Saltar al contenido

Cambiar

Foto

Capítulo 9


  • Please log in to reply
1 respuestas en este tema

#1
Payasso

Payasso

    Forista V.I.P.

  • Usuari@ en Otoño
  • 31.551 Mensajes
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:punta arenas ¡que frio!
  • Intereses:cine y tv
¬INTERIOR. SALA DE TEATRO, INSTITUTO. DIA.

El profesor de teatro da algunas instrucciones a sus alumnos, al parecer están ensayando una obra de teatro. Graciela está de pie con el libreto en las manos, frente a ella está Camila, la hija del director, haciendo un papel secundario.
Millán, el profesor golpea el suelo de una patada al notar la falsedad con que Camila efectúa el diálogo.

- Camila, tus diálogos están forzados, tus emociones son falsas! Quiero realismo Camila! Cuantas veces te lo tengo que repetir?- el profesor parece estar exaltado, le habla severamente.- Ok, Graciela empieza.

Comienza Graciela, para luego dar paso al pequeño parlamento de la otra chica.

- Quien te crees que eres tu muchachita, dime!! No te he dado la suficiente educación para que hagas las cosas tal como yo quiero!!? Contesta...!!- Graciela eleva el tono de la voz.
- Eso está bien Graciela, ahora tú Camila...- dice el profesor.
- Con eso no basta mamá, necesito tu comprensión, tu amor de madre, que no entiendes!?
- No me eleves el tono!- Graciela le grita con ira.
- Excelente Graciela... - Interrumpe Millán- Pero Camila, piensa en la situación que está pasando tu personaje, está abatido, luchando contra la desesperación... junta todos esos sentimientos de culpa y exprésalos!
- Lo siento profesor, pero ahora no me siento apta para hacer esto... podemos tomar un descanso...?- Camila parece rogarle al profesor, Graciela sólo niega con la cabeza mirándola de reojos.
- Mira Camila, acá no estamos jugando. Esta obra es muy importante para el instituto y no vamos a depender de tu ánimo para seguir ensayando, no porque seas la hija del director te voy a dejar que te portes como una niñita mimada.

Cerca del escenario están las amigas de Camila: Patty, Fabiola y Fran mirando como el profesor regaña a la chica. Las 3 amigas están con una exagerada expresión de horror en la cara. Repentinamente una de ellas saca la voz.

- Ay profesor no sea tan injusto, Camila hace lo mejor que puede.- Dice Patty.
- Tú cállate!- Dice enojado el profesor.
- A ver, escuché mal? A mi nadie me trata así...!- Patty habla enojada. EL profesor la mira directamente- Ay no profe, si era una bromita; no me vea así...- ríe, mientras recibe una codazo de Fabiola, la otra amiga.
- Ok, tomemos un descanso...- el profesor se dirige detrás del escenario.

Camila se dirige hacia sus tres amigas ardiendo de rabia.

- No sé cómo le dan el papel principal a esa estúpida, y a mi me dan uno que apenas dice tres líneas de parlamento y más encima en las que salgo esta mina me grita.- Dice Camila mientras es calmada por sus amigas.
- Ay amigui, no te pongas así tan rabiona...- Fabiola le acaricia el rostro.
- Me carga esa mina, siempre consigue los mejores papeles...- alega Camila.
- Ya, ya... shu shu... tranquili, esa mina no vale nada, no se compara contigo... mira su pelo, que horror...! Con qué se tiñe?... con anilina?- Dice Fabiola. Fran está detrás mirándolas de reojo.
- Te sentirás muy contenta de tener el papel principal dentro de la obra?!, el que yo quería!- Camila no aguanta la rabia y se dirige hacia Graciela directamente.
- Si, estoy muy contenta porque sabes qué?- Graciela hace una pausa- Cada papel va de acuerdo a la persona, a cuanto vale en el escenario... si a ti te dieron un papel no tan importante...- habla irónicamente. Es porque no eres muy importante...
- Pobre ilusa... esto te va a costar muy caro...- Camila está roja, enfurecida. Sus tres amigas apoyan todo lo que Camila dice.
- Cuidate Gracielita, tú no sabes de lo que las chicas superpoderosas somos capaces de hacer...- dice Patty.
- Lo único que sé que saben hacer... es comer, porque a todas se les escapa el medio rollo...- Graciela suelta una carcajada. Fabiola ve a sus amigas impactadas.
- Ay, que horror! No me había dado cuenta! Patty, Fran, que antiglamour...!!!
- Vamos a ver quien gana niñita...- Camila la ve con ira.
- Creo que eso está demás, hace rato que perdiste Camilita...
- Ok, descansaste Camila?- aparece el profesor- Empezaremos de nuevo...

Camila fuerza una falsa sonrisa al hombre para luego mirar desafiante a Graciela.

INTERIOR. PASILLO PRINCIPAL, INSTITUTO. DIA.

