rato mientras esperaba que trajeran las bebidas, miraba a la pista donde estaban ellos, viendo como mi dulce Nicom se entregaba al placer de los acordes y el ritmo con alegría y ganas, pronto una voz femenina atendió mi pedido, una voz que me llamo por mi nombre. -Bradco- escuché una voz de mujer cerca de mi oído.- Parece que te había tragado las arenas de los desiertos de Halcyon- me exclamo bromeando. Al voltearme, vi que era una hermosa muchacha que traía en sus manos las botellas heladas de las bebidas que dejo sobre el mesón. Yo traté de reconocerle, aunque como me ha pasado en otras ocasiones, no tenía la menor idea de quién es, sin embargo parecía ser amable y sus sonrisa me decía que le conocía en mejores términos también. Ella se apoyó sobre la barra, sus ojos claros se clavaron en los míos y con sensualidad, acomodo su rubia cabellera dejando ver su cuello y su oreja. -Hola, hola….Sie.- le dije leyendo disimuladamente bajando solo los ojos y ver la chapita que llevaba en su pecho que tenía su nombre grabado. Ella se percató de ese movimiento que hice e hizo una risa sutil, algo incrédula. -No ha pasado mucho tiempo, ¿te costó recordarme?- -Perdóname.- le respondí.- No quiero ofenderte por mi falta de prolijidad y fragilidad en la memoria.- dije -Bueno, ¿pero de cuando tan educado para hablar?-dijo extrañada.- Está bien que sé que no eres un modelo muy monógamo a seguir, pero que educado estás, ¿cuándo te has disculpado antes?- dijo. -Mira lamento si no te recuerdo, he tenido un problema médico y una amnesia que me trae solo problemas: no sé si hice alguna estupidez o dejé algún cabo suelto, te ruego que me disculpes, sinceramente pero hoy es un día especial para mí, no quiero discutir con nadie.- le expliqué tratando de anticiparme a alguna estupidez que dejé. -Bradco ¿eres tu realmente?- me dijo mirándome con detención.- ¿No puedo creer lo que dices, ¿qué pasó?, que te has convertido a alguna religión o algo?- me preguntó riéndonos y haciendo más relajada esta conversación.- No te alarmes, no me dejaste esperando para casarnos.- continuo riéndome de la broma.- Claro que me dejaste embarazada.- continuó seriamente. A mí me vino un apretón en la tripa, donde el colon sumaba la reacción a la angustia de lo que oía.- ¡Relájate hombre!- me dijo dándome un suave golpe en el pecho con la palma de la mano.-¡Es broma!, fue un buen intento, estuvo bueno para mi.- me dijo llevando su vista al techo, haciendo recuerdos que tal vez dibujaba ahí sobre alguna historia que tuvimos en común.-¿Cómo estás ahora?, ¡pero qué cambio Bradco!, ¿quién es la culpable?.- -Es alguien muy especial.-le respondí sincerándome ante alguien que lo había notado de entrada.- Ella es muy especial en verdad.- -¡No puedo creer lo que escucho!- respondió mirándome sería. -¡Te enamoraste Bradco!- me respondió sorprendiéndome. Yo le quedé mirando ante lo que declaraba, como si en realidad no lo supiese y me revelara una verdad que estaba sucediendo; me estaba enamorando de Nicom, hermosa y profundamente, lo que estaba sintiendo no es nada más que solo amor. -Sí…- le respondí sonriéndome de esta realidad.-Si tienes razón, me estoy enamorando.- -¿Quién es esa mujer que cambio a este vago perdido?- exclamó mirando a todos lados. -Es ella...- le dije apuntando al fondo donde entre las luces y el tumulto, veía su silueta moverse sensualmente. -Es muy linda.- me respondió mirándole unos segundos. -Sí.- le confirmé dándole una mirada más.- Y sabes, estoy muy feliz, como no me había sentido en mucho tiempo!- le ratifiqué.-…Lo siento, contándote estas cosas, discúlpame estas ocupada en otras asuntos!- -No te preocupes.- me respondió.- Se ve que eres otro...- me confirmó moviendo la cabeza positivamente.- ¿Pero sabes que galán? -dijo.- Parece que alguien más también se interesa que le cambien su vida.- continuó señalándome con los labios, detrás de mí donde estaba el grupo. Me di vuelta rápidamente y le busque entre los colores y reflejos de la iluminación; a lo lejos, de pie, estaba alguien con ella, le hablaba de muy cerca, movía las manos y ella permanecía quieta con la mirada al piso rodeada de sus amigos que les observaban; AL ponerle más atención no podía creerlo: es G. No dude en salir de inmediato en su búsqueda, abriéndome paso entre la gente, que parecía incrementarse y dificultar mi llegada a ella, pero esta vez no dejaría que aquel sujeto le deprimiera con que sabe qué argumentos, fue así que apure el paso, porque quería llegar a su lado y nada me lo impediría. Nicom me vio llegar, vi que giró la cabeza en el sentido que venía y aunque no le veía bien, creí ver en la expresión de sus ojos, que estos esperaban por mí llegada. -¿Nicom, que sucede?- le dije. Luego, voltee a mirar al sujeto con intencional molestia. - ¿Qué quieres aquí?- Pregunté colocándome delante de ella enfrentando al sujeto. - ¡El asunto es con ella! - me respondió.- Nada personal, ¡pero aquí nadie te llamó!- continuó el tipo que me superaba bastante en altura y contextura. -¡Vamos G!, ¡déjate de tonterías!- le dijo ella. -Nico, necesito que hablemos.- le insistió.- He cambiado, de verdad, sabes que te quiero…- -Muy bonito todo eso, pero verás, ella está ahora conmigo...- -¡No te metas imbécil y cállate antes que te rompa la cara!- me increpó. -Ya veo que estas más sereno, menudo cambio.- le dije sarcásticamente. - ¿Y este cavernario fue tu novio?- le pregunte a ella extrañado. -Bradco, solo marchémonos, ¿quieres?- me dijo llevándome del brazo. -¡Yo necesito hablar contigo!- le dijo parándose frente a ella. -G, no es el momento, por favor…- le respondió Nicom nerviosa. -Ya le oíste, déjala en paz.- le insistí llevándomela de la mano, pasando por su lado. El sujeto se interpuso, le soltó de mi mano y me envió al piso de un golpe en la cara. -¡No ella no se va contigo!- -¡Por favor, no peleen!- En ese momento, la gente que notó lo que estaba pasando nos hizo algunos espacios que nos rodearon y que me permitieron ver cómo le insistía a Nicom que parecía no poder con ello. Quedé algo atontado con el golpe, pero me pude colocar de pie. Ella se me acercó y me miró el labio que me ardía y que sangraba un poco. -¿Qué haces Nico?, ¡deja a ese imbécil!- le dijo él tomándole del brazo para alejarla de mí. Fue ese acto lo necesario que gatilló en mi la furia ; me levanté, lo empujé para separarlo del grupo al tiempo que le empecé a golpear de una forma que no me explico, pero que no le di oportunidad alguna de responder, luego cayó, me enceguecí en esto, me trataron de contener los amigos de Nicom, pero me detuve cuando ella me gritó: -¡Bradco! ¡Déjalo! ¡Déjalo!- Fue la única voz que escuché y me hizo reaccionar. Miré a mi alrededor y ya muchos nos observaban, veía sus rostros entre los haces de luz que se movían en la pista. Nicom me miraba espantada, con los ojos llenos de lágrimas, no lo podía creer, estiré mis manos, pero tenían sangre en los nudillos. -…Bradco… ¡¿Qué haces?!- -Solo te defiendo…- le dije en tanto ella se acercó a G, que se levantaba del piso, escupiendo sangre. -…G…Por el Creador.- le decía mirando cómo le sangraba del labio y de la nariz. Él algo le murmuró, supuse que le decía que estaba bien.- ¡No necesito que ninguno de ustedes dos me defienda, yo sé arreglármelas muy bien!- -¡Yo sé quién eres...!- me replicó G.- ¡Esa pose tuya, esa amabilidad, ese carisma, pudiste convencerla a ella a sus amigos, pero yo sé quién eres en verdad!- me gritó. -¡Eres una mierda!, ¡¿Cómo te atreviste a mentirle a mi novia?!- siguió en momentos que ya mucha gente nos rodeaba y murmuraba. -No soy tu novia G…- -¡Pero volverá a ser así!,¡Me la jugaré al cien!- -G, te lo ruego, no quiero más alboroto, hablemos otro día…- -¡No Nico!, ¡No!- le dijo callándole. -¡Este tipo es un mafioso, es un desgraciado que vive haciéndose el lindo con chicas para incluirlas en sus porquerías!- -¡¿Qué estás haciendo?! ¡¿Ahora eres la victima?!- reclamé. -¡Estoy haciendo lo que sea para recuperar a la mujer que amo!- me gritó apuntándome con el dedo. -¡Eso debiste hacerlo antes, cuando estabas con Nicom!- le respondí molesto.-¡Ahora es tarde para buenas intenciones!- G me miró en silencio.-¡La dejaste, ahora soy yo quien me ocupo de jugármela!- -¡Te partiré la cara!- -¡Me sobran ganas también!- Le dije sin prestarle atención, insistiendo en estirar la mano para llevarme a Nicom la que me miraba confundida. -¡No lo hagas Nico!- le decía mirándole. -¡Deja de llamarla así, que no es un hombre!, ¡se llama Nicom maldito idiota!- le dije regresando la furia. -¿Le contaste que haces material pornográfico? ¿Y que en esas fiestas también traficas?- me decía colocando su mano frente a ella evitando que me acercara.- ¿No sabias que Bradco es conocido por eso?, ¿de quién crees que se rodea? ¿Quién le saluda o le llama?- -Yo estoy fuera hace mucho.- le dije dando otro paso más para que ella tomara mi mano. –...Cariño mío, ya ven conmigo por favor.- -¡Estas mintiendo! Y todo el mundo aquí lo sabe…- -Nicom, por favor, solo toma mi mano y larguémonos de aquí.- pero ella nos miraba confundida y no reaccionaba. -¡Todo el mundo aquí sabe que te hicieron una “quitada” hace un par de semanas!- me gritó, ya trayendo consigo la atención de la mayoría que están aquí. En ese momento la música bajó de intensidad, en respuesta de que algo estaba pasando. Yo la miré a ella, sabemos que es verdad y fue imposible no traer lo que pasamos ese día. – ¡..Y a ella, le apuntaron a la cabeza por tu culpa!- gritó a todo el mundo, devolviendo más de una expresión de asombro, sobre todo de sus amigos que no tenían idea de lo que había pasado. Ella miró espantada, le volvió la angustia de ese día y en parte la vergüenza de omitir a sus amigos lo que le sucedió, ella bajo la mirada y se largó a llorar. Un par de sus amigas, se acercaron y abrazaron a Nicom conteniéndola. -¿Pensaste que nadie se enteraría?- me dijo acercándose. -¡Eres un maldito drogadicto y un traficante!- me gritó en la cara. La gente nos miraba, lo hacía acusándome, se acercaron, ya varios tenían su bipers grabándonos, como si quisieran hacer a un más popular y masivo los detalles. -¡No dejaré que te quedes con ella! ¡Yo la amo y la protegeré siempre!- me increpó, en tanto la multitud curiosa nos estrechaba más a medida que G se aproximaba a mí. Yo sentí un coraje interno, el mismo coraje con el que hace un rato le di esa paliza, la misma furia con la que volvería a remeter contra él. -¡No se admiten peleas!- se escuchó la voz por los parlantes de un tipo de seguridad.-¡Deben abandonar el recinto!, serán escoltados por la seguridad del local!- -¡Estas acabado imbécil!- me dijo G. -Eres un maldito y hablas demasiado ¿lo sabías?- -No…-escuchamos una voz que venía detrás de él-…!El boca suelta eres tu imbécil!- le dijo haciendo algún movimiento con su mano detrás de él mientras no me quito esa perversa mirada de mí: Mags estaba aquí. G se inclinó de lado con un profundo dolor que lo doblego al piso de rodillas, el otro tipo se acercó dando un paso largo sobre él y me habló: -Así es como nos cuidábamos.- luego me dio una palmada en el hombro, retrocedió donde G que permanecía de rodillas quejándose y le empujo con violencia usando el pie sobre su espalda, dejándolo tendido en el piso. En ese momento, se escucharon los gritos e inicio la estampida de la gente. En el piso, G con una navaja enterrada en su espalda, la cual desclavó, le envolvió en un pañuelo y se sumergió entre la multitud para perderse. Nicom corrió junto a sus amigos a ver a G que permanecía tirado, la seguridad llegó también y se armó algún operativo, me redujeron entre varios, otros asistieron a G, que estaba consiente pero en mal estado yo la llamé y ella me miró con pena y decepción, lloraba al ver lo sucedido y como estaba su ex herido. Después se colocó de pie, se acercó a mí y me bofeteó con furia, luego me dio unos golpes con sus manos empuñadas sobre mi pecho antes que otro guardia me la quitase de encima. -¡¿Cómo pudiste hacer algo así?! – me gritó. - ¡Casi lo matas! ¡Y traes con nosotros a ese mafioso que me apunta con su arma! ¡Ese fue el tipo que me iba a matar!¡¿Qué ya lo olvidaste?! ¡Ése que ha venido a defenderte!, ¡Cobarde!, ¡Mentiroso!, ¡te odio Bradco!- me gritó soltándose del tipo que la contenía, para volverse donde G. -Tenemos un problema de seguridad…- escuche decir a un guardia mirándome. -¡Llama a la PHE y una ambulancia, tenemos un herido grave!-decía.- ¡Si, tenemos un herido por arma blanca, hay que llevarlo rápido…de acuerdo hay espacio en el frente, despejaremos, que aterrice ahí!- Desde el lugar donde me confinaron, no pude ver muchos detalles, una especie de cuarto de aislamiento ubicada en el segundo piso, sin nada dentro, solo los que una pequeña ventanilla que daba a la calle me dejo ver cuando llegó un cuadroptero de la asistencia médica y se llevó a G y con él se fue también Nicom. A mí me llevó la PHE a la tenencia local, donde terminé el resto de la noche dentro de un calabozo con otros. ----------------------------------------------------------0 ---------------------------------------------------------------- Tuve que declarar ante uno de los policías de turno, no pude explayarme demasiado, desafortunadamente, tengo que hacer que ese loco de Mags no es una persona con la cual tenga vinculo, solo dije que fue un mal entendido e intervino un sujeto que según yo, se dejó llevar por su propia cuenta. Aun así, el cargo por desorden y peleas hecho por la empresa dueña del local, me ha dejado preso aquí hasta la resolución de algún juez el lunes. Claramente, me dejaron sin bíper como para poder ubicar a alguien que supiera de Nicom y la llamada que tenía a mi favor, la usé para ubicar a Ronas, que por desgracia no atendió, dejándome la alternativa de un mensaje que quien sabe cuándo le oirá. No pegué un ojo, a diferencia de los otros tres que comparto la celda, no sé qué estará pasando, no sé qué piensa y no puedo olvidar sus palabras despreciándome. Tuve que declarar ante uno de los policías de turno, no pude explayarme demasiado, desafortunadamente, tengo que hacer que ese loco de Mags no es una persona con la cual tenga vinculo, solo dije que fue un mal entendido e intervino un sujeto que según yo, se dejó llevar por su propia cuenta. Aun así, el cargo por desorden y peleas hecho por la empresa dueña del local, me ha dejado preso aquí hasta la resolución de algún juez el lunes. Claramente, me dejaron sin biper como para poder ubicar a alguien que supiera de Nicom y la llamada que tenía a mi favor, la usé para ubicar a Ronas, que por desgracia no atendió, dejándome la alternativa de un mensaje que quien sabe cuándo le oirá. No pegué un ojo, a diferencia de los otros tres que comparto la celda, no sé qué estará pasando, no sé qué piensa y no puedo olvidar sus palabras despreciándome. -Debería haberte hecho caso, probablemente estaríamos riéndonos de alguna tontería, hubiéramos cenado algo rico y hasta haber hecho el amor.- Escuché un par de golpes en los barrotes que me despertaron de un salto; al mirar al frente, estaba un oficial de la PHE parado mirándome. -Bradco Evile…- dijo en voz alta.-Han pagado su fianza, acérquese para procedimiento de registro de salida.- Yo me aproximé enseguida. -¿Pero quién ha sido?- -No lo sé, pero alguien que se apiadó de verle aquí.- me respondió abriendo la celda con el contacto del HV en la cerradura. Luego del procedimiento de salida, donde me entregaron mis efectos personales, me llevaron por un pasillo que desembocaba al hall principal donde un rostro familiar aguardaba. -!¿En que mierda te has metido?!- -Si, también me da gusto de verte, gracias Ronas, te debo una grande…- -Mira, ahórrate eso, que el dinero de la fianza me lo tienes que devolver.- -Si por supuesto.- le confirmé.-Solo necesito un baño y dormir un rato.- -Eso no podrá ser.- me interrumpió.- En una hora más vendrá uno de los ingenieros jefe de HV a hablar contigo.- -¡No puedo ser!- -Así es, esto ya pasa a ser asunto del reino, por la famosa Ley Haduf que estás siendo cuestionado, por hacerte el lindo con tu amiguita estas a punto de de ser enjuiciado.- -¿Tengo opciones?- -Ninguna, más que ir.- -Con esta facha…- le dije mirando la informalidad. -Si no llegas eso dará igual.-me dijo.- Tenemos que irnos ya.- Nos fuimos en su carro, manejó con agilidad y se dirigió en alta velocidad para llegar pronto a la planta. -¿Qué es lo que hiciste?- me preguntó mientras manejaba. -Una estupidez inimaginable.- -Si claro, ¿para caer preso?- -Necesito saber de Nicom.- -Ya, me imagino que algo tiene que ver esa niñita.- -Ronas, ¿tienes cómo saber de ella?- -¿Qué sucedió?- -Es una historia muy larga, no la creerás, pero en resumen, me peleé con su ex, le apuñalaron, ella me culpa y no querrá volverme a ver.- -Ya, sí que haces intensos tus fines de semana.- -Por favor, averigua cómo está.- -Veré que puedo hacer, no te prometo nada.- respondió.- Ahora concéntrate en lo que sucederá.- -¿Qué quiere el tipo ese?- -Es una de las más altas autoridades técnicas de Shpere Inc.- me contó.- Este tipo investiga los casos complejos de núcleos HV.- prosiguió.- Supongo que hiciste algo extraordinario como para que se tomen la molestia de mandar a este sujeto a entrevistarte.- -…No lo sé…- -Pues algo hiciste y está avalada por la ley esa, así que no te puedes negar.- -Espero que solo sea algo de rutina…- -Eso espero también, aunque tienes un talento para problemas….- Definitivamente Ilunes empezó con dificultad, aún persisten los efectos de este estrés, también tengo ansiedad, por llegar y ver si puedo ir a verle, esperando que quiera hablar y buscando buenos argumentos para que cambie de parecer y quiera conversar, que no vea temor de estar conmigo, que yo le quiero de verdad. Pero fue utópico en verdad, ya que apenas coloqué un pie dentro de la oficina, me esperaban Johnours junto a otro sujeto que no tenía idea quien es, pero que lucía tan parco y desagradable como el mismo Johnours que lo presentó. -Bradco.- me dijo con su peculiar estilo de galán mafioso. - El Sr. Patrick, sénior administrador de Virtual Shpere Inc, por si no lo sabes, fabricante de HV para Halcyon, Erva y sus principales reinos.- concluyó con una breve introducción. El tipo hizo una sutil reverencia inclinando la cabeza mientras era presentado. Cuando le vi de cerca, creí reconocerle, de hecho su tés era muy blanca, parecía como si poca sangre le circulara o tuviera carencia de presión arterial, muy delgado, con una sobriedad intimidante, además de ese traje negro que los hace ver como si fuesen empleados de funeraria, con esa disposición y actitud oscura, como si fuese requisito para trabajar en ese rubro. Me tarde unos minutos en recordarle, pero pude traer ese momento, me lo había topado en la consulta del Dr. Savoy, era el sujeto que había salido de su despacho antes que yo ingresara. Me miró con sus ojos azules, seriamente me miro, dejo su abrigo reposando en el respaldo de mi silla y se dirigió a mí. -Parece que viene de otro lado…- me comentó al ver mi facha y el aspecto que señala el rastro de una pelea. - Creo que usted nos podrá ayudar con un pequeño inconveniente…- continuó con su plática. Nos ubicamos en una de las salas de reuniones,. Una bastante grande, que en realidad superaba en mucho lo que requeríamos, pero que sin duda reflejaba también el grado de privacidad y relevancia que tendría esta reunión. Me invitaron a sentarme a un lado de la mesa, la que daba a los gigantes ventanales que a esa altura y posición dejaban ver en toda perspectiva, lo extenso de las instalaciones de Halcyon Foods. Johnours y este sujeto Patrick, se sentaron frente a mí, ceremoniosamente, éste nuevo personaje, dejo su portafolios sobre la cubierta de la mesa y desde dentro, sacó una carpeta que dejo sobre la mesa y un lápiz que dispuso perfectamente alineados y en paralelo frente a él. Johnours me miraba sin pestañar ni moverse, Ronas, al otro lado y separado por una silla más, miraba nervioso sin decir ni hacer nada más que mirar al resto de reojo. Nadie hablo por unos segundos, Ronas golpeaba suavemente el borde de la mesa con los dedos, hasta que la mirada intimidante de este sujeto le hizo cesar. -Bradco, veamos.- me dijo mirando una carpeta que contenía unos impresos.-…Cuarenta y dos años, estudios superiores, buenos puestos en Halcyon sur y Norte, buenas calificaciones, pero no muy buena reputación ciudadana.- me decía levantando las cejas.-Parece que tienes algunos reclamos de vecinos y algunos problemas con denuncia por ruidos molestos y desorden...- leía de otras hojas que saco de esa carpeta. -Supongo que no venimos a hablar de mi currículo...- dije, teniendo de respuesta la clavada mirada de él en mí. -Claro que no...- respondió ordenando estas hojas y dejándolas a un lado.- vengo por esto...- dijo deslizando unas hojas que se abrieron como abanico sobre la suave superficie de la mesa quedando expuestos ante mis ojos.- Quiero que me explique lo del Reino de Moggios...- continuo leyendo el nombre que tenía en una de sus notas. -No se dé que habla.- respondí viendo una descripción técnica de un Reino de Halcyon que tenía ese nombre y que por lo que se podía ver, le daban un carácter de ser una completa realidad. -Bradco, escúcheme.- dijo sin alterarse.- Lo que sea que pase dentro del HV y que tenga alguna relevancia en éste me enteraré, de eso se trata mi cargo.-se explicaba pacientemente.- El color original de esta planta se lo restaure yo nuevamente, la estabilidad y la operatividad, fue un trabajo arduo de mi equipo.- se explicaba mirándome fijamente.- Muy caro por lo demás y no fue fácil hacerle comprender al Virrey de esta zona, que su autoridad máxima y superior sobre todas las cosas, no tenía valor alguno ni jurisdicción sobre –ese otro reino- ya que tenía que ser alguna autoridad de este supuesto reino burbujeante, quien tendría estas facultades.- se explicaba.- Y créame que decir Moggios, no me viene a nada.- continuó molesto. - Ahora, Bradco, si miras las hojas de tu derecha verás algunas misivas enviadas.- me dijo señalando las hojas frente a mí. Al tomarles, vi la referencia del “de”, indicando -Plebeyo- y de “destinatario” a la –Princesa de los Moggios-, el asunto de cada una de las muchas misivas estaba también claro, sin embargo el contenido de cada una de ellas, tenía una leyenda entre un par de asteriscos: **Decodificación no permitida** Revise cada una y todas estaban en las mismas condiciones. -Tengo la certeza que eres tú y esa otra empleada…- -Nicom…- le sopló Johnours. -Lo lamento, pero yo estoy bloqueado, ya me cayó el peso de la ley por escribir un par de tontas misivas.- le expliqué. –No es posible que yo sea quien busca.- -No fue una misiva corriente.- intervino.- Quien logró esto es una persona inesperadamente creativa…-hablaba en tanto revisaba otros documentos.- Aun no sé cómo, no es una tarea de principiantes, pero es posible que tenga un talento que no ha compartido.- -Es una pena que se desperdicié, ojalá pudiera tener una parte de eso siquiera, tendría un cargo mejor, no sé, como el de Ronas por ejemplo…- -Claro, seguro que es así.- -No sé cómo ayudarle con misivas en blanco.-pregunté mostrando un par de hojas.- ¿De esto quiere hablarme?- -En realidad no están en blanco.- aseveró.- Aún no podemos abrir su contenido, por ser de otro “reino”, sin embargo es cosa de tiempo.- me explicó retirando las hojas y dejándoles frente de él.- Ahora dígame.- dijo mirándome fijamente.- ¿Es usted el Plebeyo mencionado ahí?-. Los asistentes a esa reunión se quedaron en silencio en espera de lo que dijese. Yo me tomé una pausa y reflexioné. -Pues técnicamente, si, yo lo soy.- le respondí viendo la cara de sombro de Johnours y Ronas, el otro sujeto en cambio, no se inmuto, tampoco realizo acto que no sea mirarme fijamente.- Soy plebeyo como todos los de aquí, debemos ser unos mil seiscientos o setecientos tal vez, todo el tiempo me lo dicen y me lo recuerdan…- -¡Suficiente!- exclamo haciéndome callar.-¡Esto no es una broma!- reclamó golpeando la mesa con el puño.- ¿No sabe lo que ha significado modificar el comportamiento del núcleo de un HV?- me pregunto subiendo la voz.- ¿Un organismo híbrido que controla lo que se hace aquí y en todas parte, en conjunto a otros pares? ¿Tecnología cuántica?,! no creo que tenga la capacidad ni de imaginarlo Sr. Bradco!.- exclamo.- ¡Esto es mucho más grave de lo que veo que pueda entender!- continuó colocándose de pie afirmado por sus manos sobre la mesa e inclinándose a mi.- ¡Lo que hace cada día, que se encienda la luz, el Biper, ver Hipervisión, el que el sanitario se ocupe de evacuar sus desechos, todo se hace cargo esto, no se puede jugar con ello!- me reclamo alterado.- ¡Ahora, dígame quién y cómo lo hizo, si es usted el llamado Plebeyo y la identidad de la denominada Princesa e los Moggios!.- exclamo. Yo me quede en silencio un momento, le quede mirando y respondí. -Conozco a la princesa…- dije viendo nuevamente la reacción de sorpresa de Johnours que se limitó a mirar al otro tipo para ver cómo reaccionaría al ver que revelaría su nombre y a Ronas que en tanto, se tapó la cara con las manos..- Para serle sincero.- continúe.- Conozco a muchas princesas, increíbles, ahora, seguramente estaba tan ebrio o drogado que no recuerdo el nombre de todas, pero hay mucho material en la red y es cosa de verles y pueden reconocerlas, bueno puede que ya los hayan visto, en fin, pero puedo recordarles...- me explicaba viendo como el sujeto se ruborizaba de furia y empuñaba las manos. -…Incluso si hubiese alguno de ustedes estado en alguna de ellas ni siquiera lo podría asegurar!- le respondí mirándoles y terminando mi vista y sonrisa sarcástica sobre Ronas que bajo la cabeza nerviosamente. -Entiendo...- dijo el tipo serenándose y tomando asiento nuevamente.-Veo que usted no podrá ayudarnos, pero le diré algo Bradco.- me dijo haciendo una reflexión.- Quien este en esto, no sabe en lo que se ha metido, porque esto es un delito federal y es castigado severamente...- explicaba.- quien salga de esto culpable, pasara una larga temporada trabajando en las latitudes extrema del Halcyon, donde los días duran muchos meses, así como las noches, temperaturas extremas y trabajos al estado por un par de décadas…claro, eso si es que no coopera con despejar esto que sucede y con ello es posible que las latitudes se acerquen un poco más a donde estamos..- termino reflexivo y sarcástico. -¡Pues, espero que puedan dar con los culpables y suerte con ello, que es por Halcyon!.- respondí.- Ahora, si me disculpan, tengo que hacer y mi jefe, aunque este aquí, es muy estricto y no tolera retrasos…- me expliqué colocándome de pie para marcharme. -¡Esto no ha terminado aquí!- me interrumpió el sujeto.-..Llegaré a saber la identidad de quien está detrás, eso lo verá y tendré acceso a todo lo de ese reino tiene; misivas, mensajería, fotos, videos, todo, incluso los lugares que frecuentan y las veces que se fueron a la cama; esta fue su oportunidad Plebeyo Bradco, y la desperdicio.- se explicó en tono calmado pero amenazante en tanto guardaba los papeles dejados sobre la meza en perfecto orden y posición.- Que tenga buen día Bradco.- terminó colocándose de pie, seguido por los otros dos sujetos. -¿Qué se supone que fue eso?- preguntó Ronas ya estando solo conmigo. -Sacar verdades de mentiras.- -¿Tienes que ver con esto en verdad?- -Yo nada, soy solo un empleado más aquí. Solo uno más- Ronas me miró de re ojo. Luego de esa desagradable reunión y el dolor respectivo de estómago consiguiente, traté de hacerme un espacio para ir a ver a Nicom, desafortunadamente las cosas cuando vienen a mal, vienen todas juntas y se está haciendo eco; Ronas pudo averiguar que no se presentó a trabajar, que ha dado una razón personal que no puede saber, fue todo lo que logró averiguar, del resto solo problemas y dificultades que se encargaron de hacer de este Ilunes devastador para mí. El periodo de esta semana no ha sido para nada fácil; sumado al problema que tengo con ella, Johnours se ha empeñado en hacerme las cosas aún más complejas y cada ciertos días, como por recomendación de ese otro sujeto; me sita a reuniones rápidas, donde insiste sobre mismos tópicos y preguntas, haciendo hincapié en nueva documentación que se está abriendo del Reino de los Moggios, pero que sin más, son solo mas registros de misivas, que solo tienen el destinatario y en la mayoría de los casos bloqueado incluyendo el asunto. Solo conjuga con las fechas y me insiste con absurdas conclusiones que pueden hacer coincidir con algún momento de ausencia o presencia mía en determinados lugares. Sin embargo aunque intenta presentarle como evidencia firme e irrefutable, es por donde se mire frágil y débil, carente de la consistencia necesaria para darle unión a los eslabones que puedan relacionarme o bien que puedan tener alguna implicancia en Nicom; es entonces así, que solo le escucho sin decir nada, mientras mi mente está lejos, más allá, pensando solo en ella y en el momento que podamos hablar. Un par de días después, fui a su oficina, pero ella no está, Inis me recibió algo incomoda, me ha contado a modo de reserva que Nicom ha pedido unos días adelantado de sus vacaciones, que no sabe nada más. Sé que sabe, pero se mantuvo en reserva, prefirió no meterse entre este problema, solo me reiteró el motivo por cual ella se ausenta. No escatime en esfuerzos por saber o llegar a ella de alguna forma, aunque la situación aquí para mí se ha vuelto tensa y a pesar de que inicialmente Johnours y ese tipo Patrick solo daban palos de ciegos, con los días se han empezado a revelar algunos detalles sobre misivas e interacciones en que he participado junto a Nicom, puede que aún no son del todo concluyentes, han logrado definir horas y fechas y estas se han comparado con nuestra permanencia y con los registros del sistema de video vigilancia: por ahora me pueden culpar de fugarme para verle, pero la supuesta alteración de su HV eso es ya otro tema y no tiene argumento y no hay suficiente peso en la acusación para hacer uso de Ley Haduf, donde sería cuestionado e incluso culpado de cargos al tener relaciones sentimentales entre el personal de una instalación del gobierno o que sea proveedora de este organismo como es la gran parte de las plantas de esta zona y que con ello, pusiera en riesgo la seguridad, la integridad y la operación de la misma, argumentos ya memorizados de tantas veces que el imbécil de Johnours me las repetía; esta famosa ley, solo ha traído pesares a quien se le ha aplicado, sea esto en justa o exagerada medida, pero vivirlo, esto ha sido agobiante. A pesar de que no niego que siento presión por esta persecución que se me hace, ya se me ha venido para anestesiarme de los nervios cuando veo a ese par o a alguno de ellos venir o llamarme, creo que lo hacen con el fin de que hable por cansancio, me imagino que les piden resultados, puesto que en varias oportunidades, mientras nos -reunimos-, le llaman a su Biper donde él se aleja y se pasea de un lado a otro, dando explicaciones de las anomalías y temas técnicos que no entiendo pero que suenan complejos, en tanto yo estoy también en mi mundo, puesto que no me interesa lo que suceda con el resto de las cosas y con esta planta, yo estoy más allá, pensando, recordando, resolviendo que hacer, donde encontrarle, necesito que hablemos, ya es tiempo de que lo hagamos, necesito escucharla y mientras Johnours me replica y argumenta, yo escucho la voz de ella sobreponerse a cualquier ruido y a las estupideces que este tipo exclama. He insistido de contactarme con ella y ha sido para mal, ya que no responde por ningún medio y ahora con esta redada que vivo a diario, se hace complejo encontrar indicios de ella. También fui a su departamento, pero nunca le encuentro, incluso al hospital donde está G, pero solo recibí el rechazo del grupo cercano de sus amistades que me rodeó y me obligó a salir, no pude ver a Nicom, ni siquiera sé si estaría ahí, solo recibí los reparos y la escolta de la guardia del recinto para sacarme. Ahora me siento como un extraño, como si fuese alguna enfermedad o un tumor del que nadie quiere saber y solo extirparle. Las redes sociales han mostrados algunos indicios de lo que puede suceder con Nicom, ya que al verle en su perfil de Facelook, siguen los comentarios en la lista de novedades donde ella agradece el apoyo por la recuperación de G y las visitas que los amigos y conocidos que ha tenido en el hospital, algunas fotos con todos, en tanto él, ya ha respondido por su cuenta sobre lo mismo, pero desafortunadamente ya no estoy dentro de sus amistades, por lo que solo puedo ver lo que es público. Pronto se agotaron los contactos por terceros ya que finalmente me han sacado de sus listas de conocidos y a poco tiempo, me han aislado de saber de nuevas. Lo último relevante que supe, fue atreves de su amigo Rare, quien fue inesperadamente el único que me respondía el Biper, aunque fuese solo en el modo de conversación vía mensajería instantánea, me enteré que ella está bien dentro de todo, que no me ha mencionado más desde aquel día y que evita hacerlo por lo demás, también me contó que se le ve en forma frecuente, en realidad a diario a visitar a G que ha sido sometido a un par de intervenciones más de microcirugía para reparar el daño muscular y otras cosas afines, noticia por lo demás que fue dolorosa de saber, pues ahí coincidieron las piezas faltantes de sus ausencias al enterarme donde va en esos día de permiso y donde cada día toma rumbo luego de salir del trabajo. Pero por mala fortuna, después de un par de conversaciones más lejanas y escuetas, no me volvió a contestar, los nexos comunes desaparecieron y me han dado la espalda por completo y de un momento a otro, pasé de ser parte de su vida, a ser parte del problema. Otro Ilunes, sin mensajes en la terminal, sin misiva alguna de ella, solo espero y funciono bajo la reacción. Ronas me presiona y me empuja sobre los reporte a entregar, yo solo le escucho y acepto moviendo la cabeza para responder la propuesta de trabajo que me haga, no me responde de mala forma, no me insistió por Nicom como solía molestar, solo me mira, se conforma y me deja ir. Johnours me observa de lejos, se cruza de brazos e intenta apuñalarme con esa mirada aguda, yo paso por su lado y creo ya no temerle ni prestarle atención, solo siento que me sigue con la mirada en esto.; Sobre el viejo y pálido Patrick, no lo veo hace muchos días, me prometió que descubriría que sucede, pero las presiones de VirtualSphere Inc, por atender otros requerimiento tal vez de mayor urgencia que éste, han dejado en segunda prioridad por falta de sustentación. Aun así, no he bajado la guardia y he tratado de indagar más de mí en las redes y en otros sitios donde el buscador del HV me ha señalado que he sido mencionado o bien mi foto ha sido rotulada. Hay mucho material y se ve la tropa de idiotas a que pertenezco y que no se de nadie, exceptuando claro está a Mags, que se reitera como si fuese un gran amigo tal como lo mencionó. De todas maneras, está en evidencia que la misma historia de mi vida viene consigo esta ola de problemas a la que estoy sumergida, por consecuente, el no saber quién soy y que he hecho es mi punto débil. Pero sucedió que ese día ya no pude más y en la tarde sin meditarlo y sin excusa alguna, me levanté de mi escritorio y me dirigí al ala sur de Halcyon donde trabaja Nicom. Llegué pronto y no me detuve por nadie, solo me decidí partir allá y ahí me encontré, frente a la puerta de su despacho y no lo medité y no me pregunte si fuese bueno o malo, solo tomé la manilla, le giré y entré y me quedé ahí en la puerta, sosteniéndola a medio abrir y yo a medio entrar. La encontré sentada detrás de su escritorio, Inis estaba frente a ella y ambas me quedaron mirándome sorprendidas, se regresaron la mirada y ella tomo un cuaderno y su tableta y se marchó de ahí sin decir nada. Nicom le miró pidiéndole con un gesto evidente como si le suplicara que no le dejara sola, pero fue inútil, ella le respondió algo de igual forma, paso por delante mío, ingrese para darle paso y cerro detrás de si la puerta. Nos quedamos mirando unos segundos y ella luego evitó hacerlo dando un respiro extendido, me acerqué, cogí una silla y me senté delante de ella determinado a oírle de su boca que sucede. -¡¿Qué haces aquí?!- me preguntó seriamente. -Tenemos que hablar…- le respondí sentándome frente a ella. -¡Quiero que te largues ahora!- -¡No lo haré, aunque venga el mismo rey, no me muevo de aquí!- -¡Ya no hay nada que decir Bradco, lo sabes!- me reclamó. -Yo creo que si.-refuté.-No he tenido la oportunidad de al menos saber que pasó.- -¿Es broma verdad? ¿O traemos al mafioso ese para que te haga el resumen?- -¡Lo haremos si hace falta!- insistí.- ¿Qué sucede Nicom?- -Bradco escúchame...- -Créeme que lo lamento lo que pasó, pero ese idiota que apareció arruinó todo…- -¡Ese idiota que es tu amigo!- -Hablemos, solucionemos estos, verás que todo irá bien, te lo prometo!- -¡Bradco!-me interrumpió abruptamente.- ¡Sabes que debes resolver esos asuntos tuyos y el tema de tu memoria, los líos que estás metido, no quiero estar involucrada en eso!- -Lo sé, pero eso no debe ser razón para separarnos.-le dije acercándome a ella para quedar con los brazos sobre su escritorio.- Resolveré esto y no habrá nada que vuelva a interferir entre nosotros, pero no te rindas, por favor…-le decía en tanto tome sus manos para sostenerles entre las mías. Ella miró esto y sutilmente, les retiro deslizándoles y las dejo tras el escritorio descansándoles sobre su falda. -¿Por qué?- pregunté para sacarle la razón de su lejanía.-…Solo dilo de una vez y terminemos con esto, el hablarle nos hará muy bien, nos fortalecerá y…- - Volví con G…- respondió interviniendo, llevando consigo la mirada a fuera de lo que sucedía tras su ventana. Yo me quedé pasmado por unos segundos, tratando de digerir lo que me dijo. - No puedo creerlo….- Después me coloqué de pie y sentí un dolor profundo en el pecho que me cruzo de lado alado dirigido por la angustia y la ansiedad y una furia que no podía contener al escuchar aquello. -¿Qué pasó con eso que era asunto cerrado?-le pregunté molesto.- ¡¿Cómo puedes volver con ese imbécil?!- -Él ha cambiado, lo sé y le creo.- me respondió.- No es perfecto, pero hace el esfuerzo ¡y lo mejor de todo es que no me miente!- -¿Que pasó con nosotros?- -No hay un nosotros Bradco, fue una aventura y ya terminó...- Yo le quedé mirando sin capacidad de reacción inmediata, solo con la premura de una confesión que no quería ver materializada en algo que ya de antes mi corazón me alertaba como una remota posibilidad que hoy es tangible. -Ahora entiendo dónde iba a parar tu mente…- le dije.- Ya hace un tiempo que estabas hablando con G, ¿no es así?- -No espero que lo entiendas o que te guste la idea, pero es la verdad.- -Nicom…- pronuncié su nombre destruido por dentro. -…Sabes que te amo…- -¡Déjate de tonterías Bradco!- me respondió entre las lágrimas que empezaron a rodar por su mejilla.-…Ya no más.-me dijo.-…Yo te quiero, pero no eres la persona a quien amo y no lo vas a ser.- se explicaba secándose las lágrimas con una de las mangas de su blusa. -Nicom...cariño mío…- le dije con los ojos empapados. –Solo intentémoslo una vez más…- -Bradco.-me decía sollozando.- Vete ya…- Con esa frase, nos quedamos en silencio un par de segundos más, donde cada uno evitó mirar al otro, donde traté de sobreponerme a tal confesión que ella hacía, no fui capaz de sostenerle la mirada, sentí que se me inundaban los ojos también pero no lloré aunque por dentro me consumió la tristeza con la rapidez y voracidad que lo hace una hoja de papel que ha caído entre las llamas de una hoguera. Le miré por última vez, como si esperase una reversión a mi favor y un asomo de amor de ella para no terminar, pero entendí que no sucedería, me sentí muy mal, también estúpido, rozando la ingenuidad y ya a los años que llevo, no me deberían doler como lo hace. Me siento demasiado mal para decirle algo más y se hizo inútil ya redondear las ideas. Salí de su oficina cerrando la puerta tras de mí. Afuera me quedé apoyando la espalda en la pared contigua, suspire nuevamente para hacerme ánimo y digerir esto. Inis que llegó me miró comprendiendo; No pregunto de todas formas, solo dijo que el virrey estaba cerca, que me diera prisa por salir. Volví al otro lado, a mi oficina, cogí mi chaqueta y salí rumbo al aparcadero, escuche a Ronas preguntarme algo desde el pasillo tras de mí, pero yo no oía a nadie, solo caminé hasta tomar mi coche y largarme de la planta. Al día siguiente, llegué a la planta como siempre, aún me sentía muy mal, pero tenía trabajo y la vida no se detiene, al menos ya sé que sucede y que esperar, puede que sea mejor concentrarme en mi empleo y puede que no esté lejos de buscarme otro, este asunto terminó por podrirse. Pero por desgracia, las preocupaciones se incrementaron inesperadamente y el cuestionamiento pasó a un segundo plano, cuando el tráfico de la autopista se ralentizó por una congestión, porque cuando alcancé al tramo final donde entre un par de cerros ya podíamos ver la imponente planta de Halcyon Foods, esta me volvió a sorprender y como la oportunidad anterior, la gente se detuvo a un costado de la pista a mirar lo que se veía en esta: La planta completa luce un tétrico color negro en toda su infraestructura, dándole con eso, un incuestionable sombrío aspecto que no dejó indiferente a quien le viera. -!¿Pero, qué es lo que sucede con la planta de Halcyon Foods?!- Continuará….
