Saltar al contenido

Cambiar

Foto

Capítulo 21


  • Please log in to reply
8 respuestas a este tema

#1
Payasso

Payasso

    Forista V.I.P.

  • Usuari@ en Otoño
  • 31.544 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:punta arenas ¡que frio!
  • Intereses:cine y tv
INTERIOR. CENTRO DE LA CIUDAD. NOCHE.

Bárbara camina apresuradamente por la extensa calle que parece interminable. En ese momento hay poca gente, todos transitando sumidos en sus propios mundos. La muchacha se acaba de enterar que no volverá a ver a Matías por un tiempo relativamente incierto, por eso es que camina con la cabeza gacha tratando de controlar sus enormes ganas de llorar. Repentinamente pierde el equilibrio y cae al suelo, sus manos se arrastran por el cemento evitando que ella se desplome en la solera bruscamente. Alguien, inmediatamente, acude a ayudarla.
- Estás bien?- pregunta un muchacho.
- Si...- responde ella limpiándose un poco el polvo de su ropa. La sangre en una de sus manos comienza a brotar a causa de profundos cortes.- Eh... gracias...

La chica se dirige hacia el local donde canta Ian, por un momento queda mirando el espectáculo del joven desde afuera del local. Saca un pequeño pañuelo para amarrárselo en la mano dañada.

- Pasa Bárbara, qué estás haciendo allá afuera...!- aparece Pancho, el dueño del boliche.
La chica ingresa al sencillo local en el momento justo en que todos aplauden a Ian que acaba de finalizar su última canción de la noche. El joven, al terminar, se dirige inmediatamente hacia Bárbara.

- Hola, qué haces tan tarde aquí?- pregunta Ian.
- Venía a verte solamente...- dice Bárbara con un tono de voz que hace evidente su tristeza.
- Te pasa algo?
Bárbara asienta con la cabeza bajando la mirada. Ian le toma la mano y la lleva hacia afuera.

PEQUEÑA PLAZA CROACIA.

Un monumento de un par de focas con unas cuantas bancas de madera es todo lo que posee esta sencilla plaza.
Ian está sentado escuchando atentamente a Bárbara que, sin mirarlo, le cuenta todo lo sucedido últimamente.
- Cuando crees que partiría hacia Cuba?
- Yo creo que lo antes posible...en una o dos semanas más, no lo sé.
- Bueno pero no creo que se demore mucho en volver, a lo más un par de meses.
- Ojalá sea así...
Bárbara se pone de pie para dirigirse justo al centro de la plaza. El muchacho permanece sentado viéndola.

- No quiero perderlo Ian... – dice Bárbara con la vista en el cielo.- Él lo ha sido todo para mi, es la primera persona que he amado en mi vida, el primer pololo... la primera persona que me hace pisar un restaurante elegante, aunque me haya dejado plantada...- sonríe.- E innumerables de primeras veces...

Ian se incorpora y va a su lado. La mira detenidamente para darle un cálido abrazo.

- Mira...- dice el muchacho elevando la vista.

Bárbara alza la mirada encontrándose con dos hermosas palomas blancas que vuelan en circulo sobre sus cabezas.
- Es hermoso...- dice Bárbara soltando una sonrisa.
- A veces cuando estoy triste, suele pasar lo mismo... dos palomas vuelan armoniosamente a mi alrededor... Claro que ahora no lo hacen por mí...
Hay una extensa pausa entre los muchachos, las avecillas bajan volando en círculos alrededor de ellos. Como una lenta ráfaga de viento se deslizan por el helado ambiente, Bárbara cierra los ojos sintiendo muy de cerca el zumbido que las palomas hacen al volar. Lentamente ascienden hacia el cielo perdiéndose entre las nubes, dejando sólo en la silenciosa noche el cálido sonido de la respiración de ambos muchachos.



CAPITULO 21
"AMBAR: Es tiempo de cambiar..."



INTERIOR. CASA DE SOLEDAD. MAÑANA.

La mujer sale de la habitación de Isaac. Cierra sigilosamente la puerta para apoyarse en la pared, suspira profundamente dejando entrever una satisfactoria sonrisa en sus labios. En ese momento aparece Arturo.

- Hola Soledad, que haces despierta tan temprano, son las 7 y media de la mañana.- dice el hombre con un espontáneo tono de voz, ignorando todo lo sucedido la noche anterior. La mujer no le responde... – Soledad, quiero pedirte perdón si ayer te hice pasar un mal rato, la verdad no me acuerdo mucho de lo que pasó.

Soledad está seria con la vista fija al frente.
- Me imagino que fue grave lo que sucedió ayer... me di cuenta que no dormiste conmigo anoche... Por favor mi amor...- se acerca a acariciarle el rostro.
- No me toques.- Dice Soledad sin despegar la vista del frente. Arturo asienta con la cabeza.
- Entiendo tu reacción...- el hombre baja la cabeza volteándose para irse.
- Arturo...- dice la mujer deteniéndolo.- Creo que hay algo que deberías enterarte...

