Saltar al contenido

Cambiar

Foto

Capítulo 20


  • Please log in to reply
2 respuestas a este tema

#1
Payasso

Payasso

    Forista V.I.P.

  • Usuari@ en Fiestas Patrias
  • 32.170 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:punta arenas ¡que frio!
  • Intereses:cine y tv
INTERIOR. DEPARTAMENTO DE MATIAS. DÍA.

Graciela está recostada en el sillón apoyando su cabeza en las piernas de la Sra. Myriam. La mujer le hace cariño en el pelo.
- Cómo te has sentido últimamente Gracielita?- pregunta la mujer con un cálido tono.
- Bien, por lo menos los malestares y mareos has disminuido.
- No me refiero a dolores físicos...- hace una pausa.- Sino a las cosas del corazón... cómo te sientes al saber que vas a ser mamá...?
Graciela cierra sus ojos fuertemente dejando caer una lágrima.
- La verdad no me siento preparada, es cosa de mirarme. Yo no soy de ese tipo de personas, yo soy más libre, más autónoma... no me veo dependiendo de la vida de... un bebé...!
- Y qué crees que es lo mejor para todo esto Gracielita?
- No lo sé, quizá esperar a que nazca para darlo en adopción o...- titubea.- no, eso no... sería muy cruel de mi parte.
- Abortar?- pregunta la anciana.
- Quizá, pero no sería capaz de terminar con una vida... prefiero la primera opción.
Hay una pausa.
- Sabes Gracielita? Yo pasé por lo mismo con Matías... no me sentía preparada para tenerlo. Pero créeme que cuando lo vas sintiendo en la barriga es como que nace un nuevo amor en ti, un amor que nunca antes has sentido. El amor de madre es el amor más grande que existe en este mundo, más que amar a tu pareja, más que amar a algún familiar, incluso más grande que amar a tu mismo padre... No desaproveches esa oportunidad de amar así Graciela...
- Pero tía, yo no soy para tener un crío. Me cagaría mi vida, no podría ser la persona que he sido siempre. Sería un estorbo para mi...- Se incorpora secándose algunas lágrimas.- Ya tía, será mejor que me vaya... se le pasó su dolor de cabeza?
- Mas o menos...- responde la mujer.- Creo que tomaré otra pastilla.
- Bueno tía, cuídese...- le da un beso en la mejilla para retirarse.

Graciela ingresa a su nuevo departamento. Todo está muy vacío, sólo un gran espejo está ubicado en un costado del living. La chica se posa frente a él para verse, se levanta la polera tocándose el vientre.
- Estai hueona Graciela, mírate. Cómo fuiste tan idiota para quedar embarazada...!- se dice a si misma con rabia- Ahora qué harás...?



CAPITULO 20
"MATIAS; Ojos esmeralda"



INTERIOR. ANTIGUA CASA DE MATÍAS. DÍA.

Matías lleva a Bárbara hacia el interior del lugar tapándole los ojos.
- Ahora puedes mirar...- el joven le descubre los ojos. La muchacha mira maravillada todo el lugar.
- Wou! Quedó espectacular... Cómo lo hiciste tan rápido?
La antigua casa de Matías está casi completamente remodelada.
- Gasté algunos de mis ahorros de toda la vida en reconstruirla, claro que no lo hice solo. Contraté a un grupo de carpinteros para que hagan toda la remodelación; te gusta?
- Para qué te voy a mentir, me encanta!- La muchacha se voltea y le da un beso.
- Esta es la sorpresa que le tengo a mi mami...- dice el muchacho emocionado.- Cuando se entere no va a dar más de la felicidad.- ríe.- Eso es lo que más me hace feliz, verla sonreír.
Bárbara se acerca y lo abraza por detrás. Matías le toma suavemente las manos para luego mirarla detenidamente.
- Barbie, quiero decirte algo... algo muy importante...
- No me vas a pedir que te ayude a pintar lo que resta de la casa, cierto?
- No...- ríe junto a la muchacha.- Quiero hacerte una pregunta...
- Mm... que misterioso...- sonríe.- De qué se trata?
- Me gustaría que fueras mi polola...
La chica queda perpleja ante las palabras del muchacho; parece no reaccionar.
- Qué dices...?- pregunta el muchacho.
Bárbara parece querer decir algo pero se retiene.
- Di algo Bárbara...
- No sé que decirte Matías, esto es muy sorpresivo...- suelta una nerviosa sonrisa.
- Dime que si...- ríe.
- Por supuesto que sí mi amor...!- Bárbara lo abraza todavía sorprendida. Matías la toma sutilmente del rostro y le da otro beso.
- Qué te parece si cenamos a la noche?- propone Matías.- Para celebrar esto tan lindo que siento por ti...?
- Si! Encantada...! Pero quiero yo invitarte...!
- En serio?
- Si, quiero que pasemos la mejor velada de nuestra vida y quiero yo prepararla.
- No será muy aprovechador de mi parte si te digo que sí?
- Jaja, no Matías cómo se te ocurre...? Algún día que invite yo...
- Mm... está bien...