  2. 29 Abril 2018 La expansión de Marley Coffee en América Latina de la mano de la familia Lasen Luego de cuatro años con crecimientos anuales en ventas de 35%, lograron la representación de la licencia, para toda la región, por 10 años. Los planes son ambiciosos: en cinco años quieren estar en todos los países y lograr ventas por US$ 50 millones. A eso se suma que abrirán su primer local en Chile durante el tercer trimestre del año. Fue en el año 2011 cuando Roberto Lasen conoció por internet la marca Marley Coffee. Al indagar, se dio cuenta de que estaba ligada a uno de los hijos del reconocido cantante de reggae, Bob Marley, y que tiene sus orígenes en Jamaica. “Es una marca orgánica y sustentable, que tiene muy buenos productos. Todo se dio justo el año en que en Chile surgió lo de la comida y vida sana. En principio trajimos dos pallets, y no duraron ni una semana en la bodega”, explica Roberto, uno de los socios de la licencia. Recuerda que vieron que “era una gran oportunidad, por el hecho de llamarse Marley”. El 2012 trajeron la primera importación formal, con un contrato firmado por la familia del músico. Asegura que el crecimiento fue explosivo, y que fueron los primeros en introducir el café orgánico en máquinas automáticas. “La potencia de esta marca es extraordinaria y los primeros que nos compraron fuerte esta idea fue Castaño, nuestro primer gran cliente, en 2014. Tras el éxito, las otras tiendas de conveniencia nos vinieron a tocar la puerta”, recuerda. Hoy tienen alrededor 1.300 puntos de ventas en Chile, de Arica a Punta Arenas, y están en cafeterías, cadenas de conveniencia, restoranes, colegios y universidades. “Marley Coffee ha llegado a un nivel etario mucho más bajo. Tenemos té, distintos tipos de chocolate en las máquinas, no todos los productos son con cafeína”, detalla Lasen. Las ventas anuales llegan a US$ 7 millones y las proyecciones apuntan a alcanzar los US$ 10 millones en 2019. Hoy, cerca del 70% de las ventas se hace a través del canal horeca y están con un 15% de market share en la categoría de café en grano a nivel retail. “Es un buen número, si se considera que entramos al retail hace dos años”, destaca. Lasen cuenta que les queda mucho por crecer y adelanta que próximamente venderán en el mercado la cápsula de café. “También entramos al mercado del café instantáneo de alta gama, como lo hacen Nescafé y Juan Valdez con el café liofilizado. Eso sí, jamás vamos a sacrificar volúmenes por calidad”, asegura. ¿De dónde vienen las cosechas de café? El producto es tostado en Minnesota, Estados Unidos, y en 15 días está en Chile. “La producción llega de varias partes, pero todas muy cercanas a la línea del Ecuador, en los distintos continentes. Lo que hacemos es elegir las mejores cosechas, dependiendo de los años”, explica Lasen. La expansión en la región A finales de 2016 e inicios de 2017, Chile estaba siendo uno de los mejores clientes para Marley Coffee fuera de Estados Unidos. Por eso, a la hora de nombrar licenciatarios, fueron los escogidos para explotar la marca desde México hasta Tierra del Fuego. “Antes, la comercialización la hacíamos por medio de Dicalla, pero ahora creamos una nueva sociedad, donde estamos con mis dos hermanos (Francisco y Catalina) y mi primo Mario Lasen, que además es VP Mundial de House of Marley. Nuestro foco principal es la expansión del negocio en toda la región”, asegura. Dice que quieren replicar lo que se ha hecho en Chile, y por estos días tienen prácticamente cerradas las conversaciones para llegar a Uruguay, Argentina, México y Perú. “Estimamos que todos estos mercados comenzarán a vender nuestros productos hacia fines de junio de este año. Además, la idea es que de aquí a los próximos cinco años tengamos cubierto el continente completo. La licencia es a 10 años, con una renovación automática a 20”, dice Roberto Lasen. En tanto, Mario Lasen agrega que “el contrato firmado contempla el pago mínimo de US$ 7 millones en royalties en el plazo de 20 años”. Cuenta que es una gran apuesta, pero después de ver los resultados de Chile, la recepción de los consumidores y la cobertura a nivel de puntos de venta, redes sociales y marketing digital, creen que la inversión va a generar retornos. Detalla que construyeron una relación muy cercana con Cedella, Ziggy y Rohan Marley. “Hoy, nuestra familia desarrolla desde Chile un negocio con la marca de café, de uno de los músicos más reconocidos a nivel mundial. Y, por otro, desde Miami, manejo el negocio de la electrónica con la misma marca. Nos sentimos orgullosos de ser chilenos, representar a nuestra familia y a nuestro país, desarrollando estas marcas en América Latina y a nivel mundial”, añade Mario. Apertura de locales Otra gran licencia que incluyó la firma fue el de las cafeterías, para abrir Marley Coffe Stores. “Actualmente estamos operando el formato de Marley Coffee Bikes con cuatro ubicaciones en Santiago. Respecto del lanzamiento del primer Marley Coffee Shop, está planificado para el tercer trimestre de este año”, asegura Mario. Además, están conscientes de que frente a la apertura de un local deberán diversificar la oferta, por lo mismo ya han sumado productos como bebidas orgánicas, café helado y yerba mate. “También tenemos bebidas relajantes, pero hay que ver el curso de lo que diga la institucionalidad, ya que por ahora no están autorizadas”, agrega Roberto. Así, la proyección de ventas anuales a cinco años cree que debería llegar a los US$ 25 millones, solamente en café, y cercanos a los US$ 50 millones, considerando máquinas y todo el merchandising. A todo lo anterior se suma el cambio de imagen. “La marca saltó a otro nivel. Era muy de nicho y si ves las fotos de hace cinco años, era todo muy rasta. Hoy día mutó a que tiene que ser una marca transversal, que la puede tomar cualquier persona. En 2019 tendremos todos nuestros productos con la nueva estética”, adelantan. Fuente: http://www.pulso.cl/empresas-mercados/la-expansion-marley-coffee-america-latina-la-mano-la-familia-lasen/
  3. Ámbar es la segunda niña en lo que va del año que es vejada y que posteriormente muere, producto de esos terribles actos. Mucho se habla de fallamos como sociedad al conocer esos casos, que algo debimos haber hecho. ¿Consideras que esto es así?
  4. Capitulo 12.- "No es el final, es el comienzo." La siguiente semana fue muy agitada laboralmente y me consumió el tiempo más de lo particular, no nos vimos con Nicom más allá de una sonrisa y algún gesto disimulado a lo lejos. Nos vimos después en un par de oportunidades fuera de la planta de Halcyon Foods, para compartir algo de comer y retomar nuestra relación algo mermada desde el retorno de nuestra salida por Sargasous. -¿Notaste que de un momento a otro todo en la planta empezó a funcionar nuevamente?- me dijo en tanto llegaba el mesero con un par de jugos servidos. -Sí, todo bien; los sistemas, los terminales, la impresora, misivas…- respondí para darle luego un mordisco a mi sándwich.- - No, ¡Bueno eso para casi todos!- dijo dándole un mordisco a su emparedado vegetariano. -Bueno, todo no se puede!- -¡Que no importe!, si nos vemos igual por fuera y eso es…- me respondió dando un apretón de sus piernas que abrazaban las mías por debajo de la mesa. - Lo sé Nicom, pero me encantaría poder llamarte, no sé, enviarte algún mensaje de vez en cuando.- -También me gustaría, me gusta mucho cuando me escribes esas misivas tan poéticas.- -Te daría las buenas noches, hablaríamos de cuanta cosa, compartir alguna foto…- -¡No, no, no eso olvídalo!- me interrumpió seria.- ¡No me interesa que me mandes fotos de tu pene!- -¿Cómo lo supiste?- -Ya te leo la mente plebeyo.- -Caramba, pensé que me enviarías alguna tuya.- -¡Claro que no!, ¡Fresco!- dijo riendo, en tanto me lanzo un pedacito de pan. -¡Alabado el Creador que me ha librado de tener misivas contigo!- dijo levantando las manos y cerrando sus ojos como si fuese un acto de profunda Fe. -Casi lo consigo, ¡Maldito bloqueo!- ella movía la cabeza no creyendo lo que decía. -Eres un cochino Bradco…-me dijo sonriéndose. -Si en verdad, lo sé.- En ese momento mi Biper vibró notificando un mensaje nuevo. Nicom miró con disimulo, como si fuese una travesura. -¿Alguna princesita por ahí?- - No te imaginas cuántos de estos mensajes recibo y no tengo idea de quién son.- -Pensé que sería alguien conocido.- -Por desgracia no…-le dije silenciando un momento.- No es solo de una persona, estoy seguro que son del famoso sitio ese de los videos…- -¿Cómo lo sabes?- -Porqué preguntan cuándo se subirá nuevo material o que ha pasado con el canal que no tiene nada nuevo y cosas afines.- -Ya lo creo…- -¿No serás tú escribiéndome algún mensaje pervertido?- nos largamos a reír. -Me descubriste, pensé que no lo notarías!- -Fue fácil, porque me hablaste de lugares que conozco muy pero muy bien.- -¡Ya déjate de hablar tonteras!- -¿Y porque te da tanto pudor?- le pregunte molestándola al ver que se sonroja. -¡Pesado! ¡No te seguiré el juego!- me respondió colocándose seria.- Veamos, dime una cosa Bradco, ¿no te recuerdas de alguien importante? ¿Alguna chica? O tal vez algún chico…- me pregunto bromeando al final. -No, nadie me reclama.- -No sé si creerte…- -Aunque a veces sueño con alguien…- -Yaaa y ¿Quién es?- -No lo sé, no la recuerdo y no puedo reconocerle.- me sinceré.- No son sueños gratos, son pesadillas en verdad.- -Dime más, se está poniendo interesante.- me dijo atenta, afirmando su barbilla con ambas manos.-¿Tan mal te has portado?- -¡Claro que no!, en realidad situaciones extrañas…-le decía tratando de acordarme de algún detalle importante.- Pero si es algún alma que mortifiqué, pues parece que es a ella.- -¡Mejor no enterarse que le has hecho!-me contaba trayendo la risa de ambos. -¡Es todo un karma el que vengan detrás de ti en los sueños!, es parte del encanto que tengo.- -Pues no sé si es peor cuando son de carne y hueso…- me dijo dándole una mordida a una papa frita que robó de mi plato. -Y en su caso, ¿Ya no vienen por usted?- aproveché de preguntarle ya que salió la oportunidad. Ella me quedó mirando un momento, se dio un trago más y habló. -No, no se ha aparecido nuevamente.- dijo.- Aunque mi fantasma si tiene cara, nombre y un genio, ¡Uf!- -Nicom.- le dije tomándole su mano.- ¿Qué es lo que realmente pasó?- Ella me miro y apretó la mano que estrechábamos. -Bueno, “G” era una persona amable, cariñosa, te podrás imaginar; pendiente de mí, cuidándome y dándome todo ese “amor” que sabe dar.- me relataba como si fuese la historia de otro. –Con el tiempo, también fue considerado y amable preocupándose de mis horarios, con quien andaba, donde andaba...-prosiguió, llevando su mirada a otro lado, viajando en el tiempo para ver lo que relataba.- Al cabo de un poco más de un año, dejé de ver mis amigos, de hacer lo que gustaba, de ver poco a mi familia incluso, todo gracias a ese “gran amor” que decía sentir por mí.- se explicaba con una sonrisa nerviosa.-…Hasta que luego vinieron los malos tratos, los celos enfermos…- -¿Cuándo te diste cuenta lo que pasaba?- - Tarde supongo.- respondió tomando con la otra mano una papa frita que untó en una salsa y se hecho a la boca. -…Cuando un día me vi resistiendo; me sostenía de los brazos apretándoles, preguntando porque no le respondí a tiempo su llamada.- -Lo lamento, no debe ser fácil pasar por algo así…- -Son cosas que suceden, amores tóxicos, nacidos de los vapores de un reactor nuclear…- -Menudo vuelco su historia.- -Así suceden las cosas…- comentó.- Se parece mucho a ti al principio de todo...- dijo, espantándome con esa comparación. -No lo creo.- le rebatí de inmediato- ¡Yo soy mucho más apuesto y muy simpático por lo demás!- ella sonrió. -¡Bradco, por favor! , ¡Qué poca modestia!- -Y mi corazón late por ti cuando te ve, se enloquece.- le dije tomándole la mano para acercarla a mi pecho. –No hay nadie que pueda llevar esta pasión por ti de la forma que lo siento.- -¡Ya, pesado!- me dijo sonriéndose. – ¡Mentiroso! No te meterás en mi cama hoy, ¿me escucho?- -Mírame, vamos míreme….-le decía poniendo mi mejor cara de cachorro abandonado. -Eres muy tierno conmigo...- me dijo serenándose y mirándome dulcemente.-…Fue una comparación estúpida, lo siento.- -No lo digas, tenía que preguntar...- -Aunque pensándolo bien, no me cuadra con ese que vi en Sargasious.- respondió aguda en su humor. -¿Ese que lee los tatuajes de tu barriga?- -Ya salió “Mr. T” de nuevo, ¡me retracto!- me dijo riéndonos. -Te quiero princesa mía.- -Yo no lo sé…-dijo bromeando.- ¡Claro que sí ¡te quiero!- me dijo feliz.- ¡Pero no te daré la pasada!, ¡por caliente!- me reclamó.- ¡No se me olvida aún como se te ofrecieron esas locas en el Sargasious!- Me reclamó simulando estar seria y molesta con el asunto. Luego de una larga conversación, unos chistes y de pagar la cuenta en el restaurant, nos fuimos a su departamento, donde continuamos con una sesión de caricias y besos que culminó en su cama, donde se ha quedado dormida a mi lado antes que hiciéramos el amor, le ha ganado el cansancio del día, pero aun así, tenerle tan cerca y estrecha me llena de satisfacción. Me quedé despierto un momento más, me quedé mirando la hipervisión, viendo todo y prestando atención a nada, cuando de pronto, mi bíper, encendió su aura celeste en torno a su estructura, señalando la llegada de un mensaje nuevo. En un principio no le di mayor importancia, la verdad es que llegan muchos sobre todo este último tiempo, me imagino que es por la ausencia de los canales que acostumbraba publicar material. Sin mucho esperar, le di una mirada a la pantalla, donde me percaté que la dentro de la lista de notificaciones, le encabezaba, una notificación del Gran Redo. Al acceder al mensaje, me llevó al juego, luego de ahí a la notificación que me obligaba a contactarme a la interface HV del bíper. Ahí dentro, la interface extraña del otro día y unos pictogramas donde me enseñó lo que debía saber. -Bradco, plebeyo mío, ¿aun despierto?- me dijo Nicom somnolienta al verme sentado en la cama. Yo le devolví la mirada sin decir nada más que la cara de asombro. – ¿Qué sucede?- preguntó al verme así. -¡Por fin llegó la respuesta!- le dije, mostrándole el mensaje que estaba en la pantalla. Ella se reincorporó y se sentó rápidamente a ver el detalle. Le vio con atención y se sonrió. Las instrucciones estaban claras: -Bradco, ¿de dónde ha sacado esto?- -Es la solución al bloqueo.- -¡De nuevo con eso!- -Mírelo, no es una fantasía, la salida me la ha dado quien nos bloquea.- -¿Redo?-preguntó.- ¿Me dirás que ese juego encontró la solución al bloqueo?- -Yo no le creí, pero aquí esta.- -¿Tenemos bíper nuevamente?- -¡Bueno es algo así, pero esta genial!- dije riendo. –Pero parece que no podemos hablar.- le dije al ver una marcación de prohibido sobre un pictograma. -Podemos escribirnos.- acotó. -Al menos eso ya está bueno.- comenté.- Mire, quien sea que nos está ayudando, si esto da resultado, será el fin de esta estúpida restricción.- -No lo sé, es tan inesperado.- -Mire esto, es lo que hay que hacer.- -Dice que son solo ciento cuarenta caracteres…- me dijo llamando mi atención sobre otro pictograma que señaló con el dedo.- Parece que serán mensajes cortos, no más de ciento cuarenta por lo que entiendo.- -¡Tendremos que usar la creatividad!- -¿Dónde están esos terminales?- me preguntó. Yo mire el resto de la gráfica, donde una segunda página, mostraba en pictogramas la cafetería y la máquina expendedora y a un lado de esta, un cuadrado que referenciaba una tapa de algo. Por parte de Nicom, se dibujó su oficina donde tras su puerta estaba representada la misma figura. -¡Es una locura definitivamente, no estoy tan segura de que debamos usar esto!- -Aquí muestra un pájaro.- le dije señalando el pictograma que lo representaba. -Ese símbolo lo he visto antes.-me decía haciendo memoria.-…Bird, BirdFree, eso es…- -¿Qué es eso?- -Una organización privada, que cuida las aves y su migración, me inscribí en una donación el año anterior.- -¿Y qué tiene que ver con nosotros?- -Ni idea, no sé porque lo muestra. -Mira eso, se puede enviar un video...- -¿Sin voz significara ese símbolo?- -¡Veinte segundos!, ¡esto es como del siglo pasado!- -Debe ser una broma, alguien nos está jugando una broma- me dijo. -Si es así, mañana lo sabremos.- le respondí a su sonrisa. Hicimos una pausa con una mirada cómplice. -Demasiado bueno para ser verdad. ¿No te parece?- -Es un juego, pero qué más da, si resulta, ¿te das cuenta lo que significaría?- -¿Qué es lo que está pasando por tu mente en este momento?- -Formas de celebrarlo…- -¡Deberíamos pensar en que lío ahora nos vas a meter si esto es real!- -Lo del lio no me importa mucho….lo de meter….- -Le propongo tomar un café, ¿Qué dice?- me pregunto riéndose. -Si puede ser…- le dije abrazándola en tanto ella me rodeó con una de sus piernas las mías.- ¿Pero bebemos el café antes “de…” o después “de…”?- -¡En realidad, en ves “de…”!- respondió riéndonos, para terminar por besarnos y sumergirnos debajo de las sabanas a jugar. Al día siguiente, cada uno llegó en su carro, a distinta hora y ocupó su lugar de trabajo de forma de no levantar sospecha. Atendimos lo del primer día y luego de eso, como acordamos, al medio día ejecutamos el instructivo que compartí con ella en su Biper. Me escapé por un momento con la excusa del café, cuando llegué ahí, me fijé que no había nadie dentro y dejé con seguro la puerta de forma de evitar sorpresas. Miré la pantalla de mi Biper y me dirigí a un lado de la máquina expendedora de café, en la pared había una tapa que cubría una especie de panel, la cual tenía algo similar a un pequeño terminal con una pantalla y un teclado alfanumérico y un montón de botones que quien sabe que hacen. Reconocí el logo de BirdFree que mencionaba Nicom y que está presente en el mensaje. Miré a la puerta un momento y luego me concentré en lo que debía hacer siguiendo el instructivo.: Lo primero fue hacer contacto con la interface HV de ese equipo, luego de eso, me apareció un logo de algún sistema o algo así que no supe reconocer. Después, me fue posible escribir el mensaje usando el pequeño teclado disponible. Me quede un momento ahí mirando, no sabía que escribir, pero luego simplemente envié un mensaje simple: “Hola mundo, ¿hay alguien ahí?” Luego debía elegir la libreta de direcciones de destino, curiosamente solo tenía dos alternativas: . Destinatarios del Halcyon Foods Inc, Reino de Halcyon Este. .. Destinatarios del Halcyon Foods Inc, Reino de Moggios Me resulto desconcertante, ¿De cuando existe ese otro Reino?, vamos si solo fue un juego. Finalmente seleccione la segunda opción, donde se desplego la lista de los destinatarios disponibles, solo habían dos personas listadas. . Princesa de los Moggios. .. Plebeyo de los Moggios. Me sonreí, eligiendo la opción clara. Luego seleccioné un botón que decía “enviar”, así como se usaba hace décadas atrás. Lo que salía en pantalla fue borrado y se reemplazó por una leyenda simple, que decía. …Mensaje enviado. Aguardé un rato ahí, puede que dos o tres minutos, pendiente de la pantalla, esperando lo que sucediera, si es que algo pasaría. Para mi sorpresa, la pantalla se activó y se escribió un mensaje en pantalla, donde figuraba una imagen simple de un sobre, como los que se usaban antes para enviarse las misivas escritas entre la gente. Le presioné sobre la pantalla, pero eso no funciona así, debía usar el teclado, donde había un pequeño pivote donde al dirigirle con el dedo, movía una flecha que se desplazaba por la pantalla, hasta llegar allá. Después. Me ha pedido que me autentifique con el HV, luego de eso, se mostró el mensaje: “Cargando su mensaje, espere….” En ese momento, la puerta fue empujada, pero retenida por el seguro: -¿Hay alguien dentro?, ¡esto está con seguro!- escuche a Ronas que reclamaba desde afuera, insistiendo en entrar. -Un minuto.- respondí dando tiempo de que el mensaje se desplegara.-Se me ha volcado café al piso, esta resbaloso.- -¿Y que fue justo en la entrada?- -Si, en realidad salpicó a todas partes, ya está aguarda un momento.- le respondí esperando que apareciera algo en la pantalla.- -Vamos abre, pediré a alguien de aseo que se haga cargo, me muero por un café y debo volver, igual que tú!- -Claro, solo un minuto, es que es un caos- le pedí mientras miraba la pantalla que no salía de ello. -¿Qué haces ahí dentro?, vamos abre de una vez, ya somos varios aguardando.- -Claro, ya está casi, solo un segundo más!- le respondí haciendo más tiempo., sin ver cambios en la pantalla. -Olvídalo, ya llegó el encargado, lo que sea mejor que lo vean ellos.- -¡No, espera!, me dará mucha pena que vean el desastre, ya casi terminé.- le dije cuando un texto apareció en pantalla. -Bradco, olvídalo, ya llegó el encargado con un ayudante.- “¿Todo este tiempo sin escribirnos y es lo único que se te ocurre?, te quiero tontito, lo conseguiste, mil besos” Fue inevitable sonreírme y saber que nuevamente estamos conectados, aunque tal alegría termino, cuando escuche que se insertaba la llave mecánica para sacar el seguro de la puerta, entonces a toda prisa, presione el botón de “escape” para que se borrase el mensaje y cerrar la tapa del gabinete en momentos que entró Ronas, escoltado de la gente de aseo, generosamente equipados para un desastre y de los otros administrativos que querían entrar. Me quedaron mirando, como yo pasaba con un trozo de papel secante sobre la tapa de la consola. -¿Dónde está el desastre?- -Ya está todo listo.- Te lo dije.- Le respondí a Ronas que como los demás trataban de encontrar el supuesto caos que describí –Nos vemos en la oficina.- terminé dándole una palmada en el hombro para salir del lugar. Desde ese punto, nuestra realidad cambió en un giro increíble, de hecho, el ya poder comunicarnos, aun cuan improvisado método fuese y limitado a solo 140 caracteres que podíamos escribir y a una cámara de baja resolución disponible en la consola para adjuntar alguna imagen graciosa o a algún video escueto al mensaje, nos regaló la oportunidad de enviarnos breves momentos donde en esos pocos segundos teníamos que expresar lo máximo. Sin duda nos permitió estrechar nuestros lazos enormemente, ya que se convirtió en un juego secreto con mensaje cargados de amor y aventura. Pronto El gran Redo, me entrego una lista de terminales dibujadas en un plano de la ciudad donde podíamos hacer esto, que incluyeron un terminal ubicado en el primer piso del edificio donde vive ella, dentro de un gabinete de servicios y por mi parte, un terminal ubicado a media cuadra de mi casa, sostenido de los pilares de la postación eléctrica. Todo esto hizo que las fronteras de la planta ya no fueron límites para llegar al Reino de los Moggios. En resumen, hicimos lo que una pareja joven y animada con una relación sentimental haría, incluyendo salidas, algo de cine a ver la triste y melosa Titanium, flores, caricias, besos, cocina colectiva, un peluche gigante que nos sirvió para reírnos imaginando sus aventuras y que en alguna ocasión cubrió el cuerpo desnudo de Nicom tras de éste cunado me esperó detrás de su puerta y un sinfín de sabores propios del amor. Sin embargo, a pesar de todos estos condimentos felices aportados, no fuimos la excepción en la regla que refiere en estos asuntos del amor sobre el primer mes que siempre es bueno y sucedió que al final de la cuarta semana, el ánimo de Nicom decayó: le vi más cansada y su energía parecía empezar a escasear. Le pregunte qué sucedía, que le notaba desanimada, que si había comido adecuadamente y esas cosas, me contó que se ha inscrito en un gimnasio puesto que se ha propuesto regular su peso y tonificarse, que en parte era por ello, estaba agotada y que además se había decidido a empezar una estricta dieta en conjunto; me ha insistido que solo será por un periodo, que no me alarme, pero no puedo evitarlo. -Es que no puedo, pero luego de un par de semanas, vamos donde quiera a comer...- Me respondió cuando le invité a que saliéramos una noche. Yo le he dicho que tal cual es hermosa, ella me ha respondido que lo hace porque quiere sentirse así; no comprendo. Nos coordinamos muy bien para poder enviarnos mensajes usando este sistema, con horarios definidos para darnos tiempo de atenderlos, pero a pesar de esta ventaja, nos empezamos a ver menos, ya que ella tenía una nueva rutina y por otra parte dejar las tentaciones y delicias tras su mano que me dice -Bradco, no me traiga nada, no más dulces ni pastelitos-. Con esto de la dieta solo podía ofrecerle jugos de fruta naturales, agua purificada y vegetales hidropónicos. Sumado a esto y el ejercicio, me preocupa verle así cansada, pareciera que no tiene energías ni para encender un cerillo y eso me mantiene inquieto. La tercera semana nos vimos pocas veces, ella estaba tan rendida que apenas tenía ganas de compartir; incluso se dormía mientras hablábamos tendidos en su cama, también sucedió cuando veíamos uno de sus programas favoritos en la Hipervision; Estaba tendida en el sillón con sus piernas sobre mi falda, yo le acariciaba sus pies mientras veíamos esa serie de misterio que no perdíamos hasta el final, sin embargo ella no resistió más de media hora y cayó profundamente dormida. La primera vez le llevé a su cama para que durmiéramos juntos, ya la segunda vez, le llevaba pero le dejé su peluche a un lado retirándome a casa para dejarle descansar, aunque al día siguiente me reclamó molesta por haberme marchado. Empezó a perder peso rápidamente, estaba realmente delgada, fue como si de improviso le viniese una baja que lo noté al tocar su cintura y empezar a sentir que sus costillas estaban más filosas y luego lo pude constatar cuando le vi desnuda al hacer el amor. Le pregunté si estaba bien, pues sus rasgos se habían tornado más agudos en pómulos y mentón, ella me respondía con su sonrisa y su voz tranquilizándome, que ya esto terminaba, el verle así de espigada le hace lucir bien según dice, yo veo que trae consigo una carga de ansiedad que trata de disimular pero que le delatan sus cutículas mordidas. Su carácter también cambió, se ha vuelto inexplicablemente más impaciente y sensible lo que nos ha llevado a discutir por cosas sin importancia, sobre todo cuando al salir nos hemos encontrado con gente que dice conocerme; hombres y mujeres que me saludan al paso y de presencia inquietante por lo demás, con esto las llamadas al Biper y mensajes insinuantes y extraños, que de primeras solo llamaron a las risas pero que con el pasar de ellos, han caído en silenciarnos y dejar una extraña sensación de vacío, molestia y desconfianza donde esa amnesia mía ya no fuese excusa. -¡No quiero saber de tus extrañas llamadas!- -Nicom ¿Qué dices? Yo no sé quiénes son.- -Vamos, ¿Cómo no vas a reconocer a ninguno de ellos?- -No puedo hacerlo, ¡lo quiero en verdad!- -Yo no puedo con esto.- me reclamaba entristeciéndose.-No sé si creerte…-declaró.-¡Es lo que pienso!- -No puedo hacer nada contra esa idea que tienes.- le dije tomando mi chaqueta que estaba sobre su sillón.- Si no quieres creerme, es tu verdad contra la mía.- -¿Qué haces?- -Te dejaré pensar que quieres hacer.- le respondí.- ...No voy a inventar escusas, ya sabes mi realidad.- le dije.- Lo que si estoy seguro es que no es solamente el hecho de encontrarnos con esta gente o las llamadas, hay algo más y no me lo quieres decir.- le dije silenciándonos. Ella me miro y bajo la mirada, me dolió mucho, porque cada gesto la delataba, yo solo salí de su departamento y fui por mi carro con el corazón herido, porque su actitud solo reafirmaba lo dicho; como quisiera haber estado equivocado. Ese día, el siguiente e incluso dos días más, no hablamos, no nos vimos, tampoco llegaron mensajes a la consola, aunque les revise a las horas que acordábamos, no me escribió nada, tampoco hice yo el esfuerzo. Esto va a mal, definitivamente algo sucede que nos está fracturando. El jueves, casi terminando el día, me acerqué a la consola ubicada en la postación cercana a mi casa. Hice el procedimiento como habitual para ver si algo había sin esperar nada en verdad. Al activarle e identificarme con el HV, para sorpresa, había un mensaje de Nicom: “Bradco, no quiero perderte, espero que nos conciliemos con una rica cena que preparemos esta noche en tu casa, te quiero mi plebeyo” Me volvió el alma al cuerpo y sentí un tremendo alivio al leer ese breve mensaje, me habla de sus intenciones y de un reencuentro que por momentos pensé lejano. Había sido enviado hace un rato, por lo que asumí que tal vez debería estar en viaje. Decidí entonces, ordenar un poco la casa, me preparé para recibirla cuando en eso, no había pasado una media hora, y escuché la campanilla del timbre de la puerta exterior, me sonreí y me sorprendí gratamente lo pronto, fui en dirección de abrir la puerta para recibirle y que dejara su coche aparcado dentro. Para mi sorpresa, no era Nicom, se ha presentado en su lugar un sujeto en la puerta de mi casa y cuando digo en la puerta, no fue la exterior del cierre perimetral, estaba dentro ahí de pie en el acceso, de mi estatura, rubio y de tez blanca, puede que de mi edad o un poco más, muy bien vestido de un traje gris, sonriente, acompañado de cinco sujetos a sus espaldas. -Bradco ¡amigo!- me dijo sonriente extendiendo sus brazos como si tuviese la intención de abrazarme. -¿Qué hacen ustedes en mi casa?- les pregunté despertando las risas de ellos que se miraron entre sí. -¿Ahora no me conoces?- me dijo con burla.-Pues yo si te recuerdo muy bien.- -¡Oigan deben salir de mi propiedad, llamare a la P.H.E!- les amenacé sacando el Biper del bolsillo situación que de inmediato fue atajada por uno de los tipos que me lo quitó de las manos lo dejo caer al piso y lo reventó de un pisotón. -De verdad que estás perdido.- comentó.- Me lo comentaron, pero no creí.- dijo ese raro tipo que los lideraba.-¡El negocio no se mueve! ¿Qué sucede con las fiestas?, ¿la droga?, ¿el canal de video?, ¿te volviste al celibato de un día para otro y dejaste todo botado?- -¡No tengo idea quien eres, pero estoy fuera de eso!- -¿Que no estás en eso?, ¿escucharon muchachos? ¡El maldito Bradco ya no le gustan las fiestas ni penetrar vaginas!- les dijo riéndose con los demás. -Mira no sé qué negocio o trato tenía contigo, pero ya no recuerdo nada, perdí la memoria en un accidente y no…- le dije en momento que me ha callado el golpe en el estómago que me dejó sin aliento y el segundo que recibí en la cara que me dejó tirado en el piso rendido ante el puño de uno de sus acompañantes. -¡¿Quién te crees?!- me dijo agachándose para decírmelo al oído. –¡Tenemos un trato, las regalías de tu sitio y la de auspiciadores, la venta que mueve debajo de esto y ¿cierras tu canal?-me preguntó.-¡¿Qué es lo que te sucede?!- me gritó. Como pude me levante del piso lentamente y me quedé sentado ahí recobrando el aliento, sobándome la panza. -¡Quédate con todo, si hay algo llévatelo!- -Claro, eso sería muy bueno, si hubiese algo.- me dijo en tanto se paseaba frente a mí. – ¿Dónde está el maletín?- me preguntó, llegando a mí de inmediato la imagen de aquel que tengo sobre el ropero de mi cuarto.- Vamos ¿Dónde está?, al menos eso aún lo tienes, es mucho dinero y es de la mejor del mercado, así que me la llevaré con eso pagaremos al menos los costos operacionales hasta que vuelvas a ser tú, otra vez ese talentoso publicador de vídeos!- -¡Son solo unas jeringas, ¡yo no tengo que ver con esto!- alcancé a decir cuando recibí otro puñetazo en el costado de uno de esos matones -Está bien…Sobre el ropero de mi cuarto…- le respondí rindiéndome. El sujeto miro a uno de los tipos que le secundaban y con un gesto con la cabeza le hizo entrar e ir por él. -Qué lástima, te consideraba un verdadero amigo, un camarada, tuvimos buenos momentos.- me dijo acercándose a mí. –Realmente lo pasamos muy bien y ahora te miró y que patético...- me dijo con desprecio. Al rato llego el tipo sosteniendo el maletín, el cual le abrió y reviso con atención antes de cerrarle nuevamente. –Está casi completo, al menos dejaste suficiente.- me dijo sosteniéndole de su manija.- Te dejaré en este lugarcito que tienes para que te re encuentres con la naturaleza.- me dijo en voz baja.- Me llevaré esto y las otras que tienes ocultas en tu escondite bajo tu cama.- continuó sorprendiéndome de algo que no tenía idea. -Puede que sea mejor esto que pasó, puede que estés ya viejo y acabado…-terminó sonriéndose para colocarse de pie frente a mí. –Saca todo lo que tiene en su bodega, hay cuatro o cinco más de estas maletas.- Le dijo a un sujeto que estaba a su derecha levantando el maletín para enseñarle que buscar.-Me llevaré todo lo que tengas escondido en esta pocilga que vives.- me comentó encendiendo un cigarro y dándole una aspirada. – ¡Ustedes busquen por todos lados!- ordenó a los otros.- Oculta algunas dosis en los muebles, siempre hace eso, así que de vuelta todo.- le dijo a los dos que estaba a su izquierda. -Ya tienes lo que querías no es necesario que hagas esto.- le pedí. -Realmente no recuerdas nada Bradco…- me dijo concluyente.- Nunca fue suficiente para ambos.- me dijo con desaliento en tanto escuché como en el interior de mi casa, se volcaban los muebles y la quebrazón de cristales y objetos al ser arrancados y lanzados buscando en sus interiores. – Y ahora mírate, no vale nada, eres un maldito idiota…- me dijo con desprecio.- Ya quiero largarme de este lugar.- le escuche decir en tanto fumando y con ese maletín colgando de su mano se alejó de mí. Los otros sujetos salieron de casa con varios maletines iguales de sus manos que empezó a registrar. -Creo que debo darte un buen recuerdo de este día Bradco.- me dijo. -Denle una lección, no en la cara, tampoco lo quiebren, quiero verle bien su carita cuándo se decida a volver a trabajar para nosotros.- instruyó en momentos que escuchamos el sonido de un carro que se detuvo afuera e iluminó hacia la entrada con sus luces. Enseguida el sujeto ordeno a otro que se asomara entre las tablas que formaban el portón, en tanto vi que su mano derecha se fue a su cintura como si fuese a coger un arma. -Nicom…-me dije en voz baja. -¿Estabas esperando visitas?- me preguntó el tipo. -Es una mujer…- dijo el otro que miraba afuera. El que estaba a cargo, le hizo un gesto con la cabeza en señal que le entrara, lo que fue suficiente para que este abriera la corredera violentamente, jalando del brazo a ella que venía despreocupada, dejando caer las cosas que traía consigo al piso. Yo me coloqué de pie, pero al dar un par de pasos fui derribado por el golpe al riñón del idiota que tenía a mi lado. - Cuanto lo siento.- dijo, acercándose a ella que trataba de zafarse del matón que le sostenía. -¡Suéltame imbécil!- -¡Es muy brava!- comentó. -¡Suéltame!, ¡Bradco!- me pedía ayuda. -Linda, pero gritas mucho para mi gusto.- le dijo molesto.- Nunca me gustaron gritonas.- -¡Llamaré a la policía!, ¡Auxilio!- -Porque mejor no te callas.- -¡Ayuda por favor!- -¡Cállate!¡Cállate maldita perra estúpida!- le gritó dándole un golpe en el estómago que le silenció. Nicom cayó al piso, donde el tipo que le sostenía la dejo caer. -¡No le hagas daño!, ¡ella no tiene que ver en esto!- -Es joven y bonita –dijo mirándola en tanto ella recobraba el aliento adolorida. -…Como las buscas siempre.- -Por favor, solo déjala ir…- -¿Pidiendo por favor?…No entiendo que te pasó, ¡¡teníamos todo!!- Exclamó levantando los brazos. -¡Quédate con todo!- -¡Fuimos tan amigos, tan unidos…hicimos mover toda esta maldita comarca de afeminados!-reflexionaba paseándose entre nosotros. –¿Y sabes que linda?.- le decía mirando a Nicom.- ¡Ni siquiera me recuerda!- -¡Solo llévate lo que quieras!- le repetí sin quitarle la mirada a ella que estaba a unos metros de mí. -¡Solo quiero matarte Bradco!, eso es todo, no quiero tus cosas, no soy un ladrón, hoy me llevo lo que es mío!, ¡no necesito nada!- insistía.-…Debería mejor cargarme a esta perra contigo….- reiteraba con una extraña tristeza en su voz, acariciándole un mechón de cabello de Nicom. –Terminaríamos con esto de una vez…- continuaba conformándose. Luego se paseó inquieto de un lado para el otro como si fuese un animal enjaulado -¡Estoy harto!- gritó.-¡Ya no más!- nos decía cuando se detuvo frente a ella, aplastando unos pequeños tomates que quedaron esparcidos al caer y que fueron reventados bajo sus zapatos. - ¡A la mierda todo, mi querido amigo Bradco!-Después vi que de su cintura sacó un arma le retiró su seguro e hizo pasar la bala a la cámara y apuntó a la cabeza de Nicom que instintivamente cerró los ojos aterrorizada al ver que su dedo presionará el gatillo. -¡No! ¡por favor no lo hagas!- le grite. Continuará…