La mujer abre de par en par la habitación de Isaac, el hombre se acerca viendo a su hijo dormir plácidamente.
- Dios mío!- exclama el hombre- Gracias a Dios que estás bien!!
Se acerca a abrazar a Isaac que despierta algo desconcertado.
- Gracias Dios por traerlo de vuelta con vida!- el hombre se aferra a los brazos de su hijo llorando de alegría.- Donde estuviste todos estos días hijo?! Me preocupaste! Pero gracias a Dios que estás bien!
- Papá...- dice Isaac con un débil tono.
Soledad se asoma en la puerta para ver lo sucedido, su mirada severa y recta se convierte en una cálida mirada al ver a su hijastro llorar también de emoción.
- Papá, no sabes cuanto te he extrañado...
- Yo también hijo, yo también...! Ven hijo, abrázame!
- Papá, te quiero mucho...
Soledad se seca inmediatamente sus lágrimas sin dejarse ver.
- Soledad, ven...!- dice Arturo. Soledad no le toma atención, sigue apoyada en la pared.- Hay que avisarle a tus amigos que estás bien!
- No papá, todavía no... quiero estar tranquilo este día... me siento muy agotado...
Isaac se recuesta en la cama sumiéndose nuevamente en el sueño. Arturo se pone de pie con una gran sonrisa para dirigirse hacia la puerta.
- Soledad, no puedo creerlo!- dice Arturo sin encontrarse con su mujer, todo el pasillo del segundo piso está vacío y silencioso.

INTERIOR. SALA DE MUSICA. MAÑANA.

Graciela abre repentinamente la puerta de la sala encontrándose con un curso completo con la vista puesta en ella que la miran algo extrañados.
- Hola!- dice la chica espontáneamente. La profesora la ve de reojo.- Disculpa Marcela, pensé que todavía no empezaba tu clase.
- Deseas algo Graciela?- pregunta la joven mujer.
- Necesito hablar con Ambar. Puedo pasar?
- Prefiero que hablen afuera, aquí puedes interrumpirme la clase “otra vez”.- remarca esta últimas palabras.
- Ok, lo siento...- dice Graciela con una picaresca sonrisa. Mira a su amiga que está sentada en la última banca y le hace un gesto de que salga de clases.

Ya fuera de la sala, Graciela saca desesperadamente un papel de su bolsillo, parece estar sumamente ansiosa.
- Mira...!- extiende una hoja de papel de cuaderno.- Dime si te gusta...
- Ojos esmeralda...- repite Ambar.- Qué es esto, un poema?
- No poh, es una canción...
Ambar lee detenidamente cada línea.
- Está interesante...- mira a su amiga.- Y tú desde cuando que escribes canciones...?
- Por dios Ambar, se nota que no conoces a Graciela Strauss por favor... tú amiga multifacética hace de todo, desde escribir hermosas canciones hasta hacer que una persona viva el mejor orgasmo de su vida.
- Jajaja! Y para esto me sacaste de clases?
- Si poh! Es que quiero que le pongas melodía, de verdad me gustaría que se hiciera una canción...
- Podría ser...
- Está inspirada en Matías...
- En serio?
Graciela asienta con la cabeza.
- Ya niña, vete a clases... nos vemos a la hora de almuerzo...- dice Graciela marchándose. Ambar se voltea para entrar a su sala sin despegar la vista del papel.

INTERIOR. COCINA; CASA DE SOLEDAD. MAÑANA.

Soledad ha permanecido sentada en la mesa aproximadamente media hora, su cabeza no ha dejado de darle vueltas al asunto con Arturo, sobre la situación actual con Isaac y cómo poco a poco se siente con menos fuerza de llevar a cabo su ambición y quedarse con el testamento de su marido. Su café ya está frío, sin embargo la mujer no deja de girar la cuchara en círculos sobre el oscuro líquido. Levanta la taza para tomar un sorbo.
- Maldito café...!- dice la mujer dejando la taza nuevamente sobre la mesa. En ese momento entra Isaac a la cocina.
- Te puedo pedir un favor Soledad? Podrías cocinar lasagña hoy día?
La mujer se pone abruptamente de pie.
- Isaac! Deberías estar descansando! Vamos, te llevaré a tu pieza. No debes hacer ningún esfuerzo...

Soledad le toma el brazo al joven.
- No te preocupes Soledad, yo estoy bien. Incluso tengo un poco de ánimos para sentarme a conversar un rato contigo...- el muchacho le muestra una sonrisa. Soledad parece de nuevo contenerse las ganas de llorar.
- Bueno, está bien...
Ambos se sienta en la mesa, se miran por un largo periodo. Soledad parece estar sumamente nerviosa.
- Perdona si me notas un poco inquieta, pero es que el verte... con vida... me emociona mucho.- la voz de la mujer suena severa y orgullosa, aún así la expresión de sus ojos son de gran cariño hacia el joven.

Isaac le toma la manos y le da un suave beso.
- Te voy a contar donde estuve todo este tiempo...- dice el muchacho dejando caer una lágrima.

INTERIOR. PEQUEÑA SALA DE ENSAYO; CASA DE ALBERTO. MEDIODÍA.