Graciela camina con dos colaciones. Parece estar buscando a alguien. Al llegar al final del camino ve a Ambar sentada sola en el suelo. La chica se dirige hacia ella con una tremenda sonrisa. Repentinamente aparece Isaac sentándose a su lado. Graciela se detiene, baja la vista y se retira del lugar.

El casino del instituto poco a poco va quedando vacío, sólo Graciela permanece sentada sola hasta acabar su almuerzo. Una chica se sienta en la misma mesa.

- Hola, soy Carola...

Graciela alza la vista para verla.

- Yo soy Graciela... - dice la chica.
- Disculpa, pero te vi aquí tan sola... me pareció interesante conocerte... Desde hace rato que te he estado observando y no te he visto con muchos amigos... Eres muy solitaria?
- No, la verdad no tanto.

Hay una pausa.

- Bueno, si necesitas algo... Yo estudio arte... me puedes ubicar ahí.

Graciela se pone de pie para retirarse.

- Gracias por tu preocupación Carola, pero no creo que necesite algo... Nos vemos.

Graciela se marcha hacia el pasillo, al final ve a Matías que está de pie esperándola con una sonrisa. Ella cambia totalmente el semblante y corre a saludarlo.

- Matías, te extrañé. Pensé que hoy día no te vería.- Lo abraza con fuerza. El joven le acaricia el rostro.
- Mi niña, como se te ocurre... te pase a ver un rato, ahora con mi curso saldremos a terreno a fotografiar el puerto.- hace una pausa- Cómo has estado?
- Ahí, en la balanza de la cordura y la locura...- ríe.
- Hoy día nos juntaremos en la casa de Ian, a pasar el fin de semana... te venía a avisar para que vayas a las 7 a la casa de Alberto.

La muchacha suspira bajando la mirada.

- Irá ella?- pregunta la joven.

Matías asienta con la cabeza sin dejar de verla.

- Te complica mucho?- pregunta Matías compresivamente.
- Demasiado, tú sabes la angustia que me viene cuando ella está con Isaac. Lo que siento por ella rebasa mis límites, me confunde muchísimo...

En ese instante aparece Camila junto a sus amigas.

- Mira que interesante Gracielita, he quedado impactada por lo que acabo de oír... “rebasa mis limites” “ella me confunde muchísimo”...- dice irónicamente la muchacha.
- No te entrometas en esto Camila!- Se altera Graciela. Se adelanta hacia ella desafiante pero Matías la detiene. En ese momento aparece Carola observando todo desde lejos.
- Pobrecita, la única amiga que tienes parece que te está dejando solita; es duro decirlo, ya que tú no tienes más amigos. Ahora parece que lo que sientes por ella no es solamente amistad, puesto que dices que te confunde mucho.- Suspira- No me digas que tú eres...

Graciela se avalanza sobre ella para golpearla.

- Amigui has algo!- dice Patty inquieta.- Fran, detenla! Pobre Camili!

Matías toma a Graciela mientras Fran recoje del suelo a Camila.

- Te vas a arrepentir de esto Graciela! Ahora ya conozco tu punto débil!- Camila se retira enfurecida.
- Rubia teñida!- dice Fabiola para ir tras de Camila- Amiguiii esperameee...!

Graciela ya más tranquila se dirige a Matías:

- Necesito estar un rato sola Matías... hablamos en la tarde...
- Segura?- pregunta el joven.
- Si, a ti se te hace tarde debes ir a hacer ese trabajo al puerto. Hablamos en la tarde, en la casa de Alberto...

La muchacha se dirige hacia la salida sin percatarse que Carola va detrás de ella.

- Eres impresionante Graciela, yo de ti hubiera hecho lo mismo... le diste una paliza a esa hueca de mierda!- Carola trata de seguir el apresurado paso de Graciela.
- Mira, no te conozco; tú no me conoces... así que hagamos los que hacen dos desconocidos... cruzarse y no hablarse...!- Graciela no la mira. Carola suelta una carcajada.
- Eres muy graciosa. Me caiste la raja, así que te acompañaré un rato, sé que no quieres estar sola. O me equivoco?

Graciela la mira de reojo siguiendo el paso sin detenerse.

INTERIOR. CASA DE ALBERTO. TARDE.

Matías mira preocupado la hora.

- A qué hora llegará Graciela...?- se pregunta a sí mismo.

Todos los demás están con un pequeño bolso de mano para ir a la casa de Ian.

- Hay que esperar a Graciela...- dice el Jaiba- Donde se habrá metido esa bicharraca? Mas encima no tiene celular.

En ese momento aparece Barbara mirándolos a todos con una sonrisa.

- Hola chicos, donde van?- pregunta la muchacha, todos se miran entre si sin decir nada.
- Vamos a la casa de Ian...- responde Matías, el único que al parecer no siente algún tipo de rechazo hacia la chica.
- Que bakán, les molestaría... si voy...?

