Saltar al contenido

Cambiar

Foto

CAPÍTULO 13 | El pasado que condena [Parte 1]

AFV Marcas Profundas

  • Please log in to reply
No hay respuestas a este tema

#1
Aníbal!

Aníbal!
  • Sexo:Hombre
  • Ubicación:Temuco, Region de la Araucania

iEPfpKs.png

 

INT. CASA GARRIDO – DORMITORIO RAFAEL – DÍA.

 

Rafael (Pedro Campos) se encuentra de pie, mientras Lorenzo (Pedro Campos) está sentado en la cama de su hermano, analizando el anónimo impreso. Lorenzo comienza a repetir las palabras del anónimo.

 

-       “Marcas profundas” – repite Lorenzo.

-       ¿Qué crees que quiera decir con eso? – pregunta Rafael.

-       No lo sé. Pero de lo que sí estoy seguro es que puede ser la misma persona que me ayudó a probar la inocencia de la mamá.

-       ¿Tú de verdad creís que sea esa persona?

-       No, no sé. Seguramente es alguien que conoce a Sofía o… no sé en verdad.

 

A Rafael de pronto se le ocurre una idea.

 

-       Lorenzo, se me acaba de ocurrir algo – dice Rafael. – ¿Qué pasa si con “herir a alguien a quien quisimos en el pasado” se refiera en concreto a una persona que conocemos?

-       ¿Cómo quién? – pregunta Lorenzo.

-       Piensa. Sofía no deja de decir que los papás le hicieron daño a ella y la mamá dice que conoció a Sofía en el pasado, pero no quiere hablar de eso. ¿Qué pasa si se refiere a Sofía?

 

Lorenzo no puede evitar encontrarle la razón a su hermano.

 

-       Tienes razón – dice Lorenzo, al fin. – ¿Qué tal si, efectivamente, los papás le hicieron daño a Sofía? ¿Y por qué será que la mamá no quiere hablar de eso?

-       Porque esa nunca fue mi intención – dice Beatriz (Ingrid Cruz), seria, desde la puerta del dormitorio.

 

Lorenzo y Rafael se sorprenden.

 

-       Mamá, no es que pensáramos algo así – comienza Lorenzo, poniéndose de pie. – Es que…

 

Beatriz se acerca a su hijo lentamente y le quita el papel, el cual comienza a leer y se sorprende al leer las líneas.

 

-       No es culpa nuestra, mamá, lo que pasa es que el Lorenzo se apareció y… – dice Rafael.

-       ¡No me eches la culpa, si yo lo que quería era que…! – dice Lorenzo, casi discutiendo con Rafael.

-       Silencio el parcito – dice Beatriz firme, quien comienza a calmarse. – Escuchen, esto que dice aquí es cierto y todo lo que piensan también.

-       O sea que… - comienza a decir Lorenzo.

-       Así es – dice Beatriz, interrumpiéndolo. – Ustedes son lo más importante para mí en estos momentos. Ahora que están juntos de nuevo, decidí contarles quién es Sofía Domínguez. 

 

 

VU6g0w0.png

 

INT. CASA SANHUEZA – DORMITORIO MATILDE – DÍA.

 

Matilde (Mariana Di Girólamo) está recostada, llorando en su cama junto a su padre Teobaldo (Marcelo Alonso), quien la consuela.

 

-       Mi amor, te quería pedir perdón por mi comportamiento – dice Teobaldo. – Es que luego de que ese tipo te diera un beso, no sé, me empecé a preocupar mucho por ti y…

-       No papá, no te preocupís – dice Matilde, quien se seca las lágrimas. – Pero me dio lata que tratarai así a Gonzalo…

-       Sí, yo sé, si ese muchacho es un siete. 

 

Teobaldo se queda mudo un momento y luego rompe el silencio.

 

-       Mi amor, ¿has hablado con tu madre? – pregunta Teobaldo.

-       No, papá, no empieces con eso – dice Matilde, separándose de su padre.