Ambar entrega a cada uno de sus compañeros una hoja con lo que parece ser una canción. Están todos presentes a excepción de Matías e Isaac.
- Ojos esmeralda?- dice el Jaiba extrañado leyendo la letra.- Vaya, vaya... está interesante la letra; quién la escribió?
- La escribió Graciela, pero yo la modifiqué un poco...- Dice Ambar entregando la última hoja.- Es una letra bastante interesante como dijiste Jaiba, se puede sacar una buena melodía para que sea nuestro primer gran single.
- ¡¿Qué?!- exclaman todos al unísono.
- Estai hablando en serio?
- Si poh, es cosa de hacer un buen tema teniendo como base esta letra.
Graciela parece no dar más de la emoción.
- En quién te impiraste para escribir esto Graciela, que yo sepa no tengo los ojos color esmeralda...- dice el Jaiba - A propósito... cómo chucha es el color esmeralda?
- Bueno, comencemos... yo traté de ponerle una melodía... vamos a ver si les gusta...- Ambar toma el papel para comenzar a cantar.
- Yo que pensaba que escribías puras letras medias revolucionarias, así como los punkies.- replica el Jaiba.
- Ya vamos a empezar con lo mismo...- Graciela cierra sus ojos negando con la cabeza.
- Ya, silencio Jaiba!- exclama Ambar.
- Uy, habló Hitler... jajaja!
- Ya poh, cállate. Sino quieres que te meta la flauta traversa por la r...
Todos estallan en risas. El Jaiba queda serio, asienta con la cabeza tirándole un beso. Ambar le sonríe, toma un poco de aire para comenzar a cantar la melodía puesta a la letra de la canción.

INTERIOR. COCINA; CASA DE SOLEDAD. MEDIODIA.

Isaac acaba de narrarle a Soledad todo lo acontecido. La mujer se pone de pie llorando intensamente, se voltea para ir al baño.
- Perdóname Isaac nuevamente, pero no acostumbro a que la gente me vea llorar...
- No te preocupes, cada uno tiene su propio orgullo.- Isaac baja la cabeza.- Orgullo...- repite.- esa palabra no me gustaría oírla nunca más...

La mujer se queda un momento viéndolo para luego abrazarlo repentinamente.
- Sabes que eres como mi hijo, te quiero como tal Isaac... por ti sería capaz de hacer cualquier cosa...
- Yo también, eres como mi madre... de hecho eres mi mamá... la persona que me tuvo ojalá nunca se apareciera por aquí, de hecho no estoy ni ahí con conocerla... contigo se llenó ese vacío maternal que había en mi vida.
Soledad se aferra a los brazos de su hijastro con todas su fuerzas.
- Ya Sole, si no es para tanto. No te pongas llorona... eres igual de parecida a Ambar... llorona y orgullosa. Ríe. La mujer queda un instante en silencio.
- Ya, será mejor que me lave la cara. No quiero que tu padre me vea en este estado.
La mujer se voltea y se dirige al baño. Isaac queda unos momentos de pie, se dirige hacia el teléfono y marca el número de Ambar. Contesta Alberto...
El muchacho queda un momento callado, el segundo “Aló” del hombre hacen al joven cortar inmediatamente.

Llega la noche a la ciudad de Punta Arenas, una noche cálida, sin lluvia ni viento; las estrellas se pueden ver nítidamente junto con la luna llena sin ser obstruídas por alguna nube, algo no muy casual en la ciudad.
Son aproximadamente las 12 de la noche, Graciela y el Jaiba son los últimos en abandonar el ensayo. Todo el grupo han estado casi todo el día ensayando el nuevo tema.

- Sabes donde fue Ambar?- pregunta el Jaiba mientras camina junto a Graciela por la solera.
- Creo que fue al instituto, cada ciertos días se queda ahí a tocar algo de música con su inseparable flauta traversa.- ríe.- No sé cómo no le da miedo quedarse sola ahí.
- Se queda sola?
- Si... bueno, hay veces que la acompaño yo o Isaac... pero la mayoría del tiempo prefiere quedarse sola.
Hay una pausa.
- Oye Jaiba, a todo esto. Por qué preguntas tanto por Ambar?
- Bueno, con toda la situación con Isaac nos hicimos súper amiguis, qué hay de malo en eso?
- Nada malo...
Hay una nueva pausa.
- Que raro verte callado...- dice la muchacha.
- Ah?- dice el joven saliendo de un pensamiento.- No, nada... si te dije que somos amigos!
- Jajaja, andai más perdido! Vamos, reconócelo!
- Que cosa quieres que reconozca? Te dije que no era el padre de tu hijo. Jajaja!- Ambos sueltan una carcajada.- A menos que salga tipo David Beckham, bueno ahí estaría dudándolo.
- Ya poh Jaiba, no te hagai el leso.
- Que hueá estai hablando?
- Que te gusta la Ambar!
El Jaiba parece ponerse nervioso, camina apresuradamente sin decir palabra alguna.
- Nada que ver... cómo se te ocurre...
- Reconócelo! Vamos, confía en mi...
- Te dije que no!- dice enojado.
- Ey, pero por qué tan denso loko?- Graciela comienza a hablar como flaite- Vamos, dime la pulenta!
El Jaiba se detiene bruscamente.
- Ya oh, está bien!
- Lo reconoces?!- exclama Graciela.
- Si, ya! Lo reconozco! Pero voy a confiar en ti, no se lo digas a nadie!
- Pero tampoco se lo piensas decir a Ambar?
- Estay más hueona?!
- Pero por qué no?
- Porque está con Isaac poh! Prefiero no decírselo hasta que... no sé... se encuentre soltera... hasta el momento la estoy comenzando a querer en secreto.
Ambos se sientan en la solera de la calle.
- Que raro, nunca antes había sentido esto por alguna mina. Todas las que he conocido han sido como pa’ puro darles como caja! Jajaja! Pero Ambar es diferente, ella es como para abrazarla, para mirarla detenidamente contemplando todo lo hermosa que es. Para amarla...
Graciela mira detenidamente al muchacho con cierto encanto.
- Que tierno...- lo toma del brazo.- Nunca pensé que te oiría hablar así... en todo caso te comprendo Jaibita, yo también a veces me siento enamorada de ella.
- ¡¿Qué?!- exclama el muchacho con sorpresa.