Matías mira detenidamente a Bárbara.
- Te amo Matías...- dice Bárbara con los ojos lagrimosos. Matías le sonríe y la abraza para luego susurrarle al oído.
- Yo también mi amor...

EXTERIOR. CENTRO DE LA CIUDAD. DIA.

Bárbara camina con la sonrisa marcada en el rostro. No mira a nadie, parece estar sumida en sus pensamientos. Se acerca hacia un muchacho que está sentado en el suelo vendiendo artesanías. Éste la mira de reojo.
- Y a ti qué te pasa?- pregunta el joven.
Bárbara se ubica a su lado para apoyar su cabeza en el hombro del muchacho.
- Estoy pololeando Calvo, nunca antes había pololeado con nadie...-
- Ay que tierna...- dice el muchacho irónicamente.-
- Me siento enamorada...- dice Bárbara suspirando. Calvo aparta con su mano la cabeza de la chica.
- Bueno, enamorada o no. Vas a tener que ayudarme a vender, hoy día las ventas están muy bajas.
- Cómo, qué te crees que me dai órdenes tú? Acuérdate que yo te contraté, estás bajo mis órdenes.
- Uy, que miedo...- Calvo la mira a ratos. Bárbara se recuesta sobre el suelo con la mirada en el vacío, sus ojos brillan intensamente.- Oye, oye, párate del piso. Qué va a pensar la gente?
- Va a pensar que estoy enferma de amor...- ríe.
- Si oh; ya enfermita mejor ponte las pilas para vender estas porquerías.
- Cómo que porquerías?!- dice Bárbara enojada incorporándose.
- Ajá!... lo dije pa que reaccionaras...! ya niña enamorada, tú tenís más gracia pa vender que yo, atiende a esos lokos que vienen ahí.

INTERIOR. HABITACIÓN DE SOLEDAD. ATARDECER.

Soledad peina su largo cabello frente a un pequeño espejo en su tocador. Arturo ingresa a la pieza caminando impaciente.
- Hay noticias?- pregunta la mujer.
- Nada, los malditos carabineros no han encontrado nada!
- Ten paciencia Arturo, estoy segura que Isaac aparecerá.
- Claro, tú como siempre tan tranquila. Como no es tu hijo.
La mujer se voltea indignada, pero prefiere callar.
- Yo siento la misma preocupación que tú Arturo, cosa que tengo la corazonada que Isaac está bien, por eso me siento tranquila...

El hombre comienza a sollozar repentinamente.
- Ya no aguanto esta espera...!
La mujer lo mira por el espejo sin hacer nada, su mirada es de indeferencia.
- Soledad, por favor abrázame...!- dice Arturo extendiendo ambos brazos. La mujer, totalmente seria sigue peinando su largo y ondulado cabello sin tomarlo en cuenta.

El hombre se llena de ira, se acerca a Soledad y le quita su peine para arrojarlo con furia al suelo. La mujer queda con la vista pegada en el espejo.
- Por qué me haces este daño Soledad...? Por qué eres así conmigo?- Exclama el hombre llorando.- Hace un mes que no hacemos el amor, que no me dejas tocarte, que no me dejas besarte...!
Arturo se acerca a acariciarle los pechos a la mujer, luego la comienza a besar por el cuello. Soledad se pone de pie y se retira de la habitación. El hombre toma el peine y lo arroja contra el espejo haciéndolo mil pedazos.
- Puta! Eres una puta!- grita llorando amargamente.
Soledad camina hacia la cocina con una grave mirada. Se acerca a un estante tomando un cuchillo en sus manos.
- Pobre imbécil...- dice enojada.- Con este mismo cuchillo te rebanaré la garganta!- su furia poco a poco se convierte en una burlesca risa.