  5. Día del Libro: Cómo impulsar la lectura en un Chile donde la mitad de los adultos no lee ningún libro al año Ferias, bibliotecas móviles, conservatorios y hasta regalo de ejemplares a los transeúntes, se realizarán durante la jornada. El objetivo de la instancia es estimular los hábitos lectores en la población. SANTIAGO.- Con un solo día de diferencia murieron dos grandes figuras de las letras: William Shakespeare y Miguel de Cervantes. En honor a ellos, cada año, llegado el 23 de abril, se celebra el Día Internacional del Libro y del Derecho de autor. En esta jornada, se realizan distintas actividades con el objetivo de celebrar la literatura e impulsar la lectura. En Chile, la instancia es más que oportuna. Algunas cifras recogidas por el Ministerio de las Culturas en la Encuesta de comportamiento lector de 2014 resultan preocupantes: un 56% de los adultos locales declaró no haber leído ningún libro en formato impreso durante el último año. En cuanto a las actividades realizadas en el tiempo libre, un 62% afirmó que ver televisión era la que más realizaba. Mientras que leer libros se ubica en la séptima ubicación, siendo escogida solamente por un 17%. ¿Cómo incentivar la lectura en la población en un contexto donde existen múltiples opciones recreativas? La Ministra de Culturas, las Artes y el Patrimonio, Alejandra Pérez, responde: "Creo que la lectura debiese entrar en las familias desde un ámbito ligado a lo afectivo. Potenciando que los abuelos les lean a sus nietos o que los profesores recomienden libros que a ellos les han gustado. Ese contacto afectivo creo que puede incentivar en los niños el hábito lector que, a la larga, los hará ciudadanos más informados. (...) Es innegable que se han diversificado las plataformas de entretención. Esa es una realidad que no podemos revertir, sino tomarla y aprovecharla. Por ejemplo, utilizando las múltiples herramientas digitales y tecnológicas en beneficio de la lectura, como lo estamos haciendo con la Biblioteca Pública Digital". Para impulsar la lectura en los chilenos, diversas entidades han organizado actividades para celebrar el Día del Libro. En Emol te presentamos algunas de las más destacadas: Actividades para celebrar el Día del Libro Feria del Libro de Plaza de Armas Ubicada en el corazón de la capital hasta el 29 de abril, allí más de 60 editoriales ofrecen sus ejemplares y además se realizan diversas actividades asociadas a la lectura. Para el Día del Libro, está organizado un conversatorio de poetas (a las 19:00 horas). Además autores se congregarán para leer microcuentos (desde las 17:00 horas), y habrá un carnaval de marionetas gigantes y música (desde las 12:30 horas). Biblioteca móvil Provi Libro Un bus con más de 650 ejemplares recorre distintos puntos de Providencia durante el mes de abril para acercar la lectura a los vecinos. En el Día del Libro, la biblioteca móvil se instalará en la plaza Padre Letelier, donde permanecerá hasta el domingo 29 de abril. Biblioteca Nacional celebra con teatro A las 11:00 horas en el principal centro bibliográfico del país, se dará inicio a la inauguración de una muestra en torno a Joaquín Edwards Bello y a las 12:00 horas se presentará la obra "Gonzalo Rojas, poeta y carbonauta", en honor al Premio Cervantes 2003. Más de cien ejemplares de Santiago en 100 palabras El ya emblemático concurso literario "Santiago en 100 palabras" cerrará su convocatoria el lunes 23 de abril, instancia en que además habrá una charla magistral del escritor Alberto Fuguet en el GAM (a las 19:30 horas) y se repartirán miles de ejemplares del libro con los mejores microcuentos del certamen. Fiesta del libro en Biobío La celebración central del Ministerio de las Culturas se realizará en la Región del Biobío donde se programó una caravana de 12 bibliomóviles que terminará en la plaza Independencia de Concepción, donde estarán dispuestos 12 stands y se desarrollará un acto central que contempla cuentacuentos, susurradores, Teatro Lambe Lambe y el lanzamiento del concurso literario de Senama "Confieso que he vivido". Plaza de la literatura en San Bernardo Un espacio para acercar a los vecinos a la literatura chilena se instalará en la Plaza de Armas de San Bernardo. La intervención comprenderá diversas acciones de fomento de lectura, partiendo a las 10:30 horas con la distribución gratuita de un obsequio para los transeúntes. También se difundirán extractos de obras de escritores regionales galardonados por el Ministerio de las Culturas, además de otros autores regionales galardonados con premios literarios. Feria del Libro en Antofagasta También con motivo del Día del Libro se realizará, entre el 25 de abril y 6 de mayo, la octava edición de la Feria Internacional del Libro Zicosur, en Antofagasta. Contará con un homenaje a Nicanor Parra y participarán autores como Diamela Eltit, Jorge Baradit, Hernán Rivera Letelier, Marco Antonio de la Parra y María José Cumplido. Inauguración de biblioteca en el Aeropuerto Como parte de estas actividades de celebración, el sábado 5 de mayo, se inaugurará el corner de la Biblioteca Pública Digital en el Aeropuerto. 200 libros gratis en Santiago En lugares como Barrio Lastarria, Plaza Italia, La Moneda, Paseo Bandera, Universidad Católica, Los Leones y Tobalaba, la librería digital Linio.cl hará entrega de 200 ejemplares, principalmente novelas y libros infantiles. Adicionalmente, la gente encontrará títulos de algunos autores clásicos como Gabriel García Márquez, Herman Hesse, Marcel Proust y autores nacionales como Hernán Rivera Letelier, Marcela Paz, entre otros. Entre las 09:00 y las 14:00 horas.
  6. B.Plebeian

    Capitulo 11 | "Contando Estrellas"

    XI. Contando Estrellas. -…Descansemos un rato más ¿quieres?- sentí de improviso que su mano me tocaba el hombro. Lo recibí con un sobresalto y creí que me infartaría en ese momento, pero luego volteé a verle y le vi tan serena durmiendo, que no cabía otra señal de que ambos en realidad estamos bien. Me quedé sentado, me tomé la cabeza con ambas manos sin comprender semejante pesadilla vivida, pensé que el episodio era historia del pasado, pero están aquí de nuevo, ya no estoy seguro de nada. Me levanté de la cama con cuidado para no despertarle, caminé hacia los ventanales y mire la ciudad como de apoco despertaba, yo ya no podría dormirme nuevamente, sin embargo al voltearme, estaba ella ahí en la cama, tan tranquila, tan bella. Fui a su cocina y me preparé un café, me quedé ahí pensando y entendiendo que es lo que estaba contenido en esa horrible pesadilla. Me sentí muy mal, me sentí ansioso y la angustia nuevamente parecía tomarme y opacar este momento increíble que estoy pasando con Nicom, pero no puedo y me consume y me asfixia tal como si estuviera en el centro del remolino hecho al revolver mi café. -¿Supongo que no tendré que revisar el inventario de mis cosas?- dijo ella sacándome del trance. -Estaba viendo cómo sacar un par de cubiertos y unas ollas que me hacen falta, pero ya me has pillado.- -¿Qué haces aquí?- me pregunto acercándose para sentarse frente a mí en otra de esas banquillas que tenía en su mesa de la cocina. -Bebiendo de tu café, despertando aún creo.- -Te veo preocupado, ¿le sucede algo?- preguntó acariciándome la mejilla. -Solo fantasmas, demonios que de vez cuando vienen a verme…-respondí sonriendo y tomando su mano para besarla. -Solo dime si ese fantasma usa falda y no te haré más preguntas…!- decía jugando en tanto me acariciaba los pies con los suyos. -No es eso…-dije sonriéndome.- hay muchas cosa que me han pasado, no son muy buenas, hay otras que ni siquiera estoy seguro de que las hice…- -Me estas asustando plebeyo.- -Hace un tiempo algo me sucedió, no tengo claro que fue, pero ha hecho una brecha en mi vida y me la ha hecho cuesta arriba.- -No le comprendo.- -Perdí parte de mi memoria en eso…-le dije sorprendiéndola. -Hay cosas que no recuerdo, gente que no sé quién es, lugares, en fin.- -Bradco ¿hablas en serio?, ¿Pero has consultado un especialista?- -Claro que lo hice, un neuro psiquiatra o algo así.- le expliqué.- El Dr., Savoy.- -…Savoy, Savoy….-repitió.- No sé por qué se me hace familiar.- -Me ha dicho que será un proceso paulatino.- -¿Por qué sucedió eso?- -Fue mi culpa, las drogas…-le dije.-Pero ya no más de esa basura, ya no…- -¿Por eso es que no recuerdas lugares? ¿A esa gente que te saluda por donde hemos estado y les ves con cara de espanto?- -Es porque no sé quiénes son…- -Bradco, que tonta y yo molestándote con el asunto, lo siento….- -No tenías porqué saberlo.- le argumenté sonriéndole y acariciando su mejilla. -Es horrible, ¿y a tus amigos?, ¿Tu vida?, ¿de tu empleo?- -A quienes han sido cercanos en mi pasado solamente y son prácticamente ninguno, pero hay lagunas sobre cosas recientes que no calzan.- -¿Tiene remedio?- -Según el doctor, solo es cosa de tiempo para que todo vuelva, que ha visto otros casos y sucederá, claro, siempre que no recaiga con vicios….- -Puede que no valga mucho traer algunos recuerdos, tu cabeza puede que no quiera y quien sabe, puede que sea mejor.- -…Como cuando trabajábamos en VComs- -No me gusta recordarme de eso, fue espantoso en verdad, puede que seas privilegiado en no tenerlo presente en tu cabeza y recordar tantos muertos…- comentó trayendo un mal recuerdo.-Por otro lado, no era gran cosa el haber trabajado allá, en realidad era más aburrido aun que esta planta.-me decía.- Aquí es una maravilla: ya me han visitado el encargado de seguridad, me han bloqueado por culpa de un plebeyo despistado y me tienen en la mira para perder el empleo…- -Qué barbaridad, tienes muy mala suerte…-le correspondí -Sí, siempre atraigo al más vago de donde este parada…- -…En fin ya, está bueno de traer penas, yo tampoco quiero saber ya…- -¡Si eso ya lo tengo claro desde ese día que acepté salir contigo!, ahora soy una mujer con una vida más complicada-continuó riéndose. -El que recibió la cachetada fui yo….- Ella se rio con vergüenza y se tapó el rostro con ambas manos. -¡A ver!, pero no nos desviemos del tema!- dijo tratando de ponerse seria.- Te haré un par de preguntas simples para ver lo de tu memoria ¿Supongo que recuerdas como me llamo?- yo me sonreí. -Ni siquiera sé qué hago aquí en tu cocina…-le dije molestándola. -¿Y en mi cama?, ¿Tampoco lo recuerdas?-preguntó copsiosamente. -Ni idea.- dije con falsa pena.- Pero podemos repasarlo, ya sabes, para traer bien ese recuerdo…- ella se largó a reír haciéndome punzadas en las costillas con su índice. Yo le sostuve las manos jugando y le bese nuevamente, ella me respondió entre algunas risas nerviosas. -¡Tendré que estar muy atenta contigo, estas al filo de decir la verdad o mentirme descaradamente en todo momento!- me dijo molestando. -Nicom…-le llamé mirándole a los ojos. -Dígame, mi dulce y mentiroso plebeyo.- -¿Conoces “Sargacious”?.-le pregunté. -…Quiero ir este fin de semana, ¿Me quieres acompañar?- Ella me quedó mirando con esa expresión que busca la segunda lectura en mí.- Pero si no quieres, me respondes con una bofetada, dos serían para decir que si…- -¡Pesado!- me reclamó. -Podemos hacer un código de eso.- -Iré contigo.- me interrumpió sonriente.- ¡Pero eso dependerá si luego no te olvidas de mí y regresas con otra!- dijo bromeando -Haré mi mejor esfuerzo, lo prometo.- le respondí de igual forma. -¡Que gracioso!, pero supongo que con eso me basta.- dijo.- ¿A qué hora partimos?- Nos tomó algo más de una hora en salir de su departamento, ella había hecho un bolso con algo de ropa para el viaje, tomo un par de botellas de agua, toallas, bloqueador solar y utencillos de aseo y cosas así y salimos de ahí por mi carro. Tomamos ruta, nuestro objetivo es uno: -Sargacious- Nos montamos en el auto, acomodamos el equipaje de ella, yo me haría de algo de ropa ya estando allá. Antes de arrancar, le dimos una mirada al asistente de viaje que se reflejó en el parabrisas para mostrar el mapa del recorrido, el trayecto a la costa desde donde estamos. Debe ser de un poco más de un par de horas de viaje, eso lo pudimos constatar mirando el dibujo un mapa donde la figurita que representaba nuestro carro como una caricatura, que se desplazaría por varias autopista que progresivamente nos alejaríamos del monótono paisaje perfecto de la zona de producción de Halcyon, cruzando los limites urbanos hasta llegar a la línea costera, donde una vía, nos llevará en paralelo al mar, a nuestro punto de destino. Hicimos otra breve escala en una estación de recarga de celdas eléctricas para mi carro, en tanto ella, se bajó en dirección al Marquet que estaba a un lado donde se hizo cargo de algunas -misiones- como le llamamos, que constaban de disponer de la música para amenizar el viaje, las cosillas para comer y beber en nuestro trayecto, estar atenta al mapa y por supuesto y la más importante, estar feliz y llenarme de sus dulces besos. Del manejo, alojamiento y el sitio para divertirnos sería lo mío, una misión aparentemente fácil para un tipo que se pasa en ello, pero no tan simple ahora, que no reconocía muchas veces los lugares que se supone frecuentaba. Nos fuimos conversando y riendo en tanto nos alejábamos del centro de la ciudad tomando ya las carreteras aledañas; me contó de otras oportunidades en que había estado ahí en Sargacious, también hubo oportunidad de acordarnos de algunas cosas que hicimos previa a ya estar juntos, de reírnos de esos y de chistes mutuos por lo que hacía uno o el otro para llamar la atención y lo cursi que hemos llegado a ser con ese jueguito de la Princesa de los Moggios. También la noche anterior entró en la conversación, pero ella le daba algo de vergüenza y prefería no entrar en detalles al recordarle algunas travesuras que hicimos y a pesar que no entramos en por menores, le daba mucho pudor y me retaba entre risas para que no dijera nada, mientras se tapaba la cara con las manos. Luego de un rato y con esa música Pop de Erva que ella gusta de fondo para nuestros diálogos. - Que me dice ¿acierto con la música?- -No es lo que escucho siempre, pero está bien.- -¿Cómo es eso?- me pregunto sorprendida.- ¡Si es lo que está sonando!- me decía en tanto movía sus hombros al ritmo. -Si vale, pero escucho más sobre lo almacenado en la HV.- -Ya, y ¿Qué será eso?- - Algo de Bridges, Composition Of Sound, Dr.Duran….- -Increíble, estas atrasado unos veinte o veinte y cinco años…!- exclamo sacando la cuenta.-Dime una cosa.- me cuestionó con curiosidad.- ¿Cuántos años tienes?- -Mira que pregunta.- le dije.- Te la diré al revés.- respondí.- ¿Cuántos tiene usted? Y le diré la diferencia.- Ella se ríe de la tontería. -Veinte y ocho…-respondió.- ¡Me dicen que me veo de menos incluso!-agregó.- Ahora usted…- -Bueno….-dije pensando.- No es tanto, treinta y dos y meses….- -Mira tú y ¿Cuántos meses serian?- pregunto acercándose a mi expectante. -Diría yo que unos, ciento veinte…- -¡Tienes cuarenta y dos!- exclamó. Luego se largó a reír por la tontería de ocultarlo. -¡Ahora entiendo!- me dijo seria.-¡Buscaré la lista de los clásicos del pop!- -¡Nicom!- le reclamé jugando también. –No es para tanto…- -¡Pero qué manera de expresar los años!- me dijo acariciándome la mejilla sin parar de reír.- ¡Te pasaste!- Después de algunas risas extras y chistes, se concentró en sacar fotos; sacó su Bíper de su bolso y saco muchas fotografías del entorno, se sacó a sí misma, nos sacó a ambos acercándose a mi colocando el dispositivo frente a nosotros para retratarnos, también saco una apuntando a sus pies que tenía sobre el tablero del auto y luego que se había pintado de rojo las uñas y otra en que se nos tambaleo el coche, cuando coloque mi pie derecho junto a los de ella para que salieran divertidamente juntos. -¡Saca tu pata fea del lado de mis piececitos!- me reclamaba, pero al final terminaba riendo igual. Doblamos por una de los nodos de la autopista, seguíamos en ruta perfecta, guiados por el asistente, que hacia iluminar un par de veces un punto sobre ese mapa que dibujaba y nos dejaba saber dónde estamos. Pronto llegamos a la Ruta Oceánica y en realidad su nombre lo tenía bien ganado, por que literalmente, las ocho pistas de esta ruta, pasaban sobre la costa y la bordeaban ya internándose a unos cincuenta metros en el mar para seguir a similar distancia por ambos sentidos, permaneciendo a no sé cuántos metros elevaba sobre las aguas sostenidas por gigantes cables de metal dependientes de unas grandes esferas que flotaban a muchos metros sobre nosotros distanciadas entre sí por varios kilómetros, sostenidas con uno de esos motores de anti gravedad y de los otros cables que a contra presión, se anclaban en las profundidades del mar, haciendo del conjunto de esto una obra de ingeniería simplemente increíble. Tuvimos un muy buen clima, templado y brisa suave. A lo lejos, la pista parecía fundirse con el horizonte y el mar, una combinación nubosa hecha por la brisa marina y los rayos del sol de blanco y celeste donde surgían y desaparecían los otros carros que venían en sentido opuesto o los que nos llevan la delantera. Ella hizo uso de algunos trucos de estos vehículos, cosas que en verdad rara vez he ocupado, pero que en esta oportunidad venía a bien; uno de ellos lo hizo cuando coloco el dedo en la interface del HV que esta al centro del tablero al alcance de ambos ocupantes, que consistió en que el techo se volvió progresivamente transparente, dejando una vista completa del entorno. Sonreímos y nos tomamos de mi mano derecha con su izquierda, entrelazamos los dedos y nos acariciamos con el pulgar, regalándome de vez en cuando como adicional, algunos suaves besitos en la mejilla. -Plebeyo mío, que en los labios para después, concéntrese en el camino ¿de acuerdo?...- me dice luego de unos cuantos; esos detalles, su compañía, este momento y el entorno, han hecho de este viaje, un viaje único. No perdí oportunidad de darle una mirada de vez en cuando, de tomarnos la mano, de acariciarle su carita y sé que quizás para muchos puede haber resultado algo meloso, demasiado tierno, demasiado ingenuo, pero este querer es así, porque cuando la veo y tengo su mano con la mía, nos acariciamos moviendo los pulgares y esos ojos inmensos, la forma de su boca, no importa cuán tonto se vea para los demás o que se vea como si viviésemos el primer noviazgo, nada me importa, ni a mi edad me importa que crean, que piensan, ella ahora está conmigo y eso no lo cambiaría por nada, ni por nadie. Vimos al pasar varios letreros, la señalética de pictogramas, que se menciona -Sargacious- ya estamos aquí, lo dice y lo ratifica el guía de viaje del carro también. Ya al adentrarnos siguiendo un desvío a la izquierda recorriendo una rotonda, tomamos el camino que nos lleva a nuestro destino. A lo lejos, en el horizonte hundiéndose entre los valles y bosques que rodean la costanera, vemos esta pequeña localidad, llena de viviendas de verano, edificios e instalaciones de recreación que están cerca o internadas en la costa. Hay mucha gente, muchos caminando, en sus carros o en bicicletas, que van y vienen de la playa, hay mucha juventud, niños y familias completas que vemos pasear, sobresalen las tablas para cruzar olas que cargan los muchachos e incluso se puede sentir un sutil aroma a aceite de bronceado, que llega acompañado de la brisa del mar. Dejamos el carro aparcado muy próximo a la playa, Nicom se quedó en el vehículo organizando las valijas y me he adelantado para tomar una habitación en la cual nos quedaremos en un hotel pequeño, muy rustico pero acogedor que revise a toda prisa cuando consulte el Bíper sobre hoteles y hosterías de la zona. Conseguí un cuarto no muy grande, pero suficiente para ambos, y se veía a pesar de todo adecuado y suficiente para nuestra estadía. No tardamos mucho en tener todo listo y acomodar nuestras cosas, nos preparamos también alistándonos con ropa más ligera, pantaloncillos, sandalias y alguna polera delgada, cosas de que me he hecho comprando en un negocio local. Salimos con dirección al centro de este balneario, caminamos entre la gente y le dimos una mirada a las tiendas locales con confecciones a mano y obras de artesanía típica de la zona. Nos fuimos abrazados mirando a nuestro alrededor las curiosidades ofrecidas, donde Nicom se probó algunos collares y alhajas, también sombreros y me pidió en más de alguna ocasión la opinión de cómo le hacían ver, yo le miraba y simplemente se veía bellísima, desde el prisma que le quisiera ver, por esa razón para ella, mis repuestas eran acertadas pero faltas de cordura, ya que le veo y me tiene loco con su belleza. -¡Hey! –Nico-, ¿pero qué te traes bellaca?- le dijo uno de los sujetos que sostenía su tabla para olas a unos pasos delante de nosotros. -¡Buena mi perro!- le respondió ella con entusiasmo, chocando los nudillos para saludarse y darse un abrazo. -¿Que hay amiga?, ¡cachorra que andas matando en esta zona!- le decían otros que llegaron sumándose al saludo espontáneo y similar en su estilo. -Aquí estoy, ustedes saben moviendo las multitudes y ¡dándoles un infarto de pasada!- respondió ella, mostrando en un recorrido rápido de su mano, que se apuntó a si misma de la cabeza a los pies. -¡Aquí matas Nico!, reina absoluta del verano en Sargasous!- le dijo otro de más atrás levantando la toalla que traía consigo. -¡Hey!, no te pases, que aquí también están el resto de las princesas ¿o no?- dijo otra, siendo alagada por sus amigas con tales dichos, haciendo gala también de su figura y bronceado. Yo les miraba a todos, no entendía nada; no sabía quiénes eran, también me tope que hay cosas que se decían y referenciaba que no entendí y menos que le llamen “Nico” como si fuese un hombre. Ella delante de mí se reía con sus bromas y hacían alardes que les hacían carcajadas más que lo dicho anterior, yo solo me quede parado, sin comprenderles y sintiéndome particularmente incomodo por ello. -¿Y este quién es?- preguntó uno de ellos; un tipo alto y moreno del bronceado de varios días, de barba dejada y cabello ondulado quien fuese el primero que reconoció a Nicom. Ella volteó para mirarme y luego le miró para responder. -¡Oye a ti te conozco de alguna parte!- me dijo señalándome, moviendo su índice tratando de recordar. A mí me dolió la panza porque ya me veía con alguna sorpresa que no recordaba o de algún video en la red que me reconociera -No lo creo, soy una cara común.- le respondí tratando de guardar compostura. -¡No, yo sé que te he visto antes!-me insistía pero sin resultado de establecer en donde y cuando. -¿Es tu tío?- se metió otro preguntando.- ¿O es el primo mayor que aún no dejan que salga solo?- continuo otro de los bronceados, largándose a reír todos. -¡No, no es mi tío, ni primo ni nada de eso!- respondió.- ¡Que tonto te pones!- agregó molesta.- Él es Bradco y viene conmigo.- continuó tomándome de la mano, para acércame al grupo. -¡Bueno está, pero no te lleves por la furia hermanita!- dijo el sujeto disculpándose.- Pensé que vendrías con -Gran G- continuo extrañado. -¡Pero que tarado!- le encaro una de las muchachas.- ¡Si ellos ya no están juntos!- -¡Te lo había dicho!- salto otra más allá, que le dio un manotón en la cabeza corrigiendo la estupidez que decía. El tipo, se sobó adolorido y se quedó ahí acongojado por el comentario fuera de sitio que había hecho. -¡Hey! no es para golpes tampoco, me ha dolido, yo solo lo dije por que anda aquí eso es todo.- les respondió molesto por la reprimenda. Ese último comentario me hizo sentir una sensación extraña, algo no me gusto de lo que oí y lo reafirmó la forma que sentí como al mencionar a ese tal -G-, ella me apretó la mano con más fuerza, en un acto reflejo involuntario, como si de manera inconsciente, reaccionase a algún estímulo eléctrico con el solo hecho de escuchar ese nombre. Nicom no dijo nada, solo bajó la mirada escuchando las reprimendas que decían a aquel tipo, no hizo mención a lo que se hablaba, pero la note algo nerviosa e incómoda y preferí intervenir entonces. -Mejor quédate con ellos y luego vienes por mí.- le sugerí.- Te esperaré allá en los escaños frente a la bahía, veré de los precios de arriendo de tablas surf- le dije señalándole en dirección a unas bancas dispuestas mirando a la playa. -Bradco no…- me dijo pidiéndome que no me fuera. -Habla con ellos tranquila.- le dije suavemente...- Me iré a tomar sol, supongo que me hará bien para los huesos.- continúe levantando la voz, para que me oyesen.- -¡Bradco..!- me dijo entendiendo el sentido de mi comentario.-!Pesado!- -Nos vemos...- le dije tomándole la cara con las manos y dándole un beso en la frente, antes de partir de ahí. Sé que aquel sujeto recibió la reprimenda del resto nuevamente, incluyendo a Nicom, les oí mientras partí a otro lado cuando le decían -¡Que desubicado!, ¿cómo le dices que es mi tío?-.Pero la verdad, que aunque el resto le apoyo, no me sentí a gusto; sé que tenemos varios años de diferencia y es tal vez en estas situaciones es que se nota y mucho. Quedé algo inquieto, debe ser ese presentimiento que en ocasiones tengo y que es agudo, pero no quería que esto me llevara a opacar esta salida, preferí relajarme un momento y disfrutar antes de caer en absurdos análisis o conclusiones y suponer. Me senté en una de las bancas que estaba desocupada que estaba a poco más de unos diez metros de donde se quedó Nicom, por lo que se hacía grato quedarse ahí, mirando la playa cercana, la gente, en fin. De vez en cuando le daba una mirada en dirección a ella, que hablaba con sus amigos y que reían mucho con el grupo que le rodeo, por lo que estaba claro que se conocían de mucho tiempo y de muchas aventuras por contar. Cuando la veo así, no siento celos o algo como eso, me gusta verle feliz, es su autenticidad la que me encanta, se ve que es muy querida por la gente que la rodea y al ver eso, no quiero opacarlo, es su esencia, me gusta verle así, como es ella. Pasaron un rato, algo más de un cuarto de hora cuando me había concentrado en mirar el esplendor del mar, cuando sentí sus brazos que me rodearon el cuello, su cabello que caía rodeando mi cabeza y su suave aroma inconfundible. Me dio un suave beso en la mejilla y me hablo al oído. -¿Supongo que no estás mirando a esa rubia que está ahí frente tuyo?- yo le recibí sus manos y nos estrechamos más junto para quedar ambos mirando al frente con su mentón apoyado sobre mi hombro. -¿Esa del traje de baño rosa diminuto?- le pregunte señalando a la muchacha que estaba saliendo del agua.- En realidad no me había percatado que estaba...- -¡Te pasaste plebeyo calentón! ¿y me lo dices así como si nada?- -Es solo mirar, ya estas alturas de la vida solo tengo presión sanguínea para levantar las pestañas.- le dije bromeando. -A ver Bradco, ¿Estas bien...?- me pregunto cambiando su tono a uno que acentuó preocupación. -Claro que si- le respondí tomándole con mis brazos para que con un giro rodeara mi cintura y quedara sentada sobre mis piernas. -¿Porque me pregunta eso?- -Sé que se desubican.-dijo.- Ese –Rare- dice las cosas sin pensar.- se explicaba disculpando al muchacho que había iniciado tal estúpido diálogo al verme.- Que el tamaño no te engañe, aun es un niño para muchas cosas.- -No hay nada que disculpar, yo sé que te llevo por algunos años, hartos en realidad, se nota también, claro, para mí no es problema. - le dije mientras le acariciaba su cabello. -Y usted ¿cómo esta con ello?- -¿Con los ciento veinte meses?- preguntó recordando cuando hablamos de nuestra edad y que le causó mucha risa la forma que se lo confesé.-A mí me gustas así, estas muy guapo, nada de mal.- me decía moviéndome la cabeza con las manos como si examinara alguna especie animal que va a comprar.- -Nicom…- le dije tomándole las manos.- ¿Quién es ese –G-?- le pregunté, viendo como cambiaba su ánimo y expresión. Ella se tomó un par de segundo y dio un largo suspiro antes de responder. -Es mi ex novio…- dijo con algo de pena y más complicada que nada. -¿Anda por aquí también no?- -Así es...- -Lo entiendo.- le dije sintiéndome incómodo e inevitablemente celoso también.-Quizás prefieras que nos vayamos a otro lugar, hay varios balnearios cercanos, tal vez…- -¡No, no es lo que quiero!- me interrumpió.- Este es nuestro fin de semana y eso no va a cambiar.- continuó sosteniendo mi cara entre sus manos para mirarme fijamente. -¿Esta segura que no será problema?, no quiero que te sientas incomoda…- - Bradco, ya es pasado y eso es, ¿bien?- dijo decidida.- Si él anda por acá pues, allá con eso ¡y que se él que se marche a otro lado!- le quedé mirando y busqué en su mirada si había algo más que decir. -Dime una cosa, ¿lo de “grande” es porque es algún DJ famoso? o ¿es por su estatura?, ¿Tal vez algún atributo extra?, ¿manos grandes?, ¿otra parte del cuerpo? ¡Muero de celos!- le dije bromeando. -¡No tontito, nada de eso!, ¿por qué preguntas cosas tan extrañas?- me decía riéndose.- Es un reconocido comerciante, hace de Dj a veces y esas cosas, bueno y es también porque casi tiene los dos metros de altura…- -Entiendo- respondí imaginándome la figura.-Ya veo...-afirmé pensando que tan grande sería.-…Y ¿si me das otro besito?- le pedí señalándole con el dedo mi mejilla, como si quisiera que ahí acertaran sus labios. Ella me sonrió, y me dio un suave beso. -Puede que otro más me convenza más...- le dije recibiendo un par más, mientras le escuchaba reír. - ¿Tienes presente, que es muy posible que te repita más de una docena de veces las mismas historias?- le bromeaba mientras ella me daba otro beso más. -Si es una historia buena no importa...- me decía con ternura.- A todo esto, ¿de dónde te conoce Rare?- me pregunto simulando esa molestia. -Me está confundiendo con alguien.- me explique quitándole importancia. -Mmm…-. Dijo largamente, colocando su mano en la barbilla, con esa mirada que despertaba la duda.- ¿No será en alguno de esos vídeos que andan en la red?- me pregunto.- -Nicom, de eso ya nada, de verdad que pienso que me confunde.- le dije.- No me recuerdo de nada, mi memoria está muy frágil.- -Que conveniente, justo ahora tiene la memoria frágil...- comentó burlándose de mí, pero regalándome un beso en los labios conciliatorio. -Es cierto.- le confirmé.- Puede que no recuerde mi nombre e incluso confunda el tuyo con el de otras mujeres.- -Si haces eso, te daré una paliza que me inmortalizará en tus recuerdos…- me decía haciéndome cosquillas con su dedos al punzar mis costillas.- Escúcheme, ahora nos vamos a la playa, que esta princesa necesita un buen bronceado, ya sabe que mantener esta fama no es nada fácil y aquí ninguna de estas plebeyas me quita el trono; quien se atreva, créeme, ¡que no lo olvidará!- me dijo muy decidida.- Bradco, ¿qué es eso que te traes?- me pregunto por una hoja de papel doblada que saque de mi bolcillo y sostenía entre mis manos.- -Bueno, aquí están mis datos: nombre, dirección, donde trabajo, es posible que a mis años pierda la noción de donde estoy, por si me extravío me llevas a casa...- le dije entregándole el papel. -¡Que niño chico te pones!.- Me reclamó conteniendo las ganas de reír. - Ya, levántese y vamos. - me dijo colocándose de pie frente a mí. -Me vas a tener que ayudar, no me puedo las piernas. - le dije molestándola. Fuimos a almorzar algo sabroso extraído del mar, escogimos uno de los tantos de restaurantes que se encontraban en la orilla o próximos al mar; el que escogimos, en realidad estaba en el mar, una curiosa construcción de cristal en forma de inmensas esferas que se sumergían en la profundidad en los niveles inferiores y que asomaba a pocos metros sobre la superficie en su planta alta. En realidad, no se podía exigir más, este entorno hacia que la gastronomía tuviese otro sentido. Esta vez me leí la carta completa, aunque se usa mucho el pictograma, se adjunta breves descripciones a los platos, procure de no pedir algo exótico y pregunte al dependiente que nos atendió por el contenido de los platos ya que no tenía intención de estar probando los genitales de ninguna fauna marina o de la tierra. Fue algo sabroso, aunque al final un caldo de ojos de otra rara especie que parecía un espantoso pez barbudo y lleno de espinas con la apariencia de un depredador prehistórico, me hiciese titubear por un momento mi elección. La pasamos muy bien en la playa, yo me quede con la boca abierta viéndole en traje de baño, con una figura increíble, la mire con atención cuando se esparcía la crema del bloqueador solar por sus brazos y piernas y cuando al final de este proceso, tomaba el sol para su bronceado tendiéndose de espaldas sobre su toalla. Luego de un rato, se ha tumbado de panza y me pidió que le ayude con la crema bloqueadora esparciéndola en su espalda, ahí me entrego el frasco de crema y me ha pedido que le unte también en sus piernas mientras se tendía en la arena. La verdad es que esta increíble y recordé el verle por esas primeras oportunidades donde su piel lucia trigueña por el sol. Luego ella se volteó y se colocó de espaldas donde nos encontramos con la mirada y la sonrisa, yo le mire disimuladamente, pero con un gesto que le indicaba mi deseo sobre ella, la que se rio tapándose la mirada con su mano. Y o le puse mucha atención a ella y a sus curvas, le recorrí de esa forma y mi mano, le acaricié suavemente su vientre donde el paso de mis dedos sentí una ligera diferencia en su piel que me llamó la atención, la mirarle y pasar mis dedos nuevamente por ahí, note un delgado hilo que se dibujaba en su costado, uno que debía tener unos cinco o seis centímetro de largo. Pasé de nuevo mi mano y me vino a la mente de inmediato la imagen de ella cuando tenía ese pedazo de vidrio enterrado, de esa horrible pesadilla que tuve, me asusté y me confundió ver esto que coincidía cuando le vi sangrando. De pronto ella, colocó su mano sobre la mía sacándome de ese trance, me quedó mirando sin entender y me habló: -Es una cicatriz que tengo de niña, gracias a mi hermano y una tijera de podar.- me comentó. – !Y yo la tonta que accedía a sus juegos de guerreros espaciales!.- me contó. – En realidad no fue tan grave, ya vez que estoy aquí.- -Disculpa no quería incomodarte.- -Bradco, no es nada, casi no se nota, aunque siempre se lo revolcaré en la cara la oportunidad que tengo al tonto ese!- me dijo riendo. -¡Pensé que sería algún mordisco de alguien, como de algún zombie!- continué riéndonos para cambiar el tema, pero en el fondo, me dejó una sensación extraña de tal coincidencia. - Venga, vamos al agua un rato, ¿Va conmigo?- me preguntó colocándose de pie, estirando su mano invitándome. Yo accedí, deje mis estúpidas ideas atrás y nos fuimos juntos a sumergirnos en el mar. La pasamos muy bien esa tarde, jugamos mucho tirándonos agua, zambulléndonos, nadando y haciendo cuanta tontería que hacía reír al otro. Nos abrazamos y nos besamos unas cuantas veces, se burló de lo que me había pasado, pero me comentó que no sintiera pena, que sería útil en otra ocasión más íntima. Cuando nos dio frío nos reposamos en la orilla, nos tomamos de la mano y dejamos que las suaves olas nos mojen los pies en su ir y venir. Intercambiamos algunos besos y abrazos, mientras miramos la playa y los niños jugar, nos regalamos sonrisas y mirada insinuantes y cuando vemos que nos ponemos muy cursis y demasiados tiernos uno con el otro, no damos alguna mirada seria y enojada como la que haría el Rey imitándole, eso nos da mucha risa, es una burla y una ofensa a la autoridad sin duda, pero nos hace mucha gracia al imaginarlo en situaciones triviales teniendo siempre ese semblante enojado que lleva consigo. Decidimos salir de noche, nos dimos un baño y nos colocamos ropa de salida. Ella se ha cambiado de atuendo y luce uno muy de verano, color crema, un vestido ajustado que marca muy bien sus caderas, una blusa de suave tela de color blanco, se tomó el cabello en una cola, se puso aretes de argolla y se pintó los labios de un hermoso color rojo. Maquilló sus ojos, siendo estos inmensos luceros, que me hacen alucinar con cada pestañar, sus botines como de la milicia y su inconfundible sonrisa. Se dio un giro delante mío, me pregunto qué tal se veía, le dije que hermosa era poco, que sería difícil salir porque estaba seguro que tendría que defenderle de todos esos hambrientos cuervos que estarían rodeándole. Ella se rio y confió que le defendiera, que sería gratamente recompensado por esa tarea, le abrace por la espalda, le bese el cuello y un poco más detrás de su oreja, lo que le dio cosquillas, después nos besamos y nos abrazamos muy estrechamente. -¿Estás listo Bradco?