Todos quedan en silencio.

- Eh, si... no hay problema. No sé Ian si hay espacio para uno más...- dice Matías.
- Si, por supuesto.- responde el muchacho.
- Gracias...!- Barbara parece estar contentísima. Todos se miran con una cierta expresión de desagrado.



EXTERIOR. PLAZA DE ARMAS. TARDE.

Graciela está leyendo un libro. Improvistamente una voz se escucha desde lejos.

- Gracielaaa!! Gracielaaaa!! Me voy a matar!!

Graciela mira a todos lados sin ver a nadie. Poco a poco gente se comienza a aglomerar bajo un edificio mirando en el techo una chica de pie al borde de éste.

- Por dios Carola!- grita Graciela entrando en la desesperación- Baja de ahí!
- No, hasta que aceptes mi amistad!!- grita la muchacha.

En ese momento se acerca un carabinero hacia la joven.

- Tú eres Graciela?- pregunta el uniformado.
- Si señor soy yo...
- Ella es tu amiga?
- Eh... bueno... si...
- Gracielaaaaaaa!! Voy a contar hasta 10, si no me aceptas me tiro de aquí!!- La chica se adelanta un poco hacia el precipicio.
- Tiene algún tipo de problema?- pregunta el hombre.
- Si Señor, ella es media esquizofrénica... por favor ayúdela.- dice Graciela fingiendo estar preocupada.
- La única forma de ayudarla en este momento es acceder a lo que está pidiendo... Vamos respóndele.
- De ti depende mi vida, linda!- grita la muchacha.
- Ok!!- Grita Graciela- Baja de ahí!
- Vas a aceptar mi amistad?
- Si, si... ahora baja de ahí! Cagá de la cabeza...- La joven niega con la cabeza.

Carola se retira del lugar. Graciela disimuladamente camina rápido para irse. El carabinero se percata.

- Para donde va usted, no va a esperar a su amiga?
- Eh... si... pero tengo que ir a la casa a avisarle a la tía Yola y al tío Tom de su estado para que la vengan a buscar...
- Hola!- Aparece Carola con una sonrisa de oreja a oreja como si nada hubiese pasado, mira a su nueva amiga.- Vamos amiga?

Graciela baja la vista sin decir nada.

- No, no... es muy peligroso que andes por la calle sola, las voy a llevar a la comisaria por aquí cerca para luego llamar a sus padres.- El carabinero se adelanta- Vamos, acompáñenme...

Carola toma repentinamente a Graciela del brazo y salen corriendo.

Se adelantan por unos callejones para descansar.

- Vamos, por aquí...- dice Graciela- O no, espera. Qué tengo que ver yo acá? Tú eres la loca! Yo me voy a la casa...-mira su reloj, está marcando las 6 y media- Mierda! No me acordaba que hoy iban a salir los chicos... estoy atrasada!- Graciela comienza a correr.- Todo por tu mañas raras...

Carola la sigue de cerca.

- Espera, soy muy mala para correr Graciela...- Trata de alcanzarla.- Oye... te puedo hacer... una pregunta...?- pausa- Es verdad que te gusta una amiga tuya?

Graciela se detiene para verla seria.

- Atí no tengo por qué responderte eso...- dice la rubia muchacha.
- No, te lo pregunto porque yo entiendo eso, a mi también me pasó con una amiga mía. Pero lo logré superar.

Graciela se detiene para verla sorprendida.

- Qué? Y... cómo lo superaste?
- Engañándola, con una y con otra. Es el mejor método...- le dice con una sonrisa de oreja a oreja.
- Mira, no sé que estás tratando de insinuar de mi, pero yo no soy así como tú.- Graciela reinicia el paso.
- Está bien... una lesbiana que cree en el amor, no tengo nada contra ellas... yo soy una que vive del sexo.

Graciela se voltea enojada.

- Deja de decir esa palabra Carola!
- Lesbiana?
- Mira Carola, no sé que estás tratando de decir, ni por que te interesa tanto mi amistad, aunque creo que tengo una pequeña idea. Pero lo único que te puedo decir es yo no soy como tú.- pausa- ...Tengo mi sexualidad muy bien definida y no me interesan tus consejo.
- Nadie está diciendo lo contrario. Eres una chica muy preciosa, más de alguna daría lo que fuera por estar contigo.
- Ya, basta! Déjate de hablar pura mierda, a mí no me interesa eso.
- Entonces qué te pasa con tu amiga?
- Ella es algo distinto. Es buena gente, tiene un muy buen corazón y ha sido siempre una buena amiga.
- Con lo que dices creo que esa chica decía la verdad.- hace una pausa- No me digas que tu amiga te dejó por un muchacho.
- No es que me haya dejado, sólo que se alejó de mí un poco.
- Culpa de un hombre, todos son iguales.