INTERIOR. DEPARTAMENTO DE MATÍAS. ANOCHECER.

El muchacho se prueba un elegante traje de gala. Graciela le está arreglando la corbata mientras la Sra. Myriam mira fascinada a su hijo.
- Mijito, se ve como un galán!- Dice la Sra, Myriam con una enorme sonrisa.
- Cierto tía, se ve más rico!-
- Nunca había estado tan nervioso en mi vida... uff... cómo me veo?
- Bien hombre, te hemos dicho como mil veces que estai bien.-
- Pero fíjate si el traje tiene alguna arruga Graciela.
- Pucha, de verdad que estai nervioso!- Graciela ríe.
La Sra Myriam baja la vista tomándose su sudorosa frente.
- Pero qué quieres que le haga, si nunca había tenido una cita de este tipo.
- Jaja! Bueno, siempre hay una primera vez Matías.- Dice Graciela.
La Sra. Myriam comienza a respirar agitadamente.
- Ya, creo que estoy listo!- Dice Matías emocionado.- Cómo me veo?
- Que cargante! Si estai bien!- responde la joven.
- Segura?
- Si hombre!
La anciana camina dificultosamente hacia el baño, pierde el equilibrio pero se sostiene de la pared.
- Mamá?- Matías se acerca a su madre.- Mamá, está bien?
- Si hijo, estoy de lo más bien. Usted vaya nomás a su cena. Sólo es un leve dolor de cabeza...
- Mamá, pero no la veo muy bien.
- No es nada hijo, vaya y diviértase con la niña Bárbara.
La mujer esboza una sonrisa mientras camina hacia el baño. Repentinamente cae al suelo hincada par luego desplomarse en el piso totalmente inconsciente.
- Llama a una ambulancia Graciela!- Grita Matías desesperado.- Mamá? Mamá, reaccione!

EXTERIOR. CENTRO DE LA CIUDAD. ANOCHECER.

Bárbara junta todas las monedas que tiene en una pequeña caja, mientras las comienza a contar.
- Creo que alcanzará... fue harto lo que vendimos hoy día...- dice la chica agrupando las monedas de 100 pesos.
- No me digas que estai pensando sacar de ahí la plata para tu cena?- Dice Calvo.
- Claro, de donde más quería que la sacara...?
- Tú estás loca, se supone que la cena es refinada. No vas a ir a comer papas fritas con bebida!
- Y es mucha la diferencia entre eso y una comida más elegante...?- pregunta Bárbara.
- Pero claro poh! Para una cena elegante se necesitan por lo menos cincuenta lucas!
- ¿¡Qué?! Entonces no me va a alcanzar con esto...
- Obvio que no poh tonta!
- Pucha, en que lío me metí...- Bárbara alza la mirada buscando una pronta solución.- Ah, ya sé! Calvito, una vez más voy a necesitar tu ayuda...
- Claro, claro! Todo yo! Sabía que me ibas a salir con esa...!
- Ya po Calvito lindo...- Bárbara le esboza una tierna sonrisa. El muchacho queda pensando.
- Ya oh, está bien, esta bien! Cuanto tenís ahí?
- Mm... hay quince lucas...
Calvo hace un gesto de desagrado buscando en su billetera.
- Toma ahí tenis un billete de veinte... Pero con devolución!
- Si, te lo devuelvo antes de fin de año!
- Ja! Antes de fin de año... si claro...- dice irónicamente.
- Gracias Calvito!- Bárbara se incorpora y le da un beso en la mejilla.- Yo voy a cambiar estas monedas.

INTERIOR. CASA DE SOLEDAD. NOCHE.

Soledad se exalta con el estruendoso sonido del portazo que da Arturo al salir. La mujer mira por la ventana y ve al hombre subiéndose a un taxi.
- Ok...- La mujer, un poco nerviosa se dirige al baño. Abre una pequeña puerta en donde hay remedios. Toma en sus manos un frasco blanco de fuertes somníferos. Se fija en unas diminutas letras que indican la dosis.- Una pastilla por día...- repite Soledad. Abre el frasco sacando tres tabletas de su interior.

INTERIOR. CASA DE AMBAR. NOCHE.