INTERIOR. INSTITUTO. NOCHE.

Ambar se acerca a Gastón, uno de los guardias.
- Uf, otra vez tú a meterme en problemas.- dice el hombre.
- No seas exagerado, cuando te he fallado a ver?
- Mm... tienes razón... ya pequeña saltamontes aquí te dejo las llaves. Cuidado con hacer algo indebido...
- No te preocupes Gastón. nos vemos...
- Uy, espera... emergencia. Voy a pasar al baño antes de irme...
El hombre se adentra a uno de los baño que hay por ahí cerca, Ambar se dirige directamente hacia el teatro con su estuche en donde porta su preciada flauta traversa.
La puerta de entrada se abre lentamente entrando alguien haciendo el más mínimo ruido. Se esconde detrás de unos pilares mientras Gastón sale del baño y se retira del instituto apagando todas las luces y cerrando la puerta de entrada con el otro manojo de llaves.

EXTERIOR. UNA CALLE CUALQUIERA. NOCHE.

El Jaiba ve perplejo a Graciela, casi no respira.
- Que onda?- dice la muchacha sin conseguir respuesta por parte del muchacho.- Jaiba!- lo hace reaccionar.
- No pensé que eras...- omite la última palabra.- Y te ves tan delicada, tan mujer... No como todas las camioneras que he conocido!
- A ver...- dice Graciela seria.- A qué te refieres con eso de que “pensaste que era...” que era qué?
- No se poh... rara!
- Oye para! Yo no soy nada de rara...!
- Cómo que no? Si me acabas de confesar que...
- Mira, creo que no tienes idea de la situación.- lo interrumpe- El que me guste una mujer no significa que sea rara, que me imagino quiere decir lo mismo que el termino “lesbiana”... uy, odio esa palabra.
- Si poh, eso! Lesbiana...
- Primero que todo, no soy lesbiana ok? Prefiero el concepto “libre”... decir que soy “bisexual” por otro lado me hace sentir encasillada.
El Jaiba sigue mirando con espasmo a la joven.
- Qué? Todavía estás asustado por lo que te acabo de confesar?- pregunta la muchacha.
- No, ya no...
- Entonces por qué me miras con esa cara de como si te fuera a matar...?
- Es que me estaba imaginando algo...
- Qué cosa...?
- Serías capaz de tirar con una mina frente a mí? Eso sí que es un sueño que llevo desde la primera erección que tuve...

Graciela le pega un golpe en el brazo para ponerse de pie.

INTERIOR. SALA DE TEATRO; INSTITUTO. NOCHE.

Ambar se pone de pie sobre el escenario, mira las bancas vacías imaginando que todo está repleto de gente. Suspira profundamente cerrando sus ojos para posar sus delicados labios sobre el instrumento.
En ese momento alguien entra al lugar quedando de pie para escucharla atentamente.
Ahora es la voz de Ambar que llena el lugar, interpreta melodiosamente la canción escrita por Graciela. Poco a poco la melodía inicial que había compuesto se convierte en una hermosa improvisación. AL terminar el último fraseo abre sus ojos lentamente, puede divisar que alguien la observa desde el final del teatro. El personaje se acerca dando sutiles aplausos mientras la ve con una radiante sonrisa.
- No puede ser cierto...- Los ojos de la muchacha se llenan de lágrimas.
- Te acuerdas que así nos conocimos? Tú interpretabas una canción y yo te miraba desde el final del teatro...- hace una pausa.- Ahora... nos volvemos a encontrar Ambar...

La muchacha sonríe dejándose llevar por la emoción de encontrarse nuevamente con Isaac. Baja apresuradamente del escenario para correr al encuentro del joven. Se juntan en un fuerte abrazo donde denotan todo el intenso amor que sienten el uno por el otro.
- Te amo! Te amo!- repite Ambar continuamente.- Te amo con todo mi corazón! No te me vuelvas a escapar así, oíste?- Se acerca besándolo apasionadamente.- Donde estuviste todo este tiempo Isaac, donde te habías metido...?
- Ambar, eso es lo que tengo que contarte... por favor, escúchame con mucha atención...