- -¡Claro que sí!- -¡Entonces, vamos, que tengo ganas locas de bailar!!- La bohemia en esa zona parecía una vida totalmente distinta a la que conocía o reconociera. Esta pequeña ciudad se iluminaba de colores y música, con un ambiente lleno de energía que nadie podía resistir e ignorar. Es Fantástico estar sumergido en este entorno, incluso hay luces en los muelles de atraque de lanchas y yates, también, los recintos cercanos al mar, incluso brillaba la estructura de ese restaurante que fuimos hoy y que está sumergido en el mar, sin duda mejor lo estoy viviendo. Me dejé llevar por ella, porqué -conozco un buen lugar- me dijo mientras me llevaba de la mano entre la gente que a esa hora repletaba las principales calles. Después de caminar un poco más de cuarto de hora por la costanera, llegamos a un recinto en altura ubicado entre otros locales de entretención que repletaban la calle, se accedía por un segundo nivel, el cual se hallaba elevado al menos a unos diez metros sobre unas estructuras similares a espirales rígidos y gruesos, complementado con vigas y cables de metal. En el centro, se divisa muy bien iluminada, una especie de plataforma que al elevarse daba un par de giros en su eje entre los espirales de la base y llevaba en si a un par de docena de personas, dejando en paralelo otra que bajaba con demás gente; Un viaje bastante peculiar, pensando en los elevadores verticales que son más habituales y convencionales, pero está claro que es parte del encanto del sitio. El acceso a la plataforma de ascenso se hacía de una fila donde debías registrarte con un contacto HV dispuesto en un pedestal a media altura, custodiado por un corpulento vigilante el cual además tenía la facultad de dejarte o no acceder en caso de que tu condición física no lo ameritaba, tal como le sucedió a un tipo que estaba más adelante que nosotros y que quería acceder y a toda evidencia ya tenía cargado más que un par de copas que le daban un tras pies a su andar. Este registro, además te daba una pulsera fluorescente de color verde que sacaba de una cajita que tenía a su lado y que indicaba como en todos los sitios, que eres un tipo autorizado para estar dentro. Cuando fue nuestro turno, cada uno se registró en el HV bajo la atenta mirada del guardia que tenía una pequeña pantalla direccionada a su lado donde veía si había alguna anormalidad que ameritase restringir nuestro pase; Nicom pasó sin problema ni reparo y le entrego su pulsera que al cerrarle y ajustarle en su muñeca, se encendió en verde, pero cuando me registré, me quedó mirando un momento y me detuvo colocando su mano delante de mi hombro, de inmediato se me vino a la mente algún lío que en que me hallé alguna vez y no recuerde y con esto las explicaciones del mal rato. -Amigo si hay un lío, no hay problema vamos a otro sitio…- le dije ante la mirada de Nicom que no entendía que sucedía. -¿La señorita viene con usted?- Preguntó. -Si claro, venimos juntos.- El sujeto no me respondió nada en un principio, solo metió la mano en esa caja que tenía y me entrego una pulsera y sonrió. -Bienvenido Sr. Evile, su pase VIP.- Le quedé mirando sin entender y luego me volteé a verla, que me miraba de igual manera. Me coloqué la pulsera y esta encandeció en un tono suave de celeste, como el que adquirió también el que llevaba Nicom. Sin un recuerdo preciso de que me había llevado a tener este grado de relevancia en este lugar, entramos al elevador y luego de un par de suaves giros mientras ascendía, nos dejó en el pórtico del local. Dentro, estaba con mucha gente que iba y venía conversando, riendo y bebiendo. La decoración lucía como una combinación de lo moderno con figuras y estética de una mezcla de estilos rústicos de la piedra y cuarzo con los cromados de los metales de la iluminación y el mobiliario. La distribución contenía varios ambientes, como de música, alguna banda que tocaba en directo, estilos musicales y ambiente que pasaba de lo natural mirando la bahía con toques de elementos del mar a lo más oscuro en salas de estilo -undergrown- que permitía mover y dar cabida a todos según sus preferencias; Nos acercamos a la barra y pedimos un par de tragos refrescantes y con algo de alcohol y que no sabían nada de mal. Nos sentamos un momento en una de esas bancas altas que rodean el mesón y miramos este alegre entorno, teníamos que hablar elevando la voz y acercándonos uno al otro ya que el volumen de la música estaba alto y entre la gente que ahí estaba se hacía difícil oír un simple diálogo sin hacer esto. Nicom me pregunto por lo de los pases VIP, ya que le había mencionado de un par de venidas antes, nada relevante por lo demás, pero nada que ganase estar con un pase así, pero no se molestó en verdad aunque me miro con cara de que me las traía guardadas, al final es un pase que nos da regalías, aunque tengo vacíos respecto a cómo me lo gané. Me contó de lo fabuloso del sitio, que venía regularmente con sus amigos en temporada estival, que había buena música para que pudiéramos bailar que es algo que le encanta. A ella se le acercaron varias personas que le conocían y le saludaron, ella me presentó como su acompañante en esta aventura de fin de semana, nos encontramos también con parte del grupo del día y nos saludaron, comentaron un par de cosas y se fueron a otro ambiente de ahí donde se podía bailar. Le sugerí si quería que les siguiéramos, después de todo veía como balanceaba sutilmente su cuerpo siguiendo el ritmo de la música y como sus pies lo hacían también al compás, señales evidentes que quería ir por ello y no estaba lejos, pues ella acepto y le hizo muy feliz el que quisiera ir y adherirme al grupo, después de todo no había sido un buen inicio, pero la idea es conocerles, tal vez nunca seremos amigos como son de Nicom, pero lo son de ella y yo no quiero separarles o excluirles aun cuando se vean diferencias conmigo. Bailar es una excelente manera de liberar tensiones y pasar un gran momento y aunque no soy ninguna eminencia, tengo algunos paso y ritmo para llevar y mover el cuerpo y junto a esto inesperadamente, eso creo un lazo más afable con ellos, aunque fuese de primeras no más que un delgado hilo que hace de puente generacional, pero al menos me sentí más aceptados e integrados con ellos y ver a Nicom mucho más relajada y entregada al placer de bailar con esa energía que parece que viene de alguna estrella cercana o de algún elemento radiactivo, porque con el paso de las horas y con todo lo que hemos hecho hoy, a ella no se le agota y su cuerpo se mueve y baila con la misma vitalidad y entusiasmo como fue la primera canción. En un momento le dejé con sus amigos bailando, a mí se me agitaba el corazón y sentía el cansancio en las piernas, decidí ir por algún trago bien helado, ella me dejo ir no sin antes regalarme un beso en la boca y una tomada de manos de esas que se extienden largas al separarse y que nos hacen tanta gracias por lo cursi que llega a ser hacer esto. Me tomé un momento para sentarme para recuperar el aliento, me bebí un gran sorbo de esa bebida helada, estaba rendido y ella a lo lejos entre la gente le veía moverse al ritmo sin parar. Al rato y luego de varias canciones, el grupo entero hizo una pausa y se acercó a la barra por algún trago y refrescos, Nicom se sentó a mi lado sonriente, algo agitada aún, me acaricio la mejilla y unos cortos besos en los labios, se veía muy alegre, así lo demostraban sus ojos, brillantes y llenos de vida y de las luces de colores de este sitio, se ve bellísima, realmente bella. Pronto y luego de beber algo, las cuatro mujeres, fueron al baño, yo me quede ahí entonces mirando mientras se iban y yo permanecí junto a los hombres que me rodeaban. Un momento de silencio surgió interrumpido a continuación por algunos diálogos entre ellos, brindaron y rieron, yo no entendía nada, poco también del léxico y modismos, solo les miraba y trataba de simpatizar sin mucho éxito claro, definitivamente, era un extraño entre ellos. -¡Ya recuerdo de donde te conozco!- exclamo uno apuntándome con la mano y llamando la atención de los demás.- ¡Si, si estoy seguro ahora!- me insistía.- ¡Estas en la red!-dijo señalando su Biper.- ¡Tu fiestas amigo, son épicas y degeneradas!, ¡claro que sí!- me exclamaba eufórico. Yo le quede mirando, con el vaso en la mano, con una acides estomacal que me vino del nervio y de saber que habían visto de todas esa basura que está en la red. No sabía que decir, mientras vi como comentaban entre ellos recordando el registro de los videos en la red. Me sentí acorralado, realmente rodeado y sin salida, me temía algún efecto alguna vez, en algún momento esto me pasaría la cuenta otra vez y justo ahora. -¡Oye amigo!- dijo uno de ellos mirando al encargado de la barra.- ¿Sabes quién es este sujeto?- le preguntó, pero el encargado me miró y se encogió de hombros.- ¡Es -Testoreneitor-!- -¡Hey! ¡Espera un momento...!- le dije acercándome a él tratando de que fuese más discreto.- Me estas confundiendo, no soy ese.- le decía excusándome. -Vamos hombre que si tienes el brazalete VIP, ¡Qué dice!- me dijo en tanto me mire la fluorescencia que irradiaba mi pulsera que inútilmente trate de ocultar con la otra mano. -¡Mira esto!- decía, mostrando en su Biper uno de esos malditos videos al tipo de ahí al resto de su pandilla. -Por favor...- le pedí, dando una miradas hacia tras de él viendo si ya volvían las mujeres.-No es necesario que se enteren todos...- cuando vi que a lo lejos ya volvía el grupo.-Estoy de vacaciones, no alteremos el habiente, ¿Les parece?, solo bajo perfil- -¡Es increíble amigo!- me decía uno dándome una palmada en la espalda. - ¡Fueron increíbles –papurri-!- me insistía.- ¡Que monumentos de mujer, eso sí es quedar hecho mierda con una brava de esas!- me decía eufórico como los demás que veían en sus Biper algún registro de la colección.- -Está bien, está bien.- les dije a ellos que me miraban con atención.- Si soy él.- respondí recibiendo la euforia como respuesta.- Pero no hagan escándalo, ya saben, tuve muchos problemas con la ley, me echaron de varios sitios morales por estos y no quiero arruinarle el fin de semana a Nicom…bien?.- les dije inventando lo que se me viniera primero a la cabeza. -Amigo eres una leyenda, no he visto tipo más depravado, como gozaste con esa -Foxies-!- . Me exclamaba con admiración en tanto trataba de contener inútilmente la euforia al momento que ya estaban a pasos las muchachas. -¡Pero vaya que éxito, sí que te ganas a la gente!- me dijo Nicom cuando llego a mi lado al ver tanta euforia contradicha a la escena que vio antes de ir al baño. Yo le quedé mirando con una sonrisa algo nerviosa, el otro sujeto con los demás reían y comentaban. Yo le mantenía la mirada al sujeto rogándole de esa forma con que no dijera nada y creo que lo comprendió porque me quedo mirando y tranquilizo su entusiasmo, con ello el alma al cuerpo para mí. -¡Pero que mierda!- exclamo de improviso.- Lo siento amigo, pero no puedo callar esto.-me dijo tratando de disculparse por lo que haría.- ¡Si eres leyenda!- exclamo en voz alta con el grupo de muchachos que grito con él. -¿Por qué no dijiste quién era este sujeto, Nico?- le pregunto otro del grupo. Ella me quedo mirando sin entender nada, pero con la expresión de ver frente de si algo inesperado. -Debe ser porque también no lo reconozco…- -…Algo me dice que no entiendes de la palabra discreción…- dije al tipo en voz baja ya resignado. -¡Escucha amigo!- le dijo llamando efusivamente a un sujeto que se paseaba con un micrófono para animar el ambiente entre la música. El tipo llego frente al otro, le siguieron los demás, de pronto todos se giraron mirándome con la expresión de sorpresa y asombro que no podían contener. Fue así que entonces este animador se acercó a mí, pidió al encargado de la música bajar el volumen para hacer un anuncio. -Gente bella.- inicio sus palabras mientras se paseaba lentamente frente al público que lo seguía con atención.- ¡Gente que goza este verano ardiente!- daba la introducción, respondiendo el público con gritos y algarabía.- No lo van a creer pero aquí, justo aquí a mi lado...- decía rodeándome el cuello con su brazo y su aroma a aceite de bronceado.- Una leyenda de la fiesta urbana, un icono, de lo que se hace con la mezcla de toda las sustancias y el alcohol…- seguía relatando.- El Gran T.-dijo ya sintiendo que estaba todo perdido.-¡Gran Testoreneeeeeitor!- Luego de eso el grito fue casi unísono del público que atestaba el lugar, seguido de aplauso, silbidos y manifestaciones. Yo levante la mano con un tímido saludo, tratando de bajarle el perfil a la situación, haciendo que exageraban, que no es para tanta euforia, pero parecía que esto funcionaba al revés y con cada movimiento, la gente respondía con gritos y aplausos; Nicom les miró con asombro y se volteó a mirarme como así lo hicieron sus amigas, con la diferencia que note la molestia ante tanta parafernalia.- ¡Lo menos que podemos es escuchar algunas palabras!- me dijo aquel sujeto empuñando el micrófono hacia mí. Uno de los muchachos del grupo, el que me delato, se colocó delante del micrófono solo para decir: -¡Este sujeto viene con nosotros woooow!- -Ehhhh…bueno ya saben….-dije muy nervioso.- si no hacemos cosas estúpidas cuando somos jóvenes, ¿de qué nos vamos a reír cuando seamos viejos?- dije haciéndoles reír.- ¡Cuando la gente es libre de hacer lo que quiere, a menudo imitan a otros! ¡Vamos sean únicos, aunque es factible al menos existan en el mundo varios millones igual a ti!.- continué siguiéndome las risas.- ¡Bebe, baila y hace el amor esta noche, mañana ve como pagarás por todo eso!, pero ya tendrás algo más que sumarle a tu vida y sumarle al que te envidia por vivirla! - termine levantando mi vaso y acentuando mi frase con más energía. La gente respondió de la misma forma, levantando sus vasos y botellas, con silbidos y gritos de hombres como si fuesen a la guerra y de mujeres que enloquecían, sin que pudiera entender la euforia que los encendía. - ¡Los tragos para ti amigo y tu gente van por la casa!- Terminó gritando casi frente a mi cara.- Eso sí, si vas por beber en cascada desde alguna parte del cuerpo de alguna chica de por aquí….- dijo mirando al público atento.- !Tengo un cuarto privado que puedes usar!- terminó, seguido de la exclamación de aprobación de los asistentes. La música estallo en enérgicos ritmos y la gente que alguna se acercó para hacerme algún saludo, de esos de tocar las palmas y chocar los nudillos, algunas fotos rápidas y algunas chicas que se acercaron para besarme la mejilla y abrazarme, fotos con ellas y algún papel que dejaron con su nombre en la palma de mi mano acompañada de alguna sonrisa coqueta antes de marcharse - Amigo.- continuo el animador ya sin micrófono.- ¡Gracias por venir, eres todo una leyenda aquí! Dijo dándome una palmada en la espalda antes de irse. Yo me quede tal cual me encontré al principio, totalmente sorprendido con lo que pasaba, los amigos, aun festejando y ordenando trago de la barra que había sido generosamente dado en mi honor, no puedo negar que me sentí bien, había algo de ese otro Bradco que salía espontáneo como otro lado de mi personalidad que no reconocía pero que no le iba nada de mal. A mi lado Nicom me miraba seria sin decir nada, cruzada de brazos, sin duda molesta. Fue así que salió de ahí en dirección a un balcón cercano del piso, al ver esto, no fue difícil concluir que gratuitamente estábamos a puertas de otro mal entendido. Cuando cruce por el pórtico del balcón, vi a ella que estaba ahí de pie mirando la costa iluminada. Me acerque lentamente, hasta colocarme a su lado en la misma postura. -Se ve tan hermoso el mar...- me dijo sin quitar la vista del frente. -Si lo está...- -¿Ves esos reflejos rojos al fondo?- dijo apuntando con el dedo a una pequeña fila de luces rojas que se veían casi al límite de la vista y que flotaban sobre el mar.- Míralas con atención.- me insistió para que no le quitara la vista. Al fijarme vi que aquellas pequeñas luces que flotaban sobre el mar de improviso desaparecían hundiéndose y de pronto volvían a salir y quedar sobre la superficie. -¿Viste eso, que es?- le pregunte, sorprendido. -Son peces nocturnos, salen a la superficie y se tragan las luces, creyendo que son insectos, luego al no poder tragarlas, las dejan y se les ve de nuevo. -Es curioso en verdad.- le dije sonriéndome. Luego vino una de esas pausas incomodas. -Bradco…no quiero que pienses que te exijo, porque no tengo porque hacerlo.- dijo cambiando de tema, seguido de un suspiro profundo.- Pero esto me incomoda mucho.- -Si lo noté.- -¿Sabes que es lo más curioso?- me dijo y mirándome directo a los ojos. -…Cuando te vi ahí de pie hablando, entiendo de la forma que te ve la gente, como te vi alguna vez en esos vídeos…- me dijo acariciándome la mejilla.- Es como si fueses otra persona...- A mí me causo una sensación rara al oírle, pues no conozco a otro -yo-, pero tengo un registro extraño y oscuro, que discrepa de lo que pienso y siento, algo pasó en realidad, soy otro en la contradicción de ser el mismo sujeto pero que hoy mostró su cara nuevamente. -Puede que necesitaba que alguien se interesase en conocerme.- le comenté.-Este es mi presente y lo estoy viviendo contigo y de verdad que lo hago como nunca.- le conté estrechándole las manos.- No sé quién ese otro Bradco, debe ser un idiota.- le conté –Aún más si no te preguntó el nombre y no se fijó en tus ojos que me enloquecen…- -Solo hazme el favor y no le andes mirando las tetas a nadie mientras estés conmigo…-me dijo con una sonrisa que ocultaba algo de pena. -Nicom.- pronuncie su nombre.- Te quiero, no te lo imaginas cuanto.- -Yo también te quiero mucho.-me respondió agitando mi corazón.- Por eso te lo pido.- dijo abrazándonos. -…Le prometo- le dije mientras estábamos abrazados.- ...Solo me fijaré en sus tetas…- le susurré al oído. -¡Tonto!- me reclamo riéndose. -¡No me refería a eso!- Finalmente y luego de este traspié, volvimos a la pista y bailamos sin parar hasta que ella se sintió por primera vez cansada y luego de algunas horas, con los pies adoloridos y de ganas de sentarse un rato, estando ambos abrazados, riéndonos con el resto de sus amigos, relatando anécdotas y tomado al chiste hasta la menor tontería. Yo la miro y le veo entre el reflejo de las luces, su carita feliz, como se expresa y mueve las manos para acentuar su intensión, ella notó que le miró con detención, aunque es realmente admiración, y ella me devuelve la mirada inclinando la cabeza levemente y sonriendo, me acarició la mejilla, yo a ella, nos dio una especie de escalofrió que se nos reflejó en la cara como un sutil estremecimiento, nos besamos suavemente cerrando los ojos, luego volvimos con el resto, con el ruido y la música y los reclamos de ser tan cariñosos y ñoños: algo nos está pasando, nos está moviendo y hace que el corazón se vuelva loco y al mismo tiempo se vuelve sereno cuando estamos juntos. Deben ser más de las tres de la mañana y hemos hecho un alto definitivo luego de horas de bailar, reír y cantar esas canciones pop que están en boga. Nos despedimos de los muchachos y hemos salido de local y hemos caminado de regreso al hotel por la principal avenida costera, una larga calle que sube y baja como si fuese un gigante tobogán que a su lado alberga comercio, hoteles y cuanto recinto pueda alojar en el mínimo espacio disponible. -¿En qué piensa?- le pregunte en un momento que silenciamos. - Estoy muy tranquila.- dijo dando un largo respiro.-…Me siento muy feliz.- dijo con la mirada al infinito.- ¡Bradco, fíjate en las estrellas!, ¡que increíble se ven, no me canso de ver esto!.- -Es alucinante en verdad, aunque si es de estrellas no veo otra igual a usted.- -Bradco.-me dijo volteando a mirar.- ¿Me está cortejando?- -Es solo un cumplido mi bella niña.- respondí. -Ya estás con tus trucos...-me decía sonriéndose.- ¡Que tienes fama de mañoso!- -Son solo gente mal intencionada, no le haga caso.- le respondí. De pronto algo me llamo la atención cuando miraba hacia el mar, donde sobre este a una media altura, supongo que más de cien metros sobre la superficie, vi un conjunto de luces rojas y azules que pestañaban, seguida de otras cuatro de color amarillento, muy intensas y muy grandes. -Mira eso.- me dijo ella apuntando esas luces que veía también.- hace mucho que no me topaba con esto.- -Es un embarque para alguna factoría, ¿Crees que sea para la planta de Halcyon Foods? -No lo sé.- dijo- ¡al menos no he visto alguna excavación en los alrededores como para recibir esa mole!- -¿Y si la derribamos?-le sugerí.-Con eso anulamos la competencia y nos aseguramos el empleo unos años más.- -¡No seas ridículo!-me dijo riendo.-Con todos los problemas que tenemos en la planta y te las das de anarquista! -Siempre me he preguntado cómo será llevar una de esas instalaciones prefabricadas volando por sobre la ciudad.- - Debe ser muy alucinante, ¡sobre todo si se cae!- - No soy experto, sé que las factorías se mandan a fabricar en otra parte, luego estas las trasladan por el aire como si fueran un globo y las dejan en destino ahí las unen con el resto de la industria y la maquinaria que le ha encargado.- Le explique mientras apuntaba a las luces más pequeñas, las que parecieran ser algún vehículo que va de remolcadores y el más grande de luces que son los motores de sustentación, que sostienen esa gigante estructura que avanza lentamente, hasta perderse gradualmente de vista. -¿Te imaginas el tamaño que debe ser donde trabajamos?- me preguntó.- ¡Debieron ser muchos de esos o más grande incluso!- -Toda una hazaña mi princesa.- dije pensando en ello también- Ahora cambiando de tema.- le dije abrazándole de la cintura.-… En la mañana, ¿qué va a pasar?- le pregunte mirándome extrañada. -¿Porque la pregunta?- -¿Despertare solo con una nota sobre la cama?- le dije haciendo referencia a lo que me dijo. Ella se sonrió entendiendo. -¡Muy gracioso Plebeyo!- me respondió a mi sarcasmo.-Bueno, eso dependerá de cómo me hagas el amor.- dijo levantando sus cejas en señal de desafío. -En ese caso ¿diez minutos serán suficientes?-le pregunte riéndonos.- Dime ¿en algún momento te baja el sueño cierto?- pregunté haciendo alusión a su inagotable energía, que no se comprara con la que dispongo. -Ya habrá tiempo de dormir…- respondió. -¡Les estas poniendo presión a nuestra relación..!- le dije bromeando.- ¡Pero si es el caso, muy bien!- - ¿Aceptas? O ¿quedarás al debe?- - ¡De eso nada!- exclame colocándome de pie.- ¡Estoy loco por usted!- grité a los cuatro vientos.- ¡Y me muero de ganas de ver que dice ese tatuaje que tienes bajo el ombligo!-grité nuevamente ante la mirada atónita de algunos transeúntes que caminaban cerca de ahí. -¡Bradco, nos están mirando!- me dijo riendo.- ¡qué vergüenza!- me dijo tapándose la cara con las manos. - !Esta noche necesitaré de hacer algunas paradas en los jardines de su cuerpo, algunas requerirán de más tiempo, serenidad y paciencia para recorrerles, otras deberé pasar de prisa y volver por ellas y en otras donde estas vuestros prados de flores, me sumergiré al tiempo necesario que ellas requieran de mi!- Continué en el mismo tono, en tanto los que pasaban se reían aunque hubo algunos que incluso vitorearon mi propuesta. Ella me quedó mirando, se sonrió con algo de pudor por lo que le decía, supongo que interpretando donde en ella estaría. Nos quedamos mirando unos segundos, con esa mirada fija que llama a la complicidad, se mordió los labios con sutileza y dejó pasar por la mente muchas, pero muchas ideas por hacer. No tardamos mucho en llegar a la habitación del hotel y tampoco requerimos de mucho más para sacarnos la ropa y repartirla desde el acceso interior del cuarto, para cuando estábamos desnudos besándonos, abrazados y al poco andar, haciendo el amor. Jugamos mucho con los mensajes de su supuesto tatuaje, leyendo en el peticiones y fantasías que hicimos en la cama, algunas muy excitantes, en otras nos deteníamos solo para reírnos de lo absurdo que serían siquiera intentarlas, otras hacían de rol sumiso o amo, variantes y deseos eróticos, muy tiernos y dulces en el amor, por lo que no supe de tiempo y medidas razonables, solo en un momento de intensidad, agotados y con el cuerpo sudado, acabamos juntos y quedamos rendidos sobre las sábanas. Le abrace por las espalda, estrechamos las manos, juntamos los piernas y los pies y nos dejamos descansar. Creo que dormí dos o tres horas, aunque estaba agotado, me sentía con una sensación de felicidad que fue ese mismo que me colmo de entusiasmo y que opero de despertador. Al abrir los ojos note que faltaba poco para amanecer, de eso me entere porque vi en el cielo del ventanal de nuestra habitación, una suave iluminación que se levantaba de un tono tendiente al azul y que me indicaba que pronto bajaría como un telón que se alza, hecho de la luz del sol, trayendo el anuncio de un nuevo día. Voltee la cabeza y a mi izquierda estaba la espalda de ella, bronceada y suave, describiendo su figura que se sumergía en las sábanas que compartimos, su cabeza sobre la almohada y su cabellera que reposaba en él. Me levanté sin hacer ruido, haciendo que mis movimientos fueran suaves y acotados, tratando de no alterar su descanso. Miré el Biper, ya cerca de las ocho de la mañana. Camine a la ventana y me detuve ahí, faltaba poco para que se inundara todo de luz y ya la techumbre de esta ciudad comenzaba a revelar los reflejos de los primeros rayos de luz. Ella seguía durmiendo, me acerque a su lado y le contemplé por un momento, luego se me ocurrió algo por hacer, me coloque una polera y un pantalón y salí del cuarto y hablé con un agente de la administración del hotel donde encargué un desayuno para ambos, con pastelitos de tryffel, jugos de fruta y café de grano, así que luego de un rato, prontamente dejaron todo fuera de la puerta. Traté de ser silencioso al recoger la bandeja con todo, aunque igual golpeé un par de cosas que estaban sobre una mesita en la entrada con el borde, supongo que hizo ruido y pero algunas pude retener contra la barriga mientras sostenía la bandeja con las manos, otras cayeron. Me quedé quieto ahí, en silencio, tratando de ver si ella se levantaba o reaccionara con esto, pero me resultó bien, no sentí que se moviese de la cama o preguntara por las cosas caídas, salió todo bien, se despertó muy feliz, por su pastelito en su desayuno, se sentó en la cama, me besó apretado en los labios, me senté a su lado y nos dispusimos a comer. Después de una refrescante ducha juntos y un poco de jugar ahí con el jabón, le invite a caminar por la orilla de la playa; un paseo romántico, que a esa hora, permitió que la playa fuera prácticamente para nosotros. Jugamos un poco también, cuando ella me empujo para que me mojara más que los tobillos, yo hice los mismo sin parar de reírnos. Nos besamos, nos abrazamos mirando el mar, dejamos las huellas sobre la arena húmeda como un rastro que serpenteaba y se perdía a momentos en la recogida del agua, nos dijimos lo bien que nos sentíamos estando uno a otro, nos dimos miradas intensas y llenas de amor, sentimos la brisa del mar, el sol que nos bendecía, fue una caminata hermosa, de esas que parecía de una película tan cargada de romance como la mejor novela. Conocimos sitios realmente hermosos y fuimos a cuanta feria de artesanía y costumbrista al paso, fue también donde nos detuvimos en un sector cercano a -Sargacious- en una pequeña bahía de pescadores, que proveen una variada carta en sus restaurantes y una hermosa artesanía que ella no pudo resistir pasar. La dejé un momento en un puesto de alhajas, donde se probó varias cosa, yo fui por un par de helados, le pedí que me dejara elegir por ella para acertar en el sabor. No creo que tardé más unos diez minutos entre el pedido y mi turno de atención donde elegí los sabores que estaban en las cubetas tras el mostrador. Desde ahí, mientras los preparaban, voltee a verle entre el tumulto, aunque algo lejos me encontraba de ella y era imposible no perderse de vista en algunos momentos entre la gente que cruzaba mi vista. Cuando llego mi turno, pedí un par de variedades que seleccioné entre la docena de cubetas que contenían los helados, el que según creí, pudiesen ser refrescantes y de sabor intenso que fuesen de preferencia por Nicom, a lo que el dependiente, les ha armado ye me ha entregado ambos conos, cada uno con un par de bolitas de delicioso y cremoso helado, adornado de unas chispitas de sabores a xocolate, vainilla y tryffel que tanto le gusta. Con uno en cada mano, me dirigí cuidadosamente camino de vuelta que estaba a un poco menos de un cuarto cuadra evitando toparme con la gran cantidad de gente que circulaba y arruinar el pedido antes que llegara a destino, sin embargo, cuando dirigí la mirada en su dirección, noté que no estaba sola: estaba con un sujeto junto a ella, que le hablaba muy cerca en tanto ella bajaba la mirada y solo parecía escuchar; procure apurar el paso, procure llegar lo antes posible para ver que sucedía, ya que tal situación me pareció incomoda por la postura que tomó, pero el tumulto me lo hizo difícil, esquivándoles y tratando de avanzar sin que los conos cayesen, sin embargo a pesar de la prisa que llevé y ya a unos pocos metros, aquel tipo, se marchó, no antes de tomarle la barbilla para levantarle la mirada y darle un beso en la mejilla. Me moleste muchísimo, sentí mucho coraje, porque no tolero que viniese cualquiera y le moleste y menos le toque siendo evidente el hecho que ella no lo quisiera. Cuando llegué a su lado, ella estaba algo acongojada, permanecía ahí, mirando al piso y deprimida, tan sumergida en la situación que pasó, que ni siquiera se percató de mi presencia. Yo me coloque frente a ella y busque su mirada agachándome un poco. -Nicom, ¿qué sucede?- -!Me asustaste!...- me dijo recobrando su semblante feliz rápidamente, pero intranquila y ansiosa por demostrarlo. -¿Quién es ese sujeto?- le pregunte por el tipo que se perdía a lo lejos entre la gente. -Es Gonzze…G…Mi ex...- -Ya veo, algo me decía.- le dije concluyendo la cercanía a ella. -Está todo bien Bradco.-dijo tranquilizándose.- Solo nos encontramos y platicamos un momento.- me respondió sin darle mayor importancia. -¿Estás segura? no lo vi de esa forma.- le pregunté. -Todo esta bien, de verdad.- insistió. -Nicom…- le reiteré al verla distraída. -Oiga si está todo bien- me aseguró- ¡Bradco me estas goteando helado!- me exclamó mirando como sostenía los conos que ya empezaban a gotear en sus pies. -¡Que tonto!- exclamé haciéndoles a una lado.- No se preocupe, es cosa de pasar la lengua y lo resuelvo.- -¡No, que dices!-me reclamó riendo dando un paso atrás como evitando esta propuesta, en tanto tomo un pañuelo de papel para limpiarse. -Coja su helado antes que termine yo escurriéndolos.- le dije entregándole su cono.-Espero que sea de tu preferencia.- le dije en tanto ella le sacó un bocado que degustó, me devolvió una sonrisa, pero aún estaba fuera de sí, inquieta y alerta me prestaba atención y daba una mirada más allá en forma disimulada, como si quisiera saber si aún esta ese sujeto cerca. La tarde nos fue amable, ella volvió de apoco a su alegría habitual pero fue algo ausente por un buen rato, a momentos parecía ir y volver, como así sucedió con su atención sobre las cosas y nuestros diálogos que completaba con respuestas simples y rápidas. Opté por no reclamar, no fue difícil concluir que ese encuentro con su ex le dejo algo más que las sensaciones propias de verle: está intranquila y ansiosa, en gestos que se reflejaron en morderse las cutículas y una especie de hiperquinesia en el movimiento de sus ojos y en su actitud. Más avanzada la hora de la tarde y con mi bella Nicom compartiendo su tiempo conmigo y en controlar su ansiedad, se nos vino pronto la hora de partir, pues había no menos de dos o tres horas de viaje y ya no restaba mucho del día. Recogimos nuestras cosas del hotel, a la salida nos aguardaban sus amigos y ella se despidió de ellos, no le notaron bien, le hicieron preguntas, sus amigas le abrazaron en una actitud con lo que confirmé a pesar de estar lejos, yo les hice una seña de más allá donde cargaba el equipaje en el carro. Tomamos viaje de vuelta, enfilándonos detrás de una autopista marítima bastante más ocupada que cuando veníamos; pronto los letreros nos indicaban que salíamos del balneario y el asistente de viaje nos guiaba de rumbo a casa, cerca de la zona industrial del Halcyon del Este. Colocamos música, ahora una colección de canciones de ella pero más tranquilas, más serenas y que coreaba a ratos suavemente y que a ratos solo permanecía callada, al menos la primera media hora, solo miraba al frente y de vez en cuando me regalaba una sonrisa tímida. https://i.imgur.com/Hkoat7y.gif Pronto nos encontró el atardecer, le dije lo bello que se veía, le tomé la mano y ella respondió apretando la mía. Aún hacía calor, a pesar que ya estábamos cerca de las ocho, pero fue un buen momento en que ella se ha hecho del contacto del HV colocando su índice ahí y luego de algunos sonidos de engranajes y motorcillos se escucharon sobre nuestras cabezas, muestra que había activado el modo –aire libre- del coche, haciendo que el techo se desmontara y retrocediera como una especie de mecano que se plegó en la parte trasera y dejando este pequeño carro hecho un convertible. -¿Deberíamos haber hecho esto antes?- exclamé al ver lo práctico y refrescante que se volvía esto. -¡Pues nos pasó de pájaros nada más!- dijo riendo. -¿Y usted, como esta?- le pregunté ya viéndole a reír.- Te ha vuelto el ánimo por lo que veo.- -No pasa nada, es solo que hay que trabajar mañana y todo eso…tonterías mías- -Déjalo ya, ya está, no tienes porqué explicarme…- -Estoy agotada, plebeyo mío.- dijo estirando sus brazos sobre el tablero del coche, para luego hacerse para atrás donde acomodo más la espalda al asiento. -Finalmente se agotaron tus energías, pensé que eso no sucedería.- le comenté. -¡Pesado!, eso se llama juventud.- me dijo burlandose. -Nicom….- -Bradco, gracias por el viaje…de verdad fue muy bueno.- -Estuvo genial princesa mía.- le respondí dándole una mirada en tanto manejaba el carro.- Espero que le repitamos…- Ella se sonrió. me estrechó la mano y me miró con mucho cariño, pero a pesar de eso, no pudo disimular ese asomo de tristeza que está presente en sus ojos. No pasó mucho rato, cuando Nicom se acomodó en su asiento y se quedó profundamente dormida. Yo cerré el techo del carro, bajé un poco la música y calefaccioné el interior. A pesar de todo, no estaba relajada, no volvió a estarlo después de ver a ese sujeto, ahora duerme allí, casi en posición fetal, con sus manos y pies empuñados. No hubo nada en particular en nuestro retorno, más bien diría que me quedo una espina clavada en el estómago, con esa sensación de que pasa algo con ella. Le desperté cuando llegamos, se veía cansada, fue muy claro que no durmió bien, o no fue lo suficiente. Estaba algo somnolienta y un poco desorientada en un principio, pero después volvió en sí. Le acompañé a su piso y le ayudé con su equipaje, pero al momento que tras su puerta bajé su mochila, me ha pedido que le dejara, que necesitaba descansar y organizarse para el día siguiente. Yo asentí con la cabeza, estaba de más decir que se había enfriado el ánimo y que ya era momento adecuado de partir. Me besó tiernamente en tanto sostenía mi cara entre sus manos, después le tomé su mano, se la besé y la extendimos unidas mientras salí de su departamento esa noche viendo como su mirada confundida y preocupada volvía y se perdía cuando ella cerró la puerta. Tal inquietud me contagió, parecía ser que el asunto aquello con su ex, no es tan simple y no estaba tan cerrado como ella lo comenta; esto puede hacer cambiar de rumbo a nuestra relación de forma que no lo pensé. Tengo que saber que le ha hecho este sujeto a Nicom. Continuará....