Ambar está mirando por televisión la conocida serie “Friends”, a su lado está el Jaiba engullendo unas palomitas.
- Jajaja! Qué hueón este Ross!- exclama el muchacho. Ambar parece estar sumida en otros pensamientos, su vista inexpresiva observa detenidamente el vacío mientras no deja de recordar los últimos momentos vividos con Isaac.
Repentinamente tocan la puerta.
- Yo voy!- Dice el Jaiba dando un salto para dirigirse hacia la puerta. En la entrada hay dos carabineros.
- Buenas noches...- dice uno de los uniformados.
Ambar se pone de pie abruptamente.
- Hay noticias?- pregunta la muchacha algo exaltada.
- Lamentablemente no...- responde.
Ambar baja la mirada llevándose una mano a la boca.
- Veníamos a informarle que la búsqueda se hará más masiva, comenzaremos a hacer pública toda esta situación. Pondremos el aviso de la desaparición de este muchacho Isaac en todos los medios de comunicación.
- Ok, nada más?- pregunta el Jaiba.
- Eso por ahora...- hace una pausa- Buenas noches...
El Jaiba cierra la puerta. Ambar comienza a agitarse mientras camina hacia su habitación sollozando.
- Ambar, espera. No te pongas así, hay que mantener la calma.- El Jaiba trata de tomarle el hombro pero ella se zafa.- Ambar, por favor... no estés así.
- ¡¿Y cómo mierda quieres que esté?!- Exclama la muchacha con una furiosa mirada lo que hace intimidarse un poco al joven.- Cómo estarías tú si la persona que más amas desaparece?! No sabes si esta vivo o muerto?! No tienes noticias, nada!! ¿¡Cómo reaccionarías!?- comienza a llorar. El Jaiba se queda quieto sin saber qué hacer. Ambar se voltea hacia su habitación.

- Ambar poh, por último déjame acompañarte hasta tu habitación hasta que te duermas...
La chica no le presta atención.

INTERIOR. HOSPITAL. NOCHE.

Matías está sentado junto a su hermano menor Gustavo y junto a Graciela. En todo el rato nadie ha dicho una palabra.
- La mamá se va a morir?- pregunta Gustavo.
- No Gustavo, la mamá se va a poner bien...- Matías le acaricia el pelo con cariño mientras esperan que el doctor pueda decirle algo de la situación de la anciana.- Graciela, es mejor que te vayas para tu casa, quizá hasta qué hora estaremos nosotros acá...?
- No te preocupes, me quedaré todo lo que sea necesario...- le sonríe.
Matías le da un suave beso en la frente mientras Graciela se acomoda en su hombro. En ese momento llega el doctor con una grave expresión en sus ojos. Matías se incorpora rápidamente.

- Doctor, cómo está mi mamá?- pregunta Matías.
- Voy a serles sincero, tengo dos noticias. Una buena y una mala.
- Cual es la buena...?
- Bueno, su mamá lo que tuvo fue solamente un desmayo, en eso no hay nada de grave. La vamos a dar de alta mañana inmediatamente.
Matías suspira profundamente sonriendo aliviado.
- Ahora lo que le tengo que decir es delicado...- hace una pausa.- Le acabamos de hacer unos exámenes a tu madre y le encontramos un tumor alojado en la parte izquierda del cerebro. Eso si es muy grave, ella requiere de una intervención inmediata. El nódulo va creciendo muy rápido...
Matías se lleva ambas manos a la cara.
- No puede ser...- dice el muchacho en voz baja.- Y a qué cree usted que se deba eso?
- Probablemente ella pueda haber tenido un severo golpe en la cabeza hace algún tiempo. Usted la ha visto golpearse en la cabeza alguna vez?
Matías se voltea, sus ojos comienzan a llenarse de ira.
- Mi papá...- dice comenzando a respirar rápidamente.- Ese maldito le hizo eso...

INTERIOR. RESTAURANTE “VOULE VOUZ”. NOCHE.

Bárbara entra al lugar e inmediatamente queda impresionada por la amplitud y belleza, se detiene pasmada observando cada detalle.
- Señorita?- Un mesero la hace reaccionar.
- Ah, hola!- dice Bárbara soltando una sonrisa.- Eh... reservé una mesa, creo que es la...- saca disimuladamente un papel de su bolsillo.- la mesa 25.
- Si, adelante...
La conduce hacia una refinada mesa con un mantel de color púrpura. La chica se sienta tímidamente mirando reiteradamente a su alrededor.
- Quiere que le sirva algo? O está esperando a alguien...
- Eh... si! Espero a alguien.
- No quiere que le traiga nada por mientras?
- Puede traerme una coca cola?
- Por supuesto...!
- Gracias.
El mesero se retira. Bárbara trata de apaciguar un poco el excesivo nerviosismo que siente en ese momento. Por motivo de ser la primera cena formal que ha tenido en toda su vida y por otro lado el estar con Matías en su primer día de pololeo.