Ambos se sientan en el borde del escenario. Ambar se apoya en el hombro del joven mientras le toma suavemente ambas manos. El joven se inclina a besarla para luego mirarla fijamente.
- No sabes cuánto extrañaba tus besos...- dice el muchacho dándole un segundo beso.
Hay una extensa pausa de silencio. Isaac respira hondo comenzando a contarle todo lo acontecido...

- Todo este tiempo estuve...- se detiene para pensar.- estuve... recluído en una clínica...
Ambar se incorpora para mirarlo fijo.
- Estuve de verdad muy mal, tenía... y sigo teniendo un severo problema con el alcohol... hace dos semanas exactamente me ví de pie sobre un abismo, un abismo que era la muerte. En ese momento deseaba nada más que morir...- una lágrima cae por su mejilla- Si daba un solo paso más habría dejado de sentir ese dolor que me estaba matando... pero decidí...- queda un rato en silencio.- decidí vivir... por ti...
Ambar comienza a sollozar.
- Hace varios meses que he tenido problemas con el alcohol, por dentro estaba intoxicándome... Pensé, si decido vivir... tengo que hacer algo por mi persona... solucionar este alcoholismo... así que me interné para desintoxicarme...
- Pero por qué no le avisaste a nadie Isaac? Los carabineros siguen buscándote...
- No lo sé, en ese momento no quería nada... no pensaba, solamente tenía la duda si lo que había hecho era lo que estaba correcto. No sabía si al volver me tratarías con la misma indiferencia de siempre, no sabía si me querrías ver, no sabía nada... perdóname si te preocupé.
- No te preocupes mi amor...- la chica le da un sutil beso en la frente mientras Isaac se apoya en el pecho la muchacha.
- Tienes que ayudarme Ambar a superar esto...- Isaac comienza a llorar.- Todavía este alcoholismo no está superado del todo, tienes que ayudarme por favor...
- No te dejaré solo nunca más... te apoyaré y te protegeré si es necesario... sabes que puedes contar conmigo para lo que sea... para mí... tú lo eres todo Isaac... eres mi vida...
Es primera vez que Ambar le habla tan sinceramente de lo que siente por el muchacho.
Ahí se quedan hasta que sale el sol.

UNA SEMANA DESPUES...

El grupo interpreta la versión ya terminada de la canción “Ojos esmeralda”. Frente a ellos está Alberto, Carlos y Matías que miran fervorosamente lo que “Punto Célica” entrega: una canción que mezcla principalmente el estilo rockero junto con el Folcklore. Al finalizar, Bárbara hace una reverencia a los presentes que los ovacionan con un fuerte aplauso.
- Excelente!- Dice Carlos.- Ese tema estoy seguro que va a pegar fuerte!
- Este tema está dedicado a ti poh amigo, partner...- El Jaiba se acerca a Matías y le da un fuerte abrazo.- Es todo lo que al parecer siente una muchachita por aquí por ti... jajaja!
Graciela niega con la cabeza.
- Muchas gracias muchachos, fue una muy bonita sorpresa la que me acaban de dar...
Todos se acercan al muchacho y lo abrazan en círculo.
- Vuelve pronto compadre...! No te vayai a desaparecer como uno por acá.- dice el Jaiba mirando de reojo a Isaac.
- SI Jaiba, no hay problema. Volveré pronto.
Todos comienzan a saltar alrededor de Matías. Bárbara es la única que está al margen mirando con cierta nostalgia al joven.
- Bueno, creo que nosotros los dejaremos un rato solitos...- dice Ambar.
- SI... cuídate mucho Matías, mantente en contacto con nosotros.
Todos se despiden del joven para luego marcharse, poco a poco Bárbara y Matías van quedando solos en la sala de ensayo.
- Bueno... llegó el momento de decir adios.- Bárbara sonríe encogiendo los hombros.
- Así es...- el muchacho también le sonríe.
- Esta será una despedida bonita, sin lágrimas, cada uno con una sonrisa...
Matías mira su reloj.
- Me quedan 5 minutos antes de partir...
- Que se puede hacer en 5 minutos? Sólo desearte suerte en tu viaje, que toda la operación salga bien. Que ojalá no me engañes allá con alguna Cubana.- ríe.- Y que aquí te estará esperando alguien que te ama de todo corazón.
- Muchas gracias...
Matías se acerca a darle un beso, Bárbara corre lentamente su rostro dándole el beso en la mejilla.
- No se te olvide que te quiero mucho...- dice Matías tomándole ambas manos. Ella, sólo asienta con la cabeza dejándolo marcharse.
El muchacho se voltea para dirigirse a un taxi que lo está esperando. En ese momento los ojos de Bárbara se inundan de lágrimas, comienza a sollozar débilmente para que nadie la oiga... por un momento siente el impulso de ir y abrazar a Matías y llorar con todas sus ganas pero se retiene, se acerca a la puerta viendo al joven subirse al taxi, una escena que recordará, tal vez, por mucho tiempo...