-       Pero, Matilde, no puedes estar toda la vida con ese rencor en tu corazón. Aparte, tu mamá no sabía por qué la odias tanto.

-       No lo menciones. Esa señora lo sabe perfectamente.

-       No, no lo sabía, si ella estaba totalmente borracha cuando pasó todo eso. Por eso le tuve que contar.

 

Matilde se levanta rápidamente de la cama y mira furiosa a su padre.

 

-       ¿Cómo se te ocurre decirle? – pregunta Matilde con rabia.

-       Pero, Matilde, te estoy diciendo que ella no sabía – dice Teobaldo.

-       Bueno, pero perfectamente ella pudo recordarlo. Papá, escucha, no quiero que me vuelvas a hablar de esa señora. Por mí, que se vaya a un hotel, que desaparezca, que se la trague la tierra, pero no la quiero ver nunca más en toda mi vida. Para mí está muerta.

 

Belinda (Paola Volpato) entra en la habitación de Matilde justo cuando dijo estas últimas palabras.

 

-       Es increíble todo el rencor que le tienes a tu propia madre – dice Belinda, causando la sorpresa de Matilde.

-       Belinda, mira, lo que sucede es que… – dice Teobaldo, levantándose de la cama.

-       ¡No, Teobaldo, déjame hablar a mí! – interrumpe Belinda, firme. – Matilde, si yo no te dije nada de que yo engañaba a tu padre fue precisamente para no causar este tipo de problemas. Yo sé que cometí un error… pero ya me queda claro que nunca me vas a perdonar. Y no te preocupes porque éste será el último día en que me veas en esta casa.

 

Belinda se va del dormitorio y Matilde parece haber entendido el sentimiento de las palabras dichas por su propia madre, quien sale de la habitación de su hija con algunas lágrimas en su rostro. Teobaldo sale rápidamente para seguirla hasta el pasillo.

 

-       Belinda, no te pongas así – dice Teobaldo, tratando de calmarla.

-       Pero, ¿cómo quieres que esté si mi hija no me quiere ver ni en pintura? – dice Belinda, afligida. – Ella me odia, Teobaldo.

-       No, si no te odia – dice Teobaldo, abrazando a su ex esposa.

-       Sí, me odia y todo por tu culpa – dice Belinda, separándose de Teobaldo y secándose las lágrimas.

-       Ya, no empieces.

-       ¿Cómo no eres capaz de reconocer tus errores?

 

Matilde oye que su madre dice estas palabras en voz alta y se esconde tras el marco de su puerta para escuchar.

 

-       Belinda, no es el momento de andar discutiendo – dice Teobaldo.

-       ¿Cuándo vas a reconocer que fuiste tú el que me engañó primero con esa perra? – dice Belinda, enojada.

-       ¿Qué? – exclama Matilde muy sorprendida, saliendo rápidamente de su dormitorio.

 

Belinda y Teobaldo se sorprenden al ver que su hija lo oyó todo.

 

INT. CASA GARRIDO – DORMITORIO RAFAEL – DÍA.

 

Lorenzo y Rafael están sentados en la cama, mientras Beatriz está sentada en la silla del escritorio de Rafael, relatando su historia.

 

-       Yo tenía 16 años cuando la conocí – dice Beatriz. – Mis papás, mis hermanos y yo nos habíamos mudado. Ella tenía unos 18 años. Inmediatamente nos hicimos amigas a pesar de que ella fuera mayor.

 

Rafael y Lorenzo oyen atentamente a su madre, quien sigue relatándoles a sus hijos sobre cómo conoció a Sofía. 

 

-       Un año después, ella me presentó a su pololo, en ese entonces recién egresado de Ingeniería Comercial. Se llamaba José Antonio Garrido.

-       ¡El papá! – dice Rafael.

-       O sea, el papá y Sofía eran pareja – dice Lorenzo, asombrado.