INTERIOR. HOSPITAL REGIONAL. NOCHE.

El doctor continúa hablando con Matías sobre la situación con su madre.
- Acá no hacemos intervenciones de ese tipo, tendría que trasladarse hasta la clínica Magallanes. Ahí lo atenderían...
- Y cuan costosa puede resultar este tipo de operación?- pregunta Matías.
- Es muy costosa, varían desde los 5 hasta los 8 millones de pesos...
El joven baja la mirada negando con la cabeza. Poco a poco sus ojos comienzan a humedecerse soltando una lágrima.
- No voy a poder con ese suma...
Hay una extensa pausa. El doctor parece compadecerse de la situación del muchacho.
- Puedes pedir un préstamo al banco...- dice el doctor.
- Con un sueldo de ciento ochenta mil pesos...? Sería imposible, ya me rechazaron un préstamo antes y eso que la suma era de mucho menos valor... debe haber otra manera...
- Me gustaría ayudarte en algo muchacho...
- No se preocupe doctor, voy a salir adelante como pueda... siempre he podido salir adelante...- dice en voz baja para si mismo.
El muchacho se posa frente a una ventana mirando hacia el exterior. El doctor parece querer decirle algo pero se retiene.
- Debe haber otra manera, debe haberla...- se dice.
- Muchacho... quizá haya otra solución...
El hombre se acerca a su lado.
- Hay otra manera de poder hacerle a tu madre esa operación y no pagar esa costosa suma de dinero...
- Y cual sería esa solución?
- Mira, en Cuba mi hermano trabaja en una prestigiosa clínica. Podría contactarlo para que te saque una hora allá. Mi hermano tiene un cargo importante, podría hacer que tu mamá se haga una intervención gratuita. Como sabes allá todo es gratis. Solamente correrías con los gastos de trasladarte y quedarte allá.
Matías queda en silencio.
- Tendría que avisarle a mi hermano para que haga todos los trámites eso sí.
El joven parece no reaccionar, está perplejo ante las palabras del doctor.
- Usted cree que resultaría doctor?
- Tendría que resultar. Varias personas que he mandado hacia allá han sido intervenidas sin pagar ningún peso.
Matías abraza al hombre fuertemente mientras comienza a llorar.
- Gracias doctor, se lo agradezco mucho...
- Agradézcale al de arriba mejor...
Matías mira a Graciela y le sonríe. La muchacha, con lágrimas en los ojos, le responde también con una cálida sonrisa.

INTERIOR. RESTAURANTE “VOULE VOUZ”. NOCHE.

Bárbara mira constantemente la hora, ya Matías se ha retardado más de media hora. La muchacha ha vaciado toda la pequeña botella de bebida.
- Desea servirse algo más?- pregunta el mesero apareciendo abruptamente lo que hace a la joven exaltarse.
- Eh... puede traerme un pan tostado... eh... con mantequilla, algo liviano...-
- Si, por supuesto...
- Gracias.- Dice la chica con una cálida sonrisa. Mira de nuevo la hora sin perder la esperanza que Matías llegará.

INTERIOR. COCINA; CASA DE SOLEDAD. NOCHE.