En ese momento un muchacho pasa por el lado de ellas.

- No todos...- dice el joven en voz baja.

Carola se voltea.

- A sí? Demúestralo.

Se acerca al joven, Graciela está de pie viéndola detenidamente un poco confusa. Luego sorprendida los mira besándose. Carola le sonríe y vuelve donde Graciela.

- Que es eso?- pregunta sorprendida Graciela- No dijiste que eres...
- No del todo preciosa.- dice Carola sonriéndole

Graciela comienza a reír ante tal acontecimiento.

EXTERIOR. CASA DE AMBAR. TARDE.

Todos caminan hacia el Jeep de Isaac para arreglar las cosas y marcharse. La más animosa parece ser Bárbara que intenta cruzar palabras con todos los del grupo pero aún asi nadie le habla con el mismo entusiasmo que ella. Isaac junto a Ambar la ven desde lejos.

- Qué te parece ella? Por la expresión que pusiste denante pareciera que no te cae muy bien...- le dice el muchacho.
- Qué expresión?

Ambar suelta una carcajada al ver al muchacho hacer el gesto de ella de una manera más exagerada.

- No Isaac, no me cae mal. Es que la veo y me acuerdo de lo que va a venir, me pongo nerviosa; trato de no pensar mucho en eso para poder crear la canción que voy a cantar mas tranquila. Pero aparece ella como con la frase “vamos a competir” escrita en la frente y me descoloca completa.
- Ella es simpática, pero no quiero que cante en el grupo. A todos los chicos les pasa lo mismo. Todos tienen la fe puesta en ti; ella es como una especie de intrusa.

Barbara se acerca a la pareja.

- Hola chicos, creo que ya estamos listo para partir...!- dice la joven sonriente.
- Hay que pasar a buscar a Graciela primero.- le habla Isaac en un tajante tono sin verla. Barbara se percata y baja la cabeza tímidamente.
- Matías fue a buscarla...- Ambar trata de arreglar la situación hablándole con más empatía, Bárbara sólo asienta con la cabeza y se marcha hacia el Jeep.

INTERIOR. JEEP DE ISAAC. TARDE.

Ambar va en el asiento delantero, mientras atrás Matías, Ian, Barbara y el Jaiba tratan de acomodarse de la mejor manera en el asiento trasero, Graciela va sentada encima de Matías.

- Gracielita, si querís te podís acomodar tirando un cachetito pa’ cá...- dice el Jaiba en medio de risas.

Todos estallan en risas. Graciela no se inmuta, sigue mirando el correr de los arboles.
Isaac prende la radio, escuchándose una canción de Alex Ubago.

- Déjala ahí...!- dice Matías.
- Que fome ese compadre! Pon algo más movido, sintoniza la Rock and pop... ahí tocan harto metal!- el Jaiba habla emocionado.
- Espera! Yo tengo un cassette de Green Day!- Graciela busca en su bolsillo.
- Ya, calmémonos. Cuando queremos escuchar algo todos juntos siempre nos aproblemamos. Asi que vamos a escuchar lo que a mí me gusta...- Isaac coloca un cassette de “Sol y lluvia”. Todos comienza a alegar.
- Flockclore! Nooo...! apaga eso, apaga eso! Ay, Dios mío donde fui a caer?!- se queja el Jaiba- yo que quería tener una banda de rock metal!
- Ya callate! Ya estás acá, no te puedes echar pa’ atrás!- Le dice Graciela.
- El único motivo que me mantiene acá es la esperanza de algún día poder probar los labios de Graciela...

Todos estallan en risas nuevamente.

- A ver, mas respeto con Graciela, mira que hace rato que es mía...- le dice Matías en tono desafiante.
- Si...- Graciela lo abraza.- Yo ya me entregué a Matías... o sea... en el buen sentido de la palabra porque sigo siendo virgen.
- Yiaaaa!!- todo dicen al unísono riendo. Graciela los mira de reojo.

El auto se estaciones frente a una enorme casa de madera de dos pisos, algo añeja pero al parecer en muy buen estado. Todos cargan sus bolsos.

- Este es mi hogar...- dice Ian con una sonrisa en los labios.- Y estas son mis regalonas...- Se acerca hacia unas amapolas para acariciarlas sutilmente.

Todos miran fascinados el colorido que lleva la vegetación que rodea la casa.

- Es increíble cómo es de sabia la naturaleza para dotar a las flores y plantas y darles una característica particular a cada una de ellas. Todas tienen su gracia, no hay ningún tipo de vegetación que exista por existir nada más...- el muchacho se adentra a la casa mientras todos los siguen.

Barbara al tratar de bajar su mochila, no se percata que ésta está abierta cayendo la mayoría de sus cosas al suelo. Matías se agacha a ayudarla.