-       Exactamente – continúa Beatriz. – Hasta que un día pasó lo que tenía que pasar. Era el cumpleaños de Sofía y lo celebramos en Reñaca. José Antonio entró con ímpetu a mi habitación y me confesó que se enamoró de mí. Ahí fue que empezaron los problemas.

-       Por eso Sofía se volvió loca – dice Lorenzo.

-       Sí – dice Beatriz. – Ahí empezó todo. Primero trató de hacerme daño ahí mismo y luego, cuando bajamos a celebrar el cumpleaños, comenzó una gran pelea.

 

FLASHBACK – AÑO 1989 (24 AÑOS ATRÁS)
REÑACA – EXT. HOTEL – ALREDEDOR DE LA PISCINA – DÍA.

 

Todos están reunidos frente a Sofía (Alejandra Fosalba), quien mira con rabia a Beatriz y a José Antonio (Álvaro Morales). La primera sostiene una torta de cumpleaños con unas cuantas velas encendidas mientras los demás le cantan “Cumpleaños Feliz” a Sofía. Cuando todos terminan, Sofía sopla las velas y le pasa la torta a alguien para apartarla.

 

-       ¿Qué deseo pediste? – pregunta una muchacha que se encontraba al lado de Sofía.

-       Ahora lo vas a ver – dice Sofía.

 

Sofía con rabia empuja a Beatriz hacia la piscina, haciendo que ambas caigan. Beatriz logra sacar su cabeza del agua y Sofía igual, pero luego esta última trata de ahogarla en la piscina. José Antonio salta al agua para detenerla.

 

-       ¡Sofía, detente! – dice José Antonio separando a Sofía de Beatriz.

-       ¡Suéltame, imbécil! – dice Sofía, tratando de zafarse.

 

Alguien ayuda a Beatriz a salir del agua, mientras Sofía está hecha una loca tratando de detenerla.

 

FIN DEL FLASHBACK

 

-       Luego, pasó un año – continúa Beatriz, a la vez en que Lorenzo y Rafael siguen oyendo el relato de su madre. – Me embaracé, por lo que me obligaron a casarme joven con su padre. Y meses después, nos fuimos a vivir juntos y… Sofía entró de sorpresa a la casa y… sacó una pistola y trató de dispararme en el vientre.

 

Lorenzo y Rafael no pueden creer lo que están oyendo.

 

FLASHBACK – AÑO 1990 (23 AÑOS ATRÁS)
INT. CASA GARRIDO ANTIGUA – PASILLO – NOCHE.

 

Sofía saca un revólver de su cartera y se dispone a dispararle a Beatriz en su vientre, cuando de pronto José Antonio aparece por la puerta y se dispone a detener a Sofía.

 

-       ¡Sofía! ¡No! – dice José Antonio, impactado.

 

José Antonio intenta quitarle el arma a Sofía y forcejean hasta que José Antonio le baja el brazo a Sofía, y se oye un disparo. Beatriz se ve impactada, ya que teme que la bala le haya llegado a su esposo. Ambos se separan y Beatriz muestra alivio al ver que la bala no le llegó a nadie.

 

Producto del estrés del momento, Beatriz comienza a sentir mucho dolor, una clara amenaza de pérdida. José Antonio pronto acude a ayudar a su mujer. Sofía, en tanto, intenta huir, pero José Antonio la retiene.

 

-       ¡No, tú no vas a salir de aquí! ¡Loca de mierda! – dice José Antonio, reteniéndola y sentándola en un sofá en el living.

 

José Antonio vuelve a acudir a Beatriz, toma el teléfono y marca el número de la ambulancia para que ayuden a Beatriz. Luego, llama a otro número.

 

-       ¿Aló, PDI? – dice José Antonio.

-       ¡No, José Antonio, mi amor! ¡No, no me mandes a la cárcel! – dice Sofía, quien es ignorada por José Antonio mientras habla.