INTERIOR. DEPARTAMENTO DE GRACIELA. TARDE.

Graciela ingresa a su departamento viendo en el suelo una pequeña hoja de papel. Se agacha a recogerla y la lee... “Vé a mi antigua casa... Matías”. La joven queda un momento desconcertada, toma nuevamente sus cosas y se marcha hacia el lugar señalado.

INTERIOR. CASA DE SOLEDAD. TARDE.

Arturo se acerca a Soledad. La mujer, con su indiferencia de siempre, mira detenidamente televisión.
- Mi amor...- el hombre se sienta a su lado.- por lo visto no se te ha quitado el enojo...
Soledad permanece en silencio.
- Soledad, hay algo que debo decirte...- hace una pausa.- Soledad, por favor tómame atención.
- Ok, dime.- dice con un serio tono de voz.
- Voy a ser lo más conciso que se pueda...- suspira- Desde hace algún tiempo que he estado solicitando a la empresa un... traslado...
- Qué? Por qué?- dice la mujer con sorpresa.
- Soledad, quiero que nuestra relación comience desde cero, desde hace algún tiempo que te he notado cambiada, nuestra relación se va deteriorando poco a poco.
- Está bien, reconózco que no he sido la misma, que nuestra relación no es la misma que de un principio. Pero que tiene que ver eso con un traslado?
- Necesitamos aires nuevos, quiero irme contigo a otro lugar... a comenzar una nueva vida.
- Lo siento Arturo, pero no estoy de acuerdo...- lo interrumpe.- Aquí tengo mis clases de danza, no lo voy a dejar así como así nomás.
- En Santiago hay mejores carreras de danza, allá puedes encontrar más oportunidades de emplearte como bailarina.
- No lo sé Arturo, creo que es una decisión demasiado drástica.
- Piénsalo Soledad, por favor...
Soledad asienta con la cabeza. Arturo se pone de pie y se retira.

INTERIOR. SALA DE ENSAYO. TARDE.

Ian se acerca hacia una pequeña silueta sentada en una esquina del lugar. Bárbara ha permanecido ahí por más de 10 minutos aproximadamente. El muchacho se hinca frente a ella sin decirle ninguna palabra, sabe perfectamente lo que le está pasando.
- Creo que me arrepentiré el resto de mi vida por dejarlo ir así como así... fingiendo tener una sonrisa en la cara cuando por dentro estoy destrozada, ni siquiera pude despedirme bien...- dice la chica secando sus lágrimas.
- Se iba directamente al Aeropuerto?
- Iba a pasar a buscar a su mamá y de ahí se iban a ir...
- Pero entonces todavía tienes tiempo! Vamos, pidamos un taxi que te lleve a aeropuerto.
Ian le toma la mano para incorporarla.
- No creo que alcance a llegar Ian.
- Cómo que no? Apuesto a que si...! Vamos!

Ian saca de su bolsillo su celular para llamar al taxi más cercano.

INTERIOR. CASA DE AMBAR. TARDE.

Ambar mira televisión junto con Isaac, la muchacha no deja de mirarlo detenidamente mientras le hace cariño en el pelo. El Jaiba está sentado en el asiento del frente, mira constantemente a la pareja con un leve dejo de resignación.
- Bueno chicos, será mejor que me vaya... acá estoy puro tocando el violín.- Dice el Jaiba riendo.
- No Jaiba, no hay problemas... quédate.- responde Ambar.
- No chicos, es que estoy viendo la posibilidad de entrar a estudiar a una Universidad y ahora voy a averiguar las matrículas.
- En serio? Y qué piensas estudiar?- pregunta Isaac.
- Eh...- El Jaiba baja la cabeza un poco cohibido.- Profesor de educación diferencial...
- Que buena!- exclama Ambar.
- Ya, se me está haciendo tarde... que estén bien.
El Jaiba se dirige rápidamente a la puerta para salir de la casa. Afuera queda un momento de pie.
- Bueno Jaiba, tu oportunidad de enamorarte parece que se funó...- se dice a sí mismo.- Ya habrán otras oportunidades, no te desesperes...- El joven queda un momento pensando, camina lentamente por la solera sin dejar de pensar en Ambar.

Isaac sintoniza “Mega” en el momento justo en que comienzan a dar el Chavo del 8. Isaac suelta una carcajada.
- Que fome...- dice Ambar riendo.- te gusta ver esto?
- Son buenos!- Isaac está con la vista pegada en la tele riendo por cada situación que presenta la serie.- Kiko la lleva...!
Ambar niega con la cabeza uniéndose a mirar la serie. Isaac, repentinamente, se acuesta sobre las piernas de la chica.
- Ráscame la espalda...!- dice Isaac con una radiante sonrisa.
- Que regalón! No, que fome...
- Ya poh, un ratito nomás...
- Ya oh, bueno...
La chica lo mira comenzando a rascarle la espalda.

EXTERIOR. ANTIGUA CASA DE MATIAS. TARDE.