- Oh, muchas gracias...- dice Bárbara- no te hubieras molestado...
- No es nada...- dice el muchacho.
- Tú eres Isaac cierto?- pregunta la joven.
- No, yo soy Matías; mi primo se llama Isaac.
- Ok, un gusto Matías... ya sabes, mi nombre es Bárbara, Bárbara Vicencio...

La chica le estrecha la mano sin dejar de verlo.

INTERIOR. CASA DE IAN. ANOCHECER.

- Mis compañeros con los que vivo se fueron de vacaciones así que podremos usar sus camas; hay 6 en total, así que alguien va a tener que dormir en el sofá...- Dice Ian para mirar a los 3 varones restantes.
- Ya, yo duermo... no hay problemas...- dice Matías para dirigirse al sofá y acomodar sus cosas.
- Ok, aquí hay una habitación con dos camas...- dice Ian. Bárbara y Ambar se adentran al mismo tiempo en la pieza.
- No te molesta que duerma acá?- pregunta Bárbara.
- No, para nada...- responde Ambar sin mirarla.
- Y acá está la otra habitación, con un camarote...

El Jaiba pasa empujando a todos para meterse a la pieza y tirarse a lo largo encima de la cama. Graciela e Ian se miran.

- Yo no pienso dormir con este animal.- dice Graciela seria.
- Entonces vas a tener que dormir en mi pieza, yo duermo con El Jaiba...- dice Ian.
- Gracielitaaa... venga a la camita...!! Ando trayendo unos boxers bien sexys, y tengo un monito sólo para que usted juegue...- El Jaiba le dice con una sonrisa de oreja a oreja.
- Ya! Yo duermo en tu pieza...!- dice Graciela aliviada.
- Ok, sígueme...

Pasan cerca de una puerta que está entreabierta. Graciela mira hacia el interior viendo a un muchacho frente a un computador. El lugar está oscuro, sólo a través de la luz de la pantalla se distingue el rostro del joven. Este se voltea lentamente viendo a la chica.

- El es Ariel, y no te gustaría verlo enojado cuando lo interrumpen mientras está en su computador...

Graciela le quita la mirada y se dirige hacia su habitación.

EXTERIOR. CASA DE IAN. ATARDECER.

Matías está de pie con la vista fija en unos arbustos tratando de fotografiar un pequeño gorrión. En ese momento aparece Barbara.

- Hola, que haces?- pregunta la muchacha. Matías se voltea sigilosamente para hacerle un gesto de que no hable, luego apunta a la pequeña ave.- Es hermosa...- Dice Bárbara encantada por el colorido del pequeño animalito.
- Voy a tratar de acercarme un poco...- dice el muchacho caminando sigilosamente hacia el pajarillo.

Barbara trata de hacer lo mismo, para encontrar una mejor vista para mirar. Pero el crujido de una pequeña rama bajo el pie de la muchacha hace que el gorrión emprenda vuelo y desaparezca.

- Oh, lo siento Matías...!- dice la chica.
- No, no te preocupes...- Matías le sonríe para luego sentarse en una banca que hay cerca de ahí. Barbara se acerca.
- Eres fotógrafo...?- pregunta Bárbara.
- Eh, se podría decir que todavía no, estoy en la mitad de la carrera...
- También eres de la banda?
- Si, soy el bajista...?
- No lo pareces...- responde la muchacha con la vista baja.
- Por qué lo dices?
- Porque eres el único que no siente algún tipo de rechazo hacia mí, los demás parecen que me ven como la intrusa del grupo...
- Es que les cuesta digerir la idea de que vas a competir con Ambar, pero espérate un momento y vas a ver cómo de a poco se van a ir soltando contigo...- le sonríe- aparte eres super simpática, tienen que conocerte un poco más...

Barbara sonríe tiernamente.

INTERIOR. HABITACION DE GRACIELA; CASA DE IAN. ANOCHECER.

Ambar está recostada en la cama de Graciela escribiendo su canción, con la cuál va a audicionar. Graciela aparece con una bata de baño, recién terminada de duchar.

- Hola Ambar, qué haces...?

Ambar la ve, por un momento titubea.

- Eh, estoy haciendo mi canción. Con la que voy a audicionar, Alberto dijo que lo más preferible es que sea inédita...

Graciela se acerca hacia ella tomando la hoja de papel, Ambar mira a su amiga detenidamente.

- “No nací para ser humillada, no nací para ser maltratada”. A qué estilo te querías ir Ambar...? Esto me suena a una letra “hardcore”...- sonríe. Ambar no la cesa de ver, como inspeccionando cada movimiento que la chica hace...- Ambar! Despierta!- Graciela la saca de su pensamiento.
- Eh... a sí...! Bueno, es una letra un poco violenta; pero ese estilo me acomoda mucho.
- Pero tú siempre eres super diversa, te gusta de todo. Tropical, hasta escuchas a Violete Parra.