La puerta de entrada se cierra con un fuerte golpe, unos lentos pasos se acercan hacia Soledad. La mujer, sin voltearse a ver de quien se trata, revuelve continuamente lo que parece ser un vaso de wiskey.
- Soledad...- se escucha una temblorosa voz.
La mujer toma el vaso y se voltea.
- Mi amor, llegaste tarde. Donde anduviste?- Pregunta irónicamente.
- Donde crees que anduve?- Arturo se acerca tomándola del cuello. La mujer se mantiene firme.
- Será mejor que te tomes esto mi amor...- dice Soledad malévolamente. Arturo recibe el vaso y lo arroja contra el suelo violéntamente.
- No me interesa lo que me des ahora, sólo quiero...- hace una pausa.
Soledad se zafa de su marido y camina hacia su habitación, pero Arturo la vuelve a tomar de ambas manos.
- Mm... hueles rico... me imagino que te preparaste para esta noche...
- Suéltame imbécil...- dice la mujer en voz baja ante la desorbitada mirada de su ebrio marido. Arturo comienza a introducir su mano por dentro del pantalón de la mujer. Ella, con un rápido movimiento le planta una fuerte cachetada. Arturo estalla en carcajadas.
- No te conviene meterte conmigo Soledad...- le sonríe mientras hay un tenso silencio. Arturo la toma con fuerza llevándola hacia el sofá. Ahí la empuja y la imposibilita de hacer cualquier movimiento.
- Así me gusta... que estés calladita...
Soledad se mantiene en silencio, sus ojos denotan un extremo odio hacia el hombre. Éste no se inmuta y desabrocha el pantalón de la mujer, se lo quita así como tambien su ropa interior.
- Ya te siento mojada... te siento muy mojada, sé que quieres hacerlo conmigo...
Arturo se baja la cremallera de su pantalón y lentamente comienza a penetrarla. Soledad cierra sus ojos fuertemente mientras su rostro denota repugnancia.
- Si mi amor... así...! Así me gusta!- Dice el hombre jadeando.
Soledad en un rápido movimiento queda arriba del hombre.
- Te gusta?- pregunta la mujer.- ¿¡Te gusta!?- exalta la voz.
- Me encanta...!
- Entonces aprovéchalo.... porque esta va a ser la última oportunidad que vas a tener de cogerme.- Soledad se inclina besando al hombre apasionadamente.

INTERIOR. RESTAURANTE “VOULE VOUZ”. NOCHE.

Poco a poco toda la gente comienza a marcharse del sitio. Bárbara es casi la única que está todavía sentada, baja la mirada mientras sus brillantes ojos sueltan una cristalina lágrima.
- Señorita...- el mesero se acerca a ella.- Señorita, estamos pronto a cerrar...
- Si, lo siento. Ya estaba por irme...
- Aquí está la cuenta...
Bárbara busca en su banano y saca en monedas la plata justa de la cuenta.
- Aquí tiene...- dice la chica.- Ah, y la propina...
Le entrega un conjunto de diez monedas de cien unidas por un scotch.
- Muchas Gracias...- responde el mesero marchándose.
Bárbara sale del lugar. Las calles están vacías; sólo una tenue ráfaga de viento hace eco en la silenciosa noche. La chica saca de su bolsillo un gorro y unos guantes de lana para cubrirse del frío y luego marcharse.

INTERIOR. DEPARTAMENTO DE MATIAS. NOCHE.

Matías ha permanecido todo el rato en silencio. La noticia de poder hacerle una intervención a su madre sin pagar la costosa suma de dinero lo ha hecho dar un suspiro de alivio pero hay algo más que lo hace sentirse sumamente acongojado.
Graciela lo mira detenidamente...
- Pensé que la noticia que te dio el doctor podría ponerte un poco mejor...- dice la muchacha.
- Si, eso me hizo sentir con un poco menos de carga... pero no dejo de pensar en mi madre, en cómo la pasó todo este tiempo, en el infeliz de mi padre!- el muchacho comienza a sollozar.- También pienso en...- hace una pausa bajando la cabeza.
Graciela se acerca y lo abraza.
- No quiero dejarla Graciela... no en este momento cuando siento que más la amo.
En ese momento Matías estalla en llanto, se aferra con todas sus fuerzas a los brazos de Graciela.
- Matías... no te pongas así por favor, todo va a pasar...- la chica llora con él.
- ¡¿Por qué?! ¡¿ Por qué el destino me hace eso!? ¡¿Por qué no puedo ser feliz!? ¿¡Qué he hecho para merecer esto?! Dime Graciela, qué hice?
La chica queda en silencio, en ese momento siente que las palabras desaparecen de su boca.
- Estoy segura que vas a lograr ser feliz Matías, todo pasa por algo. Dios sabe por qué hace las cosas.
- Dios no sabe todo el dolor que siento, para mí... Dios, en este momento ha dejado de existir para siempre.
El muchacho se pone de pie y va hacia la puerta.
- Graciela, te voy a pedir que te retires... quiero estar solo esta noche.
- Estás seguro?
- Si... por favor...
La chica se pone de pie y camina hacia él.
- Te voy a venir a ver por la mañana, ok?
Matías asienta con la cabeza, abre la puerta sin antes darle un cálido beso en la mejilla a la muchacha con un fuerte abrazo. En ese momento Bárbara se va acercando hacia el departamento de Matías, queda un momento de pie viendo a los jóvenes despedirse.