Graciela se acerca mirando maravillada todo el lugar. Se acerca a la puerta, gira la manilla encontrándose con la puerta abierta. La muchacha ingresa mirando detenidamente el interior, todo está perfectamente remodelado. Se acerca hacia la mesa del living viendo una pequeña nota. La chica toma el papel para comenzar a leer...
- “Desde ahora en adelante esta también será tu casa, espero que te guste cómo quedó... yo volveré pronto... si te fijas en la puerta que hay frente a ti, encontrarás una linda sorpresa...”

Graciela suelta una cristalina lágrima. Camina hacia una gran puerta de madera entreabierta; lentamente empuja abriéndola encontrándose con una habitación en donde hay una pequeña cuna, algunos peluches y un balón para jugar fútbol. Toma una nueva nota que hay en la cuna en donde Matías le deja el último mensaje: “Confío en que será un hermoso niñito...”
En ese momento Graciela lleva ambas manos a su cara comenzando a llorar de emoción.
Esta definitivamente será lo último que sabrá del muchacho en mucho tiempo, en cierta parte, ella por dentro presiente que el viaje de Matías no será por algunos meses, sino por años.

INTERIOR. HABITACION DE ALBERTO. ANOCHECER.

La puerta de la habitación del hombre se abre sigilosamente, unos lentos pasos ingresan acercándose al hombre que permanece de pie sin dejar de quitar la vista del frente.
Soledad se voltea cerrando la ventana.
- Te tardaste mucho tiempo Soledad...- dice Alberto.
La mujer se voltea viéndolo en un extenso silencio.
- Alberto, no pude cumplir lo que te había dicho, no pude terminar con la vida de Arturo...
El hombre se acerca a tomarla sutilmente de las manos.
- No importa mi amor... estoy dispuesto a esperar todo lo que sea necesario a que ese imbécil se muera, mientras no nos dejemos de ver...
- Ese es el problema Alberto, que nos sigamos viendo...
Hay una inquietante pausa.
- Alberto... vine aquí solamente por un motivo...- titubea.- Arturo pidió un traslado a Santiago, y yo accedí a irme con él.
- Qué?
- Alberto, espero que lo entiendas... no puedo estar con ambos juntos, quiero que las cosas se den por sí solas. Quiero que Arturo viva hasta el día que tenga que vivir.
- Si, claro...- responde el hombre con ironía.- Hace dos meses lo único que querías era terminar con su vida, ahora me dices que quieres verlo vivir...? quien te entiende!- responde el hombre enojado.
- Alberto baja el tono, está Ambar con Isaac en el comedor.
Soledad se acerca a la puerta y la cierra con llave.
- Si cambié de decisión fue solamente por amor... no por amor a Arturo, sino hacia Isaac...
- Tú hablando de amor?- Alberto ríe burlescamente.- Por favor... tú no eres capaz de amar a nadie...
- Ese muchacho me ha hecho sentir que puedo cambiar, que puedo despojarme de esta frialdad y poder ser de otra manera. A Isaac lo amo con todo mi corazón, el es mucho más que mi hijastro... y el ver que el también me considera una madre me hace sentir plena, una mejor persona. Si fue que me arrepentí de matar a Arturo fue por Isaac, por el inmenso cariño que le tiene a su padre.
- Y qué pasa con Ambar?- pregunta Alberto.

Soledad y el hombre se miran directamente.
- Qué pasa con nuestra hija? Donde queda ella en todo esto?
Soledad parece inquietarse, lleva una temblorosa mano a su pecho.
- Lo siento Alberto... no me pidas más...
Soledad se dirige hacia la ventana para marcharse. Alberto la detiene.
- Qué clase de persona eres que dejas botada a tu hija?
La mujer se zafa de los brazos del hombre.
- Ella ya no es mi hija!- responde con ira.- Ahora es tuya, yo te la entregué cuando nació...!
– Con la condición de que volverías a buscarla y la criaríamos juntos...
- Yo no sabía que se me iba a presentar la oportunidad de obtener tanto dinero con Arturo. No sabía que iba a conocer a ese hombre.
- Eres muy malvada...
- Sabes? A veces creo que puedo ser mucho mas mala de lo que he sido siempre... Ahora no quiero que me vuelvas a hablar hasta que Arturo muera y yo me quede con la herencia.
- Qué te hace sentir tan segura que yo voy a estar ahí hasta cuando tu plan termine?
- Porque puedo verlo en tus ojos, en el fondo sé que estás enfermo de amor por mi... y ni el tiempo ni cualquier circunstancia podrá desligarte de eso tan intenso que sientes por mi.- sonríe marchándose abruptamente. Alberto se voltea arrojando con ira unos objetos que están en su estante hacia la pared.

AEROPUERTO. ANOCHECER.

Bárbara se baja del taxi junto a Ian corriendo apresurada hacia el interior.
- Cómo me veo?- dice la chica sumamente nerviosa arreglándose un poco el pelo.
- Bien... te ves super bien.- Dice Ian sonriendo.
- Ya! Por donde tengo que ir...?
- Por allá.
Ambos corren hacia donde los pasajeros abordan el avión. Todo el lugar está vacío.
- Seguro que es acá?- pregunta ingenuamente la muchacha.
Ian asienta con la cabeza.
- Y por qué no hay nadie...?
El joven queda en silencio. Por la expresión del muchacho Bárbara adivina la respuesta: Matías ya se ha ido. Ella asienta con la cabeza bajando la mirada, sus ojos poco a poco se llenan de lágrimas.