 

José Antonio corta el teléfono, mientras Beatriz sigue adolorida ante unos inminentes síntomas de pérdida.

 

-       No. Tú te lo buscaste, Sofía – dice José Antonio, colgando el teléfono. – Esto no puede seguir así.

 

FIN DEL FLASHBACK

 

Lorenzo y Rafael no aguantan las lágrimas al oír este último recuerdo de Beatriz.

 

-       Por suerte, me atendieron y… no pasó nada con ustedes. Salvo que habían nacido antes de lo previsto. Normal en embarazos múltiples.

 

Lorenzo y Rafael se abrazan, consolándose el uno al otro.

 

-       ¿Se dan cuenta de por qué me duele tanto todo esto? – continúa Beatriz. – ¿Se dan cuenta de por qué no me gusta hablar de esto?

-       Pudimos haber muerto – dice Lorenzo, impactado entre lágrimas y aún abrazando a Rafael. – O peor, tú pudiste haber muerto, mamá.

-       Y todo por culpa Sofía – dice Rafael, mientras sigue abrazado a su hermano.

-       Yo lo único que puedo pedirles, mis principitos, es que ustedes no me odien – dice Beatriz, también entre lágrimas y acercándose a sus hijos. – Las cosas sucedieron. Por favor, no me odien por esto.

 

Lorenzo y Rafael se separan y se dirigen a su madre.

 

-       Mamá, tú no tienes la culpa – dice Lorenzo, secándose las lágrimas. – Yo sé que nadie elige de quién se enamora.

-       Solo puedo sentir lástima por Sofía – dice Rafael, secándose las lágrimas. – Estaba locamente enamorada del papá, pero eso no le da el derecho a hacer el daño que nos ha estado haciendo.

 

Beatriz al oír estas palabras abraza a sus hijos, muy emocionada al saber que no le tienen ningún rencor.

 

INT. CASA SANHUEZA – PASILLO – DÍA.

 

Matilde impactada por las palabras de su madre, espera una respuesta por parte de su padre.

 

-       ¿Es verdad, papá? – pregunta Matilde. – ¿Es verdad lo que dice esta señora?

-       Matilde, mira, lo que pasa es que… - dice Belinda, quien es interrumpida por Teobaldo con una señal para que se quede callada.

-       Matilde, es verdad – dice Teobaldo. – Yo engañé a tu mamá con otra mujer.

-       ¿Por qué? – pregunta Matilde.

-       Porque nuestro matrimonio estaba en crisis – Teobaldo comienza su relato. – Sentíamos que el matrimonio se estaba congelando. De pronto, conocí a una abogada que asesoraba a mi jefe y… bueno, una cosa llevó a la otra y… así empezó todo.

-       Por eso empecé a tomar como loca – dice Belinda. – Tu papá ya no me tocaba como antes, yo estaba estresada con el trabajo y… bueno, así fue como empecé a tener problemas con el alcohol y además me enamoré de un tipo que conocí en un bar.

 

Matilde no puede contener sus lágrimas. Teobaldo intenta acercarse a ella para contenerla, pero Matilde rápido se aleja de él.

 

-       ¡Los dos son una mierda! – grita Matilde, quien corre rápidamente a su dormitorio y se encierra, cerrando con fuerza la puerta.

 

Belinda y Teobaldo se miran con tristeza.

 

EXT. CASA DOMINGA – DÍA.

 

Dominga (Paloma Moreno) se dispone a entrar a su casa, introduciendo la llave por la ranura, cuando repentinamente un joven rápidamente la abraza, causándole un sobresalto. Ese joven se trata de su novio, Juan Pablo Inostroza (Tiago Correa), 35 años, novio de Dominga y hermano mellizo del fallecido Fernando Inostroza.

 

-       ¡Juan Pablo, mi amor, me asustaste! – dice Dominga un poco enojada.

-       Perdón, pero no me aguanté las ganas de verte – dice Juan Pablo, contento. – Te eché demasiado de menos.