Ambar parece entrar de nuevo en un pensamiento, siempre con la mirada puesta en Graciela.

- Otra vez... Ambar me estás escuchando?- pregunta Graciela- Qué te pasa?
- Eh... no nada... mejor voy a terminar la canción, quiero tenerla lista.
- Bueno, entonces te dejo... yo voy a servirme un cafecito, porque tengo un poco de hambre...Nos vemos mi niña.- Graciela le da un beso en la frente para luego retirarse.

Ambar queda en silencio con la mirada puesta en la muchacha hasta que ya desaparece de su vista. Se lleva la mano hacia el pecho sin dejar de pensar.


INTERIOR. COCINA, CASA DE IAN. ANOCHECER.

El vapor que emerge de la tetera hace que se produzca un agudo sonido. Graciela está de pie con un tazón en las manos. Al intentar tomar la tetera una mano intercede para que no lo haga.

- Ten cuidado, a veces cuando intentar poner agua caliente en la taza estando el agua hirviendo te puede saltar en la manos, hazlo con cuidado...- se trata de Ariel, el joven que estaba sentado en el computador.- Te lo digo porque a mi me ha pasado varias veces...

La chica coloca cuidadosamente agua en el tazón.

- Tú eres pensionado aquí?- pregunta la muchacha.
- Si.- Responde el joven buscando una manzana para luego darle una mordida.
- Cómo te llamas?
- Ian ya te dijo mi nombre...- Ariel le habla serio para luego dirigirse hacia la puerta.
- Hum, veo que es verdad lo que dicen de ti, tienes una personalidad un poco complicada...- Graciela le habla sin verlo. El joven se voltea.
- Perdon, pero quien eres tú?- pregunta Ariel.
- Graciela, Graciela Strauss...- le sonrie.
- Bueno Graciela Strauss, un gusto...

El joven la queda observando unos momentos para luego irse.

INTERIOR. LIVING DE LA CASA. ANOCHECER.

Están todos reunidos jugando “Pictograma”, el juego del dibujo rápido. Ambar trata de adivinar lo que dibuja Ian.

- Escalador!... no!...- hace una pausa- Montaña, montaña!

Ian niega con la cabeza.

- No sé...- Ambar se comienza a desesperar- Eso parece una montaña, o...- ríe- es un miembro masculino!- dice avergonzada.
- Siiii!- responde el Jaiba.- ahora le toca a Graciela- mira a todos lados- donde se metió...?

Graciela camina lentamente por el pasillo hasta detenerse frente a la habitación de Ariel, mira hacia el interior sin ver a nadie. Se asegura de que no haya nadie por ningún lado para adentrarse.
Todo está oscuro, se acerca hacia el computador, que está como siempre prendido. Repentinamente aparece Ariel mirandola fijo.

- Qué haces aquí...?- pregunta tajantemente.
- Si, lo siento, es que como es un lugar tan misterioso; debo admitir que me dio un poco de curiosidad y quise ver. Perdona, no fue mi intención molestarte.
- Debo pedirte que te vayas.
- Si... Perdona.

El muchacho la ve serio. Graciela se detiene antes de salir.

- Ahora veo por que nadie te molesta mientras estás aquí, eres realmente difícil de tratar.

La joven se voltea para irse.

- Cómo te comportarías si alguien invade tu espacio privado? No lo harías de la misma forma?
- Nunca me ha pasado, pero si quieres puedes hacerlo entrando algún día en mi único lugar privado; ahí se podría ver.- ella le habla más tajantemente que él.

Se voltea nuevamente, el muchacho ríe.

- Eres muy graciosa...

Se miran por unos momentos.

- Más tarde tengo que salir, hay una fiesta a unos kilómetros de acá y no me gustaría que alguien se metiera a mi habitación sin mi permiso, esta pieza no tiene seguro.
- Que te hace pensar que alguien va a entrar aquí?- pregunta la muchacha.
- Tú...
- Y como lo puedes remediar? Me vas a poner de vigía en la puerta para que nadie ingrese...?- ríe.
- No, te voy a llevar conmigo...

Graciela lo ve, luego expresa una breve sonrisa.

EXTERIOR. CASA DE IAN; PATIO. NOCHE.

Matías permanece sentado junto a Bárbara hablando animadamente ambos.