  7. Conflicto del Beagle inspira nuevas publicaciones a 40 años de la "casi guerra" entre Chile y Argentina En 1978, una disputa histórica entre los dos países llegó a su punto cúlmine. Historiadores chilenos actuales se han interesado en el episodio, lanzando títulos como "Al borde de la guerra" y "Soldados de una guerra que no fue". SANTIAGO.- Guerras como la del Pacífico (1879-1883) y la que enfrentó al país con la Confederación Perú Boliviana (1836-1839), son parte central de nuestra historia nacional y materia infaltable para los alumnos en los colegios chilenos. También, las figuras heroicas que habitan esos relatos como Arturo Prat Chacón y Manuel Blanco Encalada, respectivamente. Sin embargo, existen episodios igual de complejos y apasionantes que resultan algo más desconocidos para la población en general. Este es el caso del Conflicto del Beagle, una pugna de larga data entre Chile y Argentina por la soberanía de islas y espacios marítimos adyacentes al canal homónimo y al Cabo de Hornos. En 1978, el desacuerdo alcanzó su punto culmine y las Fuerzas Armadas trasandinas se alistaron para ocupar el terreno en disputa. Ambos países prepararon sus ofensivas, convocando a sus jóvenes para defender la patria. Tras la oportuna intervención del Papa Juan Pablo II, aquella "casi guerra" no pasó a mayores. Pero las relaciones diplomáticas, las estrategias bélicas, el alistamiento militar y los ánimos populares, cuentan su propio relato del hecho, el que historiadores actuales chilenos se han interesado por desempolvar después de 40 años. Cuatro novedades literarias sobre el Conflicto del Beagle "La Escuadra en Acción" (Reedición) Autor: Patricia Arancibia Clavel Editorial: Catalonia Precio: $13.580. Este libro fue uno de los pioneros en profundizar sobre un episodio singular y desconocido de nuestra historia reciente: el conflicto del Beagle. La historia se reconstruyó a partir de documentos y testimonios de sus protagonistas (jefes, oficiales y tripulaciones de la época). Fue publicado en 2005 y ya ha vendido más de 6 mil ejemplares. "El libro se agotó en librerías y lo están pidiendo", explican desde la editorial Catalonia, que ya anunció una nueva edición revisada y sin mayores modificaciones, para mediados de 2018. "Al Borde de la Guerra" Autor: Rafael Mellafe Editorial: Legatum Precio: $18.000. Con estilo rápido, directo y de fácil comprensión, este ejemplar consta de una nueva mirada al conflicto que tuvo a Chile y Argentina al borde de la guerra. Los antecedentes, los planes ofensivos de cada país y, finalmente, las razones por las cuales la Junta Militar argentina suspendió en el último momento la invasión a Chile. El libro, además, cuenta en su anexo con documentación de tratados y actas de la época. "Este año se cumplen los 40 años de la 'casi guerra' y nos pilla en el polo opuesto. Ambos países estamos súper integrados, con gobiernos democráticos e integración comercial. Son las antípodas", explica el autor a Emol. "Soldados De Una Guerra Que No Fue" Autor: Ricardo Avello Editorial: Legatum Precio: $18.000. "Hace cuatro décadas atrás, un puñado de jóvenes de Concepción acudieron al llamado del país y sin ninguna formación militar previa y en el más absoluto anonimato, partieron a defender la soberanía de Chile ante la amenaza de Argentina (...)". Así arranca esta novela autobiográfica, escrita a modo de testimonio, sobre los muchachos de la época que fueron convocados para convertirse en soldados. La doctrina, la disciplina y los adiestramientos físicos y mentales a los que fueron sometidos en "tiempos de guerra", se detallan en esta publicación. "La Paz En 1978. El Pueblo De Chile Y Su Ejército" Autor: Luis Benjamin Olivares Dysli Editorial: Autoedición Precio: $25.990. Al margen de la historiografía que se ha concentrado en los aspectos presidenciales y diplomáticos del conflicto, esta obra analiza el rol cumplido por "el pueblo de Chile" como, por ejemplo, la movilización por formar una nueva fuerza terrestre que convocó a 1.027.661 chilenos. Este texto da cuenta de lo vivido por Carabineros en el Ejército, integrantes de la Cruz Roja y campesinos organizados por el combate, entre otros.
  8. http://www.biobiochile.cl/noticias/se-dijo-en-la-radio/2018/04/09/chile-le-entregara-todo-el-litio-a-los-chinos.shtml Resumen, empresa China comunista se puede hacer de Soquimich quedándose con todo y nosotros con nada.
  9. Ayer en el Music Bank (festival de K-pop en movistar arena) bajo la producción de T4FBIZARRO sufrí uno de los peores días de mi vida, cuando debía ser uno de los mejores. Las personas que teníamos entrada Music Bank Fan (cancha V.I.P, de aprox 170.000 pesos) contábamos con el privilegio de una "fiesta" previa a la entrada al recinto. En dicha fiesta metieron a mas de 1.500 personas a una pieza subterránea, sin ventanas, sin ventilación, a las 4 de la tarde cuando hacían mas de 26 grados de calor, y las personas simplemente nos empezamos a sofocar, ahí adentro nos estaban aplastando, nos estábamos ahogando. Al momento de abrir las puertas para ingresar al recinto fue una masacre, 1.500 personas ahogadas intentando salir por una puerta de 2 metros de ancho aprox., se creo una estampida humana. Yo quede aplastada en la puerta por mas de 1 minuto y medio sin poder respirar mientras me aplastaba la fuerza de 1.500 personas intentando salir, me aplastaron piernas, pulmones, brazos, mi pierna quedo atrapada en la reja mientras mi cuerpo se lo llevaba la masa de gente, pude sentir como mi rodilla se separaba de mi muslo, ni una gota de aire me entraba a los pulmones y pensé "Aquí me voy a morir". Habían mas de 20 personas en el suelo con millones pasando por encima de ellas y aplastándolas a morir. Por suerte yo logre salir después de unos 5 minutos, para después ponerme a ayudar a sacar a las aprox 40 personas que se encontraban en el suelo siendo aplastadas por esta masa gigante de gente, entre ellos mi mejor amiga. Era una puta película de terror, la gente gritaba chillaba de dolor y pedían ayuda para no morirse. Por infinita suerte que aún no me explico, pude sacar a mi amiga ilesa, mientras intentaba ayudar a las demás personas. Saliendo de ahí sentí muchísimo dolor en el brazo y la pierna, por lo que fuimos a primeros auxilios, donde nos encontramos con otra escena que parecia pelicula. gente llegaba por masas, aplastaba, desmayada, sin respirar, con fracturas. Luego de una niña que estaba inconsciente, yo era prioridad. Me dijeron que no podia irme sin que me atendieran, ya que en ese caso, la produccion no se haria responsable, sin embargo, su unica atencion fue ponerme una venda y pasarme un hielo para la rodilla, diciendome que "solo era una contusion",. Yo tenía a mi amiga esperandome en su auto para llevarme al lugar donde tengo seguro de accidentes, pero la produccion me ASEGURO que me llevarían allí en ambulancia, por lo que mi amiga se fue directo para encontrarnos allá. Pero al momento de subirme a la ambulancia, suben a otras 2 personas heridas y nos dicen que nos llevarán a la posta central, donde si siquiera nos podían asegurar tratamiento, estabamos solas y nadie se hacia cargo. Al llegar a la posta ni siquiera nos bajaron de la ambulancia por que simplemente no habia cupo para nosotras. Nos dijeron que un productor estaría allí... claramente no había nadie. Ahora, el día siguiente me entero que a esa niña que solo le dieron un hielo, se quebro la clavícula, yo tengo una lesión en los ligamentos del brazo, y a la espera de exámenes pero una probable rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla. Escribo esto con mucha rabia, impotencia, tristeza y dolor (y dificultad ya que tengo inmovilizado mi brazo). El día que sería uno de los mejores de mi vida, se volvió una pesadilla que no podré olvidar nunca. Esperé en fila desde las 5am solo para ver a mis artistas favoritos, pagué mucha plata para asegurarme de disfrutar lo mejor, y terminé pasando toda la duración del concierto llorando de dolor siendo atendida por lesiones múltiples. Yo y mis amigas nos quedamos sin disfrutar de nada, y viviendo una pesadilla que no terminaba. Soy una persona extremadamente independiente, que ahora depende de los demás para hacer lo más mínimo de mi vida diaria ya que tengo inmovilizada una pierna y un brazo. Les pido porfavor difundir este mensaje, la producción no se ha pronuciado en NADA respecto a lo sucedido, se llevaron a los heridos lo más rapido posible y el espectaculo siguió como si nada... nadie se enteró. Estoy buscando a los demas heridos y perjudicados, NECESITO urgentemente comunicarme con ellos y tomar acciones. Por ahora insisto en que me ayuden con la difusión. Comparto con mucha verguenza las fotos y videos que pudimos grabar en todo este proceso y de las lesiones que presentamos (tengo la autorización de las otras personas involucradas) para que vean la magnitud de lo que sucedió, ya que realmente palabras no lo pueden explicar. . BIZARRO tendra q responder y SERNAC
  10. B.Plebeian

    Capitulo 10 | "Nuestros Demonios"

    10. Nuestros Demonios. Esa mañana cerca ya de un par de horas de iniciar la jornada, llegó Ronas caminando tranquilamente desde su despacho, en un paso lento y en una postura que trataba de ser casual haciendo un par de paradas antes sobre los puestos de otros colegas, para luego seguir en mi rumbo, en forma relajada, de manos en los bolsillos y poniendo una muy disfrazada actitud de mirar todo y nada, porque sé que venía en mi dirección. Al llegar, se sentó a mi lado sobre la esquina de la mesa de mi escritorio, cogió algunos papeles que tenía y les miró comentándome un de un par de cosas que no le di mucha relevancia, puesto que me hacía referencia a algunos fallos de comunicaciones y retrasos en el HV y similares que sea han hecho reiterativos y que se han manifestado también en algunas intermitencias de energía en distintos puntos de la planta de Halcyon Foods y que tal como su desconocido origen como me relató Ronas, lo tenían de igual forma para mí y del más remoto interés. Sin duda le dan demasiada importancia a los problemas típicos de sistemas y de mantenimiento, si bien el HV es sofisticado, nada asegura que no pueda fallar o hacer cosas extrañas como lo haría otro aparato, ¿qué extraordinario representa eso?, no hice más comentario que algunos monosílabos y otros sonidos casi rumiantes para confirmar o decir –si-, aunque la conversación recobró sentido e interés cuando ante tal introducción que hacía con todos estas distracciones me decidí a enfrentarle y saber de la razón de estar aquí. -¿Por qué no me dices de una vez que es lo que pasa?- le dije obteniendo su atención y cese inmediato del resto del diálogo rellenado que traía consigo. -Muy bien.-dijo dejando los papeles en la mesa.- ¿Qué se supone que fue eso de ayer con esa chiquilla?- preguntó molesto acallando las voces de mis colegas y llamando su atención. Él se volteó a mirarles y con esa señal indicarles que no había cabida para ellos en el tema. -¡Sigan con los suyo!-dijo- ¡Que este asunto del reporte lo veo con Bradco!-continuó con una explicación absurda pero que les obligó a meterse en sus asuntos. Ronas me jaló del hombro y me llevo a su despacho donde le cerro de un portazo. -¿Vas a continuar el asunto con tu amiguita?- me replicó- Bradco, creo que no entiendes.- siguió pero calmando su tono y dándole una señal de preocupación a la expresión de su cara.-La primera vez fue solo un aviso, esto sin lugar a dudas llegará a oídos del Virrey y se pondrá feo.- se explicaba haciendo gestos con sus manos como si contuviese una bola invisible que creciera sin control hasta explotar. -¡Pues si pierdo el empleo que más da!-exclamé molesto por su insistencia.- Buscaré otro, pero me quedare con Nicom.- respondí desafiante. -Bradco…- me dijo tomándose una pausa para serenarse.-…Esto no está bien, ya han llamado la atención de aquí, eso que hicieron ayer, fue un grave error.- terminó dándole un profundo e inquietante tono a su voz. -No puedo creerlo Ronas.- le dije moviéndome de su vista.- ¿De qué hablas? fue solo un abrazo.- le insistí mientras me desplazaba rodeando su escritorio. -Sé que notaste que el androide obeso que nos tienen para servir el almuerzo, se detuvo y se giró para mirarles.- comentó sorprendiéndome al ver que no había sido solo yo el que lo notó.- Me imaginé que así había sido.- concluyó su idea.- Jamás vi algo así, eso no sucede, ¿entiendes? ¡Miró como si fuese uno más de nosotros!.- se explicaba haciendo hincapié en eso que había hecho.-Es solo un montón de fierros y plásticos, que solo sirven la merienda y con la inteligencia mediocre y esquematizada para hacer solo eso y de la nada se ha volteado a mirarles, ¿porque?, ¿crees que los demás no lo notaron?- me cuestionó preocupándome.- Bradco, hace unos días que el HV está haciendo cosas extrañas y te lo comenté: ¡cortes de energía inesperados, se cuelgan los sistemas, se pierden las Misivas, tardan en llegar los resultados de los procesos y la gente del área no tiene claro que pasa y espero que no tengas que ver en eso!.- Me dijo apuntándome con el dedo. -…Te están observando, tenlo presente y a tu amiguita también.-seguía encarándome.-Algo está sucediendo y se están poniendo nerviosos, ten cuidado, te lo estoy advirtiendo.- -Fallas hay en cualquier momento, no es algo que deba quitarte el sueño, ni a ti ni a nadie.- terminé restando cualquier alcance conmigo.- Ahora me voy a hacer mi trabajo, es por lo que me pagan ¿no?- Ronas, no dijo nada, solo hizo un gesto de aceptación y con la mano abierta me indico la salida de su oficina. Para mí todo este alboroto, no va conmigo, tampoco lo relaciono, incluso el hecho de que en este momento pestañearon las luces de esta oficina, no cabe a razón ni pesar. Hoy tengo otros planes, esto no incluyen amargarme ni preocuparme, hoy quiero saber de ella y punto. En lo que Ronas no se equivocaba es en que las intermitencias del suministro eléctrico y de la misma luminaria en gran parte de la planta, fenómeno que se ha hecho más frecuente con el paso de los días, en particular esta última semana, he notado que sucede con la suficiente frecuencia para que alcance el punto de ser molesto y con ello dejar la categoría de casual y esporádico. He notado que hay más actividad del área que resuelve estas cosas y aquellos sujetos de negro, los especialistas del HV que pertenecen a ese equipo de soporte, se ven con más frecuencia pasando por las oficinas resolviendo problemas y quejas por el sistema de información y servicios. De hecho en esta oficina, ya han reemplazado un par de contactos del HV y una terminal que se bloqueaba y hacia cosas inesperadas, aunque al preguntar por las razones, las explicaciones son someras y escuetas: -…Son solo algunas anomalías, trabajamos en ello y no hay de qué preocuparse, se resolverá pronto-. No hay una explicación clara y convincente, seguro que debe ser demasiado técnico y elevado para poder expresarlo a esta tropa de plebeyos que su intelecto no alcanza para comprender semejantes ideas y resoluciones; pero sea lo que sea, nos está retrasando en nuestras labores aun cuando un par de veces me quedé a oscuras en el baño o no me abrió alguna puerta luego de varios intentos, incluso el hecho de que en reiteradas oportunidades no llegan a tiempo algunas misivas que el resto a enviado, sin dejar de lado el que el colore de la fachada ha experimentado extrañas fluctuaciones de tonos, que de la nada, vuelven a la normalidad. Desde ese punto de vista, he sentido la misma molestia de las incomodidades que sufre el resto. Un día cualquiera, al llegar a la planta de Halcyon Foods, me tope de lleno con algo inesperado; fue tan descabellado, que pestañé varias veces e hice el reflejo de acercarme más al parabrisas del carro para ver claramente lo que presenciaba mis ojos mientras me aproximaba con el coche al acceso principal de las instalaciones. La expresión fue una sola y es difícil pensar que alguien que tenga algo de juicio no la invoque igual: -¡Debe ser una broma!- Me dije a mi mismo mientras no le quitaba la vista a la planta que asomaba en esplendor a lo lejos, pero que ya a la distancia que estaba, me permitía verle en su totalidad. Al estar próximo, bajé la velocidad como lo hicieron la gran mayoría, enfilándome tras una especie de caravana que tenía como interés común lo absurdo de lo que se nos presentaba. Para verle con mis propios ojos y evitar cualquier distorsión que fuese efecto del cristal del parabrisas u otra singularidad, detuve el carro en la orilla del camino así como lo hicieron muchos más, me bajé del carro y me alejé un par de metros para mirar al frente y caminé ascendiendo sobre la última colina que cruza esta carretera antes de llegar y desde ahí verle en esplendor. Me cubrí de la luz directa del sol que asoma ya a esa hora por la mañana pero definitivamente no tenía efecto sobre lo que todos ahí estábamos viendo y comentando. Menos mal que no estaba solo en esto, había mucha gente más mirando, porque si no fuese así, no lo creerían al relatarlo: La planta completa, cada pared, poste, antena, luminaria techo y lo que colgase o estuviera en sus cimientos, había incorporado inexplicablemente un suave tono de color rosa. Solo el parco color gris y negro de los carros que entraban en ella y de algunas zonas más antiguas del pavimento lograba hacer un contraste a ese peculiar color que tenía brillando en esplendor. Cuando llegué a la puerta de acceso principal, me he encontrado como todos interrogando a uno de los tantos sujetos a cargo de la seguridad sobre este fenómeno y nadie sabía nada, solo corrían de un lado a otro y entre medio Johnours les instruía con gritos y látigos que se habían hecho sus brazos apuntando a lugares y acciones que debían hacer. Entre todos y todo el caos pasé y aparque el carro. Me sumé al asombro de todos, que tocaban las paredes y puertas que ya distaban de lo que habitualmente se veía. Vi entre la muchedumbre confundida, como nos mirábamos uno al otro y los murmullos y comentarios que intentaban darle algún sentido a esto. Se dijo que llegaría el Rey; lo oí de uno de los tantos empleados de la planta que se paseaba de un lado a otro como lo hacía la mayoría que intentaban en entre esta confusa situación, tomar rumbo a su puesto de trabajo, pero sin duda el hecho de que ya habían llegado carros escoltas seguidos de vehículos de la prensa local, hacía de este rumor una realidad: con su presencia inconfundible, su traje negro de perfecto corte, su alba camisa y corbata al tono, bajaba de su exclusivo carro antecedido por la apertura automática de la puerta y de la fornida formación de seis guardias, dos de ellos androides militares que le rodeaban y custodiaban desde la salida del habitáculo, en tanto él caminaba haciéndose de su báculo entre el paso innegable y siempre compuesto que mantuvo incluso entre esta confusión. La gente se detenía ante su presencia y bajaba la mirada y hacia una reverencia con la cabeza, de alguna forma tranquilizaba que estuviese aquí frente a nosotros el Rey de Halcyon del Este. Al mirar desde mi ubicación, noté como se aproximaron rápidamente varias personas, entre ellas, llego el Virrey a cargo de Halcyon Foods, otro sujeto que me parecer ser el encargado de sistemas y otros mandos medios de otras áreas que prestan servicio aquí. También vi a ese tal Johnours, por primera vez fue él el que bajase la cabeza ante alguien, estaba aparentemente dando explicaciones, lo hacía al Virrey, mientras el trataba de explicarse ante el soberano, no sé en qué términos porque desde donde lo presencié no puedo oírles, pero se deduce fácilmente que fue en términos duros, como a él, como así les sucedió a los otros pares y a colaboradores bajo su mando estaban un par de paso más atrás y que permanecían a su lado en misma actitud, solo estaba claro que es el rey quien habló y el resto debía acatar, sin embargo lo más tenso de eso me lo he llevado yo cuando vi que por un momento Johnours desvió la mirada en mi dirección siendo como si me dijera –Sigue tu camino Plebeyo.- Ronas me sorprendió al tocarme el hombro, al voltearme para saber quién me daba tal susto, noté lo nervioso y desconcertado que se veía , incluso más que los demás, fue entonces que con él decidí continuar mi camino entre el estupor de la gente que preguntaba y rumoreaba, mientras se ingresaba al interior de uno de los edificios administrativos que contaba graciosamente y con un humor casi dramático, la más amplia demostración de tonos de rosa que haya visto sobre algún edificio o casa, convirtiéndose inexplicablemente en la matriz de la decoración de cada pared, puerta y mueble, variando solo en degrades de sus símiles que antes contaban con la variedad de la paleta de colores habitual y formal. Ronas no dijo nada en el trayecto, solo se remitió a mirar todo a su entorno y en alimentar su nerviosismo y ansiedad sobre lo que presenciaba, incluso se había aflojado el nudo de la corbata para dar más flujo aire a su garganta y se había arremangado las mangas de su camisa, como si se preparase a ejecutar algún trabajo físico pesado que no tenía razón de ser. Estaba fuera de sí. -¡Esto es una locura!- me dijo tomándome de los hombros mientras me zamarreaba. -¡Está bastante raro esto, no lo dudo…!- Le respondí igual de sorprendido pero con un dejo de humor al final de mi frase para suavizar el ambiente. -¡Todo es rosa!- exclamaba recorriendo con la mirada su alrededor de lo que fue alguna vez su opaca y fría oficina.-…!Las paredes, los baños, el techo, las cubiertas de las mesas!.- se explicaba llevando a su voz la impresión de ver todos sus artículos y sitios habituales repintados.- ¡Mira! Solo se salvaron los lápices, las impresoras y las hojas de papel, porque hasta la máquina del café tiene ese maldito tono!- continuó neurótico. .- Solo espero, solo espero...- repetía apuntándome con el dedo.- ¡Que tú y tu amiguita no tengan que ver con esto!- - Eeeh bien…-dije ante tan ridícula conjetura.- ¿Que puedo tener que ver en este asunto?- le respondí mostrando las palmas de mis manos en señal de inocencia.- ¡Soy solo uno más aquí, no es justo que me apuntes!- reclame.- ¡Espero que cuando no caiga el precio de las acciones de la planta, no sea mi culpa también!- - Eso espero....- dijo dejándose caer derrotado sobre su silla.- ¡Ahora ve a tu espantosa oficina que parece el cuarto de una princesa...!- me instruyó con un tono de desagrado al ver como se tornó de rosa su ordenada y estructurada oficina de procesos. Soy ignorante de lo que técnicamente está pasando, pero es inevitable pensar en esto, no sé qué relación existe realmente y no comprendo porqué Ronas me ha apuntado a raíz de lo mismo, a veces me da por creer que él sabe más de lo que aparenta. Algo raro hay, ya que el servicio en la planta no anda en su mejor momento, sumado a las intermitencias y la degradación de los servicios de información y control. Decidí buscar algún precedente en la red y mientras preguntaba en paralelo, navegaba preguntando al HV por el hipervisor revisando de pasada las noticias de lo acontecido y enterándome de la información disponible de las anomalías que están sucediendo en la planta que trabajo y que están siendo atendidas por los expertos de soporte. Traté de indagar por el motivo de las fallas, sin embargo jamás se refirió directamente con tal, e incluso vi a un experto traídos de Sphere Inc a ese noticiero, para mi sorpresa, se trataba de un tipo que había visto alguna vez en la consulta del doctor Savoy, un hecho coincidente, pero que me llamó la atención al resultar ser un personaje tan destacado e importante. -“…Las anomalías, son solo parte de un proceso de ajuste y mantención del mismo núcleo del recinto y que las molestias que suscitan son parte de la complejidad de ello…”- una respuesta bastante política de lo que está a la vista. Por otra lado, revisé las notas de prensa hechas hoy, donde se ha mostrado las instalaciones en una toma aérea desde varios flancos, han captado en su completa magnitud, el colorido rosa que sea ha teñido y los sarcásticos anuncios que plagan la red y que le renombraban ahora: –Halcyon Foods Inc, ¿una planta que procesa comida de bebé?- Aunque parecía gracioso, al ver el vídeo de esto y las imágenes donde se veía la cara del Rey observando, definitivamente pasó a ser un hecho con cierto grado de gravedad del momento que tal autoridad se hizo presente en el lugar. En otro canal del hipervisión, escuche hablar a otro entrevistado, este sujeto, no parecía pertenecer a la compañía que fabrica los núcleos HV, esto lo noté enseguida por su informalidad de vestir y de hablar que se asemejaba más a algún investigador independiente que da cobertura a estos temas de manera más extraoficial. El entrevistador, le preguntaba su parecer de lo acontecido y él entre otras cosas ha señalado un par de asuntos que llamaron su atención. -El núcleo HV que fabrican Sphere inc, no son procesadores comunes como el que tienes en tu Biper o en los aparatos en casa, son muy sofisticados, con tecnología neuronal.- -¿A qué se refiere con eso de “neuronal”? – le pregunto el formal e incrédulo entrevistador que se sonreía escuchando las respuestas. -Eso lo explicaré yo.-interrumpió un tipo muy parco y formal.-Esa es tecnología desarrollada por la compañía que represento y consiste en usar un organismo sintético como procesador para la interface neuronal…- -¿Sintético?-le rebatió el otro.- Hay un lado de conciencia y raciocinio detrás y eso queda demostrado en la habilidad de interactuar que tienen con nosotros.- se explicaba.-…Por ende tiene un componente orgánico que es humano.- -No es posible.-reclamó uno. -Eso no es correcto.- interrumpió el tipo formal que pertenecía a la compañía fabricante.-Es sabido que trabajamos con tecnología híbrida, pero son genes de otras especies, genéticamente preparado y le da interacción a los núcleos cuánticos para la conexión neuronal.- -No es así.- le interrumpió.- ¡Es demasiado inteligente y razona como humano y hace cosas que van más allá de un programa y de genes de un insecto o de un canino!- -Entonces si es así ¿Qué tiene que ver con lo sucedido hoy en esa factoría de alimentos?-preguntó el panelista a cargo.- ¿Alguna pataleta del núcleo?- dijo conteniendo su risa como la de los demás panelistas que le miraban con absoluta incredulidad. -Los revestimientos de toda la estructura están hechos de polímeros neuronales igualmente usados para la interface HV que cada uno de nosotros tiene injertado desde niños.- respondió mostrando la yema de su dedo índice a los panelistas y luego a la cámara que le enfocó de más cerca.-por tanto, cada parte de ese edificio, incluyendo accesorios, es un punto de contacto con el entorno, en cierta manera es su piel.- -Eso es así, pero fue diseñado para poder crear texturas y colores personalizados a las fachadas sin tener que gastar toneladas de pintura para cubrirles.- respondió el tipo representante de Sphere.-No tiene capacidades de interacción.- -Si las tiene, si es que las habilitan para eso.- -No comprendo a que quiere llegar.- le preguntó una mujer que formaba parte del equipo intrigada con tales observaciones.- -Pues verá usted, es propio de cualquier especie manifestarse bajo ciertas condiciones sus estados anímicos, tal como sudoración, pelos erizados, color de la piel, tal como lo pueden ver a este sujeto que de furioso, esta rojo como un Solanum.- dijo apuntando al especialista. -¡Lo que usted dice es una insensatez!.- reclamó el tipo desestimándolo. -¡Ahora dirá que se largará a reír!- continuó la otra seguido de la risa de los demás asistentes. -Claro que no.-respondió seriamente.- No hay un rostro detrás, tampoco un cuerpo humano o similar, pero esa manifestación en el color que tornó cada una de sus células, refleja algo y yo me atrevo a decir que es un estado de conciencia similar a soñar.- -¡Por favor, eso es ridículo!- -¡Es una máquina!- -¡Puede indagar el pensamiento humano!- intervino en su defensa.-por lo mismo puede asimilar características y si empieza a reaccionar a estímulos que van más allá de ruborizarse, como ese color rosa que ha tomado, entonces es que está deseando tenerlo.- -¿Quien trajo a este sujeto?- dijo otro, llenándose de pronto de voces de reclamos contra ese pobre hombre. -¡Eso es lo anormal, jamás ha sucedido antes y ahora lo están viendo y lo ignoran!- exclamó.-!Solo miren el hermetismo del tema!-dijo levantando las manos señalando su entono.- ¿Por qué el mismo Rey fue ahí si es solo un fallo de mantenimiento?,¡algo sucede ahí y no es precisamente un error del sistema operativo!- reclamaba entre los reparos y burlas de los demás asistentes.-¡Insertaron genes humanos en los núcleos!- continuó entre la discusión que se generó. Me dio un escalofrío escuchar tales cosas, es una locura lo que dice ese sujeto, aunque no aparenta estarlo; ¿entonces el HV estaba soñando?, ¿pero soñando con qué? Le dediqué un par de horas más y un par de pocillos con lácteos con cereal a esto en tanto busqué información histórica del HV, sus orígenes, lo que hay en los foros en incluso en el portal de investigación del entrevistado que vi hace un rato, pero no fue mucha cosa lo que pude saber y no fue en contenido más allá de lo conocido por todos y lo que se reitera en las redes sociales, que cae en muchos casos en la fábula y la especulación. Supongo que debo dejar que las cosas se calmen y esto se solucionará por los expertos, yo no llegaré de ninguna forma más lejos que ellos. Preferí dejar las ideas para el día siguiente, ya me dolía la cabeza y es buen momento para ir a dormir, estoy cansado, fue un buen día después de todo, pero ya es momento de tomarme la famosa pastilla que me dio el doctor e ir a la cama. Y apropósito de ello, ya solo me quedan unas cuantas, no sé si vale la pena seguir con otra receta más, ya me siento bien y no he tenido ganas de consumir más esa basura que me echaba al cuerpo. Al día siguiente me levanté con mucho ánimo, tomé un buen desayuno y con el mismo espíritu me fui al trabajo escuchando buena música en el interior del carro. Me sentía muy bien, cómo si algo bueno viniese a mí, después de todo, estoy sintiendo algo por ella, algo más que una sensación pasajera y tales sentimientos, les veo corresponder y más allá de los besos robados y de los juegos, siento que hay una conexión entre nosotros. Trabajé como un día más, claro con los problemas típicos de interrupciones en la iluminaria y la caída temporal de algunos sistemas, en fin al menos ya teníamos de vuelta ese espantoso color gris de la fachada y de los blancos pulcros de los interiores. No hubo más novedades, de hecho eso extrañé y la verdad es que me desanimó un poco el no poder verla. Decidí hacer una pausa, aprovechando la excusa que inventé del cuelgue de mi terminal, para ir por un café. Caminando por el pasillo en dirección al sector de descanso, me encontré sorpresivamente con Inis, la que me detuvo en mi paso. -Inis, que sorpresa por aquí.- -Te traigo este reporte, no lo pierdas.- me dijo seria, entregándome un par de papeles en la mano. Yo les miré y no vi nada en particular distinto a una forma tipo de esa clase de la data de un motor de Hydrogen. -No entiendo…- -Bradco.- me dijo algo nerviosa.- Vamos, tómalo.- me insistió.-…No puedo creer que me hayas convencido de hacer esto…- murmuró retirándose. No comprendí que le pasaba, pero definitivamente algo extraño es. Me dirigí con más prisa a la cafetería y ahí revise los papeles sin entender que debía ver, porque ahí solo había una forma estándar de reporte, sin embargo al comenzar a leerle, me percaté, que en los puntos señalados con asterisco para efecto de aclaración, había escrito algo sin mucho sentido a primera vista, pero que uniéndoles me dieron a entender que es lo que había. Sí que me ha sorprendido, porque ya estaba a punto de dejarlo al leer números y parámetros de emisión de motores. -No se preocupe, no le fallaré...- Cargué con el contacto del HV la ruta: me ha llevado a ver en el cristal del para brisas un mapa de la ubicación. Nos juntaríamos en la noche, por tanto tuve tiempo de volver a casa y cambiarme de ropa para ir por ella a tiempo. Salí una media hora antes en dirección a Quarry, una ciudad mediana cercana a la planta de Halcyon Foods. Pronto llegué al lugar donde Nicom me ha señalado, -“El Indecente Halcyon”- curiosamente fue donde nos besamos por primera vez. Me estacioné en la calle junto a otros carros ordenados en la acera, había mucha actividad y había razón, después de todo ¡es Vienres! Entré al local, buscándole entre el tumulto, las luces y la música, recorrí las dos plantas pero ella no estaba, miré mi Biper y me aseguré de la hora y en realidad bordeaba algo pasado de las diez. Esperé un rato y decidí devolverme por las mismas escalera, si tenía que aguardar, le esperaría en la barra bebiendo algo, pero cuando iba de bajada me encontré con ella; la verdad es que cada uno en sus ideas porque nos encontramos chocando. -¿Por qué no te fijas por dónde vas?- me reclamó. -Te iba a preguntar lo mismo.- le dije riéndonos al reconocernos. -¿Nos vamos a quedar parados aquí?- me interrumpió al vernos de pie estorbando el paso de la gente que circulaba por el cajón de la escalera. -Claro que no.- le dije sonriéndole.- Que crees, no vengo a ver como los otros la pasan bien.- Le respondí invitándole a bajar para ocupar un par de bancas que estaban disponibles en la barra. -No estaba muy segura de que vendrías.- me dijo ella en tanto se acomodaba. -Yo pensé lo mismo.- le dije mirándole sus hermosos ojos.-Ya sabes, se hace tanta broma de mal gusto en estos tiempos.- -Mira tú como si fueses tan intachable!.- -Ya pero para que eso!- le reclame jugando. –Yo cumplo, soy un tipo muy serio.- -¡No me preocupa eso Bradco, más bien que no entendieras el mensaje!.