-       Yo también – dice Dominga, sonriéndole y besándolo. – Pero tú sabís que tenía que acompañar a mis papás allá en Concepción, están tan dolidos por la muerte de la Anto.

-       Sí sé, lo mismo me pasa con lo del Feña. Si también me tuve que ir para Los Ángeles con mis papás para enterrarlo. Tampoco alcancé a ir a ese juicio en contra de la mujer que supuestamente mató a mi hermano.

 

Juan Pablo se pone triste, pero Dominga lo consuela rápidamente abrazándolo.

 

-       Mi amor, no te pongai triste – dice Dominga. – La policía ha estado investigando sobre las causas de las muertes de ambos. Además, supe que la persona a la que acusaron de haber matado al Feña era inocente, resultó que alguien había plantado una prueba falsa para inculparla.

-       Sí sé – dice Juan Pablo. – No conozco a esa persona, pero no se merecía que la culparan así. Pero no voy a descansar hasta que el hijo o hija de puta que mató a nuestros hermanos pague.

 

Dominga sigue abrazando a Juan Pablo, pero sólo muestra un poco de preocupación como si ocultara algo.

 

INT. CASA SANHUEZA – PASILLO – MEDIODÍA – MEDIA HORA DESPUÉS.

 

Matilde sale de su dormitorio y se dirige a la puerta para salir de su casa.

 

-       ¡Matilde! – dice Teobaldo, tratando de detenerla. – Matilde, ¿a dónde vas?

 

Matilde sólo ignora a su padre y sale de la casa sin decir nada. Teobaldo sólo mira preocupado a su hija saliendo de su casa.

 

EXT. CASA SANHUEZA – CALLE – MEDIODÍA.

 

Matilde camina por la vereda cuando se cruza con Isabel (Luciana Echeverría).

 

-       Así te quería pillar, perra de mierda – dice Isabel, completamente desquiciada.

-       ¡Isabel! – dice Matilde, impactada.

-       No me digay que no te lo advertí – dice Isabel con una mirada amenazante. – Te vi hoy día con Emiliano y enfrente de Gonzalo. Te dije lo que te iba a hacer si te volvías a acercar a él.

 

Isabel se abalanza sobre Matilde y empieza a estrangularla.

 

-       ¡Te dije que te iba a matar si te acercabai a él! – dice Isabel, aun estrangulando a Matilde con rabia. – ¡No te vay a salir con la tuya, perra de mierda! ¡No me lo vay a quitar! ¿Me escuchaste?

 

Matilde sólo se arrodilla al dejar de intentar zafarse de Isabel cuando rápidamente sale Belinda de la casa y corre hacia donde están ambas muchachas.

 

-       ¡Suelta a mi hija, pendeja! – grita Belinda, tratando de sacar la mano de Isabel sobre el cuello de Matilde.

 

Belinda finalmente logra salvar a su hija, quien tose. Belinda se hinca para abrazarla.

 

-       Tranquila, mi amor, tranquila – dice Belinda y luego se dirige a Isabel – ¿Qué te pasa, loca de mierda?

-       ¡Su hija me quiere quitar al amor de mi vida, señora! – dice Isabel con rabia. – Yo no voy a permitir que lo haga, ¿me escuchó?

 

Matilde rápidamente se levanta y empieza a correr cuando Isabel la detiene con el brazo alrededor de su cuello y Belinda rápidamente logra retener a Isabel y liberar a Matilde.

 

-       ¡Corre, hija! – grita Belinda, a la vez en que Matilde corre rápidamente.

-       ¡Suélteme, señora! – dice Isabel, empujando a Belinda, quien no duda en darle una fuerte cachetada.

-       ¡Escúchame, loca de mierda! ¡No te vuelvas a acercar a mi hija o sino, te juro que te vas a arrepentir! ¿Me escuchaste?

 

Isabel no dice nada y corre rápidamente.

 

INT. CASA DOMÍNGUEZ – RECIBIDOR – MEDIODÍA.