- Gracias por todo Graciela, sin ti de verdad no sé que haría...- dice el muchacho dejándola ir. Graciela se retira encontrándose directamente con Bárbara.

INTERIOR. HABITACION DE AMBAR. NOCHE.

El Jaiba está sentado en el suelo apoyándose en el borde de la cama de Ambar; ahí observa cómo la chica duerme plácidamente. Repentinamente Ambar se despierta mientras el joven ríe.
- Por qué sigues aquí?- pregunta Ambar con un suave tono.
- Este... porque...- El Jaiba comienza a tartamudear- No, si yo me iba a altiro! Jajaja!
Ambar asienta con la cabeza y cierra nuevamente sus ojos. El Jaiba queda de nuevo con la mirada pegada en la muchacha.
- Eres muy hermosa...- Dice el Jaiba en voz baja. Ambar lo logra escuchar y sonríe.

INTERIOR. CASA DE SOLEDAD. NOCHE.

La mujer sale de su habitación para dirigirse decididamente hacia la cocina. Toma un cuchillo en sus manos y vuelve a subir por las escaleras hacia su pieza en donde Arturo duerme plácidamente.
Soledad se acerca deteniéndose al lado de la cama mirándolo detenidamente.
- Voy a disfrutar mirando cómo te mueres...- dice con rabia.
Acerca el cuchillo hacia la garganta del hombre rozándolo lentamente por su piel.
- Hay muchas cosas que no sabes de mí... la bailarina triste y desolada que conociste en Estados Unidos fue todo parte de mi plan, te estudié por mucho tiempo, desde tus principales gustos hasta tus mayores temores; ahí descubrí que eras la persona adecuada para llevar a cabo esta ambición. No te he amado, ni nunca te amaré.- le recalca estas últimas palabras cerca de su rostro. Arturo, a causa del alcohol, parece no despertar con nada.- Te he sido infiel toda mi vida...- prosigue- ...que mala esposa he sido!- ríe burlescamente.- Incluso...- hace una pausa.- Hay algo que si te enteras... te vas a querer morir...
Se incorpora soltando el cuchillo y tomando una almohada en sus manos.
- Cómo serás de imbécil que nunca te enteraste que mientras estaba contigo...- titubea.- tuve una hija con otro hombre...- ríe.- Claro, en esos viajes que hacías antes de meses y meses nunca te enteraste de ese embarazo. Por suerte la deseché... como lo haré contigo ahora...
Acerca la almohada lentamente hacia el rostro de Arturo.
- “Tuvo un paro respiratorio mientras dormía...”- dice irónicamente- eso va a decir la policía cuando te encuentren muerto. Y yo me quedaré por fin con tu testamento!
Apoya bruscamente la almohada sobre el rostro del hombre. La mujer está controlada por el odio y la ambición, poco a poco el hombre comienza a perder la respiración.
Repentinamente la puerta de entrada de la casa se cierra fuertemente. Alguien ingresó dentro de la casa... Soledad se voltea agudizando su oído sin dejar de presionar la almohada sobre la cara de Arturo.
- Mierda...!- exclama la mujer.
- Papá?- se escucha de repente en el primer piso. Soledad abre sus ojos desmesuradamente impactada por oír aquella voz sumamente reconocible.
- No puede ser...!- La mujer se incorpora llevándose una tensa mano hacia la boca.- Dios mío!- Corre a toda velocidad hacia la puerta de su habitación, la abre bruscamente encontrándose con una cálida mirada; una mirada que la hace llorar de felicidad.

EXTERIOR. DEPARTAMENTO DE MATíAS. NOCHE.

Bárbara y Graciela se miran fijamente. Hay un pequeño e inquietante silencio.
- Bárbara, creo que tienes mucho que hablar con Matías...
- Claro que tengo que hablar con él.- responde Bárbara tajantemente.- Ya veo por qué me dejó botada en el restaurante...
- Bárbara, no es lo que piensas...
Bárbara no la escucha y se dirige decididamente hacia la puerta del departamento de Matías. Da tres suaves golpes. Graciela la mira por unos momentos para luego retirarse.
Matías abre la puerta lenta y sigilósamente.
- Bárbara...- dice el muchacho en voz baja.
- Puedo pasar?- pregunta Bárbara con un severo tono.
Matías abre la puerta de par en par dejándola entrar. El joven se coloca frente a ella.
- Bárbara tenemos que hablar...
La muchacha baja la vista aguantando las ganas de llorar.
- Por qué me haces esto? Por qué, ah?!- exalta la voz empujándolo.- Sabes todo el tiempo que soñé ese momento, el estar contigo... cómo sería nuestro primer día de pololeo? Sabes desde hace cuanto tiempo que he estado enamorada de ti?- lo vuelve a empujar.- Pero veo que tú no sabes lo que es amar... tú no tienes idea todo lo que te amo!- Bárbara comienza a llorar.
Matías se voltea llevándose ambas manos a la cara. Las lágrimas en ese momento brotan incontrolablemente en la pareja.
- Bárbara, hay algo que...- Matías se detiene no pudiendo hablar por el llanto.
Ambos quedan en silencio. Bárbara toma la manilla de la puerta para retirarse.