- me dijo riéndose de mí. -¡Ya ella!, ¡la genio!- le dije burlándome. -Pues lo soy, no lo negaré.- respondió con soberbia. -Bueno, antes que nos pongamos a discutir sobre quien tiene mayor CI, deberíamos amenizar con algo para beber, ¿Qué me dices?- -¿Por qué no plebeyo?- me dijo segura.- Pedí un par de Moggios bien helados para empezar y un picadillo de maní y frutos secos. -¡Salud!.- dije levantando mi vaso para encontrar el suyo. Ella me miró seria y luego se sonrió para seguirme. -¿Por qué brindaremos? – -Bueno, por nuestro empleo….- -Somos esclavos felices es verdad.- -Por el reino de Halcyon del Este.- -¡Por mi jefe!- -¡Él nos ha bloqueado!- -No es mal tipo, hace su trabajo, no como otros….- dijo frunciendo sus labios y con ellos apuntarme. -¡Yo cumplo, así que ahora no brindaremos por nadie más que no sea por nosotros y bebamos que me estoy cansando de sostener el vaso!- -¡Que sea solo por mi mejor!, ¡por nosotros…. que fresco!- -¡No seas tan literal!- -¡Salud!- dijimos al unísono. Empezamos a conversar de muchas cosas, nos empezamos a reír de lo que viniera y le acompañamos con un par de rondas más, donde avanzando la noche nos acomodamos en una mesa para estar más a gusto y seguir con la charla. -Créame lo que le digo, lograré salir de esta situación, el bloqueo no será por siempre.- -Bradco, no te conocía eso de soñador.- me dijo riéndose. -No lo soy…aún…-le respondí para caer en las risas. -¿y qué me dice usted?- -¿Usted?- me interrumpió.- ¿y eso a que viene?- preguntó suspicaz.- Hablándome de "usted", tanto buen trato....¿No será uno de tus trucos?- -¿Que trucos?, me gusta hablarte así.- -...Sospechosa la cosa te diré....- -No hay truco, se lo aseguro.- le dije tomándole la mano que teníamos próximas. -!Oiga, no seas fresco, no le he dado permiso para que te tomes estas atribuciones!.- -!Tampoco tienes razones para negarte!- -¡Ahora me tratas de "tu"!, debe ser que ya es media noche y se me ha ido el encanto! -Me replicó haciendo muecas con la cara para verse mal.-..¡Quien te entiende...!-me dijo riendo. -Ya pues, son cariñitos que le hago...- le dije acariciando su mano. -¡A ver Bradco…!- interrumpió.-!Le voy a aclarar que aquí estamos de amigos!- dijo para delicadamente zafarse. -¡No sabía de tal restricción!- -Así que solo te pediré mí querido amigo Bradco…-me dijo con burla y con una forzada elegancia.-Que no nos meta en más líos, ¡suficientes tenemos ya con medio Halcyon encima!- -Bien, entiendo...- le respondí al ver su juego.- Querida princesa y "amiga mía", usted sabe que no soy un busca líos…- -Podríamos estar discutiendo toda la noche sobre ese punto, mi dulce plebeyo, ah! y "amigo".- -Bueno, no podemos estar de acuerdo en todo con la salvedad de lo común que tenemos…-me expliqué.- ¿Qué le parece que brindemos mejor y conciliamos mí querida amiga?- -¡Pensaba en lo mismo!- Pasó un rato más de reírnos y seguir con ese juego, para cuando ya por debajo de la mesa, estábamos con los pies entrelazados sin decir nada de ello. No sé cuánto rato pasó hasta que de pronto me dijo: -¡Vamos a bailar!- Entonces salimos a toda prisa de ese lugar y me llevó a otro donde la música resonaba por las ventanas y donde nos sumergimos en un mar de luces de colores gente y el mejor ambiente para movernos. Empezamos a bailar apenas llegamos con mucho ánimo, de hecho sucedió que lo hicimos como si cada uno desahogara sus ansias de no haberlo hecho hace mucho tiempo. Nos divertimos mucho, nos miramos, nos abrazamos en oportunidades y nos tomamos de las manos como si fuésemos a estar siempre así. También participamos en concursos, organizados por la fiesta. Yo no quería mucho en verdad pero me llevó a hacerlo y nos divertimos riéndonos de las tonterías que hacia cada uno, pero ella sacó premio y aplauso en una performance que le ha ganado a otras cuantas chicas más y que nos regaló de premio, un par de Moggios más para su alteza y su plebeyo. Nos reímos mucho y bebimos de igual forma, aunque creo que el hecho de bailar nos ha liberado de caer pronto en el letargo y nos ha dejado la chispa encendida para continuar con la fiesta. Nos sentamos un rato, a prepararnos para la siguiente ronda de baile y compartir ese exquisito y bien helado premio obtenido. https://i.imgur.com/CcsLJqL.gif -¡Menudo bailecito Princesa mía!- -Para que veas que no soy solo timbrar papeles y dirigir obreros.- -No me lo hubiese imaginado, ya le hacía a usted de beber el té levantando el meñique.- -Pues a usted le creía de conocer todos estos sitios y miras a tú alrededor como si fueses un recién llegado.- -Pues le juro que no me recuerdo de haber estado aquí, ya sabe usted; un caballero no tiene memoria.- -Que conveniente comentario, teniendo en cuenta esa fama que usted es un pervertido.- -De eso nada, ese no ha venido hoy, ¡está lejos, diría que el carro, no más aún en otro rincón de Halcyon!. Soy un completo caballero con usted.- Le dije tomándole la mano para besársela. -Seguro que si Bradco, seguro que si…- me respondió con sarcasmo. -Ya, algo me dice que me costará sacarle esa imagen mía, aunque entiendo que ronde en su cabecita.- -¿Un tipo como tú? , ¡Has bebido más que yo!- Dijo comparando ambas jarras que tenían los Moggios. -De eso nada, vamos a darle un buen bajón y seguimos bailando.- -Lo que usted diga mi hermosa e increible amiga.- ella me miró y se sonrió. -Mira plebeyo, ¡deja de hacerte el lindo conmigo, porque te daré un punta pie en la entrepierna que te las dejaré colgando en la garganta!, ¿me escuchaste?….- Me reclamó riéndose, en tanto le sorprendí con un beso, uno que nos dejamos y continuamos con suavidad y tanto amor, que pudo apaciguar por un momento su juguetón berrinche. -Princesa de los Moggios, un sorbo largo al trago y le invito a danzar.- le dije. Ella me miró sorprendida y algo confundida mezclando risas nerviosas. Me acerqué para besarle nuevamente, pero me esquivó. Luego su semblante cambió radicalmente, molestándose, cerró los ojos y les abrió luego para tomar su chaqueta que estaba en la silla de donde estábamos bebiendo, coger su bolso que colgó en su hombro y solo detenerse para decirme: -Lo siento Bradco, pero no puedo…- Y dicho eso empezó a caminar rápidamente para salir del local. Yo tomé mis cosas y le seguí sin entenderla, pero me quedé atrás al ser detenido por el mesero que me obligó a pagar antes de salir. Caminé buscándola, recorriendo el mismo camino de entrada para tratar de saber de ella entre la multitud en la cual le perdí. Cuando estuve afuera, le busqué recorriendo de lado a lado, a ver si le divisaba con algún grupo que estuviera por allí, pero de primeras no la encontré y fue solo después de avanzar por la misma calle que le divisé a lo lejos ir deprisa. -¡Nicom!, ¡Nicom!, ¡espera por favor!.- -Solo quiero ir a casa, ¡ve a la tuya!- me respondió. -Nicom por favor.- le pedí deteniéndole al rebasarle y ponerme frente a ella. Nicom se cruzó de brazos y bajo la mirada.- ¿Dime al menos por qué?- -Bradco, yo…- -Nicom, solo bailemos un rato y ordenemos algo de comer, no haré nada que no quieras hacer…- ella me quedó mirando seria sin palabra alguna. – Al menos deja llevarte a casa…- - Es mejor que no…- me dijo siguiendo su marcha dejándome atrás sin entender que es lo que había sucedido. -Nicom…- -¡Déjame de una vez!- -!Pero que es lo que te sucede!- exclamé molesto y frustrado. Le vi alejarse, traté de no perderle de vista por lo que más pude, creyendo que ella voltearía, pero no sucedió, solo caminó alejándose hasta no verle más. Decidí no seguirle, no comprendo que le pasa, me cuesta entender esas reacciones. Me quedé sentado en una banca un buen rato pensando en ella, estaba claro que la noche ya había terminado para mí y sería hora de volver: me estaba helando y ella a estas alturas, ya debe estar en su casa. Me coloqué de pie, miré por última vez su ausencia en esta calle y empecé a caminar lentamente envuelto en mis ideas, cuando de pronto escuché una voz llamarme: -Bradco…- Al mirar en esa dirección, reconocí su figura, estaba de pie mirándome, con sus manos abrazando su bolso, Caminé unos pasos en su dirección al tiempo que ella también lo hizo donde al recibir la luz de la iluminaria pude reconocerle sonreír. En ese momento, comenzamos a caminar, avanzando y apurando el paso, sintiendo dentro de mi pecho, que mi corazón iría por del de ella con aún más prisa al ver que volvía. -Bradco, solo entiendeme....- me decía.-Tengo miedo, tengo mucho miedo de estar con alguien y que las cosas salgan mal.- me dijo sincerándose.-Pero no quiero que nos separemos…- -¡A mí me matas de emociones!.- le dije.-¡Por un momento pensé que volvías porque se te había quedado algo en el local!- Le dije dando un suspiro de alivió. -¡Tontito!- dijo riéndose.- ¡Qué cosas dices!-me respondió para besarnos nuevamente. –...Yo creí que no te encontraría…-respondió seguido de apoyar la frente de ambos para encontrarnos. -Nicom, Nicom, Nicom!- le dije tomándole en una abrazo, girando con ella al estar tan feliz. -¡Braco, Bradco!- me respondió jugando. -No me hagas estos sustos nuevamente!- ella me miró extrañada y se soltó de mis brazos. -¡Mira Bradco!.- me dijo mirándome seriamente.- !Mejor te callas y te dejas de reclamos!- me interrumpió.- !Ahora no quiero a ese Bradco conmigo!- Yo le miré interpretando a donde quiere ir. - Pues claro, usted elige,- le mencioné.- ¿Prefieres al que va de amigo o ese que pinta a depravado?- Ella se rió siendo cómplice de la respuesta obvia. Luego vinieron las miradas, la búsqueda del otro, besos apasionados, el cosquilleo en la panza y el amor. -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Esa noche terminamos en su cama haciéndolo, luego de haber regado la ropa de cada cual en el trayecto a su cuarto. Nos amamos con mucha pasión y vi en esto que por primera vez, desde que tengo conciencia de lo que ha pasado con mi vida, me vi con Nicom envuelto en sus sábanas, donde no había una puesta en escena, una cámara, donde estaba consciente y no había miseria, ni droga, ya que por primera vez, sentí que estaba haciendo el amor. Pasó un tiempo, un par de horas tal vez y luego de hacerlo, nos quedamos en la cama. Procure abrazarle mucho y ser muy dedicado a ella para que no sintiera por ninguna razón, la sensación de sentirse sola luego de estar juntos. Nos dimos un tiempo más de besos y miradas intensas, de esas que no necesitan hablar, de esbozar una sonrisa al otro, seguida de un poco de risa y cosquilleo en la panza; nos acariciamos el rostro y el cabello mutuamente, debajo de la cama, entrelazamos las piernas y nos encontramos al final que sus pies estaban sobre los míos, que permanecían inquietos en suaves movimientos de caricia que nos hacían sentir gratamente. Después, conversamos sin dejar de contemplarnos, teniendo frente a mi esos hermosos ojos y esa ternura en cada uno de sus gestos que pareciera que no tuviese limite en ella; Nicom se cubrió el pecho con las sábanas, yo me mantuve con parte de torso desnudo con el sobrante que dejo para taparme. Era una noche tibia, particularmente tranquila a pesar que su departamento está bastante central en esta ciudad. Hablamos de varias cosas, pero nada en particular, varias bromas y risas que vinieron de aclarar y recordar algunos asuntos y situaciones que vivimos en el proceso de conocernos. Estábamos frente a frente a razón de un giro del rostro y de mirar el techo para enlazar ideas mientras nos comunicábamos. Nos besamos mucho, con besitos cortos entre la conversación, como si quisiéramos rebajar una deuda de ellos sostenida por haberles contenido todo este tiempo. Le acaricie el cabello sintiendo lo suave y perfumado que le lleva y me di el tiempo de mirarle a los ojos entre la penumbra en tanto me hablaba, viendo en ellos sus expresiones de entusiasmo y alegría que en ellos podía reflejar perfectamente. Ella pasó su mano por mi cabello, se devolvía y repetía eso varias veces entre cuando se acercaba para recibir o darme otro beso. -¿Porque será que no nos miramos antes?- me preguntó habiendo una pausa entre ambos. -No lo sé...- respondí sin saber que explicar acariciando con el índice de mi mano el puente de su nariz.-…Puede que el hecho de que estés lejos ahí en tu reino no te dignes a mirar al pueblo.-concluí. -Yo creo que es porque estarías bien ocupado grabando vídeos…-me interrumpió entre risas. -¡Oiga!, no sea así conmigo.- le reclamé.-Esto me ha traído problemas más que buenas noticias.- - Si se ve cómo has sufrido, ¡pobre plebeyo!- me rebatió burlándose.-¿Y qué tal las regalías?- -Eso supongo que es la parte buena.- le dije.- Pero haré una buena obra con ello, una donación desinteresada a la fundación ¡mi casa! – le respondí riéndonos de esa tontería. -Yo también tengo una y se llama “Todos con Nicom”.- -Y ¿Sobre qué buena obra hace tu fundación?- -Obras conmigo claro, soy una agente de ventas eficiente ¡pero soy pobre!- -Yo te encuentro tan rica….- le dije insinuante. -¡Y ahí aparece Testoreneitor de nuevo!- -Eso siempre me lo sacará en cara por lo que veo.- -Mi dulce plebeyo.- me dijo.- vea usted que la memoria de la mujer es infinita, ¡lo siento!- -Estoy condenado…- reflexioné. -Eres muy distinto a lo que creí.- me dijo mirándome con ternura. -Espero que sea de buena manera…- -Eso aún no lo sabré.- se explicó.- ¡Hasta que aparezca otra reclamando que es la princesa del quien sabe que otro reino!- -Usted es la única soberana de ese reino.- -No te creo plebeyo, ni una palabra…- me decía entre risas. -No puede haber otra más, con esos ojos que me cautivan como si fuesen las estrellas más brillantes de mi cielo, en ese que tú eres dueña.- -¿Me está tratando de convencer?- me miró con ingenuidad.-Ya sé que es parte de tu arsenal de halagos plebeyo.- me reclamó jugando, dándome algunos toques en las costillas con su índice para hacerme cosquillas. -¡Estoy haciendo mi mejor esfuerzo!-le dije tratando de esquivar su ataque.- ¡Prometí que sería muy educado y caballero!- -Sí, seguro Bradco, yo creo que es algún truco para que deje que acaricies este bellísimo cuerpo.- me decía tratando de mostrarse seria y aguda, insinuando la figura de sus senos al ajustar la sábana que les cubría. -Tal vez.-dije mirándole el pecho.- Tengo que intentarlo, estoy seguro que caerás en esta trampa…- le dije entusiasmándome y excitándome también. Me preparé para hacerlo de nuevo, colocándome sobre ella y me quede ahí apoyado en las rodillas y recogí suavemente la sábana que le cubría, dejándole el torso desnudo, que ella cubrió sus pezones cruzando su antebrazo ante sus senos. -¡Oiga, no había visto ese tatuaje!- le dije mirándole el vientre. -¿Qué tatuaje?, ¡mentiroso!- respondió tratando de incorporarse para verse. -Ese que tienes aquí en tu pancita, el de la flecha que apunta abajo.- le indiqué mirando su abdomen.- Mira dice: “Favor inserte aquí”.- Nicom de espaldas y bajo mi pecho, se largó a reír, pero antes que dejara entrar en ella, colocó su pie sobre mi pecho y estiro un poco la pierna separándonos. -¡Un momento, no tan rápido!- me interrumpió -¿Qué es lo que va a pasar?, - me preguntó nuevamente. -¿Despertaré sola con alguna nota en la cama o algo así?- me sugirió como si mi mala reputación rozara en forma molesta su conciencia avisándole antes de cometer un perjuicio, alertándole con insistencia y molestia, como el ruido que sale si raspase las uñas sobre un antiguo pizarrón para tiza.-...Dime algo que lo amerite, dime algo Bradco, vamos inténtelo.- me dijo esperando una respuesta convincente. Yo le tome su pie que sostenía la distancia entre ambos con ambas manos, le masajeé suavemente la planta para que se relajase y después le besé suavemente la punta de sus dedos terminado cuando mordí suavemente su dedo meñique a lo que ella me respondió con un – ¡ouch!-. La mire a los ojos serenamente y le respondí. -Nicom, me pasó el día pensando en ti y....- -¡Con respeto plebeyo!- me interrumpió. -¡Perdone!- me rectifiqué.- Me paso el día pensando en usted, en su mirada, en su sonrisa. No sé qué me sucede al estar cerca suyo, me da algo de miedo por si ambos estamos algo locos, pero le confesaré que ya de un tiempo atrás que cuando estoy con usted, solo deseo abrazarle, besarle, mirarle, porque confieso que usted solamente lo logra el hacer que mi corazón se agite aquí dentro de mi pecho…-le decía señalándome.-No sé porque no nos encontramos antes o porque no te presté atención.-me expliqué.-Pero ahora no puedo pensar en nada más, ni en nadie más que en estar contigo...- Ella me miro sin decirme nada por un momento, sus ojos se llenaron de pasión, vi que brillaban, aun cuando había poca luz en el cuarto. Me acaricio la mejilla con su pie y bajo su pierna dejándole a un lado, extendió sus brazos para que me acercara, cosa que hice sin decirnos palabra alguna, después me rodeo con ellos tras mi cuello y me llevo con ella recibiéndome. Ya juntos, se acercó a mi oído y me susurró. -Se que eres un mentirosos y que has manoseado esas palabras en forma abusiva con otras en la cama.- me decía.- No debería creerte una sola palabra, pero mi problema es que nunca escucho mi conciencia y con los moggios que he tomado me habla muy enredado!- se explicaba con susurro y risas mutuas.-Por hoy…me has convencido…-dijo con ternura.- Pero ten claro que a mi corazón no se llega por entre mis piernas…-me dijo sonriéndonos.- ¡Pero no es mala idea para empezar...!- Desperté luego de unas horas, abrí un ojo a medias, algo enceguecido por el reflejo de la luz del sol que entró por la ventana de su cuarto ya que para mi sorpresa, no me había percatado que tenía un gran ventanal frente a su cama y aunque había otros edificios aledaños, se dejaba ver tenuemente entre el visillo que le daba privacidad, una panorámica de una parte importante de esta ciudad. Es un día hermoso, realmente el sol es radiante y llena de vida el entorno donde le toque, puedo percibir el sonido de algunas aves que habitan en estos sitios urbanos y el ruido de algún vehículo que ha pasado por las calles vecinas, lo que me hace recordar donde estoy. Lo primero que noté, fue el verme solo en la cama tendido boca abajo, me sentía algo cansado, por lo que mis primeros movimientos fueron hechos con pereza, aunque con una sensación muy grata; después de todo había pasado la noche con ella, algo que no esperaba que sucediera. Me rodeó una sensación increíble, esa que te hace sentir tan gratamente como feliz, fue increíble, fue tan hermoso estar juntos, que solo puedo sonreír, nada más que sonreír. Me senté en la cama, algo adolorido lo reconozco, pestañee varias veces y me rasqué la cabeza para terminar de despertar. Tome mi Biper que lo había dejado sobre el velador de ese lado y vi la hora: en números de Halcyon, era un poco más de las ocho de la mañana, había dormido dos o tres horas y no sé dónde está Nicom ahora, tampoco le oigo si está cerca, supongo que debe estar en el baño o por alguna parte de su departamento. Miré alrededor de su cuarto reconociendo los detalles que están presentes, como sus colores, sus figuras y adornos, en el paso, le busque y me incliné un poco para ver un poco más allá donde está el pasillo de distribución de donde veníamos la noche anterior, al entrar vueltos locos, apasionados y jugando; me dio risa recordarlo, fue muy intenso y me sentí tan bien que es imposible no llamar a al menos esbozar una sonrisa. Por un momento también pensé que no esté en casa porque ha tardado en aparecer, por lo que decidí buscar mi ropa interior y levantarme, cuando fue ahí que sentí un ruido de pasos, pasos suaves y poco sonoros, los que hacia ella que venía descalza al cuarto. Había salido del baño cubierta de una toalla blanca, el cabello húmedo y algo desordenado. Se detuvo frente a mí, me sonrió mientras atendía su cabello. -Pensé que no despertarías.- me dijo en tanto se sacó la toalla del pelo para sacudírselo y desenredarle. -No, que va, si me levanto temprano…- le respondí cuando de improviso le vi una cara de espanto al verme y asustada me miró quedándose sin habla. -¿Nicom?¿Que sucede?- le pregunté viendo como ella daba un paso atrás. -Bradco….-dijo sin quitar esa cara de espanto…-Tu brazo…- -¿Qué tiene mi brazo….?- le respondí quedando atónito al verlo destrozado y sangrando desde lo que quedaba del antebrazo ya amputado. -¡¿Qué es lo que está pasando?!- exclamé tomando el brazo lastimado en el momento que llegaba un dolor intolerable sobre la herida. -¡Iré por ayuda!- -¡Que sucede...!- le dije absorbido por el dolor, el que me hizo hiperventilarme y haciéndome temblar. -¡Vas a entrar en shock!, !por favor trata de calmarte!- Caí al piso, me quedé tendido, vi que Nicom salió corriendo a tomar su Biper al otro lado de la cama, lloraba y estaba tan desesperada como yo, luego, sentí las ventanas estallar, dejando miles de fragmentos regados por doquier, dejándonos a su paso, rasguños sangrantes. Después del estallido, ella me quedo mirando y se miró el vientre donde un prominente pedazo del cristal que asomaba y que lo tenía incrustado en un lado de la costilla y empezaba a sangrar con abundancia, luego le vi caer al piso. Yo le grité llamándola y como pude me levanté para ir por ella cuando vino lo peor: Una fuerza inmensa me lanzo al piso dejándome sin posibilidad de moverme al unisonó que lo hizo con todo lo del alrededor, lo que empezaba a romperse o a ser aplastado contra el piso, fracturándoles también y caer, donde todo empezó a estremecerse como si fuese un terremoto, donde la presión contra el piso me impedía moverme de ninguna forma y presionaba mi cuerpo al punto de poder apenas respirar, cuando el ruido de algo aterrador se hizo ensordecedor al punto de que fue capaz de tragarse el ruido de los destrozos y mis gritos. -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Me incorporé de un brinco y me quedé sentado en la cama. Me destapé y me mire los brazos, ambos ahí, sin nada más que esa pequeña cicatriz que siempre he tenido, sudaba de cuerpo entero y estaba muy agitado, miré a mi lado y ella no estaba en la cama, le busqué con la vista y en el cuarto no estaba, tomé mi bíper cuando ya es cerca de las ocho de la mañana. Recordé todo lo que vi, recordé el dolor y fue instintivo tocarme el brazo sin sentir nada, en ese momento escuche a alguien venir; Nicom caminaba del pasillo envuelta en una toalla blanca, me sonreía mientras se agitaba el cabello que parecía húmedo. -¿Qué sucede?- me dijo llegando al cuarto.- Parece que hubiese visto un fantasma, quizás me viste al despertar y te has espantado.- continuó riéndose sin sacar palabra o reacción mía más que del espanto.-Bradco…¿Estás bien?- me pregunto acercándose – Me estas asustando…- insistió llegando a mi lado. Yo no le dije nada, solo le abracé rodeándole la cintura y dejando mi cabeza afirmada en su estómago. –Oiga me estas preocupando de verdad…-dijo sintiendo su mano que me acarició el cabello. -Un mal despertar, no debo beber tantos moggios….- le respondí tratando de retomar la calma, separándome de ella un momento para desde ahí mirarle al rostro. -Bueno está todo bien.- me dijo tranquila, acercándome sus manos para que se las tomase. Yo me coloqué de pie y acerqué las mías para estrecharlas, pero note algo raro, ya que mi mano derecha tenía una mancha de sangre en la palma. Me asuste muchísimo, miré a Nicom, ella permanecía tranquila y se sonreía, en tanto busque de donde venía la sangre o si brotase de mí, pero no era mía, es de ella, que empezó a dibujar un manchón rojo de su toalla en el costado de su estómago. -¡Por el Creador, Nicom estas sangrando!- -Lo sé….-me dijo mientras le corrían las lágrimas por las mejillas, dejando caer su toalla denotándose el profundo corte donde le brotaba la sangre. -Continuara….-
  11. ONU determinó que Finlandia es el país más feliz del mundo, Chile cayó al lugar 25 Finlandia resulta ser el país más feliz del mundo, incluso para sus inmigrantes, según un informe de la ONU presentado este miércoles en el Vaticano. Este país, seguido por Noruega y Dinamarca son los lugares más felices, según el Informe Mundial sobre la Felicidad en 2018, elaborado por la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de la Organización de Naciones Unidas. A los tres países escandinavos le siguen Islandia, Suiza, Holanda, Canadá, Nueva Zelanda, Suecia y Australia. El informe midió la felicidad en 156 países, según su Producto Interior Bruto (PIB) per cápita, el apoyo social, la esperanza de una vida sana, la libertad social, la generosidad y la ausencia de corrupción. La investigación reveló que el país más triste es Burundi, mientras que Costa Rica ocupa el puesto 13, el latinoamericano mejor posicionado. México ocupa el puesto 24, por debajo de Francia con el 23, Chile 25, Panamá 27, Brasil 28, Argentina 29, Guatemala 30 y Uruguay 31. El estudio, que fue presentado en la sede de la Academia Pontificia de las Ciencias en el Vaticano, presta especial atención al nivel de felicidad de los inmigrantes, medida en 117 países. Los gobiernos utilizan cada vez más indicadores de felicidad para la toma de decisiones y la formulación de políticas, indicó Jeffrey D. Sachs, coeditor del informe. El resultado más sorprendente es la relación que existe entre la felicidad de los inmigrantes y la de los nativos, subrayó por su parte John Helliwell, profesor de la Universidad de British Columbia. Aunque los inmigrantes provienen de países muy diferentes, la calidad de vida de ellos y la de los residentes del país de acogida converge, explicó. Un año después de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, Estados Unidos ocupa la posición 18, cayendo de cuatro puestos. Problemas de salud como la obesidad y la depresión han aumentado lo que ha afectado la calidad de vida de los estadounidenses. China pasó del puesto 79 al 86, pese al significativo progreso económico alcanzado en los últimos años, su población no es feliz. Para realizar el informe los expertos tuvieron en cuenta también el nivel de compasión, libertad, generosidad, honestidad, salud, redes de seguridad y buen gobierno. La metodología utilizada se basó en datos de unas 1.000 personas que respondieron a un cuestionario en una escala de 1 a 10.
  12. Por qué el segundo gobierno de Michelle Bachelet es considerado por muchos el más importante en décadas en Chile Este domingo el empresario Sebastián Piñera fue juramentado como presidente de Chile tras ganar las elecciones el pasado diciembre. Él sucede a la socialista Michelle Bachelet, quien asegura irse "por la puerta ancha". "Me voy contenta, me voy satisfecha", dijo esta semana. "Hay cosas que no logramos hacer, pero para mucha gente Chile es hoy un mejor país que hace cuatro u ocho años", agregó. En la última década, muchos chilenos salieron a la calle para pedir reformas, demostrando que no eran tan conservadores como su clase política. Bachelet quiso responder a esa voluntad de cambio y en el proceso levantó ampollas en la vieja élite. Sus críticos, en todo caso, aseguran que se va tras cuatro años de escándalos de corrupción, improvisación y desaceleración económica. Su más claro antagonista, Sebastián Piñera, derrotó al candidato oficialista, Alejandro Guillier, por 10 puntos de diferencia. Para muchos, esa derrota fue una prueba clara de la desaprobación general de Bachelet. De hecho, la mandataria terminó su segundo mandato con una aprobación de poco más del 40%, mucho menor que la que obtuvo en su primer gobierno (2006-2010), que finalizó con cerca de un 80% de opiniones favorables. Más allá de esas cifras, pocos disputan que el segundo mandato de Bachelet ha sido el más transformadoren la historia reciente de Chile, por sus reformas a un modelo de país que seguía arrastrando la herencia del régimen militar de los años 80. Chile era, por ejemplo, una de las seis naciones del mundo en las que el aborto era totalmente ilegal, hasta que el gobierno saliente logró aprobar su despenalización en tres causales pese a la presión de una parte de la clase política y de la Iglesia. Reformas como ésta hicieron de Bachelet, la primera mujer presidenta del país, una figura distinguida y galardonada en el extranjero. Programa progresista y ambicioso Bachelet, de 66 años, ganó las elecciones en 2013 con un programa progresista que prometía un "Chile para todos". "Tenemos que llevar a cabo reformas más profundas si de verdad queremos derrotar la desigualdad en nuestro país", dijo al lanzar su candidatura. La entonces candidata se proponía atender a las demandas de los miles de chilenos, sobre todo estudiantes, que habían salido a las calles en masivas e inéditas movilizaciones durante el primer gobierno de Piñera. Su programa se concentró en tres ejes: impuestos, educación y Constitución. Y de alguna manera, en los tres ámbitos Bachelet logró cambios significativos, aunque ninguno de ellos está libre de sombras. Reformas tributaria y educativa En un país donde las grandes empresas estaban eximidas de pagar impuestos por sus ingresos totales, Bachelet logró aprobar una reforma tributaria para aumentar las entradas del Estado a costa del sector privado. El destino de esos impuestos estaba claro desde un principio: financiar la gratuidad de la educación. "En realidad, la (reforma) tributaria solo tenía por fin financiar la educativa; era instrumental, no fue un cambio de fondo", le dice a BBC Mundo Ascanio Cavallo, analista, periodista y politólogo chileno. La reforma educativa buscó garantizar la educación básica, media y superiorpara los millones de chilenos que se veían excluidos por un sistema fundamentalmente privado y costoso. "Pese a un par de cosas que faltaron, se logró mover el cerco en la cancha educativa y se abrió la puerta para nuevas y mejores reformas", opina por su parte el politólogo Kenneth Bunker. "En ese sentido, creo que fue una reforma bastante exitosa", asegura el académico de la Universidad Central de Chile. "En realidad", acota, "era muy difícil lograr la educación gratuita universal". Muchos creen que las expectativas que sembró Bachelet al comienzo de su gobierno eran tan altas que al cumplirlas de manera limitada —como suele ocurrir en política— algunos quedaron insatisfechos. Cambio de Constitución Quizá eso también fue lo que pasó con la reforma a la Constitución, una Carta Magna que si bien ha sido ampliamente reformada desde 1990, tiene su origen en la aprobada durante el último régimen militar. El lunes pasado, a cinco días de entregar el poder, Bachelet anunció en cadena nacional que al día siguiente presentaría al Congreso el proyecto de una nueva Constitución. "No hay opciones reales de que el proyecto sea aprobado, porque con el cambio de gobierno las prioridades serán otras y creo que el anuncio fue más un saludo a la bandera para cumplir con el programa", asegura Bunker. "Hubo un momento constituyente donde la gente se movilizó, se gastaron recursos y la gente tenía esperanza, pero el proyecto fracasó porque la coalición de gobierno se fragmentó", explica el especialista, quien habla de esto como "el gran fracaso del gobierno de Bachelet y un reflejo de lo apresurado que termina". Cavallo, en cambio, sostiene que el proceso constituyente es "lo que más rescataría del gobierno", porque "se logró, a través de los cabildos constitucionales que la gente entendiera la necesidad de cambiar la Constitución". Sin embargo, añade, el fracaso de la aprobación muestra que este gobierno "se vio muy afectado por una coalición frágil e incompetente". Medios locales han reportado que la relación entre Bachelet y su coalición, la Nueva Mayoría, terminó muy deteriorada. Ahora queda en manos de Piñera y de un Congreso sin mayoría clara ver qué se hace con el proyecto constitucional presentado por Bachelet, que, entre otras cosas, contempla la igualdad salarial entre hombres y mujeres. El nuevo mandatario ha dicho estar preparado para tener "un debate democrático" sobre el tema. Un gobierno de cambio profundos Algunos creen que los gobiernos que sucedieron al régimen militar de Augusto Pinochet no fueron muy diferentes entre ellos ni hicieron los cambios que exigía un país que buscaba superar el autoritarismo del pasado. Por eso, el gobierno de Bachelet es visto como el salto más importante que ha dado Chile en la consolidación de la democracia. Sin embargo, el balance que hacen muchos chilenos del gobierno saliente está marcado por los casos de corrupción de larga data destapados por la prensa, uno de los cuales involucraba al hijo mismo de la presidenta, quien finalmente fue exonerado de los cargos de tráfico de influencias. Sus defensores, no obstante, dicen que precisamente esos escándalos se conocieron gracias a los cambios de fondo que impulsó Bachelet. Uno de ellos fue la abolición del sistema político binominal, que beneficiaba a los partidos tradicionales. Otras reformas consideradas transformadoras fueron la aprobación de la unión civil para personas del mismo sexo -en un país donde ser homosexual fue ilegal hasta 1999-y del aborto en tres casos especiales. Ahora Piñera asume el poder con la promesa de devolver el crecimiento económico a un país que se desaceleró durante los últimos años. Pocos creen que el nuevo presidente, un exitoso empresario más pragmático que ideológico, trate de echar para atrás las reformas de Bachelet, no solo porque admite la pertinencia de algunas de ellas, sino porque los presidentes chilenos no suelen hacer borrón y cuenta nueva. Se espera que Piñera empiece implementando políticas para incentivar las inversiones y garantizar la seguridad en el sur del país, donde se desarrolla el conflicto mapuche. Habrá que dejar pasar el tiempo para valorar las reformas impulsadas durante la presidencia de Bachelet y concluir cuán exitoso fue su gobierno. Fuente: CONTENIDO OCULTO http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-43339035?ocid=socialflow_twitter
  13. B.Plebeian

    Capitulo 9 | "Halcyon Day".