- Entonces eran sólo dos bajistas para audicionar?- pregunta Bárbara en medio de risas.
- Si, pero el otro compadre no le pegaba mucho y eso que fui por casualidad nomás a audicionar. Y quedé...
- Y que tal eres para tocar bajo?
- Ehmm... no soy malo.- ríe junto a la muchacha, hay una pausa.- Y que hay de ti, te he hablado toda la hora de mi vida y tú no me has dicho nada...
- Ehh... no creo que importe...- Bárbara baja la cabeza tímidamente.
- Cómo que no? Se necesitan dos para conversar... vamos, cuéntame de ti...- le sonríe con ternura.
- Bueno, tengo 19 años. Me crié desde chica en un ambiente rural, y hace dos semanas que estoy en la ciudad. Nunca antes había venido...
- A la ciudad? No conoces la ciudad?- pregunta sorprendido el muchacho.
- O sea, si, la conozco; una sóla vez vine. Mi casa queda muy lejos de Pta arenas y no tenemos los recursos como para venir siempre. Por eso todo esto es nuevo para mi...- sonríe- Y gracias a Carlos, que descubrió que cantaba pude venir a instalarme y tener una esperanza de cumplir mi sueño que es subirme a un escenario...

Matías la ve detenidamente.

- Me dejas verla?- pregunta la chica.
- Qué cosa?
- Tu cámara...
- Ah, si...- el joven sonríe pasándole su cámara.

Bárbara la comienza a mirar detenidamente mientras Matías le va explicando cada una de las funciones. La chica enfoca hacia el piso a unos metros de ellos. En ese instante el mismo gorrión desciende vuelo para quedar justo en el enfoque de Bárbara.

- El gorrión Matías...- dice en voz baja la muchacha sin quitar la cámara de sus ojos.
- No te muevas...- dice el muchacho hablando también en voz baja.- Intenta sacarle una foto... Con el dedo índice derecho de tu mano presiona el botón negro.

La chica presiona el botón pero nada sucede.

- No pasa nada...- dice la joven hablando casi en susurros para no espantar al pajarito.
- Está apagada... espera...- Matías trata de pillar el botón para encenderla.
- Apúrate Matías, se me están cansando los brazos...

El joven enciende la cámara. Bárbara presiona el botón encendiéndose un flash. El pajarillo emprende el vuelo.

- Listo, la saqué... qué emocionante...!- Bárbara ríe.- Ojalá me haya quedado bien.

El muchacho ríe junto a ella.

- Sabes qué? Ahora para mi no te vas a llamar Matías... Desde ahora te voy a llamar “cómplice”.- dice la muchacha.
- Cómplice?- pregunta Matías con una sonrisa.- Por qué?
- Es que desde pequeña cuando tengo algo que aprecio, cualquier cosa, material o alguna persona no lo llamo por su nombre, le invento un concepto o adjetivo... Por eso ahora eres “complice” y no Matías...- ríe.
- Ok... me gusta... ahora soy tú cómplice...- ríe también.

INTERIOR. PASILLO; CASA DE IAN. NOCHE.

Ambar se acerca a Ian.

- Ian, has visto a Graciela?
- No, ni siquiera está...- Abre la puerta de la pieza de Ariel sin ver a nadie, prende la luz... la habitación se ilumina de un color rojo.
- Quien duerme aquí...?- pregunta Ambar sorprendida.
- Ariel, un pensionista que tengo... es fotógrafo....
- Ah... por eso se explica la luz roja- la chica sonríe.

Ambar se retira a su habitación. Sobre su cama hay una nota.

- “Vuelvo enseguida, Graciela”- Lee la muchacha para luego quedar pensando.

EXTERIOR. A UNOS METROS DE LA CASA DE IAN. NOCHE.

Un auto se estaciona frente a Graciela y Ariel. Una chica se baja del auto alegremente sorprendida al ver a Graciela.

- Vaya, vaya.... que chico es el mundo...- dice la muchacha.
- Eres como una suave toalla higiénica... estorbas - dice Graciela al ver que se trata de Carola.
- Ustedes se conocen?- pregunta Ariel.
- Si, hoy en la mañana conocí a tu amiga loca.- habla Graciela

Carola ríe para luego mirarla.

- Sólo quería conquistarte Gracielita. Ya te dije, cualquiera daría lo que fuera por estar contigo una noche; pero parece que mis artimañas no resultaron.

Carola espera una respuesta de Graciela, pero ella se mantiene seria sin decir nada.

- Ok, nos vamos?- dice Ariel para sentarse en el asiento del conductor, Graciela se ubica atrás junto a Carola.

INTERIOR. COCINA; CASA DE IAN. NOCHE.

- Ambar, esa hermosura me cautivó desde el momento en que te vi, nunca me había pasado esto en la vida; no creas que te voy a hacer sufrir porque lo que siento es verdadero y no temas de que haya algo que te dañe, porque yo te protegería y no dejaría que nadie te toque ni con el pétalo de una rosa, porque...- hace una pausa- porque estoy enamorado de ti...

Isaac le habla a la pared.