 

El timbre toca y Sofía camina rápidamente hacia la puerta para abrir. Sofía no ve a nadie, pero ve un sobre en el suelo. Lo recoge y cierra la puerta, mientras alguien la acecha desde un lado de la casa.

 

Sofía abre el sobre y ve un papel que está doblado. Cuando lo desdobla, ve unas líneas impresas en su contenido:

 

Prepárate. El día de tu juicio final pronto llegará.

 

Sofía no logra contener su rabia y rompe el papel en miles de pedazos. Decide salir de su casa para buscar a quien le mandó el anónimo. Da vueltas por todo el patio delantero si es preciso, pero vuelve a entrar a su casa y cierra la puerta. Al entrar oye unos pasos y rápidamente se sobresalta.

 

-       ¿Quién anda ahí? – pregunta asustada. – ¡Da la cara imbécil!

 

Sofía corre rápido al estudio y saca de su escritorio un revólver. Asustada, apunta el revólver hacia todas partes cuando se topa con alguien. Se trata de un hombre totalmente vestido de negro, con guantes de cuero negro y con un pasamontaña. Sofía se queda paralizada, aun apuntándolo con la pistola.

 

-       ¿Quién mierda eres? – dice Sofía, con algo de miedo, pero aun apuntando la pistola hacia el misterioso hombre. – ¿Qué quieres de mí?

 

El enmascarado se acerca lentamente a ella.

 

-       ¡No te acerques! – dice Sofía, levantando la pistola. – ¡O te juro que disparo!

 

El hombre la retiene de un brazo para evitar que ella haga daño alguno con el arma y hace que Sofía la suelte. Se acerca lentamente a Sofía para susurrarle algo al oído.

 

-       Prepárate – dice el enmascarado en voz baja. – Pronto vas a caer.

 

Sofía se paraliza ante estas palabras y el misterioso hombre se aleja lentamente de ella y se va por la puerta.

  

-       ¡Esa voz! – dice Sofía, asombrada.

 

INT. DEPTO. GONZALO – LIVING/COMEDOR – MEDIODÍA.

 

El timbre suena y Gonzalo (Etienne Bobenrieth) va a ver quién es, aunque no tiene ánimos para recibir a nadie, pero abre la puerta igual y se sorprende al ver quién lo fue a ver.

 

-       ¡Matilde! ¿Qué haces acá? – dice extrañado.

 

Matilde estalla en llanto y abraza rápidamente a Gonzalo.

 

-       ¿Qué pasa, Matilde? – pregunta Gonzalo extrañado.

-       Gonzalo, perdóname – dice Matilde. – Perdóname por todo lo que pasó con Emiliano.

-       No, mi amor, yo te creo. No hay nada que perdonar. Pero… ¿Qué pasó? Me da la impresión que estay así por otra cosa.

-       Mis papás – dice Matilde, secándose las lágrimas. – Mis papás me mintieron.

-       ¿Qué pasó? – pregunta preocupado Gonzalo.

 

Matilde no dice nada y vuelve a estallar en llanto, pero Gonzalo sólo accede a abrazarla.

 

EXT. CENTRO – I/E AUTOMÓVIL – MEDIODÍA

 

Dominga, luego de ver a su novio en su casa, se encuentra conduciendo un auto, dirigiéndose a hacer unos trámites en el centro. De pronto, se le vienen a la mente algunos recuerdos de su hermana Antonia.

 

FLASHBACK (2 SEMANAS ANTES)

INT. CASA VILLAVERDE – LIVING/COMEDOR – NOCHE.

 

Dominga está con su hermana Antonia (Luz Valdivieso), pidiéndole explicaciones sobre algo.

 

-       Anto, ¿me podís explicar de qué trato estabai hablando con esa persona? – pregunta Dominga, intrigada.

-       Dominga, ¿cómo se te ocurre espiarme mientras hablo por celular? Es muy feo lo que estai haciendo – dice Antonia, muy a la defensiva.