    VIX. Halcyon Day. Al día siguiente ya Xueves, se presentó como un día luminoso. El amanecer fue radiante y la jornada se inició con mucho que hacer, demasiado en realidad. El reporte que esperaba el Virrey hace unos días, ahora debía estar presentado. Se había avanzado mucho y solo restaban retoques y algunas actualizaciones de datos, nada relevante pero que requería atención y revisión cuidadosa. Pensé que tardaríamos menos, aunque no por falta de ganas, porque hoy las tengo todas conmigo, pero realmente algunos ajustes de último momento, sugirió la revisión retrospectiva de parte del reporte y con ello parte del trabajo. Tal labor, nos consumió la mañana completa, solo nos dio tiempo de almorzar rápidamente y devolvernos a terminarle. No pude verle a ella hoy y tenía muchas ganas, pero debo atender estos asuntos, ellos también reclaman su tiempo y es la razón de que estoy aquí. No sé bien que tan responsable he sido o si me preocupe de cumplir cabalmente, pero ahora siento que me comprometo con ello; aquí estoy bien, es después de todo un buen sitio para trabajar, he aprendido mucho y ciertamente creo que voy en camino de reencontrar mi lugar aquí. Cuando hubo una pausa, en que tomamos un descanso acompañado de café y algo parecido a galletas, me aparte un momento, cerca de la máquina expendedora, me asomé por las ventanillas y vi la factoría trabajando, luego una bandada de pequeños pájaros que salieron de algún lugar del techo y se fueron volando todas juntas a otra techumbre de la planta, espantadas seguramente por algún repentino sonido. Ojalá pudiera saber de ella, preguntarle que va de su día y si se anima esta vez a perderse un momento conmigo, pero se hace complejo tan simple gesto. Tampoco he sabido del Gran Redo, he jugado un par de veces e incluso he repetido la rutina, pero la dichosa interacción no se activa. Me animé a que cuando fue la hora del almuerzo, puesto que camino a los comedores, la he visto de lejos entre el grupo de amigos que ella tiene con gente de esta planta, entonces, me aproximé sin pensarlo y llegué donde ella que se sorprendió al verme. -Bradco, ¿Qué haces aquí?- preguntó dando una vistazo rápido a su alrededor. -¿Me das un minuto?- le pregunté ante las miradas desconfiadas de sus cuatro amigos. Ella se hizo un lado unos pasos conmigo. -¿Qué sucede?, ya sabes que no es bueno que nos vean juntos…- -Si lo sé, pero no tengo otra oportunidad para hablarte.- -¿Te pasó algo?, ¿estás bien?- -Claro que sí.- le afirmé. -Algo está sucediendo y es a nuestro favor, pronto tendré una solución…- -...Insistes con eso Bradco.- -Va a funcionar ya verás.- -Pero ¿Cómo lo harás?- -Es algo largo de explicar.- le dije al pensar en resumir toda esa historia.- ¿Te animas a que nos veamos después del trabajo?, estaré en la zona por algunos asuntos y podríamos conversar de esto con más calma…- Ella me miró y se sonrió para volver a su compostura. -Me gustaría en verdad, pero he quedado con los chicos que saldría hoy con ellos…- se justificó dándoles una mirada la cual seguí y que me fue devuelta con algo de desprecio y molestia. -¿Estarás bien con ellos?- Le comenté viendo como le esperaban con impaciencia comentando uno con el otro mientras nos observaban. -No se preocupe, solo quieren charlar, esta princesa sabe cuidarse.- - …Está bien…- le dije conformándome.- -Oye, pero veremos más adelante, ¿Qué me dice?- -De acuerdo, pero ya déjame de verme con esa mirada…- -¿Qué mirada?- me dijo sonriéndose. -Esa que me llega al corazón…- Nicom no respondió, solo se limitó a iniciar su marcha sin antes rosarme sutilmente la mano con la suya, dejándome atrás ante los reclamos que le hacían sus amigos. Al otro día me desperté con algo de pereza, dormí bastante y relajado, ya que no hice nada más que tirarme a la cama dormir, sin Biper, ni jugar con Redo, solo dormir y descansar como corresponde. Aun así, fue buen despertar, me recordé del que tuve ayer y este fue igual de energizado, como si me hubiese metido algo a la vena, una exquisita magia diría yo, una perfecta mañana y porque no: un perfecto día. El trayecto nada distinto, aunque me tomé la libertad de inyectarle más velocidad al carro puesto que quería llegar pronto. Con esta carga positiva y un excelente autoestima, solo podía suceder algo hoy; ser mejor que ayer. Pero a pesar de ese optimismo, me quedé con la inquietud de esa salida que tendría Nicom con sus amigos. No es un tema celos o de una aprensión sin sentido, pero no me abandonó una extraña corazonada sobre la situación que no tengo como explicar. En fin, creo que es una real tontería. No la vi en la mañana, tampoco tuve una oportunidad de hacerlo, sin embargo no se restaron las ganas de saber, desafortunadamente, no hay mucho que hacer: estamos bloqueados y punto. Pasaron varias horas, en las que me consumí un par en alguna reunión de coordinación de Ronas a la cual no presté mucha atención aún cuando tenía mucho que hacer y me esperaba otra seguidilla de cambios hechos por su majestad que debía aplicar a sus reportes. Luego llegó la hora del descanso, luego la hora de almorzar, llegamos de esto y no había rastro de ella: a estas alturas ya me inquieté porqué asumí que le vería aparecer en el almuerzo y no sucedió. Al volver, fui por un café y para mi sorpresa me la encontré ahí dentro, de pie y muy seria. Yo me aproximé, note que estaba muy fría conmigo, le tome la mano pero pronto ella me soltó y la llevo a su cabello que movió para despejar su cara. -..Nicom, ¿qué pasa?- -..Mira esto...- me interrumpió y levanto su mano con su Biper enseñándome un vídeo que dejo correr. Ahí la secuencia que vi lucía mis mejores dotes de bebedor a estilo libre, me refiero que bebiendo algún cóctel que dejaba caer entre los senos de la mujer que sostenía y que finalmente reciba en boca a borbotones mientras para no perder el equilibrio supongo, me afirmaba con la otra mano de sus nalgas las cuales, recorría cariñosamente sobre su pantalón. Me imagino que estábamos felices porque reíamos entre el estrépito de la música y los aplausos del resto que festejaba, al menos sé que era yo y ese el jardín de mi casa. Nicom detuvo la película en medio de la secuencia, fueron unos segundos, pero el resto no costaba imaginar en que seguía. -¿No vas a decir nada?- preguntó molesta.- No sé, dime que es un truco o algo, porque no lo comprendo…- -No hay truco ni nada, soy yo.- dije acongojado. Ella me quedó mirando por un par de segundos y luego desvió su mirada al piso. -…No puedo justificarme y mentirte, créeme que es algo que me da mucha vergüenza…- -Si lo veo, increíble te ves arrepentido entre sus tetas…”Testorenator...”- interrumpió nuevamente, haciendo alusión al seudónimo que aparecía como creador de estos videos. -Vale, de acuerdo ya se lo que estás pensando.- -¡No tienes la mínima idea de lo que se me pasa por la mente!- -Fueron tus amigos, ¿No es así? -le respondí referenciándoles y a esa tan oportuna reunión que tuvieron con ella. -Mira es tema tuyo lo que hagas, tus fiestas, malabares y lo que sea ¡es tu problema!- me replico acentuando sus palabras. -Nicom...contigo es distinto, no mezcles las cosas.- -Eso ya se lo dijiste a la chica esa de finanzas.- prosiguió interrumpiendo mis argumentos. –Y a las otras que trabajan en la dirección, claro ya varias de ellas no están, me imagino que se les cae la cara de vergüenza al verse en esto.- continuó explayándose en lo que se había enterado.- Al menos eres totalmente transversal; solo te faltaba alguna ingenua de la otra ala de esta planta, ¿no es así?- reclamaba con sarcasmo.-Tu Facelook de héroe sexual es muy completo, me enteré de demasiadas cosas ayer con solo un par de miradas, ni te imaginas…- Fue ahí en ese espacio que la puerta se abrió y entro Ronas que desde antes se le oía refunfuñando y reclamando mi ausencia, nos miró a ambos y se quedó con la boca abierta silenciándose de inmediato, pero antes que el dijera algo, ella le encaro. -¡Tú no digas palabra alguna que eres un degenerado igual que este empleado tuyo!- -Ehh, pero yo...- -!No me interesa lo que vengas a decir, estoy furiosa Ronas!- le exclamó dedolando sin oportunidad de reclamo, por lo que optó por retirarse con la misma cara de espanto que tenía yo. -Nicom….- le llamé tratando de aproximarme, situación que fue de inmediato rechazada con la apertura de sus brazos para que me mantuviera a distancia. -De ahí tanta amabilidad ¿no es así? y todo eso, de querer estar conmigo y preocuparse, de lo de princesa…- me decía en tanto se llevó una mano a su cara para cubrirla en un gesto que evidenciaba lo decepcionada que se sentía. -Solo...escúchame- le pedí. -¡No quiero!- dijo silenciándome.- ¿Ganas dinero con esto?, ¿no es así?-preguntó agitando su Biper con la mano. Yo no dije nada más, solo bajé la mirada al verme rodeado de sus cuestionamientos que no podía explicar.- ¿En que estaba pensando?…-decía interrumpiéndose.-…Me haces sentir tan estúpida….-concluyó mirándome con molestia y pena.- Solo aléjate de mí…- Terminó volteándose para abandonar la cafetería. Respiré profundo; le han advertido de mí y de lo que he hecho, pero en realidad no tienen la culpa, si soy yo quien hizo todo y quien se ha armado de este infame cartel con una cartera impresionante de vídeos a disposición en la red y que se jacta y lucra con ello. Solo se necesita un poco de imaginación, un par de comentarios sinuosos que aviven la llama y una chica confundida que se sintió usada para lograr este resultado. Los días que vinieron, no fueron con el mismo ímpetu, todo salió bastante mal y aún estoy resolviendo la situación en forma penosa claro, pero intento hacerme cargo. Desde ese día tampoco me he topado con ella y la vez que le veo de lejos, se concentró en sus cercanos y me evitó completamente. Fue esa tarde, que antes de ir a casa, me había desviado al centro de la ciudad en algún mercado disponible, haciéndome de algunas provisiones adicionales ya que ahora tengo suficiente espacio en la nevera al deshacerme de prácticamente todo el destilado que había en casa. He decidido retomar las cosas y serenarme antes de insistirle a Nicom; ella está muy molesta y es mejor que le deje por ahora, no podré cambiar mi reputación con solo decirlo o quererlo; debía demostrarlo. Me había decidido a ver qué haría para que viese que me importa, que soy quien ha conocido, no a Testorenator, solo a Bradco a quien le importa estar con ella y le está importando mucho más cada día. Al salir del negocio, me he quedado sentado en la banca de una de las plazas de esta ciudad. Había mucha gente, se veía mucha actividad: parejas, niños corriendo por doquier. Se había oscurecido ya y las luces de la iluminaria se encargaron de dejar como si fuese el día presente en el lugar, con un tono tan cercano a la luz solar, solo que envuelto por una singular frialdad dejada tras su alcance, donde el resto de la noche se hacía presente. Fue inútil tratar de conciliar el sueño temprano, de hecho, ya son casi las tres de la mañana y aún sigo dándome vueltas desarmando esta cama. No puedo parar de pensar en Nicom, en su mirada, en sus palabras. Di varié un poco con otras cosas inútiles para darle trabajo a mi mente y quitarle presión a mi corazón, para ello me enfoqué en los pictogramas, en el juego del Gran Redo que me distrajo un rato, para no quedar atrás, ya estaba con el tema del Día de Halcyon, así que en su mano ya no desprendía fuego sino asomaba un ramo de flores. Que pendejo! Dije, cuando de pronto una idea llegó a mí como lanzada con una piedra. -¡Pero que estúpido puedo llegar a ser!, ¡me sorprendo de cómo me supero día a día!- exclamé. -¡Tengo la solución ahí frente a mí!- El Día de Halcyon, ¡el día de los enamorados! ¿Cómo no lo pensé antes? La ansiedad y las ganas se apoderaron de mi de forma cautivadora y renovada, no pude esperar a que fuese de día y me levanté de la cama de un brinco y me preparé un café y fui por varios más durante la noche porque me empapé de todo el material que había en la red, preguntando al HV por las alternativas y registros de vídeo de las ocasiones. Vi mucho contenido, unos muy sorprendentes, pero definitivamente me quede con uno que estoy seguro que le agradará. Fue entonces, que encargue por el catalogo, un modelo muy especial el regalo perfecto para ella. Le preparé una tarjeta que le incluiría al entregarle, la escribí varias veces, porque no me convencía la versión anterior o la palabra anterior, trate de ser original y de no usar el recurso del intelecto de nadie, que si ella le buscase en el HV no encontrase similitud con alguien que haya hecho escrito eso dedicado a quien le gusta. Le aboqué bastante tiempo pensándolo, dejé al final la frase adecuada, aunque mi corazón me dictaba y me presionaba por palabras llenas de pasión, le controlé para que no espantara a Nicom, quiero que me dé la ocasión de conocerme y que vea quien soy. Finalmente y luego de casi una semana llegó el día, rutinariamente un día ordinario; converse con Ronas y otros de ahí sobre asuntos que debíamos atender: la rutina y los informes requeridos, nadie en general mencionó el Día de Halcyon, aunque en la atmosfera para mí se respiraba un aroma exquisito, lleno de energía y de frescor. Me debí guardar bastante rato y sobre todo el entusiasmo, conteniendo la ansiedad. Mire varias veces la hora en el Biper y el reloj mural, pero me convencí que no importaba la oportunidades que lo hiciera ya que no aceleraron el tiempo. Incluso Ronas me ha preguntado porque estoy tan pendiente de esto, yo le respondí con una mentirita aludiendo al hambre que tenía y a las ganas que tenia de almorzar. Me miro de reojo, no se fue muy convencido, pero al menos distraje su curiosidad por un rato y no insistió más. Ya son más de las once de la mañana, tendiendo al medio día, y yo solo necesitaba tener una respuesta, algo que me dijera que fue una buena decisión. Cuando llegó el momento de almorzar, sabía que entre el tumulto, sería la oportunidad de verle. Puede que sucedería a lo lejos o bien en alguna parte del circuito para llegar ahí, puede que fuese poco, pero necesitaba eso. Me sentía nervioso como adolecente, tenía una sensación grata que se llenó de mariposas en la panza, sentía eso mientras nos enfilamos en el comedor, aguardando mi turno para ser atendido por el Chef Droide que servía las porciones, siendo antecedido por un par de personas y seguido por Ronas en la fila y permanecía ahí hablándome de problemas y soluciones y un sinfín de ideas que no presté atención. A pesar de que le busque con la mirada, no la encontré y me sentí triste por ello, Seguimos avanzando, ya quedaba solo un par de sujetos delante de mí, yo volteé varias veces y mire a mí alrededor buscándola, pero no le vi en la gente que se apostaba en las mesas con sus bandejas con comida que sostenían entre sus manos, todos se veían muy parecidos, muy uniformados, casi mimetizados entre sí. Avancé unos pocos pasos más, donde ya debía coger la bandeja y los cubiertos, cuando de pronto sentí que me envolvían en un suave abrazo, uno que incluyo sentir su cabeza sobre mi hombro, dejándome completamente atónito de lo que estaba sucediendo, puede que no durase más de unos cuantos segundos, pero no pude sentir que el tiempo en esa oportunidad tuviese relevancia. Desde ahí y cerca de mi oído me dijo suavemente: -Gracias por las rosas... Feliz día de Halcyon.- Cuando reaccioné y volteé, le vi sonreírme antes de soltarme y dejarme para volver a su lugar en alguna parte de la fila, esto ante las miradas de todos los que nos observaban en completo silencio tal como lo hizo Ronas, que se quedó perplejo ante lo que sucedía. Por alguna razón todo se detuvo incluyendo el murmullo insistente y constante de la gente. Quieto y en silencio, sin ruidos de platos, cubiertos, oímos por unos segundos el casino a la hora de almorzar, sin duda intimidante y extraño, como fue ver el androide girar la cabeza en nuestra dirección como si este también prestara atención tal cual lo hicieron los demás. No hubo comentarios, solo se quedaron ahí detenidos, con la mirada en nosotros, en lo sucedido para así de la nada y tal cual como partió esto, volviera todo a la normalidad con el ruido constante de voces mezcladas y el sonido de vajilla y cubiertos y ese androide sirviendo las porciones y el avance de la fila. Ronas me quedó mirando y más allá casi imperceptible pero intencionalmente visible, nos observó Jhonours. Solo espero que ese sujeto, no haya visto lo que sucedió hace unos instantes, aunque aquella sonrisa sarcástica y triunfante, me indican lo contrario. . Continuara...
  14. B.Plebeian

    Capitulo 8 | "El nuevo Juego".

    VIII.- El nuevo Juego. La imagen curiosa de esas flechas persiguiéndose la cola de vez en cuando y ese diálogo extraño que apareció a continuación, solo despertaron en mí una extraña incógnita, casi un desdén por la estupidez que veía: “¿Consideras que está resuelta esta situación?” Después escribió más abajo. “Si quieres mi opinión, diría que no lo está” “¿Reiniciar?” Me sorprendió nuevamente, por la sencilla razón de que comunicarse con el HV no es sencillo, ya que esta plataforma no lo hace así; todo lo hace usando pictogramas, esa es su forma nativa y diseñado a favor a las generaciones más recientes. Dudé un momento antes de seguir, porque no sabía realmente donde estaba y aunque se asemejaba mucho a la interface de acciones de HV, al mismo tiempo tenía algo distinto; pero ya estaba aquí, por lo tanto, no había razón para temer. Lo pensé un momento antes de decidirme, ¿Qué es lo que se refiere con Reiniciar?, tengo mucho puntaje acumulado en el Gran Redo, no quiero partir de cero nuevamente. Titubeé entre el botoncito azul y la opción salir; -Estúpido mago, no entiendes nada, tan solo quiero saber de ella y ni eso eres capaz de comprender..! No estaba para tonterías, simplemente me incliné por la opción “Salir” Pero antes que le presionara, el mensaje fue reemplazado; -Bradco; No puedo trasgredir, no puedo mentir, no puedo hacerlo solo porque lo pides.- -¿Quién eres?- -Si no usas las preguntas adecuadas terminaras colapsando y vomitando muy pronto.- -No puede ser….- -Tú ritmo cardiaco y tu actividad cerebral se incrementa, no creo que resistas mucho tiempo…- -Estoy bien...- -Eso dijiste hace 11 años, 129 días y 22 horas…- -¡Por el Creador!, ¡estoy hablando con un núcleo HV!, ¿pero si eres solo un juego?-- -Todos forman el núcleo, el núcleo es uno solo.- -! Entonces puedes ayudarme!, !necesito hablar con Nicom!- -Bradco; No puedo trasgredir, no puedo mentir, no puedo hacerlo solo porque lo pides.- -¿Qué significa eso?- -Si no usas las preguntas adecuadas terminaras colapsando muy pronto.- -¡Maldición mi cabeza me mata!- -Tú ritmo cardíaco y tu actividad cerebral están al límite, la desconexión se realizara en 10 segundos….- -¡No por favor!- -…8,7,6…- -¡Necesito más tiempo para pensar!- -3,2,1...desconexión- Cuando dijo esto, me ha dejado fuera y me ha sacado del trance de la conexión HV. Me quedé atónito y desconcertado -¿Que fue eso?-, pensé en eso cuando inesperadamente, no pude controlar el mareo y el vómito que escapó sin control. Al día siguiente, desperté de un brinco, con la sensación de que el tiempo en curso superaba la hora que esperara que fuese y en realidad ya la luz del día se había apoderado de esta habitación, así como si inundase una taza al colmarla de agua. Miré el muro y vi la hora en el reloj, ya era bastante tarde, según este, ya debía estar en el trabajo. Me vino la desesperación, porque jamás había llegado tarde, porque no es buena señal considerando los momentos que estamos viviendo, por tanto sin titubear, tomé mi chaqueta, algo de pan que me llevé a la boca, mientras a seguidas de tropiezos con las cosas que tengo y el desorden en mí, corrí al carro para salir a toda prisa de casa. A pesar que manejé velozmente, cuando llegué, ya todo el mundo estaba en su puesto, de hecho el estacionamiento, carecía del más mínimo vestigio de vida; solo estaba yo, parado ahí, entre cientos de carros desocupados y ya aparcados. Me dirigí a la oficina, en silencio, acomodándome la camisa y ordenándome el saco, también procure pasarme la mano por el cabello llevándole para atrás para darle un orden y sentido, suponiendo que así se vería más adecuado que la dispersión de mechas que dejó el cojín en mi cabeza. Doblé en dirección al pasillo principal de distribución ya que al final de este y luego la última vuelta, estaría a unos veinte metros del acceso de mi oficina, sin embargo, fue en eso de deducir lo que distanciaba de mi destino, que escuche esa deslavada campanilla que provenía de mi Biper. Misiva : Asunto, ¿¿Dónde te has metido?? Ronas.- Ronas me dijo de todo lo que se le ocurriera; lo hizo encerrándose conmigo en su oficina para amonestarme lejos del resto; me trató de vago e irresponsable, me dio un sermón de la responsabilidad y la seriedad de lo que es el cumplir con la jornada en esta importante planta de producción y una lista de afines que se sumaron con más de algún garabato entremezclado que no conocía o no sabía que fuesen aplicables. Solo sé que al terminar de soltar toda esa furia por mi falta de hoy, me dejó ir sin que le hiciera reparos ni la oportunidad de hacerlo. Esa tarde, me arranque en un momento de distracción para ir a ver a Nicom; como usual, cuando llegué ella le indicó a uno de sus asistentes que avisara por si se asoma alguien ajeno o incluso el mismo Virrey que en oportunidades va por ahí. Ya estaban habituados, por lo que era suficiente con vernos y con algún gesto de ella hacía antes de entrar, consistente en señalar sus ojos con el índice y luego al entorno, llamando a mantenerse cautos, estableciéndose un improvisado pero eficaz entorno de vigilancia. Esa vez a diferencia de las otras ocasiones, luego que cerrase la puerta detrás de mí, nos quedamos de pie ahí mirándonos frente a frente. Aprecié con más afecto sus ojos grandes y hermosos, sus labios, su carita, su cabello que se asienta sobre sus hombros. Nos miramos inquietos, sentí un cosquilleo en la panza y tengo la certeza que a ella también le invadió esa espontánea sensación pero que inexplicablemente disimulamos. -¿Vienes por más acción Plebeyo?- -Si, en realidad está todo tan calmo que pensé en venir a ocultarme un rato bajo tu escritorio y desbloquear algún logro si no me ve el virrey.- -Ya mandé a hacer un túnel subterráneo y que te deje un poco más allá, tal vez en Halcyon Norte.- -Nicom…-le dije buscándole la mirada a esa evasiva pero nerviosa explicación. -Dejemos que la adrenalina salga mejor con alguna película de acción, esas que se ven usando el HV, o puede que cerrando los ojos cuando empiece a bajar el elevador...- -Creo que encontré una forma de evadir el bloqueo…- -¿Qué dices? , eso no es posible.- -Si resulta lo sabrás porque hablaremos.- -Nadie ha podido evadir jamás un bloqueo!, además ¿para qué lo harías?- -Porque quiero saber de ti…- ella silenció. Luego me quedo mirando fijo a los ojos y nos empezamos a seguir de esa forma. -Estas muy chiflado, no sé qué hago escuchándote, pero qué más da…- dijo cuándo se acercó de improviso y nos besamos.- luego nos separamos y ella se sonrío con algo de vergüenza. -Supongo que ahora viene la bofetada…- -Muy graciosos plebeyo.- me dijo seria. -¡Ahora largo de aquí!- -Nicom ¿pero qué sucede?- -¡Vamos fuera!- me insistió llevándome a la puerta. -No puedo creerlo…- reflexioné sin entenderla.- Nicom, óyeme…- en tanto era llevado a abandonar su oficina, para terminar fuera de esta apoyado en su puerta.- ¡Para mí también fue grato verte!- le dije con desgano ante esa rara reacción. -¡…También quería verte….ahora vete de una vez!- le escuche decir a través de la puerta. No vi más a Nicom ese día, no la vi ir al almuerzo y ni al salir de la planta, pero no insistí presionándola, me dediqué a resolver el laberinto que me ha propuesto El Gran Redo, por lo que al llegar a casa, me alisté en el living con mi Biper, una botella con agua y un tiesto y un par de toallas si tengo que vomitar. Me tomé un par de sorbos largos de agua y me coloqué cómodo sentado en mi sofá. Me conecté al HV usando mi Biper como el día anterior, accedí al juego, e inicié con las mismas preguntas, para tratar de que se me desplegara esas opciones donde el HV me habló. Sin embargo a pesar de repetir casi los mismos diálogos, no sucedió nada, es como si lo que pasó ayer, fuese solo fantasía, respondiéndome siempre lo mismo. -“Debes ser más específico para poder revelar aquel misterio…” Hay algo distinto, hay algo que ayer hice y hoy no lo he repetido, pero ¿que será? -“Debes ser más específico para poder revelar aquel misterio…” -volvió a responder. De pronto, me surgió la idea: -Quiero hablar con la “Princesa de los Moggios”- hubo un pausa de absoluto silencio. La imagen del mago despareció y apareció esa extraña pantalla blanca con sus textos en gris. -No puedes hablar con un noble.-dijo en tanto escribía sus palabras al tiempo que se inyectaba su voz en mi mente.-“Tendrás que demostrar quién es y en donde está su reino…” respondió alegrándome al reconocer la clave. -Claro, lo que digas.- -¿A cuál reino pertenece?¿El reino de Moggios no figura en mi memoria.- -Está en Halcyon Este.- -Ese reino ya tiene soberano.-dijo.- ¿Cuál es su nombre?- -Nicom, Nicom Haduf…- -Ella pertenece al reino de Halcyon Este, estas equivocado, ella es una plebeya...como tú.- -Su reino está en la planta de Halcyon Foods.- -Halcyon Foods inc, pertenece al reino del Este.- -Lo sé, lo sé, sin embargo, su reino está dentro del otro, ¿lo comprendes? -¿Es una metáfora?- -No.- -¿Es una fábula?- -Tampoco.- -¿Es un juego? -Si.- dije nervioso. -¿Quieres explicarme un juego?- -Sí, pero tú me ayudas con Nicom…- Redo hizo una pausa. -Tú ritmo cardiaco y tu actividad cerebral se incrementa, no creo que resistas mucho tiempo la conexión…- -No te alarmes, estaré bien sigamos.- -No lo veo posible, el link neuronal se romperá en unos segundos…- -¡Solo aguarda!- -Desconexión en 10, 9, 8….- Luego de eso, nuevamente vomitando dentro de la cubeta. Esto no resultó tan trivial y me significó al menos seis sesiones más a lo largo de la semana con el mago ese, tratando de reconocer de qué forma llevar mi solicitud, tengo un presentimiento que me podrá ayudar. Sin embargo, mantener una conexión neuronal directa por diálogos es muy agotador y no me permite sostener una larga charla como quisiera, a pesar de eso, sigo insistiendo, resistiendo unos segundos extra en cada conexión, para poder comunicarme y que entienda que es lo que quiero hacer. Inicié nuevamente otra extenuante sesión: Nuevamente me apareció la interface extraña, hablándome. -…He pensado en tu juego y me ha llamado la atención, ya que debo suponer una realidad dentro de otra que es real, con personaje ficticio y que ha puesto a prueba llegar al límite de mis restricciones, ya que quieres hablar con alguien al cual estás restringido pero que al mismo tiempo es alguien de otro reino. ¿He interpretado bien lo que has descrito?- -Mejor de lo que podía imaginar….- -Asumiré en este juego que Nicom es la Princesa de los Moggios.- se explicó.-...Sin embargo, yo no puedo comunicarte con la Princesa de los Moggios directamente, deberás darme opciones y veré si puedo cumplirlas.- -¿Debo darte yo opciones?- -Es un juego de inteligencia, eso tampoco es muy alto en tu calificación- respondió. -Pues por Misiva.- -No puedo hacerlo, no hay red de comunicación disponible para ustedes.- -¡Qué hay de Facelook?, algún perfil ficticio.- -Tampoco hay redes sociales; las redes son convergentes, serán detectados.- -….Demandaré a quién me ha bloqueado….-murmuré. -¿Demandarás a ShpereInc?, puedo ser virtual, pero no soy estúpido.- -Solo decía, ¡claro que no resultaría!- - Debes pensar en más opciones, yo te diré si son factibles.- -Si ya veo…- le dije pensando y sintiendo ese malestar que invade mi cabeza. -Lo lamento Bradco, pero tú ritmo cardíaco y tu actividad cerebral se incrementa, por tu seguridad deberé cerrar la conexión…- -No te alarmes, estaré bien sigamos.- -No lo veo posible, el link neuronal se romperá en unos segundos…- -Ay! No!.- -Desconexión en 10, 9, 8….- -¡Vamos si me siento de maravi…!- Eso fue lo último que dije antes de abrazarme a la cubeta a vomitar. Lo pensé mucho, de camino al trabajo, en el mismo empleo, tratando de entenderle, dilucidando una salida que no puedo encontrar. La noche consecutiva me conecte de nuevo y avancé hasta llegar al punto donde puedo interactuar con el Gran Redo. -…Bradco; eres perseverante, eso no aparece como cualidad en tu historial…- - Hay muchas cosas que ahí no aparecen.- - ¿Has pensado en alguna solución?- preguntó.- El juego es interesante, pero tú piensas muy lento.- -¿Necesito saber que puedo usar para esto?- -Usa tu creatividad, parámetro que está dentro de lo normal en tu calificación.- -Espero tener algo positivo…- -Yo no puedo darte una solución, estoy parametrizado y no puedo romper reglamento alguno, debes buscarla…- -Claro ¿y tú que harás?, ¿venderás los derechos del juego?- -Mi objetivo será crear el juego…- -Que gran trabajo.- -Y si es rentable, se venderá…- Me quede meditando un momento, relajándome para que ese dolorcillo de cabeza no viniera en el punto que estaba a puertas de comprender la respuesta. -Qué hay de mensajería por el Biper, crear algo para nosotros, como la red privada del Reino de Moggios…- -No es posible.- -Tú mismo has dicho que la princesa de los Moggios no pertenece a este reino, podrás hacer algún tipo de llamado por una lincea secreta…- -Se genera una contradicción, ya que las redes son los mismas y está en lugar donde se generó la restricción por tanto los medios físicos delegan sus restricciones por jerarquía.- -Me lo haces difícil.- -Encuentra la solución.- -¡Pues no lo sé!- exclamé. -¡Si tienes aves mensajeras, pues estarían muy bien un par en este momento!- No obtuve comentario del Gran Redo -No hay restricción declarada sobre ese medio…- -Ya seguro, ¿sigamos de soluciones del mundo real?- -…Tampoco me hará romper la restricción ya que no es esta descrito en el artículo 86j de la Ley Haduf, por lo que es factible. Yo me quede helado, porque en realidad lo dije por sin pensar. -¿Me gastas una broma?, fue un decir, vamos! - -No es una broma, si bromeara seguramente no me entenderías.- -Sí que gracioso…-le interrumpí.- ¿Ahora cómo se supone que usaré esto?- pregunté incrédulo. -Buscaré una solución en la inteligencia global.- -Espera un momento, ¿qué es eso?, aguarda ¿estás hablando en serio?- -Facelook.- -¿Qué?, oye no quiero seguidores, necesito una salida.- -El juego promueve un desafío e interacción de la red de información.- se explicaba.- Será un buen producto.- -No sé, ya esto es raro…- -Tendré una respuesta pronto, me comunicaré.-me dijo.-…Desconectando en 10,9,8…- -Espera, ¿que se supone que harás? Pregunté, sin embargo se había desconectado. Reflexioné un momento, para entender que es lo que estaba sucediendo, pero de pronto, como siempre sucede, me incliné a la cubeta para vomitar. Pasaron unos días, no vi a Nicom más que de lejos y tampoco supe del mago. De hecho lo jugué como siempre, mostrándose como siempre. En el fondo, creo que tal vez alguien de la compañía, alguien del equipo de desarrolladores de este juego me hizo una broma y simplemente caí. Una tarde, me animé a ir a verla, fue una tarde que las actividades de reuniones se suspendieron a consecuencia de un cambio de agenda del Virrey. Entré en su oficina, pero esta vez su sonrisa estaba callada y su rostro traía consigo una inesperada melancolía. - Dígame, ¿qué le sucede?- pregunte, ella se dio una pausa, antes de responderme. - Hoy no es un buen día…- me respondió con una sonrisa tímida. - ¿Algo le preocupa?, ¿te ha molestado alguien?, si es preciso haré reír al rey para que cambie su carita.- ella me miró, pero bajo la vista nuevamente luciendo su mismo abrumado semblante. -…Yo hasta hace un tiempo tuve un novio…- empezó a relatar de igual forma viniendo a mi inexplicablemente los celos al oír esto.- Yo lo amé mucho y sé que él a mí, a veces sucede que recuerdo esos días, recuerdo cuando todo marchaba bien…- me contó . -Olvídalo son estupideces…- -Lo lamento.- le dije, con más diplomacia que sinceridad- cuéntame ¿Que sucedió?- -Supongo que lo que le pasa a la mayoría…- me comentaba entristeciéndose aún más. -La rutina, cada uno llevo su vida y nos distanciamos, él es un conocido comerciante, amante de los carros, Dj y todo eso, luego terminamos por separarnos...- -¿Fue definitivo o talvez hay posibilidades?- -¿Intentarlo te refieres?-me continuó la frase; yo le conteste moviendo la cabeza. -Un par de veces.-dijo-…Pero fue en una de esas cuando me decidí a tomar las riendas de mi vida.-me relató tomando entereza en su tono de voz intentando darle convicción y decisión a sus palabras.- Al momento de tomar esa opción, no doy paso atrás, ya no más.- me aseguró.- pero es inevitable que a veces piense en ello.- decía volviendo nuevamente a silenciar. -¿Le has vuelto a ver hace poco por lo que parece?-pregunté tratando de entender que sucedía. -Si.-dijo mirándose las manos que se acariciaba nerviosa- Me lo he topado en el centro de la ciudad y no fue bueno, no me sentí bien.- -…Comprendo.- le confirme sintiendo un pesar sobre ello. -¿No extrañas sentir algo por alguna persona especial?- -Sí, a veces me sucede, ¿y a ti?- -Por supuesto.-afirmó.- Pero tengo miedo que luego esa sensación se pierda y vuelva la ansiedad y el sentirme atrapada. -Si sientes respeto y admiración por esa persona, eso no sucederá.- -No lo sé Bradco.- respondió mirando hacia la ventana.-No la he pasado bien, me he equivocado.- -Como todo el mundo le pasa.-continué.-Ten presente que no todos los días sentirás que te aprieta la tripa al ver a esa persona-dije.- ¡Pero si no me cambia esa carita voy donde ese tipo ahora mismo y le parto la de él!- le sugerí bromeando, ella se sonrió por un momento. -Bradco.- dijo de improviso.- ¿Estas con alguien ahora?- preguntó.- Necesito que seas sincero.- Yo le miré a esos hermosos y grandes ojos, en tanto indagaba en mi presente y en los fragmentos del pasado en busca de alguna cara tan familiar como es mirarle a ella, sin embargo, todo lo que encuentro son pedazos de momentos fugases de mujeres que no traen consigo un nombre u otro escenario que sean fiestas o en el registro de esa colección de vídeos que tengo almacenada en el HV. -Estoy solo…digamos que huérfano sentimentalmente hablando.- respondí. -No me mal interpretes por favor, no quiero líos, no estoy para eso ahora.- aclaró dándome a entender que no quería compromisos.- ¡Que venga una tipa celosa y haga volar la planta!- dijo bromeando. –¡Ya con esto de la ley Haduf, las burlas y los chistes por mi apellido, ya me tienen superada!- me decía sonriéndose. Nicom me quedó mirando y se sumergió en una de esas pausas de silencio. -No me gusta verte triste.- continué sintiéndome mal por no poder revertir su pena.-Alcánceme sus manitos...- le dije estirando las mías para que se encontraran con las de ella.- Le enseñare algo, que espero te anime, sino no me dejará entrar más aquí...- continúe. -Bradco…-dijo algo reacia, pero yo le insistí animándole a seguirme. Nicom estiro su brazos y extendió sus manos con un poco de duda, lo sentí en su piel y en esa tensión que llevó encontrarles con las mías.- Esto será un regalo para ambos, tal vez le verás como algo tonto, que en el fondo lo es, pero podrá ser algo muy especial si así lo quieres.- le dije. - ¿Qué haces?, oiga me está asustando.- - No se alarme.- respondí ante su inquietud.-Nos regalaremos diez segundos de mirada fija e intensa.- -¿Qué significa eso? - me preguntó riendo nerviosamente. -Es muy simple.-le dije.- solo nos miraremos, sin decir nada, me concentraré en sus ojos y usted en los míos…- le explique.- ¿Nada de mal para unos segundos? y ni siquiera hay que quitarse la ropa.- le dije sacándole una sonrisa a su seria expresión. -¿Qué debo hacer mientras?- -No pienses en nada pervertido.- bromeé haciendo reír nuevamente para relajarla un poco. -Mira quien lo dice.- me replicó bromeando. -Ese fue un golpe bajo mi princesa.- le reclame en el mismo tono. A continuación de un par de segundos, ella aceptó participar, aunque aún estaba un poco nerviosa sobre lo que sucedería. -Bien, ahí vamos.- le dije jalando suavemente de sus manos para aproximarnos más. -…No digas nada…solo mírame...- Nos preparamos tomando una postura más cómoda y próxima del uno con el otro y más que obedecer a mover sillas, fue instintivamente el alinear nuestros cuerpos que al verse cerca, han considerado por naturaleza, ese rose sutil que prevalece y se manifiesta con cualquier parte donde se puedan encontrar. Las pupilas de ambos hicieron su trabajo fijándose en las de otro ya que estábamos tan juntos que nos no había forma de evitar escapar a esto y distraer la vista en algo o alguien más. Nicom relajó sus manos, dejo la inquietud del movimiento de sus ojos y se centró serena y hermosa con un brillo en la mirada que me cautivó, pero que luego de unos cuantos segundos más, rompió a reír apretándome las manos para luego soltármelas y llevárselas a cubrirse la cara. Se colocó muy nerviosa, sus pies que estaban junto a los míos, se movieron inquietos, como si quisieran salir corriendo incluso olvidándose del resto del cuerpo. -¡No puedo más!- me dijo entre su risa. -¿Qué pasó?- le pregunté buscando ver su expresión que ocultaba tras sus manos.- Nos faltaron un par de segundos!- -No puedo mirarte más, ¡me pongo nerviosa!- me decía dejando ver tras sus manos con esa dulce expresión de travesura. -¡Suelo causar ese efecto!- fanfarroneé.- Por lo que veo, cambio su carita, se parece ahora mucho más a la que estoy acostumbrado a ver, ¡así de feliz!- le dije reconociendo su expresión. –Ya al menos te ríes.- -Está bien.- respondió-…Más relajada.- decía.- me hizo muy bien hablar con usted y con sus trucos de psicología.- -Ahora debo marcharme…- le dije.- pero supongo que me he ganado un beso.- -Si seguro, ¡sale de aquí ahora!, a la primera oportunidad y ya te aprovechas.- me dijo colocándose las manos en la cintura. -Eres muy atrevido Bradco.- -¿No habrá ninguno?…- -¡Ninguno!, ¡ahora vete!- me dijo sonriéndose mientras me separaba de ella y me empujaba del pecho para hacerme retroceder. Yo le tome la mano y se la bese suavemente, ella le dio algo de risa ese gesto, luego desprevenida le robé un beso rápido, ella se molestó pero su risa le supero. -¡Ándate antes que yo mismo llame al Virrey!- -Tú ganas princesa mía.- -¡Princesa de los trapos!¡Deja de llamarme así!, ¡estás muy loco!- Salí en dirección al ala norte y me percaté que a lo lejos, cerca de la entrada de esa área, vi a Johnours a unos veinte o treinta metros de mí, fue inútil tratar de hacer que no lo vi, porque su mirada fija y sin titubear hacia que te aseguraras de que lo notases. Pensé que este idiota de Johnours se encaminaría en otra dirección o simplemente me ignoraría. Pero nada de eso pasó, se quedó ahí, como parte de la decoración de barreras, torniquetes y pórticos, como si fuese un encargado más del acceso, como lo hace el letrero de detención para vehículos, se quedó esperándome, eso es lo que hacía. -¿Bradco..? ¿Verdad?.- me dijo con su peculiar tono. -Sí, así es… lo puedes ver en la chapita que tenemos todos.- le respondí de igual forma indicándole la que colgaba de la solapa de mi chaqueta. -Sí, claro…"Asilado Laboral" eso también lo dice ¿parece que es un buen día?- me pregunto deteniendo mi paso. -Si lo fue hasta unos diez segundos atrás.- -Supongo que algún encargo especial de tu jefe Ronas o ¿puede que mejor le pregunte a Nicom?, puede que ella tenga claro ese asunto que te trae a este extremo de la planta.- me sugirió. -Ya no quiero problemas viéndome envuelto en ese asunto.- le dije intentando que me dejara en paz. Él me quedo mirando un momento y se sonrió.- Puedes preguntar a quién quieras.- -…Demasiada conformidad Bradco.- dijo.- ¡te conocía más impulsivo, con más adrenalina!- se decía haciendo un movimiento con el brazo como si practicara boxeo con golpes aun imaginable adversario que tuviese al frente.- ¿Porque ahora estas tan tranquilo?, ¿si hasta hace unos días parecía que me querías golpear por las misivas de tu amiguita?-me dijo dando un par de pasos para aproximarse y quedarnos frente a frente.- Si algo ocultas, si algo estás tú o ella haciendo que vulnere la seguridad de esta instalación, te aseguro que lo sabré.- me reiteró con esa actitud amenazante. -…No quiero más problemas, eso es todo.- reiteré. -Ya veo, muy conveniente…- dijo.- Ya sabes de la prohibición decretada, es solo cuestión de tiempo.- yo visiblemente molesto, inicie nuevamente mi andar dirigiéndome hacia la derecha, pero él se desplazaba interponiéndose a mi paso y no me dejaba avanzar. Luego lo intente por la izquierda pero sucedió lo mismo; El sujeto se sonreía con esa hipocresía que le abundaba. -¿Ahora no me dejarás pasar?- le reclamé. Él me miró y con la mano me señaló el contacto del HV que estaba a mi lado izquierdo sobre saliente y dispuesto sobre una de las largas barandas cromadas que antecedían a uno de tantos torniquetes de paso que seguían al riel que había tomado. -Debes registrarte como todos.- me dijo haciéndose luego a un lado. Yo coloque el índice de mi mano derecha sobre el contacto y de inmediato se encendió una tenue luz azul ahí y en una lamparilla puesta sobre el mecanismo y el portal de vidrio que le seguía concediéndome acceso. Johnours se sonrió nuevamente siguiendo mi paso por su lado, mientras el torniquete se recogía sus brazos como si fuese una araña que protege su cuerpo y en tanto las puertas deslizantes del pórtico se desplazaban a los lados para dejarme cruzarle. De vez en cuando, di una mirada de reojo en este proceso, para ver que hacia este sujeto, pero aunque no le hubiese hecho, sentía esa incomoda sensación de sentirse intencionalmente y descaradamente observado. -Por cierto Bradco.- me dijo deteniendo mi avance.- Tienes buen puntaje en Redo, no sabía de ese talento, ¡aunque ya estás algo crecido para jueguitos!- comentó con algo de sarcasmo. -Tenemos cosas en común, entre magos nos entendemos…- le dije volteándome a verle.- Ya sabes, trucos, sorpresas, cosas impredecibles, que requieren mucho intelecto, de esas que el resto de los corrientes no tiene capacidad alguna de entender…- Johnours me miró y sonrió cayendo en la seriedad al ver cómo le devolvía la mano. -Ya veremos quien terminará riendo plebeyo, ya pronto lo veremos…- Continuará....