- Espera, estoy enamorado...?- suspira- ...No lo sé... pero lo único que quiero decirte es que estemos juntos y formalicemos esta relación, que nos casemos y tengamos muchos hijos...- ríe.
- Vaya, no sabía que lo tuyo fuera tan grave.- Matías aparece por detrás de Isaac.
- Uff...- Isaac parece estar nervioso- Hoy día pienso formalizar mi relación con Ambar. Crees que diga que si?
- Si eliminas la parte de casarte y tener hijos es muy probable...- Matías sirve jugo en dos vasos.- Cuando piensas decírselo?
- Un rato más yo creo...
- Entonces te deseo suerte, y no te inquietes... ella va a decir que si... - le da unos suaves golpes en la espalda y se dirige a la salida con los dos vasos de jugo.
- Oh, pensé que el otro jugo era para mi...- dice Isaac bajando la cabeza.
- No, es para Bárbara. Me pidió que le llevara un poco de jugo...
- Bárbara? La chica que quiere ser la cara del conjunto? La intrusa?- dice Isaac sarcásticamente.- Yo pensaba que ya se había dado cuenta que no la aceptamos y se había ido.

Bárbara en ese momento se acerca a la puerta para escuchar la conversación

- No hables así de ella Isaac.- dice Matías.
- Por qué?, parece que ustedes se gustan, o uno de ustedes se gustan pero no sé si es ella o tú. Me parece que eres tú...
- No, yo no sé si me fijaría en ella.

Barbara baja la vista con una expresión de tristeza.

- Lo digo por la forma en que ella te mira... de seguro anda detrás de ti.
- No lo sé, quizá...

Bárbara en ese momento parece ponerse nerviosa, toma sus cosas y se retira del lugar. Matías se percata por el portazo que alguien salió de la casa. Va hacia la puerta.

- Donde está Bárbara?- dice el joven preocupado al no ver las cosas de la chica. Se dirige a la puerta para ver hacia fuera. Todo está oscuro, no se puede distinguir nadie.

En ese momento aparece Ambar junto a los demás.

- Qué pasó?- dice la joven.
- Bárbara, se marchó. Parece que escuchó lo que conversábamos Isaac...- Matías está realmente preocupado- Mierda! Es peligroso que ella ande sola con esta oscuridad.
- Hay que ir a buscarla, la carretera se llena de perros salvajes a esta hora...- dice Ian.
- Pásame las llaves del Jeep Isaac...!- dice Matías.

El joven se las pasa. Matías corre hacia el Jeep para irse por la carretera a encontrar a la chica.

EXTERIOR. FIESTA. NOCHE.

El auto se estacione frente a una gran casona. Mucha gente transita desde afuera hasta dentro del lugar, la música se escucha fuerte.

- Ok, este es el lugar...- dice Ariel mirando a las muchachas.- Yo voy a avisar que traje a una invitada...
- Por qué? Hay algún problema que haya venido?- pregunta Graciela.
- No, es que ésta es una fiesta privada...- le sonríe el muchacho- vengo al tiro...

Ariel sale del auto. Graciela sigue con la mirada puesta en el muchacho hasta que se adentra al lugar. Varias personas, por lo general mujeres miran a Graciela dentro del auto. La chica se incomoda un poco.

- Tienes idea de esta fiesta...?- pregunta Carola para tratar de sacarle un poco de conversa.
- Eh, si.- responde la joven.

Carola no le quita los ojos de encima. Graciela parece percatarse pero no le da importancia, al ver que la chica no le saca los ojos de encima Graciela la mira fijamente.

- Te pasa algo?- pregunta la joven tajantemente.
- Eh, bueno la verdad si...- Carola se acerca un poco.- Eres muy atractiva Cariño...
- No me llames cariño.- Graciela la ve seria.
- Cómo quieres que te llame...?- Carola la ve frívolamente, acercándose cada vez más hacia ella.
- Mira, te lo voy a dejar bien claro. Esta va a ser la última vez que te lo voy a explicar.- Graciela le habla enojada- Yo no quiero nada de eso, métete en la cabeza que yo no soy como...

Repentinamente Carola intenta besarla. Graciela toma la manilla de la puerta y sale apresuradamente.

- ¡¡Nunca más lo vuelvas a hacer!!- le grita aireada. Toda la gente se voltea a verla La chica no se inmuta y camina hacia dentro de la casa.

Al llegar se percata de la gente que hay dentro. Todas las parejas que bailan en el centro de la pista son del mismo sexo. Graciela mira impactada, mientras la mayoría de las féminas la ven sorprendida para luego murmurar entre ellas.

- Ohh, que rica la mina...- se escucha.

Graciela está de pie paralizada, parece no respirar de la impresión.

- Dios mío, dónde vine a caer...?- se dice a sí misma...




#2
Kito

Kito

    Forista Medalla de Bronce

  • Usuari@ en Otoño
  • 15.468 Mensajes
  • Ubicación:sentado en mi pc
ajajaj Graciela en una disco gay ataque.gif ataque.gif
Barbara me cae bien haria linda pareja con matias tie.gif
carola me cayo mal ridi.gif
y las minas huecas del principio tambien ridi.gif





1 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 1 invitados, 0 usuarios anónimos