- Mi mamá está enferma...- el joven al fin logra sacar la voz.- tengo que viajar a Cuba próximamente para que le hagan una intervención... tiene un tumor, un tumor cerebral.

Bárbara se detiene con la vista fija en la manilla pasmada por las palabras del joven.

- Bárbara, por favor perdóname por lo que te tengo que decir...- Matías trata por todos los medios de tranquilizarse.- No hay manera de seguir ambos juntos...
Bárbara alza la vista para verlo.
- Matías, no me digas eso...
- Tengo que irme de esta ciudad los próximos días por no sé cuanto tiempo... Chiquita, por favor, lo siento...
- Pero hoy es nuestro primer día de pololeo...
Matías queda un momento en silencio.
- Ya sabes todo que te tenía que decir...
El joven se voltea para dirigirse a su habitación llorando amargamente.

- Matías, por favor! Te voy a esperar!
El joven se detiene, para voltearse y mirarla.
- Te voy a esperar todo lo que sea necesario!- repite la muchacha con lágrimas en los ojos.
En Matías renace una nueva esperanza de no perderla, tal vez no sea mucho tiempo que pasará fuera. Tal vez sea sólo algunos meses en que podrá volver a Chile y también a los brazos de Bárbara.
- Serías capaz de hacerlo? De esperarme hasta que regrese?
- Por supuesto mi amor, aunque sean meses, años... no pienso perder a la única persona que he amado en toda mi vida...!
Matías se acerca a abrazarla fuertemente, sus brazos rodean el delicado cuerpo de la muchacha.
- Gracias mi amor...
Matías y Bárbara se miran detenidamente por largos minutos sin decir palabra alguna. Una última mirada que permanecerá en sus memorias por un tiempo relativamente indefinido.

INTERIOR. DEPARTAMENTO DE GRACIELA. NOCHE.

La muchacha se acerca hacia su gran espejo. Se queda un momento mirando mientras piensa en todo lo sucedido últimamente: La desaparición de Isaac, su embarazo y ahora la enfermedad de la madre de Matías. Toma un lápiz plumón que hay cerca y escribe en el espejo los nombres de todos su amigos, se detiene para marcar lentamente el nombre de Matías, delinea el contorno de cada letra mientras recuerda el momento exacto en que lo conoció; en el pequeño andén cerca de la casa de la antigua casa del muchacho, cuando ella más necesitaba hablar con alguien apareció para escucharla.

Borra del espejo todos los demás nombres dejando solamente escrito el nombre del joven. Mas abajo traza la frase “Ojos Esmeralda”, un par de palabras que encierra todo el encanto del muchacho, un par de palabras que la llevará a escribir una hermosa canción que perdurará en su memoria y en la de sus amigos por el resto de sus vidas.



JUNIO- 16 – 2004; 05:25 P.M.




#2
Kito

Kito

    Forista Medalla de Bronce

  • Usuari@ en Fiestas Patrias
  • 15.576 Mensajes
  • Ubicación:sentado en mi pc
Aprarecio isaac ohmy.gif ..
Que linda la parte final sad.gif
Gracielaaaaaaaa es mi personaje favorita quizas de todas las foronovelas que me e leido sad.gif
No quiero que termineeeeeeee sad.gif ...
Pobre mama de matias
aaaaaaaaaaaaa sad.gif
paresco un cauro lloron sad.gif


#3
Fran

Fran

    Forista medalla de plata

  • Usuari@ en Fiestas Patrias
  • 19.306 Mensajes
  • Sexo:Mujer
  • Ubicación:aquí y allá
Chiquitito más lindo opra.gif





1 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 1 invitados, 0 usuarios anónimos