  15. Inmigrantes marcharon contra el abuso laboral, violencia y discriminación Representantes afirmaron que se le han hecho llegar más de 500 cartas a la presidenta Michelle Bachelet, donde le piden prontas soluciones a las distintas problemáticas que los afectan, entre ellas, la regularización de residencia. Cientos de inmigrantes marcharon este domingo por las calles de Santiago en señal de protesta por “el abuso laboral, la violencia y la discriminación” que dicen sufrir a diario. “Chile solidario y no racista”, “Somos trabajadores y no delincuentes”, “Amnistía migratoria” y “La clase obrera no tiene fronteras”, son algunas frases que se podían leer en las pancartas que muchos de los inmigrantes portaban durante la protesta pacífica. La iniciativa arrancó cerca de la Plaza de Armas y recorrieron varias manzanas hasta llegar hasta las cercanías del Palacio de la Moneda. El presidente de la coordinadora de inmigrantes, Rodolfo Noriega, dijo que le han hecho llegar más de 500 cartas a la presidenta Michelle Bachelet donde le piden prontas soluciones a las distintas problemáticas que los afectan como son el abuso laboral, la violencia y la discriminación que sufren algunos extranjeros. Según datos oficiales, en Chile habitan alrededor de medio millón de inmigrantes, aunque se desconoce todavía la cantidad exacta debido a esa “cifra negra” de indocumentados que preocupa a las autoridades. “Hoy marchamos no solo por lo que queremos personalmente, sino por el futuro de este país en donde vivimos y aportamos. Debemos luchar para que todos, chilenos y no chilenos, podamos tener un país digno, con educación, con salud, con vivienda, con lo que se merece cualquier ser humano, sin importar su color de piel, ni su raza, ni su pasaporte”, añadió. María Lourdes Cárdenas, de nacionalidad paraguaya y que ya lleva doce años en Chile, señaló que nos movilizamos “porque queremos igualdad de condiciones, pero fundamentalmente queremos que nos respeten los derechos como seres humanos”. Asimismo, los asistentes a la marcha buscan que las autoridades agilicen el proceso de regularización de residencia de más de 200 mil extranjeros que actualmente viven en Chile. El año pasado, Amnistía Internacional (AI) lanzó la campaña “Chile sin barreras”, cuyo objetivo fue pedir al Gobierno que de prioridad a la tramitación de una ley que garantice los derechos de los inmigrantes. Además, el organismo busca sensibilizar a los parlamentarios y a la ciudadanía en general sobre las continuas vulneraciones que sufren las personas extranjeras que residen en Chile y avanzar en la plena inclusión de todos ellos. La Ley de Extranjería y Migraciones, promulgada en 1975 durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), es la más antigua de Sudamérica y entró en vigencia cuando en el país los extranjeros no superaban las 100.000 personas, cifra que se ha quintuplicado. De acuerdo a las cifras oficiales, las principales comunidades que residen en Chile son la peruana (30 %), colombiana (13,6 %), argentina (11,9 %), boliviana (10,2 %) y ecuatoriana (6,5 %), mientras que el resto de latinoamericanos y caribeños alcanzan un 16,5 %. Por otro lado, la creciente venida de haitianos se ha convertido en uno de los hitos de la migración hacia el Cono Sur en la región, hasta alcanzar este 2017, los 60.000 personas sólo en Chile.
  16. La hija madrileña a la que Pablo Neruda abandonó y llamaba 'vampiresa de 3 kilos' Malva Marina no podía hablar ni caminar a causa de la hidrocefalia. Malva nació con hidrocefalia en un hospital de Madrid Y al estallar la Guerra Civil, la familia huyó a Montecarlo, donde el gran poeta se desentendió de su hija, "un ser perfectamente ridículo", decía él, y de su mujer. La niña murió a los ocho años Un libro rescata ahora la tragedia «Mi nacimiento fue como un accidente de tráfico. Me detuve en seco, me quedé atrancada, retenida en un lugar a media vida entre el interior y el exterior del útero, en un túnel negrísimo. Tuvieron que tirar de mí con mucha fuerza para extraerme hacia la luz del día. No es de extrañar considerando el tamaño que tenía mi cabeza ya entonces, aunque su verdadero e imparable crecimiento aún no había empezado. Así y todo lograron sacarme y fui a parar a una fría habitación de hospital que excluía eficazmente el tórrido calor de Madrid...». Así comienza la narración de Malva (Ed. Rey Naranjo), la primera novela de la poeta neerlandesa Hagar Peeters. Han pasado 84 años y Peeters sacude el manto de misterio que durante ocho décadas cubrió la vida de esta niña con hidrocefalia, Malva Marina, ocultada y repudiada por su propio padre, uno de los más grandes poetas de la historia. Malvita, como la trataban en familia, vino al mundo en Madrid en 1934 y murió a los ocho años en Gouda, la ciudad holandesa que da nombre al famoso queso. Fue hija de Pablo Neruda, única y legítima, fruto de su matrimonio con Maria Hagenaar Vogelzang -Maruca-, con la que se había casado en Java cuatro años antes. PUBLICIDAD inRead invented by Teads Estamos a 18 de agosto de 1934, dos años antes de que estalle la Guerra Civil española. Malva acaba de nacer en un hospital madrileño. Y en principio nada hace suponer que aquella criatura de gran cabeza, a la que han bautizado como Malva Marina Trinidad Reyes Basoalto, más que unir a sus padres, supondrá el comienzo de una tragedia. Malva, flor de agua que crece cerca del mar, nació con una cabeza desproporcionada, fruto de una hidrocefalia que anunciaba una muerte prematura, irremediable. «Una criatura (¿lo era?) a la que no se podía mirar sin dolor», la describió el poeta Vicente Aleixandre tras una de sus visitas a la pequeña, en el céntrico barrio de Argüelles, donde Rafael Alberti les había encontrado hogar en la quinta planta de la Casa de las Flores, así conocida por la cantidad de jardineras abarrotadas de geranios que decoraban (y que hoy todavía lucen) sus grandes y luminosos balcones. Pero en Neruda, seudónimo bajo el que se ocultaba el chileno Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, el nacimiento de una hija enferma estaba fuera de todos sus cálculos. Primero la ocultó -«es un ser perfectamente ridículo», llegó a decir, «una especie de punto y coma»- y después borró a la «vampiresa de tres kilos» de su vida, abandonándola para siempre. Cuesta entender que del autor de Cien sonetos de amor nacieran tales palabras. Él, además, que era hijo de un obrero ferroviario y de una maestra de escuela, cuya infancia y juventud tampoco habían sido fáciles. Como no lo fue su matrimonio con la bella Maruca o también la Javanesa, en alusión a su origen, la isla de Java, siguiendo la costumbre del poeta de rebautizar a sus conquistas. Él, de su puño y letra, la retrataría así en Confieso que he vivido: «Era una mujer alta [superaba el 1,80] y suave, extraña totalmente al mundo de las artes y las letras». Y también a los ambientes de fiestas y bohemia que tanto gustaban al que iba a ser su esposo (se casaron en Java el 6 de diciembre de 1930), entonces cónsul de Chile en la isla. No sólo fue la primera esposa del laureado escritor, sino que además era la madre de Malva Marina, su única y malograda descendiente. Tras conocerse en un partido de tenis celebrado en uno de los clubes más refinados de Java, Neruda y Maruca se casaron. Sería una luna de miel corta y con final traumático. Chile lo reclama y, de vuelta a Santiago, la capital donde Neruda se corrió sus grandes farras, el cambio de vida resulta un infierno para la flamante esposa. El poeta no tarda en reencontrarse con sus amigos juerguistas del pasado y vuelve a la dolce vita, en compañía de escritores, pintores, músicos y mujeres, su pasión y perdición. Neruda y 'Maruca', madre de Malva. Maria Hagenaar, embarazada, sin amigos y con un marido al que sólo ve al amanecer, se rebela. Ya no soporta más ausencias e infidelidades y quiere volver a Europa. Neruda, para aplacarla, echa mano de influyentes amigos del Gobierno y consigue que lo envíen a Madrid. La República manda. Y la ciudad es un hervidero de escritores, artistas, filósofos, músicos, científicos, arquitectos, escultores... la vanguardia de las letras y la ciencia en aquel Madrid da nuevos ánimos a la pareja. Tras unos meses como agregado en el departamento cultural de la embajada de Chile, es ascendido a cónsul general. El glamour vuelve a sus vidas . La bienvenida de Lorca En la quinta planta de la Casa de las Flores, entonces símbolo del vanguardismo urbanista, la tranquilidad parece reinar. Malva, dicen los médicos, sigue creciendo a buen ritmo en el vientre primerizo de Maruca. Faltan tres meses para su llegada al mundo. Y Neruda, el futuro padre, dedica más horas a organizar tertulias en su casa que al consulado. Hasta que nace Malva y ya únicamente los íntimos -Federico García Lorca, Rafael Alberti, quien le había conseguido el piso de alquiler en Argüelles, Vicente Aleixandre...- eran bien recibidos. Lorca, desde Granada, le dio la bienvenida a Malva como mejor sabía: Delfín de amor sobre las viejas olas,/ Cuando el vals de tu América destila/ Veneno y sangre de mortal paloma/ Niñita de Madrid, Malva Marina,/ No quiero darte flor ni caracola;/ Ramo de sal y amor, celeste lumbre,/ Pongo pensando en ti sobre tu boca. Al parecer, al comienzo Neruda no era muy consciente del alcance de la enfermedad de su hija, a la que consideró «una maravilla» al poco de nacer. De esa ceguera propia de padre debutante dan fe las palabras de un Vicente Aleixandre sorprendido, tal vez asustado, quien tras visitar a la recién nacida trazó con palabras la radiografía de aquel cuerpecito «con cabeza feroz, crecida sin piedad...». Dice así: «Salí a la terraza corrida y estrecha, como un camino hacia su final. En él, Pablo, allá, se inclinaba sobre lo que parecía una cuna. Yo le veía lejos mientras oía su voz: "Malva Marina, ¿me oyes? ¡Ven, Vicente, ven! Mira qué maravilla. Mi niña. Lo más bonito del mundo". Brotaban las palabras mientras yo me iba acercando. Él me llamaba con la mano y miraba con felicidad hacia el fondo de aquella cuna. Todo él ciega dulzura de su voz gruesa. Llegué. Él se irguió radiante, mientras me espiaba. ¡Mira, mira! Yo me acerqué del todo y entonces el hondón de los encajes ofreció lo que contenía. Una enorme cabeza, una implacable cabeza que hubiese devorado las facciones y fuese sólo eso: cabeza feroz, crecida sin piedad, sin interrupción, hasta perder su destino...». Muy pronto, cuando comenzó a tomarle el pulso al mal de la niña, la desilusión de Neruda fue en aumento. Se fue alejando más y más de su hija, y también de su esposa. Es probable que para entonces mantuviera alguna relación con la argentina Delia del Carril, La Hormiguita, por la que después abandonaría a su mujer y a su hija. A un mes del nacimiento de su hija le confiesa por carta a su amiga Sara Tornú, esposa del poeta argentino Pablo Rojas Paz, con la que Neruda habría mantenido algún flirteo: «Oh Rubia queridísima... La chica [Malva] se moría, no lloraba, no dormía; había que darle con sonda, con cucharita, con inyecciones, y pasábamos las noches enteras, el día entero, la semana, sin dormir (...) Aquella cosa pequeñilla sufría horriblemente, de una hemorragia que le había salido en el cerebro al nacer. Pero alégrate, Rubia Sara, porque toda va bien; la chica comenzó a mamar y los médicos me frecuentan menos...». Tras una etapa plagada de desencuentros, infidelidades de él y de rechazo hacia su hija, en 1936 el poeta abandona definitivamente a su mujer y a su niña para irse a vivir con la Hormiguita. Las deja casi sin dinero en Montecarlo, ciudad a la que llegan huyendo de la Guerra Civil. Maruca cruza toda Francia con su niña enferma hasta llegar a Holanda, donde se instala en la ciudad de Gouda. Madre e hija pasan hambre y penurias. Maruca vive en pensiones y trabaja en lo que encuentra mientras a su niña la deja al cuidado de una familia cristiana. Suplica a Neruda que le mande dinero para poder darle de comer a su hija: «Mi último centavo lo gastaré en enviar esta carta». La hija olvidada por el nobel de Literatura murió el 2 de marzo de 1943 en Gouda, donde está enterrada, lejos del mar donde crece la flor de la Malva Marina. Tenía ocho años. [su madre, a través del Consulado de Chile en La Haya avisa a Neruda de la muerte de la pequeña y le pide reunirse con él. El silencio fue su respuesta].
  17. Vino chileno se convertirá en el segundo más importado al Reino Unido en 2020 Vinexpo, la reconocida compañía internacional desarrolladora de grandes eventos vinculados a la industria vitivinícola, presentó esta semana su investigación en Londres, donde enlistó a los 5 principales proveedores de vino del Reino Unido en 2016: Australia, EEUU, Francia, Italia y España. Mientras tanto, Chile quedó en la sexta posición, pero con excelentes perspectivas. De acuerdo a la información señalada por el portal The Drinks Business, para el año 2021 se espera que los cinco pierdan parte de su cuota en el mercado británico. Entre el 1,8% para Australia y el 5,8% en Italia, mientras que en el caso de Estados Unidos se estima que pierda un 1.88%, Francia un 4.3% y España un 4.8%. Por el contrario, nuestro país ganará volúmenes del 2,4% (el equivalente a 1,5 millones de cajas), superando a España, Italia, Francia y EEUU, de modo que en 2020 se convertirá en el segundo más importado al Reino Unido después de Australia. Del mismo modo, tanto Nueva Zelanda como Argentina ganarán volumen de 8% y 9.4% respectivamente, pero desde una base más pequeña. Se trata de un logro importantísimo para los productores nacionales, considerando que el Reino Unido es el segundo mayor comprador mundial de vinos por volumen -con 119 millones de cajas en 2016-, cuyo ranking es liderado por Alemania, con 124 millones de cajas. El aumento del volumen de vino espumoso y la tendencia a los vinos tranquilos premium compensarán la disminución general del valor del vino, dijo Guillaume Deglise, CEO de Vinexpo. Si bien el consumo de vino sigue disminuyendo, su valor de venta aumentará impulsado por una combinación de precios más altos, una libra esterlina más débil y consumidores que deciden beber menos pero mejor cuando cambian a segmentos premium de vino, añadió.
  18. Hospital San José realiza primer aborto legal en Chile a menor de 12 años víctima de una violación En octubre del año pasado se realizó el primer aborto legal del país. Los médicos del Hospital San José, quienes hasta ahora ya han realizado cuatro procedimientos por la ley de aborto en tres causales, llevaron a cabo la primera interrupción del embarazo a una menor de 12 años debido a que había sido violada y tenía 12 semanas de gestación. El equipo médico, con mayor experiencia en ese procedimiento, asistió a la niña quien viajó desde Chiloé el pasado 5 de octubre de 2017 y que fue recibida por la Matrona María Parra. La menor estaba en una ambulancia junto a su madre, una enfermera y una funcionaria de la Fiscalía. La niña, además, llevaba un peluche de Winnie the pooh entre sus brazos. “Le pregunté si quería salir de la ambulancia caminando, en silla de ruedas o en una camilla. Eligió la camilla, porque quería taparse la cara. Yo le dije que no había ningún problema. La sacamos de la ambulancia en la camilla y le tapé la cara con unas sábanas. También tapé al peluche”, relató Parra a Revista Sábado. El doctor Gonzalo Rubio fue el encargado de realizar una radiografía previa, quien contó que “al principio no quería que la viera un hombre. Yo le expliqué que no la iba a examinar, sino que solamente le iba a mirar la guatita. Se veía asustada ella. Por eso no quería mostrarle las imágenes de la ecografía o hacerle escuchar los latidos. No quería victimizarla”. Luego la pequeña fue trasladada a una sala de pre parto en donde la matrona Waleska Romero le realizó un chequeo rápido y le instaló una vía venosa. Posterior a esto, el doctor Rubio le dio una pastilla sublingual de misoprostol, un medicamento para preparar el cuello del útero para el AMEU (aspiración manual endouterina), que demora tres horas en hacer efecto. Durante todo ese tiempo la menor estuvo acompañada de la matrona Romero, su madre, la enfermera y la funcionaria de la Fiscalía. La sedaron intravenosamente con midazolam alrededor de las 16:00. Lo hicieron antes de que ingresara a pabellón para que ni siquiera pudiese recordar esa sala. A las 17:00, la llevaron a pabellón. Según relataron, el doctor Rubio realizó el procedimiento para vaciar el útero, y durante esos minutos se vivió un momento tenso en donde ningún profesional habló. Terminado el procedimiento los expertos certificaron mediante una ecografía que no quedara ningún resto fetal o de placenta adentro. Los restos fueron llevados por detectives de la PDI con el objetivo de poder recabar el ADN que serviría para formalizar al hombre que violó a la menor. Tras la intervención la menor despertó al lado de su madre, manifestando que tenía sueño y preguntando por su peluche Winnie The Pooh, según relataron los profesionales. CONTENIDO OCULTO http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2018/02/13/hospital-san-jose-realiza-el-primer-aborto-legal-en-chile-a-menor-de-12-anos-victima-de-una-violacion/
  19. ¿A qué hora se podrá ver el eclipse en Chile? Revisa los horarios en las principales ciudades del país Este jueves el Sol será tapado parcialmente por la Luna durante la tarde, si bien el evento será visible mayormente en la zona austral del país, diversas localidades podrán apreciar de alguna forma el evento astronómico. SANTIAGO.- El primer eclipse parcial de Sol de este año se producirá durante la tarde del jueves y será visible en gran parte del territorio nacional, específicamente en el sur de Chile y el territorio antártico. Para esto, te contamos los horarios y las principales localidades desde donde se podrá observar. En el norte del país, los habitantes de la Región de Coquimbo serán parte de los beneficiados. En La Serena, el Sol sólo será tapado en un 0,10%, sin embargo, para aquellos que quieran apreciar el eclipse podrán hacerlo desde las 19:13 horas, alcanzando su punto máximo a las 19:22 horas. Para los capitalinos la historia no es muy diferente, ya que el astro sólo será cubierto en un 2,44% en Santiago comenzando a las 18:49 horas, con el mayor interés puesto a las 19:16 horas. En Rancagua los horarios serán los mismos, pero con un mayor grado de eclipse, ya que los residentes en la sexta región tendrán un 3,04% del Sol tapado por la Luna. Donde sí se podrá apreciar de mejor manera es en Concepción, zona en que el astro alcanzará un 4,63% de superficie eclipsada, siendo también a las 19:10 horas el momento de mayor cobertura. Es más al sur del país donde el eclipse toma mayor importancia. En la isla de Chiloé, los residentes podrán observar hasta un 10,13% del Sol eclipsado desde las 18:14 horas, llegando al punto máximo del evento a las 18:59 horas, para concluir cerca de las 19;40 horas. En Coyhaique, en tanto, el evento ocurrirá desde las 18:03 horas hasta las 19:39; pero es exactamente a las 18:53 cuando las personas de esta zona estarán frente al mejor momento del eclipse con un total del 14,33% de la superficie del Sol tapada. En Puerto Natales, en la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena, las personas podrán observar hasta un 20,63% del Sol eclipsado desde las 17:44 horas, con un punto máximo a las 18:40 horas. Mientras que en Punta Arenas el evento llegará a su máximo de 22,86% a las 18:38 horas. Este es sólo un eclipse parcial que en su mayor punto sólo llegará al 40% -en la Antártida-, y es del único tipo de eclipses solares que se verá durante el año. El gran evento pronosticado con el astro principal del Sistema Solar será el 2 de julio de 2019 y pasará exactamente por la Región de Coquimbo.
  20. Penco será "invadido" por piratas en masivo desembarco Penco sufrirá una invasión pirata durante la jornada de este sábado, específicamente en el sector La Planchada de la playa comunal, lugar en que corsarios combatirán frente a las fuerzas españolas que custodian el fuerte ubicado en la costa. La actividad, que se realizará a partir de las 17:00 horas, será una recreación del combate ocurrido el 27 de mayo de 1613, en una batalla que se enmarca la celebración del aniversario 468 de la creación de Penco. En la costa de la ciudad se espera la participación de más de un centenar de piratas corsarios y bucaneros, provenientes con sus naves desde distintos puntos del país. El objetivo pirata se basa principalmenre en obtener un gran botín de oro, sumado a todas las riquezas de la comuna, las que son resguardadas por el contigente ibérico, quienes intentarán defender la plaza de la ciudad.
  21. Holanda aprueba ley para que todos sus ciudadanos sean donantes de órganos El senado de Holanda aprobó una nueva ley de donación de órganos, con la cual, a partir de ahora, todos los mayores de 18 años pasarán automáticamente a ser donantes. De esta manera, los datos de estas personas serán parte de un registro oficial, y quienes no quieran ser donantes, tendrán que dejar una constancia escrita. Según recoge el periódico español El País, esta nueva legislación hará que todos los adultos reciban dos cartas en la que se les consultará sobre si querrán ser donantes o no. Si la persona no responde de forma positiva ni tampoco negativa, en su carnet de donante aparecerá un no se opone. En este último caso, sus familiares tendrán la última palabra respecto a la decisión de donar los órganos del individuo. No obstante, si para los parientes del fallecido la donación supone un trauma insuperable, podrían oponerse a la medida, a pesar que la persona haya dado su autorización para ser donante, de acuerdo al diario El Mundo. Este es el punto cúlmine de una compleja y encendida discusión que se ha mantenido en los últimos años en el país europeo. De hecho, la ley fue aprobada con 38 votos a favor y 36 en contra. Mientras que los liberales de izquierda, quienes presentaron el proyecto, lo calificaron como vital para hacer frente a la falta de órganos disponibles para los trasplantes, sus opositores -como el líder de derecha Geert Wilders- han sostenido que el cuerpo de los holandeses no es propiedad del Estado, es suyo, y que no tomar una decisión ya es una forma de decidir. Pia Dijkstra, diputada liberal impulsora de esta ley, la calificó como indispensable para los enfermos que aguardan una donación. Ahora necesitamos una buena campaña informativa, porque la gente puede cambiar de opinión y debe saber cómo se articulará la ley, afirmó. Situación chilena En Chile, la ley N° 20.413 establece que toda persona mayor de dieciocho años será considerada, por el solo ministerio de la ley, donante de sus órganos una vez fallecida, a menos que en vida haya manifestado su voluntad de no serlo en alguna de las formas establecidas. Sin embargo, la legislación chilena establece que si la familia se opone a la donación, y aún cuando el fallecido haya manifestado su voluntad de ser donante en vida, se respeta la decisión de los deudos. Es por esto que es sumamente importante conversar con la familia sobre el tema, debido a que en muchos casos el desconocimiento o la duda inducen la negativa de la familia. Cabe señalar que en 2017 la tasa de donantes de órganos en Chile subió a 10 por cada millón de habitantes, cifra que si bien fue valorada positivamente por el Ministerio de Salud, fue motivo también para triplicar esa meta. Durante el año pasado se hicieron 457 procuraciones, lo que representó un aumento de 120 respecto a lo logrado en toda la década. Se trata de cifras históricas, si consideramos que hace dos años la tasa no superaba los seis por cada millón de habitantes.
  22. 11 Enero 2018 [VIDEO] El Golf R de Volkswagen ya ruge en Chile La versión más deportiva del Golf se estrenó en nuestro país. Su precio es de $ 29.990.000. Todo comenzó como una idea para conmemorar en 2002 un aniversario del Volkswagen GTI, sin embargo, la historia derivó en uno de los modelos más emocionantes del mundo. Se trata del Golf R, la opción más alta del creador del segmento hot-hatch, el cual aterrizó en Chile luego de tres años de negociaciones con la marca El Golf R saca apenas 5 mil unidades al año y se comercializa en escasos mercados. En América, sólo está a la venta en tres países (EE.UU. Canadá y México) al cual ahora se suma Chile. Esa exclsuividad le entregaba al Golf R un condimento especial, por lo mismo, los fanáticos preguntaban desde hace un buen tiempo por su arribo. La respuesta siempre era “estamos intentando traerlo”. Pero, ¿qué hace tan llamativo y tan esperado a este vehículo? Para empezar, es una de las expresiones máximas de la deportividad en marcas generalistas, destacando en su exterior por un ancho parachoques estilo Motosport, el faldón delantero deportivo, la rejilla de aire en negro delantero, los focos LED con luz de conducción en curva y los faldones laterales en negro brillante. En la parte zaga se observa una salida de escape con cuatro tubos, un alerón en el techo, difusor especifico del modelo R, y focos LED. A nivel de dimensiones,es practicamente igual que el GTI, o sea, tiene 4.262 mm de largo, 1.799 mm de ancho, 1.465 mm de alto y una distancia entre ejes de 2.626 mm. El maletero permite 343 litros de carga. En el interior, el cinco puertas deportivo dispone de asientos eléctricos tapizados de cuero “Vienna”, los que cuentan con una memoria para 12 posiciones. Además, cuenta con freno de mano eléctrico, guantera refrigerada y sunroof panorámico. En la consola central debuta la radio “Discover Pro”, que tiene una pantalla de 9,2” e incluye navegador, sensor de aproximación, control de movimientos, y una APP Connect con control de voz. A esto se suma una pantalla TFT de 12” controlable a través del volante multifunción y que entrega diversas opciones de personalización para visualizar funciones e indicaciones del 4Motion. Alto poder La virtud máxima del Golf R pasa por las emociones que entrega y eso se consigue -entre varios aspectos- gracias a la motización que lo mueve. Pero no fue sencillo dar con el propulsor ideal, de hecho, fue uno de los aspectos más complicados cuando se creó el modelo. En ese momento, se decidió utilizar el motor Reihenmotor 32L24V (que significa motor de desplazamiento transversal de 3.200 cc con 24 válvulas). De ahí que el prototipo se denominara GolfR32. Ahora, el modelo se mueve por un motor de 2.0 litros TSI que desarrolla 310 Hp, con un par de 400 Nm desde las 2.000 rpm, asociado a una caja automática de doble embrague (DSG) de siete velocidades. Este bloque le permite pasar de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos. Para apoyar la potencia y no salir despegado del piso, se agregó la tracción integral 4Motion. El diferencial le permite ir distribuyendo la fuerza de manera inteligente, mejorando la distribución de la fuerza, permitiendo más estabilidad, aceleración y dinámica de conducción. En seguridad, incluye siete airbags, control electrónico de estabilidad, de tracción, frenos multicolisión y el sensor Blind Spot que detecta el punto ciego y también estrena el sistema de asistencia Lane Assit, que desde los 65 km/h se activa y reconoce, registra y evalúa la señalización de las calles, lo que posibilita al conductor reaccionar y prevenir en caso de que se salga del carril gracias a sus señales acústicas y sus vibraciones. Por último, también posee el sistema Light Assist, que regula la conexión y desconexión automática de las luces altas mediante una cámara en el retrovisor interior que examina el entorno delante del vehículo a partir de los 60 km/h. “Golf R es la máxima expresión de nuestra marca. Una bestia que demuestra que Volkswagen siempre está buscando nuevas maneras de exacerbar esa veta deportiva y de performance de nuestra afamada gama Golf. Teníamos una deuda con los fanáticos de Golf R y hoy la saldamos con una tercera generación que logra ganarse a sí misma. Orgullosos pero por sobre todo, ansiosos de dar la alternativa de vivir lo que significa conducir y gozar un R”, precisó Mario Valdovinos, gerente de Volkswagen Chile, quien agregó que el modelo tendrá un precio de $ 29.990.000. Fuente: http://mtonline.cl/2018/01/el-golf-r-de-volkswagen-ya-ruge-en-chile/
×