Repentinamente se oye el sonido del motor de una avión. Ambos quedan en silencio, Ian toma de la mano a la joven para llevarla hacia un gran ventanal en donde se puede divisar el avión que comienza poco a poco a deslizarse sobre el camino para despegar.
Bárbara apoya una mano sobre la ventana, repentinamente suena el celular de Ian. El joven contesta.
- Matías!- grita Ian con júbilo. Le pasa rápidamente el celular a la muchacha.
- Aló Matías...?- dice la chica.
- Barbie...!- responde el joven desde el otro lado. Bárbara se aleja un poco de la gente.
- Hace tiempo que no me decías así...- rie.
- Mi amor, desde acá dentro del avión puedo verte... Estoy en la tercera ventana...
La chica se acerca al ventanal apenas divisando en la tercera ventana a alguien que le levanta la mano.
- Ahí te veo que me saludas!- dice la chica sonriendo mientras se seca las innumerables lágrimas que corren por su rostro. El avión despega para comenzar a perderse entre las nubes
- Que no me vaya a pillar la azafata que estoy hablando, o si no es capaz de abrir la puerta y tirarme del avión con todo y maletas.- ríe.
- Se está escuchando mal...
- Es la interferencia mi amor...- la voz de Matías se comienza a escuchar entre cortada.- Bárbara! Bárbara... me escuchas?
- No muy bien... Matías?
- No puedo oírte Barbie!
- Yo sí te escucho, pero muy poco!
- Bárbara si todavía puedes oírme, quiero decirte algo...

La interferencia se escucha más intensamente, la voz de Matías se extingue lentamente... aún así Bárbara puede oír las dos últimas palabras que llevará siempre en su corazón... 5 veces el muchacho repite “Te amo” antes de cortarse la comunicación...


Esta temporada finaliza el: 23 de Junio de 2004 a las 06:19 P.M.




#2
Julietta

Julietta

    Mejor Forista 2008

  • Mejor Forista 2008
  • 21.772 Mensajes
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:mi alter ego
yap, ahora me falta la segunda temporada biggrin.gif

k emocion, leerlo de nuevo biggrin.gif


#3
Payasso

Payasso

    Forista V.I.P.

  • Usuari@ en Otoño
  • 31.544 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:punta arenas ¡que frio!
  • Intereses:cine y tv
No sé si postear aqui mismo la segunda temporada completa, o exigir ( caro.gif ) un nuevo subforo.


#4
Julietta

Julietta

    Mejor Forista 2008

  • Mejor Forista 2008
  • 21.772 Mensajes
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:mi alter ego
pero kreo que zergipio tiene sus 500 temporadas aqui po
xD!

hazte un www.payasso.cl xD!!!!!!!!!!!!


#5
Payasso

Payasso

    Forista V.I.P.

  • Usuari@ en Otoño
  • 31.544 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:punta arenas ¡que frio!
  • Intereses:cine y tv
Jajajaja

No estaría mal un payasso.cl ... Hein38.gif o un juliettayasso.cl jote.gif mas top (h)


#6
Julietta

Julietta

    Mejor Forista 2008

  • Mejor Forista 2008
  • 21.772 Mensajes
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:mi alter ego
O sino.....andate al hoyo nomas


#7
Payasso

Payasso

    Forista V.I.P.

  • Usuari@ en Otoño
  • 31.544 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:punta arenas ¡que frio!
  • Intereses:cine y tv
www. acariciando.gif . com


#8
Kito

Kito

    Forista Medalla de Bronce

  • Usuari@ en Otoño
  • 15.468 Mensajes
  • Ubicación:sentado en mi pc
Uffffffffff 2004 payasso 4 años han pasadooo ohmy.gif
Exelente foronovela la mejor que e leido lejisisismoo ...
Me hizo sentir muchas emociones
Cada personaje tenia su sello tie.gif ...
Muy real exelente los dialogos
Me encantooo
eri seco payassoo !!
lejos lo mejoe q e leido



PD : Isaac le gusta el chavo del 8 por que sera fun.gif
Rascar la espalda fun.gif ??

Yaa subeme la segunda temporadaaaaaaaaaaaaaa !!!

Y andate al hoyo ridi.gif
cambio y fueraaaaaa tie.gif


#9
Fran

Fran

    Forista medalla de plata

  • Usuari@ en Otoño
  • 18.858 Mensajes
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:aquí y allá
Aaaah, que lindo final opra.gif amé la primera temporada, Payassin opra.gif
La personalidad de Graciela me cautivó.. totalmente. La fragilidad de Bárbara me enamoró tie.gif La simpleza de Matías me conmovió diosmio.gif
Y eso jaja esos tres personajes me encantaron, sentí muchas cosas con ellos. Realmente un buen trabajo, te pasaste willy.gif


Ah, a todo esto.. que risa como escribías, Juliesuelta jajajajaja amor.gif





1 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 1 invitados, 0 usuarios anónimos