-       No te hagai la de las chacras – responde Dominga, muy seria. – Te escuché perfectamente que aceptabas una buena cantidad de plata a cambio de hacer “ese trabajito”.

 

Antonia no sabe qué responder, hasta que pronto se le ocurre algo.

 

-       Ay, Dominga, tu sabís que en la pega de repente me piden cosas demasiado desafiantes para mí – dice Antonia.

-       Perdón, pero por el tono en que te escuché, no creo que sea tan “de la pega” – responde Dominga, suspicaz.

-       Deja de andarte metiendo, son mis cosas – responde Antonia, alterada. – Tú siempre andas con cosas en tu pega, bien raras, y yo nunca me meto.

 

Dominga intenta defenderse, pero Antonia deja el lugar y se dirige a su dormitorio.

 

FIN FLASHBACK

 

Dominga sigue conduciendo el auto e intenta mantenerse concentrada hasta que otro recuerdo se le viene a la mente.

 

FLASHBACK (2 SEMANAS ANTES)

INT. CASA VILLAVERDE – LIVING/COMEDOR – TARDE.

 

Al día siguiente, Dominga y Antonia están almorzando juntas, sentadas en el comedor.

 

-       Domi, no peleemos más – dice Antonia. – Mira, si con esta pega que me ofrecieron, ¿quién sabe cuánta plata gane? Podemos hacer hartas cosas juntas, como viajar por el mundo.

-       Pero vai a invitar al Feña, ¿o no? – dice Dominga. – Porque es harto celoso.

-       Obvio, ¿cómo lo voy a dejar fuera de esto?

 

Antonia sirve en las copas de ambas un poco de vino y levanta su copa para hacer un brindis.

 

-       Por el futuro de ambas – dice Antonia. – El futuro de las hermanas Villaverde.

-       Por el futuro – dice Dominga, accediendo al brindis.

 

Ambas chocan sus copas y comienzan a beber.

 

FIN FLASHBACK

 

Dominga no aguanta el dolor por su recuerdo y llora desconsoladamente.

 

Afuera, en otro lado del centro, no muy lejos de Dominga, se encuentran los hermanos Lorenzo y Rafael, quienes se dirigen a almorzar al Mercado. Se detienen en un paso peatonal, esperando su turno para pasar.

 

-       ¿Podís creer todo lo que la mamá nos contó? – dice Lorenzo. – Esa mujer pudo haber evitado que naciéramos o pudo haber matado a la mamá cuando tenía la oportunidad.

-       No digai eso ni en broma – dice Rafael.

-       No sé, Rafa. Estoy seguro de que ella escapó del hospital psiquiátrico para terminar con lo que empezó. Temo mucho por la mamá y por ti, más que por mi vida.

-       Tú también deberiai temer por tu vida.L después de pasar tiempo con ella, no le tengo miedo.

-       Yo tampoco y estoy dispuesto a hacer que ella pague por todo lo que ha hecho.

 

Lorenzo y Rafael ven que el semáforo del paso peatonal ya está en verde. Rafael cruza primero, cuando Dominga reacciona tarde al ver que su semáforo cambio a rojo y está por atropellar a Rafael.

 

-       ¡Rafael, cuidado! – grita Lorenzo.

 

Rafael no reacciona cuando Lorenzo lo empuja para salvarle la vida, pero Lorenzo no corre la misma suerte y es atropellado por Dominga, quien alcanza a pisar el freno al ver a los jóvenes, pero no alcanza a detenerse completamente cuando lo atropella. 

 

CONTINÚA... (PARTE 2 DISPONIBLE EL MIÉRCOLES 11)


Editado por Aníbal!, 11 julio 2018 - 21:57 hrs..







También se etiquetó con una o más de estas palabras clave: AFV, Marcas, Profundas

0 usuarios están leyendo este tema

0 miembros, 0 invitados, 0 usuarios anónimos